Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta economía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta economía. Mostrar todas las entradas

28 abril 2020

Reflexiones políticas en plena pandemia




T. Andino
Recopilación, resumen
y análisis de diversas fuentes


Vale revisar el lado político (o estretégico) de ciertos cuestionamientos que viene planteándose la sociedad civil en la declarada pandemia por el coronavirus. Hay quienes advierten que se busca imponer medidas de ‎seguimiento a los ciudadanos, algo que al parecer y, según muchas teorías, es el sueño de las élites, medidas que ya han sido rechazadas antes por los auténticos defensores de las libertades públicas -es decir, el propio pueblo-. Será que se aprovecha de esta crisis sanitaria para controlar a la gente?. En otras circunstancias, cualquier gobierno que se precie de democrático ni se lo plantearía. 

Luego de repasar el punto de vista de destacados y serios politólogos internacionales podemos explicar a groso modo el manejo de la actual crisis mundial. 

Bien, el denominado "distanciamiento social" ahora si que es una realidad y no sabemos hasta cuando se mantendrá. Se ha "profetizado" que la medida cambiará para siempre nuestro modo de vida y para que pueda mantenerse operativa a largo plazo deberá estar amparada bajo el largo brazo de la Ley.‎

Conocemos que  Apple y Google, Microsoft (informática global) están atareados para modificar automáticamente los sistemas operativos de cientos de millones de teléfonos celulares (quizá miles de millones); también se habla de "certificados digitales", lo mismo se hace en China con  los famosos Códigos QR, algo como un detector de contactos cercanos. Según los expertos esto lograría que se pueda realizar el "seguimiento de nuestros contactos" con el pretexto de prevenir a un usuario si alguien que se acerca a él está contagiado. Como es de esperar, las firmas informáticas "informan" que estas medidas -de aplicarse- garantizarán "transparencia" y respeto a la "vida privada"... (Hemos escuchado esa misma historia en otros asuntos). Supuestamente, estas medidas son ‎la única forma de reestablecer la producción y el trabajo, "respetando" el distanciamiento social.  ‎

Si toda la información provendrá de empresas privadas, como en la práctica ya sucede, existe la posibilidad que legalmente los gobiernos entreguen definitivamente el destino de la humanidad a corporaciones privadas globales. Hay quienes piden poner atención a Bill Gates respecto de los famosos "certificados digitales".

China ya aplica el Código QR, una especie de certificado digital sanitario.


Manlio Dinucci, politólogo italiano nos advierte que el famoso "certificado digital" no tiene nada que ver con cierto tipo de identificaciones electrónicas del sistema de salud de algunos países desarrollados. 


Se trata de una reciente invención, "un sistema de puntos ‎cuánticos a base de cobre que, al ser inyectado en el cuerpo junto con la vacuna «se convierte ‎en algo así como un tatuaje con código de barras que puede leerse con un Smartphone ‎personalizado» (“Quantum-dot tattoos hold vaccination record”, Mike ‎Williams, Rice University, 18 de diciembre de 2019). Otras instituciones privadas se hallan desarrollando similares tecnologías.  

Para mejor saber, los "certificados digitales" demostrarán quién está curado o ha pasado ‎por un test de detección; y, cuando haya una vacuna, reportará quién ha sido ‎vacunado. ‎

Gracias al ´Covid-19´ los políticos han conseguido lo que no han podido lograr en décadas de arduas sesiones parlamentariasPreocupante, si no solo fuera una cuestión de prevención y salud pública, hasta estamos tentados a pensar si, tal vez, los conspiranoicos han tenido "siempre" la razón. 

El coronavirus está presente, innegable, no podemos menospreciar el daño que causa (miles de muertes es algo que no debe ser minimizado); pero, acaso no es verdad que las autoridades globales no se han interesado por otros tipos de muerte que nos acecha día a día?. La clásica gripe estacionaria (virus de la influenza) mata a cientos de miles cada año y contagia a millones, sin embargo, el coronavirus ("el virus chino") es el que ocupa los titulares de prensa. Recuerden que también tenemos otros virus como el sida, ébola, etc., o el mortal "virus" del hambre que mata miles de niños cada día. Preguntémonos: Se tomarán medidas para evitar, por ejemplo, la contaminación medioambiental que cega la vida de casi medio millón de personas al año? 

- El confinamiento  empobrecerá más a los países en desarrollo, pero también lo hará con los países del primer mundo, es innegable que ya presenciamos la destrucción de las economías nacionales en la mismísima Europa y en los Estados Unidos.

- Las corporaciones globales privadas están dispuestas a decidir cual será nuestra forma de vida. ‎

- Recuerden la teoría de la sociedad posindustrial de crecimiento cero? El precio del petróleo en los suelos. El colapso económico mundial parece que será más desvastador que el contagio de Covid-19.

- Distanciamiento social.

- Constante campaña de Miedo a través de los medios masivos de comunicación. Miedo ante la presencia de un posible enfermo, que será advertido por nuestro teléfono móvil.

- Código de barras microscópicos implantando en nuestro cuerpo, presuntamente a través de las vacunas (Programa Mundial de Vacunación contra el coronavirus).

- Seguimiento permanente (rastreo) de las personas. El camino al totalitarismo en aras del control de la pandemia, obediencia ciega a la autoridad.

- Desempleo y rebajas salariales.

- Hambruna.

- El fín del dinero físico.

- Despoblación, como denuncia Robert F. Kennedy Jr. (la Agenda de Despoblación).


La economía, siempre la economía. 



Y, que tiene que ver la economía en todo esto?. Todo.

Michel Chossudovsky se pregunta si estamos en camino hacia un "Nuevo Orden Mundial"? ante la presencia de una crisis global sobre la deuda y la privatización del estado. 


"Millones de personas han perdido sus empleos y sus ahorros de toda la vida. En los países en desarrollo, prevalecen la pobreza y la desesperación, sus devastadores impactos económicos y sociales son ignorados. La verdad impronunciable es que el nuevo coronavirus constituye un pretexto para poderosos intereses financieros y políticos corruptos, para llevar al mundo entero a una espiral de desempleo, bancarrota, pobreza extrema y desesperación. Esto es lo que está pasando en realidad. La pobreza es mundial. Mientras estallan las hambrunas en los países del Tercer Mundo, más cerca de casa, en el país más rico de la Tierra,.. Es la “globalización de la pobreza”.

Producción detenida tras el encierro mundial, eso origina un proceso global de bancarrota de pequeñas y medianas empresas, caída del poder adquisitivo, desempleo masivo, pobreza generalizada y rumbo a la hambruna, consecuentemente. la desesperación absoluta.



“Millones de estadounidenses desesperados aguardan largas filas para recibir limosnas” “La semana pasada se formaron filas de miles (de personas) en bancos de alimentos y oficinas de desempleo en Estados Unidos”. Mientras tanto la economía de la zona euro ha sufrido una caída sin precedentes.

La crisis combina miedo y pánico que permite la casi imperceptible manipulación económica y no es necesario que "el FMI-Banco Mundial negocie  préstamos de ajuste estructural con los gobiernos nacionales".

Como decía el comediante mexicano Chespirito, "Y ahora quién podrá defendernos?"... Yo!!, el FMI (y el Banco Mundial) al rescate!. Según la directora del FMI, la OMS está allí para proteger la salud de las personas, el FMI está allí para proteger la salud de la economía mundial”... mediante préstamos. La maquinita de hacer dinero trabajará sin descanso los próximos meses. No obstante, es evidente que ese tipo de préstamos solo ha servido para una cosa, mantener el círculo vicioso del pago de las deudas a los acreedores y los pagos por el servicio de la deuda.

No hay, ni habrá recuperación económica, solo más pobreza y desempleo, un nuevo proceso de endeudamiento y escalada de la deuda. "Cuanto más presta (el FMI), más exprime a los países en desarrollo para que cumplan con sus políticas. Y, en última instancia, ese es el objetivo del Imperio estadounidense hoy en bancarrota", reflexiona el profesor Chossudovsky. La deuda no se puede pagar

"La lógica de los rescates es, en algunos aspectos, similar a la de la crisis económica de 2008, pero a una escala mucho mayor. Irónicamente, en 2008, los bancos estadounidenses fueron tanto los acreedores del gobierno federal norteamericano como los beneficiarios afortunados: la operación de rescate fue financiada por los bancos con el objetivo de “rescatar a los bancos”. ¿De veras suena contradictorio?"

Y, como lógica consecuencia que les queda a los países del mundo?... La privatización del Estado.

El profesor Neil Ferguson, gran sacerdote del liberalismo aplicado a la administración de los ‎hospitales e inventor del confinamiento generalizado contra el Covid-19. 


Ahora bien, es necesario analizar otro punto de vista, Thierry Meyssan, considerado uno de los mejores polítologos internacionales, reflexiona sobre salud pública y medidas gubernamentales. En sus más recientes artículos destacan puntos que iremos resumiendo. Según éste analista existe una estafa intelectual ante nuestra mirada. En su artículo "Covid-19: Neil Ferguson, el Lysenko del liberalismo" se señala que 


"En otras épocas, los gobernantes europeos seguían los consejos de sus ‎astrólogos. Hoy hacen lo que les indican los especialistas en estadística del Imperial ‎College. ‎Estos últimos siempre les han servido todos los argumentos imaginables para ‎justificar el liberalismo en materia de salud pública. Y ahora predicen millones de ‎defunciones, aunque esas predicciones carecen de rigor científico. Estos charlatanes se han apoderado del control de las políticas que aplican la Unión ‎Europea, el Reino Unido y varios estados en Estados Unidos"  ‎

Es el profesor Neil Ferguson, quien afirma que las estadísticas permiten predecir el comportamiento de los seres vivos. "Eso ‎es estúpido pero muchos altos dirigentes políticos se lo creen", y toman medidas con ‎consecuencias políticas que arruinan sus países. ‎

Hace 20 años se creó el "Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades" enfocados en las estadísticas sobre epidemias para determinar cuáles son la opciones correctas ‎en caso de peligro. En esos momentos apareció el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) que es otra especie de coronavirus. Ya en 2008, ‎el mencionado Centro planteó la posibilidad de


"cerrar las escuelas ante una ‎epidemia de gripe y determinar en qué momento habría que decretar tal cierre y cuándo levantarlo. ‎En aquella época no se hablaba de decretar un confinamiento generalizado de toda la ‎población". ‎Conforme los expertos se determinó que "los cierres de las escuelas no tenían ningún efecto notable en la cantidad final de decesos ‎sino sólo en la rapidez de la propagación de la enfermedad. Su único objetivo era resolver la ‎gestión del número de camas de hospitales. Las estadísticas dejaron de estar al servicio de ‎los europeos para ponerse al servicio de una ideología: la gestión liberal del Estado". ‎

En ese sentido, Francia ha venido reorganizando el sistema hospitalario, sin seguir criterios médicos, "sino según una lógica de rentabilidad". Se ha economizado muchísimo dinero... eliminado el 15% de las camas ‎disponibles en los hospitales. Ese “ahorro” de fondos fue ínfimo cuando ‎se compara con el enorme costo actual del confinamiento. ‎




Y por qué Meyssan cita al profesor Trofim Lysenko, de la era soviética?, lo explica: Lysenko decía que, "mediante la aplicación de la ‎dialéctica marxista a las ciencias naturales, había demostrado que la ciencia genética “pequeño ‎burguesa” estaba equivocada. Según Lysenko, de la misma manera que el socialismo generaba ‎un hombre nuevo, también era posible modificar la genética de las plantas mediante la ‎organización de los campos de cultivo. Las idioteces de Lysenko fueron elevadas a la categoría ‎de verdad oficial en tiempos del stalinismo. La sumisión de la ciencia a la ideología siempre ‎tiene consecuencias nefastas".

‎En igual sentido, el profesor británico Neil Ferguson está clasificado como “la” referencia europea en materia de ‎modelización de las epidemias. Entre sus recomendaciones tenemos:

- 2001, convenció a Tony Blair para ‎que ordenara sacrificar 6 millones de bovinos con el fin de detener la epidemia de fiebre aftosa, decisión ‎que costó 10.000 millones de libras esterlinas y que hoy se considera una aberración.
- 2002, calculó que la enfermedad de las vacas locas mataría en el Reino Unido ‎alrededor de 50.000 personas y 150.000 más cuando la enfermedad se transmitiera a ‎las ovejas. En realidad se registraron 177 decesos.
- 2005, predijo que la gripe aviar provocaría 65.000 decesos en el Reino Unido. ‎Hubo 457.
 ‎
Ferguson terminó contratado como consejero del Banco Mundial y de ‎numerosos gobiernos. Ferguson hizo llegar, el pasado 12 de marzo, al presidente francés Macron una nota confidencial en la que le auguraba medio millón de muertes en Francia. Macron ordenó el confinamiento ‎generalizado de la población francesa. A los pocos días Ferguson anunció algo parecido en el Reino Unido, (16 de marzo), 550.000 muertes y 1,2 millones de muertes en los Estados Unidos.‎

Si el lector entiende bien, la preocupación estatal no va sobre salud pública, la influencia de Ferguson y su equipo se basa en una estafa intelectual, "la ‎llamada «biología matemática» justificaría la aplicación del modelo económico liberal a la ‎gestión de los servicios de salud", para el 22 de marzo, Ferguson terminó reconociendo haber realizado sus cálculos sobre el ‎Covid-19 en base a datos de epidemias de gripe de hace 13 años. ‎




‎"El problema es que las estadísticas permiten evaluar los efectos de tal o más cuál medida, pero sólo ‎‎a posteriori. Sin embargo, las estadísticas no permiten predecir el comportamiento de un ‎organismo viviente, en este caso el comportamiento de un virus. Hay que empezar por entender ‎que el “objetivo” de un virus no es matar sino sólo propagarse. El virus sólo mata ‎involuntariamente, cuando el organismo vivo en el que logra instalarse no dispone de los anticuerpos ‎adecuados. O sea, el virus no se propone matar a su portador, ni hacer desaparecer ‎completamente una especie… simplemente porque desaparecería con ella". ‎

En todo caso, extrapolar medidas utilizadas ante epidemias de gripe aplicándolas a la actual ‎epidemia de Covid-19 es algo totalmente absurdo: la gripe afecta un gran número de niños, lo cual ‎no sucede con el Covid-19, que –hablando en términos demográficos– mata principalmente ‎personas de la llamada “tercera edad”, diabéticas y con problemas de hipertensión. La carga viral de ‎los niños contaminados con el Covid-19 es muy ligera, tanto que ni siquiera se sabe aún ‎si pueden llegar a ser contagiosos. ‎

Los seguidores (políticos) del profesor Neil Fergunson destaron una campaña contra el profesor Didier Raoult (virólogo francés). "Contrariamente a lo que se afirma en la prensa, no se trata de un problema de ‎metodología. En realidad, es una cuestión de finalidad". ‎Neil Ferguson es un charlatán, atrapado en su propia charlatanería; ‎Didier Raoult es un médico clínico. 


"Los adeptos de Ferguson necesitan muertos para creer en su ‎religión. Los discípulos del virólogo Didier Raoult se dedican al cuidado de los enfermos". ‎No estamos ante un debate científico sino ante una guerra de errores repetidos a pesar de las ‎realidades de la ciencia". 
 ‎
Thierry Meyssan, es francés (aunque ha abandonado su país por las críticas y persecusión en su contra por parte del establishment), en su más reciente artículo (abril 2020) señala que "Los franceses aceptan la suspensión de ‎su Libertad". 

"Independientemente de la ideología, todos los regímenes políticos tienen como presunto objetivo ‎la protección de sus súbditos o ciudadanos de agresiones frente las cuales nadie puede ‎protegerse de forma individual. Sin embargo, los régimenes políticos pueden aformar que en aras de garantizar tal protección, es necesario limitar las libertades de la ciudadanía, cosa ‎que algunos regímenes se creen obligados a hacer con más frecuencia que otros. ‎En tiempos de epidemias mortíferas, algunos regímenes estimaron que era necesario limitar la ‎libertad de una parte de su ciudadanía, y hasta privarla de ella. Incluso se aceptaba que ‎las democracias pudiesen limitar, de manera excepcional, los derechos de las personas ‎contagiadas, o sospechosas de haberse contagiado, para proteger a las personas sanas. Ahora, con la epidemia de Covid-19, se ha llegado a admitir que se limiten también las libertades de las personas sanas, incluso confinando en sus domicilios a prácticamente toda la población. Esta nueva norma no fue objeto de un debate democrático. Los gobernantes decidieron ‎imponerla como un imperativo de emergencia y sus conciudadanos la han aceptado como un mal ‎menor". 


"Unidad, Indivisibilité de la République, Liberté, Egalité, Fraternité ou la Mort". Impresión en color editada por Paul André Basset, prairial an IV (1796). Photothèque des Musées de la Ville de Paris - Ph. Ladet.

Durante la Revolución Francesa, mucho antes de que “Libertad, Igualdad, Fraternidad” ‎se convirtiera en la divisa de la República, este cartel agregaba “o la Muerte”, proclamando así ‎que esos tres ideales valían más que la vida.‎

Nadie desconoce la existencia del virus actual que ha desatado las alarmas en todo el mundo. "El miedo a las epidemias está inscrito en nosotros. Sabemos que en ciertas épocas, en ciertos ‎lugares, ciertas epidemias han acabado con civilizaciones. También sabemos que los progresos de ‎la medicina no nos protegen de nuevos virus, precisamente porque todavía no han sido ‎estudiados". Las enfermedades ‎bacterianas pueden combatirse mediante la higiene y hoy podemos vencerlas con el uso de ‎antibióticos. ‎

El confinamiento generalizado de poblaciones sanas "por su propio bien" ‎es incompatible con el ideal democrático. No se trata de lamentarse sobre ciertos ‎retrocesos de la democracia, ahora se trata de comprobar que acabamos –al menos ‎de forma temporal– de poner fin a la democracia en muchos países a la vez. Es una decisión ‎que nos concierne a todos y nos encarcela a domicilio por tiempo indeterminado. ‎

"Establecer una oposición entre la actitud del “buen” ‎presidente francés Emmanuel Macron, quien supuestamente protege la salud de sus ‎conciudadanos, y la del “malo”, el presidente estadounidense Donald Trump, quien da más ‎importancia a la economía, es sólo una cortina de humo. La triste realidad es que se acaba de ‎abandonar primero el uso de la Libertad, para abandonar después el ideal mismo de Libertad. ‎

Este cambio trascendental no es resultado de una crisis económica ni de una guerra. ‎La epidemia de Covid-19 ha sido mucho menos mortífera que muchas otras epidemias ‎anteriores. Entre 1968 y 1970, la gripe de Hong Kong segó más de un millón de vidas; en unos ‎‎40 años, el SIDA ha matado más de 32 millones de personas. Pero esos virus no modificaron ‎nada en el plano político. Es por consiguiente altamente probable que la actual reacción política ‎ante la epidemia de Covid-19 haya estado determinada por una evolución previa a la realidad ‎misma de la epidemia. ‎

El confinamiento generalizado de la población se ha justificado en los países que lo aplican como ‎una respuesta a la fragilidad del sistema hospitalario. Aunque es falso, ese argumento ‎quiere decir que valoramos más nuestra salud que nuestra Libertad, a pesar de que nuestros ‎ancestros siempre proclamaron que sus vidas eran menos importantes que su Libertad". ‎


Nota final del editor del blog


Curiosamente, son los países "sancionados" por las políticas económicas de los Estados Unidos y sus aliados quienes llevan el liderazgo de la lucha contra la pandemia de coronavirus (China, Rusia, etc.)

Esperamos que esta recopilación de análisis de expertos polítologos haya sido comprendida en su real contexto. No se está minimizando la existencia de un virus mortal (está aquí causando la muerte de muchas personas), expertos han planteado críticas a ciertas medidas políticas que acarrean la destrucción -tal vez consciente y premeditada- de la economía mundial. Nada volverá a ser lo mismo tras el fin de esta crisis sanitaria, el distanciamiento social también será, con toda probabilidad, una eficaz técnica de despoblación a largo plazo.  


Será que estamos realmente ante el advenimiento del tan cacareado Nuevo Orden Mundial?... Dejando a un lado rídiculas suposiciones, parece ser el lógico camino, pero no en el sentido fantasioso de los teóricos de la conspiración, sino que aquel proceso de globalización mundial bajo control del poder financiero-industrial, que tampoco es un círculo exclusivo de amigos, ni de conspiradores sionistas (la clásica desinformación), sigue su marcha.



Henry Kissinger, en una rueda de prensa en 1975


Un referente de esa política globalizadora es el ya casi centenario Henry Kissinger, que no deja de ser noticia, ante un medio expresó que "Hay un diabólico “Nuevo Orden Mundialen proceso... La pandemia de coronavirus alterará el orden mundial para siempre”. (Opinión en WSJ, 3 de abril de 2020). 

Recordemos que Kissinger señaló en 1974: 


La despoblación debería ser la máxima prioridad de la política exterior de Estados Unidos hacia el Tercer Mundo”. (Memorándum del Consejo de Seguridad Nacional de 1974).


El Príncipe Felipe de Edimburgo, en una foto de la década de 1950.


En igual sentido, pero más radical, el Príncipe Felipe de Edimburgo, marido de la Reina Isabel, en una entrevista publicada por la agencia alemana Deutsche Press Agentur, agosto de 1988 afirmó: 


“En caso de que me reencarnara, me gustaría volver a la vida en forma de virus mortal, para contribuir un poco a solucionar el problema de la superpoblación”.

Esa declaración no fue casual, ya había bosquejado el concepto en un prólogo al libro de Fleur Cowles, "'If I Were an Animal"(1987) en los siguiente términos: "Solo me pregunto cómo sería reencarnarse en un animal cuya especie había sido tan reducida en número que estaba en peligro de extinción. Cuáles serían sus sentimientos hacia la especie humana cuya explosión demográfica le había negado que existiera en algún lugar ... Debo confesar que estoy tentado de pedir la reencarnación como un virus particularmente mortal".

Recuerdan el libro del Dr. Coleman? (El Comité de los 300), al parecer existiría una agenda que deberá ser evaluada en el año 2050 y uno de los objetivos es precisamente la despoblación de una parte del mundo mediante guerras o pandemias (que incluyen a países desarrollados). El informe que estudia esa posibilidad existe, se aspiraba a reducir hasta el mencionado 2050, 3000 millones de seres humanos, recuerdan la frase de Rockefeller "inútiles consumidores de alimentos". Y ese informe fue presentado por Cyrus Vance (secretario de Estado en el gobierno de Jimmy Carter) y su título es: “El Mundo en el año 2000” (el informe fue aprobado por Carter).

Me permito otra reflexión final, a manera de hipotesis, aunque los caminos parecen conducirnos a lo expuesto. No afrontamos una crisis mundial casual, ni se nos ha presentado un plan de "salvación" temporal. Posiblemente presenciamos el avance firme, paso a paso, de un programa metódico, imperturbable (con traspíes naturalmente), que trasciende gobiernos, fronteras y generaciones. Es un plan que busca la Globalización Total, un Mundo Unipolar, algunos lo refieren como el Nuevo Orden Mundial (por poner un término) de control y dominación económica perpetua  por parte de un Élite, proyecto que va siendo redibujado constantemente acorde a las circunstancias y a los tiempos. 

Esperamos equivocarnos, que hayamos sido "contagiados" con el virus de la desinformación y la paranoia, anhelamos que nuestros "sabios" políticos solo busquen redifinir ese concepto que se aplica en casi toda Europa Occidental, el aparente "estado de bienestar" (con sus pro y contras). Es lógico hacernos una pregunta: De qué sirve a la élite "suprimir" a un alto porcentaje de la población mundial, si lo que se persigue es incrementar sus riquezas a través del consumo masivo de la población? Para ello se necesita un inmenso rebaño de consumidores con capacidad adquisitiva. 

Con ironía concluyo: 


Si lo que se quiere es vigilar el crecimiento demográfico, hay formas menos dramáticas para sugerir el control de la líbido humana.


Artículos consultados:

Towards A New World Order? The Global Debt Crisis and the Privatization of the State
Distanziamento sociale dalla democrazia
Los franceses aceptan la suspensión de ‎su Libertad
Covid-19: Neil Ferguson, el Lysenko del liberalismo
Covid-19 y “Amanecer Rojo”‎
Sobre conspiraciones y algo más… EL COMITÉ DE LOS 300

06 abril 2020

Estados Unidos - OTAN: Geoestrategia en plena crisis de coronavirus




Resumen de diversos artículos
publicados en Red Voltaire


El conocido politólogo italiano Manlio Dinucci señala que mientras Europa se reorganiza haciendo frente a la pandemia de coronavirus, produciendo cambios radicales que afectan a toda la sociedad, hay algo que opera sin contratiempos, la OTAN, organización militar que recibió en completo silencio al socio Número 30 de la Alianza, Macedonia del Norte, el 27 de marzo 2020. 

La crisis por el coronavirus ha detenido en gran parte el "Defender Europe ‎‎2020" ejercicio militar estadounidense con la colaboración de sus socios europeos. Ya no se ven muchos soldados, por obvias razones, pero sí la misma cantidad de bombarderos nucleares. El "Joint Warrior" (un ejercicio parte del Defender 2020) inició en Escocia prácticas aeronavales y algunas maniobras terrestres, durará hasta el 10 de abril.

En este ambiente, Estados Unidos sigue advirtiendo a los demás miembros de la OTAN que deberán incrementar sus presupuestos militares, vital para la "defensa ante el agresor" (Rusia, evidentemente). Hablamos de miles de millones de dólares que se exigen para el presupuesto atlantista en plena crisis de coronavirus que costará esos mismo miles de millones de dólares y que destruirá, sin duda, más de una economía de los países europeos. Aún más, Estados Unidos sigue presionando a los europeos terminar con cualquier acuerdo económico con Rusia y China.

‎El referido analista italiano concluye que

"Las fuerzas de la gran finanza internacional, están utilizando la crisis del ‎coronavirus en una ofensiva de envergadura mundial con las armas más sofisticadas de la ‎especulación, son más poderosas que las fuerzas militares ya que también controlan las ‎decisiones del complejo militaro-industrial. Esas fuerzas son capaces de llevar millones de ‎ahorristas a la ruina y pueden utilizar la deuda para apoderarse de sectores económicos enteros". ‎



Un golpe bajo, mientras el Consejo de Europa clama por la cooperación con la comunidad internacional para limitar la propagación del virus, el suministro de equipos médicos, promoviendo la investigación científica para luchar contra la pandemia y, por supuesto, intentando hacer frente a las consecuencias socioeconómicas, a pesar de las divergencias entre socios en el aspecto de la ayudas financieras urgentes, Estados Unidos exige miles de millones de dólares para que la OTAN haga frente al "enemigo" (Rusia).

Thierry Meyssan, señala que "la receta es siempre la misma: ‎recurrir a la presión psicológica para lograr que la gente haga voluntariamente cosas sobre ‎las cuales se sabe que son inútiles, pero que dirigen hacia la vía de la mentira". 

Sin que el mundo se entere se han dado, estos días, movimientos militares estratégicos en medio de la pandemia de Covid-19. 

No solo es el "Defender 2020" suspendido  en buena parte. En Próximo Oriente, más concretamente, en los Emiratos Árabes Unidos se realizaron el 21 y 23 de marzo, ejercicios militares entre tropas del mencionado Emirato (EAU) y algunos miles de soldados estadounidenses, denominado "Native Fury 20". Lo curioso es que se entrenan en un gran campo construido para ejercitar ataques a Irán, pero el de estos días se realizó como ejercicio de ataque a Arabia Saudí.‎



Tropas estadounidenses y emiratíes realizan ejercicios conjuntos en Abu Dabi, 23 marzo 2020. Foto AP


Según fuentes informadas, ‎Donald Trump ha denominado este nuevo teatro de operaciones como "OTAN-MO", (OTAN -Medio Oriente), y todo parece indicar que los pequeños Emiratos ‎Árabes Unidos podrían convertirse en el nuevo gendarme del programa estadounidense conocido como "Medio Oriente Ampliado" o "Gran Medio Oriente", que incluye el Cuerno de África (conforme una nota de Red Voltaire). 
Al respecto de lo anterior, Thierry Meyssan ha publicado hace unos días un valios artículo "La primera guerra de la ´OTAN-MO´ ‎perturba el orden regional", se sintetiza en lo siguiente:

"Mientras europeos y árabes se concentran en el coronavirus, los anglosajones ‎se dedican a modificar el orden del mundo. Cumpliendo órdenes de Estados Unidos, el ‎Reino Unido ha tomado el control de la entrada del Mar Rojo, Emiratos Árabes ‎se vuelve en contra de Arabia Saudita y le inflige una derrota humillante en el sur ‎de Yemen, mientras que los hutis hacen lo mismo en el norte. Yemen se ha dividido ‎de hecho en dos Estados y la integridad territorial de Arabia Saudita corre ‎peligro".

El discurso de Trump sigue siendo doble, por un lado prosigue, en verdad, retirando tropas de Irak. Agnanistán, Siria, al mismo tiempo utiliza a su socio británico para efectivizar la que se empieza a denominar "Nueva OTAN-Medio Oriente" (OTAN-MO). Los británicos volverán a tener rol protagónico en los conflictos regionales. Se habla de que la estrategia Rumsfeld/Cebrowski intenta consolidar la división ‎‎de la República de Yemen en dos estados, hecho que puede acarrear el posiblemente ‎desmembramiento de Arabia Saudí. ‎‎Trump ha dado luz verde a esta ‎nueva etapa, única condición: las tropas estadounidenses no participarán de forma directa, sino a través de Emiratos Árabes Unidos. ‎

Con ese fin, el 5 de marzo, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, recibió en el Pentágono al ministro de Defensa británico, Ben Wallace



El Secretario de Defensa de los EEUU, Mark Esper junto al Ministro de Defensa británico, Ben Wallace.


La “relación especial” entre Washington ‎y Londres se ha restaurado, se han reforzado los “Cinco Ojos” y Reino Unido asumirá ‎el mando de las operaciones de la OTAN-Medio Oriente. En otro acto, el mencionado ministro británico respaldó la necesidad de juzgar al ‎‎"dictador" Bashar al-Assad, lamentando que es imposible hacerlo por el apoyo que presta "el oso ruso". Conforme Meyssan, "Siria sigue siendo un enemigo, pero parece ‎intocable. La guerra se desplazará a otro lugar". ‎Otro dato curioso es que el ministro Wallace, el 12 de marzo de 2020, garantizó a su par turco que la intención del Pentágono no es destruir a Turquía sino Arabia Saudí.



El 12 de marzo de 2020, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, y su homólogo turco, el general Hulusi Akar, inspeccionan los “puestos de observación” turcos que ‎sirven de base de repliegue a los yihadistas atrincherados en la gobernación siria de Idlib. ‎Londres asegura a Ankara que el Pentágono no destruirá Turquía sino Arabia Saudita.

‎"Originalmente, ‎el Pentágono había planeado dividir nuevamente Yemen en dos partes, volviendo a la frontera ‎que existió allí hasta 1990. El Pentágono había empujado Arabia Saudita e Israel a lanzarse ‎al asalto de Yemen para explotar los recursos petroleros del desierto de Rub al-Khali, región cuya administración comparten Arabia Saudita, Omán, ‎Emiratos Árabes Unidos y Yemen. La operación ‎se realizó con la participación de la aviación israelí, de mercenarios colombianos agrupados bajo ‎la bandera saudita y con tropas de Emiratos Árabes Unidos. La coordinación estuvo en manos de ‎un estado mayor tripartita (Arabia Saudita, Estados Unidos e Israel), instalado en Somalilandia".
 
Pero, en la mente maquiavélica de los estrategas del Pentágono, ahora, han decidido dividir la coalición Arabia Saudí - Emiratos Árabes Unidos. Sin implicar a sus tropas, se intentará completar la ‎nueva división de Yemen. 

Vale recordar el Pacto del USS Quincy, es decir la reunión del 14 de febrero de 1945 en el crucero USS  Quincy, entre el rey Abdelaziz ibn Saud, fundador del reino saudí y el presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, que regresaba de la Conferencia de Yalta. Por ese acuerdo los Estados Unidos se comprometieron a proteger ‎al rey saudí. Sin embargo, conforme la interpretación actual de los "sabios" del Pentágono,  "proteger al Rey" no significa, ni obliga a proteger a su heredero, ni tampoco a proteger ‎el país.‎



"El soberano de facto de Abu Dabi y presidente –también de facto– de ‎Emiratos Árabes Unidos, Mohamed ben Zayed, fue el mentor del príncipe heredero del trono ‎saudita, Mohamed bin Salman. Pero el alumno quiso aplastar a su maestro. En definitiva, ‎será el discreto MBZ quien acabe aplastando al vanidoso MBS".

El Pentágono ha posicionado un navío de guerra frente a Adén, tropas británicas se instalan en la isla de Socotra junto a los Emiratos Árabes Unidos, se desplegaron allí misiles antiaéreos Patriot. ‎En Yemen, los hutis del norte, apoyados por Irán, atacan con éxito bases militares sauditas y hacen numerosos prisioneros; ‎las tribus respaldadas por EAU atacan a las tribus que los saudíes apoyan ‎en Adén. 

"En Riad, el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, después de haber torturado a ‎su amigo de la infancia –demasiado brillante para seguir siendo del agrado de MBS–; después de ‎haber asesinado a sus rivales; después de haber ejecutado al jefe chiita de la oposición; después ‎de haber encarcelado y despojado a sus hermanos y tíos; después de haber ordenado el ‎asesinato y descuartizamiento en Estambul de un miembro de la Hermandad Musulmana ‎demasiado indiscreto, ya no tiene a nadie que lo apoye". ‎

Mientras todo esto sucede en Medio Oriente, al mismo tiempo, en Europa continúa la lucha contra la epidemia de coronavirus (algunos dicen que de forma equivocada), no cabe duda que la UE ha entrado en recesión económica.

"Cuando haya pasado el pico de la epidemia, Europa ya no será una gran potencia económica y ‎el mundo se organizará de otra manera… sin ella".

Luego de esta introducción resumida de varias fuentes, vale la pena leer el siguiente e íntegro análisis de Thierry Meyssan.


Golpistas a la sombra del coronavirus

Mientras la opinión pública se mantiene pendiente de las cifras de progresión del ‎coronavirus, los poderes ejecutivos sufren una profunda reorganización en la que los ‎altos funcionarios de la salud prevalecen momentáneamente sobre los políticos. Pero, ‎en la sombra, banqueros y militares se preparan en espera de su turno para confiscar ‎el poder.


Secretario de Defensa, Mark Esper.


El 1º de febrero, el Secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, instruyó al general ‎Terrence J. O’Shaughnessy el inicio de una serie de preparativos. El 13 de febrero, el general ‎declaraba ante la Comisión del Senado para las fuerzas armadas que se han iniciado ‎preparativos para el peor escenario posible. En caso de catástrofe sanitaria, el plan de ‎‎“Continuidad del Gobierno” convertiría al general O’Shaughnessy en el próximo dictador de ‎Estados Unidos –en el sentido que ese término tenía en la Antigüedad.‎



General ‎Terrence J. O’Shaughnessy

Supremacía de la lógica administrativa sobre la lógica política
Numerosos gobiernos de los países industrializados han respondido a la epidemia de Covid-19 ‎decretando el confinamiento de la población

Esa estrategia no tiene nada que ver con ‎la medicina, que nunca practicó el aislamiento de las personas sanas. Se trata en realidad de ‎administrar los medios médicos para evitar un flujo masivo de enfermos que desbordaría los ‎hospitales. 

Son pocos los países industrializados que, como Suecia, han rechazado esa visión ‎administrativa ante la epidemia. Esos países han optado por una acción de carácter médico y ‎no practican el confinamiento generalizado. 
La primera enseñanza que nos deja lo que está sucediendo es, por consiguiente, que en los ‎países desarrollados la lógica administrativa prevalece sobre la experiencia médica.
 ‎
Sin embargo, aun careciendo de competencias médicas, no dudo que milenios de experiencia ‎médica y sanitaria tienen que ser más eficaces contra una enfermedad que las “recetas” ‎burocráticas.

En todo caso, la observación del fenómeno actual permite comprobar que ‎Suecia cuenta sólo 10 muertos por millón de habitantes mientras que Italia ya registra ‎‎166 fallecidos por cada millón de habitantes. Por supuesto, esto es sólo el principio de la ‎epidemia y se trata de dos países muy diferentes. Pero, es probable que Italia tenga que ‎enfrentar una segunda oleada de contaminación y también una tercera mientras que Suecia ya ‎habrá adquirido un nivel de inmunización colectiva y estará protegida. ‎

Supremacía de los altos funcionarios de la salud sobre los responsables electos por el pueblo
Después de haber señalado lo anterior, hay que resaltar que el confinamiento generalizado de la ‎población sana perturba, además de la economía, los modos de gobierno. En casi todos los ‎países estamos viendo la palabra de los políticos quedar en segundo plano ante la palabra de los ‎altos funcionarios del sector de la salud, que lógicamente deben ser más eficaces. Y esto es lógico ‎dado el hecho que la decisión de confinamiento es puramente administrativa. Se ha aceptado ‎colectivamente luchar por los hospitales y tratar de protegernos de la enfermedad, en vez de ‎combatirla. ‎

Por desgracia, cualquiera podrá comprobar que, a pesar de las apariencias, no se ha ganado ‎en eficacia. Por ejemplo, los países miembros de la Unión Europea han sido incapaces de proporcionar el equipamiento médico y las medicinas que se necesitan en el momento oportuno. ‎El problema viene de las reglas habituales.



Para el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, ‎China y Corea del Sur han dado el ejemplo al generalizar el uso de pruebas de diagnóstico, ‎lo cual es una manera de decir que, como práctica médica, los métodos de Italia y Francia son ‎absurdos.


Basta señalar que la globalización económica ha llevado a que quede un solo fabricante de respiradores ‎artificiales… y a que ese fabricante sea chino. Los procedimientos de licitación imponen un plazo ‎de varios meses antes de lograr disponer de ese “producto” y los políticos no están para saltarse ‎esos procedimientos. Estados Unidos ha tenido que intervenir empresas para resolver ese ‎problema.
 ‎
Francia, país que durante la Segunda Guerra Mundial vivió bajo una dictadura administrativa, ‎encabezada por Philippe Petain bajo la denominación de «Estado Francés», ya ha vivido también ‎cuatro décadas de confiscación del poder político por parte de los altos funcionarios, lo que ‎los franceses han llamado la «ENArquía» [1]. Pero ese sistema ha privado a los políticos del ‎conocimiento en materia de administración que antes obtenían al ejercer diferentes ‎mandatos locales y regionales, antes de llegar al nivel nacional. Actualmente, los responsables que ‎ocupan cargos electivos disponen de menos información que los altos funcionarios y enfrentan ‎grandes dificultades para controlar los actos de estos últimos.
 ‎
En las actuales circunstancias de la crisis del coronavirus, los altos funcionarios del sector de la ‎salud se ven investidos abruptamente de una autoridad que normalmente no tienen. Ante eso, ‎banqueros y militares aspiran ahora a una promoción similar, en detrimento de los políticos. ‎

Los banqueros, a la espera de su oportunidad
En Reino Unido, Gordon Brown, ex ministro de Finanzas y posteriormente primer ministro ‎británico, acaba de publicar en el Financial Times un texto donde propone utilizar el miedo al ‎Covid-19 para hacer lo que no se logró concretar durante la crisis financiera de 2008 [2]. En aquella época Gordon Brown ‎no logró crear un gobierno financiero mundial y tuvo que conformarse con una simple ‎concertación en el G20. Ahora, afirma Gordon Brown, sería posible instaurar un gobierno mundial ‎de la salud y determinar qué potencias podrían asociarse a los miembros permanentes del Consejo ‎de Seguridad de la ONU.

Nada permite creer que tal gobierno mundial haría las cosas mejor que los gobiernos nacionales. ‎Lo que que sí es seguro es que esa entelequia escaparía a toda forma de control democrático.


James Gordon Brown, ex primer ministro británico entre junio 2007 y mayo 2010 y líder del Partido Laborista.


Ese proyecto no tiene más posibilidades de llegar a concretarse que el proyecto de gobierno ‎financiero mundial. Gordon Brown era también un acérrimo defensor del mantenimiento del Reino ‎Unido dentro de la Unión Europea, apuesta que también perdió. ‎

El Estado Profundo estadounidense, agazapado en la sombra
A través de la historia, las crisis siempre han servido de pretexto a quienes tratan de explotar el ‎argumento de la «urgencia» para modificar el poder sin que la opinión pública tenga tiempo de ‎reflexionar. Esa coartada ha funcionado a menudo. 
El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el «estado de ‎emergencia internacional en materia de salud pública». Al día siguiente, el Secretario de ‎Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, firmaba en secreto una Warning Order (Orden ‎de Alerta) según la cual el NorthCom debe estar listo para la posible aplicación de las nuevas ‎reglas del plan de «Continuidad del Gobierno». 
Esas nuevas reglas son Above-Top Secret, lo cual significa que la comunicación sobre las acciones ‎se restringe aún más que de costumbre y se pone en conocimiento únicamente de las personas ‎que disponen del más alto nivel de habilitación y que cuentan además con un acceso nominativo ‎especial en el marco del Special Access Program.‎

Vale recordar que el principio de la «Continuidad del Gobierno» se instauró al inicio de la guerra ‎fría. Se trataba de proteger la administración de Estados Unidos en una situación de guerra ‎nuclear contra la Unión Soviética o ante la muerte u otro impedimento de los principales ‎responsables del país: el presidente de Estados Unidos, su vicepresidente y el presidente de la ‎Cámara de Representantes. En virtud de una directiva escrita del presidente Dwight Eisenhower, ‎ante tales circunstancias un gobierno militar tendría que asumir inmediatamente la continuidad ‎del mando hasta un ulterior restablecimiento de los procedimientos democráticos [3].‎




Esa directiva fue invocada y esa forma de gobierno fue implantada el 11 de septiembre de 2001 por el entonces coordinador ‎nacional de la lucha contra el terrorismo, Richard Clarke [4]. Sin embargo, aunque el país vivió ese día una ‎situación de emergencia, ni el presidente de Estados Unidos, ni su vicepresidente, ni ‎el presidente del Congreso habían muerto, como tampoco estaban en la imposibilidad de ejercer ‎sus funciones respectivas, lo cual me lleva a la conclusión de que el 11 de septiembre de 2001 ‎Estados Unidos vivió un golpe de Estado. El entonces presidente, George W. Bush, no recuperó ‎sus prerrogativas hasta la noche de aquel día y nunca se aclaró qué pasó en la decena de horas ‎durante las cuales su autoridad quedó suspendida [5].‎

Según explica en Newsweek William Arkin, considerado el mejor especialista en temas del ‎Pentágono, actualmente existen 7 planes diferentes [6]:‎ 

* El Rescue & Evacuation of the Occupants of the Executive Mansion (RESEM), para garantizar la ‎protección del presidente, del vicepresidente y de sus familias;
* El Joint Emergency Evacuation Plan (JEEP), para garantizar la protección del secretario ‎de Defensa y de los principales jefes militares;
* El Atlas Plan, para garantizar la protección de los miembros del Congreso y de la ‎Corte Suprema;
* Octagon, plan con objetivos totalmente desconocidos;
 * Freejack, también desconocido;‎
 Zodiac, igualmente desconocido;‎ 
* Granite Shadow, plan que prevé el despliegue de unidades especiales en Washington, establece ‎las condiciones para el uso de la fuerza y para poner el territorio bajo la autoridad de los militares ‎‎ [7].‎

Es importante observar que existe una contradicción entre el supuesto objetivo del RESEM –‎garantizar la protección del presidente y del vicepresidente– y el hecho que ese plan se aplicaría sólo en caso de muerte o de impedimento de esos responsables.
 ‎
En todo caso, la aplicación de estos siete planes estaría en manos del Mando Militar de ‎Estados Unidos para América del Norte (NorthCom), encabezado por un ilustre desconocido, ‎el general Terrence J. O’Shaughnessy.‎



En virtud del derecho estadounidense, éste general se convertiría en dictador de ‎Estados Unidos solo en caso de muerte o de impedimento de los tres principales responsables ‎electos del Estado federal –el presidente de Estados Unidos, su vicepresidente y el presidente de ‎la Cámara de Representantes– pero en la práctica su predecesor, el general Ralph Eberhart, ya ‎fungió como tal a pesar de que esos tres responsables no estaban muertos ni impedidos de ‎realizar sus funciones. A los 73 años, el ahora retirado general Ralph Eberhart dirige actualmente ‎las principales empresas que proveen la aviónica militar en Estados Unidos.
 ‎
El 13 de febrero, el general O’Shaughnessy afirmó ante la Comisión del Senado a cargo de las ‎fuerzas armadas que el NorthCom estaba preparándose para lo peor. En el marco de esos ‎preparativos, el general O’Shaughnessy se comunica diariamente con los otros 10 mandos ‎centrales de las fuerzas de Estados Unidos en todas las regiones del mundo [8].‎

También es importante recordar aquí que, además del territorio de Estados Unidos, la «zona de ‎responsabilidad» del NorthCom abarca también Canadá, México y Bahamas. En virtud de varios ‎acuerdos, el NorthCom puede, por iniciativa propia, ordenar el despliegue de tropas ‎estadounidenses en esos tres países.
 ‎
En 2016, el entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama firmó la orden secreta ‎Presidential Policy Directive 40 sobre la National Continuity Policy, o sea la ‎‎«Política de Continuidad Nacional». Solo dos días antes de que el presidente Donald Trump ‎asumiera sus funciones en la Casa Blanca, el entonces administrador de la FEMA –la agencia ‎federal a cargo de las situación de emergencia–, Craig Fugate, firmó la Federal Continuity ‎Directive 1 (Directiva Número 1 de Continuidad Federal), que precisa ciertos aspectos de la ‎aplicación de ese procedimiento en niveles inferiores.
 ‎
Todo está previsto en función de «lo peor». La epidemia proporciona el pretexto para actuar. ‎En ese contexto, las preguntas planteadas recientemente por el vocero del ministerio chino ‎de Exteriores [9] sobre ‎la posibilidad de que los militares estadounidenses hayan diseminado deliberadamente el nuevo ‎coronavirus, adquieren el mayor sentido y cobran nueva vigencia. 
     
[1] Las siglas ENA denominan en Francia la Escuela ‎Nacional de Administración, entidad elitista que forma los más altos funcionarios de la República ‎Francesa. 
[2] “End the ‎dog-eat-dog mentality to tackle the crisis”, Gordon Brown, Financial Times ‎‎(Reino Unido), Voltaire Network, 26 de marzo de 2020.
[3] Continuity of ‎Government: Current Federal Arrangements and the Future, Harold C. Relyea, Congresionnal ‎Research Service, 5 de agosto de 2005.
[4] Against All Enemies: Inside America’s ‎War on Terror, Richard Clarke, Free Press, 2004.
[5] A Pretext for War: 9/11, Iraq, and the Abuse ‎of America’s Intelligence Agencies, James Bamfort, Anchor Books, 2005.
[6] “Exclusive: Inside The Military’s Top Secret ‎Plans If Coronavirus Cripples the Government”, William M. Arkin, ‎‎Newsweek, 18 de marzo de 2020.
[7] “Top Secret Pentagon Operation “Granite Shadow” revealed. Today in DC: Commandos in the ‎Streets?”, William Arkin, Washington Post, 25 de septiembre de 2005.
[8] Hearing to receive ‎testimony on United States Northern Command and United States Strategic Command in review ‎of the Defense Authorization Request for fiscal year 2021 and the future years Defense Program, ‎Senate Committe on Armed Service, 13 de febrero de 2020.
[9] «Propaganda y preguntas sin respuesta sobre el origen del Covid-19», Red Voltaire, 25 de marzo de 2020.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny