Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

27 febrero 2022

Invasión rusa de Ucrania... sí, pero, ¿por qué?





por Tito Andino


Ni el más extravagante partidario de Rusia diría hoy que los rusos no han invadido Ucrania, solo es cuestión de semántica a como lo explican desde Rusia. Abogamos por la solución diplomática y que el mundo unipolar acepte que no puede seguir marcando el destino de la humanidad a sus intereses político-económicos. 


Este no es un blog de noticias, por lo que no "narramos" combates, ni sobre muertos y heridos en la batalla (una persona ha escrito en el mail del blog por el sepulcral silencio de "este sitio prorruso" sobre la invasión...) No soy prorruso, pero si me declaro antinazi, como cualquier ser racional con algo más de dos centímetros de frente. Aquí hacemos investigación histórica y sobre geopolítica mundial, si los siguientes datos de un pasado reciente, fáciles de contrastar, derivan en una presunción "alineada" no debe achacársele al redactor, debería más bien el "afectado" revisar cuáles fuentes son usadas para su "crítica". 

Existe elementos que "moralmente" intentan justificar la invasión rusa a territorio ucraniano, que son medios dentro del ámbito estricto del Derecho Internacional. Al contrario que cientos de energúmenos de extrema derecha, se anhela que este conflicto baje de intensidad y volvamos a la "estabilización" del escenario de los últimos años. Nadie racional en uso de sus sentidos quiere la guerra, a excepción de los mercaderes de la muerte y de quienes especulan en los mercados financieros... y los innombrables energúmenos ya citados.

Este conflicto es una mera disputa económica global que implica aspectos geopolíticos y de seguridad

El hecho real es que al poder económico anglo-estadounidense ahora le resulta difícil competir en los mercados internacionales, no solo con el gigante ruso y sus recursos naturales, en especial energéticos como el gas. Primero fue el sistema Nord Stream (conocido a inicios de siglo como "Northern European Gas Pipeline" (NEGP) o "Baltic Sea Gas Pipeline", un gasoducto submarino de doble vía capaz de transportar gas ruso a través del Mar Báltico que funciona desde 2011. Mas, hoy en día, lo que alarma a Estados Unidos es la conclusión de un similar proyecto, el Nord Stream 2 que afecta el casi monopolio mundial de las transnacionales energéticas estadounidenses; y, para defender el "libre mercado" hay que sabotear a los rusos, que Europa se quede sin gas barato es irrelevante, ante esa emergencia las flotas de barcazas que transportan gas made in USA proveerá energía a Europa a un costo inmenso. ¿Negocio? Claro que sí.

¿Cómo se consigue paralizar Nord Stream 2? GUERRA, Ucrania es el pretexto. El principal socio ruso del gas, Alemania, ya se pronunció por no certificar el Nord Stream 2. ¿Quién gana la guerra? Los Estados Unidos de América... perdón por el desliz, gana la Empresa Mundial S.A. (léase multinacionales energéticas).

El gran rival de los Estados Unidos no es solo Rusia, otra potencia económica oponente está representada por la República Popular de China (que de comunista solo tiene el nombre del Partido que lo dirige), hay que terminar con los mercados chinos porque afectan a las transnacionales norteamericanas. La libre competencia o "libre mercado" solo es válido si la hegemonía la tuviera Estados Unidos, como ya no la tiene, ¿cuál es la solución? GUERRA

En el caso chino el pretexto es la isla china conocida como Taiwán. Y no solo eso, como Estados Unidos está perdiendo los mercados asiáticos y del Medio Oriente, ¿cuál es la solución? más GUERRA. Recuerden que se intenta renacer la RUTA de la SEDA terrestre desde Oriente a Occidente, verdadero libre mercado sin comillas. ¿Quién lo impide? Estados Unidos y el Reino Unido. ¿Por qué? Los anglo-estadounidenses controlan la mayoría del tráfico mundial marítimo. La Ruta de la Seda terrestre acabaría el negocio global monopólico del transporte marítimo de mercancías. ¿Solución? Para variar, mantener las ya existentes GUERRAS en Oriente Medio y crear nuevos conflictos en Asia y Europa Oriental para que sea imposible el renacimiento de la ruta de la seda que se mantendrá bloqueada por las guerras regionales sin fin.

Hemos perdido la cuenta de cuantas veces se insiste con una verdad incomoda, TODAS las guerras son disputas por intereses económicos. ¿Quién gana en una guerra? Las grandes multinacionales, los industriales y banqueros, lo demás es cuento para los fanáticos con sus aullidos patrioteros y saludo a la bandera.

Una guerra no se gana solo en el campo de batalla, sin el sustento de un poder económico combinado con la producción militar-industrial lo hace imposible. Los seres humanos somos solo carne de cañón en esa terrible competencia por apoderarse de los mercados. Desde mucho antes de las guerras mundiales del siglo XX y las que van del siglo XXI, no existe un solo conflicto en que los intereses privados financieros no estén presentes (vengo repitiendo esto en varias entradas).

 

Sistema ruso antiaéreo Pantsir  (foto archivo de Sputniek, Maksim Blinov)

¿A quién conviene que los rusos se extralimiten en sus acciones? ¿Quién quiere una guerra total en Ucrania? 

Los estrategas de la guerra de EEUU/OTAN ya han conseguido la guerra que querían, sin mancharse el uniforme, limpios e inmaculados "denuncian" la locura expansionista de Rusia atacando Ucrania. Siguen anhelando un conflicto total, una invasión a toda regla, bombardeos indiscriminados y matanza de civiles. Los objetivos de Rusia parece ser los que viene señalando por años, que se cumplan los compromisos, no solo los Acuerdos de Minsk, también las promesas de la OTAN de no expandirse hacia sus fronteras... y claro, en vista de las circunstancias, aceptar como parte de la Federación Rusa a las autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk. También los rusos juegan a la geopolítica, por supuesto.


Este primer escenario está rodándose, Rusia ha penetrado en Ucrania, el mundo -al menos los medios- claman contra los bárbaros rusos. Objetivo cumplido. A Rusia no se le puede doblegar militarmente, sin embargo, la guerra económica si que puede perderla. Todo está listo con las sanciones económicas, afectar el mercado bancario y las principales empresas estatales de Rusia, su economía debe ser degradada, congelar sus activos en Europa, prohibir el comercio, etc. No sabemos si la economía rusa resista largo tiempo este tipo de embates. Putin ha previsto esas contingencias, si algo acontece no será parecido al rotundo golpe que se dio a la antigua URSS, Rusia está acumulando grandes reservas de oro y otros metales valiosos como resguardo financiero. 

  

Y, ¿cómo lograron ese escenario? Gracias a Ucrania a quien juraron protegerla, la armaron, la pusieron a vociferar contra los perversos rusos a través de rabiosos grupos de fanáticos neonazis a quienes auspician... luego... luego, a última hora... los abandonan en democracia.


Es que no soy yo quien lo dice, aunque parezca mentira el único ucraniano cuerdo -de los políticos- parecía ser el presidente Zelenski

"Nos hemos quedado solos. No veo quién esté listo para luchar con nosotros...No tenemos miedo a hablar de un estatus neutral (ahora no estamos en la OTAN). Pero, ¿qué tipo de garantías tendremos? Y lo más importante: ¿Qué países, concretamente, nos las darán?", pregunta el presidente de Ucrania al dirigirse a la nación tras la entrada militar rusa en Ucrania.

Recuerden que dos semanas atrás la prensa occidental no daba crédito a las palabras de Zelenski cuando éste les señaló con el dedo, dijo a los periodistas que Rusia no es el principal problema, ES LA PRENSA. Impresionante e inesperado estallido de espontaneidad en que afirmó que los problemas actuales de su país provienen del oeste y no del este.

El otro escenario de tensión bélica está siendo emulado para China. Provocar a China, de igual manera como ha conseguido que Rusia actúe en Ucrania, hay que encontrar el término justo para iniciar una escalada de la crisis, siempre los chinos y los rusos deben tener el rol de agresores. Según la estrategia de Estados Unidos se quiere un conflicto limitado de China sobre Taiwán, los medios de comunicación vienen desde hace mucho señalando a China como el "malo". Estados Unidos presiona a Europa para incitar a China a la guerra por Taiwán, los estadounidense anhelan una guerra limitada, "solo" una pequeña con China. En ese sentido, Estados Unidos trabaja con el Reino Unido y Australia para provocar continuamente a los  chinos, esperan que China dispare primero, el guión está ya preparado: Señala a China como "el matón contra el que el resto del mundo debe unirse". 

El plan es efectivo, hasta el momento funciona bien. Rusia es retratada como el nuevo fascismo contra Europa (con el perdón de los neonazis ucranianos, españoles, etc). Rusia es una potencia agresora y la "cruzada" europea prometida a Ucrania... no vendrá, como no vino en el momento requerido contra Hitler. Los "buenos" no responderán, se lamenta Zelenski. Estados Unidos "comprometido" a ayudar a Ucrania para “defenderla” la armó, entrenó, la envalentonó, provocó a los rusos y luego se fue... La misma historia tuvo lugar en Georgia (2008), por citar un ejemplo.

Digamos lo que digamos, EEUU/OTAN saldrán vencedoras en la guerra informativa y económica. Volver a rearmar Ucrania y toda Europa del Este representará jugosas ganancias debido a que los agresores chinos y rusos no descansan para destruir el mundo. Estados Unidos y Europa Occidental dominan la información global (desinformación) con las principales agencias de noticias, periódicos y noticias en televisión, el 90% del planeta somos marginados.


Su-27 ruso (foto archivo)

¿Cómo y por qué llegamos a la situación actual en Ucrania?

Los hechos históricos nos dicen lo siguiente: *

Febrero 2014, un golpe de Estado derrocó al gobierno ucraniano del electo presidente, Viktor Yanukovich, quien tuvo que huir para salvar su vida. El motivo, enrumbar al país Kiev hacia la órbita de Occidente

Y aquí es incuestionable la mano  de los Estados Unidos, los conocidos John McCain y Victoria Nuland hacen acto de presencia y respaldan las "protestas espontáneas". La propia Nuland (que manejó el golpe de estado) reconoció que su país invirtió (inversión económica) cinco mil millones durante muchos años para conseguir el objetivo. Nuland "rechazó enérgicamente un probable acuerdo de compromiso europeo que habría llevado a un gobierno de compromiso. ´¡Que se joda la UE!´, fueron sus palabras; y el actual presidente Biden fungía de vicepresidente de los Estados Unidos.

El gobierno golpista, respaldado por fuerzas de la extrema derecha, de ideología neonazi, se embarcan en algo absurdo, acosar a los ciudadanos ucranianos de habla rusa. (30% de la población), suprimen la lengua rusa como uno de los idiomas oficiales del estado. Actos de violencia y matanza colectiva están registrados.

El neonazismo, si bien no dirige el gobierno de Ucrania, se permite, a través de Svoboda y otros grupos nacionalistas, "aprobar una legislación que convierte en héroes a los colaboradores nazis mientras retira las estatuas que honran a los patriotas antinazis" y hasta consiguen dividir a la Iglesia Ortodoxa.


Victoria Nuland y el embajador Pyatt (a su lado) junto a los políticos ucranianos Vitaly Klitschko (izquierda) y Arseny Yatsenyuk (derecha)

Foto/ AFP.  El extinto senador norteamericano John McCain en Ucrania apoyando al líder fascista de Svoboda, Oleg Tiagnibok y al ex Primer Ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk


La secesión de Crimea, Donetsk y Lugansk son consecuencia directa del golpe de Estado de 2014. Crimea organiza un referéndum para separarse de Ucrania solicitando la reunificación con Rusia. (Crimea era parte de Rusia desde 1783, dentro de la URSS la administración de Crimea se transfirió a Ucrania en 1954 sin ninguna consulta popular).

Las provincias de Lugansk y Donetsk, fronterizas con Rusia, de mayoría rusa sufrió el acoso del nuevo régimen golpista de Kiev que promulga políticas segregacionistas, las provincias reclaman una administración federal. Ese mismo 2014, las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk declaran su independencia de Kiev.

Los Acuerdos de Minsk de 2014 y 2015 firmados por Ucrania, rebeldes ucranianos, Rusia y autoridades europeas evitan una guerra mayor en el este de Ucrania y garantiza la unidad territorial de Ucrania, con cierto grado de autonomía a Lugansk y Donetsk. Con posterioridad el acuerdo es rechazado por  Kiev y Washington que termina con la decisión de Rusia de reconocer las Repúblicas Populares de Donetsk (DPR) y Lugansk (LPR), el 21 de febrero de este  año.

En el papel declarar la secesión no es un acto jurídico suficiente, pero los Estados Unidos y la OTAN han sido los primeros en promover la desintegración de países como Yugoslavia, la secesión de Sudán del Sur de Sudán, el caso Kosovo y sus frecuentes esfuerzos secesionistas kurdos en Irak, Irán y Siria. Tampoco nos detendremos a analizar las consecuencias de las pretendidas secesiones en el Cáucaso ruso (Chechenia) y otros ejemplos. 

Estados Unidos es el principal instigador del conflicto en Ucrania. No reconocen los compromisos que llevaron a la transición y unificación de Alemania. Se niegan aceptar que la Unión Soviética desaparecía bajo la garantía a Rusia de "ni un paso hacia el Este en la expansión de la OTAN". ¿Qué aconteció? Países Bálticos en la OTAN, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria con bases USA y/o OTAN, incluso algunos de éstos estados acogen bases de misiles balísticos apuntando a... exacto! a Rusia. La respuesta rusa a lo largo de muchos años ha sido relativamente moderada en cuanto al despliegue en sus fronteras de los misiles nucleares, recordemos la reacción estadounidense cuando se pretendió establecer una presencia militar y base de misiles en Cuba durante la década de 1960... 

La promesa de la OTAN de "estudiar" la admisión de Ucrania ha chocado con la firme oposición rusa y las consecuencias están a la vista. Nos dicen los medios que Rusia amenaza a Europa y al mundo porque es el país más grande sobre la tierra, pero ello en vez de ser una fortaleza debilita a la Federación Rusa por la seguridad fronteriza y la manipulación occidental en las repúblicas musulmanas del Cáucaso. Y hay hasta quien se burla de este tipo de explicaciones colocando un mapa en que se aprecia la inmensidad del territorio ruso comparada con el área territorial que ocupa la indefensa Europa. Si, la Imperial Europa "amenazada", aquella que provocó dos fratricidas guerras mundiales, la que se enriqueció brutalmente del colonialismo y la misma Europa que prevalece en el mundo con su poderosa industria y sistema financiero impositivo bajo la tutela anglo-estadounidense.

La OTAN es una alianza de 30 estados miembros. Todos en conjunto cubren una superficie de 24.57 millones de km² y unos 945 millones de personas, el 16.25% de la superficie habitable del planeta y el 12.17% de la población mundial. Restémosle los más de 300 millones de habitantes de los Estados Unidos, los 38 millones de Canadá y hasta Turquía, país que muchos europeos lo consideran asiático y tercer mundista, con sus 84 millones de ciudadanos, que nos deja algo más de 400 millones menos. 

Destaco las estadísticas del párrafo anterior debido a la hipótesis  que afirma que Rusia es una amenaza para Europa y el mundo porque es el país más grande del planeta y seguramente creen que procrean como "chinos" y tienen una urgente necesidad de "espacio vital". Con  una superficie de 17.098.246 km² apenas bordean los 141 millones de habitantes (censo no oficial de 2020), es decir 8,3 habitantes por /km².


Objetivo final: Acabar con Rusia

Reafirmamos estas reflexiones con las siguientes líneas resumidas de nuestro artículo: "Rusia, el caos poscomunista".

La vieja historia de querer aplastar al gigante ruso no es nueva. Rusia y China constituyen y seguramente seguirán siendo una amenaza contra el intento de globalizar la economía mundial. Eso no ha pasado, el mundo actual ya no es un centro unipolar manejado por los anglo-americanos y sus socios de las altas finanzas, y esto tiene un nombre: Rusia y China junto a otras pequeñas naciones regionales que no aceptan y se revelan contra las políticas impositivas que destruyen los estados soberanos. 

La Unión Europea es un instrumento de dominación de USA/OTAN, acercándose a las fronteras de la Federación Rusa con despliegues de fuerzas militares, armamento de última generación y un renovado y modernizado sistema balístico nuclear. ¿Por qué? Intentar doblegar a Rusia mediante la coacción y chantaje económico. 

Cambiando el poder en Moscú el mundo será absolutamente una colonia mercantil donde los Estados Unidos y sus socios impondrán sus reglas.

Las actuales guerras del Medio Oriente no solo son conflictos para destruir a naciones rebeldes como Siria, Irak, Irán, Líbano, etc., son obstáculos para el gran objetivo final: RUSIA. Con el surgimiento económico de China podría ser que el cambio de prioridades haya variado.

Los medios occidentales hablan de agresión rusa, del retorno del expansionismo y el peligro que representan los rusos para Europa y el mundo. Seguramente por eso Estados Unidos y la OTAN se empeñan, no hoy, sino desde hace ya un par de décadas, en rodear a Rusia con bases militares por todos lados de sus fronteras; también la OTAN y sus aliados regionales en el Medio Oriente (Israel y las Monarquías del Golfo) se encuentran encaprichados en su proyecto yihadista para dividir a Rusia y limitar sus áreas de influencia. El terrorismo islamista viene siendo utilizado en contra de Rusia en el Cáucaso. 

Destruyendo naciones y afianzando alianzas con gobiernos lacayos como Ucrania y ex repúblicas soviéticas, paulatinamente, en aparente silencio, se va cerrando el cerco contra el gigante oso ruso.


                    Vladimir Putin en un acto público en 2018 (foto archivo)

¿Cómo destruyeron la Unión Soviética?

Estados Unidos y sus aliados manejaron y manipularon los mercados financieros, abarataron el precio del petróleo, con la complicidad de las monarquías del Golfo, forzaron a la intervención militar en Afganistán, entre las principales razones. Como vemos el mismo procedimiento se aplica contra Rusia por el conflicto ucraniano.

Rusia, tras la caída del totalitarismo soviético, estaba en un K.O. técnico, caos, hambre, pobreza, pero tras todo esto estaban las “instituciones económicas más poderosas, trabajando de la mano con elementos criminales, la mafia, respetables organizaciones filantrópicas, comités de expertos de prestigio internacional, organizaciones no gubernamentales, servicios de inteligencia y las principales entidades bancarias occidentales, iniciaron la empresa de destruir Rusia deliberada y meticulosamente. Los recursos rusos son sinónimo de supervivencia, por lo que desestabilizar Rusia se ha convertido en la clave de la supervivencia futura”, sostiene el investigador D. Estulin, en su libro ‘Los Señores de las Sombras’.

La URSS colapsó en diciembre de 1991, inmediatamente el nuevo “amigo” de Rusia -Estados Unidos- emprendió la tarea de apoyar al extinto sistema comunista para llevarle a una transición democrática y rumbo al capitalismo. Rusia, en algo más de una década dejó de ser un rival o amenaza a los intereses norteamericanos, no tuvieron los medios para oponerse a los Estados Unidos que lograron el control del petróleo y gas del Asia Central

Eso no fue todo, tuvo lugar el mayor saqueo de los recursos de una nación, casi olvidado en la actualidad, nunca difundido por los medios occidentales. La extinta URSS manejaba, sin duda, la mayor riqueza mineral del mundo, petróleo, níquel, platino, oro y otros minerales valiosos, incluso la industria bélica. Se saquearon los abundantes tesoros naturales de Rusia: platino, piedras preciosas, petróleo, madera, materias primas estratégicas, cobalto, cobre, bronce, titanio y todo tipo de valiosa maquinaria fueron a parar a subastas fraudulentas. Casi sin valor en el mercado internacional, fueron repatriados a través de unos 260 bancos controlados por la mafia que surgieron por doquier en el país (Estulin). Según el propio Yeltsin, Rusia se convirtió  en una “superpotencia del crimen, en una mafiocracia” (la Rusia de Yeltsin, por supuesto).

El juego con la manipulación del mercado fue tremendo, se realizaron operaciones colosales de subasta de rublos por cientos de miles de millones a cargo del crimen organizado, dinero que salió de Rusia. Todo iba a ser desmantelado en una operación combinada, pero clandestina, codo a codo entre los servicios de inteligencia occidentales, especuladores financieros e importantes bancos, la Mafia de Estados Unidos y la italiana (Cosa Nostra), más el aporte de los criminales rusos surgidos con el fin de la URSS, la mafia rusa “Vorovskoi Mir” (Mundo de Ladrones) en alianza con viejos oficiales del KGB, ex veteranos de Afganistán y oficiales del ejército retirados, incluso miembros del Partido Comunista también participaron a través del KGB en el robo masivo de propiedades y recursos naturales del Estado, inundando el mercado extranjero de rublos, vendiendo ilegalmente materias primas y blanqueando las ganancias en Occidente. Según Estulin, estos grupos combinados crearon alianzas de conveniencia para impulsar la malversación económica a niveles increíbles. De esa forma (y de otras) dieron la estocada final a un sistema que, siendo objetivos, fue un fracaso político-social-económico, el desplome de la URSS que era evidente aconteció más rápido de lo señalado.

El objetivo secreto de todo esto (claro que esta parte lo desconocían todos los grupos criminales y políticos rusos en ese entonces) era permitir que los gangsters financieros norteamericanos y sus socios se apoderen y controlaran las reservas de gas y petróleo de Asia Central. Brillante y silenciosamente destruyeron la base económica de Rusia. Los expertos concuerdan que se pretendía regresar a Rusia a los tiempos de un país tercermundista, que dejara de ser una amenaza al proyecto estadounidense y  de sus socios europeos.

El siguiente paso, con la connivencia de Yeltsin, fue crear reformas democráticas y un ligero impulso económico, siempre evitando que Rusia resurja como competencia a nivel mundial contra los Estados Unidos. Llegó el FMI y la era Clinton para "apoyar" a la nueva economía y democrática Rusia. Yeltsin hizo lo habitual en estos casos, aceptar préstamos internacionales (la imposición de ‘ayudas’) a cambio  de emitir obligaciones (deuda). Si no pagas pierdes la garantía subsidiaria (que garantiza el préstamo). Las garantías rusas, no está demás decirlo, eran las acciones de las principales industrias estatales. En otras palabras: Préstamos por acciones. Así, si el gobierno ruso no podía rembolsar los préstamos, los bancos tenían derecho a subastar acciones en áreas energéticas, recursos naturales, industrias, etc.

La dorada década de 1990 fue maravillosa para los Estados Unidos, gozó de la supremacía mundial absoluta, controlaba los mercados rusos. Rusia dejó de funcionar como un estado, en graves aprietos para alimentar a su población y con su capacidad militar disuasiva venida a pique... 

Entonces, surgió Putin. Los problemas llegaron, no para los rusos ni para Rusia, sino para los Estados Unidos, para los buitres financieros, para los nuevos oligarcas rusos y la mafia ruso-israelí, todos ellos siguen lamentando el retorno del "totalitarismo" a la Santa Rusia.

----- 

Lecturas consultadas:

Transcripción de la llamada Nuland-Pyatt filtrada

The US Is the Major Instigator of the Ukraine Conflict. The Historical Facts

La prensa "libre" apoya la estrategia militar occidental para la guerra

La negación de la historia. ¿Por qué la OTAN no cumple sus compromisos con Rusia?

LAS GUERRAS DE CHECHENIA: Relatos de un complot

RUSIA, el caos poscomunista

Más notas de prensa internacional de estos días

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny