Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta captagon. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta captagon. Mostrar todas las entradas

18 marzo 2019

La anfetamina mágica ya no es solo del yihadismo


La anfetamina conocida como captagon


Nota previa del editor del blog

Hace cuatro años, publicamos un esclarecedor reportaje que explicaba de donde provenía la tremenda valentía del combatiente yihadista en Siria, una anfetamina muy de moda de los países de Próximo Oriente conocida como Captagon. La anfetamina mágica del yihadismo

Haciendo un poco de historia comentabamos que durante largo tiempo el uso de drogas fue uno de los  mejores secretos guardados por los ejércitos en guerra, diversas variedades de drogas sintéticas se distribuían entre la tropa para frenar el hambre y las penurias, así como mantenerlos alertas y despiertos para el combate. En el mundo se van desclasificando miles de archivos por lo que ya no es extraño documentarnos como la Wehrmacht alemana entregaba por diversos métodos, como las raciones de chocolate mezclado con anfetaminas a sus soldados, algo que desconocían las tropas. No solo fueron los alemanes, los otros bandos también escondían su "secreto" para aumentar la moral de las tropas.

Ha transcurrido mucho tiempo desde aquel artículo; sin embargo, la situación parece no haber cambiado en nada en cuanto al uso de narcóticos y sustancias psicotrópicas para "motivar" a los combatientes. Siria e Irak son la mejor evidencia de su uso. 

Solamente recordarles que las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el pasado (y siempre) se financiaron ampliamente con el tráfico de la heroína. La droga, en este caso, extraída de la planta de la amapola constituye el único recurso para financiar movimientos armados a lo largo y ancho de Eurasia.  Otros conocidos traficantes de drogas fueron (o siguen siendo) los albano kosavares del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK), hoy en el poder.

Se debe poner énfasis en estas dos organizaciones nombradas que, supuestamente, reivindican la lucha popular para alcanzar la independencia de un país o región separatista. Los grupos terroristas en Próximo Oriente, absolutamente todos, se financian a través de la heroína. En contra o no de la moral y de los valores que dicen defender, constituye la única forma de financiar la adquisición de armas y sostener otras actividades (a no ser que cuenten, además, con la suerte de contar con mecenas extranjeros, como en el caso de los múltiples grupos extremistas en Siria). 

De dónde sale el dinero para comprar la heroína, a dónde va esa droga? El dinero generalmente proviene de Europa y los Estados Unidos que son los principales consumidores, por tanto, lugar del destino final del estupefaciente. Incluso, desde hace un buen tiempo la heroína tiene como destino Rusia (donde el consumo de drogas ha crecido alarmantemente). En fin, el dinero sale de naciones con poder adquisitivo.

Foto de archivo: Gulfnews. Policía saudí descubre un cargamento de captagon dentro de rollos de  alambre metálico.


Cómo llega el dinero a los terroristas o grupos separatistas? No siempre es dinero en efectivo, existe el intercambio de droga por armas, o mediante sofisticados procesos de tráfico de armas en los que se hallan involucrados servicios secretos de las potencias occidentales que conocen los pormenores del canje. Tenemos las mafias internacionales y hasta grandes empresarios, a la final, el comercio de la droga es un NEGOCIO muy rentable, aunque ilegal. Ya decía nuestro amigo, Daniel Estulin, las "Drogas S.A." son el motor de la economía global que sostiene al sistema capitalista.

Demos lectura al muy interesante artículo publicado en el diario español "Público" (10 marzo 2019). El siguiente reportaje inicia hablando sobre los kurdos pero termina abarcando amplios sectores  y zonas del conflicto.


*****

Foto de archivo: Gulfnews. Policía saudí descubre millones de pastillas de la anfetamina captagon dentro de cilindros de aluminio.


Las drogas que han ayudado a los milicianos a combatir contra los yonquis del ISIS


Ferran Barber
"Público"


Los yihadistas del Estado Islámico no han sido los únicos que se han servido de drogas para hacer frente al miedo y la fatiga en Irak y Siria. También muchos milicianos que han combatido contra el Daesh se han servido de ellas con frecuencia. La más común es un opiáceo conocido como Tramadol, pero existen otras muy populares como la ketamina o una variante de benzodiazepina llamada coloquialmente Zulam.



Un miembro de las SDF se burla del DAESH en Raqqa simulando a un yihadista tomando drogas. 


Son usualmente conocidas como "las drogas de los yihadistas", haciendo especial referencia a una variante de la metanfetamina comercializada como "Captagón" porque los líderes del Estado Islámico se sirven masivamente de ellas para infundir moral a sus combatientes o, llegado el caso, ayudarles a embarcarse en alguna de las acciones suicidas por las que son proverbialmente conocidos.

Lo que se ha ocultado hasta la fecha es que el uso de tranquilizantes y sicofármacos se ha extendido a todos los bandos que intervienen en los conflictos que hoy se libran tanto en Oriente Medio como en buena parte del planeta. 

Es un secreto a voces que también las fuerzas kurdas o árabes que combatieron en Irak y Siria se han servido y se sirven de opiáceos, estimulantes o benzodiazepinas sin fines terapéuticos para hacer frente a la peor de las dolencias que afectan al soldado: el temor a la muerte y el dolor. Los nazis tenían el Pervitin.

La más popular de las drogas a las que han recurrido, entre otros, el Ejército Libre de Siria (FSA), las diferentes unidades de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, según sus siglas inglesas), algunas milicias chiítas de Al Hashd Al Sha-Abi (Fuerzas de movilización Popular) o los Peshmerga de Barzani es una variante en píldora del Tramadol procesada en la India, claro que existen más.

video 



Estas son las drogas que han ayudado a combatir contra el Daesh   

"Benzos" del Tercer Mundo

El uso del Tramadol -popularmente conocido como Trama- u otros opiáceos entre quienes combatían al Estado Islámico o el Ejército Árabe Sirio de Bashar Al Assad no es completamente generalizado, pero sí muy común; demasiado común, de hecho, como para pasar por alto que son muchos los soldados que han regresado del frente enganchados a alguna variedad de opiáceos o de tranquilizantes.

Alguien se ha hecho de oro traficando con las llamadas "pastillas amarillas"

A falta de otras herramientas terapéuticas y en ausencia de verdaderos médicos, en los hospitales de sangre y las enfermerías de los frentes se dispensan a menudo descontroladamente estas drogas farmacéuticas. Y el consumo ocasional ha devenido con frecuencia en adicción. Como consecuencia de ello, los conflictos sirios e iraquíes han enfrentando a menudo a toxicómanos contra toxicómanos; milicianos exaltados por estimulantes o serenados por benzodiazepinas y derivados farmacológicos del opio fabricados en el Tercer Mundo con vistas, esencialmente, a su venta ilegal. Alguien se ha hecho de oro traficando con las llamadas "pastillas amarillas", pese a que su precio en el mercado negro de Oriente suele ser irrisorio, de acuerdo a los criterios europeos (menos de un euro por una tableta de hasta diez píldoras).

El asunto se ha ocultado con frecuencia para no ensuciar la imagen de las milicias que combaten al DAESH. En su descargo hay que decir que el alcance y la extensión de la adicción y las prescripciones no terapéuticas es variable y en ningún caso comparable al de los yonquis del Estado Islámico, junto a cuyos cadáveres se halla con frecuencia, además del cinturón explosivo, un reguero de pastillas de Captagón o Tramadol. De hecho, no pocas de las drogas de origen farmacológico utilizadas en los frentes donde se ha luchado contra los "yihadis" del ISIS u otras milicias islamistas como los mercenarios turcos de Afrin procedían de los alijos incautados al enemigo. A todos los efectos, estos sí pueden ser descritos como una horda de drogadictos.


En todos los bandos

Ni uno sólo de los bandos en el conflicto de Oriente Medio ha impedido su uso. "¿Que si sigo tomando Tramadol?", nos dice esbozando una sonrisa un ex miliciano de las FSA (Ejército Libre de Siria, de acuerdo a sus siglas inglesas), Mohammad A.M., a quien hallamos caminando por el barrio barcelonés del Raval, en compañía de otras dos sintecho catalanas. "Me recetaron las pastillas cuando caí herido en Daraa por una ráfaga de ametralladora, pero después no conseguí dejarlo completamente. Hace que te sientas bien y te da fuerza".

El sirio -oriundo de una población cercana a Kamisli- vive ahora en un squat de Barcelona, mientras busca a algún médico que le extraiga la última bala que todavía alberga entre el corazón y los pulmones. Con el fin de ayudarle a aliviar el dolor intenso que le provocan sus secuelas, ha conseguido que los médicos españoles le sigan prescribiendo Tramadol.

Variedad inyectable del Tramadol utilizada en los hospitales de Siria y Sinyar. Foto por Ferran Barber


"Me suelo tomar tres o cuatro diarias de 50 milígramos", dice mientras hace ademán de abrir la mochila para mostrarnos las pastillas. Pero luego se detiene en seco, como si de pronto sospechara que quizá no sea tan buena idea dejarse fotografiar sosteniendo una tableta. "Las de Siria son mejores, de 200 milígramos. Y me tomaba a veces tres o cuatro al día. Las de aquí, como mucho, son de cien", añade. Cierto.


Matando moscas a cañonazos

La legislación europea prohíbe la comercialización de pastillas de Tramadol con un contenido superior a 100 milígramos. Normalmente, se prescriben como analgésicos para casos de dolor agudo como el de Mohamed que no responden a otros antiinflamatorios. Se sabe que en España se están incrementando de manera muy notable los casos de adicción al Tramadol, pero el problema no reviste la magnitud de una pandemia, tal y como sí está a punto de ocurrir, por ejemplo, en las sociedades de Egipto, Ghana, Afganistán o la propia Siria, donde el consumo se ha extendido a la población civil, y ello incluye a mujeres y niños. En este caso, la gente se prescribe y automedica para sanar del dolor de la indigencia y de la estela de los traumas que suelen dejar atrás las guerras. También en Yugoslavia u otros países devastados por conflictos se dispararon en su día las tasas de adicciones.

A esas razones, más antropológicas y profundas, se suman las grandes campañas de descriminalización de los opiáceos que hace más de una década apadrinaron grandes compañías farmacéuticas como Big Pharma. Si llegara a extenderse el uso de fármacos como el Fentanilo -el asesino de Tom Petty y Prince-, los muertos se contarían por millares.

"Con mis propios ojos vi varias veces como los suboficiales peshmerga repartían entre la tropa Tramadol antes de llevar a cabo alguna acción durante la ofensiva de Mosul", nos confirma otro de los militares españoles que combatieron en la reconquista de esa ciudad. Se da la circunstancia de que tanto en la zona controlada por el Gobierno de Bagdad como en el Kurdistán iraquí se penaliza duramente no sólo la venta, sino el consumo de drogas


Es decir, de una parte los gobiernos castigan el uso y el tráfico de sustancias por parte de la población civil y de otra, se proporciona extraoficialmente drogas a los soldados para incrementar su rendimiento en el combate, algo que, por otra parte, nadie está dispuesto a reconocer.

Basora es el gran centro neurálgico del tráfico de drogas iraquí y la metanfetamina y el Tramadol, por ese mismo orden, las dos sustancias más populares consumidas por la población árabe con fines lúdico-recreativos. En la ciudad kurda de Suleimania, la Asayish (policía kurda) incautó el pasado año varios miles de pastillas de metanfetamina y Tramadol.

No existen datos oficiales del alcance del consumo de drogas en la Federación Democrática del Norte de Siria -conocida popularmente como Rojava-, pero tal y como afirma uno de los voluntarios españoles que se encuentran combatiendo en ese área, "algo debe estar pasando cuando han organizado una campaña en contra del consumo de sustancias y han llenado la zona de carteles". Se sabe igualmente con certeza que en las prisiones de Derik (Rojava) y Erbil (Kurdistán iraquí) hay un número significativo de traficantes de drogas entre los presos políticos y comunes. Recientemente, los kurdos de Siria despenalizaron el consumo.

Entre los árabes, y cuando están en marcha operaciones militares, suele distribuirse un fármaco estimulante conocido como 'Corticol'.

Al igual que otros guerrilleros españoles, el mencionado voluntario de las YPG está dispuesto a hablar de su experiencia personal en las milicias kurdas y yazidíes de las Fuerzas Democráticas de Siria a condición de no revelar su identidad. 


"Creo que entenderás por qué. Admitir que el consumo de drogas es más que significativo y habitual ensucia la imagen de mi unidad, de modo que mantén mi nombre al margen", nos pide, al tiempo que nos aclara: "No es, digamos, masivo si por tal se entiende su distribución sistemática entre la totalidad de la tropa, pero de acuerdo a mi experiencia, lo normal es que en un tabur o unidad de veinte milicianos, al menos cuatro o cinco estén enganchados al Tramadol. Entre los árabes, y cuando están en marcha operaciones militares, suele distribuirse un fármaco estimulante conocido como 'Corticol'. Esto sí se hace de un modo generalizado, y el reparto incluye a los voluntarios extranjeros. Yo nunca lo he tomado, pero tengo entendido que mejora el ánimo y sobre todo, la resistencia de una forma muy significativa".

Corticol y Zulam

El fármaco al que se refiere este miliciano -nos precisa otro de los voluntarios españoles que trabaja en labores civiles, dentro de una unidad militar- es la "corticoliberina", una hormona esteroidea cuya secreción se incrementa de forma natural con el estrés. Ingerido como droga, combate la fatiga y permite resistir al combatiente incluso durante largas marchas nocturnas, aun cuando portan consigo grandes pesos. "Que no salga de mi boca, pero el uso del Trama es muy habitual aquí, desde los mandos a soldados. Todo el mundo te lo pide cuando saben que has de visitar la enfermería", apostilla este miliciano, integrante de una de las unidades afiliadas a las SDF. No cabe ni la menor duda de que, en contra de lo que se venía sosteniendo, las drogas han sido consumidas descontroladamente en todos los bandos que intervienen en los conflictos de Mesopotamia.


Variedad inyectable del Zulam, fotografiada en un centro sanitario de Sinyar. Foto por Ferran Barber

¿Se utilizó también masivamente el Tramadol u otras sustancias entre las fuerzas aliadas kurdo-árabes que combatieron al DAESH en frentes como Raqqa, Serekaniye, Deir ez Zorr o Afrin? Definitivamente, sí. 

"El uso de fármacos potentes está en Siria a la orden del día. Los médicos son lo que son; los facultativos buenos se van a Europa y los que quedan hacen lo que pueden. De hecho, a menudo, ni siquiera son médicos", nos aclara otro de los voluntarios españoles que lucharon en Raqqa y la ribera del Jabur.

Una semana antes de la caída de la ciudad, visitamos la enfermería de Raqqa -otrora capital del califato-, y el personal sanitario -un par de voluntarios árabes pertrechados de buenas intenciones y algunos conocimientos médicos- nos confesaron que el Tramadol es, a menudo, todo cuanto tienen, si no para sanar a los soldados, sí para aliviar su dolor o aplacar sus temores. En los estantes del hospital de sangre ocupaba un lugar especial una variante india de ese fármaco que, en los peores casos, y cuando en verdad se precisa de manera legítima con fines analgésicos, acostumbra a administrarse en su forma inyectable.

"Yo soy el responsable de los servicios sanitarios de esta zona de Irak -nos cuenta otro militar español- y tengo el Trama bajo llave. Sólo puedo autorizar el consumo de los inyectables en casos extremos, aunque es verdad que mucha gente se ha hecho adicta a las pastillas amarillas", la variedad en píldora del derivado opiáceo. "Están tan enganchados a ellas como al tabaco, y piensa que la posesión de una sola pastilla está penada en el Kurdistán con seis meses de cárcel. Que estén dispuestos a correr el riesgo te dará la medida de su dependencia. Además -nos aclara-, suelen echar mano de otras sustancias como la ketamina o una benzodiazapina llamada Midazulam. Los kurdos y los árabes suelen referirse a ella por su abreviatura: Zulam.


Ketamina y Diazepan

La ketamina es un anestésico bien conocido en Europa, donde es ampliamente consumido con fines recreativos. Es comercializado con nombres como ketolar y distribuido por varias firmas farmacéuticas menores. En dosis muy inferiores a las que producen anestesia, proporciona experiencias sicodélicas de gran intensidad. Tanto la ketamina como el Midazulam y las distintas variantes comerciales con las que se distribuye el Tramadol suelen ser introducidos en los frentes a través de países como Libia, a donde a su vez han sido enviados desde la India vía Europa. En junio de 2016, se descubrió un alijo de Tramadol en Barcelona con la ayuda de la DEA, la agencia norteamericana de lucha contra los estupefacientes. Tenía como destino el puerto libio de Tobruk.

El Midazulam viene a ser el equivalente de lo que en España es mencionado con la denominación comercial de Diazepam. Asimismo, es infaustamente conocido porque es uno de los tres fármacos utilizados en el cóctel con el que se quitó la vida al reo estadounidense Clayton D. Lockett. Hace unos pocos años, las farmacéuticas se negaron con diversos subterfugios a proporcionar el Pentotal a los estados norteamericanos que aún mantienen la pena máxima en su legislación, y este fue reemplazado por Zulam, lo que dio lugar a patéticos episodios como la mencionada ejecución del estado de Oklahoma. Treinta minutos después de que se le administrara la inyección letal a Lockett, el condenado aún se convulsionaba y murmuraba. Tal fue el desastre de esta ejecución que reavivó el debate sobre la pena de muerte en Norteamérica, y proporcionó poderosos argumentos a quienes se oponen a ella.

En los frentes de Siria e Irak, el Midazulam suele prescribirse como tranquilizante para hacer frente al estrés que provocan las acciones bélicas, lo que también ha franqueado el paso que conduce de una ingesta justificada a miles de casos de adicciones. Ni siquiera el propio personal sanitario de Oriente Medio ha logrado mantenerse al margen de la droga dependencia. 


Cuanto más sencillo es el acceso, más tentador el consumo de sustancias estimulantes, sicotrópicas o tranquilizantes. Las drogas y los conflictos bélicos han caminado de la mano desde el principio de los tiempos gracias al monopolio que ejercen los estados sobre la definición de "legítimo", "oportuno", "legal" o "moral".

05 abril 2016

Nuevos informes revelan vínculos del Estado Islámico con el tráfico de drogas.





Por Tito Andino U.


Hace un buen tiempo que redacté un artículo sobre las extrañas finanzas de los yihadistas sirios. En aquel entonces, se demostró que la organización wahabí EI (antes ISIS por sus siglas en inglés o EIIL en español) habían asumido, en Afganistán, el control de uno de los mejores negocios del mundo, solo comparado con la venta de armas y petróleo.

El Estado Islámico, poco a poco, pese a sus fracasos en Irak y Siria ha ido introduciéndose y reemplazando a los talibanes en el control de los sembríos de la amapola (heroína), lo ha hecho diplomáticamente al amparo del ex presidente afgano (Karzai), por un lado; y, por otro, con métodos coercitivos. Su presencia en territorio afgano es real y no anecdótica.

La más reciente noticia sobre el tema ha pasado desapercibida para todos los medios occidentales y del orbe entero. Según una breve nota aparecida en Red Voltaire (1): “La policía italiana arrestó en Nápoles a Aziz Ehsan, un iraquí que fungía como enlace entre el Emirato Islámico y la Camorra, organización mafiosa de la región de Campania, en el sur de Italia. Representantes de las autoridades italianas mencionan igualmente la existencia de relaciones del Emirato Islámico con la Cosa Nostra (la mafia siciliana) y la Ndrangheta (la mafia calabresa). Desde septiembre de 2014, el Emirato Islámico controla el tráfico de heroína afgana. Pero esa información sólo había sido dada a conocer, hasta ahora, por el Servicio Federal Ruso de Control de Estupefacientes y nunca había sido mencionada por las autoridades de ningún país de Europa occidental”.

                                    Imagen tomada de la publicación citada de Red Voltaire.


Dadas las circunstancias de la guerra actual contra el yihadismo emprendida por Siria y sus aliados, La agrupación terrorista autodenominada Estado Islámico (EI) necesita financiar sus huestes y, ante el poco dividendo que produjeron “sus” yacimientos petroleros, sus “arqueólogos” dedicados a saquear las reliquias milenarias de Siria e Irak, para venderlas en el mercado internacional a través de mercaderes y de otras extrañas formas de financiación ilegal (incluido los cientos de millones de dólares provenientes de las monarquías del Golfo y de los Estados Unidos de Norteamérica) no son suficientes para pretender controlar vastos territorios y administrarlos como un ente estatal cualquiera.

Por coincidencia o por maquinaciones internacionales el precio del petróleo está por los suelos y así se ha mantenido desde que la Corporación Petrolera conocida como Estado Islámico –EI- “ingresó” al selecto club de países exportadores de petróleo (aunque no haya sido admitido en la OPEP ni otro organismo mundial). El negocio del “Califato” expotador de petróleo no le ha dado tantos dividendos como quisieran hacernos creer en los medios noticiosos internacionales, incluso medios rusos, país que a petición del gobierno de Siria ha concretado la destrucción del aparato logístico de los yihadistas para el transporte y producción del oro negro (la caca del diablo para muchos africanos).

Según los informes y datos que la cadena RT (en español) ha podido conseguir (2), los negocios petroleros del EI no proporcionan tantos dividendos. Así por ejemplo:
“Uno de los documentos da cuenta detallada de las ventas diarias del crudo extraído de distintos pozos petroleros durante seis días de enero de este año. Según el mismo, las ganancias totales diarias varían entre los 20.000 y los 38.000 dólares, mientras que el precio por barril oscila entre 6 y 27 dólares. Asimismo, también se ha recuperado un documento con facturas de la venta de crudo emitidas por el departamento de ventas del 'Estado de Al Baraka', nombre con el que el grupo terrorista se refiere a la gobernación siria de Hasaka, en el noreste del país. El documento contiene facturas de venta de crudo del pozo Rijura por un precio de 70 dólares por tonelada. Según las cuentas, en total se vendieron 19,18 toneladas por un total de 1342,60 dólares. Se han encontrado más documentos de este tipo. Estos archivos demuestran que "el Estado Islámico llevaba unos registros muy profesionales de sus negocios petroleros", por ejemplo, las facturas incluyen datos como el nombre del conductor, el vehículo, el peso del camión, tanto vacío como lleno, así como la suma y el número de la factura”.




Fotografías tomadas de RT en español, referentes a su investigación “Exclusiva: RT obtiene documentos que explican cómo funciona la 'corporación' petrolera del EI”, cuyo enlace lo podrá obtener en la nota referencial 2


El resto de la historia es ya conocido, la producción y el envío del petróleo preferentemente vía Turquía. Los lectores se preguntarán: Puede el EI sobrevivir con los ridículos precios que se pagan por el petróleo? De verdad es el petróleo robado la principal fuente de financiamiento del grupo extremista?

En un artículo que publiqué hace más de un año atrás explicaba que la gente debería imaginarse a los bandoleros del Estado Islámico comerciando petróleo en los mercados bursátiles, pujando por el mejor precio de su barril Brent. Si han sobrevivido un largo tiempo en el “negocio petrolero” es porque una mano negra permitía (y sigue permitiendo) su transporte por grandes columnas de camiones cisternas (Turquía) y el procesamiento de combustible en refinerías móviles para que puedan seguir rodando sus máquinas de guerra y las flamantes flotas de camionetas todo terreno marca Toyota, adquiridas recientemente en un cercano concesionario árabe.


Cuál "negocio" es más rentable?.

Reflexionemos: 

Cuánto vale un kilo de heroína afgana en el mercado europeo (en el americano se duplica el precio)? Cuando existe mucha oferta, entre 20.000 y 25.000 euros por kilo (precios varían de un lugar a otro). Las grandes corporaciones mafiosas no encuentran obstáculo para ocultar un contenedor lleno de droga, es decir, cientos de kilos.

Ok, ahora, fijémonos en los precios del barril de petróleo desde hace un par de años atrás. Entre 50 y 60 dólares o menos, en el mercado oficial internacional. Se han enterado en cuánto vende el EI “su” barril de petróleo?  Se han puesto a pensar qué volumen ocupa un barril?.

Los yihadistas aprovecharon de bastos campos petrolíferos en Irak y Siria han extraído y exportado miles de toneladas métricas a Turquía y otros destinos en ínfimas cantidades. Pudimos saber hace mucho que los precios que recibían por un barril de petróleo “made in Estado Islámico” es irrisorio, en los buenos tiempos de los “importadores” turcos (familia Erdogan y su clan), pagaban máximo 35 dólares por barril, no siendo estable la cotización, el valor real oscila en 10 dólares, de todos modos las ganancias no dejan de ser jugosas. Saquen sus calculadores. Comparen con los precios que ha podido comprobar RT (más arriba descrito).

El negocio es redondo para el comprador final turco, evidentemente el pueblo turco no se beneficia del petróleo robado.

Ante los hechos, a menos que vivamos en un mundo de ilusiones y miremos mucho la CNN, su respuesta puede ser asombrosa.

En mi artículo “Las extrañas finanzas de los “rebeldes sirios”. El Tráfico de drogas” (3) mencionaba que la mayoría de la prensa internacional, alineada a intereses ocultos, pretende vendernos el cuento que un grupo de analfabetos y mal nutridos campesinos afganos (hoy aliados o en competencia con el EI) controlan el flujo de cientos de toneladas de heroína y manejan las multimillonarias finanzas de ese ilegal negocio. Se puede creer que ese disparate es la verdad?.

Se imagina el lector a un guerrero talibán u hoy a un yihadista del EI bajado de las montañas de Afganistán, gestionando en las altas finanzas de Wall Street?, realizando sofisticadas transacciones financieras en los grandes trusts bancarios de Europa y Asia o finiquitando complejos negocios con los verdaderos “señores de la guerra” en la compra de armamento a cambio de drogas?

Son diversas organizaciones de traficantes de armas y de drogas, a nivel mundial, bajo protección del poder financiero internacional, incluidos servicios secretos, quienes redistribuyen las ganancias de la droga en actividades como la movilización de miles de terroristas y mercenarios con destino, primero a los campos de entrenamiento (Libia, Arabia Saudita, Qatar, Jordania, Turquía) y luego ingresarlos (vía Turquía preferentemente) a Siria.

En el 2010 Rusia acusó a la OTAN de exportar la heroína afgana hacia Europa. En la actualidad el Servicio Federal Ruso de Control de Estupefacientes (FSKN) ha sido contundente en señalar que más de la mitad de la heroína consumida en Europa proviene ahora de Afganistán por intermedio de la organización genocida  Estado Islámico. Es probable que ese vinculo OTAN – Estado Islámico se produjo en septiembre del 2014 cuando el presidente Karzai dejaba el gobierno.


Cómo se beneficia el yihadismo?


No es solo dinero que recibe, la mayoría de las operaciones ilícitas de las transacciones petroleras y drogas eran (y siguen siendo) canceladas con armas, provisiones, nuevos reclutas, promesas y más promesas de un “Califato” que no podrá ser, a disgusto de los "Rediseñadores" del Medio Oriente, de Turquía y de los monarcas wahabíes.

Por último, ante el fracaso colosal de la guerra imperialista a través del nuevo "estado" petrolero y mafioso, conocido como Estado Islámico, para seguir intensificando las llamas, se les prometió un estado sunní (El Sunnistán) en la provincia iraquí de El Anbar (gobernación más grande de Irak, Ramada es su capital) y territorios del norte de Siria, como compensación por destruir Irak y Siria. Pero también ha fracasado ese proyecto.

En otro artículo desarrollado en este blog: “Petróleo, origen de las guerras en el mundo... y la droga qué?” (4) comentaba que el  supercapitalismo se nutre hoy en día, por tres componentes básicos: PETRÓLEO, DROGAS y ARMAMENTO, habría que agregar las altas finanzas especulativas en el mundo. La producción industrial (incluso a gran escala) no puede competir con estos recursos primordiales.

La droga es el motor de la economía mundial y así los comprenden no solo los genios finacieros de Wall Street, también es analizado por los “economistas” del Estado Islámico que buscan la mejor forma de obtener recursos.

Si de Afganistán sale el 90% de la producción mundial de heroína es indudable que ello constituye el principio básico de su financiación, todo bajo coordinación de los servicios secretos occidentales y otros aliados regionales bajo las denominadas 'operaciones encubiertas'.

Para estudiar como la droga afgana constituye el arma secreta de la OTAN/USA para expandir las guerras coloniales y sabotear la estructura social en Rusia, no dejen de dar una revisión a este artículo del último enlace (Petróleo, origen de las guerras en el mundo... y la droga qué?)

En resumen

El Estado Islámico, a más de los ingentes recursos que le proporcionaron el saqueo del petróleo iraquí y sirio, así como de los yacimientos arqueológicos de esas naciones, del financiamiento de los monarcas wahabíes, cobro de impuestos en territorios ocupados, etc., el EI, hoy, se mueve en las grandes ligas de la mafia mundial con el tráfico de la heroína afgana.

Esa es la razón por la que en Afganistán se ha reactivado la guerra.  

Los Estados Unidos luchan en Afganistán si, es cierto, pero contra las organizaciones que le hacen competencia en el negocio y apoya  aquellas bandas narco terroristas que luchan contra los estados no vasallos del Imperio. 

La guerra en Siria en gran medida se ha financiado con la droga, incluso con la producción interna de la anfetamina conocida como captagon por parte de los “rebeldes moderados”. (ver artículo: Captagon. La anfetamina mágica del yihadismo) (5)

Y así será mientras la droga sea el lubricante de la economía mundial por orden y deseo del criminal supercapitalismo.



----------
NOTAS:

04 enero 2016

De cómo Bulgaria abastece en drogas y armas a al-Qaeda y el Emirato Islámico

                  

Thierry Meyssan
Red Voltaire



Nota de introducción del redactor del blog

Ya hemos venido reiterando mucho tiempo:

Las drogas son el motor de la economía mundial.
Las drogas financian las guerras modernas imperialistas.
Las drogas financian en gran parte la guerra en Siria.Las drogas son el lubricante de las actividades del Estado Islámico, no solo el petróleo robado (y de otras organizaciones “rebeldes”).

En fin, este sitio lo ha denunciado en múltiples ocasiones.

Ver mis artículos relacionados:


El último artículo del maestro Thierry Meyssan nos dejará pasmados, un Estado miembro de la OTAN y candidato a la Unión Europea, está manchado de toda la inmundicia que genera las drogas y el tráfico de armas.  Bulgaria. Pero son solo los bulgaros? En la próxima entrega conoceremos quien dirige a ese pseudo estadito inventado por la OTAN en territorio serbio. KOSOVO.

A alguien le queda la menor duda de lo que puede hacer el captagon? Ver:





*****


PARTICIPACIÓN DE LA OTAN Y DE LA UNIÓN EUROPEA EN EL TERRORISMO

Hasta los secretos mejor guardados acaban saliendo a la luz. El cártel mafioso que gobierna Bulgaria acaba de ser sorprendido con las manos en la masa cuando –a pedido de la CIA– garantiza drogas y armamento a al-Qaeda y el Emirato Islámico, tanto en Libia como en Siria. El caso es particularmente grave, sobre todo teniendo en cuenta que Bulgaria es miembro de la Unión Europea y de la OTAN.


Jefe de uno de los dos cárteles mafiosos búlgaros –la SIC– Boiko Borisov es el actual primer ministro de Bulgaria. Su país, miembro de la OTAN y de la Unión Europea, abastece con drogas y armas a los terroristas de al-Qaeda y del Emirato Islámico, en Libia y en Siria.


Supuestamente, todo empezó por casualidad. Hace una treintena de años que la fenetilina era utilizada como sustancia dopante en los medios deportivos de Alemania occidental. Según el entrenador Peter Neururer, más de la mitad de los futbolistas de la Bundesliga la utilizaban corrientemente [1]. Varios traficantes búlgaros vieron en ella un filón. Entre el desmembramiento de la Unión Soviética y la entrada de Bulgaria en la Unión Europea, los traficantes búlgaros comenzaron a producir la fenetilina y a exportarla ilegalmente hacia Alemania bajo la denominación de Captagón.

Dos grupos mafiosos búlgaros comenzaron a competir en ese terreno: Vasil Iliev Security (VIS) y Security Insurance Company (SIC). En este último bando se encontraba el karateka Boiko Borisov. Este deportista de alto nivel, profesor de la Academia de Policía, creó una firma dedicada a la protección de personalidades y fue guardaespaldas tanto del ex presidente prosoviético Todor Jivkov como del proestadounidense Simeón II de Saxe-Cobourg-Gotha. Y cuando este último se convirtió en primer ministro, Borisov fue nombrado director central del ministerio del Interior, antes de ser electo alcalde de Sofía, la capital búlgara.

En 2006, el embajador de Estados Unidos en Bulgaria –y futuro embajador en Rusia–, John Beyrle, describe a Boiko Borisov en un cable confidencial dado a conocer por Wikileaks. El embajador de Estados Unidos presenta a Borisov como un personaje vinculado a dos grandes jefes mafiosos, Mladen Mihalev (alias «Madzho») y Rumen Nikolov (alias «El Pachá») [2], fundadores ambos de la SIC.

En 2007, basándose en un informe elaborado por una importante empresa suiza, la publicación U.S. Congressional Quarterly asegura que Borisov había “enterrado” numerosas investigaciones en el ministerio del Interior y que estaba personalmente implicado en 28 asesinatos de carácter mafioso. También según esa publicación estadounidense, Borisov se convirtió en socio del director adjunto de la CIA John E. McLaughlin, instaló en Bulgaria una cárcel secreta de esa agencia estadounidense y ayudó a garantizar una base militar en el marco del proyecto de ataque contra Irán [3].

En 2008, Jurguen Roth, el especialista alemán en redes del crimen organizado, califica a Boiko Borisov de «Al Capone búlgaro» [4].

Ya convertido en primer ministro, y siendo ya Bulgaria miembro de la OTAN y de la Unión Europea, la CIA solicita a Borisov que ayude en la guerra secreta contra Muammar el-Kadhafi. Y, desde su puesto de jefe del gobierno búlgaro, Boiko Borisov comienza a abastecer con Captagón –fabricado por la SIC– a los yihadistas de al-Qaeda en Libia. La CIA hace entonces esa droga sintética mucho más atractiva y eficaz mezclándola con una droga natural –el hachís–, que permite manipular con más facilidad a los combatientes y hacerlos más aterradores, conforme a lo previsto en los trabajos de Bernard Lewis [5]. Posteriormente, Borisov extenderá su tráfico a Siria.

Pero lo más importante llega cuando, valiéndose del hecho que Bulgaria –ya incorporada a la OTAN– había sido anteriormente miembro del desaparecido Pacto de Varsovia, la CIA compra a Borisov armamento de fabricación soviética –por un monto de 500 millones de dólares– y lo transporta a Siria. Se trataba principalmente de 18 000 lanzagranadas antitanque portátiles y de 700 sistemas de misiles antitanque Konkurs.

Cuando el Hezbollah envió a Bulgaria un equipo encargado de recabar información sobre ese tráfico, un autobús lleno de vacacionistas israelíes fue blanco de un atentado en la localidad búlgara de Burgas, con saldo de 32 heridos. Benyamin Netanyahu y el propio Boiko Borisov atribuyeron el atentado a la resistencia libanesa mientras que la prensa atlantista se hacía eco de numerosas imputaciones sobre un supuesto kamikaze del Hezbollah. Finalmente, la Dra. Galina Mileva, reconocida médico forense, observó que los restos mortales del kamikaze no correspondían con la descripción proporcionada por los testigos del atentado; un responsable del contraespionaje búlgaro, el coronel Lubomir Dimitrov, comprobó que la persona en cuestión no era un kamikaze sino un simple portador y que la bomba había sido detonada por control remoto, probablemente sin conocimiento de esa persona. Por otro lado, mientras la prensa acusaba a dos árabes que ostentaban las nacionalidades canadiense y australiana, la Sofia News Agency citaba a un cómplice estadounidense conocido bajo el seudónimo de David Jefferson. En todo caso, mientras la Unión Europea utilizaba el atentado para clasificar al Hezbollah como «organización terrorista», Kristian Vigenin, ministro búlgaro de Exteriores durante el corto periodo en que Borisov se vio excluido del poder ejecutivo, subrayó que nada permitía vincular a la resistencia libanesa con el atentado perpetrado en Burgas [6].

A finales de 2014, la CIA puso fin a sus pedidos a Bulgaria. Arabia Saudita, reemplaza entonces a la agencia estadounidense, y abandona las compras de armas de tipo soviético para comenzar a adquirir armamento de la OTAN, como los misiles antitanques BGM-71 TOW, de fabricación estadounidense. Riad pronto contó en ese empeño con el respaldo de los Emiratos Árabes Unidos [7]. Estos dos países del Golfo garantizaron directamente la entrega de ese armamento a al-Qaeda y al Emirato Islámico, transportándolo en aviones de las compañías aéreas Saudi Arabian Cargo y Etihad Cargo hasta Tabuk, en la frontera de Arabia Saudita con Jordania, y la base militar de Al-Dhafra, en suelo de los Emiratos Árabes Unidos, base utilizada por las fuerzas armadas de ese país, de Francia y de Estados Unidos.

En junio de 2014 la CIA vuelve a intervenir, esta vez para hacer que Bulgaria cierre su territorio al paso del gasoducto ruso South Strean, que habría podido garantizar el abastecimiento de gas a Europa occidental [8]. Esta decisión, que priva a Bulgaria de cuantiosos ingresos, permite simultáneamente frenar el crecimiento de la Unión Europea –conforme al plan Wolfowitz [9]–, aplicar las sanciones europeas contra Rusia, sanciones impuestas usando como pretexto la crisis ucraniana, y desarrollar además el gas de esquistos en Europa oriental [10], así como mantener el interés por el derrocamiento de la República Árabe Siria –país llamado a convertirse en un gran exportador de gas [11].

Por lo que se sabe hasta el momento, Bulgaria –país miembro de la OTAN y de la Unión Europea– sigue enviando ilegalmente drogas y armas a al-Qaeda y el Emirato Islámico, violando así la resolución 2253, recientemente adoptada por unanimidad en el Consejo de Seguridad de la ONU.



Fuente original:
Red Voltaire



-------
NOTAS:
[1] “Doping war im Fußball gang und gäbe”, Frankfürter Allgemeine Zeitung, 13 de junio de 2007.
[2] “Bulgaria’s most popular politician: great hopes, murky ties”, John Beyrle, 5 de mayo de 2006.
[3] “Bush’s Bulgarian Partner in the Terror War Has Mob History, Investigators Say”, Jeff Stein, U.S. Congressional Quarterly, mayo de 2007.
[4] Die neuen Dämonen, Jurgen Roth, 2008.
[5] The Assassins: A Radical Sect in Islam, por Bernard Lewis, Weidenfeld & Nicolson, 1967.
[6] «Bulgaria descarta implicación del Hezbollah en el atentado de Burgas», Red Voltaire, 7 de junio de 2013.
[7] «Sale a la luz una nueva vía del tráfico de armas destinadas a los yihadistas», por Valentin Vasilescu, Red Voltaire, 25 de diciembre de 2015.
[8] «Sabotaje al gasoducto South Stream», por Manlio Dinucci y Tommaso di Francesco, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 12 de junio de 2014.
[9] «US Strategy Plan Calls For Insuring No Rivals Develop» y «Excerpts from Pentagon’s Plan: "Prevent the Re-Emergence of a New Rival"» Patrick E. Tyler, New York Times, 8 de marzo de 1992. «Keeping the US First, Pentagon Would preclude a Rival Superpower», Barton Gellman, The Washington Post, 11 de marzo de 1992.
[10] «Bloqueo contra South Stream, la «bofetada» estadounidense a la Unión Europea», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 6 de diciembre de 2014.
[11] «Siria, centro de la guerra del gas en el Medio Oriente», por Imad Fawzi Shueibi, Red Voltaire, 13 de mayo de 2012. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny