Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta libros. Mostrar todas las entradas

10 septiembre 2021

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania




por Tito Andino

EL LIBRO MARRÔN

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania 


No se está cargando contra todo el aparato estatal de la era nazi, millares de burócratas trabajaron como es habitual en cualquier parte, fueron funcionarios en la administración pública. Este artículo no puede referirse a otra cuestión que no sea sobre aquellos individuos que cobijaron el nazismo, vistieron su uniforme y debido a sus cargos (medios y altos) desarrollaron políticas de índole criminal, se adhirieron gustosos al programa nazi y cumplieron fielmente mandatos implícitamente ilegales; pese a ello, éstos "tecnócratas" fueron asimilados en la naciente RFA.


Curiosamente, a pesar de la amplia difusión de material documental sobre los criminales de guerra nazis y los denominados "asesinos de despacho", generalmente burócratas, políticos e industriales, sigue siendo desconocido para gran parte de la población en el mundo que un considerable número de funcionarios nazis de nivel medio y alto jamás fueron perturbados por sus acciones pasadas. No necesitaron huir de Alemania, vivieron con las garantías de seguridad que ofrece el estado y cobraron sus pensiones.

La siempre polémica "obediencia debida" fue su mejor defensa; a propósito la "ley" de obediencia debida es el mejor descargo invocado por los criminales de despacho en cualquier parte del mundo, en cualquier sistema, dictadura o ideología. (La "Obediencia Debida" como "justificante" de los crímenes de guerra fue una de las ponencias presentadas por el editor de este blog para la obtención del título de Doctor en Jurisprudencia). Hecha la aclaración, continuemos con los "queridos" nazis de despacho. 



Hablaremos de un libro -olvidado por los años-, en su tiempo se lo calificó como propaganda comunista al haber sido publicado en la otrora República Democrática de Alemania (RDA), investigación dirigida por Albert Norden: "Braunbuch - Kriegs- und Naziverbrecher in der Bundesrepublik: Staat - Wirtschaft - Verwaltung - Armee - Justiz - Wissenschaft" (título en inglés: Brown Book - War and Nazi Criminals in the Federal Republic: State, Economy, Administration, Army, Justice, Science); en castellano "LIBRO MARRÓN. Criminales de guerra y nazis en la República Federal: estado, economía, administración, ejército, justicia, ciencia" (editorial estatal de la RDA, 2 de julio de 1965). Norden argumenta una directa continuidad entre los gobiernos de Hitler y Adenauer, acusando a más de 2.000 políticos, funcionarios estatales y otras personas prominentes de la Alemania Federal de haber trabajado para el régimen nazi, no solo proporciona nombres y apellidos, rangos en las SS y otros organismos nazis, viene respaldado con documentación oficial. El libro tuvo varias ediciones en alemán y fue traducido a diez idiomas.


Albert Norden fue un comunista alemán, desde su juventud trabajó en ese sentido. Entre 1931 y 1933, fue editor de Rote Fahne (Bandera roja). Exiliado durante el nazismo y la guerra, regresó a Alemania en 1946, donde laboró para el gobierno de la RDA como periodista y profesor de Historia Moderna en la Universidad Humboldt. Integró el equipo de investigación sobre la guerra y los crímenes nazis, en la posguerra colaboró con el abogado de Berlín Oriental Friedrich Karl Kaul, en numerosos procedimientos antinazis en Alemania Occidental (juicio de Auschwitz, Dora, Treblinka). Pero también fue político, en 1955 era miembro del Comité Central del Partido de Unidad Socialista de Alemania (SED) y miembro del Politburó del partido (1958) con diversas responsabilidades de importancia en el gobierno.
 

Previo a su afamado libro que causó estragos en Alemania y Europa, con la ascensión al poder de los nazis, Norden fue parte de la investigación sobre los vínculos del NSDAP en el incendio del Reichstag (parlamento) en 1933, ese trabajo fue ampliamente leído en Europa "Braunbuch über Reichstagsbrand und Hitlerterror", 1933 (Libro marrón sobre el fuego del Reichstag y el terror de Hitler').


"El Libro marrón, el fuego del Reichstag y el terror de Hitler" es un libro publicado en París en agosto de 1933, escrito por Otto Katz (conocido como Andre Simone; Albert Norden colaboró en el trabajo). Expuso la tesis que los nazis habían provocado el incendio del Reichstag, 27 de febrero de 1933. Detrás del libro estaba el comunista alemán Willi Munzenberg. La portada fue diseñada por John Heartfield. Fue publicado en inglés en Gran Bretaña, septiembre de 1933, con prólogo de Dudley Leigh Aman, primer barón de Marley. En general, este Libro Marrón detalla los eventos que estaban ocurriendo en la Alemania de 1933 con respaldado documental: la quema de libros, la destrucción de universidades, los campos de concentración, el trabajo forzado, el uso de la excusa de "disparar mientras intenta escapar" para el asesinato político. Tales eventos llegaban por primera vez a la conciencia pública. En la versión inglesa Lord Marley describió el libro como "una contribución a la lucha contra el fascismo de Hitler. Esta lucha no está dirigida contra Alemania; es una lucha en nombre de la verdadera Alemania". En cuanto a la edición francesa, Ediciones Carrefour, París 1933, era una editorial de Willi Münzenberg militante del Partido Comunista de Alemania. El libro apareció poco antes del inicio del Reichstagsbrandprozess, en el que los nazis querían probar la causa del incendio a través de miembros de partidos de izquierda, en especial del Partido Comunista Alemán. El incendio del Reichstag fue muy conveniente, después del suceso se suspendieron las libertades civiles y se instaló la dictadura nazi. (El lector puede apreciar AQUÍ la obra del artista gráfico John Heartfield, autor de la portada del libro).


Hasta se puede señalar que el libro fue utilizado como medio de propaganda del gobierno de la RDA contra la RFA, pero las evidencias de Norden en el "Libro Marrón" (1965) no pudieron ser contradichas ni rebatidas, el documento no contiene calumnias ni mentiras, unos pocos errores en la lista de altos cargos nazis al servicio de Bonn se debieron a homónimos (sin ser la misma persona). En 2011 el Parlamento Alemán confirmó esos nombres y hasta agregó nuevos nombres de nazis reciclados que sirvieron al gobierno federal. Se debe destacar que gran parte de la investigación para el "Libro Marrón" fue llevada a cabo por Norbert Podewin, estudiante de historia en la Universidad Humboldt. En 2002, Podewin publicó la edición extendida de 1968 del "Libro Marrón".


Braunbuch. 1 febrero 2002, Edición ampliada en alemán de Norbert Podewin y Gerhard Dengler


En su tiempo, el libro de Norden provocó una crisis política y duras críticas a los diferentes gobiernos de la Alemania Federal de los años 60, se convirtió en referencia de la nueva izquierda alemana occidental que cuestionó la historiografía oficial sobre el período nazi. Movimientos políticos y sociales, así como los medios de comunicación, reaccionaron alterados, hubo una profunda conmoción social, ocasionando la renuncia de un gran número de funcionarios y ministros de la república federal

Nadie supuso que la segunda edición del "Libro Marrón" apareciese en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt de 1967, trastornando nuevamente la vida política y social. Un juez del distrito ordenó a la policía la confiscación del libro antes que culminara la exposición aduciendo tratarse de propaganda comunista (como afirmó el afectado canciller Kurt Georg Kiesinger); una espectacular operación de las fuerzas del orden tuvo lugar. Entre otras reacciones, para mitigar el efecto se editó -muy posteriormente-  un libro similar en Alemania Occidental del mismo nombre, pero destacaba el resurgimiento de los nazis en puestos de alto nivel en la RDA.


"Braunbuch DDR", de Olaf Kappelt 2009

Norden expuso su trabajo en 402 páginas (incluye anexos y documentos) con más de dos mil nombres de funcionarios nazis de nivel medio y alto que ostentaron cargos de importancia tanto en el régimen hitleriano como en la posguerra (años 50 y 60) en la República Federal Alemana. La lista comprende al menos 15 ministros y secretarios de estado; casi 900 funcionarios judiciales (fiscales, jueces y autoridades administrativas); 245 destacados miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores; casi 300 altos mandos de la Policía y Servicio de Inteligencia, a más de 100 generales y almirantes de las Fuerzas Armadas. Insistimos que la veracidad de la información incriminatoria se respaldó en detalle con documentos de archivos oficiales, militares y de la Gestapo.

Ejemplos de conocidos personajes de la época: 


Heinrich Lübke, Presidente de la RFA (13 de septiembre de 1959 - 30 de junio de 1969) renunció unos meses antes del final de su mandato debido a las revelaciones sobre su pasado bajo el régimen nazi, él había jurado desde 1945 que había sido un miembro de la resistencia. El "Libro Marrón" destapó su pasado como arquitecto de campos de concentración y gerente de construcción en el centro de investigación del ejército en Peenemünde, y confidente de la Gestapo. 


Kurt Georg Kiesinger, Canciller de Alemania Federal (entre 1966 y 1969), afiliado al partido nazi desde 1933, confidente de Ribbentrop y Goebbels, estuvo a cargo de la propaganda extranjera en los territorios ocupados hasta 1945 desde el departamento de Radiodifusión del Ministerio de Asuntos Exteriores. Entre 1945 y 1946 internado en un campo de prisioneros y liberado por las autoridades aliadas. 


Hans Filbingeren, Ministro Presidente de Baden-Württemberg, (desde 1966 hasta 1978), vinculado al nazismo sirvió como juez naval hasta los últimos días de la guerra, dictando sentencias de muerte que solo se revelaron en 1978. Así como el Fiscal General Wolfgang Fraenkel, responsable de 50 sentencias de muerte dictadas por el tribunal nazi en Leipzig.


Hans Globke, jefe de la cancillería federal de Adenauer, renunció en 1963, antes de la publicación del "Libro Marrón", después de haber sido acusado por las autoridades de Alemania Oriental de participar en la redacción de las leyes raciales de Nuremberg. 

Sonados casos de "compatibilidad" de funciones fueron los del Dr. Theodor Oberländer (afiliado al NSDAP desde 1933)  No obstante su "rico" pasado, Oberländer, ex Gauleiter de Prusia Oriental que fundó el batallón de milicias "Nightingale" (ucranianos que masacraron a miles de civiles en Lviv y otras ciudades de Europa del Este y la URSS) y otros cargos relacionados, sirvió como oficial de inteligencia en el ejército de la RFA, y lo más asombroso es el cargo político que asumió en la posguerra, Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (Segundo y Tercer Gabinete del Canciller Konrad Adenauer de 1953 a 1960 y miembro del Bundestag de 1953 a 1961). Fue despedido de su puesto en 1960, el "Libro Marrón" era contunde. 

Un colega en el mencionado cargo ministerial fue el ex juez de las SS en Polonia, Dr. Hans Krüger, nombrado Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (desde el 17 de octubre de 1963 al 7 de febrero de 1964, Primer Gabinete del Canciller Ludwig Erhard y miembro del Parlamento de 1957 a 1965).


Hanns Martin Schleyer, presidente de la asociación alemana de empresarios, fue miembro de las SS desde 1933 hasta 1945 (SD-Servicio de Seguridad), involucrado en la persecución de líderes estudiantiles de izquierda, desde 1943 prestó servicio en el Protectorado de Bohemia y Moravia como responsable del control y saqueo de la industria en favor de la Alemania nazi. 

El Ministerio de Asuntos Exteriores de posguerra fue prolífero en reciclar a cultos funcionarios nazis de alto nivel, en ese ministerio se discutían los planes de dominación mundial, afloraron proyectos para apoderarse de países de Asia y África bajo control colonial de Inglaterra y Francia. Muchos de esos intelectuales no fueron perturbados y conservaron sus cargos o adjuntos a las misiones diplomáticas en la posguerra. Es curioso que el "Libro Marrón" confirma los parecidos y agresivos objetivos del Tercer Reich y los de Alemania de posguerra para asumir una mayor responsabilidad militar en el mundo, ese tono siguió conservando el viejo discurso de la Realpolitik del Imperio Alemán desde fines del siglo XIX hasta 1945. 

El capítulo del Libro sobre "Los diplomáticos de Ribbentrop en el servicio exterior del gobierno de Bonn" fue incorporado a una investigación en 2010, "La Oficina y el Pasado", de la comisión histórica creada por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los datos fueron confirmados y ampliados. En 1965, no menos de 520 diplomáticos nazis trabajaban para la República Federal Alemana, más de 30 en altos cargos y ex miembros de la Gestapo estaban preferentemente a cargo del departamento de asuntos orientales.

Un caso citado en el "Libro Marrón" es el Dr. Wilhelm Grewe, profesor de derecho nazi que en numerosas revistas políticas clamó por la hegemonía alemana, no solo en Europa sino en todo el mundo: "La lucha es ahora sólo una cuestión de si estamos entrando en un ´siglo americano´, donde la gobernanza del mundo recae en los Estados Unidos, o si prevalece el nuevo orden mundial representado por los poderes del pacto tripartito... Después de 1945, Grewe dirigió el departamento legal y luego el departamento de asuntos políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores en Bonn, después de lo cual se convirtió en embajador de Alemania Occidental en los Estados Unidos y más tarde en representante de la OTAN en París".


Ulrich de Maizière, es un renombrado caso, disfrutó de la confianza especial de Hitler y el liderazgo de la Wehrmacht. Sirvió en el führerbunker como oficial de estado mayor del departamento de operaciones, informaba regularmente a Hitler sobre el deterioro de la situación, organizó la administración efectiva del asediado "puesto de mando" de Hitler. Después de 1945 formó parte de la "Office Blank", predecesora encubierta del Ministerio de Defensa federal, desde la Office Blank se impulsó el renacimiento y rearme del nuevo ejército alemán. Ulrich de Maizière se esforzó por asegurar la participación de generales como Adolf Heusinger y Hans Speidel (que llegaría a ser jefe de las fuerzas terrestres de la OTAN 1957-1963). Ulrich de Maizière es el padre del ex ministro del Interior, Thomas de Maizière (diciembre de 2013 a marzo de 2018, tercer gabinete de Angela Merkel y ocupó cargos ministeriales en el primer y segundo gabinete de Merkel).


Dos caricaturas de los geniales artistas soviéticos Kukryniksy en la posguerra, la Guerra Fría en pleno auge. A la izquierda una postal anti OTAN de 1958, el regreso del general alemán Hans Speidel. A la derecha, la adhesión a la OTAN de la República Federal de Alemania (30 de mayo de 1955)

 

"Todo el sistema está infestado de nazis", afirmó Norden en una conferencia de prensa internacional.


El criticado proceso de "desnazificación" impuesto por los Aliados resultó ser una estafa ya que los criminales de despacho (o de cuello blanco) del nazismo que tuvieron la mala fortuna de ser encarcelados tras el fin de las hostilidades fueron indultados a más tardar en 1951. Los cargos clave del gobierno, la administración del estado, el gobierno y diplomáticos serían ocupados básicamente por ex nazis en contra de lo señalado en la nueva Constitución alemana


Caricaturas soviéticas de la década de 1950. "El Ejército europeo de hoy" (izq) representación de Yuliy Ganf


En general, el "perdón" de los nazis de cuello blanco encarcelados lo otorgó el Alto Comisionado de los Estados Unidos para Alemania, John McCloy y su 'Justicia Aliada' de preferencia para industriales y banqueros nazis que obtuvieron la amnistía general, una vez rehabilitados se les reintegró sus bienes. El indulto incluyó a políticos, militares, profesionales y otros criminales que pudieran ser útiles para la lucha contra el comunismo.  1951 fue el año clave en que todos los criminales de despacho, que todavía estaban encarcelados, recobraron su libertad (si no la habían recuperado antes o si nunca pisaron una prisión).

Tras la fundación de la República Federal, el gobierno de Adenauer comenzó a poner fin al proceso de desnazificación en 1949 sobre la base de que era necesario trazar una línea bajo el pasado nazi (su abolición oficial se dio en 1951). No olvidemos que hasta 1949 Alemania era un país ocupado por las potencias Aliadas y lo seguiría siendo tras el nacimiento de la OTAN.

El gobierno federal dictó leyes de amnistía en 1949 y 1954 que favorecieron sobre todo a cientos de miles de simples militantes del partido nazi (recordemos que hasta se obligaba a los servidores públicos a  afiliarse al NSDAP), el parlamento legisló el denominado Reglamento 131, es decir, "derecho al empleo en el sector público a cualquier persona que afirmara durante los procedimientos de desnazificación haber sido simplemente un compañero de viaje nazi".


Dos  sátiras de los Kukryniksy durante la Guerra Fría. Izq.: "Para el eje de la "hermandad". ¿El visible revanchismo de Bonn aprueba esta alianza?. Exposición Internacional "La lucha de la sátira por la paz". 1969. Derecha: Sobre el rearme de Alemania Occidental (Unión Soviética, 1955)


Hecha la ley, hecha la trampa, esas amnistías hicieron posible el indulto de miles de auténticos criminales nazis de rango medio y alto. Para la redacción de estas leyes, preferentemente fueron convocados ex integrantes del Ministerio de Justicia del Reich al servicio de la ideología nazi, ni que decir de la presencia de varios jueces de guerra y tribunales especiales, justicieros del nazismo. 

Más de medio siglo después de la publicación del "Libro Marrón", los rangos superiores militares y los miembros del establecimiento político alemán aún están controlados por una casta cuyos antepasados estuvieron profundamente involucrados en los peores crímenes conocidos por la humanidad, concluye la investigadora Verena Nees, quien acota: "Estas fuerzas tienen la intención de seguir los pasos de sus antepasados".


La política alemana de posguerra. Arriba: "Licitación en subasta" (1983); y,  abajo: "La gallina y el huevo", póster de 1968. Las dos caricaturas son autoría de los Kukryniksy



DOCUMENTO EN PDF

Haga click AQUÍ para acceder a la versión inglesa del "Libro Marrón" 

Fuente de consulta:


VIDEO

16 julio 2021

Darwinismo social



por Richard Weikart 


El darwinismo social es una doctrina que surgió en el siglo XIX, un intento de aplicar la teoría darwiniana para comprender las sociedades humanas, afirmando que la sociedad progresa ("evoluciona") a medida que los individuos más adaptados y capacitados sobreviven socialmente, la "supervivencia del más apto". Difundió la idea de progreso y superioridad de la civilización. El darwinismo social intentó formular una visión muy particular de las teorías de Darwin pero que suele contradecirse con el darwinismo original.

 

El artista estadounidense Udo Keppler y su obra de 1902 titulada “Desde el Cabo hasta El Cairo. Aunque el proceso sea costoso, el camino del progreso debe cortarse". (Revista Puck, 10 de diciembre de 1902). Fuente: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.


El historiador Richard Weikart, profesor de Historia en la Universidad Estatal de California, Stanislaus, analiza en este reportaje un nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse: "Social Darwinism" (darwinismo social), Cambridge University Press, abril 2021. Weikart es autor de  Hitler's Ethic: The Nazi Pursuit of Evolutionary Progress; From Darwin to Hitler; Hitler's Religion: The Twisted Ideas that Drove the Third Reich y The Death of Humanity: And the Case for LifeWeikart expresa que una de las principales deficiencias de este nuevo libro es el intento de los autores de poner la mayor distancia posible entre Darwin y el pensamiento eugenésico, y entre Darwin y Hitler.

El mencionado libro describe al seguidor de Darwin, Herbert Spencer como el chico malo defensor de la eugenesia que postula que Darwin y el darwinismo tuvieron poca o ninguna influencia en la retorcida ética de la raza superior de Hitler. Weikart destaca pacientemente algunas pruebas clave de lo contrario, declaraciones al frente y al centro de los escritos de Hitler. ¿Darwin causó a Hitler? No. ¿Darwin habría aprobado a Hitler? Es casi seguro que no. Pero, según Weikart, el propio pensamiento racista y pro-eugenesia de Darwin, combinado con algunas implicaciones de su teoría que él mismo reconoció explícitamente, evidentemente sentó las bases para la perspectiva diabólica de Hitler sobre "la raza superior", "la lucha por la vida", la guerra y la eugenesia.

Richard Weikart presentó sus comentarios sobre el citado libro en tres artículos del 21 al 26 abril del presente año (aquí unificados en uno) bajo el título genérico "New Book: Social Darwinism" (Nuevo libro: Darwinismo social) en el sitio web Evolution News


*****

I

Darwin y Herbert Spencer


Herbert Spencer (Wikimedia Commons)


Cambridge University Press ha publicado un corto nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse sobre el darwinismo social que probablemente enfurezca a bastantes personas de diferentes convicciones. Los autores admiten que Darwin fue un racista que promovió la lucha racial, incluso en su libro científico, The Descent of Man, donde Darwin se regocijó de que “las razas civilizadas han extendido, y ahora están extendiendo por todas partes, su rango, para ocupar el lugar de las razas inferiores". (citado en la p. 24) También admiten que Darwin vivía de la riqueza capitalista y se opuso a los sindicatos y las cooperativas porque reducen la competencia humana.

Después de exponer las despiadadas opiniones sociales darwinistas de Andrew Carnegie y Teddy Roosevelt, los autores afirman más tarde que las ideas de estos hombres eran "más complejas". Carnegie no era del todo malo, después de todo, porque usó su riqueza para beneficiar a la gente mediante la fundación de bibliotecas y demás, mientras que Roosevelt "no parece del todo el matón anglosajón que uno podría inferir en una lectura rápida". (p. 30) Estas no son exactamente observaciones "políticamente correctas". También sospecho que E.O. Wilson, el biólogo de Harvard ganador del premio Pulitzer que fundó la sociobiología, no estaría contento de ser llamado un "spenceriano no reconstruido", en contraste con Ruse, uno de los autores de este libro, que trata de tomar el terreno alto al afirmar llevar el manto del verdadero darwinismo.


Cuatro cuestiones clave

Sin embargo, como historiador, lo que más me preocupa de este libro son cuatro cuestiones clave: 

1) Los autores distancian a Darwin y Herbert Spencer (y Ruse y Wilson) un poco más de lo que parece justificado. 

2) El deseo de los autores de sacar a Hitler de las filas de los darwinistas sociales está completamente equivocado. 

3) A excepción de Darwin, los autores nunca discuten los puntos de vista social darwinistas de los biólogos, centrándose en cambio en los industriales, militares y políticos. 

4) La interpretación de los autores de Nietzsche es idiosincrásica y bastante extraña. Abordaré el primer tema, luego discutiré el darwinismo social de Hitler y finalmente discutiré el darwinismo social entre científicos.


Sin embargo, me abstendré de discutir su extraña interpretación de Nietzsche, porque los autores no lo consideran un darwinista social, yo no lo considero un darwinista social, y no conozco a nadie que lo considere un darwinista social (y he leído bastante la literatura sobre el darwinismo social y la literatura sobre la influencia del darwinismo en Nietzsche). Después de leer este libro, estaba completamente desconcertado acerca de por qué se incluyó a Nietzsche (y el capítulo sobre Nietzsche es mucho más largo que la mayoría de los otros capítulos), hasta que descubrí más tarde que la disertación de O'Connell estaba sobre Nietzsche. Está bien, no encaja con el tema, pero es un caballo de batalla. Ahora lo entiendo.

En cualquier caso, volvamos a Darwin y Spencer. O'Connell y Ruse seguramente tienen razón al señalar las diferencias entre Darwin y Spencer. La diferencia más importante, explican, fue su punto de vista sobre la ética. O'Connell y Ruse afirman que “Darwin era un no realista moral. Creía en la ética sustantiva, pero no creía que tuviera ninguna justificación externa". (p. 11) Spencer, por su parte, adoptó la siguiente posición, según los autores: "Es la perspectiva del progreso lo que justifica la lucha por la existencia en el mundo social, permitiendo una sociedad de laissez-faire del tipo más duro". (p. 14) Hacia el final de este libro, los autores afirman: “Para Spencer, el progreso, el holismo y el realismo moral eran todos importantes. Para Darwin, el progreso era secundario y derivado, y tanto el individualismo como el no realismo moral eran importantes". (p. 62)

Admito que esto es en gran parte correcto, pero me pregunto cuánta diferencia hizo esto en sus puntos de vista sociales y políticos (el tema que nos ocupa aquí es, después de todo, el darwinismo social). En un momento, los autores admiten que las "creencias y prescripciones sociales de Darwin no eran muy diferentes de las de Spencer". (p. 23) Además, aunque la visión de Darwin del progreso puede haber sido "secundaria y derivada", a diferencia de la de Spencer, donde era central, no obstante, el deseo de Darwin de fomentar un mayor progreso evolutivo influyó en su perspectiva sociopolítica.


Empapado de nociones de progreso

Las últimas páginas de The Descent of Man, donde Darwin analiza las perspectivas futuras de la humanidad, están empapadas de nociones de progreso. Por ejemplo, Darwin declaró:

"El hombre, como cualquier otro animal, sin duda ha avanzado a su actual condición elevada mediante una lucha por la existencia como consecuencia de su rápida multiplicación; y si ha de avanzar aún más, debe permanecer sujeto a una dura lucha. De lo contrario, pronto se hundiría en la indolencia, y los hombres más dotados no tendrían más éxito en la batalla de la vida que los menos dotados. Por lo tanto, nuestra tasa natural de aumento, aunque conduce a muchos males obvios, no debe reducirse en gran medida de ninguna manera. Debería haber una competencia abierta para todos los hombres; y las leyes o costumbres no deberían impedir que los más capaces tengan el mejor éxito y críen el mayor número de descendientes". 

(DARWIN,  THE DESCENT OF MAN  [PRINCETON: PRINCETON UNIVERSITY PRESS, 1981], 2: 403)


Eso me suena mucho al progreso de Spencer. 

De hecho, la posición de Darwin en este pasaje enfatiza la naturaleza ineludible de la lucha por la existencia incluso más que Spencer. Spencer pensó que a medida que los humanos progresaran, la reproducción humana disminuiría hasta el punto de que la lucha ya no sería aplicable en el futuro. Darwin en este pasaje afirmó que la reproducción "no debe verse disminuida en gran medida de ninguna manera" y que los humanos "deben permanecer sujetos a una lucha severa". Por lo tanto, Darwin enfatizó la beneficencia de la lucha humana por la existencia incluso más que Spencer. (Para más información sobre este tema, consulte mi ensayo "¿Fue Darwin o Spencer el padre del darwinismo social del Laissez-Faire?"  Journal of Economic Behavior and Organisation  71 [2009]: 20-28.)

Su presentación de Darwin y Spencer, sin embargo, es un punto bastante menor en comparación con el capítulo completamente equivocado sobre "El problema de Hitler".


II

"El problema de Hitler"



En el libro Social Darwinism de Cambridge University Press, Jeffrey O'Connell y Michael Ruse abordan un tema sobre el que he escrito extensamente: las conexiones entre el darwinismo y la ideología nazi. Desafortunadamente, sin embargo, hasta donde yo sé, ignoran casi todo lo que he escrito (tengo que decir "casi" porque citan una publicación de blog que escribí). Sin duda, citan mi libro, De Darwin a Hitler: Ética evolutiva, eugenesia y racismo en Alemania, aunque no puedo decir si leyeron una línea, porque nunca discuten ningún material específico del libro. Peor aún, ni siquiera citan mis últimos libros,  La  Ética de Hitler: La búsqueda nazi del progreso evolutivo (2009) o La religión de Hitler: las ideas retorcidas que impulsaron el Tercer Reich  (2016), aunque estos son los libros académicos más completos e importantes que tratan el tema del darwinismo social de Hitler.

En su capítulo sobre "El problema de Hitler", hacen la afirmación completamente insostenible de que Hitler no creía en la evolución en absoluto. Como es obvio por sus citas, la forma en que llegaron a esta conclusión fue leyendo las obras de Robert Richards, especialmente ¿Hitler era un darwiniano? (Richards responde a su pregunta con un rotundo, ¡No!).


Una avalancha de pruebas

Mi libro, La ética de Hitler, contiene una avalancha de pruebas de que Hitler creía en la evolución, incluida la evolución humana. Mi último libro, La religión de Hitler, contiene un capítulo, "¿Fue Hitler un creacionista?" que refuta directamente los falsos argumentos de Richards. Aquí solo puedo proporcionar algunas cositas, pero si alguien quiere más evidencia, incluidas refutaciones explícitas de las afirmaciones de Richards, consulte estos trabajos.

Permítanme dar algunos ejemplos de la creencia de Hitler en la evolución y el darwinismo social de una variedad de fuentes:  Mein Kampf de Hitler (Segundo Libro), sus discursos, sus monólogos y el testimonio de sus asociados.

En  Mein Kampf  (segundo libro), Hitler no solo usa términos darwinianos constantemente, como evolución, lucha por la existencia y lucha por la vida, sino que varias veces describe explícitamente la lucha por la existencia como una ley natural que los humanos deben tener cuidado de no contravenir. En un pasaje mencionó que la lucha en la naturaleza vence a los débiles y enfermos, y luego declaró:

La lucha siempre es un medio para mejorar la salud y la resistencia de la especie y, por lo tanto, una causa de su evolución. Por cualquier otro proceso cesaría todo desarrollo y evolución, y sucedería exactamente lo contrario.

(HITLER,  MEIN KAMPF , TRADUCCIÓN DE BARROWS MUSSEY [NUEVA YORK: STACKPOLE SONS, 1939], 278)


En el segundo libro de Hitler, el darwinismo social es aún más obvio, ya que Hitler abre el libro con un capítulo sobre “La lucha por la vida” (que dicho sea de paso, es un término que el propio Darwin utilizó como sinónimo de la lucha por la existencia). En este capítulo, Hitler explica en detalle su opinión de que los organismos, incluidos los humanos, se reproducen más rápido que los recursos disponibles y el espacio vital, por lo que la lucha por la existencia es inevitable. "En la limitación de este espacio vital", afirmó Hitler, "reside la compulsión por la lucha por la supervivencia y, la lucha por la supervivencia, a su vez, contiene la condición previa para la evolución". (Adolf Hitler, Segundo libro de Hitler: La secuela inédita de  Mein Kampf, ed. Gerhard L. Weinberg [Nueva York: Enigma Books, 2003], 8)


Un tema frecuente para Hitler

La lucha por la existencia también fue un tema frecuente en los discursos de Hitler, y en un discurso de 1927 aclaró su importancia en la evolución humana, afirmando:

"Eres el producto de esta lucha. Si tus antepasados ​​no hubieran luchado, hoy serías un animal. No ganaron sus derechos a través de debates pacíficos con los animales salvajes, y más tarde quizás también con los humanos, a través del ajuste comparativo de relaciones por un tribunal pacifista de arbitraje, sino que la tierra se ha adquirido sobre la base del derecho de los más fuertes.


En un discurso de 1942, Hitler explicó que Alemania necesitaba librar guerras para cumplir con las leyes de la naturaleza. Luego explicó: “Esta lucha conduce en efecto a una selección inquebrantable y eterna, a la selección  de los mejores y más duros. Vemos, pues, en esta lucha un elemento de la edificación de todos los seres vivos”. Luego reiteró que la lucha es una ley de la naturaleza que produce una "evolución progresiva". (Hitler, "War der Zweite Weltkrieg für Deutschland vermeidbar?" 30 de mayo de 1942, en  Hitlers Tischgespräche, 492) 

En los monólogos de Hitler, a menudo abordó el tema de la evolución y la lucha por la existencia. Por ejemplo, en un largo monólogo sobre la evolución, la ciencia y la religión el 24 de octubre de 1941, despreció el cristianismo y expresó claramente su apoyo a la evolución. Al final del monólogo, declaró:

Ha habido humanos en el rango al menos de un babuino en cualquier caso durante al menos 300.000 años. El simio se distingue menos del humano más bajo que un humano así de un pensador como, por ejemplo, Schopenhauer.

(HITLER,  HITLERS TISCHGESPRÄCHE IM FÜHRERHAUPTQUARTIER , ED. HENRY PICKER [FRANKFURT, 1989], 75)


Otto Dietrich, el publicista de Hitler, afirmó que Hitler consideraba a la naturaleza como la fuente de “la verdad final sobre la vida. Tomó principios tales como la lucha por la existencia, la supervivencia de los más aptos y más fuertes, por la ley de la naturaleza y los consideró un 'imperativo superior' que también debería regir en la vida comunitaria de los hombres". Dietrich también afirmó que los "puntos de vista evolutivos de Hitler sobre la selección natural y la supervivencia del más apto coincidían con las ideas de Darwin y Haeckel". (Otto Dietrich,  The Hitler I Knew, traducción de Richard y Clara Winston [Londres, 1957], 19, 153) 

La secretaria personal de Hitler, Christa Schroeder, estuvo de acuerdo, afirmando que Hitler creía: "La ciencia aún no sabe claramente de qué raíz han surgido los seres humanos. Sin duda, somos la etapa más alta de evolución de cualquier mamífero, que evolucionó de reptiles a mamíferos, quizás a través de simios, a humanos. Somos miembros de la creación e hijos de la naturaleza, y se nos aplican las mismas leyes que a todos los organismos vivos. Y en la naturaleza, la ley de la lucha gobierna desde el principio. Todo lo que sea incapaz de vivir y todo lo débil será eliminado"(Christa Schroeder, Er war mein chef: Aus dem nachlass der sekretÄrin von Adolf Hitler, Ed. Anton Joachimsthaler, 2ª ed. [Munich: Langen MÜller, 1985], 68)


Darwinismo y antisemitismo

O'Connell y Ruse ignoran toda esta evidencia (y mucho, mucho más) que he presentado en mis escritos. En cambio, enfatizan el punto válido de que el antisemitismo fue crucial en la ideología de Hitler, pero Darwin nunca promovió el antisemitismo. Es cierto, pero pasa por alto el punto importante de que nadie, y ciertamente yo no, ha argumentado nunca que el darwinismo contribuyó al antisemitismo o que Hitler derivó todo en su cosmovisión del darwinismo. Por el contrario, he argumentado claramente en todos mis trabajos que Hitler fue un pensador ecléctico que se inspiró en muchas influencias intelectuales diferentes, algunas de ellas contradictorias. Fue influenciado por las ideas de Schopenhauer, Nietzsche, Wagner y muchos otros pensadores, tanto conocidos como oscuros. (Examino muchos de estos extensamente en  Hitler's Religion).

Sin embargo, la influencia del darwinismo social en Hitler no fue mínima, porque fue un ingrediente clave de muchas doctrinas nazis importantes, como la lucha racial, el espacio vital, el militarismo, la eugenesia, la eutanasia y más. No solo eso, sino que, como veremos, estas ideas de Hitler no eran solo ideas marginales de personas que tenían poca comprensión de la biología darwiniana. Muchos biólogos y antropólogos darwinianos también promovieron estas ideas.


III

El darwinismo social entre los biólogos


Ernst Haeckel (Wikimedia Commons)


Uno de los problemas clave del nuevo libro de Jeffrey O'Connell y Michael Ruse sobre el darwinismo social  es que omite: una discusión sustantiva del darwinismo social entre los biólogos darwinianos, especialmente el tipo de darwinismo social que justificaba el militarismo, el racismo e incluso el exterminio racial. Sin duda, discuten sobre el propio Darwin, realmente no pudieron evitar eso. Sin embargo, desde la época de Darwin hasta Julian Huxley a mediados del siglo XX, los únicos biólogos mencionados son aquellos que se oponían al darwinismo social, por ejemplo, Thomas Henry Huxley. (Debo señalar que a pesar de su rechazo de la ética evolutiva, Huxley no estaba completamente libre del darwinismo social).

Las figuras durante este período que sí discuten son industriales, militares y políticos. ¿Por qué es esto? No es por falta de ejemplos, porque muchos biólogos darwinianos de finales del siglo XIX y principios del XX eran darwinistas sociales que promovían el capitalismo del laissez-faire y / o el militarismo y / o el racismo y / o el exterminio racial.


Omitiendo a Haeckel

La omisión más notoria es la de Ernst Haeckel, el principal biólogo darwiniano de Alemania. En realidad, los autores discuten brevemente a Haeckel, pero sus comentarios implican engañosamente que no era un darwinista social. Por ejemplo, mencionan que se opuso a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, convenientemente no explican que la razón por la que se opuso a que los países europeos luchen entre sí fue porque pensó que las guerras europeas mataron a las personas equivocadas: los mejores y más brillantes, los llamados "Más aptos". Por lo tanto, pensó que los europeos deberían centrar sus actividades militares en el exterminio de razas "inferiores" en las guerras coloniales. Los autores también olvidan mencionar que durante la Primera Guerra Mundial Haeckel cambió de opinión y escribió un libro completo justificando el esfuerzo bélico alemán y promoviendo el expansionismo alemán.

Haeckel no fue de ninguna manera un caso atípico. Como he demostrado en  De Darwin a Hitler, muchos biólogos alemanes abrazaron el militarismo social darwinista y el exterminio racial. Muchos biólogos estadounidenses también promovieron posiciones sociales darwinistas. Henry Fairfield Osborn, profesor de zoología en la Universidad de Columbia a principios del siglo XX, escribió un prólogo de la frase racista de Madison Grant, El paso de la gran carrera. Charles Davenport, un profesor de Harvard que fundó la Oficina de Registro de Eugenesia, promovió restricciones de inmigración contra las facciones supuestamente inferiores que estaban llegando a los Estados Unidos a principios del siglo XX. El racismo social darwinista era tan común en los Estados Unidos de principios del siglo XX que apareció en los libros de texto de biología estándar.


Huxley y Wilson

A pesar de ignorar a todos estos científicos que promovieron posiciones sociales darwinistas, los autores luego discuten sobre Julian Huxley, un biólogo políticamente progresista que promovió la ética evolutiva, y E.O. Wilson, el fundador de la sociobiología. Sin embargo, en realidad no aclaran si creen que Huxley era un darwinista social o no. Tampoco dicen explícitamente que Wilson es un darwinista social, pero parecen insinuarlo al etiquetarlo como spenceriano (ver más arriba Darwin y Spencer).

¿Por qué esta omisión es tan problemática? Después de todo, este es un libro corto y no pueden discutir todo. La razón es porque implica que el darwinismo social fue una posición adoptada por no científicos que simplemente no entendían la ciencia cuando aplicaron el darwinismo al pensamiento político y social. Una faceta importante de la historia descuidada: muchos biólogos y antropólogos darwinianos de finales del siglo XIX y principios del XX sostenían que la desigualdad biológica, el racismo y el militarismo se basaban en principios científicos sólidos (es decir, darwinianos). Haeckel, por ejemplo, despreció a los socialistas por su igualitarismo no darwiniano. No lo descubrirás en este libro, pero en su apogeo social el racismo darwinista y el militarismo fueron considerados científicos.


Richard Weikart

Artículo referencial:

Following the Science, Doctors Joined the Nazis “In Droves”

(Siguiendo la ciencia, los médicos se unieron a los nazis "en masa")

10 julio 2021

Escritores en el Desfile de la Paz




Canal Yandex-Zen

Con notas ampliadas y explicadas por el editor de este blog

 

Armen Chilingaryan y Sergey Harutchyan, dos artistas armenios, después de la Gran Victoria en la Segunda Guerra Mundial (1945) lanzaron una serie de dibujos animados denominados "Escritores en el Desfile de la Paz". La serie se denominó originalmente "Escritores al frente", creada en 1944.

 

Son imágenes estilizadas como las portadas de célebres libros que describen los eventos y el merecido castigo del enemigo. De esa forma, los artistas transformaron las portadas de famosas obras de la literatura universal con los acontecimientos de la Gran Guerra Patria, modificando su contenido, a saber, acercándolo al tema más importante de su época, la Gran Guerra Patria contra el nazismo.

Estas obras forman hoy parte de la colección de la Galería Nacional de Arte de Armenia.



Quizás la más exitoso de esta serie pueda ser una caricatura de Alejandro Dumas que representa a Hitler entrando solemnemente en el Arco Triunfal de la Guerra y lo deja diez años después, miserable y quemado. El libro original de Alejandro Dumas (padre) es "Veinte años después" publicada en 1845 y forma parte de la trilogía "Las novelas de d´Artagnan", siendo la secuela de "Los Tres Mosqueteros" (1844).



Los juicios de Nuremberg sobre los antiguos líderes de la Alemania nazi comenzaron en noviembre de 1945. Pero ya un año antes de eso, Arutchyan y Chilingarian "prepararon" sillas para ellos. La adaptación se basa en una novela satírica rusa "Las Doce sillas" de los escritores Ilf y Petrov, publicada en 1928.



Y el que no fue muy difícil de incluir en una serie de este tipo es Fyodor Dostoevsky, "Crimen y castigo". Publicada originalmente en la revista "El mensajero ruso", en 1866, en doce partes, y publicada después como novela (1866).​ Novela de las más influyentes e internacionales de la literatura rusa.




Por supuesto, "Veintiséis y uno" de Maxim Gorky fue un trabajo citado con frecuencia en esos años. En nuestro tiempo, al parecer, lo olvidaron, una buena razón para recordar y leer este cuento de Gorky, el relato apareció en diciembre de 1899 en la revista mensual "Schisn" de San Petersburgo. El poema, subtitulado por el autor, puede leerse como una autobiografía. 




La "portada" de la obra "Figaro" de Pierre Beaumarchais. "Las bodas de Fígaro", comedia en cinco actos y en prosa, 1784. Estreno en la Comédie-Française el 27 de abril de 1784. Mozart compuso su ópera Le nozze di Figaro basándose en esta obra (1786), también Marcos Portgual (1799).



"Viaje a la Luna 1944", Julio Verne. Preste atención a la figura en la parte superior: los brazos y las piernas están dispersos y la silueta se asemeja al famoso signo solar. "De la Tierra a la Luna" es el título de la obra de Julio Verne, cuyo original es "De la Terre à la Lune Trajet direct en 97 heures", es una novela "científica" y "satírica", publicada en el "Journal des débats politiques et littéraires" desde el 14 de septiembre hasta el 14 de octubre de 1865, apareció en un solo volumen el 25 de octubre de 1865.



I.A. Goncharov, "Historia Ordinaria" 1944La portada corresponde a la adaptación de la novela de Iván Alexandrovich Goncharov. "Historia ordinaria" otro ejemplo ruso de literatura clásica, fue concebida por el autor en 1844, durante los dos años siguientes trabajó en ella. La novela romance apareció inicialmente en la revista "Contemporáneo" (marzo-abril 1847). La novela se centra en la colisión de dos personajes, dos filosofías de la vida, ponderadas sobre la base de dos motores públicos: patriarcal, pueblo (Alexander Adorv) y metropolitano burgués-negocio (Peter Adorv).



I.A. Goncharov, "El precipicio" 1944. "El precipicio" fue publicado por primera vez en los números de enero a mayo de 1869 de la revista "Vestnik Evropy". La novela es otro clásico de la literatura romance rusa, concebida en 1849, tardó veinte años en completarse.



Friedrich Schiller, "Los bandidos" 1944El tema del saqueo de la propiedad de civiles por parte de los soldados ha sido abordado por los artistas armenios. "Los bandidos" (título original en alemán: Die Räuber) es un drama de cinco actos publicado en 1781 y escrito por Friedrich von Schiller. Está considerado como una de las últimas obras del Sturm und Drang (literalmente "tormenta y estrés"). La homónima ópera de Giuseppe Verdi (I masnadieri) se basa en el drama de Schiller.



Iván Turgenev, "Padres e hijos". Los artistas armenios reprochan a Alemania por la degeneración, colocando a Hitler y su equipo bajo los bustos de alemanes de fama mundial. "Padres e hijos" es una novela del escritor ruso Iván Turgenev, escrita en 1860, publicada en 1862. El tema principal del libro son las diferencias intergeneracionales en la sociedad rusa de la segunda mitad del siglo XIX. Turgenev pone atención especial en el desfase de opiniones, ideologías y posiciones políticas entre los protagonistas y sus padres. La maestría del texto radica en la descripción de personajes prototipos de la época y en el detalle minucioso de sus vidas cotidianas (Wiki).



"Tres Palmas" (1839) es una de las obras poéticas más famosas del poeta ruso Mikhail Lermontov. Publicado en la revista literaria "Notas domésticas" en 1839, Lermontov compuso el poema en tetrámetro anfibrach, el mismo metro y estrofa que utilizó Alexander Pushkin en su Imitación del Corán, parte IX, "Y un viajero cansado murmuró a Dios... "



Máximo Gorky, "En el fondo" (1902). En la obra Gorky plantea al lector la cuestión fundamental de las relaciones humanas: "¿Qué es más importante para todos: la verdad o la compasión y la misericordia?" En esta obra clásica, el otoño expresa claramente la relevancia de los valores de la vida humana. Se invita al lector a reflexionar sobre la fe en una persona, su lugar en la sociedad, la capacidad de cambiar las condiciones de su vida, la justificación de las mentiras para la salvación y otros problemas que rodean a cada persona.



"El poder de las tinieblas" es un drama de cinco actos de León Tolstoi. Escrita en 1886, la producción de la obra estuvo prohibida en Rusia hasta 1902. A pesar de la prohibición, la obra fue producida y leída de manera no oficial en numerosas ocasiones. El personaje central es una campesina, Nikita, que seduce y abandona a una joven huérfana Marinka; luego, la encantadora Anisija asesina a su propio marido para casarse con Nikita. Embaraza a su nueva hijastra y luego, bajo la influencia de su esposa, asesina al bebé. El día del matrimonio de su hijastra, se entrega y confiesa a la policía.




"Rojo y negro" (1830) de Stendhal. En realidad es el realista disfrazado Henri Beyle, que escribió su obra literaria bajo el pseudónimo de Stendhal. Es una narración romántica, la novela, con oraciones breves y sobrias relata el ascenso social de un astuto advenedizo en la época de la Restauración francesa, después de la abdicación de Napoleón. El protagonista de Stendhal, Julián Sorel, ferviente admirador del emperador no puede expresar públicamente su opinión, por lo que se convierte en un hipócrita perfecto que ajusta la apariencia de sus virtudes cardinales. (Apuntes de un hipócrita).




Galardonado!, de Guy de Maupassant,  (Galardonado con el premio sería la traducción del ruso). El escritor francés fue un maestro de la forma de cuento corto, describió las vidas y destinos humanos y las fuerzas sociales en términos desilusionados y a menudo pesimistas. Escribió 300 cuentos, muchos están ambientados durante la guerra franco-prusiana de la década de 1870, describiendo la inutilidad de la guerra y los civiles inocentes que, atrapados en eventos que escapan a su control, son cambiados permanentemente por sus experiencias.
 


Nikolai Ostrovsky, "Cómo se templó el acero" (1932), es una obra autobiográfica, a pesar de que fue escrito en el género del realismo socialista, hay muchos hechos confiables que permiten hacerse una idea de la época descrita. La idea de escribirla surgió en 1926. En 1932 se completó la obra, se publicó la primera parte de la novela en la revista "Joven Guardia". La segunda salió solo en 1934. En general es un relato de la guerra civil rusa tras la revolución bolchevique, describe pogroms judíos que terminan en asesinatos sangrientos y otros acontecimientos terribles de los años revolucionarios.




"Noches egipcias" (1837), Aleksandr Pushkin, originalmente publicado en en la revista "El Contemporáneo", Núm. 8 (1837); es una incursión (inconclusa) de Pushkin en un ambiente exótico —los amantes de Cleopatra— con un tratamiento irónico que le sirve para burlarse de los poetas románticos. No hay descripciones inconvenientes y el tema es tratado de manera limpia. Naturalmente, la adaptación gráfica de los artistas armenios se  refiere a la batalla de las tropas germano-italianas contra los Aliados.


"El Don silencioso", de Mikhail Sholokhov, apareció en cuatro partes entre 1928 y 1940, es el contexto de la Guerra Civil Rusa, la lucha entre rojos y blancos, Sholokhov pinta un cuadro de la vida de los cosacos del Don. En 1965 Sholokhov fue galardonado con el Premio Nobel en particular por "El Don silencioso". En la gráfica las riveras de un silencioso Don acoge, una vez más, las tumbas del invasor



"Relatos de un cazador" de Ivan Turgenev, (En la gráfica el guerrero soviético lleva registros de los enemigos caídos: "Notas de un cazador"), es una recopilación de relatos breves, se publicó regularmente, desde 1847, en la revista "Contemporáneo". En "Memorias de un cazador" o "Relatos de un cazador", Turgenev presenta al campo ruso desde el punto de vista de un cazador. Esa perspectiva le permite abarcar tanto la vida de las clases más humildes, como los siervos, los campesinos, pequeños burgueses y de los grandes propietarios en la Rusia del siglo XIX. La obra está inspirada en sus propias vivencias de juventud y su amor por la caza, pero está muy influida por el propio liberalismo del autor y su compromiso con las clases más desfavorecidas.

Así es como dos artistas armenios celebraron la Gran Victoria junto a los clásicos de la literatura mundial.


Карикатуры побежденным

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny