Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

29 marzo 2015

Objetivo: Yemen



La Historia nos enseña por analogía, no por identidad.
Daniel Estulin


por: Tito Andino U


Viejas historias, mismo argumento. Esto ya pasó en Yemen en el 2009, Estados Unidos defendiendo a sus aliados en su zona de influencia bombardeó Yemen. Hoy, en el 2015 esconde la mano para que sean sus socios del Consejo de Cooperación del Golfo quienes lleven a cabo la hazaña de liberar Yemen de huties mediante bombardeos y quizá una posterior invasión terrestre, según ellos por un pedido del mariscal Abd Rabbo Mansur Hadi, presidente destituido al igual que su predecesor Saleh. Combatirán estos mismos actores a los terroristas de Al-Qaeda y del Estado Islámico en Irak y Siria?.

Estados Unidos y Arabia Saudí al ver fracasada la “primavera árabe yemení“ en el 2011 y ante el temor que inspira en esos estados las milicias hutíes (de tendencia shii, que cuenta con el apoyo de las fuerzas armadas yemeníes y hasta partidarios del ex presidente Hadi, así como de milicias suníes opuestas al terrorismo de Al-Qaeda), se encuentran desde hace un buen tiempo fortaleciendo el movimiento separatista conocido como “Comités Populares del Sur” para que combatan a los hutíes. (1)

Los planes imperiales están nuevamente en marcha, en esta ocasión se prevé dividir Yemen en dos estados (como en la época de la guerra fría). La estrategia es siempre igual: armar la discordia y la guerra civil, eternos deseos de los “defensores de la democracia” en el mundo, Estados Unidos y su socio Arabia Saudí, un ejemplo de “democracia” y “tolerancia” en los países árabes. Como estos no anhelan encontrar la solución al conflicto,  buscan la forma de partir en dos a Yemen: Un Yemen del Norte bajo égida de los hutíes, privados de salida al mar; y, la nueva Arabia del Sur con dominio de la zona meridional, es decir regiría y contraloría el acceso al Golfo de Adén.


La importancia estratégica de Yemen provocará la reacción de muchos intereses por el control, no solo del petróleo, sino por las vías de navegación.


No hay necesidad de comentar lo que está pasando estos días en Yemen, solamente retrocedamos algunos años en el tiempo, hagamos historia:

El 1 de febrero del 2010, Alfredo Jalife-Rahme escribía sobre la situación bélica en Yemen: (2)

“1. Una guerra teológica en el norte entre sunnitas (apoyados por Arabia Saudita, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos) y los chiítas (apuntalados por Irán).

2. Una guerra separatista en el superestratégico sur, pletórico en petróleo, y donde resaltan dos puntos muy sensibles: la isla Socotra y el Estrecho de Bab Al-Mandab –un punto de estrangulamiento (“chokepoint”) a los dos lados de Yemen y Somalia donde transitan 3.5 millones de barriles al día y cuya obstrucción afectaría el precio del petróleo.

3. La aparición fantasmagórica de “terroristas jihadistas-salafistas” de Al-Qaeda (“Al-CIA”, para los lectores de Contralínea) en la zona montañosa del sur y que han puesto de cabeza, a su decir, a la tripleta israelí anglosajona.

Es evidente que, dependiendo del plano aludido en forma local, se afecte el nivel regional –desde el Cuerno de África (Somalia, Kenia, Etiopía, Yibuti, Eritrea y la costa de Sudán en el Mar Rojo), pasando por toda la Península Arábiga (primordialmente Arabia Saudita y Omán) hasta el norte del Golfo Pérsico (Irán, Kuwait e Irak)–, ya no se diga el nivel global (léase, geoestratégico), en el que nos detendremos brevemente”.

Juan Gelman, un ilustrado investigador argentino reflexionaba desde su patria algo que, si no fuere por la fecha, 28 de diciembre del 2009, algún despistado lector podría pensar que es lo que está sucediendo en este preciso momento. Leamos a Juan Gelman en ‘Página 12’ (Argentina) (3). 

Forma parte ya de la lista de países –Mali, Pakistán, Somalia, Uganda y otros– en los que el Pentágono y la Casa Blanca desarrollan esa clase de guerra no declarada que abunda en los llamados “daños colaterales”. En este caso, con la participación de Arabia Saudita, su aliado más sólido en la región.

Los bombardeos de cazas estadounidenses y de la fuerza aérea saudí son tan constantes como los argumentos falaces que los “justifican” y, sobre todo, como la muerte de civiles yemeníes.

El general David Petraeus, jefe del comando central a cargo de las guerras de Iraq, Afganistán y Pakistán, declaró que “EE.UU. apoya la seguridad de Yemen en el contexto de la cooperación militar que proporciona a sus aliados en la región” (www.yemenpost.net, 13-12-09). El mismo día de esas declaraciones, el diario Yemen Post dio a conocer fotografías de los cazas norteamericanos que bombardeaban la provincia de Sa’ada, al norte de Yemen, en una de las veinte incursiones que llevaron a cabo esa jornada. Su objetivo: liquidar a todos los guerrilleros houtis posibles. El resultado: decena de bajas civiles.

Los pretextos, como siempre, son Irán y Al Qaida. Los rebeldes houtis forman parte de la minoría chiíta del país, un tercio de la población, y se han alzado en armas contra un gobierno autoritario que los discrimina y reprime. Se los acusa de recibir armamento del gobierno de Teherán, pero su chiísmo Zaydi es una versión muy diferente del iraní. Hasta altos funcionarios estadounidenses admiten que no hay evidencias de que Irán los alimente. El Pentágono, a su vez, arguye que bombardea reductos de Al Qaida y, de nuevo, estos insurgentes no sólo no tienen vínculos con las redes de Bin Laden: son posibles blancos de sus atentados.

El Departamento de Estado negó que EE.UU. interviniera en Yemen (www.upi.com, 16-12-09) al día siguiente de que bombardeara repetidamente el norte del país. La Casa Blanca se retractó 24 horas después: Barack Obama había ordenado la ejecución de múltiples ataques con misiles a varios puntos de Yemen en coordinación con el eterno presidente Ali Abdalá Saleh. Realizada la acción, el mandatario estadounidense llamó por teléfono a su colega yemení para felicitarlo por el “éxito” de los bombardeos, que dejaron un saldo de 120 muertos, civiles en su mayoría, mujeres y niños incluidos (www.dailystar.com.ib, 17-12-09). Pese a este anuncio, el mariscal Saleh desmintió la intervención de EE.UU. en la matanza.

Es su costumbre. A pesar de informaciones oficiales de las autoridades de Riad, rebatió a un vocero de los houtis que denunció los ataques lanzados por el ejército saudí el domingo último contra los habitantes de Al Nadheer, un poblado de la provincia norteña de Saada, limítrofe de Arabia Saudita: 54 civiles muertos y numerosos heridos (AP, 20-12-09). Saleh lanzó en agosto pasado un ofensiva contra los rebeldes del Norte con la evidente colaboración de Washington y Riad. Pero los sureños también sufren estas acciones militares.

El gobierno yemení realizó una operación contra un presunto campamento de Al Qaida ubicado en la aldea de Al Maajala, a unos 480 km al sureste de Sana, la capital, que segó la vida de 64 civiles, 23 niños y 17 mujeres entre ellos. Esto provocó una desusada reacción popular: miles de manifestantes se derramaron por las calles de varias provincias exigiendo que se investigue lo acontecido. Miembros del Movimiento del Sur, un frente secesionista pacífico, subrayaron que el objetivo del ataque no era Al Qaida, sino los sureños que sueñan con restaurar lo que hasta 1990 era la República Democrática de Yemen, independiente del norte (www.thenational.ae, 20-12-09). Es un deseo compartido por muchos habitantes de la zona.

Cabe preguntarse el porqué del interés de EE.UU. por el país más pobre de la región: forma parte de la estrategia destinada a extender el conflicto de Afganistán a zonas concéntricas más amplias de Asia central y del sur, el Cáucaso y el Golfo Pérsico, el sudeste asiático y el golfo de Aden, el Cuerno de África y la península arábiga (www.rickrozoff.wordpress.com, 15-12-09). La sedicente guerra mundial contra el terrorismo de W. Bush cambió de nombre con Obama: ahora se llama “operaciones de contingencias en ultramar”. Pero los dos productos tienen el mismo olor. A petróleo.

Hay un aspecto convergente y nada despreciable. El papel que Arabia Saudita y las monarquías afines del Golfo Pérsico desempeñan en la “nueva estrategia” de Obama los llevará a invertir en la compra de equipos militares estadounidenses la friolera de 20.000 millones de dólares en los próximos diez años (UPI, 25-8-09). Yemen no participa en el gasto, pero sí en la conjura. Y pensar que alguna vez lo gobernó la reina de Saba, que muchos siglos después se reencarnó en Gina Lollobrigida, dirigida por King Vidor en una película de la que Tyrone Power no alcanzó a ser su amado rey Salomón”.


----
NOTAS: 

(3) Yemen

26 marzo 2015

Las culpas de Siria?


                Manifestaciones de apoyo en Damasco al gobierno de Bashar Al-Assad (foto AP)


por: Tito Andino U.


En respuesta al anterior post, en que cedimos la palabra a los apologistas de las guerras imperialistas, para que defiendan su causa, hoy señalaremos sus mentiras y contradicciones, pero solamente puntualizaciones especificas  para no confundir y cansar al lector.




Resulta para Siria que el enemigo (Estado Islámico) de su enemigo (Ejército Sirio Libre, al Nusra, Frente Islámico, etc) no resultó ser al final el amigo de la Republica Árabe Siria. El “amigo” inesperado de Siria, para sorpresa de los creadores de esta compleja ecuación, terminaron siendo, involuntariamente, los propios inventores del engendro, es decir, la coalición de “Amigos de Siria”, quienes  por sus políticas ambiciosas y mal calculadas hicieron fracasar su proyecto.

Siria fue desde hace mucho tiempo un objetivo militar a ser destruido si no aceptaba someterse a los designios del mundo “civilizado” occidental liderado por los Estados Unidos. En la época del predicador del Apocalipsis bíblico, Ronald Reagan, surgió la famosa frase el “Eje del Mal” para referirse a aquellas naciones que se oponían a su expansionismo globalizador, incluía Siria, por supuesto.

Al pertenecer Siria al selecto club del “Eje del Mal”, se le atribuyó, por descontado, el patrocinio del terrorismo internacional, con mayor razón cuando el gobierno sirio apoyó a determinados grupos de la resistencia iraquí contra la ocupación extranjera de Irak, lo cual es cierto, motivo suficiente para que Norteamérica no perdone esa osadía.

Siria nunca ha negado ese hecho, al contrario se ha manifestado abiertamente orgullosa de ese respaldo, como una de sus políticas antiimperialistas y pan-arabistas. En este contexto, no sería nada raro que en los  Registros de Sinjar (listas de prisioneros de los Estados Unidos, en que se incluye a miembros de al-Qaeda, desclasificado en 2007), se encuentre información que Siria brindó ayuda a las milicias chiíes iraquíes, como el Ejército del Mahdi liderado por Muqtada al-Sadr y la Organización Badr, hoy una importante fuerza política en el Parlamento de Irak, facilitándoles cobijo en su territorio, así como en la actualidad apoya al Hezbollah. Estas milicias chiíes iraquíes combatieron por igual contra las fuerzas de ocupación y los grupos aglutinados en un aparente liderazgo central único que comúnmente se conoce como al-Qaeda, es decir, grupos  suníes de tendencia wahabí – salafista – takfir, de donde surge el Estado Islámico, antes ISIS.   


Qué culpa tiene la República Árabe Siria?

Si a pesar que el gobierno puso en marcha muchas reformas, acogiendo legítimas demandas populares, como el decreto legislativo que permite ejercer el derecho a manifestarse pública y pacíficamente, incluyendo el levantamiento del estado de emergencia y la abolición del Tribunal de Alta Seguridad, solicitadas inclusive por varios miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por lo que muchos opositores (que denuncia Orton) fueran puestos en libertad. Que responsabilidad tiene Siria si los extremistas no deseaban reformas y solo pretendieron derrocar al gobierno recurriendo al asesinato, a la destrucción y al caos.

Qué responsabilidad se le puede achacar al gobierno sirio de que el fundamentalismo sectario encarnado en las hordas yihadistas, representados por ISIS, al-Nusra, Frente Islámico, Ejército de los Muyahidines, etc, hayan sido financiados, entrenados y armados por Occidente y las Monarquías del Golfo en detrimento de su otro proyecto, el Ejército Sirio Libre, un ente que nació moribundo al reclutar desde el inicio de las protestas mercenarios provenientes de muchos rincones del mundo islámico y occidental. Deberíamos preguntar a Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Turquía, Monarquías retrogradas del Golfo, etc., por qué decidieron jugar de esa forma.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que esas nefastas políticas intervencionistas en su territorio hayan servido para que el  gobierno sirio denuncie ante el mundo una invasión apoyada desde el extranjero.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria si ésta, aceptando las “recomendaciones” de la comunidad internacional, allá por abril del 2011 reformó la Constitución, garantizó derechos básicos a los ciudadanos y otras exigencias foráneas no solicitadas por los sirios y, aún así, se decidió invadir Siria. Que responsabilidad debe achacársele al gobierno sirio si las hordas de combatientes extranjeros desde el 2011 quemaban a sus muertos para que no sean identificados porque no eran sirios.  

Qué culpa tiene la República Árabe Siria si Arabia Saudí y Qatar manejen intereses distintos a los de Francia y Gran Bretaña, a la vez que Turquía mantiene divergencias con Estados Unidos, en una mezcolanza de  funestas políticas intervencionistas en su territorio.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que con la llegada de los grupos yihadistas internacionales (alguien debió haber pagado su transporte)  hayan influido negativamente en una oposición que nació fuera de Siria y en la mentalidad de los habitantes de la nación.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que la más retrógrada tiranía monárquica del mundo, aliada de los Estados Unidos, Arabia Saudí, liberará de sus cárceles a millares de delincuentes comunes y les otorgara clemencia y remisión de sus pecados a cambio de un favor, ir a morir en Siria y así ganarse por derecho el Paraíso celestial.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que el “moderado” Ejército Sirio Libre y grupos afines, creados por los Estados Unidos y sus aliados hayan reclutado bandas armadas de caníbales que comen hígados humanos y  que con sus atrocidades, en nombre de la “revolución”, hayan desprestigiado su causa ya en el 2012, antes que el “tirano” Al-Assad “creara” el ISIS/EI. 





Qué culpa tiene la República Árabe Siria que el jefe de la organización conocida como Estado Islámico sea un tal Abu Bakr al-Baghdadi, autoproclamado "Califa", que en realidad, según Edward Snowden, sería  Elliot Simón, un agente entrenado por el Mossad. Y, que responsabilidad tiene Siria que ese individuo, el “Califa Ibrahim, Califa de todos los musulmanes”, haya sido reclutado en la prisión de Bucca - Irak, controlado y liberado por los Estados Unidos en 2009 y se incorpore al entonces 'Estado Islámico de Irak', previo entrenamiento con la CIA y el Mossad. (1)

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que el EI haya decretado el holocausto cristiano si no se convierten al Islam, si el presidente sirio defiende la libertad de cultos en un estado laico como es Siria. Que responsabilidad se le achaca al estado sirio por este crimen contra la humanidad.  El cristianismo ha muerto en Mosul denuncian hasta en los Estados Unidos, mientras el “Califa” en su primera aparición pública en Mosul dijo: “Exterminar a los cristianos es algo necesario”. “No hagas acuerdos ni muestres piedad a los cristianos”. Estas frases han sido extraídas literalmente del Talmud hebreo: “Exterminar a los cristianos es algo necesario”. (Zohar 11, 43 a). “No hagas acuerdos ni muestres piedad a los cristianos”. (Hilkhpth Akum X, 1). En una ligera variante dijo “Los musulmanes siempre deben tratar de engañar a los cristianos”, el original hebreo señala “Los judíos siempre deben tratar de engañar a los cristianos”. (Zohar 1, 160 a). Otra variante del “Califa”: “Un buen musulmán que mata a un cristiano no comete pecado, sino que ofrece un sacrificio aceptable a Dios”, la versión original: “Un judío que mata a un cristiano no comete pecado, sino que ofrece un sacrificio aceptable a Dios”. (Abhdah Zarah 26 b, Tosephoth). (2)

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que el enemigo de la nación, Israel, entrene, arme, asesore a las milicias terroristas de al-Nusra y que oficiales del Mossad israelí proporcionen apoyo de inteligencia al Estado Islámico. Que responsabilidad tiene Siria al defender la integridad territorial si estos yihadistas, “luchadores por la libertad” ofrecen ceder definitivamente el Golán sirio a Israel a cambio de su ayuda y felicitan a Netanyahu de haber ganado las últimas elecciones (marzo 2015).

Qué culpa tiene la República Árabe Siria, si el mismo plan islamista, creado por Estados Unidos – Israel, se haya repetido, bajo los mismos argumentos en Libia, Irak, Siria y hasta en Ucrania. Que responsabilidad tiene Siria de que propagandistas sionistas como Bernard-Henri Lévy expresen en discursos públicos que "le printemps arabe est bon pour ISRAEL"  (LaVraieVerite).



                           Bernard-Henri Lévy, filósofo y escritor francés. 


                                                 Bernard-Henri Lévy, Libia 2011 


          Bernard-Henri Lévy, Ucrania 2014


Bernard-Henri Lévy, en el Festival de Cannes, 2012, Foto de propaganda anti-siria,  posando con dos fantoches “representantes” de la “oposición“ Siria. Esta fotografía ha circulado por muchos sitios web erróneamente como que fuera tomada en Siria, en realidad es en Cannes-Francia.


Qué culpa tiene la República Árabe Siria, si hasta los cuervos de las Monarquías del Golfo, financistas del EI acusen al "califa Ibrahim" de ser una creación de la inteligencia de Estados Unidos-Israel. Como expresó el Sheikh Abdul Aziz Al-Fawzan que representa la línea dura del wahabismo saudí contra el cristianismo en Medio Oriente. O, que Nabeel Naim, un ex jefe de al-Qaeda manifieste que el Estado Islámico y otros grupos vinculados con Al Qaeda trabajan para la CIA.



Sheikh Abdul Aziz Al-Fawzan acusa al "califa Ibrahim" de ser una creación de la inteligencia de EEUU-Israel


       Exposing Obama Regime's Support to Al Qaeda
video eliminado por Youtube


Qué culpa tiene la República Árabe Siria si, de manera negligente, los yihadistas del EI que roban el petróleo en las áreas bajo su control lo contrabandean al Kurdistán iraquí, a Turquía e Israel y no lo “vendan” al gobierno sirio.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria junto a la República de Irak de ser la cuna milenaria de la civilización para que las modernas “civilizaciones” hayan declarado la guerra a estas naciones, robándoles sus riquezas ancestrales y sus recursos naturales. 

Qué culpa tiene la República Árabe Siria cuando ejércitos extranjeros al mando de la OTAN pretendieron invadir Siria so pretexto de la ya trillada, reiterativa y obsoleta estrategia de denunciar las “armas de destrucción masiva”, esta vez contra Siria por “utilizar” armas químicas contra su propio pueblo. Que responsabilidad tiene Siria de que se haya montado ese bochornoso espectáculo mundial para destruir al gobierno sirio y poner a los “moderados revolucionarios” en el poder.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que el plan estadounidense- británico-francés de acusar al gobierno Sirio ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por genocidio haya fracasado, al demostrarse que las millares de víctimas “fotografiadas” por los propios servicios de seguridad sirios (50.000  según la acusación) no lo eran y que todo fue un complot montado por un consorcio de abogados de Londres contratados por Qatar.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que dentro del Consejo Nacional Sirio en el exilio dorado (rama política creada artificialmente para representar a los “rebeldes”) se produzcan intrigas, latrocinios, quejas, lamentos, denuncias, peleas, intereses personales entre sus propios miembros, con el fin de apoderarse de los ingentes recursos que reciben de la coalición internacional de estados denominada “Amigos de Siria”.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que hoy, después de cuatro años de sangrienta invasión, la comunidad internacional vaya inclinándose a reconocer que Al-Assad es la única garantía de estabilidad, no solo del gobierno en Siria sino de toda la región. Si quienes deben impartir políticas de contención al yihadismo radical deben ser las naciones que patrocinan esos grupos, por ende, que responsabilidad tiene Siria que la política del “Rediseño del Medio Oriente Ampliado” resultara un fiasco.

Qué culpa tiene la República Árabe Siria que políticos, analistas, expertos y hasta la población norteamericana perciban que su gobierno oculta la verdad. Si el ex congresista y  candidato presidencial Ron Paul manifesta que “No había problema de EIIL antes de la invasión de Estados Unidos”; y, que el General Clark revelara que el Emirato Islámico es un proyecto israelí. Que responsabilidad tiene Siria de que el general Paul Vallely del Army americano haya comandado una infiltración de al-Nusra (rebeldes moderados) el 10 de enero del 2014 a la ciudad de Alepo. Seguramente fue para combatir junto a los “moderados” de al-Nusra al monstruo “creado” por Al-Assad, el EI.



Siria - Aleppo - General Paul Vallely de U.S. ARMY Comandando a los Terroristas - 10 Enero 2014




Qué culpa tiene la República Árabe Siria si la invasión de Irak por los Estados Unidos en el 2003 sembró los orígenes del Estado Islámico en la región, si el auge de esta organización fue una "consecuencia no intencionada", según Barak Obama. "El Estado Islámico es una consecuencia directa de Al Qaeda en Irak surgida como resultado de nuestra invasión", según el mandatario norteamericano. (Entrevista con VICE News).



              President Barack Obama Speaks With VICE News


---------

NOTAS:

(1) French Report ISIL Leader Mossad Agent 
(2) Citas tomadas del Blog “Última Hora Yihad”

24 marzo 2015

La extraña simbiosis entre el Emirato Islámico y Bashar Al-Assad.... según la prensa rosa norteamericana.



Día de la ira contra al Qaeda y Assad
Cartel de propaganda de la oposición a Bashar Al-Assad, muy difundido en los países de habla inglesa. Según “los revolucionarios sirios moderados” Al-Assad es aliado del Estado Islámico y que Al- Qaeda y Assad son las dos caras de la misma moneda.


LAS MENTIRAS DE LA PRENSA ATLANTISTA


Por: Tito Andino U.



La prensa comercial internacional al servicio de la difusión propagandística de la OTAN regó mares de textos y artículos periodísticos ‘verídicos”, con la obligación forzada de vender una exclusiva desviando la atención de los verdaderos patrocinadores del terrorismo internacional. Una mentira repetida mil veces puede (no siempre) convertirse en una verdad y ser aceptada por los ciudadanos del mundo. De la misma forma que la máxima “el enemigo de tu enemigo es tu amigo” tiene sus excepciones como el caso sirio.

Se difundió a nivel internacional que el gobierno de Siria pactó y creó al ISIS/EI, desde el principio de la crisis, para que esa fuerza sea el enemigo de sus enemigos, a citar: al-Nusra, Frente Islámico, Ejército Sirio Libre (conocidos como rebeldes moderados) y otras agrupaciones rebeldes. Al final repercutió que el supuesto “amigo” de conveniencia (ISIS/EI) resultó ser el peor enemigo y que el nexo inseparable, como añoraba la oposición siria, no era más que divulgaciones falsas de índole política para hundir al gobierno sirio. 
 
Pruebas de esta desinformación tenemos a costales llenos, siendo físicamente imposible citar siquiera un puñado de ellos, hemos seleccionado algunos ejemplos, en las notas bibliográficas dejaremos constancia de varios enlaces en inglés que pueden ser revisados.

Un hábil tergiversador norteamericano, Kyle W. Orton (no confundir con el excelente deportista de mismo nombre), hace continuas publicaciones sobre los “criminales” del gobierno sirio y sus alianzas con grupos yihadistas. Esto no es nuevo, si tomamos en cuenta el tamaño de la desinformación global sobre el tema. Prácticamente la mayoría de los medios de comunicación de Estados Unidos, Unión Europea y su prensa alineada en todo el mundo, se regocijan, mejor dicho, se regocijaban a diario, “informando” las actividades  “terroristas” del presidente sirio y sus acólitos.

Por hoy, dejaremos que éste y otros fracasados, asalariados a tiempo completo, como parte de un campaña de los medios occidentales que coadyuvan a cumplir el objetivo de destruir las naciones soberanas de Medio Oriente tengan voz. Incluso el presidente francés llamó a Assad "el aliado de facto de los yihadistas". Démosle una oportunidad de vender su versión rosa y putrefacta de los acontecimientos (Los enunciados a continuación son casi textuales, he tenido que revisar un poco la ortografía y la sintaxis ya que todos los artículos a citarse están originalmente escritos en inglés):

Kyle Orton en un artículo se cuestiona por qué Assad fortalece a  los yihadistas, dice tener evidencia de que el régimen de Assad se apoderó del control de ISIS, ahora Estado Islámico (EI) y lo reforzó para ayudar a destruir a los rebeldes moderados e incluso a yihadistas salafistas. El propósito sería tener una línea de propaganda contra la oposición al régimen y asustar a la población para que busquen la protección del Estado contra otros takfiríes y salafistas. Así conseguirá (Al-Assad) también el apoyo de Occidente en su lucha para derrotar a la insurgencia. Según Orton, eso lo puede comprobar con un hecho: Cuando el presidente Al-Assad y su Ministro de Relaciones Exteriores manifestaron que “Siria está lista para cooperar con Occidente para luchar contra el terrorismo”.

Según este “experto”, la táctica del régimen sirio se denomina  provocación y emplea el término ruso (provokatsiya) para hacernos entender que es obra de los rusos evidentemente. "Simplemente significa tomar el control de sus enemigos en secreto animándolos hacer cosas que desacrediten a ellos mismos y ayudarle (a Al-Assad)”. Cuenta con el testigo clave, la mejor prueba de que algo así ha sucedido en Siria,  Bassam Barabandi, un desertor del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien describió la estrategia del régimen para hacer frente a la sublevación de esta manera:

- Assad tomó esa idea (provokatsiya) después que manifestantes NO violentos salieron a las calles para exigir la libertad y reformas en 2011. Assad necesitaba tomar medidas para demostrar que él es indispensable, tanto a la comunidad internacional y a los sirios que temían represalias de la mayoría sunita.

- Assad que dice va a reformar el país, fomentó una presencia extremista en Siria y facilitó la afluencia de combatientes extremistas extranjeros para amenazar la estabilidad en la región. La parálisis internacional resultante permitió que Assad se presente como un aliado en la guerra global contra el terror, concediéndole licencia para aplastar a los civiles con impunidad.

- El plan de Assad también incluyó permitir que los grupos extremistas sunitas crezcan y se trasladen libremente con el fin de complicar cualquier apoyo occidental a sus oponentes. El régimen de Assad e Irán han nutrido meticulosamente el ascenso de al-Qaeda y luego ISIS en Siria. Assad envió a los levantamientos populares a extremistas aguerridos de la infame prisión de Sednaya a quienes les dejó en libertad para ese propósito. Estos combatientes irían a dirigir grupos militantes como ISIS y al-Qaeda con su afiliado Jabhat al Nusra. (1)

- En conjunción con la política de liberación de terroristas, Assad estaba seguro de poder encarcelar por miles a diversos, no violentos y pro-reformistas activistas. La influencia de los extremistas llenaría su ausencia. Assad tuvo cuidado de no tomar ninguna medida para atacar ISIS, ya que creció en el poder y la fuerza.

- Ahora que ISIS ha madurado completamente, el régimen de Assad e Irán se ofrecen como socios a los Estados Unidos. Por primera vez, Assad llama a atacar a ISIS en Raqqa y sus posiciones  dentro de Irak (según Orton esto sucede solamente a mediados del 2014).

- El régimen de Assad ha perfeccionado el papel de ser "a la vez un pirómano y bombero", como dice Fouad Ajami, crear problemas y luego exigir concesiones de Occidente para resolverlos.

La forma más sencilla de demostrar que el régimen de Assad quería fortalecer el Estado Islámico es seguir el curso del dinero. El EI tiene esencialmente cinco fuentes de ingresos, que son, en orden descendente: Petróleo, porque el EI controla las zonas donde Siria lo tiene: Raqqa y Deir Ezzor, a cambio el régimen de Assad compra el petróleo y entrega millones de dólares al EI que le permite financiar sus combatientes y propagar su ideología a la población cautiva (entre seis y ocho millones de personas), así se evita los saqueos, una característica de los rebeldes del Ejercito Sirio Libre que han dañado su causa; La extorsión (“impuestos”). Los secuestros, a sabiendas que los Estados Unidos y Gran Bretaña se niegan a pagar por la liberación de sus ciudadanos tomados como rehenes, pero muchos Estados europeos pagan los rescates. Esto es plausible. (Al-Qaeda ganó $ 165 en los últimos seis años con el pago de rescates europeos). La venta de antigüedades; y, Donaciones Exteriores, en los últimos meses ha habido muchas acusaciones torpes que los Estados del Golfo (“torpes” es el término que utiliza Orton), específicamente Qatar financian al EI, pero no hay pruebas de ello. La verdad es que el Estado islámico es "en gran medida auto-financiado", las donaciones extranjeras no sumen más del cinco por ciento de sus ingresos.



Según la prensa norteamericana, estos hombres son el prototipo de aliados de Bashar Al-Assad para combatir y ensuciar la causa de los “rebeldes moderados”.


                                          Shakir Wahiyib, un jefe del Estado Islámico


Continúa Orton, la sutileza de la estrategia del régimen puede ser visto por sus acciones, en mayo y junio de 2011 con la liberación de los violentos salafistas-yihadistas. Algunos opositores han dicho que la mayoría de los actuales dirigentes del ISIS se componen con esas personas, no es posible saber si esto es cierto. Sin embargo, podemos decir que los mayores grupos salafistas rebeldes tenían a todos sus líderes puestos en libertad desde el mismo lugar, las celdas en Sednaya. "El régimen no se limitó a abrir la puerta de las cárceles y dejar a estos extremistas libres, les facilitó la creación de las brigadas armadas".

Todo esto fue parte de la estrategia para impulsar la insurgencia en una dirección salafista y aumentar las tensiones sectarias, creando el tipo de ambiente en el que un grupo como el EI puede prosperar. El régimen permitió incluso el asesinato de los grupos étnicos minoritarios por los takfiríes "para convencer a estas minorías y unirlas en torno al régimen".

Según un desertor de alto nivel, "la revolución era pacífica en principio por lo que el régimen tuvo que construir una revuelta islámica armada. Era un plan específico y deliberado", No hace falta ser del régimen para ver que está en una "alianza" con el EI. Los takfiríes conscientemente cooperan con el régimen que permite que los takfiríes hagan lo que quieran en la película para que todo el mundo pueda mirar.

Agentes del gobierno se concentran cerca de la cúpula del EI y dan órdenes para terribles masacres y muestras de barbarie que desacreditan toda la insurgencia. Esta fue la estrategia en Argelia, donde la insurgencia cayó bajo la dirección del régimen. Otro “desertor” explicó: "Durante las masacres, los habitantes de las primeras casas se salvaron deliberadamente para permitir a los sobrevivientes decir que reconocieron a los islamistas, pero el régimen de Assad es cómplice con el terrorismo yihadista, no debe ser tan difícil de creer. El aparato sirio de inteligencia ha cultivado muchos lazos con estos grupos y solidificado robustas redes  logísticas que faciliten la actividad yihadista.

Estas tácticas directas son mera adición, porque, tanto para el régimen de Assad como para el EI "su principal prioridad táctica en Siria es destruir a la oposición nacionalista siria”. El EI cree ser una autoridad del Estado, el Califato renacido, se ha centrado en monopolizar el poder, es decir en destruir a los rebeldes de las zonas liberadas en vez de atacar al régimen. El régimen, bastante razonable, no ve ninguna razón para parar esto.

"El régimen ha aniquilado ciudades enteras como Homs y secciones masivas de Alepo en poder de la rebelión, porque con el caos y la matanza hace que la población culpe a los rebeldes por llevar la violencia contra ellos, pero el régimen no ha golpeado la capital de facto del Califato en Raqqa. La intención del régimen de retomar el control de toda Siria fue "probablemente abandonado por el otoño de 2012".

Partidarios del régimen se han citado abiertamente en el ‘New York Times’ diciendo que Assad no ataca al EI tanto como a los rebeldes,  porque el EI no está centrado en el derrocamiento del régimen y su presencia ayuda a desacreditar a la rebelión. Izzat Shahbandar, un ex colaborador de Assad,  y de Nouri al-Maliki, sirvió de vínculo entre Bagdad y Damasco, (también desertor) manifestó que el tirano le dijo personalmente en mayo (2014) que la "estrategia es eliminar al Ejército Libre Sirio. Algunas veces, el ejército les da un camino seguro para que el Estado Islámico ataque al ELS y apoderarse de sus armas"

Desde la caída de Mosul, en junio (2014), el régimen ha comenzado a bombardear algunos objetivos en Raqqa, pero un miembro del EI en Raqqa dijo al ‘New York Times’: "La mayoría de los ataques aéreos han atacado a civiles y no la sede de ISIS. El régimen quiere mostrar a los estadounidenses que también es capaz de atacar al EI. El conjunto régimen-EI  es poner fin a la rebelión de una vez por todas en Alepo. Una vez más, el EI ha "facilitado el avance del régimen de Assad en Alepo". Aunque a veces el gesto no es correspondido, es necesariamente una colaboración consciente porque la prioridad de los dos es la misma: la destrucción de los rebeldes.

Un ejemplo reciente de ello es el asesinato del periodista James Foley. Hay pruebas que sugieren que Foley fue secuestrado por el régimen, sin embargo, nadie duda de que fue asesinado por el Estado islámico. Suponiendo que el régimen se lo llevara, no tuvo que hacerse mucho trabajo para que todo el mundo concluya que los bárbaros "rebeldes" sirios, que ni siquiera son sirios, lo hicieron, mientras el salvajismo del régimen se refugia en el fondo. Todo lo que tenía que hacer era entregarlo, podían confiar en el EI para hacer el resto.

Dice Orton: Podría ser que las personas que me han seguido hasta aquí, sin embargo, digan: "Muy bien, estamos de acuerdo: es en gran parte culpa de Assad, el Estado Islámico es un problema tan grande, pero la administración sigue sin problemas, Assad ha orquestado algo grande, la gente debe elegir entre el régimen y los takfiríes y no podemos elegir el takfirismo”. "El primer problema con esto es que no es cierto: Hay rebeldes moderados (incluso de tendencia salafista) con el que podemos hacer negocios. Si los moderados hubieran podido dar armas a sus partidarios, una mayoría con entrenamiento militar, la insurgencia no se hubiera inclinado tan fuertemente a favor de los islamistas”.

"Si Assad realmente quiere pelear hoy contra ISIS, él es tan capaz de hacer eso como el ex primer ministro iraquí Nouri al-Maliki lo fue  ¿Cómo podría el régimen de Assad luchar contra ISIS en Raqqa o Deir Ezzor, por ejemplo? Quizá hacer luchar al lado del régimen a la población local? Eso es muy poco probable"

En otras palabras, el régimen de Assad no tiene la capacidad para la segunda parte de la estrategia de la provocación: Ha construído a los takfiríes, dañando a la oposición moderada, asustando a grandes sectores de la población y poniéndole a su lado, pero no puede hacer frente al asesino golpe de los takfiríes. (La evidencia de que Assad realmente ha comenzado una campaña seria contra el EI es también un poco deficiente, mata solo civiles y no takfiríes).

Concluye Orton, que una política de lucha contra el terrorismo en Siria (como en Irak) tiene como base a los suníes moderados y en ninguno de estos países hay suníes moderados que vayan a trabajar con las dictaduras sectarias suscritas por Irán; los regímenes tienen que irse primero y luego los takfiríes pueden ser derrotados. Amén (2)


 Los rebeldes posan ante las cámaras antes de abandonar Homs. La “alianza” entre Al-Assad y el ISIS no hace posible mantener la resistencia diría la prensa rosa. Foto AFP (Insurgentes sirios cerca de Homs)


Michael B. Kelley, es otro ejemplo de ese periodismo “veraz” y profundamente “investigativo”, también hace eco del asesinato del periodista estadounidense James Foley en poder del EI, para despotricar contra el gobierno sirio. Argumenta, al igual que Orton, sin evidencia, que Foley estaba bajo custodia de los grupos leales al presidente sirio, cita al  editor político Stefan Becket: "La suposición prevaleciente fue que Foley estaba detenido por las fuerzas pro-Assad, o por el propio régimen ¿Cómo llegó de allí a ISIS?". Se utilizó incluso a los padres de Foley para manifestar que él estaba retenido por el gobierno sirio en una prisión bajo control de los servicios de inteligencia.

Lo que no está claro es si las investigaciones anteriores en el paradero de Foley eran inexactas, si los militantes del EI  de alguna manera capturaron a Foley de manos de la seguridad de élite del régimen o si el régimen de Assad entregó a Foley al EI (en cualquier caso el culpable es Assad). Teniendo en cuenta un plan tan cínico, está dentro de los planes de Assad entregar rehenes occidentales a los extremistas que él ayudó hacerse fuertes.

La razón de ese acto, según Kim Gattas, de la ‘BBC’, es que Assad se siente acorralado y busca afianzarse. Con ese acto Occidente mira que Assad es la mejor alternativa con quien trabajar contra el yihadismo.

A continuación Kelley repite la misma historia de Kyle Orton, Bashar Al-Assad  ayudó a la creación de  ISIS con la liberación de muchos de sus miembros originales de la prisión de Sednaya, el 31 de mayo de 2011. Vuelva a citar a Bassam Barabandi, diplomático desertor del Ministerio de Relaciones Exteriores sirio, etc. (3)

Otras notas periodísticas de la imparcial y noble prensa norteamericana señalan que ha identificado el “modus operandi”. Cuando el Ejército Árabe Sirio se encuentra en problemas aparecen los yihadistas del ISIS a socorrerlo del acoso de los “revolucionarios sirios”. Para la oposición estos grupos a favor de al-Qaeda no tienen problemas de luchar contra el Ejército Sirio Libre o contra los kurdos, de esa forma el ISIS/ÉI logró ingresar a Alepo, Raqqa, Idlib y Deir Ezzor.

La oposición siria dice que  grupos aliados de Al-Qaeda fueron infiltrados por el régimen o han forjado una férrea alianza con los servicios de inteligencia sirios, originando el consabido alineamiento de los civiles y hasta de Occidente en contra la “revolución popular”, así el régimen afirma que lucha contra los terroristas. (4)

Turquía, de forma cínica hace iguales acusaciones, que Assad y el EI tienen una connivencia, pero guarda silencio sobre su directa participación en la entrada de mercenarios a Siria a través de sus fronteras, incluidos militantes de ISIS/EI. El gobierno turco se quejó amargamente porque al  EI no se le permitió exterminar a los kurdos en Kobane. El gobierno de Turquía bramaba de felicidad con la perspectiva de que el EI exterminara a los kurdos del PKK (turco) y del YPG (sirio). (5)

Michel Kilo, de la organización política Coalición Nacional Siria, en las negociaciones de Ginebra, dijo tener fotos en que aparecen emires del EI (antes ISIS) con  Bashar Al-Assad y que estos antes eran funcionarios de Inteligencia de Siria. Expresó que estos grupos especiales de inteligencia envían al ISIS peticiones de a quien deben secuestrar en Raqqa y Jarabalus, “serán publicados estos documentos y se verá cómo el régimen fabricó estos grupos extremistas que no existían en nuestro país a principios de la revolución”. (a la presente no se han exhibido los documentos). (6)

El periódico ‘The Telegraph’, afirma tener como fuente de información varias agencias de Inteligencia, desertores yihadistas y rebeldes, con esos datos confirma que Al-Assad lazó una “profecía” que él, personalmente, se encarga de hacerla realidad, aparecer como el único que lucha contra el terrorismo, de esa forma justifica  sus ataques, garantizándose sobrevivir. Va más lejos y afirma que el régimen da dinero a al-Nusra para proteger  oleoductos y gasoductos bajo su control en el norte y este de Siria.  Dice este diario  que el ISIS permite el transporte de petróleo a las zonas en poder del régimen (…) con lo que demuestra la alianza. (7)

‘The Guardian’ en su tiempo también hizo eco de la misma suposición y que por esa razón diversos grupos yihadistas comenzaron una lucha entre si para controlar los campos petroleros principalmente en Deir Ezzor. (8)

Fin del cuento (literalmente hablando). 

En el siguiente post refutaremos esas falacias.


----------
 NOTAS:


21 marzo 2015

La guerra Siria vista por caricaturistas (2)



Que mejor forma de entender la crisis siria, en todo su contexto, con el humor gráfico, las caricaturas reflejan la sinrazón de una invasión programada desde hace mucho tiempo a un estado soberano.

En esta segunda entrega tampoco hace falta palabras. (La guerra Siria vista por caricaturistas)

Las caricaturas son tomadas de diferentes publicaciones del mundo árabe en su casi totalidad. 










 
 






















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny