Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Reino Unido. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reino Unido. Mostrar todas las entradas

11 enero 2021

Planes británicos en la segunda guerra mundial



Never Was Magazine


Nota previa del editor del blog

Nick Ottens y su página web Never Was nos volverá, como siempre, a entretener con amenos temas reconstruyendo la historia de algunas máquinas que en su tiempo se transformaron en eficientes medios de guerra como el ferrocarril, del que daremos un corto repaso al final; así como un dispositivo que debería funcionar como complemento de los acorazados de guerra; y, en esta primera entrega un utópico proyecto que, sin embargo, quedó esbosado en la mesa de sus diseñadores, nunca tomó vida, al menos en el formato que se había planificado -el portaaviones sobre hielo-. Curiosamente estas tres "armas" fueron ingenio de mentes británicas, nos enfocamos en la segunda guerra mundial (excepto el ferrocarril). 

Estos cortos relatos son retro, el cómo se idearon para convertirles en artelugios de guerra, salvo el uso del ferrocarril, que ya existía, no llegaron a ser realidad. 

Algunos proyectos fueron demasiado fantasiosos para volverse realidad, hubiesen sido colosales máquinas sin sentido práctico desde su misma idealización, tal es el caso del dirigible que, ante la aparición y desarrollo del avión y su implementación en el área militar, no tenía razón de ser para dedicar ingentes recursos en la construcción de monstruosas y lentas máquinas voladoras (excepto su utilización como apoyo logístico). El tema del dirigible lo abordaremos en siguientes entregas.

No es necesario demostrar como han evolucionado en nuestros días los tanques de guerra ni los portaaviones de propulsión nuclear. Es lastimoso que el avance tecnológico y el desarrollo científico desde inicios del siglo XX haya priorizado el programa armamentístico de las grandes potencias coloniales y hoy mundiales. El avance en el campo militar, pese a las comodidas tecnológicas del presente, sigue relegando a segundo plano el progreso en beneficio de la humanidad. Es lo que somos y es lo que tenemos. 

La siguiente es una amena lectura, permanecen en el tiempo como anécdotas de la historia, atractivas para el género literario de la fantasía y ficción, salvo el ferrocarril utilizado en su tiempo como arma de guerra y transporte militar. Esta es una primera entrega de tres, Never Was Magazine -como siempre- es la fuente de las referidas consultas.

t. andino

 

Un insumergible portaaviones británico — ¡Sobre hielo!

 

El proyecto Habakkuk


En 1942, la Guerra en el Atlántico no iba bien para los Aliados. Los submarinos alemanes, que operaban en "manada de lobos" al margen de los aviones, destrozaban las estratégicas líneas de suministro aliadas. En la primera mitad del año, los Aliados lograron hundir solo un submarino por cada cuarenta barcos mercantes perdidos. A ese ritmo, Gran Bretaña pronto se quedaría sin material para sostener la guerra.


Mapa de la situación militar en el Atlántico a mediados de 1941, de la revista Life (21 de julio de 1941)

 

Lord Louis Mountbatten, como jefe de Operaciones Combinadas, fue responsable de llegar a una solución. Animó a su departamento a explorar todas las posibilidades, sin importar lo extravagante que fueran. Una de las ideas, se originó con el inventor Geoffrey Pyke, fue construir un portaaviones de hielo, lo que permitiría a los Aliados atacar submarinos alemanes sin importar lo lejos que navegaran de la costa. La razón por la que Pyke se fijó en el hielo fue que el aluminio y el acero eran tan escasos.

Mountbatten y el Primer Ministro Winston Churchill estaban entusiasmados. El proyecto se llamaba Habakkuk. Pidió la construcción de pistas de madera en icebergs huecos, alimentados por motores a ambos lados.


Ilustración del Proyecto Habakkuk, 


Un pequeño prototipo fue construido en Canadá, con un peso de 1.000 toneladas congelado y con un motor de un caballo de fuerza. Churchill ordenó la construcción de un barco completo, que los canadienses prometieron entregar en 1944.

Pero entonces varios problemas comenzaron a sumarse. El alcance esperado de la nave se amplió a 7.000 millas (11.000 kilómetros). El Almirantazgo exigió que la nave fuera a prueba de torpedos y capaz de soportar las olas más grandes registradas. Eso requería un casco más grueso. El Mando Aéreo decidió que los bombarderos pesados deberían poder despegar del portaaviones, lo que significaba que la cubierta tenía que ser extendida.


Proyecto Habakkuk (diseño)


A medida que el Habakkuk avanzaba, se analizó la posibilidad de que comenzara a derretirse. Para entonces, los portugueses habían permitido a los Aliados el uso de aeródromos en las Azores. Un nuevo bombardero estadounidense, el B-24 Liberator, era capaz de cerrar la brecha del Atlántico medio. Los tanques de combustible de mayor alcance también dieron a los aviones británicos tiempo adicional de patrulla sobre el Atlántico. En el Reino Unido se había roto el último código alemán Enigma, lo que significaba que sabían dónde encontrar a los submarinos enemigos. Y Mountbatten, el iniciador del proyecto, se trasladó al sudeste asiático. Habakkuk fue cancelado en 1943.

Algunos datos explicativos adicionales

El Habukkuk  no iba a ser un ON ice (sobre hielo), iba a ser construido en grandes bloques de un compuesto de hielo / fibra de madera llamado "Pykrete" un notable invento. El tema es tratado en una excelente biografía de 2015 "CHurchill´s Iceman: The true story og George Pike: Genius, fugitive, spy". El Habakkuk se habría enfrentado con aislamiento por dentro y por fuera y, por lo tanto, tan liso y con forma regular como cualquier barco de acero, como se muestra en las imágenes más pequeñas y antiguas.

Se puede decir que por otras imágenes que el plan no era construir una pista sobre un iceberg. La imagen de portada tiene algunas características que no formaban parte del diseño real de Habbakuk: cubierta de hangar, torretas de cañón grande, etc. la velocidad máxima del diseño original era de siete nudos. Podría ser que el artista (de la portada) se basó en una imagen del portaaviones USS Shangri-La, que tenía en el caso el número "38" en la parte delantera de la cubierta de vuelo. Algunas fotografías del Shangri-La, más o menos del mismo ángulo, coinciden en algunos detalles y otros no con el dibujo de portada. En fin, es probable que el artista escuchó: "portaaviones sobre hielo" y se le ocurrió hacer ese diseño que no es una representación exacta de Habbakuk.


¡Scatter! El arma secreta del tanque de Gran Bretaña

 

CDL (Canal Defense Light)


De una estrecha hendidura en la gruesa piel de acero del tanque británico estalló una luz. La luz cegadora de 13 millones de velas atravesó la oscuridad cuando, un momento después, el haz sólido de luz cambió con la orden de "Scatter!" (¡Dispersión!).

Alcanzando la oscuridad de la noche, el rayo de luz comenzó a parpadear. Deslumbró y desorientó al enemigo que imprudentemente intentó apuntar a su brillante rayo parpadeante. Con el adversario iluminado y confundido, el tanque rodó por el campo listo para acabar con su enemigo.


El CDL- una luz de defensa del canal Grant probando su rayo en el castillo de Lowther, Inglaterra (Enciclopedia de tanques)


Ese escenario fue lo que imaginaron los inventores del secreto Canal Defense Light (CDL) cuando montaron la lámpara de arco en el interior de un tanque Matilda en el verano de 1940.

Unas 300 torretas estaban equipadas con la unidad de lámparas que podían iluminar 350 yardas a una distancia tres veces mayor. Los tanques equipados con el CDL debían usarse junto con otros tanques y la infantería en primera línea, ya sea iluminando a los objetivos o deslumbrando (cegando) al enemigo que intentara atacar al vehículo blindado.

En una prueba del CDL, un tanque británico dejó el rayo constantemente encendido y parpadeando con filtros de diferentes colores mientras zigzagueaba bajo el fuego y la observación. Cuando el tanque se detuvo, se pidió a los observadores que informaran qué camino tomó el tanque. Para un hombre, su conclusión era la misma y errónea, una línea recta.

Se creía que si el rayo brillante oscilaba a la frecuencia correcta, abrumaría el ojo de los observadores causando ceguera temporal. Este parpadeo también confundió a los observadores a la hora de estimar el alcance o si el tanque se estaba moviendo. La prueba lo demostró.


Una torreta con el CDL (Canal Defense Light) instalado en un tanque M3 Grant (IWM)


Envuelto en secreto y considerado tan valioso, el CDL fue retenido por los británicos para una operación de mayor impacto. Aunque estaban reservados para el norte de África nunca se usaron. Los tanques equipados con el CDL tampoco se emplearon para el Día D, su propio secreto fue en contra de su adecuado uso. Como era poco conocido fuera de los selectos círculos británicos, los planificadores aliados no incluyeron el CDL en sus planes de batalla.

Estados Unidos quedó prendado de la tecnología CDL, la montó en 355 tanques obsoletos; sin embargo, sus capacidades únicas se utilizaron nada más como un foco de alta potencia durante las operaciones nocturnas.

El único uso registrado del CDL contra las tropas alemanas se produjo cuando las fuerzas aliadas cruzaron el Rin. Una noche, mientras en el río se juntaban tanques, camiones y tropas para cruzarlo, tres nadadores de combate alemanes quedaron atrapados en el rayo cegador de un tanque equipado con el CDL. Según los informes, la luz intensa congeló a los nadadores, deteniendo su intento de sabotear el avance aliado.


Los ferrocarriles y la guerra


Tren acorazado del imperio austro-húngaro


Nota del editor: Aclarando que  el título de esta entrada habla sobre proyectos británicos que no fueron realidad durante la segunda guerra mundial, como apéndice y curiosidad histórica hemos incluido al ferrocarril, un invento británico que en sus primeros años fue transformado -según las necesidades- en un eficiente medio de guerra. Lo hemos incluido aquí por ser un ingenio que nació en Inglaterra y muy popular en el subgénero literario del steampunk que en principio vio luz en la ciencia ficción especulativa aparecida en la década de 1980 al poseer una estética retrofuturista, volviendo a la época victoriana (siglo XIX), en la cual la tecnología no evoluciona por el desarrollo de la ingeniería eléctrica sino a través de la máquina de vapor, dando lugar a toda clase de artilugios e inventos fantásticos y utópicos, como analizaremos en siguientes entradas sobre la temática. El género steampunk está influenciado por el romanticismo, el positivismo y el modernismo. Se inspira básicamente en las cosas imaginarias que hallamos en los libros de Julio Verne y H. G. Wells.

***

Probablemente no hay nada más steampunk que la locomotora, además de la aeronave, por supuesto. Los ferrocarriles siempre han representado el movimiento, la libertad, el genio humano, pero después de su introducción pronto se infectaron por el germen de la guerra y comenzaron a servir a propósitos destructivos.


Este parece ser el triste destino de todos los inventos humanos, desde los antiguos carros hasta los aviones modernos. 


Reemplazando a los animales

1825, generalmente se considera el comienzo de la era del ferrocarril  cuando se abrió la línea entre Stockton y Darlington (Inglaterra). En décadas, todas las grandes potencias tenían ferrocarriles funcionando para servir a sus florecientes bases industriales. Solo tomó unos pocos años más antes de que las naciones reconocieran las posibilidades estratégicas del tren.

Desde los albores del hombre, los animales llevaban armas y alimentos al campo de batalla, pero los animales también tenían que comer. Se ha calculado que la comida necesaria para los animales en un ejército podría representar más de la mitad de la comida total transportada.

Además, todas las estrategias de guerra dependían de la velocidad de movimiento de las tropas. Los ferrocarriles cambiaron el patrón antiguo. Las tropas y los suministros se podían entregar en poco tiempo y en mayor cantidad cuando fuera necesario, proporcionando una ventaja sobre el enemigo, que tenía que depender de sus animales.

Además, si eran derrotados tenían mejores oportunidades de abandonar el campo de batalla y reorganizarse en otro lugar.


Plan alemán


Helmuth von Moltke


Alemania fue la primera nación que planificó un extenso y estratégico sistema de transporte ferroviario diseñado para mover tropas desde los centros militares hacia las fronteras. El plan, propuesto en 1842 por el general Helmuth von Moltke, cubría todo el territorio alemán y prusiano, con ramificaciones que llegaban a Turquía y al suroeste de África, los próximos objetivos planificados del colonialismo alemán.

En los siguientes años, en el lado europeo el sistema ferroviario se modernizó con alojamientos, depósitos y otras infraestructuras necesarias para apoyar a un ejército en movimiento, sin embargo, Alemania había perdido las ramas asiática y africana en las guerras coloniales.

El sistema ferroviario alemán ayudó a Prusia a ganar dos guerras en el siglo XIX: la Guerra Austro-Prusiana (1866) y la Guerra Franco-Prusiana (1870-71). Ni Francia ni Austria estaban preparadas para mover muchas tropas y suministros a lo largo de sus sistemas ferroviarios: las tropas se acumulaban en la cabeza de los ferrocarriles, se reunían sin suministros ni alimentos, además de otros problemas similares derivados de la escasa coordinación entre las compañías ferroviarias y los ejércitos, hizo que ambas naciones no estuvieran listas cuando comenzaron las guerras.


Guerra civil americana


Tren de vapor Firefly o locomotora Firefly cruza sobre un caballete del Ferrocarril de Orange y Alexandria, 1 de enero de 1863 (NARA)


Sin embargo, la primera guerra en la que el ferrocarril tuvo un papel decisivo fue en la Guerra Civil estadounidense (1861-65).

De hecho, se considera la primera guerra moderna por el nivel de tecnología utilizada tanto en armamento (artillería mejorada, barcos de hierro, submarinos) como en logística (incluido el uso táctico de ferrocarriles).

En 1860, había vías férreas de 30.000 millas, dos tercios de las cuales en los estados del norte. El sur tenía un sistema ferroviario mal conectado y no podía reparar o reconstruir vías o locomotoras dañadas con tanta eficiencia como el norte. El poder industrial de los estados de la Unión, de los cuales los ferrocarriles fueron probablemente el signo más notable, es generalmente aceptado como un factor importante de su victoria.


Primera Guerra Mundial


Arriba: Tropas checas en un tren blindado en Irkutsk - Siberia (Rusia) 1918. Abajo: Un tren alemán transporta tanques británicos capturados lejos del frente occidental, 1917 (Bundesarchiv)


Durante la Primera Guerra Mundial, los trenes se utilizaron regularmente para transportar hombres y suministros al campo de batalla, pero hubo paridad por primera vez entre las partes combatientes. Cuando comenzó la guerra, todas las tropas estaban en posiciones, listas para la masacre.

La guerra de trincheras fue una guerra estática que consumió grandes cantidades de recursos. Para abastecer el frente, se desarrollaron ferrocarriles de trinchera, fáciles de construir y fáciles de operar. Las vías fueron prefabricadas y ensambladas en el sitio. Las locomotoras eran ligeras y de vapor, aunque se utilizaron locomotoras de gasolina en el rango visual del frente, ya que el vapor y el humo las convertían en objetivos visibles para la artillería enemiga.

Al ser relevantes para las operaciones militares, los ferrocarriles se convirtieron naturalmente en objeto de ataques durante las guerras.

Esta estrategia fue utilizada por primera vez durante la Guerra Civil estadounidense por ambos lados, pero probablemente durante la Primera Guerra Mundial podamos encontrar el ejemplo más interesante en Lawrence de Arabia impulsando a las tribus árabes a una guerra contra los turcos en el Levante. Como las tribus seguramente habrían perdido una batalla real, Lawrence planificó atacar el Ferrocarril de Hejaz, la única línea que conectaba Arabia y Turquía.

Atacando estaciones de ferrocarril y dañando las vías en lugares críticos como los puentes, limitaron los movimientos de tropas turcas, impidiéndoles, por ejemplo, reunir tropas contra el ejército británico en Egipto o abastecer puestos de avanzada sitiados que terminaban rindiéndose a los árabes.

 

Fuente original en inglés:

Railways and War

Scatter! Britain’s Secret Tank Weapon

Unsinkable British Aircraft Carrier — On Ice!

16 diciembre 2020

Ley Préstamo - Arrendamiento de los EEUU en la IIGM. ¿Fue tan útil la ayuda?





Nota de introducción por el editor del blog

En la serie de películas informativas encargados por el gobierno de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, Why We Fight? (¿Por qué luchamos?), producidas por el Departamento de Guerra, División de Servicios Especiales y Servicios de Imágenes del Ejército de los Estados Unidos, cuya finalidad fue demostrar tanto a las tropas como a la población civil la razón de la participación del país en la guerra. La exhibición de los documentales, sobre todo a los civiles, buscaba comprometer el apoyo ciudadano en la participación estadounidense en la guerra.

Las mencionadas películas informativas fueron realizadas entre 1942 y 1945. En el año 2000, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos consideró las películas "culturalmente significativas" y las seleccionó para su conservación en el Registro Nacional de Películas. Ahora son de dominio público y están disponibles en internet.

Nos interesa por su trascendencia y por razones históricas, el capítulo V, de Why we Fight?, "The Battle of Russia" (divididos en dos episodios) que detalla la histórica defensa y la guerra rusa contra Alemania en una lucha a muerte contra los ejércitos nazis en las puertas de Moscú y Stalingrado. Los Aliados lucharon contra la Alemania nazi y la URSS fue parte de esa Alianza, los militares de las naciones aliadas comprendían y tenían los mismo objetivos, el mando político no, fueron éstos últimos quienes decidieron hasta donde podían avanzar. La camaradería entre tropas estadounidenses y soviéticas quedó reflejada en el río Elba, el 25 de abril de 1945, hito histórico conocido como "el espíritu del Elba". 

Vale la pena transcribir las palabras de varias autoridades civiles y militares de los Estados Unidos que abren el capítulo V de la serie ¿Por qué Luchamos?, "La Batalla de Rusia".


"La historia no ha visto un mayor despliegue de coraje que el que exhibió el pueblo de la Rusia soviética". Henry L. Stimson, Secretario de Guerra (1940-1945) bajo los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry S. Truman.

"Nosotros, así como todos nuestros aliados reconocemos la eterna deuda de gratitud que tenemos con el ejército y el pueblo de la Unión Soviética" Frank Knox, Secretario de la Marina.

"La caballerosidad y el espíritu luchador de los soldados rusos provocan la admiración del ejército estadounidense". George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército de los EEUU.

"Me adhiero al sentimiento de admiración por la heroica e histórica defensa de la Unión Soviética". Ernest J. King, Comandante en Jefe de la Flota de los EEUU y Jefe de Operaciones Navales durante la IIGM.

"La magnitud y el esplendedor del esfuerzo realizado por los rusos lo convierten en el mayor logro militar de la historia". General Douglas MacArthur, Comandante supremo de las potencias aliadas, Área del Pacífico suroeste.


Sin embargo, en el presente se pretende reinterpretar la historia. Algunos políticos en los Estados Unidos y en Europa nos están diciendo que fueron los rusos y los nazis quienes iniciaron la segunda guerra mundial... (esos temas ya lo hemos tratado AQUÍ y AQUÍ, por lo que no insistiremos). Por lo mismo, muchos se preguntarán: ¿Entonces, por qué los Estados Unidos a través de la Ley de Préstamo y Arriendamiento apoyó a la Unión Soviética contra los nazis?; o, ¿todo eso fue una tapadera para fingir una inexistente alianza de parte de los aliados occidentales con la URSS?

Es recomendable no solo leer estas líneas, usted debería observar y escuchar la narración del video (en inglés). Aquí el capítulo V de la serie Why We Figth?. Saque sus propias conclusiones.

 

Why we Fight?. "The Battle of Russia"


Las siguientes líneas corresponden al historiador y bloguero ruso Evgeniy Spitsyn, texto originalmente escrito en ruso y traducidas al inglés en Oriental Review, mayo del 2015. El texto que aquí se presenta es una traducción del inglés que titula WWII lend-lease: was the US aid that helpful? Préstamo-Arrendamiento en la Segunda Guerra Mundial: ¿fue tan útil la ayuda estadounidense?. La investigación original fue publicada en dos entregas (la presentamos unificada para mayor compresión). 

Buena lectura

T. Andino U.

***

por Evgeniy Spitsyn


I parte

La Ley de Préstamo y Arrendamiento, o "Una ley para promover la defensa de los Estados Unidos"



La estructura de la Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que la nación receptora cumpliera una serie de condiciones:

1) No se requiere el pago de ningún artículo que se pierda o que se pierda o destruya durante las hostilidades, pero cualquier propiedad que sobreviva y sea adecuada para uso civil debe pagarse en su totalidad o en parte, como reembolso de un préstamo a largo plazo otorgado por los Estados Unidos;

2) Los artículos militares almacenados en los países receptores pueden permanecer allí hasta que Estados Unidos solicite su devolución;

3) A su vez, todos los arrendatarios deben ayudar a los Estados Unidos utilizando todos los recursos e información en su poder.


La Ley de Préstamo y Arrendamiento requería que los países que solicitaban asistencia estadounidense proporcionaran a un informe financiero exhaustivo. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau Jr., tenía razón al reconocer este requisito como algo sin precedentes en los asuntos mundiales, al afirmar durante una audiencia del Comité del Senado que, por primera vez en la historia, un estado y un gobierno estaban proporcionando voluntariamente información a otro sobre sus propias finanzas.


El presidente Roosevelt firma el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento


Con la ayuda de la Ley de Préstamo y Arrendamiento, la administración del presidente Roosevelt se preparó para abordar una serie de cuestiones urgentes, tanto nacionales como extranjeras. En primer lugar, su marco permitiría crear nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos, que aún no había salido del todo de la extrema crisis económica de 1929-1933. En segundo lugar, la Ley de Préstamo y Arrendamiento hizo posible que el gobierno estadounidense ejerciera un cierto grado de influencia sobre los países receptores de la ayuda. Y tercero, al enviar a sus aliados armas, bienes y materias primas, pero no botas sobre el terreno, el presidente Roosevelt pudo mantenerse fiel a su promesa de campaña, en la que prometió: “Sus muchachos no serán enviados a ninguna guerra extranjera".

El sistema de préstamo y arrendamiento no fue diseñado en modo alguno para ayudar a la URSS. Los británicos fueron los primeros en solicitar ayuda militar sobre la base de esta relación de arrendamiento especial (que era similar a un arrendamiento operativo) a finales de mayo de 1940, en un momento en que la aplastante derrota de Francia había dejado a Gran Bretaña sin aliados militares en el continente europeo. Londres solicitó a Washington 40-50 destructores "viejos", ofreciendo tres opciones de pago: conseguirlos gratis, pagar en efectivo o alquilar. El presidente Roosevelt aceptó rápidamente la tercera opción y esa transacción se completó a fines del verano de 1940.

En ese momento, a los empleados del Departamento del Tesoro de Estados Unidos se les ocurrió la idea de tomar el concepto detrás de ese acuerdo privado y extenderlo para aplicarlo a todas las relaciones intergubernamentales. Los Departamentos de Guerra y Marina fueron incorporados para ayudar a desarrollar el proyecto de ley de préstamo y arrendamiento, y el 10 de enero de 1941 la administración presidencial de los Estados Unidos presentó ese acto para su consideración ante ambas cámaras del Congreso, donde fue aprobado el 11 de marzo. En septiembre de 1941, después de mucho debate, el Congreso de los Estados Unidos aprobó lo que se conoció como el Programa de la Victoria, cuya esencia, según los historiadores militares estadounidenses (Richard Leighton y Robert Coakley), era que "la contribución de Estados Unidos a la guerra sería en armas, no ejércitos".


El presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt se reúne con el Ministro de Relaciones Exteriores soviético Vyacheslav Molotov en los Estados Unidos en 1942.


El 1 de octubre de 1941, el Comisario del Pueblo de Relaciones Exteriores, Vyacheslav Molotov, el Ministro de Abastecimiento británico, Lord Beaverbrook y el Enviado Especial de los Estados Unidos, Averell Harriman firmaron el Primer Protocolo (Moscú), que marcó el comienzo de la expansión del programa de préstamos y arrendamientos para la Unión Soviética. Posteriormente se firmaron varios protocolos adicionales.

¿Qué importancia tuvo el préstamo-arrendamiento en EE. UU.?

Durante la guerra, las fábricas soviéticas produjeron más de 29,1 millones de  armas pequeñas  de todos los tipos principales, mientras que solo 152.000 armas pequeñas (0,5% del total) fueron fabricadas por plantas estadounidenses, británicas y canadienses. Al  observar todos los tipos de sistemas de artillería de todos los calibres, vemos una imagen similar: 647.600 armas y morteros soviéticos frente a 9.400 de origen extranjero, lo que representa  menos del 1,5% del total.

Las cifras son menos desalentadoras para otros tipos de armas: la proporción de tanques domésticos frente a aliados y artillería autopropulsada fue, respectivamente, 132.800 frente a 11.900 (8,96%), y para  aviones de combate  - 140.500 frente a 18.300 (13%). 

 

De los casi $ 46 mil millones que se gastaron en toda la ayuda de préstamos y arrendamientos, los EE UU asignaron solo $ 9,1 mil millones, es decir, solo un poco más del 20% de los fondos al Ejército Rojo, que derrotó a la gran mayoría de las divisiones de Alemania y sus satélites militares.


Durante ese tiempo, el Imperio Británico recibió más de $ 30,2 mil millones, Francia - $ 1,4 mil millones, China - $ 630 millones, e incluso América Latina (!) recibió $ 420 millones. Se distribuyeron suministros de préstamo y arrendamiento a 42 países diferentes.


Un bombardero A-20 “Boston” (Douglas A-20 Havoc / DB-7 Boston), se estrella en el aeropuerto de Nome (Nome) en Alaska durante la destinación a la Unión Soviética en el marco del Lend-Lease.


Pero tal vez, a pesar del hecho de que las cantidades de ayuda transatlántica fueron bastante insignificantes, ¿fuera posible que desempeñara un papel decisivo en 1941, cuando los alemanes estaban a las puertas de Moscú y Leningrado, dentro de los 24-40 km de la Plaza Roja? 

Veamos las estadísticas de los envíos de armas de ese año. Desde el inicio de la guerra hasta finales de la misma, el Ejército Rojo debía recibir: 1,76 millones de rifles, armas automáticas y ametralladoras, 53.700 piezas de artillería y morteros, 5.400 tanques y 8.200 aviones de combate. De estos, a finales de 1941, nuestros aliados en la coalición anti-Hitler suministraron solo 82 armas de artillería (0,15%), 648 tanques (12,14%) y 915 aviones (10,26%).  Además, gran parte del equipo militar que se envió, en particular 115 de los 466 tanques fabricados en el Reino Unido, ni siquiera llegó al frente en el primer año de la guerra

Si convertimos estos envíos de armas y equipo militar en su equivalente monetario, entonces, según el conocido historiador Mikhail Frolov "Velikaya Otechestvennaya Voina 1941-1945 v Nemetskoi Istoriografii", San Petersburgo, 1994 (La Gran Guerra Patriótica 1941-1945 en la historiografía alemana), “hasta finales de 1941 - el período más difícil para el estado soviético - bajo la Ley de Préstamo y Arrendamiento, Estados Unidos envió a la URSS materiales por valor de $ 545.000, de los $ 741 millones en suministros enviados a todos los países que formaron parte de la coalición anti-Hitler. Esto significa que durante este período extraordinariamente difícil, menos del 0,1% de la ayuda estadounidense se destinó a la Unión SoviéticaPor ejemplo, en 1941 Estados Unidos prometió enviar 600 tanques y 750 aviones, en realidad solo envió 182 y 204, respectivamente.

Además, los primeros envíos de préstamos y arriendos durante el invierno de 1941-1942 llegaron a la URSS muy tarde, aunque durante esos meses críticos Rusia pudo librar una lucha impresionante contra los agresores alemanes por su cuenta, sin ninguna ayuda para hablar de las democracias de Occidente. A fines de 1942, solo el 55% de las entregas programadas habían llegado a la URSS".


Derrota del Convoy Aliado PQ-17, en el Océano Ártico, julio 1942, el convoy transportaba armamento y suministros a la URSS, como resultado del ataque alemán se perdieron 23 mercantes (que transportaban 430 tanques, 210 aviones, 3350 vehículos de diferente tipo). Las pérdidas superaban lo enviado en 7 convoyes a la URSS en 1941. (Citas del editor de este blog)


En noviembre de 1942, es decir, en el punto álgido de la batalla por el Cáucaso y Stalingrado, las entregas de armas prácticamente se detuvieron por completo. Las interrupciones en los envíos ya habían comenzado en el verano de 1942, cuando los aviones y submarinos alemanes aniquilaron casi por completo el Convoy PQ-17 que fue abandonado -por orden del Almirantazgo- por los destructores británicos asignados para escoltarlo. Trágicamente, solo 11 de los 35 barcos originales llegaron a salvo a los puertos soviéticos, una catástrofe que se utilizó como pretexto para suspender los convoyes posteriores de Gran Bretaña.

Un nuevo convoy, el PQ-18, perdió 10 de sus 37 buques a lo largo de su ruta, y no se envió otro convoy hasta mediados de diciembre de 1942. Así, durante tres meses y medio, cuando una de las batallas más decisivas de toda la Segunda guerra mundial se estaba librando en el Volga, menos de 40 barcos que transportaban carga de préstamo y arriendo llegaban intermitentemente a Murmansk y Arkhangelsk. Por esta razón, es comprensible que muchos sospecharan que Londres y Washington estaban pasando ese tiempo esperando a ver quién quedaría en pie después de la batalla de Stalingrado.


Como resultado, entre 1941 y 1942 solo el 7% de la carga en tiempo de guerra enviada desde los Estados Unidos llegó a la Unión Soviética. La mayor parte de las armas y otros materiales llegaron a la Unión Soviética en 1944-1945, una vez que los vientos de guerra cambiaron decisivamente.


¿Cuál fue la calidad del equipo militar de préstamo-arrendamiento?

De los 711 aviones de combate que habían llegado a la URSS desde el Reino Unido a fines de 1941, 700 eran modelos irremediablemente anticuados como el Kittyhawk, Tomahawk y Hurricane, que eran significativamente inferiores a los Messerschmitts alemanes y los Yakolev Yaks soviéticos,  tanto en velocidad como en agilidad, y ni siquiera estaban equipados con armas. Incluso si un piloto soviético lograba colocar a un as de vuelo alemán en la mira de su ametralladora, esas armas del calibre de un rifle a menudo eran completamente inútiles contra la robusta armadura del avión alemán. En cuanto a los aviones de combate  Airacobra  más nuevos, solo se entregaron 11 en 1941. Y el primer Airacobra llegó a la Unión Soviética desmontado, sin ningún tipo de documentación, habiendo ya vivido mucho más de su vida útil.


Un modelo usado del P-39Q Airacobra, entregado a la URSS en el programa Préstamos y Arrendamiento (foto interpuesta por el editor del blog).


Por cierto, este también fue el caso de los dos escuadrones de cazas Hurricane que estaban armados con cañones de tanques de 40 mm diseñados para atacar a los vehículos blindados alemanes. Pero estos aviones de combate resultaron ser tan completamente inútiles que se quedaron fuera de la guerra en la URSS porque no se pudo encontrar ningún piloto del Ejército Rojo dispuesto a volarlos.

Una situación similar se observó con los tan aclamados tanques ligeros británicos Valentine que los operadores de tanques soviéticos apodaron "Valentinas", y los tanques medios Matilda, para los cuales esos operadores de tanques reservaron un epíteto más mordaz: "Adiós a nuestra patria". Su armadura delgada, motores de gasolina altamente inflamables y transmisiones positivamente prehistóricas los hicieron presa fácil para los artilleros y lanzagranadas alemanes.


Una emotiva foto para la propaganda Aliada. Tanques de infanteria Valentine MKII (foto interpuesta por el editor del blog)


Según Valentin Berezhkov, intérprete de Joseph Stalin que participó en todas las negociaciones entre los líderes soviéticos y los visitantes angloamericanos, Stalin a menudo se sentía profundamente ofendido por las acciones británicas de ofrecer aviones obsoletos como el Hurricane como dádivas de préstamo y arrendamiento, en lugar de luchadores más nuevos como el Spitfire. Además, en septiembre de 1942, en una conversación con Wendell Willkie, líder del Partido Republicano de Estados Unidos, Stalin le preguntó a quemarropa frente a los embajadores estadounidense y británico, William Standley y Archibald Clark Kerr: ¿por qué los gobiernos británico y estadounidense ¿Suministrar equipos de tan mala calidad a la Unión Soviética?

Explicó que estaba hablando principalmente de envíos del P-40 estadounidense en lugar de los Airacobra mucho más actualizados, y agregó que los británicos estaban proporcionando cazas Hurricane completamente inadecuados, que eran muy inferiores a los que tenían los alemanes. Stalin afirmó que una vez, cuando los estadounidenses se preparaban para enviar 150 Airacobras a la Unión Soviética, los británicos intervinieron y se los quedaron. "Sabemos que los estadounidenses y los británicos tienen aviones que son iguales o mejores que los modelos alemanes, pero por alguna razón muchos de ellos no están llegando a la Unión Soviética".

El embajador estadounidense, almirante Standley, no sabía nada de esto, pero el embajador británico, Archibald Clark Kerr, admitió que estaba al tanto del evento del Airacobra, pero defendió su redirección con la excusa de que en manos británicas esos combatientes serían mucho más valiosos a la causa común aliada que si terminaran en la Unión Soviética ...




Otros aviones usados destinados a la URSS. Arriba: Bombardero norteamericano B-25J-30 en viaje a la URSS; en el Centro: Bombarderos Douglas A-20G preparados para la URSS; Abajo: Cazas P-63 RoyalCobra para la Fuerza Aérea Soviética (fotografías interpuestas por el editor del blog).


II parte

Ayuda de préstamo-arrendamiento no letal

 

La URSS recibe de los estadounidenses el avión No.5000, se trata de un P-63 Kingcobra. En Ladd Field (ahora Fort Wainwright), Fairbanks, Alaska, 10 de septiembre de 1944.

Además de armas, también se proporcionaron otros suministros en régimen de préstamo y arrendamiento. Y esas cifras son absolutamente indiscutibles.

En concreto, la URSS recibió 2.586.000 toneladas de combustible de  aviación, una cantidad equivalente al  37%  de lo que se produjo en la Unión Soviética durante la guerra, más casi 410.000  automóviles, que constituyen el  45%  de la flota de vehículos del Ejército Rojo (sin contar los automóviles capturados al enemigo). Los  envíos de alimentos también jugaron un papel importante, aunque se proporcionó muy poco durante el primer año de la guerra, Estados Unidos suministró solo alrededor del  15%  de la carne enlatada y otros productos no perecederos a la URSS.

Este apoyo también incluyó máquinas de herramienta, vías férreas, locomotoras, vagones, equipos de radar y otros elementos útiles sin los cuales una máquina de guerra puede hacer pocos avances.


Muchos de los vehículos enviados (tanques, aviones, etc.) estaban en malas condiciones y algunos modelos eran peores que los modernos soviéticos (el ejército rojo también tuvo que conformarse con sus tanques y aviones obsoletos y usarlo junto a su equipo moderno). En general los retrasos y las cifras menores a lo prometido fue la característica, aunque es probable que los occidentales intentaran hacer lo mejor posible en cuanto a proporcionar ropa de abrigo, comida enlatada y otros suministros. Curiosamente fue la Gran Bretaña quien dio el primer paso para la ayuda. Según datos técnicos: PRÉSTAMO Y ARRENDAMIENTO: El mejor tanque Fue el Sherman, el peor el tanque mediano M3. El mejor avión caza: el P39Q AiraCobra (el KingCobra era mejor, pero el modelo P63 voló solo algunas misiones contra Japón), el peor: el Hurricane (obsoleto; los soviéticos rearmaron a Hurricane con buenas armas, pero todavía era demasiado lento). El mejor bombardero: El B25 Mitchell, el peor: el Hampden. El mejor avión de reconocimiento: Spitfire (Spitfire era un buen caza, pero no era apto para el frente oriental), el peor avión de reconocimiento: O52 Owl. El mejor avión de transporte: el C47 (la URSS también construyó muchos Li-2, la propia variante con licencia), el peor avión de transporte: el Albemarle. Muchas y variadas publicaciones no se ponen de acuerdo con las cifras reales de los envíos de material de guerra, lo que aquí se publica está basado en datos y fuentes occidentales, no hay que olvidar que el porcentaje de pérdidas en el traslado fue preocupante. (Nota interpuesta por el editor del blog)


Por supuesto, esta lista de ayuda de préstamo-arrendamiento parece muy impresionante, y uno podría sentir una sincera admiración por los socios estadounidenses en la coalición anti-Hitler, excepto por un pequeño detalle: los fabricantes estadounidenses también estaban suministrando lo mismo a la Alemania nazi al mismo tiempo ... (Ver: Las guerras del Estados Unidos empresarial)

Por ejemplo, John D. Rockefeller Jr. poseía una participación mayoritaria en la corporación Standard Oil, pero el siguiente accionista más grande era la empresa química alemana IG Farben, a través de la cual la empresa vendía gasolina y lubricantes por valor de 20 millones de dólares a los nazis. Y la sucursal venezolana de esa empresa envió 13.000 toneladas de crudo a Alemania cada mes que la robusta industria química del Tercer Reich convirtió inmediatamente en gasolina. Pero los negocios entre las dos naciones no se limitaban a la venta de combustible; además, Henry Ford también enviaba tungsteno, caucho sintético y muchos componentes diferentes para la industria automotriz a través del Atlántico al Führer alemán. En particular, no es ningún secreto que el 30% de todos los neumáticos producidos en sus fábricas fueron utilizados por la Wehrmacht alemana.




Los detalles completos de cómo los Ford y los Rockefeller se coludieron para abastecer a la Alemania nazi aún no se conocen completamente porque eran secretos comerciales estrictamente guardados, pero incluso lo poco que se ha hecho público y reconocido por los historiadores deja en claro que la guerra no hizo desacelerar en ningún el ritmo del comercio de Estados Unidos con Berlín.


La Ley de Préstamo-Arrendamiento no era caridad

 


Existe la percepción de que Estados Unidos ofreció la ayuda de préstamo-arrendamiento con la bondad de su corazón. Sin embargo, esta versión no se sostiene tras una inspección más cercana

En primer lugar, esto se debió a algo llamado "préstamo-arrendamiento inverso". Incluso antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, otras naciones comenzaron a enviar a Washington materias primas esenciales valoradas en casi el 20% de los materiales y armas que Estados Unidos había enviado al extranjero. Específicamente, la URSS proporcionó 32.000 toneladas de manganeso y 300.000 toneladas de mineral de cromo, que eran muy apreciados por la industria militar. Basta decir que cuando la industria alemana se vio privada del manganeso de los ricos depósitos de Nikopol como resultado de la ofensiva soviética Nikopol-Krivoi Rog, en febrero de 1944, el blindaje frontal de 150 mm de los tanques “Royal Tiger” alemanes resultó ser mucho más vulnerable a los proyectiles de artillería soviética que la placa blindada de 100 mm que se encontraba anteriormente en los tanques Tiger ordinarios.

Además, la URSS pagó los envíos aliados con oro. De hecho, un crucero británico, el  HMS Edinburgh, transportaba 5,5 toneladas de ese metal precioso cuando fue hundido por submarinos alemanes en mayo de 1942.

La Unión Soviética también devolvió gran parte del armamento y equipo militar después de la guerra, según lo estipulado en el acuerdo de préstamo y arrendamiento. A cambio se les emitió una factura por $ 1.300 millones. Dado el hecho de que se habían cancelado las deudas de préstamo-arrendamiento con otras naciones, esto parecía un robo en la carretera, y Stalin exigió que se recalculara la "deuda de los Aliados.



Posteriormente los estadounidenses se vieron obligados a admitir su error, pero inflaron los intereses adeudados en el gran total, y el monto final, incluido ese interés, ascendió a  $ 722 millones, cifra que fue aceptada por la URSS y los Estados Unidos bajo un acuerdo de conciliación firmado en Washington en 1972. De esta cantidad, $ 48 millones se pagaron a los EEUU en tres cuotas iguales en 1973, pero los pagos posteriores se interrumpieron cuando EE UU introdujo prácticas discriminatorias en su comercio con la URSS (en particular, la notoria Enmienda Jackson- Vanik).

Las partes no volvieron a la discusión de la deuda por préstamo-arrendamiento hasta junio de 1990, durante una nueva ronda de negociaciones entre los presidentes George Bush padre y Mikhail Gorbachev, durante la cual se fijó un nuevo plazo para el pago final, que será en 2030 - se reconoció que la deuda total pendiente era de $ 674 millones -.

Después del colapso de la Unión Soviética, sus deudas se clasificaron como deuda soberana (el Club de París) o deudas con bancos privados (Club de Londres). La deuda de préstamo-arrendamiento era un pasivo del gobierno de Estados Unidos y es parte de la deuda del Club de París, que Rusia pagó en su totalidad en agosto de 2006.


Monumento "Lend. Lease" en el centro de Riverfront Park en Fairbanks, Alaska. La estatua representa a pilotos rusos y estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial (foto interpuesta por el editor del blog)


Discurso directo

El presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, declaró explícitamente que la ayuda a Rusia era dinero bien gastado, y su sucesor en la Casa Blanca, Harry Truman, fue citado en las páginas del  New York Times  en junio de 1941 diciendo:


“Si vemos que Alemania está ganando la guerra, debemos ayudar a Rusia; y si esa Rusia está ganando, deberíamos ayudar a Alemania, y así dejar que maten a tantos como sea posible...”

 

Nikolay Voznesensky (1903-1950)


La primera evaluación oficial del papel desempeñado por la ayuda del programa "préstamo y arrendamiento" en la gran victoria sobre el nazismo, fue proporcionada por el presidente de Gosplan, Nokolay Voznesensky en su obra Voennaya Ekonomika SSSR v Period Otechestvennoi Voiny (Complejo militar soviético durante la Gran Guerra Patriótica) (Moscú: Gospolitizdat, 1948), escribió, “Si se compara la cantidad de bienes industriales enviados por los aliados a la URSS con la cantidad de bienes industriales fabricados por las fábricas socialistas en la Unión Soviética, es evidente que los primeros equivalen solo a alrededor del 4% de lo que se produjo en el país durante los años de la economía de guerra".

Los académicos estadounidenses y los propios funcionarios militares y gubernamentales (Raymond Goldsmith,  George Herring y  Robert H. Jones) reconocen que toda la ayuda aliada a la URSS equivalía a no más de 1/10 de la producción de armas de los propios soviéticos, y el total de la cantidad de suministros de préstamo-arrendamiento, incluidas las conocidas latas de spam (comida enlatada) a las que los rusos se refieren sarcásticamente como el "segundo frente", representaba alrededor del 10-11%.

Además, el famoso historiador estadounidense Robert Sherwood, en su histórico libro,  Roosevelt and Hopkins: An Intimate History  (Nueva York: Grossett & Dunlap, 1948), citó a Harry Hopkins diciendo que los estadounidenses “nunca habían creído que nuestra ayuda de Lend-Lease hubiera sido el factor principal en la derrota de Hitler en el frente oriental por los soviéticos. Que esto había sido hecho por el heroísmo y la sangre del ejército ruso ".

El primer ministro británico, Winston Churchill, dijo una vez que el préstamo y el arrendamiento son "el acto financiero más desinteresado y desordenado de cualquier país en toda la historia". Sin embargo, los propios estadounidenses admitieron que el préstamo y arrendamiento generó ingresos considerables para los Estados Unidos. En particular, el exsecretario de Comercio de EE UU, Jesse Jones, declaró que EE.UU no solo había recuperado su dinero a través de suministros enviados desde la URSS, sino que incluso había obtenido ganancias, lo que, según él, no era infrecuente en las relaciones comerciales reguladas por el estado estadounidense.

Su compatriota, el historiador George Herring, escribió con la misma franqueza que prestar-alquilar no fue en realidad el acto más desinteresado en la historia de la humanidad, sino más bien un acto de egoísmo prudente, con los estadounidenses plenamente conscientes de cómo podrían beneficiarse de ello.

Y ese fue de hecho el caso, ya que el préstamo-arrendamiento resultó ser una fuente inagotable de riqueza para muchas corporaciones estadounidenses. De hecho, Estados Unidos fue el único país de la coalición anti-Hitler que obtuvo importantes dividendos económicos de la guerra



Existe una razón por la que los estadounidenses a menudo se refieren a la Segunda Guerra Mundial como "la guerra buena", como lo demuestra, por ejemplo, el título del libro del famoso historiador estadounidense Studs Terkel:  The Good War: An Oral History of World War II (1984). Con descarado cinismo, citó: 

 

“Mientras el resto del mundo salió magullado, lleno de cicatrices y casi destruido, nosotros salimos con la maquinaria, las herramientas, la mano de obra, el dinero más increíbles ... La guerra fue divertida para Estados Unidos. No me refiero a las pobres almas que perdieron hijos e hijas. Pero para el resto de nosotros, la guerra fue muy buena”.


Fuente original en ruso: Ukraina.ru 

para la traducción en inglés:             

Oriental Review

23 noviembre 2020

Los orígenes sionistas de Arabia Saudí y la Familia Real



 

Nota previa del editor del blog

Bajo otros tópicos, el tema ya ha sido analizado en la serie de artículos denominados "Un cuento de príncipes y otros bandidos" dedicados a la familia de los Saud y el Reino que lleva su nombre. No obstante el siguiente análisis histórico tiene una gran particularidad, un riguroso pero concreto estudio de esa dinastia bajo los patrocinios de la mayor potencia colonial de la época, el Imperio Británico, lo que nos llevará a los orígenes del estado israelí. 

Por sobre todo, este artículo está relatado por un árabe muy apegado a esas las primarias fuentes historiográficas. El uso correcto de la documentación, sin apasionamiento político (mucho menos religioso) es algo que caracteriza el ensayo de Rez Karim, publicado originalmente en dos partes en el sitio web (en inglés) Vital Columns & Analysis that Matter, del cual es su editor jefe.

He tomado nota de los comentarios de la publicación original en inglés, no es nada difícil imaginar a los políticos del siglo XIX (generalmente británicos) "tipos blancos gordos en una sala de juntas de Londres divirtiéndose sobre un mapa, creando zonas fronterizas conflictivas con objetivos nefastos" en la península arábiga, "es solo que a nosotros, la gente del mundo, se nos ha ocultado todo esto". En esencia "el Hijaz que incluye los lugares sagrados de La Meca y Medina son técnicamente territorios tan ocupados como Palestina. Ocupados por agentes del sionismo, a saber, los saudíes. Todo musulmán debería saber esto". Y por sionistas no nos referimos exclusivamente a los israelíes sino a los cristianos europeos que han patrocinado estas aberraciones.

Curiosamente son los cristianos de Occidente quienes más utilizan los textos sagrados del judaísmo para ensalzar las "virtudes" de la mentira y engaño, naturalmente tergiversando el mensaje real. No es raro escuchar que muchos citan: "Con el engaño triunfarás / ganarás", y lo aplican verdaderamente... en la política. Aunque el mejor consejo para el lector sin prejuicios sería leer los dichos del sabio Salomón.

En fin, demos paso a las reflexiones de Rez Karim.

 

***

Los orígenes de la Arabia de los Saud 



Reconociendo la naturaleza polémica del tema, este artículo se basa solo en tratados oficiales, pactos y pruebas de fuentes primarias para compilar un relato históricamente preciso de la fundación de Arabia Saudita y la familia Al Saud convertida en 'Realeza'.


Al crecer como musulmán en un país de mayoría musulmana, pasé la mayoría de los viernes por la tarde en una mezquita, asistiendo a la oración de Jummah. La primera parte de una oración Jummah pide al Imam que realice una Khutbah, una especie de sermón semanal. Fue en una de esas Khutbahs donde, cuando era muy joven, aprendí sobre la difícil situación de los palestinos por primera vez.

De hecho, es una práctica común entre los imanes de todo el mundo plantear el tema palestino en las mezquitas, especialmente durante los sermones de los viernes, y orar por el pueblo palestino. En esas oraciones y discusiones, el nombre de Israel surge inevitablemente. De hecho, la opresión de Israel a los palestinos no tiene ambigüedad en el pensamiento islámico. Y la condenación de Israel, por lo tanto, es algo natural para los musulmanes de todo el mundo.

Sin embargo, lo que escapa a la conciencia en casi todos los musulmanes es la conexión entre Israel y Arabia Saudita. Mientras castigan celosamente a Israel por sus atrocidades, los musulmanes a menudo veneran a Arabia Saudita como la custodia de los lugares más sagrados del Islam; ignorando por completo el papel del Reino en la fundación del estado sionista en primer lugar.

A pesar de la existencia de un sesgo profundamente arraigado contra Israel entre los musulmanes, es importante reconocer que la falta de críticas al Reino de Arabia Saudita, junto con Israel, no proviene de un sesgo. De hecho, esta ausencia no tiene sus raíces en el sesgo, sino en una completa falta de conocimiento. Conocimiento entre la generación actual de musulmanes, así como entre la población mundial, sobre cómo Arabia Saudita y su rey fundador, Abdel Aziz Ibn Saud, desempeñaron un papel fundamental en el establecimiento del estado sionista de Israel.


Abdulaziz ibn Abdul Rahman ibn Faisal ibn Turki ibn Abdullah ibn Muhammad Al Saud, nombre completo del fundador de Arabia Saudí. La palabra "ibn" también se traduce como "bin" que significa "hijo de". Para evitarse confusiones es simplemente conocido como Abdulaziz bin Saúd o Ibn Saúd

Baste decir que esta ignorancia sobre uno de los períodos más críticos de la historia mundial parece todo menos normal. Sorprendentemente, el mundo, especialmente el mundo musulmán, se había mantenido en la oscuridad sobre este capítulo trascendental de la historia de Oriente Medio. La propaganda y las omisiones corren desenfrenadas dentro de los relatos históricos de este período. Fuentes oficiales sauditas como el sitio web House of Saud, por ejemplo, evitan cualquier mención de la participación británica en la fundación del Reino de Arabia Saudí. Aunque esta omisión parece predecible para muchos, vale la pena señalar que incluso los principales medios de comunicación como la BBC, e historiadores prominentes como el profesor Eugene Rogan, etc., retratan habitualmente a Ibn Saud como alguien que actuó de forma independiente durante la Primera Guerra Mundial, y no como un instrumento para los británicos. 

Por lo tanto, reconociendo la naturaleza contenciosa del tema, y ​​para evitar convertirse en otra 'perspectiva' más sobre el tema, este artículo se basa solo en evidencia de fuentes primarias y los siguientes cuatro tratados y declaraciones oficiales para compilar un relato históricamente preciso de los eventos:


- La correspondencia McMahon-Hussain 

- El Tratado de Darin

- El Acuerdo Sykes-Picot 

- La Declaración Balfour 


1. La correspondencia McMahon-Hussain


El Alto Comisionado Británico en el Cairo, Henry McMahon y el Sharif (o jerife) de Hijaz, Hussain bin Ali. las cartas que intercambiaron entre julio 1915 y enero 1916 forman lo que se denomina la correspondencia McMahon-Hussain (10 cartas). Su objetivo era preparar la rebelión árabe contra el Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial a cambio del reconocimiento de un estado árabe en la región.

Para comprender adecuadamente los eventos que llevaron a la creación de Israel y Arabia Saudita, debemos viajar al Medio Oriente de principios del siglo XX. Al estallar la Primera Guerra Mundial en la región, Sir Henry McMahon, entonces Alto Comisionado británico en Egipto, ofreció a Hussain bin Ali, Sharif de Hijaz (o gobernante del Hijaz, la región árabe occidental en la que se encuentran La Meca y Medina), un árabe independiente, declarar su ayuda a los británicos para luchar contra el Imperio Otomano. El interés de Hussain en deshacerse de sus señores turcos convergió con el objetivo de guerra de Gran Bretaña de derrotar a los otomanos. McMahon hizo esta oferta a través de una serie de cartas intercambiadas entre él y el Sharif Hussain, conocidas colectivamente como la correspondencia McMahon-Hussain. En su carta del 14 de julio de 1915 a McMahon, Hussain declaró, entre otras cosas, lo siguiente como una de sus proposiciones:


“En primer lugar.- Inglaterra reconocerá la independencia de los países árabes, delimitados al norte por Mersina y Adana hasta el grado 37º de latitud, en cuyo grado caerán Birijik, Urfa, Mardin, Midiat, Jezirat (Ibn 'Umar), Amadia, hasta la frontera de Persia; al este por las fronteras de Persia hasta el golfo de Basora; al sur por el Océano Índico, con la excepción de la posición de Adén que permanecerá como está; al oeste por el Mar Rojo, el Mar Mediterráneo hasta Mersina. Inglaterra deberá aprobar la proclamación de un califato árabe del Islam".


En respuesta, McMahon escribió el 24 de octubre de 1915:


“Lamento que en mi última carta haya recibido la impresión de que yo consideraba la cuestión de los límites y fronteras con frialdad y vacilación; no era así, pero me parecía que aún no había llegado el momento en que esa cuestión pudiera debatirse de manera concluyente.

Sin embargo, me he dado cuenta de su última carta que considera que esta cuestión es de vital y urgente importancia. Por lo tanto, no he perdido tiempo en informar al Gobierno de Gran Bretaña del contenido de su carta, y es un gran placer comunicarle en su nombre la siguiente declaración, que estoy seguro de que recibirá con satisfacción:

No se puede decir que los dos distritos de Mersina y Alexandretta y las partes de Siria que se encuentran al oeste de los distritos de Damasco, Homs, Hama y Aleppo sean puramente árabes y deben excluirse de los límites exigidos.

Con la modificación anterior, y sin perjuicio de nuestros tratados existentes con los jefes árabes, aceptamos esos límites".


Curiosamente, a lo largo de la historia, ha habido mucho desacuerdo sobre si esta promesa incluía a Palestina. Sin embargo, como podemos ver arriba, el área prometida a los árabes en la carta de McMahon excluía solo el territorio al oeste de una línea desde Damasco al norte de Alepo. Palestina, muy al sur, estaba, implícitamente, incluida. Sin embargo, los británicos posteriormente negaron haber incluido a Palestina en la promesa y se negaron a publicar la correspondencia hasta 1939.

En ese momento, Sharif Hussain creyó en esta promesa oficial del gobierno británico. Continuó haciendo la contribución más significativa a la derrota del Imperio Otomano. Cambió de lealtad y lideró la llamada "Revuelta árabe" en junio de 1916, que eliminó la presencia turca de Arabia.

La derrota del Imperio Otomano por los británicos en la Primera Guerra Mundial dejó tres autoridades distintas en la península arábiga:

 

- Sharif de Hijaz, Hussain bin Ali, de La Meca (en el oeste); 

- Ibn Rashid de Ha'il (en el norte); y,

- Emir Abdel Aziz Ibn Saud de Najd y sus seguidores fanáticos religiosos, los wahabíes (en el este).


2. El Tratado de Darin


Sir Percey Cox y Abdulaziz Al Saud

El 26 de diciembre de 1915, Sir Percy Cox, en nombre del gobierno británico, firmó el Tratado de Darin con Abdel Aziz Ibn Saud. También conocido como el Pacto Darn, el tratado convirtió las tierras de la Casa de Saud en un protectorado británico. El objetivo británico del tratado era garantizar la soberanía de Kuwait, Qatar y los Estados Truciales (más tarde EAU). Abdul-Aziz juró no atacar a estos protectorados británicos. También se comprometió a entrar en la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente contra el Imperio Otomano como aliado de Gran Bretaña.


La firma británica del Pacto Darin (1915) en diciembre fue en contra de las promesas de protección mutua que le hicieron a Sharif Hussain en octubre; porque el tratado de Gran Bretaña con Ibn Saud no le obliga a no atacar al Hijaz.


El tratado también benefició a Abdel Aziz quien recibiría £ 5000 por mes como "tributo" del gobierno británico. Después de la Primera Guerra Mundial, recibió más apoyo de los británicos. El apoyo incluyó recompensas sustancialmente más monetarias y muchas municiones. 


3. El Acuerdo Sykes-Picot

 

Mark Sykes y Francois Georgs-Picot, por el imperio británico y Francia, firman el Acuerdo secreto que lleva sus nombres (Acuerdo Sykes-Picot), aunque el nombre oficial es "Acuerdo de Asia Menor", firmado en mayo de 1916, es decir, en pleno transcurso de la Primera Guerra Mundial

El 19 de mayo de 1916, representantes de Gran Bretaña y Francia llegaron en secreto a un acuerdo, conocido como Acuerdo Sykes-Picot. El acuerdo tenía como objetivo dividir la mayoría de las tierras árabes bajo el dominio otomano entre británicos y franceses al final de la Primera Guerra Mundial. En su esfera designada, se acordó permitir a cada país establecer la administración o control directo o indirecto que desee y considere conveniente.

Dos diplomáticos, un británico y un francés, dividieron el mapa de una de las regiones más volátiles del mundo en estados que atraviesan comunidades étnicas y religiosas. El acuerdo secreto se descuidó en gran medida para permitir el crecimiento futuro del nacionalismo árabe; que en ese mismo momento el gobierno británico estaba utilizando a su favor contra los turcos. 

Un siglo después, Oriente Medio sigue sufriendo las consecuencias del tratado. Muchos árabes de la región siguen culpando al tratado Sykes-Picot de la posterior violencia en el Medio Oriente, desde la ocupación de Palestina hasta el surgimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL).

De hecho, la firma de este tratado por parte de Gran Bretaña fue directamente en contra de lo que prometió al Sharif de Hijaz en octubre del año anterior. Como veremos más adelante, la traición de Gran Bretaña a sus promesas de un estado árabe independiente finalmente los llevó a desatar a su perro de ataque, Ibn Saud, contra Sharif Hussain y derrocarlo. Esto permitió a los británicos efectuar el acuerdo Sykes-Picot y, posteriormente, establecer el estado sionista de Israel. 

Las acciones de Abdel Aziz Ibn Saud durante la Primera Guerra Mundial eventualmente llevaron a la fundación de Arabia Saudita. Para documentar un relato históricamente preciso de su papel, hemos examinado tres documentos oficiales de la Primera Guerra Mundial. Ahora examinaremos una declaración más de tiempos de guerra y narraremos lo que realmente sucedió durante ese período.


4. La Declaración Balfour 1917


Arthur James Balfour en carta de 2 de noviembre de 1917 confirma al barón Lionel Walter Rothschild el apoyo del gobieno británico para el establecimiento de un "hogar nacional" en Palestina para el pueblo judío. La carta será conocida como "Declaración Belfour". El texto traducido es el siguiente:

Foreign Office,
2 de noviembre de 1917.

Estimado Lord Rothschild:
Tengo el placer de dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él.
«El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país.»
Le quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista.

Sinceramente suyo,
Arthur James Balfour.

 

Una de las declaraciones más importantes de la política exterior británica del siglo XX, la "Declaración Balfour" no era más que una carta breve y vaga que no tenía estatus legal. El Parlamento no lo debatió. Sin embargo, fue uno de los eventos más importantes que condujeron en última instancia a la creación del estado de Israel. Sin mencionar el conflicto entre judíos y árabes desde entonces.

En esta carta del 2 de noviembre de 1917, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, escribió a Lord Lionel Walter Rothschild, como figura decorativa de la comunidad judía en Gran Bretaña:


“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar a la sociedad civil y religiosa los derechos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de que disfrutan los judíos en cualquier otro país".


Más tarde, Gran Bretaña incorporó esta carta dentro de los términos de su Mandato para Palestina. Y así se convirtió en un requisito legal para Gran Bretaña.

Para entender mejor los orígenes de la declaración, se examina un documento en detalle para el Proyecto de Balfour, se documentan puntos críticos sobre por qué el Gabinete de Guerra de Gran Bretaña en ese momento estaba tan fervientemente predispuesto a apoyar el establecimiento de un 'Hogar Nacional Judío' en la Palestina habitada por árabes

Con referencias exhaustivas a literalmente docenas de libros, informes de noticias y memorandos del Gabinete de los Archivos Nacionales del Reino Unido, el informe pinta una imagen vívida de una manipulación ingeniosa detrás de escena, dando forma a la redacción, las deliberaciones y la eventual adopción de esta declaración. Los autores no pasan por alto la inusual convergencia de tantas figuras poderosas e influyentes en la política británica, incluidos un primer ministro actual y un ex primer ministro, en apoyo de la causa sionista. La evidencia detallada sugiere que todo el Imperio Británico, en sus acciones con respecto al futuro de Palestina, se comportó como una entidad sionista. En su análisis de los eventos, el documento afirma:


Se creía ampliamente que alguna conspiración judía misteriosa pero bien organizada estaba empeñada en determinar el resultado de la guerra; su influencia y, sobre todo, su dinero, podrían influir en Rusia, Estados Unidos o Alemania, para bien o para mal de Gran Bretaña. Ganar el favor internacional de los judíos era, por tanto, de vital interés para Gran Bretaña; ofender puede ser fatal. Dado que Weizmann dio a entender que el sionismo hablaba en nombre de los judíos del mundo, se deducía que se debía ayudar a los sionistas. Fue, (el primer ministro) Lloyd George quien escribió más tarde, que era cuestión de hacer 'un contrato con los judíos' ”.


Es importante señalar que el gabinete británico, al adoptar la Declaración Balfour, actuó con la impresión de que la mayoría de los judíos en todo el mundo eran sionistas que aplaudirían las acciones de Gran Bretaña. Sin embargo, en realidad, los sionistas siguieron siendo una minoría muy pequeña entre los judíos durante muchos años. 

Por ejemplo, en su libro A Peace to End All Peace: Creating the Modern Middle East, 1914-1922 (Penguin, Londres, 1991), David Fromkin calcula que en 1913, la última fecha para la que había cifras, solo alrededor del uno por ciento (1%) de los judíos del mundo había signado su adhesión al sionismo (p. 294). En otras palabras, aunque la narrativa oficial afirma que la Declaración Balfour fue adoptada para favorecer al pueblo judío en todo el mundo, la verdad subyacente sugiere que fueron más bien los sionistas dentro del Imperio Británico (que eran prácticamente todos los que estaban en el gobierno británico en ese momento) quienes orquestaron esta declaración; utilizando la difícil situación del pueblo judío como excusa para justificar esta empresa injusta.

También es notable que los debates y deliberaciones que precedieron a la adopción de esta declaración, no incluyeron ninguna representación árabe; tampoco creyeron necesario hacerlo. Si bien Gran Bretaña aceptó que Palestina debería ser reconstituida como el hogar nacional del pueblo judío, lo que implica que no hay lugar para la población árabe mayoritaria existente, muy pocos árabes sabían siquiera que tal propuesta estaba a la vista. Y los árabes en la propia Palestina no pudieron ser consultados (entonces argumentó más tarde el primer ministro Lloyd George) ya que estaban en territorio enemigo y, por lo tanto, se consideró que estaban luchando contra Gran Bretaña.

Ahora, como podemos ver al revisar los cuatro documentos históricos anteriores, el Imperio Británico, durante su campaña de la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente, jugó un astuto juego de engaño con el pueblo árabe; Haciendo falsas promesas sin intención de cumplirlas. Un juego demasiado común en la construcción de imperios, y ciertamente más dentro de la historia del imperialismo británico. Sin embargo, como siempre es el caso, un imperio no puede triunfar en su traición sin una cohorte local cómplice; un traidor de entre las víctimas. Y en este caso particular, esta cohorte se presentó en la forma de Abdel Aziz Ibn Saud.


Arriba y abajo el rey saudí Abdel Aziz Ibn Saud siendo adulado por Churchill y Roosevelt


Para investigar el papel de Ibn Saud, examinamos un ensayo de 2016 del investigador independiente Nu'man Abd al-Wahid. Al-Wahid corrobora la evidencia de fuentes primarias de un estudio revelador del Dr. Askar H. al-Enazy, titulado "La creación de Arabia Saudita: Ibn Saud y la política imperial británica, 1914-1927" (Londres: Routledge, 2010) con otros trabajos destacados en historia como "The Birth of Saudi Arabia" (Londres: Frank Cass, 1976) de Gary Troeller y "The Desert King: The Life of Ibn Saud" (Londres: Quartet Books, 1980) de David Howarth, etc., y presenta un relato completo del papel que desempeñó Abdel Aziz Ibn Saud entre 1915 y 1926 como ariete del Imperio Británico. En esencia, el papel de hombre musculoso de Ibn Saud fue lo que permitió a los británicos establecer sus objetivos imperiales y sionistas. Metas derivadas del Tratado Sykes-Picot y la Declaración Balfour.

Como el Dr. al-Enazy documenta en su estudio de 2010, el Sharif de Hijaz, tan pronto como terminó la guerra, quiso hacer que los británicos cumplieran sus promesas durante la guerra, como se expresa en la correspondencia McMahon-Hussain. Los británicos, por otro lado, querían que Sharif aceptara la visión real del Imperio para Arabia. Una visión que divide el mundo árabe entre ellos y los franceses, e implementa la Declaración Balfour.


Sin embargo, Sharif declaró que nunca entregará Palestina a la Declaración Balfour del Imperio. Tampoco aceptará nuevas fronteras aleatorias trazadas en Arabia por los imperialistas británicos y franceses.


Después de la Conferencia de El Cairo en marzo de 1921, el Imperio envió a TE Lawrence (Lawrence de Arabia) para encontrarse con el Sharif. Lawrence le ofreció un pago anual de 100.000 libras esterlinas (al-Enazy 2010, p.111), pero Sharif se negó a ceder. Cuando el soborno financiero no logró persuadir al Sharif, Lawrence lo amenazó con la adquisición de Ibn Saud. 

Mientras negociaba con Hussain, Lawrence también visitó a otros líderes en la península arábiga. Les advirtió que no entraran en una alianza con Sharif. Informó que, si lo hacían, el Imperio desataría a Ibn Saud y sus wahabíes sobre ellos. Después de todo, Saud y sus wahabíes estaban a la “entera disposición” de Gran Bretaña. (al-Enazy, p.111).

Simultáneamente, después de la Conferencia, el entonces Secretario Colonial Winston Churchill viajó a Jerusalén. Allí se reunió con el hijo de Sharif, Abdullah, a quien los británicos nombraron Emir de un nuevo territorio llamado Transjordania. Churchill le pidió que persuadiera a “su padre de aceptar el mandato de Palestina y firmar un tratado a tal efecto”; si no, “los británicos desatarían a Ibn Saud contra Hijaz” (al-Enazy p.107). 

Mientras tanto, los británicos idearon planes para derribar a ibn Rashid de Ha'il en el norte. Ibn Rashid había rechazado todas las propuestas del Imperio Británico. Propuestas que se le hizo a través de Ibn Saud para convertirse en otro de los títeres del Imperio (al-Enazy p.45-46, p.101-102). En cambio, Rashid expandió sus territorios hacia el norte hasta la frontera palestina del nuevo mandato. También amplió sus territorios a las fronteras de Irak en el verano de 1920. Actuando bajo la preocupación de que Ibn Rashid pudiera buscar una alianza con Sharif Hussain, Churchill acordó con el oficial imperial Sir Percy Cox en la Conferencia de El Cairo que “Ibn Saud debería recibir la oportunidad de ocupar Hail” (al-Enazy p.104). 

A fines de 1920, los británicos estaban colmando a Ibn Saud con “una 'subvención' mensual de £ 10.000 en oro; además de su subsidio mensual. También recibió abundantes armas y suministros, un total de más de 10.000 fusiles y cuatro cañones de campaña” con instructores anglo-indios (al-Enazy p.104). Finalmente, en septiembre de 1921, los británicos desataron a Ibn Saud en Ha'il, que se rindió oficialmente en noviembre de 1921. Fue después de esta victoria que los británicos otorgaron un nuevo título a Ibn Saud. Ya no era el "Emir de Najd y jefe de sus tribus", sino el "Sultán de Najd y sus dependencias". Ha'il se había disuelto en una dependencia del Imperio del Sultán de Najd.

Con Ibn Saud ahora en la frontera de Sharif Hussain, armado hasta los dientes por los británicos, el Imperio organizó una nueva ronda de conversaciones con el hijo de Sharif, Abdullah; y redactó un tratado aceptando el sionismo. Cuando fue entregado al Sharif con una carta adjunta de su hijo solicitando que "aceptara la realidad", Sharif ni siquiera se molestó en leer el tratado y en su lugar redactó un borrador de tratado rechazando las nuevas divisiones de Arabia, así como la Declaración de Balfour, y la envió a Londres para ser ratificada (al-Enazy p.113).


Retrato del Sharif Hussain bin Ali (Sharif de La Meca)

Después de otras tres rondas de negociaciones en Amman y Londres, el Imperio se dio cuenta de que Hussain nunca cederá Palestina al proyecto sionista de Gran Bretaña ni aceptará las nuevas divisiones en tierras árabes (al-Enazy p.112-125). 

En marzo de 1924, los británicos anunciaron que habían terminado todas las discusiones con Sharif Hussain (al-Enazy p.129). En cuestión de semanas, las fuerzas de Ibn Saud y sus seguidores wahabíes comenzaron a administrar lo que el secretario de Relaciones Exteriores británico Lord Curzon llamó "la patada final" a Sharif Hussain y atacaron el territorio Hijazi (al-Enazy p.106). En septiembre de 1924, Ibn Saud había invadido la capital de verano de Sharif Hussain, Ta'if. 

Ibn Saud capturó el lugar más sagrado del Islam, La Meca, a mediados de octubre de 1924. Sharif Hussain abdicó y se exilió al puerto Hijazi de Akaba. Su hijo Ali lo reemplazó como monarca e hizo de Jeddah su base gubernamental. Temiendo que Sharif Hussain pueda usar Akaba como base para unir a los árabes contra el propio Ibn Saud, los británicos declararon que Hussain debe abandonar Akaba o Ibn Saud atacará el puerto. En respuesta, Hussain ,

 

"Nunca reconoció los mandatos sobre los países árabes y todavía protestó contra el gobierno británico que ha hecho de Palestina un hogar nacional para los judíos". (al-Enazy p.119)


Posteriormente fue expulsado de Akaba, un puerto que el propio Hussain liberó del Imperio Otomano durante la "Revuelta Árabe". El 18 de junio de 1925, Hussain dejó Akaba en el HMS Cornflower. Ibn Saud comenzó su asedio de Jeddah en enero de 1925. La ciudad finalmente se rindió en diciembre de ese año

Esto puso fin a más de 1000 años de gobierno de los descendientes del profeta Mahoma. Los británicos reconocieron oficialmente a Ibn Saud como el nuevo rey de Hijaz en febrero de 1926. Otras potencias europeas hicieron lo mismo en unas semanas. El Imperio Británico cambió el nombre del nuevo estado wahabí unificado en 1932 como el "Reino de Arabia Saudí". Un tal George Rendel, un oficial que trabajaba en la oficina de Medio Oriente en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres, reclamó el crédito por el nuevo nombre.


Conclusión

A cualquier prudente observador del imperialismo británico no le sorprenderá que el Imperio haya traicionado sus promesas hechas a los árabes de un estado árabe independiente después de la Primera Guerra Mundial. 


Sin embargo, cuando un líder árabe hace la traición y se convierte en agente del Imperio Británico; cuando este agente masacra a los árabes que se atreven a oponerse al engaño sionista; y finalmente, cuando es nombrado "Rey de Arabia" como recompensa por su traición, por el mismo Imperio traicionero que engañó al pueblo árabe; cuando un emir árabe hace esto, se convierte en un traidor. Y sigue siendo un traidor por la eternidad; porque ninguna cantidad de riqueza o propaganda puede cambiar la pura verdad: que Abdel Aziz Ibn Saud se convirtió en el Rey de Arabia - y su familia Al Saud en 'Royals' - porque traicionó a los árabes y se convirtió en un agente del Imperio Británico; y en adelante ejecutó los planes sionistas del Imperio para la península arábiga.


Abdel Aziz Ibn Saud

De hecho, la amarga ironía no pasa desapercibida para los musulmanes que lo saben. Que los dos lugares más sagrados del Islam se rigen hoy por el clan saudí y las enseñanzas wahabíes porque ayudaron al Imperio Británico a sentar las bases del sionismo en Arabia durante y después de la Primera Guerra Mundial.


Rez Karim

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny