Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

26 febrero 2018

La batalla de Damasco y de la Ghouta Oriental



Soldados del Ejército Árabe Sirio en los alrededores de Damasco.


Breve prólogo del editor del blog

Más que los bombardeos sirios y rusos sobre las concentraciones terroristas y yihadistas en Damasco Campo - Ghouta Oriental (el cinturón agrícola que rodea Damasco capital), existe un bombardeo mediático de los medios de embrutecimiento masivo a nivel internacional. El solo hecho que la prensa atlantista denomine "rebeldes" a miles de fanáticos terroristas adoctrinados en el yihadismo es cinismo y señal que no existe imparcialidad en la información o, en el mejor de los casos, se deja de exponer las razones por las cuales las fuerzas aéreas de Siria y su aliado ruso atacan posiciones "rebeldes" en zonas pobladas.

Hoy se habla, nuevamente, por parte de los Estados Unidos, de Francia y Gran Bretaña de hacer uso de la fuerza para terminar con la sangría de los civiles, pero nadie informa, salvo como nota marginal, los cueles bombardeos de la coalición estadounidense que mata decenas de civiles sirios en Deir Ezzor, Raqqa y otras regiones sirias y de Irak. Para colmo, los aliados del yihadismo en Occidente se niegan a sepultar una clásica falsa bandera para provocar su intervención armada, la muy conocida "utilización de armas químicas por el régimen de Assad contra los civiles"... ese bulo es un cuento de nunca acabar, sin embargo, sirve de permanente provocación para que el gobierno sirio y los rusos cedan ante las pretensiones de actores foráneos.

Parar la guerra! gritan los desesperados auspiciantes del yihadismo. Lo mismo hicieron ante la inminente liberación de Alepo. No debería extrañarles que también pidan "AUTONOMÍA" para los "martirizados rebeldes" de la Ghouta Oriental, quienes no cesan de lanzar misiles en contra de la ciudad de Damasco. 

De qué va servir la última resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas si los "rebeldes moderados" no van a respetar el alto al fuego? 

Civiles rehenes 'moviles' del yihadismo. Estas imágenes son comunes de observar en diferentes ciudades sirias que están siendo liberadas por el Ejército Árabe Sirio. 

Estimado lector solo pregúntese una cosa, luego concluya quién miente: Por qué los "rebeldes" no permiten que los civiles abandonen la zona de batalla?. Sin duda, las consecuencias de la guerra lo sufren los civiles, aquellos rehenes de los terroristas en la Ghouta Oriental que caen en los bombardeos de las fuerzas gubernamentales porque, básicamente, son escudos humanos de las bandas terroristas; y, por qué nos olvidados -la prensa atlantista- de los civiles de Damasco que soportan a diario el lanzamiento de artefactos explosivos provenientes de la Ghouta Oriental?.

Debemos preguntar a esa prensa, si existe alguna diferencia, selectividad o discriminación, para "informar" entre los lamentables descensos de civiles en Damasco y de la Ghouta Oriental.

Un interesante artículo en inglés expresa lo siguiente: "Contrariamente a la narrativa de "gente vs. poder" que numerosos apologistas del primer mundo han estado presionando para la intervención extranjera occidental, los salafistas culpan ante todo a la apostasía del pueblo por dar origen a la herejía secular del gobierno socialista de Siria. Esto es porque para los salafistas, la religión comienza y termina con las personas, en términos del individuo.

No existe una dimensión sociológica en su razonamiento, invierten la lógica o la vuelven contra él: la ideología del pueblo se convierte en la ideología de los gobernantes. Un apóstata no puede gobernar sobre los justos. La falta de lealtad al Islam es culpa de la gente; los gobiernos solo reflejan esto. Es por eso que hemos visto los innumerables miles de decapitaciones y exterminios de pueblos y ciudades enteras. Esto estuvo lejos de estar limitado a 'fuerzas gubernamentales' o 'políticos pro-Assad'. (Exposing media fraud on East Ghouta: Why aren't civilians leaving the battle zone?)

Panfletos informativos lanzados desde helicópteros a la población civil de la Ghouta Oriental, indicando la forma de salir del asedio yihadista.

Por qué la prensa atlantista no informa que el gobierno sirio (lo hace siempre como en Alepo y otras ciudades) lanza panfletos en la Ghouta Oriental indicando a los civiles cómo escapar de la zona de lucha a un corredor humanitario donde la alimentación, refugio y medicamentos está garantizado. Por qué los yihadistas en la zona atacan deliberadamente áreas civiles matando a niños y civiles que pretenden huir de la batalla. Repito, esto no está pasando hoy, a sucedido siempre en todos los centros urbanos capturados por los yihadistas, los civiles son rehenes y carne de cañón. 

Solo existen dos posibilidades: O los "rebeldes" se oponen por la fuerza a permitir la salida de civiles o, existen muchos combatientes "rebeldes" que tienen familia junto a ellos, negándose aceptar su evacuación (o las dos cosas a la vez).

Quiénes son los "rebeldes moderados" de la Ghouta Oriental, lo sabremos en el reportaje a continuación.

Tito Andino



*****

La batalla de Damasco y de la Ghouta Oriental

Combatientes yihadistas de al Qaeda.


por Serge Marchand / Red Voltaire


La capital siria, Damasco, y el espacio rural al este de esa ciudad, la Ghouta Oriental, son teatro de cruentos combates entre los yihadistas de al-Qaeda –respaldados por el Reino Unido y Francia– y las fuerzas de la República Árabe Siria. Esta última está tratando de liberar a la población de 7 años de ocupación y de imposición de la sharia. Pero las potencias coloniales se oponen a esos esfuerzos.


VIDEO


La capital siria, Damasco, está siendo constantemente bombardeada, desde hace 6 años, por los elementos armados de al-Qaeda atrincherados en la Ghouta Oriental, en el cinturón verde de la ciudad. Estas imágenes muestran los estragos causados por un obús disparado desde la Ghouta Oriental. El proyectil cayó sobre una vivienda del barrio damasceno de Ruk el-Dinh, el 23 de febrero de 2018, donde mató a 3 personas y dejó 15 heridos.


Durante los 6 últimos años, el Ministerio Sirio de la Reconciliación ha firmado más de 1.000 acuerdos de pacificación a lo largo y ancho del país y decenas de miles de elementos armados se han acogido a las numerosas amnistías decretadas a su favor. Esas personas se han reincorporado a la sociedad siria, incluso convirtiéndose a veces en miembros de sus cuerpos armados. Los elementos armados que combatían en la Ghouta Occidental aceptaron los acuerdos y se acogieron a la amnistía, posibilidad que siguen rechazando los de la Ghouta Oriental.

En esa parte del cinturón verde de Damasco, bastante extensa, vivían antes de la guerra más de 400.000 personas. Según la ONU, hoy quedarían allí unas 367. 000. Según el gobierno sirio, la cifra es mucho menor y no pasan de 250.000 personas.

La principal ciudad de esa región, Duma, con una reputación bastante negativa, era conocida antes de la guerra por sus burdeles y su alta concentración de delincuentes y criminales.

El hecho es que esa zona se encuentra hoy bajo control de al-Qaeda, representada allí por el grupo armado que se hace llamar Yesh al-Islam, o sea «Ejército del Islam», y que recibe orientaciones de miembros de las SAS (fuerzas especiales británicas) y de oficiales de la DGSE francesa (inteligencia para el exterior) desplegados en la zona bajo la fachada de la ONG Médicos Sin Fronteras. A la cabeza de Yesh al-Islam está la familia conocida como Alloush o Allouche, poseedora de importantes bienes en Londres.

Zahran Alloush

Desde julio de 2012 hasta su muerte, a finales de 2015, Zahran Alloush anunciaba varias veces por semana que iba a tomar Damasco y que cuando lo hiciera ejecutaría –sin juicio– a todos los «infieles», que son, a su modo de ver, todas las personas que no sean sunnitas. Este individuo impuso la sharia a todos los habitantes de la zona bajo su control, en aplicación de los principios enunciados por el predicador wahabita Abd al-Aziz ibn Baz. Encerró en jaulas a los que cuestionaban su autoridad, ejecutó a gran cantidad de personas, como mi vecino –un simple agente inmobiliario que vivía en el apartamento situado directamente debajo del mío– quien fue degollado en público porque se negó a decir que «Assad es un perro».

Zahran Alloush, quien hasta su muerte fue el jefe de Yesh al-Islam –la franquicia local de al-Qaeda, recordémoslo nuevamente–, recibía armamento de Arabia Saudita a través de Jordania. Con ese armamento llegó a organizar un desfile militar –con tanques y todo–, montado y filmado por el MI6 británico [1].

Cuando el Ejército Árabe Sirio –el ejército regular de la República Árabe Siria– emplazó artillería en el monte Qassium, la montaña que domina la capital, y comenzó a bombardear desde allí las posiciones de Yesh al-Islam, Zahran Alloush puso prisioneros en los techos, utilizándolos como escudos humanos.

Después de la muerte de este individuo, su primo Mohamed Alloush tomó el mando de Yesh al-Islam, a principios de 2016. Este otro miembro de la familia Alloush ya se había hecho célebre lanzando homosexuales desde los techos. No está de más resaltar que Siria protege a los homosexuales, siendo por ello una excepción entre los países musulmanes actuales e incluso en relación con lo que aún sucedía, hace sólo 30 años, en los países occidentales [2].

Sin embargo, Mohamed Alloush fue entronizado como jefe de la delegación de la oposición en las negociaciones de Ginebra, donde exigió –y obtuvo– que los cuadros y esculturas que decoraban el hotel donde se alojó fuesen recubiertos con velos. En medio de aquellas conversaciones, desde la sala de negociaciones, envío por Twitter varios mensajes orientando a sus secuaces que se prepararan para matar a los soldados del «puerco».


Hace sólo unos meses que el Ejército Árabe Sirio “selló” completamente la Ghouta Oriental. Hasta entonces sus habitantes tuvieron la posibilidad de huir. La ONU y la Media Luna Roja tienen libre acceso al lado bajo control de la República. Pero no tienen acceso al otro lado, de donde los yihadistas permiten la salida sólo a sus seguidores para recibir atención médica. Si el Ejército Árabe Sirio registra minuciosamente los camiones cargados de víveres antes de permitir su entrada en la Ghouta es porque en múltiples ocasiones los convoyes de la ONU fueron utilizados para introducir allí armas destinadas a los yihadistas. Los convoyes no pasan sólo si la ONU se niega a permitir que sean verificados.

La Ghouta es una zona agrícola que rodea la capital siria. Cuando la ONU envía productos que no se cultivan allí, su distribución a la población queda en manos de los yihadistas y son ellos quienes imponen precios considerablemente más elevados que los de la capital –a veces 4 veces más altos. Sólo los pobladores que juran lealtad a los yihadistas reciben de estos el dinero que les permite comprar esos productos [enviados por la ONU]. Los pobladores de la Ghouta que se mantienen leales a Damasco están condenados al hambre, impuesta a ellos por los yihadistas.

Durante 6 años, los yihadistas han estado atacando constantemente Damasco desde la Ghouta. Son muy numerosos los damascenos que han muerto desde entonces bajo los cohetes y obuses disparados desde la Ghouta, sin que la comunidad internacional se dignara a expresar ningún tipo de condena. Poco a poco, localidades ocupadas por los yihadistas en la periferia de Damasco han sido liberadas, Daraya, Muadamiyeh al-Cham, Qudsaya y al-Hameh, en agosto de 2016, y después Yobar, Barzeh, Qabun y Tichrin, en febrero de 2017. Los acuerdos firmados entonces estipulaban que los elementos armados que no quisieran acogerse a la amnistía se trasladaran –en medios de transporte facilitados por el gobierno sirio– a Idlib, en el noroeste del país [3]. La única condición era que liberaran a los pobladores.

Una foto de archivo (2017) de un grupo de yihadistas de Ahrar al Sham en las inmediaciones de Damasco. Las características típicas de algunos de esos hombres y algunas vestimentas los delatan como combatientes extranjeros.

La República Árabe Siria acaba de decidir ahora liberar de los yihadistas la Ghouta Oriental. La artillería y la aviación bombardean las posiciones de los yihadistas, tratando de eliminarlos con la menor cantidad de víctimas posible entre los civiles. Durante esa campaña, la circulación de convoyes humanitarios es imposible.

Por su parte, los yihadistas de al-Qaeda siguen disparando obuses hacia la capital. Antes del inicio de la ofensiva bombardeaban principalmente la embajada de Irán, en el barrio residencial de Mezzeh; las sedes de la televisión nacional y del ministerio de Defensa, en la céntrica Plaza de los Omeyas; el Centro Cultural ruso, en pleno centro de la ciudad, y la embajada de Rusia. Ahora los obuses y cohetes de los yihadistas caen en cualquier lugar. Los damascenos y los millones de sirios que rechazan la imposición de la sharia y que han buscado por eso refugio en la capital, bajo la protección del gobierno de la República Árabe Siria, tratan nuevamente de sobrevivir. Más de la tercera parte de los habitantes de Damasco prefieren mantenerse encerrados en sus casas por temor a morir alcanzados en plena calle por el bombardeo de los yihadistas. La cuarta parte de los comercios se mantienen cerrados y los servicios públicos y administraciones estatales han tenido que reducir sus actividades.

Las inevitables víctimas civiles de los bombardeos. Aunque existen bajas entre la población, sumamente lamentable, también es típico encontrarse con videos y fotografías escenificadas por los "rebeldes" para justificar acciones bélicas de las potencias extranjeras que apoyan a los terroristas de al Qaeda en la zona rural de Damasco. Ya hemos visto en múltiples ocasiones a los "cascos blancos" en sus grotescos montajes.

En esta fotografía, aunque no existe evidencia de que sea montaje, es común encontrar un patrón con otras fotografías, niños aparentemente asustados, pero en buen estado y con la cara llena de polvo, mientras sus rescatadores lucen su ropa y rostro limpio.

El Reino Unido y Francia tratan de imponer un cese de las hostilidades de 30 días en la Ghouta. Esos dos países no esconden su respaldo a la familia Alloush ni su hostilidad a la República Árabe Siria en general y a su presidente, Bashar al-Assad, en particular. El Reino Unido y Francia se negaron a asistir a la conferencia de paz de Sochi, donde estuvo representado más del 90% de los sirios –sin la familia Allush [4].

Como medio de solución de un conflicto, la guerra simplifica primeramente los problemas de forma extrema y divide a los hombres en dos bandos –nunca en tres–, contrariamente a lo que pretenden hacer creer los representantes del Reino Unido y Francia. Por desgracia, una guerra se hace matando la mayor cantidad posible de enemigos y tratando a la vez de matar la menor cantidad de partidarios propios, en la medida de lo posible. En todas las guerras, los contrincantes se ven obligados a sacrificar cierto número de sus propios seguidores, sin eso no sería una guerra sino una simple operación de policía.

Cuando la coalición occidental bombardeó la ciudad iraquí de Mosul, el año pasado, para liquidar a unos miles de yihadistas que allí quedaban, mató muchos más civiles que combatientes –entre  9.000 y 11.000 civiles, según las fuentes. Los medios de prensa occidentales saludaron con entusiasmo aquella victoria. Hoy, esos mismos medios occidentales difunden incansablemente las imágenes de dos niñas de la Ghouta en medio de los bombardeos. Ninguno se pregunta quiénes son los familiares de esas dos niñas, ni cómo aprendieron inglés. Ninguno piensa en los demás niños que mueren en Damasco bajo los obuses de los yihadistas. Todos imploran que cese la masacre.

                                          soldados sirios

La proclamación de un alto al fuego no tendría ninguna consecuencia práctica. Porque al-Qaeda estaría excluido de ese cese de hostilidades, además de que lo rechazaría. Y la Ghouta Oriental está únicamente bajo control de al-Qaeda.

En esas condiciones, lo que cabe preguntarse es por qué el Reino Unido y Francia promueven la idea de un alto al fuego irrealizable. ¿Por qué Londres y París se empeñan en dar un respiro a al-Qaeda, en detrimento de los civiles a los que oprime?


Serge Marchand


¿Y dónde están los «400 000 rebeldes moderados» que había en la Ghouta?
Los «rebeldes moderados» de la Ghouta
La batalla de Damasco y de la Ghouta Oriental
Exposing media fraud on East Ghouta: Why aren't civilians leaving the battle zone?
"Llevamos años armándolos": ¿Qué ocultan las medias verdades sobre Guta Oriental?
Lo que los medios occidentales no cuentan de Guta Oriental


NOTAS:
[1] «El Reino Unido promociona a los yihadistas», Red Voltaire, 16 de mayo de 2016.
[2] «Daesh y los homosexuales», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 20 de junio de 2016.
[3] Arreglos similares ya se han aplicado anteriormente y han sido rigurosamente respetados por el gobierno sirio. Nota de la Redacción.
[4] «Consenso entre sirios en Sochi», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 6 de febrero de 2018.

20 febrero 2018

Diamantes de Sangre (1)





por Tito Andino U.


Mercenarios en acción
El "Executive Outcomes" en Sierra Leona.

Hace un tiempo publicamos un excelente resumen del libro del profesor Michel Chossudovsky "La Globalización de la Guerra" y es que la otrora romántica concepción patriótica de los conflictos bélicos ha quedado caduca en nuestra época contemporánea, las guerras modernas son esencialmente geopolíticas, control de las riquezas naturales, ganar mucho dinero y hacerse con el poder absoluto.

El país africano de SIERRA LEONA será la materia de estudio en el siguiente ensayo. La guerra civil de Sierra Leona (1990-2002) fue básicamente un conflicto por el comercio de los diamantes sangrientos o diamantes de sangre, fue una guerra en que se utilizó eficazmente mercenarios extranjeros preparados para esa misión, los soldados de fortuna estaban adiestrados para obtener diamantes y sus "asesores" tenían contactos en el sistema financiero internacional, especializados no en táctica militar ni armamento, sino en informática y uso de sofisticados sistemas de comunicación, laboraraban codo a codo junto a los efectivos de combate.  

No quepa lugar a dudas, muchos personajes ganaron buen dinero a costa de la muerte de miles de personas y de los diamantes, la corrupción de bando y bando involucró a altos funcionarios de los contingentes de la ONU, más preocupados por sacar tajada del botín que defender a los civiles.






El eje central de este conflicto fue "Executive Outcomes" -EO- (Resultados Ejecutivos en su traducción literal, también es conocido como Operaciones Ejecutivas). Esta empresa de mercenarios, o como gustan decir "compañía militar privada" fue fundada en 1989 en Sudáfrica por el Teniente Coronel Eeben Barlow y otros socios de las Fuerzas de Defensa Sudafricanas como el mayor Lafras Luitingh, Nick van der Bergh, ex oficial de paracaidistas, Michael Grunberg, comerciante y consultor fiscal para el financiamiento y transferencia de fondos; Anthony Buckingham, financista y ex oficial británico del Escuadrón Especial de Navíos, además, propietario de acciones de diversas compañías mineras y campos petroleros por intermedio de su empresa petrolera "Sabre Petroleum LTD". Buckingham era considerado el cerebro económico de EO.  Luego de un tiempo OE fue parte del holding sudafricano "Strategic Resource Corporation"

Según sus estatutos, "Executive Outcomes" proporcionaba consultoría militar confidencial y un servicio militar altamente profesional (entrenamiento) a gobiernos legítimos, su confiabilidad ganó fama desde el punto estratégico y táctico relacionado con la guerra terrestre, marítima y aérea. 

Oficialmente EO se disolvió el 31 de diciembre de 1998. 

La importancia de EO -"Executive Outcomes"- es tal que en la actualidad esta empresa es considerada el modelo a seguir por todas las empresas militares privadas (mercenarios), como aquellas que operan en Iraq y Afganistán. Incluso el uso de soldados de fortuna se ha "popularizado" tanto que las grandes potencias los usan en cualquier conflicto en que no pueden intervenir directamente por las repercusiones dentro del ámbito político interno y, por supuesto, para disimular su participación ante la comunidad internacional, de esto no se salva ni Rusia, como sabemos en recientes días se anunció por los medios noticiosos occidentales la muerte de "decenas" de contratistas privados rusos (mercenarios) en territorio sirio (en un bombardeo de la coalición internacional dirigida por los Estados Unidos). Siria actualmente es un escenario bélico en que fuerzas de mercenarios combaten en todos los bandos, las potencias occidentales los utilizan masivamente, provienen de Norteamérica, Francia, Gran Bretania y otras nacionalidades; como vemos, también Rusia los utiliza para brindar apoyo a las fuerzas progubernamentales sirias. Los yihadistas extranjeros son en su mayoría mercenarios a sueldo (mano de obra muy barata por cierto), esto solamente como ejemplo. 

Continuemos con el tema de este reportaje. Un excelente artículo en inglés, que lo hemos traducido y resumido para nuestros lectores "War for Diamonds. Executive Outcomes in Sierra Leone", es la base de lo que se relata a continuación, en una siguiente entrega abordaremos con la ayuda de la prensa británica el fenómeno conocido como los "Diamantes de Sangre". Vamos paso a paso.

La guerra civil en Sierra Leona inició en 1990 con una ofensiva del FRU -Frente Revolucionario Unido- (RUF por sus siglas en inglés) apoyado por las fuerzas especiales del "Frente Patriótico Nacional de Liberia" (FPNL o NPFL por sus siglas en inglés) del tristemente célebre dictador liberiano, Charles Taylor, su cometido era derrocar al gobierno de Sierra Leona de Momoh. El líder del FRU fue Foday Sankoh, quien mantuvo contactos en Libia con el, en ese entonces, exiliado Charles Taylor; tristemente, Muamar el Gadafi, tuvo mucho que ver con lo que pasó en Sierra Leona, pero no analizaremos su papel en esta historia. 



Charles Taylor, ante el Tribunal Especial para Sierra Leona (Tribunal Penal Internacional), fue juzgado por 11 cargos de crímenes de lesa humanidad en la guerra civil de Sierra Leona, irónicamente, nunca enfrentó un juicio por las atrocidades que se cometieron bajo sus órdenes en Liberia. No cabe duda que fue un informante de la CIA, se educó en los Estados Unidos, en sus inicios como político en su país fue acusado de robar un millón de dólares a una agencia gubernamental de Liberia, huyendo de su país a los Estados Unidos, solicitado en extradición por el gobierno de Liberia se fugó, se rumorea la facilidad de su escape de una prisión de máxima seguridad en Boston (1985).



Solamente recordemos que Charles Taylor es el primer ex jefe de estado contra quien la justicia universal (Tribunal Penal Internacional de La Haya) dictó sentencia condenatoria desde los juicios de Nuremberg. En 2012 el "Tribunal Especial para Sierra Leona" lo sentenció a 50 años de prisión por crímenes de guerra y contra la humanidad perpetrados en Sierra Leona, su culpabilidad fue demostrada por los cargos de violaciones, asesinatos, mutilaciones, esclavismo, uso de menores de edad como soldados, apoyo a los rebeldes del FRU con armas a cambio del tráfico de diamantes,​ entre once cargos, actos perpetrados entre 1991 al 2002. 

Taylor apoyó a las milicias del FRU con un solo fin: acceder a los diamantes de Sierra Leona con los que podía financiar su propia guerra. El FRU reclutó básicamente a adolecentes y jóvenes en extrema pobreza, llenos de odio y resentimiento social; las cosas no quedaron allí, el FRU obligó y secuestró a niños para convertirlos en soldados, la forma de tenerlos sumisos y dispuestos a la lucha era por medio del alchol y la droga, solo así se podía llevar a cabo una guerra en que predominaba la crueldad contra la población civil. 



Niños soldados del FRU 


El Ejército de Sierra Leona, FMRSL (Fuerzas Militares de la República de Sierra Leona o RSLMF por sus siglas en inglés) no era en esencia una fuerza militar, también se vio obligado al reclutamiento masivo y forzado de personal, sin capacitación alguna, y sin un salario (salvo casos excepcionales), también era característico encontrarlos drogados y provistos de mucho alchol, la tropa subsistía del saqueo a los civiles, No fue nunca una fuerza coherente que haga frente al FRU. 

Crueldad en los dos bandos. En estas circunstancias, el FRU, bien apoyado por Libia y Charles Taylor, ganó rápidamente terreno en el sudeste. En poco tiempo controlaron las primeras minas de diamantes y pudieron comprar armas en el mercado libre a través de la venta de diamantes de sangre.

Mientras el FRU avanzaba victoriosamente, cortando manos y pies por miles y poniendo en fuga a cientos de miles más, algunos oficiales mal pagados derrocaron al gobierno en Freetown en 1992 (capital de Sierra Leona) y pusieron en el poder al Capitán Valentine Strasser.  Sin embargo, esto tuvo muy poca influencia en la efectividad de las fuerzas armadas. 



Valentine Esegragbo Melvin Strasser, nacido en 1967. A sus escasos 25 años de edad fue el militar que lideró el golpe militar que derrocó a Josep Saidu Momoh en 1992. Fue la persona más joven en llegar a presidente. Hizo frente a las guerrillas del FRU armadas por Liberia. Fue derrocado por otros militares en enero de 1996, se exilió en Inglaterra.


Strasser (o quienes manipulaban al joven presidente golpista) logró convencer a algunos países de África occidental, Nigeria, Ghana y Guinea, del llamado ECOMOG (Economic Community of West African States Monitoring Group) para que intervengan. Aunque cada uno de los mencionados países enviaron un batallón reforzado, incluso esas tropas no pudieron detener el avance de los rebeldes del FRU, peor aun, hacerlos retroceder a Liberia. 

El FRU había ocupado ya buena parte de la zona minera y obstaculizado con su presencia la explotación de las otras minas. Strasser no tuvo otra opción que contratar mercenarios.




Un grupo de mercenarios del denominado "Gurkha Security Guards" -GSG, comandados por el estadounidense Robert C. MacKenzie, fue la primera empresa de seguridad contratada por el gobierno de Sierra Leona. Bob MacKenzie fue un soldado profesional del US Army, participó en la guerra de Vietnam, luego ingresó como voluntario del Escuadrón C 22 del SAS Rodesia, también en la Fuerza de Defensa Sudafricana y la Fuerza de Defensa Transkei. Estuvo en diferentes lugares del mundo como mercenario, Mozambique, América Central, Croacia, Bosnia, Rusia, Tailandia, Surinam, Taiwán y Camboya. En febrero de 1995, cuando murió, estaba al mando y entrenamiento de la Unidad de Comandos de Sierra Leona (SLCU). En la foto de la derecha, Robert C. MacKenzie en uniforme de Capitán del Rhodesian Special Air Service (SAS)


Strasser pactó con la firma de seguridad británica GSG (Gurkha Security Guards) a inicios de 1995 la protección de las áreas mineras. Con apenas 60 hombres el GSG no estaba en condiciones de hacer frente al FRU, su comandante, el estadounidense Robert "Bob" MacKenzie y algunos gurkhas murieron en un enfrentamiento con el FRU, el GSG no tenía otra salida que retirarse.

La situación se agravó en Sierra Leona, Las tropas impagas del gobierno saquearon al país, parece que fue una competencia de saqueo con sus rivales del FRU. Las tropas africanas del ECOMOG solamente trataron de autodefenderse atrincherándose en el aeropuerto. La ciudad de Freetown estaba repleta de refugiados esperando como corderos la llegada de los carniceros del FRU. Strasser encontró la solución a su ineficiente "ejército", nuevos mercenarios extranjeros. 




Entonces, llegó la Caballería, el "Executive Outcomes" -EO- irrumpía en la República de Sierra Leona, el imparable avance del FRU pareció no haber gustado a muchos comerciantes en otros países, por lo que se ha sugerido que "Executive Outcomes" le fue presentado a Strasser como la solución a sus problemas.  

En Sierra Leona, las grandes compañías mineras habían explotado provechosamente no solo los diamantes, sino también la bauxita y el rutilo. No es necesario decir que habían sobornado a políticos corruptos, explotado a sus trabajadores y pagado la menor cantidad posible de impuestos, pero no tenían ningún interés en una larga guerra civil que paralizara sus buenos negocios. A pesar de proteger sus minas con personal de seguridad privada, no era posible operar de manera efectiva, muchas empresas cancelaron sus inversiones y trasladaron a sus empleados a lugares más seguros. Pero, también había aquellos que querían aprovecharse de la situación invirtiendo capital de riesgo, los precios de las concesiones estaban por los suelos y el gobierno desesperado firmó cualquier tipo de contrato.

La compañía británica "Branch Energy" jugó un papel decisivo, su principal accionista era Tony Buckingham, uno de los fundadores de "Executive Outcomes". "Branch Energy" y "Executive Outcomes" operaban con empresas afínes (gran parte propiedad de las mismas personas), independientes en el papel. "Branch Energy" era casi nueva en Sierra Leona deseosa de expandirse, se alió con Strasser para fundar una empresa de extracción de diamantes, como es lógico recibió grandes concesiones mineras en la región de Kono (cerca de Koidu). Es probable que Buckingham y su contador Michael Grunberg llamaran la atención de Strasser sobre los servicios de "Executive Outcomes" y ofrecieran los fondos iniciales. También es probable que la compañía australiano-estadounidense "Sierra Rutile" haya proporcionado financiación adicional, cuya mina de rutilo más rentable estaba ocupada por el FRU.

La verdad acerca de los muchos acuerdos y transacciones secretos involucrados dificilmente se conocerán del todo, mas, el contexto amplio es evidente. Se le ofreció a "Branch Energy" nuevas minas de diamantes, "Sierra Rutile" reabriría sus operaciones, mientras que el gobierno de Strasser cerró un acuerdo con "Executive Outcomes" para contratar 200 mercenarios que entrenaran a las FMRSL (RSLMF por sus siglas en inglés), proporcionen asistencia logística y apoyo de combate, por un pago mensual de apenas un millón ochocientos mil dólares ($ 1.8 millones).

Desde mayo de 1995, los mercenarios comenzaron a formar las primeras unidades, bajo el acecho de la premura del tiempo ya que el FRU estaba ya cerca de los suburbios de la capital. Cuando estalló la batalla por Freetown, los mercenarios demostraron ser una fuerza competente junto a las tropas apresuradamente entrenadas. El FRU obtuvo su primera gran derrota.




Mercenarios del "Executive Outcomes"


Motivado por ese inicial éxito "Executive Outcomes" fue autorizado para formar nuevas unidades de combate. En lugar de utilizar tropas gubernamentales poco confiables, reclutaron a los llamados "Kamajors", cazadores locales en su mayoría del pueblo mende, excelentes rastreadores que ya tenían formadas milicias de autodefensa contra los ataques del FRU en algunas partes del país. Se les suministró armamento moderno y fueron preparados para la guerra de guerrillas en colaboración con otras unidades. Los "Kamajors" se convirtieron en los ojos y oídos de "Executive Outcomes", a la vez que se constituirían en gran parte de las tropas de combate utilizadas en siguientes fases.

En la guerra de guerrillas en la selva africana, donde no hay líneas de frente sólidas, el reconocimiento, la concentración de potencia de fuego, la velocidad y las emboscadas desempeñan papeles cruciales. Como ex miembros de unidades élite sudafricanas durante la guerra en Angola, la mayoría de los mercenarios tenían mucha experiencia con estas tácticas. El reconocimiento fue realizado principalmente por los Kamajors y un avión especial, las emboscadas se evitaron mediante el transporte de tropas con helicópteros y la potencia de fuego fue proporcionada por las temibles helicópteros rusos Mi-24 y un par de Alpha Jets enviados por la Fuerza Aérea de Nigeria para su apoyo.

Las primeras operaciones se dirigieron contra las bases del FRU en las cercanías de Freetown. En pocos días el FRU era expulsado totalmente del área minera de Kono. Las pérdidas para "Executive Outcomes" fueron un par de mercenarios heridos. El FRU sufrió cientos de muertos y muchos desertaron. Al perder las minas, los rebeldes del FRU perdieron su principal fuente de ingresos. 

Las misiones posteriores siguieron un patrón similar: localización de las posiciones enemigas, intensos bombardeos de los Alpha Jets nigerianos, desmoralización del enemigo al ser atacados por pequeños grupos de combate móviles apoyados por fuego de mortero, vehículos blindados, vehículos terrestres con ametralladoras pesadas y helicópteros artillados; abandonando sus posiciones, era frecuente que las tropas del FRU cayeran directamente en las emboscadas de los Kamajors, previamente trasladados en helicópteros.

A fines de 1995, la mina "Sierra Rutile" fue recapturada. "Executive Outcomes" preparó un golpe decisivo contra un campamento del FRU en las colinas de Kangari. Para esta operación, se enviaron 200 mercenarios adicionales desde Sudáfrica. Una vez más, trabajaron con rapidez, precisión y con pérdidas mínimas. El FRU perdió muchos combatientes y oficiales de sus mandos superiores. Constantemente hostigado por helicópteros artillados y perseguido por unidades móviles de Kamajors, el FRU solicitó la apertura de negociaciones de paz y un alto el fuego.

Las primeras elecciones libres en Sierra Leona designaron a Ahmad Tejan Kabbah como presidente en 1996, decidido a poner fin a la guerra civil. Levantar al destrozado país era una dura tarea. Se firmó un armisticio entre las partes. Apareció la siempre "presta" asistencia financiera del Banco Mundial, del FMI y obscuros intereses británicos, quienes exigieron una reducción del enorme déficit presupuestario. La mayor parte del dinero del país se gastaba en subsidios alimentarios para su ineficaz ejército, también era imprescindible que los jóvenes hambrientos y desempleados no se alistasen en las fuerzas rebeldes. 

Pero, la guerra de guerrillas continuó en el monte, aunque no se presenció combates importantes desde el armisticio. El FRU había utilizado el tiempo para reagrupar sus fuerzas y traer nuevos equipos desde Liberia. Planeó una nueva ofensiva contra Freetown. Debido a su excelente reconocimiento, provisto por Kamajors, monitoreo de radio y fotografías aéreas, "Executive Outcomes" ya conocía estos preparativos. Después de que el presidente Kabbah fue informado, dio permiso para atacar. En septiembre de 1996, con la cooperación habitual de mercenarios, grupos de combate Kamajors y apoyo aéreo nigeriano, un gran campamento rebelde en el sureste fue completamente destruido. El FRU sufrió pérdidas tan grandes que consintió en negociaciones serias y en noviembre de 1996 se firmó el Acuerdo de Paz de Abiyán (Costa de Marfil).



Nadie fue tan ingenuo como para pensar que la guerra había terminado, aunque se esperaba que lo peor había quedado atrás. El FMI exigió que el contrato de los mercenarios debía terminar. En enero de 1997, "Executive Outcomes" abandonó el país. Para la empresa no fue un compromiso rentable, de los $ 35.3 millones contratados, solo se habían pagado $ 15.7 millones, la compañía probablemente evitó la bancarrota solo debido a sus ganancias acumuladas en Angola. Sin embargo, es evidente que los verdaderos propietarios de "Executive Outcomes" fueron ampliamente recompensados ​​con sus acciones en "Branch Energy".

Antes de abandonar Sierra Leona, algunos oficiales del "Executive Outcomes" advirtieron al presidente Kabbah de un golpe militar: el FMRSL (ejército de Sierra Leona) temía que sus privilegios sean amenazados por la creciente importancia de los Kamajors. Como reemplazo de los mercenarios, 900 soldados nigerianos llegaron a Freetown para proteger al presidente. La seguridad de las minas de diamantes de "Diamond Works" fue asumida por "Life Guard", una especie de subsidiaria de "Executive Outcomes"

En mayo de 1997 un golpe militar obligó a Kabbah a huir al exilio. Ahora, los oficiales insurrectos se aliaron con el FRU en la lucha contra las milicias de Kamajors y el contingente de las tropas de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) (denominado ahora ECOWAS) que defendía el aeropuerto. Freetown sucumbió a una orgía de sangre y violencia que duró varios días, las tropas de la CEDEAO se comprometieron, luego, a disparar su artillería pesada solo desde el aeropuerto, causando miles de muertos, entre los cuales se encontraban ciertamente algunos rebeldes.

El Gobierno de Kabbah fue restablecido nueve meses después de que la Junta Militar Rebelde fuera retirada por las tropas de la CEDEAO, bajo el mando de fuerzas de defensa civil y militar, en particular de Kamajors dirigido por Samuel Hinga Norman.

La sangrienta guerra civil se prolongó durante varios años más, decenas de miles fueron asesinados y mutilados. Las tropas de la ONU mal pagadas o no remuneradas en su mayoría se protegieron a sí mismas, mientras que algunos incluso se involucraron en el lucrativo comercio de diamantes de sangre con el FRU, vendiendo sus armas a los rebeldes por diamantes. 

Con el paso de los años, "Executive Outcomes" llegó a ser visto con una luz diferente, principalmente debido a la ineficiencia de las fuerzas de la ONU. En mayo de 2000, por ejemplo, se publicaron dos artículos en Time y Newsweek, donde se aseveró que el rendimiento de la empresa se comparó positivamente en detrimento del contingente de la ONU. La diferencia con respecto a los costos fue particularmente devastadora: La compañía mercenaria había costado 1,8 millones de dólares al mes por un servicio más efectivo, mientras que el desempeño miserable de las fuerzas de la ONU había tragado 47 millones de dólares al mes. 

Las encuestas entre la población afectada revelaron que un gran número quería que los mercenarios regresaran en lugar de los corruptos e incompetentes pacificadores de la ONU. Pero para ese momento "Executive Outcomes" se había disuelto, ya era parte de la historia y lo que la población no sabía era que los propietarios de las empresas militares privadas se habían enriquecido enormemente a costa de los "diamantes de sangre".


OTROS CASOS EN EL ÁFRICA 

En África es indiscutible que poderosos intereses industriales se dedicaron por más de un siglo a fomentar la divisón de las sociedades africanas, la corrupción y mantener a los gobiernos débiles. Un ejemplo palpable, a parte de los que se han mencionado en estos reportajes, es la cruel rivalidad entre tribus hutus y tutsis en la República Democrática del Congo, pese a todo lo que se diga a través de la prensa, el origen del conflicto está fomentado por la riqueza de los diamantes. No solo son países europeos, los Estados Unidos e Israel quienen se inmiscuyen en esas disputas, muchos habrán leído, en alguna parte, la intervención de grupos terroristas y yihadistas que quieren su tajada en la explotación y comercialización de los diamantes de sangre para financiar la compra de armas y sus guerras. 

La República Democrática del Congo, también es de interés para otros estados africanos. Angola, Namibia y Zimbabwe apoyaron al gobierno congoleño a cambio de derechos para la explotación minera en zonas limítrofes, otros estados como Burundi, Rwanda y Uganda respaldaron a los rebeldes que se financian en el tráfico ilegal de diamantes y que son aprovechados por la clase política de estos últimos países mencionados. 





Mobuto Sese Seko 


Mobuto Sese Seko (Zaire - actual  República Democrática del Congo) fue uno de los clásicos dictadores "vitalicios" del África, su reinado terminó en 1997 con la victoria de  la guerrilla comandada por Laurent Desiré Kabila, quien fundó la República Democrática del Congo. 

Pero ese no fue el fin del conflicto, el petróleo, el cobalto y los diamantes sustituyeron a las crisis políticas. Laurent Kabila fue asesinado en enero del 2001, se dice que la causa de ese crimen se debe a que Kabila concediera de forma exclusiva a la firma israelí "Idi Diamond" la comercialización de los diamantes, su sucesor Joseph (hijo de Kabila) revocó tal medida.
 


ANGOLA, la larga guerra civil en Angola involucró a la denominada "Unión Nacional para la Independencia Total de Angola" (UNITA) enfrentada al gobierno del izquierdista Luanda por dominar los ricos y abundantes recursos naturales: petróleo y diamantes. UNITA fue financiada por los Estados Unidos en su primera etapa (guerra fría), luego, la organización pudo financiarse mediante el tráfico de los diamantes de sangre.




*****

Haga click aquí para ir al segundo capítulo
Diamantes de Sangre (2)

Fuente principal de consulta: 
War for Diamonds. Executive Outcomes in Sierra Leone.

15 febrero 2018

La ilusión de que Daesh está acabado



por Thierry Meyssan
RED VOLTAIRE  
13 febrero 2017


La caída del Califato y la dispersión de los yihadistas del Emirato Islámico han iniciado un periodo de reciclaje de estos terroristas. Considerados, según los casos, fanáticos o simples sicópatas adscritos a una ideología, estos individuos son ahora cortejados por los países y transnacionales que ya fueron indirectamente sus empleadores. Este artículo describe el panorama que se presenta a los terroristas en esta “segunda oportunidad” y lanza una importante advertencia sobre la complacencia de las potencias occidentales ante la ideología de Daesh, que es la ideología de la Hermandad Musulmana.


Con la caída del Emirato Islámico (Daesh), los dirigentes del mundo entero se plantean ahora una serie de interrogantes sobre la reconstrucción de Irak y de Siria. Pero hay en suspenso otras cuestiones mucho más difíciles, de las que no se plantean en público.

Al término de toda guerra de carácter ideológico, como las guerras de religión europeas del siglo XVI o la Segunda Guerra Mundial en el siglo XX, se plantea la cuestión del futuro de los soldados vencidos. Muchos de ellos han perpetrado crímenes atroces y no parece entonces posible reintegrarlos a las sociedades victoriosas.

Después de haber perdido sucesivamente la ciudad iraquí de Mosul y las ciudades sirias de Raqqa, Deir es-Zor y Bukamal, el Califato ya no controla territorios. El fin del «Estado Islámico», otra de las denominaciones que Daesh recibió en Occidente, es consecuencia del abandono –por parte de Estados Unidos– del proyecto de «Sunnistán» que debía bloquear la Ruta de la Seda en Irak y en Siria (se trata del plan publicado en 2013 por Robin Wright [1], que fue cancelado por el presidente Donald Trump en mayo de 2017). En definitiva, los yihadistas fueron derrotados por los ejércitos de Irak y Siria.

Durante tres años, la coalición anti-Daesh encabezada por Estados Unidos alternó sus bombardeos aéreos ineficaces con lanzamientos en paracaídas de cargamentos de armas que “por error” terminaban en manos de los yihadistas, práctica ampliamente demostrada y denunciada por el Parlamento iraquí. Esa coalición sólo tuvo un papel decisivo en la batalla de Mosul, donde trató de exterminar a los yihadistas arrasando por completo la ciudad.




En 2015, el Califato disponía de unos 240 000 combatientes: 
- 40 000 yihadistas, miembros de Daesh; - 80 000 miembros de la Orden de los Naqchbandis, ex soldados del ejército iraquí licenciados por Paul Bremer desde el inicio de la ocupación de Irak por la coalición creada por Estados Unidos para invadir ese país; - 120 000 miembros de las tribus sunnitas del oeste de Irak, descendientes de combatientes yemenitas.
No hay cómo determinar actualmente cuántos de esos elementos murieron en combate ni cuántos nuevos yihadistas fueron trasladados al teatro de operaciones durante la guerra. A pesar de lo que dicen diferentes actores, lo cierto es que no se sabe cuántos son actualmente y que la única referencia existente son las cifras anteriores.

Si bien los 200 000 iraquíes que se habían unido a Daesh se han fundido nuevamente con la población sunnita iraquí, cabe preguntarse ¿qué hacer con los 40 000 criminales ya experimentados y curtidos que son los yihadistas extranjeros?


Combatir el Califato

A modo de comparación, al final de la Segunda Guerra Mundial, la Wehrmacht (las fuerzas armadas de la Alemania nazi) fue desmovilizada sin grandes problemas. Pero ¿qué había que hacer entonces con los miembros de las SS (la organización paramilitar del partido nazi, reconocida como organización criminal por el Tribunal de Núremberg)? Las SS contaban 900 000 individuos y, evidentemente, nadie habló de matarlos, ni siquiera de juzgarlos. Muchos de ellos sólo regresaron a sus lugares de origen, tratando de no llamar la atención.



Pero los oficiales de las SS fueron recuperados en masa por Estados Unidos para utilizarlos en la lucha contra la Unión Soviética, ya fuera para sabotear su economía o para instalar regímenes anticomunistas en los lugares del «mundo libre» donde se presentara la ocasión. Algunos rechazaron la paz y prosiguieron la guerra durante 2 años más. Estos últimos fueron llamados «lobos solitarios», una expresión que ha resurgido en nuestros días.

Los artífices del “reciclaje” de los SS fueron el primer director de la CIA, Allen Dulles, y su hermano, el secretario de Estado John Foster Dulles. No se supo del asunto hasta que el Congreso de Estados Unidos descubrió la envergadura y las consecuencias de aquella operación. Las comisiones Church y Nedzi-Pike, así como la Comisión Presidencial sobre las actividades de la CIA en Estados Unidos, demostraron los hechos de manera irrefutable a partir de 1975. El presidente James Carter decidió entonces poner fin a aquel programa mientras que el almirante Stanfield Turner se encargaba de “limpiar” la CIA.

La imagen que la opinión pública retiene es que durante unos 30 años Estados Unidos fue una criptodictadura donde cientos de miles de ciudadanos fueron perseguidos al extremo de no poder ejercer tal o más cuál profesión mientras que se espiaba a millones de estadounidenses. Pero la opinión pública ha olvidado que países tan diversos como Arabia Saudita, Bolivia, Sudcorea, Guatemala, Filipinas e incluso Taiwán vivían bajo crueles dictaduras y que esas dictaduras se mantenían en el poder gracias a la «experiencia» de los SS “reciclados” por la CIA [2]. Los programas de manipulación mental, los experimentos con uso de drogas y las escuelas de torturadores se mencionan a veces separadamente, cuando en realidad todo eso era parte de un conjunto coherente que prologaba lo que se ha designado como la «ciencia nazi» (sic).

Es por lo tanto importante reflexionar ahora sobre la solución del problema de los yihadistas para evitar que se reproduzca con ellos el mismo error y preservar a nuestros hijos de una prolongación de los crímenes de Daesh.

Cierto es que la situación actual es diferente a la del fin de la Segunda Guerra Mundial. Por un lado, parece más fácil ya que los yihadistas son mucho menos numerosos que los SS. Sin embargo, es también más compleja ya que, al final de la Segunda Guerra Mundial, Hitler había sido derrotado, pero no ha sucedido lo mismo con los patrocinadores de los yihadistas.

- 1. Pasemos por alto a los que huyen de manera aislada. Esos no pasan de ser un asunto de la policía.
- 2. También están los que escapan en grupos y tratan de hacerse con nuevos territorios donde convertirse en líderes, ya sea en las cercanías del antiguo Califato, o en sus países de origen, pero sin participar en una estrategia global.
Unos 200 se han replegado hacia la provincia siria de Idlib, bajo control de al-Qaeda, donde se enfrentan a diferentes grupos armados.
Otros se replegaron hacia África. Están presentes en el Sinaí, donde luchan contra la alianza militar egipto-israelí [3]. También están presentes en Libia, donde controlan la región de Tripolitania, y en Nigeria, donde se enfrentan a la alianza entre ese país y Chad.
- 3. Pero la mayor parte de los yihadistas de Daesh se ha divido en 2 grupos a los que Estados Unidos –a través de los anarquistas kurdos– y Turquía están tratando como combatientes profesionales, ofreciéndoles un futuro como mercenarios.  
- a) El primer grupo es el que el representante de Estados Unidos ante la coalición internacional contra Daesh, Brett McGurk, y el general estadounidense Joseph Votel recuperaron para convertirlos en la mitad de los efectivos de una «Fuerza de Protección de la Frontera Siria». El secretario de Defensa James Mattis se pronunció contra ese proyecto y esa fuerza no ha llegado a crearse. Esos hombres están en la localidad de Kasham, cerca de una base secreta estadounidense en suelo sirio [4]
La semana pasada, el Partido de la Unión Democrática (PYD), o sea el partido anaquista kurdo creado en Siria, amnistió a esos yihadistas y comenzó a incorporarlos a su brazo armado, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), lo cual fue denunciado ante el Consejo de Seguridad de la ONU por el embajador de la Federación Rusa, Vassily Nebenzia. Dado el hecho que las YPG están siendo oficialmente armadas y asesoradas por militares estadounidenses, los yihadistas amnistiados por el PYD kurdo se encuentran de hecho bajo el mando del Pentágono, a pesar de que no ha llegado a crearse la «Fuerza de Protección de la Frontera».
- b) El segundo grupo de yihadistas ha sido reciclado por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan bajo la bandera del «Ejército Libre Sirio» (ELS). Presentado en 2011 por la prensa atlantista como una fuerza de desertores del Ejército Árabe Sirio, el llamado «Ejército Libre Sirio» se componía en realidad de libios miembros de al-Qaeda bajo la dirección de militares franceses [5]. Dispersado antes por dos veces, el «Ejército Libre Sirio», o más bien su etiqueta, reaparece ahora junto a las tropas turcas que arremeten contra Afrin, en suelo sirio. 
En todo caso, la división de los yihadistas entre un grupo que lucha junto a los anarquistas kurdos de las YPG apadrinados por Estados Unidos y otro que lucha contra los kurdos, junto las tropas de Turquía, es muestra del desmoronamiento de la alianza turco-estadounidense.
-Brett McGurk fue miembro del equipo de John Negroponte y Donald Rumsfeld que concibió y organizó el Emirato Islámico en Irak (lo que luego sería Daesh) para romper la unidad de la resistencia iraquí contra la ocupación militar estadounidense y convertirla en una guerra civil entre sunnitas y chiitas.
Al inicio de su carrera política, cuando era uno de los dirigentes de la Milli Gorus –organización islamista irako-germano-turca creada por el iraquí Ezzat Ibrahim al-Duri (el Gran Maestro de la Orden iraquí de los Naqchbandis) y el turco Necmettin Erbakan–, Recep Tayyip Erdogan supervisaba el suministro de armas a los yihadistas chechenos que operaban contra Rusia. Mucho más tarde, siendo ya primer ministro, el propio Erdogan ayudó a los yihadistas que luchaban contra la República Árabe Siria y apoyó a Daesh sin reservas [6]
En todo caso, la repartición de yihadistas parece depender tanto de las oportunidades surgidas como de los orígenes étnicos de esos elementos. Por ejemplo, Abdullah Sufuni, ex emir de Alepo, al parecer se pasó al bando de Estados Unidos para vengarse por las pérdidas sufridas durante la intervención turca en Irak. Por su parte, los yihadistas provenientes del Cáucaso se ponen del lado de Turquía porque mantienen estrechas relaciones con ese país desde hace 30 años.
- 4. Aunque el Pentágona ha renunciado a crear un Estado para bloquear la vía de comunicación que conectaría la región del Mediterráneo con Irán y China, eso no quiere decir que abandone la estrategia del almirante Arthur Cebrowski tendiente a destruir las sociedades y Estados del «mundo no globalizado» [7] y algunos combatientes de Daesh han sido recuperados para seguir adelante con ese plan, utilizándolos como fuerzas especiales de sustitución.


En ese contexto, los ejércitos de Estados Unidos han trasladado yihadistas al subcontinente indio, Afganistán, Pakistán, la India, Bangladesh y Myanmar (pero no a Sry Lanka), como ha revelado Zamir Kabulov, el enviado especial del presidente Vladimir Putin en Afganistán.

El jefe del estado mayor iraní, general Mohammad Baqeri, ha confirmado que la fuerza aérea de Estados Unidos (US Air Force) estaba trasladando parte de los miembros de Daesh de Irak y de Siria hacia Afganistán. El presidente de Irán, el jeque Hassan Rohani, incluso se comunicó telefónicamente con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para confirmarle esa información. Posteriormente, al dirigirse a la prensa, el propio Rohani reveló que propuso a Afganistán la ayuda de Irán contra los yihadistas proestadounidenses de Daesh.

Según el senador pakistaní Rehman Malik, la India organizaría una colaboración entre los yihadistas y el Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), la milicia del primer ministro indio Narendra Modi. El objetivo sería infiltrarse entre los insurgentes musulmanes de Cachemira para acabar con ellos. El RSS, es el grupo que asesinó al mahatma Gandhi y tiene una larga tradición de extrema violencia. Rehman Malik no es un simple senador sino que fue nombrado jefe del contraespionaje pakistaní por Benazir Bhutto y se convirtió después en ministro del Interior. Ahora acaba de iniciar un procedimiento para que la ONU lleve el caso a la Corte Penal Internacional y lograr que el primer ministro indio Narendra Modi sea juzgado.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al-Hussein, declaró la semana pasada que la crisis de los rohinyas en Myanmar [8] podría convertirse en un conflicto regional. Si eso llegara a suceder, el conflicto comenzaría por Bangladesh y Malasia, donde residen numerosos refugiados.

También se cuentan varios cientos de yihadistas que han regresado a Latinoamérica. Originarios principalmente de Trinidad y Tobago, estos elementos trataron de organizar un gran atentado que debía tener lugar en pleno carnaval, los días 13 y 14 de febrero. Pero fueron arrestados 5 días antes de la fecha prevista para la operación. La misión del comando detenido era reactivar la tradición islamista en ese archipiélago caribeño, siguiendo la línea del fallido golpe de Estado de julio de 1990. Y posteriormente debían aprovechar la situación de desorden creada por la extrema derecha en Venezuela para sumir ese vecino país en una guerra comparable a la de Siria.


Combatir la ideología del Califato


Al final de la Segunda Guerra Mundial, los occidentales fracasaron en la reinserción de los antiguos miembros de las SS, pero sí lograron erradicar, casi en todas partes, la ideología que habían defendido: el nazismo. Esa ideología se mantuvo sólo a través de los SS reciclados en las redes stay-behind, encargadas de sabotear la economía soviética en los países bálticos y en Ucrania, tierras donde hoy está resurgiendo.

En el momento de su creación, las Naciones Unidas fueron ante todo una coordinación internacional para la desnazificación y la lucha contra la propaganda de guerra. Todos sus miembros prohibieron los símbolos y las publicaciones nazis. El partido nazi, NSDAP, fue disuelto y se censuró la propaganda de guerra.

En cambio, hoy en día, nadie, con excepción de la Federación Rusa y sus aliados, parece interesado en luchar contra la ideología del islam político ni contra su partido: la Hermandad Musulmana [9].

Veamos un ejemplo. 

En Francia existe una institución encargada de representar a los musulmanes del país. El Estado francés logró introducir en esa institución 2 representantes de la Hermandad Musulmana y sacar de la presidencia a un funcionario argelino para poner en su lugar un miembro de la Milli Gorus turca. Al mismo tiempo, Francia organiza una campaña de prensa a escala mundial contra Tariq Ramadan, nieto del fundador de la Hermandad Musulmana, actualmente objeto de una acusación de índole criminal. Lo que se busca es focalizar el debate sobre une persona en particular y sacar ese símbolo incómodo de la vista del público, sin enfrentar por ello la ideología de la cofradía.

La Hermandad Musulmana ya fue disuelta, en Egipto, al final de la Segunda Guerra Mundial, tanto por haber perpetrado asesinatos políticos en ese pais como por haber entregado información de inteligencia a la Alemania nazi. Pero no se hizo nada contra su ideología. Peor aún, el MI6 británico aprovechó el encarcelamiento de los principales dirigentes de la Hermandad Musulmana para reorganizarla en función de sus propios intereses. Y nada cambió. Después del desastroso episodio que fue la presidencia de Mohamed Morsi, Egipto volvió a prohibir la Hermandad Musulmana. Pero el presidente Abdel Fatta al-Sissi, preocupado por la pacificación de su país, deja que su esposa se pliegue a la “obligación” de portar el velo islámico, que no tiene nada que ver con el islam y que apareció solamente con los califas de Bagdad.

Los iraquíes y los sirios acaban de poner fin al Califato de Daesh, pero la batalla está lejos de haber terminado. Parte de los yihadistas prosiguen su misión y su ideología sigue tratando de ganar adeptos sin que nadie se decida a enfrentarla.

Hay que decirlo otra vez: a los occidentales, les resulta difícil abandonar un instrumento tan útil para su estrategia.


Thierry Meyssan




* Las ilustraciones de este artículo han sido intercaladas por el editor del blog.

NOTAS:

[1] “Imagining a Remapped Middle East”, Robin Wright, The New York Times Sunday Review, 8 de septiembre de 2013.
[2] Inside the League, Scott y Jon Lee Anderson, Dodd Mead & Company, 1986. «La Liga Anticomunista Mundial, internacional del crimen», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 20 de enero de 2005.
[3] “Secret Alliance: Israel Carries Out Airstrikes in Egypt, With Cairo’s O.K.”, David D. Kirkpatrick, The New York Times, 3 de febrero de 2018.
[4] «Secretos, mentiras y confusión estadounidenses en el norte de Siria», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), Red Voltaire, 23 de enero de 2018.
[5] «Islamistas libios se desplazan a Siria para “ayudar” a la revolución», Daniel Iriarte, ABC (España), 17 de diciembre de 2011. Este artículo fue reproducido en español por la Red Voltaire y traducido al francés para su publicación en nuestro sitio web. Ver también «Los Contras sirios apoyados por Washington están bajo el mando de un “ex” terrorista de al-Qaeda», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de diciembre de 2011.
[6] Sobre la historia de Daesh y del presidente Erdogan, ver De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las "primaveras árabes", de Thierry Meyssan, Orfila Valentini, Ciudad México, 2017.
[7] The Pentagon’s New Map, Thomas P. M. Barnett, Putnam Publishing Group, 2004. «El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití) , Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.
[8] «El islam político contra China», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 3 de octubre de 2017.
[9] Yo refuto el concepto de «islamo-fascismo» porque, aunque utiliza el lenguaje islámico para manipular a las masas, la ideología de la Hermandad Musulmana no tiene nada que ver con el islam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny