Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

27 septiembre 2018

Quién quiere reactivar la guerra en Siria? (2)



Nota de introducción del redactor del blog

Desde la intervención rusa en Siria gran parte de la población del país árabe y también gran parte de la Comunidad Internacional se sentían aliviados porque se prevía un pronto final al conflicto dentro de un entorno del Derecho Internacional, las negociaciones entre las grandes potencias hacían presumir el fin de las hostilidades, pero no todos están de acuerdo. Aunque parezca mentira, los Estados Unidos, al menos la administración Trump se ha fijado esa línea (en contra del Pentágono y los Halcones) y, en contra de sus aliados de la OTAN: Francia y el Reino Unido, principalmente. 

La crisis surgida por la provincia siria de Idlib, refugio de millares de terroristas y yihadistas desplazado de otros frentes es ahora la rueda de la discordia. Existen formaciones terroristas como al Qaeda (Frente al Nusra o el nombre que tienen actualmente, Jabhat Fatá al Sham o Hayat Tahrir al Sham), entre otras que se niegan a reconocer una Siria independiente y laica. 

Esas bandas terroristas están compuestas por yihadistas y mercenarios extranjeros, naturalmente, existen miles de sirios en esas filas, entrenados y armados fuera de Siria, pero la mayoría son gente ignorante que no tienen idea para quién combaten, no lo hacen para “liberar” Siria, ni siquiera lo hacen por un utópico estado islámico, se han convertido en peones de la peor calaña de una política imperialista.

Pese a nuestro optimismo, lamentablemente, el fin del conflicto no llegará mediatamente, la lucha seguirá, pero algo es ya seguro, Siria no podrá ser destruida como nación, salvo que las potencias occidentales se animen a una guerra mundial para salvar su ego. Se avecin otro tipo de guerra, el tiempo de las grandes ofensivas de mercenarios y yihadistas ya no es posible, es probable que pasemos a una siniestra etapa (que ya se ve en ocasiones): actos de sabotaje y terrorismo, asesinato puro de rehenes, atentando con coches bombas y suicidas en las ciudades sirias. Ante el fracaso, las potencias occidentales y sus aliados utilizarán, una vez más al extremismo como un último recurso desesperado, los retrógrados barbudos se ocultarán en sus madrigueras y emboscarán a traición. No obstante, a paso lento, pero firme las tropas del Ejército Árabe Sirio consolidan sus victorias en el campo de batalla, apoyadas por las milicias populares aliadas de Líbano e Irak, así como por los iraníes y la aviación rusa. 

Así hemos contemplado estas semanas los intentos de Londres y París por iniciar una nueva operación de falsa bandera en Idlib - la clásica "utilización de armas químicas del 'régimen' sirio contra la población civil", ante la inminencia de la ofensiva del ejército sirio, los turcos -otrora defensores de los yihadistas en el norte han acudido en su ayuda- aunque diplomáticamente acuerdan con los rusos posponer la batalla, creando una zona desmilitarizada para "separar" (otra vez!) a la oposición de los yihadistas. Desde Washingotn, Londres y París se amenaza al gobierno sirio y sus aliados con terribles repercusiones si se toca a sus "ahijados" yihadistas. Movilización en aguas internacionales del Mediterráneo de fuerzas navales de la OTAN y Rusia, ejercicios militares frente a las costas sirias, Israel que ataca periodicamente instalaciones sirias escudándose en la legítima defensa (o guerra preventiva) como el reciente caso del derribo del avión militar ruso y la respuesta del Kremlin: los S-300 para Siria. Qué implica eso? supuestamente, que los franceses, ingleses e israelíes -en teoría- ya no podrían siquiera sobrevolar territorio sirio... será de ver.

En la anterior entrega, "quién quiere reactivar la guerra en Siria? (1)", ponencia del magistral analista internacional, Thierry Meyssan, ya quedó sentado las responsabilidades, ahora, el maestro Meyssan nos trae cuáles son las pretensiones actuales del mundo occidental respecto a Siria y nos brinda un análisis de la nueva crisis ocasionada por la incursión israelí que ocasionó la muerte de la tripulación del avión ruso.

t. andino.

*****

   Foto de archivo, miembros de Al Nusra en Siria, estrenando flamantes uniformes y armas.


Las exigencias occidentales sobre Siria

por Thierry Meyssan

En el terreno, la guerra está llegando a su fin y sólo queda la región de Idlib por liberar del control de los terroristas. Sin embargo, los occidentales vuelven a la carga. Ahora acaban de presentar sus exigencias al enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura. Por supuesto, Estados Unidos rechaza el proceso de paz encabezado por Rusia, sólo porque los estadounidenses no han sido partícipes. Mientras tanto, el Reino Unido y Francia pretenden imponer en Siria instituciones que les permitirían controlar el país por debajo de la mesa.


Nombrado en 2014, antes de la intervención militar de Rusia contra los terroristas, Staffan de Mistura es un diplomático proestadounidense que supuestamente tendría que favorecer la paz en Siria en nombre de la ONU. Cuatro años después de su nominación, de Mistura sigue tratando de buscar subterfugios por cuenta de las potencias occidentales.


El enviado especial del secretario general de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, recibió en Ginebra una delegación del Grupo de Astaná (Irán, Rusia y Turquía). Después, el 14 de septiembre, de Mistura se reunió con una representación del Small Group (el “Pequeño Grupo”, o sea Arabia Saudita, Egipto, Estados Unidos, Francia, Jordania y Reino Unido).

Del lado de los occidentales, el embajador James Jeffrey y el coronel Joel Rayburn encabezaban la delegación estadounidense mientras que el embajador y ex director de la DGSE (la Dirección General de la Seguridad Exterior, o sea el servicio francés de inteligencia para el exterior) Francois Senemaud presidía la delegación de Francia.

Cada delegación del Pequeño Grupo entregó a la ONU un documento secreto con sus exigencias, con vistas a influir en las negociaciones entre los sirios. La televisión Russia Today reveló el contenido del documento occidental [1]. Anteriormente, hace dos semanas, el diario ruso Kommersant había revelado las directivas internas de la ONU [2].

- Primera observación, el punto 3 del documento del Pequeño Grupo retoma la directiva interna de la ONU:

«No habrá asistencia internacional para la reconstrucción en las zonas controladas por el gobierno sirio sin un proceso político creíble que conduzca inevitablemente a la reforma constitucional y a elecciones bajo la supervisión de la ONU, de manera satisfactoria para los potenciales donantes.» [3] 

Aunque ha participado en algunas reuniones del Pequeño Grupo, Alemania no parece haber estado representada en la reunión con de Mistura. El día anterior, el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, había emitido una declaración contraria al punto mencionado. Justo antes de reunirse con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, el jefe de la diplomacia alemana había anunciado en Twitter que Alemania está dispuesta a participar en la reconstrucción de Siria «si existe una solución política que lleve a elecciones libres» [4] [5]. O sea, para el Pequeño Grupo, y para la ONU, la reconstrucción no puede comenzar mientras los potenciales países donantes no hayan alcanzado sus objetivos de guerra, pero Alemania estima que la reconstrucción puede realizarse al mismo tiempo que el proceso de reconciliación política.

- Segunda observación: los diferentes interlocutores internacionales mencionan la resolución 2254 del 18 de diciembre de 2015 [6]. Pero el Pequeño Grupo extrapola el sentido de ese texto. La resolución del Consejo de Seguridad estipula que la redacción de una nueva Constitución siria es únicamente una cuestión de los sirios que debe discutirse entre los sirios mientras que el Pequeño Grupo afirma que la Constitución debe ser redactada única y exclusivamente por un comité controlado y supervisado por la ONU.

El objetivo es, evidentemente, echar abajo las decisiones adoptadas en Sochi, o sea destruir lo que se hizo durante los últimos meses y oponerse así al papel de Rusia en la solución de la crisis [7]. Estados Unidos quiere conservar su rango de potencia indispensable mientras que Reino Unido y Francia pretenden continuar su proyecto colonial.


Una fotografía captada el 12 de julio de 2018. Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de los países que conforman el "Small Group" (Pequeño Grupo) para "resolver" la crisis en Siria.


- Tercera observación: el Pequeño Grupo no sólo pretende transferir a Ginebra la responsabilidad de redactar la Constitución, hasta ahora en manos de Sochi, sino que ya anuncia su propia visión de cómo tendrá que ser la nueva Constitución: una copia de la Constitución que Washington impuso a Irak y que actualmente mantiene ese país inmerso en una crisis permanente, lo cual beneficia enormemente a las potencias occidentales. Según la Constitución que pretenden imponer a Siria, los poderes del presidente serían exclusivamente protocolares, los del primer ministro serían simplemente inexistentes a nivel regional y los del ejército serían limitados.

Las potencias coloniales mantienen su poder en el Medio Oriente gracias a democracias de fachada. Siempre logran conformar gobiernos que no representan a los pueblos. Desde 1926 en el Líbano y desde 2005 en Irak, las instituciones han sido concebidas sobre todo para impedir que esos países vuelvan a convertirse en Estados-naciones. El Líbano fue dividido en comunidades religiosas. Irak fue dividido en regiones separadas donde predomina una comunidad religiosa. Israel, mientras tanto, tampoco tiene un gobierno representativo, pero no por causa de su Constitución –que no la tiene– sino debido a su sistema electoral.

- Cuarta observación: la resolución 2254 del Consejo de Seguridad estipula que las elecciones deben desarrollarse bajo la supervisión de la ONU. Pero el Pequeño Grupo considera que el órgano encargado de organizar elecciones tendrá que trabajar diariamente bajo las órdenes de la ONU, principalmente en lo tocante a eventuales denuncias de fraude.

Las potencias occidentales se reservarían así la posibilidad de anular los resultados de las elecciones si esos resultados no corresponden a lo que ellos quieren: bastaría con la presentación de una denuncia de fraude y con declararla inválida. El Pueblo sirio tendría derecho a votar… si acepta caer en la trampa que le tienden y, además, a condición de que luego vote por los individuos ya designados para gobernarlo.

En Europa, los europeos están en busca de su soberanía. En Siria, el Pueblo está luchando por su independencia.


ATAQUE CONTRA LATAKIA Y AVIÓN MILITAR RUSO DERRIBADO
¿Y ahora qué? ¿Sanciones de Moscú y Washington contra Londres, París y Tel Aviv?

El ataque de la semana pasada contra la ciudad siria de Latakia puede conducir a una completa redistribución de las cartas a nivel mundial. Así es por 2 razones, siendo la segunda de ellas algo que se sigue escondiendo a la opinión pública occidental. En primer lugar, el ataque contra Latakia costó la vida a 15 militares rusos. En segundo lugar, en esa agresión, además de Israel, también estuvieron implicados el Reino Unido y Francia. Esta es la crisis potencialmente más peligrosa de los últimos 60 años. La interrogante que ahora se plantea es saber si el presidente estadounidense Trump, en plena campaña electoral legislativa, está en condiciones de apoyar a el presidente ruso, de manera que Estados Unidos y Rusia adopten sanciones contra las potencias coloniales, como ya lo hicieron en 1956, ante la crisis de Suez.


El general Amikam Norkin, jefe del estado mayor de la fuerza aérea de Israel, llega a Moscú, el 20 de septiembre de 2018, en un viaje urgente, para explicar su versión de los acontecimientos alrededor del derribo de un avión militar de la Federación Rusa en Siria. La ulterior verificación de las “pruebas” israelíes y su comparación con otros registros demuestran que Israel miente descaradamente.


El 17 de septiembre de 2018, Francia, Israel y el Reino Unido realizaron una operación militar conjunta contra objetivos sirios. Como consecuencia del enfrentamiento provocado por esa operación, un avión ruso de reconocimiento fue derribado por fuego amigo sirio. El estudio de las grabaciones demuestra que un F-16 israelí “se escondió” tras el Il-20 para protegerse del fuego de la defensa antiaérea siria, que acabó derribando por error el avión militar ruso.

El derribo de un avión militar ruso por causa de Israel durante una operación conjunta israelo-franco-británica ha provocado estupor en todas las cancillerías. Si en los 7 años que han transcurrido desde el inicio del conflicto en Siria había existido una línea roja, era que los protagonistas nunca ponían en peligro fuerzas rusas, estadounidenses o israelíes.

Sobre lo sucedido sólo se sabe a ciencia cierta que: 
- Un avión de reconocimiento británico despegó de Chipre hacia Irak. En su trayectoria violó el espacio aéreo de Siria para “escanear” las defensas sirias y posibilitar el posterior ataque. 
- Menos de una hora después, 4 aviones israelíes F-16 y la fragata francesa Auvergne dispararon misiles contra objetivos en Siria –ubicados en la provincia de Latakia. La defensa antiaérea siria protegió su país disparando misiles tierra-aire S-200 contra los misiles franceses e israelíes. 
- Durante el enfrentamiento, uno de los aviones agresores israelíes se escudó tras un avión de reconocimiento Ilushin-20 ruso que concluía su misión de vigilancia en la zona y de localización de lugares de lanzamiento de drones de los yihadistas. La defensa antiaérea siria disparó un misil tierra-aire dirigido a la señal térmica del F-16 israelí y es teóricamente posible que haya derribado por error el avión ruso, cuya señal térmica, al ser más importante que la del avión israelí –más pequeño– que se escondía tras él, pudo haber atraído el misil antiaéreo.

Sin embargo, esta explicación parece fantasiosa ya que los misiles antiaéreos S-200 disponen de un sistema de reconocimiento que distingue los aviones amigos de los aviones enemigos, detalle que el ministerio ruso de Defensa confirmó y posteriormente desmintió. En todo caso, el avión ruso de reconocimiento fue derribado sin que pueda decirse con certeza cómo y por quién.

La cobardía de los dirigentes británicos y franceses los ha llevado a censurar toda información sobre su propia responsabilidad en la operación. Londres no ha hecho absolutamente ningún comentario y París negó los hechos. La BBC y los medios vinculados a France-Television no se han atrevido a mencionar lo sucedido. Para el Reino Unido y Francia, la realidad de la política exterior está más que nunca totalmente excluida del debate democrático.

Interpretación inmediata de los acontecimientos



No sabemos en realidad si el derribo del avión ruso, que provocó la muerte de los 15 militares que se hallaban a bordo, es imputable al piloto israelí –lo cual parece muy poco probable– a los militares israelíes o a los países implicados en el ataque a Siria.

De la respuesta a esa pregunta depende un posible conflicto entre 4 potencias nucleares. Esta situación es, por tanto, extremadamente grave. De hecho, no tiene precedente desde la creación de la Federación Rusa, a finales de 1991.
La agresión británico-franco-israelí es la respuesta de Londres, París y Tel Aviv al acuerdo ruso-turco firmado en Sochi sólo horas antes. Se produce después de la negativa estadounidense, a principios de septiembre, de bombardear nuevamente Siria con un pretexto falso y al envío de una delegación de la administración Trump al mundo árabe para dar a conocer el desacuerdo de la Casa Blanca con las iniciativas franco-británicas [8].

Turquía firmó los acuerdos de Sochi bajo una fuerte presión de Rusia. En Teherán, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se había negado antes a firmar el Memorándum sobre el repliegue de las fuerzas yihadistas y las tropas turcas en Idlib y el presidente ruso le había respondido secamente, reafirmando la soberanía y la integridad territorial de Siria [9] y subrayando además –por primera vez– que a la luz del derecho internacional la presencia militar turca en Siria es ilegal. Muy inquieto, Erdogan aceptó una invitación a viajar a Rusia 10 días después.

El acuerdo ruso-turco de Sochi –además de alejar un poco más a Turquía de la OTAN con contratos vinculados al sector energético– de hecho obligaba a Ankara a retirarse de una parte del territorio que ocupa en Siria, supuestamente en aras de mejorar la protección que ofrece a los “rebeldes” reunidos en la provincia de Idlib [10]. Además, Turquía sólo dispone de un mes de plazo para confiscar el armamento pesado de sus compinches de al-Qaeda y Daesh (el Emirato Islámico) [11].

Por supuesto, para Londres, París y Tel Aviv, el acuerdo ruso-turco es inaceptable porque en definitiva implica: 

- el fin de los yihadistas como ejército que Londres ha organizado, dirigido y manipulado durante décadas [12]
- el fin del sueño de un mandato francés sobre Siria y de la creación de una nueva colonia de Francia en el norte de ese país árabe, creación colonial que se justificaría denominándola abusivamente “Kurdistán” (la creación de un Kurdistán sería legítima únicamente dentro de las fronteras reconocidas en 1920 por la Conferencia de Sevres, o sea no en Irán, ni en Irak o en Siria sino únicamente en la actual Turquía [13]); 
- el fin del dominio regional de Israel, que se vería ante una Siria estable bajo la protección de Rusia.

Interpretación a mediano plazo de los acontecimientos

La alianza militar Reino Unido-Francia-Israel no había entrado en acción desde la crisis del Canal de Suez, en 1956. En aquella época, Anthony Eden, Guy Mollet y David Ben Gurión habían implicado las fuerzas de esos tres países de forma conjunta para humillar a los nacionalistas árabes, principalmente al líder egipcio Gamal Abdel Nasser, y restaurar los imperios coloniales de Inglaterra y Francia mediante la «Operación Mosquetero» [14].

Es exactamente lo mismo que ha sucedido en el ataque contra Latakia: como ha confirmado el secretario general del Hezbollah libanés, Hassan Nasrallah, ninguno de los blancos del ataque tenía relación alguna con Irán ni con el Hezbollah. Esta acción militar británico-franco-israelí no tenía ninguna relación con la lucha internacional contra los yihadistas en general o contra Daesh en particular. Sólo estaba relacionada con el deseo de los participantes de propiciar el derrocamiento de la República Árabe Siria o de su presidente, Bachar al-Assad. Su principal objetivo era matar científicos militares, principalmente a los especialistas en cohetería del Instituto de Industrias Técnicas de Latakia.

El ataque contra Latakia es, por consiguiente, la continuación de la política de asesinatos selectivos que Israel ha venido aplicando durante una veintena de años, sucesivamente contra los científicos iraquíes e iraníes y ahora contra los científicos sirios. Este es uno de los pilares de la política colonial: impedir que los pueblos a los que se pretende someter sean capaces de lograr acceso a los mismos sectores del saber que las potencias coloniales. Antiguamente, las metrópolis occidentales prohibían bajo pena de muerte que sus esclavos aprendieran a leer. Hoy en día, asesinan a los científicos de los pueblos que quieren esclavizar.

La política de asesinatos de científicos se interrumpió con la firma del acuerdo 5+1 (JCPOA) con Irán, que de todas maneras impedía el acceso de ese país al saber ya que estipulaba el cierre de las facultades de física nuclear en las universidades iraníes. Pero ha sido reactivada a raíz de la retirada estadounidense de ese acuerdo –el 8 de mayo de 2018. En efecto, exactamente un mes después, el Reino Unido, Francia y Estados Unidos bombardeaban Siria –el 14 de abril de 2018– y el único blanco de ese bombardeo fue el centro de investigación científica ubicado en la localidad siria de Barzeh [15].

Se trata de una simple repartición del trabajo: los yihadistas destruyen el pasado, los occidentales se encargan de destruir el futuro.

Interpretación de los acontecimientos a más largo plazo

Desde que Rusia desplegó fuerzas en Siria –el 13 de septiembre de 2015– para ayudar a ese país en la lucha contra los terroristas, los aliados de Estados Unidos comprendieron que se hacía imposible concretar el plan estadounidense sin arriesgarse a desatar una guerra mundial. Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, esos aliados comenzaron a revisar sus objetivos de guerra, abandonaron los del grupo llamado «Amigos de Siria» y se replegaron hacia sus estrategias históricas respectivas [16].

Fue esta lógica lo que los ha llevado a volver a formar la alianza que dio lugar a la crisis de Suez. Y es también esta lógica lo que ha llevado a Alemania a mantenerse a distancia de esa alianza.

Al principio de la Primera Guerra Mundial, los imperios británico, francés y ruso habían decidido cómo iban a repartirse el mundo cuando ganaran la guerra. El británico Mark Sykes, el francés Georges Picot y el ruso Serguei Sazonov se encargaron de negociar esa repartición del mundo. Durante la guerra mundial, los bolcheviques derrocaron al zar en Rusia, así que las regiones asignadas al imperio ruso volvieron a quedar disponibles. En definitiva, al término de la Primera Guerra Mundial, la única parte del plan que llegó a aplicarse fue la que tenía que ver con el Medio Oriente, lo que aún llamamos los «Acuerdos Sykes-Picot».

El regreso de Rusia a la palestra internacional viene por tanto a cuestionar la repartición colonial del Medio Oriente pactada entre británicos y franceses. La posibilidad de un choque acaba de surgir, por accidente o por voluntad de alguien, con el derribo del Ilushin-20 ruso durante la operación militar conjunta del Reino Unido, Francia e Israel contra la ciudad siria de Latakia.

Cómo reaccionar

El estupor de la comunidad internacional ante el repentino resurgimiento de un conflicto que ya tiene un siglo de existencia es palpable en el silencio de la cuenta de Twitter de la Casa Blanca.

Durante la crisis de Suez, las tropas israelíes implicadas contaban el doble de efectivos que el conjunto de las tropas británicas y francesas. El total de aquella fuerza conjunta se elevaba a 250 000 hombres. Comparada con la operación contra Latakia, la de Suez era por tanto una operación de muy gran envergadura. Pero ambas responden a la misma lógica diplomática y pueden llevar a lo mismo.


(Nota del editor del blog) La guerra del Sinaí, también conocida com la "crisis de Suez" o "guerra de Suez", se libró en territorio egipcio, en la Península del Sinaí, en el Canal de Suez y en la Franja de Gaza, entre el 29 de octubre y el 7 de noviembre de 1956. Se conformó una alianza militar entre Francia, Reino Unido e Israel contra Egipto al haber nacionalizado la Compañía del Canal de Suez y bloqueado los estrechos de Tirán. Aunque fue aplastante la victoria militar de la coalición, Egipto pudo conservar la nacionalización del Canal y se puso fin al papel de Francia y Reino Unido como superpotencias mundiales. En la gráfica aparecen dos leyendas de la época, el General israelí Moshe Dayan, Comandante de las operaciones militares israelíes y el político egipcio Gamal Abdel Nasser, presidente de Egipto e impusor del panarabismo y el socialismo árabe.


Durante la crisis de Suez, en plena guerra fría, la Unión Soviética amenazó al Reino Unido, Francia e Israel con una respuesta nuclear si no se retiraban de Egipto. Al principio, la OTAN respaldó a los europeos amenazando a Moscú con una guerra mundial, pero luego… lo pensó mejor. En plena guerra fría, Estados Unidos apoyó temporalmente a la URSS para detener la locura europea.

Para Washington, permitir que los europeos siguieran adelante habría sido empujar a todos los países árabes en brazos de los soviéticos. Era además imposible aceptar la intervención franco-británica en Egipto precisamente en momentos en que denunciaban la intervención del Pacto de Varsovia contra la revuelta húngara.

El presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower y su vicepresidente Richard Nixon desataron un ataque monetario contra la libra esterlina, enviaron fuerzas navales y aéreas estadounidenses a interferir las acciones del dispositivo británico-franco-israelí y prohibieron el uso del material militar francés financiado con fondos de Estados Unidos.

Fue posible preservar la paz internacional gracias a personalidades de terceras partes, como el secretario general de la ONU Dag Hammarskjöld (asesinado 3 años después y laureado con el Premio Nobel de la Paz a título póstumo), el ministro canadiense de Exteriores Lester B. Pearson (también laureado con el Premio Nobel de la Paz) y el líder del Movimiento de Países No Alineados y primer ministro de la India Jawaharlal Nehru.

La crisis de Suez reorganizó profundamente no sólo la vida política internacional sino también la escena política nacional en Reino Unido, Francia e Israel. 

- Burlando el derecho de veto de los europeos en el Consejo de Seguridad, la Asamblea General de la ONU intimó los invasores a retirarse de Egipto y creó la primera fuerza de interposición de las Naciones Unidas. 
- En el Reino Unido, la Cámara de los Comunes exigió el fin de la política colonial para favorecer los intereses económicos de Londres sólo a través del Commonwealth. 
- En Francia, comunistas, gaullistas y poujadistas (entre ellos Jean-Marie Le Pen) se unieron contra los centristas y los socialistas, algo que nunca volvió a suceder desde entonces. Seis años después, el presidente De Gaulle consideró que, al reconocer la independencia de Argelia, ponía fin a la colaboración militar francesa con el Estado colonial de Israel y retomaba la política de amistad y cooperación con los pueblos árabes que siempre había caracterizado a Francia, exceptuando sólo el paréntesis colonial [17].

La posición de los occidentales sobre la agresión contra Latakia es especialmente difícil porque, en violación de lo que ellos mismos habían acordado con Rusia, los israelíes sólo informaron a Moscú mucho después del inicio de la operación y sólo un minuto antes de disparar sus misiles. El Pentágono afirma que nunca fue informado. Pero tenemos que recordar que el acuerdo de no agresión mutua entre Israel y Rusia existe únicamente porque Israel es el arsenal de Estados Unidos en el Medio Oriente –en Israel se encuentran todos los depósitos estadounidenses de municiones para el conjunto de la región. Si Israel no avisó por adelantado al Pentágono sobre la operación contra Latakia, Israel ya no puede gozar de la protección estadounidense y, por consiguiente, Rusia puede cuestionar su pacto de no agresión con Israel.

La respuesta rusa depende de la posición de la Casa Blanca, posición que hoy se desconoce. Esa respuesta estará guiada por la voluntad de reducir la tensión –si fuera posible– y de mantener a la vez su disuasión castigando al o a los culpables que el Kremlin señale. Ni siquiera será necesario que Rusia haga pública esa sanción, a condición de que sean informadas las cancillerías interesadas.

La respuesta rusa


(Nota del editor del blog): El sistema defensivo ruso tierra-aire, S-300 que Moscú asegura, ahora sí, entregar a los sirios en corto plazo. Cuál será la reacción de Israel?, intentará destruirlos como hace con todos los sistemas de misiles que Irán intenta asentar en suelo sirio para el Hezbolá y las tropas gubernamentales sirias?

Rusia puede elegir entre ver el derribo de su avión como una falta cometida por un piloto israelí, atribuirlo a las fuerzas armadas de Israel o responsabilizar a los 3 países implicados (Reino Unido, Francia e Israel).

El ministro de Defensa de la Federación Rusa, Serguei Choigu, telefoneó a su homólogo de Israel, Avigdor Lieberman y le informó que considera a Israel responsable del incidente y que se reserva el derecho de respuesta. Un poco después, el presidente ruso Vladimir Putin declaró que «se trata de una serie de acontecimientos trágicos ya que nuestro avión no fue derribado por un aparato israelí». Putin puso énfasis en diferenciar esta situación del incidente del Sukhoi 24-M derribado deliberadamente por la aviación turca en noviembre de 2015. Así que nos dirigimos hacia la designación pública de Israel como único responsable y la adopción de alguna sanción secreta contra los 3 países implicados.

El encargado de negocios de Israel en Moscú, Keren Cohen Gat, fue convocado por el ministerio ruso de Exteriores mientras que el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, seguía su primer reflejo tratando de culpar a Irán del incidente. Una delegación israelí, encabezada por el general Amikam Norkin, jefe del estado mayor de la fuerza aerea de Israel, corrió a Moscú con celeridad nunca vista. El general Norkin discutió las declaraciones del ministerio ruso de Defensa, clamó la inocencia de Israel y se esforzó por culpar a los sirios.

El presidente Donald Trump, gran admirador de la política exterior de Richard Nixon, tiene así en la mano la oportunidad que necesitaba para acabar con el apoyo del Reino Unido, Francia e Israel al Estado Profundo estadounidense. 

Pero, en plena campaña electoral legislativa, no puede dar la impresión de que apoya al rival ruso sancionando a los aliados de Estados Unidos. Trump está por lo tanto buscando cómo presentar a la opinión pública estadounidense ese importante cambio de posición. Es con esa perspectiva que ya condenó, en una entrevista concedida al sitio web Hill TV, la decisión de George Bush hijo de incrementar la implicación militar de Estados Unidos en el Medio Oriente a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El domingo 23 de septiembre, el general Igor Konachenkov, vocero del ministerio ruso de Defensa, presentó una síntesis de las informaciones rusas y de los datos que Siria e Israel entregaron a Rusia. 

- El general Konachenkov señaló que –al no avisar con suficiente antelación a la parte rusa sobre su ataque y al mentir sobre la localización de los objetivos de la acción– Israel violó deliberadamente el acuerdo de no agresión mutua de 2015. 

- Señaló que Israel puso en peligro los vuelos civiles en esa zona del Mediterráneo y denunció además que Israel es «enteramente» responsable del derribo del Ilushin-20 ruso. 
- Denunció que Israel no prestó ayuda a los militares rusos al ser alcanzado el avión
- Acusó al general Amikam Norkin, jefe del estado mayor de la fuerza aérea de Israel, de haber mentido al afirmar que los F-16 israelíes ya habían regresado a Israel cuando el avión ruso fue alcanzado. 
- Finalmente, el vocero del ministerio de Defensa de Rusia descartó las acusaciones de amateurismo lanzadas contra la defensa antiaérea de la República Árabe Siria.

Sin embargo, el general Konachenkov se abstuvo de cuestionar públicamente al Reino Unido y Francia a pesar de que estas dos potencias occidentales están implicadas en sus señalamientos contra Israel.

Si la Casa Blanca halla una narración de los hechos aceptable para sus electores, Rusia podría prohibir al Reino Unido, Francia e Israel toda intrusión no autorizada por el gobierno de Damasco en el espacio aéreo, marítimo y terrestre de Siria. Londres y París tendrían entonces que poner fin a sus amenazas de bombardeo contra Siria, que hasta ahora habían justificado con pretextos como los incidentes químicos bajo falsa bandera, y se verían obligados a retirar de Siria sus fuerzas especiales. Esta última medida se aplicaría a todos los protagonistas en general, con excepción de Estados Unidos y, en Idlib, de Turquía.


Thierry Meyssan

Enlace a la primera entrega
¿Quién quiere reactivar la guerra en Siria? (1)

Artículo relacionado:
SIRIA: El ocaso de la guerra

ACLARACIÓN sobre este artículo: 
Todas las fotografías, notas del editor, subrayados, negrillas y cursivas corresponden al editor de este blog (excepto las dos fotografías de portada de la edición original que corresponde a la RED VOLTAIRE la cual puede ser consultada por el lector en los siguientes enlaces)
Fuente original


NOTAS
[1] “Declaración de Principios del Pequeño Grupo para Siria”, Red Voltaire, 18 de septiembre de 2018.
[2] «Parámetros y principios de la asistencia de la ONU en Siria», por Jeffrey D. Feltman, Red Voltaire, 3 de septiembre de 2018.
[3] “There will be no international reconstruction assistance in Syrian-governement-held areas absent a credible political process that leads unalterably to constitutional reform and UN-supervised elections, to the satisfaction of potential donor countries”.
[4] “Wenn es eine politische Lösung in #Syrien gibt, die zu freien Wahlen führt, sind wir bereit Verantwortung beim Wiederaufbau zu übernehmen”
[5] «Alemania toma posición contra la directiva Feltman», Red Voltaire, 14 de septiembre de 2018.
[6] «Resolución 2254 (Plan de Paz para Siria)», Red Voltaire, 18 de diciembre de 2015.
[7] «Consenso entre sirios en Sochi», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 6 de febrero de 2018.
[8] «¿Quién quiere reactivar la guerra en Siria?», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), Red Voltaire, 4 de septiembre de 2018.
[9] «Joint Statement by Irán, Russia and Turkey dealing with Syria», Voltaire Network, 7 de septiembre de 2018.
[10] «Se pospone la batalla de Idlib», Red Voltaire, 18 de septiembre de 2018.
[11] «Memorándum para la estabilización de la situación en la zona de desescalada de Idlib», Red Voltaire, 17 de septiembre de 2018.
[12] Ver la segunda parte del libro De la impostura del 11 de Septiembre a Donald Trump, Thierry Meyssan, Orfila Valentini, 2017.
[13] «Los proyectos (diferentes) de creación de un Kurdistán», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 5 de septiembre de 2016.
[14] La «Operación Mosquetero» (en francés «Opération Mousquetaire» y en inglés «Operation Musketeer») fue la operación militar conjunta franco-israelo-británica durante la cual tropas de esos países se apoderaron (en 1956) del Canal de Suez, nacionalizado por el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser. Nota de la Red Voltaire.
[15] «El fiasco del bombardeo occidental contra Siria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 24 de abril de 2018.
[16] «Salir de la guerra contra Siria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 11 de septiembre de 2018.
[17] «Conferencia de prensa de Charles De Gaulle, fragmento sobre Israel», Re Voltaire, 27 de noviembre de 1967.

22 septiembre 2018

Mussolini y el mito del triunfo contra la mafia





por Tito Andino U.


I parte

Estados Unidos pacta con la Cosa Nostra

No son numerosas las publicaciones, pero la información es precisa, sobre el auténtico pacto de conveniencia ('acuerdo de caballeros', para algunos) entre el gobierno de los Estados Unidos y la Mafia (Cosa Nostra) con el fin de intercambiar valiosa información y hasta conseguir apoyo de los capos sicilianos (Onorata Societá) para la planificada invasión aliada a la Isla del Sol -Sicilia- y luego al resto de la península itálica. 

Ergo, como siempre, debo advertir que este ensayo no será una reiterada narrativa de los detalles de las operaciones militares conocidas como "Operación Husky" (julio 1943) y el desembarco aliado. Los antecedentes y datos relevantes de las negociaciones con la mafia resumimos a continuación:

- Tras el acuerdo mafia-gobierno de los Estados Unidos estaba el temor a las acciones de guerra de los submarinos alemanes en el Atlántico y en las costas de los EEUU, así como la infiltración de espías y saboteadores en los puertos y muelles estadounidenses. La inteligencia militar era impotente ante el "Sindicato" portuario controlado por la mafia, la Omertá (Ley del silencio) iba más allá del sentimiento patrio.

- Es indiscutible que el gobierno de los Estados Unidos priorizó la amenaza real a la seguridad nacional que representaba la presencia del enemigo en su territorio, así como el arribo de buques y submarinos de guerra hostiles a sus costas. La pérdida hasta fines de 1942 de más de 70 buques mercantes fue relevante a la hora de llegar a un entendimiento con la Cosa Nostra

- Suele aceptarse que el acercamiento del gobierno a la mafia data alrededor de febrero de 1942, tras el incidente con el barco "Normandy", en New York (incendio y hundimiento atribuido a sabotaje de espías del Eje, mas tarde se determinó que fue un accidente laboral).

- La Oficina de Inteligencia Naval mucho antes de 1942 había puesto en marcha la 'Operación Underworld' con el fin de reunir pruebas sobre un presunto acuerdo entre la Cosa Nostra con los sabotajes en los muelles y espionaje en favor del Eje. El resultado debió ser tan pobre que, al contrario, terminarían pidiendo apoyo de la mafia para combatir al Eje.

- El famoso Padrino de la Mafia, Charles 'Lucky' Luciano, fue sondeado por las autoridades militares con el fin de solicitar su colaboración (al parecer Luciano regó el rumor de que sus hombres habían provocado el incidente con el 'Normandy'). Dichos contactos dieron sus frutos, en el resto de la contienda no hubo más huelgas, ni accidentes 'fortuitos' en los muelles.

- Algunas fuentes señalan que, inicialmente, Joseph Lanza, un mafioso italo-americano, miembro de la 'Familia Luciano' (luego convertida en 'Familia Genovese'), que controlaba el 'Fulton Fish Market' del Bajo Manhattan y Jefe del sindicato 'United Seafood Workers' (USW) desde 1923, fue abordado por elementos de la Inteligencia Naval. Lanza no podía llegar a ningún acuerdo sin el visto bueno del "Padrino" (Charlie Luciano), que se encontraba en prisión. 

- Fue Meyer Lansky, otro prominente mafioso, finalmente quien actuó como intermediario entre Luciano y los agentes navales y otros organismos de inteligencia, el pequeño Lansky era judío y tenía razones para aborrecer a los  nazis.

- Joseph Lanza fue acusado en 1938 por actividades del crimen organizado en el mundo laboral, sin embargo, para 1940 era extraoficialmente uno de los encargados de la protección del litoral de Nueva York, es decir, dos años antes de que haya un acercamiento "formal" con las autoridades, Lanza llegó asesorar en persona a la Oficina de Inteligencia Naval, él controlaba a los estibadores y pescadores locales quienes le informaban de posibles rastros de submarinos alemanes. Un verdadero ejército de contraespionaje mafioso al servicio del Navy.

- Debe tenerse presente que no fue solo Luciano el abordado para negociar con el gobierno, Otro líder sindical, James Hoffa, del sindicato de los transportistas, también intervino en las negociaciones con la mafia, los resultados fueron provechosos para todos, el gobierno podía estar tranquilo, las actividades navales podían dedicarse a sus menesteres con la seguridad que la mafia reportaría una eventual presencia del enemigo. Hoffa y Luciano profundizaron sus lazos de amistad y buenos negocios por largo tiempo.


Fichas policiales de Joseph Lanza, Meyer Lansky, James Hoffa y Charlie Luciano


- Es entendible que sobre el tema no existe una versión oficial del gobierno de los Estados Unidos, hasta el presente es un "secreto" a voces. Oficialmente jamás hubo un acuerdo con Luciano y el "Sindicato"; mucho menos habrá un reconocimiento público de que los EEUU solicitó ayuda de los mafiosos -lo que equivaldría a declarar la incompetencia de los servicios de inteligencia-. 

- Es falso, mejor dicho es propaganda de los partidarios del fascismo, que el Comité del Senado de los EEUU para investigar la mafia haya aprobado públicamente esas y posteriores acciones (al menos no de forma pública y oficial). Se dice que el senador Estes Kefauver avaló todo. En 1950 se creó el 'Comité Especial del Senado para investigar el crimen en el comercio interestatal' (lucha contra el crimen organizado), más conocido como el Comité Kefauver, ante audiencias públicas desfilaron más de 600 testigos, entre ellos jefes mafiosos como Willy Moretti, Joe Adonis y Frank Costello y varios políticos. Posteriormente Kefauver se postuló para la nominación presidencial por los demócratas en 1952.

- El, en ese entonces, encarcelado 'Padrino de la Mafia' de los Estados Unidos, Salvatore Lucania (nombre real) o Charles 'Lucky' Luciano, logró obtener la colaboración de las Familias sicilianas para apoyar a las tropas aliadas con el plan de invasión. Desde la isla operaron como una verdadera "inteligencia militar", remitiendo mapas, fotografías de las playas, puestos fortificados, unidades militares italianas, etc. 

- La Onorata Societá notoriamente antifascista, resistió a los embates para eliminarla o subordinarla a la autoridad central, recibió gustosa las primeras oleadas de las tropas de desembarco, sirvieron como guías y hasta como combatientes en la eliminación de focos de resistencia de las unidades fascistas. 

- Durante la invasión aliada, los mafiosos tomaron la iniciativa de ordenar el arresto de las autoridades fascistas y colaboradores, tenían listas detalladas de sus enemigos; consiguieron que varias unidades italianas depusieran las armas y que otros desertaran; muchos de éstos soldados italianos, al corto tiempo, estaban luchando junto al bando aliado. Sicilia fue liberada en pocas semanas. 

- También es conocido que algunos jefes de la mafia siciliana, de acuerdo con los mandos aliados, liberaron a sus compañeros encarcelados y algunos de éstos fueron nombrados autoridad de diversos pueblos.

- El rol de Luciano y la Cosa Nostra junto a sus "primos" italianos de la Onorata Societá funcionó en el teatro de operaciones de Europa. Tal colaboración no culminó con la invasión, en la posguerra, extraoficialmente, colaboraron con las fuerzas de ocupación aliadas contra las guerrillas comunistas italianas y de otras países de Europa

- Las cosas están claras, meses antes de la 'Operación Husky', Luciano recurrió a la justicia para que se revise su sentencia aduciendo haber prestado valiosos servicios a los Estados Unidos. Fue liberado, mejor dicho deportado de los Estados Unidos hacia Italia en 1946 (tenía una condena de 30 años de prisión, aún le restaba 20 por cumplir); sin embargo, inicialmente, Luciano no fue directo a Italia, su destino hasta 1947 fue Cuba.


Tropas estadounidenses listas para desembarcar en la playa siciliana de Licata (10 julio 1943)


- No obstante lo anotado, no debemos caer en el error de otorgar todo el crédito de la victoria aliada a la mafia. La importancia de la batalla no era solo en el campo militar, sino en el político. Los aliados conjeturaron bien que la toma de Sicilia pondría sobre las cuerdas la credibilidad de Mussolini y el gobierno fascista

- Se movilizaron dos ejércitos para la operación a cargo del General Dwight Eisenhower, también participaban George Patton y los británicos Harold Alexander y Bernard Montgomery, lo que indica que no se jugaba cualquier cosa y que el rol de la mafia fue de un necesario y excelente auxiliar que, posiblemente, evitó miles de bajas en filas aliadas como en las italianas.

- Ingleses y americanos desplegaron más de 160.000 hombres, miles de vehículos, tanques y artillería. Para hacer frente a la invasión se encontraban asentados en la isla más de 250.000 soldados italianos. Mussolini -en una de sus egocéntricas actitudes- había ordenado que Sicilia sea defendida solo por italianos a las órdenes del General Guzzoni; sin embargo, el Alto Mando Alemán no se dejó impresionar, había fijado en la isla al XIV Cuerpo Panzer bajo órdenes del General Albert Kesselring, más la presencia de la famosa división 'Hermann Göring', sumando alrededor de 40.000 soldados. En teoría los alemanes estaban subordinados al mando italiano (detalles sobre las batallas se pueden consultar fácilmente en internet).

El Gran Consejo Fascista se reunió el 24 de julio, tras el fracaso de la defensa italiana en Sicilia, Mussolini recibió el voto de desconfianza, fue destituido y arrestado, inmediatamente reemplazado por Pietro Badoglio, quien, acto seguido y en secreto, entabló negociaciones de paz con los aliados. El grueso de las fuerzas alemanas lograron escapar hacia la Italia continental. 

 


    Tropas británicas desembarcan en Sicilia.


Reflexiones

El lector tendrá muchas preguntas sobre esta trama. Confieso que estaba confundido con algunas interrogantes, no obstante, si meditamos un poco, aquello es resultado del "arte" de la política, lograr aunar esfuerzos para la guerra con inverosímiles alianzas que, en otras circunstancias, no obrarían juntas (por ejemplo el pacto entre nazis y comunistas de 1939). 

Alguien comentaba que le resultaba difícil distinguir a los "chicos buenos" de los "chicos malos" en esta historia. No es fácil dar una respuesta satisfactoria. Finalmente, ¿quiénes son los "chicos buenos" y los "chicos malos"?: ¿Los nazis, el gobierno de los Estados Unidos, la mafia, el fascismo?. 

Si hemos de ser "políticamente correctos", respondo que mi apreciación es meramente histórica, todos esos actores estuvieron profundamente involucrados. No podría -aunque quisiera- dar un punto de vista subjetivo. Si algo de consuelo debe guardar el lector es que todas las partes, intrínsecamente, han sido nefastas para la humanidad; sin embargo, hubo un momento en la historia en que el espectro de la barbarie se ceñía sobre el mundo y había que detener esas hordas asesinas que clamaban por un nuevo orden mundial y el advenimiento del "nuevo hombre", a costa del sacrificio de sus "inferiores". Esa era la verdad oculta de la relación mafia-gobierno de EEUU, aunque no siempre el método haya sido el correcto, ni ético. 

También he repasado sobre lo indescifrable que resulta para muchos comprender que las primeras décadas del siglo pasado en los Estados Unidos se oponían notoriamente a la inmigración de judíos europeos, eso quedó reflejado en violencia, principalmente por parte de los irlandeses; sin embargo, algunos mafiosos, como Luciano, brindaban cobijo y protección a los "chicos" judíos como Meyer Lansky, el cual se valió de los mismos matones para asaltar asambleas de nazis americanos como para extorsionar al sencillo ciudadano. Eran tiempos en que Estados Unidos negaba sistemáticamente las reglas de la democracia, sin conceder derechos a los afroamericanos, a la vez que proclamaba su oposición al antidemocrático gobierno nazi en Alemania, reflejo del totalitarismo racista y asesino que perseguía judíos y otras minorías.
   
Una reseña histórica digna de leer (para el lector que tiene prisa), sobre el tema aquí planteado, es el artículo que resume el libro "Whiteout: The CIA, Drugs and the Press" de Alexander Cockburn y Jeffrey St. Clair, publicado como "La Mafia en la Segunda Guerra Mundial: «La suerte de Lucky»" (ver nota a pie de página).

Bien, a breves rasgos hemos pasado revista al cómo se llegó a esa relación mafia-fuerzas aliadas. Hechos concomitantes vuelven incompleta la historia, por eso analizaremos el papel de Mussolini y el fascismo durante su reinado en Italia (tras las faldas del Rey Víctor Manuel III).



II PARTE

MUSSOLINI NUNCA VENCIÓ A LA MAFIA


   
En 1922 llega al poder el fascismo con Benito Mussolini.

“El nuevo régimen empieza a luchar contra la mafia. La mafia aparentemente se había eliminado, pero lo que había pasado en realidad es que se había encarcelado a los elementos secundarios, a los pequeños delincuentes, mientras los grandes mafiosos se pusieron la camisa negra, el símbolo del fascismo y se integraron al régimen y el gobierno de Mussolini, quien no sólo absorbió a los mafiosos, sino que la mafia se institucionalizó”Giuseppe Carlo Marino

Coloquialmente se nos ha vendido la siguiente historia: 

Que Mussolini impuso orden en Italia al combatir a la mafia. Muchos "revisionistas" y otros pseudo historiadores comentan esta etapa de la historia italiana como una de las glorias y virtudes del fascismo, una bonita carta de presentación del sistema que combatió al crimen y veló por la sociedad. Verdad a medias, o, mejor dicho, una aventura condenada al fracaso.

Sí, fracaso en el sentido que, en esencia, el fascismo era una mafia, tan criminal y repulsiva como aquella organización que pretendió combatir. Los intereses del fascismo -alejándonos del típico discurso demagógico- era lo mismo de siempre. El fascismo de Mussolini no tenía nada que ver con los fascios o fasci obreros y campesinos del siglo XIX, que lucharon por reivindicar las tierras para los campesinos y que fueron brutalmente reprimidos tanto por la mafia, por los terratenientes y por las fuerzas estatales. El fascismo italiano fue una ideología que nos habló del corporativismo (de lo que no se vio nada en su largo reinado) resultando ser una corriente pro monárquica e imperialista, represiva de los movimientos obreros y campesinos y contrincante de la ideología marxista, fue creado para oponerse a los movimientos comunistas. 



El fascismo quizo recrear el antiguo Imperio Romano, al punto de declarar la guerra a otros países, como Abisinia (actual Etiopía) "Tenemos un Imperio" vociferaba Mussolini luego de su pírrica victoria contra la desarmada Abisinia. Tras bastidores el Rey de Italia, Víctor Manuel III agradecía a Mussolini su hazaña porque ello le valió un nuevo título: "Emperador de Etiopía" (reconocido solo por los nazis); en abril de 1939 asumió el título de "Rey de Albania" gracias a la invasión y anexión fascista de Albania (no olvidemos que también declaró la guerra a Grecia, a Francia, etc).

De la "Guía de Supervivencia Ideológica – Totalitarismos. Señores uniformados que gritan", extraemos el siguiente párrafo:

"Así que el arrogante Benito organizó a veteranos descontentos y otros elementos violentos (abundantes en tiempos revueltos) de ideología más bien reaccionaria en squadras de fascisti, aludiendo así al glorioso pasado del Imperio romano. Que en el fondo eran un grupo de bestias que se dedicaron con entusiasmo a patear obreros, reventar huelgas y encierros y propagar la violencia callejera, disputando a los marxistas su lugar bajo el sol. En 1922 se sentían lo bastante fuertes y protagonizaron la famosa “marcha sobre Roma” con sus camisitas negras y su canesú, y para entonces ya les dirigían una atenta mirada desde lo alto. En efecto, los poderes fácticos burgueses miraban con simpatía aquella forma de escabechinar al movimiento obrero y no se dejaron engañar por el discurso revolucionario marxistoide que enarbolaban los primeros fascistas, de modo que tras la entrada en Roma se les entregó el gobierno. Lo cierto es que los discursos de Mussolini cuadraban mucho mejor con sus deseos y aspiraciones, que no eran sino la derrota de los proletarios y su pernicioso ideario igualitarista".

No demos tanto varapalo al Duce, leamos sus mentiras y sus mitos antimafia. 


El Mito


Un joven Benito Mussolini detenido en Berna - Suiza, el 19 de junio de 1903 a donde había huido para eludir el servicio militar obligatorio en Italia (1902). En julio de 1902 ya había sido arrestado por primera vez (por vagancia), aunque también laboró como profesor suplente y como obrero. En ese tiempo ya mostraba sus cualidades de agitador, redactando en el periódico 'L'Avvenire del lavoratore' (socialistas italianos en Suiza). En 1903 se instaló en Berna, ahí fue detenido al sospecharse que incita a los trabajadores italianos a la huelga y al disturbio. El Ministerio Público de la Confederación informa a las policias cantonales que es conveniente no perder de vista a este "anarquista". Se ordena su deportación, pero la orden de expulsión es válida sólo en el cantón de Berna, Mussolini regresa pronto a Suiza y se queda en Bellinzona (Tesino).

Sería imposible en un solo artículo describir la realidad italiana desde que el fascismo de Mussolini se hizo con el poder político de Italia, el poder real siguió siendo ejercido hasta el fin del fascismo por las clases oligárquicas y aristócratas italianas.

Una versión de la historia, no necesariamente falsa, solo sobredimensionada señala que:

 ".... Si las tropas de Giuseppe Garibaldi y las posteriores, más las policías de los gobiernos en la región y concretamente en la isla de Sicilia, no pudieron desaparecer a la Cosa Nostra ni tampoco evitar el surgimiento de otras mafias en el mismo espacio geográfico meridional, ellas se enfrentaron en las primeras décadas del siglo XX con la voluntad de eliminarlas del propio duce Benito Mussolini (jefe político del movimiento fascista y de los grupos paramilitares de las Camisas Negras) quien las combatió militarmente en forma brutal, con lo cual logró reducir sensiblemente su accionar e influencia (fue el mismo caso para la mafia napolitana, llamada la Camorra), al grado de que casi las desaparece –algunos analistas opinan que prácticamente lo consiguió–, debido a que Mussolini tenía clara conciencia de que, particularmente, Sicilia estaba integrada sólo formalmente al Estado italiano. Y su concepción de un Estado totalitario pasaba por el control completo del territorio que les servía de asiento criminal, que controlaba la mafia siciliana, y donde ejercían su poder paralelo al del Estado italiano. Entonces resultaba inconcebible su permanencia.
Dicha tarea fue encomendada al célebre, por sanguinario, Cesare Mori, apodado el Prefecto de Hierro (los prefectos eran una autoridad de facto en las provincias, del tipo de un gobernador, surgido al desaparecer los ayuntamientos y ubicar la autoridad de los alcaldes por debajo de las prefecturas) con quien Mussolini hizo alarde de brutalidad militar que, claro, incluyó a la oposición obrera y comunista, y diseñó una estrategia que atacó el problema de la mafia en una doble dirección: combatiendo su vocación cuasi-estatal, pero, igualmente: “…en busca del apoyo popular y deseoso de otorgar dignidad moral y respetabilidad a su movimiento –acusado de subversión violenta y extremista– emprendió una campaña sin cuartel para aniquilar a la mafia y legitimarse”. (Operación Bajo Mundo: la negociación de Estados Unidos con la mafia italiana").

Existen varias historias de partidarios del fascismo y neonazis contemporáneos, que se repiten en internet, con bonitas gráficas y estadísticas, lamentablemente es solo eso, propaganda para exaltar las "virtudes" del fascismo. Revisemos una de ellas. 

"El fascismo vencedor de la mafia siciliana", es un titular muy visitado por los partidarios de esa corriente, empieza citando las palabras del Duce pronunciadas en Agrigento, el 8 de mayo de 1924, es decir, al día  siguiente de haber sido humillado en un pueblo siciliano

"El fascismo que liberó a Italia de tantas plagas va a cauterizar, si fuera necesario por medio del hierro o del fuego, la herida de la delincuencia siciliana… Yo declaro que tomaré todas las medidas necesarias para protegerles de los criminales. Cinco millones de laboriosos patriotas sicilianos no tienen porqué soportar que los vejen, exploten y deshonren algunos centenares de malvivientes".

La publicación citada acota que: 

"Los partisanos comunistas al mando de Antonio Canepa y Girolamo Li Causi y el contrabandista Salvatore Giuliano colaboraron en esta tarea de "Liberación", por la cual todos estos grupos: la mafia, los liberales, los marxistas y el ejército yankee realizaron un baño de sangre en Sicilia masacrando a todos los Camisas Negras y carabinieri ejecutados en las plazas públicas, como el ahorcamiento del incorruptible Comisario Amenta, en la ciudad de Corleone". 

El mito afirma que:

"La única época en la historia italiana en que dicho país estuvo libre de la delincuencia mafiosa fue durante el Gobierno Fascista entre 1924 y 1943, volviéndose a la "normalidad" luego de 1945".


El EGO DE MUSSOLINI




El Duce como líder del fascismo y dictador del Reino de Italia, fue nombrado primer ministro en 1922, para 1924 ya ejercía control de todo el Estado y acabó con el sistema parlamentario en 1928. Curiosamente nunca tocó al REY Victor Manuel III, cuando podía hacerlo. 


El 6 de mayo de 1924 llegó Mussolini a Sicilia, quizo dar una demostración de fuerza al programar una larga visita oficial de quince días. Evidentemente, no tenía ni la más remota idea de lo que era la mafia, su percepción cambio al poco. El Duce se enfadó por la poca receptividad, falta de glamuor, de fiestas y solemnidades que ameritaba su presencia. Los "dignatarios" mafiosos de la región lo recibieron como un invitado más. En "Los Padrinos y las nefastas virtudes del puro poder" y otras obras se narran estos pasajes.

Un pequeño padrino de la provincia de Palermo, el alcalde mafioso de Piana degli Albanesi (hoy Piana dei Greci), Francesco Cuccia, mejor conocido como 'Don Ciccio', había tenido la osadía de evitar la presencia de la muchedumbre para escuchar el discurso de Mussolini (7 de mayo 1924), el Duce debió haberse ofendido mucho, pero ocultó su rabia, al no encontrar la multitud que solía asistir a vitorearlo en cualquier evento. Cuentan que ese día, apenas concurrieron contadas personas, algunos afirman que sólo eran dos jorobados y un cojo (es posible que esta parte solo sea una leyenda). 

Cuccia asistió al programa oficial de Mussolini mostrando en el pecho la 'Cruz de Caballero del Reino', al mismo tiempo que tenía cargos por asesinato; y, en claro propósito de solicitar una confirmación de la tradicional delegación concedida por el Estado al poder de la mafia en la isla, le dijo al Duce: 

"Vuecencia, señor capitán, está conmigo... y bajo mi protección. ¿Qué necesidad tenía de tantos policías?". El mafioso sintió como una afrenta que el Duce estuviere rodeado de muchos policías y guardaespaldas. Otras fuentes afirman que Cuccia, como si estuviese dándole un consejo, le tomó del brazo, guiñó un ojo y expresó en confidencia al Duce, "Está usted conmigo. No tiene nada que temer... Vaya tranquilo, excelencia, que aquí, de aniquilar a los subversivos y de garantizar el orden nos ocupamos nosotros".

Estaba claro que apenas un pequeño Padrino local le demostraba al poderoso Mussolini quien mandaba en la isla, una vejación pública. El Duce dio la vuelta hacia Palermo, al siguiente día visitó la ciudad de Agrigento y ante la prensa declaró la "guerra total" contra la Mafia. Su larga gira propagandística planificada para quince días tuvo que recortarse a seis. El 12 de mayo el desplantado Mussolini se hallaba ya en Roma, dolido por la soberbia y el trato extremadamente "amistoso" del alcalde. El Duce convocó a los jefes de seguridad del estado y pidió que de inmediato le recomendaran "un hombre nuevo, capacitado, inflexible y experto en cuestiones sicilianas sin ser siciliano", la tarea sobre ese hombre no era otra cosa que aniquilar a la mafia

Mas, Mussolini no tenía en mente acabar solo con la mafia, no toleraría más síntomas de oposición a su régimen, por lo que aprovechó para desaparecer, de igual forma, a comunistas, socialistas y todo oponente al fascismo. 

El elegido para esa tarea fue el prefecto de Bolonia, Cesare Mori, un policía retirado, quien por órdenes del Duce debía acabar con la mafia con "fuego y acero". Mori fue nombrado directamente por Mussolini prefecto de Sicilia en octubre de 1925, tenía carta abierta. El Duce le señalo que "si las leyes vigentes le impiden actuar, no será problema, para ello podemos cambiar las leyes".


    El Duce, Benito Mussolini y Cesare Mori, el Prefecto de Hierro.


Veamos que consiguió Mori. 

Logró cambiar el sistema judicial en la isla destituyendo a los jueces con elementos leales al régimen, desarticuló algunas células de la corrupción administrativa que tras sus escritorios gestionaban los sobornos. Era evidente que desataría una "cacería de brujas", todo sospechoso de estar coludido en alguna "asociación con fines delictivos" era inmediatamente arrestado, muchos sicilianos (tanto buenos como malos) huyeron de la isla e inmigraron prioritariamente a América. Mori permitió el uso de la tortura para obtener declaraciones, se llegó a mantener en estado de sitio a numerosos pueblos solo para detener algún bandido. Cayó en la arbitrariedad de humillar públicamente a algunos jefes mafiosos capturados pretendiendo demostrar el poder del estado y declarándose protector de los civiles, intentó que el pueblo confíe la defensa de sus intereses en las autoridades del gobierno sin necesidad de los favores de la mafia. Como resultado la actividad delictiva disminuyó (sobre todo el bandolerismo), la mayoría de capturados fueron juzgados y eliminados.

El número de detenciones era elocuente, el orgullo del fascismo en cifras, generalmente, el ser arrestados conllevaba ya una declaración de culpabilidad, muchos de los encarcelados eran confinados en las islas cercanas a Sicilia. Solo entre 1926 y 1928 alrededor de 11.000 personas bajo sospecha fueron detenidas y enviadas a prisión, no era de interés alguno que los cargos, incluso, se basaran mayoritariamente en viejas rencillas personales. La pertenencia a una organización como la Mafia era muy difícil de probar, pero, sin duda, se atacó las bases de la mafia. 

Mori aparentemente cumplió su promesa, al ser nombrado para el cargo y en directa advertencia había dicho a los sicilianos: "Mi nombre es Mori y tendré personas muertas. La criminalidad debe desaparecer al igual que el polvo en esta plaza se deja llevar por el viento"

El Duce feliz por los resultados, mejor dicho, aprovechando las cifras de detenidos y ejecutados proclamó a viva voz que la mafia había muerto, que no habrá fuerza capaz de revivirla. Favorecido por la propaganda típica de los régimenes totalitarios vendió la imagen de un leal servidor de la justicia. Mussolini fue felicitado incluso desde otros países, ganando prestigio internacional por sus logros en tan corto plazo, incluso el New York Times elogió al Duce: “La Mafia está muerta, nace una nueva Sicilia”

El "justiciero" Mori fue cesado en junio de 1929 por sus métodos nada convencionales, sus pesquisas llegaron hasta los despachos de jefes locales fascistas en Sicilia vinculados a la mafia, hechos que podrían tener graves consecuencias de hacerse público esos nexos. La propaganda elogió la labor de Mori y declaró su erradicación de la Isla del Sol, como consuelo, Mori fue nombrado senador ese mismo año. 

Así fue como Mussolini -el Duce- "acabó" con la mafia, según la versión (resumida) del mito que nos sigue vendiendo la propaganda fascista en el presente.


LA VERDAD 



La guerra del fascismo contra la mafia estaba dirigida hacia objetivos políticos. Mussolini no pretendía realmente acabar con los mafiosos, anhelaba que su régimen autoritario gozara de credibilidad internacional. Y, como el Duce nunca terminó con la mafia, círculos profascistas afirman que los aliados renacieron esas organizaciones tras el fin de la segunda guerra mundial. 


El historiador británico John Dickie, en su libro "Historia de la Mafia" (Debate, 2015) señala que ese era un

"relato que convenía al gobierno fascista, a los nostálgicos del régimen que quedaron tras la guerra, e incluso a ciertos sectores de la izquierda. Muchos de ellos culpaban a los americanos del retorno de los mafiosos, porque así podían responsabilizar a la CIA y a los extranjeros del resurgimiento de un problema crónico. También los propios gánsters querían que la gente lo creyera porque así hacían ver que la nueva Mafia era un grupo violento, al estilo americano, que estaba desplazando a las buenas tradicionales que ellos encarnaban. No obstante, lo que realmente sucedió es que el fascismo nunca consiguió acabar con la Mafia".

Un esclarecededor artículo publicado en 2012, titulado "¿Acabó el fascismo con la mafia siciliana?", concluye que los mafiosos se integraron a las instituciones fascistas, así lo confirma Álvaro Lozano, autor de varios libros sobre la segunda guerra mundial, el fascismo y el nazismo.

"En su visión totalitaria de la sociedad y el Estado a Benito Mussolini le preocupaba la existencia de un centro de poder rival. Y esas condiciones se daban absolutamente en la Sicilia de entonces. Un elocuente ejemplo de ello fue el caso de Vittorio Emanuele Orlando que organizó y dirigió en Palermo un partido llamado 'Unión por la Libertad', con el que se enfrentó a los fascistas en agosto de 1925. En un célebre mitin el tal Orlando exaltó públicamente a la Mafia, fomentando el arraigado sentimiento que existía en la región hacia la organización: 'Ahora os digo, ¡oh, palermitanos!, que si por Mafia se entiende el sentido del honor llevado hasta la exageración; la intolerancia contra toda prepotencia y atropello llevada hasta el paroxismo; la generosidad que se enfrenta al fuerte, pero perdona al débil; la fidelidad a los amigos, más fuerte que todo, incluso que la muerte; si por Mafia se entienden esos sentimientos y estas actitudes, a pesar de sus excesos, ¡pues entonces se trata de rasgos indivisibles del alma siciliana y me declaro mafioso y estoy contento de serlo!'. "

Sí, es verdad que Mussolini fue más severo que sus predecesores contra la mafia, pero, según el plan trazado, únicamente se limitaron a dispersar a los militantes de la denominada "baja mafia", disminuyeron la delincuencia matando o arrestando las bases, lo cual no significaba garantía de triunfo. En lo polltico, al ser una dictadura, Mussolini no iba a llamar a elecciones por lo que no le interesó ganarse a los líderes locales y que la gente acepte el fascismo. Su lucha fue pura propaganda y garrote (que también era respondido por la mafia). 

Además, 

"muchos mafiosos parecían convertidos, cuando, en realidad, ante la perspectiva de que el fascismo pudiera mantenerse en el poder durante bastante tiempo, se transformaron en arrepentidos por conveniencia. Por otro lado, los mafiosos pudieron contar con la solidaridad de las redes mafiosas en Estados Unidos. Ya había comenzado la práctica de utilizar asesinos estadounidenses para cometer crímenes en Sicilia y asesinos sicilianos para cometer crímenes en Estados Unidos".

CONCLUSIONES


Propaganda fascista. el primer cartel es una fallida campaña en Sicilia para alentar a los agricultores.


- Mussolini jamás acabó con la mafia siciliana, las cifras de arrestados, encarcelados, enjuiciados y ejecutados no puede ser cualitativamente valorada como éxito. La mafia no murió con esas redadas, siguió muy activa al punto de contribuir con la invasión aliada de Italia. Si el Duce realmente hubiese acabado con la mafia, éstos nunca hubiesen podido colaborar con la invasión, porque, según Mori y Mussolini, ya no existían...

- Existe evidencia de miles de casos de abusos de autoridad y, lo fundamental, la mayoría de los procesados que si pertenecían a la mafia no eran más que simples bandidos de baja monta: bandoleros, extorsionadores, ladrones y matones (lavaperros como dirían en Colombia).  

- El método preferido de interrogación de Cesare Mori era la 'casseta'. "Se ataba al sospechoso a un cajón de madera, se lo azotaba con un látigo de cuero empapado en agua con sal, se lo picaneaba, se le apretaban los genitales en una prensa y se le quemaban las plantas de los pies con un cigarrillo. Cientos de mafiosos, o “réprobos” como los llamaba Mori, fueron aprehendidos, torturados y luego fusilados en la plaza pública de Palermo. Mori pronto dejó que este plan de exterminar a los mafiosos de la Onorata Societa se le subiera a la cabeza. Mandó a construir arcos triunfales en su honor con la inscripción Ave Caesar" (La Mafia en la Segunda Guerra Mundial: «La suerte de Lucky»)

- No obstante el párrafo anterior, la cifra real de peces gordos encarcelados se cuentan con los dedos de una mano (y sobran dedos). No debemos confundir a 'Padrinos' con simples 'bosses' y 'capos' dentro de la mafia. Un 'Padrino' es "Capo di tutti capies" (el Jefe de jefes). Y había varios Padrinos.

- Mori quizá pudo haber acabado con grupos mafiosos que no bailaban al son del compás fascista, sus "políticas" anti mafia dieron paso a las componendas, muchos mafiosos se enrolaron en el movimiento y entonaron juntos, presagiando la letra de un futuro artista:  ♪♫ "tengo la camisa negra, porque negra tengo el alma... que tengo la camisa negra y debajo tengo el difunto "; y, naturalmente aprovecharon esa coyuntura para eliminar la indeseable competencia que había surgido

- Otra parte de los encarcelados por el "Prefecto de Hierro", simples y comunes delincuentes, fueron a poco obteniendo su libertad, claro está prometiendo fidelidad al fascismo. Tras la invasión aliada de Sicilia esas lealtades volaron con el mismo viento que barrió la plaza de aquel pueblo siciliano en que Mori prometió desaparecer a la mafia

- El fascismo sucumbió ya desde 1943, curiosamente tras la caída de Sicilia en manos de los Aliados, otro cadáver insepulto (Hitler) quiso que Mussolini le acompañé en el limbo. Los mafiosos si que renacieron, aprovecharon la ocupación militar estadounidense y se eligieron alcaldes de varios poblados. 

- Mori fracasó, como han fracasado todos los métodos violentos (dentro de la "legalidad") que han intentado combatir la delincuencia utilizando el arma del terror. Mori fracasó porque ningún Padrino de la Mafia fue arrestado por sus actividades mafiosas.

- Podríamos poner como único caso de excepción la captura del padrino, Don Vito Cascio Ferro, que ya era investigado por los Estados Unidos por pertenencia a una organización criminal "La Mano Negra" y el asesinato del agente italo-americano, Joe Petrosino en 1909 en Palermo. Muy tarde, en 1930, todas las evidencias condujeron a responsabilizarle en un caso de asesinato múltiple, fue condenado por esos crímenes, no por su pertenencia a la mafia. Mori y el fascismo lo exhibieron como trofeo de guerra.

Los 'Padrinos' no fueron afectados en demasía, es decir, la auténtica Mafia se mantuvo intacta como "árbitro de los grandes intereses y los grandes negocios. Los grandes capos fueron absorbidos por el propio régimen fascista hasta el punto de que puede afirmarse que la Mafia terminó vistiendo la camisa negra e integrándose en el entorno político del nuevo régimen".

EPILOGO



Hay muchos temas que se quedan en tapete, incluso de la época fascista, es imposible abordar toda una gama de sucesos históricos de alto interés para la investigación, como la crisis de posguerra; la antimafia revolucionaria; el asesinato de Salvatore Giuliano (que siempre fue protegido de la mafia y quien osó desafiar la férrea estructura mafiosa); el pacto de la mafia con la República, etc. Todos esos temas da para desarrollar nuevas ponencias, pero no es necesario, está ampliamente documentado. Para quién tiene interés en la temática los libros de Giuseppe Carlo Marino, en castellano son de fácil acceso al público.

En la historia reciente de Italia y Sicilia siempre se tendrá presente los orígenes de la mafia dentro de una sociedad sin estado (Sicilia), pero también existió la antimafia (y no necesariamente el fascismo), con la misma revolución de 1848 ya se percibió ese fenómeno. En próximos ensayos revisaremos que es propiamente la mafia y la burguesía mafiosa. 

La mafia también intentó -políticamente- el separatismo de Italia. Ya consolidada la República en la posguerra, apreciamos la transición de la mafia latifundista hacia una mafia urbana; la sociedad tuvo que adaptarse a la democracia y a los movimientos políticos, pero también a una renacida mafia con su alianza con el Estado debido a la estrategia anticomunista, es decir, con lealtad al atlántismo. 

La mafia contribuyó grandemente al desarrollo de la 'Democracia Cristiana', corriente política de la cual fue parte activa. Mucho se ha hablado de una mafia democratacristiana -que gozaba de las bendiciones del Vaticano-,  solo recordar el papel del destacado político Giulio Andreotti y sus "conexiones mafiosas" que le llevaron hasta las máximas instancias del poder y... de la justicia italiana, siendo absuelto de todos los casos tramitados en su contra; así como escándalos públicos de altos políticos italianos en esa larga etapa. 

En la década de los 80 y 90 fuímos testigos del terrorismo mafioso fruto del bandolerismo urbano y los grandes delitos de los corleoneses, hechos que obligaron a una declaración nacional de unidad contra la mafia, desatándose la lucha contra los último 'Padrinos' conocidos, tal el caso de Salvatore "Toto" Riina, gran capo siciliano, jefe de los 'Corleonesi', detenido en Palermo en 1993 y llevado a juicio, condenado a cadena perpetua, murió en prisión en noviembre de 2017 a la edad de 87 años. Su sucesor, otro de los grandes capos, Bernardo Provenzano, tras estar más de cuarenta año prófugo de la justicia fue detenido en abril de 2006.

Como vemos, la mafia no solo sobrevivió al Duce fascista sino que se consolidó en la nueva estructura estatal. En el presente la mafia ha mutado, su época dorada, con toda seguridad, ha terminado, dando paso a la transnacional del crimen organizado, muy alejada de la vieja tradición de la Onerata Societá.


Artículos relacionados en este blog:

Mafia como política, política como mafia
Descifrando el fenómeno mafioso siciliano



FUENTES:

LIBROS Y ARTICULOS CONSULTADOS Y RECOMENDADOS

"Historia de la mafia: Un poder en las sombras".- Giuseppe Carlo Marino. Ediciones B  Barcelona, 2002,  532 págs.
"Los Padrinos y las nefastas virtudes del puro poder".- Giuseppe Carlo Marino. Ediciones B Barcelona, 2004, 688 págs.
La Mafia en la Segunda Guerra Mundial: «La suerte de Lucky»
Extraído de Whiteout: The CIA, Drugs and the Press, de Alexander Cockburn y Jeffrey St. Clair. Traducción de Roxana Sequeira y Carolina Pierini.
Giuseppe Carlo Marino: El narco, brazo operativo de mafias ocultas en el poder político
La Operación Husky y el pacto con el diablo
Cuando Lucky Luciano y la Mafia ayudaron a los aliados a ganar la guerra.
Operación Bajo Mundo: la negociación de Estados Unidos con la mafia italiana
«Mussolini jamás acabó con la Mafia. Eso fue un mito de la propaganda fascista»
Guía de Supervivencia Ideológica – Totalitarismos. Señores uniformados que gritan
Acabó el fascismo con la mafia siciliana? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny