Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta humor político. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta humor político. Mostrar todas las entradas

01 octubre 2022

El EJE (Axis) en la propaganda satírica estadounidense




Tito Andino

Recopilación de ilustraciones y textos*

Este artículo es continuación de:

Hitler en la propaganda satírica estadounidense


"Aventuras" caricaturizadas del maníaco trío del Eje (Hitler, Mussolini, Hirohito o el General Tojo), luchando juntos contra los Aliados y la producción industrial -armamentística.


Durante la Segunda Guerra Mundial Roosevelt buscó formas de convertir a los Estados Unidos en "el arsenal de la democracia" para sí mismo y sus aliados europeos suministrando las armas necesarias para derrotar a los ejércitos de Hitler, era una visión del idealismo y el poder económico de la nación con una capacidad para desarrollar una gran producción industrial. Aún en 1939, Estados Unidos estaba sumido en la Depresión, existía un vasto abismo entre el deseo de los estadounidenses de llevar la guerra a Japón y Alemania y el estado de su ejército y marina. 

 

        (Haga click sobre la imagen para ver a mayor resolución) 


Roosevelt y el Congreso respondieron a la emergencia ampliando el ejército y expandiendo el papel del gobierno en la economía de formas nunca antes imaginadas, incluso en el apogeo del New Deal. En los años siguientes, Estados Unidos se convirtió en el arsenal que Roosevelt describió, incentivando a la industria para convertir sus fábricas, por ejemplo, de elaborar refrigeradores a producir ametralladoras.


        (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución).


En 1940, ocho millones de trabajadores estaban desempleados, las fabricas producían por debajo de la mitad de su capacidad, como resultado, el gobierno federal tomó el control aún mayor de la economía, el Congreso asignó miles de millones en gastos de defensa desde 1940, así garantizaron que la mayoría de empresas estadounidenses pasaran a producir material bélico. La Junta de Producción de Guerra ofreció incentivos fiscales, préstamos e incluso ganancias garantizadas a las empresas que ahora estaban comprensiblemente ansiosas por producir los bienes que los militares deseaban. La solución de la administración Roosevelt combinó la libre empresa con una intervención gubernamental sin precedentes.

      (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución) 

Otras agencias federales tomaron el control de los mercados de productos básicos para asegurarse de que las empresas tuvieran acceso a las materias primas que necesitaban. La Oficina de Administración de Precios reguló el costo de las materias primas, así como los precios de los bienes de consumo para reducir la inflación y evitar el aumento de precios de los consumidores comunes.


         (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución) 

"La producción y preparación militar de Estados Unidos se vio facilitada por el gasto masivo del gobierno. Dada la extrema necesidad de construir un ejército y los beneficios para los trabajadores y la industria por igual, pocos criticaron el uso del dinero prestado por parte del gobierno para financiar el esfuerzo de guerra. La mayor preocupación en ese momento no era la capacidad del gobierno para devolver este dinero, sino si la repentina afluencia de gasto federal que condujera a la inflación. Los métodos de financiación de la guerra, sin embargo, absorbieron la mayor parte del dinero extra que se estaba moviendo hacia la economía".


        (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución) 

Como se sabe, la Junta de Producción de Guerra y otras organizaciones públicas y privadas produjeron una infinidad de carteles destinados a motivar a los trabajadores de la industria del armamento y resaltar su trabajo. Los carteles producidos por la Oficina de Información de Guerra (OWI) instaban a los estadounidenses a comprar bonos de guerra conectando sus inversiones con el esfuerzo de guerra. Una forma de motivar a la ciudadanía con la Propaganda de Guerra fueron los carteles satíricos que ridiculizararon a los jefes y fuerzas del EJE.


        (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución) 

"El gobierno reclutó celebridades y atletas para encabezar las campañas de bonos. Comprar un bono del gobierno fue más que un gesto patriótico; los bonos representaban una inversión segura que proporcionaba un reembolso garantizado con intereses. Los ingresos de estos bonos ayudarían a muchas familias a comprar más bienes una vez que terminara la guerra y asegurarían que se reanudara la producción civil de artículos como automóviles y casas nuevas. Al mismo tiempo, el reembolso de estos bonos disminuyó la probabilidad de que las tasas federales de impuestos sobre la renta volvieran a sus niveles anteriores a la guerra una vez que terminara la guerra".


Caricaturas de propaganda anti-eje de la empresa Philco. (haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución) 

En general, la propaganda de la OWI trató de retratar la guerra como una lucha moral entre la libertad y el totalitarismo. La mayoría de los carteles y películas de la OWI eran optimistas, elogiando a los trabajadores industriales y soldados de Estados Unidos, alentándolos a continuar sus esfuerzos y no solo demonizar al enemigo. Sin embargo, cuando se trataba de la guerra en el Pacífico, la propaganda de la OWI se complacía con los prejuicios existentes contra los japoneses. En contraste, los carteles anti-alemanes estaban restringidos a imágenes demoníacas de líderes nazis, mientras que la guerra contra Japón se presentaba cada vez más como una guerra contra una raza infrahumana.


          Caricatura de propaganda de la empresa Philco.

La OWI empleó cientos de escritores y artistas para favorecer no solo el esfuerzo de guerra sino también las ideas liberales del New Deal. La mayoría de las publicaciones de OWI promovieron temas no controvertidos como el apoyo general a las tropas, la conservación de materiales, la asociación entre trabajadores industriales y las tropas en el frente y otras publicaciones para promover ideas más liberales: salarios justos, atención médica, el pleno empleo, que eran derechos por los que los estadounidenses luchaban en casa (estos últimos no siempre bien vistos por un Congreso cada vez más conservador que redujo el presupuesto de la OWI).


Caricaturas de propaganda anti-eje de la empresa Philco, acrónimo de "Philadelphia Battery Company", fabricante estadounidense de productos electrónicos con sede en Filadelfia. Philco fue pionera en la producción de baterías, radio y televisión. En 1961, Ford compró la empresa ("Philco-Ford"). Ford vendió la empresa a GTE en 1974 y Philips la compró en 1981. En Norteamérica, la marca Philco es actualmente propiedad de Philips. En otros mercados, la marca Philco International es propiedad de Electrolux.


Las fábricas estadounidenses no solo eran más productivas que sus rivales, eran innovadoras. La financiación para la investigación y el desarrollo condujo a la aplicación militar efectiva de tecnologías como radar, sonar, fusibles de proximidad, computadoras, aviones a reacción, la bomba atómica. El gobierno federal gastó más de $ 300 mil millones para lograr esta combinación de producción e innovación, más del doble de todo el presupuesto federal durante los últimos 150 años de existencia de la nación. El resultado fue una innegable superioridad de equipos que permitió a las tropas estadounidenses ganar la guerra con bajas relativamente moderadas. 


Selección de CARTELES sobre la superioridad industrial de los EE.UU frente al EJE

 


















*****

* El texto de este artículo es una sinopsis del libro online "Una Historia de los Estados Unidos Vol. 2", Capítulo 8: "Estados Unidos y la Segunda Guerra Mundial, 1941-1945", que fuera adaptado por la editorial Saylor Academy bajo una licencia Creative Commons sin atribución según lo solicitado por el creador o licenciante original de la obra. Año de publicación: 2012. El editor original de la obra solicitó permanecer sin nombre aquí.

03 agosto 2022

Hitler en la propaganda satírica estadounidense




Tito Andino
Selección de ilustraciones
 


Industria y Producción 

Se editaron miles de carteles de propaganda sobre Hitler con diferentes tópicos anti-nazis. Pero, los trabajos que realmente destacaron por su vistosidad tanto en arte, color y mensaje se refieren principalmente a la superioridad económica e industrial estadounidense ante la Alemania nazi con la entrega de abundantes equipos, armas, alimentos y suministros para las tropas de mar, aire y tierra. Los civiles, sean éstos altos funcionarios del gobierno o ejecutivos corporativos, u hombres y mujeres en las fábricas, superaron con creces el desafío de rendimiento planteado.




Los nazis fueron incapaces de hacer frente a la producción americana por lo que, para Hitler y sus ejércitos, la única forma de mantenerse en guerra era aferrarse al expolio y explotación de recursos económico-industriales de las zonas bajo ocupación militar en Europa, debido a que el anhelado "espacio vital" en el Este nunca pudo ser explotado convenientemente dada la resistencia militar soviética.




El trabajo artístico, las caricaturas - propaganda anti-Hitler representa el esfuerzo del gobierno federal para aglutinar a la población en esos tiempos de adversidad. Objetivo: Trabajo y producción, de esa manera redujeron la importancia de la amenaza nazi y japonesa (sobre las propaganda anti-nipona ya dedicamos dos entregas anteriores (VER: Notas a píe de página) 

Como explicamos aquí y en anteriores entradas, realizamos una selección de satíricas políticas cuyo mensaje elocuente era que la Alemania nazi no pudo -nunca- estar al nivel de la producción de guerra de los Estados Unidos (ni de cualquier otra área industrial). La propaganda alentó a la gente a participar en el esfuerzo de guerra con el trabajo en los frentes laborales, agrícola, industrial, financiero y hasta “permaneciendo callados” (evitando difundir rumores), desalentando las huelgas laborales, comprando bonos de guerra, etc. 




Las ilustraciones constantes en esta entrega provienen de diversas fuentes, recopilación que incluye agencias gubernamentales de los Estados Unidos de América, empresas privadas e industria militar. Las caricaturas muestran exageradas o ridículas características asociadas con la figura del líder alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

 



Esta creatividad artística (propaganda) debía ser tan vigorosa como las fuerzas de combate en los campos de batalla. La Junta de Producción de Guerra y otras agencias encargaron carteles destinados a motivar a los trabajadores de la industria de defensa conectando su trabajo con el esfuerzo de guerra. 

Los carteles, tipo sátira anti-hitleriana, mostraban a trabajadores que desafiaban directamente a Hitler construyendo armas y equipos.




Como curiosidad, esta entrega dedica a los carteles en que Hitler es el protagonista. Dejamos para una futura presentación las aventuras en caricaturas del maníaco trío del Eje (Hitler, Mussolini, Hirohito y/o el General Tojo), luchando unidos contra la producción industrial-armamentística de los Aliados.


Selección de CARTELES referentes a la superioridad industrial de los EE.UU

 

















*****

Continuaremos con caricaturas del EJE en siguientes entradas. 
El material gráfico de esta entrada proviene de diferentes fuentes gubernamentales y entes privados de los EEUU. La mayoría de ellos están disponibles de forma libre en los buscadores de Internet.

Artículos relacionados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny