Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta segunda guerra mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta segunda guerra mundial. Mostrar todas las entradas

15 mayo 2022

¿Por qué la Alemania nazi no logró crear un estado títere ucraniano en 1939?


Caballería ucraniana desfilando frente a Hans Frank, gobernador general nazi del territorio del "Gobierno General" de Polonia ocupada (septiembre de 1939, Lviv, Ucrania). (foto colorizada)



Por Alexander Dyukov
Oriental Review, 2015
Alexander Dyukov, historiador ruso, Director de la Fundación "Memoria Histórica".


El papel de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN)


En 1939, los comandantes militares alemanes tenían planes de crear un estado títere ucraniano dentro de Polonia. Este artículo discutirá por qué esto nunca sucedió.


El 1 de septiembre de 1939, las tropas alemanas invadieron Polonia. Desde entonces, este día se ha convertido en una fecha de luto por el inicio de la guerra más terrible de la historia: la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, pocas personas saben que este día podría marcar no solo el comienzo de la guerra, sino también la creación de un estado títere en Ucrania. Podría - si no fuera por las acciones de la dirección de la URSS.

En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) era un grupo terrorista clave en el que los servicios secretos nazis ponían en juego mientras preparaban un asalto a Polonia. Ese grupo estaba llevando a cabo operaciones subversivas contra los intereses polacos y soviéticos y se le dio un papel sustancial que desempeñar en los planes ofensivos de Alemania.

La contrainteligencia polaca comenzó a recibir informes amenazantes sobre esto ya en la primavera de 1939, poco después de que Hitler aprobara el plan Weiss: una guerra contra Polonia. Esto está más que claramente demostrado por los documentos de los servicios especiales polacos, conservados en los fondos del Archivo Militar Estatal Ruso.

“En Polonia, los nacionalistas ucranianos deben provocar un levantamiento, así como expandir las actividades de sabotaje”, informó el Ministerio del Interior de Polonia a fines de abril en relación con la esperada guerra polaco-alemana. En el territorio de Alemania, los ucranianos están realizando ejercicios militares que tienen el carácter de entrenamiento militar, que se llevan a cabo legalmente. Los miembros de la OUN reciben entrenamiento extraoficial, con el apoyo de elementos militares alemanes.

A mediados de mayo, los servicios secretos polacos recibieron información aún más alarmante: “El gobierno del Reich debería duplicar recientemente los subsidios para la OUN. El dinero debe destinarse al desarrollo de actividades golpistas más amplias con un carácter de sabotaje en el territorio de la Pequeña Polonia Oriental y Volhynia; esta acción está diseñada para socavar el estado polaco desde adentro".

Documentos internos de la inteligencia alemana (Abwehr) publicados en 2007 por empleados del Bundesarchiv confirman que los servicios especiales polacos recibieron información que corresponde a la realidad. En junio de 1939, los representantes de la OUN y la Abwehr se estaban preparando más que activamente para un levantamiento armado de la OUN en Polonia.



El generalmajor Erwin Lahousen, austriaco, fue un oficial de alto rango de la Abwehr durante la IIGM, participo como miembro de la Resistencia alemana antinazi y pieza clave en los intentos de asesinato a Adolf Hitler (1943-1944). Lahousen testificó voluntariamente contra Hermann Göring y otros 21 acusados ​​en los juicios por crímenes de guerra de Nuremberg en 1945-1946. Lahousen fue el primer prominente testigo de la acusación ya que era el único superviviente de la resistencia de la Abwehr. Entre otras cosas, dio testimonio sobre la muerte de cientos de miles de prisioneros de guerra soviéticos y los asesinatos de los escuadrones de la muerte -Einsatzgruppen- de más de un millón de judíos en las áreas conquistadas de la Unión Soviética, Polonia y Ucrania. (Nota adicionada por el editor de este blog)


El 13 de junio de 1939, el coronel Erwin von Lahousen, jefe de la Sección II de la Abwehr (principal responsable de llevar a cabo el sabotaje), instruyó a un representante de la OUN, Roman Sushko, para entrenar a 1.300 oficiales y 12.000 ucranianos comunes para un ataque a Polonia. En un informe fechado el 15 de julio, Lahousen señaló que en preparación para la operación Fall Weiß, el Abwehr estaba entrenando a un grupo de nacionalistas ucranianos para cometer sabotaje bajo el mando de Roman Sushko, que tenía el nombre en código de Bergbauernhilfe y consistía en aproximadamente 600 personas a mediados de agosto de 1939.

Junto con la unidad Bergbauernhilfe, los militantes de la OUN dentro de Polonia también se estaban preparando para un levantamiento antipolaco. Por orden del líder regional de la OUN en el oeste de Ucrania, Vladimir Tymchy (Lopatinsky), los miembros de esa organización comenzaron su entrenamiento militar ya en julio de 1939 en campos secretos en Silesia y los Cárpatos. Según los historiadores ucranianos, a finales de agosto alrededor de mil militantes habían sido entrenados y estaban listos para asumir sus deberes como el núcleo de las fuerzas insurgentes antipolacas.

Las unidades de combate de la OUN no solo fueron asignadas para llevar a cabo el sabotaje, sino también para tomar el poderIvan Patrylyak, historiador ucraniano contemporáneo, habla de esto abiertamente: "Según el plan de Lopatinsky, las unidades partisanas abandonarían sus escondites y habiendo tomado el poder en sus localidades, proclamarían luego la restauración del estado ucraniano y crearían su propia administración".

Mientras tanto, la división de sabotaje de la Abwehr estaba resolviendo los problemas de suministro, proporcionándoles armas, municiones y explosivos. El 18 de agosto de 1939 hubo una entrada notable en el diario de Lahousen (se puede encontrar una copia en los archivos de la Institución Hoover sobre Guerra, Revolución y Paz): 

"El entrenamiento de los miembros de Bergbauernhilfe debe continuar. Presumiblemente serán enviados a la región el 22 de agosto ... El personal militar ucraniano está recibiendo instrucciones a través del mayor Stolze, según las cuales el líder de los ucranianos, Melnyk, debe estar listo para participar en hostilidades armadas si la situación en Polonia así lo exige".

Heinrich Himmler pasa revista a las tropas ucranianas de la división SS "Galitzia", 1944


El 22 de agosto, se suponía que los saboteadores de OUN de Bergbauernhilfe serían enviados a la frontera polaca. Al igual que el otro destacamento abwehr, el batallón especial Ebbinghaus que fue entrenado para la acción en la Silesia polaca, se convertirían en la base para un levantamiento antipolaco. Sin embargo, estos planes se vieron frustrados por el Pacto Molotov-Ribbentrop.

El tratado de no agresión soviético-alemán se firmó el 23 de agosto en Moscú. Para Hitler, era una garantía de que la Unión Soviética no entraría en la próxima guerra del lado de Polonia. Para Stalin, era una garantía de que las tropas alemanas no harían acto de presencia en los países bálticos, Bielorrusia occidental o Ucrania occidental en el corto plazoFue un acuerdo cínico que no gustó ni a los fogosos comunistas ni a los fogosos nazis.

"Este pacto con Moscú eventualmente volverá a atormentar al nacionalsocialismo", escribió el ideólogo nazi Alfred Rosenberg en su diario el 25 de agosto. 

"Si también nos vemos obligados a ceder la Ucrania polaca a la Unión Soviética, entonces ese será el segundo golpe que habremos infligido, después de Cárpato-Ucrania, a la fuerza más fuerte opuesta a Moscú".

Por "la fuerza más fuerte opuesta a Moscú", Rosenberg se refería a la OUN. Su predicción fue precisa: tan pronto como llegó la noticia de Moscú sobre la firma del acuerdo soviético-alemán, a la Abwehr ya no se le permitió usar saboteadores ucranianos.  Lahousen escribió en su diario:

"En mi apartamento recibí una llamada del secretario de Estado Keppler que decía que las instrucciones habían venido de Schloss Fuschl (la residencia del ministro de Asuntos Exteriores), según la cual la 'acción' (es decir, el 'lanzamiento' del movimiento clandestino ucraniano) no debería comenzar".


Durante los días siguientes Lahousen trató de impugnar esa decisión, solo logró ganar el derecho a usar el Bergbauernhilfe con fines defensivos dentro de Eslovaquia (que es donde se estaba entrenando la unidad).

El 28 de agosto, Lahousen registró esta decisión en su diario: 

"Con respecto a los ucranianos, estoy emitiendo las siguientes instrucciones. En caso de paz: los miembros de Bergbauernhilfe deben ser contratados como trabajadores generales. En caso de guerra: al principio no se tomará ninguna medida. Después de consultas con el Estado Mayor, se tomará una decisión sobre si es posible utilizar a estas personas disciplinadas como una unidad integral".

Mientras tanto, en la clandestinidad la OUN en Polonia continuó entrenando para una insurrección armada, de acuerdo con los planes anteriores. Una movilización de partidarios de OUN estaba programada para el 28 de agosto: debían ir al bosque y clasificarse en unidades de combate.


Combatientes del Ebbinghaus


El 1 de septiembre las tropas alemanas invadieron Polonia. El 5 de septiembre, el batallón Ebbinghaus, al que se unieron los alemanes de Silesia, se apoderó del cruce ferroviario de Katowice antes de la llegada de las divisiones de la Wehrmacht. El general Busch, comandante del VIII Cuerpo de Ejército, felicitó a los miembros del personal de la Abwehr que supervisaban el batallón Ebbinghaus por este logro.

El 11 de septiembre, el Abwehr intentó una vez más llegar a una decisión sobre el uso del Bergbauernhilfe para apoyar el levantamiento antipolaco ucraniano, pero esta iniciativa se vio nuevamente obstaculizada. Sin embargo, los destacamentos de OUN en el oeste de Ucrania atacaron puestos avanzados del gobierno polaco, a la policía e incluso a pequeñas unidades militares. Los civiles polacos también fueron víctimas de los nacionalistas. El número de militantes ascendió a al menos 3.000.

Mientras tanto, Berlín se dio cuenta de que la guerra en Polonia había sido ganada. Las tropas polacas se retiraban bajo el ataque de las divisiones alemanas, generando una euforia genuina, a raíz de lo cual Hitler con precaución lanzó a los vientos la decisión de establecer un estado ucraniano títere dentro de las ruinas de Polonia. Esto fue una violación del acuerdo soviético-alemán del 23 de agosto: de acuerdo con un protocolo secreto, el oeste de Ucrania se consideraba dentro de la esfera de influencia soviética.

Los líderes de la Abwehr fueron informados de la decisión el 12 de septiembre. Esa decisión, que el Ministro de Relaciones Exteriores Joachim von Ribbentrop comunicó a los jefes de la Abwehr, se había tomado en consulta con HitlerLa entrada del diario de Lahousen para ese día fue extremadamente lacónica: "Un viaje con el jefe del departamento a Oppeln a través de Breslau. Propósito: una discusión de la cuestión ucraniana". Lahousen dio más detalles sobre esta decisión en su testimonio en Nuremberg: 

"Esta orden o directiva ... Ribbentrop también se lo dio a Canaris durante una breve discusión, fue en referencia a las organizaciones de ucranianos nacionales con las que el Amt Abwehr cooperó a lo largo de líneas militares, y que iban a provocar un levantamiento en Polonia, un levantamiento que tenía como objetivo exterminar a los polacos y los judíos ... Cuando se menciona a los polacos, se refiere especialmente a la intelectualidad, y a todas aquellas personas que encarnaron la voluntad nacional de resistencia ...". 


Por lo tanto, la Abwehr recibió permiso para hacer uso de la unidad Bergbauernhilfe y el apoyo al levantamiento armado antipolaco de la OUN. Los nacionalistas ucranianos también tenían la tarea de destruir cualquier "elemento desleal". La Abwehr no protestó, ya que esto no era nada inusual: el batallón Ebbinghaus mencionado anteriormente también cometió asesinatos en masa de polacos.

 
Andriy Melnyk, 1940


El 15 de septiembre, el jefe de la Abwehr, el almirante Wilhelm Canaris, junto con Lahousen se reunieron con el líder de la OUN, Andriy Melnyk, en Viena. Melnyk les aconsejó sobre la probabilidad de crear una Ucrania pro-alemana, occidental ("Galitzia"). Después, Melnyk dio órdenes de que se reuniera un "gobierno de coalición" para Galitzia. Lahousen, a su vez, comenzó a dar pasos concretos hacia el uso de tropas ucranianas. Su diario muestra esta entrada:

"El personal militar ucraniano está siendo transferido inmediatamente al mando del XIV Ejército (Dehmel). Notificar a Heeresgruppe Süd a través de Abwehr Sección II ... Melnyk debe seguir estando a disposición del jefe del departamento... La Sección II de la Abwehr debe proporcionar un reemplazo para el Bergbauernhilfe".

Sin embargo, estos planes fueron frustrados el 17 de septiembre. Ese día las tropas soviéticas entraron en el oeste de Ucrania y el oeste de Bielorrusia. Según Walter Warlimont, subjefe del Oberkommando der Wehrmacht, cuando el general Alfred Jodl recibió un mensaje que indicaba que las tropas del Ejército Rojo estaban entrando en Polonia, preguntó con horror: "¿Contra quién?

Este intento de crear un estado ucraniano, de acuerdo con el plan aprobado por Hitler, resultaría en que Alemania se viera obligada a una guerra contra la Unión Soviética en las peores condiciones posibles. Y así Berlín comenzó abruptamente a dar marcha atrás.

Lahousen escribe en su diario: 

“A las 0400 horas (hora de Europa Central) los rusos cruzaron la frontera polaca a lo largo de la línea Kamenetz-Podolsky-Polotsk para ocupar el territorio al este de la línea Lemberg-Brest-Litovsk-Bialystok. Por lo tanto, la situación como era el 16.9 ha cambiado... Los miembros de Bergbauernhilfe no serán enviados a la zona de intereses rusos, sino a los asentamientos ucranianos como policías ucranianos. Yarim debe ser vigilado, lo mejor de todo es el aislamiento. El 18 de septiembre debería llegar a Berlín para conversar con el jefe del departamento".


En las semanas siguientes, Canaris, Lahousen y uno de los líderes de la OUN, Richard Yary, se comprometieron a salvar "lo que es posible" organizando la retirada de los miembros de la OUN al territorio polaco controlado por los alemanes y a Hungría.


Ceremonia de juramento del UVV (Ejército de Liberación Ucraniano) septiembre de 1942, a la derecha actual símbolo de Svoboda, los tres dedos extendidos significan el juramento de fidelidad a las fuerzas armadas alemanas en la segunda guerra mundial.


La división Bergbauernhilfe fue disuelta y parte de su personal transferido a un equipo de unidades de policía en la Polonia ocupada. Sin embargo, la asistencia proporcionada por los nacionalistas ucranianos al Reich no quedó sin compensación. La OUN obtuvo estatus legal, y sus miembros fueron asignados para servir en unidades Werkschutz (custodiando los sitios de las fábricas). La población ucraniana del "Gobierno General" creado por los nazis recibió muchos privilegios; en particular a los ucranianos se les dieron casas y tiendas que habían sido confiscadas a los judíos.

Los planes para crear un estado títere ucraniano se suspendieron brevemente, solo para ser revividos en la primavera de 1941, en vísperas del ataque a la URSS. El Acta de Proclamación del Estado ucraniano sería anunciada por los líderes de la OUN el 30 de junio de 1941 en Lvov ocupada por los nazis

Los juegos que los nazis incitaron en la Ucrania ocupada provocarían la masacre de Volyn y otros crímenes contra los pueblos polaco y ruso. Como resultado, la URSS trabajó hasta finales de la década de 1950 para erradicar la clandestinidad nacionalista en el oeste de Ucrania.


Fuente original en ruso: Lenta.ru
Adaptado y traducido por ORIENTAL REVIEW.
La fuente original de este artículo es Oriental Review
Derechos de autor © Alexander Dyukov, Oriental Review, 2015

09 mayo 2022

La explotación laboral alemana en los territorios ocupados de la URSS



" `Nuevo´ en estrategia y prensa alemana" En la columna izquierda, Sello fascista del año 1941 (X); Columna derecha, Sello fascista del año 1943 "Nuestras valientes tropas desde cualquier lugar se desplazan con destreza". Artistas I. Astapov, V. Kurdov, serie "Lápiz de Lucha" No. 71. 


por Schwerpunkt 

Foro IIGM

Título original: El gran fiasco: Explotación económica alemana de la URSS.

* Todo el material gráfico y sus notas a pie de foto corresponden al editor de este blog.


La explotación laboral

 

Se suponía que la terrible escasez de mano de obra que sufría la economía del Reich sería paliada por la combinación del reclutamiento de mano de obra rusa y la desmovilización parcial de la Wehrmacht una vez se hubiera conseguido la victoria sobre la URSS


No obstante incluso durante el período inicial de victorias alemanas la necesidad desesperada de trabajadores provocó que hubiera numerosas peticiones de envío de mano de obra soviética hacia la industria, agricultura y minería alemana. En realidad había sectores donde la falta de mano de obra había causado descensos de producción como en la vital minería del carbón en la primavera y verano de 1941. Paul Pleiger, Comisionado del Reich para el Carbón, solicitaba al OKW en fechas tan tempranas como el 30 junio 1941 el envío de 83.000 prisioneros soviéticos para su empleo en las minas. Y no era solo la minería, en la agricultura alemana se necesitaban al menos 430.000 hombres según el representante del Ministerio de Trabajo del Reich, Dr. Kaestner. (Escrito de Paul Pleiger, Comisionado del Reich para el Carbón al OKW, 30 de junio 1941. Fuente: Archivo Federal de Freiburg. / Y, Reinhard Otto: Wehrmacht, Gestapo und sowjetische Kriegsgefangene im sowjetisch-deutschen Reichsgebiet 1941/42. (pág. 42) R. Oldenbourg Verlag München 1998).


Carteles de propaganda de la Alemania nazi, de arriba para abajo: "Crear armas para el frente" - "Ganar a toda costa" - "Tú estas al frente" -  "Camarada del trabajo. Luchas con nosotros. Consigue tu fuerza de trabajo" - "Proteger el cultivo nos asegura la victoria" - "Tú trabajo asegura la victoria".


La pretendida desmovilización tras la victoria no solo no tuvo lugar sino que la prolongación de la guerra provocó una espiral de movilización adicional para la que Alemania no estaba preparada. En el otoño de 1941 se asumía que con la masiva captura de prisioneros soviéticos se podría superar ese problema aunque fuera parcialmente. Sin embargo el régimen mantenía una dinámica contraria a este empleo de prisioneros. Por un lado Hitler se oponía al traslado de prisioneros soviéticos al Reich y por otro lado Himmler y su imperio se oponían al traslado de “elementos raciales indeseados” cuando se comenzaba a acometer la tarea de eliminar a los judíos en el propio Reich. Además, se contaba con la victoria final incluso en octubre de 1941. (Los prisioneros soviéticos rumbo a la retaguardia serían sometidos a marchas agotadoras sin comida, agua o cuidados médicos. Todo aquel que se desvaneciera agotado era asesinado in situ).


La oposición total de Hitler a la explotación laboral de prisioneros soviéticos es la razón última del asesinato a gran escala de un enorme número de los mismos. Hitler y el OKW se opusieron no solo a su empleo sino a su traslado a Alemania donde hubieran podido ser ubicados en sectores de la economía. 


Principios de agosto de 1941, a pesar de la desesperada necesidad de mano de obra Hitler volvió a prohibir el transporte de prisioneros soviéticos al Reich. Solo se autoriza con grandes restricciones el empleo de los mismos en la retaguardia alemana. Se utiliza como excusa el gasto que ocasionará alimentarlos con las pobres reservas alimenticias alemanas: los prisioneros serán condenados a morir de hambre para no comprometer recursos ante la presión de muchos alemanes contrarios a que el consumo de los rusos reduzcan las raciones alemanas. Las razones ideológicas han triunfando de momento sobre las pragmáticas(Ulrich Herbert: Enforced Foreign Labor in Germany under the Third Reich (pág. 140-141) Cambridge University Press 1997).


Entente Cordiale (traducción literal: "Acuerdo Cordial"), 1941, cartel de la Bélgica ocupada en la IIGM, muestra la caricatura de Franklin Roosevelt encima de una pila gigante de dinero tirada por Winston Churchill y Joseph Stalin aplastando una ciudad debajo de ellos. La propaganda nazi promovía que Rusia e Inglaterra estaban controladas entre bastidores por el presidente de los Estados Unidos, que todavía no había entrado en guerra, y buscaban destruir a Alemania.


El lector se preguntará como es posible que los alemanes asesinaran a millones de indefensos prisioneros de guerra soviéticos, no por compasión sino por un simple sentido pragmático de utilidad. Y, sin embargo, entre el otoño de 1941 e invierno de 1942, millones de prisioneros fueron asesinados por una combinación de hambre, enfermedades, falta absoluta de cuidados, marchas agotadoras hacia la retaguardia, combinadas con la diabólica propaganda, racismo, desprecio a las vidas eslavas, prepotencia ante la inminente victoria. Eso explica la tremenda mortandad de vidas en el transcurso de pocos meses. De los 3.350.639 prisioneros capturados en los primeros meses de guerra al 1 de febrero de 1942 solo sobrevivían 1.020.530.

Cuando a finales del otoño de 1941 comienza a calar la idea de que la guerra va a ser larga y que la Unión Soviética no va a derrumbarse se inician un tardío intento para asignar estos prisioneros a la economía. El 31 de octubre, Hitler anuncia que “el trabajo de los prisioneros de guerra tiene que ser explotado extensivamente para las necesidades de la economía de guerra. El prerrequisito para un trabajo productivo es una alimentación adecuada. Adicionalmente se les debería proveer una suma muy pequeña para sus necesidades diarias y si es necesario se les debería dar algún bono de productividad”.  Sin embargo, la mayor parte ya han muerto y los supervivientes están demasiado debilitados para poder trabajar cuando se les traslada al Reich. Los intentos de recuperar a los prisioneros debilitados son inconexos, descoordinados y con frecuencia saboteados por diversas agencias gubernamentales. De hecho, de 390.000 prisioneros trasladados al Reich hasta diciembre de 1941, unos 72.000 murieron en ese período. En el invierno de 1942 perecen casi la mitad de los transportados allí a pesar de no tratarse más que de una mera fracción del total de prisioneros soviéticos capturados. (Christian Streit: Keine Kameraden: Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945. Taschenbuch 1997)

El resultado es que de los 3.350.000 prisioneros capturados hasta marzo de 1942 tan solo unos 166.880 –alrededor del cinco por ciento- son finalmente empleados como trabajadores en el Reich alemán. (Ulrich Herbert: Hitler´s Foreign Workers: Enforced Foreign Labor in Germany under the Third Reich (pág. 147-157) Cambridge University Press 1997).


Otro ejemplo de la típica propaganda nazi, este cartel de 1942 en ruso dice: "¡La lucha por tu liberación comenzó hace un año! Tu gratitud es tu labor"

Los propios altos funcionarios de los Ministerios de Trabajo hablan sin tapujos sobre el sinsentido de transportar a prisioneros agotados en vagones abiertos y sin calefacción en lo más duro del invierno para que solo lleguen cadáveres, como atestigua en una conferencia el Dr. Werner Mansfeld, director departamental del Ministerio del Trabajo del Reich. Se alaban las posibilidades de trabajo de los rusos pero se insiste en que hay que dar unas condiciones mínimas de alimentación para extraer un trabajo productivo. (Memo de la conferencia del Dr. Werner Mansfeld el 19.02.1942. Fuente: Archivo Federal de Freiburg).

Posteriormente se irá asistiendo a una lenta transferencia de prisioneros de guerra al Reich para efectuar trabajos relacionados con la construcción, agricultura, industria y minería. Las cifras aumentan lentamente. La mayor parte de los prisioneros soviéticos han perecido de hambre y agotamiento en los primeros seis meses de la campaña militar. Un número significativo terminará en unidades militares alemanas como auxiliares (Hiwis) ante la necesidad perentoria por llenar las plantillas de las diezmadas divisiones alemanas. El número de Hiwis es considerable, varía entre los 600.000 hasta el millón de hombres, no todos eran prisioneros de guerra (un alto porcentaje si). Una parte de los prisioneros terminó enrolada en brigadas de trabajo en las zonas de retaguardia de los grupos de ejército germanos, casi siempre dedicados a la reconstrucción y mantenimiento de las comunicaciones. En cualquier caso, la aportación de los prisioneros de guerra soviéticos a la economía alemana fue casi nula, la francesa fue muy superior a pesar de que el número de prisioneros franceses era menor cuantitativamente.


La élite político-militar-económica francesa, colaboracionista de la ocupación nazi, demostró sus dotes explotando a la clase trabajadora y a los ciudadanos franceses a quienes ofreció un trabajo "próspero" en Alemania. Las élites se enriquecieron con la barata y casi esclava mano de obra francesa. Estos carteles de reclutamiento para trabajar en Alemania son el más claro ejemplo. La élite temía más a los trabajadores y fuerzas populares francesas que al propio ocupante nazi. 


Aunque la mayoría de prisioneros en la zona ocupada estuviera en labores de reconstrucción de comunicaciones, se emplearían miles en la propia industria y minería. Dado el nivel de destrucción y sabotaje sufrido estuvieron más realizando tareas de desescombro y reconstrucción antes que actividades productivas propiamente dichas. No obstante, la situación de malos tratos e inanición prosiguió a la vista de la población civil con el consiguiente efecto moral y expectativas sobre las intenciones alemanas. Las necesidades forzaron a cierto pragmatismo, el 1 de julio de 1942, el Führer impone el reclutamiento de 60.000 prisioneros para la minería en el Donbass, sin embargo, este objetivo es irrealizable, a finales de septiembre tan solo hay 39.000 hombres de los cuales apenas la mitad puede trabajar debido al agotamiento, enfermedad e inanición. Los rendimientos fueron muy bajos como cabía esperar.

La economía alemana necesitaba no de miles sino millones de trabajadores en cualquier caso. En la primavera de 1942 y con una lenta recuperación de la logística ferroviaria se comienza la deportación de población civil en los territorios ocupados sin el menor miramiento. Hasta la primavera de 1942 se había recibido una cierta cantidad de trabajadores voluntarios aunque del todo insuficiente para la industria alemana, ante la perentoria necesidad se abandona cualquier pretensión de convencer a la población por las buenas y se utilizan métodos brutales de redada y secuestro de personas. Una de las razones es que los trabajadores voluntarios son tratados tan inhumanamente que en seguida trasciende por las cartas y noticias las condiciones en que se encuentran, eso actúa de freno para posteriores incorporaciones. Además, varios miles de ellos son devueltos enfermos en terribles condiciones. Obviamente no era el mejor incentivo para que acudan voluntarios.

Fritz Sauckel, el brutal gauleiter nombrado Plenipotenciario para la Aplicación de Mano de Obra, utilizó métodos de cacería de esclavos, logró deportar a casi 2,5 millones de trabajadores soviéticos al Reich. Los esfuerzos se concentraron en las zonas de Ucrania Occidental y Bielorrusia, ninguna zona fue dejada de lado. Un esfuerzo salvaje y sin concesiones. Si tenemos en cuenta que durante todo el tráfico de esclavos a través del Atlántico del siglo XVI hasta el principio del XIX se transportaron unos 12 millones de personas en casi 300 años, la deportación alemana de 2,5 millones en tan solo dos años cobra una tremenda dimensión. (Patrick Manning, "The Slave Trade: The Formal Dermographics of a Global System" in Joseph E. Inikori and Stanley L. Engerman (eds), The Atlantic Slave Trade: Effects on Economies, Societies and Peoples in Africa, the Americas, and Europe (pág. 119-120) Duke University Press, 1992).


"Libérame", 1942, obra de los Kukryniksy. El texto dice: "¡Soldado del Ejército Rojo! Los alemanes quieren esclavizar al pueblo soviético. Lucha. ¡No perdonar la fuerza y ​​la vida misma, por su tierra, por su hogar, por la vida y la libertad de un padre, esposa e hijo, por el poder soviético, por la Patria! ¡Muerte a los ocupantes alemanes!"


En septiembre de 1944, cuando se alcanzó el máximo de población extranjera trabajando en el Reich, había nada menos que 2,4 millones de civiles soviéticos de un total de seis millones (el 40% del total). Si a eso sumamos los alrededor de medio millón de prisioneros soviéticos supervivientes, la mano de obra soviética en el Reich, ya fuera militar o civil, sumaba nada menos que el 36% de todos los trabajadores extranjeros, cifrada en unos 7,6 millones de extranjeros. (Hein A.M. Klemann, ‎Sergei Kudryashov: Occupied Economies of Europe: An Economic History of Nazi occupied Europe 1939-1945. (pág. 157-158) Berg 2012).

Los civiles soviéticos trabajaron prácticamente en todos los sectores, especial atención en la agricultura e industria. Desde el principio se practicó con ellos el “apartheid” más estricto y las raciones más escasas que los trabajadores de naciones occidentales. Los trabajadores en el campo tendrían condiciones ligeramente mejores que en la industria o minería gracias a que podían nutrirse mejor. Las raciones fueron tan escasas que incluso los nazis más endurecidos coincidieron que para conseguir un rendimiento mínimo laboral hay que aumentarla, ante la queja de los empleadores alemanes. En cualquier caso las raciones estaban compuestas por alimentos de baja calidad e insuficientes para trabajos pesados. Las pagas son mucho menores que la de trabajadores alemanes desempeñando las mismas tareas y, además, se les gravan con impuestos, tasas y gastos de “manutención”. En líneas generales, el suministro, alojamiento y atención a los trabajadores soviéticos deportados es increíblemente penoso, peor que el de sus homólogos occidentales. (Dietrich Eichholtz: Geschichte der deutschen Kriegswirtschaft 1939-1945. Vol. 1 (pág. 203-217) K. G. Saur München 2003).


Carteles de propaganda en neerlandés, italiano y ucraniano de reclutamiento de obreros extranjeros para trabajar en Alemania.

Cartel de propaganda alemana en idioma polaco. "Hagamos trabajo agrícola en Alemania".

El programa de deportación se realiza de manera tan salvaje y con tan poca atención a los deportados que algunos son devueltos por falta de condiciones para efectuar los trabajos o falta de cuantificación profesional. Las deportaciones adquieren un grado tan alto que muchas regiones quedan sin trabajadores para recoger las cosechas o efectuar trabajos que son vitales también para los alemanes como atestiguan los informes y quejas de la policía alemana en Kiev. (Internet Encyclopedia of Ukraine- Ostarbeiter

La productividad en la industria es inferior a la de los trabajadores alemanes libres, así en la minería en 1942 la productividad de los prisioneros y deportados soviéticos es un 37% de los trabajadores alemanes. A principios de 1943 se mejoran algo las condiciones de vida en especial la nutrición. Además, se inician programas de entrenamiento de trabajadores y la concesión de pequeños privilegios y tabaco, lo que tiene como consecuencia el aumento de la productividad hasta un 60-70%. A pesar de estas mejoras la productividad se mantendrá baja toda la guerra y el número de enfermos es enorme. El 1 de junio de 1944, el 18% de todos los prisioneros de guerra soviéticos se encontraban en el listado oficial de baja por enfermedad. Las mejoras logradas por una mejor alimentación se vieron contrarrestadas por el empeoramiento de las condiciones de vida como el alojamiento. El empeoramiento, en parte, es resultado de la interminable ofensiva aérea aliada y las dificultades alemanas para suministrar ropa, alojamiento y cuidados médicos, pero también de la discriminación sufrida por los trabajadores extranjeros del este, situados en las últimas escalas de la sociedad del Reich. (Ulrich Herbert: Enforced Foreign Labor in Germany under the Third Reich (pág. 309-315) Cambridge University Press 1997).


El artista polaco-estadounidense Arthur Szyk en "Para ser fusilados como enemigos peligrosos del Tercer Reich" (1943)


El ritmo de civiles soviéticos deportados sufrió un frenazo consecuencia de la contraofensiva soviética en el invierno de 1943, las regiones bajo dominio alemán del Don y Ucrania Oriental se ven comprometidas. La situación militar había terminado con las iniciales grandes capturas de prisioneros soviéticos y las deportaciones se concentrarían en las zonas todavía conservadas, sin poder mantener el ritmo previo.

El segundo frenazo en la deportación de civiles se produce en el otoño de 1943, los soviéticos reconquistan Ucrania Oriental y otras zonas. Pese a ello las deportaciones continuarán hasta el verano de 1944 en que los alemanes son definitivamente arrojados de suelo soviético; en realidad, a nivel cuantitativo, han caído mucho antes al reducirse drásticamente la zona y población de los territorios ocupados. En Bielorrusia, zona que permanecerá más tiempo bajo control alemán, las deportaciones tropiezan con la acción de los partisanos que dificultan las operaciones.

Los alemanes intentaron llevarse consigo a toda la población civil en edad útil, especialmente varones, ante la certeza de que serán reclutados por el Ejército Rojo. Sin embargo, la falta de material rodante y personal alemán y la rapidez del avance soviético hacen imposible una evacuación sistemática. Los soviéticos podrán pues reclutar a cientos de miles de hombres para reponer las enormes bajas sufridas.

En general, la productividad es baja en todos los sectores. Como es obvio, los deportados no tienen ningún deseo en trabajar para los alemanes y bajo condiciones terribles. Los informes de los encargados alemanes están plagados de casos de trabajadores soviéticos que se derrumban en sus bancos de trabajo o en los pozos de carbón debido al agotamiento y malnutrición. El porcentaje de enfermos era altísimo, alcanzando a veces hasta un tercio del total, restando productividad al conjunto de las plantillas. Los prisioneros en los campos de concentración ocupan, como de costumbre, el último lugar en las asignaciones. Aunque se realizaron intentos para mejorar en algo las raciones y condiciones de vida de éstos, el régimen nazi no logrará nunca superar la fundamental contradicción, para extraer un trabajo productivo los trabajadores tienen que ser bien tratados, alimentados y vestidos.


 Afiche soviético "Trabajo de choque  un bastión del poder defensivo de la URSS". V.B. Koretsky,1941


Cartel soviético de 1941, "Me puse detrás de la máquina...". Ventana TASS de la Unión de Artistas de Irkutsk, Departamento de Arte Siberiano del Museo de Arte Regional de Irkutsk 


Resultados de la explotación laboral

Los alemanes sufrieron dos grandes problemas durante toda la guerra. Por un lado, el mayor e inmediato, la falta de trabajadores en todos los sectores. Este problema fue acuciante y no admitía medias tintas, era imposible movilizar todos los recursos sin cubrir las millones de vacantes que la tremenda movilización de la Wehrmacht había creado. Desde este punto de vista los alemanes lograron a trancas y barrancas y mediante el empleo de una violencia salvaje resolver el problema a medias

A mediados de 1939 Alemania contaba con 39.1 millones de trabajadores alemanes (de ellos 24.5 millones de varones, 14.6 millones de mujeres y 0.3 millones de extranjeros) Con la movilización en 1940 ya solo se contaban con 34.8 millones de trabajadores alemanes (20.5 millones de varones, 14.4 millones de mujeres y 1.2 millones de trabajadores extranjeros y deportados); y, en los años posteriores esta cifra iría cayendo hasta tener un déficit de unos cuatro millones de trabajadores. Ese déficit fue creciendo como consecuencia de la espiral de movilización antes y después de Barbarroja y, según los años, osciló entre los seis y los nueve millones de puestos de trabajoComo sabemos parte se cubriría con trabajadores extranjeros. Hacia el otoño de 1944 había unos seis millones de extranjeros en el Reich, de ellos unos 2.5 millones eran soviéticos (40% del total) (Richard Overy: The Penguin Historical Atlas of the Third Reich (pág. 130-131) Penguin Books 1996).


Ventanas TASS, 1942, de la Región de Tomsk que destacan el trabajo de los soviéticos en la Gran Guerra Patria. (Museo Regional de Costumbres Locales de Tomsk - Siberia)

Sobre el papel se habían podido cubrir las vacantes. De todas formas y a pesar de la perentoria falta de mano de obra, los alemanes no vacilaron en asesinar a unos 3.5 millones de prisioneros soviéticos, hombres jóvenes que constituían una obvia reserva de mano de obra, y a millones de judíos que podían haber tenido una participación productiva en vez de ser asesinados

Una vez más, los imperativos ideológicos y raciales marchaban por delante de lo pragmático. Ni en la última etapa de la guerra el Reich logró liberarse de la contradicción entre sus exigencias ideológicas y prácticas. El absoluto desprecio a la vida humana que exhibieron los gerifaltes nazis tenía también su contrapartida económica. El asesinato de prisioneros agotados para sustituirlos por otros procedentes de campos de concentración podía ser una posibilidad factible en puestos de poca especialización como trabajos de construcción, progresivamente era imposible ocuparlos en puestos de trabajadores especializados, como algunas circulares tenían que recordar a los responsables políticos.

El segundo problema era de productividad de esa mano de obra. Si analizamos los resultados de la explotación laboral de los deportados y prisioneros soviéticos veremos que fue bastante inferior a la de los trabajadores alemanes libres. El problema de la productividad no es baladí. En sectores como la minería una productividad individual media del 50% de los prisioneros significaba que se necesitaba el doble de personal para extraer la misma cantidad de carbón o mineral y eso cuando ya faltaba personal en las plantillas, era un desastre para la economía bélica. En otros sectores, dependiendo de la procedencia, los porcentajes variaban. En general, los menos productivos fueron los prisioneros de guerra que no pasaron del 60% de la productividad de un trabajador alemán, debido a la malnutrición y malos tratos y llegaría a un 80-90% en el caso de las mujeres soviéticas que no sufrieron ese trato tan terrible. (Cifras de Bericht über die Tätigkeit der Chefgruppe Wirtschaft in Reichsministerium für die besetzen Ostgebiete, 20 November 1943, Berlin, citadas por Walter N. Sanning en Soviet Scorched-Earth Warfare: Facts And Consequences en Institute for Historical Review. Y, Christoph Buchheim: Die besetzten Länder im Dienste der deutschen Kriegswirtschaft während des Zweiten Weltkrieges. Ein Bericht der Forschungsstelle für Wehrwirtschaft. Vierteljahrsheft für Zeitgeschichte. Vol. 34, nº 1, enero 1986).

En suma, tras múltiples vaivenes (crímenes de lesa humanidad en la Unión Soviética), Alemania logró la mano de obra justa para sostener su guerra mundial, aunque la necesidad de mano de obra fue una de las consecuencias del fracaso de la invasión de la URSS


"Con el mundo en un hilo - la cuerda de hitler". Poster de 1944. M.M. Shcheglov. Ventana TASS Tomsk (Museo Regional de Costumbres Locales de Tomsk - Siberia)


Próxima entrega: La agricultura soviética bajo dominio alemán

-----

*Este artículo es continuación de: La industria soviética bajo ocupación alemana en la segunda guerra mundial

Fuente:

Foro IIGM

02 mayo 2022

La Batalla de Berlín en caricaturas


Imágenes sobrepuestas en un poster del artista soviético Boris Efimov.


por Tito Andino

para la selección de gráficas y resumen de textos


Es poco lo que se puede añadir como dato histórico sobre la "Batalla de Berlín" (16 abril  -  2 mayo de 1945) entre los remanentes de los ejércitos alemanes y  el Ejército Rojo, lo que se ha tenido que escribir se encuentra plasmado en los textos de historia e interesantes documentales. De allí la necesidad de aportar con algo que despierte la curiosidad de aquellos lectores apasionados por la temática.


"Acabemos con la bestia fascista en su propia guarida". L. Elkovich. 1944. Poster No.101 de una serie de artistas de Leningrado conocida como  "Lápiz de Combate" (o Lápices de lucha o de batalla", "Боевой карандаш" en ruso; o, en inglés¨: "Battle Pencil".


La sátira anti-nazi de los grandes caricaturistas soviéticos aporta un nuevo capítulo a la saga de nuestra serie: "La segunda guerra mundial en caricaturas". Para quienes no las han visto, pueden hacer un recorrido visual de las anteriores entregas: "La batalla de Stalingrado en caricaturas", "La batalla de Leningrado en caricaturas", "La Batalla de Moscú en caricaturas".


El artista Víctor Denisov (Deni), arriba, refleja al jefe nazi en esas caricaturas: "¡Así es como se ve la bestia alemana ahora! Para que respiremos y vivamos, ¡acaba con la bestia!" (1943) y, "El rostro del hitlerismo" (1941). Las dos secuencias de abajo son variantes del mismo Víctor Denisov: "¡La escoba del Ejército Rojo barre en el suelo a los espíritus malignos!" (1943). (Haga click sobre las imágenes para verlas a mayor resolución)

Curiosamente a inicios de 1945 apenas los Aliados habían ingresado en una pequeña zona del territorio del Reich y en el frente oriental los soviéticos aparecían cerca de las fronteras de Prusia oriental. 

Poco antes del comienzo de la Batalla de Berlín, la ciudad era ya un montón de ruinas, la aviación anglo-estadounidense -igual que en otras ciudades- había reducido Berlín a escombros (2.600 hectáreas arrasadas y 800.000 casas destruidas, 52.000 berlineses muertos, alrededor de 100.000 heridos en los hospitales, cerca de 1.300.000 personas evacuaron la capital por sus propios medios, pero el flujo de refugiados era constante hacia la ciudad). 

Debido a la audaz contraofensiva germana en el oeste - batalla de las Ardenas - los Aliados occidentales solicitaron al mando soviético iniciar la ofensiva que desvíe el ataque alemán. El 12 de enero de 1945 ("Ofensiva del Vístula-Óder") los soviéticos inician un gran avance desde el Báltico a los Cárpatos al que hizo frente el Grupo de Ejércitos del Vístula de la Wehrmacht, en apenas diez días toman gran parte de Polonia, penetran en Silesia y Prusia Oriental hasta alcanzar el río Oder. 


Dos llamativas caricaturas de 1945 del artista soviético Yuliy Ganf para la revista "Krokodil" sobre la defensa de Berlín, el flamante Volkssturm, Arriba: "¡Juramos que si nos retiramos, que fusilen a nuestros abuelos y bisabuelos!...". Abajo: "¡Juramos que si nos retiramos, que fusilen a nuestros hijos y nietos!..."


La reacción de Goebbels como Comisario del Reich para la defensa de Berlín fue incorporar a las unidades del Volksstürm a hombres viejos, enfermos y adolescentes de las Juventudes Hitlerianas, durante la ofensiva Berlín recibió el apoyo de dispersos fanáticos combatientes extranjeros de las SS cuyas unidades habían sido aniquiladas.


 
El Volkssturm desfila delante de Hitler y Himmler, caricatura de los Kukryniksy, 1944


Cartel de 1944 (Lápiz de Lucha No. 102) de Vladimir Galba "Sobre la movilización total en Alemania".



"Fritzen movilización total"

Para febrero de 1945 los Aliados avanzan hasta el Rin, a inicios de marzo el Ejército de Patton avanza ya en Alemania central;  en el otro frente los soviéticos toman Budapest y para marzo se hacen con Pomerania, asedian Königsberg y Breslau; cincuenta kilómetros los separan de Berlín al establecer  cabezas de puente en la ribera occidental del Oder. Se destaca que los Aliados avanzan rápidamente con poca resistencia, llegar a Berlín o a Praga está en la mente de los generales y hasta Churchill consideraba que la capital del Reich no debía quedar bajo control soviético. Hasta 1943 el presidente Roosevelt aun pensaba y así declaró, que: "Estados Unidos debe recibir Berlín".





En honor a la verdad, los soviéticos si consideraban a los Aliados como camaradas de armas, algo que siempre ha estado en duda en Occidente que siempre vieron con recelo los progresos del Ejército Rojo. Es tarea difícil encontrar propaganda Aliada que remarque la lucha conjunta contra el nazismo, como los ejemplos aquí expuestos (haga click sobre las gráficas para verlos a mayor resolución). 

Ya se avizoraba un futuro conflicto con los soviéticos que, por su lado, tuvieron que luchar encarnizadamente por cada metro de terreno.  Sin embargo, todos eran conscientes que en la Conferencia de Yalta (febrero 1945) Occidente y Stalin acordaron dividir Alemania en zonas de ocupación

El territorio al este del Elba, que comprende Berlín, quedó demarcado como zona soviética, por tanto, el Ejército Rojo debió encargarse de tomar la capital del Reich. Eisenhower ordenó el 15 de abril de 1945 detener el avance de sus tropas, no debían sobrepasar el Elba. (Los aliados occidentales tampoco ansiaban involucrarse en el asalto final de una gran urbe que implicaría enormes pérdidas, es un hecho histórico que desde el desembarco en Normandía hasta el fin de la guerra evitaron asaltar grandes ciudades, tenían a su favor las temibles flotas de bombarderos que asolaron Alemania).

 


Moderna caricatura de "Sputnik", recreando el encuentro histórico entre tropas estadounidenses y soviéticas en Torgau, 25 de abril de 1945. Acto conocido como el "espíritu del Elba".

Estadounidenses y soviéticos se encuentran en Torgau el 25 de abril, las fuerzas alemanas quedan cortadas en dos, la batalla de Berlín ya estaba en marcha, el plan fue rodear la ciudad y someter a la resistencia nazi con el empleo masivo de la artillería y los tanques que ayudaron a los grupos de asalto a penetrar en el centro de la ciudad a pesar de las barricadas. El Instituto de Física Káiser Wilhelm fue otro de los objetivos de guerra del Ejército Rojo, instalación de investigaciones avanzadas sobre energía nuclear, los soviéticos se hicieron con valiosa información y muestras de uranio y agua pesada.


Kukryniksy y Boris Efimov reflejan la voluntad de lucha de los generales alemanes. "No me dejes... madrina querida" (1944); y, "Los generales de Hitler atraviesan incendios, agua y ... tuberías de alcantarillado" (1945)



"Nuevo fotograma del retrato del Fuhrer" (Galba) y boceto de la caricatura "El Fuhrer ha llegado al mango y al sentido" (Ganf). 1945

Según Hitler, en sus delirios, Berlín sería la tumba del Ejército Rojo, el Reich hitleriano de los mil años no tenía los recursos materiales y humanos para tremenda tarea e impuso su voluntad sobre su séquito, decretó la destrucción de todo lo que se mantenía en pie y que pudiera ser de utilidad al enemigo denegando la supervivencia de la población (Orden Nerón), "si no son dignos de luchar no merecen vivir". La soga en el cuello pendía lista para castigar al que osara alzar la bandera blanca o desertara. 


"El último peón restante". V.I. Kurdov y L.Y. Elkovich, 1944 (Lápiz de Lucha    No 98)


El 20 de abril de 1945, Adolf Hitler aceptó que la derrota era evidente, para el 24 de abril el cerco de Berlín estaba completado. Hitler se negó a huir de la capital, se suicida el 30 de abril, mismo día del asalto soviético al Reichstag. 


Dos caricaturas de 1945 de Boris Efimov


!Ha llegado el año nuevo! (1945) 

Dos curiosidades de la sátira soviética. Izquierda, la "ficha criminal" de Hitler (revista Krokodil 1941); y, derecha, un trazo hecho sobre una hoja de papel original con el sello oficial de Hitler encontrada en la Cancillería del Reich, el dibujo corresponde a Boris Ivanovich Prorokov, mayo 1945.



I. Semenov. "Estire las piernas, en la guarida se juega la huida de los alemanes, recogen los restos y pertenencias en un ataúd sobre ruedas, y resumiendo sin mucho pesar Berlín, tal vez, habrán de dejar". (1945, revista Krokodil")




La bandera roja es izada en la mañana del 1 de mayo de 1945. El 2 de mayo, Helmuth Weidling que ha asumido la comandancia de Berlín firma la capitulación.

En la actualidad, a orillas del río Spree, afueras de Berlín, en el célebre parque Treptower, se alza la estatua de doce metros de un soldado soviético con una espada en la mano y una niña alemana en la otra, pisotea la esvástica partida. El monumento se erigió entre 1946 - 1949 como homenaje a los más de setenta mil soldados del Ejército Rojo que cayeron en la batalla de Berlín.

 

¡Aplastaremos al enemigo! Más que otras cosas desagradables, Hitler tiene miedo de estas pinzas. Se acerca la hora ¡agarrado en las tenazas, el bandido poseído por demonios será aplastado!" (1945), obra de Nikolái Dolgorúkov. Derecha: Poster "¡Feliz Año Nuevo!" (1945)

En el Treptower se encuentran numerosas representaciones artísticas sobre la guerra en el frente oriental. También reposan los restos de más de 7.000 soldados del Ejército Rojo. Cada 9 de mayo es visitado por miles de personas para conmemorar el Día de la Victoria y rendir tributo a los soldados. Siendo la estructura más grande de este tipo en toda Alemania también es el monumento antifascista más grande de toda Europa occidental. En una placa reza: "El pueblo soviético salvó a la civilización europea del fascismo". 


K. Eleseev, "Berlín hoy. Callejón de las Victorias".  Revista "Krokodil" (1945)

Selección de pósteres y carteles relacionados con la Batalla de Berlín

El siguiente material gráfico no corresponde exclusivamente a la Batalla de Berlín, pero está relacionado por su cercanía y mensaje con el combate final que puso fin a la guerra en Europa. 

 
"¡Los pasos del Ejército Rojo son formidables! ¡El enemigo será destruido en su guarida!" (1945) Autor: Víctor Denisov (Deni).



Mikhail Mikhailovich Cheremnykh, "Nuevas divisiones alemanas", TASS No. 1085, 1944. "El director de las Juventudes Hitlerianas informa triunfalmente a Hitler que el 70% de los jóvenes nacidos en 1928 han sido enviados al ejército. (De los periódicos)"



Vladimir Galba, "Romance total. Se sienta junto a la chimenea y mira con angustia, como el último vasallo se quema" (1945); y, M. Cheremnykh, "Bandidos fascistas en su círculo", TASS No. 1341 (1945)


              "La aritmética simple" (1944) L.Y. Elkovich, "Lapiz de Lucha", No 99



Pavel Petrovich Sokolov-Skalia, "¡Feliz año nuevo!" , TASS No. 1123, (1944); y, L. Elkovich, A. Kazantsev. 1944 Póster "¡Feliz 1945!", Lápiz de Lucha número 103



Kukryniksy, "Tres años de guerra", TASS No. 993 (1944)



Mikhail Mikhailovich Cheremnykh, "Se acerca la hora", TASS No. 985 (1944). Texto: "De un despiadado castigo aterrador / del que no escapará, el pulpo alemán. / Golpes amenazan al monstruo: / Ahora aquí, ahora allá."




Nikolai Fedorovich Denisovskii - Pavel Sokolov-Skalya - Vasilii Ivanovich Lebedev-Kumach. "Nuestro milésimo golpe", TASS No. 1000, 1944. Texto: "Quiero que la pluma esté a la par de la bayoneta… (V. Maiakovskii) Estoy orgulloso de que la pluma haya sido equiparada a la bayoneta, / Y entre otras armas en la batalla / La palabra ardiente del bolchevique / Ayuda a infligir un golpe contra el enemigo. / ¡Maiakovskii! Al realizar su sueño, / tanto el poeta como el artista están en su puesto. / Versos y prosas, dibujos y afiches vibrantes / ¡Masacra al enemigo incansable y amenazadoramente!".



    "Boceto para el cartel". Exposición de las obras de autor. Vladimir Galba (1945)



Pavel Sokolov-Skalya - Vasilii Ivanovich Lebedev-Kumach. "En la ´Avenida de las Victorias´ de Berlín", TASS No. 1236 (1945). Texto: "Berlín levantó las manos y gritó “¡Kaput!” / Nuestros tanques avanzan por la “Avenida de las Victorias”: / Federico se asusta y Bismarck tiembla, / Y la sombra de Hitler huye sin mirar atrás. / ¡E incluso el nombre “Avenida de las Victorias” aparentemente ha cambiado a “Avenida de Kaput!”. Derecha, "Rusos en Berlín", TASS No. 1239 (1945)



Vladimir Galba, "Naturaleza muerta



Petr Ashotovich Sarkisian, "El último satélite", TASS No. 1059 (1944) Texto: "Al principio Hitler tenía un “trono/ que descansaba sobre cuatro patas. / Primero perdió una de sus patas / Y luego otra - ¡crack! / Quedan dos patas. / Y luego solo una, / Una pata bastante inestable. / Pero pronto esa también se romperá. / ¡No pasará mucho tiempo!"



Aleksandr Nikolaevich Volkov, "¡Ningún fortín salvará al enemigo!", TASS No. 1212 (1945) Texto: "Cada día y hora multiplicamos / Los incontables golpes contra el enemigo. / ¡ No hay fortín en el mundo / que salvará a la pandilla enemiga!"



Kukryniksy, "Hitler y su máquina de guerra", TASS No. 1102 (1944) "Poeta! No desperdicies palabras innecesarias. / La moraleja es clara para cualquier espectador: / la máquina ha comenzado a averiarse, / es hora de que su conductor se rinda". - Kukryniksy, "El último número del programa", TASS No. 1119 (1944) Hitler: "¿Por qué fui a ti, Rusia, con toda Europa en mis manos..."




"1945 está llegando. ¡Juicio y muerte a los malditos enemigos" 



Kukryniksy, TASS No. 1145 (1945), "Hitler humanitario"; y, Pavel Sokolov-Skalya, "La conclusión final de su sangrienta dictadura", TASS No. 1214 (1945) Hitler declaró: “En Alemania los Aliados sólo encontrarán ruinas, ratas, hambre y muerte”. (De los periódicos)



M. M. Shcheglov, "La Alemania nazi condenada" (1945)



Kukryniksy, "Un golpe al corazón", TASS No. 1233, abril de 1945. Inscripción en el mapa: Berlín



W. Pavchinsky, "Kaput" (1945), Museo de Arte del Lejano Oriente



Viktor Nikolaevich Denisov (Deni), "¡Cosechas lo que siembras! -No puedes escapar de la justicia!", (1945)



"Kaput" TASS No. 1247 (1945)



Petr Ashotovich Sarkisian, "Hitler lee su fortuna", TASS No. 1101 (1944) Hitler ha ido a Berchtesgaden “a estudiar su horóscopo”, es decir, a consultar a las estrellas sobre su destino. (De los periódicos) "Por miedo, Hitler está adivinando / ¿Adónde correr? / Desde el este, el oeste y el sur, / se avecina un desastre. / Las constelaciones forman una soga. / La respuesta: / De la retribución justa No hay escapatoria". - Petr Ashotovich Sarkisian, "Adivinación de Año Nuevo", TASS No. 1126 (1945) Hitler, vencido por el miedo, / hizo adivinación en el Año Nuevo. / Se sienta, murmura "Cuarenta y cinco, / ¿qué significará para mí?" / Derritió cera en el plato. / Una sombra se proyectó sobre la pared. / "¿Qué es? ¿Qué es? / ¡Oh! ¡Una soga! ¿Para mí? ” / "¡Para mi!" -gritó como un poseso-. / ¡Aquí... una soga... sobre mi cabeza! / ¡Cuarenta y cinco, cuarenta y cinco, / el año de la retribución fatídica!



Petr Mitrofanovich Shukhmin, "Un final sin gloria", TASS No. 1248, mayo 1945. En la imagen, el mariscal Zhukov parece severo. ¿Están aquí los alemanes? Están esperando órdenes. “¡Que entren!”. Los alemanes, tres, del más alto rango, / Por las razones que todos conocen / sombríos rayan con sus bolígrafos. / Habiendo perdido la guerra, en Berlín / han añadido su firma, “¡Kaput!”



Fiódor Nelyubin, "Día de la victoria. buitre derrotado" 



Vladimir Galba, "Capitulación incondicional" (1945)

**********
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny