Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

12 diciembre 2016

KURDISTÁN: El pandemónium suelto (6)






Por: Tito Andino U.


Quién pelea contra quién en el norte sirio? 

Unos kurdos contra otros kurdos, turcos contra kurdos; unos kurdos y turcos contra árabes, cristianos y asirios; “rebeldes moderados” contra sirios; yihadistas contra sirios y kurdos; otros kurdos contra sirios; Estado Islámico (bajo bandera del Ejército Sirio Libre) junto a turcos contra Siria y los kurdos; unos yihadistas contra otros yihadistas; “rebeldes moderados” contra yihadistas; sirios, kurdos, asirios contra yihadistas, mercenarios y otros grupos terroristas; norteamericanos asesorando a unos kurdos en contra de Turquía y de Siria; turcos contra Siria; turcomanos contra kurdos; turcomanos, cristianos y otras pequeñas milicias contra Siria (pidiendo autonomía); otros turcomanos opuestos a la injerencia otomana contra turcos y yihadistas; rusos, sirios, Hezbolá, milicias iraquíes e iraníes contra yihadistas y otras raras especies “moderadas”.

Al momento de redactar estas líneas, el Estado Islámico aprovechando una "pausa" de los "ataques" de la coalición internacional en su contra en el norte de Siria (Raqqa) envían desde allí grandes contingentes de hombres y material bélico hacia Palmira (sin que la "coalición" se "percate" de ese movimiento); por otro lado, los mismos yihadistas apostados en Mosul (Irak) también transportaron miles de hombres y armamento rumbo al desierto sirio que bordea Palmira, curiosamente la ofensiva terrorista coincide con otro "error" de la "coalición" anti Estado Islámico que ha bombardeado y dado muerte a decenas de militares iraquíes en la zona de Mosul. Coincidencia? 

Está usted confundido? No es ficción es la realidad. 

Quien ha seguido con interés todos los artículos relacionados con el Kurdistán seguramente mantiene aún la misma sensación de incomprensión general de la realidad geopolítica. Los hechos se encuentran en pleno desarrollo y el final de las crisis regionales perdurará un largo periodo más. 

No se trata solo de eliminar al terrorismo mercenario implantado por la OTAN/USA/Israel/ Petro-monarquías del Golfo. Los multimillonarios negocios (venta de armas y futuras explotaciones de recursos naturales) gozan de una perspectiva alentadora en materia económica (sumemos a ello una futura reconstrucción de las infraestructuras)


Ganancias por todos lados. Las víctimas? A cuál poderoso financista internacional (sea árabe, judío o europeo/americano) le importa el número de muertos e incapacitados que dejarán las guerras de Medio Oriente,? cuando se augura un próspero porvenir si se cumplen sus objetivos estratégicos de remodelar la conflictiva región a largo plazo. 


Caos regional perpetuo es un buen negocio para la industria armamentista, a la vez que los teóricos de la paulatina reducción de la especie sostienen que es necesario mantener el balance entre los recursos naturales y la cada vez más creciente población en el mundo, ellos apuestan a las guerras como una forma “natural” de frenar el desequilibrio entre los recursos y la humanidad.


Volviendo
a la temática kurda y la guerra que se desarrolla en el norte de Siria e Irak, tenemos otro difícil rompecabezas. Los actores son demasiados, los intereses son distintos y plantear una hipótesis es tan arriesgado como pronosticar cuándo terminará la guerra en Siria. Si se logra acabar con el terrorismo mercenario o expulsarlo es probable y hasta inevitable un nuevo conflicto entre sirios y turcos y/o kurdos independistas, en cualquier escenario los turcos estarán presentes, ya sea contra Siria o contra los kurdos. Tenemos, además, el frente de los Altos del Golán con un Israel en plano belicoso apoyando abiertamente a los yihadistas.

Hemos leído que los rusos conversan, negocian y llegan a compromisos con los gobiernos de Israel y Turquía para que no metan más las narices en la crisis siria, buen trabajo de la diplomacia rusa; pero, israelíes y turcos acatan los acuerdos? Un rotundo no es la respuesta.

Sobre el terreno, ante el avance de las tropas sirias sobre los bastiones de los “rebeldes moderados” de Obama, de la OTAN y otros, las alianzas momentáneas de conveniencia se hacen y deshacen tan fugazmente como fueron pactadas, según los cambios constantes del mapa. Comentábamos en otro artículo las traiciones de un amplio segmento de kurdos sirios de la YPG rebautizados como FDS (Fuerzas Democráticas de Siria) y su contra-natura alianza con los turcos y estadounidenses

El ex líder sirio kurdo, Salih Muslim, pactó con Ankara crear un Kurdistán sirio en el norte del país levantino y acoger allí a todos los kurdos turcos expulsados de Turquía, sin duda se planeaba reconocer a Muslim como presidente de ese pseudo Kurdistán, mejor dicho un pseudo estado títere de Turquía.  P
ara
ese efecto a fines de octubre del 2014 se reunió en Francia con el presidente Hollande y, en el mismo palacio del Elíseo, aprovechando la visita, de manera clandestina, tuvo un encuentro con el presidente turco Erdogan. Los tres mencionados personajes acordaron ejecutar un plan ya desarrollado por el ex presidente francés  Sarkozy y su ministro de relaciones exteriores, Alain Juppé, junto al ex ministro de exteriores turco Ahmet Davutoglu.

Muslim partió al exilio dorado en Turquía. Pero, quién en su sano juicio pensó que esta atrocidad planeada en el siglo XXI podría culminar con éxito? Seguramente en la mente psicopática del jefe de estado turco que sueña con restaurar el imperio otomano, naturalmente él, Erdogan, deberá ser erigido el nuevo Califa. 

Pero la historia no termina ahí. La deslealtad de Muslim, su traición a los auténticos patriotas kurdos fue “premiada” recientemente por Turquía con la emisión de una orden de captura en su contra y de decenas de dirigentes kurdos-sirios miembros del PYD (organización política kurdo-sirio que controla las fuerzas de combate de la YPG). La resolución judicial fue dictada por los órganos de justicia de Turquía (bajo control del régimen de Erdogan). Por qué? Según analistas esto se debe a que Muslim y otros se arrepintieron del pacto y renegaron de su “padrino” Erdogan al apreciar que la represión de las fuerzas armadas de Turquía en contra de los kurdos turcos bordea lo más cercano a un nuevo genocidio. Dónde está Muslim hoy?.



En estos días, el autoproclamado nuevo ”Fuhrer” de Oriente Medio, Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, declaró la guerra a Siria, en un acto público en Estambul expresó que el operativo militar turco en el norte de Siria es para derrocar al gobierno legítimo de Bashar al Assad. "Hemos aguantado durante demasiado tiempo, pero al fin entramos en Siria junto con el Ejército Libre Sirio". Erdogan recalcó que "estamos allí para restablecer la justicia y poner fin al dominio del cruel tirano Assad". Señaló que su razón principal de intervenir en Siria no es siquiera combatir a los kurdos, mucho menos a sus socios yihadistas del Daesh o Estado Islámico, el objetivo sería el derrocamiento del presidente Bashar Asaad.

Como ya sabemos Turquía está involucrada en esta guerra de forma activa desde 2011. Aunque 'Escudo del Éufrates' (así bautizada la intervención turca en Siria) es militarmente reducida, no hay que desestimar el inmenso aprovisionamiento de pertrechos militares y personal armado que ingresan por la frontera turca para los militantes del Estado Islámico, Ejército Libre Sirio (ELS) y otros frentes yihadistas en Alepo y el norte sirio en general

Mientras se discute si la retórica de Erdogan es propaganda, todo indica que su aspiración real, sobre el terreno y por el momento, es intentar destruir a las milicias de la YPG kurdas, para ello tiene el apoyo del ELS y del Estado Islámico. (l
os extremistas del EI se han
rebautizado ELS en algunas zonas como en Yarablus), una de las prioridades es crear una zona de seguridad en el norte de Siria libre de “terroristas”, kurdos, por supuesto; y, otra, es instalar en esa zona a los desplazados internos (según Erdogan), que bien podrían ser los kurdos expulsados de Turquía. 

Erdogan luego de recibir una respuesta categórica del presidente Putin (jalón de orejas) sobre sus anhelos golpistas en contra del gobierno sirio, ha vuelto a meter el rabo entre las piernas, sus asesores aseguran que se ha mal interpretado sus palabras, que su objetivo en el norte sirio sigue siendo crear una zona de seguridad de 5.000 kilómetros para acoger a los refugiados internos sirios (algo digno de aplaudir salvo que es un “proyecto” turco).

El presidente Erdogan sigue ocultando sus otros discursos. Ejemplo: Aquel referente a crear “un segundo ejército nacional en Siria”, para buen entendedor el presidente Erdogan pidió la formación de ese “ejército nacional” tomando como base las diferentes organizaciones armadas de la "oposición moderada", conocidos también como “rebeldes” (casi inexistente). Los turcos, sus socios de la OTAN/Israel y Monarquías absolutistas del Golfo aspiran que a éstos grupos les corresponda la tarea de supervisar la insistente zona de seguridad y de exclusión aérea turca en Siria -todo esto en la ficción de Erdogan- . 

En concreto, para dejarnos de tanto cuento, es el proyecto final para desmembrar el territorio sirio. Otros discursos de Erdogan –de pura retórica nacionalista- insisten en la reivindicación turca sobre territorios de Irak, Siria y hasta Chipre e islas griegas.


Pese a toda esta cantaleta del ‘führer’ turco, los hechos demuestran que ha fracasado en todas sus aspiraciones, seguramente seguirá victimando a cuanto kurdo sea posible, pero su política internacional, en sí, es un fiasco total.




La historia parece volverse infinita. Ahora, luego de los éxitos del ejército árabe sirio en Alepo con respaldo de sus aliados e inclusive de los kurdos, el gobierno del presidente al Assad tendrá que buscar un consenso con las fuerzas kurdas para seguir operando en el norte sirio, principalmente para la futura batalla por Idlib y Raqqa, en esta última ciudad otras fuerzas kurdas, (ahora denominadas FDS (Fuerzas Democráticas de Siria), aliadas de los Estados Unidos se alistan para asaltar la capital del Califato. 

Seguir atacando al Estado Islámico en sus fortalezas de Idlib y Raqqa sin un previo acuerdo con los kurdos significa para Siria un duro cometido, no tanto por los kurdos, sino porque los Estados Unidos tiene metido las manos en el hervidero. 

Los norteamericanos aspiran un trozo del pastel atacando a través de sus nuevos socios kurdos a sus ex socios del Estado Islámico. S
ería
un desprestigio internacional que los USA no brinde su “aporte” a la lucha contra el terrorismo internacional y, sobre todo, la perspectiva de aumentar su esfera de influencia en los kurdos sirios es atractivamente tentadora para un irrealizable sueño, un Kurdistán en el norte de Siria... Aspiración que por un corto lapso de tiempo también compartió Turquía! con otros métodos y en agrias disputas con sus socios norteamericanos… En fin, este pandemonio "geoestratégico" ni yo mismo me explico como ha sido desenmarañado.

Demos paso a un importante análisis del experto internacional Thierry Meyssan sobre el asunto que hemos resumido previamente: Turquía – Kurdistán – Francia y otros actores.


*****

Francia y Turquía contra los kurdos


por Thierry Meyssan 



Si los medios occidentales no logran explicar las guerras que asolan el «complicado Oriente» es porque no quieren reportar lo que pasa a escala regional. En lugar de entrar a discutir si lo que sucede en Siria es una revolución, una guerra civil o una agresión, o si la represión en Turquía se justifica o no, Thierry Meyssan propone una lectura diferente de los hechos a través del caso de los kurdos.


Al colaborar con el presidente turco Erdogan, el kurdo sirio Salih Muslim ha llevado parte del pueblo kurdo a la derrota. Ahora trata de rectificar su error y Ankara ha emitido contra él una orden de arresto.


Los medios occidentales de difusión abordan los acontecimientos del Medio Oriente país por país. Eso no sorprende a sus lectores, que en su mayoría desconocen la historia de esta región, pero lo cierto es que no logran entender este «complicado Oriente» perpetuamente en guerra.


El Medio Oriente no es para nada comparable con, por ejemplo, Europa, sino más bien con África ya que sus fronteras no se basan en realidades geográficas sino en los “arreglos” entre las potencias coloniales. A lo largo del siglo pasado, los Estados del Medio Oriente se esforzaron por convertir sus poblaciones en verdaderos Pueblos. Sólo Egipto, Siria e Irak lo lograron.

D
urante
los últimos 5 años, la prensa occidental ha hablado de «revolución democrática» en Túnez, en Libia, en Egipto y en Siria, ha hablado de «injerencia iraní» en Bahréin, Líbano y Yemen y de «terrorismo» en Irak. Pero en el Medio Oriente, todas las fuerzas implicadas, exceptuando solamente a las petrodictaduras del Golfo, han denunciado esa lectura de los acontecimientos y presentado una interpretación regional completamente diferente.

Observemos, por ejemplo, la situación de los kurdos. Podría explicar aquí la situación del Emirato Islámico (Daesh), pero este segundo ejemplo sería mucho más difícil de aceptar para los lectores occidentales. 

Según la prensa occidental, los kurdos son felices en Irak, donde disponen de una autonomía casi total en el marco de un sistema federal felizmente impuesto por Estados Unidos. Pero en Siria luchan a la vez contra la dictadura alauita de la familia Assad y la opresión sunnita extremista del Emirato Islámico. Y están demasiado oprimidos en Turquía. Pero son un Pueblo con derecho a un Estado independiente… en Siria, pero no en Turquía.

Para los propios kurdos, la realidad es muy distinta

Los kurdos tienen una cultura en común, pero no comparten la misma lengua, ni la misma historia.

Para explicar las cosas brevemente hay que decir que los kurdos de Irak eran principalmente pro-estadounidenses durante la guerra fría mientras que los de Turquía y Siria eran pro-soviéticos. 

Preocupado ante el fuerte respaldo que la URSS encontraba en Turquía, Estados Unidos organizó primeramente una ola de migración kurda hacia Alemania, para que Turquía no se sintiese tentada a romper con la OTAN. Posteriormente, Estados Unidos estimuló la represión contra los kurdos del PKK [1]. Durante la guerra civil de los años 1980, cientos de miles de kurdos turcos del PKK buscaron refugio en Siria, junto a su líder, Abdullah Ocallan, y obtuvieron la protección del Estado sirio. En 2011, esos kurdos de Turquía y sus descendientes optaron por la nacionalidad siria.


Entremos ahora en la parte fundamental de este tema. Nadie mencionó la existencia de una «cuestión kurda» durante lo que llamaré la Primera Guerra de Siria –la que trató de extender a ese país la «primavera árabe» utilizando las técnicas de las guerras de 4ª generación. Todo comenzó poco a poco a partir de la Segunda Guerra de Siria –la que se abrió con la conferencia de los autoproclamados «Amigos de Siria», realizada en París, en julio de 2012.

Las declaraciones de los dirigentes de los países miembros de la OTAN hacían pensar que el derrocamiento de la República Árabe Siria era inminente y que la Hermandad Musulmana ascendería al poder en Damasco, como ya había sucedido en Túnez, en Libia y en Egipto. Así que Turquía invitó las poblaciones del norte de Siria a venir a su territorio, a ponerse al abrigo de los sobresaltos de la «revolución». En septiembre, Ankara incluso nombró para esas poblaciones un «walli», o sea un prefecto turco. Pero ese término proviene de la época otomana y recuerda la opresión del sultán. Bajo la autoridad directa del entonces primer ministro turco Erdogan, ese prefecto –cuyo nombre es Veysel Dalmaz– distribuyó entre los «refugiados» miles de millones de dólares facilitados por las petrodictaduras del Golfo.

En aquel momento, todos vieron que se trataba de una maniobra para debilitar a Siria. Pero nadie entendió el verdadero motivo de aquel desplazamiento de población, a pesar de que Kelly M. Greenhill –muy vinculada a la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Samantha Power– ya había publicado un trabajo universitario sobre La ingeniería estratégica de las migraciones como arma de guerra [2], trabajo que debería que haber llamado la atención sobre aquel movimiento. Turquía construyó nuevos poblados para albergar a los sirios, pero no los puso en manos de estos desplazados. De hecho, aún hoy siguen inhabitados. Ankara comenzó por hacer una selección entre los refugiados, según sus opiniones políticas, a algunos los mantuvo en campamentos donde podían recibir formación militar antes de mandarlos de regreso a Siria como combatientes, y a otros los mezcló con la población turca para explotarlos como fuerza de trabajo barata.

Las poblaciones restantes en el norte de Siria se componían principalmente de cristianos, kurdos y turcomanos. Estos últimos se pusieron masivamente al servicio de Turquía y fueron puestos bajo las órdenes de la organización de los Lobos Grises (Bozkurtlar) milicia fascista creada en 1968 por cuenta de la OTAN. Por su parte, Damasco creó milicias cristianas y kurdas para garantizar la protección del territorio. Durante 2 años todos los kurdos sirios lucharon bajo las órdenes de la República Árabe Siria.

Traicionando
al fundador del PKK, Abdullah Ocallan, y a sus hermanos kurdos, el sirio Salih Muslim se alió con la Turquía que en los años 1980 masacró parte de su propia familia. Se reunió secretamente en París con los presidentes de Turquía y Francia –Hollande y Erdogan– y concluyó con ellos un pacto. Francia y Turquía se comprometieron a hacerlo presidente de un Estado independiente que se crearía en el norte de Siria. A cambio, Salih Muslim tendría que «limpiar» el terreno masacrando la población cristiana, exactamente como otros kurdos masacraron –hace un siglo– a otros cristianos por cuenta de los otomanos. Salih Muslim tendría que aceptar después que Turquía expulsara hacia el Estado donde él sería presidente a los kurdos turcos, que a su vez serían reemplazados por refugiados sunnitas sirios en los territorios kurdos de Turquía.

Este plan tiene una larga historia. F
ue trazado por Ahmet Davutoglu, entonces ministro turco de Exteriores
, y su homólogo francés Alain Juppé, en 2011, antes de la incorporación de Turquía a la guerra contra Libia y antes del comienzo de los desórdenes en Siria. El Pentágono lo asumió públicamente, en septiembre de 2013, cuando Robin Wright publicó en el New York Times el mapa de ese futuro Estado, y también el mapa de lo que sería el Califato de Daesh. Por supuesto, el primer Estado se llamaría «Kurdistán», a pesar de hallarse muy lejos del territorio del Kurdistán histórico definido por la Comisión King-Crane en 1919 y reconocido por la Conferencia en 1920. El segundo Estado sería un «Sunnistán» y abarcaría territorios pertenecientes a Irak y Siria, cortando así definitivamente la «ruta de la seda», que China espera restablecer.



Este plan perseguía los objetivos del sultán Abdulhamid II, de los Jóvenes Turcos y del Tratado de Lausana, firmado en 1923: la creación de una Turquía exclusivamente sunnita y la expulsión o masacre de todas las demás poblaciones. Fue precisamente para impedir ese plan y condenar a quienes habían iniciado su aplicación con la masacre de armenios y de griegos pónticos que Raphael Lemkins creó el concepto de «genocidio», cuya definición se aplica hoy tanto a los actos cuya responsabilidad recae en hombros de los franceses Juppé y Hollande y de los turcos Davutoglu y Erdogan.

Nadie debe confundirse sobre lo que aquí escribo. Si bien París y Ankara quieren crear una Turquía exclusivamente sunnita, el hecho es que la mayoría de los sunnitas se opone a ello, lo cual explica la feroz represión desatada tanto en Turquía como en los territorios del Califato de Daesh. 

En julio de 2015, el gobierno de Erdogan ordenó a Daesh la realización de un atentado en la localidad turca de Suruc, atentado
que causó la muerte de kurdos y alevitas –estos últimos son el equivalente turco de los alauitas sirios– que expresaban su apoyo a la República Árabe Siria. Erdogan utilizó ese atentado como pretexto para romper la tregua pactada en 2009 con el PKK. Simultáneamente, cortó todo aprovisionamiento a una parte cuidadosamente seleccionada de los refugiados sirios. Así iniciaba Ankara la ejecución del plan anteriormente descrito… y también comenzaba el calvario de Turquía.

En agosto, Turquía empujó los refugiados sirios, a los que había previamente privado de todo recurso, a huir hacia la Unión Europea. En octubre, en Siria, los hombres de Salih Muslim atacaron las comunidades cristianas asirias y trataron de “kurdizar” sus escuelas por la fuerza mientras que, en Turquía, el AKP de Erdogan saqueaba 128 sedes políticas del HDP –partido pro-kurdo– y más de 300 establecimientos pertenecientes a kurdos. Las fuerzas especiales turcas masacraron a más de 2000 kurdos turcos y arrasaron parcialmente las ciudades de Cizre y Silopi. Nuestros lectores han podido seguir esos hechos, pero los medios occidentales no los mencionaron y sólo ahora –más de un año después– comienzan a hablar de Cizre y Silopi como ciudades mártires.


Con ayuda de Massud Barzani –el presidente «vitalicio» del Kurdistán iraquí– Salih Muslim impuso el reclutamiento obligatorio de los jóvenes kurdos sirios para reforzar sus tropas e imponer el terror. De eso tampoco hablaron nunca los medios occidentales, que prefieren la prosa romántica sobre Rojava. De hecho, los jóvenes sirios de origen kurdo se rebelaron en masa y prefirieron unirse a las Fuerzas de Defensa de la República Árabe Siria.

En septiembre d
e 2016, el presidente Erdogan anunció que Turquía concedería la nacionalidad turca a una parte de los refugiados sirios que aún quedan en ese país –los que apoyan el plan de una Turquía exclusivamente sunnita. Serán estos quienes finalmente recibirán los apartamentos construidos hace 4 años.

Atrapado entre su ambición personal y la solidaridad de sus hombres hacia sus hermanos kurdos de Turquía, el colaborador Salih Muslim se volvió finalmente en contra de Ankara, que acaba de emitir contra él una orden de arresto en noviembre. Después de recibir al secretario general de la OTAN, el presidente Erdogan anunció que quiere «renegociar» el Tratado de Lausana. Erdogan pretende anexar varias islas griegas, el norte de Chipre, una parte de Siria y también parte de Irak, para crear en 2023 el 17º imperio turco-mongol.

Y desde ahora el ejército turco está ocupando territorios en Siria –Yarablus– y en Irak –Baachiqa. Cuando el primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, lanzó una advertencia a Turquía sobre ese acto de guerra, el presidente Erdogan le respondió con arrogancia que no está «a su nivel» y lo intimó a «mantenerse en su lugar». Al ser cuestionado por dos veces ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador de Turquía y ex ministro de Exteriores Feridun H. Sinirlioglu respondió que su país actúa por el bien de las poblaciones y que por esa razón Irak no debe invocar el derecho internacional ni quejarse.

En un campo de batalla, no puede haber tres bandos, sino dos. En la actual guerra tenemos, de un lado, a Turquía, que pretende dividir las poblaciones en comunidades e imponer la supremacía de una de esas comunidades sobre las demás. Del otro lado está la República Árabe Siria, que defiende la paz y la igualdad entre comunidades que conviven pacíficamente.

¿De qué lado está usted?

Thierry Meyssan






Capítulo anterior                                                              

KURDISTÁN: El mundo de lo irreal (5)       

Capítulo siguiente:
KURDISTAN: REFERÉNDUM SEPARATISTA A LA VISTA (7)


NOTAS:

[1] Fundado en 1978, el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) lucha fundamentalmente por los derechos de los kurdos en Turquía. Nota de la Redacción.
[2] “Strategic Engineered Migration as a Weapon of War”, Kelly M. Greenhill, Civil War Journal, Volume 10, Issue 1, julio de2008.
Francia y Turquía contra los kurdos

06 diciembre 2016

El retorno de la propaganda negra contra Siria







Por: Tito Andino U.



En días pasados se volvió a destapar un viejo bulo desinformativo para desprestigiar el gobierno legítimo de Siria y su lucha contra el verdadero terrorismo internacional. Episodios como estos nacen generalmente de fuentes interesadas de la OTAN y los halcones norteamericanos. 

Anteriormente hemos dado tiempo para rebatir con éxito y fundamentos esas argucias de la prensa comercial alineada con las grandes potencias occidentales, Turquía, Israel y las despóticas petro-monarquías del Golfo. Temas como el uso de las armas químicas como pretexto para invadir Siria por parte de los Estados Unidos ha sido fehacientemente contradichas, otro falso bulo que sigue apareciendo periódicamente es el “asesinato” en masa de opositores al gobierno sirio, con “testigos” estrella que afirman haber fotografiado los cadáveres de miles de víctimas. Estos reportajes han sido  abordados en nuestra serie de cuatro artículos titulada: SIRIA. LA CONSPIRACIÓN DEL MAL. Las mentiras de Occidente.

Y bueno, esto no tiene fin. La novelería recurrente en estos días es otra antigua fantasía de los organismos de inteligencia occidentales. Esta vez se afirma que ex jefes de la inteligencia siria vincularon al presidente al Assad con los orígenes del grupo terrorista ISIS (Daesh por sus siglas en inglés) –hoy rebautizado como Estado o Emirato Islámico -. El argumento de este desempolvado bulo es el mismo patrón de anteriores calumnias. En resumen dicen que Assad habría puesto en libertad abriendo las cárceles a las células yihadistas para desestabilizar Irak durante la invasión norteamericana, posteriormente los volvió a encarcelar. No se sabe cómo, o si los miembros de esas “células” yihadistas se presentaron voluntariamente a al Assad para ir a prisión; o, si fueron recapturados para estar “disponibles” en futuras misiones. La ridícula tesis afirma que Assad “los volvió a soltar para desvirtuar la revolución de la Primavera Árabe” y ha logrado ese objetivo.

Este bulo apareció recientemente en “The Daily Beast”, como hemos dicho, la fuente de esta publicación serían ex jefes de los servicios de inteligencia sirios (?) que habrían manifestado que Assad estaba detrás del origen del ISIS. La tesis, según esa noticia sensacionalista, es que el “tirano” quiso convertir la “Primavera Árabe Siria” en una lucha militar comandada por los yihadistas y así  demostrar que él podía luchar contra los destructores de su país aliados de Estados Unidos, OTAN, Israel, Arabia Saudí, etc,. de esa forma el “tirano sirio” podía legitimar su poder sobre los sirios.






Semejante proyecto eclipsa a cualquier déspota de la historia, Hitler, Stalin y otros son unos críos en comparación a la maldad del “tirano”, según esta fábula. Ni el mismo Maquiavelo en su clásico “el fin justifica los medios” puede estar a la altura del “déspota” sirio. (1) (Si el lector desea puede dar lectura a todo el artículo de prensa en el enlace 1 de las notas de pie de página)

Ahora bien, como hemos dicho esta historia no es nueva, ni fruto de una investigación seria de actualidad, como siempre se basa en supuestos confidentes que desconocemos si existen o no, si son producto de la ficción propagandística o si utilizan a personas que desertaron de las fuerzas armadas sirias al inicio de la invasión mercenaria. En un trabajo anterior expusimos todo esto al detalle, quienes organizan este tipo de desinformación y de donde provienen los “rumores”.

En un trabajo investigativo, traduciendo documentos del inglés, presenté hace ya más de un año (marzo del 2015) la ponencia: “La extraña simbiosis entre el Emirato Islámico y Bashar Al-Assad.... según la prensa rosa norteamericana”. (2) En dicha investigación señalábamos como la prensa comercial desinformativa alineada a la OTAN dedica tiempo y dinero para vender este tipo de desinformación, una forma simple de ocultar y desviar la atención del público sobre los verdaderos patrocinadores del terrorismo internacional.

Es absolutamente cierto, al mejor estilo del Dr. Goebbels en el Reich de los 12 Años, que una mentira repetida mil veces puede, aunque no siempre, transformarse con el tiempo en un hecho verdadero y hasta aceptado por un público incrédulo y apático, siendo ese el objetivo de la prensa desinformativa. También acertábamos en afirmar que la máxima “el enemigo de tu enemigo es tu amigo” tenía sus excepciones como el caso sirio. Es decir, la prensa comercial expresaba que el “régimen” sirio pactó y creó al ISIS/EI para que esos yihadistas sean el enemigo de sus enemigos: “oposición moderada”, al-Nusra, Frente Islámico, Ejército Libre Sirio (ELS) y otras organizaciones “rebeldes”.

Todos sabemos que el supuesto “amigo” de conveniencia de Siria (ISIS/EI) resultó ser uno de los peores enemigos, no del gobierno, sino de toda Siria. Finalmente, recalcar un acto que es histórico: Fue la oposición siria (política y militar) quien empezó a difundir ese rumor para llamar la atención de potencias extranjeras y acorralar al gobierno sirio.  (recomiendo dar lectura al artículo en referencia, allí tenemos seleccionados varios ejemplos con sus respectivos enlaces en inglés y ser confirmados por el lector).



                                   Día de la ira contra al Qaeda y Assad
Cartel de propaganda de la oposición "moderada" a Bashar Al-Assad, muy difundido en los países de habla inglesa. Según los "revolucionarios sirios moderados” (?) Al-Assad es aliado del Estado Islámico y que Al- Qaeda y Assad son las dos caras de la misma moneda.


No quiero dejar los cabos sueltos, así como tenemos un público perspicaz, analítico y crítico; por otro lado, lamentablemente, tenemos otro sector de gente crédula que podría caer en el error de creerse lo que la desinformación pretende con este contraataque, bajo el mismo argumento de siempre.

La supuesta oposición política siempre estuvo en el extranjero y los que hoy quedan no son más que asalariados de potencias extranjeras, rara vez dan la cara en los últimos tiempos. La auténtica oposición política siria ha permanecido en su tierra, dan la cara, dialogan y no les sucede nada, son quienes ayudan a llevar la paz en el país, incentivan activamente el programa de RECONCILIACION NACIONAL con un éxito rotundo. Cientos de poblados y ciudades y miles de sirios que se unieron a las hordas invasoras de mercenarios y terroristas extranjeros han ido bajando las armas al comprobar el engaño al que fueron sometidos porque no existen los llamados “rebeldes moderados”; y, los pocos que podían haber sido así calificados -moderados- son precisamente estos sirios que han ido bajando las armas.

Desde aquí viene un resumen del artículo, de mi autoría, que niega las acusaciones formuladas contra Siria. En marzo del 2015 al presentar la ponencia “La extraña simbiosis entre el Emirato Islámico y Bashar Al-Assad.... según la prensa rosa norteamericana”, lo hice con el fin de demostrar, en primer lugar, que soy una persona no parcializada, siempre procuro dar espacio a la otra cara de la desinformación, aunque éstos usen métodos despreciables. Y mi contestación al artículo en mención fue otro que titulé “Las culpas de Siria?”, como respuesta al anterior post, en que cedimos la palabra a los apologistas de las guerras imperialistas para que defiendan su causa. Ahora señalaremos sus mentiras y contradicciones.

He aquí una sinopsis de Las culpas de Siria? (invitando dar lectura al artículo completo). (3)

- Resulta para Siria que el enemigo (Estado Islámico) de su enemigo (Ejército Sirio Libre, al Nusra, Frente Islámico, etc) no resultó ser al final el “amigo” de la República Árabe Siria. El amigo inesperado de Siria, para sorpresa de los creadores de esta compleja ecuación, terminaron siendo, involuntariamente, los propios “Amigos de Siria”, un engendro inventado por una coalición internacional de países que ambicionaban destruir el país, sus errados cálculos llevaron al fracaso de su proyecto.

- Siria fue desde hace mucho tiempo un objetivo militar al no aceptar los designios del mundo “civilizado” liderado por los Estados Unidos. En la época del predicador del Apocalipsis bíblico, Ronald Reagan, surgió la famosa frase el “Eje del Mal” para referirse a aquellas naciones que se oponían a su expansionismo globalizador, incluía Siria, por supuesto.




- Siria como miembro del selecto club del “Eje del Mal”, por descontado, se le atribuyó el patrocinio del terrorismo internacional, con mayor razón cuando el gobierno sirio apoyó a determinados grupos de la resistencia iraquí contra la ocupación extranjera de Irak, lo cual es cierto, motivo suficiente para que Norteamérica no perdone esa osadía.

- Siria nunca negó ese hecho, al contrario manifiesta estar orgullosa de ello. Es parte de su política antiimperialista y pan-arabista. No fue raro que en los “Registros de Sinjar” (listas de prisioneros de los Estados Unidos, en que se incluye a miembros de al-Qaeda, desclasificado en 2007 *), se encuentre información sobre Siria y su apoyo a las milicias chiíes iraquíes y otros grupos como el “Ejército del Mahdi”, liderado por Muqtada al-Sadr y la “Organización Badr”, hoy una importante fuerza política en el Parlamento de Irak, facilitándoles cobijo en su territorio, así como al Hezbolá libanés.

- Las milicias chiíes iraquíes enunciadas combatieron por igual contra las fuerzas de ocupación y los grupos aglutinados en un aparente liderazgo central único que comúnmente se conoce como al-Qaeda, es decir, grupos  suníes de tendencia wahabí – salafista – takfir, de donde surge el ISIS o Estado Islámico.

- Qué culpa tiene la República Árabe Siria si, a pesar que el gobierno puso en marcha las reformas constitucionales (abril 2011), acogiendo legítimas demandas populares y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como la liberación de opositores detenidosQué responsabilidad puede asumir Siria cuando los extremistas no deseaban reformas y solo pretendían derrocar al gobierno recurriendo al asesinato, a la destrucción y al caos.

- Qué responsabilidad se le puede achacar al gobierno sirio de que el fundamentalismo sectario encarnado en las hordas yihadistas, representados por ISIS, al-Nusra, Frente Islámico, Ejército de los Muyahidines, de la Conquista, etc, etc. sean financiados, entrenados y armados por Occidente Turquía,, Israel y las Monarquías del Golfo en detrimento de su otro proyecto, el ‘Ejército Sirio Libre’, un ente que nació moribundo al reclutar mercenarios provenientes de muchos rincones del mundo islámico y occidental?.

- Qué culpa tiene Siria que nefastas políticas intervencionistas en su territorio hayan servido para que denuncie ante el mundo una invasión apoyada desde el extranjero. Qué culpa tiene la República Árabe Siria que con la llegada de los grupos yihadistas internacionales (alguien debió haber pagado su transporte)  hayan influido negativamente en la “oposición” nacida fuera de Siria y lejos del deseo de los habitantes de la nación?.

- Qué culpa tiene Siria que la más retrógrada tiranía monárquica del mundo, aliada de los Estados Unidos, Arabia Saudí, liberará de sus cárceles a millares de delincuentes comunes y les otorgara clemencia y remisión de sus “pecados” a cambio de un favor, ir a morir en Siria y así ganarse por derecho el Paraíso celestial?.

- Qué culpa tiene Siria que el “moderado” Ejército Sirio Libre y grupos afines, creados por los Estados Unidos y sus aliados hayan reclutado bandas armadas de caníbales que comen hígados humanosque con sus atrocidades, en nombre de su “revolución”, hayan desprestigiado su “causa”, antes que el “tirano” Al-Assad “creara” el ISIS/EI?

- Qué culpa tiene Siria que el jefe de la organización conocida como Estado Islámico sea un tal Abu Bakr al-Baghdadi, autoproclamado "Califa", que en realidad, según Edward Snowden, sería  un agente entrenado por el Mossad. Y, qué responsabilidad tiene Siria que ese individuo haya sido reclutado en la prisión de Bucca - Irak, liberado por los Estados Unidos en 2009 y se incorpore al entonces 'Estado Islámico de Irak', previo entrenamiento con la CIA y el Mossad?.

- Qué culpa tiene Siria que el enemigo de la nación, Israel, entrene, arme, asesore y monte hospitales para las milicias terroristas del EI y al-Nusra; que oficiales del Mossad israelí proporcionen apoyo de inteligencia al Estado Islámico. Qué responsabilidad tiene Siria al defender la integridad territorial si estos yihadistas, “luchadores por la libertad” ofrecen ceder definitivamente el Golán sirio a Israel a cambio de su ayuda militar?.

- Qué culpa tiene Siria, si el mismo plan islamista, “Las Primaveras Árabes”, creado por Estados Unidos – Israel, se haya repetido, bajo los mismos argumentos en Túnez, Egipto, Libia, Irak, Siria y hasta en Ucrania. Qué responsabilidad tiene Siria de que propagandistas sionistas como Bernard-Henri Lévy expresen en discursos públicos que "le printemps arabe est bon pour ISRAEL"?

- Qué culpa tiene Siria, si hasta los cuervos de las Monarquías del Golfo, financistas del EI acusen al "califa Ibrahim" de ser una creación de la inteligencia de Estados Unidos-Israel. Como expresó el Sheikh Abdul Aziz Al-Fawzan que representa la línea dura del wahabismo saudí contra el cristianismo en Medio Oriente. O, que Nabeel Naim, un ex jefe de al-Qaeda manifieste que el Estado Islámico y otros grupos vinculados con Al Qaeda trabajan para la CIA?.

- Qué culpa tiene Siria si, de manera negligente, los yihadistas del EI robaban el petróleo en las áreas bajo su control y lo contrabandean al Kurdistán iraquí, a Turquía e Israel y no lo “vendían” al gobierno sirio?




- Qué culpa tiene Siria cuando ejércitos extranjeros al mando de la OTAN pretendieron invadir Siria so pretexto de la ya trillada, reiterativa y obsoleta estrategia de denunciar las “armas de destrucción masiva”, esta vez contra Siria por “utilizar” armas químicas contra su propio pueblo. Qué responsabilidad tiene Siria de que se haya montado ese bochornoso espectáculo mundial para destruir al gobierno sirio y poner a los “moderados revolucionarios” en el poder?

- Qué culpa tiene Siria que el plan estadounidense- británico-francés de acusar al gobierno Sirio ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por genocidio haya fracasado, al demostrarse que las millares de víctimas “fotografiadas” por los propios servicios de seguridad sirios (50.000 según la acusación) no lo eran y que todo fue un complot montado por un consorcio de abogados de Londres contratados por Qatar?.

- Qué culpa tiene Siria que dentro del Consejo Nacional Sirio en el exilio dorado (rama política creada artificialmente para representar a los “rebeldes”) se produzcan intrigas, latrocinios, quejas, lamentos, denuncias, peleas, intereses personales entre sus propios miembros, con el fin de apoderarse de los ingentes recursos que reciben de la coalición internacional de estados denominada “Amigos de Siria”?

- Qué culpa tiene la República Árabe Siria que hoy, después de años de sangrienta invasión, la comunidad internacional se inclina a reconocer que Al-Assad es la única garantía de estabilidad, no solo del gobierno en Siria sino de toda la región?. Si quienes deben impartir políticas de contención del yihadismo radical son las naciones que patrocinan esos grupos, por ende, que responsabilidad tiene Siria que la política del “Rediseño del Medio Oriente Ampliado” resultara un fiasco?

- Qué culpa tiene Siria que políticos, analistas, expertos y hasta la población norteamericana perciban que su gobierno oculta la verdad. Si el ex congresista y  candidato presidencial Ron Paul manifiesta que “No había problema de EIIL antes de la invasión de Estados Unidos”; y, que el General Clark revelara que el Emirato Islámico es un proyecto israelí. Qué responsabilidad tiene Siria de que el general Paul Vallely del Army americano haya comandado una infiltración de al-Nusra (rebeldes moderados) el 10 de enero del 2014 a la ciudad de Alepo?

- Qué culpa tiene la República Árabe Siria si la invasión de Irak por los Estados Unidos en el 2003 sembró los orígenes del Estado Islámico en la región, si el auge de esta organización fue una "consecuencia no intencionada", según Barak Obama?. "El Estado Islámico es una consecuencia directa de Al Qaeda en Irak surgida como resultado de nuestra invasión", según el mandatario norteamericano. (Entrevista con VICE News).


Video:


El Presidente Obama reconoce el orígen del ISIS / Estado Islámico como consecuencia de la invasión norteamericana a Irak.





NOTAS:

(3) Las culpas de Siria?

* No sería raro y, de hecho no puedo discutirlo, que en los “Registros de Sinjar” (2007) aprarecen nombres de yihadistas sirios que fueron liberados y que se unieron a grupos de al Qaeda en Irak, pero ese número fue irrelevante como para que hoy se diga que constituyó una fuerza de apoyo para el gobierno sirio en las revueltas iniciadas en el 2011; o peor aun, que luego se hayan puesto en contra del gobierno para desestabilizarlo. 

01 diciembre 2016

HÉROES O VILLANOS? Alemanes en la segunda guerra mundial (I)










                                                  
QUÉ ERA ENTONCES EL VALOR?

Miedo, cobardía, valor, coraje, heroicidad, son conceptos que se sustraen a una valoración racional. Referidos al comportamiento de los soldados alemanes durante la segunda guerra mundial, caen en la penumbra de la paradoja ideológica. Quién fue realmente el héroe: el condecorado con la Cruz de Caballero o el adversario del régimen? El psicólogo A. Stohr ensaya aquí una interpretación del fenómeno desde su perspectiva profesional.


Un representante de la generación de posguerra plantea la siguiente pregunta: Cuántos de nuestros ‘valientes soldados’ eran realmente valerosos? Y luego el interrogante se completa con una apreciación: “No logro imaginarme cómo se puede saltar y atacar a la vista de una ametralladora enemiga”.

Es cierto que carece de sentido establecer comparaciones entre el comportamiento de uno que no ha participado o que no participa en una guerra y el de un soldado en el campo de batalla, hasta el punto de que aquél difícilmente puede comprender las reacciones de éste. Con todo cabe tratar de explicar el fenómeno desde la psicología.

No hay duda de que en el fondo del instinto de conservación del hombre anida la tendencia a evitar el peligro; en lenguaje de guerra, una tendencia a la cobardía. Pero también es indiscutible que muchos soldados se comportan en la batalla con gran valor o con una gran presencia de ánimo. Por supuesto debe haber un motivo para reaccionar por encima del instinto de conservación.


“Disponibilidad” escultura de Arno Breker. La mano empuña la espada mientras el guerrero, de facciones atléticas, dirige a lo lejos su mirada intrépida.


Su comportamiento tiene desde luego todo un conjunto de motivaciones que deben separarse para entender la reacción individual de los implicados. Cada una de estas motivaciones se halla estrechamente vinculada con la particular estructura de la personalidad individual y con la situación colectiva, con lo que se nos ofrece una amplia gama de posibilidades causales que pueden proceder a su vez de múltiples fuentes distintas. Normalmente estas reciben definiciones recurriendo a conceptos tomados de la terminología de la ciencia psicológica, como actitud receptiva, necesidad de valoración, dinámica de grupos, psicología de masas, instinto de conservación, comportamiento colectivo, agresión, sensibilidad, pobreza de sentimientos, miedo, tendencia al suicidio, pero que también tienen que ver con el sentimiento del deber y la disciplina.

El intento de seguir las huellas del fenómeno del valor o del coraje partiendo de estas categorías tiene una ventaja. El tratamiento psicológico de esta problemática excluye una valoración ética e ideológica de los motivos concretos.

Los soldados de las unidades de combate en los inicios de la guerra eran muchachos entre 18 y 22 años. Quien haya observado atentamente el proceso de reactivación acelerada ocurrido en las últimas décadas entre la juventud, y tenga en cuenta que la educación de entonces poseía un carácter conservador, puede concluir que los soldados de 1939/1940 eran, en su mayor parte, muchachos que no habían alcanzado aun un desarrollo adecuado de su personalidad. Aquí reside una clave para comprender el “comportamiento heroico” de la época.

En todos los tiempos y en todos los ambientes culturales, los jóvenes han luchado por su prestigio en el círculo en el que se movían, y para ello han buscado situaciones de riesgo en las que hacerse valer. La hábil propaganda de la época entendió muy pronto el alcance de esta inclinación natural y decidió fijarle unos límites. En la guerra se producían gran número de situaciones en las que destacar y “en el campo de batalla, es donde el hombre tiene más valor”, según decía la propaganda.


Desarrollo de la personalidad y propaganda.

Lo que entonces aparecía como valiente y voluntarioso, no era otra cosa que un intento forzado de superar los propios límites. Nadie calificaría hoy de valientes a los muchachos que circulan a toda velocidad, temerariamente, en sus autos y motos. Entonces se distinguía a la juventud que, psicológicamente hablando, era muy adecuada para una actitud concreta. En auxilio de este manejo se invocó un segundo mecanismo psicológico. El “joven valiente” correspondía a aquel que con su conducta, no atolondrada ni frívola, se amoldaba a lo que se esperaba de él.

Mediante la aplicación de dos factores, la formación patriótica y la formación militar, el joven soldado estaba en condiciones de cumplir su misión, aun antes de la guerra. La educación general de la juventud durante el Tercer Reich estaba profundamente marcada por la imagen del soldado como prototipo que imitar. Valor, capacidad de sacrificio y resistencia eran virtudes exigibles a quienes deberían identificarse con el simbólico “héroe de Langemarck”. Yo mismo he vivido la campaña de Polonia y en ella he observado como una compañía de fusileros atacó la fortaleza de Brest-Litovsk entonando el himno alemán. Una actitud tan apasionada como carente de sentido militar. Este episodio demuestra, sin embargo, hasta que punto se actuó con eficacia para grabar profundamente en la juventud la impronta de la “valentía”.


El suboficial Walter Pape,condecorado con la Cruz de Hierro y la Cruz de Caballero, entre sus camaradas.


La exigencia expresada en la consigna “Tú no eres nada; tu pueblo lo es todo” parecía haber logrado su efecto. Al acondicionamiento mediante la educación pertenecía también el crear reflejos en el ejercicio de lo militar. La “ametralladora enemiga” y la reacción que había que suscitar en el joven alemán, vivida cientos de veces en la instrucción militar, exigía que, luego, en la realidad del combate, el soldado renunciase a una decisión consciente. Había que realizar lo que se había practicado cientos de veces, sin más: cúbreme!  Fuego!  Yo salto!  Salta, adelante, adelante!  Por encima de todo hay que cumplir las órdenes. Los mecanismos de inhibición naturales eran eliminados con tal automatización. No es causal que en informes de la parte enemiga se describiese el comportamiento de los soldados alemanes  como un “comportamiento de autómatas”.

Los ritos del oficio de la guerra son tan antiguos como la figura del soldado. Lo que ha funcionado desde hace siglos, actuó también en la segunda guerra mundial y actúa aun hoy, porque la naturaleza humana no se ha alterado. A ella pertenece la inclinación a lo valioso, a lo imponente, que yo quiero entender como categorías psicológicas muy poco importantes. El brillo de los uniformes, los galones de una unidad selecta, las condecoraciones, son su expresión visible.

Apenas se ha hecho hincapié en el influjo, casi fatal, que ejerce la condecoración militar, y esta omisión resulta asombrosa. Una condecoración militar, cuanto más elevada sea, más valentía significa que se puede exigir de su portador. Quien ha sido distinguido con la Cruz de Caballero no puede permitirse eludir por las buenas una situación de lucha.

Las motivaciones del valor influidas por la colectividad tuvieron un carácter muy distinto en cada una de las fases de la guerra y precipitaron, lógicamente, en diferentes muestras de comportamiento.


La guerra moldeó a sus hijos   

Una parte de los motivos manejados hasta determinado momento pasó a segundo plano o desapareció totalmente en el transcurso de la guerra. Su lugar fue ocupado por otros nuevos. La enorme borrachera de la victoria, con el sentimiento de pertenecer a una “nación de héroes”, fue esfumándose, mientras que los horrores quedaron registrados más conscientemente. La guerra moldeó a sus hijos y les otorgó el puesto adecuado.

Los camaradas sabían que “se podían fiar de éste o de aquél”; cada uno conocía bien dónde se encontraban las propias limitaciones. Todos los soldados se daban perfecta cuenta del tipo de “bravo” al que había que imitar. Había hombres que tenían su fama, fama que por otra parte cuidaban, como “destripadores” de carros o de búnkeres, como jefes de comando o de patrulla. Estos “tipo modelo” se presentaban voluntariamente o eran seleccionados cuando la situación se volvía comprometida. Su nombre trascendía de unidad en unidad, más allá de la propia. Cuando aparecían en escena, renacía e valor en su entorno. Su autoridad radicaba en su valor aventurero que les llevaba a buscar precisamente el peligro. Ningún oficial de su unidad podía permitirse andarles con triquinuelas. Eran ellos los héroes, los verdaderos especialistas de la guerra, orgullosos de su “saber artesano”.

En los últimos años de la guerra surgió el tipo del llamado “cerdo de primera línea”. Muchas veces era un rebelde insubordinado, poco cuidadoso de su apariencia exterior o de conducta antirreglamentaria, que terminaba ante un tribunal militar por su indisciplina.

Falta de fantasía


“Tú o yo”. He aquí un gran logro del cámara. La fotografía fue obtenida desde un puesto de protección situado ante el granadero”. Este comentario acompañaba a la imagen que reproducimos, publicada en ‘Die Wehrmacht’ el 24 octubre 1941. La prensa, la radio y el cine se esforzaban en recoger en todos los frentes aquello que, a través de la palabra, la imagen y el sonido, pudiese reflejar mejor las grandes virtudes de la guerra: heroicidad, fidelidad, disposición para el sacrificio, audacia y valor.


Quien tenía madera para el papel de luchador era algo que no se podía vaticinar con absoluta seguridad. En la escala cambian desde el tipo sensible, que había logrado superar su miedo, hasta el psicópata sin sensibilidad alguna  al que el temor era extraño por falta de fantasía precisamente; del fanático seguidor de Hitler hasta el desesperado  para el que todo era igual. Yo mismo me he encontrado con un sargento que había sido soldado irrelevante hasta que vio morir a su novia, alcanzada por una bomba. A partir de ese momento se convirtió en un héroe. Las medallas que ganó al destruir siete carros de combate en una intervención personal  muy directa –operación que le costó el brazo derecho- y la Cruz con cordón de Caballero hablaban suficientemente de su “heroicidad”. Se había convertido en héroe porque la propia vida había dejado de tener sentido para él.

Cada soldado se planteaba el problema del “cobarde-voluntarioso-valiente”, sobre todo aquellos que no lograban destacar sobre la masa de sus camaradas. Si uno era valeroso, valiente, capaz de enfrentarse a la muerte, o cobarde no puede averiguarse en realidad más que investigando los motivos, no observando el tenor de las acciones. Disparar no es necesariamente un signo de valentía. Las unidades con un gran valor combativo tenían a gala consumir menos munición que aquellas otras consideradas como no tan valientes. Correr con la compañía de choque significaba a veces contar con más posibilidades de supervivencia, y tener que poner en juego menos valor, que quedarse rezagado. Mientras que avanzar era signo de valor, el permanecer alejado de la tropa era indicio de cobardía. 

Goebeels afirmaba: “Quien teme a la muerte con honor, acabará muriendo en la vergüenza”. La frase es la expresión cínica de una situación que desde luego no es aplicable a los objetores de conciencia o por motivos políticos. Estos hombres necesitaban precisamente un valor sobrehumano para seguir su camino contra todas las leyes del comportamiento colectivo. A la vista del patíbulo han dado verdaderas pruebas de serenidad.

Cobarde? Valiente? Cuan próximos se hallan estos extremos  puede verse a través del relato de un oficial de infantería: “Regresaba yo del campo en que combatía mi batallón a mi puesto de mando, justo en el momento en que tenía lugar un ataque ruso. De pronto mis hombres se me acercaron huyendo en completa desbandada. En ese preciso instante tomé un bastón de nudos como los que solíamos llevar en la campaña de Vóljov y les hice regresar a sus posiciones a palo limpio. Así logramos resistir el ataque. Poco después fuimos condecorados, yo y algunos de mis hombres”.


Hubiera preferido huir

Quién fue en este caso el valiente? El oficial aduce más detalles: “Hubiera preferido huir con mis hombres. Pero como oficial no me estaba permitido. Por una parte, porque temía las consecuencias y, por otra, porque tenía miedo de ser cobarde. Después he sometido a reflexión mi comportamiento y me convencí de que actué así porque era lo más razonable. Teníamos más posibilidades de sobrevivir si nos manteníamos en nuestras posiciones y no huíamos. Lógicamente había empujado a mis soldados a golpes de bastón por miedo a las consecuencias”.

Hasta qué punto eran realmente valerosos los soldados que luego fueron distinguidos con condecoraciones? Eran valientes porque temían más a la fusta de sus jefes que a la misma muerte?.

Entre los hechos incomprensibles para el hombre joven de hoy se encuentra la “resistencia heroica” de los soldados alemanes en la fase final de la guerra. La contienda estaba prácticamente pérdida, la patria se hallaba en ruinas. Por qué no disteis aquellos por liquidado? Por qué no preferisteis ir, sin más, a los campos de concentración?, se pregunta todavía hoy.

El cautiverio no era una alternativa sobre todo en el frente oriental. De los 107.800 alemanes que cayeron prisioneros en Stalingrado, solo regresaron 6.000, según informaciones rusas. El índice de muerte en los primeros años de cautiverio durante la campaña de Rusia se elevó al 80%. Y no solamente en Rusia: también en otros países fueron fusilados soldados alemanes que se entregaron. La cautividad era muchos más arriesgada que el intento de sobrevivir en la línea de combate.



Despierta el instinto de conservación

Seguramente los ejemplos de verdadero valor fueron más abundantes en las retiradas que en las grandes victorias. Eran, desde luego, menos espectaculares, menos apropiadas para la propaganda y rara vez se vieron recompensados con distinciones al valor. Cubrir un repliegue con dos hombres, limpiando de enemigos una carretera, era algo que requería grandes riesgos. Exigía una clara renuncia al instinto de conservación, en aras del bien común. La decisión que implica la frase: “Tengo que hacerlo o todos estarán perdidos” lleva en si la impronta del sacrificio.

El comportamiento bélico adecuado a situaciones desesperadas remite justamente a tal actitud. Las unidades intactas en las que permaneció asegurado este resorte. A medida que la guerra se aproximaba a los límites del Reich iba despertando progresivamente el instinto de conservación, al sentir amenazado el hogar y la patria. Sin pretender  negar valores positivos, ha de decirse que en esta fase se incorporaron componentes muy distintos: la amenaza de un tribunal militar, la insensibilización por agotamiento y la crueldad de la guerra. Así se desarrolló la psicología de los “montones perdidos”.

El intento de someter a examen psicológico el valor y el arrojo del soldado no tiene como fin desvalorizar una virtud como la valentía, que ya Platón consideraba cardinal. Solo se pretende con ello situarla en su justo medio. Salta a la vista que, para la masa, el valor en tiempos de paz, el coraje civil, el estímulo del convencimiento, es menos atrayente que la cualidad paralela en épocas de guerra.
                                                                                           A. Sthor.





La Cruz alemana de oro


Texto original de 1944

Como premio a las actividades que se relatan, el sargento Z. ha sido distinguido con la Cruz Alemana de Oro: 
El sargento Z.,, que ya había merecido la Cruz de Hierro de 2 Clase en la campaña de Polonia y había logrado en la de Francia la de 1 Clase, efectuó un ataque con solo dos granaderos, el 27 de septiembre de 1942, contra un nutrido grupo de soviéticos. Merced a su heroico empeñó, en el que demostró un gran desprecio por la propia vida, logró vencer a sus enemigos. 
El 14 de febrero de 1943, los soviéticos consiguieron penetrar en una formación alemana. El sargento Z. ordenó disponer en erizo a sus granaderos, en la parte occidental de R., y pudo así levantar el asedio del enemigo. Cuando ya no quedaba munición, el sargento Z. y sus granaderos echaron mano de las palas de zapadores. Gracias a ello el mando de la unidad  logró romper el cerco luchando cuerpo a cuerpo en un contraataque  de la compañía
El 7 de mayo de 1943 atacaron los soviéticos con asistencia de carros de combate. Tres “T-34” consiguieron acceder a las posiciones de la unidad. Mientras los granaderos de ésta batían a la infantería enemiga, el sargento Z. lograba, junto con el cabo primero F., aniquilar dos carros mediante la aplicación directa de medios adecuados.
El 7 de julio de 1943, el sargento Z. realizó con sus hombres una misión de avanzada y pudo aniquilar, sin pérdidas humanas, dos posiciones soviéticas, arrollar una trinchera y hacer 13 prisioneros.
El 19 de noviembre de 1943, Z. resultó herido en un contraataque. A pesar de ello consiguió llevar adelante la acción encomendada y regresó a la posición de su unidad, una vez concluida con éxito su misión, trayendo 5 prisioneros. 
Tomado de “Der Lohn  der Tat”, Hamburgo 1944. La Cruz Alemana de oro se otorgaba, según su decreto de creación, para recompensar “hechos heroicos repetidos en grado eminente o la eficacia del mando probada en múltiples ocasiones”.
-----------

NOTA: El presente artículo no se encuentra disponible en internet (salvo desde este momento), es la transcripción literal de un estudio original aparecido en 1974 bajo el mismo título. El autor, como se ha dicho es A. Sthor, psicólogo y soldado alemán en la Segunda Guerra Mundial. 

En la siguiente entrega nos adentraremos en la búsqueda de un auténtico héroe alemán, analizado no desde el fervor de la guerra misma, sino con el paso generacional, lo que permite una reflexión más objetiva del tema.




POST ADDENDUM
 DEL EDITOR DEL BLOG


En las últimas décadas y años han venido saliendo a la luz nuevas evidencias y documentos clasificados. En lo que al tema nos remite diremos que ya no es un secreto conocer que la Wehrmacht utilizó drogas para mantener a sus tropas activas.


Los nazis recurrieron a la metanfetamina para crear ciudadanos ‘enérgicos’ y tapar las miserias del nacionalsocialismo, afirma un nuevo estudio. Este y otros interesantes datos aparecen publicados en el libro de Norman Ohler: "El gran delirio: Hitler, drogas y el III Reich”. Aquí se afirma que los ejércitos alemanes combatieron bajo los efectos de la metanfetamina y que el mismo Fuhrer alemán era un narcodependiente.

Quizá esa sea la razón por la que el autor del artículo, que hemos reproducido, no haya podido auscultar en las profundas y verdaderas razones de muchos casos de “heroísmo”, quedándose en un interesante estudio desde su ámbito profesional –la psicología-. Para él, en su tiempo, no estaba disponible el material del que se valen hoy los investigadores para hacer un nuevo estudio sobre la realidad en la sociedad alemana durante el Reich de los 12 Años.

Los siguientes reportajes de prensa hacen relación a la obra de Norman Ohler. Recomiendo su lectura.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny