Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas

07 febrero 2023

El artista Diego Rivera y su visión sobre el fascismo



por Tito Andino

Selección de varios artículos 


"El muralismo mexicano no ha aportado nada nuevo a las artes plásticas universales, ni a la arquitectura, y menos a la escultura. Pero el muralismo mexicano -por primera vez en la historia de la pintura monumental- dejó de utilizar como héroes centrales a dioses, reyes, jefes de estado, generales heroicos, etc... Por primera vez en la historia del arte, la pintura mural mexicana convirtió a las masas en el héroe del arte monumental. Es decir, el hombre del campo, de las fábricas, de las ciudades y pueblos. Cuando un héroe aparece entre el pueblo, es claramente como parte del pueblo y como uno de ellos". (Diego Rivera, cita de Realismo Social, Nuevas Masas & Diego Rivera, El Artificio).



Mural "Historia de México a través de los siglos", Diego Rivera, 1931, "La Revolución Mexicana". Palacio Nacional, México. Se observa el fragmento de "De la conquista al presente": Con sable amenazador Porfirio Díaz y Victoriano Huerta; los revolucionarios Francisco "Pancho" Villa y Emiliano Zapata, de gran bigote, ambos con bandolera de balas sostienen el Plan de San Luis Potosí; y, Francisco Madero a la derecha de ellos (medalla en la camisa). Las tierras reclamadas contrastan con el nombre de empresas estadounidenses.


Las lecciones del pasado parece repetirse en el presente. Europa vuelve -poco a poco- a mirar su reciente pasado sangriento... Hay sectores que anhelan revivir el fascismo corporativista (sinarquía). Los únicos que parecen tomar en serio esto son las organizaciones anti-fascistas (que carecen de respaldo político y económico). ¿Qué esperamos para renacer ese espíritu combativo de un frente unido antifascista?, ¿una nueva guerra en Europa? He repetido muchas veces, no soy comunista, ni me dedico al activismo político, pero, siendo imposible -dado el sistema económico mundial vigente- derrocar al capitalismo explotador, al menos se debe intentar "humanizarlo" (estado de bienestar suelen calificarlo en algunos estados europeos) e impedir que siga ampliándose esa brecha que solo produce pobreza, desigualdad, racismo, etc.

Bien, la autobiografía del reconocido artista mexicano Diego Rivera (Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, así lo registraron en su acta de nacimiento) titulada "Mi arte, mi vida: Una autobiografía", publicado en 1960 (238 pag., Editorial Herrero), fue traducida y comentada en varios idiomas, dedica un apartado a su viaje al Imperio Alemán a fines de los locos años 20 del siglo XX, época conocida como la República de Weimar.

 
Diego Rivera, "opositor al nazismo", 1933. 
Lucas Museum of Narrative Art


El famoso muralista y activista de izquierda recuerda en sus memorias la visita a Berlín antes de que Hitler y los nazis controlen el poder, describe su relación con los dirigentes comunistas alemanes y la poca importancia que éstos prestaban al exaltado agitador de derechas. 

Un artículo en griego expone que los relatos del artista "son muy valiosos para exponer la inadecuación y la clarividencia de las direcciones de los partidos comunistas de la época. Mientras los fascistas ganaban influencia y representaban una amenaza mortal para el movimiento obrero, la dirección del Partido Comunista alemán y de los demás, ahora bajo el control total de la burocracia estalinista, actuaba de la manera más escandalosa. Negaban la creación de un frente único antifascista con otras fuerzas del movimiento obrero, consideraban a los socialdemócratas una amenaza mayor que Hitler y estaban convencidos de que después de los nazis les tocaba a ellos llegar al poder".


Autorretrato de Diego Rivera dedicado a Irene Rich, 1941. "León Trotsky", óleo de Frida Khalo, esposa de Diego Rivera.  

Diego Rivera, fue partidario y  amigo de Trotsky, cuya ala se opuso decididamente contra la inacción política de la dirigencia soviética que subestimaba el peligro de la extrema derecha y del fascismo, pero carecía de la fuerza para enrumbar la situación en diferente sentido. 

Rivera tenía su visión sobre los nazis, el fascismo y el futuro de la humanidad. Una de sus pinturas, ´El Refugio de Hitler, Ruinas de la Cancillería de Berlín´ (1956) la realizó después de visitar Berlín como testigo de la devastación ocasionada por la segunda guerra mundial.  


Diego Rivera, "Refugio de Hitler (ruinas de la Cancillería de Berlín), 1956. Óleo y témpera sobre lienzo. La obra pertenece a un coleccionista privado. Tamaño: 107,1 x 135 cm. (42,2 x 53,1 pulgadas)



Cuando Rivera vio a Hitler

Una lección de aprendizaje sobre el peligro que representa la extrema derecha ha quedado plasmado en la autobiografía del maestro Diego Rivera, las siguientes líneas le corresponden (citado de "Mi arte, mi vida: Una autobiografía").


"EN MI CAMINO, me detuve en Berlín e hice algunas pinturas interesantes allí. Mi amigo y anfitrión, Willi Muenzenberg, me hizo muchas preguntas sobre mi vida y mi trabajo, y mis declaraciones fueron incorporadas en un excelente libro de otra amiga, Lotte Schwartz. Titulado "Das Werk Diego Riveras", este volumen cubría mi carrera hasta los murales que acababa de terminar. Fue publicado por Neuer Deutscher Verlag encabezado por Muenzenberg.

En 1928, Alemania estaba sumida en una crisis que, al año siguiente, se extendería a nivel mundial. Los grandes cárteles alemanes estaban cayendo en bancarrota, uno tras otro. Hubo una ola de suicidios entre la burguesía. Hugo Stinnes, director del fideicomiso del acero, el almirante von Tirpitz, un magnate naviero, y el Dr. Scheidemann, jefe de la industria química, todos se pusieron revólveres en la cabeza y se volaron los sesos.

 


Mussolini y el Papa se distinguen entre otras figuras,  formaba parte del mural de Diego Rivera "Retrato de América", 1933 en la New Workers School, New York

 

Un Contagio de Locuras estuvo en el extranjero y en el país. Sentí su presencia en dos ocasiones separadas, aparentemente no relacionadas.

Una noche, Muenzenberg, algunos otros amigos y yo nos disfrazamos y, con credenciales falsificadas, asistimos a la ceremonia más asombrosa que jamás haya presenciado. Tuvo lugar en el bosque de Grunewald cerca de Berlín.

Detrás de un grupo de árboles en medio del bosque, apareció un extraño cortejo. Los hombres y mujeres que marchaban vestían túnicas blancas y coronas de muérdago, la planta ceremonial druídica. En sus manos sostenían ramas verdes. Su paso era lento y ritualista. Detrás de ellos, cuatro hombres portaban un trono arcaico en el que estaba sentado un hombre que representaba al dios de la guerra, Wotan. ¡Este hombre no era otro que el presidente de la República, Paul von Hindenburg! Ataviado con ropas antiguas, von Hindenburg sostenía en alto una lanza en la que supuestamente estaban grabadas runas mágicas. La audiencia, explicó Muenzenberg, tomó a von Hindenburg por una reencarnación de Wotan. Detrás del de Hindenburg apareció otro trono ocupado por el general Ludendorff, que representaba al dios del trueno, Thor. Detrás del “dios” marchaba un tren honorario de adoradores compuesto por eminentes químicos, matemáticos, biólogos, físicos y filósofos. Cada campo de la "Kultur" alemana estuvo representado en el Grunewald esa noche.

La procesión se detuvo y comenzó la ceremonia. Durante varias horas, la élite de Berlín cantó y aulló oraciones y ritos del pasado bárbaro de Alemania. Aquí estaba la prueba, si alguien la necesitaba, del fracaso de dos mil años de civilización romana, griega y europea. Difícilmente podía creer que lo que vi realmente estaba ocurriendo ante mis ojos.

Ninguno de mis amigos izquierdistas alemanes pudo darme una explicación satisfactoria de los extraños procedimientos. En cambio, trataron de reírse de ellos, llamando a los participantes "locos". Hasta el día de hoy, estoy desconcertado por su falta colectiva de percepción. Al recordar aquella orgía de borracheras secas y delirios, me resultaba imposible imaginar al espectador menos sensible descartando lo que había presenciado como una mascarada inofensiva.

 

"Tercera Internacional" o "La Internacional Comunista". Este mural es también conocido por el título de "La Revolución Rusa". Diego Rivera,1933.
 Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México


Unos días más tarde vi a Adolf Hitler dirigirse a una reunión masiva en Berlín, en una plaza frente a un edificio tan inmenso que ocupaba toda la manzana. Esta estructura fue la sede del Partido Comunista Alemán. Un frente único temporal estaba entonces en vigor entre los nazis y los comunistas contra los reformistas corruptos y los socialdemócratas.

La plaza estaba literalmente repleta de veinticinco a treinta mil trabajadores comunistas. Hitler llegó con una escolta de casi mil hombres. Cruzaron la plaza y se detuvieron debajo de una ventana desde la que miraban los líderes del Partido Comunista. Yo estaba entre ellos, invitado por Muenzenberg, que estaba a mi derecha. A mi izquierda estaba Thaelmann, el Secretario General del Partido. Muenzenberg interpretó mis comentarios para Thaelmann y me tradujo el discurso de Hitler.

 


Segmento de "La barbarie nazi", parte del mural de Rivera en la New Workers School de Nueva York, "Retrato de América" (Portrait of America), 1933. (original en color se reproduce más abajo) 
 

Mis amigos comunistas hacían comentarios burlones sobre el “pequeño hombre gracioso” que iba a dirigirse a la reunión, y consideraban timoratos o tontos a quienes veían en él una amenaza.

Mientras se preparaba para hablar, Hitler se irguió rígidamente, como si esperara hincharse y llenar su enorme impermeable de oficial inglés y parecer un gigante. Luego hizo una moción de silencio. Algunos trabajadores comunistas lo abuchearon, pero después de unos minutos toda la multitud quedó en completo silencio.

Mientras calentaba, Hitler comenzó a gritar y agitar los brazos como un epiléptico. Algo en él debe haber conmovido los centros más profundos de sus compatriotas alemanes, porque después de un rato sentí una extraña corriente magnética que fluía entre él y la multitud. Tan profundo fue que, cuando terminó, después de dos horas de hablar, hubo un segundo de completo silencio. Ni siquiera los grupos de jóvenes comunistas, instruidos para hacerlo, le silbaron. Luego el silencio dio paso a un tremendo aplauso ensordecedor de toda la plaza.

Cuando se fue, los seguidores de Hitler cerraron filas a su alrededor con todos los signos de lealtad devota. Thaelmann y Muenzenberg se rieron como colegiales. En cuanto a mí, estaba tan desconcertado y preocupado ahora como cuando presencié el ritual decadente unos días antes en Grunewald. No pude ver nada de lo que reírme. De hecho, me sentí deprimido.

Muenzenberg, mirándome, me preguntó: "Diego, ¿qué te pasa?" Lo que me pasaba era, le informé, que estaba lleno de presentimientos. Tuve la premonición de que, si los comunistas armados aquí permitían que Hitler saliera con vida de este lugar, podría vivir para cortarle la cabeza a mis camaradas en unos pocos años.

 


Diego Rivera, "The New Deal", 1933, 
Foto Christina Knutsson Skissernas Museum.


Thaelmann y Muenzenberg solo se rieron más fuerte. Muenzenberg me felicitó por mi vívida imaginación de artista. “Debes estar bromeando”, dijo. ¿No has oído hablar a Hitler? ¿No has entendido las estupideces que te traduje?

Le respondí: “Pero estas idioteces también están en la cabeza de su audiencia, enloquecida por el hambre y el miedo. Hitler les promete un cambio económico, político, cultural y científico. Bueno, quieren cambios, y es posible que él pueda hacer exactamente lo que dice, ya que tiene todo el dinero capitalista detrás de él. Con eso puede dar comida a los trabajadores alemanes hambrientos y persuadirlos para que se pasen a su lado y se vuelvan contra nosotros. Déjame dispararle, al menos. Tomaré la responsabilidad. Todavía está dentro del alcance".

Pero esto hizo que mis camaradas alemanes se rieran aún más. Después de reírse a carcajadas, Thaelmann dijo: “Por supuesto que es mejor tener a alguien siempre listo para liquidar al payaso. Sin embargo, no te preocupes. En unos meses estará acabado y entonces estaremos en posición de tomar el poder”.

Esto solo me deprimió más y reiteré mis temores. Por ahora, Muenzenberg no sonreía. Había estado observando a Hitler, luego casi en el otro extremo de la plaza. Se había dado cuenta de que la multitud seguía aplaudiendo. Antes de salir de la plaza, Hitler se volvió y dio el saludo nazi. En lugar de enojado, los aplausos aumentaron. Estaba claro que Hitler había ganado muchos seguidores entre estos trabajadores de izquierda. Muenzenberg de repente palideció y me agarró el brazo.

Thaelmann nos miró sorprendido a los dos. Luego sonrió y me dio unas palmaditas en la cabeza. En ruso, que sonaba pesado en su acento alemán, dijo: "Nitchevo, nitchevo". "No es nada, nada en absoluto".

Mi imaginación de artista "loco" fue amargamente corroborada más tarde. Tanto Thaelmann como mi amigo Muenzenberg estaban entre los millones de seres humanos asesinados por el “payaso” que habíamos visto en la plaza ese día".

 


"Lucha de la Segunda Guerra Mundial". Sobre este fresco varias fuentes, incluso Wikipedia, lo atribuyen a Diego Rivera, a más tardar en 1957. Sin embargo, el Mural se encuentra en el Palacio de Gobierno de Guadalajara, Jalisco, México, atribuido a otro maestro muralista mexicano, José Clemente Orozco. "El circo político". En 1922 Orozco se unió a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y otros artistas iniciando el movimiento muralista mexicano de tendencia popular implantando el concepto de “arte callejero”, pusieron su arte al servicio de la ideología de izquierda. Orozco vivió en los Estados Unidos entre 1927-1934, en 1930 pintó en la New School for Social Research de Nueva York, coincidiendo en ocasiones con Diego Rivera. 


En diciembre de 1942 se publicó en un periódico la noticia sobre el atentado de los nazis contra Frida Kahlo, luego de no poder eliminar a Diego Rivera, su marido. La periodista estadounidense Betty Ross entrevistó al artista sobre ese tema.

- Cuénteme, por favor, cuál fue la causa de este desesperado intento de los nazis.

(En lugar de una truculenta explicación, Rivera solo dijo)

- Fue una de mis pinturas.

- ¿Qué había en esa pintura?

- En realidad fue la última parte del fresco de la nueva escuela de trabajadores de Nueva York. Esto ocurrió poco después de que Hitler había enviado al primer embajador nazi a México. Hasta el régimen de Hitler, Frida era considerada como súbdita alemana, por la nacionalidad de su padre... a causa de la pintura de Hitler, no creo que me apreciara mucho, -dijo Diego ahogando una sonrisa-.

- Nunca me ha hablado usted de esto.

- La pintura muestra al führer hablando y en torno de él una escena en que se ve la quema de libros, la decapitación de reos políticos, mujeres azotadas, emasculación por medio de rayos X, torturas infligidas a una mujer alemana, todo esto en calle. 

Suspendido del cuello de la mujer, estaba un letrero que decía: “Me he entregado a un judío”. También en la pintura aparece la imagen de Einstein, quien señala dramáticamente estas atrocidades. Esta pintura fue reproducida e impresa en postales que se hicieron circular por conductos ocultos en Alemania.




Hitler, en la "Barbarie nazi", panel del mural de Diego Rivera "Retrato de América" que se expuso en la New Workers School, realizado en julio-agosto 1933. "Representa la represión y brutalidad de un Hitler violento, entre swásticas y puños, que expulsa y tortura a intelectuales y políticos. Ahí es donde aparece el retrato de Albert Einstein quien acusa con el índice el maltrato del pueblo judío. Diego describió este retrato como una consigna de las “mentes críticas” del pueblo judío contra la demagogia del nazi fascismo"


(Nota de la periodista) Poco tiempo después se exhibió una gran reproducción de la pintura en una galería en la Ciudad de México. Dos nazis entraron al lugar y amenazaron al propietario: “Retiren el cuadro o aténganse a las consecuencias”. No solo no se retiró el cuadro sino que el amenazado dijo que si se atrevían a volver los entregaría a la policía. Días después, sucedió la tentativa para matar a Frida, quien vivía en el estudio de su marido y solía sentarse a escribir a máquina frente a la ventana del último piso. Entonces Frida trabajaba para una agrupación que ayudaba a víctimas del régimen nazi. Un día sucedió que su hermana Cristina estaba sentada en el mismo lugar donde se sentaba Frida, repentinamente, dos balas pasaron silbando junto a su cabeza. Se inclinó y tomó su pistola, Cristina era campeona de tiro al blanco. Disparó contra un hombre y lo hirió en una pierna. No suficiente con eso, bajó corriendo por la escalera, saltó a su coche, y finalmente alcanzó al otro asaltante. Este levantó las manos y ella lo obligó a subir al coche y lo llevó a la Comisaría.

Ni la prensa ni la policía pudieron dar luz en el asunto. Pocas semanas después, fueron hallados cerca de Acapulco los cadáveres de dos alemanes, cuyas señas correspondían a las de los pistoleros nazis.

- Pero ¿quién los mató? 

- Recuerde que le dije que cuando Ford pagó los murales de la galería de Arte de Detroit, utilicé el dinero para repatriar una colonia de trabajadores mexicanos. Tal vez podría formarse la hipótesis de que “alguien” se impuso la tarea de tomar venganza contra los presuntos asesinos.

(Periodista) Nunca se supo quién fue ese “alguien”. 

- Probablemente -comentó Diego-, los alemanes vieron que necesitaban emplear, contra los intelectuales mexicanos, otra táctica distinta de la que habían usado contra otros, habían disparado sobre la casa de Einstein hasta que lo obligaron a salir de Europa.


La obra de Diego Rivera


"El hombre en la encrucijada", (fotografía del trabajo aún inconcluso) de Diego Rivera para el mural del Rockefeller Center, Nueva York, fue destruida. Se puede apreciar la figura de Lenin en el centro a la derecha. © Banco De México, Fideicomiso de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, Av. Cinco de Mayo No. 2, Col. Centro, Del. Cuauhtemoc, 06059, México, DF Cortesía del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, México. Foto cortesía de Old Stage Studios, Gualala, CA.




En 1933, John D. Rockefeller contrató al ya afamado Diego Rivera para elaborar un mural en el vestíbulo del Rockefeller Center, el tema “Hombre en la encrucijada mirando con esperanza y alta visión a la elección de un nuevo y mejor futuro”; o, simplemente se lo conoce como: "Man in the crossroads" (El hombre en la encrucijada). Rivera iba a construir un mural de “trabajadores que enfrentan encrucijadas simbólicas de la industria, la ciencia, el socialismo y el capitalismo” (PBS). El trabajo se centra en un trabajador que opera maquinaria con cuatro grandes orbes que brotan en las esquinas. 

Rivera decidió dar unos "retoques" al proyecto del mural que molestaría al contratante (representó a Lenin a la derecha y una imagen del Primero de Mayo, apostó por la lucha política como libertad de expresión artística). Una explicación de ese cambio drástico del originalmente solicitado, señala: "Luego de estudiar con detenimiento la iconografía que usaría para la obra, inserta unas dinámicas elipses y reposiciona los personajes en torno de una colosal máquina que controla un mortificado hombrecillo. Así desarrolla la fusión entre el microcosmos y macrocosmos y enfatiza el encuentro entre un mundo capitalista y otro socialista. Después, como un provocador incontenible, hace la inclusión del líder bolchevique, Vladimir Lenin, en el muro".

Ese trabajo de Rivera refleja, además, las dudas de la sociedad mundial: "¿Qué camino seguirá el hombre, absorto en la elección entre continuar con la producción continuando con las fórmulas tradicionales o invertir en las nuevas técnicas? Y, ante todo: ¿Qué triunfará en la sociedad mundial, el capitalismo imperante en Occidente que se acababa de estrellar en 1929 y continuaba llevando al mundo a la Gran Depresión o el socialismo popular creado por Lenin, o éste será anulado por la dura dictadura de Stalin?. Eran tiempos difíciles para Trotsky, una vez fallecido Lenin y subido Stalin al poder: ¿seguiría Trotsky defendiendo la política socio-económica de Lenin, el leninismo, oponiéndose al comunismo reaccionario desarrollado por Stalin?" (José Antonio Bru).  

Una semana después de haber pintado el rostro de Lenin, la pintura del fresco fue suspendida y, claro, Rivera perdió su muro. Rockefeller, que no quería una imagen del líder comunista, destruyó el mural antes de que quede terminado (1933) y para prevenir problemas legales canceló el valor total de la obra contratada. No obstante, Rivera recreó posteriormente la obra en la Ciudad de México. 


Diego Rivera, "El hombre en la encrucijada", 1934, Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México, México. Fresco sobre bastidor metálico (480cm x 1145 cm) (Haga click sobre la imagen para verla a mayor resolución). 

Figura central de "El hombre en la encrucijada"

"El hombre en la encrucijada", o, "El hombre controlador del universo", 1934. Los temas principales de este mural son la industrialización, el trabajo y la política. Detalles de la parte izquierda, representa el capitalismo y las brutalidades de la Primera Guerra Mundial, bajo la estatua de Júpiter, se puede observar a un grupo de personas usando la tecnología. Parte derecha, es la representación del comunismo, la gente en lugar de usar la tecnología se sienta sobre la cabeza caída rechazando la religión. Se aprecia a León Trotsky, Friedrich Engels y Karl Marx. (Rivera quiere mostrar que la línea sucesoria de Marx, Engels y Lenin se continúa con Trotsky y no con Stalin). 1934, Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México, México. 


En el mismo 1933 Diego Rivera invirtió el dinero pagado por los Rockefeller en veintiún paneles para la New Worker’s School (Escuela de Trabajadores de Nueva York, 1923-1944), extinto centro de formación ideológica del Partido Comunista de EEUU, de inclinación trotskista. Aquí un par de fotografías:


Diego Rivera pintando uno de los paneles murales para el New Workers School, New York City, 1933.


El equipo de asistentes de Diego Rivera en el montaje de los paneles del mural "Retrato de América" para el New Workers School, New York City, 1933. El mural fue controvertido por la presencia de Lenin y los paneles centrales que abordaban el problema del trabajo forzado y la aparición de personajes como Benito Mussolini y Adolf Hitler.



Rivera inicialmente había pensado reproducir el mural destruido por los Rockefeller en la New Worker’s School de New York, junto a los profesores y estudiantes ideó "una historia dinámica de Estados Unidos" mostrando la lucha entre los privilegiados y desposeídos. El mural desmontable "Retrato de Estados Unidos(o Retrato de América, "Portrait of America" en inglés) es un mural de clara expresión política sobre la guerra, la esclavitud, la religión como sistema de poder y el capitalismo. Uno de los paneles titula “Unidad Proletaria” reproduce el retrato de Lenin, Rosa Luxemburgo, León Trotsky, Josef Stalin y sobre ellos a Marx y Engels.


Diego Rivera, "Unidad Proletaria". Retrato de América 
(Museo de Arte de la Ciudad de Nagoya)



La pintura de Rivera causó efecto en Albert Einstein, en especial: “Retrato de América”. El científico agradeció en una correspondencia por la obra. "Para Rivera, con la carta de Einstein, el círculo de su batalla contra la coerción de la libertad de expresión estaba cerrado. Para él y sus allegados, ´Retrato de América´ había cumplido uno de sus objetivos". Rivera contestó al sabio: “Quiero decirle lo mucho que me conmovió su carta. El aliento recibido es muy grande y magnífico por lo poco que he hecho con mi pintura. Por lo que es usted, con su gran energía humana, junto con su ciencia que ha cambiado por la expansión hacia el espacio y la luz, ayudando a elevar el pensamiento humano a un nivel superior”.


Diego Rivera, "Retrato de América" - "Guerra Mundial". (panel XI del mural transportable en la New Workers School de Nueva York), 1933 
(Fresco / 178 x 182 cm)


Destino de los paneles

Los paneles de Rivera en la New Worker’s School tuvieron destinos marcados. Las obras fueron diseñadas por Rivera como una forma de murales transportables sobre grandes bastidores metálicos. La idea era garantizar que la obra fuera allá donde la escuela se mudara (carecían de local propio).

 

Diego Rivera, "Retrato de América", "Industria Moderna"(panel X del mural transportable en la New Workers School de Nueva York), 1933 / Fresco / 178 x 182 cm.


"En años siguientes, para mala fortuna del mural, al mudarse la New Worker’s School algunos paneles desaparecieron. Al disolverse la escuela, la Unión de Trabajadores del Vestido adquirió 16 paneles los cuales se mantenían en exhibición en su casa de descanso en la Unity House hasta que un incendio acabó con el lugar (1969). En total se perdieron 13 paneles y se optó por vender el resto a coleccionistas particulares. El mural está disperso, cercenado, perdido".


Diego Rivera, "Retrato de América", "La Nueva Libertad" (panel XII del mural transportable en la New Workers School de Nueva York), 1933 / Fresco transportable / 176 x 182 cm. 


Los murales de la industria de Detroit (1932-1933) 

El Detroit Institute of Arts (DIA), (Detroit, Michigan, Estados Unidos) es uno de los más grandes museos de los Estados Unidos. Se encuentra en el centro cultural de Detroit a 3 km al norte del centro de la ciudad. Expone unas 65.000 obras. Se inauguró en 1885. 

Los dos paneles principales del Instituto de Arte se encuentran en las paredes norte y sur, murales "Detroit Industry" de Diego Rivera, 1932-33, muestran a trabajadores laborando en la planta River Rouge de Ford Motor Company. 



"La industria de Detroit", paredes norte y sur (1932-33), frescos de Diego Rivera. Instituto de Artes de Detroit.  (DIA.org)

Los murales de la industria de Detroit son una serie de frescos de veintisiete paneles, rodean el interior del Rivera Court. Los otros paneles muestran los avances realizados en varios campos científicos, como la medicina y las nuevas tecnologías. "La serie de murales, tomada en su conjunto, expresa la idea de que todas las acciones e ideas son una".

El maestro mexicano consideró esa obra como la más exitosa de su carrera artística. Los murales de la industria de Detroit fueron designados por el Departamento del Interior como Monumento Histórico Nacional el 23 de abril de 2014. 

 

Diego Rivera, "El día de los muertos" (1924)


Diego Rivera falleció el 24 de noviembre de 1957, en Ciudad de México, a los 70 años de edad.

 









Un segmento del inmenso mural de Diego Rivera "Epopeya del Pueblo Mexicano", obra iniciada en 1929 y concluida en 1935, con técnica de pintura al fresco. "Epopeya del Pueblo Mexicano", se extiende a lo largo de 276 metros cuadrados y abarca varios siglos de la historia de México. Se encuentra sobre los muros de la escalera principal del Palacio Nacional de México.

*****

Fuentes de consulta:

- Diego Rivera, "Mi arte, mi vida: Una autobiografía", Editorial Herrero, 238 pág., México D.F. 1960.

13 enero 2023

Cuatro historias de la Guerra Fría que quizá no conocía

 



por Nick Ottens

Recopilación de artículos de Never Was Magazine


1. Cómo la CIA libró la Guerra Fría Cultural contra el Comunismo

Los espías estadounidenses financiaron a anticomunistas en todo el mundo.


Dos hombres colocan carteles electorales en una pared en Roma, Italia, abril de 1948 (ANSA)


El temor a la infiltración comunista en los Estados Unidos precedió a la Guerra Fría. Los llamados "frentes populares" -antifascistas y antiimperialistas- estuvieron activos en la década de 1930 y atrajeron a varios progresistas bien intencionados. Como dice Hugh Wilford en The Mighty Wurlitzer: How the CIA Played America (2008), todos, desde el "trabajador peletero judío consternado por el aumento del antisemitismo en la Alemania de Hitler" hasta el "estudiante inspirado por la causa republicana en la Guerra Civil española" hasta el "afroamericano que protesta por la invasión de Etiopía por Mussolini". El apoyo a la Unión Soviética estaba generalmente muy abajo en su lista de prioridades, pero la influencia soviética y el dinero soviético, sin embargo, jugaron un papel.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Moscú mantuvo cierto esfuerzo para difundir el comunismo en el extranjero. Se centró principalmente en en el Tercer Mundo y en Europa donde Francia e Italia tenían grandes partidos comunistas. 

En los Estados Unidos, la Agencia Central de Inteligencia fue creada en medio del Miedo Rojo y con la tarea de contrarrestar la subversión soviética.


Guerra psicológica


William Donovan

William Donovan, jefe en tiempos de guerra del predecesor de la CIA, la Oficina de Servicios Estratégicos, creía que la persuasión, la penetración y la intimidación eran "las contrapartes modernas de la minería en la guerra de asedio de los días anteriores". Su OSS tenía una división dedicada a Operaciones Morales, que trataba de sugerir una desmoralización generalizada entre los alemanes comunes y los japoneses.

En diciembre de 1947, la CIA fue llamada a hacer algo similar. Un memorándum distribuido a los miembros del recién creado Consejo de Seguridad Nacional ese mes advirtió que la Unión Soviética quería llevar a cabo una intensa campaña de propaganda dirigida principalmente contra los EE.UU. ... emplear medidas psicológicas, políticas y económicas coordinadas diseñadas para socavar elementos no comunistas en todos los países.

El objetivo de esta campaña, argumentaba el memorando, era socavar el prestigio estadounidense y dividir a la opinión mundial "hasta un punto en el que la oposición efectiva a los diseños soviéticos ya no sea alcanzable por medios políticos, económicos o militares".

Al llevar a cabo esta campaña, la URSS está utilizando todas las medidas disponibles a través de regímenes satélites, partidos comunistas y organizaciones susceptibles a la influencia comunista.

Estados Unidos no tenía una agencia especializada para resistir esta campaña de propaganda. Así que le correspondió a la CIA iniciar "operaciones psicológicas encubiertas" contra la Unión Soviética y el comunismo en todo el mundo.


Aprender en Italia


                                         Palmiro Togliatti

La primera prueba de la CIA en la guerra psicológica llegó en 1948, cuando parecía que los comunistas, que dominaban el izquierdista Frente Democrático Popular dirigido por Palmiro Togliatti, podrían ganar las elecciones en Italia. La agencia gastó entre 10 y 20 millones de dólares para apuntalar a los demócratas cristianos de Alcide De Gasperi, que terminaron ganando por un margen de 17 puntos.

La CIA distribuyó folletos anticomunistas, publicó cartas falsificadas para desacreditar a los líderes del Partido Comunista Italiano, convenció a los italoamericanos de enviar cartas reales a sus familiares instándolos a no votar por los comunistas y dio dinero directamente a los partidos del centro.

Togliatti habló más tarde de "brutal intervención extranjera", lo cual fue una exageración. Pero la CIA no era inocente, e Italia se convirtió en un modelo para intervenciones en otros lugares.

Los espías estadounidenses respaldarían a los sindicatos amigos y a los partidos de centroizquierda como alternativas al comunismo. Ex comunistas e izquierdistas moderados, incluidos artistas, escritores y otros intelectuales, fueron reclutados para rechazar el comunismo y promover una forma moderada de socialismo.


Un italiano lee carteles electorales en Roma (ANSA) - Un cartel con los resultados de las elecciones de 1948 se coloca en Roma (ANSA) - Alcide De Gasperi se dirige a una multitud en Roma después de la victoria de sus demócratas cristianos en las elecciones de 1948 (AP)

Cartel de las elecciones italianas de 1948 "Vota, o él será tu amo" - Cartel de las elecciones italianas de 1948 "Defiende los frutos de tu trabajo" - Cartel de las elecciones italianas de 1948 "¡Madres! Salva a tus hijos del bolchevismo"


Guerra de ideas


Cartel de las elecciones italianas de 1948 de la Democracia Cristiana, dice "detrás del Frente Popular Democrático hay bolchevismo"


El desafío, escribe Frances Stonor Saunders en ¿Quién pagó al gaitero? La CIA y la Guerra Fría Cultural (1999), estaba convirtiendo la imagen benigna de Rusia que se había cultivado durante la Segunda Guerra Mundial, cuando capitalistas y comunistas eran aliados, en una amenaza roja.

La cultura era un área en la que la naturaleza opresiva del comunismo soviético podía contrastarse con la libertad y la vitalidad de Occidente. En la Europa del Este ocupada por los soviéticos, todos los aspectos de la cultura, desde la arquitectura hasta la ficción y la música, fueron censurados y controlados por el estado. En Occidente, había pocos límites a la libertad de expresión.

El Congreso por la Libertad de la Cultura, fundado en 1950, desempeñó un papel importante en el desafío de las afirmaciones de "neutralidad" intelectual en el enfrentamiento Este-Oeste. Entre sus miembros fundadores se encontraban el filósofo francés Raymond Aron; John Dewey, el principal teórico estadounidense sobre la democracia; el filósofo británico Bertrand Russell; el historiador estadounidense Arthur Schlesinger Jr.; el autor y político antifascista italiano Ignazio Silone; y el dramaturgo estadounidense Tennessee Williams.


                    Raymond Aron                        John Dewey                   Bertrand Russell


              Arthur Schlesinger Jr.               Ignazio Silone               Tennessee William


El Congreso, que se reunió por primera vez en Berlín, reunió a artistas y pensadores de ambos lados del Atlántico que se oponían al totalitarismo soviético y apoyaban una Europa unida. Publicó revistas, realizó exposiciones y organizó premios y conferencias.

En 1952, el Congreso celebró un festival de Obras Maestras del Siglo XX en París, que Giles Scott-Smith escribe en "El Congreso por la Libertad Cultural y 'Obras Maestras del Siglo XX': Orígenes y Consolidación 1947-1952", publicado en Intelligence and National Security 15 (2000), se jactó de "no solo los logros de artistas occidentales sino también el trabajo de los europeos del Este que estaba prohibido por el dictado cultural soviético".

El festival atrajo un gran interés, financiación y participación, pero malas críticas en la prensa francesa, que vio el evento como un presagio de la "Coca-Colonización" de su cultura.

Se habrían sorprendido al descubrir cuán americanizado estaba realmente el festival; todo el Congreso por la Libertad Cultural fue pagado por la CIA.


2. Los soviéticos consideraron crear islas artificiales para bases nucleares

Antes de poner misiles nucleares en Cuba, los soviéticos pensaron en crear islas artificiales para bases de misiles.


Soldados estadounidenses observan una prueba de armas nucleares en el atolón de Eniwetok en el Océano Pacífico, 15 de noviembre de 1952 (NNSA)


A fines de la década de 1950, la Unión Soviética estaba en desventaja en la Guerra Fría. Mientras que Estados Unidos tenía misiles en Europa y Turquía que podían llegar a Rusia en cuestión de minutos, América del Norte estaba muy lejos de las bombas soviéticas.

Además, la Unión Soviética tenía solo unas pocas docenas de misiles de largo alcance contra cientos en el lado estadounidense. Los soviéticos se sentían vulnerables a un primer ataque.

En mayo de 1959, un grupo de ingenieros militares soviéticos propuso remediar este desequilibrio mediante la construcción de veinte a 25 islas artificiales en aguas alrededor de los Estados Unidos para bases nucleares.

Sugirieron que los bancos submarinos escondidos a pocos metros debajo de la superficie del océano podrían usarse para construir las bases. El gobierno soviético podría entonces aprovechar esas bases en las negociaciones para la retirada de los misiles estadounidenses de Europa.

El jefe militar soviético, el mariscal Vasily Sokolovsky, pensó que el plan era factible pero poco aconsejable. Había demasiados riesgos. ¿Qué pasaría si los estadounidenses descubrieran el esquema y bombardearan las bases antes de que fueran construidas?

En cambio, tres años después, los soviéticos pusieron misiles nucleares en Cuba, a 140 kilómetros de la costa de Florida. Esto desencadenó la crisis de los misiles cubanos, que terminaría con la eliminación de las armas soviéticas de Cuba y los misiles estadounidenses de Turquía.


3. El problema de la distensión

Los estadounidenses vieron la Ostpolitik como una amenaza antes de que entendieran que podría ser una oportunidad.


El canciller de Alemania Occidental Willy Brandt y el presidente estadounidense Richard Nixon entregan una declaración conjunta a la prensa, 29 de diciembre de 1971 (NARA)


A finales de la década de 1960 fue una época de agitación en la relación transatlántica. Charles de Gaulle se había retirado de la estructura militar integrada de la OTAN y buscaba la equidistancia para Francia entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. Willy Brandt, el primer canciller de centroizquierda de Alemania Occidental, estaba persiguiendo la Ostpolitik. Gran Bretaña finalmente había sido admitida en la Comunidad Económica Europea, lo que, en Washington, generó temores de una Europa unida que desafiara la primacía estadounidense en Occidente.

Sumido y luego derrotado en Vietnam, el prestigio de Estados Unidos estaba en su punto más bajo de la posguerra. Los países productores de petróleo del Oriente Medio están empezando a utilizar su poder económico para obtener beneficios políticos. Japón estaba emergiendo como una potencia mundial en el Este. La alianza atlántica parecía dividida y agotada.


Abertura


El líder soviético Leonid Brezhnev recibe al presidente estadounidense Richard Nixon en su casa de campo junto al Mar Negro en Yalta, junio de 1974 (AP)


La buena noticia fue que Moscú se sentía mejor. Después de haber aplastado la Primavera de Praga de 1968, los soviéticos se sentían seguros en su control de Europa del Este. También habían logrado la paridad nuclear con Occidente y estaban dispuestos a hablar sobre la normalización de las relaciones Este-Oeste.

El resto del Bloque del Este se sentía menos cómodo. Las economías comunistas estaban estancadas. Los europeos del este sabían que los occidentales estaban mucho mejor. Hubo llamamientos para una mayor apertura para atraer la inversión y el comercio occidentales.

Daniel Thomas escribe en The Helsinki Effect: International Norms, Human Rights and the Demise of Communism (2001), El hecho de que tal acceso nunca podría lograrse sin una disminución de la confrontación política con Occidente contribuyó al creciente lobby pro-distensión dentro del Pacto de Varsovia.

Hubo una apertura para reducir las tensiones de la Guerra Fría.

Esto causó preocupación en Washington. Hastings Ismay, el primer secretario general de la OTAN, había dicho que el pacto existía "para mantener a los rusos fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo". Si Europa oriental y occidental se acercaban, y la Ostpolitik de Brandt tenía éxito, podría socavar los tres objetivos de la OTAN.


Compatible


Willy Brandt y Willi Stoph, los líderes de Alemania Occidental y Oriental, se reúnen en Erfurt, 19 de marzo de 1970 (Bundesarchiv)


Brandt había roto con el consenso de política exterior de la temprana República de Bonn, que, bajo el liderazgo demócrata cristiano, era inequívocamente atlantista. El socialdemócrata creía en las relaciones normales con Alemania Oriental, que Alemania Occidental se había negado hasta entonces a reconocer como un estado independiente. Los soviéticos correspondieron y siguieron negociaciones sobre la formalización de las fronteras en Europa del Este.

El gobierno laborista de Gran Bretaña fue comprensivo. Francia y Estados Unidos se mostraron escépticos. "Su preocupación de que la Ostpolitik alemana pudiera adquirir una dinámica propia, y por lo tanto necesitara aprovecharse, limitó el margen de maniobra de Bonn", escribe Helga Haftendorn en "German Ostpolitik in a Multilateral Setting", publicado en The Strategic Triangle: France, Germany and the United States in the Shaping of the New Europe (2006).

Finalmente los estadounidenses se dieron cuenta de que la Ostpolitik era de hecho compatible con la distensión. El Tratado de Misiles Antibalísticos que Richard Nixon firmó con el líder soviético Leonid Brezhnev en 1972 no podría haber sucedido sin los Tratados de Moscú y Varsovia de 1970, en los que Bonn aceptó las fronteras de facto en Europa del Este


En común


El presidente estadounidense Richard Nixon y el rey Balduino de Bélgica escuchan un discurso del secretario general de la OTAN y ex ministro de Relaciones Exteriores holandés Joseph Luns en Bruselas, 26 de junio de 1974 (OTAN)


Este reconocimiento no resolvió todas las tensiones en el campo atlántico. Cuando Nixon abandonó el patrón oro en 1971, y cuando las armas estadounidenses almacenadas en Alemania Occidental fueron enviadas a Israel en 1973 durante la Guerra de Yom Kippur, los europeos no fueron consultados ni informados de antemano.

¿Qué mantuvo la alianza en marcha? Por un lado, la amenaza soviética. Los recuerdos de la represión de Praga estaban frescos. Independientemente de los reparos que los europeos tuvieran sobre el militarismo estadounidense, cuando parecía que el Congreso podría reducir la presencia de tropas de Estados Unidos en Europa después de la guerra en Vietnam, los aliados presionaron en su contra.

La sensación de malestar de Estados Unidos en la década de 1970 también reforzó la necesidad psicológica de aliados y amigos. Estados Unidos y Europa todavía tenían mucho más en común entre sí que con el mundo comunista.


4. Los misiles de crucero estadounidenses dividen Europa

Estallan manifestaciones masivas contra el despliegue de misiles de crucero estadounidenses en Europa.


El canciller alemán Helmut Kohl visita al primer ministro holandés Ruud Lubbers en La Haya, 30, 1987 (Nationaal Archief)


Dos rondas de conversaciones sobre limitación de armas estratégicas (SALT) entre la Unión Soviética y los Estados Unidos habían logrado reducir las tensiones en la Guerra Fría. Pero las conversaciones no cubrieron las armas nucleares tácticas entregadas por misiles balísticos de mediano alcance, una laguna que los soviéticos explotaron para desplegar plataformas de lanzamiento móviles SS-20 en Europa Central.

Cuando, en diciembre de 1979, la Unión Soviética también invadió Afganistán, Occidente sintió que tenía que responder.


Misiles de crucero en Europa


El misil soviético SS-20 se dispara desde su vehículo lanzador erector transportador a mediados de la década de 1980 (NASM)


El desarrollo estadounidense de misiles de crucero de alcance intermedio precedió a la introducción del SS-20 en Europa. Pero Leopoldo Nuti argumenta en "The Origins of the 1979 Dual Track Decision — A Survey", publicado en The Crisis of Détente in Europe: From Helsinki to Gorbachev, 1975-1985 (2009), que el despliegue soviético informó la Decisión de Doble Vía de la OTAN, por la cual la alianza acordó desplegar simultáneamente cientos de lanzadores de misiles móviles propios mientras continuaba las conversaciones SALT. El objetivo era mantener un equilibrio nuclear en Europa y evitar dar a los soviéticos la idea de que podrían ganar una guerra nuclear.

La tecnología provenía de Estados Unidos, pero fueron los aliados europeos, particularmente los británicos y los alemanes, quienes estaban interesados en desplegar armas nucleares de teatro para contrarrestar la abrumadora superioridad de armas convencionales del Pacto de Varsovia. El gobierno alemán rechazó de plano las sugerencias de que podría desmantelar las bases nucleares avanzadas estadounidenses a cambio de concesiones soviéticas.


División en los Países Bajos


Manifestación contra el despliegue de misiles de crucero estadounidenses en Amsterdam, Países Bajos, 21 de noviembre de 1981 (Nationaal Archief)


La opinión estaba más dividida en los Países Bajos. El país había sido un aliado incondicional del Atlántico. Los holandeses fueron la única nación europea, aparte de los portugueses, que fueron blanco del embargo petrolero de 1973 por su apoyo a Israel y los Estados Unidos. Pero ahora los estadounidenses estaban preocupados por la creciente oposición holandesa a los misiles de crucero.

La introducción de la bomba de neutrones a fines de la década de 1970 había dividido a la sociedad y a la política holandesa por la mitad. El presidente Jimmy Carter finalmente decidió no desplegar el arma, pero los mismos campos se reformaron en torno a la Decisión de Doble Vía una década después. El centro-derecha estaba a favor, los partidos de izquierda estaban en contra. Los demócratas cristianos gobernantes estaban divididos. Su flanco izquierdo, incluidos los miembros de la Iglesia Reformada, se opusieron. La derecha demócrata cristiana, predominantemente católica, estaba a favor.

Los servicios de seguridad del Bloque del Este trataron de explotar la división en Europa Occidental. Los alemanes orientales habían apoyado al Partido de la Comunidad Holandesa cuando se opuso a la bomba de neutrones. Ahora enviaron dinero nuevamente para apuntalar la resistencia al despliegue de misiles estadounidenses.

El primer ministro Ruud Lubbers, un demócrata cristiano de derecha, se estancó. Ronald Reagan, el nuevo presidente estadounidense, quien fue culpado por el movimiento pacifista por revitalizar la Guerra Fría, le había dicho a Lubbers en privado que no deseaba una carrera armamentista. Pero mientras los soviéticos se negaran a retirar sus SS-20, Occidente no podía retroceder.

Lubbers tardó hasta 1983 en aceptar albergar 48 misiles de crucero en suelo holandés. Incluso entonces, su gobierno se dio otros dos años para implementar la decisión.


Diplomacia de  misiles


El primer ministro holandés Ruud Lubbers habla en una manifestación por la paz en el Houtrusthallen en La Haya, 26 de octubre de 1985 (ANP)


Para el 26 de octubre de 1985, el tiempo se estaba acabando. Lubbers estaba desayunando con Rajiv Gandhi, el primer ministro de la India, en La Haya esa mañana. Horas más tarde, debía dirigirse a una manifestación masiva por la paz en el Houtrusthallen.

Gandhi fue interrumpido por una llamada telefónica. Cuando regresó, el indio se disculpó. Los rusos se habían enterado de su visita a La Haya y le preguntaron si no podía pasar por Moscú en su camino de regreso. La India socialista tenía estrechas relaciones con la Unión Soviética. Gandhi no lo estaba esperando, pero Lubbers me dijo en 2012 que alentó a Gandhi a ir y evaluar las intenciones del nuevo líder soviético, Mikhail Gorbachev.

Cuando Gandhi telefoneó a Lubbers unos días después, tenía buenas noticias. Gorbachov quería que el holandés supiera que era sincero sobre sus conversaciones de reducción de armas con Reagan y dijo que esperaba un acuerdo el año siguiente. Gorbachov aconsejó a Lubbers que "se pusiera al final de la fila" y hiciera lo que mejor sabía hacer: detenerse. Así lo hizo Lubbers.


Gorbachov y Gandhi en Nueva Delhi, 26 de noviembre de 1986 (AFP/Douglas E. Curran)
Gorbachov y Gandhi en Nueva Delhi, 26 de noviembre de 1986 (AFP/Douglas E. Curran)


Gorbachov y Reagan firmaron el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio en diciembre de 1987. Los SS-20 fueron retirados. Los Países Bajos nunca vieron misiles de crucero estadounidenses.

Pero en esa tarde de octubre, Lubbers todavía tenía que enfrentar una de las mayores manifestaciones por la paz en la historia de su país. Recibió 3,7 millones de firmas (que representan una cuarta parte de la población holandesa) de opositores al despliegue y tuvo que defender la decisión de su gobierno, sabiendo que la diplomacia itinerante de Gandhi podría tener éxito y que los Países Bajos nunca tendrían que aceptar las armas.


Gorbachov y Reagan en Ginebra, 21 de noviembre de 1985 (AFP/Getty Images)

Nick Ottens

Never Was Magazine

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny