Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Karl Wolff. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Karl Wolff. Mostrar todas las entradas

11 agosto 2020

Mito y realidad del plan nazi para secuestrar a Pío XII



por Tito Andino U.


Existe poca literatura sobre un presunto plan nazi para secuestrar al Papa en la mismísima "Santa Sede" Vaticana (no obstante encontrarnos en internet con muchos artículos referenciales), algunos historiadores dan por hecho evidencia circunstancial. Cabe la posibilidad que Hitler haya planteado ese escenario tras la caída de Mussolini y la retirada de Italia de la guerra (septiembre 1943), también podría haberse planteado arrestar al Rey de Italia, Víctor Manuel III. Vagas declaraciones de testigos, que incluye a un alto mando de las SS, la "mano derecha" del todopoderoso Heinrich Himmler, el Obergruppenführer SS Karl Wolff, mantiene abierta la teoría. Pero, curiosamente, tenemos más evidencia de cómo el Vaticano protegería a Pío XII que los "planes" nazis para secuestrar al Papa.

Una semblanza de la vida del SS-Obergruppenführer y General de las Waffen SS, Karl Wolff, la ensayaremos en otra entrada con un profundo análisis, éste aburguesado y educado hombre inició con éxito su carrera en 1933 en el partido nazi, incorporándose a la Oficina Central de Personal del Reichsführer SS (Heinrich Himmler). Diputado al Reichstag en 1936; de 1939 a 1943 como Oficial de enlace entre Himmler y la Cancillería de Hitler. Jefe de las SS y de la Policía en Italia así como Gobernador Militar de la Italia ocupada (1943-1945).


     SS-Obergruppenführer y General de las Waffen SS, Karl Wolff


Con semejante curriculum, Jefe del Estado Mayor personal de Heinrich Himmler por 10 años, Wolff estaba implicado en las directrices emanadas de la Jefatura de las SS. Negó conocer detalles sobre el holocausto y se declaró un burócrata. No está demás recordar a sus otros colegas nazis, burócratas asesinos de despacho. (VER: "Las elites nacionalsocialistas y los asesinos de despacho").

Wolff evadió los procesos de Nuremberg, fue solo citado como testigo de la acusación. Al parecer "compró" su vida y libertad por su rol en la "Operación Sunrise", las negociaciones secretas con el mando estadounidense (marzo de 1945 en Suiza) para la capitulación de los ejércitos alemanes combinados en el suroeste de Europa del 29 de abril de 1945.

Como hemos señalado, el tema central es Pío XII y el presunto plan para raptarlo.


La polémica 

 ¿ Planeó Hitler invadir el Vaticano y arrestar al Papa?

Tenemos alguna literatura al respecto, incluso el cine incursionó en la materia (ver notas a pie de página). Quien hizo más por difundir tal hipótesis fue el propio SS Karl Wolff en sus años posteriores a la prisión, dedicándose a dar conferencias. Todavía se recuerdan los documentales de televisión,"The World At War" y otros, en los que acepta haber presenciado la ejecución de partisanos en Minsk junto a Himmler en 1941.



El real poder de Karl Wolff dentro de las SS puede ser apreciado en estas secuencias gráficas, se observa a Wolff junto a Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich, los máximos jefes de las SS hasta el asesinato de Heydrich en 1942.

Fue a inicios de la década de 1970, cuando surge con fuerza la teoría del supuesto complot para secuestrar al Papa Pío XII y, claro, quien relata la historia no es otro que Karl Wolff. Según su versión, Hitler le habría dicho el 13 de septiembre de 1943:


"Tengo una misión especial para usted, Wolff. Será su deber no hablar con nadie antes de darle permiso para hacerlo. Solo el Reichsführer lo sabe. Lo entiende? ... Quiero que usted y sus tropas pasen a ocupar la Ciudad del Vaticano, tan pronto como sea posible, asegurar sus archivos y tesoros artísticos, y se traslade al Papa y a la Curia al norte. No quiero que caiga en manos de los aliados o estar bajo su presión e influencia política. El Vaticano ya es un nido de espías y un centro de propaganda anti nacionalsocialista".

Según Wolff, persuadió al Führer no hacerlo, aunque también afirma que desobedeció a Hitler y que se infiltró en el Vaticano para advertir al Pontífice. Estos detalles provienen de un documento redactado por Wolff en 1972 y que Avvenire d'Italia lo hiciera público en 1991; y, en entrevistas personales de Wolff antes de su muerte en 1984. El diario italiano, en su actual versión digital, publicó un artículo el 26 octubre de 2010 en que se señala: "... el supuesto plan de secuestro del Papa buscado por Hitler, un proyecto que, para Del Noce, "no está probado por ningún documento", mientras que para Bernabei "está demostrado por la declaración del ex general de las SS Karl Wolff en el juicio de Nuremberg". En 2014, "Avvenire" publicó otra noticia volviendo a sugerir que Hitler ordenó a Wolff secuestrar al papa Pío XII y que Wolff se habría negado. 

Estamos frente a un supuesto complot parecido al "intento" de gasear el bunker de Hitler y que solo "sabía" el autor del "fallido" magnicidio, Albert Speer. El caso Wolff, redactado por él mismo en 1972 fue más conocido por las posteriores entrevistas concedidas por éste, siendo ese material la base de las publicaciones sobre el tema. 

La credibilidad de Wolff quedó en entredicho cuando a fines de los 70 se involucró con el periodista de "Stern" Gerd Heidemann. Viajaron a Sudamérica para entrevistarse con Walther Rauff y Klaus Barbie, buscados por crímenes de guerra. Wolff asumió -por su "prestigio" de nazi del más alto nivel- el cargo de consultor de los supuestos diarios de Hitler. "Hitler-Tagebücher" (Los Diarios de Hitler), 60 pequeños libros escritos por Konrad Kujau, publicados por el semanario alemán "Stern" en 1983, que pretendían hacerse pasar como anotaciones auténticas de Hitler a manera de un diario. 



Secuencias fotográficas del "Hitler-Tagebücher". En la tarde del 6 de mayo de 1983, las agencias de noticias informaron que los diarios de Hitler eran falsificaciones. Los informes de expertos de la Oficina Federal de Policía Criminal y el Instituto Federal para Pruebas de Materiales habrían demostrado inequívocamente que los materiales utilizados en la encuadernación solo se fabricaron después de la Segunda Guerra Mundial.


Luego de ser denunciado el fraude, pericias ordenadas por vía judicial los declararon como una burda falsificación. En 1985, Konrad Kujau y Gerd Heidemann fueron sentenciados a 42 meses de prisión por estafa. Wolff fue llamado a asistir al juicio de Heidemann y Kujau, negándose a presentarse. Wolff fallecía el 17 de julio de 1984, meses antes de que se emitiera la sentencia por falsificación. 


La polémica entre historiadores

Conforme varios historiadores, la fiabilidad de Wolff ha sido cuestionada por argumentos como los arriba esbosados y por otras cuestiones debatibles. El más conocido caso es el planteamiento del profesor István Deák, profesor de historia en la Universidad de Columbia quien analiza el libro de Dan Kurzman "A Special Mission: Hitler´s secret plot to seize the Vatican and kidnap Pope Pius XII" (Una misión especial: el complot de Hitler para apoderarse del Vaticano y secuestrar al papa Pío XII" (2007). Kurzman promovió la historia de Wolff. Deák afirma que Kurzman resulta ser demasiado "crédulo" al "aceptar sin crítica la validez de documentos controvertidos y cree incuestionablemente en las declaraciones que le hizo su director, el interlocutor alemán, ex general de las SS Karl Wolff". Deák fue muy crítico con la "modesta documentación" del libro que contiene "una gran cantidad de referencias vagas o inexactas". 

Kurzman respondió, produciéndose un interesante y valioso debate que es referencia para entender esta episodio de la historia. Verdad o ficción?. 



Dan Kurzman y su libro "A Special Mission: Hitler´s secret plot to seize the Vatican and kidnap Pope Pius XII"

Leamos la polémica entre los dos historiadores. 

1.  "The New York Review of Books" publicó en su edición del 12 de junio de 2008 un artículo de István Deák: "Did Hitler Plan to Kidnap the Pope?" (¿Planeaba Hitler secuestrar al papa?), a manera de reseña del mencionado libro de Dan Kurzman. 

A continuación un extracto de este artículo sobre Pío XII, como antecedente:


"Eugenio Pacelli fue elegido Papa en 1939, se esperaba que, como admirado líder religioso y hábil diplomático, demostrara ser un agente bienvenido de la estabilidad europea, un "príncipe de paz"... "Sin embargo, pocos papas ejercieron menos influencia política durante una gran crisis mundial que él. Las generaciones posteriores insisten en asignar una influencia histórica mundial, ya sea bendecida o malvada, a un hombre cuya política se caracterizó principalmente por la ineficiencia y la vacilación. Inmerso en meditaciones místicas, que entre otras cosas produjeron el dogma de 1950 de la asunción a la gloria celestial del cuerpo y el alma de Santa María, el Papa Pío XII rara vez hizo uso de su considerable experiencia en asuntos internacionales.


El cardenal Eugenio Pacelli, antes de ser elegido Papa

Pío XII había esperado desde la década de 1930 una cooperación mundial contra el comunismo soviético, pero no pudo evitar el estallido de la guerra entre las democracias occidentales y la alianza nazi-fascista. Tampoco pudo lograr una paz negociada entre la Alemania nazi y los aliados occidentales para evitar la invasión soviética de Europa. El estado fascista italiano le prestó poca atención seria a él o a los intereses de su iglesia. Los nazis alemanes explotaron hábilmente el anticomunismo de Pío XII y su conciencia de la vulnerabilidad del estado del Vaticano para establecer un control firme sobre la Iglesia y los fieles católicos en Alemania.
Temeroso de la ira de Hitler, el Papa apenas levantó la voz contra el racismo y el anticlericalismo nazi, y habló aún menos contra el antisemitismo nazi. No defendió a la sufrida nación católica polaca, ni a las víctimas cristianas del programa de eutanasia nazi, ni a los judíos de su propio obispado en Roma. Intentó pero no pudo detener el bombardeo estadounidense de Roma y los ataques partisanos comunistas en la ciudad contra los ocupantes alemanes. Los aliados occidentales, cuando finalmente llegaron a Roma en junio de 1944, estaban interesados ​​principalmente en utilizar Pío XII para sus propios fines de propaganda.
Sin duda, fue un error esperar tanto de Pío XII, y aún hoy el debate continúa sobre sus logros. Eso puede verse como parte de una gran guerra cultural dentro de la civilización occidental.... 


El Obergruppenführer SS Karl Wolff, en 1937. A la derecha, París, 23 junio 1940. El primero a la izquierda es Karl Wolff, junto al arquitecto Hermann Giesler, Albert Speer, Adolf Hitler y Arno Breker.

2) "The New York Review of Books", publica el 25 de septiembre de 2008 una respuesta de Dan Kurzman al artículo de István Deák: Did Hitler Plan to Kidnap the Pope? (12 junio 2008). Esta publicación de The New York of Books titula: "Hitler´s Secret Plot. Dan Kurzman, reply by István Deák" (La trama secreta de Hitler). 

Leamos:

- Dan Kurzman responde a István Deák
A los editores:
Aprecio el comentario de István Deák en su reseña de mi libro "Una misión especial: el complot secreto de Hitler para apoderarse del Vaticano y secuestrar al papa Pío XII" [NYR, 12 de junio] de que es "interesante" y que soy "el primero en construir la historia en una trama nazi sistemática". Pero aprecio mucho menos su insulto a mi integridad profesional al cuestionar mi "credulidad".
El profesor Deák escribe que acepto acríticamente "la validez de los documentos controvertidos e incuestionablemente [creo] en las declaraciones que me hizo [mi] principal interlocutor alemán, el ex general de las SS Karl Wolff". Uno solo puede preguntarse si el Sr. Deák ha leído mi libro. Si leyera solo el prefacio, sabría que verifiqué las declaraciones de Wolff con casi todos los altos funcionarios alemanes supervivientes que estuvieron involucrados en el plan de secuestro, o lo sabían.
E incluyeron a personas clave como Rudolph Rahn, el embajador alemán en el estado grupal de Mussolini establecido en el norte de Italia después de la expulsión del Duce de Roma; Eitel Möllhausen, asesor de Rahn en Roma; Albrecht von Kessel, asesor de Ernst von Weizsäcker, embajador alemán en el Vaticano; y el coronel de las SS Eugen Dollmann, el enlace de Wolff con el mariscal de campo Albert Kesselring, el comandante militar supremo en Italia. Además, el padre Peter Gumpel, quien como investigador principal del Vaticano de las calificaciones de Pío para la santidad tenía acceso ilimitado a documentos y testimonios orales, me dijo que la evidencia apoyaba las afirmaciones de Wolff.
Habiendo escrito diecisiete libros y servido como corresponsal del Washington Post, me enorgullece haber ganado el Premio George Polk Memorial, el Premio Overseas Press Club por el "Mejor Libro sobre Asuntos Exteriores" del año (dos veces), el Premio Nacional del Libro Judío, y el Premio de la Portada del Gremio de Periódicos por "Mejor Informe Extranjero".
Condescendientemente, el profesor Deák busca disminuir la validez de mi informe cuando escribe: “Según Wolff, y por lo tanto también según Kurzman, el Führer consideró al Papa en parte responsable de la 'traición' italiana”. ¿Puede el profesor Deák ignorar que ¿El sentimiento de Hitler sobre esto ha sido reportado en muchas historias? No tuve que depender de Wolff para obtener esta información.
El crítico también escribe que "Kurzman se toma en serio" lo que él llama un "vuelo de la fantasía italiana", una carta escrita por un dignatario fascista italiano de alto rango con vínculos con las SS y otro que describe algunos de los horripilantes detalles del plan de secuestro de Hitler. Esto podría haber sido un vuelo de la fantasía de Hitler, pero gran parte de la Segunda Guerra Mundial también lo fue. En cualquier caso, no trato de juzgar la gravedad de la carta, sino simplemente informar de su existencia.
Finalmente, el profesor Deák escribe: "Uno debe preguntarse por qué Hitler hubiera querido secuestrar e incluso matar al Papa, que era más enemigo de la Unión Soviética que de la Alemania nazi". Si leía mi libro, el Sr. Deák debería saber la respuesta: Pío, después de enterarse del complot de Hitler, se dio cuenta de que los nazis representaban el mayor peligro inmediato. Le tenía tanto miedo a Hitler que dejó de hacer pronunciamientos antisoviéticos e incluso ordenó a los obispos estadounidenses que no se opusieran a la ayuda militar estadounidense a la Unión Soviética. Hitler, por otro lado, quería reemplazar el Vaticano, de hecho todas las instituciones cristianas, con una religión nazi que propagaría en todas las áreas conquistadas. Su odio hacia Pío fue alimentado por la creencia de que el Papa bloqueó su camino hacia el éxito.
Dan Kurzman
North Bergen, Nueva Jersey.


István Deák, estadounidense (nacido en 1926 en Hungría), historiador, autor y académico. Es autor de varios libros como: "Los intelectuales de izquierda de Weimar en Alemania: una historia política de Weltbühne y su círculo" (1968); "Más allá del nacionalismo: una historia social y política del cuerpo de oficiales de los Habsburgo, 1848-1918" (1990); "Ensayos sobre la Europa de Hitler" (2001); "Europa a prueba. La historia de colaboración, resistencia y retribución durante la Segunda Guerra Mundial" (2015).

* István Deák responde:
Permítanme asegurarle al Sr. Kurzman que no deseo "cuestionar su credulidad"; por el contrario, traté de ilustrarlo con ejemplos tomados de su libro. Lo que me preocupaba era la falta de fiabilidad de muchas de sus fuentes, lo que debería haberlo hecho ser más cauteloso en sus juicios. Ciertamente, siempre sería un error pedir evidencia escrita, especialmente porque los documentos falsificados son tan frecuentes hoy como las declaraciones falsificadas. Sabemos por disputas históricas recientes cuán provocativo fue el historiador británico "semi-fascista" David Irving cuando ofreció pagar una recompensa considerable a cualquiera que pudiera presentar evidencia escrita de Hitler ordenando el exterminio de los judíos. Hasta ahora, parece que no hay tal documento; pero existen los escritos, discursos, pronunciamientos y cartas del Führer, así como las órdenes de sus funcionarios.
Las declaraciones históricas basadas en evidencia oral a menudo provocan un debate. La pregunta aquí es cuánto crédito dar a las declaraciones del general de las SS Karl Wolff, quien después de la guerra se presentó como el salvador de los italianos, el Vaticano e incluso de muchos judíos, pero durante la guerra había estado profundamente involucrado en el Holocausto. El 12 de agosto de 1943, por ejemplo, le escribió al subdirector general del Reichsbahn, el sistema ferroviario estatal alemán: "Estimado miembro del partido Ganzenmüller: ... Con especial alegría, noté su seguridad de que durante dos semanas se ha utilizado los trenes para llevar, todos los días a 5.000 de las personas elegidas para Treblinka", que era un campo de exterminio importante.
Después de la guerra, Wolff disfrutó de la protección de Allen Dulles y la CIA por haber negociado con Dulles la rendición de las fuerzas alemanas en Italia unos días antes de la rendición general alemana. Obviamente, Wolff intentaría mostrarse favorablemente cuando lo entrevistara un importante periodista estadounidense, al igual que los otros generales y diplomáticos alemanes, todos ex miembros del partido nazi, a quienes el Sr. Kurzman entrevistó en un momento u otro. Todos afirmaron haber despreciado a Hitler y haber hecho todo lo posible para frustrar sus malvados planes. Sin embargo, con respecto a las órdenes de Hitler de que el Papa sea secuestrado e incluso asesinado, en las memorias de diplomáticos alemanes en Italia como Ernst von Weizsäcker y Rudolf Rahn no hacen más que dar una breve mención de algunos rumores sobre planes para ocupar el Vaticano o tal vez incluso secuestrar al Papa. 
Es cierto que hay una carta sin fecha del líder fascista Paolo Porta de Como dirigida al líder fascista Vincenzo Costa en Milán, que parece ser el único documento que describe un plan de asesinato concretoPero la fuente de Paolo Porta es un "funcionario superior de las SS" no identificado, y se equivoca al referirse a la 8va División de Caballería de las Waffen SS Florian Geyer como la unidad cuyos soldados atacarían al Vaticano disfrazados de partisanos italianos. Supuestamente, masacrarían a todo el clero allí y secuestrarían al Papa, solo para ser masacrados a su vez por miembros de la División Panzer de Paracaidistas Hermann Göring para "no dejar testigos sobrevivientes". El problema es que la División Florian Geyer no luchó en Italia sino en el frente oriental durante toda la guerra: la saga de estos famosos jinetes terminó cuando casi todos fueron muertos durante el asedio del ejército rojo a Budapest en el invierno de 1944-1945.
En cuanto a mi afirmación de que los soviéticos eran un enemigo mayor para Pío XII que los nazis, todo lo que puedo decir es que más expertos en el período apoyarían esta proposición que la negarían; pero el Sr. Kurzman tiene, por supuesto, derecho a su opinión.
Finalmente, si el Sr. Kurzman se hubiera tomado la molestia de indicar los lugares y las fechas de sus muchas entrevistas, y si las transcripciones de ellas existieran y pueden consultarse, sus declaraciones habrían ganado en persuasión y habría conseguido que  su libro sea más interesante y su éxito fuera aún más grande.


Himmler, Ribbentrop y Karl Wolff, 21 junio 1940. Francia - Compiégne, negociaciones del armisticio francés.

3. The New York Review of Books, a su vez, vuelve a publicar el 20 de noviembre de 2008 una nueva réplica de Dan Kurzman, respondiendo a István Deák. El tema es planteado bajo el título "Can We Believe General Karl Wolff? Dan Kurztman, reply by István Deák" (¿Podemos creer al general Karl Wolff?).

El texto es el siguiente:

En respuesta a:
'La trama secreta de Hitler' del 25 de septiembre de 2008
A los editores:
Permítame comentar la respuesta de István Deák a mi carta [NYR, 25 de septiembre] en referencia a su reseña de mi libro, "Una misión especial: el complot secreto de Hitler para apoderarse del Vaticano y secuestrar al papa Pío XII". Le estoy agradecido por llamar al libro un "éxito". Y estoy de acuerdo con él en que "los documentos falsificados son tan frecuentes hoy como las declaraciones falsificadas". Pero me sorprende su advertencia de que debería ser "más cauteloso" en mis juicios sobre la veracidad de las declaraciones hechas por mis entrevistados alemanes. Precisamente porque fui cauteloso, entrevisté no solo al general de las SS Karl Wolff sino a casi todos los demás con conocimiento del complot, incluidos altos funcionarios del Vaticano. Como un reportero bastante experimentado, hice a cada uno de los alemanes preguntas específicas orientadas a revelar contradicciones, y sus respuestas reflejaron consistencia.
Además, se sabía que varios de los entrevistados eran antinazis, como lo muestro en mi libro. Por ejemplo, Albrecht von Kessel, asesor de Ernst von Weizsäcker, el embajador en el Vaticano, no fue juzgado por los Aliados después de la guerra porque era miembro de la conspiración fallida de 1944 contra Hitler. El propio Weizsäcker apoyó la conspiración y, según un informe de OSS, escondió a una familia judía en Roma. Y Eitel Möllhausen, un diplomático alemán en Roma, y ​​Rudolf Rahn, el embajador alemán en la república de Mussolini en el norte de Italia, conspiraron contra Hitler y, usando una artimaña, salvaron a los judíos de Túnez. Möllhausen también fue fundamental para salvar a la mayoría de los judíos de Roma.
El Sr. Deák escribe, además, que Weizsäcker y Rahn se refirieron solo a un "rumor" sobre el plan de secuestro en sus memorias. Pero esta referencia simplemente refleja la renuencia de los diplomáticos antinazis a admitir públicamente que incluso un alemán tan malvado como Hitler conspiraría seriamente contra el Papa, el líder espiritual del 40 por ciento de la población alemana. Y cuando entrevisté a Rahn y Kessel, el ayudante de Weizsäcker, se mostraron reacios, aunque, después de mucha insistencia, confirmaron el "rumor" en detalle.
En cuanto a los comentarios del revisor sobre la carta que un líder fascista italiano escribió a otro que describe el plan de secuestro, no declaro en mi libro que acepto la validez del contenido de la carta. Solo puedo decir que los detalles fueron consistentes con lo que escuché de mis entrevistados. El escritor fascista podría haberse equivocado al mencionar que la División Herman Goering Florian Geyer estaba luchando en el frente oriental y, por lo tanto, no estaría involucrada en el complot. Pero, por otro lado, una unidad de esta división de élite podría haber sido transferida fácilmente a Roma para esta misión especial. 
El Sr. Deák dice además que la mayoría de los expertos estarían de acuerdo en que los soviéticos eran un enemigo mayor del Papa en el período anterior a la liberación de Roma que los nazis. Si su estimación es precisa, ayuda a explicar el fracaso de estos expertos en levantarse de sus sillones e investigar el "rumor" del complot de Hitler y el efecto que tuvo en las acciones y la actitud del Vaticano. Ellos, el Sr. Deák incluido, realmente debería haber entrevistado a algunas de las muchas fuentes que me ayudaron a dar forma a la verdad.
Dan Kurzman 
North Bergen, Nueva Jersey



Karl Wolff, junto a Hermann Fegelein, Heinrich Himmler y Erich von dem Bach Zelewski. 


* István Deák responde:

Aprecio los repetidos intentos del Sr. Kurzman de demostrar que algunos diplomáticos alemanes delegados en Italia y el General de las SS Karl Wolff advirtieron repetidamente a Pío XII de la intención de Hitler de invadir el Vaticano y secuestrar, así como eventualmente asesinar al Papa. Según esta teoría, las advertencias de estos alemanes simpatizantes del Vaticano obligaron al Papa, en 1944, a no arriesgarse a defender a los romanos y otros judíos. Desafortunadamente, en su nueva carta, el Sr. Kurzman nuevamente no prueba que sus fuentes sean confiables. Además, agrega un nuevo error, aunque menor, a los contenidos en su libro y su carta anterior al referirse negligentemente a dos divisiones del ejército alemán, Florian Geyer y Hermann Göring, como si fueran una sola división.
Sin embargo, lo que cuenta es que todavía no ha dado suficientes indicaciones de cuándo, con qué frecuencia y bajo qué circunstancias entrevistó a Karl Wolff o a los ex diplomáticos alemanes. Necesitamos saber si el Sr. Kurzman tomó notas en el momento de las entrevistas y si las notas están disponibles. Con respecto a Karl Wolff, por ejemplo, la única indicación que Kurzman da para la fecha de su entrevista es cuando escribe que "entrevisté al general Wolff durante muchas horas después de su liberación de la prisión como criminal de guerra" y de otros comentarios que sugieren que el encuentro tuvo lugar "mucho después de la guerra", en un momento en que Wolff ocupó un "hogar modesto en Darmstadt".
Podemos suponer, entonces, que la entrevista tuvo lugar en algún momento después de 1969, ya que Wolff había sido arrestado en 1962 por las autoridades de Alemania Occidental por participar en el asesinato de 300.000 judíos, y había estado en una prisión alemana desde su condena por crímenes de guerra en 1964 hasta su liberación, por motivos de mala salud, en 1969. Los lectores diligentes también pueden descubrir que Kurzman entrevistó a Wolff para su libro de 1975, "The Race for Rome", llevándonos a la conclusión de que la entrevista tuvo lugar en algún momento entre su liberación de la prisión alemana y 1975. Todo esto no cambia el hecho de que "Una Misión Especial" no contiene información sobre la fecha y las circunstancias de la entrevista.
En lo que respecta a los diplomáticos alemanes, todo lo que sabemos es que, en sus memorias de la posguerra, escriben sobre rumores sobre la presunta conspiración para secuestrar al Papa; si mantuvieron el resto de la información en secreto para no estropear aún más el buen nombre del pueblo alemán es pura especulación, especialmente porque Kurzman nuevamente no dice cuándo y con qué frecuencia entrevistó a Weizsäcker, Rahn y compañía. y si tiene notas sobre las entrevistas.
En resumen, no importa si uno es un historiador profesional o un periodista exitoso; ambos están obligados a decir cuándo y en qué circunstancias hablaron con los sujetos de su curiosidad y si queda alguna evidencia de estas conversaciones.


Hitler diseñando estrategias, observan atentos el mariscal Keitel y el SS Karl Wolff


Material adicional

Citado y resumido de "Alleged plot to kidnap pope Pius XII: Revision history" (Wiki)

Otros testigos en la supuesta conspiración para secuestrar a Pío XII


El Coronel Erwin von Lahousen en los juicios de Nuremberg declaró el 1 de febrero de 1946 que Hitler había ordenado a la RSHA (Oficina Central de Seguridad del Reich) idear un plan para castigar a los italianos ya sea el secuestro o asesinato de Pío XII y el Rey de Italia. Lahousen afirmó haberlo comunicado al almirante Wilhelm Canaris, jefe del servicio de contraespionaje alemán, quien a su vez puso en alerta a su homólogo italiano, el general Cesare AME en una reunión secreta en Venecia entre el 29-30 de julio de 1943. Lahousen y el coronel Wessel Freytag von Loringhoven también estuvieron presentes en esta reunión. AME aparentemente tomó medidas para evitar la trama. 

Rudolf Rahn, Plenipotenciario alemán en la República Social Italiana (RSI), mediante carta a Robert A. Graham (editor) en la década de 1970 y publicado por la revista italiana "30 Giorni" en 1991, indica que existía tal trama y que todos los documentos relacionados habían sido destruidos o se perdieron. Rahn murió en 1975.

John Cornwell, autor del libro "El Papa de Hitler" (1999) se adhiere a la existencia de un complot basado en Wolff, a quien califica de héroe, cuyo "objetivo" era "impedir la expulsión del Papa", afirma que Wolff fue capaz de convencer a Hitler para abandonar el plan. El valor histórico del libro de Cornwell ha sido puesto en duda por algunos autores como Kenneth L. Woodward, que escribió una reseña del libro para la revista Newsweek (27 septiembre 1999), señalando "los errores de hecho y la ignorancia de contexto que aparecen en casi todas las páginas”. El Dr.Peter Gumpel, experto en el período de guerra del papado de Pío XII, refutó punto por punto a Cornwell. 

Otros títulos: Prof. Ronald Rychlak, investigador que dirigió la publicación de Cornwell, con "Hitler, la guerra y el Papa" (luego habría una edición revisada y ampliada) y "La Guerra de Pío: Respuestas a los críticos de Pío XII". El rabino David Dalin escribió "El mito del Papa de Hitler". También tenemos un libro de Gordon Thomas: "Los Judíos del Papa", con el subtítulo "El Plan secreto del Vaticano para salvar a los judíos de los nazis".


Karl Wolff y el Reichsführer Heinrich Himmler en la reunión con Francisco Franco y Ramón Serrano Súñer en España, 25 de octubre de 1940. (Bundesarchiv Bild)

El caso de Wolff ha sido tratado como "un rumor sin consecuencias". El mismo Kurzman tuvo que reconocer que no existen documentos oficiales alemanes que se refieren a la trama, ya que Hitler prohibió que fuera puesto por escrito. Hasta Kurzman tuvo que reconocer que muchos aspectos del testimonio de Wolff eran demostrablemente falsos, no obstante, "otras personas clave" corroboran la historia de Wolff. 

Los entrevistados de Kurzman incluyen: Rudolph Rahn, embajador de Alemania en el RSI (República Social Italiana); Eitel Mollhausen, el segundo de Rahn; Albrecht von Kessel, asesor de Ernst von Weizsäcker; coronel de las SS Eugen Dollman, enlace de Wolff ante el Mariscal de Campo Albert Kesselring; el padre Peter Gumpel, historiador del Vaticano y relator para la canonización de Pío XII, afirma que los documentos no publicados apoyan la existencia de una trama.  Gumpel ha afirmado también que Pío XII hizo planes de renunciar en el caso de ser secuestrado.

Owen Chadwick, profesor de historia en Cambridge, estudió los documentos de D'Arcy Osborne, embajador británico en el Vaticano durante la guerra, argumenta que el Mando del Ejecutivo de Guerra Política (PWE) británico, un cuerpo clandestino fue creado para producir y difundir propaganda blanca y negra, para dañar la moral del enemigo y aliados de los nazis, así como mantener la moral en los países ocupados. Según Chadwick el PWE habría dedicado tiempo a la Propaganda de falsificación de transmisiones alegando que el Papa iba a ser confinado en el castillo de Lichtenstein. Se habrían fabricado al menos dos transmisiones inalámbricas "alemanas" en apoyo de la teoría, sobre la base de una preexistente "rumor de secuestro". Existe constancia de que el 9 de octubre de 1943, los británicos lanzaron una emisión falsa en alemán afirmando que todos los prepartativos  para el secuestro estaban listos. Dos días más tarde, otra transmisión falseada señalaba que el Castillo de Lichtenstein en Württemberg estaba listo para retener al Papa y a los cardenales.

El propio Osborne consideró ese hecho de increíblemente improbable, la misma presencia del Papa en el Vaticano impedía a los británicos bombardear un centro de comunicaciones clave, que estaba adyacente, del ejército alemán en Italia. Weizsäcker, el embajador alemán, ya había asegurado antes que el propio Vaticano no sería ocupado por los alemanes al ocupar las tropas Roma, tras el colapso del gobierno de Mussolini.



Portada del libro de David Garnett. La historia secreta de PWE: El Ejecutivo de guerra política 1939-1945 (2002, Little, Brown Book Group, no disponible en castellano). De todas las organizaciones de inteligencia secretas de Gran Bretaña, la menos conocida es el Ejecutivo de Guerra Política, desarrollado para llevar a cabo una guerra psicológica contra los nazis. La historia del PWE ha sido desclasificada por la oficina del Gabinete y publicada 50 años después de haber sido completada y enviada a los archivos secretos de Whitehall.

David Alvarez y Robert A. Graham, sacerdotes jesuitas historiadores elegidos por el Papa Pablo VI para editar el ADSS (Actas y Documentos de la Santa Sede relacionados con la Segunda Guerra Mundial. Colección de 11 volúmenes de los archivos históricos del Vaticano) concluyen que un secuestro de este tipo hubiera indignado a los católicos de todo el mundo y desestabilizado la ocupación alemana en las naciones católicas. Álvarez y Graham argumentan que los propagandistas aliados "no se encogieron ante la oportunidad" de explotar la situación reinante, incluso sobre que el Papa contemplaba abandonar el Vaticano debido a las amenazas del Eje. Estos rumores de la PWE no fueron recogidos ni siquiera por los diplomáticos alemanes. 

"El rastro de evidencia más clara en la maraña de rumores, la memoria y la ficción que rodea la trama que pretendía secuestrar al Papa conduce de vuelta a Londres en lugar de Berlín". 

*****
Fuentes de consulta



Notas de Referencia

Kurzman, Dan. (2007). "Una misión especial: trama secreta de Hitler para aprovechar el Vaticano y secuestrar a Pío XII". Da Capo Press. ISBN 0-306-81468-4.
- Lingen, Kerstin von (2008). "Conspiración del silencio: cómo los ´viejos muchachos´ de la inteligencia estadounidense protegieron al general de las SS Karl Wolff del procesamiento". Estudios del Holocausto y Genocidio. Oxford University Press. 22 (1): 74-109. doi: 10.1093 / hgs / dcn004.
- Lingen, Kerstin von (2013). "Allen Dulles, el OSS y los criminales de guerra nazis: la dinámica del enjuiciamiento selectivo". Nueva York: Cambridge University Press. ISBN 978-1-107-02593-6.
- Alvarez, David J., y Graham, Robert A. 1997. "Nada sagrado: el espionaje nazi contra el Vaticano", 1939-1945 . Frank Cass Editores.
- Chadwick, Owen. 1988. "Gran Bretaña y el Vaticano durante la Segunda Guerra Mundial". Cambridge University Press.
- Cornwell, John . 1999. "El Papa de Hitler: La historia secreta de Pío XII". Vikingo. ISBN  0-670-87620-8
- Dalin, David. 2005. "El mito del Papa de Hitler". Regnery Publishing.

Artículos relacionados en la web:


Televisión

- "Sotto il Cielo di Roma". (2010). La trama se presenta en una miniserie de la televisión de coproducción italiana-alemana (2 episodios de 100 minutos c/u) protagonizada por James Cromwell como Pío XII: "Sotto il Cielo di Roma" (Bajo el cielo de Roma). Se centra en el tema de Pío XII y la razzia romana. 

- "The Scarlet and the Black" (Escarlata y Negro)  es una película de 1983 hecha para la televisión con las actuaciones de Gregory Peck y Christopher Plummer. Esta producción no debe ser confundida con la mini serie de 1993 de la British television "The Scarlet and the Black", en la que actuó Ewan McGregor y Rachel Weisz. El film se basa en la novela de J. P. Gallagher, "The Scarlet Pimpernel of the Vatican". La película cuenta la historia de monseñor Hugh O'Flaherty, un sacerdote católico en la vida real que salvó a miles de judíos y prisioneros de guerra aliados en la Roma ocupada por los nazis durante la IIGM. Karl Wolff aparece como el general Helm Max, eso se debe a que Wolff todavía vivía en esos días de producción del film. Monseñor Hugh O'Flaherty fue el sacerdote irlandés quien habría salvado más de 6.000 judíos y prisioneros aliados. Herbert Kappler fue condenado a cadena perpetua, trasladado a un hospital por razones de salud, escapó a Alemania Occidental, donde falleció en 1978 a los 70 años.

- "Rappresaglia" (Masacre en Roma), película italiana de 1973, protagonizada por Richard Burton que interpreta al jefe de la Policía de Seguridad -SD- de las SS en Roma, Herbert Kappler y la ejecución de más de 300 personas conocido como la "masacre de las fosas Ardiatinas" (24 marzo 1944), en represalia por el atentado con bomba contra una patrulla del regimiento de policía de las SS, Bozen. La película se basa en el libro "Muerte en Roma" de Robert Katz.

09 mayo 2020

Mayo de 1945: la Alemania nazi se rinde, pero ... ¿el 7, 8 o 9 de mayo?




Dr. Jacques R. Pauwels


Introducción del editor del blog

El Dr. Jacques R. Pauwels, sin duda, es de los mejores historiadores en la actualidad, autor del conocido libro "The Myth of the Good War: America in the Second War World", repasa en esta ocasión una variedad de fechas que conmemoran la rendición de la Alemania nazi. Algunos medios en estos días se preguntan por qué Alemania se rindió dos veces, el 7 de mayo en Reims y el 8 en Berlín. En realidad hubo más de dos ceremonias de rendición... Otros prefieren la polémica, si fue realmente el día de la "Liberación de Europa" o si debe festejarse el "Día de la Victoria", la temprana "Guerra Fría" había dado inició aún antes de derrotar al nazismo. 

El 7 y 9 de mayo de 1945, marcan la rendición incondicional de Alemania ante los aliados en Reims, Francia y en Berlín, respectivamente. La "Temprana Guerra Fría" estaba ya presente, nadie, fuera de los grandes protagonistas lo sabían, la mano ideológica en la cuestión era evidente. Es innegable que los Aliados discutieron el asunto en varias reuniones previas al descalabro alemán, al menos del lado occidental lo hicieron "atormentados por los fantasmas de la Primera Guerra Mundial y un futuro comunista incierto, los aliados decidieron cubrir todas las posibilidades" (cita de un artículo de National Geographic).

El 14 de enero de 1944 los Aliados a través de una Comisión de Asesoría Europea proponen que la capitulación alemana debe constar en un único documento de rendición incondicional.​ En otras conversaciones se acordó que el texto de rendición deberá estar rubricado por representantes del Alto Mando alemán, ya que se temía que se repita el armisticio de la Primera Guerra Mundial, firmado por delegados civiles del Imperio Alemán, que desató el mito del "victimismo alemán" (en 1918, el Imperio se derrumba y es remplazado por una república parlamentaria. Matthias Erzberger, nombrado secretario de Estado, concurrió a la firma del armisticio de Compiègne, Alemania acepta la rendición incondicional).

El 28 de julio 1944 los Aliados (EEUU, Gran Bretaña, URSS) se ponen de acuerdo que habrá un texto definitivo. En agosto de 1944, los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Aliadas también abordan el tema de las rendiciones a nivel local (debido a que Europa seguía ocupada en buena parte por las fuerzas alemanas), en todos los casos debería concluir con un acto de capitulación definitiva e incondicional de Alemania.

Por el lado alemán, tras el suicidió de Hitler y nombrado vía testamento su sucesor, el Almirante Karl Dönitz transmitió la orden al General Alfred Jodl para que "negocie" una rendición ante el General Dwight D. Eisenhower, sin que sea aceptado. Los Aliados exigen "Rendición Incondicional". En la práctica, la "herencia" de Hitler al Almirante Dönitz, no está destinada a dirigir una "Nueva Alemania" sino a sepultar el sistema nazi.


Esta es una copia auntenticada por el almirante Karl Dönitz de la ley de capitulación incondicional firmada en Reims, Francia, la copia permaneció en su poder, la nota a pie fue escrita y firmada el 15 de abril de 1977, afirmando: "Este documento fue firmado por mi orden por el general Jodl". Se conserva en el Musée de la Reddition (Museo de la Rendición) en Reims, Francia.

A punto de terminar el conflicto, los Acuerdos entre Aliados no se cumplen, hasta "cuestiones ideológicas" entran en escena. El 7 de mayo 1945, en Reims (Francia), Alfred Jodl junto a representantes del Alto Mando Alemán firman el acta de capitulación militar incondicional y alto el fuego que deberá entrar en vigor el 8 de mayo.


Reims, 7 mayo 1945, El General Alfred Jodl suscribe el acta de rendición incondicional de Alemania.

Ese acto recibió la protesta inmediata de Stalin, la Unión Soviética apenas participa simbólicamente en Reims, con la presencia de un desconocido oficial soviético. Las objeciones de Stalin son claras: Incumplimiento de lo pactado, Berlín debe ser el lugar donde se firme la capitulación; la URSS tiene que estar representada por su Comandante militar más importante y no por un oficial "invitado" (Reims); Stalin argumenta que Jodl no es el oficial militar de mayor rango de Alemania, por tanto, la rendición es ilegítima. Stalin exige reorganizar una nueva ceremonia de capitulación, los aliados occidentales aceptan para que el mariscal de campo Wilhelm Keitel, comandante supremo de las fuerzas alemanas comparezca en persona y ponga su firma en el documento de rendición incondicional. 

El 8 de mayo Eisenhower tuvo que dirigirse a Berlín para reunirse con la delegación Aliada, tal como exigían los soviéticos, a la vez que Keitel acudía a Karlshorst (Berlín), sede de la Administración Soviética para rubricar el documento de capitulación ante el mariscal soviético Georgy Zhukov y la delegación aliada, hecho que sucede a la medianoche de ese día, haciéndose efectiva a las pocas horas, ya entrado el 9 de mayo. 



El mariscal de campo Wilhelm Keitel en la firma de la rendición incondicional ante el mariscal Zhukov, en Karlshorst - Berlín, 8 de mayo 1945.


Al acto en Karlshorst concurren los miembros del Alto Mando Alemán (OKW - Oberkommando der Wehrmacht): Mariscal de campo Wilhelm Keitel, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas alemanas (Wehrmacht) y representante del Ejército alemán; General-Almirante Hans-Georg von Friedeburg, Comandante en Jefe de la Armada Alemana; y, Coronel general Hans-Jürgen Stumpff, representante de la fuerza aérea alemana. Por el otro lado: El Comandante de las Fuerzas Aliadas Soviéticas, Mariscal Georgy Zhukov en nombre del Alto Mando Supremo del Ejército Rojo y de la URSS; y, los representantes de los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña que actúan como testigos de la firma: Mariscal del Aire Sir Arthur William Tedder, como Comandante Supremo Adjunto de la Fuerza Expedicionaria Aliada; General Carl Spaatz, Comandante de las fuerzas aéreas estratégicas de los Estados Unidos, como testigo; General Jean de Lattre de Tassigny, comandante del primer ejército francés, como testigo.

Por razones, que incluye la propaganda, en Rusia se celebra el "Día de la Victoria" el 9 de mayo, mientras en otros lugares, como Europa y Estados Unidos se conmemora el 8 de mayo, ya que ese día -oficialmente- entraría en rigor el alto al fuego (en realidad los combates se mantuvieron en el este de Europa aún entrado el 11 de mayo, los alemanes seguían oponiendo resistencia armada a los soviéticos, quienes respondían, no hubo un alto el fuego efectivo).

Un hecho a destacar es que los Aliados en ningún momento reconocieron la existencia de un gobierno "civil" conforme el testamento de Hitler, es decir el encabezado por el Almirante Dönitz cuya sede se instaló al norte de Alemania en Flensburg, considerando que ese gobierno en funciones era ilegítimo; por tanto, se dejó bien en claro que no negociaron con ese gobierno sino con el Alto Mando Militar Alemán, aunque los jefes militares alemanes si actuaron bajo instrucciones de Dönitz para la rendición de mayo de 1945. Por esa razón, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas Alemanas (Wehrmacht) suscribe el acta de capitulación incondicional. Un par de semanas más tarde (23 de mayo), fuerzas aliadas irrumpieron en Flensburg, Dönitz y otros serán detenidos en calidad de prisioneros de guerra, la mayoría de ellos comparecerán en Nurenberg acusados bajo cargos de conspiración, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. 


Berlín, 5 de junio de 1945: Los comandantes en Jefe de las cuatro potencias ocupantes de Alemania durante la ceremonia de la toma del poder del Gobierno de Control Aliado Occidentales, en sus sectores; De izquierda a derecha: el mariscal de campo británico Bernard Montgomery, el comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa, el general estadounidense Dwight D. Eisenhower, el jefe de personal del Ejército Rojo y el mariscal de la Unión Soviética Georgy Shukov y el comandante en jefe del primer ejército francés, general Jean de Lattre de Tassigny.

A continuación el Dr. Jacques R. Pauwels profundiza el tema (Las fotografías y notas a pie de foto, adjuntas al texto original, corresponden al editor del blog).

*****

En 1943, los estadounidenses, los británicos y los soviéticos acordaron que no habría negociaciones separadas con la Alemania nazi con respecto a su capitulación, y que la rendición alemana tendría que ser incondicional. A principios de la primavera de 1945, Alemania estaba derrotada y los Aliados se preparaban para recibir colectivamente su rendición incondicional. Pero, ¿dónde se llevaría a cabo esa ceremonia de capitulación, en el frente oriental o en el frente occidental?

Aunque solo fuera por razones de prestigio, los aliados occidentales preferían que la Alemania nazi reconociera la derrota en algún lugar del frente occidental. Las conversaciones secretas con los alemanes, que los británicos y los estadounidenses ya mantenían en ese momento (es decir, en marzo de 1945) en la neutral Suiza en violación flagrante de los acuerdos entre aliados, bajo el nombre en clave de Operación Sunrise, prometieron ser útiles en ese contexto. Podrían producir una rendición alemana en Italia, que en realidad había sido el objetivo original de las conversaciones, pero también podrían dar un acuerdo con respecto a la capitulación alemana general y supuestamente incondicional venidera. Detalles intrigantes, como el lugar de celebración de la ceremonia, posiblemente se puedan determinar de antemano y sin aportes de los soviéticos. En realidad, existían muchas posibilidades a este respecto.

La Operación Sunrise fue una serie de negociaciones secretas organizadas a través de intermediarios y facilitadas por la inteligencia del ejército suizo. Se celebraron en marzo de 1945 en Suiza entre representantes de los aliados occidentales y Alemania. Arriba (izq) Allen Dulles, luego Director de la CIA y el General de Waffen-SS Karl Wolff (arriba derecha), conocido como los "ojos y oídos de Heinrich Himmler" fueron las principales figuras involucradas. La reunión principal fue el 19 de marzo de 1945 en una finca aislada en Ascona (cerca de la frontera italiana al norte de Milán), el objetivo inicial era acordar los términos para una rendición alemana de sus fuerzas en Italia.


La Gran Guerra de 1914-1918 había terminado con un armisticio claro e inequívoco, es decir, en forma de una rendición incondicional alemana. La capitulación se firmó en la sede del mariscal Foch en el pueblo de Rethondes, cerca de Compiègne, el 11 de noviembre, poco después de las 5 de la mañana, y las armas se callaron esa misma mañana a las 11. Los negociadores alemanes habían pedido un cese el fuego inmediato, pero esa solicitud había sido rechazada. 


La Segunda Guerra Mundial, por otro lado, debía detenerse, al menos en Europa, en medio de la intriga y la confusión, de modo que incluso hoy en día hay muchos conceptos erróneos sobre el tiempo y lugar de la capitulación alemana. La Segunda Guerra Mundial iba a terminar en el teatro europeo no con uno, sino con toda una serie de capitulaciones alemanas, con una verdadera orgía de rendiciones.

Comenzó en Italia el 29 de abril de 1945, con la capitulación de los ejércitos alemanes combinados en el suroeste de Europa ante las fuerzas aliadas dirigidas por el mariscal de campo británico Alexander. La ceremonia tuvo lugar en la ciudad de Caserta, cerca de Nápoles. Los firmantes en el lado alemán incluyeron al general de las SS Karl Wolff, quien había llevado a cabo negociaciones con agentes secretos estadounidenses en Suiza sobre temas delicados, como la neutralización del tipo de antifascistas italianos para los que no había lugar en los planes de posguerra estadounidense-británico.


Capitulación en Italia. El SS-Sturmbannfuhrer Wenner firma el Instrumento de Rendición mientras el Teniente Coronel von Schweinitz observa. Como resultado de las complejas negociaciones (operación sunrise), el 28 de abril de 1945 en el Palacio Real de Caserta, von Schweinitz y Wenner, en representación del general von Vietinghoff y el general SS Wolff, recibieron el documento de parte del general W.D. Morgan para estudiarlo. Al siguiente día, los oficiales alemanes aceptaron los términos del "Instrumento de rendición", firmándose el 29 de abril de 1945. Los oficiales alemanes estaban vestidos de civil, los términos de la rendición entraron en vigor el 2 de mayo de 1945. En el grupo había un observador ruso.

Stalin se enteró de la "Operación Sunrise" y expresó sus dudas sobre el acuerdo que se estaba desarrollando entre los Aliados Occidentales y los alemanes en Italia, pero al final dio su bendición a esta capitulación. El armisticio se firmó el 29 de abril de pero preveía un alto el fuego solo el 2 de mayo. Esto pretendía dar tiempo suficiente para que las tropas estadounidenses o británicas se apresuraran hasta Trieste, donde las tropas alemanas luchaban contra los partisanos yugoslavos de Tito; este último tenía buenas razones para creer que esta ciudad podría convertirse en parte de Yugoslavia después de la guerra y, sin duda, tenía en mente el dictamen de que la posesión es el noventa por ciento de la ley. Pero los estadounidenses y los británicos querían evitar este escenario. Una unidad de Nueva Zelanda llegó a Trieste "después de una agitada carrera desde Venecia" el 2 de mayo y ayudó a obligar a los alemanes en la ciudad a rendirse al día siguiente, por la noche. Una crónica de Kiwi de este evento relata eufemísticamente que sus hombres "llegaron justo a tiempo para liberar la ciudad junto con unidades del ejército de Tito.


El 4 de mayo de 1945, en Lüneburg (este de Hamburgo), el mariscal de campo Bernard Montgomery acepta la rendición incondicional de las fuerzas alemanas en los Países Bajos, el noroeste de Alemania, incluyendo todas las islas en Dinamarca y todos los buques de guerra en esas áreas. El acto fue firmado en una tienda de campaña e la sede de Montgomery en la colina Timeloberg. La delegación alemana estaba compuesta por el almirante von Friedeburg, general Kinzel y el contralmirante Wagner. 

Muchas personas en Gran Bretaña creen firmemente incluso hoy que la guerra contra Alemania terminó con una rendición alemana en la sede de otro mariscal de campo británico, a saber, Montgomery, en el Luneburg Heath en el norte de Alemania. Sin embargo, esta ceremonia tuvo lugar el 4 de mayo de 1945, es decir, al menos cinco días antes de que las armas finalmente se callaran en Europa, y esta capitulación se aplicaba solo a las tropas alemanas que hasta ahora habían estado luchando contra el 21º Grupo de Ejércitos Británico-Canadiense de Montgomery en los Países Bajos. y en el noroeste de Alemania. Para estar seguros, los canadienses aceptaron la capitulación de todas las tropas alemanas en Holanda al día siguiente, 5 de mayo, durante una ceremonia en Wageningen, una ciudad en la provincia de Gelderland, en el este de Holanda. A los británicos, por supuesto, es importante y gratificante creer que los alemanes tuvieron que suplicar un alto el fuego en la sede de su "Monty"; para este último, el prestigio asociado con el evento proporcionó cierta compensación por el hecho de que su reputación había sufrido considerablemente por el fiasco de la Operación Market Garden, el intento de septiembre de 1944 de cruzar el Rin en la ciudad holandesa de Arnhem, una empresa de la cual había sido el padrino. En los Estados Unidos y también en Europa occidental, el evento en el Luneburg Heath se ve con razón como una capitulación estrictamente local, a pesar de que se reconoce que sirvió como un preludio a la capitulación alemana definitiva y el alto el fuego resultante.



El Teniente General Charles Foulkes (centro izquierda) del I Cuerpo Canadiense (GOC) acepta la rendición de las fuerzas alemanas del general Johannes Blaskowitz (centro derecha) en los Países Bajos, el 5 de mayo de 1945. Lugar: Wageningen, provincia de Gelderland - Países Bajos. El caballero sentado en el extremo izquierdo de la foto (de espaldas) es  el Príncipe Bernhard van Lippe-Biesterfeld que sería el marido de la reina Juliana de los Países Bajos. El príncipe fue el representante holandés en la ceremoniasde rendición.


En lo que respecta a los estadounidenses, franceses, belgas y otros, esta rendición alemana definitiva tuvo lugar en la sede del general Eisenhower, el comandante supremo de todas las fuerzas aliadas en el frente occidental, en un destartalado edificio escolar en la ciudad de Reims, el 7 de mayo de 1945, temprano en la mañana. Pero este armisticio debía entrar en vigencia solo al día siguiente, 8 de mayo, y solo a las 11:01 p.m. Es por esta razón que incluso ahora, las ceremonias de conmemoración en los Estados Unidos y en Europa occidental tienen lugar el 8 de mayo.



El general Alfred Jodl acompañado por la delegación alemana suscribe el acta de rendición incondicional de Alemania, Reims 7 de mayo 1945. En la fotografía inferior los generales Ivan Susloparov, Morgan, Smith, Eisenhower, el mariscal Tedder, brindan después de firmar los documentos de rendición alemanes.

Sin embargo, incluso el evento importante en Reims no fue la ceremonia final de rendición. Con el permiso del sucesor de Hitler, el almirante Dönitz, portavoces alemanes llamaron a la puerta de Eisenhower para intentar una vez más concluir un armisticio solo con los aliados occidentales o, en su defecto, tratar de rescatar a más unidades de la Wehrmacht de las garras de los soviéticos. Eisenhower no estaba personalmente dispuesto a dar su consentimiento para más entregas locales, y mucho menos una capitulación general alemana solo a los Aliados occidentales. Pero apreció las ventajas potenciales que se acumularían en el lado occidental si de alguna manera la mayor parte de la Wehrmacht terminaría en el cautiverio británico-estadounidense en lugar de soviético. Y también se dio cuenta de que esta era una oportunidad única para inducir a los alemanes desesperados a firmar en su cuartel general la capitulación general e incondicional en forma de un documento que se conformaría a los acuerdos inter aliados; este detalle obviamente haría mucho para mejorar el prestigio de los Estados Unidos.

En Reims llegó así a un escenario bizantino. Primero, desde París se trajo a un oscuro oficial de enlace soviético, el mayor general Ivan Susloparov, para salvar la apariencia de la colegialidad aliada requerida. En segundo lugar, si bien los alemanes dejaron en claro que no podía tratarse de una capitulación por separado en el frente occidental, se les hizo una concesión en forma de acuerdo de que el armisticio solo entraría en vigor después de un retraso de cuarenta y cinco horas. Esto se hizo para acomodar el deseo de los nuevos líderes alemanes para brindar a la mayor cantidad posible de unidades de la Wehrmacht una última oportunidad de rendirse a los estadounidenses o los británicos. Este intervalo les dio a los alemanes la oportunidad de transferir tropas del Este, donde los intensos combates continuaron sin cesar, hacia el Oeste, donde después de los rituales de firma en Luneburg y luego Reims ya casi no se disparaba. Los alemanes, cuya delegación estaba encabezada por el general Jodl, firmaron el documento de capitulación en la sede de Eisenhower el 7 de mayo a las 2:41 am; pero las armas debían permanecer en silencio solo desde el 8 de mayo a las 11:01 pm. Los comandantes locales estadounidenses dejarían de permitir que los alemanes escapen detrás de sus líneas solo después de que la capitulación alemana realmente entrara en vigor. Se puede argumentar, entonces, que el acuerdo concluido en la ciudad de Champagne no constituyó una capitulación totalmente incondicional


Reims, 7 mayo 1945, Jodl firma la rendición alemana.


El documento firmado en Reims dio a los estadounidenses exactamente lo que querían, a saber, el prestigio de una rendición general alemana en el Frente Occidental en la sede de Eisenhower. Los alemanes también lograron lo mejor que podían esperar, ya que su sueño de una capitulación ante los aliados occidentales parecía estar fuera de discusión: un "aplazamiento de ejecución", por así decirlo, de casi dos días. Durante este tiempo, la lucha continuó prácticamente en el Frente Oriental, e innumerables soldados alemanes aprovecharon esta oportunidad para desaparecer detrás de las líneas británico-estadounidenses. Sin embargo, el texto de la rendición en Reims no se ajustaba por completo a la redacción de una capitulación general alemana acordada previamente por los estadounidenses y los británicos, así como los soviéticos. También era cuestionable si el representante de la URSS, Susloparov estaba realmente calificado para firmar conjuntamente el documento. Además, es comprensible que los soviéticos estaban lejos de estar contentos de que los alemanes tuvieron la posibilidad de continuar luchando contra el Ejército Rojo durante casi dos días más, mientras que en el Frente Occidental la lucha prácticamente había llegado a su fin. 

Se creó así la impresión de que lo que se había firmado en Reims era, de hecho, una rendición alemana solo en el Frente Occidental, un acuerdo que violaba los acuerdos entre aliados. Para despejar el aire, se decidió organizar una ceremonia de capitulación definitiva, de modo que la rendición alemana en Reims se revelara retroactivamente como una especie de preludio a la rendición final y/o como una rendición puramente militar, a pesar de que los estadounidenses y los europeos occidentales continuarían conmemorándolo como el verdadero fin de la guerra en Europa. 


El mariscal Wilhelm Keitel firma la rendición incondicional de Alemania en Berlín, 8 de mayo de 1945

Fue en Berlín, en la sede del mariscal Zhukov, donde se firmó la capitulación alemana final y general, tanto política como militar, el 8 de mayo de 1945 o, dicho de otra manera, la capitulación alemana del día anterior en Reims fue ratificada por todos los aliados. Los signatarios de Alemania, siguiendo las instrucciones del almirante Dönitz, fueron los generales Keitel, von Friedeburg (que también había estado presente en Reims y en Luneburg Heath) y Stumpf. Dado que Zhukov tenía un rango militar más bajo que Eisenhower, este último tenía una excusa perfecta para no asistir a la ceremonia bajo los escombros de la capital alemana. Envió a su adjunto británico de bajo perfil, el mariscal Tedder, para firmar, y esto, por supuesto, le quitó un poco de brillo a la ceremonia en Berlín en favor de la de Reims.

En lo que respecta a los soviéticos y la mayoría de los europeos orientales, la Segunda Guerra Mundial en Europa terminó con la ceremonia en Berlín el 8 de mayo de 1945, que resultó en la entrega de las armas al día siguiente, el 9 de mayo. Los estadounidenses, y para la mayoría de los europeos occidentales, "lo real" fue y sigue siendo la rendición en Reims, firmada el 7 de mayo y efectiva el 8 de mayo. Mientras que los primeros siempre conmemoran el final de la guerra el 9 de mayo, los segundos siempre lo hace el 8 de mayo. Pero, los holandeses celebran el 5 de mayo, fecha de la ceremonia en la sede canadiense en Wageningen. 



El mariscal Wilhelm Keitel estampa su firma ante la atenta mirada de los presentes. Berlín 8 de mayo 1945


Que uno de los dramas más grandes de la historia mundial podría tener un final tan confuso e indigno en Europa fue una consecuencia, como escribe Gabriel Kolko:

La Primera Guerra Mundial había terminado de facto con el armisticio del 11 de noviembre de 1918 y de jure con la firma del Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919. La Segunda Guerra Mundial llegó a su fin con toda una serie de rendiciones, pero nunca llegó a un tratado de paz à la versaillaise, al menos no con respecto a Alemania. (Los tratados de paz se concluyeron a su debido tiempo con Japón, Italia, etc.). 

El 10 de febrero de 1947, todas las potencias victoriosas se reconciliaron oficialmente en París con los países que habían sido aliados de la Alemania nazi, a saber, Italia, Rumania, Bulgaria y Finlandia. Y los Estados Unidos y casi otros cincuenta países concluyeron un tratado de paz con Japón, pero no la Unión Soviética y la República Popular de China, en San Francisco el 8 de septiembre de 1951; ese tratado entró en vigencia el 28 de abril de ese mismo año.

La razón por la que nunca se firmó un tratado de paz real con Alemania es que los vencedores, los aliados occidentales por un lado y los soviéticos por el otro lado, no pudieron llegar a un acuerdo sobre el destino de Alemania. En consecuencia, unos años después de la guerra, surgieron dos estados alemanes, que prácticamente excluyeron la posibilidad de un tratado de paz que reflejara un acuerdo aceptable para todas las partes involucradas. 

Y así, un tratado de paz con Alemania, es decir, una solución final de todos los problemas que quedaron sin resolver después de la guerra, como la cuestión de la frontera oriental de Alemania, se hizo factible solo cuando la reunificación de las dos Alemanias se convirtió en una propuesta realista, a saber, después de la caída del muro de Berlín. Eso hizo posible las negociaciones "Dos más cuatro" del verano y el otoño de 1990, negociaciones por las cuales, por un lado, los dos estados alemanes encontraron formas de reunificar a Alemania, y por otro lado, los cuatro grandes vencedores de la Segunda Guerra Mundial - Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética - impusieron sus condiciones y aclaraciones a la reunificación alemana, teniendo en cuenta no solo sus propios intereses sino también los intereses de otros estados europeos ​​como Polonia. 

El resultado de estas negociaciones fue una convención que se firmó en Moscú el 12 de septiembre de 1990 y que, faute de mieux (a falta de algo mejor o por no tener nada mejor), puede verse como el tratado de paz que puso fin oficial a la Segunda Guerra Mundial, al menos con respecto a Alemania.



ANEXO DOCUMENTAL
del Editor del Blog

Firmas del Acta de rendición en Reims
7 de mayo 1945



Firmas del Acta de rendición en Berlín8 mayo 1945
Texto en inglés


Texto en alemán


Texto en ruso


Berlín, 8 de mayo de 1945. Acta de rendición militar (Kapitulationserklaerung. Al final del texto las firmas: en nombre del Alto Mando alemán: Friedeburg, Keitel, Stumpf. En presencia de: Bajo la autoridad del Alto Mando Supremo del Ejército Rojo, Mariscal de la Unión Soviética, G. Zhukov. Bajo la autoridad del Comandante Supremo de las Fuerzas Expedicionarias Aliados, Mariscal de Aviación, Tedder. A la firma también asistieron como testigos: Comandante de la Fuerza Aérea Estratégica de Estados Unidos, General Spaats. Comandante en jefe del ejército francés, general Delatre de Tassigny.- Textos en inglés, alemán y ruso.- Texto escrito a máquina.


Dr. Jacques R. Pauwels
Artículo actualizado cuya fuente original es Global Research
Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels , Investigación Global, 2020
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny