Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta delincuencia internacional. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta delincuencia internacional. Mostrar todas las entradas

20 diciembre 2020

JAPÓN: Ryoichi Sasakawa, un respetado criminal de guerra



 

por Denis Boneau

Viene de la primera parte


Fascismo y Filantropía

Líder de un partido fascista japonés, Ryoichi Sasakawa desarrolló un ejército privado para explotar Manchuria y Mongolia. Convicto de los peores crímenes durante la Segunda Guerra Mundial, no fue juzgado por los Aliados, sino reciclado por los Estados Unidos para luchar contra el comunismo. Con el apoyo de organizaciones criminales, los yakusas, tomó el control del Partido Liberal en el poder y se hizo de una de las mayores fortunas del mundo. Transformado en benefactor de la humanidad, financió una organización filantrópica que sirvió igualmente para aplicar sus concepciones políticas en los países del Tercer Mundo.


Ryoichi Sasakawa fichado como criminal de guerra clase A por las fuerzas aliadas después de la capitulación incondicional del Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Ryoichi Sasakawa fue encerrado en la prisión de Sugamo en las afueras de Tokyo.


Ryoichi Sasakawa nació en 1899 en Minoo, cerca de Osaka. Hace fortuna especulando en los mercados locales de arroz. En 1927 funda el Kokubosha (Sociedad de Defensa Nacional) y luego, en 1931, el Kokusui Taihuto (Partido de Masas de los Pueblos Patrióticos), dos formaciones ultranacionalistas. Así organiza un ejército de 15000 milicianos que participan en operaciones de saqueo en China, a veces en colaboración con el Kodama Kikan, una organización fascista dirigida por su amigo Yoshio Kodama.


Yoshio Kodama

Se trata oficialmente de controlar la producción y exportación de recursos estratégicos. Los «señores de la guerra» amasan así una considerable fortuna en Manchuria y Mongolia con el apoyo del gobierno imperial. Sasakawa y Kodama, gracias a sus ejércitos privados − Sasakawa llegará a crear una unidad aérea compuesta por una veintena de aviones y un aeropuerto en Osaka−, estafan a ricos comerciantes chinos y trafican opio por cuenta propia... Sasakawa será además detenido en 1936, acusado de haber organizado un sindicato del crimen en China, pero es rápidamente liberado.

Paralelamente a estas actividades mafiosas que se entrecruzan con la actividad de la diplomacia japonesa (1), Sasakawa trata de fortalecer su influencia en los medios políticos japoneses. En 1939, a fin de consolidar la alianza entre Japón e Italia, se reúne con Mussolini a quien describe con entusiasmo como el «perfecto fascista y dictador». Admirador del Duce, hace desfilar sus milicias uniformadas de negro.

 

Ryoichi Sasakawa y el Duce italiano, Benito Mussolini

En 1942 es electo a la Dieta, el parlamento japonés. Su programa, ultranacionalista y militarista, sirve a los intereses económicos de los «señores de la guerra», y consiste en exigir la intensificación de las operaciones bélicas en el sudeste asiático.

Al final de la guerra mundial, los «señores de la guerra» fueron encarcelados con los demás criminales «Clase A» en la prisión de Sugamo. Kodama y Sasakawa frecuentan a Nobusuke Kishi, futuro hombre clave del Partido Demócrata Liberal (2), y a Shiro Ishii, quien dirigiera los experimentos del Campo 731 (3). El partido Demócrata Liberal es un verdadero partido único que dirige Japón desde la derrota con el beneplácito de Washington. Los servicios secretos norteamericanos, en un informe de 1946, describen de la siguiente forma a los dos jefes fascistas: 


«[La] larga implicación [de Kodama] en las actividades ultranacionalistas, a veces violentas, y su capacidad para cohesionar a su alrededor a la juventud, hacen de él un hombre que seguramente representará un riesgo mayor para la seguridad. [Sasakawa] se presenta como un peligro potencial para el futuro de Japón (...). Es un hombre rico sin ningún escrúpulo en cuanto al uso de su fortuna (...). Puede cambiar de casaca para aprovechar una oportunidad» (4). La CIA le ofrece esta oportunidad al proponerle convertirse en combatiente de la Guerra Fría.


Un padrino yakusa combatiente de la Guerra Fría


Un yakuza (gángster) con un tatuaje de dragón corre para ayudar a su compañero, que lucha contra la policía. Gráfica de principios de los años 1900 (Wiki)

Los ultranacionalistas Sasakawa y Kodama constituyen sólidos baluartes para la reconstrucción de Japón que debe convertirse en la vitrina asiática de la economía de mercado. El general Willoughby, responsable de los servicios secretos norteamericanos, recluta esbirros en la prisión de Sugamo.

Kodama tiene gran experiencia en el espionaje: sus actividades en Manchuria no se limitaron al saqueo, sino que igualmente organizó un eficaz servicio de espionaje que pasó importantes informaciones al ejército imperial. Saskawa, por su parte, dirige un ejército privado compuesto por experimentados soldados entre quienes los servicios secretos norteamericanos reclutarán informantes, rompehuelgas y «agentes secretos».

 

El ex criminal de guerra, que considera su estancia en Sugamo como «vacaciones ofrecidas por el buen dios» es liberado en 1948 junto a sus compañeros Shiro Ishii y Yoshio Kodama. A cambio de la impunidad, los criminales «Clase A» ponen sus redes políticas, militares y mafiosas al servicio de la lucha contra el comunismo que lleva a cabo los Estados Unidos en Japón y el Sudeste Asiático.

 

Ryoichi Sasakawa, quien recibe el apodo de Korumakuel hombre de la sombra») se convierte entonces en un actor decisivo en la reconstrucción de Japón. Con su amigo Kodama financia el Partido Demócrata Liberal. En varias ocasiones influye en la elección del Primer Ministro (apoya a Sato en el 64 y a Kakuei Tanaka en el 72). Sus contactos políticos le permiten aumentar su fortuna. Así, en 1959, gracias a su ex compañero de Sugamo, el primer ministro Nobusuke Kishi (5), es nombrado presidente de la Federación de Organizadores de Carreras de Lanchas, que depende del Ministerio de Transportes.

En 1994 la Federación declara un volumen de negocios de 2.000 mil millones de yenes de los que el 3,2% depende totalmente de Sasakawa (6). Paralelamente a sus actividades oficiales, Sasakawa prosigue su carrera de yakusa ultranacionalista. En 1954 se une al Butoku kai (Asociación de las Virtudes Marciales), un grupo de presión militarista y fascistoide que incluía a varios «Clase A», especialmente al ex director de la Mitsubishi, importante compañía de fabricación de municiones y al primer ministro Yoshida Shigeru. Apoya igualmente a organizaciones anticomunistas como Nihon goyu renmei, un grupo de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, así como a la federación Zen-ai kaigi.

El Korumaku (Sasakawa) rompe huelgas y hostiga a los oponentes políticos gracias a sus milicias cuya existencia nunca se da a conocer. Sasakawa pretende ser la cabeza de un ejército de ocho millones de hombres. En todos los casos preside numerosas asociaciones que sirven de cobertura a sus actividades mafiosas. Sus clubes de karate y de danza del sable comprenden a más de 3.500.000 miembros y dirige igualmente grupos explícitamente fascistas como la Federación Internacional para la Victoria sobre el Comunismo (IFFVOC) que declara 160.000 miembros. Este ejército hace de Sasakawa uno de los yakusas más respetados de Japón. Él y su amigo Kodama dominan el universo mafioso y solucionan los diferendos entre las pandillas rivales (7).

Por otra parte, a partir de 1963, Sasakawa se convierte en el principal consejero del Reverendo Sun Myung Moon. Estimula la expansión de la Iglesia de la Unificación (secta moon) (8). Con Moon y Chang Kai Chek funda la Liga Anticomunista Mundial (WALC), resultado de la fusión entre la Liga Anticomunista de los Pueblos Asiáticos (APALC) y el Bloque de las Naciones Antibolcheviques (ABN). La organización, que reúne a facciones extremistas de los servicios secretos norteamericanos, surcoreanos y taiwaneses está por detrás de intervenciones militares en América del Sur y Asia (9).

Sasakawa facilitó el golpe de Estado contra el líder indonesio Sukarno y apoyó al dictador filipino Marcos por medio de una asociación de ayuda mutua (10).


La filantropía según Sasakawa

La influencia política de Ryoichi Sasakawa, conjugada con sus actividades mafiosas, le permitieron construir un colosal imperio con el consentimiento de las autoridades norteamericanas. Así, se enfrascó en una carrera filantrópica, invirtiendo parte de su botín en una fundación, la más rica antes de la poderosa Fundación Ford. Quien se enorgullecía de ser «el fascista más rico del mundo» no ocultó nunca su deseo de obtener, como su amigo Jimmy Carter, el Premio Nobel de la Paz, pero tuvo «que conformarse» con el Helen Keller International Award, el Linus Pauling Medal for Humanitarism y la Medalla de la Paz concedida por las Naciones Unidas.


El papa Juan Pablo II y Ryoichi Sasakawa. Sasakawa fue un benefactor de la Santa Sede. El dinero no tiene olor.


El presupuesto de la Fundación hace olvidar el pasado oscuro de su fundador y atrae a numerosos dirigentes de organizaciones internacionales, con frecuencia vinculados a las Naciones Unidas, deseosos de obtener fondos para financiar sus proyectos. El premio de las Naciones Unidas para el medio ambiente, el premio Sasakawa para la salud y el premio de las Naciones Unidas para la prevención de catástrofes dan fe de los esfuerzos del padrino yakusa.

En febrero de 1978, por medio de su fundación para la industria de construcción naval, transfiere medio millón de dólares a la ONU y, en 1979, un millón a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), convirtiéndose así en el más importante mecenas de las instituciones de la ONU. Sin embargo, esta generosidad presenta otra cara. El clan Sasakawa (Ryoichi y sus tres hijos) pretende controlar las organizaciones que reciben sus donaciones.

En 1999, cuando la elección de un letrado egipcio al frente de la UNESCO parecía un hecho consumado, representantes africanos votan contra su candidato y aseguran la elección del diplomático japonés Matsuura. Todo parece indicar que la Fundación Sasakawa prometió «donaciones» a cambio de los votos de los delegados africanos. En 1993 y 1996 dos informes internos de la ONU ponían ya en evidencia las irregularidades en la elección de otro japonés poco escrupuloso, Hiroshi Nakajima (11), al frente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (12).


El presidente estadounidense Jimmy Carter corriendo con Ryoichi Sasakawa quien fue su principal fuente de financiamiento para sus programas y campañas políticas post-presidenciales.

 

Una vez más, el clan Sasakawa es acusado de organizar la corrupción. Nakajima, en reconocimiento, hace erigir una estatua de su bienhechor Sasakawa en el lobby de la OMS en Ginebra. La poderosa fundación nipona, principal donante privado de la OMS, sabe hacerse indispensable: en 1996 deposita 10 millones de dólares destinados a un programa para el combate a la lepra (13).

La Fundación Sasakawa copatrocina igualmente, con la Fundación Jimmy Carter, el «Sasakawa-Global 2000», un programa agrícola destinado a unos diez países de África (14). Una profunda amistad entre el ex presidente de los Estados Unidos y el padrino nipón es el origen de esta colaboración filantrópica. En Francia, una «filial» de la Fundación fue declarada de utilidad pública en 1990. La misma financia el Instituto de Asia Oriental de Lión (15), el Festival de Aix en Provence, el museo Guimet, conciertos del Teatro Chatelet y actividades vinculadas al Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS).


El ex presidente peruano de origen japonés implicado en graves crímenes se refugió en Japón tras dejar el poder, pero habría que precisar más exactamente que es el núcleo político de la Cancillería japonesa quien lo protege. (Póster de la Organización de Derechos Humanos del Perú).


¿Quién protegía a Alberto Fujimori?

Recientemente la Fundación Sasakawa estuvo implicada en el escándalo de la esterilización forzosa de 300 mil mujeres peruanas (16). El ex presidente Alberto Fujimori está actualmente refugiado en Japón (NdelE. el artículo original data de enero del 2005), mientras las autoridades peruanas tratan en vano de que sea extraditado a fin de juzgarlo por «crímenes de lesa humanidad». Alberto Fujimori es acusado de haber organizado el Grupo Colina, un escuadrón de la muerte responsable de la eliminación de miembros de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso (17).

Los diputados peruanos sospechan también que haya planificado la esterilización de mujeres indias. Entre 1995 y 2000, según informe de una comisión parlamentaria, 331.600 mujeres fueron esterilizadas y a 25.590 hombres se le practicó al vasectomía. Esta campaña, destinada a pacificar focos opositores indios y a satisfacer al FMI, que incluye entre sus criterios exigencias de control demográfico (18), fue financiada principalmente por la Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID) y por el Fondo de las Naciones Unidas para la Población.

La Nippon Zaidan, una de las organizaciones anexas a la Fundación Sasakawa, también aportó fondos para esta vasta operación de inspiración maltusiana. Su presidenta, Ayako Sono, es el principal apoyo de Alberto Fujimori, quien obtuvo la nacionalidad japonesa para escapar a la justicia peruana. Todo parece indicar que la Fundación Sasakawa mantiene sólidas relaciones en el seno del gobierno japonés y participa activamente en operaciones «secretas» en América Latina.


Yohei Sasakawa


Ryoichi Sasakawa murió en 1995 sin haber obtenido el codiciado Premio Nobel de la Paz. Sus tres hijos lo remplazan al frente de la poderosa Fundación Sasakawa y continúan los negocios sin romper con las redes y prácticas del padre. Yohei es el presidente de la Fundación (19): preside el consejo de administración de la filial francesa y se ha reunido en varias ocasiones con el amigo de la familia Jimmy Carter. Takashi mantiene relaciones con el hampa y ha tratado de comprar el Shelburne Hotel Casino de Atlantic City a fin de implantarse en el medio del juego de los Estados Unidos (20).


La Fundación Sasakawa, demasiado «generosa» para ser amenazada, cubre aún actividades mafiosas y operaciones diplomáticas con objetivos inconfesables.


Denis Boneau

enero 2005 / Red Voltaire


ANEXO


Busto en honor a Ryoichi Sasakawa en la sede mundial de la Organización Mundial de Salud (OMS)


En la sede la Organización Mundial de Salud (OMS) existe un pequeño monumento a la memoria de Ryoichi Sasakawa criminal de guerra japonés durante la Segunda Guerra Mundial. En la placa grabada se puede leer en inglés: «A friend of the World Health Organization». También existe el Premio Sasakawa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas.



Notas:

1. Contrariamente a las tesís de la historiografía(*) estadounidense, la Segunda Guerra Mundial no dura de 1941 a 1945, ni tampoco como lo pretende la historiografía europea, es decir, de 1939 a 1945, sino de 1931 al 17 de agosto 1945. Esta no comienza en Euopa con la invasión de Polonia por las tropas del Reich de Adolf Hitler en septiembre 1939, sino en la frontera asíatica. En 1931, el Japón invade la provincia china de Manchuria. La China era considerada hasta entonces como una propiedad de las grandes potencias coloniales europeas, Gran Bretaña, Francia y la URSS principalmente. La toma de Shangai por el ejército imperial en 1937 y, la alianza de Tokyo con la Italia facista y la Alemania nazi en 1936-37, colocaron al Japón como miembro de las fuerzas del Eje. Una participación que fue confirmada por el ataque japonés a la base naval estadounidense de Pearl Harbor, en diciembre 1941. La guerra terminará con la capitulación incondicional del Japón.

(*) Historiografía: Estudio bibliográfico y crítico de los escritos sobre historia y sus fuentes, y de los autores que han tratado de estas materias. Arte de escribir la historia. Dic.de la lengua española. Real academia.

2. Nobusuke Kishi llegó a ser Primer Ministro en 1957 gracias al apoyo de Yoshio Kodama y de Ryoichi Sasakawa.

3. El regimiento 731 del ejército imperial japonés se instaló en la ciudad china de Harbin en 1931. El campo de prisioneros de Harbin sirvió como laboratorio de experimentación sobre seres humanos. Los científicos japoneses utilizaron a los prisioneros chinos y a partir de 1942 a prisioneros estadounidenses y soviéticos, a fin de determinar si la resistencia a ciertas enfermedades mortales dependían de la «raza» de los individuos contaminados. Tres mil seres personas sirvieron como conejillos de indias y murieron horriblemente a consecuencia del tifus, de la peste, de cólera, de sífilisen las expericencias del Mengel japonés cuyo verdadero nombre era: Shiro Ishii. Cuando el Ejército Rojo soviético liberó Harbin, los últimos «humanos de laboratorio» sobrevivientes fueron gazeados y los japoneses intentaron borrar toda huella de dichas experimentaciones del campo 731. Shiro Ishii regresó al Japón. Los servicios secretos estadounidenses le ofrecieron la libertad a cambio de que entregara los conocimientos de sus investigaciones en Harbin. Shiro Ishii muere tranquilamente en 1959, sin haber sido nunca molestado por su pasado.

4. Scott Anderson, Jon Lee Anderson, Inside the League, The schocking exposé of how terrorists, nazis and latin american death squads have infiltred the World anti-communist league, editorial Dodd, Mead and Company, New York, 1986.

5. Ibid, p. 63.

6. Philippe Pons, «Japon, La richissime fondation Sasakawa est mise en cause par le Parlement», diario francés Le Monde, miércoles 15 de junio de 1994.

7. Fabrizio Calvi, Olivier Schmidt, Intelligences secrètes, Annales de l’espionnage,(Inteligencia secreta, anales del espionaje) Hachette, Francia, 1988, p. 261-262.

8. Ver «Révérend Moon, le retour», texto en francés, Voltaire, 26 de marzo de 2001.

9. Ver: «La Liga Anticomunista Mundial, internacional del crimen», Red Voltaire, 20 de enero de 2005.

10. Jeffrey M. Bale, «Privatising covert action: the case of the Unification church», Lobster, mayo de 1991.

11. A raíz de su elección como director de la OMS, el doctor Nakajima es detenido en la frontera rusa, en posesión de íconos robados, e inculpado de tráfico de obras de arte.

12. Thierry Meyssan, «Le bon docteur Nakajima», Exit le journal, 12 de febrero de 1994, y Serge Garde, «L’odeur du Yen», L’Humanité, martes 8 de octubre de 2002.

13. «Organisation mondiale de la santé, scandales et gabegie», (Organización Mundial de la Salud, escándalos y engaño)revista francesa Le Point, No.1334, 11 de abril de 1998.

14. Serge Garde, «Un parfum de corruption» (Un perfume de corrupción), diario francés L’Humanité, martes 14 de octubre de 2003.

15. En marzo de 2002, un investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS), Philippe Pelletier, renunció por denunciar el financiamiento de la Institución por la Fondation Sasakawa, acción que sólo suscitó indiferencia por parte de las autoridades francesas. El director de la filial francesa, Tominaga, declaró no conocer nada de las actividades de Ryoichi Sasakawa. Serge Garde, «L’odeur du Yen», op.cit.

16. Serge Garde, «Pérou, imposture du programme de contrôle des naissances, 300.000 femmes stérilisées en quatre ans», (Perú, impostura del programa que controla los nacimientos, 300.000 mujeres esterilizadas en cuatro años) diario francés L’Humanité, martes 3 de diciembre de 2002.

17. Ver «Las mafias contraatacan», por Herbert Mijica Rojas, Red Voltaire/IPI, 3 de enero de 2003.

18. Françoise Barthélémy, «Une politique d’État froidement élaborée, Stérilisation forcée des indiennes du Pérou» (Una política de Estado friamente elaborada, la esterilización forzada de mujeres indias en Perú), mensual francés Le Monde diplomatique, mayo de 2004.

19. En 1994, el diario Mainichi publicó la lista de unos cien funcionarios retirados que recibieron dinero (7 300 millones de yenes anuales) por parte de la Fundación Sasakawa.

20. Fabrizio Calvi, Olivier Schmidt, Intelligences secrètes, op. cit., p. 262.

13 diciembre 2020

JAPÓN: Yoshio Kodama, el yakusa de la CIA

 


por Denis Boneau


Después de la segunda conflagración mundial, los EEUU utilizaron tanto en Europa como en Asia, a criminales de guerra prisioneros para reconstruir y controlar los países que ellos ocupaban pero sobre todo para utilizar las experiencias críminales de éstos en la lucha anticomunista. En Japón, el general MacArthur permitió que Yoshio Kodama gozara de la inmensa fortuna que adquirió saqueando China. Este nacionalista yakusa emplazó a sus hombres en todos los sectores claves del país, transformando las nuevas instituciones democráticas en simples fachadas. Con mano de hierro, veló por el respeto de la línea atlantista (OTAN) hasta el momento de su caída, durante el escándalo de la Lockheed, a finales de los años 70.


Kodama a la salida del tribunal, en enero de 1984, luego de su única comparencia por el escándalo de la Lockheed


Después de la capitulación de Japón, el 14 de agosto de 1945, los principales jefes ultranacionalistas responsables de la militarización del país son arrestados por las autoridades militares estadounidenses del general MacArthur, nuevo amo del imperio vencido. La purga dura poco pues, en el contexto de la guerra fría, los ocupantes tienen la intención de convertir a sus antiguos enemigos en actores de la reconstrucción del país. Los criminales de guerra van a convertirse en los principales artífices de la «democracia» nipona.

La trayectoria política de Yoshio Kodama, del ultranacionalismo a la CIA, revela las estrategias de los servicios secretos estadounidenses que actúan en Japón mediante jefes de bandas yakusas.


Del fanatismo ultranacionalista al saqueo de China

A fines de los años 1920, Yoshio Kodama se une a la Sociedad del Océano Negro (Genyosa), grupo ultranacionalista fundado en 1881 por el carismático Mitsuru Toyama (1). La organización aporta a grandes empresas mineras e industriales rompehuelgas y guardaespaldas, generalmente yakusas miembros de las bandas que controla Toyama. Los objetivos políticos de la Genyosa son, por un lado, el restablecimiento de los valores tradicionales que encarna el Emperador y, por el otro, la militarización del país.


Tōyama Mitsuru (1855 - 1944. En este nombre japonés, el apellido es Tōyama). Ultranacionalista y derechista japonés fundador de Genyosha (Sociedad del Océano Negro) y Kokuryukai (Sociedad del Dragón Negro).Tōyama fue un firme defensor del panasiático (Gran Esfera de Co-Prosperidad de Asia Oriental).


Para Toyama, la misión de su país es dominar el continente asiático («el océano negro» designa los tres pasos que unen Japón, China y Corea). Prontamente apoyada por la Sociedad del Río Amur -más conocida con el nombre de Dragón Negro y fundada por el brazo derecho de Toyama, Ryohei Uchida- la organización trabaja en estrecha colaboración con los servicios secretos japoneses proveyéndoles informaciones recogidas por redes de espías establecidos en Manchuria y Corea. Pero las actividades de la Sociedad no se limitan a misiones de inteligencia.

En 1895, el ministerio de la Guerra acude a la Genyosa y esta envía a Corea un equipo de ninjas encargado de provocar un incidente -el asesinato de la reina- para justificar la invasión japonesa. Vínculo entre la tradición samurai y el militantismo moderno, la Sociedad del Océano Negro adiestra a numerosos yakusas, entre los cuales se encuentra el joven Kodama, que tendrán la ocasión de ejercer sus talentos como jefes guerreros, sobre todo en Manchuria.


Fotografía de 1929, la Sociedad del Dragón Negro. Mitsuru Toyama (con barba en primera fila) y Yoshio Kodama (también en primera fila, segundo de derecha a izquierda)


En 1929, Yoshio Kodama se une a la Asociación de Fundadores de la Nación (Kenkoku kai), organización mafiosa notoria por sus métodos violentos (2). Trata de acercarse al emperador Hiroito, acción que le cuesta seis meses de prisión. Al salir de la cárcel, crea su propio grupo, la Sociedad de la Juventud por la Independencia (Dokuritsu Seinen Sha) y, en colaboración con la Sociedad para la Acción Celeste (Tenko kai), prepara un amplio programa de asesinatos de ministros, entre ellos el del primer ministro, el almirante Saito (1934). Es arrestado y encarcelado en la penitenciaría de Fuchu hasta 1937.

Al salir de prisión, Kodama se incorpora al ejército japonés y se convierte después en un eficaz agente del servicio de inteligencia del ministerio de Relaciones Exteriores. De 1939 a 1941, mientras que las tropas japonesas ocupan parte de China, Kodama dirige un grupo de espías manchúes (3). Gracias a los contactos establecidos en Manchuria, es autorizado a abrir en Shanghai la Agencia Kodama (Kodama kikan) que le permitirá amasar una enorme fortuna en pocos años. Oficialmente la agencia provee materias estratégicas a Japón.


Propaganda japonesa durante la guerra sino-japonesa

Gracias a esa cobertura, Kodama saquea los recursos chinos, con la ayuda de otros grupos armados como la milicia fascista de Ryoichi Sasakawa (4), trafica con opio y supervisa el tráfico de armas (5). En 1945, el Kodama kikan acumula fondos evaluados en 175 millones de dólares en platino y diamantes. Fruto de cuatro años de saqueo, esa fortuna le ha permitido financiar en Shanghai, a cambio de la aprobación de las autoridades japonesas, la Kenpei tai, una policía secreta (6).

Al final de la guerra, Kodama regresa a Japón y se convierte en el principal consejero del primer ministro, el príncipe Higashikuni (7). Lógicamente, en 1946 es arrestado por las autoridades estadounidenses y encarcelado en la prisión de Sugamo.


MacArthur recluta a los criminales de guerra



En Washington, sin embargo, el debate se centra en el peligro soviético. Incluso antes de que el presidente Truman tome la decisión final, la CIA se prepara para combatir la URSS reclutando a los cuadros del Eje. En Europa, James J. Angleton, a la cabeza de la unidad X-2, recicla fascistas y nazis. En Asia, el general Willoughby hace lo mismo con los imperialistas nipones en el marco del G-2.

En Sugamo, 250 prisioneros de guerra esperan juicio. Entre ellos está Yoshio Kodama, considerado con toda justeza como «criminal clase A». Los servicios de inteligencia del ejército de ocupación, el G-2 dirigido en Japón por el general Charles Willoughby, establecen sobre Yoshio Kodama un retrato especialmente perspicaz: "Kodama es un hombre doblemente peligroso.

Su largo y fanático compromiso con las actividades ultranacionalistas caracterizadas por la violencia y su influencia en la juventud hacen de él un hombre que representaría, en libertad, una grave amenaza. Además, todo indica que su estrecha cooperación con el empeño japonés en la guerra le ha permitido adquirir una gran fortuna que le permitiría financiar cualquier tipo de actividad. Podría, por consiguiente, convertirse en uno de los grandes artífices de la reconstrucción de Japón".

En vez de juzgar a Kodama, el G-2 prefiere proponerle un trato: liberarlo si acepta cooperar. MacArthur (8), nombrado comandante supremo de las fuerzas aliadas (SCAP), planea, conforme a las directivas de Truman, hacer de Japón un bastión del intervencionismo estadounidense en el sudeste asiático.

En un primer tiempo, el general realiza una campaña de limpieza política de la que son víctimas los miembros de ciertas sociedades ultranacionalistas, como la Sociedad del Dragón Negro o la Sociedad de la Virtud Militar (Butokukai), considerados responsables de la militarización de Japón. Pero, a partir de 1947, cuando se establece la teoría estratégica del containment (9), abandona ese proyecto y trata de convertir a sus enemigos, y sus fortunas, en los pilares de la reconstrucción de Japón


Solamente 28 acusados son condenados durante el juicio de Tokio, equivalente japonés del proceso de Nuremberg que, teóricamente, debía sacar definitivamente de la escena política a los ultranacionalistas nipones.


La mayoría de los criminales «clase A» son liberados después de haber pasado apenas dos años de prisión en Sugamo. Ryoichi Sasakawa dirá posteriormente de su estancia en Sugamo que fueron «unas vacaciones ofrecidas por dios». No será Yoshio Kodama, uno de sus compañeros de celda, quien lo contradiga. Los años de prisión le permitieron escribir dos libros -Yo fui vencido y Diario de Sugamo- y entrar en contacto con otros criminales de guerra «clase A» quienes jugarán un papel decisivo en la reconstrucción, bajo la dirección de Estados Unidos, de la democracia japonesa.

Kodama se relaciona con el futuro primer ministro Nobusuke Kishi, ex-ministro de Municiones del gobierno de guerra del general Tojo. Al liberarlo, el G-2 convierte a Kodama en un agente especialmente poderoso. Antes de ser arrestado Kodama había confiado su inmensa fortuna a otro líder de la extrema derecha, Karuko Tsuji. El botín de guerra será invertido en la fundación de un gran partido de derecha, el Partido Liberal que, al fusionar en 1955 con el Partido Demócrata, se convertirá en el Partido liberal demócrata, organización política que dirigirá Japón durante medio siglo.


El mayor general Charles Willoughby, G2 del Comando del Lejano Oriente.


El principal artífice de esta alianza entre los yakusas y la diplomacia secreta de Estados Unidos es un colaborador cercano de Douglas MacArthur, el responsable del G-2, Charles Willoughby. Este oficial de origen prusiano (su verdadero nombre es Adolf Tscheppe-Weindenbach) sirvió en Filipinas y tiene mucho en común con los ultranacionalistas japonses. Fascista notorio, estableció en Manila estrechos contactos con los falangistas españoles. Después de la guerra, se convertirá en uno de los consejeros del general Franco; apoyará, en Estados Unidos, la campaña anticomunista de Joseph MacCarthy; se relacionará con personalidades de extrema derecha, como Haroldson Hurt, John Rousselot, Billy James Hargis, y colaborará en el periódico The American Mercury.

Willoughby de 1946 a 1948 organiza en Sugamo el reclutamiento de hombres encargados de luchar activamente contra el comunismo. En el contexto de la posguerra, los servicios secretos estadounidenses prefieren por consiguiente la colaboración con los nacionalistas responsables de la agresión japonesa (10). Willoughby recluta al general Seizo Arisue, ex-jefe de la inteligencia del Estado Mayor; a Ryoichi Sasakawa, jefe de una milicia fascista; a Nobusuke Kishi, colaborador cercano del general Tojo y a Yoshio Kodama.


Fichas de los convictos en la prisión de Sugamo para criminales de guerra: Yoshio Kodama, Ryoichi Sasakawa, Nobosuke Kishi


El G-2 quiere que Kodama reactive sus redes, en Japón, para luchar contra los sindicatos de izquierda y, en Manchuria, para montar operaciones de espionaje. En 1949, los servicios secretos le piden que acabe con los sindicatos en las minas de carbón.

Los rompehuelgas dirigidos por Kodama fracasan ante los decididos mineros. El G-2 acude más tarde a él para realizar en China una operación que consiste en enviar a Shanghai un barco-espía como si fuera un simple mercante. Desconfiados, los chinos interceptan la nave. A pesar de estos dos primeros fracasos, el G-2 le confía una nueva misión. Kodama recibe 150.000 dólares para el transporte de un cargamento de tungsteno proveniente de China. Nuevo fracaso. Kodama tendrá más suerte en la política.


La «democracia» bajo el control del hampa

Desde 1954, Kodama prepara la creación del gran partido conservador. Él mismo es uno de los miembros del comité de grandes electores que elige a Ichiro Hatayoma, quien se convierte en primer ministro en 1954. Paralelamente mantiene los contactos con sus amigos yakusas, entre ellos Haroko Tsuji e Hisayuki Machii, quienes controlan los clubes nocturnos de Ginza, y con sus aliados ultranacionalistas, como Bin Akao, apodado el «Hitler japonés». En 1955, el Partido demócrata liberal, resultado de una fusión cuyo principal artesano no es otro que Nobusuke Kishi, es creado mayormente gracias al dinero de los criminales de guerra reclutados por el G-2.

A fines de los años 50, Kodama retoma contacto con los servicios secretos estadounidenses. La batalla del Ampo (11) le abrirá una posibilidad de reunir las diferentes bandas de Tokio en una sola organización anticomunista. En 1967, su amigo Nobusuke Kishi (12), después de haber ocupado el puesto de secretario general del PLD, se convierte en primer ministro y comienza a recompensar a sus amigos de siempre.

El yakusa Ichiro Kono, miembro de la Dieta, es nombrado ministro de Agricultura mientras que el monopolio de la gestión de las apuestas en las carreras de lanchas con motor fuera de borda es entregado a Ryoichi Sasakawa. Durante la misma época, Kodama participa en la creación de la Liga Anticomunista de los Pueblos de Asia (People’s Anti-Communist League, APACL) que dará lugar a la aparición de la Liga Anticomunista Mundial (World Anti-Communist League, WACL) (13).

En 1960, cuando los pocos movimientos de izquierda que aún existen tratan de oponerse a la ratificación de un nuevo tratado de seguridad que autorizaría a Estados Unidos instalar armas atómicas en territorio japonés (14), Kishi recurre a Kodama para mantener a raya el Consejo del Pueblo Contra la Revisión del Tratado de Seguridad (Ampo). A pesar de la oposición, Kishi fuerza la ratificación del tratado impidiendo que los socialistas tengan acceso al parlamento. Pero, el juego no se ha terminado aún. Falta asegurar un digno recibimiento al presidente Eisenhower, «sin quedar mal».

Para ello Kishi proyecta contratar yakusas para contener al Ampo. Yoshio Kodama organiza la intervención del hampa reuniendo por primera vez a los principales padrinos de Tokio: Kakuji Inagawa, jefe del Kinsui-kai; Yoshimitsu Sekigami, patrón del Kinsui-kai y Kinokuse Ozu. La misión de estos será combatir, junto a veteranos de la Segunda Guerra Mundial, a los militantes del Ampo. Yakusas y ultranacionalistas convierten las manifestaciones en verdaderas batallas.


Los años 60 fueron la viva imagen de la protesta estudiantil y trabajadora de izquierda por el mundo. En la imagen, Japón, el Zengakuren y Zenkyōtō fueron movimientos estudiantiles japoneses protagonistas de la política, se oponían al tratado de seguridad entre Japón y los EEUU, a la guerra de Vietnam y en principio pedían libertad académica y reformas en la educación universitaria, aún permanecen en la memoria de la historia (nota del editor del blog).


El 15 de junio de 1960, estudiantes miembros del Ampo se reúnen ante el parlamento. La carga de las tropas de choque deja varios heridos y una estudiante muerta. Nobusuke Kishi se ve obligado a dimitir y se cancela la visita de Eisenhower. Pero, para satisfacción de los halcones estadounidenses, el sucesor de Kishi mantiene el tratado de seguridad.

Kishi se ve momentáneamente marginado a causa del fracaso, que permite sin embargo a Kodama aumentar su control sobre las bandas. Participa activamente en la fundación de la Zen ai kaigi (Consejo General de Organizaciones Patrióticas), legado directo de la batalla del Ampo, y después trata, en 1963, de reunir todas las bandas en un grupo político único, el Kanto-kai, cuyo objetivo oficial es la lucha contra el comunismo.

A pesar de la habilidad del padrino, su proyecto enfrenta la hostilidad de Kazuo Taoka, el jefe de la banda de Osaka. La unión planteada por Kodama es dirigida por Kakuiji Inagawa y reúne finalmente siete bandas, sin salir de los límites de Tokio. En poco tiempo, los conflictos entre las bandas provocan la ruptura de la alianza. El Kanto-kai se disuelve en 1965. Este fracaso no reduce la considerable influencia de Kodama sobre el hampa japonesa. A menudo, junto a su amigo Sasakawa, Kodama sirve de árbitro en las guerras entre bandas.


Ryoichi Sasakawa y Yoshio Kodama, dos compadres del crimen organizado al servicio de la política japonesa, de la CIA y los Estados Unidos, luciendo como elegantes caballeros luego de su pasado de criminales de guerra.

El escándalo Lockheed: la CIA desenmascarada

El escándalo Lockheed revelará, en 1967, los lazos de Kodama con la CIA. Todo comienza en 1957, cuando John Kenneth Hull, representante de la firma Lockheed, se instala en Japón con el objetivo de vender al ejército el avión de combate Startfighter. Al principio, se pone en contacto con Taro Fukuda, amigo personal de Kodama (se conocieron en Manchuria).

En 1958, Kodama hace un trato con Lockheed. Su papel consiste en utilizar sus relaciones para que la Agencia Nacional de Defensa nipona se decida por el caza Startfighter en vez del Grumman F-11F. Kodama recurre a sus dos aliados más importantes: Nobusuke Kishi, a la sazón primer ministro, y Bamboku Ohno, vicepresidente del Partido liberal-demócrata. La operación es un éxito. En total, Lockheed logra vender 230 Startfighters.

La firma se dirige de nuevo a Kodama para vender su nuevo avión civil de transporte, el Tristar L-1011. Kodama recurre esta vez a su amigo Kenji Osano, familiar del ministro de Comercio Exterior e Industria, el futuro primer ministro Kakuei Tanaka. También obtiene de Sasakawa el silencio de las asociaciones de vecinos. A su llegada al cargo de primer ministro, Tanaka acepta el trato de Lockheed, que vende así varias decenas de Tristar. Kodama recibe más de 3 millones de dólares por los servicios prestados. Otras ventas le reportan 9 millones de dólares.


Kakuei Tanaka

Este caso de corrupción saca a la luz las actividades de la CIA en Japón. En efecto, el envío secreto de fondos se hizo a través de corredores monetarios especializados al servicio de la CIA. La firma newyokina Deak and Company, fundada antes de la Segunda Guerra Mundial por Nicholas Deak, emigrante húngaro reclutado por el Office of Strategic Service (OSS), garantizó el traslado «discreto» de los capitales de Suiza a Japón. No es sorprendente que, al estallar el escándalo de la Lockheed, Henry A. Kissinger declare que la divulgación de todos los elementos del caso perjudicaría la seguridad nacional estadounidense.

El escándalo estalla en 1976 y provoca la dimisión de Tanaka. En 1977, Kodama se ve en una posición difícil. Por primera vez desde 1934, se ve obligado a comparecer ante la justicia japonesa y cae irremisiblemente. Víctima de una serie de ataques, se refugia en su residencia privada para descansar fuera del alcance de la prensa que presenta el escándalo Lockheed como el símbolo de la corrupción de las elites políticas japonesas. Uno de sus admiradores, Maeno, trata de matarlo estrellando un avión contra la residencia de Kodama en Tokio. El padrino en desgracia escapa al kamikaze.

Kodama fallece en su cama, el 17 de enero de 1984, sin haber tenido nunca el coraje de morir según el código samurai.


Denis Boneau                                                  Ir a la Parte 2

enero 2005 - Red Voltaire

Notas:

1. Después de varios años en prisión, Mitsuru Toyama, se une al primer grupo nacionalista de Japón, la Sociedad del Orgullo Nacional (Kyoshisha). En 1881, funda la legendaria Sociedad del Océano Negro (Genyosa). Toyama muere en 1944, poco antes del desmembramiento del efímero imperio japonés. David Kaplan y Alec Dubro, Yakuza, la mafia japonaise, Ediciones Philippe Picquier, 2002.

2. El Kenkoku kai fue fundado por Shinkichi Vesugi y Bin Akao.

3. En 1931, los servicios secretos japoneses organizan el sabotaje de la vía férrea transmanchuriana para justificar la invasión de Manchuria.

4. Ver: «Sasakawa, un criminal de guerra respetado» por Denis Boneau, Voltaire, 21 de enero de 2005.

5. El Kodama kikan es parte de la red de organizaciones que colaboran en la operación Lis de Oro. Kodama se encarga del traslado del botín guerra japonés, fruto del saqueo de China, primero hacia Singapur, luego hacia Filipinas donde las tropas estadounidenses descubrirán, después de la guerra, más de 170 lugares de almacenamiento. Peggy y Sterling Seagrave, Gold warriors: American’s secret recovery of Yamashita’s gold, Ediciones Verso, 2003.

6. Jeffrey Bale, «Privatising covert action: the case of the Unification church», Lobster, mayo de 1991.

7. En 1945, cuando la derrota japonesa parece inevitable, trece miembros de la Asociación por la Veneración del Emperador y la Expulsión de los Barbaros (Sonjo doshikai) se reúnen en la colina Atagoyama. Solamente uno de ellos se negará a suicidarse: Yoshio Kodama. Scott Anderson, Jon Lee Anderson, Inside the League, The schocking exposé of how terrorists, nazis and latin american death squads have infiltred the World anti-communist league, Dodd, Mead and Company, New York, p. 63.

8. MacArthur, hijo de un héroe de la Guerra de Secesión, alcanza el grado de general a los 38 años en recompensa por sus hazañas durante la Primera Guerra Mundial. Asume el cargo de jefe del Estado Mayor del Ejército en 1932. Sirve después de consejero al gobierno filipino con el título de mariscal del ejército de ese país. En 1941, los japoneses lo expulsan de Manila. En 1944, desembarca en Filipinas, en Leyte, recupera Luzón y, más tarde, Manila, en 1945. El 30 de agosto de 1945 se convierte en amo (Supreme commander of allied forces) del Japón ocupado. Sus tres principales colaboradores son el general Robert Eichelberger, encargado de mantener el orden; el general Courtney Withney, encargado de negociar las grandes reformas con las autoridades japonesas, y el general Willoughby, jefe de los servicios de inteligencia del ejército (G-2). Jacques Gravereau, Le Japon, l’ère Hirohito, Notre siècle, Éditions imprimerie nationale.

9. El «containment» es una doctrina elaborada por el presidente estadounidense Harry Truman a partir de 1947. Se trata de contener la expansión de la zona de influencia de la URSS por todos los medios, específicamente mediante la lucha encarnizada contra los movimientos de corte socialista, todo en nombre de la «defensa del mundo libre».

10. Al igual que James Angleton, quien recluta agentes en Europa entre los criminales de guerra nazis, Willoughby es miembro de la Orden de Malta.

11. A partir de 1960, violentos enfrentamientos tienen lugar entre los manifestantes hostiles a la «nuclearización» de Japón que desea Estados Unidos y las tropas de choque que dirigen Kishi y Kodama. El objetivo del primer ministro es acallar las protestas mediante la violencia.

12. De 1936 a 1939, Nobusuke Kishi ocupa un cargo decisivo en Manchukuo, el Estado creado en Manchuria luego de la invasión japonesa. Es nombrado ministro de Comercio e Industria y, más tarde, ministro de Municiones del general Tojo. Prisionero en Sugamo hasta 1948, las autoridades estadounidenses lo exoneran en 1952.

13. «La Liga Anticomunista Mundial, internacional del crimen» por Thierry Meyssan, Voltaire, 20 de enero de 2005.

14. La instalación de bases nucleares en territorio japonés provoca legítima indignación debido al recuerdo del bombardeo atómico de 1945 contra Hiroshima y Nagasaki. Los partidarios del Ampo temen que el Japón «nuclearizado» se convierta en una amenaza para la Unión Soviética que derriba en 1960 un avión espía U-2 durante un vuelo secreto sobre el territorio ruso.

19 octubre 2020

BANCA Y DINERO SUCIO, una simbiótica prosperidad




por Tito Andino U.


Anton de Bary (botánico alemán) define la simbiosis como "la vida en conjunción de dos organismos disímiles, normalmente en íntima asociación, y por lo general con efectos benéficos para al menos uno de ellos".


La simbiosis es un término biológico en la estrecha y contínua interacción entre organismos de diferentes especies, en que los simbiontes se benefician mutuamente; en sociología, por analogía, simbiosis "puede referirse a sociedades y grupos basados en la colectividad y la solidaridad". En el campo de la criminalidad, el tráfico de drogas, traficantes y banca internacional (no toda, por supuesto) conforman una estrecha relación de "organismos" simbiontes que se involucran para obtener mutuos beneficios

El tema no es nuevo, viene ocurriendo desde hace décadas. La banca finaciera sigue nutriéndose de los narco-dólares. No obstante, con mucha frecuencia escuchamos la "guerra" de la Naciones Unidas o, por ejemplo, el "tremendo esfuerzo" que hace el gobierno de los Estados Unidos para frenar ese flagelo mediante la emisión de leyes de fiscalización interna o la clásica imposición de leyes antilavado de activos en países del "Tercer Mundo", condición que sirve para obtener un papelito que certifica que ese país ha cumplido las tareas, caso contrario, el "alumno" queda suspendido con una "descertificación", lo que significa que ese país incumple seriamente sus obligaciones internacionales en materia de lucha contra la droga. Suena bien, pero no es tan cierto que digamos.

 

Junio 1999. Sector La Machaca, San Vicente del Caguán, Departamento del Caquetá, Colombia. El ex presidente de la Bolsa de Valores de New York, Richard Grasso y el extinto Comandante de las FARC, Raúl Reyes se abrazan en un gesto de amistad y NEGOCIOS. En ese acto, junto a Grasso estuvo presente el vicepresidente de la Bolsa de Nueva York, Alain Murban, y el asesor James Esposito; por el lado colombiano, el ex ministro de Hacienda de Colombia, Juan Camilo Restrepo, ejerció de traductor. El jefe de Wall Street en rueda de prensa no se mordió la lengua para señalar que traía un mensaje de cooperación de los círculos financieros estadounidenses, mensaje que como vemos en la gráfica también llegó a la narcoguerrilla colombiana.
 

El término "certificación" surgió del Congreso de los Estados Unidos como Ley en 1986, requiere que el presidente de ese país certifique si los países señalados como productores o utilizados como vías para el transporte internacional de drogas colaboran o no con las políticas de los Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico. Una medida política y unilateral impuesta principalmente a los países de Sudamérica donde se produce la planta de coca y su transformación química en cocaína o que sirven de tránsito. Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivía, principalmente son sometidas cada año a probar que hacen las tareas, caso contrario, reciben un papelito señalándoles "descertificados". Oficialmente el término "certificación" ya no se utiliza, dando paso a otro más complejo (en cuanto a su interpretación) denominado "designación", que en esencia sigue siendo lo mismo que la original ley estadounidense.  

Seguiremos utilizando "descertificación" (suena "mejor") para designar a aquellos países que, según los Estados Unidos, no cooperan con sus ordenanzas, es decir, no cumplen sus compromisos antidrogas. Cada año hay una gran preocupación en la región andina, saber si contarán con la ayuda económica (préstamos financieros) y preferencias arancelarias a cambio de combatir la producción y exportación de drogas ilícitas. Como el caso nació politizando es evidente que la "lucha antidrogas" en esos países también se volvió política. Y. como en los Estados Unidos una cosa son los business de los grandes financieros, las políticas del gobierno suelen quedar en ridículo, como el ejemplo de don Richard Grasso a nombre de Wall Street. (Wall Street lava más y mejor, decía alguien).

Ni el "aliado" de los Estados Unidos en ese plan -Colombia- pasó el examen en los años 1996-1997 (varios después de la desaparición de las figuras míticas del narcotráfico colombiano). A pesar de que han irrigado miles de hectáreas con productos químicos como el glifosato (aspersión aérea), no fue suficiente para cumplir con los parámetros de la erradicación forzada. Colombia se convirtió en un país militarizado en las zonas productoras de coca, a criterio de los Estados Unidos eso tampoco fue suficiente. Y, como la zona es "rica" en guerrilla (competencia en la producción de droga), los gobiernos colombianos han tenido inconvenientes para "armonizar" las leyes que regulan la guerra anti-narcótica y la guerra anti-insurgente (que viene siendo lo mismo).

Hemos dicho que el asunto es político. Algunos países como Bolivia desde la era del presidente Morales (por cierto campesino cocalero) no tuvo serios problemas para controlar el narcotráfico, (el caso contrario fueron las narco-dictaduras bolivianas del pasado). El problema fue y sigue siendo falta de identidad con las leyes impositivas de Washington. Al no alinearse estrictamente con esas políticas externas, Bolivia recibía automáticamente la "descertificación", luego, pasaría lo mismo con Venezuela (si el gobierno o los militares venezolanos miran hacia otro lado en materia de narcotráfico eso es harina de otro costal). 

La intencionalidad política es latente. Si un país tiene una relación conflictiva con Estados Unidos se quedará sin su respaldo político y económico. ¿Y cuales son esas sanciones?. En lo económico, reducción de preferencias arancelarias (comercio) para los productos nacionales importados por los Estados Unidos, cortar o reducir las ayudas económicas (léase como "ayuda" los préstamos financieros que agravan una deuda pública impagable); en lo político, se destaca la famosa revocación de visas, así que gente "prominente" ha quedado privado del deseo de visitar Disneylandia. En esas circunstancias, Colombia -por ejemplo- aceptó la "desinteresada" presencia militar estadounidense y el apoyo directo en materia de antinarcóticos (trabajo conjunto entre las agencias de seguridad de los EEUU y la Policía Nacional y Fuerzas Armadas colombianas, o al menos eso dicen los convenios).


Presencia militar de los EEUU en Colombia

¿Y que ha pasado a lo largo de estos años?. La siembra de la planta de coca y su refinación han aumentado considerablemente, las exportaciones del producto ha crecido exponencialmente (lo mismo sucedió en Afganistán, cuando el US Army llegó, la producción de heroína incrementó). No importa que se decomisen decenas de toneladas anuales, siempre habrá producto suficiente para saciar el ansía del consumidor...  ¿Qué falla?. No es la ley, a pesar de ser impuestas externamente.

El caso es evidentemente político-económico (demanda) y hasta ideológico. El sistema capitalista -a pesar de lo que se diga- se nutre del narcotráfico a nivel mundial. El NEGOCIO (ilegal) de la DROGA está entre las primeras fuentes de ingresos globales (por supuesto esta no se lleva en libros de contabilidad). Verdaderos expertos han reflexionado que es la POLÍTICA quien primero corrompió al NARCO (permivisidad a cambio de flujo económico).

Hablamos de miles de millones de dólares anuales que se manejan en el sistema financiero internacional -no en manos de los narcotraficantes, que solo se llevan un pequeño pedazo del pastel-. Alguien, que no es un particular, sino un conjunto, un sistema entero, lo permite. Sin el dinero que proviene de la DROGA S.A. el sistema financiero actual colapsaría, nuestro sistema es adicto a los narcodólares y esa es la realidad.

 

La Oficina de Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen (ONUDC) estima que 2,4 billones de dólares de fondos ilícitos son lavados cada año, esa cifra bordea el 2,7% de todos los bienes y servicios que se producen cada año en el mundo... y, las autoridades, apenas, detectan menos del 1% del dinero sucio.


No está por demás recordar que el denominado "lavado de dinero" significa poner, al margen del sistema de control, en circulación legal las utilidades financieras producto de actividades ilegales. Transformar las ganancias ilícitas en fondos producidos por una fuente "legal" facilita tanto a personas y organizaciones criminales disponer de dinero limpio (blanqueo de capitales) operando como cliente particular o empresa registrada ante las autoridades. Bajo esa definición, los bancos invlucrados, que no son pocos, deberían quedar etiquetados como organización criminal, si de verdad se desea combatir el delito



Por sentado, Estados Unidos invierte ingentes recursos en la lucha antidrogas en países tercermundistas, algunas "mala lenguas" afirman que lo hace para combatir a los rivales en el negocio, es decir confronta activamente la producción y exportación de drogas de sus enemigos y hace de la "vista gorda" ante los negocios de sus aliados

Para no hacer interminable el tema, invito al amable lector dar repaso a ponencias como el célebre libro de Lyndon H. LaRouche, que resumimos en el artículo Narcotráfico S.A.; o, los inmejorables artículos de  Catherine Austin Fitts, Narco dólares para principiantes, una fundamental guía para quien sin ser experto en el tema comprenderá los principios económicos del negocio y el sistema financiero; y la serie de artículos dedicados a George Soros "el mago" (entre otros temas que podrá dar lectura en este blog bajo la etiqueta: drogas). No se si el lector se percató que utilizo la palabra negocio para referirme al tráfico de drogas, porque lo es, es un negocio -ilegal en la letra de la ley-, pero muy demandado en los círculos financieros cuando el "producto" se transforma en dinero efectivo.


Recientes investigaciones han demostrado -una vez más- que las leyes y políticas antidrogas que exige el gobierno de los Estados Unidos (y otros estados del primer mundo) son mera pantalla para ocultar lo evidente, Wall Street, la City de Londres y otros grandes centros financieros mundiales lavan, y mejor, los cientos de miles de millones de narco-dólares anuales que genera el próspero negocio.

 

¿De verdad cree usted que se legalizará el narcotráfico (drogas fuertes) para dar paso a la "droga recreativa" legal?. Sin los ingresos que genera el NARCOTRÁFICO S.A. el sistema capitalista colapsaría, cualquier cosa que digan los economistas y los "entendidos" se aleja del mundo real, los narco-dólares están allí, traen felicidad al sistema:

El lavado de activos proveniente de la industria criminal (narcotráfico, terrorismo, explotación sexual, corrupción política, etc.) fue, es y seguirá siendo el gran activo de la banca. Un interesante artículo pregunta: ¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional? (lo analizaremos más adelante).


La City de Londres, uno de los principales centros financieros del mundo de los negocios legales... y de los otros.

El pasado septiembre (2020) la web del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico publicó un artículo de Álvaro Verzi Rangel, "El lavado del dinero criminal, el gran negocio de la banca". El tema se basa en documentación confidencial de los servicios bancarios y lo que es un secreto a voces: No existe la suficiente regulación bancaria que sigue facilitando las actividades criminales a pesar de todas las alegorías de gobiernos e instituciones a nivel global

La Unidad Antilavado estadounidense -FinCEN-  que significa "Red de Ejecución de Delitos Financieros", una especie de policía financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, da una idea de ello. Describe "la permisividad que las grandes instituciones bancarias muestran al respecto, más o menos amparadas en la ambigüedad de una legislación que contiene suficientes lagunas como para que en ellas naveguen a sus anchas estafadores y delincuentes de diversa ralea y procedencia". Los documentos de FinCEN son solo la punta del iceberg, detalla temas como el tráfico de drogas, fortunas desviadas desde países en desarrollo robados a través de esquemas Ponzi, corrupción, etc. 


Los "FinCEN Files" apenas representan "menos del 0,02% de los más de 12 millones de reportes de actividades sospechosas que las instituciones financieras enviaron entre 2011 y 2017" .

 

"La investigación señala en especial a cinco grandes bancos: JPMorgan Chase, HSBC, Standard Chartered, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon (se menciona otras entidades) a las que acusa de movilizar activos de supuestos delincuentes, incluso después de que hubieran sido procesados o condenados por delitos financieros". 

Viejos conocidos, ¿verdad? HSBC, JP Morgan..., a pesar de haber sido sancionados siguen lucrando, perdón... laborando en transacciones opacas. Prometieron mejorar sus controles antilavado en base a los acuerdos alcanzados con las autoridades de Estados Unidos. Otro gigante financiero como el Deutsche Bank, contabilizó, según los datos de FinCEN, 1,3 billones de los dos billones de dólares de transferencias sospechosas analizadas. El banco alemán -en 2015- aceptó una multa de 258 millones de dólares por violar las sanciones impuestas por Estados Unidos por transferir miles de millones de dólares de personas provenientes de países como Libia, Irán, Siria, Sudán y otros. Es decir, no se trató, en este caso, de una investigación criminal estrictamente, asuntos ideológicos y políticos estaban de por medio. Estados Unidos sancionó al Deutsche Bank por realizar "transacciones de compensación" no transparentes que pudieran haber encubierto posibles infracciones de parte de sus clientes.

"Dinero sucio, burócratas idem" señala una de las fuentes consultas. "El lavado de dinero no es un crimen sin víctimas. El libre flujo del dinero sucio sostiene bandas criminales, desestabiliza naciones y fomenta la desigualdad económica global. A menudo, los capitales que son lavados terminan en cuentas de sociedades fantasmas registradas en paraísos fiscales opacos, lo que permite a las élites esconder grandes sumas de dinero y esquivar el radar de las autoridades. Los bancos que aparecen en FinCEN Files suelen procesar operaciones para sociedades registradas en jurisdicciones secretas, sin conocer al “beneficiario final” de la cuenta, es decir, a la persona de carne y hueso que está detrás de ella. Los dueños de estas cuentas corporativas tienen direcciones en Reino Unido, EEUU, Chipre, Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Suiza. Al menos el 20% de los reportes tienen un cliente con una dirección en Islas Vírgenes Británicas".




Otro banco mencionado en los FinCEN Files es Standard Chartered Bank, entidad británica que opera principalmente en Asia, África y Oriente Medio (de donde provienen sus ganancias), cotiza en la Bolsa de Valores de Londres y la Bolsa de Hong Kong, forma parte del índice FTSE 100. Pero, no analiza el fondo criminal, se limita en enfocar problemas políticos e ideológicos del gobierno de los Estados Unidos. Por ejemplo, en 2012 se acusó a Standard Chartered de "conspirar con el gobierno de Irán para mover 250 mil millones de dólares a cambio de cientos de millones de dólares en comisiones. Ese mismo año, el Standard Chartered pagó multas por 670 millones de dólares en acuerdos con autoridades".

El más conocido mundialmente por los escándolos financieros, sin duda es HSBC -The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation- otra multinacional británica con sede en Londres, el banco más grande de Europa que tuvo que aceptar y firmar acuerdos de procesamiento diferidos. Incluso investigado por una Comisión del Senado de los Estados Unidos. Se descubrió que el banco había transferido 7.000 millones de dólares al sistema bancario de Estados Unidos entre 2007 y 2008; por lo menos, 881 millones de dólares provenían de grupos criminales de América Latina (narcotráfico). El banco reconocía en 2012 que había lavado dinero, una multa récord de casi 2.000 millones de dólares fue la sanción, pero, ningún banquero fue procesado gracias al acuerdo con los fiscales. "A cambio, el gobierno suspendió las acusaciones y se comprometió a abandonarlas por completo a los cinco años si HSBC cumplía su promesa de combatir agresivamente el flujo de dinero sucio". Los FinCEN Files muestran que durante cinco años de prueba (2013-2017), HSBC siguió moviendo dinero cuestionable de personajes particulares sindicados por lavar dinero o involucrados en estafas piramidales Ponzi. 

"A pesar de esto, el gobierno de Estados Unidos permitió que HSBC anunciara, en diciembre de 2017, que había “cumplido con todos sus compromisos” del pacto de procesamiento diferido y que los fiscales habían desistido de los cargos criminales en su contra para siempre. No se denunciaron sobornos". Fue como si les dieran una palmadita en el hombro y les dijeran: "no lo vuelvan a hacer". Pero, obvio, siguieron haciéndolo.

En otro sonado caso, que no recoge FinCEN Files sucedió en 2006, el banco Wachovia permitió ingresar 100 millones de dólares del Cártel de Sinaloa en el circuito bancario de Estados Unidos. "Cuatro años más tarde, el vicepresidente de Wachovia firmó un acuerdo en el que reconoció que el banco había violado leyes antilavado. Entre multas y confiscaciones, pagó multas por 160 millones de dólares. Esa fue toda la sanción". Nadie fue a la cárcel, mucho menos los accionistas mayoritarios. Según un reporte de RT (Rusia Today) ese 2006, las ganancias de Wachovia fueron superiores a los 12.000 millones de dólares, "la multa que pagó por lavar dinero narco fue apenas una propina, una muestra más de impunidad".


¿Cuál es el mensaje para la BANCA INTERNACIONAL? Si sigues delinquiendo recibirás sanciones económicas, pero a cambio se te permitirá seguir infringiendo la ley y ganar miles de millones de dolares como "compensación" por las pérdidas debido a las multas...

 

Por otro lado, la prensa rusa (RT) se cuestionaba en un artículo: "¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional?" (23 sep 2020). Parte por el lado feo de la película, los famosos y tristemente célebres capos de la droga: Pablo Escobar, Amado Carrillo Fuentes, Joaquín 'el Chapo' Guzmán, éstos, al igual que los "terroristas" son "los malos". "Pero en todo este entramado siempre falta una pieza".

La hipocresía del sistema financiero internacional se vería afectado si las políticas de drogas cambiaran y se apostara por legalizar todas las drogas y se combatiera, de verdad, el terrorismo. Perderían los lucrativos dividendos que obtienen a costa de la vida de miles de víctimas. La complicidad de los bancos es fundamental para el lavado de dinero que encuentra refugio en los bancos estadounidenses y europeos, "son partícipes activos de la opacidad con la que se trasladan fortunas del crimen organizado trasnacional".

"Los días han pasado y seguimos sin conocer rostros, nombres y apellidos de los banqueros implicados. De los responsables de esconder cuentas multimillonarias, de recibir montones de dinero en efectivo en camiones blindados, de retrasar reportes de clientes que realizaban operaciones sospechosas, de no suspender esas cuentas. De mantener activo el blanqueo de capitales.

Y es poco probable que los conozcamos, porque el esfuerzo de cientos de colegas se topa con el escaso impacto concreto que suelen tener las revelaciones. La prensa tradicional no hace mucho ahínco en colmar sus páginas con investigaciones que incomodan a grandes anunciantes, a políticos amigos y, a veces, a los propios dueños de los medios".


A manera de CONCLUSIONES:

Resumimos de otra excelente y larga investigación sobre ‘The FinCEN Files’, "Los archivos filtrados: Bancos globales sirven a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom de lavado de dinero", elaborado por el ICIJ "International Consortium of Investigative Journalists" (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación). Las conclusiones son inequívocas:


"Informes secretos de bancos muestran cómo billones de dólares de dinero negro fluyen libremente a través de los principales bancos, inundando un sistema regulatorio quebrado"

 

- Los bancos mueven dinero sospechoso porque es rentable: Los bancos pueden completar sus resultados finales con las comisiones que cobran cada vez que el dinero se mueve en sus cuentas. 

"Un pequeño grupo de bancos con importantes operaciones en Nueva York, en su mayoría estadounidenses y europeos, amasan fortunas en comisiones por realizar ese truco, aprovechando su privilegiado acceso a la Reserva Federal de Estados Unidos. La ley de Estados Unidos confía a los bancos la responsabilidad de ser la primera línea en la prevención del lavado de dinero, y ello a pesar de que su mayor interés es que el dinero –sucio o limpio-- se esté moviendo. Aunque los bancos están autorizados a detener una transacción si parece sospechosa, no están obligados a hacerlo: simplemente tienen que presentar un informe de actividad sospechosa al FinCEN".

Los documentos confidenciales muestran cómo los bancos que manejan transacciones internacionales a menudo desconocen con quién están tratando, incluso cuando mueven cientos de millones de dólares.

Los lavadores y otros delincuentes comparten el mismo objetivo que otros muchos clientes bancarios que operan entre fronteras: convertir su dinero a dólares, la moneda global ‘de facto’.

Los Bancos han tenido más problemas por tratar con clientes y países que provienen de países sancionados por los Estados Unidos. Es decir, muchos casos se han destapado por cuestiones de política internacional y de lucha ideológica, no por un verdadero combate contra el "lavado de activos" proveniente de "actividades sospechosas".

Los archivos muestran que los empleados bancarios "buscan" en vano, entre sus documentos,  las sociedades de papel, son incapaces de determinar quién se esconde detrás o cuál es su real propósito. Como siempre, los ingresos derivados de la corrupción necesitan un lugar para esconderse. En su camino, muchos pasan por Manhattan.

Este "sistema" era mucho antes un mercado que manejaba JPMorgan. "Al permitir una transferencia, un banco intermediario deduce la cantidad de la transferencia en la cuenta del banco de origen; lo incorpora a la cuenta del banco receptor, y cobra una comisión. En algunos casos, JPMorgan convertía pagos realizados desde una cuenta en moneda local, el hryvnia de Ucrania por ejemplo, a dólares para luego enviarlos a la cuenta receptora. Esto generaba más comisiones para JPMorgan". JPMorgan abrió las puertas de ese sistema para sus clientes, incluyendo sociedades anónimas de papel. 

El engañoso esquema “Ponzi”, llamado World Capital Market (WCM), perjudicó en decenas de millones de dólares a pequeños inversionistas (ahorristas). Mucho de ese dinero provenía de Perú, Bolivia, China, hasta de California y otros lugares donde familias de bajos ingresos estaban dispuestas a invertir sus modestos ahorros – 2.000, 5.000 o 10.000 dólares— en un fondo de inversión que, esperaban, les cambiaría la vida. Con tan solo pulsar una tecla, el dinero de los inversionistas se canalizó a través de operaciones en Nueva York del gigante bancario global HSBC. Luego se diversificó por todo el mundo a través de cuentas en las oficinas de HSBC en Hong Kong. Todo era un fraude. Tengamos en cuenta que el WCM corría por el HSBC entre 2013 y 2014, es decir, cuando el HSBC estaba a prueba, la Comisión Bancaria y de Valores de Estados Unidos había congelado los activos de la compañía, pero la cuenta de WCM en la oficina de HSBC en Hong Kong seguía activa.


WCM no fue la única compañía ligada a actividades criminales que movió dinero a través de HSBC durante el periodo de prueba de cinco años que las autoridades de Estados Unidos dieron al banco para reforzar sus medidas de combate al lavado de dinero en el marco del “acuerdo de procesamiento diferido” celebrado en 2012.

 

El ICIJ descubrió en los archivos del FinCEN un patrón llamativo: La voluntad de muchos bancos para procesar transacciones para los mismos clientes de riesgo.

- Un caso curioso fue BNP Paribas, el mayor banco de Francia, recibió la mayor multa de todas en 2014, 8 mil 900 millones de dólares por haber operado transacciones de miles de millones de dólares al sistema financiero de Estados Unidos a nombre de entidades de Sudán, Irán y Cuba, las cuales eran objeto de sanciones y bloqueo de Estados Unidos (nuevamente vemos que el interés es más político e ideológico, que lucha contra el crimen organizado). A diferencia de los acuerdos con HSBS y otros, este no fue un procesamiento diferido. El banco francés aceptó la condena, y despidió a 13 empleados. El banco francés aceptó aquello como prioritario, quería asegurarse que las autoridades no le revocaran de manera permanente su licencia para procesar transacciones en dólares. La revocación solo duró un año; y tras el anuncio del acuerdo, el precio de la acción del banco subió un 4%.

- "¿Por qué las grandes sanciones financieras no han servido para cambiar el comportamiento de los bancos?. John Cassera, un experto en delitos financieros que trabajó como agente especial asignado al FinCEN entre 1996 y 2002, dijo que el tamaño de las multas pagadas por HSBC y otros bancos pueden parecer grandes, pero representan una pequeña fracción de sus beneficios. Aparte, el dinero no es pagado por los banqueros que deben rendir cuentas sino por los accionistas.


El reportaje del ICIJ sobre FinCEN Files es tan amplio que invitamos al interesado leerlo aparte (ver nota al pie de página), si tiene interés en desenrrollar la trama (la cita de nombres e instituciones es abrumadora por lo que requirió la participación de más de veinte investigadores). Las conclusiones que aquí citamos son obtenidas del referido trabajo de ICIJ que profundiza más en el "sistema" de esa relación simbiótica entre el mundo "legal" y el "ilegal".

Como bien titula este artículo: BANCA + DINERO SUCIO = PRÓSPERA RELACIÓN SIMBIÓTICA.


VIDEO

Cómo lavan el dinero a través de bancos en Nueva York (en inglés)

Los grandes bancos están obligados a reportar al gobierno transacciones sospechosas. No hacer estos reportes, conocidos como SAR, puede exponerlos a multas y penalidades. Aquí explicamos cómo hace el dinero sucio para transitar por el sistema financiero.

 

Fuentes:

ICIJ: Los archivos filtrados: Bancos globales sirven a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom de lavado de dinero

El lavado del dinero criminal, el gran negocio de la banca

¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny