Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas

08 febrero 2022

La prensa "libre" apoya la estrategia militar occidental para la guerra

 

The Big Type War of the Yellow Kids, 1898. Caricatura del enfrentamiento  Pullitzer / Hearst. Esta caricatura editorial es obra de Leon Barritt. La caricatura refiere a los dos grandes magnates de la prensa de su época, Joseph Pulitzer (1847-1911) y William Randoplh Hearst (1863-1951), disputándose la apropiación de un personaje, "The Yellow Kid" (1895) de Richard F. Outcault. "The Yellow Kid" era un niño calvo en camisón con sus travesuras, que apareció en las tiras de Down Hogan's Alley, fue el primer personaje norteamericano en aparecer periódicamente alcanzando tal popularidad como para incrementar las ventas del periódico que lo publicaba. En la ilustración aparecen los editores de periódicos Joseph Pulitzer y William Randolph Hearst, de cuerpo entero, vestidos como Yellow Kid, cada uno empujando contra lados opuestos un pilar de bloques de madera que deletrea WAR. Esta es una sátira del papel de los periódicos de Pulitzer y Hearst en incitar a la opinión pública estadounidense a ir a la guerra con España. Esta caricatura fue publicado por primera vez el 29 de junio de 1898. REPOSITORIO: División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso Washington, DC 20540 EE. UU. Fuente: Wikimedia Commons



Taiwán y Ucrania, los ejemplos de actualidad 


Introducción por el editor del blog

 

Las tensiones suben y bajan de tono en la crisis ucraniana, provocada por los rusos conforme afirman al unísono todos los medios alineados al atlantismo (OTAN); o, ante la agresiva y provocadora expansión de los ejércitos occidentales en el Este de Europa hacia las fronteras rusas conforme el Kremlin.


Se especula con movilizaciones del ejército ruso hacia Ucrania, listos para la inminente invasión. Aquí cabe recordar que Ucrania, el este ucraniano más concretamente, está en guerra desde 2014. Resulta evidente que la región del Donbass es prorrusa, sea porque la mayoría de su población es ruso-parlante, sea por afinidad histórica, etc. El Donbass se refiere a la cuenca del Donets una área importante para el desarrollo económico e industrial que comprende unos 60.000 km² con las provincias de Donetsk y Lugansk.

Algo evidente, en descargo de los dos bandos, los ejercicios militares son parte de la rutina (que aburrido sería ser soldado sin jugar a la guerra), el entrenamiento de los ejércitos tiene su razón de ser y se practica por todo el mundo. Nada de conspiraciones. 

Pero, toda la prensa mundial desata la histeria anti rusa debido a que moviliza tropas a sus fronteras occidentales y realiza maniobras bélicas junto a Bielorrusia, o, practica maniobras navales en aguas internacionales, ¿reprochable? Supongamos que sí, que en realidad se trata de una provocación y preparación para una supuesta invasión no solo a Ucrania, del Este de Europa y de toda Europa! Los rusos deben estar ansiosos por provocar la Tercera Guerra Mundial! ¿En qué se ha transformado la Santa Rusia? preguntan sollozantes en las democracias occidentales.

Sin embargo, los perturbados medios de "información" atlantistas y del mundo occidental -sería bueno referirnos a ellos en su sentido real- medios de embrutecimiento intensivo, padecen una especie de amnesia informativa al negarse a relatar las gigantescas movilizaciones militares por tierra, aire y mar en el centro y este de Europa por parte de la OTAN que practica "juegos de guerra" muy reales ya que suelen incluir bombarderos estratégicos nucleares en las narices rusas.

Y no solo "juega" a la guerra nuestra querida OTAN, sus dotes de pacificadores -mensajeros de paz- ha sido apreciada mundialmente en Yugoslavia, Irak, Libia, Afganistán, Siria, también en África y ahora saca músculo en Ucrania, siempre con respaldo global de los principales medios de desinformación masiva. 


Parte del material bélico de EE. UU. en espera para partir desde Texas para Europa, febrero de 2020. Imagen Bill Mesta USN Military Sealift Command.


Que el editor de este blog miente como un bellaco, dirán algunos escépticos. ¿Quién puede recordar a la opinión pública que es el "Defender Europa" que dirige Estados Unidos? Recordemos algunos recientes actos con una Europa casi paralizada por la pandemia y que no pudo contemplar a decenas de miles de soldados y miles de tanques participando en "Defender-Europe". 

La OTAN, dirigida por el Pentágono, entrena a los soldados de Europa y otros aliados por todo el mundo para luchar contra el "enemigo", que no es otro más que Rusia, ahora también China. Es notorio debido a que explícitamente señala a Rusia como oponente de su estrategia militar y a su seguridad. Aún esto es relativo, esa calificación puede extenderse a cualquier país que ingrese en la categoría del "Eje del Mal" (Corea del Norte, Irán, Siria, etc). 

"Defender Europe 2021" reeditó el despliegue estadounidense más grande desde la segunda guerra mundial en varios países europeos y los trasladó a Europa del Este para iniciar la "batalla" contra el "enemigo" (y siguen allí). Rumanía, Bulgaria, estaban entre los principales campos de maniobras dirigidos desde el territorio alemán; los Balcanes (incluso Kosovo), excepto Serbia, participaron en las maniobras militares. Los estados bálticos también. 

La declaración oficial de Estados Unidos es que no solo viene a "defender a Europa", si no que el gran ejercicio “demuestra nuestra capacidad para servir como socio estratégico de seguridad en las regiones de los Balcanes occidentales y el Mar Negro, al tiempo que mantenemos nuestras capacidades en el norte de Europa, el Cáucaso, Ucrania y África”. 30 ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN se reunieron en Bruselas en marzo del 2021 y comunicaron que: "Rusia, con su comportamiento agresivo, socava y desestabiliza a sus vecinos e intenta interferir en la región de los Balcanes". En 2022 ya no son los Balcanes el foco de "desestabilización" ruso, el discurso se mantiene cambiando al protagonista, Ucrania.

El "Defensor" no se ha olvidado de África. En junio del 2021, en el marco de Defender-Europe, “defendió” Túnez, Marruecos y Senegal, con una vasta operación militar desde el norte de África hasta África occidental, desde el Mediterráneo hasta el Atlántico, diseñado para "contrarrestar la actividad maligna en el norte de África y el sur de Europa y para defender el teatro de la agresión militar del adversario". No especificaron quiénes son los “malignos”, suponemos que es otra referencia a Rusia y China.

A pesar que el "Defender Europe 20" se canceló en parte, las áreas de práctica en Europa del Este se cumplieron en Polonia y Estonia con ejercicios de las brigadas de tanques. En Escocia, incluyó maniobras aeronavales con bombarderos nucleares estratégicos estadounidenses B-2 "Spirit" que despegaron de Fairford (Inglaterra) en "misiones" sobre ‎Islandia y el Atlántico Norte junto a cazas noruegos, todos los aviones ‎preparados con las nuevas bombas nucleares B61-12 a ser desplegadas pronto en varios países europeos. ‎


Ejercicios militares OTAN en Europa, foto archivo 

Ese es el verdadero escenario para el que se entrenan las ‎tropas de Estados Unidos en Europa, a sabiendas que un verdadero enfrentamiento entre la OTAN y Rusia sería ‎inevitablemente de naturaleza nuclear. El General estadounidense Tod D. Wolters, jefe del EuCom (Comando Europeo de los Estados Unidos), a la vez, Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa (Comando de Combate Unificado), declaró ante el Senado de Estados Unidos, 20 febrero 2020: "Las fuerzas nucleares, garantía suprema de la seguridad de los aliados, ‎respaldan toda operación militar estadounidense en Europa".

¿Alguien tiene idea de dónde se efectuarán las maniobras del "Defender Europe 2022"?, la respuesta parece lógica.

Revisemos dos artículos extractados y unificados sobre la estrategia político-militar occidental respecto a sus actuales "archienemigos" (Rusia y China, el orden real puede ser China y Rusia, según los intereses económicos globales).


*****

El medio online en inglés Friday (FRIDAYEVERYDAY) parte del Friday Culture Ltd, cuya nota de presentación resume la realidad mundial del monopolio de los medios expresa: 


"¡Nos gustan las matemáticas! Solo dos lugares, Estados Unidos (4,7% de la población mundial) y Europa Occidental (2,52%), son las fuentes de noticias abrumadoramente dominantes para el planeta, que contienen las tres principales agencias de noticias, además de todos los principales periódicos y canales de televisión de noticias. El resto de nosotros, más del 90% de la humanidad, sentimos que nuestros puntos de vista no deben ser excluidos".


Bien Friday publicó el 25 de noviembre 2021, "Strategists admit West is goading China into war" (Los estrategas admiten que Occidente está incitando a China a la guerra), por Phill Hynes (analista de riesgos especializado en geopolítica) y Nury Vittachi (editora de Fridayeveryday.com). En lo principal (extractos) señalan:



CHINA (1)

"SÍ, QUEREMOS LA GUERRA. Pero solo una pequeña, por favor, seguido de una rendición rápida. Estados Unidos está trabajando diligentemente con Australia y el Reino Unido para incitar a China a lo que esperan que sea una guerra limitada sobre Taiwán, según estrategas militares. Al atacar continuamente a la gigantesca nación en desarrollo, el objetivo es obligarla a disparar la primera bala, y luego usarla para pintar a China como el protagonista, el matón contra el que el resto del mundo debe unirse". Para prepararse para esto, los socios en el esquema se están uniendo. Más bien como la "coalición de los dispuestos" en la Guerra de Irak, Estados Unidos está presionando para otra desventura, a través de una coalición de coaccionados.


El papel de los medios

Los medios de comunicación occidentales están desempeñando un papel clave en este proceso. 

1) Los medios trivializan o hacen la vista gorda ante una serie cada vez más larga de movimientos claramente agresivos por parte de los Estados Unidos, que incluyen:

Estacionar buques de guerra en las puertas de China; celebración de regatas navales de vela en el estrecho de Taiwán; aterrizar altos funcionarios estadounidenses en suelo taiwanés en aviones militares; crear una zona artificial de "espacio aéreo taiwanés" y alegar falsamente "incursiones" o "violaciones" de la misma; proporcionar en secreto entrenadores militares en la isla mientras miente al respecto; invitar a Taiwán a una cumbre sobre la democracia como si fuera una nación. Y muchas otras desviaciones militares y diplomáticas de los acuerdos de status quo.

2) Los medios de comunicación están pintando las respuestas instintivas y totalmente predecibles de China de que "no tolerará los intentos de promover la independencia de Taiwán" como evidencia de nuevos actos impactantes de "agresión creciente". La verdad es que todos los observadores de China saben que son las mismas declaraciones que han emitido durante décadas, prácticamente con las mismas palabras.

3) Los medios de comunicación están impulsando exageraciones y desinformación sobre la "muerte de Hong Kong", el "genocidio de Xinjiang", la "inminente invasión de Australia", etc.


¿Por qué las potencias occidentales están haciendo esto? 

Ciertamente quieren desestabilizar a China y hacer retroceder el desarrollo y el posicionamiento del país en el mundo en unas pocas décadas. Pero eso es solo parte de un objetivo más grande. Sienten la necesidad de hacer esto principalmente porque las potencias occidentales han reconocido que Asia pronto será el centro del poder económico mundialNada impedirá que eso suceda.


Asia será el centro económico del mundo: imagen muestra Chongqing en China, por Ming Chen / Unsplash


Esto significa que el tiempo se está acabando para garantizar que Asia esté dominada y controlada por Estados Unidos y sus aliados en el otro lado del mundo, en lugar de por los propios asiáticos, trabajando juntos como vecinos


Los líderes mundiales salientes necesitan que las potencias entrantes conozcan su lugar en el "Orden Internacional Basado en Reglas" bajo la administración de los redactores de estas reglas. La democracia liberal occidental debe conservar su primacía, y las democracias consultivas de Asia deben ser descartadas como "autocracias" o regímenes "autoritarios" / "totalitarios".

Los medios de comunicación han estado preparando al mundo para el conflicto durante años. Los halcones de Estados Unidos invirtieron enormes sumas de dinero y tiempo en financiar la disidencia en Asia y asociarse con los medios de comunicación occidentales para crear la impresión de que la gente de Hong Kong, Xinjiang, Tíbet y Taiwán quieren la independencia de China continental, aunque las encuestas muestran abrumadoramente que esto es lo contrario de la verdad. Los hongkoneses se oponen firmemente a la independencia, como lo confirman incluso las encuestas organizadas por grupos pro-occidentales hostiles a China.

Estos imaginarios "gritos de independencia" son necesarios para la siguiente etapa del proceso: empujar a China a lo que solo puede describirse como una guerra engañosa y limitada sobre Taiwán; uno de los objetivos es alcanzar los objetivos más amplios de socavar tanto a China como a la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

La guerra o "conflicto venidero" con China ha sido discutido en múltiples foros y publicaciones, entre los cuales se encuentra un nuevo libro de Elbridge Colby, uno de los escritores de la Estrategia de Defensa Nacional de los Estados Unidos. Argumenta Colby que la escalada de las tensiones de Taiwán en un conflicto le da a Estados Unidos la oportunidad de ganar, a diferencia de una carrera armamentista de la Guerra Fría. Una carrera armamentista eventualmente sería ganada por China, que está en camino de ser más rica y más fuerte que Estados Unidos, "los costos económicos podrían ser paralizantes, estresando seriamente la economía estadounidense, la fuente última de la fuerza militar de Estados Unidos".


Estados Unidos no puede ganar una carrera armamentista contra China, que algún día será más rica y poderosa de lo que es. Imagen por Major Dale Greer/ Flickr


Estados Unidos no puede ganar una carrera armamentista contra China, que algún día será más rica y poderosa de lo que es.


En cambio, Estados Unidos puede empujar a China a un conflicto limitado sobre Taiwán, con los medios de comunicación pintando a China como el matón y a los Estados Unidos como el caballero blanco. Si se hace bien, la escaramuza uniría al resto de los países del mundo contra China y en el lado estadounidense. 

Los socios en los medios de comunicación ya han logrado gran parte de este trabajo al pintar a Xinjiang y Hong Kong como lugares destruidos por China, y sugerir que están llenos de poblaciones que agitan banderas desesperadas por un modelo de gobierno de los Estados Unidos.


La repentina aparición de carteles que invitan a las tropas militares estadounidenses a invadir son estándar entre los activistas en las comunidades donde opera la Fundación Nacional para la Democracia; Imágenes de múltiples fuentes


"China debe ser provocada para iniciar cualquier escalada del conflicto, para que siempre aparezca como el agresor", escribe el periodista de defensa Aris Roussinos, resumiendo la estrategia de Colby. El liderazgo chino, carente de habilidades de relaciones públicas o una voz en la anglo esfera, será pintado como el agresor, asumen los estrategas. 

Pero, ¿no habrá bajas taiwanesas? Sí. A China "se le debe permitir atacar de la manera más indiscriminada posible", en este escenario. "Colby insta además a Estados Unidos a no proporcionar a los posibles objetivos civiles defensas aéreas, razonando que los daños colaterales avivarán la ira pública contra China necesaria para ganar una guerra", agrega Roussinos. 

En otras palabras, la muerte de ciudadanos taiwaneses (el "daño colateral" que menciona) sería un golpe de relaciones públicas para la parte estadounidense. "Obligar a China a escalar podría ser de nuestro interés (de Estados Unidos)", señala Roussinos. (Uno se pregunta si este escenario ha recibido atención de los tanques pensantes de "daños colaterales" en Taiwán).


Este enfoque, cuando se escribió originalmente, recomendó atraer a aliados estadounidenses como Japón e India al equipo de Estados Unidos para contener a China, y también inscribir a Australia, así como a Vietnam y otros vecinos. 


Es evidente que en 2021-2022 podemos ver una acción concertada en todos estos frentes con los medios de comunicación occidentales retratando a China como el agresor, las personas con una comprensión más profunda de los asuntos internacionales pueden ver lo que realmente está sucediendo en Taiwán. 

Lo aterrador es que el intento actual de incitar a China a la guerra tiene apoyo bipartidista en el país más rico y poderoso del mundo.


UCRANIA (2)


Por su parte, Seth Mallick, de Friday, en su artículo del 28 de enero 2022,"Press stunned as Ukraine leader points finger at west" (Prensa atónita cuando el líder de Ucrania señala con el dedo a Occidente), desvela que debajo de la superficie hay una historia muy diferente de las tensiones ucranianas. Veamos (extractos):


El líder ucraniano dice a los periodistas que Rusia no es el principal problema, ES LA PRENSA. En un impresionante e inesperado estallido de espontaneidad, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky dijo la semana pasada que los problemas actuales de su país provienen del oeste y no del este.

 

Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania (foto archivo)


"La campaña para pintar a Rusia como agresor es enorme, pero hay grietas. La colocación de tropas de Putin en la frontera con Ucrania “no es diferente al año pasado”. (Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania)

Los temores de una guerra inminente se basan en las noticias de que Rusia tiene tropas en la frontera que comparte con el país, pero esto no es inusual, y hubo una reunión similar de soldados hace un año. La verdad es que el nivel de amenaza no había cambiado, expresó el presidente en una conferencia de prensa.

Además, la verdadera amenaza para Ucrania no es Rusia, sino la “desestabilización de la situación dentro del país”, dijo a los periodistas. La causa del pánico fue la propia prensa, expresó Zelensky. Los corresponsales en el evento estaban desconcertados. El evento fue "un encuentro ligeramente surrealista", según Sarah Rainsford de la BBC.

El líder ucraniano criticó a los diplomáticos estadounidenses, británicos y otros países occidentales que huían del país, como si la guerra tan descrita fuera realmente real. Negó que Ucrania fuera un barco que se hunde, pero incluso si lo vieran así, “los diplomáticos deben ser como capitanes. Deberían ser los últimos en abandonar un barco que se hunde”.


¿Qué está pasando realmente?

Las potencias occidentales parecen estar repitiendo su estrategia de Taiwán en Ucrania. El primer paso es viajar al territorio de alguien y alterar el statu quo hasta que los vecinos reaccionen. El segundo paso es acusar airadamente a los vecinos de ser agresivos y expansionistas, aunque literalmente no hayan salido de su propio territorio (a diferencia de los acusadores). El tercer paso es trabajar con la prensa para engañar al mundo sobre qué lado está desestabilizando la situación y así justificar la expansión militar. En última instancia, el objetivo es empujar las fronteras de la OTAN hacia el este, justificar un mayor gasto militar e intentar unir aún más al mundo contra las comunidades que Occidente siente que deben ser "contenidas".


Está funcionando


La OTAN ofrece diálogo y transparencia a Rusia, pero militariza su frontera. © Sputnik, Vitaly Podvitski. 

El plan está funcionando. Rusia está siendo pintada universalmente como el agresor, y la actividad militar del oeste está aumentando. El gobierno del Reino Unido está enviando armas y tropas a Ucrania y llamando a otros miembros de la OTAN a "unirse". Estados Unidos dice que tiene 8.500 soldados listos para partir.

En el frente de los medios, el mensaje es prácticamente idéntico en todos los medios: Rusia de repente se muestra amenazante, por lo que los buenos se ven obligados a responder. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo que EE. UU. estaba comprometido a ayudar a Ucrania a “defenderse”.

La BBC presentó al político Tobias Ellwood para explicar que todos los problemas son culpa de Rusia. (El mismo hombre es utilizado por los medios de comunicación como fuente de comentarios negativos sobre China). La redacción de la BBC siempre “olvida” mencionar los antecedentes de Ellwood. Formó parte de la Brigada 77, una unidad de propaganda del ejército británico centrada en la guerra psicológica, las operaciones de los medios y los "métodos de influencia especial".

Cuán diferente verían las noticias los espectadores si supieran la historia completa: “Somos los medios y estamos a punto de mostrar las opiniones de una persona capacitada para difundir desinformación a través de los medios”.


Problemas con la narrativa

Así como la relación cuidadosamente equilibrada entre Taiwán y China continental se ha mantenido durante años, con períodos alternos de calma y tensión, lo mismo ha ocurrido en Ucrania. Rusia ha colocado regularmente tropas en su frontera con Ucrania y viceversa.  

Como dice el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, las tensiones militares son un hecho de la vida a largo plazo entre los dos países, y el nivel de amenaza no ha cambiado, a pesar de que todos los medios de comunicación occidentales dicen que sí.


Fuente: BBC. Expansionismo de la OTAN


La OTAN lleva años declarándose una fuerza "defensiva" en lugar de "expansionista", mientras que sus acciones muestran que hace exactamente lo contrario, año tras año. Este diagrama publicado por la BBC muestra solo parte de la expansión hacia el este de la OTAN desde entonces.

El problema de fondo es que la OTAN prometió no expandirse hacia el este. Lo ha hecho en repetidas ocasiones. Nunca se llama por esto. Sin embargo, esas promesas exactas están bien documentadas en los libros de historia, tanto en Occidente como en el Este, como saben todos los estudiosos de la historia europea reciente. 

En 1989 y 1990, Europa atravesó un gran terremoto político, con la caída del Muro de Berlín y numerosos eventos relacionados. Las potencias occidentales y la Unión Soviética celebraron una serie de reuniones para asegurarse mutuamente de que no se aprovecharían de la reorganización con fines de expansionismo agresivo.

El lado ruso, representado por Mikhail Gorbachev, tuvo que jugar limpio. El país tenía una gran cantidad de otros asuntos urgentes en el plató, por lo que su argumento era simple: Moscú no se movería hacia el oeste, siempre que el oeste no se moviera hacia el este.

La OTAN incumple continuamente esas promesas hechas a Moscú, la promesa de "ni una pulgada" ha sido ignorada, y los diplomáticos occidentales dicen que nunca tuvo la intención de ser duradera y que, de todos modos, nunca se puso por escrito. Los archivos de seguridad nacional de la Universidad George Washington, revelan otra cosa. (VER La negación de la historia. ¿Por qué la OTAN no cumple sus compromisos con Rusia? )


¿Qué pide Rusia hoy?


Que la OTAN detenga su programa de construcción de bases de misiles en países fronterizos o cercanos al territorio de Rusia. Pide a la OTAN que retire las tropas de Polonia, Estonia, Lituania y Letonia. Insta a la OTAN a dejar en claro que Ucrania no está siendo preparada para unirse, lo que dañaría aún más el acuerdo de 1990.


Putin no puede ganar

Al igual que China, Rusia será pintada como agresora haga lo que haga. Las potencias occidentales serán retratadas como las defensoras, hagan lo que hagan. Pero, mientras la prensa adopta un ángulo claramente prooccidental, los académicos y el público tienen una gama de puntos de vista mucho más amplia.

Usted afirmó que 'la OTAN es una alianza defensiva'. No se percibe de esa manera en Rusia”, escribió Robert Morley, ex miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. en una carta a The Economist publicada hace pocos días. “Nuestra decisión de expandirnos a áreas previamente dominadas por la Unión Soviética reforzó la percepción de que la OTAN está aplicando agresivamente políticas perjudiciales para los intereses políticos y de seguridad de Rusia”.

La respuesta de Rusia “es relativamente moderada en comparación con la reacción estadounidense al esfuerzo de Moscú por establecer una presencia militar en Cuba durante la década de 1960”, agregó.

Pero si bien hay pocas esperanzas de que los principales medios de comunicación alguna vez pierdan su sesgo a favor de la OTAN, el crecimiento de los medios independientes en todo el mundo da esperanzas de que eventualmente se escuche un conjunto de voces más diversas e inclusivas.

Mientras tanto, los halcones occidentales vuelven a hacer sonar los tambores de guerra, pero Oriente, hasta ahora, siempre ha mostrado más paciencia de la esperada.


Fuente: Fridayeveryday.com

(1) Strategists admit West is goading China into war

(2) Press stunned as Ukraine leader points finger at west

21 enero 2022

La negación de la historia. ¿Por qué la OTAN no cumple sus compromisos con Rusia?



Introducción por el editor del blog

Estados Unidos no acepta firmar garantías de seguridad a Rusia en el tema más importante de todos y mantiene su intención de ubicar misiles nucleares en las fronteras de Rusia, así de simple. El otro punto son la prolongación de las famosas "revoluciones de color" en los ex estados soviéticos para desestabilizar a la Federación Rusa. A todo esto, Washington espera "resignación" del lado ruso, exige que su política exterior no sea perturbada. 


Denunciar esto no puede ser tildado ni de anti-estadounidense, ni de prorruso. Debemos considerar las palabras del investigador estadounidense Paul Craig Roberts: "Washington ha demostrado que Estados Unidos representa una hostilidad potencialmente mortal hacia Rusia".

La OTAN ha instalado misiles en Rumania y Polonia (bases  controladas por EEUU). Y hay quienes se burlan presentando un mapa de la inmensa Rusia comparada con la indefensa Europa. La pregunta es, ¿quién amenaza a quién? Es verdad que Rusia tiene la capacidad de destruir las bases de misiles estadounidenses usando, a su vez, sus misiles, no necesita enviar un ejército terrestre e invadir esos países. En ese sentido Rusia si que podría vencer a las fuerzas convencionales de la OTAN en Europa del Este (la OTAN es pequeña ante Rusia en número de tropas y no podrían librar ningún tipo de lucha contra los ejércitos rusos). Esto en teoría, ya que aquello implicaría que Rusia se vea forzada a invadir Europa del Este, como consecuencia provocaría que Estados Unidos movilice sus ejércitos para la lucha.

Desde la desaparición de la URSS, tres décadas atrás, en ni una sola ocasión, Rusia ha mandado un mensaje o ha hecho demostraciones de hostilidad hacia Europa. Al contrario, Rusia ha cumplido sus compromisos suscritos desde el fin de la segunda guerra mundial - Acuerdos de Yalta - en que los Aliados definieron por mutuo consenso sus zonas de influencia europea (al fin y al cabo fueron los nazis quienes provocaron tal cosa... gracias al inicial apoyo de Occidente). 

Ha sido la URSS quien cedió ante Europa y Estados Unidos por su incapacidad de mantener unido al Pacto de Varsovia, respuesta a la creación de la OTAN. La Primavera de Praga hace más de medio siglo es la prueba que su sistema no funcionaba. Sí, el supuesto sistema económico comunista resultó ser un experimento social condenado al rotundo fracaso. No se puede vivir solo de teorías. 

¿Quién amenaza a quién? En 2014 no fue Rusia quien planificó romper el compromiso de mantener las zonas de influencia para su seguridad. El caso de la Crimea rusa puede ser sustentado en cualquier foro histórico y político; y, desde la desaparición de la URSS, Ucrania no es el único caso (lo hemos abordado en otras ponencias). En el presente, la posición de Rusia es clara, no puede permitir que Ucrania sea miembro de la OTAN, porque eso significa una cosa: Instalación de bases de misiles de la OTAN/EEUU en Ucrania. Esa es la cuestión, Rusia se vería obligada a actuar en Ucrania en lugar de permitir que aquello sucediera. O, si se intenta instalar misiles se verá forzada a destruirlos.

Reflexiona Paul Craig Roberts que: "Rusia no se va a sentar y esperar a que eso suceda. Ciertamente... antes de usar la fuerza, es probable que Rusia coloque misiles nucleares a 200 millas de las costas del Atlántico y el Pacífico de los Estados Unidos como una restricción para que Washington convierta una acción convencional discreta en una guerra nuclear para salvar la cara. Washington, en su arrogancia y estupidez, se ha preparado para una derrota que le resultará difícil de aceptar, especialmente porque Washington la habrá traído sobre sí misma".

Es posible que la guerra nuclear sea el resultado. Eso se basará en estúpidas decisiones desde la Casa Blanca que no son las intenciones de Rusia. Occidente está presentado a Rusia una "amenaza inaceptable" que Rusia tendrá que contrarrestar. En estos días de deliberaciones entre las dos superpotencias, "ni Washington ni su brazo de la OTAN escucharon a los rusos decirles que las bases militares en las fronteras de Rusia son inaceptables. Como el Kremlin ha encontrado que la razón y la diplomacia son inútiles para tratar con Occidente, la perspectiva de construir una seguridad europea común ya no está en su mente. Rusia "no tiene más remedio que implementar una política de contra-contención y contra-intimidación". Habiendo rechazado la seguridad de Rusia, Occidente puede esperar la guerra", afirma Craig Roberts citando las palabras del viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Grushko. ("By Refusing Security to Russia Washington Has Opened the Door to War".- Paul Craig Roberts. Institute for Political Economy, 12 enero 2022)

Ese es el idílico paraíso pos-atómico que nos ofrece Estados Unidos una vez consumada la destrucción apocalíptica causada por una guerra nuclear. No obstante, hay "optimistas" en Occidente que esperan que aún será necesario el uso de fuerzas terrestres para acabar con el enemigo y que Estados Unidos pueda prevalecer... Luego, la "globalización" podrá seguir su planificado rumbo comercial en medio de un infierno radioactivo.  

Pero, en el mundo real, la verdadera seguridad contra las armas atómicas es la coexistencia pacífica y no la capacidad para tomar medidas ofensivas con una fuerza abrumadora. Un ataque contra cualquiera de estas potencias será seguido de inmediato por un contra-ataque atómico devastador.

La segunda parte que viene es un monumental aporte histórico documentado que desbarata el "inocente" discurso de los Estados Unidos de que la OTAN nunca ofreció garantías de seguridad a Rusia... La importancia del material documental es trascendental -para compartirlo- (las fuentes originales en inglés se encuentran detalladas apropiadamente). Se debe concientizar a la opinión pública que los EEUU/OTAN, al negar seguridad a Rusia, están abriendo la puerta a la guerra. Una guerra que irremediablemente será nuclear, sin ganadores ni perdedores, sin buenos ni malos.

Hay mucha gente que cuestionará estos análisis realizados por la "izquierda radical", ante ello solo cabe hacer uso de la historiografía para demostrar quién tiene la razón, políticamente hablando. Polemizar sobre los "buenos" y los "malos" no tiene sentido, eso lo dejamos para los descerebrados... que abundan.


Lanzamiento de un misil Trident II desde un submarino US Navy en la costa California, 26 marzo 2018. Reuters


Parte II

Expansión de la OTAN: Lo que escuchó Gorbachov

El sitio web en inglés de investigación "La Transnacional. Por la paz por medios pacíficos" ha presentado a sus lectores una asombrosa reseña histórica de los Acuerdos Gorbachov y líderes occidentales. Lo siguiente es historia pura y no propaganda. El lector sacará las conclusiones de quien miente al mundo entero. Los documentos y notas que reproduce la mencionada página web fueron publicadas originalmente por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington "NATO Expansion: What Gorbachev Heard". 


Por: Svetlana Savranskaya y Tom Blanton

Los autores: Svetlana Savranskaya y Tom Blanton del National Security Archive, cuyo libro más reciente, "The Last Superpower Summits: Gorbachev, Reagan, and Bush: Conversations That Ended the Cold War" (CEU Press, 2016) analiza y publica las transcripciones desclasificadas y documentos relacionados de todas las cumbres de Gorbachov con presidentes estadounidenses, incluidas docenas de garantías sobre la protección de los intereses de seguridad de la URSS.

"¿Quién prometió qué a quién sobre la expansión de la OTAN?"El Archivo compiló estos documentos desclasificados para un panel de discusión el 10 de noviembre de 2017 en la conferencia anual de la Asociación de Estudios Eslavos de Europa del Este y Euroasiáticos (ASEEES) en Chicago bajo el título "¿Quién prometió qué a quién sobre la expansión de la OTAN?"


Michail Gorbachev discutiendo la unificación alemana con Hans-Dietrich Genscher y Helmut Kohl en Rusia, 15 de julio de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung.


Los documentos desclasificados muestran garantías de seguridad contra la expansión de la OTAN de Baker, Bush, Genscher, Kohl, Gates, Mitterrand, Thatcher, Hurd, Major y Woerner a los líderes soviéticos.


La famosa garantía de "ni una pulgada hacia el este" del secretario de Estado de EE.UU., James Baker, sobre la expansión de la OTAN en su reunión con el líder soviético Mikhail Gorbachov el 9 de febrero de 1990, fue parte de una cascada de garantías sobre la seguridad soviética dada por los líderes occidentales a Gorbachov y otros funcionarios soviéticos a lo largo del proceso de unificación alemana en 1990 y hasta 1991, según documentos estadounidenses, soviéticos, alemanes, británicos y franceses desclasificados publicados hoy por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington" (Washington DC, 12 de diciembre de 2017).

Los documentos muestran que múltiples líderes nacionales estaban considerando y rechazando la membresía de Europa Central y Oriental en la OTAN a principios de 1990 y hasta 1991, que las discusiones de la OTAN en el contexto de las negociaciones de unificación alemana en 1990 no se limitaron en absoluto al estado del territorio de Alemania Oriental, y que las quejas posteriores soviéticas y rusas sobre ser engañados sobre la expansión de la OTAN se fundaron en memorandos escritos y comunicaciones telefónicas contemporáneas en el más alto nivel.

Los documentos refuerzan las críticas del ex director de la CIA, Robert Gates, de "seguir adelante con la expansión de la OTAN hacia el este (en la década de 1990), cuando Gorbachov y otros fueron llevados a creer que eso no sucedería". La frase clave, respaldada por los documentos, es "llevado a creer".


Página de las notas de Stepanov-Mamaladze del 12 de febrero de 1990, que refleja la garantía de Baker a Shevardnadze durante la conferencia de Cielos Abiertos de Ottawa: "Y si U[nited] G[ermany] permanece en la OTAN, debemos tener cuidado con la no expansión de su jurisdicción hacia el este." 

El presidente George H.W. Bush había asegurado a Gorbachov durante la cumbre de Malta en diciembre de 1989 que Estados Unidos no se aprovecharía ("No he saltado arriba y abajo en el Muro de Berlín") de las revoluciones en Europa del Este para dañar los intereses soviéticos; pero ni Bush ni Gorbachov en ese momento (o para el caso, el canciller de Alemania Occidental Helmut Kohl) esperaban tan pronto el colapso de Alemania Oriental o la velocidad de la unificación alemana.

Las primeras garantías concretas de los líderes occidentales sobre la OTAN comenzaron el 31 de enero de 1990, cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Occidental, Hans-Dietrich Genscher, abrió la licitación con un importante discurso público en Tutzing, Baviera, sobre la unificación alemana.

La Embajada de los Estados Unidos en Bonn (ver Documento 01 Cable confidencial de la Embajada de los Estados Unidos en Bonn al Secretario de Estado sobre el discurso del Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania: Genscher describe su visión de una nueva arquitectura europea) informó a Washington que Genscher dejó en claro "que los cambios en Europa del Este y el proceso de unificación alemana no deben conducir a un 'menoscabo de los intereses de seguridad soviéticos'. Por lo tanto, la OTAN debería descartar una "expansión de su territorio hacia el este, es decir, acercándolo a las fronteras soviéticas". El cable de Bonn también señaló la propuesta de Genscher de dejar el territorio de Alemania Oriental fuera de las estructuras militares de la OTAN, incluso en una Alemania unificada en la OTAN.


Eduard A. Shevardnadze (derecha) saluda a Hans-Dietrich Genscher (izquierda) y Helmut Kohl (centro) a su llegada a Moscú el 10 de febrero de 1990 para hablar sobre la reunificación alemana. Foto: AP Photo / Víctor Yurchenko.
 

Esta última idea de estatus especial para el territorio de la RDA fue codificada en el tratado final de unificación alemán firmado el 12 de septiembre de 1990 por los ministros de relaciones exteriores del Dos más Cuatro (ver Documento 2512 de septiembre 1990 Ministerial de dos más cuatro en Moscú: Relato detallado, incluye el texto del Tratado sobre la Solución Definitiva con respecto a Alemania y el Acta Acordada del Tratado sobre el estatuto militar especial de la RDA después de la unificación).

La idea anterior sobre "más cerca de las fronteras soviéticas" no está escrita en tratados, sino en múltiples memorandos de conversación entre los soviéticos y los interlocutores occidentales de más alto nivel (Genscher, Kohl, Baker, Gates, Bush, Mitterrand, Thatcher, Major, Woerner y otros) que ofrecen garantías a lo largo de 1990 y en 1991 sobre la protección de los intereses de seguridad soviéticos y la inclusión de la URSS en las nuevas estructuras de seguridad europeas.

Las dos cuestiones estaban relacionadas, pero no eran las mismas. El análisis posterior a veces confundió las dos y se argumentó que la discusión no involucró a toda Europa. Los documentos publicados a continuación muestran claramente que así fue.


El acuerdo para iniciar las conversaciones Dos más Cuatro es presentado a la prensa por los seis ministros de Relaciones Exteriores en la Conferencia “Cielos Abiertos” en Ottawa el 13 de febrero de 1990. De izquierda a derecha: Eduard Shevardnadze (URSS), James A. Baker (EE.UU.), Hans-Dietrich Genscher (RFA), Roland Dumas (Francia), Douglas Hurd (Gran Bretaña), Oskar Fischer (RDA). Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

La "fórmula Tutzing" se convirtió inmediatamente en el centro de una serie de importantes discusiones diplomáticas durante los siguientes 10 días en 1990, lo que llevó a la crucial reunión del 10 de febrero de 1990 en Moscú entre Kohl y Gorbachov cuando el líder de Alemania Occidental logró el asentimiento soviético en principio a la unificación alemana en la OTAN, siempre y cuando la OTAN no se expandiera hacia el este. Los soviéticos necesitarían mucho más tiempo para trabajar con su opinión interna (y la ayuda financiera de los alemanes occidentales) antes de firmar formalmente el acuerdo en septiembre de 1990.

Las conversaciones antes de la garantía de Kohl implicaron una discusión explícita sobre la expansión de la OTAN, los países de Europa Central y Oriental y cómo convencer a los soviéticos de aceptar la unificación. Por ejemplo, el 6 de febrero de 1990, cuando Genscher se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores británico Douglas Hurd, el registro británico mostró a Genscher diciendo: "Los rusos deben tener alguna seguridad de que si, por ejemplo, el Gobierno polaco abandona el Pacto de Varsovia un día, no se unirían a la OTAN al siguiente". (Ver Documento 2 Sr. Hurd a Sir C. Mallaby (Bonn). Telegraphic N. 85: Llamada del Secretario de Estado a Herr Genscher: Unificación alemana. 06-feb-1990)


Primera ronda oficial de negociaciones Dos más Cuatro, con los seis ministros de Asuntos Exteriores, en Bonn el 5 de mayo de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

Después de haberse reunido con Genscher en su camino hacia las discusiones con los soviéticos, Baker repitió exactamente la formulación de Genscher en su reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores Eduard Shevardnadze el 9 de febrero de 1990; y aún más importante, cara a cara con Gorbachov. (ver Documento 4 Memorándum de Paul H. Nitze a George H.W. Bush sobre la reunión del "Foro para Alemania" en Berlín. 06-feb-1990)

No una, sino tres veces, Baker probó la fórmula de "ni una pulgada hacia el este" con Gorbachov en la reunión del 9 de febrero de 1990. Estuvo de acuerdo con la declaración de Gorbachov en respuesta a las garantías de que "la expansión de la OTAN es inaceptable".

Baker aseguró a Gorbachov que "ni el presidente ni yo tenemos la intención de extraer ninguna ventaja unilateral de los procesos que se están llevando a cabo", y que los estadounidenses entendieron que "no solo para la Unión Soviética sino también para otros países europeos es importante tener garantías de que si Estados Unidos mantiene su presencia en Alemania en el marco de la OTAN, ni una pulgada de la actual jurisdicción militar de la OTAN se extenderá en dirección este". (Ver Documento 6 Grabación de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y James Baker en Moscú. (Extractos) 09-feb-1990)


De derecha a izquierda: el Ministro de Relaciones Exteriores Hans-Dietrich Genscher (RFA), el Ministro Presidente Lothar de Maizière (RDA) y los Ministros de Relaciones Exteriores Roland Dumas (Francia), Eduard Shevardnadze (URSS), Douglas Hurd (Gran Bretaña) y James Baker ( EEUU.) firman el llamado Acuerdo Dos más Cuatro (Tratado sobre el Acuerdo Final con respecto a Alemania) en Moscú el 12 de septiembre de 1990. Foto: Bundesbildstelle / Presseund Informationsamt der Bundesregierung

Después, Baker escribió a Helmut Kohl, quien se reuniría con el líder soviético al día siguiente, con mucho del mismo lenguaje. Baker informó: "Y luego le hice la siguiente pregunta (a Gorbachov). ¿Preferiría ver una Alemania unida fuera de la OTAN, independiente y sin fuerzas estadounidenses o preferiría que una Alemania unificada estuviera vinculada a la OTAN, con garantías de que la jurisdicción de la OTAN no se desplazaría ni una pulgada hacia el este desde su posición actual?

Respondió que el liderazgo soviético estaba pensando realmente en todas esas opciones (....) Luego agregó: "Ciertamente cualquier extensión de la zona de la OTAN sería inaceptable". Baker agregó entre paréntesis, para el beneficio de Kohl, "Por implicación, la OTAN en su zona actual podría ser aceptable". (Ver Documento 8 Carta de James Baker a Helmut Kohl, 10-feb-1990)

Bien informado por el secretario de Estado estadounidense, el canciller de Alemania Occidental entendió un resultado final soviético clave, y aseguró a Gorbachov el 10 de febrero de 1990: "Creemos que la OTAN no debería expandir la esfera de su actividad". (Ver Documento 9 Memorando de conversación entre Mijaíl Gorbachov y Helmut Kohl. 10-feb-1990) Después de esta reunión, Kohl apenas pudo contener su entusiasmo por el acuerdo de Gorbachov en principio para la unificación alemana y, como parte de la fórmula de Helsinki de que los estados eligen sus propias alianzas, Alemania podría elegir la OTAN. Kohl describió en sus memorias caminando toda la noche por Moscú, pero aún así entendiendo que aún quedaba un precio por pagar.


Las sesiones de trabajo en Camp David se reunieron en la cubierta, al aire libre, aquí en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda, el intérprete Peter Afanasenko, Baker, Bush, el vicepresidente Dan Quayle, Scowcroft, Shevardnadze, Gorbachev y Akhromeyev (atrás a la cámara), 2 de junio de 1990. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13412-08)

Todos los ministros de Relaciones Exteriores occidentales estaban a bordo con Genscher, Kohl y Baker. Luego vino el ministro de Relaciones Exteriores británico, Douglas Hurd, el 11 de abril de 1990. En este punto, los alemanes orientales habían votado abrumadoramente por el marco alemán y por una rápida unificación, en las elecciones del 18 de marzo en las que Kohl había sorprendido a casi todos los observadores con una victoria real.

Los análisis de Kohl (explicados por primera vez a Bush el 3 de diciembre de 1989) de que el colapso de la RDA abriría todas las posibilidades, que tenía que correr para llegar a la cabeza del tren, que necesitaba el respaldo de Estados Unidos, que la unificación podría ocurrir más rápido de lo que nadie creía posible, todo resultó ser correcto.

La unión monetaria procedería ya en julio y las garantías sobre la seguridad seguían llegando. Hurd reforzó el mensaje de Baker-Genscher-Kohl en su reunión con Gorbachov en Moscú, el 11 de abril de 1990, diciendo que Gran Bretaña claramente "reconoció la importancia de no hacer nada para perjudicar los intereses y la dignidad soviéticos". (Ver Documento 15 Sir R. Braithwaite (Moscú). Telegráfica N. 667: "Reunión del Secretario de Estado con el Presidente Gorbachov". 11-abr-1990)

La conversación de Baker con Shevardnadze el 4 de mayo de 1990, como Baker la describió en su propio informe al presidente Bush, describió de manera más elocuente lo que los líderes occidentales le estaban diciendo a Gorbachov exactamente en ese momento: "Utilicé su discurso y nuestro reconocimiento de la necesidad de adaptar la OTAN, política y militarmente, y de desarrollar la CSCE para asegurar a Shevardnadze que el proceso no produciría ganadores y perdedores. En cambio, produciría una nueva estructura europea legítima, una que sería inclusiva, no exclusiva". (Ver Documento 17 James A. Baker III, Memorándum para el Presidente, "Mi reunión con Shevardnadze".4 mayo 1990)


El presidente Bush saluda al presidente checo Vaclav Havel fuera de la Casa Blanca, Washington, DC, 20 de febrero de 1990. Crédito: Biblioteca y Museo Presidencial de George Bush 

Baker lo dijo de nuevo, directamente a Gorbachov el 18 de mayo de 1990 en Moscú, dándole a Gorbachov sus "nueve puntos", que incluían la transformación de la OTAN, el fortalecimiento de las estructuras europeas, mantener a Alemania no nuclear y tener en cuenta los intereses de seguridad soviéticos.

Baker comenzó sus comentarios: "Antes de decir algunas palabras sobre el tema alemán, quería enfatizar que nuestras políticas no están dirigidas a separar a Europa del Este de la Unión Soviética. Teníamos esa política antes. Pero hoy estamos interesados en construir una Europa estable y hacerlo junto con ustedes". (Ver Documento 18 Grabación de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y James Baker en Moscú. 18 mayo 1990)

El líder francés Francois Mitterrand no estaba en una fusión mental con los estadounidenses, sino todo lo contrario, como lo demostró al decirle a Gorbachov en Moscú el 25 de mayo de 1990, que estaba "personalmente a favor de desmantelar gradualmente los bloques militares"; pero Mitterrand continuó la cascada de garantías diciendo que Occidente debe "crear condiciones de seguridad para ustedes, así como la seguridad europea en su conjunto". (Ver Documento 19 Registro de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y Francois Mitterrand (extractos). 25 mayo 1990) Mitterrand inmediatamente escribió a Bush en una carta sobre su conversación con el líder soviético, que "ciertamente no nos negaríamos a detallar las garantías que tendría derecho a esperar para la seguridad de su país". (Ver Documento 20 Carta de Francois Mitterrand a George Bush. 25 de mayo de 1990)


El Ministro de Relaciones Exteriores Genscher entrega al Presidente Bush un trozo del Muro de Berlín, Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington, DC, 21 de noviembre de 1989. Crédito: Biblioteca y Museo Presidencial de George Bush. 

En la cumbre de Washington el 31 de mayo de 1990, Bush hizo todo lo posible para asegurarle a Gorbachov que Alemania en la OTAN nunca se dirigiría a la URSS: "Créanme, no estamos empujando a Alemania hacia la unificación, y no somos nosotros quienes determinamos el ritmo de este proceso. Y, por supuesto, no tenemos ninguna intención, ni siquiera en nuestros pensamientos, de dañar a la Unión Soviética de ninguna manera. Es por eso que estamos hablando a favor de la unificación alemana en la OTAN sin ignorar el contexto más amplio de la CSCE, teniendo en cuenta los lazos económicos tradicionales entre los dos estados alemanes. Tal modelo, en nuestra opinión, corresponde también a los intereses soviéticos". (Ver Documento 21 Registro de la conversación entre Mijaíl Gorbachov y George Bush. Casa Blanca, Washington D.C. 31 mayo 1990)

La "Dama de Hierro" también intervino, después de la cumbre de Washington, en su reunión con Gorbachov en Londres el 8 de junio de 1990. Thatcher anticipó los movimientos que los estadounidenses (con su apoyo) tomarían en la conferencia de la OTAN de principios de julio para apoyar a Gorbachov con descripciones de la transformación de la OTAN hacia una alianza más política y menos amenazante militarmente. Ella le dijo a Gorbachov: "Debemos encontrar formas de dar a la Unión Soviética la confianza de que su seguridad estaría asegurada ... La CSCE podría ser un paraguas para todo esto, además de ser el foro que llevó a la Unión Soviética a la discusión sobre el futuro de Europa". (Ver Documento 22 Carta del Sr. Powell (N. 10) al Sr. Wall: Memorando de conversación Thatcher-Gorbachov. 08-jun-1990)

La Declaración de Londres de la OTAN el 5 de julio de 1990 tuvo un efecto bastante positivo en las deliberaciones en Moscú, según la mayoría de los relatos, dando a Gorbachov municiones significativas para contrarrestar a los partidarios de la línea dura en el Congreso del Partido que estaba teniendo lugar en ese momento. Algunas versiones de esta historia afirman que se proporcionó una copia anticipada a los ayudantes de Shevardnadze, mientras que otras describen solo una alerta que permitió a esos asistentes tomar la copia del servicio de cable y producir una evaluación positiva soviética antes de que los militares o de línea dura pudieran llamarlo propaganda.


Los directores se reunieron para una foto grupal en Camp David, todo sonrisas excepto el mariscal soviético a la derecha. Desde la izquierda, Baker, Barbara Bush, el presidente Bush, Raisa Gorbachov, el presidente Gorbachov, Shevardnadze, Scowcroft, Akhromeyev. 2 de junio de 1990. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13437-14)  

Como Kohl le dijo a Gorbachov en Moscú el 15 de julio de 1990, mientras elaboraban el acuerdo final sobre la unificación alemana: "Sabemos lo que le espera a la OTAN en el futuro, y creo que ahora también lo sabe", refiriéndose a la Declaración de Londres de la OTAN. (Ver Documento 23 Registro de la conversación entre Mikhail Gorbachev y Helmut Kohl, Moscú (Extractos). 15-jul-1990)

En su llamada telefónica a Gorbachov el 17 de julio, Bush quiso reforzar el éxito de las conversaciones Kohl-Gorbachov y el mensaje de la Declaración de Londres. Bush explicó: "Así que lo que tratamos de hacer fue tener en cuenta sus preocupaciones expresadas a mí y a otros, y lo hicimos de las siguientes maneras: mediante nuestra declaración conjunta sobre la no agresión; en nuestra invitación a usted a venir a la OTAN; en nuestro acuerdo de abrir la OTAN a contactos diplomáticos regulares con su Gobierno y los de los países de Europa del Este; y nuestra oferta sobre garantías sobre el tamaño futuro de las fuerzas armadas de una Alemania unida, un tema que sé que discutió con Helmut Kohl. También cambiamos fundamentalmente nuestro enfoque militar sobre las fuerzas convencionales y nucleares. Transmitimos la idea de una CSCE ampliada y más fuerte con nuevas instituciones en las que la URSS pueda compartir y ser parte de la nueva Europa". (Ver Documento 24 Memorándum de conversación telefónica entre Mijaíl Gorbachov y George Bush. 17-jul-1990)


Los documentos muestran que Gorbachov aceptó la unificación alemana en la OTAN como resultado de esta cascada de garantías, y sobre la base de su propio análisis de que el futuro de la Unión Soviética dependía de su integración en Europa, para la cual Alemania sería el actor decisivo.


Él y la mayoría de sus aliados creían que alguna versión de la casa común europea todavía era posible y se desarrollaría junto con la transformación de la OTAN para conducir a un espacio europeo más inclusivo e integrado, que el acuerdo posterior a la Guerra Fría tendría en cuenta los intereses de seguridad soviéticos. La alianza con Alemania no solo superaría la Guerra Fría, sino que también pondría patas arriba el legado de la Gran Guerra Patria.


La llegada a la cumbre de Washington el 31 de mayo de 1990 contó con una gran ceremonia en el césped de la Casa Blanca, aquí con saludos formales del presidente Bush para Mikhail Gorbachev, ahora presidente de la URSS. (Crédito: Biblioteca Presidencial George HW Bush, P13298-18)  

Pero dentro del gobierno de Estados Unidos, continuó una discusión diferente, un debate sobre las relaciones entre la OTAN y Europa del Este. Las opiniones diferían, pero la sugerencia del Departamento de Defensa a partir del 25 de octubre de 1990 fue dejar "la puerta entreabierta" para la membresía de Europa del Este en la OTAN. (Ver Documento 27 James F. Dobbins, Oficina Europea del Departamento de Estado, Memorando al Consejo de Seguridad Nacional: Documento de Revisión de la Estrategia de la OTAN para la Discusión del 29 de octubre. 25-oct-1990

La opinión del Departamento de Estado era que la expansión de la OTAN no estaba en la agenda, porque no estaba en el interés de los Estados Unidos organizar "una coalición antisoviética" que se extendiera a las fronteras soviéticas, entre otras cosas porque podría revertir las tendencias positivas en la Unión Soviética. La administración Bush adoptó este último punto de vista. Y eso es lo que escucharon los soviéticos(Ver Documento 26 Departamento de Estado de los Estados Unidos, Oficina Europea: Documento de estrategia revisado de la OTAN para su discusión en la reunión del subgrupo. 22-oct-1990)

Ya en marzo de 1991, según el diario del embajador británico en Moscú, el primer ministro británico John Major aseguró personalmente a Gorbachov: "No estamos hablando del fortalecimiento de la OTAN". Posteriormente, cuando el ministro de defensa soviético, el mariscal Dmitri Yazov, le preguntó a Major sobre el interés de los líderes de Europa del Este en la membresía de la OTAN, el líder británico respondió: "Nada de eso sucederá". (Ver Documento 28 Diario del Embajador Rodric Braithwaite, 5 de marzo de 1991. 05-mar-1991)

Cuando los diputados del Soviet Supremo ruso vinieron a Bruselas para ver a la OTAN y reunirse con el secretario general de la OTAN, Manfred Woerner, en julio de 1991, Woerner dijo a los rusos que "No deberíamos permitir... el aislamiento de la URSS de la comunidad europea". Según el memorando de conversación ruso, "Woerner enfatizó que el Consejo de la OTAN y él están en contra de la expansión de la OTAN (13 de los 16 miembros de la OTAN apoyan este punto de vista)". (Ver Documento 30 Memorándum a Boris Yeltsin de la delegación del Soviet Supremo ruso en los cuarteles generales de la OTAN. 01-jul-1991)

Así, Gorbachov fue al final de la Unión Soviética con la seguridad de que Occidente no estaba amenazando su seguridad y no estaba expandiendo la OTAN. En cambio, la disolución de la URSS fue provocada por los rusos (Boris Yeltsin y su principal asesor Gennady Burbulis) en concierto con los antiguos jefes del partido de las repúblicas soviéticas, especialmente Ucrania, en diciembre de 1991.

La Guerra Fría había terminado hace mucho tiempo para entonces. Los estadounidenses habían "tratado" de mantener unida a la Unión Soviética (discurso de Bush el 1 de agosto de 1991). La expansión de la OTAN fue años en el futuro, cuando estas disputas estallarían de nuevo, y más garantías llegarían al líder ruso Boris Yeltsin.


*****

* El panel de la Asociación de Estudios Eslavos de Europa del Este y Euroasiáticos (ASEEES) incluyó a:

* Mark Kramer del Centro Davis en Harvard, editor del Journal of Cold War Studies, cuyo artículo de 2009 en el Washington Quarterly argumentó que la "promesa de no ampliación de la OTAN" era un "mito"; 

* Joshua R. Itkowitz Shifrinson de la Escuela Bush en Texas A&M, cuyo artículo de Seguridad Internacional de 2016 argumentó que Estados Unidos estaba jugando un doble juego en 1990, lo que llevó a Gorbachov a creer que la OTAN sería subsumida en una nueva estructura de seguridad europea, mientras trabajaba para garantizar la hegemonía en Europa y el mantenimiento de la OTAN; 

* James Goldgeier de la Universidad Americana, quien escribió el libro autorizado sobre la decisión de Clinton sobre la expansión de la OTAN, Not Whether But When, y describió las falsas garantías de Estados Unidos al líder ruso Boris Yeltsin en un artículo de WarOnTheRocks de 2016;

* Svetlana Savranskaya y Tom Blanton del Archivo de Seguridad Nacional, cuyo libro más reciente es The Last Superpower Summits: Gorbachev, Reagan, and Bush: Conversations That Ended the Cold War (CEU Press, 2016) y autores de este artículo.

* Para las notas de este artículo, más todos los documentos, por favor consulte los enlaces que nos llevan a la versión original. Los documentos son largos por lo que nos vemos obligados a no transcribirlos directamente. 

      

***************************

NATO Expansion: What Gorbachev Heard

The Transnational 

By Refusing Security to Russia Washington Has Opened the Door to War

Declassified documents show how US lied to Russia about NATO in 1990s

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny