Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Wannsee. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Wannsee. Mostrar todas las entradas

17 diciembre 2019

La Conferencia de Wannsee en documentos (2)





Ir a la primera parte



Entrevista a Hans Christian Jasch
Director del Haus der Wannsee-Konferenz

Entrevista realizada por Sven Felix Kellerhoff, Jefe de Redacción de Historia del medio alemán "Die Welt".

Hans-Christian Jasch, Director del Haus der Wannsee-Konferenz (Casa de la Conferencia de Wannsee, Centro Memorial y Conmemorativo). Abogado e historiador, ha trabajado durante mucho tiempo en el Ministerio Federal del Interior y desde 2014 es el director del Haus der Wannsee-Konferenz

La entrevista de "Die Welt" data del 2017, cuando Jasch brindó una conferencia de prensa en Berlín (11 de enero 2017) conmemorando los 75 años de la Conferencia nazi. El artículo original publicado por "Die Welt" no ha sido traducido hasta este momento, hoy lo presentamos en castellano (no se ha encontrado referencias a una posible traducción al inglés). 

La publicación original de "Die Welt" titula "Es hat mehrere ´Wannsee-Konferenzen´ gegeben", que se traduce como: "Ha habido varias "conferencias de Wannsee".

Kellerhoff inicia su reportaje recordando que solo existe una copia de las actas secretas de la Conferencia de Wannsee, citando al historiador Hans-Christian Jasch afirma que el genocidio fue discutido en otras reuniones de antemano

Cuando los funcionarios de alto rango se reunieron hace 75 años en una villa de Wannsee (Berlín) para discutir "sobre asuntos relacionados con la solución final a la cuestión judía", el asesinato en masa de los judíos de Europa había estado ocurriendo durante meses. Cientos de miles de personas fueron asesinadas en la Unión Soviética y Polonia ocupadas, en algunos campos ya estaban funcionando y experimentándose métodos. Entonces, ¿cuál fue el propósito exacto de la conferencia? 

Hans-Christian Jasch puede explicar eso. Él ha estado a cargo del sitio conmemorativo y educativo de la Conferencia de Wennsee durante los últimos cinco años.



Hans Christian Jasch

 Die Welt: La decisión de exterminar a todos los judíos bajo el control alemán en Europa se había tomado durante mucho tiempo antes del 20 de enero de 1942, y el asesinato en masa estaba en curso. ¿Por qué Reinhard Heydrich, el segundo hombre de las SS, sin embargo, ordenó una reunión de tan alto rango en la Villa de Wannsee?

Hans-Christian Jasch: Heydrich quería lograr una "paralelización de las líneas", por lo que se llama en el protocolo, una especie de consenso administrativo. Cuestiones controvertidas como su liderazgo y el de Himmler en la "Solución Final" en los territorios orientales ocupados, el radio geográfico de las deportaciones, también la clara definición legal del círculo de víctimas en el Reich alemán y en otros estados europeos (inclusión de los llamados matrimonios mestizos y mixtos) ya planteadas repetidamente en varias reuniones durante 1941 debatidas por la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA), la Cancillería del Partido, el Ministerio del Interior y las autoridades de ocupación. La reunión de los Secretarios de Estado tenía la intención de aclarar el asunto.


 Die Welt: ¿Heydrich tuvo éxito?

Jasch: Aparentemente, con la excepción de la cuestión del tratamiento de las llamadas razas mixtas y cónyuges mixtos. La diversidad de los intereses de las autoridades involucradas se ilustra en una antología con biografías breves de los quince participantes, que Christoph Kreutzmüller y yo publicamos en el 75 aniversario de la conferencia. (Nota del editor del blog:"Die Teilnehmer: Die Männer der Wannsee-Konferenz", por Hans-Christian Jasch y Christoph Kreutzmüller. ("Los participantes: los hombres de la conferencia de Wannsee"). (ed. Metropol, Berlín, 336 p.) 

 Die Welt: Entre los participantes en la conferencia se encontraba el Secretario de Estado del Ministerio del Interior del Reich, Wilhelm Stuckart, sobre el que escribió su tesis doctoral. Más tarde él afirmó en la corte que quería retrasar el asesinato en masa, ¿es creíble?

Jasch: Bueno, incluso desde Stuckart no hay contradicción en los resultados de la conferencia con respecto a la deportación planificada de once millones de "judíos completos" del Reich alemán y de toda Europa. Sin embargo, no estuvo de acuerdo con el impulso de Heydrich para extender el concepto de judíos a ciertas categorías "cruzadas". Esto condujo a conferencias de seguimiento en la primavera y otoño de 1942, hasta que la pregunta finalmente se pospuso y al menos la mayoría de los "híbridos" alemanes se salvaron de la deportación sistemática. En vista de la aplicación de la ley aliada, reinterpretó con éxito su contradicción en resistencia, que había fundado política y pragmáticamente.



Versión inglesa del libro de Hans-Christian Jasch y Christoph Kreutzmüller.

➤ Die Welt: El hecho de que sepamos tanto sobre esta conferencia es en realidad una coincidencia: se ha conservado exactamente una copia del protocolo de alto secreto. ¿Podría ser debido a la existencia de este documento que sobreestimamos la importancia de la conferencia?

Jasch, eso no se puede descartar. En términos de contenido, la Conferencia de Wannsee presumiblemente no difirió mucho de otras discusiones que tuvieron lugar en la Oficina Central de Seguridad del Reich o en los ministerios después de que comenzó la guerra. Sobre el cual, en nombre de la inhumana ideología nazi, las personas tenían la forma de simples columnas de números que eran vistos como grupos opuestos o como racial o eugenéticamente "inferiores". Sin embargo, rara vez se nos proporcionan documentos tan impresionantes como las actas de la conferencia.

➤ Die Welt: el monumento, que se creó para conmemorar el 50 aniversario de la conferencia, en 1992, acaba de recibir al visitante número dos millones. ¿Qué le interesa más a la gente: el lugar auténtico o el Holocausto en general?

Jasch: Difícilmente puedes separar eso el uno del otro. Pero también creo que el interés en el Holocausto como el crimen humano más monstruoso de los tiempos modernos sigue intacto. Cada generación atrae un nuevo interés, especialmente como siempre encontramos en nuestras propuestas educativas, visitas y seminarios, que incluso los visitantes con educación académica a menudo tienen ideas vagas y saben sorprendentemente poco sobre los perpetradores y las dimensiones sociales del Holocausto.

➤ Die Welt: Hace doce años, el Monumento a los judíos asesinados de Europa se inauguró en Berlín-Mitte con el centro de información subterráneo. Allí, como la suya, hay una exposición general sobre el Holocausto. ¿Esa instalación mucho más accesible compite con su monumento?

Jasch: No, creo que las propuestas de los memoriales nazis en Berlín se complementan bien, porque se establecen diferentes acentos. Estos son los lugares auténticos, pero también las manifestaciones de la cultura de conmemoración y recuerdo de la era nazi, así como de la Guerra Fría y el gobierno de la SED, que ejercen una gran atracción para los visitantes de Berlín. (Nota del editor del blog: Jasch se refiere al Partido Socialista Unificado - SED por sus siglas en alemán: Sozialistische Einheitspartei Deutschlands en la República Democrática de Alemania RDA).

Johannes Tuchel, mi colega del Centro de la Resistencia Alemana, calificó a Berlín como la "Roma de la historia contemporánea". La villa Wannsee no es solo para turistas, sino también para estudiantes y adultos que se sienten atraídos por nuestras propuestas educativas.

 Die Welt: ¿Quién viene y cuántos interesados ​​hay?

Jasch: Alrededor de la mitad de nuestros más de 100.000 visitantes vienen a Wannsee en grupos cada año. Entre ellos se encuentran muchos visitantes extranjeros de EE. UU., Israel u otros países europeos.

 Die Welt: ¿Qué hacen tus empleados y tú con estos grupos?

Jasch: Es particularmente importante para nosotros dirigirnos a diferentes grupos profesionales a través de propuestas educativas específicas, pero también a personas con diferentes antecedentes educativos o culturales para darles acceso a la historia nazi y de posguerra. La discusión también puede proporcionar un enlace rápido al presente y a las amenazas actuales a la democracia, el estado de derecho y la diversidad en Europa y otras partes del mundo. En ese sentido, nos vemos como una institución educativa política.


II 

La Conferencia de Wannsee
En parte secreto, en parte público


El lugar histórico: La Villa Marlier en el Gran Wannsee. Fuente: Memorial House of the Wannsee Conference 




por Jochen Köhler
RdL

Análisis de los libros:
"La villa, el lago, la reunión"
de Mark Roseman
RBA, Barcelona, 224 págs. 2001


"No sólo Hitler. La Alemania nazi entre la coacción y el consenso"
de Robert Gellatelly
Crítica, Barcelona, 408 págs. 2002



Nota del editor del blog: El lector tiene acceso al libro completo de Roseman en este blog, buscar en la barra lateral derecha la Sección Libros en PDF 

Lugar, tiempo, acción: una villa junto al lago Wannsee de Berlín, 20 de enero de 1942, preparación de un genocidio, concretamente la «solución final a la cuestión de los judíos europeos». En este lugar y en ese día se reunieron quince dirigentes del régimen nazi. Los había invitado Reinhard Heydrich, jefe de la policía y del servicio de seguridad. El mundo no sabría nada de esta conferencia si durante el proceso de Núremberg, en marzo de 1947, no se hubiera encontrado casualmente un acta que el fiscal americano, general Telford Taylor, consideró «quizá el documento más vergonzoso de la Historia moderna». Se trataba de la única acta conservada de una sesión –de treinta originales–, y de la única prueba, indirecta, pero rotunda, del plan de eliminación de todos los judíos de Europa.

El historiador británico Mark Roseman ha aprovechado la terrible efemérides de los sesenta años de la conferencia para ilustrar detalladamente el acontecimiento, reunir todos los hechos conocidos, sintetizar y reproducir sus antecedentes y hacer desembocar todo eso en una exposición informativa y escueta, clara y fácil de leer. Aunque el libro no tiene nada nuevo que ofrecer al historiador especializado, es un gran beneficio para el profano interesado aunque sólo fuera debido a su anexo, que contiene facsímiles de la orden de Goering a Heydrich, dos invitaciones de Heydrich y el acta completa de la sesión con el matasellos de «Secreto del Reich». Hay ya un montón de bibliografía sobre el Holocausto, pero hasta ahora seguía faltando una obra, al alcance de todos los bolsillos y de todos los lectores, sobre este tema en particular.


Ediciones inglesa y castellana de la investigación de Mark Roseman


En su prólogo, Roseman señala una errónea apreciación que la mayor parte de la opinión pública sigue compartiendo con los fiscales de Núremberg: que de la conferencia de Wannsee salió la decisión de aniquilar a los judíos. No fue así, porque el genocidio de los judíos soviéticos llevaba largo tiempo en marcha, ya había habido gaseamientos, y también se estaba construyendo un primer campo de exterminio. 

¿A qué finalidad obedecía pues la conferencia? La situación documental, sobre todo el hecho de que se destruyeran apresuradamente las actas, dificulta a los historiadores la tarea de dar una respuesta concluyente. Por tanto, tiene que seguir siendo especulativa. Roseman cita a su colega Eberhard Jäckel, que hace diez años constataba que «lo más extraño» de aquella reunión «es que no se sabe por qué tuvo lugar». Sin contradecir de forma decidida tal veredicto, Roseman llega a otra conclusión. Considera la conferencia del Wannsee un «significativo acto final» previo al paso desde unas acciones criminales excesivas a un programa oficial de genocidio.

«El crimen produjo la idea del genocidio, igual que, viceversa, la idea del genocidio produjo el crimen», juzga Roseman: una interdependencia. Para ilustrar el trasfondo histórico de la conferencia, antepone al capítulo central de su tema, que tiene unas sesenta páginas, una reconstrucción igual de larga de los preliminares. Empieza, muy consecuentemente, con Mi Lucha, de Hitler, donde el posterior dictador calificaba de «peste para el mundo» un judaísmo definido de forma racista, que había que extirpar de Alemania. Aun así, Roseman es lo bastante cauteloso como para no trazar una línea directa desde los escritos y discursos programáticos de Hitler de los años veinte al plan de genocidio. Los capítulos siguientes esbozan la creciente discriminación de los judíos en el Tercer Reich, los actos de violencia, deportaciones, y los fusilamientos masivos que tuvieron lugar durante la invasión de la Unión Soviética. El libro revela un sólido conocimiento contextual. El autor dedica un espacio comparativamente amplio a la cuestión de las responsabilidades y el decisivo papel de Goering, Himmler, Heydrich y el propio Hitler. Dado que éste, según sabemos, siempre evitó firmar una orden escrita de aniquilación de los judíos, Roseman tiene que conformarse, como todos sus colegas, con testimonios escritos por otras manos, numerosas referencias y suposiciones –en todo caso muy plausibles– para poder demostrar la autoría o al menos la complicidad de Hitler. La suma de todo ello arroja esta sin duda abrumadora carga de pruebas indirectas.

Permítasenos, en este punto, hacer una observación crítica. Probablemente para no extender cada ejemplo más de lo que admitía el volumen previsto del libro, Roseman sacrifica a veces la deseable precisión. Así por ejemplo, cita a Himmler, quien le dio a Wilhelm Koppe, el jefe superior de las SS y la policía en Wartheland –que le había pedido su consentimiento a la muerte de otros 30.000 judíos–, la siguiente respuesta: «La decisión última en este asunto tiene que tomarla el Führer». Roseman toma esta cita de la biografía de Hitler de Ian Kershaw. Pero, como se puede leer allí, la respuesta no procede del propio Himmler, sino de su ayudante personal, el SS-Sturmbannführer Rudolf Brandt. Y su objeto no era la liquidación de otros 30.000 judíos, sino de 30.000 polacos. En sus subsiguientes aclaraciones, Kershaw quería incluso poner de manifiesto que a menudo Hitler dejaba manos libres a sus ejecutores, después de haber dado su asentimiento general. Aunque Roseman no falsea demasiado los hechos, puede reprochársele negligencia en los detalles.

Su verdadero tema lo expone de manera muy concienzuda, incluso minuciosa. Incide en el grupo de personas que estaba invitada a la conferencia y constata –tan sorprendido como casi todos los que lo han precedido– que se trataba de «hombres serios e instruidos», de «civilizados servidores del Estado», de corteses modales. Esto vale especialmente para el anfitrión: Heydrich era muy inteligente, cultivado, eficiente, elitista y carente de escrúpulos, además de un virtuoso del violín, magnífico espadachín y audaz piloto de caza; en pocas palabras: el ideal hecho carne de un nuevo tipo humano al que, conforme a la ideología nazi, debía pertenecer el futuro. Cuando a principios de junio de 1942, es decir, cuatro meses y medio después de la conferencia del Wannsee, cayó víctima de un atentado, era, a la edad de 38 años, «uno de los hombres más poderosos y temidos de Alemania». Desde el centro de su poder, la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA, por sus siglas en alemán), cuyo personal de dirección estaba formado por jóvenes muy cualificados de orientación tecnocrática, se reclutó el «grupo central» que fue responsable de la aniquilación planificada de los judíos.

Entre los invitados a la conferencia del Wannsee no se encontraban, sorprendentemente, ni un representante del gabinete del Führer ni uno del Estado Mayor del Ejército. «A Heydrich le interesaban sobre todo los ministerios civiles», afirma con razón Roseman. Se había pensado en una ronda de secretarios de Estado, aunque finalmente se enviaron en parte representantes suyos. Que los secretarios de Estado hicieran el trabajo antes que los ministros es una costumbre que aún se mantiene. Otros participantes –representantes de servicios especiales de las SS y del partido nazi– probablemente habían sido convocados para guardarle las espaldas a Heydrich. El objetivo central de la reunión era «resolver diferencias competenciales y aclarar responsabilidades». El informal orden del día de Heydrich no lo ocultaba. La discusión propiamente dicha no duró más de una hora u hora y media. Después de una extensa ponencia del anfitrión, se produjo una discusión no acalorada, pero sí difícil, sobre el trato que había que dar a los «mestizos» de primer y segundo grado, así como a los «matrimonios mixtos» entre «personas de sangre alemana» y «judíos» o «mestizos» de primer grado, etc., hasta llegar al trato a dar a los matrimonios entre «mestizos» de primer y segundo grado. Esta discusión ocupa un tercio de la llamada acta, que no se basa en copias literales, sino en un resumen de Adolf Eichmann corregido por Heydrich.

¿Una cuestión y un procedimiento burocrático absurdos? Desde luego había que terminar con las disputas, perturbadoras en vísperas del genocidio planeado en secreto, y los «mestizos» y «matrimonios mixtos» representaban casos problemáticos incluso desde el punto de vista de la ideología racista, porque Hitler no era el único en ser consciente de que la opinión pública reaccionaba de forma muy sensible en cuanto estaban afectados parientes propios. 


Pero el motivo esencial y tácito de la conferencia tenía que ser otro. Los historiadores están de acuerdo en eso. Pero, ¿cuál? La mayoría cree que la reunión sirvió a Heydrich como «medio de autoencumbramiento». Y por tanto como medio para subordinar los aparatos civiles a las ambiciones, el ansia de poder y la autoridad de su Oficina Central de Seguridad del Reich.



Roseman da un decisivo paso más allá y plantea la tesis de que con la conferencia Heydrich pretendía «fundamentar la complicidad», que después fuera indiscutible que «se conocía el programa criminal». Hay datos favorables a esta interpretación, como la terca negativa de los participantes, después de la guerra, a reconocer que conocían siquiera la existencia del acta.

Porque aquello que Heydrich expuso con pelos y señales tenía un potencial enormemente explosivo. Después de trazar una panorámica de las medidas contra los judíos del Reich tomadas hasta ese momento, comunica: «el lugar de la emigración lo ocupará [...] previa autorización del Führer, la evacuación de los judíos al Este». Pero esto sólo era una «posibilidad evasiva [...] con vistas a la futura solución final de la cuestión judía». Y esa «solución final» abarcaba alrededor de once millones de judíos, es decir, no sólo a aquellos que se encontraban en los países ocupados por el Tercer Reich. Roseman habla de la «abrumadora sobriedad» con la que el acta enumera en forma de tabla las cifras calculadas para los distintos países. El presupuesto práctico de la evacuación es que Europa sea «peinada de Oeste a Este». A consecuencia del inminente trabajo al que tendrán que hacer frente en el Este, dice Heydrich, «sin duda una gran parte de los judíos caerá por reducción natural». Una clara dicción, aunque el acta evita cuidadosamente conceptos como "aniquilación"


Aun así, no hay «ninguna prueba concluyente de que los participantes en la conferencia supieran que los judíos iban a ser gaseados», resume Roseman.

Siempre se enfatiza que hasta el final de la guerra los alemanes no sabían nada del Holocausto, que ni siquiera podían sospechar algo tan monstruoso. Sin duda, el régimen trató la aniquilación de los judíos como cuestión de alto secreto, y tenía la intención de destruir al final todos los testimonios. Pero Roseman menciona dos casos en los que se formó incluso una opinión pública: en noviembre de 1941, el «ideólogo jefe» Alfred Rosenberg emitió una declaración oficial de prensa de la que se desprendía inequívocamente que para la solución final de la cuestión judía había que «erradicar biológicamente» todo el judaísmo de Europa. Y un día después, en el muy leído semanario Das Reich, Goebbels anunciaba que el judaísmo mundial avanzaba paso a paso hacia un proceso de aniquilación. Numerosos periódicos regionales alemanes publicaron extractos de la declaración. Algunos lectores comprendieron que tal profecía no era un mero gesto de amenaza, sino que estaba disfrazada de lo que era: condena a muerte de inapelable ejecución.


"No sólo Hitler. La Alemania nazi entre la coacción y el consenso", de Robert Gellatelly. 


La cuestión de la opinión pública en el régimen nazi es el tema de un libro de Robert Gellately publicado hace poco. Hace más de diez años, el historiador americano se hizo un nombre en los círculos especializados como uno de los mejores conocedores de la Gestapo, sus informantes y la multitud de denunciantes que tenía entre la población alemana. Ahora ha escrito un nuevo libro que pretende demostrar lo mucho que la «dictadura populista» de Hitler debió al «consenso pluralista» y el amplio asentimiento del pueblo alemán. Su tesis defiende concretamente que incluso el terror del régimen tuvo el apoyo del pueblo, y que ese terror era completamente público. «Coacción y publicidad» habían contraído una estrecha relación en el Tercer Reich. Partiendo de la cuestión de «¿qué sabían los alemanes?» sobre los campos de concentración, las persecuciones y los crímenes, Gellately investigó varias revistas publicadas en el Tercer Reich, sobre todo –según revelan las notas– el VölkischerBeobachter, el periódico oficial del partido nazi.

Las tesis y «pruebas» de Gellately toparon con una fuerte oposición entre renombrados historiadores alemanes. Sus afirmaciones, se decía, eran generalizadoras, al estilo de Goldhagen, unilaterales, indiferenciadas y llenas de conclusiones falsas. Por una parte, naturalmente que los alemanes sabían de la existencia de los campos, en los que se suponía que se reeducaba a los adversarios de la mayoritaria revolución nacional, «criminales políticos» y personas «nocivas para el pueblo». Por otra, los crímenes que se cometían allí, y no digamos en los campos de exterminio del Este, se mantenían en un estricto secreto. El conocimiento de la población, muy limitado, no permitía en modo alguno sacar la conclusión de que los alemanes aprobaban hasta las cámaras de gas, una conclusión que de todas maneras Gellately no saca de manera explícita. Además, se le criticó que el singular «consenso pluralista» que de hecho existió bajo la dictadura nazi no era comparable con el de una moderna democracia, en la que reina una libertad de prensa y de opinión casi ilimitada. Gellately reaccionó a las críticas recogiendo velas: él nunca había afirmado que todos los alemanes lo supieran todo.

Capítulo a capítulo, Gellately analiza la «justicia policial» que se superpuso al Derecho Penal tradicional, la arbitrariedad de la Gestapo y el terror contra los marginados sociales, los trabajadores extranjeros y los judíos. Su amplia exposición menciona muchos hechos que van más allá del tema central, por ejemplo la instauración de burdeles estatales para trabajadores extranjeros o la «orden Nerón» de Hitler, que preveía la devastación de Alemania. A lo largo de todo el libro, el mayor espacio lo ocupa el objeto de investigación que de modo más intenso trata el autor: la masa y multitud de las denuncias.

Al menos dos capítulos están dedicados a la imagen de los campos de concentración en la opinión pública. De hecho la prensa, especialmente los periódicos locales, informó sobre los nuevos campos y su función «educativa». Así, la portada del Illustrierter Beobachter mostraba el 3 de diciembre de 1936 a presos del campo de concentración de Dachau, formados en filas y rigurosamente vigilados. Después de empezar la guerra se produjo una sorprendente inversión: cuanto más desaparecían los campos de las informaciones y reportajes, tanto más presentes estaban entre la opinión pública los presos que salían a hacer trabajos forzados. «El mundo de los campos irrumpió como nunca en la vida cotidiana». Sólo el campo de Dachau tuvo 197 campamentos externos, esparcidos por todo el sur de Alemania y distribuidos entre grandes y pequeñas ciudades. Año tras año fue estrechándose la alianza entre terror y publicidad. Conforme aumentaba la duración de la guerra, las numerosas ejecuciones, para las que –tal como pedía el pueblo– ya no hacía falta haber cometido delitos capitales, ocuparon titulares cada vez más grandes. Hubo pues, como demuestra Gellately con impresionantes ejemplos, una cara pública del terror nacionalsocialista. Y precisamente en los medios que informaban abiertamente sobre ese terror es donde puede verse el profundo «embrutecimiento moral» de los alemanes en el Tercer Reich.


Fuentes: 

14 diciembre 2019

La Conferencia de Wannsee en documentos (1)



por Tito Andino


Introducción

No debería ahondar en un tema ampliamente cubierto a lo largo de las décadas y en múltiples idiomas, para todo gusto y color, eso incluye al "negacionismo" y a los no muy historiadores "revisionistas"; así que la razón debe ser algo novedoso que conserve ese morbo por desenmarañar el enigma de los nazis cultos

Un comentario decía que "Alguien que cree en la supremacía de una raza por encima del resto, muy inteligente no tiene que ser". Se equivoca, los nazis cultos, incluso aquellos enviados al cadalso, poseían un elevado coeficiente intelectual, muy superior a la media. No hay que olvidar que grandes criminales en la historia -asesinos en serie- (no todos obviamente) fueron seres dotados de una notable inteligencia, sin embargo, poseían una personalidad psicopática que los condujo al crimen. Sin duda, los intelectuales nazis, a pesar de su inteligencia y títulos académicos, creían en la supremacía de una raza y actuaron bajo esa convicción

Los nazis cultos abundaban, fueron no solo miembros del aparato burocrático del Tercer Reich en calidad de asesores jurídicos, generalmente, prevalecían en los organismos de seguridad como la Gestapo, la Policía de Seguridad (SiPo) y el Servicio de Seguridad (SD) de las SS e incluso comandaban los Einsatzgruppen de exterminio en el Frente Oriental. Alguien ha reflexionado alguna vez que fueron esas mentes capacitadas, Doctores en Derecho, de donde emanaron las Leyes de Nuremberg o la planificación, concentración, deportación, transporte y asesinato de decenas de miles de europeos?. Naturalmente, no todos eran abogados, habían médicos, economistas, arquitectos, ingenieros, técnicos en diferentes ramas. 


La evidencia

La Conferencia de Wannsee 

Temática: Discusión sobre la "Solución Final al problema judío" en Europa. Se convocó a específicos miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores, de Justicia y del Interior, así como otros dirigentes del gobierno claves para la cooperación esencial del objetivo de la Conferencia, así como representantes de las SS que llevarían a cabo el proceso. Ni uno solo de los hombres presentes en Wannsee objetó la implementación de una política ya practicada, salvo las discusiones de la forma en que debían adoptarse.
Lugar: calle Am Grossen 56/58 de la localidad de Wannsee a las afueras Berlín. (antiguo edificio de la Policía Internacional -Interpol-). 
Fecha: 20 de enero de 1942  (La reunión originalmente estuvo prevista para el 9 de diciembre de 1941, cancelada tras el ataque japonés a la base estadounidense de Pearl Harbor el 7 de diciembre)
Convocados: 14 funcionarios de alto rango del Tercer Reich o sus delegados requeridos por el SS Obergruppenführer Reinhard Heydrich, Director de la RSHA (Oficinal Central de Seguridad del Reich), del SiPo (Policía de Seguridad) y del SD (Servicio de Seguridad) de las SS.
Director de la Conferencia: SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich. 
Secretario: SS-Obersturmbannführer Adolf Eichmann. 


Índice fotográfico de los participantes en la Conferencia de Wannsee




Delegados del Dr. Alfred Rosenberg, Ministro del Reich para los Territorios Ocupados del Este. 





Dr. Alfred Meyer  (Gauleiter  - Líder del Partido Regional); Secretario de Estado y Viceministro del Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este.








Dr. George Leibbrandt, Reichsamtsleiter - Jefe de la División Oriental de la Oficina de Política  Exterior del NSDAP; y, Subsecretario del Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este.



Delegado del Dr. Wilhelm Frick, Ministro del Interior del Reich.





Dr. Wilhelm Stuckart, Secretario del Estado del Ministerio del Interior del Reich. Grado honorario SS-Brigadeührer (General de las SS)






Delegado del Plenepotenciario del Plan Cuatrienal, Reichsmarschall Hermann Goering.






Dr. Erich Neumann, Secretario de Estado de la Oficina del Plenipotenciario para el Plan Cuatrienal (Grado Honorario SS- Oberführer (Coronel Mayor)




Delegado del Ministro de Justicia del Reich, Dr. Franz Schlegelberger.



Dr. Roland Freisler, Secretario de Estado del Ministerio de Justicia del Reich y luego Presidente del Tribunal Popular (1942-1945)









Delegado del Gobernador General de Polonia (Gobierno General), Dr. Hans Frank.




Dr. Josef Bühler, Secretario de Estado de la Oficina del Gobierno General de Polonia (Autoridad de ocupación polaca).







Delegado del Ministro de Asuntos Exteriores Exteriores del Reich, Joachim von Ribbentrop.






Dr. Martin Luther, Subsecretario de Estado  del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reich en representación del Secretario de Estado, Ernst von Weizsäcker. 



Delegado del Jefe de la Cancillería del Partido Nacionalsocialista Alemán (NSDAP), Martin Bormann.



Dr. Gerhard Klopfer (SS-Oberführer - Coronel Mayor), Secretario de Estado de la Cancillería del Partido. (Parteikanzlei), ayudante personal de Martin Bormann.







Delegado del Ministro del Reich y Jefe de la Cancillería del Reich, SS-Obergruppenführer Dr. Hans Lammers.




Dr. Friedrich Wilhelm Kritzinger, Secretario de Estado y Subjefe de la Cacillería del Reich en calidad de Director General.







Delegado de la Oficina Principal de Raza y Asentamientos (RuSHA).



Otto Hofmann, SS-Gruppenführer (Mayor General), Jefe de la RuSHA, (colonización). Bajo órdenes del Comisionado del Reich para la Consolidación de la Nacionalidad Alemana, el Reichsführer SS Heinrich Himmler.




Delegados de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) - Gestapo.


Heinrich Müller, SS-Gruppenführer (Mayor General), Jefe de Amt IV (Gestapo - Policía Secreta del Estado) de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA), su Jefe directo fue el SS- Obergruppenführer Reinhard Heydrich. 








Adolf Eichmann, SS-Obersturmbannführer (Teniente Coronel), Jefe del Negociado IV B 4 (Asuntos Judíos) de la Gestapo, órgano subalterno de la RSHA, su Jefe directo era el SS- Gruppenführer Heinrich Müller




Delegado de la Policía de Seguridad (SiPo) y Servicio de Seguridad (SD) en el Gobierno General (Polonia).




Dr. Karl Eberhard Schöngarth, SS-Oberführer (Coronel Mayor),  Comandante de la Sipo y del SD en el Gobierno General, bajo órdenes directas del Jefe de la RSHA, SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich



Delegado de la Policía de Seguridad (SiPo) y Servicio de Seguridad (SD) en los Países Bálticos (Ostland).



Dr. Rudolf Lange, SS-Sturmbannführer (Mayor), Comandante de la SiPo y del SD  para el Distrito General Letonia, como delegado del Comandante de la Policía de Seguridad y SD del Comisariado del Reich de "Ostland" y Jefe del Einsatzgruppe A, el SS-Brigadefüherer y Generalmajor der Polizei, Dr. Franz Walter Stahlecker.



Encargado de organizar y dirigir la Conferencia de Wannsee.
  
Reinhard Heydrich, SS- Obergruppenführer (Teniente General), Director de la RSHA (Oficina Central de Seguridad del Reich); Jefe de la SiPo y del SD; Protector Adjunto de Bohemia y Moravia; el segundo hombre al mando de las Schutzstaffel (SS) tras Heinrich Himmler, entre otros cargos. Fue quien presidió la Conferencia de Wannsee.


Orden previa a la Conferencia de Wannsee

El Reichsmarschall Hermann Goering, en documento fechado el 31 de julio de 1941, con carácter de secreto de estado, se dirige a Reinhard Heydrich para que se implemente las directrices definitivas a “la solución final del problema judío”. El documento es el siguiente:



TRADUCCIÓN

El Reichmarschall del Gran Imperio Alemán 
Encargado del Plan Cuatrienal
Presidente del Consejo de Ministros para la Defensa del Reich

Al Jefe de la Policía de Seguridad y del Servicio de SeguridadSS-Gruppenführer Heydrich.

Berlín

Complementando la tarea puesta a su cargo en el edicto fechado el 24 de enero de 1939, y que consiste en resolver la cuestión judía de la manera más conveniente posible, dada las condiciones presentes, por medios de emigración, o de evacuación, le encargo que efectúe los preparativos necesarios relacionados con la organización y los aspectos prácticos y materiales, con objeto de conseguir una solución global [Gesamtlösung] de la cuestión judía en las esferas de influencia alemana de Europa. En la medida en que esto atañe las competencias de otras instancias centrales, éstas deberán ser involucradas. Le encargo, además, me someta con rapidez un plan global de las medidas prácticas materiales y de organización, para la ejecución de la deseada solución final [Endloesung] de la cuestión judia.

F) GÖRING 

Protocolo final resultante de las deliberaciones de la Conferencia de Wansee.

Respecto a lo convenido se realizaron copias de las actas para los participantes con el sello de "Alto Secreto", esas copias debían ser destruidas posteriormente. En total se distribuyeron 30 copias, Un único documento sobrevivió (la copia No. 16), encontrado en el Ministerio de Auntos Exteriores del Reich, entre los documentos del subsecretario de estado Martin Luther, participe de la Conferencia, muerto en mayo de 1945.



Orden de secreto sellado en la cabecera del Protocolo de Wannsee. 



Archivo original "Solución final a la cuestión judía", en el Archivo Político del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, Berlín.



El original del acta del Protocolo de Wannsee "Solución final de la cuestión judía" en el Archivo Político del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, Berlín


Fotos facsímil del
Protocolo de la Conferencia de Wannsee









Copia facsimilar que se exhibe en la "Haus der Wannsee-Konferenz" Gedenk- und Bildungsstätte - "Casa de la Conferencia de Wannsse" sitio conmemorativo y educativo.


Datos a puntualiza

- En honor a la verdad histórica, a enero de 1942, Hitler estaba cerca de los 10 años en el poder y, a pesar de su discurso incendiario, inicialmente forzó la emigración voluntaria y luego la expulsión - deportación de la judería europea, centenares de miles de judíos alemanes y europeos emigraran en los años 30 a costa de suntuosas cifras de dinero o entrega de sus bienes o el comiso de los mismos a cambio de su libertad.

- La Conferencia de Wannsee no señala el inició de la "Solución Final". Los grupos móviles de ejecución de las SS (Einsatzgruppen) ya recibieron órdenes de liquidar a los judíos desde el inicio de la invasión a la Unión Soviética, lo hacían de forma brutal y en masa. Sin embargo, se necesitaba otro método más rápido y eficiente que utilizar a la tropa en tareas de matanzas colectivas. Para septiembre de 1941 se sabe que se realizó de forma experimental el gaseamiento en Auschwitz; de igual forma, se conoce que en diciembre de 1941 en Chelmno (cerca de Lodz - Polonia) se utilizó gas tóxico (monóxido de carbono), las víctimas deportadas eran forzadas a entrar en camiones.

- Para implementar las nuevas medidas se requería la colaboración de diferentes organismos del Estado, única forma de garantizar que los judíos de la Europa bajo ocupación alemana sean deportados a los campos operados por las SS en territorio polaco donde se implementaría la "Solución Final", el término "Solución Final" era una suerte de código utilizado para describir desde la planificación hasta la eliminación deliberada de todos los judíos de Europa (genocidio). 

- Hasta la primavera de 1943, los Einsatzgruppen asesinaron alrededor de un millón de judíos y decenas de miles de miembros de la resistencia, minorías étnicas como los gitanos, comisarios políticos soviéticos, etc.

La inexistencia de una orden escrita para el exterminio fue esencial para mantener el carácter de secreto. La cadena de mando era fundamental en la Alemania nazi, las palabras de Hitler, sus deseos manifestados en sus discursos fueron tomados por sus esbirros al pie de la letra y éstos pugnaban entre sí para ver quien cumplía más rápido los deseos expresados por su Führer.

- No era necesario impartir una orden escrita para algo que ya se estaba realizado. Los nazis no tenían un pelo de idiotas. Ni Hitler, ni Goering, ni Himmler, ni Heydrich, ni nadie, dejaron estipulado por escrito el término ANIQUILACIÓN, para eso utilizaban la palabra “EVACUACIÓN”. Sabían lo que hacían y ocultaron en los documentos las referencias que pudieran comprometer el programa.

- Una orden escrita, conforme exigen los negacionistas, no existe. Una orden escrita y rubricada por Hitler o cualquier alto jerarca nazi, en que se ordene o se lea las palabras aniquilación, exterminio, matanza, liquidación, inmolación, destrucción, etc., no va a ser encontrada nunca. Eso es explicable. Hitler aprendió la lección para no dejar huellas del crimen, como es el caso de la Aktion T4 -eutanasia- ese documento firmado por Hitler si existe, él ordena la eliminación física de toda persona incapaz de valerse por si misma. 


Autorización de Adolf Hitler para el programa T4 Eutanasia, fue despachado por Hermann Goering el 1 de septiembre de 1939 pero fue firmado por Hitler en octubre del mismo año.


CONCLUSIÓN: 

Podemos señalar que la Conferencia de Wannsee "oficializó” algo que ya estaba operando, incluso antes de la guerra y en los iniciales años de la contienda, es decir: 

- Las deportaciones masivas de judíos hacia el este europeo;
- La concentración de comunidades judías en ghettos; y,
- Las ejecuciones sumarias sistemáticas, mediante fusilamientos y asesinatos de todo tipo en el Gobierno General (Polonia) y en los territorios ocupados del Este (Unión Soviética). 


VIDEO 




Film del 2001 - BBC/HBO:
“CONSPIRACY” (Conspiración)

Un excelente material audio visual para quien no le gusta la lectura pero desea comprender que se discutió en la Conferencia de Wannsee. Haga click AQUÍ. (Podrá enlazar a la película completa)



***


En el siguiente reportaje documental revisaremos una entrevista con el director de la "Haus der Wannsee-Konferenz" y analizaremos el excelente libro de Mark Roseman "La villa, el lago, la reunión". 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny