Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas

11 enero 2023

La Alemania Nazi como sustitutivo de la fe





RESUMEN DE LA OBRA ORIGINAL:
EL LEGADO MESIÁNICO
AUTORES: MICHAEL BAIGENT, RICHARD LEIGH y HENRY LINCOLN

ACLARACIÓN: La totalidad de las fotos han sido agregadas al presente documento por el redactor del blog (Detectives de Guerra), por tanto, no corresponden a las fotografías constantes en el texto original.


En el estado de incertidumbre y desesperanza es más susceptible despertar el impulso religioso. Es en un vacío semejante donde con mayor eficacia puede introducirse la religión, que brinda un sentido y una coherencia nuevos. El período inmediatamente posterior a la primera guerra mundial pedía a gritos gente que lo interpretase. La humanidad experimentaba el vivo deseo de saber «para qué había sido todo», «qué había significado». Pero la religión organizada no hizo ningún intento serio de afrontar el problema ni de responder a las necesidades de la época. Sencillamente, hizo como si nada hubiera pasado e intentó seguir siendo lo que era desde hacía siglos: una institución cultural, política y social en lugar de un intérprete que confiriese un nuevo sentido. A causa de ello, en el decenio de 1920, la religión organizada se encontró desacreditada en su mayor parte, se encontró con que la consideraban incapaz de llenar el vacío que se había producido en la sociedad occidental.
Y es comprensible que la sociedad, al ver que la religión organizada no podía ofrecer ninguna solución a la crisis de sentido, se volviese hacia otra parte. El resultado de ello fue la aparición de dos principios nuevos que empezaron a suplantar a la religión como institución capaz de abarcarlo todo. De hecho, estos dos principios se convertirían en las religiones -o, cuando menos, las religiones sucedáneas- del decenio de 1930.


Viene de la Parte I 

La Rusia Soviética como sustitutivo de la fe


Parte II

Adolf Hitler como sumo sacerdote




La segunda religión primaria o sucedánea del decenio de 1930 fue el espectro de movimientos totalitarios a los que ahora se da el nombre colectivo de fascismo. En Italia, la versión original del fascismo, tal como la promulgaba Mussolini, en realidad nunca llegó a ser una religión y, quizá más aún que el marxismo leninismo, no pasó de ser una filosofía política, una ideología. El papel tradicional de la religión se dejó, en su mayor parte, a la Iglesia. El resultado parcial fue que el fascismo italiano, sobre todo si lo comparamos con los fenómenos habidos en otros lugares, fue un fenómeno relativamente hueco.

En España, la variante del fascismo defendida por Franco hizo cuanto pudo por alinearse íntimamente con la Iglesia y, por ende, se arrogó una forma de mandato divino. En consecuencia, poseía una energía mucho mayor, un dinamismo mucho mayor, que su equivalente italiano, así como la singular crueldad de la que solo el fanatismo religioso es capaz. En muchos aspectos, al menos desde la distancia de casi medio siglo, hay algo que resulta casi risible en Mussolini. Franco, con el dominio que instauró sobre España y el pueblo español, es, en conjunto, una figura más siniestra.

Con todo, el ejemplo supremo de totalitarismo derechista convertido en religión es la Alemania nazi. A diferencia del fascismo italiano, el nazismo no era sencillamente una filosofía o una ideología. A diferencia de la variante española del fascismo, el nazismo no se alineó con intereses creados de índole religiosa. Al contrario, se propuso, de modo bastante sistemático, suplantar a todos esos intereses y erigirse en religión, una religión totalmente nueva.






Ya han transcurrido cuarenta años desde el final de la segunda guerra mundial (a la fecha de la publicación del libro, 1986). Durante estos años no han cesado los comentarios históricos, los intentos de exposición y explicación del fenómeno de Adolf Hitler, el Partido Nazi y el Tercer Reich. Y, pese a ello, los interrogantes aún no han encontrado respuesta; los misterios siguen sin aclararse. ¿Cómo es posible que un pueblo civilizado y culto –un pueblo que dio al mundo figuras como Goethe y Beethoven, Kant y Hegel, Bach y Heine- siguiera a un embaucador tan perverso y se sumiera en masa en una orgía de destrucción tan monstruosa, tan demoniaca?

Los escritores han procurado dar respuesta a esta pregunta de diversas maneras. El nazismo ha sido explicado como fenómeno social, como fenómeno cultural, como fenómeno político, como fenómeno económico. La culpa de su existencia se ha atribuido al Tratado de Versalles, a la depresión, a la inflación galopante, a la pérdida del amor propio por parte de la nación alemana, al auge del comunismo, al derrumbamiento de la clase media, a otras muchas cosas.

Verdaderamente, todos estos factores y muchos más tuvieron un papel de vital importancia; también es cierto que todos ellos se hallaban interrelacionados. Pero el elemento crucial para entender el nazismo es la medida en que, deliberadamente, activó el impulso religioso del pueblo alemán. Obtuvo una respuesta a la vez emotiva y cerebral que unía, de un modo propio y depravado, tanto los corazones como los cerebros. Se transformó en una religión con todas las de la ley y, como tal, redimió a la Alemania de la primera posguerra del purgatorio de la falta de sentido.

Fue la dimensión religiosa del nazismo la que inspiró el dinamismo, el fanatismo histérico, la energía y la ferocidad demoníacas que tanto trascendían de los movimientos totalitarios paralelos que había en Italia y en España. Cabría argüir que el Tercer Reich fue el primer estado de la historia de Occidente, desde la antigua Roma, que se basó fundamentalmente, no en principios políticos, económicos o sociales, sino en principios religiosos, en principios mágicos. Y más que un político, más incluso que un demagogo, el que se proclamaba su líder era un hechicero.

La ascensión del Tercer Reich no «sucedió» sencillamente, de forma más o menos fortuita, como resultado del carisma maligno de un solo hombre. Al contrario, fue preparada y orquestada cuidadosamente, con meticulosidad. Con un grado aterrador de conocimiento de sí mismo y de sutileza psicológica, el Partido Nazi se propuso activar y manipular el impulso religioso de los alemanes, abordar la cuestión del sentido en su aspecto religioso. La Alemania nazi ofrecía una cosmología, además de una filosofía y una ideología. Apelaba al corazón, al sistema nervioso, al inconsciente, además de a la inteligencia. Con este fin, empleaba muchas de las técnicas más antiguas de la religión: ceremonial complicado, cánticos, repetición rítmica, retórica mágica, color y luz. Las tristemente célebres concentraciones de Nuremberg no eran mítines políticos como los que se dan actualmente en Occidente, sino actos teatrales, astutamente escenificados, del tipo que, por ejemplo, formaba parte integrante de los festivales religiosos de Grecia.
























Todo estaba calculado con precisión: los colores de los uniformes y las banderas, la colocación de los espectadores, la celebración nocturna, el empleo de focos y reflectores, la sincronización. En los reportajes cinematográficos de la época vemos a la gente embriagándose, cantando hasta sumirse en un estado de arrebato y éxtasis utilizando el mantra «Sieg Heil!» y embobándose ante el Führer como si se tratara de una deidad. En los rostros de los asistentes se pinta una beatitud insensata, una estupefacción vacua, embelesada, que es perfectamente intercambiable con las expresiones que aparecen en los rostros de las personas que asisten a reuniones de alguna iglesia revivalista.

No es una cuestión de retórica persuasiva. De hecho, la retórica de Hitler no tiene nada de persuasiva. Las más de las veces, es banal, infantil, repetitiva, desprovista de sustancia. Pero su modo de pronunciarla tiene una energía maligna, un pulso rítmico que resulta tan hipnótico como un toque de tambor. Y esto, unido al contagio de la emoción en masa, unido a la presión de millares de seres apretujados en un recinto cerrado, unido a un ceremonial y un espectáculo deliberadamente eclesiásticos e hinchados hasta adquirir proporciones wagnerianas, produce una histeria de masas, un fervor que es, en esencia, religioso. Lo que presenciamos en las concentraciones hitlerianas es una «alteración de la conciencia» como la que los psicólogos acostumbran a asociar con una experiencia mística.

Y el mismo Hitler se convierte en un Mesías negro que actúa como receptáculo de la energía religiosa que él ha evocado. Como dice un comentarista:

«No transcurrió mucho tiempo antes de que el pueblo alemán empezara a ver a Hitler como un Mesías de Alemania. Los mítines públicos -especialmente la concentración de Nuremberg- adquirieron una atmósfera religiosa. Todas las escenificaciones tenían por finalidad crear una atmósfera sobrenatural y religiosa» (5).

A los alemanes de entonces tampoco se les escapaba la dimensión religiosa de lo que hacía Hitler. Al contrario, no solo eran conscientes de esa dimensión, sino que en algunos casos incluso la recibieron con agrado. Así consta en las crónicas que el alcalde de Hamburgo dijo en cierta ocasión:

«No necesitamos sacerdotes. Podemos comunicarnos directamente con Dios a través de Adolf Hitler» (6). 

Y en abril de 1937 un cónclave de cristianos alemanes declaró:

«La palabra de Hitler es la ley de Dios, los decretos y las leyes que la representan poseen autoridad divina» (7).

Una de las fuentes de información más valiosas sobre el pensamiento de Hitler es un hombre llamado Herman Rauschning, que fue uno de los primeros seguidores del Partido Nazi, al que se afilió en 1926. Rauschning no tardó en convertirse en uno de los colegas y confidentes que mayor confianza merecían de Hitler y, en 1933, fue nombrado presidente del senado de Danzig. En 1935, sin embargo, ya empezaba a sentirse verdaderamente alarmado ante lo que ocurría en Alemania, y huyó, primero a Suiza, luego a los Estados Unidos. Considerando que era esencial prevenir al mundo sobre el Tercer Reich, poco antes de la guerra publicó dos libros en los que reproducía muchas conversaciones del propio Hitler. A juzgar por numerosos extractos que se encuentran en los libros de Rauschning, resulta evidente que Hitler sabía muy bien lo que se hacía, y que la activación del impulso religioso del pueblo alemán formaba parte de un plan meticulosamente calculado.

Parafraseando a Hitler, Rauschning dice:

«Había convertido las masas en fanáticos, explicó, con el fin de transformarlas en instrumentos de su política. Había despertado a las masas. Las había sacado de sí mismas y les había dado sentido y una función» (8).

Acto seguido, cita directamente a Hitler:

En un mitin de masas..., el pensamiento es eliminado. Y porque éste es el estado de ánimo que requiero, porque me garantiza la mejor caja de resonancia para mis discursos, ordeno a todo el mundo que asista a los mítines, donde se convierten en parte de la masa tanto si les gusta como si no, «intelectuales» y burgueses además de trabajadores. Yo mezclo al pueblo. Le hablo sólo como a una masa (9).

Y, además, como el propio Hitler escribe en Mein Kampf (Mi lucha):

En todos estos casos uno se enfrenta con el problema de influir en la libertad de la voluntad humana. Y esto ocurre especialmente en los mítines donde hay hombres cuya voluntad se opone al orador y a los que hay que inducir a pensar de una forma nueva. Por la mañana y durante el día parece que el poder de la voluntad humana se rebela con su mayor energía contra cualquier intento de imponerle la voluntad o la opinión de otro. En cambio, al caer la noche sucumbe fácilmente ante la dominación de una voluntad más fuerte... La penumbra misteriosa, artificial, de las iglesias católicas también sirve este propósito, las velas encendidas, el incienso... (10)

Hitler reconocía que empleaba técnicas religiosas. También reconocía, por lo menos en parte, dónde las había adquirido. «Aprendí sobre todo de los jesuitas. Lo mismo hizo Lenin, para el caso, si la memoria no me falla.» (11). Y, después de uno de sus ataques característicos contra la francmasonería, añade:

[Su] organización jerárquica y la iniciación mediante ritos simbólicos, esto es, sin molestar al cerebro, sino trabajando la imaginación por medio de la magia y los símbolos de un culto..., todo esto constituye el elemento peligroso y el elemento que he adoptado. ¿No veis que nuestro partido debe tener este carácter? Una Orden, eso es lo que tiene que ser..., una Orden, la Orden jerárquica de un sacerdocio secular (12).

El nazismo no se limitó a adoptar los avíos de una religión, sino que también, en su sustancia, se convirtió literalmente en una religión. Una parte de esa sustancia se derivaba de Richard Wagner que, en el siglo XIX, había ensalzado el carácter singularmente sagrado de la sangre germánica y, como dice un comentarista, «creía apasionadamente en el teatro como templo del arte germánico donde ritos místicos podrían redimir» al pueblo y al alma alemanes.

Pero Wagner era solo una de las varias influencias que convergieron para formar la visión del nacionalsocialismo. Hitler también se inspiró en el filósofo Friedrich Nietzsche, y se apropió indebidamente de gran parte de su pensamiento, divorciándolo de su verdadero contexto y tergiversándolo para que se ajustara a sus propios fines. Nietzsche ya había muerto, por lo que no podía protestar. Cuando la jerarquía nazi se propuso entrar también en las obras del poeta Stefan George, éste, que seguía vivo, sí protestó, y lo hizo con dureza y vehemencia. Como gesto de repudio y de desprecio, no tardó en exiliarse en Suiza, pero no sin antes plantar las semillas de la resistencia contra Hitler en uno de sus discípulos más allegados, el joven conde Claus von Stauffenberg que, más adelante, maquinaría el atentado con bomba que el Führer sufrió en 1944. (Ver: Stauffenberg y la “Alemania Secreta”)

Hitler y sus seguidores recibieron también la influencia de varios grupos ocultistas y sociedades secretas -la llamada orden de los Nuevos Templarios, por ejemplo, la Germanenorden u Orden Germánica, y la Thulegesellschaft o Sociedad Tule- que desplegaron sus actividades entre las postrimerías del decenio de 1870 y el período que siguió a la primera guerra mundial (13). En las enseñanzas de estos grupos se advierte una agresiva hostilidad contra el cristianismo y la insistencia en el antiguo paganismo germánico.





Nunca se ha comprobado de modo definitivo la medida en que el propio Hitler estuvo asociado personalmente con grupos ocultistas, y es poco probable que llegue a demostrarse alguna vez. Pero no hay duda de que sí conocía a gente que estaba asociada con tales grupos, y la pertenencia a ellos coincide una y otra vez con la afiliación al Partido Nazi de los primeros tiempos. Se sabe que Rudolph Hess y Alfred Rosenberg, por ejemplo, tuvieron que ver con la Thulegesellschaft. Mein Kampf va dedicada a Dietrich Eckart, poeta loco y de poca importancia que era una de las figuras destacadas, no solo de la Thulegesellschaft, sino también de otras organizaciones parecidas.

Entonces, ¿cuál era la naturaleza de la nueva religión de Hitler? ¿Cómo se las ingenió para reconquistar los corazones y los cerebros que la Iglesia tradicional había perdido? Según un comentarista de las postrimerías del decenio de 1930, «La Weltanschauung nacionalsocialista y totalitaria es una fe pagana que no puede sino considerar al cristianismo extraño y antagónico» (14).

En 1938, el doctor Arthur Frey, jefe del Servicio Suizo de Prensa Evangélica, publicó un libro que todavía es uno de los estudios más profundos del nacionalsocialismo como religión. Desde luego, es cierto que Frey, como cristiano, tenía sus propios intereses creados que proteger y su propio interés personal en el asunto, pero no por ello sus observaciones son menos pertinentes. Según Frey, el Tercer Reich pretendía ser 

«no solo un estado, sino también una comunidad religiosa, es decir, una iglesia» (15). Y «El führer no es solo un kaiser secular que lleva a cabo, en el estado, la tarea de gobernar; es, al mismo tiempo, el Mesías capaz de anunciar un reino milenario» (16).

Esta valoración no es exagerada. De hecho, se hace eco de ella, casi al pie de la letra, Baldur von Schirach, el director de la Juventud Hitleriana y hombre encargado de educar a una generación de alemanes jóvenes:

«... el servicio a Alemania se nos aparece como servicio genuino y sincero a Dios; la bandera del Tercer Reich se nos aparece como Su bandera; y el Führer del pueblo es el salvador que El ha enviado a rescatarnos» (17). 

En cuanto al cristianismo en Alemania, el propio Hitler dijo:
¿Qué podemos hacer? Justamente lo que hizo la Iglesia católica cuando obligó a los paganos a aceptar sus creencias: preservar lo que pueda preservarse, y cambiar su sentido. Desharemos el camino: la Pascua ya no es la resurrección, sino la renovación eterna de nuestro pueblo. La Navidad es el nacimiento de nuestro salvador... ¿Creéis que estos sacerdotes liberales, que ya no tienen una creencia, sino solo un cargo, se negarán a predicar a nuestro Dios en sus iglesias? (18).


  


El doctor Frey resume el credo del nacionalsocialismo de la forma siguiente:

«Para la fe alemana la "sangre" es sagrada... En el transcurso de los siglos..., el secreto creativo de la sangre heredada se da a sí mismo la forma de la raza» (19)

De la importancia de la sangre un ejemplo es la ceremonia nazi que, según el escritor francés Michel Tournier, equivale a «una inseminación de banderas». En esta ceremonia, la bandera original de los nazis -manchada por la sangre de los que marcharon bajo ella la primera vez que Hitler intentó hacerse con el poder en 1923- era preservada y presentada ritualmente. Otras banderas, estas nuevas, eran acercadas a ella hasta tocarla para que pudiera transmitirles -como por medio de una grotesca magia sexual- una proporción de su carácter sagrado. En el pasaje siguiente, uno de los personajes de Tournier describe la ceremonia:

Ya sabéis lo que ocurrió: la descarga cerrada, que mató a dieciséis de los acompañantes de Hitler; Goering herido de gravedad; Hitler arrastrado al suelo por el moribundo Scheubner-Richter y escapando con un hombro dislocado. Luego, el encarcelamiento del Führer en la fortaleza de Landsberg donde escribió Mein Kampf. Pero todo eso es poco importante. En lo que a Alemania se refería, el hombre careció de importancia a partir de aquel momento. Lo único que contaba aquel día en Munich, el 9 de noviembre de 1923, era la bandera con la esvástica de los conspiradores que cayó entre los dieciseis cadáveres y fue manchada y consagrada por su sangre. En lo sucesivo, la bandera de sangre -die Blutfahne- fue la reliquia más sagrada del Partido Nazi. Desde 1933 ha sido exhibida dos veces al año: una el 9 de noviembre, fecha en que se reconstruye la marcha en la Feldherrnhalle de Munich como en un drama medieval de la Pasión; pero, sobre todo, en septiembre, en la concentración anual del partido en Nuremberg que señala el momento culminante del ritual nazi. Entonces a la Blutfahne, como un semental que fertilizara a una infinidad de hembras, se la hace entrar en contacto con estandartes nuevos que buscan la inseminación. Yo he estado presente... y os puedo decir que cuando ejecuta el rito nupcial de las banderas, el Führer hace el mismo movimiento que ejecuta el criador de ganado cuando guía el pene del toro hacia el interior de la vagina de la vaca con su propia mano. Luego, desfilan ejércitos enteros en los que cada hombre es un abanderado y que son sencillamente ejércitos de banderas: un vasto mar, agitándose y ondeando al viento, un mar de estandartes, enseñas, banderas, emblemas y oriflamas. De noche, las antorchas completan la apoteosis, pues su luz ilumina los mástiles de las banderas, las banderas colgadas a guisa de adornos y las estatuas de bronce, y relega hacia las tinieblas de la tierra a la gran masa de hombres, condenados a la oscuridad. Finalmente, cuando el Führer pisa el altar monumental, ciento cincuenta reflectores se encienden de pronto, elevando por encima de la Zeppelinwiese una catedral de columnas de trescientos metros de altura que atestiguan la significación sideral del misterio que se está celebrando (20).
  
Imágenes de los espectáculos de Nurenberg. “La Catedral de la Luz” proyectada por Albert Speer para el festival del Partido Nazi.



Esta ceremonia de «inseminación de las banderas» no era más que una de las diversas fiestas, festivales y conmemoraciones de que se valieron los nazis para revisar y adaptar el calendario cristiano a sus propios fines, que eran específicamente paganos: «... celebramos festivales del sol, del año, del crecimiento, de la cosecha, donde éstos no han sido destruidos por una religión que es ajena al mundo, hostil a la tierra» (21). Un ejemplo importantísimo de esta clase de ritos era un antiguo festival indogermánico del joven dios Sol. En academias especiales donde se entrenaba a los jóvenes, y que eran dirigidas por las SS, la Navidad no se celebraba como el nacimiento de Cristo, sino como el momento en que el «Niño Sol» resurgía de sus cenizas en el solsticio de invierno. No hay necesidad de extenderse en el carácter religioso o específicamente pagano de estos rituales. Lo que representan es, en esencia, una variante en el siglo XX del antiguo culto al Sol Invictus que Constantino suscribiera unos 1.600 años antes. La única diferencia real era que, para el nacionalsocialismo, incluso hasta el Sol, de alguna forma imposible de cuantificar, era singularmente germánico.




Fotografías alemanas de la época del Tercer Reich, los atuendos, los emblemas, abiertamente evocan un aire espiritual. Estábamos ante el nacimiento de una nueva religión o quizá el retorno a la etapa mística del antiguo paganismo. Las fotos corresponden a las celebraciones del Día del Arte Alemán, en Munich entre los años 1937-1938.


Si Hitler era el Mesías de una nueva religión, sus sacerdotes eran la élite vestida de negro: Las Schutzstaffel o SS. 


A Heinrich Himmler, comandante en jefe de las SS, Hitler lo llamaba «mi Ignacio de Loyola», con lo que, implícitamente, trazaba un paralelismo entre las SS y los jesuitas. Y, efectivamente, en muchos aspectos el modelo de las SS eran los jesuitas; además, las SS utilizaban premeditadamente técnicas jesuíticas en esferas tales como el condicionamiento psicológico y la educación. Pero los propios jesuitas habían sacado gran parte de su estructura y de su organización de las órdenes todavía más antiguas, de las órdenes militares-religiosas de caballería como los templarios y los caballeros teutónicos (Deutschritter). El mismísimo Himmler concebía las SS como una orden justamente en este sentido y las veía, de modo muy específico, como una reconstitución de los Deutschritter: el equivalente moderno de los caballeros de manto blanco y cruces negras que setecientos años antes habían encabezado un anterior Drang nach Osten («avance hacia el Este») germánico hacia el interior de Rusia.

Las primeras SS, las de antes de la guerra, verdaderamente eran un cuerpo que se reclutaba, organizaba y ritualizaba tan estrictamente como los Deutschritter medievales. La compleja y mística ceremonia de inducción tenía por fin recordar la investidura de los caballeros andantes. Los aspirantes a entrar en el cuerpo tenían que presentar un árbol genealógico que mostrara sangre «aria» pura desde hacía, como mínimo, dos siglos y medio, o, en el caso de los que aspiraban a oficial, tres siglos. Cada aspirante tenía que pasar por un noviciado de índole religiosa antes de ser aceptado en la orden. De la francmasonería, las SS aprendieron la importancia de las insignias rituales, razón por la cual los anillos y las dagas jerárquicas figuraban en un lugar prominente. También a las runas se les concedía una especial significación. En las mangas de todas las guerreras de las SS había una inscripción rúnica bordada con hilo de plata. Y el emblema de la propia organización, las eses gemelas en forma de dos rayos mellados, recibía el nombre de runa «Sig», esto es, la «runa del poder» que, supuestamente, utilizaban las antiguas tribus germánicas para denotar el rayo del dios de las tempestades: Tor o Donar según algunas crónicas, Odín o Wotan según otras.

Himmler introdujo en la organización dimensiones cada vez mayores de chifladura. Las bodas de los miembros de las SS tenían menos cosas en común con los esponsales cristianos que con las fiestas nupciales de los paganos. Según Himmler, los hijos concebidos en un cementerio estaban imbuidos del espíritu de los muertos que yacían allí. Por consiguiente, se alentaba al personal de las SS a engendrar su descendencia sobre lápidas sepulcrales (de «arios» nobles, huelga decirlo). Eran debidamente recomendados los cementerios en los que, según habían demostrado los investigadores, reposaban los huesos de tipos nórdicos apropiados, y el periódico oficial de las SS publicaba con regularidad listas de esos cementerios (22).

Himmler pensaba montar a su alrededor un cuadro interno de sumos sacerdotes, un cónclave formado por doce Obergruppenführer de las SS (el equivalente en las SS de un teniente general), que constituirían sus propios y personales «caballeros de la Tabla Redonda». Este círculo casi místico integrado por trece miembros –el número recordaba deliberadamente los cónclaves ocultistas, así como, por supuesto, a Jesús y sus discípulos- tendría su cuartel general en la pequeña ciudad de Wewelsburg, cerca de Paderborn, en lo que actualmente es la Alemania Occidental. Aunque las obras de construcción no terminaron antes de acabar la guerra, Wewelsburg tenía que ser la capital oficial de las SS, el centro de su culto. La llamaban «Mittelpunkt der Welt»: el «centro del mundo» (23).



El castillo de Wewelsburg planeada cono futuro centro del mundo y capital oficial de las SS.



«Mittelpunkt der Welt», el «centro del mundo» Mapa de la ubicación del castillo de Wewelsburg



En el centro de Wewelsburg había un castillo y existía el proyecto de que cada uno de los trece altos dignatarios tuviera una habitación en él, que sería decorada al estilo de un período histórico concreto: el que, según la mayoría de los comentaristas, correspondía a su propia, supuesta y previa encarnación. En la gran Torre del Norte, los trece «caballeros» se reunirían a intervalos ritualizados. En el centro exacto de la cripta que quedaba debajo de la citada torre, ardería un fuego sagrado, al que se llegaría por medio de tres escalones, y junto a las paredes se alzaban doce pedestales de piedra; se ignora qué función se pensaba asignar a esos pedestales. Estos números, el tres y el doce, se repiten constantemente en la arquitectura del proyecto de reedificación. El simbolismo era importantísimo: alrededor del castillo, y con la cripta como centro, la ciudad que se pensaba construir formaría un radio hacia fuera constituido por círculos concéntricos meticulosamente proyectados.


La cripta o como otros denominan el Walhalla en el Castillo de Wewelsburg




El propio Himmler acostumbraba a hablar de geomancia, la «magia de la tierra», y de las supuestas líneas de sendas prehistóricas, y le gustaba fantasear sobre Wewelsburg como «centro de poder» oculto parecido (según él se imaginaba) a Stonehenge. La revista oficial de las Ahnenerbe -la «oficina de investigación», por así decirlo, de las SS- publicaba con frecuencia artículos que hablaban de cosas como esas.

Es interesante observar que ninguno de los aspectos «ocultistas» de la Alemania nazi llegó a formar parte de las copiosas pruebas y la documentación que se emplearon en los procesos de Nuremberg. ¿Por qué? ¿Sería porque los fiscales aliados desconocían su existencia en aquellos momentos? ¿Las descartaron por juzgar que no venían al caso o eran detalles circunstanciales? La verdad es que ni una cosa ni otra. Los fiscales conocían sobradamente la existencia de tales aspectos. Y, lejos de menospreciarlos, en realidad temían su potencia, temían las consecuencias psicológicas y espirituales que tendría para Occidente que se hiciese público que un estado del siglo XX se había instaurado y había conquistado el poder basándose en semejantes principios. Según el malogrado Airey Neave, uno de los fiscales de Nuremberg, los aspectos rituales y ocultistas del Tercer Reich fueron calificados deliberadamente de pruebas inadmisibles por temor a dichas consecuencias (24).

El razonamiento lógico en que se basó esta decisión fue que un abogado defensor inteligente, apelando a la racionalidad occidental, quizá podría alegar responsabilidad disminuida a causa de la locura en nombre de los criminales de guerra representados por él.


La Sala de los Obergruppenfuhrer de las SS en el Castillo de Wewelsburg. Nótese en el piso el diseño que representa el sol negro.



Hemos dedicado tanto espacio a examinar los aspectos religiosos de la Alemania de Hitler porque son precisamente esos aspectos los que mayor relación tienen con la actual búsqueda de sentido. La cultura occidental de la posguerra se ha acostumbrado a pensar en el nacionalsocialismo sencillamente como si hubiera sido un partido político extremista, así como a considerar que el Tercer Reich fue un estado gobernado por un reducido cónclave de locos. Puede que, en efecto, estuvieran locos, pero eso no es lo que importa. Lo importante es que lograron transmitir su locura y transmutarla en una forma de energía mesiánica.

El nazismo, como dijimos antes, no era una mera filosofía o ideología política que «engatusó» al pueblo alemán. Era una religión que, si ejerció tanta influencia, fue justamente porque cumplió la tradicional función religiosa de impartir sentido y coherencia a un mundo en el que, al parecer, no existían estos factores esenciales. Es en este sentido que el Tercer Reich ofrece, quizá, la lección objetiva más importante para nuestro tiempo, además de lanzar la advertencia más horrenda.

Actualmente, muchas personas, desilusionadas con el materialismo, abogan por un estado que se base fundamentalmente en principios espirituales. En teoría, es un objetivo válido y no serían demasiadas las personas con cierta responsabilidad dispuestas a discutirlo.

Pero el Tercer Reich demuestra que un estado basado en principios espirituales no es, por ello, necesariamente laudable o deseable. Si los principios «espirituales» se tergiversan, el potencial para la destrucción es, en todo caso, mayor que el del materialismo. El «espíritu», cuando se desmanda, es mucho más peligroso que la simple materia. La «guerra santa» puede ser la menos santa de todas las guerras, tanto si la hacen fundamentalistas islámicos en el Oriente Medio, como si la emprenden fundamentalistas cristianos en Norteamérica.


Epílogo 
La crisis de la posguerra y la desesperanza social

Hitler ataviado de Caballero del Grial. Estos carteles se publicaron en otoño de 1936 y fueron retirados poco después.



Hitler, de una forma propia y perversa, dio al pueblo alemán una nueva percepción de sentido, le confirió una religión nueva y, con ello, lo redimió de la incertidumbre, de la «relatividad de la perspectiva rayana en el pánico epistemológico». Y, aunque parezca irónico y paradójico, con ello dio una nueva percepción de sentido también al resto del mundo. A causa de Hitler y del Tercer Reich, el mundo tuvo sentido, aunque solo fuera durante un tiempo.

La primera guerra mundial había sido una guerra insensata. Lo que la hizo especialmente terrible fue que la locura era a la vez violenta y tan difusa y generalizada como una nube de gas asfixiante. No hubo en ella ni buenos ni malos de verdad. Todo el mundo tuvo la culpa y nadie la tuvo; todo el mundo la quiso y nadie la quiso; y, una vez hubo estallado, el asunto siguió su propio y siniestro curso, sin que nadie pudiera controlarlo. La locura de la primera guerra mundial fue esencialmente informe, y es imposible oponerse a lo que carece de forma. La única solución posible era el desgaste y el agotamiento.

En cambio, la segunda guerra mundial tuvo sentido. No solo fue una guerra sensata; quizá fue la más sensata de todas las guerras de la historia moderna. Fue una guerra sensata en lo que se refiere a las potencias aliadas, precisamente porque Alemania encarnaba, a todos los efectos, la locura colectiva de la humanidad. Al echar sobre sus hombros la capacidad humana para el horror, el ultraje, la atrocidad, la bestialidad, Alemania, paradójicamente, redimió al resto del mundo occidental, le devolvió la cordura. Hicieron falta Auschwitz y Belsen para que aprendiéramos el significado de la maldad, no como abstracta proposición teológica, sino como realidad concreta. Hicieron falta Auschwitz y Belsen para que viéramos las cosas que éramos capaces de hacer y sintiéramos el deseo de repudiarlas.

A diferencia de la contienda de 1914-1918, la guerra contra el Tercer Reich se convirtió en una cruzada legítima, en nombre de la decencia, de la humanidad y de la civilización.

En esta medida, Alemania confirió una renovada percepción de sentido, no solo a su  propio y engañado pueblo, sino, lo que es más válido, también al resto del mundo occidental. No había duda alguna sobre dónde estaba la maldad. Y era maldad, no simple estupidez, ni siquiera una tiranía convencional como la que podía asociarse con el kaiser, Napoleón o incluso Stalin. En pocas palabras, la locura colectiva del mundo adquirió forma al encarnarse en un pueblo concreto; y una vez estuvo dotada de forma, fue posible oponerse a ella. La oposición a esta locura restauró una jerarquía de valores que había desaparecido.

Desgraciadamente, Occidente no sacó de la experiencia las lecciones que habría podido sacar. Al descartar el Tercer Reich como fenómeno social, político y económico, los historiadores no supieron reconocer o admitir las necesidades psicológicas que lo habían engendrado al ser explotadas por Hitler y su camarilla. Y Occidente ha seguido sin percatarse de la realidad y la importancia de esas necesidades.

Nunca se ha hecho un intento de afrontar el problema con verdadera honradez. En consecuencia, sigue acechando en un segundo plano, en el umbral de la conciencia, de una forma subliminal. La Alemania nazi parecía ejemplo de lo irracional. Como resultado de ello, la sociedad occidental desconfió de lo irracional, repudió todas sus manifestaciones, excepción hecha de las pocas horas, circunscritas y contenidas de forma rigurosa, que se dedican a la iglesia los domingos. Incluso se intentó, por medio de versiones sencillas y puestas al día del devocionario y la Biblia, desmitificar el oficio que se celebra en los templos.

Como Hitler había demostrado ser un falso profeta, la sociedad occidental empezó a desconfiar de todos los profetas. Como el Tercer Reich había promulgado sus propios y pervertidos absolutos, la sociedad occidental decidió desconfiar de todos los absolutos. Al final, la desconfianza en los absolutos culminaría, una vez más, con una relatividad generalizada de la perspectiva.

El fenómeno no se hizo visible en seguida. En los años que siguieron a 1945, todavía era posible aferrarse a los valores que habían predominado durante la cruzada: la decencia, la humanidad y la civilización. Terminado el conflicto, los mismos valores aparecían alineados junto a una nueva fe en el progreso material. Después de todo, la derrota de Hitler había sido obra de recursos materiales y, por ende, estos recursos podían percibirse como fuerzas de la «bondad». En conjunción con la decencia, la humanidad y la civilización parecían representar algo en lo que se podía creer sinceramente. Así, en las postrimerías del decenio de 1940, la bomba atómica era considerada como un instrumento de paz, en lugar de como una amenaza en potencia…


--------- 
NOTAS

OBRA ORIGINAL: EL LEGADO MESIÁNICO
AUTORES: MICHAEL BAIGENT, RICHARD LEIGH y HENRY LINCOLN
Publicado originalmente en el Reino Unido por Jonathan Cape Ltd., en 1986. “The Messianic Legacy”. 2005, Ediciones Martínez Roca, S.A. Madrid – España.    

TRANSCRIPCIÓN de los capítulos:
CAPÍTULO 12: Sustitutivos de la fe: la Rusia soviética y la Alemania nazi.
CAPÍTULO 13: La crisis de la posguerra y la desesperanza social.

NOTAS a pie de página:

5. Langer, The mind of Adolf Hitler, pp. 55-56.
6. Ibíd., p. 56.
7. Ibíd.
8. Rauschning, Hitler speaks, p. 209.
9. Ibíd., pp. 209-210.
10. Hitler, Mein Kampf, p. 395.
11. Rausehning, Hitler speaks, p. 236.
12. Ibíd., p. 237.
13. Para la exploración definitiva de estas influencias ocultistas en Hitler, véase Goodrick-Clarke, The occult roots of Nazism. Las ideas de Hitler sobre la raza, la política, el exterminio de los no arios y la fundación de un milenio germánico se derivaban principalmente de la revista Ostara de Lanz von Liebenfels, fundador en 1907 de la orden de los Nuevos Templarios, cuya bandera llevaba una esvástica; véanse pp. 194-195. Véase también Phelps, «Before Hitler came ... ».
14. Frey, Cross and swastika, p. 5.
15. Ibíd., p. 79.
16. Ibíd., p. 78.
17. Manifestado por Baldur von Schirach durante su proceso, Nuremberg, 1946. Véase Trial of the major war criminals..., vol. xiv (mayo, 1946), p. 481.
18. Rauschning, Hitler speaks, p. 58.
19. Frey, Cross and swastika, pp. 85-86.
20. Tournier, trad. Bray, The Erl-King, pp. 261-262.
21. Frey, Cross and swastika, pp. 92-93.
22. Wykes, Himmler, pp. 121-122.
23. La obra definitiva sobre Wewelsburg es Hüser, Wewelsburg 1933 bis 1945
24. Comunicado a Michael Bentine y repetido a nosotros. Véase Bentine, The door marked summer, p.291.

30 diciembre 2022

Revista "Cocodrilo": "La sátira es una cosa de conexión" (VII)

 


Título original del artículo en ruso:

ХХ век. История глазами Крокодила

(Siglo XX. Historia a través de los ojos del cocodrilo)

Redacción: Igor Zotov / 28 nov  2014 

Entrevista para Kultpro.ru

Todo el material gráfico proviene del archivo personal del editor de este blog. Haga CLICK sobre las imágenes para verlas a mayor resolución. 


Esta es la entrega final de conmemoración al 100º Aniversario de la revista satírica "Cocodrilo", Igor Zotov, de Kultpro.ru termina las entrevistas con otros editores de la "Historia a través de los ojos de un cocodrilo del siglo XX". Dimitry Petrov (editor del volumen "Eventos"); y, Sergey Mostovshchikov (el editor en jefe del proyecto) en conjunto con el editor Alexei Yablokov. Nos resumen la historia de Cocodrilo y por qué no es posible en el siglo XXI.

 

 

Homenaje 100° aniversario de Cocodrilo

Parte VII 


La sátira es entendida por personas en diferentes ámbitos de la vida. Cocodrilo sabía leer a personas de diferentes clases, como sistema esto no existe hoy. Cocodrilo tiene un significado puramente histórico, es la historia a través de los ojos de Cocodrilo.



Kukryniksy: "A otro hoyo. INFORMACIÓN GENERAL ÚTIL. Un insecto es un insecto repugnante que se alimenta de sangre humana de una manera deslumbrante. Durante el día, se esconde en pliegues en la escarcha de muebles tapizados, colchones, grietas, detrás de papel tapiz. El remedio más seguro contra tales chinches es la infantería, la caballería, la artillería, la aviación, etc., funcionan bien contra las chinches" (Nº 6, 1943)
 

ENTREVISTA 3

Dmitry Petrov: Los personajes de Cocodrilo se trasladaron a la televisión hoy

Igor Zotov envió preguntas por correo al editor del volumen "Eventos", Dimitry Petrov (quien estuvo ausente los días de entrevista), aquí sus respuestas.

 

Kukriniksy: "El Cabo se jacta. ¡y en poco tiempo capturé más generales alemanes que rusos, estadounidenses y británicos en toda la guerra!" (Nº 29, 1944); y, L. Brodaty: "EN LA CABEZA DE HITLER. Nos obligaron a desnudarnos para que no pudiéramos llevar la máquina infernal. ¿Y por qué el general von Metz está en bragas?— ¡Oh, todavía goza de cierta confianza del Führer!" (Nº 28, 1944)


➤ ¿Cuál es el principio de su volumen? Como Parfenov, intercalando: política-camino-cultura, o sobre el principio de importancia "sociopolítica"?

Petrov: Los acontecimientos de "La historia a través de los ojos de un cocodrilo" comienzan en 1922. Y van desde la ebullición rebelde hasta la petrificación sin límites de finales de los años 30. El volumen corona el año histórico de 1937, que convierte a una multitud de ex líderes en enemigos del pueblo. El arte revolucionario completa el flujo hacia la cultura soviética. Un campesino más o menos libre de la época de la NEP se transformó en un granjero colectivo siervo. Los episodios más importantes de esa época en la política, la economía, la vida cotidiana, las relaciones sexuales, etc., son las etapas de un largo camino de creación de este libro. También hubo lugar en él para el fascismo, la emigración blanca, la borrachera y el vandalismo. Todo esto es una importante y compleja guarnición del plato fuerte: la construcción de un mundo nuevo.


Y. Ganfa: "Hitler finalmente se movió" (Nº 28, 1944)


➤ ¿Qué eventos considera que son los más importantes durante este período?

Petrov: El evento es esencialmente uno. Pero muy extendido en el tiempo. Una audaz construcción de un mundo nuevo. Al leer Cocodrilo número por número, te das cuenta: un número inimaginable de personas fueron atraídas a este proyecto. Otros hitos importantes de esa época son sus fragmentos. Creación de la URSS. El comienzo de la NEP. El fin de la NEP. La muerte de Lenin. La derrota de todas y cada una de las oposiciones. La formación de regímenes totalitarios en Italia y Alemania. Guerra Civil Española. Colectivización e industrialización continuas. Stakhanovshchina. Y -la apoteosis: las "grandes pruebas" sobre los antiguos héroes del "proyecto rojo"- son un cambio casi total de élites. Leer Cocodrilo de 1922 a 1937 le da al editor-compilador una oportunidad única: sumergirse con el país en el abismo donde cayó. E inmerso en él, sientes el hedor de la época mucho más agudamente que cuando lees sobre el hedor en sí.


Collage, Y. Ganfa: "PONER ORDEN EN LOS PAISES DEL "NUEVO ORDEN" (Nº 32, 1944);   V.Klinch: "SALIDA Y PUESTA DEL SOL..." (Nº 34-35, 1944); L. Brodaty: "EL BISONTE DEL BOSQUE BELOVEZHSKAYA:"¡Y pensé que era el único aquí!" (Nº 29, 1944)

➤ El estilo de la revista, incluidas las viñetas a lo largo de los años, no podía permanecer invariable. ¿El detalle de la imagen, la proporción de colores? ¿Hubo alguna imagen que luego se hizo tradicional en la revista?

Petrov: Los autores cambiaron, los estilos también cambiaron. Llegaron los Kukryniksy, trajeron su propio estilo. Apareció Boris Efimov, con su propia manera, completamente diferente. Hubo trabajo con el diseño, las fuentes, pero los dibujantes generalmente se mantuvieron cada uno: en su propio estilo.


K. Eliseeva: "LOS LOGROS DE HIMMLER. Puedo probar que cualquier general de las SS es superior a los demás Generales alemanes por una cabeza entera" (Nº 30-31, 1944); y, Kukryniksy: "Cazador desafortunado" (Nº 34-35, 1944)


Es gracioso con las imágenes... Aquí está el camarada Trotsky. En 1922 es el líder. En 1927, fue perdiendo gradualmente su chaqueta y su apariencia elegante. Hay quevedos, cuñas para el pelo rizado y para la barba. ¡Y ahora, ups, él, junto con Mussolini y Franco, saluda a Hitler con la mano ensangrentada!

Por cierto, la imagen de fascista que surgió en la revista a principios de la década de 1920 permaneció con él durante muchos años. Sobrevivió a la Gran Guerra Patria. Además de imágenes de un chapucero, un sobornador y un estúpido administrador de edificios. Bueno, los "enemigos del pueblo" se reemplazaron dependiendo de la campaña política actual. 

 

I. Seménova: "Farsa fascista. Los bufones de Hitler muestran sus últimos números. En la cuerda: un mono con una destreza verdaderamente Goebbels se equilibra con una carga supertotal. Goering en el trapecio demuestra el "acto aéreo". Está a punto de soltarse y todo lo que queda de él es un hecho sin alma. Dietmar está sentado en la percha, después de haber cambiado su papel habitual de loro a uno más oportuno: aterrador. El ex Mussolini, siguiendo el ejemplo de temporadas anteriores, está intentando dar la vuelta al globo. Pero el globo gira por sí solo y hace tiempo que le ha dado la espalda a este "artista". Fritz muestra tigres, panteras, etc. domesticados y abreviados, una vista de los cuales muestra claramente por quién y dónde fueron domesticados. La chansonette española Francanaglia interpreta la popular seguidilla neutra. Con gran temperamento. Pero obviamente falso. El almirante Doenitz muestra su número submarino repetido sin cesar: "¡No pierdas tu fuerza, Doenitz, húndete hasta el fondo! .." El gallardo jinete Horthy actúa en pleno trance en tránsito desde Transilvania. Laval y Petin: dos perros sirven con la porción más mínima. El manipulador Himmler invita a todos a mostrarles la experiencia de acortar el crecimiento de una cabeza. Todos los solicitantes se niegan categóricamente. En el mismo centro, el fakir ben Adolf conjura una soga. Pero ella no cede al hechizo y está a punto de completar su útil trabajo. ¡Aquí la falsa portada de la tapa!" (Nº 33, 1944)

➤ Seguramente la famosa columna de Cocodrilo "Tridente en el costado" es una respuesta a algún evento. ¿Ha cambiado su estilo?

Petrov: Sí. En el curso de la construcción del nuevo mundo, sucedieron muchas cosas de todo tipo: el plan financiero industrial fracasó allí; aquí llevaron los tanques a un callejón sin salida, y se olvidaron; pero - ofendieron a la anciana ..."Tridente en el costado" se trata de eso. Para ese momento, esta sección es una de las más relevantes. Sí, y ahora, quizás, interesante. ¡Pero lo principal es la primera página! Esta es una era. El camarada Stalin está enroscando una "bombilla de luz de Ilich" robada en un sitio de construcción soviético. Volumen "Eventos" trata sobre eso.

  

Kukryniksy: "SOBRE EL "CALLEJÓN DE LAS VICTORIAS". FREDERICK II: —Este cabo ha perdido completamente la cabeza. Cuando yo estaba en su posición, ya había huido de Berlín hace mucho tiempo" (Nº 42-43, 1944); y, K. Eliseeva: "VISITANTE DE AÑO NUEVO. ¡Chico, no cierres la puerta! ¡Yo voy ahí!" (Nº 47-48, 1944)


➤ ¿Es posible reanudar "Cocodrilo" hoy?

Petrov: Los personajes de Cocodrilo y los eventos descritos a su manera se trasladaron a la televisión. Resultó ser más adecuado para resolver problemas que una vez se presentaron ante el diario. Pero si hay un genio, el inventor del formato para una edición en papel, que en la situación actual en el mercado de los medios encontrará un comprador masivo, entonces el desperdicio de dinero no estará vacío. Ahora Cocodrilo en la forma en que vivió su vida difícil y entró en nuestro proyecto no es un producto de masas. Por eso es valioso.


Collage de Y. Ganfa: "Pilar español. Franco solicita participar en una futura conferencia de paz. Bueno, vieja falange, me arrastraré gateando. Pero, ¿cómo entrar? .." (Nº 45-46, 1944); "CONFERENCIA DE PRENSA COCODRILO" (Nº 39-40, 1944); y, "En un mercado de pulgas fascista" (Nº 47-48, 1944)



ENTREVISTA 4

Mostovshchikov y Yablokov: Cuando no hay cerebro, pero los pensamientos vienen 

El editor en jefe del proyecto Sergei Mostovshchikov y el editor Alexei Yablokov resumieron nuestra reunión.


K. Eliseeva: "TEMPORADA DE CALEFACCIÓN EN ALTURA. - ¿Hace frío aquí en el Mar del Norte? - No. los rusos nos están ahogando constantemente (Nº 44, 1944); y, M. Cherennykh: "GOLPE A GOLPE. ¿Y el Führer hablará? - No, ahora mismo no, está nervioso, el recibió otro golpe" (Nº 44, 1944)


Kukryniksy: "BESTIA FINLANDESA. - Eres gris, y yo soy la URSS, y conozco desde hace mucho tiempo tu naturaleza de lobo" (Nº 3, 1944); y, G. Valka: "Año Nuevo. ¡ha llegado!" (Nº 1, 1945)


➤ Sergei, eres el último editor en jefe de Cocodrilo, ¿quiénes fueron tus predecesores?

- Mostovshchikov: Mikhail Koltsov, por ejemplo, lo fue, pero terminó mal, como saben. Incluso conozco personalmente a uno: Pyanov (Alexey Pyanov - editor de la revista en 1985-2000 - I.Z. ). Nada, un anciano vivaracho con la nariz roja, normal, bueno. ¡vivo y bien! Cuando estábamos haciendo una revista, nos visitó, su espíritu rondaba en la redacción.

Aquí está la cosa: ahora no estamos ni en el lanzamiento ni en la reedición de la revista. Hablamos del siglo XX utilizando su lenguaje específico. Si de esto sale algo, ¿entonces tendrá sentido discutir si los lenguajes de las caricaturas y el folletín seguirán existiendo?

 

K. Eliseeva: "CARRETERA STOLBOVAYA" (Nº 1, 1945); y, M. Cheremnykh: "EN CAMINO. - Oye, ¿quién va a Berlín?...  -¡Te daré un aventón!..." (Nº 6-7, 1945)


Para empezar, necesitamos la respuesta de personas que sean capaces de entender este lenguaje de la caricatura. Después de todo, ¿qué estamos arriesgando? Es tan hermoso, interesante, pero hay mucho, y no está claro si una cabeza moderna resistirá tal ráfaga, por decirlo suavemente, de imágenes específicas. Y, en su mayor parte, poco gracioso. No es que se sentaran y araran, es una cultura diferente, una de larga data. Y cómo se percibirá no está nada claro. 

K. Eliseeva: "EN LOS CAMINOS A BERLÍN" (Nº 4, 1945); y, L. Brodaty: "¿Dónde estás, Samokhin, empezaste a pelear? - En los lejanos acercamientos a Berlín - ¿Dónde está? - Cerca de Stalingrado" (Nº 5, 1945)


Tengo la hipótesis de que fue una obra de artel. Es decir, si la caricatura estadounidense es universal, entonces la rusa no lo es. Es de propiedad estatal, a lo sumo, y al menos social en general. Conlleva una carga social, no universal. Si en Estados Unidos estas son escenas de la vida de las personas, entonces en Rusia, son escenas de la vida de los ciudadanos. Nuestra caricatura resuelve problemas sociales, y para que haga esto, necesita el trabajo del artel, la mente colectiva, el consejo editorial debe reunirse, aprobar temas, discutir. Dado que esto es un artel, entonces las acciones en el son iguales. 


Y. Ganfa: "A la mierda estos medicamentos. Y en lugar de medios de transporte, solo puedo ofrecer un ungüento ligero" (Nº 4, 1945); B Clinch: "NOVIA DE POMERANIA. Durante el año pasado, diez personas me juraron su amor hasta la tumba / Y cumplieron el juramento" (Nº 4, 1945)


El artel es bueno porque no es solo un colectivo, sino una forma de organizar la producción: estas son partes iguales.  Como resultado, esto da una caricatura específica. Puede traer lo que se le ocurrió a usted mismo, pero en el artel se le ocurrirá una firma completamente diferente, ¡e incluso un tema que no sospechaba! Ahora bien, este método de producción permaneció solo en Palekh. Nos dirigimos a estratos de los que no queda nada en absoluto, no hay movimientos allí.


Kukryniksy: "SOLO DE BUDAPEST. ¡¿Qué?! ¿Satélites otra vez? - ¡No te preocupes! Este es el último, no habrá más" (Nº 2-3, 1945); y, B. Efimov: "BAJO LA CONSTELACIÓN DE CÁNCER. - ¿Qué, Rundstedt, estamos avanzando? - Sí, atrás" (Nº 2-3, 1945)


K. Eliseeva: "MAESTROS DE LA IMPROVISACIÓN SIN PARAR. - Entonces, Coronel, ¿dónde paramos? - Oh, Sr. General, simplemente no podemos parar" (Nº 5, 1945); y, A. Kanevski: "HIJO DEL VATICANO. EDITOR DE LOS TIEMPOS CATÓLICOS: Ten piedad de este pobre ¡un huérfano!.. Solo tenía... papá" (Nº 5, 1945)


➤ ¿Qué esperas de este trabajo?

Yablokov: En el sentido de un libro, estamos esperando a que se compre y se lea. Creo que mucha gente lo comprará, porque el proyecto está diseñado para una amplia gama de lectores, para las masas. Hay algo que leer y algo que ver. A la gente le encantan las imágenes hermosas, y aquí hay una colección completa de imágenes únicas, no había mejor caricatura que esta en la URSS en el sentido de caricatura. Cosas reales. Y dado que la caricatura y la sátira no tienen límite de tiempo, todos encontrarán paralelismos con la vida moderna, si así lo desean. Y si no quiere, admirará la mano fuerte del artista.


Y. Ganfa: "PADRES E HIJOS - ¡Juramos que si nos retiramos, que fusilen a nuestros hijos y nietos! .. - Juramos que (si nos retiramos, ¡que fusilen a nuestros abuelos y bisabuelos! .." (Nº 5, 1945)


➤ ¿Había un rol social?

Mostovshchikov: Es difícil hablar del rol social. No me atrevería a asumirlo yo mismo. Queremos hablar sobre la historia del siglo XX, y luego nuevamente llevar un estilo de vida de diario y revista. Ese es todo el papel. En cualquier caso, no veo la forma de hablar de forma directa, pero probablemente sea posible hacerlo de forma indirecta.

Me parece que en muchos sentidos esta es una historia honesta. Simplemente porque el archivo de Cocodrilo existe físicamente. Entendemos que durante todo el tiempo del poder soviético la gente dibujaba caricaturas y escribía folletería. Este es un gran trabajo que nos queda, está tirado allí, y no sé si es merecido o no, pero está olvidado. Hasta ahora, nadie ha abordado toda esta matriz con tal tarea. Nadie se dedicaba a publicar caricaturas recopiladas, seleccionadas y aprobadas por sí mismas. Esta es la lista. Es poco probable que digan que este es un trabajo evangélico, pero cuando quisimos comenzar con este enorme material, partimos del concepto de las Tablas que obtuvimos.


B. Efimov: "PUNTO EN EL MAPA. -¿Cómo está, Hans? -¡Es la hora!.. (Nº 5, 1945); y, M. Cheremnykh: "Haced las paces" (Nº 5, 1945)



L. Karpinsky: " LO MÁS IMPORTANTE. ¿Qué es lo más importante en esta guerra, señor Feldwebel, - tanques? - ¡No! — ¿Aviones? - ¡No! - ¿Y qué? - ¡Sobrevivir!" (Nº 6-7, 1945); y, B. Efimov: "PAISAJE TÍPICO ALEMÁN. Frankfurt an der Oder está marcado con una cruz. El ruso está marcado con una estrella. Tanque en el Oder. El Fritz en el Oder está marcado con una cruz" (Nº 8, 1945)

- YablokovHasta cierto punto, tenemos textos sagrados, y tratamos de abordarlos con el debido respeto, precisamente como textos sagrados. Para transmitir más adecuadamente el significado de lo que allí se dijo con la ayuda de sus modestas interpretaciones. No íbamos a reimprimir solo el archivo. ¿Para qué? Hay suficientes reimpresiones de este tipo. Decidimos que como estamos hablando de textos sagrados, cualquier texto sagrado requiere una cierta interpretación. Hemos desarrollado un cierto canon, según el cual hacemos estas interpretaciones, para no escalar el territorio de otra persona, el territorio del Cocodrilo. Por un lado, explicaron algunas realidades, por otro lado, intentaron que estas interpretaciones aún tuvieran algún valor independiente. Y nuestros editores y sus autores lo interpretan.


L. Brodaty: "REVISIÓN MILITAR DE POBRE VISIÓN. - “Miren, señores, a este pequeño soldado ruso”, los generales alemanes dijeron en 1941: nos ocuparemos de él en poco tiempo ... - Es extraño, resulta tan pequeño, dijeron un poco después ... - ¡Guau! ¡Aquí está él! murmuraron después de Stalingrado... - ¡Aquí estoy! gritó un soldado ruso, pisando suelo alemán" (Nº 6-7, 1945)


➤ ¿Existen diferencias ideológicas en estas interpretaciones?

Yablokov: ¡No importa! La tarea está dada: aquí hay una parte del archivo para usted, si puede interpretarlo.


➤ Es decir, ¿puede llamar para este propósito, en términos relativos, tanto a Prokhanov como a Shenderovich?

Yablokov: Sí, llamamos a diferentes personas, nos esforzamos por esto simplemente porque esto es historia, y la historia es la misma para todos. No hay diferencia, Shenderovich o Prokhanov.


L. Brodaty: "Bueno, ¡guau! ¡Vine por una cotización!" (Nº 9, 1945); y, Y. Ganfa: "UNA VIUDA EN DOS FRENTES. - ¡Ay, qué pena tan terrible, Lotte!.. ¡Perder a dos maridos! ¡Uno, en Yelna, y el otro, en Colonia!.." (Nº 10-11, 1945)


K. Eliseeva: "LO QUE ES SALUDABLE PARA LOS ALIADOS, LUEGO MUERTE PARA EL ALEMÁN. - ¡Y también dicen que Crimea es un balneario!" (Nº 6-7, 1945); y, Y. Ganfa: "EPITAFIOS FUNERARIOS. Durmiendo en un ataúd, duerme en paz, ¡Descansa mientras vivas!" (Nº 6-7, 1945)


➤ Dimitry Chernyshev dijo que la inmersión en este trabajo fortaleció su fe en la validez de la teoría de la naturaleza cíclica de la historia. Por ejemplo, "Cocodrilo" fue creado para personas analfabetas, y ahora, aunque en un nivel ligeramente diferente, la situación es similar: leen menos letras, miran más imágenes. Buen momento para recrear una revista, ¿no? ¿Lo aceptarías, Sergey?

- Mostovshchikov: Este es un asunto simple, lo tomaría, pero ahora no veo ninguna forma práctica de hacerlo: no puedes encontrar dinero para esto, o armar un equipo. Y lo principal es no perder.

- Yablokov:  Yo creo que esto se puede hacer, pero no en forma de revista, sino en una forma diferente.


Y. Ganfa: "Los nazis se jactaban de que durante más de cien años ni un solo soldado enemigo estaría dentro de Alemania y que el ejército alemán luchará y peleará solo en tierras extranjeras" (Stalin). CIEN AÑOS DESPUÉS" (Nº 8, 1945)


A. Kanevski: "POSIBLE OPCIÓN. -Mi Führer, tenemos un mal transporte. - ¡Trivialidades! Dame el caballo en el que iba a montar en Moscú" (Nº 8, 1945)


Mostovshchikov:  Varias ideas enrevesadas.

Yablokov: ¿Por qué? Digamos, conviertes tu teléfono en un "Cocodrilo" para que te hable en nombre del "Cocodrilo", envías algunos mensajes ... O esto: llamas a algún sitio, y llegas al lugar equivocado ... O la aplicación móvil "Cocodrilo". Creo que este virus, el virus "Cocodrilo", debería mutar según el tiempo. Una canción de algún tipo, viral...


A. Kanevski: "COMO UN VIEJO CHISTE. - ¡Señor Goebbels, prometió pegarse un tiro en caso de derrota! -Honestamente, lo intenté cinco veces y nunca lo conseguí" (Nº 10-11, 1945); y, L. Brodaty: "Del magnífico edificio del "Nuevo Orden" solo quedó una columna" (Nº 12, 1945)


K. Eliseeva: "Reptiles penitentes" (Nº 9, 1945); y, L. Brodaty: "ENFOQUE DOMÉSTICO - ¡Vamos y la cuerda! Y la cuerda en Berlín te vendrá bien" (N 10-11, 1945)


- Mostovshchikov: Lo siento, por supuesto, pero ¿qué es exactamente lo que quieres comunicar de esta manera? Estas son las personas amables que aplastaron a todos y nombraron enemigos: fue, aunque exagerado, pero una transmisión de alguna visión del mundo. Y ahora, ¿qué vas a denunciar?

Descubrimos un fenómeno moderno en nuestro tiempo libre. Este es el llamado pensamiento fantasma. Cuando el cerebro se ha ido, y los pensamientos vienen. El elemento principal de la creación actual es que todo se hace sobre la base del pensamiento fantasma. Pero entendiendo que la base de la herramienta de la modernidad es el pensamiento fantasma, no está muy claro cómo encajar en él. ¿Tal vez necesitas transmitir la ausencia de un mensaje?


K. Eliseeva: "Aquí se representa el desagradable insecto de origen ario, conocido como el prusiano. Se encuentra en Alemania, principalmente en Prusia Oriental. En los últimos años, estos parásitos se han extendido por toda Europa. Gracias a medidas radicales tomadas por gente limpia, los prusianos fueron expulsados ​​​​de sus viviendas. En la actualidad, la lucha contra ellos se desarrolla con éxito en las zonas de origen. Los expertos de GTrichom notan un fenómeno curioso: los insectos asustados muy a menudo levantan las patas y chillan: "¡Hitler kaput!" (Cocodrilo Bram) (Nº 12, 1945)

Pero el punto no es ni siquiera eso, sino el hecho de que después de todo hacer un periódico o una revista es en gran medida una tarea de producción, es tan antiguo como el mundo.

Entonces, me parece imposible cumplir hoy con esta tarea de producción. Me parece que la única forma (pero tampoco hay dinero para esto) es hacer una revista "Cocodrilo", pero no publicarla. Es decir, lo más significativo será que ¡no hay revista Cocodrilo! Su ausencia te hará pensar más que su presencia. Porque hoy no hay lenguaje, ni vocabulario, ni personajes dignos. Esos que podrían describirse satíricamente, llevados a su estilo. No hay estilo, no hay imágenes. Y el hecho de que no exista la revista Cocodrilo se percibirá de una forma mucho más significativa.


Collage. Y. Ganfa: "EL ÚLTIMO CONSUELO DEL GRANALMIRANTE DOENITZ. De todos los puertos que tengo, parece ¡Solo queda un puerto! (Nº 12, 1945); K. Eliseeva: "MERCANCÍAS PODRIDAS. La exploración pacífica de Alemania no tiene éxito. — ¿Volviste con globos de prueba otra vez? - No lo quieren. Dicen que son inferiores" (Nº 13-14, 1945); y, B. Clinch: "Hucha alemana" (Nº 12, 1945). Abajo: G. Valka: "UNA NUEVA FORMA DE ESCULTURA ANTIGUA. Hasta ahora, decenas de miles de tropas del general fascista polaco Anders se mantienen en Italia a expensas de los aliados".


Yablokov: Mira: el conocido cuento de hadas de Shchedrin "Cómo un hombre alimentó a dos generales" para todos. Fue absolutamente reconocible en un momento, porque en las cabezas de las personas había imágenes claras, sabían quién era un hombre y quién era un general, incluso por el olor. Sabían cómo olía el hombre, cómo lo expresaba. Y si escribes "hombre" ahora, ¿cuál será? ¿O "general"? Es una historia diferente. Puedes escribir sobre cómo los uzbekos alimentaron a los oligarcas, pero será una imitación pálida y débil.

O "diputado": ¿qué es "diputado"? Una figura semimítica que acepta sobornos, lucha contra los homosexuales e inventa herejías todos los días. Pero esto no es suficiente, debemos conocer su hábitat, qué voz habla, qué palabras, ¿no? Pero no sabemos esto, y lo que sabemos no es suficiente para construir un sistema claro de imágenes para una descripción satírica.


Collage. L. Brodaty: "SALTYKOV-SHCHEDRIN SOBRE EL STAFF GENERAL ALEMÁN. ...Asesinato. Toda la esencia del Berlín moderno, toda su trascendencia mundial se concentra en el momento presente en un edificio que se levanta frente a la Plaza Real y lleva por nombre: Estado Mayor...” (Nº 13-14, 1945); L. Brodaty: "¿Vas a afeitarte el bigote también, o esperarás un poco más?" (Nº 17, 1945); M. Cheremnykh: "Una nueva forma de arpillera rusa del ejército alemán de primera clase" (Nº 13-14, 1945); y, G. Valka: "Cosechando laureles..." Nº 17, 1945)


➤ Entonces, ¿quieres decir que la sátira, la caricatura, se está muriendo?

Mostovshchikov: No, no muere, simplemente no existe. Hace mucho tiempo.

Yablokov: Hay un género, no hay sátira.

Mostovshchikov: Hay fotos divertidas, como las de Vasya Lozhkin, pero eso es todo. Y la caricatura requiere no solo de personas que dibujen, sino también de personas que la estén esperando y la quieran.


Collage. G.Valka: "¡GANAMOS ESTA HISTORIA! (Nº 15-16, 1945); A. Kanevski: "ÚLTIMO GRITO DE LA MODA ALEMANA ¡Chic vienés!" (Nº 15-16, 1945); I. Semenov "ESTIRA LAS PIERNAS EN LA GUARIDA. ¡No puedes llevarte todo contigo!... ¡Berlín, quizá, habrá que dejarlo atrás!..." (Nº 15-16, 1945)


M. Cheremnykh: "TABLA DE RANGOS, o CADA HORTALIZA EN SU LUGAR. Recuerda, Frosya: plantamos cebollas en el teniente jefe, rábano picante en el coronel, y el general permanece en los frijoles" (Nº 15-16, 1945) 

B. Efimov: "LUCHA BAJO MANNHEIM. Dije que no rendiríamos la ciudad sin luchar. ¡Lleva este pedazo de papel al enemigo, Hansik!" (Nº 15-16, 1945); y, Kukryniksy: "NINGUN LUGAR A DONDE IR. Date la vuelta, no te des la vuelta, ¡pero no podrás salir! .." (Nº 15-16, 1945)

➤ ¿Y el feuilleton?

- Mostovshchikov: El último feuilletonista fue Zhadan, pero murió (Oleg Zhadan feuilletonista del periódico "Trud", muerto en 2001 - I.Z.). Comenzó sus artículos con la misma línea: Y sin embargo, precioso lector... Se ha ido, ha sido enterrado. Físicamente.

Está Nadein, escribe, pero ya no es un feuilletonista. Mientras todavía trabajaba en Izvestia, ya no era un feuilletonista (Vladimir Nadein es un feuilletonista, también colaboró con "Cocodrilo" - I.Z.). Likhodeev está vivo, pero nadie imprime sus feuilletones, y probablemente no los escribe (Leonid Likhodeev - ex feuilletonista del "Periódico Literario" - I.Z.). Ese fue el final de los feuilletones. Sería gracioso si Komsomolskaya Pravda abriera una sección "feuilleton".


B. Efimov: "NUEVO ORDEN. Los entierros del Cabo HeilHitler y su “nueva orden” fueron preparados para uso futuro y compilados de acuerdo con el antiguo “Ceremonial” de Kozma Prutkov, teniendo en cuenta las circunstancias de tiempo, lugar y forma de las acciones del difunto. En la nueva versión del "Ceremonial de Entierro" de puño y letra del inolvidable filósofo está inscrito: "Apruebo condicionalmente. En el caso (altamente posible), si alguno de los escoltas aventaja al escoltado en el camino a peor gloria póstuma o llega a ella al mismo tiempo que él, el ceremonial está sujeto a cambios". Kozma Prutkov" (Sigue un largo poema satírico de Emil Krotky) (Nº 17, 1945)


- Yablokov: Hubo un tiempo, y Seryoga escribió feuilletones, y yo, lo confieso, he pecado, un par de veces. Pero era solo un juego.

- Mostovshchikov: No hay una capa como tal. Después de todo, esto es algo que involucra no solo un gran género, sino también pequeños: "rebotes", y algo más ... Frases, palabras ... Esta es toda una fábrica que le habla al lector en su propio idioma. Probablemente, en algún lugar de la red este lenguaje todavía esté presente en forma de algún tipo de memes, pero ya no tiene ninguna función social.


Kukryniksy: "FIN DEL JUEGO. Entonces, caballeros, ¿de quién es el turno?¿A quién le entrego?" (Nº 17, 1945); y, Y. Ganfa: "ENTORNO FASCINANTE. ¿Qué me depara el día que viene? -Puedo ofrecerle a Herr Goering una tortilla, rosbif, bistec y budín" (Nº 19, 1945)


K. Eliseeva: "BERLÍN HOY.Callejón de las Victorias" (Nº 18, 1945); y, Kukryniksy: "LIMPIEZA DE VACACIONES" (con poema de Marshak) (Nº 18, 1945)


- Yablokov: ¡Devastador!

Mostovshchikov: Porque la sátira es entendida por personas en diferentes ámbitos de la vida. Es una cosa de conexión. Cocodrilo, por supuesto, sabía leer a personas de diferentes clases. Se puede argumentar, pero por supuesto, como sistema esto no existe ahora.


B. Efimov: "EN CARRIL NEUTRO. El Día de la Victoria también se celebró en el antiguo carril neutral (ahora un callejón sin salida), pero lo notaron de una manera muy peculiar....) (Nº 19, 1945)


Collage. K. Eliseeva: "EN EL TEATRO DE GUERRA. Último acto" (Nº 18, 1945); G. Valka: "De nuevo en el mismo eje" (Nº 29, 1945); y, V. Irorokova: (Muchos criminales fascistas italianos continúan en libertad e incluso ocupan puestos vacantes) "EL TORMENTO DEL INFIERNO. MUSSOLINI: - Como un tonto, viviré aquí en el infierno, pero para nuestro hermano, incluso ahora en Italia, hay un paraíso en alguna parte" (Nº 35, 1946)


➤ ¿Es decir, de hecho, su trabajo tiene un significado puramente histórico?

- Yablokov: Sí, esta es la historia a través de los ojos de Cocodrilo.  

Mostovshchikov: Repito: estoy tremendamente interesado en entender: se está leyendo ahora, o no se está leyendo. ¿Hay alguna necesidad o no? ¿Despertará algo más que curiosidad? O todo esto, solo para quedarse y decir: ¡bueno, guau, es necesario, como solía ser!

(Fin de la entrevista)


Collage. A. Kanevski: "ES BUENO EN CASA, MEJOR QUE EN CAUTIVERIO. “¿Qué es lo que le preocupa tanto hoy, Herr von Sterner?”- Pensé en esos generales alemanes que todavía están sufriendo sueltos" (Nº 20, 1945); Fotomontaje de B. Clinch: "QUE VERGÜENZA EL ESPEJO...¡No tengo nada que ver!.. ¡Es él!.." (Nº 20, 1945)    B. Efimov: "DEL ÁLBUM CRIMINAL. Los ex comandantes de Orel, Bobruisk, Nikolaev, Pskov, Velikiye Luki y otros están colgados (más precisamente colgados) en los lugares de SU último trabajo" (Nº 4, 1946); Ilustraciones de S. Kogshkv "Misterios sin resolver" (Nº 5, 1946)


Y. Ganfa: "¡Nosotros acusamos!" (Nº 20, 1945); y, Kukryniksy: "Y PIEL Y PECADO. Testimonio del General alemán .... tuvieron éxito en la realización de operaciones militares antisoviéticas de los vieneses "zorro marrón" y "zorro azul". Estos zorros de colores alemanes - Un regalo elegante para damas. Pero para pagar boas, ¡Resultó que teníamos que hacerlo! (texto de difícil traducción, viene en forma de poema) (Nº 4, 1946)


M. Cheremnykh: "Océano Pacífico" (Nº 31, 1945); y, Kukryniksy (corresponsales especiales de Cocodrilo en los juicios de Nuremberg): "Sentado en el banquillo, esperando la horca: primera fila: Goering, Hess, Ribbentrop, Keitel, Rosenberg, Frank, Frick, Streicher, Funk, Schacht. Segunda fila: Doenitz, Raeder, Jodl, von Papen, von Neurath, Fritsche. El resto de los acusados, aunque no entraron en esta imagen, también están sentados en el banquillo en la misma posición" (Nº 40, 1945)


M. Cheremnykh: "SOMBRERO INCORRECTO, o Número de la corona de Franco en la caseta de Madrid" (Nº 27, 1945); y, Cheremnykh: "Serenata Española" (Nº 9, 1946)


M. Cheremnykh: "GOLPE DEL CIEN POR CIENTO" (Nº 5, 1946)


B. Efimov: "ARCA DE HAMOV. El espacio habitable del arca construida por Noé fue, como saben, diseñado para pares de animales limpios e igual número de pares de gente limpia. Las personas puras no entran en absoluto en el cálculo de Hamov. En el arca moderna reconstruida por él, según la última tecnología profascista y equipada con un motor de varios miles de fuerzas impuras, solo se permiten personalidades sucias y sujetos manchados por la asociación con ellos. El carácter de los habitantes de esta arca se puede juzgar por el boceto de una primicia hecha de la naturaleza por nuestro artista. En el primer par de inmundos hay cierto ángel sin alas y cierto escritorzuelo del Vaticano que intentan salvar a los "pecadores fascistas" impenitentes" (Nº 7, 1946)

*****

FIN

Con  esta séptima entrada culminamos la serie de reportajes gráficos - entrevistas en homenaje al 100º aniversario de la Revista "Cocodrilo"

Entrada anterior: Revista Cocodrilo: ¿De qué se reía la gente? (VI)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny