Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas

16 octubre 2022

Juicios de Moscú: la Edad Media estalinista



Introducción por el editor del blog

El artículo principal que daremos lectura es una publicación que proviene de un medio de Grecia (ξεκινημα - Primeros Pasos, definido como una organización socialista internacional, el texto ha sido traducido de la versión en inglés).

Los Juicios de Moscú, en realidad son tres juicios contra prominentes políticos y militares de la Unión Soviética (el militar de 1937 fue secreto) llevados entre 1936 y 1938. El de 1936 es materia central de este reportaje; el tercer juicio, "el juicio de los veintiuno", aconteció en marzo de 1938, destacando la conocida figura del político y filósofo marxista, Nikolai Bujarin. Hoy sabemos que esos juicios se basaron en declaraciones forzadas mediante intimidación y tortura, dirigidos tras bastidores por Stalin.

Mucho se ha escrito sobre el papel de Trotsky (traidor y cómplice de los nazis, según Stalin); y, por otro lado, de los servicios secretos nazis para conseguir -mediante la desinformación- que el sanguinario líder soviético decapite la cúpula política y, sobre todo, la militar, acción que habría conseguido el éxito inicial y arrollador de la blitzkrieg en el frente del Este. ¿Qué tan cierto es esto? Repasemos brevemente estos hechos.

Por lo mismo, es necesario algún repaso sobre el rol nazi en las purgas estalinistas. El objetivo de guerra más importante de la Alemania nazi fue la URSS, buscar la manera de infiltrar agentes secretos y ganarse a la población era tarea imposible, la nación de los soviets se hallaba protegida en cuanto a la influencia extranjera y con un severo control interno. Solo los arrebatos de Stalin facilitaron la tarea a los nazis porque planeaba eliminar a sus antiguos camaradas de lucha que, según él, podrían oponérsele, el Servicio de Seguridad de las SS (SD) tenía conocimiento de esas intenciones. Reinhard Heydrich exigió del Almirante Canaris, jefe del Abwehr, documentos originales de personajes rusos y alemanes para falsear una inexistente correspondencia entre oficiales de ambas naciones, "información" que se le haría llegar a Stalin. 

El dictador soviético, en el verano de 1937, desencadenó otra sangrienta purga contra sus colaboradores, destacando que sin la "ayuda" alemana la depuración se habría dado de todas formas, lo que no se cree es que hubiese llegado al terrible fin bajo influencia de los "documentos" nazis infiltrados que enviaron al verdugo a la élite militar que secundaba a Stalin. El enemigo número uno de los nazis quedó expuesto por un buen tiempo.


El mariscal Mihail Tukhachevsky y otros generales del Ejército Rojo, víctimas de la purga estalinista. El 11 de junio de 1937, la Corte Suprema soviética convocó un tribunal militar especial para juzgar a Tukhachevsky y otros generales por traición. El juicio se denominó el Caso de la Organización Militar Antisoviética Trotskista. 

La purga tuvo este resultado: Tres mariscales soviéticos; 13 jefes de Ejército, 57 comandantes de Cuerpo de Ejército; 110 comandantes de división; 220 comandantes de brigada; 11 Vicecomisarios de Guerra de la URSS, 75 miembros del Consejo Supremo Militar. Es decir, el 90% del generalato y el 80% de la oficialidad, tampoco se libraron en el servicio secreto, fueron liquidados el jefe, su sucesor y jefes delegados en Europa. Para rematar, el georgiano Lavrenty Beria fue nombrado jefe de la policía secreta e inició a ejecutar a los verdugos de 1937. 

Cuando se desató la guerra en 1939 Stalin contaba con escasos agentes en el exterior y en escaso número de países, y de quienes no se fiaba, incluso cuando alertaron de los movimientos de tropas alemanas vaticinando la próxima guerra contra la URSS, lo que acarreó el desastre militar inicial.

En lo que respecta a León Trotsky (nacido Lev Davidovich Bronstein), revolucionario y teórico marxista, fundador y primer líder del Ejército Rojo, Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores y de los primeros miembros del Politburó, se opuso desde la década de 1920 al ascenso de Josef Stalin. Trotsky fue depuesto ya en 1927 y expulsado del Partido Comunista, en el exilio fundó la Cuarta Internacional (se denomina trotkismo). Durante su exilio en México siguió oponiéndose a Stalin, alentó para que el Ejército Rojo se oponga al fascismo europeo, por lo mismo, lamentó el pacto de no agresión soviético - alemán, terminó asesinado en México (1940) por orden de Stalin.


Algunos ejemplares de la extensa investigación sobre Leon Trotsky

Algunos consideran controversial el rol jugado por Trotsky antes y durante la Segunda Guerra Mundial puesto que tras los juicios de Moscú de 1938 alentó un programa de transición una vez que se diera el derrocamiento del liderazgo soviético (Stalin), expresó que la nación de los soviets "debería centrarse en obras de utilidad pública en lugar de programas de armamento". Eso le valió más acusaciones por "traidor" al servicio de los intereses nazis contra la URSS y la consecuente propaganda en su contra.

Las siguientes líneas, aunque no siguen la secuencia de la cronografía de esta nota de introducción (purgas militares en la URSS, 1937 y proceso de 1938) confirman la paranoia política (temor, por ser suaves) de Stalin hacia sus camaradas. Y eso nos lleva al campo especulativo, ¿qué habría sido de la URSS sin Stalin? Y, a pesar de todo, ¿habría sobrevivido el estado soviético a la segunda guerra mundial sin el férreo liderazgo de Stalin?


*****

Juicios de Moscú: la Edad Media estalinista

 

Estado Mayor de Lenin en 1917. Solo Stalin, el verdugo, permanecía en 1940 entre los lideres que habían dirigido la Revolución 


por Panagiotis Vogiatzis

Titulo traducido al inglés del original en griego:

"Moscow trials: the Stalinist Middle Ages"

ξεκινημα - Primeros Pasos 

* Todo el material gráfico es añadido por el editor del blog (detectives de guerra)


El primero de los Juicios de Moscú comenzó el 19 de agosto de 1936. 

En agosto de 1936, la opinión pública mundial se sorprendió al descubrir que se había revelado una vasta conspiración en la Unión Soviética. Los viejos camaradas y colaboradores cercanos de Lenin, Zinoviev y Kamenev, así como varios militantes bolcheviques conocidos, fueron acusados de haber colaborado con el exiliado L. Trotsky en la organización para asesinar al miembro de Politburó S. Kirov en 1934. Supuestamente planeaban ejecutar a los miembros restantes del gobierno, sabotear la producción y el transporte del país y, en cooperación con la Gestapo, ¡prepararse para la victoria de Hitler en la próxima guerra! Lo más sorprendente es que los propios acusados se declararon culpables de la mayoría de los delitos de los que fueron acusados y fueron llevados inmediatamente al pelotón de fusilamiento.

Los hechos causaron una gran sensación. Los acusados eran figuras políticas conocidas que solo dos décadas antes habían derrocado al zar y habían desempeñado un papel decisivo en el establecimiento del primer estado obrero del mundo. ¿Qué había pasado? ¿Se habían convertido en enemigos jurados del movimiento obrero?


Pese a su amistad con Trotsky, el artista soviético Boris Efimov se vio forzado a ridiculizarlo en las caricaturas políticas de los periódicos de los años 30, satirizándolo como sirviente de los nazis. El propio hermano de Boris Efimov sucumbió en las purgas estalinistas.


Asfixiando la revolución

El "Juicio de los 16", en 1936, marcó el comienzo del acto final en un drama que había comenzado a desarrollarse una década antes. El aislamiento de la revolución en un solo país y el auge de la burocracia fueron llevando gradualmente a la Unión Soviética a una situación de completa asfixia, que ya no era posible ocultar. El liderazgo estalinista había implementado internamente una colectivización forzada de tierras agrícolas, que devastó regiones enteras y condujo a la inanición de millones de personas y, finalmente, a su muerte. La producción industrial estaba creciendo rápidamente, pero a un costo enorme. Las condiciones de vida de los trabajadores eran aún peores que a principios de la revolución industrial en Occidente. Enormes proyectos, construidos apresuradamente y sin una planificación elaborada, quedaron inacabados. Las explosiones y los desastres en fábricas y minas ocurrieron con demasiada frecuencia. Las cosas no fueron mejores en el campo de la política exterior. Las desastrosas teorías del "tercer período" y el "socialfascismo" condujeron a la derrota de la revolución en varios países; en Alemania estas teorías eran prácticamente responsables de entregar el poder a Hitler sin luchar. Era una cuestión de vida o muerte para la burocracia encontrar un chivo expiatorio para todos estos desastres.


Líderes revolucionarios soviéticos: Josef Stalin, Vladimir Lenin y Leon Trotsky en 1919. (otras fuentes dicen que no es Trotsky, sino Mihail Kalinin, quien tenía un asombroso parecido físico con Trotsky, como se aprecia abajo en una fotografía de 1938 (Fotografía: Universal History Archive/UIG)




Leon Trotsky y la Oposición de Izquierda a su alrededor habían previsto este desarrollo en una etapa temprana. Ya en 1926, en una reunión del Politburó, Trotsky acusó abiertamente a Stalin de "prepararse para cavar la tumba de la revolución". Tres años después, y ante la consiguiente ola de terror interno, Trotsky predijo que "la burocracia está destinada a cortar un río de sangre que la separará definitivamente del verdadero Partido". Esto estaba a punto de hacerse realidad de la manera más dolorosa.

En el momento de alcanzar el clímax de 1936-38, Stalin procedió de una manera implacable pero cautelosa. Aunque había logrado dominar completamente la vida interna del partido, las tradiciones bolcheviques seguían siendo fuertes. A principios de la década de 1930, aún no había logrado imponer su dominio personal absoluto sobre el Partido: este último resistía constantemente cada vez que surgía la cuestión de exterminar físicamente a los "enemigos del pueblo". Así, en una serie de juicios públicos, comenzando con el "Juicio Shakhty" en 1928, y pasando a los casos del "Partido Industrial" y los mencheviques en 1930 y la "Plataforma Ryutin" en 1932, todos los elementos que prevalecerían en los juicios posteriores, a saber, la completa falta de pruebas y pruebas reales, las confesiones imaginarias de los acusados, etc. estaban allí. Sin embargo, no había logrado, a pesar de sus esfuerzos, llevar a cabo ejecuciones. El punto de inflexión en este proceso fue el asesinato de Kirov en diciembre de 1934.

Kirov

Hoy sabemos que Kirov no era "un burócrata de tercera categoría" como Trotsky lo calificó en sus escritos de aquellos tiempos. Por el contrario, era la estrella en ascenso del grupo de liderazgo, miembro del Politburó y a cargo de Leningrado, la organización más importante del partido. Como había introducido algunas pepitas de liberalismo en su región, algunos sintieron que podía ser un contrapeso al propio Stalin. De hecho, fue el primero en votar para el Comité Central en el congreso de 1934 y un pequeño grupo de delegados consideró nominarlo para Secretario General. Por lo tanto, es obvio quién se beneficiaría de su muerte ...

Aunque no se han encontrado pruebas contundentes, es seguro concluir que, incluso si los servicios secretos, a saber, el propio Stalin, no participaron activamente en el asesinato de Kirov, ciertamente lo sabían y lo toleraron. Su asesino había sido arrestado armado frente a las oficinas del partido en Leningrado unos días antes, pero fue liberado de inmediato. ¡El guardia personal de Kirov murió dos días después en un accidente automovilístico en el que nadie más a bordo resultó herido! En cualquier caso, la muerte de Kirov marcó el comienzo de la mayor operación de terrorismo de Estado que haya tenido lugar en todo el mundo.


Josef Stalin y Nikita Khrushchev, 1936

Cientos de personas fueron condenadas en procedimientos sumarios y fusiladas durante los dos meses siguientes. Zinoviev y Kamenev, así como otros ex miembros de la oposición, que habían estado en el exilio durante más de dos años, fueron juzgados de nuevo (pero los juicios aún se celebraron a puerta cerrada) y los acusados se vieron obligados a asumir la "responsabilidad moral" por el asesinato. Las sentencias seguían siendo comparativamente leves: de 5 a 10 años de prisión. El terror se estaba organizando lenta y cautelosamente. Pero pronto los desarrollos se convertirían en una bola de nieve.

El clímax

Durante los siguientes tres años, entre 1936 y 1938, se celebraron tres grandes juicios abiertos. La primera tuvo lugar en agosto de 1936, la segunda en enero de 1937 y la tercera en marzo de 1938. En el medio, el juicio de los generales tuvo lugar en mayo de 1937. En estos procedimientos, toda la vieja generación de bolcheviques fue exterminada y el Ejército Rojo fue decapitado. Entre sus víctimas estaban todos los antiguos miembros del Politburó, desde 1917 en adelante: Zinoviev, Kamenev, Bujarin, Rykov, Tomsky – que logró suicidarse justo antes de ser arrestado, Pyatakov – a quien se refiere en el "testamento" de Lenin como uno de los bolcheviques más competentes de la nueva generación, I. N. Smirnov – apodado "la conciencia del Partido" por su valentía y carácter impecable, Rakovsky, que fue el pionero en la construcción de partidos comunistas en Bulgaria, Rumania y Ucrania, Krestinsky y Serebryakov, secretarios del Comité Central en la época de Lenin, Mrachkovsky, un trabajador nacido en prisión de padres revolucionarios, Drobnish, que casi fue asesinado por los blancos durante la guerra civil, pero sobrevivió por accidente, y docenas de otros.


Juicios de Moscú, (diseño realizado por la página IzquierdaWeb)

Pero esto fue solo la punta del iceberg. Una masacre sin precedentes estaba teniendo lugar al mismo tiempo en toda la sociedad, destrozando el país. Solo en los años 1937-1938, según cifras oficiales de la época, 1,3 millones de personas fueron deportadas y muchas ejecutadas. Aún más fueron condenados a sentencias algo más leves. El terror reinaba en todas partes, paralizando cualquier iniciativa creativa y cualquier apetito por el trabajo. Cada segunda familia tenía un miembro en el exilio, en la cárcel o en la tumba. Siberia estaba llena de campos de trabajo forzado, los "gulags", donde los prisioneros morían la mayoría de las veces trabajando en proyectos de construcción que inmediatamente caían en desuso. Los supervivientes describen en sus memorias, condiciones increíbles incluso para la imaginación más morbosa.

Muchos se preguntaron qué sucedió cuando el terror parece detenerse "repentinamente" alrededor de 1939. Pero la razón es extremadamente simple y se basa en las matemáticas, ya que cada persona arrestada debía entregar al menos 3-4 más. Entonces, a principios de 1939, el 5% de la población estaba atrapada en la red de este horrible absurdo. Si esta situación hubiera continuado durante unos meses más, no habría quedado nadie detenido. Por espeluznante y paradójico que parezca, la "liberalización" de 1939 se debió en gran medida al número limitado de víctimas potenciales.

El terror, por supuesto, nunca se detuvo por completo, ni durante la guerra ni siquiera inmediatamente después, cuando el país estaba experimentando la euforia de la victoria. Solo los objetivos se volvieron más específicos (desplazamiento de grupos étnicos enteros, los casos de los Médicos, los Judíos, Leningrado y tantos otros). Los gulags continuaron existiendo después de la muerte de Stalin.

Pero, ¿por qué confesaron?

El mayor "misterio" que rodeó los juicios de Moscú desde el primer momento fueron precisamente las confesiones de los acusados. Los juicios se basaron enteramente en sus confesiones. En los casos en que miles de conspiradores estuvieron presuntamente involucrados, no se presentó ni una sola pieza de evidencia tangible, ni un solo documento incriminatorio. Cada vez que se intentaba esto, la burocracia era ridiculizada. En un caso, se suponía que una reunión había tenido lugar en un hotel de Copenhague, pero este hotel había sido demolido 15 años antes; en otro caso, Pyatakov supuestamente había viajado a Oslo en avión para reunirse con Trotsky, pero en ese momento ningún avión extranjero había aterrizado en Oslo durante meses. Entonces, ¿cómo fue posible que los revolucionarios experimentados y endurecidos se calumniaran a sí mismos y a sus compañeros de prisión con acusaciones tan escandalosas? Había demasiado humo, ¿cómo era posible que no hubiera fuego?

Este es otro de los decenas de mitos con los que la falsificación estalinista ha alimentado la historia. Cuando miramos de cerca estas "confesiones", el misterio ya no parece tan grande. En primer lugar, debemos tener en cuenta que este no fue un proceso de una sola vez. Por el contrario, fue un largo descenso, que para la mayoría de los acusados duró toda una década. A partir de 1927, cuando el grupo de Zinoviev decidió separarse de la Oposición, para que se les permitiera volver a unirse al Partido, comenzó un proceso casi irreversible. Al principio se les pidió a los opositores que proclamaran en términos políticos que la burocracia estalinista tenía razón y que estaban equivocados. Poco después se les pidió que admitieran que "sus posiciones ayudaban objetivamente al enemigo de clase", a pesar de que estaban políticamente desarmados. Poco después tuvieron que reconocer que tenían "responsabilidad moral" por las acciones de otros, presuntos terroristas y saboteadores. Luego se les pidió que denunciaran a Trotsky, que supuestamente estaba moviendo los hilos desde el exilio, y así sucesivamente. Si en algún momento los acusados decidían que no podían ir más allá, la burocracia los atacaba: "¿Te niegas a confesar? ¿Significa eso que todas sus proclamaciones anteriores eran falsas? Realmente no quieres ayudar a nuestra patria socialista", etc. Al mismo tiempo, un montón de confesiones de colaboradores, asistentes o familiares cayeron sobre ellos. En estas condiciones, y por supuesto porque los acusados también fueron torturados físicamente y sus familiares fueron amenazados, es natural que muchos de ellos no pudieron hacer frente a la presión.


Miembros del gobierno soviético en 1937. De izquierda a derecha: L. P. Beria, A. I. Mikoyan, A. A. Andreev, V. M. Molotov, M. I. Kalinin, K. E. Voroshilov, I. V. Stalin, L. M. Kaganovich, N. I. Ezhov. Moscú, Kremlin, 1937

Por el contrario, el círculo de opositores alrededor de Trotsky entendió a tiempo que no era posible capitular ante el régimen estalinista, por lo que lograron hacer frente a la presión, pagando un precio aún más alto, por supuesto. Mientras los acusados en Moscú confesaban crímenes imaginarios, los prisioneros trotskistas en los peores campos siberianos estaban en huelgas y huelgas de hambre, exigiendo mejores condiciones de vida y a menudo caían muertos bajo el fuego de armas. Cuando se concedió la amnistía, después de la muerte de Stalin, miles de prisioneros regresaron a sus hogares, pero no había un solo trotskista entre ellos. Todos habían sido exterminados hasta el último...

Algunos ejemplos

Pero las confesiones mismas, si se leen detenidamente, son muy reveladoras sobre su sinceridad y, sobre todo, sobre los límites que eran imposibles de cruzar para los prisioneros. Aquí encontramos algunos ejemplos de las transcripciones oficiales: En el primer juicio, el fiscal Vyshinsky le pregunta a Smirnov:

- Vyshinsky: ¿Cuándo dejaste el centro (terrorista)?

- Smirnov: No tuve que dejarlo, no había nada que pudiera haber dejado.

- Vyshinsky: ¿Existía el centro?

- Smirnov: ¿Pero qué centro...? 

El Fiscal pregunta a otros acusados, todos los cuales admiten la existencia de este "centro" y se vuelve hacia Smirnov, quien irónicamente afirma:

- "Ya que absolutamente quieres un líder para este Centro, entonces desempeñaré ese papel".

Al comienzo del tercer juicio, Krestinsky hizo la siguiente declaración:

"No reconozco que soy culpable. No soy trotskista. Nunca fui miembro del "bloque derechista y trotskista" (esta fue la acusación contra el acusado en ese juicio), que no sabía que existía. Tampoco he cometido ni uno solo de los delitos que se me imputan, personalmente; y en particular no soy culpable de haber mantenido relaciones con el Servicio Secreto Alemán".

Se necesitó una interrupción nocturna del juicio y esfuerzos de toda la noche por parte de la GPU (policía secreta) para que regresara a la corte al día siguiente completamente destrozado y declarara lo escandaloso:

"Ayer, un impulso pasajero pero agudo de falsa vergüenza, creado por este entorno y por el hecho de que estoy siendo juzgado, y también por la dura impresión que causó la lista de cargos y mi estado de salud, me impidió decir la verdad, decir que era culpable".

La evidencia más reveladora de la "validez" de los juicios, sin embargo, se incluye en el testimonio de Radek en el segundo juicio. Durante una de las maldiciones habituales de Vyshinsky (perros rabiosos, serpientes, escoria, etc.), el extremadamente inteligente e ingenioso Radek regresa a su antiguo yo por última vez y lo ataca:

"¿Qué pruebas hay en apoyo de este hecho? En apoyo de este hecho está la evidencia de dos personas: el testimonio de mí mismo, que recibí las directivas y las cartas de Trotsky (que, desafortunadamente, quemé), y el testimonio de Pyatakov, que habló con Trotsky. Todo el testimonio de los otros acusados se basa en nuestro testimonio. Si se trata de meros criminales y espías, ¿en qué puede basar su convicción de que lo que hemos dicho es la verdad, la verdad firme? "

Vyshinsky prefirió cambiar de tema de inmediato.

Finalmente, también es una mentira que "todos confesaron". Lo cierto es que solo los acusados que quedaron completamente destrozados se presentaron en los juicios abiertos (aunque ellos, como hemos visto, intentaron mantener algunos jirones de dignidad). Todos los demás recibieron disparos en secreto, la mayoría de las veces sin siquiera un juicio, o con "juicios" que duraron unos minutos. La burocracia misma, siendo tan meticulosa, tuvo que ser vista para proporcionarnos una prueba irrefutable. Los expedientes de los acusados del primer Juicio, numerados y por orden alfabético, llegan al menos hasta el número 38. Sin embargo, solo 16 acusados estaban presentes en la corte, por lo que al menos otros 22 estaban destinados a ser juzgados, pero nunca llegaron a la corte ...

¿La revolución devora a sus propios hijos?

Ya nadie puede creer que hubo siquiera una pizca de verdad en estas pruebas. Incluso la propia burocracia se vio obligada a refutarlos parcialmente en las décadas siguientes y rehabilitar a la mayoría de sus víctimas (excepto, por supuesto, el principal acusado, Trotsky, que siguió siendo un "enemigo" hasta el final). Sin embargo, el daño de estos juicios fue enorme. Aparte del monstruoso exterminio de millones de inocentes, la Revolución misma fue desacreditada en grado extremo. Muchas personas hicieron un juicio superficial y se apresuraron a culparlo en su conjunto. ¿Qué valor puede tener una revolución si termina de esta manera? Y, sin embargo, como hemos explicado anteriormente, la vergüenza no debe atribuirse a la revolución sino a la casta burocrática que la usurpó y tuvo que aniquilarla por completo, convertirla en su opuesto, antes de que pudiera avanzar en sus planes de consolidar su dominación. Todo lo que quedaba de la revolución de octubre, 20 años después, era el cambio en las fuerzas productivas que había implementado. Más allá de eso, también quedó un puñado de usurpadores, con Stalin a la cabeza, y algunos dichos huecos. El Partido Bolchevique de 1939 ciertamente no tenía nada que ver con el partido de la revolución, y hay pruebas numéricas de esto; ¡sólo el 0,3% había sido miembro del Partido antes de 1917! Los principales pilares del comunismo, la igualdad y el internacionalismo, habían sido completamente borrados por la política de la burocracia. Solo recordaban estas palabras prohibidas en los aniversarios y las usaban para justificar su propia existencia. De hecho, Stalin cavó la tumba de la revolución y pasó a la historia como la persona más estigmatizada en ella.

Horror en números


Derecha: Stalin visto por la pluma de Boris Efimov, 1924. Fue un acto suicida, el propio dictador le pidió a Efimov que la destruyera, pero no lo hizo, el dibujo sobrevive en el presente. Izquierda, una esclarecedora caricatura de Boris Efimov datada en 1987, se refiere a la absurda negación de los estalinistas que siguen expresando que "Stalin no sabía nada de las ejecuciones y ni siquiera sospechaba".


Si el horror y la paranoia se pueden describir en números, el período estalinista tiene innumerables de ellos para nosotros:

En 1940, todos los miembros del Comité Central de 1917 que no tenían la edad suficiente para morir por una causa natural, habían sido ejecutados o desaparecidos en el aire.

El 70% de los miembros del Comité Central de 1934 (que eran todos estalinistas leales) también habían muerto en 1940. Lo mismo ocurre con el Comité Central juvenil del Partido, el Komsomol.

Durante las purgas del Ejército Rojo, unos 35-40 mil oficiales fueron exterminados, incluido el 80% de los que tenían el rango de Coronel y superiores. No hay otro caso en la historia, en el que una conspiración que involucró al 80% de los oficiales más altos, no solo fue expuesta y derrotada, sino que no se libró ni una sola batalla. ¿Fue esto gracias a la determinación de la dirigencia política? ¿Cómo es esto posible cuando el 70% de este liderazgo también fue acusado de estar involucrado en la conspiración?

Podemos presenciar una situación similar en el servicio diplomático: mientras que solo 30 países habían reconocido a la URSS, 48 embajadores fueron ejecutados en las purgas. Como resultado, en la víspera de la guerra no había embajador soviético en Washington, Tokio, Varsovia y otras capitales.

A partir de cierto momento, eliminar a los conspiradores se convirtió en una especie de "tarea", ¡con la obligación de entregar una cierta cantidad dentro de un período de tiempo específico! Un telegrama típico de Yezov, jefe de la policía secreta, al jefe de la GPU kirguisa dice en pocas palabras: "Se le ha encargado la tarea de eliminar a 10.000 enemigos del pueblo. ¡Ejecución del informe"!

La fuerza laboral de la Unión Soviética en 1939 incluía: 600,000 trabajadores mineros, 900,000 trabajadores ferroviarios y ... 2,1 millones de guardias, guardias de prisiones y agentes de la policía secreta, sin incluir las tropas especiales del NKVD (Ministerio del Interior). Cuando estalló la guerra y las tropas de Hitler rodearon Moscú y Leningrado, 250.000 soldados de élite de la NKVD fueron bloqueados en los campos de concentración que custodiaban a los prisioneros.

En 1935, la pena de muerte para los niños de 12 años (!) se incluyó en el código penal. ¡Los sirvientes de Stalin justificaron esto en Occidente afirmando que "bajo el socialismo los niños crecen más rápido"! De hecho, debe haber sido el caso, ya que se han encontrado en los archivos declaraciones de niños de esa edad confesando que "habían formado una banda que operaba espiaba y saboteaba y tenían vínculos con la Gestapo"...

Cabe mencionar finalmente que los Juicios han sido descritos por algunos abogados occidentales sobornados como "joyas de la ciencia jurídica". Deben remitirse al discurso de clausura del abogado defensor en el juicio de Bujarin:

"Camaradas jueces, los hechos en este juicio son tan claros, ... que la defensa no encuentra ninguna razón para estar en desacuerdo con el camarada fiscal... En cuanto a las conclusiones políticas y morales, el discurso del Fiscal fue tan amplio que la Defensa siente la necesidad de respaldarlo de todo corazón..."


ξεκινημα - Primeros Pasos

26 septiembre 2022

Lord Louis Mountbatten: El presunto pedófilo real que estaba por encima de la ley



Introducción del editor

Los escándalos de los Royal británicos no han sido novedad desde hace siglos, pero son poco conocidos por la plebe. Y al referirnos a "escándalos" no señalamos la política o temas anexos, sino a sus perversiones. La vida íntima de una persona debe ser respetada, pero al sobrepasar los límites de la ley, no debería ser motivo de encubrimiento oficial. Solo como dato anecdótico es casi probable que el famoso "Jack el Destripador" era un selecto miembro de la Royal British.


Al parecer la identidad de "Jack" dejó de ser un misterio, se transformó en un asunto de la realeza. Hoy se afirma que Alberto Víctor Christian Eduardo, hijo del rey Eduardo VII, nieto de la reina Victoria, era el famoso asesino en serie. El príncipe Alberto fue recluido en una institución psiquiátrica, oficialmente por su inestabilidad mental, la Casa Real logró que las razones no sean conocidas, ni que hubiesen sospechas sobre los accesos de locura del príncipe y sus consecuencias. Mary Jane Kelly, victima sobreviviente de "Jack", colaboró en la investigación y juicio, en que al menos, se consiguió que el príncipe quede recluido en el sanatorio donde murió alejado de la familia real.

En otro contexto, la prensa británica ha tenido que responder periódicamente la pregunta del ¿por qué desde 1917 la familia real británica cambió su apellido? El apellido real Windsor, en efecto apenas data de 1917, el verdadero apellido es alemán de pura sepa: von Sachsen-Coburg und Gotha (Sajonia-Coburgo-Gotha). Si, también es de destacar que el apellido alemán fue fruto del matrimonio de la reina Victoria del Imperio Británico con el príncipe Albert von Sachsen-Coburg und Gotha (príncipe consorte de la reina). Eduardo VII (bisabuelo de Isabel II) sucedió a su madre en 1901, por su padre pertenecía a la dinastía alemana Sachsen-Coburg und Gotha y asumió ese apellido paterno dejando a un lado el original apellido alemán, Hannover (la reina Victoria de Hannover desciende de un árbol genealógico casi enteramente alemán, fue la última monarca del Reino Unido de la Casa de Hannover). 


El futuro Lord Louis Mountbatten con su bisabuela, la reina Victoria.

La Gran Guerra de los primos (todos los reyes europeos estaban emparentados) o Primera Guerra Mundial provocó en el Reino Unido e Imperio Británico un sentimiento antialemán, por ello, durante el reinado de Jorge V se  decidió cambiar el apellido de la casa real a un nombre británico, la casa de Windsor (tomado del castillo-residencia de los reyes británicos desde hace mil años). Eso tuvo lugar el 17 de julio de 1917.

Incomodos parientes alemanes

Tras fallecer Jorge V, ascendió Eduardo VIII, quien para casarse con una plebeya estadounidense, Wallis Simpson, abdicó al poco tiempo en favor de su hermano menor, Jorge VI que es el padre de Isabel II. A su vez, Isabel II contrajo nupcias con Felipe Mountbatten, Príncipe consorte del Reino Unido, Duque de Edimburgo. Los Mountbatten son en realidad nobleza alemana, el nombre es una versión en inglés de Battenberg.

 

Isabel II y Felipe Mountbatten se casaron en 1947


Cuando Isabel era aún princesa, esperaba su primer hijo, el hoy rey Carlos III, como era lógico se pensaba que recibiría el apellido alemán Mountbatten, el de su padre, Felipe Mountbatten en sus últimos días habría dicho que era "el único hombre en el país que no podía darle el apellido a sus hijos". (Desde 1960, al ser necesario el uso de un apellido, por ejemplo en un registro civil o un documento legal, los hijos de Isabel II usan el apellido "Mountbatten-Windsor").

No sorprende descubrir que durante los años 30, las hermanas del Príncipe Felipe se casaran con miembros de casas reales alemanas que simpatizaban con el nazismo. Para enterrar el escándalo, Felipe renunció a su nacionalidad y a la Iglesia ortodoxa (era griego por nacimiento) y en secreto se dispuso lo necesario para concederle la nacionalidad británica y la entrada en la Iglesia anglicana. Su matrimonio pactado con Isabel, su prima segunda, así como sus credenciales británicas, fueron gestiones de su tío, Lord Louis Mountbatten


El Almirante Lord Louis Mountbatten, 1943.

Otro hecho interesante que los Royal prefieren enterrar son sus parientes alemanes afiliados al nazismo. Un solo ejemplo. Durante la era hitleriana, Karl Eduard, Hertog von Sachsen-Coburg und Gotha (Duque de Sajonia-Coburgo-Gotha), cuarto y último duque de ese linaje real, nieto de la reina Victoria y del príncipe Alberto en línea paterna, ostentó el titulo de Príncipe del Reino Unido y duque de Albany (su padre era Leopoldo de Albany). Karl Eduard de Sajonia-Coburgo-Gotha contrajo matrimonio con la princesa Victoria Adelaida de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg,nieta del Kaiser Guillermo II, que también era tío de Karl Eduard (el matrimonio fue convenido con el Kaiser).


Hitler junto al duque Karl Eduard Herzog von Sachsen-Coburg und Gotha

El duque Karl Eduard participó en la Gran Guerra como oficial alemán, privado en 1919 de sus títulos de duque de Albany y de príncipe del Reino Unido y del tratamiento de Alteza Real y demás honores británicos. En 1918 se le obligó a abdicar el trono del Ducado de Sajonia-Coburgo-Gotha. Amargado por tales desplantes formó parte de organizaciones paramilitares alemanas relacionadas con los nazis, se afilió al partido nazi en 1935, se enroló en las SA con el rango de Obergruppenführer, miembro del Reichstag (1937-1945), presidente de la Cruz Roja Alemana (1933-1945). Hitler lo delegó como presidente de la Sociedad de Amistad Anglo-Germana en 1936, quizá fue Carlos Eduardo quien influyó en Hitler sobre un presunto y sólido sentimiento pro alemán de la aristocracia británica. Fue el anfitrión de Eduardo VIII (duque de Windsor), tras su abdicación al trono británico, durante su viaje privado a Alemania en 1937. Al finalizar la guerra estuvo bajo arresto domiciliario y luego encarcelado junto a otros nazis. En 1946 fue sentenciado por un tribunal de desnazificación. Sajonia-Coburgo-Gotha fue dividida por los aliados, los soviéticos confiscaron una gran parte de sus propiedades en su zona de ocupación. Murió en 1954, siendo el mayor de los sobrevivientes varones de la reina Victoria.

Otra curiosidad tenemos con el príncipe consorte de los Países Bajos, el alemán Bernhard zur Lippe-Biesterfeld, con su pasado nazi, miembro de la caballería SS hasta su matrimonio, en 1937, con la princesa Juliana heredera del trono real y padres de la Reina Beatriz. 

Esto es un breve aperitivo a lo que viene. En fin... de príncipes y bandidos estamos ya acostumbrados, aunque de los crímenes de la monarquía casi no se habla y hasta estamos sujetos a ser imputados por hablar con la verdad. Así que este es un "homenaje" a todas aquellas criaturas que pasaron, hace muy poco, interminables horas llorando por quienes provocan nuestras desgracias.

T. Andino


*****

LORD LOUIS MOUNTBATTEN: EL PRESUNTO PEDÓFILO REAL QUE ESTABA POR ENCIMA DE LA LEY

 

        El Almirante Lord Louis Mountbatten durante la IIGM (GettyImages)


Por: Michael East

Front Page Detectives

(Todo el material gráfico y sus notas a pie son adiciones del editor de este blog)


Las familias reales de todo el mundo ciertamente no son ajenas a los escándalos sexuales, sin embargo, los eventos recientes que involucran al príncipe Andrés del Reino Unido (Andrew Mountbatten-Windsor, duque de York) y sus vínculos con el traficante sexual ahora muerto Jeffrey Epstein muchos creen que son más grandes que todos ellos. Sin embargo, incluso sus presuntos crímenes podrían palidecer en comparación con otra figura que se sentó en el corazón de la primera familia de Gran Bretaña durante décadas: Lord Louis Mountbatten.


Mountbatten es una figura imponente en la historia reciente de la Familia Real y las Islas Británicas. El tío del difunto príncipe Felipe y primo segundo de la reina Isabel, Mountbatten, sirvió como Comandante Supremo Aliado en Asia Oriental, Jefe del Estado Mayor de la Defensa y Primer Lord del Mar. Todavía elogiado por la prensa del Reino Unido como un héroe nacional, en parte dado su asesinato por el IRA en 1979, también fue un pedófilo bien documentado y acusado.

En 2019, un expediente del FBI sobre Mountbatten reveló que Estados Unidos tenía profundas reservas y disgusto por la realeza. El archivo afirma que tanto él como su esposa Edwina eran "personas de moral extremadamente baja" y que Mountbatten era un pedófilo con "una perversión por los niños pequeños". Las consecuencias fueron rápidas, y The London Times intentó hacer pasar la pedofilia de Mountbatten como simplemente "lujuria por los hombres jóvenes. Esta afirmación no solo confundió sus inclinaciones por los niños con la homosexualidad, sino que continuó la complicidad milenaria de los medios de comunicación en casos prominentes de abuso infantil. Describiendo a Mountbatten como un "hombre sexualmente voraz cuya bisexualidad se convirtió en un tema de los archivos de inteligencia de Estados Unidos", el periódico ignoró el nombre explícito del expediente de su preferencia como "niños".


Lord Louis Mountbatten revisa a los cadetes en el Metropolitan Police College de Londres, 2 abril 1969, (Foto Douglas Miller/Fox Photos Hulton Archive Getty Images)

Los archivos del FBI fueron publicados bajo una solicitud de la Ley de Libertad de Información y compilados en 1944 después de que Mountbatten fuera nombrado Comandante Supremo Aliado del Sudeste Asiático. Contó con comentarios de la baronesa Decies, Elizabeth de la Poer Beresford.

La baronesa Decies declaró que Mountbatten era "conocido por ser un homosexual con una perversión por los niños jóvenes" y era "un hombre no apto para dirigir cualquier tipo de operaciones militares debido a esta condición. Ella declaró además que su esposa, Lady Mountbatten, fue considerada igualmente errática. E.E. Conroy, jefa de la oficina de campo del FBI de Nueva York, agregó en el archivo que "parece no tener un motivo especial para hacer las declaraciones anteriores".

No pasó mucho tiempo después de su matrimonio que una infeliz Edwina estaba involucrada en aventuras, con una petición de divorcio a principios de la década de 1930. Marjorie Hall Simpson mencionaba a Edwina por su nombre como involucrada en relaciones con su esposo, Henry Anthony Simpson. El escándalo empujó a los Mountbatten a tener un matrimonio abierto, y seguirían más aventuras, tal vez más notablemente con el legendario cantante afroamericano y marxista Paul Robeson.


Lord Louis Mountbatten y Edwina, Virrey de la India, bsr

UN SECRETO A VOCES

Los comentarios de la baronesa muestran que el comportamiento de los Mountbatten fue un secreto a voces dentro de los círculos británicos de élite durante un tiempo considerable y no se limitó a las acciones de Edwina. Sin embargo, el FBI tenía poco interés en Mountbatten una vez que su lealtad a Occidente estaba asegurada. Los investigadores alguna vez temieron algún nivel de simpatía marxista con Mountbatten o dentro de su círculo cercano, tal vez no sea sorprendente dadas las indiscreciones de Edwina con Robeson.

La preferencia de Mountbatten por los niños, en lugar de los hombres, fue confirmada por su conductor durante la guerra, Norman Nield. Nield admitió que transportó a niños de entre 8 y 12 años a su comandante mientras hablaba con "" en 1987. Alegó que Mountbatten usó "brandy y limonada" para someter a los niños antes de cometer actos sexuales, admitiendo que le pagaron £ 5 por vez para guardar silencio, por un valor de más de £ 200 en la moneda de hoy.

Los detalles del impactante dossier fueron revelados con la publicación en 2019 de "The Mountbattens: Their Lives & Loves" por el historiador Andrew Lownie. Como parte del libro, Lownie entrevistó a Anthony Daly, un trabajador sexual masculino para los ricos y famosos de Londres durante la década de 1970.

Daly reveló que "Mountbatten tenía algo de fetiche por los uniformes: jóvenes guapos con uniformes militares (con botas altas) y hermosos niños con uniforme escolar". Una entrevista con Daly del año anterior reveló que sus otros clientes incluían al espía soviético e historiador del arte Sir Anthony Blunt.

Blunt, quien sirvió en el Palacio de Buckingham como Surveyor of the Queen's Pictures, fue expuesto en 1979 como uno de los infames espías de los Cinco de Cambridge que escandalizaron al establishment británico en la década de 1960 después de ser expuesto como agentes rusos. Tres huyeron a Moscú, pero Blunt fue capturado y se le concedió el anonimato y la inmunidad por volverse contra sus manejadores soviéticos en 1964. Daly alega que el espía le preguntó si se había graduado en Kincora, el notorio hogar de niños en Belfast, donde los niños eran abusados por el personal y hombres prominentes de la sociedad.

El hombre responsable de exponer a Blunt como uno de los "Cinco de Cambridge" fue el autor Robin Bryans. Si bien las acciones de Bryans al nombrar a Blunt fueron noticias importantes en el Reino Unido y tuvieron consecuencias durante muchos años después, sus esfuerzos por exponer a Mountbatten cayeron principalmente en oídos sordos. Bryans declara expresamente que el interés genuino de Mountbatten eran los "escolares públicos de primer año" y que se involucraba regularmente con "redes de viejos muchachos que celebraban orgías".


Sir Hastings 'Pug' Ismay, Lord Louis Mountbatten, Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt,  enero de 1943, conferencia de Casablanca. Bundesarchiv


Escribiendo en noviembre de 1989, Bryans dijo que la entonces primera ministra Margaret Thatcher había "desequilibrado el status quo" cuando se vio obligada a admitir ante el parlamento británico que Blunt había sido un agente doble, arriesgándose a que Blunt denunciara las actividades en Kincora. Bryans agrega: "Esta traición (como Blunt la vio) corría el riesgo de dejar salir todo tipo de otros esqueletos del armario. No menos importante de estos fue el acuerdo de larga data por el cual las escuelas de niños Kincora y Portora fueron utilizadas como burdeles homosexuales por muchas figuras prominentes, incluido Lord Mountbatten".

Tanto Mountbatten como Blunt eran conocidos el uno del otro, y Bryans alega en la revista irlandesa Now que ambos hombres formaban parte de la misma red de pedofilia que procuraba niños de escuelas y hogares infantiles en el norte de Irlanda, incluida la llamada Escuela Portora en Enniskillen y Kincora. Varias ex víctimas del escándalo Kincora han alegado que fueron traficadas a Mountbatten en su casa del sur en Mullaghmore, condado de Sligo.

UN HOGAR TERRIBLE

Expuesto ya en 1977, Kincora Boys' Home fue el escenario de uno de los mayores escándalos y encubrimientos de abuso sexual infantil de Irlanda. Los niños de la casa habían sido maltratados y prostituidos en toda la región.

En 1980, tres miembros del personal fueron acusados de delitos relacionados con el abuso. Entre ellos se encontraba el maestro de casa William McGrath, un prominente leal al Ulster y miembro fundador del movimiento de extrema derecha Tara. Sus vínculos entre el establishment británico fueron extensos, McGrath fue utilizado como un activo durante la guerra sucia del estado británico contra el republicanismo irlandés. Si bien todos fueron condenados, la mayoría de los involucrados en el abuso se retiraron.

El libro de Lownie también presenta una entrevista con una de las víctimas de Mountbatten durante sus visitas a Kincora, una joven de 16 años llamada solo como "Amal".


       Tres diferentes ediciones del libro de Andrew Lownie

"Fue muy educado, muy agradable. Sabía que era alguien importante. Me preguntó si quería una bebida o un caramelo. Me dijo que le gustaba la gente de piel oscura, especialmente la gente de Sri Lanka, ya que eran muy amigables y muy guapos. Recuerdo que admiraba mi piel lisa. Nos dimos sexo oral en una posición de 69. Era muy tierno y me sentí cómodo al respecto. Parecía muy natural. Sé que varios otros chicos de Kincora fueron traídos a él en otras ocasiones", señaló Amal.

Las afirmaciones de una prominente red de pedófilos fueron exploradas más a fondo por la revista de actualidad y cultura Village in Ireland, recopilada por Joseph de Burca en un libro en línea bajo el título "The Anglo-Irish Vice Ring". El libro detalla cómo el establishment británico e irlandés continúa encubriendo los crímenes tanto de la red como de Lord Mountbatten, con algunos de los otros abusadores todavía vivos hoy en día.

Otra historia presentada por Village fue la de Steven Waring y su amigo identificado solo como "Sean". Ambos también residentes de Kincora, Waring fue traficado a la casa del sur de Mountbatten y abusado sexualmente en agosto de 1977. Escapó de la casa de los niños y huyó a Liverpool en Inglaterra, donde fue arrestado. Fue subido al Ferry Liverpool-Belfast Monarch para llevarlo de regreso a Kincora y se suicidó antes de llegar, saltando al mar. Su cuerpo nunca fue recuperado.

La serie de Village destaca los vínculos entre McGrath y políticos y personalidades prominentes en Inglaterra. Estas figuras incluyen a Mountbatten y Blunt junto con el secretario privado parlamentario del ex primer ministro Harold Macmillan, Sir Knox Cunningham, y el teniente adjunto de Tyrone Peter Montgomery. También estuvo involucrado Peter Murphy, asistente personal de Mountbatten.


Louis Mountbatten y el Príncipe Carlos en 1975 (BSR). Mountbatten fue el mentor del rey Carlos III. Mountbatten significó mucho para los Windsor, aunque no todo lo que hizo fue siempre desinteresado. trató de vincular a su nieta Amanda Knatchbull con el príncipe Carlos desde 1974. Todo eso sirvió para alejar a Carlos de Camila, que era un poco mayor y considerablemente más mundana. Un matrimonio entre Carlos y Amanda convertiría a Lord Mountbatten en el abuelo de la futura reina, cumpliendo sus ambiciones.


Otro de los socios conocidos de Mountbatten fue el miembro del Parlamento del Partido Laborista Tom Driberg, con quien se dice que tuvo una aventura. Driberg fue nombrado asesor especial temporal no oficial de Mountbatten mientras estaba en Birmania durante la guerra y "casualmente" fue otro cliente de Anthony Daly. Al igual que Blunt, fue espía de la KGB y socio de Guy Burgess de los Cinco de Cambridge.

En enero de 1982, la red parecía estar cerrándose sobre los involucrados en el abuso sexual institucionalizado en Kincora cuando la policía entrevistó a John McKeague. McKeague fue un prominente sindicalista del Ulster y uno de los fundadores de la organización terrorista Red Hand Commando, un pequeño grupo estrechamente vinculado a la importante Fuerza de Voluntarios del Ulster.

McKeague era fuertemente sospechoso por la inteligencia militar británica de su participación en el brutal asesinato de un niño de 10 años llamado Brian McDermott en septiembre de 1973, el cuerpo fue quemado y desmembrado. Ya había sido internado en febrero de ese año y pronto fue condenado a otros tres años por un robo a mano armada que él negó. En 1982, no estaba dispuesto a regresar a prisión y le dijo a sus amigos locales que estaría hablando sobre lo que sucedió en Kincora.

El 29 de enero, McKeague fue asesinado a tiros en una tienda que tenía en el este de Belfast. Según los informes, el asesinato fue llevado a cabo por el Ejército de Liberación Nacional Irlandés. Aún así, la especulación afirmó que había un vínculo con las preguntas recientes sobre el abuso sexual infantil. Los periodistas irlandeses Jack Holland y Henry McDonald han argumentado que uno de los involucrados en el tiroteo era un conocido oficial de la Rama Especial, y durante mucho tiempo se rumoreaba que el otro tenía vínculos con la inteligencia británica.

UN ESCÁNDALO DESCONOCIDO

Mountbatten y sus crímenes no lograron generalizarse gracias a las actividades del MI5. Muchos de los involucrados en llevar a cabo el abuso en el norte eran conocidos agentes de la agencia o informantes y los servicios de seguridad utilizaron su conocimiento de su abuso como método de chantaje. Esta táctica se ha replicado en todo el mundo. La red fue expuesta por Blunt después de su arresto en 1963 y se enfrentó a cadena perpetua; el espía accedió a confesar todo lo que sabía a cambio de inmunidad y encubrimiento de sus crímenes.

Los secretos de Blunt expusieron sus actividades con la KGB y lo que sabía de las actividades ilícitas entre sus amigos y conocidos en el norte de Irlanda. El MI5 estaba en el país de los sueños y se dio cuenta de que había una oportunidad no solo para chantajear, sino también para mantener a sus dulces aliados con acceso regular a los niños. Su compromiso de mantener la hegemonía en el norte de Irlanda eclipsó cualquier pensamiento sobre la moralidad de hacer la vista gorda ante el abuso sexual.

Si bien la traición de Blunt era desconocida para el público en general, no cabe duda de que un hombre tan bien posicionado como Mountbatten habría sido plenamente consciente de sus acciones. El "héroe nacional" aparentemente estaba dispuesto a dejar de lado cualquier sentimiento de lealtad en lo que respecta a sus impulsos.


El asesinato del supuesto héroe británico de la IIGM señaló una dura etapa en las relaciones entre Inglaterra e Irlanda del Norte.


Mountbatten fue asesinado en 1979 (27 de agosto) por el IRA, sin embargo, el nivel de protección que todavía se le ofrece va directamente a la cima no solo en Gran Bretaña, sino también en Irlanda. Mientras intentaba investigar los eventos en el norte para su libro, a Lownie se le negó constantemente el acceso a los archivos de la policía irlandesa, la Garda.

Hablando con Village Magazine, un ex comisionado adjunto de la Garda confirmó que las autoridades irlandesas habían estado al tanto de las acusaciones contra la realeza, una segunda fuente de la Garda le dijo a la revista que había información de que Mountbatten había abusado de un niño de 14 años durante su tiempo en la India.

Con la casa de Mountbatten ubicada en el condado de Sligo, se le brindó la protección de la Garda, y se guardaron registros de todos los que asistieron. Con pruebas sólidas, Mountbatten no solo fue visitado allí por los involucrados en el escándalo de Kincora, sino que también tuvo niños traficados a su casa por Joseph Mains, el alcaide de Kincora. Lownie solicitó acceso a los archivos, y aunque se confirmó que todavía existían, se le negó la oportunidad de verlos. El comisionado de la Garda, Drew Harris, trabajó extensamente con el MI5.

En 2011, la personalidad de la televisión británica y confidente real Jimmy Savile murió a la edad de 84 años. Un famoso activista y anfitrión de caridad, se había ganado el respeto de muchos en el establecimiento. Sin embargo, una vez muerto, la verdad de sus crímenes salió a la luz, siendo expuesto como posiblemente uno de los delincuentes sexuales infantiles más prolíficos del país. Las revelaciones sobre Savile, durante un tiempo, cambiaron la sociedad británica, y hubo una nueva voluntad de hablar abiertamente sobre temas que durante mucho tiempo habían sido barridos bajo la alfombra.

Con las acusaciones contra otras estrellas e incluso políticos ahora sobre la mesa, finalmente, las acusaciones contra Mountbatten parecían listas para ser transmitidas, los informes derivados de la publicación de los archivos del FBI y el libro de Lownie dieron una cobertura prominente.

Curiosamente, sin embargo, a pesar de que la prensa británica tiene una afición por explorar cada detalle espeluznante de los pedófilos famosos, los informes centrados en los archivos del FBI y los crímenes en Kincora nunca se mencionaron. Tan pronto como aparecieron estas historias, pronto se desvanecieron de los titulares, y la prensa volvió a tratar a Mountbatten como un héroe, ignorando el hecho de que las revelaciones incluso habían sucedido.

La exposición del abuso sexual de Mountbatten y la asociación con traidores públicamente ridiculizados habría hecho mucho más daño a la reputación global de la monarquía en la década de 1970 que incluso el escándalo del Príncipe Andrés o las revelaciones del Príncipe Harry y Meghan Markle sobre "Oprah" en nuestra propia era. Se habrían hecho preguntas a ministros, funcionarios públicos, otros miembros de la realeza y más. La exposición de las redes de abuso infantil sancionadas por el estado habría sido devastadora.

De hecho, el daño a la reputación de Gran Bretaña habría eclipsado otros escándalos británicos infames como el caso del espía soviético Profumo o los "Cinco de Cambridge" y los asuntos de Jimmy Savile. La vergüenza de Gran Bretaña habría sido casi absoluta, los detalles espeluznantes sirvieron como fuente de furia para los republicanos irlandeses y la confirmación de la depravación occidental para la Unión Soviética.

A medida que han pasado los años, muchas más acusaciones en torno a Mountbatten han salido a la luz y no se tratan aquí, incluidos los complots para socavar la democracia británica a lo largo de la década de 1970. Lejos de ser un héroe nacional, lo cierto es que su imagen es ilusoria y que sigue sirviendo de escudo protegiendo a los nombres destacados de la justicia.

La campaña promulgada para encubrir los crímenes del establishment es asombrosa en su alcance. Tan enormes son los crímenes y las cifras que tal duplicidad es imposible sin el consentimiento  cómplice de la maquinaria del gobierno británico. Estos abusos incluyen innumerables violaciones sancionadas por el estado, tráfico sexual infantil, intimidación de víctimas y testigos y posiblemente incluso asesinatos.

Si bien nadie duda de que la guerra es un negocio sucio, las acciones de Gran Bretaña en Irlanda fueron quizás las más sucias de todas. Hubo una investigación pública sobre Savile; o en las actividades de los servicios de seguridad durante la guerra sucia, pero nunca ha habido una en el caso Mountbatten. Si bien ha habido condenas simbólicas, éstos fueron poco más que tipos desechables para aquellos que realmente movieron los hilos, hombres como Lord Louis Mountbatten, cuya fuga de la justicia demostró que algunas personas realmente están por encima de la ley.


Mountbatten recibió honores en un funeral ceremonial real en la Abadía de Westminster, televisado a nivel mundial. Londres, 5 de septiembre de 1979. El Príncipe de Gales, hoy rey Carlos III leyendo un salmo bíblico. Se distinguen a los miembros de la familia real ante el ataúd, de izquierda a derecha: la reina Isabel II; el príncipe Felipe, duque de Edimburgo; Elizabeth, la reina madre; el Capitán Mark Phillips; la princesa Margarita, condesa de Snowdon; el príncipe Andrew (más tarde el duque de York); y, el príncipe Eduardo (más tarde el conde de Wessex).


23 agosto 2022

Zaporiyia y la amenaza nuclear. Propaganda de guerra Made in USA/Ucrania



por Tito Andino

Recopilación de artículos 

 

A pesar de la propaganda desinformativa, el temor de una catástrofe nuclear en Zaporiyia no debe considerarse simple conjetura.


Introducción 

Hemos repasado diferentes medios de comunicación (¿o desinformación?), se torna necesario la siguiente aclaración. Hace algo más de una década el mundo se alarmó tras el desastre ocasionado por el terremoto y tsunami en Japón que afectó a la central nuclear de Fukushima (producción de energía eléctrica). Un pandemonio de histeria global se desató (menos en Japón) gracias a los medios de embrutecimiento masivo (prensa), el deseo de alterar a millones de personas fue voluntario por parte de gente interesada, clamando como profetas del Apocalipsis: "!Los reactores nucleares van a explotar!".


Militar ruso cerca en la central nuclear de Zaporiyia (Reuters)

Los reactores nucleares no explotan como una bomba atómica. NUNCA. 

Y aunque el caso Fukushima es distinto a un hipotético ataque armado a la planta nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano, el ejemplo de Chernóbil, en la misma Ucrania, es elocuente, Chernóbil fue un accidente técnico humano que resultó en explosiones de vapor y fusión del núcleo del reactor No. 4 de la planta. Esa fusión y las explosiones de vapor rompieron el núcleo del reactor y destruyeron el edificio que albergaba el reactor, seguido por el incendio en el núcleo del reactor ya al aire libre que duró varios días, lapso en que contaminantes radiactivos en el aire se dispersaron a otras regiones de la URSS y Europa.

Es importante recalcar que los reactores nucleares NO EXPLOTAN, no son una bomba atómica, no operan como un arma expresamente diseñada para causar efectos destructivos devastadores e inmediatos. Aún, en el hipotético caso de un ataque armado contra la central de Zaporiyia y fruto de unas explosiones, lo peor que puede suceder  es que los núcleos se  fundan. El caso de los reactores 1 y 4 de Fukushima son ejemplos reales, veamos: Tras el tsunami, que se llevó y rompió los generadores diésel de emergencia, se perdió la refrigeración de emergencia de los reactores, eso provocó una elevada temperatura en los reactores, el hidrógeno del oxígeno que formaba agua se disoció. Al liberarse hidrógeno hacia la segunda barrera de contención de hormigón, no tuvieron más remedio que dejarlo explotar (la barrera), sabiendo que la contención principal del reactor estaba bien. 

No hubo explosión nuclear porque los núcleos de uranio NO EXPLOTAN, no son bombas nucleares. Los reactores al ser apagados les queda un calor remanente por fisión retardada y decaimiento del uranio enriquecido que usa ese tipo de central nuclear que al no estar refrigerado de forma constante hace que falle. En Fukushima tuvieron que meter agua directa del mar mezclada con ácido bórico para absorber neutrones, no fue suficiente y por eso se fundieron los núcleos (la temperatura debe supera los 2100°C).


La central nuclear de Zaporiyia vista desde Nikopol (Reuters)

¿Qué pasa si se funden los núcleos? En Chernóbil hubo error humano, se dio la fusión del núcleo, no existía la contención y toda la radiactividad quedó al aire libre. Las autoridades soviéticas demoraron en tapar el núcleo con hormigón. A pesar de la inmensa tragedia en Chernóbil las consecuencias reales no superaron los 20 km de radio y los niveles de radiación que absorbió la gente más allá de esos 20 km no fueron suficientes para causar daño biológico.

¿Puede esto pasar en Zaporiyia? Un ataque armado directo a la central puede causar explosiones, lógico, fruto del caos podría pasar que no puedan enfriar los núcleos, verse obligados a abrir las válvulas de escape o no tapar los reactores con hormigón... esos factores pueden ocasionar la fusión del núcleo de los reactores. 

Es comprensible el por qué los rusos han tomado severas medidas de seguridad y contingencia en caso de un ataque directo a la central. Una pregunta sería, ¿por qué razones los rusos atacarían una central nuclear resguardada por ellos? No hay lógica para eso. Escuchando como reacciona el gobierno ruso debemos entender que están preparados para esa eventualidad, evitar el desastre, impedir que se repita un Chernóbil, y por ello solicitan la presencia de inspectores nucleares de Naciones Unidas o Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, siglas en inglés).

Hay mucha irresponsabilidad y vergüenza de los medios al usar una hipotética desgracia para vender noticias, para apoyar a un bando que busca provocar un incidente nuclear en su provecho; pero, ¿qué éxito puede lograr causando una tragedia cuando serán directamente afectados por sus acciones? Solo la mentalidad megalómana de unos jefes ucranianos nos llevaría al sinsentido de "matar al mayor número posible de rusos"... absurdo. ¿De verdad presiona EEUU/OTAN a Ucrania para provocar un incidente nuclear y alinear al "mundo" contra los rusos?

Tras el pánico mundial provocado por los medios de desinformación intensiva debemos replantear la necesidad de informarnos, queremos que nos INFORMEN, no que nos ALARMEN. Ucrania tiene todo el derecho del mundo a defenderse, elemental, sea cual fuere su causa, así como tiene el derecho y la "fortuna" de ser armado por USA/OTAN ("privilegio" que no gozan pueblos invadidos con una terrible catástrofe humanitaria como Yemen y Palestina). Rusia tampoco es una nación "santa de devoción", pero, una vez más preguntémonos: ¿Qué llevó a Rusia a invadir Ucrania?

Tenga cuidado con lo que escucha, no todo es cierto pero tampoco todo es mentira. La situación es muy complicada, la diplomacia internacional trabaja en silencio para evitar tal "apocalipsis" y  "explosiones" nucleares  en Zaporiyia. Una manera noble de evitar tanta verborrea dañina es no generar pánico ni hablar de forma irresponsable. Los medios occidentales, en definitiva, solo piensan en el lucro por vender sensacionalismo que causa miedo y angustia.


Militar ruso vigilando una zona de la central nuclear de Zaporiyia

¿Qué dice Ucrania/OTAN?

Es común leer en medios pro-atlantismo que EEUU urge al Organismo Internacional de la Energía Atómica tener acceso a las instalaciones nucleares de Zaporiyia, así como respalda a Ucrania para desmilitarizar la central nuclear tomada por las tropas rusas que estarían realizando ejercicios “temerarios”. La petición en concreto es: “Junto con nuestros aliados, hacemos un llamamiento a Rusia para que cese todas las operaciones militares cerca de las centrales nucleares ucranianas y que devuelva el control de Zaporiyia a Ucrania”. (Ned Price, portavoz del Departamento de Estado).

Price, pidió a Rusia que sea un país “responsable” y que se siente con Estados Unidos para comenzar a negociar un nuevo tratado que sustituya al Nuevo Start, un acuerdo que limita la actividad nuclear de ambos países y que expirará en 2026.

“Las propuestas de desmilitarizar una zona en torno a la central nuclear de Zaporiyia son inaceptables”, dijo el portavoz ruso de Exteriores, ya que los bombardeos provienen desde las zonas controladas por Kiev. 

La semana pasada a nivel mundial la prensa atlantista difundió un video que demuestra que Rusia desafía a la ONU al utilizar la central nuclear de Zaporiyia como comando militar. Lo que se aprecia es la presencia de camiones militares rusos estacionados ordenadamente en algún hangar de la planta nuclear que cuenta con muchas edificaciones. Es comprensible que en plena guerra, estas infraestructuras sean resguardas por personal militar. ¿O en pleno conflicto bélico pondría usted al personal de Greenpeace a proteger unas instalaciones nucleares consideradas objetivo de guerra o para prevenir posibles ataques terroristas?

En base a la presencia militar rusa que resguarda la central de Zaporiyia no existe evidencia que las tropas rusas utilicen el complejo para dirigir operaciones militares o que estén bombardeando la central o sus alrededores, ¿qué irracional sentido podrían tener los rusos de autobombardearse?. Está claro que los disparos de artillería provienen del lado ucraniano para ejercer presión internacional contra Rusia. Con el armamento de precisión (artillería de largo alcance) que entrega USA/OTAN los ucranianos pueden impactar directamente en la central nuclear, no lo harán, salvo que algún desquiciado...

Estas "noticias", por mera coincidencia, concurrieron en simultaneo al viaje del jefe de la ONU a Ucrania, el atlantista Antonio Guterres, e intentaban alarmar al mundo con que los rusos podrían estar planeando un ataque a Zaporiyia, la mayor central nuclear de Europa. Sin embargo, la inteligencia ucraniana afirmó aquello únicamente tras la denuncia del Kremlin de un intento de Kiev para provocar un “accidente” en la planta, durante la visita de Guterres.


EEUU respalda la petición de Ucrania de desmilitarizar la central nuclear de Zaporiyia.

Según la empresa estatal ucraniana "Enegoatom" (regulador nuclear de Ucrania) Moscú quiere "apagar los bloques de energía en funcionamiento en la planta, desconectarla de la red eléctrica de Ucrania y volver a conectarla a la red rusa en un intento por privar al país de una fuente de energía importante". En nota de prensa dice que “el 22 de agosto de 2022, la central nuclear de Zaporiyia (ZNPP) continúa operando con el riesgo de violar las normas de seguridad contra incendios y radiación” y que el “bombardeo periódico de la ZNPP por parte de las tropas rusas con misiles antiaéreos causó un grave riesgo para el funcionamiento de forma segura de la central”.

Es poco entendible que Energoatom haya señalado que el 5 de agosto hubo "un ataque del ejército ruso a la central, se activó la protección de emergencia de una de las plantas de energía, por lo que desde entonces se ha desconectado una de las tres unidades en funcionamiento. Durante ese ataque, la estación de nitrógeno y oxígeno y el edificio auxiliar combinado sufrieron graves daños. Todavía existen riesgos de fuga de hidrógeno y pulverización de sustancias radiactivas, y el riesgo de incendio también sigue siendo alto". Dice el comunicado que el 6 de agosto, “como resultado del bombardeo de los invasores, se dañaron tres sensores de monitoreo de radiación en las instalaciones de la ZNPP”. Y que el 11 de agosto, “los ocupantes dispararon contra el edificio del cuerpo de bomberos, ubicado fuera del perímetro de la ZNPP, diseñado para protegerlo de incendios y extinguirlos en caso de situaciones de emergencia”... y otros "incidentes" en días posteriores.

Y sigue siendo poco entendible que el ejército ruso ataque la central nuclear que es resguardada por el ejército ruso. Ucrania afirma que las fuerzas rusas están atacando la ZNPP, pero son los rusos, desde marzo, quienes controlan la planta y zonas aledañas (los operadores son ucranianos), los motivos para auto-inflingirse un incidente nuclear solo puede ocasionar peligro a los rusos étnicos bajo protección del ejército ruso y fuerzas aliadas en el oblast de Zaporizhzhia (Zaporiyia). Son ya semanas que esa región es objeto de periódicos bombardeos, y no es novedad que haya un arma que ha dejado su impronta en el terreno, los obuses M777 proporcionados por Estados Unidos.

Lo que si es probable es que, como se informó en las últimas horas, los rusos bombardearon posiciones ucranianas en la localidad de Nikopol a 10 kilómetros de las instalaciones atómicas de Zaporiyia (Nikopol se asienta en la orilla opuesta del río Dniéper, una seis millas (10 kilómetros) río abajo de la planta). ¿10 kilómetros son mucho o poco para poner en peligro la central nuclear? ¿Podría ser que esas fuerzas ucranianas se desplegaron para atacar la planta con artillería desde la ciudad de Nikopol?. Las consecuencias conforme la prensa  recae solo en las fuerzas armadas rusas.


Central nuclear de Zaporiyia bajo control de Rusia (Reuters/Alexander Ermochenko)

¿Qué dice Rusia al respecto?

Hasta la prensa atlantista reconoce que Putin viene advirtiendo sobre una catástrofe en la planta nuclear de Zaporiyia y que es el primero en exigir que una misión del OIEA visite la planta de energía lo antes posible. Lo ha reiterado al presidente francés, Emmanuel Macron. 


Vladimir Putin en una conversación con Emmanuel Macron (Sputnik/Mikhail Klimentyev-Kremlin via Reuters. Foto Archivo)

La misión de observación exigida por Putin, con inspectores independientes, puede probar quién es responsable de los ataques en la zona.  Por otro lado, el Consejo de Seguridad de Rusia acusó a Washington de alentar a Kiev a atacar la planta. Moscú defiende su presencia militar recalcando que "las tropas están allí para evitar un desastroso escenario de Chernóbil”.

Es cierto que Rusia rechazó la propuesta de la ONU para que la planta sea desmilitarizada; sin embargo, Bruce K. Gagnon, coordinador de la Red Global contra las Armas y la Energía Nuclear en el Espacio, transmitió al Secretario General de la ONU su condena a Kiev por la terrible situación.

Parte de esa carta  a Guterres (ONU) dice:

“He estado siguiendo esta situación peligrosa durante muchas semanas. Es bastante obvio para mí que el gobierno de Kiev instalado por Estados Unidos está bombardeando la planta nuclear. ¿Por qué Rusia querría contaminar la misma región de ciudadanos de etnia rusa que está intentando salvar de este régimen de Kiev fuera de control? El hecho de que el personal de la planta ucraniana permanezca en sus puestos y que Rusia esté tratando de proteger la planta de un desastre, indica sus buenas intenciones en este asunto. Insto a sus oficinas a que lleven al OIEA a la planta lo antes posible y deben culpar públicamente por el bombardeo a la fuente apropiada: el régimen de Kiev que claramente está siguiendo las órdenes de Washington”. (La carta es citada por Connor Freeman, el 19 de agosto de 2022, en su artículo, "Putin Warns Macron of ‘Large-Scale Catastrophe’ at Zaporizhzhia Nuclear Plant". Antiwar.com)

Saquen sus propias conclusiones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny