Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

04 julio 2017

Reajustes en el Medio Oriente: Una brisa de laicismo recorre el mundo musulmán


 Introducción del redactor del blog

A Thierry Meyssan, intelectual francés, presidente-fundador de la ‘Red Voltaire’ y de la conferencia ‘Axis for Peace’ le corresponde el mérito del reportaje que darán lectura a continuación de este prólogo.

De la mano de éste genial analista internacional  veremos como la política  del Medio Oriente se va transformando, aunque en la práctica, sobre el terreno, seguimos contemplando el desarrollo de los conflictos armados regionales, entre bastidores se cocinan nuevos acontecimientos que van a ir marcando poco a poco una nueva realidad geopolítica regional.

Podríamos decir que este tema es un capítulo más de aquellas serie de artículos denominados “Descifrando la Política exterior de Trump”; y, en efecto puede serlo, pero hemos querido ponerle nota aparte, porque hay –todavía- personas que no entienden la profundidad y complejidad de la política exterior de las superpotencias en el control geopolítico, lo que Brzezinsky denominó “El gran tablero mundial: La supremacía estadounidense y sus imperativos geostratégicos”.

No siempre se cumplen sobre el terreno las directrices políticas emanadas de la administración de turno de la Casa Blanca, el presidente Trump, pese a su aparente intolerancia en otros temas y a sus excentricidades que son motivo de las notas de farándula, sigue luchando contra una férrea oposición interna de su nueva doctrina exterior, eso le ha creado problemas y mortales enemigos no solo en el Congreso, también en el Pentágono y, claro, en el poderosísimo Complejo Militar – Industrial, por no mencionar a la intocable prensa “libre” estadounidense con sus concurrentes críticas, diatribas y mentiras ordenadas por quienes controlan el poder real de los Estados Unidos, lo que suele denominarse el “estado profundo”.

Quién se ha atrevido poner el cascabel al gato? Aunque asemeje más a un reality show televisivo, Trump ha puesto en su sitio a las grandes corporaciones informativas (mejor dicho a los medios de embrutecimiento masivo). El presidente Trump rechazó asistir (en abril) a la cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, una cita obligada que ha marcado siempre la política coordinada del gobierno con los medios, vital para vender la imagen en el interior y el mundo de las virtudes de la democracia norteamericana y su “compromiso” con la paz y la estabilidad mundial. Ese evento, no es cualquier cosa, allí se reúnen entre otros periodistas afamados, políticos y celebridades. También ha demostrado firmeza al excluir a varias cadenas de noticias escrita y de televisión de algunas conferencias de prensa en la Casa Blanca. La pugna con los tradicionales medios es total, Trump los ha calificado sin titubeos de falsos y fraudulentos.

Eso debe llevar una reflexión al público lector, si Trump se ha ganado estos poderosos enemigos es porque, precisamente, está haciendo lo que nadie en los Estados Unidos ha osado realizar en contra de un sector poderoso que desea mantener intactos sus interés mundiales. El circo mediático, incluso por temas intrascendentes, es la consecuencia de lo que leemos a diario en una prensa que desvía la atención nacional y mundial de las verdaderas cuestiones significativas que van marcando los derroteros del devenir de las próximas generaciones.

Por ello, los temas que leeréis a continuación pueden parecer resultado de la mente de uno o varios idealistas; pero en la realidad es lo que se está tratando de configurar en el Próximo Oriente. Personas como Thierry Meyssan que gozan del privilegio de acceder a dicha información las comparte a  un lector ávido y versado en la temática. Que se lleguen a cristalizar los objetivos dista mucho entre las buenas intenciones y los profundos deseos de impedirlo.

No con ello debe interpretarse la posición del editor de este blog en favor de lo que denominó ‘nueva doctrina exterior americana’ (de Trump). El mandatario estadounidense representa a uno de los círculos puros del poder económico en pugna con otros, pero su visión difiere de la clásica política militar intervencionista disfrazada de “labor humanitaria internacional” (“deber” de defender). Trump se inclina por las relaciones y manejo de las altas finanzas internacionales para seguir imponiendo el capitalismo brutal en contra de las clásicas guerras imperialistas, he allí la diferencia. 

Tampoco significa eso que dejará de utilizar la fuerza donde y cuando sea necesario, lo seguirán haciendo porque los Estados Unidos debe “velar” por su seguridad y sus intereses económicos, aunque ello signifique implicarse en una nueva guerra. Son las grandes contradicciones de la política y diplomacia internacional.

Tampoco sería sorprendente que todo este entramado sucumba antes de tiempo, nadie garantiza que Trump pueda mantenerse en el poder (o con vida); o, que se vea obligado a rectificar sus políticas. La bronca monumental con los medios, como la CNN, una de las “vacas sagradas” de la “información” mundial, son una señal clara que la guerra está declarada. Muchos expertos juristas dentro del país están siendo consultados sobre la posibilidad legal de intentar aplicar el “impeachment”, es decir, el proceso de destitución del presidente. La CNN y otras grandes corporaciones se encargarán de moldear a la opinión pública, seguro.

No es necesario prologar más el tema, el culto lector podrá apreciar por si solo esta realidad. Solamente aclarar que el presente reportaje constituye en realidad dos textos relacionados del autor que han sido publicados en RED VOLTAIRE hace pocos días. Las notas a píe de página y los enlaces originales podrán ser consultados en los respectivos enlaces. También es necesario aclarar que la mayoría de fotografías y los mapas son agregadas por el editor de este blog, así como los subrayados, negrillas y notas a píe de fotografías.

Gracias por vuestra deferencia                                                
                                                                                                
                                                                              t. andino


********** 


Reajustes en el Medio Oriente



                                     El jeque Tamin ben Hamad al-Thani, emir de Qatar.


Los países del Medio Oriente ampliado se dividen ahora entre partidarios y adversarios del clericalismo, mientras que Washington, Moscú y Pekín negocian una nueva distribución de cartas. Thierry Meyssan evalúa el impacto de este verdadero terremoto en los conflictos que ya estaban desarrollándose en Palestina, en Siria e Irak, así como en Yemen.

La crisis diplomática alrededor de Qatar ha congelado varios conflictos regionales y disimulado varios intentos de arreglos vinculados a otros. Nadie sabe cuándo se levantará el telón, pero lo que sí es seguro es que cuando eso suceda veremos una región profundamente transformada.


1– El conflicto palestino

Desde que la mayoría de los palestinos fueron expulsados de su tierra –el 15 de mayo de 1948, en lo que hoy se designa como la Nakba– y que los pueblos árabes rechazaron aquella limpieza étnica, lo único que había modificado parcialmente la distribución del juego era la paz separada israelo-egipcia pactada en los acuerdos de Camp David (en 1978) y la promesa de resolver la cuestión palestina mediante la creación de dos Estados, surgida de los acuerdos de Oslo (en 1993).

Sin embargo, cuando la existencia de negociaciones secretas entre Irán y Estados Unidos se dio a conocer, Arabia Saudita e Israel decidieron conversar entre sí. Al cabo de 17 meses de encuentros secretos, se concluyó un acuerdo entre el Guardián de las Dos Mezquitas y el Estado judío. Este acuerdo se concretó a través de la participación del ejército de Israel en la agresión contra Yemen y de la entrega de bombas atómicas tácticas israelíes al reino de los Saud.

Recordemos que ese acuerdo también preveía hacer que Arabia Saudita evolucionara de forma tal que su sociedad siguiera siendo salafista y sus instituciones pasaran a ser laicas. Estipulaba además la independencia del Kurdistán iraquí –donde se realizará un referéndum en septiembre– y la explotación simultánea de los yacimientos de gas del desierto de Rub al-Khali (a menudo designado como The Empty Quarter), en territorios de Arabia Saudita y Yemen –yacimientos que son la verdadera razón de la actual guerra contra Yemen– y los de la región de Ogadén –lo cual explica la retirada, esta semana, de las tropas qataríes de la frontera con Yibuti.

Finalmente, Egipto cedió a Arabia Saudita las islas de Tiran y Sanafir, cumpliendo así el compromiso que había contraído hace un año. Al aceptar la posesión de esas islas, Riad reconoce de facto los acuerdos de Camp David, que estipulan la libre circulación de los barcos israelíes en las aguas circundantes. Israel incluso confirmó que ha recibido garantías de Arabia Saudita en ese sentido.

Es importante observar que lo que llevó a Egipto a ceder las islas no fue la presión de Arabia Saudita –aunque Riad bloqueó tanto sus entregas de petróleo al Cairo como un préstamo de 12 000 millones de dólares– sino la crisis diplomática del Golfo. Los Saud oficializaron su ruptura con la Hermandad Musulmana, proceso que ya venía avanzando desde que el presidente egipcio al-Sissi les entregó una serie de documentos que demostraban la existencia de un proyecto de golpe de Estado en Arabia Saudita en el que estaban implicados varios miembros de la cofradía. Al principio, Arabia Saudita creyó ser capaz de separar a los “buenos” de los “malos”, entre los miembros de la Hermandad Musulmana. El reino ya había acusado a Qatar de aportar respaldo a los golpistas, pero en aquel momento las cosas se desarrollaron por la vía pacífica. Actualmente, Riad tiene intenciones de luchar contra toda la Hermandad Musulmana y eso lo obliga a revisar su posición hacia Siria.

La cesión de las islas de Tiran y Sanafir, egipcias desde la Convención de Londres de 1840, no tiene otra razón de ser que permitir que Arabia Saudita reconozca de forma implícita –al cabo de 39 años– los acuerdos de paz separada firmados en Camp David entre Egipto e Israel.

Por su parte, Teherán acogió a la dirección política del Hamas –que se compone principalmente de miembros de la Hermandad Musulmana–, tanto en nombre de la solidaridad con la causa palestina como por el hecho que comparte con los dirigentes del Hamas la misma concepción del islam político.

La próxima etapa será el establecimiento de relaciones comerciales públicas entre Riad y Tel Aviv, que ya se mencionan en la edición del 17 de junio del diario británico The Times –varias empresas israelíes parecen haber sido autorizadas a operar en Arabia Saudita y la compañía aérea israelí El-Al podría utilizar el espacio aéreo saudita–, y después vendrían el reconocimiento de la iniciativa de paz del príncipe saudita Abdala –adoptada por Liga Árabe en 2002– y el establecimiento de relaciones diplomáticas –el príncipe Walid ben Talal se convertiría en embajador del reino en Israel.

Ese proyecto podría conducir a la paz en Palestina (reconocimiento de un Estado palestino e indemnización para los refugiados), en Líbano (retirada israelí de las Granjas de Shebaa) y en Siria (cese del apoyo a los yihadistas y retirada israelí del Golán).

El tema del Golán ha de resultar particularmente difícil ya que el gobierno de Netanyahu ha reafirmado –en son de provocación– su anexión mientras que Estados Unidos y Rusia reaccionaron duramente ante la expulsión de la Fuerza de Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS) y la sustitución de sus cascos azules por los yihadistas de al-Qaeda. No sería, sin embargo, imposible que durante la guerra en Siria, Washington o Moscú se hayan comprometido con Tel Aviv a mantener el statu quo en el Golán.

Ese proyecto de arreglo general es un reflejo del modus operandi de Donald Trump y Jared Kushner como hombres de negocios: crear una situación económica que impone un cambio político. Y encontrará probablemente la oposición de la Hermandad Musulmana (el Hamas) y del triángulo del islam político conformado por Irán, Qatar y Turquía.


2– El conflicto en territorios de Irak y Siria



El malogrado plan del Rediseño del Medio Oriente Ampliado, tenía como hipotético objetivo, crear nuevas naciones a costa de Irak y Siria (entre otras estados), la guerra yihadista aportaba, supuestamente, en nombre de la religión, el elemento sectario que trataba de dividir a sunníes y chiíes, en base a esa falsa premisa se intentó destruir la unidad nacional de los países afectados.


Todos los actores regionales están de acuerdo en considerar que Irak y Siria constituyen en este momento un solo campo de batalla. Pero los occidentales, que se aferran a las mentiras de la administración de George Bush hijo –incluso cuando admiten la inexistencia de las armas de destrucción masiva que supuestamente tenía Saddam Hussein– y a la versión romántica de las «primaveras árabes» -incluso cuando reconocen que ese movimiento nunca trató de favorecer la libertad sino, por el contrario, de imponer el islam político– se obstinan en considerarlos dos escenarios diferentes.

En este punto, remito a nuestros lectores a mi libro ‘Sous nos yeux’ (1) (Ante nuestros ojos) en cuanto a cómo se inició esta guerra. El hecho es que, desde el inicio de la crisis alrededor de Qatar, la guerra en Irak y en Siria se ha limitado a:

1 La lucha contra el Emirato Islámico (Daesh), en Mosul y Raqqa, y a
2 La lucha contra Turquía, en Baachiqa y al-Bab.

Lo que resulta evidente para todos en la región es que, desde la llegada al poder del presidente chino Xi Jinping con el proyecto de creación de dos “rutas de la seda”, Washington ha estimulado la creación de un «Sunnistán» en territorios pertenecientes a Irak y a la República Árabe Siria. Con ese objetivo, Washington financió, armó y dirigió las fuerzas del Emirato Islámico para que bloquearan el eje de comunicación terrestre Beirut-Damasco-Bagdad-Teherán-Pekín.

Desde hace 4 meses, la administración Trump estudia y negocia de qué manera pudiera modificar esa política y reemplazar por una asociación con Pekín la actual situación de enfrentamiento.

Mientras que en el terreno asistimos a una verdadera sucesión de acontecimientos contradictorios, los ejércitos de Irak y de la República Árabe Siria han avanzado rápidamente desde el inicio de la crisis alrededor de Qatar. En su rápido avance hacia la frontera común, ambos ejércitos han liberado del control del Emirato Islámico sus zonas fronterizas y hoy están a punto de entrar en contacto –con lo cual restablecerían la ruta de la seda. Ya sólo los separan, en el punto de confluencia, unos 200 metros de terreno ilegalmente controlado por fuerzas de Estados Unidos.

En cuanto a los combates en el sur de Siria… han cesado inesperadamente. Damasco proclamó unilateralmente un alto al fuego en Deraa. En realidad, Moscú y Washington dieron a Tel Aviv garantías de que Siria sólo permitirá frente a la frontera israelí el despliegue de fuerzas rusas, excluyendo la presencia allí de fuerzas iraníes o del Hezbollah libanés. (Nota del director del blog: Los últimos acontecimientos demuestran que Israel sigue en contra de este plan. Al Qaeda y los grupos yihadistas asociados en la región (Hayat Tahrir al-Sham, Jaysh al Tawheed) lanzaron una fuerte ofensiva en la región y zonas fronterizas de Quneitra y los Altos del Golán, no solo para ganar terreno a las fuerzas de Damasco sino para provocar la intervención armada de Israel con las “provocantes” caídas de proyectiles al lado del Golán ocupado por Israel.

En pocas palabras, si el Pentágono sigue las órdenes de la Casa Blanca, debería producirse un amplio cese del conflicto. Sólo quedaría por resolver entonces la ocupación turca de territorios en Irak y Siria, según el modelo de la ocupación turca en Chipre, situación a la que la Unión Europea se ha acomodado en una evidente muestra de cobardía. En la nueva situación, Estados Unidos y Arabia Saudita, hasta ahora enemigos de Irak y Siria, se convertirían nuevamente en sus aliados. (Nota del editor del blog: Como ya hemos comentado en diversas ocasiones no siempre las órdenes de la administración Trump o de otro presidente anterior necesariamente son obedecidas por los Halcones del Pentágono y otros grupos de poder. Es incuestionable que Norteamérica se maneja con varias políticas contradictorias y rivales entre sí)


3– El conflicto en Yemen

Es posible que los yemenitas salgan perjudicados del actual cambio de situación

Aunque resulta totalmente evidente que Arabia Saudita entró en guerra para instalar en Yemen un régimen favorable a la explotación conjunta de los yacimientos de hidrocarburos del desierto de Rub al-Khali y para dar al príncipe Mohamed ben Salman la posibilidad de “acumular méritos”, la ayuda que Irán ha aportado a los Huthis y al ex presidente Saleh desvía las miradas de los países árabes y de la llamada «comunidad internacional» de los crímenes que allí se cometen.

En efecto, cada cual tiene que escoger su bando y casi todos han optado por ponerse del lado de Arabia Saudita contra Qatar y los aliados turcos e iraníes del pequeño emirato. Lo que pudiera ser positivo para Palestina, Irak y Siria resulta negativo para Yemen.

Conclusión

Desde el 5 de junio de 2017 y la ruptura de relaciones diplomáticas entre Arabia Saudita y Qatar, las cancillerías se preparan para una posible guerra, aunque sólo Alemania ha mencionado públicamente esa posibilidad. La situación es extremadamente sorprendente, sobre todo si se tiene en cuenta que no es Arabia Saudita sino Qatar quien ostenta el estatus de observador en el seno de la OTAN.

Mientras tanto, anuncios de dimisiones siguen llegando constantemente de Doha y van desde la embajadora estadounidense Dana Shell Smith hasta el entrenador uruguayo de la selección de futbol de Qatar, Jorge Fossati. Y no sólo los países que se han puesto del lado de Arabia Saudita han cortado sus relaciones comerciales con Qatar. También lo han hecho, ante el riesgo de guerra, numerosas empresas sin vínculos particulares con la región del Golfo, como la China Ocean Shipping Company (COSCO), la mayor compañía naviera de China y una de las más grandes del mundo.

En todo caso, aunque sus reclamos –basados en la historia– están realmente justificados, parece a todas luces imposible que Arabia Saudita anexe Qatar, teniendo en cuenta que antes se opuso a la anexión de Kuwait por parte del Irak de Saddam Hussein, basada exactamente en las mismas razones históricas. Una regla se impuso en el mundo desde los tiempos de la colonización británica: nadie tiene derecho a modificar las fronteras que Londres impuso con un solo objetivo, que es precisamente perennizar problemas insolubles para los Estados nacidos de los procesos de independencia. (Nota del editor del blog: Esto se aplicará también al Kurdistán iraquí y sus pretensiones territoriales en la convocatoria a referéndum independista del 25 de septiembre de 2017?)

De hecho, así logra Londres que esos Estados sigan dependiendo de su antigua metrópoli. En el caso que ahora nos ocupa, la próxima llegada de 43 000 soldados pakistaníes y turcos que asumirían la defensa de Qatar debería fortalecer su posición.



Una brisa de laicismo recorre el mundo musulmán


Prácticamente desconocido en Occidente, Sayyid Qutb (1906-1966) es el pensador de referencia del “islam político”, o sea de la voluntad de organizar la sociedad y la vida privada de cada individuo –sea cual sea su religión– según una interpretación del Islam. Sayyid Qutb llegó a la Hermandad Musulmana hasta 1953. Excluyó de la ideología de la cofradía los elementos nacionalistas de Hassan al-Banna y estableció una doctrina indiferente a cualquier elemento contextual. En 64 años, numerosos musulmanes del mundo entero abandonaron la espiritualidad del islam para adoptar la doctrina exclusivamente política de Sayyid Qutb. El pensamiento de este personaje sirve de base estructural a todos los grupos yihadistas.


El discurso de Donald Trump en Riad ha suscitado una oleada de posicionamientos contra el terrorismo y en contra del islam político. El mundo árabe está expresando su sed de laicismo precisamente en el mismo momento en que esa tendencia se tergiversa en Europa para utilizarla contra las religiones. Ante esa bocanada de libertad, los británicos están organizando el bando del islam político alrededor de Qatar, Irán, Turquía y la Hermandad Musulmana.

Durante la colonización y a lo largo de la guerra fría, las potencias imperialistas utilizaron las religiones para ahogar toda oposición a su propia dominación. Un ejemplo flagrante es el caso de Francia, que adoptó en 1905 una importante ley implantando el carácter laico de sus instituciones… y decidió de inmediato no aplicarla en los territorios colonizados.

Hoy se sabe que las «primaveras árabes» eran una iniciativa británica tendiente a poner a la Hermandad Musulmana en el poder para afianzar así la dominación anglo-sajona sobre el “Medio Oriente ampliado” (también designado a menudo como “Gran Medio Oriente”).

Desde hace 16 años, los occidentales vienen acusando a los musulmanes –con razón– de no «limpiar la casa» y de tolerar a los terroristas. Pero hoy resulta evidente que esos terroristas cuentan con el apoyo de los propios occidentales, que los utilizan para someter a los musulmanes mediante el «islam político». Para Londres, Washington y París el terrorismo constituye una preocupación sólo cuando rebasa los límites del «Medio Oriente ampliado» y nunca critican el «islam político», o al menos se abstienen de hacerlo cuando lo practican los sunnitas.


Al pronunciar su discurso de Riad, el 21 de mayo de 2017, la intención del presidente Trump era poner fin al terrorismo que arrasa la región y que ahora se extiende a Occidente. Lo que dijo Trump tuvo el efecto de un electroshock. Su alocución fue interpretada como una luz verde para acabar con ese sistema.

Lo que durante los últimos siglos pareció siempre impensable se hace así bruscamente realidad. Al aceptar poner fin a su relación con la Hermandad Musulmana, Arabia Saudita arremete contra quienes siguen colaborando con los británicos y principalmente contra Qatar. Riad ha desatado una tempestad que conlleva toda una carga de innumerables frustraciones. Por espíritu de venganza beduina, se cortaron las relaciones diplomáticas y se organizó un bloqueo económico contra la población qatarí. Mientras tanto, en los Emiratos Árabes Unidos se ha instaurado una pena de 15 años de cárcel contra cualquier persona que simplemente exprese compasión por los habitantes del ahora aborrecido Qatar.

Se ha iniciado así un gigantesco desplazamiento de fuerzas y replanteo de las alianzas que hasta ahora existían. Si prosigue ese movimiento, la región se organizará alrededor de una división diferente. La cuestión de la lucha contra el imperialismo cederá su lugar a la de la lucha contra el clericalismo.

Los europeos vivieron lo mismo durante 400 años, desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. Pero no fue ese el caso de los estadounidenses, ya que su país fue fundado precisamente por los puritanos, que llegaron al norte de América huyendo de esas luchas. La lucha contra el cristianismo político fue primeramente un combate contra la pretensión del clero de la Iglesia católica de gobernar a sus fieles, incluso hasta en la cama. Esa lucha sólo terminó en tiempos del papa Pablo VI, quien abandonó la tiara pontifical. Aquella triple corona debía simbolizar que el papa estaba por encima de reyes y emperadores.

Al igual que el cristianismo original, donde no había sacerdotes (los sacerdotes cristianos no aparecieron hasta el siglo III), el islam original y el sunnismo carecen de clérigos. Sólo el chiismo cuenta con una estructura similar a la del catolicismo y el cristianismo ortodoxo. De hecho, el islam político está representado actualmente por la Hermandad Musulmana y por el gobierno del jeque Hassan Rohani (el título de jeque indica que el presidente iraní Rohani es miembro del clero chiita).

Una alianza clerical está formándose en este momento, con ayuda del Reino Unido. Esa alianza podría constituir un bloque conformado por Irán, Qatar, Turquía, Idlib (en el noroeste de Siria) y Gaza, bloque que se convertiría en protector de la Hermandad Musulmana y, por tanto, en defensor del uso del terrorismo.

En sólo 2 semanas, la prensa árabe, que hasta ahora había considerado favorablemente a la Hermandad Musulmana como una poderosa sociedad secreta y al yihadismo como un compromiso legítimo, ha dado un brusco giro de 180 grados. Todos los medios árabes denuncian ahora el hecho que la Hermandad Musulmana pretende controlar la vida de la gente y se pronuncian contra la locura criminal del yihadismo.



Se dice que uno de los objetivos declarados de los ‘Hermanos Musulmanes’  es “destruir la civilización occidental desde dentro”, en anteriores entregas habíamos denunciado la presencia de afiliados a esa Hermandad en altas posiciones del gobierno de Estados Unidos. El lema de los ‘Hermanos Musulmanes” es: “Alá es nuestro objetivo. El Profeta es nuestro líder. El Corán es nuestra ley. La yihad es nuestro camino. Morir en el camino de Allah es nuestra aspiración más elevada.”


Ese tsunami de comentarios, los siglos de frustración que en ellos se expresan, su violencia misma, hace imposible todo regreso a la situación anterior –lo cual no quiere decir que la alianza Irán-Qatar-Turquía-Hamas logre realmente concretarse. La ola revolucionaria se produce en pleno mes de ramadán. Las reuniones entre amigos y los encuentros familiares que caracterizan este mes sagrado para los musulmanes, y que deberían ser de celebración consensual, están convirtiéndose a veces en ocasiones para el cuestionamiento de lo que hasta ahora parecían ser las bases mismas del islam.

Si se mantuviese la división a favor o en contra del clericalismo, asistiríamos a una recomposición general del paisaje político.

Por ejemplo, los Guardianes de la Revolución iraníes, que se crearon en contra del imperialismo anglosajón, han acumulado rencores contra el clero iraní. Muchos de ellos aún recuerdan que, durante la guerra que Irak impuso a Irán, los mollahs y los ayatolas se las arreglaban para evitar que sus hijos tuvieran que ir a la guerra, mientras que los Guardianes de la Revolución sacrificaban sus vidas en el campo de batalla. Sin embargo, debilitados durante el primer mandato de Rohani, parece poco probable que los Guardianes de la Revolución se atrevan a levantarse contra el poder civil y religioso.

Pero el Hezbollah libanés tiene como líder al sayyed Hassan Nasrallah (el título de sayyed indica que Nasrallah es descendiente directo del profeta Mahoma), una personalidad que promueve la separación entre la esfera pública y la esfera privada. Aunque ejerce simultáneamente una función religiosa y otra política, Hassan Nasrallah ha estado siempre en contra de la confusión entre ambas funciones, aunque lo ha hecho aceptando a la vez el principio enunciado por Platón del Velayat-e faqih (o sea, el principio del gobierno por un sabio). Parece por tanto poco probable que el Hezbollah libanés siga al gobierno de Rohani.

En espera de las definiciones que no deben tardar, ya se ven importantes movimientos en toda la región:

- En Libia, la Hermandad Musulmana abandonó Trípoli, permitiendo incluso que una milicia pusiera en libertad a Saif al-Islam Kadhafi y que el general Haftar ampliara su propia influencia.

- En Egipto, el general-presidente al-Sissi logró que los demás gobernantes del Golfo redactaran una lista de terroristas.

- En Palestina, la dirección política del Hamas huyó a Irán.

- En Siria, los yihadistas han cesado la lucha contra la República Árabe Siria y están a la espera de instrucciones.

- En Irak, el ejército redobla sus embates contra la Hermandad Musulmana y la Orden de los Naqchbandis.

- Mientras tanto, Turquía y Pakistán han iniciado el envío de decenas de miles de soldados a Qatar, que ya sólo logra alimentarse gracias a la ayuda de Irán.

- En Arabia Saudita, la Liga Islámica Mundial excluyó de su consejo de administración al predicador-estrella de la Hermandad Musulmana y propagandista de las primaveras árabes, el jeque Qaradawi.

Una nueva era parece estar comenzando en la región.

Thierry Meyssan




Jeque Yussuf al-Qaradawi, egipcio de nacimiento. Líder espiritual o como se suelen denominarlo el “gurú” de la Hermandad Musulmana. Predica el Corán, al estilo de los fundamentalistas cristianos (telepredicadores), en la cadena de Qatar Al-Jazeera, en la que es director del programa “La Sharia y la vida”. Para nadie es un secreto que reparte bendiciones a los yihadistas en Siria e Irak. Se dice que muy serio en alguna ocasión afirmó que si hoy viviese Mahoma sería aliado de la OTAN. Con las nuevas “medidas” acordadas entre Washington y Riad, los Príncipes saudíes están conformes en sacrificar a Qaradawi, ya un anciano nonagenario. La cacería comenzó en Egipto con la captura de la hija y el yerno  de este destacado clérigo de la Hermandad, acusados de planear actos terroristas. Mientras tanto Yussuf al-Qaradawi está exiliado en Qatar. Ahora sus enemigos (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto) lo solicitan en extradición para ser procesado en El Cairo en diferentes causas, principalmente por incitar a la violencia. Entre las demandas de los países mencionados en el ultimátum a Qatar se agrega esta: La extradición de al-Qaradawi y varios miembros de los Hermanos Musulmanes.
                      

NOTAS:

ENLACE A LAS PUBLICACIONES ORIGINALES DE RED VOLTAIRE
Lectura recomendada del mismo autor (Thierry Meyssan)

ARTICULOS RECOMENDADOS SOBRE LA HERMANDAD MUSULMANA

29 junio 2017

KURDISTAN: Referéndum separatista a la vista (7)


Por: Tito Andino U.


Durante estos años hemos venido reportando en diferentes artículos sobre aquel ente político conocido como Kurdistán, para otros “El Gran Kurdistán” que abarca regiones de cuatro diferentes estados (Turquía, Irak, Irán y Siria).

En plena guerra contra el yihadismo en Próximo Oriente, está pasando casi desapercibido el posicionamiento de los kurdos sirios –ahora abanderados por los Estados Unidos, a pesar de las protestas turcas (el plan turco-francés, Juppé-Davutoglu del 2011 nació condenado al fracaso).

Atrás quedó ese viejo sueño de los nostálgicos revolucionarios de “izquierda” de la Rojava, ahora auto-transformados en peones de los intereses de las potencias imperialistas. Naturalmente hay kurdos que se han opuesto a esa alianza y mantienen fidelidad a la vieja guardia. Los líderes de los. kurdos “sirios” han perdido su conciencia. Jamás fueron parte de los territorios sirios, ni en el pasado ni en la historia contemporánea en que se vieron obligados a huir de territorio turco, recibidos en suelo sirio como refugiados. Hoy, amparados en el poderío militar de la primera superpotencia mundial asumen pretensiones territoriales impensables hacia el estado que los acogió.

El tema da para más, aunque previamente debemos atar cabos sueltos.

Una pregunta que debe plantearse es si los kurdos sirios están o no coordinándose con los kurdos iraquíes?, éstos últimos se alistan a celebrar el referéndum que proclamará la independencia. La fecha está fijada, 25 de septiembre del 2017 (la fecha, además se nos antoja oportunista, pura estrategia. Si Cataluña convoca a referéndum en septiembre, por qué los kurdos, que tienen más derechos, no podrían hacerlo?)

Por supuesto que los gobiernos de Iraq, Irán y Turquía se oponen al mencionado referéndum (Siria que no ha hecho una manifestación directa, sin duda, también estará en contra).

Los kurdos sirios muestran los dientes e iguales aspiraciones, ahora bajo el tutelaje de tropas norteamericanas, las antiguas ex revolucionarias YPG y algunas de sus ramas armadas y brazos políticos parecen ir en desenfrenada carrera para hacerse con el control de la ciudad siria de Raqqa. Sin duda el objetivo es apoderarse y controlar una vasta zona del norte de Siria hacia la frontera iraquí. 

El intento de ejercer dominio en el noreste de Siria plantea algunas hipótesis:

a) Negociar con el gobierno sirio una región autónoma en el norte, los territorios con fuerte presencia kurda y que han defendido de las bandas yihadistas;

b) La posibilidad eventual y futura de negociar con los kurdos iraquíes una anexión territorial para cumplir el sueño del Gran Kurdistán; y,

c) Ser un instrumento de presión norteamericano para insistir en la salida pactada del presidente sirio Bashar al Assad, bajo la amenaza de ruptura territorial.

En el caso del Kurdistán iraquí, que nos ocupa en esta ponencia, hay que señalar algo verídico. Un nuevo estado (Kurdistán), como casi todos los estados trazados y surgidos desde fines del siglo XX, conlleva demasiados intereses de las grandes potencias; en consecuencia, como dice Guevorg Mirzayán, analista político y columnista de Sputnik, el proyectado nuevo estado será una amenaza mortal para unos, y un aliado importante para otros.

Todo parece indicar, conforme nos demuestra la historia, que el sino de  Irak fue decidido hace ya 15 años con la invasión norteamericana y la imposición de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí. Si antes no se presentó una oportunidad para declarar la independencia se debió a la inexistencia de factores o circunstancias excepcionales, las cuales surgieron de la noche a la mañana con la invasión yihadista y la traición de un amplio sector de desafectos al gobierno central iraquí (ex partidarios de Sadam Hussein y, por supuesto, los kurdos) quienes dividieron, de facto, Irak en tres, a saber:

-El Kurdistán en los territorios de la Región Autónoma dentro del Estado Federado de Irak;

- El hoy fallido Sunnistán, es decir, el Estado Islámico, programado en las mesas del Rediseño del Medio Oriente Ampliado, que asignaba territorios de Irak y de Siria para los ejércitos de la bandera negra yihadista, bajo una supuesta comunidad sunní; y,

- El remanente territorial bajo control de la República de Irak, con un componente mayoritariamente chií.

Parte del mapa del Rediseño del Medio Oriente Ampliado. “Imagining a Remapped Middle East”, Robin Wright, The New York Times Sunday Review, 28 de septiembre de 2013.


Si bien las huestes yihadistas del malogrado Sunnistán (Estado Islámico) siguen siendo derrotadas, nos encontramos con el cada vez y más grande poder armado de las milicias kurdas, casi intactas en esta guerra, su papel únicamente ha sido apoderarse de regiones estratégicas y petroleras (Kirkuk) y combatir a medio gas al Daesh cuando han visto amenazada sus zonas de influencia.

La conspiración del clan Barzani, los peshmerga y los kurdos iraquíes juntos en una extraña alianza con el Estado Islámico ha sido demostrado en anteriores ponencias. Los otrora socios, con el apoyo de los Estados Unidos, asumieron la tarea de fragmentar la República de Irak.

El plan se frustró, en parte. La zona otorgada al Sunnistán yihadista no podrá emerger debido al esfuerzo conjunto del gobierno de Irak, de sus comunidades sunníes y chiíes opuestas a la desintegración sectaria de la unidad nacional, más aun conocedoras que el proyecto fue una imposición foránea y, también gracias al apoyo de los países denominados el “Eje de la Resistencia”. La única esperanza de los rediseñadores del Oriente Próximo para salvar su ego, ante el completo fracaso en Irak y Siria, es ver surgir el Kurdistán a su obra y semejanza.

Repasemos algunos hechos de actualidad:


MASUD BARZANI Y LA INDEPENDENCIA DEL KURDISTÁN IRAQUÍ

                   Masud Barzani, presidente de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí


El presidente de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí, Masud Barzani, viene proclamando desde hace algunos meses la desintegración de Irak.  Qué implica esto?  Una declaración de independencia que afecta la unidad nacional y el funcionamiento de Irak como estado federado. Barzani utiliza un discurso fuerte, sin ambigüedades: “ha llegado la hora”. “Este Irak ya está terminado. Los kurdos tendremos un Estado", declaró en una entrevista al diario “La Stampa”. (1) 

Es lógico que aquella confesión unilateral no cuenta con la aprobación del gobierno central de Irak.

Argumento histórico, Barzani sigue presentando la excusa que los mapas diseñados por los europeos en la primera y segunda guerra mundial son ficticios, no acordes con la realidad. Ha puesto como ejemplo el caso de las extintas repúblicas de Yugoeslavia y Checoslovaquia. Afirmó que en el presente ese es el camino que va a seguir el legado de los Tratados de Sykes-Picot, el pacto secreto entre Francia y Gran Bretaña que dibujó las fronteras y zonas de influencia tras el colapso del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial.

Que los kurdos son la nación más grande del mundo sin un estado puede ser materia de controversia, lo que no se puede negar es que los kurdos históricamente han sido relegados a un segundo plano y utilizados por todos los imperios que se han asentado en la zona. Esa situación se ha mantenido con los diversos gobiernos iraquíes a lo largo de los años e incluso después del derrocamiento de Sadam Hussein, pese a todas las promesas y ofrecimientos. No obstante, también han alcanzado logros importantes: 

El status del Kurdistán iraquí como Región Autónoma de Irak, consagrado en la Constitución Política del 2005 se lo deben a la invasión y ocupación norteamericana y apenas a un par de años del derrocamiento de Hussein.

Entre los diversos discursos ya conocidos de Barzani para justificar la convocatoria a referéndum de independencia tenemos la demanda kurda a "diseñar su propio futuro como Escocia, Cataluña y el Quebec"; ha dicho que toda crítica en sentido contrario es injusta. Señala que "El Kurdistán tiene todos los factores geográficos, históricos y humanos que tienen Escocia, Cataluña y el Quebec (Canadá) y otros… que los pueblos en estos lugares tienen el derecho a decidir sobre su futuro, los kurdos también tienen este derecho". (Recordemos que en el Quebec y en Escocia se han efectuado referéndums oficiales, sin obtener mayoría. Cataluña ha señalado una fecha –septiembre- sin consentimiento del gobierno central y una consulta extraoficial tuvo lugar en noviembre del 2014).

Barzani expresa también que "Primero de todo, la existencia del pueblo kurdo en Oriente Medio es una realidad y los kurdos pueden, como otras naciones, conseguir sus derechos y beneficiarse de ellos: son derechos naturales y dados por Dios y no se pueden negar bajo ninguna excusa", según declaraciones a la agencia de noticias kurda 'Rudaw'. "Si los kurdos esperan a que otros les den la independencia como regalo, nunca la conseguirán: el derecho está aquí y los kurdos tienen que buscarlo y cumplirlo".

El líder regional iraquí en sus discursos meticulosamente elaborados intenta sensibilizar la conciencia de otras naciones, "no es justo descartar los derechos del pueblo kurdo por razones políticas o para calmar a otros, ¿se permitirían detener los derechos de sus propios pueblos?", inquirió Barzani. "Está claro para todos que esta región, y el Kurdistán en particular, se dividieron sin tener en cuenta la voluntad de la gente nativa, hecho que ha llevado a cien años de problemas, guerra, negación e inestabilidad", concluyó Barzani. (2)


Otro político kurdo, Said Mamuziny, representante del Partido Democrático del Kurdistán en Mosul (PDK), señaló que el 95% de los kurdos se declaran partidarios de la independencia en la región e hizo hincapié en que otras nacionalidades del Kurdistán iraquí también están a favor del referéndum: "Los árabes, turcomanos y otros pueblos que viven en el territorio del Kurdistán iraquí también apoyan la idea de un país independiente, porque el Kurdistán también protege sus derechos. Entre los kurdos y otras naciones no hay división, tienen los mismos derechos que la población kurda. Todos sus derechos humanos y culturales están protegidos", manifestó. "Los kurdos creen en su fuerza y están decididos a declarar la independencia. Algunos la reconocerán, y otros no. Pero queremos mantener buenas relaciones con los países vecinos después de la declaración de independencia. Nos esforzaremos en llevarnos bien, vivir en paz y armonía con Turquía, Irán y los demás países". (3)

Barzani da por hecho que los estados árabes aceptarán la independencia kurda o, en su defecto, se verán obligados a aceptarla. Como sabemos los kurdos iraquíes tienen su propio presidente, manejan su propio gobierno regional, poseen un Parlamento y están dotados de sus propias fuerzas de seguridad, los peshmerga. La representación kurda en el gobierno federal de Irak y en las fuerzas armadas iraquíes son casi nulas. Gozan de rentas fiscales asignadas por Bagdad, el 17% del presupuesto nacional, financiado mayoritariamente por las rentas petroleras. La inconformidad kurda ha llevado a acusar al gobierno central de no cumplir con esas asignaciones para paliar las necesidades de los kurdos.

En este punto afirmamos que ni falta le ha hecho aquel 17%, de hecho, el Kurdistán iraquí ha venido explotando la riqueza petrolera exclusivamente a su favor, sin compartirlo con el gobierno central y exportando su producción de forma independiente, sin pedir autorización a Bagdad y, desde la ocupación yihadista, en clara complicidad con el Estado Islámico, se han dedicado escandalosamente a explotar y comercializar el petróleo iraquí robado.

En entrevista a la revista estadounidense Foreign Policy, Barzani afirmó que el referéndum independentista del 25 de septiembre a diferencia del de 2005, "es formal y vinculante celebrado por el gobierno y los partidos políticos", expresó al referirse que el primero fue un llamado de sectores civiles que no tenía fuerza jurídica (en el 2005 más del 98% se pronunciaron a favor de la independencia). 

Sin duda, con el  éxito garantizado y los hechos consumados, el presidente del Kurdistán iraquí, después del referéndum, quiere abrir las puertas a Bagdad para negociar seria y pacíficamente. Además, se tiene previsto que para el 6 de noviembre se convoque a los kurdos iraquíes a elecciones presidenciales y  parlamentarias. Es obvio prever el ganador (4).

El problema es que las ambiciones kurdas –no cuestionamos sus reivindicaciones históricas y sus derechos- son desmesuradas y lo ha venido siendo desde hace ya un buen tiempo. Han actuado siempre con episodios de abierta traición, lo que ha provocado el enfriamiento total de relaciones entre la capital iraquí - Bagdad – y la capital de los kurdos iraquíes – Erbil. Podríamos afirmar que esa relación es casi inexistente.

Antes del 2014 (mapa tomado de la Wikipedia)
Regiones disputadas de Irak según el artículo 140 de la Constitución iraquí:
     No disputadas y parte del Gobierno Regional Kurdo desde 1991.
     Disputadas y parte del Gobierno Regional Kurdo desde 1991.
     No disputadas y bajo control del gobierno central.
     Disputadas y bajo control del gobierno central.


Los kurdos aspiran obtener más territorios de los que tradicionalmente han ocupado. Gracias a la guerra contra el terrorismo del Daesh (Estado Islámico) obtuvo una separación tácita entre las regiones controladas por ellos y las de gobierno central iraquí. A pesar que la situación va revirtiéndose en favor del gobierno federal iraquí, las tierras que ocuparon los yihadistas del EI y luego abandonaron (algunas mediante batallas) fueron ocupadas por los kurdos y son materia de disputa actual con Bagdad debido a que los kurdos los reivindican como suyas.

Localización del Kurdistán en Irak
   Fronteras oficiales de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí
   Territorios controlados por los kurdos iraquíes
   Territorios reclamados por los kurdos iraquíes
   Resto de Irak


Mapa tomado de la Wikipedia. Esta gráfica fue creada el 28 de junio de 2014. La fecha es significativa, coincide con el apogeo de las conquistas territoriales del Estado Islámico. El 29 de junio de 2014 el EI proclamó la creación de un Califato que se extenderá por todo el mundo musulmán. Abu Bakr al-Baghdadi fue declarado su máxima autoridad y él se autoproclamó “Ibrahim, imán y califa de todos los musulmanes”. El Estado Islámico para Irak y el Levante (ISIS) fue renombrado “Estado Islámico”.


Kirkuk es el ejemplo más palpable; todos sabemos que el interés es exclusivamente petrolero. Kirkuk jamás ha sido una zona habitada por kurdos, otro asunto es que, de forma deliberada, los líderes kurdos han estado obligando el asentamiento de su gente en esa región predominantemente árabe. Las intenciones deben estar claras para el lector. Grandes yacimientos de petróleo son la causa de las divergencias, quién controla su explotación y quién gestiona los ingresos económicos. Sinyar es otra región importante que anhela anexarse el Kurdistán de Barzani, que también aspira a controlar zonas de la frontera sirio-iraquí.


La escasa colaboración militar de los kurdos con Bagdad en la guerra contra el Estado Islámico.

Ya lo hemos explicado en diversas entregas. Los kurdos iraquíes con sus peshmerga han colaborado muy poco con el gobierno central en la guerra contra el yihadismo (solamente en regiones que reivindican como suyas). En importantes ciudades han sido meros testigos de los hechos como en Faluya y Ramadi, mientras en Mosul su cuota de contribución es ínfima comparada con el despliegue de decenas de miles de tropas iraquíes y milicias chiíes junto a tribus sunníes.

No debemos dejar de recalcar que los kurdos han llegado incluso a la complicidad abierta con las bandas terroristas en otras regiones de Irak para permitirles ocupar territorios y concederles libre tránsito hacia territorio sirio.

Por ejemplo, en la operación para la liberación de Faluya participaron una fuerza combinada del ejército iraquí, la Policía, unidades especiales antiterroristas, las milicias chiíes y las tribus suníes de la región, siempre estas operaciones contaron con la protección aérea iraquí y la no tan eficiente “coalición” internacional (Estados Unidos y sus aliados) que con mucha frecuencia continúan “equivocándose” y proveyendo de armas y material logístico a los terroristas del EI.

Mosul es un caso patético en esta burda intriga, las bandas del Estado Islámico se hicieron con el control de la presa de Mosul gracias a la retirada “táctica” de los peshmerga, quienes sin disparar un tiro abandonaron la zona, esto fue denunciado en ese momento por las autoridades iraquíes. Igual sucedió con la ciudad de Mosul en el mes de junio (2014) y otras ciudades. Casi sin combatir las dos terceras partes de Irak fueron ocupadas por los yihadistas.

Los yihadistas arrebataron a los peshmerga Sinyar (previamente las tropas iraquíes se habían retirado de la región en el mes de junio), se suponía que los kurdos defenderían el norte de Irak, así como garantizaban la seguridad de los yazidíes. Lo correcto es decir que los peshmerga huyeron de Sinyar sin oponer resistencia. El "intento" kurdo por detener al EI en el norte se nos antoja (dados los antecedentes) complicidad para retirarse sin combatir; cabe la posibilidad de que se haya tratado de una retirada táctica o, simplemente fueron derrotados militarmente. Las consecuencias fueron palpables: La masacre de los yazidíes por la huestes del EI. Y para quienes desconocen los hechos fueron los PKK (kurdos turcos) y los YPG (kurdos sirios) –en ese tiempo aun no corrompidas, ni vendidas a los Estados Unidos- quienes penetraron en Irak para rescatar a los yazidíes de un planificado genocidio.

Derrota tras derrota (si hemos de creer que combatieron de verdad y no dejando focos de resistencia para el sacrificio) los peshmerga fueron perdiendo el control del norte de Irak. Hoy con las grandes ofensivas de las fuerzas armadas de Irak, los kurdos también han pasado al ataque y reivindican como territorio kurdo cuanto poblado logran capturar.

Otro hecho a tener muy presente, las últimas ofensivas del ISIS (luego Estado Islámico) para apoderarse del norte de Irak terminaron o fueron detenidas al llegar a áreas cercanas de la provincia de Dohuk, una de las tres provincias que conforman la región autónoma kurda, solamente allí los peshmerga demostraron sus capacidades. Mientras el resto de Irak sucumbía al caos organizado para dividir Irak, las regiones kurdas mantenían total tranquilidad, sin amenaza real para su seguridad.

No es nuestra intención criticar solo a los kurdos iraquíes por la situación desatada con la aparición del ISIS y su paseo militar para ocupar grandes zonas de Irak, es evidente que la traición fue orquestada no en Irak sino fuera. Miles de militares iraquíes huyeron ante la presencia del ISIS, fue abandono de sus funciones, alta traición de militares desafectos al gobierno y antiguos simpatizantes de Sadam Hussein y de grupos de poder dominados por la Orden de los Naqchbandis. Lo mismo sucedió con los kurdos y sus retiradas del norte de Irak. Todo fue parte del circo.

Quién salvo la desintegración total de Irak? 

De facto, con lo relatado, Irak quedó partido en tres. Sin quitar mérito a otros actores, en ese momento las milicias chiíes constituyeron la única defensa ante el avance del ISIS, que amenazaba con llegar hasta Bagdad ante la rápida derrota de los peshmerga en el norte. La ofensiva del ISIS (luego Estado Islámico) quedó inmovilizada cerca del norte de Samarra, a escasos 100 kilómetros de Bagdad y el mérito se lo deben a las milicias chiíes y a los militares iraquíes leales al gobierno central y a la República.


 Proselitismo kurdo en el extranjero




El Kurdistán iraquí se maneja como un ente independiente y el llamado a Referéndum es un emplazamiento evidente para otorgarse legitimidad. 

A pesar de las rencillas, rivalidades y enfrentamientos entre los más grandes partidos políticos del Kurdistán iraquí - Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), por sus siglas en inglés, en reuniones del mes de abril con otras organizaciones, concertaron la organización del Referéndum independista para septiembre del 2017.
 
Masud Barzani ha venido tomando parte en diversas negociaciones (sin permiso de Bagdad), se ha tomado el trabajo de sondear la situación en el panorama internacional, veamos:

Los Estados Unidos apoyan el referéndum, así como Israel y algunas monarquías absolutistas de Próximo Oriente (La Arabia de los Saud), al menos antes de la monumental bronca entre Qatar, saudíes y otros.

El Departamento de Estado norteamericano, al mejor estilo de su diplomacia de doble rasero ha calificado el referéndum como una aspiración legítima del pueblo del Kurdistán iraquí, al mismo tiempo dice apoyar un Irak democrático, estable y unido. Para los estadounidenses la ubicación geográfica del potencial país de los kurdos, su inmensa masa poblacional en toda región y las riquezas del Kurdistán iraquí son desde hace mucho tiempo estratégicas para sus intereses, de allí que les conviene mantener buenas relaciones con todas las organizaciones kurdas (muchas de ellas antagónicas entre sí); con estos socios pueden obtener capacidad para influir en el resto de países de la zona.

Esa puede ser una de las razones por las que el presidente Trump alegue poner fin a su arma de batalla en la región, el yihadismo ya ha dejado de ser útil para su política colonialista. Para que seguir usando el viejo método del terrorismo islámico, arriesgando exponerse a más críticas a nivel global, como ya sucede, cuando bajo la manga tiene otro as que inclinará la partida, los kurdos!


                  Masud Barzani junto al ex secretario de estado estadounidense John Kerry.


Barzani expuso el deseo de la independencia del Kurdistán, mediante Referéndum, al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas se ha pronunciado al respecto. El organismo vigilaría (supervisar y observar) las elecciones en el único y consentido caso de que las autoridades centrales de Bagdad, es decir, el estado y gobierno oficial de Irak, lo solicitaren, según declaraciones del portavoz del Secretario General de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric. "Las solicitudes respecto la celebración en el país de una votación de este tipo las tiene que hacer el gobierno nacional", dijo Dujarric en rueda de prensa. (5)

Europa apuesta por la unidad de Irak porque las consecuencias son predecibles, los kurdos impulsarán el separatismo en otras regiones habitadas por kurdos: Siria, Turquía e Irán. La Unión Europea lanzó una advertencia a los movimientos políticos kurdos de la región del Kurdistán iraquí, pronunciándose en contra de la celebración de un referéndum sobre su independencia. Los ministros de Exteriores de la UE expresaron en su comunicado que “los pasos unilaterales deben evitarse y las cuestiones abiertas deben ser resueltas todas a través de posiciones de consenso” basados en la Constitución de Iraq. También solicitaron a todos los partidos kurdos iraquíes que “busquen un terreno común”, llamando a considerar la celebración de elecciones regionales y no independentistas. (6)

Rusia, a través de su presidente, Vladímir Putin, manifiesta que “Moscú es consciente de lo espinoso que es el problema kurdo, pero definirá su postura y línea de actuación en el marco del derecho internacional”.

Los kurdos buscan protegerse, ya han tanteado la posición rusa en busca de un socio económico. Delegaciones kurdas han visitado Moscó ofreciendo el mercado petrolero y de gas a las grandes empresas rusas como Rosneft. En el reciente Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el acercamiento tuvo lugar. Se trata de un acuerdo de cooperación estratégica entre los Kurdos iraquíes y la firma rusa Rosneft. Naturalmente que los kurdos les han ofrecido una buen menú, de esa manera pretenden evitar conflictos políticos con el gobierno ruso, a la vez que intentan crear estabilidad regional de efectivizarse la declaración de independencia.

Lo ofrecido por los kurdos a la empresa rusa no es cualquier plato, se trata, para comenzar, de gestionar setecientos mil barriles de petróleo diarios con alcance a varios millones en los próximos años; y, para hacer más apetecible el menú, se les concede el derecho de exploración mineral en importantes zonas geológicas. El Kurdistán iraquí se ve confiado en desarrollar las relaciones con Moscú.

Los kurdos tientan con ese mismo tipo de ofertas comerciales a Turquía, quienes, salvo por las ideas independistas kurdas, están deseosos de participar en el festín. La única y rápida vía de sacar el crudo de la región del Kurdistán iraquí en dirección a los mercados internacionales es a través del puerto turco de Ceyhan, con lo que la reducción de costos del transporte del petróleo también se hará sentir.  (7)

Por primera vez en sus múltiples intentos por ser un estado, los kurdos han sondeado con relativo éxito todas las posibles alianzas y aprecian también quienes podrían ser sus potenciales enemigos. Por ello, han dejado de apostar a un solo socio. Barzani ya es un viejo zorro de la política internacional, sigue en el poder inmutable, a pesar de que legalmente ya debería haber abandonado su cargo. Mientras en las democracias occidentales los presidentes van y vienen, Barzani ensaya lo que Norteamérica critica a otros “déspotas” de la región, es decir, perpetuarse en el poder.



La posición del gobierno central iraquí



                       El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, en funciones desde 2014


Haider al Abadi, jefe del gobierno central iraquí, desde su ascensión ha hecho llamados a normalizar las relaciones con el Kurdistán. En el momento más crítico que vivió el país, la crisis y guerra causada por la ocupación yihadista/terrorista de gran parte del territorio nacional, habló del derecho de los kurdos para autodeterminarse.

La autodeterminación vista desde el punto de vista del primer ministro iraquí está determinada en la Constitución, los Kurdos son una región autónoma dentro del estado federal, la presunta independencia del Kurdistán Iraquí “dañaría a los kurdos del país”, afirmó al Abadi. “Eso es totalmente rechazable. Somos serios en lo que se refiere al respeto a la integridad territorial de Iraq”, expresó en declaraciones a la agencia kurda de noticias ‘Rudaw’“He pedido a los líderes kurdos que no nos coloquen ni se coloquen a ellos mismos en tal situación embarazosa”. Manifestó, además que no le gustaba tocar el tema del referéndum dado que el resultado es obvio, “la cuestión es si ellos actuarían en base a esos resultados o no”.

Algo que ha disgustado al gobierno central iraquí, y con toda razón, son las pretensiones kurdas sobre la región de Kirkuk, donde éstos últimos han izado sus banderas sobre edificios gubernamentales, lo cual amenaza realmente un acuerdo consensuado y, por supuesto, es un ataque directo a la unidad nacional. El Parlamento iraquí resolvió prohibir las banderas kurdas en Kirkuk, algo que no ha gustado a los integrantes kurdos del parlamento central que abandonaron la sala de sesiones.

En este sentido, el gobierno central ha dado muestras de firmeza, Kirkuk no es parte de la Región Autónoma de Kurdistán y el tema no se discute. Y no se discute porque el referéndum de independencia acabará con la disolución de Irak, esa es la consecuencia inevitable. (8)

Cómo impedir un plan orquestado de antemano por fuerzas foráneas desde 2014?. El Estado Islámico fue "invitado" a apoderarse de gran parte del territorio iraquí, bajo mirada complaciente de los kurdos que también ocuparon otras áreas territoriales. Insistiendo, una vez más, que son escasas las batallas en que los terroristas del EI y los kurdos se hayan enfrentado realmente en duro combate, en otros casos las escaramuzas tuvieron lugar cuando los yihadistas pretendieron extender las áreas asignadas para su control. Hoy, los kurdos luchan contra el EI, es cierto, porque no tienen otra opción -el EI está derrotado- y los kurdos necesitan consolidar sus posiciones territoriales y reivindicar el sacrificio de la sangre de sus guerreros.

Creemos tener derecho a preguntar, dejando a un lado la historia y sus derechos legítimos: Se merecen los kurdos iraquíes tener una patria independiente cuando han actuado en alta traición a la República de Irak, confabulados con grupos terroristas/yihadistas foráneos e hipotecando el futuro de su región a potencias coloniales extranjeras?.

Para muchos analistas internacionales, el fallido intento de desmembrar Irak fue coordinado por “Estados Unidos, Israel, Jordania y Turquía, en complicidad con Arabia Saudita y Qatar, se inició en 2014. Según lo previsto en el plan inicial, los yihadistas del Emirato Islámico (Daesh, anteriormente identificado como EIIL) invadieron la región de al-Anbar y el gobierno regional kurdo de Irak se apoderó de los campos petrolíferos de Kirkuk, pertenecientes al gobierno central iraquí. En aquel momento, las tropas iraquíes se retiraron sin oponer resistencia a los yihadistas ni a los kurdos, dejando en manos de esas fuerzas el armamento nuevo que Washington acababa de entregar a Bagdad, lo cual también formaba parte del plan”.

“Al igual que el norte de Siria, los campos petrolíferos de Kirkuk no son territorios históricamente kurdos. El presupuesto nacional del Estado iraquí prevé la entrada de fondos frescos provenientes de la explotación de los yacimientos de Kirkuk, hoy bajo control del gobierno regional del Kurdistán iraquí, que está explotando ese petróleo para sí mismo y exportándolo a través de su propio oleoducto, junto con el petróleo robado del Emirato Islámico”. (9)

El gobierno central iraquí, al asumir Haider al-Abadi  sus funciones de Primer Ministro, ha venido insistiendo en la devolución de los territorios ocupados por el gobierno regional kurdo en 2014, ocupación que coincide con la invasión yihadista.

Restituir los territorios “anexados” por los kurdos iraquíes, gracias a la invasión yihadista, reducirá un 40% la superficie territorial controlada por Barzani. No parecen estar dispuestos a ello, devolver la rica región petrolera de Kirkuk significa dejar de ingresar inmensas ganancias que en su momento consiguió con el tráfico de ese petróleo, en colaboración con Turquía y el Estado Islámico.


Otras consecuencias





El surgimiento de un Kurdistán independiente, como lo hemos señalado significará la desintegración del estado iraquí.

- Los kurdos aspiran no solo regir en toda la región autónoma, sino que luego del divorcio con sus ex socios del Estado Islámico, pretenden anexarse la región que comprende la ciudad de Kirkuk, rica en campos petroleros, por eso la han ocupado militarmente. También pretenden anexarse la ciudad de Sinyar al haberla defendido de sus ex colegas yihadistas y de otras zonas fronterizas con Siria (conforme el mapa señalado más arriba).
- Turquía, Irán y Siria no miran con buenos ojos la creación de este ente independiente. La ya conocida posición kurda en esos territorios no ha devenido nunca en estabilidad. Guerrillas kurdas han estado activas desde hace mucho tiempo. Turquía ha vivido desde su creación algo parecido a un “estado de guerra” permanente en las provincias orientales mayoritariamente habitadas por kurdos, muchos de ellos se han refugiado en Siria, originando el problema kurdo- sirio en un estado que no se veía afectado por esas circunstancias. Milicias kurdas han partido desde Irak a territorio iraní para efectuar incursiones armadas.
- De acuerdo a una de nuestras fuentes de consulta, Guevorg  Mirzayán, Ankara y Teherán no pueden hacer mucho al respecto desde el punto de vista militar. Los turcos son amigos y socios del clan Barzani del Kurdistán iraquí. Así se han manejado desde hace mucho tiempo, mientras los kurdos iraquíes no expresaban abiertamente sus pretensiones independentistas y se mantenían alejados de las fronteras turcas, existía armonía y connivencia para luchar contra la otrora izquierdista (comunista?) YPG siria y PKK turca. Hoy, los turcos han expresado su punto de vista apoyando al gobierno iraquí en cuanto al status de la ciudad iraquí de Kirkuk. Pero, como dice Mirzayán, “una cosa es amenazar, y totalmente otra iniciar la guerra" (10)
- La alianza Barzani-Turquía quedaría muerta. Los kurdos iraquíes anularían el acuerdo con Erdogan referente a negar todo apoyo a los kurdos turcos, negociación que ha sido posible a cambio de inyecciones económicas y mercancías turcas al Kurdistán iraquí. Teherán tiene igual dilema, ha invertido recursos en la región, las que se perderían inevitablemente.
Una salida para los estados con una población kurda frecuentemente hostil sería poner fin a la rivalidad iraní-turca (cosa que se está avizorando); e hipotéticamente junto a Siria crear un “bloqueo multilateral del Kurdistán iraquí”, reflexiona el analista citado.  
- Para ese supuesto entorno, Barzani ya tiene su as bajo la manga, la garantía del mejor socio que se pueda tener, muy poderoso y “amigo” de siempre, que busca permanentemente llevar la “paz” y la “amistad” a todos los kurdos del mundo: Los Estados Unidos de América, quienes junto a sus colegas israelíes y las monarquías del Golfo estarán dispuestos a asumir las consecuencias.
- Erbil –la capital del Kurdistán iraquí- es un hervidero de espías, asesores militares extranjeros, diplomáticos, hombres de negocios legales e ilegales (traficantes de drogas) de los países que apoyan y asesoran militarmente a los kurdos. En una entrega pasada referente a este tema ya habíamos señalado que el interés de Israel en la independencia del Kurdistán iraquí está vinculada al establecimiento de una base de misiles de largo alcance, cuyo objetivo no es otro que Irán.
- Otro socio y “amigo” que ha sumado elogios para el Kurdistán iraquí es la Arabia de los Saud, los príncipes han manifestado su apoyo al referéndum. Por qué? Al igual que las intenciones de Israel, apoyar la fundación del Kurdistán significa poner freno a la cada vez más influyente República Islámica de Irán y a las ambiciones “imperiales” del señor Erdogan que pretende hacer de Turquía la fuerza influyente de la región.

Se puede manejar otra probabilidad política?

Según Mirzayán,  Barzani "podría elegir más cuidadosamente el término en el referéndum: no "independencia", sino "parte de la confederación". Así, sería posible negociar con Bagdad sobre las condiciones de esta confederación, unas condiciones muy buenas".  

Eso sería ideal no solo para Irak, sino para evitar una conflagración total en el Próximo Oriente. Pero los kurdos en su actual posición de fuerza en todos los sentidos (político-militar y económico), con sus poderosos padrinos siguen dispuestos a mantener el rumbo hacia el referéndum independentista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny