Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta drogas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta drogas. Mostrar todas las entradas

21 agosto 2021

La guerra secreta por la heroína afgana


Resumen y recopilación de textos

por el editor del blog


Tras el 11 de septiembre de 2001 Estados Unidos invade Afganistán, para 2006 la OTAN ocupa el territorio afgano con fuerzas militares de 51 países.

Objetivo secreto: Estados Unidos ocupa las áreas de producción de opio y así impidió que el talibán destruya los cultivos. Desde 2007, ya no existe la "Guerra contra el Terrorismo" sino una denominación general para desestabilizar países del Medio Oriente "hostiles", la llamada "Guerra Larga".


"Afganistán es la fuente de más del 90% del suministro mundial de opio y más del 95% del suministro europeo de opio desde 2001". (J. Rubinstein, Contemporary Human Geography. 4th Edition, Pearson. 2019, pág.235).


Mapas y Estadísticas



Desde la ocupación militar estadounidense de Afganistán en 2001 y de la OTAN en 2003, la producción de opio aumenta exponencialmente. (Las zonas de control talibán: producción cero en 2001). Fue el gobierno de Karzai, y no los talibanes, quien dominaba la economía de la droga afgana bajo la atenta mirada de las fuerzas invasoras.



Afganistán está dividido en seis regiones compuestas por provincias administrativas: Nororiental (Kundaz, Takhar, Badakhshan), Oriental (Nuristan, Kunar, Kapisa, Laghman, Nangarhar), Central (Panjshin, Parwan, Wardak, Ghazni, Paktika, Khost, Paktya, Logar, Kabul), Septentrional (Balkh, Jawzjan, Faryab, Samangan, Sari Pul, Bamyan, Baghlan), Occidental (Ghor, Hirat, Farah, Nimroz, Badghis) y Meridional (Hilmand, Kandahar, Zabul, Uruzgan, Day Kundi).  Kabul capital, se encuentra en la provincia de Kabul en la región oriental.

El mayor porcentaje de cultivo de adormidera cosechado se encuentra en las provincias occidentales de Ghor, Hirat, Farah, Nimroz y Badghis. Además, las provincias meridionales de Hilmand, Kandahar, Zabul, Uruzgan y Day Kundi. Estas áreas de cultivo de adormidera están controladas por las fuerzas militares de los Estados Unidos y la OTAN



              Mapa de la base de la OTAN. Fuente: OTAN

Curiosamente a mayor producción de adormidera entre provincias y la no existencia tiene que ver con la presencia de las fuerzas de la OTAN frente a la presencia de las fuerzas del talibán.  

Se dice que “Estados Unidos invadió Afganistán en gran parte para restaurar la industria de la heroína y ahora está ganando alrededor de $ 1,5 billones cada año con este negocio” (Press TV, 2017).


Mapa que muestra los mayores campos dedicados al cultivo de la adormidera en Afganistán y la intensidad de la guerra en 2007 y 2008

Ya en 2005 Michel Chossudovsky (The Spoils of War, Afghanistan’s Multibillion Dollar Heroin Trade. Global Research, May 2005) afirmaba:


“El negocio de la heroína no está “llenando las arcas de los talibanes” como afirma el gobierno de Estados Unidos y la comunidad internacional: ¡todo lo contrario! Las ganancias de este comercio ilegal son la fuente de formación de riqueza, cosechada en gran parte por poderosos intereses comerciales / criminales dentro de los países occidentales. … La toma de decisiones en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, la CIA y el Pentágono es fundamental para apoyar este comercio multimillonario altamente rentable, tercero en valor de materias primas después del petróleo y el comercio de armas”.

 

        Fuente: UNODC, 2016


¿Quién se beneficia del tráfico de drogas de opio?

Respuesta: Todos los que invierten en el comercio de opio en Afganistán.

El valor de la producción de opio en 2017 tuvo un valor de entre 4,1 y 6,6 mil millones de dólares, o el 20 - 32% del Producto Interno Bruto (PIB), y proporcionó hasta 354.000 puestos de trabajo a tiempo completo en las zonas rurales para el deshierbe y la cosecha de adormidera. Otros países también se benefician del tráfico de drogas (UNODC, 2017).


Afghanistan Opium Cultivation, 2011. Fuente Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, 2011


"El opio está permitido porque lo consumen los kafirs (infieles) en Occidente y no los afganos". Al demostrar hoy la comprensión de los líderes talibanes sobre la política de la economía de las drogas: “No podemos presionar a la gente para que cultive trigo, ya que habría un levantamiento contra los talibanes si los obligáramos a detener el cultivo de amapola. Así que cultivamos opio y obtenemos nuestro trigo de Pakistán ”(Redmond, H. From poppy to fentanyl lollipops: The war on drugs in Afghanistan. International Socialist Review, (80), November 2011).


¿A dónde va el opio?


          Flujo de opio fuera de Afganistán. Fuente UNODC, 2008

Las fronteras de Afganistán ‎eran ‎de las más seguras del mundo: EEUU/OTAN registraban la ‎identidad de ‎todos los viajeros utilizando sofisticados medios electrónicos.

Es público que los talibanes permiten la venta de adormidera afgana a Pakistán, recaudando un impuesto del 20%. El valor de la producción de opio en 2017 fue de entre 4,1 y 6,6 mil millones de dólares (UNODC, 2017). Agregue a eso los $ 8.6 mil millones que Estados Unidos ha gastado en esfuerzos antinarcóticos en Afganistán (The Guardian, 2018).

El opio y la heroína se ingiere y transporta por refugiados pagados (hombres, mujeres y niños) llamados "empacadores". La ruta de los Balcanes es la principal ruta de tráfico del tráfico mundial de opiáceos en esa modalidad (NdelE: es físicamente imposible que miles de kilos de droga sean transportados a pie por "refugiados").


      Ruta del opio de los Balcanes. Fuente: ONUDD, 2008.

Otra ruta es la ruta de Oppistan.




Mientras que otro son los vuelos diplomáticos. Estos vuelos, de entrada y salida de zonas de guerra, tienen inmunidad diplomática y no pueden ser registrados por contrabando: drogas, armas o personas. (NdelE: El transporte comercial de mercancías desde Afganistán hacia otros países dirigidos por contratistas).


Mapa de la CIA en el que se muestran las rutas del opio afgano destinado a Europa en 1988. Según las informaciones de la CIA, actualizadas en 2008: «La mayor parte de la heroína proveniente del sudeste de Asia transita por vía terrestre, a través de Irán y Turquía, hasta llegar a Europa atravesando los Balcanes» La realidad es que la droga se envía también a través de los estados ex soviéticos, así como de Pakistán y Dubai.


En palabras del investigador Timothy Alexander Guzmán: "¿quién es el dueño de los aviones y los barcos que transportan el 90% por ciento de la heroína del mundo desde Afganistán al resto del mundo en primer lugar? Seguro que no son los talibanes".


Falsos programas de erradicación 

Según el YNODC:

"La producción de opio en Afganistán aumentó en un 43% a 4.800 toneladas métricas en 2016 en comparación con los niveles de 2015, según las últimas cifras de la Encuesta sobre el Opio en Afganistán publicadas hoy por el Ministerio afgano de Lucha contra los Estupefacientes y la ONUDD. La superficie cultivada de adormidera también aumentó a 201.000 hectáreas en 2016, un aumento del 10 por ciento en comparación con las 183.000 hectáreas de 2015.


       Fuente: ONUDD


En teoría, el gobierno de Estados Unidos ocupa Afganistán porque cree que la producción de adormidera “amenaza significativamente a Estados Unidos” (Thomas, J. Narco-Terrorism: Could the Legislative and Prosecutorial Responses Threaten Our Civil Liberties? Washington and Lee Law Review, Vol. 66, 2009, Iss. 4. Pp. 1881-1920. 2009).


Resultados de la Guerra Larga

Aumento de las muertes por sobredosis de drogas en EE. UU.


       Fuente: Centro Nacional de Estadísticas de Salud

Con la heroína y opioides sintéticos que impactan en los estados ...


        Fuente: The Kaiser Foundation, 2016

y comunidades más cercanas a casa.


       Fuente: CDC, Universidad de Chicago (NORC), USDA, 2017. The Staggering Numbers Behind America's Opioid Epidemic, ZeroHedge.com, 17/10/2018.



En los Estados Unidos en 2001, había 189.000 consumidores de heroína, antes de la invasión de Afganistán. Para 2012-2013, eran 3,8 millones, según un estudio de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia. Se puede confirmar que el número de consumidores de heroína en la actualidad superan los cuatro millones.




En 20o1, 1.779 estadounidenses murieron como resultado de una sobredosis de heroína. En 2016, el número de muertos como resultado de la adicción a la heroína se disparó a 15.446.
 

           Fuente: Instituto Nacional de Abuso de Drogas


Discurso de Trump sobre el estado de la Unión (2018):

..."En 2016, perdimos a 64.000 estadounidenses por sobredosis de drogas: 174 muertes por día. Siete por hora. Si queremos conseguir poner fin a esta plaga, debemos ser mucho más duros con los traficantes de drogas. Mi Administración está comprometida a combatir la epidemia de drogas y ayudar a obtener tratamiento para los necesitados. La lucha será larga y difícil, pero, como siempre hacen los estadounidenses, prevaleceremos". (las cifras de Trump se refiere a todo tipo de drogas)

En 2020, en el momento ávido de la crisis del covid, las muertes por opioides y drogadicción se triplicaron (respecto a las estadísticas señaladas más arriba).


         Gráfico basado en pbs de origen de datos CDC


¿Quién protege las exportaciones de opio fuera de Afganistán?




Ampliamente documentado, la economía del opio en Afganistán fue establecida por la CIA en 1979.

- ¿Existe una correlación entre la adicción a la heroína en los Estados Unidos y el espectacular aumento de la producción de opio que se produjo inmediatamente después de la invasión de los Estados Unidos y la OTAN en octubre de 2001?

"Estados Unidos quería suministrar a los rebeldes muyahidines en Afganistán misiles stinger y otros equipos militares, necesitaba la plena cooperación de Pakistán. A mediados de la década de 1980, la operación de la CIA en Islamabad, una de las estaciones de inteligencia estadounidenses más grandes del mundo. «Si el BCCI es una vergüenza para los Estados Unidos que no se están llevando a cabo investigaciones directas, tiene mucho que ver con la vista gorda que los Estados Unidos dirigieron el tráfico de heroína en Pakistán», dijo un oficial de inteligencia estadounidense. ("The Dirtiest Bank of All", Time, 29 de julio de 1991, p. 22).

Alfred McCoy confirma que a los dos años de la arremetida de la operación encubierta de la CIA en Afganistán en 1979, "las zonas fronterizas entre Pakistán y Afganistán se convirtieron en el principal productor de heroína del mundo, suministrando el 60% de la demanda estadounidense..." "Los activos de la CIA volvieron a controlar este comercio de heroína. Cuando las guerrillas muyahidines se apoderaron del territorio dentro de Afganistán, ordenaron a los campesinos que plantaron opio como impuesto revolucionario. Al otro lado de la frontera en Pakistán, los líderes afganos y los sindicatos locales bajo la protección de la inteligencia pakistaní operaban cientos de laboratorios de heroína. Durante esta década de tráfico abierto de drogas, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos en Islamabad no instigó incautaciones o arrestos importantes. (Alfred McCoy, Drug Fallout: the CIA's Forty Year Complicity in the Narcotics Trade. The Progressive, 1º de agosto de 1997).

- ¿Se están utilizando aviones militares estadounidenses para exportar opioides fuera de Afganistán? ¿Se ha dado instrucciones a las fuerzas de ocupación estadounidenses para que hagan la vista gorda? 

Según Abby Martin, "... no hay pruebas concluyentes de que la CIA esté sacando físicamente el opio de Afganistán. Sin embargo, es difícil creer que una región bajo plena ocupación militar estadounidense, con puestos de guardia y drones de vigilancia que monitorean las montañas de Tora Bora, no pueda rastrear las rutas de suministro de opio exportado desde las diversas granjas de amapola del país (ya saben, las que el ejército estadounidense está custodiando).




Michel Chossudovsky reflexiona sobre sus largas investigaciones a través de los años:
 
"La crisis de los opiáceos en Estados Unidos, definida en términos generales, guarda una relación con la exportación de heroína fuera de Afganistán.

¿Cómo se verá afectado este comercio multimillonario que hasta hace poco estaba protegido por las fuerzas estadounidenses por la retirada de esas tropas de Afganistán? Las empresas privadas de mercenarios también participan en el apoyo al comercio del opio.

La retirada estadounidense ha sido objeto de extensas negociaciones entre Estados Unidos y la OTAN y los talibanes. A finales de febrero de 2020 se firmó un acuerdo en Doha. ¿Llegaron los Estados Unidos a un "acuerdo secreto" con los talibanes con respecto al comercio de opio?"

Según el presidente Biden, los dirigentes políticos afganos abandonaron y huyeron del ‎país. La verdad es que la Casa Blanca ‎no respetó la fecha 1 de septiembre y adelantó los acontecimientos al 15 de agosto. El ejército afgano se componía de 300.000 soldados entrenados por Estados Unidos y otros estados miembros de la OTAN, disponían de armamento y de material de guerra sofisticados. "Toda ‎la infantería ‎afgana disponía de chalecos blindados y de equipamiento personal de visión ‎nocturna. La fuerza ‎aérea afgana era muy competente. Los talibanes, al contrario, no pasan ‎de ‎‎100.000 combatientes en sandalias y con ‎simples ‎fusiles kalachnikov y no tenían aviación... Si hubiese habido combates, los talibanes ‎seguramente ‎habrían sido derrotados". ‎

Biden afirmó que el ejército afgano se derrumbó, a veces sin tratar de luchar. Los dirigentes huyeron‎ en aviones militares de países occidentales. "Sobre que el ejército ‎afgano ´a veces´ no trató de luchar… es más bien lo contrario: el ejército ‎afgano ‎‎´a veces´ trató de luchar", reflexiona Thierry Meyssan. 

El cambio de régimen en Afganistán ya se había decidido cuando Donald Trump aún estaba en ‎la ‎Casa Blanca. Biden modificó el calendario para manipular ‎la historia, ‎utilizó el tiempo extra para instalar bases militares en los países vecinos y ‎desplegar ‎al menos 10.000 mercenarios, movilizó el ejército turco –que ya estaba presente en ‎Afganistán, nadie lo menciona a pesar de que se reclutó al menos ‎‎2.000 yihadistas ‎provenientes de Idlib (Siria)… y sigue reclutando. ‎

En "El botín de guerra: el multimillonario comercio de heroína de Afganistán. La agenda oculta de Joe Biden en Afganistán: sostener el tráfico de drogas", el profesor Chossudovsky plantea preguntas y respuestas:

- ¿A dónde va el dinero? 

El comercio se caracteriza por una compleja red de intermediarios. Hay varias etapas, varios mercados interconectados, desde el empobrecido agricultor de adormidera en Afganistán hasta los mercados mayoristas y minoristas de heroína en los países occidentales. Existe una "jerarquía de precios" reconocida por la administración estadounidense:

"La heroína afgana se vende en el mercado internacional de estupefacientes por 100 veces el precio que obtienen los agricultores por su opio justo fuera del campo". (Departamento de Estado de los Estados Unidos citado por la Voz de América (VOA), 27 de febrero de 2004).

La estimación de la UNDOC, basada en los precios locales de las explotaciones agrícolas y al por mayor, constituye un porcentaje muy pequeño del volumen de negocios total del multimillonario comercio de drogas afgano. La ONUDD estima "la entrega anual total del comercio internacional" de opiáceos afganos en US$ 30 mil millones. Sin embargo, un examen de los precios al por mayor y al por menor de la heroína en los países occidentales sugiere que los ingresos totales generados, incluidos los del comercio minorista, son sustancialmente más altos.

- El lavado de dinero de la droga

Los ingresos del tráfico de drogas se depositan en el sistema bancario. El dinero de la droga se lava en los numerosos paraísos bancarios extraterritoriales de Suiza, Luxemburgo, las Islas británicas del Canal, las Islas Caimán y otros 50 lugares de todo el mundo. Es aquí donde interactúan las organizaciones criminales involucradas en el tráfico de drogas y los representantes de los bancos comerciales más grandes del mundo. El dinero sucio se deposita en estos paraísos extraterritoriales controlados por los principales bancos comerciales occidentales. Estos últimos tienen un interés personal en mantener y sostener el tráfico de drogas. (Michel Chossudovsky, The Crimes of Business and the Business of Crimes, Covert Action Quarterly,  1996)

Con el dinero blanqueado se inyecta en inversiones de buena fe, no solo en bienes raíces, hoteles, etc., sino también en otras áreas como la economía de los servicios y la manufactura. El dinero sucio y encubierto también se canaliza a varios instrumentos financieros, incluido el comercio de derivados, materias primas, acciones y bonos gubernamentales.

Conclusiones 

- La prensa y los políticos nos dicen que la intervención estadounidense en Afganistán fue un "error", opinión no compartida en el mundo de los negocios financieros 

- La causa del problema mundial en que se ha convertido la droga no está en Kabul sino en Washington.

Estados Unidos no ha perdido absolutamente nada en Afganistán, no desea ‎que la paz vuelva a ese país. A los políticos de Washington no les interesa las millares de ‎víctimas ‎que su guerra ha provocado. La región debe mantenerse inestable, que no haya gobierno capaz de controlar la explotación de sus ‎riquezas ‎naturales. 

- "Ahora el objetivo de Washington es que las empresas, de cualquier país desarrollado ‎que ‎vengan, tengan que aceptar la protección de Estados Unidos para poder explotar las riquezas ‎afganas, afirma Meyssan (Siete mentiras sobre Afganistán‎. Red Voltaire, 19 agosto 2021).
 ‎
- "Hay compañías chinas que ya explotan minas en Afganistán, pero ahora tendrán que pagar ‎a ‎Estados Unidos… y si no lo hacen serán blanco de atentados terroristas. Es cierto que ‎eso ‎se parece al pago de “protección” que exigen los grupos gansteriles en barrios con muy ‎altos ‎niveles de delincuencia… ¿y qué?‎".


EPÍLOGO

En el artículo anterior se señaló que NADIE (excepto Thierry Meyssan) se detiene un momento sin haber analizado el rol de la HERMANDAD MUSULMANA (o Hermanos Musulmanes) en los conflictos del mundo islámico, lo cual es ocultar -por desconocimiento o por razones ideológicas- las raíces de la "guerra larga". Por esa razón en próximos capítulos dedicaremos tiempo para adentrarnos en el "vientre de la bestia".

Solamente dejamos planteada una inquietud que recoge Thierry Meyssan:

"Es muy importante recordar que durante la guerra contra los soviéticos en Afganistán, ‎el hoy ‎presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ya era miembro de la Hermandad ‎Musulmana y jefe ‎de una milicia turca –la Milli Gorus, que hoy abre mezquitas en Alemania ‎y Francia. Como ‎miembro de la Hermandad Musulmana y jefe de la Milli Gorus, Erdogan fue a ‎arrodillarse, ‎literalmente, ante Gulbuddin Hekmatyar, el líder afgano de la Hermandad Musulmana ‎y futuro ‎primer ministro de Afganistán. Posteriormente, el propio Hekmatyar juró fidelidad a al-‎Qaeda, ‎lo cual no le impidió presentarse como candidato a la elección presidencial afgana ‎en 2019, ‎bajo la protección de Estados Unidos". ‎


En esta foto, el líder muyahidín afgano Gulbuddin Hekmatyar –fundador del ‎grupo terrorista Hezbi Islami y clasificado como genocida– recibe votos de fidelidad de Rached ‎Ghanuchi (a la izquierda), actual presidente de la Asamblea Nacional de Túnez, y del actual ‎presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (a la derecha).T. Meyssan, Red Voltaire)‎


Principales fuentes de consulta:

Y otras notas de prensa sobre el tema

Consultas de este blog:

17 agosto 2021

No dejes que te engañen: Afganistán ha sido un "tremendo éxito"



Por Keith Lamb

Global Research


La prensa liberal está inundada de narrativas de que Afganistán es tanto un "fracaso" como un "error". Sin embargo, la guerra de los 20 años ha sido para ellos un éxito sin precedentes. Es importante destacar que la afirmación de que "la guerra de Afganistán ha terminado" también es propaganda. Los grandes contratistas privados permanecerán, al igual que las operaciones encubiertas de la CIA. Las bases aéreas estadounidenses proporcionarán una plataforma de lanzamiento para bombarderos de largo alcance y ataques con drones. (Ver AQUÍ)


Biden sobre Afganistán: 'El objetivo era luchar contra el terrorismo, no construir un país'


De hecho, Afganistán ha sido un ejercicio de contra-narrativas de principio a fin. Por ejemplo, los talibanes siempre estuvieron dispuestos a entregar a Bin Laden, siempre que se dieran pruebas.


➤ Todo el evento del 11 de septiembre, que provocó la guerra, tiene múltiples inconsistencias. Por ejemplo, hay miles de 'arquitectos e ingenieros de la verdad del 11 de septiembre' que afirman que se produjo una demolición controlada en ese día memorable.

➤ La guerra contra el terrorismo no sería la primera que se desatara con un ataque de bandera falsa, Vietnam y Cuba pueden dar fe de ello. Hoy, China también está en medio de ser acusada de genocidio y esclavitud. Lo que realmente distingue a Afganistán es que ha sido un éxito sin precedentes para las élites liberales transatlánticas occidentales.

➤ Sí, ha habido muertes, 241.000 para ser precisos. Sin embargo, solo 2.442 eran militares estadounidenses y no pertenecían a la clase de Bush Jr. que esquivaba el servicio militar obligatorio. A cambio de este "daño colateral", ha habido 20 años ininterrumpidos de ganancias de guerra para las élites liberales transatlánticas.

➤ Utilizando estimaciones conservadoras, EE. UU. ha gastado 2.261 billones y el Reino Unido 30 billones. La venta de armas y la provisión de otros servicios al frente de guerra, que se ha privatizado rápidamente, ha llevado a las grandes empresas a hacer una matanza absoluta.

➤ Sin la inversión del 11 de septiembre y su dividendo de 20 años, ¿cómo podrían personas de Halliburton, del ex vicepresidente Dick Cheney, de la que también fue su presidente, haberse beneficiado mano a mano? Lo mismo ocurre con Blackwater, que tenía una puerta giratoria entre el Partido Republicano y la CIA.

➤ Quienes controlan la producción de opio y las ganancias ilícitas que pueden utilizarse para financiar operaciones secretas y grupos clandestinos de terroristas, también han sido los ganadores de la ocupación de Afganistán. Después de la ocupación, la producción de opio, que había sido casi erradicada, volvió a prosperar y Afganistán proporcionó dos tercios del cultivo mundial de opio.

➤ Hay numerosas fotos en línea de tropas aliadas que protegen la cosecha de opio, así como relatos personales de irregularidades en las que se acusa a la propia OTAN de beneficiarse del comercio de opio. (Ver ¿Cómo explica el comercio de heroína el fracaso de Estados Unidos y el Reino Unido en Afganistán?)



➤ Más allá de las ganancias desnudas, Afganistán ha sido una bendición para los intereses de la clase dominante liberal. 2,3 millones de refugiados afganos han huido al extranjero y el 90% están alojados en Pakistán e Irán, lo que ayuda a desestabilizar estos países. En el frente interno, los refugiados afganos han contribuido a un sistema global de refugiados que se utiliza para alimentar la política de divide y vencerás.

➤ Entre los subalternos occidentales, la derecha, suscrita a la vieja ideología imperial, culpa personalmente a los refugiados e inmigrantes, que huyen de la guerra y la pobreza, de "diluir" la civilización occidental. Perversamente, aunque no se identifica con el mensaje liberal de la globalización multicultural, la derecha apoya las invasiones liberales en el Sur Global que destruyen a otras civilizaciones.

➤ Por el contrario, los liberales (a menudo denominados izquierdistas liberales) se oponen a la derecha por motivos morales. Ven la inmigración y las sociedades multiculturales como un bien innato. Sin embargo, igualmente perverso es que no ven ninguna conexión entre su "bien innato" y el duro poder liberal, es decir, la atrocidad de la guerra contra los derechos humanos, que es la base de los movimientos de población mundial. De hecho, muchos apoyan activamente estas guerras neo-imperiales basadas en los mismos derechos humanos que los liberales afirman valorar.

➤ Irónicamente, tanto la izquierda como la derecha liberales, por diversas razones y en diversos grados, apoyan las guerras liberales y, por tanto, la globalización liberal. Trágicamente, al verse a sí mismos como diametralmente opuestos, siguen ignorando las contradicciones básicas dentro del capitalismo global. Absurdamente, su cuerpo a cuerpo nos es revendido como democracia.

➤ Con los acontecimientos de hoy en Xinjiang, que están estrechamente relacionados con Afganistán, continúa el mismo patrón. La izquierda liberal llama a la acción sobre la propaganda inventada de atrocidades a los derechos humanos. Estos llamados a derrotar a China son luego respaldados por la derecha, con sus diversas narrativas de compromiso de suma cero, donde el ascenso de China se ve como su pérdida civilizatoria.

➤ Para los intereses hegemónicos de la élite liberal, Afganistán ha proporcionado 20 años de incertidumbre en la frontera occidental de China. Es aquí donde las fuerzas de destrucción se encuentran de frente con las fuerzas de la construcción y amenazan el desarrollo del interior.

➤ El caos de Afganistán ha proporcionado un campo de entrenamiento para los extremistas uigures que regresaron a China para desatar el caos. Estos combatientes yihadistas originalmente luchaban contra Estados Unidos, pero ahora, extrañamente, están financiados por Estados Unidos en sus esfuerzos por desestabilizar a China (y Siria).

➤ Esta estratagema continuará con una nueva guerra fría que proporcionará otra ganancia inesperada a los fabricantes de armas. De hecho, son los mismos fabricantes de armas quienes también financian la propaganda de las atrocidades de Xinjiang.

➤ Claramente, si miramos a la prensa liberal oligárquica siempre estaremos cegados por la propaganda que vende su “éxito” como un “error” dentro de la niebla de lo que se supone es nuestro proceso democrático colectivo.

➤ Afganistán está en ruinas con un PIB de solo $ 20.68 mil millones ($ 531 per cápita), en 2019, mientras que Estados Unidos gastó $ 52 mil millones en ocuparlo en el mismo año. Por lo tanto, Afganistán es un éxito sin precedentes para quienes se benefician del estruendo de la guerra y se levantan mediante la destrucción de otros.

➤ Sobre todo, los 20 años de Afganistán han sido un éxito en el lavado de cerebro. Creer que una verdadera democracia puede llevar a cabo tal violencia y destrucción y aún ser considerada "el mejor sistema de gobierno", que otros deberían esforzarse por seguir, es una perversión del deseo humano de paz y progreso global.

➤ Haber pasado 20 años así y seguir creyendo en la santidad de nuestra prensa liberal oligárquica, la misma clase que se beneficia de estos horribles “errores”, es incrédulo. De hecho, no deberían ser absueltos propagándolos como un “error” democrático colectivo del que hemos aprendido, porque, de hecho, la locura continúa mientras nuestras élites liberales llevan a cabo esta estrategia contra China.

➤ Desafortunadamente, las ganancias deben continuar y se buscarán nuevas formas de desestabilizar el Sur Global, ya que su desarrollo alteraría el desorden liberal. El desarrollo conduciría a la globalización democrática y, por lo tanto, acabaría con la huida desesperada hacia los mismos países que los subyugan. El surgimiento del Sur Global desafía al poder duro liberal y su forma globalizada entrelazada con la guerra. Este desafío, a su vez, pondrá fin a los más de veinte años de la hegemonía liberal en el monopolio de la verdad.


Foto: Wakil Kohsar, AFP, agosto 2021

Keith Lamb

12 junio 2021

¿Cómo explica el comercio de heroína el fracaso de Estados Unidos y el Reino Unido en Afganistán?


Arriba, marine británico; abajo, marine estadounidense. Los dos custodiando campos de amapola en Afganistán (fotos archivo)
 

por Alfred W McCoy


El 9 de enero de 2018 en el diario londinense "The Guardian" se publicó una adaptación de "In the Shadows of the American Century" de Alfred W McCoy, publicado en el Reino Unido por Oneworld el 25 de enero de ese año. 

"How the heroin trade explains the US-UK failure in Afghanistan" es el titular del artículo del referido medio de comunicación, cuya entradilla resalta las conclusiones de McCoy:


"Después de 16 años y un trillón de dólares gastados, los combates no tienen fin, pero la intervención occidental ha dado como resultado que Afganistán se convierta en el primer narcoestado verdadero del mundo". (Alfred W McCoy).


Evidentemente, el autor ya intuía que las cosas iban mal para los Estados Unidos y sus socios (OTAN) en el campo militar, más no en los réditos económicos. En realidad, los beneficios monetarios se llevan las grandes empresas contratistas, ya sea por los acuerdos firmados con la Casa Blanca y el Pentágono, a más del "transporte de mercancías desde Afganistán", que malas lenguas lo relacionan con el ilícito comercio de la heroína afgana y su distribución mundial; por otro lado, el gobierno de los Estados Unidos paga todas las facturas del intervencionismo militar grabando con altos impuestos a los habitantes. Es decir: Gran negocio para las corporaciones privadas y pésimo beneficio político-económico para el gobierno de los Estados Unidos y sus ciudadanos.

Los detalles de lo dicho quedó evidenciado en un anterior artículo "La NO retirada de Afganistán". Bien, pudiera considerarse que lo que expresó McCoy en su libro y reportaje en The Guardian (en 2018) está caduco, todo lo contrario, al repasar las siguientes líneas se refuerza el conocimiento actual de la interminable crisis (provocada) en el país asiático.

Lo único que se puede reprochar al autor es el achacar toda la culpa de la heroína y sus dividendos financieros exclusivamente a los talibán y otros grupos armados. Es imperativo repasar La NO retirada de Afganistán.... Así como es primordial volver a plantearnos las incomodas preguntas:

¿Por qué hay cada vez más empresas estadounidenses interesadas en brindar desde Afganistán el transporte internacional de mercancías? 

¿Es tan lucrativa la tarea de transportar, por ejemplo, las conocidas alfombras afganas en un territorio hostil?

¿Cree usted que un grupo de analfabetos y mal nutridos campesinos afganos controlan el flujo de cientos de toneladas de heroína y manejan las multimillonarias finanzas del ilícito negocio? 

¿Se imagina usted a un combatiente talibán bajado de las montañas para gestionar en las altas finanzas de Wall Street, realizar sofisticadas transacciones financieras en los grandes trust bancarios de Europa y Asia o finiquitando complejos negocios con los verdaderos “señores de la guerra” en la compra de armamento a cambio de heroína?

¿Existe realmente un control y erradicación de la heroína en Afganistán?


Hubo una propuesta a considerar en la ONU, emitir sanciones contra Estados Unidos, relacionada con el hecho de que su presencia militar en Afganistán ha incrementado la escala de los delitos relacionados con las drogas. En la práctica suena más lógico que la propuesta de endurecer sanciones contra Rusia por construir el oleoducto Nord Stream 2.

t. andino


*****

Soldados de los Estados Unidos patrullan en el distrito Zharay, provincia de Kandahar, sur de Afganistán. (foto archivo Reuters)


Después de librar la guerra más larga de su historia, Estados Unidos está al borde de la derrota en Afganistán. ¿Cómo podría ser esto posible? ¿Cómo podría la única superpotencia del mundo haber luchado continuamente durante más de 16 años – desplegando más de 100.000 soldados en el apogeo del conflicto, sacrificando las vidas de casi 2.300 soldados, gastando más de $1trillón (£740 billones) en sus operaciones militares, prodigándose un récord de $100 mil millones más en "construcción de la nación", ayudando a financiar y entrenar a un ejército de 350.000 aliados afganos – y aún no ser capaz de pacificar a una de las naciones más empobrecidas del mundo? Tan sombría es la perspectiva de estabilidad en Afganistán que, en 2016, la Casa Blanca de Obama canceló una retirada planificada de sus fuerzas, ordenando que más de 8.000 soldados permanecieran en el país indefinidamente.

En el fracaso estadounidense se encuentra una paradoja: el enorme gigante militar de Washington ha sido detenido en sus pistas de acero por una pequeña flor rosada: la amapola de opio. A lo largo de sus tres décadas en Afganistán, las operaciones militares de Washington sólo han tenido éxito cuando encajan razonablemente y cómodamente en el tráfico ilícito de opio de Asia central- y han sufrido cuando no lo han podido complementar.

Fue durante la guerra fría que Estados Unidos intervino por primera vez en Afganistán, apoyando a los militantes musulmanes que luchaban para expulsar al Ejército Rojo soviético. En diciembre de 1979, los soviéticos ocuparon Kabul con el fin de apuntalar su fallido régimen clientelar; Washington, todavía herido por la caída de Saigón cuatro años antes, decidió dar a Moscú su "propio Vietnam" apoyando a la resistencia islámica. Durante los próximos 10 años, la CIA proporcionaría a los guerrilleros muyahidines un estimado de 3 mil millones de dólares en armas. Estos fondos, junto con una creciente cosecha de opio, sostendrían la resistencia afgana durante la década que se necesitaría para forzar una retirada soviética. Una razón por la que la estrategia estadounidense tuvo éxito fue que la guerra sustituta lanzada por la CIA no interrumpió la forma en que sus aliados afganos utilizaron el creciente tráfico de drogas del país para sostener su lucha de una década.

A pesar de los combates casi continuos desde la invasión de octubre de 2001, los esfuerzos de pacificación no han logrado frenar la insurgencia talibán, en gran parte porque Estados Unidos simplemente no pudo controlar el creciente superávit del comercio de heroína del país. Su producción de opio aumentó de unas 180 toneladas en 2001 a más de 3.000 toneladas al año después de la invasión, y a más de 8.000 en 2007. Cada primavera, la cosecha de opio llena las arcas de los talibanes una vez más, financiando los salarios de una nueva cosecha de guerrilleros.


Tropas estadounidenses patrullan un sembrío de amapola, al fondo se aprecia una gran edificación con la bandera afgana. (foto archivo)

En cada etapa de su trágica y tumultuosa historia en los últimos 40 años –la guerra encubierta de la década de 1980, la guerra civil de los 90 y su ocupación posterior a 2001– el opio ha desempeñado un papel central en la configuración del destino del país. En una de las amargas ironías de la historia, la ecología única de Afganistán convergió con la tecnología militar estadounidense para transformar esta nación remota y sin litoral en el primer verdadero narco-estado del mundo, un país donde las drogas ilícitas dominan la economía, definen opciones políticas y determinan el destino de las intervenciones extranjeras.

Durante la década de 1980, la guerra secreta de la CIA contra la ocupación soviética de Afganistán ayudó a transformar las zonas fronterizas afgano-paquistaníes en una plataforma de lanzamiento para el comercio mundial de heroína. "En el área tribal", informó el departamento de Estado de Estados Unidos en 1986, "no hay fuerza policial. No hay tribunales. No hay impuestos. Ninguna arma es ilegal ... El hachís y el opio a menudo se exhiben". Para entonces, el proceso de movilización guerrillera para luchar contra la ocupación soviética llevaba mucho tiempo en marcha. En lugar de formar su propia coalición de líderes de la resistencia, la CIA había confiado en la poderosa agencia de inteligencia interservicios (ISI) de Pakistán y sus clientes afganos, que pronto se convirtieron en actores clave en el floreciente tráfico transfronterizo de opio.

La CIA miró hacia otro lado, mientras que la producción de opio de Afganistán creció de unas 100 toneladas anuales en la década de 1970 a 2.000 toneladas en 1991. En 1979 y 1980, justo cuando el esfuerzo de la CIA comenzaba a aumentar, se abrió una red de laboratorios de heroína a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Esa región pronto se convirtió en el mayor productor de heroína del mundo. En 1984, abastecía a un asombroso 60% del mercado estadounidense y al 80% del europeo. Dentro de Pakistán, el número de adictos a la heroína aumentó de casi cero (sí, cero) en 1979 a 5.000 en 1980 y a 1,3 millones en 1985, una tasa de adicción tan alta que la ONU la calificó de "particularmente impactante".


Un agricultor siembra semillas de amapola en la provincia de Nangarhar, Afganistán. Fotografía: Sean Smith/The Guardian


Según un informe del Departamento de Estado de 1986, el opio "es un cultivo ideal en un país devastado por la guerra, ya que requiere poca inversión de capital, está creciendo rápidamente y es fácil de transportar y comercializar". Además, el clima del Afganistán era muy adecuado para el cultivo de amapolas. A medida que la guerra implacable entre la CIA y los sustitutos soviéticos pasó factura, los agricultores afganos comenzaron a recurrir al opio "desesperado", ya que producía "altas ganancias" que podían cubrir el aumento de los precios de los alimentos. Al mismo tiempo, el Departamento de Estado informó de que elementos de la resistencia se habían hecho cargo de la producción y el tráfico de opio "para proporcionar productos básicos a la población bajo su control y financiar la compra de armas".

A medida que las guerrillas muyahidines ganaron terreno contra la ocupación soviética y comenzaron a crear zonas liberadas dentro de Afganistán a principios de la década de 1980, la resistencia ayudó a financiar sus operaciones mediante la recaudación de impuestos de los campesinos que cultivaban las lucrativas amapolas de opio, particularmente en el fértil valle de Helmand. Las caravanas que llevaban armas de la CIA a esa región para la resistencia a menudo regresaban a Pakistán cargadas de opio, a veces, informó el New York Times, "con el consentimiento de oficiales de inteligencia paquistaníes o estadounidenses que apoyaron la resistencia".

Charles Cogan, un ex director de la operación afgana de la CIA, más tarde habló con franqueza sobre las opciones de la agencia. "Nuestra misión principal era hacer tanto daño como fuera posible a los soviéticos", dijo a un entrevistador en 1995. "Realmente no teníamos los recursos ni el tiempo para dedicarnos a una investigación del narcotráfico. No creo que tengamos que disculparnos por esto ... Hubo consecuencias en términos de drogas, sí. Pero el objetivo principal se logró. Los soviéticos abandonaron Afganistán".

A largo plazo, la intervención estadounidense produjo un agujero negro de inestabilidad geopolítica que nunca más sería sellado o curado. Afganistán no pudo recuperarse fácilmente de la devastación sin precedentes que sufrió en los años de la primera intervención estadounidense. A medida que la guerra soviético-afgana terminó entre 1989 y 1992, la alianza liderada por Washington esencialmente abandonó el país, sin patrocinar un acuerdo de paz ni financiar la reconstrucción.

Mientras Washington se alejaba de Afganistán a otros focos de política exterior en África y el Golfo Pérsico, estalló una feroz guerra civil en un país que ya había sufrido, entre 1979 y 1989, unos 1,5 millones de muertos, alrededor del 10% de la población del país. Durante los años de lucha civil entre los muchos señores de la guerra bien armados que la CIA había dejado preparados para luchar por el poder, los agricultores afganos criaron el único cultivo que aseguró ganancias instantáneas: la adormidera. Después de haberse multiplicado por veinte durante la era de la guerra encubierta de la década de 1980, la cosecha de opio se duplicaría con creces nuevamente durante la guerra civil de la década de 1990.

En este período de agitación, el ascenso del opio se entiende mejor como una respuesta a los graves daños causados por dos décadas de guerra destructiva. Con el regreso de unos tres millones de refugiados a una tierra devastada por la guerra, los campos de opio fueron un regalo del cielo para el empleo, ya que requirieron nueve veces más trabajadores para cultivar que el trigo, el alimento básico tradicional del país. Además, sólo los comerciantes de opio eran capaces de acumular capital con la suficiente rapidez como para poder proporcionar a los agricultores pobres de adormidera adelantos en efectivo muy necesarios, que a menudo proporcionaban más de la mitad de sus ingresos anuales. Ese crédito resultaría crítico para la supervivencia de muchos aldeanos empobrecidos.

En la primera fase de la guerra civil, de 1992 a 1994, los despiadados señores de la guerra locales combinaron armas y opio en una lucha nacional por el poder. Más tarde, Pakistán apoyó a una fuerza pastún recién surgida, los talibán. Después de apoderarse de Kabul en 1996 y tomar el control de gran parte del país, el régimen talibán alentó el cultivo local de opio, ofreciendo protección gubernamental al comercio de exportación y recaudando impuestos muy necesarios tanto sobre el opio cosechado como sobre la heroína fabricada. Las encuestas de opio de la ONU mostraron que, durante los primeros tres años de los talibanes en el poder, el cultivo de opio de Afganistán representó el 75% de la producción mundial.

 

         (foto de archivo)

Sin embargo, en julio de 2000, cuando una devastadora sequía entró en su segundo año y el hambre se extendió por todo Afganistán, el gobierno talibán ordenó repentinamente la prohibición de todo el cultivo de opio, en un aparente llamamiento a la aceptación internacional. Una encuesta posterior de las Naciones Unidas sobre los cultivos de 10.030 aldeas reveló que esta prohibición había reducido la cosecha en un 94%.

Tres meses más tarde, en septiembre de 2000, los talibanes enviaron una delegación a la sede de la ONU en Nueva York para negociar con la continua prohibición de drogas en el país en un intento por el reconocimiento diplomático. En cambio, la ONU impuso nuevas sanciones al régimen por proteger a Osama bin Laden. Estados Unidos, por otro lado, en realidad recompensó a los talibanes con 43 millones de dólares en ayuda humanitaria, incluso cuando secundaron las críticas de la ONU sobre Bin Laden. Al anunciar esta ayuda en mayo de 2001, el secretario de Estado Colin Powell elogió "la prohibición del cultivo de la adormidera, una decisión de los talibanes que acogemos con beneplácito", pero aún así instó al régimen a poner fin a "su apoyo al terrorismo; su violación de las normas de derechos humanos internacionalmente reconocidas, especialmente su trato a las mujeres y las niñas".

Después de ignorar en gran medida Afganistán durante una década, Washington "redescubrió" el país después de los ataques terroristas del 9/11. En octubre de 2001, Estados Unidos comenzó a bombardear el país y luego, con el apoyo de las fuerzas británicas, lanzó una invasión encabezada por señores de la guerra locales. El régimen talibán colapsó a una velocidad que sorprendió a muchos funcionarios del gobierno. En retrospectiva, parece probable que su prohibición del opio fuera un factor crucial.

En una medida que no se aprecia en general, durante dos decenios completos el Afganistán ha dedicado una parte cada vez mayor de sus recursos –capital, tierra, agua y mano de obra– a la producción de opio y heroína. Para cuando los talibanes prohibieron el cultivo, su agricultura se había convertido en poco más que un monocultivo de opio. El tráfico de drogas representaba la mayor parte de sus ingresos fiscales, gran parte de sus ingresos de exportación y una parte significativa de su empleo.


Tropas británicas patrullan la provincia de Helmand en el sur de Afganistán. Fotografía: Getty


La repentina erradicación del opio por parte de los talibanes resultó ser un acto de suicidio económico que llevó a una sociedad ya debilitada al borde del colapso. Una encuesta de la ONU de 2001 encontró que la prohibición había "resultado en una grave pérdida de ingresos para un estimado de 3,3 millones de personas", alrededor del 15% de la población. En este contexto, se hizo, según la ONU, "más fácil para las fuerzas militares occidentales persuadir a las élites rurales y a la población para que se rebelaran contra el régimen".

En poco más de un mes, la letal campaña de bombardeos estadounidenses, combinada con ataques terrestres de sus aliados caudillos, destrozó las debilitadas defensas de los talibanes. Pero la estrategia estadounidense a más largo plazo plantaría las semillas, literalmente, para el sorprendente resurgimiento de los talibán apenas cuatro años después.

Mientras que la campaña de bombardeos estadounidense se extendió a lo largo de octubre de 2001, la CIA envió 70 millones de dólares en efectivo al país para movilizar a su antigua coalición de señores de la guerra tribales de la guerra fría para la lucha contra los talibán, un gasto que el presidente George W Bush más tarde aclararía como una de las mayores "gangas" de la historia. Para capturar Kabul y otras ciudades clave, la CIA puso su dinero detrás de los líderes de la Alianza del Norte, una fuerza étnica tayika que había luchado contra los soviéticos en la década de 1980 y luego resistió al gobierno talibán en la década de 1990. Ellos, a su vez, han dominado durante mucho tiempo el tráfico de drogas en la zona del noreste del Afganistán que controlaron durante los años de los talibán. La CIA también recurrió a un grupo de caudillos pastunes en ascenso a lo largo de la frontera con Pakistán que habían estado activos como traficantes de drogas en la parte sudoriental del país. Como resultado de ello, cuando los talibán colapsaron, ya se sentaron las bases para la reanudación del cultivo de opio y el tráfico de drogas a gran escala.

Una vez que Kabul y las capitales de provincia fueron tomadas, la CIA cedió rápidamente el control operativo a las fuerzas militares aliadas y a los funcionarios civiles. En los años venideros, los ineptos programas de represión de drogas de esas fuerzas cederán los crecientes beneficios del tráfico de heroína primero a los caudillos y, en años posteriores, en gran medida a las guerrillas talibán. En un hecho sin precedentes históricos, las drogas ilícitas serían responsables del 62% del producto interno bruto (PIB) del país en 2003.

Pero durante los primeros años de la ocupación, según un informe del New York Times de 2007, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld supuestamente "desestimó las crecientes señales de que el dinero de la droga estaba siendo canalizado a los talibán", mientras que la CIA y el ejército "hacían la vista gorda a las actividades relacionadas con las drogas de prominentes señores de la guerra".

A finales de 2004, después de casi dos años de subcontratar el control del opio a sus aliados británicos y el entrenamiento de la policía a los alemanes, la Casa Blanca se enfrentó repentinamente a la preocupante inteligencia de la CIA que sugería que la escalada del tráfico de drogas estaba alimentando un resurgimiento de los talibán. Respaldado por George W. Bush, el secretario de Estado Colin Powell instó entonces a una estrategia enérgica contra los narcóticos para partes de las zonas rurales de Afganistán, incluido el mismo tipo de defoliación aérea agresiva que entonces se utilizaba contra el cultivo ilícito de coca en Colombia. Pero el embajador de Estados Unidos en Afganistán, Zalmay Khalilzad, se resistió a este enfoque, secundado por su aliado local Ashraf Ghani, entonces ministro de Finanzas del país (y, desde 2014, su presidente), quien advirtió que tal programa de erradicación significaría un "empobrecimiento generalizado" en el país, sin 20 mil millones de dólares en ayuda extranjera para crear un "medio de vida alternativo genuino". Como compromiso, Washington llegó a depender de contratistas privados como DynCorp para entrenar a los equipos afganos para erradicar las drogas. En 2005, sin embargo, ese esfuerzo, según la corresponsal del New York Times, Carlotta Gall, ya se había convertido en "una especie de broma".


         (foto archivo)

En 2007, la Encuesta sobre el Opio en Afganistán de las Naciones Unidas encontró que la cosecha de opio del país, entonces récord, de aproximadamente 8.200 toneladas, proporcionaba el 93% del suministro ilícito de heroína del mundo. Significativamente, la ONU declaró que las guerrillas talibán han "comenzado a extraer de la economía de la droga recursos para armas, logística y pago de milicias". En 2008, según los informes, los rebeldes recaudaron 425 millones de dólares en "impuestos" aplicados al tráfico de opio, y con cada cosecha hicieron fondos suficientes para reclutar una nueva cosecha de jóvenes combatientes de las aldeas. Cada uno de esos posibles guerrilleros podría contar con pagos mensuales de 300 dólares, muy por encima de los salarios que habrían hecho como peones agrícolas.

Para contener la expansión de la insurgencia, Washington decidió enviar 40.000 tropas de combate estadounidenses más a Afganistán a mediados de 2008, elevando las fuerzas aliadas a 70.000. Reconociendo el papel crucial de los ingresos procedentes del opio en el reclutamiento de los talibán, el mando aliado también estaba formando equipos especializados que utilizaban la ayuda al desarrollo para alentar los esfuerzos de represión de las drogas en las provincias ricas en adormidera. Fue un momento fortuito. Esa cosecha récord en 2007 creó un excedente de opio que deprimió los precios, mientras que la escasez simultánea de alimentos hizo del trigo un cultivo competitivo. A medida que los agricultores utilizaban la ayuda extranjera para plantar cultivos alimentarios en áreas clave de las provincias de Helmand y Nangarhar, el cultivo de adormidera en el país se deslizó de un récord de 200.000 hectáreas (494.000 acres) en 2007 a solo 123.000 dos años después, pero todavía suficiente para sostener a los talibán. Mientras tanto, los intentos ineptos y de mano dura de suprimir el tráfico de drogas solo terminaron aumentando la oposición a Estados Unidos y sus aliados.

En 2009, la guerrilla se estaba expandiendo tan rápidamente que la nueva administración Obama optó por un "aumento" de la fuerza de tropas estadounidenses a 102.000 en un intento de paralizar a los talibán. Después de meses de crecientes despliegues, la gran estrategia de avance del presidente Obama se lanzó oficialmente en la oscuridad antes del amanecer del 13 de febrero de 2010, en Marja, una remota ciudad comercial en la provincia de Helmand. Mientras oleadas de helicópteros descendía en sus afueras escupiendo nubes de polvo, cientos de infantes de marina corrieron a través de campos de amapolas de opio que brotaban hacia los complejos de paredes de barro de la aldea. Aunque sus objetivos eran las guerrillas talibán locales, los marines estaban ocupando de hecho una de las capitales del comercio mundial de heroína.

Una semana más tarde, el general Stanley McChrystal entró en la ciudad con Karim Khalili, vicepresidente de Afganistán. Estaban allí para el despliegue en los medios de comunicación de tácticas de contrainsurgencia de nueva apariencia que, según dijo el general a los periodistas, eran seguras para pacificar aldeas como Marja. Los comerciantes locales de opio, sin embargo, tenían otras ideas. "Si vienen con tractores", anunció una viuda afgana ante un coro de gritos de apoyo de sus compañeros agricultores, "tendrán que arrollarme y matarme antes de que puedan matar mi amapola". Hablando por teléfono satelital desde los campos de opio de la región, un funcionario de la embajada estadounidense me dijo: "No se puede ganar esta guerra sin asumir la producción de drogas en la provincia de Helmand".


Hombres fumando heroína en Quetta, Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán. Fotografía: Reuters


Al atacar a las guerrillas pero no lograr erradicar la cosecha de opio que financiaba a nuevos insurgentes cada primavera, la oleada de Obama pronto flaqueó. En medio de la rápida reducción de las fuerzas aliadas para cumplir con el plazo políticamente determinado por Obama de diciembre de 2014 para "poner fin" a todas las operaciones de combate, una marcada reducción en las operaciones aéreas permitió a los talibán lanzar ofensivas de formación masiva, que mataron a un número récord de tropas y policías del ejército afgano.

En ese momento, John Sopko, el inspector especial para Afganistán, ofreció una explicación reveladora para la supervivencia de los talibán. A pesar del gasto de la asombrosa cantidad de 7,6 mil millones de dólares en programas de "erradicación de drogas" durante la década anterior, concluyó que, "según todas las métricas concebibles, hemos fracasado. 

A medida que se cosechaba el opio de 2014, las nuevas cifras de las Naciones Unidas sugerían que los niveles de producción se acercaban al máximo de 2007 del país. En mayo de 2015, después de haber visto esta avalancha de drogas entrar en el mercado global, a medida que el gasto en lucha contra los narcóticos de Estados Unidos subió a $ 8.4 mil millones, Sopko trató de traducir estos desarrollos en una imagen comprensible de todos los estadounidenses. "Afganistán", dijo, "tiene aproximadamente 500.000 acres, o aproximadamente 780 millas cuadradas, dedicados al cultivo de adormidera. Eso equivale a más de 400.000 campos de fútbol de Estados Unidos, incluidas las zonas finales".

Durante la temporada de combates de Afganistán en 2015, los talibán se apoderaron decisivamente de la iniciativa de combate, y el opio parecía cada vez más profundamente arraigado en sus operaciones. En octubre de 2015, la ONU publicó un mapa que mostraba que los talibán tenían un control "alto" o "extremo" en más de la mitad de los distritos rurales del país. En el plazo de un mes, desataron ofensivas en todo el país con el objetivo de apoderarse y retener territorio. No es sorprendente que los ataques más fuertes se produjeron en el corazón de la amapola de la provincia de Helmand, donde entonces se cultivaba la mitad de la cosecha de opio del país.

En 2016, 15 años después de que Afganistán fuera "liberado", y en una inversión significativa de las políticas de reducción de la administración Obama, Washington lanzó una mini-oleada de "cientos" de nuevas tropas estadounidenses en la provincia de Helmand para negar a los insurgentes el "premio económico" de los campos de amapola más productivos del mundo. A pesar del apoyo de la fuerza aérea estadounidense y de 700 soldados de operaciones especiales, en febrero y marzo de 2016 las asediadas fuerzas del gobierno afgano se retiraron de dos distritos más, dejando a los talibán en gran medida en control de 10 de los 14 distritos de la provincia.

Con sus fuerzas desmoralizas y con cazas agresivos equipados con visión nocturna y armas sofisticadas, los ataques aéreos estadounidenses se convirtieron en la última y tenue línea de defensa del gobierno afgano. Y en una admisión tácita del fracaso, la administración Obama puso fin a su retirada planificada en junio de 2016, permitiendo a las fuerzas estadounidenses ir más allá de aconsejar y reincorporarse al combate real, y anunciando, un mes después, que 8.400 soldados permanecerían allí en el futuro previsible.

En Helmand y otras provincias estratégicas, el ejército afgano parecía estar perdiendo una guerra que ahora estaba impulsada –de maneras que eludieron a la mayoría de los observadores– por una batalla por el control de las ganancias del opio del país. En la provincia de Helmand, tanto los rebeldes talibán como los funcionarios provinciales están enfrascados en una lucha por el control del lucrativo tráfico de drogas. "Los funcionarios del gobierno afgano se han involucrado directamente en el comercio de opio", informó el New York Times en febrero de 2016. Al hacerlo, ampliaron "su competencia con los talibán ... en una lucha por el control del tráfico de drogas", al tiempo que impone "un impuesto a los agricultores prácticamente idéntico al que utilizan los talibán". En un proceso que implicó a prácticamente todo el gobierno, los funcionarios provinciales luego pasaron una parte de sus ganancias ilícitas "hasta la cadena, hasta los funcionarios en Kabul ... garantizar que las autoridades locales mantengan el apoyo de los altos cargos y mantener el cultivo del opio".


           (Foto archivo)

Simultáneamente, una investigación del Consejo de Seguridad de la ONU encontró que los talibán habían aprovechado sistemáticamente "la cadena de suministro en cada etapa del tráfico de narcóticos", recaudando un impuesto del 10% sobre el cultivo de opio en Helmand, luchando por el control de los laboratorios de heroína y actuando como "los principales garantes del tráfico de opio crudo y heroína fuera de Afganistán". Ya no se limitaba a gravar el tráfico, los talibanes estuvieron tan profunda y directamente involucrados que, según el New York Times, "se ha vuelto difícil distinguir al grupo de un dedicado cartel de la droga".

Estas tendencias sombrías persistieron a lo largo de 2017, ya que la cosecha de opio afgana casi se duplicó a 9.000 toneladas, muy por encima del pico anterior de 8.200 toneladas en 2007. Dentro de la provincia de Wartorn Helmand, el área de amapola aumentó en un 79% a 144.000 hectáreas, lo que representa el 44% de la cosecha total del país. En noviembre, convencido de que el opio está aportando el 60% de los fondos de los talibán para salarios y armas, el comando estadounidense –envalentonado y ampliado por la decisión de Donald Trump de "ganar" la guerra afgana– envió, por primera vez en la historia, cazas F-22 y bombarderos B-52 para destruir 10 de los laboratorios de heroína de los talibán en Helmand, una pequeña parte de las 500 refinerías de drogas del país.

En el futuro previsible, es probable que el opio siga enredado en la economía rural, la insurgencia talibán y la corrupción gubernamental, cuya suma es el enigma afgano.

El fracaso de la intervención de Estados Unidos en Afganistán ofrece una visión más amplia de los límites de su poder global. La persistencia tanto del cultivo del opio como de la insurgencia talibán sugieren hasta qué punto las políticas que Washington ha impuesto a Afganistán desde 2001 han llegado a un callejón sin salida. Para la mayoría de las personas en todo el mundo, la actividad económica, la producción y el intercambio de bienes, es el principal punto de contacto con su gobierno. Sin embargo, cuando el producto básico más importante de un país es ilegal, entonces las lealtades políticas se desplazan naturalmente a las redes económicas que mueven ese producto de forma segura y secreta de los campos a los mercados extranjeros, proporcionando protección, finanzas y empleo en cada etapa. "El tráfico de narcóticos envenena el sector financiero afgano y alimenta una creciente economía ilícita", explicó John Sopko en 2014. "Esto, a su vez, socava la legitimidad del Estado afgano al avivar la corrupción, alimentar las redes criminales y proporcionar un apoyo financiero significativo a los talibán y otros grupos insurgentes".

Después de 16 años de guerra continua, Washington se enfrenta a la misma opción que tuvo en 2010, cuando los generales de Obama transportaron por aire a esos marines a Marja. Tal como lo ha estado en la última década y media, Estados Unidos puede seguir atrapado en el mismo ciclo interminable. A medida que la nieve se derrite de las laderas de las montañas y las plantas de amapola se elevan del suelo cada primavera, habrá un nuevo grupo de reclutas adolescentes de aldeas empobrecidas listos para luchar por la causa rebelde.

Sin embargo, incluso para esta tierra y su problema de política abrumadoramente compleja, hay alternativas. Invertir incluso una pequeña parte de todos los fondos militares malgastados en la agricultura del país puede producir más opciones económicas para los millones de agricultores que dependen de la cosecha de opio para obtener empleo. Los huertos en ruinas podrían ser reconstruidos, bandadas devastadas repobladas, las existencias de semillas desperdiciadas recrecidas y los sistemas de riego derretidos por nieve destrozados, que una vez sostuvieron una agricultura diversa antes de estas décadas de guerra, reparados. Si la comunidad internacional  empujara a la baja la dependencia del país del opio ilícito a través de un desarrollo rural sostenido, entonces tal vez Afganistán deje de ser el principal narco-estado del planeta – y tal vez el ciclo anual de violencia podría romperse por fin.



Fuente original:

Alfred W McCoy 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny