Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

10 julio 2020

¡No seas como Hitler!



Un mordaz pasquín motivacional basado en once pifias del Führer

Publicado por Kiko Amat
Jotdown


1) Escoge bien tus amistades: 

Nunca lo de «dime con quién andas y te diré quien eres» ha resultado más cierto que con el malo de Adolf. Desde su mocedad, Hitler erigió a su alrededor una auténtica pandilla basura. Ernst Röhm, fundador de las SA e ilustre víctima de ´La Noche de los Cuchillos Largos´, era un lerdo, un simple bruto, irascible y tosco a más no poder. Heinrich Himmler era, como dijo Hugh Trevor-Roper en ´Los últimos días de Hitler´, un «creyente elemental» cuyos actos de despiadada crueldad no obedecían a frialdad de temple sino a «pobreza de sangre». El muy memo creía a pies juntillas todas las chifladuras teutónicas de la religión nazi, las majaderías wagnerianas, las chorreces rúnicas, el rosicrucianismo-para-gilipollas y ese irritante misticismo nórdico, tan dado a la palabrería grandilocuente. Era un tocho, en fin. Joseph Goebbels, por su parte, era un fanático inteligente, receta infalible para la más holocáustica de las catástrofes. Suyas eran las ideas de la «guerra total», «movilización total» y quizás incluso el Mákina Total. Era además un predicador eficacísimo y un radical insobornable. El único «intelectual» auténtico del Reich era, en suma, más peligroso que unas manoplas hechas de cuchillas de afeitar (cosidas por fuera). Rudolf Hess era más zopenco aún que Rohm; un tío incapaz de limpiarse el trasero sin consultar antes un manual de instrucciones. En los retratos, sus ojuelos de topillo quedan a la sombra de una única ceja colosal, protuberante y negruzca como una visera de contable. Y qué me dicen de Hermann Goering, creador de la Lutwaffe e inspirador de la Gestapo, que aunque no era tan acémila como Su Ceporridad (Hess), sí era un putero, un morfinómano arribista y corrupto, un «hombre entregado a la voluptuosidad, como un perfumado Nerón tocando la cítara mientras Roma ardía» (Trevor-Roper dixit). Y estaba loco como una cabra, al modo Heliogábalo. Himmler declaró que Goering pasaba su tiempo «tomando cocaína, envuelto en una toga y pintándose las uñas de rojo». No suena como la compañía ideal para alguien como AH, que ya no estaba muy fino. Y en cuanto a Jodl, Bormann, Berger, Keitel… Tiralevitas asquerosos y aduladores rastreros, del primero al último. Y los que no le besaban el culo a AH se frotaban las manos y preparaban el alfanjazo a traición: Schellenberg, el conde de Bernadotte, el cuñadísimo Fegelein (otra moraleja: nunca se fíen de los cuñados), y por supuesto Hess —que se esfumó en aquel aeroplano hacia Escocia—, Himmler y Goering, entre tantos otros. Yo no digo que no tuviesen razón; solo digo que como amigos eran un asquito. Excepto Albert Speer. Speer era el único que parecía tenerle un afecto sincero a Adolf. Lo que, a su vez, dice bastante poco de él: ¿quién podría haber trabado amistad con aquel zombi de vidriosos ojos vacíos, cenas macrobióticas y odio racista congénito? Menuda panda, macho.


El gran dictador, 1940. Imagen: Warner Home Video


2) No seas nihilista: 

Los expertos afirman que las soflamas apocalípticas que AH excretaba incesantemente durante los últimos días del búnker son la «auténtica voz del nazismo». Hitler no era un estadista al modo occidental ni un samurái confuciano, como ya se apunta en ´Los últimos días de Hitler´, y desde luego no era un buenazo como Gandhi o Epi (de Epi y Blas); su figura se parece más a la de los grandes maestros de la tierra calcinada y la destrucción atorrante: Atila, Gengis Khan, Galactus… Ese perfil de jerarca devastador. Al Führer lo que le ponía era arrasar, no la dominación mundial o el triunfo ario. Eso eran minucias. Lo de la «revolución permanente» hay que tomarlo al pie de la letra: Hitler era como el pastillero descerebrado que no quiere irse a dormir nunca, ni siquiera tras el undécimo after. Le chutaba incluso la autodestrucción, como al Lou Reed de 1974, y tomó con notable alborozo los primeros bombardeos al Berlín sitiado («¡Podemos ser destruidos, pero en ese caso arrastraremos con nosotros a todo el mundo envuelto en llamas!», berreaba, el muy pillado). Goebbels era igual, y eso es lo que les hace tan chungos: ese mesianismo turulato, que no ablandan ni cien almohadones. No se puede ir por la vida así, leñe; creo que estamos de acuerdo. Llega un momento en que el guerrero sensato desea descalzarse las botas de crujir, embutir los juanetes en un mullido par de babuchas, servirse la copa balón de Calvados y magrear a la parienta. Hitler no: lo suyo era el No-Pares-Sigue-Sigue hasta el traumatismo craneoencefálico y el armagedón universal. Y así le fue.


3) Ten sentido del humor: 

El nazismo era tan divertido como comerse una toalla ajena. Una toalla usada. De bidé. Alguien con un mínimo sentido del humor jamás se habría embarcado en serio en una cruzada tan risible, basada en esos bigotes imposibles, baluartes floridos, andares grotescos (John Cleese no tuvo que exagerar el paso de la oca para que fuese hilarante), esas filípicas flamígeras y plomizas, los mentones al aire y las pomposas poses (lo del Duce era para morirse de risa, no me jodan; y lo de Hitler también lo sería si no se hubiese cargado a medio planeta). 

Sí, el nazismo era más pomposo que Luis XIV declamando en latín ´La casa de hojas´ de Danielewski. Pretencioso e incomprensible y solemne como una teoría musical de Stockhausen. Y la solemnidad, por supuesto, es el perfecto opuesto del humor y todo lo que es guay en este buen mundo. El nazismo no solo era más feo que un plato de morros, desagradable y malicioso y de poca monta: era aburrido, monótono, pequeñoburgués. AH disfrutaba horrores con el arte nimio y los pastelillos de crema, era vegetariano a ultranza, un abstemio irreductible y un conversador privado más aburrido que la fotosíntesis en tiempo real. Y para colmo era el perro del hortelano: si él no bebía, nadie lo hacía (menuda farra, aquellas sobremesas de cuatro horas en el Berghof). Un puto aguafiestas, vaya. El mundo ideal de la religión nacionalsocialista era, así, monocromo, serio y estanco, sin especias ni chispa

Yo siempre he considerado el aburrimiento como totalitario, y a la gente aburrida como criptonazis pasivo-agresivos. Arréame con un extintor en la ingle, chaval, pero No. Me. Aburras. Recuerda que si ríes, el mundo reirá contigo, y todo eso.


El gran dictador, 1940. Fotografía: Warner Home Video.


4) No dejes que te dominen las viejas obsesiones: 

Es bien sabido que, de haber sido un estratega decente, Hitler podría haberse retirado de la guerra en términos favorables para Alemania. Pusilánimes comeyogures y pequineses falderos de la diplomacia internacional como Chamberlain o Daladier jamás le hubiesen obligado a devolver los Sudetes, Austria o demás territorios anexionados estilo Risk (con un par de tiradas de dados) cuando el berenjenal del anschluss (o anexión del «espacio vital» alemán). Hitler habría cumplido sus promesas políticas iniciales, y podría haberse perpetuado en el poder durante décadas, tan pancho él tras una serie de victorias blizkrieg tan impresionantes (en términos bélicos, quiero decir) como suertudas. O mirémoslo por otro costado: de haber resultado vencedor de la contienda, Hitler habría sido más o menos generoso con Inglaterra (declaró que estaba dispuesto a «garantizar el Imperio Británico») y tampoco conservaba demasiada inquina para con los galos, a los que solo planeaba aplastar una miaja hasta convertirles en una «nación de segundo orden» como Croacia, Eslovaquia u otros eriales ignotos donde el primer ministro es un tractor. Pero Adolf, queridos lectores, tenía una OBSESIÓN, y no es la que están pensando. Ni tampoco esa otra (sobre la sexualidad de Hitler un poco más abajo). La ojeriza mortífera a los judíos era capital en el Reich, sí, pero uno sospecha que obedecía a motivos tácticos —el «enemigo interior», etc.— y a tradiciones germánicas tan antañonas como vomitivas (el musgoso antisemitismo teutón es más viejo que la polka; medieval, como mínimo). No, la monomanía particular de Hitler tenía otro nombre: Rusia. Trevor-Roper (habrán intuido que es mi prefe) insiste en recordarnos el «básico significado antirruso» del nazismo. Para Rusia no valían diplomacias, ni siquiera conquistas al modo tradicional: Rusia debía ser vapuleada, violada rectal-y-bucalmente y esclavizadas las masas de «eslavos subhumanos» supervivientes. Y, de postre, exterminada cual plaga de pulgón. Relean Mein Kampf, o analicen el carácter místico-majara de las SS, o estudien los discursos de Himmler, ese babieca con sangre de horchata y cráneo ovoide: Rusia sale todo el rato. Si el Reich fuese una película sobre acosadores sexuales, habría una escena en que entramos en la casa del sospechoso y la encontramos completamente empapelada de fotos de Rusia en pelotas. La expansión hacia el este que tanto obsesionaba a AH explica el devenir del Tercer Reich, el resultado de la Segunda Guerra Mundial, incluso el tipo de muerte del Führer (los rusos le exhumaron y ocultaron su cadáver; quizás tras orinar sobre sus humeantes muñones). Rusia era la homérica obsesión de Hitler, causa de su insomnio y fuente primordial de sus espléndidas almorranas austríacas. Dicen que a AH nunca se le vio tan feliz como el día en que defecó sobre el pacto Ribbentrop-Molótov de no agresión ruso-germana y lanzó a los tanques contra la URSS. Su alivio debió resultar patente, aunque hoy en día no importe mucho (ya saben ustedes lo bien que fue Stalingrado). La moraleja se antoja meridiana, en todo caso: cuidado con las obsesiones, que las carga el diablo.


5) No abras un segundo frente: 

Ni en el trabajo ni en el amor. AH lo hizo con la Operación Barbarroja (la invasión de la URSS en julio de 1941), y miren cómo terminó aquella feliz idea. Muy poca gente puede mantener una zapatiesta a dos manos y contra dos adversarios a la vez: Obélix, Bud Spencer y para de contar. Enzarzarse en una bulla cuando ya estás enfrascado en otra es un acto condenado al más rotundo de los fracasos. La Operación Barbarroja es mi metáfora favorita para los insensatos que insisten en practicar este desaconsejable faux pas (modo de uso en conversación: «¿Cómo dices, Manuel María? ¿Que estabas peleado con tu esposa y ahora estás riñendo con tu amante? Joder, eso sí es una Operación Barbarroja de libro de estilo, tío»). No recuerdo muy bien lo que decía Sun-Tzu en ´El arte de la guerra´, pero debería existir un capítulo dedicado a esto: a compartimentar las batallas, y no emprenderla a guantazos con dos enemigos al alimón. Es una táctica excrementicia, como AH demostró sobradamente.


El gran dictador, 1940. Fotografía: Warner Home Video.


6) Mantén a los expertos cerca: 

En todos los aspectos de la vida, desde una calçotada a la construcción de una catedral, conviene tener alrededor a gente que sepa lo que se va a hacer. Expertos. Profesionales. Fulanos que tienen un trabajo encomendado y saben realizarlo con oficio y gracia. Hitler, que era un ególatra tarado, un visionario-cegato y un pajillero infeliz con manía persecutoria, hizo todo lo contrario: fue cesando uno a uno a todo aquel que tenía idea de algo, tanto en la diplomacia como en el campo de batalla, hasta quedarse rodeado exclusivamente de curanderos, lameculos e incapaces. En serio que el escenario de los últimos meses de Hitler es un quién-es-quién de los tíos más inútiles, arteros y soplapollas del país. De sobra conocido es que las grandes victorias militares de AH se debieron a pura suerte del principiante y arrojo del mochales (y estulticia del enemigo). Por desgracia, fueron esas mismas victorias relámpago las que convencieron al Guía del Pueblo Alemán de que era una eminencia en el arte de la guerra, lo que le llevó a enemistarse con —y luego diezmar a— su Estado Mayor. Ustedes ya saben lo que sucedió después, porque han visto ´El hundimiento´: un demente hebefrénico pegando alaridos y reclamando movimientos de pinza a ejércitos que solo existen en sus ensoñaciones de belladona, sobre un mapa bélico imaginario y ante una trémula cohorte de los generales más apocados y estultos de la Wehrmacht (los únicos que no ensombrecerían su «genio»). Moraleja: no puede uno saber de todo, y de vez en cuando hay que encomendarse a los expertos. Aparte de que es un gesto de humildad y nobleza: delegar en quien controla, y no ir de listeras por el mundo como hizo Adolf.


7) No tomes un montón de drogas: 

Lo de la belladona no era una de mis espléndidas hipérboles: Hitler realmente iba empapuzado de narcóticos la mayor parte del tiempo. Es curioso cuán familiares resultan los casos de Elvis Presley, Sid Vicious o Keith Moon comparados con el apetito narcótico del Führer. Sí, amigos: el destino del pueblo alemán estuvo durante una década y pico en las manos de un mostrenco que iba más pasado que Peter Tosh el día de la independencia de Jamaica. ¿Sabía el volk que su líder espiritual era una especie de Shaun Ryder en gesticulante, pichafloja y antisemita? De ser así quizás no le habrían seguido de esa forma tan poco meditada. En honor a la verdad hay que decir que —como le sucedió a Elvis— Hitler no sabía lo ciego que iba por estos mundos de Dios. El muy iluso creía que todo aquello eran «vitaminas». La culpa hay que echársela al doctor Morell, quizás el personaje más repulsivo y odioso y rastrero del Reich (y créanme: la competición era dura). Trevor-Roper, un hombre por lo demás comedido en sus afirmaciones, dice de él que era un hechicero «de hablar poco articulado y con las costumbres higiénicas de un cerdo». Una lista casi completa de las drogas que Morell inyectó a Hitler contenía veintiocho tipos de narcóticos, estimulantes y afrodisíacos. En los dos últimos años, Hitler «se inyectaba a diario». Morell también le suministraba algo conocido como «Píldoras antigas del Doctor Koester», compuestas de estricnina y belladona, un mejunje para combatir la flatulencia hitleriana (no me lo invento) que convertiría a cualquiera en una especie de tambaleante fauno de ojos enloquecidos y pito morcillón. A la luz de estos descubrimientos, su comportamiento empieza a cobrar otro cariz: ¡Hitler iba alto! ¡Por eso hacía y decía esas insensateces! Un par de sus últimas ofensivas las dirigió más enchufado que un roadie de Grateful Dead. ¿Cómo no prever el batacazo existencial que les esperaba como pueblo y potencia mundial? Simplemente di NO, Adolf.


El gran dictador, 1940. Fotografía: Warner Home Video.


8) Conoce tus talentos: 

Del mismo modo que el simplón de AH era incapaz de aceptar que no era Alejandro Magno ni Federico el Grande, y que lo de la rendición de la Francia obedecía más a la pobre defensa gabacha que a su propia maestría como estratega, el amigo también se resistía a creer que no era Van Gogh o Pieter Brueghel el ´Viejo´ Es de juzgado de guardia, pero AH, en su puro desquicie, se creía dotado de un gran talento artístico (Alan Bullock, en su ´Hitler: a study in tiranny´, dijo que Hitler tenía «el temperamento de un artista sin nada del talento, la formación o la energía creativa»). Ustedes saben bien que la mayoría de la gente que cree poseer un gran talento no tiene una mierda: solo visiten la galería de arte o disquería más próxima. Hitler era así. Tomemos su legado pictórico, recuperado de su imberbe etapa vienesa: una colección de grandes cagarrutas postalicias de pintamonas ramblero, y unas cuantas acuarelas con menos vida que un palomo espachurrado en el asfalto. Casi sin humanos: solo fríos mondongos rectilíneos de cemento y ladrillo sin alma (el símil con su corazón se antoja inevitable, pero no lo haré). Es bien sabido que el categórico rechazo de la Academia de Artes de Viena le sumió en el más resentido y miasmático de los infiernos de la paranoia. Y sin embargo, podría haber sido todo tan distinto… Cada vez que escucho el lugar común de «¿Qué harías si tuvieses una máquina del tiempo? Matar a Hitler» no puedo evitar pensar que con un sello de Aprobado en Viena ya habría bastado. No iba a ser el primer inútil calentando plaza en una universidad, y nos habríamos ahorrado Treblinka.


9) Intenta ser un padre decente: 

Lo de AH es de manual. Realmente su padre era un gran bastardo: les presento a Alois Hitler: es ese merluzo, el que tiene una cara de puerco airado más cómicamente exagerada que el bulldog de Tom y Jerry tras haberse sentado sobre sus propios colgajos. Los comienzos ya eran aciagos: Alois era hijo ilegítimo (lo de bastardo no era por faltar). También era un vagazo (Hitler heredaría ese rasgo) que terminó de abúlico agente de aduanas en la alta Austria, y casóse tres veces. Sus dos anteriores mujeres murieron mientras él engendraba algún que otro bastardo más. Klara Hitler, su tercera esposa, era veintitrés años más joven que él (AH demostró haber heredado también este cuestionable eslabón de ADN cuando se enamoró de Geli Raubal, ¡su sobrina de diecisiete años!). En ´Hitler The Private Man´ (el documental de 1995) subrayaban lo borrico que era Alois y lo santa que era Klara, pero Ian Kershaw o Alan Bullock no le dan tanta importancia al asunto. Bullock aduce simplemente que era «duro, antipático y tenía mal genio». A Hitler le chiflaba repetir (en el Mein Kampf, y en múltiples discursos) que su padre se opuso de manera tajante a su carrera de artista, pero los hechos demuestran que esto no fue así (para empezar, Alois murió cuando AH tenía catorce años). Simplemente, Adolf no tuvo los santos cojones de aceptar aquel vistoso cate en Bellas Artes y dedicarse a la arquitectura (sugerencia de sus tutores), porque era un holgazán y odiaba aplicarse en nada que implicara el más mínimo esfuerzo. Pero en fin: lo cortés no quita lo valiente. Alois Hitler era un patán indolente, un airado adefesio con rasgos simiescos y una figura paterna apestosa en lo moral y lo afectivo. Y de tal palo…


El gran dictador, 1940. Fotografía: Warner Home Video.


10) Folla: Sí. 

En la medida de lo posible, amigo mío, intenta fornicar (con algo de dulzura y amor, si no es mucho pedir). La sexualidad de Hitler ocupa un nada desdeñable espacio de la red (googleen «Hitler Sex Life»), aunque mucho de lo que se dice son embustes. Para empezar, lo de que AH era un «coprófilo impotente» (pasión por los zurullos + flacidez penil) solo aparece en un informe de 1943 de los servicios estratégicos estadounidenses (OSS), y resulta que lo habían oído de Otto Strasser. Ah, súper: esa sí es una fuente fiable: el opositor principal a Hitler en la rama «izquierdista» (no era nada izquierdista) del NSDAP, declarado por Goebbels enemigo público del Reich, que había sufrido el asesinato político de su hermano Gregor en aquella cuchillesca noche y que tuvo que exiliarse de Alemania en 1933, y luego pasó el resto de su vida mentándole la madre a Hitler… Este es el pájaro ecuánime y objetivo que puede ofrecernos una versión equilibrada de la vida amatoria del Führer. A ver: que AH no era Giacomo Casanova salta a la vista. Un psicópata neurasténico y megalómano difícilmente va a clasificarse como mejor amante de la historia, de eso no cabe duda, pero lo cierto es que no existen pruebas de lo que sucedía en la privacidad de su alcoba. Hitler y Eva Braun (a quien Speer, asaz agudo él, definió como «la futura gran decepción de los historiadores») dormían en habitaciones separadas pero compartían baño, y la pícara Braun había afirmado alguna vez que si tal o tal sofá «pudiesen contar lo que ha sucedido en ellos…». Espero que nunca lo hagan, pues una descripción del culo grisáceo de Hitler bombeando entre las piernas de la mujer más sosa y pánfila de toda Baviera es lo último que necesito escuchar antes del desayuno. En resumen: todo apunta a que Hitler era un malfollao. Y miren lo que pasó luego.


11) No tengas complejo de mesías: 

Parece sensato afirmar que, dejando de lado su cargante tendencia a expresarse en parábolas (Pedro: «¿Tienes a mano el pasaporte, Jesús? Están a punto de chapar el check-in, tío». Jesús de Nazaret: «Una zorra se topó una vez con un leproso, y le espetó: bienaventurados los portadores de documento de identidad, fuere este permiso de conducción o DNI, pues ellos…». Pedro: «Vale, julay, déjalo. Ya han cerrado la puerta de embarque»), JC era un tipo harto molante. Algún accesillo de ciega ira destructiva le agarraba (con los incautos mercachifles del templo, por ejemplo), como a todos puede sucedernos en un mal día, pero en general parecía un piernas bondadoso, bienintencionado y capaz de practicar esquí acuático sin tabla, lancha ni leches. Lo jodido, claro, es la gente que padece complejo de mesías sin nada de la benignidad o la capacidad piscimultiplicatoria del Salvador, y para colmo impulsados en exclusiva por intenciones aviesas; como Bono Vox, José María Aznar o aquel par de miserables de Twitter. ¿Hay algo peor que un santurrón sin nada de la santidad? Hitler se tomaba a sí mismo muy en serio (signo inconfundible de los imbéciles de espíritu) y estaba convencido que su destino era salvarnos. Exterminándonos un montón, eso sí, si éramos judíos, gays, anarquistas, socialistas, socialdemócratas, mods o rockers, morenos con el cabello acaracolado y nariz aguileña, usuarios de aceite de oliva, reparadores de acordeones con tendencia a la bizquera, fans zurdos del waterpolo, funambulistas palentinos, miembros del foro Club Rubik Catalunya y, resumiendo, TODO EL MUNDO QUE NO FUESE ÉL. Así que, Hitlerín: no nos salves, majo. Dedícate a sacarle el polvo al felpudo de la Braun, o a la cría y manutención de tortuguitas domésticas, o al perfeccionamiento de la decoración de cupcakes. Mártires, ya lo saben: los justos.


El gran dictador, 1940. Fotografía: Warner Home Video.


05 julio 2020

Eso estuvo demasiado cerca ... Cinco veces en que la guerra nuclear NO estalló



Test de armas nucleares en 1958 (Never Was Magazine)


Por Andy Cooke

Título original en inglés
That Was Too Close... 
Five times Nuclear war DIDN'T break out



Faltan dos minutos para la medianoche, cuando escribo este artículo. 
También son las ocho de la noche, horario de verano británico.


La primera declaración es del Boletín de los Científicos Atómicos, y se refiere a lo cerca que estamos, como especie, del fin del mundo. El segundo es, más prosaicamente, el tiempo real.

El Reloj del Juicio Final se inventó en 1947 y se estableció en siete minutos para la medianoche. Para 1949, faltaban tres minutos para la medianoche; en 1953, llegamos a dos minutos para la medianoche. Desde entonces, se ha alejado (hasta diecisiete minutos de la medianoche en 1991) y ha regresado nuevamente. 


Con Trump, Putin, los disturbios de Medio Oriente, las tensiones en Cachemira, junto con las preocupaciones sobre el cambio climático, estamos tan cerca del final como lo hemos estado siempre.

Cuando estás tan cerca del Armagedón, la mala suerte puede llevarte al límite. Casi lo han hecho en el pasado. Una vez más, como con muchos de mis artículos, he tenido dificultades para mantener el número en cinco. Utilicé mi método estándar para ver qué evento tenía la mayor probabilidad de cambiar la historia, tanto en probabilidad como en impacto.  

(Me he saltado algunos incidentes en los que sentí que las precauciones tomadas probablemente detendrían el estallido de la guerra, pero aprendimos de ellos. Por ejemplo, NO deje cintas de entrenamiento en equipos en vivo sin decirle al próximo turno, a menos que quiera que miren fijamente horrorizados ante las pantallas que les dicen que cientos de misiles están llegando al Polo)


El SIOP




Gran parte del impacto potencial de una falla cercana gira en torno a algo llamado SIOP: el Plan Operativo Único Integrado. A fines de 1960, fue creado por el personal de defensa de los Estados Unidos, es decir, el plan de guerra de Estados Unidos. Existe para especificar los objetivos nucleares y para dictar cuándo, cómo, dónde y quién atacaría cada objetivo, sería un plan unificado y conjunto, integrando completamente todas las armas de los militares y trabajando en estrecha colaboración con los aliados (por ejemplo, en su primera versión, el Reino Unido destruiría tres bases aéreas, seis objetivos de defensa aérea y cuarenta y ocho ciudades).

Debido al daño asombroso que podría ser causado por un primer ataque, Estados Unidos no esperaría a que las bombas golpearan antes de lanzar su propio ataque, sino que "lanzarían una advertencia" (la filosofía de "usarlos o perderlos").

Es importante destacar que las primeras versiones del SIOP fueron inflexibles y deterministas. Hubo intentos fallidos de incluir opciones como "Opciones Nucleares Limitadas" y "Opciones Nucleares Regionales", pero año tras año, nadie pudo domar el SIOP. Se intentaron introducir pasos de escalada, pero, en la práctica, estos habrían tenido una eficacia cuestionable y limitada. En esencia, cuando el SIOP se activara, el mundo se acabaría.

Sin embargo, en 1991, el jefe entrante del Comando Aéreo Estratégico, el General Butler, echó un vistazo al SIOP que había heredado y se opuso:


"Con la posible excepción del plan de guerra nuclear soviética", dijo, "este fue el documento más absurdo e irresponsable que jamás haya revisado en mi vida. Llegué a apreciar plenamente ... escapamos de la Guerra Fría sin un holocausto nuclear por alguna combinación de habilidad, suerte e intervención divina, y sospecho que este último en mayor proporción".

Desgarró el documento, eliminando el 75% de los objetivos, introdujo una filosofía de focalización genuinamente flexible y finalmente la domesticó.

Esto significa que entre 1961 y 1991, el impacto de un disparador accidental era mayor y esto se refleja a continuación.


5. Octubre 1960 - La salida de la luna sobre Noruega no da como resultado el holocausto nuclear



La primera falsa alarma grave se produjo poco antes de que el SIOP estuviera listo y justo después de que se pusiera en funcionamiento la primera instalación BMEWS (Sistema de alerta temprana de misiles balísticos) en Groenlandia.  

Sucedió mientras se mostraba a algunos hombres de negocios alrededor del NORAD y se les explicaron los niveles de amenaza: Si el número 1 parpadeaba en rojo, objetos no identificados venían hacia los EE. UU. Si subía a 3, el nivel de amenaza se confirmaba como "alto" y se notificaría a los miembros de mayor rango del ejército. El número 5 era máximo, lo que significa que estaba 99.9% seguro de que Estados Unidos estaba bajo ataque.


Un groenlandés con su trineo mira los radares de la base aérea de Thule, 1966 (NF/Never Was Magazine)


Como si fuera una señal, el número parpadeó 1 . Y comenzó a subir. Al llegar al 4 los oficiales del NORAD entraron corriendo; al 5 los hombres de negocios fueron escoltados.  

El Estado Mayor Conjunto (todos conectados por teléfono) tuvo algunos minutos para tomar una decisión. Las docenas de misiles soviéticos impactarían y eso sería todo. Entonces, el vicecomandante de NORAD tuvo un pensamiento. "¿Dónde está Khruschev?" preguntó.

"Está en Nueva York en la ONU".

Inmediatamente concluyeron que ni siquiera la URSS atacaría a su propio líder y se retiraron. Al final resultó que, un análisis posterior descubrió que el radar BMEWS había interpretado la Luna en ascenso lento, escalando sobre Noruega, como un ataque nuclear soviético.


4. 1985 hasta nuestros días: "Perimeter" no desencadena una guerra nuclear automática

 
Imagen de "Michael" en Wikimedia Commons, licenciada bajo la licencia Creative Commons Attribution 3.0 Unported.

La mayoría de mis artículos tienen un elemento de estilo "categoría", un problema general que podría haber causado el desastre en cualquier momento. El sistema "Perimeter" soviético (también conocido, poéticamente, como "mano muerta") fue uno de ellos.

La Unión Soviética tenía una estructura de comando rígidamente centralizada. Lo cual, por supuesto, lo hizo muy vulnerable a un ataque de decapitación. ¿Podrían realmente tomar represalias después de un primer ataque estadounidense?


Concepto artístico de 1982 de un misil balístico intercontinental soviético con múltiples vehículos de reentrada dirigibles independientemente. Soviet MIRV -Ilustración. Never Was Magazine.

Para 1985, habían completado su sistema perimetral, una red de sensores y computadoras que podrían activar automáticamente el lanzamiento de sus ICBM. La ´Mano Muerta´ se activaría si el Estado Mayor soviético creía que un ataque estadounidense era inminente. Razonaron que esto les daría más oportunidades de investigar posibles falsas alarmas, reduciendo la necesidad de lanzar una advertencia. Desafortunadamente, sin embargo, cualquier posibilidad de una guerra limitada podría morder el polvo: no se programó con pausas o negociaciones.

Y, al igual que Doomsday Machine en Dr. Strangelove, se mantuvo en secreto.

Si se activara y los sensores detectaran explosiones nucleares en suelo soviético (o, lo que es más importante, creyeran que lo habían detectado), la línea del Estado Mayor se cortaría (lo que no era desconocido), eso era todo.

Al momento de escribir, Perimeter todavía se está operativo, según se cree. Con suerte, ahora tiene más flexibilidad.


3. Noviembre de 1961: la pérdida de contacto con sitios clave no causa (bastante) una guerra nuclear



Técnicos de la Fuerza Aérea trabajando en la Sala de Operaciones Tácticas del Sistema de Alerta Temprana de Misiles Balísticos en la Base Aérea de Thule, Groenlandia, 24 de octubre de 1984 (USAF). Never Was Magazine

El sistema de comando y control había sido, desde el principio, una fuente de considerable preocupación para los Estados Unidos. Los primeros intentos de probar el envío de una señal de lanzamiento fueron menos que convincentes: el primer sistema de teletipo de prueba tardó casi cinco horas en pasar. Ese tipo de retraso hizo que cualquier respuesta contra un primer golpe fuera inverosímil.


Los instintos del general Curtis LeMay, belicoso comandante del Comando Aéreo Estratégico de 1948-1957 buscaban la defensa a través de una ofensiva superior, para disuadir a través de la señalización de una verdadera voluntad de contraatacar a la menor provocación. Su sucesor, el general Thomas S. Powers, estaba hecho a la misma medida.

La falta de información confiable en tiempo real frustraba a ambos hombres: hasta mediados de los años sesenta, la información que se exhibía en la sede de SAC se retrasó entre una y seis horas. La primera señal confiable que los soviéticos estaban atacando podría ser la pérdida de señales de las estaciones clave.

El 20 de noviembre de 1961, justo antes del amanecer, la sede de SAC perdió contacto con el radar BMEWS en Thule sin previo aviso. Todos los circuitos de alerta temprana estaban fuera. Las comunicaciones de voz redundantes de respaldo estaban todas fuera.

Inmediatamente, trataron de comunicarse con la sede de NORAD en Colorado Springs en la "línea directa" para averiguar qué podía estar mal. La línea estaba muerta.  

Ambos sitios estaban lógicamente en la parte superior de la cadena para un ataque de decapitación. Estaban usando todos los circuitos redundantes: las posibilidades de que todos fallaran simultáneamente eran insignificantes. SAC ordenó a toda la fuerza de alerta que se preparara para el despegue y el SIOP comenzó a funcionar. Klaxons rugió, cientos de pilotos corrieron a sus aviones. 

Entonces la orden fue cancelada. El "monitor Thule", la última línea de defensa de comunicaciones, un B-52 que volaba permanentemente alrededor de Thule, logró ponerse en contacto con Thule y la sede de SAC simultáneamente, demostrando que era una falsa alarma. Una investigación posterior descubrió que AT&T había escatimado en los circuitos redundantes que habían prometido proporcionar: todos los enlaces fallidos pasaban por un solo interruptor en Colorado, que había fallado.

2. Septiembre 1983 - Stanislav Petrov no sigue las órdenes

 

A principios de los años ochenta, las tensiones entre Occidente y el Pacto de Varsovia aumentaron. Estados Unidos, bajo Reagan, comenzó "operaciones de guerra psicológica" contra la URSS. En 1981, Yuri Andropov le dijo al Politburó que estaba seguro de que Estados Unidos estaba planeando un primer ataque. Los aviones estadounidenses volaron deliberadamente en el espacio aéreo de la URSS y se despegaban en el último momento, una y otra vez, varias veces a la semana, 1981 se convirtió en 1982, Brezhnev murió y Andropov se hizo cargo en 1983. Esto fue, obviamente, para los soviéticos un intento de acostumbrarlos a las violaciones cercanas; un día, los aviones vendrían directo. Redoblaron su trabajo en Perimeter y contuvieron la respiración.

A principios de septiembre de 1983, las fuerzas aéreas soviéticas derribaron el vuelo Korean Air 007. Pensarían que era un error entendible, dada la implacable provocación de Occidente. Pero los estadounidenses parecían intensificar su retórica.


Luego, la noche del 26 de septiembre, el teniente coronel Stanislav Petrov estaba de guardia en el Centro de Comando de las fuerzas nucleares soviéticas y observó con horror cómo el sistema de alerta temprana informaba un lanzamiento de ICBM desde los Estados Unidos. Subiendo hacia el cielo hacia la Unión Soviética, ¿podría ser una falsa alarma?

Petrov retuvo su mano, luego se observó otro lanzamiento. Y otro. Y otro. Y otro.

Sus órdenes eran claras: informar esto a sus superiores, incluido el nervioso Andropov. Sin embargo, sus superiores estaban casi seguros de ordenar una respuesta inmediata.

Petrov decidió que cinco misiles eran muy pocos y se negó a pasar la información por la cadena de mando, afirmando que tenía que ser una falsa alarma. Bueno, varias falsas alarmas, simultáneamente. ¿No?

Él estaba en lo correcto. Los satélites de alerta temprana habían interpretado el reflejo del sol desde las nubes como un lanzamiento. Repetidamente.



1. Octubre 1962 - La crisis de los misiles cubanos de alguna manera termina pacíficamente


El embajador estadounidense ante las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, presenta evidencia de la presencia de misiles soviéticos en Cuba ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en Nueva York, 25 de octubre de 1962 (ONU). Cita del Never Was Magazine.


Realmente no había muchas dudas sobre cuál debería ser el número uno para este artículo. La crisis de los misiles cubanos ha tenido miles de páginas escritas al respecto y posiblemente fue la más cercana a la guerra nuclear.

El despliegue de misiles nucleares a Cuba por parte de los soviéticos en 1962 fue visto como un claro intento de acercar los misiles de primer ataque a los Estados Unidos. Las armas no estarían protegidas por silos y serían totalmente vulnerables, y por lo tanto, lógicamente, solo serían útiles para un primer ataque.  

La URSS quería que se eliminaran los misiles estadounidenses Júpiter en Turquía (igualmente vulnerables, y usando la misma lógica). Ninguna de las partes estaba dispuesta a mostrar debilidad entre sí y frente al mundo, por lo que ninguna de las dos retrocedía.

Las fuerzas estadounidenses se trasladaron a DEFCON 3, preparándose para la guerra. Los submarinos nucleares salieron del puerto, SAC dispersó cientos de bombarderos a sus sitios de preparación para la guerra, los cargó con armas termonucleares, y sus tripulaciones dormían junto a ellos, listos para despegar con casi cero aviso. Todos los días, alrededor de 65 bombarderos B-52 despegaban y orbitaban cerca de la Unión Soviética, listos para comenzar sus ataques.

Luego se trasladaron a DEFCON 2, un paso debajo de "La guerra es inminente".  

El 27 de octubre, cuando se intercambiaron demandas entre Khrushchev y Kennedy, los asesores de Kennedy se convencieron de que Khrushchev estaba mintiendo cuando ofreció retirar los misiles a cambio de concesiones, ya que dos mensajes de él, muy juntos, tenían tonos muy diferentes. MacNamara, Secretario de Defensa, presionó por un ataque aéreo contra los misiles. El Jefe del Estado Mayor Conjunto recomendó un ataque a gran escala.

Luego, un avión espía U-2 fue derribado sobre Cuba y el piloto murió. La presión sobre Kennedy aumentó. Cuba instó a la Unión Soviética a responder con armas nucleares si Cuba era atacada; Estados Unidos advirtió a sus aliados de la OTAN que la acción probablemente era inminente; La CIA informó que los misiles soviéticos en Cuba estaban operativos y listos para la acción.


Vasili Arkhipov

Un submarino soviético se ubicó cerca de Cuba el mismo día y la Marina de EEUU comenzó a lanzar cargas de profundidad para obligarlo a salir a la superficie, a pesar de estar en aguas internacionales. Los oficiales en el submarino, fuera de contacto con Moscú, supusieron que la guerra había estallado. Su capitán decidió lanzar un torpedo nuclear. El oficial político estuvo de acuerdo. Esto normalmente era suficiente, pero el segundo al mando del submarino, Vasili Arkhipov, también era el comandante de la flotilla, y esto significaba que su consentimiento, inusualmente, también era necesario. Y él no estuvo de acuerdo. Resistiendo la presión sostenida de los otros dos, Arkhipov se negó a permitir que se diera la orden, y finalmente retrocedieron.

Y luego, de alguna manera, todos los demás se calmaron y se evitó la guerra.


Notas:

Toda la información en este artículo se obtuvo de fuentes abiertas, gran parte del libro Command and Control de Eric Schlosser, así como de otras fuentes como Chatham House y la Union of Concerned Scientists.

Fuente original:


Never Was Magazine para algunas notas a pie de foto, fotografías e ilustración de portada.

30 junio 2020

Cecil Rhodes y el dominio global: Imperialismo, diamantes, poder, sociedades secretas


Creadores y rompedores de imperios, tutula esta ilustración de Vanity Fair sobre la investigación de la Cámara de los Comunes ante la denominada incursión de Jameson, noviembre de 1897 (Sudáfrica). Sir William Harcourt (segundo desde la derecha) intentó usar la incursión para atacar la posición de Cecil Rhodes (centro).


"Tenemos que encontrar nuevas tierras de las que fácilmente podamos obtener materias primas, y al mismo tiempo explotar la mano de obra esclava tan barata disponible de los naturales de las colonias. Las colonias también se prestarían como vertedero para los excedentes producidos en nuestras fábricas". Cecil Rhodes


Parte I

por Tito Andino U.

Cecil Rhodes es uno de los personajes históricos ingleses más estudiados desde fines del siglo XIX en el mundo anglosajón y muy popular en las teorías conspirativas en lengua castellana del siglo XX (e inglesa, obviamente).

Sobre Rhodes se han escrito tantos libros, biografías, documentales y artículos fácilmente accesibles, aunque pocas son las ediciones en castellano. En algunos círculos suele afirmarse que Rhodes fue un ser "misterioso", sobre él se ensayan diversas especulaciones y teorías, la mayoría suele rayar en lo absurdo, la llamada conspiranoia.



Uno de los últimos libros que se publicaron sobre él es "CECIL RHODES. Flawed Colossus", de Brian Roberts (Cecil Rhodes. Coloso defectuoso), de Kindle Edition, 2015, en resumen se dice que "Rhodes vivió solo para sus planes y disfrutó la vida como una bala de cañón disfruta del espacio, viajando a su objetivo a ciegas y extendiendo la ruina en su camino". Un gran hombre, sin duda, por haber prestado un inmenso servicio a su país, pero la humanidad no está muy en deuda con él. El más reciente libro data del 2018, es una redición ampliamente revisada e ilustrada de Ian D. Colvin, "Cecil Rhodes. New Ilustrated Edition", Ostara Publications (2018).

Para Roberts (Flawed Colossus), Cecil Rhodes debe ser visto como el "héroe" del imperialismo, bajo esa perspectiva se examinan los tremendos cambios que han tenido lugar desde que el Imperio Británico estaba en su apogeo. La reevaluación de la figura de Rhodes por parte de Brain Roberts se enfoca en el hombre, más que en el político o la política. El autor demuestra que Rhodes era despiadado, enérgico, idealista, un producto de su tiempo.


Como biografías de Rhodes, las únicas fueron realizadas por Basil Williams y Neil Bates, las dos llevan por título "Cecil Rhodes" y son de 1921 y 1971, respectivamente, los críticos e investigadores concluyen que se basan en descripciones imprecisas y testimoniales de los íntimos de Rhodes. Una mejor descripción de Rhodes y sus actividades se aprecia con H.L. Wesselings "Divide and Conquer" (1991) y Martin Bossenbroek en su galardonada e igualmente legible "The Boer War" (2012).



Algunas de las muchas publicaciones sobre Cecil Rhodes y su influencia en la expansión del Imperio Británico en África.

Qué más podemos añadir sobre éste influyente inglés de la política y los negocios, sobre quien pesan algunos cuestionamientos no tan esclarecidos como una homosexualidad reprimida, sus ideas sobre la superioridad racial, su exagerado respeto por la educación de Oxford, su brutalidad con los pueblos nativos de África, sus artimañas financieras, hasta la creación a título póstumo de estados en lo que fueran sus dominios territoriales privados y de sus socios en Sudáfrica, como la no reconocida - Rhodesia-, que sirvió de base para que la ex colonia británica denominada Rodhesia del Sur desde 1923, un amplio territorio ocupado y administrado por varias empresas privadas británicas concesionarias de la Compañía Británica de Sudáfrica, pretenda vida jurídica y desate conflictos armados con sus vecinos. 

Hubo un tiempo que parte de la actual Sudáfrica era conocida como Transvaal, y sus colonos provenientes de los Países Bajos alquilaron a una empresa, la Compañía Británica de Sudáfrica, territorios al norte de Transvaal. Esa Compañía estaba dirigida por un tal Cecil Rhodes, quien al mando de la llamada "Columna Pionera" gobernarían esos territorios hasta inicios de los años 20 del siglo pasado (Rhodes había ya fallecido a inicios de siglo). La Compañia de Rhodes vio revocada su concesión en 1923, pero eso no impidió que apareciera Rhodesia del Sur con un autogobierno y legislatura propia. 

- No es novedad que Rhodes fue uno de los "pioneros" del apartheid, fue precisamente a él a quien se debe la primera legislación del apartheid. En 1890, Rhodes se convirtió en Primer Ministro de la Colonia del Cabo, acercándose a la cima de su poder. Expande sus viejas "amistades" en "el conjunto de unidades superpuestas que gobiernan a De Beers, la Compañía Británica de Sudáfrica y el Gobierno del Cabo" (según el historiador Colin Newbury). Gracias a su poder casi dictatorial, Rhodes puede dictar leyes discriminatorias por medio del parlamento, como la BSAC, la Ley "Glenn Gray" de Rhodes de 1884. Esa ley se considera un precursor temprano de la ley de apartheid sudafricana. Ese hecho deja en claro la influencia de Rhodes y su amplio círculo de socios en la aun vigente y dolorosa relación entre el gran capital y el trabajador en Sudáfirca, entre  el blanco y el negro.



Los trabajadores nativos del África se veían obligados a permanecer en un área cerrada alrededor de las minas. Kimberley, 1901. Foto HH / Corbis.

- Tampoco se desconoce que Cecil Rhodes amasó una gran fortuna explotando la industria de los diamantes de sangre en África. Son las minas de diamantes de Kimberley (Sudáfrica), que aun en la actualidad representa casi el 90% del comercio mundial del diamante, la base de la riqueza de Rhodes. Desde Kimberley brotaron las raíces de una red de políticos británicos unidos a los comerciantes y banqueros que en el presente siguen manteniendo ese inseparable lazo

-  Rhodes a más de su destacado rol en la perdurable y lucrativa red de extracción de los diamantes sangrientos utilizó su habilidad comercial y sus influyentes contactos para emprender una próspera carrera política que le permitió ser dueño y señor de su propia colonia, es decir un "estado privado" en África, con la bendición de la Corona Británica, que llegaría a bautizarse en su honor, mucho después de su muerte, como  Rodhesia, un estado de facto entre 1965-1979 (Zimbabwe desde 1980). 

- La compañía De Beers, fundada por Rhodes y otros, logró obtener apoyo financiero de un señor de Londres, Rothchild, el banquero de uno de los socios de Rhodes, Alfred Beit. El dinero ganado con la explotación de esclavos y los diamantes sangrientos, se canalizó a través de Rodhes mediante nuevas compañías como "Consolidated Gold Fields", dedicada a la explotación de los yacimientos de oro en Transvaal; y, la infame "British Africa Company" (BSAC).

- Muchos consideran a Rhodes un megalómano, y conforme con un titular de prensa se obsesionó con un plan casi imposible para su época (y en la actualidad por cuestiones geoestratégicas): unir el continente africano de norte a sur con una línea de ferrocarril exclusivamente británico explotada por los británicos (Sobre ello el artículo "Un tren en África para el supremacista Cecil Rhodes", enlace en las notas al final del artículo).

El interesante Foro Imperial y Global (2015), discutió: ¿Cuál era la naturaleza de la expansión imperial británica? ¿Constituyó el imperialismo británico una forma de globalización? Simon Mackley  de la Universidad de Exeter, basándose en su investigación sobre la cuestión sudafricana en la era victoriana y eduardiana, busca abordar la primera pregunta analizando la crítica liberal de la Compañía Británica de Sudáfrica tras la incursión de Jameson de 1895, y la forma de imperialismo que supuestamente representaba. A finales de 1895, las fuerzas de la British South African Company (BSAC), bajo la dirección de Cecil Rhodes, lanzaron un intento de invasión y golpe de estado contra la República Sudafricana. La acción, que se conoció como la incursión Jameson, fue un fracaso total, pero las consecuencias políticas en Gran Bretaña fueron inmensas, con un enfoque particular en la relación entre Chartered Company y la conspiración. Es difícil entender la naturaleza de la expansión imperial británica a lo largo de su historia, pero ese hecho (incursión Jameson) fue uno de los precursores de la Guerra de Sudáfrica de 1899-1902. Esa incursión en sí misma no proporcionó ganancias territoriales para el Imperio y, de hecho debilitó la posición británica en la región. Pero queda demostrado cómo la Gran Bretaña y la expansión del Imperio y las fuerzas del imperialismo han venido operando.


El Imperio Británico en 1886, en color rosa, que era el color con el que se marcaban los dominios británicos en los mapas de la época.

Dado los antecedentes citados, no valdría la pena insistir con un relato sobre la vida y acciones de Cecil Rhodes, no hace falta, la voluminosa literatura, decenas, por no decir cientos de artículos en internet ya de por sí redundan en la cuestión central del poder e influencia que ejerció en la consolidación y ampliación del Imperio Británico, la máxima potencia mundial en su época y hasta el presente protagonista encubierto en las grandes cuestiones económicas del mundo.


Sociedades Secretas de por medio?

Una imprescindible aclaración. Cecil John Rhodes ha sido tildado de "judío" o "sionista", a pesar de que en su tiempo el sionismo político aun estaba siendo diseñado y perfeccionado como instrumento de batalla en los planes de la Corona Británica. Nuestro personaje vió luz el 5 de julio de 1853 en Bishop's Stortford, noreste de Londres, hijo de un sacerdote anglicano, Francis William Rhodes y su segunda esposa, Louisa Peacock (detalle aclaratorio ya que es común encontrarnos con la historia del "judío" Rhodes dentro del marco de la gran conspiración "judeo-masónica, todavía muy popular en internet). 

Cecil Rhodes no era nada conocido, ni un hombre rico, ni de familia pudiente. En 1868, con 17 años se aventuró junto a su hermano mayor Herbert a la colonia británica de Natal (actual Sudáfrica) para probar suerte en los cultivos de algodón. El joven Cecil trabajó de todo, desde heladero hasta extractor de agua en las minas de diamantes. Fue su don de palabra lo que le permitió relacionarse con los comerciantes del diamante. Su única motivación era hacer dinero, mucho dinero, pero lo de los diamantes no vino de inmediato... 

Un magnífico libro devela algunos de los misterios sobre la pertenencia a una sociedad secreta de nuestro personaje. "The Secret Society: Cecil John Rhode´s Plan for a New World Order", del autor Robin Brown, Kindle Edition, 2015 (La Sociedad Secreta: Cecil Rhodes. Plan para un Nuevo Orden Mundial).





El libro aporta datos sorprendentes y, en parte, desconocidos, con una diferente perspectiva, desde las minas de diamantes de Kimberley hasta los pasillos del poder en Westminster, se detiene para analizar a personajes como Olive Schreiner, la princesa Radziwill, el Kaiser Wilhelm (Guillermo) y David Lloyd George. 

Señala el autor que después de una reunión con el general Charles George Gordon, más conocido como Gordon de Jartum, en Sudáfrica en 1881, Cecil John Rhodes estableció una sociedad secreta, con el objetivo de establecer un nuevo orden mundial. La sociedad, disciplinada en líneas de estilo jesuita, se convirtió en la obsesión de toda la vida de Rhodes, y después de su muerte, sobrevivió y creció bajo el liderazgo de su ejecutor, Lord Alfred Milner


La sociedad desempeñó un papel clave en el gobierno de Gran Bretaña durante la Gran Guerra y en los controvertidos términos de paz para ponerle fin, y estuvo vinculada a iniciativas de apaciguamiento que involucraron a Hitler, el duque de Windsor y la señora Simpson antes de la Segunda Guerra Mundial. 

Los ecos de la sociedad secreta sobreviven en diferentes formas hasta el día de hoy, incluido el Real Instituto de Asuntos Internacionales (Chatham House) y las famosas Becas Rhodes

Un ensayo digno de mención (en neerlandés) "Pionier van de apartheid: Cecil Rhodes (1853-1902)", aclara que la fiebre del diamante empieza a tentar a Rhodes apenas a finales de 1870, él y su socio Rudd compraron tierras adyacentes a la cercana mina De Beers, nombre de los originales propietarios holandeses Afrikaner, esos derechos en De Beers eran más baratos, aquel año fundaron De Beers Ltd. con otros cuatro socios, agrupando todas las tierras que habían adquirido. En la década de 1880, Cecil Rhodes hizo una rápida carrera como presidente de la compañía, absorbiendo una a una todas las compañías mineras competitivas. En 1889, bajo el nombre de De Beers Consolidated, se adquiere el monopolio absoluto de la producción de diamantes de Kimberley, por tanto, casi el monopolio de la industria mundial del diamante en esa época, tal situación se conocerá como  "The Diamond Syndicate".

"Rhodes jugó un papel importante en esto hasta su muerte. Pero no tanto como emprendedor, como se ha pensado durante mucho tiempo. Durante el tormentoso ascenso de De Beers en las décadas de 1880 y 1890, Rhodes rara vez se encuentra en la sala de juntas". Andaba ya por el Parlamento de El Cabo en 1881 como miembro del comité para revisar las reglas que rigen el comercio de diamantes, prohibiendo el comercio a través de canales "ilegales". De esa forma aseguró el territorio alrededor de sus minas. 

De Beers es la única compañía minera a la que se le permite hacer uso gratuito del aporte laboral de los condenados como trabajadores forzados agrupados en The Diamond Syndicate. Con la Ley Glenn Gray (creada por Rhodes), los africanos negros en la Colonia del Cabo están severamente restringidos en sus derechos civiles. El objetivo principal es garantizar la supremacía política blanca y obligar a los pueblos indígenas a trabajar para las compañías blancas.

Rhodes compartió su tiempo en otras actividades e intereses en Ciudad del Cabo, Kimberley y "Rhodesia". Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra de los Bóers le hace permanecer en Kimberley por mucho tiempo. Fue testigo y protagonista de las guerras de los bóers. El asedio de los bóers de "su" pueblo minero duraría 124 días y marca el punto de inflexión en su vida al concentrarse en un único objetivo: la supervivencia de la empresa que sustenta su poder y riqueza. Para febrero de 1900, Rhodes está dedicado exclusivamente a las operaciones comerciales en De Beers, duplicando su riqueza privada hasta su muerte el 26 de marzo de 1902. Tras el deceso de Rhodes, uno de sus socios, Alfred Beit actuó como uno de los administradores de su patrimonio, confirmándose que las maquinaciones de Rhodes iban más allá de sus intereses comerciales privados. 

Lo más reciente que se ha escrito sobre Cecil Rhodes es un artículo de Steven MacMillan para Global Research (fuente original, en inglés): Imperialism, diamonds and power: "The plan of Cecil Rhodes' secret society for global dominance" (17 junio 2020), el cual pasamos a dar lectura.


Parte II

Imperialismo, diamantes y poder: el plan de la sociedad secreta de Cecil Rhodes para el dominio global

Steven MacMillan


Cecil Rhodes

La cuestión de si una estatua de Cecil Rhodes debería ser derribada ha estado enfureciendo Gran Bretaña en las últimas semanas, impulsada por las protestas por la muerte de George Floyd que han barrido el mundo. Personalmente, no soy un fanático de las personas que derriban estatuas de figuras históricas, no porque necesariamente me gusten estas figuras, sino porque destruir una estatua no cambia la historia, y la gente no debe olvidar. 

Vivir en un mundo donde todo lo que enfurece a una minoría de personas es destruido, u guardado en la memoria, como diría Orwell, es un mundo donde la gente pronto olvida las lecciones de la historia... 

Además, ¿dónde trazas la línea? ¿Qué figuras históricas pasan la prueba de indignación y quién falla? ¿Quién decide quién pasa o no? ¿Una mafia enojada? Todo el negocio de destruir estatuas históricas y eliminar programas de televisión que se hicieron hace décadas se convierte rápidamente en un desastre inconsistente. En mi opinión, lo más importante es aprender de las lecciones de la historia y aprovechar este conocimiento para nuestras acciones en el futuro.

Al decir todo esto, de ninguna manera estoy argumentando qué Rhodes fue genial. Todo lo contrario, sin embargo, hay dos lados de Rhodes, ambos imperialistas, pero ambos no son ampliamente entendidos.

Un lado de Rhodes es relativamente conocido: era imperialista, estuvo muy involucrado en el sur de África, incluso sirvió como primer ministro de la Colonia del Cabo entre 1890-96; él creía que los ingleses eran la raza maestra; fue un magnate de los diamantes que fundó la compañía De Beers, donde los trabajadores estaban segregados racialmente durante su tiempo; varias colonias africanas fueron nombradas en su honor; organizó el programa de becas Rhodes en la Universidad de Oxford por el que pasaron personas como Bill Clinton; y Hitler al parecer le admiraba.



Estatua de Cecil Rhodes en la prestigiosa Universidad de Oxford. Cinco años atrás, un colectivo de estudiantes de Oxford inició una campaña denominada “Cecil Rhodes must fall” solicitando el retiro del monumento del colonialista inglés del campus del Oriel College. El miércoles de 17 de junio 2020, finalmente los funcionarios de la institución votaron y decidieron aceptar el pedido. Al respecto, vale agregar un comentario de un lector de este artículo en inglés. Considerando la historia de Cecil Rhodes, el impacto de la influencia occidental fue devastador en el continente africano. En lugar de ser derribado, debería agregarse en cualquier sitio donde se haya erigido una estatua, una placa debajo de su nombre, que enumere todas las atrocidades que ha cometido contra pueblos inocentes para su propio engrandecimiento. Él deseaba una posición, quería pertenecer a un grupo o sociedad, al que no tendría acceso si no estuviera de acuerdo con una ideología psicopatológica.



La Sociedad Secreta de Cecil Rhodes

El otro lado de Rhodes. Lamentablemente, este lado más esotérico no se comprende tan bien, pero es igualmente importante para conocer su historia. En primer lugar, se debe establecer que Rhodes tenía una visión a largo plazo, crear un sistema global bajo el dominio británico. En su primer testamento escrito en 1877, cuando solo tenía veintitantos años, Rhodes declaró que deseaba:

"La extensión del dominio británico en todo el mundo, el perfeccionamiento... de la colonización por parte de súbditos británicos de todas las tierras donde los medios de subsistencia son alcanzables por la energía, el trabajo y la empresa... la recuperación final de los Estados Unidos de América como parte integral del Imperio Británico, la consolidación de todo el Imperio... y, por último, la fundación de un poder tan grande para en lo sucesivo imposibilitar las guerras y promover los mejores intereses de la humanidad"(Carroll Quigley).

En otras palabras, Rhodes quería crear un sistema global tan grande, y controlar los asuntos mundiales tan perfectamente, que ningún país o gente podría escapar de su dominio. Para lograr estos objetivos, Rhodes, durante una reunión en una fría tarde de febrero en Londres en 1891, fundó una sociedad secreta que se conoció como la Sociedad Secreta de Cecil Rhodes (C. Quigley). 



El libro del profesor Carroll Quigley, mencionado por el autor de este artículo, corresponde a una reedición en inglés de 2013, por Dauphin Publications Inc. 

La sociedad secreta debía servir como una forma de hermandad religiosa basada en el modelo jesuita, dedicada a la extensión del Imperio Británico en todo el mundo. Rhodes había querido crear desde hacía tiempo tal sociedad. Se desempeñó como líder del grupo, y los otros dos miembros fundadores fueron el periodista y editor de periódicos, William Stead y el asesor de confianza de la reina Victoria y el rey Jorge V, Reginald Balliol Brett. Alfred Milner, un influyente funcionario y banquero británico, originario de Alemania, fue aceptado en el grupo poco después de la reunión. Curiosamente, la organización de la sociedad se dividió en un círculo interno, llamado "La Sociedad de los Elegidos", y al menos un círculo externo, llamado "La Asociación de Ayudantes", esta estructura organizativa estaba diseñada para ocultar el funcionamiento del círculo interno (C. Quigley).

Milner toma el mando y liderazgo de la sociedad cuando Rhodes murió en 1902, quien compartía el mismo objetivo de Rhodes, crear un imperio verdaderamente global, que se lograría mediante una "influencia política y económica secreta detrás de escena y control de agencias de periodismo, educación y propaganda" (C. Quigley). 


El vizconde Alfred Milner, (1854 - 1925), como funcionario y político fue Alto Comisionado para Sudáfrica. La foto data de alrededor de 1916 y se conserva en el National Portrait Gallery de Londres.

Hasta su muerte en 1925, Milner expandió enormemente la influencia y los objetivos de esta sociedad, en parte a través de la creación de otro grupo, que se conocía como el Grupo Milner o Kindergarten de Milner.

Este grupo fue creado durante el extenso tiempo que Milner ocupó numerosos cargos en Sudáfrica, incluido el de Alto Comisionado para África del Sur entre 1897 y 1901, con el grupo compuesto por oficiales capaces que sirvieron como asistentes y colegas durante ese período. De hecho, Milner jugó un papel central en Sudáfrica durante años, fue uno de los funcionarios británicos que intentaron encubrir los horrores de los campos de concentración utilizados por los británicos durante la Primera Guerra Mundial. Entre junio de 1901 y mayo de 1902, aproximadamente 28.000 personas murieron, 22.000 de las cuales eran niños, en campos de concentración británicos en el sur de África, Milner fue enviado a la zona para tratar de limpiar el desorden, lo que lo hizo tratar de encontrar formas de dar un giro al desastre y sea más agradable al público británico en casa.

La red de mesas redondas

Según Quigly, la creación del grupo Milner fue informada por tres grupos más antiguos que representaban algunas de las redes más poderosas en el corazón del Imperio Británico. El primero fue conocido como el Grupo Toynbee, formado en 1873 en el Balliol College, estaba dominado por Milner y el notable historiador Arnold Toynbee. El segundo grupo era conocido como el Bloque Cecil, creado por el tres veces primer ministro británico, Robert Arthur Talbot Gascoyne-Cecil, Tercer marqués de Salisbury, representando el poder político y social. El tercer grupo era la sociedad secreta de Rhodes.  

En los años venideros, miembros prominentes del grupo Milner crearon una red de "grupos de debate y cabildeo semisecretos" en varios países del mundo, conocidos como Grupos de Mesa Redonda. Para 1915, había Grupos de Mesa Redonda en siete países, incluidos Inglaterra, Canadá, India, Sudáfrica y Nueva Zelanda, conforme explica Quigley.


Lionel George Curtis (1872–1955) funcionario y autor británico. Abogó por el Federalismo del Imperio Británico y luego por un estado mundial. Sus ideas sobre la dinarquía son importantes en el desarrollo de la Ley del Gobierno de la India de 1919 y, en general, sus escritos influyeron en la evolución de la Comunidad  de Naciones. (Cita Wikipedia)

Uno de los miembros más notables de la red de la Tabla Redonda fue Lionel Curtis, influyente funcionario y autor británico. Curtis fue uno de los defensores más fuertes del Imperio Británico transformándose en una Comunidad de Naciones, y apoyó la unificación de Europa y el eventual establecimiento de una forma de gobierno mundial. Durante este período, la idea de un Imperio centrado en Gran Bretaña que gobierna el orbe se transformó en la idea de una federación multinacional que controlara el mundo. Es importante destacar que Curtis también entendió que "los banqueros y los hombres que comercian con países en el extranjero" tienen un tremendo valor político.


La fundación de Chatham House

Entonces, en una reunión de mayo de 1919 en el Hotel Majestic durante la Conferencia de Paz de París después de la Primera Guerra Mundial, los miembros de la delegación británica, que en su mayoría eran miembros del Grupo Milner (incluido Curtis) y del Bloque Cecil, acordaron formar el Instituto Británico de Asuntos Internacionales, también conocido como Chatham House, que más tarde se convirtió en el Real Instituto de Asuntos Internacionales, después de que el Rey George V le otorgó al Instituto una Carta Real en 1926. Unos años más tarde, se fundó una organización paralela a Chatham House en Nueva York, conocida como el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR). El CFR surgió del grupo de expertos llamado 'The Inquiry' que preparó al presidente Woodrow Wilson para la Conferencia de Paz de París, con el CFR teniendo estrechos vínculos con la potencia bancaria JP Morgan and Company.

En los años posteriores a sus formaciones, ambas organizaciones atrajeron a muchas más personas prominentes, incluidos líderes nacionales, los miembros de Chatham House también son arquitectos clave y simpatizantes de la Liga de las Naciones y las Naciones Unidas (ONU), dos de las organizaciones internacionalistas más prominentes jamás fundadas. Además, Chatham House recibió apoyo financiero de notables empresarios y corporaciones estadounidenses, incluido el magnate del petróleo, John D. Rockefeller y la Ford Motor Company.

Es importante destacar que una de las razones por las que sabemos tanto sobre el funcionamiento de esta red que creó Chatham House y el CFR es porque el Dr. Carroll Quigley, profesor de historia en la Universidad de Georgetown hasta su muerte en 1977, que también enseñó en Harvard y Princeton, "se le permitió durante dos años, a principios de la década de 1960, examinar sus documentos y registros secretos". Quigley continuó afirmando que tenía muy poca aversión a los objetivos de esta red, y que el problema principal era que deseaban "permanecer desconocidos", ya que Quigley creía que el papel de esta red en la historia era "suficientemente significativo para ser conocido".


Chatham House


Avancemos rápidamente hasta nuestros días, estas organizaciones inspiradas por Rhodes operan hoy. Chatham House se posiciona como el principal grupo de expertos de Gran Bretaña, y está claro que todavía tiene un tremendo poder. La membresía corporativa actual de Chatham House es realmente asombrosa. Los miembros incluyen: la Comisión Europea, BP, el Ministerio de Defensa británico, Apple, la Oficina Británica de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, Royal Dutch Shell, la Fundación Bill y Melinda Gates, Barclays, el Banco de Inglaterra, Lockheed Martin, la BBC, Vodaphone, The Guardián, The Telegraph Media Group, CBS News, las Open Society Foundations y muchos más. 

Chatham House también tiene más de 550 donantes, los donantes de 2018-19 incluyen: La Organización Mundial de la Salud; la Fundación Rockefeller; Bayer AG; De Beers Group Services UK Ltf; GlaxoSmithKline Services Unlimited; la Fundación Europea del Clima; la Fundación Petrolera de Kuwait; Microsoft Limited; Colegio de Defensa de la OTAN; Rolls-Royce plc; el Partido Laborista del Reino Unido; Google; The Economist; el gobierno escocés; y UNICEF.

Además, Chatham House tiene muchos miembros académicos, incluida la Universidad de Notre Dame, el Departamento de Relaciones Internacionales de la London School of Economics y la Universidad de las Naciones Unidas MERIT, que es un centro conjunto de investigación y capacitación de la Universidad de las Naciones Unidas y la Universidad de Maastricht en los Países Bajos. Numerosas figuras prominentes en la política del Reino Unido y mundial han dado discursos en el Instituto, incluidos los ex primeros ministros británicos, Sir John Major y Tony Blair, el famoso presentador de medios británico, Jon Snow, y el actual primer ministro británico, Boris Johnson, quien dio un discurso en 2016 cuando era Secretario de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña.

Lo que queda claro de estas listas exhaustivas es que Chatham House representa una sinergia de poder que supera con creces lo que Rhodes incluso imaginó. Sin embargo, una de las partes más tristes de toda esta historia épica es que:


Muchas de las personas que están haciendo campaña para eliminar la estatua de Rhodes en el Oxford College, nunca han oído hablar de Chatham House, y ciertamente no entienden su historia.

Fuentes:

Las fuentes originales de la segunda parte de esta entrada, consultadas por el autor (en inglés) , se detallan aquí: 


Cecil Rhodes


Fuentes de la Primera Parte:


Pionier van de apartheid: Cecil Rhodes (1853-1902)
Un tren en África para el supremacista Cecil Rhodes
The Jameson Raid and the "Cheap Extension of Empire"

Ver en este Blog:

Etiquetas con artículos relacionados con Sudáfrica y Diamantes de Sangre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny