Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas

07 diciembre 2020

Pearl Harbor y las guerras del Estados Unidos empresarial



 

Por Dr. Jacques R. Pauwels                              

Título original en inglés:                                                                    Fall 1941: Pearl Harbor and The Wars of Corporate America


Nota de introducción del editor del blog

La entreguerra no solo fue una etapa alborotada para las corporaciones internacionales, varias (sino muchas) vieron un horizonte próspero para los negocios y sin recato alguno colaboraron con el régimen nazi instaurado en Alemania en la década de 1930 a través de empresa subsidiarias controladas desde la matriz en Estados Unidos. No vale la pena hablar de un Henry Ford, de General Motor o las empresas petroleras de Rockefeller, ya no es novedad. Pero, debemos tener en cuenta algo simple, no se trataba de simples negocios. Ford, por ejemplo, era un reconocido antisemita condecorado por la Alemania nazi con la "Gran Cruz del Águila Alemana", 30 julio 1938, un distintivo honorífico para prominentes extranjeros, el más alto por cierto, un reconocimiento personal de Hitler, en esos tiempos Henry Ford ya no representaba a la empresa. Al poco, agosto de 1938, la "Orden del Águila Alemana" colgaba del cuello de un ejecutivo de General Motors, James Mooney, por servicios distinguidos al Imperio Alemán (Reich); la empresa subsidiaria de General Motors en la Alemania nazi era Opel Brandenburg. Tanto GM como Ford, por intermedio de sus subsidiarias alemanas (Ford-Werke) controlaban el 70% del mercado alemán del automotor, iniciada la guerra sus funciones variaron conforme las necesidades de la Wehrmacht.


Henry Ford condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana, 30 julio 1938

IBM, ITT son otros ejemplos, ya sabemos que la primera realizó trabajos para las "estadísticas" nazis, ITT no solo era especialista en comunicaciones, poseía el 25% de Focke-Wulf  por intermedio de su subsidiaria, C. Lorenz AG. En asuntos bancarios había parecida "colaboración" con instituciones como el Chase National Bank para el cambio de divisas y manipulaciones financieras. A todo ello sumememos que los Estados Unidos recibió con los brazos abiertos en la posguerra a cuanto ex nazi al que podía sacar provecho (Operación Paperclip).

En fin, estos temas son en la actualidad de amplio dominio público, también lo hemos revisado en otros artículos del blog. Como bien se dice en ocasiones y en diferentes ámbitos: "Nada personal, solo negocios". Pese a que el tema ya no es novedad el siguiente artículo aporta en la comprensión del papel del gobierno de los Estados Unidos y del círculo empresarial en el camino hacia la guerra. 

El Dr. Jacques R. Pauwels escribió "Fall 1941: Pearl Harbor and the Wars of Corporate America" (Otoño de 1941: Pearl Harbor y las guerras de las empresas estadounidenses), cuyo texto traducido viene a continuación.

T.Andino U. 


***

Mito y realidad del ataque de Japón a Pearl Harbor hace 79 años, 7 de diciembre 1941

 

 

Mito: Estados Unidos se vio obligado a declarar la guerra a Japón tras un ataque japonés totalmente inesperado a la base naval estadounidense en Hawai el 7 de diciembre de 1941. Como Japón era aliado de la Alemania nazi, esta agresión hizo que automáticamente Estados Unidos entrara en guerra contra Alemania.


Realidad: Hacía tiempo que el gobierno Roosevelt deseaba entrar en guerra contra Japón y trató de desencadenarla por medio de un embargo al petróleo y otras provocaciones. Como Washington había descifrado los códigos japoneses, sabía que la flota japonesa se dirigía a Pearl Harbor, pero se alegró del ataque porque la agresión japonesa iba a hacer posible “vender” la guerra a la opinión pública estadounidense, la inmensa mayoría de la cual se oponía a ella.

También se suponía que un ataque por parte de Japón, a diferencia de un ataque estadounidense a Japón, evitaría una declaración de guerra por parte del aliado de Japón, Alemania, que estaba obligado por un tratado a ayudar solo en caso de que Japón fuera atacado. Sin embargo, por razones que nada tienen que ver con Japón o Estados Unidos, sino con el fracaso de la “guerra relámpago” de Alemania contra la Unión Soviética, el propio Hitler declaró la guerra a Estados Unidos pocos días después de Pearl Harbor, el 11 de diciembre de 1941.

Otoño de 1941. Tanto entonces como ahora, Estados Unidos estaba gobernado por una “élite del poder” formada por industriales, propietarios y gerentes de las principales empresas y bancos del país, que no suponían sino una pequeña parte de su población. Tanto entonces como ahora, estos industriales y financieros -el “Estados Unidos empresarial”- tenía estrechas relaciones con los más altos rangos del ejército, los “señores de la guerra” (como los ha denominado el sociólogo de la Universidad de Columbia C. Wright Mills, que acuñó el término “élite del poder”) (1) y para quienes años más tarde se erigiría un gran cuartel general, conocido como el Pentágono, a orillas del río Potomac.

En efecto, hacía décadas que existía el “complejo militar-industrial” cuando Eisenhower le dio ese nombre al final de su carrera como presidente y tras haberlo servido muy diligentemente. Hablando de presidentes: en las décadas de 1930 y 1940, de nuevo tanto entonces como ahora, la élite del poder permitió amablemente al pueblo estadounidense elegir cada cuatro años entre dos miembros de su propia élite (uno calificado de “republicano” y otro de “demócrata”, aunque pocas personas sepan cuál es la diferencia) para residir en la Casa Blanca con el fin de formular y administrar las políticas nacionales e internacionales. Estas políticas servían (y siguen sirviendo) a los intereses de la élite del poder, es decir, servían sistemáticamente para promover “los negocios”, una palabra en clave utilizada para designar la maximización de los beneficios de las grandes empresas y bancos que son miembros de la élite del poder.

Como francamente dijo el presidente Calvin Coolidge en una ocasión durante la década de 1920, “el negocio de Estados Unidos (del gobierno estadounidense) son los negocios”. En 1941 el inquilino de la Casa Blanca era un miembro bona fide (de buena fe) de la élite del poder, un vástago de una familia rica, privilegiada y poderosa: Franklin D. Roosevelt, al que se suele denominar “FDR” (por cierto, la riqueza de la familia Roosevelt se creó, al menos en parte, gracias al comercio de opio con China. Como escribió Balzac, “detrás de cada gran fortuna se oculta un crimen”).


Franklin D. Roosevelt en los años 30

Parece que Roosevelt sirvió bastante bien a la élite del poder puesto que se las arregló para ser nominado (¡difícil!) y elegido (¡relativamente fácil!) en 1932, 1936, y de nuevo en 1940. Fue un logro notable ya que los “sucios años treinta” fue una época difícil, marcada tanto por la “Gran Depresión” como por grandes tensiones internacionales que llevaron a la erupción de la guerra en Europa en 1939. El trabajo de Roosevelt (servir a los intereses de la élite del poder) estuvo lejos de ser fácil porque entre las filas de esa élite las opiniones diferían acerca de cómo podía servir mejor el presidente a los intereses empresariales. Por lo que se refiere a la crisis económica, algunos industriales y bancos estaban bastante contentos con el enfoque keynesiano del presiente, lo que se conocía como el “New Deal” y que suponía mucha intervención del Estado en la economía, mientras que otros se oponían firmemente a ese enfoque y pedían a gritos volver a la ortodoxia del laissez-faire. La élite del poder también estaba dividida respecto a cómo gestionar las relaciones exteriores.

A los propietarios y altos directivos de muchas empresas estadounidenses (como Ford, General Motors, IBM, ITT, y la Standard Oil de Rockefeller en Nueva Jersey, ahora conocida como Exxon) les gustaba mucho Hitler. Uno de ellos, William Knudsen de General Motors, incluso calificó elogiosamente al Führer alemán de “milagro del siglo XX” (2). La razón de ello era que el Führer había armado a Alemania hasta los dientes para prepararse para la guerra y muchas sucursales alemanas de empresas estadounidenses se habían beneficiado generosamente del “boom del armamento” de ese país produciendo camiones, tanques y aviones en lugares como la fábrica Opel de GM en Rüsselsheim y la gran planta de Ford en Colonia, el Ford-Werke; y empresas como Exxon y Texaco habían ganado mucho dinero suministrando el combustible que los tanques de Hitler iban a necesitar para circular hasta Varsovia en 1939, hasta París en 1940 y (casi) hasta Moscú en 1941. ¡No es de extrañar que los directivos y dueños de estas empresas contribuyeran a la celebración de las victorias de Alemania contra Polonia y Francia en una gran fiesta en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York el 26 de junio de 1940!




A los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Henry Ford, también les gustaba cómo Hitler había cerrado los sindicatos alemanes, prohibido todos los partidos obreros y enviado a los simpatizantes comunistas y a muchos socialistas a campos de concentración. Querían que Roosevelt tratara de la misma manera a los molestos líderes sindicales y a las personas “rojas” estadounidenses, que todavía eran numerosas en la década de 1930 y principios de los 40. Lo último que aquellos hombres querían era que Roosevelt implicara a Estados Unidos en una guerra al lado de los enemigos de Alemania, eran “aislacionistas” (o “no intervencionistas”) lo mismo que la gran mayoría de la opinión pública estadounidense en el verano de 1940: una encuesta de Gallup de septiembre de 1940 demostraba que el 88% de la población estadounidense quería permanecer al margen de la guerra que asolaba Europa (3) Así que no es de extrañar que no hubiera indicio alguno de que Roosevelt quisiera restringir el comercio con Alemania y mucho menos embarcarse en una cruzada contra Hitler. De hecho, en la campaña para las elecciones presidenciales de otoño de 1940 prometió solemnemente que “(nuestros) muchachos no van a ser enviados a ninguna guerra extranjera” (4).

El hecho de que Hitler hubiera aplastado Francia y otros países democráticos no preocupaba a los empresarios estadounidenses que hacían negocios con Hitler. De hecho, les parecía que el futuro de Europa pertenecía al fascismo, especialmente a la variante alemana de fascismo, el nazismo, más que a la democracia (para variar, el presidente de General Motors, Alfred P. Sloan, declaró entonces que era bueno que en Europa las democracias dieran paso “a un sistema alternativo (es decir, fascista) con líderes fuertes, inteligentes y agresivos que hacían que la gente trabajara más tiempo y más duro, y que tenían instinto de gángsteres, ¡todo buenas cualidades!”) (5). Sin lugar a dudas los industriales estadounidenses no querían que el futuro de Europa perteneciera al socialismo en su variedad evolutiva, y mucho menos revolucionaria (es decir, comunista), se iban a alegrar especialmente cuando aproximadamente un año después Hitler hizo lo que habían esperado mucho tiempo que hiciera, es decir, atacó a la Unión Soviética para destruir la patria de las personas comunistas y fuente de inspiración y apoyo para las personas “rojas” del mundo entero, incluido Estados Unidos.


Libros de Jacques R. Pauwels sobre el tema de este artículo


Mientras que muchas grandes empresas habían hecho jugosos negocios con la Alemania nazi, resultaba que otras ganaban mucho dinero en ese momento haciendo negocios con Gran Bretaña. Ese país, además de, por supuesto, Canadá y otros países miembros del Imperio Británico, era el único enemigo que le quedó a Alemania desde el otoño de 1940 hasta junio de 1941, cuando el ataque de Hitler contra la Unión Soviética hizo que Gran Bretaña y la Unión Soviética se convirtieran en aliados. Gran Bretaña necesitaba desesperadamente todo tipo de equipamiento para continuar su lucha contra la Alemania nazi, quería comprar la mayoría de este material a Estados Unidos, pero no podía hacer los pagos en metálico que exigía la legislación estadounidense “Cash-and-Carry” (pagar y llevar). Sin embargo, Roosevelt hizo posible que las empresas estadounidenses aprovecharan esta inmensa “oportunidad” cuando el 11 de marzo de 1941 introdujo su famoso programa “Lend-Lease” (préstamo-arriendo) que proporcionaba a Gran Bretaña un crédito prácticamente ilimitado para comprar en Estados Unidos camiones, aviones y otros equipamientos de guerra. Las exportaciones “Lend-Lease” a Gran Bretaña iban a generar unos beneficios inesperados, no solo debido al enorme volumen de negocios que implicaban, sino también porque estas exportaciones se caracterizaron por unos precios inflados y unas prácticas fraudulentas como la doble facturación.

Así pues, una parte del Estados Unidos empresarial empezó a simpatizar con Gran Bretaña, un fenómeno menos “natural” de lo que ahora podríamos creer (en efecto, después de la independencia de Estados Unidos la antigua madre patria había seguido siendo durante mucho tiempo el archienemigo del Tío Sam y todavía en la década de 1930 el ejército estadounidense tenía planes de guerra contra Gran Bretaña y de una invasión del Dominio Canadiense, planes en los que se incluía bombardear ciudades y el uso de gases venenosos) (6). Algunos portavoces de estos potenciales votantes pertenecientes al mundo industrial, aunque no muchos, incluso empezaron a apoyar la entrada de Estados Unidos en la guerra al lado de los británicos y se les empezó a conocer como “intervencionistas”. Por supuesto, muchas, si no la mayoría, de las grandes empresas estadounidenses habían hecho dinero gracias a sus negocios tanto con la Alemania nazi como con Gran Bretaña y puesto que el propio gobierno Roosevelt se estaba empezando a preparar para una posible guerra multiplicando los gastos militares y encargando todo tipo de equipamiento, también las grandes empresas estadounidenses empezaron a ganar cada vez más dinero suministrando a las propias fuerzas armadas de Estados Unidos todo tipo de material de guerra (7).


Si había una cosa en la que podían estar de acuerdo todos los líderes del Estados Unidos empresarial, con independencia de sus simpatías individuales por Hitler o Churchill, era lo siguiente: la guerra en Europa en 1939 era buena, incluso magnífica, para los negocios. También estaban de acuerdo en que cuanto más durara la guerra mejor sería para todos ellos. 


Con excepción de los más fervientes intervencionistas pro-Gran Bretaña, también estaban de acuerdo en que no había ninguna prisa en que Estados Unidos interviniera activamente en esa guerra y desde luego tampoco en entrar en guerra con Alemania. Lo más ventajoso para el Estados Unidos empresarial era un escenario en el que la guerra en Europa durara lo más posible de modo que las grandes empresas pudieran seguir beneficiándose de suministrar equipamiento a los alemanes, a los británicos, a sus respectivos aliados y al propio Estados Unidos. Así, Henry Fordexpresó su esperanza de que ni los Aliados ni el Eje ganara (la guerra)” y sugirió que Estados Unidos suministrara a ambos bandos “las herramientas para seguir peleando hasta que ambos colapsaran”. Ford puso en práctica lo que predicaba y dispuso que sus fábricas en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y la Francia ocupada produjeran en serie equipamientos para todos los contendientes (8). Puede que la guerra fuera un infierno para la mayoría de la gente, pero para los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Ford, era el paraíso.

.

Conocidos militares estadounidenses prestaban su nombre y prestigio para la propaganda de las grandes empresas. En este caso se trata de publicidad, con enfoque patriótico, del gigante del acero estadounidense "The Timken Roller Bearing Company", que produjo millones de rodamientos para los Jeeps del ejército.


Se suele creer que el propio Roosevelt era intervencionista, pero sin lugar a dudas los aislacionistas eran mayoría en el Congreso y no parecía que Estados Unidos fuera a entrar pronto en la guerra, si es que entraba alguna vez. No obstante, debido a las exportaciones Lend-Lease a Gran Bretaña las relaciones entre Washington y Berlín se estaban deteriorando definitivamente, y en otoño de 1941 una serie de incidentes entre submarinos alemanes y destructores de la armada estadounidense que escoltaban buques de carga con destino a Gran Bretaña llevó a una crisis conocida como la “guerra naval no declarada”. Pero ni siquiera este episodio provocó la implicación de Estados Unidos en la guerra en Europa. El Estados Unidos empresarial se estaba beneficiando espléndidamente del status quo y simplemente no le interesaba una cruzada contra la Alemania nazi. A la inversa, la Alemania nazi estaba muy implicada en el gran proyecto de la vida de Hitler: su misión de destruir la Unión Soviética. Las cosas no habían ido como estaba previsto en esa guerra. Se suponía que el Blitzkrieg (ataque relámpago) lanzado en el este en junio de 1941 iba a “aplastar como un huevo a la Unión Soviética” en un plazo de 4 a 6 semanas, o así lo creían los expertos militares no solo de Berlín sino también de Washington. Sin embargo, a principios de diciembre Hitler todavía esperaba que los soviéticos ondearan la bandera blanca. Bien al contrario, el 5 de diciembre el Ejército Rojo emprendió repentinamente una contraofensiva frente a Moscú y de pronto los alemanes se vieron en un verdadero atolladero. Lo último que Hitler necesitaba en aquel momento era una guerra contra Estados Unidos (9).

En la década de 1930 el ejército estadounidense no tenía planes, ni los preparó, de luchar una guerra contra la Alemania nazi. Por otra parte, sí tenía planes de guerra contra Gran Bretaña, Canadá, México y Japón (10). ¿Por qué Japón? En la década de 1930 Estados Unidos era una de las principales potencias industriales del mundo y como todas las potencias industriales buscaba constantemente fuentes de materias primas baratas como caucho y petróleo, y mercados para sus productos acabados. Ya a finales del siglo XIX Estados Unidos había luchado constantemente por sus intereses a este respecto extendiendo su influencia económica e incluso a veces su influencia política directa por océanos y continentes. Esta política agresiva e “imperialista” (que defendieron incansablemente presidentes como Theodore Roosevelt, primo de FDR) había hecho que Estados Unidos controlara antiguas colonias españolas como Puerto Rico, Cuba y Filipinas, e incluso la hasta entonces independiente isla nación de Hawaii. También se había convertido en una gran potencia en el océano Pacífico e incluso en Lejano Oriente (11).


Aprovechando la fama de prestigiosos oficiales estadounidenses el fabricante de acero "The Timken Roller Bearing Company" envía mensajes patrióticos a la ciudadanía. 

Las tierras de las costas lejanas del océano Pacífico desempeñaron un papel cada vez más importante como mercados para los productos de exportación estadounidenses y como fuentes de materias primas baratas. Pero en la década de 1930 afectada por la Depresión, cuando se hacía más feroz la competencia por los mercados y los recursos, Estados Unidos se enfrentó a la competencia ahí de una agresiva potencia industrial rival, una potencia que necesitaba aún más petróleo y materias primas similares, además de mercados para sus productos acabados. Ese competidor era Japón, la tierra del sol naciente. Japón trataba de hacer realidad sus propias ambiciones imperialistas en China y en el sudeste asiático rico en recursos y, al igual que Estados Unidos, no dudó en utilizar la violencia para lograrlo, por ejemplo, librando una guerra despiadada contra China y creando un Estado cliente en la parte norte de ese país grande aunque débil. Lo que molestaba a Estados Unidos no era que los japoneses trataran a sus vecinos chinos y coreanos como Untermenschen (infrahumanos) sino que convirtieran esa parte del mundo en lo que ellos llamaban la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental, es decir, en un dominio económico propio, una “economía cerrada” en la que no había lugar para la competencia estadounidense. Lo que en realidad hacían los japoneses era seguir el ejemplo de Estados Unidos, que anteriormente habían transformado América Latina y gran parte del Caribe en el patio trasero económico exclusivo del Tío Sam (12).


El Estados Unidos empresarial estaba muy frustrado por haber sido expulsado del lucrativo mercado del Lejano Oriente por los “japos”, una “raza amarilla” a la que los estadounidenses en general habían empezado a despreciar ya en el siglo XIX (13).
 

Se consideraba a Japón un país arrogante aunque esencialmente débil y advenedizo al que el poderoso Estados Unidos podía “borrar fácilmente del mapa en tres meses”, como afirmó en una ocasión el secretario de la Armada Frank Knox (14). Y así ocurrió que durante la década de 1930 y principios de la de 1940 mientras que la mayoría de la élite del poder de Estados Unidos se oponía a la guerra contra Alemania, apoyaba casi unánimemente la guerra contra Japón, a menos que, por supuesto, Japón estuviera dispuesto a hacer concesiones importantes, como “compartir” China con Estados Unidos. El presidente Roosevelt ( que al igual que Woodrow Wilson no era en absoluto el pacifista que muchos historiadores afirman que era) estaba ansioso por librar esa “espléndida pequeña guerra” (una expresión que había acuñado el Secretario de Estado estadounidense, John Hay, en referencia a la guerra hispano-estadounidense de 1898, que era “espléndida” porque permitió a Estados Unidos apoderarse de Filipinas, Puerto Rico, etc.). El verano de 1941, después de que Tokio hubiera aumentado aún más su zona de influencia en el Lejano Oriente al ocupar la colonia francesa de Indochina rica en caucho y, como estaba desesperado sobre todo por conseguir petróleo, obviamente había empezado a codiciar la rica en petróleo colonia holandesa de Indonesia, al parecer FDR había decidido que era el momento oportuno para una guerra contra Japón, pero se enfrentaba a dos problemas. En primer lugar, la opinión pública se oponía firmemente a que Estados Unidos se implicara en ninguna guerra extranjera. En segundo lugar, la mayoría aislacionista en el Congreso podía no apoyar esa guerra por temor a que eso llevara automáticamente a Estados Unidos a la guerra contra Alemania.


El gobierno de los Estados Unidos también buscaba recursos financieros para lo que se denominó "esfuerzo de guerra". Los "Bonos de Guerra" ofrecidos al público estadounidense fue un programa que funcionó muy bien en la economía nacional.
  

Según el autor de un detallado y muy bien documentado estudio reciente, Robert B. Stinnett, la solución de Roosevelt a este problema doble fue “provocar a Japón a cometer un acto manifiesto de guerra contra Estados Unidos” (15). En efecto, en caso de un ataque japonés la opinión pública estadounidense no tendrá más opción que unirse tras la bandera (antes ya se había hecho que la opinión pública estadounidense se uniera de forma similar detrás de la bandera de las Barras y Estrellas, en concreto al inicio de la guerra hispano-estadounidense, cuando el barco de guerra estadounidense Maine que estaba de visita en La Habana se hundió misteriosamente en el puerto de esta ciudad, un acto del que inmediatamente se culpó a los españoles. Después de la Segunda Guerra Mundial se volvería a condicionar al pueblo estadounidense para que aprobara guerras, deseadas y aprobadas por su gobierno, por medio de provocaciones artificiosas, como el incidente del golfo de Tonkin en 1964). 

Por otra parte, según estipulaba el Tratado Tripartito firmado por Japón, Alemania e Italia el 27 de septiembre de 1940 en Berlín, los tres países se comprometían a ayudarse entre sí cuando una de las tres potencias fuera atacada por otro país, pero no cuando una de ellas atacara a otro país. Por consiguiente, en caso de un ataque japonés a Estados Unidos los aislacionistas, que eran no intervencionistas respecto a Alemania pero no respecto a Japón, no tenían que temer que un conflicto con Japón significara también la guerra contra Alemania.

Y así, después de que el presidente Roosevelt decidiera que “se debe ver que Japón hace el primer movimiento abierto” convirtió “el provocar a Japón a realizar un acto de guerra abierto en la principal política que guió sus acciones respecto Japón a lo largo del año 1941”, como escribió Stinnett. Entre las estratagemas utilizadas se incluía el despliegue de buques de guerra cerca de las aguas territoriales japonesas, e incluso dentro de ellas, aparentemente con la esperanza de desencadenar un incidente al estilo del Golfo de Tonkin que pudiera interpretarse como un casus belli. Sin embargo, fue más eficaz la implacable presión económica que se ejerció sobre el Japón, un país que necesita desesperadamente materias primas como el petróleo y el caucho y que, por lo tanto, probablemente considerara que esos métodos eran singularmente provocativos. En el verano de 1941 el gobierno de Roosevelt congeló todos los activos japoneses en Estados Unidos y emprendió una “estrategia encaminada a frustrar la adquisición por parte de Japón de productos petroleros”. En colaboración con los británicos y los holandeses, antijaponeses por sus propios motivos, Estados Unidos impuso unas severas sanciones económicas a Japón, incluido un embargo de productos petroleros vitales

La situación se deterioró aún más en otoño de 1941. Con la esperanza de evitar la guerra con el poderoso Estados Unidos, el 7 de noviembre Tokio ofreció aplicar en China el principio de relaciones comerciales no discriminatorias a condición de que los estadounidenses hicieran lo mismo en su propia esfera de influencia en América Latina. Sin embargo, Washington quería reciprocidad únicamente en la esfera de influencia de otras potencias imperialistas y no en su propio patio trasero, así que la oferta japonesa fue rechazada.

El objetivo de las continuas provocaciones estadounidenses a Japón era hacerle entrar en guerra y, de hecho, cada vez era más probable que lo hiciera. FDR confió más tarde a sus amigos que “este continuo clavar alfileres a serpientes de cascabel consiguió finalmente que este país mordiera”. El 26 de noviembre, cuando Washington exigió que Japón se retirara de China, las “serpientes de cascabel” de Tokio decidieron que ya tenían bastante y se prepararon para “morder”. Se ordenó a una flota japonesa partir hacia Hawaii para atacar a los buques de guerra estadounidenses que en 1940 FDR había decidido estacionar allí de forma bastante provocativa y tentadora para los japoneses. Como habían logrado descifrar los códigos secretos japoneses, el gobierno y los altos mandos del ejército estadounidenses sabían exactamente lo que la armada japonesa estaba planeando, pero no avisaron a los comandantes en Hawaii así que permitieron que ocurriera el “ataque sorpresa” contra Pearl Harbor el domingo 7 de diciembre de 1941 (16).




Al día siguiente a FDR le resultó fácil convencer al Congreso de que declarara la guerra a Japón y, como era de esperar, el pueblo estadounidense se unió tras la bandera, conmocionado por lo que al parecer era un cobarde ataque que él no podía saber había sido provocado, y esperado, por su propio gobierno. Estados Unidos estaba dispuesto a declarar la guerra a Japón y las perspectivas de una victoria relativamente fácil apenas se veían reducidas por las pérdidas sufridas en Pearl Harbor que, aunque aparentemente graves, distaban mucho de ser catastróficas. Los barcos hundidos eran viejos, “la mayoría de ellos reliquias de 27 años de la Primera Guerra Mundial” y estaban lejos de ser indispensables para una guerra contra Japón. Por otro lado, los modernos barcos de guerra, incluidos los portaaviones, cuyo papel en la guerra iba a resultar crucial, no habían sufrido daños ya que por casualidad (¿?) habían sido enviados a otra parte por órdenes de Washington y estuvieron a salvo en el mar cuando se produjo el ataque (17). Con todo, las cosas no salieron exactamente como se esperaba ya que unos días después, el 11 de diciembre, la Alemania nazi declaró inesperadamente la guerra lo que obligó a Estados Unidos a hacer frente a dos enemigos y a luchar una guerra mucho mayor de lo esperado, una guerra en dos frentes, una guerra mundial.

En la Casa Blanca no fue una sorpresa la noticia del ataque japonés a Pearl Harbor, pero la declaración alemana de guerra cayó allí como una bomba. Alemania no había tenido nada que ver con el ataque en Hawaii y ni siquiera conocía los planes japoneses, así que FDR no consideró pedir al Congreso que declarara la guerra a la Alemania nazi al mismo tiempo que a Japón. Es cierto que las relaciones de Estados Unidos con Alemania se habían deteriorado durante algún tiempo debido al apoyo activo de Estados Unidos a Gran Bretaña y el deterioro había llegado hasta la guerra naval no declarada del otoño de 1941. 

Sin embargo, como ya hemos visto, la élite del poder estadounidense no sentía la necesidad de intervenir en la guerra en Europa. Fue el propio Hitler quien declaró la guerra a Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941 para gran sorpresa de Roosevelt. ¿Por qué? Solo unos días antes, el 5 de diciembre de 1941, el Ejército Rojo había emprendido una contraofensiva frente a Moscú, lo que provocó el fracaso del Blitzkrieg en la Unión Soviética. Ese mismo día Hitler y sus generales se dieron cuenta de que ya no podían ganar la guerra. Pero cuando solo unos pocos días después el dictador alemán se enteró del ataque japonés a Pearl Harbor, parece que consideró que una declaración de guerra alemana al enemigo estadounidense de sus amigos japoneses llevaría a Tokio a corresponder con una declaración de guerra contra el enemigo soviético de Alemania, aunque no lo exigiera el Tratado Tripartito.

Con el grueso del ejército japonés estacionado en el norte de China y, por lo tanto, capaz de atacar inmediatamente a la Unión Soviética en la zona de Vladivostok, un conflicto con Japón habría obligado a los soviéticos a estar en la extremadamente peligrosa situación de una guerra en dos frentes, lo que abriría la posibilidad de que Alemania todavía pudiera ganar su “cruzada” antisoviética. Hitler creyó entonces que podría exorcizar el espectro de la derrota llamando a una especie de deus ex machina japonés a acudir a la vulnerable frontera siberiana de la Unión Soviética. Pero Japón no cayó en la trampa de Hitler. Tokio también despreciaba al Estado soviético, pero como ya estaba en guerra contra Estados Unidos no se podía permitir el lujo de una guerra en dos frentes y prefirió poner todos sus recursos en una estrategia “meridional” con la esperanza de ganar el gran premio del rico en recursos sudeste de Asia en vez de embarcarse en una aventura en los inhóspitos confines de Siberia. Solo muy al final de la guerra, tras la rendición de la Alemania nazi, se iban a producir hostilidades entre la Unión Soviética y Japón. En todo caso, debido a la innecesaria declaración de guerra de Hitler, a partir de entonces Estados Unidos también fue un participante activo en la guerra en Europa, con Gran Bretaña y la Unión Soviética como aliados (18).


Carteles propagandísticos después de Pearl Harbor

En los últimos años el Tío Sam ha ido a la guerra con bastante frecuencia, pero invariablemente se nos pide que creamos que lo hace por razones puramente humanitarias, esto es, para prevenir holocaustos, para impedir que los terroristas cometan todo tipo de maldades, para deshacerse de malvados dictadores, para promover la democracia, etc. (19)

Al parecer, los intereses económicos de Estados Unidos o, más exactamente, de las grandes empresas estadounidenses nunca están implicados en esas guerras. A menudo se comparan estas guerras con la “guerra buena” arquetípica de Estados Unidos, la Segunda Guerra Mundial, en la que se supone que el Tío Sam fue a la guerra sin más razón que defender la libertad y la democracia, y luchar contra la dictadura y la injusticia (por ejemplo, en un intento de justificar su “guerra contra el terrorismo” y “vendérsela” a la opinión pública estadounidense George W. Bush comparó rápidamente los atentados del 11 de septiembre con el ataque a Pearl Harbor). Sin embargo, este breve examen de las circunstancias de la entrada de Estados Unidos en la guerra en diciembre de 1941 revela un panorama muy diferente. La élite del poder estadounidense quería la guerra contra Japón y hacía tiempo que estaban preparados los planes para esa guerra. En 1941 Roosevelt organizó diligentemente esa guerra, no debido a una agresión no provocada de Tokio y sus horribles crímenes de guerra en China, sino porque las empresas estadounidenses querían una parte de la exquisita gran “tarta” de los recursos y mercados del Lejano Oriente

Por otro lado, como las principales empresas estadounidenses estaban haciendo negocios maravillosos en y con la Alemania nazi, se beneficiaban generosamente de la guerra que había provocado Hitler y, por cierto, le proporcionaban el equipamiento y el combustible necesarios para su Blitzkrieg, definitivamente la élite del poder de Estados Unidos no quería la guerra contra la Alemania nazi, a pesar de que había muchas razones humanitarias de peso para emprender una cruzada contra el verdaderamente malvado “Tercer Reich”.


Antes de 1941 no había ningún plan de guerra contra Alemania y en diciembre de 1941 Estados Unidos no fue voluntariamente a la guerra contra Alemania, sino que “se vio empujado” a esa guerra por culpa del propio Hitler.

 

 

El gobierno de los Estados Unidos tras la declaración de guerra de Hitler no tuvo más que reconocer que "éste es el enemigo"; en igual sentido, a regañadientas, las grandes corporaciones industriales tuvieron que aceptar los hechos, Hitler era una amenaza para su libertad de comercio mundial, no por ello sus subsidiarias en Alemania dejaron de producir recursos materiales para la guerra de los nazis.

Las consideraciones humanitarias no desempeñaron papel alguno en los cálculos que llevaron a Estados Unidos a participar en la Segunda Guerra Mundial, la "guerra buena" original de este país. Y no hay razón para creer que lo hicieran según los cálculos que, más recientemente, llevaron a Estados Unidos a librar supuestas “guerras buenas” en tierras desdichadas como Irak, Afganistán y Libia, o que lo harían en una guerra que puede avecinarse contra Irán.

El Estados Unidos empresarial desea ansiosamente una guerra contra Irán ya que alberga la promesa de un vasto mercado y gran cantidad de materias primas, especialmente petróleo. Como en el caso de la guerra contra Japón, están preparados los planes para esa guerra y el actual inquilino de la Casa Blanca parece igual de ansioso que FDR de hacer que ocurra. Además, de nuevo como en el caso de la guerra contra Japón, ha habido provocaciones, esta vez en forma de sabotaje e intrusiones por medio de drones, así como por medio del despliegue a la vieja usanza de barcos de guerra justo al límite de las aguas territoriales de Irán. Washington está otra vez “clavando alfileres a serpientes de cascabel”, al parecer con la esperanza de que la “serpiente de cascabel” iraní devuelva el mordisco y justifique así una “espléndida pequeña guerra”. Sin embargo, como en el caso de Pearl Harbor, la guerra que salga de ahí puede resultar ser otra vez mucho más grande, larga y desagradable de lo esperado.


Jacques R. Pauwels


Notas:

1. C. Wright Mills, The Power Elite, Nueva York, 1956.

2. Citado en Charles Higham, Trading with the Enemy: An Exposé of The Nazi-American Money Plot 1933-1949, Nueva York, 1983, p. 163.

3. Robert B. Stinnett, Day of Deceit: The Truth about FDR and Pearl Harbor, Nueva York, 2001, p. 17.

4. Citado en Sean Dennis Cashman, America, Roosevelt, and World War II, Nueva York y Londres, 1989, p. 56; .

5. Edwin Black, Nazi Nexus: America’s Corporate Connections to Hitler’s Holocaust, Washington/DC, 2009, p. 115.

6. Floyd Rudmin, “Secret War Plans and the Malady of American Militarism”, Counterpunch, 13:1, 17-19 de febrero de 2006. pp. 4-6

7. Jacques R. Pauwels, The Myth of the Good War : America in the Second World War, Toronto, 2002, pp. 50-56 (El mito de la guerra buena: EE.UU en la Segunda Guerra Mundial, Hondarribia, Hiru, 2002, traducción de José Sastre). Las fraudulentas prácticas del “Lend-Lease” se describen en Kim Gold, “The mother of all frauds: How the United States swindled Britain as it faced Nazi Invasion”, Morning Star, 10 de abril de 2003.

8. Citado en David Lanier Lewis, The public image of Henry Ford: an American folk hero and his company, Detroit, 1976, pp. 222, 270.

9. Jacques R. Pauwels, “70 Years Ago, December 1941: Turning Point of World War II”, Global Research, 6 de diciembre de 2011

10. Rudmin, op. cit.

11. Véase Howard Zinn, A People’s History of the United States, s.l., 1980, p. 305 ff. (La otra historia de los Estados Unidos, ed. rev. y corr. por el autor, Hondarribia, Hiru, 2005, traducción de Toni Strubel).

12. Patrick J. Hearden, Roosevelt confronts Hitler: America’s Entry into World War II, Dekalb/IL, 1987, p. 105.

13. “Anti-Japanese sentiment”, Wikipedia

14. Patrick J. Buchanan, “Did FDR Provoke Pearl Harbor?”, Global Research, 7 de diciembre de 2011. Buchanan se refiere a un libro nuevo de George H. Nash, Freedom Betrayed: Herbert Hoover’s Secret History of the Second World War and its Aftermath, Stanford/CA, 2011.

15. Stinnett, op. cit., p. 6.

16. Stinnett, op. cit., pp. 5, 9-10, 17-19, 39-43; Buchanan, op. cit.; Pauwels, The Myth…, pp. 67-68. Para la intercepción por parte de Estados Unidos de mensajes cifrados japoneses véase Stinnett, op. cit., pp. 60-82. La cita sobre las "serpientes de cascabel” proviene de Buchanan, op. cit.

17. Stinnett, op. cit., pp. 152-154. 

18. Pauwels, “70 Years Ago…”

19. Véase Jean Bricmont, Humanitarian imperialism: Using Human Rights to Sell War, Nueva York, 2006.

03 noviembre 2020

De Pétain a Macron. La falsa purga de "Los Colaboracionistas" 1944-1945




Título original en inglés

From Pétain to Macron, from the Resistance to the Yellow Vests…: 1944-1945, France’s Fake Purge of “The Collaborators”

Por  Dr. Jacques R. Pauwels / Global Research


Nota previa del editor del blog: 

Solo la milagrosa crisis sanitaria nacida del Covid-19 ha permitido frenar la larga, imparable y continua marcha de los "Chalecos Amarillos" en Francia. Decretos de Emergencia, toques de queda, el cierre de un país, han salvado una vez más a las corruptas élites del poder; a ello debemos sumar la afortunada "crisis terrorista" en suelo francés que de vez en cuando -pero en el preciso momento- aparece para distraer la atención de la plebe, llamando a la "unidad" nacional para afrontar el terrorismo internacional que busca desestabilizar la civilización cristiana y humanista que representa el estado francés. 

De Pétain a Macron. La falsa purga de "Los Colaboracionistas", Francia 1944-1945 a la Resistencia de los Chalecos Amarillos es un recuerdo histórico de lo que es la Francia de posguerra hasta nuestros días. El Dr. Jacques Pauwels, reconocido historiador y politólogo, de quien hemos publicado muchos ensayos, nos presenta sus puntos de vista tras estudiar un nuevo libro de Annie Lacroix-Riz (historiadora de quien también hemos publicado anteriormente sus reflexiones). 

Todas las gráficas y notas a pie de foto son añadidas por el editor de este blog.

***  


Comentando el nuevo libro de la historiadora Annie Lacroix-Riz, "La Non-épuration en France de 1943 aux années 1950" (Armand Colin, París, 2019) ("La no purga de Francia desde 1943 hasta la década de 1950"), la autora desafía una visión de la Liberación del país en 1944-1945 y sus secuelas, que han tenido tendencia recientemente en una historiografía cada vez más dominada por el ala derecha del espectro político ("droitisée"), esa visión es muy crítica de la resistencia y, por el contrario, bastante indulgente con respecto a la colaboración. Se afirma, por ejemplo, que la Resistencia fue generalmente ineficaz, por lo que Francia debió su liberación casi exclusivamente a los esfuerzos de los estadounidenses y otros aliados occidentales, este último secundado por las fuerzas "libres francesas" de De Gaulle, que desembarcaron en Normandía en junio ​​de 1944.

Además, se nos dice que la Resistencia aprovechó la oportunidad presentada por la liberación para cometer todo tipo de atrocidades, incluido el asesinato y el afeitado público de las cabezas de mujeres jóvenes inocentes que habían cometido "colaboración horizontal", es decir, tuvieron relaciones amorosas con soldados alemanes. Esta "purga salvaje" (épuration sauvage) de los colaboradores supuestamente equivalía a un "terreur communiste", orquestado por comunistas, reales o falsos de la Resistencia, en un intento por lograr objetivos revolucionarios siniestros.


"Inocentes" carteles de la propaganda del gobierno títere de Vichy denunciando a la Resistencia Francesa como asesinos (arriba); llamando a colaborar con los alemanes (en el medio) y denunciando a los Aliados como portadores de la barbarie (abajo). Naturalmente toda la propaganda de Vicky, generalmente liderada por simpatizantes fascistas al estilo Pierre Laval, tenía que pasar por la censura de las autoridades de ocupación en París.
 

A excepción de los casos más descarados, la "historiografía dominante" presenta a los colaboradores como ciudadanos decentes, respetables, bien intencionados y respetuosos (gens très bien, una expresión tomada del título de una novela de Alexandre Jardin), víctimas de la coerción de los alemanes, "subordinados" (subalternes) impotentes y por lo tanto inocentes, atrapados indefensamente entre la Escila nazi y los Caribdis de la Resistencia, y a menudo involucrados en actos secretos de resistencia. (Nota del editor del blogEscila y Caribdis son dos monstruos marinos de la mitología griega situados en orillas opuestas de un estrecho canal de agua, tan cerca que los marineros intentando evitar a Caribdis terminarían por pasar muy cerca de Escila y viceversa. La frase «entre Escila y Caribdis» ha llegado a significar el estado donde uno está entre dos peligros y alejarse de uno te haría estar en peligro por el otro, y se cree que es la progenitora de la frase «entre la espada y la pared». Mientras que Escila vivía en los acantilados y devoraba a quien osara acercarse, Caribdis tragaba una gran cantidad de agua tres veces al día para devolverla otras tantas veces, formando un peligroso remolino que absorbía todo cuanto estaba a su alcance. Ninguno de los destinos era más atractivo ya que ambos eran difíciles de superar).

Algunos colaboradores eran fanáticos, por supuesto, y cometieron crímenes, pero en su mayoría eran villanos de clase baja, mejor ejemplificados por miembros de la infame organización paramilitar del régimen de Vichy, Milice.


Carteles de la ultraderechista "Milice Francaise", más conocida como "la Milice", organización político - paramilitar fascista formada el 30 de enero 1943 por el régimen de Vichy con el objetivo de combatir a  la "Resistencia Francesa". Orgánicamente su jefe era el primer ministro Pierre Laval. La Milice participó en ejecuciones sumarias y asesinatos, así como era responsable de reunir a judíos y enemigos políticos en Francia para su deportación. La Milice no fue la única organización paramilitar fascista que colaboró con la ocupación alemana.
 


En 1944-1945, el gobierno provisional francés, liderado por el general de Gaulle, finalmente logró restaurar la "ley y el orden". Esto, supuestamente, es así en Francia, después de años de problemas económicos y políticos, derrota militar, ocupación alemana, nació de la agitación de la Liberación un estado respetuoso de la ley, un Estado gaullista de derecho. Aun así, se produjo una purga inevitable de colaboradores reales e imaginarios, que causó muchas víctimas inocentes, especialmente en los rangos superiores de la burocracia estatal, la crème de la crème de los negocios y la élite de la nación en general.

Lacroix-Riz demuele esta interpretación revisionista en su nueva obra, que está completamente investigada y documentada y también llena de nombres de personalidades oscuras e importantes, por lo que es una lectura un tanto desafiante para aquellos que no están familiarizados con la historia de Francia en el Segunda Guerra Mundial. En sus libros anteriores, como Le choix de la défaiteDe Munich à Vichy, explicó por primera vez cómo, en la primavera de 1940, la élite política, militar y económica de Francia había entregado el país a los nazis para poder instalar un régimen fascistaSe esperaba que un sistema de gobierno tan autoritario fuera más sensible a sus necesidades y deseos que el sistema anterior a la guerra de la "Tercera República", considerado excesivamente indulgente hacia la clase trabajadora, especialmente bajo el gobierno del "Frente Popular" de 1936-1937


La forma en que la élite política-militar y económica francesa, colaboracionista de la ocupación nazi, demostró lo que era explotando a la clase trabajadora y a los ciudadanos franceses en general a quienes ofreció un trabajo "próspero" en Alemania. Las élites se enriquecieron con la barata y casi esclava mano de obra francesa. Estos carteles de reclutamiento para el trabajo en Alemania son el más claro ejemplo de la colaboración de la élite francesa, temían más a los trabajadores y fuerzas populares que al propio nazi ocupante de su nación


La autora siguió con otros estudios meticulosamente investigados "Industriels et banquiers français sous l'Occupation" y "Les élites françaises, 1940-1944. De la collaboration avec l'Allemagne à l'alliance américaine", que muestran cómo esa élite había prosperado bajo los auspicios del régimen de Vichy del mariscal Pétain, colaboró ​​con entusiasmo con los alemanes y luchó con uñas y dientes contra una resistencia que era principalmente de clase trabajadora, dominada por los comunistas y empeñada en introducir radicales, incluso revolucionarios cambios después de la guerra.

 

La autora demuestra que la Liberación no fue acompañada por una purga exhaustiva de los colaboradores, sino que, al contrario, los "gens très bien" de la élite del estado y las empresas de Francia lograron evitar la expiación de sus pecados colaboracionistas, y que gran parte del sistema de Vichy al que habían servido tan bien desde 1940 hasta 1944 permaneció en funcionamiento, posiblemente hasta la actualidad.


Comencemos con la llamada "purga salvaje", la presunta victimización de personas inocentes por parte de partidarios comunistas, o comunistas que se hacen pasar por partisanos, presumiblemente en un intento de eliminar a los opositores y rivales en preparación para un golpe de estado revolucionario. Lacroix-Rix demuestra que se produjeron asesinatos y ejecuciones sumarias, pero principalmente en el contexto de la amarga lucha que ya estalló antes de los desembarcos en Normandía y la liberación de París. Contrariamente a la teoría de su ineficiencia militar, la Resistencia interrumpió los preparativos del enemigo para una defensa contra los desembarcos aliados que vendrían en Normandía, y causó muchas bajas, como admitieron las propias autoridades alemanas.

 

Un clásico entre los carteles de la segunda guerra mundial. "Les Franc-tireurs et Partisans Francais" (Los Francotiradores y Partisanos Franceses (FTPF) o Francotiradores y Partisanos (FTP), organización de resistencia armada creada por el Partido Comunista Francés durante la IIGM. Inicialmente fueron tres grupos (miembros del partido, jóvenes comunistas y trabajadores extranjeros). En 1942 se fusionaron para formar el FTP especialista en sabotajes y asesinatos selectivos de la ocupación. El FTP fue el más organizado y eficaz de los grupos de la Resistencia FrancesaEn teoría, antes de la invasión Aliada a Normandía el FTP se fusionó con los otros grupos de la Resistencia (marzo 1944); en la práctica, fue independiente hasta el final de la guerra.

La mayoría de las atrocidades perpetradas en el contexto de esa forma de  guerra no fueron obra de los partisanos, sino de los nazis y de los colaboracionistas, especialmente los Milice, por ejemplo, la ejecución de rehenes y la infame masacre en Oradour-sur-Glane. Los combatientes de la Resistencia, por otro lado, no atacaron a víctimas inocentes sino que persiguieron a soldados alemanes y colaboradores particularmente odiosos, a menudo hombres cuyo castigo (incluida la ejecución) había sido repetidamente solicitado en transmisiones de radio por la Francia Libre de De Gaulle en Inglaterra. En cuanto a las mujeres cuyas cabezas estaban afeitadas, muchas, si no la mayoría, eran culpables de actividades más atroces que la mera "colaboración horizontal", por ejemplo, la traición de miembros de la Resistencia.


No hubo una purga salvaje  antes o durante la Liberación, y la supuesta purga mayor que iba a seguir a la Liberación misma resultó ser una farsa. Tanto la élite del estado francés como el sector privado se habían beneficiado generosamente de la colaboración tenían buenas razones para temer un advenimiento al poder de sus enemigos en la Resistencia.
 

La  Resistencia francesa estaba conformada por diversos movimientos de resistencia frente a la ocupación nazi de Francia y oposición al gobierno colaboracionista de Vichy. Hubo una Resistencia exterior organizada en torno al general De Gaulle, desde el 18 junio 1940 que engloba a las Fuerzas Francesas Libres (Forces françaises libres) y los movimientos de Resistencia interior, mejor conocida como la Resistencia (Résistance), que surge durante la ocupación alemana y que irán uniéndose con el tiempo. La Francia Libre de De Gaulle y el conjunto de la Resistencia Interior Francesa se unen en 1942 para conformar la Francia Combatiente (France Combattante o Forces Françaises Combattantes), término que a partir de ese momento sustituye oficialmente al de Francia Libre. En 1943, se adhieren al Comité Francés de Liberación Nacional instalado en Argel, para formar el Ejército Francés de Liberación que combatirá al lado de los Aliados hasta la liberación de todo el territorio francés. La mayoría de los miembros de la Resistencia Interior eran miembros o simpatizantes del Partido Comunista Francés, (Wiki)


Pero a raíz de la Liberación, los radicales de la Resistencia no llegaron al poder; la élite recibió poco o ningún castigo por sus pecados colaboracionistas; su preciado orden socioeconómico capitalista permaneció intacto (a pesar de algunas reformas); y la élite misma retuvo la mayor parte de su poder y privilegios. Por esta inmerecida bendición, tuvieron que agradecer a los libertadores estadounidenses de la una vez grande nación, así como a Charles de Gaulle, el general que aspiraba a hacer grande a Francia nuevamente.



De Gaulle era un verdadero patriota, pero un hombre conservador, muy dedicado al orden social y económico establecido en Francia. En cuanto a los estadounidenses, destinados a suceder a los alemanes como amos de Europa, o al menos de la mitad occidental del continente, estaban decididos a hacer triunfar la "libre empresa" en toda Europa y llevar el continente al mundo político y económico de la órbita del Tío Sam. 

Esto significaba evitar todos los cambios políticos y socioeconómicos puramente cosméticos, independientemente de los deseos y aspiraciones de quienes se habían resistido a los nazis y otros fascistas, y de la gente en general. También significaba perdón, protección y apoyo para los colaboradores con credenciales anticomunistas, que eran exactamente los que habían sido los miembros de la élite en Francia. De hecho, las autoridades estadounidenses no tenían nada en contra del régimen de Vichy e inicialmente esperaban verlo subsistir después de que los alemanes fueran expulsados ​​de Francia, ya sea bajo Pétain o alguna otra personalidad de Vichy, como Weygand o Darlan, si era necesario después de una purga de sus pro más rabiosos, elementos afines a los alemanes y la aplicación de una chapa de barniz democrático.

Después de todo, el sistema de Vichy había funcionado esencialmente como la superestructura política del sistema socioeconómico capitalista de Francia, un sistema que Washington pretendía salvar de las garras de sus enemigos de izquierda en la Resistencia. Por el contrario, después de los reveses alemanes en el Frente Oriental, y particularmente después de la Batalla de Stalingrado, innumerables colaboradores de Vichy vieron la escritura en la pared y esperaban la salvación en forma de un "futuro estadounidense" para Francia, como le gusta decir a Lacroix-Riz, cambiando de un "tutor" alemán a uno estadounidense. Tras una liberación de los estadounidenses, podían esperar que sus pecados colaboracionistas e incluso sus crímenes fueran perdonados y olvidados, mientras que las aspiraciones revolucionarias o incluso simplemente progresistas de la Resistencia estarían condenadas a seguir siendo una quimera. 


La Legión de Voluntarios Franceses Contra el Bolchevismo (Légion Volontaires Francais) LVF fue uno de las organizaciones impulsadas por la Alemania nazi en su guerra de propaganda y ganar adeptos en Europa para luchar contra el peligro que representa el bolchevismo (según su propaganda), logró reclutar alrededor de 7000 voluntarios de la extrema derecha francesa y otros extranjeros, EL LFV fue una unidad de combate que luchó en el Frente Oriental bajo uniforme alemán, disuelta en septiembre de 1944, los restos de la unidad y otra brigada de voluntarios (Sturmbrigade francesa) se convirtirían en febrero de 1945 en la División SS de Granaderos Voluntarios Charlemagne que combatieron en la Batalla de Berlín (en teoría era una división, en la práctica sus efectivos apenas sobrepasaban los efectivos de una brigada)


Los líderes en Washington no tenían uso para De Gaulle; al igual que los vichitas, lo consideraban un frente contra los comunistas, alguien que, si llegaba al poder evitaría allanar el camino para una toma de posesión "bolchevique" (ya que Kerensky había precedido a Lenin durante la Revolución Rusa de 1917). Poco a poco se dieron cuenta, como ya había hecho Churchill antes que ellos, de que sería imposible imponer una personalidad asociada con Vichy al pueblo francés, y que un gobierno dirigido por De Gaulle resultaba ser la única alternativa a uno establecido por la Resistencia dominada por los comunistas, radicalmente reformistas. Necesitaban que el general neutralizara a los comunistas al final de las hostilidades. El propio De Gaulle logró apaciguar a Washington prometiendo respetar el status quo socioeconómico; y para garantizar su compromiso, innumerables colaboradores de Vichy que disfrutaron de los favores de los estadounidenses se integraron en su movimiento Francia Libre e incluso se les brindó puestos de liderazgo. De Gaulle se transformó así en "un líder de derecha", aceptable tanto para la élite francesa como para los estadounidenses, a punto de suceder a los alemanes como "protectores" de los intereses de esa élite. Este es el contexto en el que De Gaulle fue trasladado a París en el momento de la liberación de la ciudad a fines de agosto de 1944. La idea era evitar que la Resistencia dominada por los comunistas intentara establecer un gobierno provisional en la capital.


Carteles de la Resistencia Francesa


Los estadounidenses hicieron arreglos para que De Gaulle pavoneara en los Campos Elíseos como el salvador que la patriótica Francia había estado esperando durante cuatro largos años. Y el 23 de octubre de 1944, Washington finalmente lo oficializó y lo reconoció como líder del gobierno provisional de la Francia liberada.


Bajo los auspicios de De Gaulle, Francia reemplazó el sistema de Vichy con una nueva superestructura política democrática, la "Cuarta República". (Ese sistema debía ser reemplazado por un sistema presidencial más autoritario, de estilo estadounidense, la "Quinta República" en 1958.) Y la clase trabajadora, que había sufrido tanto bajo el régimen de Vichy, recibió un paquete de beneficios que incluía salarios más altos, vacaciones pagadas, seguro médico y de desempleo, planes de pensiones generosos y otros servicios sociales; en resumen, una modesta especie de “estado de bienestar”. 

 

Todas estas medidas se benefició de un amplio apoyo de los plebeyos asalariados, pero se resentía por los patricios de la élite, especialmente por los empleadores, el Patronat. Pero la élite agradeció que estas reformas aplacaran a la clase trabajadora, lo que quitó el aliento a las velas revolucionarias de los comunistas, a pesar de que estos se encontraban a la altura de su prestigio debido a su papel de liderazgo dentro de la Resistencia y su asociación con la Unión Soviética. Unión, entonces todavía ampliamente acreditada en Francia como el vencedor de la Alemania nazi.

Las mujeres y los hombres de la Resistencia fueron elevados oficialmente al estatus de héroes, con monumentos erigidos y calles nombradas en su honor. Por el contrario, los colaboradores fueron oficialmente "purgados" y sus representantes más infames fueron castigados; algunos de ellos, por ejemplo el siniestro Pierre Laval, recibieron la pena de muerte, y los principales colaboradores económicos, como el fabricante de automóviles Renault, fueron nacionalizados. Pero con su gobierno provisional lleno de Vichyites reciclados y el Tío Sam mirando por encima del hombro, de Gaulle se aseguró de que solo los peces gordos de más alto perfil del régimen de Vichy fueran castigados o purgados. Muchos, si no la mayoría de los bancos y corporaciones colaboracionistas deben su salvación a una conexión estadounidense, por ejemplo, la filial francesa de Ford. Las sentencias de muerte fueron conmutadas frecuentemente, y los funcionarios de ocupación nazis (como Klaus Barbie) y colaboradores que habían cometido graves crímenes fueron expulsados ​​del país a una nueva vida en el sur o incluso en Norteamérica por los nuevos señores estadounidenses de Francia, quienes apreciaron el celo anticomunista de estos hombres. Innumerables colaboradores se salieron del apuro porque lograron producir falsos "certificados de resistencia" o desarrollaron de repente enfermedades que provocaron que sus juicios fueran pospuestos y finalmente abandonados. Los funcionarios locales culpables de trabajar con y para los alemanes escaparon de las represalias al ser transferidos a una ciudad donde se desconocía su pasado colaboracionista, por ejemplo, de Burdeos a Dijon. Y la mayoría de los que fueron declarados culpables recibieron solo un castigo muy leve, una simple palmada en la mano. Todo esto fue posible porque el gobierno de De Gaulle, y su Ministerio de Justicia en particular, repleto de antiguos vichitas no arrepentidos, como era de esperar, eran lo que Lacroix-Riz llama "un club de oponentes apasionados de una purga" (un club d'anti-épurateurs passionnés ).


Típica propaganda alemana en francés en contra del General Charles De Gaulle, haciendo uso del fraude literario de la gran conspiración mundial judeo-masónica-comunista. A través de falsas premisas se convocó a la "Cruzada contra el Bolchevismo", aunque tuvo poco eco en la Europa ocupada, debido a que el reclutamiento de voluntarios en las naciones ocupadas no fue trascendental, fue vendido al mundo como el símbolo de la "unidad" europea contra el comunismo, bajo la protección del Imperio Alemán...


Si bien la élite de Francia tuvo que aguantar nuevamente, como antes de 1940, con los inconvenientes de un sistema parlamentario democrático, en el que a los plebeyos se les permitía brindar su aporte, logró mantener el control de los centros de poder no electos del estado francés de la posguerra como el ejército, el poder judicial y los altos rangos de la burocracia y la policía, centros que siempre había monopolizado. Los generales de Vichy, por ejemplo, en su mayoría conocidos por haber sido enemigos de la Resistencia que se habían convertido convenientemente al gaullismo, conservaron el control sobre las fuerzas armadas, e innumerables funcionarios que habían sido servidores diligentes de Pétain o las autoridades de ocupación alemanas permanecieron en el cargo y pudieron perseguir carreras prestigiosas y beneficiarse de promociones y honores. 

Annie Lacroix-Riz concluye que el supuesto "estado respetuoso de la ley" de De Gaulle "saboteó la purga de los funcionarios de alto rango (colaboracionistas), por lo tanto... permitiendo la supervivencia de una hegemonía de Vichy sobre el sistema judicial francés"- y, uno podría agregar, la supervivencia de un sistema de estilo Vichy en general.




En 1944-1945, la élite francesa no expió sus pecados colaboracionistas, y tuvo suerte de que la amenaza revolucionaria a su orden socio-económico capitalista, encarnado por la Resistencia, pudiera ser exorcizada mediante la introducción de un sistema de seguridad social. 


El amargo conflicto de clase en tiempos de guerra entre los patricios y los plebeyos de Francia, reflejado en la dicotomía de la resistencia - colaboración, no se terminó realmente, sino que simplemente produjo una tregua. Y esa tregua fue esencialmente "gaullista", ya que se concluyó bajo los auspicios de una personalidad que fue lo suficientemente conservadora como para el gusto de la élite francesa y sus nuevos "tutores" estadounidenses, pero cuyo excelente patriotismo lo atrajo hacia la Resistencia y su circunscripción.


Propaganda de posguerra del Partido Comunista Francés, oponiéndose a las imposiciones estadounidenses.

El Presente

La Resistencia de los "Chalecos Amarillos"

Sin embargo, con el colapso de la Unión Soviética y la desaparición de la amenaza comunista, la élite francesa dejó de ver la necesidad de mantener el sistema de servicios sociales que solo había adoptado a regañadientes. La tarea de desmantelar el "estado de bienestar" francés, emprendido bajo los auspicios de presidentes proamericanos como Sarkozy y ahora Macron, fue facilitada por la adopción de facto  por parte de la Unión Europea del neoliberalismo, una ideología que aboga por un retorno al laissez-faire (dejar hacer) sin restricciones.  Capitalismo à la Américaine

Así se reinició la guerra de clases que enfrentó el Colaboracionismo contra la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. Es en este contexto que la historiografía francesa está cada vez más dominada por un "revisionismo" que critica la resistencia y es indulgente con respecto a la colaboración e incluso al fascismo mismo. El libro de Annie Lacroix-Riz proporciona un antídoto muy necesario para esta falsificación de la historia

Esperemos que otros historiadores sigan su ejemplo e investiguen hasta qué punto los fascistas y colaboradores han sido rehabilitados y la Resistencia antifascista ha sido denigrada, por la historiografía "revisionista" - y por los políticos de derecha - en otros países europeos como Italia y Bélgica, por ejemplo.

Una observación final está en orden. Macron busca destruir un estado de bienestar que se introdujo a raíz de la Liberación para evitar los cambios revolucionarios propuestos por la Resistencia liderada por los comunistas. Él está jugando con fuego. De hecho, al intentar liquidar los servicios sociales que limitan, pero no impiden, la acumulación de capital y, por lo tanto, son esencialmente una molestia para el orden socioeconómico establecido, está eliminando un obstáculo importante para la revolución, una verdadera amenaza existencial para ese orden. Su ofensiva ha desencadenado una resistencia masiva, la de los "chalecos amarillos". Este equipo heterogéneo no está dirigido por una vanguardia comunista como la resistencia en tiempos de guerra, pero ciertamente parece tener un potencial revolucionario. El conflicto entre un presidente que representa a la élite francesa y sus tutores estadounidenses que es, en muchos sentidos, el heredero de Pétain y los gilets  jaunes (chalecos amarillos) que representan el descontento, inquietas masas plebeyas anhelando el cambio, herederos de los partisanos del tiempo de guerra, puede que todavía lleve a experimentar en Francia algo que escapó en el momento de la Liberación: una revolución - y una verdadera, en lugar de una falsa depuración, épuration.


Jacques Pauwels

Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels, Investigación Global, 2020

Artículos relacionados con Francia y De Gaulle:

La historia no tan secreta del colonialismo francés

La guerra secreta en Francia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny