Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Israel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Israel. Mostrar todas las entradas

08 agosto 2022

El estado colonial de Israel como base militar imperial



 

por  Tito Andino

Recopilación de artículos y notas propias del editor del blog.


Más de un siglo después de la Declaración Balfour, el mito preferido del sionismo sobre la ocupación y colonización de Palestina sigue inalterable, por mandato "divino", fueron "elegidos" porque "alguien" les prometió una tierra. "Resulta  a todas luces una contradicción hablar de una divinidad dadivosa, derechos de propiedad entregados por ésta según criterios de preferencia étnica, junto a objetivos políticos de “retornar” a una tierra, a una tierra que ni siquiera pueden demostrar que se tiene algún vínculo con ella, más allá de mitos, fabulas y cuentos propios de la filmografía  sionista".  (Pablo Jofré Leal.)


Cuestiones previas 

La historia universal es rica en mitos y leyendas populares, o fábulas urbanas que van contándose de generación en generación, convirtiéndose en parte de una cultura popular de amplia divulgación. Suele mezclarse con el patriotismo fervoroso en difíciles tiempos de una nación, lo perverso es el engaño político para contagiar las conciencias.

Es difícil y hasta imposible desmentir la falsedad o utilización maliciosa de un mito a pesar de las evidencias historiográficas. Nunca falta quien repite falsas noticias e "historias", decenas de teorías que hoy denominamos vulgarmente conspiranoicas aparecen cada vez y aquellas viejas leyendas urbanas son reeditadas con variantes gracias a los servicios inestimables del internet. En nuestro caso, es evidente que la historia de Palestina y su pueblo, su cultura, arqueología, costumbres, desarrollo como pueblo que durante miles de años ha poblado el Levante Mediterráneo han sido borradas de los textos de historia.

Nuestra compleja naturaleza humana gusta dar "fe" de suposiciones "históricas" con un matiz sensacionalista, buscamos patrones de conducta coincidentes donde nos los hay, evitamos la explicación lógica, ya que es intrínseco a nuestra condición, inconscientes nos internamos en una "búsqueda mística de sentido" a nuestra vidas. Este tipo de comportamiento, dentro de la psicología humana, es perceptible. Por ejemplo, hay quienes sienten enorme satisfacción al descubrir "su verdad" en la lectura de determinada literatura catalogada como "teoría de la conspiración". La historia como ciencia social no es inmune a este fenómeno por mucho que nos esforcemos en hacer prevalecer la verdad.

El sionismo, en el presente, tiene poco interés en desmentir rumores, es un acto consciente que contribuye a incrementar el mito y conserva abierta la posibilidad de denunciar a perpetuidad la persecución en su contra, en su beneficio.



Antecedentes 

Como revisamos en ponencias anteriores de este blog ("Apuntes sobre el sionismo"), "hasta el final del siglo XIX, el sionismo era un proyecto exclusivamente puritano y anglosajón al que se sumó solo una élite judía, pero fue y es firmemente condenado por los rabinos que interpretan la Torah como una alegoría y no como un plan político". (Thierry Meyssan en "Quién es el enemigo?").  Es evidente que fue un plan, una idea "más propia de una concepción del protestantismo evangélico que del judaísmo", complementa el analista Pablo Jofré Leal.

El sionismo tiene su antecedente, a mediados del siglo XVII, los calvinistas británicos agrupados alrededor de Oliver Cromwell cuestionaron la fe y la jerarquía del régimen, derrocando a la monarquía anglicana británica. Surgió el dogma del "Millenium" (el regreso de Cristo y los apacibles 1.000 años)... pero, "interpretando" la Biblia, habría que dispersar a los judíos por todo el mundo y luego reunirlos en Palestina, reconstruyendo el templo de Salomón. El régimen puritano de Cromwell en 1656 se comprometió a crear el Estado de Israel en Palestina.

La secta de Cromwell fue derrotada militarmente restableciéndose la monarquía anglicana, el proyecto de creación de un Estado para los judíos quedó archivado hasta la "Guerra de Independencia de los Estados Unidos" (1775-83), "esa guerra no se basó en los ideales de la Ilustración, que más tarde animaron la Revolución Francesa, sino que fue financiada por el rey de Francia y se libró por motivos religiosos y al grito de ´¡Nuestro Rey es Jesús!´". "George Washington, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin, por solo mencionarlos a ellos, se presentaron como los sucesores de los partidarios exilados de Oliver Cromwell. Lógicamente, Estados Unidos retomó el proyecto sionista".

Meyssan en su impresionante estudio histórico afirma: "En 1868, la reina Victoria designó como primer ministro de Inglaterra al judío Benjamin Disraeli, éste propuso conceder algo de democracia a los descendientes de los partidarios de Cromwell para poder apoyarse sobre todo en el pueblo y extender por el mundo el poder de la Corona. Propuso una alianza con la diáspora judía como medio de aplicar una política imperialista cuya vanguardia sería precisamente esa diáspora. En 1878, el propio Disraeli incluyó "la restauración de Israel" en el orden del día del Congreso de Berlín sobre la nueva repartición del mundo.

Fue sobre esa base sionista que el Reino Unido restableció relaciones con sus ex colonias de América, ya convertidas en Estados Unidos, al término de la Guerra Civil Americana  (Guerra de Secesión, 1861-1865), en la que salieron vencedores los WASP (White Anglo-Saxon Puritans) sucesores de los partidarios de Cromwell.


Como se aprecia, "el sionismo, además de plantear como objetivo la creación de un Estado para los judíos, también sirvió de base a la fundación de Estados Unidos... Al ser el sionismo el elemento que permitió la reconciliación entre Londres y Washington cuestionarlo es atacar la base misma de esa alianza, la más poderosa del mundo".


La adhesión de los judíos al sionismo anglosajón era cuestión de detalles. Theodor Herzl, según las publicaciones internas de la Organización Mundial Sionista, no fue el fundador del sionismo. Herzl no era israelita y ni siquiera le había hecho la circuncisión a su hijo. Era ateo, como muchos burgueses europeos de su época, Herzl recomendó al principio la asimilación de los judíos, estimando incluso que debían convertirse al cristianismo. 

"El verdadero fundador del sionismo contemporáneo no es un judío sino un cristiano dispensionalista. El reverendo William E. Blackstone, predicador estadounidense que consideraba que los verdaderos cristianos no tendrían que sufrir las duras pruebas del fin de los tiempos. Predicaba que los verdaderos cristianos serían sustraídos a la batalla final y enviados al cielo (el llamado "arrebatamiento de la Iglesia", en inglés "the rapture"). Para el reverendo Blackstone, los judíos librarían esa batalla, de la que saldrían además convertidos a la fe del Cristo victorioso". La teología del "arrebatamiento" sigue siendo hoy en día muy poderosa en los Estados Unidos. (Meyssan) (Esto sucedió muchos antes de la creación del AIPAC, grupo de presión proisraelí que tiene el control del Congreso de EEUU. En realidad, el poder de AIPAC no reside en su dinero o capacidad para financiar campañas electorales, mucho menos en la religión, sino en la ideología, aún vigente en Estados Unidos). 


         Reverendo William E. Blackstone                       Theodor Herzl

Blackstone convenció a Herzl para vincular a los dispensionalistas con los colonialistas estipulando que la creación de Israel debía ser en Palestina, justificada con referencias bíblicas. Blackstone y Herzl lograron que la mayoría de los judíos se sumaran a su proyecto. Hoy en día Herzl está enterrado en Israel –en la cima del Monte Herzl– y el Estado israelí puso en su ataúd la Biblia anotada que Blackstone le había regalado.


El objetivo del sionismo nunca fue "salvar al pueblo judío dándole una patria" sino hacer triunfar el imperialismo anglosajón asociando los judíos a esa empresa. Además, no solo que el sionismo no es un producto de la cultura judía sino que la mayoría de los sionistas nunca fueron judíos, mientras que la mayoría de los judíos sionistas no son israelitas.


Fue durante ese periodo cuando se inventó el mito del pueblo judío. Hasta aquel momento los judíos se habían considerado como personas pertenecientes a una religión y reconocían que sus correligionarios europeos no eran descendientes de los judíos de Palestina sino de otras poblaciones que se habían convertido a esa religión durante el transcurso de la Historia.

Blackstone y Herzl fabricaron artificialmente la idea según la cual todos los judíos del mundo serían descendientes de los antiguos judíos de Palestina. A partir de ese momento el término "judío" comienza a aplicarse no solo a la religión israelita sino que pasa a designar también una etnia. Basándose en una lectura literal de la Biblia, todos los judíos pasan así a ser beneficiarios de una promesa divina sobre la tierra palestina. (Hasta aquí, el resumen de la investigación de Thierry Meyssan)


Pasado y presente 

"Los hebreos fueron uno de los pueblos, que en sus incursiones militares estuvieron en la zona, donde en un periodo de tres siglos desarrollaron el poblamiento de ciertos sectores, para luego desaparecer históricamente en el trasiego de guerras, invasiones, destrucción y asimilación.  Lo significativo, es que los actuales colonizadores y ocupantes de Palestina no tienen relación alguna con esos habitantes, ya que se trata de extranjeros, gran parte de ellos europeos, tanto del centro como de Europa oriental y que en el transcurso de la colonización posterior a mayo del año 1948, cuando se funda la entidad sionista bajo la denominación de Israel, generaron una inmigración con etíopes, árabes y hasta latinoamericanos de creencia judía", asevera P. J. Leal en su estudio: "Sionismo: Sobre Mitos, Declaraciones y Crímenes".

Shlomo Sand, historiador judío y otros hablan en sus libros, "no solo de la invención de lo judío, sino también de la invención de la tierra de Israel, en la idea de desmontar esos mitos que suelen cubrir la presencia de extranjeros de creencia judía y hasta ateos sionistas en Palestina, con toda esa carga de prejuicios, supremacismo y racismo con que suele ir acompañada". Sand destroza en su libro “La Invención de Israel” el supuesto concepto derecho histórico-religioso esgrimido para justificar la usurpación de tierras palestinas en una mezcla entre concepciones evangélicas (en lo religioso) y el sionismo (en el marco político). Para Sand “esta invención hizo posible la colonización de Oriente Próximo y la creación de Israel pero constituye también la más seria amenaza a su propia existencia como hogar nacional judío”. 

El libro de Shlomo Sand "demuestra que el mito nacional de Israel hunde sus orígenes en el siglo XIX, no en los tiempos bíblicos en los que muchos historiadores judíos y no judíos reconstruyeron un pueblo imaginado con la finalidad de modelar una futura nación. Sand disecciona con la minuciosidad de un forense la historia oficial y desvela la construcción del mito nacionalista y la consiguiente mistificación colectiva”. 

Las potencias occidentales han enquistado una punta de lanza hegemónica, en el Levante Mediterráneo en general y Palestina en particular, que consigue sentar las bases geopolíticas de expansión en el conjunto de Oriente Medio. "Política destinada a la apropiación de recursos naturales, vías de distribución y comercialización de recursos energéticos y el control de las rutas marítimas que permitieran el dominio general: Estrecho de Ormuz, Bab al Mandeb y el Canal de Suez", reflexiona Leal. 




La historiadora Niloufer Bhagwat en "Contemporary Zionism pursues it assigned role as an advanced military and intelligence base of Anglo-American, European imperialism", incluye posesionarse "de las aguas fluviales y los recursos de Palestina y los territorios árabes adyacentes con un plan proyectado para ocupar territorios desde el "Nilo hasta el Éufrates", y más tarde para extender el control sionista incluso más allá de otras regiones y continentes adyacentes, tal y como avanzó el "Plan Odet-Yinon" a principios de los ochenta para manipular las diversidades de creencias religiosas, razas, tribus y otras divisiones sectarias en los países objetivo para fracturar su unidad y soberanía". 

La Declaración Balfour, es la herramienta política que "ayudó a consolidar una idea falsaria sobre el territorio y sobre las aspiraciones de dominio de un sionismo europeo junto a los afanes de dominio del imperio británico primero y el imperialismo estadounidense, con posterioridad al fin de la segunda guerra mundial... ".

P. J. Leal concluye que "bajo el marco de la declaración Balfour, una ideología como la sionista, Israel ha hecho suya una política de racismo, apartheid y crímenes contra el pueblo palestino... Gran Bretaña, en una decisión abusiva y criminal prometió entregar un territorio que no era de su propiedad a terceros – judíos europeos – cuyo vínculo con la región era inexistente- Ello implicó avalar un plan de colonización, que en esencia llevaba el signo del racismo. Poblando con extranjeros una tierra habitada, expulsando a la población nativa residente y creando las bases del actual sistema de apartheid que rige en la Palestina histórica y aún más en los territorios palestinos ocupados y bloqueados de Cisjordania y la Franja de Gaza”.


El rol del sionismo contemporáneo como base militar imperial.

 



Gran Bretaña y Estados Unidos, a través de sus gobiernos tomaron la decisión de forjar un estado judío en Palestina, se trata de un Pacto anglosajón para crear IsraelLouis Brandeis, que llegaría a ser el primer juez judío de la Corte Suprema estadounidense, bajo los auspicios del reverendo Blackstone fue el negociador. Ese acto fue aprobado posteriormente por el presidente estadounidense Woodrow Wilson y el primer ministro británico David Lloyd George, tras los acuerdos franco-británicos Sykes-Picot por los que Francia y Gran Bretaña se repartían el Medio Oriente.

Bajo auspicio del ejército británico se formó la "Legión Judía" en el seno del ejército británico. El 2 de noviembre de 1917, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Lord Balfour, envió a Lord Walter Rotschild una carta abierta en la que se comprometía a crear un "hogar nacional judío" en Palestina. Wilson incluyó la creación de Israel entre sus objetivos de guerra oficialmente reconocidos (Punto N° 12 de los 14 presentados al Congreso de Estados Unidos, 8 de enero de 1918).

Durante la Conferencia de Paz de París, el 3 de enero de 1919, el emir Faisal –hijo del sharif de la Meca y futuro rey del Irak británico– firmó con la Organización Mundial Sionista un acuerdo donde se comprometía a respaldar la decisión anglosajona (complicidad de las monarquías títeres árabes).

En mayo de 1942, el Congreso de organizaciones sionistas en Nueva York decidió convertir el "hogar nacional judío" de Palestina en el "Commonwealth judío" (referencia al Commonwealth instaurado por Cromwell en lugar de la monarquía británica) y autorizó la inmigración masiva de los judíos hacia Palestina. Entre sus objetivos constaba que el estado judío abarcaría la totalidad de Palestina y probablemente la Transjordania; el desplazamiento de la población árabe; y, control judío de todos los sectores de desarrollo y de la economía en todo el Medio Oriente. (Thierry Meyssan, art. cit.)

Casi todos los participantes en el congreso de Nueva York ignoraban que la "solución final de la cuestión judía" (die Endlösung der Judenfrage) había sido secretamente implantada en Europa...

Los británicos propusieron ante la ONU el plan de partición de Palestina a partir de las directrices proporcionados por… los mismos británicos. La idea fue crear un estado binacional, conformado por un Estado judío, un Estado árabe y una zona "bajo régimen internacional especial" para administrar los lugares sagrados (Jerusalén y Belén). El proyecto fue adoptado mediante Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU (29 de noviembre de 1947).

David Ben Gurión, presidente de la Agencia Judía, sin esperar la continuación de las negociaciones proclamó unilateralmente el Estado de Israel, inmediatamente reconocido por Estados Unidos. Los países árabes recién independizados intervinieron, pero, no disponían de ejércitos conformados, fueron rápidamente derrotados. Israel procedió a una limpieza étnica y obligó a no menos de 700.000 árabes a huir de sus hogares. 


La Resolución 194 (11 diciembre 1948) reafirma los principios enunciados en la Resolución 181 y proclama el derecho inalienable de los palestinos a regresar a su tierra y a ser indemnizados por los perjuicios sufridos. Israel fue admitido como miembro de la ONU al comprometerse respetar y aplicar las resoluciones de la ONU. 


Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds (Jerusalén),  septiembre 2021. (Foto AFP)


Israel siempre violó las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad, "sus vínculos orgánicos con dos de los miembros del Consejo de Seguridad con derecho de veto han mantenido a Israel fuera del alcance del derecho internacional. Israel se ha convertido así en un Estado offshore gracias al cual Estados Unidos y el Reino Unido pueden darse el lujo de fingir ser estados que respetan el derecho internacional, cuando en realidad lo violan a través de ese seudo estado". (Meyssan)

La muestra más palpable de estos argumentos es la utilidad para el Pentágono de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, siglas en inglés), Estados Unidos anualmente invierte miles de millones de dólares para mantener esa poderosa fuerza armada que resguarda sus arsenales almacenados en Israel en las instalaciones 51, 53, 55 y 56, como bien señala el internacionalista Thierry Meyssan en otro reportaje: "Israel es el arsenal del Pentágono en el Medio Oriente". Las IDF son la fuerza regional de los Estados Unidos, cualquier intento de atacar militarmente a Israel debe considerarse como un ataque directo a EEUU.

Insistamos, una vez más:


El sionismo no es ninguna conspiración mundial judía creada por un grupo de psicópatas para apoderarse del mundo. El movimiento sionista nació en Europa y continúa siendo eurocentrista, constituye parte del engranaje de la política imperial británica, luego adoptada por los Estados Unidos de América y sus aliados europeos.  


Soldado israelí toma posiciones contra en palestinos en Azun, Cisjordania ocupada, abril 2022. (Foto Getty Images)


Israel está ahí y seguirá estándolo porque esa es su misión, sirve al Imperio Anglo-Americano en su política mundial de dominación geopolítica y económica. Israel seguirá recibiendo miles de millones de dólares anuales en ayuda financiera y militar, se armará hasta los dientes y lanzará sus clásicas guerras "preventivas" o de "legítima defensa". Israel debe continuar ahí porque es la única razón que mantiene el juego de las potencias occidentales por el control regional, es el elemento disuasorio que deberá contener a Irán y a los países que integran el Eje de la Resistencia anti-imperialista: Siria, Líbano, Yemen, al que se está sumando Irak

Israel es, entre otros estados como Arabia Saudí, un ariete, una pieza clave con que los Estados Unidos/OTAN dirigen una guerra convencional y económica contra Rusia por las zonas de influencia, a pesar que Israel y Rusia son buenos amigos... y socios (al menos antes de iniciarse la guerra en Ucrania). 

La tarea de Israel es no solo de contención y división del mundo árabe, apoya la eliminación de gobiernos como el sirio, iraquí, yemení, libanés, garantizando su existencia al mantener la zozobra regional e intentando ensayar otro proyecto sionista: "Herez Israel" (el Gran Israel, teoría expansionista del Tigris al Éufrates). 

Israel o el estado sionista seguirá prestando servicios invaluables a la Corona Británica y a los Estados Unidos al ser una extensión de aquellas potencias, en general, de las potencias europeas occidentales representadas en la UE/OTAN. Occidente intenta frenar a los "belicosos árabes" integrándolos en torno a Israel (es impensable e imposible que Israel se integre a los árabes), es el "antídoto" contra la fuerte influencia de Irán en la región. El titiritero de la política internacional determinará cuando le llegue la hora de enfrentar a Israel contra Irán, eso será cuando Estados Unidos decida el momento para atacar a los iraníes, esa guerra debe ser vista como "políticamente correcta" (cada vez parece más cercana). 

Como se aprecia, la lucha no es por imponer el sionismo (teoría de la conspiración), los occidentales mantienen activos los conflictos regionales para paralizar el surgimiento industrial y económico de China y Rusia que entre otras cosas desarrollan corredores energéticos o presentan proyectos con otros estados regionales para la apertura de la nueva “Ruta de la Seda”.

Israel puede ser creado de nuevo en cualquier parte del mundo por las potencias imperiales, pero esa no es la idea. Es el gran juego geopolítico mundial, aquí no hay cabida para la "gran conspiración judía". Insistamos hasta el cansancio, Israel es una mera prolongación ideológica, estratégica y política de Estados Unidos, del Imperio Británico, incluso de Francia, en general de Occidente. Las potencias imperiales velan por su existencia, no por imposición de una “mesa de sabios judíos que controlan el mundo”, sino porque Israel es su Caballo de Troya en la región para controlar mediante la guerra los recursos energéticos y geoestratégicos de los árabes y de otras potencias rivales. De ese modo consiguen otro objetivo, contener el avance económico de Irán, Rusia y China por las vías marítimas y terrestres en el comercio mundial.

Algo más sobre el tema



La escritora Niloufer Bhagwat, en su importante reportaje: "El sionismo contemporáneo persigue su papel asignado como una base militar y de inteligencia avanzada del imperialismo angloamericano y europeo", refiere que:

"La verdadera naturaleza del proyecto sionista israelí, estrechamente aliado con la política imperialista angloamericana y europea y con su alcance global, constituye una base militar y de inteligencia avanzada en la Palestina ocupada, en el corazón de Oriente Medio, destinada a controlar los gobiernos y los recursos de una región más amplia, que incluye Irán, el Cuerno de África, África Oriental, África Central y del Sur, y el sur de Asia y Eurasia... esta naturaleza no ha sido analizada en profundidad.

Los académicos sionistas, británicos, estadounidenses y europeos dominan y controlan la narrativa política histórica y contemporánea sobre el sionismo y el proyecto sionista de establecer un estado colonial de colonos, así como los objetivos y las razones del holocausto judío europeo de la segunda guerra mundial perpetrado por la Alemania nazi y por las clases dirigentes de Europa en colaboración con la Alemania nazi. La verdadera naturaleza del proyecto sionista era conocida por las élites británicas, estadounidenses y europeas que apoyaban el ascenso de Hitler y el partido nazi".  (No es secreto que los principales bancos británicos y las instituciones financieras y empresas estadounidenses colaboraron para financiar al partido nazi e invirtieron en Alemania. Las mejores y más brillantes empresas estadounidenses en la Alemania nazi utilizaron mano de obra esclava). 

"Los ideólogos sionistas y sus aliados anglosajones y europeos fueron conscientes desde el principio de que el proyecto de colonización israelí, debido a las limitaciones económicas de la disponibilidad de tierras agrícolas y recursos hídricos en Palestina para apoyar la creciente afluencia de colonos judíos europeos contemplada por los sionistas, se basaba en la despoblación del pueblo indígena árabe palestino y su expulsión a campos de refugiados mediante la limpieza étnica y el genocidio y la liberación de guerras contra los estados árabes vecinos para apoderarse de sus aguas fluviales y sus regiones fértiles, a fin de garantizar los niveles de vida más altos necesarios para la continua inmigración de colonos europeos y otros judíos a "Israel".

"Después de la Declaración Balfour de 1917, seguida por la ocupación militar británica de Palestina durante la Primera Guerra Mundial, el Documento de Mando Británico de 1922, la Resolución del Congreso de los Estados Unidos en 1922 extendiendo el apoyo de los Estados Unidos a la "patria judía", el establecimiento de la agencia judía por los británicos en 1929, y el Acuerdo Haavara de 1933 de la Federación Sionista de Alemania con el Partido Nazi, acordado por los arreglos británicos anglo-palestinos Bankon, permitieron que los judíos europeos pudieron emigrar y tomar las tierras y propiedades palestinas. A partir de 1948, el llamado Estado de "Israel" procedió a apoderarse directamente de las propiedades de las ciudades, pueblos y aldeas palestinas, así como de las tierras agrícolas y los recursos hídricos de Palestina y de los países árabes vecinos, lo que aún continúa". 

El gobierno israelí ha cometido repetidamente masacres y operaciones genocidas de limpieza étnica desde el inicio, matando a cientos de miles de árabes palestinos, lo que los palestinos llaman la catástrofe (Al-Nakba). Esa limpieza étnica y otras operaciones genocidas contra los palestinos nunca han cesado. Simultáneamente, Israel emprendió sucesivas guerras de agresión contra los estados árabes vecinos con el apoyo angloamericano y europeo desde 1948. 

"En apoyo de la política de establecer un "Estado" colonial judío europeo en Palestina, la mayoría de los juristas, analistas políticos y periodistas sionistas, británicos, europeos y norteamericanos se centraron exclusivamente en el "holocausto judío europeo de seis millones de judíos europeos en Europa", olvidando deliberadamente destacar que no eran los palestinos ni el mundo árabe los responsables del holocausto judío europeo. No se hizo hincapié en el deber de los gobiernos europeos de rehabilitar a la población judía europea en ningún país o región de Europa". 

La razón de la concentración exclusiva en "el holocausto del pueblo judío" únicamente y el olvido del holocausto y el genocidio de los eslavos por parte de la Alemania nazi y de sus regimientos europeos; y el hecho de no centrarse en las matanzas de millones de personas en China, el sudeste asiático y otros países de Europa y el mundo árabe y el norte de África, así como Japón y Turquía; los cientos de miles de soldados indios asesinados en Europa; y los millones de indios que murieron durante la hambruna impuesta por los británicos en Bengala en la India colonial durante la Segunda Guerra Mundial.

Todo esto fue deliberado con fines propagandísticos, para justificar ideológicamente y hacer avanzar la política y los objetivos sionistas angloamericanos y europeos en el establecimiento de una entidad política sionista israelí capaz de servir como un puesto de avanzada imperialista, militar y de inteligencia colonial, controlado por el liderazgo judío europeo aliado con el establishment angloamericano y más tarde con la OTAN, posicionado en el corazón del mundo árabe para apoderarse de los recursos de esta región, incluyendo el petróleo, y para el control estratégico de las rutas marítimas que controlan el comercio con Asia, África y Europa, incluyendo el Canal de Suez.

La eminente filósofa política judía estadounidense, Hannah Arendt, observó con ironía: "Las potencias europeas intentaban hacer frente al crimen cometido contra los judíos en Europa cometiendo otro crimen contra los palestinos".

--------

Principales consultas:

Niloufer Bhagwat

Pablo Jofré Leal

Serie de artículos de este blog: "Apuntes sobre el sionismo"

Thierry Meyssan, Red Voltaire, "¿Quién es el enemigo?

28 junio 2022

Cuando Israel atacó a Estados Unidos


    USS "Liberty" tras sufrir ataques navales y aéreos de Israel, 8 junio 1967 (foto Military.com)


por Robert Inlakesh

Titulo original en inglés:

The story of when Israel attacked America, and the US government sided with Tel Aviv


Nota previa del editor del blog

8 de junio de 1967, ataque israelí  al USS  "Liberty". Los informes de investigación estadounidenses e israelíes permanecieron tres décadas con el carácter de reservados hasta su desclasificación. Se dijo que no hubo indicios en los archivos de que los israelíes estuvieran preocupados por el "Liberty" o que fuera considerado digno de ataque. También se afirma que no existen evidencias de que nadie en el gobierno israelí o en la Jefatura de Estado Mayor de las FDI supieran de la presencia del barco en la zona del incidente. 

El USS "Liberty" pasó a retiro en 1968 y después vendido como chatarra. Israel pagó más de seis millones a las familias de las víctimas (muertos y heridos), más seis millones adicionales en daños tras un acuerdo de 1980 por el que Israel y Estados Unidos acordaron "no abordar el tema o el motivo ni reabrir el caso por ningún motivo". 

La publicación de documentos desclasificados sobre el incidente "disiparon" las falsas teorías sobre el incidente y la conclusión es que el ataque de Israel contra el USS "Liberty" fue un trágico error, y punto final. Añadiendo que de la revisión de los documentos desclasificados era "posible reconstruir la cadena de percances por parte de ambos bandos que condujo al ataque israelí no intencionado".

Las hipótesis o teorías más destacadas para explicar por qué Israel, en guerra y aislado internacionalmente, atacaría voluntariamente a su única superpotencia aliada se han basado en algunos puntos que resumimos:

- El "Liberty" fue atacado porque se había enterado de la ejecución israelí de prisioneros de guerra egipcios; o porque había recogido los intentos israelíes de atraer a Jordania a la guerra para que Jerusalén pudiera quedar bajo control israelí. 

- La afirmación de que los israelíes atacaron el "Liberty" porque había estado escuchando a escondidas los planes de Israel para capturar los Altos del Golán. Así, el almirante Thomas Moorer, escribiendo en la edición de julio-agosto de 1997 de la revista The Link, especulado que Israel se estaba preparando para arrebatarle los Altos del Golán a Siria a pesar de la conocida oposición del presidente Johnson a tal medida... El ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan habría concluido que podía evitar que Washington se diera cuenta de lo que Israel estaba haciendo destruyendo la fuente principal para adquirir esa información: el USS "Liberty". El historiador Donald Neff también lo supone: "Si el barco pudiera escuchar las comunicaciones militares israelíes, como pudo, entonces Estados Unidos podría descubrir los planes de Israel para atacar a Siria en los Altos del Golán. El conocimiento previo del ataque podría traer un ultimátum de los Estados Unidos, un ultimátum que no podía ser ignorado porque Israel todavía necesitaba desesperadamente el apoyo de Washington tanto en las Naciones Unidas como para defenderse de cualquier amenaza de la Unión Soviética. Sin Estados Unidos, la Unión Soviética podría intervenir directamente si Israel se hiciera cargo de su último cliente, comparativamente ileso, Siria". Según Neff, Israel retrasó su ataque a Siria hasta después de que el "Liberty" fuera neutralizado. (Donald Neff, Warriors for Jerusalem


El USS "Liberty" remolcado y escoltado tras el ataque israelí.

Ninguna teoría puede hoy "resistir el escrutinio de los documentos recién desclasificados", es la nueva posición oficial, insistiendo "que Israel no hizo ningún intento de ocultar sus preparativos para una ofensiva contra Siria, y que el gobierno de los Estados Unidos, apoyándose en los canales diplomáticos regulares, se mantuvo plenamente informado de ellos". Los Archivos Nacionales de los Estados Unidos parecen no contener evidencia que sugiera que la información obtenida por el "Liberty" aumentara la imagen ya detallada de Washington sobre el frente del Golán y las intenciones de Israel. Los registros israelíes no revelan temor alguno a una oposición estadounidense, sino temor a una posible intervención militar soviética

La versión final oficial del incidente fue la mala decisión de enviar el "Liberty" a solo media milla más allá de las aguas egipcias, en un área no utilizada por la navegación comercial y que Nasser había declarado fuera del alcance de los barcos neutrales. Al parecer los estadounidenses no accedieron a la solicitud del Jefe de Estado Mayor israelí, Rabin, para la identificación de todos los barcos estadounidenses en el área o un enlace estratégico entre Israel y la Sexta Flota. Que el "Liberty" no informó al agregado estadounidense en Tel Aviv de su presencia cerca de la zona de guerra y otros errores en el sistema de comunicaciones de la marina, al parecer nadie sabía dónde está el "Liberty" de retirarse 100 millas de la costa. Incluso después de que fue atacado, los estadounidenses tuvieron dificultades para localizar el "Liberty", el JCS lo ubica en "60-100 millas al norte de Egipto". Si nadie, ni siquiera el presidente de los Estados Unidos pudieron saber dónde estaba el "Liberty", parece poco razonable esperar que los israelíes, en medio de la batalla, hubieran podido localizarlo. Para los israelíes el error fue "una sensación de mala organización y ejecución descuidada. Además, hubo fallas en las comunicaciones entre la marina y la fuerza aérea israelíes derivadas de una estructura de mando inadecuada y las inmensas presiones de una guerra en múltiples frentes". 

Todos estos elementos se habrían combinado para crear un trágico incidente de "fuego amigo" concluyen los archivos desclasificados, según la versión oficial. 

A continuación otro punto de vista.

T. Andino


***

 

Los heridos son transportados por aire desde el USS Liberty, buque de recolección y reconocimiento electrónico de la Marina de los EE. UU, después del ataque de las fuerzas israelíes. Foto oficial de la Marina de los EE. UU.


La historia de cuando Israel atacó a Estados Unidos y el gobierno de Estados Unidos se puso del lado de Tel Aviv

 

Israel deja poco al azar. Johnson tomó la decisión de guardar los secretos de Israel. El chantaje crea los mejores encubrimientos.


Parecería, basado en la evidencia ante nosotros, que el equipo del presidente Joe Biden está siguiendo las mismas "reglas" que existen desde 1967 de nunca castigar a Israel pase lo que pase, incluso si es responsable de asesinar a ciudadanos estadounidenses. La línea de pensamiento aquí es que la ayuda estadounidense a Israel es incondicional y que el apoyo a Tel Aviv nunca disminuye, sin importar lo que haga Tel Aviv.

El 8 de junio de 1967, Israel atacó un barco de inteligencia estadounidense llamado USS Liberty. El incidente dejó dos tercios de la tripulación del barco muertos o heridos, en un asalto intencional por parte del ejército israelí, pero la respuesta del gobierno de EE. UU. fue seguir adelante y acercarse a Tel Aviv. Se podría argumentar que esto sentó un precedente para que Israel matara impunemente a ciudadanos estadounidenses.

Fue cuatro días después de la Guerra de los Seis Días. Israel había ocupado Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este, derrotó al ejército jordano, aplastó a los egipcios y estaba teniendo éxito contra Siria. Tel Aviv le había dicho a EE. UU. que sería una guerra limitada, en la que no perseguiría la toma de áreas como los Altos del Golán sirio o la península egipcia del Sinaí. Sin embargo, Israel estaba preparado para hacer precisamente eso.


La tripulación del USS Liberty siendo rescatada


Flotando en las aguas internacionales del Mediterráneo, frente a las costas de Egipto, un barco estadounidense de última generación que transportaba a unos 300 tripulantes estaba estacionado para recopilar inteligencia que era clave para los intereses de Washington en la región. Fue durante la Guerra Fría, e Israel se enfrentaba a tres de los aliados más problemáticos de la Unión Soviética en Oriente Medio: Egipto, Siria y la OLP (Organización para la Liberación de Palestina). El conflicto, que está a punto de terminar en unos pocos días, remodelaría la región a favor de Occidente y le otorgaría a Tel Aviv su posición como uno de los principales aliados de Estados Unidos. 

La Guerra de los Seis Días entre Israel y sus vecinos árabes, a menudo descrita como la batalla de Israel por los intereses estadounidenses no fue exactamente tan clara como sugiere esta narrativa. A las 2 de la tarde del 8 de junio, el control terrestre israelí ordenó a sus aviones de combate que atacaran al USS Liberty, un barco estadounidense claramente marcado que enarbolaba una gran bandera estadounidense. Este era un barco que Israel había identificado, al menos siete veces, según las cintas de audio descubiertas por Al-Jazeera, como perteneciente a la Marina de los EE. UU. El ejército israelí abrió fuego con proyectiles perforantes, alcanzando el barco. También arrojaron napalm, derribaron los botes salvavidas y dispararon un torpedo contra el barco.


Nota interpuesta por el editor de este blog: 

En 1982: el piloto principal del ataque israelí se acercó al excongresista Pete McCloskey y admite que reconoció al Liberty como estadounidense de inmediato, por lo que informó a su cuartel general y se le dijo que ignorara la bandera estadounidense y continuara su ataque. Dijo que se negó a hacerlo y regresó a la base, donde fue arrestado.

1986: El teniente comandante Walter H. Jacobsen escribe en Naval Law Review: “Conjeturar sobre los motivos de un grupo de ataque que utiliza aviones sin distintivos y priva a los sobrevivientes indefensos de balsas salvavidas plantea posibilidades inquietantes, incluida la de que la tripulación del Liberty no estaba destinada para sobrevivir al ataque…”

6 de noviembre de 1991: los columnistas Evans y Novak publican una entrevista con Dwight Porter, embajador de Estados Unidos en el Líbano en 1967, en la que Porter dice que durante o inmediatamente después del ataque al Liberty, el jefe de la estación de la CIA le mostró transcripciones de mensajes israelíes interceptados. Uno tiene a Israel ordenando el ataque al Liberty, otro tiene un piloto israelí respondiendo que es un barco estadounidense. Cuando se repite la orden de ataque, el piloto insiste en que puede ver la bandera estadounidense. Al piloto se le vuelve a decir: “Atácalo”. Fuente: U.S.S. Liberty LEFT BEHIND: The Silent Chapter – June 08, 1967.


Lanchas torpederas israelíes (MTB) en formación, c. 1967. Estas fueron las MTB que atacaron al USS Liberty (foto Wikipedia)


Un total de 34 estadounidenses murieron y 172 resultaron heridos como resultado del ataque no provocado. Supervivientes del USS Liberty ha recopilado pruebas para argumentar que debería ser juzgado como un crimen de guerra. A pesar de los claros llamados a una investigación exhaustiva que llevaría a los que ordenaron el asalto ante la justicia, los sobrevivientes del USS Liberty dicen que sus súplicas nunca han sido cumplidas y, hasta el día de hoy, gran parte de la documentación que rodea el incidente todavía se considera clasificada por el gobierno de los EE. UU.


El encubrimiento

Poco después de ocurrido el incidente, la administración del presidente Lyndon Johnson fue informada en su totalidad. Israel anunció su posición oficial, admitiendo que fue un ataque deliberado, pero que sus fuerzas identificaron erróneamente el barco y que todo el episodio fue un gran error. Estados Unidos no aceptó de inmediato esta posición, pero Johnson nunca llevó a cabo una investigación exhaustiva. Debido a la magnitud de la censura que rodeó el incidente, la falta de rendición de cuentas y la ausencia de una investigación adecuada, muchos sobrevivientes del ataque al USS Liberty afirman que hubo un encubrimiento y continúan exigiendo justicia 55 años después.

Muchos funcionarios militares, de inteligencia y civiles de EE. UU. también han cuestionado la afirmación de Israel de que no sabía que era un barco estadounidense. Entre ellos estaba el entonces secretario de Estado estadounidense, Dean Rusk, quien afirmaba en su autobiografía, 'As I Saw It', que "No les creí entonces, y no les creo hasta el día de hoy. El ataque fue escandaloso".

El ejército israelí, poco después, presentó seis cargos contra varios de los que habían estado involucrados. Sin embargo, posteriormente fueron retirados por el juez militar Sgan-Aluf I. Yerushalmi, quien concluyó en la investigación preliminar que "en todas las circunstancias del caso, la conducta de cualquiera de los oficiales navales involucrados en este incidente no puede considerarse irrazonable, en la medida en que justifique el enjuiciamiento".

Los testimonios de testigos oculares luego quedaron fuera del informe estadounidense, descartados por el gobierno de los Estados Unidos. Además de esto, la evidencia clave desapareció y los sobrevivientes, además de los familiares de las víctimas, fueron silenciados para que no hablaran con la prensa por temor a que inflamara las relaciones entre Estados Unidos e Israel.

Nunca hubo una audiencia formal en el Congreso de los EE. UU. sobre el incidente, que el ex almirante de los EE. UU. Thomas Moorer calificó de "sin precedentes y una desgracia nacional". Moorer también llegó a afirmar que "El secretario de Defensa McNamara y el presidente Johnson ordenaron retirarse por razones que el público estadounidense merecía saber. El capitán y la tripulación del Liberty, en lugar de ser ampliamente aclamados como los héroes que sin duda son, han sido silenciados, ignorados, honrados tardíamente y lejos de las cámaras, y negaron una historia que refleje con precisión su terrible experiencia".

Los medios estadounidenses guardaron silencio sobre la historia del USS Liberty cuando sucedió, en términos de que había sido un ataque israelí potencialmente intencional, o incluso en la escala del incidente. Sin embargo, Newsweek publicó un artículo en el que citaba a un alto funcionario de la Casa Blanca que afirmaba haber creído que Israel apuntó intencionalmente al barco. Poco después se descubrió que Johnson era la fuente de Newsweek, y esto enfureció tanto a Israel como a sus cabilderos en Washington. Si el presidente no cambiaba su posición, el lobby de Israel supuestamente estaba preparando una campaña que lo acusaría de "difamación de sangre" y lo pintaría como un antisemita. Esta línea de argumentación sugeriría que Johnson pudo haber buscado encontrar la verdad, pero se preocupó más por los votos de la comunidad judía en los Estados Unidos y temía que lo pintaran como contrario a su causa.


Impactos directos en el USS Liberty


Israel también proporcionó otro incentivo para que el presidente de los EE. UU. cambiara su enfoque sobre el tema y abandonara la idea de seguir adelante en la forma de un regalo político considerable. En ese momento, Johnson enfrentaba una reacción violenta considerable luego de su papel en la continuación de la Guerra de Vietnam. Este fue un gran dolor de cabeza diplomático, especialmente en un momento en que las fuerzas de Vietnam del Norte habían adquirido recientemente misiles tierra-aire soviéticos.

Todos los días, estos misiles disparaban a aviones estadounidenses, lo que significaba que el número de muertos estadounidenses aumentaba constantemente, un problema para el cual Israel tenía la respuesta. A través de la exitosa ofensiva terrestre de Israel en el Sinaí egipcio, había conseguido los mismos misiles soviéticos y los manuales para su uso. Tel Aviv decidió entregárselos a Estados Unidos como regalo, junto con las instrucciones.

Tanto para Estados Unidos como para Israel, la Guerra de los Seis Días fue un gran triunfo. Para los estadounidenses, esta fue una gran victoria contra su enemigo soviético y, para Israel, este fue su momento dorado cuando acababa de derrotar a sus vecinos y convertirse en el niño mimado de Occidente. La historia del USS Liberty que salió a la prensa fue un bache demasiado grande y habría tenido un impacto negativo en los resultados logrados por ambas partes, si el público estadounidense descubriera lo que realmente sucedió.


¿Por qué Israel atacó a Estados Unidos?




Hay cuatro explicaciones principales de por qué Israel atacó al USS Liberty, lo que hace que la verdad sea difícil de precisar de manera decisiva y es probable que pueda ser cualquiera de estas cuatro razones, o de hecho una combinación. También está la narrativa israelí, que dice que el ataque fue un error.

La primera explicación es que Israel había vendido a sus aliados estadounidenses la mentira de que solo estaba librando una guerra limitada y no buscaba apropiarse de tierras. Tel Aviv tenía planes claros para apoderarse no solo de la Península del Sinaí, sino también de los Altos del Golán, que mantendría después de la guerra como su territorio, junto con la totalidad de la Palestina histórica. Esta línea de pensamiento sugiere que Israel temía que el barco de inteligencia estadounidense pudiera haber causado problemas no deseados si hubiera encontrado información sobre las verdaderas intenciones de Tel Aviv.

La segunda y tercera explicaciones tienen que ver con los crímenes de guerra israelíes más fácilmente observables que el barco podría haber detectado, incluida la masacre de 14 cascos azules de la ONU en la Franja de Gaza y el asesinato en masa de alrededor de 1.000 prisioneros de guerra egipcios en el Sinaí. Según los informes, el USS Liberty estaba muy cerca de la ciudad de El-Arish, donde las fuerzas israelíes se alinearían y dispararían contra los prisioneros de guerra egipcios. Se cree que al menos 400 cautivos fueron asesinados solo en El-Arish por las fuerzas israelíes.

La cuarta explicación, que surgió principalmente de un documental de investigación de la BBC, publicado en 2012, fue que el ataque podría haber sido una operación de falsa bandera que salió mal. Esto apunta a la participación de funcionarios de inteligencia de EE. UU., de quienes se dice que discutieron la posibilidad de una operación conjunta de EE. UU. e Israel para hundir un barco estadounidense con el fin de culpar a los egipcios. La evidencia sobre esto no es concluyente, pero nos llevaría a creer que tanto la inteligencia estadounidense como la israelí estaban buscando un pretexto al estilo del Golfo de Tonkin para lanzar una guerra conjunta contra Egipto. Aunque esto no debe descartarse por completo como posibilidad, los opositores a esta línea de pensamiento argumentan que Israel ya estaba venciendo fácilmente a todos sus vecinos sin la ayuda de EEUU y que tendría poco sentido que Washington proporcionara un pretexto para una intervención soviética.

Curiosamente, en 2017, The Intercept publicó dos documentos clasificados de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que arrojaron más luz sobre el incidente. Uno de los documentos, una guía de clasificación que estuvo en uso hasta al menos 2006, reveló que la NSA tenía su propio sistema de transliteración en hebreo. Sin embargo, la guía establece que esta información es secreta y, por lo tanto, no podemos concluir exactamente qué evidencia presentaría. El artículo de Intercept afirma que esto prueba que Estados Unidos ha considerado históricamente a Israel como un "objetivo de inteligencia". Hasta el día de hoy, la NSA se niega a reconocer que interceptó señales israelíes ese día, afirmación contradicha por un informe de investigación publicado por el Chicago Tribune.

La razón por la que la cuestión de los posibles objetivos de inteligencia de la NSA contra Israel es tan importante es porque ayuda a reforzar la teoría de que Israel sabía que estaba atacando un barco estadounidense. También puede darnos razones para creer el argumento presentado por el autor ruso, Joseph Daichman, en su libro Historia del Mossad, que dice que Israel atacó al Liberty para evitar que los soviéticos robaran inteligencia interceptada por Estados Unidos. Daichman argumenta que Israel estaba justificado al atacar el barco, ya que no lo hacerlo podría haber llevado a que los soviéticos proporcionaran a los egipcios información confidencial de inteligencia que era vital para el esfuerzo bélico.


Las relaciones entre EE.UU. e Israel y la matanza de estadounidenses con impunidad

Nunca nadie fue declarado culpable del incidente del USS Liberty. En 1968, el año siguiente a la guerra de junio de 1967, el presupuesto de ayuda estadounidense para Israel se amplió en un 450 % y Tel Aviv se acercó más que nunca a Estados Unidos. Ningún futuro gobierno de los EE. UU. buscaría nunca rendir cuentas por el asesinato de 34 ciudadanos estadounidenses desarmados. La conclusión era que la posición de Israel como aliado clave de EE.UU. era más importante que las vidas estadounidenses y, dado que la historia nunca apareció en los medios estadounidenses, hubo pocas protestas por lo que había ocurrido.

En marzo de 2003, ocurrió otro caso de alto perfil en el que Israel tuvo como objetivo a un ciudadano estadounidense. Esta vez, un soldado israelí que conducía una excavadora militarizada en el sur de la Franja de Gaza fue el responsable de matar a una joven llamada Rachel Corrie. La mujer estadounidense de 23 años era claramente identificable e intentaba evitar la demolición de viviendas palestinas por parte de las fuerzas israelíes. Después de años de lucha de sus padres por la justicia a través del sistema legal, un tribunal israelí declaró inocente a su soldado en 2012 y eso fue todo. El gobierno de los Estados Unidos no movió un dedo por la joven Corrie, quien fue brutalmente aplastada hasta la muerte.

Hace poco más de un mes, una veterana periodista palestina-estadounidense llamada Shireen Abu Akleh fue asesinada a tiros por un soldado israelí, intencionalmente, según los resultados de un informe de investigación de CNN. El Departamento de Estado de los EE. UU. afirmó inicialmente que confiaba en sus aliados israelíes para investigar lo que equivaldría a un crimen de guerra, y permaneció en silencio sobre lo que haría el propio EE. UU. para garantizar la rendición de cuentas. Israel declaró más tarde que no investigaría el asesinato de Shireen Abu Akleh y que, incluso en el caso de que uno de sus soldados fuera responsable, no sería responsable de ninguna conducta delictiva.







*****

03 junio 2021

El estado de Israel es resposable de crímenes de guerra y genocidio



Parte I

La Jurisdicción Universal 

por Tito Andino


Existe una variedad de cortes y tribunales internacionales relacionados con las Naciones Unidas. La Corte Internacional de Justicia es uno de los principales, seguido por los tribunales penales ad hoc establecidos por el Consejo de Seguridad (y otros tipos de tribunales internacionales establecidos por convenciones de las Naciones Unidas, entidades independientes con acuerdos especiales de cooperación con la ONU).

La Corte Penal Internacional (CPI) es un órgano judicial independiente con competencia para juzgar a individuos acusados de cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, con sede en La Haya, Países Bajos, se rige por el Estatuto de Roma adoptado el 17 de julio de 1998 por la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una Corte Penal Internacional. Entró en vigencia el 1 de julio de 2002. La CPI no forma parte de la ONU, pero el artículo 2 del Estatuto establece la relación de la CPI con la ONU (cooperación entre ambos organismos, resolución 58/318 de la Asamblea General). La CPI envía un informe anual a la Asamblea General. De conformidad con el Artículo 13(b) del Estatuto de Roma y el Capitulo VII de la Carta de la ONU, el Consejo de Seguridad de la ONU puede referir determinados casos al Fiscal de la CPI.

El Consejo de Seguridad ha establecido algunos tribunales ad hoc, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia; el Tribunal Penal Internacional para Ruanda; el Tribunal Especial para el Líbano; el Tribunal Especial para Kosovo. La ONU ha participado también en diversas cuestiones con el Tribunal Especial para Sierra Leona y las salas especiales en los tribunales de Camboya, entre otros.

Crimen de guerra es la violación de las normas establecidas por las leyes y las costumbres de la guerra según el Derecho Internacional Humanitario, como los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949; las leyes de guerra tanto nacionales como internacionales; y, en general la violación de las costumbres de la guerra aplicables (asesinato o mal trato de los prisioneros de guerra o de náufragos, deportación, trabajos forzados a la población civil de los territorios ocupados, la toma y ejecución de rehenes, pillaje de bienes públicos o privados, destrucción sin motivo de ciudades y pueblos, entre otros).

Hemos escuchado sobre deliberaciones de tribunales de la sociedad civil, de carácter simbólico, sin efecto jurídico aplicable por falta de competencia y jurisdicción en el ámbito internacional, es decir, no reconocidos por organismos multinacionales establecidos en resoluciones y estatutos validados por los estados. Hay por el mundo algunos Tribunales no reconocidos que estudian graves violaciones al Derecho Humanitario y que, ni el Consejo de Seguridad de la ONU o la Corte Penal Internacional lo tratarán jamás por presiones de un bloque de grandes potencias mundiales y sus socios agrupados en una organización militar denominada OTAN.

Algunos ejemplos de esos Tribunales son: El Tribunal Penal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (Malasia) - KLWCT - por sus siglas en inglés que posee una Comisión de Crímenes de Guerra (KLWCC). En 1967 operaba el Tribunal Russell, que trataba las denuncias penales derivadas de la guerra de Vietnam. En 1976, en Roma se constituyó un Tribunal Permanente de los Pueblos, basado en las experiencias que aportó el Tribunal Russell. Un Tribunal Mundial sobre Irak (WTI), que se instaló en Estambul en 2005. Otra iniciativa similar surgió en Sudáfrica en 2011, Tribunal Russell sobre Palestina que deliberó del 5 al 7 de noviembre de 2011 las denuncias contra Israel por sus políticas de apartheid, ocupación y desposesión territorial de los palestinos.

¿Tribunales de conciencia, o de ley? se plantea el jurista internacional Richard Falk (profesor universitario, autor y editor de numerosas publicaciones como International Law and the Third World: Reshaping Justice, Routledge, 2008).

Falk plantea la cuestión de la jurisprudencia popular y si la "conciencia" o la "ley" es el aspecto influyente en estas iniciativas no gubernamentales por intermedio de jurados de consciencia. En efecto su objetivo -sin competencia legal- es recurrir a un medio que cubra ese vacío en la administración de justicia internacional, que no es necesario redundar es fruto de la manipulación geopolítica de las superpotencias globales. Lo que se pretende es trazar el camino para ser escuchados, informar, explicar, educar y persuadir. "Ofrece una crítica devastadora de los fracasos persistentes de los mecanismos del derecho penal internacional para asumir la responsabilidad de administrar justicia con justicia, es decir, sin los filtros de impunidad proporcionado por las existentes jerarquías del duro poder".

Esta clase de tribunales reconocen que sus veredictos no resultan aplicables en la forma que opera un tribunal penal de un Estado soberano o constituido por acuerdo internacional, como la Corte Penal Internacional, pero, a través de un procedimiento "legal" brindan conclusiones y recomendaciones de un notable valor jurídico que puede servir de referente a la justicia internacional, a la vez que emiten una condena moral a los acusados y recomiendan una futura rendición de cuentas. 

Citemos un ejemplo. El Tribunal Penal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCT-Malasia) integrado por cinco jueces, luego de dos años de investigación por parte de la Comisión de Crímenes de Guerra (KLWCC), en audiencia del 19 al 22 de noviembre de 2011, llegó a un veredicto unánime, encontró a  George W Bush y Tony Blair, culpables de crímenes contra la paz, crímenes de lesa humanidad y genocidio, por su participación en la guerra de Irak. (abogados defensores de oficio ofrecieron argumentos y pruebas al tribunal en favor de los acusados. Los ausentes acusados fueron invitados a asumir su propia defensa o a enviar un representante, pero se negaron a hacerlo. El equipo de la fiscalía fue dirigido por dos destacadas personalidades jurídicas con fuertes credenciales en derecho: Gurdeal Singh Nijar y Francis Boyle).

En este caso, se planteó a la Asamblea general de la ONU aprobar una resolución que exija a los Estados Unidos poner fin a su ocupación de Irak: y, "comunicar los resultados obtenidos por el tribunal a todos los Estados miembros del Estatuto de Roma (que regula la Corte Penal Internacional) y a todos los Estados que afirman la jurisdicción universal, en cuanto que autorizan el juzgamiento de crímenes internacionales por tribunales nacionales; e instar al Consejo de Seguridad a asumir la responsabilidad de asegurar que los derechos de soberanía plena residen en el pueblo de Irak y que la independencia de su gobierno sea protegida por una fuerza de paz de la ONU".

En la práctica ninguna de estas resoluciones obtuvo trascendencia internacional, los medios globales de desinformación masiva seguirán negando el derecho a conocerlas.



La Jurisdicción Universal

Richard Falk en su notable ponencia aclara un importante aspecto de la justicia. Los veredictos de estos "tribunales" como el KLWCT "no se produce en su totalidad en medio del vacío jurisprudencial. Desde hace tiempo se reconoce que los tribunales penales nacionales pueden ejercer jurisdicción universal por crímenes de Estado sin importar donde hayan ocurrido, aunque por lo general solo se procede si los individuos acusados ​​se encuentran físicamente presentes ante el tribunal". 

Para explicarlo, un ejemplo: Cuando el juez español Baltasar Garzón promovió una orden de arresto contra el dictador chileno Augusto Pinochet por la muerte y tortura de ciudadanos españoles durante su mandato y por crímenes contra la Humanidad, basándose en el informe de la Comisión chilena de la verdad (1990-1991) y en el caso Caravana de la Muerte instruido en Chile; también Garzón abrió la posibilidad de levantar en España cargos de delitos de lesa humanidad contra ciudadanos argentinos por la desaparición de españoles durante la dictadura argentina de 1976-1983. En ese marco, el 19 de abril de 2005, la Audiencia Nacional condenó al represor Adolfo Scilingo a 640 años de prisión (Baltasar Garzón citado en Wikipedia)

Falk explica que "hay una sensación de que los tribunales nacionales tienen la autoridad legal para procesar a individuos acusados ​​de crímenes de guerra en cualquier parte del mundo. La teoría jurídica subyacente se basa en el reconocimiento de la limitada capacidad de los tribunales penales internacionales para imponer responsabilidad de una manera que no sea dictada por las prioridades geopolíticas y por el reflejo de una lógica de la impunidad. En este sentido, la jurisdicción universal tiene el potencial para generar un tratamiento de igual a igual, y se convierte en una gran amenaza para los Kissinger y Rumsfeld de este mundo, que han tenido que limitar los sitios a donde pueden viajar. Los Estados Unidos e Israel han utilizado su influencia diplomática para hacer retroceder la autoridad de la jurisdicción universal en Europa, especialmente en el Reino Unido y Bélgica".

"En este sentido, hubo una intensa motivación ética y política detrás de estas iniciativas de la sociedad civil, que invoca la autoridad del derecho. Pero, ¿estas iniciativas realmente califican como "derecho"? Una respuesta a esta pregunta depende de si los procedimientos formales de los estados soberanos y de sus descendientes indirectos (las instituciones internacionales) constituyen un monopolio de la administración legal de la justicia. Yo me pondría al lado de los que creen que las personas son la fuente última de autoridad legal y que tienen el derecho de actuar por su cuenta cuando los procedimientos gubernamentales, como en estas situaciones, están tan inhibidos por la geopolítica que no tienen en cuenta violaciones graves del derecho internacional".

"Los tribunales de la sociedad civil no están realmente tratando de determinar la culpabilidad o inocencia, sino que más bien tiene la intención de aportar las pruebas y el razonamiento que valida e ilumina un veredicto de culpabilidad, las recomendaciones resultantes y la sanción penal. Es por supuesto imposible, para los tribunales de la sociedad civil, hacer valer sus resultados en el sentido convencional. Su reto es más bien el de difundir el juicio tan amplia y eficazmente como sea posible. Una publicación del Tribunal Permanente de los Pueblos a veces puede llegar a ser sorprendentemente influyente, dada la amplia base de hechos que presenta al llegar a su veredicto. Este fue el caso en la generación de activismo de oposición en las Filipinas en la década de 1980 durante los últimos años del régimen de Marcos".

Explicado lo anterior sobre la jurisdicción universal, en síntesis diremos que el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur es una organización establecida en Malasia en 2007 con el fin de investigar (unilateralmente) crímenes de guerra. Se creó como alternativa a la Corte Penal Internacional a quien se ha señalado en varias ocasiones de parcialidad para seleccionar los casos. El Tribunal desde el punto de vista legal (justicia universal reconocida) no cuenta con reconocimiento de sus estatutos, ni posee mandato de las Naciones Unidas. Carece de fuerza legal para ordenar arrestos o imponer condenas, por lo mismo sus veredictos son de carácter simbólico. En la página web del Tribunal se dice: "En caso de que el tribunal condene a alguno de los acusados, la única sanción es que el nombre del culpable se inscriba en el Registro de Criminales de Guerra de la Comisión y se publicite en todo el mundo". 

Sin embargo, se debe tener presente que el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur invoca la jurisdicción universal para emitir condenas en casos como:

2011, contra George W. Bush y Tony Blair, condenándolos a ambos por crímenes contra la paz debido a que el tribunal concluyó que la invasión de Irak era ilegal.

2012, A favor de las víctimas de tortura en Abu Ghraib y Guantánamo, el Tribunal condenó al ex presidente estadounidense George W. Bush, al ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney, al ex secretario de Defensa de EE. UU. Donald Rumsfeld, por conspiración para cometer crímenes de guerra, específicamente tortura. El Tribunal remitió sus conclusiones al fiscal jefe de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

2013, el Tribunal declaró culpable a Israel de genocidio del pueblo palestino.

Con las debidas aclaraciones de carácter jurídico y dada la reciente crisis bélica desatada por Israel contra la Franja de Gaza (mayo 2021), utilizando nuevas armas de destrucción masiva y aviones de quinta generación (F-35), es muy importante volver a publicar una histórica resolución ignorada por la opinión pública mundial, en noviembre de  2013, el Estado de Israel fue objeto de un juicio por el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCT). 

 




Parte II

Israel acusado de crímenes de guerra y genocidio. Sentencia de 2013 del Tribunal de Kuala Lumpur

 

La Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCC) contra el Estado de Israel.

El Primer Ministro de Malasia, Dr. Mahathir Mohamad, presidió la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCC) que condujo a la acusación contra el Estado de Israel.

Los miembros de la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCC) son:

Dr. Mahathir Mohamad (Presidente),  Prof. Michel Chossudovsky,  Dr. Denis Halliday,  Sr. Musa Ismail,  Dra. Zulaiha Ismail,  Dr. Yaacob Merican,  Dr. Hans von Sponeck. Trabajando en coordinación con sus homólogos de Malasia, los comisionados Dr. Denis Halliday, ex Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y el Prof. Michel Chossudovsky, Director del Centro de Investigación sobre la Globalización estuvieron presentes en Kuala Lumpur durante todo el proceso.


El gobierno de Israel encabezado por Benjamín Netanyahu ha cometido extensos crímenes contra la humanidad. Donald Trump en su “Acuerdo del Siglo” ha respaldado la agenda criminal dirigida contra el pueblo de Palestina y al hacer cumplir el llamado "Acuerdo del Siglo", el presidente de los Estados Unidos es cómplice de extensos crímenes de guerra. 

"Los perpetradores (el Estado de Israel) habían cometido actos contra los palestinos, con la intención de matar, causar graves daños físicos o mentales e infligir deliberadamente condiciones de vida calculadas para provocar la destrucción física de los palestinos en su totalidad o en parte".

“El Tribunal recomienda a la Comisión de Crímenes de Guerra que dé la más amplia publicidad internacional a esta condena y otorgamiento de reparaciones, ya que se trata de crímenes universales por los cuales las naciones tienen la responsabilidad de iniciar procesos judiciales.

El Tribunal deplora el fracaso de las instituciones internacionales en castigar al Estado de Israel por sus crímenes y su total falta de respeto al Derecho Internacional y las instituciones de las Naciones Unidas”. 

El siguiente texto fue publicado por primera vez por Global Research en noviembre de 2013. Este importante acusación recibió muy poca cobertura en los medios occidentales. Global Research a través de Michel Chossudovsky, quien fuera miembro de la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KLWCC), publicó varios informes tras este histórico juicio contra el Estado de Israel. 

(A continuación se muestran extractos seleccionados de la sentencia por Global Research. El juicio completo está disponible en PDF al final de este artículo).



TRIBUNAL DE CRÍMENES DE GUERRA DE KUALA LUMPUR, 20-25 DE NOVIEMBRE DE 2013

Caso No. 3 - CHG - 2013


La Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur

contra Amos Yaron

Caso No. 4 - CHG - 2013


El Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (Tribunal) volvió a reunirse el 20 de noviembre de 2013 para escuchar dos cargos contra Amos Yaron (primer demandado) y el Estado de Israel (segundo demandado). El primer demandado fue imputado de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio, mientras que el segundo demandado fue imputado de genocidio y crímenes de guerra.

El cargo contra el primer demandado es el siguiente:

“El demandado Amos Yaron perpetró crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en su calidad de comandante general israelí en el control militar de los campamentos de refugiados de Sabra y Chatila en el Líbano ocupado por Israel en septiembre de 1982 cuando, a sabiendas, facilitó y permitió a gran escala la masacre de los residentes de esos dos campos en violación de las Regulaciones de La Haya sobre Guerra Terrestre de 1907; el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949; la Convención sobre el Genocidio de 1948; la Carta de Nuremberg (1945), la Sentencia de Nuremberg (1946) y los Principios de Nuremberg (1950); el derecho internacional consuetudinario, el jus cogens, las leyes de la guerra y el derecho internacional humanitario”.

El cargo contra el segundo demandado (Estado de Israel) es el siguiente:

Acusación contra el Estado de Israel por cargos de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, genocidio.

“Desde 1948 y hasta la fecha, el Estado de Israel (en adelante 'el Demandado') llevó a cabo contra el pueblo palestino una serie de actos, a saber, matar, causar graves daños corporales e infligir deliberadamente condiciones de vida calculadas para provocar la destrucción física.

La conducta del acusado se llevó a cabo con la intención de destruir total o parcialmente al pueblo palestino. Estos actos se llevaron a cabo como parte de un patrón manifiesto de conducta similar contra el pueblo palestino.

Estos actos fueron realizados por el Demandado a través de la instrumentalidad de sus representantes y agentes, incluidos los enumerados en los Anexos 1 y 2.

Tal conducta constituye el crimen de genocidio según el derecho internacional, incluida la Convención para la Prevención y la Sanción del Genocidio de 1948 ('la Convención sobre el Genocidio') en particular el artículo II y punible en virtud del artículo III de dicha Convención.

También constituye el crimen de genocidio según lo estipulado en el artículo 10 de la Carta de la Fundación de Kuala Lumpur para criminalizar la guerra.

Tal conducta del Demandado como potencia ocupante también viola el derecho internacional consuetudinario consagrado en el Convenio de La Haya de 1907 sobre el respeto de las leyes y costumbres de la guerra terrestre y el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949.

Esa conducta también constituye crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad según el derecho internacional ”.

Los cargos (junto con los detalles) habían sido debidamente notificados a los Demandados, y el Secretario los leyó en audiencia pública al comenzar el proceso.

Ninguno de los Demandados estuvo presente en este proceso, pero ambos estuvieron representados por el Equipo de Defensa de Amicus Curiae.


fotografía de los recientes bombardeos israelíes en Gaza (mayo 2021)

Extractos seleccionados

2. Caso de la Fiscalía

El caso de la Fiscalía contra el primer demandado es que éste había cometido crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en su calidad de comandante general israelí en el control militar de los campos de refugiados de Sabra y Chatila en el Líbano ocupado por Israel en septiembre de 1982, cuando a sabiendas facilitó y permitió la masacre a gran escala de los residentes de esos dos campamentos. Estos crímenes violaron, entre otras cosas, la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, la Convención sobre el genocidio de 1948, jus cogens, derecho internacional humanitario; y los artículos 9, 10 y 11 de la Carta de la Fundación de Kuala Lumpur para criminalizar la guerra.

El caso de la Fiscalía contra el segundo demandado es que desde 1948 y hasta la fecha, el Estado de Israel había llevado a cabo sistemáticamente contra el pueblo palestino una serie de actos, a saber, matar, causar graves daños corporales e infligir deliberadamente condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física - con la intención de destruir total o parcialmente al pueblo palestino.

Estos actos constituyen el crimen de genocidio según el derecho internacional, incluida la Convención para la Prevención y la Sanción del Genocidio de 1948 ('la Convención sobre el Genocidio') en particular el artículo II y punibles en virtud del artículo III de dicha Convención. También constituye el crimen de genocidio según lo estipulado en el artículo 10 de la Carta de la Fundación de Kuala Lumpur para criminalizar la guerra.

En su declaración de apertura, el Fiscal Jefe, Prof. Gurdial Singh, dijo que la Fiscalía aportará pruebas para probar los cargos en la acusación a través de testimonios orales y escritos de víctimas, testigos, registros históricos, narrativa en libros y comentarios autorizados, resoluciones de las Naciones Unidas. e informes de organismos internacionales.


6. El caso de la defensa

El Sr. Jason Kay Kit Leon, del Amicus Curiae-Defense Team, alegó que en los cargos contra los dos acusados, la Fiscalía había enumerado crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y crímenes contra la paz. Al parecer, la Fiscalía había abandonado estos cargos, concentrándose únicamente en el genocidio.

Dijo que el delito de genocidio se define en el artículo 2 de la Convención sobre el Genocidio de 1948, mientras que la OED lo define simplemente como “el asesinato deliberado de un gran grupo de personas, especialmente las de una nación o grupo étnico en particular”.

Sostuvo que la acusación de genocidio es única; significa que no te gusta un grupo, los matas; los matas de una manera grandiosa. Genocidio significa que al final del acto, usted tiene un número menor de víctimas que antes de que comenzara el genocidio.

Además, sostuvo que cuando se habla de "matanzas masivas", son muchos cientos de miles o millones de personas. Sugerir que un evento aislado, el desafortunado asesinato de 3.000 personas (Sabra y Chatila) es lo mismo que una matanza masiva, es casi una falta de respeto al verdadero horror de la matanza masiva (como en Ruanda, donde 800.000 personas fueron asesinadas en 100 días).

Con respecto al Informe Kahan, el Equipo de Defensa de Amicus Curiae dijo que también identificó a otras personas como responsables, con otros dos nombres distintos de Yaron aún vivos. La pregunta es ¿por qué solo se acusó a Yaron? ¿Por qué se salvó el ministro de Defensa, Ariel Sharon?

También afirmó que la OLP había violado repetidamente el acuerdo de alto el fuego de julio de 1981. En junio de 1982, cuando las FDI entraron en el Líbano, la OLP había hecho intolerable la vida en el norte de Israel mediante sus repetidos bombardeos de ciudades israelíes.

Sobre "Plomo Fundido" el equipo de defensa de Amicus Curiae afirmó que las FDI habían presentado dos informes. El caso es que si vas a matar a gente sin querer, no lo denuncias.

Sobre la cuestión del muro, el Equipo de Defensa de Amicus Curiae afirmó que la consideración principal es la seguridad de los colonos israelíes. El Estado de Israel tiene el deber de defender su vida, seguridad y bienestar.

Sobre el tema de los puestos de control, el Equipo de Defensa de Amicus Curiae dijo que los países tienen derecho a las leyes de inmigración. Con respecto al Plan Dalet, el equipo de defensa Amicus Curiae dijo que está sujeto a opiniones divergentes, con historiadores por un lado afirmando que era completamente defensivo, mientras que otros historiadores afirman que el plan apuntaba a una limpieza étnica.


Bombardeo israelí a la Franja de Gaza, mayo 2021

4. Comunicación final de la acusación

En su presentación final, el Fiscal General dijo que había llamado a 11 testigos (algunos de los cuales habían testificado a través de Skype), presentado 15 pruebas y presentado varios documentos e informes al Tribunal durante el curso del proceso.

Instó al Tribunal a tener en cuenta que se trata de un Tribunal de Conciencia y que el caso ante él es un caso extraordinario, que Winston Churchill solía calificar de “crimen sin nombre”.

Dijo que la Fiscalía había aportado pruebas de hechos que, examinados en su conjunto, demostrarán que los perpetradores habían cometido actos contra los palestinos, con la intención de matar, causar graves daños físicos o mentales e infligir deliberadamente condiciones de vida calculadas para provocar la destrucción física de los palestinos en su totalidad o en parte.

A partir del testimonio del profesor Pappe (PW8), la Fiscalía había demostrado que antes de 1948, antes de la Resolución 47 de la ONU, ya existía un plan para apoderarse del territorio palestino, y este plan se activaría en el momento en que los británicos renunciaran a su mandato en el territorio.

En ese momento, los palestinos ocupaban el 94% de la tierra, y la población judía se asentaba en un mero 6% de la tierra. Según el plan de partición de la ONU, más del 50% de la tierra se entregaría a los judíos.

Puede que el Plan Dalet no tenga una forma legalmente genocida en sus inicios, pero a medida que tomó forma, la limpieza étnica se transformó en asesinatos, masacres y creación de condiciones imposibles de vida para los palestinos: o se van o mueren. La Fiscalía sostiene que se trata de un genocidio en el sentido del artículo 2 de la Convención sobre el Genocidio.

En Sabra y Shatila, los testigos de la acusación (PW1 y PW6) habían testificado que los refugiados palestinos en esos campos habían sido asesinados por los falangistas, ayudados e instigados por los israelíes que tenían el control total de los dos campos.

Según el Informe Kahan, todo Beirut estaba bajo control israelí y existía una clara relación simbiótica entre Israel y las fuerzas cristianas (la milicia cristiana libanesa maronita o los falangistas o keta'ib).

Sobre la "Operación Plomo Fundido" en 2008, el Fiscal Jefe dijo que las Fuerzas de Defensa de Israel habían utilizado todo tipo de armas, incluido el fósforo blanco, que es un arma incendiaria. El uso de armas incendiarias está prohibido por el Protocolo III sobre prohibiciones o restricciones sobre el uso de armas incendiarias.

Como resultado de la ocupación israelí de Gaza, ningún lugar de Gaza es seguro para los civiles. 1,5 millones de palestinos están ahora atrapados en la desesperación, su frágil economía arruinada. Según la Doctrina Dahiya (octubre de 2008), la destrucción completa de Gaza es el objetivo final, todo el lugar debe ser arrasado.

La Fiscalía sostiene que el efecto acumulativo de las acciones emprendidas por el gobierno israelí, como lo demuestran los testigos de la Fiscalía y los diversos documentos presentados al Tribunal, han demostrado más allá de toda duda razonable que Israel es culpable del crimen de genocidio en virtud de la Convención sobre el Genocidio y la Carta de la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (La Carta).

El coprocurador Tan Sri Abdul Aziz, al presentar el primer cargo contra Amos Yaron, dijo que Amos Yaron era el oficial al mando a cargo de las Fuerzas de Defensa de Israel, a cargo del área de Beirut y los campamentos de Sabra y Chatila. Dijo que había dos cuestiones con las que tenía que lidiar: primero, si hubo o no una masacre a gran escala de los residentes de los dos campamentos, y segundo, si Amos Yaron facilitó y permitió tal masacre, en violación del derecho internacional y los artículos 9, 10 y 11 de la Carta?

Sobre el primer tema, afirmó que hubo una masacre a gran escala, como testificó PW1. Ella estaba allí y vio la masacre con sus propios ojos. Hubo un testimonio corroborante por parte de PW6, y además fue reconocido en el Informe Kahan.

En el segundo tema, Amos Yaron estaba a cargo, para garantizar que hubiera paz, ley y orden. El propio Informe Kahan concluyó que cualquiera que supiera sobre el Líbano sabría que al liberar a los falangistas en Beirut, se produciría una masacre. Seguramente, Amos Yaron, el general a cargo, debe haber sabido que al permitir que los falangistas entraran en los dos campos, la masacre se llevaría a cabo. Pero decidió no hacer nada.

Recibió los informes sobre el asesinato de mujeres y niños, pero no verificó el informe. No pasó el informe a sus superiores. El co-procurador sostiene que al ignorar todo esto a pesar de conocer las circunstancias, él mismo tenía la intención de causar la muerte de las personas en los dos campamentos.

10.3 Registro de criminales de guerra de la Comisión

Además, en virtud del artículo 35 del mismo Capítulo, este Tribunal recomienda a la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur que los nombres de las dos partes condenadas en este documento se inscriban e incluyan en el Registro de Criminales de Guerra de la Comisión y se publiquen en consecuencia.

10.4 El Tribunal recomienda a la Comisión de Crímenes de Guerra que de la más amplia publicidad internacional a esta condena y otorgamiento de reparaciones, ya que se trata de crímenes universales por los cuales las naciones tienen la responsabilidad de iniciar procesos judiciales.

10.5 El Tribunal deplora que las instituciones internacionales no hayan castigado al Estado de Israel por sus crímenes y su total falta de respeto al Derecho Internacional y las instituciones de las Naciones Unidas. Insta a la Comisión a que utilice todos los medios para dar a conocer esta sentencia y en particular con respecto a los Parlamentos y Asambleas Legislativas de las principales potencias, como los miembros del G8, y a instar a estos países a intervenir y poner fin a las políticas colonialistas y racistas. del Estado de Israel y sus partidarios.




➤ Leer sentencia completa (PDF) 

(Texto en  inglés) 


Consulta:

El tribunal de Kuala Lumpur declaró culpables a Bush y Blair. Acotaciones sobre los tribunales de la sociedad civil.

Israel Charged with War Crimes and Genocide. Complete 2013 Judgment of the Kuala Lumpur Tribunal

La masacre de Sabra y Shatila.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny