Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta libros. Mostrar todas las entradas

29 julio 2022

Desenmascarando los fraudes del revisionismo (IV)





       Otros mitos de la economía nazi

Por Tito Andino

Este artículo es continuación del episodio anterior denominado "El Trono de Oro", trata en profundidad un análisis histórico - económico de la Alemania hitleriana y los falsos mitos sobre el "milagro" nazi para levantarse de la ruinosa situación financiera heredada del fracaso expansionista en la primera guerra mundial o Gran Guerra. 

Una aclaración importante. El siguiente artículo originalmente fue publicado como Parte II de "El Trono de Oro", en enero de 2019 y forma parte de la serie de artículos denominados "Desenmascarando los fraudes del revisionismo". Sugirieron separarlos, por cuestiones prácticas, dejando la parte histórica aparte del real estudio de la economía implantada durante el régimen nazi, aparte que los largos textos de la publicación original pudieron haber causado distracción y cansancio mental  en el lector.

Entonces, he aquí el resultado, esta nueva versión corregida y ampliada para mejor comprensión del gentil lector.

Buena lectura.

             La verdadera economía de Hitler 

Continuemos con algo que el señor Salvador Borrego (autor del libro "Derrota Mundial") y todos los "expertos revisionistas" en "economía nacionalsocialista" pretenden ignorar. 




La economía de compulsión “zwangswirtschaft”

Ni los nazis, ni los economistas y banqueros del gobierno de Hitler transformaron la banca alemana, el sistema bancario nacionalizado ya estaba operando en la República de Weimar. Al asumir el poder los nazis la tuvieron fácil, usaron el sistema para generar el crédito inflacionario y contaron con la enorme suerte que la crisis mundial económica llegaba a su fin casi paralelo a la ascensión de Hitler.

La 'Zwangswirtschaft' ha pasado a la historia por las draconianas medidas que acompañaron su aplicación. No se ha visto nunca algo parecido (y en eso si estamos de acuerdo con el escritor mexicano Salvador Borrego). Para el nazismo el control de los precios tenía un lineamiento político dictatorial y belicista. Goering, Schacht y Funk reconocieron en 1946 que el control de los salarios y precios implicaba desde vigilar el trabajo de la gente hasta sus propias vidas"Ningún país puede conformarse sólo con hacer parte del trabajo" señalaron.

Hitler se valió de la economía de compulsión para edificar su “modelo” de economía de guerra en que giraba todo su programa. Los nazis no hicieron otra cosa que imprimir papel moneda en grandes cantidades para el gobierno, eso es lo usual y lo hacen todas las naciones cuando necesitan recursos, para evitar la inflación estaba la “zwangswirtschaft”, es decir, el control del trabajo y la vida del alemán, para buen entendedor: los campos de concentración aguardaban a cualquier libre pensador. Los nazis si fueron innovadores en ese aspecto. 

"La economía de compulsión de la Alemania nazi", en un estudio de referencia que hemos consultado, consistía en "establecer sucesivamente precios máximos sobre aquellos artículos que van viéndose afectados por la inflación. Una vez que el gobierno se embarca en controlar precios, el proceso de compulsión ya no se detiene. La combinación de más dinero en las manos del gobierno y del público, con los precios invariables tipificados para algunos productos, hace que la oferta ya no pueda satisfacer a todos aquellos que están dispuestos a pagar el precio que se pide. Aparecen así sucesivamente las colas, los desabastecimientos, la acumulación por parte de los consumidores de cualquier producto que tienen la suerte de encontrar en las tiendas, se tenga o no necesidad perentoria de él y finalmente el racionamiento". 

"Lejos de constituir el peor aspecto del problema, los mercados negros sirvieron para evitar el caos absoluto de los desabastecimientos. Eso sí, a costa de convertir a millones de personas decentes, en infractores de la ley. En sus etapas finales, la economía alemana absolutamente devastada por la guerra, se encontraba con paradojas como que, en medio de un hambre generalizada, un sombrero (sin precio controlado) costaba millones de veces más que una hogaza de pan (sobre la que sí existía precio máximo). No es difícil para el lector advertir qué era más conveniente fabricar en estas circunstancias. Los alemanes se encontraron en una situación en la que carecía de sentido trabajar a cambio de un papel moneda del que todos ya tenían ingentes cantidades y cuyo problema era encontrar algún establecimiento aprovisionado donde gastarlo. Pasaron de trabajadores a vagabundos y estuvieron en ese estado de postración hasta que Ludwig Erhard en 1948, devolvió la cordura a la economía con su reforma económica".


El Plan Cuatrienal
  
En 1936, Hitler implantó varias medidas económicas cuyo único propósito fue lograr en Alemania la implantación de una economía basada en la preparación de la guerraLa máxima prioridad de los nazis, en pugna con los economistas, era el rearme. 

La función de los economistas y de sectores industriales, que al principio ignoraban los planes, fue preparar el país hacia la "autarquía, es decir, la capacidad de Alemania de ser autosuficiente". Muchos en el sector empresarial apoyaban el rearme, sin embargo, eran realistas, no podían atender dos frentes dispares, el proveer a la población de suficientes medios de consumo, por un lado; y, por otro, el desmesurado presupuesto para gastos militares. Ese anhelo de Hitler no se logró jamás, los cañones definitivamente vencieron a la mantequilla. 

Sectores empresariales no ligados al segmento armamentista fueron ignorados, por tanto no tenían capacidad de presentar sus puntos de vista a mentalidades cerradas como Goering. Igual de ignorados estaban los economistas, quienes alarmados contemplaban la "mágica" máquina de imprimir papel moneda, rompiéndose la cabeza para no desatar una nuevo proceso inflacionario. Es aquí donde surge la verdadera razón del distanciamiento de personas como Hjlmar Schacht, el ministro de economía y presidente del Reichsbank, quien renunció a sus cargos a instancias de Goering.



La tarea de organizar el Plan Cuatrienal recayó en Hermann Goering, designado Ministro Plenipotenciario del Reich, por tanto con injerencia en los ministerios de Economía, Defensa, Agricultura y otros. El nombramiento de Goering como jefe del plan tuvo beneficios a corto plazo para Hitler, a la larga fue un desastre, ya que Goering apenas tenia conocimientos de economía y no podía aportar nada que no sea una meta política. 


Se transformó en dictador de la economía alemana, controlando el aparato industrial y productivo, mediante decretos ley. La propaganda se encargó de suplir los defectos del señor Goering, en quien se constató el único caso en que la mantequilla triunfó ante los cañones.  

Es cierto que el Plan Cuatrienal tenía como propósito regular las importaciones y exportaciones; intentar reducir el desempleo, realizar proyectos de obra pública (autopistas), la producción de automóviles y fibra sintética, proyectos de construcción; aumentar la producción agrícola; en general, autosuficiencia en producir materias primas. No obstante, todas esas actividades se subordinaban al rearme, la prioridad era la reconstrucción de la defensa militar.

Apenas pocos altos mandos del Partido nazi conocían los detalles minuciosos del Plan Cuatrienal, en agosto de 1936 recibieron una copia clasificada como "Memorándum Secreto". Algunos datos desconocidos lo tomamos del artículo "Plan Cuatrienal". El plan fue anunciado oficialmente en septiembre de 1936, en Nuremberg. Adolf Wagner leyó la orden de Hitler:

"Hoy presento el nuevo Plan Cuatrienal. Durante los próximos cuatro años, Alemania debe ser totalmente independiente del suministro extranjero de aquellas materias  que se pueden producir en cualquier forma a través de la capacidad alemana, a través de nuestra industria química y de nuestra maquinaria industrial, así como a través de nuestra industria de explotación minera. La reconstrucción de esta gran industria alemana de materia prima servirá para dar empleo a las masas. La implementación del plan llevará a cabo con el vigor y la energía nacionalsocialista. Pero además, Alemania no puede renunciar a la solución de sus demandas coloniales. El derecho de los alemanes a vivir es sin duda tan grande como el de otras naciones. El éxito de este plan es sólo una cuestión de nuestra energía y determinación. Los nacionalsocialistas nunca han reconocido la palabra "Imposible".

El cómo conseguir los recursos, la materia prima, los capitales, ya no quedaba dentro de la capacidad de la economía alemana ni de la propaganda nazi, allí es donde intervinieron los industriales alemanes, como subsidiarios de las grandes corporaciones norteamericanas que se instalaron en Alemania, gracias a la benevolencia de Adolf Hitler.


Cañones si, Mantequilla no 


Fotomontajes famosos del artista alemán John Heartfield: "Hurray, die Butter ist Alle!" ("Hurrah, la mantequilla es todo!", se publicó en la portada de la AIZ en 1935. Una parodia de la estética de la propaganda, el fotomontaje muestra a una familia en la mesa de la cocina, donde cuelga un retrato cercano de Hitler y el está adornado con esvásticas. La familia (madre, padre, anciana, joven, bebé y perro) está intentando comerse piezas de metal, como cadenas, manubrios de bicicletas y rifles. A continuación, el título está escrito en letras grandes, además de una cita de Hermann Göring durante la escasez de alimentos. Traducido, la cita dice: "El hierro siempre ha fortalecido a una nación, la mantequilla y la manteca de cerdo solo han engordado a la gente". La sátira sobre las palabras de Goering refiere claramente que "las pistolas son mejores que la mantequilla". A la derecha, Heartfield presenta la "Receta de Goebbels" contra la emergencia alimentaria en Alemania. "¿Qué? La manteca de cerdo y la mantequilla faltan mientras comes?, puedes comerte tus judías".


Excelentes artículos sobre economía explican la disyuntiva, "¿Cañones o mantequilla?", qué elegir para explicar la curva de la Frontera de Posibilidades de Producción, que representa las cantidades máximas posibles de bienes y servicios que pueden producirse en una economía. Hermann Goering, responsable nazi del Plan Cuatrienal, en 1936, dijo: “Los cañones nos harán poderosos, la mantequilla solo nos hará engordar” (como en su caso, privando de mantequilla al pueblo). Goering ante una audiencia detalló la supuesta carrera armamentista de sus vecinos y preguntó: ¿Quieren cañones o mantequilla?

La pregunta es válida aun en el presente, "estos dilemas se escuchan y leen a diario y es frecuente plantearse que en lugar de aviones en la Cumbre del G7 deberíamos gastar en hospitales; pero con ese criterio el Gobierno no destinaría ni un centavo para seguridad y en el país nunca se haría un evento internacional. El mismo criterio podríamos aplicar a las campañas electorales y municipales. El hecho es que en economía se pueden encontrar combinaciones intermedias entre destinar una proporción a gastos sociales y otra para seguridad" 



En el artículo "Cañones o mantequilla: sistemas económicos y coste de oportunidad", se explica que en economía, elegir entre cañones y mantequilla es indiferente. Los cañones se pueden cambiar por mantequilla en el mercado internacional. Hay una tercera alternativa, un estado belicista utilizará sus cañones para apropiarse de la mantequilla de otro. Es aquí donde debemos entender los principios económicos del nazismo, el enorme gasto militar y rearme alemán, con la fabricación de armamento a niveles insospechados, logró el incremento de las fuerzas armadas y la planificación de proyectos donde utilizar esa enorme producción, no cabía duda, una guerra de conquista.

"Las economías autoritarias responden unilateralmente a las preguntas básicas de la economía, imponiendo sus decisiones al resto de la población. En la medida que son unos pocos quienes deciden el destino de muchos, la imposición de las decisiones no siempre son populares de tal forma que el respaldo de las armas no está de más. Otras razones son las defensivas. Si el país logra cierto crecimiento económico y empieza a producir cierta cantidad de mantequilla, puede atraer la envidia de sus vecinos y ser invadido. Tanto los países pobres como los ricos producen cañones pero éstos, a diferencia de los primeros, no necesitan apropiarse de la mantequilla del vecino"

Otro razonamiento sobre el dilema cañones o mantequilla, fue planteado por el investigador Harald Steffahn. "¿Hubiera Alemania ganado la guerra de haber procedido antes a armarse rigurosamente? Contra los EEUU, en ningún caso; contra Inglaterra, solo de haberse decidido por la invasión; contra Rusia quizá, siempre y cuando, naturalmente, que desde el principio no hubiera subestimado sus posibilidades, evitando así los errores cometidos en los primeros tiempos de la campaña"


El mito del "Ministerio Apolítico" -el Ministerio de Hacienda-

Nunca existió tal "ministerio apolítico", las duras imposiciones fiscales a los ciudadanos alemanes así lo demuestran. 

Un libro de reciente aparición (ed. De Gruyter, 2018) del historiador alemán Ralf Banken, "Hitlers Steuertstaat. Die Steuerpolitik im Dritten Reich" (El estado fiscal de Hitler. La política fiscal en el III Reich) destapa otro mito de la economía nazi. El gobierno de Hitler acosó con impuestos fiscales a la clase media y trabajadora. El mito propagandístico conocido es que en materia fiscal el nazismo era "indulgente con las masas" pero "dura con la burguesía". Conforme la investigación de Banken, la carga fiscal sobre los ciudadanos llegó a ser la "mayor que ha experimentado Alemania" en su historia. De hecho, "nunca ha experimentado algo así ningún otro país de la Europa continental"




Entre 1932 y 1940, el impuesto sobre el salario se cuadriplicó. Las clases trabajadoras (no se puede hablar de la existencia de grandes clases medias), estuvieron bajo una "muy dura carga fiscal", golpeadas por las diferentes tasas impositivas sobre la renta. Entre los más pudientes, sin embargo, la tasa impositiva máxima del impuesto sobre la renta que asumieron fue del 65%. En el Tercer Reich, "los grandes patrimonios también estaban bajo la presión fiscal, pero también ganaban muy bien y mucha parte de esa carga fiscal significó menos que para el resto".

Los responsables del ministerio de Hacienda se aprovecharon de los dineros que pagaban los trabajadores en materia de seguros sociales para financiar sus proyectos. Para la clase trabajadora "el principal problema no eran tanto los impuestos sino los seguros sociales de desempleo, seguro médico o las cotizaciones para la jubilación. Estos pagos también comenzaron a subir. En un momento dado llegaron a ser una carga mucho mayor que los impuestos. Ese dinero se empleó para financiar la industria armamentística". Lo mismo puede decirse de los ahorros de las clases trabajadoras. Ese ahorro era consecuencia de que, especialmente en los años de la guerra, había una importante carestía de bienes de consumo. "La gente iba con el dinero a la caja de ahorros o al banco y con ese dinero el estado se financiaba. La gente fue engañada por el Reich", sostiene Banken. 

"El Ministerio de Finanzas del III Reich buscaba recaudar dinero para financiar la industria militar y minimizar así las deudas. No tuvo éxito. Y los impuestos subieron hasta lo imposible".  

El mito de “las autopistas del Führer” 

Otra clara tergiversación de la realidad económica de la Alemania nazi fueron las autopistas, que no son invención de Hitler. No es nada raro que hasta el presente, incluso en Alemania, se mantenga la creencia que las autopistas fueron un invento del nazismo y que por ese medio se redujo el desempleo masivo. Esta es otra mentira histórica.



Ya 
existían grandes proyectos de autopistas desde inicios del siglo XX. Una anécdota curiosa, digna de señalarse es la siguiente, antes de la toma del poder por los nazis:

"Pocos años antes, gran parte del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) se oponía conjuntamente con el partido comunista, a la construcción de autopistas.. Aducían que la construcción de “vías sólo para automóviles” serviría sólo a los “aristócratas ricos y a los grandes capitalistas judíos”. Cuando Adolf Hitler subió al poder, en 1933, los nazis descubrieron que las carreteras servirían a sus propósitos".

Es cierto que los planes de grandes autopistas no se cristalizaron masivamente en la Alemania de posguerra, consecuencia de la crisis económica mundial, la hiperinflación, la falta de capitales, el cumplimiento de indemnizaciones, pero, ya existían, no solo en proyectos. Por ejemplo, la última antes del nazismo fue una obra del futuro Canciller alemán, Konrad Adenaeur, en 1932, en su calidad de alcalde de Colonia, aunque pequeña (en cuanto a distancia) unía Colonia y Bonn (un eje muy estratégico para la economía); al asumir el poder los nazis no aceptaron esa calidad de autopista y la “degradaron” a una “mera carretera regional”. 

Para el nazismo era imperioso fomentar su mito, el mérito de haber construido la primera autopista del país tenía que ser obra del nazismo. 

La única realidad es que las autopistas del Führer tenían un objetivo estratégico fundamental en el área militar, la movilización masiva y rápida de material bélico, pertrechos y tropas (las mismas razones que motivaron a los prusianos a impulsar el ferrocarril); en contrapartida, también fueron un factor determinante para su rápida caída, las “autopistas del Führer” fueron el elemento clave para la fácil y rápida ocupación de Alemania por parte de los Aliados.



En "Hitler y la autopista, una mentira histórica", se relata que el Führer, al aceptar la necesidad de movilidad, dedujo que seduciría a la nación y aseguraría el poder.

"Su aparato de propaganda comenzó entonces a prometerle movilidad a un pueblo que podría al fin viajar. Según los planes, se construirían 1000 kilómetros de autopistas anualmente. En 1934, Hitler hablaba del comienzo de una “batalla laboral” que iba a generar 600.000 puestos de trabajo. La verdad fue otra. En los momentos más intensos apenas llegaron a ser 120.000 obreros los que a punta de pico y pala construyeron esas vías. La enfermedad y el hambre los acompañaban; las huelgas que hicieron fueron su pasaje al campo de concentración. Sus historias no fueron del dominio público. A la vez, en el transcurso del régimen nazi, cada vez más obreros ingresan en la boyante industria armamentista. Lo que realmente ayudó a reducir el desempleo".

En plena guerra, los prisioneros obligados a trabajos forzados se encargaban de construir y mantener las vías. En 1943, con la limitación del tráfico de coches, las bicicletas fueron los amos de las autopistas.

"No obstante, el aparato de propaganda siguió alimentando la mentira. Y tuvo éxito. En las películas y las fotos que difundía se mostraba grandes contingentes de obreros trabajando en autopistas en las que las obras habían sido detenidas hacía ya rato. Estas imágenes marcaron la memoria de toda una generación. Los nazis habían logrado imponer su mito".

La economía y producción de guerra

"La economía de guerra alemana estaba orientada hacia el golpe definitivo y la sorpresa, hacia el ataque relámpago. La crisis para Alemania comenzó en el momento en que fue imposible ganar batallas con esa táctica". 

El Plan Cuatrienal no culminó en la época de paz, se mantuvo aun entrada la guerra, tras la entrega de nuevas funciones a Albert Speer como Ministro de Armamento y Producción de Guerra del Reich, en 1942, cargo que, practicamente, acaparó la producción y economía alemana, luego vendría la declaración de "Guerra Total" de Goebbels. Los "logros" obtenidos por el señor Speer solo tiene un nombre, la utilización forzada de la mano de obra de prisioneros y civiles de los territorios ocupados. 

Mano de obra esclava

¿Acaso podemos olvidar que Alemania ganó millones y millones con la explotación de la mano de obra esclava (prisioneros de guerra o políticos, civiles extranjeros, judíos, etc.)? Sectores tan neurálgicos como la industria armamentista y del desarrollo del naciente misil balístico necesitaba mano de obra calificada, obreros extranjeros provenientes del sector industrial fueron sometidos a salarios de miseria, condiciones de vida restrictivas: hambre, hacinamiento en campamentos o refugios subterráneos. En teoría tenían una “mejor” condición de vida del simple prisionero sometido a trabajos de esclavitud. 

La Alemania nazi y los industriales se enriquecieron enormemente con esa brutal política de “empleo” barato que solo garantizaba una fosa común.

La explotación de la mano de obra esclava en las fábricas alemanas.


La Alemania nazi sobrevivió doce largos años, a pesar que los últimos dos tuvieron que mendigar por combustible para sus ingentes fuerzas mecanizadas de guerra, dado que ya no era posible seguir saqueando las naciones ocupadas, la ya existente ECONOMÍA de GUERRA, vigente desde 1933 con los Planes Cuatrienales del señor Goering, fue reemplazada por la "Guerra Total" del Dr. Goebbles.

La producción de guerra

Como hipótesis suele discutirse la real capacidad de producción bélica de la Alemana nazi, para unos no llegó a ser tan grande, otros encontraron limitaciones materiales y económicas, por lo que se arguye que no estaban listos para una guerra, otros de plano lo niegan. No obstante, no deja de extrañar su cometido, sea como haya sido, los nazis dedicaron sus recursos a la industria bélica y la utilizaron en sus iniciales guerras relámpago. ¿Qué les faltó recursos?. Eso no puede achacársele a otras naciones europeas o al "sabotaje de la banca judía". Apoderándose de los recursos de los países ocupados intentaron cubrir sus carencias materiales y económicas.   

Si, en efecto, una de las fuentes de riqueza favorita de los nazis era la prioritaria producción industrial... de armamento para la guerra, aquella constituyó la principal fuente de ingresos y de empleo para la Alemania nazi. El actual Complejo Militar - Industrial de los EEUU sería el equivalente a la industria en la época de la Alemania nazi, manejando presupuestos enormes y trabajadores bien remunerados.

Spectator hace una magnífica comparación al señalar que gran parte de la economía norteamericana es una economía basada en la guerra, aún en tiempos de paz, lo mismo sucedía en la Alemania nazi. La construcción y mantenimiento de buques de guerra, portaaviones, tanques, aviones supersónicos de quinta generación, satélites espías, sistemas de misiles, armamento ligero y municiones, entre muchas otras cosas, aseguran el empleo bien remunerado de decenas de miles de obreros, ingenieros, técnicos especialistas, diseñadores, contables, consultores, etc

"El mismo Pentágono es el ejemplo supremo de una burocracia extensa y bien pagada que de otro modo estaría desempleada creando problemas sociales".

En política no hay coincidencias, EEUU, acumula la mayor riqueza del momento, al mismo tiempo es la potencia militar más grande en la historia de la humanidad. Un hecho histórico reconocido y aceptado es que los EEUU salió de los efectos de la Depresión Económica de 1929 gracias a la segunda guerra mundial y no a las reformas sociales y económicas impulsadas por Roosevelt.

"¿Qué sería de la economía norteamericana si en cierto momento decidiera prescindir de toda su industria militar, abandonando cualquier pretensión de sostenerse como la primera potencia bélica del planeta? Eso sería tanto como preguntarse: ¿qué se va a hacer con todos los ingenieros, obreros, diseñadores, contadores, técnicos especializados, consultores, soldados, oficiales de alto rango, con empleos muy bien remunerados en dólares? La respuesta obvia es que Estados Unidos simple y sencillamente no está preparado, al menos en lo que a la cuestión de su economía respecta, para prescindir de su industria bélica".



Retrocedamos a la Alemania nazi, una nación que ha sucumbido en la Gran Guerra, sus recursos agotados y unos términos de rendición (Tratado de Versalles) imposibles de cumplir, encima la Gran Depresión en la economía mundial. En medio de ese caos, brota el "milagro" nazi en la economía, materia de "orgullo" de los "revisionistas" y neonazis del presente

Spectator afirma que ese "milagro" no es otra cosa que en menos de una década Hitler construyó el Ejército mejor armado y más poderoso que Europa hubiese conocido en su larga Historia. La Alemania Nazi se armó hasta los dientes equipándose con cantidades astronómicas de armamentos que no salieron de la nada, las que envalentonaron a Hitler para emprender sus hostilidades en contra de sus vecinos. Para producir tanto material de guerra se necesitaron muchos obreros, muchos ingenieros, muchos técnicos, muchos científicos,  muchos contadores, muchas fábricas. Lo cual vino siendo una gran fuente de empleos bien pagados. La gigantesca expansión del Ejército alemán, con la adición de miles y miles de soldados y oficiales de alto rango, contribuyó también a reducir en forma significativa las cifras del desempleo.

Hitler no estaba tan loco, jamás se habría atrevido invadir Polonia en 1939 con el armamento y soldados con que contaba Alemania al final de la Primera Guerra Mundial, no se habría atrevido invadir Rusia teniendo abierto el frente de guerra occidental si no hubiese contado con suficientes armamentos para llevar la guerra simultáneamente a dos frentes. Las promesas de venganza por la humillación en la Gran Guerra, sumada a la promesa de conquista de nuevos territorios (Lebensraum), para darle a Alemania muchas riquezas como botín de guerra, también influyeron en la psiquis alemana. 

"Interesante hubiese sido ver cómo se las habría arreglado Hitler para sostener la recuperación económica de Alemania sin llevar a cabo invasión alguna, al darse cuenta los alemanes que el país contaba ya (para fines de 1938) con un inventario excesivamente grande de armamento sin uso inmediato y sin justificación alguna para seguir construyendo y amasando más material bélico del que ya tenían. 
Bajo el esquema económico de Hitler, Alemania simple y sencillamente no estaba preparada para una paz a largo plazo, porque su economía no estaba diseñada para ser una economía de tiempos de paz; el armamento que ya se tenía debía usarse a como diera lugar para poder mantener las fábricas de armamento funcionando y las fuentes de empleo seguras. El único uso que se le puede dar a un armamento tan grande es usándolo. O dejar el poder, y heredar a otros el problema de convertir una economía basada en el belicismo en una economía basada en el pacifismo, lo cual no resulta nada fácil".

El expolio de Europa 




¿Alguien se atreve a negar que los nazis se apoderaron de las reservas monetarias (divisas) y de oro de los bancos centrales de los países agredidos?.

El Tercer Reich, durante la guerra, fue el reflejo del capitalismo puro y depredador de las riquezas de otras naciones. El “milagro” económico nazi a más de los enunciados, tiene otro nombre: el saqueo de Europa. El expolio de la propiedad privada y pública de las naciones ocupadas también aseguró el sostén de la economía alemana durante la segunda guerra mundial. 

Deberíamos refrescar los conocimientos. Casi a finales del siglo XXSuiza reconoció que sus negociaciones comerciales con el régimen nazi durante el conflicto se finiquitaron con el oro robado por los alemanes a los bancos centrales de los países ocupados.

La neutral  Suiza se constituyó en el más grande distribuidor y operador del mercado del oro en Europa, a través del Banco Nacional de Suiza; además, durante la guerra, intermediaba en la compra-venta del precioso metal de los bancos centrales de los países en conflicto; y, para rematar, la banca suiza intervino en la financiación de los bandos litigantes. 

En la práctica, otras naciones neutrales hicieron lo mismo, el caso de Suecia está siendo revelado tras la desclasificación de documentos reservados. Imitando a Suiza, los suecos vendían sus valiosas mercancías (metales para la fabricación de armas, generalmente hierro, manganeso, cromo) a cambio de oro saqueado. En ese sentido si que las teorías económicas de Hitler funcionaban, ¿para qué transar en papel moneda, sobre todo divisas extranjeras (de las que carecía) cuando bien podía pagar las materias primas con oro?; y, si no es mío, con mayor razón!  

En el escabroso caso sueco, una publicación refiere como funcionaba el sistema. El oro robado a los bancos centrales de los países invadidos era transferido al Banco Central de Estocolmo que, a su vez, entregaba coronas con las que que se pagaba a los proveedores privados suecos. Pese a las advertencias de los aliados de que, si ganaban la guerra, responsabilizarían a Suecia por el tráfico ilícito de oro, su banco central accedió a dicho intercambio, al igual que los bancos centrales de otros países, como Suiza, España y Portugal.

Para 1943, un responsable sueco (según documentos desclasificados) señalaba su preocupación sobre el origen del oro alemán y el riesgo de devolverlo de comprobarse que era robado; mas, el meollo del asunto era que, todo el gobierno sueco estaba conforme con no pedir explicaciones. Hasta inicios de 1944, Suecia, vía su Banco Central, había recibido 34.564 kilos de oro

El Banco de Pagos Internacionales también garantizaba este tipo de operaciones y Hitler tenía su delegado en esa entidad (inicialmente el Dr. Hjalmar Schacht). Tras la guerra, las fuerzas Aliadas iniciaron una investigación para exigir responsabilidades de los países neutrales que aceptaron el oro robado por los nazis. E1946 se formó la Comisión Tripartita –Francia, Reino Unido y Estados Unidos– tendiente a recuperar las reservas de oro confiscadas por los nazis en países comoAlbania, Austria, Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia y Yugoslavia. 

Una interesante publicación, especialista en economía  (OroyFinanzas.com) cita un estudio de una agencia inglesa de inversiones en oro. El dato trascendental del artículo, es el conocido saqueo de los bancos centrales de los países invadidos, da un enfoque anterior al estallido de las hostilidades en tres regiones "técnicamente" alemanas, es decir, en las famosas anexiones de Austria y Checoslovaquia, a la que se agregaría luego el oro confiscado en el corredor de Danzing (Prusia Oriental). Primero, el oro era trasladado al Reichsbank y, luego, para poder comercializar (vender) ese oro incautado, los nazis contaban con la colaboración del Banco de InglaterraEn esos días el mercado del oro era supervisado por el Banco de Pagos Internacionales, con sede en Basilea, por el Banco Nacional de Suiza y por el Banco de Inglaterra.

"El objetivo del gobierno alemán nazi era la descapitalización en oro de los países ocupados y entregarles a cambio de ese oro “promesas de papel”. De esta manera, se cambiaba el respaldo de las monedas nacionales en oro por monedas fiduciarias muy devaluadas".

No existen cifras precisas sobre el total de reservas de oro confiscadas por Alemania entre 1936-1945, pero se hacen cálculos periódicos sobre el valor de ese oro a cambios actuales. Es lógico que buena parte de las reclamaciones de oro de las naciones afectadas no pudo jamás ser satisfecho. Se calcula las pérdidas entre el 35 y 40%, el proceso de reclamaciones estuvo abierto hasta 1998 (Comisión Tripartita de posguerra). Evidentemente ese oro había sido ya consumido, según las cantidades requeridas de los depósitos del Reichsbankuna vez impresas las marcas de origen alemán, se ordenaba la venta de lingotes para cubrir los recursos que se destinaba a la industria armamentística.


Al final de la guerra, grandes cantidades de oro fueron recuperados y devueltos a las naciones ofendidas, una pequeña tajada del oro robado desapareció en manos de nazis codiciosos, soldados norteamericanos también robaron oro (lingotes); se cree, según varias leyendas urbanas, que un buen botín de ese oro fue enterrado en alguna parte sin que haya sido recuperado.

Y ¿qué pasa con el oro, joyas, obras de arte de personas particulares confiscados?, es otra larga historia. "En los últimos años se han producido diferentes movimientos para intentar compensar las pérdidas ocasionadas por el robo de las reservas de oro. Por ejemplo, en 1997, el Deutsche Bank donó tres millones de dólares a las víctimas del Holocausto en compensación por el papel que jugó el mayor banco de Europa en las finanzas del Nazismo. En las mismas fechas, la Asociación Suiza de la Banca (Swiss Banking Association) hizo frente a un pago de 270 millones de francos suizos por este mismo concepto".

Otro episodio que desenmascara la mentira de la "noble" economía nazi fue el escamoso tema de la más importante falsificación monetaria de todos los tiempos, un tema popularizado en libros, documentales y hasta en el cine, el lago Toplitz, entre verdades y mentiras, es quizá el más conocido. Pero, muy pocos saben que esta operación de los servicios secretos permitió al gobierno alemán imprimir las divisas que tanto hacían falta en plena guerra

Con las libras esterlinas falsas, el gobierno alemán pagó, como tarde desde 1943, al 70% de su red de agentes en el extranjero. "Los servicios del Gobierno encargados de la "Operación Bernhard" recibieron el 50% de los billetes cambiados, es decir, alrededor de mil millones de marcos en divisas fuertes. El otro 50% se consideró como "gastos" y comisiones de los encargados de realizar el cambio, que transcurrió sin mayores incidentes(La singular arma secreta de Hitler. 'Operación Bernhard', falsificación de moneda)

Esta parte de la historia no es tan simple como apreciamos en el cine o leímos en alguna parte, no consistía en arrojar papel moneda falso desde aviones alemanes sobre Londres o territorios ingleses, sino de una verdadera infiltración en la economía británica y otros países entre 1942 y 1945. 


"Es cierto que el Banco de Inglaterra siguió aceptando y cambiando billetes de libras reconocidos como falsos con objeto de no restar crédito en el mercado mundial al papel moneda inglés. Está demostrado que la falsificación fue tan perfecta que los billetes eran aceptados prácticamente por los bancos de todos los países. Incluso los bancos suizos aseguraron, después de consultar al Banco de Inglaterra, que los billetes 'falsos' eran auténticos y de curso legal".

 

Ejemplar "auténtico" de un billete falso de veinte libras esterlinas, impreso por la "Operación Bernhard". Adolf Burger, uno de los prisioneros encargados de imprimir los billetes falsos en Sachsenhausen, muestra un billete de 20 libras (foto captura documental History Channel)

Otro ejemplar "auténtico" de un billete falso, este es de diez libras esterlinas, impreso en la "Operación Bernhard".


No es especulación alguna, luego de la guerra muchos de los comisionistas y nazis relacionados con la trama seguían teniendo en su poder grandes cantidades de ese dinero, ya no tenían que rendir cuentas al proveedor. Muchas fortunas nacieron y aseguraron una nueva vida a los "pobres nazis" que "lucharon" contra la "banca judía".  

En conclusión: Lejos de la actual propaganda neonazi, el "trono de oro" convirtió la economía alemana en el motor que impulsó la guerra, la verdadera arma secreta de Hitler en su conquista de Europa.

Nos quedamos sin conocer a quienes hicieron posible el "milagro" económico de Hitler, eso es materia de otros artículos, dado el volumen de información. 

*****


Artículos relacionados:

De la serie "Desenmascarando los fraudes del Revisionismo":

El "Trono de Oro"

TRAIAN ROMANESCU Un rumano que nunca existió

Desmontando a los “revisionistas” de lengua castellana


FUENTES DE CONSULTA del presente ensayo


Nota: En esta serie de ensayos, conscientemente omito los enlaces directos a las fuentes de consulta, el propósito es motivar al lector buscar por sí mismo la información, que se cerciore por su propio esfuerzo lo planteado en esta ponencia. No obstante el material consultado es el siguiente:


El trono de oroSpectator
-  Hitler y la autopista, una mentira históricaDick, W. / Lichtenberg, A./Mirra Banchón
-  La economía de compulsión de la Alemania nazi. José Ignacio del Castillo.
Se esfumaron toneladas de oro que EEUU guardaba desde la guerraSputnik (importante para saber como se términó con el 'patrón oro')
Suecia aceptó oro robado en su comercio con Alemania en la II Guerra MundialEl País
El robo de las reservas de oro de los países ocupados por la Alemania Nazi y el Banco de InglaterraOro y finanzas.com
La singular arma secreta de Hitler. "Operación Bernhard", falsificación de moneda. Artículo de la Enciclopedia "El Tercer Reich" (Anesa-Noguer)
La descomunal falsificación de libras con la que los nazis buscaron quebrar la economía británica. La Nación
Un tuitero desmonta siete creencias sobre Hitler: “Es importante leer para evitar el ridículo”www.publico.es
Autopistas de AlemaniaWikipedia
-"¿Cañones  o mantequilla?".  El espectador.com 
Cañones o mantequilla (IV): sistemas económicos y coste de oportunidad. Tribuna de economía
- Cañones o mantequilla. Economía de guerra alemana. Harald Steffahn
Cae el mito de la "bondad" fiscal de Hitler con la clase trabajadora. El Diario.es
El Plan CuatrienalNo solo batallas
Plan Cuatrienal. Wikipedia

20 mayo 2022

Cómo convertir la Guerra Fría en caliente



 

por Nick Ottens

Historia Alternativa / ficción 


Nota del editor. Dado los tiempos revueltos de la política mundial, una vez más, recurrimos al talento de nuestro amigo Nick Ottens y sus épicas recopilaciones de historias alternativas en la literatura y el cine. Estamos viviendo en una fase muy caliente de la Nueva Guerra Fría en la que los actores son los mismos de los últimos tres cuartos de siglo y lo único que impide el enfrentamiento abierto entre las superpotencias nucleares son precisamente los misiles balísticos que actúan como elemento disuasorio, las consecuencias de su empleo solo llevará a la extinción humana.

Pero la literatura y los guiones cinematográficos, hasta los video-juegos, si que son ricos en la temática, quedémonos con el argumento que explican las razones por las que debemos esperar que esto nunca suceda. 

Nick Ottens de Never Was Magazine desarrolló el siguiente artículo ilustrado. Disfrutad de su lectura.


*****

La mayor parte de la ficción de la Tercera Guerra Mundial no se escribió como historia alternativa. Durante la Guerra Fría, muchos autores y cineastas imaginaron cómo Oriente y Occidente podrían terminar en una guerra (nuclear). Debido a que las dos partes nunca lo hicieron, estas historias se han vuelto contrafactuales.


Una Tercera Guerra Mundial rara vez fue retratada como el resultado de una agresión abierta estadounidense o soviética. Más a menudo, la guerra ocurrió como resultado de un error de cálculo, la escalada de un conflicto de poder o porque los soviéticos sintieron que Occidente no les dejaba alternativa. Estos eran relatos de advertencia y reflejaban el temor, generalizado en ese momento, de que pudiera ocurrir una guerra termonuclear global y matar a miles de millones, sin que ninguna de las partes lo quisiera.

Los videojuegos son una excepción. Normalmente fabricados en Europa o América del Norte, es más probable que conviertan a los soviéticos en simples villanos y le den al jugador el poder de desatar una catástrofe nuclear solo por el gusto de hacerlo.


Error

AY Babilonia - A prueba de fallos - Nombre en clave: Panzers - Guerra Fría


En Alas Babylon (1959), de Pat Frank, uno de los clásicos del género, las tensiones entre las superpotencias del Mediterráneo oriental han ido en aumento. La Unión Soviética se ha aliado con Egipto, Irak y Siria en un intento de acceder al Bósforo. Cuando un avión de combate estadounidense destruye inadvertidamente un depósito de municiones en Latakia, los soviéticos lo confunden con el comienzo de la Tercera Guerra Mundial y lanzan sus misiles en represalia. El libro trata sobre un grupo de sobrevivientes en Florida, que ha sido declarado fuera de los límites por lo que queda del gobierno de los Estados Unidos debido a la alta radiación.

En la película Fail Safe (1964), que se basó en una novela escrita por Eugene Burdick y Harvey Wheeler, el Comando Aéreo Estratégico confunde un avión fuera de curso con un primer ataque soviético y ordena a un grupo de bombarderos despegar y tomar represalias. Aunque pronto se reconoce el error, es demasiado tarde para retirar a los bombarderos. El presidente (Henry Fonda) debe hacer un terrible sacrificio para evitar una guerra nuclear total.

La película fue rehecha como una obra de teatro transmitida por televisión en 2000, protagonizada por George Clooney, Richard Dreyfuss y Harvey Keitel, con una introducción del legendario periodista de televisión Walter Cronkite.

En el videojuego Codename: Panzers – Cold War (2009), un avión de combate soviético choca con un avión de carga estadounidense durante el puente aéreo de Berlín de 1948-49, lo que desencadena la Tercera Guerra Mundial.


Cálculo erróneo

El mundo real estuvo cerca de la guerra nuclear durante la crisis de los misiles cubanos de 1962. Ha inspirado varias historias alternativas.


El vuelo del caballo - Mañana muerta - Día de la Resurrección


En “Death in a Cage” de Larry Niven, publicado en The Flight of the Horse (1973), un viajero en el tiempo de un futuro postapocalíptico crea nuestra línea de tiempo al evitar que la crisis de los misiles en Cuba desencadene la Tercera Guerra Mundial.

En Dead Morn, de Piers Anthony y Roberto Fuentes (1990), la humanidad ha sobrevivido bajo tierra durante cuatro siglos después de que la crisis de los misiles en Cuba desembocara en una guerra nuclear. Un hombre viaja en el tiempo para intentar cambiar la historia.

El día de la resurrección de Brendan DuBois (1999) tiene lugar diez años después de que la crisis de los misiles en Cuba desencadenara una Tercera Guerra Mundial. George W. Romney (el padre de Mitt Romney, quien realmente buscó la nominación presidencial republicana en 1968) es el presidente. La capital se ha trasladado a Filadelfia, pero el país está efectivamente bajo la ley marcial. Estados Unidos se ha retirado de Vietnam. Cuba es un páramo post-atómico. China y la OTAN se han derrumbado. Estados Unidos es culpado casi universalmente por la guerra. La propaganda militar retrata al presidente John F. Kennedy como el agresor. Solo los británicos siguen siendo un aliado. Mantienen su imperio y, junto con Canadá, brindan ayuda económica y humanitaria.

La trama involucra a un reportero del Boston Globe que descubre que no fue Kennedy quien impulsó la guerra, sino sus generales, quienes sabotearon la diplomacia del presidente con el líder soviético Nikita Khrushchev.


Crisis de los misiles en Cuba: las consecuencias -La chica bomba H - Cuando los ángeles lloraron: una historia hipotética de la crisis de los misiles en Cuba


En el videojuego ruso Cuban Missile Crisis: The Aftermath , también lanzado como  The Day After: Fight for Promised Land (2005), la crisis de los misiles cubanos se intensifica de manera similar, pero es culpa de Kennedy. El presidente decide tomar represalias por el derribo del avión espía U-2 de Rudolf Anderson sobre Cuba, en lugar de ignorarlo como lo hizo en el mundo real. El temor es que las consecuencias nucleares del conflicto hagan que el hemisferio norte sea inhabitable. Jugando como una alianza angloamericana, una coalición europea liderada por Francia y Alemania, Rusia o China, debes derrotar a los otros tres bandos para controlar África, Australia y Sudamérica.

En The H-Bomb Girl (2007), de Stephen Baxter, una niña de 14 años observa cómo la crisis de los misiles en Cuba se precipita hacia la Tercera Guerra Mundial desde Liverpool.

Eric G. Swedin explora lo que podría haber sucedido en When Angels Wept: A What-If History of the Cuban Missile Crisis  (2010). El autor consultó sobre dos documentales sobre el escenario: The John F. Kennedy Presidential Library and Museum's Clouds Over Cuba (2012, disponible en línea) y Military Channel's What If...? Armagedón 1962 (2014). Este último asume que Kennedy fue asesinado por Richard Paul Pavlick en Palm Beach, Florida, en 1960 y que Lyndon Johnson habría intensificado la crisis.

En L'apocalypse sur le Texas (2012), el noveno de los cómics de historia alternativa de Jour J, Gran Bretaña y Francia son las últimas potencias nucleares que quedan e intervienen en Texas para defenderlo de una invasión mexicana.


Jour J: Apocalipsis sur le Texas - Comandante-1 -Juego de guerra: escalada europea


En Commander-1 de Peter Bryant (1965), los chinos, en ese momento separados de sus compañeros comunistas de Moscú, detonan armas nucleares fuera de las bases militares estadounidenses para que parezca que fueron atacados por la Unión Soviética. La estratagema funciona: ambos bandos lanzan sus misiles y prácticamente se aniquilan mutuamente. Pero lejos de heredar la Tierra, China está atrapada en el fuego cruzado.

Wargame: European Escalation (2012) presenta cuatro escenarios jugables de la Tercera Guerra Mundial. En uno, Alemania Oriental y Occidental intercambian fuego a través del Telón de Acero y arrastran a sus respectivos aliados a una guerra mundial. En otro, la Unión Soviética interviene en Polonia en 1981. En el mundo real, Moscú deja que Wojciech Jaruzelski se ocupe solo del surgimiento de Solidaridad. En el tercer escenario, los soviéticos confunden el ejercicio Able Archer 83 con una cortina de humo para un ataque de la OTAN. (Realmente casi lo hicieron). En el cuarto, no está claro cómo comenzó la guerra.


Stanislav Petrov

La línea de tiempo de 1983: Doomsday en la Wiki de Historia Alternativa explora lo que podría haber sucedido si el coronel Stanislav Petrov no hubiera estado de servicio en el búnker Serpukhov-15 cerca de Moscú, que albergaba el centro de comando de los satélites de alerta temprana de la Unión Soviética el 26 de septiembre de 1983. Cuando la computadora le dijo a Petrov que un misil balístico intercontinental se dirigía hacia la Unión Soviética, lo descartó como una falsa alarma, argumentando que Estados Unidos no atacaría con un solo misil. Un hombre de menor rango podría haber informado de la alerta a sus superiores, quienes podrían haber ordenado una represalia, incitando a los estadounidenses a lanzar realmente sus misiles.

En el mundo de 1983: Doomsday, dos mil millones de personas mueren casi instantáneamente. Otros dos mil millones perecen en las consecuencias. Tres décadas después, el mundo todavía se está recuperando. Una Australia y Nueva Zelanda unidas y una Confederación Sudamericana son las naciones más fuertes. Europa y América del Norte se han dividido en una miríada de estados sobrevivientes. La Unión Soviética todavía existe en Siberia.


Proxies

Portada de Collier del 27 de octubre de 1957

La revista Collier´s dedicó todo su número del 27 de octubre de 1951 a una hipotética Tercera Guerra Mundial con contribuciones de la corresponsal de guerra Marguerite Higgins, el periodista televisivo Edward R. Murrow, el antiestalinista nacido en Hungría Arthur Koestler y el dramaturgo Robert E. Sherwood (quien propuso la Unión de los pueblos de habla inglesa durante la Segunda Guerra Mundial).

Su guerra comienza cuando las fuerzas del Bloque del Este invaden Yugoslavia en 1952 para impulsar un levantamiento contra Tito. El dictador yugoslavo era comunista pero se negó a recibir órdenes de Moscú, lo que provocó una ruptura con Joseph Stalin. Los Estados Unidos usan armas atómicas contra objetivos industriales y militares en la Unión Soviética según la Operación Dropshot. La Unión Soviética toma represalias contra las principales ciudades de América del Norte y Londres e invade Alemania Occidental, Oriente Medio y Alaska.


Mapa de los ataques nucleares estadounidenses contra la Unión Soviética, de Collier's (27 de octubre de 1951)

Mapa de los ataques nucleares soviéticos contra América del Norte, de Collier's (27 de octubre de 1951)


La guerra inicialmente va mal para Occidente. Japón y Corea son evacuados. Los quintacolumnistas causan estragos en América del Norte y Europa occidental. Los aliados tardan un año en recuperar la iniciativa. Moscú es aniquilada en un ataque nuclear. Un ataque suicida de 10.000 soldados en los Montes Urales destruye el arsenal de armas nucleares que quedaba en Rusia. Los países occidentales arman a los combatientes de la resistencia en las repúblicas soviéticas, que mantienen ocupado al Ejército Rojo. Stalin desaparece. El jefe de la policía secreta, Lavrentiy Beria, toma el poder. Mientras la sociedad soviética se derrumba, las fuerzas lideradas por Estados Unidos llegan a Varsovia y la frontera con Ucrania. Crimea y Vladivostok están ocupadas. La guerra termina con la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ocupando franjas de la Unión Soviética.


En la playa - El juego de guerra - Abajo a un mar sin sol - Hilos


En On the Beach (1957) de Nevil Shute, la Tercera Guerra Mundial comenzó cuando Albania comunista atacó a Italia y Egipto alineado con los soviéticos atacó al Reino Unido y los Estados Unidos. Debido a que sus bombarderos eran de fabricación soviética, Occidente asumió que Moscú debía haber tenido algo que ver con los ataques y tomó represalias con armas nucleares.

En El juego de guerra de Peter Watkins (1966), una mezcla de drama televisivo y documental que la BBC se negó a emitir hasta 1985 (se proyectó en cines y festivales de cine), Estados Unidos despliega armas nucleares tácticas contra las fuerzas chinas cuando invaden Vietnam del Sur. (China armó al norte comunista pero no contribuyó con tropas. El presidente Lyndon Johnson se negó a usar armas nucleares en Vietnam). La Unión Soviética amenaza con invadir Berlín Occidental a menos que Estados Unidos se retire del sudeste asiático. No dispuesto a aceptar, Johnson ordena movilizar preventivamente dos divisiones en Berlín Oriental. Están abrumados y el presidente autoriza el uso de armas nucleares tácticas en Alemania. La guerra se intensifica rápidamente y las principales ciudades son bombardeadas, incluso en Gran Bretaña. La película retrata las secuelas de la guerra nuclear. La mayor parte de la infraestructura ha sido destruida. Hay escasez de alimentos.

En Down to a Sunless Sea (1979) de David Graham, Israel ataca Beirut, El Cairo y Damasco con armas nucleares después de que los estados árabes envenenaron su suministro de agua. La guerra en el Medio Oriente se convierte en un conflicto nuclear global. Un solo avión comercial sobrevive al holocausto atómico y vuela a la estación McMurdo en la Antártida para reconstruir la humanidad.

En la película británica de 1984 Threads, que fue una de las primeras en representar un invierno nuclear, no está claro qué desencadenó la Tercera Guerra Mundial, excepto que tuvo algo que ver con Irán, que en el mundo real había depuesto a su sha prooccidental cinco años más temprano.


Cuenta regresiva para el espejo - Crepúsculo: 2000 - Cold War Hot: Decisiones alternativas en la lucha Este-Oeste - Batman: El regreso del caballero oscuro


La guerra también comienza en el Medio Oriente en la película canadiense para televisión Countdown to Looking Glass (1984). Un ataque terrorista en Riyadh mata al embajador estadounidense en Arabia Saudita. El rey Fahd solicita el apoyo estadounidense para mantener la paz, a lo que los soviéticos responden ordenando a su gobierno títere en Omán que exija un peaje de 10.000 dólares por cada petrolero que atraviese el Estrecho de Ormuz. Los petroleros se niegan y Occidente se ve privado de petróleo. Estados Unidos despliega el grupo de batalla del USS Nimitz con armas nucleares al Golfo Pérsico. Los soviéticos envían submarinos. A medida que aumentan las tensiones, los aviones comerciales quedan en tierra en los Estados Unidos, las escuelas se cierran y las plantas de energía nuclear se cierran, algo que sucedió por última vez durante la Crisis de los Misiles en Cuba. El presidente delega la autoridad de lanzamiento nuclear táctico al comandante del  grupo de batalla del Nimitz  y activa la Operación Espejo, mediante la cual él y sus principales asesores evacuan a un centro de mando aerotransportado.

Un complot de los líderes de Alemania Oriental y Occidental para reunificar el país conduce a una guerra alemana con la Unión Soviética en el juego de rol Crepúsculo: 2000, publicado por primera vez en 1984, que se basa en los Estados Unidos. Francia se retira de Alemania y de la OTAN para evitar involucrarse. Durante dos años, las fuerzas de la OTAN y del Pacto de Varsovia libran una guerra mayoritariamente convencional en Europa con el uso ocasional de armas nucleares tácticas. Los líderes soviéticos finalmente lanzan un ataque nuclear a gran escala contra Occidente, lo que provoca una respuesta angloamericana. Pero la guerra continúa. El Estado Mayor Conjunto se pelea con el gobierno civil de los Estados Unidos, lo que lleva a una guerra civil de baja intensidad. Juegas el papel de una unidad militar varada en Europa Central.

En Batman: The Dark Knight Returns (1986) de Frank Miller, una guerra de poder entre las superpotencias en la ficticia república latinoamericana de Corto Maltese lleva a los soviéticos a disparar un solo misil balístico intercontinental, que Superman intercepta. La detonación aún provoca un pulso electromagnético y un invierno nuclear.

John D. Burtt imagina cómo las armadas estadounidense y soviética podrían haberse enfrentado en el Golfo Pérsico durante la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que las superpotencias respaldaron a bandos opuestos, en "To the Brink: The Middle East, June 1967", publicado en Cold War Hot: Alternate Decisions in the East-West Struggle (2003), editado por Peter G. Tsouras.


Bombas de distancia - Caer - Armisticio


En la trilogía The Hot War de Harry Turtledove (2015-17), la intervención de China en la Guerra de Corea tiene más éxito y el presidente Harry Truman autoriza al general Douglas MacArthur a usar armas nucleares en Manchuria en 1951. (En el mundo real, Truman despidió a MacArthur como comandante de la fuerza multinacional de la ONU que salió en defensa de la Corea democrática cuando propuso el uso de armas nucleares). La Unión Soviética toma represalias en Europa, arrojando bombas atómicas sobre Gran Bretaña, Francia y Alemania Occidental. Estados Unidos responde de la misma manera y se produce una guerra terrestre larga y costosa.


Desesperación soviética

Tras la escasez de ficción de la Tercera Guerra Mundial durante los años de distensión, la década de 1980 vio un renovado interés en el género. La Unión Soviética había invadido Afganistán y Estados Unidos había elegido al anticomunista de línea dura Ronald Reagan como presidente. Varios libros y películas postularon una Tercera Guerra Mundial como el último intento desesperado de un liderazgo soviético envejecido para cumplir su promesa del comunismo mundial.


Tercera Guerra Mundial

En la miniserie de NBC La Tercera Guerra Mundial (1982), los soviéticos invaden Alaska en respuesta al embargo de cereales de Estados Unidos, que en sí mismo fue una reacción a la invasión de Afganistán en 1979. La guerra se limita inicialmente a Alaska hasta que el líder soviético es depuesto y el presidente estadounidense, interpretado por Rock Hudson, no ve otra opción que ordenar un contraataque nuclear.

En The Third World War: The Untold Story (1982) de John Hackett, que está escrita como una historia de no ficción, un gobernador conservador de Carolina del Sur derrota a Walter Mondale en las elecciones presidenciales de 1984 mientras la Unión Soviética pierde influencia en todo el mundo. Los líderes del Politburó deciden que si alguna vez quieren conquistar Europa Occidental, es ahora o nunca.


    La Tercera Guerra Mundial: la historia no contada

Los soviéticos deciden en contra de una ofensiva nuclear, que podría desencadenar una destrucción mutua asegurada. En cambio, envían sus tanques a Alemania y desembarcan soldados en Noruega y Turquía.


Esto coincide con un estudio del Departamento de Defensa estadounidense de 1987 sobre una Tercera Guerra Mundial convencional, que argumentó que el impulso principal de una invasión soviética pasaría por Polonia y luego se dividiría en dos: en el norte, una marcha a través de la llanura del norte de Europa hacia los Países Bajos; en el sur, una inmersión a través de Baviera hacia Francia e Iberia. Se llevarían a cabo ataques secundarios contra Escandinavia y el sudeste de Europa para proteger el flanco norte de la Unión Soviética y aislar a Turquía de los combates en Europa Central.


Mapa de la invasión soviética de Europa Occidental

Mapa de la invasión soviética de Escandinavia - Mapa de la invasión soviética del suroeste de Europa


En la novela de Hackett, los soviéticos esperan mantener a Francia, Irlanda y Suecia fuera de la guerra, pero los tres países finalmente se ponen del lado de la OTAN. Las fuerzas del Pacto de Varsovia invaden Alemania y los Países Bajos, pero no pueden avanzar hacia Francia. Fuera de Europa, Estados Unidos bombardea Cuba, China invade Vietnam y Egipto ataca Libia. Los aliados de la Unión Soviética en África atacan la Sudáfrica gobernada por blancos.

En una demostración de fuerza, los soviéticos detonan un arma nuclear sobre Birmingham. Occidente responde con un ataque nuclear a Minsk. La amenaza de una guerra nuclear total provoca un cambio de liderazgo en Moscú, lo que allana el camino para un alto el fuego.


Caciques - Equipo Yankee - Guerra Futura 198x


La novela de Hackett inspiró a Robert Forrest-Webb a escribir Chieftains  (1982) y a Harold Coyle a escribir Team Yankee (1987), que cuentan la historia desde la perspectiva de las tripulaciones de tanques británicos y estadounidenses, respectivamente, en Alemania.

Hackett también inspiró a Toshio Masuda y Tomoharu Katsumata para hacer el anime Future War 198X (1982). En él, los estadounidenses desarrollan un sistema de defensa antimisiles basado en el espacio, según la Iniciativa de Defensa Estratégica de Reagan (apodada “Star Wars”), alarmando a los soviéticos, quienes lanzan una invasión de Europa occidental con armas convencionales. Llegan hasta París. La mayoría de los líderes soviéticos están satisfechos con poner fin al conflicto allí, pero un ministro de defensa hambriento de guerra arresta a todo el Politburó y ordena un ataque nuclear contra Estados Unidos.


Día de guerra - América - Hombre ala (Extremo)


El miedo a un escudo antimisiles también impulsa a los soviéticos a comenzar la Tercera Guerra Mundial en Warday (1984), de Whitley Strieber y James Kunetka. Primero detonan seis grandes ojivas nucleares en el cielo sobre Estados Unidos, provocando un pulso electromagnético masivo, antes de destruir San Antonio, Long Island y Washington DC, así como bases aéreas y de misiles en Montana, Dakota del Norte y del Sur y Wyoming. Antes de morir en un accidente aéreo, el presidente estadounidense ordena ataques de represalia contra Moscú, Leningrado, Sebastopol y las capitales de las repúblicas soviéticas. Tormentas de fuego y lluvia radiactiva destruyen la mayor parte de Brooklyn, Queens y el suroeste de Texas. Manhattan, Houston y Filadelfia son evacuadas. El hambre y una epidemia matan a millones más. Se restablece un gobierno federal débil en Los Ángeles, pero Texas se convierte efectivamente en un país separado. Azerbaiyán y Rusia Blanca se separan de la Unión Soviética. Gran Bretaña y Japón, que se mantuvieron neutrales durante la guerra, emergen como las nuevas superpotencias

En la miniserie Amerika de ABC (1987), los soviéticos detonan de manera similar cuatro grandes dispositivos termonucleares en el cielo sobre Estados Unidos. El pulso electromagnético resultante paraliza las defensas de la nación y se ve obligada a aceptar los términos soviéticos para rendirse. La serie tiene lugar una década después y se centra en los estadounidenses comunes que viven bajo el dominio soviético.

Un escudo antimisiles juega un papel importante en las novelas Wingman de Mack Maloney. Los soviéticos, temerosos de las represalias estadounidenses, inicialmente no lanzan sus misiles sino que devastan Europa Occidental con gas nervioso. El superior poder aéreo estadounidense hace retroceder al Ejército Rojo, hasta que un traidor de alto nivel apaga el escudo antimisiles y los soviéticos lanzan sus armas.


El día después

Probablemente la película de guerra nuclear más conocida, y sin duda la más vista, The Day After (1983) de Nicholas Meyer, se dice que convenció incluso al presidente Reagan de que el mundo necesitaba evitar la Tercera Guerra Mundial a toda costa.

La película sigue a los estadounidenses comunes en Kansas y Missouri, que deben hacer frente a las consecuencias de un conflicto nuclear. La guerra comienza cuando las divisiones del Ejército de Alemania Oriental se rebelan y los soviéticos imponen un bloqueo en Berlín Occidental. Cuando se niegan a la demanda de Occidente de levantar el bloqueo, las fuerzas de la OTAN invaden a través del cruce fronterizo de Helmstedt-Marienborn para liberar la ciudad. Estalla la guerra naval en el Golfo Pérsico. Las principales ciudades son evacuadas. Las fuerzas del Pacto de Varsovia avanzan por el Rin, donde son detenidas por un ataque nuclear. Los soviéticos responden con un ataque nuclear contra la sede de la OTAN en Bruselas. Luego, ambas partes ordenan una represalia nuclear total.

En Trinity's Child (1983) de William Prochnau, Estados Unidos se ha involucrado en una acumulación militar masiva en un intento de forzar a los soviéticos a un compromiso (similar a la política del mundo real de Reagan, aunque se debate la deliberación de esto). La línea dura en el Politburó presiona al primer ministro soviético para que lance un primer ataque antes de que sea demasiado tarde.

El libro fue adaptado a una película por HBO en 1990, titulado By Dawn's Early Light (La última película de la Tercera Guerra Mundial realizada antes de que la Unión Soviética colapsara un año después). Una diferencia clave es que en la película, el ataque lo llevan a cabo elementos rebeldes del Ejército Rojo.

En escenas que recuerdan a Fail Safe, el líder soviético le ofrece al presidente estadounidense que puede tomar represalias en especie pero evitar la destrucción mutua asegurada. El presidente está de acuerdo, pero luego parece que la Unión Soviética ha lanzado un segundo ataque. Una vez que quede claro que el segundo ataque está dirigido a China, es demasiado tarde para que el presidente rescinda su orden de tomar represalias por completo.


Niño de la Trinidad - Por la luz temprana del amanecer - Tercera Guerra Mundial- Mundo en Conflicto


En el falso documental alemán de 1998 Der Dritte Weltkrieg ("La Tercera Guerra Mundial"), los comunistas de línea dura deponen a Mikhail Gorbachev. Reprimen las manifestaciones en Alemania Oriental, lo que hace que la OTAN refuerce Berlín Occidental. Se produce una escalada de despliegues y contradespliegues, que culmina en un ataque soviético contra un convoy militar estadounidense en el Atlántico Norte.

El nuevo líder soviético, el general Vladimir Soshkin, ordena un asalto anfibio sobre Kiel, en el norte de Alemania. Los tanques del pacto de Varsovia atraviesan el Fulda Gap con órdenes de avanzar hacia el Rin. Inicialmente tienen éxito contra las fuerzas terrestres numéricamente inferiores de la OTAN, pero la alianza occidental puede establecer la superioridad aérea y empujar al enemigo hacia Polonia. Alemania Oriental es abandonada y su gobierno comunista cae. Estados Unidos le dice a Soshkin que la OTAN no presionará al este de Alemania, pero para entonces estallarán manifestaciones populares en todo el Bloque del Este. Temeroso de que Occidente aproveche la situación, Soshkin recurre al uso de armas nucleares.

En el videojuego de 2007 World in Conflict, la Unión Soviética está al borde del colapso económico en 1989 y ataca a Occidente cuando se niega a proporcionar ayuda. Después de una invasión sorpresa del noroeste de los Estados Unidos, las fuerzas soviéticas avanzan hacia Fort Teller en las Montañas Cascade, que creen que es la sede de la Iniciativa de Defensa Estratégica. Los soviéticos no saben que el escudo antimisiles de Reagan fue un fracaso, que Estados Unidos ha mantenido en secreto para disuadirlos de usar armas nucleares.

En la secuela, World in Conflict: Soviet Assault  (2009), juegas del lado soviético.


Arte de Dusty Crosley


Agresión soviética

La agresión soviética absoluta no es tan común en la ficción occidental como podría pensarse. Durante la Guerra Fría, los autores y cineastas estadounidenses y europeos estaban más interesados ​​en advertir sobre los errores de sus propios líderes, que podrían arrinconar a los soviéticos.

Pero hubo ejemplos de líderes soviéticos que buscan la conquista territorial, la victoria mundial del comunismo o la grandeza personal.


Portadas de "¡Guerra atómica!"


¡ En las cuatro guerras atómicas! cómics, publicados entre noviembre de 1952 y abril de 1953 (disponible en Wikisource), los soviéticos destruyen Chicago, Detroit y Nueva York con armas atómicas y lanzan una invasión convencional de Alemania Occidental. Las fuerzas de la OTAN se retiran detrás del Rin. Estados Unidos responde lanzando su primera bomba de hidrógeno sobre Moscú.

video

El general Orlov presenta su plan para una invasión de Europa occidental en la película Octopussy  (Metro-Goldwyn-Mayer) de James Bond. 1983


En la película Octopussy de James Bond de 1983, el general Orlov (Steven Berkoff) presenta a sus colegas un plan para la invasión de Europa Occidental que coincide con el plan de guerra del Pacto de Varsovia "Siete días hasta el río Rin" de 1979, que el gobierno polaco desclasificó en 2005. Perdonó a Gran Bretaña y Francia, que poseen armas nucleares, con la esperanza de que pudieran ser persuadidos de no participar en la guerra, pero, a diferencia de la propuesta de Orlov, que consiste en usar solo fuerzas convencionales, pidió ataques nucleares en ciudades de Dinamarca, Italia, los Países Bajos. Países y Alemania Occidental. Las tropas húngaras estaban destinadas a capturar Viena. Los soldados checoslovacos serían enviados a Munich, Nuremberg y Stuttgart post-atómicos. La ofensiva se detendría en el Rin.

En Octopussy, los colegas de Orlov rechazan el plan. Luego, el general conspira con un príncipe afgano exiliado para detonar una ojiva nuclear robada en una base militar estadounidense en Alemania Occidental. Esperan que la detonación se confunda con un accidente, lo que provocaría llamados al desarme nuclear.

El Cuarto Protocolo de Frederick Forsyth  (1984) tiene una trama similar.


Amanecer Rojo - Tormenta roja naciente - Ejército Rojo


En la película Red Dawn (1984), las fuerzas comunistas de Cuba, Nicaragua (donde los sandinistas respaldados por los soviéticos habían derrocado a un gobierno pro estadounidense en 1979) y la Unión Soviética invaden una América que se ha aislado de sus aliados. El motivo de la invasión nunca se aclara. La película sigue a un grupo de estudiantes de secundaria que forman un movimiento de resistencia guerrillera.

Tom Clancy en Red Storm Rising (1986), los terroristas azerbaiyanos hacen estallar las refinerías de petróleo en Nizhnevartovsk, paralizando la economía soviética. El Politburó decide apoderarse por la fuerza de los campos petroleros del Golfo Pérsico, pero eso conduciría a un enfrentamiento con Estados Unidos. Por lo tanto, primero deben neutralizar a la OTAN.

La Armada soviética logra ocupar Islandia y tomar el control de la brecha GIUK. La guerra terrestre en Alemania no va bien. La OTAN logra rápidamente la supremacía aérea en Europa. Cuando el Politburó considera usar armas nucleares, el Ejército Rojo y la KGB organizan un golpe y hacen las paces con Occidente.


Escena del videojuego Red Storm RisingMapa de la Tercera Guerra Mundial en Europa


Arnold Hendrick y Sid Meier adaptaron la novela de Clancy a un videojuego para MicroProse en 1988. Juegas como comandante de un submarino estadounidense en el teatro Norwegian Sea.


Mapa del Ejército Rojo de Ralph Peters


El Ejército Rojo de Ralph Peters (1989) es otro ejemplo de agresión soviética directa, contada desde la perspectiva de los soldados del Ejército Rojo que invaden Alemania Occidental. Se engaña a la OTAN haciéndole creer que el impulso de la invasión vendrá a través de Fulda Gap en el centro de Alemania cuando la mayor parte de las fuerzas del Pacto de Varsovia realmente ataquen a través de la llanura del norte de Alemania. Después de tres días de lucha, están a punto de apoderarse del valle industrial del Ruhr y el gobierno de Bonn pide la paz. Los soviéticos ocupan toda Alemania al este del Rin.


                               Command & Conquer: alerta roja

En el videojuego Command & Conquer: Red Alert (1996), Albert Einstein viaja en el tiempo, mata a Hitler y, sin darse cuenta, crea una línea de tiempo en la que Joseph Stalin invade Europa del Este, lo que desencadena una Segunda Guerra Mundial alternativa.

El juego te permite jugar como Aliados o soviéticos. Una victoria aliada prepara el escenario para los eventos de Red Alert 2, en los que Rusia, dirigida por un pariente lejano del último zar, desata la Tercera Guerra Mundial en 1972.


Mapa en Alerta Roja 2Mapa de la invasión soviética de Europa 

En la campaña soviética, el Ejército Rojo invade Alemania y empuja a las fuerzas aliadas a la costa del Canal de la Mancha.

En 1949, los planificadores militares estadounidenses, al escribir Operation Dropshot para una guerra preventiva contra la Unión Soviética, habían considerado intentar mantener la península de Cotentin o Bretaña como cabeza de puente para las operaciones en Europa, pero solo como último recurso, dado que ninguno tiene unas fuertes defensas naturales.

En el juego, Stalin empuja a los Aliados al mar y conquista Inglaterra, completando su visión de una Unión Soviética que se extiende de costa a costa.


El muro se alza sobre el Rin: Alemania después de la victoria del socialismo, 1999

La Tercera Guerra Mundial se evita por poco en Die Mauer steht am Rhein: Deutschland nach dem Sieg des Sozialismus de Christian von Ditfurth ("El muro se alza sobre el Rin: Alemania después de la victoria del socialismo", 1999), pero el precio es una Alemania unida bajo comunismo. Gorbachov es derrocado en 1988, marcando el comienzo de un renacimiento neoestalinista. Una década después, Alemania es un caso perdido económico. BMW y Daimler-Benz se han fusionado en VEB Autobau Süd. Wolfsburg, anteriormente VW, tiene largas listas de espera para sus réplicas “Amur” y “Baikal” del Golf y Polo. Helmut Kohl, el último canciller de Alemania Occidental, vive en Austria. Los líderes del partido Björn Engholm, Joschka Fischer y Heiner Geißler intentan montar una resistencia desde Zúrich, Suiza.


Agresión estadounidense 

Alerta roja - Dr. Strangelove o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba - Espías como nosotros


La novela Red Alert (1958) de Peter Bryant es un raro ejemplo de la agresión estadounidense que inició la Tercera Guerra Mundial. Un general paranoico de la Fuerza Aérea, convencido de que un primer ataque soviético ha decapitado al gobierno de los Estados Unidos, ordena a su ala de bombarderos B-52 que despegue y tome represalias.

La novela inspiró a Stanley Kubrick para hacer Dr. Strangelove o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba (1964).

En la comedia de 1985 Espías como nosotros, el ejército de los Estados Unidos conspira para lanzar un misil balístico intercontinental soviético para desencadenar la Tercera Guerra Mundial.


Poco claro

A algunas de las primeras ficciones de la Tercera Guerra Mundial no les importaba particularmente cómo o por qué comenzó la guerra.


Invasión de Estados Unidos - No este agosto - Ataque con cohetes EE. UU.


En Invasion USA (1952), la primera película estadounidense que presenta la Tercera Guerra Mundial, un enemigo anónimo que se supone que es la Unión Soviética invade Alaska y la costa oeste. Se dice que las bombas atómicas, que todavía no se entendían bien en ese momento, se usan contra los aeródromos estadounidenses.

En Not This August (1955) de Cyril M. Kornbluth, Canadá y Estados Unidos han estado en guerra con China y la Unión Soviética durante tres años. Los misiles tierra-aire han hecho que las armas nucleares sean ineficaces. (Si tan solo las defensas antimisiles fueran tan efectivas en el mundo real). Los comunistas controlan Europa Occidental, América del Sur y se están acercando a Texas. Toda la Marina de los Estados Unidos ha sido destruida. Cuando falla un último intento de disuadir una invasión, el presidente pide la paz. China y la Unión Soviética dividen el país por el río Mississippi y juntos forman la República Democrática Popular de América del Norte.

Rocket Attack USA (1958) nunca aclara por qué los soviéticos decidieron lanzar un primer ataque. Afirma que utilizaron su nuevo satélite Sputnik para recopilar la inteligencia necesaria y lamenta la falta de un sistema de defensa antimisiles en Estados Unidos. La película, que recibió malas reseñas, estaba claramente destinada a engatusar a los estadounidenses para que se tomaran en serio la amenaza roja.


El último barco - Teatro Europa - DEFCON


La confusión sobre por qué ocurrió la Tercera Guerra Mundial es parte de la trama de The Last Ship (1988) de William Brinkley, que se centra en un destructor estadounidense que sobrevive al conflicto. El libro fue adaptado a una serie de televisión por TNT (2014-18), excepto que cambia un intercambio nuclear por una pandemia que mata al 80% de la humanidad.

Los videojuegos Theatre Europe (1985) y DEFCON (2006) te permiten iniciar la Tercera Guerra Mundial sin ningún motivo en particular. El primero está centrado en Europa y el objetivo es evitar un holocausto nuclear. Este último, con gráficos que recuerdan a Dr. Strangelove y la película WarGames de 1983, tiene un alcance global y el objetivo es ganar una guerra termonuclear.


Escena de guerra termonuclear global en DEFCON



Otros artículos relacionados aquí publicados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny