Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas

23 diciembre 2020

La liberación de Alepo. ¿Alguien se avergüenza?


Obras Silk Peace Art Road (SPAR)  / Aleppo War Collage, con fotografías de Jan Osberg

 Por Jan Oberg

The Transnational for peace by peaceful means


Nota de introducción por el editor del blog

El artículo Lamentos de las viudas de Alepo lo presenté en diciembre de 2016, tras la liberación de la ciudad por las tropas de la República Árabe Siria, para la OTAN/EEUU y sus aliados árabes, turcos e israelíes ese hecho constituyó la "caída" de Alepo. “El ‘mundo’ apaga sus luces por Alepo”, rezaba en grandes titulares de la prensa atlantista. “La ‘oposición’ va cayendo en las terribles garras del régimen ocasionando cientos de víctimas”. “El asedio de las tropas del régimen provoca el éxodo de miles de alepinos”. “Salvemos Alepo”, rugen los medios de embrutecimiento masivo. “Estados Unidos y la Unión Europea exigen el fin de los ataques de Rusia contra la ciudad”, etc, etc, etc. Si usted fue uno de aquellos que se creyeron tales "noticias" debería dar repaso al citado artículo y al presente. 

"Lágrimas brotan de mis ojos al leer tu carta de despedida... Después de tanto amor, tu te vas y me abandonas..". es la letra de una popular canción del artista panameño Roberto Blades que bien pudieron haber entonado las tropas, servicios secretos, mercenarios, yihadistas, todos ellos extranjeros, que juraron defender Alepo de la "tiranía del régimen" de Assad. Hubo muchas lágrimas -eso si debemos reconocer- por parte de las "viudas" de Alepo, ya acostumbradas a ser dueñas de la ciudad tras cinco años de ocupación. 

Recordamos en esas líneas que las “viudas” lloronas de Alepo traspasan fronteras, religiones y continentes; las “viudas” de Alepo derramaron lágrimas de cocodrilo puesto que la población de la ciudad, que jamás les importó, fue “desplazada” sin rumbo cierto. En la "lógica" atlantista y sus aliados resultó que rescatar a los civiles de Alepo, por años escudos humanos de inexistentes “rebeldes moderados", era “desplazamiento forzado” o “exilio” ordenado por el inhumano “régimen” sirio que “obligó” a decenas de miles de residentes abandonar sus hogares.

En conjunción, un clamor internacional de las “viudas” de Alepo protestó al no concederse (por parte del gobierno sirio) a sus protegidos (yihadistas) un estatuto especial; al estar ya vencidos militarmente el atlantismo exigió autonomía para los radicales que controlaban Alepo. Una vergüenza sin precedentes que estimulará a cualquier organización terrorista que tome u asedie una ciudad – en el nuevo concepto del Derecho Internacional – (en el sentido irónico, claro está) a pedir “autonomía”!.


Alepo Este, centro de recepción de Jibrin, la gente de Alepo (civiles y militares) tras la liberación de la ciudad, diciembre 2016. Collage fotográfico realizado con las tomas de Jan Oberg

Sin embargo, las “viudas” de Alepo se olvidaron de practicar el Derecho Humanitario en todo el tiempo que ocuparon la ciudad. Jamás permitieron la entrada de medicinas ni alimentos para los cientos de miles de rehenes bajo custodia forzada de sus hijos putativos (yihadistas y otras especies moderadas). Estremecidas quedaron las “viudas” de Alepo cuando las tropas del ejército sirio encontraron en la ciudad inmensos depósitos de alimentos destinados únicamente para el engorde de sus ahijados, mientras privaban de los medios de subsistencia a millares de civiles de la gran ciudad. 

Tampoco las “viudas” asimilaron el dolor de perder sus grandes depósitos de armas. Pero, el verdadero llanto de las viudas de Alepo fue tener que abandonar el mejor botín de guerra que habían conseguido hasta entonces en la invasión a Siria: la ciudad de ALEPO. Las "viudas locas" habían perdido SU guerra.


T. Andino U.


*****

En el primer año de la verdadera liberación de Alepo, Jan Oberg escribía las siguiente líneas: "Aleppo’s liberation one year ago today: Anybody ashamed?" (La liberación de Alepo hoy hace un año: ¿Alguien se avergüenza?), el artículo no tiene traducción al castellano, fue publicado inicialmente en "The Transnational", sitio web de TFF (Transnational Foundation for Peace and Future Research), de la cual Oberg es su cofundador; su personal página web es "LIFE • PEACE • ART"  (Vida • Paz• Arte). Jan Oberg nació en Dinamarca, reside en Suecia desde 1971, siendo un investigador, mediador y comentarista de la paz, respetado internacionalmente, así como un fotógrafo de arte. El estilo gramatical de Oberg es difícil de traducir, intentamos presentar un texto coherente. Todas las fotografías de esta entrada pertenecen en exclusiva a Jan Oberg, algunas de las cuales están protegidas por derechos de autor (copyright).


*****

Este de Alepo, diciembre de 2016 (foto: Jan Oberg)

El 12 de diciembre de 2017 marca el primer aniversario de la liberación - Occidente la llamó caída - de Alepo en Siria. Lo que sucedió ese día es convenientemente olvidado por Occidente.

Algunos de nosotros no podemos olvidar lo que fue historia tanto mundial, regional como local. Importante para Siria, para Occidente y para el futuro orden mundial, por al menos 5 razones:


1. La narrativa engañosa - construida, ignorante o ambas - de los medios de comunicación occidentales desde 2011 fue desacreditada.

Perspectivas que los medios de comunicación y los tomadores de decisiones políticas omitieron deliberadamente (recuerde que las cosas omitidas son más importantes que las falsas):

•  La historia y papel de los colonialistas en Siria.

• La inmensa complejidad de la sociedad siria.

• Siria como civilización de 7000 años y como final de la Ruta de la Seda.

• Los conflictos de décadas que subyacen a la violencia, desde el golpe de estado de la CIA en 1949.

• Las políticas de cambio de régimen impulsadas por Occidente años antes de 2011.

• Otras causas de los conflictos además de "Assad el dictador y su régimen", como la crisis ambiental, el petróleo y gas, y estar parcialmente ocupado desde 1967 por Israel.

• Que nada de la complejidad del conflicto puede reducirse de facto a la cuestión del papel de un solo hombre, como no podría suceder con Milosevic (ahora exonerado), Saddam o Ghadafi;

• Que esto pudo haber sido una guerra civil durante aproximadamente una semana, para convertirse en largos años de agresión internacional por parte de miles de grupos extranjeros, gobiernos occidentales / proveedores de armas y sus aliados liderados por Arabia Saudita.

• El derecho de Siria en tales circunstancias a la autodefensa de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de la ONU.

• El papel principal en la destrucción total de Siria jugado por los países de la OTAN, especialmente Turquía cuando se trata de Alepo, y aliados de Occidente como Arabia Saudita y los estados del Golfo; para ellos todo fue simplemente "el dictador / régimen matando a su propio pueblo"... 

• Que Rusia e Irán eran las únicas potencias extranjeras legítimamente presentes de acuerdo con el Derecho Internacional.

• Que la ONU fue marginada - nuevamente - y encargada del imposible papel de hacer las paces con las políticas de los Estados miembros.

El interés de los medios de comunicación en Siria desapareció inmediatamente después de la liberación de Alepo, como si estuviera orquestado por un solo director. Silencio.

• Y Facebook y la Búsqueda de Google cambiaron los algoritmos ... La cobertura de los medios se detuvo allí y entonces, como músicos bajo un director, obedeciendo al más mínimo movimiento.


Este de Alepo, diciembre 2016 (Foto: Jan Oberg)

2. Marcó el final del intento de Occidente de cambiar de gobierno desde 2012.

Había comenzado formalmente el 12 de diciembre de 2012, el día cuatro años antes, en Marrakech. Los “¡Amigos de Siria!” declararon ilegítimo al gobierno de Assad y establecieron un Consejo Nacional Sirio, sin preguntar, por supuesto, al pueblo sirio que se suponía que representaba. Allí está presente la cobertura de AlJazeera / AFP y otros medios de esa cruel decisión.


3. Fue el punto de inflexión de la agresión internacional contra Siria.

Con Alepo perdido, los disturbios - rebeldes -insurgencia - oposición - terroristas - perdieron impulso. Los Libres -esto y aquello- huyeron, se dispersaron o se mataron unos a otros. Y los amados Cascos Blancos de Occidente, con su nombre robado haciendo trabajo humanitario solo entre terroristas, no se vieron por ningún lado en Alepo el 12 de diciembre.

Cualquiera en un Ministerio de Relaciones Exteriores de la OTAN, en una “agencia de inteligencia” o en un instituto de investigación financiado por el estado podría haber averiguado en Internet cuál era esa organización en realidad. Ellos no. Por obvias razones. 


4. Una guerra intervencionista occidental más perdida

Después de Vietnam, Somalia, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, etc., esta fue una intervención militar más que desafió la ley internacional para imponer, supuestamente, lo mejor de los valores occidentales en su Misión Civilizadora, pero predeciblemente perdió. Una contribución más al declive y caída de Occidente, el Imperio de Estados Unidos y la OTAN en particular. Y un posicionamiento más en el lado equivocado de la historia.


5. Un ejemplo más de la incapacidad de sentir empatía con el sufrimiento humano a raíz de nuestras políticas.

300.000-400.000 civiles inocentes muertos y millones de desplazados que apenas sobreviven fuera de Siria. Historia y civilización destruidas directamente o por representantes terroristas militantes que apoyaron los disturbios de Occidente.

Y la sociedad civil, por supuesto, nunca participó en ninguna negociación, solo los grupos asesinos. Los países se reúnen en las mesas: conflicto total y analfabetismo de paz en el mejor de los casos o un deseo cruel de simplemente destruir y conquistar.

Además, a los medios de comunicación y la política nunca se les ocurrió que uno pudiera ponerse del lado del pueblo sirio inocente y no asesino. No, o te has puesto del lado del "régimen" o de Occidente y sus aliados en su contra.


Ciudad de Alepo tras la liberación, diciembre 2016 (Foto Jan Oberg)

Si la verdad es la primera víctima de la guerra, la comprensión del conflicto y el respeto por la complejidad es la segunda y la tercera. Nuestra propia complicidad la cuarta.


Incluso si el presidente Assad hubiera sido el peor dictador del mundo desde Hitler, nada puede justificar nuestra complicidad, como países de la OTAN y Estados Unidos, en un sufrimiento humano de tales proporciones.

- ¿Algún político o gobierno occidental ha expresado su pesar?

- ¿Alguno de los principales medios de comunicación se ha disculpado por su cobertura?

- ¿Expresaron la llamada izquierda, los sindicatos o los trabajadores de todo el mundo su solidaridad con los 30.000 trabajadores y sus familias cuyas vidas fueron destruidas en la zona industrial Sheikh Najjar de Alepo, que producía el 5% de los bienes industriales en Siria y era la segunda zona industrial más grande del Medio Oriente?

- ¿Alguien habla de reconciliación con Siria, de una Comisión de Historia y Reconciliación para toda la guerra y no solo de algunas “Comisiones” politizadas para investigar ataques individuales, para que el juego de la culpa pueda continuar?

- ¿O, como gesto de arrepentimiento, un gran programa para reconstruir Siria?

No. No hay vergüenza.

Y esperamos que la gente de Oriente Medio nos ame, ¿verdad?

Pero China está conectando el vasto continente euroasiático con un nuevo y constructivo Cinturón y Ruta de la Seda desde Beijing a Serbia.

Y Siria.

Energía positiva, gran visión, potencialmente promotora de la paz como ninguna otra cosa en este momento.


Lo que quedó de Alepo fue liberado por las tropas del Ejército Árabe Sirio en diciembre de 2016. Todas las secuencias fotográficas corresponden a Jan Oberg.

 Una perspectiva de la Guerra Fría

Hace unos 25 años terminó la Primera Guerra Fría. Cayeron la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, militarizado hasta la muerte y atrapado en Afganistán. Hoy podríamos haber tenido un Occidente mucho mejor y pacífico y en buenas relaciones con Rusia.

Ahora Occidente ha estado en Afganistán más del doble del tiempo que estuvo Rusia; desafortunadamente, no tiene a nadie ni remotamente comparable a Gorbachov, el último dirigente de la URSS. En cambio, Occidente libró guerras por todas partes y expandió la OTAN, contra todo lo prometido a Gorbachov, cuando debería haberse disuelto y construido una nueva estructura de seguridad.

Los aliados de la OTAN siguen ciegamente a Estados Unidos, la voz de su amo, sin un pensamiento independiente o dudoso. Ahora estamos en una Segunda Guerra Fría, nueva pero diferente. Siria también se trata de eso. Esa Segunda Guerra Fría la perderán Estados Unidos y los países de la OTAN, Occidente.

¿Y para el pueblo sirio, para aquellos que nunca tocaron un arma?

Tan triste como puede ser.

Y Assad ahora puede ser - dice Washington - El conductor…

Causamos la mayor crisis humanitaria del mundo (en ese momento) desde 1945 por nada. Quizás 400.000 murieron y millones son desplazados internos o refugiados en estados vecinos.


Soldado y voluntarios repartiendo pan en Alepo tras la liberación, diciembre 2016. (Foto: Jan Oberg)

 

Mejor olvídalo. Y pasemos a nuevas guerras: Corea del Norte, Irán ... ¿quién sigue?

Desvergonzadamente.


Reflexiones personales

He visto mucha destrucción durante mis años de trabajo en zonas de conflicto y guerra. Pero nada como Alepo Este, la ciudad vieja y la zona industrial de Alepo. Kilómetro cuadrado tras kilómetro de destrucción: solo el 5-7% fue atacado desde el aire, para aquellos que quieran saber, el resto se destruyó mediante combates casa por casa. Trillones de balas.

He visto el sufrimiento, pero también la alegría, de la gente en el Este y de aquellos que vinieron al Oeste en busca de ayuda; los únicos ayudantes presentes allí del 10 al 14 de diciembre fueron la Media Luna Roja, los médicos de campo rusos con hospitales de campaña, el Ejército Árabe Sirio y voluntarios de la Universidad de Alepo. Impactante.

Profundamente conmovedor. Nunca dejará mi memoria.




Ninguna persona normal que haya visto lo que yo vi podría defender a partir de entonces la guerra como una herramienta para lograr cualquier objetivo político. Los tomadores de decisiones y los medios de comunicación fuera de Siria simplemente no lo entenderán. Distancia y entumecimiento psíquico, los escudos alrededor de los pasillos del poder matan.

No los culpo por no arriesgar sus vidas yendo allí. Los culpo por su mentalidad colonialista y su creencia en su propia superioridad moral excepcionalista.

El siguiente impacto que experimenté, tal vez debido a mi creencia en la decencia y el profesionalismo, pero de todos modos demostré ser ingenuo, sucedió en mis intentos de llegar a los medios con lo que había visto.

TFF PressInfo llega, entre otros, a unos 3000-4000 medios y periodistas de todo el mundo, incluidos muchos cientos en los países nórdicos.


Ninguna reacción expresó interés en lo que había visto en un lugar donde yo era el único de los países nórdicos y de los medios occidentales que habían estado presentes pero se habían ido antes del 12 de diciembre de 2016.

 

Escribiendo a salvo desde Beirut, Estambul, París, Berlín y Washington, sabían que con la "caída" de Alepo lo siguiente sería el genocidio de Assad sobre sus habitantes, quienes, sorprendentemente para ellos, les informé, lloraron de felicidad por haber salido de 4-5 años de ocupación del terror, bailaron, bebieron y celebraron en las calles.

Hablé libremente con cualquiera en esas calles y no estaba incrustado, pero obtuve protección militar dentro y fuera de las zonas de guerra de Alepo en un momento en que todos los combates aún no habían terminado. Estaba agradecido por eso, necesario en un entorno tan peligroso.

Durante mi trabajo en las guerras de disolución de Yugoslavia, en Georgia, en Irak, siempre hubo algunos medios en alguna parte que decían: OK, él ha estado allí, sabe sobre análisis de conflictos, ha hablado con gente de todos lados y no representa a ningún gobierno. Es independiente, escuchemos lo que tiene que decir.

¿En el caso de Siria? No tanto.

En este caso, también produje 6 series de documentales fotográficos, vistas por 134.000 personas aquí, pero ninguna de las imágenes han sido utilizadas por los principales medios de comunicación.

Entonces, no hubo ni la más mínima grieta en el masivo muro de los medios, medios que podrían haberme visto y entrevistado como una especie de primicia ya que no tenían a nadie allí.

Tampoco en mis medios regionales líderes como Dagens Nyheter, Sydsvenskan, Politiken, Berlingske, 24/7, Deadline, lo que sea.

Y el liberal The Nation, la revista política más antigua de los Estados Unidos, me pidió que resumiera en uno tres artículos que habían leído, solo para luego decirme que habían "cambiado repentinamente las prioridades editoriales" y, por lo tanto, no publicarían mi manuscrito sin pagarme unos honorarios (que ni siquiera había pedido).


Jan Oberg en Alepo tras la liberación de la ciudad, diciembre 2016

En resumen, solo hubo dos tipos de respuestas:

No hay respuesta o "podemos hacer una entrevista con usted sobre cómo es para un investigador de la paz estar incrustado en el régimen del dictador sirio y su ejército", es decir, sólo un interés en enmarcar. Sin interés en lo que había visto y oído.

 

¿Alguna vez alguien ha sido incriminado por ir a las capitales de los agresores occidentales, como Washington o Bruselas?


Fui incriminado por arriesgar mi vida yendo a Damasco y Alepo para tratar de entender ese lado también, el lado que no ha recibido una audiencia justa.

Hasta aquí los medios de comunicación occidentales libres - demostrando excelentemente su lugar como segunda M en el MIMAC (siglas en inglés de) -el Complejo Militar-Industrial- Mediático-Académico- que siempre está listo para promover la violencia y omitir o marginar las voces de la comprensión del conflicto y la paz.


Texto original en inglés

23 noviembre 2020

Los orígenes sionistas de Arabia Saudí y la Familia Real



 

Nota previa del editor del blog

Bajo otros tópicos, el tema ya ha sido analizado en la serie de artículos denominados "Un cuento de príncipes y otros bandidos" dedicados a la familia de los Saud y el Reino que lleva su nombre. No obstante el siguiente análisis histórico tiene una gran particularidad, un riguroso pero concreto estudio de esa dinastia bajo los patrocinios de la mayor potencia colonial de la época, el Imperio Británico, lo que nos llevará a los orígenes del estado israelí. 

Por sobre todo, este artículo está relatado por un árabe muy apegado a esas las primarias fuentes historiográficas. El uso correcto de la documentación, sin apasionamiento político (mucho menos religioso) es algo que caracteriza el ensayo de Rez Karim, publicado originalmente en dos partes en el sitio web (en inglés) Vital Columns & Analysis that Matter, del cual es su editor jefe.

He tomado nota de los comentarios de la publicación original en inglés, no es nada difícil imaginar a los políticos del siglo XIX (generalmente británicos) "tipos blancos gordos en una sala de juntas de Londres divirtiéndose sobre un mapa, creando zonas fronterizas conflictivas con objetivos nefastos" en la península arábiga, "es solo que a nosotros, la gente del mundo, se nos ha ocultado todo esto". En esencia "el Hijaz que incluye los lugares sagrados de La Meca y Medina son técnicamente territorios tan ocupados como Palestina. Ocupados por agentes del sionismo, a saber, los saudíes. Todo musulmán debería saber esto". Y por sionistas no nos referimos exclusivamente a los israelíes sino a los cristianos europeos que han patrocinado estas aberraciones.

Curiosamente son los cristianos de Occidente quienes más utilizan los textos sagrados del judaísmo para ensalzar las "virtudes" de la mentira y engaño, naturalmente tergiversando el mensaje real. No es raro escuchar que muchos citan: "Con el engaño triunfarás / ganarás", y lo aplican verdaderamente... en la política. Aunque el mejor consejo para el lector sin prejuicios sería leer los dichos del sabio Salomón.

En fin, demos paso a las reflexiones de Rez Karim.

 

***

Los orígenes de la Arabia de los Saud 



Reconociendo la naturaleza polémica del tema, este artículo se basa solo en tratados oficiales, pactos y pruebas de fuentes primarias para compilar un relato históricamente preciso de la fundación de Arabia Saudita y la familia Al Saud convertida en 'Realeza'.


Al crecer como musulmán en un país de mayoría musulmana, pasé la mayoría de los viernes por la tarde en una mezquita, asistiendo a la oración de Jummah. La primera parte de una oración Jummah pide al Imam que realice una Khutbah, una especie de sermón semanal. Fue en una de esas Khutbahs donde, cuando era muy joven, aprendí sobre la difícil situación de los palestinos por primera vez.

De hecho, es una práctica común entre los imanes de todo el mundo plantear el tema palestino en las mezquitas, especialmente durante los sermones de los viernes, y orar por el pueblo palestino. En esas oraciones y discusiones, el nombre de Israel surge inevitablemente. De hecho, la opresión de Israel a los palestinos no tiene ambigüedad en el pensamiento islámico. Y la condenación de Israel, por lo tanto, es algo natural para los musulmanes de todo el mundo.

Sin embargo, lo que escapa a la conciencia en casi todos los musulmanes es la conexión entre Israel y Arabia Saudita. Mientras castigan celosamente a Israel por sus atrocidades, los musulmanes a menudo veneran a Arabia Saudita como la custodia de los lugares más sagrados del Islam; ignorando por completo el papel del Reino en la fundación del estado sionista en primer lugar.

A pesar de la existencia de un sesgo profundamente arraigado contra Israel entre los musulmanes, es importante reconocer que la falta de críticas al Reino de Arabia Saudita, junto con Israel, no proviene de un sesgo. De hecho, esta ausencia no tiene sus raíces en el sesgo, sino en una completa falta de conocimiento. Conocimiento entre la generación actual de musulmanes, así como entre la población mundial, sobre cómo Arabia Saudita y su rey fundador, Abdel Aziz Ibn Saud, desempeñaron un papel fundamental en el establecimiento del estado sionista de Israel.


Abdulaziz ibn Abdul Rahman ibn Faisal ibn Turki ibn Abdullah ibn Muhammad Al Saud, nombre completo del fundador de Arabia Saudí. La palabra "ibn" también se traduce como "bin" que significa "hijo de". Para evitarse confusiones es simplemente conocido como Abdulaziz bin Saúd o Ibn Saúd

Baste decir que esta ignorancia sobre uno de los períodos más críticos de la historia mundial parece todo menos normal. Sorprendentemente, el mundo, especialmente el mundo musulmán, se había mantenido en la oscuridad sobre este capítulo trascendental de la historia de Oriente Medio. La propaganda y las omisiones corren desenfrenadas dentro de los relatos históricos de este período. Fuentes oficiales sauditas como el sitio web House of Saud, por ejemplo, evitan cualquier mención de la participación británica en la fundación del Reino de Arabia Saudí. Aunque esta omisión parece predecible para muchos, vale la pena señalar que incluso los principales medios de comunicación como la BBC, e historiadores prominentes como el profesor Eugene Rogan, etc., retratan habitualmente a Ibn Saud como alguien que actuó de forma independiente durante la Primera Guerra Mundial, y no como un instrumento para los británicos. 

Por lo tanto, reconociendo la naturaleza contenciosa del tema, y ​​para evitar convertirse en otra 'perspectiva' más sobre el tema, este artículo se basa solo en evidencia de fuentes primarias y los siguientes cuatro tratados y declaraciones oficiales para compilar un relato históricamente preciso de los eventos:


- La correspondencia McMahon-Hussain 

- El Tratado de Darin

- El Acuerdo Sykes-Picot 

- La Declaración Balfour 


1. La correspondencia McMahon-Hussain


El Alto Comisionado Británico en el Cairo, Henry McMahon y el Sharif (o jerife) de Hijaz, Hussain bin Ali. las cartas que intercambiaron entre julio 1915 y enero 1916 forman lo que se denomina la correspondencia McMahon-Hussain (10 cartas). Su objetivo era preparar la rebelión árabe contra el Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial a cambio del reconocimiento de un estado árabe en la región.

Para comprender adecuadamente los eventos que llevaron a la creación de Israel y Arabia Saudita, debemos viajar al Medio Oriente de principios del siglo XX. Al estallar la Primera Guerra Mundial en la región, Sir Henry McMahon, entonces Alto Comisionado británico en Egipto, ofreció a Hussain bin Ali, Sharif de Hijaz (o gobernante del Hijaz, la región árabe occidental en la que se encuentran La Meca y Medina), un árabe independiente, declarar su ayuda a los británicos para luchar contra el Imperio Otomano. El interés de Hussain en deshacerse de sus señores turcos convergió con el objetivo de guerra de Gran Bretaña de derrotar a los otomanos. McMahon hizo esta oferta a través de una serie de cartas intercambiadas entre él y el Sharif Hussain, conocidas colectivamente como la correspondencia McMahon-Hussain. En su carta del 14 de julio de 1915 a McMahon, Hussain declaró, entre otras cosas, lo siguiente como una de sus proposiciones:


“En primer lugar.- Inglaterra reconocerá la independencia de los países árabes, delimitados al norte por Mersina y Adana hasta el grado 37º de latitud, en cuyo grado caerán Birijik, Urfa, Mardin, Midiat, Jezirat (Ibn 'Umar), Amadia, hasta la frontera de Persia; al este por las fronteras de Persia hasta el golfo de Basora; al sur por el Océano Índico, con la excepción de la posición de Adén que permanecerá como está; al oeste por el Mar Rojo, el Mar Mediterráneo hasta Mersina. Inglaterra deberá aprobar la proclamación de un califato árabe del Islam".


En respuesta, McMahon escribió el 24 de octubre de 1915:


“Lamento que en mi última carta haya recibido la impresión de que yo consideraba la cuestión de los límites y fronteras con frialdad y vacilación; no era así, pero me parecía que aún no había llegado el momento en que esa cuestión pudiera debatirse de manera concluyente.

Sin embargo, me he dado cuenta de su última carta que considera que esta cuestión es de vital y urgente importancia. Por lo tanto, no he perdido tiempo en informar al Gobierno de Gran Bretaña del contenido de su carta, y es un gran placer comunicarle en su nombre la siguiente declaración, que estoy seguro de que recibirá con satisfacción:

No se puede decir que los dos distritos de Mersina y Alexandretta y las partes de Siria que se encuentran al oeste de los distritos de Damasco, Homs, Hama y Aleppo sean puramente árabes y deben excluirse de los límites exigidos.

Con la modificación anterior, y sin perjuicio de nuestros tratados existentes con los jefes árabes, aceptamos esos límites".


Curiosamente, a lo largo de la historia, ha habido mucho desacuerdo sobre si esta promesa incluía a Palestina. Sin embargo, como podemos ver arriba, el área prometida a los árabes en la carta de McMahon excluía solo el territorio al oeste de una línea desde Damasco al norte de Alepo. Palestina, muy al sur, estaba, implícitamente, incluida. Sin embargo, los británicos posteriormente negaron haber incluido a Palestina en la promesa y se negaron a publicar la correspondencia hasta 1939.

En ese momento, Sharif Hussain creyó en esta promesa oficial del gobierno británico. Continuó haciendo la contribución más significativa a la derrota del Imperio Otomano. Cambió de lealtad y lideró la llamada "Revuelta árabe" en junio de 1916, que eliminó la presencia turca de Arabia.

La derrota del Imperio Otomano por los británicos en la Primera Guerra Mundial dejó tres autoridades distintas en la península arábiga:

 

- Sharif de Hijaz, Hussain bin Ali, de La Meca (en el oeste); 

- Ibn Rashid de Ha'il (en el norte); y,

- Emir Abdel Aziz Ibn Saud de Najd y sus seguidores fanáticos religiosos, los wahabíes (en el este).


2. El Tratado de Darin


Sir Percey Cox y Abdulaziz Al Saud

El 26 de diciembre de 1915, Sir Percy Cox, en nombre del gobierno británico, firmó el Tratado de Darin con Abdel Aziz Ibn Saud. También conocido como el Pacto Darn, el tratado convirtió las tierras de la Casa de Saud en un protectorado británico. El objetivo británico del tratado era garantizar la soberanía de Kuwait, Qatar y los Estados Truciales (más tarde EAU). Abdul-Aziz juró no atacar a estos protectorados británicos. También se comprometió a entrar en la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente contra el Imperio Otomano como aliado de Gran Bretaña.


La firma británica del Pacto Darin (1915) en diciembre fue en contra de las promesas de protección mutua que le hicieron a Sharif Hussain en octubre; porque el tratado de Gran Bretaña con Ibn Saud no le obliga a no atacar al Hijaz.


El tratado también benefició a Abdel Aziz quien recibiría £ 5000 por mes como "tributo" del gobierno británico. Después de la Primera Guerra Mundial, recibió más apoyo de los británicos. El apoyo incluyó recompensas sustancialmente más monetarias y muchas municiones. 


3. El Acuerdo Sykes-Picot

 

Mark Sykes y Francois Georgs-Picot, por el imperio británico y Francia, firman el Acuerdo secreto que lleva sus nombres (Acuerdo Sykes-Picot), aunque el nombre oficial es "Acuerdo de Asia Menor", firmado en mayo de 1916, es decir, en pleno transcurso de la Primera Guerra Mundial

El 19 de mayo de 1916, representantes de Gran Bretaña y Francia llegaron en secreto a un acuerdo, conocido como Acuerdo Sykes-Picot. El acuerdo tenía como objetivo dividir la mayoría de las tierras árabes bajo el dominio otomano entre británicos y franceses al final de la Primera Guerra Mundial. En su esfera designada, se acordó permitir a cada país establecer la administración o control directo o indirecto que desee y considere conveniente.

Dos diplomáticos, un británico y un francés, dividieron el mapa de una de las regiones más volátiles del mundo en estados que atraviesan comunidades étnicas y religiosas. El acuerdo secreto se descuidó en gran medida para permitir el crecimiento futuro del nacionalismo árabe; que en ese mismo momento el gobierno británico estaba utilizando a su favor contra los turcos. 

Un siglo después, Oriente Medio sigue sufriendo las consecuencias del tratado. Muchos árabes de la región siguen culpando al tratado Sykes-Picot de la posterior violencia en el Medio Oriente, desde la ocupación de Palestina hasta el surgimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL).

De hecho, la firma de este tratado por parte de Gran Bretaña fue directamente en contra de lo que prometió al Sharif de Hijaz en octubre del año anterior. Como veremos más adelante, la traición de Gran Bretaña a sus promesas de un estado árabe independiente finalmente los llevó a desatar a su perro de ataque, Ibn Saud, contra Sharif Hussain y derrocarlo. Esto permitió a los británicos efectuar el acuerdo Sykes-Picot y, posteriormente, establecer el estado sionista de Israel. 

Las acciones de Abdel Aziz Ibn Saud durante la Primera Guerra Mundial eventualmente llevaron a la fundación de Arabia Saudita. Para documentar un relato históricamente preciso de su papel, hemos examinado tres documentos oficiales de la Primera Guerra Mundial. Ahora examinaremos una declaración más de tiempos de guerra y narraremos lo que realmente sucedió durante ese período.


4. La Declaración Balfour 1917


Arthur James Balfour en carta de 2 de noviembre de 1917 confirma al barón Lionel Walter Rothschild el apoyo del gobieno británico para el establecimiento de un "hogar nacional" en Palestina para el pueblo judío. La carta será conocida como "Declaración Belfour". El texto traducido es el siguiente:

Foreign Office,
2 de noviembre de 1917.

Estimado Lord Rothschild:
Tengo el placer de dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él.
«El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país.»
Le quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista.

Sinceramente suyo,
Arthur James Balfour.

 

Una de las declaraciones más importantes de la política exterior británica del siglo XX, la "Declaración Balfour" no era más que una carta breve y vaga que no tenía estatus legal. El Parlamento no lo debatió. Sin embargo, fue uno de los eventos más importantes que condujeron en última instancia a la creación del estado de Israel. Sin mencionar el conflicto entre judíos y árabes desde entonces.

En esta carta del 2 de noviembre de 1917, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, escribió a Lord Lionel Walter Rothschild, como figura decorativa de la comunidad judía en Gran Bretaña:


“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar a la sociedad civil y religiosa los derechos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de que disfrutan los judíos en cualquier otro país".


Más tarde, Gran Bretaña incorporó esta carta dentro de los términos de su Mandato para Palestina. Y así se convirtió en un requisito legal para Gran Bretaña.

Para entender mejor los orígenes de la declaración, se examina un documento en detalle para el Proyecto de Balfour, se documentan puntos críticos sobre por qué el Gabinete de Guerra de Gran Bretaña en ese momento estaba tan fervientemente predispuesto a apoyar el establecimiento de un 'Hogar Nacional Judío' en la Palestina habitada por árabes

Con referencias exhaustivas a literalmente docenas de libros, informes de noticias y memorandos del Gabinete de los Archivos Nacionales del Reino Unido, el informe pinta una imagen vívida de una manipulación ingeniosa detrás de escena, dando forma a la redacción, las deliberaciones y la eventual adopción de esta declaración. Los autores no pasan por alto la inusual convergencia de tantas figuras poderosas e influyentes en la política británica, incluidos un primer ministro actual y un ex primer ministro, en apoyo de la causa sionista. La evidencia detallada sugiere que todo el Imperio Británico, en sus acciones con respecto al futuro de Palestina, se comportó como una entidad sionista. En su análisis de los eventos, el documento afirma:


Se creía ampliamente que alguna conspiración judía misteriosa pero bien organizada estaba empeñada en determinar el resultado de la guerra; su influencia y, sobre todo, su dinero, podrían influir en Rusia, Estados Unidos o Alemania, para bien o para mal de Gran Bretaña. Ganar el favor internacional de los judíos era, por tanto, de vital interés para Gran Bretaña; ofender puede ser fatal. Dado que Weizmann dio a entender que el sionismo hablaba en nombre de los judíos del mundo, se deducía que se debía ayudar a los sionistas. Fue, (el primer ministro) Lloyd George quien escribió más tarde, que era cuestión de hacer 'un contrato con los judíos' ”.


Es importante señalar que el gabinete británico, al adoptar la Declaración Balfour, actuó con la impresión de que la mayoría de los judíos en todo el mundo eran sionistas que aplaudirían las acciones de Gran Bretaña. Sin embargo, en realidad, los sionistas siguieron siendo una minoría muy pequeña entre los judíos durante muchos años. 

Por ejemplo, en su libro A Peace to End All Peace: Creating the Modern Middle East, 1914-1922 (Penguin, Londres, 1991), David Fromkin calcula que en 1913, la última fecha para la que había cifras, solo alrededor del uno por ciento (1%) de los judíos del mundo había signado su adhesión al sionismo (p. 294). En otras palabras, aunque la narrativa oficial afirma que la Declaración Balfour fue adoptada para favorecer al pueblo judío en todo el mundo, la verdad subyacente sugiere que fueron más bien los sionistas dentro del Imperio Británico (que eran prácticamente todos los que estaban en el gobierno británico en ese momento) quienes orquestaron esta declaración; utilizando la difícil situación del pueblo judío como excusa para justificar esta empresa injusta.

También es notable que los debates y deliberaciones que precedieron a la adopción de esta declaración, no incluyeron ninguna representación árabe; tampoco creyeron necesario hacerlo. Si bien Gran Bretaña aceptó que Palestina debería ser reconstituida como el hogar nacional del pueblo judío, lo que implica que no hay lugar para la población árabe mayoritaria existente, muy pocos árabes sabían siquiera que tal propuesta estaba a la vista. Y los árabes en la propia Palestina no pudieron ser consultados (entonces argumentó más tarde el primer ministro Lloyd George) ya que estaban en territorio enemigo y, por lo tanto, se consideró que estaban luchando contra Gran Bretaña.

Ahora, como podemos ver al revisar los cuatro documentos históricos anteriores, el Imperio Británico, durante su campaña de la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente, jugó un astuto juego de engaño con el pueblo árabe; Haciendo falsas promesas sin intención de cumplirlas. Un juego demasiado común en la construcción de imperios, y ciertamente más dentro de la historia del imperialismo británico. Sin embargo, como siempre es el caso, un imperio no puede triunfar en su traición sin una cohorte local cómplice; un traidor de entre las víctimas. Y en este caso particular, esta cohorte se presentó en la forma de Abdel Aziz Ibn Saud.


Arriba y abajo el rey saudí Abdel Aziz Ibn Saud siendo adulado por Churchill y Roosevelt


Para investigar el papel de Ibn Saud, examinamos un ensayo de 2016 del investigador independiente Nu'man Abd al-Wahid. Al-Wahid corrobora la evidencia de fuentes primarias de un estudio revelador del Dr. Askar H. al-Enazy, titulado "La creación de Arabia Saudita: Ibn Saud y la política imperial británica, 1914-1927" (Londres: Routledge, 2010) con otros trabajos destacados en historia como "The Birth of Saudi Arabia" (Londres: Frank Cass, 1976) de Gary Troeller y "The Desert King: The Life of Ibn Saud" (Londres: Quartet Books, 1980) de David Howarth, etc., y presenta un relato completo del papel que desempeñó Abdel Aziz Ibn Saud entre 1915 y 1926 como ariete del Imperio Británico. En esencia, el papel de hombre musculoso de Ibn Saud fue lo que permitió a los británicos establecer sus objetivos imperiales y sionistas. Metas derivadas del Tratado Sykes-Picot y la Declaración Balfour.

Como el Dr. al-Enazy documenta en su estudio de 2010, el Sharif de Hijaz, tan pronto como terminó la guerra, quiso hacer que los británicos cumplieran sus promesas durante la guerra, como se expresa en la correspondencia McMahon-Hussain. Los británicos, por otro lado, querían que Sharif aceptara la visión real del Imperio para Arabia. Una visión que divide el mundo árabe entre ellos y los franceses, e implementa la Declaración Balfour.


Sin embargo, Sharif declaró que nunca entregará Palestina a la Declaración Balfour del Imperio. Tampoco aceptará nuevas fronteras aleatorias trazadas en Arabia por los imperialistas británicos y franceses.


Después de la Conferencia de El Cairo en marzo de 1921, el Imperio envió a TE Lawrence (Lawrence de Arabia) para encontrarse con el Sharif. Lawrence le ofreció un pago anual de 100.000 libras esterlinas (al-Enazy 2010, p.111), pero Sharif se negó a ceder. Cuando el soborno financiero no logró persuadir al Sharif, Lawrence lo amenazó con la adquisición de Ibn Saud. 

Mientras negociaba con Hussain, Lawrence también visitó a otros líderes en la península arábiga. Les advirtió que no entraran en una alianza con Sharif. Informó que, si lo hacían, el Imperio desataría a Ibn Saud y sus wahabíes sobre ellos. Después de todo, Saud y sus wahabíes estaban a la “entera disposición” de Gran Bretaña. (al-Enazy, p.111).

Simultáneamente, después de la Conferencia, el entonces Secretario Colonial Winston Churchill viajó a Jerusalén. Allí se reunió con el hijo de Sharif, Abdullah, a quien los británicos nombraron Emir de un nuevo territorio llamado Transjordania. Churchill le pidió que persuadiera a “su padre de aceptar el mandato de Palestina y firmar un tratado a tal efecto”; si no, “los británicos desatarían a Ibn Saud contra Hijaz” (al-Enazy p.107). 

Mientras tanto, los británicos idearon planes para derribar a ibn Rashid de Ha'il en el norte. Ibn Rashid había rechazado todas las propuestas del Imperio Británico. Propuestas que se le hizo a través de Ibn Saud para convertirse en otro de los títeres del Imperio (al-Enazy p.45-46, p.101-102). En cambio, Rashid expandió sus territorios hacia el norte hasta la frontera palestina del nuevo mandato. También amplió sus territorios a las fronteras de Irak en el verano de 1920. Actuando bajo la preocupación de que Ibn Rashid pudiera buscar una alianza con Sharif Hussain, Churchill acordó con el oficial imperial Sir Percy Cox en la Conferencia de El Cairo que “Ibn Saud debería recibir la oportunidad de ocupar Hail” (al-Enazy p.104). 

A fines de 1920, los británicos estaban colmando a Ibn Saud con “una 'subvención' mensual de £ 10.000 en oro; además de su subsidio mensual. También recibió abundantes armas y suministros, un total de más de 10.000 fusiles y cuatro cañones de campaña” con instructores anglo-indios (al-Enazy p.104). Finalmente, en septiembre de 1921, los británicos desataron a Ibn Saud en Ha'il, que se rindió oficialmente en noviembre de 1921. Fue después de esta victoria que los británicos otorgaron un nuevo título a Ibn Saud. Ya no era el "Emir de Najd y jefe de sus tribus", sino el "Sultán de Najd y sus dependencias". Ha'il se había disuelto en una dependencia del Imperio del Sultán de Najd.

Con Ibn Saud ahora en la frontera de Sharif Hussain, armado hasta los dientes por los británicos, el Imperio organizó una nueva ronda de conversaciones con el hijo de Sharif, Abdullah; y redactó un tratado aceptando el sionismo. Cuando fue entregado al Sharif con una carta adjunta de su hijo solicitando que "aceptara la realidad", Sharif ni siquiera se molestó en leer el tratado y en su lugar redactó un borrador de tratado rechazando las nuevas divisiones de Arabia, así como la Declaración de Balfour, y la envió a Londres para ser ratificada (al-Enazy p.113).


Retrato del Sharif Hussain bin Ali (Sharif de La Meca)

Después de otras tres rondas de negociaciones en Amman y Londres, el Imperio se dio cuenta de que Hussain nunca cederá Palestina al proyecto sionista de Gran Bretaña ni aceptará las nuevas divisiones en tierras árabes (al-Enazy p.112-125). 

En marzo de 1924, los británicos anunciaron que habían terminado todas las discusiones con Sharif Hussain (al-Enazy p.129). En cuestión de semanas, las fuerzas de Ibn Saud y sus seguidores wahabíes comenzaron a administrar lo que el secretario de Relaciones Exteriores británico Lord Curzon llamó "la patada final" a Sharif Hussain y atacaron el territorio Hijazi (al-Enazy p.106). En septiembre de 1924, Ibn Saud había invadido la capital de verano de Sharif Hussain, Ta'if. 

Ibn Saud capturó el lugar más sagrado del Islam, La Meca, a mediados de octubre de 1924. Sharif Hussain abdicó y se exilió al puerto Hijazi de Akaba. Su hijo Ali lo reemplazó como monarca e hizo de Jeddah su base gubernamental. Temiendo que Sharif Hussain pueda usar Akaba como base para unir a los árabes contra el propio Ibn Saud, los británicos declararon que Hussain debe abandonar Akaba o Ibn Saud atacará el puerto. En respuesta, Hussain ,

 

"Nunca reconoció los mandatos sobre los países árabes y todavía protestó contra el gobierno británico que ha hecho de Palestina un hogar nacional para los judíos". (al-Enazy p.119)


Posteriormente fue expulsado de Akaba, un puerto que el propio Hussain liberó del Imperio Otomano durante la "Revuelta Árabe". El 18 de junio de 1925, Hussain dejó Akaba en el HMS Cornflower. Ibn Saud comenzó su asedio de Jeddah en enero de 1925. La ciudad finalmente se rindió en diciembre de ese año

Esto puso fin a más de 1000 años de gobierno de los descendientes del profeta Mahoma. Los británicos reconocieron oficialmente a Ibn Saud como el nuevo rey de Hijaz en febrero de 1926. Otras potencias europeas hicieron lo mismo en unas semanas. El Imperio Británico cambió el nombre del nuevo estado wahabí unificado en 1932 como el "Reino de Arabia Saudí". Un tal George Rendel, un oficial que trabajaba en la oficina de Medio Oriente en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres, reclamó el crédito por el nuevo nombre.


Conclusión

A cualquier prudente observador del imperialismo británico no le sorprenderá que el Imperio haya traicionado sus promesas hechas a los árabes de un estado árabe independiente después de la Primera Guerra Mundial. 


Sin embargo, cuando un líder árabe hace la traición y se convierte en agente del Imperio Británico; cuando este agente masacra a los árabes que se atreven a oponerse al engaño sionista; y finalmente, cuando es nombrado "Rey de Arabia" como recompensa por su traición, por el mismo Imperio traicionero que engañó al pueblo árabe; cuando un emir árabe hace esto, se convierte en un traidor. Y sigue siendo un traidor por la eternidad; porque ninguna cantidad de riqueza o propaganda puede cambiar la pura verdad: que Abdel Aziz Ibn Saud se convirtió en el Rey de Arabia - y su familia Al Saud en 'Royals' - porque traicionó a los árabes y se convirtió en un agente del Imperio Británico; y en adelante ejecutó los planes sionistas del Imperio para la península arábiga.


Abdel Aziz Ibn Saud

De hecho, la amarga ironía no pasa desapercibida para los musulmanes que lo saben. Que los dos lugares más sagrados del Islam se rigen hoy por el clan saudí y las enseñanzas wahabíes porque ayudaron al Imperio Británico a sentar las bases del sionismo en Arabia durante y después de la Primera Guerra Mundial.


Rez Karim

19 noviembre 2020

Incógnitas de la guerra del Yom Kippur, 1973

 


por Tito Andino U.


Casi medio siglo en que Egipto y Siria apoyados por otras naciones árabes y del otro lado del mundo emprendieron la ofensiva más exitosas de todas las guerras árabe - israelíes. Un masivo y sorprendente ataque acabó acabó con las fortificaciones israelíes en el Canal de Suez y los Altos del Golán - zonas pérdidas por esos estados en la guerra de 1967 -. Pero, ¿qué contuvo el arrasador ataque inicial?. ¿Podríamos afirmar que la acción sirio-egipcia era "limitada" y que solo buscaba la retirada de las fuerzas enemigas de los territorios ocupados en 1967?, o, ¿la contraofensiva israelí fue tal que desarticuló a los consumidos ejércitos rivales?

Varias hipótesis se han barajado desde el punto de vista militar, no analizaremos cuestiones de estrategia por ser hechos históricos profundamente estudiados. Intentaremos resolver un "misterio" que algunos israelíes estuvieron dispuestos a revelar después de muchos años. La pregunta del millón sigue siendo esta: ¿Fue la amenaza a la represalia nuclear de parte del gobierno de Israel contra sirios y egipcios y no su poderosa contraofensiva la que viró el destino de un ataque inicial que arrasó con la hasta entonces invencible armada israelí?


En el primer mapa (izq) los colores nos permiten comprender los territorios que estaban en poder de Israel, Egipto y Siria antes y después de la guerra del Yom Kippur. El mapa de la derecha describe la total ocupación israelí tras la guerra del Yom Kippur (nótese que Israel se retiró de Suez y el Canal pero controlando un enclave vital más al sur). Israel no abandonará el Sinaí hasta los Acuerdos de Camp David en 1978

Partamos del hecho de que no existió un plan general sirio-egipcio para destruir a Israel. 


Objetivos

Egipto y Siria intentan (y lo consiguen en los primeros días de ofensiva) hacer retroceder a las fuerzas israelíes del Golán y el Canal de Suez, la Operación Badr - nombre clave de la operación militar egipcia para cruzar el Canal de Suez y tomar la Línea Bar-Lev de fortificaciones israelíes el 6 de octubre 1973, a la vez que Siria lanza un ataque en los Altos del Golán - Lo que daría lugar a la denominada Guerra del Yom Kippur.

La ofensiva:

Los blindados sirios penetran en los Altos del Golán ocupados desde las llanuras al este del Golán y desde el macizo del Monte Hermón. A la vez, cientos de tanques y miles de soldados cruzan el Canal de Suez bajo fuego enemigo. Egipto utiliza misiles antitanque soviéticos Sagger y sus unidades antiaéreas dan buen uso de los sistemas de misiles soviéticos, ese armamento consigue parar en seco los contraataques israelíes.

 

Arriba:Tropas egipcias cruzan el Canal de Suez. Egipto recibió grandes dotaciones del Sistema de misiles antiaéreos tierra - aire soviéticos (SAM, por sus siglas en inglés) y los aprovechó con exito los primeros días de la guerra del Yom Kippur. Diferentes modelos de misiles fueron desplegados en el frente, en especial el SA-2 y SA-3 


La coalición árabe contando con moderno armamento soviético (no necesariamente superior al material de guerra usado por Israel gracias a sus aliados occidentales), esperaba que tras su ofensiva lograría que las grandes potencias consigan un alto al fuego y negocien sobre los hechos consumados. ¿Era posible eso; o, estabamos ante una estrategia mal planteada?. ¿Tiene que ver en el conflicto la crisis del petróleo, cuando los árabes imponen un embargo de venta a los Estados Unidos u otro país que brinde ayuda a Israel?  

La sorpresa

Egipto y Siria detienen la ofensiva. Las poderosas divisiones blindadas israelíes y las reservas se ponen en marcha, contraatacan, toman la iniciativa, vuelven a cruzar el Canal y rodean a los egipcios; a la vez, las fuerzas de Israel  avanzan sobre las ciudades sirias camino a Damasco; sin embargo no logra apoderarse de Suez ni llegarán a Damasco, por qué?. La URSS amenaza con intervenir mientras Estados Unidos / OTAN reabastecen y reponen el armamento perdido de Israel. Sin lugar a dudas, el arsenal de la coalición árabe se ha consumido en la batalla y ya no está en capacidad de llevar la iniciativa, mucho menos sostener una guerra condenada al fracaso sin el factor sorpresa inicial.

Consecuencia:

 

Mapa de las ofensivas sirio-egipcias (rojo) y contraataque israelí (azul), guerra del Yom Kippur, octubre 1973 


Las pretensiones árabes no van más allá de obtener unas limitadas ganancias, hasta suele hablarse de "restaurar un grado de orgullo árabe y utilizar la guerra como palanca para negociar la devolución de la tierra ocupada por Israel". Un exceso de optimismo teniendo en cuenta la idiosincracia israelí. Una defectuosa estrategia que no calcula que Estados Unidos y la OTAN no se permitirían quedar en ridículo ante los soviéticos. Estabamos en plena "Guerra Fría" y lo que se jugaba, además, de los territorios ocupados por Israel, era demostrar quién era el más fuerte en tecnología militar. La coalición árabe no tomó en cuenta que Israel es el arsenal de los Estados Unidos / OTAN en el Medio Oriente.

Aparentemente el optimismo sirio-egipcio habría contenido el ímpetu de sus fuerzas armadas que, a la postre, permitiría ceder la iniciativa a un poderoso enemigo que aun no había hecho uso de sus inagotables reservas y recursos bélicos, tanto cuantitativa como cualitativamente, lo que vino a suceder apenas un par de días después que la victoria árabe parecía un hecho. La iniciativa militar pasó a Israel quien demostraría su superioridad aérea y terrestre al desplegar las fuerzas blindadas y aéreas estacionadas fuera de los objetivos árabes.

 

Fuerzas israelíes movilizándose por el desierto. Nótese la destrucción en el borde de la carretera.

Los costos humanos y materiales son altos, los más altos de las guerras de Israel, alrededor de 2.800​ muertos y más de 8.000 heridos. Un impresionante número de tanques destruidos, dañados o capturados​, 1063 (mayoritariamente tanques M40 y M60 de fabricación estadounidense), a lo que debemos sumar la pérdida de otros 407 vehículos blindados; y, la cifra de aviones que pierde Israel sigue siendo confusa, según varias fuentes van desde más de 100 hasta sobrepasar los 380 aviones de combate destruidos (es dudoso que Israel hay perdido tantos aviones, la cifra de 105 suele ser aceptada por la mayoría de fuentes), que significaría alrededor del 20% de la poderosa fuerza aérea israelí. De ello se desprende que el material de guerra soviético cumplió su tarea hasta ser consumido sin posibilidad de ser repuesto. Por el lado árabe las bajas son mayores: más de 18.000​ muertos, más de 30.000 heridos, miles de prisioneros. En material bélico, entre 2250-2300 tanques destruidos; 341​-514​ aviones de combate destruidos; 19 buques de guerra hundidos (cifras tomadas de la Wikipedia, entrada Guerra del Yom Kipur)​.

Tras años de largas negociaciones, Egipto recupera el Sinaí, Siria no obtiene nada en el disputado Golán (mucho menos los palestinos a quienes dicen los sirios defender sus derechos).


Fotografías de las pérdidas en material bélico de todas las partes en el conflicto, se puede apreciar la destrucción tanto de tanques estadounidenses como soviéticos

¿MISILES NUCLEARES como arma disuasiva?

 



Un interesante film de ficción del 2002, "The Sum of All Fears" (la suma de todos los miedos) inicia con la guerra del Yom Kippur en 1973, un avión israelí f-4 phamtom cargado con una bomba nuclear táctica es derribado y el arma permanece desaparecida por muchos años cuando es hallada y vendida a un traficante de armas. la película despertó mayor interés sobre la hipótesis de la estrategia nuclear israelí como último recurso de defensa ante una presunta e inevitable caída.

No es secreto que Israel poseía la bomba atómica ya desde antes de la guerra del Yom Kippur y la Guerra de los Seis Días. ¿Podría el mundo haber estado al borde de una conflagración nuclear?, tomando en cuenta que tanto la OTAN como la URSS se habían involucrado en el conflicto y su prestigio como potencias armamentísticas y proveedores de material bélico a las partes estaba también en juego, es decir, querían ostentar quién posee el mejor material de guerra y sobre todo la capacidad logística de reponer los recursos ya utilizados. 

Bien, un artículo publicado el pasado mes de octubre, "Two Deep Mysteries of the 1973 Arab-Israeli War" (Dos profundos misterios de la guerra árabe-israelí de 1973) escrito por Eric Margolis (The Unz Review) se enfoca en dos hechos "misteriosos" que habrían decidido el destino final de esa contienda.

La primera, el espia israelí Ashraf Marwan -yerno de Gamal Nasser!- alertó a Israel sobre la inminente ofensiva, que con arrogancia la desechó. "¿Era Marwan realmente un espía del Mossad o un agente doble, como Egipto afirmó más tarde, desinformando a Israel en el momento de la ofensiva árabe? Más tarde, Marwan murió al caer o fue empujado desde un apartamento de Londres". (Sobre Marwan hay suficiente información en la red, igual se ha debatido mucho sobre los fallos de la inteligencia israelí al ser sorprendidos sin capacidad de reacción inmediata).

El segundo misterio de la guerra se refiere a la lucha en el Golán. Los blindados sirios y las divisiones mecanizadas han llegado a la cima de los Altos del Golán desde donde observan Galilea y gran parte del norte de Israel, cuesta abajo los caminos están libres hasta el río Jordán. ¿Impidió el objetivo "limitado" que Siria ingrese a Galilea?. El cuartel general sirio ordena detener la ofensiva.¿Por qué los sirios detuvieron su avance cuando la victoria estaba a su alcance... los planes "limitados"? o, ¿simplemente se quedaron sin aliento una vez consumidos sus irremplazables recursos bélicos?


Los Comandantes en Jefe sirio y egipcio inspeccionando sus posiciones en 1973. En la parte superior izquierda, Ariel Sharon junto al legendario general Moshe Dayan.


A pesar de las plausibles y lógicas explicaciones de expertos y estrategas, la respuesta sigue manteniendo un velo de misterio. Comenta Margolis en su artículo, "la mejor suposición es que los satélites espías soviéticos vieron a Israel sacar 13 misiles Jericó de cuevas en dos bases aéreas y colocar sus ojivas nucleares de 20 kilotones. Moscú advirtió de inmediato a Washington y a sus aliados árabes, quienes temían un inminente ataque nuclear israelí contra objetivos que incluían Damasco y El Cairo".

Según la revista alemana Stern, en una serie de artículos publicados en 1980, sus fuentes de información provedrían de agentes secretos israelíes que habrían señalado que Golda Meir (primera ministra israelí) ordenó alerta máxima para las unidades atómicas en los primeros días de la guerra del Yom Kippur al contemplar los rápidos y victoriosos avances sirio-egipcios en el Golán y el Sinaí. Según Stern, se trasladaron a Tel Avivi trece bombas atómicas almacenadas en el desierto en bases subterráneas, esas armas habrían sido montadas en los caza-bombarderos Phantom.

Israel al poseer la bomba atómica desde los años 60 habría planificado un plan de contingencia, un programa para usar el arma nuclear si llegara a sentirse acorralado y vencido por países árabes hostiles, aquello ya se discutió en 1967, antes de la guerra de los Seis Días, el general Itzhak Yaakov fue el encargado de la "Operación Sansón" cuyo cometido no era otro que hacer detonar una bomba atómica en el desierto del Sinaí como demostración de fuerza en caso que los ejércitos árabes llegaran a territorio israelí... esa disuasión no solo que forzaría a las fuerzas árabes a detener su ataque sino que amenazaría la existencia de esas mismas naciones árabes. El mencionado general israelí divulgó esa información en varias entrevistas al New York Times, entre 1999 - 2000, lo cual le acarreó su detención en Israel por revelación de secretos de estado.

 


No hubo necesidad de tal demostración, en 1967 Israel ocupó en seis días una superficie cuatro veces superior a su territorio, península del Sinaí incluida. la eventualidad nuclear, tantas veces desmentida, pudo haber estado a punto de convertirse en realidad durante la guerra del Yom Kippur, octubre 1973. Tras las victorias iniciales de la coalición árabe, se afirma que el general Moshe Dayan, ministro de defensa israelí, habría dicho que “no tenemos tiempo y opciones de defensa, la situación de nuestras fuerzas es muy mala, solo nos queda la opción atómica si queremos permanecer y por eso pido emprender acciones necesarias en cuestión de minutos”. Golda Meir también habría llamado a Henry Kissinger: “salva a Israel, ayúdanos, Israel se está cayendo....”; Kissinger habría respondido: "¿Podría Israel soportar 12 horas más?" (afirmaciones del israelí Arnon Azariahu, asistente del ministro Yisrael Galili en entrevista a un canal de televisión israelí. De todas formas el tema siempre ha sido evadido en Israel)

En "The Arab-Israel War of 1973 and Its Legacy" (La guerra árabe-israelí de 1973 y su legado), Adeyinka Makinde, en un reportaje para Global Research (9 octubre 2017) señala lo siguiente: "El mundo puede haber estado al borde de una catástrofe nuclear. Se afirma que la Unión Soviética desplegó brigadas de misiles Scud armados con ojivas nucleares, mientras Moshe Dayan ordenaba la preparación de al menos un misil balístico capaz de llevar una ojiva nuclear. En su libro The Samson Option: Israel's Nuclear Arsenal and American Foreign Policy, Seymour Hersh, premio Pulitzer, escribió que la misiva de Israel a la administración del presidente Richard Nixon solicitando un puente aéreo de armas, fue acompañada por la amenaza de desplegar armas nucleares en el país. Aunque los recuerdos de Arnan Azarhayu, un conocedor de la política israelí, retratan una referencia más moderada al recurso a las armas nucleares en las discusiones del gabinete durante la guerra, no obstante, es un hecho establecido que Estados Unidos colocó su Comando Aéreo Estratégico, el Comando de Defensa Aérea Continental, el Comando Europeo y la Sexta Flota en alerta DEFCON 3 por temor a que la Unión Soviética pueda intervenir en el conflicto del lado de sus aliados árabes".


En la fotografía tomada en Jerusalém, noviembre de 1977, los ya fallecidos ex presidente Anwar al-Sadat y el ministro de defensa israelí Moshe Dayan durante las rondas de conversaciones de paz. Como nota anecdótica, el general Fouad Nassar, jefe de inteligencia egipcia durante la guerra del Yom Kippur, en su libro "Guerreros y espías", detalla como elementos de observación informaron que Dayan deambulaba entre las fuerzas israelíes en la Ribera Occidental del Canal de Suez. El general Nassar lo comunicó al presidente Sadat, quien ordenó ubicar con precisión la ubicación del ministro de defensa israelí y ordenó lanzar ataques aéreos en el sitio para dar muerte a Dayan. Al parecer los agentes egipcios, al día siguiente del ataque enviaron una foto de Moshe Dayan aferrado a una palmera a pocos metros del sitio del ataque. Sadat habría expresado que "ese hombre no está destinado a morir hoy". Los dos personajes se verían cara a cara años después durante las conversaciones egipcio-israelíes (negociadas por EEUU) que concluyeron con los Acuerdos de Camp David 1978 y el Tratado de Paz en 1979 entre Israel y Egipto, con la retirada del ejército israelí del Sinaí, excepto Taba. La ciudad volvió a soberanía egipcia en 1989 por medio de un arbitraje internacional.


Conclusiones:

- La falta de evidencia solo nos permite manejar el tema de la represión nuclear israelí como una hipótesis (aunque está demostrado que Israel posee armas nucleares, su mejor fuerza disuasiva).

- Según Adeyinka Makinde, hay que tener en cuenta la cuestión de la presunta solidaridad árabe, "los objetivos limitados de la guerra de 1973 demostraron, al igual que la guerra de 1948, que los vecinos de Israel siempre han estado más preocupados por sus propios intereses nacionales" Afirma que en 1948 los árabes estaban más preocupados por adquirir territorio que por la situación de Palestina. Acuerdos secretos lo confirmaron, Jordania adquiera Cisjordania y Egipto se llevó la Franja de Gaza.

- A la larga, el Acuerdo de Camp David (1978) y el posterior tratado de paz entre Israel y Egipto fueron consecuencia de la guerra de 1973.

- Arabia Saudí renunció a la idea de utilizar un embargo petrolero como opción.

- Se cortó de raíz una posible nueva coalición que amenace la hegemonía militar regional de Israel por medio de la guerra.

- La pérdida de la "causa" árabe ve surgir con el tiempo a Irán como potencia regional que amenaza la hegemonía militar israelí en la región, Siria se inclinará hacia Irán a lo que se suman fuerzas irregulares de Líbano (Hezbolá) que son percibidas en Israel como el nuevo peligro existencial, ello sería el origen de la fatalidad que atraviesa Siria durante los últimos 10 años y la imposibilidad de contar con fuerzas que sostengan sus legítimas aspiraciones en los Altos del Golán, Israel ha declarado la región territorio israelí soberano permanente e irrevocable. Cisjordania continúa siendo colonizada con asentamientos israelíes que no piensan renunciar.

- En general, la tónica de un conflicto árabe-israelí ha dejado de sustentarse en el presente; hoy tenemos que hablar de una disputa irano-israelí que ya se han enfrentado a través de intermediarios en la actual guerra en Siria.


Lecturas consultadas:

Two Deep Mysteries of the 1973 Arab-Israeli War

The Arab-Israel War of 1973 and Its Legacy

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny