Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta imperialismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta imperialismo. Mostrar todas las entradas

15 marzo 2021

Las políticas expansionistas de la dictadura de Ludendorff en Europa



Historia de la Primera Guerra Mundial y sus secuelas: 


Por Shane Quinn

Título original en inglés: "History of World War I and its aftermath: The Ludendorff Dictatorship´s Expansionist policies in Europe".

Global Research

Continuación de: Colonialismo alemán en Europa central y oriental durante la Primera Guerra Mundial


Poco antes del mediodía del 9 de noviembre de 1923, alrededor de 3.000 insurgentes de extrema derecha comenzaron a marchar sobre Munich, la segunda ciudad más grande de Alemania en el sur del país. Antes de que estos camisas pardas se pusieran en marcha, el líder del Partido Nazi, el cabo Adolf Hitler, de 34 años, tenía claro que su golpe de Estado ya había fracasado. 


Unas horas antes de marcharse, Hitler se enteró de que el ejército alemán de entreguerras, la Reichswehr, se opondría firmemente a su llamado Beer Hall Putsch. Esto fue ordenado por el jefe de la Reichswehr, general Hans von Seeckt, quien permaneció leal a la República de Weimar por ahora.

Con la inminente derrota obvia, Hitler no había querido que esta marcha sobre Munich continuara, pero propuso que los rebeldes se retiraran a la cercana Rosenheim. Hitler sugirió esta retirada de sus fuerzas a su famoso aliado, Erich Ludendorff, de 57 años, dictador de Alemania durante la Primera Guerra Mundial. En reacción, el general Ludendorff miró fríamente al cabo Hitler y exclamó: "¡Marchamos!" Cuando Hitler dijo con bastante nerviosismo que las tropas o la policía de la Reichswehr les dispararían, Ludendorff volvió a ladrar: "¡Marchamos!"

Marcharon. Ludendorff, Hitler y algunos otros funcionarios del Partido Nazi marcharon a la cabeza de las unidades, mientras llegaban rápidamente a la Marienplatz en el centro de Munich. A unos cientos de metros, en lo alto de la Residenzstrasse, un cordón de policías armados leales al gobierno aguardaba a los camisas pardas. Cuando se acercaron un miembro del Partido Nazi, Ulrich Graf, dio un paso adelante y le gritó a la policía: "¡No disparen, Ludendorff y Hitler vienen!". El comandante de la policía Freiherr von Godin, un oficial concienzudo perseguido más tarde por los nazis, ordenó a sus hombres que dispararan contra los rebeldes. (David King, The Trial of Adolf Hitler: The Beer Hall Putsch and the Rise of Nazi Germany. Pan 2019)

Al escuchar la orden de von Godin de disparar, la policía vaciló porque podían ver claramente al general Ludendorff al frente, dando un paso en dirección a ellos. Solo unos años antes, Ludendorff había dado órdenes a la mayoría de estos policías durante la guerra, cuando eran soldados. Von Godin repitió en voz alta la orden de disparar, pero como se encontró una vez más con el silencio, el comandante de la policía tomó un rifle de uno de sus hombres y disparó él mismo contra los camisas pardas. Los otros policías siguieron su ejemplo. Un nazi prominente, Scheubner-Richter, que marchaba con los brazos entrelazados entre Ludendorff y Hitler cayó muerto de inmediato.

Si el rifle se hubiera disparado solo unos centímetros hacia el otro lado, Hitler bien podría haber encontrado su fin, y Europa se habría librado de la brutal dictadura que se avecinaba. Algunos nazis dispararon contra la policía en respuesta, pero esta última mostró más determinación, causando 16 muertes en los camisas pardas en comparación con cuatro muertes policiales. El pánico se apoderó de ellos cuando los fascistas cayeron al suelo y huyeron en todas direcciones, como tijeretas arrancadas del nido.


El General Erich Ludendorff junto a Adolf Hitler. A la derecha, una edición del célebre libro de Will Brownell, Denise Drace Brownell y Alex Rovi: "The First Nazi. Erich Ludendorff, the man who made Hitler possible". Counterpoint (Berkeley, CA - USA), 2016.

De los pocos miles de insurgentes que marcharon sobre Munich, solo dos de ellos habían resistido. El historiador estadounidense y corresponsal de guerra William L. Shirer señaló que:


Ludendorff no se arrojó al suelo. Erguido y orgulloso en la mejor tradición militar, con su ayudante el mayor Streck a su lado, marchó tranquilamente entre las bocas de los rifles de la policía hasta llegar a Odeonsplatz. Debe haber parecido una figura extraña y solitaria. Ningún nazi lo siguió. Ni siquiera el líder supremo, Adolf Hitler”. (William L. Shirer, The Rise and Fall of the Third Reich: A History of Nazi Germany. Fawcett Crest Book, 1968  p. 74)


Habiendo sufrido una dislocación del hombro, Hitler fue en cambio "atado a un pequeño Fiat amarillo en la Odeonsplatz y conducido a la clandestinidad", según el biógrafo de Ludendorff, el teniente coronel Donald J. Goodspeed, profesor emérito de historia en la Universidad de Brock, Ontario. (Donald J. Goodspeed, Ludendorff: Soldier: Dictator: Revolutionary. art-Davis, 1ª edición, 1966, p. 242)

El teniente coronel Goodspeed reconoció que cuando Ludendorff, desarmado, se acercó resueltamente a la línea de policías y los “hizo a un lado con desdén”, también “estaba, de hecho, saliendo de la historia. El resto de su vida fue un insoportable anticlímax. Quizás, después de todo, hubiera sido mejor si los hombres de von Godin se hubieran atrevido a disparar contra su líder en tiempos de guerra”.

Con qué rapidez cambian las fortunas. Menos de seis años antes, como autócrata militar de Alemania, Ludendorff gobernó gran parte de Europa y estuvo tentadoramente cerca de ganar la Primera Guerra Mundial. Durante la gran ofensiva de primavera de los alemanes, que fue planificación de Ludendorff, a fines de marzo de 1918, el 18.° Ejército alemán había capturado la ciudad de Montdidier, a menos de 65 millas de París.

El 18.° Ejército encontraba poca oposición y parecía probable que la capital francesa cayera pronto. Además, los cañones ferroviarios alemanes producidos por la empresa siderúrgica Krupp, como el “Big Bertha” de 43 toneladas, se alineaban inquietantemente cerca de Montdidier. Los soldados alemanes cargaron rápidamente estos obuses de asedio con sus proyectiles de 16,5 pulgadas, que luego apuntaron hacia el sur en París y dispararon. Los parisinos horrorizados pudieron ver los proyectiles de Big Bertha elevarse por el aire y estrellarse contra los edificios de la ciudad emblemática.

El experimentado comandante francés Philippe Pétain, rara vez el más animado de los hombres, informó con tristeza a su homólogo británico, Douglas Haig, que tendría que trasladar las reservas del ejército francés al suroeste, en un intento desesperado por salvar París. Esto equivalía a decir que Francia tendría que abandonar a su aliado británico más al norte.

El 24 de marzo de 1918, los alemanes ya habían abierto una brecha profunda entre las fuerzas francesas y británicas al sur del Somme, pero, al final, los comandantes aliados no debían haberse preocupado demasiado, ya que el avance alemán se agotó gradualmente. El ejército alemán de 1918, aunque todavía formidable, no fue tan bueno como sus predecesores de 1914 o 1916, y no pudo capitalizar el progreso logrado mientras la resistencia aliada se endurecía. Desde abril de 1918, un cuarto de millón de tropas estadounidenses desembarcaban en suelo francés cada mes, otro factor en el cambio de rumbo.

Sin embargo, se debe dar crédito a quien se merece. El hecho de que Alemania, contra todo pronóstico, se había quedado a un paso de la victoria en un conflicto en el que se habían enfrentado a las naciones más fuertes del mundo (Rusia, Gran Bretaña, Francia y finalmente Estados Unidos), se debió en gran parte al "talento militar excepcional" de Ludendorff, como describe el teniente coronel Goodspeed. 

“Las doctrinas defensivas y ofensivas desarrolladas bajo su dirección demostraron una brillantez táctica que no se mostró en ninguna otra parte de la guerra, y rara vez se igualaron en ninguna guerra ... La capacidad administrativa de Ludendorff era aún más pronunciada, y debe ser clasificado como uno de los más grandes organizadores militares de todos los tiempos". 


Retratos del General Erich Ludendorff


Hoy en día, el nombre de Ludendorff a menudo se clasifica en los mismos términos que el mariscal de campo Paul von Hindenburg, un hombre alto y bien formado que poseía nervios fuertes y simple optimismo. Sin embargo, Goodspeed discernió correctamente que, en comparación, "Ludendorff tenía una personalidad mucho más fuerte y mucho más inteligente". Durante la mayor parte de la guerra, Hindenburg desempeñó un papel algo pasivo, dejando que Ludendorff resolviera los detalles clave y complejos, incluidos los asuntos políticos, para los que Hindenburg tenía poco tiempo. En el otoño de 1916, cuando Ludendorff había acumulado prácticamente todo el poder real en Alemania, el Kaiser Wilhelm II era simplemente una figura ceremonial. El Kaiser nunca disfrutó de sus encuentros con el autoritario "Sargento Mayor", como él llamó a Ludendorff.


Mariscal de campo, Paul von Hindenburg

La dictadura de Ludendorff puede describirse de manera más plausible como una versión más suave que la de Hitler. Los fanáticos más jóvenes que emergen suelen ser peores que sus mayores, y Hitler fue, sin duda, más extremo que Ludendorff por un margen considerable. Mientras el general perseguía políticas imperialistas como señor de la guerra de Alemania, se abstuvo de iniciar actos de aniquilación sin sentido contra los ejércitos dirigidos por Rusia, ni contra los civiles eslavos. Aunque se pudo escuchar a Ludendorff haciendo comentarios antisemitas durante la guerra, no hay evidencia que sugiera que haya considerado ejecutar actos criminales contra las poblaciones judías de Europa, y mucho menos el genocidio.

De hecho, en una conferencia en el Cuartel General, el 14 de agosto de 1918, Ludendorff solicitó un “reclutamiento más vigoroso de los jóvenes judíos, hasta ahora prácticamente abandonados”. Tenía la esperanza, de manera poco realista, de que Polonia prescindiría de las divisiones armadas para reforzar las fuerzas de Alemania. Estas actitudes habrían sido impensables en la Alemania de Hitler.

Cuatro semanas después de iniciado el conflicto, el 23 de agosto de 1914, Ludendorff e Hindenburg, que habían logrado un éxito significativo en la ciudad fortaleza de Lieja en Bélgica, fueron transferidos al frente oriental para rescatar una situación potencialmente grave contra los enormes ejércitos del Imperio ruso. Amenazaban no solo a toda Prusia Oriental, sino que tenían una posibilidad concebible de marchar hacia el mismo Berlín, poniendo así la guerra ante un final temprano. En los meses siguientes, con la llegada de Ludendorff, asistido por su competente teniente coronel Max Hoffmann, las fuerzas alemanas obligarían al zar a retirarse. Los alemanes consiguieron victorias tempranas decisivas contra los rusos, como en la batalla de Tannenberg y alrededor de los lagos de Masuria de Europa Central.

En la primavera de 1915, los alemanes habían conquistado una gran franja de territorio en el este y estaban infligiendo terribles bajas a las divisiones rusas. Después de poco más de un año de guerra, en septiembre de 1915, los rusos habían perdido 1.750.000 hombres.

Antes de la era de la Blitzkrieg, la rapidez de los avances alemanes en Oriente fue "posible sólo porque Ludendorff prestó la máxima atención a los prosaicos detalles administrativos". Puso a trabajar febrilmente a las empresas de reparación de carreteras, mientras ordenaba que el ancho de la línea ferroviaria rusa se cambiara por el ancho alemán más estrecho. Esto permitió la rápida transferencia de soldados y material alemanes al frente oriental. La Primera Guerra Mundial fue en muchos sentidos una guerra ferroviaria. Había creado una necesidad constante de madera, traviesas de ferrocarril y celulosa. Por lo tanto, Ludendorff estableció inspecciones forestales y aserraderos para ayudar a hacer frente a la demanda.


Varias portadas de libros relacionados con el general Erich Ludendorff

Después de menos de 18 meses de lucha, el ejército alemán había capturado áreas terrestres como toda Lituania, Curlandia (oeste de Letonia), Suwalki y Bialystok (ambos en el norte de Polonia) y Grodno (oeste de Bielorrusia). Ludendorff examinó su mapa en el cuartel general con satisfacción y dividió estas áreas conquistadas en distritos separados bajo el dominio alemán. Formó un cuerpo de policía y tribunales de justicia con apelaciones provinciales, junto con un tribunal superior de apelación fundado en Kovno (Lituania central), donde Ludendorff y Hindenburg se establecieron en la nueva sede a partir de octubre de 1915.

Ludendorff emitió monedas locales y percibió impuestos y derechos de aduana. De manera opuesta al neoliberalismo actual, controlaba los grandes negocios en casa y en los territorios capturados. Ludendorff nacionalizó las industrias en masa y las puso bajo su dominio, dejando de lado los argumentos de los gerentes corporativos que vinieron a verlo. Hindenburg, una presencia masiva e intimidante, asintió con aprobación y gruñó con su voz profunda para apoyar las opiniones de su colega.

Goodspeed escribió que


“Ludendorff era al menos un administrador tan brillante como un soldado, y disfrutaba muchísimo usando sus poderes. Más ambicioso que Napoleón, soñaba con la futura colonización del Este, especialmente de Curlandia… Ludendorff, decidido a que Alemania sacaría todo lo posible de los territorios ocupados, los administraba con mano despiadada”.


Ludendorff atrajo más poder cuando creó monopolios de cigarrillos, alcohol, especialmente licores, sal, fósforos y dulces. Fundó una cadena de periódicos y los sometió a una estricta censura, lo que obligó a las poblaciones locales a conocer las noticias que él quería que leyeran. Ludendorff estableció fábricas para producir alambre de púas y erigió talleres para la reparación de equipo militar.

Se modificaron grandes alijos de ametralladoras rusas capturadas para llevar munición alemana. Se construyeron para las tropas alemanas instalaciones hospitalarias de mejor calidad, se proporcionó ropa de invierno; y se adoptaron otras medidas para mantener la salud de los soldados del ejército y sus caballos. Se organizó la licencia y se puso el sistema de entrega de correo para alcanzar los estándares de eficiencia alemana.

Para mantener la moral, Ludendorff creó clubes de soldados, bibliotecas, librerías y conciertos. Intensificó el entrenamiento militar y lo modificó para incorporar las lecciones aprendidas durante la guerra. Se mejoraron los servicios de suministro y se acondicionaron las carreteras para el transporte en cualquier clima, incluida maquinaria mecanizada y caballos. Ludendorff se ocupó de que Alemania recibiera grandes cantidades de chatarra polaca, latón, cobre, pieles y cueros. El ejército alemán dependía en gran medida del caballo, y había una escasez constante de estos animales que alguna vez fueron buscados. Ordenó implacablemente que los caballos fueran reclutados de granjeros y campesinos, a pesar de las penurias que esto acarreaba a la gente de las regiones ocupadas.

En particular, Ludendorff se apoderó del caballo lituano que, según él, "posee grandes poderes de resistencia" y es "un animal muy útil para fines militares"; aunque el general admitió de la propia Lituania, “el país estaba destinado a sufrir severamente como resultado de las continuas y pesadas demandas que se le hicieron, especialmente las constantes recaudaciones de caballos y ganado. Las autoridades administrativas locales a menudo me llamaron la atención sobre este hecho, pero no había más remedio que insistir en estas entregas”. (Erich Ludendorff, Historia propia de Ludendorff, agosto de 1914-noviembre de 1918, The Great War. (Pickle Partners Publishing, 2012)

Ludendorff impuso implacablemente controles estrictos sobre la agricultura en las regiones conquistadas y envió arados a motor, maquinaria agrícola y semillas desde Alemania para aumentar las cosechas de alimentos. Se establecieron empresas alemanas para cultivar las áreas colonizadas, mientras que se realizó un censo del ganado de los campesinos.

Desde el comienzo de la guerra, Ludendorff habló sin rodeos de su deseo “de una Patria mayor y de adquisiciones territoriales que compensen al pueblo alemán por sus sacrificios”. Su punto de vista era que "si Alemania hace la paz sin lucro, Alemania ha perdido la guerra". Por estas razones, Ludendorff,  junto a Hindenburg, comenzó a gozar de una tremenda reputación entre las masas alemanas. (Will Brownell, Denise Drace-Brownell, Alex Rovt, The First Nazi: Erich Ludendorff. Counterpoint 2016)

El 11 de septiembre de 1917, en una reunión del Consejo de la Corona en el castillo de Pless, Silesia, Ludendorff exigió que “los territorios conquistados en el este se dividan en un Ducado de Curlandia y un Gran Ducado de Lituania”. Estas tierras anexadas se colocarían aparentemente bajo la soberanía personal del Kaiser.

Las aspiraciones hegemónicas de Ludendorff para Occidente eran igualmente exigentes. Una vez obtenida la victoria, lejos de considerar la devolución de Alsacia-Lorena a Francia u ofrecer concesiones sobre ella, pretendía que estas provincias se incorporaran plenamente a Prusia, en lugar de administrarlas como una entidad separada. Ludendorff tenía planes para la incautación de todas las propiedades francesas en Alsacia-Lorena, que quería entregar a los veteranos de guerra alemanes como compensación por sus sacrificios a Alemania. Quería la unión económica con Bélgica y una ocupación militar prolongada de ese país.

A finales de 1917, cuando las fuerzas del este de Alemania se preparaban para dar el golpe de gracia al régimen del zar, Ludendorff aumentó sus demandas contra el Kremlin. Sus términos finales de paz con Rusia fueron duros y de audaz alcance, se estaba impacientando con la duración de las negociaciones. Para demostrar lo serio que estaba, Ludendorff ordenó a los soldados alemanes que marcharan hacia las profundidades de Europa del Este a principios de la primavera de 1918, lo que hicieron, casi sin ser molestados. Ludendorff estaba firmemente decidido a labrar una gran porción del Imperio de Rusia, para ser absorbido por el Reich alemán: una masa de tierra que se extendía desde el Báltico hasta el Mar Negro, cientos de millas de tierra fértil y rica en recursos.

Estos objetivos expansionistas fueron fuertemente apoyados por el mariscal de campo Hindenburg. Él y Ludendorff rara vez estaban en desacuerdo en algo, de ahí su perfecta colaboración. El 19 de diciembre de 1917 Hindenburg informó al secretario de Relaciones Exteriores alemán, Richard von Kühlmann, que Alemania necesitaba los territorios bálticos “para las maniobras de mi ala izquierda en la próxima guerra”. (James Joll, Gordon Martel, The Origins of the First World War. Routledge, 3ª edición, 2006, p. 212)

Como más humillación para Rusia, y para demostrar su desprecio por los bolcheviques, Ludendorff concedió a Finlandia, Polonia y Ucrania su independencia, todas antes parte del Imperio ruso, mientras que Estonia y Letonia serían ocupadas por el ejército alemán. También fueron despojados del Kremlin el puerto de Batumi en el Mar Negro y el Óblast de Kars. Ludendorff también dirigió su ira hacia Rumanía. Insistió en que Rumanía se convirtiera en un satélite alemán bajo un régimen títere, en parte como retribución por el hecho de que los rumanos eligieran inesperadamente unirse al bando aliado en agosto de 1916.


Shane Quinn

***

Nota final del editor del blog:


Adolf Hitler, Erich Ludendorff y otros durante el proceso de Munich por el fallido intento de golpe de estado de noviembre de 1923. Curiosamente en la fotografía solo Frick (que sería ministro del interior del régimen nazi) y Hitler aparecen vestidos de civil. (Foto:Bundesarchiv Bild 102-00344A, München, nach Hitler-Ludendorff Prozess)

¿Cómo llegó el Imperio Alemán al descalabro cuando estuvo a un paso de la victoria en 1918? 

- ¿Cuáles fueron las verdaderas causas por las que el Imperio Alemán capituló en la Primera Guerra Mundial? 

Lo hemos explicado en varios artículos del Dr. Jacques R. Pauwels: El cómo ganaron los Aliados la Primera Guerra Mundial y en Gran Bretaña y el oro negro de Mesopotamia; así como las reflexiones de Las verdaderas causas de la Primera Guerra Mundial

Igualmente completando la trilogía de artículos relacionados con el general Erich Ludendorff y la Primera Guerra Mundial de Shane Quinn, tenemos una explicación de la popular "puñalada por la espalda", leyenda urbana de la que el propio Ludendorff fue uno de sus propiciadores y sus vínculos en la posguerra con grupos político-militares de extrema derecha que llevaron de la mano de Ludendorff al ascenso de Hitler. En La República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp entendimos por qué se concretó una alianza entre Ludendorff, grupos pro-monárquicos, militares y políticos de extrema derecha con el cabo "socialista" Adolf Hitler.

Entender la verdadera historia será siempre nuestro cometido.


Fuente original 

Shane Quinn

Copyright © Shane Quinn/Global Research

Artículo recomendado de Quinn

República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp

11 marzo 2021

Colonialismo alemán en Europa central y oriental durante la Primera Guerra Mundial


La carátula ha sido elaborada en su casi totalidad con las portadas de diversos libros sobre el General Erich Ludendorff.

Por Shane Quinn

Título original en inglés: History of World War I: German Colonialism in Central and Eastern Europe and the Fall of Tsarist Russia 

Global Research


Cuando en febrero de 1918, el político alemán Príncipe Max de Baden le preguntó al dictador militar de su país, Erich Ludendorff, qué pasaría si la ofensiva de primavera de éste último fracasaba, él respondió: “Entonces Alemania tendrá que sufrir la aniquilación”.


La respuesta del general Ludendorff, que ofendió los sensibles gustos liberales del príncipe Max, sería repetida casi palabra por palabra por Hitler una generación después, y revela la naturaleza de todo o nada de la autocracia de Ludendorff. Sin embargo, el general sabía que los enemigos de Alemania, todos mismos estados imperialistas (Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos), nunca iban a conceder a los alemanes una paz razonable, como se demostró de manera cruda en Versalles.

A principios del invierno de 1914, Ludendorff ya era uno de los hombres más poderosos de Alemania. A medida que avanzaban los meses, se convertiría cada vez más en el único centro de influencia real en el país, y también en los vastos territorios ocupados donde se extendía su dictadura. Los objetivos bélicos de Ludendorff consistían en establecer lo que sería una Gran Germania, la fuerza preeminente en el continente europeo, y en ese escenario solo superada por Estados Unidos en términos de poder global. Gran Bretaña, anteriormente la nación dominante de la tierra, ha estado en declive desde aproximadamente 1871. Ese año fue superada por Estados Unidos como la economía más grande del mundo, y la brecha se amplió a medida que pasaba el tiempo (Caleb Silver, “Las 20 principales economías del mundo”, 2020).

Con el cambio de siglo, el crecimiento industrial alemán, incluida la producción de acero y arrabio, también había superado a Gran Bretaña. La capacidad industrial del Imperio Alemán era, en 1905, la segunda más avanzada del mundo, aunque todavía apreciablemente por detrás de Estados Unidos. Francia iba muy por detrás: la regresión francesa se remonta a las guerras napoleónicas de principios del siglo XIX, que desangraron a Francia y culminaron con el exilio de Napoleón Bonaparte en 1815 (Donald J. Goodspeed, The German Wars, Random House Value Publishing, 2ª ed., p. 5. 1985)

Los problemas franceses se profundizaron a principios de la década de 1870, cuando Prusia la derrotó decisivamente en la Guerra Franco-Prusiana. Francia fue así despojada de las provincias de Alsacia y Lorena, que el nuevo Imperio Alemán anexó, la máxima humillación para Francia. El ardiente deseo francés de recuperar Alsacia-Lorena fue un factor central en el estallido de las hostilidades a finales del verano de 1914.


Representación de Hindenburg y Erich Ludendorff en la batalla de Tannenberg (pintura de Hugo Vogel). (Dominio publico)


El mariscal de campo Paul von Hindenburg compartió los sueños expansionistas de su socio, el general Ludendorff. Los dos hombres acordaron firmemente en la extensión de las fronteras de Alemania en la medida de lo posible, con la mirada fija principalmente en el Este. Tenían la intención de germanizar y colonizar grandes áreas de Europa central y oriental, como Polonia junto con los países bálticos de Lituania y Letonia. El 19 de diciembre de 1917, Hindenburg dijo que quería las regiones bálticas con fines estratégicos en la próxima guerra.

A medida que la lucha continuaba desde sus primeros meses, las divisiones del este de Alemania estaban capturando importantes trozos de territorio de los rusos, que todavía luchaban bien. Sin embargo, a finales de septiembre de 1915, el Ejército Imperial Ruso había perdido casi dos millones de hombres en menos de 14 meses de lucha. A medida que los alemanes marcharon más hacia el este, a finales de octubre de 1915 Ludendorff y Hindenburg, para estar más cerca del frente, se trasladaron de su anterior cuartel general en Lötzen (noreste de Polonia) a Kovno (Lituania central).

Durante los descansos de la lucha, los lugareños de Kovno podían ver a Ludendorff ocasionalmente caminando por la ciudad, con su atuendo militar y Pickelhaube, el casco con púas, mientras que los pocos vehículos blindados alemanes que patrullaban las calles de Kovno tocaban la bocina a Ludendorff, mientras pasaban junto a él y él les saludaba con la mano. A Hindenburg era más probable que lo vieran en los bosques de Augustovo o Bialoviesa, cazando con su rifle, pero se quejaba de que “los lobos parecían tener preferencia por escabullirse más allá del alcance de mi arma”.


Ludendorff y Hindenburg


Ludendorff, en particular, quería anexar la antigua provincia de Curlandia, en el oeste de Letonia, una tierra baja, fértil, de gran relevancia estratégica y que descansa sobre el Mar Báltico, con Escandinavia un poco más allá. Un servicio comercial alemán en las aguas del Báltico a horcajadas sobre Curlandia era, como escribió Ludendorff, "de suma importancia para nosotros, debido a la importación de mineral de hierro de Suecia". (Erich Ludendorff, Historia propia de Ludendorff, agosto de 1914-noviembre de 1918, The Great War. Pickle Partners Publishing, 2012)

Curlandia tenía una historia de dominio germánico que se remonta al siglo XIII y fue el hogar de decenas de miles de alemanes bálticos. Cuando a finales del verano del 1915 las fuerzas bajo el mando de Ludendorff  capturaron Curlandia del Imperio Ruso le causó una satisfacción considerable. 


General alemán Erich von Falkenhayn (dominio público)


El 27 de agosto de 1916 Rumanía, un país de considerable importancia, declaró inesperadamente la guerra a las potencias centrales de Alemania y Austria-Hungría, provocando algo parecido al pánico en Berlín. Justo el día anterior, el general Erich von Falkenhayn le había asegurado al káiser Wilhelm II que Rumania se mantendría neutral. La declaración de guerra de Rumania fue una indicación segura de que las naciones neutrales, cuyos intereses estaban en juego, creían que Alemania se dirigía a la derrota. Además, Rumania contenía enormes cantidades de aceite y trigo.

Dos años después de la guerra, la decisión de Rumania de unirse a la Entente, de Rusia, Francia y Gran Bretaña, también fue un acto de traición, ya que Rumania había firmado una alianza defensiva el 30 de octubre de 1883 con Alemania y Austria-Hungría. Este pacto, fue hecho a instancias de Rumania debido a su amargura contra Rusia por tomar Besarabia, fue renovado en 1913. Alentados por diplomáticos occidentales, los rumanos querían tomar la famosa provincia de Transilvania de Hungría.

En la noche del 27 de agosto de 1916, alrededor de 750.000 tropas rumanas comenzaron a marchar sobre Transilvania a través de los altos pasos montañosos de los Cárpatos. Unas seis divisiones lideradas por alemanes se opusieron inicialmente al ejército rumano, pero en una semana, debido al trabajo eficiente del personal y las operaciones logísticas, Ludendorff reforzó esta fuerza a 16 divisiones. Los rumanos pronto demostraron no ser rival para los alemanes. A mediados de noviembre de 1916, los restos de las divisiones de Rumanía fueron conducidos hacia el norte hacia la región montañosa de Moldavia, pero escaparon de la destrucción total para luchar otro día. El 6 de diciembre de 1916, el mariscal de campo alemán August von Mackensen cabalgó triunfalmente por las calles de Bucarest en su caballo blanco.


August von Mackensen

La campaña rumana levantó la moral en Alemania, mejoró la posición del país en Europa; y lo más crítico de todo para Ludendorff e Hindenburg, les permitió reanudar la explotación de las materias primas de Rumania; sin el cual los alemanes no podrían continuar la guerra.

En diciembre de 1917, la dictadura de Ludendorff controlaba toda Europa central y la mayor parte de Europa oriental; mientras que Bélgica estuvo mucho tiempo bajo ocupación militar alemana, y los alemanes tenían una posición firme en el este de Francia. Desde el comienzo del conflicto, Berlín había invertido millones de marcos en tratar de fomentar la revolución en la Rusia zarista, una nación que había estado bajo el dominio de la dinastía Romanov durante más de 300 años. En octubre de 1917, la toma del poder de Vladimir Lenin en Rusia marcó el final de la participación del Kremlin en la Primera Guerra Mundial.

La Rusia soviética concluyó un armisticio con el Imperio alemán el 15 de diciembre de 1917, y Ludendorff escribió que “sentí como si me hubieran quitado un peso del pecho”. Finalmente pudo comenzar a dirigir sus recursos militares hacia un frente principal, un gran lujo al que los aliados estaban muy acostumbrados. (Ludendorff, La propia historia de Ludendorff)

Durante tres años, Alemania había sobrevivido a la lucha en dos amplios frentes contra el poder de Rusia, Francia y Gran Bretaña porque, como señaló el historiador canadiense, teniente coronel Donald J. Goodspeed , “durante toda la guerra, los alemanes, y especialmente Ludendorff, otorgaron una prima mucho mayor a los cerebros que los aliados”. Además, el teniente coronel Goodspeed reconoció “la excelencia del ejército alemán, que era una organización muy seria y profesional. No era de ninguna manera el ejército más grande del continente, pero era sin duda el mejor”. (Donald J. Goodspeed, Ludendorff: Soldier: Dictator: Revolutionary. Hart-Davis; 1ª ed. 1966).

General Erich Ludendorff

La verdad a menudo es impopular, y también debe reconocerse que el propio Ludendorff fue claramente el comandante más formidable de la Primera Guerra Mundial. Al final, solo la fuerza combinada de los ejércitos británico, francés y estadounidense lo dejaría en jaque mate. Las doctrinas ofensivas y defensivas de Ludendorff demostraron más imaginación y talento militar en comparación con sus rivales, como el inflexible comandante británico Douglas Haig, quizás apodado injustamente “Butcher Haig”. Sin embargo, envió innecesariamente a cientos de miles de soldados británicos a trampas mortales, donde fueron abatidos por el fuego de ametralladoras y rifles alemanes.

Por el contrario, Ludendorff no tuvo ningún problema en modificar sus tácticas si era necesario, o en reconocer la capacidad de los demás y recompensarla. Tenía buen ojo para el talento y asignó mayores responsabilidades a los oficiales de primera clase, como Max Hoffmann y Georg Bruchmüller. A diferencia de sus homólogos británicos, Ludendorff visitaba regularmente la línea del frente para ver las condiciones con sus propios ojos y entrevistar a los oficiales involucrados en los combates (Donald J. Goodspeed). La posición de Ludendorff se fortaleció al tener a Hindenburg a su lado durante toda la guerra; El papel de Hindenburg pudo haber sido mucho menos pronunciado pero, a diferencia de Ludendorff, casi nunca se irritaba y tenía nervios de acero. En los momentos difíciles, siempre calmaba y tranquilizaba a Ludendorff, que se agitaba más fácilmente.


Hindenburg, Kaiser Wilhelm II y Ludendorff, enero de 1917 (dominio público)


En sus territorios coloniales, los generales británicos y franceses estaban acostumbrados durante mucho tiempo a golpear a las fuerzas mal equipadas y no preparadas, a menudo formadas por grupos indígenas que alguna vez fueron amantes de la paz. La estructura de mando aliada puso demasiado énfasis en el rango y la edad correcta, ignorando la capacidad debido al protocolo militar arraigado y la miopía.

 

No fue hasta el 3 de marzo de 1918 cuando los bolcheviques se vieron obligados a entregarse a Alemania por escrito, mediante un tratado de paz firmado en Brest-Litovsk. Dos semanas antes, el 18 de febrero de 1918, Ludendorff ordenó una invasión alemana en todo el frente oriental, a fin de insistir en su punto de vista sobre Lenin.


El único comandante de la Primera Guerra Mundial que había estado amenazando con igualar a Ludendorff, no venía del Oeste, sino del Este. Era el gran duque Nicolás Nikolaevich, de 57 años, un general ruso popular y respetado, de seis pies y seis pulgadas de alto, ancho de hombros, y que había dedicado su vida al ejército del zar. En agosto de 1914, el Gran Duque fue nombrado Comandante Supremo de todas las fuerzas rusas. En esta posición demostró ser “un oponente despiadado y de voluntad de hierro que había mantenido unidos admirablemente a sus ejércitos y cuyas ideas estratégicas a menudo habían sido atrevidas y brillantes”. (Charles T. Evans, "Notes on Grand Duke Nikolai Nikolaevich -1856 1929-",  Northern Virginia Community College , 2012)

El zar Nicolás II cometió un grave error al año siguiente al despedir al Gran Duque, el 5 de septiembre de 1915, y luego agravó el error al designarse a sí mismo para el Mando Supremo. Cuando la noticia de la destitución del Gran Duque llegó a la sede del Ober Ost alemán en Lötzen, fue recibida con entusiasmo por Ludendorff, Hindenburg y Hoffmann. Con la salida del Gran Duque, el Imperio Ruso no solo fue despojado de su comandante más capaz, sino que, posteriormente, cada derrota sufrida por Rusia podría atribuirse al zar, como sería el caso. El despido del Gran Duque fue un factor en la caída del régimen zarista 18 meses después.

A principios del siglo XX, había un número muy significativo de ciudadanos judíos residentes en Europa central y oriental, como en Varsovia (capital polaca), Kovno (Lituania central), Vilnius (capital lituana) y Grodno (Bielorrusia occidental); ciudades que cayeron en manos de los alemanes a principios del otoño de 1915. La población de estas ciudades estaba compuesta por un 25% de judíos o más, y fueron ocupadas por los alemanes durante tres años. Ludendorff pudo haber sido antisemita pero, a diferencia de los nazis, no ordenó la persecución o asesinatos masivos de judíos o incluso eslavos, lo que pone al descubierto cuánto más extrema fue la dictadura de Hitler.

Ludendorff y Hindenburg se preocuparon principalmente por extraer el ganado y los recursos naturales de los territorios conquistados. Los autores alemanes, Jens Thiel y Christian Westerhoff, observaron cómo una de las principales prioridades de los señores de la guerra de Alemania en las regiones ocupadas, como el Báltico, “era la explotación de los extensos recursos agrícolas y forestales para el esfuerzo bélico alemán”. (Jens Thiel, Christian Westerhoff, "Trabajo forzoso",  Enciclopedia internacional de la Primera Guerra Mundial, 2014 )

En septiembre de 1916, Ludendorff promulgó una ley de trabajo obligatorio. Durante el resto de la guerra, todos los hombres alemanes, de entre 15 y 60 años, fueron empleados al servicio del estado. Aseguró que un porcentaje considerable de mujeres fueran enviadas a trabajar a las fábricas de municiones. La ley laboral alivió la crisis de mano de obra en Alemania, mientras que las trabajadoras de municiones desempeñaron un papel en el aumento de la producción de municiones y armas para la máquina de guerra alemana. Ludendorff estaba trayendo a casa el concepto de guerra total a Alemania. Además, el general implementó planes para elevar la tasa de natalidad, mejoró los estándares de vivienda, redujo la tasa de enfermedades venéreas, alentó el reasentamiento rural y contrarrestó la propaganda aliada efectiva.


Portada del libro de John Lee, "The WAR LORDS" Hindenburg and Ludendorff.

El 13 de septiembre de 1916 y nuevamente el 3 de octubre, Ludendorff ordenó a los gobernadores generales de Varsovia y Bélgica que instituyeran el trabajo forzoso, a fin de ayudar aún más a aliviar la escasez de mano de obra. La utilización por Alemania de lo que era efectivamente trabajo esclavo precedió al ascenso de Ludendorff al poder supremo en aproximadamente un año; pero lo incrementó a medida que el conflicto entraba en sus últimas etapas.

Los trabajadores esclavos consistían principalmente en prisioneros de guerra, junto con "trabajadores auxiliares" polacos y belgas, incluidos algunos miles de hombres judíos de esos países. De hecho, “los judíos estaban sobrerrepresentados en el trabajo forzoso”, pero faltan pruebas de si esto se debió a prejuicios o debido a los altos niveles de desempleo entre los hombres judíos en ese momento. Las condiciones eran deficientes en los campos de trabajo, con graves tasas de enfermedad y mortalidad. Otras potencias coloniales como Gran Bretaña, Francia y Bélgica habían explotado durante mucho tiempo la mano de obra esclava en una escala mayor que Alemania, como en sus colonias africanas, mientras que durante la guerra la Rusia zarista impuso trabajo esclavo a los civiles en la Galicia ocupada.

El castigador embargo naval británico contra Alemania y su aliado Austria-Hungría, se impuso desde agosto de 1914 hasta ocho meses después de la guerra, cuando finalmente se levantó en julio de 1919. Este bloqueo se implementó con la intención de descarrilar la economía de guerra de Alemania y de dañar a los no combatientes. Directamente debido a los efectos del embargo, cientos de miles de civiles alemanes murieron de hambre lentamente, la mayoría de ellos mujeres, niños y ancianos (las cifras de muertos oscilan entre 424.000 y 763.000). El bloqueo británico también mató a unos 467.000 civiles en el Imperio Austro-Húngaro. Quienes menos sufrieron fueron las tropas alemanas y austrohúngaras, que estaban relativamente bien alimentadas en las zonas ocupadas. (Alexander B. Downes, Targeting Civilians in War. Cornell University Press, 2008, p. 87)


"Dos granaderos mutilados", caricatura sobre Francisco José (Imperio Austro-Húngaro) y Guillermo II (Imperio Alemán). Francisco José: "Vamos, Guillermo, a nuestra tierra natal, tenemos la nuestra en la Patria".  © Biblioteca Estatal de Rusia.


El 19 de diciembre de 1917, en una conferencia del Consejo de la Corona en Kreuznach, Alemania occidental, Ludendorff expuso extensamente sus términos finales de paz con la nueva Rusia bolchevique. El ejército ruso estaba ahora terminado como una fuerza de combate adecuada, y sus tropas regresaban a casa en masa. El Kaiser, Hindenburg, el secretario de Relaciones Exteriores Richard von Kühlmann y el canciller Georg von Hertling, de 74 años, escucharon a Ludendorff formular sus demandas contra Rusia.

Ludendorff estaba implacablemente decidido a sacar una gran parte del flanco occidental del antiguo Imperio Ruso, que estaba en proceso de absorber el Reich. Incluía regiones que se extendían desde el Báltico mil millas hacia el sur hasta el Mar Negro. El liderazgo militar alemán codiciaba el petróleo, la madera, los depósitos minerales y el grano de estas regiones, lo que garantizaría que Alemania pudiera resistir fácilmente un bloqueo británico en un futuro conflicto.

Mientras Ludendorff hablaba, el secretario de Relaciones Exteriores von Kühlmann lo interrumpió, protestando contra la severidad de sus términos contra Rusia. Ludendorff tuvo poco tiempo para el culto von Kühlmann, rechazando bruscamente sus argumentos a favor de “una conciliación pacífica con Rusia”. Von Kühlmann se volvió hacia Hindenburg, de 70 años, que se había quedado profundamente dormido en un sillón junto al fuego, al igual que el canciller von Hertling. Von Kühlmann sacudió al mariscal de campo para despertarlo, pero Hindenburg, revolviendo lentamente a sí mismo, respaldó firmemente la opinión de Ludendorff.

Menos de quince días después, el día de Año Nuevo de 1918, después de haber sido persuadido a regañadientes, el exdiputado de Ludendorff, Max Hoffmann, expresó sus puntos de vista al Kaiser sobre "la cuestión polaca", es decir, el alcance de las políticas imperialistas de Alemania con respecto a Polonia. Hoffmann, una figura más moderada que Ludendorff, propuso una frontera germano-polaca no muy diferente a la frontera actual. No veía ningún sentido en obligar a millones de polacos descontentos con Alemania a permanecer en ella, y el kaiser entusiasmado estuvo de acuerdo con las ideas de Hoffmann. (Goodspeed)

A la mañana siguiente del 2 de enero de 1918, en otra reunión del Consejo de la Corona, a la que asistieron Ludendorff, Hindenburg y Hoffmann, el Kaiser entró alegremente en la habitación y señaló con precisión en su mapa dónde debería caer la frontera alemana con Polonia, atribuyendo rápidamente la propuesta a Hoffmann. Ludendorff apenas podía creer lo que estaba escuchando, y luego se enojó mucho. Su rostro se puso rosado, morado, su cuello comenzó a hincharse y las venas se agrandaron en su frente. Hoffmann miraba a Ludendorff con silenciosa fascinación.

Ludendorff protestó con vehemencia contra el hecho de que el kaiser recibiera consejos a través de canales separados, declarando que socavaba toda disciplina militar. Criticó profundamente las sugerencias de Hoffmann e insistió en que fueran rechazadas de inmediato. Ludendorff dijo que ahora quería hacer sus propias representaciones, en relación con las intenciones alemanas a través de Polonia, que eran expansionistas y lo opuesto a las opiniones de Hoffmann. Hindenburg luego asintió con su cabeza gigante con aprobación para reforzar la posición de Ludendorff, y el Kaiser, completamente desconcertado, reevaluó apresuradamente las cosas y aceptó las demandas de los señores de la guerra. Ludendorff nunca perdonó a Hoffmann por ir a sus espaldas y, a partir de entonces, solo se comunicaría con él a través de su Jefe de Operaciones, Max Bauer.


Esta historia de Ludendorff continuará con la posguerra... 


Shane Quinn

Copyright © 

Artículo relacionado del mismo autor:

República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp

08 enero 2021

8 de enero, tiempo para recordar a Cuba



por Tito Andino U.

Es imposible disociar a la revolución cubana del contexto de la Guerra Fría, por lo mismo no es posible separarla de la geopolítica internacional. Lo que si podemos hacer es disociar el proselitismo político sin apasionamiento ni favoritismos, algo difícil de conseguir ya que aun enciende la sangre de la juventud rebelde por naturaleza ante un hecho histórico trascendental y de enorme significado mundial. Se intenta evitar los antagonismos, compleja tarea, así que armonizar la historia con experiencias personales inolvidables es el cometido de esta entrada.

  

Al igual que millones de personas por el mundo, sin necesidad de ser "comunista", simpatizamos y admiramos el proceso revolucionario de la isla caribeña que tuvo el privilegio de contar con mentes brillantes como Camilo Cienfuegos, Fidel Castro y el símbolo de rebeldía en el mundo, Ernesto Guevara; personajes polémicos eso sí, amados, criticados y odiados por millones. Salvo Cienfuegos (quien murió repentinamente el mismo año del triunfo de la revolución), los otros pasaron a la historia ya sea como héroes o villanos, según el punto de vista ideológico de quien los mire. (Juan Almeida Bosque, otro de los líderes de la revolución cubana es un perfecto desconocido fuera de Cuba, a pesar de los altos cargos que ocupó hasta su deceso. Mientras el Comandante Huber Matos Benítez, un maestro de escuela y miembro inicial del proceso revolucionario, se apartó muy pronto renegando del rumbo que tomaba la revolución en 1959).


Fidel Castro en Washington D.C., 15 abril de 1959

Carismático e inteligente como él, no cabe duda que Fidel fue amado por su pueblo, tuvo que hacer "magia" para afrontar la tormenta mundial desatada por atreverse a rebelarse, literalmente, en el patio trasero estadounidense, aliarse con el "diablo" (URSS) para sobrevivir en el concierto de la política mundial fue el camino tomado. Guevara, apreciado en la actualidad por jóvenes "rebeldes" se ha vuelto más un ícono de venta de suveniers a la vez que se olvida su historia. El "Che", la persona y no el mito, es un personaje de análisis más profundo hasta en su psiquis, nunca dudó en recurrir a la pistola cuando de eliminar a los enemigos se trataba, lo que denota una dual personalidad.


El trío más famoso del mundo revolucionario; Ernesto Che Guevara, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos.

Camilo Cienfuegos, como muchos héroes anónimos de la revolución, era excepcional, quedando relegado en la historia por la fama de sus míticos compañeros de armas. En su tiempo su popularidad era tal que incluso llegó en algún momento a sobrepasar la de Fidel Castro. Conocido como "El Comandante del Pueblo" y "El Señor de la Vanguardia", el instinto nos lleva a decir que Cienfuegos fue la verdadera alma de la revolución. Descendiente de humildes emigrantes españoles (al contrario que Castro), su carácter era el típico y popular del cubano, sonrisa franca: "carácter jovial y natural desprendimiento", muy querido por su sencillez y humildad. Decía, riéndose, que estaba viviendo la vida como si fuera un sueño. "No sé si esto es un sueño o realidad" decía cuando la gente lo abrazaba o lo tocaba por un instante. 

Como otros, Camilo Cienfuegos es un héroe nacional, en 1957 ya era uno de los Comandantes del Ejército Rebelde, cargo consolidado tras la victoria de la revolución en que fue elevado al rango de jefe del estado mayor del Ejército Revolucionario con apenas 27 años de edad. Desde esa posición Cienfuegos encabezó la lucha contra los levantamientos contra-revolucionarios. El trágico y fatal destino cegó la vida del Comandante (accidente de aviación el 28 de octubre de 1959), días previos había recibido la orden de Fidel Castro para detener a Huber Matos en Camaguey (21 de octubre). Se recuerda el discurso de Fidel Castro (1 noviembre 1959) en que anunciaba a los cubanos la muerte de Camilo Cienfuegos: “¡Hay muchos Camilos entre nuestro pueblo!”.


El Comandante Camilo Cienfuegos

Como curiosidad histórica, apenas en 2009 el rostro de Camilo Cienfuegos fue colocado en la Plaza de la Revolución junto a su conocida frase "Vas bien, Fidel". Hay quienes dicen -como teoría de la conspiración- que Fidel Castro se sintió aliviado con el deceso de Camilo y que más tarde enviaría a Guevara a continuar con la revolución lejos de Cuba más que todo para librarse de él (nada es improbable). Fue Huber Matos quien divulgó la historia que fue Castro quien mandó a eliminar a Camilo por celos, en repetidas entrevistas a lo largo de su exilio Matos afirmó que él advirtió a Camilo de que se cuidara de Fidel...

Como podrán apreciar aquí no ocultamos nada (ni las afirmaciones del disidente Matos), este no es un libro de historia pero damos oportunidad para escuchar la otra cara de la moneda.


Históricas fotos. Arriba: Camilo Cienfuegos, Fidel Castro y  Huber Matos (de perfil) entrando triunfalmente a la Habana el 8 de enero de 1959. Foto del medio: Huber Matos da un discurso en que ratifica la renuncia a sus cargos y se entrega en calidad de detenido ante Camilo Cienfuegos, quien le escucha atentamente (21 octubre 1959). En la foto de abajo a la derecha observamos a Matos detenido dentro de un autobus. Matos había renunciado previamente por carta, en ella expresaba que aún había posibilidad de salvar al pueblo de la tragedia vivida, apeló a Fidel Castro para que cumpla la promesa de una revolución democrática: “¡Salvemos la Revolución, Fidel!”, Matos decía denunciar la deriva comunista del alzamiento, cumplió veinte años de prisión, cuando recuperó su libertad fue un declarado 'anticastrista', formó parte de la disidencia desde el exilio. Tras aquel episodio de 1959, a los pocos días Camilo Cienfuegos desaparecía en el mar en un fatal accidente de avioneta.


Bien, enfoquémonos en el presente. 

Es lógico considerar que con el paso de las décadas el sistema político cubano gobernante a través del Partido Comunista haya devenido en forma de dictadura del partido único, lo cual no está en discusión, por algo proclamaban en aquellos lejanos años de la era soviética "la dictadura del proletariado", lo que tampoco era tan cierto. También es verdad que durante largo tiempo se observó una especie de culto a la personalidad de Fidel Castro, lo de Cuba distaba de parecerse a esas cerradas dictaduras político-militares que conformaban la otrora alianza europea del este conocida como Pacto de Varsovia. Sin duda Cuba fue (no creo que lo siga siendo) una dictadura popular, querida por el pueblo (al menos en las primeras décadas) y con líderes carismáticos amados hasta las entrañas por su gente, pero todo pasa factura con el tiempo. 

Hoy, más de 60 años después existe dos generaciones que han vivido bajo el sistema imperante y nadie puede discutir la profunda soledad del alma colectiva cubana. Decenios de brutal bloqueo económico han arruinado Cuba y ese es el mensaje que envía Estados Unidos a quienes osen rebelarse en su contra.

He estado en Cuba y se percibe pobreza, indescriptible, en el país ya no es raro apreciar el rostro de tristeza dentro de la jovialidad del pueblo, pero no se equivoquen. No, la revolución no fracasó, fue y es la imposición draconiana extranjera con un estado de guerra económico perpetuo lo que lentamente mató el intento de desarrollar el país. Estados Unidos tiene el poder de sancionar incluso a sus aliados de la OTAN y a cualquier país del mundo cuando esos estados quieren establecer acuerdos económicos y comerciales con Cuba. ¿Qué haría usted como empresario si le plantearan una buena oportunidad para realizar actividades comerciales con alguna institución del gobierno cubano?, ¿cómo evitaría caer en la lista negra del Departamento de Estado? Tal posibilidad es un suicidio. Si alguna gran corporación internacional europea o de otro continente desea comerciar con Cuba será sancionada por Washington, no es mera retórica! la sanción se cumple!. Las advertencias están presentes de antemano, se hacen efectivas causando pérdidas millonarias a las empresas. Peor aun si las relaciones de amistad y comercio con Cuba son de carácter interestatal, vaya usted recordando, como ejemplo, lo que pasa con Venezuela e Irán por atreverse a enviarles petróleo.


El Capitolio Nacional de la Habana fue construido en 1929 para que allí funcionara la sede de las Cámaras del Congreso de la República de Cuba, el Congreso fue disuelto tras el ascenso de la Revolución. Se asemeja bastante al Capitolio de los Estados Unidos, pero también fue inspirado en el Panteón de París y la Catedral de San Pablo de Londres. En la actualidad, tras una larga restauración, es nuevamente sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba. 

Tampoco estamos para defender el "comunismo", sistema que nunca ha llegado a establecerse en ninguna parte del mundo, aunque hayan sido gobernados por partidos comunistas. Es un hecho histórico que la revolución cubana para sobrevivir a los embates estadounidenses recurrió en la época más confusa de la Guerra Fría a la Unión Soviética. Tampoco vamos a negar que Cuba se armó con arsenales soviéticos y apoyó las revoluciones en Latinoamérica, llegando incluso a intervenir en conflictos civiles africanos (como Angola) y hasta hizo presencia en la guerra del Yom Kippur (1973, Siria, Egipto y otros contra Israel). 

Tras el colapso de la URSS, Cuba quedó sola, tuvo que adaptarse, cambiar de estrategia, mutar. Ya no eran fuerzas expedicionarias militares sino ejércitos de médicos que empezaron a recorrer los países emergentes. A decir de otros, ese acto oculta intenciones políticas "intervencionistas" que no dejan de ser rumores. Desde que Cuba dejó de apoyar a las guerrillas pro-castristas las misiones de los médicos ha cumplido una función social a la vez que permite que millares de profesionales de la salud tengan una ocupación digna fuera de su país y ayuden a sus familias y al estado. Curiosamente es casi nulo escuchar sobre "deserciones" de médicos cubanos. 

También es cierto que desde hace un buen tiempo Washington decidió poner punto final a la tentativa de derrocar el sistema cubano, ya sea intentado asesinar a su líder, por medio de fallidas invasiones con exiliados y mercenarios extranjeros o pretendiendo sembrar la subversión interna. Probablemente, también los Castro pudieron dormir tranquilos (al menos sabiendo que ya no serían asesinados); no obstante, algo peor que el magnicidio les esperaba, no a ellos, sino a la población: la creciente necesidad de obtener suficientes productos industrializados y alimenticios al impedirse el comercio exterior con otras naciones y la imposibilidad de resurgir la industria, es decir, desarrollo industrial cero. Esas son las más visibles consecuencias del embargo comercial y económico que sigue imponiéndose a la isla pese a los cada vez más frecuentes reclamos de los socios europeos de los Estados Unidos y las resoluciones propuestas en las Naciones Unidas, siempre vetadas por la primera potencia mundial. 

¿Y por qué los Estados Unidos adoptaron esa estrategia? En principio un bloqueo de tipo militar pasó a convertirse en algo peor, negación absoluta de comerciar, invertir y producir. Muerte lenta, agónica de la sociedad cubana. No es que el cubano vaya a morir de hambre, hay falta de suficientes productos, pero la gente puede vivir con lo que proporciona la naturaleza. Lo que mata al cubano es la inercia y la frustración de no poder hacer nada más, la casi inexistente producción industrial trae como consecuencia que cada vez sea más difícil dar trabajo a todos, siendo la extensa burocracia un alivio para miles de familias, pero la burocracia no produce bienes de consumo ni genera una economía de mercado... 

Esa es la estrategia que Washington optó preferentemente al uso de las armas: el sistema político cubano deberá derrumbarse solo. Los gobiernos de turno en la Casa Blanca mantienen una política similar (en algo pretendió cambiar Barak Obama). Debe tenerse en cuenta el verdadero mensaje: CUBA es el ejemplo que Estados Unidos restrega en los ojos de cualquier "aventurero" que intenta desafiarle. Cuba no será destruida por la fuerza de las armas, sino por la agonía económica y la pobreza en la sociedad civil. Ese es el verdadero propósito de las sanciones y bloqueos económicos. Carece de importancia para el Poder Mundial que dicho proceso requiera de varias generaciones, los presidentes cambian, la gente nace y muere, pero la advertencia debe perdurar. Llegará el día, dicen los políticos en Washington, que Cuba y su sistema político caerá como un castillo de naipes y volverán a recuperar "sus" bienes nacionalizados por el régimen castrista.

Hasta aquí la política.


Sellos postales conmemorativos del Comandante Camilo Cienfuegos

Decía más arriba que conocí Cuba, mis apreciaciones están dichas, no hay necesidad de insistir en aquello que es evidente. 

A manera de anécdota personal compartiré algunas vivencias inolvidables de mi corta estancia por tierras cubanas. La experiencia con el deporte de los puños, el boxeo fue lo que me llevó por esas tierras... no, no, no! yo de boxeador ni para sparring mi amigo, que va! Conocía previamente por el año 1998-99 a los deportistas cubanos que solían ir a entrenar en Ecuador para rendimiento en altura, figuras importantes del boxeo, como el entrenador Dr. Aquiles Sagarra o íconos mundiales como Félix Savón (a quien estreché la mano un par de ocasiones). Un grupo de éstos fabulosos deportistas visitaron mi oficina jurídica y brindamos por la vida. En una ocasión, otro prestigioso entrenador cubano, el Dr. Pedro Luis Díaz, me presentó a un personaje menudito (igual que yo), Maikro Romero Esquirol, quien me invitara a su país en el año 2000, "si va pa´La Habana chico, bienvenido". Yo, ni corto ni perezoso llegué a su humilde hogar en el Reparto Güiteras en La Habana un mes antes de las Olimpiadas de Sidney. 

Y ¿quién demonios es Maikro Romero para que aquí se lo mencione? Maikro ni más ni menos ostenta un record singular en el deporte del boxeo: Campeón Panamericano, Campeón Mundial y Campeón Olímpico, entre muchos otros títulos internacionales, en su categoría. 

Lo primero que me llamó la atención al llegar al aeropuerto José Martí de la capital cubana fue en la ventanilla de visados. Me preguntaron: ¿dónde va a hospedarse, en qué hotel?... en la casa de Maikro Romero, respondí... silencio y cruce de miradas entre los funcionarios... "!Oyé que va a la casa de Maikro Romero..."; y otro y otra que repiten lo mismo en cadena: "! que va a la casa de Maikro Romero"... segundos de tensión... ¿había "firmado" mi sentencia de muerte?... "Bienvenido a Cuba chico!", me dijo una dama mientras separaba el tickete desprendible del visado (que nunca es sellado en el pasaporte). Esto solo sucede en Cuba, donde ser un deportista olímpico equivale a ser una estrella de Hollywood (guardando las grandes distancias) y donde está prohibido recibir visitas extranjeras en sus hogares (a menos que sea familia). 

El boxeo llegó a ser el deporte nacional por excelencia (relegando al beisbol y otras disciplinas). El deporte es una forma en que Cuba puede hacer acto de presencia en el concierto internacional, una manera de decir: Cuba existe y aquí estamos a pesar de la calamidad en que nos ha sumido el país más poderoso del mundo por habernos opuesto a su reinado global. 

No cabe duda que la noticia se regó, la presencia de un extranjero en la casita de Maikro Romero no pasó desapercibida para las autoridades. Pronto Maikro tuvo que ir a su base de entrenamiento en Guantánamo y antes de partir me presentó a un chico alto, deportista como él (basquetbolista), a la vez jefe del partido en el sector. Nada de política ni cosas por el estilo, es que muchos piensan que todo en Cuba va de política, pues no, solo amistad y unas buenas cervezas heladas, me invitó a su apartamento donde vivía con sus hermanos y hablamos de cualquier tópico, risas y alegrías para todo. Hasta el momento no han podido quitar al cubano su carácter alegre, aunque la chispa de sus ojos haya disminuido. 

La presencia foránea en casa de un famoso habanero llegó hasta las máximas instancias del poder. Nada menos que un tal Fidel Castro Ruz le preguntó a Maikro -durante la ceremonia de abanderamiento de los deportistas que viajarían a las Olimpiadas de Sidney- "¿Cómo está el amigo que está en tu casa?, ¿Cómo se llama?... Me saludas al muchacho". La historia se saldó con un libro-biografía de Camilo Cienfuegos, dedicado y firmado por el Comandante Fidel Castro. Esa noche, mientras dormía, eran como las dos y media de la madrugada se armó el zafarrancho, llegaba Maikro, Jorge Gutiérrez (boxeador) y una chica ecuatoriana que luego se casaría con Gutiérrez, con una botella de "Trópico" (aguardiente ecuatoriano de moda en esos años), Maikro entró gritando a la habitación "Tito, Tito, Fidel te envía saludos!"...  ah, ah, bueno.... (yo aun sonmoliento); "en serio, Fidel me preguntó como te llamas, dijo que te salude", pensé que bromeaba pero luego me dí cuenta que era cierto. La "ceremonia" se alargó hasta muy entrado el día, un grupo feliz alzando la copa. Al siguiente día llegó Pedro Luis Díaz, con una mirada resignada de reproche se llevó a Maikro, tenía que ir a entrenar... 

Aquella gesta en honor a Baco se saldó un mes después en Sidney: Un título de campeón olímpico y medalla de oro para Jorge Gutiérrez y una nada despreciable medalla de bronce para Maikro Romero (no pudo validar su título de campeón olímpico y medalla de oro en Atlanta 1996)... espero no haya sido por las copas demás. Historias como esas, para un libro. Al día de hoy Maikro es entrenador de boxeo juvenil en su tierra.

Nunca conocí a Fidel Castro pero esta historia es para contarla. A estas alturas quizá ya han intuido que mi favorito no era Fidel, ni el "Che", sino el joven Camilo Cienfuegos a pesar de su rápida partida.


Arriba a la izq. el de casco y barba es Camilo Cienfuegos atrás de Fidel Castro junto a Raúl Castro; Arriba a la derecha, los Comandantes Camilo y el Che en La Habana, agosto de 1959. Abajo izq. Cienfuegos junto a sus compañeros de armas; a la derecha, Camilo Cienfuegos y Fidel Castro en el arribo triunfal a La Habana, 8 enero 1959.

Para finalizar es necesario topar brevemente un tema relacionado con el deporte cubano, algo más serio. No es para nada sorprendente escuchar en las noticias que -en ocasiones- se produce la deserción de deportistas. Esto lo atribuyó a esa desesperación que va enquistándose a paso lento en una parte de los cubanos y eso no es exclusividad de la isla, la pobreza. Como no compartir ese destino trágico y forzado por la maldad de una super nación rica, dueña del Poder y que añora dominar hasta los elementos. 

Muchos han deseado probar suerte, partir a otros destinos y no estamos aquí para criticarlos; sin embargo, la inmensa mayoría de deportistas permanecen en Cuba a pesar de haber sido tentados con fama y fortuna. Estos chicos cubanos han crecido y se han forjado con otros valores, algo que difícilmente podremos emular en nuestro mundo mercantilista.

Las deserciones son un duro golpe para el gobierno cubano. Tampoco ocultaré que la gente suele callar, quien sabe por miedo o instinto de conservación, ni una palabra a nadie se impone rigurosamente en los círculos cercanos al "traidor"; afuera es otra cosa, los medios corporativos de información la transmiten como un espectáculo. Es indudable que aquellos que han pasado por esa experiencia y que fracasaron en el intento han sido tratados como escoria y hasta "criminales", rechazados -quizá por miedo- por la gente y condenados al anonimato, sus vidas no serán las mismas a pesar de que se les haya rehabilitado.  

Hace pocos días leí un artículo de un periodista deportivo cubano, que abandonó hace una década su delegación en una de las citas deportivas internacionales, Damian Delgado Averhoff, sus reflexiones son esclarecedoras, cita a un Fidel Castro ya convaleciente por su avanzada edad y la enfermedad:

 

"El atleta que abandona su delegación es como el soldado que abandona a sus compañeros en medio del combate... llegaron a un punto sin retorno como parte de una delegación cubana en ese deporte".


Epílogo


 Esta obra es un mural ubicado en el edificio del Comité Municipal Habana Vieja, representa a los líderes de la revolución que derrocó a Batista el 1 de enero de 1959. En este mural se aprecia a Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos y Julio Antonio Mella, fundador del Partido Comunista de Cuba (asesinado en 1929). la foto del mural ha sido modificada (hemos añadido el brazo que porta la bandera de Cuba).

Este artículo es una particular "visión cubana" del redactor del blog. Pienso que los valores que originaron la Revolución en Cuba siguen siendo válidos en el mundo. No se pretende hacer propaganda "comunista" ni nada por el estilo. Lo repito en interminables ocasiones -y lo vuelvo hacer- estas líneas tiene tintes de carácter histórico exclusivamente. Es lógico, evidente y natural que, al ser los Estados Unidos la potencia mundial predominante, por lo mismo, la que impone "su" "Nuevo Orden Mundial", sea materia preferente de crítica, análisis político, económico, militar y social a nivel internacional. Los cuestionamientos para nada van dirigidos a los simples ciudadanos y trabajadores estadounidenses, gente sencilla y normal como cualquier ciudadano del mundo. Alrededor del planeta se plantean estudios sobre aquellos que detentan el Poder, un poder que sobrepasa fronteras hasta convertirse en una real amenaza global. Es "natural" que se escriba sobre el intervencionismo de los Estados Unidos a lo largo de las décadas posteriores a la posguerra mundial. Un ejemplo, si la potencia antagónica de los EEUU -la actual Rusia o la China- ejerciera el papel de primera potencia mundial no cabe duda que las páginas de los medios dedicarían todos los días críticas a ese sistema. No hay otro camino que recordar la historia con la innegable e inseparable presencia del matiz político que produjo tal o cual hecho histórico.  

Para quien tenga interés, un interesante análisis de Cuba, la revolución y el presente, investigación realizada por un prestigioso estudioso y filósofo de la Universidad de Ottawa, Dr. Birsen Filip: El 62 aniversario de la Revolución Cubana: un capítulo sin precedentes en la historia mundial (el texto está en inglés) puede complementar el tema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny