Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Turquía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Turquía. Mostrar todas las entradas

15 septiembre 2021

¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?


Pacto de no Agresión o Tratado de Amistad germano-turco, 18 de junio de 1941(Ankara)


por Dale Cozort

Nota del editor del blog

Iniciemos con una pregunta: ¿Y si el Pacto de no Agresión, conocido como Tratado de Amistad germano-turco del 18 de junio de 1941 en Ankara, tres días antes de Barbarroja, firmado entre la Alemania nazi (embajador alemán en Turquía Franz von Papen) y Turquía (Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Şükrü Saracoğlu), hubiese abierto las puertas de Oriente Próximo a los alemanes?

El pacto tenía vigencia diez años, mirando el curso de las aguas Turquía rompió sus relaciones diplomáticas y comerciales con Alemania en agosto de 1944 (tras la entrada del ejército soviético en Bulgaria). El 23 de febrero de 1945, Turquía declaró la guerra a la Alemania nazi. 

La siguiente es otra gran especulación histórica publicada originalmente en la página de historia alternativa de Dale Cozort (en inglés) en julio de 1998 bajo el titulo: "Turkey Enters World War II In Early 1941" (Turquía entra en la Segunda Guerra Mundial a principios de 1941). Nuestro amigo Nick Ottens lo publicó hace poco bajo el título: "What If Turkey Had Entered World War II?" (¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?), con ligeras variaciones. Nosotros reproducimos la versión original de Cozort (traducida al castellano), pero tomamos de Never Was Magazine el material gráfico y notas a pie de foto que carece el original.


***

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía, mariscal Fevzi Çakmak, preside una reunión durante los años de la Segunda Guerra Mundial. Ankara, 1940.

Turquía en la Segunda Guerra Mundial:

Si miras un mapa de Europa y Medio Oriente, probablemente notarás que dos países podrían haberle dado acceso a Hitler al norte de África y Medio Oriente sin demasiada excursión acuática. En el extremo occidental del Mediterráneo, España podría haberle dado acceso a Marruecos y luego al resto del norte de África. En el extremo este, Turquía podría haberle dado fácil acceso al Medio Oriente y luego al norte de África. Las tropas alemanas en Turquía podrían haber entrado en Irak, donde los nacionalistas iraquíes se rebelaron contra los británicos en 1941, luego contra Jordania, Palestina y Egipto. También podrían haber empujado hacia el norte desde Turquía hacia la región del Cáucaso soviético, yendo tras el petróleo soviético de esa manera en lugar de a través de la ruta que conducía a Stalingrado. Tanto España como Turquía se mantuvieron neutrales durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial. He visto varias discusiones sobre lo que podría haber pasado si España hubiera entrado del lado del Eje. No he visto mucho sobre los posibles roles de Turquía.

Lo que Turquía realmente hizo en la Segunda Guerra Mundial: 

Los turcos lucharon en el lado alemán en la Primera Guerra Mundial y perdieron una gran cantidad de territorio. Después de la Primera Guerra Mundial, el anticuado Imperio Otomano Turco colapsó. Los territorios turcos centrales en Asia Menor casi se dividieron en colonias para Italia y Grecia. Un grupo de nacionalistas turcos muy capaces se hizo cargo y unió al país. Se las arreglaron para disuadir a los italianos, luego derrotaron a los griegos y los expulsaron de Asia Menor por completo.

Los nacionalistas turcos estaban decididos a hacer de Turquía una sociedad occidental moderna y secular. Hicieron un gran progreso entre las guerras. Cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, los turcos sabiamente querían mantenerse al margen. Eso se volvió difícil a principios de 1941, cuando los alemanes tomaron Grecia y llegaron a la frontera entre Grecia y Turquía. Los alemanes presionaron mucho a los turcos para que entraran en la guerra del lado alemán. Los alemanes querían atravesar territorio turco para ayudar a los nacionalistas iraquíes que luchaban contra los británicos. Los turcos hicieron un muy buen trabajo de estancamiento, consiguiendo ayuda alemana e incluso armas sin dar mucho a cambio. A medida que los alemanes se debilitaban, Turquía se inclinó cada vez más hacia el bando aliado, y finalmente hizo una declaración de guerra simbólica a Alemania en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

Lo que pudo haber sucedido: 


Mapa de 1919 del Acuerdo Sykes-Picot de 1916, que muestra las ganancias territoriales y esferas de influencia británicas (rojas), francesas (rojas), francesas (azules), italianas (verdes) y rusas (amarillas) en el Medio Oriente (Stanfords Geographical Establishment London)

De hecho, tengo varios escenarios que involucran diferentes puntos de divergencia que llevan a Turquía a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial. 

Escenario I: El núcleo de Turquía se divide después de la Primera Guerra Mundial. 

Como mencioné anteriormente, se suponía que eso sucedería, con Italia obteniendo una gran parte y Grecia obteniendo algunas áreas con grandes poblaciones de habla griega. Las áreas de habla armenia y kurda probablemente se habrían vuelto "independientes" bajo el cuidado de una potencia u otra. Esto no sucedió porque los turcos se recuperaron y demostraron que podían defenderse. Pero, ¿y si eso no sucediera? ¿Qué pasaría si algunas personas clave se mataran en la Primera Guerra Mundial o en el caos que siguió? Si los turcos hubieran pasado un poco más de tiempo peleando entre ellos por el poder en un momento crucial, habrían sido enredados.


Mapa al estilo de The Economist de un Oriente Medio ficticio (moerby08)


¿Qué pasaría entonces? Sin duda, los turcos habrían luchado, ya sea con resistencia pasiva o con revueltas militares. Las potencias ocupantes probablemente podrían controlar eso hasta el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Los italianos podrían haber estado lo suficientemente preocupados como para no intentar conquistar Etiopía, lo que habría tenido importantes implicaciones para la Segunda Guerra Mundial. Dado que esta es una historia alternativa de la Segunda Guerra Mundial, voy a suponer que, en líneas generales, las cosas van más o menos como en nuestra línea de tiempo hasta 1939. Italia sigue siendo fuerte en número de divisiones, pero aún débil en equipamiento moderno, entrenamiento, y finanzas. El territorio turco es financieramente un lavado: cuesta tanto la guarnición como contribuye a las arcas de Italia. Los griegos son un poco más fuertes que en nuestra línea de tiempo, pero esa fuerza está ligada a mantener su control sobre los territorios turcos.

Italia entra en la guerra según lo programado a mediados de 1940. Cuando Francia cae, los italianos parecen dispuestos a apoderarse de toda la posición británica en el Medio Oriente, con grandes fuerzas en Libia, Etiopía y Turquía. Esas fuerzas están mal equipadas, mal entrenadas y mal dirigidas. Avanzan poco contra los británicos durante los próximos meses.

Los italianos exigen que los griegos les permitan enviar tropas y suministros directamente a través de Grecia y el territorio turco controlado por Grecia. Los griegos se niegan y los italianos atacan tontamente a Grecia a finales de 1940, tanto desde Albania como desde la Turquía controlada por Italia. Los británicos aprovechan la situación para atacar las posesiones italianas en Turquía desde Irak. Los italianos sufren derrotas tanto en Albania como en Turquía. Los alemanes rescatan a los italianos, primero enviando la fuerza que en nuestra línea de tiempo se convirtió en el África Korps a Turquía, donde rápidamente empuja a los británicos hacia atrás, luego derrota a los griegos en la Turquía controlada por los griegos. Hace todo esto a pesar de las líneas de suministro extremadamente inseguras. 


1941 Invasión del Eje de Yugoslavia como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia

Los alemanes están decididos a encontrar una ruta más segura. Se apoyan en Yugoslavia para darles paso para atacar a los griegos en Europa, invaden Yugoslavia, luego Grecia en la primavera de 1941. Los británicos envían una fuerza para ayudar a los griegos en su tierra natal. Los británicos son expulsados ​​con grandes pérdidas de hombres y equipo.

Los alemanes que invaden los Balcanes se unen con los italianos y los alemanes en Turquía. Los nacionalistas iraquíes ven a los británicos derrotados en los Balcanes y se rebelan contra ellos. Al mismo tiempo, el Estado kurdo nominalmente independiente esculpido en el este de Turquía después de la Primera Guerra Mundial en esta línea de tiempo decide deshacerse del dominio británico. Los alemanes e italianos rápidamente se apoderan de Irak y Kurdistán, dándoles acceso a grandes cantidades de petróleo. El sha pro-alemán de Irán se aprovecha de la debilidad británica para expulsar a las compañías petroleras británicas de sus campos petroleros, con la ayuda de Alemania. Con líneas de suministro seguras a través de Grecia y Turquía, los alemanes desplegaron rápidamente un ejército capaz de tomar Jordania, Palestina, luego Egipto y Sudán. Los italianos juegan un papel menor en esa conquista.


Mapa de la Europa ocupada por los nazis y las posibles rutas de invasión de Oriente Medio, de la revista Life (5 de mayo de 1941)


La invasión alemana de la Unión Soviética comienza con un par de semanas de retraso, pero los alemanes complementan su invasión principal con un ataque a través de Turquía e Irán a los campos petrolíferos y refinerías soviéticas del Cáucaso. Los alemanes están tratando desesperadamente de armar la logística para manejar sus ataques. Ahora tienen mucho petróleo, pero les faltan camiones para reabastecer sus divisiones. Pueden lidiar con eso hasta cierto punto colocando vías y usando ferrocarriles una vez que las áreas estén aseguradas.

Mientras tanto, con los italianos en control de Etiopía y los alemanes en Irak, los saudíes encuentran prudente cooperar con el Eje. Los británicos luchan por sobrevivir como imperio. Con el Medio Oriente en manos alemanas y con Etiopía en manos italianas, el imperio británico está casi partido en dos, con fuerzas en el lejano oriente y la isla de origen que encuentran muy difícil abastecerse entre sí. Los barcos y submarinos italianos han atravesado el canal de Suez y están atacando la navegación británica en el Océano Índico, al igual que los submarinos alemanes. La pérdida de Oriente Medio también significa la caída del gobierno de Churchill. Eso no significa que habrá propuestas de paz británicas a los alemanes. Los británicos son demasiado tercos para eso.


Arriba: Aviones de combate Mosquito de la Real Fuerza Aérea Británica patrullan el Canal de Suez en 1947. Abajo: Soldados alemanes en el Cáucaso, 24 de septiembre de 1942 (Bundesarchiv)


El imperio británico tiene mucha escasez de petróleo. Eso realmente irrita a la Royal Navy. Estados Unidos compensa parte del déficit, pero existen cuellos de botella en todo el sistema de distribución. Los británicos están demasiado ocupados luchando para sobrevivir como para ayudar mucho a los soviéticos en su batalla con los alemanes.

La invasión alemana de la Unión Soviética toma un curso algo paralelo al de nuestra línea de tiempo al principio. Empieza más tarde, con menos divisiones, pero el frente del Cáucaso ata a las divisiones soviéticas que estaban disponibles en otros frentes en nuestra línea de tiempo. El éxito alemán en el frente del Cáucaso se traduce rápidamente en problemas para la economía soviética. Mientras los alemanes aplastan a los ejércitos soviéticos, los soviéticos necesitan desesperadamente producción para mantenerse en la guerra. El corte de una parte significativa de su suministro de petróleo perturba aún más la producción, que ya ha sido cortada por la pérdida de recursos en la Unión Soviética occidental, y por el proceso de sacar las fábricas y los trabajadores calificados del camino de las fuerzas alemanas.


El plan de Alemania de 1942 para la Batalla de Stalingrado como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia


Las pérdidas británicas en Oriente Medio se traducen en menos ayuda occidental a la Unión Soviética. La pérdida del petróleo aprieta el transporte marítimo británico. Eso, a su vez, dificulta mantener abiertas las rutas marítimas hacia Gran Bretaña, y mucho menos enviar grandes convoyes a los soviéticos. En nuestra línea de tiempo, la ayuda occidental fue relativamente pequeña en comparación con la producción soviética, pero llenó vacíos cruciales: camiones, radios, alimentos, vagones de ferrocarril y locomotoras. También ayudó a los soviéticos a mantener ejércitos en el campo durante el período crucial mientras reubicaban sus fábricas. Sin esa ayuda, y con el petróleo del Cáucaso en manos alemanas, los alemanes en esta línea de tiempo podrían tomar Moscú a fines de 1941. El general Lodo y el general Invierno jugaron un papel crucial en prevenir eso en nuestra línea de tiempo, pero también lo hizo la capacidad soviética de continuar lanzando ejércitos contra los alemanes. Voy a decir que los alemanes toman lo que queda de Moscú en diciembre de 1941.

Mientras tanto, Estados Unidos está cada vez más preocupado por las victorias del Eje, y está acumulando fuerzas, probablemente un poco más rápido que en nuestra línea de tiempo. Los alemanes están cada vez más molestos por la interferencia de Estados Unidos. Los japoneses se sienten cada vez más tentados por la debilidad británica en el este. Por otro lado, los británicos se han estado fortaleciendo allí. Con la pérdida del Medio Oriente, el petróleo de Indonesia se ha vuelto más importante para el imperio. El poder de combate que habría ido a Oriente Medio va a Malasia y Singapur.


Un soldado del ejército indio sij sostiene una bandera nazi después de la rendición de las fuerzas del Eje en Italia, mayo de 1945 (Wikimedia Commons)

Algunas de esas fuerzas también van a la India. Las fuerzas alemanas en Irán están completamente cerca de la India para la comodidad británica. Afganistán se ha convertido en un elemento crucial en la guerra, con los alemanes y británicos respaldando a facciones rivales dentro del país. Los alemanes tienen un "Ejército de Liberación de la India" bastante ineficaz, formado por antiguos prisioneros de guerra indios de las derrotas del ejército británico en Oriente Medio. Los alemanes y los británicos pelean a lo largo de la frontera iraní, pero los británicos son demasiado débiles para tomar la ofensiva y los alemanes están demasiado ocupados en otros lugares.

Hitler ahora tiene Palestina. Delega la solución del "problema judío" a las facciones árabes radicales en Palestina.

Con Oriente Medio en manos de los alemanes, los británicos se enfrentan a un dilema. Por un lado, quieren a Estados Unidos en la guerra, y provocar a Japón es la forma más fácil de lograrlo. Por otro lado, el resto del Imperio Británico depende del petróleo de las Indias Orientales Holandesas, y ese petróleo sería un objetivo japonés si Japón entrara en la guerra. En esta línea de tiempo, los británicos trabajan arduamente para evitar provocar a Japón, presionando exitosamente a Estados Unidos para que no imponga un embargo de petróleo a los japoneses a mediados de 1941.


Un soldado japonés observa cómo se quema una de las refinerías de petróleo en Palembang, en la isla de Sumatra, en las Indias Holandesas, del 13 al 15 de febrero de 1942 (NIOD)

En Japón, el debate a mediados de 1941 no se trata de si atacar o no a Occidente. Se trata de la sincronización. Los japoneses preferirían no unir sus fuerzas contra Occidente en un momento en el que podría haber opciones fáciles en la Unión Soviética si las victorias alemanas conducen al colapso soviético. En nuestra línea de tiempo, el embargo de petróleo de Estados Unidos hizo inevitable un ataque japonés temprano en el oeste. En esta línea de tiempo, el petróleo todavía está disponible, aunque la escasez debido a la pérdida de campos de Oriente Medio ha permitido que los precios se disparen. En ambas líneas de tiempo, los japoneses acumularon sus fuerzas en Manchuria y observaron signos de un colapso soviético. En esta línea de tiempo, las señales llegan, ya que los soviéticos retiran fuerzas del Lejano Oriente antes de lo que lo hicieron en nuestra línea de tiempo. Lo hacen porque simplemente se han quedado sin ejércitos para mantener a los alemanes fuera de Moscú.  Cuando Moscú cae de todos modos, el ejército japonés en Manchuria toma eso como una señal para atacar, lo que hacen a fines de 1941.

Un estado soviético sigue luchando a principios de 1942, pero la caída de Moscú es crucial. Es un centro de transporte, además de un símbolo para el país. La caída de Moscú también hace inevitable la eventual caída de Leningrado. El ejército alemán sufre mucho en el invierno de 1941, pero los soviéticos no tienen reservas para aprovechar su debilidad.

Los japoneses encuentran que incluso una Unión Soviética debilitada es un adversario formidable en el este. Los soviéticos tienen la mayor parte de su fuerza restante en el oeste, pero incluso las fuerzas soviéticas mal entrenadas con tanques como BT-7 y T26, que serían casi inútiles en el oeste, son oponentes duros para los japoneses, con sus tanques sub-armados repartidos entre divisiones de infantería. Un puñado de KV1 y T34 soviéticos son devastadores. Los japoneses logran algunos avances, pero a un alto costo. Aprenden algunas lecciones valiosas, apresuradamente mejoran sus tanques medianos para que puedan confrontar al KV-1 y trabajan en un equivalente japonés T34. También aprenden algunas lecciones difíciles sobre por qué es importante concentrar su armadura.


Soldados del Ejército Popular de Mongolia luchan contra las tropas imperiales japonesas en Khalkhin Gol, 1939 (Wikimedia Commons)


En 1942, los alemanes van por el nocaut contra la Unión Soviética. Toman el resto del área densamente poblada alrededor de Moscú, destruyen una gran parte del ejército soviético restante, terminan cortando Leningrado tomando el resto de la costa del lago Ladoga y separan los puertos del norte soviéticos del resto de la URSS. Los soviéticos ahora muestran signos de desintegración. La mayoría de las repúblicas de Asia Central están en rebelión. La comida es muy escasa en todo el territorio controlado por los soviéticos. Millones de rusos han sido trasladados a los Urales, donde no hay suficiente vivienda ni comida para ellos. En la confusión de la retirada de Moscú, la seguridad de Stalin se desliza y resulta gravemente herido en un intento de asesinato. Vuelan los rumores de que está muerto. Eso desencadena una mayor desintegración. Las purgas han dejado mucho sentimiento anti-Stalin en la Unión Soviética. A medida que se esparcen los rumores de la muerte de Stalin, algunas unidades del ejército se rebelan, mientras que otras se separan y se dirigen a casa, tal como lo hicieron al final de la Primera Guerra Mundial. Hitler cambia su énfasis para tratar con el resto del Imperio Británico. Leningrado cae a mediados de 1942.

Los alemanes ahora priorizan la construcción de barcos y aviones. Quieren acabar con la presencia británica en el Mediterráneo, tomando Creta, Malta, Chipre y, finalmente, Gibraltar. A la larga, la posición británica en el Mediterráneo es insostenible. Los convoyes británicos a todas esas áreas, excepto Gibraltar, tienen que atravesar áreas que pueden estar dominadas por aviones con base en tierra alemanes e italianos. También tienen que enfrentarse a la marina italiana. 


Arriba: Una Catalina vuela por el Frente Norte del Peñón al salir de Gibraltar en una patrulla, 9 de marzo de 1942 (IWM), Abajo: HMS Indomitable y HMS Eagle vistos desde la cubierta del HMS Victorious durante la Operación Pedestal en el Mediterráneo, agosto de 1942 (IWM)

En nuestra línea de tiempo, la marina italiana pasó mucho tiempo sentada en el puerto. En nuestra línea de tiempo tenía que hacerlo porque no había suficiente petróleo para salir a luchar. ¿Saldría a disputar el control de las rutas marítimas contra los británicos si se les diera suficiente petróleo para hacerlo? No sé. ¿Sobreviviría si lo hiciera? No sé. ¿Mantendrían los británicos una gran flota de superficie en la región sin el Canal de Suez y sin petróleo? ¿Harían el esfuerzo de reabastecer bases como Creta, Chipre y Malta cuando la isla de origen sufre una grave escasez? De nuevo, no lo sé. A los efectos de esta historia alternativa, asumiré que la posición británica en el Mediterráneo oriental se marchita gradualmente.

Mientras tanto, los italianos han estado presionando hacia abajo en la costa este de África, con ayuda alemana a pequeña escala. La isla de Madagascar, controlada por los franceses de Vichy, se convierte en un campo de batalla, con un pequeño número de tropas alemanas e italianas luchando contra un grupo de tropas de la Commonwealth por el control de la isla. Los alemanes e italianos se han involucrado en las áreas de África controladas por los belgas. Las derrotas británicas han desatado una desconcertante variedad de fuerzas anticoloniales, así como decenas de conflictos entre grupos étnicos africanos.


Francisco Franco 

Los neutrales restantes en Europa se encuentran cada vez con menos margen de maniobra. La España de Franco se encuentra con grandes problemas de oportunidad. Con el petróleo y el transporte marítimo británicos escasos, Franco depende de Hitler para obtener petróleo y muchas otras importaciones. El precio de Hitler por esos bienes es elevado. Quiere paso por España para atacar Gibraltar, y bases en Canarias y Marruecos español. Los españoles no tienen muchas opciones al respecto, aunque Hitler encuentra que pasar por España hasta Gibraltar requiere mucha preparación logística. Las carreteras y los ferrocarriles españoles están en mal estado después de la Guerra Civil Española.

Los alemanes también han estado trabajando en la logística para un gran impulso hacia la India. Eso comienza a mediados de 1942. Le ayuda el sentimiento anti-británico en algunos círculos indios. Los alemanes no se aprovechan mucho de ese sentimiento. Rara vez se molestan en ocultar su desprecio por los indios. Los japoneses notan la dirección del avance alemán y se preparan para su propia ofensiva hacia el sur. Las victorias alemanas contra los soviéticos han hecho que los ataques japoneses contra los soviéticos sean algo más viables, pero un gran número de sus mejores divisiones todavía están atadas a esos ataques.

Los japoneses tienen un dilema. Pueden luchar contra los soviéticos y aún así ganar contra los británicos y los holandeses. No pueden luchar contra los soviéticos y ganar contra los británicos, holandeses y estadounidenses. Al mismo tiempo, Estados Unidos es su adversario potencial más poderoso, y un movimiento contra los británicos puede desencadenar la entrada de Estados Unidos en la guerra. Además, Estados Unidos se está embarcando en una consolidación naval que los japoneses simplemente no pueden igualar.

La guerra contra los Estados Unidos pronto parece necesaria para los japoneses, pero ¿cómo pueden ganarla? En realidad, Estados Unidos es más fuerte en el Lejano Oriente en esta línea de tiempo que en la nuestra. Han tenido seis meses adicionales para acumular. Durante esos seis meses no han enviado armas a los soviéticos porque no pueden llevárselos. Como resultado, el ejército estadounidense en Filipinas es mucho más fuerte. Los británicos también son mucho más fuertes en el Lejano Oriente porque las tropas y armas que habrían estado en el Medio Oriente ahora están principalmente en el Lejano Oriente.

¿A dónde va desde aquí? 

Aquí hay una bifurcación importante en la carretera. Los japoneses podrían seguir adelante y atacar a los Estados Unidos a principios de 1942. Podrían decidir que pueden obtener lo que quieren de los británicos y holandeses sin guerra. A medida que los alemanes avanzan contra la India, los británicos probablemente harían mucho para mantener a Japón fuera de la guerra. Ganar terreno mediante la intimidación militar podría ser más racional que meterse en una guerra que podría traer a Estados Unidos. El ataque japonés en el Lejano Oriente probablemente termine con las partes importantes del Imperio Británico, siendo barridas excepto Canadá, Australia y posiblemente las islas de origen. Los remanentes se convierten en un socio menor de Estados Unidos. Voy a explorar qué sucede si los japoneses deciden esperar hasta que los soviéticos se conviertan en una amenaza menor. 

Si los japoneses no atacan, los alemanes probablemente seguirían devorando la India, dejando sólo Birmania, Malasia y Hong Kong en manos británicas. Esas pequeñas piezas dependerían de los japoneses para su existencia continua en 1942. Los japoneses girarían gradualmente las tuercas hasta el punto en que las colonias restantes están controladas por los japoneses en todo menos en el nombre. Los británicos no tendrían más remedio que dejar de suministrar armas a los nacionalistas chinos a través de Birmania, lo que reduciría rápidamente el poder de combate chino. Los holandeses también se verían reducidos a la dependencia de los japoneses a medida que el poder británico decayera. 


Arriba : Izq. Tropas del Regimiento Indio entran en Malasia en 1941 (IWM); Der. Incursión de ayuda en Singapur en 1941 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos). Abajo: Izq. Aviones de la Real Fuerza Aérea Australiana sobre Malasia en 1942 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos); Der. Desfile de la victoria japonesa en Hong Kong, diciembre de 1941 (Wikimedia Commons)


Con la mayor parte de su población e industria en manos alemanas, los soviéticos se convierten en una versión un poco más formidable de la China nacionalista. Los alemanes y los japoneses no pueden ocupar cada kilómetro cuadrado de la Unión Soviética, pero los soviéticos ya no pueden generar un gran poder militar. Su autoridad sobre las áreas desocupadas de la Unión Soviética se ve debilitada por la pérdida de los centros de población. Dentro del territorio ocupado, surgen grupos para resistir a los alemanes, generalmente sin mucha dirección o control de los remanentes soviéticos. Los soviéticos se esfuerzan mucho por poner a esos grupos bajo su control. Tuvieron problemas para hacer eso en nuestra línea de tiempo. En esta línea de tiempo tendrían menos éxito.

Los alemanes no tienen enemigos importantes en el continente de Eurasia. Sin embargo, están muy extendidos. Rápidamente se hacen enemigos en todo el Medio Oriente, la ex Unión Soviética y la India, ya que árabes, rusos e indios descubren rápidamente que han cambiado un maestro por uno mucho peor. En la mayoría de las áreas, los alemanes pueden mantener el control mediante tácticas despiadadas, pero a costa de aumentar el odio en toda su área de control.

Los alemanes ahora han dirigido su atención hacia el oeste. La producción de submarinos se dispara. La Luftwaffe intenta recuperar el control del aire sobre el Canal de la Mancha y la costa de Inglaterra. Los alemanes reanudan la construcción a gran escala de barcos de superficie.

En los Estados Unidos el aislacionismo sigue siendo una fuerza, pero el peligro militar de Alemania y Japón es lo suficientemente obvio como para que EE. UU. todavía esté acumulando material bélico. No es tan grande como el de nuestra línea de tiempo, pero es lo suficientemente grande como para convertir a Estados Unidos en la potencia militar más fuerte del mundo si continúa en ello.

Y ahí es donde irían las historias. 

Hay mucho espacio para la intriga en esta línea de tiempo. Podría tener agentes estadounidenses trabajando en España para tratar de evitar que Franco diera bases a los alemanes. Podría hacer que intentaran contactar con fuerzas anti-alemanas no soviéticas. Podría entrar en guerras coloniales italianas / británicas en África. Podría entrar en el principal conflicto entre Gran Bretaña y Alemania por el control de las aguas alrededor de las islas británicas. Podría involucrarme en intrigas entre alemanes, estadounidenses y británicos para ganar el control de las facciones árabes nacionalistas en el Medio Oriente.

¿Entonces, qué piensa? ¿Es esta una historia alternativa plausible? ¿A dónde cree que iría desde aquí?


Dale R. Cozort

Never Was

13 noviembre 2020

Erdogan ya no quiere ser emperador otomano sino califa




por Thierry Meyssan

Este artículo viene a ser continuación de ¿Se convertirá el Alto Karabaj en la tumba de Erdogan?, del mismo autor.


Se equivocan quienes acusan al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de querer restaurar el imperio ‎otomano. Para Erdogan, las conquistas territoriales no son un objetivo sino una ‎manera de propiciar alianzas. Al cabo de largas vacilaciones, Erdogan ya no tiene ‎intenciones de ser sultán sino califa, convirtiéndose en el jefe de los musulmanes ‎sunnitas del mundo entero. ‎

Hace un mes que Azerbaiyán reinició las hostilidades en el Alto Karabaj y los ejércitos de ese país y ‎de Turquía siguen obteniendo éxitos militares en el terreno, mientras que Bakú y Ankara ‎acumulan reveses diplomáticos. ‎

En general, todo marcha como lo habíamos previsto, partiendo del principio que en realidad ‎se trata de la preparación de una operación de los miembros de la OTAN contra el jefe de la ‎Hermandad Musulmana, Recep Tayyip Erdogan, por demás presidente de Turquía. La verdadera ‎operación podría comenzar cuando se inicie un nuevo genocidio contra la población armenia en ‎el Alto Karabaj. ‎

Sin embargo, la intervención de actores imprevistos en el conflicto del Alto Karabaj y el resultado ‎de la elección presidencial en Estados Unidos son elementos que podrían perturbar el plan de ‎Washington. 

Recep Tayyip Erdogan saluda haciendo con las manos el gesto que ‎lo identifica como miembro de la Hermandad Musulmana –la mano abierta pero con el pulgar ‎hacia el interior de la mano. ¿Su objetivo? Reinstaurar el califato en su propio beneficio.

Turquía acumula muchos

conflictos sin resolver

- Desde su creación, la Turquía moderna sigue negando el genocidio perpetrado contra sus ‎poblaciones no musulmanas (en 1894-1895 y, posteriormente, desde 1915 hasta 1923) ‎dedicándose a destruir las pruebas. Pese a ello, documentos que corroboran la autenticidad de las ‎órdenes impartidas, primero por el Imperio Otomano y más tarde por los “Jóvenes Turcos”– ‎fueron hallados en 2018 (1).‎

- Desde 1974, Turquía ocupa el noreste de Chipre. La ocupación turca persiste allí a pesar de que ‎Chipre se convirtió, en 2004, en miembro de la Unión Europea. Para decirlo claramente, hace ‎‎16 años que el ejército turco ocupa parcialmente un país miembro de la Unión Europea.

- En 2012, Turquía emprendió, por cuenta de la OTAN, una operación tendiente a despoblar Siria. ‎Las autoridades turcas propusieron a las poblaciones del norte de Siria refugiarse temporalmente ‎en territorio turco, hasta que se estabilizara la situación en el aspecto militar. Turquía construyó ‎incluso varias nuevas ciudades para albergar a los refugiados sirios… pero sigue sin darles acceso ‎a esos alojamientos.

- También en 2012, Turquía invadió el norte de Siria –actualmente sigue ocupando la ‎gobernación siria de Idlib. También saqueó las instalaciones industriales de la región siria de ‎Alepo, robando las máquinas-herramientas de las fábricas locales.

- En 2013, el «banquero de al-Qaeda», Yassin al-Qadi, de Arabia Saudita, resultó herido en un ‎accidente automovilístico en Estambul, mientras se hallaba en compañía del jefe de la seguridad ‎del presidente Erdogan. Un hijo del propio Erdogan lo visitó en el hospital donde fue internado.

- En 2014, el ejército turco dirigió a los yihadistas en Siria, llegando incluso a atacar junto a ellos ‎varias localidades sirias, como Kassab –de población mayoritariamente armenia–, y obligando sus ‎habitantes a huir.

- En 2015, los servicios secretos turcos aportaron todo tipo de apoyo al Emirato Islámico (Daesh), ‎mientras que la empresa Powertans, propiedad del cuñado del presidente Erdogan, organizaba el ‎transporte del petróleo sirio robado por los yihadistas hacia el puerto turco de Ceyhan. Desde allí, ‎otra empresa –BMZ Group Denizcilik ve Insaat A.S., comprada por un hijo del presidente Erdogan– ‎enviaba el petróleo robado a Siria hacia Israel y varios países occidentales. Al mismo tiempo, ‎una hija del presidente Erdogan dirigía un hospital secreto en la ciudad turca de Sanliurfa, donde ‎se atendía a los yihadistas heridos provenientes de Siria hasta ponerlos en condiciones de ‎regresar al combate.

- En 2015, la mafia turca, bajo la dirección del primer ministro Binali Yildirim, instalaba en las zonas ‎controladas por Daesh talleres dedicados a la falsificación de artículos de diferentes marcas ‎occidentales para su posterior venta en Europa, garantizando además el transporte de los ‎artículos falsificados hacia Europa.

- También en 2015, Turquía amenazaba a la Unión Europea con “abrir la compuerta” para permitir ‎la llegada a Europa de un millón de refugiados de Afganistán, Irak y Siria. Con este chantaje, ‎Turquía obtenía de la Unión Europea el pago de cuantiosas subvenciones que le permitieron ‎proseguir sus guerras.

- En 2015 y 2016, Turquía rechazó el fin de los acuerdos secretos concluidos con Francia y Bélgica ‎con vista a la creación de un seudo Kurdistán en suelo sirio. En represalia por la ruptura de esos ‎acuerdos, Turquía orquestó una serie de atentados que dejaron 138 muertos en Francia y ‎‎35 muertos en Bélgica.

- En 2016, el ejército turco se negó a retirarse de Irak, a pesar de los pedidos de Bagdad. Bajo la ‎ocupación estadounidense, Turquía había instalado –a título provisional– varias bases militares en ‎suelo iraquí pero comenzó a utilizarlas para aportar apoyo a los yihadistas de Daesh contra el ‎Estado iraquí. Actualmente, Turquía mantiene sus instalaciones militares en Irak.

- En 2017, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan hizo campaña en el seno de las comunidades ‎turcas en el exterior. Alemania y los Países Bajos, le prohibieron realizar mítines políticos en ‎su suelo. Durante aquellos incidentes, el presidente Erdogan calificó de «nazi» a la canciller ‎alemana Angela Merkel.

- En 2019, Turquía procedió a la firma de un acuerdo con el gobierno libio creado en Trípoli y ‎posteriormente firmó otro con el gobierno de Túnez. A raíz de esos acuerdos, Turquía comenzó a ‎enviar a ambos países combatientes yihadistas provenientes de la región que aún sigue ocupando en Siria. ‎Esos yihadistas luchan actualmente contra las fuerzas emiratíes que apoyan el gobierno libio ‎establecido en Bengasi.

- En 2020, Turquía reclamó la posesión de yacimientos de gas en el Mediterráneo. Las fronteras ‎marítimas con Grecia nunca han llegado a delimitarse desde la creación de la República de ‎Turquía. Ciertamente Turquía tiene derecho a explotar parte de los yacimientos de gas ‎descubiertos, pero no todos. A raíz de ese diferendo, navíos de la marina de guerra turca ‎amenazaron de hecho unidades navales de la marina de guerra francesa. ‎

Esta lista de “asunto pendientes” está lejos de ser exhaustiva. 

El presidente turco Recep Erdogan no disimula su ambición. Se hizo construir la residencia oficial más grande del mundo donde recibe a sus invitados, rodeado de 16 guerreros que simbolizan los 16 imperios turcos.

 

El conflicto entre

Estados Unidos y Turquía

Estados Unidos comenzó a cuestionar las “actividades” del clan Erdogan cuando el presidente ‎turco inició sus compras de armamento ruso y la construcción de un gasoducto con la Federación ‎Rusa. Desde ese momento, Washington trató de deshacerse de Erdogan por la vía “democrática” ‎‎–respaldando al Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Como el partido de Erdogan –‎el AKP– logró manipular las elecciones legislativas realizadas en junio y noviembre de 2015, ‎la CIA ha tratado de asesinar al presidente Erdogan en varias ocasiones. El 15 de julio de 2016, ‎el cuarto intento de asesinato contra Erdogan acabó convirtiéndose en una intentona golpista ‎improvisada en el último momento. ‎

A partir de ahí, el presidente Erdogan, aun subrayando su adhesión a la OTAN, ha venido ‎multiplicando las provocaciones. Por ejemplo, durante un viaje oficial a Estados Unidos, Erdogan ordenó a ‎sus guardaespaldas personales arremeter a golpes contra seguidores del predicador Fehtullah ‎Gulen que realizaban una manifestación frente a la embajada turca en Washington. También ‎ordenó el encarcelamiento de un ciudadano estadounidense en Turquía. ‎

El plan actual de Estados Unidos contra el presidente turco Erdogan consiste en empujarlo a ‎cometer un error para deshacerse de él con cierto respaldo internacional –algo similar a ‎la trampa en la que cayó el presidente iraquí Saddam Hussein con la invasión de Kuwait, hecho ‎que sirvió para justificar la Operación Tormenta del Desierto. Hoy en día, una acción contra ‎el presidente turco Erdogan podría justificarse internacionalmente mediante una masacre contra ‎los armenios, en el marco del conflicto en el Alto Karabaj, si se garantiza la continuidad en la ‎Casa Blanca (Nota del editor del blog: Como el autor dice más arriba, el plan corre el riesgo de ser olvidado ya que Joe Biden ha ganado la presidencia de los Estados Unidos).

 ‎

Erdogan corre a caer en la trampa

Durante todo el mes de octubre, el clan Erdogan ha repetido sin cesar que la OTAN necesita más ‎a Turquía que a la inversa, o sea que la alianza atlántica nunca podrá excluir de sus filas ‎a Turquía… ni tampoco atacarla.


Así que el presidente Erdogan sigue adelante con su ofensiva en todos los frentes. Incluso envió ‎consejeros turcos a garantizar la formación de los guardacostas del gobierno libio de Trípoli, ‎en lugar de los consejeros italianos. De esa manera, Erdogan vuelve a amenazar a la Unión ‎Europea con “abrir la compuerta” a la migración, ahora desde África. Por otro lado, Turquía ‎también favoreció últimamente nuevos ataques de los yihadistas contra los militares rusos ‎en Siria.

 ‎

Presencia militar turca en el norte de Siria (foto archivo)


Moscú ha sido el único en reaccionar ante las provocaciones turcas. El Kremlin ordenó la ‎reanudación de los bombardeos aéreos contra los yihadistas en la región siria de Idlib, ‎concentrando esas acciones sobre un grupo apadrinado por Turquía y anteriormente vinculado a ‎al-Qaeda. El hecho es que esos ataques rusos violan los acuerdos ruso-turco en Siria pero ‎a la vez ponen de relieve la obediencia del movimiento yihadista a la autoridad personal de ‎Recep Tayyip Erdogan. ‎

Más recientemente, el presidente turco Erdogan abrió un nuevo frente arremetiendo contra ‎el presidente francés, Emmanuel Macron, insultándolo incluso más que a la canciller alemana ‎Angela Merkel hace tres años. Aunque puede parecer banal, este asunto es mucho más importante ‎de lo que parece ya que tiene que ver con el fondo del problema. ‎


La guerra de civilizaciones no opone el islam al cristianismo, sino dos principios: la religión de Estado frente a la libertad de conciencia

Después de muchas dilaciones, Recep Tayyip Erdogan está tratando de dar respuesta a la pregunta ‎existencial que se plantea Turquía. Y lo hace definiéndola como la patria de la Hermandad ‎Musulmana. ‎

Erdogan abandona así los sueños neo-otomanos de su ex primer ministro, Ahmet Davutoglu, hoy ‎en la oposición. También renuncia a los espacios naturales que son, para Turquía, el mundo ‎turcoparlante y Occidente (la Unión Europea y la OTAN). Ahora espera extender su poder sobre ‎el conjunto del mundo musulmán aferrándose al principio de una religión de Estado, de la que ‎él mismo pretende convertirse en califa. ‎

Es importante recordar aquí que Mahoma no fue, como Cristo, un simple carpintero sino un ‎político y además un general victorioso, siendo a la vez un líder espiritual. Al morir Mahoma, sus ‎discípulos lucharon entre sí. El «califa» –o sea, el «sucesor»– heredó el poder temporal del ‎Profeta, no su poder espiritual. Por cierto, es evidente que muchos califas ni siquiera creían ‎en Dios. Al final de la Primera Guerra Mundial, el «califa» era el soberano otomano que residía ‎en Constantinopla (hoy Estambul). El ideal de la Hermandad Musulmana es reinstaurar el califato ‎‎(el poder temporal del Profeta) gracias al derecho de la época del Profeta: la sharia. Al igual que ‎los europeos del siglo XVI, los miembros de la Hermandad Musulmana estiman que un pueblo ‎tiene que adoptar obligatoriamente la religión de su soberano, una visión del mundo ‎radicalmente opuesta al principio de libertad de conciencia establecido en Francia desde la ‎abjuración de Enrique IV, en 1593 (2), y también contrario al compromiso del laicismo, ‎establecido en 1905 (3). De hecho, ‎Recep Tayyip Erdogan y la Hermandad Musulmana tratan así de imponer un retroceso, echando ‎abajo el legado de Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna. ‎

Es por consiguiente muy lógico que el presidente turco Erdogan haya optado por designar a su ‎homólogo francés como líder de sus adversarios. 


El primer ministro paquistaní, Imran Khan, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Si bien se puede argumentar que el presidente francés debería haber abordado el tema del laicismo en Europa de una manera diferente, las críticas de Erdogan y Khan son hipócritas e indignantes. (Reuters)


El resultado de esta oposición va a definirse en Estados Unidos, que tendrá que elegir entre ‎defender la herencia británica de los «Padres Peregrinos» (a través de Joe Biden, junto al ‎canadiense Justin Trudeau) o asumir el legado de los inmigrantes europeos (representado por ‎Donald Trump). Si la primera opción resulta ganadora, Washington tratará a toda costa de ‎mantener a Turquía en la OTAN. Pero si gana la segunda, Estados Unidos defenderá ‎su principio de coexistencia entre las religiones hasta hacer fracasar el proyecto de califato. ‎(Nota del editor del blog: Como ya conocemos, el ganador es Biden. Lo que diga sobre Erdogan es ahora solo una hipótesis).


Thierry Meyssan


(1) Killing Orders: Talat Pasha’s Telegrams and the Armenian Genocide, ‎Taner Akçam, Palgrave Macmillan, 2018; Ordres de tuer: Arménie 1915 [en español, “Órdenes ‎de matar: Armenia 1925”], Taner Akcam, CNRS éditions, 2020.

(2) Para convertirse en rey de Francia, Enrique ‎de Navarra –quien era calvinista– abjuró del protestantismo en la basílica de San Denis, el 25 de ‎junio de 1593, y se convirtió al catolicismo –debido a ello se le atribuye la frase «París bien ‎vale una misa». Reinó como Enrique IV de Francia y proclamó para todos sus súbditos la libertad ‎de religión que él mismo no había disfrutado.

(3) Al cabo de innumerables vacilaciones, avances y retrocesos, los republicanos franceses finalmente proclamaron la libertad de conciencia. Basándose en ‎ese principio, establecieron por ley la separación entre el Estado y las iglesias, en 1905. Pero ‎esa separación no es total ya que subsiste un control del Estado sobre el sacramento del ‎matrimonio en ciertas religiones. Desde ese punto de vista, la creación de un «matrimonio gay» ‎para garantizar a las parejas de homosexuales «la igualdad en derecho» es un error histórico. ‎Para dar continuidad al movimiento de la sociedad hacia el laicismo era necesario más bien ‎trasladar el matrimonio entre personas heterosexuales al marco de lo privado, opción que la ‎iglesia francesa había aceptado y que hoy cuenta con el apoyo del papa Francisco.

12 octubre 2020

¿Se convertirá el Alto Karabaj en la ‎tumba de Erdogan?‎

 


El título del artículo en si parece algo desproporcionado, pero lo que si es verdad es que las grandes potencias se están hartando de un megalómano que pretende imponerse más allende de las tierras otomanas. No obstante:


¿Por qué los turcos, israelíes, árabes y otras potencias regionales apoyan a los azerbaiyanos?: GEOPOLÍTICA pura, Azerbaiyán posee uno de los puertos más estratégicos del mundo: BAKÚ, por donde circula el oro negro (petróleo) a través de grandes oleoductos, a más de una posición estratégica fundamental para controlar la región. ¿Y los armenios? Armenia no tiene nada que ofrecer, el Alto Karabaj con la no reconocida República de Artsaj no poseen nada de aquellas "maravillas", salvo que podrían ser unas excelentes rutas para los corredores hidrocarburíficos. A ello debemos sumar las pretensiones del pseudo imperialismo  "otomano" dirigido por el "Sultán" Erdogan (no por el pueblo turco).


2 de Octubre 2020

Declaración de los copresidentes del ‎Grupo de Minsk (Estados Unidos, ‎Francia y Rusia) sobre el Alto Karabaj

Nosotros, el Presidente de la Federación Rusa, el Presidente de los Estados Unidos de América y el Presidente de la República Francesa, en representación de los países copresidentes del Grupo ‎de Minsk de la OSCE, condenamos en los términos más enérgicos la reciente escalada de violencia ‎sobre la línea de contacto en la zona de conflicto del Alto Karabaj. ‎

Deploramos la pérdida de vidas humanas y expresamos nuestra simpatía a las familias de las ‎víctimas y de los heridos. ‎

Llamamos al cese inmediato de las hostilidades entre las fuerzas militares implicadas. ‎

Llamamos igualmente a los dirigentes de Armenia y de Azerbaiyán a comprometerse sin demora a ‎retomar las negociaciones de fondo, de buena fe y sin condiciones previas, bajo la égida del ‎Grupo de Minsk de la OSCE. ‎


***



El conflicto en el Alto Karabaj tiene ciertamente su origen en la disolución de la URSS ‎pero ha sido reactivado por voluntad del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. ‎Sin embargo, es altamente improbable que Erdogan haya tomado esa iniciativa sin informar previamente a ‎Washington. Lo mismo hizo el presidente iraquí Saddam Hussein antes de invadir ‎Kuwait, activando por ambición la trampa que se le había tendido para provocar su ‎caída. ‎




El día del inicio de las hostilidades en el Alto Karabaj, el presidente turco Erdogan escribió en ‎Twitter: 


“–En las llamadas telefónicas que tuvimos hoy, una posición juiciosa y resuelta, ‎el enfoque «una nación, dos Estados» demuestra nuevamente, como mencioné a Ilham ‎Aliyev, el presidente de Azerbaiyán, que Turquía seguirá fortaleciendo su cooperación con sus ‎hermanos azerbaiyanos.

–Mientras invitamos al pueblo armenio a defender su futuro contra ‎su dominación y quienes lo utilizan como una marioneta, llamamos el mundo entero a apoyar ‎a Azerbaiyán en su lucha contra la ocupación y la opresión.

–La comunidad internacional, que ‎no ha podido dar una respuesta necesaria y suficiente a la agresión provocadora de ‎Armenia, muestra una vez más su doble juego. El trío de Minsk, que ha mantenido una ‎actitud negligente durante una treintena de años, está por desgracia muy lejos de orientarse ‎hacia la solución.

–Al agregar un nuevo ataque a los anteriores contra Azerbaiyán, Armenia ‎ha mostrado una vez más que era la mayor amenaza para la paz y la tranquilidad en la región. ‎La Nación turca apoya a sus hermanos azerbaiyanos con todos sus medios, como siempre”‎.

Un viejo conflicto, congelado durante 30 años

 

El pueblo turco se define a sí mismo como descendiente de «los hijos del lobo de las estepas», ‎o sea como heredero de las hordas de Gengis Khan. Conforma simultáneamente «un pueblo ‎y dos Estados», que son Turquía y Azerbaiyán. El renacimiento político de Turquía da lugar ‎automáticamente a la entrada de Azerbaiyán en el escenario internacional. ‎

Por supuesto, este renacimiento político no significa un resurgimiento de la violencia de las ‎hordas bárbaras, pero no se puede olvidar que aquel pasado forjó las mentes, a pesar de los ‎esfuerzos de numerosos políticos que, desde hace un siglo, tratan de normalizar el pueblo turco. ‎

En los últimos años de la época otomana, el sultán Habdulhamid II quiso unir el país entorno a su ‎visión de la fe musulmana. Así ordenó la eliminación física de cientos de miles de no musulmanes. ‎La eliminación de esa población se desarrolló bajo la dirección de oficiales alemanes, que ‎durante ese genocidio adquirieron una experiencia que posteriormente pondrían al servicio de la ‎ideología racial nazi. La política otomana de depuración étnica prosiguió en mayor escala con el ‎movimiento de los llamados Jóvenes Turcos, al inicio de la República de Turquía, principalmente ‎contra los ortodoxos armenios.‎



El crimen es adictivo y resurge esporádicamente en el comportamiento de los ejércitos turcos. Fue ‎así como, en marzo de 2014, tropas turcas escoltaron a cientos de yihadistas del Frente al-Nusra ‎‎(afiliado a al-Qaeda) y de Yesh al-Islam (el grupo terrorista Ejército del Islam, apadrinado por ‎Arabia Saudita) hasta la ciudad siria de Kessab para masacrar a los pobladores de origen armenio. ‎Los yihadistas que participaron en esa operación fueron enviados ahora a matar más armenios ‎pero en el Alto Karabaj

Las masacres cesaron en Azerbaiyán bajo la breve República Democrática (1918-1920) y durante el ‎periodo soviético (1920-1990). Sólo reaparecieron en 1988, al calor del derrumbe del poder ‎soviético en Moscú.


Precisamente durante el periodo soviético, en virtud de la política de nacionalidades de Stalin, ‎se adjuntó a Azerbaiyán una región armenia para formar una República Socialista. Cuando ‎se disolvió la URSS, la comunidad internacional reconoció el Alto Karabaj, pero no como ‎armenio sino como azerí. 

El mismo error de precipitación se cometió en Moldavia con la ‎Transnistria (la República Moldava Pridnestroviana), en Ucrania con Crimea y en Georgia con ‎Osetia del Sur y con Abjasia. Eso provocó inmediatamente una serie de guerras, como la del ‎Alto Karabaj (también llamado República de Artsaj). 

Son casos en los que el Derecho ‎Internacional se ha desarrollado a partir de un error de apreciación inicial, cometido al principio de los ‎conflictos, como en el caso de Palestina, y que no se ha rectificado con el tiempo, dando lugar a ‎situaciones que hoy son casi insolubles. ‎

Las naciones occidentales se interpusieron para evitar un conflicto generalizado. Pero el ejemplo ‎de Transnistria demuestra que eso fue contraproducente: Estados Unidos recurrió al ejército rumano ‎para tratar de acabar con la naciente República Moldava Pridnestroviana. 

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (hoy OSCE y en aquella época ‎CSCE) creó el «Grupo de Minsk», copresidido por Estados Unidos, Francia y Rusia, para ‎encontrar una solución… que nunca vino: Rusia no quería tener que escoger entre sus antiguos ‎asociados, Francia quería darse importancia y Estados Unidos prefería mantener una zona de ‎conflicto en la frontera rusa. Por cierto, todos los demás conflictos surgidos durante la disolución ‎de la URSS fueron deliberadamente incentivados por Washington y Londres mediante la agresión ‎de Georgia contra Osetia del Sur, en 2008, y el golpe de Estado del EuroMaidan, en 2014, ‎tendiente este último a sacar a los rusos de Crimea.

 ‎

En verde menos intenso: Territorio azerí bajo el control de las fuerzas militares de Armenia. El Alto Karabaj, en color verde. Mapa tomado de la Wikipedia.


El ataque de ahora contra la República de Artsaj (Alto Karabaj) por parte de Azerbaiyán y Turquía ‎fue justificado por el presidente azerí, Ilham Aliyev, en su discurso del 24 de septiembre ante la ‎Asamblea General de la ONU

Su principal argumento fue que el Grupo de Minsk había considerado ‎que el statu quo era inaceptable pero que «Las declaraciones no son suficientes. Necesitamos ‎actos». No podía ser más claro. ‎

Siguiendo una ideología que ya resulta familiar, el presidente Aliyev endosaba toda la ‎responsabilidad a sus adversarios, atribuyendo –por ejemplo– a los «terroristas armenios» ‎la masacre de Joyali, perpetrada en 1992 con un saldo de 600 víctimas, cuando en realidad aquello fue ‎una operación negra realizada en medio de un intento de golpe de Estado en su país. ‎En todo caso, eso presenta de manera sesgada las acciones del ASALA (Ejército Secreto Armenio ‎para la Liberación de Armenia, siglas en inglés) en los años 1970-1980. Aliyev resaltó que ‎‎4 resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han ordenado la retirada de las tropas ‎armenias, manipulando así las denominaciones similares entre la población armenia del ‎Alto Karabaj y el vecino Estado de Armenia, mientras pasaba por alto el hecho que el Consejo ‎de Seguridad también instruyó a Azerbaiyán la realización de un referéndum de ‎autodeterminación en el Alto Karabaj. El presidente azerí también acusó, justificadamente, al ‎nuevo primer ministro armenio, Nikol Pashinian, de ser uno de los hombres del especulador ‎estadounidense George Soros, como si eso borrara todo lo anterior. 

El conflicto en el Alto Karabaj solo terminará cuando se realice un referéndum de ‎autodeterminación, cuyo resultado deja poco espacio a una sorpresa. Por el momento, resulta ‎provechoso para quienes –como Israel– venden armamento al agresor. ‎

 

Los ejércitos de Turquía, Azerbaiyán y Pakistán muestran su unidad ante ‎los armenios.

¿La guerra de más que puede dar lugar a la caída de Erdogan?


‎Dicho lo anterior, analicemos el conflicto actual desde otro ángulo, el de los equilibrios ‎internacionales y teniendo en mente que el ejército turco ya está presente –de manera ilegal– ‎en Chipre, en Irak y en Siria; que además está violando el embargo militar en Libia y que ahora ‎viola también el alto al fuego en Azerbaiyán. ‎

Bakú se organiza para retardar el inevitable plazo. Azerbaiyán ya obtuvo el respaldo de Qatar, que ‎en ese teatro de operaciones también supervisa el financiamiento de las fuerzas yihadistas. Según ‎nuestras informaciones, Turquía trajo al menos 580 yihadistas de la región siria de Idlib (NdelE. Las cifras al momento de esta publicación se calculan cercanos a los 4.000 yihadistas). ‎Esa guerra cuesta caro y KKR, la poderosa firma del israelo-estadounidense Henry Kravis, parece ‎implicada allí, como sigue estándolo en Irak, en Siria y en Libia. Como en los tiempos de la ‎desestabilización del Afganistán comunista, el armamento israelí podría estar transitando ‎a través de Pakistán. En todo caso, en Turquía se ven por todos lados carteles con las ‎banderas de los tres países: Azerbaiyán, Pakistán y la propia Turquía. ‎


Dos grandes aviones Ilushin de transporte de carga, identificados con las matrículas 4K-‎AZ101 y 4K-78131, fletados por el ministerio de Defensa de Azerbaiyán y provenientes de Bakú, ‎la capital azerbaiyana, aterrizaron el 24 de septiembre de 2020 en el aeropuerto de Ovda, ‎en Israel, donde recogieron carga antes de regresar a su punto de origen.

- Otro avión de carga, un Ilushin Il-76TD (ver foto), identificado con la matrícula AZQ4611 y ‎perteneciente a la compañía estatal azerbaiyana Silk Way Airlines, despegó de Bakú y aterrizó en ‎el aeropuerto israelí de Ovda, donde fue cargado antes de regresar a Azerbaiyán en cuestión de ‎horas. ‎

La compañía azerbaiyana Silk Way Airlines fue el principal transportista de los cargamentos de ‎armas que el general estadounidense David Petraeus enviaba a los yihadistas empeñados en ‎destruir la República Árabe Siria y en ocupar Irak, siendo él ‎director de la CIA, bajo la administración ‎de Barack Obama. Actualmente en situación de retiro, el general Petraeus trabaja ahora para el ‎financista Henry Kravis, principal proveedor de fondos para la campaña electoral del hoy ‎presidente de Francia Emmanuel Macron. (Nota de la Red Voltaire.-"Israel arma a Azerbaiyán para combates en el Alto Karabaj"). ‎


Más sorprendente aún, el presidente Aliyev ha recibido el respaldo de su homólogo bielorruso, ‎Alexander Lukachenko. Es probable que este último actúe de acuerdo con el Kremlin, lo cual ‎pudiera ser el preludio de un apoyo más visible de Rusia a la Armenia ortodoxa –Rusia, Bielorrusia ‎y Armenia son miembros de la Unión Económica Euroasiática y de la Organización del Tratado de ‎Seguridad Colectiva (OTSC). ‎

Extrañamente, el Irán chiita no se ha pronunciado. Sin embargo, aunque son étnicamente turcos, ‎los azeríes son el único otro pueblo chiita del mundo ya que fueron miembros del imperio ‎safávida. El presidente iraní Hassan Rohani incluso había incluido a Azerbaiyán en el proyecto de ‎federación chiita que presentó durante su segunda campaña electoral. Esa discreción iraní hace ‎pensar que Teherán no desea entrar en conflicto con Moscú, oficialmente neutral. ‎También influye ciertamente el hecho que Armenia ocupa un lugar nada desdeñable en el ‎dispositivo que permite a Irán burlar las sanciones estadounidenses. ‎

Del lado armenio, la diáspora armenia en Estados Unidos ha emprendido un intenso cabildeo en ‎el Congreso para atribuir al presidente turco Erdogan –a pesar de que Turquía es miembro de ‎la OTAN– la responsabilidad del conflicto ante un tribunal internacional. ‎

En caso de acuerdo tácito entre Moscú y Washington, esta guerra podría tener consecuencias ‎diplomáticas negativas para el presidente turco Erdogan, quien se ha convertido en una figura ‎insoportable para los Dos Grandes. Como lo fue en su momento el presidente iraquí Saddam ‎Hussein, quien pasó bruscamente de la categoría de lacayo del Pentágono a la de enemigo ‎público número 1 cuando creyó que había sido autorizado a invadir Kuwait. Es posible que ‎el presidente turco haya sido llevado a cometer el mismo error. 


II Parte

En el Alto Karabaj, la OTAN apoya ‎a Turquía pero busca eliminar ‎a Erdogan


En el conflicto del Alto Karabaj, el derecho contemporáneo se vuelve contradictorio ‎según el enfoque que se adopte –desde el punto de vista de la propiedad del territorio o ‎el de la autodeterminación de un pueblo. Utilizando ese equívoco, la “nación” turca ‎‎(Turquía y Azerbaiyán) acaba de atacar ese territorio, autoproclamado independiente ‎aunque vinculado de hecho a la República de Armenia. Rusia ya anunció su intención ‎de atenerse a sus compromisos internacionales y defender Armenia si ese país es ‎atacado, aunque la seguridad nacional rusa no tiene nada que ver con el conflicto del Alto ‎Karabaj. A partir de ahí, queda por determinar si Turquía está actuando por orden de ‎los países occidentales o si es una iniciativa propia… que sus propios aliados ‎pudieran utilizar contra ella.


La catedral de Shusha, en el Alto Karabaj, recibió los impactos de 2 misiles. A la luz del derecho ‎internacional humanitario, la destrucción de lugares de culto es un crimen de guerra. ‎El genocidio contra los armenios –perpetrado en 1894-1895 por los otomanos y ‎posteriormente por los turcos, desde 1915 hasta 1923– apuntaba a acabar con la población ‎no musulmana de Turquía. Azerbaiyán afirma no estar implicado en el ataque contra ‎la catedral de Shusha.


Continúan los combates iniciados el 27 de septiembre de 2020 en el Alto Karabaj. Es evidente la ‎superioridad de las fuerzas azerbaiyanas, tanto en número de efectivos como en armamento. ‎La primera línea de defensa de la autoproclamada República de Artsaj fue literalmente arrollada ‎por la ofensiva pero las dos siguientes aún resisten. Las pérdidas materiales son muy importantes, ‎incluso del lado azerbaiyano. Por el momento es difícil determinar con precisión las pérdidas ‎humanas pero el número de muertos ya es muy elevado. ‎

El presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, anuncia su intención de continuar la ofensiva hasta la ‎victoria, o sea hasta recuperar el Alto Karabaj, y cuenta con el apoyo del presidente turco, Recep ‎Tayyip Erdogan. Pakistán también ha expresado su respaldo a Azerbaiyán pero niega haber ‎enviado soldados al Alto Karabaj. De hecho, todos los países miembros del Consejo de ‎Cooperación de los Estados de Habla Túrquica han expresado su apoyo al «Pueblo de los ‎Dos Estados» (Azerbaiyán y Turquía).



Del lado armenio, el apoyo de la diáspora armenia en Occidente ha creado un consenso internacional de ‎condena contra la ofensiva azerbaiyana –aunque el gobierno de Bakú dice no haber atacado el ‎Alto Karabaj. A la cuestión de la autoproclamada República de Artsaj se agrega la de Armenia. ‎Aunque es notorio que soldados armenios participan en los combates, hasta ahora no parece que ‎las hostilidades se hayan extendido al territorio de la República de Armenia. ‎

En el plano diplomático, el Grupo de Minsk de la OCDE –copresidido por Estados Unidos, Francia ‎y Rusia– emitió inútilmente varios llamados al cese de las hostilidades, después de haberse ‎mantenido inactivo desde su creación, en 1992. Actualmente acaba de organizar una mediación ‎en Ginebra, aunque sin participación de Armenia. ‎

En cuanto a la posición de Francia, aunque este país es copresidente del Grupo de Minsk, París ‎sigue enfrentándose a Ankara en todo tipo de temas –desde la delimitación de las zonas de ‎exclusividad económica en el Mediterráneo hasta la situación en Libia y pasando por el tema del ‎laicismo en la sociedad. Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron trata de ‎no abordar la cuestión de la ocupación turca en Chipre, en Irak y en Siria, a pesar de que estos ‎últimos asuntos mucho más importantes que los anteriores. Francia ha llegado incluso a exigir ‎explicaciones de Turquía sobre el traslado de los yihadistas del llamado «Ejército Sirio Libre»… ‎que París creó, armó y dirigió en su momento utilizándolo contra la República Árabe Siria. ‎

Las potencias medias evitan a toda costa tomar partido, en la medida en que casi todas ‎prefieren no enemistarse con un poderoso Estado petrolero solo por parecer apoyar a ‎los armenios. Sin embargo, debido al pasado genocida del Estado turco –pasado que Turquía ‎sigue negando– será moralmente imposible seguir callando por mucho tiempo. Antes de que ‎se pronunciara Qatar –país que alberga una base militar turca–, el secretario general de la Liga ‎Árabe condenó a Turquía. Y Siria también lo hizo a través del presidente Bachar al-Assad, quien ‎aprovechó la ocasión para recordar los crímenes de Ankara contra el pueblo sirio.

En conclusión, la probable derrota de la República de Artsaj y la posible masacre de sus habitantes ‎parecen cada vez más cercanas, Estados Unidos sigue aparentando mantenerse neutral, los ‎países occidentales y los árabes apoyan a Armenia y sólo los Estados turcoparlantes respaldan ‎abiertamente a Azerbaiyán y Turquía.

 ‎

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente turco, ‎Recep Tayyip Erdogan, se reunieron el 5 de octubre de 2020 en la residencia presidencial de ‎Ankara. Pero, ¿son aliados o adversarios?
 ‎

La hipótesis de la trampa

‎Se mantiene en pie la hipótesis de una trampa montada por Washington para que el presidente ‎turco Erdogan cometa un error fatal para él, como sucedió en su momento con el presidente ‎iraquí Saddam Hussein. Vale la pena recordar que en 1990-1991, April Gaspie, la embajadora de ‎Estados Unidos en Irak, dio luz verde a la invasión de Kuwait, que 5 meses después fue objeto ‎de una condena unánime en el Consejo de Seguridad de la ONU, lo cual dio paso a la Operación ‎Tormenta del Desierto. Por ahora, sólo han pasado dos semanas desde el inicio de los ‎hostilidades en el Alto Karabaj. ‎

Fue difícil transformar la imagen del presidente Saddam Hussein en solo meses. Saddam Hussein ‎había sido agente de la CIA –reclutado en su juventud, mientras hacía sus estudios. Había ayudado ‎en una intentona golpista de la Hermandad Musulmana en Siria, a pedido de los países ‎occidentales. Había dirigido una larga guerra contra Irán, también a pedido de Occidente, y ‎se creía indispensable para sus padrinos. Así que Washington publicó documentos para ‎demostrar que había asesinado u ordenado asesinar a varias personas de su entorno. Pero eso ‎no era suficiente, había que convertir al déspota oriental en culpable de crímenes en masa. En ‎ese proceso fue crucial el falso testimonio de una falsa enfermera kuwaití ante el Congreso de ‎Estados Unidos para “demostrar” que, por orden del tirano, el ejército iraquí sacaba recién ‎nacidos prematuros de sus incubadoras para dejarlos morir cruelmente. ‎

En el caso de Azerbaiyán todo será más fácil. Bastará con desenterrar las pruebas del genocidio ‎perpetrado contra los armenios –un hecho histórico que los turcos siguen negando– para ‎convencer a la opinión público de que existe un serio riesgo de que se perpetre una nueva ‎masacre, sobre todo cuando el mundo ya sabe que la catedral de Shusha ha sido blanco de ‎‎2 misiles de alta precisión. Azerbaiyán dice no haber disparado esos misiles, lo cual pudiera ser ‎cierto, implicando entonces que haya un tercero que maneja los hilos del conflicto. ‎De comprobarse la implicación de Bakú en esa violación del derecho internacional humanitario, ‎la intención genocida del acto sería imposible de ignorar, dado el precedente del genocidio ‎perpetrado contra los armenios en 1894-1895 y desde 1915 hasta 1920, organizado precisamente ‎a causa de la religión de esa población.


‎Seis horas de negociaciones en Moscú para… 5 minutos de alto al fuego.

Se cierra la trampa

En un esfuerzo por evitar la agravación del conflicto, el presidente ruso, Vladimir Putin, organizó –‎el 9 de octubre en Moscú– una negociación entre los ministros de Exteriores de Azerbaiyán y ‎Armenia, enviando además su primer ministro a Ereván. Al cabo de 6 horas de negociaciones, ‎las partes firmaron un alto al fuego para las 12 del día del 10 de octubre. El acuerdo estipulaba ‎intercambios de prisioneros y de restos mortales entre las partes y la reanudación de ‎negociaciones de paz bajo la égida del Grupo de Minsk de la OSCE. ‎

Antes de la entrada en vigor del alto al fuego hubo un intenso bombardeo artillero contra la ‎pequeña ciudad de Hadrut, cuya reconquista había sido apresuradamente proclamada desde Bakú. También hubo un gran ataque con uso de drones cuyo objetivo era, ‎evidentemente, consolidar en el último momento las posiciones conquistadas. ‎

En definitiva, el alto fuego duró… 5 minutos. A las 12:05 horas, Azerbaiyán arremetía ‎nuevamente contra la ciudad de Hadrut. ‎

Según la parte armenia, Azerbaiyán bombardeó entonces la ciudad de Kaplan, en territorio de la ‎República de Armenia. Si esto quedara demostrado, la Organización del Tratado de Seguridad ‎Colectiva (OTSC) debería intervenir en defensa de la República de Armenia. Rusia debería ‎demostrar la implicación de Turquía –implicación de la que nadie duda– para poner a la OTAN en ‎un dilema: apoyar a Turquía –y desatar la Tercera Guerra Mundial– o sacar a Ankara de la alianza ‎atlántica.


Dado el hecho que prácticamente todos los miembros de la OTAN ya encuentran insufrible al ‎presidente turco Erdogan, este personaje debería convertirse entonces en el nuevo enemigo ‎público número 1. ‎


Pero también es posible que las cosas sean todavía más complicadas. La propaganda ‎internacional de la parte azerbaiyana está actualmente en manos del Nizami Ganjavi ‎International Center, que actúa bajo el control de la OTAN

No está de más recordar que ‎Washington ya ha tratado de derrocar –incluso de asesinar– al presidente Erdogan y que, al mismo tiempo, el ‎ejército turco sigue siendo un valiosísimo componente para la alianza atlántica. ‎


Thierry Meyssan

¿Por qué se protege a Azerbaiyán en la guerra de Nagorno-Karabaj? El verdadero rostro del clan Aliyev

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny