Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

25 octubre 2020

"Teorías de la conspiración", desinformación y otros conceptos




I Parte

por Tito Andino U.


Hace un par de años, en la entrada Sobre conspiraciones y algo más..., habíamos comentado que hay tanto chiflado en internet que los grupos de interés, los poderosos, no tiene que hacer absolutamente nada para combatir a los conspiranoicos, éstos se desacreditan solos; lastimosamente, en la red encontramos más conspiranoia desinformativa que aportes que pongan en alerta al sistema. Así vemos como los iluminati, los reptilianos y otros de su especie están más próximos a Bill Gates en la lucha por el poder global que la "resistencia" china. Si Estados Unidos representa al Nuevo Orden Mundial, a costa de sacrificios y mucho dinero invertido en el pasado no consentirán que les arrebaten algo que les ha costado demasiado para liderar el mundo.


Un risible artículo publicado a medidados de este año (junio 2020, "El diario.es") titulado "La teoría conspiranoica total" se mofa que "todo" estaría conectado. "Desde la victoria de Massiel en Eurovisión a la llegada a la Luna. De Kennedy a la COVID-19". Entonces, si "asesinaron al creador del motor de agua. Mataron a JFK para que no revelase el falso alunizaje, y a su hermano Robert para que no descubriese que, de hecho, la Tierra es plana. Incluso acabaron con Carrero Blanco cuando este se disponía a hacer público que, en 1968, el gobierno franquista compró Eurovisión para que ganase Massiel..."  Entre estas "teorías", por supuesto, destacan las famosas técnicas de manipulación y control mental de las masas, "mucho más eficaces que la bélica: la biológica".

Desde finales de los 50 -detalla el artículo citado- empezaba la era de las vacunas que serviría como demostración de que el experimento era aceptado por la población sin cuestionamientos. Es lo que suele llamarse la teoría del miedo, que según algunos es lo que se está aplicando en la actualidad con el Covid-19. Sin embargo, algunos científicos que experimentan las vacunas anti coronavirus han hablado (¿quizá demasiado?) de que éstas vendrán acompañadas de "rastreadores" microscópicos lo que deviene en una cantidad de interpretaciones de todo tipo. 


Covid-19 ataca. una caricatura de Andy Singer para "deluth READER"

Pues bien, una de las "demostraciones" de ese control (mental) mundial no sería otra cosa que el diseño de un "dispositivo de control individual a un precio asequible", que ya está inventado, el teléfono móvil. A través de ese aparato "Ellos" pueden "vernos, oírnos y seguirnos, lo que les permite analizar nuestros patrones de comportamiento. Pero el proceso es lento, de ahí que Gates haya pasado años probando, en África y Sudamérica, una nueva tecnología capaz no ya de analizar nuestra conducta, sino de predecirla. En 2018 esa tecnología estuvo por fin lista. Se llamó 5G". Y, como los chinos se adelantaron con su propia versión del 5G, "el Nuevo Orden Mundial no podía permitirlo". Se dio entonces luz verde al llamado ´Proyecto Paréntesis´ (Parenthesis Project) para sumir el mundo en un "estado de animación suspendida" durante el tiempo que sea necesario, valiéndose de un virus diseñado por científicos del MIT, el SARS-CoV-2, liberado en Wuhan - China, y de allí al mundo. 

La publicación en referencia termina con algo desagradable para los que aceptan este tipo de "teorías": "Si las predicciones mayas se cumplen, para 2021 todo esto habrá sido en vano, ya que una civilización intraterrestre superevolucionada emergerá fruto del calentamiento global y tomará el control del planeta. A no ser, claro, que el gobierno de Israel haga realidad sus planes de clonar un nuevo Jesucristo a partir del ADN de sus descendientes". Y como corolario dice: "Una cosa es segura: pase lo que pase, no lo leerás en los periódicos".

Bueno. Hasta aquí el lado irónico. Pasemos a revisar brevemente algunas cuestiones más serias sobre la aplicación de las teorías de la conspiración en la POLÍTICA. Sobre todo aquellas que se han tomado al pie de la letra por parte de políticos y gobernantes, desatando verdaderas "cacerías de brujas".

  

Las corrientes ultraderechistas son más propensas, debido a su carácter "fundamentalista" religioso (no siempre), les encanta los dogmas, es decir, algo que no puede demostrarse, quedando exclusivamente en el campo de la . El nazismo es el ejemplo típico, incluso tomó la pseudociencia para imponer sus creencias mediante la propaganda. El fascismo italiano y el nazismo alemán son la cuna de la ultraderecha moderna, ligados a estos conceptos.  


Otro trabajo digno de mencionar es "Pseudociencias, conspiraciones y derecha radical". Interesantes reflexiones: "Como suele pasar, las crisis globales disparan todo tipo de teorías de la conspiración. En general, se sabe que esto obedece a procesos psicológicos concretos, una mezcla de: necesidad de reforzar una identidad rebelde y, en cierto sentido, superior a la de los demás (yo sé la verdad, porque me informo, no soy un borrego como tú); y de ofrecer una explicación externa y simple a procesos que en realidad son tremendamente complejos (¿por qué esto pasa ahora y antes no? Pues por esto. Lógico.), además de la necesidad humana de encontrar patrones entre elementos incluso aunque no tengan ninguna relación. Así, en los últimos meses, se han visto innumerables tesis dignas de estudio alrededor del coronavirus y de la CoVid19. De hecho, sólo en España, se han desmentido más de 500 bulos".

"No puede entenderse el auge de la extrema derecha en ninguna época sin la utilización de teorías conspirativas. Aun hoy en día se siguen apoyando con fuerza en estos enrevesados relatos sin fundamento para poder imponer sus políticas. La utilización de bulos a través de redes sociales es, de hecho, una modernización de una práctica endémica de la derecha radical. El nazismo alemán culpaba a la población judía de urdir una conspiración contra la nación alemana, a la que responsabilizaba de prácticamente todos los males. Todo lo que tuviera un origen judío, desde teorías científicas hasta económicas, era sinónimo corrupción..." esas teorías, de facto, le permitiría asumir el control dictatorial de Alemania.


Propaganda nazi de 1941-1942 del gobierno serbio bajo ocupación alemana, representando la clásica teoría conspiranoica de la "gran conspiración judeo-masónica-comunista", en el dibujo se aprecia a un "judío" con símbolos masónicos como el titiritero de Stalin y Churchill

En igual sentido, Francisco Franco heredó toda la "literatura" conspiranoica del nazismo y la utilizó con frecuencia. Durante su reinado (1939 – 1975) sostenía ferreamente la existencia terrenal de la gran “conspiración judeo-masónica-comunista". ¿Les recuerda eso algo?, aquello era una amenaza a "la integridad, valores e identidad de España". ¿A qué no es cierto, incluso en la actualidad, que Vox sigue acuñando esa "fórmula" disimuladamente?. ¿Habéis escuchado los manifiestos de sus líderes oponiéndose a que llegue el "comunismo" a España?. (¿"Comunistas" en España que pueden llegar al poder?...)

Otra curiosidad es que la derecha radical estadounidense ha sabido adaptarse a la perfección en este tipo de teorías y las perfecciona, escondiéndose en las faldas del "puritanismo".

Concluye nuestra fuente de consulta expresando que: "En resumen, puede deducirse que la evidencia científica desmonta las teorías conspirativas, pseudociencias y creencias políticamente erradas que conforman los pilares centrales de la ultraderecha desde su nacimiento hasta la actualidad. Es por eso que no es de extrañar que líderes afines a este espectro ideológico sostengan una y otra vez en sus discursos premisas totalmente falsas con apariencia de verdad mediante el empleo de bulos, noticias falsas y medias verdades. Y es por eso que, a menudo, la gente intelectual y experta ha estado en la diana de estos grupos".

No debe pasarse por alto el factor psicológico, estudios clínicos intentan demostrar el por qué mucha gente se aferra a las teorías de la conspiración, gran parte de los casos estudiados - que no tienen nada que ver con la realidad social e histórica- dependen de lo que nuestro cerebro está dispuesto a creer. Y, ya que hemos topado la psicología clínica, dicen los expertos que algunos casos están asociados a diversos trastornos mentales. Es indudable que ese tipo de trastornos repercuten negativamente en el sujeto y su inmediato entorno. Un ejemplo muy evidente era Adolf Hitler, muy dado a buscar sentido a su propia existencia y a sus delirantes postulados, se obsesionó totalmente en la conocida teoría de la conspiración mundial "judeo - masónica -comunista" y el mundo contempló hasta donde es capaz de llegar un ser humano en sus delirios, acarreando a un buen segmento poblacional. No mencionaré los estudios, perfiles psicológicos y psiquiátricos que se han hecho sobre el sujeto en mención. 

Por sentado, no todas las teorías de la conspiración se parecen. "Algunas de estas teorías incluyen elementos fantasiosos o propios de la ciencia ficción, mientras que otras resultan relativamente plausibles y pueden surgir de la interpretación de hechos reales. De hecho aunque la gran mayoría suelen ser falsas o una tergiversación de hechos reales, algunas teorías inicialmente consideradas conspiratorias o producto de delirios han demostrado ser reales, como ocurrió con Martha Mischel con el caso Watergate y la corrupción en tiempos de Nixon, el proyecto MK Ultra" y otros que hoy los estudiamos simplemente como fenómenos históricos. (Esta última cita corresponde a un análisis psicológico: "¿Por qué la gente cree en conspiraciones?").

Ahora vamos desvelando el ensayo que viene luego de estas líneas. El Dr. Gary G. Khols es un médico jubilado, que se ha ganado la tristemente célebre fama de ser uno de los representantes de los "anti-vacunas" en los Estados Unidos (el término "anti-vacunas" lo utilizo yo para referirme a las críticas en su contra); por lo mismo, el Dr. Khols siempre ha estado en el "ojo del huracán", sujeto a la fuerte crítica de académicos y médicos. En el mismo sentido, las publicaciones de Deluth READER son cuestionadas por los sectores oficiales del gobierno de los Estados Unidos, incluso utilizando propaganda que podría herir suceptibilidades. En general tanto el medio citado como el Dr. Khols son calificados (por sus oponentes) como charlatanes "antivacunas" y chiflados que difunden peligrosas desinformaciones.

 

"Día de ir al trabajo en bicicleta", caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Al respecto -y dado que no soy médico- no tendría sentido opinar sobre ciencia e investigación en el campo del estudio de las vacunas; pero, lo que si puedo comentar es que, al menos en los Estados Unidos, tal tema: la investigación científica sobre avances médicos y desarrollo de vacunas (sobre todo ahora con la crisis sanitaria por Covid-19) implica la participación de multinacionales que buscan sobre cualquier cosa el beneficio económico y no sanitario; si a ello sumamos la intervención del gobierno en favor de las grandes corporaciones de investigación médica, esto no deja de ser una intervención e inversión financiera con altas espectativas de lucrosas utilidades. Tampoco se puede negar que hay una tácita declaración de guerra contra los detractores y sobre todo contra empresas extranjeras que investigan y desarrollan idénticas soluciones para combatir pandemias. Finalmente, debo dejar aclarado que como profano (carezco de conocimientos médicos) si puedo apreciar la presencia de verdaderos ignorantes que le hacen un flaco favor a los verdaderos investigadores médicos que cuestionan -por una u otra razón- las "soluciones" basadas en argumentos político-económicas y no médicas.

El artículo del Dr. Khols no hablará de medicina ni de anti-vacunas, sino sobre un tema que él ha investigado hasta la saciedad, que ha visto involucrarse en su carrera como médico, las famosas "teorías de la conspiración". Es momento de leer las reflexiones del Dr. Khols.


II parte

Teorías de la conspiración, agentes de desinformación y la CIA.


por Dr. Gary G. Khols

Título original en inglés: Conspiracy Theories, Disinformation Agents and the CIA

Deluth READER


La “teoría de la conspiración” es un término que infunde miedo y ansiedad en los corazones de la mayoría de las figuras públicas, en particular de periodistas y académicos. Desde la década de 1960, la etiqueta se ha convertido en un dispositivo disciplinario que ha sido abrumadoramente efectivo para definir ciertos eventos como fuera de los límites de la investigación o el debate. Especialmente en los Estados Unidos, plantear preguntas legítimas sobre narrativas oficiales dudosas destinadas a informar a la opinión pública (y por lo tanto a las políticas públicas) es un crimen de pensamiento importante que debe ser cauterizado de la psique pública a toda costa ... 


El documento de la CIA 1035-960 jugó un papel definitivo al hacer del término 'teoría de la conspiración' un arma que se debe usar contra casi cualquier individuo o grupo que cuestione los programas y actividades cada vez más clandestinos del gobierno ". - documento de la CIA 1035-960  


"Sabremos que nuestro programa de desinformación está completo cuando todo lo que el público estadounidense crea es falso". - William Casey, uno de los directores de la CIA con Ronald Reagan (de la primera reunión de personal de Casey, 1981)

No pasaron muchos años después de que la red mundial comenzó a funcionar que fue contaminada por agencias secretas de desinformación y también por individuos que finalmente fueron llamados en internet "trolls". Los trolls (definidos a continuación) no invitados y no deseados, comenzaron a intervenir en conversaciones útiles y productivas que involucraban grupos web de personas con ideas afines.

Estos trolls, con la intención de confundir burlonamente a varios comentaristas de sitios web, parecían deleitarse en enfurecer a ciertos grupos en línea. Normalmente, se desperdiciaba mucho tiempo y esfuerzo en argumentos tan falsos antes de que los miembros del grupo finalmente se dieran cuenta de que habían sido emboscados por un agente de desinformación.


"Sin salida", una caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Mucha gente recordará lo prometedor que eran las perspectivas del nuevo método de comunicación de Internet, era asequible, rápido y sin papel. Muchos imaginaron una Internet "sin interrupciones comerciales" y una forma de promover interacciones saludables entre personas bien intencionadas de diferentes razas, religiones, políticas, compromisos, estilos de vida y culturas.

Las personas de pensamiento progresista sin motivos ocultos vieron Internet como una nueva forma de explorar y resolver algunas de las amenazas comunes para ellos o el planeta. Los pacificadores vieron Internet como una herramienta que podría exponer a los enemigos ideológicos del 99% explotado y, tal vez, incluso unirse contra las élites depredadoras del 1% gobernante. Algunos vieron oportunidades para exponer y luego eliminar el fascismo, el racismo, el militarismo, el corporativismo, el fanatismo, la contaminación, la sobrepoblación y la desigualdad de ingresos (y, más recientemente, el cambio climático global) y fomentar el entendimiento y la cooperación entre varias culturas.

Trágicamente, antes de que pudieras decir "capitalismo corrupto de compinches", la red estaba dominada - y luego esencialmente poseída - por corporaciones lucrativas que veían la paz y la cooperación mundiales como una amenaza para sus codiciosos objetivos de lucro. (La paz nunca es tan rentable como la guerra o los rumores o la guerra).

En el punto de vista de las corporaciones amorales, Internet era visto como una forma más de comercializar sus productos a consumidores inaccesibles, incluso si sus anuncios infernales no eran invitados ni deseados por la mayoría de usuarios de Internet (aunque a veces entretenidos).


Pero, mientras las grandes empresas y las clases de inversionistas se apoderaron de Internet, la web también se convirtió en una herramienta de reclutamiento para una variedad de grupos de odio como supremacistas blancos, fanáticos religiosos, racistas y presentadores de programas de entrevistas neofascistas que desarrollaron sitios web y seguidores que permitieron escupir su odio, intolerancia y desinformación de manera mucho más eficiente.


Por qué y cómo funciona la propaganda


"Embalaje de la Corte", una caricatura de Jen Sorensen para Deluth Reader (20-10-2020)

Internet, como gran parte de lo que pasa por avance tecnológico en nuestra sociedad comercializada, se ha convertido, como era de esperar, en una fuerza para el mal, no muy diferente de como Joseph Goebbels y el Partido Nazi utilizaron la radio universalmente accesible y muy asequible para escupir su propaganda de odio de derecha en las décadas de 1930 y 1940 (después de destrozar por primera vez las imprentas de los medios liberales, por supuesto).

Pero las élites gobernantes que son dueñas de las megacorporaciones transnacionales también son dueñas de nuestros cuerpos legislativos y de nuestros principales medios de comunicación. Esa a menudo infame Banda ha lavado los cerebros hasta llegar a nuestros corazones, mentes y cuentas bancarias. Se puede ver a muchos de ellos alimentándose con entusiasmo en el comedero de más de una agencia burocrática gubernamental que puede estar ocupada otorgando contratos sin licitación a puerta cerrada.

Estas corporaciones, en interés de un crecimiento ilimitado (e insostenible) del precio de las acciones, se han visto obligadas por sus partes interesadas a sumergirse de cabeza en el lodo destructor de almas de la competencia de perro-come-perro que existe tanto en las esferas empresarial como política. La basura se ha vuelto mucho menos vergonzosa, pero no menos odiosa, desde la decisión de la Corte Suprema que destruyó la democracia y la Unidad de los Ciudadanos en 2011, legalizando el soborno anónimo de la mayoría de los candidatos políticos y convirtiendo la ficción de la personalidad corporativa en la ley del país.

Como ejemplo de como funciona la propaganda, debemos examinar a la CIA, la principal agencia de inteligencia nacional de Estados Unidos y máquina de propaganda. El lema no oficial de la CIA, "No admitir nada, negar todo y hacer contraacusaciones", fue soltado por Porter Goss, el segundo director de la CIA de G.W. Bush en 2005. El lema oficial del MI6 británico equivalente a la CIA es "Semper Occultus" (Siempre secreto) y, según el denunciante, el ex agente israelí del Mossad, Victor Ostrovsky, el lema motivador del Mossad siempre ha sido “Por medio del engaño, harás la guerra” (derivado de una frase del libro de Proverbios).

Armando el término "teoría de la conspiración"

Pero el hecho (no solo la teoría) de conspiraciones oficiales generalizadas (junto con las operaciones obligatorias de desinformación y encubrimiento) no es realmente nuevo. Como un buen ejemplo, la CIA (que por ley tiene prohibido tener nada que ver con asuntos domésticos (ese es trabajo del FBI) ha sido una enorme agencia de desinformación desde que existe.


La CIA institucionalizó el término "teoría de la conspiración" en su intento muy exitoso de descarrilar los intentos honestos de investigar los roles de varias agencias gubernamentales e individuos que estuvieron involucrados en la ejecución del presidente Kennedy en 1963. (Ver la documentación de esa afirmación en el final de esta columna.)

 

"La vida protegida", una caricatura de Joel Wilhelm para Deluth Reader

Por supuesto, todas las agencias clandestinas de servicios secretos patrocinadas por el estado (como la CIA, el MI6 y el Mossad) utilizan de manera rutinaria y descarada la mentira, el secreto, el engaño y las operaciones de bandera falsa en sus asuntos diarios. Es una realidad para esas agencias secretas y todo se logra en nombre de la "seguridad nacional".

La CIA ha admitido que habitualmente “planta” historias en los medios de comunicación. Esos "comunicados de prensa" contienen desinformación que influye en las percepciones del electorado y, por tanto, en la política nacional. Vea la evidencia de eso en el siguiente video y la narrativa que sigue: (N.delE. el enlace original fue eliminado).  

Es una certeza que el FBI, la NSA, el Pentágono, el Estado Mayor Conjunto y la Casa Blanca (sin mencionar la mayoría de las corporaciones) hacen lo mismo.

Agencias secretas de inteligencia como la CIA inventan conspiraciones que involucran espionaje, cambios de régimen, desestabilización de gobiernos, expansión de bases militares e incluso torturas, desapariciones, “suicidios” y asesinatos extrajudiciales como una cuestión de rutina. Por supuesto, se debe negar todas las pruebas filtradas de lo que a menudo son actos poco éticos, inmorales o incluso criminales.

El 11/9/01, por ejemplo, muchos periodistas de investigación y ciudadanos alerta vieron con sus propios ojos que las tres torres del WTC obviamente habían sido derribadas repentina e inesperadamente por demoliciones controladas. Sus sospechas fueron confirmadas por la multitud de videos y evidencia científica que abunda en línea. (Comience su propia edificación escuchando a verdaderos expertos que conocen la ciencia real de las demoliciones controladas haciendo clic aquí

Si ve algo, diga algo (a menos que sea conspirador)

A nosotros, los ciudadanos estadounidenses, nuestro gobierno nos ha aconsejado que "digamos algo si vemos algo", por lo que aquellos patriotas que amaban a su país lo suficiente como para tener una pelea de amantes con él, seguían señalando la improbabilidad -de hecho imposibilidad- de la teoría de la conspiración de la Casa Blanca de Bush (que un grupo de ciudadanos de Arabia Saudita conspiró para volar dos aviones contra dos edificios, provocando incendios de oficinas que quemaron rápidamente tres torres de hormigón, masivamente reforzadas con acero, esencialmente no inflamables, y cada uno de los tres edificios colapsó sucesivamente en polvo fino en menos de 10 segundos). Increíble.

Bush falló en tratar de silenciar a esos observadores patriotas para que no hablaran al realizar una conferencia de prensa muy poco convincente en la que denigraba a quienes defendían “teorías de conspiración extravagantes”. Sin embargo, los principales medios de comunicación (incluido el New York Times, que afirma falsamente publicar "todas las noticias que se pueden imprimir") se unieron a fondo con el encubrimiento. Lamentablemente, desde entonces, a cualquiera que no haya visto lo que realmente sucedió ese día se le ha lavado el cerebro de manera efectiva para creer lo que sea que los principales medios de comunicación les desinforman, y eso incluye a la mayoría de los millennials que no sabían o no habían nacido en el tiempo de la escritura!


"La vida protegida!, caricatura de Joel Wilhelm para Deluth Reader

Trágicamente, la mayoría de los estadounidenses distraídos, engañados o demasiado ocupados sucumbieron a los esfuerzos de propaganda, son totalmente ignorados y con una necesidad consanguínea de ser obedientes a la figura de autoridad; y así, la mayoría de los estadounidenses se vieron obligados a creer en los negadores de la verdad en lugar de en la poderosa evidencia de conspiración.

Una de las razones por las que abordo este tema en esta columna es el hecho de que recientemente ha habido una serie de ejemplos de desinformación en mis medios locales sobre conspiraciones reales sobre las cuales tengo suficiente experiencia para poder refutar las afirmaciones que se hicieron.

Una carta reciente al editor en mi periódico local regurgitó la "sabiduría convencional" refutada de que los virus vivos, las vacunas que contienen mercurio o aluminio, son todas seguras y efectivas, que nunca causan daño neurológico a los bebés y que la investigación del gastroenterólogo británico Andrew Wakefield sobre el autismo y las vacunas fue un fraude.

(Para aquellos desinformados o mal informados sobre la pseudocontroversia de Wakefield, fabricada por las grandes farmacéuticas. En 1998, la alguna vez prestigiosa revista médica británica Lancet publicó la investigación innovadora del Dr. Wakefield que demostró la conexión entre el virus vivo del sarampión de GlaxoSmithKline (la compañía farmacéutica británica) que contienen la vacuna MMR y un trastorno de enterocolitis inflamatoria causada por el virus del sarampión incapacitante en un grupo de niños autistas con regresión grave (cada uno de los cuales se había desarrollado normalmente hasta que se les inyectó la vacuna MMR programada). La validez del estudio, por cierto, ha ha sido replicado por otros investigadores, pero la firma farmacéutica Glaxo ejecutó astutamente una campaña masiva de desinformación que resultó, con complicidad de la Asociación Médica Británica, en el retiro a Wakefield de su licencia para practicar la medicina.) Para obtener documentación de la campaña de difamación de Wakefield, vaya a una serie de videos, comenzando aquí .

Definiciones para ayudar a comprender la agenda de desinformación

En un intento de explorar las interacciones entre el término peyorativo "teoría de la conspiración" y la prevalencia de "agentes de desinformación", incluyo aquí algunas definiciones relevantes de términos, obtenidas de fuentes en línea de fácil acceso:

Teoría de la conspiración: Proposición explicativa que acusa a dos o más personas, un grupo u organización de haber provocado o encubierto, mediante colusión deliberada, un hecho o fenómeno de gran impacto social, político o económico. Con frecuencia se demuestra que estas teorías de la conspiración son veraces cuando las campañas de desinformación intimidatorias que intentan silenciarlas se revelan como falsas, engañosas, imposibles y / o poco científicas.

Operación de bandera falsa: Una operación encubierta que está diseñada para engañar de tal manera que la operación parezca estar siendo realizada por entidades distintas de quienes realmente la planearon y ejecutaron. Por lo general, hay un motivo oculto, como iniciar una guerra o una invasión con falsos pretextos y culpar de la guerra a alguna otra entidad, como la víctima de la operación de bandera falsa.

Desinformación: información falsa o inexacta.

Desinformación: información falsa que tiene la intención de inducir a error, especialmente propaganda emitida por una organización gubernamental o un anunciante corporativo.

Troll: Una criatura sobrenatural del folclore escandinavo, cuyos antepasados ​​se cree que llevaron piedras masivas al campo (aunque en realidad es el resultado de los glaciares). Al vivir en colinas, montañas, cuevas o debajo de puentes, son estúpidos, grandes, brutales, peludos, de nariz larga y ojos saltones, y también pueden tener múltiples cabezas o cuernos. A los trolls les encanta comerse a las personas, especialmente a los niños pequeños.

Troll de Internet: una persona, que por lo general opera bajo un seudónimo, que publica mensajes deliberadamente provocativos en un grupo de noticias o tablero de mensajes con la intención de provocar la máxima interrupción y discusión. A menudo son pagados por fuentes nefastas, pero en ocasiones están motivados a hacerlo para su propia diversión. A menudo tratan de provocar disensiones y dudas escribiendo cartas de desinformación a los editores de periódicos.

Otra buena definición de troll de Internet: una persona que deliberadamente inicia una discusión en línea o en los medios de una manera que ataca a otros en un foro sin escuchar de ninguna manera los argumentos propuestos por otros comentaristas. A menudo utilizará ataques ad hominem.

Cómplice de Internet: Alguien que promueve algo o alguien en línea por pago sin divulgar que está asociado con la entidad por la que desea. Los cómplices promueven empresas, productos, figuras públicas y puntos de vista con fines de lucro, mientras fingen no tener otra motivación para hacerlo que no sea la creencia personal. Alternativamente, a veces denigran a alguien o algo, como un punto de vista político o el producto de un competidor, que está en conflicto con la entidad a la que sirven. Los trabajos falsos son puestos de teletrabajo o se realizan desde oficinas temporales que se mueven con frecuencia para evitar ser detectados.

Sabiduría convencional: opiniones o creencias, a menudo teóricas e incluso erróneas, que la mayoría de la gente sostiene o acepta. A menudo, tal "sabiduría" contradice hechos conocidos. (Por ejemplo: “La tierra es plana” fue en un tiempo sabiduría convencional para más del 99% de la población).

Propaganda: Información de naturaleza sesgada o engañosa y utilizada para promover o publicitar una causa o punto de vista político en particular. Las corporaciones lo llaman publicidad.

Clandestino / encubierto: se refiere al secreto u ocultación, especialmente con fines de subversión o engaño.

Grupo de odio: Un grupo cuyos miembros tienen creencias o prácticas que atacan o difaman a toda una clase de personas. Todos tienen sitios web. (Algunos ejemplos del valiente Southern Poverty Law Center: Ku Klux Klan, White Nationalist, Racist Skinhead, Christian Identity, Neo-Confederate, Holocaust Denial groups, Anti -Grupos LGBT, grupos antiinmigrantes, grupos anti-musulmanes, etc.


"Intento de soborno", caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Anexo del artículo original del Dr. Khols

Cómo los agentes de desinformación difunden su red de engaños

Información obtenida aquí 


Es bastante fácil para un agente de desinformación inventar una rica historia de desinformación y luego elaborar varias versiones diferentes del cuento con nuevos 'hechos' para apoyar la historia en cada uno. Estos cuentos suelen ser una buena combinación de hechos verificables y mentiras inteligentemente diseñadas, de modo que las personas que comprueban los 'hechos' tienden a creer las mentiras mezcladas.

“El agente de desinformación solo tiene que enviar estas versiones de su historia a varios de los muchos sitios web orientados a la conspiración, y está en todo Internet, pero no en sitios web confiables. Estos mismos agentes de desinformación utilizarán seudónimos para sumarse a las discusiones generadas por sus "noticias" para poder manipular la dirección que toman los comentarios ”.



Documento de la CIA 1035-960 y Teoría de la conspiración:

La fundación de un término armado.

“… Fue la Agencia Central de Inteligencia la que probablemente jugó el papel más importante en el 'armamento' efectivo del término. En la oleada de escepticismo público sobre los hallazgos de la Comisión Warren sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy, la CIA envió una directiva detallada a todas sus oficinas, titulada "Contrarrestar las críticas al informe de la Comisión Warren". 

“El despacho jugó un papel definitivo al hacer del término 'teoría de la conspiración' un arma que se debe usar contra casi cualquier individuo o grupo que cuestione los programas y actividades cada vez más clandestinos del gobierno".

“Este importante memorando y sus amplias implicaciones para la política estadounidense y el discurso público se detallan en un libro de próxima publicación del científico político de la Universidad Estatal de Florida Lance deHaven-Smith, titulado Teoría de la conspiración en Estados Unidos. El Dr. deHaven-Smith ideó el concepto de Crímenes de Estado contra la Democracia (SCAD) para interpretar y explicar la posible complicidad del gobierno en eventos como el incidente del Golfo de Tonkin, los principales asesinatos políticos de la década de 1960 y el 11 de septiembre.

"La agencia estaba especialmente interesada en mantener la propia imagen y el papel de la CIA, ya que" contribuyó con información a la investigación [de Warren]".

El memorando establece una serie detallada de acciones y técnicas para "contrarrestar y desacreditar las afirmaciones de los llamados teóricos de la conspiración, a fin de inhibir la circulación de tales afirmaciones en otros países".

“La agencia también ordenó a sus miembros que utilizaran recursos de propaganda para [negar] y refutar los ataques de los críticos. Las reseñas de libros y los artículos de fondo son particularmente apropiados para este propósito”.

El documento de la CIA 1035-960 delinea además técnicas específicas para contrarrestar los argumentos 'conspirativos' que se centran en los hallazgos de la Comisión Warren. Hasta el día de hoy, los medios de comunicación corporativos, los comentaristas y los líderes políticos han difundido estas respuestas y su combinación con la etiqueta peyorativa de forma rutinaria contra quienes exigen verdad y rendición de cuentas sobre acontecimientos públicos trascendentales.

“Hoy, más que nunca, las personalidades de los medios de comunicación y los comentaristas ocupan posiciones poderosas para iniciar actividades de propaganda muy parecidas a las establecidas en 1035-960 contra cualquiera que pueda cuestionar las narrativas aprobadas por el estado de sucesos controvertidos y poco entendidos.

"... la aceptación pública casi uniforme de los relatos oficiales sobre eventos no resueltos como el atentado con bomba en el edificio federal Murrah de la ciudad de Oklahoma, el 11 de septiembre y, más recientemente, la masacre de la escuela primaria Sandy Hook, está ampliamente garantizada".

“El efecto en la investigación académica y periodística de eventos ambiguos e inexplicables que a su vez pueden movilizar la investigación, el debate y la acción públicos ha sido dramático y de gran alcance. Solo hay que mirar el creciente estado policial y la evisceración de las libertades civiles y las protecciones constitucionales como evidencia de cómo este conjunto de tácticas de intimidación sutiles y engañosas ha obstaculizado profundamente el potencial de una futura autodeterminación independiente y empoderamiento cívico ".


Dr. Gary Khols


Caricaturas de Andy Singer para Deluth Reader: Arriba: "Residuos hospitalarios" y "Podemos volver a la normalidad"· Abajo: "Sin salida" y "Todo el mundo es adicto a algo"

21 octubre 2020

Una guerra sin alternativa: La I Guerra Mundial en la historia alternativa




Nota de introducción por el editor del blog:

Una reseña del libro de Margaret MacMillan, “La guerra que terminó con la paz: el camino hacia 1914” (Penguin Canada, 2013) tiene sus similes en el presente, ¿los mismos protagonistas? Sin duda. ¿Los mismos escenarios? Probablemente. ¿La misma política? Si, pero bajo otro nombre.

 

La Primera Guerra Mundial fue una lucha entre potencias imperialistas, hoy la disputa se lleva en un escenario recreado por esas mismas potencias bajo un nuevo término "Globalización", es decir, guerra económica por imponerse en los mercados del mundo (igual que en la Gran Guerra, un conflicto económico por los mercados coloniales) y dentro de esa misma disputa económica la lucha por el control de los recursos energéticos en la región más inestable y codiciada del planeta: Oriente Próximo. ¿Acaso no han reflexionado que dentro de la OTAN sus socios se disputan la hejemonía del África?, por citar un ejemplo, desatando conflictos en los que, naturalmente, intervienen "indirectamente" armando a las partes. 

La realidad actual, por lo mismo, se parece en gran medida a los antecedentes previos a la Gran Guerra, lo que se ha modernizado son los términos. Ahora hablamos de libre mercado, protección de los derechos humanos y la democracia (estado de derecho), conceptos loables que las potencias imperiales "defendían" desde aquellos tiempos. Hoy, quien lleva y controla la democracia en Europa no es tanto la Unión Europea (UE) sino la OTAN (bajo la égida de los Estados Unidos). Para muestra un botón, la OTAN persigue incansablemente expandir la "democracia" hacia el este de Europa, a los otrora dominios de otra ex potencia imperial, la Rusia zarista y su sucesora, la URSS (el Imperio del Mal, según Occidente). 

Es evidente que no podemos dejar de anotar que, igual que hace más de 100 años, los “movimientos por la paz” son manejados por los portadores de la enfermedad del militarismo, tal es el caso de los Estados Unidos. Muy pocos confían en las dudosas pretensiones de instituciones internacionales o movimientos por la paz que "velan" por el cumplimiento de tal agenda. ¿Cómo puede defenderse la paz si son las grandes potencias de hoy las que dedican ingentes recursos a la industria del armamentismo? Suele decirse que la disuación armada es la mejor forma de prevenir la guerra. Si somos fuertes (en defensa militar) un potencial agresor se lo pensará dos veces antes de "ofender" a la paz y a los tratados internacionales.


Una obra de arte de John Singer Sargent: "Gassed" (1919), óleo sobre lienzo. Se conserva en el Museo Imperial de la Guerra en Londres (Imperial War Museum)
 

En un mundo globalizado, donde prevalecen las grandes empresas transnacionales de la muerte (armamento), hablar de un movimiento por la paz, suena utópico. La diplomacia de hoy -eso si bien encubierta- es la de los cañones. Jim Milles -reconocido analista- mencionaba en un artículo sobre el arriba mencionado libro que, "merece todo el cinismo y la hostilidad que se puedan dirigir contra ella sin desencadenar la próxima guerra, y mientras escribo esto, también fue uno de los elementos cruciales de la pre Primera Guerra Mundial, tratar de no desencadenar una guerra, pero también queriendo una si pensaban que podían hacer que pareciera culpa del otro". 

Es cierto que no fue culpa exclusiva de los militares el detonante de la Gran Guerra, pero la aceptaban como norma de "honor", la creían inevitable y necesaria, presionando en tal sentido. En el presente, esos mismos países confían en avanzadas tecnologías defensivas para "conservar" la paz y, por supuesto, la disuación y persuación nuclear es la norma imperante, aunque pasa desapercibida con relativo exito.

En cuanto a la economía, una clara señal del preludio bélico en la Gran Guerra como en los conflictos contemporáneos radica en la situación financiera, "nerviosismo en los mercados de valores, corridas bancarias (no existía la economía digital en ese entonces, solo dólares reales), acaparamiento de suministros, ¿alguien quiere papel para el inodoro?...Está bien, un tema diferente, pero todavía habla de delirio masivo.


Los tiempos son diferentes tecnológicamente, mas, la naturaleza humana es la misma, los seres humanos somos manipulables con facilidad, nos gusta -gracias al poder de las comunicaciones- encontrar a los villanos en el otro lado, en lugar de encontrar fallas en nosotros mismos.

 

"Hay suficientes similitudes en la mentalidad política actual de las naciones que debemos recordarnos, educarnos, saber que el militarismo, la codicia corporativa y las manipulaciones de los medios mantienen al mundo al borde del desastre".

 

Otra obra de John Singer Sargent, "Oficiales Generales de la Primera Guerra Mundial". El cuadro fue elaborado entre 1920-1922 y se conserva en la Galeria Nacional de Retratos, Londres. Están representados 22 generales británicos que participaron en la contienda.

Tras la Primera Guerra Mundial, "los políticos se apartaron de la democracia liberal para revivir o retener su imperios, un nuevo colonialismo bajo mandato de la Liga de Naciones", razona Milles. Tras la Segunda Guerra Mundial el escenario se repitió con la creación de las Naciones Unidas y la actual lucha por imponer la Globalización de los mercados... La naturaleza humana no ha variado.

Olvidémonos por un momento de la realidad del mundo actual, retrocedamos más de un siglo para divagar con una historia alternativa sobre un conflicto que no tenía alternativa, todos los caminos conducían a la Gran Guerra.


Tito Andino U.


***

Una guerra sin alternativa: la primera guerra mundial en la historia alternativa

por Alasdair Czyrnyj

Artículo publicado originalmente en inglés en "Never Was Magazine", mayo de 2009 (A war without alternative: The First World War in Alternative History)


Un soldado alemán observa un avión en el Johannisthal Air Field cerca de Berlín, 1910 (DHM / Otto Haeckel)


La Primera Guerra Mundial fue una de las grandes catástrofes de la historia de la humanidad. En cuatro años de combates, casi diez millones de soldados murieron y resultaron heridos, con grandes extensiones del continente europeo devastadas.


Al final de la guerra, el panorama político de Europa había cambiado irrevocablemente, con los imperios alemán, austriaco, ruso y otomano desmoronándose en una turba de nuevos estados-nación a caballo entre Europa central y el Medio Oriente.

 

Para las potencias victoriosas, Gran Bretaña y Francia, el triunfo tuvo un costo inconmensurable, y ambas naciones sufrieron inestabilidad económica, disturbios políticos y sentimientos antiimperialistas durante las próximas décadas.

La guerra dio al mundo la Unión Soviética y allanó el camino para un papel estadounidense ampliado en los asuntos internacionales.

Finalmente, las secuelas de la carnicería dejaron a las frágiles naciones de Europa presa del canto de sirena del nacionalismo étnico y el fascismo, preparando el escenario para futuras tragedias.


¿Dónde está la guerra alternativa?


Con un impacto tan tremendo en la historia mundial, es aún más desconcertante que la Primera Guerra Mundial sea un tema bastante olvidado en la historia alternativa.

 

Mientras que las historias que discuten versiones alohistóricas de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil Estadounidense ascienden a cientos, la cantidad de historias escritas desde 1918 que describen versiones alternativas de la Primera Guerra Mundial apenas supera las sesenta, y la gran mayoría de ellas consta de cuentos y ensayos. en lugar de novelas de larga duración.

(La cifra se tomó de Ucronia como un recuento aproximado de todas las historias con un punto de divergencia histórica entre 1910 y 1918, excluidas las que tratan específicamente de la Revolución Rusa. Dadas las limitaciones de la base de datos y la tendencia de las historias a tener puntos de divergencia mucho antes de los eventos que describen, esta cifra no debe considerarse más que una estimación).

Escapista

A pesar del pequeño cuerpo de textos, las historias sobre la Primera Guerra Mundial alternativa tienden a dividirse en ciertos tipos.

De lejos, el subgrupo más grande sería las historias alternativas "escapistas". Estas son historias escritas simplemente para entretener, para reutilizar los tropos e imágenes asociadas con la guerra como escenario para una historia de aventuras estereotipada o un juego satírico.


"El azul salvaje y el gris". "El barón rojo sangriento". "1901"


Un buen ejemplo de este tipo sería The Wild Blue and Grey (1991) de William Sanders, que narra las hazañas de un piloto cherokee que sirve en la Fuerza Aérea Confederada en el Frente Occidental. The Bloody Red Baron (1995) de Kim Newman, parte de la serie Anni Dracula, trata el tema de manera similar, representando una guerra en la que tanto la Entente como las Potencias Centrales despliegan fuerzas aéreas respaldadas por vampiros, aunque juega con elementos más posmodernos (particularmente en el uso de varios personajes de la ficción de época como protagonistas dentro de la narrativa) que la mayoría de historias de este tipo.

Incluso cuando estas novelas no discuten directamente una versión alternativa de la Primera Guerra Mundial, como 1901 (1995) de Robert Conroy, un relato de un asalto naval alemán a la ciudad de Nueva York basado libremente en los planes de guerra alemanes de la era anterior a la guerra, gastan mucho tiempo aludiendo a diversas figuras y hechos del conflicto actual.

Paz temprana

Por supuesto, algunas historias de la primera Guerra Mundial alternativa intentan considerar seriamente los resultados alternativos de la guerra. Si bien es relativamente poco común, los autores tienden a intentar eludir los horrores del siglo XX poniendo fin a la Primera Guerra Mundial antes en una "paz sin vencedores" negociada.


El ala cortada (The Severed Wing, 2002) de Martin Gidron, una profunda meditación de los efectos del Holocausto en la identidad judía, imagina una intervención anterior de los Estados Unidos, gracias a la reelección del presidente Theodore Roosevelt, así como un movimiento contra la guerra reunido por el socialista francés Jean Jaurès para terminar con la guerra en 1917 lo que producirá una Europa libre del legado de la Segunda Guerra Mundial.


En "Resistencia: caída del hombre", curiosamente, la Europa de Gidron no es una gran utopía. A finales del siglo XX, Europa se encuentra en medio de una especie de larga década de 1930, con imperios coloniales británico y francés en lenta decadencia y una lucha de poder cada vez más feroz entre Alemania y Rusia en Europa del Este.

Una versión más optimista de este escenario se puede encontrar en la historia de fondo del juego de disparos en primera persona de Insomniac Games, Resistance: Fall of Man (2006), que describe una Primera Guerra Mundial ligeramente alterada que termina en otra paz negociada en 1918, lo que resulta en la formación de una proto-Unión Europea y la rápida anulación del fascismo y la Gran Depresión, solo para ser arruinada por la destrucción de Europa por invasores alienígenas en 1949.


Victoria del poder central

Relativamente más común es la especulación sobre los resultados de una victoria de las potencias centrales en la guerra.

Algunos escritores, como Niall Ferguson en su historia de la Primera Guerra Mundial The Pity of War (1999), han especulado que una rápida victoria alemana en 1914 habría sido un evento positivo, permitiendo a Gran Bretaña mantener su imperio y a Alemania para crear una economía europea unificada para fomentar la integración nacional y prevenir la aparición tanto del fascismo como del comunismo.


La Compañía de los Muertos

Sin embargo, la mayoría de los escritores prefieren discutir la victoria alemana en términos crudamente negativos.

El cuento de Stephen Baxter de 1994 "Mittelwelt", por ejemplo, describe un Segundo Reich victorioso, enamorado de los escritos de Nietzsche más que de Hitler, a punto de lanzar una guerra contra Japón en 1940 por los restos de la India británica.


Enigma: marea creciente

Los alemanes y japoneses luchan una vez más en La compañía de los muertos (2007), de David Kowalski, donde un cambio en el destino del Titanic permite inadvertidamente una victoria alemana en 1917 y la fragmentación de los Estados Unidos a fines de la década de 1920, lo que establece el escenario para la división y consolidación del mundo durante más de un siglo en imperios mundiales alemanes y japoneses mutuamente hostiles.

En el simulador naval Enigma: Rising Tide (2003) de Tesseration Games se adopta un enfoque un poco más sutil, donde en 1937 estalló una furiosa carrera armamentista naval entre Estados Unidos, la Europa alemana y el este asiático japonés, con estallidos de rutina en el Atlántico Norte , América Latina y el Pacífico.


Se desvaneció de la memoria


Los soldados estadounidenses marchan en un desfile de la victoria de la Primera Guerra Mundial en Nueva York, 18 de febrero de 1919 (NARA)


A pesar de estos títulos variados, están muy lejos de la avalancha de títulos que representan la Segunda Guerra Mundial, las guerras civiles estadounidenses e incluso las guerras napoleónicas. Si las historias descritas anteriormente muestran que la Primera Guerra Mundial es un terreno fértil para la especulación contrafáctica, ¿por qué entonces se ha descuidado tanto como fuente de ideas para historias?

Parte del problema puede ser que la Primera Guerra Mundial es un conflicto cuyo tiempo ha pasado.

Si bien la especulación contrafáctica de eventos históricos ha existido posiblemente desde el surgimiento del estudio de la historia misma, solo ha sido desde finales de la década de 1960, con el gran renacimiento de la ciencia ficción de posguerra, que la historia alternativa ha surgido como un subgénero en toda regla. Dados los antecedentes personales y contextuales de los autores que experimentan con la historia alternativa, el enfoque predominante del género en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil Estadounidense tiene cierto sentido.

Muchos escritores de ciencia ficción en ese momento habían participado en la Segunda Guerra Mundial, conocían personas que vieron o estaban inclinadas a ver la Segunda Guerra Mundial como la fuente de muchos de los males actuales del mundo moderno, desde la Guerra Fría hasta la carrera de armas nucleares. a la decadencia de los imperios europeos.

De manera similar, el Movimiento por los Derechos Civiles y la lucha por la segregación naturalmente dejaron a muchos escritores estadounidenses con un interés renovado en la política divisoria de la Guerra Civil.

Por el contrario, en la década de 1960, la generación que había luchado en la Primera Guerra Mundial pasaba de la vida pública, y hasta los veteranos más jóvenes entraban en los sesenta y setenta a finales de la década.

Además, a pesar de las batallas coloniales y la intervención estadounidense, la Primera Guerra Mundial siempre se ha considerado un conflicto europeo. En la memoria estadounidense, la Primera Guerra Mundial ha desaparecido casi por completo, suplantada por el impacto de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Incluso en Europa, los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial a menudo superan a los de la Primera, dejando las discusiones sobre alternativas a ese conflicto de intereses solo para unos pocos entusiastas.

Mas alla de lo comprensible


Soldados británicos avanzan hacia una nube de gas durante la batalla de Loos, 25 de septiembre de 1915 (IWM)


Junto con los problemas del tiempo y otras distracciones, el lugar de la Primera Guerra Mundial en la historia alternativa también ha estado muy determinado por la forma en que se recuerda la guerra en sí.

Como señaló una vez el historiador cultural Modris Eksteins, la verdadera Primera Guerra Mundial fue hace mucho tiempo "tragada por la imaginación bajo la apariencia de la memoria". La magnitud de las batallas, sin precedentes en la historia europea, y la inmensidad de la destrucción y la pérdida de vidas han llevado a muchas personas, tanto historiadores como laicos, a buscar una justificación general adecuada para toda la carnicería.

A diferencia de la Segunda Guerra Mundial, un conflicto que todavía se considera la responsabilidad principal de unos pocos tomadores de decisiones clave, lleno de batallas que se basaron en el azar, la contingencia y la buena suerte, la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una gran fuerza más allá de la comprensión o modificación humana.

Si bien algunos historiadores modernos como Niall Ferguson y David Stevenson atribuyen la responsabilidad de la guerra a las acciones de algunos líderes austriacos y alemanes clave durante el largo septiembre de 1914, la mayoría de los historiadores prefieren ampliar la red. Desde hace décadas, la guerra franco-prusiana de 1870 se ha descrito tradicionalmente como la chispa que encendió la larga mecha hasta 1914, con su reordenación del orden europeo y el surgimiento de una Alemania poderosa y expansionista.

Algunos historiadores, como AJP Taylor, se remontan aún más atrás y ven las revoluciones de 1848 y la Guerra de Crimea como la sentencia de muerte del orden posnapoleónico en Europa y el punto de inflamación de la Primera Guerra Mundial.

Dependiendo de la fuente, la Primera Guerra Mundial fue causada por cualquier cosa, desde una carrera armamentista anglo-alemana, una competencia global cada vez más peligrosa por la influencia colonial, las contradicciones inherentes del capitalismo que salieron a la luz cuando el imperialismo se quedó sin nuevas tierras para conquistar, la paranoia con respecto a la relativa expansión económica y declive de varias potencias, la aparición de nuevas tecnologías de armas que nadie entendía y la creación de planes de movilización tan complejos que su mera implementación conducía automáticamente a la guerra.

De manera similar, la escala de las batallas ha tendido a desalentar la especulación contrafáctica sobre cómo las batallas individuales de la Primera Guerra Mundial podrían haber evolucionado de manera diferente, más allá de los movimientos iniciales de 1914 y las batallas finales móviles de 1918.


Con semejante experiencia intelectual, especular sobre alternativas a la Primera Guerra Mundial puede parecer inútil para los aspirantes a escritores. Después de todo, ¿cómo podría haber salido algo diferente si todo fue decidido hace décadas por miles de personas por cientos de razones diferentes?


Guerras mundiales alternativas

Irónicamente, esta interpretación de la Primera Guerra Mundial, como una especie de evento inevitable en la historia del mundo moderno, es lo que más ha resonado entre los escritores de la historia alternativa. En lugar de depender de las acciones de los individuos, la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una especie de evento "natural" en la historia que ocurre cada vez que un mundo alcanza una determinada etapa de desarrollo industrial y político.

En la novela de 2002 de Kim Stanley Robinson Los años del arroz y la sal, ambientada en un mundo en el que Europa fue apartada de la historia debido a la peste negra, estalla una gran guerra de civilizaciones entre el mundo islámico y una alianza chino-india-iroquesa a principios de siglo XX, se luchó durante más de seis décadas con trincheras y artillería en una docena de frentes diferentes en todo el mundo.


"Los años del arroz y la sal", "La casa de las tormentas", "La gran guerra: camina en el infierno"


The House of Storms (2005) de Ian R. MacLeod, ambientada en una Inglaterra impulsada por una Revolución Industrial basada en la magia, detalla los orígenes y el curso de una cruel guerra civil entre Bristol y Londres en algún momento de mediados del siglo XXI en un agosto "inusualmente caluroso" durante el "Año 114 de la Era de la Luz", nada menos, con muchas trincheras y artillería de sobra.

La trilogía Great War de Harry Turtledove (1998-2000), ambientada en su serie ampliada de novelas Timeline 191, imagina el estallido de la guerra en Europa desencadenando otra guerra aún más brutal entre Estados Unidos y la Confederación, debido a la integración de ambos países en el sistema europeo de alianzas.

Incluso en historias que no lo discuten explícitamente, la Primera Guerra Mundial a menudo encuentra una manera de ocurrir, aunque solo sea como la breve "Guerra del Emperador" del clásico contrafactual de la Guerra Civil Estadounidense de Ward Moore, Bring the Jubilee (1955).

El surrealista

E incluso cuando la Primera Guerra Mundial estalla en líneas de tiempo similares a la nuestra, el legado literario y artístico de la guerra real a menudo hace que evolucione hacia direcciones surrealistas y fantasmagóricas.

El shooter en primera persona de 4X Studio, Iron Storm (2002), rápidamente se dirige en esta dirección, imaginando un mundo donde la guerra ha continuado durante cincuenta años, evolucionando de una pelea dentro de Europa a una lucha a muerte entre la civilización occidental y un imperio ruso panasiático.


Tormenta de hierro - The Time ships - Baltimore - (vampiros)


The Time Ships (1995) de Stephen Baxter, una secuela amorosa de The Time Machine de HG Wells, describe una visión extrañamente wellsiana de 1938 donde Gran Bretaña y la Alemania imperial luchan entre sí con gigantescos "acorazados terrestres" y aviones de bombardeo automatizados mientras se esconden en cúpulas de hormigón que se extendían por la ciudad.

Un ejemplo más sutil de esta tendencia se puede encontrar en Baltimore de Mike Mignola y Christopher Golden, o The Steadfast Tin Soldier and the Vampire (2007), donde una Primera Guerra Mundial en una Europa ligeramente diferente a la nuestra se desvanece como una horrible plaga sobrenatural que comienza a barrer las tumbas del frente occidental y más allá.

Conclusión

En el análisis final, puede que no sea del todo cierto que la Primera Guerra Mundial haya sido descuidada por la historia alternativa. Más bien, es más apropiado decir que la imagen de la Primera Guerra Mundial en la mente de los escritores se ha vuelto mucho más poderosa que el recuerdo del conflicto físico en sí. La Primera Guerra Mundial se ha convertido en un tema no tanto de historia alternativa, sino de fantasía oscura, una fantasía de batallas de pesadilla de barro, hierro y horror, una que vivirá mucho después de que los eventos originales se hayan desvanecido.


Alasdair Czyrnyj

Esta historia apareció por primera vez en Gatehouse Gazette 6 (mayo de 2009), p. 14-16, con el titular “Una guerra sin alternativa: la primera guerra mundial en la historia alternativa”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny