Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Zimbabwe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Zimbabwe. Mostrar todas las entradas

20 marzo 2018

Diamantes de Sangre (2)




El siguiente reportaje en realidad son múltiples reportajes escritos en diferentes años. La primera parte corresponde a una investigación de BBC Mundo, redactados entre 2010 y 2012 y la segunda parte es una investigación mía basada en la recopilación de diferentes fuentes y material audiovisual. Dentro de una extensa bibliografía existente he optado para la primera parte por el informe de la BBC, que lo reproducimos textualmente por ser claro, conciso y enfoca, en pocas palabras, la cuestión central del tema: Qué es un diamante de sangre?. 
     Buena lectura.



I parte

¿Qué es un "diamante sangriento"?

BBC Mundo


Pintura, hombre examinando un diamante. El juicio al ex presidente de Liberia, Charles Taylor, en el Tribunal Especial para Sierra Leona, en La Haya, ha vuelto a colocar el tema de los llamados "diamantes sangrientos" en el centro de la atención internacional.


A continuación, algunos datos relevantes sobre el tema.


¿Qué son los "diamantes sangrientos"?

Los llamados "diamantes de conflicto" o "diamantes sangrientos",  son piedras en bruto que han sido relacionadas con las guerras en Sierra Leona, Angola, Liberia, República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

Los defensores de los derechos humanos alegan que grupos guerrilleros en esos países usan los miles de millones de dólares procedentes de la venta de los diamantes de las minas que controlan para comprar armas y financiar guerras.

¿Quiénes son las víctimas?


Mina de diamantes en Zimbawe. Tres de las guerras más sangrientas de África han tenido lugar en países productores de diamantes.


Se estima que los diamantes contrabandeados desde zonas en conflicto representan sólo el 5% del total en circulación.

Aun así, su impacto en las guerras parece ser considerable. Mark Doyle, analista de la BBC, señala que no es coincidencia que tres de las guerras más sangrientas de África -Angola, Sierra Leona y R. D. del Congo- hayan tenido lugar en países productores de diamantes.

Se estima que por lo menos 800.000 personas murieron durante los 27 años de guerra en Angola, donde los rebeldes controlaban vastas zonas diamantíferas.

El conflicto en la R. D. del Congo ha causado la muerte de más de dos millones de personas a raíz de la violencia, el hambre y las enfermedades, según estimaciones de organismos de ayuda.

¿Qué se ha hecho para evitar el comercio de "diamantes de sangre"?

En un intento de frenar uno de los principales "motores" de la guerra en África, en 2003 entró en vigor un acuerdo de certificación conocido como Proceso Kimberley (el nombre de una localidad de explotación de diamantes en Sudáfrica).

El plan es producto de años de negociaciones y fue acordado en una conferencia internacional en la ciudad suiza de Interlaken, a la que asistieron cancilleres de más de 30 países.

¿En qué consiste el Proceso Kimberley?

El sistema exige a los países africanos la exportación de diamantes con una certificación de "libres de conflicto", mientras que los países importadores se comprometen a adquirir en el mercado internacional sólo diamantes certificados.

También se contemplan reglas para verificar el origen de diamantes ya cortados, pulidos y en manos de fabricantes de joyas.

En el Proceso Kimberly participan 49 miembros que representan a 75 países.

¿Es efectivo el Proceso Kimberley?


Revisión de diamantes. El Proceso Kimberley contempla reglas para verificar el origen de diamantes ya cortados y pulidos.


Algunas organizaciones humanitarias han criticado al Proceso Kimberley señalando que la certificación de los diamantes no debe ser responsabilidad de los países productores, sino ser verificada por un organismo independiente.

Señalan que sin verificación independiente, los certificados mismos serán objeto de un comercio ilegal.

Según un informe publicado por Global Witness (organización que llama la atención sobre la relación entre recursos naturales y violaciones de derechos humanos), el comercio de la piedra preciosa sigue financiando conflictos armados, sobre todo en África.

La organización indicó en su investigación (hecha en Estados Unidos) que la mayoría de los lugares que venden diamantes al por menor no pudieron demostrar que tienen controles claros para frenar el comercio de piedras que puedan financiar conflictos armados.

¿Cómo saber si un diamante es "sangriento"?

A pesar de que el Proceso Kimberley no hace certificaciones individuales, en su sitio de internet ha publicado una leyenda llamada "Sistema de Garantías" (que complementa pero es distinta del proceso) que deberían tener todas las facturas de diamantes provenientes de joyeros confiables.


La leyenda asegura que el diamante facturado "fue comprado de fuentes legítimas no implicadas en la financiación de conflictos y de conformidad con las resoluciones de Naciones Unidas. El abajo firmante garantiza que estos diamantes están libres de conflicto, basado en el conocimiento personal y/o garantías por escrito presentadas por el proveedor de estos diamantes".

En tanto, Amnistía Internacional y Global Witness publicaron una guía con preguntas para formular a los vendedores, como ¿puedo ver una copia de la política de su compañía sobre los diamantes de zonas en conflicto? o ¿puede mostrarme una garantía escrita de su proveedor de diamantes que demuestre que la pieza no procede de zonas de guerra?

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos confían en que las preguntas de los consumidores sean un paso más en la lucha contra los "diamantes sangrientos".

¿Qué tienen que ver Naomi Campbell, Charles Taylor y Nelson Mandela con los "diamantes sangrientos"?


Naomi Campbell aseguró que recibió unas piedras "de aspecto sucio" luego de una cena de beneficencia.


El ex presidente de Liberia, Charles Taylor, está siendo juzgado en el Tribunal Especial de Naciones Unidas para Sierra Leona, en La Haya, acusado, entre otros cargos, de usar "diamantes de sangre" para financiar a la guerrilla de Sierra Leona durante una guerra civil que le costó la vida a decenas de miles de personas.

Taylor ha rechazado 11 cargos en su contra que incluyen responsabilidad en asesinatos, violaciones, terrorismo, mutilaciones y el reclutamiento de niños combatientes.

Durante el juicio a Taylor, se pidió el testimonio de la modelo británica Naomi Campbell quien aseguró que le entregaron unas piedras "de aspecto sucio" luego de una cena de beneficencia en 1997, organizada por el Fondo Nelson Mandela para la Infancia, a la cual Taylor también estuvo invitado.

Ella aseguró haberlas entregado al ex director del Fondo, Jeremy Ractliffe, como donación para obras de caridad.

Ractliffe explicó que decidió esconder las piedras porque quería proteger la reputación del Fondo y del ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela y evitar que fueran vinculados con los "diamantes sangrientos".

El ex director del Fondo entregó los diamantes a la policía de Sudáfrica y renunció al Consejo Administrativo del Fondo.


Sigue hemorragia de diamantes sangrientos
(Una historia de Zimbabwe)




Un reportaje del programa BBC Panorama reveló en Zimbabwe la existencia de un campo de detención, controlado por miembros de las fuerzas de seguridad del país, donde se estarían practicando torturas.

El programa incluye testimonios de víctimas que afirman sufrieron palizas y abusos sexuales.

Esta información ve la luz en el momento en el que la Unión Europea estudia el permitir que diamantes procedentes de Zimbabwe puedan venderse nuevamente en el mercado internacional.

La BBC pudo comprobar, a través de un documento interno, que la UE considera que las dos minas del país reúnen las condiciones necesarias y pretende que se apruebe inmediatamente la exportación de los diamantes extraídos en esas áreas, lo que supondría un levantamiento parcial del veto a los diamantes de Zimbabwe establecido en 2009.

Esta prohibición fue establecida por el llamado Proceso Kimberley (PK), organización internacional que supervisa el comercio de diamantes. La prohibición se impuso alegando la existencia de asesinatos a gran escala y abusos por parte de las fuerzas de seguridad del estado en las minas de Marange.

"40 latigazos"


Excavación de diamantes. Copyright de la imagen BBC WORLD SERVICE. El reportaje revela la existencia de dos campos de detención donde se han reportado torturas.


El principal campo de concentración revelado por el programa es conocido como "Base Diamante". Testigos afirman que está conformado por un conjunto de tiendas militares con un cercado de alambre de púas exterior donde se retiene a los prisioneros.

La compañía que explota la mina está dirigida por un amigo cercano del presidente Robert Mugabe. Un segundo campo estaría situado en Muchena.

"Es un lugar de tortura donde en ocasiones los mineros no pueden caminar por las palizas", dijo a la BBC una víctima liberada del campo principal en febrero de 2011.

Todos los prisioneros que hablaron con la BBC pidieron anonimato.

"Nos dieron 40 latigazos en la mañana, 40 al mediodía y 40 por la noche", dijo el hombre, quien tras los golpes todavía no puede usar uno de sus brazos y apenas puede caminar.

"Usaron palos de madera para golpearme aquí, debajo de mis pies, mientras permanecía en el suelo. También emplearon piedras para dañar mi tobillos".

Él y otros ex detenidos explicaron que los hombres son retenidos en los campos por varios días antes de que lleguen nuevos reclusos.

Las mujeres son liberadas más rápido, a menudo violadas, dijeron testigos.

"Incluso si alguien muere ahí, los soldados no lo dicen, porque no quieren que se sepa", aseguró también anónimamente un oficial de la armada de Zimbabwe.

Tortura con perros

Testigos afirman que los campos han estado funcionando durante tres años.

En Marange, la policía y los militares reclutan a civiles para excavar ilegalmente diamantes. Estos trabajadores son llevados a los campos como castigo si piden un mayor margen de beneficios. Aquellos civiles descubiertos en las minas también son castigados.

Un exmiembro de la policía paramilitar que trabajó en el campo principal a finales de 2008, confesó a la BBC que torturó a prisioneros ahogándoles en agua y cortándoles los genitales.

También detalló que perros fueron entrenados para morder a los prisioneros. "Esposaban al prisionero y liberaban al perro para que mordiera", dijo. "Había muchos gritos".

Otro testigo explicó a la BBC que fue encerrado en el campo de Muchena en 2008 y fue internado de nuevo en noviembre de 2010. "Nada ha cambiado entre 2008 y 2010... Un montón de gente todavía están siendo golpeada o mordida por perros".

Proceso Kimberley y el levantamiento del veto

Los diamantes de Marange fueron vetados en 2009 por PK, institución establecida por la industria diamantífera, entidades públicas y organizaciones no gubernamentales para evitar la compra y venta de los llamados diamantes de sangre.

Representantes de PK visitaron brevemente el área en agosto de 2010 y concluyeron que la situación en el área era todavía problemática pero que se habían dado significativos progresos.


Diamantes. Copyright de la imagen BBC WORLD SERVICE. El proceso Kimberley vetó la exportación de diamantes de Zimbabwe en 2009.


Nick Westcott, portavoz del grupo de control del PK, dijo acerca de los campos de detención que "no es algo que haya sido notificado al Proceso Kimberley".

La propuesta de la UE para permitir la venta de diamantes de dos minas en Marange fue una vía para llegar a un acuerdo con el PK.

El pasado mes de junio, el director del PK Matieu Yamba, anunció formalmente el levantamiento de la prohibición a la exportación de diamantes de las dos principales minas Marange. Decisión a la que se opuso la UE.

La propuesta de la UE pretendía llegar a un término medio, acordando el levantamiento parcial del veto, pero insistiendo en la presencia de medidas de control internacional en Marange.

Henry Bellingham, ministro de la UE por África, aclaró que la unión "sólo apoya exportaciones de esas zonas sujetas a permanente control. Tanto la UE como Reino Unido se oponen fuertemente a la reanudación de las exportaciones hasta que expertos internacionales e independientes consideren que cumple con los requisitos del PK".

No obstante, críticos consideran que es una propuesta muy débil.

Annie Dunneback, del grupo activista Global Witness dijo que "es la última de una serie de propuestas que han puesto de lado el principio de exportar para progresar y que lo que tratan es consentir las demandas de Zimbabwe".

El gobierno de Robert Mugabe no ha dado ninguna respuesta al reporte de la BBC


NOTA del editor del blog: Robert Mugabe gobernó Zimbabwe entre 1987 hasta finales del 2017. En realidad gobernó su país desde 1980, cuando era primer ministro y luego, desde 1987, como presidente (tras una reforma constitucional en 1987 que unificó la jefatura de gobierno y de estado). Estuvo al frente del estado 37 años, fue derrocado en noviembre del 2017 por el ejército de Zimbabwe. Mugabe anunció a inicios de marzo del 2016 la nacionalización de las minas de diamantes de Zimbabwe, 8º lugar entre los mayores productores, alrededor del 13% de la producción mundial. Mugabe afirmó que las compañías diamanteras sustraían al gobierno beneficios sobre los 13.000 millones de dólares anuales. Sin duda Mugabe fue tan responsable por todos los abusos y crímenes en los campos diamanteros de su país junto a otras autoridades, pero también es cierto que en los últimos tiempos era ya un indeseable para los británicos.


Los diamantes de sangre: ¿un tema del pasado?



Los diamantes de sangre se relacionan con las guerras en Sierra Leona, Angola, Liberia, República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

Durante muchos años, su imagen estuvo estrechamente vinculada a los llamados diamantes de sangre o diamantes de conflicto. Pero Sierra Leona, en el occidente de África, ha estado tomando medidas recientemente para alejarse de esa imagen de guerra.

Justo en la zona donde el conflicto comenzó en 1991 -y donde, no por coincidencia, está la mayoría de los diamantes- una compañía de origen israelí comenzó a operar una nueva planta en una mina de esa piedra preciosa, en el este del país.

La planta es parte de una ola de inversión extranjera en minería, calles y construcciones que han transformado la cara de Sierra Leona en los últimos años, como explica Mark Doyle, periodista de la BBC en Koidu, en el este del país.

Pero también es un contraste fuerte con la minería artesanal de la que dependen miles de personas sólo en el área de Koidu, donde se encuentra la nueva planta.

Excavar y cribar en busca de diamantes es una labor agotadora, pero para muchos es el único trabajo disponible en uno de los países más pobres del mundo.

Un nuevo comienzo


Minas en Koidu. Algunas máquinas trabajan en minas en Koidu, en el este de Sierra Leona.


Para niveles internacionales, Koidu todavía es un lugar muy pobre.

Doyle, de la BBC, explica que no vio ninguna calle pavimentada adecuadamente y que la mayoría de las personas tiene que vivir sin agua corriente ni electricidad doméstica.

Pero los mercados están llenos de actividad y ya hay algunas máquinas que están cavando desagües en las principales rutas y nivelando algunos senderos.

"Antes de la guerra este era un centro comercial importante porque queda cerca de las fronteras con Guinea y Liberia", dijo el alcalde de Koidu, Sahr Musa Sessie-Gbenda. "Luego, durante las hostilidades, la economía cayó en picada. Ahora, las personas están tratando de reconstruir de nuevo".

El dueño de la mina renovada en Koidu, el multimillonario israelí Beny Steinmetz, cree que "este es el futuro""Significa trabajo para las personas e ingresos para el país", dijo.

Pasado sangriento

El periodista de la BBC dice que cuando visitó Koidu al final de los años 90, era un "paisaje lunar de pequeños fosos cavados por ciudadanos comunes y corrientes pero controlados por rebeldes armados que vigilaban para 'gravar' cualquier piedra preciosa".

La avidez por los diamantes -llamados diamantes de sangre porque muchos se usaban para comprar armas de los rebeldes- era tan intensa que las personas en esos días cavaban hasta los cimientos de sus propias casas.

La razón es que en los años 70 y 80, las personas construyeron los cimientos de sus casas utilizando gravilla de una mina de diamantes que llevaba mucho tiempo abandonada, como explicó uno de los ingenieros de la nueva mina.

"¡Por eso uno podía ver personas cavando hasta sus propias salas!", dijo el ingeniero.

Recientemente, el presidente de Liberia, Charles Taylor, fue condenado por el Tribunal Especial de Sierra Leona por ayudar a los rebeldes de Sierra Leona a cambio de diamantes, con lo que se hizo cómplice de los crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos durante la guerra civil de ese país africano, entre 1991 y 2002.

Desigualdad


Buscando diamantes a mano. Algunas personas no tienen alternativa a buscar diamantes de la manera tradicional.


La nueva planta está en funcionamiento 24 horas al día y sólo da empleo a un pequeño porcentaje de las personas en el área que quisieran trabajar en ella.

La bonanza de la inversión extranjera en Sierra Leona, especialmente en minas de mineral de hierro y de diamantes pero también calles y nuevas construcciones, ha creado unas pequeñas islas de prosperidad y la posibilidad de ingresos crecientes para el estado por concepto de impuestos.

Pero esas islas contrastan con la situación de la mayoría de los habitantes del país, que todavía son extremadamente pobres.

Hoy todavía hay miles de personas que ganan su sustento diario con técnicas tradicionales para buscar piedras preciosas en el área cercana a Koidu.

Una de las maneras en que los habitantes de ese país africano podrían verse beneficiados de estos nuevos proyectos es con inversiones de pequeña escala en las fincas, según opina el comerciante de cacao Job Koademba.

En Sierra Leona la mayoría de personas dependen de la agricultura y aunque muchos tienen tierras, carecen de los recursos para desarrollarlas. "Tener una tierra sin dinero para invertir en ella -para comprar semillas y herramientas- es como tener un carro sin gasolina. No sirve", dice Koademba.

Por ahora, buena parte de las inversiones son en áreas mineras, pero la pregunta que algunos se hacen es cuánto dinero proveniente de este nuevo comienzo llegará en últimas a las personas comunes y corrientes.

La respuesta puede no aclararse durante años. Pero algo es indudable: en este país africano habrá diamantes para rato.




II parte

El control de la industria de los "Diamantes de Sangre"


Es un tema difícil de tratar, incluso por implicaciones legales, pero sobre todo por los poderosos intereses ocultos detrás de la sangría de donde provienen los miles de diamantes que se ofertan al público en grandes joyerías de Europa y Norteamérica, principalmente.

En general, el público que conoce el tema relaciona los diamantes con algunas firmas y personajes: De Beers, Diamantes Lazare, Maurice Tempelsman y otros no tan conocidos.

En New York, es muy conocido como comerciante de diamantes Maurice Tempelsman, que aprendió el oficio de su padre, sobre él pesa la "acusación" de mantener un imperio comercial con los diamantes. El señor Tempelsman nació en Bélgica, pero desde pequeño vive en los Estados Unidos, país de quien ostenta la nacionalidad, su familia proviene de la comunidad judía de Ambers que emigró a América evitando la persecución nazi durante la segunda guerra mundial. 

Tempelsman es presidente de la junta directiva de "Lazare Kaplan International Inc." (LKI), la empresa de diamantes más grande en los Estados Unidos, diamantes que se comercializan en todo el mundo bajo la marca, "Diamantes Lazare".

La influencia económica-política de Maurice Tempelsman es tal que ha sido uno más de los tantos típicos hombres de negocios inmensamente ricos que aportan a las campañas políticas en los Estados Unidos, sin distinción de bando político, suele mencionarse donaciones a las campañas de George H.W. Bush, John Kerry, Barack Obama, Maxine Waters, John Rockefeller, Edward Kennedy, Richard Gephardt, etc. Tempelsman explotó sus lazos con Anthony Lake, asesor de Seguridad Nacional de Clinton, que intervino el Export-Import Bank de EE.UU. a pedido de Tempelsman, conforme mencionan algunas publicaciones.

Tempelsman es muy conocido por su relación desde 1980 con la viuda de J.F. Kennedy (posteriormente viuda de Aristóteles Onassis), Jacqueline Kennedy. Tempelsman manejó de esa forma las finanzas de Onassis, multiplicando su fortuna. Como última voluntad de Jacqueline Kennedy Onassis, Tempelsman fue uno de sus albaceas y co-presidente de su organización caritativa, la Fundación C & J. Incluso suele afirmarse que Tempelsman obedece directamente a Evelyn de Rothschild.


Maurice Tempelsman


Tempelsman mantuvo negociaciones en África con diversos gobiernos y empresas de exploración de diamantes. Ostentó por un breve periodo el título honorífico de Cónsul General del Zaire (actual República Democrática del Congo) en New York, sostuvo reuniones con el ex dictador del Zaire, Mobutu Sese Seko a quien apoyó en sus negocios con la otra famosa empresa de comercialización de diamantes "De Beers". También se debe destacar que ha intervenido de alguna forma en la industria de diamantes de Angola, Botswana, Namibia y Sierra Leona. Ha ejercido otros cargos de influencia para el "desarrollo" en África, entre otras actividades públicas y negocios privados de diversa índole de la familia Tempelsman.

De Beers:  "A Diamond is Forever" - Un diamante es para siempre.

Es el eslogan de la conocida firma privada internacional de extracción, talla y comercialización de diamantes "De Beers". La empresa es tan vieja que se remonta a la época colonial africana, fundada en 1888 por el conocido Cecil Rhodes (en cuyo "honor" un país africano llevaba su nombre -Rodesia- actual Zimbabwe.

"De Beers" nació bajo el nombre de "De Beers Consolidated Mines". Su radio de acción es global, dedicada únicamente a los diamantes, desde 2004 la familia Oppenheimer es su principal accionista.

Desde sus inicios consolidó por mucho tiempo el monopolio mundial de la explotación y comercialización de los diamantes africanos, actualmente ejerce el control sobre un 40% del mercado mundial. 

Aunque famosa mundialmente, la historia de la firma está manchada de sangre, desde el monopolio, presión a gobiernos africanos, expulsión por la fuerza personas de sus tierras, apoderamiento ilegal de las minas, violación de leyes sobre explotación, comercialización y tráfico de los diamantes de sangre, principalmente en Sierra Leona.

No de buena gana "De Beers" tuvo que ceder a las críticas. Se comprometió adoptar medidas de garantía para los diamantes adquiridos, es decir, que no deben provenir de países en conflicto. Entre las medidas tomadas por esta firma fue la de cerrar oficinas de compra en Guinea y la República Democrática del Congo, tratando de mostrarse como un productor que rechaza los diamantes de sangre.




Podríamos citar otros casos, pero los mencionados son los más conocidos a nivel internacional.

Regulaciones y Resoluciones tanto de las Naciones Unidas como de otros organismos intentan poner freno a la introducción ilegal de diamantes provenientes de zonas de conflicto, diversas ONG's internacionales promovieron (y promueven aún) la campaña "Fatal Transactions", se trata de concienzar a comerciantes, industriales y consumidores sobre la necesidad de exigir una certificación internacional que garantice el origen del diamante. 

Se ha creado un sistema de control que demuestre al consumidor final que ese  diamante que adquiere proviene de una zona libre de conflicto. Pero, los métodos de esquivar esos compromisos siguen siendo más fáciles que la prohibición y la regulación; recordemos que en la guerra de Sierra Leona, los rebeldes del FRU traficaban libremente, eludiendo el embargo por medio del canje diamantes por armas con el gobierno de Liberia, de esa forma algunos millones de quilates partieron a los mercados foráneos y de esa manera se siguen burlando los controles actualmente. 

Moscú en 2001 fue sede de la conferencia para ejecutar el proyecto  del Sistema Internacional de Certificación de Origen de los Diamantes. Se tenía esperanza que ello pusiera fin a las guerras de Angola, Sierra Leona y el Congo. En dicha reunión delegados del Consejo Mundial del Diamante, de la industria internacional del diamante, de la Comisión Europea y representantes de 34 países tomaron como referente el Proceso Kimberley, el objetivo era terminar la explotación y comercialización de diamantes y otras piedras preciosas con que se financian las guerras en África.


CONCLUSIONES:



LOS DIAMANTES SANGRIENTOS permiten:

- El tráfico ilícito y una creciente economía negra gracias a la inmediata conversión en dinero efectivo.
- Nutre a los mercaderes de la guerra, con el dinero se compran gobiernos, se adquiere armas, se contrata mercenarios.
- Cualquier regulación o legislación internacional parece inútil para ejercer un transparente  control del comercio ilícito. 
- Poderosos intereses se imponen, desde industriales a gobiernos, nadie quiere ir un poco más allá, el negocio es tan rentable que produce ganancias sobre los 50 mil millones de dólares al año (poca cosa si se compara con el rendimiento del tráfico internacional de drogas y armas).
- Pese a la normatividad emitida desde el Proceso Kimberley y otras Conferencias y Resoluciones de la Naciones Unidas, el negocio sigue siendo redondo, el tráfico ilícito y comercialización de diamantes de sangre continúa. 
- Ejecutivos de empresas de renombre en el comercio de diamantes, como los de Amberes, comercializan hasta dos tercios de los diamantes del mundo sin dificultad, compran en África la piedra en bruto y casi sin problemas llegan a Bélgica, Gran Bretaña y, ahora, a la India.
- Pese a las regulaciones actuales, se ha insistido a gobiernos como el belga, israelí y ucraniano más controles efectivos sobre transacciones que se llevan a cabo en Amberes, Tel Aviv y Kiev.
- Para nadie es desconocido que en Amberes, un poderoso grupo de "comerciantes, joyeros, intermediarios y fabricantes de joyas que suman unos 4.000 establecimientos a través de los cuales trafican los diamantes. Este elevado número de intermediarios involucrados a lo largo de todo el proceso comercial dificulta el seguimiento de las piedras desde su extracción hasta su destino final". Todo ello a pesar que el Diamond High Council (HRD), organismo privado de la industria del diamante en Bélgica, ofrece la revisión de los trámites de importación, valoración y exportación de los diamantes. 

VIDEO:

 Finalmente, un interesante video del canal de Historia (History Channel) cuyo material audio visual ofrece una cruda realidad sobre los diamantes sangrientos del África.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny