Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas

15 octubre 2020

Cuando el mundo contuvo el aliento: Altona (VI)



Por Paul Hynes

Historia Alternativa


Los ¿Y si... ? de la Operación Barbarroja


En esta serie he contemplado cómo los cambios en la estrategia alemana y soviética podrían haber alterado la historia y la suerte de cada lado, pero ahora que estamos en su fin, me gustaría finalmente considerar qué podría haber sucedido si en lugar de la palabra clave ´Dortmund´, en su lugar, se hubiese enviado el mensaje a los comandantes alemanes en el frente con la palabra clave ´Altona´, la señal que indicaría que Barbarroja había sido cancelada, o al menos pospuesta.



El 14 de junio de 1941, los comandantes alemanes que reunían sus fuerzas en la frontera soviética recibieron el mensaje "Dortmund". El nombre de la ciudad en el río Ruhr era la palabra en clave preestablecida de que los preparativos finales para la Operación Barbarroja debían comenzar como preludio del comienzo de la invasión de la Unión Soviética; a partir de este momento no podría haber marcha atrás. Esta fue la culminación de meses de planificación y preparación alemana, y más de una década de condicionamiento ideológico por parte del régimen nazi. Iba a ser el paso crucial en los planes nazis para el dominio europeo, y eventualmente global, pero, en retrospectiva, muchos han argumentado que fue la mayor locura de Hitler.

Es difícil imaginar tal escenario. Hitler había hablado de invadir la Unión Soviética ya en 1922 y lo había estado discutiendo como una realidad militar desde el verano de 1940. Sin embargo, la planificación real de Barbarroja solo comenzó en diciembre de 1940 y antes de eso podría haber sido posible que Hitler podría haber sido persuadido de perseguir diferentes objetivos, al menos como preludio de su eventual ambición.

Para averiguar por qué pudo haber sucedido esto, debemos volver a un viaje en tren realizado en otoño del año anterior, uno que marcaría el curso de la historia europea.


Estrategia mediterránea de Hitler: octubre de 1940

 



El 23 de octubre de 1940, el tren personal de Hitler llegó a la localidad francesa de Hendaya, cerca de la frontera española, donde lo esperaba Francisco Franco, el dictador español. Hitler esperaba convencer a Franco de que se uniera al esfuerzo de guerra del Eje contra Gran Bretaña, a quien Alemania aún no había logrado someter. Con la Luftwaffe derrotada en los cielos del sur de Inglaterra, se había visto obligado a posponer su planeada invasión de Gran Bretaña y ahora estaba buscando nuevas formas de llevar a los británicos a la mesa de negociaciones. Si Franco aceptaba unirse a la guerra, o al menos permitir el tránsito de tropas alemanas por territorio español, entonces la Wehrmacht podría atacar Gibraltar.

Al día siguiente, Hitler se reuniría con el mariscal Philippe Petain, jefe del Estado francés (más conocido como la Francia de Vichy basado en la ciudad balneario en la que estaba situado su gobierno) en la comuna de Montoire. El régimen de Vichy había caído en la órbita alemana desde que firmaron el armisticio que sacó efectivamente a Francia de la guerra, pero el estado mantuvo una gran autonomía, lo que llevó a Hitler a parlamentar con el envejecido dictador francés. Hitler esperaba llevar a Vichy a la guerra contra el Reino Unido o, al menos, permitir que el Eje usara más el imperio francés en el norte de África y Oriente Medio para atacar al Imperio Británico.

 

Si Hitler hubiera podido convencer a estos hombres de que se pusieran del lado del Eje, o al menos proporcionar el uso de su territorio para las operaciones del Eje, sería de gran ayuda para el aliado italiano de Hitler, Benito Mussolini, en su invasión de Egipto


Este esfuerzo había tenido un comienzo lento, pero aún parecía que podría tener éxito en capturar el Canal de Suez, lo que permitiría un avance del Eje hacia el Medio Oriente hasta la India. Desde allí, el Eje no solo tendría el control total sobre el Mediterráneo, sino que podría causar tal daño al Imperio Británico que tendrían que pedir la paz mientras colocaban a los alemanes a una distancia de ataque de los campos petrolíferos soviéticos en el Cáucaso. El almirante alemán Erich Raeder, uno de los defensores más entusiastas de esta estrategia, argumentó que invadir la Unión Soviética sería mucho más fácil si esto se lograra.



Es poco probable que la obsesión de Hitler por destruir la Unión Soviética se haya aliviado alguna vez, pero si hubiera podido estar convencido de que una estrategia mediterránea podría sacar a Gran Bretaña de la guerra y crear condiciones más favorables para un golpe contra Stalin, es posible que lo haya considerado. En nuestro tiempo, Hitler dejó de albergar tales pensamientos después de que tanto Franco como Pétain se negaron a facilitar tal estrategia, pero si hubieran aceptado, con una mezcla de zanahorias y palos, al menos permitir que las tropas del Eje usaran su territorio, es muy posible que Barbarroja habría sido pospuesto.


Con las fuerzas del Eje centradas por completo en la destrucción del Imperio Británico, la victoria aliada se habría convertido en una perspectiva vaga y distante. Con la cooperación española, los alemanes habrían logrado aislar y, finalmente, capturar Gibraltar, mientras que el uso del norte de África francés facilitaría mucho el envío de suministros a las fuerzas del Eje en el norte de África. 


Aunque es probable que la invasión de Egipto por parte de Mussolini hubiera terminado en un desastre para los italianos como sucedió en nuestro tiempo, cuando llegó la ayuda alemana, podría hacerlo en cantidades mucho mayores sin la necesidad de acumular recursos para el Frente Oriental. Con el uso de los puertos de Vichy en el norte de África y una cantidad mucho mayor de camiones disponibles, es probable que el Afrika Korps de Erwin Rommel podría haber al menos duplicado su tamaño de una división blindada a dos. Rommel, que nunca fue un fanático de los aspectos prácticos de la guerra como es la logística, habría sido mucho más capaz de avanzar sobre Alejandría y El Cairo y, finalmente, Suez en el verano de 1941.

Aún habría fallado; la infraestructura de Libia era tan deficiente que solo se podría haber confiado en una sola carretera incluso con un mayor número de camiones disponibles, con Egipto planteando dificultades aún mayores: cualquier avance en el Canal de Suez habría dependido en gran medida de la captura del vital puerto egipcio de Alejandría, y el Eje todavía tendría que depender principalmente del puerto libio de Trípoli. La distancia entre Alejandría y Trípoli es mayor que la que hay entre Berlín y Moscú, y a pesar de todos los beneficios de la colaboración francesa de Vichy, los tanques de Rommel todavía tendrían que detenerse antes de su objetivo. A fines de 1941, los planes de Hitler habrían estado en ruinas, pero los Aliados habrían ganado poco más que un punto muerto.


La guerra anglo / estadounidense-nazi: 1941-19??

 



Aunque el hecho de que los soviéticos no estuvieran en guerra con los alemanes habría cambiado la imagen estratégica de Japón, es probable que todavía hubieran firmado el Pacto de No Agresión con los soviéticos en abril de 1941, lo que los habría liberado para trasladarse al sur. 


Es probable que los alemanes todavía hubieran declarado la guerra a los estadounidenses poco después de que Japón entrara en la guerra, viendo que era mejor comenzar la guerra en sus propios términos como lo hicieron históricamente, pero no obstante, Estados Unidos con su vasto poder industrial ahora estaría del lado aliado.

El hecho de que los estadounidenses y los británicos pusieran en común sus recursos significa que el Eje habría sido retirado gradualmente del norte de África, ya sea por un avance sangriento hacia el oeste desde Egipto o junto con los desembarcos estadounidenses en el norte del África francés como en nuestro tiempo. Esto último probablemente habría sido una empresa más arriesgada con Vichy cooperando activamente con el esfuerzo de guerra del Eje y Rommel habría estado mucho más seguro defendiendo Libia, pero en última instancia se habría visto obligado a retirarse a Europa, con planes ya en marcha para cambiar el continente en una fortaleza fascista. 

Por el bien del escenario, asumiremos que Hitler no ordena una invasión de la Unión Soviética en 1942 o más adelante, lo que no es demasiado inverosímil si consideramos que su enfoque podría haber permanecido en el Mediterráneo mucho más que en nuestro tiempo, y posteriormente al enfrentarse a una invasión angloamericana.

Con la guerra en el norte de África, el foco de atención de ambas partes se volvería hacia Europa, donde un punto muerto probablemente duraría algún tiempo. Sin la guerra en el este, los alemanes habrían podido concentrar muchos más esfuerzos en la construcción de fortificaciones y la producción de armas y aviones antiaéreos para evitar que los aliados se establecieran en el continente. Los alemanes habrían podido guarnecer fuerzas mucho más grandes en Europa occidental de las que podían permitirse en nuestro tiempo, mientras que la Unión Soviética habría seguido siendo un apoyo para su economía de guerra en lugar de un drenaje. Es probable que Stalin hubiera comenzado a subir los precios y exigir el pago por adelantado, ya que quedó claro que la Unión Soviética ya no estaba en peligro inminente, pero es difícil ver cómo las cosas podrían haber empeorado para los alemanes de lo que era el Frente Oriental en nuestro tiempo. Para los aliados, derrotar a Alemania habría sido una tarea abrumadora.




Históricamente, el "Programa de la Victoria" estadounidense había proyectado inicialmente el objetivo de movilizar a 11 millones de hombres en un ejército de más de 200 divisiones para fines de 1944. Se pensaba que el Ejército Rojo podría colapsar y que los aliados occidentales tendrían que luchar contra Alemania. sin ayuda. Con los soviéticos manteniéndose neutrales, esto habría sido una realidad y Estados Unidos tendría que intentar esta costosa expansión. Históricamente, los estadounidenses habían llegado a la conclusión, a principios de 1943, de que un ejército de 200 divisiones no era plausible sin una interrupción importante de la economía estadounidense, con una expansión limitada a 8,2 millones de hombres. Estos 8,2 millones de hombres, junto con los 3 millones de hombres del ejército británico, habrían tenido que ser responsables en gran parte de la liberación de Europa. 

A modo de comparación, las cifras de bajas militares del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial varían entre 8 y 11 millones de muertos. Para 1945, los aliados probablemente estarían listos para comenzar la liberación de Europa, prometiendo un baño de sangre que ampliaría la capacidad aliada, y mucho menos la resolución pública, de ganar la guerra hasta casi el punto de ruptura.

Sería en el verano de 1945 cuando los aliados adquirirían un arma para romper de manera decisiva el estancamiento y potencialmente prevenir una costosa invasión de Europa. Es difícil decir dónde habría caído la primera bomba atómica sobre Alemania, históricamente nunca se compiló una lista de objetivos, pero es probable que haya sido una ciudad de gran valor económico y / o militar. Berlín probablemente no habría sido un objetivo al menos no inicialmente, por lo que los Aliados podrían asegurarse de que hubiera un gobierno que realmente pudiera aprobar una rendición, pero aunque el liderazgo nazi sin duda se habría sorprendido por el poder destructivo de la bomba atómica, es improbable que hubiera sido suficiente para hacerlos rendirse. Hitler había planeado reducir toda Alemania a escombros si se enfrentaba a la derrota.

Después de todo, una invasión aliada de Francia habría sido necesaria e incluso con la supremacía aérea sobre Francia y las bombas atómicas cayendo sobre las ciudades alemanas, el conflicto resultante habría sido un baño de sangre para ambos lados. Con los aliados teniendo que usar una lenta guerra de desgaste contra masivas filas del ejército alemán, no es improbable que hubieran comenzado a emplear armas nucleares tácticas, con los alemanes tal vez recurriendo a la guerra química en la desesperación. El empuje aliado hacia el este habría sido tan horrible como el empuje soviético hacia el oeste en nuestro tiempo, si no más.




Eventualmente, el peso del avance aliado, los levantamientos en las naciones ocupadas y las repetidas bombas atómicas causarían el colapso de la infraestructura de Alemania y su esfuerzo de guerra con ella. Eventualmente, los aliados de Alemania la habrían abandonado ya sea por elección o por un colapso similar, pero es posible que los Aliados hayan tenido que avanzar hasta Polonia, dependiendo de dónde Hitler o un sucesor igualmente fanático eligieran para hacer su última resistencia

Es difícil predecir cuándo habría terminado la guerra, aunque para 1948 Estados Unidos habría comenzado a producir armas nucleares en masa, si no lo hubieran logrado antes. Es difícil decir qué bandera se habría izado sobre el Reichstag o si el Reichstag todavía estaría en pie.

Europa se habría arruinado, probablemente incluso peor de lo que pasó históricamente, no solo con la destrucción causada por la guerra en sí, sino también por el impacto de un gobierno nazi por años más largo. La neutralidad de la Unión Soviética habría evitado a los ciudadanos soviéticos la pesadilla de la ocupación nazi, pero aquellos que ya estaban bajo la ocupación alemana habrían tenido que soportarla posiblemente durante más años

Las muertes en el Holocausto aumentaron año tras año hasta 1944, cuando alcanzaron su punto máximo; a fines de ese año, el avance soviético se había convertido en un impedimento directo para el funcionamiento de los campos de exterminio de los nazis en Europa del Este, mientras que quienes dirigían el genocidio intentaban encubrir sus crímenes ante la inminente derrota. Si el resultado de la guerra hubiera estado todavía en duda, el genocidio industrializado habría continuado hasta que se produciese la derrota fnal de los nazis. Al mismo tiempo, es posible que los alemanes hubieran seguido adelante con sus planes de colonizar Polonia con colonos alemanes; planes que en nuestro tiempo se retrasaron y finalmente abandonaron debido a las demandas del Frente Oriental. Sin él, el plan alemán de asesinar a 20 millones de polacos para dar paso al "espacio vital" podría haberse realizado.

 

Conclusión: "Esa era la unión que derribará a los fascistas" ("That´s the union that´ll tear the fascists down, down, down", en el texto original inglés)

 

A menudo, al imaginar escenarios de historia alternativos, se da cuenta de que el pasado puede no haber resultado muy diferente después de todo, pero si estos eventos hubieran ocurrido, es muy posible que la Europa del presente sería irreconocible para la nuestra


La victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial fue un esfuerzo de equipo, uno que involucró al Ejército Rojo haciendo la peor parte de la lucha real. El costo de la victoria para la Unión Soviética, su país arruinado y la pérdida de innumerables vidas, es único en la historia de la humanidad. Si bien los aliados occidentales sin duda los ayudaron en este esfuerzo, no es difícil imaginar cuán difícil hubiera sido la tarea de derrotar a la Alemania nazi si los soviéticos hubieran permanecido neutrales. Con el tiempo, Europa aún habría sido liberada, siempre que el público estadounidense y británico hubiera podido contener los nervios, pero el trauma que persiste en muchas familias de la ex Unión Soviética habría sido nuestro para soportarlo. 

 

Paul Hynes

Ir a la V Parte

09 octubre 2020

Cuando el mundo contuvo el aliento: El Primer rayo (V)



por Paul Hynes
Historia Alternativa


Los ¿Y si...? de la Operación Barbarroja

Para los alemanes que se despertaron el domingo por la mañana del 22 de junio de 1941, la noticia de que su país estaba en guerra con la Unión Soviética les fue entregada con la habitual grandilocuencia y mentiras de la propaganda nazi. Se les dijo que esta nueva guerra no era una invasión, sino un ataque preventivo, necesario para hacer frente al "complot ruso-anglosajón soviético" para destruir Alemania que estaba a punto de completarse. 

En su declaración de esa mañana, Adolf Hitler habló con gran indignación por las ficticias violaciones fronterizas por parte de aviones soviéticos y las refriegas entre el Ejército Rojo y la Wehrmacht provocadas por la agresión soviética y cómo, como siempre afirmó, había hecho todo lo posible para tratar de preservar la paz. 


Imagen modificada por Andy Cooke de una subida por el usuario de Wikimedia "DIREKTOR", derivada de un fotograma de la animación GIF Archivo: Segunda guerra mundial, publicado bajo la licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported.


El pueblo alemán estaba acostumbrado a poner los ojos en blanco ante este tipo de fabricaciones y, aunque lamentablemente ha resistido en algunos rincones la teoría de la extrema derecha de una supuesta conspiración, la "Controversia de los planes ofensivos soviéticos" ha sido universalmente descartada por todos los historiadores creíbles

Alemania había estado preparándose activamente para invadir la Unión Soviética desde diciembre de 1940, había sido el sueño de Hitler durante décadas, la noción de que el ataque alemán fue un ataque preventivo es fácilmente desacreditada. Del mismo modo, no hay evidencia real de que la Unión Soviética se estuviera preparando para atacar a Alemania a fines de junio de 1941; de hecho, sus preparativos para una guerra defensiva estaban siendo obstaculizados por un liderazgo que estaba desesperado por tratar de evitar cualquier acumulación militar que pudiera interpretarse como una "provocación".

Pero es difícil no preguntarse si deberían haberlo hecho o no.

Si los soviéticos hubieran atacado antes de que los alemanes estuvieran listos para lanzar su propia invasión, ¿podrían haber logrado destruir la amenaza alemana y poner fin a la Segunda Guerra Mundial, antes de que hubiera alcanzado su crescendo? 

El general más famoso del Ejército Rojo parecía pensar que sí. 


Mayo de 1941: la propuesta de Zhukov


El General de ejército Georgy Zhukov en los duros días de 1941; a la derecha, retrato de 1944 de Zhukov como Mariscal de la Unión Soviética.


En la primavera de 1941, Georgy Zhukov aún no era el héroe nacional en el que se convertiría a lo largo de su servicio en la Gran Guerra Patriótica, pero su puesto como viceministro de Defensa le dio un cierto nivel de influencia dentro de la jerarquía soviética y, como tal, su estrategia propuesta fue redactado el 15 de mayo de 1941 con la esperanza de llamar la atención de Stalin.

Zhukov argumentó en su plan que la guerra con Alemania era ahora inminente y, como tal, el Ejército Rojo no debería sentarse y esperar a ser víctima. En su lugar, deberían atacar antes de que se completaran los preparativos alemanes para "adelantarse al desarrollo enemigo y atacar al ejército alemán cuando esté en proceso de despliegue". 

El plan era destruir las fuerzas alemanas que se concentraban en Polonia y Prusia Oriental (Kaliningrado moderno), que estimó en alrededor de 100 divisiones, en un ataque de tres frentes desde el sur, norte y noroeste. Si todo iba bien, Varsovia y Cracovia serían liberadas en cuatro semanas con la Wehrmacht destruida en el proceso. Las operaciones posteriores verían al Ejército Rojo tomar el resto de Polonia y Prusia Oriental. Si esto pudiera lograrse y si los aliados de Alemania se mantenieran a raya, Berlín y Praga habrían estado a menos de 200 millas de distancia sin nada entre el Ejército Rojo y la victoria final. 

Alemania había derrotado a Francia en seis semanas, la Unión Soviética habría derrotado a Hitler en un mes. 

Con la movilización completa, el Ejército Rojo superaría en número a los alemanes en personal, tanques y aviones, aunque se estaba acabando el tiempo tanto para completar esta preparación como para atacar antes de que los alemanes pudieran lanzar su propia invasión. El coronel David Glantz, experto del Ejército Rojo, estima que se habría necesitado hasta mediados de junio para reunir las fuerzas necesarias para el plan de Zhukov e incluso entonces el Ejército Rojo todavía habría tenido sus problemas con la falta de camiones, radios y repuestos para los vehículos, aunque es probable que los problemas que tuvieron con las municiones y el combustible se hayan mitigado un poco en preparación de la ofensiva. 

Zhukov habría sido consciente de estas deficiencias y es probable que hubiera admitido que el plan era tremendamente optimista. De manera realista, pudo haber estado tratando de llamar la atención de Stalin sobre el peligro inminente de la invasión alemana. De cualquier manera, no hay constancia de que Stalin alguna vez revisara la propuesta de Zhukov en ese momento, y a pesar de la influencia del oficial soviético, es poco probable que hubiera convencido a Stalin de que la guerra con los alemanes no podía retrasarse, y mucho menos de que el mejor plan de acción era para comenzar la guerra ellos mismos. 

Stalin era notoriamente cauteloso con las apuestas, aunque la historia ha demostrado que estaba dispuesto a aceptarlas cuando sentía que no había otra opción. Es poco probable que hubiera firmado el plan de Zhukov si lo hubiera visto, pero por el bien del escenario, supongamos que Zhukov hubiera sido capaz de convencerlo de que los peligros de no tomar esa oportunidad eran mucho peores que intentar derrotar a Alemania de una sola vez


15 de junio de 1941: "Tormenta"


Foto, Archivo RIA Novosti/ Michael Trahman / CC-BY-SA 3.0


A mediados de junio, una semana antes de que comenzara la Operación Barbarroja, la palabra en clave "Groza" (Tormenta) se habría enviado a los comandantes soviéticos de primera línea. Esta fue la palabra clave para que las fuerzas soviéticas se pusieran en plena preparación para el combate, en nuestro tiempo se había leído apresuradamente en las primeras horas del 22 de junio, cuando la invasión alemana ya había comenzado, pero en este escenario habría sido la confirmación final de que el ataque soviético estaba a punto de comenzar. Poco después, 35.000 piezas de artillería soviética habrían anunciado al mundo que la Unión Soviética había entrado en la Segunda Guerra Mundial, y en sus propios términos. 

Lo que habría seguido depende en gran medida del factor que hizo que las primeras semanas de la Operación Barbarroja fueran un éxito: sorpresa estratégica y táctica. Podría decirse que el plan de Zhukov se habría basado aún más en la sorpresa si hubiera tenido éxito, algo que Zhukov planeaba lograr fingiendo la acumulación en la frontera como un gran ejercicio del Ejército Rojo. ¿Hasta qué punto los alemanes lo habrían creído? esto es discutible. En la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos hicieron un gran uso de "Maskirova" (Disfraz), una mezcla de engaño y mimetismo para confundir o engañar a sus enemigos alemanes. En 1941, el Ejército Rojo no había perfeccionado estas técnicas hasta convertirlas en un bello arte, pero tenían algo de experiencia en engañar a los enemigos para que lo creyeran, particularmente en los conflictos fronterizos de preguerra contra los japoneses. 

Es difícil no encontrar una cierta satisfacción irónica al imaginar la escena que se habría desarrollado si los soviéticos hubieran tomado a los alemanes por sorpresa. La Luftwaffe, aún no completamente ensamblada, es derribada en las pistas de aterrizaje mientras los soldados alemanes, despertados con rudeza, luchan por llegar a sus armas en medio de una lluvia de fuego antes de ver cómo sus depósitos de municiones y combustible se incendian en medio del poderío aéreo y la artillería soviéticos. El plan de Zhukov habría visto a dos cuerpos de tropas aerotransportadas caer detrás de las líneas alemanas para sembrar más caos, antes de que el Ejército Rojo arrasara a los defensores destrozados.




Los alemanes, tomados por sorpresa, carentes de superioridad aérea y librando una guerra para la que no estaban preparados, se verían obligados a intentar frenar el avance del Ejército Rojo mediante pérdidas irremplazables en hombres y material. Zhukov había juzgado incorrectamente las disposiciones alemanas y, contrariamente a los planes soviéticos, su avance se habría dirigido precipitadamente hacia las filas masivas de las fuerzas alemanas más grandes, el Grupo de Ejércitos Centro. Lo que hubiera seguido habría sido una picadora de carne brutal con las mejores fuerzas alemanas y soviéticas encerradas en una desesperada guerra de desgaste. Los alemanes se verían obligados a retroceder debido a la falta de preparación y la interrupción detrás de sus líneas, pero el impulso del avance del Ejército Rojo habría comenzado a perder fuerza debido a las grandes pérdidas y sus propias líneas de suministro extendidas

En cuatro semanas, después de que el polvo se hubiera asentado, el resultado probablemente habría sido un sangriento estancamiento con los alemanes habiendo logrado mantener al Ejército Rojo, probablemente, algo al este de Varsovia. 

Zhukov no habría podido destruir la Wehrmacht, pero podría haberse sentido satisfecho de haber salvado a su país de la invasión. El Ejército Rojo, a diferencia de los alemanes, habría podido reemplazar sus pérdidas y no pasaría mucho tiempo antes de que la marcha soviética hacia el oeste pudiera continuar. 

Sin embargo, también debemos considerar la posibilidad de que los soviéticos no lograran sorprender, lo que habría implicado un resultado catastrófico muy diferente. Los alemanes habían estado monitoreando al Ejército Rojo en la frontera durante varios meses, los aviones de la Luftwaffe podían volar a través del territorio soviético debido al temor de Stalin de que cualquier respuesta soviética pudiera verse como una "provocación". Si los soviéticos se hubieran estado preparando para atacar a los alemanes, es probable que la Luftwaffe tuviera que actuar más más subrepticiamente, pero de todos modos es posible que hubieran podido observar al Ejército Rojo acumulándose en la frontera y que la Wehrmacht hubiera podido prepararse en consecuencia.


Atribución: Bundesarchiv, Bild / Wiegand / CC-BY-SA 3.0


Operación Bertha era el nombre del plan de contingencia alemán para un ataque soviético durante los preparativos para Barbarroja, los detalles sobre lo que el plan habría implicado realmente permanecen enterrados en los archivos alemanes, pero por lo que se puede determinar, significaría un desastre para el Ejército Rojo. Los alemanes habrían preparado una defensa en profundidad en los ríos San y Narew, absorbiendo la ofensiva soviética con pérdidas mínimas para ellos, antes de lanzar un golpe blindado para rodear y destruir al Ejército Rojo invasor, avanzando posteriormente hacia territorio soviético. Esto recordaría lo que sucedió durante la ofensiva soviética contra Jarkov en la primavera de 1942, solo que mucho peor para el Ejército Rojo. 

A diferencia de las primeras semanas de Barbarroja, los alemanes habrían destruido no solo las fuerzas soviéticas en las fronteras, sino también una gran cantidad de las reservas que históricamente habían llegado para luchar en las batallas de Smolensk y Moscú. De un solo golpe, gran parte de la Unión Soviética se habría visto impotente ante la invasión alemana, dependiendo de reclutas frescos entrenados apresuradamente para defender Moscú, con la mayor parte de las reservas y el equipo del Ejército Rojo destruidos en la debacle de Zhukov. 

Stalin no habría tenido más remedio que salir adelante, no se podía negociar con los alemanes, pero las esperanzas de ayuda del mundo exterior podrían haber sido más dudosas de lo que eran en nuestro tiempo. El público británico apoyaba ampliamente la causa soviética, pero aquí las figuras anticomunistas dentro del establecimiento británico podrían haber señalado el hecho de que Stalin, no Hitler, había comenzado la guerra y que el dictador alemán estaba actuando simplemente como el "baluarte contra comunismo". Es muy posible que el público estadounidense, con su fuerte movimiento aislacionista, haya estado de acuerdo. 


Conclusión: Un rayo en el cielo azul



Aunque la noción de un ataque preventivo soviético es tentadora, hay una razón por la que está relegada al ámbito de la teoría de la conspiración y la apología nazi. Tal estrategia habría sido una apuesta demasiado grande incluso para aquellos propensos a correr riesgos, una actitud que era ajena a Stalin y aunque las recompensas potenciales de tal movimiento no eran despreciables si las cosas hubieran salido mal, puede haber llevado a un escenario en el que la victoria alemana en la Segunda Guerra Mundial de repente se vuelve bastante más creíble. 

Irónicamente, la mejor oportunidad de victoria que tenían los alemanes podría haber sido, en primer lugar, si los soviéticos hubieran evitado que ocurriera Barbarroja. 


Leer la IV Parte                      Ir a la VI Parte

Nota del autor.

Inicialmente tenía la intención de terminar esta serie aquí, espero que se haya divertido tanto leyéndola como yo escribiéndola, pero se me ocurrió si los alemanes podrían haberse beneficiado de que Barbarroja se cancelara en el último momento, ¿y si los alemanes hubieran abandonado la idea por completo?

¡Todo lo que queda por decir, por última vez, averiguelo en la siguiente entrada! 

Paul Hynes

07 octubre 2020

Cuando el mundo contuvo el aliento: Bayonetas fijas (IV)



Por Paul Hynes
Historia Alternativa


Los ¿Y si...? de la Operación Barbarroja

Al comenzar Barbarroja, las tropas soviéticas en el frente a menudo dormían. Cuando los alemanes atacaron, sus existencias de municiones y combustible eran escasas sin ninguna preparación para una pelea y las existencias disponibles eran destruidas o capturadas durante los primeros días del conflicto. 

Los aviones de la Fuerza Aérea Roja estaban dispuestos en ordenadas filas para que la Luftwaffe los destruyera, lo que provocó la pérdida de más de mil aviones en tierra. 



Durante la primera semana de la guerra, los soviéticos carecieron de cualquier forma de alto mando centralizado, una situación agravada aún más por la interrupción de las líneas de comunicación por la invasión y, a menudo, inexistentes por la falta de acceso a códigos adecuados, lo que significa que el teléfono del ferrocarril era a menudo el único vínculo entre las tropas sobre el terreno y los líderes del estado soviético. 

Fue en este entorno donde se ordenaron desesperados contraataques en el frente, todos los cuales inevitablemente fracasaron. Las formaciones soviéticas instruidas para el ataque eran incapaces de discernir hacia qué dirección se suponía que debían atacar, o en las palabras Capitán del Ejército Rojo, Anotoli Kruzhin, 

"No (capaz) de encontrar dónde estaba posicionado el enemigo, peor las unidades soviéticas, - su propio ejército! " El Ejército Rojo era como un boxeador con los ojos vendados con un brazo atado a la espalda, agitándose y lanzando golpes desesperados a un oponente experimentado, incapaz de asestar un golpe significativo o incluso de ver hacia dónde debería apuntar. 



Estos fracasos hicieron que una catástrofe en las primeras semanas de la guerra germano-soviética fuera inevitable para el Ejército Rojo, pero ¿hasta qué punto se podría haber mejorado su desempeño si se les hubiera permitido prepararse? 

La respuesta, irónicamente, radica en el motivo de su falta de preparación.

Abril-mayo de 1941: negación y desesperación


Richard Sorge, maestro espía, no fue creído por sus jefes rusos cuando encontró los planos alemanes. 

La razón de la creencia de Stalin de que Alemania no atacaría en 1941 se basaba demasiado en un malentendido crucial de las intenciones alemanas que complementaba el cumplimiento de su propio deseo. Es poco probable que Stalin alguna vez haya tenido alguna duda de que Hitler quería destruir la Unión Soviética, pero decidió ignorar las señales de advertencia de que a fines de la primavera de 1941 debería haber sido inevitable que se avecinara una invasión ese año. 

La razón de esto, principalmente, fue que la Unión Soviética no estaba lista para una guerra en 1941.

El Ejército Rojo se encontraba en medio de una gran expansión y reorganización, habiendo cuadriplicado su tamaño desde 1939 y tratando de aprender las lecciones de la Guerra de Invierno con Finlandia que había revelado problemas evidentes con su organización y estrategia. Se estaba construyendo una nueva línea de fortificaciones a lo largo de la nueva frontera germano-soviética, pero no estaba ni cerca de completarse, ni tampoco el reemplazo por parte del Ejército Rojo de sus tanques ligeros más antiguos, como el T-26, por modelos más nuevos y pesados ​​como el T-34 y el KV. -1 en cualquier lugar cerca de completarse.

Stalin había esperado que el Ejército Rojo tuviera tiempo suficiente para resolver estas dificultades, confiando en una larga guerra entre anglo-franceses y Alemania, pero con la caída de Francia en 1940 y el posterior aislamiento del Reino Unido, estaba desesperado por comprar más. tiempo sabiendo que Alemania ahora era libre de girar hacia el este. A medida que las pruebas de los preparativos alemanes para la invasión de los soviéticos se acumulaban en la primavera de 1941, Stalin adoptó una estrategia más comúnmente asociada con los británicos: el apaciguamiento




En mayo y principios de junio de 1941 se enviaron grandes cargamentos de cereales, petróleo y otros recursos al imperio nazi (algunos, curiosamente, sin solicitud) con la esperanza de que Hitler pudiera ver que el comercio pacífico con la Unión Soviética estaba en marcha. mucho más preferible a la guerra. Con la esperanza de tranquilizar aún más las mentes alemanas, a menudo se ordenó que los preparativos abiertos del Ejército Rojo para la defensa fueran más discretos o incluso se detuvieran para dejar en claro que la Unión Soviética no consideraba que la guerra fuera inevitable. 

Incluso cuando los oficiales alemanes en la Polonia ocupada hablaban abiertamente de la inminente invasión, Stalin seguía seguro de que podría conseguir un indulto que permitiría un año de respiro para el Ejército Rojo. Al hacerlo, simplemente dejó a la Unión Soviética en un estado mucho más débil de lo que podría haber sido

Si Stalin hubiera estado más abierto a las evidentes advertencias de lo que estaba a punto de suceder, la inteligencia soviética habría podido lograr una victoria que se impidió en nuestro tiempo. 

Richard Sorge, el maestro espía soviético que trabajaba en la embajada alemana en Tokio, había descubierto los planes, las intenciones e incluso la fecha de inicio del plan Barbarroja. Esta información se marcó como "dudosa" cuando llegó al Kremlin en abril de 1941. Pero ¿y si se hubiera marcado como "digna de confianza"? 

Junio ​​de 1941: "¡No mueras sin dejar atrás a un alemán muerto!"


Armas soviéticas incautadas por las fuerzas alemanas durante la Operación Barbarroja en 1941.

Si los soviéticos hubieran pasado los meses previos a Barbarroja preparándose para la invasión alemana, podrían haber abordado muchos de los problemas que permitieron el desastre en las fronteras en nuestro tiempo. 

La construcción en la línea defensiva, ni siquiera a medio construir, en la frontera germano-soviética se habría abandonado en favor de la ya completa 'Línea de Stalin' que se había basado en la antigua frontera soviético-polaca. Esta línea habría permitido que los soviéticos se atrincheraran en profundidad cuando llegó la invasión. Sin lo mejor de sus ejércitos atrapado en el bombardeo inicial de artillería alemana, podrían esperar a que los alemanes llegaran a ellos donde el Ejército Rojo podría aplicar generosas cantidades de fuego de artillería sobre los alemanes que avanzaban desde sus propios "puntos de estrangulamiento" estratégicos. Conociendo la fecha exacta de la invasión, se podrían haber hecho preparativos para asegurar que los alemanes hubieran recibido una cálida bienvenida a este respecto

Si el Ejército Rojo se hubiera movilizado unas semanas antes del comienzo de Barbarroja, casi se habría duplicado en tamaño, de una fuerza de 5,5 millones a 9,6 millones para cuando la movilización hubiera terminado. Este segundo escalón estratégico habría asegurado que, en lugar de ser superado en número en las etapas iniciales de la guerra germano-soviética, el Ejército Rojo habría disfrutado de una gran ventaja en mano de obra. Más escalones habrían acercado esa fuerza a los 14 millones, incluidos todos los reservistas soviéticos en la definición más amplia, aunque esto habría llevado varios meses más, según el historiador David Stahel. 

Para hacer frente a este enemigo atrincherado y en rápida expansión, los alemanes habrían tenido que cruzar ríos con puentes volados y campos plagados de minas colocadas previamente, mientras que en el cielo ya no podían confiar en que la Luftwaffe hiciera las cosas a su manera. ¿Podría la Wehrmacht posiblemente haber vencido a este enemigo que estaba intacto y listo para luchar? 
Más que probable. 


Mapa de la invasión alemana de la Unión Soviética, por la revista Life (14 julio de 1941)

A pesar de su preparación, el Ejército Rojo todavía tendría que lidiar con equipos que a menudo estaban obsoletos y averiados, o simplemente faltaban como en el caso de las radios. Las grandes pérdidas en los tanques debido a fallas mecánicas probablemente aún se habrían producido, incluso si una mayor diligencia antes de la invasión podría haber aliviado un poco la situación. La Fuerza Aérea Roja habría sido masacrada, no en el suelo sino en el cielo. Irónicamente, la situación para la Fuerza Aérea Roja podría haber sido peor si hubieran volado para encontrarse con la Luftwaffe, al menos en tierra los pilotos evitaron la carnicería para luchar otro día en mejores aviones. La escasez de municiones y combustible del Ejército Rojo todavía habría golpeado con fuerza, una mayor conciencia de la amenaza alemana no habría sido suficiente para resolver las limitaciones de las cuotas inadecuadas del Plan Quinquenal, incluso con una mayor prisa por priorizar la fabricación de armas. El Ejército Rojo habría permanecido sin experiencia en su mayor parte, y su liderazgo a menudo habría permanecido inepto

En poder aéreo, doctrina, experiencia y liderazgo, los alemanes habrían tenido una clara ventaja y es difícil ver que la batalla de la Línea Stalin termine en otra cosa que no sea una prolongada y sangrienta victoria alemana


Tanques alemanes penetrando en las profundidas del territorio soviético en 1941.

El mantra de aceptar la muerte pero decidido llevarse consigo a tantos enemigos era uno que se había visto obligado el Ejército Rojo por circunstancias anteriores a la falta de voluntad de Stalin para prepararse para una invasión alemana, pero sin este obstáculo, el Ejército Rojo podría haberse asegurado de que fuera la última verdadera victoria alemana de la guerra

Las batallas iniciales de Barbarroja se habrían medido en meses en lugar de días o semanas, y las pérdidas alemanas en hombres y equipo, inesperadamente altas en nuestro tiempo, habrían significado el final de la invasión antes de que realmente hubiera comenzado. 

Con la destrucción de la Línea de Stalin, los soviéticos habrían sufrido graves pérdidas, pero es poco probable que hubieran sido tan pesadas​​ como en nuestro tiempo y una batalla prolongada hubiera permitido una retirada mucho mejor organizada al río DnieperCorriendo por el oeste de Bielorrusia y Ucrania, aquí es donde el avance alemán se habría detenido. Las maltrechas fuerzas alemanas habrían tenido que cruzar un gigantesco obstáculo natural defendido por nuevos ejércitos y los restos de los que habían escapado de las batallas fronterizas. La Wehrmacht, victoriosa pero agotada, se vería obligada a hacer una pausa para lamer sus heridas. Incapaz de amenazar a Smolensk o Kiev, y mucho menos a Leningrado o Moscú, hasta que sus grandes pérdidas en hombres y material pudieran ser reemplazadas.

Es probable que no tuvieran que esperar mucho hasta que se dieran cuenta de que el Ejército Rojo, intacto y cada vez más fuerte, sería el que daría el siguiente golpe. 

Conclusión: la batalla decisiva que nunca fue


Soldados alemanes en el sur de Rusia en 1941


Las tropas del Ejército Rojo estacionadas en la frontera germano-soviética se vieron obligadas imperdonablemente a luchar con una mano atada a la espalda, no solo debido a que el liderazgo soviético no prestó atención a las señales de advertencia de una inminente invasión alemana, sino que no hay duda de que restringió severamente su capacidad para resistir cuando ya se enfrentaban a terribles dificultades.

Aunque es poco probable que un Ejército Rojo mejor preparado pudiera haber hecho retroceder a los alemanes en las primeras semanas de Barbarroja, es posible que su sacrificio haya obligado a los alemanes a detenerse mucho más al oeste de lo que lo hicieron históricamente, ahorrando a millones la ocupación nazi y asegurando que la Unión Soviética habría tenido una base mucho más firme para repeler a los alemanes y marchar sobre Berlín mucho antes que en nuestro tiempo. Barbarroja todavía habría sido traumático para el Ejército Rojola escala y la intensidad de la invasión del Eje lo aseguraron. Pero los que murieron en esas primeras semanas se habrían asegurado de que las esperanzas alemanas de conquista murieran con ellos si se les hubiera permitido luchar lo mejor que pudieran.

Pero, ¿y si los soviéticos hubieran adoptado un enfoque más "proactivo" ante las señales de un inevitable ataque alemán? Después de todo, a menudo se dice que la mejor defensa es ...

¡Descúbrelo en la siguiente entrada ! 

Paul Hynes                                   Leer la V Parte

                                                       Leer la III Parte

04 octubre 2020

Las contradicciones del Irán moderno



por Thierry Meyssan
Red Voltaire


I parte
De país imperialista, Irán pasa a ser ‎antimperialista‎
La historia del Irán de los siglos XX y XXI no corresponde a la imagen que se tiene de ‎ese país en el mundo occidental. Pero tampoco corresponde a la imagen que transmiten ‎los discursos oficiales de los dirigentes iraníes. Históricamente vinculado a China, pero ‎fascinado por Estados Unidos desde hace dos siglos, Irán se debate hoy entre el ‎recuerdo de su pasado imperial y el sueño liberador del imam Khomeini. Khomeini veía ‎en el chiismo algo más que una religión. Lo consideraba también un arma política y ‎militar y vaciló entre proclamarse protector de los chiitas o libertador de los oprimidos.


En 1925, Londres se las arregla para derrocar la dinastía Qayar, que ejercía el poder en Persia, ‎y poner un oficial del ejército británico a la cabeza del país con el título de shah. Durante la ‎Segunda Guerra Mundial, ya bajo el nombre de Reza Pahlevi, aquel elegido de los británicos ‎resulta ser un ferviente germanófilo y Londres lo sustituye por su hijo, Mohammad Reza ‎Pahlevi. En 1971, tratando de alcanzar la estatura de personalidad internacional, el nuevo shah ‎convoca un encuentro de reyes, jefes de Estado y jefes de gobierno de todo el planeta para ‎celebrar los 2.500 años del imperio persa. Inquietos ante aquella muestra de megalomanía, ‎Estados Unidos y el Reino Unido sacan del poder al shah Mohammad Reza Pahlevi para ‎poner en su lugar al ayatola Roullah Khomeini.

Los persas conformaron vastos imperios, pero no lo hicieron conquistando los territorios de ‎los pueblos vecinos sino federándolos. Comerciantes más que guerreros, los persas impusieron ‎su lengua a toda Asia durante todo un milenio, a todo lo largo de las rutas chinas de la seda. ‎El farsi, lengua que hoy se habla únicamente en Irán, ocupaba entonces un lugar sólo ‎comparable al inglés actual. En el siglo XVI, el soberano persa decidió convertir su pueblo al ‎chiismo para unificarlo y aportarle una identidad particular en el seno del mundo musulmán. Ese ‎particularismo religioso sirvió de basamento al imperio safávida. ‎


En 1951, el primer ministro iraní, Mohammad Mossadegh (sentado a la ‎derecha) hace uso de la palabra ante el Consejo de Seguridad de la ONU.‎

A principios del siglo XX, Persia se ve enfrentada a las ambiciones de los imperios británico, ‎otomano y ruso. Como consecuencia de una terrible hambruna deliberadamente provocada por ‎los británicos –que deja 6 millones de muertos–, Teherán pierde su imperio y, en 1925, Londres ‎impone a Persia una dinastía de opereta –la dinastía Pahlevi– para acaparar la explotación de los ‎yacimientos petroleros únicamente en beneficio del imperio británico. ‎

Pero en 1951 un nuevo primer ministro iraní, Mohammad Mossadegh, nacionaliza la Anglo-Persian ‎Oil Company. Furiosos, el Reino Unido y Estados Unidos derrocan a Mossadegh y mantienen en ‎el poder al shah Mohammad Reza Pahlevi. Para contrarrestar la influencia de los nacionalistas ‎iraníes, Washington y Londres convierten el régimen del shah en una feroz dictadura, liberando al ‎ex general nazi Fazlollah Zahedi e imponiéndolo como primer ministro. Este individuo crea una ‎policía política, la SAVAK, cuyos cuadros son ex oficiales de la Gestapo nazi, reciclados por ‎Washington y Londres y reagrupados en las redes denominadas stay behind.‎

El derrocamiento del primer ministro Mossadegg llama la atención del Tercer Mundo hacia la ‎explotación económica de la que está siendo objeto. El colonialismo francés era un colonialismo ‎tendiente a instalar pobladores franceses en las naciones que colonizaba mientras que el ‎colonialismo británico es sólo una forma de saqueo organizado. Antes del gobierno de ‎Mossadegh, las compañías petroleras británicas no revertían más de un 10% a los pueblos cuyos ‎recursos explotaban. Inicialmente, Estados Unidos se pone del lado de Mossadegh y propone que ‎se revierta la mitad. Impulsado por Irán, la tendencia a ese reequilibrio se mantendra en todo ‎el mundo durante todo el siglo XX. ‎


Amigo de los intelectuales franceses Frantz Fanon y Jean-Paul Sartre, ‎el iraní Alí Shariati reinterpreta el islam como una herramienta de liberación. Según sus ‎palabras: “Si no estás en el campo de batalla, da igual que estés‎ en la mezquita o en un bar”.

Poco a poco van surgiendo dos principales movimientos de oposición en el seno de la burguesía ‎iraní: en primer lugar, los comunistas, respaldados por la Unión Soviética, y después los ‎tercermundistas, reunidos alrededor del filósofo Alí Shariati. Pero será un clérigo, el ayatola ‎Roullah Khomeni quien logrará finalmente despertar la conciencia de los más desfavorecidos. ‎Khomeini estima que más que llorar por el martirio del profeta Hussein lo más importante sería ‎seguir su ejemplo luchando contra la injusticia. Debido a esa posición, Khomeini será ‎estigmatizado como hereje por el resto del clero chiita. Al cabo de 14 años de exilio en Irak, ‎Khomeini se instala en Francia, donde sus ideas impresionan a numerosos intelectuales de ‎izquierda, como Jean-Paul Sartre y Michel Foucault.‎

Mientras tanto, Occidente convierte al shah Mohammad Reza Pahlevi en el «gendarme del Medio ‎Oriente». El shah se ocupa personalmente de aplastar los movimientos nacionalistas y sueña ‎con recuperar el esplendor de otros tiempos, tanto que llega incluso a celebrar con fastuosidad ‎hollywoodense el aniversario 2.500 del imperio persa, montando toda una ciudad tradicional en ‎Persépolis. ‎

Durante el “shock” petrolero de 1973, el shah Mohammad Reza Pahlevi se da cuenta ‎bruscamente del poderío que tiene en sus manos, se plantea la posibilidad de restaurar un ‎verdadero imperio y solicita la cooperación de la dinastía real de Arabia Saudita. Esta última ‎informa de inmediato a su amo estadounidense, quien decide entonces deshacerse de un aliado ‎al que ahora considera demasiado ambicioso, sustituyéndolo por el ya anciano ayatola Khomeini ‎‎–de 77 años en aquel momento– a quien, por supuesto, rodeará con sus agentes. Pero, primero ‎que todo, el MI6 británico procede a “limpiar el terreno”: los comunistas iraníes son ‎encarcelados; el «imam de los pobres», Moussa Sadr, de nacionalidad libanesa, desaparece para ‎siempre durante una visita en Libia; y el filósofo iraní Alí Shariati es asesinado en Londres. Solo ‎entonces, las potencias occidentales invitan al shah Mohammad Reza Pahlevi a salir de Irán por ‎varias semanas para recibir “tratamiento médico”. 

El 1º de febrero de 1979, el ayatola Khomeini regresa de su largo exilio. ‎Desde el aeropuerto de Teherán, va directamente al cementerio de Behesht-e Zahra (ver foto), donde pronuncia una alocución llamando el ejército a unirse a la tarea de liberar Irán ‎de los anglosajones. La CIA descubre entonces que el hombre al que había tomado por un ‎predicador senil es un verdadero tribuno capaz de movilizar multitudes y de comunicar a cada ‎iraní la convicción de que puede ayudar a cambiar el mundo.

El ayatola Khomeini regresa triunfalmente de su exilio el 1º de febrero de 1979. Desde de la pista ‎de aterrizaje del aeropuerto internacional de Teherán, un helicóptero lo traslada de inmediato ‎hasta el cementerio de la ciudad, donde acaban de ser sepultados 600 manifestantes abatidos ‎cuando participaban en una protesta contra el régimen del shah. Khomeini pronuncia entonces un ‎encendido discurso donde, para sorpresa de todos, no arremete contra la monarquía sino contra ‎el imperialismo. El ayatola se dirige directamente al ejército, exhortándolo a ponerse del lado ‎del pueblo iraní, en vez de seguir al servicio de Occidente. El «cambio de régimen» organizado ‎por las potencias occidentales se convierte instantáneamente en una verdadera revolución. ‎

Khomeini instaura un régimen político no vinculado al islam, denominado Velayat-e faqih e ‎inspirado en la República de Platón, cuyas obras el ayatola conoce a fondo: el gobierno ‎se hallará bajo la autoridad de un sabio, en aquel momento el propio Khomeini. El ayatola ‎aparta uno a uno a todos los políticos prooccidentales. Washington reacciona organizando ‎primero varios intentos de golpes de estado militares y después una campaña de terrorismo ‎a través de elementos ex comunistas, los denominados “Muyahidines del Pueblo”. ‎

Estados Unidos acabará pagando –a través de Kuwait– al gobierno iraquí del presidente Saddam ‎Hussein para utilizarlo como fuerza contrarrevolucionaria frente a Irán. Washington orquesta así ‎una sangrienta guerra entre Irak e Irán, conflicto que se extenderá desde septiembre de 1980 ‎hasta agosto de 1988 y a lo largo del cual las potencias occidentales apoyarán cínicamente a los ‎dos bandos. Irán no vacila entonces en comprar armamento estadounidense a través de Israel, ‎lo cual dará lugar al escándalo conocido como «Irángate» o «Irán-Contras». Mientras tanto, ‎el imam Khomeni transforma la sociedad iraní, desarrolla entre su pueblo el homenaje a los ‎mártires y un verdadero sentido del sacrificio. Cuando Irak agrede indiscriminadamente a los ‎civiles iraníes lanzando misiles a diestra y siniestra sobre las ciudades, Khomeini prohíbe al ejército ‎iraní responder haciendo lo mismo y anuncia que las armas de destrucción masiva contradicen su ‎visión del islam, lo cual prolongará un poco más el conflicto. ‎

Cuando las víctimas de la guerra se elevan a un millón de muertos, el presidente iraquí Saddam ‎Hussein y el imam Khomeini se dan cuenta de que están siendo manipulados por las potencias ‎occidentales y la guerra se detiene como había comenzado, sin razón alguna. Khomeini fallecerá ‎poco despues dejando como sucesor al ayatola Alí Khamenei. Los 16 años siguientes estarán ‎dedicados a la reconstrucción del país. Pero Irán se ha desangrado y la revolución ya no es más ‎que un eslogan vacío. Durante las plegarias de los viernes, los creyentes siguen clamando ‎‎«¡Abajo Estados Unidos!», pero el «Gran Satán» yanqui y el «régimen sionista» se han ‎convertido en socios privilegiados. Los sucesivos presidentes iraníes Hachemi Rafsanyani y ‎Mohammad Khatami organizan la economía del país alrededor de la renta petrolera. La sociedad ‎iraní se relaja y las grandes desigualdades sociales comienzan a reaparecer. ‎

Hachemi Rafsanyani (a la izquierda) se convierte en el hombre más rico de Irán. Pero ‎no será vendiendo pistachos sino gracias al tráfico de armamento ‎a través de Israel. Cuando finalmente llega a ocupar la presidencia de la República Islámica, ‎Rafsanyani envía los Guardianes de la Revolución a luchar en Bosnia-Herzegovina… bajo las ‎órdenes de generales estadounidenses.

Rafsanyani, quien se ha enriquecido gracias al tráfico de armas revelado en el escándalo Irán-‎Contras, convence al ayatola Alí Khameini para enviar los Guardianes de la Revolución a luchar en ‎Bosnia-Herzegovina, junto a los sauditas y bajo las órdenes de la OTAN. Por su parte, ‎Mohammad Khatami establece relaciones personales con el especulador estadounidense George ‎Soros.‎


‎Parte II
Y después de haber sido antimperialista, ‎Irán vuelve a ser imperialista
En su estudio sobre el Irán contemporáneo, Thierry Meyssan ‎muestra cómo Teherán volvió a abandonar el ideal antimperialista de la revolución ‎de 1979 para regresar a una política imperial, presenta numerosos elementos desconocidos. Además, termina planteando una ‎sorprendente hipótesis.

Ante la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad solicita que ‎se abra una investigación internacional sobre los hechos del 11 de septiembre de 2001. ‎Su intervención desata una ola de pánico en Washington donde el presidente Barack Obama levanta bandera blanca ante los ireníes.‎

La juventud iraní que había luchado por su país en la guerra impuesta su país alcanza la madurez. A ‎los 51 años, un ex oficial de los Guardianes de la Revolución, Mahmud Ahmadineyad, es electo ‎presidente de la República Islámica. Como el imam Khomeini, Ahmadineyad no comulga con los ‎dignatarios clericales chiitas, que se las arreglaron para que sus hijos no fueran a la guerra. ‎El objetivo de Ahmadineyad es reiniciar la lucha contra la injusticia y modernizar el país. Ingeniero ‎de formación y profesor de tecnología, Ahmadineyad dota el país de una industria verdadera, ‎emprende un programa de construcción de viviendas y, en materia de la relaciones ‎internacionales, se alía al presidente de Venezuela –Hugo Chávez– y al presidente sirio –Bachar al-‎Assad– frente al imperialismo estadounidense. Irán, Venezuela y Siria se convierten así en centro ‎del juego diplomático internacional, con un discreto apoyo de la Santa Sede. ‎

A pesar del doloroso recuerdo de la guerra que Irak impuso a Irán, Mahmud Ahmadineyad ayuda a ‎la resistencia iraquí frente a la agresión estadounidensesin establecer diferencias entre sunnitas ‎y chiitas. Más tarde también ayudará a Siria frente a los yihadistas. Pero entra en conflicto con ciertos círculos ‎iraníes, debido a la ayuda que aporta a los sunnitas iraquíes y a los laicos sirios, en ‎primer lugar, pero también porque considera más importante el ejemplo del Irán de la Antigüedad ‎que el de la era islámica e incluso trata de autorizar que los hombres no porten barba y el uso ‎facultativo del velo entre las mujeres

La cúpula de la iglesia chiita lo considera entonces una ‎amenaza para su propio poder y para el predominio del Guía de la Revolución, el ayatola Alí ‎Khamenei. Cuando Ahmadineyad resulta reelecto presidente de la República, el ex presidente ‎Khatami y un hijo del también ex presidente Rafsanyani organizan con la CIA un levantamiento de ‎la burguesía en Teherán y en Ispahan. Pero las clases más modestas de la sociedad iraní salen a las ‎calles en defensa del presidente Ahmadineyad y hacen fracasar la «revolución verde» ‎orquestada por la reacción interna y la CIA. ‎

Según sus enemigos externos, el presidente Ahmadineyad es un dictador antisemita que pretende ‎borrar Israel del mapa. Por su parte, sus enemigos internos lo insultan y ridiculizan su misticismo. En realidad, ‎Ahmadineyad denuncia el enorme poder del Guía y llega a ponerse “en huelga” como presidente. ‎
En su calidad de ayatola, Alí Khamenei es una alta personalidad jurídica y ‎espiritual del islam chiita. Como Guía de la Revolución, es el jefe militar y político de la República Islámica.

En marzo de 2013, el Guía de la Revolución, Alí Khamenei, envía a Omán una delegación ‎encargada de conversar en secreto con Estados Unidos. El presidente demócrata Barack Obama ‎sigue adelante con la aplicación de la estrategia Rumsfeld/Cebrowski de destrucción de las ‎estructuras mismas de los Estados en el «Gran Medio Oriente» o «Medio Oriente ampliado» ‎‎ (1)‎, pero no quiere enredar indefinidamente a las tropas estadounidenses en ese enorme ‎lodazal, como hizo su predecesor republicano George W. Bush al emprender la ocupación de Irak. ‎Obama es más bien favorable a la idea de dividir a los musulmanes alimentando las diferencias ‎entre sunnitas y chiitas. Sus diplomáticos aseguran entonces a los enviados del Guía Khamenei ‎que Estados Unidos está dispuesto a permitirle organizar una «media luna chiita» y rivalizar con ‎los sauditas sunnitas. Alí Akbar Velayati, representante del Guía en esa conversación secreta, ve ‎en ello la posibilidad de restaurar el antiguo imperio safávida. A espaldas de otros miembros de la ‎delegación iraní, Velayati se compromete a lograr que los seguidores de Ahmadineyad sean ‎apartados de la próxima elección presidencial y a favorecer la candidatura del jeque Hassan ‎Rohani, quien fue el primer contacto de Israel y Estados Unidos en Irán cuando se montó la ‎operación de tráfico de armas que daría lugar al escándalo conocido como «Irángate» o «Irán-‎Contras». ‎

Así sucederá, el Consejo de los Guardianes de la Constitución declara que Esfandiar Rahim ‎Mashaie, candidato de los seguidores de Ahmadineyad, es un «mal musulmán» y le prohíbe ‎participar en la elección presidencial. El Guía, Alí Khamenei, favorece a varios candidatos –cuya ‎participación en la elección dispersa los votos de los revolucionarios– mientras que los ‎prooccidentales presentan como único candidato a Rohani, quien saldrá electo y designará como ‎ministro de Exteriores a Mohammad Javad Zarif, un hombre que ha pasado la parte más importante de su vida en Estados Unidos

John Kerry y Mohammad Javad Zarif establecen los términos de un ‎preacuerdo en Omán. Resucitan así la idea, concebida por Bernard Lewis y Zbigniew Brzezinski, ‎de sembrar la división entre los pueblos musulmanes del Medio Oriente utilizando las diferencias entre sunnitas y chiitas.‎

El nuevo equipo gobernante iraní negocia públicamente la solución de la llamada «cuestión ‎nuclear iraní» con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y ‎Alemania. El shah Mohammad Reza Pahlevi había iniciado –con apoyo de las potencias ‎occidentales– un programa militar de investigación nuclear, programa que la República Islámica ‎prosiguió durante la guerra que le fue impuesta por Irak, pero que abandonó cuando el imam ‎Khomeini prohibió las armas de exterminio masivo. Al llegar a la presidencia de la República, ‎Mahmud Ahmadineyad había reactivado parcialmente la investigación nuclear pero limitándola a ‎su uso civil. Israel emprendió entonces una campaña internacional de propaganda tendiente a ‎hacer creer que Irán buscaba la manera de exterminar a los judíos –para imponer esa idea, los ‎propagandistas israelíes no vacilan en falsificar la traducción de los discursos del presidente iraní. ‎Pero las potencias occidentales saben que todo eso es falso y rápidamente se llega en Ginebra a ‎un acuerdo que servirá de fachada, pero que no se firma de inmediato ya que, durante todo un ‎año, el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, y el secretario de Estado ‎estadounidense, John Kerry, van a negociar en secreto una repartición del Medio Oriente. Solo ‎después de la firma de ese acuerdo bilateral secreto, en 2015, los otros países participantes en las ‎negociaciones de Ginebra serán invitados a aceptar formalmente, en Lausana, el acuerdo ‎alcanzado en público y finalmente a firmarlo en Viena. Se desbloquean entonces los litigios entre ‎Washington y Teherán. Comienza un proceso de levantamiento de las sanciones impuestas a Irán, ‎ambas partes proceden a la liberación de prisioneros y una primera entrega de 1.300 millones de ‎dólares en efectivo es discretamente enviada a Irán por vía aérea. ‎

Pero en Irán, mientras las familias de los miembros del equipo del presidente Rohani se dan la ‎gran vida, la situación económica del pueblo iraní es cada vez peor. Las sanciones económicas ‎occidentales obstaculizan el desarrollo del país, pero eso no explica totalmente la situación ‎ya que Irán se ha convertido en un experto en comercio internacional, desarrollando alrededor de ‎Dubai un extenso sistema de intermediarios que le permite disimular el origen y el destino de sus ‎productos. Para Estados Unidos resulta imposible controlar las fronteras terrestres de Irán con ‎‎8 países y sus fronteras marítimas. ‎

Después de haber sido vicepresidente bajo el mandato del presidente ‎Ahmadineyad, Hamid Baghaie, quien planeaba crear una internacional contra la injusticia, fue ‎condenado a 15 años de cárcel durante un juicio secreto.

En 2017, el Consejo de los Guardianes de la Constitución declara al nuevo candidato de los ‎seguidores de Ahmadineyad, Hamid Baghaie, «mal musulmán» y le prohíbe participar en la ‎elección presidencial. El jeque Hassan Rohani es reelecto para un segundo mandato presidencial ‎pero el ex presidente Mahmud Ahmadineyad revela las malversaciones cometidas a favor del ‎gobierno y del Guía. Las autoridades iraníes ponen al ex presidente Ahmadineyad bajo arresto ‎domiciliario y arrestan, uno por uno, a todos los miembros de su entorno. Esfandiar Rahim ‎Mashaei, quien había representado a los seguidores de Ahmadineyad con vista a la elección ‎presidencial de 2017, es condenado a 15 años de cárcel al cabo de un juicio secreto sobre el cual ‎se ignoran incluso los cargos presentados contra el dirigente condenado. ‎

El gobierno iraní publica entonces un documento donde se propone la creación de una federación ‎chiita que abarcaría el Líbano, Siria, Irak, Irán y Azerbaiyán, bajo la autoridad del Guía de la ‎Revolución, el ayatola Alí Khamenei. En realidad se trata de restablecer el imperio safávida. ‎Los Guardianes de la Revolución presentes en Siria abandonan la defensa del país y se dedican ‎ahora únicamente a la protección de las poblaciones chiitas. ‎

En cuestión de años, el Irán antimperialista se ha transformado en una nueva potencia ‎imperialista. Sus aliados, estupefactos, no saben cómo salir de la trampa en la que ahora ‎se sienten atrapados. ‎

Las acciones actuales de Irán no corresponden a los discursos de sus dirigentes, que solo ‎disimulan su estrategia. En Occidente se cree que Irán es un país violentamente ‎antiestadounidense, lo cual es absolutamente falso ya que los gobiernos del shah Mohammad ‎Reza Pahlevi, de los presidentes Rafsanyani, Khatami y del actual presidente Rohani estaban ‎enteramente alineados con Washington

El asunto de los “rehenes” estadounidenses retenidos en ‎la embajada (1979-81) es una fábula total: no eran rehenes sino diplomáticos sorprendidos en ‎flagrante delito de espionaje. Por cierto, es muy significativo el hecho que Estados Unidos ‎nunca llegara a exigir compensaciones invocando la Convención de Viena sobre el personal ‎diplomático. En cuanto al campo antimperialista, sus miembros se definen por su posición ante el ‎imperialismo, no contra Estados Unidos. El ex presidente iraní Ahmadineyad llegó a escribirle a ‎Donald Trump para animarlo a “limpiar” la administración estadounidense, como había prometido ‎hacerlo durante su campaña electoral. ‎

Irán no es que está tampoco en contra de los judíos. Existe ciertamente un antisemitismo real en una ‎fracción de su población, pero fue el emperador Ciro II quien liberó a los judíos de su cautiverio en ‎Babilonia y desde aquella época los judíos siempre estuvieron protegidos en tierras persas. Irán e ‎Israel se insultan públicamente y sabotean mutuamente sus sistemas informáticos… pero nunca se ‎han enfrentado en el campo de batalla –hoy en día incluso explotan juntos el oleoducto Ascalón-‎Haifa, en pleno corazón del Estado hebreo, una realidad prohibida que nadie puede mencionar en ‎la prensa israelí sin exponerse a 15 años de cárcel. ‎

Personalidad militar, pero al mismo tiempo política y espiritual, el general ‎Qassem Suleimani era el principal rival potencial del jeque-presidente Hassan Rohani. Pero fue ‎‎“oportunamente” asesinado por Estados Unidos sin que hayan llegado a concretarse las ‎grandilocuentes amenazas de represalias emitidas desde Teherán. Más bien ha sucedido ‎lo contrario ya que el presidente Rohani aceptó que uno de sus asesinos se convirtiera en ‎primer ministro de Irak.

Desorientado por el fracaso de Hillary Clinton en la elección presidencial estadounidense de 2017, ‎el presidente iraní Rohani cuenta con una rápida destitución del ganador, Donald Trump, y ‎se niega a conversar con el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Contrario a la estrategia ‎Rumsfeld/Cebrowski, Donald Trump intima el bando sunnita –en su discurso de Riad – a poner fin ‎al apoyo que aporta al terrorismo yihadista y saca a Estados Unidos del acuerdo firmado ‎en Viena con el bando chiita. Los sauditas se adaptan al nuevo inquilino de la Casa Blanca, pero ‎en Irán el equipo gubernamental persiste en ignorarlo. La única posibilidad de que el Irán de ‎Rohani llegue a un acuerdo satisfactorio para los dos actores estadounidenses –la Casa Blanca y ‎el Pentágono– sería acabar con los Guardianes de la Revolución iraníes, con el Hezbollah libanés y ‎con cualquier otra forma de oposición al predominio de Occidente, así como aceptar la división ‎de la comunidad musulmana en dos facciones –sunnitas y chiitas– como medio de garantizar que ‎no se produzca un resurgimiento de la revolución. ‎

Finalmente, Donald Trump reafirma su autoridad en la región asesinando, con pocas semanas de ‎intervalo, al principal jefe militar sunnita –el “califa” Abu Bakr al-Baghdadi– y al principal jefe ‎militar chiita –el general iraní Qassem Suleimani.‎

Sólo entonces el presidente iraní Rohani se decide a negociar con Donald Trump. En marzo ‎de 2020, coordina la acción de las milicias huthis con la de las fuerzas emiratíes en contra de las ‎tropas sauditas en Yemen; en mayo acepta que Mustafá al-Khadimi, uno de los asesinos del ‎general Suleimani, se convierta en primer ministro de Irak; en junio, envía Guardianes de la ‎Revolución a Libia, del lado de la OTAN, como ya había hecho su mentor, Hachemi Rafsanyani, ‎enviando Guardianes de la Revolución a Bosnia-Herzegovina. ‎

Al mismo tiempo, Rohani acepta la proposición china de comprar el petróleo iraní al 70% del ‎precio del mercado internacional, con lo cual garantiza nuevamente la renta petrolera… pero ‎hace peligrar su alianza con la India. Esa alianza preveía hacer transitar el comercio indio hacia ‎Afganistán por el puerto iraní de Chabahar, evitando así el territorio de Pakistán. Sin embargo, lo ‎lógico sería que Irán se integrara al proyecto chino de restablecimiento de la ruta de la seda, de ‎la que ya fue parte durante la Antigüedad y en la Edad Media, lo cual exigiría una alianza entre ‎Irán y Pakistán. ‎

La historia del Irán contemporáneo se resume en un ir y venir entre dos visiones ‎políticas opuestas: la del esplendor de un imperio basado en el legado del profeta Mahoma y la de ‎la lucha por la justicia basada en el ejemplo de los profetas Alí y Hussein. Sorprendentemente, ‎quienes optan por el esplendor imperial son designados en la prensa occidental como ‎‎«moderados» mientras que a los partidarios de la lucha por la justicia se les llama ‎‎«conservadores». ‎

Hipótesis
Lo que expondré de aquí en adelante en este artículo debe, por supuesto, ser visto con mucha ‎prudencia ya que sólo es una hipótesis. Se trata, no obstante, de una hipótesis que merece ‎reflexión. ‎

Todo indica que la muerte del general Qassem Suleimani, comandante de las fuerzas especiales de ‎los Guardianes de la Revolución, llegó como anillo al dedo para el presidente Hassan Rohani. Y ya ‎hemos visto que no solo ese asesinato no recibió una respuesta de valor equivalente sino que ‎además uno de los asesinos se convirtió en primer ministro de Irak, con el apoyo de Rohani. ‎Al nombrar a un ilustre desconocido como sucesor del general Suleimani, el poder iraní ha ‎neutralizado de hecho a los Guardianes de la Revolución. Lógicamente, la próxima personalidad ‎por eliminar sería el secretario general del Hezbollah, el líder libanés Hassan Nasrallah. ‎

El 23 de julio de 2019, el embajador israelí Danny Danon presenta al ‎Consejo de Seguridad de la ONU lo que califica como violaciones de la resolución 1559 ‎cometidas por el Hezbollah… y afirma que esa organización de resistencia dispone de ‎instalaciones permanentes en el puerto de Beirut.

Pero no es eso lo que acabamos de ver en Beirut. Lo que vimos fue un depósito de descarga del ‎Hezbollah alcanzado por un arma nueva que provocó una enorme explosión. Esa operación arroja ‎un saldo de 150 muertos y al menos 5.000 heridos. Sólo voces provenientes de Israel, como ‎la del diputado Moshe Feiglin, y de Irán afirmaban al día siguiente que toda desgracia trae algo bueno. ‎Para la prensa oficial de Teherán, la destrucción del puerto de Beirut intensificará la actividad de la ‎ruta terrestre Teherán-Bagdad-Damasco-Beirut y, por ende, el proyecto de federación chiita. ‎

El 6 de agosto, el presidente francés Emmanuel Macron llegaba a Beirut. Según sus interlocutores, ‎Macron dio a los dirigentes libaneses un plazo de 3 semanas para concretar la aplicación de la ‎segunda parte de la resolución 1551: el desarme de la resistencia libanesa (2). El 7 de agosto, Hassan Nasrallah ‎aparecía en la televisora al-Manar, y pudo vérsele turbado, incómodo, incluso deprimido. ‎Durante su intervención, negó en 4 ocasiones toda presencia del Hezbollah en el puerto de Beirut. ‎

El hecho es que ya la máquina está en marcha. La primera parte de la resolución 1551 preveía ‎sacar del Líbano la fuerza siria de paz que había puesto fin a la guerra civil libanesa. Esa retirada ‎de la fuerza siria de paz se concretó en 2005, a raíz del asesinato del ex primer ministro libanés ‎Rafic Hariri –atribuido entonces al presidente sirio– y de la subsiguiente «revolución del cedro». ‎La segunda parte –el desarme del Hezbollahse inicia ahora, en 2020, con la destrucción de la mitad de Beirut y con una nueva revolución de color. Precisamente todo lo que conviene a ‎Benyamin Netanyahu y a Hassan Rohani, viejos cómplices en el tráfico de armas que dio origen al ‎escándalo conocido como Irángate o Irán-Contras. ‎


Thierry Meyssan

[1] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el ‎mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎‎de 2017.‎
[2] L’Effroyable ‎imposture, Tomo 2, por Thierry Meyssan, éditions Demi-Lune.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny