Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

25 diciembre 2019

Jesús nació en un estado policial




Por John W. Whitehead


Nota previa del editor del blog

El presente artículo en inglés "Jesus Was Born In A Police State" fue originalmente publicado en diciembre de 2017 en la web TruePublica, su autor el abogado y constitucionalista John W. Whitehead, fundador y presidente del Instituto Rutherford, destaca por la publicación de un libro que ha dejado secuelas "Battlefield America: The War on the American People" (SelectBooks, 2015) 




En estos días -16 diciembre 2019- Whitehead ha revisado, ampliado y reeditado "Jesus Was Born In A Police State", publicado por el Instituto Rutherford y también publicado en inglés por la conocida página web Global Research. El autor publica una nueva versión de su artículo en inglés bajo el título "The Child that Christmas Forgot: How Would Jesus Fare in the American Police State?" cuya traducción literal es "El niño que olvidó la Navidad: ¿Cómo le iría a Jesús en el estado policial estadounidense?".

Este blog, conservará el título del artículo de su primera versión (2017), pero el texto traducido se basa en la versión ampliada del 2019. Como es nuestra política y por asuntos derivados del consentimiento del autor, se permite su reproducción sin cargo, solamente deberá contactar con staff@rutherford.org para obtener el permiso de reimpresión. 

El título de la segunda versión es añadido como subtítulo por el editor de este blog. Y, por supuesto, tanto la primera como la segunda versión originales en inglés, constan como notas a pie de página. La ilustración de portada es la única de las publicaciones originales.

Buena lectura, felices días de fiesta familiar y un 2020 lleno de éxitos. 

T. Andino

*****
El niño que olvidó la Navidad: ¿Cómo le iría a Jesús en el estado policial estadounidense?

“Una vez despejada la medianoche, hubo un grito de niño, una estrella ardiente colgaba sobre un establo y hombres sabios vinieron con regalos de cumpleaños. No hemos olvidado esa noche a lo largo de los siglos. Lo celebramos con estrellas en los árboles de Navidad, con el sonido de campanas y con regalos ... No nos olvidamos de nadie, ni de adultos ni de niños. Todas las medias están llenas, todo eso, excepto una. E incluso nos hemos olvidado de colgarlo. La media para el niño nacido en un pesebre. Estamos celebrando su cumpleaños. No nos olvidemos nunca de eso. Preguntémonos qué desearía más. Y luego, que cada uno ponga su parte, amabilidad amorosa, corazones cálidos y una mano extendida de tolerancia. Todos los regalos brillantes que hacen la paz en la tierra". "The Bishop´s Wife", film 1947

La historia navideña de un bebé nacido en un pesebre es familiar.

El Imperio Romano, un estado policial por derecho propio, había ordenado que se realizara un censo. José y su esposa embarazada María viajaron a la pequeña ciudad de Belén para poder ser censados. Al no haber espacio para la pareja en ninguna de las posadas, se quedaron en un establo (granero), donde María dio a luz a un bebé, Jesús. Advertido de que el gobierno planeaba matar al bebé, la familia de Jesús huyó con él a Egipto hasta que fuera seguro regresar a su tierra natal.

¿Y qué si Jesús hubiera nacido 2.000 años después?

¿Qué pasaría si, en lugar de nacer en el estado policial romano, Jesús hubiera nacido en este momento? ¿Qué tipo de recepción recibirían Jesús y su familia? ¿Reconoceríamos la humanidad del niño Cristo, y mucho menos su divinidad? ¿Lo trataríamos de manera diferente a como lo trató el Imperio Romano? Si su familia se viera obligada a huir de la violencia en su país natal y buscara refugio y asilo dentro de nuestras fronteras, ¿qué santuario les ofreceríamos?

Un número singular de iglesias en todo el país están haciendo esas mismas preguntas, y sus conclusiones están representadas con una precisión desconcertante en escenas de la natividad en las que Jesús y su familia están separados, segregados y enjaulados en corrales de eslabones de cadena individuales, rematados por cercas de alambre de púas.

El artista británico Bansky y su reciente representación de la Natividad. Se titula "La cicatriz de Belén", la obra se exhibe en el hotel The Walled Off, en la Cisjordania ocupada. Como apreciamos destaca el impacto de un proyectil. (Nota del editor del blog) 


Estas escenas de la natividad son un intento puntiagudo de recordarle al mundo moderno que la narrativa sobre el nacimiento de Jesús es una que habla en múltiples frentes a un mundo que ha permitido que la vida, las enseñanzas y la crucifixión de Jesús sean ahogadas por la política partidista, el secularismo, materialismo y guerra.

La iglesia moderna ha evitado en gran medida aplicar las enseñanzas de Jesús a problemas modernos como la guerra, la pobreza, la inmigración, etc., pero afortunadamente ha habido personas a lo largo de la historia que se preguntan a sí mismas y al mundo: ¿qué haría Jesús?

¿Qué haría Jesús? El bebé nacido en Belén que se convirtió en un predicador itinerante y activista revolucionario, que no solo murió desafiando el estado policial de su época (es decir, el Imperio Romano) sino que pasó su vida adulta diciendo la verdad al poder, desafiando el status quo de su día, y rechazando los abusos del Imperio Romano, ¿no?

Dietrich Bonhoeffer se preguntó qué habría hecho Jesús sobre los horrores perpetrados por Hitler y sus asesinos. La respuesta: Bonhoeffer arriesgó su vida para socavar la tiranía en el corazón de la Alemania nazi.

Aleksandr Solzhenitsyn se  preguntó qué habría hecho Jesús acerca de los gulags y los campos de trabajos forzados que destruyeron almas en la Unión Soviética. La respuesta: Solzhenitsyn encontró su voz y la usó para hablar sobre la opresión y la brutalidad del gobierno .

Martin Luther King Jr. se preguntó qué habría hecho Jesús ante el belicismo y las guerras de Estados Unidos. La respuesta: declarar que "mi conciencia no me deja otra opción", King se arriesgó a una condena generalizada cuando se opuso públicamente a la Guerra de Vietnam por razones morales y económicas.

Incluso ahora, a pesar de la popularidad de la frase "¿Qué haría Jesús?" (WWJD) en los círculos cristianos, sigue habiendo una desconexión en la iglesia moderna entre las enseñanzas de Cristo y el sufrimiento de lo que Jesús, en Mateo 25, se refiere como "el menor de estos".

Como dice la parábola:

“Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: Vengan, ustedes que son bendecidos por mi Padre; toma tu herencia, el reino preparado para ti desde la creación del mundo. Porque tenía hambre y me diste algo de comer, tuve sed y me diste de beber, era un extraño y me invitaste a entrar, necesitaba ropa y me vestiste, estaba enfermo y me cuidaste, Estaba en prisión y tú viniste a visitarme. Entonces los justos le responderán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y alimentado, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos un extraño y te invitamos a entrar, o si necesitabas ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te fuimos a visitar? El rey responderá: En verdad te digo, lo que hiciste por uno de los hermanos y hermanas míos más pequeños, lo hiciste por mí. 'Entonces les dirá a los que están a su izquierda:' Apártate de mí, tú que estás maldito, hacia el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tenía hambre y no me diste nada de comer, tenía sed y no me diste nada de beber, era un extraño y no me invitaste a entrar, necesitaba ropa y no me vestiste, estaba enfermo y en prisión y no me cuidaste. También responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o un extraño o que necesitabas ropa o enfermo o en la cárcel, y no te ayudamos?" Él responderá: 'En verdad te digo que lo que no hiciste por uno de estos, tampoco  a mí lo hiciste".
(Nota del editor del blog: Se recomienda leer la versión original de la Parábola de las 10 vírgenes, Mateo 25. Lo arriba anotado es una traducción del artículo del señor Whitehead).

Esta no es una zona gris teológica: Jesús fue inequívoco acerca de sus puntos de vista sobre muchas cosas, entre las cuales se encontraba la caridad, la compasión, la guerra, la tiranía y el amor.




Después de todo, Jesús, el venerado predicador, maestro, radical y profeta, nació en un estado policial similar a la creciente amenaza del estado policial estadounidense. Cuando creció, tenía cosas poderosas y profundas que decir, cosas que cambiarían la forma en que vemos a las personas, alterarían las políticas gubernamentales que cambiarían el mundo. "Bienaventurados los misericordiosos", "Bienaventurados los pacificadores" y "Ama a tus enemigos" son solo algunos ejemplos de sus enseñanzas más profundas y revolucionarias.

Cuando fue confrontado por aquellos con autoridad, Jesús no rehuyó decir la verdad al poder. De hecho, sus enseñanzas minaron el establecimiento político y religioso de su época. Le costó la vida. Finalmente fue crucificado como una advertencia a los demás para que no desafiaran los poderes fácticos.

¿Te imaginas cómo habría sido la vida de Jesús si, en lugar de haber nacido en el estado policial romano, hubiera nacido y crecido en el estado policial estadounidense?

Considera lo siguiente si quieres.

- Si Jesús hubiera nacido en la era del estado policial de Estados Unidos, en lugar de viajar a Belén para realizar un censo, a los padres de Jesús se les habría enviado una Encuesta de la Comunidad Estadounidense de 28 páginas, un cuestionario obligatorio del gobierno que documenta sus hábitos, habitantes del hogar y horario de trabajo, cuántos inodoros hay en su hogar, etc. La multa por no responder a esta encuesta invasiva puede llegar hasta $ 5,000.

- En lugar de nacer en un pesebre, Jesús pudo haber nacido en casa. Sin embargo, en lugar de que los sabios y los pastores traigan regalos, los padres del bebé podrían haberse visto obligados a evitar visitas de trabajadores sociales estatales con la intención de enjuiciarlos por el parto en el hogar. Una pareja en Washington perdió la custodia de sus tres hijos después de que los servicios sociales se opusieran a que los dos más pequeños nacieran en un parto a domicilio sin asistencia.

- Si Jesús hubiera nacido en un hospital, su sangre y su ADN habrían sido tomados sin el conocimiento o consentimiento de sus padres y hubieran ingresado en un biobanco del gobierno. Si bien la mayoría de los estados requieren exámenes de detección de recién nacidos, un número creciente se aferra a ese material genético a largo plazo para la investigación, el análisis y los propósitos que aún no se han revelado.

- Por otra parte, si los padres de Jesús hubieran sido inmigrantes indocumentados, ellos y el bebé recién nacido podrían haber sido trasladados a una prisión privada con fines de lucro para ilegales donde primero se habrían separado unos de otros, los niños detenidos en jaulas improvisadas, y los padres eventualmente se convirtieron en trabajadores baratos y forzados para corporaciones como Starbucks, Microsoft, Walmart y Victoria's Secret. Hay mucho dinero por encarcelar a inmigrantes, especialmente cuando los contribuyentes están pagando la factura.

- Desde el momento en que tuvo la edad suficiente para asistir a la escuela, Jesús habría recibido lecciones de cumplimiento y obediencia a las autoridades gubernamentales, mientras aprendía poco sobre sus propios derechos. Si hubiera sido lo suficientemente atrevido como para hablar en contra de la injusticia mientras aún estaba en la escuela, podría haberse visto acosado o golpeado por un oficial de recursos escolares, o al menos suspendido bajo una política de tolerancia cero de la escuela que castiga las infracciones menores con la mayor severidad ofensas.

- Si Jesús hubiera desaparecido durante unas horas y mucho menos días a los 12 años, sus padres habrían sido esposados, arrestados y encarcelados por negligencia parental. Los padres de todo el país han sido arrestados por muchos menos "delitos", como permitir que sus hijos caminen al parque sin compañía o jueguen solos en su patio delantero.

- En lugar de desaparecer de los libros de historia desde su temprana adolescencia hasta la edad adulta, los movimientos y datos personales de Jesús, incluidos sus datos biométricos, habrían sido documentados, rastreados, monitoreados y archivados por agencias gubernamentales y corporaciones como Google y Microsoft. Increíblemente, el 95 por ciento de los distritos escolares comparten sus registros de estudiantes con compañías externas que son contratadas para administrar datos, que luego utilizan para comercializarnos productos.

- Desde el momento en que Jesús se puso en contacto con un "extremista" como Juan el Bautista, habría sido señalado para vigilancia debido a su asociación con un activista prominente, pacífico o de otro tipo. Desde el 11 de septiembre, el FBI ha llevado a cabo activamente actividades de vigilancia y recopilación de inteligencia en una amplia gama de grupos de activistas, desde grupos de derechos de los animales hasta el alivio de la pobreza, grupos contra la guerra y otras organizaciones "extremistas".

- Las opiniones antigubernamentales de Jesús ciertamente habrían resultado en que lo tildaran de extremista doméstico. Las agencias de aplicación de la ley están siendo capacitadas para reconocer signos de extremismo antigubernamental durante las interacciones con extremistas potenciales que comparten una "creencia en el próximo colapso del gobierno y la economía".

- Mientras viajaba de una comunidad a otra, Jesús podría haber sido denunciado a los funcionarios del gobierno como "sospechoso" en virtud de los programas "Ver algo, decir algo" del Departamento de Seguridad Nacional. Muchos estados, incluido Nueva York, están proporcionando a las personas aplicaciones telefónicas que les permiten tomar fotos de actividades sospechosas e informarlas al Centro de Inteligencia de su estado, donde son revisadas y enviadas a las agencias policiales.

- En lugar de que se le permita vivir como un predicador itinerante, Jesús podría haberse visto amenazado con ser arrestado por atreverse a vivir fuera de la red o dormir afuera. De hecho, el número de ciudades que han recurrido a criminalizar a las personas sin hogar mediante la prohibición de acampar, dormir en vehículos, merodear y mendigar en público se ha duplicado.

- Visto por el gobierno como un disidente y una amenaza potencial para su poder, Jesús podría haber tenido espías del gobierno plantados entre sus seguidores para monitorear sus actividades, informar sobre sus movimientos y atraparlo por violar la ley. Tales Judas hoy, llamados informantes, a menudo reciben fuertes cheques de pago del gobierno por su traición.

- Si Jesús hubiera usado Internet para difundir su mensaje radical de paz y amor, podría haber encontrado las publicaciones de su blog infiltradas por espías del gobierno que intentan socavar su integridad, desacreditarlo o plantar información incriminatoria en línea sobre él. Al menos, habría tenido su sitio web pirateado y su correo electrónico monitoreado.

- Si Jesús hubiera intentado alimentar a grandes multitudes de personas, habría sido amenazado con ser arrestado por violar varias ordenanzas que prohíben la distribución de alimentos sin un permiso. Las autoridades de Florida arrestaron a un hombre de 90 años por alimentar a las personas sin hogar en una playa pública.

- Si Jesús hubiera hablado públicamente sobre sus 40 días en el desierto y sus conversaciones con el diablo, podría haber sido etiquetado como mentalmente enfermo y detenido en una sala psiquiátrica en contra de su voluntad para una retención psiquiátrica involuntaria obligatoria sin acceso a familiares o amigos. Un hombre de Virginia fue arrestado, registrado, esposado a una mesa, diagnosticado con "problemas de salud mental", y encerrado durante cinco días en un centro de salud mental en contra de su voluntad, aparentemente debido a su dificultad para hablar y andar inestable.

- Sin lugar a dudas, si Jesús hubiera intentado volcar las mesas en un templo judío y haberse enfurecido contra el materialismo de las instituciones religiosas, habría sido acusado de un crimen de odio. Actualmente, 45 estados y el gobierno federal tienen leyes de crímenes de odio en sus códigos.

- Si alguien hubiera denunciado a Jesús ante la policía como potencialmente peligroso, podría haberse encontrado confrontado (y asesinado) por agentes de policía para quienes cualquier acto percibido de incumplimiento (una contracción, una pregunta, un ceño fruncido) puede hacer que disparen primero y hacer las preguntas después.

- En lugar de que los guardias armados capturaran a Jesús en un lugar público, los funcionarios del gobierno habrían ordenado que un equipo SWAT llevara a cabo una incursión contra Jesús y sus seguidores, completa con granadas explosivas y equipo militar. Cada año se realizan más de 80.000 incursiones del equipo SWAT, muchas de ellas sobre estadounidenses desprevenidos que no tienen defensa contra tales invasores del gobierno, incluso cuando tales incursiones se realizan por error.

- En lugar de ser detenido por guardias romanos, Jesús podría haber sido hecho "desaparecer" en un centro secreto de detención del gobierno donde habría sido interrogado, torturado y sometido a todo tipo de abusos. La policía de Chicago ha "desaparecido" a más de 7.000 personas en un almacén secreto de interrogatorios en Homan Square.

- Acusado de traición y etiquetado como terrorista doméstico, Jesús podría haber sido condenado a cadena perpetua en una prisión privada donde se habría visto obligado a proporcionar mano de obra esclava para las corporaciones o morir a través de la silla eléctrica o una mezcla letal de las drogas .

De hecho, como lo muestro en mi libro Battlefield America: The War on the American People, dada la naturaleza del gobierno en ese momento y ahora, es dolorosamente evidente que si Jesús hubiera nacido en nuestra era moderna o en la suya, aún habría muerto a manos de un estado policial.

Por lo tanto, a medida que nos acercamos a la Navidad con sus celebraciones y regalos, haríamos bien en recordar que lo que sucedió en esa noche estrellada de Belén es solo una parte de la historia. Ese bebé en el pesebre creció hasta convertirse en un hombre que no se apartó del mal, sino que habló en contra de el, y no debemos hacer menos.


Jesus Was Born In A Police State
The Child that Christmas Forgot: How Would Jesus Fare in the American Police State?

21 diciembre 2019

Cartografía de la Segunda Guerra Mundial en África





Nick Ottens
Never Was Magazine


Tras la conquista nazi de Europa, el foco de la Segunda Guerra Mundial en Occidente se trasladó al África. Las fuerzas de la Commonwealth se unieron a los franceses libres bajo Charles de Gaulle para expulsar a los italianos del este de África y la Cirenaica. La guerra fue tan desastrosa para los italianos que Adolf Hitler tuvo que enviar a Erwin Rommel, quien logró empujar a los británicos hasta Egipto antes de que lo detuvieran.

El frente cambió varias veces, y durante un tiempo pareció que el Eje podría llegar al Canal de Suez, lo que habría puesto en grave peligro las líneas de suministro del Imperio Británico. Una victoria decisiva para los británicos en la Segunda Batalla de El Alamein y los refuerzos estadounidenses en 1942 cambiaron las cosas. Las fuerzas del Eje fueron arrinconados en Túnez, lo que serviría como trampolín para la invasión aliada de Italia.


Francia Libre


Mapa francés de las colonias francesas en África ecuatorial y occidental


De Gaulle comenzó con casi nada. Después de la caída de Francia, la Unión Soviética y los Estados Unidos habían reconocido al gobierno colaboracionista francés en Vichy. El almirante François Darlan se negó a entregar la flota francesa anclada en Argelia, lo que provocó un ataque británico el 3 de julio. El almirante Émile Muselier fue el otro líder militar francés que siguió a De Gaulle. Sus fuerzas comprendían menos de 10.000 hombres.

El número crecería a un estimado de 40.000 franceses, 30.000 soldados coloniales y 3.800 legionarios extranjeros más tarde en 1940, todavía una pequeña fuerza de combate.

La única colonia francesa que se unió a la causa desde el principio fueron las Nuevas Hébridas en el Pacífico. No fue hasta agosto que De Gaulle se afianzó en el África ecuatorial francesa. Félix Éboué, el gobernador del Chad francés, contribuyó decisivamente al apoyo.


Charles de Gaulle - Félix Éboué - Philippe Leclerc de Hauteclocque


La primera prueba del ejército de De Gaulle se produjo en septiembre de 1940, cuando una fuerza anglo-francesa combinada intentó tomar el puerto estratégico de Dakar en el África occidental francés. La esperanza de De Gaulle era derrocar al régimen de Vichy en la colonia, pero inesperadamente se mantuvo firme bajo el bombardeo naval británico. Un intento de poner a los soldados franceses libres en tierra fracasó. La Operación Amenaza fue una humillación para De Gaulle, quien no había demostrado su valía ante los británicos.

Su suerte cambió en noviembre, cuando el general Philippe Leclerc de Hauteclocque, apoyado por aviones que operaban desde Douala en Camerún francés, invadió y se apoderó de Gabón. África ecuatorial francesa se unió una vez más, bajo De Gaulle. Ahora tenía una base desde la cual atacar a los italianos.


Operation Compass (Operación Compás)

Benito Mussolini, el dictador italiano, no tenía planes de atacar Egipto hasta que la caída de Francia abrió su apetito por la conquista. Ordenó una invasión, que comenzó el 6 de septiembre.


Mapa de la estrategia británica en el Mediterráneo a finales de 1940 con posibles ataques alemanes indicados, de la revista Life (23 de diciembre de 1940)


El objetivo final era apoderarse del Canal de Suez, del que dependían las comunicaciones y los suministros de Gran Bretaña con su imperio en Asia. Pero después de numerosos retrasos, el alcance de la ofensiva se redujo a un avance de apenas 100 kilómetros (62 millas) en Egipto, hacia Sidi Barrani. Enfrentando poca resistencia, los italianos llegaron a la ciudad el 16 de septiembre, donde se atrincheraron. El plan era esperar que los ingenieros construyeran una carretera y que los suministros llegaran a Sidi Barrani antes de atacar la principal fuerza de combate británica en Mersa Matruh.

Los italianos nunca tuvieron esa oportunidad. Las fuerzas de la Commonwealth lanzaron una contraofensiva, llamada Operation Compass, antes del amanecer del 9 de diciembre. La posición italiana en Sidi Barrani colapsó en dos días. Los italianos huyeron a Libia.


Mapa de la invasión británica de Libia, los primeros días de Operation Compass, de la revista Life (23 de diciembre de 1940)


Los británicos dieron persecusión a los italianos a lo largo de toda la costa Cirenaica, desde Tobruk hasta Derna, pasando Benghazi, hasta El Agheila en el Golfo de Sirte, antes de que el primer ministro Winston Churchill exigiera soldados para la defensa de Grecia, donde Alemania había llegado en ayuda de una invasión italiana igualmente desafortunada.

Las fuerzas francesas libres bajo Leclerc jugaron su papel atacando el fuerte italiano en Kufra en el desierto de Cirenaica. Los italianos tenían más hombres y cuatro aviones, pero eran dirigidos por un capitán de reserva sin experiencia que se rindió después de casi cuatro semanas de batalla. Leclerc y sus hombres juraron al día siguiente, 2 de marzo, que no dejarían de luchar hasta que la bandera de una Francia libre ondeara nuevamente sobre la Catedral de Estrasburgo, en el noreste de su país, un juramento que cumplieron tres años y medio más tarde, cuando Leclerc y la segunda división blindada francesa liberaron la ciudad.


África Oriental italiana


Mapa de África Oriental italiana. Tarjeta de propaganda italiana de 1937 (Biblioteca de la Universidad de Cornell).


A Italia le fue un poco mejor en África Oriental. Había ocupado Somalilandia británica en agosto de 1940, dándole el mando de la costa sur del Golfo de Adén y la estrecha entrada al Mar Rojo. (La vecina Somalilandia francesa, ahora Djibouti, fue leal a Vichy).


Mapa de África Oriental de 1938, por SJ Turner

Aún suprema en el mar, la Royal Navy intervino y rápidamente aseguró las rutas de acceso a África Oriental. Lejos de cortar las líneas de suministro del Imperio Británico, fueron los italianos en África quienes quedaron aislados de Europa.

El siguiente paso fue recuperar Somalilandia y dirigirse al corazón del imperio africano oriental de Mussolini. El representante local del dictador italiano era el príncipe Amedeo, duque de Aosta, virrey y comandante en jefe. La campaña aliada fue orquestada desde El Cairo por el general Archibald Wavell, el jefe de todas las fuerzas británicas en el Medio Oriente.

Dudley Clarke, pionero en el engaño militar y uno de los padres fundadores de los comandos británicos, engañó con éxito a los italianos para que pensaran que los refuerzos de la India intentarían recuperar Somalilandia. Pero en lugar de reforzar la colonia ocupada, como Clarke había esperado, ¡los italianos se retiraron! Desafortunadamente, se retiraron a Eritrea, que es donde los británicos estaban a punto de atacar.


Amedeo de Aosta (Príncipe Amedeo) - Archibald Wavell - Alan Cunningham


Los italianos todavía fueron golpeados. La Commonwealth (en su mayoría indios y sudaneses), así como las fuerzas francesas libres, comandadas por el general William Platt, llegaron desde el Sudán anglo-egipcio. Las fuerzas ghanesas, nigerianas y sudafricanas, que desembarcaron en Mogadiscio y operaron fuera de Kenia bajo el mando del general Alan Cunningham, se unieron a ellas en Addis Abeba en abril, donde el emperador Haile Selassie fue restaurado al trono.



Mapa de guerra de la campaña de África Oriental italiana, de la revista Life (21 de abril de 1941)


Con los suministros agotados y sin posibilidades de reabastecimiento, el duque de Aosta decidió concentrar sus fuerzas restantes en varias fortalezas. El virrey se escondió con 7.000 soldados en Amba Alagi en las montañas del noroeste de Etiopía, donde resistieron los ataques de la Commonwealth y Etiopía durante dos semanas antes de rendirse a Cunningham el 19 de mayo de 1941.

Algunas guarniciones continuaron luchando hasta 1943, pero la capitulación de Amedeo marcó el final del significativo control italiano en África Oriental.

Rommel a la ofensiva



Erwin Rommel - Claude Auchinleck - Neil Ritchie


La situación en Libia cambió completamente en la primavera de 1941. Las tropas de la Commonwealth, endurecidas por la batalla, habían sido enviadas a Grecia mientras el general Erwin Rommel llegó a Trípoli para apuntalar a los italianos. Su Deutsches Afrikakorps, conocida como Afrika Korps en inglés, estaba equipada con tanques a prueba de desierto y fue capaz de retroceder a los Aliados desde El Agheila hasta Tobruk en solo dos semanas.

Se culpó a Wavell por subestimar a Rommel, y lo hizo. No creía que el Eje estuviera listo para lanzar otra ofensiva hasta mayo y había dejado a Cirenaica ligeramente defendida por soldados australianos.

Pero la culpa también fue de Churchill, que había ordenado el desvío de las tropas del norte de África a Grecia, donde no lograron marcar la diferencia y sufrieron grandes pérdidas, y a Irak, donde los generales pro-Eje habían derrocado al régimen pro-británico del regente 'Abd al-Ilah. Esto no dejó a Wavell con muchas opciones.


Mapa de guerra del norte de África. Operation Crusader, de la revista Life (8 de diciembre de 1941)


Wavell fue enviado a la India en julio. El general Claude Auchinleck, comandante en jefe del ejército indio, fue enviado a Egipto, desde donde tendría que organizar la defensa de Tobruk.

Unos 25.000 soldados aliados, bien abastecidos con suministros y vinculados a Egipto por la Royal Navy, se escondieron en la ciudad, donde podrían bloquear más avances del Eje hacia el este. Rommel asedió a Tobruk durante siete meses. Dos intentos de capturarlos fallaron antes de que el recién formado Octavo Ejército, inicialmente comandado por Cunningham y luego por el general Neil Ritchie, lograra repeler al Afrika Korps en lo que se llamó Operation Crusader (Operación Cruzada).

Ahora era el turno de Rommel de recurrir a El Agheila. A finales de 1941, todas sus ganancias habían sido revertidas.

Pero Auchinleck aplaudió demasiado pronto cuando escribió en Londres en enero de 1942 que el Eje estaba "comenzando a sentir la tensión". El "Zorro del Desierto", como la prensa británica había comenzado a llamar a Rommel con regañadienta admiración, estaba a punto de lanzar otro ataque que lo vería avanzar tan al este como El Alamein, a 400 kilómetros (250 millas) de la frontera con Libia y a solo 150 kilómetros (90 millas) de Alejandría.



Mapa de guerra en el norte de África, entre septiembre de 1940 y julio de 1942, de la revista Life (13 de julio de 1942)


El zorro del desierto ataca de nuevo

Los británicos nuevamente subestimaron a Rommel. Calcularon que le quedaba menos de la mitad de sus 80.000 hombres y esperaban que necesitaría hasta febrero de 1942 para ser reabastecido.



Tanque británico M3 Grant pasa un Panzerkampfwagen alemán durante la guerra en el norte de África, el 6 de junio de 1942 (IWM)


Rommel, de hecho, atacó en enero. La 1ª División Blindada, que ocupó la primera línea en El Agheila, perdió 61 de noventa tanques por solo siete tanques alemanes perdidos. Rommel condujo a los británicos de regreso a Gazala, a unas pocas millas al oeste de Tobruk, en un mes. Intentó flanquear la posición aliada desde el sur, como se había convertido en su movimiento característico, pero esta vez los soldados franceses libres y los poderosos tanques M3 Grant de América, que acababan de entrar en la guerra, lo ralentizaron.

Rommel se atrincheró y Ritchie ordenó un contraataque, llamado Operation Aberdeen. Falló en todos los frentes. A fines del 13 de junio - Sábado negro - La fuerza de tanques aliados se habían reducido de 300 a aproximadamente setenta y el  Afrika Korps  había establecido una superioridad blindada, así como una línea dominante de posiciones, lo que obligó al Octavo Ejército a retirarse. Tobruk cayó el 21 de junio. Unos 35.000 soldados aliados fueron hechos prisioneros.

Churchill lo calificó como uno de los golpes más fuertes de la guerra. Hitler recompensó a Rommel con un ascenso a mariscal de campo, el oficial alemán más joven en alcanzar el rango. Rommel comentó que hubiera preferido otra división Panzer. Auchinleck despidió a Ritchie y tomó el mando del octavo ejército.

Estancamiento en El Alamein


Mapa de guerra en África del Norte, junio-julio de 1942

El éxito de Rommel convenció a Hitler y Mussolini de cancelar su invasión planificada de Malta y apuntar al Canal de Suez. 

Auchinleck decidió plantarse en El Alamein. Ubicada en el interior de Egipto, una defensa allí se beneficiaría de líneas de suministro aliadas más cortas. La Fuerza Aérea del Desierto podría hostigar a los Panzers de Rommel sin la oposición de los aviones de combate alemanes o italianos, que estaban fuera de alcance. Y la presencia de la Depresión de Qattara en el sur hacía improbable una maniobra de flanqueo del Eje.

Excepto por una defensa simbólica en Mersa Matruh, el camino a El Alamein estaba despejado para Rommel. Pero el alargamiento de las líneas de suministro y los ataques aéreos aliados, que podrían llegar hasta el oeste de Benghazi, cobraron su precio. Cuando llegó a El Alamein el 30 de junio, Rommel había quedado reducido a sesenta tanques alemanes y catorce italianos. También se estaba quedando sin municiones y combustible.


Mapa de la Primera Batalla de El Alamein


El ataque comenzó en la madrugada del 1 de julio y duró cuatro días. No hizo ningún progreso. Rommel se reduce a treinta tanques reparables. La lucha continuó hasta finales de mes, pero ninguna de las partes fue capaz de dar el golpe decisivo.

Auchinleck concentró su poder de fuego en las líneas italianas, donde creía que la moral era baja. Rommel luego culparía al pobre liderazgo italiano y al fracaso de los italianos para abastecerlo por mar por su incapacidad para abrirse paso en El Alamein, sin sospechar que los británicos habían roto los códigos militares del Eje y podían interceptar convoyes italianos con precisión.

Al final, unos 10.000 soldados alemanes e italianos fueron muertos o heridos. Otros 7,000 fueron hechos prisioneros. Los británicos sufrieron 13.250 bajas.


Winston Churchill - Harold Alexander - Bernard Montgomery


Auchinleck había detenido el avance del Eje, pero la Primera Batalla de El Alamein difícilmente podría llamarse una victoria para los Aliados. Churchill lo reemplazó con William Gott como comandante del octavo ejército y el general Sir Harold Alexander como comandante en jefe de Oriente Medio. Gott fue muerto antes de poder asumir su cargo. El teniente general Bernard Montgomery fue nombrado en su lugar y tomó el mando el 13 de agosto.

Rommel hizo un último intento de llegar al Cairo antes que los refuerzos aliados pudieran llegar en septiembre. Con unos 200 tanques alemanes y 243 tanques italianos, contra 700 del lado británico, se zambulló en la brecha entre El Alamein y la Depresión de Qattara. Montgomery, advertido por mensajes de radio alemanes decodificados, había llevado deliberadamente la mayor parte del Octavo Ejército de regreso al Alam el Halfa Ridge, desde donde sus tanques atrincherados podían servir como cañones antitanque y desde detrás de los cuales los aviones aliados podían atacar al Eje. continuamente. Rommel perdió 1.750 hombres y 49 tanques en la Batalla de Alam el Halfa contra 1.750 hombres y 68 tanques bajo Montgomery.


Punto de retorno




Mapa del frente africano. Situación militar en el norte de África a fines de 1942 por Robert M. Chapin Jr., de la revista Time (12 de octubre de 1942)


Después de no poder capturar El Alamein, Rommel estaba en una posición mucho más débil. Mientras el Octavo Ejército estaba reforzándose con hombres de la Francia Libre, griegos libres y del vasto imperio de ultramar de Gran Bretaña, así como camiones y nuevos tanques Sherman de los Estados Unidos, Alemania no podía permitirse el lujo de desviar tropas del Frente Oriental, sus convoyes que cruzaban el Mediterráneo fueron con frecuencia interceptados y hundidos por la Royal Navy. Para completar su situación, Rommel había enfermado y debía ser reemplazado por el general Georg Stumme.

La esperanza de Rommel era que Alemania ganara la batalla de Stalingrado y llegara al mar Caspio, lo que le permitiría amenazar a Irán e Irak aliados desde el Cáucaso, lo que obligaría a los británicos a enviar tropas de Egipto a Oriente Medio. Mientras tanto, no vio más remedio que atrincherarse en el oeste de El Alamein.

Inseguro de dónde atacarían los británicos, con poco combustible y a punto de tomar una licencia por enfermedad en Alemania, Rommel se apartó de su práctica habitual de mantener la mayor parte de su fuerza blindada en reserva y la dividió en un grupo norte y otro sur con aproximadamente 125 tanques cada uno. 



Izq. Bernard Montgomery examina la batalla en noviembre de 1942 (IWM); derecha: Erwin Rommel conversa con el general Fritz Bayerlein cerca de Bir Hacheim en junio de 1942 (Bundesarchiv)


El asalto aliado comenzó la noche del 23 de octubre. Después de un bombardeo masivo, la infantería y los ingenieros entraron primero para limpiar el área de minas. El progreso fue más lento de lo esperado, pero aun así tomó al Eje por sorpresa. Stumme fue a examinar el campo de batalla al día siguiente solo para sufrir un ataque cardíaco fatal bajo fuego. El comando temporal fue dado al mayor general Wilhelm Ritter von Thoma. Rommel voló de Alemania a Roma para pedir a los italianos más municiones y combustible antes de regresar al norte de África.

Los días siguientes se produjeron intensos combates, con pérdidas crecientes en ambos lados, pero ninguno de los dos pudo mover la línea del frente. A finales de octubre, el Eje se redujo a menos de 300 tanques contra 800 en el lado británico. Los primeros tenían tan poco combustible que la retirada no era una opción. Rommel dijo a sus comandantes: "Solo tenemos una opción y es luchar hasta el final en Alamein".



Tanques británicos  el norte de África, 24 de octubre de 1942 (IWM)


Rommel cambió de opinión después de una gran batalla de tanques el 2 de noviembre, apodado el "Martilleo de los Panzers" (Hammering of the Panzers), que redujo el Afrika Korps a 35 tanques. Para evitar la destrucción de su ejército, Rommel pidió permiso a Hitler para retirarse, el Führer lo negó.

La última fuerza italiana fue destruida el 4 de noviembre. Los hombres del 40º Regimiento de Infantería italiano lucharon hasta quedarse sin balas. Rommel una vez más telegrafió a Hitler para pedirle permiso para retroceder, pero esta vez no esperó una respuesta.

30.500 a 59.000 hombres, de 116.000, fueron muertos o heridos en el lado del Eje en la Segunda Batalla de El Alamein. Los aliados perdieron 13.560 de 195.000. Ambas partes perdieron hasta 500 tanques, pero el Eje tenía de entrada solo 547 contra 1.029 de los británicos.

Rommel se retiró a El Agheila y luego a Trípoli, donde Montgomery lo derrotó nuevamente, obligando al Eje a abandonar Libia e intentar reagruparse en Túnez, gobernada por Francia.


Torch (Antorcha)



Mapa de la invasión aliada de África del Norte, Operation Torch, de la revista Life (23 de noviembre de 1942)


Desde la entrada de la Unión Soviética y los Estados Unidos en la guerra, los Aliados habían planeado abrir un segundo frente contra el Eje en el oeste. Los estadounidenses abogaron por desembarcos en Francia ya en 1942, pero los británicos no creían que estuvieran listos. El primer objetivo serían las colonias controladas por Vichy en el norte de África: Argelia, Marruecos y Túnez. Luego, los Aliados podrían atacar a Rommel desde dos frentes, expulsar el Eje de África, establecer el mando del Mediterráneo e invadir Italia desde el sur.

El general Dwight D. Eisenhower recibió el comando general de lo que se convertiría en la Operation Torch (Operación Antorcha). Fue descrito como una operación liderada por Estados Unidos con la esperanza de que esta encontrara menos resistencia por parte de los comandantes franceses aliados de Vichy, que todavía estaban molestos por el ataque británico contra Mers-el-Kebir en 1940. Pero fue realmente un esfuerzo conjunto angloamericano. Dos almirantes británicos, Sir Andrew Cunningham y Sir Bertram Ramsay, planearon los componentes de desembarco naval y anfibio, respectivamente.

Argel, Casablanca y Orán fueron identificados como los mejores sitios de aterrizaje. Idealmente, también habría un aterrizaje en Túnez para detener la retirada de Rommel, pero esto habría puesto a las tropas aliadas al alcance de los aeródromos del Eje en Cerdeña y Sicilia. Eisenhower se mostró a favor de desembarcar tropas en Bône, cerca de la frontera con Túnez, pero los otros jefes militares temían que Torch pudiera causar que la España fascista abandonara su neutralidad y cerrara el Estrecho de Gibraltar. De ahí la necesidad de asegurar Casablanca en la costa atlántica.



Mapa de la invasión aliada de Marruecos, de la revista Life (23 de noviembre de 1942)


La Fuerza de Tarea Occidental que tomaría Casablanca fue dirigida por el Mayor General George S. Patton. Aterrizó antes del amanecer del 8 de noviembre sin cubrir el fuego con la esperanza de que los franceses no se resistieran en absoluto. Una vez que lo hicieron, los buques de guerra aliados devolvieron el fuego. El incompleto acorazado francés Jean Bart fue deshabilitado por el USS Massachusetts. Casablanca se rindió el 10 de noviembre.

En Oren, la flota francesa de Vichy salió del puerto y atacó a la flota de invasión aliada, pero todos sus barcos fueron hundidos o llevados a tierra. El fuerte fuego de los acorazados británicos provocó la rendición de Oren el 9 de noviembre.

En Argel, principalmente los combatientes judíos de la resistencia francesa, liderados por Henri d'Astier de la Vigerie y José Aboulker, dieron un golpe de estado, pero no pudieron persuadir a Darlan, el comandante de todas las fuerzas de combate francesas de Vichy, y al general Alphonse Juin, el mayor Oficial del ejército francés en el norte de África, para rendirse. Solo cuando los estadounidenses y los británicos desembarcaron en las playas cercanas a la ciudad, Darlan y Juin se dieron cuenta de que su posición era insostenible. Darlan acordó un alto el fuego a cambio de la administración francesa continua en el norte de África consigo mismo como "alto comisionado". Eisenhower estuvo de acuerdo.


Dwight Eisenhower - George Patton - François Darlan


El acuerdo fue controvertido en Occidente, dada la colaboración de Darlan con los nazis. Desde Vichy, Pétain ordenó resistencia a la invasión aliada, pero fue ignorado. Los alemanes respondieron ocupando el resto de la Francia europea, lo que convenció al almirante Gabriel Auphan de hundir la flota francesa en Toulon.

Darlan fue asesinado por un monárquico francés en diciembre, después de lo cual De Gaulle, que había estado profundamente ofendido por el acuerdo de Eisenhower con Darlan, emergió como el líder francés indiscutible.



Mapa de la invasión aliada de África del Norte. Los desembarcos escalonados iniciales en las horas previas al amanecer hicieron dudar al Eje formando una gran esperanza entre los Aliados.


Mapa de la invasión aliada de África del Norte. Los alemanes, completamente sorprendidos por la invasión, apresuradamente enviaron tropas a través del Mediterráneo para retener Túnez.


Tunisia (Túnez)

Para el 10 de noviembre, toda la oposición francesa a Torch se había detenido. Mientras Rommel estaba moviéndose desde el este, los Aliados ahora corrían hacia Túnez desde el oeste. El gobernador francés de la colonia, Jean-Pierre Esteva, temía tomar partido y permitió que tanto los Aliados como el Eje usaran sus aeródromos. El comandante militar local, General Georges Barré, fue más decisivo, uniendo sus fuerzas con los aliados antes de que Darlan pudiera llegar a un acuerdo con Eisenhower.


Mapa de la invasión aliada de Túnez por Robert M. Chapin Jr., de la revista Time (23 de noviembre de 1942)


La superioridad aérea del eje y las lluvias torrenciales hicieron que la marcha fuera lenta. A mediados de diciembre, los aliados todavía estaban a medio camino de Túnez. En los intensos combates de Navidad, unos 20.000 de 135.000 soldados estadounidenses, británicos y franceses fueron muertos. Eisenhower trajo más hombres y material de Marruecos y Argelia, mientras que el Eje envió unos 243.000 refuerzos por aire y mar.

Enero trajo poco alivio. Eisenhower puso al general Kenneth Anderson al mando general en un intento de mejorar la coordinación. El 23 de enero, el Octavo Ejército de Montgomery tomó Trípoli, llevando a Rommel más al oeste.



Mapa de la invasión aliada de Túnez. El estancamiento de invierno comenzó cuando las lluvias convirtieron las carreteras y valles tunecinos en un desolado lodazal.



Mapa de la invasión aliada de Túnez. La última ofensiva feroz de Rommel hizo retroceder a las fuerzas estadounidenses 50 millas y puso en peligro el flanco del Primer Ejército.


Al no haber podido detener al ejército de Rommel en Sidi Bouzid, los Aliados se encontraron con el Afrika Korps en retirada en el Paso Kasserine en las montañas Atlas en el centro de Túnez. A pesar de superar en número a los alemanes de tres a dos, Rommel tenía en frente al inexperto Segundo Cuerpo Americano dirigidos por Lloyd Fredendall, pero seguía sin poder abrirse paso.

En la Conferencia de Casablanca, Churchill y el presidente estadounidense Franklin Roosevelt acordaron nombrar a Alexander como vicecomandante en jefe de las fuerzas aliadas en el norte de África. Eisenhower lo puso a cargo de un nuevo Grupo, el 18 Ejército, que consistía en el Octavo Ejército Británico bajo Montgomery y el Primer Ejército bajo Anderson, que a su vez incluía el II Cuerpo Americano y el XIX Cuerpo Francés. Reemplazó a Fredendall con Patton, cuyo comandante asistente del cuerpo era Omar Bradley.


Kenneth Anderson - Omar Bradley - Arthur Tedder


Las fuerzas aéreas aliadas en el Mediterráneo también se integraron. El Jefe de Aire Mariscal Arthur Tedder fue puesto a cargo del Comando Aéreo del Mediterráneo. El mayor general Carl Spaatz sirvió bajo su mando como comandante de las fuerzas aéreas del noroeste de África, que tenían la responsabilidad de todas las operaciones aéreas en Túnez.

El Eje reorganizó sus fuerzas en un nuevo Panzerarmee Afrika bajo Rommel. Pero pronto entró en conflicto con Hitler.


Mapa de planes de guerra Aliados y del Eje en el Mediterráneo a fines de 1942, de la revista Life (23 de noviembre de 1942)


La caída de Túnez 

Mientras los estadounidenses progresaban lentamente en el oeste, Montgomery avanzaba desde el este. El Eje planeó detenerlos en la Línea Mareth, un sistema de fortificaciones construido por los franceses antes de la Segunda Guerra Mundial para defender a Túnez contra los ataques de la entonces Libia italiana. 

Rommel dirigió un malogrado ataque al sureste de la línea, en Medenine, el 6 de marzo, pero los británicos habían sido advertidos por descifrados de las comunicaciones inalámbricas alemanas y pudieron empujarlos hacia atrás mientras destruían 52 de sus tanques.


1943, Mapa de la batalla de Túnez, de la revista Life (12 de abril de 1943)


El Zorro del Desierto sabía que el juego había terminado. Voló a Roma el 9 de marzo y al día siguiente al cuartel general de Hitler en Ucrania para convencer a los líderes del Eje que África del Norte se había perdido y que la única forma de salvar al ejército era llevarlo de regreso a Europa. 

Hitler no quiso escuchar y puso al lugarteniente de Rommel, Hans-Jürgen von Arnim, a cargo del Panzerarmee. A Rommel se le concedió licencia por enfermedad. La línea Mareth cayó antes de fin de mes.

Bajo Patton, El II Cuerpo se mantuvo firme en El Guettar, eliminando cuarenta tanques del Eje contra una pérdida de 25. Con Montgomery avanzando por la costa, venciendo al Eje en Gabès, era solo cuestión de tiempo antes de que los estadounidenses y los británicos se unieran en Túnez



Mapa. Invasión aliada de Túnez. La perdición de Rommel fue sellada cuando el Octavo Ejército lo obligó a abandonar la línea Mareth. Montgomery ejecutó un brillante movimiento de flanqueo y obtuvo una victoria decisiva en El Hamma.



Mapa. Invasión aliada de Túnez. El golpe maestro de Eisenhower fue la retirada secreta del II Cuerpo hacia el norte durante la también retirada del Afrika Korps en la costa, con la captura de las colinas antes de que Mateur abriera camino a Túnez y Bizerta.



Mapa. Invasión aliada de Túnez. La finta de Montgomery desde Enfidaville atrajo a las fuerzas blindadas alemanas al sur del Cabo Bon. Tres de sus divisiones unieron fuerzas con el Primer Ejército para el ataque final desde el norte.



Mapa. Invasión aliada de Túnez. El brillante empuje del Primer Ejército bloqueó las rutas de retirada hacia el Cabo Bon. Enormes grupos de tropas del Eje quedaron embolsados y no tuvieron más remedio que rendirse.


Alexander ordenó un asalto a gran escala para el 22 de abril. Los aviones de Tedder ahora podían operar desde aeródromos en Túnez e interceptar suministros aéreos del Eje. La Royal Navy hizo imposibles los refuerzos del Eje (o una evacuación) por mar

Patton atacó en el norte hacia Bizerte, Montgomery desde el este hacia Enfidaville mientras el Primer Ejército de Anderson lideró el asalto frontal en Túnez. La primera fuerza blindada británica entró en la ciudad el 7 de mayo.

Seis días después, la resistencia del Eje en África se desvanecía cuando unos 230.000 soldados se rindieron. Los aliados ahora podrían dirigir su atención a Italia.



1943, mapa de Túnez, avance del Octavo Ejército entre febrero y marzo de 1942, por SJ Turner



1943, mapa de Túnez, la guerra en Túnez de marzo a mayo de 1943, por SJ Turner



Nick Ottens
Never Was Magazine
Mapping the Second World War in Africa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny