Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta economía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta economía. Mostrar todas las entradas

18 marzo 2021

El derrocamiento de Evo Morales y la primera guerra del litio

 



por Thierry Meyssan


Desde finales del siglo XIX, el mundo se había acostumbrado a las guerras del petróleo. ‎Pero ahora comienzan las guerras del litio, que es un mineral fundamental para la fabricación de ‎teléfonos celulares… y también para la de automóviles eléctricos. Un historiador y ‎un periodista británicos lograron obtener una serie de documentos del Foreign Office –‎el ministerio de Exteriores del Reino Unido– que demuestran que Londres organizó ‎de punta a cabo el derrocamiento del presidente de Bolivia, Evo Morales, para ‎apoderarse de las reservas de litio de ese país.


Boris Johnson afp / Justin Tallis


Mientras entretenía al público con sus payasadas, Boris Johnson supervisó el derrocamiento ‎del presidente Evo Morales en Bolivia, ocupó la isla de Socotra y organizó la victoria de ‎Turquía sobre Armenia… sin que nadie mencionara nada de eso.

 

¿Recuerdan ustedes el derrocamiento del presidente boliviano Evo Morales, a finales de 2019? ‎En aquel momento, la prensa dominante anunciaba que Morales había transformado su país en ‎una dictadura y que “el pueblo” lo había sacado del poder. Por su parte, la Organización de ‎Estados Americanos (OEA) publicó un informe donde “certificaba” que había existido fraude en la ‎elección presidencial boliviana –en la cual Evo Morales había sido reelecto en primera vuelta– y ‎que lo ocurrido no era un golpe de Estado sino un “regreso a la democracia”. ‎

Para no acabar como el presidente chileno Salvador Allende, Evo Morales se fue a México, donde ‎denunció que había sido objeto de un golpe de Estado organizado por fuerzas deseosas de ‎apoderarse de las reservas de litio de Bolivia. Al no ser capaz de identificar a quienes se movían detrás ‎de los golpistas, su denuncia fue ridiculizada en Occidente. ‎

Sólo nosotros revelamos entonces que la operación que derrocó ‎al presidente Evo Morales había sido ejecutada por una comunidad de católicos croatas ‎descendientes de ustachis (también llamados “ustachas”), asentada en el departamento boliviano ‎de Santa Cruz desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, en realidad una de las redes stay-‎behind montadas por la OTAN después de aquel conflicto [1].‎

Un año más tarde, el candidato del partido del presidente Evo Morales –el Movimiento ‎al Socialismo (MAS)– ganó por amplia mayoría una nueva elección presidencial [2]. Esta vez no hubo reclamos sobre la ‎legitimidad de la elección y Evo Morales pudo regresar a su país, donde fue acogido triunfalmente ‎‎–aunque ya no como presidente de Bolivia [3]. La supuesta dictadura ‎de Morales nunca existió pero la que Jeanine Áñez había instalado –gracias a la complicidad de ‎los altos mandos del ejército y de la policía– acababa de ser expulsada del poder mediante ‎las urnas.

 ‎


En Londres, el historiador Mark Curtis y el periodista Matt Kennard lograron acceso a documentos ‎desclasificados del ministerio británico de Exteriores (Foreign Office). Y acaban ‎de publicar sus conclusiones en el sitio web Declassified UK, asentado en Sudáfrica desde que fue ‎blanco de la censura militar en Reino Unido [4].‎

A lo largo de su carrera, Mark Curtis nos ha mostrado que la descolonización no modificó la ‎política del Reino Unido. El nuevo trabajo de Mark Curtis muestra que el derrocamiento del presidente boliviano Evo ‎Morales fue resultado de una orden del ministerio británico de Exteriores y de varios elementos ‎de la CIA estadounidense, y que no pasó por la administración Trump. 

 

El objetivo de la operación ‎era hacer posible el saqueo del litio boliviano, que despierta la ambición del Reino Unido en el ‎actual contexto de la transición energética.‎

 

En 2009, la administración Obama ya había emprendido en Bolivia una intentona golpista, ‎frustrada por el presidente Evo Morales y cuyo resultado fue la expulsión de varios diplomáticos y ‎funcionarios estadounidenses en aquel país. Por su parte, la administración Trump parece haber ‎aparentado que dejaba las manos libres a los neoconservadores en América Latina, aunque ‎impidiéndoles sistemáticamente proceder a la ejecución final de sus planes. ‎

El litio es un elemento fundamental en la fabricación de baterías y está presente en los llamados ‎‎“salares” existentes en las montañas de Chile, Argentina y principalmente en Bolivia –países que ‎conforman el «triángulo del litio»–, así como en el Tíbet. Pero también está presente, en forma ‎sólida, en ciertos minerales que se extraen en minas, como en Australia. Actualmente, el litio se ‎ha convertido en un elemento clave, más importante incluso que el petróleo, en el contexto de ‎los Acuerdos de París sobre el cambio climático. ‎


El Salar de Uyuni es la fuente de recursos del litio que Bolivia sueña con industrializar. (Getty Images)

En febrero de 2019, el presidente Evo Morales había autorizado el TBEA Group –una empresa ‎china– a explotar las principales reservas de litio de Bolivia. Así que en Londres se trazó un plan ‎para robar el litio boliviano. ‎

Evo Morales, dirigente aymara, fue electo presidente de Bolivia en 2006. Había llegado ‎al mundo de la política a través del sindicalismo, como dirigente de los pequeños productores de ‎hoja de coca –una planta local prácticamente indispensable para las poblaciones que viven a ‎grandes altitudes sobre el nivel del mar, pero que también puede ser procesada para convertirla ‎en la conocida cocaína, la poderosa droga públicamente prohibida en Estados Unidos. ‎Al convertirse en el primer miembro de los pueblos originarios electo presidente de Bolivia, Evo ‎Morales encarnó el regreso de esas poblaciones al poder, al que nunca habían tenido acceso ‎desde la colonización española. ‎

En este punto, se impone una pequeña cronología:‎


- Ya en 2017-2018, el Reino Unido había enviado expertos a la empresa nacional boliviana ‎Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) para evaluar las condiciones para la eventual explotación de ‎las reservas de Bolivia.‎

- En 2019-2020, Londres financia un estadio para «optimizar la exploración y la producción del litio ‎boliviano utilizando la tecnología británica».‎

- En abril de 2019, la embajada del Reino Unido en Buenos Aires organiza un seminario con ‎representantes de Argentina, Chile y Bolivia, responsables de empresas mineras y responsables ‎gubernamentales, para presentarles las ventajas que representaría para ellos trabajar con la ‎London Metal Exchange –la Bolsa de Metales de Londres. El gobierno del presidente Evo Morales ‎envió un ministro como representante de Bolivia.

- Justo antes del derrocamiento del presidente Evo Morales, el Banco Interamericano de ‎Desarrollo (BID) estuvo financiando los proyectos británicos.

- Mucho antes del golpe contra el presidente Evo Morales, el ministerio británico de Exteriores ‎recurrió a una empresa de Oxford –Satellite Applications Catapult– para cartografiar las reservas ‎de litio. El mapa así obtenido fue distribuido por el Banco Interamericano de Desarrollo –el ya ‎mencionado BID– sólo después del derrocamiento de Evo Morales.

- Meses después del derrocamiento de Evo Morales, la embajada del Reino Unido en Bolivia y la ‎empresa Watchman UK organizaron un seminario con 300 actores del sector del litio. ‎Watchman UK se especializa en cómo manipular poblaciones enteras para llevarlas a participar ‎en proyectos contrarios a sus propios intereses, o sea en cómo evitar que esas poblaciones ‎se rebelen. ‎

 

Carbonato de Litio producido en Bolivia para la exportación (Reuters)

Antes y después del golpe de Estado contra el presidente Evo Morales, la embajada británica ‎disminuyó su actividad en La Paz –la ciudad sede del gobierno boliviaano– para concentrar ‎su interés en la región de Santa Cruz, donde los descendientes de los croatas ustachis habían ‎obtenido legalmente el poder. La embajada británica comenzó a realizar allí numerosos eventos ‎culturales y comerciales. ‎

Para neutralizar a los bancos bolivianos, la embajada británica organizó –8 meses antes del golpe ‎de Estado– un seminario sobre seguridad informática. En ese evento fue presentada la firma ‎DarkTrace (creada por el MI5 británico) y se explicó a los participantes que sólo los ‎establecimientos bancarios que utilizaran los servicios de DarkTrace podrían trabajar con la City ‎londinense. ‎

Mark Curtis y Matthew Kennard señalan que Estados Unidos no participó oficialmente en ‎el golpe contra Evo Morales… pero varios funcionarios salieron de la CIA para orquestarlo. ‎Por ejemplo, DarkTrace reclutó a Marcus Fowler, un especialista de la CIA en ciberoperaciones, y ‎a Alan Wade, ex jefe de inteligencia de la CIA. El personal encargado de preparar el golpe era ‎principalmente británico, como los responsables de Watchman UK, Christopher Goodwin-Hudson ‎‎–ex militar de carrera y posteriormente director de la seguridad en Goldman Sachs– y Gabriel ‎Carter –miembro del Special Forces Club de Knightsbridge, quien pasó por Afganistán. ‎

El historiador Mark Curtis y el periodista Matthew Kennard aseguran también que la embajada ‎británica en Bolivia proporcionó a la Organización de Estados Americanos (OEA) los datos que ‎fueron utilizados para «probar» el supuesto fraude en la elección presidencial. Aquel “informe” ‎de la OEA fue posteriormente desmentido por investigadores del Massachusetts Institute of ‎Technology (MIT) [5], antes de que los electores bolivianos se encargaran de desmentirlo ‎definitivamente en las urnas, en la elección siguiente. ‎

Los hechos están confirmando los trabajos del historiador británico Mark Curtis. En 3 años, desde ‎el golpe de Estado en Bolivia –realizado en 2019–, hemos mostrado el papel del Reino Unido ‎en la guerra contra Yemen [6] y en el ‎conflicto del Alto Karabaj (2020) [7].‎




- El Reino Unido realiza guerras cortas y operaciones secretas, evitando en la medida de lo posible ‎que su acción quede bajo las luces de los medios

- Controla la percepción pública sobre ‎su presencia utilizando para ello una multitud de agencias de prensa y de medios de difusión que ‎Londres subvenciona en secreto. 

- Utiliza todos esos medios y agencias de prensa para explotar ‎el país según su propia conveniencia. E incluso puede hacer durar esa situación por el mayor ‎tiempo posible, manteniendo la certeza de que sus víctimas volverán a recurrir a su supuesta ‎ayuda, lo cual pone a Londres en situación de ser el único actor capaz de aplacar los conflictos ‎que inicia.


Thierry Meyssan


[1] «Bolivia, laboratorio de una nueva ‎estrategia de desestabilización», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, ‎‎26 de noviembre de 2019.

[2] «Resultado de la elección presidencial en Bolivia.‎ Una sonora bofetada para la ‎‎“coalición occidental”», por el general Dominique ‎Delawarde, Red Voltaire, 22 de octubre de 2020.

[3] «Regreso triunfal de Evo Morales ‎a Bolivia», Red Voltaire, 22 de noviembre de 2020.

[4] “Revealed: The UK supported the coup in Bolivia to ‎gain access to its ‘white gold’”, Matt Kennard, Daily ‎Maverick, 8 de marzo de 2021.

[5] «El fraude de la OEA sobre la elección de ‎Evo Morales», Red Voltaire, 4 de marzo de 2020 y Analysis of the 2019 Bolivia Election, Jack R. Williams y John Curiel, ‎MIT, febrero de 2020.

[6] «La primera guerra de la “OTAN-MO” ‎perturba el orden regional», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 24 de marzo de 2020.

[7] «Victoria de Londres y Ankara en el Alto Karabaj, derrota para Soros y los armenios», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 24 de ‎noviembre de 2020.

16 diciembre 2020

Ley Préstamo - Arrendamiento de los EEUU en la IIGM. ¿Fue tan útil la ayuda?





Nota de introducción por el editor del blog

En la serie de películas informativas encargados por el gobierno de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, Why We Fight? (¿Por qué luchamos?), producidas por el Departamento de Guerra, División de Servicios Especiales y Servicios de Imágenes del Ejército de los Estados Unidos, cuya finalidad fue demostrar tanto a las tropas como a la población civil la razón de la participación del país en la guerra. La exhibición de los documentales, sobre todo a los civiles, buscaba comprometer el apoyo ciudadano en la participación estadounidense en la guerra.

Las mencionadas películas informativas fueron realizadas entre 1942 y 1945. En el año 2000, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos consideró las películas "culturalmente significativas" y las seleccionó para su conservación en el Registro Nacional de Películas. Ahora son de dominio público y están disponibles en internet.

Nos interesa por su trascendencia y por razones históricas, el capítulo V, de Why we Fight?, "The Battle of Russia" (divididos en dos episodios) que detalla la histórica defensa y la guerra rusa contra Alemania en una lucha a muerte contra los ejércitos nazis en las puertas de Moscú y Stalingrado. Los Aliados lucharon contra la Alemania nazi y la URSS fue parte de esa Alianza, los militares de las naciones aliadas comprendían y tenían los mismo objetivos, el mando político no, fueron éstos últimos quienes decidieron hasta donde podían avanzar. La camaradería entre tropas estadounidenses y soviéticas quedó reflejada en el río Elba, el 25 de abril de 1945, hito histórico conocido como "el espíritu del Elba". 

Vale la pena transcribir las palabras de varias autoridades civiles y militares de los Estados Unidos que abren el capítulo V de la serie ¿Por qué Luchamos?, "La Batalla de Rusia".


"La historia no ha visto un mayor despliegue de coraje que el que exhibió el pueblo de la Rusia soviética". Henry L. Stimson, Secretario de Guerra (1940-1945) bajo los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry S. Truman.

"Nosotros, así como todos nuestros aliados reconocemos la eterna deuda de gratitud que tenemos con el ejército y el pueblo de la Unión Soviética" Frank Knox, Secretario de la Marina.

"La caballerosidad y el espíritu luchador de los soldados rusos provocan la admiración del ejército estadounidense". George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército de los EEUU.

"Me adhiero al sentimiento de admiración por la heroica e histórica defensa de la Unión Soviética". Ernest J. King, Comandante en Jefe de la Flota de los EEUU y Jefe de Operaciones Navales durante la IIGM.

"La magnitud y el esplendedor del esfuerzo realizado por los rusos lo convierten en el mayor logro militar de la historia". General Douglas MacArthur, Comandante supremo de las potencias aliadas, Área del Pacífico suroeste.


Sin embargo, en el presente se pretende reinterpretar la historia. Algunos políticos en los Estados Unidos y en Europa nos están diciendo que fueron los rusos y los nazis quienes iniciaron la segunda guerra mundial... (esos temas ya lo hemos tratado AQUÍ y AQUÍ, por lo que no insistiremos). Por lo mismo, muchos se preguntarán: ¿Entonces, por qué los Estados Unidos a través de la Ley de Préstamo y Arriendamiento apoyó a la Unión Soviética contra los nazis?; o, ¿todo eso fue una tapadera para fingir una inexistente alianza de parte de los aliados occidentales con la URSS?

Es recomendable no solo leer estas líneas, usted debería observar y escuchar la narración del video (en inglés). Aquí el capítulo V de la serie Why We Figth?. Saque sus propias conclusiones.

 

Why we Fight?. "The Battle of Russia"


Las siguientes líneas corresponden al historiador y bloguero ruso Evgeniy Spitsyn, texto originalmente escrito en ruso y traducidas al inglés en Oriental Review, mayo del 2015. El texto que aquí se presenta es una traducción del inglés que titula WWII lend-lease: was the US aid that helpful? Préstamo-Arrendamiento en la Segunda Guerra Mundial: ¿fue tan útil la ayuda estadounidense?. La investigación original fue publicada en dos entregas (la presentamos unificada para mayor compresión). 

Buena lectura

T. Andino U.

***

por Evgeniy Spitsyn


I parte

La Ley de Préstamo y Arrendamiento, o "Una ley para promover la defensa de los Estados Unidos"



La estructura de la Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que la nación receptora cumpliera una serie de condiciones:

1) No se requiere el pago de ningún artículo que se pierda o que se pierda o destruya durante las hostilidades, pero cualquier propiedad que sobreviva y sea adecuada para uso civil debe pagarse en su totalidad o en parte, como reembolso de un préstamo a largo plazo otorgado por los Estados Unidos;

2) Los artículos militares almacenados en los países receptores pueden permanecer allí hasta que Estados Unidos solicite su devolución;

3) A su vez, todos los arrendatarios deben ayudar a los Estados Unidos utilizando todos los recursos e información en su poder.


La Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que los países que solicitaban asistencia estadounidense proporcionaran a un informe financiero exhaustivo. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau Jr., tenía razón al reconocer este requisito como algo sin precedentes en los asuntos mundiales, al afirmar durante una audiencia del Comité del Senado que, por primera vez en la historia, un estado y un gobierno estaban proporcionando voluntariamente información a otro sobre sus propias finanzas.


El presidente Roosevelt firma el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento


Con la ayuda de la Ley de Préstamo y Arrendamiento, la administración del presidente Roosevelt se preparó para abordar una serie de cuestiones urgentes, tanto nacionales como extranjeras. En primer lugar, su marco permitiría crear nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos, que aún no había salido del todo de la extrema crisis económica de 1929-1933. En segundo lugar, la Ley de Préstamo y Arrendamiento hizo posible que el gobierno estadounidense ejerciera un cierto grado de influencia sobre los países receptores de la ayuda. Y tercero, al enviar a sus aliados armas, bienes y materias primas, pero no botas sobre el terreno, el presidente Roosevelt pudo mantenerse fiel a su promesa de campaña, en la que prometió: “Sus muchachos no serán enviados a ninguna guerra extranjera".

El sistema de préstamo y arrendamiento no fue diseñado en modo alguno para ayudar a la URSS. Los británicos fueron los primeros en solicitar ayuda militar sobre la base de esta relación de arrendamiento especial (que era similar a un arrendamiento operativo) a finales de mayo de 1940, en un momento en que la aplastante derrota de Francia había dejado a Gran Bretaña sin aliados militares en el continente europeo. Londres solicitó a Washington 40-50 destructores "viejos", ofreciendo tres opciones de pago: conseguirlos gratis, pagar en efectivo o alquilar. El presidente Roosevelt aceptó rápidamente la tercera opción y esa transacción se completó a fines del verano de 1940.

En ese momento, a los empleados del Departamento del Tesoro de Estados Unidos se les ocurrió la idea de tomar el concepto detrás de ese acuerdo privado y extenderlo para aplicarlo a todas las relaciones intergubernamentales. Los Departamentos de Guerra y Marina fueron incorporados para ayudar a desarrollar el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento, y el 10 de enero de 1941 la administración presidencial de los Estados Unidos presentó ese acto para su consideración ante ambas cámaras del Congreso, donde fue aprobado el 11 de marzo. En septiembre de 1941, después de mucho debate, el Congreso de los Estados Unidos aprobó lo que se conoció como el Programa de la Victoria, cuya esencia, según los historiadores militares estadounidenses (Richard Leighton y Robert Coakley), era que "la contribución de Estados Unidos a la guerra sería en armas, no ejércitos".


El presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt se reúne con el Ministro de Relaciones Exteriores soviético Vyacheslav Molotov en los Estados Unidos en 1942.


El 1 de octubre de 1941, el Comisario del Pueblo de Relaciones Exteriores, Vyacheslav Molotov, el Ministro de Abastecimiento británico, Lord Beaverbrook y el Enviado Especial de los Estados Unidos, Averell Harriman firmaron el Primer Protocolo (Moscú), que marcó el comienzo de la expansión del programa de préstamos y arrendamientos para la Unión Soviética. Posteriormente se firmaron varios protocolos adicionales.

¿Qué importancia tuvo el préstamo-arrendamiento en EE. UU.?

Durante la guerra, las fábricas soviéticas produjeron más de 29,1 millones de  armas pequeñas  de todos los tipos principales, mientras que solo 152.000 armas pequeñas (0,5% del total) fueron fabricadas por plantas estadounidenses, británicas y canadienses. Al  observar todos los tipos de sistemas de artillería de todos los calibres, vemos una imagen similar: 647.600 armas y morteros soviéticos frente a 9.400 de origen extranjero, lo que representa  menos del 1,5% del total.

Las cifras son menos desalentadoras para otros tipos de armas: la proporción de tanques domésticos frente a aliados y artillería autopropulsada fue, respectivamente, 132.800 frente a 11.900 (8,96%), y para  aviones de combate  - 140.500 frente a 18.300 (13%). 

 

De los casi $ 46 mil millones que se gastaron en toda la ayuda de préstamos y arrendamientos, los EE UU asignaron solo $ 9,1 mil millones, es decir, solo un poco más del 20% de los fondos al Ejército Rojo, que derrotó a la gran mayoría de las divisiones de Alemania y sus satélites militares.


Durante ese tiempo, el Imperio Británico recibió más de $ 30,2 mil millones, Francia - $ 1,4 mil millones, China - $ 630 millones, e incluso América Latina (!) recibió $ 420 millones. Se distribuyeron suministros de préstamo y arrendamiento a 42 países diferentes.


Un bombardero A-20 “Boston” (Douglas A-20 Havoc / DB-7 Boston), se estrella en el aeropuerto de Nome (Nome) en Alaska durante la destinación a la Unión Soviética en el marco del Lend-Lease.


Pero tal vez, a pesar del hecho de que las cantidades de ayuda transatlántica fueron bastante insignificantes, ¿fuera posible que desempeñara un papel decisivo en 1941, cuando los alemanes estaban a las puertas de Moscú y Leningrado, dentro de los 24-40 km de la Plaza Roja? 

Veamos las estadísticas de los envíos de armas de ese año. Desde el inicio de la guerra hasta finales de la misma, el Ejército Rojo debía recibir: 1,76 millones de rifles, armas automáticas y ametralladoras, 53.700 piezas de artillería y morteros, 5.400 tanques y 8.200 aviones de combate. De estos, a finales de 1941, nuestros aliados en la coalición anti-Hitler suministraron solo 82 armas de artillería (0,15%), 648 tanques (12,14%) y 915 aviones (10,26%).  Además, gran parte del equipo militar que se envió, en particular 115 de los 466 tanques fabricados en el Reino Unido, ni siquiera llegó al frente en el primer año de la guerra

Si convertimos estos envíos de armas y equipo militar en su equivalente monetario, entonces, según el conocido historiador Mikhail Frolov "Velikaya Otechestvennaya Voina 1941-1945 v Nemetskoi Istoriografii", San Petersburgo, 1994 (La Gran Guerra Patriótica 1941-1945 en la historiografía alemana), “hasta finales de 1941 - el período más difícil para el estado soviético - bajo la Ley de Préstamo y Arrendamiento, Estados Unidos envió a la URSS materiales por valor de $ 545.000, de los $ 741 millones en suministros enviados a todos los países que formaron parte de la coalición anti-Hitler. Esto significa que durante este período extraordinariamente difícil, menos del 0,1% de la ayuda estadounidense se destinó a la Unión SoviéticaPor ejemplo, en 1941 Estados Unidos prometió enviar 600 tanques y 750 aviones, en realidad solo envió 182 y 204, respectivamente.

Además, los primeros envíos de préstamos y arriendos durante el invierno de 1941-1942 llegaron a la URSS muy tarde, aunque durante esos meses críticos Rusia pudo librar una lucha impresionante contra los agresores alemanes por su cuenta, sin ninguna ayuda para hablar de las democracias de Occidente. A fines de 1942, solo el 55% de las entregas programadas habían llegado a la URSS".


Derrota del Convoy Aliado PQ-17, en el Océano Ártico, julio 1942, el convoy transportaba armamento y suministros a la URSS, como resultado del ataque alemán se perdieron 23 mercantes (que transportaban 430 tanques, 210 aviones, 3350 vehículos de diferente tipo). Las pérdidas superaban lo enviado en 7 convoyes a la URSS en 1941. (Citas del editor de este blog)


En noviembre de 1942, es decir, en el punto álgido de la batalla por el Cáucaso y Stalingrado, las entregas de armas prácticamente se detuvieron por completo. Las interrupciones en los envíos ya habían comenzado en el verano de 1942, cuando los aviones y submarinos alemanes aniquilaron casi por completo el Convoy PQ-17 que fue abandonado -por orden del Almirantazgo- por los destructores británicos asignados para escoltarlo. Trágicamente, solo 11 de los 35 barcos originales llegaron a salvo a los puertos soviéticos, una catástrofe que se utilizó como pretexto para suspender los convoyes posteriores de Gran Bretaña.

Un nuevo convoy, el PQ-18, perdió 10 de sus 37 buques a lo largo de su ruta, y no se envió otro convoy hasta mediados de diciembre de 1942. Así, durante tres meses y medio, cuando una de las batallas más decisivas de toda la Segunda guerra mundial se estaba librando en el Volga, menos de 40 barcos que transportaban carga de préstamo y arriendo llegaban intermitentemente a Murmansk y Arkhangelsk. Por esta razón, es comprensible que muchos sospecharan que Londres y Washington estaban pasando ese tiempo esperando a ver quién quedaría en pie después de la batalla de Stalingrado.


Como resultado, entre 1941 y 1942 solo el 7% de la carga en tiempo de guerra enviada desde los Estados Unidos llegó a la Unión Soviética. La mayor parte de las armas y otros materiales llegaron a la Unión Soviética en 1944-1945, una vez que los vientos de guerra cambiaron decisivamente.


¿Cuál fue la calidad del equipo militar de préstamo-arrendamiento?

De los 711 aviones de combate que habían llegado a la URSS desde el Reino Unido a fines de 1941, 700 eran modelos irremediablemente anticuados como el Kittyhawk, Tomahawk y Hurricane, que eran significativamente inferiores a los Messerschmitts alemanes y los Yakolev Yaks soviéticos,  tanto en velocidad como en agilidad, y ni siquiera estaban equipados con armas. Incluso si un piloto soviético lograba colocar a un as de vuelo alemán en la mira de su ametralladora, esas armas del calibre de un rifle a menudo eran completamente inútiles contra la robusta armadura del avión alemán. En cuanto a los aviones de combate  Airacobra  más nuevos, solo se entregaron 11 en 1941. Y el primer Airacobra llegó a la Unión Soviética desmontado, sin ningún tipo de documentación, habiendo ya vivido mucho más de su vida útil.


Un modelo usado del P-39Q Airacobra, entregado a la URSS en el programa Préstamos y Arrendamiento (foto interpuesta por el editor del blog).


Por cierto, este también fue el caso de los dos escuadrones de cazas Hurricane que estaban armados con cañones de tanques de 40 mm diseñados para atacar a los vehículos blindados alemanes. Pero estos aviones de combate resultaron ser tan completamente inútiles que se quedaron fuera de la guerra en la URSS porque no se pudo encontrar ningún piloto del Ejército Rojo dispuesto a volarlos.

Una situación similar se observó con los tan aclamados tanques ligeros británicos Valentine que los operadores de tanques soviéticos apodaron "Valentinas", y los tanques medios Matilda, para los cuales esos operadores de tanques reservaron un epíteto más mordaz: "Adiós a nuestra patria". Su armadura delgada, motores de gasolina altamente inflamables y transmisiones positivamente prehistóricas los hicieron presa fácil para los artilleros y lanzagranadas alemanes.


Una emotiva foto para la propaganda Aliada. Tanques de infanteria Valentine MKII (foto interpuesta por el editor del blog)


Según Valentin Berezhkov, intérprete de Joseph Stalin que participó en todas las negociaciones entre los líderes soviéticos y los visitantes angloamericanos, Stalin a menudo se sentía profundamente ofendido por las acciones británicas de ofrecer aviones obsoletos como el Hurricane como dádivas de préstamo y arrendamiento, en lugar de luchadores más nuevos como el Spitfire. Además, en septiembre de 1942, en una conversación con Wendell Willkie, líder del Partido Republicano de Estados Unidos, Stalin le preguntó a quemarropa frente a los embajadores estadounidense y británico, William Standley y Archibald Clark Kerr: ¿por qué los gobiernos británico y estadounidense ¿Suministrar equipos de tan mala calidad a la Unión Soviética?

Explicó que estaba hablando principalmente de envíos del P-40 estadounidense en lugar de los Airacobra mucho más actualizados, y agregó que los británicos estaban proporcionando cazas Hurricane completamente inadecuados, que eran muy inferiores a los que tenían los alemanes. Stalin afirmó que una vez, cuando los estadounidenses se preparaban para enviar 150 Airacobras a la Unión Soviética, los británicos intervinieron y se los quedaron. "Sabemos que los estadounidenses y los británicos tienen aviones que son iguales o mejores que los modelos alemanes, pero por alguna razón muchos de ellos no están llegando a la Unión Soviética".

El embajador estadounidense, almirante Standley, no sabía nada de esto, pero el embajador británico, Archibald Clark Kerr, admitió que estaba al tanto del evento del Airacobra, pero defendió su redirección con la excusa de que en manos británicas esos combatientes serían mucho más valiosos a la causa común aliada que si terminaran en la Unión Soviética ...




Otros aviones usados destinados a la URSS. Arriba: Bombardero norteamericano B-25J-30 en viaje a la URSS; en el Centro: Bombarderos Douglas A-20G preparados para la URSS; Abajo: Cazas P-63 RoyalCobra para la Fuerza Aérea Soviética (fotografías interpuestas por el editor del blog).


II parte

Ayuda de préstamo-arrendamiento no letal

 

La URSS recibe de los estadounidenses el avión No.5000, se trata de un P-63 Kingcobra. En Ladd Field (ahora Fort Wainwright), Fairbanks, Alaska, 10 de septiembre de 1944.

Además de armas, también se proporcionaron otros suministros en régimen de préstamo y arrendamiento. Y esas cifras son absolutamente indiscutibles.

En concreto, la URSS recibió 2.586.000 toneladas de combustible de  aviación, una cantidad equivalente al  37%  de lo que se produjo en la Unión Soviética durante la guerra, más casi 410.000  automóviles, que constituyen el  45%  de la flota de vehículos del Ejército Rojo (sin contar los automóviles capturados al enemigo). Los  envíos de alimentos también jugaron un papel importante, aunque se proporcionó muy poco durante el primer año de la guerra, Estados Unidos suministró solo alrededor del  15%  de la carne enlatada y otros productos no perecederos a la URSS.

Este apoyo también incluyó máquinas de herramienta, vías férreas, locomotoras, vagones, equipos de radar y otros elementos útiles sin los cuales una máquina de guerra puede hacer pocos avances.


Muchos de los vehículos enviados (tanques, aviones, etc.) estaban en malas condiciones y algunos modelos eran peores que los modernos soviéticos (el ejército rojo también tuvo que conformarse con sus tanques y aviones obsoletos y usarlo junto a su equipo moderno). En general los retrasos y las cifras menores a lo prometido fue la característica, aunque es probable que los occidentales intentaran hacer lo mejor posible en cuanto a proporcionar ropa de abrigo, comida enlatada y otros suministros. Curiosamente fue la Gran Bretaña quien dio el primer paso para la ayuda. Según datos técnicos: PRÉSTAMO Y ARRENDAMIENTO: El mejor tanque Fue el Sherman, el peor el tanque mediano M3. El mejor avión caza: el P39Q AiraCobra (el KingCobra era mejor, pero el modelo P63 voló solo algunas misiones contra Japón), el peor: el Hurricane (obsoleto; los soviéticos rearmaron a Hurricane con buenas armas, pero todavía era demasiado lento). El mejor bombardero: El B25 Mitchell, el peor: el Hampden. El mejor avión de reconocimiento: Spitfire (Spitfire era un buen caza, pero no era apto para el frente oriental), el peor avión de reconocimiento: O52 Owl. El mejor avión de transporte: el C47 (la URSS también construyó muchos Li-2, la propia variante con licencia), el peor avión de transporte: el Albemarle. Muchas y variadas publicaciones no se ponen de acuerdo con las cifras reales de los envíos de material de guerra, lo que aquí se publica está basado en datos y fuentes occidentales, no hay que olvidar que el porcentaje de pérdidas en el traslado fue preocupante. (Nota interpuesta por el editor del blog)


Por supuesto, esta lista de ayuda de préstamo-arrendamiento parece muy impresionante, y uno podría sentir una sincera admiración por los socios estadounidenses en la coalición anti-Hitler, excepto por un pequeño detalle: los fabricantes estadounidenses también estaban suministrando lo mismo a la Alemania nazi al mismo tiempo ... (Ver: Las guerras del Estados Unidos empresarial)

Por ejemplo, John D. Rockefeller Jr. poseía una participación mayoritaria en la corporación Standard Oil, pero el siguiente accionista más grande era la empresa química alemana IG Farben, a través de la cual la empresa vendía gasolina y lubricantes por valor de 20 millones de dólares a los nazis. Y la sucursal venezolana de esa empresa envió 13.000 toneladas de crudo a Alemania cada mes que la robusta industria química del Tercer Reich convirtió inmediatamente en gasolina. Pero los negocios entre las dos naciones no se limitaban a la venta de combustible; además, Henry Ford también enviaba tungsteno, caucho sintético y muchos componentes diferentes para la industria automotriz a través del Atlántico al Führer alemán. En particular, no es ningún secreto que el 30% de todos los neumáticos producidos en sus fábricas fueron utilizados por la Wehrmacht alemana.




Los detalles completos de cómo los Ford y los Rockefeller se coludieron para abastecer a la Alemania nazi aún no se conocen completamente porque eran secretos comerciales estrictamente guardados, pero incluso lo poco que se ha hecho público y reconocido por los historiadores deja en claro que la guerra no hizo desacelerar en ningún el ritmo del comercio de Estados Unidos con Berlín.


La Ley de Préstamo-Arrendamiento no era caridad

 


Existe la percepción de que Estados Unidos ofreció la ayuda de préstamo-arrendamiento con la bondad de su corazón. Sin embargo, esta versión no se sostiene tras una inspección más cercana

En primer lugar, esto se debió a algo llamado "préstamo-arrendamiento inverso". Incluso antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, otras naciones comenzaron a enviar a Washington materias primas esenciales valoradas en casi el 20% de los materiales y armas que Estados Unidos había enviado al extranjero. Específicamente, la URSS proporcionó 32.000 toneladas de manganeso y 300.000 toneladas de mineral de cromo, que eran muy apreciados por la industria militar. Basta decir que cuando la industria alemana se vio privada del manganeso de los ricos depósitos de Nikopol como resultado de la ofensiva soviética Nikopol-Krivoi Rog, en febrero de 1944, el blindaje frontal de 150 mm de los tanques “Royal Tiger” alemanes resultó ser mucho más vulnerable a los proyectiles de artillería soviética que la placa blindada de 100 mm que se encontraba anteriormente en los tanques Tiger ordinarios.

Además, la URSS pagó los envíos aliados con oro. De hecho, un crucero británico, el  HMS Edinburgh, transportaba 5,5 toneladas de ese metal precioso cuando fue hundido por submarinos alemanes en mayo de 1942.

La Unión Soviética también devolvió gran parte del armamento y equipo militar después de la guerra, según lo estipulado en el acuerdo de préstamo y arrendamiento. A cambio se les emitió una factura por $ 1.300 millones. Dado el hecho de que se habían cancelado las deudas de préstamo-arrendamiento con otras naciones, esto parecía un robo en la carretera, y Stalin exigió que se recalculara la "deuda de los Aliados.



Posteriormente los estadounidenses se vieron obligados a admitir su error, pero inflaron los intereses adeudados en el gran total, y el monto final, incluido ese interés, ascendió a  $ 722 millones, cifra que fue aceptada por la URSS y los Estados Unidos bajo un acuerdo de conciliación firmado en Washington en 1972. De esta cantidad, $ 48 millones se pagaron a los EEUU en tres cuotas iguales en 1973, pero los pagos posteriores se interrumpieron cuando EE UU introdujo prácticas discriminatorias en su comercio con la URSS (en particular, la notoria Enmienda Jackson- Vanik).

Las partes no volvieron a la discusión de la deuda por préstamo-arrendamiento hasta junio de 1990, durante una nueva ronda de negociaciones entre los presidentes George Bush padre y Mikhail Gorbachev, durante la cual se fijó un nuevo plazo para el pago final, que será en 2030 - se reconoció que la deuda total pendiente era de $ 674 millones -.

Después del colapso de la Unión Soviética, sus deudas se clasificaron como deuda soberana (el Club de París) o deudas con bancos privados (Club de Londres). La deuda de préstamo-arrendamiento era un pasivo del gobierno de Estados Unidos y es parte de la deuda del Club de París, que Rusia pagó en su totalidad en agosto de 2006.


Monumento "Lend. Lease" en el centro de Riverfront Park en Fairbanks, Alaska. La estatua representa a pilotos rusos y estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial (foto interpuesta por el editor del blog)


Discurso directo

El presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, declaró explícitamente que la ayuda a Rusia era dinero bien gastado, y su sucesor en la Casa Blanca, Harry Truman, fue citado en las páginas del  New York Times  en junio de 1941 diciendo:


“Si vemos que Alemania está ganando la guerra, debemos ayudar a Rusia; y si esa Rusia está ganando, deberíamos ayudar a Alemania, y así dejar que maten a tantos como sea posible...”

 

Nikolay Voznesensky (1903-1950)


La primera evaluación oficial del papel desempeñado por la ayuda del programa "préstamo y arrendamiento" en la gran victoria sobre el nazismo, fue proporcionada por el presidente de Gosplan, Nokolay Voznesensky en su obra Voennaya Ekonomika SSSR v Period Otechestvennoi Voiny (Complejo militar soviético durante la Gran Guerra Patriótica) (Moscú: Gospolitizdat, 1948), escribió, “Si se compara la cantidad de bienes industriales enviados por los aliados a la URSS con la cantidad de bienes industriales fabricados por las fábricas socialistas en la Unión Soviética, es evidente que los primeros equivalen solo a alrededor del 4% de lo que se produjo en el país durante los años de la economía de guerra".

Los académicos estadounidenses y los propios funcionarios militares y gubernamentales (Raymond Goldsmith,  George Herring y  Robert H. Jones) reconocen que toda la ayuda aliada a la URSS equivalía a no más de 1/10 de la producción de armas de los propios soviéticos, y el total de la cantidad de suministros de préstamo-arrendamiento, incluidas las conocidas latas de spam (comida enlatada) a las que los rusos se refieren sarcásticamente como el "segundo frente", representaba alrededor del 10-11%.

Además, el famoso historiador estadounidense Robert Sherwood, en su histórico libro,  Roosevelt and Hopkins: An Intimate History  (Nueva York: Grossett & Dunlap, 1948), citó a Harry Hopkins diciendo que los estadounidenses “nunca habían creído que nuestra ayuda de Lend-Lease hubiera sido el factor principal en la derrota de Hitler en el frente oriental por los soviéticos. Que esto había sido hecho por el heroísmo y la sangre del ejército ruso ".

El primer ministro británico, Winston Churchill, dijo una vez que el préstamo y el arrendamiento son "el acto financiero más desinteresado y desordenado de cualquier país en toda la historia". Sin embargo, los propios estadounidenses admitieron que el préstamo y arrendamiento generó ingresos considerables para los Estados Unidos. En particular, el exsecretario de Comercio de EE UU, Jesse Jones, declaró que EE.UU no solo había recuperado su dinero a través de suministros enviados desde la URSS, sino que incluso había obtenido ganancias, lo que, según él, no era infrecuente en las relaciones comerciales reguladas por el estado estadounidense.

Su compatriota, el historiador George Herring, escribió con la misma franqueza que prestar-alquilar no fue en realidad el acto más desinteresado en la historia de la humanidad, sino más bien un acto de egoísmo prudente, con los estadounidenses plenamente conscientes de cómo podrían beneficiarse de ello.

Y ese fue de hecho el caso, ya que el préstamo-arrendamiento resultó ser una fuente inagotable de riqueza para muchas corporaciones estadounidenses. De hecho, Estados Unidos fue el único país de la coalición anti-Hitler que obtuvo importantes dividendos económicos de la guerra



Existe una razón por la que los estadounidenses a menudo se refieren a la Segunda Guerra Mundial como "la guerra buena", como lo demuestra, por ejemplo, el título del libro del famoso historiador estadounidense Studs Terkel:  The Good War: An Oral History of World War II (1984). Con descarado cinismo, citó: 

 

“Mientras el resto del mundo salió magullado, lleno de cicatrices y casi destruido, nosotros salimos con la maquinaria, las herramientas, la mano de obra, el dinero más increíbles ... La guerra fue divertida para Estados Unidos. No me refiero a las pobres almas que perdieron hijos e hijas. Pero para el resto de nosotros, la guerra fue muy buena”.


Fuente original en ruso: Ukraina.ru 

para la traducción en inglés:             

Oriental Review

07 diciembre 2020

Pearl Harbor y las guerras del Estados Unidos empresarial



 

Por Dr. Jacques R. Pauwels                              

Título original en inglés:                                                                    Fall 1941: Pearl Harbor and The Wars of Corporate America


Nota de introducción del editor del blog

La entreguerra no solo fue una etapa alborotada para las corporaciones internacionales, varias (sino muchas) vieron un horizonte próspero para los negocios y sin recato alguno colaboraron con el régimen nazi instaurado en Alemania en la década de 1930 a través de empresa subsidiarias controladas desde la matriz en Estados Unidos. No vale la pena hablar de un Henry Ford, de General Motor o las empresas petroleras de Rockefeller, ya no es novedad. Pero, debemos tener en cuenta algo simple, no se trataba de simples negocios. Ford, por ejemplo, era un reconocido antisemita condecorado por la Alemania nazi con la "Gran Cruz del Águila Alemana", 30 julio 1938, un distintivo honorífico para prominentes extranjeros, el más alto por cierto, un reconocimiento personal de Hitler, en esos tiempos Henry Ford ya no representaba a la empresa. Al poco, agosto de 1938, la "Orden del Águila Alemana" colgaba del cuello de un ejecutivo de General Motors, James Mooney, por servicios distinguidos al Imperio Alemán (Reich); la empresa subsidiaria de General Motors en la Alemania nazi era Opel Brandenburg. Tanto GM como Ford, por intermedio de sus subsidiarias alemanas (Ford-Werke) controlaban el 70% del mercado alemán del automotor, iniciada la guerra sus funciones variaron conforme las necesidades de la Wehrmacht.


Henry Ford condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana, 30 julio 1938

IBM, ITT son otros ejemplos, ya sabemos que la primera realizó trabajos para las "estadísticas" nazis, ITT no solo era especialista en comunicaciones, poseía el 25% de Focke-Wulf  por intermedio de su subsidiaria, C. Lorenz AG. En asuntos bancarios había parecida "colaboración" con instituciones como el Chase National Bank para el cambio de divisas y manipulaciones financieras. A todo ello sumememos que los Estados Unidos recibió con los brazos abiertos en la posguerra a cuanto ex nazi al que podía sacar provecho (Operación Paperclip).

En fin, estos temas son en la actualidad de amplio dominio público, también lo hemos revisado en otros artículos del blog. Como bien se dice en ocasiones y en diferentes ámbitos: "Nada personal, solo negocios". Pese a que el tema ya no es novedad el siguiente artículo aporta en la comprensión del papel del gobierno de los Estados Unidos y del círculo empresarial en el camino hacia la guerra. 

El Dr. Jacques R. Pauwels escribió "Fall 1941: Pearl Harbor and the Wars of Corporate America" (Otoño de 1941: Pearl Harbor y las guerras de las empresas estadounidenses), cuyo texto traducido viene a continuación.

T.Andino U. 


***

Mito y realidad del ataque de Japón a Pearl Harbor hace 79 años, 7 de diciembre 1941

 

 

Mito: Estados Unidos se vio obligado a declarar la guerra a Japón tras un ataque japonés totalmente inesperado a la base naval estadounidense en Hawai el 7 de diciembre de 1941. Como Japón era aliado de la Alemania nazi, esta agresión hizo que automáticamente Estados Unidos entrara en guerra contra Alemania.


Realidad: Hacía tiempo que el gobierno Roosevelt deseaba entrar en guerra contra Japón y trató de desencadenarla por medio de un embargo al petróleo y otras provocaciones. Como Washington había descifrado los códigos japoneses, sabía que la flota japonesa se dirigía a Pearl Harbor, pero se alegró del ataque porque la agresión japonesa iba a hacer posible “vender” la guerra a la opinión pública estadounidense, la inmensa mayoría de la cual se oponía a ella.

También se suponía que un ataque por parte de Japón, a diferencia de un ataque estadounidense a Japón, evitaría una declaración de guerra por parte del aliado de Japón, Alemania, que estaba obligado por un tratado a ayudar solo en caso de que Japón fuera atacado. Sin embargo, por razones que nada tienen que ver con Japón o Estados Unidos, sino con el fracaso de la “guerra relámpago” de Alemania contra la Unión Soviética, el propio Hitler declaró la guerra a Estados Unidos pocos días después de Pearl Harbor, el 11 de diciembre de 1941.

Otoño de 1941. Tanto entonces como ahora, Estados Unidos estaba gobernado por una “élite del poder” formada por industriales, propietarios y gerentes de las principales empresas y bancos del país, que no suponían sino una pequeña parte de su población. Tanto entonces como ahora, estos industriales y financieros -el “Estados Unidos empresarial”- tenía estrechas relaciones con los más altos rangos del ejército, los “señores de la guerra” (como los ha denominado el sociólogo de la Universidad de Columbia C. Wright Mills, que acuñó el término “élite del poder”) (1) y para quienes años más tarde se erigiría un gran cuartel general, conocido como el Pentágono, a orillas del río Potomac.

En efecto, hacía décadas que existía el “complejo militar-industrial” cuando Eisenhower le dio ese nombre al final de su carrera como presidente y tras haberlo servido muy diligentemente. Hablando de presidentes: en las décadas de 1930 y 1940, de nuevo tanto entonces como ahora, la élite del poder permitió amablemente al pueblo estadounidense elegir cada cuatro años entre dos miembros de su propia élite (uno calificado de “republicano” y otro de “demócrata”, aunque pocas personas sepan cuál es la diferencia) para residir en la Casa Blanca con el fin de formular y administrar las políticas nacionales e internacionales. Estas políticas servían (y siguen sirviendo) a los intereses de la élite del poder, es decir, servían sistemáticamente para promover “los negocios”, una palabra en clave utilizada para designar la maximización de los beneficios de las grandes empresas y bancos que son miembros de la élite del poder.

Como francamente dijo el presidente Calvin Coolidge en una ocasión durante la década de 1920, “el negocio de Estados Unidos (del gobierno estadounidense) son los negocios”. En 1941 el inquilino de la Casa Blanca era un miembro bona fide (de buena fe) de la élite del poder, un vástago de una familia rica, privilegiada y poderosa: Franklin D. Roosevelt, al que se suele denominar “FDR” (por cierto, la riqueza de la familia Roosevelt se creó, al menos en parte, gracias al comercio de opio con China. Como escribió Balzac, “detrás de cada gran fortuna se oculta un crimen”).


Franklin D. Roosevelt en los años 30

Parece que Roosevelt sirvió bastante bien a la élite del poder puesto que se las arregló para ser nominado (¡difícil!) y elegido (¡relativamente fácil!) en 1932, 1936, y de nuevo en 1940. Fue un logro notable ya que los “sucios años treinta” fue una época difícil, marcada tanto por la “Gran Depresión” como por grandes tensiones internacionales que llevaron a la erupción de la guerra en Europa en 1939. El trabajo de Roosevelt (servir a los intereses de la élite del poder) estuvo lejos de ser fácil porque entre las filas de esa élite las opiniones diferían acerca de cómo podía servir mejor el presidente a los intereses empresariales. Por lo que se refiere a la crisis económica, algunos industriales y bancos estaban bastante contentos con el enfoque keynesiano del presiente, lo que se conocía como el “New Deal” y que suponía mucha intervención del Estado en la economía, mientras que otros se oponían firmemente a ese enfoque y pedían a gritos volver a la ortodoxia del laissez-faire. La élite del poder también estaba dividida respecto a cómo gestionar las relaciones exteriores.

A los propietarios y altos directivos de muchas empresas estadounidenses (como Ford, General Motors, IBM, ITT, y la Standard Oil de Rockefeller en Nueva Jersey, ahora conocida como Exxon) les gustaba mucho Hitler. Uno de ellos, William Knudsen de General Motors, incluso calificó elogiosamente al Führer alemán de “milagro del siglo XX” (2). La razón de ello era que el Führer había armado a Alemania hasta los dientes para prepararse para la guerra y muchas sucursales alemanas de empresas estadounidenses se habían beneficiado generosamente del “boom del armamento” de ese país produciendo camiones, tanques y aviones en lugares como la fábrica Opel de GM en Rüsselsheim y la gran planta de Ford en Colonia, el Ford-Werke; y empresas como Exxon y Texaco habían ganado mucho dinero suministrando el combustible que los tanques de Hitler iban a necesitar para circular hasta Varsovia en 1939, hasta París en 1940 y (casi) hasta Moscú en 1941. ¡No es de extrañar que los directivos y dueños de estas empresas contribuyeran a la celebración de las victorias de Alemania contra Polonia y Francia en una gran fiesta en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York el 26 de junio de 1940!




A los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Henry Ford, también les gustaba cómo Hitler había cerrado los sindicatos alemanes, prohibido todos los partidos obreros y enviado a los simpatizantes comunistas y a muchos socialistas a campos de concentración. Querían que Roosevelt tratara de la misma manera a los molestos líderes sindicales y a las personas “rojas” estadounidenses, que todavía eran numerosas en la década de 1930 y principios de los 40. Lo último que aquellos hombres querían era que Roosevelt implicara a Estados Unidos en una guerra al lado de los enemigos de Alemania, eran “aislacionistas” (o “no intervencionistas”) lo mismo que la gran mayoría de la opinión pública estadounidense en el verano de 1940: una encuesta de Gallup de septiembre de 1940 demostraba que el 88% de la población estadounidense quería permanecer al margen de la guerra que asolaba Europa (3) Así que no es de extrañar que no hubiera indicio alguno de que Roosevelt quisiera restringir el comercio con Alemania y mucho menos embarcarse en una cruzada contra Hitler. De hecho, en la campaña para las elecciones presidenciales de otoño de 1940 prometió solemnemente que “(nuestros) muchachos no van a ser enviados a ninguna guerra extranjera” (4).

El hecho de que Hitler hubiera aplastado Francia y otros países democráticos no preocupaba a los empresarios estadounidenses que hacían negocios con Hitler. De hecho, les parecía que el futuro de Europa pertenecía al fascismo, especialmente a la variante alemana de fascismo, el nazismo, más que a la democracia (para variar, el presidente de General Motors, Alfred P. Sloan, declaró entonces que era bueno que en Europa las democracias dieran paso “a un sistema alternativo (es decir, fascista) con líderes fuertes, inteligentes y agresivos que hacían que la gente trabajara más tiempo y más duro, y que tenían instinto de gángsteres, ¡todo buenas cualidades!”) (5). Sin lugar a dudas los industriales estadounidenses no querían que el futuro de Europa perteneciera al socialismo en su variedad evolutiva, y mucho menos revolucionaria (es decir, comunista), se iban a alegrar especialmente cuando aproximadamente un año después Hitler hizo lo que habían esperado mucho tiempo que hiciera, es decir, atacó a la Unión Soviética para destruir la patria de las personas comunistas y fuente de inspiración y apoyo para las personas “rojas” del mundo entero, incluido Estados Unidos.


Libros de Jacques R. Pauwels sobre el tema de este artículo


Mientras que muchas grandes empresas habían hecho jugosos negocios con la Alemania nazi, resultaba que otras ganaban mucho dinero en ese momento haciendo negocios con Gran Bretaña. Ese país, además de, por supuesto, Canadá y otros países miembros del Imperio Británico, era el único enemigo que le quedó a Alemania desde el otoño de 1940 hasta junio de 1941, cuando el ataque de Hitler contra la Unión Soviética hizo que Gran Bretaña y la Unión Soviética se convirtieran en aliados. Gran Bretaña necesitaba desesperadamente todo tipo de equipamiento para continuar su lucha contra la Alemania nazi, quería comprar la mayoría de este material a Estados Unidos, pero no podía hacer los pagos en metálico que exigía la legislación estadounidense “Cash-and-Carry” (pagar y llevar). Sin embargo, Roosevelt hizo posible que las empresas estadounidenses aprovecharan esta inmensa “oportunidad” cuando el 11 de marzo de 1941 introdujo su famoso programa “Lend-Lease” (préstamo-arriendo) que proporcionaba a Gran Bretaña un crédito prácticamente ilimitado para comprar en Estados Unidos camiones, aviones y otros equipamientos de guerra. Las exportaciones “Lend-Lease” a Gran Bretaña iban a generar unos beneficios inesperados, no solo debido al enorme volumen de negocios que implicaban, sino también porque estas exportaciones se caracterizaron por unos precios inflados y unas prácticas fraudulentas como la doble facturación.

Así pues, una parte del Estados Unidos empresarial empezó a simpatizar con Gran Bretaña, un fenómeno menos “natural” de lo que ahora podríamos creer (en efecto, después de la independencia de Estados Unidos la antigua madre patria había seguido siendo durante mucho tiempo el archienemigo del Tío Sam y todavía en la década de 1930 el ejército estadounidense tenía planes de guerra contra Gran Bretaña y de una invasión del Dominio Canadiense, planes en los que se incluía bombardear ciudades y el uso de gases venenosos) (6). Algunos portavoces de estos potenciales votantes pertenecientes al mundo industrial, aunque no muchos, incluso empezaron a apoyar la entrada de Estados Unidos en la guerra al lado de los británicos y se les empezó a conocer como “intervencionistas”. Por supuesto, muchas, si no la mayoría, de las grandes empresas estadounidenses habían hecho dinero gracias a sus negocios tanto con la Alemania nazi como con Gran Bretaña y puesto que el propio gobierno Roosevelt se estaba empezando a preparar para una posible guerra multiplicando los gastos militares y encargando todo tipo de equipamiento, también las grandes empresas estadounidenses empezaron a ganar cada vez más dinero suministrando a las propias fuerzas armadas de Estados Unidos todo tipo de material de guerra (7).


Si había una cosa en la que podían estar de acuerdo todos los líderes del Estados Unidos empresarial, con independencia de sus simpatías individuales por Hitler o Churchill, era lo siguiente: la guerra en Europa en 1939 era buena, incluso magnífica, para los negocios. También estaban de acuerdo en que cuanto más durara la guerra mejor sería para todos ellos. 


Con excepción de los más fervientes intervencionistas pro-Gran Bretaña, también estaban de acuerdo en que no había ninguna prisa en que Estados Unidos interviniera activamente en esa guerra y desde luego tampoco en entrar en guerra con Alemania. Lo más ventajoso para el Estados Unidos empresarial era un escenario en el que la guerra en Europa durara lo más posible de modo que las grandes empresas pudieran seguir beneficiándose de suministrar equipamiento a los alemanes, a los británicos, a sus respectivos aliados y al propio Estados Unidos. Así, Henry Fordexpresó su esperanza de que ni los Aliados ni el Eje ganara (la guerra)” y sugirió que Estados Unidos suministrara a ambos bandos “las herramientas para seguir peleando hasta que ambos colapsaran”. Ford puso en práctica lo que predicaba y dispuso que sus fábricas en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y la Francia ocupada produjeran en serie equipamientos para todos los contendientes (8). Puede que la guerra fuera un infierno para la mayoría de la gente, pero para los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Ford, era el paraíso.

.

Conocidos militares estadounidenses prestaban su nombre y prestigio para la propaganda de las grandes empresas. En este caso se trata de publicidad, con enfoque patriótico, del gigante del acero estadounidense "The Timken Roller Bearing Company", que produjo millones de rodamientos para los Jeeps del ejército.


Se suele creer que el propio Roosevelt era intervencionista, pero sin lugar a dudas los aislacionistas eran mayoría en el Congreso y no parecía que Estados Unidos fuera a entrar pronto en la guerra, si es que entraba alguna vez. No obstante, debido a las exportaciones Lend-Lease a Gran Bretaña las relaciones entre Washington y Berlín se estaban deteriorando definitivamente, y en otoño de 1941 una serie de incidentes entre submarinos alemanes y destructores de la armada estadounidense que escoltaban buques de carga con destino a Gran Bretaña llevó a una crisis conocida como la “guerra naval no declarada”. Pero ni siquiera este episodio provocó la implicación de Estados Unidos en la guerra en Europa. El Estados Unidos empresarial se estaba beneficiando espléndidamente del status quo y simplemente no le interesaba una cruzada contra la Alemania nazi. A la inversa, la Alemania nazi estaba muy implicada en el gran proyecto de la vida de Hitler: su misión de destruir la Unión Soviética. Las cosas no habían ido como estaba previsto en esa guerra. Se suponía que el Blitzkrieg (ataque relámpago) lanzado en el este en junio de 1941 iba a “aplastar como un huevo a la Unión Soviética” en un plazo de 4 a 6 semanas, o así lo creían los expertos militares no solo de Berlín sino también de Washington. Sin embargo, a principios de diciembre Hitler todavía esperaba que los soviéticos ondearan la bandera blanca. Bien al contrario, el 5 de diciembre el Ejército Rojo emprendió repentinamente una contraofensiva frente a Moscú y de pronto los alemanes se vieron en un verdadero atolladero. Lo último que Hitler necesitaba en aquel momento era una guerra contra Estados Unidos (9).

En la década de 1930 el ejército estadounidense no tenía planes, ni los preparó, de luchar una guerra contra la Alemania nazi. Por otra parte, sí tenía planes de guerra contra Gran Bretaña, Canadá, México y Japón (10). ¿Por qué Japón? En la década de 1930 Estados Unidos era una de las principales potencias industriales del mundo y como todas las potencias industriales buscaba constantemente fuentes de materias primas baratas como caucho y petróleo, y mercados para sus productos acabados. Ya a finales del siglo XIX Estados Unidos había luchado constantemente por sus intereses a este respecto extendiendo su influencia económica e incluso a veces su influencia política directa por océanos y continentes. Esta política agresiva e “imperialista” (que defendieron incansablemente presidentes como Theodore Roosevelt, primo de FDR) había hecho que Estados Unidos controlara antiguas colonias españolas como Puerto Rico, Cuba y Filipinas, e incluso la hasta entonces independiente isla nación de Hawaii. También se había convertido en una gran potencia en el océano Pacífico e incluso en Lejano Oriente (11).


Aprovechando la fama de prestigiosos oficiales estadounidenses el fabricante de acero "The Timken Roller Bearing Company" envía mensajes patrióticos a la ciudadanía. 

Las tierras de las costas lejanas del océano Pacífico desempeñaron un papel cada vez más importante como mercados para los productos de exportación estadounidenses y como fuentes de materias primas baratas. Pero en la década de 1930 afectada por la Depresión, cuando se hacía más feroz la competencia por los mercados y los recursos, Estados Unidos se enfrentó a la competencia ahí de una agresiva potencia industrial rival, una potencia que necesitaba aún más petróleo y materias primas similares, además de mercados para sus productos acabados. Ese competidor era Japón, la tierra del sol naciente. Japón trataba de hacer realidad sus propias ambiciones imperialistas en China y en el sudeste asiático rico en recursos y, al igual que Estados Unidos, no dudó en utilizar la violencia para lograrlo, por ejemplo, librando una guerra despiadada contra China y creando un Estado cliente en la parte norte de ese país grande aunque débil. Lo que molestaba a Estados Unidos no era que los japoneses trataran a sus vecinos chinos y coreanos como Untermenschen (infrahumanos) sino que convirtieran esa parte del mundo en lo que ellos llamaban la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental, es decir, en un dominio económico propio, una “economía cerrada” en la que no había lugar para la competencia estadounidense. Lo que en realidad hacían los japoneses era seguir el ejemplo de Estados Unidos, que anteriormente habían transformado América Latina y gran parte del Caribe en el patio trasero económico exclusivo del Tío Sam (12).


El Estados Unidos empresarial estaba muy frustrado por haber sido expulsado del lucrativo mercado del Lejano Oriente por los “japos”, una “raza amarilla” a la que los estadounidenses en general habían empezado a despreciar ya en el siglo XIX (13).
 

Se consideraba a Japón un país arrogante aunque esencialmente débil y advenedizo al que el poderoso Estados Unidos podía “borrar fácilmente del mapa en tres meses”, como afirmó en una ocasión el secretario de la Armada Frank Knox (14). Y así ocurrió que durante la década de 1930 y principios de la de 1940 mientras que la mayoría de la élite del poder de Estados Unidos se oponía a la guerra contra Alemania, apoyaba casi unánimemente la guerra contra Japón, a menos que, por supuesto, Japón estuviera dispuesto a hacer concesiones importantes, como “compartir” China con Estados Unidos. El presidente Roosevelt ( que al igual que Woodrow Wilson no era en absoluto el pacifista que muchos historiadores afirman que era) estaba ansioso por librar esa “espléndida pequeña guerra” (una expresión que había acuñado el Secretario de Estado estadounidense, John Hay, en referencia a la guerra hispano-estadounidense de 1898, que era “espléndida” porque permitió a Estados Unidos apoderarse de Filipinas, Puerto Rico, etc.). El verano de 1941, después de que Tokio hubiera aumentado aún más su zona de influencia en el Lejano Oriente al ocupar la colonia francesa de Indochina rica en caucho y, como estaba desesperado sobre todo por conseguir petróleo, obviamente había empezado a codiciar la rica en petróleo colonia holandesa de Indonesia, al parecer FDR había decidido que era el momento oportuno para una guerra contra Japón, pero se enfrentaba a dos problemas. En primer lugar, la opinión pública se oponía firmemente a que Estados Unidos se implicara en ninguna guerra extranjera. En segundo lugar, la mayoría aislacionista en el Congreso podía no apoyar esa guerra por temor a que eso llevara automáticamente a Estados Unidos a la guerra contra Alemania.


El gobierno de los Estados Unidos también buscaba recursos financieros para lo que se denominó "esfuerzo de guerra". Los "Bonos de Guerra" ofrecidos al público estadounidense fue un programa que funcionó muy bien en la economía nacional.
  

Según el autor de un detallado y muy bien documentado estudio reciente, Robert B. Stinnett, la solución de Roosevelt a este problema doble fue “provocar a Japón a cometer un acto manifiesto de guerra contra Estados Unidos” (15). En efecto, en caso de un ataque japonés la opinión pública estadounidense no tendrá más opción que unirse tras la bandera (antes ya se había hecho que la opinión pública estadounidense se uniera de forma similar detrás de la bandera de las Barras y Estrellas, en concreto al inicio de la guerra hispano-estadounidense, cuando el barco de guerra estadounidense Maine que estaba de visita en La Habana se hundió misteriosamente en el puerto de esta ciudad, un acto del que inmediatamente se culpó a los españoles. Después de la Segunda Guerra Mundial se volvería a condicionar al pueblo estadounidense para que aprobara guerras, deseadas y aprobadas por su gobierno, por medio de provocaciones artificiosas, como el incidente del golfo de Tonkin en 1964). 

Por otra parte, según estipulaba el Tratado Tripartito firmado por Japón, Alemania e Italia el 27 de septiembre de 1940 en Berlín, los tres países se comprometían a ayudarse entre sí cuando una de las tres potencias fuera atacada por otro país, pero no cuando una de ellas atacara a otro país. Por consiguiente, en caso de un ataque japonés a Estados Unidos los aislacionistas, que eran no intervencionistas respecto a Alemania pero no respecto a Japón, no tenían que temer que un conflicto con Japón significara también la guerra contra Alemania.

Y así, después de que el presidente Roosevelt decidiera que “se debe ver que Japón hace el primer movimiento abierto” convirtió “el provocar a Japón a realizar un acto de guerra abierto en la principal política que guió sus acciones respecto Japón a lo largo del año 1941”, como escribió Stinnett. Entre las estratagemas utilizadas se incluía el despliegue de buques de guerra cerca de las aguas territoriales japonesas, e incluso dentro de ellas, aparentemente con la esperanza de desencadenar un incidente al estilo del Golfo de Tonkin que pudiera interpretarse como un casus belli. Sin embargo, fue más eficaz la implacable presión económica que se ejerció sobre el Japón, un país que necesita desesperadamente materias primas como el petróleo y el caucho y que, por lo tanto, probablemente considerara que esos métodos eran singularmente provocativos. En el verano de 1941 el gobierno de Roosevelt congeló todos los activos japoneses en Estados Unidos y emprendió una “estrategia encaminada a frustrar la adquisición por parte de Japón de productos petroleros”. En colaboración con los británicos y los holandeses, antijaponeses por sus propios motivos, Estados Unidos impuso unas severas sanciones económicas a Japón, incluido un embargo de productos petroleros vitales

La situación se deterioró aún más en otoño de 1941. Con la esperanza de evitar la guerra con el poderoso Estados Unidos, el 7 de noviembre Tokio ofreció aplicar en China el principio de relaciones comerciales no discriminatorias a condición de que los estadounidenses hicieran lo mismo en su propia esfera de influencia en América Latina. Sin embargo, Washington quería reciprocidad únicamente en la esfera de influencia de otras potencias imperialistas y no en su propio patio trasero, así que la oferta japonesa fue rechazada.

El objetivo de las continuas provocaciones estadounidenses a Japón era hacerle entrar en guerra y, de hecho, cada vez era más probable que lo hiciera. FDR confió más tarde a sus amigos que “este continuo clavar alfileres a serpientes de cascabel consiguió finalmente que este país mordiera”. El 26 de noviembre, cuando Washington exigió que Japón se retirara de China, las “serpientes de cascabel” de Tokio decidieron que ya tenían bastante y se prepararon para “morder”. Se ordenó a una flota japonesa partir hacia Hawaii para atacar a los buques de guerra estadounidenses que en 1940 FDR había decidido estacionar allí de forma bastante provocativa y tentadora para los japoneses. Como habían logrado descifrar los códigos secretos japoneses, el gobierno y los altos mandos del ejército estadounidenses sabían exactamente lo que la armada japonesa estaba planeando, pero no avisaron a los comandantes en Hawaii así que permitieron que ocurriera el “ataque sorpresa” contra Pearl Harbor el domingo 7 de diciembre de 1941 (16).




Al día siguiente a FDR le resultó fácil convencer al Congreso de que declarara la guerra a Japón y, como era de esperar, el pueblo estadounidense se unió tras la bandera, conmocionado por lo que al parecer era un cobarde ataque que él no podía saber había sido provocado, y esperado, por su propio gobierno. Estados Unidos estaba dispuesto a declarar la guerra a Japón y las perspectivas de una victoria relativamente fácil apenas se veían reducidas por las pérdidas sufridas en Pearl Harbor que, aunque aparentemente graves, distaban mucho de ser catastróficas. Los barcos hundidos eran viejos, “la mayoría de ellos reliquias de 27 años de la Primera Guerra Mundial” y estaban lejos de ser indispensables para una guerra contra Japón. Por otro lado, los modernos barcos de guerra, incluidos los portaaviones, cuyo papel en la guerra iba a resultar crucial, no habían sufrido daños ya que por casualidad (¿?) habían sido enviados a otra parte por órdenes de Washington y estuvieron a salvo en el mar cuando se produjo el ataque (17). Con todo, las cosas no salieron exactamente como se esperaba ya que unos días después, el 11 de diciembre, la Alemania nazi declaró inesperadamente la guerra lo que obligó a Estados Unidos a hacer frente a dos enemigos y a luchar una guerra mucho mayor de lo esperado, una guerra en dos frentes, una guerra mundial.

En la Casa Blanca no fue una sorpresa la noticia del ataque japonés a Pearl Harbor, pero la declaración alemana de guerra cayó allí como una bomba. Alemania no había tenido nada que ver con el ataque en Hawaii y ni siquiera conocía los planes japoneses, así que FDR no consideró pedir al Congreso que declarara la guerra a la Alemania nazi al mismo tiempo que a Japón. Es cierto que las relaciones de Estados Unidos con Alemania se habían deteriorado durante algún tiempo debido al apoyo activo de Estados Unidos a Gran Bretaña y el deterioro había llegado hasta la guerra naval no declarada del otoño de 1941. 

Sin embargo, como ya hemos visto, la élite del poder estadounidense no sentía la necesidad de intervenir en la guerra en Europa. Fue el propio Hitler quien declaró la guerra a Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941 para gran sorpresa de Roosevelt. ¿Por qué? Solo unos días antes, el 5 de diciembre de 1941, el Ejército Rojo había emprendido una contraofensiva frente a Moscú, lo que provocó el fracaso del Blitzkrieg en la Unión Soviética. Ese mismo día Hitler y sus generales se dieron cuenta de que ya no podían ganar la guerra. Pero cuando solo unos pocos días después el dictador alemán se enteró del ataque japonés a Pearl Harbor, parece que consideró que una declaración de guerra alemana al enemigo estadounidense de sus amigos japoneses llevaría a Tokio a corresponder con una declaración de guerra contra el enemigo soviético de Alemania, aunque no lo exigiera el Tratado Tripartito.

Con el grueso del ejército japonés estacionado en el norte de China y, por lo tanto, capaz de atacar inmediatamente a la Unión Soviética en la zona de Vladivostok, un conflicto con Japón habría obligado a los soviéticos a estar en la extremadamente peligrosa situación de una guerra en dos frentes, lo que abriría la posibilidad de que Alemania todavía pudiera ganar su “cruzada” antisoviética. Hitler creyó entonces que podría exorcizar el espectro de la derrota llamando a una especie de deus ex machina japonés a acudir a la vulnerable frontera siberiana de la Unión Soviética. Pero Japón no cayó en la trampa de Hitler. Tokio también despreciaba al Estado soviético, pero como ya estaba en guerra contra Estados Unidos no se podía permitir el lujo de una guerra en dos frentes y prefirió poner todos sus recursos en una estrategia “meridional” con la esperanza de ganar el gran premio del rico en recursos sudeste de Asia en vez de embarcarse en una aventura en los inhóspitos confines de Siberia. Solo muy al final de la guerra, tras la rendición de la Alemania nazi, se iban a producir hostilidades entre la Unión Soviética y Japón. En todo caso, debido a la innecesaria declaración de guerra de Hitler, a partir de entonces Estados Unidos también fue un participante activo en la guerra en Europa, con Gran Bretaña y la Unión Soviética como aliados (18).


Carteles propagandísticos después de Pearl Harbor

En los últimos años el Tío Sam ha ido a la guerra con bastante frecuencia, pero invariablemente se nos pide que creamos que lo hace por razones puramente humanitarias, esto es, para prevenir holocaustos, para impedir que los terroristas cometan todo tipo de maldades, para deshacerse de malvados dictadores, para promover la democracia, etc. (19)

Al parecer, los intereses económicos de Estados Unidos o, más exactamente, de las grandes empresas estadounidenses nunca están implicados en esas guerras. A menudo se comparan estas guerras con la “guerra buena” arquetípica de Estados Unidos, la Segunda Guerra Mundial, en la que se supone que el Tío Sam fue a la guerra sin más razón que defender la libertad y la democracia, y luchar contra la dictadura y la injusticia (por ejemplo, en un intento de justificar su “guerra contra el terrorismo” y “vendérsela” a la opinión pública estadounidense George W. Bush comparó rápidamente los atentados del 11 de septiembre con el ataque a Pearl Harbor). Sin embargo, este breve examen de las circunstancias de la entrada de Estados Unidos en la guerra en diciembre de 1941 revela un panorama muy diferente. La élite del poder estadounidense quería la guerra contra Japón y hacía tiempo que estaban preparados los planes para esa guerra. En 1941 Roosevelt organizó diligentemente esa guerra, no debido a una agresión no provocada de Tokio y sus horribles crímenes de guerra en China, sino porque las empresas estadounidenses querían una parte de la exquisita gran “tarta” de los recursos y mercados del Lejano Oriente

Por otro lado, como las principales empresas estadounidenses estaban haciendo negocios maravillosos en y con la Alemania nazi, se beneficiaban generosamente de la guerra que había provocado Hitler y, por cierto, le proporcionaban el equipamiento y el combustible necesarios para su Blitzkrieg, definitivamente la élite del poder de Estados Unidos no quería la guerra contra la Alemania nazi, a pesar de que había muchas razones humanitarias de peso para emprender una cruzada contra el verdaderamente malvado “Tercer Reich”.


Antes de 1941 no había ningún plan de guerra contra Alemania y en diciembre de 1941 Estados Unidos no fue voluntariamente a la guerra contra Alemania, sino que “se vio empujado” a esa guerra por culpa del propio Hitler.

 

 

El gobierno de los Estados Unidos tras la declaración de guerra de Hitler no tuvo más que reconocer que "éste es el enemigo"; en igual sentido, a regañadientas, las grandes corporaciones industriales tuvieron que aceptar los hechos, Hitler era una amenaza para su libertad de comercio mundial, no por ello sus subsidiarias en Alemania dejaron de producir recursos materiales para la guerra de los nazis.

Las consideraciones humanitarias no desempeñaron papel alguno en los cálculos que llevaron a Estados Unidos a participar en la Segunda Guerra Mundial, la "guerra buena" original de este país. Y no hay razón para creer que lo hicieran según los cálculos que, más recientemente, llevaron a Estados Unidos a librar supuestas “guerras buenas” en tierras desdichadas como Irak, Afganistán y Libia, o que lo harían en una guerra que puede avecinarse contra Irán.

El Estados Unidos empresarial desea ansiosamente una guerra contra Irán ya que alberga la promesa de un vasto mercado y gran cantidad de materias primas, especialmente petróleo. Como en el caso de la guerra contra Japón, están preparados los planes para esa guerra y el actual inquilino de la Casa Blanca parece igual de ansioso que FDR de hacer que ocurra. Además, de nuevo como en el caso de la guerra contra Japón, ha habido provocaciones, esta vez en forma de sabotaje e intrusiones por medio de drones, así como por medio del despliegue a la vieja usanza de barcos de guerra justo al límite de las aguas territoriales de Irán. Washington está otra vez “clavando alfileres a serpientes de cascabel”, al parecer con la esperanza de que la “serpiente de cascabel” iraní devuelva el mordisco y justifique así una “espléndida pequeña guerra”. Sin embargo, como en el caso de Pearl Harbor, la guerra que salga de ahí puede resultar ser otra vez mucho más grande, larga y desagradable de lo esperado.


Jacques R. Pauwels


Notas:

1. C. Wright Mills, The Power Elite, Nueva York, 1956.

2. Citado en Charles Higham, Trading with the Enemy: An Exposé of The Nazi-American Money Plot 1933-1949, Nueva York, 1983, p. 163.

3. Robert B. Stinnett, Day of Deceit: The Truth about FDR and Pearl Harbor, Nueva York, 2001, p. 17.

4. Citado en Sean Dennis Cashman, America, Roosevelt, and World War II, Nueva York y Londres, 1989, p. 56; .

5. Edwin Black, Nazi Nexus: America’s Corporate Connections to Hitler’s Holocaust, Washington/DC, 2009, p. 115.

6. Floyd Rudmin, “Secret War Plans and the Malady of American Militarism”, Counterpunch, 13:1, 17-19 de febrero de 2006. pp. 4-6

7. Jacques R. Pauwels, The Myth of the Good War : America in the Second World War, Toronto, 2002, pp. 50-56 (El mito de la guerra buena: EE.UU en la Segunda Guerra Mundial, Hondarribia, Hiru, 2002, traducción de José Sastre). Las fraudulentas prácticas del “Lend-Lease” se describen en Kim Gold, “The mother of all frauds: How the United States swindled Britain as it faced Nazi Invasion”, Morning Star, 10 de abril de 2003.

8. Citado en David Lanier Lewis, The public image of Henry Ford: an American folk hero and his company, Detroit, 1976, pp. 222, 270.

9. Jacques R. Pauwels, “70 Years Ago, December 1941: Turning Point of World War II”, Global Research, 6 de diciembre de 2011

10. Rudmin, op. cit.

11. Véase Howard Zinn, A People’s History of the United States, s.l., 1980, p. 305 ff. (La otra historia de los Estados Unidos, ed. rev. y corr. por el autor, Hondarribia, Hiru, 2005, traducción de Toni Strubel).

12. Patrick J. Hearden, Roosevelt confronts Hitler: America’s Entry into World War II, Dekalb/IL, 1987, p. 105.

13. “Anti-Japanese sentiment”, Wikipedia

14. Patrick J. Buchanan, “Did FDR Provoke Pearl Harbor?”, Global Research, 7 de diciembre de 2011. Buchanan se refiere a un libro nuevo de George H. Nash, Freedom Betrayed: Herbert Hoover’s Secret History of the Second World War and its Aftermath, Stanford/CA, 2011.

15. Stinnett, op. cit., p. 6.

16. Stinnett, op. cit., pp. 5, 9-10, 17-19, 39-43; Buchanan, op. cit.; Pauwels, The Myth…, pp. 67-68. Para la intercepción por parte de Estados Unidos de mensajes cifrados japoneses véase Stinnett, op. cit., pp. 60-82. La cita sobre las "serpientes de cascabel” proviene de Buchanan, op. cit.

17. Stinnett, op. cit., pp. 152-154. 

18. Pauwels, “70 Years Ago…”

19. Véase Jean Bricmont, Humanitarian imperialism: Using Human Rights to Sell War, Nueva York, 2006.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny