Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta crisis nuclear. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crisis nuclear. Mostrar todas las entradas

23 agosto 2022

Zaporiyia y la amenaza nuclear. Propaganda de guerra Made in USA/Ucrania



por Tito Andino

Recopilación de artículos 

 

A pesar de la propaganda desinformativa, el temor de una catástrofe nuclear en Zaporiyia no debe considerarse simple conjetura.


Introducción 

Hemos repasado diferentes medios de comunicación (¿o desinformación?), se torna necesario la siguiente aclaración. Hace algo más de una década el mundo se alarmó tras el desastre ocasionado por el terremoto y tsunami en Japón que afectó a la central nuclear de Fukushima (producción de energía eléctrica). Un pandemonio de histeria global se desató (menos en Japón) gracias a los medios de embrutecimiento masivo (prensa), el deseo de alterar a millones de personas fue voluntario por parte de gente interesada, clamando como profetas del Apocalipsis: "!Los reactores nucleares van a explotar!".


Militar ruso cerca en la central nuclear de Zaporiyia (Reuters)

Los reactores nucleares no explotan como una bomba atómica. NUNCA. 

Y aunque el caso Fukushima es distinto a un hipotético ataque armado a la planta nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano, el ejemplo de Chernóbil, en la misma Ucrania, es elocuente, Chernóbil fue un accidente técnico humano que resultó en explosiones de vapor y fusión del núcleo del reactor No. 4 de la planta. Esa fusión y las explosiones de vapor rompieron el núcleo del reactor y destruyeron el edificio que albergaba el reactor, seguido por el incendio en el núcleo del reactor ya al aire libre que duró varios días, lapso en que contaminantes radiactivos en el aire se dispersaron a otras regiones de la URSS y Europa.

Es importante recalcar que los reactores nucleares NO EXPLOTAN, no son una bomba atómica, no operan como un arma expresamente diseñada para causar efectos destructivos devastadores e inmediatos. Aún, en el hipotético caso de un ataque armado contra la central de Zaporiyia y fruto de unas explosiones, lo peor que puede suceder  es que los núcleos se  fundan. El caso de los reactores 1 y 4 de Fukushima son ejemplos reales, veamos: Tras el tsunami, que se llevó y rompió los generadores diésel de emergencia, se perdió la refrigeración de emergencia de los reactores, eso provocó una elevada temperatura en los reactores, el hidrógeno del oxígeno que formaba agua se disoció. Al liberarse hidrógeno hacia la segunda barrera de contención de hormigón, no tuvieron más remedio que dejarlo explotar (la barrera), sabiendo que la contención principal del reactor estaba bien. 

No hubo explosión nuclear porque los núcleos de uranio NO EXPLOTAN, no son bombas nucleares. Los reactores al ser apagados les queda un calor remanente por fisión retardada y decaimiento del uranio enriquecido que usa ese tipo de central nuclear que al no estar refrigerado de forma constante hace que falle. En Fukushima tuvieron que meter agua directa del mar mezclada con ácido bórico para absorber neutrones, no fue suficiente y por eso se fundieron los núcleos (la temperatura debe supera los 2100°C).


La central nuclear de Zaporiyia vista desde Nikopol (Reuters)

¿Qué pasa si se funden los núcleos? En Chernóbil hubo error humano, se dio la fusión del núcleo, no existía la contención y toda la radiactividad quedó al aire libre. Las autoridades soviéticas demoraron en tapar el núcleo con hormigón. A pesar de la inmensa tragedia en Chernóbil las consecuencias reales no superaron los 20 km de radio y los niveles de radiación que absorbió la gente más allá de esos 20 km no fueron suficientes para causar daño biológico.

¿Puede esto pasar en Zaporiyia? Un ataque armado directo a la central puede causar explosiones, lógico, fruto del caos podría pasar que no puedan enfriar los núcleos, verse obligados a abrir las válvulas de escape o no tapar los reactores con hormigón... esos factores pueden ocasionar la fusión del núcleo de los reactores. 

Es comprensible el por qué los rusos han tomado severas medidas de seguridad y contingencia en caso de un ataque directo a la central. Una pregunta sería, ¿por qué razones los rusos atacarían una central nuclear resguardada por ellos? No hay lógica para eso. Escuchando como reacciona el gobierno ruso debemos entender que están preparados para esa eventualidad, evitar el desastre, impedir que se repita un Chernóbil, y por ello solicitan la presencia de inspectores nucleares de Naciones Unidas o Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, siglas en inglés).

Hay mucha irresponsabilidad y vergüenza de los medios al usar una hipotética desgracia para vender noticias, para apoyar a un bando que busca provocar un incidente nuclear en su provecho; pero, ¿qué éxito puede lograr causando una tragedia cuando serán directamente afectados por sus acciones? Solo la mentalidad megalómana de unos jefes ucranianos nos llevaría al sinsentido de "matar al mayor número posible de rusos"... absurdo. ¿De verdad presiona EEUU/OTAN a Ucrania para provocar un incidente nuclear y alinear al "mundo" contra los rusos?

Tras el pánico mundial provocado por los medios de desinformación intensiva debemos replantear la necesidad de informarnos, queremos que nos INFORMEN, no que nos ALARMEN. Ucrania tiene todo el derecho del mundo a defenderse, elemental, sea cual fuere su causa, así como tiene el derecho y la "fortuna" de ser armado por USA/OTAN ("privilegio" que no gozan pueblos invadidos con una terrible catástrofe humanitaria como Yemen y Palestina). Rusia tampoco es una nación "santa de devoción", pero, una vez más preguntémonos: ¿Qué llevó a Rusia a invadir Ucrania?

Tenga cuidado con lo que escucha, no todo es cierto pero tampoco todo es mentira. La situación es muy complicada, la diplomacia internacional trabaja en silencio para evitar tal "apocalipsis" y  "explosiones" nucleares  en Zaporiyia. Una manera noble de evitar tanta verborrea dañina es no generar pánico ni hablar de forma irresponsable. Los medios occidentales, en definitiva, solo piensan en el lucro por vender sensacionalismo que causa miedo y angustia.


Militar ruso vigilando una zona de la central nuclear de Zaporiyia

¿Qué dice Ucrania/OTAN?

Es común leer en medios pro-atlantismo que EEUU urge al Organismo Internacional de la Energía Atómica tener acceso a las instalaciones nucleares de Zaporiyia, así como respalda a Ucrania para desmilitarizar la central nuclear tomada por las tropas rusas que estarían realizando ejercicios “temerarios”. La petición en concreto es: “Junto con nuestros aliados, hacemos un llamamiento a Rusia para que cese todas las operaciones militares cerca de las centrales nucleares ucranianas y que devuelva el control de Zaporiyia a Ucrania”. (Ned Price, portavoz del Departamento de Estado).

Price, pidió a Rusia que sea un país “responsable” y que se siente con Estados Unidos para comenzar a negociar un nuevo tratado que sustituya al Nuevo Start, un acuerdo que limita la actividad nuclear de ambos países y que expirará en 2026.

“Las propuestas de desmilitarizar una zona en torno a la central nuclear de Zaporiyia son inaceptables”, dijo el portavoz ruso de Exteriores, ya que los bombardeos provienen desde las zonas controladas por Kiev. 

La semana pasada a nivel mundial la prensa atlantista difundió un video que demuestra que Rusia desafía a la ONU al utilizar la central nuclear de Zaporiyia como comando militar. Lo que se aprecia es la presencia de camiones militares rusos estacionados ordenadamente en algún hangar de la planta nuclear que cuenta con muchas edificaciones. Es comprensible que en plena guerra, estas infraestructuras sean resguardas por personal militar. ¿O en pleno conflicto bélico pondría usted al personal de Greenpeace a proteger unas instalaciones nucleares consideradas objetivo de guerra o para prevenir posibles ataques terroristas?

En base a la presencia militar rusa que resguarda la central de Zaporiyia no existe evidencia que las tropas rusas utilicen el complejo para dirigir operaciones militares o que estén bombardeando la central o sus alrededores, ¿qué irracional sentido podrían tener los rusos de autobombardearse?. Está claro que los disparos de artillería provienen del lado ucraniano para ejercer presión internacional contra Rusia. Con el armamento de precisión (artillería de largo alcance) que entrega USA/OTAN los ucranianos pueden impactar directamente en la central nuclear, no lo harán, salvo que algún desquiciado...

Estas "noticias", por mera coincidencia, concurrieron en simultaneo al viaje del jefe de la ONU a Ucrania, el atlantista Antonio Guterres, e intentaban alarmar al mundo con que los rusos podrían estar planeando un ataque a Zaporiyia, la mayor central nuclear de Europa. Sin embargo, la inteligencia ucraniana afirmó aquello únicamente tras la denuncia del Kremlin de un intento de Kiev para provocar un “accidente” en la planta, durante la visita de Guterres.


EEUU respalda la petición de Ucrania de desmilitarizar la central nuclear de Zaporiyia.

Según la empresa estatal ucraniana "Enegoatom" (regulador nuclear de Ucrania) Moscú quiere "apagar los bloques de energía en funcionamiento en la planta, desconectarla de la red eléctrica de Ucrania y volver a conectarla a la red rusa en un intento por privar al país de una fuente de energía importante". En nota de prensa dice que “el 22 de agosto de 2022, la central nuclear de Zaporiyia (ZNPP) continúa operando con el riesgo de violar las normas de seguridad contra incendios y radiación” y que el “bombardeo periódico de la ZNPP por parte de las tropas rusas con misiles antiaéreos causó un grave riesgo para el funcionamiento de forma segura de la central”.

Es poco entendible que Energoatom haya señalado que el 5 de agosto hubo "un ataque del ejército ruso a la central, se activó la protección de emergencia de una de las plantas de energía, por lo que desde entonces se ha desconectado una de las tres unidades en funcionamiento. Durante ese ataque, la estación de nitrógeno y oxígeno y el edificio auxiliar combinado sufrieron graves daños. Todavía existen riesgos de fuga de hidrógeno y pulverización de sustancias radiactivas, y el riesgo de incendio también sigue siendo alto". Dice el comunicado que el 6 de agosto, “como resultado del bombardeo de los invasores, se dañaron tres sensores de monitoreo de radiación en las instalaciones de la ZNPP”. Y que el 11 de agosto, “los ocupantes dispararon contra el edificio del cuerpo de bomberos, ubicado fuera del perímetro de la ZNPP, diseñado para protegerlo de incendios y extinguirlos en caso de situaciones de emergencia”... y otros "incidentes" en días posteriores.

Y sigue siendo poco entendible que el ejército ruso ataque la central nuclear que es resguardada por el ejército ruso. Ucrania afirma que las fuerzas rusas están atacando la ZNPP, pero son los rusos, desde marzo, quienes controlan la planta y zonas aledañas (los operadores son ucranianos), los motivos para auto-inflingirse un incidente nuclear solo puede ocasionar peligro a los rusos étnicos bajo protección del ejército ruso y fuerzas aliadas en el oblast de Zaporizhzhia (Zaporiyia). Son ya semanas que esa región es objeto de periódicos bombardeos, y no es novedad que haya un arma que ha dejado su impronta en el terreno, los obuses M777 proporcionados por Estados Unidos.

Lo que si es probable es que, como se informó en las últimas horas, los rusos bombardearon posiciones ucranianas en la localidad de Nikopol a 10 kilómetros de las instalaciones atómicas de Zaporiyia (Nikopol se asienta en la orilla opuesta del río Dniéper, una seis millas (10 kilómetros) río abajo de la planta). ¿10 kilómetros son mucho o poco para poner en peligro la central nuclear? ¿Podría ser que esas fuerzas ucranianas se desplegaron para atacar la planta con artillería desde la ciudad de Nikopol?. Las consecuencias conforme la prensa  recae solo en las fuerzas armadas rusas.


Central nuclear de Zaporiyia bajo control de Rusia (Reuters/Alexander Ermochenko)

¿Qué dice Rusia al respecto?

Hasta la prensa atlantista reconoce que Putin viene advirtiendo sobre una catástrofe en la planta nuclear de Zaporiyia y que es el primero en exigir que una misión del OIEA visite la planta de energía lo antes posible. Lo ha reiterado al presidente francés, Emmanuel Macron. 


Vladimir Putin en una conversación con Emmanuel Macron (Sputnik/Mikhail Klimentyev-Kremlin via Reuters. Foto Archivo)

La misión de observación exigida por Putin, con inspectores independientes, puede probar quién es responsable de los ataques en la zona.  Por otro lado, el Consejo de Seguridad de Rusia acusó a Washington de alentar a Kiev a atacar la planta. Moscú defiende su presencia militar recalcando que "las tropas están allí para evitar un desastroso escenario de Chernóbil”.

Es cierto que Rusia rechazó la propuesta de la ONU para que la planta sea desmilitarizada; sin embargo, Bruce K. Gagnon, coordinador de la Red Global contra las Armas y la Energía Nuclear en el Espacio, transmitió al Secretario General de la ONU su condena a Kiev por la terrible situación.

Parte de esa carta  a Guterres (ONU) dice:

“He estado siguiendo esta situación peligrosa durante muchas semanas. Es bastante obvio para mí que el gobierno de Kiev instalado por Estados Unidos está bombardeando la planta nuclear. ¿Por qué Rusia querría contaminar la misma región de ciudadanos de etnia rusa que está intentando salvar de este régimen de Kiev fuera de control? El hecho de que el personal de la planta ucraniana permanezca en sus puestos y que Rusia esté tratando de proteger la planta de un desastre, indica sus buenas intenciones en este asunto. Insto a sus oficinas a que lleven al OIEA a la planta lo antes posible y deben culpar públicamente por el bombardeo a la fuente apropiada: el régimen de Kiev que claramente está siguiendo las órdenes de Washington”. (La carta es citada por Connor Freeman, el 19 de agosto de 2022, en su artículo, "Putin Warns Macron of ‘Large-Scale Catastrophe’ at Zaporizhzhia Nuclear Plant". Antiwar.com)

Saquen sus propias conclusiones.

07 marzo 2022

El "secreto" de las armas sucias y biológicas en Ucrania

 



Resumen y recopilación de varios
artículos por el editor del blog.


En octubre de 2019 publicamos un largo reportaje desarrollado por la periodista de investigación bulgara Dilyana Gaytandzhieva, su versión original en inglés fue publicada por "South Front" en el 2018 bajo el título: "Pentagon bio-weapons". Debido a la crisis militar en Ucrania (invasión rusa) vamos a reproducir algunos segmentos importantes de aquel largo reportaje, en especial lo que tiene que ver con la utilización del territorio ucraniano por parte de empresas estadounidenses vinculadas al Pentágono para el desarrollo secreto de armas biológicas.

Los experimentos biológicos son crímenes de guerra. El artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) define los experimentos biológicos como crímenes de guerra.


Antes de examinar nuevamente el reportaje (extractado) debemos mencionar un hecho que está apareciendo en algunos medios internacionales sobre la guerra de Ucrania, no mencionamos medios rusos (están ya censurados y no se puede consultarlos en Europa), así que utilizamos otras fuentes. Es evidente que Rusia tiene objetivos secretos en la campaña ucraniana: 

Evitar que fanáticos nacionalistas neonazis se apoderen de los centros de investigación biológica y nuclear manejados por los Estados Unidos en territorio ucraniano. De allí que Rusia ha tomado el control de la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa e impuso también bajo su resguardo la inactiva (y radioactiva) central nuclear de Chernóbil.

Los mandos rusos analizan presuntas evidencias de que las autoridades ucranianas habrían utilizado la planta nuclear de Chernóbil como tapadera para trabajar en la producción de bombas sucias, así como en la extracción de plutonio. El elevado fondo de radiación en la zona de Chernóbil facilitaría el encubrimiento, según fuentes extranjeras. Los rusos confirmaron que tomaron Chernóbil para prevenir una "provocación nuclear".


Fotografía de archivo. La estructura New Safe Confinement (NSC) sobre el antiguo sarcófago que cubre el cuarto reactor dañado en la planta de energía nuclear de Chernóbil.

 

Rusia ha preferido mantener algunos detalles delicados en reserva, más el acoso internacional le ha obligado -no como propaganda- sino como advertencia de que Ucrania habría iniciado su propio programa de desarrollo nuclear para fabricar armas sucias y atómicas. Ucrania no tiene los medios, ni la capacidad para hacerlo por sí sola. La hipótesis es que quien apoya esa iniciativa no puede ser más que el Pentágono, nótese que me refiero al aparato militar estadounidense, que suele manejarse solo, y no al gobierno de los Estados Unidos, mucho menos a su Congreso que debería aprobar tales políticas.

Antes de que se produjeran las hostilidades ya se corría en Europa el rumor (medios extranjeros) de que "en los últimos años, Ucrania ha intensificado la exploración de capas profundas en el territorio de las minas de uranio existentes, así como el desarrollo de prometedores depósitos de uranio, en particular en las regiones de Nikoláev, Dnepropetrovsk y Kirovograd".

También se ha afirmado que el actual gobierno de Ucrania obtuvo de empresas extranjeras asistencia para formar sus propias empresas de enriquecimiento de uranio y obtuvo plutonio de la calidad requerida de otros países para acelerar la investigación. Estados Unidos habría transferido también ese material a sus socios, las razones para creer que Washington está implicado puede sonar lógico. 

Ucrania se ha empecinado, además, en modernizar sus misiles y fabricar nuevos sistemas de misiles para, quien sabe, en un futuro utilizarlas en el lanzamiento de armas nucleares. Repetimos, esos proyectos no son exclusivos, el gobierno de Kiev se ha valido del apoyo de otros países.

Sin ser alarmista, hace unos días el canciller ruso, Serguei Lavrov, acusó a Occidente de "elaborar un plan de guerra atómica en reacción a las recientes declaraciones de sus homólogos francés y británico, Jean-Yves Le Drian y Elizabeth Truss, respectivamente, sobre el riesgo de un conflicto nuclear desatado por Rusia".

Lo que si no es una hipótesis es el siguiente cuestionamiento que se hace Lance D. Johnson (Natural News) en un corto artículo titulado: "Why did the US embassy official website just REMOVE all evidence of Ukrainian bioweapons labs?", en cristiano: "¿Por qué el sitio web oficial de la embajada de EE.UU. simplemente ELIMINÓ toda evidencia de laboratorios de armas biológicas ucranianos?", publicado el 2 de marzo 2022.

 

Foto de archivo. Un empleado de la central nuclear de Chernóbil en Ucrania.

Así es, sin más el sitio web oficial de la embajada de Estados Unidos suprimió en días pasados toda evidencia de laboratorios biológicos en Ucrania. Estos laboratorios biológicos son financiados y operados conjuntamente con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Algunos documentos de esos laboratorios eran de conocimiento público hasta fines de febrero de 2022, incluían detalles importantes sobre laboratorios de armas biológicas en Ucrania. Al borrarse esa información crítica se oculta programas que no deberían haber sido hechos públicos y que pueden demostrar su complicidad con potenciales acciones provocadoras del gobierno ucraniano. El autor del reporte señala que "la población mundial se está dando cuenta de la realidad de la investigación de armas biológicas de ganancia de función, las filtraciones de laboratorio y el desarrollo de vacunas y diagnósticos depredadores. Estos bio-laboratorios generan patógenos con potencial pandémico que explotan el sistema inmunitario humano y son la base sobre la que se origina el fraude médico, la mala praxis, la muerte inducida por vacunas y el genocidio".

¿Podría la existencia de estos laboratorios de armas biológicas tener algo que ver con la "misión militar especial" de Rusia? Durante años, Rusia ha acusado a Estados Unidos de desarrollar armas biológicas cerca de sus fronteras

- ¿Están los rusos actualmente reuniendo pruebas de estos laboratorios? 

- ¿Cuál es el estado actual de estas instalaciones? 

- ¿Qué pasaría si Rusia no estuviera llevando a cabo una invasión y ocupación de Ucrania, una realidad que ha sido propagada por los medios de comunicación occidentales? 

- ¿Qué pasaría si, en cambio, Rusia estuviera apuntando a los sindicatos del crimen internacional y persiguiendo a elementos criminales en el gobierno ucraniano que han dañado al pueblo ucraniano y a otros en todo el mundo?

El Departamento de Defensa de Estados Unidos (Pentágono) financió al menos 15 laboratorios biológicos diferentes en Ucrania. Estos no son laboratorios biológicos chinos o rusos. Al menos ocho de estos son laboratorios de armas biológicas operados exclusivamente por los Estados Unidos. Estos laboratorios “consolidan y aseguran patógenos y toxinas de interés para la seguridad” para llevar a cabo “medidas mejoradas de bioseguridad, bioseguridad y biovigilancia” a través de “asociaciones internacionales de investigación”. El Pentágono facilitó el proceso de permisos para permitir que los científicos ucranianos trabajaran con patógenos de potencial pandémico.

El Departamento de Defensa de EE.UU. -El Pentágono- trabaja directamente con el Ministerio de Salud de Ucrania, el Servicio Estatal de Ucrania para la Seguridad Alimentaria y la Protección del Consumidor, la Academia Nacional de Ciencias Agrarias y el Ministerio de Defensa. Esta red de laboratorios biológicos incluye instalaciones en Odessa, Vinnytsia, Uzhgorod, Lviv, Kiev, Kherson, Ternopil, Crimea, Luhansk y dos instalaciones sospechosas en Kharkiv y Mykolaiv.

En los últimos años, muchos de estos laboratorios han alcanzado el nivel de bioseguridad 2, lo que permite a los científicos experimentar con virus y bacterias. En los últimos dos años, estos laboratorios, en cooperación con el Ministerio de Defensa de Ucrania, instalaron cuatro laboratorios móviles más para realizar la vigilancia epidemiológica del pueblo ucraniano. No hay razones para sospechar dirán algunos si se hacía público.

El 26 de febrero de 2022, la existencia y los detalles de estos laboratorios de armas biológicas fueron eliminados del sitio web oficial de la embajada. Los archivos PDF han sido copiados por otros medios y podrán estar disponibles en cualquier momento. "¿Qué está tratando de ocultar la embajada de los Estados Unidos?", termina preguntándose Lance D. Johnson


Parte II

Las armas biológicas del Pentágono

El ejército estadounidense produce regularmente virus, bacterias y toxinas mortales en violación directa de la Convención de la ONU sobre la prohibición de armas biológicas. Cientos de miles de personas inadvertidas están siendo expuestas sistemáticamente a patógenos peligrosos y otras enfermedades incurables. 


Diseñar virus mortales es legal en EE.UU. Los científicos de la guerra biológica utilizan la cobertura diplomática para probar virus artificiales en laboratorios biológicos del Pentágono en 25 países de todo el mundo. Estos laboratorios biológicos de EE.UU. son financiados por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA, por sus siglas en inglés) bajo un programa militar de 2.100 millones de dólares - Programa Cooperativo de Compromiso Biológico (CBEP, por sus siglas en inglés) - y están ubicados en países de la antigua Unión Soviética como Georgia y Ucrania, el Medio Oriente, el Sudeste Asiático y África.

NOTA del Editor: Como se indica al inicio, este artículo va destinado al caso ucraniano, debido a la guerra actual en ese territorio, por lo mismo, es importante recordar a la opinión pública esta preocupación que ya es mundial. Los interesados en repasar toda la investigación pueden hacerlo en este enlace: Las armas biológicas del Pentágono

- Laboratorios biológicos del Pentágono diseminan enfermedades en Ucrania.

11 laboratorios biológicos del Pentágono en Ucrania y alrededor de Rusia 


- La Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) del Departamento de Defensa ha financiado 11 laboratorios biológicos en Ucrania, que también colinda con Rusia.

- El Programa Militar de EE.UU. es información confidencial. En teoría, Ucrania no tenía ningún control sobre los biolaboratorios militares en su propio territorio

Según el Acuerdo de 2005 entre el Departamento de Defensa de Estados Unidos y el Ministerio de Salud de Ucrania, el gobierno ucraniano tiene prohibido divulgar públicamente información confidencial sobre el programa de Estados Unidos y Ucrania está obligada a transferir al Departamento de Defensa de Estados Unidos patógenos peligrosos para la investigación biológica. Se ha concedido al Pentágono acceso a determinados secretos de Estado de Ucrania en relación con los proyectos en el marco de su acuerdo:




- Científicos de la guerra biológica bajo cobertura diplomática.

Entre el conjunto de acuerdos bilaterales entre Estados Unidos y Ucrania se encuentra el establecimiento del Centro de Ciencia y Tecnología en Ucrania (STCU), una organización internacional financiada principalmente por el gobierno de Estados Unidos a la que se le ha concedido estatus diplomático. El STCU apoya oficialmente los proyectos de científicos que antes participaban en el programa soviético de armas biológicas. En los últimos 20 años, el STCU ha invertido más de 285 millones de dólares en la financiación y gestión de unos 1.850 proyectos de científicos que previamente trabajaron en el desarrollo de armas de destrucción masiva.

- 364 ucranianos murieron a causa de la gripe porcina.

Uno de los laboratorios del Pentágono se encuentra en Kharkiv, donde en enero de 2016 al menos 20 soldados ucranianos murieron de un virus similar a la gripe en sólo dos días, y 200 más fueron hospitalizados. El gobierno ucraniano no informó sobre los soldados ucranianos muertos en Kharkiv. En marzo de 2016, se registraron 364 muertes en Ucrania (81,3% causadas por la gripe porcina A (H1N1) pdm09, la misma cepa que causó la pandemia mundial en 2009).



Según información de inteligencia de la República Popular de Donetsk, el laboratorio biológico estadounidense en Kharkiv hizo que el virus mortal se filtrara.

- La policía investigó la infección por enfermedades incurables.

A finales del año pasado (2017) una infección altamente sospechosa por Hepatitis A se propagó rápidamente en pocos meses por el sudeste de Ucrania, donde se encuentran la mayoría de los laboratorios biológicos del Pentágono.


37 personas fueron hospitalizadas por Hepatitis A en la ciudad ucraniana de Mykolaiv en enero de 2018. La policía local ha iniciado una investigación sobre "la infección con el virus de inmunodeficiencia humana y otras enfermedades incurables". Hace tres años (2015), más de 100 personas de la misma ciudad se infectaron con el cólera. Se alega que ambas enfermedades se han propagado a través del agua potable contaminada.

En el verano de 2017, 60 personas con hepatitis A fueron hospitalizadas en el hospital de la ciudad de Zaporizhia. La causa de este brote aún se desconoceEn la región de Odesa, 19 niños de un orfanato fueron hospitalizados por la hepatitis A en junio de 2017.

29 casos de hepatitis A se registraron en Kharkiv en noviembre de 2017. Se aisló el virus en agua potable contaminada. Uno de los laboratorios biológicos del Pentágono localizado en Kharkiv fue culpado por la mortífera epidemia de gripe que hace dos años (2016) se cobró la vida de 364 ucranianos.

- Ucrania y Rusia afectadas por una nueva infección de cólera altamente virulenta.

En 2011, Ucrania sufrió un brote de cólera. Según se informa, 33 pacientes fueron hospitalizados por diarrea grave. Un segundo brote atacó al país en 2014, cuando se comunicó que más de 800 personas de toda Ucrania contrajeron la enfermedad. En 2015, sólo en la ciudad de Mykolaiv se registraron por lo menos 100 nuevos casos.


Mariupol y Mykolaiv


Vibrio Cólera

Una nueva variante altamente virulenta del agente del cólera Vibrio, con una alta similitud genética con las cepas reportadas en Ucrania, azotó Moscú en 2014. Según un estudio genético del Instituto Ruso de Investigación Antiplaca de Rusia de 2014, la cepa de cólera aislada en Moscú era similar a la bacteria que causó la epidemia en la vecina Ucrania.

El Southern Research Institute, uno de los contratistas estadounidenses que trabaja en los laboratorios biológicos de Ucrania, tiene proyectos relacionados con el cólera, así como con la influenza y el Zika, todos ellos patógenos de importancia militar para el Pentágono.

Junto con el Southern Research Institute, otras dos compañías privadas americanas operan los laboratorios biológicos militares en Ucrania: Black & Veatch y Metabiota.


Contratistas de la DTRA en Ucrania.


Black & Veatch Special Project Corp. obtuvo contratos de la DTRA por un valor de 198,7 millones de dólares para construir y operar laboratorios biológicos en Ucrania (menos de dos contratos a 5 años en 2008 y 2012 por un total de 128,5 millones de dólares).

Metabiota ha obtenido un contrato federal de 18,4 millones de dólares bajo el programa en Georgia y Ucrania. Esta empresa estadounidense también fue contratada para realizar trabajos para la DTRA antes y durante la crisis del Ébola en África Occidental, incluyendo un contrato de 3,1 millones de dólares (2012-2015) para trabajar en Sierra Leona.

El Southern Research Institute ha sido uno de los principales subcontratistas del programa de la DTRA en Ucrania desde 2008. La compañía también fue uno de los principales contratistas del Pentágono en el pasado, bajo el Programa de Armas Biológicas de los Estados Unidos para la investigación y desarrollo de agentes biológicos, con 16 contratos entre 1951 y 1962.

- 250.000 dólares para presionar a Jeff Sessions para la "Investigación para la Inteligencia de EE. UU."

El Southern Research Institute presionó al Congreso y al Departamento de Estado estadounidenses para "temas relacionados con la investigación y el desarrollo para la inteligencia estadounidense" y la "investigación y desarrollo relacionados con la defensa". Las actividades de cabildeo coincidieron con el inicio de los proyectos del Pentágono sobre laboratorios biológicos en Ucrania y otros antiguos estados soviéticos.

La compañía pagó 250.000 dólares para ejercer presión sobre el entonces senador Jeff Sessions en 2008-2009 (ex Fiscal General de EE. UU. designado por Donald Trump), cuando al instituto se le concedieron varios contratos federales.

- La policía investigó el envenenamiento por toxinas botulínicas en Ucrania

En 2016 se registraron en Ucrania 115 casos de botulismo, con 12 muertes.

                       botulismo

En 2017, el Ministerio de Salud de Ucrania confirmó otros 90 nuevos casos, con 8 muertes, de intoxicación por la toxina botulínica (una de las sustancias biológicas más venenosas conocidas). Según las autoridades sanitarias locales, la causa del brote fue la intoxicación alimentaria y la policía inició una investigación sobre la misma.

El gobierno ucraniano dejó de suministrar la antitoxina en 2014 y no se disponía de vacunas botulínicas de reserva durante el brote de 2016-2017.

El botulismo es una enfermedad rara y extremadamente peligrosa causada por una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. 1 gm de la toxina puede matar hasta 1 millón de personas.

Científico con una muestra de la neurotoxina botulínica


La neurotoxina botulínica representa una importante amenaza para las armas biológicas debido a su extrema potencia, facilidad de producción y transporte. Causa parálisis muscular, insuficiencia respiratoria y finalmente la muerte si no se trata de inmediato. Un solo gramo de toxina cristalina, uniformemente dispersada e inhalada, puede matar a más de un millón de personas. Podría diseminarse a través de aerosoles, o por contaminación del agua y/o suministro de alimentos.

- El Pentágono produce virus vivos, bacterias y toxinas.

La toxina botulínica fue probada como arma biológica por el ejército de EE. UU. en el pasado, así como el ántrax, la brucella y la tularemia. Aunque el programa estadounidense de armas biológicas fue oficialmente suspendido en 1969, los documentos demuestran que los experimentos militares nunca terminaron. Actualmente el Pentágono produce y prueba agentes biológicos vivos en la misma instalación militar que en el pasado: Dugway Proving Ground.

... El reportaje continúa con temas sobre los ensayos de campo actuales, programas de ensayos de campo al aire libre, ensayos de Campo con Simulantes Biológicos (Bacterias), fábrica de armas biológicas en EE.UU.

Lo que el Pentágono está haciendo actualmente es exactamente lo que hizo en el pasado, lo que significa que su programa de armas biológicas nunca fue suspendido. El ejército estadounidense realizó 27 pruebas de campo con simulantes biológicos, que involucraron el dominio público desde 1949 hasta 1968, cuando el presidente Nixon anunció oficialmente el fin del programa.

Se ha destinado millones de dólares para un proyecto militar estadounidense en la frontera entre Rusia y Georgia. La DTRA tiene pleno acceso a la frontera entre Rusia y Georgia, concedida en el marco de un programa militar denominado "Georgia Land Border Security Project". Las actividades relacionadas con el proyecto han sido tercerizadas a una empresa privada americana, la Parsons Government Services International. La DTRA ha contratado previamente a Parsons para proyectos similares de seguridad fronteriza en el Líbano, Jordania, Libia y Siria. Parsons obtuvo un contrato de 9,2 millones de dólares bajo el proyecto de seguridad fronteriza del Pentágono en la frontera entre Rusia y Georgia.


Lugar Center, Tbilisi. Los ciudadanos locales de Chechenia notaron en 2017 un pulverizador UAV cerca de la frontera rusa con Georgia.


Fuente original en inglés:
THE PENTAGON BIO-WEAPONS
SOUTH FRONT (En el artículo original existen decenas de enlaces que comprueban los enunciados de la autora).


Más notas de la prensa internacional de estos días que citan a diplomáticos rusos.

Lecturas recomendadas de Thierry Meyssan

21 enero 2022

La negación de la historia. ¿Por qué la OTAN no cumple sus compromisos con Rusia?



Introducción por el editor del blog

Estados Unidos no acepta firmar garantías de seguridad a Rusia en el tema más importante de todos y mantiene su intención de ubicar misiles nucleares en las fronteras de Rusia, así de simple. El otro punto son la prolongación de las famosas "revoluciones de color" en los ex estados soviéticos para desestabilizar a la Federación Rusa. A todo esto, Washington espera "resignación" del lado ruso, exige que su política exterior no sea perturbada. 


Denunciar esto no puede ser tildado ni de anti-estadounidense, ni de prorruso. Debemos considerar las palabras del investigador estadounidense Paul Craig Roberts: "Washington ha demostrado que Estados Unidos representa una hostilidad potencialmente mortal hacia Rusia".

La OTAN ha instalado misiles en Rumania y Polonia (bases  controladas por EEUU). Y hay quienes se burlan presentando un mapa de la inmensa Rusia comparada con la indefensa Europa. La pregunta es, ¿quién amenaza a quién? Es verdad que Rusia tiene la capacidad de destruir las bases de misiles estadounidenses usando, a su vez, sus misiles, no necesita enviar un ejército terrestre e invadir esos países. En ese sentido Rusia si que podría vencer a las fuerzas convencionales de la OTAN en Europa del Este (la OTAN es pequeña ante Rusia en número de tropas y no podrían librar ningún tipo de lucha contra los ejércitos rusos). Esto en teoría, ya que aquello implicaría que Rusia se vea forzada a invadir Europa del Este, como consecuencia provocaría que Estados Unidos movilice sus ejércitos para la lucha.

Desde la desaparición de la URSS, tres décadas atrás, en ni una sola ocasión, Rusia ha mandado un mensaje o ha hecho demostraciones de hostilidad hacia Europa. Al contrario, Rusia ha cumplido sus compromisos suscritos desde el fin de la segunda guerra mundial - Acuerdos de Yalta - en que los Aliados definieron por mutuo consenso sus zonas de influencia europea (al fin y al cabo fueron los nazis quienes provocaron tal cosa... gracias al inicial apoyo de Occidente). 

Ha sido la URSS quien cedió ante Europa y Estados Unidos por su incapacidad de mantener unido al Pacto de Varsovia, respuesta a la creación de la OTAN. La Primavera de Praga hace más de medio siglo es la prueba que su sistema no funcionaba. Sí, el supuesto sistema económico comunista resultó ser un experimento social condenado al rotundo fracaso. No se puede vivir solo de teorías. 

¿Quién amenaza a quién? En 2014 no fue Rusia quien planificó romper el compromiso de mantener las zonas de influencia para su seguridad. El caso de la Crimea rusa puede ser sustentado en cualquier foro histórico y político; y, desde la desaparición de la URSS, Ucrania no es el único caso (lo hemos abordado en otras ponencias). En el presente, la posición de Rusia es clara, no puede permitir que Ucrania sea miembro de la OTAN, porque eso significa una cosa: Instalación de bases de misiles de la OTAN/EEUU en Ucrania. Esa es la cuestión, Rusia se vería obligada a actuar en Ucrania en lugar de permitir que aquello sucediera. O, si se intenta instalar misiles se verá forzada a destruirlos.

Reflexiona Paul Craig Roberts que: "Rusia no se va a sentar y esperar a que eso suceda. Ciertamente... antes de usar la fuerza, es probable que Rusia coloque misiles nucleares a 200 millas de las costas del Atlántico y el Pacífico de los Estados Unidos como una restricción para que Washington convierta una acción convencional discreta en una guerra nuclear para salvar la cara. Washington, en su arrogancia y estupidez, se ha preparado para una derrota que le resultará difícil de aceptar, especialmente porque Washington la habrá traído sobre sí misma".

Es posible que la guerra nuclear sea el resultado. Eso se basará en estúpidas decisiones desde la Casa Blanca que no son las intenciones de Rusia. Occidente está presentado a Rusia una "amenaza inaceptable" que Rusia tendrá que contrarrestar. En estos días de deliberaciones entre las dos superpotencias, "ni Washington ni su brazo de la OTAN escucharon a los rusos decirles que las bases militares en las fronteras de Rusia son inaceptables. Como el Kremlin ha encontrado que la razón y la diplomacia son inútiles para tratar con Occidente, la perspectiva de construir una seguridad europea común ya no está en su mente. Rusia "no tiene más remedio que implementar una política de contra-contención y contra-intimidación". Habiendo rechazado la seguridad de Rusia, Occidente puede esperar la guerra", afirma Craig Roberts citando las palabras del viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Grushko. ("By Refusing Security to Russia Washington Has Opened the Door to War".- Paul Craig Roberts. Institute for Political Economy, 12 enero 2022)

Ese es el idílico paraíso pos-atómico que nos ofrece Estados Unidos una vez consumada la destrucción apocalíptica causada por una guerra nuclear. No obstante, hay "optimistas" en Occidente que esperan que aún será necesario el uso de fuerzas terrestres para acabar con el enemigo y que Estados Unidos pueda prevalecer... Luego, la "globalización" podrá seguir su planificado rumbo comercial en medio de un infierno radioactivo.  

Pero, en el mundo real, la verdadera seguridad contra las armas atómicas es la coexistencia pacífica y no la capacidad para tomar medidas ofensivas con una fuerza abrumadora. Un ataque contra cualquiera de estas potencias será seguido de inmediato por un contra-ataque atómico devastador.

La segunda parte que viene es un monumental aporte histórico documentado que desbarata el "inocente" discurso de los Estados Unidos de que la OTAN nunca ofreció garantías de seguridad a Rusia... La importancia del material documental es trascendental -para compartirlo- (las fuentes originales en inglés se encuentran detalladas apropiadamente). Se debe concientizar a la opinión pública que los EEUU/OTAN, al negar seguridad a Rusia, están abriendo la puerta a la guerra. Una guerra que irremediablemente será nuclear, sin ganadores ni perdedores, sin buenos ni malos.

Hay mucha gente que cuestionará estos análisis realizados por la "izquierda radical", ante ello solo cabe hacer uso de la historiografía para demostrar quién tiene la razón, políticamente hablando. Polemizar sobre los "buenos" y los "malos" no tiene sentido, eso lo dejamos para los descerebrados... que abundan.


Lanzamiento de un misil Trident II desde un submarino US Navy en la costa California, 26 marzo 2018. Reuters


Parte II

Expansión de la OTAN: Lo que escuchó Gorbachov

El sitio web en inglés de investigación "La Transnacional. Por la paz por medios pacíficos" ha presentado a sus lectores una asombrosa reseña histórica de los Acuerdos Gorbachov y líderes occidentales. Lo siguiente es historia pura y no propaganda. El lector sacará las conclusiones de quien miente al mundo entero. Los documentos y notas que reproduce la mencionada página web fueron publicadas originalmente por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington "NATO Expansion: What Gorbachev Heard". 


Por: Svetlana Savranskaya y Tom Blanton

Los autores: Svetlana Savranskaya y Tom Blanton del National Security Archive, cuyo libro más reciente, "The Last Superpower Summits: Gorbachev, Reagan, and Bush: Conversations That Ended the Cold War" (CEU Press, 2016) analiza y publica las transcripciones desclasificadas y documentos relacionados de todas las cumbres de Gorbachov con presidentes estadounidenses, incluidas docenas de garantías sobre la protección de los intereses de seguridad de la URSS.

"¿Quién prometió qué a quién sobre la expansión de la OTAN?"El Archivo compiló estos documentos desclasificados para un panel de discusión el 10 de noviembre de 2017 en la conferencia anual de la Asociación de Estudios Eslavos de Europa del Este y Euroasiáticos (ASEEES) en Chicago bajo el título "¿Quién prometió qué a quién sobre la expansión de la OTAN?"


Michail Gorbachev discutiendo la unificación alemana con Hans-Dietrich Genscher y Helmut Kohl en Rusia, 15 de julio de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung.


Los documentos desclasificados muestran garantías de seguridad contra la expansión de la OTAN de Baker, Bush, Genscher, Kohl, Gates, Mitterrand, Thatcher, Hurd, Major y Woerner a los líderes soviéticos.


La famosa garantía de "ni una pulgada hacia el este" del secretario de Estado de EE.UU., James Baker, sobre la expansión de la OTAN en su reunión con el líder soviético Mikhail Gorbachov el 9 de febrero de 1990, fue parte de una cascada de garantías sobre la seguridad soviética dada por los líderes occidentales a Gorbachov y otros funcionarios soviéticos a lo largo del proceso de unificación alemana en 1990 y hasta 1991, según documentos estadounidenses, soviéticos, alemanes, británicos y franceses desclasificados publicados hoy por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington" (Washington DC, 12 de diciembre de 2017).

Los documentos muestran que múltiples líderes nacionales estaban considerando y rechazando la membresía de Europa Central y Oriental en la OTAN a principios de 1990 y hasta 1991, que las discusiones de la OTAN en el contexto de las negociaciones de unificación alemana en 1990 no se limitaron en absoluto al estado del territorio de Alemania Oriental, y que las quejas posteriores soviéticas y rusas sobre ser engañados sobre la expansión de la OTAN se fundaron en memorandos escritos y comunicaciones telefónicas contemporáneas en el más alto nivel.

Los documentos refuerzan las críticas del ex director de la CIA, Robert Gates, de "seguir adelante con la expansión de la OTAN hacia el este (en la década de 1990), cuando Gorbachov y otros fueron llevados a creer que eso no sucedería". La frase clave, respaldada por los documentos, es "llevado a creer".


Página de las notas de Stepanov-Mamaladze del 12 de febrero de 1990, que refleja la garantía de Baker a Shevardnadze durante la conferencia de Cielos Abiertos de Ottawa: "Y si U[nited] G[ermany] permanece en la OTAN, debemos tener cuidado con la no expansión de su jurisdicción hacia el este." 

El presidente George H.W. Bush había asegurado a Gorbachov durante la cumbre de Malta en diciembre de 1989 que Estados Unidos no se aprovecharía ("No he saltado arriba y abajo en el Muro de Berlín") de las revoluciones en Europa del Este para dañar los intereses soviéticos; pero ni Bush ni Gorbachov en ese momento (o para el caso, el canciller de Alemania Occidental Helmut Kohl) esperaban tan pronto el colapso de Alemania Oriental o la velocidad de la unificación alemana.

Las primeras garantías concretas de los líderes occidentales sobre la OTAN comenzaron el 31 de enero de 1990, cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Occidental, Hans-Dietrich Genscher, abrió la licitación con un importante discurso público en Tutzing, Baviera, sobre la unificación alemana.

La Embajada de los Estados Unidos en Bonn (ver Documento 01 Cable confidencial de la Embajada de los Estados Unidos en Bonn al Secretario de Estado sobre el discurso del Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania: Genscher describe su visión de una nueva arquitectura europea) informó a Washington que Genscher dejó en claro "que los cambios en Europa del Este y el proceso de unificación alemana no deben conducir a un 'menoscabo de los intereses de seguridad soviéticos'. Por lo tanto, la OTAN debería descartar una "expansión de su territorio hacia el este, es decir, acercándolo a las fronteras soviéticas". El cable de Bonn también señaló la propuesta de Genscher de dejar el territorio de Alemania Oriental fuera de las estructuras militares de la OTAN, incluso en una Alemania unificada en la OTAN.


Eduard A. Shevardnadze (derecha) saluda a Hans-Dietrich Genscher (izquierda) y Helmut Kohl (centro) a su llegada a Moscú el 10 de febrero de 1990 para hablar sobre la reunificación alemana. Foto: AP Photo / Víctor Yurchenko.
 

Esta última idea de estatus especial para el territorio de la RDA fue codificada en el tratado final de unificación alemán firmado el 12 de septiembre de 1990 por los ministros de relaciones exteriores del Dos más Cuatro (ver Documento 2512 de septiembre 1990 Ministerial de dos más cuatro en Moscú: Relato detallado, incluye el texto del Tratado sobre la Solución Definitiva con respecto a Alemania y el Acta Acordada del Tratado sobre el estatuto militar especial de la RDA después de la unificación).

La idea anterior sobre "más cerca de las fronteras soviéticas" no está escrita en tratados, sino en múltiples memorandos de conversación entre los soviéticos y los interlocutores occidentales de más alto nivel (Genscher, Kohl, Baker, Gates, Bush, Mitterrand, Thatcher, Major, Woerner y otros) que ofrecen garantías a lo largo de 1990 y en 1991 sobre la protección de los intereses de seguridad soviéticos y la inclusión de la URSS en las nuevas estructuras de seguridad europeas.

Las dos cuestiones estaban relacionadas, pero no eran las mismas. El análisis posterior a veces confundió las dos y se argumentó que la discusión no involucró a toda Europa. Los documentos publicados a continuación muestran claramente que así fue.


El acuerdo para iniciar las conversaciones Dos más Cuatro es presentado a la prensa por los seis ministros de Relaciones Exteriores en la Conferencia “Cielos Abiertos” en Ottawa el 13 de febrero de 1990. De izquierda a derecha: Eduard Shevardnadze (URSS), James A. Baker (EE.UU.), Hans-Dietrich Genscher (RFA), Roland Dumas (Francia), Douglas Hurd (Gran Bretaña), Oskar Fischer (RDA). Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

La "fórmula Tutzing" se convirtió inmediatamente en el centro de una serie de importantes discusiones diplomáticas durante los siguientes 10 días en 1990, lo que llevó a la crucial reunión del 10 de febrero de 1990 en Moscú entre Kohl y Gorbachov cuando el líder de Alemania Occidental logró el asentimiento soviético en principio a la unificación alemana en la OTAN, siempre y cuando la OTAN no se expandiera hacia el este. Los soviéticos necesitarían mucho más tiempo para trabajar con su opinión interna (y la ayuda financiera de los alemanes occidentales) antes de firmar formalmente el acuerdo en septiembre de 1990.

Las conversaciones antes de la garantía de Kohl implicaron una discusión explícita sobre la expansión de la OTAN, los países de Europa Central y Oriental y cómo convencer a los soviéticos de aceptar la unificación. Por ejemplo, el 6 de febrero de 1990, cuando Genscher se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores británico Douglas Hurd, el registro británico mostró a Genscher diciendo: "Los rusos deben tener alguna seguridad de que si, por ejemplo, el Gobierno polaco abandona el Pacto de Varsovia un día, no se unirían a la OTAN al siguiente". (Ver Documento 2 Sr. Hurd a Sir C. Mallaby (Bonn). Telegraphic N. 85: Llamada del Secretario de Estado a Herr Genscher: Unificación alemana. 06-feb-1990)


Primera ronda oficial de negociaciones Dos más Cuatro, con los seis ministros de Asuntos Exteriores, en Bonn el 5 de mayo de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

Después de haberse reunido con Genscher en su camino hacia las discusiones con los soviéticos, Baker repitió exactamente la formulación de Genscher en su reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores Eduard Shevardnadze el 9 de febrero de 1990; y aún más importante, cara a cara con Gorbachov. (ver Documento 4 Memorándum de Paul H. Nitze a George H.W. Bush sobre la reunión del "Foro para Alemania" en Berlín. 06-feb-1990)

No una, sino tres veces, Baker probó la fórmula de "ni una pulgada hacia el este" con Gorbachov en la reunión del 9 de febrero de 1990. Estuvo de acuerdo con la declaración de Gorbachov en respuesta a las garantías de que "la expansión de la OTAN es inaceptable".

Baker aseguró a Gorbachov que "ni el presidente ni yo tenemos la intención de extraer ninguna ventaja unilateral de los procesos que se están llevando a cabo", y que los estadounidenses entendieron que "no solo para la Unión Soviética sino también para otros países europeos es importante tener garantías de que si Estados Unidos mantiene su presencia en Alemania en el marco de la OTAN, ni una pulgada de la actual jurisdicción militar de la OTAN se extenderá en dirección este". (Ver Documento 6 Grabación de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y James Baker en Moscú. (Extractos) 09-feb-1990)


De derecha a izquierda: el Ministro de Relaciones Exteriores Hans-Dietrich Genscher (RFA), el Ministro Presidente Lothar de Maizière (RDA) y los Ministros de Relaciones Exteriores Roland Dumas (Francia), Eduard Shevardnadze (URSS), Douglas Hurd (Gran Bretaña) y James Baker ( EEUU.) firman el llamado Acuerdo Dos más Cuatro (Tratado sobre el Acuerdo Final con respecto a Alemania) en Moscú el 12 de septiembre de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

Después, Baker escribió a Helmut Kohl, quien se reuniría con el líder soviético al día siguiente, con mucho del mismo lenguaje. Baker informó: "Y luego le hice la siguiente pregunta (a Gorbachov). ¿Preferiría ver una Alemania unida fuera de la OTAN, independiente y sin fuerzas estadounidenses o preferiría que una Alemania unificada estuviera vinculada a la OTAN, con garantías de que la jurisdicción de la OTAN no se desplazaría ni una pulgada hacia el este desde su posición actual?

Respondió que el liderazgo soviético estaba pensando realmente en todas esas opciones (....) Luego agregó: "Ciertamente cualquier extensión de la zona de la OTAN sería inaceptable". Baker agregó entre paréntesis, para el beneficio de Kohl, "Por implicación, la OTAN en su zona actual podría ser aceptable". (Ver Documento 8 Carta de James Baker a Helmut Kohl, 10-feb-1990)

Bien informado por el secretario de Estado estadounidense, el canciller de Alemania Occidental entendió un resultado final soviético clave, y aseguró a Gorbachov el 10 de febrero de 1990: "Creemos que la OTAN no debería expandir la esfera de su actividad". (Ver Documento 9 Memorando de conversación entre Mijaíl Gorbachov y Helmut Kohl. 10-feb-1990) Después de esta reunión, Kohl apenas pudo contener su entusiasmo por el acuerdo de Gorbachov en principio para la unificación alemana y, como parte de la fórmula de Helsinki de que los estados eligen sus propias alianzas, Alemania podría elegir la OTAN. Kohl describió en sus memorias caminando toda la noche por Moscú, pero aún así entendiendo que aún quedaba un precio por pagar.


Las sesiones de trabajo en Camp David se reunieron en la cubierta, al aire libre, aquí en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda, el intérprete Peter Afanasenko, Baker, Bush, el vicepresidente Dan Quayle, Scowcroft, Shevardnadze, Gorbachev y Akhromeyev (atrás a la cámara), 2 de junio de 1990. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13412-08)

Todos los ministros de Relaciones Exteriores occidentales estaban a bordo con Genscher, Kohl y Baker. Luego vino el ministro de Relaciones Exteriores británico, Douglas Hurd, el 11 de abril de 1990. En este punto, los alemanes orientales habían votado abrumadoramente por el marco alemán y por una rápida unificación, en las elecciones del 18 de marzo en las que Kohl había sorprendido a casi todos los observadores con una victoria real.

Los análisis de Kohl (explicados por primera vez a Bush el 3 de diciembre de 1989) de que el colapso de la RDA abriría todas las posibilidades, que tenía que correr para llegar a la cabeza del tren, que necesitaba el respaldo de Estados Unidos, que la unificación podría ocurrir más rápido de lo que nadie creía posible, todo resultó ser correcto.

La unión monetaria procedería ya en julio y las garantías sobre la seguridad seguían llegando. Hurd reforzó el mensaje de Baker-Genscher-Kohl en su reunión con Gorbachov en Moscú, el 11 de abril de 1990, diciendo que Gran Bretaña claramente "reconoció la importancia de no hacer nada para perjudicar los intereses y la dignidad soviéticos". (Ver Documento 15 Sir R. Braithwaite (Moscú). Telegráfica N. 667: "Reunión del Secretario de Estado con el Presidente Gorbachov". 11-abr-1990)

La conversación de Baker con Shevardnadze el 4 de mayo de 1990, como Baker la describió en su propio informe al presidente Bush, describió de manera más elocuente lo que los líderes occidentales le estaban diciendo a Gorbachov exactamente en ese momento: "Utilicé su discurso y nuestro reconocimiento de la necesidad de adaptar la OTAN, política y militarmente, y de desarrollar la CSCE para asegurar a Shevardnadze que el proceso no produciría ganadores y perdedores. En cambio, produciría una nueva estructura europea legítima, una que sería inclusiva, no exclusiva". (Ver Documento 17 James A. Baker III, Memorándum para el Presidente, "Mi reunión con Shevardnadze".4 mayo 1990)


El presidente Bush saluda al presidente checo Vaclav Havel fuera de la Casa Blanca, Washington, DC, 20 de febrero de 1990. Crédito: Biblioteca y Museo Presidencial de George Bush 

Baker lo dijo de nuevo, directamente a Gorbachov el 18 de mayo de 1990 en Moscú, dándole a Gorbachov sus "nueve puntos", que incluían la transformación de la OTAN, el fortalecimiento de las estructuras europeas, mantener a Alemania no nuclear y tener en cuenta los intereses de seguridad soviéticos.

Baker comenzó sus comentarios: "Antes de decir algunas palabras sobre el tema alemán, quería enfatizar que nuestras políticas no están dirigidas a separar a Europa del Este de la Unión Soviética. Teníamos esa política antes. Pero hoy estamos interesados en construir una Europa estable y hacerlo junto con ustedes". (Ver Documento 18 Grabación de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y James Baker en Moscú. 18 mayo 1990)

El líder francés Francois Mitterrand no estaba en una fusión mental con los estadounidenses, sino todo lo contrario, como lo demostró al decirle a Gorbachov en Moscú el 25 de mayo de 1990, que estaba "personalmente a favor de desmantelar gradualmente los bloques militares"; pero Mitterrand continuó la cascada de garantías diciendo que Occidente debe "crear condiciones de seguridad para ustedes, así como la seguridad europea en su conjunto". (Ver Documento 19 Registro de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y Francois Mitterrand (extractos). 25 mayo 1990) Mitterrand inmediatamente escribió a Bush en una carta sobre su conversación con el líder soviético, que "ciertamente no nos negaríamos a detallar las garantías que tendría derecho a esperar para la seguridad de su país". (Ver Documento 20 Carta de Francois Mitterrand a George Bush. 25 de mayo de 1990)


El Ministro de Relaciones Exteriores Genscher entrega al Presidente Bush un trozo del Muro de Berlín, Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington, DC, 21 de noviembre de 1989. Crédito: Biblioteca y Museo Presidencial de George Bush. 

En la cumbre de Washington el 31 de mayo de 1990, Bush hizo todo lo posible para asegurarle a Gorbachov que Alemania en la OTAN nunca se dirigiría a la URSS: "Créanme, no estamos empujando a Alemania hacia la unificación, y no somos nosotros quienes determinamos el ritmo de este proceso. Y, por supuesto, no tenemos ninguna intención, ni siquiera en nuestros pensamientos, de dañar a la Unión Soviética de ninguna manera. Es por eso que estamos hablando a favor de la unificación alemana en la OTAN sin ignorar el contexto más amplio de la CSCE, teniendo en cuenta los lazos económicos tradicionales entre los dos estados alemanes. Tal modelo, en nuestra opinión, corresponde también a los intereses soviéticos". (Ver Documento 21 Registro de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y George Bush. Casa Blanca, Washington D.C. 31 mayo 1990)

La "Dama de Hierro" también intervino, después de la cumbre de Washington, en su reunión con Gorbachov en Londres el 8 de junio de 1990. Thatcher anticipó los movimientos que los estadounidenses (con su apoyo) tomarían en la conferencia de la OTAN de principios de julio para apoyar a Gorbachov con descripciones de la transformación de la OTAN hacia una alianza más política y menos amenazante militarmente. Ella le dijo a Gorbachov: "Debemos encontrar formas de dar a la Unión Soviética la confianza de que su seguridad estaría asegurada ... La CSCE podría ser un paraguas para todo esto, además de ser el foro que llevó a la Unión Soviética a la discusión sobre el futuro de Europa". (Ver Documento 22 Carta del Sr. Powell (N. 10) al Sr. Wall: Memorando de conversación Thatcher-Gorbachov. 08-jun-1990)

La Declaración de Londres de la OTAN el 5 de julio de 1990 tuvo un efecto bastante positivo en las deliberaciones en Moscú, según la mayoría de los relatos, dando a Gorbachov municiones significativas para contrarrestar a los partidarios de la línea dura en el Congreso del Partido que estaba teniendo lugar en ese momento. Algunas versiones de esta historia afirman que se proporcionó una copia anticipada a los ayudantes de Shevardnadze, mientras que otras describen solo una alerta que permitió a esos asistentes tomar la copia del servicio de cable y producir una evaluación positiva soviética antes de que los militares o de línea dura pudieran llamarlo propaganda.


Los directores se reunieron para una foto grupal en Camp David, todo sonrisas excepto el mariscal soviético a la derecha. Desde la izquierda, Baker, Barbara Bush, el presidente Bush, Raisa Gorbachov, el presidente Gorbachov, Shevardnadze, Scowcroft, Akhromeyev. 2 de junio de 1990. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13437-14)  

Como Kohl le dijo a Gorbachov en Moscú el 15 de julio de 1990, mientras elaboraban el acuerdo final sobre la unificación alemana: "Sabemos lo que le espera a la OTAN en el futuro, y creo que ahora también lo sabe", refiriéndose a la Declaración de Londres de la OTAN. (Ver Documento 23 Registro de la conversación entre Mikhail Gorbachev y Helmut Kohl, Moscú (Extractos). 15-jul-1990)

En su llamada telefónica a Gorbachov el 17 de julio, Bush quiso reforzar el éxito de las conversaciones Kohl-Gorbachov y el mensaje de la Declaración de Londres. Bush explicó: "Así que lo que tratamos de hacer fue tener en cuenta sus preocupaciones expresadas a mí y a otros, y lo hicimos de las siguientes maneras: mediante nuestra declaración conjunta sobre la no agresión; en nuestra invitación a usted a venir a la OTAN; en nuestro acuerdo de abrir la OTAN a contactos diplomáticos regulares con su Gobierno y los de los países de Europa del Este; y nuestra oferta sobre garantías sobre el tamaño futuro de las fuerzas armadas de una Alemania unida, un tema que sé que discutió con Helmut Kohl. También cambiamos fundamentalmente nuestro enfoque militar sobre las fuerzas convencionales y nucleares. Transmitimos la idea de una CSCE ampliada y más fuerte con nuevas instituciones en las que la URSS pueda compartir y ser parte de la nueva Europa". (Ver Documento 24 Memorándum de conversación telefónica entre Mijaíl Gorbachov y George Bush. 17-jul-1990)


Los documentos muestran que Gorbachov aceptó la unificación alemana en la OTAN como resultado de esta cascada de garantías, y sobre la base de su propio análisis de que el futuro de la Unión Soviética dependía de su integración en Europa, para la cual Alemania sería el actor decisivo.


Él y la mayoría de sus aliados creían que alguna versión de la casa común europea todavía era posible y se desarrollaría junto con la transformación de la OTAN para conducir a un espacio europeo más inclusivo e integrado, que el acuerdo posterior a la Guerra Fría tendría en cuenta los intereses de seguridad soviéticos. La alianza con Alemania no solo superaría la Guerra Fría, sino que también pondría patas arriba el legado de la Gran Guerra Patria.


La llegada a la cumbre de Washington el 31 de mayo de 1990 contó con una gran ceremonia en el césped de la Casa Blanca, aquí con saludos formales del presidente Bush para Mikhail Gorbachev, ahora presidente de la URSS. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13298-18)  

Pero dentro del gobierno de Estados Unidos, continuó una discusión diferente, un debate sobre las relaciones entre la OTAN y Europa del Este. Las opiniones diferían, pero la sugerencia del Departamento de Defensa a partir del 25 de octubre de 1990 fue dejar "la puerta entreabierta" para la membresía de Europa del Este en la OTAN. (Ver Documento 27 James F. Dobbins, Oficina Europea del Departamento de Estado, Memorando al Consejo de Seguridad Nacional: Documento de Revisión de la Estrategia de la OTAN para la Discusión del 29 de octubre. 25-oct-1990

La opinión del Departamento de Estado era que la expansión de la OTAN no estaba en la agenda, porque no estaba en el interés de los Estados Unidos organizar "una coalición antisoviética" que se extendiera a las fronteras soviéticas, entre otras cosas porque podría revertir las tendencias positivas en la Unión Soviética. La administración Bush adoptó este último punto de vista. Y eso es lo que escucharon los soviéticos(Ver Documento 26 Departamento de Estado de los Estados Unidos, Oficina Europea: Documento de estrategia revisado de la OTAN para su discusión en la reunión del subgrupo. 22-oct-1990)

Ya en marzo de 1991, según el diario del embajador británico en Moscú, el primer ministro británico John Major aseguró personalmente a Gorbachov: "No estamos hablando del fortalecimiento de la OTAN". Posteriormente, cuando el ministro de defensa soviético, el mariscal Dmitri Yazov, le preguntó a Major sobre el interés de los líderes de Europa del Este en la membresía de la OTAN, el líder británico respondió: "Nada de eso sucederá". (Ver Documento 28 Diario del Embajador Rodric Braithwaite, 5 de marzo de 1991. 05-mar-1991)

Cuando los diputados del Soviet Supremo ruso vinieron a Bruselas para ver a la OTAN y reunirse con el secretario general de la OTAN, Manfred Woerner, en julio de 1991, Woerner dijo a los rusos que "No deberíamos permitir... el aislamiento de la URSS de la comunidad europea". Según el memorando de conversación ruso, "Woerner enfatizó que el Consejo de la OTAN y él están en contra de la expansión de la OTAN (13 de los 16 miembros de la OTAN apoyan este punto de vista)". (Ver Documento 30 Memorándum a Boris Yeltsin de la delegación del Soviet Supremo ruso en los cuarteles generales de la OTAN. 01-jul-1991)

Así, Gorbachov fue al final de la Unión Soviética con la seguridad de que Occidente no estaba amenazando su seguridad y no estaba expandiendo la OTAN. En cambio, la disolución de la URSS fue provocada por los rusos (Boris Yeltsin y su principal asesor Gennady Burbulis) en concierto con los antiguos jefes del partido de las repúblicas soviéticas, especialmente Ucrania, en diciembre de 1991.

La Guerra Fría había terminado hace mucho tiempo para entonces. Los estadounidenses habían "tratado" de mantener unida a la Unión Soviética (discurso de Bush el 1 de agosto de 1991). La expansión de la OTAN fue años en el futuro, cuando estas disputas estallarían de nuevo, y más garantías llegarían al líder ruso Boris Yeltsin.


*****

* El panel de la Asociación de Estudios Eslavos de Europa del Este y Euroasiáticos (ASEEES) incluyó a:

* Mark Kramer del Centro Davis en Harvard, editor del Journal of Cold War Studies, cuyo artículo de 2009 en el Washington Quarterly argumentó que la "promesa de no ampliación de la OTAN" era un "mito"; 

* Joshua R. Itkowitz Shifrinson de la Escuela Bush en Texas A&M, cuyo artículo de Seguridad Internacional de 2016 argumentó que Estados Unidos estaba jugando un doble juego en 1990, lo que llevó a Gorbachov a creer que la OTAN sería subsumida en una nueva estructura de seguridad europea, mientras trabajaba para garantizar la hegemonía en Europa y el mantenimiento de la OTAN; 

* James Goldgeier de la Universidad Americana, quien escribió el libro autorizado sobre la decisión de Clinton sobre la expansión de la OTAN, Not Whether But When, y describió las falsas garantías de Estados Unidos al líder ruso Boris Yeltsin en un artículo de WarOnTheRocks de 2016;

* Svetlana Savranskaya y Tom Blanton del Archivo de Seguridad Nacional, cuyo libro más reciente es The Last Superpower Summits: Gorbachev, Reagan, and Bush: Conversations That Ended the Cold War (CEU Press, 2016) y autores de este artículo.

* Para las notas de este artículo, más todos los documentos, por favor consulte los enlaces que nos llevan a la versión original. Los documentos son largos por lo que nos vemos obligados a no transcribirlos directamente. 

      

***************************

NATO Expansion: What Gorbachev Heard

The Transnational 

By Refusing Security to Russia Washington Has Opened the Door to War

Declassified documents show how US lied to Russia about NATO in 1990s

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny