Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta terrorismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta terrorismo. Mostrar todas las entradas

26 septiembre 2021

Made in USA: Licencia para matar - guerra global contra el terrorismo




Nota previa del editor del blog

Hoy presentamos una combinación de artículos del geógrafo y politólogo italiano Manlio Dinucci, autor de varios libros sobre política europea y columnista para diversos medios nacionales e internacionales, sus cortos pero precisos análisis se publican habitualmente en el diario italiano "Il Manifesto", periódico que representa la voz de los intelectuales de izquierda (aunque se identifica como quotidiano comunista), en realidad fue fundado por un grupo disidente del PCI (Partido Comunista de Italia), que, por ejemplo en 1969, se expresaron en contra de la invasión soviética de Checoslovaquia. 

Desde 1990 el periodismo italiano ve 'il manifiesto' como un periódico más independiente, considerado unánimemente como un ejemplo de periodismo creativo y sofisticado, no exento de oposición por su contenido político; 'il manifiesto', incluso, ha hecho frente a las reclamaciones presentadas en su contra por la OTAN a través del servicio de relaciones públicas del Mando Conjunto de la OTAN en Nápoles, en especial por un artículo de Manlio Dinucci "Bajo el dominio de Estados Unidos y la OTAN" de marzo de 2018. En igual sentido, también el Departamento de Estado se ha dirigido a otros diarios cuyos artículos aparecen en Red Voltaire para que corten toda colaboración. 

Aprecio necesario hacer este tipo de aclaraciones; una vez más insistiré que este blog, a pesar de su corazoncito izquierdoso, no hace proselitismo político, ni su editor ha militado nunca en movimiento o partido político alguno. La línea editorial de este blog es histórica bajo la lupa del análisis geopolítico.

A continuación repasemos una recopilación de los últimos artículos del mencionado Manlio Dinucci que en su formato original han sido traducidos por la página Web Red Voltaire.


*****

La ley que da al presidente de ‎Estados Unidos licencia para matar

por Manlio Dinucci




Al cambiar de casaca y conceder su aval a la entrega de Kabul, el presidente ‎estadounidense Joe Biden retoma la estrategia Rumsfeld-Cebrowski de la guerra ‎sin fin. Ya no se trata de desplegar grandes cantidades de tropas en el terreno sino de ‎multiplicar los “teatros” de intervención donde operarán drones “asesinos”, unidades de ‎fuerzas especiales y mercenarios. La guerra sólo cambia de aspecto pero sigue extendiéndose.‎

 

El 18 de septiembre de 2001, una semana después de los hechos del 11 de Septiembre, ‎el Congreso de Estados Unidos aprobaba, gracias al voto conjunto de republicanos y demócratas, la ‎Ley Pública 107-40, donde se estipula:‎


"El Presidente está autorizado a utilizar toda la fuerza necesaria y apropiada contra las ‎naciones, organizaciones y personas que él considere que planificaron, autorizaron, ‎cometieron o ayudaron en los ataques terroristas ocurridos el 11 de septiembre de 2001, o ‎que hayan dado refugio a esas organizaciones o personas, con el objetivo de prevenir ‎todo futuro acto de terrorismo internacional contra Estados Unidos de parte de esas ‎naciones, organización o personas".


Esa ley, que confirió al presidente republicano George W. Bush plenos poderes de guerra, había ‎sido redactada por el senador demócrata Joe Biden, entonces presidente de la Comisión de ‎Relaciones Exteriores. ‎

El presidente George W. Bush se veía así autorizado por el Congreso, en nombre de la «guerra ‎contra el terrorismo», a utilizar la fuerza militar no sólo contra organizaciones o personas sino ‎incluso contra naciones enteras, cuya culpabilidad sería simplemente decretada por él mismo, ‎investido de la autoridad para emitir una sentencia sin juicio e inapelable, y ordenaba la inmediata ‎ejecución de los “culpables” mediante una guerra. ‎


Dron espía no tripulado RQ-4 Global Wawk USAF

En otro artículo, "¿Aprendió alguien algo de la ‎catástrofe afgana?"‎, Manlio Dinucci, resume la guerra de Afganistán: No lo decimos nosotros, es el presidente Joe Biden quien acaba de ‎reconocerlo: Washington nunca buscó ayudar a los afganos y mucho menos ‎construir un Estado en Afganistán. Lo que tanto nos repitieron los medios durante ‎‎20 años era sólo propaganda.‎

En su alocución del 16 de agosto sobre Afganistán, desde la Casa Blanca, el presidente Biden hizo ‎una declaración lapidaria: ‎"Nuestra misión en Afganistán nunca tuvo como objetivo construir una nación. ‎Nunca apuntó a ‎crear una democracia unificada y centralizada". ‎"Nuestro único interés nacional en Afganistán sigue siendo hoy lo que siempre fue: impedir ‎un ‎ataque terrorista contra la patria estadounidense". ‎

Con esas concisas palabras, el presidente de Estados Unidos enterró inesperadamente la ‎narración oficial que acompañó durante 20 años la «misión en Afganistán», misión a la que ‎Italia (y otros países como España, Francia, Alemania, etc.) dedicó vida humanas y miles ‎de millones de euros provenientes de sus fondos públicos.‎

El Washington Post, deseoso de limpiar su propio armario de esqueletos (las hoy llamadas ‎‎fake news), lanza el oprobio sobre esas palabras de Joe Biden al señalar que: "Los presidentes ‎de Estados Unidos y los dirigentes militares engañaron deliberadamente al público sobre la ‎más larga guerra estadounidense, librada en Afganistán durante dos décadas". 

El objetivo real de esa guerra era concretar la ocupación del territorio afgano, de primera ‎importancia geoestratégica por tener fronteras con las tres repúblicas centroasiáticas ex soviéticas ‎‎(Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán), y con Irán, Pakistán y China (específicamente con la ‎región autónoma de Xinjiang (o Sinkiang). ‎En aquella época, ya se veían señales claras de acercamiento entre China y Rusia. ‎Los presidentes Jiang Zemin y Vladimir Putin habían firmado el Tratado de Buena Vecindad y ‎Cooperación Amistosa, definido como «piedra angular» de las relaciones entre sus países. ‎Washington veía la naciente alianza entre China y Rusia como una amenaza para los intereses ‎estadounidenses en Asia. "Existe la posibilidad de que ‎surja en Asia un rival militar con una formidable base de recursos", advertía el Pentágono en un ‎informe fechado el 30 de septiembre de 2001. ‎


Una estación de control de drones del USAF

Volviendo a la ley "permiso para matar" (por darle un nombre figurativo), sólo dos senadores han venido solicitando desde hace tiempo la anulación de esa ley: ‎el demócrata Tim Kaine y el republicano Todd Young. Pero no han tenido éxito. 

La Ley del 18 ‎de septiembre de 2001 sigue vigente y, después del presidente republicano George W. Bush, la ‎han utilizado sucesivamente el presidente demócrata Barack Obama, el republicano Donald Trump y, ahora, ‎el demócrata Joe Biden, quien antes fue vicepresidente en la administración Obama. Se calcula ‎que esa ley ha sido utilizada para “legitimar”, durante los últimos 20 años, operaciones ‎militares efectuadas por las fuerzas armadas de Estados Unidos –por orden presidencial– en ‎al menos 19 países, como Afganistán, Irak, Libia, Yemen, Túnez, Kenya, Mali, Nigeria, Somalia, ‎Camerún y Níger. ‎

Tres semanas después de la adopción de esa ley, el presidente George W. Bush ordenaba atacar ‎e invadir Afganistán, "oficialmente" para capturar a Osama ben Laden, "protegido" por los talibanes. ‎Tres meses después ordenaba la apertura de la prisión de Guantánamo, donde llegaban ‎deportados y eran torturados presuntos terroristas de diferentes partes del mundo. Año y medio ‎más tarde, en respuesta a una solicitud de 77 senadores republicanos y demócratas –‎encabezados por Joe Biden– George W. Bush ordenaba atacar e invadir Irak, acusando a ese país ‎de poseer armas de destrucción masiva, acusación que posteriormente resultó ser falsa. También ‎ordenó aplastar la resistencia con mano de hierro, lo cual quedó confirmado por las imágenes de ‎las torturas aplicadas en la cárcel de Abu Ghraib –reveladas en 2004. ‎

También basándose en la ley de 2001, que lo autorizaba a «utilizar toda la fuerza necesaria y ‎apropiada», el presidente Barack Obama autorizaba la CIA –diez años después– a realizar ‎operaciones secretas en Libia para preparar la guerra de la OTAN, que destruiría el Estado libio. ‎

Utilizando el mismo procedimiento “legal”, según documentaba el New York Times el 29 de ‎mayo de 2012, se instituyó bajo la administración Obama la llamada «kill list», actualizada ‎semanalmente, en la que se enumeran las personas de todo el mundo secretamente condenadas ‎a muerte bajo la acusación de terrorismo, personas que –previa aprobación del presidente de ‎Estados Unidos– son físicamente eliminadas, generalmente recurriendo al uso de drones ‎asesinos. Ese fue el procedimiento utilizado en enero de 2020 por el presidente Donald Trump, ‎al ordenar el asesinato del general iraní Qassem Suleimani, alcanzado por un dron ‎estadounidense en el aeropuerto de Bagdad. Ataques similares con drones estadounidenses ‎también han sido “legalmente” autorizados en Afganistán, Irak, Libia, Pakistán, Somalia, Siria ‎y Yemen. ‎

MQ-1 Predator de General Atomics (foto Reuters/ Baz Ratner). El MQ-1 Predator fue el primero de los drones asesinos, apareció en la década de 1990 como un avión no tripulado de reconocimiento, por su tamaño podía portar misiles, por lo que se buscó como asesinar a gran distancia, rápido y en silencio, sin perturbar el ambiente político. El MQ-1 inició sus misiones asesinas en febrero de 2002 en Afganistán.... El presidente de EE UU solía dirigir personalmente las operaciones. En 2012  The New York Times detallaba cómo Obama autorizaba en persona quiénes serían los blancos de las acciones de los drones en Yemen, Somalia y Pakistán en las reuniones semanales del equipo antiterrorista de la Casa Blanca, se presentaba al presidente la lista de los condenados a muerte (Kill List) que eran localizados, y éste, tras estudiarla caso por caso, daba o no la autorización. Una investigación de la cadena pública alemana ARD y el diario 'Süddeutsche Zeitung' señalaba en 2013 que los EE.UU gestiona sus drones y el asesinato selectivo de presuntos terroristas en África desde Alemania*.


El ataque más reciente de un dron asesino fue realizado, con autorización del presidente Joe ‎Biden, el 29 de agosto pasado, en Kabul, contra un vehículo que supuestamente transportaba ‎explosivos para Daesh. Una investigación publicada el 10 de septiembre en el New York Times ‎reveló que el vehículo –que el operador del dron había seguido por mucho tiempo, a miles de ‎kilómetros de distancia– no transportaba explosivos sino depósitos de agua. Pero el vehículo ‎fue volado –en medio de un barrio densamente poblado– por un misil estadounidense Hellfire ‎‎(literalmente, “Fuego del Infierno”), que mató 10 civiles, entre ellos 7 niños. 


El balance de "la guerra global contra el terrorismo" (otro artículo de Dinucci) sólo es una sucesión de despliegues ‎de tropas de Estados Unidos en más de la mitad de los países de todo el mundo, con ‎o sin la autorización de los gobiernos locales. En todos esos países, Estados Unidos ‎lucha supuestamente contra un enemigo invisible, “enemigo” que Washington ‎no vacila en respaldar secretamente en otras latitudes. El objetivo final es presentar a ‎Estados Unidos como actor indispensable de una paz que ese mismo país sabotea ‎permanentemente. ‎


Dos noticias publicadas recientemente en el Washington Post –“Las familias del 11 de ‎septiembre dicen que Biden no es bienvenido en los actos conmemorativos si no presenta las ‎pruebas que obran en posesión del gobierno” y “Biden firma un orden ejecutiva que reclama la revisión, la ‎desclasificación y la apertura de documentos clasificados sobre el 11 de septiembre”– abren ‎nuevas y profundas grietas en la versión oficial. El hecho que 20 años después de los atentados ‎del 11 de septiembre todavía haya en los archivos de Washington documentos secretos sobre ‎aquellos hechos significa que su verdadera dinámica todavía está pendiente de examen. ‎

Lo que sí está claro es el proceso que el 11 de septiembre puso en marcha. Durante la década ‎anterior, marcada por la retórica sobre «el Imperio del Mal», la estrategia de Estados Unidos ‎se había concentrado en las «amenazas regionales», conduciendo a las dos primeras guerras ‎posteriores a la llamada guerra fría: la guerra del Golfo y la guerra contra Yugoslavia. ‎

Esas dos guerras tuvieron como objetivo fortalecer la presencia militar y la influencia política de ‎Estados Unidos en el área estratégica del Golfo y en Europa, en momentos en que se redefinían ‎sus contornos. Simultáneamente, Estados Unidos fortalecía la OTAN, atribuyéndole –con el ‎consentimiento de los demás miembros de ese bloque militar– el derecho a intervenir de ‎‎“su área” y extendiéndola hacia el este, al incorporar los países del desaparecido Pacto ‎de Varsovia a la alianza atlántica



La economía estadounidense –a pesar de seguir siendo la primera ‎del mundo– había perdido terreno ante la economía de la Unión Europea. En el mundo árabe se ‎veían indicios de rechazo a la presencia y la influencia de Estados Unidos mientras que en Asia el ‎acercamiento entre Rusia y China presagiaba el posible surgimiento de una coalición capaz de ‎desafiar la supremacía estadounidense. Fue precisamente en aquel momento crítico que los ‎acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 permitieron a Estados Unidos abrir una nueva ‎fase estratégica, justificándose oficialmente con la necesidad de enfrentar «la amenaza mundial ‎del terrorismo». ‎

La «guerra contra el terrorismo» es una guerra de nuevo tipo, una guerra permanente, que ‎no conoce fronteras geográficas, contra un enemigo que puede ser –de un día para otro– ‎no sólo un individuo o una organización terrorista sino cualquiera que se oponga a los intereses ‎de Estados Unidos. Es el enemigo perfecto, incapturable y sempiterno, sin rostro y por ende ‎‎“presente” en todas partes. El presidente George W. Bush lo definió como "un enemigo que ‎se esconde en oscuros lugares del mundo", de donde sale de improviso para perpetrar actos ‎aterradores a la luz del día, de fuerte impacto emocional en la opinión pública. ‎

Así comenzó la "guerra global contra el terrorismo": En 2001, Estados Unidos ataca Afganistán y ocupa ese país, con la participación de la OTAN ‎a partir de 2003; en 2003, Estados Unidos ataca Irak y lo ocupa, con la participación de aliados de la OTAN;‎ en 2011, Estados Unidos ataca Libia y la destruye, como ya lo había hecho antes con ‎Yugoslavia; también en 2011, Estados Unidos emprende una operación similar contra Siria, operación ‎paralizada 4 años después por la intervención de Rusia en apoyo al gobierno sirio;‎ en 2014, con el putsch de la Plaza Maidan, Estados Unidos abre en Ucrania un nuevo conflicto ‎armado. ‎


Mientras dice librar la «guerra global contra el terrorismo», Estados Unidos financia, entrena y ‎arma –con ayuda principalmente de Arabia Saudita y de otras monarquías del Golfo– toda una ‎serie de movimientos terroristas islamistas y explota las rivalidades locales.

En Afganistán, Estados Unidos arma a muyahidines y talibanes. En Libia y en Siria, Estados Unidos arma también un montón de grupos que hasta poco antes ‎Washington clasificaba como terroristas y cuyos combatientes provienen de Afganistán, Bosnia, ‎Chechenia, etc.‎ Posteriormente, en mayo de 2013 –un año después de la fundación de Daesh–, el futuro ‎‎«califa» de ese ente yihadista se reúne en Siria con el senador estadounidense John McCain, ‎cabecilla republicano a quien el presidente demócrata Barack Obama había confiado la ejecución ‎de ciertas operaciones secretas por cuenta de su administración. ‎


MQ-9 Reaper de General Atomics (foto: Baz Ratner / Reuters) 

En la «guerra contra el terrorismo» Estados Unidos utiliza no sólo fuerzas aéreas, terrestres y ‎navales sino también, y cada vez con más frecuencia, unidades de fuerzas especiales y drones ‎‎“asesinos”, cuyo uso presenta la gran ventaja de no requerir aprobaciones del Congreso y poder ‎mantenerse en secreto, lo cual evita suscitar reacciones de parte de la opinión pública. ‎

Los elementos de las fuerzas especiales estadounidenses que participan en operaciones secretas ‎suelen no estar uniformados y vestirse según la usanza local, evitando así que Estados Unidos ‎se vea acusado de los asesinatos y torturas que perpetran. ‎

Para la «guerra no convencional», el Mando estadounidense para las operaciones especiales ‎‎(USSOCom o SOCom) recurre cada vez más frecuentemente a compañías que le proporcionan «contractors» ‎‎(léase mercenarios). En el área del CentCom, o sea en el Medio Oriente, los «contractors» que ‎trabajan para el Pentágono son más de 150.000. Pero a ellos hay que agregar también otros ‎‎«contractors» utilizados por otros departamentos del gobierno estadounidense y por los ‎ejércitos de los países aliados, «contractors» provenientes de todo un oligopolio de grandes ‎‎«compañías de seguridad», estructuradas como verdaderas transnacionales. ‎

Así nos ocultan la guerra de manera cada vez más eficiente, poniéndonos con ello en la posición ‎de quien cree caminar sobre terreno seguro, sin saber que bajo nuestros pies se mueven fuerzas ‎que pueden provocar un terremoto catastrófico. ‎


Manlio Dinucci

La ley que da al presidente de ‎Estados Unidos licencia para matar

La guerra global contra el terrorismo

05 septiembre 2021

La Hermandad Musulmana como cofradía de asesinos


Hasan al-Banna, fundador de los Hermanos Musulmanes


por Thierry Meyssan


Publicaremos en seis entregas segmentos del libro de Thierry Meyssan, "Sous nos yeux. Du 11-Septembre á Donald Trump" (2017), en que se analiza la política islamista. En una entrega anterior recordamos algunos ensayos sobre los ´Hermanos Musulmanes´: sus orígenes, ideología, finanzas, conexiones con los hermanos en el gobierno de los Estados Unidos, etc. 

El libro del politólogo francés, Thierry Meyssan, describe desde otro ángulo el establecimiento de una sociedad secreta egipcia, la Hermandad Musulmana y su reactivación después de la Segunda Guerra Mundial por la inteligencia británica y el uso de este grupo por parte del MI6 para cometer asesinatos políticos en su ex colonia, Egipto.

Como se ha dicho, los siguientes artículos son subcapítulos del libro "Sous nos Yeux" (Bajo nuestros ojos, en su literal traducción). La edición en castellano apareció en diciembre 2017 (casa editorial Orfila Valentini) bajo el título: "De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las primaveras árabes”, con prólogo del reconocido periodista mexicano y especialista en geopolítica Alfredo Jalife.

Estas lecturas son claves para comprender el islamismo político y el surgimiento de los grupos extremistas del llamado terrorismo internacional bajo el clandestino control de los Hermanos Musulmanes, incluso es necesario para revaluar nuestras creencias sobre el movimiento Talibán, el tema de actualidad en la alta diplomacia mundial.

Buena lectura. 


***



Hasan al-Banna, fundador de los Hermanos Musulmanes. Poco se sabe de su familia, excepto que eran relojeros, profesión que en Egipto estaba reservada a los judíos.


La "primavera árabe" vivida por los Hermanos Musulmanes

En 1951 los servicios de inteligencia anglosajones crearon una sociedad política secreta a partir de la organización homónima: los Hermanos Musulmanes. Los utilizaron primero para matar a personalidades que se les oponían, y luego a partir de 1979 como mercenarios contra los soviéticos. Fueron incorporados a la OTAN a principios de la década de 1990 y en la década de 2010 intentaron llevarlos al poder en los países árabes. La Hermandad Musulmana y la orden sufí de los Naqshbandi reciben fondos de al menos $ 80 mil millones anuales por la familia gobernante saudí, lo que los convierte en uno de los ejércitos más importantes del mundo. Toda la colección de líderes yihadistas, incluidos los de Daesh, es parte de este aparato militar.


1 - La Hermandad Musulmana Egipcia

Cuatro imperios mundiales desaparecen durante la Primera Guerra Mundial, el Imperio Alemán, el Imperio Austro-Húngaro, la Santa Rusia zarista y la "Puerta Exaltada" otomana. Los vencedores no observan la moderación e imponen sus condiciones a los vencidos. En Europa, por ejemplo, el Tratado de Versalles impone condiciones inaceptables a Alemania, que es la única responsable del conflicto. En Oriente, el desmantelamiento del califato otomano sale mal: en la Conferencia de San Remo (1920), de acuerdo con el Acuerdo secreto Sykes-Picot (1916), Gran Bretaña recibe permiso para fundar la patria judía de Palestina, mientras que a Francia se le permite colonizar Siria (incluido lo que ahora es el Líbano). Sin embargo, en lo que quedaba del Imperio Otomano, Mustafa Kemal se levantó simultáneamente contra el sultán, que perdió la guerra, y contra las potencias occidentales, que tomaron el control de su tierra. En la Conferencia de Sèvres (1920) el Califato se corta en pequeños pedazos para crear todo tipo de nuevos estados, incluido Kurdistán. El pueblo turco-mongol de Tracia y Anatolia se rebela y lleva a Kemal al poder. Finalmente, en la Conferencia de Lausana (1923), se trazaron las fronteras actuales, se abandonó el Kurdistán y se organizaron desplazamientos masivos de población que provocaron más de medio millón de muertos.


Pero así como Adolf Hitler en Alemania disputará el destino de su país, en el Medio Oriente un hombre se está levantando contra la reclasificación de su región. Un maestro egipcio inicia un movimiento para restaurar el califato que fue derrotado por las potencias occidentales. Este hombre es Hasan al-Banna y esta organización es la Hermandad Musulmana (1928).


Un califa es de hecho el sucesor del Profeta a quien todos deben obediencia, un título muy codiciado. Se sucedieron varias grandes sucesiones de califas, los omeyas, los abasíes, los fatimíes y los otomanos. El próximo Califa será el que se haya apropiado del título, en este caso el de "Líder Supremo" de la Hermandad, al que le gusta verse a sí mismo como el amo del mundo musulmán.

La sociedad secreta se está expandiendo muy rápidamente. Planea trabajar desde dentro del sistema para restaurar las instituciones islámicas. Los recién llegados deben jurar lealtad al fundador con un sable o un revólver sobre el Corán. El propósito de la Hermandad es puramente político, incluso si está formulado en términos religiosos. Hasan al-Banna o sus seguidores nunca hablarán sobre el Islam como religión ni mencionarán la espiritualidad musulmana. Para ellos, el Islam es solo un dogma, una entrega a Dios y el ejercicio del poder. Obviamente, los egipcios que apoyan a la Hermandad no lo ven así. Lo siguen porque pretende seguir a Dios.

Para Hasan al-Banna, la legitimidad de un gobierno no se mide por su naturaleza representativa, como es el caso de los gobiernos occidentales, sino por su capacidad para defender el "estilo de vida islámico", es decir, el del Egipto otomano en el siglo XIX. La Hermandad Musulmana nunca reconocerá que el Islam tiene una historia y que la forma de vida de los musulmanes varía mucho según la región y la época. Tampoco considerarán nunca que el Profeta revolucionó la sociedad beduina en la que vivía y que la forma de vida descrita en el Corán es solo una etapa determinada para este pueblo. Para ellos, las disposiciones penales del Corán, la Sharia, no pertenecen a una situación particular.

El hecho de que el estilo de vida islámico se extendiera a menudo por la espada justifica el uso de la fuerza por parte de la Hermandad. La Hermandad Musulmana nunca admitirá que el Islam también se puede difundir con el ejemplo. Eso no ha impedido que al-Banna y sus hermanos se presenten y pierdan en las elecciones. Si condenan a los partidos políticos, no es por oposición al sistema multipartidista, sino porque la separación de religión y política los haría caer en la corrupción.

La doctrina de los Hermanos Musulmanes es la ideología del "Islam político" o "Islamismo", una palabra que se hará ampliamente conocida.

En 1936, Hasan al-Banna escribe al primer ministro Mustafa el-Nahhas Pasha. Él exige:

- "reforma de la ley y la unificación de todos los tribunales bajo la ley de la sharia,

- reclutamiento dentro de las fuerzas armadas para crear un servicio voluntario bajo la bandera de la yihad;

- la anexión de países musulmanes y la preparación para la restauración del califato mediante la aplicación de la unidad requerida por el Islam".


Durante la Segunda Guerra Mundial, los Hermanos Musulmanes se declaran neutrales. En realidad, se convierte en una agencia de inteligencia del Reich alemán. Pero desde la entrada de Estados Unidos en la guerra mundial, cuando la suerte de las armas parece haber cambiado, juega un doble juego: se deja financiar por los británicos a cambio de proporcionar información sobre su primer empleador. Al hacerlo, la Hermandad muestra una falta total de principios y pura conveniencia política.

El 24 de febrero de 1945, los Hermanos Musulmanes prueban suerte y asesinan al Primer Ministro egipcio en plena sesión parlamentaria. La violencia luego se intensificó: represión contra los Hermanos Musulmanes y una serie de asesinatos políticos que culminaron con el asesinato del nuevo Primer Ministro el 28 de diciembre de 1948 y, en represalia, de Hasan al-Banna el 12 de febrero de 1949. Poco tiempo después, un tribunal condenó, instituyó en virtud del derecho de la guerra, a la mayoría de los miembros de los Hermanos Musulmanes a prisión y disolvió su asociación.


En esencia, esta sociedad secreta no era más que una banda de asesinos que querían hacerse con el poder ocultando su codicia detrás del Corán. Aquí es donde debería haber terminado su historia. Pero no fue así.


2 - La nueva hermandad concebida por los anglosajones y la paz separada con Israel


A pesar de sus negaciones, Sayyid Qutb era masón. Publicó un artículo titulado "Por qué me convertí en francmasón", que apareció en la revista al-Taj al-Masri (la "Corona de Egipto") el 23 de abril de 1943.


La capacidad de la Hermandad para movilizar a la gente y convertirla en asesinos tuvo que despertar la curiosidad de las Grandes Potencias.

Dos años y medio después de la disolución, los anglosajones formaron una nueva organización y nuevamente usaron el nombre de "Hermandad Musulmana". Aprovechando el cautiverio de sus líderes históricos, el ex juez Hasan al-Hudaibi es elegido líder supremo. Contrariamente a la creencia popular, no existe una continuidad histórica entre la antigua y la nueva Hermandad. Resulta que una unidad de la antigua sociedad secreta, el "Dispositivo Secreto", fue encargada por Hasan al-Banna de llevar a cabo los asesinatos, que él negó haber cometido. Esta organización dentro de la organización era tan secreta que no se vio afectada por la disolución de la Hermandad y desde entonces se ha puesto a disposición de sus sucesores. El Líder Supremo decide no reconocerlo y declara que solo quiere lograr sus objetivos por medios pacíficos. Es difícil determinar exactamente qué estaba pasando en ese momento entre los anglosajones, que querían restablecer la antigua Sociedad Secreta, y el Líder Supremo, que creía que simplemente estaba reclamando su audiencia entre las masas. En cualquier caso, el Aparato Secreto persistió mientras la autoridad del Líder decaía a favor de otros líderes de la Hermandad, provocando una guerra interna en toda regla. La CIA nombró al teórico de la jihad francmasón Sayyid Qutb (que quería restablecer la antigua Sociedad Secreta, y el Líder Supremo, que pensaba que solo estaba reclamando a su público entre las masas. En cualquier caso, el Aparato Secreto persistió mientras la autoridad del Líder decaía a favor de otros líderes de la Hermandad, provocando una guerra interna en toda regla.  

No es posible indicar con precisión las relaciones jerárquicas internas de todos los involucrados, porque por un lado cada rama extranjera es autónoma y por otro lado las unidades clandestinas dentro de la organización no están necesariamente subordinadas al Líder Supremo o al líder local, pero puede estar directamente subordinado a la CIA o al MI6.

En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, los británicos intentan dividir el mundo de tal manera que quede fuera del alcance de los soviéticos. En Zurich, en septiembre de 1946, Winston Churchill sugirió la idea de unos Estados Unidos de Europa. Introdujo la Liga Árabe con ese mismo principio. En ambos casos, el objetivo es ampliar la unidad regional con exclusión de la Unión Soviética. Por su parte, Estados Unidos de América, desde el inicio de la Guerra Fría, ha establecido asociaciones con la intención de orientar este movimiento en su beneficio, el Comité Americano de Europa Unida y los Amigos Americanos del Medio Oriente. 

En el mundo árabe, la CIA organizó dos golpes de Estado, primero a favor del general Hosni Zaim en Damasco (marzo de 1949), luego con los Oficiales Libres en El Cairo (julio de 1952). La idea es apoyar a los nacionalistas, ya que son vistos como enemigos de los comunistas. En una línea similar, Washington lleva al SS-Obersturmbannführer Otto Skorzeny a Egipto y al general pro-nazi Fazlollah Zahedi a Irán, ambos acompañados por cientos de ex funcionarios de la Gestapo, para liderar la lucha anticomunista. Desafortunadamente, Skorzeny formó la policía egipcia en una tradición de violencia. En 1963 se pronunciará contra Nasser a favor de la CIA y el Mossad. Zahedi, por su parte, creará la SAVAK, la policía política más cruel de la época.

Si bien Hasan al-Banna había definido el objetivo: tomar el poder manipulando la religión, Qutb definió los medios: la yihad. Una vez que los seguidores aceptaran la superioridad del Corán, podría usarse para organizarlos en un ejército y enviarlos a la batalla. Qutb desarrolla una teoría maniquea (en blanco y negro) para distinguir entre lo islámico y lo "siniestro". Este adoctrinamiento permite a la CIA y al MI6 utilizar a sus seguidores para dominar los gobiernos nacionalistas árabes y desestabilizar aún más las áreas musulmanas de la Unión Soviética. La Hermandad se convierte en una reserva inagotable de terroristas bajo el lema "Alá es nuestro objetivo. El Profeta es nuestro líder. El Corán es nuestra ley. La Jihad es nuestro camino y el martirio es nuestro deseo".

La opinión de Qutb es racional, pero no razonable. Muestra una retórica inmutable de Alá - Profeta - Corán - Jihad - Martirio, que no deja lugar a discusión en ningún momento. Coloca la superioridad de su propia lógica por sobre la razón humana.


Recepción de una delegación de la Asociación Secreta por parte del presidente Eisenhower en la Casa Blanca (23 de septiembre de 1953)


La CIA organizó un coloquio en la Universidad de Princeton sobre "La situación de los musulmanes en la Unión Soviética". Para conmemorar la ocasión, Estados Unidos recibió a una delegación de los Hermanos Musulmanes encabezada por uno de los jefes de su brazo armado, Said Ramadan. El oficial de la CIA a cargo de la supervisión señaló que Ramadán no es un extremista religioso, sino más bien un fascista, una forma de enfatizar la naturaleza exclusivamente política de los Hermanos Musulmanes. El coloquio concluyó el 23 de septiembre de 1953 con una recepción en la Casa Blanca por parte del presidente Eisenhower. La alianza entre Washington y el yihadismo estaba completa.


(De izquierda a derecha) Hasan al-Banna casó a su hija con Said Ramadan e hizo de Ramadán su sucesor. La pareja tuvo hijos Hani (director del Centro Islámico en Ginebra) y Tariq Ramadan (quien se convirtió en profesor de tiempo completo en el Departamento de Estudios Islámicos Contemporáneos de la Universidad de Oxford).


Creada por la CIA para luchar contra el comunismo, la Hermandad se utilizó inicialmente para apoyar a los nacionalistas. En ese momento, la agencia estaba representada en el Medio Oriente por antisionistas de clase media. Pero pronto fueron suplantados por altos funcionarios de ascendencia anglosajona y puritana que venían de las principales universidades y simpatizaban con Israel. Washington entró en conflicto con los nacionalistas y la CIA puso a la Hermandad en su contra.


Said Ramadan y Abdul Ala Maududi proporcionaron un programa semanal en Radio Pakistán, una estación construida por el MI6 británico.


Said Ramadan había comandado a algunos combatientes durante la breve guerra contra Israel en 1948 y luego ayudó a Sayyid Abul Ala Maududi a fundar la organización paramilitar Jamaat-i-Islami en Pakistán. En ese momento, el objetivo era crear una identidad islámica para los musulmanes indios para que formaran un nuevo estado, Pakistán. El Jamaat-i-Islami redactó posteriormente la Constitución de Pakistán. Ramadán se casa con la hija de Hasan al-Banna y se convierte en el jefe de la rama armada de la nueva "Hermandad Musulmana".

Aunque en Egipto la Hermandad Musulmana había participado en el golpe de Estado del General Mohammad Nagib por parte de los Oficiales Libres (Sayyid Qutb era su enlace), se les ordena evitar a uno de sus líderes, Gamal Abdel Nasser, que ha entrado en conflicto con el despeje de Nagib. El 26 de octubre de 1954, esto no solo falla, sino que Nasser toma el poder, reprime a la Hermandad y coloca a Nagib bajo arresto domiciliario. Sayyid Qutb es ahorcado unos años después.

Después de ser prohibida en Egipto, la Hermandad Musulmana huyó a los estados wahabíes (Arabia Saudita, Qatar y el Emirato de Sharjah) y a Europa (Alemania, Francia y Gran Bretaña, y la entonces neutral Suiza). Cada vez son recibidos como agentes occidentales que luchan contra la naciente alianza entre los nacionalistas árabes y la Unión Soviética. Said Ramadan obtiene un pasaporte diplomático jordano y se instala en Ginebra en 1958, desde donde lidera la desestabilización del Cáucaso y Asia Central (que incluye Pakistán-Afganistán y el valle soviético de Ferghana). Está a cargo del Comité de Construcción de la Mezquita de Munich, que le da la supervisión de casi todos los musulmanes en Europa Occidental. Con la ayuda del Comité Americano para la Liberación de los Pueblos de Rusia (AmComLib), es decir, la CIA, tiene Radio Liberty / Radio Free Europe, un canal financiado directamente por el Congreso de Estados Unidos, para difundir las ideas de la Hermandad.

Tras la crisis del Canal de Suez y el espectacular giro de Nasser del lado de la Unión Soviética, Washington decide dar un apoyo ilimitado a los Hermanos Musulmanes contra los nacionalistas árabes. A Miles Copeland, un oficial de alto rango de la CIA, se le asigna, sin éxito, seleccionar una figura de la Hermandad que podría desempeñar un papel en el mundo árabe similar al que desempeñó el predicador Billy Graham para los Estados Unidos. No fue hasta la década de 1980 que se encontró un predicador de esta talla en el egipcio Yusuf al-Qaradâwî.

En 1961, la Hermandad forma un enlace con otra sociedad secreta, la Orden de los Naqshbandi. Se trata de una especie de masonería islámica que mezcla la iniciación sufí y la política. Uno de sus teóricos nativos americanos, Abu al-Hasan Ali al-Nadwi, publica un artículo en la revista de los Hermanos Musulmanes. La orden está tradicionalmente presente en muchos países. En Irak, el Gran Maestre no es otro que el posterior vicepresidente Izzat Ibrahim al-Duri. En 1982, apoyó el golpe de Estado de los Hermanos Musulmanes en Siria y, posteriormente, la "Campaña por el retorno a la fe" organizada por el presidente Saddam Hussein para volver a identificar a su país después de que las potencias occidentales establecieran una zona de exclusión aérea. En Turquía, la orden desempeñará un papel más multifacético. Los funcionarios incluyen a Fethullah Güllen (fundador del movimiento Hizmet), el presidente Turgut Özal (1989-93) y el primer ministro Necmettin Erbakan (1996-97), el fundador del Partido de la Justicia (1961) y el Millî Görüş (1969). En Afganistán, el ex presidente Sibghatullah Mujaddidi (1992) fue el Gran Maestre. En Rusia, en el siglo XIX, con el apoyo del Imperio Otomano, la orden había puesto a Crimea, Uzbekistán, Chechenia y Daguestán contra el zar. No se sabrá nada de esta rama hasta la caída de la URSS, lo mismo ocurre con Xinjiang en China. El acercamiento entre los Hermanos Musulmanes y los Naqshbandi rara vez se ha examinado a la luz de la oposición de principios de los islamistas al orden místico y sufí en general. El presidente Turgut Özal (1989-93) y el primer ministro Necmettin Erbakan (1996-97), fundador del Partido de la Justicia (1961) y del Millî Görüş (1969). En Afganistán, el ex presidente Sibghatullah Mujaddidi (1992) fue el Gran Maestre. En Rusia, en el siglo XIX, con el apoyo del Imperio Otomano, la orden había puesto a Crimea, Uzbekistán, Chechenia y Daguestán contra el zar. No se sabrá nada de esta rama hasta la caída de la URSS, lo mismo ocurre con Xinjiang en China. El acercamiento entre los Hermanos Musulmanes y los Naqshbandi rara vez ha sido examinado a la luz de la oposición de principios de los islamistas al orden místico y sufí en general. El presidente Turgut Özal (1989-93) y el primer ministro Necmettin Erbakan (1996-97), fundador del Partido de la Justicia (1961) y del Millî Görüş (1969). En Afganistán, el ex presidente Sibghatullah Mujaddidi (1992) fue el Gran Maestre. En Rusia, en el siglo XIX, con el apoyo del Imperio Otomano, la orden había puesto a Crimea, Uzbekistán, Chechenia y Daguestán contra el zar. No se sabrá nada de esta rama hasta la caída de la URSS, lo mismo ocurre con Xinjiang en China. El acercamiento entre los Hermanos Musulmanes y los Naqshbandi rara vez ha sido examinado a la luz de la oposición de principios de los islamistas al orden místico y sufí en general. En Rusia, en el siglo XIX, con el apoyo del Imperio Otomano, la orden había puesto a Crimea, Uzbekistán, Chechenia y Daguestán contra el zar. No se sabrá nada de esta rama hasta la caída de la URSS, lo mismo ocurre con Xinjiang en China. El acercamiento entre los Hermanos Musulmanes y los Naqshbandi rara vez ha sido examinado a la luz de la oposición de principios de los islamistas al orden místico y sufí en general



La sede saudita de la Liga Islámica Mundial. En 2015, el presupuesto fue más alto que el del Ministerio de Defensa de Arabia Saudita. Como el mayor comprador de armas del mundo, Arabia Saudita compra las armas distribuidas por la Liga a las organizaciones de los Hermanos Musulmanes y Naqshbandi.


En 1962, la CIA anima a Arabia Saudita a establecer la Liga Mundial Musulmana y pagar a la Hermandad y el Orden para luchar contra los nacionalistas y comunistas. Esta organización está inicialmente financiada por Aramco (Arab-American Oil Company). Entre sus veinte miembros fundadores se encuentran los tres teóricos islámicos ya mencionados: el egipcio Said Ramadan, el paquistaní Sayyid Abul Ala Maududi y el indio Abu al-Hasan Ali al-Nadwi.

De facto, Arabia, que de repente tiene una enorme liquidez gracias al comercio del petróleo, se convierte en el patrón mundial de los Hermanos Musulmanes. A nivel local, la monarquía le confía la educación escolar y universitaria, en un país donde casi nadie sabe leer ni escribir. La Hermandad Musulmana debe ajustarse a sus propietarios. De hecho, su juramento de lealtad al Rey les impide predicar lealtad al Líder Supremo. En cualquier caso, se organizan en torno a Mohamed Qutb, el hermano de Sayyid, en dos corrientes: por un lado, los Hermanos Musulmanes de Arabia Saudita; al otro lado los "Sourourists". Estos últimos, al ser saudíes, buscan lograr una síntesis entre la ideología política de la Hermandad y la teología wahabí. Esta secta, a la que pertenece la familia real, aboga por una interpretación iconoclasta y antihistórica del Islam, que proviene de la ideología beduina. Hasta que Riad tuvo petrodólares, impuso una prohibición eclesiástica a las escuelas musulmanas tradicionales, que a su vez las consideraban heréticas.

En realidad, las políticas de los Hermanos Musulmanes y la religión wahabí no tienen nada en común, pero pueden reconciliarse. Sin embargo, la Hermandad no puede soportar el pacto que une a la familia Saud con los predicadores wahabíes: la idea de una monarquía bajo la ley divina choca con el hambre de poder de la Hermandad Musulmana. Según se informa, los saudíes apoyan a los Hermanos Musulmanes en cualquier parte del mundo con la condición de que no interfieran en la política de Arabia.

El apoyo de los wahabíes saudíes a los Hermanos Musulmanes crea una rivalidad adicional entre Arabia y los otros dos estados wahabíes, Qatar y el emirato de Sharjah.

De 1962 a 1970, la Hermandad Musulmana participa en la guerra civil en el norte de Yemen, tratando de restaurar la monarquía del lado de Arabia Saudita y Gran Bretaña contra los nacionalistas árabes, Egipto y la URSS, un conflicto que presagia lo que seguirá por medio 1siglo.

En 1970, Gamal Abdel Nasser logra llegar a un acuerdo entre los grupos palestinos y el rey Hussein de Jordania para acabar con el "Septiembre Negro". En vísperas de la cumbre de la Liga Árabe para aprobar el acuerdo, muere, oficialmente de un infarto, mucho más probablemente asesinado. Nasser tuvo tres vicepresidentes, uno de izquierda -muy popular-, un centrista -conocido- y, a petición de Estados Unidos y Arabia Saudita, un conservador: Anwar as-Sadat. Bajo presión, el vicepresidente de izquierda se declara indigno de su cargo. El vicepresidente centrista prefiere dejar la política. Sadat es elegido como candidato nasseriano. El mismo drama está ocurriendo en muchos países:

Sadat, quien estuvo al servicio del Imperio Alemán durante la Segunda Guerra Mundial y profesa una gran admiración por el Führer, es un miembro ultraconservador de las fuerzas armadas que actuó como enlace entre la Hermandad y el alter ego de los Oficiales Libres Sayyid Qutb. Desde el momento en que llegó al poder, liberó a los miembros de la Hermandad Musulmana encarcelados por Nasser. El "presidente creyente" es el aliado de la Hermandad para la islamización de la sociedad (la "revolución de la rectificación"), pero es su competidor cuando se trata de ganancias políticas. Esta relación ambigua se ejemplifica con la creación de tres grupos armados que no son vástagos de la Hermandad, sino entidades externas que la obedecen: el Partido de la Liberación Islámica, la Jihad Islámica (de Sheikh Omar Abdel Rahman), y la Excomunión e Inmigración (el "Takfir"). Todos afirman aplicar los preceptos de Sayyid Qutb. Armado por los servicios de inteligencia, la Jihad Islámica lleva a cabo ataques contra cristianos coptos. En lugar de apaciguar la situación, el "presidente creyente" acusa a los coptos de sedición y encarcela a su Papa y a ocho de sus obispos. Finalmente, Sadat interviene en el liderazgo de la Hermandad Musulmana, toma una posición a favor de la Jihad Islámica y contra el Líder Supremo, y lo arresta.

A instancias del secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, persuade a Siria para que se una a Egipto para atacar a Israel y restaurar los derechos de los palestinos. El 6 de octubre de 1973, los dos ejércitos se enfrentan al estado hebreo durante la festividad de Yom Kipur. El ejército egipcio cruza el Canal de Suez mientras el ejército sirio ataca desde los Altos del Golán. Sin embargo, Sadat solo despliega parcialmente su escudo antiaéreo y detiene a su ejército a 15 kilómetros al este del canal mientras los israelíes atacan a los sirios, que están atrapados y maldicen la conspiración. Solo después de que los reservistas israelíes se movilicen y el ejército sirio esté rodeado por las fuerzas de Ariel Sharon, Sadat ordena a sus tropas que marchen y luego les impiden negociar un alto el fuego. Habiendo perdido ya a un aliado por la muerte de Nasser, los soviéticos perciben la traición egipcia, amenazan a Estados Unidos y exigen el fin inmediato de los combates.


Como antiguo enlace de Sayyid Qutb entre los "Oficiales Libres" y la Hermandad, el "presidente creyente" Anwar al-Sadat debería ser nombrado "Sexto Califa" por el parlamento egipcio. Aquí, el admirador de Adolf Hitler se sienta en la Knesset junto a sus socios Golda Meir y Shimon Peres.


Cuatro años después, según el plan de la CIA, el presidente Sadat va a Jerusalén y decide hacer una paz por separado con Israel en detrimento de los palestinos. La alianza entre los Hermanos Musulmanes e Israel ahora está sellada. Todas las naciones árabes condenan esta traición, Egipto es expulsado de la Liga Árabe, cuya sede se traslada a Túnez.


El hombre a cargo del "aparato secreto" de los Hermanos Musulmanes, Aiman ​​al-Zawahiri (ahora jefe de Al Qaeda), orquestó el asesinato del presidente Sadat (6 de octubre de 1981)


En 1981 Washington decide emprender un nuevo camino. La Jihad Islámica tiene la orden de liquidar a Sadat, que ahora es inútil. Es asesinado durante un desfile militar mientras el parlamento se prepara para nombrarlo "Sexto Califa". Siete personas mueren y 28 resultan heridas en la tribuna estatal, pero el vicepresidente Mubarak, que se sienta junto al presidente, escapa. Fue el único en la galería estatal que usó un chaleco antibalas en el momento adecuado. Sucede al "presidente creyente" y la Liga Árabe puede regresar a El Cairo.


Continúe la lectura AQUÍ

31 agosto 2021

La Hermandad Musulmana, al-Qaeda y el Talibán

 


por Tito Andino


En una anterior entrega sobre Afganistán apenas enunciamos como epílogo a la siniestra organización política-islamista "HERMANDAD MUSULMANA", advirtiendo que dedicaríamos más tiempo para adentrarnos en el "vientre de la bestia".


Introducción

Destaquemos algunos datos reveladores sobre los Hermanos Musulmanes recogidos en anteriores investigaciones de este blog.


Lema de la Hermandad Musulmana:

Allah es nuestro objetivo. El Profeta es nuestro líder. El Corán es nuestra ley. La yihad es nuestro camino. Morir en el camino de Allah es nuestra aspiración más elevada”. 


La ‘Hermandad Musulmana’ dirige una red centralizada de cientos de organizaciones radicales que se han extendido, incluso, a lo largo y ancho de Europa y mantiene vínculos directos con los Hermanos o Fundamentalistas Cristianos de la “Fellowship Foundation” en EEUU.

- Los fundamentalistas islámicos aceptan el terrorismo como arma moral, al parecer lo mismo hacen  los charlatanes milenaristas  cristianos que apoyan el yihadismo. 

- Fue el Principe Nayef, ex Ministro de Interior de Arabia Saudí, quien admitió que la ‘Hermandad Musulmana’ es el eje principal del radicalismo y de todos los problemas del mundo árabe. Es el eje principal en el que confluyen todos los grupos yihadistas. Todos los jefes de las organizaciones terroristas fueron o son miembros de la Hermandad.

- La Hermandad Musulmana no está en la lista de organizaciones terroristas. Son "políticos", no obstante son una asociación peligrosa que suministra el arma ideológica de los grupos terroristas. Sin los Hermanos Musulmanes no habría ni al-Qaeda, ni Estado Islámico, ni talibán.

- Los Hermanos Musulmanes son lobos que se visten con piel de cordero en los países árabes a través de la obra social, y en Europa a través de un supuesto (pero falso) islam liberal, democrático y moderno.

- Hablando árabe en las mezquitas delante de sus fieles seguidores, los imanes y los líderes de la comunidad musulmana partidarios de la ‘Hermandad’, se deshacen de la máscara y abiertamente respaldan al radicalismo.

- La Casa Blanca consideró a la Hermandad Musulmana un silencioso aliado para su guerra secreta contra el comunismo, hoy es un aliado para la destrucción de los estados árabes laicos (Libia, Iraq, Siria).

- El primer vinculo concreto que entrelazaba a la Hermandad Musulmana, la CIA, gobierno estadounidense, los wahabíes, Osama bin Laden y el terrorismo internacional remonta hacia el año 1977, cuando la CIA financió a los Hermanos Musulmanes en la preparación de la guerra en Afganistán. 

Los "Orígenes de la Hermandad" (rasgos ideológicos, finanzas, los Hermanos en España); "La conexión con los ´hermanos´ cristianos" ('Fellowship Foundation'); y, "Los ´Hermanos´ en el gobierno de los Estados Unidos", fueron ensayos que ya publicamos en este blog en 2016 y que serán complementados en una serie de posteriores artículos.


I

A la izquierda símbolo de la Hermandad Musulmana; a la derecha (Arriba) la bandera negra utilizada por al-Qaeda y con algunas variantes por otras organizaciones extremistas desde fines de 1990. Es una variante del Estandarte Negro (sin escritura) que en general representa la yihad islámica; (Abajo) la bandera blanca del Talibán que también fue la bandera oficial del Emirato Islámico de Afganistán. La caligrafía en árabe -La Shahada-  (el testimonio), es un juramento islámico, uno de los Cinco Pilares del Islam. Dice: "Doy testimonio de que nadie merece adoración excepto Dios, y doy testimonio de que Mahoma es el mensajero de Dios".

En apariencia no son lo mismo, pero existe un profundo vínculo ideológico entre el Movimiento Talibán, al-Qaeda y la Hermandad Musulmana. Una explicación al respecto es necesario. 

Al-Qaeda en si no es un grupo específico, es una red de organizaciones en torno al mismo programa de la yihad islámica, es un nombre genérico con el que se identifican diversos grupos de diferentes países. 

Entre el Talibán y al-Qaeda no siempre existió armonía política (el Talibán es una escisión de al-Qaeda) y puede demostrarse que bin Laden no tenía nada que ver con las acciones del Talibán (salvo coincidencias ideológico - religiosas comunes entre todas estas organizaciones fundamentalistas), pretexto de la invasión USA de 2001. Desde 2020 el movimiento talibán viene afirmando que no cobijará el terrorismo internacional en su país.

"Talibán" es una palabra pastún, que literalmente se traduce como "alumnos, estudiantes o buscadores". Aplican una forma estricta de la ley islámica en su variante suní; entre las más conocidas: ejecuciones públicas, privación de derechos para las mujeres, rechazo a las estructuras democráticas, etc.

Como curiosidad histórica, el movimiento talibán afgano jamás ha figurado en la famosa lista del Departamento de Estado como organización terrorista, a pesar que desde 1994, fecha que aparece oficialmente, ha estado en las andanadas terroristas. Al contrario, la Casa Blanca y el Talibán con frecuencia han estado negociando quién sabe qué cosas aparte de la diplomacia internacional. Trump negoció con el Talibán, resultado: tropas USA go home, además se concedió la liberación de un buen número de ellos, entre los destacados tenemos a los líderes que asumirán el poder en Afganistán.

Recordemos la historia, a pesar que la "Operación Ciclón" de los Estados Unidos, nombre en clave de la CIA para reclutar fundamentalistas islámicos contra el gobierno de la República Democrática de Afganistán (1978-1992) y las tropas soviéticas, podría considerarse una precursora de las futuras alianzas que se conocerán a posteriori como red al-Qaeda y la formación futura del Talibán (1994), no necesariamente es así.

La CIA inició el financiamiento y entrenamiento de los muhayidines en Pakistán, pero no debemos confundirlos todavía con el talibán, éstos últimos eran originalmente una organización pakistaní al mando de Mohammed Omar, una facción más de al-Qaeda, es alrededor de 1994 que empiezan a ser conocidos en el mundo como el "Talibán", protegidos y financiados por Arabia Saudí

La red al-Qaeda no surgió de la guerra de los muyahidines afganos (y de miles de yihadistas extranjeros) contra la ocupación soviética, esta fue forjada el 11 de agosto de 1988, por líderes de alto rango de la Yihad Islámica egipcia, Abdullah Azzam y Osama bin Laden, cuyo brazo político fue y sigue siendo la "Hermandad Musulmana", que a su vez es manejada por los servicios de inteligencia occidentales (CIA, MI6), por lo que diversas organizaciones armadas asumieron la causa yihadista para llevarla a otros lugares del mundo islámico, aglutinándose tras la popular figura del millonario saudí Osama bin Laden.

Tras la retirada soviética de Afganistán, la CIA canceló la "Operación Ciclón" pero, como es habitual, incluso hoy en día, millones de dólares y armamento quedaron en manos de la ya creada red al-Qaeda y de los muyahidines. En 1996 se da la toma de Kabul por el talibán y el derrocamiento del presidente Burhanuddin Rabbani (uno de los fundadores de los muyahidines afganos contra la ocupación soviética), se establece el Emirato Islámico de Afganistán (que también va a ser erigido en 2021). Por esa razón estalla una nueva guerra civil entre antiguas organizaciones muyahidines. Apenas dos años atrás, en 1994, había surgido el Talibán y con respaldo de al-Qaeda logra tomar el poder en 1996 gobernando Afganistán hasta 2001 (invasión USA). En 1998 solo Pakistán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos habían reconocido al gobierno talibán.

El ascenso del Talibán (y al-Qaeda en la sombra) no vino solo, estaba respaldado por Pakistán, Arabia Saudí y la CIA que conocían las actividades, acciones e intenciones de al-Qaeda. Informes de la ONU detallan quince incidentes en que el talibán, en ocasiones junto a combatientes de al-Qaeda, perpetraron matanzas contra la población civil (1995-2001). 

Como se observa, la CIA siempre ha manipulado a esas organizaciones para sus intereses regionales estratégicos y eso es posible a través de sus socios políticos islámicos, la "Hermandad Musulmana"... el 11 de septiembre de 2001 estaba servido. 

Hoy el Talibán está rivalizando con ISIS/Emirato Islámico (o Estado Islámico), ideológicamente afines estas organizaciones entablaron la lucha por el producto agrícola Número Uno de las exportaciones de Afganistán para el mundo -la heroína-.

El Estado Islámico pese a sus fracasos en Irak y Siria logró, desde fines del 2014, introducirse y reemplazar a los talibán en el control de gran parte de los sembríos de la amapola, en un principio lo hizo con "diplomacia" amparados por el ex presidente afgano Hamid Karzai, luego, los métodos coercitivos (armas) han actuado en consecuencia. Se ha probado la existencia del comercio ilegal entre el Emirato Islámico con la Ndrangheta (mafia calabresa), estos datos nunca fueron mencionados por las autoridades de ningún país occidental hasta que el Servicio Federal Ruso de Control de Estupefacientes lo denunció.

Por ello no hay que extrañarse de los últimos y brutales atentados suicidas en el aeropuerto de Kabul (agosto 2021) atribuidos por una rama del Estado Islámico. Y habría también de preguntarnos ¿a quién beneficia esos actos y si volverán a repetirse?. Los yihadistas del ISIS son la más reciente creación de la "Hermandad Musulmana"


No hay nada de contradicción en esto. Maquiavelo a lo largo de los últimos cinco siglos sigue teniendo razón: "Divide y reinarás". Posiblemente la Casa Blanca utilizará ahora al "buen talibán" contra su ex socio de aventuras del frustrado rediseño del Medio Oriente, el Estado Islámico. Los viejos amigos serán los nuevos enemigos; y, otra vez volverán, en un futuro mediato, como nuevos mejores amigos. 

 

Así es la política geo-estratégica made in USA y sus fieles socios: poderosos millonarios, jeques, príncipes, banqueros, industriales y políticos islamistas que controlan la Hermandad Musulmana, a la vez titiriteros de aquellos descerebrados que dicen interpretar la ley islámica (mejor dicho que tergiversan los principios del Islam).

Washington lo tiene previsto,  su presencia militar en la región es inalterable, ya no necesita tropas sobre el terreno, los drones de guerra se encargarán de las represalias y ataques selectivos; además, se están formando nuevas bases para contrarrestar a sus verdaderos "enemigos" por el control del mercado económico mundial (China y Rusia). Y tan importante como lo expresado, la cuestión es saber quién controlará el tráfico de heroína originado en Afganistán.

Al Qaeda está activa en Afganistán y en otras regiones. "La provincia de Idlib en Siria está ocupada por Al Qaeda, Estados Unidos anteriormente había apoyado al grupo hasta que Jibhat al-Nusra fue designado grupo terrorista. Las agencias de ayuda internacional, incluida la ONU, mantienen alimentados a los terroristas, sus familias y varios millones de rehenes civiles mientras persiste un punto muerto porque Turquía se ha puesto del lado de Al Qaeda en Idlib y los ha mantenido armadosCuando los talibanes entraron en Kabul, los terroristas de Idlib se regocijaron y repartieron dulces, que simbolizaban la celebración de la victoria de sus hermanos de armas". (El camino de Kabul a Idlib. Afganistán y el papel de Al Qaeda)


Gulbuddin Hekmatyar

Tenemos que destacar la figura de Gulbuddin Hekmatyar, líder afgano de los Hermanos Musulmanes, dos veces primer ministro de Afganistán (1993-1994 y de 1996-1997). Es un agente del extremismo salafista que ataca el Islam sufista endógeno en Afganistán; además, es jefe político-militar del grupo radical "Hezb-e Islami". Reclutado por la CIA (en colaboración con los gobiernos de Pakistán y de Arabia Saudí) y principal beneficiario de los cientos de millones de dólares para la guerra contra los soviéticos. Hekmatyar fue descrito como un brutal y sanguinario "Señor de la Guerra" y de los primeros señores de la droga de talla internacional, pionero en el uso del opio y la heroína como medio financiero para conformar sus fuerzas de combate. Incluso, hace muchos años, ‎Recep Tayyip Erdogan, actual presidente de Turquía, como miembro de la Hermandad ‎Musulmana y jefe ‎de la milicia turca, Milli Gorusfue a ‎arrodillarse ante Gulbuddin Hekmatyar

Es conocido que Hekmatyar juró fidelidad a al-‎Qaeda y estuvo en guerra tras el fin de la ocupación soviética con otras organizaciones muyahidines hasta que aceptó formar parte de un gobierno. Nuevamente movilizó sus milicias contra el gobierno afgano instaurado tras la invasión de USA y la Coalición Internacional de 2001; sin embargo, en 2016 accedió a firmar un acuerdo de paz con el gobierno afgano por lo que fue indultado y, sin problema, en 2019 ‎se presentó como candidato presidencial bajo protección de Estados Unidos. 

Hekmatyar afirmó el año pasado (2020), durante las negociaciones de paz EEUU-talibán-gobierno afgano, que el gobierno de Kabul es "débil y dividido". Dijo que el talibán y Hezb-e-Islami "comparten creencias, valores e ideología mutuos" y que "ninguna fuerza puede oponerse a Afganistán si los talibanes y Hezb-e-Islami forman una alianza".

Probablemente Gulbuddin Hekmatyar sea invitado por el Talibán a formar parte del nuevo Emirato Islámico de Afganistán.


El líder muyahidín afgano Gulbuddin Hekmatyar –fundador del ‎grupo político-terrorista Hezb-e Islami, clasificado como genocida, recibe votos de fidelidad de Rached ‎Ghanuchi (a la izquierda), actual presidente de la Asamblea Nacional de Túnez, y del actual ‎presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (a la derecha). T. Meyssan, Red Voltaire)


II

- ¿Qué tiene que ver la negociación directa de los Estados Unidos con el Talibán -Acuerdo de Doha- por lo que en Afganistán los talibán y sus aliados no han tenido que hacer gran cosa para tomar el poder? 

- ¿Puede ser que la silenciosa mano de cuatro dedos -símbolo de la Hermandad Musulmana- haya sido determinante? 

- ¿Por qué la Turquía del Hermano Erdogan está interesada en hacer presencia militar en ciertas zonas del territorio afgano y sigue reclutando yihadistas de "su" zona siria (Idlib) para trasladarlos a Afganistán?


Como se ha informado, no se dieron combates de importancia, ni nada por el estilo que causara revuelo mundial. Mejor dicho, simplemente no hubo lucha, ni con el ejército afgano, ni con las fuerzas de ocupación EEUU/OTAN. El movimiento talibán accedió sin problemas al material bélico que Estados Unidos "abandonó", ¿o le dio acceso libre?. A ello sumemos el voluminoso material que las tropas regulares afganas‎ han entregado sin condición alguna, millones de armas de infantería, miles de vehículos blindados y de Humvees ‎(transporte de infantería), algunos helicópteros Black Hawk y los casi  200 aviones de combate (el equipo aéreo sin mantenimiento se volverá a poco en material inservible) ¿Hay que preocuparse por eso?


Combatientes talibanes en Kabul, agosto 2021. Foto: Zabi Karimi/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Dediquemos unas líneas al "Acuerdo de Doha - Qatar", 29 febrero 2020 (oficialmente "Acuerdo para Traer la Paz a Afganistán"; algunos lo ven no como un acuerdo de paz, sino como una rendición). Donald Trump y el gobierno de Estados Unidos y los Talibán firman un acuerdo que comprende un calendario (14 meses de plazo desde su firma) para la retirada definitiva de Estados Unidos y sus aliados de Afganistán y el compromiso de levantar las sanciones contra la dirigencia talibán; en el mismo, el Talibán se compromete a no permitir que el territorio afgano sea "utilizado para planear o llevar a cabo acciones que amenazaran la seguridad de Estados Unidos". El gobierno afgano y el Talibán debían negociar un alto el fuego y un definitivo acuerdo político sobre el futuro del país, la liberación de prisioneros talibán y funcionarios del gobierno afgano cautivos. Entre los 5.000 presos liberados en virtud del Acuerdo de Doha están integrantes de organizaciones yihadistas de al-Qaeda, Estado Islámico, Movimiento Islámico del Turkestán de la región china de Xinjiang, (uigures).

El Talibán está declarando un Emirato Islámico, formará un gobierno basado en el Islam, dando un "toque" democrático (inclusión de personas no talibán). La Arabia de los Saud tiene un gobierno islámico y nada de democrático. Qatar, uno de los principales patrocinadores del talibán, es  auspiciante de la Hermandad Musulmana, además de Turquía


La invasión mercenaria/yihadista auspiciada por EEUU/OTAN contra Siria en 2011, fue apoyada por Arabia Saudita, Qatar y Turquía haciendo uso del material humano que conforman las milicias de la Hermandad Musulmana en varios países de la región (incluidos afganos), por ejemplo el "Ejército Sirio Libre", lo mismo sucedió en Libia e Irak, Bosnia.


Tenga usted la gentileza de recordar a Irak en el año 2014, con ISIS/ Daesh/ Emirato Islámico en su rápida toma de gran parte del territorio iraquí. La "cruzada" o blitzkrieg contra los "infieles" fue movilizada en una flamante flota de miles de vehículos, todos nuevos recién salidos de la fábrica de Toyota en Jordania. ‎




La blitzkrieg yihadista rodando en sus Toyota Hilux gozaba del respaldo de cientos de altos oficiales iraquíes "que se unieron inmediatamente a ellos, se apoderaron de todo ‎el armamento estadounidense que acababa de ser entregado al ejército iraquí, armamento que ‎aún estaba incluso empaquetado y que en definitiva fue utilizado para armar un poderoso ejército ‎yihadista contra Irak y, principalmente, contra Siria. Algunos de aquellos oficiales iraquíes viven ahora ‎en Estados Unidos, lo cual confirma que cuando actuaron de aquella manera ya trabajaban para ‎Washington. ‎Al relacionar todo lo anterior con lo que está sucediendo ahora en Afganistán, puede verse que la CIA ‎vuelve a recurrir a los mismos métodos para hacer lo que la ley le prohíbe". ‎(Cómo Estados Unidos acaba de armar al Emirato Islámico de Afganistán, Red Voltaire)

No hace falta extender la explicación, ya que Vietnam, Libia, Irak, Siria, Afganistán, son ejemplos de ocupación militar del US Army. Todos quedaron devastados y, tras largas décadas, solo Vietnam ha podido reconstruir su sociedad.


Líderes del Talibán


Combatientes de los Talibán toman el control del palacio presidencial afgano tras la huida del presidente afgano Ashraf Ghani, el 15 de agosto de 2021. (Foto: Zabi Karimi/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved)


     Captura de pantalla Al Jazeera TV News, 15 agosto 2021


Imagen de archivo de Mawlawi Hibatullah Akhundzada. Afghan Islamic Press/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.


Hibatullah Akhundzada, actual líder supremo, no era muy conocido antes de 2016 en que ejercía como religioso, ese año su predecesor, el líder del Talibán mullah Mansour Akhtar fue abatido por un dron estadounidense, asumiendo el mando. Se creía que serviría como cabeza espiritual antes que comandante militar. Lo importante de esto es que Ayman al-Zawahiri, el líder de al-Qaedaelogió a Akhundzadale confirmó su lealtad nombrándole "emir de los fieles". La conexión con al-Qaeda - Hermandad Musulmana es evidente.


Abdul Ghani Baradar asistiendo a la conferencia de paz afgana en Moscú a principios de este año. Fotografía: Sefa Karacan / Agencia Anadolu / Getty Images

Abdul Ghani Baradar, el Mullah Baradar es uno de los fundadores del Movimiento Talibán Afgano junto al Mullah Omar  en el tiempo de la guerra civil tras la retirada soviética. Estuvo preso en Pakistán desde 2010, Estados Unidos exigió su liberación en 2018 para las negociaciones de paz, tras ser nombrado jefe de la oficina política del Talibán firmó el acuerdo de retirada de los Estados Unidos de suelo afgano.


Mullah Abdul Hakeem

Abdul Hakeem, presidente del Tribunal Supremo del Talibán. El Mullah Abdul Hakeem es el hombre del área legal y jefe del comité de eruditos religiosos de la organización e importante función en el mundo islámico. Fue designado jefe del equipo negociador para la paz. Con experiencia en educación, se dice que dirigió en Pakistán una madraza (escuela islámica estricta)Hakeem es amigo cercano del líder  talibán Akhundzada. 


Foto del cartel de los más buscados del FBI, Sirajuddin Haqqani

Sirajuddin Haqqani, jefe de la Red Haqqani y líder adjunto del movimiento talibán. La Red Haqqani es un grupo designado por Estados Unidos como organización terrorista, una facción que ha luchado contra las fuerzas de la OTAN y tropas afganas. Son conocidos por el uso de terroristas suicidas y acusados de asesinar a altos funcionarios afganos y extorsionar con pago de rescates de ciudadanos occidentales secuestrados.  Al-Qaeda, los talibanes y la red Haqqani están entrelazados a lo largo de su historia.  Si bien los objetivos de Al-Qaeda son de alcance internacional, la red Haqqani concentra sus operaciones en asuntos regionales relacionados con Afganistán y el tribalismo pastún.


Zabibullah Mujahid en una rueda de prensa tras la toma de Kabul. Rahmat Gul/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Zabibullah Mujahid, es el portavoz oficial del Talibán, difunde los comunicados y brinda declaraciones en nombre de la organización desde lugares no revelados y a través de internet.


Suhail Shaheen en una imagen de archivo. Foto Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021. The Associated Press. All rights reserved

Suhail Shaheen, es portavoz y negociador de la oficina política talibán en Doha. En el primer gobierno talibán fue segundo secretario de la embajada de Afganistán en Pakistán y portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Mullah Muhammad Yaqoob

Mullah Yaqoob, hijo del fundador del talibán, el mullah Omar. Yaqoob fue designado en 2020 para dirigir y supervisar a los comandantes de campo que ejecutan las operaciones de combate. Se especula sobre el papel exacto de Yaqoob, algunos sugieren que su nombramiento es un simple disfraz debido al prestigio de su padre y como símbolo de unidad.



Mullah Abdul Ghani Baradar, centro, junto con varios miembros de la delegación talibán en una conferencia internacional de paz en Moscú. Foto:  Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Fuentes: Noticias de diversos medios de comunicación y archivos de este blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny