Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta geopolítica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta geopolítica. Mostrar todas las entradas

16 diciembre 2020

Ley Préstamo - Arrendamiento de los EEUU en la IIGM. ¿Fue tan útil la ayuda?





Nota de introducción por el editor del blog

En la serie de películas informativas encargados por el gobierno de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, Why We Fight? (¿Por qué luchamos?), producidas por el Departamento de Guerra, División de Servicios Especiales y Servicios de Imágenes del Ejército de los Estados Unidos, cuya finalidad fue demostrar tanto a las tropas como a la población civil la razón de la participación del país en la guerra. La exhibición de los documentales, sobre todo a los civiles, buscaba comprometer el apoyo ciudadano en la participación estadounidense en la guerra.

Las mencionadas películas informativas fueron realizadas entre 1942 y 1945. En el año 2000, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos consideró las películas "culturalmente significativas" y las seleccionó para su conservación en el Registro Nacional de Películas. Ahora son de dominio público y están disponibles en internet.

Nos interesa por su trascendencia y por razones históricas, el capítulo V, de Why we Fight?, "The Battle of Russia" (divididos en dos episodios) que detalla la histórica defensa y la guerra rusa contra Alemania en una lucha a muerte contra los ejércitos nazis en las puertas de Moscú y Stalingrado. Los Aliados lucharon contra la Alemania nazi y la URSS fue parte de esa Alianza, los militares de las naciones aliadas comprendían y tenían los mismo objetivos, el mando político no, fueron éstos últimos quienes decidieron hasta donde podían avanzar. La camaradería entre tropas estadounidenses y soviéticas quedó reflejada en el río Elba, el 25 de abril de 1945, hito histórico conocido como "el espíritu del Elba". 

Vale la pena transcribir las palabras de varias autoridades civiles y militares de los Estados Unidos que abren el capítulo V de la serie ¿Por qué Luchamos?, "La Batalla de Rusia".


"La historia no ha visto un mayor despliegue de coraje que el que exhibió el pueblo de la Rusia soviética". Henry L. Stimson, Secretario de Guerra (1940-1945) bajo los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry S. Truman.

"Nosotros, así como todos nuestros aliados reconocemos la eterna deuda de gratitud que tenemos con el ejército y el pueblo de la Unión Soviética" Frank Knox, Secretario de la Marina.

"La caballerosidad y el espíritu luchador de los soldados rusos provocan la admiración del ejército estadounidense". George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército de los EEUU.

"Me adhiero al sentimiento de admiración por la heroica e histórica defensa de la Unión Soviética". Ernest J. King, Comandante en Jefe de la Flota de los EEUU y Jefe de Operaciones Navales durante la IIGM.

"La magnitud y el esplendedor del esfuerzo realizado por los rusos lo convierten en el mayor logro militar de la historia". General Douglas MacArthur, Comandante supremo de las potencias aliadas, Área del Pacífico suroeste.


Sin embargo, en el presente se pretende reinterpretar la historia. Algunos políticos en los Estados Unidos y en Europa nos están diciendo que fueron los rusos y los nazis quienes iniciaron la segunda guerra mundial... (esos temas ya lo hemos tratado AQUÍ y AQUÍ, por lo que no insistiremos). Por lo mismo, muchos se preguntarán: ¿Entonces, por qué los Estados Unidos a través de la Ley de Préstamo y Arriendamiento apoyó a la Unión Soviética contra los nazis?; o, ¿todo eso fue una tapadera para fingir una inexistente alianza de parte de los aliados occidentales con la URSS?

Es recomendable no solo leer estas líneas, usted debería observar y escuchar la narración del video (en inglés). Aquí el capítulo V de la serie Why We Figth?. Saque sus propias conclusiones.

 

Why we Fight?. "The Battle of Russia"


Las siguientes líneas corresponden al historiador y bloguero ruso Evgeniy Spitsyn, texto originalmente escrito en ruso y traducidas al inglés en Oriental Review, mayo del 2015. El texto que aquí se presenta es una traducción del inglés que titula WWII lend-lease: was the US aid that helpful? Préstamo-Arrendamiento en la Segunda Guerra Mundial: ¿fue tan útil la ayuda estadounidense?. La investigación original fue publicada en dos entregas (la presentamos unificada para mayor compresión). 

Buena lectura

T. Andino U.

***

por Evgeniy Spitsyn


I parte

La Ley de Préstamo y Arrendamiento, o "Una ley para promover la defensa de los Estados Unidos"



La estructura de la Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que la nación receptora cumpliera una serie de condiciones:

1) No se requiere el pago de ningún artículo que se pierda o que se pierda o destruya durante las hostilidades, pero cualquier propiedad que sobreviva y sea adecuada para uso civil debe pagarse en su totalidad o en parte, como reembolso de un préstamo a largo plazo otorgado por los Estados Unidos;

2) Los artículos militares almacenados en los países receptores pueden permanecer allí hasta que Estados Unidos solicite su devolución;

3) A su vez, todos los arrendatarios deben ayudar a los Estados Unidos utilizando todos los recursos e información en su poder.


La Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que los países que solicitaban asistencia estadounidense proporcionaran a un informe financiero exhaustivo. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau Jr., tenía razón al reconocer este requisito como algo sin precedentes en los asuntos mundiales, al afirmar durante una audiencia del Comité del Senado que, por primera vez en la historia, un estado y un gobierno estaban proporcionando voluntariamente información a otro sobre sus propias finanzas.


El presidente Roosevelt firma el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento


Con la ayuda de la Ley de Préstamo y Arrendamiento, la administración del presidente Roosevelt se preparó para abordar una serie de cuestiones urgentes, tanto nacionales como extranjeras. En primer lugar, su marco permitiría crear nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos, que aún no había salido del todo de la extrema crisis económica de 1929-1933. En segundo lugar, la Ley de Préstamo y Arrendamiento hizo posible que el gobierno estadounidense ejerciera un cierto grado de influencia sobre los países receptores de la ayuda. Y tercero, al enviar a sus aliados armas, bienes y materias primas, pero no botas sobre el terreno, el presidente Roosevelt pudo mantenerse fiel a su promesa de campaña, en la que prometió: “Sus muchachos no serán enviados a ninguna guerra extranjera".

El sistema de préstamo y arrendamiento no fue diseñado en modo alguno para ayudar a la URSS. Los británicos fueron los primeros en solicitar ayuda militar sobre la base de esta relación de arrendamiento especial (que era similar a un arrendamiento operativo) a finales de mayo de 1940, en un momento en que la aplastante derrota de Francia había dejado a Gran Bretaña sin aliados militares en el continente europeo. Londres solicitó a Washington 40-50 destructores "viejos", ofreciendo tres opciones de pago: conseguirlos gratis, pagar en efectivo o alquilar. El presidente Roosevelt aceptó rápidamente la tercera opción y esa transacción se completó a fines del verano de 1940.

En ese momento, a los empleados del Departamento del Tesoro de Estados Unidos se les ocurrió la idea de tomar el concepto detrás de ese acuerdo privado y extenderlo para aplicarlo a todas las relaciones intergubernamentales. Los Departamentos de Guerra y Marina fueron incorporados para ayudar a desarrollar el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento, y el 10 de enero de 1941 la administración presidencial de los Estados Unidos presentó ese acto para su consideración ante ambas cámaras del Congreso, donde fue aprobado el 11 de marzo. En septiembre de 1941, después de mucho debate, el Congreso de los Estados Unidos aprobó lo que se conoció como el Programa de la Victoria, cuya esencia, según los historiadores militares estadounidenses (Richard Leighton y Robert Coakley), era que "la contribución de Estados Unidos a la guerra sería en armas, no ejércitos".


El presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt se reúne con el Ministro de Relaciones Exteriores soviético Vyacheslav Molotov en los Estados Unidos en 1942.


El 1 de octubre de 1941, el Comisario del Pueblo de Relaciones Exteriores, Vyacheslav Molotov, el Ministro de Abastecimiento británico, Lord Beaverbrook y el Enviado Especial de los Estados Unidos, Averell Harriman firmaron el Primer Protocolo (Moscú), que marcó el comienzo de la expansión del programa de préstamos y arrendamientos para la Unión Soviética. Posteriormente se firmaron varios protocolos adicionales.

¿Qué importancia tuvo el préstamo-arrendamiento en EE. UU.?

Durante la guerra, las fábricas soviéticas produjeron más de 29,1 millones de  armas pequeñas  de todos los tipos principales, mientras que solo 152.000 armas pequeñas (0,5% del total) fueron fabricadas por plantas estadounidenses, británicas y canadienses. Al  observar todos los tipos de sistemas de artillería de todos los calibres, vemos una imagen similar: 647.600 armas y morteros soviéticos frente a 9.400 de origen extranjero, lo que representa  menos del 1,5% del total.

Las cifras son menos desalentadoras para otros tipos de armas: la proporción de tanques domésticos frente a aliados y artillería autopropulsada fue, respectivamente, 132.800 frente a 11.900 (8,96%), y para  aviones de combate  - 140.500 frente a 18.300 (13%). 

 

De los casi $ 46 mil millones que se gastaron en toda la ayuda de préstamos y arrendamientos, los EE UU asignaron solo $ 9,1 mil millones, es decir, solo un poco más del 20% de los fondos al Ejército Rojo, que derrotó a la gran mayoría de las divisiones de Alemania y sus satélites militares.


Durante ese tiempo, el Imperio Británico recibió más de $ 30,2 mil millones, Francia - $ 1,4 mil millones, China - $ 630 millones, e incluso América Latina (!) recibió $ 420 millones. Se distribuyeron suministros de préstamo y arrendamiento a 42 países diferentes.


Un bombardero A-20 “Boston” (Douglas A-20 Havoc / DB-7 Boston), se estrella en el aeropuerto de Nome (Nome) en Alaska durante la destinación a la Unión Soviética en el marco del Lend-Lease.


Pero tal vez, a pesar del hecho de que las cantidades de ayuda transatlántica fueron bastante insignificantes, ¿fuera posible que desempeñara un papel decisivo en 1941, cuando los alemanes estaban a las puertas de Moscú y Leningrado, dentro de los 24-40 km de la Plaza Roja? 

Veamos las estadísticas de los envíos de armas de ese año. Desde el inicio de la guerra hasta finales de la misma, el Ejército Rojo debía recibir: 1,76 millones de rifles, armas automáticas y ametralladoras, 53.700 piezas de artillería y morteros, 5.400 tanques y 8.200 aviones de combate. De estos, a finales de 1941, nuestros aliados en la coalición anti-Hitler suministraron solo 82 armas de artillería (0,15%), 648 tanques (12,14%) y 915 aviones (10,26%).  Además, gran parte del equipo militar que se envió, en particular 115 de los 466 tanques fabricados en el Reino Unido, ni siquiera llegó al frente en el primer año de la guerra

Si convertimos estos envíos de armas y equipo militar en su equivalente monetario, entonces, según el conocido historiador Mikhail Frolov "Velikaya Otechestvennaya Voina 1941-1945 v Nemetskoi Istoriografii", San Petersburgo, 1994 (La Gran Guerra Patriótica 1941-1945 en la historiografía alemana), “hasta finales de 1941 - el período más difícil para el estado soviético - bajo la Ley de Préstamo y Arrendamiento, Estados Unidos envió a la URSS materiales por valor de $ 545.000, de los $ 741 millones en suministros enviados a todos los países que formaron parte de la coalición anti-Hitler. Esto significa que durante este período extraordinariamente difícil, menos del 0,1% de la ayuda estadounidense se destinó a la Unión SoviéticaPor ejemplo, en 1941 Estados Unidos prometió enviar 600 tanques y 750 aviones, en realidad solo envió 182 y 204, respectivamente.

Además, los primeros envíos de préstamos y arriendos durante el invierno de 1941-1942 llegaron a la URSS muy tarde, aunque durante esos meses críticos Rusia pudo librar una lucha impresionante contra los agresores alemanes por su cuenta, sin ninguna ayuda para hablar de las democracias de Occidente. A fines de 1942, solo el 55% de las entregas programadas habían llegado a la URSS".


Derrota del Convoy Aliado PQ-17, en el Océano Ártico, julio 1942, el convoy transportaba armamento y suministros a la URSS, como resultado del ataque alemán se perdieron 23 mercantes (que transportaban 430 tanques, 210 aviones, 3350 vehículos de diferente tipo). Las pérdidas superaban lo enviado en 7 convoyes a la URSS en 1941. (Citas del editor de este blog)


En noviembre de 1942, es decir, en el punto álgido de la batalla por el Cáucaso y Stalingrado, las entregas de armas prácticamente se detuvieron por completo. Las interrupciones en los envíos ya habían comenzado en el verano de 1942, cuando los aviones y submarinos alemanes aniquilaron casi por completo el Convoy PQ-17 que fue abandonado -por orden del Almirantazgo- por los destructores británicos asignados para escoltarlo. Trágicamente, solo 11 de los 35 barcos originales llegaron a salvo a los puertos soviéticos, una catástrofe que se utilizó como pretexto para suspender los convoyes posteriores de Gran Bretaña.

Un nuevo convoy, el PQ-18, perdió 10 de sus 37 buques a lo largo de su ruta, y no se envió otro convoy hasta mediados de diciembre de 1942. Así, durante tres meses y medio, cuando una de las batallas más decisivas de toda la Segunda guerra mundial se estaba librando en el Volga, menos de 40 barcos que transportaban carga de préstamo y arriendo llegaban intermitentemente a Murmansk y Arkhangelsk. Por esta razón, es comprensible que muchos sospecharan que Londres y Washington estaban pasando ese tiempo esperando a ver quién quedaría en pie después de la batalla de Stalingrado.


Como resultado, entre 1941 y 1942 solo el 7% de la carga en tiempo de guerra enviada desde los Estados Unidos llegó a la Unión Soviética. La mayor parte de las armas y otros materiales llegaron a la Unión Soviética en 1944-1945, una vez que los vientos de guerra cambiaron decisivamente.


¿Cuál fue la calidad del equipo militar de préstamo-arrendamiento?

De los 711 aviones de combate que habían llegado a la URSS desde el Reino Unido a fines de 1941, 700 eran modelos irremediablemente anticuados como el Kittyhawk, Tomahawk y Hurricane, que eran significativamente inferiores a los Messerschmitts alemanes y los Yakolev Yaks soviéticos,  tanto en velocidad como en agilidad, y ni siquiera estaban equipados con armas. Incluso si un piloto soviético lograba colocar a un as de vuelo alemán en la mira de su ametralladora, esas armas del calibre de un rifle a menudo eran completamente inútiles contra la robusta armadura del avión alemán. En cuanto a los aviones de combate  Airacobra  más nuevos, solo se entregaron 11 en 1941. Y el primer Airacobra llegó a la Unión Soviética desmontado, sin ningún tipo de documentación, habiendo ya vivido mucho más de su vida útil.


Un modelo usado del P-39Q Airacobra, entregado a la URSS en el programa Préstamos y Arrendamiento (foto interpuesta por el editor del blog).


Por cierto, este también fue el caso de los dos escuadrones de cazas Hurricane que estaban armados con cañones de tanques de 40 mm diseñados para atacar a los vehículos blindados alemanes. Pero estos aviones de combate resultaron ser tan completamente inútiles que se quedaron fuera de la guerra en la URSS porque no se pudo encontrar ningún piloto del Ejército Rojo dispuesto a volarlos.

Una situación similar se observó con los tan aclamados tanques ligeros británicos Valentine que los operadores de tanques soviéticos apodaron "Valentinas", y los tanques medios Matilda, para los cuales esos operadores de tanques reservaron un epíteto más mordaz: "Adiós a nuestra patria". Su armadura delgada, motores de gasolina altamente inflamables y transmisiones positivamente prehistóricas los hicieron presa fácil para los artilleros y lanzagranadas alemanes.


Una emotiva foto para la propaganda Aliada. Tanques de infanteria Valentine MKII (foto interpuesta por el editor del blog)


Según Valentin Berezhkov, intérprete de Joseph Stalin que participó en todas las negociaciones entre los líderes soviéticos y los visitantes angloamericanos, Stalin a menudo se sentía profundamente ofendido por las acciones británicas de ofrecer aviones obsoletos como el Hurricane como dádivas de préstamo y arrendamiento, en lugar de luchadores más nuevos como el Spitfire. Además, en septiembre de 1942, en una conversación con Wendell Willkie, líder del Partido Republicano de Estados Unidos, Stalin le preguntó a quemarropa frente a los embajadores estadounidense y británico, William Standley y Archibald Clark Kerr: ¿por qué los gobiernos británico y estadounidense ¿Suministrar equipos de tan mala calidad a la Unión Soviética?

Explicó que estaba hablando principalmente de envíos del P-40 estadounidense en lugar de los Airacobra mucho más actualizados, y agregó que los británicos estaban proporcionando cazas Hurricane completamente inadecuados, que eran muy inferiores a los que tenían los alemanes. Stalin afirmó que una vez, cuando los estadounidenses se preparaban para enviar 150 Airacobras a la Unión Soviética, los británicos intervinieron y se los quedaron. "Sabemos que los estadounidenses y los británicos tienen aviones que son iguales o mejores que los modelos alemanes, pero por alguna razón muchos de ellos no están llegando a la Unión Soviética".

El embajador estadounidense, almirante Standley, no sabía nada de esto, pero el embajador británico, Archibald Clark Kerr, admitió que estaba al tanto del evento del Airacobra, pero defendió su redirección con la excusa de que en manos británicas esos combatientes serían mucho más valiosos a la causa común aliada que si terminaran en la Unión Soviética ...




Otros aviones usados destinados a la URSS. Arriba: Bombardero norteamericano B-25J-30 en viaje a la URSS; en el Centro: Bombarderos Douglas A-20G preparados para la URSS; Abajo: Cazas P-63 RoyalCobra para la Fuerza Aérea Soviética (fotografías interpuestas por el editor del blog).


II parte

Ayuda de préstamo-arrendamiento no letal

 

La URSS recibe de los estadounidenses el avión No.5000, se trata de un P-63 Kingcobra. En Ladd Field (ahora Fort Wainwright), Fairbanks, Alaska, 10 de septiembre de 1944.

Además de armas, también se proporcionaron otros suministros en régimen de préstamo y arrendamiento. Y esas cifras son absolutamente indiscutibles.

En concreto, la URSS recibió 2.586.000 toneladas de combustible de  aviación, una cantidad equivalente al  37%  de lo que se produjo en la Unión Soviética durante la guerra, más casi 410.000  automóviles, que constituyen el  45%  de la flota de vehículos del Ejército Rojo (sin contar los automóviles capturados al enemigo). Los  envíos de alimentos también jugaron un papel importante, aunque se proporcionó muy poco durante el primer año de la guerra, Estados Unidos suministró solo alrededor del  15%  de la carne enlatada y otros productos no perecederos a la URSS.

Este apoyo también incluyó máquinas de herramienta, vías férreas, locomotoras, vagones, equipos de radar y otros elementos útiles sin los cuales una máquina de guerra puede hacer pocos avances.


Muchos de los vehículos enviados (tanques, aviones, etc.) estaban en malas condiciones y algunos modelos eran peores que los modernos soviéticos (el ejército rojo también tuvo que conformarse con sus tanques y aviones obsoletos y usarlo junto a su equipo moderno). En general los retrasos y las cifras menores a lo prometido fue la característica, aunque es probable que los occidentales intentaran hacer lo mejor posible en cuanto a proporcionar ropa de abrigo, comida enlatada y otros suministros. Curiosamente fue la Gran Bretaña quien dio el primer paso para la ayuda. Según datos técnicos: PRÉSTAMO Y ARRENDAMIENTO: El mejor tanque Fue el Sherman, el peor el tanque mediano M3. El mejor avión caza: el P39Q AiraCobra (el KingCobra era mejor, pero el modelo P63 voló solo algunas misiones contra Japón), el peor: el Hurricane (obsoleto; los soviéticos rearmaron a Hurricane con buenas armas, pero todavía era demasiado lento). El mejor bombardero: El B25 Mitchell, el peor: el Hampden. El mejor avión de reconocimiento: Spitfire (Spitfire era un buen caza, pero no era apto para el frente oriental), el peor avión de reconocimiento: O52 Owl. El mejor avión de transporte: el C47 (la URSS también construyó muchos Li-2, la propia variante con licencia), el peor avión de transporte: el Albemarle. Muchas y variadas publicaciones no se ponen de acuerdo con las cifras reales de los envíos de material de guerra, lo que aquí se publica está basado en datos y fuentes occidentales, no hay que olvidar que el porcentaje de pérdidas en el traslado fue preocupante. (Nota interpuesta por el editor del blog)


Por supuesto, esta lista de ayuda de préstamo-arrendamiento parece muy impresionante, y uno podría sentir una sincera admiración por los socios estadounidenses en la coalición anti-Hitler, excepto por un pequeño detalle: los fabricantes estadounidenses también estaban suministrando lo mismo a la Alemania nazi al mismo tiempo ... (Ver: Las guerras del Estados Unidos empresarial)

Por ejemplo, John D. Rockefeller Jr. poseía una participación mayoritaria en la corporación Standard Oil, pero el siguiente accionista más grande era la empresa química alemana IG Farben, a través de la cual la empresa vendía gasolina y lubricantes por valor de 20 millones de dólares a los nazis. Y la sucursal venezolana de esa empresa envió 13.000 toneladas de crudo a Alemania cada mes que la robusta industria química del Tercer Reich convirtió inmediatamente en gasolina. Pero los negocios entre las dos naciones no se limitaban a la venta de combustible; además, Henry Ford también enviaba tungsteno, caucho sintético y muchos componentes diferentes para la industria automotriz a través del Atlántico al Führer alemán. En particular, no es ningún secreto que el 30% de todos los neumáticos producidos en sus fábricas fueron utilizados por la Wehrmacht alemana.




Los detalles completos de cómo los Ford y los Rockefeller se coludieron para abastecer a la Alemania nazi aún no se conocen completamente porque eran secretos comerciales estrictamente guardados, pero incluso lo poco que se ha hecho público y reconocido por los historiadores deja en claro que la guerra no hizo desacelerar en ningún el ritmo del comercio de Estados Unidos con Berlín.


La Ley de Préstamo-Arrendamiento no era caridad

 


Existe la percepción de que Estados Unidos ofreció la ayuda de préstamo-arrendamiento con la bondad de su corazón. Sin embargo, esta versión no se sostiene tras una inspección más cercana

En primer lugar, esto se debió a algo llamado "préstamo-arrendamiento inverso". Incluso antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, otras naciones comenzaron a enviar a Washington materias primas esenciales valoradas en casi el 20% de los materiales y armas que Estados Unidos había enviado al extranjero. Específicamente, la URSS proporcionó 32.000 toneladas de manganeso y 300.000 toneladas de mineral de cromo, que eran muy apreciados por la industria militar. Basta decir que cuando la industria alemana se vio privada del manganeso de los ricos depósitos de Nikopol como resultado de la ofensiva soviética Nikopol-Krivoi Rog, en febrero de 1944, el blindaje frontal de 150 mm de los tanques “Royal Tiger” alemanes resultó ser mucho más vulnerable a los proyectiles de artillería soviética que la placa blindada de 100 mm que se encontraba anteriormente en los tanques Tiger ordinarios.

Además, la URSS pagó los envíos aliados con oro. De hecho, un crucero británico, el  HMS Edinburgh, transportaba 5,5 toneladas de ese metal precioso cuando fue hundido por submarinos alemanes en mayo de 1942.

La Unión Soviética también devolvió gran parte del armamento y equipo militar después de la guerra, según lo estipulado en el acuerdo de préstamo y arrendamiento. A cambio se les emitió una factura por $ 1.300 millones. Dado el hecho de que se habían cancelado las deudas de préstamo-arrendamiento con otras naciones, esto parecía un robo en la carretera, y Stalin exigió que se recalculara la "deuda de los Aliados.



Posteriormente los estadounidenses se vieron obligados a admitir su error, pero inflaron los intereses adeudados en el gran total, y el monto final, incluido ese interés, ascendió a  $ 722 millones, cifra que fue aceptada por la URSS y los Estados Unidos bajo un acuerdo de conciliación firmado en Washington en 1972. De esta cantidad, $ 48 millones se pagaron a los EEUU en tres cuotas iguales en 1973, pero los pagos posteriores se interrumpieron cuando EE UU introdujo prácticas discriminatorias en su comercio con la URSS (en particular, la notoria Enmienda Jackson- Vanik).

Las partes no volvieron a la discusión de la deuda por préstamo-arrendamiento hasta junio de 1990, durante una nueva ronda de negociaciones entre los presidentes George Bush padre y Mikhail Gorbachev, durante la cual se fijó un nuevo plazo para el pago final, que será en 2030 - se reconoció que la deuda total pendiente era de $ 674 millones -.

Después del colapso de la Unión Soviética, sus deudas se clasificaron como deuda soberana (el Club de París) o deudas con bancos privados (Club de Londres). La deuda de préstamo-arrendamiento era un pasivo del gobierno de Estados Unidos y es parte de la deuda del Club de París, que Rusia pagó en su totalidad en agosto de 2006.


Monumento "Lend. Lease" en el centro de Riverfront Park en Fairbanks, Alaska. La estatua representa a pilotos rusos y estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial (foto interpuesta por el editor del blog)


Discurso directo

El presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, declaró explícitamente que la ayuda a Rusia era dinero bien gastado, y su sucesor en la Casa Blanca, Harry Truman, fue citado en las páginas del  New York Times  en junio de 1941 diciendo:


“Si vemos que Alemania está ganando la guerra, debemos ayudar a Rusia; y si esa Rusia está ganando, deberíamos ayudar a Alemania, y así dejar que maten a tantos como sea posible...”

 

Nikolay Voznesensky (1903-1950)


La primera evaluación oficial del papel desempeñado por la ayuda del programa "préstamo y arrendamiento" en la gran victoria sobre el nazismo, fue proporcionada por el presidente de Gosplan, Nokolay Voznesensky en su obra Voennaya Ekonomika SSSR v Period Otechestvennoi Voiny (Complejo militar soviético durante la Gran Guerra Patriótica) (Moscú: Gospolitizdat, 1948), escribió, “Si se compara la cantidad de bienes industriales enviados por los aliados a la URSS con la cantidad de bienes industriales fabricados por las fábricas socialistas en la Unión Soviética, es evidente que los primeros equivalen solo a alrededor del 4% de lo que se produjo en el país durante los años de la economía de guerra".

Los académicos estadounidenses y los propios funcionarios militares y gubernamentales (Raymond Goldsmith,  George Herring y  Robert H. Jones) reconocen que toda la ayuda aliada a la URSS equivalía a no más de 1/10 de la producción de armas de los propios soviéticos, y el total de la cantidad de suministros de préstamo-arrendamiento, incluidas las conocidas latas de spam (comida enlatada) a las que los rusos se refieren sarcásticamente como el "segundo frente", representaba alrededor del 10-11%.

Además, el famoso historiador estadounidense Robert Sherwood, en su histórico libro,  Roosevelt and Hopkins: An Intimate History  (Nueva York: Grossett & Dunlap, 1948), citó a Harry Hopkins diciendo que los estadounidenses “nunca habían creído que nuestra ayuda de Lend-Lease hubiera sido el factor principal en la derrota de Hitler en el frente oriental por los soviéticos. Que esto había sido hecho por el heroísmo y la sangre del ejército ruso ".

El primer ministro británico, Winston Churchill, dijo una vez que el préstamo y el arrendamiento son "el acto financiero más desinteresado y desordenado de cualquier país en toda la historia". Sin embargo, los propios estadounidenses admitieron que el préstamo y arrendamiento generó ingresos considerables para los Estados Unidos. En particular, el exsecretario de Comercio de EE UU, Jesse Jones, declaró que EE.UU no solo había recuperado su dinero a través de suministros enviados desde la URSS, sino que incluso había obtenido ganancias, lo que, según él, no era infrecuente en las relaciones comerciales reguladas por el estado estadounidense.

Su compatriota, el historiador George Herring, escribió con la misma franqueza que prestar-alquilar no fue en realidad el acto más desinteresado en la historia de la humanidad, sino más bien un acto de egoísmo prudente, con los estadounidenses plenamente conscientes de cómo podrían beneficiarse de ello.

Y ese fue de hecho el caso, ya que el préstamo-arrendamiento resultó ser una fuente inagotable de riqueza para muchas corporaciones estadounidenses. De hecho, Estados Unidos fue el único país de la coalición anti-Hitler que obtuvo importantes dividendos económicos de la guerra



Existe una razón por la que los estadounidenses a menudo se refieren a la Segunda Guerra Mundial como "la guerra buena", como lo demuestra, por ejemplo, el título del libro del famoso historiador estadounidense Studs Terkel:  The Good War: An Oral History of World War II (1984). Con descarado cinismo, citó: 

 

“Mientras el resto del mundo salió magullado, lleno de cicatrices y casi destruido, nosotros salimos con la maquinaria, las herramientas, la mano de obra, el dinero más increíbles ... La guerra fue divertida para Estados Unidos. No me refiero a las pobres almas que perdieron hijos e hijas. Pero para el resto de nosotros, la guerra fue muy buena”.


Fuente original en ruso: Ukraina.ru 

para la traducción en inglés:             

Oriental Review

10 diciembre 2020

¿Por qué la Unión Europea se abstiene de condenar el nazismo en las Naciones Unidas?




por Tito Andino U.


Este reporte es la continuación de un anterior artículo sobre la misma temática. Aparte de los detalles históricos establecidos, en la actualidad tanto en Europa como en los Estados Unidos se debate histéricamente (no históricamente) prejucios que nada tienen que ver con la ciencia de la historia y la nobleza de la historiografía existente sobre el período que comprende los años previos al estallido de la segunda conflagración mundial, aunque más correctamente deberíamos decir sobre la guerra que estalló en Europa desde mucho antes de la fecha oficial aceptada (septiembre 1939).


Los miebros de la Unión Europea se abstuvieron de condenar el nazismo en las Naciones Unidas.


Antecedente.

Resolución del Parlamento Europeo, 19 septiembre 2019, importancia de la memoria histórica europea para el porvenir de Europa. Es fundamental este documento ya que:

 

"- Condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión

Condena el revisionismo histórico y la glorificación de los colaboradores nazis en algunos Estados miembros de la Unión

- Pide a todos los Estados miembros que conmemoren el 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo a escala tanto nacional como de la Unión. 

- Pide a los Estados miembros que condenen y contrarresten todas las formas de negación del Holocausto, incluidas la trivialización y la minimización de los crímenes cometidos por los nazis y sus colaboradores, y que eviten su banalización en el discurso político y en los medios de comunicación. 

Pide una cultura común de memoria histórica que rechace los crímenes de los regímenes fascistas y estalinistas, y de otros regímenes totalitarios y autoritarios del pasado". 

 

Además, en la Resolución, el Parlamento Europeo: "Declara que la integración europea como modelo de paz y reconciliación ha sido una opción libre de los pueblos de Europa para comprometerse en favor de un futuro compartido y que la Unión Europea tiene la responsabilidad especial de promover y proteger la democracia, el respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho, no solo dentro sino también fuera de la Unión Europea". De manera explícita señala que: "Condena el hecho de que las fuerzas políticas extremistas y xenófobas en Europa recurran cada vez más a la distorsión de los hechos históricos y utilicen símbolos y retóricas que evocan aspectos de la propaganda totalitaria, como el racismo, el antisemitismo y el odio hacia las minorías sexuales y de otro tipo".

La Resolución concluye que: "Insta a los Estados miembros a que garanticen el cumplimiento de las disposiciones de la Decisión Marco del Consejo, con el fin de hacer frente a las organizaciones que difunden discursos de incitación al odio y a la violencia en los espacios públicos y en línea y que prohíban efectivamente los grupos neofascistas y neonazis y cualquier otra fundación o asociación que exalte y glorifique el nazismo y el fascismo o cualquier otra forma de totalitarismo, dentro del respeto del ordenamiento jurídico y la jurisdicción nacionales".

Para buen entendedor pocas palabras.


Símbología neonazi en España y Ucrania. Las fotos de España corresponden al 6 de diciembre 2020 en Barcelona (la primera, con las calaveras es un símbolo de voluntarios neonazis que combaten en Ucrania)


La Asamblea General de la ONU nos ha recordado siempre lo siguiente: "La victoria contra el nazismo en ‎la Segunda Guerra Mundial contribuyó a establecer las condiciones que permitieron crear las ‎Naciones Unidas para prevenir las guerras en el futuro y preservar a las generaciones venideras del ‎flagelo de la guerra".

 

***

New York, 18 de noviembre de 2020

Asamblea General de la ONU


Tercera Comisión de las Naciones Unidas. Resolución para “Combatir la glorificación del ‎nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas ‎contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de ‎intolerancia.‎ 


La Resolución hace eco de algo que se ha venido denunciando en este blog, la apología del nazismo mediante el mal llamado "revisionismo" que pretende reescribir la historia en aras de perversos intereses ideológicos, incluso mediante la discriminación racial. La ONU advierte sobre la continua divulgación propagandística a través de diversos medios; la ONU alerta sobre la presencia de organizaciones neonazis, racistas y ‎xenófobos en numerosas regiones del mundo. La ONU manifiesta su "profunda preocupación ante cualquier ‎forma de glorificación del movimiento nazi, del neonazismo y de quienes fueron en su día miembros ‎de la organización Waffen-SS", ya que ello contribuye a "exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación ‎racial, antisemitismo, islamofobia, cristianofobia, xenofobia y formas conexas de intolerancia".

 ‎

Dos fotografías conocidas mundialmente, simbología que según las resoluciones de la ONU fomentan el odio y la segregación racial, lo cual se pretende combatir sin éxito. Arriba marines estadounidenses en Afganistán; abajo, voluntarios ucranianos del Batallón "Azov", nótese las banderas de la OTAN, de la unidad paramilitar ucraniana con simbología nazi y una bandera nazi. ¿Coincidencia?

 

Y, como toda Resolución, la del 18 de noviembre de 2020, exhorta a los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptar medidas que contrarresten ese fenómeno, ratificando otra Resolución de la Asamblea General de la ONU del 18 de diciembre de 2019. ‎


La aprobación por la Tercera Comisión (18 noviembre 2020) contó con el respaldo de 122 votos a favor. Sin embargo, fue vetada por dos estados: Estados Unidos y Ucrania, además, todos los estados integrantes de ‎la OTAN se abstuvieron, así como algunos socios de la organización Atlántica como Japón y Australia, entre otros. ‎El neonazismo parece estar de moda en Europa y el mundo, las abstenciones involucraron en total a 53 estados miembros de la ONU, es decir, con su voto de abstención (que en la práctica es un voto en contra de la Resolución) se abstienen de condenar la glorificación del nazismo y el neonazismo.

A decir del politólogo italiano Manlio Dinucci, esto tiene un significado político evidente, "los miembros de la OTAN y sus socios ‎boicotearon una resolución que, sin nombrarla, cuestiona directamente y sobre todo a Ucrania, ‎cuyos movimientos neonazis han sido y son utilizados por la OTAN con fines estratégicos. Está ‎ampliamente demostrado que brigadas neonazis recibieron entrenamiento militar ‎de Estados Unidos y de la OTAN, que las utilizaron después en el putsch de la plaza Maidan –‎en 2014– y contra las poblaciones rusas de Ucrania, antes y después del regreso de Crimea a la ‎Federación Rusa, iniciando así en Europa una nueva confrontación análoga a la de la guerra fría". ‎


Batallón Azov, una milicia reclutada por el Ministerio del Interior y la Guardia Nacional de Ucrania 

La evidencia está a la vista, el ejemplo más claro, más palpable y hasta extensamente documentado es la glorificación en Ucrania del conocido batallón "Azov", formado en 2014 con claras inclinaciones ultranacionalistas y racistas que evocan el pasado nazi, de quienes adoptan sus símbolos e ideología como la defensa de la "pureza racial ucraniana". El "Azov" que nació como ilegal organización paramilitar no ha tenido inconveniente en ser "adoptado" con carácter oficial por la Guardia Nacional de Ucrania y participa como unidad militar (regimiento) dotado de artillería y blindados en los continuos combates en el Donbass. ¿Cómo se identifican?, llevan con orgullo los emblemas nazis de la otrora división "Das Reich" de las SS. ¿Quiénes los entrenan? Ni más ni menos que las fuerzas que llevan la democracia a todo el mundo: Tropas del US Army que provienen de diferentes repartos de la OTAN.



En un viejo recuerdo histórico, este blog presentó dos artículos en 2015, Los “revolucionarios” del Maidán y la añoranza fascista, la cual puede ser repasada como una nota explicativa a lo que hoy debatimos.  ‎

"El hoy regimiento Azov ‎no es una unidad militar ucraniana sino un movimiento ideológico y político que sigue teniendo ‎como jefe a Andriy Biletsky, dedicado principalmente a “educar” a los jóvenes, inculcándoles ‎el odio contra los rusos y entrenándolos militarmente. En simultáneo en Kiev se reclutan ‎neonazis de toda Europa. ‎Ucrania se ha convertido así en “vivero” del nazismo que renace en pleno corazón de Europa" (Manlio Dinucci). ‎

Ahora, preguntémonos. ¿Por qué una Resolución tan importante como ésta, votada en la Asamblea General de las Naciones Unidas ha permanecido en silencio? ¿Dónde está la prensa libre e imparcial? callada, por supuesto. 


Lo único real es que la Unión Europea / OTAN se abstiene en la votación de una resolución de ‎las Naciones Unidas contra la apología del nazismo e insiste en convencernos que debemos mantener y conservar la Memoria Histórica Europea al haber proclamado el "Día Europeo en Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo" (Resolución del Parlamento Europeo, 19 septiembre 2019).

 



Segunda Parte

El Parlamento Europeo y la Memoria Histórica 


Como resumen de una anterior ponencia, el Parlamento Europeo bajo atenta vigilancia de los Estados Unidos / OTAN propuso y aprobó entre otras cosas acusar a la extinta URSS de complicidad con el nazismo para desatar la segunda guerra mundial: Resolución del Parlamento Europeo, 19 septiembre 2019, sobre la importancia de la memoria histórica europea para el porvenir de Europa. 

Un imparcial debate y, por supuesto, una lógica resolución debía haber enmarcado el hecho histórico acaecido el 30 de septiembre de 1938, verdadera fecha en que las potencias occidentales de Europa (Gran Bretaña y Francia) traicionaron a Checoslovaquia y los pactos de seguridad colectiva en favor de la Alemania nazi. Política de contención fue bautizado ese acto de barbarie mediante el cual se autorizó la invasión germana (húngara y polaca) de los territorios que conformaban la hoy extinta nación checoeslovaca y que en la práctica desató el inicio de la guerra en Europa. 

La lógica pregunta es ¿quién fue responsable de ese acto?... La Unión Soviética, sin duda no. Hace ya más de 20 años en que la Unión Europea (bajo auspicio de la OTAN) inició una campaña pública para desacreditar a la actual Rusia, lo detestable es que lo hace "denigrando, falsificando o manipulando la historia".

No pretendo volver a escribir sobre el tema, en 80 años atrás ... Mito y realidad del pacto Hitler-Stalin, quedó analizado hasta la saciedad el pacto de no agresión nazi-soviético de 1939, nos remitimos a ese estudio como referencia.

Bien, el Parlamento Europeo, mediante eufemismos señala que el mencionado pacto de no agresión nazi - soviético es el origen de la contienda en Europa. Primaron razones ideológicas y nada históricas para la resolución, en ninguna parte se menciona absolutamente nada sobre la complicidad polaca, esos detalles también quedaron reflejados en el artículo La Segunda Guerra Mundial comenzó en octubre de 1938 . 


Moscú 24 de junio de 1945. Desfile por el Día de la Victoria contra el nazismo

"El día que Occidente prefiere olvidar", debería traernos a la memoria que la UE / OTAN quieren reescribir la historia. ¿Cuál mente sensata puede olvidar que Hitler deseaba la guerra?, esa fue la única motivación de su trastornada existencia, estalló en cólera cuando a fines de septiembre de 1938 se le privó de su rabioso anhelo de aplastar militarmente a Checoslovaquia. Hitler nunca quiso la "Conferencia de Munich" y tampoco respetó sus ventajosos términos, tan rápido como pudo devoró a su víctima y asalto "pacíficamente" el resto de la nación checoeslovaca, bajo aplausos de sus admiradores en la isla británica y sus cómplices polacos y franceses. 

La Unión Europea quiere hacernos olvidar que en esos días si existieron valientes alemanes que se opusieron a la guerra y a la conquista territorial, la historia de quienes intentaron parar la locura hitleriana la hemos repasado en ¿Y si Hitler hubiese sido asesinado en 1938?

En aquellos ya  lejanos días, Francia y la Gran Bretaña eran los dos más grandes imperios coloniales del mundo, es bueno refrescar mentes. La verdadera guerra en Europa inició en octubre de 1938 cuando Chamberlain y Daladier pactaron con Hitler y Mussolini, despedazaron Checoslovaquia. Ni checos, ni rusos fueron "invitados" a Munich. Hoy, nadie quiere recordar en la democrática Europa que el totalitarismo comunista de la URSS realizó todos los esfuerzos para lograr la firma de un Acuerdo de Seguridad Colectiva en Europa contra la inminente agresión nazi. (Estos detalles pueden ser revisados en la La "guerra" por encontrar al culpable del inicio de la segunda guerra mundial)

Imperiosamente debemos volver a plantear la pregunta: ¿Fueron o no Aliados los británicos, franceses, estadounidenses y los soviéticos en la segunda guerra mundial? Por largas décadas nos dijeron que sí, que juntos lucharon por la libertad contra la Alemania nazi; y, mientras los militares compartían el mismo objetivo, los políticos decidían hasta donde se podía avanzar. La camaradería entre tropas estadounidenses y soviéticas quedó reflejada en el río Elba en abril de 1945, "El espíritu del Elba". En el presente resulta que los herederos del estado soviético, la Federación Rusa fue la "mala de la película".

 


La serie de films de propaganda de los Estados Unidos (1942-1945) "Why We Figth?" (¿Por qué luchamos?) capítulo V, "The Battle of Russia" describe la histórica defensa y la guerra rusa contra la Alemania nazi, aquí algunos comentarios que aparecen en la película:

"La historia no ha visto un mayor despliegue de coraje que el que exhibió el pueblo de la Rusia soviética". Henry L. Stimson, Secretario de Guerra (1940-1945) bajo los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry S. Truman.

 "Nosotros, así como todos nuestros aliados reconocemos la eterna deuda de gratitud que tenemos con el ejército y el pueblo de la Unión Soviética" Frank Knox, Secretario de la Marina.

"La caballerosidad y el espíritu luchador de los soldados rusos provocan la admiración del ejército estadounidense". George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército de los EEUU.

"Me adhiero al  sentimiento de admiración por la heroica e histórica defensa de la Unión Soviética". Ernest J. King, Comandante en Jefe de la Flota de los EEUU y Jefe de Operaciones Navales durante la IIGM.

"La magnitud y el esplendedor del esfuerzo realizado por los rusos lo convierten en el mayor logro militar de la historia". General Douglas MacArthur, Comandante supremo de las potencias aliadas, Área del Pacífico suroeste.


Volvamos a la actualidad. Algunos países miembros de la Unión Europea, que política y económicamente no representan nada (salvo intereses para la propaganda, tal el caso de Polonia y los países bálticos, sumamos a ellos Ucrania como miembro asociado) mantienen el interés de plantarse como adversarios de Rusia, guardando silencio respecto de Alemania, ya que ésta última es quien sustenta sus economías, cualquier alusión a la Alemania nazi y la época en que sufrieron su ocupación parece haber sido olvidada de su historia nacional, afloran los malos recuerdos de los soviets. Y es lógico, de Rusia no ven ni un centavo, por eso es fácil acusarlos de responsabilidad por la segunda guerra mundial, mientras los alemanes equilibren sus finanzas saldrán impolutos de la cuestión. Un negocio histórico rentable desde todo punto de vista

Afirma el periodista e investigador ruso, Leonid Radzikhovsk, que los rusos pueden intentar adoptarse a la actitud alemana, versión «light» "Nosotros no somos los herederos de Stalin, nosotros somos sus víctimas, víctimas del régimen soviético, ¡aún mucho peor de lo que fueron las víctimas de Polonia o de los Países Bálticos!. Nosotros los rusos hemos tenido más víctimas de Stalin que los alemanes han tenido de Hitler. Sin embargo, este enfoque va en contra de nuestro orgullo nacional de gran potencia y no cuadra con el mito". Las cosas son más complejas, afirma, "los alemanes se sacan de encima a Hitler y de su guerra a grandes gritos (a pesar que siguen pagando como si fuera oro en polvo las pensiones de sus antiguos combatientes nazis)".

  

Sin embargo, si los rusos quisieran imitar a los alemanes, "tendríamos que hacer un verdadero show de equilibrista: ¡repudiar al «malvado Stalin» conservando al mismo tiempo el orgullo de la guerra!. Se podría pretender haber ganado «a pesar de él», pero esto no funcionaría. El instinto elemental del pueblo, de la mayoría de la gente, le suena en la oreja que es muy difícil disociar Stalin de la guerra. Y si lo hiciéramos, la imagen de la guerra perdería su brillo".

 

Tropas nazis en 1941 y tropas ucranianas en 2015 unidas por el mismo símbolo.


Oficialmente la actual Federación Rusa, a través de su Parlamento y otros órganos estatales han condenado públicamente los crímenes del estalinismo; pero, el pueblo ruso se ha negado a repudiar a Stalin por la llamada "Gran Guerra Patria", mucho menos lo harán para complacer a la UE/OTAN bajo una premisa histórica distorsionada, aceptar aquello sería para los rusos "una expoliación de su victoria, y ¿qué nos quedaría después de todo esto?", se pregunta el citado investigador; y, tampoco es necesario "brindar por la Patria, por Stalin y servirnos otro vaso más", como sugirió el líder del Partido Comunista de Rusia en 2009.


"No poder disociar la guerra de su comandante en jefe es una cosa y no quererlo hacer es otra cosa; otra cosa es designar un tirano indiscutible, reconocido como tal por todo el mundo, en tanto que personalidad histórica de Rusia; ¡ y otra cosa es arrodillarse, cabeza inclinada para defenderlo, defender toda su política, incluso aquella de los años 1939 a 1941 !"


No olvidemos jamás que Hitler fue fabricado con el consentimiento de todos los políticos de Europa, ese proceso se inició con los financieros y políticos occidentales mucho tiempo antes de que Stalin lo "emulara", como quieren convencernos hoy en Europa. 

En resumen tenemos, la Resolución del Parlamento Europeo, 19 de septiembre de 2019, al conmemorar los 80 años del estallido de la segunda guerra mundial y la importancia de la memoria histórica europea para el porvenir de Europa; una década antes, el 23 de septiembre de 2008, se proclamó el "Día Europeo en Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo" (nótese que primero va el estalinismo y como complemento el nazismo).

La mencionada Resolución dice que: "Considerando que hace 80 años, el 23 de agosto de 1939, la Unión Soviética comunista y la Alemania nazi firmaron un Tratado de no Agresión, conocido como el Pacto Molotov-Ribbentrop, y sus protocolos secretos, por el que Europa y los territorios de Estados independientes se repartían entre estos dos regímenes totalitarios y se agrupaban en torno a esferas de interés, allanando así el camino al estallido de la Segunda Guerra Mundial". Por tanto, según la UE, vía Parlamento Europeo, "pone de relieve que la Segunda Guerra Mundial, la guerra más devastadora de la historia de Europa, fue el resultado directo del infame Tratado de no Agresión nazi-soviético de 23 de agosto de 1939, también conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop, y sus protocolos secretos, que permitieron a dos regímenes totalitarios, que compartían el objetivo de conquistar el mundo (?), repartirse Europa en dos zonas de influencia (?)".

También se considera que "mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Nuremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo y otras dictaduras, evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos". 

Lo siguiente es digno de resaltar: "Considerando que, a pesar de que el 24 de diciembre de 1989 el Congreso de los Diputados del Pueblo de la URSS condenó la firma del Pacto Molotov-Ribbentrop, junto con otros acuerdos celebrados con la Alemania nazi, las autoridades rusas negaron, en agosto de 2019, ser responsables de este acuerdo y de sus consecuencias, y en la actualidad están fomentando la idea de que Polonia, los Estados bálticos y Occidente fueron los verdaderos instigadores de la Segunda Guerra Mundial"

Como conclusión dice el organismo europeo que: "Rusia sigue siendo la mayor víctima del totalitarismo comunista y que su evolución hacia un Estado democrático seguirá obstaculizada mientras el Gobierno, la élite política y la propaganda política continúen encubriendo los crímenes comunistas y ensalzando el régimen totalitario soviético; pide, por tanto, a la sociedad rusa que acepte su trágico pasado". 



El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, posa junto a soldados ucranianos, a su izquierda uno de ellos usa en el pecho el distintivo de la calavera de las SS cobijado por la bandera de Ucrania, la foto data de 2018. Y, es precisamente esto lo que dice combatir las resoluciones del Parlamento Europeo y la ONU

Con todos los antecedentes, la documentación y otras evidencias, con la ayuda de los artículos aquí citados y de cientos de historiadores, intelectuales e investigadores, la única interpretación posible es que la Resolución del Parlamento Europeo es una retórica declaración política cuyo objetivo es desestabilizar a un estado europeo opuesto a los principios ideológicos de quien controla realmente la Unión Europea: la OTAN. Y, ¿qué es la OTAN?... el brazo político-militar de los Estados Unidos para Europa y ahora para el mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny