Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Hitler. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hitler. Mostrar todas las entradas

30 enero 2021

Cuando Hitler demandó sus derechos de autor en los Estados Unidos



por Tito Andino

Selección de textos en inglés


Hace un par de años publiqué una "crítica" a la Edición Crítica de Mein Kampf ("Hitler, Mein Kampf. Eine kritische Edition") que fuera editada por el equipo de académicos e historiadores alemanes: Christian Hartmann, Thomas Vordermayer, Othmar Plöckinger y Roman Töppel, del Instituto de Historia Contemporánea Berlín- Munich (ifZ), señalando que las más de 3.500 anotaciones de gran menticulosidad histórica y científica - 4.5 notas a pie por cada página de Mein Kampf en promedio -, en la práctica, es lo único que amerita su lectura.


En la referida ponencia se enfocó brevemente una anécdota de la historia. Hitler, a través de sus editores en los Estados Unidos reclamó sus derechos de autor sobre "Mein Kampf" debido a una publicación del periodista Alan Cranston, quien con el tiempo llegaría a ser senador por California, líder demócrata en el Senado de los Estados Unidos y nominado para candidato a la presidencia por el partido Demócrata en 1984 (elecciones primarias). Cranston también dedicó parte de su vida al servicio público, al activismo político por la reducción de armas nucleares y la paz mundial. 

Cranston perdió el juicio ante la demanda planteada en su contra por uso indebido de los derechos de autor. Sin embargo, es bueno recordar que desde aquellos tiempos el libro de Hitler empezó a ser "pirateado" en algunas partes del mundo y en décadas posteriores a la posguerra. En lengua castellana, México fue el ejemplo práctico de ilegales publicaciones del libro de Hitler, apetecido por neonazis y ultraderechistas, la "hitlermanía" mexicana data desde tiempos de José Vasconcelos y su revista Timón (1940); con el paso de los años y la llegada de internet, ediciones promovidas por grupos extremistas siguen circulando ampliamente en diversos idiomas. 

Una primera traducción autorizada al castellano de Mein Kampf se publicó por primera vez en 1935 (editorial Araluce), que viene siendo la fuente primaria de las decenas de ediciones cercenadas y pirateadas que han circulado por años. Algunas conservan partes de la introducción del traductor, partidiario de Hitler y su concepción del mundo. En una de las primeras ediciones pirateadas, casi imposible de conseguir en la actualidad, se puede leer segmentos del traductor original: 


“...Quien juzgue sin ofuscamientos doctrinarios la obra renovadora del Tercer Reich, habrá de convenir en que Hitler fue dueño de la verdad de su causa al impulsar un vigoroso movimiento de exaltación nacional llamado a aniquilar el marxismo que estaba devorando el alma popular de Alemania... La ideología del nacionalsocialismo alemán —opuesta a lo que propagan sus detractores— es constructiva y, por tanto, pacifista, pero no pacifista en el sentido de aceptar la imposición de violencias internacionales contrarias a la dignidad y al honor de un pueblo soberano (...) El pacifismo nacionalsocialista se inspira, pues, en principios elementales del derecho y descansa sobre la unidad moral del pueblo alemán”. 


¿Quién podría criticar que Cranston y otros, en su tiempo, se alarmaran ante los hechos y los discursos de Hitler y sus editores?. Bien hizo la revista Milenio en señalar:


"Ante ediciones propagandísticas e irresponsables como ésta (la cita de arriba), se antoja más que sustentada la justificación del Instituto alemán de Historia Contemporánea para difundir una edición crítica y comentada". 


El copyright alemán de "Mein Kampf" de Adolf Hitler fue noticia en 2015-2016, pertenecía al estado de Baviera luego de que la editora original alemana, propiedad del partido nazi, dejara de existir jurídicamente, "Zentralverlag der NSDAP Franz Eher Nachfolger GmbH München", mejor conocida como Eher-Verlag, (editorial Eher en castellano). La casa editora propiedad de los nazis desde finales de 1920 hasta 1945 se disolvió por la Ley N0. 2 (Terminación y Liquidación de Organizaciones Nazis) dictada por el Consejo de Control Aliado, ente que dirigió Alemania los primeros años de la posguerra ante la ausencia de un gobierno alemán. Quedó prohibido reeditar Mein Kampf, básicamente por cuestiones legales de derechos de autor y no tanto por cuestiones ideológicas (que sin duda también fue determinante). Los derechos de autor se transfirieron al estado de Bavaria en 1948 que asume la responsabilidad legal de sucesión y administración fiduciaria de Eher-Verlag (la empresa quedó legalmente liquidada en 1952). Ese acto jurídico impidió la posibilidad de reeditar el libro (a pesar de ello, durante decenios circularon muchas versiones pirateadas por el mundo). La ley alemana establece en 70 años la expiración de los derechos de autor tras la muerte de su titular, es decir, el plazo venció a finales del 2015. Desde entonces, el libro es de dominio público en Alemania.


El Juicio por derechos de autor de Mein Kampf en los Estados Unidos.

 


Bien, el historial de derechos de autor de la obra en los Estados Unidos no es menos complicado, siendo de notoriedad el episodio que involucró la demanda presentada en 1939 contra Alan Cranston por el editor Houghton Mifflin Co. por infringir los derechos de autor de Adolf Hitler y su traducción al inglés.

En realidad fueron dos las demandas planteadas por los editores de Hitler en Estados Unidos, el jefe nazi estaba al tanto de ello, de lo contrario tanto él como los editores dejarían de percibir dividendos económicos.  


Houghton Miflin demanda en nombre de Hitler y "Mein Kampf" (1939)

1.  “Houghton Mifflin Co. vs Stackpole Sons, Inc. et al”, se registró el 9 de junio de 1939 en una corte de apelaciones de Connecticut; y, 

2. "Houghton Mifflin Co. v. Noram Pub. Co., Inc., et al". 28 F. Supp. 676 (SDNY 1939). Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de New York - 28 F. Supp. 676 (SDNY 1939), registrado el 14 de julio de 1939.

"Esta es una moción para una orden judicial temporal para restringir la infracción de los derechos de autor que el demandante afirma tener del libro "Mein Kampf" (autor, Adolf Hitler)".

 

El senador Alan Cranston posa en su oficina de Capitol Hill con una copia de "Mein Kampf" de Adolph Hitler, el 29 de enero de 1988. Cranston fue demandado por Hitler en 1939 en los tribunales de Estados Unidos por publicar esta edición no autorizada. (UPI Foto / Leighton Mark / Archivos)


La publicación de Cranston, una edición abreviada en inglés del libro de Hitler, se elaboró en forma de tabloide (tamaño de papel de periódico) y publicado en 1939 por Noram Publishing Co. de Greenwich, Connecticut. Se trata de un documento de 32 páginas con coloridas ilustraciones. La edición se vendió por 10 centavos (mientras el libro se vendía por tres dólares). Houghton Mifflin Co. (empresa editorial) utilizó los tribunales para detener su distribución. Se estima que ya se habían vendido unos 500.000 ejemplares de la edición "pirata". 

Hitler, a través de sus editores estadounidenses, ganó la demanda, protegió sus derechos de autor, consiguió evitar a través de la censura que el demandado en su edición comentada pusiera en evidencia ante el público estadounidense sus planes expansionistas y fue a la guerra. Cranston perdió el litigio, abandonó el periodismo para dedicarse a la política y activismo social. “Dejé el periodismo”, comentó Cranston en una entrevista, “porque... estaba demasiado preocupado por los eventos que se desarrollaban en el mundo con Hitler y Mussolini para pasar mi vida simplemente registrando tales eventos. Prefiero estar involucrado en la acción", explicaba en un artículo de "Los Angeles Times" publicado en 1988.


¿Cómo se involucró Cranston en su edición de Mein Kampf?

Mientras ejercía el periodismo, Cranston se desempeñó como corresponsal extranjero del International News Service en Alemania, Italia y Etiopía. En 1939 retornó a los Estados Unidos, "con la intención de meterse en política, si pudiera".

Cranston, versado en idiomas, dominaba el alemán, era un reconocido crítico de las traducciones al inglés de la época. Recordó una anécdota, había coincidido casualmente con Hitler en una habitación de Munich en el verano de 1934 cuando aun era estudiante de la Universidad de Stanford, "vi a este hombre con una mirada vidriosa de poder en su rostro”.


El trabajo de Cranston, en realidad es la primera edición "crítica" y anotada fuera de Alemania (probablemente en el mundo), publicado en 1939. Se percató que el libro de Hitler que circulaba en inglés omitía detalles fundamentales, ya que cada país donde se publicó Mein Kampf solo podía conocer una parte del plan completo

 

Decidido a editar un compendio traducido al inglés de la versión original alemana, le llevó a anotar, comentar y advertir sobre la política nazi y sus pretensiones expansionistas junto a la rabiosa muestra antisemítica de la obra.

La historia de su famosa y demandada publicación ha sido comentada en muchos medios de habla inglesa. Básicamente todas las publicaciones se basan en un par de entrevistas concedidas muchas décadas después por Cranston, la más conocida a "The Angeles Times" (1988), donde explica las razones por las que tradujo y editó Mein Kampf y las consecuencias de la demanda promovida por Hitler. 

Las siguiente líneas son un compendio de información recopilada de diversas fuentes en inglés (salvo una en castellano, revista Milenio), las mismas constan como notas de consulta a pie de página. También se deja en claro que las siguientes líneas traducidas toman citas textuales de uno y otro texto con las declaraciones de Cranston, uniéndolas como un rompecabezas, ya que unas omiten algún dato importante que aparece en otro reportaje. En resumen:

Cranston nos cuenta su historia 


"My Battle" (Mein Kampf), de Adolf Hitler. Primera edición estadounidense de Houghton Mifflin Co. de Boston. 1933, abreviado y traducido por E.T.S. Dugdale. Esta edición tuvo algunas reimpresiones posteriormente. En EEUU esta traducción al inglés fue la única disponible hasta 1939. Curiosamente Dugdale (el traductor) era un convencido pro-sionista, estaba casado con la sobrina de Lord Balfour por lo que mantuvo su nombre fuera de la edición del Reino Unido. aparentemente para evitar controversias. 


"Mientras trabajaba como corresponsal extranjero, leí Mein Kampf, de Adolf Hitler, el libro que delineaba sus planes para Alemania y las cosas terribles que él intentaba hacer en el mundo. No había una traducción al inglés. Cuando me retiré del periodismo y regresé a New York. A principios de 1939, estaba en la librería Macy's en Nueva York y vi una gran exhibición de 'Mein Kampf' a la venta, la versión en inglés de Houghton Mifflin, que nunca había visto. Yo había leído el original en alemán. Tomé un ejemplar, sabía que no era el libro auténtico. Era mucho más delgado que el original que yo había leído. Así que lo compré. Era una versión condensada, y muchas de las cosas que habrían molestado a los estadounidenses simplemente no estaban ahí, como sí estaban en la versión original que leí. Resultó que había sido editado de modo que se omitió una buena parte de lo que escribió Hitler, incluidas secciones que mostraban el plan de Hitler para el mundo.


Un ejemplar reimpreso de la primera edición estadounidense de "My Battle" (Mein Kampf), corresponde al año 1937, editada por Houghton Mifflin Company de Boston. Traducción de E.T.S. Dugdale


Para sacar la verdad hablé con un editor amigo en Nueva York, un editor de nombre Amster Spiro (editor del New York Journal-American de William Randolph Hearst), le sugerí que escribiría y publicaría una versión antinazi de Mein Kampf con el mismo título, que sería un libro real y que despertaría a los estadounidenses sobre el peligro que representaba Hitler para nosotros y para el resto del mundo. Una nueva traducción no impugnada y condensada con comentarios críticos y notas explicativas. Así lo hicimos. Pasé ocho días compilando mi versión de Mein Kampf a partir de la versión en inglés que tenía ahora, la versión original en alemán y otra copia que acababa de aparecer. 

Escribí esto, lo dicté del texto alemán de Hitler a un grupo de secretarias en un loft en Manhattan. (Sin que ellos lo supieran en ese momento, otros dos editores estaban haciendo lo mismo). Una de estas secretarias (una joven judía) aparentemente pensó: 'Dios mío, ¿en qué estoy metida?' ... Fue a la Liga Anti-Difamación (ADL) y Benjamin R. Epstein, que más tarde dirigió la ADL durante 30 años, pronto estuvo hurgando en el loft, haciendo preguntas.

"Me sorprendió", dijo Epstein, que Spiro, también judío, estuviera involucrado en la publicidad de Hitler. Entonces Epstein conoció a Cranston. “Una vez que me di cuenta de que estaba realmente de nuestro lado”, dijo, “abrí nuestros archivos y trabajamos muy de cerca” para producir el texto completo. Comenzaron su propia empresa, Noram Publishing Co. Inc., para comercializar el libro.


A la izquierda, el ejemplar más conocido, publicado por Noram Publishing Co. Inc. A la derecha, la portada destinada para USA / Canadá publicado por Stackpole Sons, los textos de ambas publicaciones corresponden a Alan Cranston. Vendidos por 10 centavos, todas las ganancias estaban destinadas a los refugiados en Estados Unidos que huían de los nazis Los tribunales dictaminaron que Stackpole and Sons y Noram Publishing habían infringido los derechos de autor de Hitler. Tuvieron que destruirse medio millón de copias, pero ya habían sido vendidos 500.000 ejemplares.


Procedimos entonces a imprimir en tabloide la versión que yo escribí, con una espeluznante portada roja muy chillona, mostrando a Hitler dividiendo el mundo. Se rescató "lo que es el pensamiento coherente en medio del torrente de 270.000 palabras de Hitler". Cranston aseguró a los lectores que la traducción "contiene todas las ideas importantes que presentó Hitler", pero "eliminó sus largas digresiones y eliminó gran parte de la repetición interminable". "Hemos recortado las 270.000 palabras de Hitler a 70.000", declararon en el avance, "¡pero no se omite nada importante!", editando los fragmentos elegidos y agregando comentarios e interpretación crítica. Se incluyeron secciones que eran evidentemente atroces y omitidas de otras versiones en inglés. Eso provocó una conmoción.  

La edición sensacionalista de 32 páginas, con derechos de autor en 1939, era una "versión similar a Reader's Digest que muestra lo peor de Hitler", dijo Cranston, señalando que el libro contenía ilustraciones y notas que mostraban la "propaganda y distorsiones" de Hitler. "Vendió medio millón de copias en 10 días en los quioscos", a 10 centavos cada una, se rió Cranston. 

Algunos nazis empezaron a destruir los quioscos que lo vendían en San Louis, la parte alemana de Nueva York y otras zonas del país y fuimos de inmediato demandados por los agentes de Hitler alegando sobre la base de que habíamos violado sus derechos de autor (el copyright), lo cual habíamos hecho. Teníamos la teoría de que aunque él había registrado Mein Kampf en Austria, él mismo había destruido Austria con su ejército, así que alegábamos que él había destruido su copyright también al mismo tiempo. Bueno, eso no funcionó en la corte, y un juez de Connecticut falló a favor de Hitler. No nos impusieron castigo, pero debimos dejar de vender el libro. Tuvimos lo que se llama sentencia. Pero despertamos a muchos estadounidenses sobre la amenaza nazi”, ya que ese trabajo discutía de manera fundamental el concepto de la Gran Mentira, "la única mentira que vale la pena contar es colosal".



Hitler era legalmente un hombre sin patria cuando escribió Mein Kampf. Había perdido su ciudadanía austríaca en 1918 por servir en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial, y no tomó la ciudadanía alemana hasta 1932, dos años antes de que asumiera el cargo de canciller de Alemania.

En enero de 1939, Mein Kampf era un éxito de ventas en Alemania y le había reportado al vagabundo rechazado por las escuelas de artes austríacas, convertido en dictador,  alrededor de tres millones de dólares.

En los Estados Unidos, el editor autorizado de Hitler, Houghton Mifflin Co., le pagaba regalías, ganaría dinero con el libro que se vendía a tres dólares por copia, Hitler estaba obteniendo cuarenta centavos en regalías por cada ejemplar que alguien compraba que ni siquiera era el texto original. (No se equivoquen, Hitler hizo una buena cantidad de dinero con el libro fuera de Alemania, mientras que ganaba mucho dentro de Alemania con la compra obligatoria). Houghton Miflin Co. ya había publicado Mein Kampf en Estados Unidos y la versión de Noram Publishing Co. interfería con su negocio. 


No es materia de discusión, Houghton Mifflin Company tenía los derechos de autor y podía imprimir ´Mein Kampf´ desde 1933 en los Estados Unidos bajo autorización y consentimiento del editor alemán, Franz Eher Verlag de Munich. El copyright cedido en diversos países del mundo fue un gran negocio para la editorial alemana y Hitler se beneficiaba de las regalías. Recordemos que la editorial era propiedad del NSDAP (partido nazi). 

En contrapartida, el libro de Cranston, a través de Noram Publishing Company (de Greenwich, Connecticut) prometía en voz alta "Ni un centavo de regalías para Hitler", y decía que todas las ganancias se destinarían a ayudar a los refugiados del Reich de Hitler. Noram Publishing imprimió la traducción en formato tabloide y, en efecto, proclamaba en su portada, “Ni un centavo de regalías para Hitler” y “millones vendidos en forma de libro a $ 3; ahora por primera vez en esta popular edición a 10 centavos”. Noram Publishing registró los derechos de autor sobre la traducción en la Oficina de derechos de autor el 19 de abril de 1939.

“Parece increíble”, escribió Cranston en el prólogo, “que después de haber dejado por escrito planes tan brutales y calculados con frialdad, sus compatriotas alemanes y el resto del mundo incluso le permiten a Hitler ejecutarlos". Al llamar a Mein Kampf el "tratado político más importante y significativo de nuestro tiempo", Cranston declaró que "todo estadounidense debería saber, de inmediato, exactamente lo que dijo Hitler en 1925".

Cranston recordó: Las personas que representan a Hitler, en efecto, tenían sus derechos de autor, nos demandaron porque obviamente estábamos socavando su mercado. Houghton Mifflin también demandó a otro contrabandista estadounidense de Mein Kampf, Stackpole Sons Inc.

El abogado de los Stackpole Sons Inc. alegó ante un juez federal que debido a que Hitler era "apátrida" cuando escribió su libro, según la ley de derechos de autor de Estados Unidos, era de dominio público y Hitler no tenía derechos que defender. Cranston dijo que su Noram Publishing Co. hizo el mismo argumento, señalando que su tabloide de 10 centavos, aún siendo incompleto, no era una competencia para el libro de tapa dura de Houghton Mifflin de tres dólares por ejemplar.


En junio de 1939, una Corte de Apelaciones de Connecticut dictaminó que Stackpole Sons había infringido los derechos de autor de Hitler. En julio, el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de New York hizo lo mismo con Noram Publishing y ordenó que se detuviera la prensa pirata de Cranston. 


"Luego tuvimos que tirar medio millón de copias", dijo Cranston, siempre sonriente. "No se evaluaron daños, pero tuvimos que dejar de vender el libro, despertamos a muchos estadounidenses sobre la amenaza nazi". La verdad había salido a la luz comentaba en la famosa entrevista hacia el final de su vida.

Mientras giraban las ruedas de la justicia estadounidense, las tropas nazis marchaban por Europa hacia la guerra que Cranston había advertido llegaría con seguridad. Los juicios estuvieron entre los más extraños casos de la jurisprudencia estadounidense. Sus argumentos sentaron precedentes y provocaron una avalancha de historias en periódicos, revistas populares y revistas jurídicas.

Hay quienes piensan incluso que existen personas que usan los derechos de autor no solo para proteger su "propiedad intelectual", sino lo utilizan para censurar (prohibir que se analice la obra en su real contexto). Aparentemente, Adolf Hitler, encaja en este grupo, utilizó los derechos de autor como censura. Los editores estadounidenses de Hitler evitaron que se conociera el alcance real y completo de los puntos de vista de Hitler reflejados en su versión original alemana, para ello, se valieron de la la ley de derechos de autor. Y, como bien señala una de las fuentes consultadas, Hitler pudo seguir recibiendo regalías y controlar la publicación de su libro, diez semanas antes de que marche sobre Polonia y estalle la guerra en Europa. La parte demandada, que elevó el “uso justo” como defensa en el caso, así como la teoría de que debido a Adolf Hitler era un “apátrida”, por tanto, cualquier cesión de sus derechos de autor no era válido, no tuvo éxito.

Para no confundir al lector, solo como nota referencial, el caso de Hitler en Estados Unidos ha sido alegado en otras ocasiones para proteger cuestionados derechos de autor. "Es difícil saber si hay algo noble en que un tribunal federal de los EE.UU esté revisando los arcanos de la jurisprudencia internacional del derecho de autor para darle a Hitler, ¡ incluso a Hitler ! - su día en una corte, algo espantoso que permitiría que la ley de derechos de autor se usara incorrectamente en un asunto de importancia pública tan crucial. Entonces, ahora, la próxima vez que sienta ganas de ganar cualquier conversación sobre los derechos de autor como censura, simplemente siéntase libre de declarar "¡eso es algo que harían los nazis!" y señalar esta historia".


Houghton Mifflin Company, ya en plena guerra que involucra a los Estados Unidos, presentó una nueva versión de ´Mein Kampf´ de Adolf Hitler. Se ha cambiado de traductor, ahora el texto traducido corresponde a Ralph Manheim.  La editorial hace enfásis de estar ante "la nueva traducción definitiva", con 694 páginas. Las gráficas corresponden a la edición de 1943.


Otras referencias:

El comic “El libro que Hitler no quería que leyeras”, producido por el Instituto David S. Wyman de Estudios del Holocausto es una historieta publicada en noviembre de 2015, cuenta la historia de cómo Alan Cranston produjo su propia versión del libro de Hitler, solo para ser demandado por Hitler, arrojando luz sobre una batalla legal que ocurrió en 1939 en Estados Unidos.  

"El libro que Hitler no quería que leyeras", es escrito por Rafael Medoff, director del Instituto David S. Wyman de Estudios del Holocausto en Washington y dibujado por Dean Motter. Medoff afirmó que "estaba al tanto de los esfuerzos del joven Alan Cranston para advertir al mundo de los peligros que representaba Hitler. Me pareció que la historia de Cranston podría ser un vehículo eficaz para transmitir la nueva controversia sobre 'Mein Kampf' que comenzaría después del 31 de diciembre del 2015".

La historieta - comic inicia en 1937, cuando Cranston, un corresponsal extranjero en Europa del International News Service, se desilusiona del aislacionismo de Estados Unidos y la negación del creciente poder de Hitler, regresando dos años después a Nueva York.



- En octubre de 2017 apareció un valioso libro escrito por Lorraine H. Tong (Editor: LHT Productions), "HITLER ON TRIAL. Alan Cranston, Mein Kampf, and The Court of World Opinion" (Hitler en juicio. Mein Kampf y la Corte de la Opinión Mundial - traducción literal- la obra no tiene una edición en castellano), tuvo buena recepción en los Estados Unidos y como es evidente trata sobre el juicio de los agentes de Hitler por los derechos de autor de Mein Kampf

Sobre la autora, Lorraine Tong, del Servicio de Investigación del Congreso, en su tiempo se desempeñó como asistente legislativa del senador Alan Cranston en materia de política exterior. Al igual que muchos concordó que el enfoque de Cranston hacia Mein Kampf presagiaba su carrera en el servicio público. "Él siempre tuvo una visión del mundo", dijo, citando sus esfuerzos para detener la proliferación nuclear, poner fin a la guerra de Vietnam, reducir las tensiones en el Medio Oriente y normalizar las relaciones entre Estados Unidos y China, entre otras iniciativas. “También fue un líder en la promoción de los derechos humanos y civiles y en la protección del medio ambiente para las generaciones futuras. Admiro su capacidad para concentrarse como un rayo láser para resolver problemas complejos, a menudo buscando soluciones prácticas más allá de las líneas del partido", afirma la autora (cita tomada de la nota referencial sobre su libro).




Otros datos importantes sobre Alan Cranston, lo resumimos de la entrevista "Conversaciones con la historia", de la Universidad Berkeley (en inglés).

Durante la guerra, laboró junto al poeta y escritor Archibald McLeish, que había sido designado por el presidente Roosevelt jefe de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en 1939 hasta 1944. Su tarea la describe el propio Cranston:

Había trabajado durante un tiempo antes de que comenzara la guerra, después de regresar a Estados Unidos, para una organización llamada Common Council for American Unity que trataba de ayudar a los inmigrantes a adaptarse a la vida estadounidense. Así que estaba trabajando con estadounidenses de origen alemán, italiano, polaco, etc. Trabajé con Eleanor Roosevelt con la esperanza de evitar el establecimiento de campamentos de reubicación para japoneses-estadounidenses en 1942. Y también tuve la tarea de tratar de explicar a los germanoamericanos por qué estábamos luchando contra Hitler, a los italoamericanos por qué estábamos luchando contra Mussolini y a los japoneses americanos, que lamentablemente fueron encerrados en los llamados campos de reubicación, aunque no creo que fuera necesario, el por qué estábamos luchando contra Japón. Así que pasé un par de años trabajando con grupos de lenguas extranjeras en este país en todos estos aspectos y muchos otros. 

Me alisté en el ejército, tomé entrenamiento militar básico, pero debido a mi experiencia en periodismo y al hecho de que había trabajado en el gobierno en cosas relacionadas con la escritura y el periodismo, me sacaron de la infantería y me metieron en algo llamado Army Talk donde estaba escribiendo y explicando a todos los que estaban en el ejército los objetivos de la guerra, lo que estaba sucediendo, etc. Mientras estaba en el ejército logré escribir un libro titulado "The Killing of the Peace". El propósito del libro era hacer un poco más difícil para los aislacionistas mantenernos fuera de las Naciones Unidas. Yo al menos expondría las tácticas que usaron y las estrategias que llevaron a la derrota de la Liga de Naciones.


Alan MacGregor Cranston falleció el 31 de diciembre del 2000 a la edad de 86 años dejando un gran legado como ciudadano y político.
 

Fuentes:

Alan Cranston Interview: Conversations with History; Institute of International Studies, UC Berkeley

Mein Kampf. Infringer Aimed to Warn of Hitler Threat

Court Halted Dime Edition of ‘Mein Kampf’ : Cranston Tells How Hitler Sued Him and Won

That Time Hitler Used Copyright Law To Block Future Senator Alan Cranston From Publishing Mein Kampf

Comic Book Recalls Effort to Expose ‘Mein Kampf’

La lucha de Hitler por "Mi Lucha" (Revista Milenio, edición digital)

A manera de crítica a la "Edición Crítica de Mein Kampf".

22 enero 2021

En el rostro del Führer!, de Disney

 


por Tito Andino U.
Recopilación.

A manaera de nota aclaratoria


Me han comentado algunas inquietudes sobre la publicación de la colección de barajas relacionado con el trabajo artístico del caricaturista mexicano Antonio Arias Bernal que fuera editado por Bill Schroeder. En primer lugar, debo insistir que hay demasiado intolerante en las redes sociales que, a pretexto de "estar hartos de Hitler", pretenden evitar que se siga publicando este tipo de material "ofensivo" para sus delicadas y sagradas creencias. Por otro lado, es evidente que algunos lectores no dieron una correcta interpretación al corto texto (por sentado, lo que llama la atención son las caricaturas!). Arias Bernal no "bautizó" ese trabajo como "Der Fuehrer´s Face". Muchas de sus obras quedaron olvidadas y archivadas debido al rápido final de la guerra (el artista estaba contratado por el gobierno de los Estados Unidos) y el citado Schroeder las recuperó y editó en forma de baraja para no perder el magnífico trabajo de Arias Bernal quien había fallecido mucho tiempo atrás.

 

Schroeder tuvo la idea de nombrarla con el título de la conocida canción de Spike Jones "Der Fuehrer´s Face" que, a la vez, había servido de fondo para el cortometraje de Disney bajo el mismo título "Der Fuehrer's Face" con la "magistral" participación del Pato Donald. De allí que pudo darse la confusión de los gentiles lectores. 

Como curiosidad, de seguro llamará la atención la forma de escribir "Führer" (en alemán), los estadounidenses conforme la fonética inglesa lo escribían "Fuehrer" y así consta en las fuentes aquí consultadas, por lo que se mantiene esa forma, en estos posts. 



La "pesadilla" del Pato Donald es tan interesante que he decidido reproducirla en esta entrada, corriendo el riesgo de no tener mucha acogida ya que el tema es trillado; sin embargo, quién sabe, algunos no lo habrán visto ni escuchado. Solo tendríamos que consultar la Wikipedia sobre el film "Der Fuehrer's Face" para conocer su historia. Aquí lo resaltamos con algunas notas más de referencia.

Buena lectura y disfruten de cortos videos y fotogramas interpuestos con los textos.




Der Fuehrer's Face (En el rostro del Führer), es un cortometraje de propaganda animada estadounidense, realizado en un esfuerzo para vender bonos de guerra y producido por Walt Disney Productions, publicado en 1943 por RKO Radio Pictures. La caricatura animada cuenta una historia dentro de un escenario de pesadilla en la que el Pato Donald es empleado en una fábrica de la Alemania nazi.
 

Los carteles originales: A la izquierda, portada de la partitura "Der Fuehrer´s Face". música escrita por Oliver Wallace; a la derecha, primer cartel promocional del cortometraje de Disney.

El cortometraje de Disney fue dirigido por Jack Kinney y escrita por Joe Grant y Dick Huemer. En principio el film tenía como título "Donald Duck in Nutzi Land". Debido a que la música original de Oliver Wallace, adaptada para la película, es decir, la exitosa canción de Spike Jones "En el rostro del Führer", lanzada un par de años antes, llevó a la decisión de dar a la película el mismo nombre de la canción en reemplazo del título primario. La versión original de Spike Jones, la podemos escuchar en el siguiente AUDIO-video.


Spike Jones, Der Fuehrer´s Face
AUDIO


La siguiente es una moderna combinación de la canción original y varias escenas en video. Se aprecia a Spike Jones acompañado por su banda "Spike Jones and his City Slickers", veamos:


Spike Jones - Der Fuehrer´s Face


El film de Donald Duck ganó el premio Oscar al Mejor cortometraje de animación, la única película del Pato Donald en recibir tal honor. En 1994, la película fue votada como la número 22 de la lista The 50 Greatest Cartoons. Como anécdota, debido a la naturaleza propagandística de la cinta, Disney mantuvo la película fuera de circulación general después de su lanzamiento original, su primera publicación en video casero llegó en 2004 con el lanzamiento de la tercera serie de los Walt Disney Treasures en DVD.


Otros carteles promocionales del cortometraje


El siguiente cartel fue producido dentro del programa del esfuerzo de guerra para promocionar la compra de bonos de guerra por parte de la población estadounidense, el argumento del cartel lleva el mismo mensaje. Veamos:





Argumento del cortometraje

La historia transcurre en Nutzi Land (que se pronuncia muy parecido a Nazi Land pero se traduce como 'Tierra de locos'). Comienza con la aparición de una banda de música nazi, donde destacan caricaturas de Hideki Tojo tocando la tuba, Hermann Göring tocando la flauta travesera, Joseph Goebbels tocando el trombón, a su vez que lideraba el grupo y Benito Mussolini tocando el bombo. La banda toca una canción expresando estar orgullosos de hacer Heil! en el rostro de Hitler y definen como "super-hombres" a todos los individuos de raza aria. El estruendo de la música despierta a Donald, pero en tanto éste no sale de su cama aparece una bayoneta que le da un golpe para despertarle de una vez. Así, Donald saluda con un Heil a Hitler, al emperador Hirohito y a Mussolini. Posteriormente, se ve a Donald vestido con uniforme militar, desayunando una infusión de café hecha con un solo grano que guarda en una caja fuerte, un aerosol con sabor a huevos con tocino y un trozo de pan tan duro que hay que cortarlo con un serrucho y que apenas se puede comer. Esta escena se refiere al racionamiento y privaciones causadas en Alemania por la guerra. Justo después le ponen un ejemplar de Mein Kampf delante.




A continuación, Donald es llevado a su trabajo en una fábrica de municiones donde debe atornillar la espoleta de proyectiles de obús. Algunas espoletas traen atadas pequeñas fotos de Hitler, así que Donald tiene que saludar con la palabra Heil a cada fotografía (lo único que se entiende de lo que dice mientras trabaja es Heil Hitler!). El único descanso de Donald es tener que hacer gimnasia y saludar con un Heil varias veces frente a un telón con un paisaje de los Alpes pintado en él; luego vuelve a la fábrica, donde aumenta la rapidez de su trabajo a niveles insoportables, con proyectiles cada vez mayores en tamaño (casi de tamaño igual al de Donald) y además debe seguir saludando con un Heil a cada retrato de Hitler, hasta que se vuelve loco con la aparición caótica de proyectiles de muy diverso tamaño (una posible referencia al filme Tiempos modernos de Charlie Chaplin) y despierta en su dormitorio, donde confunde la sombra de la estatua de la Libertad con la de Hitler. Al notar que todo ha sido un sueño, Donald se acerca a la estatua y acaba abrazándola con alegría, sintiéndose «orgulloso de ser un ciudadano de Estados Unidos». En la escena final aparece una caricatura de Hitler, a la cual lanzan un tomate. El jugo del tomate forma las palabras The End". (El texto del argumento corresponde a la Wikipedia).




El cortometraje completo lo apreciaremos en el siguiente video que tiene una moderna nota de introducción de un funcionario de Walt Disney Productions. He seleccionado este video ya que es lo más nítido que se puede encontrar y tiene selección de traducción automática en subtítulos (buscar castellano).


Der Fuehrer's face



Disney no fue la única empresa cinematográfica que contribuyó de esa forma en el esfuerzo de guerra durante la segunda conflagración mundial. Hubo muchas caricaturas animadas sobre la temática. Recomendado dar vista a una de Warner Bros. Looney Tunes - The Ducktators (1942)  

Otro de los más reconocidos por la crítica (también de Disney) es el cortometraje de género propagandístico "The Spirit of '43" (El espíritu del '43), creado para el Gobierno de los Estados Unidos.




En The Spirit of ´43, el Pato Donald "representa al típico jornalero estadounidense que cobra cada semana por trabajar en una fábrica, y al que se le recuerda que debe pagar sus tasas trimestrales para mantener al ejército en su lucha contra las Potencias del Eje (ya que en los años 40 los impuestos no se descontaban del sueldo como actualmente, sino que debía hacerlo el propio trabajador). El objetivo de la película era alentar a los patriotas estadounidenses a pagar religiosamente cada tres meses sus impuestos. La escena final, sin ningún personaje, y con dibujos realistas, enseña como los impuestos sirven para construir diversos armamentos, así también hundir aviones y barcos del enemigo". 


Fotograma de The Spirit of´43 con el primer antecedente de Scrooge McDuck.

Aquí el video:


The Spirit of ´43


Con esta recopilación habremos satisfecho las inquietudes de un anterior post y de paso profundizamos en el tema de la propaganda estadounidense durante la segunda guerra mundial.




Relacionados:

15 enero 2021

Totalitarismos, populismos y nacionalismos


por Fernando Navarro García


La presente recopilación es continuación de:

El siglo XX fue el siglo de los totalitarismos y de los regímenes liberticidas, tales como el nazismo, los fascismos europeos, las dictaduras iberoamericanas y africanas o el comunismo internacional. 

En palabras de Fernando Savater, prologuista de El Delirio Nihilista que acaba de publicarse (El Delirio Nihilista: un ensayo sobre los totalitarismos, nacionalismos y populismos, ed. Última Línea-Citma, 2018), “podemos llamar totalitaria a aquella ideología o conducta política que considera el valor de la vida humana como algo relativo a la norma que impone. Si no se somete a ella, esa vida pierde su calidad de verdaderamente humana o sea deja de pertenecer a nuestra propia especie y por tanto ya no gozará de la protección especial -incluso sagrada- que tienen las existencias de nuestros semejantes”.
Los sistemas liberticidas trajeron consigo los regímenes más déspotas y sanguinarios de la Historia. Sin embargo, de las cenizas de la devastación que fue la Segunda Guerra Mundial y el genocidio surgió un periodo de paz y estabilidad sin parangón. El siglo XXI -a pesar del avance en el respeto a los Derechos Humanos y del progreso socio económico de la humanidad- no parece presentar un panorama exento de riesgos, ya que los enemigos históricos de las libertades vuelven a surgir bien cebados por una larga crisis que no solamente es económica sino también institucional y en donde la insatisfacción es el mínimo común denominador de una ciudadanía huérfana de referentes. 
Steven Pinker escribía hace poco que "un pesimista parece que quiere ayudarte; un optimista, venderte algo" y quizás por eso los populismos viven y medran de rentabilizar la rabia y la frustración de una sociedad acuciada por graves problemas que no tienen soluciones mágicas. Y es en este caldo de cultivo en el que nacen casi siempre los peores sistemas totalitarios y autoritarios.
El totalitarismo es destrucción pura, por eso resulta tan tentador analizarlo en términos de psicopatología. Los líderes totalitarios conducen a sus naciones al suicidio colectivo, no sin antes haber asesinado a millones de personas en el camino. En El Delirio Nihilista, obra anteriormente aludida, se diseccionan seis regímenes totalitarios o autoritarios, con el nihilismo como mínimo común denominador: nazismo, comunismo, fascismo, nacionalismo, populismo y yihadismo.
Es la dificultad para la empatía con el sufrimiento ajeno la que permite identificar a los regímenes liberticidas
Nihilismo y delirio van de la mano, son una causalidad, y por ello su maridaje es inevitable. Nietzsche en La Voluntad de Poder postula que el nihilismo supone que “los valores supremos se deprecian”. Y esa anunciada “de-valuación” llevaba, según Nietzsche, a la muerte de Dios. Dovstoieski en involuntaria réplica escribe en Los Hermanos Karamazov que “si dios no existe, todo está permitido y si todo está permitido la vida es imposible”. Llama la atención que los dos grandes totalitarismos de la Historia hayan compartido su odio a lo divino y a su representación mundana que es la religión. Nazismo y comunismo pretendieron sustituir a Dios para despejar el camino a sus respectivas religiones paganas.
Las desastrosas vidas privadas de LeninHitler o Stalin. confirman muy probablemente esa dificultad para amar y gozar. Y es precisamente esta dificultad para la empatía, especialmente para con el sufrimiento ajeno, la que nos lleva a identificar los peores regímenes liberticidas. De facto, cuando el nihilismo sale de la órbita del mero debate filosófico y encuentra a personas o grupos dispuestos a implantarlo en la sociedad con toda su carga de destrucción y amoralidad es entonces cuando nos encontramos ante el delirio nihilista y la locura destructiva en aras de un futuro siempre promisorio y jamás alcanzado.
La clasificación y diferenciación de la amplia gama de sistemas y regímenes liberticidas tiene como común denominador la privación de libertades a las sociedades y pueblos que los sufren. Si entendemos la democracia -siguiendo la definición de Raymond Aron- como “la organización de la competencia pacífica con vistas al ejercicio del poder” podríamos identificar, como modelos no democráticos, el totalitarismo, el fascismo, los regímenes autoritarios, los nacionalismos, el populismo y el yihadismo.


El Estado totalitario supone un poder absoluto y violento, bajo el liderazgo de una persona que representa al partido único y que no está sujeta a mecanismos de control. Los ejemplos más brutales de totalitarismo son el comunismo (especialmente bajo las tiranías de Lenin y Stalin, pero también de MaoPol-Pot o Kim Jong-un) y el nazismo.

Del nazismo ya no queda rastro, pero el comunismo ha sido capaz de reinventarse periódicamente

Del nazismo ya no queda rastro pues fue totalmente destruido en 1945. El comunismo sin embargo sigue activo y ha sido capaz de reinventarse periódicamente para realizar numerosos experimentos, siempre fallidos y trágicos, y muy a menudo con el beneplácito de una parte nada despreciable de las sociedades libres que, inexplicablemente, siguen distinguiendo entre tiranías buenas y malas.
Jean-François Revel escribe en La Tentación Totalitaria con su ironía habitual: "Un punto a favor del capitalismo es que, por lo menos, está contento de sí mismo solo en tiempos de euforia y cuando todo marcha bien, mientras que el triunfalismo socialista no precisa esta condición para ahuecarse. Los fracasos lo revigorizan, afortunadamente para él, ya que si hubiera de fundar su contento de sí mismo en los éxitos, se retorcería en ininterrumpidas mortificaciones".
El fascismo es un régimen en donde el Estado asume un enorme y despótico poder, pero en el que sin embargo siguen existiendo algunos contrapesos institucionales que conservan una cierta autonomía (pluralismo limitado) y hasta un cierto poder de veto (Mussolini fue derrocado desde las propias instituciones italianas). Precisamente por la existencia de esos "contrapesos" el fascismo -siguiendo las tesis de Juan Linz y otros- no suele ser considerado en sentido estricto como un sistema totalitario puro aunque en muchos aspectos existan identidades.



Los regímenes autoritarios son en realidad un cajón de sastre tan caótico y variopinto que deben ser clasificados en categorías más pequeñas para poder ser analizados con un mínimo de rigor. Coincidimos con Linz en que no tendría demasiado sentido meter en el mismo saco a regímenes tan diversos como los del general Trujillo, Perón, Mobutu, Franco, Salazar, Horthy o Gadafi, por más que todos ellos sean modalidades de regímenes no democráticos y en consecuencia posean obvias similitudes.

El Franquismo es considerado por la mayoría de historiadores como régimen autoritario antes que fascista

En general el Franquismo es considerado por la mayoría de historiadores como un régimen autoritario antes que totalitario o fascista. Así lo hacen historiadores de la talla de Javier TusellStanley PayneEdward MalefakisJuan Pablo Fusi, Juan Linz o más recientemente José Luis Ibáñez Salas. Esta posición mayoritaria no excluye también la defensa de las tesis contrarias defendidas por historiadores tan notables como Paul PrestonRobert Paxton.
El nacionalismo intenta oponer el Estado (en cuanto que institución humana garante de obligaciones y derechos para todos los ciudadanos) a la nación en cuanto que entidad natural, introduciendo así una visión organicista propia del siglo XIX (Sabino Arana en España o Andre Maurrás en Francia). El nacionalismo antepone la sangre y la lengua a la ciudadanía, y lo autóctono a lo cívico; por eso necesita apoyarse en la melancolía de una legendaria edad de oro, en la dialéctica amigo-enemigo y en el victimismo histórico que fundamente sus reivindicaciones insaciables.
Aun tratándose de una doctrina claramente conservadora y reaccionaria, que busca preservar las tradiciones incontaminadas de agresiones exteriores, en España el nacionalismo cuenta con un paradójico respaldo de una parte de la izquierda a la que Horacio Vázquez-Rial llegó a tildar de “izquierda reaccionaria”.
El populismo es una ideología con escasa articulación doctrinal -en ocasiones solo es una simple estratagema dialéctica que se confunde con la demagogia- y que toma su nombre de la apelación al pueblo (populus) al que imaginariamente se contrapone a las instituciones del Estado y al que se pretende representar en exclusiva. 

El populismo no es patrimonio de la derecha ni de la izquierda: sirve a ambas en sus extremos ideológicos

En opinión de Raymond Aron, cuando en el discurso político se esgrime la palabra “pueblo”, “gente” o “soberanía popular” es posible cualquier malabarismo ideológico, pues "nadie sabe en realidad en qué consiste realmente el pueblo”. El populismo siempre ha pretendido representar los intereses reales del pueblo al que halagaban los oídos con dádivas, asistencia social, reparaciones de agravios históricos o promesas de un futuro resplandeciente.
Las tácticas populistas han sido profusamente empleadas a lo largo de la Historia, pero han alcanzado su cenit en el siglo XX con el advenimiento de la sociedad de masas, precisamente por el gran alcance del discurso y por la efectividad y rapidez de los medios de comunicación. El populismo no es patrimonio de la derecha, ni de la izquierda sino que sirve eficazmente a ambas, habitualmente en sus extremos ideológicos.
El resurgir totalitario en el siglo XXI queda encarnado principalmente por el yihadismo como su expresión más criminalSami Naïr escribe que el yihadismo 
“es una suerte de fascismo, no solo porque su nihilismo destructivo lo emparenta con los fascismos europeos, sino también porque postula la misma concepción autoritaria del orden social, el mismo fanatismo ideológico, y por último el mismo odio a los derechos de las personas”.
Se trata de un sistema totalitario de tipo religioso; una “religión de Estado” donde la idea Dios se antepone a la de raza o de clase social y en la que no es necesario disfrazar de religión una idea política, sino que es la misma idea política la que simultáneamente es religión.


Diez similitudes entre los totalitarismos nazi y comunista


Nazismo y comunismo no son iguales, pero como ya apunté en "Reductio ad Hitlerum" y la caja de herramientas totalitaria, ambos comparten algunos rasgos comunes gracias a los cuales llegaron a ser los sistemas totalitarios más sangrientos del siglo XX. En mi opinión, el fondo ideológico debería ocupar un segundo plano cuando para alcanzar las metas políticas - por promisorias que sean - es preciso asesinar y esclavizar a millones de personas. Y sobre esa base moral empiezo por tomar partido: creo que en el siglo XX no hubo peores sistemas que el comunismo y el nazismo. Hay quien los considera esencialmente idénticos y hay también quien los explica precisamente en su antítesis y oposición radical (el nazismo fue una reacción contra el comunismo). Aunque dejo ese apasionante debate en manos de la historiografía más cualificada; trataré en las siguientes líneas de destacar algunas similitudes entre la maldad intrínseca de ambos regímenes que nos deberían alertar para el futuro:

1. La primera similitud entre comunismo y nazismo son los rasgos físicos y psíquicos de sus líderes. Ambos sistemas totalitarios estuvieron sustentados en la personalidad de dos líderes indiscutibles: Stalin y Hitler. Existe numerosa bibliografía que compara a estos dos asesinos de masas. Ambos fueron considerados irrelevantes y "mediocres" en sus principios. Trosky afirmó de Stalin: "No tememos a Stalin. En cuanto intente medrar lo eliminaremos", mientras que Hindenburg calificaba despectivamente a Hitler de "pequeño cabo".



Tanto Hitler como Stalin eran de baja estatura y escasa presencia. Ambos tuvieron un padre autoritario y su infancia y juventud fue difícil, lo que mermó su educación. Los dos vivieron de cerca el suicidio de un familiar con el que habían tenido una relación sentimental: Nadia Alilúyeva, la esposa de Stalin, se suicidó en 1932 y Geli Raubal, la sobrina y amante de Hitler, lo hizo en 1931. El suicidio de ambas mujeres - cuya relación con los tiranos fue de amor-odio- fue en extrañas circunstancias y nunca han sido aclarados del todo. Ambos líderes tuvieron un carácter depresivo y los dos realizaron tentativas de suicidio (Hitler finalmente lo consiguió en 1945).

Stalin y Hitler sufrieron de una paranoia conspiranoide que hizo que durante sus largos mandatos ejecutaran a la mayoría de sus viejos camaradas en purgas puntuales (La noche de los cuchillos largos, en 1934, cuando Hitler acaba con Röhm y el ala más revolucionaria de las SA) o las sucesivas purgas soviéticas (los Procesos de Moscú de 1936 a 1938). En ningún caso mostraron empatía alguna por sus víctimas, ni fueron clementes

Stalin toma el poder en 1924. Hitler asume la dirección del nuevo Partido Nacional Socialista (NSDAP) en 1924. En su estrategia para la toma del poder, ambos líderes supieron ocultar con astucia sus verdaderas intenciones. En el caso de Hitler, se trató de una estrategia de legalidad que suavizó sustancialmente su discurso inicial para atraer al mayor número de votantes tanto de la izquierda como de la derecha.

2. Comunismo y nazismo son ideologías totalistas, orientadas a la consecución de la dictadura del proletariado (comunismo) o la supremacía racial (nazismo). En ambos casos se niega la existencia de la individualidad, de ahí el odio que ambas comparten contra el liberalismo: "Nosotros los bolcheviques somos de una raza especial: el individuo nos importa un comino". Se atribuye a Stalin una frase terrible: "La muerte resuelve todos los problemas: sin hombre no hay problema".

3. Ambos regímenes se fundamentan en un partido único, tutelado por un "caudillo". En el nazismo ese partido es encarnado por el NSDAP (refundado en 1924) y en el comunismo por el PCUS (fundado en 1923, al año de crearse la URSS). Detrás del partido único está siempre la figura todopoderosa de Hitler o de Stalin encarnando el principio de autoridad o caudillismo (Führerprincip). El partido es lo que piensa el líder.

4. Comunismo y nazismo necesitaron para alimentar su discurso del odio la creación de enemigos externos e internos. El comunismo encontró sus principales caladeros de enemigos no solo en las democracias occidentales y liberales, el capitalismo, el imperialismo, el fascismo o los kulaks (pequeños agricultores), sino también en los socialdemócratas, cosacos, en los tildados de "contrarrevolucionarios", en los prisioneros soviéticos liberados de campos de concentración nazis (a los que se suponía "infectados" tras años de contacto con el enemigo) y en su última etapa, también en los judíos: "Toda la generación anterior estaba contagiada por el sionismo" (en las ultimas purgas de Stalin unos dos millones de personas, en su mayoría judíos, fueron enviadas al gulag).

El nazismo por su parte comparte muchos de esos enemigos, pudiéndose destacar entre sus principales objetivos a los judíos, el capitalismo, las democracias occidentales y liberales, la Sociedad de Naciones, los comunistas, los socialdemócratas y otros elementos "antisociales" (el equivalente nazi a los "contrarrevolucionarios").

5. Ambas ideologías totalitarias son claramente anticlericales. La tradicional simplificación que asocia el comunismo a la izquierda y el nazismo a la derecha hace perder de vista que ambos regímenes persiguieron implacablemente cualquier culto religioso; y muy especialmente al cristianismo por su relevancia social. El comunismo lo hizo de una forma violenta (quema y destrucción de iglesias, etc) y programática ("La religión es contraria a los intereses del Pueblo"); mientras que el nazismo lo hizo de una manera más velada mediante el lento proceso de "sincronización" (Gleichschaltung) de las instituciones sociales bajo el manto de la ideología nacionalsocialista (¡Llegó a crearse ad hoc una Iglesia de los Cristianos Alemanes con un Jesús ario y no judío!).

En el proceso nazi de "sincronización" se fomentó el neopaganismo (sustitución de fiestas religiosas por otras paganas; Navidad/Solsticio), la crítica sistemática al cristianismo desde la "intelectualidad" oficial (Rosenberg), las injurias soeces desde las bases más violentas y embrutecidas, la obstaculización legal de la libertad de culto (prohibición del uso de signos religiosos en escuelas y hospitales) y como se ha indicado anteriormente el intento de fagocitación e instrumentalización de las iglesias cristianas bajo la nueva religión nazi.



6. Uso del terror y de las purgas como arma de control, dominación y mantenimiento del poder. Se trata del aspecto más visible y conocido del horror totalitario; una vez tomado el poder mediante una revolución violenta (comunismo en 1917) o a través de la instrumentalización perversa de instituciones democráticas (nazismo en 1933). Es difícil enumerar los numerosos medios de terrorismo de Estado empleados por comunismo y nazismo, si bien los más conocidos son los campos de concentración, con sus distintos grados de represión. Para los comunistas su epítome fueron los GULAG (1930 - 1960) y para los nazis fueron los campos de exterminio (especialmente a partir de 1941) con Auschwitz como símbolo indeleble de una infamia universal. La superviviente comunista alemana Margarette Buber-Neumann, relata en sus memorias sus experiencias como prisionera en los campos de concentración de ambas tiranías. No distingue entre horrores.

Los comunistas inventan el "Juicio Político" (el infame juez Vishinski, posteriormente emulado por el juez nazi Freisler). La purga de 1933 supuso la expulsión de 400.000 militantes del PKUS. Durante la Gran Purga y los tres procesos de Moscú entre 1936 y 1938 (Kamenev, Radek, Bujarin y Yagoda) se llegaron a realizar más de mil ejecuciones diarias, lo que supuso el desmantelamiento del Ejército Rojo (algo que aprovecharía poco después Hitler para invadir la URSS) y la creación en 1938 de una nueva generación de adeptos a Stalin: la Nomenclatura. La purga alemana fue en 1934 durante La noche de los cuchillos largos.

Tales horrores no fueron óbice para que una gran parte de la intelectualidad de la época negara, minimizara o incluso justificara los campos de concentración y los crímenes de sus regímenes favoritos. El muy progresista Louis Aragón aprobaba en 1933 el Gulag con estas insidiosas palabras: "Representan la reeducación del hombre por el hombre".

También personalidades como George B. Shaw o Sartre quedaron fascinadas por la utopía comunista. Otros como George Orwell o Albert Camus tuvieron la coherencia ética de oponerse al totalitarismo soviético con la misma vehemencia con la que se habían opuesto al nazismo. La agria polémica epistolar entre Sartre y Camus en la revista Les Temps Modernes retratará para siempre a cada uno de ellos desde un punto de vista ético y humano. Personalmente, mi corazón estuvo siempre con Camus a quien la ideología no impidió ver los hechos más criminales del comunismo.

7. Otra modalidad de terror muy empleada por el comunismo fueron las hambrunas provocadas (hambruna de 1921, Holodomor ucraniano de 1932-1933 con entre 7 y 10 millones de víctimas). El Primer Plan Quinquenal de 1928 y la Gran Colectivización’ de 1929 con la creación de las granjas colectivas que cambiaba los modos de vida de una población que en 82% era campesina supuso la inevitable revuelta de los pequeños agricultores (kulaks) y una represión salvaje por parte del Ejército Rojo (más de 500.000 deportados). El 7 de agosto de 1932 se promulgó la Ley sobre "robo y dilapidación de la propiedad social" que suponía una condena de diez años en el gulag. Los efectos no se hicieron esperar: malas cosechas, hambre y un éxodo masivo a las ciudades que fue drásticamente frenado con la "pasaportización" de 1933 que impedía literalmente abandonar la población de origen, quedando millones de personas expuestas a la muerte por inanición. Se estima que el proceso de deskulakización entre 1930 y 1932 supuso la deportación de casi tres millones de rusos y la muerte por hambre o enfermedad de 25.000 personas al día (750.000 al mes).



También los nazis emplearon el hambre como arma de guerra fuera de los campos de exterminio. En 1941 se empezó a aplicar el "Plan del Hambre" que implicaba que a los judíos que viviesen en los territorios ocupados se les suministraría un máximo de 420 kilocalorías al día, una ración muy inferior a la necesaria para sobrevivir. Según datos aportados recientemente por el historiador Snyder tal plan supuso 4,2 millones de hambrientos.

Mientras se ejecutaban las hambrunas comunistas, las democracias occidentales se aprestaron - una vez más - a brindar al tirano de turno su particular tonto útil. Un ministro francés tras visitar la URSS en 1933 declaró sin sonrojarse: “Puedo afirmar que el país es un jardín en pleno rendimiento y con admirables cosechas ¿Hambre? ¡Permítanme que lo dude!”

En 1935 el Partido Comunista francés (1935) remataba la faena con esta nueva apostilla alentadora: “Estamos seguros del futuro porque el navío está dirigido por el mejor piloto: Stalin”.

La condescendencia de las democracias liberales no sólo fue con el comunismo. En esa misma época Inglaterra empezaba ya a forjar su política suicida de apaciguamiento con el régimen nazi.

8. Ambos sistemas totalitarios contaron una policía secreta tan eficaz como criminal. En la URSS se crea en 1934 el NKVD o Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos. En la Alemania nazi impera desde 1933 la GESTAPO y el KRIPO. Para facilitar la labor policial se alecciona a la población en la denuncia y en la delación, incluso entre miembros de la misma familia. Se enaltecen aquellos casos en los que un hijo delata a sus padres, anteponiendo revolución a familia:

Mi obligación como Pionero (juventudes comunistas), es comunicaros que mi padre se ha comportado de forma contra revolucionaria. Y os pido, no como hijo, sino como pionero, que juzguéis con severidad la responsabilidad de mi padre.

9. La comunicación de masas es empleada para transformar radicalmente la sociedad según el modelo ideal de cada tirano. Y para ello nada más idóneo que crear héroes y mártires. Los comunistas tuvieron a Stajanov y los nazis a Horst Wessel. El gran cineasta soviético S. M. Eisenstein sostiene que "filma el mundo como debería ser", de ahí quizás la mandorla mística con la que envuelve la cabeza de Lenin en su película Octubre (1928). El Eisenstein de los nazis fue una mujer y se llamó Leni Riefenstahl, cuyo “Triunfo de la Voluntad” (1935) resulta ser un panegírico tan tramposo que logra hacer creer que la perversión nazi es una obra de arte. La prensa oficial del partido comunista entre 1918 y 1991 se denominó significativamente Pravda (La Verdad) pues nada fuera del discurso oficialista del PKUS podía ser cierto. Los nazis también supieron "sincronizar" toda la prensa y aunque aparentemente resultara más variada en su edición (Der Angriff, Der Sturmmer, ...) toda ella estuvo sometida al férreo control de Goebbels y su Ministerio de Propaganda.

Todo el arte nazi y soviético (Proletkult, el Realismo Socialista de 1930 a 1950) coadyuva sumisamente a idealizar el horror con un retrato heroico de Stalin o de Hitler. El comunista odia el "arte burgués" y el nazi odia el "arte degenerado". Ambos gustan de lo desmesurado y del gigantismo en las formas.

                           Pacto Ribbentrop–Molotov

10. Ambos totalitarismos fueron tan compatibles e intercambiables que durante casi dos años (1939 a 22 junio 1941) fueron aliados. El Pacto Ribbentrop–Molotov (de 23 agosto 1939) significó no solo un acuerdo de no agresión entre ambas potencias, sino el reconocimiento de intereses mutuos en Polonia y de los intereses exclusivos soviéticos en Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania (estados que los comunistas se anexionaran en 1940, junto con algunos territorios de Rumania, con la aquiescencia del III Reich). La cooperación nazi y comunista tuvo su más claro exponente con las Conferencias GESTAPO-NKVD (1939-1940) en las que Himmler y Beria coordinaron sus eficaces aparatos represivos para acabar con la resistencia polaca tras la invasión de Polonia por la Alemania nazi ... y por la URSS. Fruto de esta colaboración entre totalitarismos es la llamada "Purga de refugiados" cuando en 1939 las autoridades soviéticas entregaron a la Gestapo nazi a los exiliados comunistas (alemanes, polacos y húngaros) que habían buscado refugio en la Unión Soviética tras la toma del poder por los nazis y sus posteriores conquistas. En esa misma línea, debe recordarse que cuando el ejército nazi invadió Yugoslavia y Grecia en 1941, la URSS se negó a condenar dichos ataques. Y es lógico pues, como hemos visto, desde mediados de 1939 hasta mediados de 1941 Hitler y Stalin fueron aliados.
Fernando Navarro García
Fuentes:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny