Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta conspiraciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta conspiraciones. Mostrar todas las entradas

19 diciembre 2022

Tráfico de drogas: ¿Libertad de expresión en los Estados Unidos?



Un homenaje al periodista Gary Webb


El 10 de diciembre de 2004 el periodista estadounidense Gary Webb fue encontrado muerto en su casa, en Sacramento - California. Causa de la muerte: aparente suicidio. Webb murió de una herida de bala en la cabeza, "herida de bala autoinfligida en la cabeza hace dos días", reportó la oficina del forense del condado de Sacramento. Trabajadores de una empresa de mudanzas llamaron a las autoridades al encontrar una nota en la puerta de la casa del periodista, decía: "Por favor, no entre. Llame al 911 y pida una ambulancia”.


Gary Webb, realizó sonados reportajes sobre la CIA y el tráfico de drogas en 1996  publicados en el San Jose Mercury News, Webb demostró que la CIA vendía la cocaína de los traficantes sudamericanos en suelo estadounidense (Los Ángeles-California) y que los réditos obtenidos servían para financiar a la Contra Nicaragüense, allá por los años de 1980. 

Kurt Nimmo (investigador) apuntó a George Bush padre como responsable del suicidio de Gary Webb, y fue tajante en afirmar que otros biógrafos de Bush: Mark Lombardi, J.H. Hatfield, Danny Casalaro (al que se une Gary Webb), se “suicidaron”. "¿Cuáles son las probabilidades de que todas estas personas realmente se suiciden?", reflexionaba, "ahora que Bush tiene su “mandato”, probablemente veremos a otros críticos caer víctimas de accidentes y suicidios". "Asesinato político en Estados Unidos: ¿la CIA mató a Gary Webb?", es el título del artículo de Nimmo en diciembre de 2004, lanzando un dardo mortal: "Las familias criminales suelen tratar con dureza a sus enemigos, al igual que la CIA". (cita reproducida en Investigación Global, 10 diciembre 2022)

Gary Webb, el reportero del San Jose Mercury News obtuvo el Premio Pulitzer en 1990 por su cobertura del terremoto de Loma Prieta. En 1996, estremeció Estados Unidos al demostrar, con pruebas, la participación directa de la CIA en el narcotráfico a través de operaciones encubiertas y la consecuente negación oficial sobre las conexiones entre la CIA y los narcotraficantes. Agentes del DEA habían informado al respecto (participación directa de la CIA en el tráfico de  drogas desde Honduras y El Salvador en la década de 1980), los grandes jefes guardaron silencio. La serie de reportajes se denominaron "Dark Alliance". 

No suele mencionarse la reivindicación del nombre de Gary Webb por parte de los dos informes del Inspector General de la CIA  (1997-1998) y las investigaciones del Congreso. (el crack devastó Los Ángeles en la década de 1980). Medios como L.A. Times (Los Ángeles) intentaron acabar con la memoria y legado de Webb.


En 1998, apareció en libro la investigación de Gary Webb: "Dark Alliance". Y, en 2014 se estrenó la película "Kill the Messenger".


Podríamos explayarnos con esta historia de la relación drogas - CIA - Contras - Irangate - Pablo Escobar, Manuel Noriega, etc., pero son temas que lo hemos analizado anteriormente en este blog.  Por favor, si tiene interés en ello, revise los links de enlaces al final, el tema de hoy se centra en Gary Webb, sus reportajes y supuesto suicidio.

 Tito Andino


*****

La Contra - Tráfico de cocaína: la deuda de Estados Unidos con el periodista Gary Webb. 

 

Gary Webb en 1997, murió en 2004 (presunto suicidio) Foto: Randy Pench

por Robert Parry +

Consortium News

Título original en inglés:  

"The Contra-Cocaine Drug Trade: America’s Debt to Journalist Gary Webb"


El reportero de investigación Robert Parry, fotografía sin fecha. Su trabajo sobre el escándalo Irán-contra de la década de 1980 le valió el premio George Polk. Foto: Diane Duston,  AP.


Robert Parry, fallecido periodista (publicó este artículo por primera vez el 13 de diciembre de 2004 en Consortium NewsEl Consorcio para el Periodismo Independiente). Robert Parry trabajó para de Associated Press (AP) ganó el Premio George Polk por reportaje nacional en 1984, revelando que la CIA proporcionó un manual de asesinato a los Contras nicaragüenses que buscaban derrocar al gobierno Sandinista. Con el mismo reportaje, fue finalista del Premio Pulitzer de 1985 (participación del teniente coronel Oliver L. North, subdirector del Consejo de Seguridad Nacional, en la operación encubierta para apoyar a los Contras con ganancias de la venta clandestina de armas a Irán). Robert Parry publicó muchas de las historias de Irán-Contra en la década de 1980 para Associated Press y Newsweek. Sus libros, "Secrecy & Privilege: Rise of the Bush Dynasty from Watergate to Iraq" y "Lost History: Contras, Cocaine, the Press & 'Project Truth' " (1999).

 

En 1996, el periodista Gary Webb escribió una serie de artículos que forzaron una investigación largamente esperada de un capítulo muy oscuro de la reciente política exterior estadounidense: La protección de la administración Reagan-Bush a los traficantes de cocaína que operaban bajo la tapadera de la guerra de los contras nicaragüenses en 1980.

Por su valiente reportaje en el San Jose Mercury News, Webb pagó un alto precio. Fue atacado por colegas periodistas del New York Times, el Washington Post, Los Angeles Times, American Journalism Review e incluso la revista Nation. Bajo esta presión de los medios, su editor Jerry Ceppos vendió la historia y degradó a Webb, lo que provocó que renunciara a Mercury News. Incluso el matrimonio de Webb se rompió.


El presidente Ronald Reagan (1981-1989) inició y autorizó la guerra de los Contras que duró 8 años y fue su principal defensor público, refiriéndose cariñosamente a los Contras como “luchadores por la libertad”. (Foto y cita tomada del artículo "Crimen Estadounidense Caso #29: Guerra Contra el Terror en Nicaragua 1979-1989", sitio web "Revolution".


El viernes 10 de diciembre (2004), Gary Webb, de 49 años, murió de un aparente suicidio, una herida de bala en la cabeza. Cualesquiera que sean los detalles de la muerte de Webb, la historia estadounidense tiene una gran deuda con él.

Aunque denigrado por gran parte de los medios de comunicación nacionales, la serie contra la cocaína de Webb provocó investigaciones internas por parte de la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Justicia, investigaciones que confirmaron que decenas de unidades Contra e individuos con conexiones con la Contra estaban implicados en el tráfico de drogas. Las investigaciones también mostraron que la administración Reagan-Bush frustró las investigaciones de esos crímenes por razones geopolíticas.

Medios fallidos

Sin querer, Webb también expuso la cobardía y el comportamiento poco profesional que se habían convertido en las nuevas marcas registradas de los principales medios de comunicación estadounidenses a mediados de la década de 1990. Los grandes medios de comunicación siempre estaban tras la pista de algún escándalo excitante —el caso de O.J. Simpson o el escándalo de Monica Lewinsky—, pero los principales medios ya no podían lidiar con los graves crímenes de Estado.

Incluso después de que el inspector general de la CIA publicara sus hallazgos en 1998, los principales periódicos no pudieron reunir el talento ni el coraje para explicar esas extraordinarias admisiones del gobierno al pueblo estadounidense. Los grandes periódicos tampoco se disculparon por su trato injusto hacia Gary Webb. Presagiando la incompetencia de los medios de comunicación que no lograron desafiar el caso de George W. Bush a favor de la guerra con Irak cinco años después, las principales organizaciones de noticias efectivamente ocultaron la confesión de la CIA al pueblo estadounidense.

El New York Times y el Washington Post nunca superaron el “resumen ejecutivo” de la CIA, que trató de darle el mejor giro a los hallazgos del inspector general Frederick Hitz. Los Angeles Times ni siquiera escribió una historia después de que se publicó el volumen final del informe de la CIA, aunque la historia inicial de Webb se había centrado en envíos de cocaína de la Contra conectados al centro-sur de Los Ángeles.

El encubrimiento de Los Angeles Times ahora ha continuado después de la muerte de Webb. En un duro obituario sobre Webb, el reportero del Times, que me llamó para entrevistarme, ignoró mis comentarios sobre la deuda que la nación tenía con Webb y la importancia de los hallazgos del inspector general de la CIA. En lugar de usar la muerte de Webb como una oportunidad para finalmente aclarar la historia, el Times actuó como si nunca hubiera habido una investigación oficial que confirmara muchas de las acusaciones de Webb. (Los Ángeles Times, 12 de diciembre de 2004).




Al mantener el encubrimiento de la cocaína Contra, incluso después de que la CIA admitió los hechos, los grandes periódicos parecían haber entendido que podían evitar cualquier consecuencia por su comportamiento atroz en la década de 1990 o por su negligencia hacia el tema contra la cocaína cuando apareció por primera vez en la década de 1980. Después de todo, los medios de comunicación conservadores, el principal competidor de la prensa convencional, no van a exigir que se vuelvan a examinar los crímenes de los años de Reagan y Bush.

Eso significa que solo unos pocos medios de comunicación menores, como nuestro propio Consortiumnews.com, revisarán los hechos ahora, al igual que solo unos pocos de nosotros abordamos la importancia de las admisiones del gobierno a fines de la década de 1990. Compilé y expliqué los hallazgos de las investigaciones de la CIA/Justicia en mi libro de 1999, "Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth”.


"Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth", Robert Parry, 1999.

Caso Contra-Cocaína

Lost History, que tomó su nombre de una serie en este sitio web, también describe cómo la historia Contra - cocaína llegó al público por primera vez en una historia que Brian Barger y yo escribimos para Associated Press en diciembre de 1985. Aunque los grandes periódicos se burlaron con despreció de nuestro descubrimiento, el Senador John Kerry siguió nuestra historia con su propia investigación innovadora. Por sus esfuerzos, Kerry también se encontró con el ridículo de los medios. Newsweek calificó al senador de Massachusetts como un “aficionado a las conspiraciones lujuriosas”. 

Entonces, cuando Gary Webb revivió el tema de la Contra-cocaína en agosto de 1996 con una serie de tres partes de 20.000 palabras titulada "Dark Alliance", los editores de los principales periódicos ya tenían un poderoso interés propio para abofetear una historia que habían menospreciado por la década pasada.

El desafío a sus juicios anteriores fue doblemente doloroso porque el sofisticado sitio web del Mercury-News aseguró que la serie de Webb causara un gran revuelo en Internet, que estaba emergiendo como una amenaza para los medios de comunicación tradicionales. Además, la comunidad afroamericana estaba furiosa ante la posibilidad de que las políticas del gobierno de EE. UU. hubieran contribuido a la epidemia de crack y cocaína.

En otras palabras, los editores masculinos, en su mayoría blancos, de los principales periódicos vieron su preeminencia cuestionadas al juzgar las noticias por un periódico regional advenedizo, por Internet y ciudadanos estadounidenses comunes que también eran negros. Entonces, aunque la CIA estaba preparada para llevar a cabo una investigación relativamente exhaustiva y honesta, los principales periódicos parecían más ansiosos por proteger su reputación y su territorio.

Sin duda, la serie de Webb tuvo sus limitaciones. Rastreó principalmente una red de Contra-traficantes de cocaína en la costa oeste desde principios hasta mediados de la década de 1980. Webb relacionó esa cocaína con una red de producción de “crack” temprana que abastecía a las pandillas callejeras de Los Ángeles, los Crips y los Bloods, lo que llevó a la conclusión de Webb de que la Contra-cocaína alimentó la epidemia de crack que devastó Los Ángeles y otras ciudades de EE. UU.


Gary Webb, fotografía de Foto Scott J. Ferrell (Congressional Quarterly Getty Images)

Contraataque

Cuando los líderes negros comenzaron a exigir una investigación completa de estos cargos, los medios de Washington se unieron al establecimiento político para dar vueltas a los vagones. Le tocó al Washington Times derechista del reverendo Sun Myung Moon comenzar el contraataque contra la serie de Webb. The Washington Times recurrió a algunos ex funcionarios de la CIA, que participaron en la guerra de los Contras, para refutar los cargos de drogas.

Pero, en un patrón que se repetiría en otros temas en los años siguientes, el Washington Post y otros periódicos principales rápidamente se alinearon detrás de los medios de comunicación conservadores. El 4 de octubre de 1996, el Washington Post publicó un artículo de primera plana derribando la historia de Webb.

El enfoque del Post fue doble: primero, presentó las acusaciones contra la cocaína como noticias viejas —“incluso el personal de la CIA testificó ante el Congreso que sabían que esas operaciones encubiertas involucraban a traficantes de drogas”, informó el Post— y segundo, el Post minimizó la importancia de el único canal de contrabando que Webb había destacado, que no había “jugado un papel importante en el surgimiento del crack”. Un artículo de la barra lateral del Post descartó a los afroamericanos como propensos a los "temor de conspiración".

Pronto, el New York Times y Los Angeles Times se sumaron a la acumulación de Gary Webb. Los grandes periódicos dieron gran importancia a las revisiones internas de la CIA en 1987 y 1988 que supuestamente absolvieron a la agencia de espionaje de cualquier papel en el contrabando de cocaína.

Pero el encubrimiento de una década de la CIA comenzó a resquebrajarse el 24 de octubre de 1996, cuando el inspector general Hitz de la CIA admitió ante el Comité de Inteligencia del Senado que la primera investigación de la CIA había durado solo 12 días, la segunda solo tres días. Prometió una revisión más exhaustiva.

Burlándose de Webb

Mientras tanto, sin embargo, Gary Webb se convirtió en el blanco de las burlas de los medios. El influyente crítico de medios del Post, Howard Kurtz, se burló de Webb por decir en una propuesta de libro que exploraría la posibilidad de que la guerra de los Contras fuera principalmente un negocio para sus participantes. (“Oliver Stone, revisa tu correo de voz”, se rió Kurtz. Washington Post, 28 de octubre de 1996)

Sin embargo, la sospecha de Webb no era infundada. De hecho, el emisario del asistente de la Casa Blanca, Oliver North, Rob Owen, había señalado lo mismo una década antes, en un mensaje del 17 de marzo de 1986 sobre el liderazgo de la Contra. “Pocos de los llamados líderes del movimiento... realmente se preocupan por los muchachos en el campo”, escribió Owen: “ESTA GUERRA SE HA CONVERTIDO EN UN NEGOCIO PARA MUCHOS DE ELLOS”. (Mayúsculas en el original).


El Teniente Coronel Oliver North, En julio de 1987 tuvo que testificar ante un comité de investigación del Congreso de los Estados Unidos, en el interrogatorio admitió haber mentido al Congreso. Defendió sus acciones diciendo que creía poder ayudar a la Contra nicaragüense, a quienes veía como luchadores por la libertad, y que pensaba que la operación ilegal era una "buena idea".


Sin embargo, la picota de Gary Webb estaba en serio. El ridículo también tuvo un efecto predecible en los ejecutivos de Mercury-News. A principios de 1997, el editor ejecutivo Jerry Ceppos estaba en retirada.

El 11 de mayo de 1997, Ceppos publicó una columna de primera plana que decía que la serie "no cumplió con mis estándares". Criticó las historias porque "implicaban fuertemente el conocimiento de la CIA" de las conexiones de los Contras con los traficantes de drogas estadounidenses que fabricaban crack-cocaína. “No teníamos pruebas de que altos funcionarios de la CIA supieran de la relación”.

Los grandes periódicos celebraron la retirada de Ceppos como una reivindicación de su propio rechazo a las historias contra la cocaína. Luego, Ceppos desconectó la continua investigación contra la cocaína del Mercury-News y reasignó a Webb a una pequeña oficina en Cupertino, California, lejos de su familia. Webb renunció al periódico en desgracia.

Por socavar a Webb y a los otros reporteros que trabajaban en la investigación de los Contras, Ceppos fue elogiado por la American Journalism Review y recibió el premio nacional de ética en el periodismo de 1997 de la Sociedad de Periodistas Profesionales. Mientras Ceppos ganaba elogios, Webb vio colapsar su carrera y romper su matrimonio.

Avance de sondas

Aun así, Gary Webb había puesto en marcha investigaciones internas del gobierno que sacarían a la superficie hechos largamente ocultos sobre cómo la administración Reagan-Bush había llevado a cabo la guerra de los Contras. La línea defensiva de la CIA contra las acusaciones contra la cocaína comenzó a romperse cuando la agencia de espionaje publicó el Volumen Uno de los hallazgos de Hitz, el 29 de enero de 1998.

A pesar de un comunicado de prensa en gran parte exculpatorio, el Volumen Uno de Hitz admitió que muchas de las acusaciones de Webb no solo eran ciertas, sino que en realidad subestimó la gravedad de los delitos contra las drogas y el conocimiento de la CIA. Hitz reconoció que los contrabandistas de cocaína desempeñaron un papel inicial significativo en el movimiento contrarrevolucionario nicaragüense y que la CIA intervino para bloquear una investigación federal de 1984 que amenazaba la imagen sobre una red de narcotraficantes con sede en San Francisco con presuntos vínculos con los contrarrevolucionarios. (consulte Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth” de Robert Parry)

El 7 de mayo de 1998, otra revelación de la investigación del gobierno sacudió las debilitadas defensas de la CIA. La representante Maxine Waters, demócrata de California, introdujo en el Registro del Congreso una carta de entendimiento del 11 de febrero de 1982 entre la CIA y el Departamento de Justicia. La carta, que había sido solicitada por el director de la CIA, William Casey, liberó a la CIA de los requisitos legales de que debe informar el contrabando de drogas por parte de los activos de la CIA, una disposición que cubría tanto a los contras nicaragüenses como a los rebeldes afganos que luchaban contra un régimen apoyado por los soviéticos en Afganistán. 


Jefes de la CONTRA-Nicaragüense, izquierda Adolfo Calero Portocarrero, hombre de negocios y político. En el medio Enrique Bermúdez Varela, un ex militar conocido como "Comandante 3-80" (un tipo despiadado). A la derecha, un comandante que usa un parche de las tropas aerotransportadas del US Army.


Informe de Justicia

Se abrió otra grieta en el muro defensivo cuando el Departamento de Justicia publicó un informe de su inspector general, Michael Bromwich. Dado el clima hostil que rodea la serie de Webb, el informe de Bromwich comenzó con críticas a Webb. Pero, al igual que el Volumen Uno de la CIA, el contenido reveló nuevos detalles sobre las irregularidades del gobierno.

Según la evidencia citada por el informe, la administración Reagan-Bush sabía casi desde el comienzo de la guerra de la Contra que los traficantes de cocaína permeaban la operación paramilitar. La administración tampoco hizo casi nada para exponer o detener las actividades delictivas. El informe reveló ejemplo tras ejemplo de pistas no seguidas, testigos corroborados menospreciados, investigaciones oficiales de las fuerzas del orden público saboteadas e incluso la CIA facilitando el trabajo de los narcotraficantes.

El informe Bromwich mostró que los contras y sus partidarios realizaron varias operaciones paralelas de contrabando de drogas, no solo la que está en el centro de la serie de Webb. El informe también encontró que la CIA compartió poca información sobre las drogas de los contras con las agencias policiales y en tres ocasiones interrumpió las investigaciones de tráfico de cocaína que amenazaban a los contras.

Aunque representa una operación antidrogas más extendida de lo que Webb había entendido, el informe de la Justicia también proporcionó una corroboración importante sobre un narcotraficante nicaragüense, Norwin Meneses, quien fue una figura clave en la serie de Webb. Bromwich citó a informantes del gobierno estadounidense que proporcionaron información detallada sobre la operación de Meneses y su ayuda financiera a los contras.

Por ejemplo, Renato Peña, un mensajero de dinero y drogas de Meneses, dijo que a principios de la década de 1980, la CIA permitió que los contras trajeran drogas a Estados Unidos, las vendieran y se quedaran con las ganancias. Peña, quien también fue el representante del norte de California para el ejército contrarrevolucionario FDN respaldado por la CIA, dijo que el narcotráfico fue impuesto a los contrarrevolucionarios debido a los niveles inadecuados de asistencia del gobierno estadounidense.

El informe de la Justicia también reveló ejemplos repetidos de la CIA y las embajadas de EE. UU. en América Central desalentando las investigaciones de la DEA, incluida una sobre presuntos envíos de Contra-cocaína que se movían a través del aeropuerto de El Salvador. En una conclusión discreta, el inspector general Bromwich escribió: “No tenemos ninguna duda de que la CIA y la embajada de EE. UU. no estaban ansiosas por que la DEA siguiera con su investigación en el aeropuerto”.



Volumen dos de la CIA

A pesar de las notables admisiones en el cuerpo de estos informes, los grandes periódicos no mostraron inclinación a leer más allá de los comunicados de prensa y los resúmenes ejecutivos. Para el otoño de 1998, el Washington Post estaba obsesionado con el escándalo sexual de Monica Lewinsky, lo que facilitó ignorar revelaciones aún más sorprendentes en el Volumen Dos de la CIA.

En el Volumen Dos, publicado el 8 de octubre de 1998, el Inspector General de la CIA Hitz identificó a más de 50 contras y entidades relacionadas con contras implicadas en el tráfico de drogas. También detalló cómo la administración Reagan-Bush había protegido estas operaciones de drogas y frustrado las investigaciones federales, que habían amenazado con exponer los crímenes a mediados de la década de 1980. Hitz incluso publicó evidencia de que el tráfico de drogas y el lavado de dinero se rastrearon hasta el Consejo de Seguridad Nacional de Reagan, donde Oliver North supervisó las operaciones de la Contra.

Hitz también reveló que la CIA colocó a un reconocido lavador de dinero de las drogas a cargo de los contras del Frente Sur en Costa Rica. Además, según la evidencia de Hitz, el segundo al mando de la contra en el Frente Norte de Honduras se habría fugado de una cárcel colombiana donde cumplía condena por narcotráfico.

En el volumen dos, la defensa de la CIA contra la serie de Webb se había reducido a una diminuta hoja de parra: que la CIA no conspiró con los contras para recaudar dinero a través del tráfico de cocaína. Pero Hitz dejó en claro que la guerra de los contras tenía prioridad sobre la aplicación de la ley y que la CIA ocultó evidencia de los crímenes de la Contra al Departamento de Justicia, al Congreso e incluso a la propia división analítica de la CIA.

Hitz encontró en los archivos de la CIA evidencia de que la agencia de espionaje sabía desde los primeros días de la guerra Contra que sus nuevos clientes estaban involucrados en el tráfico de cocaína. Según un cable de septiembre de 1981 a la sede de la CIA, uno de los primeros grupos de la Contra, conocido como ADREN, había decidido utilizar el narcotráfico como mecanismo de financiación. Dos miembros de ADREN hicieron la primera entrega de drogas a Miami en julio de 1981, informó el cable de la CIA.

Los líderes de ADREN incluían a Enrique Bermúdez, quien emergió como el máximo comandante militar de la Contra en la década de 1980. La serie de Webb había identificado a Bermúdez como quien dio luz verde a la recaudación de fondos del narcotraficante Meneses. El informe de Hitz agregó que la CIA tenía otro testigo nicaragüense que implicaron a Bermúdez en el narcotráfico en 1988.


Dos magistrales caricaturas del artista estadounidense Robert "Robbie" Conal, datan de 1988, Conal es conocido por sus representaciones grotescas y retorcidas de figuras políticas estadounidenses, suele distribuir su arte en carteles durante la noche usando su "ejército de carteles guerrilleros voluntarios" (cita de Wiki)


Prioridades

Además de rastrear la evidencia del narcotráfico a lo largo de la década de guerra de la Contra, el inspector general entrevistó a altos funcionarios de la CIA que reconocieron que estaban al tanto del problema de las drogas, pero que no querían que su exposición socavara la lucha de la organización para derrocar al  gobierno sandinista de izquierda.

Según Hitz, la CIA tenía “una prioridad primordial: derrocar al gobierno sandinista. … (Los oficiales de la CIA) estaban decididos a que las diversas dificultades que encontraron no impidieran la implementación efectiva del programa Contra”. Un oficial de campo de la CIA explicó: “El objetivo era hacer el trabajo, obtener el apoyo y ganar la guerra”.

Hitz también relató las quejas de los analistas de la CIA de que los oficiales de operaciones de la CIA que manejaban la guerra de la Contra ocultaron evidencia de la Contra en el tráfico de drogas incluso a la división analítica de la CIA. Debido a la evidencia oculta, los analistas de la CIA concluyeron incorrectamente a mediados de la década de 1980 que “solo un puñado de contras podría haber estado involucrado en el tráfico de drogas”. Esa evaluación falsa se transmitió al Congreso y a las principales organizaciones de noticias, lo que sirvió como base importante para denunciar a Gary Webb y su serie en 1996.


Aunque el informe de Hitz fue una extraordinaria admisión de culpabilidad institucional por parte de la CIA, pasó casi desapercibido para los grandes periódicos.


Dos días después de que se publicara el informe de Hitz en el sitio de Internet de la CIA, el New York Times publicó un breve artículo en el que continuaba ridiculizando el trabajo de Webb, aunque reconocía que el problema de las drogas de hecho podría haber sido peor de lo que se pensaba anteriormente. Varias semanas después, el Washington Post intervino con un artículo igualmente superficial. Los Angeles Times nunca publicó una historia sobre el lanzamiento del Volumen Dos de la CIA.

Consecuencias

Hasta el día de hoy, ningún editor o reportero que se haya perdido la historia contra las drogas ha sido castigado por su negligencia. De hecho, muchos de ellos ahora son altos ejecutivos en sus organizaciones de noticias. Por otro lado, la carrera de Gary Webb nunca se recuperó.

Sin embargo, a la muerte de Webb, cabe señalar que su gran regalo a la historia estadounidense fue que él, junto con ciudadanos afroamericanos enojados, obligaron al gobierno a admitir algunos de los peores crímenes jamás tolerados por cualquier administración estadounidense: la protección de las drogas, el contrabando a los Estados Unidos como parte de una guerra encubierta contra un país, Nicaragua, que no representaba una amenaza real para los estadounidenses.

La verdad fue fea. Ciertamente, las principales organizaciones de noticias habrían sido objeto de críticas si hubieran hecho su trabajo y presentado esta preocupante historia al pueblo estadounidense. Los defensores conservadores de Ronald Reagan y George H.W. Bush seguramente habrían aullado en señal de protesta.

Pero la verdadera tragedia del regalo histórico de Webb, y de su vida truncada, es que debido a la insensibilidad y la cobardía de los principales medios de comunicación, este oscuro capítulo de la era Reagan-Bush sigue siendo en gran parte desconocido para el pueblo estadounidense.


Robert Parry 

Consortium News

También reproducido por Global Research Canadá (dic/2022)


* Nota final adicionada por el editor del blog:

The New York Times, en su edición del 2 de octubre de 2014 publicó el artículo: "Resurrección de un reportero deshonrado" (Resurrecting a Disgraced Reporter, original en inglés). Afirma que Webb, en desgracia, fue expulsado del periodismo y se suicidó en 2004, aunque el NYT intenta rehabilitar el nombre del perseguido periodista, insiste en que su investigación, "Dark Alliance", era "profundamente defectuosa". La nota de prensa del NYT se centra en la película "Kill the Messenger” estrenada el 10 de octubre de 2014, cuya trama obviamente trata sobre las denuncias de Gary Webb. Dice el NYT que Webb "escribió más allá de lo que sabía, pero la película sugiere que dijo una verdad que otros no estaban dispuestos a decir. A veces, cuando David se enfrenta a Goliat, es David quien acaba siendo derrotado"...

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS con la investigación de Gary Webb 

¿Pablo Escobar y la CIA?

La mitificación de Pablo Escobar. Manuel Noriega y la CIA

Manuel Noriega y la Trama Oculta del Poder

07 diciembre 2022

Richard Nixon - Watergate y el robo del oro de la base White Sands Missile Range

 



Parte I

Nixon y el "Watergate"

Nixon dimitiendo, altos funcionarios encarcelados y dos periodistas al estrellato fue el resultado visible del "Watergate" escándalo político de los Estados Unidos que se destapó hace medio siglo (17 de junio de 1972), por el simple llamado de un vigilante nocturno del complejo de oficinas "Watergate" a la policía, se arrestaron a cinco personas que habían allanado las oficinas sede del Comité Nacional del Partido Demócrata. 

Lo que parecía un simple robo culminó en un gran escándalo que llevaría a Richard Nixon a renunciar como presidente de los Estados Unidos y el destape de una trama de espionaje y corrupción política por la implicación de las principales agencias de seguridad. Los detenidos en el complejo "Watergate" (conocidos como “The plumbers”) resultaron ser agentes contratados por el Partido Republicano para colocar micrófonos e intervenir teléfonos de los demócratas. Destacaba la figura del "fontanero" James McCord Jr., ex oficial de la CIA y jefe de seguridad del Comité para la Reelección del Presidente Nixon junto a otras personas vinculadas a la CIA y a operativos contrarrevolucionarios en Cuba. De esos arrestos irían apareciendo otros destacados nombres de la política. 

Nixon y sus colaboradores se desvincularon de los hechos: "Puedo decir categóricamente que nadie en el personal de la Casa Blanca, nadie en esta Administración, estuvo involucrado en este incidente tan extraño", señaló el presidente. Dos periodistas del "Washington Post", Bob Woodward y Carl Bernstein, destaparon sus mentiras y la conexión de Nixon con "los hombres del presidente".


Richard Nixon en rueda de prensa al día siguiente de su dimisión, junto a él su yerno, David Eisenhower (AFP) 


Un personaje conocido como "Garganta Profunda" corroboró las investigaciones de los periodistas, orientándoles el camino a seguir. "Garganta Profunda" resultó ser el director asociado del FBI en la década de 1970, Mark Felt. No obstante el escándalo, Richard Nixon ganó las elecciones presidenciales de 1972.

En 1973, durante el proceso a los "fontaneros", las fidelidades tras la sentencia se resquebrajaron y más nombres implicados en el círculo de Nixon aparecieron. En marzo de 1974, un jurado acusó a varios colaboradores de Nixon de conspiración por obstaculizar la investigación, “Los siete de Watergate” (Haldeman, Ehrlichman, Mitchell, Charles Colson, Gordon C. Strachan, Robert Mardian y Kenneth Parkinson. Previamente, Dean, Magruder y otros, se habían declarado culpables). Se demostró cómo Nixon y sus hombres intentaron impedir la investigación del FBI, grabaciones comprobaban que el presidente estaba totalmente implicado en la trama. esas grabaciones, denominadas "pistola humeante" fue el último acto.

A inicios de agosto de 1974, los líderes del Partido Republicano retiraron el apoyo a Nixon, ambas Cámaras del Congreso tenían suficientes votos para destituirlo. Antes que eso ocurriera, Nixon dimitió el día 8 de agosto. Gerald Ford, vicepresidente y sucesor, al mes siguiente emitió un indulto completo e incondicional a Richard Nixon, lo eximió de cualquier consecuencia legal.  

Bien, hasta aquí un resumen del artículo "Cincuenta años del "caso Watergate": Espías, mentiras y una dosis de buen periodismo", de Iker Bizkarguenaga (NAIZ). 

Lo anterior podría explicar la ponencia principal de esta entrada. ¿Cómo financió el presidente Nixon su defensa ante las implicaciones que le ataban al "Watergate"?; ¿Podría ser cierto que se movieron muchos millones de dólares para intentar callar a los procesados o para encubrir las investigaciones, sobornando a los encargados de la pesquisa, compra de conciencias, destrucción de evidencias, etc.?. ¿Se intentó silenciar un delito con más actividades criminales como el robo de reservas de oro y muertes misteriosas?...

La segunda parte arranca con otra pregunta.

Buena lectura.

T. Andino


Parte II

¿Robó Richard Nixon el oro de la base White Sands Missile Range, del ejército de Estados Unidos?


Por Jeremy Kuzmarov 

CovertAction Magazine

Título original en inglés: "Did Richard Nixon Secretly Steal 36.5 Tons of Gold Bullion from U.S. Army Base While He Was Telling America, “I Am Not A Crook”? (Traducción literal: "¿Richard Nixon robó en secreto 36,5 toneladas de lingotes de oro de la base del ejército de EE. UU. mientras le decía a Estados Unidos: "No soy un ladrón"?

Sobre el autor: Jeremy Kuzmarov es editor gerente de la revista CovertAction. Es autor de cuatro libros sobre política exterior de Estados Unidos, incluyendo "Obama's Unending Wars" (Clarity Press, 2019) y "The Russians Are Coming, Again, with John Marciano" (Monthly Review Press, 2018).


Nueva evidencia sugiere que Richard Nixon robó oro de la base del ejército White Sands Missile Range; y, Lyndon B. Johnson también robó oro de la misma base en una operación criminal separada.


El 17 de noviembre de 1973, en medio del escándalo de Watergate que condujo a su renuncia, el presidente Richard Nixon dijo a un grupo de editores de periódicos en Walt Disney World en Florida que “nunca se había beneficiado del servicio público. Me he ganado cada centavo. Yo no soy un ladrón".


Dónde estaba Richard Nixon cuando dijo “No soy un ladrón” 

Según John Clarence, autor de The Noss Gold (Soledad Publishing, 2022), días después de que Nixon hiciera esos comentarios, durante las vacaciones de Acción de Gracias, orquestó un esquema criminal masivo que resultó en el robo de 36,5 toneladas de oro de White Sands Missile Range, en Nuevo México. (John Clarence, The Noss Gold, Las Cruces, Nuevo México: Soledad Publishing, 2022).

El lunes 26 de noviembre de 1973, un abogado de Washington, DC, David Austern, ex fiscal federal adjunto que enseñó como adjunto en las facultades de derecho de Georgetown y American University, llamó a George Brazier en la Oficina del Subsecretario del Ejército para informar sobre el robo de oro de White Sands, que fue valorado en alrededor de $ 118 millones (alrededor de $ 2 mil millones en 2022). (Jhon Clarence, Ob. Cit. cree que el informe de Austern fue diseñado como una distracción. En enero de 1974, el entonces director del FBI, Clarence Kelley, recibió un airtel de la Oficina de Campo del FBI en Washington que decía: "Fueron al área de Victorio Peak. Tomaron varios camiones y sacaron 37 toneladas de artefactos y oro de varias cuevas". El airtel también reveló: "Su venta se está tramitando a través del First National Bank en Albuquerque ... dos personas con el Banco están manejando la venta ... la firma de Handy & Harman, una firma de refinación de oro de El Monte, California, está manejando la venta del oro en el extranjero").

El robo también fue denunciado por agentes de inteligencia del Ejército y en un informe del Servicio Secreto muy redactado, con evidencia de dinamita en el lugar.


"El oro de Noss", de John Clarence; "La Casa Dorada - Las Mentiras, Los Robos" (Libro Dos de la Trilogía La Casa Dorada de John Clarence)


En una entrevista antes de su muerte por cáncer, Austern no negó su participación en el esquema que, según el investigador Robert Morrow, implicaba una “confirmación por no negación”.


David T. Austern (Fuente: ww1.prweb.com)


El motivo de Nixon era muy claro: Necesitaba mucho dinero para pagar a sus chantajistas (los ladrones de Watergate) en un intento de calmar el escándalo de Watergate y salvar su carrera política.

En las cintas de Watergate de la Casa Blanca, se escuchó a Nixon decirle al abogado de la Casa Blanca, John Dean, quien había estimado que Nixon necesitaría $ 1 millón para pagar a los ladrones de Watergate: “Si necesita el dinero, puede obtenerlo. Podrías conseguir un millón de dólares. Podrías conseguirlo en efectivo. Sé dónde se puede conseguir. No es fácil, pero se podría lograr”.


Figura clave de Watergate, John Dean, en las audiencias de Watergate. (Fuente: denverpost.com)


Supuestamente, Keith Alexander, un geólogo del norte de California e invitado en su casa de San Clemente, le dijo a Nixon acerca de una fortuna en oro para tomar en Nuevo México en algún momento de julio de 1970.


General John G. Shinkle. Fue atrapado excavando el sitio de oro Victorio dos veces y luego fue asignado a un comando de la OTAN en París y fue nombrado Director del proyecto espacial tripulado Apolo en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida. Según otro cazador de oro, se fue con "mucho oro, mucho". (Fuente: wikipedia.org)


Lilburn “Pat” Boggs, subdirector del Servicio Secreto que trabajó con Nixon, supuestamente también estuvo presente en una operación secreta el 1 de agosto de 1961 en Victorio Peak.

Se pensaba que la operación había sido dirigida por el Comandante General John G. Shinkle de White Sands Missile Range, un graduado de West Point de Boston que, según Clarence, estaba "hasta el cuello en los robos", sacando barras de oro del sitio Victorio Peak. (John Clarence y Tom Whittle, The Gold House: The True Story of the Victorio Peak Treasure: Book 2: The Lies, the Thefts (Las Cruces, Nuevo México: Soledad Publishing, 2011), vii. Una declaración jurada de septiembre de 1981 de Sam Scott estimó que Shinkle tomó alrededor de 700 lingotes de oro. Según un testigo, William Gaddis, jefe de la Gaddis Mining Company, que realizó trabajos de excavación en Victoria's Peak en 1963, contrató a una firma de investigación europea que confirmó el robo de Shinkle, aunque Gaddis decidió no continuar con el asunto. Otro informe oficial del ejército sobre la exploración por Chester R. Johnson Jr., un acreditado arqueólogo y cartógrafo de Nuevo México, fue alterado para subrayar la participación pasada de Shinkle y otros oficiales del ejército. Shinkle fue asignado más tarde al comando de la OTAN en Europa y fue nombrado Director del proyecto espacial tripulado Apolo en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, según el investigador Robert Morrow como recompensa por su colaboración con Lyndon B. Johnson).

Brent Bauer, un ingeniero de Palmdale California que dirigía operaciones de extracción de oro en Alaska y Nevada, dijo que conocía a treinta y cinco personas que murieron en relación con los robos de oro después de 1965, incluidas algunas en White Sands. Según Bauer, un tercio de los involucrados en la conspiración para sacar oro y que recibieron dividendos eran militares.

Muchas figuras políticas se beneficiaron de manera similar junto con empresarios y el crimen organizado (Clarence y Whittle, La Casa de Oro, 288, 533. Bauer le dijo a Whittle que Shinkle y Fred Drolte habían tenido de seis a ocho soldados asesinados después de haberlos ayudado a eliminar el oro del pico a principios de la década de 1960. A los soldados se les prometió una parte del botín, se transfirieron a puestos muy dispersos en todo el mundo y luego fueron asesinados, uno por uno. Según Bauer, para ciertas personas de alto rango en el ejército, incluido Shinkle, el Pico era como una bóveda privada. "Entraban periódicamente y obtenían lo que querían. Tendrían a las personas adecuadas en servicio de guardia". Bauer dijo que Shinkle hizo viajes de regreso a White Sands durante el período 1963-1979, después de haber dejado la base).


Victorio Peak está en el sur de Nuevo México, es una colina en White Sands Missile Range (Nuevo México) que tiene un poco menos de 500 pies de altura. (Fuente: oregister.com)


"Doc" Noss y los orígenes del tesoro


Jefe Apache Victorio, por quien se nombra el pico. (Fuente: legendsofamerica.com)


Hay cuatro teorías que rodean los orígenes del tesoro del Pico Victorio, que incluía monedas de plata, joyas y otros artefactos raros:



- Fue saqueado de México.

- Fue almacenado por conquistadores españoles, como Juan de Oñate, quien fundó la colonia de Nuevo México en el siglo XVII, o posiblemente por un misionero jesuita, el Padre LaRue, que operó minas de oro en el siglo XVIII.

- El oro pertenecía a Maximiliano I, el emperador de México en la década de 1860 que temía un complot de asesinato.

- Pertenecía a un jefe de guerra Apache llamado Victorio cuya banda había asaltado las diligencias de California durante la fiebre del oro. (Ver Misterios sin resolver, con Robert Stack, Temporada 1, Episodio 24, Victorio's Gold, Parte 1 y II, ; James P. Sterba, "The Legendary Treasure White Sands Missile Range", The New York Times, 13 de octubre de 1973)


Ova "Babe" Noss y Milton "Doc" Noss en 1941. (Fuente: ocregister.com)


El tesoro fue descubierto en 1937 por Milton E. “Doc” Noss, un showman de medicina ambulante con una serie de arrestos por embriaguez y su esposa Ova “Babe” Noss, a quien había conocido en Tulsa, Oklahoma.

Los Noss extrajeron manualmente algunos de los lingotes de oro de Victorio Peak, pero luego hicieron que se derrumbara cuando usaron dinamita en un intento de facilitar el proceso de extracción.

En marzo de 1949, Noss fue asesinado por Charlie Ryan de Alice - Texas, quien se había ofrecido a comprar la mayoría de sus bares existentes. Ryan fue absuelto de asesinato por motivos de defensa propia y, seis años más tarde, la esposa de Doc, Ova Noss, fue desalojada de su reclamo legal ya que la tierra donde estaba enterrado el tesoro fue tomada por White Sands Missile Range. (Sterba, "El legendario tesoro White Sands Missile Range". Ryan testificó que Doc le había prometido 51 barras de oro a cambio de su inversión de $ 27,000) 


Doc Noss después de que Charley Ryan lo matara (Fuente: Orange County Register - ocregister.com)


Luego, en 1958, el alijo de oro fue redescubierto por un equipo de búsqueda de tesoros dirigido por el Capitán de la Fuerza Aérea Leonard V. Fiege y Thomas Berlett, quienes encontraron un nuevo pasaje hacia la cima. (Tom Whittle, "¡Oro! The Mystery of the $30 Billion Treasure", Freedom Magazine, junio de 1986. Fiege y Berlett pasaron las pruebas del detector de mentiras sobre sus hallazgos)


Evidencia contra "Tricky Dick"

La fuerte evidencia que implica a Nixon proviene de los documentos de lavado de dinero que Betty Tucker, la viuda de Lloyd G. Tucker, un agente inmobiliario de Reno, Nevada, con sede en Tulsa, que trabajaba para la CIA y como mensajero de Lyndon B. Johnsonproporcionó a John Clarence.  (cuya participación en el robo de oro de Victorio Peak se discutirá más adelante).

Un experto en el manejo, extracción, fundición y refinación de oro que trabajó en Nigeria probablemente para la CIA, Tucker conocía personalmente a "Doc" Noss y había estado en las cuevas de White Sands donde se almacenaba el oro y era una parte clave de el plan de robo de Nixon. (Tucker también fue acusado de haber tenido vínculos con el crimen organizado).


       (Fuente: Foto cortesía de John Clarence)


Durante una entrevista de 1993, Tucker, quien tenía una licencia del Departamento del Tesoro que LBJ le había arreglado para mover lingotes de oro legalmente, dijo que “el gobierno tenía las imágenes. El gobierno lo sabe, son personas en el gobierno que lo saben. Puedo contarte uno ahora mismo... Richard Nixon lo sabe mejor que nadie. Su hermano lo sabe mejor que la mayoría... hubo algunas personas bastante poderosas en ese trato. Lyndon Johnson (lo sabía) tan bien como Nixon…”. (Clarence y Whittle, La Casa de Oro, xiii).


First National Bank en Albuquerque. (Fuente: ww1.prweb.com)


Según Clarence, las ganancias de este último robo finalmente se lavaron a través del First National Bank en Albuquerque y el Riggs Bank, un banco de la CIA que usó Nixon, al otro lado de la calle de la Casa Blanca, y que pagó $ 41 millones en multas debido a su violación de la Ley de Secreto Bancario de EE. UU. y otras leyes contra el blanqueo de dinero.

La Biblioteca Nixon en Yorba Linda, California, presentó un documento en una de sus exhibiciones que mencionaba una cantidad de dinero inexplicable e inusualmente grande en la cuenta bancaria Riggs de Nixon.


Antigua sede del Riggs Bank en Pennsylvania Avenue, cerca de la Casa Blanca. (Fuente: wikipedia.org)


Los documentos sobre lavado de dinero mencionan variedades de delincuentes que presuntamente estuvieron involucrados en el robo de oro de 1973, muchos de ellos eran clientes de David Austern y F. Lee Bailey, todos los cuales tenían conexiones con Nixon.

Entre ellos se encontraban: 

a) Bill Shriver, un comerciante de oro y metales preciosos con sede en Florida que fue asesinado en mayo de 1982, probablemente debido a su conexión con el robo de oro de 1973; (Shriver era propietario de Pyramid Enterprises. Fue azotado con una pistola por hombres de la mafia, según un informe oficial de la autopsia del médico forense en el Sexto Distrito Judicial en Florida, que enumeró su muerte como un homicidio).

b) Keith Alexander, el geólogo que le habló a Nixon sobre Victorio Peak en julio de 1970; y, 

c) Kenneth Meadows, socio comercial de LBJ asociado con el estafador de Texas, Billie Sol Estes, quien formó parte del Comité para la Reelección del Presidente Nixon (CREEP). Meadows era dueño de una compañía de fundición de oro falso en Cerrillos, Nuevo México, que se usaba como “fachada para mover el oro (saqueado) a través de los bancos”, según John Clarence. (Meadows murió después de recibir un disparo en la cabeza de su esposa, Lola, mientras dormía. Ella dijo que había sido abusada físicamente. Richard Moyle que vivía en Arrey, Nuevo México,  perdió ambas piernas cuando el equipo que estaba operando golpeó una línea de alta tensión y caminó con piernas artificiales. Le dijo a John Clarence que dos agentes del Servicio Secreto que representaban a Richard Nixon se habían reunido con Drolte en su residencia privada el 11 de noviembre de 1973, para organizar la reunión entre Nixon y Drolte).


F. Lee Bailey (Fuente: ww1.prweb.com) y, el extravagante estafador de Texas, Billie Sol Estes (Fuente: usatoday.com)


Según Phil Koury, el abogado de Ova Noss, F. Lee Bailey estaba involucrado en secreto con el Pentágono en un esfuerzo por permitir que sus clientes ingresaran al campo de tiro de White Sands y buscaran el oro. Las negociaciones extraoficiales fueron llevadas a cabo por el fiscal general John Mitchell y HR Haldeman, jefe de gabinete de Nixon.


John N. Mitchell (Wikipedia) y H.R. Haldeman (timeless.fandom.com)


El cliente más importante del "cazador de oro" de Bailey fue Fred Drolte, un importador-exportador de Dallas y ex "piloto de avión con un solo brazo" y empleado contratado por la CIA, quien se desempeñó como el "líder en el robo de oro de Noss", según John Clarence. 


Fred Drolte (Foto cortesía de John Clarence)


Drolte llamó a Nixon "Tricky Dick" y dijo "tienes que mantener un ojo abierto sobre él". Drolte mismo había sido nombrado en una demanda de un millón de doláres que involucraba esmeraldas colombianas robadas. También pasó tres meses en la cárcel por contrabandear 371 carabinas automáticas M-2 robadas y municiones calibre 30 a México a “facciones latinoamericanas revolucionarias no identificadas”.


Lingotes de oro del Pico Victorio. (Fuente: legendsofamerica.com)


Antes del atraco de noviembre de 1973, "Pat" Boggs y otro de los agentes del servicio secreto de Nixon, Robert Newbrand, se reunieron con Drolte en Arrey, Nuevo México, como informó Clarence, para concertar una reunión entre Drolte y el presidente Nixon para discutir el Noss Gold en Pico Victorio.

El 18 de noviembre, Nixon voló desde Key Biscayne en Florida y, según Clarence, se reunió con Drolte en un jet privado en El Paso, Texas, al lado del Biggs Army Air Field, que está a unas 40 millas del White Sands Missile Range.

En la reunión, sobre la cual Drolte le contó a Richard Moyle, un operador de equipos pesados ​​y buscador de oro que trabajaba para Drolte, Nixon le entregó a Drolte una llave de la puerta oeste cerca del borde de la Cuenca Hembrillo donde estaba escondido el Noss Gold. (Según Clarence, un informe del FBI de enero de 1974 confirma que la llave se utilizó para ingresar al campo).

Que esta reunión tuvo lugar se sugiere por el hecho de que hubo un vacío en el diario de Nixon ese día, y su paradero no se dio cuenta oficialmente, lo cual es extraño ya que prácticamente cada minuto del tiempo de un presidente y su paradero se registran de forma rutinaria en los registros oficiales.

Después de la reunión, Drolte le dijo a Moyle: “Voy a Victorio Peak, lo tengo todo arreglado”. El 21 de noviembre de 1973, Drolte y su equipo se dirigieron al campo de tiro y se reunieron con el personal militar. Durante los días siguientes, 36,5 toneladas de oro Noss se cargaron en camiones y se robaron del campo de tiro. (Drolte admitió a Dick Moyle que había tomado el oro de Victorio Peak).

Dewey Millay, un médico presente durante el robo, le dijo a John Clarence que había visto a un hombre manco en el sitio y dijo que Bill Shriver y Edward F. Atkins, un petrolero de Decatur Illinois, ambos estaban involucrados en el robo, le dijo que no era la primera vez que trabajaban con militares para sacar oro del Pico Victorio.


Dewey Millay (ww1.prweb.com)


Después de cargar el oro en camiones, se transportaba a un almacén propiedad de David Meadows y luego a una empresa exportadora de oro de El Monte, California, Hardy & Harmon, conocida como la "mafia del oro", que estaba a solo cincuenta y cuatro millas de la casa de Nixon en San Clemente.

Handy & Harman fue objeto de una investigación criminal por parte del Departamento de Justicia. Supuestamente, el oro fue reprocesado y vendido por dinero en efectivo. (En la década de 1990, tres ejecutivos de la planta de Connecticut de Handy & Harman fueron acusados de una amplia gama de delitos).

El gerente de la refinería, Charles Fletcher, dijo que sabía que Nixon estaba involucrado porque John Ehrlichman, el abogado y asistente de Asuntos Internos de Nixon, había recibido al capataz de la planta en la casa de Nixon en San Clemente. (El perdón de Nixon a manos de Gerald Ford y la derogación por parte del Congreso de la Ley del Oro de 1934 que limitaba la propiedad privada de oro, que Ford promulgó, permitieron a Nixon poseer legalmente los lingotes de oro que supuestamente robó del tesoro de Victorio Peak. Clarence y Whittle, La Casa de Oro, xxi).


Charles Fletcher (Fuente: prweb.com) - John Ehrlichman (Fuente: wikipedia.org)


Nixon en White Sands

Joe Essary trabajaba para su primo Lonnie Boyd "Jock" Essary, que tenía un contrato con White Sands Missile Range para retirar restos de aviones derribados del campo de tiro. Joe afirmó que vio a Nixon, vestido con una gabardina larga gris, salir de un helicóptero en noviembre de 1974, unos meses después de su renuncia, en Fort Bliss, que está justo al norte de El Paso y adjunto a White Sands.

Solo un mes y medio después, el presidente Ford legalizó que los ciudadanos particulares en los EE. UU. posean, compren, vendan o negocien con oro.

John Clarence escribió que "la aparición inexplicable de Nixon tan cerca de la escena del crimen en tiempo y distancia es una evidencia más convincente de que estuvo profundamente involucrado en el robo de oro de noviembre de 1973".


Blanqueo en White Sands

En marzo de 1974, el mayor general Arthur H. Sweeney Jr., el undécimo comandante de White Sands Missile Range que anteriormente había estado al mando de las tropas estadounidenses en Danang, Vietnam del Sur y dirigido un grupo asesor militar en Camboya, llevó a cabo una investigación militar oficial sobre el robo de oro del Día de Acción de Gracias.


Mayor General Arthur Hamilton Sweeney Jr., Mayor General, Ejército de los Estados Unidos (Fuente: arlingtoncemetary.net)


El ejército había sido alertado sobre el atraco cuando fue informado por la inteligencia del Ejército, un informe del Servicio Secreto muy bien redactado y el informe de David Austern al Pentágono.

Durante la investigación de Sweeney, el personal militar que había estado involucrado en el atraco y que puede haberse beneficiado individualmente de él, dio falso testimonio mientras se elegía a los testigos en la audiencia. El informe, publicado el 11 de marzo de 1974, lleva el nombre del Consejero General Adjunto del Ejército de los EE. UU. Bland West, quien trabajó bajo las órdenes del Consejero General del Ejército Robert W. Perry, designado por Nixon, y el Subsecretario de Bienes Raíces del Ejército de los EE. UU., Gordon B. Hobbs, que trabajó con el secretario del ejército Howard "Bo" Callaway, otro designado por Nixon del estado de Georgia que cumplió un mandato en el Congreso.


Howard "Bo" Callaway - Gordon B. Hobbs

Clarence llamó al informe West/Hobbs el “blanqueo de White Sands” y dijo que su propósito era “ocultar la verdad y proteger a Nixon”. (En otros lugares, Clarence y Tom Whittle caracterizaron el informe como "un engaño costoso patrocinado por los contribuyentes").

El agente del FBI, Herb Greathouse, tenía pruebas considerables para continuar con una investigación, pero en cambio las suprimió, según Clarence.


Este encubrimiento puede haber sido diseñado para proteger no solo a Nixon sino también a militares de alto rango y, según se informa, a oficiales de la CIA que habían robado una cantidad considerable del oro.

 

(Victorio Peak Documentos, Símbolos y Artefactos,  Página 20 TreasureNet. sitio web de búsqueda de tesoros (Fuente: Treasurenet.com)


Un capitán del ejército, William Orby Swanner, cuyo hijo realizó pruebas de polígrafo para la CIA en la prisión de Abu Ghraib en Irak, descaradamente dejó pruebas de que había estado dentro de una de las salas del tesoro al inscribir su nombre, fecha y número de serie en la pared dentro de una cueva llamada "agujero del soldado". (Swanner tuvo una muerte horrible en 1968; su esposa Joanne sospechaba que fue asesinado por envenenamiento).


¿Oro nazi en White Sands?

En septiembre de 1961, Michael Geesling estaba cazando ciervos ilegalmente en White Sands Missile Range con un amigo cuando vieron a varios miembros del Ejército de los EE. UU. sacar cajas de una abertura en el costado de Victorio Peak en un gran camión Dodge.

Una teoría es que las cajas eran oro nazi saqueado por un valor de 71,4 millones de dólares. El Süddeutsche Zeitung, uno de los periódicos más importantes de Alemania con sede en Baviera, sugirió que los soldados del ejército estadounidense habían robado este oro, que desapareció de un escondite en los Alpes bávaros.

Algunas de las barras encontradas en White Sands tienen barras distintivas brillantes, una marca registrada del oro nazi.

El jefe de la policía estatal bávara, Michael Freiherr von Godin, dijo que los soldados estadounidenses que avanzaban habían encontrado oro nazi en Weilheim, a 20 millas al sur de Munich, y tomaron posesión de el cuando la guerra estaba terminando. Luego supuestamente se dirigió a White Sands, posiblemente con la ayuda de científicos nazis reclutados en la Operación Paperclip.


Retrato del Salón de la Fama del Campo de Misiles White Sands de Wernher von Braun. (Fuente: wsmrmuseum.com)


Wernher von Braun, quien había ayudado a desarrollar el cohete alemán V-2, está en el Salón de la Fama del Campo de Misiles de White Sands, habiendo servido allí desde 1945 hasta 1950. Según los informes, otros alemanes de Paperclip trabajaron en White Sands hasta aproximadamente 1958. (El hermano de Von Braun, Magnus, un ex piloto de la Luftwaffe, también trabajó en White Sands).


¿Lyndon B. Johnson también participó?

John Clarence escribe que Nixon no estaba solo en lo que respecta al robo presidencial del oro Noss; Lyndon B. Johnson también robó parte del oro de Victorio Peak.


John Atkins, el hijo del cazador de oro Edward F. Atkins, quien murió en circunstancias sospechosas debido a su participación en el robo de 1973, tuvo la oportunidad de escuchar una grabación de Johnson hablando con Fred Drolte.

Johnson habló sobre cómo él y John Connally, ex gobernador de Texas designado por Nixon como secretario del Tesoro, fueron a Victorio Peak.

Los dos fueron vistos en un área remota cerca de allí a fines de la década de 1960 por un guardia de seguridad de White Sands Missile Range que dijo que encabezaban un equipo que trajo equipo de excavación sofisticado para extraer oro del pico; "El más moderno que he visto en mi vida", dijo. “Incluso trajeron a sus propios guardias de seguridad”. (Clarence y Whittle, La Casa de Oro, 256. Bill Shriver, antes de su muerte, le dijo a Tom Whittle que tenía una copia de una orden transcrita de Lyndon Johnson que describía en detalle cómo el presidente quería que una escolta militar manejara el suministro de oro sacado de Victorio Peak y llevado a su rancho. Shriver también dijo que tenía copias de otros "mensajes presidenciales, varios iniciados por LBJ", relacionados con la extracción clandestina e ilegal del oro).

Johnson discutió además en la grabación cómo había transportado oro desde White Sands a una pista de aterrizaje que había sido construida en su rancho de 108,724 acres en el estado de Chihuahua, México, cerca de las ciudades de Camargo y Jiménez.


Lyndon B. Johnson (Wikipedia), ¿era tan corrupto como Nixon?; John Connally (wikipedia)


Según agricultores de Chihuahua, el rancho (conocido como Las Pampas) había sido obtenido ilegalmente por Johnson a través de un trato secreto con el presidente mexicano Miguel Alemán (1946-1952).

Durante su presidencia, Johnson y su familia (y amigos) volarían cada febrero a Acapulco y se hospedarían en la elegante villa de Alemán. (Madeleine Duncan Brown, Texas in the Morning: The Love Story of Madeleine Brown and President Lyndon Baines Johnson (Baltimore: The Conservatory Press, 1997), 212).


Miguel Alemán ( Wikipedia.org)


El 5 de junio de 1963, el presidente Kennedy y Johnson visitaron White Sands para ver varios lanzamientos de misiles y más tarde ese mismo día visitaron el sitio del tesoro de Noss, del que Johnson supuestamente se enteró por un amigo de la infancia de Johnson City, Texas, Dick Richardson, quien fue un ex oficial del ejército de los EE.UU. (Joan Mellen, Faustian Bargains: Lyndon Johnson and Mac Wallace in the Robber Baron Culture of Texas (Nueva York: Bloomsbury, 2016), 189. El asesino de Doc Noss, Charlie Ryan, como se señaló desde Alice - Texas, estaba bajo el dominio del jefe político George Parr, quien había ayudado a Johnson en su carrera. El multimillonario petrolero Clint Murchison Jr. y partidario de Johnson, supuestamente ayudó a sustraer el oro de Victorio Peak).

1963 fue el año de un gran robo en Victorio Peak, según el mayor Raymond Burns, asistente del mariscal preboste bajo el mando del mariscal preboste coronel Richard E. Wade, jefe de seguridad de 1963 a 1974.

Burns describió otro incidente durante la presidencia de LBJ cuando cuatro hombres que buscaban acceso al oro de Noss llegaron a la oficina del jefe de policía de White Sands en un Cadillac, incluido el Sr. Moon, que era de la División del Servicio Secreto de la Casa Blanca, y Dick Richardson, quien afirmó haber estado antes en Victorio Peak.

Tom Whittle entrevistó a un hombre que vio esperando en el Cadillac, quien le dijo que había ayudado a planear la extracción ilegal de al menos parte del oro en nombre de Johnson. (Clarence y Whittle, La Casa de Oro, xxi, 171, 266. Tom Whittle entrevistó a un hombre en el panhandle de Texas que afirmó haber estado involucrado en la sustracción de oro de Victorio Peak en nombre de Lyndon Johnson. Le describió a Whittle cómo los vehículos privados, incluidos automóviles y camionetas, se habían utilizado para retirar cantidades relativamente pequeñas de lingotes de oro del Pico y luego transportarlos a través de la frontera. Como él lo describió, había una operación continua de transbordo sin ningún vehículo que llevara tanto oro que pudiera ir demasiado bajo o llamar la atención).


Camping en el Pico Victorio. (Fuente: prweb.com)


Fern Hamill, el piloto de LBJ, dijo que voló con lingotes de oro desde el rancho Las Pampas de Johnson en México hasta Vancouver, BC, Canadá. Lo acompañaban hombres del campo de tiro de White Sands vestidos de civil, al igual que un general del ejército estadounidense en uno de los vuelos.

Un residente de Juárez, México, le dijo a Charles Berg, editor gerente de The Investigator, que le habían dicho que el oro fue llevado al rancho de Johnson en Las Pampas en un gran avión de cuatro motores dos meses después de que Johnson terminara su mandato como presidente.

Que el oro había sido traído allí era de conocimiento común entre los residentes locales en Camargo (en Chihuahua, donde se ubicaba el rancho ilegal de LBJ).

La esposa de Lloyd Tucker, Betty, le dijo a John Clarence que su esposo, que casualmente estaba en el aeropuerto de Dallas el día que murió JFK, tenía una relación cercana con LBJ, quien le otorgó una licencia para manejar y comerciar con lingotes de oro.

Betty también le dijo a Clarence que Lloyd tenía acceso sin restricciones a la puerta oeste del campo de tiro con el permiso del Comandante General y afirmó que Lloyd había estado dentro de Victorio Peak en numerosas ocasiones.

Una vez, mientras Tucker estaba trabajando allí durante una de sus operaciones de mudanza, recibió un mensaje de que alguien lo estaba esperando en la puerta: resultaron ser Lyndon Johnson y su esposa, Lady Bird. Johnson le indicó a Tucker que regresara a Victorio Peak y buscara en un lugar determinado, Tucker descubrió dos cajas de madera, que entregó a los Johnson en la puerta. (Clarence y Whittle, La Casa de Oro, 200. Las cartas confirman que Johnson conocía la ubicación y el valor del tesoro de Noss. Ellos "entraban periódicamente y obtenían lo que querían. Tendrían a las personas adecuadas en servicio de guardia". Whittle, "¡Oro!" Las fuentes informaron más tarde a Whittle que en 1977, durante la Operación Goldfinder, otra expedición para extraer oro de Victorio Peak, Lady Bird llamó al White Sands Missile Range todos los días para obtener las últimas noticias).

Cuando los Johnson abrieron una de las cajas, Tucker dijo que contenía porcelana rusa.


Lyndon y Lady Bird: ¿Se confabularon para robar millones en oro? (Fuente: cbsnews.com)


Una fuente que pidió no ser identificada le dijo a Tom Whittle que había entrevistado a varios hombres que habían llevado una gran carga de oro del pico al rancho de Johnson, donde Tucker había sido testigo de la existencia de búnkeres subterráneos. Según esta misma fuente, Victorio Peak “era como una bóveda privada para ciertas personas de alto rango”, incluido, evidentemente, Johnson.


Un criminal político de proporciones espectaculares

Que Johnson pudiera haber estado involucrado no debería sorprender a la luz de la evaluación de Barr McClellan, que trabajaba para el bufete de abogados que lo representó, de que Johnson “no solo era vulgar y repugnante… (sino) un criminal político de proporciones espectaculares que operaba a los niveles más altos del gobierno estadounidense”.


Barr McClellan (Fuente: spartacus-educational.com)


Según McClellan, el fiscal general Robert Kennedy estaba planeando, justo después del viaje de su hermano John a Dallas en noviembre de 1963, tomar bajo custodia el oro de Noss hasta que se pudiera resolver su propiedad, un reclamo sostenido firmemente por la familia Noss.

Kennedy supuestamente informó a la Sra. Noss que se había programado una reunión en Denver después del viaje a Dallas con Ova Noss y miembros de su familia, para resolver la propiedad del oro.


Robert F. Kennedy, cuya reunión con Ova Noss fue interrumpida por el asesinato de su hermano. (Fuente: nps.gov - Servicio de Parques Nacionales de EE. UU.)


Pero la reunión nunca tuvo lugar, y es posible que Johnson haya tenido algo que ver con eso, ya que McClellan está convencido de que estuvo detrás del asesinato de Kennedy.


Impresionante criminalidad gubernamental

La saga del oro de Noss revela niveles asombrosos de corrupción gubernamental, criminalidad y encubrimiento que involucran a miembros de alto rango de las fuerzas armadas y el poder ejecutivo.

Muchas preguntas sobre el oro de Noss quedan, por supuesto, sin respuesta.


Si tanto Nixon como Johnson se salieron con la suya con el robo, ¿cuánto se habría salido con la suya y adónde fue el dinero? ¿Por qué el gobierno finalmente no persiguió a ninguno de los culpables si se sabía que se había robado oro?


Si John Shinkle y otros oficiales militares tomaron un gran porcentaje del oro, ¿cuántos se salieron con la suya y adónde fue su dinero? Otra pregunta se centra en la CIA: ¿hasta qué punto figuras relacionadas con la CIA como Lloyd Tucker y Fred Drolte robaron el oro para financiar operaciones encubiertas? ¿Y por qué los militares permitieron que se llevaran a cabo operaciones de la CIA en suelo estadounidense?

Finalmente, sería bueno saber cuánto del tesoro original se tomó y cuánto quedaría. También sería bueno saber qué pretende hacer el gobierno para mantener a los ladrones alejados del campo de tiro de White Sands y qué pretende hacer con lo que queda del vasto tesoro que ha consumido los sueños y las vidas de tantos hombres.


Jeremy Kuzmarov 

CoverAction

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny