Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Martin Bormann. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Martin Bormann. Mostrar todas las entradas

05 septiembre 2020

La "vida" de Martin Bormann después de su muerte



     foto de carácter ilustrativo


Por Tito Andino U.


ACLARACIÓN

Este post viene a ser una ampliación del artículo anterior, la historia de "Lila Dorada" que nos relata Daniel Estulin, en su artículo publicado en "Voces del periodista" (2016). Dicho trabajo, imperiosamente, quedó bajo "cuarentena" junto a otros tantos dudosos "documentos" que acompañan el mentado artículo, principalmente la inverosímil historia de Martin Bormann que, de por sí, anula el resto de un igualmente inverosímil y estratosférico monto de oro escondido quién sabe dónde.

Pues nada, después del "caso" Bormann descrito en el artículo anterior, ya no ameritaba desenmarañar el caso de las 1.33 millones de toneladas métricas de oro solo en Filipinas... Sobre "Lila Dorada", una última entrada a venir, con un análisis más riguroso en lo histórico, alejado del sensacionalismo, culminará la serie de artículos dedicados al "oro de Yamashita". 

Es necesario esclarecer los errores del artículo de Daniel Estulin sobre Bormann. No vamos a analizar la "fuga" de Bormann, ni de los supuestos submarinos nazis cargados de oro y jefes nazis huyendo de Alemania, ni de la ruta de las ratas -que si existió- pero en el caso Bormann es una rídicula invención. Tampoco discutiremos sus apariciones en Argentina, Sudamérica o en cualquier parte del mundo (salvo notas anecdóticas como referencia). 

Sobre la vida, pasión, muerte y "resurrección" de Bormann existen muchos libros y artículos. Hoy solo aclararemos un inmenso fraude literario del que hacen eco muchos escritores, de buena o mala fe, a pesar de que a lo largo de las últimas décadas quedó desenmascarada la leyenda, nos referimos al burdo y absurdo "documento" de las cuentas conjuntas Bormann - Perón.

¿Quién lanzará la primera piedra?


Bormann y la leyenda literaria 




Vamos por partes con el "sensacional" descubrimiento de una de las hazañas de Martin Bormann en la posguerra. Aquí solo nos enfocaremos en el famoso "documento" señalado, muy popular en muchos libros de conspiranoia y artículos de prensa sensacionalista. Los detalles son analizados como notas aclaratorias. 

- El supuesto "documento" es un "extracto" de una también supuesta "cuenta bancaria" conjunta a nombre de Juan Domingo Perón y Martin Bormann (así afirman quienes la reproducen en varios libros y artículos) y que reposaría en los archivos de la policía secreta argentina. 

- El "documento" detalla, en su orden, marcos de oro, dólares estadounidenses, libras esterlinas, francos suizos, florines holandeses, francos belgas, francos franceses, 87 kilos de platino, 2.511 kilos de oro y 4.638 quilates de diamantes y otras piedras preciosas que Perón entrega al "vice fuhrer" Martin Bormann. ("también esta "información aparece en "El tratado secreto del oro". Fuente: Biblioteca Pleyades, online, es decir, conspiranoia pura).

- En otros libros, reportajes y artículos de prensa aparece el famoso “documento” intentando demostrar que Juan Domingo Perón hizo entrega al "Vice Fuhrer" Martin Bormann de divisas, reservas de oro, diamantes, metales preciosos... Pero ese “documento”, obviamente falsificado (no por Daniel Estulin sino por un escritor que quiso vendernos una historia sensacionalista), no resiste un segundo a un lógico análisis. Veamos:

- Carece de fecha de emisión. 
- El apellido Bormann esta mal escrito al inicio. 
- Jamás existió una "Central de Inteligencia Martin Bormann". 
- Bormann jamás fue "Vice Fuhrer", cargo inexistente en el Tercer Reich.
- Bormann  ni siquiera era el sucesor de Hitler en su testamento original (su sucesor era Hermann Goering y eso estuvo vigente hasta fines de abril de 1945); no existió nunca un segundo al mando, no existía tal cosa, al ser la Alemania nazi una dictadura solo había una voz de mando y un montón de esbirros buscando las bendiciones y favores del amo. Bormann asumió la Jefatura del Partido Nacionalsocialista (nazi), con rango de Reichsleiter (Ministro de Estado) desde mayo de 1941. Su cargo más importante y último fue cuando oficialmente es nombrado "Secretario del Führer", desde el 12 de abril de 1943 y, por supuesto, bajo ese cargo administró muchísimos fondos. 

- Es absurdo que un hombre como Perón apareciera declarando en un simple papel (pero nos dicen que es un "extracto bancario"), que termina firmado por otra persona, que entrega al “Vice Fuhrer” Martin Bormann una exorbitante cantidad de dinero, oro, etc. Cualquier escritor ratificaría sin vacilación mis palabras.

-  Resulta completamente inverosímil que un inteligente Martin Bormann, en la posguerra, siendo perseguido por todas las agencias de seguridad del mundo, haya osado mantener cuentas bancarias a su nombre y hasta en conjunto con otro inteligente personaje, Juan Domingo Perón. De ser cierto tal estupidez, solo resta decir que éstos personajes de "inteligentes" no habrán tenido ni un pelo. Vaya usted al banco e intente abrir una cuenta con algo más de un par de miles de dólares y verá el trámite que le espera. Claro, tratándose del criminal de guerra Bormann no hay problema, él podía depositar millones en efectivo, y no solo eso, oro, diamantes.... 

- O hubo una mostruosa "conspiración" y "complicidad" con el espectro de Martin Bormann, que resucitó de los infiernos, cosa que con la pseudo ciencia nazi podía ser  "posible"; o, todo esto es un monstruoso fraude. Es preferible optar por la segunda, por favor.  


Foto captura de video. Bormann junto a Hitler en el Berghof (grabaciones hechas por Eva Braun)

- A pesar de la verdadera evidencia, Daniel Estulin siguió insistiendo (al menos hasta 2018) en la amistad entre "Perón - Martin Bormann". Afirma en uno de sus tuits "que nos han dicho que murió en Berlin... como Hitler. La verdadera historia es otra cosa. El resto, cuenta cuentos para los debiles mentales y leyenda de cobertura". Acto seguido "analiza" las supuestas cuentas secretas compartidas entre Perón y Bormann.

- También afirmó por redes sociales que "Siempre realista, Martin Bormann entendió que la derrota en Stalingrado significó el fin del Tercer Reich. En consecuencia, él comenzó a enviar los tesoros saqueados, por medio de los U-boots (submarinos) a Argentina, en virtud de un plan conocido como "Operación Tierra del Fuego”.

- En otro tweet habla de: "El nombre clave de la venta de 400 toneladas de oro de Perón era - “Bormann 1345- sin duda el oro que formaba parte de uno de los 1800 “envíos” del tesoro de Bormann a Argentina. En otra parte se dice que "En el verano de 1947,  cuando las negociaciones entre Bormann y Juan Perón estaban en pleno desarrollo - Evita optó por hacer un viaje “de buena voluntad” a Europa, viajando a Lisboa, Madrid, Ginebra, París, Zurich, Lucerna y Roma, donde ella misma cerró las negociaciones con Bormann a cambio de un lujoso botin robado en la Segunda Guerra Mundial. Pero, lo que es totalmente desconocido es que Eva Perón tambien visitó la ciudad de Ávila, situada a 100 kms al oeste de Madrid". (12/ Twitter mayo 2018).

- Daniel Estulin, tanto en Facebook como en Twitter se aferra al engaño del que también es víctima. Aduce tener fotos de Bormann vivo después de la guerra. En efecto, existen decenas de fotografías de presuntos “Martin Bormann” que fueron perseguidos, acosados, arrestados y lógicamente liberados luego de las necesarias excusas por la confusión. El mito de la supervivencia de Bormann surguió por el error de juzgarlo en ausencia en Nurenbergsiendo sentenciado a muerte (tardaría mucho tiempo para declararse su muerte presunta).




A partir de esa sentencia se inició la caza de un hombre muerto, por tanto, origina el mito de su supervivencia y aventuras por el mundo. Dicen que hay fotos de Bormann, y los "pobres" Bormanns, es decir, decenas de ciudadanos de Sudamérica y otras latitudes tuvieron que demostrar que no eran el otrora difunto Reichsleiter (Ministro) Bormann. 

- Pero, ¿quién es la supuesta persona que firma el "documento" afirmando que Juan Domingo Perón entrega el oro, etc, a Bormann? Un tal reverendo padre Egidio Esparza, Jefe Accidental de A.I.C.A. La única referencia a Esparza se halla en una biografía de Juan Domingo Perón, Capítulo 40, "El conflicto con la iglesia". Alrededor de abril de 1955 se decretó la suspensión de la enseñanza religiosa en las escuelas de Argentina, el clero, a través de la Acción Católica y otras organizaciones fueron sospechosas de actividades conspirativas. "El 3 de mayo son detenidos por desacato los sacerdotes Egidio Esparza y Edilio Moncalvo, la Acción Católica organiza una marcha en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, donde interviene la policía produciendo varios heridos...". El Congreso elimina las exenciones impositivas a las instituciones religiosas, se anuncia la intención de convocar a una Asamblea Constitucional para separar a la Iglesia del Estado, etc. En otra investigación se afirma que "en Argentina, la red de nazis y croatas terroristas contó con los auspicios de otro prelado que ha dejado sus impresiones dactilares en todos los libros de historia abocados a disecar el tejido de los criminales y sus tesoros empapados de sangre: Egidio Esparza, nacido en Navarra, España, en 1910, doctor en Filosofía, naturalizado argentino en 1934, nexo entre la archidiócesis porteña, testaferros, dineros sucios y expresiones vernáculas de la ideología intolerante alemana, quien llegó a ser capellán del ejército entre 1966 y 1977”. Suponemos que se trata del mismo Egidio.

- Y, ¿qué es A.I.C.A.? Sin duda se trata de las iniciales de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA), órgano de difusión del episcopado católico argentino, fundada en diciembre de 1955. La "conexión" nazi - iglesia habrá metido en reverendo lío al pobre Egidio, que tuvo que lidiar con tanta riqueza sucia que al parecer administraba A.I.C.A. Forzosamente debió encontrarse con el terrible Bormann para entregarle la "cuarta parte" de los bienes arriba detallados... Por allí habría que destacar la razón de la inexistencia de fecha en el "documento" materia de análisis. O la iglesia estaba metida hasta el cuello disfrutando del oro nazi saqueado en Europa o alguien le jugó una mala broma al pobre Egidio Esparza...


La realidad


Un mundo real, sin humos ni espejos, nos dice que la triste realidad es que Martin Bormann no sobrevivió al final de la guerra. Está demostrado científicamente, desde 1972, en que se desenterraron sus restos (pruebas forenses con sus registros dentarios, cráneo, huesos) – incluso una última prueba de ADN en 1998 confirma que murió en 1945. 


Los restos encontrados pertenecen al Reichsleiter Martin Bormann. Además, los fragmentos de vidrio encontrados en las mandíbulas llevaron a la conclusión que se suicidó con una cápsula de cianuro entre el 1 y 2 de mayo de 1945.  La prueba de ADN (1998) con el cráneo de Bormann  encontró compatibilidad con el de uno de sus hijos que accedió a realizar la prueba. El misterio quedaba ratificado, Bormann murió pocas horas después de Hitler. Su familia se negó hacerse cargo de los restos (huesos) que estuvieron en los sótanos de la Fiscalía de Frankfurt (en una caja de cartón) hasta el 16 de agosto de 1999 en que se autorizó la incineración de los restos, fue Martin Bormann Jr. quien esparció las cenizas en el Mar Báltico fuera de los límites territoriales alemanes. 

Como hemos dicho al inicio, no vamos a relatar aquí la historia de Bormann, queremos confirmar su muerte para cortar los mitos del oro, las cuentas secretas (muy públicas), sus relaciones con "Perón" y los neonazis, etc. En la actualidad todo está valiosamente documentado. 

En resumen, los restos de Martin Bormann y del Dr. Ludwig Stumpfegger fueron desenterrados tras su hallazgo el 7 de diciembre de 1972, varios trabajadores de la construcción descubrieron los restos humanos en el preciso lugar  señalado por el hombre que enterró los dos cuerpos el 8 de mayo de 1945, Albert Krummnow, funcionario de la oficina de correos, quien vivía aun en 1972. Los documentos de identidad descubiertos en uno de los cuerpos identificaban a uno de los restos como el Dr. Stumpfegger. El trabajo dental y una clavícula rota curada eran una fuerte evidencia de que el segundo cuerpo era Bormann, que sería identificado por los registros dentales ese mismo 1972. Al persistir las dudas, estas quedaron eliminadas con la extracción de ADN en 1998, confirmándose no solo la identidad de Bormann sino también del Dr. Stumpfegger. 


Lugar de la excavación donde fueron hallados los restos de Bormann y Stumpfegger.

Todos los "avistamientos" de Bormann por el mundo son meras fantasías inventadas para comerciar la historia, el hombre había muerto al poco del suicidio de Hitler. "Sus aventuras desde el Tíbet hasta Sudamérica a través del norte de África no eran más que historias de espías", comentaba un artículo del londinense The Guardian.

El lector puede encontrar en internet toda la documentación verídica existente en los archivos alemanes, traducciones al inglés y, para comodidad de quien quiere evitarse el trabajo de investigar, existe un par de documentales históricos, basados en las pruebas científicas, incluso con alegatos de quienes siguen dudando, cómo fue que se demostró que Martin Bormann murió a inicios de mayo de 1945 (Al final tendrán los links de acceso para observar los video-documentales).


Las pruebas forenses en el cráneo y huesos de Bormann fueron ratificadas en 1998 con el examen de ADN, los restos eran compatibles con uno de sus hijos. Esta foto del cráneo y el retrato fue tomada en 1972. Fotografía: AP Photo / fls.

Una curiosa reseña

El británico The Guardian publicó el 1 de septiembre de 2009 un interesante artículo "Secret files reveal MI5's obsession with Martin Bormann manhunt" (Archivos secretos revelan la obsesión del MI5 con la persecución de Martin Bormann), en que nos relata que ni siquiera el jefe del MI5 pudo detener la prolongada y persistente obsesión de las "apariciones" del secretario de Hitler.

Los "avistamientos" ocuparon buena parte del tiempo de algunos oficiales de los servicios secretos en los primeros años de posguerra. En el MI5 -conforme relata The Guardian- se conserva un archivo sobre Bormann, que ahora es de dominio público en los Archivos Nacionales, allí quedaron registrados los "avistamientos" del nazi en la misma Alemania "con un sombrero tirolés" o "sentado en la ladera de una montaña en el Tíbet junto a un Hitler de aspecto pálido", o "haciéndose pasar por un médico israelí en Lugano, Suiza", o en la misma Suiza "con barba, traje oscuro y corbata de seda y portando una pistola Mauser calibre 6.35"; o, "escondido junto a un aeródromo en el Marruecos español rodeado de montones de mapas del mundo y un globo terráqueo mientras planeaba un renacimiento nazi"... y, ni hablar de los múltiples avistamientos en Sudamérica.



En los archivos del MI5 hay un informe por demás esclarecedor. Citamos al diario inglés textual en esta parte: 

"El punto más bajo en la caza cada vez más absurda y, en última instancia, inútil, llegó en mayo de 1947 cuando un oficial de bajo rango llamado Merry, a cargo de los puertos de Ceilán, imploró a Londres que enviara una descripción del criminal de guerra nazi en caso de que pudiera localizarlo. "Admite que es una posibilidad larga, pero le gustaría tener una descripción actualizada para fines de vigilancia", explicó el asistente del superintendente de policía, Perera, en Ceilán en un memorando a Londres en nombre de Merry.

Esto provocó una respuesta cortante de un oficial llamado Courtenay Young en el cuartel general, que estaba al límite y muy seguro que Bormann había muerto. "Creo que Perera puede ser elogiado por su entusiasmo, pero también se le puede quejar con suavidad que el difunto pero errante Herr Bormann está siendo visto actualmente en Suiza (el lugar más persistente), Bolivia, Italia, Noruega y Brasil, escribió Young. "Sin duda, la prensa está esperando para revelar la tonta primicia de la temporada: que lo han visto montando el monstruo del lago Ness".

Los avistamientos incesantes y cada vez más poco fiables de Bormann, finalmente enfurecieron al cuartel general del MI5 y a su director general, Sir Percy Sillitoe, quien intervino y envió una breve nota a Ceilán. "Es casi seguro que Bormann está muerto, pero su fallecimiento no ha impedido que los numerosos rumores sobre su paradero se hagan públicos", escribió. Recientemente se le ha informado en Suiza, Bolivia, Italia, Noruega y Brasil. La mayoría de estos informes provienen de la prensa y probablemente de personas irresponsables. No consideramos, por lo tanto, que valga la pena que se moleste en buscar Bormann en su territorio".

Esa intervención de alto rango no detuvo la caza. El mismo día del mensaje de Sir Percy, llegó un informe en el que se decía que "una fuente alemana absolutamente confiable" afirmaba que Bormann se encontraba en la ciudad argentina de Posadas, arribando a ella en submarino, el 29 de julio de 1945. Desde entonces se había mudado en varias ocasiones. En una carta desde Berlín escrita en español, otra fuente, afirmaba que Bormann se escondía en Chile donde operaba "organizaciones nazis secretas, que aún operan en la zona occidental de Alemania".

Otro informe lo tenía en Suecia, pero el MI5 lo consideró "tan complicado" que debe ser una tontería. "¡Ya era hora de que Martin Bormann llegara a Suecia!" señaló un agente hastiado.


Tarjeta postal alemana de la época de la segunda guerra mundial, hace referencia a la presencia de los u-boot por los océanos del mundo.

Y si todo eso sucedía en Europa, por qué no darle más dramatismo con historias del oro nazi transportado por órdenes de Bormann a Argentina en submarinos (U-boot), de las cuentas secretas conjuntas con Juan Domingo Perón, su amistad o al menos su contacto con Evita, etc, etc. "Todo parecía una versión irresistiblemente de comic de un fugitivo nazi. Las descripciones en la marca del archivo del MI5 dice que Bormann tenía una "tez hinchada, pálida, casi de un amarillo chino. Probablemente cicatrices de duelo en la mejilla izquierda ... una voz profunda, cuello de toro y andar de rodillas".


ANEXO

Documentales en Youtube



Martin Bormann, a la sombra del Führer


Cazadores de nazis. 
A la caza de Martin Bormann


Literatura

La última novedad literaria sobre Bormann tiene poco tiempo de lanzamiento, abril 2020, "Martín Bormann, Hitler´s Executioner" (Martin Borman, Verdugo de Hitler), de Volker Koop y editado por Pen & Sword Books Ltd, en inglés, 248 pp. Aunque el aporte histórico no difiere mucho de lo ya conocido, recoge nuevas evidencias de la carrera política de Bormann y, sobre todo, evita caer en los típicos sensacionalismos de posguerra. Basándose en documentos y archivos recientemente desclasificados, Volker Koop, historiador y periodista, desglosa la historia completa del miembro más fiel del círculo íntimo de Hitler, un individuo que, aunque poco conocido por el pueblo alemán, se convirtió en uno de los hombres más poderosos y temidos del Tercer Reich durante la guerra.
Burócrata obsesivo, ayudó a dirigir el aparato de terror de la Alemania nazi. Para julio de 1933 Bormann era asistente de Rudolf Hess, allí fue consolidando gradualmente su base de poder, cuando Hess llevó a cabo su aventura volando al Reino Unido en 1941, Bormann ocupó su lugar, Jefe de la Cancillería del Partido, de esa forma Bormann pasó a controlar el Partido Nazi y gran parte de los asuntos internos de Alemania. A fines de 1942, era el colaborador más cercano de un Hitler cada vez más preocupado por los asuntos militares, el 12 de abril de 1943 Bormann fue nombrado secretario personal del Führer. Temido por ministros, gauleiters, funcionarios, jueces y generales por igual, Bormann se identificó fuertemente con las ideas de Hitler sobre la política racial, la destrucción de los judíos y el trabajo forzoso. En enero de 1945, con el colapso del Tercer Reich, Bormann regresó al führerbunker con Hitler. Tras el suicidio de Hitler, el 30 de abril, Bormann fue nombrado ministro del Partido, confirmando así oficialmente su ascenso a la cima del Partido, huyendo del búnker en un intento de escapar al Ejército Rojo que lo rodeaba, su destino fue incierto durante muchos años, en medio del caos de posguerra se desconocía su fatal destino. En octubre de 1946 fue declarado culpable in absentia por el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg y condenado a muerte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny