Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta UNESCO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta UNESCO. Mostrar todas las entradas

12 marzo 2015

Sombras siniestras destruyen Irak y Siria (2)


OPERACIÓN “NUEVO AMANECER”
A LA CAZA DE LOS TESOROS DE IRAK


Por: Tito Andino U.


              Bagdad 2003. Soldados norteamericanos en el interior del Museo Nacional de Irak.



Era el 10 de abril del 2003, tropas de la coalición liderada por los Estados Unidos han tomado completamente Irak. “Subrepticiamente” cientos de saqueadores asaltan el Museo Nacional y la Biblioteca Nacional de Irak en Bagdad y prenden fuego a todo, hasta la Universidad de Bagdad ardió dos veces el mismo día. El desmadre dura hasta el 12 de abril.

Las poderosas tropas internacionales que han devastado la nación iraquí se ven “impotentes” de controlar a los forajidos, a pesar de tener apostados tanques de guerra en las puertas de los museos y cientos de soldados aun sedientos de abrir fuego al “enemigo”. Nada pasó, impasivas fuerzas de ocupación cerraron sus ojos y permitieron uno de los atracos más espectaculares de la historia.

Desde inmemoriales tiempos la Mesopotamia y su actual heredera, Irak, ha mantenido una colosal colección que resguarda millones de piezas arqueológicas, esculturas y objetos de inapreciable valor cultural e histórico, que han servido para reconstruir nuestro pasado. En tantas guerras, a través de los milenios nunca se vio un saqueo parecido a lo ocurrido en abril del 2003 teniendo como observadores a las que muchos consideran las mejores tropas del mundo. No solo fueron la Biblioteca y el Museo de Bagdad, miles, si, miles de excavaciones arqueológicos de la época de uruk, sumeria, babilónica, acadia, caldea, asiria, persa, de las primeras civilizaciones islámicas que por milenios poblaron esa región fueron profanados.



 Tanques de guerra en la entrada del Museo Nacional
  


Quiénes asaltaron el Museo Nacional de Irak?

Todo fue deliberado, se permitió que cientos de hambrientos y desesperados iraquíes, mezclados con delincuentes comunes, funcionarios corruptos, mafias organizadas de traficantes de arte y antigüedades e incluso soldados de la coalición participaran en el atraco y reparto del “botín de guerra” para luego negociarlo en el mercado negro a codiciosos coleccionistas privados.

Las evidencias son inequívocas, hoy con seguridad se puede confirmar que la rapacería estaba organizada por iraquíes bajo “solicitud” de foráneos coleccionistas de arte. Así, desconocidos saqueadores se valieron de instrumentos sofisticados para cortar vidrios de seguridad, también se observó la presencia de grúas y camiones durante tres días en Bagdad y Mosul.

Aparentemente se consiguió el delito perfecto, a quién acusar en particular? Vendrá a la mente “Fuente Ovejuna”. El “pueblo” lo hizo, no hay culpables, no se puede acusar a un colectivo entero, no hay responsabilidades, el caso se cierra. El Museo Nacional de Irak en Bagdad era uno de los tres museos arqueológicos más importantes del mundo, y guardaba tesoros auténticos, los primeros relieves y las obras escritas más antiguas en la historia del mundo. 



Fotos de la Biblioteca Nacional de Bagdad, rescatando los libros que se salvaron del fuego destructor.


Cuando los saqueos e incendios terminaron, a las tropas de la coalición internacional se les ocurrió la brillantísima idea de resguardar los edificios atacados, eso sucedió el 16 de abril. Los verdaderos héroes en estos casos, siempre son los conservadores y trabajadores de los museos, quienes lograron salvar muchas colecciones escondiéndolas en sitios seguros; pero, archivos, catálogos y otros registros arqueológicos no tuvieron la misma suerte.

Cómo iban a proteger ese patrimonio, si previamente sus bombas teledirigidas asolaron Irak sin respetar el probable efecto destructor contra el irreemplazable arte milenario y el subsiguiente caos surgido luego de la caída del régimen iraquí, desde los más diversos sectores, inclusive de los propios iraquíes se advertía a las tropas de ocupación que debían proteger los tesoros de la nación de los depredadores (americanos incluidos). Hay demasiada evidencia en la prensa describiendo a las patrullas fuertemente armadas del ejército americano observando impasiblemente el espectáculo.

En su defensa las autoridades americanas de ocupación y la Casa Blanca gobernada por George W. Bush alegaron que no podían prever tal acontecimiento. Pero el Pentágono elaboró una lista de sitios, en el que constaba el Museo Nacional, que no eran susceptibles de bombardeo y debían ser protegidos en su plan “shock and awe”. Ese memorando existe y está firmado por el general Jay Garner, con fecha 26 de marzo de 2003. Nadie cumplió la orden, únicamente se hizo efectivo tras la caída del régimen de Sadam Hussein.

En efecto, no lo bombardearon, más, consintieron y colaboraron en su saqueo. Una vez más, mienten, encubriendo un crimen sancionado por la Convención de la Haya de 1954 que garantiza la seguridad de los tesoros artísticos en tiempos de guerra. Además, los estados se han comprometido cumplir con la Convención de la UNESCO de 1970 en París referente a las Medidas que deben adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales.

El Brigadier General, Vincent Brooks, el 15 de abril 2003, en la sede del Centrom (Mando Central del ejército norteamericano) dio una rueda de prensa y resignado dijo que: “No creo que nadie previera que las riquezas de Irak iban a ser saqueadas por el pueblo de Irak”. El diario estadounidense ‘The Guardian’ relataba para esas fechas que los jefes de las fuerzas armadas americanas negaron varias peticiones de apoyo realizada por autoridades iraquíes del Museo Nacional de Irak. Ningún oficial del ejército norteamericano pidió disculpas por su omisión.

Días posteriores a los hechos, se publicaron directrices para que los militares e incluso el FBI ayudaran a recuperar lo saqueado, se llegó a proponer que la Administración americana ofrezca amnistía y recompensas a quienes hayan encontrado arte iraquí. Como consuelo a los pobres, Colin Powell dio su palabra que los Estados Unidos ayudarían a reconstruir el Museo Nacional de Bagdad.


Planificando el saqueo de Irak

La pregunta que nunca será confesada por ninguna autoridad norteamericana es la siguiente: Era parte de la estrategia militar estadounidense  el expolio del patrimonio cultural iraquí? Respuesta: SI.

El 20 de marzo del 2003 inició la “Operación Nuevo Amanecer”, junto al deseo fervoroso de apoderarse del petróleo iraquí, entre las fuerzas estadounidenses, un plan secreto se maneja lejos de las indiscretas miradas de los otros socios de la coalición internacional, apropiarse ilegalmente de los tesoros arqueológicos de Iraq. Hay quien ha expresado que la Casa Blanca quería dar un mensaje al mundo, que sintiera el peso simbólico de la destrucción del régimen de Iraq.
Unos 6 meses antes de la invasión de IRAK, los altos mandos militares estadounidenses se habían reunido con el presidente Bush. El tema top secret – los tesoros del país, la cuna de civilización -. Entre los asistentes, los representantes de algunos billonarios americanos, los más destacados coleccionistas de arte, miembros del gobierno, altos mandos militares, secretario de Defensa Rumsfeld, Jim Baker III, Colin Powell y Price, por aquel entonces jefe de los mercenarios de Blackwater y por último máximos representantes de Fellowship Foundation, los cristianos fundamentalistas extremistas con su versión particular de la historia de la humanidad".

Objetivo de la “Operación Nuevo Amanecer”

"Hacerse con el botín entero de la riqueza iraquí y de un plumazo borrar de la faz de la tierra las pruebas que apuntan que muchos de los hechos de la Biblia han sido copiados de las culturas milenarias de Mesopotamia. El problema para el gobierno americano: ¿cómo asegurarse de que las piezas robadas por las tropas de ocupación americana sean originales y no copias hechas por algunos de los máximos expertos del mundo árabe. Saddam Hussein, obviamente, sabía que lo primero que iban a robar era el patrimonio cultural del país”. (1)

Entre los convocados a la reunión, miembros del American Council for Cultural Policy, ACCP (Consejo Americano de Política Cultural), que se integra por 
“coleccionistas de Arte, investigadores de antigüedades, de culturas antiguas y de arte antiguo, comerciantes de Arte, directores de Museos y los abogados de los principales museos, todo un entramado de negocios y de información privilegiada de una Elite de personas, muchas de las cuales ya tenían antecedentes en el tráfico y posesión de cuadros y objetos valiosos, involucrados, por ejemplo, en exposiciones de Arte procedentes directamente del botín nazi”.(2)

                                El estandarte de Ur. Museo Nacional de Irak.


El gran atraco y posterior incendio del Museo Nacional de Irak que recuerda las épocas de Neron y Caligula y el gran incendio de Alejandría, ocasionaron la pérdida estimada de unos 35 mil artículos, Los ladrones conocían lo que deseaban apoderarse, según las autoridades iraquíes, solo en ese museo, desde objetos de arte, esculturas, obras de arquitectura segmentadas, cerámicas, jarrones, los inestimables sellos de cilindro sumerios, monedas antiguas de toda especie, tallados en metales antiguos, las tablillas cuneiformes. Los expertos contaron la desaparición de cuarenta  piezas de celebridad universal.

Miles de piezas salieron clandestinamente del país por las rutas preferidas: Turquía, Israel, Líbano, preferentemente rumbo a Suiza, de allí, luego de los “trámites” de rigor, tomaron diversos destinos. Muchos objetos han sido recuperados, sin embargo debemos resaltar que aparecieron en los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Suiza, Japón.

El Doctor Waleed Saleh, tiene sospechas muy tenebrosas. Dice, no solo fue saqueo, incendio, ruina, sino, un verdadero complot internacional para destruir toda resistencia de la población iraquí:
miles de profesores universitarios, historiadores, investigadores, intelectuales, eruditos, académicos y otros profesionales, la mejor parte preparada desde el punto de vista cultural y científico, están en las tumbas, desaparecidos o han marchado al exilio. Irak está en estos momentos carente de esas capacidades. Más de 300 profesores universitarios han sido ejecutados y conozco a muchos médicos, hombres de ciencia, historiadores y escritores, sin vínculo alguno con el gobierno de Saddam Hussein, que han sido asesinados, vejados y torturados, sin causa o justificación alguna.
Esto es la prueba más fehaciente del odio de los agresores a la inteligencia, a la educación y a la cultura humana. Las fuerzas reaccionarias desean mantener a mi país en la ignorancia, en la más absoluta de las tinieblas culturales, porque creen que un pueblo sumido en la incultura, puede ser esclavizado y dominado más fácilmente”.(3)

En el diario francés ‘Le Monde’, la escritora iraquí May Muzzafar, en mayo de 2003 comentó:
 “Al destruir la herencia de Irak, su pueblo, su arquitectura, milenios de cultura de la humanidad quedaron barridos. Las fuerzas invasoras del país más poderoso de la tierra atravesaron vastos océanos, pisotearon los cuerpos martirizados de niños, mujeres, hombres jóvenes y maduros, utilizando la tecnología militar más moderna para apoderarse de los pozos de petróleo iraquíes. Desgraciadamente, las fuerzas de la coalición no solamente mataron y humillaron al pueblo y la cultura de Irak, también abofetearon a la civilización. El legado que Irak acaba de perder con esta guerra le pertenecía a toda la humanidad.”


La administración Bush - Cheney junto a su inefable Rumsfeld, el primer Ministro Británico Blair y hasta el presidente del gobierno español Aznar, entre otros, junto a los altos mandos estadounidenses en Irak ya han pasado a la historia como los primeros depredadores de la civilización del siglo XXI. Ellos consintieron e incluso aprobaron el mayor atraco al patrimonio cultural de la humanidad registrado en los anales del tiempo.

Estos personajes socavaron la paz mundial con el pretexto de las inexistentes armas de destrucción masiva de Hussein. En “búsqueda” de lo imaginario emplearon propiamente otras armas de destrucción masiva: los bombarderos de terror con poderosas bombas de racimo y la utilización de artilugios explosivos tan poderosos que hasta las tropas británicas sobre el terreno pensaban que se estaba utilizando bombas nucleares.   

En la ignominia de sus actos serán recordados por haber permitido el saqueo, destrucción e incendio de la Biblioteca Nacional, con millones de ejemplares  y del Museo Nacional de Bagdad con todas las reliquias de las grandes civilizaciones antiguas.

La historia se repite hoy en Siria y se vuelve a repetir en Irak. Los responsables son los mismos pero con otros actores.


El Museo Nacional de Irak reabre 12 años después de haber sido saqueado




THE VIRTUAL MUSEUM OF IRAK
Para que puedan apreciar el Museo de Irak les dejo este enlace: 
The virtual museum of Iraq 
Una vez finalizado el corto vídeo de introducción podrán seleccionar cualquiera de las civilizaciones que deseen.
 --------

NOTAS:



 LECTURAS RECOMENDADAS:

Cultura y barbarie  Aquí encontrara decenas de documentos en orden cronológico sobre: Destrucción y robo de antigüedades; Destrucción de libros; Destrucción de la Educación; profesores universitarios asesinados para eliminar a la clase intelectual iraquí.
LA BARBARIE CULTURAL DE LOS NORTEAMERICANOS Interesante colección de seis artículos sobre el saqueo a los museos iraquíes.

09 marzo 2015

Sombras siniestras destruyen Irak y Siria (1)


Es deliberada la destrucción de la historia de las civilizaciones siria e iraquí?

                             Palmira – Siria. El templo de Baalshamin. Foto: Bernard Gagnon




Por: Tito Andino U.


Yo, Hamurabi establecí la Justicia en el mundo para destruir la maldad y evitar que los poderosos opriman a los débiles.  

Rebotaba en mi mente pensamientos y recuerdos del libro que terminaba de leer hace poco, sin duda debe ser uno de los temas que siempre me ha apasionado, la arqueología y la historia del arte. He decidido escribir este ensayo tras escuchar reiteradamente la ingrata, compulsiva y horrorosa campaña emprendida por las huestes oscurantistas del Estado Islámico. Lo que debe llevarnos a reflexionar que en los conflictos armados no solo hay destrucción, también aflora vehementes y angustiosas esperanzas por preservar el arte, la cultura y el patrimonio tangible de toda la humanidad.

Cualquiera que haya sido su motivación, en “Monuments Men” descubrirá que hubo gente que de corazón, durante la segunda guerra mundial, dedicaron su tiempo exclusivamente a la búsqueda, recuperación y devolución del arte robado en todas las naciones europeas. Eran voluntarios académicos que se unieron con ese fin, a pesar que tuvieron, en su caso, el mecenazgo de gente no tan apreciada. Ese legado de la cultura europea se salvó en su mayor porcentaje, otras obras se han perdido inevitablemente. Los nazis resultan unos críos comparados a las fieras enajenadas del yihadismo, al menos los primeros saqueaban para enaltecer las obras de un supuesto origen germánico y para el futuro ‘Fuhrermuseum’ que se proyectaba como el más grande del mundo en caso de victoria, pero eso es otra historia.   

No resulta fácil explicar los motivos que lleva a la destrucción de la cultura y arte de una nación, es indudable que en la guerra emerge todo tipo de sentimientos, sensaciones y necesidades estratégicas que con frecuencia obligan convertir los bienes civiles, patrimoniales y culturales de una nación en objetivos, según el estado de necesidad militar del momento. Pero, lo que vemos en Irak y Siria se aleja de todo razonamiento lógico.

Las conclusiones a las que se puede llegar, después de revisar decenas (sin exageración) de documentos, sobre la guerra de Irak y ahora en Siria es aterrador. Uno no puede dilucidar si toda esa destrucción del patrimonio de la humanidad es deliberada, con una planificación tal que raya en el paroxismo. Me he preguntado: Existe en la actualidad una unidad como “The Monuments, Fine Arts, and Archives (Programa de Monumentos, Bellas Artes y Archivos)”?.

Debemos suponer que la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) vela por esos bienes, que las Naciones Unidas pueden ejercer coacción directa y proteger no solo las vidas de comunidades amenazadas con genocidio sino el legado ancestral de la humanidad. La voz de protesta apenas ha tenido eco, salvo por académicos, arqueólogos y conservadores de arte dedicados cien por cien a esta tarea, quienes suplican poner fin al desastre que sufre la cultura universal en el Medio Oriente. Es de riguroso acatamiento para los estados la Convención de la UNESCO de París 1970, en ella se fijan los medios que se adoptarán para “Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales”.


Se está demoliendo la historia!.

Es posible, dentro del campo de la hipótesis, que la destrucción y saqueo de los bienes culturales de carácter milenario de las naciones siria e iraquí  sea una operación coordinada en altas esferas y mantenidas para siempre dentro del máximo secreto?.

Hay quienes se atreven valientemente a señalar que ese propósito tiene como objetivo borrar toda huella histórica de civilizaciones antiguas que van en desacuerdo con el estableshiment dictado por la Comunidad Académica regentada por insospechados intereses, quienes han monopolizado y escrito la historia oficial de acuerdo a las conveniencias, estas irían desde las más banales, como cuestiones de tipo místico - religioso hasta llegar al mundo de los intereses geopolíticos y económicos.


Arriba en la primera foto: Soldados de los Estados Unidos de Norteamérica en el saqueo al Museo Nacional de Irak (2003). En el medio: Yihadista destruyendo con un taladro una reliquia sumeria-babilónica en Ninive. Abajo: Miembros del Estado Islámico “trabajando” en el Museo de la Civilización en Mosul. Cuál es la diferencia? Los tres actos son  vandalismo penados por las leyes internacionales de protección del patrimonio cultural. 



Destruir la identidad ancestral de un pueblo significa borrarle por siempre su historia y el papel que ha jugado en la evolución del ser humano.

Eso es indiscutible, ayer fueron en Irak las tropas americanas, hoy en el mismo Irak y en Siria y, poco antes en Libia, son los yihadistas que borran a sangre y fuego todo rastro de las civilizaciones pasadas que se remontan a miles de años y que, para algunos estudiosos, podrían demostrar el verdadero origen o al menos darnos pistas de cómo surgió la civilización humana.

No solo es destrucción, hay evidencia de un saqueo deliberado de ese legado ancestral en beneficio de obscuros intereses personales, de magnates coleccionistas que atesoran valiosas piezas arqueológicas e inclusive de museos que no les importa el delito del que son cómplices. En un post anterior “Las extrañas finanzas del Estado Islámico”, no agregamos el desvalijamiento de antigüedades como una de sus fuentes de financiamiento, precisamente porque queríamos dedicarle una edición especial a este tema y que proporcionan a los fundamentalistas muchos, pero muchos millones de dólares.

Hay otros estudios que se atreven desafiar al mundo académico, acusándolo de forjar la historia en beneficio de una cultura que se ha apropiado del conocimiento de otra, por eso su objetivo es destruir, erradicar por siempre esas huellas a través de una nueva cruzada - contra el terrorismo - utilizando como peones a los propios fundamentalistas islámicos.

Innumerables ensayos señalan a la tradición judeo-cristiana de apropiarse del legado de otras civilizaciones antiguas y que el tipo de destrucción actual en las naciones atacadas tiene el propósito de borrar definitivamente la evidencia que la ciencia puede resolver. Suprimiendo el génesis de la historia en beneficio de Su historia oficial.

Polémico será este tema por siempre. Tenemos la suerte, hoy en día, de contar con las memorias y estudios de  cientos de sabios y eruditos a lo largo de las centurias que han pasado desde antes de la formación del cristianismo hasta nuestros días, ellos nos han ido dejado luces, rastros y evidencias que bien interpretados por arqueólogos, paleontólogos, historiadores y científicos nos señalan un camino hacia nuestros orígenes históricos. Hoy, la historia de las grandes civilizaciones antiguas se halla decentemente  documentada, al menos lo suficiente para intentar trazar ese esquivo comienzo y evolución de nuestra humanidad.

Los restos arqueológicos que están siendo destruidos en Irak y Siria hubiesen podido aclarar aún más esa incertidumbre. Por qué destruyen, ayer los americanos, hoy los yihadistas las milenarias antigüedades sin que esas zonas sean objetivos bélicos? De verdad, hay algo que debe ser ocultado por siempre en beneficio de la ciencia declarada oficial?.

No tengo la capacidad ni la potestad para dar una respuesta precisa, pero si continuar el sendero del estudio imparcial del tema. Por tanto, si elaboramos alguna conclusión, quedará dentro de la esfera de la hipótesis, serán los arqueólogos y científicos quienes comprueben algún día la verdad oculta en miles de restos arqueológicos que siguen apareciendo en Siria e Irak… si sobreviven a la barbarie.  

Otro razonamiento lógico es que todo se trata de simple saqueo, robo del arte, expolio cultural, en forma de una antigua “tradición” guerrera a lo largo de la historia. Sería imprudente detallar, por la cantidad de casos, como los vencedores de cualquier contienda o los conquistadores de turno han tomado para si el “botín de guerra” (solo recordemos el sistemático robo de los nazis y japoneses en la segunda guerra mundial del patrimonio de las naciones ocupadas). No estamos hablando solo de simples tesoros o bienes tangibles, nos referimos a un patrimonio cultural de toda la humanidad.




En el caso de Irak, para muchos estudiosos, cuna de la civilización sumeria, surgida hace más de de 6000 años, nadie puede afirmar con certeza como apareció, pero de esa cultura, sabemos mucho o más que de los egipcios, griegos y romanos, esto se debe a la escritura cuneiforme, sin embargo, para el Mundo Académico oficial por qué no es tan importante su divulgación?.

Samuel Noah Kramer escribió “La historia comienza en Sumer” y “Los Sumerios”, en esas obras detalla como este pueblo desarrolló el primer sistema escrito de la historia (cuneiforme), la rueda, la ciencia médica, los primeros proverbios escritos, la historia, las leyes (el código de Hammurabi puede incluso ser posterior), las reformas sociales, la cosmogonía y cosmología, la moneda, etc, etc,. (1)

Nadie se explica como fueron tan desarrollados para esa época (más de 6000 años atrás) considerando que la arqueología y la ciencia tradicional afirma que en esa época solo había hombres primitivos, pero, la evidencia dice lo contrario, fue una civilización sin parangón en la historia. Los sumerios afirman, en sus miles de tablillas de escritura cuneiforme encontradas, que todo su conocimiento proviene de los Dioses, estos relatos como los de cualquier cultura antigua son calificados por la ciencia e historia oficial como mitos.

Según el escritor Jim Marrs, en su libro “Las Sociedades Secretas”:
“Los Sumerios nunca consideraron o se refirieron a los seres que les llevaron el conocimiento como a “dioses”. Esta fue una interpretación posterior a los romanos y griegos, quienes fabricaron sus propios “dioses” a partir de las primeras tradiciones orales. Los Sumerios se autodenominaban los Anunnaki o aquellos del cielo que a la tierra vinieron”… (2)
En contraposición a esta tesis, el arqueólogo y científico sirio, Amer Rachid Mobayyed, asegura que la 
“Antigua Historia de la Civilización fue escrita por fanáticos orientalistas y especialistas en la Tora, negándole su Arabismo Amorita y su Arabismo Arameo y la consideraron Semita Kananita y Jamita”. Este brillante investigador continúa: “Los Arqueólogos de Europa y América descubrieron nuestros monumentos, en particular, los textos cuneiformes hace cien años atrás y aún siguen, por lo que tenían los derechos de autor en su propio idioma y solamente para sus pueblos... Nosotros como espectadores... Trabajaron para borrar/ocultar la identidad Árabe de la Civilización Amorita y la Civilización Árabe Aramea Siria... “. (3)

La primera ley que fue atribuida erróneamente a Hammurabi de Babilonia, realmente fue de Hammurabi de Aleppo, nos dice.

Refiriéndose a Samuel Noah Kramer, expresa que es reconocido por sus descubrimientos arqueológicos en ‘Naffar‘ y el hallazgo de miles de textos cuneiformes. 
La palabra ‘Sumer’ no fue mencionada en ningún texto cuneiforme. Pero Samuel Noah Kramer hizo pasar deliberadamente la idea de la existencia de los Sumerios "Indo-Europeos". En el texto cuneiforme aparece la palabra "Akad", por lo que, trató de borrar premeditadamente, colocando en su lugar la palabra "Sumeria".

Eso explicaría, entre otras razones, por qué a pesar de tanta evidencia de miles y miles de tabillas cuneiformes, conocemos relativamente muy poco de esa historia; y, lo que sabemos es inconmensurable y extraordinario. Si quizá conociéramos algo más… Los textos cuneiformes, en su gran mayoría, han permanecido solamente como piezas de museo, pero siempre hubo escaso interés por divulgar su historia, no por falta de traductores ni arqueólogos sino por motivaciones y connotaciones de orden religioso, político y cultural. Quienes manejan la fe de algunas religiones no estaban muy contentos con lo poco que se ha divulgado sobre esos hallazgos.

Antiguas civilizaciones: Asiria, Acadia, Babilonia, Sumeria, entre los ríos Tigris y Eufrates, cuna de la civilización humana




En un caso similar, otro hecho importantísimo que hemos investigado sobre el robo cultural de una nación, se debería, también como hipótesis, en aras de ocultar los verdaderos orígenes del cristianismo y su relación con la extinta comunidad judía de los esenios, en un permanente sabotaje, tergiversación, manipulación y ocultamiento público de los manuscritos del Mar Muerto o Rollos de Qumran por parte del Vaticano y la ‘Congregación para la Doctrina de la Fe’ o ‘Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe’, cuyo rector hasta su nombramiento como Papa era el Cardenal alemán Joseph Ratzinger. Esta institución religiosa del Vaticano no es otra que la heredera directa de los Tribunales de la “Santa” Inquisición.

El Vaticano, fiel a su tradición oscurantista, intentó por todos los medios evitar la divulgación de esos textos, porque se dice que descubren y confirman que la Biblia moderna es una compilación editada por hombres que tenían motivaciones políticas al proclamar la divinidad de un buen hombre y usar su influencia para fortalecer su poder. (4)

Es verdad que muchos de estos pergaminos se encuentran en el Museo Rockefeller de Jerusalén y en el Museo del Departamento de Antigüedades en Ammán, Jordania. Israel en la guerra de los seis días de 1967 tuvo mucho interés en capturar como botín de guerra el Museo Rockefeller que en ese tiempo era territorio jordano. Hoy, Israel ofrece mucha resistencia para que científicos, académicos y gente versada en lenguas antiguas los estudie.

Sobre los pergaminos, muchos no han sido traducidos correctamente y otros siguen ocultos, el Vaticano autoproclamado custodio y guardián de esos rollos se ha negado a exponerlos a un grupo de traductores independientes que no sean elegidos por el mismo Vaticano, es decir sacerdotes expertos en arqueología, lingüística aramea antigua y hebreo antiguo, como el Padre Roland de Voux, director de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa de Jerusalén y G.L. Harding, director del Departamento de Antigüedades de Jordania (los dos ya fallecidos). 

Existe un trabajo amplio de traducciones hechas por estas personas y su equipo de trabajo, pero fueron los únicos que tuvieron “derecho” a estudiarlo, es decir, solo tenemos traducciones y publicaciones hechas por el Vaticano, publicadas en la “Biblical Archaeology Review”, salvo la filtración de algunos rollos que han sido estudiadas por expertos independientes y que han dado origen a varios libros sobre el tema. Por eso se habla de una “conspiración del silencio”.


Fragmentos de los Rollos del Mar Muerto encontrados en una cueva en 1947. En total se calcula se han encontrado alrededor de 800 manuscritos y 15.000 fragmentos de escrituras bíblicas en Qumrán, algunos son mil años más antiguos que los manuscritos hebreos más antiguos que se conocen. La comunidad de Qumrán era una secta judía conocida como los esenios, alrededor del  125 a.c. y 68 d.c. profesaban no solo la veneración a Dios, sino el respeto y amor al prójimo, por lo que practicaban la caridad y la  humildad y creían  en  la llegada de un Mesías.


Volviendo al caso iraquí, como ejemplo, mucha gente ignora en la actualidad que Irak exigió ya para el año 2012 al gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica se devuelva el patrimonio cultural iraquí robado y saqueado por las tropas norteamericanas en 2003. Si, amables lectores, el gobierno de Irak tuvo el coraje, indignados por lo que les hacían, de acusar a Washington de robo del patrimonio cultural del país, suspendiendo todo tipo de colaboración académica y misiones arqueológicas en Irak. En este caso concreto, se trata del saqueo del denominado ‘Archivo Judío’, que es una colección de documentos antiguos de incalculable valor cultural. Saben cuál fue la respuesta? (5)

Por intermedio de los canales oficiales y diplomáticos, la Casa Blanca expresó una ligera intención de devolver solo la mitad del archivo que incluyen rollos de toras que datan de centenares de años, documentos en hebreo y árabe, entre otras. Los iraquíes lo han considerado intolerable y no aceptaron la ‘amable oferta’. Pero, para qué quiere el gobierno de los Estados Unidos toras de la tradición hebrea (conjunto de leyes que conforman la base y fundamento del judaísmo)?, tal vez, defienden o ocultan algo que puede afectar esa religión o al estado de Israel?. Es un patrimonio de Irak a pesar que se trate de obras escritas de antiguos hebreos.

Desgraciadamente los estadounidenses obedeciendo algún tipo de consigna trasladaron parte de ese archivo a Israel con cerca de mil antigüedades iraquíes...


Soldado estadounidense ante la colección de Nimrud. Nimrud fue una de las capitales de Asiria, está situada junto al río Tigris, cerca de Mosul (actual Irak).


Hoy, la destrucción que asola Siria debe ser comparada con la catástrofe que sigue viviendo Irak y, un poco antes con los talibanes en Afganistán que se dedicaron a destruir, de igual forma, todo rastro del pasado de esa nación asiática, demoliendo gigantescas esculturas de Buda en Bamyam esculpidas en las montañas hace más de 1.300 años.

La destrucción de la civilización árabe siria, que para el científico y arqueólogo, Amer Rachid Mobayyed, representa a la Civilización Árabe Amorita Siria, Árabe Aramea Siria y Árabe Siriaca Siria, también es deliberada, se quiere ocultar, afirma, que Siria es junto a Irak parte de una misma civilización antiquísima y cuna de toda civilización actual. El mismo Génesis bíblico relata que aquí surgió la humanidad, en el actual Irak y Siria. 

También Amer Rachid Mobayyed se inclina por la tesis de una conspiración universal, en este caso, sobre la Civilización Siria. Uno de los ejemplos que podrán leer (en el documento adjunto a la barra derecha de este blog) relata que científicos y arqueológicos de los centros orientalistas de Europa y América, ignorando decenas de miles de textos cuneiformes y escrituras antiguas, se esforzaron por rescribir la historia y la geografía del mundo antiguo, imponiendo dos términos (de supuesto origen indoeuropeo): "Fenicia e Hitita" y eliminando dos términos básicos: “Amorita y Aramea”; y, se añadió un tercer término: la famosa "Creciente Fértil", con el fin de desaparecer la palabra Siria del escenario de la historia, completando así los mapas del proyecto “Hitita Indoeuropea” (de supuesto origen judaico). (6)

La Ciencia Oficial al servicio de obscuros interés a nivel mundial triunfó, hoy la historia y la mentalidad humana difícilmente podrá ser enderezada al verdadero cauce de la historia antigua de nuestra civilización. Mobayyed, cita al arqueólogo James H. Breasted que sobre los historiadores de las civilizaciones Griega y Romana dijo: “Ellos quieren matar a la Civilización de Oriente deliberadamente porque quieren ocultar la verdad”.


La Estatua de la Libertad Árabe Amorita, Árabe Aramea Siria y la Estatua de la Libertad Americana "Extraída" del Dios de la Libertad Sirio Baal Ugarit, Árabe Amorita Sirio, el Primero quién llevó la Antorcha de la Libertad en la Historia, él es el Original, y el americano es una copia.


Según la UNESCO, la ciudad siria de Aleppo es la más antigua del mundo y de la historia, para esa organización los descubrimientos arqueológicos se remontan a doce mil años ! (12.000), para nuestra fuente, se remonta muchísimo tiempo más atrás, como yo suelo decir, a la más profunda medianoche de los tiempos, “Aleppo existe desde el primer día en el que hombre habita su Cueva”. Como un ejemplo, en la provincia de Aleppo se encontró  la Estatua más antigua jamás hallada: la Diosa Árabe Amorita Siria Istar o Ishtar (en arabe عشتار ) datada al 8700 a.C. Es la primera Dama en la Historia y el Mundo. Por eso Siria se ha ganado el título de la madre y padre del mundo.

Hoy Aleppo se encuentra en manos del oscurantismo yihadista, camuflado de “rebeldes moderados”, ellos están arruinando todo vestigio de esa cultura, pero no solo demuelen, saquean, también se dedican a traficar con las piezas que encuentran en los yacimientos arqueológicos y los venden en el mercado negro de antigüedades. Con suerte aparecerán algún día en algún museo (por lo menos) o terminarán en manos de obscuros y poderosos coleccionistas de arte antiguo (pregúntense, quiénes poseen la capacidad económica para adquirir arte milenario robado y que nadie les exija cuentas?). 

El peor escenario, como se está demostrando, es que solamente las pequeñas piezas encontradas van al mercado negro y son miles !, aquello que no se puede mover fácilmente está siendo destruido!.


                                          Destrucción de escultura asiria en Raqqa - Siria 


No pueden llevarse las mezquitas chiítas, la solución demolerlas a punto cañonazo o dinamitarlas. Son concientes los militantes extremistas islámicos de lo que hacen?. Se escudan en la particular visión de su fe que prohíbe toda representación divina, las imágenes que representan a los dioses son una aberración para su creencia. Pero, es todo lo que les impulsa a ese cometido? Quizá para los combatientes fanáticos e ignorantes, pero dentro de sus líderes hay gente que sabe lo que hace y para quien lo hace.

Es una verdadera tragedia. Nuevamente nos preguntamos. Es deliberado ese horror destructivo? El lector y la historia lo juzgarán en su momento.

Los inescrupulosos mercaderes de arte antiguo están en su apogeo, felices, el negocio fructifica, los intermediarios son nuevos millonarios, cómo? Miles de piezas de oro, plata, bronce, piedras preciosas, antiquísimas tabillas en textos cuneiformes, vasijas, mosaicos, objetos que tienen más de tres mil años, representan, según los entendidos, el cincuenta por ciento de los mercados de Europa y son traficadas por los yihadistas u otras organizaciones “moderadas” de rebeldes “sirios” en territorio libanés, jordano y principalmente en Turquía en colaboración con mafias de traficantes de arte.

“Pero la mayoría de lo saqueado hoy en día en Siria se hace por encargo”, cuenta un experto testigo, “el intermediario tiene una red de compradores internacionales, que le piden, por ejemplo, un mosaico bizantino (una de las piezas más deseadas que se vende por varios miles de dólares)” y que termina en manos de coleccionistas privados millonarios de Europa, generalmente de Francia y Alemania, de Estados Unidos o de países del Golfo. (7)

Es la historia de la humanidad que se comercia impunemente, a precio de huevo, gente ignorante las cambia a un precio ridículo que apenas les sirve para comprar un par de fusiles o un lanzagranadas para su supuesta “revolución”, o para provecho personal.

Lo mismo pasa en Irak, el gobierno afirma que más de dos mil emplazamientos arqueológicos han caído en manos de los yihadistas, ese control significa transformar parte de la riqueza histórica de Irak en armas de guerra, si tiene la suerte de no ser destruido. Evidentemente, las pequeñas piezas estarán ya comercializadas y las grandes esculturas son presa de los combos y otras herramientas destructivas.

Al momento de escribir esta crónica los terroristas del oscurantismo sectario están destruyendo la ciudad asiria de Nimrud, la milenaria Hatra del imperio Parto, el Museo de la Civilización de Mosul en la provincia de Ninive – Irak. En Siria ya lo hicieron en Raqqa y Palmira, destruyendo públicamente esculturas asirias. Otras ciudades como Apamea, Ebla o la misma Raqqa fueron despojadas completamente de su patrimonio según informes que detallan la totalidad de esas reliquias perdidas, en los saqueados museos y asentamientos milenarios desvalijados. En la provincia de Hasaka habitada por cristianos asirios, siriacos y armenios, los yihadistas, repentinamente, se convirtieron en  “arqueólogos”, con sus propias manos y palas se dedican a excavar la tierra y extraer todo tipo de objetos. Como advertencia ante la competencia (otros saqueadores), los “arqueólogos” del Estado Islámico han izado la bandera negra como señal que los yacimientos de extracción ya tienen un propietario.


                            Algunas piezas de los museos iraquíes que han sido recuperadas

       RT/ Google maps. Las antigüedades de Siria e Irak, silenciosas víctimas de la guerra


Toda Siria es un yacimiento arqueológico antiquísimo más allende de las modernas fronteras, así, por ejemplo, la ciudad de Karkemısh en Turquía, cuya fundación se estima hace 5.000 años, está a escasos metros de la frontera siria que es ocupada por el Estado Islámico. Hace pocos días un equipo de arqueólogos anunció hallazgos de esculturas del palacio del rey Katuwa del siglo X a.C. y mosaicos del palacio de Sargón II que reinó en Asiria en la siglo VIII a.C. En esas ruinas se estableció a inicios del siglo XX una expedición del famoso Lawrence de Arabia, el área permaneció bloqueada durante 90 años. (8) Algo había que ocultar todo ese tiempo? Nótese una vez más que estamos hablando de reliquias de la civilización asiria.

Según 'The Wall Street Journal', hay un grupo de alrededor de doscientos arqueólogos e historiadores del arte que están trabajando en secreto en las zonas más peligrosas de Siria, intentan recuperar y mantener a salvo lo que aún no ha sido destruido, documentando ese acervo cultural y persuadiendo a los extremistas (“rebeldes moderados”) que no sigan saqueando los valores culturales. Su misión es fotografiar museos, mezquitas, edificios históricos y sitios arqueológicos babilónicos y asirios que se mantienen en pie, podría ser cuestión de horas para que sean atacados, saqueados o destruidos.

Foto: APSA Asociación para la Protección de la Arqueología Siria. Mosaico bizantino robado de la antigua ciudad de Apamea – Siria. 



Continuaremos en la próxima entrega con este tema.




POS-ADDENDUM


La siguiente nota informativa es de CNN. Al mejor estilo de dicha cadena de televisión el vídeo es puramente propagandístico del Estado Islámico. La destrucción de esculturas que se muestran en el vídeo no son auténticas, son copias de yeso con varillas de hierro en su interior. Lo que no sabemos es si las autoridades iraquíes tienen a buen recaudo las originales o si cayeron en manos de las hordas terroristas

Video CNN



--------------
NOTAS:

(1) Samuel Noah Kramer. “La historia comienza en Sumer”.- Alianza Editorial S.A.  Madrid España, 2010. ISBN  9788420679693
 (2) Jim Marrs. “Las Sociedades Secretas”.- Editorial Planeta. Barcelona Espana, 2006. ISBN 8408065556 
(3) ) Amer Rachid Mobayyed.- “El Sol de Siria brilla sobre Europa”.- Libro  Recopilado por artículos de  ‘Siria en Español’ (Facebook). https://es-es.facebook.com/SiriaEnEspanol
(4) Michael Baigent, Richard Leigh.  “El escándalo de los rollos del Mar Muerto”.- Ediciones Martínez Roca,  Barcelona  España, 1992. ISBN 9788427016088
(6) Amer Rachid Mobayyed.- “El Sol de Siria brilla sobre Europa”.- Obra citada 
(8) ) Lawrence de Arabia.- Espía británico que influyó en la mentalidad árabe de revelarse contra el imperio turco otomano. Pero se dice que se opuso al acuerdo secreto anglo-francés para establecer las fronteras del Medio Oriente moderno, conocido como Plan “Sykes-Picot”, porque no cumplía  las promesas de Londres hechas a los árabes para que se revelen contra el dominio del imperio otomano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny