Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas

31 agosto 2021

La Hermandad Musulmana, al-Qaeda y el Talibán

 


por Tito Andino


En una anterior entrega sobre Afganistán apenas enunciamos como epílogo a la siniestra organización política-islamista "HERMANDAD MUSULMANA", advirtiendo que dedicaríamos más tiempo para adentrarnos en el "vientre de la bestia".


Introducción

Destaquemos algunos datos reveladores sobre los Hermanos Musulmanes recogidos en anteriores investigaciones de este blog.


Lema de la Hermandad Musulmana:

Allah es nuestro objetivo. El Profeta es nuestro líder. El Corán es nuestra ley. La yihad es nuestro camino. Morir en el camino de Allah es nuestra aspiración más elevada”. 


La ‘Hermandad Musulmana’ dirige una red centralizada de cientos de organizaciones radicales que se han extendido, incluso, a lo largo y ancho de Europa y mantiene vínculos directos con los Hermanos o Fundamentalistas Cristianos de la “Fellowship Foundation” en EEUU.

- Los fundamentalistas islámicos aceptan el terrorismo como arma moral, al parecer lo mismo hacen  los charlatanes milenaristas  cristianos que apoyan el yihadismo. 

- Fue el Principe Nayef, ex Ministro de Interior de Arabia Saudí, quien admitió que la ‘Hermandad Musulmana’ es el eje principal del radicalismo y de todos los problemas del mundo árabe. Es el eje principal en el que confluyen todos los grupos yihadistas. Todos los jefes de las organizaciones terroristas fueron o son miembros de la Hermandad.

- La Hermandad Musulmana no está en la lista de organizaciones terroristas. Son "políticos", no obstante son una asociación peligrosa que suministra el arma ideológica de los grupos terroristas. Sin los Hermanos Musulmanes no habría ni al-Qaeda, ni Estado Islámico, ni talibán.

- Los Hermanos Musulmanes son lobos que se visten con piel de cordero en los países árabes a través de la obra social, y en Europa a través de un supuesto (pero falso) islam liberal, democrático y moderno.

- Hablando árabe en las mezquitas delante de sus fieles seguidores, los imanes y los líderes de la comunidad musulmana partidarios de la ‘Hermandad’, se deshacen de la máscara y abiertamente respaldan al radicalismo.

- La Casa Blanca consideró a la Hermandad Musulmana un silencioso aliado para su guerra secreta contra el comunismo, hoy es un aliado para la destrucción de los estados árabes laicos (Libia, Iraq, Siria).

- El primer vinculo concreto que entrelazaba a la Hermandad Musulmana, la CIA, gobierno estadounidense, los wahabíes, Osama bin Laden y el terrorismo internacional remonta hacia el año 1977, cuando la CIA financió a los Hermanos Musulmanes en la preparación de la guerra en Afganistán. 

Los "Orígenes de la Hermandad" (rasgos ideológicos, finanzas, los Hermanos en España); "La conexión con los ´hermanos´ cristianos" ('Fellowship Foundation'); y, "Los ´Hermanos´ en el gobierno de los Estados Unidos", fueron ensayos que ya publicamos en este blog en 2016 y que serán complementados en una serie de posteriores artículos.


I

A la izquierda símbolo de la Hermandad Musulmana; a la derecha (Arriba) la bandera negra utilizada por al-Qaeda y con algunas variantes por otras organizaciones extremistas desde fines de 1990. Es una variante del Estandarte Negro (sin escritura) que en general representa la yihad islámica; (Abajo) la bandera blanca del Talibán que también fue la bandera oficial del Emirato Islámico de Afganistán. La caligrafía en árabe -La Shahada-  (el testimonio), es un juramento islámico, uno de los Cinco Pilares del Islam. Dice: "Doy testimonio de que nadie merece adoración excepto Dios, y doy testimonio de que Mahoma es el mensajero de Dios".

En apariencia no son lo mismo, pero existe un profundo vínculo ideológico entre el Movimiento Talibán, al-Qaeda y la Hermandad Musulmana. Una explicación al respecto es necesario. 

Al-Qaeda en si no es un grupo específico, es una red de organizaciones en torno al mismo programa de la yihad islámica, es un nombre genérico con el que se identifican diversos grupos de diferentes países. 

Entre el Talibán y al-Qaeda no siempre existió armonía política (el Talibán es una escisión de al-Qaeda) y puede demostrarse que bin Laden no tenía nada que ver con las acciones del Talibán (salvo coincidencias ideológico - religiosas comunes entre todas estas organizaciones fundamentalistas), pretexto de la invasión USA de 2001. Desde 2020 el movimiento talibán viene afirmando que no cobijará el terrorismo internacional en su país.

"Talibán" es una palabra pastún, que literalmente se traduce como "alumnos, estudiantes o buscadores". Aplican una forma estricta de la ley islámica en su variante suní; entre las más conocidas: ejecuciones públicas, privación de derechos para las mujeres, rechazo a las estructuras democráticas, etc.

Como curiosidad histórica, el movimiento talibán afgano jamás ha figurado en la famosa lista del Departamento de Estado como organización terrorista, a pesar que desde 1994, fecha que aparece oficialmente, ha estado en las andanadas terroristas. Al contrario, la Casa Blanca y el Talibán con frecuencia han estado negociando quién sabe qué cosas aparte de la diplomacia internacional. Trump negoció con el Talibán, resultado: tropas USA go home, además se concedió la liberación de un buen número de ellos, entre los destacados tenemos a los líderes que asumirán el poder en Afganistán.

Recordemos la historia, a pesar que la "Operación Ciclón" de los Estados Unidos, nombre en clave de la CIA para reclutar fundamentalistas islámicos contra el gobierno de la República Democrática de Afganistán (1978-1992) y las tropas soviéticas, podría considerarse una precursora de las futuras alianzas que se conocerán a posteriori como red al-Qaeda y la formación futura del Talibán (1994), no necesariamente es así.

La CIA inició el financiamiento y entrenamiento de los muhayidines en Pakistán, pero no debemos confundirlos todavía con el talibán, éstos últimos eran originalmente una organización pakistaní al mando de Mohammed Omar, una facción más de al-Qaeda, es alrededor de 1994 que empiezan a ser conocidos en el mundo como el "Talibán", protegidos y financiados por Arabia Saudí

La red al-Qaeda no surgió de la guerra de los muyahidines afganos (y de miles de yihadistas extranjeros) contra la ocupación soviética, esta fue forjada el 11 de agosto de 1988, por líderes de alto rango de la Yihad Islámica egipcia, Abdullah Azzam y Osama bin Laden, cuyo brazo político fue y sigue siendo la "Hermandad Musulmana", que a su vez es manejada por los servicios de inteligencia occidentales (CIA, MI6), por lo que diversas organizaciones armadas asumieron la causa yihadista para llevarla a otros lugares del mundo islámico, aglutinándose tras la popular figura del millonario saudí Osama bin Laden.

Tras la retirada soviética de Afganistán, la CIA canceló la "Operación Ciclón" pero, como es habitual, incluso hoy en día, millones de dólares y armamento quedaron en manos de la ya creada red al-Qaeda y de los muyahidines. En 1996 se da la toma de Kabul por el talibán y el derrocamiento del presidente Burhanuddin Rabbani (uno de los fundadores de los muyahidines afganos contra la ocupación soviética), se establece el Emirato Islámico de Afganistán (que también va a ser erigido en 2021). Por esa razón estalla una nueva guerra civil entre antiguas organizaciones muyahidines. Apenas dos años atrás, en 1994, había surgido el Talibán y con respaldo de al-Qaeda logra tomar el poder en 1996 gobernando Afganistán hasta 2001 (invasión USA). En 1998 solo Pakistán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos habían reconocido al gobierno talibán.

El ascenso del Talibán (y al-Qaeda en la sombra) no vino solo, estaba respaldado por Pakistán, Arabia Saudí y la CIA que conocían las actividades, acciones e intenciones de al-Qaeda. Informes de la ONU detallan quince incidentes en que el talibán, en ocasiones junto a combatientes de al-Qaeda, perpetraron matanzas contra la población civil (1995-2001). 

Como se observa, la CIA siempre ha manipulado a esas organizaciones para sus intereses regionales estratégicos y eso es posible a través de sus socios políticos islámicos, la "Hermandad Musulmana"... el 11 de septiembre de 2001 estaba servido. 

Hoy el Talibán está rivalizando con ISIS/Emirato Islámico (o Estado Islámico), ideológicamente afines estas organizaciones entablaron la lucha por el producto agrícola Número Uno de las exportaciones de Afganistán para el mundo -la heroína-.

El Estado Islámico pese a sus fracasos en Irak y Siria logró, desde fines del 2014, introducirse y reemplazar a los talibán en el control de gran parte de los sembríos de la amapola, en un principio lo hizo con "diplomacia" amparados por el ex presidente afgano Hamid Karzai, luego, los métodos coercitivos (armas) han actuado en consecuencia. Se ha probado la existencia del comercio ilegal entre el Emirato Islámico con la Ndrangheta (mafia calabresa), estos datos nunca fueron mencionados por las autoridades de ningún país occidental hasta que el Servicio Federal Ruso de Control de Estupefacientes lo denunció.

Por ello no hay que extrañarse de los últimos y brutales atentados suicidas en el aeropuerto de Kabul (agosto 2021) atribuidos por una rama del Estado Islámico. Y habría también de preguntarnos ¿a quién beneficia esos actos y si volverán a repetirse?. Los yihadistas del ISIS son la más reciente creación de la "Hermandad Musulmana"


No hay nada de contradicción en esto. Maquiavelo a lo largo de los últimos cinco siglos sigue teniendo razón: "Divide y reinarás". Posiblemente la Casa Blanca utilizará ahora al "buen talibán" contra su ex socio de aventuras del frustrado rediseño del Medio Oriente, el Estado Islámico. Los viejos amigos serán los nuevos enemigos; y, otra vez volverán, en un futuro mediato, como nuevos mejores amigos. 

 

Así es la política geo-estratégica made in USA y sus fieles socios: poderosos millonarios, jeques, príncipes, banqueros, industriales y políticos islamistas que controlan la Hermandad Musulmana, a la vez titiriteros de aquellos descerebrados que dicen interpretar la ley islámica (mejor dicho que tergiversan los principios del Islam).

Washington lo tiene previsto,  su presencia militar en la región es inalterable, ya no necesita tropas sobre el terreno, los drones de guerra se encargarán de las represalias y ataques selectivos; además, se están formando nuevas bases para contrarrestar a sus verdaderos "enemigos" por el control del mercado económico mundial (China y Rusia). Y tan importante como lo expresado, la cuestión es saber quién controlará el tráfico de heroína originado en Afganistán.

Al Qaeda está activa en Afganistán y en otras regiones. "La provincia de Idlib en Siria está ocupada por Al Qaeda, Estados Unidos anteriormente había apoyado al grupo hasta que Jibhat al-Nusra fue designado grupo terrorista. Las agencias de ayuda internacional, incluida la ONU, mantienen alimentados a los terroristas, sus familias y varios millones de rehenes civiles mientras persiste un punto muerto porque Turquía se ha puesto del lado de Al Qaeda en Idlib y los ha mantenido armadosCuando los talibanes entraron en Kabul, los terroristas de Idlib se regocijaron y repartieron dulces, que simbolizaban la celebración de la victoria de sus hermanos de armas". (El camino de Kabul a Idlib. Afganistán y el papel de Al Qaeda)


Gulbuddin Hekmatyar

Tenemos que destacar la figura de Gulbuddin Hekmatyar, líder afgano de los Hermanos Musulmanes, dos veces primer ministro de Afganistán (1993-1994 y de 1996-1997). Es un agente del extremismo salafista que ataca el Islam sufista endógeno en Afganistán; además, es jefe político-militar del grupo radical "Hezb-e Islami". Reclutado por la CIA (en colaboración con los gobiernos de Pakistán y de Arabia Saudí) y principal beneficiario de los cientos de millones de dólares para la guerra contra los soviéticos. Hekmatyar fue descrito como un brutal y sanguinario "Señor de la Guerra" y de los primeros señores de la droga de talla internacional, pionero en el uso del opio y la heroína como medio financiero para conformar sus fuerzas de combate. Incluso, hace muchos años, ‎Recep Tayyip Erdogan, actual presidente de Turquía, como miembro de la Hermandad ‎Musulmana y jefe ‎de la milicia turca, Milli Gorusfue a ‎arrodillarse ante Gulbuddin Hekmatyar

Es conocido que Hekmatyar juró fidelidad a al-‎Qaeda y estuvo en guerra tras el fin de la ocupación soviética con otras organizaciones muyahidines hasta que aceptó formar parte de un gobierno. Nuevamente movilizó sus milicias contra el gobierno afgano instaurado tras la invasión de USA y la Coalición Internacional de 2001; sin embargo, en 2016 accedió a firmar un acuerdo de paz con el gobierno afgano por lo que fue indultado y, sin problema, en 2019 ‎se presentó como candidato presidencial bajo protección de Estados Unidos. 

Hekmatyar afirmó el año pasado (2020), durante las negociaciones de paz EEUU-talibán-gobierno afgano, que el gobierno de Kabul es "débil y dividido". Dijo que el talibán y Hezb-e-Islami "comparten creencias, valores e ideología mutuos" y que "ninguna fuerza puede oponerse a Afganistán si los talibanes y Hezb-e-Islami forman una alianza".

Probablemente Gulbuddin Hekmatyar sea invitado por el Talibán a formar parte del nuevo Emirato Islámico de Afganistán.


El líder muyahidín afgano Gulbuddin Hekmatyar –fundador del ‎grupo político-terrorista Hezb-e Islami, clasificado como genocida, recibe votos de fidelidad de Rached ‎Ghanuchi (a la izquierda), actual presidente de la Asamblea Nacional de Túnez, y del actual ‎presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (a la derecha). T. Meyssan, Red Voltaire)


II

- ¿Qué tiene que ver la negociación directa de los Estados Unidos con el Talibán -Acuerdo de Doha- por lo que en Afganistán los talibán y sus aliados no han tenido que hacer gran cosa para tomar el poder? 

- ¿Puede ser que la silenciosa mano de cuatro dedos -símbolo de la Hermandad Musulmana- haya sido determinante? 

- ¿Por qué la Turquía del Hermano Erdogan está interesada en hacer presencia militar en ciertas zonas del territorio afgano y sigue reclutando yihadistas de "su" zona siria (Idlib) para trasladarlos a Afganistán?


Como se ha informado, no se dieron combates de importancia, ni nada por el estilo que causara revuelo mundial. Mejor dicho, simplemente no hubo lucha, ni con el ejército afgano, ni con las fuerzas de ocupación EEUU/OTAN. El movimiento talibán accedió sin problemas al material bélico que Estados Unidos "abandonó", ¿o le dio acceso libre?. A ello sumemos el voluminoso material que las tropas regulares afganas‎ han entregado sin condición alguna, millones de armas de infantería, miles de vehículos blindados y de Humvees ‎(transporte de infantería), algunos helicópteros Black Hawk y los casi  200 aviones de combate (el equipo aéreo sin mantenimiento se volverá a poco en material inservible) ¿Hay que preocuparse por eso?


Combatientes talibanes en Kabul, agosto 2021. Foto: Zabi Karimi/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Dediquemos unas líneas al "Acuerdo de Doha - Qatar", 29 febrero 2020 (oficialmente "Acuerdo para Traer la Paz a Afganistán"; algunos lo ven no como un acuerdo de paz, sino como una rendición). Donald Trump y el gobierno de Estados Unidos y los Talibán firman un acuerdo que comprende un calendario (14 meses de plazo desde su firma) para la retirada definitiva de Estados Unidos y sus aliados de Afganistán y el compromiso de levantar las sanciones contra la dirigencia talibán; en el mismo, el Talibán se compromete a no permitir que el territorio afgano sea "utilizado para planear o llevar a cabo acciones que amenazaran la seguridad de Estados Unidos". El gobierno afgano y el Talibán debían negociar un alto el fuego y un definitivo acuerdo político sobre el futuro del país, la liberación de prisioneros talibán y funcionarios del gobierno afgano cautivos. Entre los 5.000 presos liberados en virtud del Acuerdo de Doha están integrantes de organizaciones yihadistas de al-Qaeda, Estado Islámico, Movimiento Islámico del Turkestán de la región china de Xinjiang, (uigures).

El Talibán está declarando un Emirato Islámico, formará un gobierno basado en el Islam, dando un "toque" democrático (inclusión de personas no talibán). La Arabia de los Saud tiene un gobierno islámico y nada de democrático. Qatar, uno de los principales patrocinadores del talibán, es  auspiciante de la Hermandad Musulmana, además de Turquía


La invasión mercenaria/yihadista auspiciada por EEUU/OTAN contra Siria en 2011, fue apoyada por Arabia Saudita, Qatar y Turquía haciendo uso del material humano que conforman las milicias de la Hermandad Musulmana en varios países de la región (incluidos afganos), por ejemplo el "Ejército Sirio Libre", lo mismo sucedió en Libia e Irak, Bosnia.


Tenga usted la gentileza de recordar a Irak en el año 2014, con ISIS/ Daesh/ Emirato Islámico en su rápida toma de gran parte del territorio iraquí. La "cruzada" o blitzkrieg contra los "infieles" fue movilizada en una flamante flota de miles de vehículos, todos nuevos recién salidos de la fábrica de Toyota en Jordania. ‎




La blitzkrieg yihadista rodando en sus Toyota Hilux gozaba del respaldo de cientos de altos oficiales iraquíes "que se unieron inmediatamente a ellos, se apoderaron de todo ‎el armamento estadounidense que acababa de ser entregado al ejército iraquí, armamento que ‎aún estaba incluso empaquetado y que en definitiva fue utilizado para armar un poderoso ejército ‎yihadista contra Irak y, principalmente, contra Siria. Algunos de aquellos oficiales iraquíes viven ahora ‎en Estados Unidos, lo cual confirma que cuando actuaron de aquella manera ya trabajaban para ‎Washington. ‎Al relacionar todo lo anterior con lo que está sucediendo ahora en Afganistán, puede verse que la CIA ‎vuelve a recurrir a los mismos métodos para hacer lo que la ley le prohíbe". ‎(Cómo Estados Unidos acaba de armar al Emirato Islámico de Afganistán, Red Voltaire)

No hace falta extender la explicación, ya que Vietnam, Libia, Irak, Siria, Afganistán, son ejemplos de ocupación militar del US Army. Todos quedaron devastados y, tras largas décadas, solo Vietnam ha podido reconstruir su sociedad.


Líderes del Talibán


Combatientes de los Talibán toman el control del palacio presidencial afgano tras la huida del presidente afgano Ashraf Ghani, el 15 de agosto de 2021. (Foto: Zabi Karimi/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved)


     Captura de pantalla Al Jazeera TV News, 15 agosto 2021


Imagen de archivo de Mawlawi Hibatullah Akhundzada. Afghan Islamic Press/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.


Hibatullah Akhundzada, actual líder supremo, no era muy conocido antes de 2016 en que ejercía como religioso, ese año su predecesor, el líder del Talibán mullah Mansour Akhtar fue abatido por un dron estadounidense, asumiendo el mando. Se creía que serviría como cabeza espiritual antes que comandante militar. Lo importante de esto es que Ayman al-Zawahiri, el líder de al-Qaedaelogió a Akhundzadale confirmó su lealtad nombrándole "emir de los fieles". La conexión con al-Qaeda - Hermandad Musulmana es evidente.


Abdul Ghani Baradar asistiendo a la conferencia de paz afgana en Moscú a principios de este año. Fotografía: Sefa Karacan / Agencia Anadolu / Getty Images

Abdul Ghani Baradar, el Mullah Baradar es uno de los fundadores del Movimiento Talibán Afgano junto al Mullah Omar  en el tiempo de la guerra civil tras la retirada soviética. Estuvo preso en Pakistán desde 2010, Estados Unidos exigió su liberación en 2018 para las negociaciones de paz, tras ser nombrado jefe de la oficina política del Talibán firmó el acuerdo de retirada de los Estados Unidos de suelo afgano.


Mullah Abdul Hakeem

Abdul Hakeem, presidente del Tribunal Supremo del Talibán. El Mullah Abdul Hakeem es el hombre del área legal y jefe del comité de eruditos religiosos de la organización e importante función en el mundo islámico. Fue designado jefe del equipo negociador para la paz. Con experiencia en educación, se dice que dirigió en Pakistán una madraza (escuela islámica estricta)Hakeem es amigo cercano del líder  talibán Akhundzada. 


Foto del cartel de los más buscados del FBI, Sirajuddin Haqqani

Sirajuddin Haqqani, jefe de la Red Haqqani y líder adjunto del movimiento talibán. La Red Haqqani es un grupo designado por Estados Unidos como organización terrorista, una facción que ha luchado contra las fuerzas de la OTAN y tropas afganas. Son conocidos por el uso de terroristas suicidas y acusados de asesinar a altos funcionarios afganos y extorsionar con pago de rescates de ciudadanos occidentales secuestrados.  Al-Qaeda, los talibanes y la red Haqqani están entrelazados a lo largo de su historia.  Si bien los objetivos de Al-Qaeda son de alcance internacional, la red Haqqani concentra sus operaciones en asuntos regionales relacionados con Afganistán y el tribalismo pastún.


Zabibullah Mujahid en una rueda de prensa tras la toma de Kabul. Rahmat Gul/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Zabibullah Mujahid, es el portavoz oficial del Talibán, difunde los comunicados y brinda declaraciones en nombre de la organización desde lugares no revelados y a través de internet.


Suhail Shaheen en una imagen de archivo. Foto Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021. The Associated Press. All rights reserved

Suhail Shaheen, es portavoz y negociador de la oficina política talibán en Doha. En el primer gobierno talibán fue segundo secretario de la embajada de Afganistán en Pakistán y portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Mullah Muhammad Yaqoob

Mullah Yaqoob, hijo del fundador del talibán, el mullah Omar. Yaqoob fue designado en 2020 para dirigir y supervisar a los comandantes de campo que ejecutan las operaciones de combate. Se especula sobre el papel exacto de Yaqoob, algunos sugieren que su nombramiento es un simple disfraz debido al prestigio de su padre y como símbolo de unidad.



Mullah Abdul Ghani Baradar, centro, junto con varios miembros de la delegación talibán en una conferencia internacional de paz en Moscú. Foto:  Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Fuentes: Noticias de diversos medios de comunicación y archivos de este blog.

23 diciembre 2020

La liberación de Alepo. ¿Alguien se avergüenza?


Obras Silk Peace Art Road (SPAR)  / Aleppo War Collage, con fotografías de Jan Osberg

 Por Jan Oberg

The Transnational for peace by peaceful means


Nota de introducción por el editor del blog

El artículo Lamentos de las viudas de Alepo lo presenté en diciembre de 2016, tras la liberación de la ciudad por las tropas de la República Árabe Siria, para la OTAN/EEUU y sus aliados árabes, turcos e israelíes ese hecho constituyó la "caída" de Alepo. “El ‘mundo’ apaga sus luces por Alepo”, rezaba en grandes titulares de la prensa atlantista. “La ‘oposición’ va cayendo en las terribles garras del régimen ocasionando cientos de víctimas”. “El asedio de las tropas del régimen provoca el éxodo de miles de alepinos”. “Salvemos Alepo”, rugen los medios de embrutecimiento masivo. “Estados Unidos y la Unión Europea exigen el fin de los ataques de Rusia contra la ciudad”, etc, etc, etc. Si usted fue uno de aquellos que se creyeron tales "noticias" debería dar repaso al citado artículo y al presente. 

"Lágrimas brotan de mis ojos al leer tu carta de despedida... Después de tanto amor, tu te vas y me abandonas..". es la letra de una popular canción del artista panameño Roberto Blades que bien pudieron haber entonado las tropas, servicios secretos, mercenarios, yihadistas, todos ellos extranjeros, que juraron defender Alepo de la "tiranía del régimen" de Assad. Hubo muchas lágrimas -eso si debemos reconocer- por parte de las "viudas" de Alepo, ya acostumbradas a ser dueñas de la ciudad tras cinco años de ocupación. 

Recordamos en esas líneas que las “viudas” lloronas de Alepo traspasan fronteras, religiones y continentes; las “viudas” de Alepo derramaron lágrimas de cocodrilo puesto que la población de la ciudad, que jamás les importó, fue “desplazada” sin rumbo cierto. En la "lógica" atlantista y sus aliados resultó que rescatar a los civiles de Alepo, por años escudos humanos de inexistentes “rebeldes moderados", era “desplazamiento forzado” o “exilio” ordenado por el inhumano “régimen” sirio que “obligó” a decenas de miles de residentes abandonar sus hogares.

En conjunción, un clamor internacional de las “viudas” de Alepo protestó al no concederse (por parte del gobierno sirio) a sus protegidos (yihadistas) un estatuto especial; al estar ya vencidos militarmente el atlantismo exigió autonomía para los radicales que controlaban Alepo. Una vergüenza sin precedentes que estimulará a cualquier organización terrorista que tome u asedie una ciudad – en el nuevo concepto del Derecho Internacional – (en el sentido irónico, claro está) a pedir “autonomía”!.


Alepo Este, centro de recepción de Jibrin, la gente de Alepo (civiles y militares) tras la liberación de la ciudad, diciembre 2016. Collage fotográfico realizado con las tomas de Jan Oberg

Sin embargo, las “viudas” de Alepo se olvidaron de practicar el Derecho Humanitario en todo el tiempo que ocuparon la ciudad. Jamás permitieron la entrada de medicinas ni alimentos para los cientos de miles de rehenes bajo custodia forzada de sus hijos putativos (yihadistas y otras especies moderadas). Estremecidas quedaron las “viudas” de Alepo cuando las tropas del ejército sirio encontraron en la ciudad inmensos depósitos de alimentos destinados únicamente para el engorde de sus ahijados, mientras privaban de los medios de subsistencia a millares de civiles de la gran ciudad. 

Tampoco las “viudas” asimilaron el dolor de perder sus grandes depósitos de armas. Pero, el verdadero llanto de las viudas de Alepo fue tener que abandonar el mejor botín de guerra que habían conseguido hasta entonces en la invasión a Siria: la ciudad de ALEPO. Las "viudas locas" habían perdido SU guerra.


T. Andino U.


*****

En el primer año de la verdadera liberación de Alepo, Jan Oberg escribía las siguiente líneas: "Aleppo’s liberation one year ago today: Anybody ashamed?" (La liberación de Alepo hoy hace un año: ¿Alguien se avergüenza?), el artículo no tiene traducción al castellano, fue publicado inicialmente en "The Transnational", sitio web de TFF (Transnational Foundation for Peace and Future Research), de la cual Oberg es su cofundador; su personal página web es "LIFE • PEACE • ART"  (Vida • Paz• Arte). Jan Oberg nació en Dinamarca, reside en Suecia desde 1971, siendo un investigador, mediador y comentarista de la paz, respetado internacionalmente, así como un fotógrafo de arte. El estilo gramatical de Oberg es difícil de traducir, intentamos presentar un texto coherente. Todas las fotografías de esta entrada pertenecen en exclusiva a Jan Oberg, algunas de las cuales están protegidas por derechos de autor (copyright).


*****

Este de Alepo, diciembre de 2016 (foto: Jan Oberg)

El 12 de diciembre de 2017 marca el primer aniversario de la liberación - Occidente la llamó caída - de Alepo en Siria. Lo que sucedió ese día es convenientemente olvidado por Occidente.

Algunos de nosotros no podemos olvidar lo que fue historia tanto mundial, regional como local. Importante para Siria, para Occidente y para el futuro orden mundial, por al menos 5 razones:


1. La narrativa engañosa - construida, ignorante o ambas - de los medios de comunicación occidentales desde 2011 fue desacreditada.

Perspectivas que los medios de comunicación y los tomadores de decisiones políticas omitieron deliberadamente (recuerde que las cosas omitidas son más importantes que las falsas):

•  La historia y papel de los colonialistas en Siria.

• La inmensa complejidad de la sociedad siria.

• Siria como civilización de 7000 años y como final de la Ruta de la Seda.

• Los conflictos de décadas que subyacen a la violencia, desde el golpe de estado de la CIA en 1949.

• Las políticas de cambio de régimen impulsadas por Occidente años antes de 2011.

• Otras causas de los conflictos además de "Assad el dictador y su régimen", como la crisis ambiental, el petróleo y gas, y estar parcialmente ocupado desde 1967 por Israel.

• Que nada de la complejidad del conflicto puede reducirse de facto a la cuestión del papel de un solo hombre, como no podría suceder con Milosevic (ahora exonerado), Saddam o Ghadafi;

• Que esto pudo haber sido una guerra civil durante aproximadamente una semana, para convertirse en largos años de agresión internacional por parte de miles de grupos extranjeros, gobiernos occidentales / proveedores de armas y sus aliados liderados por Arabia Saudita.

• El derecho de Siria en tales circunstancias a la autodefensa de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de la ONU.

• El papel principal en la destrucción total de Siria jugado por los países de la OTAN, especialmente Turquía cuando se trata de Alepo, y aliados de Occidente como Arabia Saudita y los estados del Golfo; para ellos todo fue simplemente "el dictador / régimen matando a su propio pueblo"... 

• Que Rusia e Irán eran las únicas potencias extranjeras legítimamente presentes de acuerdo con el Derecho Internacional.

• Que la ONU fue marginada - nuevamente - y encargada del imposible papel de hacer las paces con las políticas de los Estados miembros.

El interés de los medios de comunicación en Siria desapareció inmediatamente después de la liberación de Alepo, como si estuviera orquestado por un solo director. Silencio.

• Y Facebook y la Búsqueda de Google cambiaron los algoritmos ... La cobertura de los medios se detuvo allí y entonces, como músicos bajo un director, obedeciendo al más mínimo movimiento.


Este de Alepo, diciembre 2016 (Foto: Jan Oberg)

2. Marcó el final del intento de Occidente de cambiar de gobierno desde 2012.

Había comenzado formalmente el 12 de diciembre de 2012, el día cuatro años antes, en Marrakech. Los “¡Amigos de Siria!” declararon ilegítimo al gobierno de Assad y establecieron un Consejo Nacional Sirio, sin preguntar, por supuesto, al pueblo sirio que se suponía que representaba. Allí está presente la cobertura de AlJazeera / AFP y otros medios de esa cruel decisión.


3. Fue el punto de inflexión de la agresión internacional contra Siria.

Con Alepo perdido, los disturbios - rebeldes -insurgencia - oposición - terroristas - perdieron impulso. Los Libres -esto y aquello- huyeron, se dispersaron o se mataron unos a otros. Y los amados Cascos Blancos de Occidente, con su nombre robado haciendo trabajo humanitario solo entre terroristas, no se vieron por ningún lado en Alepo el 12 de diciembre.

Cualquiera en un Ministerio de Relaciones Exteriores de la OTAN, en una “agencia de inteligencia” o en un instituto de investigación financiado por el estado podría haber averiguado en Internet cuál era esa organización en realidad. Ellos no. Por obvias razones. 


4. Una guerra intervencionista occidental más perdida

Después de Vietnam, Somalia, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, etc., esta fue una intervención militar más que desafió la ley internacional para imponer, supuestamente, lo mejor de los valores occidentales en su Misión Civilizadora, pero predeciblemente perdió. Una contribución más al declive y caída de Occidente, el Imperio de Estados Unidos y la OTAN en particular. Y un posicionamiento más en el lado equivocado de la historia.


5. Un ejemplo más de la incapacidad de sentir empatía con el sufrimiento humano a raíz de nuestras políticas.

300.000-400.000 civiles inocentes muertos y millones de desplazados que apenas sobreviven fuera de Siria. Historia y civilización destruidas directamente o por representantes terroristas militantes que apoyaron los disturbios de Occidente.

Y la sociedad civil, por supuesto, nunca participó en ninguna negociación, solo los grupos asesinos. Los países se reúnen en las mesas: conflicto total y analfabetismo de paz en el mejor de los casos o un deseo cruel de simplemente destruir y conquistar.

Además, a los medios de comunicación y la política nunca se les ocurrió que uno pudiera ponerse del lado del pueblo sirio inocente y no asesino. No, o te has puesto del lado del "régimen" o de Occidente y sus aliados en su contra.


Ciudad de Alepo tras la liberación, diciembre 2016 (Foto Jan Oberg)

Si la verdad es la primera víctima de la guerra, la comprensión del conflicto y el respeto por la complejidad es la segunda y la tercera. Nuestra propia complicidad la cuarta.


Incluso si el presidente Assad hubiera sido el peor dictador del mundo desde Hitler, nada puede justificar nuestra complicidad, como países de la OTAN y Estados Unidos, en un sufrimiento humano de tales proporciones.

- ¿Algún político o gobierno occidental ha expresado su pesar?

- ¿Alguno de los principales medios de comunicación se ha disculpado por su cobertura?

- ¿Expresaron la llamada izquierda, los sindicatos o los trabajadores de todo el mundo su solidaridad con los 30.000 trabajadores y sus familias cuyas vidas fueron destruidas en la zona industrial Sheikh Najjar de Alepo, que producía el 5% de los bienes industriales en Siria y era la segunda zona industrial más grande del Medio Oriente?

- ¿Alguien habla de reconciliación con Siria, de una Comisión de Historia y Reconciliación para toda la guerra y no solo de algunas “Comisiones” politizadas para investigar ataques individuales, para que el juego de la culpa pueda continuar?

- ¿O, como gesto de arrepentimiento, un gran programa para reconstruir Siria?

No. No hay vergüenza.

Y esperamos que la gente de Oriente Medio nos ame, ¿verdad?

Pero China está conectando el vasto continente euroasiático con un nuevo y constructivo Cinturón y Ruta de la Seda desde Beijing a Serbia.

Y Siria.

Energía positiva, gran visión, potencialmente promotora de la paz como ninguna otra cosa en este momento.


Lo que quedó de Alepo fue liberado por las tropas del Ejército Árabe Sirio en diciembre de 2016. Todas las secuencias fotográficas corresponden a Jan Oberg.

 Una perspectiva de la Guerra Fría

Hace unos 25 años terminó la Primera Guerra Fría. Cayeron la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, militarizado hasta la muerte y atrapado en Afganistán. Hoy podríamos haber tenido un Occidente mucho mejor y pacífico y en buenas relaciones con Rusia.

Ahora Occidente ha estado en Afganistán más del doble del tiempo que estuvo Rusia; desafortunadamente, no tiene a nadie ni remotamente comparable a Gorbachov, el último dirigente de la URSS. En cambio, Occidente libró guerras por todas partes y expandió la OTAN, contra todo lo prometido a Gorbachov, cuando debería haberse disuelto y construido una nueva estructura de seguridad.

Los aliados de la OTAN siguen ciegamente a Estados Unidos, la voz de su amo, sin un pensamiento independiente o dudoso. Ahora estamos en una Segunda Guerra Fría, nueva pero diferente. Siria también se trata de eso. Esa Segunda Guerra Fría la perderán Estados Unidos y los países de la OTAN, Occidente.

¿Y para el pueblo sirio, para aquellos que nunca tocaron un arma?

Tan triste como puede ser.

Y Assad ahora puede ser - dice Washington - El conductor…

Causamos la mayor crisis humanitaria del mundo (en ese momento) desde 1945 por nada. Quizás 400.000 murieron y millones son desplazados internos o refugiados en estados vecinos.


Soldado y voluntarios repartiendo pan en Alepo tras la liberación, diciembre 2016. (Foto: Jan Oberg)

 

Mejor olvídalo. Y pasemos a nuevas guerras: Corea del Norte, Irán ... ¿quién sigue?

Desvergonzadamente.


Reflexiones personales

He visto mucha destrucción durante mis años de trabajo en zonas de conflicto y guerra. Pero nada como Alepo Este, la ciudad vieja y la zona industrial de Alepo. Kilómetro cuadrado tras kilómetro de destrucción: solo el 5-7% fue atacado desde el aire, para aquellos que quieran saber, el resto se destruyó mediante combates casa por casa. Trillones de balas.

He visto el sufrimiento, pero también la alegría, de la gente en el Este y de aquellos que vinieron al Oeste en busca de ayuda; los únicos ayudantes presentes allí del 10 al 14 de diciembre fueron la Media Luna Roja, los médicos de campo rusos con hospitales de campaña, el Ejército Árabe Sirio y voluntarios de la Universidad de Alepo. Impactante.

Profundamente conmovedor. Nunca dejará mi memoria.




Ninguna persona normal que haya visto lo que yo vi podría defender a partir de entonces la guerra como una herramienta para lograr cualquier objetivo político. Los tomadores de decisiones y los medios de comunicación fuera de Siria simplemente no lo entenderán. Distancia y entumecimiento psíquico, los escudos alrededor de los pasillos del poder matan.

No los culpo por no arriesgar sus vidas yendo allí. Los culpo por su mentalidad colonialista y su creencia en su propia superioridad moral excepcionalista.

El siguiente impacto que experimenté, tal vez debido a mi creencia en la decencia y el profesionalismo, pero de todos modos demostré ser ingenuo, sucedió en mis intentos de llegar a los medios con lo que había visto.

TFF PressInfo llega, entre otros, a unos 3000-4000 medios y periodistas de todo el mundo, incluidos muchos cientos en los países nórdicos.


Ninguna reacción expresó interés en lo que había visto en un lugar donde yo era el único de los países nórdicos y de los medios occidentales que habían estado presentes pero se habían ido antes del 12 de diciembre de 2016.

 

Escribiendo a salvo desde Beirut, Estambul, París, Berlín y Washington, sabían que con la "caída" de Alepo lo siguiente sería el genocidio de Assad sobre sus habitantes, quienes, sorprendentemente para ellos, les informé, lloraron de felicidad por haber salido de 4-5 años de ocupación del terror, bailaron, bebieron y celebraron en las calles.

Hablé libremente con cualquiera en esas calles y no estaba incrustado, pero obtuve protección militar dentro y fuera de las zonas de guerra de Alepo en un momento en que todos los combates aún no habían terminado. Estaba agradecido por eso, necesario en un entorno tan peligroso.

Durante mi trabajo en las guerras de disolución de Yugoslavia, en Georgia, en Irak, siempre hubo algunos medios en alguna parte que decían: OK, él ha estado allí, sabe sobre análisis de conflictos, ha hablado con gente de todos lados y no representa a ningún gobierno. Es independiente, escuchemos lo que tiene que decir.

¿En el caso de Siria? No tanto.

En este caso, también produje 6 series de documentales fotográficos, vistas por 134.000 personas aquí, pero ninguna de las imágenes han sido utilizadas por los principales medios de comunicación.

Entonces, no hubo ni la más mínima grieta en el masivo muro de los medios, medios que podrían haberme visto y entrevistado como una especie de primicia ya que no tenían a nadie allí.

Tampoco en mis medios regionales líderes como Dagens Nyheter, Sydsvenskan, Politiken, Berlingske, 24/7, Deadline, lo que sea.

Y el liberal The Nation, la revista política más antigua de los Estados Unidos, me pidió que resumiera en uno tres artículos que habían leído, solo para luego decirme que habían "cambiado repentinamente las prioridades editoriales" y, por lo tanto, no publicarían mi manuscrito sin pagarme unos honorarios (que ni siquiera había pedido).


Jan Oberg en Alepo tras la liberación de la ciudad, diciembre 2016

En resumen, solo hubo dos tipos de respuestas:

No hay respuesta o "podemos hacer una entrevista con usted sobre cómo es para un investigador de la paz estar incrustado en el régimen del dictador sirio y su ejército", es decir, sólo un interés en enmarcar. Sin interés en lo que había visto y oído.

 

¿Alguna vez alguien ha sido incriminado por ir a las capitales de los agresores occidentales, como Washington o Bruselas?


Fui incriminado por arriesgar mi vida yendo a Damasco y Alepo para tratar de entender ese lado también, el lado que no ha recibido una audiencia justa.

Hasta aquí los medios de comunicación occidentales libres - demostrando excelentemente su lugar como segunda M en el MIMAC (siglas en inglés de) -el Complejo Militar-Industrial- Mediático-Académico- que siempre está listo para promover la violencia y omitir o marginar las voces de la comprensión del conflicto y la paz.


Texto original en inglés

23 noviembre 2020

Los orígenes sionistas de Arabia Saudí y la Familia Real



 

Nota previa del editor del blog

Bajo otros tópicos, el tema ya ha sido analizado en la serie de artículos denominados "Un cuento de príncipes y otros bandidos" dedicados a la familia de los Saud y el Reino que lleva su nombre. No obstante el siguiente análisis histórico tiene una gran particularidad, un riguroso pero concreto estudio de esa dinastia bajo los patrocinios de la mayor potencia colonial de la época, el Imperio Británico, lo que nos llevará a los orígenes del estado israelí. 

Por sobre todo, este artículo está relatado por un árabe muy apegado a esas las primarias fuentes historiográficas. El uso correcto de la documentación, sin apasionamiento político (mucho menos religioso) es algo que caracteriza el ensayo de Rez Karim, publicado originalmente en dos partes en el sitio web (en inglés) Vital Columns & Analysis that Matter, del cual es su editor jefe.

He tomado nota de los comentarios de la publicación original en inglés, no es nada difícil imaginar a los políticos del siglo XIX (generalmente británicos) "tipos blancos gordos en una sala de juntas de Londres divirtiéndose sobre un mapa, creando zonas fronterizas conflictivas con objetivos nefastos" en la península arábiga, "es solo que a nosotros, la gente del mundo, se nos ha ocultado todo esto". En esencia "el Hijaz que incluye los lugares sagrados de La Meca y Medina son técnicamente territorios tan ocupados como Palestina. Ocupados por agentes del sionismo, a saber, los saudíes. Todo musulmán debería saber esto". Y por sionistas no nos referimos exclusivamente a los israelíes sino a los cristianos europeos que han patrocinado estas aberraciones.

Curiosamente son los cristianos de Occidente quienes más utilizan los textos sagrados del judaísmo para ensalzar las "virtudes" de la mentira y engaño, naturalmente tergiversando el mensaje real. No es raro escuchar que muchos citan: "Con el engaño triunfarás / ganarás", y lo aplican verdaderamente... en la política. Aunque el mejor consejo para el lector sin prejuicios sería leer los dichos del sabio Salomón.

En fin, demos paso a las reflexiones de Rez Karim.

 

***

Los orígenes de la Arabia de los Saud 



Reconociendo la naturaleza polémica del tema, este artículo se basa solo en tratados oficiales, pactos y pruebas de fuentes primarias para compilar un relato históricamente preciso de la fundación de Arabia Saudita y la familia Al Saud convertida en 'Realeza'.


Al crecer como musulmán en un país de mayoría musulmana, pasé la mayoría de los viernes por la tarde en una mezquita, asistiendo a la oración de Jummah. La primera parte de una oración Jummah pide al Imam que realice una Khutbah, una especie de sermón semanal. Fue en una de esas Khutbahs donde, cuando era muy joven, aprendí sobre la difícil situación de los palestinos por primera vez.

De hecho, es una práctica común entre los imanes de todo el mundo plantear el tema palestino en las mezquitas, especialmente durante los sermones de los viernes, y orar por el pueblo palestino. En esas oraciones y discusiones, el nombre de Israel surge inevitablemente. De hecho, la opresión de Israel a los palestinos no tiene ambigüedad en el pensamiento islámico. Y la condenación de Israel, por lo tanto, es algo natural para los musulmanes de todo el mundo.

Sin embargo, lo que escapa a la conciencia en casi todos los musulmanes es la conexión entre Israel y Arabia Saudita. Mientras castigan celosamente a Israel por sus atrocidades, los musulmanes a menudo veneran a Arabia Saudita como la custodia de los lugares más sagrados del Islam; ignorando por completo el papel del Reino en la fundación del estado sionista en primer lugar.

A pesar de la existencia de un sesgo profundamente arraigado contra Israel entre los musulmanes, es importante reconocer que la falta de críticas al Reino de Arabia Saudita, junto con Israel, no proviene de un sesgo. De hecho, esta ausencia no tiene sus raíces en el sesgo, sino en una completa falta de conocimiento. Conocimiento entre la generación actual de musulmanes, así como entre la población mundial, sobre cómo Arabia Saudita y su rey fundador, Abdel Aziz Ibn Saud, desempeñaron un papel fundamental en el establecimiento del estado sionista de Israel.


Abdulaziz ibn Abdul Rahman ibn Faisal ibn Turki ibn Abdullah ibn Muhammad Al Saud, nombre completo del fundador de Arabia Saudí. La palabra "ibn" también se traduce como "bin" que significa "hijo de". Para evitarse confusiones es simplemente conocido como Abdulaziz bin Saúd o Ibn Saúd

Baste decir que esta ignorancia sobre uno de los períodos más críticos de la historia mundial parece todo menos normal. Sorprendentemente, el mundo, especialmente el mundo musulmán, se había mantenido en la oscuridad sobre este capítulo trascendental de la historia de Oriente Medio. La propaganda y las omisiones corren desenfrenadas dentro de los relatos históricos de este período. Fuentes oficiales sauditas como el sitio web House of Saud, por ejemplo, evitan cualquier mención de la participación británica en la fundación del Reino de Arabia Saudí. Aunque esta omisión parece predecible para muchos, vale la pena señalar que incluso los principales medios de comunicación como la BBC, e historiadores prominentes como el profesor Eugene Rogan, etc., retratan habitualmente a Ibn Saud como alguien que actuó de forma independiente durante la Primera Guerra Mundial, y no como un instrumento para los británicos. 

Por lo tanto, reconociendo la naturaleza contenciosa del tema, y ​​para evitar convertirse en otra 'perspectiva' más sobre el tema, este artículo se basa solo en evidencia de fuentes primarias y los siguientes cuatro tratados y declaraciones oficiales para compilar un relato históricamente preciso de los eventos:


- La correspondencia McMahon-Hussain 

- El Tratado de Darin

- El Acuerdo Sykes-Picot 

- La Declaración Balfour 


1. La correspondencia McMahon-Hussain


El Alto Comisionado Británico en el Cairo, Henry McMahon y el Sharif (o jerife) de Hijaz, Hussain bin Ali. las cartas que intercambiaron entre julio 1915 y enero 1916 forman lo que se denomina la correspondencia McMahon-Hussain (10 cartas). Su objetivo era preparar la rebelión árabe contra el Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial a cambio del reconocimiento de un estado árabe en la región.

Para comprender adecuadamente los eventos que llevaron a la creación de Israel y Arabia Saudita, debemos viajar al Medio Oriente de principios del siglo XX. Al estallar la Primera Guerra Mundial en la región, Sir Henry McMahon, entonces Alto Comisionado británico en Egipto, ofreció a Hussain bin Ali, Sharif de Hijaz (o gobernante del Hijaz, la región árabe occidental en la que se encuentran La Meca y Medina), un árabe independiente, declarar su ayuda a los británicos para luchar contra el Imperio Otomano. El interés de Hussain en deshacerse de sus señores turcos convergió con el objetivo de guerra de Gran Bretaña de derrotar a los otomanos. McMahon hizo esta oferta a través de una serie de cartas intercambiadas entre él y el Sharif Hussain, conocidas colectivamente como la correspondencia McMahon-Hussain. En su carta del 14 de julio de 1915 a McMahon, Hussain declaró, entre otras cosas, lo siguiente como una de sus proposiciones:


“En primer lugar.- Inglaterra reconocerá la independencia de los países árabes, delimitados al norte por Mersina y Adana hasta el grado 37º de latitud, en cuyo grado caerán Birijik, Urfa, Mardin, Midiat, Jezirat (Ibn 'Umar), Amadia, hasta la frontera de Persia; al este por las fronteras de Persia hasta el golfo de Basora; al sur por el Océano Índico, con la excepción de la posición de Adén que permanecerá como está; al oeste por el Mar Rojo, el Mar Mediterráneo hasta Mersina. Inglaterra deberá aprobar la proclamación de un califato árabe del Islam".


En respuesta, McMahon escribió el 24 de octubre de 1915:


“Lamento que en mi última carta haya recibido la impresión de que yo consideraba la cuestión de los límites y fronteras con frialdad y vacilación; no era así, pero me parecía que aún no había llegado el momento en que esa cuestión pudiera debatirse de manera concluyente.

Sin embargo, me he dado cuenta de su última carta que considera que esta cuestión es de vital y urgente importancia. Por lo tanto, no he perdido tiempo en informar al Gobierno de Gran Bretaña del contenido de su carta, y es un gran placer comunicarle en su nombre la siguiente declaración, que estoy seguro de que recibirá con satisfacción:

No se puede decir que los dos distritos de Mersina y Alexandretta y las partes de Siria que se encuentran al oeste de los distritos de Damasco, Homs, Hama y Aleppo sean puramente árabes y deben excluirse de los límites exigidos.

Con la modificación anterior, y sin perjuicio de nuestros tratados existentes con los jefes árabes, aceptamos esos límites".


Curiosamente, a lo largo de la historia, ha habido mucho desacuerdo sobre si esta promesa incluía a Palestina. Sin embargo, como podemos ver arriba, el área prometida a los árabes en la carta de McMahon excluía solo el territorio al oeste de una línea desde Damasco al norte de Alepo. Palestina, muy al sur, estaba, implícitamente, incluida. Sin embargo, los británicos posteriormente negaron haber incluido a Palestina en la promesa y se negaron a publicar la correspondencia hasta 1939.

En ese momento, Sharif Hussain creyó en esta promesa oficial del gobierno británico. Continuó haciendo la contribución más significativa a la derrota del Imperio Otomano. Cambió de lealtad y lideró la llamada "Revuelta árabe" en junio de 1916, que eliminó la presencia turca de Arabia.

La derrota del Imperio Otomano por los británicos en la Primera Guerra Mundial dejó tres autoridades distintas en la península arábiga:

 

- Sharif de Hijaz, Hussain bin Ali, de La Meca (en el oeste); 

- Ibn Rashid de Ha'il (en el norte); y,

- Emir Abdel Aziz Ibn Saud de Najd y sus seguidores fanáticos religiosos, los wahabíes (en el este).


2. El Tratado de Darin


Sir Percey Cox y Abdulaziz Al Saud

El 26 de diciembre de 1915, Sir Percy Cox, en nombre del gobierno británico, firmó el Tratado de Darin con Abdel Aziz Ibn Saud. También conocido como el Pacto Darn, el tratado convirtió las tierras de la Casa de Saud en un protectorado británico. El objetivo británico del tratado era garantizar la soberanía de Kuwait, Qatar y los Estados Truciales (más tarde EAU). Abdul-Aziz juró no atacar a estos protectorados británicos. También se comprometió a entrar en la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente contra el Imperio Otomano como aliado de Gran Bretaña.


La firma británica del Pacto Darin (1915) en diciembre fue en contra de las promesas de protección mutua que le hicieron a Sharif Hussain en octubre; porque el tratado de Gran Bretaña con Ibn Saud no le obliga a no atacar al Hijaz.


El tratado también benefició a Abdel Aziz quien recibiría £ 5000 por mes como "tributo" del gobierno británico. Después de la Primera Guerra Mundial, recibió más apoyo de los británicos. El apoyo incluyó recompensas sustancialmente más monetarias y muchas municiones. 


3. El Acuerdo Sykes-Picot

 

Mark Sykes y Francois Georgs-Picot, por el imperio británico y Francia, firman el Acuerdo secreto que lleva sus nombres (Acuerdo Sykes-Picot), aunque el nombre oficial es "Acuerdo de Asia Menor", firmado en mayo de 1916, es decir, en pleno transcurso de la Primera Guerra Mundial

El 19 de mayo de 1916, representantes de Gran Bretaña y Francia llegaron en secreto a un acuerdo, conocido como Acuerdo Sykes-Picot. El acuerdo tenía como objetivo dividir la mayoría de las tierras árabes bajo el dominio otomano entre británicos y franceses al final de la Primera Guerra Mundial. En su esfera designada, se acordó permitir a cada país establecer la administración o control directo o indirecto que desee y considere conveniente.

Dos diplomáticos, un británico y un francés, dividieron el mapa de una de las regiones más volátiles del mundo en estados que atraviesan comunidades étnicas y religiosas. El acuerdo secreto se descuidó en gran medida para permitir el crecimiento futuro del nacionalismo árabe; que en ese mismo momento el gobierno británico estaba utilizando a su favor contra los turcos. 

Un siglo después, Oriente Medio sigue sufriendo las consecuencias del tratado. Muchos árabes de la región siguen culpando al tratado Sykes-Picot de la posterior violencia en el Medio Oriente, desde la ocupación de Palestina hasta el surgimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL).

De hecho, la firma de este tratado por parte de Gran Bretaña fue directamente en contra de lo que prometió al Sharif de Hijaz en octubre del año anterior. Como veremos más adelante, la traición de Gran Bretaña a sus promesas de un estado árabe independiente finalmente los llevó a desatar a su perro de ataque, Ibn Saud, contra Sharif Hussain y derrocarlo. Esto permitió a los británicos efectuar el acuerdo Sykes-Picot y, posteriormente, establecer el estado sionista de Israel. 

Las acciones de Abdel Aziz Ibn Saud durante la Primera Guerra Mundial eventualmente llevaron a la fundación de Arabia Saudita. Para documentar un relato históricamente preciso de su papel, hemos examinado tres documentos oficiales de la Primera Guerra Mundial. Ahora examinaremos una declaración más de tiempos de guerra y narraremos lo que realmente sucedió durante ese período.


4. La Declaración Balfour 1917


Arthur James Balfour en carta de 2 de noviembre de 1917 confirma al barón Lionel Walter Rothschild el apoyo del gobieno británico para el establecimiento de un "hogar nacional" en Palestina para el pueblo judío. La carta será conocida como "Declaración Belfour". El texto traducido es el siguiente:

Foreign Office,
2 de noviembre de 1917.

Estimado Lord Rothschild:
Tengo el placer de dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él.
«El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país.»
Le quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista.

Sinceramente suyo,
Arthur James Balfour.

 

Una de las declaraciones más importantes de la política exterior británica del siglo XX, la "Declaración Balfour" no era más que una carta breve y vaga que no tenía estatus legal. El Parlamento no lo debatió. Sin embargo, fue uno de los eventos más importantes que condujeron en última instancia a la creación del estado de Israel. Sin mencionar el conflicto entre judíos y árabes desde entonces.

En esta carta del 2 de noviembre de 1917, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, escribió a Lord Lionel Walter Rothschild, como figura decorativa de la comunidad judía en Gran Bretaña:


“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar a la sociedad civil y religiosa los derechos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de que disfrutan los judíos en cualquier otro país".


Más tarde, Gran Bretaña incorporó esta carta dentro de los términos de su Mandato para Palestina. Y así se convirtió en un requisito legal para Gran Bretaña.

Para entender mejor los orígenes de la declaración, se examina un documento en detalle para el Proyecto de Balfour, se documentan puntos críticos sobre por qué el Gabinete de Guerra de Gran Bretaña en ese momento estaba tan fervientemente predispuesto a apoyar el establecimiento de un 'Hogar Nacional Judío' en la Palestina habitada por árabes

Con referencias exhaustivas a literalmente docenas de libros, informes de noticias y memorandos del Gabinete de los Archivos Nacionales del Reino Unido, el informe pinta una imagen vívida de una manipulación ingeniosa detrás de escena, dando forma a la redacción, las deliberaciones y la eventual adopción de esta declaración. Los autores no pasan por alto la inusual convergencia de tantas figuras poderosas e influyentes en la política británica, incluidos un primer ministro actual y un ex primer ministro, en apoyo de la causa sionista. La evidencia detallada sugiere que todo el Imperio Británico, en sus acciones con respecto al futuro de Palestina, se comportó como una entidad sionista. En su análisis de los eventos, el documento afirma:


Se creía ampliamente que alguna conspiración judía misteriosa pero bien organizada estaba empeñada en determinar el resultado de la guerra; su influencia y, sobre todo, su dinero, podrían influir en Rusia, Estados Unidos o Alemania, para bien o para mal de Gran Bretaña. Ganar el favor internacional de los judíos era, por tanto, de vital interés para Gran Bretaña; ofender puede ser fatal. Dado que Weizmann dio a entender que el sionismo hablaba en nombre de los judíos del mundo, se deducía que se debía ayudar a los sionistas. Fue, (el primer ministro) Lloyd George quien escribió más tarde, que era cuestión de hacer 'un contrato con los judíos' ”.


Es importante señalar que el gabinete británico, al adoptar la Declaración Balfour, actuó con la impresión de que la mayoría de los judíos en todo el mundo eran sionistas que aplaudirían las acciones de Gran Bretaña. Sin embargo, en realidad, los sionistas siguieron siendo una minoría muy pequeña entre los judíos durante muchos años. 

Por ejemplo, en su libro A Peace to End All Peace: Creating the Modern Middle East, 1914-1922 (Penguin, Londres, 1991), David Fromkin calcula que en 1913, la última fecha para la que había cifras, solo alrededor del uno por ciento (1%) de los judíos del mundo había signado su adhesión al sionismo (p. 294). En otras palabras, aunque la narrativa oficial afirma que la Declaración Balfour fue adoptada para favorecer al pueblo judío en todo el mundo, la verdad subyacente sugiere que fueron más bien los sionistas dentro del Imperio Británico (que eran prácticamente todos los que estaban en el gobierno británico en ese momento) quienes orquestaron esta declaración; utilizando la difícil situación del pueblo judío como excusa para justificar esta empresa injusta.

También es notable que los debates y deliberaciones que precedieron a la adopción de esta declaración, no incluyeron ninguna representación árabe; tampoco creyeron necesario hacerlo. Si bien Gran Bretaña aceptó que Palestina debería ser reconstituida como el hogar nacional del pueblo judío, lo que implica que no hay lugar para la población árabe mayoritaria existente, muy pocos árabes sabían siquiera que tal propuesta estaba a la vista. Y los árabes en la propia Palestina no pudieron ser consultados (entonces argumentó más tarde el primer ministro Lloyd George) ya que estaban en territorio enemigo y, por lo tanto, se consideró que estaban luchando contra Gran Bretaña.

Ahora, como podemos ver al revisar los cuatro documentos históricos anteriores, el Imperio Británico, durante su campaña de la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente, jugó un astuto juego de engaño con el pueblo árabe; Haciendo falsas promesas sin intención de cumplirlas. Un juego demasiado común en la construcción de imperios, y ciertamente más dentro de la historia del imperialismo británico. Sin embargo, como siempre es el caso, un imperio no puede triunfar en su traición sin una cohorte local cómplice; un traidor de entre las víctimas. Y en este caso particular, esta cohorte se presentó en la forma de Abdel Aziz Ibn Saud.


Arriba y abajo el rey saudí Abdel Aziz Ibn Saud siendo adulado por Churchill y Roosevelt


Para investigar el papel de Ibn Saud, examinamos un ensayo de 2016 del investigador independiente Nu'man Abd al-Wahid. Al-Wahid corrobora la evidencia de fuentes primarias de un estudio revelador del Dr. Askar H. al-Enazy, titulado "La creación de Arabia Saudita: Ibn Saud y la política imperial británica, 1914-1927" (Londres: Routledge, 2010) con otros trabajos destacados en historia como "The Birth of Saudi Arabia" (Londres: Frank Cass, 1976) de Gary Troeller y "The Desert King: The Life of Ibn Saud" (Londres: Quartet Books, 1980) de David Howarth, etc., y presenta un relato completo del papel que desempeñó Abdel Aziz Ibn Saud entre 1915 y 1926 como ariete del Imperio Británico. En esencia, el papel de hombre musculoso de Ibn Saud fue lo que permitió a los británicos establecer sus objetivos imperiales y sionistas. Metas derivadas del Tratado Sykes-Picot y la Declaración Balfour.

Como el Dr. al-Enazy documenta en su estudio de 2010, el Sharif de Hijaz, tan pronto como terminó la guerra, quiso hacer que los británicos cumplieran sus promesas durante la guerra, como se expresa en la correspondencia McMahon-Hussain. Los británicos, por otro lado, querían que Sharif aceptara la visión real del Imperio para Arabia. Una visión que divide el mundo árabe entre ellos y los franceses, e implementa la Declaración Balfour.


Sin embargo, Sharif declaró que nunca entregará Palestina a la Declaración Balfour del Imperio. Tampoco aceptará nuevas fronteras aleatorias trazadas en Arabia por los imperialistas británicos y franceses.


Después de la Conferencia de El Cairo en marzo de 1921, el Imperio envió a TE Lawrence (Lawrence de Arabia) para encontrarse con el Sharif. Lawrence le ofreció un pago anual de 100.000 libras esterlinas (al-Enazy 2010, p.111), pero Sharif se negó a ceder. Cuando el soborno financiero no logró persuadir al Sharif, Lawrence lo amenazó con la adquisición de Ibn Saud. 

Mientras negociaba con Hussain, Lawrence también visitó a otros líderes en la península arábiga. Les advirtió que no entraran en una alianza con Sharif. Informó que, si lo hacían, el Imperio desataría a Ibn Saud y sus wahabíes sobre ellos. Después de todo, Saud y sus wahabíes estaban a la “entera disposición” de Gran Bretaña. (al-Enazy, p.111).

Simultáneamente, después de la Conferencia, el entonces Secretario Colonial Winston Churchill viajó a Jerusalén. Allí se reunió con el hijo de Sharif, Abdullah, a quien los británicos nombraron Emir de un nuevo territorio llamado Transjordania. Churchill le pidió que persuadiera a “su padre de aceptar el mandato de Palestina y firmar un tratado a tal efecto”; si no, “los británicos desatarían a Ibn Saud contra Hijaz” (al-Enazy p.107). 

Mientras tanto, los británicos idearon planes para derribar a ibn Rashid de Ha'il en el norte. Ibn Rashid había rechazado todas las propuestas del Imperio Británico. Propuestas que se le hizo a través de Ibn Saud para convertirse en otro de los títeres del Imperio (al-Enazy p.45-46, p.101-102). En cambio, Rashid expandió sus territorios hacia el norte hasta la frontera palestina del nuevo mandato. También amplió sus territorios a las fronteras de Irak en el verano de 1920. Actuando bajo la preocupación de que Ibn Rashid pudiera buscar una alianza con Sharif Hussain, Churchill acordó con el oficial imperial Sir Percy Cox en la Conferencia de El Cairo que “Ibn Saud debería recibir la oportunidad de ocupar Hail” (al-Enazy p.104). 

A fines de 1920, los británicos estaban colmando a Ibn Saud con “una 'subvención' mensual de £ 10.000 en oro; además de su subsidio mensual. También recibió abundantes armas y suministros, un total de más de 10.000 fusiles y cuatro cañones de campaña” con instructores anglo-indios (al-Enazy p.104). Finalmente, en septiembre de 1921, los británicos desataron a Ibn Saud en Ha'il, que se rindió oficialmente en noviembre de 1921. Fue después de esta victoria que los británicos otorgaron un nuevo título a Ibn Saud. Ya no era el "Emir de Najd y jefe de sus tribus", sino el "Sultán de Najd y sus dependencias". Ha'il se había disuelto en una dependencia del Imperio del Sultán de Najd.

Con Ibn Saud ahora en la frontera de Sharif Hussain, armado hasta los dientes por los británicos, el Imperio organizó una nueva ronda de conversaciones con el hijo de Sharif, Abdullah; y redactó un tratado aceptando el sionismo. Cuando fue entregado al Sharif con una carta adjunta de su hijo solicitando que "aceptara la realidad", Sharif ni siquiera se molestó en leer el tratado y en su lugar redactó un borrador de tratado rechazando las nuevas divisiones de Arabia, así como la Declaración de Balfour, y la envió a Londres para ser ratificada (al-Enazy p.113).


Retrato del Sharif Hussain bin Ali (Sharif de La Meca)

Después de otras tres rondas de negociaciones en Amman y Londres, el Imperio se dio cuenta de que Hussain nunca cederá Palestina al proyecto sionista de Gran Bretaña ni aceptará las nuevas divisiones en tierras árabes (al-Enazy p.112-125). 

En marzo de 1924, los británicos anunciaron que habían terminado todas las discusiones con Sharif Hussain (al-Enazy p.129). En cuestión de semanas, las fuerzas de Ibn Saud y sus seguidores wahabíes comenzaron a administrar lo que el secretario de Relaciones Exteriores británico Lord Curzon llamó "la patada final" a Sharif Hussain y atacaron el territorio Hijazi (al-Enazy p.106). En septiembre de 1924, Ibn Saud había invadido la capital de verano de Sharif Hussain, Ta'if. 

Ibn Saud capturó el lugar más sagrado del Islam, La Meca, a mediados de octubre de 1924. Sharif Hussain abdicó y se exilió al puerto Hijazi de Akaba. Su hijo Ali lo reemplazó como monarca e hizo de Jeddah su base gubernamental. Temiendo que Sharif Hussain pueda usar Akaba como base para unir a los árabes contra el propio Ibn Saud, los británicos declararon que Hussain debe abandonar Akaba o Ibn Saud atacará el puerto. En respuesta, Hussain ,

 

"Nunca reconoció los mandatos sobre los países árabes y todavía protestó contra el gobierno británico que ha hecho de Palestina un hogar nacional para los judíos". (al-Enazy p.119)


Posteriormente fue expulsado de Akaba, un puerto que el propio Hussain liberó del Imperio Otomano durante la "Revuelta Árabe". El 18 de junio de 1925, Hussain dejó Akaba en el HMS Cornflower. Ibn Saud comenzó su asedio de Jeddah en enero de 1925. La ciudad finalmente se rindió en diciembre de ese año

Esto puso fin a más de 1000 años de gobierno de los descendientes del profeta Mahoma. Los británicos reconocieron oficialmente a Ibn Saud como el nuevo rey de Hijaz en febrero de 1926. Otras potencias europeas hicieron lo mismo en unas semanas. El Imperio Británico cambió el nombre del nuevo estado wahabí unificado en 1932 como el "Reino de Arabia Saudí". Un tal George Rendel, un oficial que trabajaba en la oficina de Medio Oriente en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres, reclamó el crédito por el nuevo nombre.


Conclusión

A cualquier prudente observador del imperialismo británico no le sorprenderá que el Imperio haya traicionado sus promesas hechas a los árabes de un estado árabe independiente después de la Primera Guerra Mundial. 


Sin embargo, cuando un líder árabe hace la traición y se convierte en agente del Imperio Británico; cuando este agente masacra a los árabes que se atreven a oponerse al engaño sionista; y finalmente, cuando es nombrado "Rey de Arabia" como recompensa por su traición, por el mismo Imperio traicionero que engañó al pueblo árabe; cuando un emir árabe hace esto, se convierte en un traidor. Y sigue siendo un traidor por la eternidad; porque ninguna cantidad de riqueza o propaganda puede cambiar la pura verdad: que Abdel Aziz Ibn Saud se convirtió en el Rey de Arabia - y su familia Al Saud en 'Royals' - porque traicionó a los árabes y se convirtió en un agente del Imperio Británico; y en adelante ejecutó los planes sionistas del Imperio para la península arábiga.


Abdel Aziz Ibn Saud

De hecho, la amarga ironía no pasa desapercibida para los musulmanes que lo saben. Que los dos lugares más sagrados del Islam se rigen hoy por el clan saudí y las enseñanzas wahabíes porque ayudaron al Imperio Británico a sentar las bases del sionismo en Arabia durante y después de la Primera Guerra Mundial.


Rez Karim

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny