Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta energía nuclear. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta energía nuclear. Mostrar todas las entradas

23 abril 2015

Irán, energía nuclear o bomba atómica? (1)


Primera parte




por: Tito Andino U.


Una opinión personal como introducción


El tema nuclear es una política altamente peligrosa para las repúblicas que buscan nuevas alternativas energéticas, ese intento suele ser duramente criticado por los Estados Unidos y sus socios, quienes cuestionan tal posibilidad y atacan el derecho inalienable de autodeterminación. Sospechas no faltarán, de la misma manera que dudamos sobre las intenciones de los Estados Unidos y otras potencias nucleares al derivar más el desarrollo de la energía nuclear hacia fines bélicos.
La siguiente es una posición personal sobre la energía nuclear, estoy convencido que ha mucha gente no le gustará este posicionamiento, entiendo que se debe a la falta de conocimiento y a una tesis manipulada de algunas organizaciones ecologistas, como ‘Greenpeace’, que es controlada por intereses superiores; es necesario comprender que las bases, los activistas de primera línea de esta ONG y otras que luchan por el medio ambiente, a pesar de sus nobles propósitos, no son concientes que son manejados al antojo de protervos fines de las elites del poder.

No es intención de este post tratar sobre las energías renovables y sobre el hecho indiscutible que la energía nuclear, con fines pacíficos y como fuente energética, es potencialmente el único camino para la humanidad en el futuro. Abastecer de electricidad a miles de millones de seres humanos y a una industria que demanda cada vez más, es imperativo. La búsqueda de alternativas frente a las actuales energías contaminantes debería ser prioritaria. Por el momento, la única fuente alternativa disponible es la que producen las centrales nucleares, estas ciertamente reducen la dependencia del petróleo proveniente de remotos lugares y determina un factor económico importante: la estabilidad de precios. Mas, el temor desconocido a su proceso de funcionamiento causa desconfianza en la población.

Mientras no se descubran otras fuentes que vayan reemplazando a los hidrocarburos no renovables y que algún momento se agotarán (petróleo hay para rato, los estudios y el descubrimiento de nuevos yacimientos hidrocarburíferos  así lo confirman, el “pico de petróleo” está aun muy distante). 

La humanidad debería hacerse a la idea que, en el futuro, la energía nuclear será el motor de nuestra civilización. Los programas e instalaciones nucleares con fines pacíficos se encuentran bajo la supervisión y control del Organismo Internacional de Energía Atómica.

Cada día vamos entendiendo que la energía nuclear que brinda electricidad a las naciones es limpia, no contamina, opera de distinta forma a una instalación nuclear diseñada para obtener el componente básico de la fabricación de armas. Su proceso, incluso en caso de una catástrofe de contaminación radioactiva, como las explosiones en Chernobyl y Fukushima, son distintas diametralmente al proceso que hace  estallar una bomba nuclear.

Por supuesto, el riesgo a una tragedia infunde lógico recelo. Pero, qué actividad humana no está exenta de riesgo?. Vayamos al caso más práctico, Europa consume mucha energía proveniente de centrales nucleares, Francia recibe electricidad en un casi 78% de sus instalaciones  nucleares y se encuentra en fase de construcción de otro reactor de nueva generación (EPR). Se calcula que en el mundo, el 15% de la electricidad es producida por plantas nucleares.

Bien, es presumible que privar a las naciones emergentes de fuentes energéticas alternativas en el futuro es una premisa fundamental para las potencias industriales. Cuando el petróleo se agote en el futuro, otros medios paliativos no podrán suplir la demanda de electricidad. Pensar que las energías eólica, geotérmica, los imprevisibles recursos hídricos (privilegios de pocos países) podrán suplir la cada vez mayor necesidad de energía en el mundo, no es realista, son fuentes de ayuda, pero no soluciones globales. Solamente el desarrollo de la energía solar podría dar en el futuro una perspectiva optimista (y no me refiero a la energía fotovoltaica actual), pero a qué escala? Soluciones prácticas y futuristas son escasas por el momento.

Deberíamos entender algo. Cuando hayamos consumido las reservas mundiales de petróleo y se compruebe que los medios alternativos, que ya funcionan, no son suficientes para proveer de energía a miles de millones de habitantes y los medios de producción, las grandes potencias, que ya manejan la energía nuclear entorpecerán cualquier intento de las naciones emergentes y del tercer mundo para abastecerse de energía.

El desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos está vedado para el resto del mundo. Esto significa que, a futuro, seguiremos siendo colonias dependientes. En búsqueda de energía tendremos que abrir los brazos para que el supertecnológico primer mundo nos “socorra” dotándonos de electricidad (nuclear sin duda) a cambio de algo, por supuesto. Se busca matar el sueño de los países no desarrollados de alcanzar el progreso, privándoles del derecho a investigar y explotar esta energía, el privilegio es exclusivo de las grandes potencias  militares e industriales, con suficientes recursos para sostener su coste.

Dadas las cosas, en la actualidad, según los planes de las elites gobernantes, el panorama es desalentador, es posible que vayamos en camino a la drástica política de despoblación; y, con ese fin, un alto al desarrollo industrial, lo que el Profesor Coleman denomina sociedad postindustrial de crecimiento cero. Un paso hacia aquello es la silenciosa reducción de la investigación científica, a excepción de lo que sea ventajoso para las grandes potencias.

Las investigaciones en el campo de la fusión en frío, a pesar de haber sido desenmascarado el fraude de sus “pruebas científicas”, continúa, un grupo de investigadores sigue buscando la reacción nuclear del tipo fusión fría. Aunque parece ser más especulativo que científico, en el supuesto de tener éxito, a decir de sus partidarios, empleando sustancias comunes en la naturaleza (pueden sustancias comunes de la naturaleza producir energía?) y debidamente aprovechadas dotaría a la humanidad inagotables fuentes de energía natural. Por el momento, no parece ser más que ciencia ficción.

                                         
 *****

Tienen los países emergentes derecho a desarrollar energía nuclear o es potestad exclusiva de las superpotencias?





Se nos ha enseñado desde niños que las naciones tienen derecho a la autodeterminación, es decir, tomar decisiones soberanas siempre que no afecten los derechos de otras naciones. En base al marco jurídico del Derecho Internacional, Irán tiene la facultad de llevar a cabo investigaciones nucleares y puede presentar políticas de desarrollo nuclear con fines pacíficos. Pero, la “Comunidad Internacional” se opone a ello. Al mencionar el término “comunidad internacional” debería entenderse que hablamos en general de todos los países del mundo miembros de la Naciones Unidas.

En la práctica, existe una especial categoría de “comunidad internacional”, aquella ficticia que enarbola la causa particular de la gran potencia mundial, Estados Unidos, quien se atribuye por si sola representar y ser portavoz de la “comunidad internacional”, deberíamos entender que esa “comunidad” la conforma los miembros de esa alianza conocida como OTAN, cuya cabeza visible son los norteamericanos.  

Es verdad que el Tratado de No Proliferación Nuclear limita, exclusivamente, la posesión de armas nucleares a las potencias que ya lo poseían antes de 1968 (fecha de su suscripción) y que hayan ensayado una detonación, es decir, Rusia, Estados Unidos, China, Inglaterra, Francia (razón por la que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas). Pero han surgido otros estados nucleares: Pakistán, India, Israel, Corea del Norte que curiosamente han renegado del tratado porque implicaría que en caso de ratificación deberían desprenderse de sus arsenales nucleares.

Las cinco potencias nucleares, sin que eso conste en los términos del Tratado, han garantizado la no utilización de armas nucleares contra otros países que no poseen esa tecnología, con la excepcionalidad del caso de ser atacados con armas nucleares o mediante armas convencionales en alianza con un país nuclear.

En resumen, el Tratado de No Proliferación Nuclear, salvo las potencias enunciadas, afirma que pregona el uso pacífico de la energía nuclear; el desarme consensuado con las otras potencias y garantiza la no proliferación de ese armamento (pero no dice que prohíbe su “modernización” haciéndolas más letales).  

Las superpotencias “se comprometen a no transferir tecnología nuclear ni tecnología sobre armas nucleares a otros países, ni tampoco a asistir en el desarrollo de tales armas, bajo ninguna circunstancia”, señala el artículo 1 del Tratado. Los países que no poseen armas nucleares “se comprometen a no tratar de desarrollar armas nucleares”, establece el artículo 2 y se someten al régimen de salvaguardias totales del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA o sus siglas en inglés IAEA - International Atomic Energy Agency), que es el órgano regulador de la ONU en materia nuclear. (artículo 3).

Expresamente, el Organismo regulador garantiza a todas las naciones firmantes facilitar el intercambio para el uso pacífico de la energía nuclear (artículo 4). Esto implica, según las Naciones Unidas, libre acceso a equipos, materiales e información científica y tecnológica para su uso pacífico.

Conclusión: Las Naciones Unidas fomentan el desarrollo de los estados mediante el estudio de la energía nuclear con fines pacíficos, según las necesidades de las regiones del mundo (en teoría).

Y, así una serie de hermosas normas que un crédulo ciudadano lo asumiría como la bondad personificada en los organismos de la Naciones Unidas (controlada por los Estados Unidos). Hasta aquí los sublimes enunciados, letra muerta de la deshonesta y sucia política internacional manipulada por intereses que nada tienen que ver con el progreso y desarrollo de las naciones del mundo.

De regreso al mundo real, no es de extrañarse que suela acusarse a países que intentan impulsar la energía nuclear, como alternativa a los hidrocarburos, como estados que fomentan el “terrorismo” en el mundo. Ingresar al selecto club de “potencia nuclear” tiene sus peculiaridades. Hoy, es intolerable para las nuclearizadas naciones occidentales permitir que los patrocinadores del “terror” puedan adquirir esa capacidad basada en la fusión nuclear controlada para fines civiles. Solo hay una verdad, los tratados internacionales representan nada más  que un saludo a la bandera (en este caso a la azul de la ONU). 

Las grandes potencias como los Estados Unidos niegan y negarán por siempre (mientras tenga el poder de hacerlo) el derecho a cualquier nación a adquirir energía nuclear limpia, no contaminante. Por qué? La energía nuclear liberará a las naciones de la dependencia y del subdesarrollo.

Dependencia energética y sumisión a las políticas de los amos del mundo es la ecuación fundamental del futuro próximo. Países emergentes y el Tercer Mundo no están facultados para desarrollarse y alcanzar autonomía económica - energética, deben “asumir” y aceptar que continuarán siendo lo que hoy son, vasallos del Poder que controla nuestra Tierra.


II

Guerras “preventivas” contra la investigación nuclear 

Se dice que la guerra de las Malvinas fue aprovechada para obligar a la Argentina poner fin a la ilusión de desarrollar energía nuclear en sus propios laboratorios de investigación, algunas fuentes expresan que la Junta Militar Argentina, en el gobierno de Leopoldo Galtieri, tenía intenciones de fabricar un arma nuclear, pero fue rechazado por la Comisión Nacional de Energía Atómica y la oposición de un grupo de militares.  

Peor es la situación de aquellas naciones a quienes se les etiqueta de ser patrocinadores del “terrorismo internacional” (según los Estados Unidos).  

Israel, país con arsenales atómicos (con el consentimiento de quién?, bajo la supervisión de cuál organismo?) no quiere escuchar ni en broma que alguna nación vecina o cercana invierta en la construcción de plantas de investigación nuclear para obtener recursos energéticos renovables, el uso de la fuerza ha sido su demostración política a esa tentativa. Ejemplos:

La planta Osirak en Irak – el 7 de junio de 1981- y Siria – el 5 de septiembre del 2007 - pagaron caro su intento de construir reactores nucleares, una vez detectadas no se pidió consentimiento ni permiso de nadie. Israel las atacó y las destruyó, poniendo fin a ese sueño, basados en la presunción que esas plantas lo único que buscaban era producir artilugios nucleares para destruir Israel. Es lo que se conoce como la teoría de la “guerra preventiva”, es decir, atacar un objetivo para evitar una consecuencia futura de peores consecuencias. 


Aviones F-16 atacan el reactor de Osirak – Irak, 7 de junio 1981. Una instalación que cumplía todas las normas establecidas en el Tratado de No Proliferación Nuclear y sujeta a inspección de la ONU, construida por Francia.



Sadam Hussein y Jacques Chirac, ex presidente francés, inspeccionan una planta nuclear en Francia. 1975



El gobierno francés vendió a Irak en 1976 un reactor de investigación nuclear de la clase conocida como ‘Osiris’ y posteriormente le proveyó de todo lo necesario. Los dos estados señalaron que ese reactor se construye con fines pacíficos (investigación de la energía nuclear). Francia e Irak firmaron los acuerdos que excluían su uso militar. Israel no lo vio así. Su diseño fue obra del ingeniero francés Yves Girard; era  incapaz de fabricar bombas, según afirman expertos nucleares. Israel se tomó la molestia de dictaminar todo lo contrario y la bombardeó.

El otro caso, Al-Kibar en Siria corrió igual destino, aunque la información es menos conocida y contradictoria, se supone que la aviación israelí destruyó un reactor nuclear que estaba siendo montado por norcoreanos que serviría para construir armamento no convencional; otras fuentes norteamericanas señalan que era un escondite de materiales nucleares provenientes de Corea del Norte; otros hablan que albergaba una planta de desarrollo de misiles; otra fuente dice que era para destruir armamento destinado para Hezbolá; otros aseguran que escondía armas de destrucción masiva provenientes de los arsenales de Sadam Hussein. 


El presunto reactor sirio construido por Corea del Norte, antes y después de ser destruido por Israel. En el video siguiente, la operación de ataque que destruye la instalación en 2007.

VIDEO:







Esa demostración de fuerza de Israel no se ha limitado solamente a destruir las plantas en construcción, también se ha dado el sistemático asesinato de científicos, funcionarios técnicos y administrativos de esos proyectos; técnicos iraquíes, sirios, iraníes y norcoreanos, sin contar con otros expertos extranjeros, fueron eliminados en su momento, sucumbieron a las bombas o a la bala de un pistolero del Mossad a lo largo de los años. 

Preguntas sin respuesta

La comunidad internacional, bajo la influencia de las potencias occidentales nos han hostigado por décadas con estas preguntas y argumentos:

- Son confiables los árabes?.

- Para qué quieren algunos países del Medio Oriente desarrollar centrales nucleares, si el petróleo abunda en la región?.

- Un “régimen” como el de los Ayatollás de Irán puede garantizar el desarrollo nuclear, aun con fines pacíficos, sin alterar la geopolítica de la región?

-  Son los clérigos iraníes el verdadero poder de la nación y se puede confiar en sus decisiones que tienen alta connotación de tipo religiosa?

- En cuántas ocasiones Irán ha negado las inspecciones de sus cuatro instalaciones nucleares?

- Por qué La OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) ha tenido que esperar por meses un permiso para acceder a una visita guiada de las centrales nucleares iraníes?

- De verdad Irán necesita tener cuatro instalaciones nucleares, un par de ellas construidas bajo montañas inaccesibles? Necesitan energía nuclear en este momento?

A estas y más preguntas, deberíamos agregar otros cuestionamientos:

- Tiene Israel el exclusivo derecho a ser potencia nuclear en la región?

- Por qué es secreto el programa nuclear israelí y cómo obtuvieron la bomba atómica?

- Por qué Israel es el único país del mundo que no ha permitido nunca inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)?.

- Con que fin se ha dotado Israel de la bomba atómica? Cuál sería el blanco de esa arma de destrucción masiva, en un eventual uso?

Otra interesante pregunta sería: 

- Los Estados Unidos-OTAN y/o Israel planificarían, en algún momento, atacar Irán si no hubiese desarrollado tecnología nuclear?

Algunas respuestas pueden ser obvias y otras entrañan profundidad de estudios y argumentos en pro y en contra.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny