Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

23 septiembre 2019

Y si Hitler hubiese sido asesinado en 1938? (I)





Por Tito Andino U.

Algunos autores han ensayado el tema qué hubiese pasado si la bomba de Stauffenberg (20 julio 1944) cegaba la vida de un ya enloquecido Adolf Hitler?Posiblemente la guerra habría terminado y quizá millones de soldados y civiles no habrían muerto, o millares de judíos no habrían sido deportados desde Hungría hacia Auschwitz, o probablemente ciudades alemanas como Dresde no habrían sido arrasadas por las bombas. Las mismas interrogantes surgen si retrocedemos más en el tiempo, a 1939, más precisamente al 8 de noviembre de 1939, fecha en la que Alemania estaba ya en guerra (al menos declarada) contra Francia e Inglaterra, en esos instantes el carpintero y electricista alemán, Georg Elser, estuvo a punto de eliminar a Hitler, algo que los generales no se atrevieron hacer en 1938.


El film alemán "Elser - Er hätte die Welt verändert" (13 minutos para matar a Hitler) estrenado en 2015 es la historia del atentado contra Adolf Hitler del 8 de noviembre de 1939 perpetrado por Georg Elser, valga resaltar uno de los pocos intentos de asesinato del jefe nazi a punto de coronarse con éxito (de los muchos que se planificaron). A pesar que Elser actuó solo, es destacable su valiente actitud al no mencionar a sus amigos militantes comunistas durante las horrendas torturas. En Alemania, décadas más tarde se reconoció a Georg Elser como héroe de la resistencia antinazi.

Como sabemos no fue el único intento de eliminar al dictador alemán, se tiene conocimiento de la existencia de 42 planes (otras fuentes amplían a 46), muy pocos fueron llevados a la práctica

Desde la perspectiva histórica los atentados que se ejecutaron y pudieron haber cambiado el curso de la historia, al ser los que más se acercaron a cumplir el objetivo son: 

El de Elser (8 noviembre 1939); la bomba que no detonó en el avión que trasladó a Hitler de regreso de Smolensk a la Guarida del Lobo -Wolfsschanze- (13 marzo 1943), fallido intento de la resistencia militar, misma que volverá actuar el año siguiente, en la más conocida intentona, que no solo debía eliminar físicamente a Hitler sino que tenía que culminar con un bien elaborado golpe de estado que terminaría proponiendo la paz a los Aliados, hablamos, claro está, de la bomba de Claus von Stauffenberg, el 20 de julio de 1944. 


Sección en homenaje de Georg Elser en el "Gedenkstätte Deutscher Widerstand" - en inglés: "German Resistance Memorial Center"; en castellano se lo conoce como "Monumento a la Resistencia Alemana", ubicado en Berlín en el ex Cuartel General del Ejército, en la calle que hoy se llama Stauffenbergstrasse (antes Bendlerstrasse). Este Centro es a la vez Museo y Monumento conmemorativo. 


A continuación revelamos interesantes puntos de las intrigas contra Hitler en el seno de la Wehrmacht en 1938 que de haber sido ejecutadas hubieran cambiado el curso de la historia. 

   Deutscher Widerstand
              La Resistencia Alemana en 1938





La resistencia alemana antinazi clandestina y organizada, pero no unificada, existió desde antes que los nazis asuman el poder, se conformaba por grupos de civiles y militares que deploraron el rumbo que iba a tomar la nación, convencidos que Hitler conduciría a Alemania al abismo. Se urdieron varias conspiraciones para capturarlo o asesinarlo, única forma de derrocar a una férrea dictadura ya enquistada en todos los ámbitos del poder. 

El Teniente Coronel Hans Oster (futuro General) tenía planes para asesinar a Hitler desde 1936, en el verano de 1938 existía ya una estructurada célula civil-militar dispuesta a llevar a cabo el magnicidio. Oster era Jefe de la Oficina de Inteligencia Militar en 1938 y protegido por el Almirante Wilhelm Canaris, jefe de la Abwehr.

En ese peligroso ambiente nació el primer golpe de estado planificado contra Hitler y los nazis. Su misión, como se ha dicho, era derrocar al régimen nazi y matar a Hitler. El complot encabezado por Oster contaba con la anuencia de varios de los principales jefes militares, de la policía de Berlín, comandantes de tropas locales, autoridades civiles, diplomáticos, líderes religiosos, hombres de letras e intelectuales. Muchos de esos nombres de la resistencia han quedado olvidados de las páginas de la historia.

Oster y su grupo motivaron al general Ludwing Beck -en ese entonces Jefe del Estado Mayor del Ejército- para llevar a cabo un inmediato golpe de estado contra Hitler. Beck planificó el arresto de Hitler, contrario al criterio de otros oficiales, para que se ejecutará solo en caso de iniciarse la guerra. El plan no se cristalizaría nunca, aunque estuvo a un paso de cumplirse, casualidades históricas de última hora e indecisiones en los mandos militares paralizaron el golpe. Años más tarde, los mismos personajes: Oster, Beck, Canaris, Witzleben y otros implicados participarían nuevamente en el atentado de Stauffenberg del 20 de julio de 1944. 


El libro "The Oster Conspiracy of 1938: The Unknown Story of the Military Plot to Kill Hitler & Avert World War II" (2004) (La conspiración de Oster de 1938: la historia desconocida del complot militar para matar a Hitler y evitar la Segunda Guerra Mundial), del historiador estadounidense Terry M. Parssinen. La obra describe como Hitler en septiembre de 1938 tenía su mirada puesta en Checoslovaquia. Basado en investigaciones de fuentes británicas y alemanas, así como documentos previamente desconocidos en el Instituto de Historia Militar de la Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos.



Hans Oster (1887– 1945) General de la Wehrmacht, miembro de los servicios secretos (Abwehr), colaborador del Almirante Wilhelm Canaris y conocido como uno de los primeros opositores de Hitler. Su participación en la Resistencia Alemana está bien documentada. Desde 1935 laboró en el Abwehr, participando en reuniones de la oposición tanto civil como militar. Tenía diseñado un plan para matar a Hitler en 1936 y participó activamente en el complot de 1938 junto a Beck y otros. Durante la guerra mantuvo contacto con miembros del Alto Mando del Ejército opuestos a los planes guerreristas de Hitler. En 1942 ascendió a general, su posición frente al nazismo y Hitler permaneció inalterable. Fue arrestado el 21 de julio de 1944. Oster tuvo un proceso sumario ante un tribunal militar el 8 de abril de 1945, junto a Dietrich Bonhoeffer, Wilhelm Canaris y otros, es condenado a muerte. El 9 de abril, en Flossenbürg fueron ejecutados en la horca.

Hitler había convocado en secreto a los mandos militares el 30 de mayo de 1938, allí les comunicó su "irrevocable decisión de acabar con Checoslovaquia en breve plazo".

Ese plazo terminaba a fines de septiembre de ese año, debiendo cumplirse la directiva establecida en el plan "Grün". El general Beck, luego de protestar contra esos preparativos dimitió el 18 de agosto de 1938, hizo lo imposible por paralizar los planes de guerra de Hitler contra Checoslovaquia, dejando sentada su protesta ante el Comandante General del Ejército, Walther von Brauchitsch, por esa política militar agresiva, inmoral e imprudente, advirtiendo que ello solo conduciría a la catástrofe ya que se calculaba que llevaría a una guerra con Gran Bretaña, Francia o la Unión Soviética, Beck era de la opinión que Alemania no podría ganar un conflicto de ese calado. "Un ataque a Checoslovaquia nos conduciría muy probablemente a una segunda guerra mundial" reflexionaba Beck. De igual opinión eran en la Marina de Guerra Alemana -Kriegsmarine-, según sus cálculos no estaban preparadas para enfrentarse en el mar a Inglaterra. La duda seguía siendo la Luftwaffe comandada por Goering.


General Ludwing Beck 

Memorándum de Ludwing Beck al Comandante Supremo del Ejército, von Brauchitsch, el 16 de julio de 1938

"Constituye una falta de personalidad y sentido del deber, el hecho de que un soldado desempeñando una alta función, considere en estos tiempos el cumplimiento de su misión sólo dentro del cuadro de sus deberes militares, sin darse cuenta de la responsabilidad que le incumbe frente a todo el pueblo. Tiempos inhabituales exigen medidas extraordinarias
El Führer considera al parecer que la solución del problema de los sudetes alemanes pasa por la invasión de Checoslovaquia. Elementos irresponsables y radicales de su círculo de inmediatos colaboradores, le ratifican en su opinión. Existen dudas sobre el comportamiento de Göring. Unos creen que se da cuenta de la gravedad de la situación y procura calmar al Führer, mientras otros están seguros de que, como en los casos de Blomberg y Fritsch, está entregado a un doble juego y da la razón a Hitler cuando se encuentra ante él.
Para este fin son convocados los altos jefes de la Wehrmacht en primera línea, porque la Wehrmacht es el instrumento del Estado para el desarrollo de una guerra.
Está en juego la existencia de la nación. La historia cargará a este Führer con la culpa de un delito de sangre si no actúa de acuerdo con su saber y conciencia. La obediencia del soldado tiene un límite: aquél en que el cumplimiento de una orden es incompatible con el saber, la conciencia y el sentido de la responsabilidad personal".


Beck y los suyos concluyeron que solo podía obtenerse el respaldo de la oficialidad del ejército si demostraban que Hitler dirigía a la nación hacia una guerra abierta. Es necesario resaltar que uno de los resquemores  iniciales de Beck y de la Wehrmacht era que Alemania no estaba lista para ir a una guerra de grandes dimensiones e insoldables consecuencias. Luego, juzgaron el cinismo de Hitler y de los nazis, era lógico cuestionarse moralmente sobre los sentimientos de culpabilidad que recaería sobre Alemania, era ya más una cuestión de honor y deber.    

Hitler llegó a enterarse sobre las reuniones de Beck y los altos mandos alemanes (1938), las conclusiones del líder alemán fueron sorprendentes: "Los señores no harán nada"

Hitler acertó, a la vez él no actuó en contra de ellos, salvo aceptar la renuncia de Beck y consentir el nombramiento del general Franz Halder (otro conspirador) como sustituto del renunciante. Halder era un notorio detractor de Hitler al que calificaba de "delincuente", "loco" y "sanguijuela", continuó con la organización del golpe y el aporte de nuevos voluntarios (incluido Beck).


Franz Halder (1884-1972). Jefe del Estado Mayor del Alto Mando del Ejército Alemán desde 1938 hasta 1942. Declarado opositor a Hitler, participó activamente en las primeras conspiraciones militares contra el jefe nazi. La ´Conferencia de Munich´ paralizó un serio y planificado golpe de estado contra Hitler. Tras la reunión del 14 de agosto de 1939 Hitler ordenó la invasión definitiva de Polonia. Desde aquel día Halder registró en un diario todas sus observaciones sobre el manejo de los primeros años de la guerra, la última entrada data del 24 de septiembre de 1942. Halder como Jefe del Estado Mayor del Ejército fue responsable de las estrategias de guerra para la invasión de Polonia, Francia e Inglaterra. El 23 de julio de 1942, Hitler emitió la Directiva N.º 45, es decir, la orden de la ocupación del Cáucaso y Stalingrado. Halder se opuso y lo hizo saber a Hitler, su argumento era que Alemania no disponía de tropas suficientes y el enemigo estaba lejos de ser derrotado. En septiembre de 1942 Hitler lo relevó del mando, Kurt Zeitzler ocupó su puesto, Halder pasó al Ejército de Reserva. Franz Halder fue detenido por la Gestapo tras el atentado del 20 de julio de 1944, pese a que no participó directamente, trasladado a Flossenbürg (campo de concentración) y luego a Dachau. A fines de abril de 1945 Halder es enviado  a Niederdorf, en el Tirol del Sur, donde tendría que ser ejecutado junto a importantes prisioneros políticos (Kurt Schuschnigg, Léon Blum, Hjalmar Schacht, Fabian von Schlabrendorff, entre otros). El 5 de mayo tropas estadounidenses capturaron el campo impidiendo las ejecuciones.

Los planes para efectivizar el golpe de estado (putsch de 1938) fueron discutidos largamente, incluso se llegó a contactar con países extranjeros, se enviaron mensajeros a París y Londres para sondear reacciones y apoyos, sobre todo para denunciar las maniobras de Hitler y como deberían los políticos occidentales oponerse a sus demandas.

Sin embargo, los conspiradores dubitaban, qué harían con Hitler cuando el ejército consuma el golpe de estado?. Grandes discusiones, la mayoría de los oficiales participantes en la intriga convinieron que si se les liberaba del juramento de lealtad a Hitler, aceptarían que éste sea asesinado. El golpe de Estado debía producirse cuando Hitler diese el evidente paso hacia la guerra. Y ese paso evidente era la invasión de Checoeslovaquia.  Si Hitler ordenaba la invasión, el ejército tenía que movilizarse... pero no rumbo a Praga, sino a la Cancillería del Reich, derrocar al régimen y asumir el poder.

El 15 de septiembre el primer ministro británico Neville Chamberlain arribó al "nido del aguila" en Berchtesgaden para mediar con Hitler por la crisis checa, el Führer se negó a ceder en sus pretensiones, los conspiradores tenían un motivo para actuar... Un entrometido Mussolini alteró los planes de Hitler... y de los golpistas... la invasión fue paralizada a última hora al convocar el Duce a la ´Conferencia de Munich´ el 29-30 de septiembre de 1938 (según algunos, la última esperanza para la paz), sin consultar con un rabioso Hitler que solo deseaba la guerra.

Ese acto obró un cambio en el sino de Alemania y de Hitler, la ejecución del golpe de estado tuvo que paralizarse en aras de la política de "apaciguamiento" europea. Una "paz" a costa de los Sudetes, evidentemente.

Por supuesto, Hitler no se "apaciguó", a los pocos meses (marzo 1939) Alemania invadía el resto de Checoeslovaquia e iniciaba la crisis polaca. Los golpistas alemanes -militares y civiles- quedaron en estado de shock ante los sucesos, las muestras de simpatía de la ciudadanía germana hacia el régimen, obra de la propaganda de Goebbels funcionaba a maravillas!

Volvamos a fines de septiembre de 1938. Halder es informado que parte de las tropas designadas para el ataque a Checoslovaquia, los Cuerpos de Ejército II y VIII, bajo el mando de von Bock y von Rundstedt han sido movilizadas el 27 de septiembre y debían ocupar las posiciones asignadas en el plan "Grün". Fecha de ataque: 30 de septiembre de 1938.

El 28 de septiembre la tensión alcanzó su punto máximo. Debía estallar la rebelión ese mismo día? o se debía esperar al 30?. "Halder se había decidido por el 28 de septiembre, de pronto aparece en escena el general Brauchitsch a decirle que Hitler había aceptado un ofrecimiento de mediación por parte de Mussolini. Con ello desaparecía el motivo de la rebelión, con ello desaparecía para la masa el temor de la guerra, el medio psicológico con el que pensaban operar los conjurados. Parece que Halder comentó: "Qué podemos hacer?. Le sale todo a pedir de boca?" Los conspiradores quedaron efectivamente confundidos y consternados con la "paz hitleriana"; la amenaza de guerra desaparecía, sin ella la fuerza para validar el golpe dejaba a los conspiradores sin justificación para actuar.

Puede ser que las palabras de Halder suenen más a pretexto que los deseos de buena parte de los mandos de la Wehrmacht. Halder afirmó posteriormente que se volvió a planear un golpe en 1939 con la esperanza de neutralizar a Hitler antes de que se inicien los combates con Francia y los británicos, la guerra relámpago sobre Polonia impediría la adhesión de mayores apoyos en la Wehrmacht, pero seguía contando con el respaldo mayoritario de la gente de 1938. Esta vez se planeaba no solo detener y asesinar a Hitler sino también a la mayoría de la jerarquía nazi.

Los aristocráticos generales alemanes tenían poder y disponían de oficiales decididos a dar el golpe de estado, no obstante, no se ejecutó el plan. En los juicios de Nuremberg el general Halder fue preguntado: "En el caso de que Chamberlain no hubiese ido a Munich, el plan se habría ejecutado y habrían detenido a Hitler?". Respondió que sin lugar a dudas el plan se habría llevado a cabo.


General Walther von Brauchitsch (1881-1948) Comandante en jefe del Ejército en los primeros años de la IIGM: 1938-1941. Su posición frente a las conspiraciones de 1938 contra Hitler lo mostraron dubitativo, conocedor del complot no quizo asumir el liderazgo del golpe, solo prometió "no hacer nada, ni impedir que otros actúen". Posteriormente von Brauchitsch ignoró cualquier otra pretención de los conspiradores, pero si accedió en noviembre de 1939, a instancias de Franz Halder y los conspiradores, a solicitar audiencia con Hitler, intentó persuadirle que Alemania no podría ganar una larga guerra en Europa e intentó convencer a Hitler que descarte su plan de invadir las naciones eslavas. Pese a las negativas del Führer se mantuvo en su cargo, fue nombrado mariscal de campo en 1940, pieza clave en la blitzkrieg en el oeste. Dirigió las campañas de Polonia, Francia y los Balcanes. Pero el fracaso para tomar Moscú en 1941 marcó su caída, enfermó (sufrió un ataque cardiaco), declarándose su incapacidad para dirigir la comandancia, presentó su renuncia y relevado el 19 de diciembre de 1941. Ese acto supuso que Hitler asumiera para sí mismo el cargo de comandante en jefe del Ejército. Von Brauchitsch fue detenido y juzgado en los Procesos de Nuremberg por crímenes de guerra siendo deportado a un campo para prisioneros de guerra en Gales del Sur. En 1948 fue trasladado a Alemania para un nuevo proceso ante un tribunal británico, no fue condenado ya que falleció en octubre de 1948 en el Hospital de Hamburgo.


El probable asesinato de Hitler en septiembre de 1938 estaba previsto de la siguiente forma. 

Mariscal de campo Erwin von Witzleben (1881-1944), destacado conspirador contra Hitler desde los inicios del nazismo. En 1938 participó en la tentativa de golpe de estado de Olster, Beck, Halder y otros. Su rol era esencial, él debía arrestar a Hitler en la Cancillería una vez que Hitler ordenara la invasión de Checoslovaquia (1938), como sabemos el golpe se paralizó por la convocatoria a la Conferencia de Munich (29-30 septiembre 1938), fue forzado a abandonar el servicio activo aquel año. Fue llamado a servicio al iniciarse la IIGM, puesto al mando del I Ejército en 1939, participó en la invasión de Francia (mayo 1940), nombrado comandante en jefe del Grupo de Ejércitos D, encargado del teatro de operaciones en el Frente Occidental. Tras el fracaso de la Operación Barbarroja, los conspiradores volvieron a ponerse activos en 1942, Hitler lo destituyó por sospechar de él. von Witzleben mantuvo contacto con el círculo de conspiradores de la Wehrmacht, participando de forma activa en la ´Operación Valquiria´, del 20 de julio de 1944. Witzleben habría sido nombrado Comandante en Jefe de la Wehrmacht de tener éxito el golpe de Estado y la muerte de Hitler. Se presentó en el cuartel general del Ejército para asumir el mando de las fuerzas golpistas, allí permaneció hasta su arresto. Juzgado por el Volksgerichtshof (Tribunal del pueblo) del siniestro juez nazi Roland Freisler, el 8 de agosto de 1944, sentenciado a pena de muerte y ahorcado desnudo con una cuerda de piano ese mismo día, en la prisión de Plötzensee en Berlín.


El historiador Walter Görlitz detalla que el día X cuando Hitler diera la orden de llevar a cabo la operación "Grün", el general Witzleben -después que la 23 división de Potsdam ocupe el barrio gubernamental- debía presentarse en la Cancillería acompañado de su Estado Mayor y oficiales de confianza para detener al Führer

"Y después?... el después es borroso. En un principio se había pensado en una dictadura militar o en un directorio político presidido por Beck". Se esperaba que la Marina permanezca neutral, no era clara la posición de la Luftwaffe comandada por Goering y designado sucesor del Führer. Franz Halder, sin mando directo sobre las tropas, dejó en manos del general Witzleben el desarrollo de la acción, concentrándose en los objetivos complementarios: detención de Hitler, alejar el peligro de una guerra civil dasarticulando a las SS y las instalaciones del Partido en Berín (de hecho, el pretexto para el golpe sería detener un presunto complot de las SS para usurpar el control del país).

Según el comandante Wilhelm Heinz


"los jóvenes oficiales del servicio de información habían preparado un plan suplementario. De acuerdo con él, debería acompañar al general Witzleben un destacamento de soldados encargados de fusilar a Hitler inmediatamente".
  
Otra fuente (Secret Germany) afirma que se conformó un ´grupo de asalto´ con oficiales armados que se prepararon y reunieron en diferentes apartamentos de Berlín, al iniciarse el golpe, el ´grupo de asalto´ entraría en la Cancillería, presuntamente para detener a Hitler. Se había planeado "medidas más drásticas: ´el grupo de asalto´ estaba empeñado en provocar un incidente y, en el proceso, disparar contra Hitler. A continuación formarían el nuevo gobierno alemán, establecerían la monarquía constitucional democrática y otorgarían la corona a uno de los dos nietos del antiguo Kaiser Guillermo II".


Razones del fracaso

Dada la formación cultural del alemán, con fuerte influencia de los principios prusianos del respeto a la autoridad, la ley y el orden, aun provenga de un régimen innoble, llevó a muchos militares antinazis a rechazar cualquier idea de socavar el orden público mediante actos de traición a su juramento de lealtad (obligados a jurar por Hitler antes que por Alemania en 1934) o participar en acciones de carácter ilegal como un golpe de estado contra un gobierno aparentemente legal. Muchos conjurados temían el reproche público, al estigma de ser señalados como antipatriotas o asesinos, o la ignominiosa acusación de alta traición, por cuanto Alemania estaba, de hecho, en guerra tras la declaratoria de las potencias occidentales.

- Inicialmente existían diferentes grupos, sin un mando unificado, opuestos a Hitler dentro de la Wehrmacht, no obstante, aquello era suficiente. Faltó determinación en los momentos claves antes de la guerra. Con el tiempo, en plena conflagración mundial, esos círculos fueron organizando una sólida red clandestina.

- Lo mismo aconteció con la oposición civil, no existía unidad de ideas y objetivos en la resistencia. Cuando se logró reunir a civiles y militares surgieron más problemas. Unos querían eliminar físicamente a Hitler; otros aspiraban volver a los valores democráticos con un sistema parlamentario plural; otros eran abiertamente promonárquicos; otros autoritarios, pero nada de nazis de por medio; otros deseaban la restauración de la familia Hohenzollern en el trono del Imperio alemán; y, hasta hubo algunos ilusos que creían poder enderezar a Hitler mediante el dialogo y los acuerdos...

- Como señalábamos, las diferencias de criterios también reinaban en el círculo de oficiales complotados de la Wehrmacht, había de todo, nacionalistas, conservadores, monárquicos, varios apoyaron el ascenso de Hitler como un mal necesario para potenciar a unas debilitadas y desprestigiadas fuerzas armadas, pero se oponían a la irrevocable y temeraria decisión de Hitler de apostar por una nueva guerra que podría culminar en un conflicto mundial.

- Por otro lado, los nazis no eran ningunos aficionados, mostraron al pueblo alemán y al exterior -mediante la propaganda- la "cara amable" del régimen. Y también gozaban de respaldo en las fuerzas armadas, muchos oficiales apoyaban la doctrina hitleriana, incluso el abierto anti semitismo y la formación de unidades paramilitares ultranacionalistas.

- Los éxitos en la política exterior (Renania, Anschluss, Sudetes, el rearme, los juegos olímpicos, la blitzkrieg en Polonia) fueron grandes triunfos para el régimen. La oposición admitía que esos factores jugaban en su contra. Una abierta resistencia política civil en esos momentos se volvió impensable, no tanto por la represión nazi a los opositores, sino debido a la popularidad de Hitler.

- La providencial oferta de mediación de Mussolini entre ingleses, franceses y alemanes que culminó con el "Acuerdo de Munich" contuvo la invasión y supuso el fin del golpe de estado.

- Para Hans Oster y sus colegas conjurados, tras el Tratado de Munich se perdió la última esperanza de paz. Acólitos de Hitler, como el general Alfred Jodl, anotó en su diario: "El genio del Führer y su resolución de no temer una guerra han aportado, sin recurrir a la violencia, la victoria. Es de creer que los incrédulos, los débiles y los desesperados se conviertan y permanezcan fieles a su conversión".

- En 1939 un hecho no previsto entre los conspiradores de la Wehrmacht entró en escena. El 8 de noviembre la bomba de Georg Elser en la cervecería de Munich provocó que hasta los mismos militares tengan acceso restringido a explosivos. Las medidas de seguridad en torno a Hitler se duplicaron. Von Brauchitsch, comandante en jefe del Ejército, intimidado por el jefe nazi dejó de prestar apoyo a los conspiradores. Halder lleno de pánico suspendió el planificado golpe de estado y ordenó la destrucción de los archivos.

- Todos los conjurados volverían a la acción en 1944 esta vez bajo la coordinación del coronel Claus von Stauffenberg, que pese a su inferior rango militar era el líder indiscutible de la trama. Si antes (1938) Hitler no actuó en contra de Beck, Oster, von Witzleben, Canaris y otros, tras el atentado con bomba del 20 de julio de 1944, desató su sed de venganza contra la oficialidad, sobre todo con la aristocrática de la Wehrmacht. 

La historia ha juzgado a quienes estaban realmente comprometidos con la paz en esos momentos, buscando evitar la guerra desde antes de 1939. Quien decidió entrar en acción e intentar detener los horrores del conflicto que iba a desencadenarse después de la invasión a Polonia fue un sencillo carpintero que sin necesidad de contar con los estrategas militares estuvo a 13 minutos de matar a Hitler. 

Recopilando información sobre este episodio de la historia, me viene a la memoria un olvidado (por el tiempo) coloquio entre varias personalidades alemanes que compartieron sus opiniones sobre el intento de atentado esbosado por altos mandos de la Wehrmacht en septiembre de 1938. Tema que será repasado en la siguiente entrega...


Fuentes de consulta:

Walter Görlitz, "No habrá pronunciamiento - Fracasan los planes". Enciclopedia el III Reich, Tomo II, Editorial Noguer S.A. Barcelona España 1974
Michael Baigent - Richard Leigh, "Germany Secret". Ediciones Martínez Roca, Madrid Espania (2009)
Terry M. Parssinen, "The Oster Conspiracy of 1938: The Unknown Story of the Military Plot to Kill Hitler & Avert World War II", publicado por Random House (2012)  (La primera edición data del 2001)

Artículos relacionados en este blog:


Homenaje a la RESISTENCIA ALEMANA anti-nazi (I)

Homenaje a la RESISTENCIA ALEMANA anti-nazi (II)
STAUFFENBERG o LAS SS? MITOS Y VERDADES.
Stauffenberg y la “Alemania Secreta”

17 septiembre 2019

Cayó Bolton pero no la madre que lo parió




Por Tito Andino

John Bolton se fue, cuántos Bolton quedan?. "Cayó Bolton pero no la madre que lo parió" es un título prestado de un corto pero valioso enfoque inserto al final del presente artículo.

John Bolton no es ningún aparecido de última hora en la política estadounidense, es un viejo zorro republicano de mano dura, se formó como abogado y político, ha ejercido en la función pública y diplomática al servicio de diversas administraciones de la Casa Blanca. Un nacionalista reaccionario del Sur, militante de la extrema derecha, aliado de los neoconservadores, un auténtico halcón, amante de la guerra, la destrucción y el caos como forma de hacer política internacional. Pro-Israel, anti-iraní y anti-chino, odia a rusos y norcoreanos. Se ha dicho de él que "con esa clase de «amigos» a los Estados Unidos no le hace falta enemigos". 

Su vida política se hallaba apagada, volvió a los escenarios ganando "popularidad" tras el llamado de la administración Trump, ejerciendo como Consejero de Seguridad Nacional (abril 2018 - septiembre 2019).

Su "célebre" fama política la ha ganado a pulso, imponiendo temor y fanatismo en las relaciones internacionales. El senador Jesse Helms (su amigo) dijo una ocasión sobre Bolton: "Es el tipo de gente con el cual quisiera estar cuando llegue el Armagedón" (La Batalla Biblica del Armagedon, muy popular entre los políticos cristianos fundamentalistas de los Estados Unidos, siendo uno de sus principales creyentes el ex presidente Ronald Reagan).

John Bolton laboró para los dos Bush presidentes, tanto en la administración pública como privada, activo miembro de conocidos think tank relacionados con el Partido Republicano como el Hudson Institute de Dan Quayle o el American Enterprise Institute, dirigido por Dick Cheney, Bolton participa en la creación del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), grupo encargado de redactar el programa del primer mandato de George W. Bush. Se dice que su cargo de subsecretario de Estado para el control de armas y la seguridad internacional, tenía como función vigilar a Collin Powell, a  quien los halcones no le tenían confianza.

He aquí una rápida semblanza de sus funciones:

John Bolton fue impuesto embajador de Estados Unidos ante la ONU por el presidente George W. Bush (agosto 2005 - diciembre 2006) por sus cualidades de provocador. Bolton expresó en una de sus diversas y polémicas declaraciones sobre la ONU que no importaba si en algún momento los diez pisos superiores de la organización desaparecieran, "la diferencia no sería muy grande". Es recordado en el organismo multinacional al pedir reformas internas (750 temas), no en un plano positivo, al contrario impulsó "iniciativas" tendientes a destruir o controlar el organismo. Propuso poner fin al reglamento vigente y limitar el derecho al veto en el seno del Consejo de Seguridad. Criticó a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra. Acusó a la ONU de estar en contra de Israel. A él pertenece la conocida frase: "Naciones Unidas no existe, sólo cuenta Estados Unidos".



También declaró "Si tuviera que rehacer el Consejo de Seguridad de la ONU, habría un solo miembro permanente porque es ése el verdadero reflejo de la distribución del poder en el mundo". Como sabemos, el derecho al veto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad garantiza la igualdad con Estados Unidos en la toma de graves decisiones, por ello era y sigue siendo necesario debilitarlo antes que fortalecerlo; y, a pesar que el sistema se mantiene, en la práctica la ONU no tiene el poder para detener las "crisis humanitarias" y amenazas contra la paz fomentadas por los Estados Unidos a través de acciones concretas como el terrorismo internacional o los conflictos de baja intensidad (guerras civiles) a lo largo y ancho del mundo por el control de los recursos naturales. 

A nadie debe extrañarle el hecho que los principales Tratados internacionales operativos en el presente y que funcionan a la medida son organismos que nada tienen que ver con la ONU, por ejemplo la Unión Europea, la OTAN, la Organización Mundial del Comercio, el G-7, etc. 

Por supuesto que el nombramiento de Bolton para representar a los Estados Unidos causó malestar en el mundo de la diplomacia internacional: Su misión tenía otros objetivos urgentes: Eliminar a  Mohammed ElBaradei, en ese entonces, director de la Agencia Atómica Internacional (AIEA); y, conseguir que la ONU valide las próximas aventuras militares, es decir, las "guerras preventivas de desarme"

Cuenta una historia que "en pleno conteo de votos en la Florida en el 2000, un hombre con bigote entró en el colegio electoral del condado de Miami Dade y, como John Wayne entrando en un salón, declaró: «Soy del equipo Bush-Cheney y estoy aquí para detener este conteo». Era John Bolton y, en efecto, las boletas jamás se contaron de nuevo". (1)

Bolton fue también subsecretario de Estado para el Control del Armamento, saboteando toda la diplomacia y sistema internacional de control de armamentos y su no proliferación (administración Bush hijo). En 1998 fue quien encabezó la negativa estadounidense para la creación del Tribunal Penal Internacional, calificándolo de "idea producida por el romanticismo de mentes confusas, no sólo ingenua, sino peligrosa".

Gracias a Bolton países como Irán y Corea del Norte se convencieron que era mejor tener la bomba atómica que negociar con el sujeto. 

En 2003 durante conversaciones para la desnuclearización de Corea del Norte, Bolton dijo a varios diplomáticos norcoreanos que Kim Jong-Il es un "dictador tiránico" y que "la vida en su país es una pesadilla infernal". la respuesta del embajador coreana causó efecto, le respondió que él no era más que un "desecho de la humanidad y una sanguijuela". Deliberaciones canceladas automáticamente. El propio Donald Trump se mostró molesto ante la actitud de Bolton sobre Corea del Norte que incluso ofendió a Kim Jong-un exigiendo que debería seguir el “modelo libio”, es decir, que debe entregar todas sus armas nucleares o...



Cuando Mahmud Ahmadinejad fue electo presidente de Irán, los israelíes se apresuraron a denunciar ante el Consejo de Seguridad al país islámico por la "amenaza nuclear iraní" esperaban la rápida llegada de John Bolton como embajador de Estados Unidos ante la ONU para darles una mano. En 2003 Bolton declaraba en Tel Aviv. ante Ariel Sharon y Benjamin Netanyahu, que después de la guerra contra Irak "será necesario tratar las amenazas de Siria, Irán y luego Corea del Norte

Antes de ser embajador ante la ONU, impulsó la "denuncia" a nivel global de que Cuba, Irán y Siria poseían armas de destrucción masiva, se inventó aquello de que el gobierno cubano escondía armas biológicas desarrolladas por el castrismo. Cuba, a pesar de las sanciones existentes (bloqueo económico), representaba para Bolton una amenaza a la seguridad de Estados Unidos, (afirmación realizada en calidad de subsecretario de Estado de Estados Unidos). Ni Bolton, ni Powell, ni el propio George W. Bush presentaron las pruebas

Durante su ejercicio como subsecretario de Estado encargado del control de armas y de la seguridad internacional hizo que los Estados Unidos salga de los tratados internacionales sobre el desarme e implicó a sus aliados en los famosos sistemas de seguridad colectiva. Saboteó la Convención sobre las Armas Biológicas y exclamó con satisfacción ante sus pasmados colegas: "Está muerta, muerta, muerta, muerta, y no cuenten conmigo para revivirla!".

Impuso a sus aliados la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva (Proliferation Security Initiative - PSI), con el único objetivo de asegurarse el control para la coalición anglosajona. Impulsó la retirada unilateral de Estados Unidos del Tratado de Desarme con Rusia y fue feliz cuando el presidente George W. Bush  reactivó el programa de la "Guerra de las Galaxias". (2)

Una de las últimas tareas de Bolton antes de convertirse en consejero de seguridad nacional de Trump, según el experto internacional Thierry Meyssan (3), fue mantener vínculos con los Muyahidines del Pueblo (MEK, organización terrorista iraní patrocinada por Estados Unidos), relación que data desde la época ‎de la administración Bush, Bolton acudió en 2010 y en 2017 a las concentraciones anuales de esa organización ‎en la localidad francesa de Villepinte. 

Tras el fracaso de la guerra contra Siria, Bolton se ha dedicado a la tarea de reunir en Afganistán a los yihadistas del Daesh con los Muyahidines del Pueblo para que luchen contra un objetivo común, a la vez que propiciaba las negociaciones con los talibán afganos. ‎Es evidente conforme señala Meyssan, que el blanco inmediato de esa alianza es Irán a través de la larga y difícil frontera con ‎Afganistán.

Sus últimas actividades en la administración Trump son conocidas, se destaca el fervoroso deseo de Bolton de llevar la guerra a Latinoamérica. Bolton es acólito de la doctrina Cebrowski implantada luego del 11-S, cuando el Pentágono presentó a sus estrategas la visión de un nuevo mapa del mundo, gracias a las reformas estructurales de las fuerzas armadas. Estados Unidos anhela mantener su hegemonía mundial dividiendo el mundo en dos partes. Por un lado los miembros del G8 y sus aliados y el otro grupo, la mayoría de países que deberán proveer los recursos naturales, la forma de acceder a los recursos es recurriendo a los ejércitos estadounidenses. "Para eso habría que destruir sistemáticamente toda la estructura estatal en los países que serían parte de ese ´tanque´ de recursos, de manera que nadie pudiese oponerse en ellos a la voluntad de Washington, ni tampoco tratar directamente con los Estados estables". 

Conforme la doctrina Cebrowski si se "vieran obligados a renunciar a sus guerras en el Medio Oriente ampliado, las llevarán ‎a la Cuenca del Caribe. El Pentágono estaba planificando el asesinato de un jefe ‎de Estado electo democráticamente, así como la ruina de su país, y está tratando de socavar la ‎unidad de Latinoamérica". (‎Lógicamente se refiere a Venezuela).

Al intervenir el 1 de noviembre 2018 ante la comunidad anticastrista en el Miami ‎Dade College, John Bolton denunció la "troika de tiranía que ‎se extiende desde La Habana a Caracas, pasando por Nicaragua, y que está causando ‎inmensos sufrimientos humanos, creando enorme inestabilidad regional y la génesis de una ‎sórdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental". ‎A pocos días el ex secretario de Defensa, general James Mattis, declaró que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es un "déspota irresponsable" que ‎‎"tiene que irse". (Mattis dimitió de su cargo en diciembre de 2018 tras la orden de Trump ‎de retirar las tropas del US Army de Siria). (4)

Bolton, en calidad de consejero de seguridad nacional de Trump reactivó el ‎proyecto del Pentágono para la destrucción de los Estados en los países de la Cuenca del Caribe (tras el fracaso de su doctrina en Medio Oriente). 

Aunque parece contradictorio, es cierto que Trump -sin que nos demos cuenta- está poniendo fin a la intensidad de los conflictos en Medio Oriente, él no comulga siempre con el Pentágono ni con la doctrina Cebrowski (eso no quiere decir que las guerras terminarán), Trump es un hombre práctico de los grandes negocios empresariales, prefiere luchar en los mercados financieros antes que en los campos de batalla, pero no vacilará de intervenir militarmente donde y cuando sea necesario para defender los intereses estadounidenses. 

En lo que se refiere a la Cuenca del Caribe, Trump pone límites al Pentágono, les ha prohibido operaciones militares directas (y así es como seguiremos contemplando las crisis económicas en Cuba, Venezuela, Nicaragua, embargos económicos que a la larga van poniendo a la población en contra del gobierno). Recordemos que el retorno de la derecha al poder en los países latinoamericanos ha evitado que Estados Unidos use la fuerza para desestabilizar política y económicamente la región.

 ‎

El cargo que ostentó Bolton hasta hace pocos días es de "alto riesgo" político, anteriormente fueron cesados los generales Flynn y McMaster (administración Trump). Pero no es solo Bolton el que impulsa la política unilateral de imposición y amenaza. Lo hemos expresado: se trata de aplicar los planes estratégicos a largo plazo por el control de los recursos del Medio Oriente (Rediseño del Medio Oriente Ampliado) y América Latina (Doctrina Monroe). Tampoco olvidemos las enormes pretensiones sobre los vastos recursos africanos y la actual crisis con China, disputas financieras por el control de los mercados y de soberanía en las aguas del Mar de la China Meridonial. Estamos ante una estrategia global para seguir manteniéndose como la única superpotencia

Otros son más fuertes en los calificativos al señor Bolton, "criminal de guerra" es muy usual leer en medios alternativos de comunicación y no falta argumentos que lo sustenteCon el nombramiento de Bolton y el ex jefe de la CIA Mike Pompeo como Secretario de Estado en 2018, la mano dura de la política internacional se volvió evidente; el único que pudo rivalizar con Bolton en la administración Trump es otro personaje calificado como "criminal de guerra", el neoconservador Elliott Abrams muy activo en desatar crisis con Irán y con un pasado igual de detestable a lo largo de su carrera (precisamente fue Bolton quien llamó a trabajar a su lado a Abrams y lo designó representante especial para Venezuela).

Bolton y compañía han fracaso en sus misiones. Trump ha señalado haber cometido graves errores en política internacional, no está conforme con el manejo de la crisis venezolana. Bolton "se pasó de la raya" afirmó el mandatario, dando señales de querer cambiar la política respecto a Irán, Corea del Norte, etc. La relación Trump-Bolton pendía de un hilo y se evidenció pronto con la ruptura. El presidente se opuso a llevar a su país a un nuevo conflicto armado, Bolton presionaba, quería meterlo en una guerra por ser "la mejor opción" (al menos en el caso de Venezuela). Trump terminó por cansarse.




Trump no ha cesado a los otros peligrosos colegas de Bolton, mantiene firme en sus cargos tanto a Mike Pompeo y Elliott Abrams, que en realidad no están de acuerdo con una intervención militar en Venezuela, pero si presionar política y económicamente al gobierno de Maduro, desde ya terminaron arruinando al país caribeño como en el caso cubano; es evidente que Venezuela no soportará tanto tiempo como Cuba medio siglo de bloqueo.

Charles Kupperman, "Charly" asumió interinamente el cargo del cesado Bolton, hablamos de otro halcón en las sombras, Kupperman es un experto negociador de la época de la guerra fría, asesor de Ronald Reagan en las negociaciones sobre armas estratégicas en los años 80 y con estrechos vínculos con el Likud israelí (partido de extrema derecha en el poder).

(Nota actualizada interpuesta por el editor del blog): Trump anunció ya el nombre de su nuevo asesor de seguridad nacional, Robert C. O´Brien, actual enviado especial de la presidencia para Asunto de Rehenes en el Departamento de Estado, de la misma línea de los neoconsevadores y que también sirviera en la administración de Georg W. Bush (Departamento de Estado y otras funciones). El pefil de O´Brien se percibe en Washington como un "Bolton Light").

La prensa rusa brindó amplia cobertura a este episodio. RT publicó un artículo titulado "Bolton, halcón derribado" (5), en lo principal detalla: 

"Caiga quien caiga. Donald Trump no mira afinidades, amistades o lealtad política. Para él lo importante es triunfar, encabezar EE. UU. y anotarse un tanto tras otro. El presidente estadounidense ha cesado a John Bolton, el que fuera su asesor de seguridad, por discrepancias en las políticas adoptadas sobre Venezuela o con los talibanes, entre otros escenarios".

Para terminar, vale la pena reproducir integro un excelente análisis de Manuel E. Yepe, que resume lo anotado y complementa con otros detalles, "Cayó Bolton pero no la madre que lo parió", publicado originalmente en "Rebelión" hace algunos días, veamos. (6)

"Astuto, testarudo y políticamente peligroso… Así adjetiva el analista de política exterior, columnista de la agencia de prensa británica Reuters, Daniel R. DePetris, la defenestración del tenebroso asesino múltiple en la política de Estados Unidos John Bolton, anunciada ayer por su jefe, el no menos tenebroso Donald Trump, presidente de Estados Unidos de América.

John Bolton es todo lo contrario a lo que debería ser un asesor presidencial de seguridad nacional. Es tan testarudo como un rinoceronte, tan astuto como una serpiente y tan peligroso como un escorpión. La de Bolton es una visión extrema, en blanco y negro, del mundo: si no eres un aliado de Estados Unidos, eres un adversario que necesitas una bota en el cuello en forma de fuerza militar o de sanciones económicas.

Las consecuencias estratégicas de segundo y tercer orden no son un obstáculo para Bolton. ¿Por qué pasar por el espectáculo humillante de negociar cuando simplemente se pueden bombardear las instalaciones nucleares de Irán o acabar violentamente con el “régimen” de Kim Jong-un por la fuerza? La diplomacia, después de todo, es para los débiles, los burócratas del Departamento de Estado y los apaciguadores. Si el jefe insiste en la diplomacia, entonces aconséjele que exija la luna, las estrellas y todo lo demás antes que ofrecer una moneda de cambio en forma de alivio de sanciones. John Bolton hizo su carrera actuando como demoledor de acuerdos de control de armamentos y, de hecho, de acuerdos de cualquier tipo.



Antes de unirse a la administración Trump, como asesor de seguridad nacional, Bolton fue, por breve tiempo, embajador ante Naciones Unidas y subsecretario de Estado para el control de armas, en cuyo cargo intentó destituir a un analista de inteligencia por no estar de acuerdo con su posición sobre un supuesto programa de armas biológicas de Cuba. Cuando el presidente le pidió a Bolton que se desempeñara como su asesor de seguridad nacional el año pasado ello generó muchas preocupaciones y confusiones porque Trump y Bolton no podían tener desacuerdos más fundamentales en materia de política exterior. Aunque ambos se burlaban de las Organización de Naciones Unidas, así como de las organizaciones internacionales en general y tenían puntos de vista divergentes en algunos de los asuntos más importantes de la agenda, Bolton preferiría atacar a Irán antes que dialogar con sus líderes, alternativa que Trump ha dicho en numerosas ocasiones que estaría más que feliz de considerar (en la próxima reunión de la Asamblea General de la ONU, por ejemplo). En cuanto a Venezuela, Trump parece haberse lamentado de tratar de derrocar a Nicolás Maduro, cuando Bolton atacaba a Caracas como integrante de una “troika de la tiranía”.

La obsesión de Bolton por desnuclearizar unilateralmente a Corea del Norte -un enfoque que pesó sobre Trump durante su segunda cumbre con Kim Jong-un, en febrero- es mucho más probable que conduzca al fin de la diplomacia que al fin del programa armamentista nuclear de Pyongyang. (Si es que alguna vez lo hubo).

Trump se cansó de Bolton de la misma manera que se cansó de otros miembros de su personal más allegado: Rex Tillerson, James Mattis, Steve Bannon, Reince Priebus, H.R. McMaster, y John Kelly fueron todos convenientes al presidente en un momento dado, sólo para ser abruptamente despedidos o convencidos de que renunciaran. Bolton, tan espinoso como un puercoespín al tratar con sus colegas, llevaba mucho tiempo con tirantez en las relaciones con Trump. La NBC News informó que los dos hombres tuvieron una pelea a gritos a puertas cerradas la noche anterior a la renuncia de Bolton

Según DePetris, Trump necesita un asesor que esté dispuesto a participar en una negociación pragmática y esté preparado para una negociación incómoda pero necesaria. Necesita a alguien que le ayude a poner fin a las guerras que han continuado sin rumbo y sin propósito. Necesita a alguien que responsabilice a los miembros de la administración cuando se nieguen a ejecutar la política una vez que sea aprobada por las agencias.

Todo esto será más fácil con Bolton fuera del equipo. Pero la humanidad no se hace ilusiones. En el salón oval de la Casa Blanca quedan muchos otros halcones casi tan crueles y despiadados como éste para aconsejar al halcón en jefe. Pero indudablemente ha habido un respiro.


Notas:

(1) El enemigo interno
(2) John Bolton y el desarme mediante la guerra
(3) El uso del terrorismo según John Bolton
(4) Estados Unidos prepara una guerra entre ‎latinoamericanos‎
(5) Bolton, halcón derribado
(6) Cayó Bolton pero no la madre que lo parió