Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Primera Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Primera Guerra Mundial. Mostrar todas las entradas

27 diciembre 2020

Primera Guerra Mundial: La tregua navideña de 1914




por  Dr. Jacques R. Pauwels

Extracto de su libro "La gran guerra de clases, 1914-1918"


La situación en el otoño de 1914, después de la "guerra de movimiento" ha dado paso a la infame "guerra de trincheras" estacionaria:

 

Los soldados corrientes desarrollaron cada vez más antipatía e incluso odio hacia sus propios oficiales. Simultáneamente, empezaron a sentir empatía e incluso simpatizar por los hombres que se enfrentaban a ellos en el otro lado de la tierra de nadie. El enemigo oficial, alemanes, rusos, franceses, lo que sea, fue demonizado por las autoridades, pero los soldados tenían poco o nada contra ellos. En muchos casos, apenas conocían a las personas a las que se suponía que debían odiar y matar. Además, pronto descubrieron que tenían mucho en común con “el enemigo”, primero y sobre todo un trasfondo social de clase baja, y segundo, la misma exposición al peligro y la miseria.


Los hombres aprendieron de muchas maneras que el enemigo oficial de hecho no era el enemigo real, que los soldados del otro lado eran seres humanos como ellos. Esta lección podría aprenderse, por ejemplo, leyendo cartas y mirando fotografías que se encuentran tomadas de prisioneros. El desprecio por el "otro", deliberadamente fabricado por los superiores militares y políticos, pronto dio paso al respeto mutuo y al sentimiento de "que todos somos iguales", a un "respeto recíproco e incluso simpatía". En enero de 1915, un poilu francés comentó lo siguiente sobre las cartas que había encontrado sobre un prisionero:


“Lo mismo que de nuestro lado. La miseria, la desesperación, el anhelo de paz, la monstruosa estupidez de todo esto. Los alemanes están tan descontentos como nosotros. Son tan miserables como nosotros".

 

Soldados británicos y alemanes intercambian una alegre conversación - impresión artística de The Illustrated London News del 9 de enero de 1915- Tregua de Navidad en las trincheras opuestas. El subtítulo dice "Sajones y anglosajones confraternizando en el campo de batalla en la temporada de paz y buena voluntad: oficiales y hombres de las trincheras alemana y británica se encuentran y se saludan: un oficial alemán fotografiando a un grupo de enemigos y amigos" Archivo: Illustrated London News - Tregua de Navidad 1914.


Este tipo de lección también se aprendió mediante reuniones físicas con el enemigo. Evidentemente, no se trata de un combate cuerpo a cuerpo, que en realidad era mucho menos frecuente de lo que solíamos creer, sino de encuentros con prisioneros de guerra. Sobre los cautivos alemanes, un oficial británico informó que "eran tipos agradables, que generalmente se comportaban como caballeros". Y en 1916, un soldado escocés, Joseph Lee, expresó su lástima y simpatía por los prisioneros alemanes de la siguiente manera:


Cuando te vi por primera vez en la calle curiosa

Como un pelotón de soldados fantasmas en gris

Mi loco impulso fue todo para golpear y matar,

Para escupirte, hollarte bajo mis pies.

Pero cuando vi como cada alma triste saludaba

Mi mirada sin signo de expresión desafiante

(…)

Sabía que nos habíamos sufrido el uno como el otro,

Y podría haber agarrado tu mano y gritar: "¡Mi hermano!"


La simpatía por los prisioneros alemanes también se reflejó en el poema "Liedholz", escrito por el oficial británico Herbert Read. Pudo haber sido un oficial, pero resultó ser un anarquista convencido. Read capturó a un alemán llamado Liedholz, y ya antes de llegar a las trincheras británicas, "werden de versperringen van formele vijandschap weggenomen", para usar las palabras de un comentarista literario: (Nota del editor. La frase está escrita en neerlandés y significa: "se eliminaron las barreras de la enemistad formal").


Antes de llegar a nuestro alambrado

Me dijo que tenía esposa y tres hijos.

En el refugio le dimos un whisky.

(…)

En francés roto discutimos

Beethoven, Nietzsche y la Internacional.


En "Memorias de un oficial de infantería", publicado en 1930, Siegfried Sassoon debía escribir que, durante la guerra, los ciudadanos británicos generalmente odiaban a los alemanes, pero no, o ciertamente mucho menos, a los soldados británicos. Él mismo, agregó, "no tenía nada en contra de ellos". Innumerables soldados franceses tampoco desarrollaron sentimientos de odio con respecto a sus "vecinos alemanes del otro lado". “No odiamos a los alemanes”, escribió un poilu en una carta que fue interceptada por los censores.


El sencillo soldado del pueblo, británicos rumbo al matadero en la Primera Guerra Mundial.

El soldado francés Barthas pronto sintió simpatía por los prisioneros alemanes que escoltaba en un tren que viajaba desde el frente hasta un campo en algún lugar del sur de Francia, y que fueron abusados ​​verbalmente por civiles en las estaciones de tren. Él y sus compañeros compartieron el vino y las uvas, que esos mismos civiles les habían ofrecido, con sus prisioneros en un gesto de camaradería. "Aquellos que han visto las terribles realidades de la guerra", observa Max Hastings, "retrocedieron ante las demostraciones de chovinismo". 

Los soldados detestaban a los civiles, periodistas y políticos que podían o no entender su miserable destino. Por el contrario, les resultó imposible odiar a un supuesto enemigo que compartía su miseria. “Los soldados de los ejércitos rivales sentían un sentido de comunidad mucho más fuerte entre ellos que con sus pueblos en casa”, escribe Hastings.

La “tierra de nadie” que separaba a los ejércitos se reveló menos ancha que la brecha que separaba a los soldados de los oficiales de estos ejércitos. A finales del verano y el otoño de 1914, dos guerras diferentes habían comenzado a devastar Europa. Primero, una guerra “vertical” muy visible, un conflicto entre grupos de países, en el que todos los uniformados de un lado eran enemigos de todos los uniformados del otro lado. Segundo, bajo la superficie, por así decirlo: una guerra "horizontal", una explosión de conflicto de clases, un conflicto en el que los oficiales de cada ejército eran enemigos de sus propios subordinados, mientras que un alto grado de solidaridad unía a los soldados ordinarios de ambos lados. En la primera guerra, un frente geográfico (o topográfico) separó a amigos y enemigos, en la segunda guerra, una brecha social separó a los antagonistas.


Los verdaderos señores de la guerra, contemplado el armamento que construyen para que otros mueran en su nombre.

En el otoño de 1914, cuando en el frente occidental la "guerra de movimiento" se agotó y dio paso a una "guerra estacionaria", los soldados descubrieron que sus enemigos eran seres humanos como ellos, con los que casualmente tenían mucho en común. Eran abrumadoramente de origen de clase baja y todos experimentaban una necesidad urgente de frenar la masacre mutua tanto como fuera posible. Surgieron prácticas que se han descrito como "vive y deja vivir". Por ejemplo, los soldados a menudo se abstuvieron deliberadamente de disparar sus armas, especialmente durante las comidas, con la esperanza de que el enemigo hiciera lo mismo, como solía ocurrir. Cuando, durante esa pausa, de repente se disparó un mortero, una voz alemana ofreció en voz alta disculpas a los “Tommies” británicos, lo que evitó una escalada de los disparos. Cuando llegaron órdenes específicas de "arriba" para abrir fuego, los hombres deliberadamente apuntaron demasiado alto y el enemigo hizo lo mismo. Los artilleros también abrían fuego a menudo a la misma hora del día, apuntando al mismo objetivo, esto para dar al enemigo la oportunidad de retirarse a un área segura.

Por lo tanto, los sectores tranquilos se originaron a lo largo del frente, áreas donde la tasa de víctimas fue notablemente más baja que en otros lugares. En las cercanías de Ypres, los británicos y los alemanes acordaron dejar que los hombres de ambos lados se sentaran en el parapeto de sus trincheras embarradas y frecuentemente inundadas, a la vista el uno del otro, para mantenerse secos. Otra forma más de “vivir y dejar vivir” consistió en la conclusión de altos el fuego no oficiales, no autorizados por los superiores, después de intensos combates, que permitieron a ambas partes recuperar a los heridos y enterrar a los muertos. Esas oportunidades se aprovechaban a menudo para iniciar una conversación con el enemigo e intercambiar pequeños obsequios como tabaco e insignias, es decir, para "confraternizar". ¡Ocasionalmente, esto incluso involucraba visitas a las trincheras al otro lado de la tierra de nadie! Un soldado alemán recordó más tarde una pausa en los combates en Francia hacia fines de noviembre de 1914: “Los soldados franceses y alemanes caminaban, completamente visibles a la luz del día. Nadie disparó sus armas. Se dijo que algunos hombres valientes incluso visitaron las trincheras enemigas”. El mismo soldado relató cómo incluso más tarde, por ejemplo en febrero de 1915, “se acordó en silencio dejarse en paz lo más posible”. Y un poilu francés,Gervais Morillon, describió en una carta cómo el 12 de diciembre de 1914.

Franceses y alemanes se dieron la mano después de que alemanes desarmados salieran de sus trincheras, ondeando una bandera blanca... Nosotros correspondimos, y visitamos las trincheras de los demás e intercambiamos puros y cigarrillos, mientras unos cientos de metros más allá se disparaban.

En algunos sectores, estas confraternizaciones se convirtieron en una rutina casi diaria. En el área de la ciudad de Pont-à-Mousson, soldados franceses y alemanes comenzaron en noviembre de 1914 a buscar agua diariamente en la Fuente del Padre Hilarion (Fontaine du Père Hilarion), un manantial situado en un barranco en medio de la tierra de nadie. Normalmente, se turnaban para ir allí y no se disparaban mientras se recogía el agua, se llegó con frecuencia a reuniones y conversaciones. Según un informe que parece referirse a ese sitio, franceses y alemanes intercambiaban “pan, queso y vino”, comían juntos, se mostraban fotos de esposa e hijos, se divertían juntos, cantaban canciones, tocaban el acordeón. Esa sociabilidad terminó abruptamente cuando, el 7 de diciembre, estallaron fuertes enfrentamientos en la zona.



Se suponía que los soldados se odiaban entre sí, pero en realidad sucedió algo muy diferente: en ambos lados muchos hombres, aunque hay que reconocer que no todos, desarrollaron una considerable empatía y solidaridad con sus contrapartes del otro lado de la tierra de "nadie"El estallido de la guerra produjo una explosión de nacionalismo y asestó un duro golpe al ideal de solidaridad internacionalista entre los proletarios, exactamente como esperaba la élite. Pero ahora parecía que los caprichos de la guerra hicieron que los proletarios uniformados redescubrieran y apreciaran la solidaridad internacionalista. 


La élite militar no lo aprobó. De la guerra se esperaba que enterrara el internacionalismo de una vez por todas en lugar de resucitarlo. Según Adam Hochschild, un "estallido de solidaridad espontánea entre los soldados ordinarios de la clase trabajadora ... indignó a los superiores y militaristas de ambos lados".


Los soldados ordinarios eran muy conscientes de que sus superiores tenían sus razones para repudiar todas las formas de 'vivir y dejar vivir', aunque a veces resultó posible persuadirlos o incluso obligarlos a participar, como veremos más adelante. Por tanto, es comprensible que estas actividades ocurrieran a menudo cuando los oficiales no estaban presentes, lo que a menudo era el caso en las peligrosas primeras líneas. Las confraternizaciones fueron inmediatamente abortadas cada vez que se señaló que los oficiales estaban en camino. Barthas describe un hecho de este tipo que tuvo lugar en la región de Champagne en el verano de 1916. Los franceses tuvieron que informar a los soldados alemanes con los que estaban socializando que sus oficiales habían comenzado a sospechar, por lo que tuvieron que suspender las reuniones. “Los alemanes estaban profundamente conmovidos y nos agradecieron cordialmente. Antes de que desaparecieran detrás de sus sacos de arena, uno de ellos levantó la mano y gritó: "¡Franceses, alemanes, soldados, todos somos camaradas!" Luego hizo un puño: 'Pero los oficiales, NO'. "Bartha comentó lo siguiente:

¡Dios! Ese alemán tenía razón. No hay que generalizar, pero la mayoría de los oficiales estaban moralmente más alejados de nosotros que esos pobres diablos de los soldados alemanes que están siendo arrastrados contra su voluntad al mismo matadero.




De hecho, los oficiales aborrecieron cualquier arreglo que reflejara la solidaridad entre sus propios subordinados y el "enemigo". Charles De Gaulle, por ejemplo, descendiente de una familia burguesa católica en Lille, un joven oficial durante la Primera Guerra Mundial, condenó cada forma de "vivir y dejar vivir" como "lamentable". Pero también había muchos soldados ordinarios que no aprobaban tales reuniones, ya que habían interiorizado el espíritu nacionalista y militarista de la élite y, por lo tanto, odiaban genuinamente al enemigo. Hitler fue uno de ellos.

Las autoridades condenaron y prohibieron toda forma de confraternización y de “vivir y dejar vivir” en general. Los oficiales a veces ponen a trabajar a francotiradores cuando sospechan que las confraternizaciones "amenazan" con producirse. Sin embargo, las treguas y fraternizaciones espontáneas también reflejaron la necesidad de todos los guerreros de mantener y mostrar una apariencia de humanidad incluso en medio de una guerra bestial sin precedentes. Esto explica por qué los oficiales también a veces optan por participar. El soldado francés Gervais Morillon describió cómo un oficial caminaba a la cabeza de un grupo de alemanes que salían de sus trincheras. A veces participaban superiores con un rango tan alto como el de coronel.

El hecho de que las confraternizaciones estuvieran estrictamente prohibidas, aparentemente las hacía aún más fascinantes y atractivas para los soldados. Probablemente sea así que podamos interpretar un mito que disfrutó de un éxito desmesurado entre los soldados de ambos bandos durante la guerra. Innumerables soldados estaban convencidos de que, en algún lugar de la tierra de nadie, en trincheras abandonadas y preferiblemente en las profundidades del suelo, y por tanto fuera del alcance de los proyectiles y de los oficiales, los desertores bestiales de todos los ejércitos vivían juntos en una especie de estado permanente de confraternización. Por la noche robaban a los muertos y heridos, buscaban comida, etc. Se convirtieron en una amenaza tal para las tropas que finalmente los jefes militares ordenaron que fueran exterminados con gas. Este mito fue un cóctel de muchos ingredientes. Ascendió a una versión moderna del tema medieval del "hombre salvaje" simultáneamente temido y admirado. Pero también fue un comentario de los soldados sobre su propia existencia bestial en las trincheras y una fantasía sobre la desobediencia. Por último, pero no menos importante, reflejaba vagamente la solidaridad de los soldados con los hombres del otro lado de la tierra de nadie, combinada con el ardiente deseo de despedirse de sus propios superiores y de la miserable guerra.




"Un olor anti-establecimiento se adhirió a este mito", escribe Tim Cook, era "una forma de desobediencia". De hecho, los generales podían prohibir las confraternizaciones en el mundo real, pero demostraron su impotencia frente a tal confraternización mítica, esto claramente para satisfacción de los soldados que deseaban creer en este mito. 

En cualquier caso, las autoridades tampoco pudieron evitar la ola de confraternizaciones que se produjo el día de Navidad de 1914. En las inmediaciones de Ypres, el sector del frente occidental que se celebró desde septiembre-octubre de ese año por los británicos y se les conoció como “Flanders 'Fields”, ya comenzó en la víspera de Navidad. Los alemanes decoraron árboles cerca de sus trincheras con velas encendidas y comenzaron a cantar canciones navideñas como Stille Nacht, "Silent Night". Los británicos reaccionaron encendiendo hogueras y cantando villancicos ingleses. Luego, los soldados de ambos lados comenzaron a gritar en voz alta los deseos de Navidad. Los alemanes acordaron entregar una tarta de chocolate a los británicos, acompañada de una invitación para concluir una tregua. Poco después, los soldados salieron arrastrándose de sus trincheras para fraternizar en tierra de nadie y en las trincheras de los demás. Ese tipo de cosas continuó el mismo día de Navidad, y en algunos sectores incluso en el Boxing Day. Se intercambiaron regalos como tabaco, whisky y puros, y los dos lados se ayudaron mutuamente para enterrar a los muertos. En la tierra de nadie también se jugó un partido de fútbol, ​​que los británicos afirmaron haber ganado. Un soldado inglés escribió en una carta que esta era "la Navidad más notable" que jamás había vivido y que "había tenido el placer de estrechar la mano de numerosos alemanes, ... fumar juntos y disfrutar de una charla amistosa". Un tema de conversación favorito era la locura de una guerra de la que ambos bandos habían tenido más que suficiente. 

Entre británicos y alemanes, la tregua extraoficial de Navidad afectó prácticamente a todo el frente de aproximadamente cuarenta kilómetros por los que se enfrentaron. En algunos sectores de ese frente la tregua se prolongó hasta el día de Año Nuevo. Algunos historiadores afirman que las confraternizaciones anglo-alemanas de finales de diciembre de 1914 fueron nada menos que "masivas". Pero el día de Navidad también se produjeron treguas y confraternizaciones similares entre alemanes y franceses. Barthas confió a su diario que, en su sector, la mañana de Navidad fue testigo de “cantos y gritos y el disparo de bengalas” y que no se hicieron disparos. Y se sabe que poilus se reunía con boches para cantar e intercambiar tabaco, coñac, postales, periódicos y otros obsequios en las cercanías de Soissons y en pueblos de Picardía como Cappy y Foucaucourt.

Los boches nos hicieron señas e indicaron que querían hablar con nosotros. Me acerqué a tres o cuatro metros de su trinchera para hablar con tres de ellos que habían salido a la superficie… Me pidieron que nos abstengamos todo el día y la noche de disparar y dijeron que ellos mismos no dispararían un solo tiro. Ya estaban hartos de la guerra, decían, estaban casados ​​y no tenían nada contra los franceses, solo contra los ingleses. Me dieron una caja de puros y un paquete de sigarets, y yo les di un ejemplar de la revista Le Petit Parisien a cambio de un periódico alemán. Luego me retiré a la trinchera francesa, donde muchos hombres estaban ansiosos por probar mi tabaco alemán. Nuestros vecinos del otro lado cumplieron su palabra, incluso mejor que nosotros. No se disparó ni un solo disparo de rifle.




Había muchos otros sitios a lo largo del frente donde grupos de soldados franceses visitaban las trincheras alemanas para disfrutar de una bebida, o donde los alemanes iban a ofrecer puros a los Franzosen. Los villancicos se interpretaron en ambos idiomas, por ejemplo, Minuit chrétien y O Tannenbaum. Belgas y alemanes, que se enfrentaron en las tierras bajas del estuario del río Yser, supuestamente también fraternizaron en la Navidad de 1914. Los alemanes acordaron enviar cartas de soldados belgas a familiares en la Bélgica ocupada. En el frente oriental también llegó a las confraternizaciones. Los rusos se encontraron con sus enemigos austro-húngaros en la tierra de nadie en Galicia e intercambiaron el tabaco habitual, pero también aguardiente, pan y carne.

Los superiores estaban lejos de cambiar las treguas navideñas, pero no pudieron evitarlas. En el lado británico, un oficial se apresuró al lugar con esta intención, aparentemente desde la seguridad de la retaguardia, pero llegó demasiado tarde. Sus hombres ya habían comenzado a socializar con los alemanes en la tierra de nadie. Solo podía resignarse al hecho consumado. Él mismo y un puñado de otros oficiales terminaron uniéndose a sus subordinados y fueron a saludar a los oficiales alemanes. Uno de los últimos ordenó que trajeran cerveza para todos, y los oficiales bebieron cortésmente por la salud de los demás. Un oficial británico correspondió al tratar a los presentes con trozos de un budín de ciruela tradicional inglés. Finalmente se acordó que la tregua no oficial duraría hasta la medianoche, de modo que todos tendrían que estar de regreso en sus propias trincheras a la medianoche.




Cuanto más alto era el rango de los superiores, menos les gustaba este extraño idilio navideño. El comandante en jefe británico, General French, que el día de Navidad disfrutó de una cena gourmet, con sopa de tortuga, con un aguardiente de 1820 ofrecido por los Rothschild como digestivo, emitió una orden específica para cortar de raíz cualquier futuro intento de fraternización. Un año después, se haría que la artillería disparara en tierra de nadie todo el día, comenzando en Nochebuena, para evitar reuniones allí. Sin embargo, resultó imposible evitar que ocurrieran confraternizaciones aquí y allá y de vez en cuando.

En la década de 1980, los extraños acontecimientos de la Navidad de 1914 inspiraron la canción Christmas in the Trenches 1914, escrita y musicalizada por el cantante folclórico estadounidense John McCutcheon. Cuenta con las siguientes líneas:


Era Navidad en las trincheras donde colgaba la helada tan amarga,

Los campos helados de Francia estaban quietos, no se cantó ninguna canción de Navidad,

Nuestras familias en Inglaterra estaban brindando por nosotros ese día,

Sus valientes y gloriosos muchachos tan lejos.

(…)

¡Alguien viene hacia nosotros! gritó el centinela de primera línea

Todas las miras estaban fijadas en una figura solitaria que venía de su lado.

Su bandera de tregua, como una estrella de Navidad, brilló en esa llanura tan brillante

Mientras caminaba valientemente desarmado hacia la noche.

Pronto uno por uno a cada lado entró en la tierra de nadie

Sin arma ni bayoneta nos encontramos mano a mano

Compartimos brandy secreto y nos deseamos lo mejor

Y en un partido de fútbol con bengalas les dimos un infierno.

Intercambiamos chocolates, cigarrillos y fotografías de casa.

Estos hijos y padres lejos de sus propias familias

El joven Sanders tocó su acordeón y tenía un violín

Esta curiosa e improbable banda de hombres.

(…)

Era Navidad en las trincheras, donde la escarcha tan amarga colgaba

Los campos helados de Francia se calentaron mientras se cantaban canciones de paz

Por las paredes que habían mantenido entre nosotros para exigir el trabajo de la guerra

Se había derrumbado y se había ido para siempre.

Mi nombre es Francis Tolliver, en Liverpool habito

Cada Navidad que viene desde la Primera Guerra Mundial he aprendido bien sus lecciones.

Que los que toman las decisiones no estarán entre los muertos y los cojos

Y en cada extremo del rifle somos iguales.


Una cruz, dejada en Saint-Yves (Saint-Yvon - Ploegsteert; Comines-Warneton en Bélgica) en 1999, para conmemorar el lugar de la Tregua de Navidad. El texto dice: "1914 - La tregua navideña de Khaki Chums - 1999 - 85 años - No olvidemos"

Dr. Jacques R. Pauwels

Copyright ©

Fuente original: Global Research 2020

Todas las fotografías, excepto la nota de prensa del "Daily Express" del 28 de abril de 2009 son interpuestas por el editor de este blog.

29 julio 2020

El cómo ganaron los Aliados la Primera Guerra Mundial


Título original en inglés:

1918: How the Allies Floated to Victory on a Wave of oil.

Por Jacques R. Pauwels



Nota de introducción por el editor del blog

El Dr. Jacques R. Pauwels es autor de "The Myth of the Good War: America in the Second War World" (El Mito de la Guerra Buena. Los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial) y "The Great Class War 1914-1918" (La Gran Guerra de Clases 1914-1918). Asiduo colaborador de Global Research, ha escrito el presente artículo en inglés para ser compartido a través de ese medio, el cual con toda satisfacción lo traducimos y reproducimos bajo los parámetros de los derechos de autor (Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels, Investigación Global, 2020). 

La portada y el material fotográfico ha sido seleccionado por el editor de este blog de diversas fuentes.

Ya hemos revisado en otros artículos el origen del gran mito alemán de la "puñalada por la espalda", que nació en el seno de las propias fuerzas armadas germanas para justificar su fracaso bélico, ese episodio fraudulento fue aprovechado por la ultraderecha y el naciente movimiento nazi para hacerse con el poder en Alemania.

La siguiente ponencia del Dr. Jacques R. Pauwels recoge y analiza las verdaderas causas del fracaso alemán en la Gran Guerra y el por qué del éxito de los Aliados. Para quienes siguen este blog ya se habrán percatado que el Dr. Pauwels, un gran "desconocido" entre los famosos historiadores del presente, es ese gran investigador que estudia no solo el lado histórico de un acontecimiento, señala de forma crítica las raíces político-económicas y sociológicas de los conflictos, un complemento imprescindible que los "superventas" y afamados colegas no suelen dedicarle mayores líneas. Y esa es la razón por la que el Dr. Pauwels no sea tan "famoso" ni un "betseller" como otros consagrados historiadores, eso tampoco significa que su laboriosa investigación sea desconocida, al contrario, sus obras se han traducido a los principales idiomas del mundo y es, hoy por hoy, un clásico referente en el mundo académico, es el quien es quien de la historia de los conflictos contemporáneos del siglo XX.

No es necesario prolongar, el tema sin duda llenará y satisfacerá la curiosidad e interrogantes que muchos aún siguen planteándose: ¿Cuáles fueron las verdaderas causas por las que el Imperio Alemán capituló en la Primera Guerra Mundial?.


*****


 1918: Cómo los aliados flotaron hacia la victoria en una ola de petróleo

3 de marzo de 1918. Alemania firma el tratado de paz de Brest-Litovsk con la Rusia revolucionaria, gobernada por los bolcheviques, que han llegado al poder gracias a su promesa de sacar al país de un conflicto asesino y aparentemente sin sentido. De este modo, Rusia sale oficialmente de la Gran Guerra, pero está a punto de caer en una guerra civil igualmente terrible. En lo que respecta a Alemania, este tratado ofrece la enorme ventaja de no tener que pelear una guerra en dos frentes. Ahora se puede transferir una gran cantidad de tropas alemanas del frente oriental al occidental: un total de cuarenta y cuatro divisiones, aproximadamente medio millón de hombres. Por primera vez desde el comienzo de la guerra, los alemanes disfrutan de una superioridad numérica en el frente occidental. Incluso la llegada de las fuerzas estadounidenses no hace una diferencia significativa.

En el frente occidental, todo el mundo ahora sabe que pronto se desatará una ofensiva alemana; La única pregunta es cuándo. Los soldados franceses, británicos, belgas e italianos, que ya han experimentado casi cuatro años de infierno, ahora temen que lo peor está por venir. El pesimismo invade sus filas a medida que la inevitable ofensiva alemana se acerca y una victoria aliada parece menos probable que nunca. El número de deserciones y rendiciones voluntarias al enemigo aumenta dramáticamente. Las condenas por intento de deserción o rendición se multiplican; en el ejército belga, se elevan de un total de 28 en el período de 1914 a 1917 a 190 en 1918. A pesar de este pesimismo, la gran mayoría de los soldados de los ejércitos belgas y otros aliados "continúan", ciertamente no debido a sentimientos patrióticos o heroísmo excelente, sino más bien de "resignación mediocre", una mezcla de sentido del deber y fatalismo, "lealtad campesina obstinada" y, por último, pero no menos importante, de "solidaridad con sus compañeros soldados", para evitar dejar a sus camaradas en la estacada (De Schaepdrijver, págs. 209, 211, 242). 




Los soldados esperan que, sea cual sea el resultado, la inminente ofensiva alemana traerá el fin de la guerra, para que finalmente puedan volver a casa, victoriosos o no. La canción "When This Bloody War Is Over", un reflejo musical de estos sentimientos, es extremadamente popular entre los soldados británicos en ese momento:

Cuando esta guerra sangrienta termine 
¡Oh, qué feliz seré! 
Cuando me ponga mi ropa de civil 
No más soldados para mí.


La tensión también aumenta en el lado de los alemanes, que son muy conscientes de que el tiempo está trabajando en su contra. Todos los días, de hecho, llegan más estadounidenses para unirse a sus hermanos de armas franceses y británicos. Bloqueado por la Royal Navy, el Reich carece de todo tipo de productos, incluido material de guerra de importancia crucial, por lo que tienen que arreglárselas con Ersatz, productos sustitutos de baja calidad. Más importante aún, tanto los civiles alemanes como los soldados están desnutridos y hambrientos. Están tan descontentos que se teme que sigan el ejemplo revolucionario de Rusia. Ya a principios de año, Berlín y otras grandes ciudades fueron escenario de manifestaciones y disturbios, así como de huelgas. Además, los aliados austrohúngaros, búlgaros y otomanos de Alemania muestran cada vez más signos alarmantes de cansancio de guerra. 


Se debe lanzar una ofensiva lo antes posible para lograr la victoria que, como un deus ex machina, hará que se evaporen todos los problemas, o eso es lo que se espera. Pero debido a las extravagantes demandas de los alemanes frente a los rusos en Brest-Litovsk, que alargaron las negociaciones, se ha perdido mucho tiempo valioso. Y la ocupación del vasto espacio de Europa del Este que Rusia se ha visto obligada a ceder requiere que aproximadamente un millón de hombres permanezcan allí.

 Estas fuerzas podrían haber sido muy útiles para compensar las enormes pérdidas que la ofensiva en el frente occidental seguramente causará. Finalmente, debido a la devastación causada por la guerra, las regiones ocupadas de Europa del Este son prácticamente inútiles para Alemania como fuentes de materias primas y alimentos que podrían haber servido para mejorar la condición material y mental de los soldados y civiles de Alemania


"Operación Michael", u "Ofensiva Ludendorff", fue la última gran operación militar desarrollada por las fuerzas del Imperio Alemán, inició el 21 de marzo hasta el 5 de abril de 1918. En la práctica fue el principio del fin para las potencias centrales.

La famosa "ofensiva de primavera", una creación del general Ludendorff, tiene el nombre en código "Michael", en referencia al arcángel que mató a Lucifer. La idea es que este será el concurso decisivo con el que el alemán, típicamente apodado "Michael", derrotará al Lucifer franco-británico. El ataque se lanzó el primer día de la primavera, el 21 de marzo de 1918, a las 4:30 de la mañana, después de un gigantesco bombardeo de artillería, una "tormenta de fuego y acero", como lo describirá más tarde el soldado alemán Ernst Jünger. El "teatro" es un tramo del frente de unos sesenta kilómetros en la misma área, la provincia francesa de Picardía, donde tuvo lugar la Batalla del Somme en 1916. Los atacantes logran atravesar las líneas británicas y avanzar rápidamente. Unos diez días después, ya están a más de sesenta kilómetros de sus posiciones iniciales. 

Más tarde en esa primavera, así como a principios del verano de 1918, se producen más ataques alemanes contra los británicos en Flandes y contra los franceses a lo largo del río Aisne en dirección a París, y los resultados son siempre muy similares: encabezados por "soldados de asalto de élite", "los ataques alemanes logran impresionantes ganancias territoriales, pero el gran premio esperado, la victoria total, permanece tentadoramente fuera de su alcance. A medida que avanzan y forjan profundas bolsas en las líneas aliadas, la línea del frente se hace más larga, lo que requiere más recursos alemanes en mano de obra y material para dispersarse en lugar de concentrarse, haciendo que sus ataques sean menos contundentes y sus flancos cada vez más largos, más vulnerables a los contraataques aliados. Su progreso en dirección a París finalmente se detiene durante la famosa "Segunda batalla del Marne", entre mediados de julio y principios de agosto de 1918. 

Pero no es el presunto genio de los comandantes aliados como Haig o Foch, o la sombría determinación de los oficiales británicos y franceses, o el heroísmo de los soldados ordinarios, lo que pone fin al progreso logrado por los alemanes. Tampoco es el hecho de que, a partir del 26 de marzo de 1918, todas las fuerzas aliadas están bajo el mando de un solo jefe, el general francés Foch, aunque esto claramente tiene sus ventajas. 



Soldados alemanes abandonan sus posiciones en el frente, otoño de 1918.

Es más correcto decir que el progreso alemán se agota por sí solo. Los soldados alemanes saben que "Michael" es la ofensiva de la última oportunidad. Las perspectivas de un triunfo decisivo en el frente occidental nunca han sido tan buenas desde el comienzo de la guerra en 1914, y saben que sus comandantes han comprometido todos los recursos disponibles en una apuesta para lograr los objetivos de la ofensiva y así ganar la guerra. Es todo o nada, ahora o nunca. Paradójicamente, el éxito del ataque también es al menos parcialmente responsable de su fracaso. Cuando los soldados alemanes invaden posiciones aliadas, se dan cuenta de que estas están repletas de armas y municiones, así como de existencias de alimentos y bebidas que ellos mismos no han visto en años. Los oficiales a menudo intentan en vano incitar a sus hombres a atacar la siguiente línea de trincheras británica o francesa: 

El ataque exitoso arruinó a las tropas. De esta manera [fue] como una derrota... El espectacular avance alemán finalmente se detuvo en gran medida por esta razón: los atacantes, privados de la vista de "bienes de consumo" por años de eficiente bloqueo aliado, disminuyeron la velocidad y finalmente se detuvieron para emborracharse, dormir y mirar alrededor. Las bodegas de champán del Marne resultaron especialmente tentadoras... A mediados del verano era evidente que el ejército alemán se había destruido atacando con éxito (Fussell, pp. 17-18; también Ferguson, pp. 350-51). 

Esta pérdida de ímpetu de la ofensiva alemana permite a los británicos y franceses reorganizarse, apuntalar defensas y levantar reservas, muchos de ellos soldados estadounidenses, de los cuales más de medio millón están disponibles en la primavera de 1918; A partir de finales de marzo de 1918, aproximadamente cien mil yanquis han llegado a Francia cada mes. Los estadounidenses pueden no ser los mejores soldados, pero aparecen donde sea que se necesite ayuda. Eso desmoraliza a los alemanes, que tienen la impresión de que los Aliados disponen de reservas ilimitadas no solo en alimentos, armas y municiones, en todo tipo de material de guerra, sino también en hombres, en "material humano". Mientras tanto, los atacantes alemanes también sufren pérdidas considerables: 230.000 hombres, supuestamente, durante las primeras dos semanas de la ofensiva, y al menos medio millón, y posiblemente hasta un millón, entre marzo y julio (Ferguson, pp. 311-13, 368-73, 386-87; Piper, pp. 430-31; Miquel, pp. 414-15). Estas pérdidas, que no pueden compensarse, inspiran un famoso poema de Bertolt Brecht, Ballade vom toten Soldaten, "La balada del soldado muerto", que presenta estos versos sarcásticos:

Und als der Krieg im vierten Lenz
Y cuando la guerra, en su cuarta primavera,

Keinen Ausblick auf Frieden bot
Ya no ofrece perspectivas de paz

Da zog der Soldat seine Konsequenz
El soldado sacó la conclusión lógica

Und starb den Heldentod
Y murió la muerte de un héroe

¿Cuántas veces más los alemanes tienen que atacar una posición aliada antes de que el enemigo capitule? ¿Cómo se puede derrotar a un enemigo que tiene reservas inagotables de hombres y equipos? Incluso la vista de los prisioneros que llevan en grandes cantidades desmoraliza a los alemanes y sus aliados. Estos hombres se ven bien alimentados y saludables

Un oficial húngaro, que lucha junto a los alemanes, está muy impresionado cuando se encuentra por primera vez con prisioneros de guerra estadounidenses, y comenta lo siguiente: "Su condición física increíblemente buena, la excelente calidad de sus uniformes, el cuero pesado en sus botas, cinturones y demás, la mirada confiada en sus ojos incluso como prisioneros, me hicieron darme cuenta de lo que cuatro años de lucha habían hecho a nuestras tropas" (Englund, p. 474). 



Foto colorizada. Se observa a soldados alemanes rindiéndose a las tropas francesas en 1918, ya se podía observar el cansancio y el bajo peso de los combatientes, sus raciones habían sido reducidas drásticamente hacia el final de la guerra.

Sin embargo, otro factor juega el papel más importante, y casi definitivamente decisivo, en el fracaso de la ofensiva alemana en la primavera y el verano de 1918. Si una y otra vez los Aliados logran aumentar las reservas en hombres y material que se necesitan para reducir la velocidad y, finalmente, detener al gigante alemán, es porque disponen de miles de camiones para hacer el trabajo. Los franceses, que ya hicieron un buen uso de vehículos motorizados anteriormente, por ejemplo, taxis para transportar tropas al campo de batalla del Marne en 1914 y camiones para abastecer a Verdun a lo largo del voie sacrée, la "forma sagrada", en 1916, poseen un gran número de excelentes camiones, en su mayoría modelos diseñados y construidos por Renault, un fabricante que terminará produciendo más de nueve mil de ellos para el ejército francés durante la Gran Guerra. Los británicos, que comenzaron la guerra sin un solo camión, tienen cincuenta y seis mil en 1918. Por otro lado, como en 1914, los alemanes aún transportan a sus tropas principalmente en tren, pero en muchos sectores del frente, por ejemplo los campos de batalla de Somme son difíciles de alcanzar de esa manera. (En el norte de Francia, las líneas ferroviarias corren principalmente de norte a sur, hacia París, y no de este a oeste, hacia la costa del Canal de la Mancha, que es la principal línea de avance del ejército alemán). En cualquier caso, en las inmediaciones del frente, ambas partes continuarán hasta el final de la guerra dependiendo en gran medida de carros tirados por caballos para transportar equipos. Pero también a este respecto, los alemanes están en desventaja, ya que sufren una grave escasez de caballos de tiro y forraje, mientras que los Aliados pueden importar grandes cantidades de caballos y mulas robustas del extranjero, especialmente de los Estados Unidos (Münkler, p. 682; Breverton, p. 113). 

La mayor movilidad de los aliados, sin duda, constituye un factor importante en su éxito. Ludendorff más tarde declarará que el triunfo de sus adversarios en 1918 se redujo a la victoria de los camiones franceses sobre los trenes alemanes. Este triunfo también se puede describir de manera similar como una victoria de los neumáticos de goma de los vehículos de los Aliados, producidos por empresas como Michelin y Dunlop, sobre las ruedas de acero de los trenes alemanes, producidos por Krupp


Por lo tanto, también se puede decir que la victoria de la Entente contra las potencias centrales es una victoria del sistema económico, y particularmente de la industria, de los aliados, contra el sistema económico de Alemania y Austria-Hungría, un sistema económico que se encuentra hambriento de materias primas de importancia crucial debido al bloqueo británico. 



El poder económico e industrial de los Aliados les permitía tener operacionales a las nuevas flotas de ambulancias para sus ejércitos. 


"La derrota militar y política de Alemania, la superioridad económica de los aliados claramente tiene mucho que ver con el hecho de que los británicos y franceses, e incluso los belgas e italianos, tienen colonias donde pueden obtener lo que sea necesario para ganar una guerra industrial moderna, especialmente el caucho, el petróleo, y otras materias primas "estratégicas"


La Gran Guerra resulta ser una guerra entre rivales imperialistas, en la que los grandes premios que se ganan son territorios repletos de materias primas y mano de obra barata, el tipo de cosas que benefician a la "economía nacional" de un país, más específicamente a su industria, y por lo tanto hacer que ese país sea más poderoso y más competitivo

No es una coincidencia que la guerra sea ganada en última instancia por los países que han sido más dotados a este respecto, a saber, las grandes potencias industriales con la mayoría de las colonias; en otras palabras, que los "imperialismos" más grandes, los de los británicos, los franceses y los estadounidenses, derrotaron a un imperialismo en competencia, el de Alemania, sin duda una superpotencia industrial, pero desfavorecidos con respecto a las posesiones coloniales. En vista de esto, es incluso sorprendente que pasaron cuatro largos años antes de que la derrota de Alemania fuera un hecho consumado. 

Por otro lado, también es obvio que las ventajas de tener colonias y, por lo tanto, el acceso a suministros ilimitados de alimentos para soldados y civiles, así como caucho, petróleo y materias primas similares, solo pudieron revelarse a largo plazo. La razón principal de esto es que en 1914 la guerra comenzó como un tipo continental de campaña napoleónica que se transformaría, imperceptiblemente, pero inexorablemente, en un concurso mundial de titanes industriales. Sus etapas iniciales típicamente evocan imágenes de caballería, más específicamente pinturas de uhlanes alemanes y coraceros franceses, sombreros de piel deportivos o brillantes. Cascos y armados con sable o lanza, que aparecen con orgullo en la escena como vanguardias de ejércitos que caminan por campos abiertos. Sin embargo,  en las fotos tomadas en los campos de batalla en 1918, los hombres a caballo están ausentes y vemos a los soldados de infantería transportados al frente en camiones o avanzando detrás de tanques, armados con ametralladoras y lanzallamas, mientras los aviones circulan por encima. El punto simbólico a mitad de camino de esta dramática metamorfosis fue el 1 de julio de 1916, el comienzo de la Batalla del Somme. Allí y luego, el general Haig supervisó el mayor bombardeo de artillería de la historia, pero también mantuvo a un gran número de jinetes con la esperanza de que, como en la época de Napoleón, la caballería pudiera asestar el golpe decisivo al enemigo.

La característica clásica de lo que comúnmente se conoce como "blitzkrieg" es una forma altamente móvil de infantería y armadura, que trabaja en armas combinadas. (Fuerzas armadas alemanas, junio de 1942. Foto tomada del artículo original en inglés)

En 1914, entonces, Alemania todavía tenía la oportunidad de ganar la guerra, especialmente porque tenía excelentes ferrocarriles para transportar sus ejércitos a los frentes occidental y oriental, que es cómo se logra una gran victoria contra los rusos en Tannenberg. Sin embargo, para 1918 esa oportunidad ya no existe. 

Hitler y sus generales llegarán a la conclusión de que Alemania, con el fin de ganar una segunda edición de la Gran Guerra - o, como algunos historiadores lo ven, la segunda parte de la “guerra de los treinta años en el siglo XX” - tendrá que ganarla rápidamente. Es por eso que desarrollarán el concepto de Blitzkrieg, una "guerra a la velocidad del rayo", seguido de "Blitzsieg", "victoria a la velocidad del rayo". Esta fórmula funcionará contra Polonia y Francia en 1939-1940, pero el espectacular fracaso del Blitzkrieg en la Unión Soviética, en 1941, condenará a Alemania a luchar una vez más una guerra larga y prolongada, una guerra que, al carecer de suficientes materias primas como el petróleo y el caucho, le resultará imposible ganar. (Pauwels) 

El caucho no es el único tipo de materia prima estratégica que los Aliados tienen en abundancia mientras que a los alemanes les falta. Otro es el petróleo, por el cual los ejércitos terrestres cada vez más motorizados, y las fuerzas aéreas en rápida expansión, están desarrollando un apetito gigantesco. 

Durante su ofensiva final, en el otoño de 1918, los Aliados consumirán diariamente 12.000 barriles (de 159 litros cada uno) de petróleo. Durante una cena de victoria, el 21 de noviembre, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Lord Curzon, declarará, no sin razón, que "la causa aliada flotó hacia la victoria sobre una ola de petróleo", y un senador francés proclamará que "el petróleo había sido la sangre de la victoria". Una cantidad considerable de este petróleo proviene de los Estados Unidos. Ha sido suministrada por Standard Oil, una empresa perteneciente a los Rockefeller, que gana mucho dinero en este tipo de negocios, tal como lo hace Renault al producir los camiones que consumen mucho gas. (De todo el petróleo importado por Francia en 1917, Estados Unidos suministra el 82,6 por ciento y Standard Oil solo el 47 por ciento; en 1918, Estados Unidos suministra el 89,4 por ciento del petróleo importado por los franceses).



Batalla de Zonnebeke, Bélgica 1918


Por lo tanto, es lógico que los Aliados, nadando en el petróleo, por así decirlo, han adquirido todo tipo de material de guerra moderno, motorizado y consumidor de petróleo. En 1918, los franceses no solo disponen de cantidades fenomenales de camiones, sino también de una gran flota de aviones. Y en ese mismo año, tanto los franceses como los británicos también tienen un número considerable de automóviles equipados con ametralladoras o cañones, iniciados por el ejército belga en 1914, así como tanques. Estos últimos ya no son los monstruos pesados ​​e ineficaces que aparecieron por primera vez en el frente en 1916, son máquinas de excelente calidad, como el ligero y móvil "tanque para bebés" Renault FT, considerado el "primer tanque moderno de la historia". Del lado de los alemanes, cuyo comandante en jefe supuestamente brillante, Ludendorff, no cree en la utilidad de los tanques, la aparición de estos monstruos a menudo provoca pánico. Si los alemanes tienen muy pocos camiones o tanques, es porque no tienen suficiente aceite para tales vehículos, o para sus aviones solo están disponibles cantidades relativamente pequeñas de aceite rumano (Engdahl, pp. 46-48). 




El bloqueo británico ha estado estrangulando a Alemania lenta pero seguramente, y la ofensiva de primavera de Ludendorff es para el Reich la última oportunidad de ganar la guerra. Pero a pesar de los espectaculares éxitos iniciales, los alemanes no pueden vencer a los Aliados. Tarde o temprano, la ofensiva se está agotando, y esto sucede en el verano de 1918, más específicamente a principios de agosto. La Segunda Batalla del Marne termina en ese momento con una victoria de los franceses, quienes posiblemente se beneficien de una considerable ayuda estadounidense. Sin embargo, simbólicamente, el día en que cambia la marea es el 8 de agosto. En ese día, los franceses, británicos, canadienses y estadounidenses lanzan un gran contraataque y las tropas alemanas son rechazadas de manera sistemática e inexorable. Ludendorff describirá más tarde el 8 de agosto como el día más negro en la historia del ejército alemán.

En el verano de 1918, la situación militar de Alemania se vuelve crítica, no solo por el fracaso de la gran ofensiva de Ludendorff, sino también porque en ese momento los aliados del Reich también están experimentando grandes dificultades. Los austriacos, por ejemplo, lanzan una ofensiva contra los italianos a lo largo del río Piave. Pero debido al bloqueo británico sufren los mismos problemas que los alemanes, a saber, la escasez de alimentos, materias primas e incluso caballos. También en el caso de su ofensiva, el progreso inicial pronto se detiene. Los italianos se reorganizan, contraatacan y la Batalla de los Piave, peleada entre el 15 y el 23 de junio de 1918, termina con la retirada de los austriacos a las posiciones desde las que habían comenzado su ofensiva. Han perdido 150.000 hombres. Las deserciones comienzan a multiplicarse, y los soldados checos, croatas, y otras minorías del Imperio, en particular, se niegan cada vez más a obedecer las órdenes. El ejército austrohúngaro apenas puede continuar la guerra. Por lo tanto, no sorprende que sufra una derrota catastrófica cuando, el 24 de octubre de 1918, los italianos ataquen, logrando una gran victoria en Vittorio Veneto. Esta batalla termina el 3 de noviembre con la capitulación de los austrohúngaros en Villa Giusti, cerca de Padua. En lo que respecta a Alemania, el colapso de su principal aliado contribuye fuertemente a su propia decisión de tirar la toalla. Otro aliado alemán, Bulgaria, ya se rindió antes, capitulando el 29 de septiembre en Salónica (Newman, p. 144). 

La mayoría de los soldados alemanes en el frente occidental se dan cuenta de que la guerra está perdida. Quieren terminar de una vez y volver a casa. No ocultan su desprecio por los líderes políticos y militares que desataron el conflicto y causaron tanta miseria, y no están dispuestos a perder la vida por una causa perdida. El ejército alemán comienza a desintegrarse, la disciplina se rompe y la cantidad de deserciones y rendiciones masivas se dispara

Entre mediados de julio de 1918 y el armisticio del 11 de noviembre de ese año, 340.000 alemanes se rinden atropelladamente al enemigo. En septiembre de 1918, un soldado británico es testigo de cómo los prisioneros de guerra alemanes se ríen y aplauden cada vez que entra un nuevo contingente de prisioneros. Incluso los soldados de élite capitulan en grandes cantidades. De las bajas que sufre Alemania en este momento, los prisioneros representan un 70 por ciento, sin precedentes. Eluden el combate, muchos hombres que son transferidos de Europa del Este al frente occidental cruzan a los Países Bajos neutrales para esperar allí internados el final de la guerra. No menos de 750.000 soldados alemanes supuestamente desertan en ese momento; y casi tantos otros simplemente son reportados como "ausentes" de su unidad. La policía estima que el número de desertores que andan por la capital, Berlín, es de decenas de miles. La epidemia de deserciones, rendiciones masivas y evasivas durante agosto y septiembre de 1918, se describe este estado de cosas como un Kampfstreik, un "ataque militar no declarado" (Münkler, p. 204). Y así es como los soldados alemanes ven las cosas. ¡Los hombres que abandonan el frente a menudo insultan a los que marchan en la dirección opuesta, llamándolos "rompehuelgas" y Kriegsverlängerer, "prolongadores de la guerra"! La influencia de la Revolución rusa en todo esto se hace evidente cuando, en octubre, los marineros estacionados en el puerto de Kiel se amotinan (Münkler, pp. 704-07; Ferguson, p. 352; Hochschild, pp. 330-31, 338; Rousseau, pp. 74-75; Piper, p. 432; Knightley, pp. 110-11). 

El ejército alemán se está quedando sin gasolina, literalmente y en sentido figurado, también se está quedando sin soldados dispuestos a luchar. Otro factor que contribuye a la decisión de tirar la toalla es el hecho de que la situación en el hogar es simplemente catastrófica. Debido al bloqueo naval británico, no ha llegado suficiente comida a Alemania, por lo que los civiles están muriendo de hambre y la desnutrición causa enfermedades y altas tasas de mortalidad, especialmente entre los niños, las personas mayores y las mujeres. Se estima que durante la Gran Guerra no menos de 762.000 alemanes morirán de desnutrición y enfermedades asociadas. El más infame y mortal de estos trastornos es la "gripe española", originalmente llamada "gripe flamenca" porque fue traída a Alemania por soldados que volvían a casa desde el frente en Flandes. 

Este contexto macabro de miseria y muerte es testigo de una intensificación de la polarización de la opinión pública que surgió a más tardar en 1917, a saber, la que existe entre pacifistas con aspiraciones mayoritariamente democráticas, radicales e incluso revolucionarios, y "halcones" que generalmente son leales a El Orden Imperial establecido y aprecia los valores tradicionales conservadores, autoritarios y militaristas. Para el otoño de 1918, los primeros ganan la delantera, ya que la gran mayoría de la gente desea desesperadamente la paz a cualquier precio (Kolko, pp. 146-48). Como en Rusia un año antes, la combinación del cansancio de la guerra y el deseo de un cambio político y social radical entre los soldados y los civiles hace que la guerra se detenga en medio de la agitación revolucionaria. En el contexto del fiasco de la ofensiva de Ludendorff y la contraofensiva aliada, siguiendo el modelo de los soviets rusos, se instalan en muchas ciudades, incluidas Berlín, Munich y Estrasburgo, la capital de Alsacia, que pronto serán restauradas en Francia. 



Hindenburg, el Kaiser y Ludendorff en 1917

Ludendorff, figura decorativa por excelencia del militarismo, el autoritarismo y el conservadurismo, se ve más o menos obligado a renunciar y huye al extranjero. El propio Kaiser abdica y sale sin gloria el 10 de noviembre para exiliarse en los Países Bajos. Un gobierno compuesto por políticos liberales y socialdemócratas se hace cargo y demanda inmediatamente la paz. Al día siguiente, se firma una capitulación alemana incondicional en el vagón de ferrocarril que sirve de cuartel general al comandante en jefe aliado, el general Foch, estacionado en el bosque de Compiègne, en el territorio de la aldea de Rethondes. 

Hasta ese mismo día, los alemanes de alguna manera continuaron presentando una resistencia ordenada y relativamente efectiva. Han tenido que retirarse, y lo han hecho, pero lentamente y en buen orden. Hasta el amargo final, la Gran Guerra ha seguido siendo la empresa asesina que ha sido desde el principio. Durante las últimas cinco semanas de la guerra, medio millón de hombres son asesinados o heridos. Incluso el último día ve fuertes bajas infligidas en ambos lados. Algunos soldados "caen" solo unos minutos antes de que el armisticio entre en vigor el 11 de noviembre a las 11 de la mañana. 

El 10 de noviembre, las tropas británicas y canadienses llegan a las afueras de la ciudad belga de Mons, donde en agosto de 1914 las fuerzas británicas se enfrentaron por primera vez a los alemanes en una batalla. Tarde en la noche, un mensaje llega a los comandantes locales. En el cuartel general del general Foch, se llegó a un acuerdo con emisarios alemanes para dejar las armas ese mismo día, es decir, a las 11 de la mañana. El poeta británico May Wedderburn Cannan saludará este anuncio tan esperado en un poema titulado "El armisticio": 

La noticia llegó por teléfono: 
Todos los términos habían sido firmados: 
la guerra fue ganada 
Y toda la lucha y la agonía, 
Y todo el trabajo de los años se hizo.  

En Mons, sin embargo, la lucha y la agonía aún no han terminado. Los hombres podrían haber disfrutado de un desayuno tranquilo y esperar hasta las 11 antes de pasear por la ciudad; sin embargo, el comandante canadiense, general Arthur Currie, da la orden de llegar a Mons temprano en la mañana, sabiendo muy bien que los alemanes resistirán, causando que fluya más sangre.

"Fue una cosa orgullosa", explicará más adelante, "que pudimos terminar la guerra allí donde comenzamos, y que nosotros, los jóvenes cachorros [canadienses] del viejo león [británico], pudimos tomar el terreno perdido en 1914".

Pero sus subordinados ven las cosas de manera muy diferente. Dos historiadores canadienses describen su reacción: [Ellos] cuestionaron abiertamente la necesidad de avanzar más... Ninguno de ellos quería ninguna parte del show de Mons. Todos estaban refunfuñando para vencer al infierno. Sabían que la guerra estaba llegando a su fin y que iba a haber un armisticio. ¿Para qué demonios tenemos que ir más allá? se quejaron... Al final del día, los hombres estaban furiosos por las pérdidas. 

Estas pérdidas incluyen a George Ellison y George Price, respectivamente, el último Tommy y el último canadiense en "caer" en la Gran Guerra; son muertos unos minutos antes de que se bajen las armas. Descansan en el cementerio de guerra británico-alemán de Saint-Symphorien, a pocos kilómetros de Mons, junto con John Parr, el primer soldado británico en perder la vida en la Gran Guerra, en agosto de 1914. Cientos de otros alemanes, británicos y canadienses perecen dentro y alrededor de Mons en los últimos minutos de esa guerra. El último soldado caído en la Gran Guerra es un estadounidense de origen alemán, llamado Henry Gunther; cae en el pueblo francés de Chaumont-devant-Damvillers, situado al norte de Verdun, solo un minuto antes del final (Hochschild, p. 337, 341; de Schaepdrijver, pp. 251-52; Breverton, p. 250; Persico, pp. 348-50; Black y Boileau, pp. 371-76).

El último día de la Gran Guerra, el 11 de noviembre de 1918, todos los ejércitos combinados sufren 10.944 bajas en el frente occidental, incluidos 2.738 hombres muertos. Esto es aproximadamente el doble del promedio diario de muertos y heridos durante 1914-1918. (También es aproximadamente un 10 por ciento más que las bajas totales que sufrirán el Día D, el primer día de los desembarcos en Normandía, en junio de 1944). Este derramamiento de sangre podría haberse evitado si el comandante en jefe francés y aliado, Mariscal Foch, no se hubiera negado a aceptar la solicitud de los negociadores alemanes de declarar un alto el fuego tan pronto como se firmara la capitulación en la noche, en lugar de esperar hasta las 11 de la mañana.


Los firmantes del Armisticio, 11 de noviembre 1918, Compiégne (Francia).

Con respecto a los minutos finales de la Gran Guerra, merece mencionarse una anécdota pintoresca, aunque pueda ser apócrifa. Poco antes de las 11 de la mañana, en algún lugar del frente occidental, un soldado alemán comienza a disparar su ametralladora con furia. Precisamente a las 11:00 se detiene, se pone de pie, se quita el casco, hace una reverencia y camina en silencio hacia atrás (Persico, p. 378; Black y Boileau, pp. 374-76; Fussell, p. 196).


Postdata: 

El oro negro de la mesopotamia


Imperios y reinos europeos en guerra, 1914

La Primera Guerra Mundial fue una confrontación entre dos bloques de potencias imperialistas. 

Un objetivo principal era la adquisición, preservación y / o ampliación de sus territorios, en Europa y en todo el mundo, considerados de vital importancia para la economía nacional de estas potencias, principalmente porque contenían materias primas como el petróleo. Hemos visto que este conflicto fue finalmente ganado por aquellos poderes que ya estaban más dotados con tales posesiones en 1914: los miembros de la Triple Entente más los Estados Unidos. Es cierto que el tío Sam se convirtió en beligerante solo en 1917, pero su petróleo estuvo disponible desde el principio para la Entente y permaneció fuera del alcance de los alemanes y austro-húngaros durante toda la guerra debido al bloqueo naval británico. 

Gran Bretaña entró en el siglo XX como la superpotencia mundial, en control de una inmensa cartera de posesiones coloniales. Pero esa elevada posición dependía de que la Royal Navy gobernara los mares, ¿no? Y surgió un grave problema cuando los años posteriores al cambio de siglo presenciaron la rápida conversión del carbón al petróleo como combustible para los barcos. Lo que provocó que Albion, rico en carbón pero privado de petróleo, buscara frenéticamente fuentes abundantes y confiables del "oro negro", del cual había muy poco disponible en sus colonias. Por el momento, el petróleo tenía que comprarse a su mayor productor y exportador en ese momento, los Estados Unidos, una antigua colonia de Gran Bretaña, cada vez más un importante competidor comercial e industrial, y tradicionalmente no una potencia amiga; por lo tanto, esta dependencia era intolerable a largo plazo. Persia, ahora Irán, obtuvo algo de petróleo, pero no lo suficiente como para resolver el problema. Y así, cuando se descubrieron ricos depósitos de petróleo en la región de Mosul de Mesopotamia, una parte del Imperio Otomano que luego se convertiría en el estado de Irak, el patriciado gobernante en Londres, ejemplificado por Churchill, decidió que era imperativo adquirir exclusivo control sobre esa parte hasta ahora sin importancia del Medio Oriente. Tal proyecto no era poco realista, ya que el Imperio Otomano resultó ser una nación grande pero muy débil, de la cual los británicos habían sido capaces de arrebatar grandes cantidades de bienes inmuebles ad libitum, por ejemplo, Egipto y Chipre. Pero los otomanos se habían convertido recientemente en aliados de los alemanes, por lo que la adquisición planificada de Mesopotamia abrió perspectivas de guerra con ambos imperios. Aun así, la necesidad de petróleo era tan grande que se planificó una acción militar, que se implementaría lo antes posible. 


La razón de esta prisa: los alemanes y los otomanos habían comenzado a construir un ferrocarril que uniría Berlín a través de Estambul con Bagdad, lo que aumenta la posibilidad de que el petróleo de Mesopotamia pronto se envíe por tierra al Reich en beneficio de un poderoso Flota alemana que ya era el rival más peligroso de la Marina Real. El ferrocarril de Bagdad estaba programado para ser terminado en... 1914.

Ferrocarril alemán de Bagdad (Fuente: Colección de fotografías G. Eric y Edith Matson a través del dominio público. Publicación del original en inglés).


Fue en este contexto que Londres abandonó su larga amistad con Alemania y se unió a los dos enemigos mortales del Reich, Francia y Rusia, en la llamada Triple Entente, y se acordaron planes detallados para la guerra contra Alemania con Francia. La idea era que los numerosos ejércitos de los franceses y los rusos aplastaran a Alemania, mientras que la mayor parte de las fuerzas armadas del Imperio se trasladarían de la India a Mesopotamia, golpearían los pantalones de los otomanos y tomarían los campos petroleros de Mesopotamia; a cambio, la Armada Real debía evitar que la flota alemana atacara a Francia, y la ayuda simbólica para la acción francesa contra el Reich en el continente se presentaría en forma del Cuerpo Expedicionario Británico comparativamente liliputiense (muy pequeño).

En los meses previos al estallido de la guerra, todavía era posible un compromiso con Alemania y algunas facciones de la élite política, industrial y financiera británica incluso lo favorecieron. Sin embargo, tal compromiso habría significado permitir a Alemania una parte del petróleo de Mesopotamia, mientras que Gran Bretaña quería nada menos que un monopolio. Y así, en 1914, imponer las manos en los ricos campos petroleros de Mesopotamia era realmente el objetivo de guerra real de Londres, aunque no hablado o "latente". Cuando estalló la guerra, enfrentando a Alemania y su aliado austríaco-húngaro contra el dúo franco-ruso y contra Serbia, no parecía haber una razón obvia para que Gran Bretaña se involucrara. El gobierno se enfrentó a un doloroso dilema: estaba obligado al honor al lado de Francia, pero luego tendría que revelar que las promesas vinculantes de dicha asistencia se habían hecho en secreto. Por suerte, El Reich violó la neutralidad de Bélgica y por lo tanto proporcionó a Londres un pretexto perfecto para ir a la guerra. En realidad, los líderes británicos no dieron un higo sobre el destino de Bélgica, al menos mientras los alemanes no pretendieran adquirir el gran puerto marítimo de Amberes, al que Napoleón se refirió como "una pistola dirigida al corazón de Inglaterra"; y durante la guerra, Gran Bretaña violaría la neutralidad de varios países, por ejemplo, China, Grecia y Persia. 

Como todos los planes hechos en preparación para lo que se convertiría en "la Gran Guerra", el escenario inventado en Londres no se desarrolló como se esperaba: los franceses y los rusos no lograron aplastar al anfitrión teutónico, por lo que los británicos tuvieron que enviar muchas más tropas al continente - y sufrir pérdidas mucho mayores - de lo planeado; y en el lejano Oriente Medio, el ejército otomano, con la asistencia experta de oficiales alemanes, inesperadamente demostró ser un hueso duro de roer. (Nota del editor: Un análisis amplio del Dr. Pauwels sobre el oro negro de Mesopotamia, puede ser consultado AQUÍ)

A pesar de estos inconvenientes, que causaron la muerte de aproximadamente tres cuartas partes de un millón de soldados solo en el Reino Unido, todo terminó bien: en 1918, el Union Jack revoloteó sobre los campos petroleros de Mesopotamia. O mejor, casi todo estaba bien, porque si bien los alemanes habían sido expulsados ​​de la región, los británicos tendrían que tolerar en adelante la presencia allí de los estadounidenses, y finalmente tendrían que conformarse con el papel de socio menor de esa nueva superpotencia.        


Notas:

Las fuentes de consulta de esta ponencia del Dr. Pauwels pueden ser consultadas en la versión original en inglés.

La fuente original de este artículo es Global Research
Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels. Investigación Global, 2020
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny