Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta segunda guerra mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta segunda guerra mundial. Mostrar todas las entradas

15 septiembre 2021

¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?


Pacto de no Agresión o Tratado de Amistad germano-turco, 18 de junio de 1941(Ankara)


por Dale Cozort

Nota del editor del blog

Iniciemos con una pregunta: ¿Y si el Pacto de no Agresión, conocido como Tratado de Amistad germano-turco del 18 de junio de 1941 en Ankara, tres días antes de Barbarroja, firmado entre la Alemania nazi (embajador alemán en Turquía Franz von Papen) y Turquía (Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Şükrü Saracoğlu), hubiese abierto las puertas de Oriente Próximo a los alemanes?

El pacto tenía vigencia diez años, mirando el curso de las aguas Turquía rompió sus relaciones diplomáticas y comerciales con Alemania en agosto de 1944 (tras la entrada del ejército soviético en Bulgaria). El 23 de febrero de 1945, Turquía declaró la guerra a la Alemania nazi. 

La siguiente es otra gran especulación histórica publicada originalmente en la página de historia alternativa de Dale Cozort (en inglés) en julio de 1998 bajo el titulo: "Turkey Enters World War II In Early 1941" (Turquía entra en la Segunda Guerra Mundial a principios de 1941). Nuestro amigo Nick Ottens lo publicó hace poco bajo el título: "What If Turkey Had Entered World War II?" (¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?), con ligeras variaciones. Nosotros reproducimos la versión original de Cozort (traducida al castellano), pero tomamos de Never Was Magazine el material gráfico y notas a pie de foto que carece el original.


***

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía, mariscal Fevzi Çakmak, preside una reunión durante los años de la Segunda Guerra Mundial. Ankara, 1940.

Turquía en la Segunda Guerra Mundial:

Si miras un mapa de Europa y Medio Oriente, probablemente notarás que dos países podrían haberle dado acceso a Hitler al norte de África y Medio Oriente sin demasiada excursión acuática. En el extremo occidental del Mediterráneo, España podría haberle dado acceso a Marruecos y luego al resto del norte de África. En el extremo este, Turquía podría haberle dado fácil acceso al Medio Oriente y luego al norte de África. Las tropas alemanas en Turquía podrían haber entrado en Irak, donde los nacionalistas iraquíes se rebelaron contra los británicos en 1941, luego contra Jordania, Palestina y Egipto. También podrían haber empujado hacia el norte desde Turquía hacia la región del Cáucaso soviético, yendo tras el petróleo soviético de esa manera en lugar de a través de la ruta que conducía a Stalingrado. Tanto España como Turquía se mantuvieron neutrales durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial. He visto varias discusiones sobre lo que podría haber pasado si España hubiera entrado del lado del Eje. No he visto mucho sobre los posibles roles de Turquía.

Lo que Turquía realmente hizo en la Segunda Guerra Mundial: 

Los turcos lucharon en el lado alemán en la Primera Guerra Mundial y perdieron una gran cantidad de territorio. Después de la Primera Guerra Mundial, el anticuado Imperio Otomano Turco colapsó. Los territorios turcos centrales en Asia Menor casi se dividieron en colonias para Italia y Grecia. Un grupo de nacionalistas turcos muy capaces se hizo cargo y unió al país. Se las arreglaron para disuadir a los italianos, luego derrotaron a los griegos y los expulsaron de Asia Menor por completo.

Los nacionalistas turcos estaban decididos a hacer de Turquía una sociedad occidental moderna y secular. Hicieron un gran progreso entre las guerras. Cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, los turcos sabiamente querían mantenerse al margen. Eso se volvió difícil a principios de 1941, cuando los alemanes tomaron Grecia y llegaron a la frontera entre Grecia y Turquía. Los alemanes presionaron mucho a los turcos para que entraran en la guerra del lado alemán. Los alemanes querían atravesar territorio turco para ayudar a los nacionalistas iraquíes que luchaban contra los británicos. Los turcos hicieron un muy buen trabajo de estancamiento, consiguiendo ayuda alemana e incluso armas sin dar mucho a cambio. A medida que los alemanes se debilitaban, Turquía se inclinó cada vez más hacia el bando aliado, y finalmente hizo una declaración de guerra simbólica a Alemania en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

Lo que pudo haber sucedido: 


Mapa de 1919 del Acuerdo Sykes-Picot de 1916, que muestra las ganancias territoriales y esferas de influencia británicas (rojas), francesas (rojas), francesas (azules), italianas (verdes) y rusas (amarillas) en el Medio Oriente (Stanfords Geographical Establishment London)

De hecho, tengo varios escenarios que involucran diferentes puntos de divergencia que llevan a Turquía a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial. 

Escenario I: El núcleo de Turquía se divide después de la Primera Guerra Mundial. 

Como mencioné anteriormente, se suponía que eso sucedería, con Italia obteniendo una gran parte y Grecia obteniendo algunas áreas con grandes poblaciones de habla griega. Las áreas de habla armenia y kurda probablemente se habrían vuelto "independientes" bajo el cuidado de una potencia u otra. Esto no sucedió porque los turcos se recuperaron y demostraron que podían defenderse. Pero, ¿y si eso no sucediera? ¿Qué pasaría si algunas personas clave se mataran en la Primera Guerra Mundial o en el caos que siguió? Si los turcos hubieran pasado un poco más de tiempo peleando entre ellos por el poder en un momento crucial, habrían sido enredados.


Mapa al estilo de The Economist de un Oriente Medio ficticio (moerby08)


¿Qué pasaría entonces? Sin duda, los turcos habrían luchado, ya sea con resistencia pasiva o con revueltas militares. Las potencias ocupantes probablemente podrían controlar eso hasta el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Los italianos podrían haber estado lo suficientemente preocupados como para no intentar conquistar Etiopía, lo que habría tenido importantes implicaciones para la Segunda Guerra Mundial. Dado que esta es una historia alternativa de la Segunda Guerra Mundial, voy a suponer que, en líneas generales, las cosas van más o menos como en nuestra línea de tiempo hasta 1939. Italia sigue siendo fuerte en número de divisiones, pero aún débil en equipamiento moderno, entrenamiento, y finanzas. El territorio turco es financieramente un lavado: cuesta tanto la guarnición como contribuye a las arcas de Italia. Los griegos son un poco más fuertes que en nuestra línea de tiempo, pero esa fuerza está ligada a mantener su control sobre los territorios turcos.

Italia entra en la guerra según lo programado a mediados de 1940. Cuando Francia cae, los italianos parecen dispuestos a apoderarse de toda la posición británica en el Medio Oriente, con grandes fuerzas en Libia, Etiopía y Turquía. Esas fuerzas están mal equipadas, mal entrenadas y mal dirigidas. Avanzan poco contra los británicos durante los próximos meses.

Los italianos exigen que los griegos les permitan enviar tropas y suministros directamente a través de Grecia y el territorio turco controlado por Grecia. Los griegos se niegan y los italianos atacan tontamente a Grecia a finales de 1940, tanto desde Albania como desde la Turquía controlada por Italia. Los británicos aprovechan la situación para atacar las posesiones italianas en Turquía desde Irak. Los italianos sufren derrotas tanto en Albania como en Turquía. Los alemanes rescatan a los italianos, primero enviando la fuerza que en nuestra línea de tiempo se convirtió en el África Korps a Turquía, donde rápidamente empuja a los británicos hacia atrás, luego derrota a los griegos en la Turquía controlada por los griegos. Hace todo esto a pesar de las líneas de suministro extremadamente inseguras. 


1941 Invasión del Eje de Yugoslavia como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia

Los alemanes están decididos a encontrar una ruta más segura. Se apoyan en Yugoslavia para darles paso para atacar a los griegos en Europa, invaden Yugoslavia, luego Grecia en la primavera de 1941. Los británicos envían una fuerza para ayudar a los griegos en su tierra natal. Los británicos son expulsados ​​con grandes pérdidas de hombres y equipo.

Los alemanes que invaden los Balcanes se unen con los italianos y los alemanes en Turquía. Los nacionalistas iraquíes ven a los británicos derrotados en los Balcanes y se rebelan contra ellos. Al mismo tiempo, el Estado kurdo nominalmente independiente esculpido en el este de Turquía después de la Primera Guerra Mundial en esta línea de tiempo decide deshacerse del dominio británico. Los alemanes e italianos rápidamente se apoderan de Irak y Kurdistán, dándoles acceso a grandes cantidades de petróleo. El sha pro-alemán de Irán se aprovecha de la debilidad británica para expulsar a las compañías petroleras británicas de sus campos petroleros, con la ayuda de Alemania. Con líneas de suministro seguras a través de Grecia y Turquía, los alemanes desplegaron rápidamente un ejército capaz de tomar Jordania, Palestina, luego Egipto y Sudán. Los italianos juegan un papel menor en esa conquista.


Mapa de la Europa ocupada por los nazis y las posibles rutas de invasión de Oriente Medio, de la revista Life (5 de mayo de 1941)


La invasión alemana de la Unión Soviética comienza con un par de semanas de retraso, pero los alemanes complementan su invasión principal con un ataque a través de Turquía e Irán a los campos petrolíferos y refinerías soviéticas del Cáucaso. Los alemanes están tratando desesperadamente de armar la logística para manejar sus ataques. Ahora tienen mucho petróleo, pero les faltan camiones para reabastecer sus divisiones. Pueden lidiar con eso hasta cierto punto colocando vías y usando ferrocarriles una vez que las áreas estén aseguradas.

Mientras tanto, con los italianos en control de Etiopía y los alemanes en Irak, los saudíes encuentran prudente cooperar con el Eje. Los británicos luchan por sobrevivir como imperio. Con el Medio Oriente en manos alemanas y con Etiopía en manos italianas, el imperio británico está casi partido en dos, con fuerzas en el lejano oriente y la isla de origen que encuentran muy difícil abastecerse entre sí. Los barcos y submarinos italianos han atravesado el canal de Suez y están atacando la navegación británica en el Océano Índico, al igual que los submarinos alemanes. La pérdida de Oriente Medio también significa la caída del gobierno de Churchill. Eso no significa que habrá propuestas de paz británicas a los alemanes. Los británicos son demasiado tercos para eso.


Arriba: Aviones de combate Mosquito de la Real Fuerza Aérea Británica patrullan el Canal de Suez en 1947. Abajo: Soldados alemanes en el Cáucaso, 24 de septiembre de 1942 (Bundesarchiv)


El imperio británico tiene mucha escasez de petróleo. Eso realmente irrita a la Royal Navy. Estados Unidos compensa parte del déficit, pero existen cuellos de botella en todo el sistema de distribución. Los británicos están demasiado ocupados luchando para sobrevivir como para ayudar mucho a los soviéticos en su batalla con los alemanes.

La invasión alemana de la Unión Soviética toma un curso algo paralelo al de nuestra línea de tiempo al principio. Empieza más tarde, con menos divisiones, pero el frente del Cáucaso ata a las divisiones soviéticas que estaban disponibles en otros frentes en nuestra línea de tiempo. El éxito alemán en el frente del Cáucaso se traduce rápidamente en problemas para la economía soviética. Mientras los alemanes aplastan a los ejércitos soviéticos, los soviéticos necesitan desesperadamente producción para mantenerse en la guerra. El corte de una parte significativa de su suministro de petróleo perturba aún más la producción, que ya ha sido cortada por la pérdida de recursos en la Unión Soviética occidental, y por el proceso de sacar las fábricas y los trabajadores calificados del camino de las fuerzas alemanas.


El plan de Alemania de 1942 para la Batalla de Stalingrado como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia


Las pérdidas británicas en Oriente Medio se traducen en menos ayuda occidental a la Unión Soviética. La pérdida del petróleo aprieta el transporte marítimo británico. Eso, a su vez, dificulta mantener abiertas las rutas marítimas hacia Gran Bretaña, y mucho menos enviar grandes convoyes a los soviéticos. En nuestra línea de tiempo, la ayuda occidental fue relativamente pequeña en comparación con la producción soviética, pero llenó vacíos cruciales: camiones, radios, alimentos, vagones de ferrocarril y locomotoras. También ayudó a los soviéticos a mantener ejércitos en el campo durante el período crucial mientras reubicaban sus fábricas. Sin esa ayuda, y con el petróleo del Cáucaso en manos alemanas, los alemanes en esta línea de tiempo podrían tomar Moscú a fines de 1941. El general Lodo y el general Invierno jugaron un papel crucial en prevenir eso en nuestra línea de tiempo, pero también lo hizo la capacidad soviética de continuar lanzando ejércitos contra los alemanes. Voy a decir que los alemanes toman lo que queda de Moscú en diciembre de 1941.

Mientras tanto, Estados Unidos está cada vez más preocupado por las victorias del Eje, y está acumulando fuerzas, probablemente un poco más rápido que en nuestra línea de tiempo. Los alemanes están cada vez más molestos por la interferencia de Estados Unidos. Los japoneses se sienten cada vez más tentados por la debilidad británica en el este. Por otro lado, los británicos se han estado fortaleciendo allí. Con la pérdida del Medio Oriente, el petróleo de Indonesia se ha vuelto más importante para el imperio. El poder de combate que habría ido a Oriente Medio va a Malasia y Singapur.


Un soldado del ejército indio sij sostiene una bandera nazi después de la rendición de las fuerzas del Eje en Italia, mayo de 1945 (Wikimedia Commons)

Algunas de esas fuerzas también van a la India. Las fuerzas alemanas en Irán están completamente cerca de la India para la comodidad británica. Afganistán se ha convertido en un elemento crucial en la guerra, con los alemanes y británicos respaldando a facciones rivales dentro del país. Los alemanes tienen un "Ejército de Liberación de la India" bastante ineficaz, formado por antiguos prisioneros de guerra indios de las derrotas del ejército británico en Oriente Medio. Los alemanes y los británicos pelean a lo largo de la frontera iraní, pero los británicos son demasiado débiles para tomar la ofensiva y los alemanes están demasiado ocupados en otros lugares.

Hitler ahora tiene Palestina. Delega la solución del "problema judío" a las facciones árabes radicales en Palestina.

Con Oriente Medio en manos de los alemanes, los británicos se enfrentan a un dilema. Por un lado, quieren a Estados Unidos en la guerra, y provocar a Japón es la forma más fácil de lograrlo. Por otro lado, el resto del Imperio Británico depende del petróleo de las Indias Orientales Holandesas, y ese petróleo sería un objetivo japonés si Japón entrara en la guerra. En esta línea de tiempo, los británicos trabajan arduamente para evitar provocar a Japón, presionando exitosamente a Estados Unidos para que no imponga un embargo de petróleo a los japoneses a mediados de 1941.


Un soldado japonés observa cómo se quema una de las refinerías de petróleo en Palembang, en la isla de Sumatra, en las Indias Holandesas, del 13 al 15 de febrero de 1942 (NIOD)

En Japón, el debate a mediados de 1941 no se trata de si atacar o no a Occidente. Se trata de la sincronización. Los japoneses preferirían no unir sus fuerzas contra Occidente en un momento en el que podría haber opciones fáciles en la Unión Soviética si las victorias alemanas conducen al colapso soviético. En nuestra línea de tiempo, el embargo de petróleo de Estados Unidos hizo inevitable un ataque japonés temprano en el oeste. En esta línea de tiempo, el petróleo todavía está disponible, aunque la escasez debido a la pérdida de campos de Oriente Medio ha permitido que los precios se disparen. En ambas líneas de tiempo, los japoneses acumularon sus fuerzas en Manchuria y observaron signos de un colapso soviético. En esta línea de tiempo, las señales llegan, ya que los soviéticos retiran fuerzas del Lejano Oriente antes de lo que lo hicieron en nuestra línea de tiempo. Lo hacen porque simplemente se han quedado sin ejércitos para mantener a los alemanes fuera de Moscú.  Cuando Moscú cae de todos modos, el ejército japonés en Manchuria toma eso como una señal para atacar, lo que hacen a fines de 1941.

Un estado soviético sigue luchando a principios de 1942, pero la caída de Moscú es crucial. Es un centro de transporte, además de un símbolo para el país. La caída de Moscú también hace inevitable la eventual caída de Leningrado. El ejército alemán sufre mucho en el invierno de 1941, pero los soviéticos no tienen reservas para aprovechar su debilidad.

Los japoneses encuentran que incluso una Unión Soviética debilitada es un adversario formidable en el este. Los soviéticos tienen la mayor parte de su fuerza restante en el oeste, pero incluso las fuerzas soviéticas mal entrenadas con tanques como BT-7 y T26, que serían casi inútiles en el oeste, son oponentes duros para los japoneses, con sus tanques sub-armados repartidos entre divisiones de infantería. Un puñado de KV1 y T34 soviéticos son devastadores. Los japoneses logran algunos avances, pero a un alto costo. Aprenden algunas lecciones valiosas, apresuradamente mejoran sus tanques medianos para que puedan confrontar al KV-1 y trabajan en un equivalente japonés T34. También aprenden algunas lecciones difíciles sobre por qué es importante concentrar su armadura.


Soldados del Ejército Popular de Mongolia luchan contra las tropas imperiales japonesas en Khalkhin Gol, 1939 (Wikimedia Commons)


En 1942, los alemanes van por el nocaut contra la Unión Soviética. Toman el resto del área densamente poblada alrededor de Moscú, destruyen una gran parte del ejército soviético restante, terminan cortando Leningrado tomando el resto de la costa del lago Ladoga y separan los puertos del norte soviéticos del resto de la URSS. Los soviéticos ahora muestran signos de desintegración. La mayoría de las repúblicas de Asia Central están en rebelión. La comida es muy escasa en todo el territorio controlado por los soviéticos. Millones de rusos han sido trasladados a los Urales, donde no hay suficiente vivienda ni comida para ellos. En la confusión de la retirada de Moscú, la seguridad de Stalin se desliza y resulta gravemente herido en un intento de asesinato. Vuelan los rumores de que está muerto. Eso desencadena una mayor desintegración. Las purgas han dejado mucho sentimiento anti-Stalin en la Unión Soviética. A medida que se esparcen los rumores de la muerte de Stalin, algunas unidades del ejército se rebelan, mientras que otras se separan y se dirigen a casa, tal como lo hicieron al final de la Primera Guerra Mundial. Hitler cambia su énfasis para tratar con el resto del Imperio Británico. Leningrado cae a mediados de 1942.

Los alemanes ahora priorizan la construcción de barcos y aviones. Quieren acabar con la presencia británica en el Mediterráneo, tomando Creta, Malta, Chipre y, finalmente, Gibraltar. A la larga, la posición británica en el Mediterráneo es insostenible. Los convoyes británicos a todas esas áreas, excepto Gibraltar, tienen que atravesar áreas que pueden estar dominadas por aviones con base en tierra alemanes e italianos. También tienen que enfrentarse a la marina italiana. 


Arriba: Una Catalina vuela por el Frente Norte del Peñón al salir de Gibraltar en una patrulla, 9 de marzo de 1942 (IWM), Abajo: HMS Indomitable y HMS Eagle vistos desde la cubierta del HMS Victorious durante la Operación Pedestal en el Mediterráneo, agosto de 1942 (IWM)

En nuestra línea de tiempo, la marina italiana pasó mucho tiempo sentada en el puerto. En nuestra línea de tiempo tenía que hacerlo porque no había suficiente petróleo para salir a luchar. ¿Saldría a disputar el control de las rutas marítimas contra los británicos si se les diera suficiente petróleo para hacerlo? No sé. ¿Sobreviviría si lo hiciera? No sé. ¿Mantendrían los británicos una gran flota de superficie en la región sin el Canal de Suez y sin petróleo? ¿Harían el esfuerzo de reabastecer bases como Creta, Chipre y Malta cuando la isla de origen sufre una grave escasez? De nuevo, no lo sé. A los efectos de esta historia alternativa, asumiré que la posición británica en el Mediterráneo oriental se marchita gradualmente.

Mientras tanto, los italianos han estado presionando hacia abajo en la costa este de África, con ayuda alemana a pequeña escala. La isla de Madagascar, controlada por los franceses de Vichy, se convierte en un campo de batalla, con un pequeño número de tropas alemanas e italianas luchando contra un grupo de tropas de la Commonwealth por el control de la isla. Los alemanes e italianos se han involucrado en las áreas de África controladas por los belgas. Las derrotas británicas han desatado una desconcertante variedad de fuerzas anticoloniales, así como decenas de conflictos entre grupos étnicos africanos.


Francisco Franco 

Los neutrales restantes en Europa se encuentran cada vez con menos margen de maniobra. La España de Franco se encuentra con grandes problemas de oportunidad. Con el petróleo y el transporte marítimo británicos escasos, Franco depende de Hitler para obtener petróleo y muchas otras importaciones. El precio de Hitler por esos bienes es elevado. Quiere paso por España para atacar Gibraltar, y bases en Canarias y Marruecos español. Los españoles no tienen muchas opciones al respecto, aunque Hitler encuentra que pasar por España hasta Gibraltar requiere mucha preparación logística. Las carreteras y los ferrocarriles españoles están en mal estado después de la Guerra Civil Española.

Los alemanes también han estado trabajando en la logística para un gran impulso hacia la India. Eso comienza a mediados de 1942. Le ayuda el sentimiento anti-británico en algunos círculos indios. Los alemanes no se aprovechan mucho de ese sentimiento. Rara vez se molestan en ocultar su desprecio por los indios. Los japoneses notan la dirección del avance alemán y se preparan para su propia ofensiva hacia el sur. Las victorias alemanas contra los soviéticos han hecho que los ataques japoneses contra los soviéticos sean algo más viables, pero un gran número de sus mejores divisiones todavía están atadas a esos ataques.

Los japoneses tienen un dilema. Pueden luchar contra los soviéticos y aún así ganar contra los británicos y los holandeses. No pueden luchar contra los soviéticos y ganar contra los británicos, holandeses y estadounidenses. Al mismo tiempo, Estados Unidos es su adversario potencial más poderoso, y un movimiento contra los británicos puede desencadenar la entrada de Estados Unidos en la guerra. Además, Estados Unidos se está embarcando en una consolidación naval que los japoneses simplemente no pueden igualar.

La guerra contra los Estados Unidos pronto parece necesaria para los japoneses, pero ¿cómo pueden ganarla? En realidad, Estados Unidos es más fuerte en el Lejano Oriente en esta línea de tiempo que en la nuestra. Han tenido seis meses adicionales para acumular. Durante esos seis meses no han enviado armas a los soviéticos porque no pueden llevárselos. Como resultado, el ejército estadounidense en Filipinas es mucho más fuerte. Los británicos también son mucho más fuertes en el Lejano Oriente porque las tropas y armas que habrían estado en el Medio Oriente ahora están principalmente en el Lejano Oriente.

¿A dónde va desde aquí? 

Aquí hay una bifurcación importante en la carretera. Los japoneses podrían seguir adelante y atacar a los Estados Unidos a principios de 1942. Podrían decidir que pueden obtener lo que quieren de los británicos y holandeses sin guerra. A medida que los alemanes avanzan contra la India, los británicos probablemente harían mucho para mantener a Japón fuera de la guerra. Ganar terreno mediante la intimidación militar podría ser más racional que meterse en una guerra que podría traer a Estados Unidos. El ataque japonés en el Lejano Oriente probablemente termine con las partes importantes del Imperio Británico, siendo barridas excepto Canadá, Australia y posiblemente las islas de origen. Los remanentes se convierten en un socio menor de Estados Unidos. Voy a explorar qué sucede si los japoneses deciden esperar hasta que los soviéticos se conviertan en una amenaza menor. 

Si los japoneses no atacan, los alemanes probablemente seguirían devorando la India, dejando sólo Birmania, Malasia y Hong Kong en manos británicas. Esas pequeñas piezas dependerían de los japoneses para su existencia continua en 1942. Los japoneses girarían gradualmente las tuercas hasta el punto en que las colonias restantes están controladas por los japoneses en todo menos en el nombre. Los británicos no tendrían más remedio que dejar de suministrar armas a los nacionalistas chinos a través de Birmania, lo que reduciría rápidamente el poder de combate chino. Los holandeses también se verían reducidos a la dependencia de los japoneses a medida que el poder británico decayera. 


Arriba : Izq. Tropas del Regimiento Indio entran en Malasia en 1941 (IWM); Der. Incursión de ayuda en Singapur en 1941 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos). Abajo: Izq. Aviones de la Real Fuerza Aérea Australiana sobre Malasia en 1942 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos); Der. Desfile de la victoria japonesa en Hong Kong, diciembre de 1941 (Wikimedia Commons)


Con la mayor parte de su población e industria en manos alemanas, los soviéticos se convierten en una versión un poco más formidable de la China nacionalista. Los alemanes y los japoneses no pueden ocupar cada kilómetro cuadrado de la Unión Soviética, pero los soviéticos ya no pueden generar un gran poder militar. Su autoridad sobre las áreas desocupadas de la Unión Soviética se ve debilitada por la pérdida de los centros de población. Dentro del territorio ocupado, surgen grupos para resistir a los alemanes, generalmente sin mucha dirección o control de los remanentes soviéticos. Los soviéticos se esfuerzan mucho por poner a esos grupos bajo su control. Tuvieron problemas para hacer eso en nuestra línea de tiempo. En esta línea de tiempo tendrían menos éxito.

Los alemanes no tienen enemigos importantes en el continente de Eurasia. Sin embargo, están muy extendidos. Rápidamente se hacen enemigos en todo el Medio Oriente, la ex Unión Soviética y la India, ya que árabes, rusos e indios descubren rápidamente que han cambiado un maestro por uno mucho peor. En la mayoría de las áreas, los alemanes pueden mantener el control mediante tácticas despiadadas, pero a costa de aumentar el odio en toda su área de control.

Los alemanes ahora han dirigido su atención hacia el oeste. La producción de submarinos se dispara. La Luftwaffe intenta recuperar el control del aire sobre el Canal de la Mancha y la costa de Inglaterra. Los alemanes reanudan la construcción a gran escala de barcos de superficie.

En los Estados Unidos el aislacionismo sigue siendo una fuerza, pero el peligro militar de Alemania y Japón es lo suficientemente obvio como para que EE. UU. todavía esté acumulando material bélico. No es tan grande como el de nuestra línea de tiempo, pero es lo suficientemente grande como para convertir a Estados Unidos en la potencia militar más fuerte del mundo si continúa en ello.

Y ahí es donde irían las historias. 

Hay mucho espacio para la intriga en esta línea de tiempo. Podría tener agentes estadounidenses trabajando en España para tratar de evitar que Franco diera bases a los alemanes. Podría hacer que intentaran contactar con fuerzas anti-alemanas no soviéticas. Podría entrar en guerras coloniales italianas / británicas en África. Podría entrar en el principal conflicto entre Gran Bretaña y Alemania por el control de las aguas alrededor de las islas británicas. Podría involucrarme en intrigas entre alemanes, estadounidenses y británicos para ganar el control de las facciones árabes nacionalistas en el Medio Oriente.

¿Entonces, qué piensa? ¿Es esta una historia alternativa plausible? ¿A dónde cree que iría desde aquí?


Dale R. Cozort

Never Was

10 septiembre 2021

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania




por Tito Andino

EL LIBRO MARRÔN

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania 


No se está cargando contra todo el aparato estatal de la era nazi, millares de burócratas trabajaron como es habitual en cualquier parte, fueron funcionarios en la administración pública. Este artículo no puede referirse a otra cuestión que no sea sobre aquellos individuos que cobijaron el nazismo, vistieron su uniforme y debido a sus cargos (medios y altos) desarrollaron políticas de índole criminal, se adhirieron gustosos al programa nazi y cumplieron fielmente mandatos implícitamente ilegales; pese a ello, éstos "tecnócratas" fueron asimilados en la naciente RFA.


Curiosamente, a pesar de la amplia difusión de material documental sobre los criminales de guerra nazis y los denominados "asesinos de despacho", generalmente burócratas, políticos e industriales, sigue siendo desconocido para gran parte de la población en el mundo que un considerable número de funcionarios nazis de nivel medio y alto jamás fueron perturbados por sus acciones pasadas. No necesitaron huir de Alemania, vivieron con las garantías de seguridad que ofrece el estado y cobraron sus pensiones.

La siempre polémica "obediencia debida" fue su mejor defensa; a propósito la "ley" de obediencia debida es el mejor descargo invocado por los criminales de despacho en cualquier parte del mundo, en cualquier sistema, dictadura o ideología. (La "Obediencia Debida" como "justificante" de los crímenes de guerra fue una de las ponencias presentadas por el editor de este blog para la obtención del título de Doctor en Jurisprudencia). Hecha la aclaración, continuemos con los "queridos" nazis de despacho. 



Hablaremos de un libro -olvidado por los años-, en su tiempo se lo calificó como propaganda comunista al haber sido publicado en la otrora República Democrática de Alemania (RDA), investigación dirigida por Albert Norden: "Braunbuch - Kriegs- und Naziverbrecher in der Bundesrepublik: Staat - Wirtschaft - Verwaltung - Armee - Justiz - Wissenschaft" (título en inglés: Brown Book - War and Nazi Criminals in the Federal Republic: State, Economy, Administration, Army, Justice, Science); en castellano "LIBRO MARRÓN. Criminales de guerra y nazis en la República Federal: estado, economía, administración, ejército, justicia, ciencia" (editorial estatal de la RDA, 2 de julio de 1965). Norden argumenta una directa continuidad entre los gobiernos de Hitler y Adenauer, acusando a más de 2.000 políticos, funcionarios estatales y otras personas prominentes de la Alemania Federal de haber trabajado para el régimen nazi, no solo proporciona nombres y apellidos, rangos en las SS y otros organismos nazis, viene respaldado con documentación oficial. El libro tuvo varias ediciones en alemán y fue traducido a diez idiomas.


Albert Norden fue un comunista alemán, desde su juventud trabajó en ese sentido. Entre 1931 y 1933, fue editor de Rote Fahne (Bandera roja). Exiliado durante el nazismo y la guerra, regresó a Alemania en 1946, donde laboró para el gobierno de la RDA como periodista y profesor de Historia Moderna en la Universidad Humboldt. Integró el equipo de investigación sobre la guerra y los crímenes nazis, en la posguerra colaboró con el abogado de Berlín Oriental Friedrich Karl Kaul, en numerosos procedimientos antinazis en Alemania Occidental (juicio de Auschwitz, Dora, Treblinka). Pero también fue político, en 1955 era miembro del Comité Central del Partido de Unidad Socialista de Alemania (SED) y miembro del Politburó del partido (1958) con diversas responsabilidades de importancia en el gobierno.
 

Previo a su afamado libro que causó estragos en Alemania y Europa, con la ascensión al poder de los nazis, Norden fue parte de la investigación sobre los vínculos del NSDAP en el incendio del Reichstag (parlamento) en 1933, ese trabajo fue ampliamente leído en Europa "Braunbuch über Reichstagsbrand und Hitlerterror", 1933 (Libro marrón sobre el fuego del Reichstag y el terror de Hitler').


"El Libro marrón, el fuego del Reichstag y el terror de Hitler" es un libro publicado en París en agosto de 1933, escrito por Otto Katz (conocido como Andre Simone; Albert Norden colaboró en el trabajo). Expuso la tesis que los nazis habían provocado el incendio del Reichstag, 27 de febrero de 1933. Detrás del libro estaba el comunista alemán Willi Munzenberg. La portada fue diseñada por John Heartfield. Fue publicado en inglés en Gran Bretaña, septiembre de 1933, con prólogo de Dudley Leigh Aman, primer barón de Marley. En general, este Libro Marrón detalla los eventos que estaban ocurriendo en la Alemania de 1933 con respaldado documental: la quema de libros, la destrucción de universidades, los campos de concentración, el trabajo forzado, el uso de la excusa de "disparar mientras intenta escapar" para el asesinato político. Tales eventos llegaban por primera vez a la conciencia pública. En la versión inglesa Lord Marley describió el libro como "una contribución a la lucha contra el fascismo de Hitler. Esta lucha no está dirigida contra Alemania; es una lucha en nombre de la verdadera Alemania". En cuanto a la edición francesa, Ediciones Carrefour, París 1933, era una editorial de Willi Münzenberg militante del Partido Comunista de Alemania. El libro apareció poco antes del inicio del Reichstagsbrandprozess, en el que los nazis querían probar la causa del incendio a través de miembros de partidos de izquierda, en especial del Partido Comunista Alemán. El incendio del Reichstag fue muy conveniente, después del suceso se suspendieron las libertades civiles y se instaló la dictadura nazi. (El lector puede apreciar AQUÍ la obra del artista gráfico John Heartfield, autor de la portada del libro).


Hasta se puede señalar que el libro fue utilizado como medio de propaganda del gobierno de la RDA contra la RFA, pero las evidencias de Norden en el "Libro Marrón" (1965) no pudieron ser contradichas ni rebatidas, el documento no contiene calumnias ni mentiras, unos pocos errores en la lista de altos cargos nazis al servicio de Bonn se debieron a homónimos (sin ser la misma persona). En 2011 el Parlamento Alemán confirmó esos nombres y hasta agregó nuevos nombres de nazis reciclados que sirvieron al gobierno federal. Se debe destacar que gran parte de la investigación para el "Libro Marrón" fue llevada a cabo por Norbert Podewin, estudiante de historia en la Universidad Humboldt. En 2002, Podewin publicó la edición extendida de 1968 del "Libro Marrón".


Braunbuch. 1 febrero 2002, Edición ampliada en alemán de Norbert Podewin y Gerhard Dengler


En su tiempo, el libro de Norden provocó una crisis política y duras críticas a los diferentes gobiernos de la Alemania Federal de los años 60, se convirtió en referencia de la nueva izquierda alemana occidental que cuestionó la historiografía oficial sobre el período nazi. Movimientos políticos y sociales, así como los medios de comunicación, reaccionaron alterados, hubo una profunda conmoción social, ocasionando la renuncia de un gran número de funcionarios y ministros de la república federal

Nadie supuso que la segunda edición del "Libro Marrón" apareciese en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt de 1967, trastornando nuevamente la vida política y social. Un juez del distrito ordenó a la policía la confiscación del libro antes que culminara la exposición aduciendo tratarse de propaganda comunista (como afirmó el afectado canciller Kurt Georg Kiesinger); una espectacular operación de las fuerzas del orden tuvo lugar. Entre otras reacciones, para mitigar el efecto se editó -muy posteriormente-  un libro similar en Alemania Occidental del mismo nombre, pero destacaba el resurgimiento de los nazis en puestos de alto nivel en la RDA.


"Braunbuch DDR", de Olaf Kappelt 2009

Norden expuso su trabajo en 402 páginas (incluye anexos y documentos) con más de dos mil nombres de funcionarios nazis de nivel medio y alto que ostentaron cargos de importancia tanto en el régimen hitleriano como en la posguerra (años 50 y 60) en la República Federal Alemana. La lista comprende al menos 15 ministros y secretarios de estado; casi 900 funcionarios judiciales (fiscales, jueces y autoridades administrativas); 245 destacados miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores; casi 300 altos mandos de la Policía y Servicio de Inteligencia, a más de 100 generales y almirantes de las Fuerzas Armadas. Insistimos que la veracidad de la información incriminatoria se respaldó en detalle con documentos de archivos oficiales, militares y de la Gestapo.

Ejemplos de conocidos personajes de la época: 


Heinrich Lübke, Presidente de la RFA (13 de septiembre de 1959 - 30 de junio de 1969) renunció unos meses antes del final de su mandato debido a las revelaciones sobre su pasado bajo el régimen nazi, él había jurado desde 1945 que había sido un miembro de la resistencia. El "Libro Marrón" destapó su pasado como arquitecto de campos de concentración y gerente de construcción en el centro de investigación del ejército en Peenemünde, y confidente de la Gestapo. 


Kurt Georg Kiesinger, Canciller de Alemania Federal (entre 1966 y 1969), afiliado al partido nazi desde 1933, confidente de Ribbentrop y Goebbels, estuvo a cargo de la propaganda extranjera en los territorios ocupados hasta 1945 desde el departamento de Radiodifusión del Ministerio de Asuntos Exteriores. Entre 1945 y 1946 internado en un campo de prisioneros y liberado por las autoridades aliadas. 


Hans Filbingeren, Ministro Presidente de Baden-Württemberg, (desde 1966 hasta 1978), vinculado al nazismo sirvió como juez naval hasta los últimos días de la guerra, dictando sentencias de muerte que solo se revelaron en 1978. Así como el Fiscal General Wolfgang Fraenkel, responsable de 50 sentencias de muerte dictadas por el tribunal nazi en Leipzig.


Hans Globke, jefe de la cancillería federal de Adenauer, renunció en 1963, antes de la publicación del "Libro Marrón", después de haber sido acusado por las autoridades de Alemania Oriental de participar en la redacción de las leyes raciales de Nuremberg. 

Sonados casos de "compatibilidad" de funciones fueron los del Dr. Theodor Oberländer (afiliado al NSDAP desde 1933)  No obstante su "rico" pasado, Oberländer, ex Gauleiter de Prusia Oriental que fundó el batallón de milicias "Nightingale" (ucranianos que masacraron a miles de civiles en Lviv y otras ciudades de Europa del Este y la URSS) y otros cargos relacionados, sirvió como oficial de inteligencia en el ejército de la RFA, y lo más asombroso es el cargo político que asumió en la posguerra, Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (Segundo y Tercer Gabinete del Canciller Konrad Adenauer de 1953 a 1960 y miembro del Bundestag de 1953 a 1961). Fue despedido de su puesto en 1960, el "Libro Marrón" era contunde. 

Un colega en el mencionado cargo ministerial fue el ex juez de las SS en Polonia, Dr. Hans Krüger, nombrado Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (desde el 17 de octubre de 1963 al 7 de febrero de 1964, Primer Gabinete del Canciller Ludwig Erhard y miembro del Parlamento de 1957 a 1965).


Hanns Martin Schleyer, presidente de la asociación alemana de empresarios, fue miembro de las SS desde 1933 hasta 1945 (SD-Servicio de Seguridad), involucrado en la persecución de líderes estudiantiles de izquierda, desde 1943 prestó servicio en el Protectorado de Bohemia y Moravia como responsable del control y saqueo de la industria en favor de la Alemania nazi. 

El Ministerio de Asuntos Exteriores de posguerra fue prolífero en reciclar a cultos funcionarios nazis de alto nivel, en ese ministerio se discutían los planes de dominación mundial, afloraron proyectos para apoderarse de países de Asia y África bajo control colonial de Inglaterra y Francia. Muchos de esos intelectuales no fueron perturbados y conservaron sus cargos o adjuntos a las misiones diplomáticas en la posguerra. Es curioso que el "Libro Marrón" confirma los parecidos y agresivos objetivos del Tercer Reich y los de Alemania de posguerra para asumir una mayor responsabilidad militar en el mundo, ese tono siguió conservando el viejo discurso de la Realpolitik del Imperio Alemán desde fines del siglo XIX hasta 1945. 

El capítulo del Libro sobre "Los diplomáticos de Ribbentrop en el servicio exterior del gobierno de Bonn" fue incorporado a una investigación en 2010, "La Oficina y el Pasado", de la comisión histórica creada por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los datos fueron confirmados y ampliados. En 1965, no menos de 520 diplomáticos nazis trabajaban para la República Federal Alemana, más de 30 en altos cargos y ex miembros de la Gestapo estaban preferentemente a cargo del departamento de asuntos orientales.

Un caso citado en el "Libro Marrón" es el Dr. Wilhelm Grewe, profesor de derecho nazi que en numerosas revistas políticas clamó por la hegemonía alemana, no solo en Europa sino en todo el mundo: "La lucha es ahora sólo una cuestión de si estamos entrando en un ´siglo americano´, donde la gobernanza del mundo recae en los Estados Unidos, o si prevalece el nuevo orden mundial representado por los poderes del pacto tripartito... Después de 1945, Grewe dirigió el departamento legal y luego el departamento de asuntos políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores en Bonn, después de lo cual se convirtió en embajador de Alemania Occidental en los Estados Unidos y más tarde en representante de la OTAN en París".


Ulrich de Maizière, es un renombrado caso, disfrutó de la confianza especial de Hitler y el liderazgo de la Wehrmacht. Sirvió en el führerbunker como oficial de estado mayor del departamento de operaciones, informaba regularmente a Hitler sobre el deterioro de la situación, organizó la administración efectiva del asediado "puesto de mando" de Hitler. Después de 1945 formó parte de la "Office Blank", predecesora encubierta del Ministerio de Defensa federal, desde la Office Blank se impulsó el renacimiento y rearme del nuevo ejército alemán. Ulrich de Maizière se esforzó por asegurar la participación de generales como Adolf Heusinger y Hans Speidel (que llegaría a ser jefe de las fuerzas terrestres de la OTAN 1957-1963). Ulrich de Maizière es el padre del ex ministro del Interior, Thomas de Maizière (diciembre de 2013 a marzo de 2018, tercer gabinete de Angela Merkel y ocupó cargos ministeriales en el primer y segundo gabinete de Merkel).


Dos caricaturas de los geniales artistas soviéticos Kukryniksy en la posguerra, la Guerra Fría en pleno auge. A la izquierda una postal anti OTAN de 1958, el regreso del general alemán Hans Speidel. A la derecha, la adhesión a la OTAN de la República Federal de Alemania (30 de mayo de 1955)

 

"Todo el sistema está infestado de nazis", afirmó Norden en una conferencia de prensa internacional.


El criticado proceso de "desnazificación" impuesto por los Aliados resultó ser una estafa ya que los criminales de despacho (o de cuello blanco) del nazismo que tuvieron la mala fortuna de ser encarcelados tras el fin de las hostilidades fueron indultados a más tardar en 1951. Los cargos clave del gobierno, la administración del estado, el gobierno y diplomáticos serían ocupados básicamente por ex nazis en contra de lo señalado en la nueva Constitución alemana


Caricaturas soviéticas de la década de 1950. "El Ejército europeo de hoy" (izq) representación de Yuliy Ganf


En general, el "perdón" de los nazis de cuello blanco encarcelados lo otorgó el Alto Comisionado de los Estados Unidos para Alemania, John McCloy y su 'Justicia Aliada' de preferencia para industriales y banqueros nazis que obtuvieron la amnistía general, una vez rehabilitados se les reintegró sus bienes. El indulto incluyó a políticos, militares, profesionales y otros criminales que pudieran ser útiles para la lucha contra el comunismo.  1951 fue el año clave en que todos los criminales de despacho, que todavía estaban encarcelados, recobraron su libertad (si no la habían recuperado antes o si nunca pisaron una prisión).

Tras la fundación de la República Federal, el gobierno de Adenauer comenzó a poner fin al proceso de desnazificación en 1949 sobre la base de que era necesario trazar una línea bajo el pasado nazi (su abolición oficial se dio en 1951). No olvidemos que hasta 1949 Alemania era un país ocupado por las potencias Aliadas y lo seguiría siendo tras el nacimiento de la OTAN.

El gobierno federal dictó leyes de amnistía en 1949 y 1954 que favorecieron sobre todo a cientos de miles de simples militantes del partido nazi (recordemos que hasta se obligaba a los servidores públicos a  afiliarse al NSDAP), el parlamento legisló el denominado Reglamento 131, es decir, "derecho al empleo en el sector público a cualquier persona que afirmara durante los procedimientos de desnazificación haber sido simplemente un compañero de viaje nazi".


Dos  sátiras de los Kukryniksy durante la Guerra Fría. Izq.: "Para el eje de la "hermandad". ¿El visible revanchismo de Bonn aprueba esta alianza?. Exposición Internacional "La lucha de la sátira por la paz". 1969. Derecha: Sobre el rearme de Alemania Occidental (Unión Soviética, 1955)


Hecha la ley, hecha la trampa, esas amnistías hicieron posible el indulto de miles de auténticos criminales nazis de rango medio y alto. Para la redacción de estas leyes, preferentemente fueron convocados ex integrantes del Ministerio de Justicia del Reich al servicio de la ideología nazi, ni que decir de la presencia de varios jueces de guerra y tribunales especiales, justicieros del nazismo. 

Más de medio siglo después de la publicación del "Libro Marrón", los rangos superiores militares y los miembros del establecimiento político alemán aún están controlados por una casta cuyos antepasados estuvieron profundamente involucrados en los peores crímenes conocidos por la humanidad, concluye la investigadora Verena Nees, quien acota: "Estas fuerzas tienen la intención de seguir los pasos de sus antepasados".


La política alemana de posguerra. Arriba: "Licitación en subasta" (1983); y,  abajo: "La gallina y el huevo", póster de 1968. Las dos caricaturas son autoría de los Kukryniksy



DOCUMENTO EN PDF

Haga click AQUÍ para acceder a la versión inglesa del "Libro Marrón" 

Fuente de consulta:


VIDEO

12 agosto 2021

Originales post cards estadounidenses de la IIGM



por Tito Andino

para la selección de gráficas 


Las postales eran un buen medio para la propaganda del gobierno federal estadounidense o, en muchos casos, un poco de amable y hasta picaresco humor relacionado con el servicio. Eso fue tan extremo como lo permitía la Oficina de Correos en la década de 1940.




Una de las clásicas estigmatizaciones a lo largo de la historia ha sido la utilización como propaganda de la enfermedad mental (verdadera o supuesta) de los líderes nacionales antagónicos. Lo hicieron los nazis con Winston Churchill y, en el reportaje de hoy, la propaganda estadounidense hizo uso de la locura para desacreditar a Hitler. La propaganda, como las series de postales, también dirige una visión similar de Mussolini y los jefes militares japoneses.


Post cards de la Serie Axis No. 51,52 y 53. Foto de rayos X del cerebro de Hitler, Hirohito y Mussolini, respectivamente. 
(*Nota: Todas las imágenes de este post pueden ser ampliadas. Haga click sobre ellas).


Naturalmente, no vamos a enfocarnos en el perfil psicológico de Hitler. Desde 1943 (o antes) la Oficina de Servicios Estratégicos encargó al psicoanalista Walter C. Langer un informe psíquico del líder nazi; Henry A. Murray, también psicoanalista, entregó a la OSS un reporte parecido, coincidían en el aspecto patológico de la psique de Hitler. En "Wotan" Carl Gustav Jung, en la posguerra, ensayó el aspecto singular psicológico de Hitler así como un riguroso análisis del nazismo como fenómeno cultural y social.

 


Volviendo al tema central, las postales brindaban no solo sonrisas, sino situaciones metafóricas que "revelan" aspectos poco analizados, "pertenece al bagaje más trillado de la
iconografía de la convicción: Entre las diversas imágenes se pueden reconocer lugares comunes de propaganda como la serpiente, el cerdo y la calavera". 

Esta herramienta de convicción sigue siendo eficaz, lo demuestra su uso, todavía estuvo muy extendido después de la guerra en los países de la OTAN, el objetivo político fue el comportamiento de Stalin, primero diagnosticado como paranoico y luego como enfermo de arteriosclerosis. "Incluso hoy, la etiqueta de "dictador loco" se aplica a todo aquel que se desvíe de la línea política internacional que se quiere imponer".


Magníficas post cards de "Axis Series" 


Las postales estadounidenses durante la IIGM fueron producidas por diversas empresas. Destacan los trabajos de: MWM Army comic series, U.S. Army Series, Hitler Comics, Jap Comics y Axis Series.

Revisemos una selección de postales de guerra (cómicas y satíricas), en la actualidad son apetecidas por coleccionistas, a pesar de que no tienen valor comercial (pueden encontrarse por menos de $5, dependiendo su estado). Lo que si tiene valor es el poseer una colección completa de las diferentes series editadas por distintas empresas.





Las más populares por sus brillantes colores fueron las emitidas por MWM Army Comic Series de Aurora - Missouri y, por supuesto, las del U.S. Army Series. Generalmente todas las tarjetas postales de las diferentes compañías conservan el clásico reverso para el mensaje escrito y el sello postal. Una variante del reverso puede observarse en el siguiente ejemplo:

 



El humor y los chistes picantes son parte de la vida real del soldado en el acuartelamiento.



Este tipo de postales estadounidenses se mofaban de la vida cuartelera poniendo énfasis en el entretenimiento y en la detestada disciplina.








Para finalizar no podían faltar las sátiras contra Hitler y las potencias del Eje. Aquí una selección:














***

Principal fuente de consulta para el resumen de textos y gráficas:

Collection of Nazi Propaganda Postcards D.D. Teoli Jr. A.C.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny