Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Hitler. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hitler. Mostrar todas las entradas

16 julio 2021

Darwinismo social



por Richard Weikart 


El darwinismo social es una doctrina que surgió en el siglo XIX, un intento de aplicar la teoría darwiniana para comprender las sociedades humanas, afirmando que la sociedad progresa ("evoluciona") a medida que los individuos más adaptados y capacitados sobreviven socialmente, la "supervivencia del más apto". Difundió la idea de progreso y superioridad de la civilización. El darwinismo social intentó formular una visión muy particular de las teorías de Darwin pero que suele contradecirse con el darwinismo original.

 

El artista estadounidense Udo Keppler y su obra de 1902 titulada “Desde el Cabo hasta El Cairo. Aunque el proceso sea costoso, el camino del progreso debe cortarse". (Revista Puck, 10 de diciembre de 1902). Fuente: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.


El historiador Richard Weikart, profesor de Historia en la Universidad Estatal de California, Stanislaus, analiza en este reportaje un nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse: "Social Darwinism" (darwinismo social), Cambridge University Press, abril 2021. Weikart es autor de  Hitler's Ethic: The Nazi Pursuit of Evolutionary Progress; From Darwin to Hitler; Hitler's Religion: The Twisted Ideas that Drove the Third Reich y The Death of Humanity: And the Case for LifeWeikart expresa que una de las principales deficiencias de este nuevo libro es el intento de los autores de poner la mayor distancia posible entre Darwin y el pensamiento eugenésico, y entre Darwin y Hitler.

El mencionado libro describe al seguidor de Darwin, Herbert Spencer como el chico malo defensor de la eugenesia que postula que Darwin y el darwinismo tuvieron poca o ninguna influencia en la retorcida ética de la raza superior de Hitler. Weikart destaca pacientemente algunas pruebas clave de lo contrario, declaraciones al frente y al centro de los escritos de Hitler. ¿Darwin causó a Hitler? No. ¿Darwin habría aprobado a Hitler? Es casi seguro que no. Pero, según Weikart, el propio pensamiento racista y pro-eugenesia de Darwin, combinado con algunas implicaciones de su teoría que él mismo reconoció explícitamente, evidentemente sentó las bases para la perspectiva diabólica de Hitler sobre "la raza superior", "la lucha por la vida", la guerra y la eugenesia.

Richard Weikart presentó sus comentarios sobre el citado libro en tres artículos del 21 al 26 abril del presente año (aquí unificados en uno) bajo el título genérico "New Book: Social Darwinism" (Nuevo libro: Darwinismo social) en el sitio web Evolution News


*****

I

Darwin y Herbert Spencer


Herbert Spencer (Wikimedia Commons)


Cambridge University Press ha publicado un corto nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse sobre el darwinismo social que probablemente enfurezca a bastantes personas de diferentes convicciones. Los autores admiten que Darwin fue un racista que promovió la lucha racial, incluso en su libro científico, The Descent of Man, donde Darwin se regocijó de que “las razas civilizadas han extendido, y ahora están extendiendo por todas partes, su rango, para ocupar el lugar de las razas inferiores". (citado en la p. 24) También admiten que Darwin vivía de la riqueza capitalista y se opuso a los sindicatos y las cooperativas porque reducen la competencia humana.

Después de exponer las despiadadas opiniones sociales darwinistas de Andrew Carnegie y Teddy Roosevelt, los autores afirman más tarde que las ideas de estos hombres eran "más complejas". Carnegie no era del todo malo, después de todo, porque usó su riqueza para beneficiar a la gente mediante la fundación de bibliotecas y demás, mientras que Roosevelt "no parece del todo el matón anglosajón que uno podría inferir en una lectura rápida". (p. 30) Estas no son exactamente observaciones "políticamente correctas". También sospecho que E.O. Wilson, el biólogo de Harvard ganador del premio Pulitzer que fundó la sociobiología, no estaría contento de ser llamado un "spenceriano no reconstruido", en contraste con Ruse, uno de los autores de este libro, que trata de tomar el terreno alto al afirmar llevar el manto del verdadero darwinismo.


Cuatro cuestiones clave

Sin embargo, como historiador, lo que más me preocupa de este libro son cuatro cuestiones clave: 

1) Los autores distancian a Darwin y Herbert Spencer (y Ruse y Wilson) un poco más de lo que parece justificado. 

2) El deseo de los autores de sacar a Hitler de las filas de los darwinistas sociales está completamente equivocado. 

3) A excepción de Darwin, los autores nunca discuten los puntos de vista social darwinistas de los biólogos, centrándose en cambio en los industriales, militares y políticos. 

4) La interpretación de los autores de Nietzsche es idiosincrásica y bastante extraña. Abordaré el primer tema, luego discutiré el darwinismo social de Hitler y finalmente discutiré el darwinismo social entre científicos.


Sin embargo, me abstendré de discutir su extraña interpretación de Nietzsche, porque los autores no lo consideran un darwinista social, yo no lo considero un darwinista social, y no conozco a nadie que lo considere un darwinista social (y he leído bastante la literatura sobre el darwinismo social y la literatura sobre la influencia del darwinismo en Nietzsche). Después de leer este libro, estaba completamente desconcertado acerca de por qué se incluyó a Nietzsche (y el capítulo sobre Nietzsche es mucho más largo que la mayoría de los otros capítulos), hasta que descubrí más tarde que la disertación de O'Connell estaba sobre Nietzsche. Está bien, no encaja con el tema, pero es un caballo de batalla. Ahora lo entiendo.

En cualquier caso, volvamos a Darwin y Spencer. O'Connell y Ruse seguramente tienen razón al señalar las diferencias entre Darwin y Spencer. La diferencia más importante, explican, fue su punto de vista sobre la ética. O'Connell y Ruse afirman que “Darwin era un no realista moral. Creía en la ética sustantiva, pero no creía que tuviera ninguna justificación externa". (p. 11) Spencer, por su parte, adoptó la siguiente posición, según los autores: "Es la perspectiva del progreso lo que justifica la lucha por la existencia en el mundo social, permitiendo una sociedad de laissez-faire del tipo más duro". (p. 14) Hacia el final de este libro, los autores afirman: “Para Spencer, el progreso, el holismo y el realismo moral eran todos importantes. Para Darwin, el progreso era secundario y derivado, y tanto el individualismo como el no realismo moral eran importantes". (p. 62)

Admito que esto es en gran parte correcto, pero me pregunto cuánta diferencia hizo esto en sus puntos de vista sociales y políticos (el tema que nos ocupa aquí es, después de todo, el darwinismo social). En un momento, los autores admiten que las "creencias y prescripciones sociales de Darwin no eran muy diferentes de las de Spencer". (p. 23) Además, aunque la visión de Darwin del progreso puede haber sido "secundaria y derivada", a diferencia de la de Spencer, donde era central, no obstante, el deseo de Darwin de fomentar un mayor progreso evolutivo influyó en su perspectiva sociopolítica.


Empapado de nociones de progreso

Las últimas páginas de The Descent of Man, donde Darwin analiza las perspectivas futuras de la humanidad, están empapadas de nociones de progreso. Por ejemplo, Darwin declaró:

"El hombre, como cualquier otro animal, sin duda ha avanzado a su actual condición elevada mediante una lucha por la existencia como consecuencia de su rápida multiplicación; y si ha de avanzar aún más, debe permanecer sujeto a una dura lucha. De lo contrario, pronto se hundiría en la indolencia, y los hombres más dotados no tendrían más éxito en la batalla de la vida que los menos dotados. Por lo tanto, nuestra tasa natural de aumento, aunque conduce a muchos males obvios, no debe reducirse en gran medida de ninguna manera. Debería haber una competencia abierta para todos los hombres; y las leyes o costumbres no deberían impedir que los más capaces tengan el mejor éxito y críen el mayor número de descendientes". 

(DARWIN,  THE DESCENT OF MAN  [PRINCETON: PRINCETON UNIVERSITY PRESS, 1981], 2: 403)


Eso me suena mucho al progreso de Spencer. 

De hecho, la posición de Darwin en este pasaje enfatiza la naturaleza ineludible de la lucha por la existencia incluso más que Spencer. Spencer pensó que a medida que los humanos progresaran, la reproducción humana disminuiría hasta el punto de que la lucha ya no sería aplicable en el futuro. Darwin en este pasaje afirmó que la reproducción "no debe verse disminuida en gran medida de ninguna manera" y que los humanos "deben permanecer sujetos a una lucha severa". Por lo tanto, Darwin enfatizó la beneficencia de la lucha humana por la existencia incluso más que Spencer. (Para más información sobre este tema, consulte mi ensayo "¿Fue Darwin o Spencer el padre del darwinismo social del Laissez-Faire?"  Journal of Economic Behavior and Organisation  71 [2009]: 20-28.)

Su presentación de Darwin y Spencer, sin embargo, es un punto bastante menor en comparación con el capítulo completamente equivocado sobre "El problema de Hitler".


II

"El problema de Hitler"



En el libro Social Darwinism de Cambridge University Press, Jeffrey O'Connell y Michael Ruse abordan un tema sobre el que he escrito extensamente: las conexiones entre el darwinismo y la ideología nazi. Desafortunadamente, sin embargo, hasta donde yo sé, ignoran casi todo lo que he escrito (tengo que decir "casi" porque citan una publicación de blog que escribí). Sin duda, citan mi libro, De Darwin a Hitler: Ética evolutiva, eugenesia y racismo en Alemania, aunque no puedo decir si leyeron una línea, porque nunca discuten ningún material específico del libro. Peor aún, ni siquiera citan mis últimos libros,  La  Ética de Hitler: La búsqueda nazi del progreso evolutivo (2009) o La religión de Hitler: las ideas retorcidas que impulsaron el Tercer Reich  (2016), aunque estos son los libros académicos más completos e importantes que tratan el tema del darwinismo social de Hitler.

En su capítulo sobre "El problema de Hitler", hacen la afirmación completamente insostenible de que Hitler no creía en la evolución en absoluto. Como es obvio por sus citas, la forma en que llegaron a esta conclusión fue leyendo las obras de Robert Richards, especialmente ¿Hitler era un darwiniano? (Richards responde a su pregunta con un rotundo, ¡No!).


Una avalancha de pruebas

Mi libro, La ética de Hitler, contiene una avalancha de pruebas de que Hitler creía en la evolución, incluida la evolución humana. Mi último libro, La religión de Hitler, contiene un capítulo, "¿Fue Hitler un creacionista?" que refuta directamente los falsos argumentos de Richards. Aquí solo puedo proporcionar algunas cositas, pero si alguien quiere más evidencia, incluidas refutaciones explícitas de las afirmaciones de Richards, consulte estos trabajos.

Permítanme dar algunos ejemplos de la creencia de Hitler en la evolución y el darwinismo social de una variedad de fuentes:  Mein Kampf de Hitler (Segundo Libro), sus discursos, sus monólogos y el testimonio de sus asociados.

En  Mein Kampf  (segundo libro), Hitler no solo usa términos darwinianos constantemente, como evolución, lucha por la existencia y lucha por la vida, sino que varias veces describe explícitamente la lucha por la existencia como una ley natural que los humanos deben tener cuidado de no contravenir. En un pasaje mencionó que la lucha en la naturaleza vence a los débiles y enfermos, y luego declaró:

La lucha siempre es un medio para mejorar la salud y la resistencia de la especie y, por lo tanto, una causa de su evolución. Por cualquier otro proceso cesaría todo desarrollo y evolución, y sucedería exactamente lo contrario.

(HITLER,  MEIN KAMPF , TRADUCCIÓN DE BARROWS MUSSEY [NUEVA YORK: STACKPOLE SONS, 1939], 278)


En el segundo libro de Hitler, el darwinismo social es aún más obvio, ya que Hitler abre el libro con un capítulo sobre “La lucha por la vida” (que dicho sea de paso, es un término que el propio Darwin utilizó como sinónimo de la lucha por la existencia). En este capítulo, Hitler explica en detalle su opinión de que los organismos, incluidos los humanos, se reproducen más rápido que los recursos disponibles y el espacio vital, por lo que la lucha por la existencia es inevitable. "En la limitación de este espacio vital", afirmó Hitler, "reside la compulsión por la lucha por la supervivencia y, la lucha por la supervivencia, a su vez, contiene la condición previa para la evolución". (Adolf Hitler, Segundo libro de Hitler: La secuela inédita de  Mein Kampf, ed. Gerhard L. Weinberg [Nueva York: Enigma Books, 2003], 8)


Un tema frecuente para Hitler

La lucha por la existencia también fue un tema frecuente en los discursos de Hitler, y en un discurso de 1927 aclaró su importancia en la evolución humana, afirmando:

"Eres el producto de esta lucha. Si tus antepasados ​​no hubieran luchado, hoy serías un animal. No ganaron sus derechos a través de debates pacíficos con los animales salvajes, y más tarde quizás también con los humanos, a través del ajuste comparativo de relaciones por un tribunal pacifista de arbitraje, sino que la tierra se ha adquirido sobre la base del derecho de los más fuertes.


En un discurso de 1942, Hitler explicó que Alemania necesitaba librar guerras para cumplir con las leyes de la naturaleza. Luego explicó: “Esta lucha conduce en efecto a una selección inquebrantable y eterna, a la selección  de los mejores y más duros. Vemos, pues, en esta lucha un elemento de la edificación de todos los seres vivos”. Luego reiteró que la lucha es una ley de la naturaleza que produce una "evolución progresiva". (Hitler, "War der Zweite Weltkrieg für Deutschland vermeidbar?" 30 de mayo de 1942, en  Hitlers Tischgespräche, 492) 

En los monólogos de Hitler, a menudo abordó el tema de la evolución y la lucha por la existencia. Por ejemplo, en un largo monólogo sobre la evolución, la ciencia y la religión el 24 de octubre de 1941, despreció el cristianismo y expresó claramente su apoyo a la evolución. Al final del monólogo, declaró:

Ha habido humanos en el rango al menos de un babuino en cualquier caso durante al menos 300.000 años. El simio se distingue menos del humano más bajo que un humano así de un pensador como, por ejemplo, Schopenhauer.

(HITLER,  HITLERS TISCHGESPRÄCHE IM FÜHRERHAUPTQUARTIER , ED. HENRY PICKER [FRANKFURT, 1989], 75)


Otto Dietrich, el publicista de Hitler, afirmó que Hitler consideraba a la naturaleza como la fuente de “la verdad final sobre la vida. Tomó principios tales como la lucha por la existencia, la supervivencia de los más aptos y más fuertes, por la ley de la naturaleza y los consideró un 'imperativo superior' que también debería regir en la vida comunitaria de los hombres". Dietrich también afirmó que los "puntos de vista evolutivos de Hitler sobre la selección natural y la supervivencia del más apto coincidían con las ideas de Darwin y Haeckel". (Otto Dietrich,  The Hitler I Knew, traducción de Richard y Clara Winston [Londres, 1957], 19, 153) 

La secretaria personal de Hitler, Christa Schroeder, estuvo de acuerdo, afirmando que Hitler creía: "La ciencia aún no sabe claramente de qué raíz han surgido los seres humanos. Sin duda, somos la etapa más alta de evolución de cualquier mamífero, que evolucionó de reptiles a mamíferos, quizás a través de simios, a humanos. Somos miembros de la creación e hijos de la naturaleza, y se nos aplican las mismas leyes que a todos los organismos vivos. Y en la naturaleza, la ley de la lucha gobierna desde el principio. Todo lo que sea incapaz de vivir y todo lo débil será eliminado"(Christa Schroeder, Er war mein chef: Aus dem nachlass der sekretÄrin von Adolf Hitler, Ed. Anton Joachimsthaler, 2ª ed. [Munich: Langen MÜller, 1985], 68)


Darwinismo y antisemitismo

O'Connell y Ruse ignoran toda esta evidencia (y mucho, mucho más) que he presentado en mis escritos. En cambio, enfatizan el punto válido de que el antisemitismo fue crucial en la ideología de Hitler, pero Darwin nunca promovió el antisemitismo. Es cierto, pero pasa por alto el punto importante de que nadie, y ciertamente yo no, ha argumentado nunca que el darwinismo contribuyó al antisemitismo o que Hitler derivó todo en su cosmovisión del darwinismo. Por el contrario, he argumentado claramente en todos mis trabajos que Hitler fue un pensador ecléctico que se inspiró en muchas influencias intelectuales diferentes, algunas de ellas contradictorias. Fue influenciado por las ideas de Schopenhauer, Nietzsche, Wagner y muchos otros pensadores, tanto conocidos como oscuros. (Examino muchos de estos extensamente en  Hitler's Religion).

Sin embargo, la influencia del darwinismo social en Hitler no fue mínima, porque fue un ingrediente clave de muchas doctrinas nazis importantes, como la lucha racial, el espacio vital, el militarismo, la eugenesia, la eutanasia y más. No solo eso, sino que, como veremos, estas ideas de Hitler no eran solo ideas marginales de personas que tenían poca comprensión de la biología darwiniana. Muchos biólogos y antropólogos darwinianos también promovieron estas ideas.


III

El darwinismo social entre los biólogos


Ernst Haeckel (Wikimedia Commons)


Uno de los problemas clave del nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse sobre el darwinismo social  es que omite: una discusión sustantiva del darwinismo social entre los biólogos darwinianos, especialmente el tipo de darwinismo social que justificaba el militarismo, el racismo e incluso el exterminio racial. Sin duda, discuten sobre el propio Darwin, realmente no pudieron evitar eso. Sin embargo, desde la época de Darwin hasta Julian Huxley a mediados del siglo XX, los únicos biólogos mencionados son aquellos que se oponían al darwinismo social, por ejemplo, Thomas Henry Huxley. (Debo señalar que a pesar de su rechazo de la ética evolutiva, Huxley no estaba completamente libre del darwinismo social).

Las figuras durante este período que sí discuten son industriales, militares y políticos. ¿Por qué es esto? No es por falta de ejemplos, porque muchos biólogos darwinianos de finales del siglo XIX y principios del XX eran darwinistas sociales que promovían el capitalismo del laissez-faire y / o el militarismo y / o el racismo y / o el exterminio racial.


Omitiendo a Haeckel

La omisión más notoria es la de Ernst Haeckel, el principal biólogo darwiniano de Alemania. En realidad, los autores discuten brevemente a Haeckel, pero sus comentarios implican engañosamente que no era un darwinista social. Por ejemplo, mencionan que se opuso a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, convenientemente no explican que la razón por la que se opuso a que los países europeos luchen entre sí fue porque pensó que las guerras europeas mataron a las personas equivocadas: los mejores y más brillantes, los llamados "Más aptos". Por lo tanto, pensó que los europeos deberían centrar sus actividades militares en el exterminio de razas "inferiores" en las guerras coloniales. Los autores también olvidan mencionar que durante la Primera Guerra Mundial Haeckel cambió de opinión y escribió un libro completo justificando el esfuerzo bélico alemán y promoviendo el expansionismo alemán.

Haeckel no fue de ninguna manera un caso atípico. Como he demostrado en  De Darwin a Hitler, muchos biólogos alemanes abrazaron el militarismo social darwinista y el exterminio racial. Muchos biólogos estadounidenses también promovieron posiciones sociales darwinistas. Henry Fairfield Osborn, profesor de zoología en la Universidad de Columbia a principios del siglo XX, escribió un prólogo de la frase racista de Madison Grant, El paso de la gran carrera. Charles Davenport, un profesor de Harvard que fundó la Oficina de Registro de Eugenesia, promovió restricciones de inmigración contra las facciones supuestamente inferiores que estaban llegando a los Estados Unidos a principios del siglo XX. El racismo social darwinista era tan común en los Estados Unidos de principios del siglo XX que apareció en los libros de texto de biología estándar.


Huxley y Wilson

A pesar de ignorar a todos estos científicos que promovieron posiciones sociales darwinistas, los autores luego discuten sobre Julian Huxley, un biólogo políticamente progresista que promovió la ética evolutiva, y E.O. Wilson, el fundador de la sociobiología. Sin embargo, en realidad no aclaran si creen que Huxley era un darwinista social o no. Tampoco dicen explícitamente que Wilson es un darwinista social, pero parecen insinuarlo al etiquetarlo como spenceriano (ver más arriba Darwin y Spencer).

¿Por qué esta omisión es tan problemática? Después de todo, este es un libro corto y no pueden discutir todo. La razón es porque implica que el darwinismo social fue una posición adoptada por no científicos que simplemente no entendían la ciencia cuando aplicaron el darwinismo al pensamiento político y social. Una faceta importante de la historia descuidada: muchos biólogos y antropólogos darwinianos de finales del siglo XIX y principios del XX sostenían que la desigualdad biológica, el racismo y el militarismo se basaban en principios científicos sólidos (es decir, darwinianos). Haeckel, por ejemplo, despreció a los socialistas por su igualitarismo no darwiniano. No lo descubrirás en este libro, pero en su apogeo social el racismo darwinista y el militarismo fueron considerados científicos.


Richard Weikart

Artículo referencial:

Following the Science, Doctors Joined the Nazis “In Droves”

(Siguiendo la ciencia, los médicos se unieron a los nazis "en masa")

25 junio 2021

80 años de Barbarroja: La Alemania nazi ataca a la Unión Soviética (III)



Viene de la parte II


por Jacques R. Pauwels

extracto del libro "The Myth of the Good War: America in the Second World War", edición revisada, James Lorimer, Toronto, 2015. 


Notas previas del autor

La batalla de Moscú, diciembre de 1941 fue el punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial. La victoria del Ejército Rojo frente a Moscú fue la gran ruptura ...

Claramente, entonces, en algún momento entre fines de 1940 y 1944, la marea había cambiado dramáticamente. Pero, ¿cuándo y dónde? En Normandía en 1944, según algunos; en Stalingrado, durante el invierno de 1942-43, según otros. En realidad, la marea cambió en diciembre de 1941 en la Unión Soviética, más específicamente, en la llanura árida al oeste de Moscú. Como ha dicho un historiador alemán, experto en la guerra contra la Unión Soviética: “Esa victoria del Ejército Rojo (frente a Moscú) fue sin duda la mayor ruptura (Zäsur) de toda la guerra mundial”.

Que la Unión Soviética fuera el escenario de la batalla que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial, no debería sorprender. La guerra contra la Unión Soviética era la guerra que Hitler había querido desde el principio, como había dejado muy claro en las páginas de Mein Kampf, escrito a mediados de la década de 1920. (Pero una Ostkrieg, una guerra en el este, es decir, contra los soviéticos, fue también el objeto del deseo de los generales alemanes, de los principales industriales de Alemania y de otros "pilares" del establecimiento alemán). De hecho, como un historiador alemán ha demostrado recientemente, era una guerra contra la Unión Soviética, y no contra Polonia, Francia o Gran Bretaña, lo que Hitler había querido desatar en 1939.

-----

El 11 de agosto de 1939, Hitler explicó a Carl J. Burckhardt, un funcionario de la Liga de Naciones, que

"Todo lo que emprendió fue dirigido contra Rusia", y que "si Occidente (es decir, los franceses y los británicos) es demasiado estúpido y demasiado ciego para comprender esto, se vería obligado a llegar a un entendimiento con los rusos, girar y derrotar a Occidente, y luego volver con todas sus fuerzas para asestar un golpe contra la Unión Soviética”.


Edición alemana de 1933

De hecho, esto es lo que sucedió. Occidente resultó ser "demasiado estúpido y ciego", como Hitler lo vio, para darle "mano libre" en el este, por lo que hizo un trato con Moscú - el infame "Pacto Hitler-Stalin" - y luego desató la guerra contra Polonia, Francia y Gran Bretaña. Pero su objetivo final siguió siendo el mismo: atacar y destruir la Unión Soviética lo antes posible. Hitler y los generales alemanes estaban convencidos de que habían aprendido una lección importante de la Primera Guerra Mundial. Desprovista de las materias primas, como el petróleo y el caucho, necesarias para ganar una guerra moderna, Alemania no podía ganar la nueva edición prevista de la "Gran Guerra". Para ganar una guerra así, Alemania tendría que ganarla rápido, muy rápido. Así nació el concepto de blitzkrieg, es decir, la idea de guerra (Krieg) veloz como un rayo (Blitz).

Blitzkrieg significaba guerra motorizada, por lo que, en preparación para tal guerra, Alemania, durante los años treinta, puso en marcha cantidades masivas de tanques y aviones, así como camiones para transportar tropas. Además, se importaron y almacenaron cantidades gigantescas de petróleo y caucho. Como hemos visto, gran parte de este petróleo se compró a corporaciones estadounidenses, algunas de las cuales también tuvieron la amabilidad de poner a disposición la "receta" para producir combustible sintético a partir del carbón. En 1939 y 1940, este equipo permitió a la Wehrmacht y la Luftwaffe abrumar las defensas polacas, holandesas, belgas y francesas con miles de aviones y tanques en cuestión de semanas; la blitzkriege, "las guerras a la velocidad del rayo", fueron seguidas invariablemente por la blitzsiege, "victorias a la velocidad del rayo".

Las victorias contra Polonia, Francia, etcétera, fueron lo suficientemente espectaculares, pero no proporcionaron a Alemania mucho botín en forma de petróleo y caucho de vital importancia. En cambio, la "guerra relámpago" en realidad agotó las reservas acumuladas antes de la guerra. Afortunadamente para Hitler, en 1940 y 1941 Alemania pudo seguir importando petróleo de los todavía neutrales Estados Unidos, principalmente a través de otros países neutrales (y amigos) como la España de Franco. Además, según los términos del Pacto Hitler-Stalin, la propia Unión Soviética también suministró petróleo a Alemania con bastante generosidad. Sin embargo, fue muy preocupante para Hitler que, a cambio, Alemania tuviera que suministrar a la Unión Soviética productos industriales de alta calidad y tecnología militar de última generación, que fue utilizada por los soviéticos para modernizar su ejército y mejorar su capacidad militar. Otro dolor de cabeza para Hitler fue el hecho de que los términos de su trato con los soviéticos le habían permitido a estos últimos ocupar el este de Polonia, desplazando así su frontera y sus defensas, unos cientos de kilómetros al oeste, haciendo que la marcha planificada a Moscú fuera mucho más larga para el ejército alemán. (Como la Wehrmacht llegó a las afueras de Moscú a finales de 1941, se puede argumentar que probablemente habrían tomado la ciudad, y quizás ganado la guerra, si hubieran podido lanzar su ataque desde posiciones más al este).

En 1939, Hitler había archivado a regañadientes su plan de guerra contra la Unión Soviética. Pero lo resucitó muy poco después de la derrota de Francia, en el verano de 1940. Unos meses más tarde, el 18 de diciembre, se dio una orden formal para preparar planes para tal ataque, que se denominaría Operación Barbarroja

Para 1940 nada había cambiado en lo que a Hitler se refería: "El verdadero enemigo era el del este". Hitler simplemente no quería esperar mucho más antes de darse cuenta de la gran ambición de su vida, es decir, destruir el país que había definido como su archienemigo en Mein Kampf. Además, sabía que los soviéticos estaban preparando frenéticamente sus defensas para un ataque alemán que, como sabían muy bien, llegaría tarde o temprano. (La idea de que, debido a su pacto de no agresión de 1939, La Alemania nazi y la Unión Soviética eran “aliados” amistosos, es un error irremediable). Dado que la Unión Soviética se fortalecía día a día, el tiempo obviamente no estaba del lado de Hitler. ¿Cuánto más podría esperar antes de que se cerrara la ventana de la oportunidad? Además, librar una guerra relámpago contra la Unión Soviética prometía proporcionar a Alemania los recursos virtualmente ilimitados de ese enorme país, incluido el trigo ucraniano para proporcionar a la población de Alemania, que experimenta escasez de guerra, con abundancia de alimentos; minerales como el carbón, a partir del cual se pueden producir aceite sintético y caucho; y, por último, pero ciertamente no menos importante, los ricos campos petrolíferos de Bakú y Grozny, donde los Panzers y Stukas, que consumen mucha gasolina, podrían llenar sus tanques hasta el borde en cualquier momento. Armado con estos activos, Entonces sería un asunto sencillo para Hitler ajustar cuentas con Gran Bretaña, comenzando, por ejemplo, con la captura de Gibraltar. Alemania sería finalmente una auténtica potencia mundial, invulnerable dentro de una "fortaleza" europea que se extiende desde el Atlántico hasta los Urales, poseída de recursos ilimitados y, por lo tanto, capaz de ganar incluso guerras largas e interminables contra cualquier antagonista, incluido Estados Unidos, en una de las futuras "guerras de los continentes" evocadas en la febril imaginación de Hitler.


         (foto archivo)

Hitler y sus generales confiaban en que la guerra relámpago que se preparaban para desatar contra la Unión Soviética sería tan exitosa como lo habían sido sus anteriores guerras relámpago contra Polonia y Francia. Consideraban a la Unión Soviética como un "gigante con pies de barro", cuyo ejército, presumiblemente decapitado por las purgas de Stalin a fines de la década de 1930, no era "más que una broma", como dijo el propio Hitler en una ocasión. Para luchar y, por supuesto, ganar las batallas decisivas, permitieron una campaña de cuatro a seis semanas, posiblemente seguida de algunas operaciones de limpieza, durante las cuales los restos del anfitrión soviético “serían perseguidos a través del país como un montón de cosacos apaleados". En cualquier caso, Hitler se sintió sumamente confiado y, en vísperas del ataque, "se imaginó a sí mismo al borde del mayor triunfo de su vida".

En Washington y Londres, los expertos militares también creían que la Unión Soviética no sería capaz de oponer una resistencia significativa al monstruo nazi, cuyas hazañas militares de 1939-1940 le habían ganado una reputación de invencibilidad. Los servicios secretos británicos estaban convencidos de que la Unión Soviética sería "liquidada dentro de ocho a diez semanas", y el jefe del Estado Mayor Imperial afirmó que la Wehrmacht cortaría al Ejército Rojo "como un cuchillo caliente en la mantequilla", y que el Ejército Rojo sería acorralado "como ganado". Según la opinión de expertos en Washington, Hitler "aplastaría a Rusia como un huevo".


Himmler inspecciona un campo de prisioneros de guerra soviéticos en los territorios ocupados. 1941

El ataque alemán se inició el 22 de junio de 1941, en las primeras horas de la mañana. Tres millones de soldados alemanes y casi 700.000 aliados de la Alemania nazi cruzaron la frontera. Su equipo consistía en 600.000 vehículos de motor, 3.648 tanques, más de 2.700 aviones y poco más de 7.000 piezas de artillería. Al principio, todo salió según lo planeado. Se perforaron enormes agujeros en las defensas soviéticas, se lograron rápidamente conquistas territoriales impresionantes y cientos de miles de soldados del Ejército Rojo murieron, resultaron heridos o fueron hechos prisioneros en una serie de espectaculares "batallas de cerco". El camino a Moscú parecía estar abierto. Sin embargo, demasiado pronto se hizo evidente que la guerra relámpago en el este no sería el juego de niños que se esperaba. Frente a la máquina militar más poderosa de la tierra, el Ejército Rojo, como era de esperar, recibió una gran paliza, pero, como el ministro de propaganda, Joseph Goebbels, confió a su diario el 2 de julio, también opuso una dura resistencia y respondió muy duramente en numerosas ocasiones. 

El general Franz Halder, en muchos sentidos el "padrino" del plan de ataque de la Operación Barbarroja, reconoció que la resistencia soviética era mucho más fuerte que cualquier cosa que los alemanes habían enfrentado en Europa Occidental. Los informes de la Wehrmacht mencionaron una resistencia "dura", "dura" e incluso "salvaje", lo que provocó grandes pérdidas de hombres y equipos en el lado alemán. Más a menudo de lo esperado, las fuerzas soviéticas lograron lanzar contraataques que frenaron el avance alemán. Algunas unidades soviéticas se escondieron en las vastas marismas de Pripet y en otros lugares, organizaron una guerra partisana mortal y amenazaron las largas y vulnerables líneas de comunicación alemanas. También resultó que el Ejército Rojo estaba mucho mejor equipado de lo esperado. Los generales alemanes estaban "asombrados", escribe un historiador alemán, por la calidad de las armas soviéticas como el lanzacohetes Katyusha (también conocido como "Órgano de Stalin") y el tanque T-34. Hitler estaba furioso porque sus servicios secretos no se habían enterado de la existencia de algunas de estas armas.



El mayor motivo de preocupación, en lo que respecta a los alemanes, era el hecho de que el grueso del Ejército Rojo logró retirarse en un orden relativamente bueno y eludió la destrucción en una gran batalla de cerco, en el tipo de repetición de Cannas o Sedán que Hitler y sus generales habían soñado. Los soviéticos parecían haber observado y analizado cuidadosamente los éxitos de la guerra relámpago alemana de 1939 y 1940 y haber aprendido lecciones útiles. Debieron haber notado que en mayo de 1940 los franceses habían concentrado la mayor parte de sus fuerzas tanto en la frontera como en Bélgica, lo que hizo posible que la maquinaria de guerra alemana los cercara. (Las tropas británicas también quedaron atrapadas en este cerco, pero lograron escapar a través de Dunkerque). Los soviéticos dejaron algunas tropas en la frontera, por supuesto, y estas tropas sufrieron previsiblemente las mayores pérdidas de la Unión Soviética durante las etapas iniciales de Barbarroja. Pero, contrariamente a lo que afirman historiadores como Richard Overy, el grueso del Ejército Rojo fue retenido en la retaguardia, evitando quedar atrapado

 

Fue esta "defensa en profundidad" - facilitada por la adquisición de un "glacis", un "respiro" territorial, en Polonia en 1939 - lo que frustró la ambición alemana de destruir al Ejército Rojo en su totalidad. Como escribiría el mariscal Zhukov en sus memorias, "la Unión Soviética habría sido aplastada si hubiéramos organizado todas nuestras fuerzas en la frontera". 

 

Ya a mediados de julio, cuando la guerra de Hitler en el este comenzó a perder sus cualidades Blitz, innumerables alemanes, tanto militares como civiles, tanto de rango bajo como alto, incluido el propio Hitler, perdieron la fe en una victoria rápida. Y a finales de agosto, en un momento en que Barbarroja debería haber estado disminuyendo, el alto mando de la Wehrmacht (Oberkommando der Wehrmacht, o OKW) reconoció que tal vez ya no sería posible ganar la guerra en 1941. Un problema importante era el hecho de que, cuando Barbarroja comenzó el 22 de junio, los suministros disponibles de combustible, llantas, repuestos, etcétera, eran lo suficientemente buenos para solo unos dos meses. Esto se consideró suficiente porque se esperaba que dentro de dos meses la Unión Soviética estaría de rodillas y sus recursos ilimitados, tanto productos industriales como materias primas, estarían disponibles para los alemanes. Sin embargo, a finales de agosto, las puntas de lanza alemanas no estaban ni cerca de esas regiones distantes de la Unión Soviética donde se podía conseguir el petróleo, el más preciado de todos los productos marciales. Si los tanques lograron seguir avanzando, aunque cada vez más lentamente, en las aparentemente interminables extensiones rusas y ucranianas, fue en gran medida por medio de combustible y caucho importados de los EE. UU., a través de España y la Francia ocupada. 

Las llamas del optimismo volvieron a estallar en septiembre, cuando las tropas alemanas capturaron Kiev y, más al norte, avanzaron en dirección a Moscú. Hitler creía, o al menos pretendía creer, que el fin de los soviéticos estaba ahora cerca. En un discurso público en el Sportpalast de Berlín el 3 de octubre, declaró que la guerra del este prácticamente había terminado. Y la Wehrmacht recibió la orden de dar el golpe de gracia lanzando la Operación Typhoon (Unternehmen Taifun), una ofensiva destinada a tomar Moscú. Sin embargo, las probabilidades de éxito parecían cada vez más escasas, ya que los soviéticos estaban trayendo afanosamente unidades de reserva del Lejano Oriente. (Habían sido informados por su espía maestro en Tokio, Richard Sorge, que los japoneses, cuyo ejército estaba estacionado en el norte de China, ya no estaban considerando atacar las fronteras vulnerables de los soviéticos en el área de Vladivostok. Para empeorar las cosas, los alemanes ya no disfrutaban de superioridad en el aire, particularmente sobre Moscú. Además, no se podían traer suficientes suministros de municiones y alimentos desde la retaguardia hacia el frente, ya que las largas filas de suministros se veían severamente obstaculizadas por la actividad partisana. Finalmente, hacía frío en la Unión Soviética, aunque no más de lo habitual en esa época del año. Pero el alto mando alemán, confiado en que su guerra relámpago del este terminaría a finales del verano, no había proporcionado a las tropas el equipo necesario para luchar en la lluvia, el barro, la nieve y las gélidas temperaturas de un otoño e invierno rusos.


Civiles y soldados se alistan para defender Moscú 

Tomar Moscú se perfilaba como un objetivo extremadamente importante en la mente de Hitler y sus generales. Se creía, aunque probablemente erróneamente, que la caída de su capital “decapitaría” a la Unión Soviética y provocaría así su colapso. También parecía importante evitar que se repitiera el escenario del verano de 1914, cuando el aparentemente imparable avance alemán hacia Francia se había detenido in extremis en las afueras del este de París, durante la Batalla del Marne. Este desastre, desde la perspectiva alemana, le había robado a Alemania una victoria casi segura en las etapas iniciales de la Gran Guerra y la había obligado a una larga lucha que, sin recursos suficientes y bloqueada por la marina británica, estaba condenada a perder. Esta vez, en una nueva Gran Guerra luchó contra un nuevo archienemigo, la Unión Soviética, no habría ningún "milagro del Marne", es decir, ninguna derrota en las afueras de la capital y, por lo tanto, Alemania no tendría que luchar una vez más, sin recursos y bloqueada, un conflicto largo y prolongado que estaría condenado a perder. A diferencia de París, Moscú caería, la historia no se repetiría y Alemania acabaría saliendo victoriosa. O eso esperaban en el cuartel general de Hitler.

La Wehrmacht siguió avanzando, aunque muy lentamente, ya mediados de noviembre algunas unidades se encontraban a solo treinta kilómetros de la capital. Pero las tropas ahora estaban totalmente exhaustas y se estaban quedando sin suministros. Sus comandantes sabían que era simplemente imposible tomar Moscú, por tentadoramente cerca que estuviera la ciudad, y que incluso hacerlo no les daría la victoria. El 3 de diciembre, varias unidades abandonaron la ofensiva por iniciativa propia. En cuestión de días, sin embargo, todo el ejército alemán frente a Moscú simplemente se vio obligado a ponerse a la defensiva. De hecho, el 5 de diciembre, a las tres de la mañana, en condiciones de frío y nieve, el Ejército Rojo lanzó de repente un gran contraataque bien preparado. Las líneas de la Wehrmacht fueron perforadas en muchos lugares, y los alemanes retrocedieron entre 100 y 280 kilómetros con grandes pérdidas de hombres y equipos. Sólo con gran dificultad pudo evitarse un cerco catastrófico.


Batalla de Moscú, diciembre1941

El 8 de diciembre, Hitler ordenó a su ejército que abandonara la ofensiva y pasara a posiciones defensivas. Culpó de este revés a la supuestamente inesperada llegada temprana del invierno, se negó a retroceder más hacia la retaguardia, como sugirieron algunos de sus generales, y propuso atacar nuevamente en la primavera. Así terminó la guerra relámpago de Hitler contra la Unión Soviética, la guerra que, si hubiera salido victoriosa, habría realizado la gran ambición de su vida, la destrucción de la URSS. Más importante aún, tal victoria también habría proporcionado a la Alemania nazi suficiente petróleo y otros recursos para convertirla en una potencia mundial virtualmente invulnerable. Como tal, la Alemania nazi probablemente habría sido capaz de acabar con la obstinada Gran Bretaña, incluso si Estados Unidos se hubiera apresurado a ayudar a su primo anglosajón, que, a principios de diciembre de 1941, aún no estaba en el juego. 

Entonces, se suponía que un blitzsieg, es decir, una rápida victoria contra la Unión Soviética, habría hecho imposible una derrota alemana, y con toda probabilidad lo habría sido. (Probablemente sea justo decir que si la Alemania nazi hubiera derrotado a la Unión Soviética en 1941, Alemania todavía sería hoy la hegemonía de Europa, y posiblemente también de Oriente Medio y África del Norte). Sin embargo, la derrota en la Batalla de Moscú en diciembre de 1941 significó que el blitzkrieg de Hitler no produjo el esperado blitzsieg. En la nueva “Batalla del Marne” justo al oeste de Moscú, la Alemania nazi sufrió la derrota que hizo imposible la victoria, no solo la victoria contra la propia Unión Soviética, sino también la victoria contra Gran Bretaña y la victoria en la guerra en general.

Teniendo en cuenta las lecciones de la Primera Guerra Mundial, Hitler y sus generales sabían desde el principio que, para ganar la nueva Gran Guerra que habían desatado, Alemania tenía que ganar rápido, a la velocidad del rayo. Pero el 5 de diciembre de 1941, se hizo evidente para todos los presentes en la sede de Hitler que no se produciría un bombardeo relámpago contra la Unión Soviética y que Alemania estaba condenada a perder la guerra, si no antes, más tarde

Según el general Alfred Jodl, jefe del personal de operaciones del OKW, Hitler se dio cuenta de que ya no podía ganar la guerra. Y así se puede argumentar, como lo ha hecho un historiador alemán, experto en la guerra contra la Unión Soviética, que el éxito del Ejército Rojo frente a Moscú fue sin duda la “gran ruptura” (Zäsur) del mundo entero.


Un desfile del 7 de noviembre de 1941 de las tropas soviéticas en  la Plaza Roja  representado en esta pintura de 1949 de  Konstantin Yuon


En otras palabras, se puede decir que la marea de la Segunda Guerra Mundial cambió el 5 de diciembre de 1941. Sin embargo, como las mareas reales cambian no repentinamente sino gradualmente e imperceptiblemente, la marea de la guerra cambió no en un solo día, sino en un período de días, semanas e incluso meses, en el período de aproximadamente tres meses que transcurrió entre el (finales) verano de 1941 y principios de diciembre de ese mismo año. La marea de la guerra en el este cambió gradualmente, pero no lo hizo de manera imperceptible. Ya en agosto de 1941, observadores astutos habían comenzado a dudar de que una victoria alemana, no solo en la Unión Soviética sino en la guerra en general, todavía perteneciera al reino de las posibilidades. El Vaticano bien informado, por ejemplo, inicialmente muy entusiasmado con la "cruzada" de Hitler contra la patria soviética del bolchevismo "impío", comenzó a expresar una gran preocupación por la situación en el este a fines del verano de 1941; a mediados de octubre, llegó a la conclusión de que Alemania perdería la guerra. Asimismo, a mediados de octubre, los servicios secretos suizos informaron que "los alemanes ya no pueden ganar la guerra". A fines de noviembre, una especie de derrotismo había comenzado a infectar a las altas esferas de la Wehrmacht y del Partido Nazi. Incluso mientras instaban a sus tropas a avanzar hacia Moscú, algunos generales opinaron que sería preferible hacer propuestas de paz y terminar la guerra sin lograr la gran victoria que parecía tan segura al comienzo de la Operación Barbarroja

Cuando el Ejército Rojo lanzó su devastadora contraofensiva el 5 de diciembre, el propio Hitler se dio cuenta de que perdería la guerra. Pero no estaba dispuesto a que el público alemán lo supiera. Las malas noticias del frente cerca de Moscú se presentaron al público como un revés temporal, atribuido a la llegada anticipada del invierno supuestamente inesperado y / o a la incompetencia o cobardía de ciertos comandantes. Fue solo un buen año después, después de la catastrófica derrota en la Batalla de Stalingrado durante el invierno de 1942-43, que el público alemán y el mundo entero se dieron cuenta de que Alemania estaba condenada; razón por la cual aún hoy muchos historiadores creen que la marea cambió en Stalingrado.


Jacques R. Pauwels

23 junio 2021

80 años de Barbarroja: ¿Previó Stalin la invasión de Hitler? (II)



por Shane Quinn


Viene de la parte I


III parte


Al atacar hacia el este desde junio de 1941, los nazis intentaron anexar Ucrania, toda la Rusia europea, los estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, mientras establecían una nación finlandesa satélite al noreste. Se crearía así una Alemania muy ampliada, que serviría de patria a cientos de millones de personas pertenecientes a las denominadas razas germánica y nórdica. Según lo previsto por los planificadores nazis, esta expansión proporcionaría la base económica para sostener el Reich de mil años.


Según la Directiva Nº 18 de Adolf Hitler emitida el 12 de noviembre de 1940, el objetivo de su invasión oriental era ocupar y mantener una línea desde Arcángel, en el extremo noroeste de Rusia, hasta Astracán, casi 1.300 millas al sur; conquistando aún más Leningrado, Moscú, Donbas, Kuban (en el sur de Rusia) y el Cáucaso.

No se mencionó nada sobre lo que harían los alemanes una vez que se hubiera alcanzado la línea Arcángel-Astracán. Sin embargo, el objetivo de la Wehrmacht era aniquilar a las fuerzas soviéticas en el oeste de Rusia a través de cercos y puntas de lanza blindadas masivas, evitando así la retirada del Ejército Rojo más al este.

Cabe señalar, en primer lugar, que la URSS no tenía planes en 1940 o 1941 de atacar a la Alemania nazi; los soviéticos tampoco tenían ambiciones de barrer toda la Europa continental en una guerra de conquista. Realmente no había necesidad de que el estado más grande del mundo tomara el control de otros vastos continentes.

David Glantz, historiador militar estadounidense y coronel retirado, se dio cuenta de que la posición del gobernante soviético Josep Stalin en 1941 era  defensiva. Glantz escribió como, “Stalin fue culpable de ilusiones, de esperar retrasar la guerra al menos un año más, para completar la reorganización de sus fuerzas armadas. Trabajó en un punto álgido durante la primavera de 1941, tratando desesperadamente de mejorar la postura defensiva de la Unión Soviética mientras buscaba retrasar el inevitable enfrentamiento”.

Las opiniones de Glantz están respaldadas por otros historiadores experimentados como Antony Beevor de Inglaterra. Observó que “el Ejército Rojo simplemente no estaba en condiciones de lanzar una gran ofensiva en el verano de 1941”; pero Beevor no excluyó por completo la posibilidad de que Stalin “pudiera haber estado considerando un ataque preventivo en el invierno de 1941, o más probablemente en 1942, cuando el Ejército Rojo estaría mejor entrenado y equipado”.

¿Era consciente el liderazgo soviético de la amenaza que representaba Hitler para su estado?; y que se fue desarrollado gradualmente a su alrededor como una nube oscura. A principios de julio de 1940 se envió al Kremlin un informe compilado por la agencia de inteligencia soviética, la NKGB. Reveló que el Estado Mayor del Tercer Reich había solicitado al Ministerio de Transporte de Alemania que proporcionara detalles sobre las capacidades ferroviarias para que los soldados de la Wehrmacht se desplazaran de oeste a este. Constituyó el primer indicio de lo que se avecinaba. Este fue el período, en pleno verano de 1940, cuando comenzaron serias discusiones entre Hitler y sus generales, en relación con un ataque a Rusia.

Ya el 31 de julio de 1940, la planificación alemana para una invasión de la Unión Soviética "estaba en pleno apogeo", como señaló el autor estadounidense Harrison E. Salisbury. A principios de julio, Hitler había pensado inicialmente en atacar a Rusia en el otoño de 1940 pero, a finales de julio, llegó a la conclusión de que era demasiado tarde en el año con un mal tiempo que se acercaba rápidamente.




Hay pocos indicios de que Stalin, o los funcionarios soviéticos de alto rango, estuvieran preocupados por las primeras señales de advertencia que recibieron a través de la inteligencia sobre las intenciones nazis. A principios de agosto de 1940, los británicos obtuvieron información que sugería que Hitler planeaba destruir Rusia, y Londres transmitió sus hallazgos a Moscú. Stalin los ignoró porque desconfiaba mucho de los británicos, no sin alguna razón. Esto se basó en parte en las experiencias recientes de Stalin al tratar con gobiernos conservadores que, para decirlo amablemente, tenían una disposición hostil hacia la Unión Soviética.

Londres y París se negaron a firmar un pacto con el Kremlin en la primavera y el verano de 1939, que habría alineado a británicos, franceses y rusos contra la Alemania nazi. Stalin no tuvo más remedio que finalizar un acuerdo con Hitler ese otoño, y estas realidades no deseadas han sido reprimidas desde entonces por instituciones como la Unión Europea liderada por Alemania.

El pacto nazi-soviético del 23 de agosto de 1939 había servido bien a los soviéticos, hasta que la Wehrmacht derrotó rápidamente a Francia de mayo a junio de 1940. La forma de la derrota francesa asombró y perturbó a Stalin, que esperaba un conflicto largo y prolongado en el oeste, como en la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, el acuerdo de Stalin con Hitler había mantenido a Rusia fuera de los duros combates por ahora, mientras que el Kremlin logró ganancias territoriales al apoderarse de la mitad oriental de Polonia, el 6 de octubre de 1939. Con el final de la Guerra de Invierno contra Finlandia, los soviéticos absorbieron alrededor 10% de la tierra finlandesa en marzo de 1940. A principios de agosto de 1940, Stalin anexó oficialmente las naciones bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, habiendo ocupado esos estados por primera vez a mediados de junio de 1940, lo que provocó que los funcionarios pro-alemanes huyeran de la región. La marcha de Stalin hacia el Báltico fue una respuesta a los triunfos nazis en el frente occidental y su comprensible temor al nacionalismo báltico y la posible penetración alemana cerca de las fronteras soviéticas.

Basil Liddell Hart, el capitán retirado del ejército británico y teórico militar escribió: “Hitler había acordado que los estados bálticos deberían estar dentro de la esfera de influencia de la Unión Soviética, no en su ocupación real; y sintió que había sido engañado por su socio; aunque la mayoría de sus asesores consideraron de manera realista el paso de Rusia a los países bálticos como una precaución natural, inspirada por el temor a lo que Hitler pudiera intentar después de su victoria en Occidente”.

Durante los días posteriores a la caída de Francia, Stalin ocupó los territorios rumanos de Bucovina del Norte y Besarabia. Hasta la Primera Guerra Mundial, Besarabia había pertenecido al Imperio Ruso durante aproximadamente un siglo, pero el norte de Bucovina nunca antes había formado parte de Rusia. A los ojos de Hitler y los generales alemanes, el avance de Stalin en partes del norte de Rumania era peligroso y provocativo. Hitler se enteró por primera vez del plan de Stalin para reincorporar Besarabia el 23 de junio de 1940, cuando poco después del amanecer el líder nazi recorría victoriosamente París en un vehículo descapotable. Hitler se irritó cuando escuchó la noticia. Sintió que el regreso de Besarabia a Rusia acercaría intolerablemente a Stalin a los pozos de petróleo del Eje, en la ciudad de Ploesti, en el sur de Rumanía.

Durante una reunión con Benito Mussolini en los Alpes bávaros el 19 de enero de 1941, Hitler le dijo a su homólogo italiano, “ahora en la era del poderío aéreo, los campos petroleros rumanos pueden convertirse en una extensión de escombros humeantes por un ataque aéreo desde Rusia y el Mediterráneo, la vida del Eje depende de estos campos petroleros”.

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, los pozos de Ploesti proporcionaron al imperio nazi al menos el 35% de todo su petróleo, otras fuentes afirman hasta el 60%; pero es muy probable que esta última cifra sea excesiva y esté por encima de la media general. Durante muchos años, Rumania fue con diferencia el país productor de petróleo más grande de Europa, y el quinto más grande del mundo en 1941 y 1942, después de haber superado a México. Las importantes fuentes de petróleo en Indonesia (Indias Orientales Holandesas) cayeron bajo el control del Eje a principios de 1942, cuando ese país fue invadido por los ejércitos japoneses, y permanecerían allí durante más de tres años.

Hitler quería que sus campos petroleros rumanos estuvieran formidablemente defendidos; ordenó a la Wehrmacht que colocara decenas de cañones antiaéreos alemanes pesados ​​y medianos alrededor de las refinerías de Ploesti, y que también se desplegaran cortinas de humo; estos últimos fueron eficaces para ocultar las instalaciones de los aviones enemigos, que fueron derribados en gran número.


El ejército alemán penetra en las vastas llanuras del territorio soviético 

Los alemanes crearon cantidades limitadas de petróleo a partir de procesos de hidrogenación sintética, que involucraban materiales como el carbón. Esto benefició principalmente a la Luftwaffe, no tanto a los panzers y otros vehículos terrestres. Los términos del acuerdo de no agresión con Rusia aseguraron que el Reich recibió un total de 900.000 toneladas de petróleo soviético, desde septiembre de 1939 hasta junio de 1941. Esta no fue una gran cantidad, considerando que la Wehrmacht consumió tres millones de toneladas de petróleo solo en 1940.

La Alemania nazi también recibió petróleo de Estados Unidos, entonces incomparable como el mayor productor y exportador de petróleo del mundo; específicamente los tratos que las corporaciones estadounidenses como Texaco y Standard Oil llevaron a cabo con los nazis, a veces en secreto a través de otros países, junto con subsidiarias controladas por Estados Unidos con sede en el Reich. Además, provenientes del tercer estado productor de petróleo más grande del mundo, Venezuela, en ese entonces un importante cliente de EE. UU., llegaron envíos de petróleo enviados a través del Atlántico, con destino a la maquinaria de guerra alemana.

En total, “unas 150 empresas estadounidenses” tenían “vínculos comerciales con la Alemania nazi”, señaló el periodista israelí Ofer Aderet, escribiendo para el periódico de tendencia izquierdista Haaretz. Los acuerdos comerciales de Estados Unidos con los nazis, escribió Aderet, “incluían grandes préstamos, grandes inversiones, acuerdos de cárteles, la construcción de plantas en Alemania como parte del rearme del Tercer Reich y el suministro de cantidades masivas de material de guerra.

Mientras tanto, la reintegración de Besarabia por parte de Stalin a principios de julio de 1940 estaba proporcionando un amortiguador a la defensa soviética de su armada, en el Mar Negro, un poco más al este; incluida la seguridad adicional a las bases navales rusas, como en el puerto de Odessa en el sur de Ucrania. El avance soviético en Rumania “fue peor que 'una bofetada' para Hitler”, observó Liddell Hart, ya que “colocó a los rusos de manera inquietante cerca de los campos petroleros rumanos con los que contaba para su propio suministro”. El 29 de julio de 1940, Hitler habló con su jefe de operaciones, el general Alfred Jodl, sobre el potencial de luchar contra Rusia si Stalin intentaba apoderarse de Ploesti.

El 9 de agosto de 1940, el general Jodl emitió una directiva titulada "Reconstrucción del Este", ordenando que el transporte y los suministros alemanes se reforzaran en el este, de modo que los planes se consolidaran en la primavera de 1941 para un ataque a Rusia. Fue en este momento cuando el gobierno de Winston Churchill comenzó a advertir a Moscú de los planes de invasión alemanes; pero Stalin sospechaba firmemente que los británicos querían arrastrarlo a la guerra, solo para aliviar la presión sobre Londres. Sin duda, Stalin creía que los ejércitos soviéticos tendrían que luchar contra los alemanes algún día, pero no todavía.

Los diseños soviéticos hacia Alemania siguieron siendo no amenazantes. El 1 de agosto de 1940, el ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, Vyacheslav Molotov, dijo que el Pacto nazi-soviético no se centraba en “consideraciones fortuitas de carácter transitorio, sino en los intereses políticos fundamentales de ambos países”. Sin embargo, en septiembre de 1940, los comandantes soviéticos apostados a lo largo de su frontera occidental comenzaron a hablar sobre el "Drang nach Osten" de Hitler, es decir, la propuesta del dictador para la expansión hacia el este. Los militares soviéticos hablaron sobre la costumbre de Hitler de llevar una foto de Federico Barbarroja, el emperador prusiano de barba roja que siglos antes había librado la guerra contra los eslavos.


Molotov y Hitler se reúnen en Berlín, Cancillería del Reich, 12 noviembre 1940

El 12 de noviembre de 1940, el ministro de Relaciones Exteriores Molotov, un comunista acérrimo, aterrizó en Alemania en avión. A la llegada de Molotov a Berlín, Stalin le dijo que indicara a los alemanes que quería un trato amplio con ellos. Stalin todavía pensaba que se podía lograr una asociación con Hitler en un futuro cercano. En cambio, durante las conversaciones, los funcionarios nazis le presentaron a Molotov una asociación menor para la Rusia soviética, en una alianza global dominada por los alemanes. La política soviética, como insistieron los nazis, se centraría en el sur de Asia, hacia la India y un conflicto con Gran Bretaña. Esto no satisfizo a Stalin en absoluto.

Tras el envío de Molotov del informe sobre sus decepcionantes discusiones en Berlín, según Yakov Chadaev, un administrador soviético, Stalin estaba seguro de que Hitler tenía la intención de hacer la guerra a Rusia. Menos de dos semanas después, el 25 de noviembre de 1940, Stalin informó al político comunista búlgaro Georgi Dimitrov que “nuestras relaciones con Alemania son corteses en la superficie, pero existe una seria fricción entre nosotros”.

El mariscal Aleksandr Vasilevsky, un oficial ruso de alto nivel que se reunió repetidamente con Stalin, había acompañado a Molotov a Berlín. Vasilevsky regresó a casa convencido de que Hitler invadiría la Unión Soviética. La opinión de Vasilevsky fue compartida por muchos de sus colegas del Ejército Rojo. Después de que Molotov dejó Berlín, Hitler se reunió con ejecutivos alemanes y les dejó claro que iba a atacar a Rusia.

En el otoño de 1940, el Alto Mando ruso envió al Kremlin proyectos de planes para el posicionamiento estratégico de las divisiones soviéticas a lo largo de su frontera occidental, en preparación para una invasión alemana. Stalin no respondió. De manera bastante inquietante, en la segunda quincena de noviembre de 1940, los países de Europa central de Hungría, Eslovaquia y Rumania se unieron al nuevo orden europeo de Hitler, al unirse a la coalición del Eje. Hitler ahora podía depender especialmente del apoyo de Rumania, bajo Ion Antonescu. Era un dictador militar fervientemente anticomunista y antisemita, que a los 58 años había llegado al poder el 4 de septiembre de 1940.

Rumania no es de ninguna manera una nación líder en la actualidad, pero durante los años de guerra fue un país importante. Esto se debió principalmente a sus recursos naturales y, en menor medida, a su ubicación estratégica, junto al Mar Negro y Ucrania.

Stalin estaba cada vez más preocupado cuando 1940 llegó a su fin. Al dirigirse a los generales soviéticos antes de Navidad, Stalin hizo referencia a pasajes del libro de Hitler 'Mein Kampf', y habló del objetivo declarado del líder nazi de atacar la URSS algún día. Stalin dijo que "intentaremos retrasar la guerra dos años", hasta diciembre de 1942 o bien entrado 1943. Poco después del aplastamiento de los franceses por parte de la Wehrmacht, Molotov lo recordó diciendo, "solo podríamos enfrentarnos a los alemanes en igualdad de condiciones en 1943”.

El 18 de diciembre de 1940, Hitler publicó su Directiva nº 21 en la que describía: "Las fuerzas armadas alemanas deben estar preparadas para aplastar a la Rusia soviética en una campaña rápida, antes del final de la guerra contra Inglaterra". El día de Navidad de 1940, el agregado militar soviético en Berlín recibió una carta anónima. Expuso que los alemanes estaban preparando una operación militar contra Rusia, para la primavera de 1941.

Para el 29 de diciembre de 1940, las agencias de inteligencia soviéticas estaban en posesión de los hechos básicos relacionados con la Operación Barbarroja, su diseño y la fecha de inicio prevista. A finales de enero de 1941, el diplomático militar japonés Yamaguchi, al regresar a la capital rusa desde Berlín, le dijo a un miembro del servicio diplomático naval soviético: “No excluyo la posibilidad de conflicto entre Berlín y Moscú”.

El comentario de Yamaguchi se remitió el 30 de enero de 1941 al mariscal Kliment Voroshilov, un destacado oficial soviético que conocía personalmente a Stalin. Incluso antes de finales de enero de 1941, el Comisariado de Defensa soviético estaba lo suficientemente preocupado como para redactar una directiva general para los comandos y flotas fronterizas rusas, que por primera vez nombrarían a Alemania como el probable enemigo en la guerra que se avecinaba.

A principios de febrero de 1941, el comisariado naval soviético comenzó a recibir informes casi diarios sobre la llegada de especialistas del ejército alemán a los puertos búlgaros; y preparativos para la instalación de armamento costero alemán allí. Esta información fue transmitida a Stalin el 7 de febrero de 1941. De hecho, otras figuras importantes como el mariscal Filipp Golikov, jefe de inteligencia del Estado Mayor de la URSS, dijeron que todos los informes soviéticos sobre la planificación alemana se enviaron al propio Stalin.

Cuando Molotov estaba a punto de dirigirse a Berlín el pasado noviembre, Stalin le recalcó que Bulgaria es “la cuestión más importante de las negociaciones” y debe colocarse en la zona de influencia soviética. El 1 de marzo de 1941, Bulgaria se unió al Eje. A principios de febrero de 1941, el comando ruso en Leningrado informó sobre movimientos de tropas alemanas en Finlandia. Esto no era motivo de risa, ya que Finlandia comparte una frontera oriental con Rusia.

El Kremlin no podía contar con la lealtad finlandesa en caso de un ataque alemán. El comandante en jefe de Finlandia, Gustaf Mannerheim, de unos 70 años, un antibolchevique, había estado muy familiarizado con el depuesto zar ruso Nicolás II. Mannerheim anteriormente mantuvo un retrato del zar y dijo: "Él era mi emperador". Los finlandeses estaban lejos de estar agradecidos cuando el ejército soviético entró en su país en noviembre de 1939, sin una declaración de guerra. En febrero de 1941, el Comando de Leningrado informó de las conversaciones alemanas con Suecia, relacionadas con el tránsito de las tropas de la Wehrmacht a través de tierras suecas.

La administración política soviética quería enfatizar la conciencia del Ejército Rojo, para estar preparado para el compromiso. Stalin rechazó este enfoque porque temía que a Hitler le pareciera que estaba reuniendo fuerzas para iniciar una ofensiva contra Alemania. Stalin advirtió al general Georgy Zhukov que "la movilización significa guerra", y no quería arriesgarse a un conflicto con Alemania en 1941.

El 15 de febrero de 1941, una mecanógrafa alemana entró en el consulado soviético en Berlín. Trajo consigo un libro de frases germano-ruso, que se estaba publicando en su imprenta en una edición extra grande; incluía frases como, "¿Eres comunista?", "Manos arriba o dispararé" y “Rendirse”. Las ramificaciones eran bastante claras. Alrededor de este tiempo, la Seguridad del Estado rusa adquirió inteligencia confiable que indica que la invasión alemana de Gran Bretaña se suspendió indefinidamente, hasta que Rusia fuera derrotada.

A finales de febrero y principios de marzo de 1941, se estaban llevando a cabo vuelos de reconocimiento alemanes sobre los estados bálticos bajo control ruso. Estas fueron graves infracciones en la zona soviética. La aparición de aviones nazis se hizo frecuente sobre la ciudad costera de Libau, en el oeste de Letonia, sobre la capital de Estonia, Tallin, y sobre la isla más grande de Estonia, Saaremaa.

El almirante ruso Nikolai Kuznetsov, que detestaba intensamente a los estados fascistas, otorgó a la flota soviética del Báltico autoridad para abrir fuego contra aviones alemanes. El 17 y 18 de marzo de 1941, aviones de la Luftwaffe fueron avistados sobre Libau y rápidamente disparados por personal soviético. Luego se avistaron aviones nazis cerca de la ciudad de Odessa, en el Mar Negro. El almirante Kuznetsov fue convocado al Kremlin por Stalin, donde lo enfrento con el jefe de policía Lavrentiy Beria. Stalin reprendió a Kuznetsov por dar la orden de disparar contra aviones alemanes, y prohibió expresamente a las unidades soviéticas que lo hicieran de nuevo.


IV parte


Tropas alemanas marchando durante la Operación Barbarroja (junio 1941)

Después de las fallidas discusiones de noviembre de 1940 en Berlín, Molotov y Stalin comentaron ocasionalmente que la Alemania nazi ya no cumplía con puntualidad sus obligaciones con Moscú (Pacto de No Agresión germano-soviético, del 23 de agosto de 1939), un acuerdo que debía durar 10 años. Stalin y Molotov no atribuyeron mucha importancia al debilitamiento de la puntualidad de Berlín, ya que la entrega de bienes y tecnología alemanes a la Rusia soviética no aparecía cada vez más a tiempo.


Sin que Stalin y Molotov lo supieran, el mismo día en que el ministro de Relaciones Exteriores soviético aterrizó en Berlín para las conversaciones, el 12 de noviembre de 1940, Adolf Hitler emitió en secreto la Directiva No. 18. En ella se describía la planeada invasión alemana de la URSS, incluida la prevista conquista de importantes ciudades como Kiev, Jarkov, Leningrado y Moscú. El 18 de diciembre de 1940 se completó la Directiva N° 21 del Führer, que establecía que el ataque de la Wehrmacht a la Unión Soviética debería continuar a mediados de mayo de 1941.

Para Rusia, a medida que 1941 avanzaba más allá de sus primeras semanas, las señales de advertencia sobre la amenaza alemana se estaban volviendo difíciles de pasar por alto. En la prensa nazi aparecieron informes falsos sobre "preparativos militares" que se estaban realizando al otro lado de la frontera en el campo soviético. Las mismas tácticas mediáticas alemanas habían precedido a las invasiones de Checoslovaquia y Polonia por parte de Hitler.

El 23 de febrero de 1941, el Comisariado de Defensa soviético publicó un decreto declarando que la Alemania nazi era el próximo enemigo probable. Se pidió a las áreas de la frontera soviética que hicieran los preparativos necesarios para repeler el ataque, pero el Kremlin no respondió.

El 22 de marzo de 1941, la agencia de inteligencia rusa NKGB obtuvo lo que consideró material sólido de que "Hitler ha dado instrucciones secretas para suspender el cumplimiento de las órdenes para la Unión Soviética", en relación con los envíos vinculados al Pacto Nazi-Soviético. Por ejemplo, a la planta checa de Skoda, bajo control nazi, se le había ordenado detener las entregas a Rusia. El 25 de marzo de 1941, la NKGB produjo un informe especial en el que exponía que los alemanes habían acumulado 120 divisiones junto a la frontera soviética.

Durante meses hubo cables preocupantes provenientes del agregado militar ruso en la Francia ocupada por los nazis, el general Ivan Susloparov. Las autoridades alemanas habían reducido los deberes de la embajada soviética en Francia, y en febrero de 1941 la embajada rusa se trasladó de París al sur a Vichy, en el centro de Francia. Solo quedó un consulado soviético en París.

Durante abril de 1941, el general Susloparov informó a Moscú que los alemanes atacarían Rusia a finales de mayo de 1941. Un poco más tarde, explicó que se había retrasado un mes debido al mal tiempo. A finales de abril, el general Susloparov recopiló más información sobre la invasión alemana a través de colegas de Yugoslavia, Estados Unidos, China, Turquía y Bulgaria. Esta información de inteligencia se envió a Moscú a mediados de mayo de 1941.

Nuevamente en abril de 1941, un agente checo informó que la Wehrmacht iba a ejecutar operaciones militares contra la Unión Soviética. El informe fue enviado a Stalin, quien se enojó cuando lo leyó y respondió: “Este informante es un provocador inglés. Averigua quién está haciendo esta provocación y castígalo”.

El 10 de abril de 1941, la NKGB entregó a Stalin y Molotov un resumen sobre una reunión que Hitler tuvo con el príncipe Pablo de Yugoslavia en el Berghof, a principios de marzo de 1941. Se describió que Hitler le había dicho al príncipe Pablo que comenzaría su invasión de Rusia a fines de junio de 1941. La respuesta de Stalin a los informes alarmantes, como este, fue de apaciguamiento, aunque una estrategia similar había fallado para las potencias occidentales.

Sorprendentemente, hasta abril de 1941 Stalin aumentó el volumen de envíos de suministros rusos al Tercer Reich, que ascendieron a: 208.000 toneladas de cereales, 90.000 toneladas de petróleo, 6.340 toneladas de metal, etc.. Gran parte de estos elementos esenciales serían utilizados por los nazis en su ataque a Rusia.

El mariscal Filipp Golikov, jefe de inteligencia del Estado Mayor de la URSS, insistió en que todos los informes soviéticos relacionados con los planes nazis se remitieran directamente a Stalin. Otros relatos que informaban a Moscú sobre una inminente invasión de la Wehrmacht también provenían del extranjero. Ya en enero de 1941, Sumner Welles, un influyente funcionario del gobierno de Estados Unidos, advirtió al embajador soviético en Estados Unidos, Konstantin Umansky, que Washington tenía información que mostraba que Alemania entraría en guerra contra Rusia en la primavera de 1941.

Durante la última semana de marzo de 1941, los criptoanalistas del ejército de EE. UU., expertos en descifrar códigos, comenzaron a producir indicios obvios de una reubicación alemana en el este. Este material se transmitió a los soviéticos. Los criptógrafos estadounidenses habían descifrado los códigos japoneses en la segunda mitad de 1940; incluido el Purple Cipher, el código diplomático más alto de Japón, que aseguró que el gobierno de Franklin Roosevelt estuviera excepcionalmente bien informado de las intenciones de Tokio.

El agregado comercial estadounidense en Berlín, Sam E. Woods, entró en contacto con oficiales alemanes de alto nivel que se oponían al régimen nazi. Conocían la planificación de la Operación Barbarroja. Woods estuvo en condiciones de observar discretamente los preparativos alemanes desde julio de 1940 hasta diciembre de ese año. Woods envió sus hallazgos a Washington. El presidente Roosevelt estuvo de acuerdo en que se debería informar al Kremlin de estos acontecimientos. El 20 de marzo de 1941, Welles volvió a ver al embajador soviético Umansky y le transmitió la noticia.

La embajada de Rusia en Berlín notó que la prensa nazi estaba reimprimiendo pasajes del libro de 1925 de Hitler 'Mein Kampf'. Los párrafos en cuestión trataban de su propuesta de “lebensraum”, ampliación alemana a expensas de la Unión Soviética.


Richard Sorge

Los rusos tenían un agente de espionaje formidable, Richard Sorge, operando en Tokio desde 1933, año en que Hitler tomó el poder en Alemania. Sorge, ciudadano alemán y comunista comprometido, estableció una relación especialmente estrecha con el imprudente embajador nazi en Japón, el general Eugen Ott. Los datos que recibió Sorge no siempre fueron 100% precisos, pero le permitieron acceder a los planes alemanes más confidenciales y actualizados.

El 5 de marzo de 1941, Sorge envió a los soviéticos un microfilm de un telegrama alemán enviado por el ministro de Relaciones Exteriores, Joachim von Ribbentrop, al embajador alemán Ott, y en el que se indicaba que el ataque de la Wehrmacht contra Rusia caería a mediados de junio de 1941. El 15 de mayo, Sorge informó a Moscú que la invasión alemana comenzaría entre el 20 y el 22 de junio. Unos días después, el 19 de mayo, Sorge cablegrafió: “Contra la Unión Soviética se concentrarán nueve ejércitos, 150 divisiones”. Posteriormente aumentó esta cifra a entre 170 y 190 divisiones, y que la Operación Barbarroja comenzará sin un ultimátum o declaración de guerra.

Todo esto cayó en oídos sordos. Sorge, que tenía sus vicios por ser un gran bebedor y mujeriego, fue ridiculizado por Stalin justo antes de que los alemanes lo atacaran como alguien "que ha establecido fábricas y burdeles en Japón". Para ser justos con Stalin, a finales del 17 de junio de 1941 Sorge no estaba completamente seguro de si Barbarroja seguiría adelante. ¿Por qué? El agregado militar alemán en Tokio no estaba seguro de si continuaría y, a veces, un espía es tan bueno como sus fuentes.

Mientras tanto, en marzo de 1941, las fuerzas de seguridad del Estado de Rusia obtuvieron un relato sobre una reunión que el autócrata rumano, Ion Antonescu, tuvo con un funcionario alemán llamado Bering, donde se discutió el tema de la guerra con Rusia. De hecho, Antonescu había sido informado por Hitler, el 14 de enero de 1941, del plan alemán para invadir Rusia, tal era la posición prominente que tenía Rumania en los objetivos de guerra nazi. Las refinerías de Ploesti controladas por los alemanes en el sur de Rumania produjeron 5,5 millones de toneladas de petróleo en 1941 y 5,7 millones de toneladas en 1942.

El dictador italiano Benito Mussolini se enteró del ataque alemán a Rusia sólo después de que había comenzado, en parte porque Hitler creía que realmente no necesitaba a Italia, no había pedido su ayuda; y tampoco fue la pelea de Italia, considerando que la posición de ese país quedó algo a la deriva en el centro-sur de Europa. El pueblo italiano, además, no querría que sus tropas se vieran envueltas en un brutal conflicto contra Rusia, que no tenía nada que ver con Italia. El Duce tenía otras ideas y, después de la guerra, el comando austríaco Otto Skorzeny escribió correctamente: “Benito Mussolini no fue un buen líder en tiempos de guerra”.

A mediados de marzo de 1941, el liderazgo soviético tenía una descripción detallada del plan Barbarroja. Durante el período, a lo largo de marzo y principios de abril de 1941, las tensiones aumentaron significativamente entre Berlín y Moscú, especialmente en el sureste de Europa. El autor estadounidense Harrison E. Salisbury señaló: “Este fue el momento en el que Yugoslavia, con el estímulo tácito de Moscú, desafió a los alemanes, y en el que los alemanes actuaron rápida y decisivamente para poner fin a la guerra en Grecia y ocupar la totalidad de los Balcanes. Cuando Moscú firmó un tratado con Yugoslavia el 6 de abril, el día en que Hitler atacó a Belgrado, la reacción alemana fue tan salvaje que Stalin se alarmó”.

El 25 de marzo de 1941, el gobierno yugoslavo del regente príncipe Pablo, había firmado un acuerdo en Viena, que convertía efectivamente a Yugoslavia en un estado cliente nazi. Sin embargo, sólo dos días después, las facciones patrióticas de la población serbia, asistidas por agentes británicos y dirigidas por el jefe de la fuerza aérea yugoslava, el general Dusan Simovic, derrocaron a la regencia pro-alemana. Instalaron una monarquía encabezada por el rey adolescente Pedro II de Yugoslavia y se formó un nuevo gobierno en la capital, Belgrado declaró su neutralidad. Al escuchar esto, Winston Churchill declaró que era una "gran noticia" y que Yugoslavia había "encontrado su alma" mientras recibiría de Londres "toda la ayuda y socorro posibles".


Transportes blindados de personal del 14o cuerpo motorizado de la Wehrmacht en la ciudad serbia de Nis (invasión a Yugoslavia). Esta fotografía erróneamente suele atribuirse a la operación Barbarroja

Hitler estaba furioso por el regodeo de Churchill y el repentino cambio en la política yugoslava. Sintiendo que había sido traicionado de alguna manera, decidió dar una lección a los yugoslavos. Hitler ordenó a su jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, que lanzara un furioso ataque aéreo contra Belgrado. En los días siguientes al 6 de abril de 1941, miles de personas murieron en Belgrado por los ataques aéreos nazis. En el terreno, las fuerzas yugoslavas no eran rival para los alemanes, a quienes ayudaron los italianos, y la lucha terminó en menos de dos semanas. La ayuda y el socorro de Churchill lamentablemente no fueron recibidos.

Las potencias del Eje lideradas por los nazis también invadieron Grecia el 6 de abril de 1941, ya mediados de ese mes la posición griega se había vuelto insostenible; por lo tanto, el 24 de abril, las fuerzas británicas en Grecia comenzaron su evacuación del país. Esta era una operación en la que los británicos ya habían desarrollado una verdadera experiencia, como para escapar de los golpes alemanes que previamente evacuaron Dunkerque, Le Havre y Narvik.

Debido a la subyugación de Yugoslavia y Grecia, Hitler el 30 de abril de 1941 pospuso el ataque a la Unión Soviética hasta el 22 de junio. A veces se ha afirmado que este retraso, de poco más de cinco semanas, fue un factor central en el descarrilamiento posterior de Barbarroja. Aunque es atractiva, esta teoría no se sostiene bajo una inspección más cercana.

La invasión nazi finalmente se desvaneció, pero en gran parte debido a errores estratégicos cometidos por el alto mando alemán y Hitler, como no dirigir la mayoría de sus fuerzas hacia Moscú, el centro de comunicaciones de la URSS. Además, el historiador canadiense Donald J. Goodspeed observó que “a mediados de mayo era demasiado pronto para una invasión de Rusia. Antes de mediados de junio, las lluvias tardías de la primavera arruinarían las carreteras, inundarían los ríos y dificultarían mucho el movimiento, excepto en las pocas carreteras pavimentadas. Por lo tanto, dado que el impulso sorpresa inicial tuvo que ir rápidamente para producir los mejores resultados, Hitler probablemente ganó más de lo que perdió con su aplazamiento”.

La primavera y principios del verano de 1941 fueron particularmente húmedos en el este de Polonia y en las partes occidentales de la Rusia europea. Si los alemanes hubieran invadido como se pretendía originalmente el 15 de mayo de 1941, su avance se habría estancado en las primeras semanas. Es interesante notar que los valles fluviales polaco-rusos todavía estaban desbordados el 1 de junio, según el historiador estadounidense Samuel W. Mitcham.

El 3 de abril de 1941, Churchill intentó advertir a Stalin, a través del embajador británico en Rusia, Stafford Cripps, que los datos de inteligencia de Londres indicaban que los alemanes estaban preparando un ataque contra Rusia. Stalin no dio crédito alguno a los informes de inteligencia británicos, porque desconfiaba de Gran Bretaña incluso más que de Estados Unidos, y es probable que tales advertencias, si algo, aumentaran aún más sus sospechas.

A finales de abril de 1941, Jefferson Patterson, primer secretario de la embajada de Estados Unidos en Berlín, invitó a su homólogo ruso Valentin Berezhkov a tomar un cóctel en su casa. Entre los invitados se encontraba un comandante de la Luftwaffe, aparentemente de permiso del norte de África. A última hora de la noche, este mayor alemán le confió a Berezhkov: “El hecho es que no estoy aquí de permiso. Mi escuadrón fue retirado del norte de África y ayer recibimos órdenes de trasladarnos al este, a la región de Lodz (Polonia central). Puede que no haya nada especial en eso, pero sé que muchas otras unidades también han sido transferidas recientemente a sus fronteras”. Berezhkov se molestó al escuchar esto, y nunca antes un oficial de la Wehrmacht había divulgado noticias tan secretas como esa. Berezhkov transmitió lo que escuchó a Moscú.

A lo largo de abril de 1941, los boletines diarios del Estado Mayor y del Estado Mayor naval soviéticos describían las concentraciones de tropas alemanas a lo largo de la frontera rusa. El 1 de mayo, un relato del Estado Mayor a los distritos militares fronterizos soviéticos decía: "Durante todo marzo y abril ... el mando alemán ha llevado a cabo una transferencia acelerada de tropas a las fronteras de la Unión Soviética". Por más que lo intentaron los alemanes, les resultó imposible ocultar la reunión de un gran número de sus soldados. La presencia alemana era obvia a lo largo del límite central del río Bug; el jefe soviético de la guardia fronteriza pidió a Moscú la aprobación para reubicar a las familias de las tropas del Ejército Rojo más al este. No se concedió el permiso y se reprendió al comandante por mostrar "pánico".

Los vuelos de reconocimiento nazi, cerca o sobre territorio soviético, aumentaron a medida que continuaba la primavera de 1941. Entre el 28 de marzo y el 18 de abril, los rusos dijeron que aviones alemanes habían sido avistados 80 veces haciendo incursiones. El 15 de abril, un avión alemán se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia cerca de la ciudad de Rovno, en el oeste de Ucrania. A bordo se encontró una cámara, junto con una película expuesta y un mapa de la URSS. El encargado de negocios alemán en Moscú, Werner von Tippelskirch, fue convocado al Comisariado de Relaciones Exteriores el 22 de abril de 1941. Se enfrentó a duras protestas por los sobrevuelos alemanes.


Elementos del Tercer Ejército Panzer alemán en la carretera cerca de Pruzhany (Bielorrusia), junio de 1941

Sin embargo, casi nunca se disparaba contra los aviones nazis, porque Stalin prohibió a las fuerzas armadas soviéticas hacerlo por temor a provocar una invasión. A principios de mayo de 1941, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels escribió en su diario: “Stalin y su gente permanecen completamente inactivos. Como un conejo enfrentado a una serpiente”.

El 5 de mayo de 1941, Stalin recibió de sus agencias de inteligencia un informe que detallaba: “Los oficiales y soldados alemanes hablan abiertamente de la guerra que se avecina, entre Alemania y la Unión Soviética, como un asunto ya decidido. Se espera que la guerra comience después de que se complete la siembra de primavera”. También el 5 de mayo, Stalin pronunció un discurso ante los jóvenes oficiales soviéticos en el Kremlin y habló con seriedad de la amenaza nazi. "La guerra con Alemania es inevitable", dijo Stalin, pero no hay indicios de que el gobernante soviético creyera que un ataque alemán fuera inminente.

El 24 de mayo de 1941, el jefe del departamento de prensa occidental de Alemania, Karl Bemer, se emborrachó en una recepción en la embajada de Bulgaria en Berlín. Se escuchó a Bemer rugir “seremos jefes de toda Rusia y Stalin estará muerto. Derribaremos a los rusos más rápido que a los franceses”. Este incidente llamó rápidamente la atención de Ivan Filippov, un corresponsal ruso en Berlín que trabaja para la agencia de noticias TASS. Filippov, también un agente de inteligencia soviético, escuchó que Bemer fue arrestado posteriormente por la policía alemana.

A principios de junio de 1941, el almirante Mikhail Vorontsov, el agregado naval ruso en Berlín, telegrafió a su compañero el almirante Nikolai Kuznetsov, que estaba en Moscú, declaró que los alemanes invadirían alrededor del 20 al 22 de junio. Kuznetsov comprobó si a Stalin se le había entregado una copia de este telegrama y descubrió que ciertamente lo había recibido.


IR a la parte III

Shane Quinn

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny