Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

21 mayo 2018

2008: El cómo Israel planeó bombardear Irán


F-16I Sufa (Storm) de la Fuerza Aérea Israelí (IAF), biplaza diseñado y construido exclusivamente para Israel por Lockheed Martin.



por Tito Andino U.
Recopilación de artículos en inglés
redactados por Brian Harring.


GEORGIA 2008: Dos aeropuertos en el sur de Georgia había sido destinado para el uso de aviones militares israelíes, el propósito era lanzar un ataque contra objetivos relacionados con los proyectos de energía nuclear iraní. La intervención de Rusia por la crisis en Osetia del Sur, con el consabido bombardeo a esos aeropuertos impidió el ataque de Israel.

Brian Harring es quizá la única fuente de información sobre este episodio de la historia casi desconocido. Es comprensible, existía un acuerdo 'Top Secret' y así se intentó conservarlo, oficialmente los sucesos no han sido reconocidos nunca y cualquier material documental  mantendrá el status de "información clasificada" en los archivos de Estados Unidos y, más aún, en Israel que suele negar o comentar cualquier acto u incidente en que participa.  

Brian Harring, en la práctica, es el autor de este trabajo que darán lectura. Él escribió en 2008 varios artículos sobre el tema, publicados por 'TBR News', dichas investigaciones se pueden encontrar exclusivamente en inglés y en contadas reproduciones en medios alternativos de lengua inglesa (es posible que por ahí circule alguna pésima traducción de uno de sus ensayos). 


Para muchos el nombre Brian Harring no les dirá nada, es autor del sorprendente libro "Descending Into Darkness:The Making of a ‘Wartime President’. The Harring Report" (2005, TBR News, Chicago -Ilinois-USA). Al no existir una edición en castellano, su traducción literal sería: "Descendiendo en la oscuridad: la fabricación de un 'Presidente de tiempos de guerra'. El Informe Harring". La obra  refiere a la trama oculta sobre el 11-S y la segunda guerra del Golfo contra Irak -2003-. Un vital estudio cronológico con temas como los reportes de la inteligencia militar rusa sobre la guerra de Irak; un recuento de la historia del espionaje israelí en contra de los Estados Unidos al entregar a los soviéticos cientos de miles de documentos robados y la relación de Israel con el 11-S.  La Tercera Parte de la obra titula: "The Dishonored Dead" (Los muertos deshonrados) un reporte documental del por qué el Departamento de Defensa deliberadamente no informa el número real de soldados muertos en Irak y Afganistán (supera los 10.000, conforme los registros oficiales insertados al final de la obra, teniendo en cuenta que el libro salió en 2005 !)

Este blog ha recopilado toda la información en inglés sobre los análisis de Harring respecto a la guerra de Georgia-Osetia del Sur (Rusia), lo  traducimos al castellano, los unificamos y realizamos un compendio de los textos; creemos haber conseguido la suficiente información para una relevante y entendible lectura que satisfaga al asiduo lector.

Solamente recordar que Israel ya ha intentado bombardear Irán en fechas más recientes -en concreto las instalaciones nucleares- 2010, 2011, 2012 fueron fechas señaladas para el ataque, son hechos reconocidos por altos funcionarios israelíes. Por qué se abortó las incursiones ya planificadas? Dos factores: Las operaciones fueron canceladas por la oposición de algunos ministros y servicios de inteligencia israelí; y, por que no encontraron suficiente respaldo de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, quienes expresaron sus dudas sobre la eficacia y objetivos de la acción.

En 2010 la carencia de medios operativos -sobre todo autonomía de vuelo de los caza bombarderos israelíes- llevaron a los jefes del estado mayor israelí y del Mossad ha suspender el ataque. En 2011, en igual sentido, casi todo el alto mando de las Fuerzas de Defensa de Israel (y organismos de inteligencia) objetaron la propuesta de Netanyahu para bombardear las centrales nucleares iraníes. 2012 fue programado para un nuevo intento, el proyecto tuvo que ser cancelado debido a que coincidía con la realización de maniobras militares conjuntas con los Estados Unidos, lo que se hubiese interpretado como una intervención directa de los USA.  

Mapas con las hipotéticas incursiones de Israel sobre Irán. Nadie esperaba que un plan secreto haya sido diseñado para atacar Irán desde Georgia.


No solo era reticencia de propios mandos israelíes al operativo ya que sin apoyo de sus aliados de la OTAN el ataque podría culminar en un rotundo fracaso. Los expertos militares coinciden que Israel no puede garantizar, por si mismo, el éxito de la misión, a pesar que ha modernizado sus medios logísticos y técnicos con mayor autonomía de vuelo. Y, algo trascendental que desvela el no apoyo de los Estados Unidos/OTAN en esos años, tan simple como que la OTAN-UE trabajaba secretamente con el gobierno iraní para concretar el 'Acuerdo Nuclear' que culminaría con su suscripción en 2015, pese a la cólera desatada en el gobierno israelí. Nuevas tentativas de Netanyahu no han dejado de persistir desde entonces, el primer ministro israelí creyó ver el momento oportuno cuando Mr. Trump rompió unilateralmente el Acuerdo Nuclear este mayo 2018.

La amenaza israelí, sin duda, se concretará algún momento, pero ese instante será decisión de los Estados Unidos y no de Israel (si es que Irán no toma la iniciativa, gran parte del poder iraní ha hecho siempre público su intención de destruir Israel al no reconocerlo como estado). En Norteamérica no se quiere volver a repetir el ridículo espectáculo de Georgia 2008, los estadounidenses participaron activamente en los preparativos del frustrado ataque israelí. Nos hemos olvidado del papel de Rusia en todo esto. Como leerán en este y otros artículos por venir: Rusia bombardeó en 2008 dos aeropuertos georgianos arrendados por Israel, de esa forma eliminó la pretensión israelí de atacar Teherán. 

Empezemos con los detalles de este incidente en GEORGIA hace una década.

Brian Harring, en uno de sus artículos: "Israel and the Tehran Attack" (2008), inicia con el siguiente manifiesto: 

"Entiendo que varios lectores de 'TBR News' están terriblemente molestos por mis comentarios sobre que Israel planea atacar a Irán desde los aeródromos georgianos. Por supuesto, dado que esto implicaría que los Estados Unidos serían cómplices de dicho ataque, los partidarios habituales del gobierno (generalmente empleados) han expresado sus objeciones obstinadas a cualquier negatividad sobre Israel o los Estados Unidos. "Shopworn" ("trasnochado";  N. del Ed.) es probablemente una palabra demasiado suave. Los neoconservadores y basura como Joe Lieberman saltan de un lado a otro y chillan como cerdos indignados si alguien se atreve a cuestionar no solo el derecho de Israel a existir sino a atormentar y matar a un gran número de los detestados palestinos; y hacen todos los esfuerzos para controlar la política exterior estadounidense. Un botín de nuestro Tesoro". (1)

Antecedentes


Georgia se convirtió en una enorme fuente de ingresos para el gobierno israelí debido a los presupuestos subvencionados desde los Estados Unidos para la compra de armamento. Inicialmente fueron gente de Georgia que había emigrado a Israel quienes explotaron las ventajas y entablaron contactos no solo con la industria de la defensa israelí sino con traficantes de armas. El negocio era ventajoso para Israel, iniciando la venta de armas a Georgia alrededor del año 2000. 

El, en ese entonces, Ministro de Defensa de Georgia, David Kezerashvili, originario de Israel, abrió las puertas a sus paisanos que le ofrecieron sistemas de armas fabricados en Israel. En comparación con los países de Europa del Este, los tratos con ese país se llevaron a cabo rápidamente, Kezerashvili expresó: “Ahora estamos en una lucha contra la gran Rusia... y nuestra esperanza es recibir ayuda de la Casa Blanca, porque Georgia no puede sobrevivir por su propia cuenta“.

“Los israelíes deben sentirse orgullosos de sí mismos por la formación y la educación de los soldados georgianos”, dijo el Ministro georgiano Temur Yakobashvili.

Aunque en Georgia predomina el cristianismo ortodoxo, fue notable la influencia de israelíes, 'The Jerusalem Post', el 12 de agosto de 2008, informó que el Primer Ministro georgiano, Vladimer Gurgenidze (judío), hizo un especial llamamiento a Israel para recibir bendiciones de uno de los más importantes rabinos y líderes espirituales de la comunidad. Pidió, además, que "oren por nosotros y nuestro estado".

La presencia israelí en Georgia contaba con las fuerzas especiales de las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel), personal de la Fuerza Aérea, destacamentos del Mossad y otros grupos israelíes, que incluían mercenarios, todos en total cooperación con las fuerzas estadounidenses, quienes entrenaban y equipaban a las nuevas fuerzas armadas georgianas. 

Según la investigación de Brian Harring en "The Role of Israel in the Georgian War", entre los israelíes que aprovecharon la oportunidad de iniciar negocios en Georgia estaban el ex Ministro Roni Milo y su hermano Shlomo, el ex director general de las Industrias Militares, General de Brigada (r) Gal Hirsch y el Mayor General (r) Yisrael Ziv.  Aparte de los militares israelíes y unidades de inteligencia destacados en Georgia había reservistas que trabajan para 'Global CCT', propiedad del Mayor Gen. Yisrael Ziv y de 'Defense Shield', propiedad del Brig. Gen. Gal Hirsch. 

Dron israelí Hermes 450 UAV, fabricado por 'Elbit Maarahot Systems Ltd' entregados a Georgia por Israel.


Roni Milo llevaba los negocios en nombre de 'Elbit Maarahot Systems Ltd' y de las Industrias Militares, con su ayuda, las industrias de defensa israelíes lograron vender a Georgia vehículos (RPVs), torretas automáticas para vehículos blindados, sistemas antiaéreos, sistemas de comunicación, proyectiles, cohetes, minas antitanque. El Ministerio de Defensa de Israel había suministrado al Gobierno de Georgia sus Hermes 450 UAV, drones de 'Elbit Maarahot Systems Ltd', bajo el estricto control de unidades de inteligencia israelíes que recopilaban información de vuelos sobre el sur de Rusia y, muy especialmente de Irán, dirigidos por la Fuerza Aérea de Israel para ataques en un futuro próximo. (Según el Subjefe del Estado Mayor General Ruso, Coronel General, Anatoly Nogovitsyn, Israel suministró sistemas de armas que incluyen ocho tipos de aviones no tripulados, drones) (2)


La trama

      foto de archivo, cazas israelíes. 

Dos campos de aviación en el sur de Georgia fueron destinados para el uso de aviones militares israelíes, el propósito era lanzar un ataque contra objetivos identificados y relacionados con los proyectos de energía atómica iraní. Ese ataque fue aprobado por el Presidente Bush y firmado en Washington, el 4 de julio de 2006.

El acuerdo era ultrasecreto, el objetivo de la misión daba al gobierno israelí plena libertad de acción, sin restricciones para el uso de los aeropuertos georgianos situados al sur del país. Sin embargo, la operación debía estar bajo control norteamericano, lo que facilitaría volar a los caza-bombarderos desde el sur de Georgia a lo largo de territorio turco (encubierta autorización turca) para atacar Teherán. Desde Tel Aviv a Teherán son 1.600 km en una dirección y la distancia desde el sur de Georgia es de 1.149 km en una dirección. Los tanques especiales de combustible agregan 600-800 millas al rango total.

El uso de bases en Georgia posibilitaría un ataque mucho más factible que intentar volar desde bases israelíes ya que tendría graves consecuencias diplomáticas y por el factor sorpresa. Esa ruta no estaba prevista por ningún estratega. No se esperaba que el ataque pudiera destruir completamente la infraestructura militar  o los objetivos científicos iraníes. Pero, era el elemento sorpresa, junto a los graves daños que se podía ocasionar, lo que paralizaría el desarrollo nuclear iraní, sentarlo a negociar y enviar una advertencia a Irán para que no amenace a Israel. 

Por supuesto que no era posible enviar los aviones israelíes de inmediato a Georgia, las ya presentes fuerzas militares preparaban el traslado de los aviones destinados para la operación, armarlos y equiparlos para el ataque contra Teherán. 

 El F-16I "Sufa" (Storm) de la Fuerza Aérea Israelí (IAF)


El avión designado para el ataque fue el F-16I Sufa (Storm) de la Fuerza Aérea Israelí (IAF), un biplaza, diseñado y construido exclusivamente para Israel por Lockheed Martin, puede estar armado con el misil aire-aire AIM-120 Advanced Medium-Range, o AMRAAM, y el AIM-9 Sidewinder o el AGM-65 Maverick, que son misiles tácticos aire-tierra (AGM) diseñados para un apoyo aéreo cercano. Estos misiles son efectivos contra una amplia gama de objetivos tácticos, que incluyen blindados, defensas antiaéreas, barcos, transporte terrestre e instalaciones de almacenamiento de combustible. Tendría que haber doce unidades pertenecientes al Escuadrón 107 de la Fuerza Aérea Israelí, los llamados 'Caballeros de la Cola Naranja' que nominalmente estaban estacionados en la base área de Hatzerin, en el desierto de Negev.

El ataque aéreo estaría dirigido contra edificaciones del gobierno iraní, las viviendas de los máximos dirigentes, cualquier instalación o laboratorio identificado donde se llevara a cabo investigación nuclear y, una segunda oleada de ataque se concentraría en los pozos petroleros  y oleoductos iraníes en el Golfo Pérsico. Una vez completado el ataque dual, las aeronaves se dirigirían hacia Israel, estaba programado que un avión cisterna estadounidense recargase combustible en el aire.


La intervención rusa

Incursiones de la Fuerza Aérea de Rusia sobre Georgia.


Israel pretendía hacer creer que había un número muy reducido de personas de las FDI en Georgia “principalmente relacionadas con la Embajada en Tiblisi”, los rusos, sin embargo, no se dejaron engañar.

Una vez que los georgianos invadieran Osetia del Sur se daba por hecho la intervención rusa, las unidades de la fuerza aérea rusa bombardearon las bases aéreas en el centro de Georgia, en la zona de la capital Tiflis y otras regiones estratégicas; divisiones rusas de infanteria y blindados penetraron y ocuparon parte de Georgia (este conflicto también es conocido como "la guerra de los cinco días"). 

Los ataques rusos ocasionaron graves daños a las pistas y áreas de servicio de las dos bases aéreas georgianas utilizadas por Israel en el sur que debían abrir paso a un sorpresivo ataque contra Irán. Los bombarderos rusos actuaron con eficacia mientras las fuerzas especiales rusas capturaron intactos una serie de aviones teledirigidos israelíes  (drones) y, lo más importante, sus sistemas de radio-control. Los planes israelíes se derrumbaron. Con toda probabilidad, la noticia de un impresionante ataque israelí sobre Teherán hubiese sido noticia en un futuro mediato.


Cómo se enteró Rusia de los planes israelíes? 

Hay algunas hipótesis. Una investigación que recopila diversas fuentes (incluido Harring) "Israel Planned To Use Georgia Airbases In Iran Attack", afirma que un empleado de la CIA se quejaba por la "excesiva influencia israelí" en su agencia, fue quien filtró los planes USA/Israel, transmitió los archivos de información a los rusos a fines del 2007. Luego de esa filtración, las baterías de misiles antiaéreos iraníes, provistos y asesorados por "técnicos" rusos, obtuvieron las probables coordenadas del ataque sorpresa israelí desde el norte, permitiendo a las defensas de Teherán estar alertas (3).


Por otro lado, Putin estaba bien informado del ataque georgiano a Osetia del Sur, es sumamente probable que alguien conectado con el departamento de la CIA para Rusia haya enviado material sensible sobre el tema a los rusos, también se dice que un miembro israelí de la FDI proporcionó información muy específica al GRU (inteligencia militar rusa).

Las increíbles filtraciones de seguridad de fuentes estadounidenses e israelíes fueron enviadas a Moscú para su evaluación. Finalmente, Putin vio una excelente oportunidad para causar estragos en sus enemigos georgianos, aplastar sus fuerzas armadas, capturar las grandes existencias de equipos militares estadounidenses almacenados en Georgia y obligar a los estadounidenses e israelíes a salir del país en circunstancias humillantes. Las unidades rusas también tomaron el control de una parte del oleoducto vital del Cáucaso, aseguraron las antiguas provincias rusas y trazaron una línea fuerte en la arena.

Durante la rápida ocupación rusa de Georgia y la desbandada del ejército georgiano, un satélite espía ruso observó un convoy de Hummers estadounidenses dirigiéndose hacia el puerto georgiano de Poti, que pasaría a ser ocupado por las tropas rusas, el convoy que transportaba a un grupo de tropas especiales georgianas fue capturado. Los vehículos estaban cargados con explosivos plásticos, armas de fuego silenciosas y, para sorpresa de la inteligencia militar rusa, un gran tesoro de documentos de la OTAN sobre su tecnología satelital altamente secreta.

Entre los georgianos detenidos había tres ciudadanos árabes, todos fueron vendados, esposados ​​y llevados a interrogatorio en la GRU. Uno de los jefes interrogadores, después de haber comenzado una revisión de los documentos, los remitió de inmediato por helicóptero a la sede superior. Parece que los georgianos, en un esfuerzo por escapar, requisaron vehículos de los Estados Unidos, totalmente ajenos a su contenido. 

Después de la debacle total, que resultó en la retirada apresurada de todas las unidades militares y de inteligencia estadounidenses e israelíes y las posteriores capturas de enormes cantidades de armas estadounidenses, equipos de señales técnicas, drones no tripulados y camiones llenos de documentos secretos, la prensa estadounidense se desbordó con declaraciones de "sorpresa atónita" del personal militar estadounidense, negando tener conocimiento del ataque georgiano. El sentido común dicta que más de dos mil militares estadounidenses estaban involucrados con todas y cada una de las unidades del ejército de Georgia, los preparativos y la logística real del ataque de artillería del ejército georgiano en masa contra Osetia del Sur, eso no podría simplemente haber pasado desapercibido.

El hecho que Bush estuviera al tanto del ataque planificado por Israel contra Irán se puede ver en un documento de 2006, cuyas copias, con su firma, se ha publicado en internet. Para disimular los acontecimientos, George Bush se encontraba en los Juegos Olímpicos de Pekín, enborrachándose a sus anchas en los estadios. A propósito, los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi (Rusia) 2014 también fueron utilizados para conseguir el golpe de estado en Ucrania. No sería sorprendente que en el Mundial de Fútbol, Rusia 2018, algún acontecimiento podría suceder, algo que paralice e impida la reacción de Rusia ante los ojos del mundo. 

Brian Harring, el 24 de agosto 2008, en un enigmático artículo para 'TBR News' titulado "Israelis Have Bombers In Georgia To Attack Iran. Death from the Skies", recalca la retención de la caravana de Hummers estadounidenses (con tropas especiales georgianas). Afirma que el jefe del Consejo de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia, fue quien informó que "fuerzas rusas aún tenían detenidos a 12 de los 22 hombres georgianos prisioneros en Poti la semana pasada". Entre los capturados, dos judíos yemeníes, disfrazados de árabes. Los interrogadores de la inteligencia militar rusa encontraron en el cuerpo de una de estas personas un paquete con informes, envuelto en plástico y pegado con cinta adhesiva a la espalda del hombre, se trataba de documentos  sobre "asuntos de seguridad de más alto nivel".

La incógnita se iba despejando. Esos documentos referían, nada más y nada menos que, al plan trazado para desplegar los cazabombarderos israelíes en la base aérea militar de Marneuli, a 20 kilómetros al sur de Tbilisi, y que esos aviones serían destinados a un ataque aéreo especial contra la capital iraní. Inicialmente se pensó que se utilizarían seis aviones, tres atacando la ciudad y tres para atacar las instalaciones petroleras iraníes.

Maqueta a escala del caza bombardero F-16I "Sufa" (Storm) de la Fuerza Aérea Israelí (IAF)


Planeaba atacar Israel a Irán con bombas de ántrax? 

A decir de los documentos del yemení-israelí capturado, todos escritos en hebreo, una vez traducidos por el GRU ruso resultaron algo diferentes. Si bien el plan estaba destinado a atacar varias instalaciones petroleras iraníes, un segundo vuelo fue planeado para lanzar bombas de guerra química contra Teherán. Estas bombas, que fueron diseñadas para abrirse a una altitud determinada, se llenarían con ántrax de grado militar y este ántrax, guardado en una caja especialmente sellada en las oficinas diplomáticas de los EE.UU. en Tiblisi, provino de un tal padre Detrick de Maryland y su envío contó con la aprobación del propio Presidente (aún no existe forma de conocer la veracidad de esta parte de la historia, salvo la investigación y fuentes de Harring).

Otro giro en la extraña trama fue que las aeronaves, fabricadas en los Estados Unidos, iban a tener su marca israelí enmascarada con marcas americanas y que a estas marcas debían aplicarse una pintura a base de agua que podría lavarse fácilmente cuando el vuelo regrese a Israel.

Cuando los rusos se enteraron de esto -continúa Harring- inmediatamente notificaron a su embajada en Teherán y sometieron al yemení-israelí a un "interrogatorio intensivo", no muy diferente a las torturas de la CIA ordenadas por Bush. En este caso, el "sujeto expiró" pero no antes de revelar más de la actividad conjunta israelí-estadounidense.

En un sentido abstracto, el contraataque ruso contra Georgia salvó indirectamente la vida de miles de iraníes.

Harring especula que probablemente los estadounidenses desconocían por completo alguna parte de la operación de falsa bandera israelí. Si el ataque hubiera sido exitoso, surge la pregunta de si el comando militar estadounidense discutiría algún aspecto de él. Si alguno de los aviones israelíes falsamente marcados hubiera sido visto e identificado erróneamente como estadounidense, habría negaciones acaloradas y el asunto sería rápidamente arrojado bajo la alfombra por los medios estadounidenses. (4)


Epílogo


(N. del E.) Caza-bombardero ruso Su-25SM, esta versión fue utilizada en misiones de ataque a tierra en la guerra de Georgia. El Su-24, Su-25, Su-27 y el bombardero Tu-22, así como helicópteros Mi-24PN (actualizado) fueron los más activos en el conflicto. Se debe destacar que la La Fuerza Aérea de Rusia fue decisiva para la rápida campaña. Bombardeó a las fuerzas georgianas desplegadas en Osetia del Sur y las bases aéreas, así como atacó instalaciones en el puerto de Poti y la ciudad de Gori. Para ese año las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa aún estaba reformándose, en el conflicto con Georgia todavía utilizó tácticas y material de los tiempos soviéticos, en los cinco días de operaciones se evidenciaron numerosos problemas en su actuación. Las lecciones aprendidas dieron lugar a un profundo programa de reformas y transformación de las fuerzas armadas, ese programa se denominó "Doctrina Gerasimov".


Un interesante resumen del trabajo de Harring fue publicado en inglés bajo el título "Israel Was to Attack Iran from Georgia: Report", devela que Brian Harring es un periodista estadounidense de inteligencia nacional, quien descubrió el plan israelí para atacar a Irán desde territorio georgiano.

El reporte detalla desde el suministro israelí de armas a Georgia y la presencia de fuerzas especiales de las FDI y personal de la Fuerza Aérea Israelí, así como destacamentos del Mossad y otros grupos israelíes (mercenarios) trabajando, en completa coordinación, con las fuerzas estadounidenses para entrenar y equipar a las nuevas fuerzas armadas georgianas, a la vez que Israel preparaba atacar Teherán.

Harring elogió la movida rusa que resultó "en la retirada apresurada de todas las unidades militares y de inteligencia estadounidenses e israelíes y la posterior captura por parte de los rusos de enormes cantidades de armas estadounidenses, drones no tripulados y camiones con documentos secretos".

Esto significa que el ataque a Osetia del Sur fue la primera batalla en una nueva guerra de poder entre intereses liderados por angloamericanos e israelíes y Rusia (5). La única pregunta es si Washington calculó mal la rapidez y la intensidad de la respuesta rusa a los ataques georgianos del 8 de agosto. 

En un informe de 'Asia Times', F. William Engdahl (periodista estadounidense, especialista en geopolítica y temas energéticos) expresó que el siguiente paso ya no será solo sobre el Cáucaso o incluso Europa. En 1914, fueron las "Armas de agosto" las que iniciaron la Gran Guerra. Esta vez, las "Armas de agosto de 2008" pudieron ser el detonador de la Tercera Guerra Mundial y un holocausto nuclear de horror indescriptible... 

Afortunadamente la cordura entre las grandes potencias nucleares se mantuvo. De allí que la casi silenciada trama haya quedado semi olvidada en la historia. 

------
NOTA: En siguientes entregas conoceremos pormenores sobre la operación geopolítica de la OTAN en Georgia - Osetia del Sur y Abjasia


.Fuentes: 

(1) Israel and the Tehran Attack 

(2) The Role of Israel in the Georgian War

(3) Israel Planned To Use Georgia Airbases In Iran Attack

(4) Israelis Have Bombers In Georgia To Attack Iran

(5) Israel Was to Attack Iran from Georgia: Report 

* BRIAN HARRING "Descending Into Darkness: The Making of a ‘Wartime President’ 
The Harring Repor" TBR News. 2005

* LAS LECCIONES APRENDIDAS POR LAS FUERZAS ARMADAS RUSAS EN LA GUERRA DE GEORGIA (2008): EL ORIGEN DE LA DOCTRINA “GERASIMOV”

14 mayo 2018

Rusia se opone a una guerra entre Irán e Israel



por Thierry Meyssan


Nota previa del editor del blog.

La primera parte de este artículo de Thierry Meyssan fue escrito previo a los últimos acontecimientos suscitados entre el 8-10 mayo 2018, con la ruptura unilateral de Mr. Trump del acuerdo nuclear con Irán y con el intercambio de fuego directo y por primera vez entre Irán e Israel. La segunda parte del reportaje aclarará no solo la posición de Rusia y de los Estados Unidos, sino del panorama internacional tras estos dramáticos acontecimientos.

Si hay un hecho que debe tenerse en cuenta es la presencia de Netanyahu en Rusia para la celebración del  "Día de la Victoria" contra el nazismo, aunque se dice que no fue oficialmente invitado, su presencia siempre precede algún acontecimiento, en dichos actos el primer ministro israelí solicitó, entre otras cosas, a Putin que intente prevenir la consolidación de las fuerzas iraníes en Siria, así como no oponerse (de forma pública) a las acciones militares aéreas que ejecuta periódicamente Israel en territorio sirio, garantizando que aquellas maniobras son exclusivamente contra fuerzas hostiles de Irán/Hezbolá y, asegurar una permanente coordinación entre las fuerzas armadas de Rusia e Israel para evitar incidentes (que está en marcha desde la presencia rusa en Siria). Es lógico advertir que se habrá llegado a un acuerdo sobre el tema del suministro de sistemas de defensa antiaérea S-300 ofrecidos a Siria, en estos momentos el gobierno ruso ha manifestado que no es necesario que se entregue dichos medios defensivos "por ahora", ya se ha analizado profundamente que aquello hubiera significado un desequilibrio de fuerzas en la región y que Israel hubiese hecho hasta lo imposible para impedir su instalación en suelo sirio.    

Israel siempre ha utilizado el discurso de Irán (llamando a eliminar al estado sionista) para justificar sus acciones, denominadas ataques selectivos de prevención, enmarcados -según ellos- en el derecho de legítima defensa. En una de sus intervenciones en Moscú, hace pocos días, Netanyahu volvió a utilizar aquel recurso inagotable de propaganda política, valerse del martirio de los judíos europeos en la segunda guerra mundial para sus acciones del presente, expresó: "Después de 73 años del Holocausto, hay un estado en el Medio Oriente, Irán, pidiendo la aniquilación de seis millones de judíos". (Y, aunque cuesta aceptarlo, al menos en el discurso -retórico- iraní se pregona tal hecho).

Un nuevo frente se abrirá contra Teherán cuando los Estados Unidos inaugure estos días su embajada en Jerusalén y, también, este mes de mayo pueden sorprendernos con una declaración en que se declararía una alianza entre Arabia Saudí con Israel (anunciada en la visita de Trump al reino wahabí).

Otros hechos de la continuación de la dísputa internacional entre Israel e Irán quedaron reflejados en Irán, energía nuclear o bomba atómica? (5)

Demos paso a la lectura de otros razonamientos .


t. andino


*****

I parte

Mientras la mayoría de los observadores toman partido en la confrontación ruso-estadounidense y desean la victoria de su bando, Moscú trata de traer la paz al Medio Oriente. Rusia se opone por tanto a una operación iraní contra Israel, como mismo se opuso a un ataque israelí contra Irán en 2008.

Bombardeos israelíes contra Siria desde diciembre de 2017. En la noche del 29 al 30 de abril de 2018, Israel lanzó 9 misiles contra 2 bases militares sirias, causando importantes daños.


Lo que sorprende en esa operación, es que los radares rusos no trasmitieron la alerta a las autoridades sirias, que por consiguiente no pudieron interceptar los misiles israelíes.

El hecho es que el ataque no apuntaba a objetivos sirios sino a blancos iraníes en instalaciones militares sirias.


NOTA DEL EDITOR DE BLOG. La siguiente imagen es un complemento del editor de este blog y señala los puntos que fueron atacados por el IDF (siglas en inglés de las Fuerzas de Defensa de Israel) la madrugada del 10 de mayo del 2018, en contra de posiciones iraníes ubicadas en el interior de bases sirias (en su mayoría).


En virtud de un tratado anterior al actual conflicto, Irán acudió en ayuda de Siria desde el inicio de la actual agresión exterior, que comenzó en 2011. Sin esa ayuda, Siria habría sido derrotada, la República habría sido derrocada y la Hermandad Musulmana habría logrado instalarse en el poder. Pero desde septiembre de 2015, Siria cuenta también con el respaldo militar de Rusia, cuyo volumen de fuego es muy superior. Fue la aviación de la Federación Rusa la que logró, con sus bombas antibunker, destruir las fortificaciones subterráneas que la OTAN y la transnacional francesa Lafarge habían construido para los yihadistas. La acción de la aviación rusa abrió el camino al Ejército Árabe Sirio para la recuperación del terreno perdido.

Hoy en día, los objetivos de Irán y Rusia son divergentes.


Desacuerdo irano-ruso

El objetivo de Rusia es erradicar las organizaciones yihadistas y restablecer la paz en la región. Posteriormente, Rusia espera restaurar el vínculo histórico entre su cultura ortodoxa y Damasco, la ciudad que vio nacer el cristianismo. Ese objetivo corresponde a la estrategia trazada en el siglo XVIII por la emperatriz Catalina La Grande.

Irán es actualmente un país dividido entre tres poderes diferentes: 

-  Los Guardianes de la Revolución, 
- El poder presidencial en manos del presidente, jeque Hassan Rohani; y, 
- El poder del Guía de la Revolución –el ayatola Alí Khamenei– que actúa como árbitro en los conflictos entre los otros dos poderes.



Los Guardianes de la Revolución son una fuerza armada de élite, separada del ejército regular. Obedecen al Guía de la Revolución mientras que el ejército regular depende del presidente de la República Islámica. Los Guardianes de la Revolución se plantean como objetivo liberar el Medio Oriente del imperialismo anglosajón. Garantizan la protección de las poblaciones chiitas en todo el mundo y, a cambio, cuentan con esas poblaciones para la protección de Irán. Los Guardianes de la Revolución están presentes en Yemen, Irak, Siria y el Líbano.



El presidente Hassan Rohani trata de sacar la República Islámica del aislamiento impuesto a ese país a raíz de la Revolución del imam Khomeiny. Pretende desarrollar el comercio internacional y restaurar la condición de potencia regional dominante que tenía Irán en tiempos del Shah.


El ayatola Alí Khamenei, ideológicamente cercano a los Guardianes de la Revolución, trata de mantener el equilibrio entre los dos poderes anteriormente descritos y salvaguardar a la vez la unidad del país. Pero su papel ha ido haciéndose cada vez más difícil, en la medida en que van en aumento las tensiones entre los Guardianes de la Revolución y el presidente Rohani. El ex presidente Mahmud Ahmadineyad –proveniente de los Guardianes de la Revolución– y su ex vicepresidente Hamid Beghaie han sido proclamados «malos musulmanes» por el Consejo de los Guardianes de la Constitución (institución diferente a los Guardianes de la Revolución). El ex presidente Ahmadineyad acaba de ser puesto bajo prisión domiciliaria y su ex vicepresidente Beghaie fue objeto de un juicio secreto que acabó condenándolo a 15 años de cárcel. (Nota del editor del blog: Sobre las disensiones entre los poderes en Irán, revisar un anterior reportaje: Disputas internas en Irán? )

Desde el asesinato de Jihad Moughniyah –hijo de Imad Moughniyah, el jefe militar del Hezbollah libanés– y de varios oficiales de los Guardianes de la Revolución, en enero de 2015, en la línea de demarcación que separa las fuerzas israelíes y las fuerzas sirias en el Golán, todo hace pensar que Irán trata de implantar bases militares en el sur de Siria. Al parecer se trata de planificar un ataque coordinado contra Israel desde Gaza, el Líbano y Siria.

Ese es el proyecto que Israel trata de contrarrestar y al que Rusia niega su apoyo.


Evolución de las posiciones políticas

Desde el punto de vista de la Federación Rusa, Israel es un Estado internacionalmente reconocido, con más de un millón de ciudadanos provenientes de la antigua Unión Soviética, y tiene derecho a defenderse, independientemente del conflicto que plantean tanto el robo de territorios por parte de Tel Aviv como su actual régimen de apartheid.

Por el contrario, desde el punto de vista iraní, Israel no es un Estado sino una entidad ilegítima que ocupa Palestina y oprime a los habitantes históricos de esa tierra. Por consiguiente, es legítimo combatirlo. Al hacerlo, sin embargo, la República Islámica va más allá del análisis de su fundador. Para el imam Khomeiny, Israel era sólo un instrumento de las dos principales potencias imperialistas, que son Estados Unidos y el Reino Unido. En los últimos años, el discurso iraní sobre Palestina se ha hecho particularmente confuso, convirtiéndose en una mezcla de argumentos políticos y religiosos y recurriendo a estereotipos antisemitas.

Hace tres años que Israel exige que Rusia impida que Irán instale bases militares a menos de 50 kilómetros de la línea de demarcación. Al principio, Rusia resaltó el hecho que Irán había ganado la guerra en Siria, mientras que Israel la ha perdido. Por consiguiente, Tel Aviv no estaba en condiciones de exigir nada. Pero ahora, cuando el posible fin de la guerra parece cercano, la posición rusa ha cambiado: permitir que Irán inicie un nuevo conflicto no es una opción.

Se trata exactamente de la misma actitud que llevó a Rusia a bombardear, en 2008, los dos aeropuertos que Israel había alquilado en Georgia. Moscú evitó así un ataque de Tel Aviv contra Teherán. Esta vez, Rusia se opone a una iniciativa militar iraní contra Israel.

La posición de Siria

El presidente sirio, Bashar al Assad

Desde el punto de vista sirio, Israel es un enemigo que ocupa el Golán ilegalmente. Durante la guerra, ese enemigo apoyó de facto a los yihadistas y bombardeó Siria un centenar de veces.

A pesar de ello, el proyecto iraní no es bienvenido. Al igual que Moscú, Damasco no cuestiona la existencia del Estado hebreo sino sólo su régimen, que excluye a los palestinos. Lo más importante es que la República Árabe Siria no busca el enfrentamiento con su vecino sino la paz. Tanto Hafez como Bachar al-Assad trataron de negociar esa paz –principalmente con el presidente estadounidense Bill Clinton– pero sus esfuerzos fueron vanos.

Por otro lado, todos saben que el ejército israelí cuenta con el apoyo total de Estados Unidos, atacarlo sería atacar a Washington. Después de 7 años de agresión extranjera, Siria no estaría en condiciones de hacerlo, ni aunque quisiera.

O sea, aunque ha aceptado permitir a Irán instalar bases en suelo sirio, Damasco no irá más allá de ese consentimiento.


El contexto irano-estadounidense

Nota del editor del blog: Esta primera parte de la ponencia de Thierry Meyssan fue presentado el 8 de mayo, antes de la declaración de Trump de retirarse del acuerdo nuclear con Irán (el mismo 8 de mayo) y antes del ataque/represalia israelí contra los iraníes en Siria (10 de mayo).


El posible fin de la guerra ha provocado la crisis actual, y también pesa sobre el futuro del acuerdo 5+1. Parece probable que Estados Unidos deje de ser garante de este último. 

Pero ese acuerdo multilateral no es lo que parece. El texto firmado el 14 de julio de 2015 es exactamente idéntico al que ya se había negociado el 4 de abril. El hecho es que durante los últimos meses de aquella negociación, Washington y Teherán discutieron bilateralmente varias cláusulas secretas cuyo contenido nadie conoce.

Sin embargo, todos han podido comprobar que desde la conclusión de aquel acuerdo secreto, las fuerzas de Estados Unidos y de Irán, presentes en todo el Medio Oriente, no han llegado nunca a enfrentarse directamente.

La parte del acuerdo que todo el mundo conoce trata sobre una suspensión del programa nuclear iraní por un plazo de al menos una década, estipula un levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán y un fortalecimiento de los controles que realiza la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Ese acuerdo resulta catastrófico para Teherán que, por ejemplo, se vio obligado a renunciar la enseñanza de la física nuclear. Pese a ello, Teherán firmó el acuerdo 5+1 con tal de obtener el levantamiento de las sanciones que afectaban gravemente su economía. Sin embargo, luego del esperado levantamiento, esas sanciones fueron restauradas de inmediato… con otro pretexto (el programa de desarrollo de misiles) y el nivel de vida de la población iraní sigue bajando.

Contrariamente a lo que afirma la propaganda occidental, la República Islámica había puesto fin a su investigación nuclear militar en 1988 porque el imán Khomeiny decretó que las armas de destrucción masiva contradicen los principios del islam. O sea, desde 1988, Irán sólo conservaba su investigación nuclear de carácter civil y algunas investigaciones sobre aplicaciones militares tácticas. Hoy en día, sólo son susceptibles de reactivar el programa nuclear militar los sectores que aspiran a seguir los pasos del régimen del Shah –o sea, el grupo cercano al presidente Rohani. Pero no lo harán debido a las excelentes relaciones que, a pesar de todo, mantienen con Washington.

Una reunión preparatoria de la Conferencia Mundial de Seguimiento del Tratado de No Proliferación nuclear se desarrolla actualmente en Ginebra. Irán y Rusia defienden allí una moción para declarar el Medio Oriente «zona exenta de armas nucleares», moción que encuentra la oposición de Israel, Arabia Saudita y las potencias occidentales.

La amenaza que Teherán ejerce desde Siria debe interpretarse como una forma de presionar para que se mantengan las cláusulas secretas del acuerdo 5+1.



II parte

¿Irán e Israel han iniciado una nueva guerra?


En respuesta a la decisión de Estados Unidos de salir del acuerdo 5+1 (JCPOA), y teniendo además en cuenta que Israel ya los había bombardeado antes, los Guardianes de la Revolución iraníes dispararon hacia el Golán ocupado por Israel una salva de misiles desde sus bases en Siria. ¿Es esto el preludio de una nueva guerra regional? ¿O se trata más bien de una operación iraní que en realidad persigue fines de política interna en Irán?

El 8 de mayo de 2018, Donald Trump anunciaba, adelantándose a la fecha prevista, la salida de su país del acuerdo multilateral sobre el programa nuclear iraní, identificado inicialmente como 5+1 y más reciente como JCPOA. Por supuesto, eso implica que Estados Unidos ya no se atendrá a las cláusulas secretas bilaterales que había firmado con Teherán.

Aunque nadie conoce el contenido exacto de esas cláusulas, es evidente que tienen que ver con la repartición del Medio Oriente. Mientras estuvieron vigentes, las fuerzas de Estados Unidos coincidieron con las fuerzas iraníes en numerosos campos de batalla pero sin enfrentarse directamente. Esa etapa ha terminado.

Téhéran tenía dos opciones: atacar a los soldados estadounidenses o atacar Israel. El general Qassem Soleimani optó por el Golán sirio, ilegalmente ocupado por Israel.

El general Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Al-Qods, es el combatiente más respetado en todo el Gran Medio Oriente. Ha estado en todos los teatros de operaciones de la región. Sus victorias lo han convertido en una leyenda viviente. Se dice que Washington ha dado a Tel Aviv luz verde para eliminarlo. (Nota del editor del blog: Según fuentes del diario kuwaití 'Al-Jarida', hace tres años EE.UU. habría advertido a los iraníes un complot israelí para matar al general Soleimani cerca de Damasco que le habría estando siguiendo los pasos durante algún tiempo, ese frustrado atentado -según el diario mencionado- provocó roces entre los estamentos de inteligencia de los EEUU e Israel. Hoy advirtiendo el prestigio del general iraní, Washington supuestamente considera apropiado que Israel elimine al general y que se habría lamentado no haber autorizado su asesinato a su tiempo. Siempre, según 'Al-Jarida' una fuente no identificada en Jerusalén expresó que «hay un acuerdo estadounidense-israelí» dado que Soleimani es una amenaza para los dos países y para sus intereses en la región. Finalmente dice el diario kuwaiti que Mohammad Reda Falah Zadeh, segundo al mando de las fuerzas iraníes en Siria, sería otro objetivo de Israel). 



En la madrugada del 10 de mayo de 2018, hacia las 00:30 horas, la Fuerza Al-Qods de los Guardianes de la Revolución –la élite militar iraní– disparó hacia el Golán ocupado una salva de misiles desde sus bases en Siria. Israel es el arsenal del Pentágono en el Medio Oriente (con las instalaciones 51, 53, 55 y 56). Optando por la escalada, el Estado hebreo respondió de manera desproporcionada, disparando cerca de 70 misiles contra objetivos iraníes en Siria y tratando de destruir la defensa antiaérea siria.

Oficialmente, la operación iraní era una respuesta al ataque israelí del 29 al 30 de abril contra varias bases de los Guardianes de la Revolución iraníes. En aquella ocasión, la defensa antiaérea siria, quedó paralizada al no disponer de los datos que podían proporcionarle los radares rusos. Esta vez, por el contrario, la defensa antiaérea siria destruyó numerosos misiles israelíes.

Misiles israelíes y contramisiles sirios se enfrentaron durante varias horas. Aunque la salva iraní, neutralizada por el sistema israelí Cúpula de Hierro, no había causado ningún daño a los israelíes, el ataque israelí provocó varias bajas entre los iraníes y en el sistema de defensa sirio.

Esto sucede precisamente después del viaje de Benyamin Netanyahu a Moscú. El primer ministro israelí fue hasta Moscú para decirle a sus interlocutores rusos que Israel no se dejaría atacar simultáneamente desde Gaza, el Líbano y Siria. Como ya expliqué en un artículo anterior, Rusia estima que esa posición israelí se justifica.

Damasco y Moscú se ven así ante un problema derivado de su alianza con Teherán. Están agradecidos a los Guardianes de la Revolución por haber salvado la República Árabe Siria al principio de la guerra, pero ahora se ven arrastrados a un conflicto que no les pertenece: Siria y Rusia reconocen a Israel como Estado, mientras que la República Islámica de Irán rechaza ese reconocimiento.

Paradójicamente, la Casa Blanca había previsto esta situación. Donald Trump, quien estima que la paz en el Medio Oriente sólo puede ser posible si cada cual acepta sus propias derrotas, considera a Irán como un peligro precisamente porque la República Islámica niega su reconocimiento al Estado de Israel. Si ha decidido trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén es para empujar a todos los actores a aceptar la existencia del Estado israelí como una realidad.

En la mañana del mismo día 10, en la Conferencia de Seguridad de Herzliya, el ministro moldavo-israelí de Defensa, Avigdor Liberman, se enorgullecía –con razón– de haber defendido su país y de haber causado bajas a sus adversarios. Se dio el lujo de recordar que Israel es un país pequeño cuyos dirigentes son recibidos regularmente tanto en el Kremlin como en la Casa Blanca. Y al hacerlo se felicitaba implícitamente por el actual giro de los acontecimientos, que obligará las fuerzas de Estados Unidos a quedarse en suelo sirio y a Rusia a aceptar eso.



Israel trata de presionar a Siria para que controle a las fuerzas iraníes en suelo sirio, exactamente como ha presionado a los gobiernos libaneses para que controlen al Hezbollah.

Sin embargo, esa estrategia no ha funcionado en Líbano, donde el Hezbollah es hoy la principal organización militar del país –mucho más poderosa que el ejército nacional– y es también la principal fuerza política –como acaba de quedar demostrado en las elecciones legislativas del 6 de mayo. Claro, Siria sigue siendo un Estado en todo el sentido de la palabra, mientras que el Líbano sigue sin lograr serlo. Por otro lado, los iraníes no son parte de la población árabe pero el Hezbollah forma parte del pueblo libanés. Así que hay que tener cuidado con la comparación entre Siria y el Líbano.

Desde el punto de vista ruso, el despliegue de los Guardianes de la Revolución junto a las poblaciones chiitas en Yemen, Arabia Saudita, Irak, Siria y Líbano es más o menos comparable al de los soldados rusos que protegen a las poblaciones rusas que viven en Transnistria, Abjasia, Osetia y Ucrania. Pero la presencia de los Guardianes de la Revolución en Gaza –donde asesoran y dirigen la organización conocido como Yihad Islámica y una facción del Hamas– no puede justificarse de la misma manera, por no entrar a mencionar su infiltración en África y en Latinoamérica.

Por otro lado, si Moscú solicitara a Teherán la retirada de sus fuerzas presentes en Siria, tendría que tomar su lugar o permitir que Ankara instalara más tropas en suelo sirio. Una retirada iraní no se aplicaría sólo a los Guardianes de la Revolución sino a las milicias chiitas afganas e iraquíes vinculadas a ellos… y el Hezbollah se vería obligado a elegir entre Siria e Irán.

Para los sirios, la situación es incómoda. Nadie en Siria tiene intenciones de expulsar a estos valiosos aliados… pero tampoco es una opción permitirles desatar un nuevo conflicto con Israel.

Los Guardianes de la Revolución de Irán (CGRI), el cuerpo militar de élite que se encarga desde 1979 de preservar los valores de la República Islámica.


Varias preguntas se imponen. 

¿Por qué tomaron esta iniciativa los Guardianes de la Revolución? ¿Pusieron al tanto previamente al Guía de la Revolución, Alí Khamenei? Dicho de otra manera, ¿deben interpretarse estos hechos como una amenaza real contra Tel Aviv o como una jugada de política interna iraní?

En cuanto el presidente Trump anunció que Estados Unidos se retira del JCPOA, el presidente iraní Hassan Rohani intervino en la televisión para declarar que el JCPOA es un acuerdo multilateral que no puede ser echado abajo por una sola de las partes firmantes. Pero sobre todo trató de tranquilizar a sus compatriotas asegurando que el país se había preparado para esta situación y que su nivel de vida no se verá afectado. El problema es que nadie le cree. En un solo día, la moneda iraní se derrumbó y perdió cerca de la tercera parte de su valor.

Luego intervino el Guía, Alí Khamenei, maldiciendo a Trump y dando así la impresión de confirmar que Irán enfrenta una catástrofe. Además, Khamenei puso en duda que los europeos sean capaces de enfrentarse a Estados Unidos y concluyó que también acabarán saliendo del acuerdo.

Por el momento, las empresas europeas están en espera de conocer la posición de sus gobiernos. Pero todas se preparan para la posible pérdida de sus inversiones en Irán, como ya sucedió en el momento de las primeras sanciones contra ese país.

En todo caso, mientras que Estados Unidos no ha sacado aún conclusiones militares de su propia retirada del JCPOA, los iraníes dan por recobrada su libertad de acción. Con el ataque contra Israel han respondido al presidente Trump. Es probable que mantengan la presión, en Siria y en otros lugares, hasta que Washington vuelva a la mesa de negociaciones.


Thierry Meyssan


-------
NOTA: Las negrillas, subrayados, cursivas y la casi totalidad de fotografías (a excepción del primer mapa)  son incorporadas por el editor de este blog. Así como algunos datos explicativos que se advierte como "Nota del editor" La fuente original consta a continuación:

Rusia se opone a una guerra entre Irán e Israel
Irán e Israel han iniciado una nueva guerra?
Israel: 200 armas nucleares apuntan a Irán