Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas

15 marzo 2021

Las políticas expansionistas de la dictadura de Ludendorff en Europa



Historia de la Primera Guerra Mundial y sus secuelas: 


Por Shane Quinn

Título original en inglés: "History of World War I and its aftermath: The Ludendorff Dictatorship´s Expansionist policies in Europe".

Global Research

Continuación de: Colonialismo alemán en Europa central y oriental durante la Primera Guerra Mundial


Poco antes del mediodía del 9 de noviembre de 1923, alrededor de 3.000 insurgentes de extrema derecha comenzaron a marchar sobre Munich, la segunda ciudad más grande de Alemania en el sur del país. Antes de que estos camisas pardas se pusieran en marcha, el líder del Partido Nazi, el cabo Adolf Hitler, de 34 años, tenía claro que su golpe de Estado ya había fracasado. 


Unas horas antes de marcharse, Hitler se enteró de que el ejército alemán de entreguerras, la Reichswehr, se opondría firmemente a su llamado Beer Hall Putsch. Esto fue ordenado por el jefe de la Reichswehr, general Hans von Seeckt, quien permaneció leal a la República de Weimar por ahora.

Con la inminente derrota obvia, Hitler no había querido que esta marcha sobre Munich continuara, pero propuso que los rebeldes se retiraran a la cercana Rosenheim. Hitler sugirió esta retirada de sus fuerzas a su famoso aliado, Erich Ludendorff, de 57 años, dictador de Alemania durante la Primera Guerra Mundial. En reacción, el general Ludendorff miró fríamente al cabo Hitler y exclamó: "¡Marchamos!" Cuando Hitler dijo con bastante nerviosismo que las tropas o la policía de la Reichswehr les dispararían, Ludendorff volvió a ladrar: "¡Marchamos!"

Marcharon. Ludendorff, Hitler y algunos otros funcionarios del Partido Nazi marcharon a la cabeza de las unidades, mientras llegaban rápidamente a la Marienplatz en el centro de Munich. A unos cientos de metros, en lo alto de la Residenzstrasse, un cordón de policías armados leales al gobierno aguardaba a los camisas pardas. Cuando se acercaron un miembro del Partido Nazi, Ulrich Graf, dio un paso adelante y le gritó a la policía: "¡No disparen, Ludendorff y Hitler vienen!". El comandante de la policía Freiherr von Godin, un oficial concienzudo perseguido más tarde por los nazis, ordenó a sus hombres que dispararan contra los rebeldes. (David King, The Trial of Adolf Hitler: The Beer Hall Putsch and the Rise of Nazi Germany. Pan 2019)

Al escuchar la orden de von Godin de disparar, la policía vaciló porque podían ver claramente al general Ludendorff al frente, dando un paso en dirección a ellos. Solo unos años antes, Ludendorff había dado órdenes a la mayoría de estos policías durante la guerra, cuando eran soldados. Von Godin repitió en voz alta la orden de disparar, pero como se encontró una vez más con el silencio, el comandante de la policía tomó un rifle de uno de sus hombres y disparó él mismo contra los camisas pardas. Los otros policías siguieron su ejemplo. Un nazi prominente, Scheubner-Richter, que marchaba con los brazos entrelazados entre Ludendorff y Hitler cayó muerto de inmediato.

Si el rifle se hubiera disparado solo unos centímetros hacia el otro lado, Hitler bien podría haber encontrado su fin, y Europa se habría librado de la brutal dictadura que se avecinaba. Algunos nazis dispararon contra la policía en respuesta, pero esta última mostró más determinación, causando 16 muertes en los camisas pardas en comparación con cuatro muertes policiales. El pánico se apoderó de ellos cuando los fascistas cayeron al suelo y huyeron en todas direcciones, como tijeretas arrancadas del nido.


El General Erich Ludendorff junto a Adolf Hitler. A la derecha, una edición del célebre libro de Will Brownell, Denise Drace Brownell y Alex Rovi: "The First Nazi. Erich Ludendorff, the man who made Hitler possible". Counterpoint (Berkeley, CA - USA), 2016.

De los pocos miles de insurgentes que marcharon sobre Munich, solo dos de ellos habían resistido. El historiador estadounidense y corresponsal de guerra William L. Shirer señaló que:


Ludendorff no se arrojó al suelo. Erguido y orgulloso en la mejor tradición militar, con su ayudante el mayor Streck a su lado, marchó tranquilamente entre las bocas de los rifles de la policía hasta llegar a Odeonsplatz. Debe haber parecido una figura extraña y solitaria. Ningún nazi lo siguió. Ni siquiera el líder supremo, Adolf Hitler”. (William L. Shirer, The Rise and Fall of the Third Reich: A History of Nazi Germany. Fawcett Crest Book, 1968  p. 74)


Habiendo sufrido una dislocación del hombro, Hitler fue en cambio "atado a un pequeño Fiat amarillo en la Odeonsplatz y conducido a la clandestinidad", según el biógrafo de Ludendorff, el teniente coronel Donald J. Goodspeed, profesor emérito de historia en la Universidad de Brock, Ontario. (Donald J. Goodspeed, Ludendorff: Soldier: Dictator: Revolutionary. art-Davis, 1ª edición, 1966, p. 242)

El teniente coronel Goodspeed reconoció que cuando Ludendorff, desarmado, se acercó resueltamente a la línea de policías y los “hizo a un lado con desdén”, también “estaba, de hecho, saliendo de la historia. El resto de su vida fue un insoportable anticlímax. Quizás, después de todo, hubiera sido mejor si los hombres de von Godin se hubieran atrevido a disparar contra su líder en tiempos de guerra”.

Con qué rapidez cambian las fortunas. Menos de seis años antes, como autócrata militar de Alemania, Ludendorff gobernó gran parte de Europa y estuvo tentadoramente cerca de ganar la Primera Guerra Mundial. Durante la gran ofensiva de primavera de los alemanes, que fue planificación de Ludendorff, a fines de marzo de 1918, el 18.° Ejército alemán había capturado la ciudad de Montdidier, a menos de 65 millas de París.

El 18.° Ejército encontraba poca oposición y parecía probable que la capital francesa cayera pronto. Además, los cañones ferroviarios alemanes producidos por la empresa siderúrgica Krupp, como el “Big Bertha” de 43 toneladas, se alineaban inquietantemente cerca de Montdidier. Los soldados alemanes cargaron rápidamente estos obuses de asedio con sus proyectiles de 16,5 pulgadas, que luego apuntaron hacia el sur en París y dispararon. Los parisinos horrorizados pudieron ver los proyectiles de Big Bertha elevarse por el aire y estrellarse contra los edificios de la ciudad emblemática.

El experimentado comandante francés Philippe Pétain, rara vez el más animado de los hombres, informó con tristeza a su homólogo británico, Douglas Haig, que tendría que trasladar las reservas del ejército francés al suroeste, en un intento desesperado por salvar París. Esto equivalía a decir que Francia tendría que abandonar a su aliado británico más al norte.

El 24 de marzo de 1918, los alemanes ya habían abierto una brecha profunda entre las fuerzas francesas y británicas al sur del Somme, pero, al final, los comandantes aliados no debían haberse preocupado demasiado, ya que el avance alemán se agotó gradualmente. El ejército alemán de 1918, aunque todavía formidable, no fue tan bueno como sus predecesores de 1914 o 1916, y no pudo capitalizar el progreso logrado mientras la resistencia aliada se endurecía. Desde abril de 1918, un cuarto de millón de tropas estadounidenses desembarcaban en suelo francés cada mes, otro factor en el cambio de rumbo.

Sin embargo, se debe dar crédito a quien se merece. El hecho de que Alemania, contra todo pronóstico, se había quedado a un paso de la victoria en un conflicto en el que se habían enfrentado a las naciones más fuertes del mundo (Rusia, Gran Bretaña, Francia y finalmente Estados Unidos), se debió en gran parte al "talento militar excepcional" de Ludendorff, como describe el teniente coronel Goodspeed. 

“Las doctrinas defensivas y ofensivas desarrolladas bajo su dirección demostraron una brillantez táctica que no se mostró en ninguna otra parte de la guerra, y rara vez se igualaron en ninguna guerra ... La capacidad administrativa de Ludendorff era aún más pronunciada, y debe ser clasificado como uno de los más grandes organizadores militares de todos los tiempos". 


Retratos del General Erich Ludendorff


Hoy en día, el nombre de Ludendorff a menudo se clasifica en los mismos términos que el mariscal de campo Paul von Hindenburg, un hombre alto y bien formado que poseía nervios fuertes y simple optimismo. Sin embargo, Goodspeed discernió correctamente que, en comparación, "Ludendorff tenía una personalidad mucho más fuerte y mucho más inteligente". Durante la mayor parte de la guerra, Hindenburg desempeñó un papel algo pasivo, dejando que Ludendorff resolviera los detalles clave y complejos, incluidos los asuntos políticos, para los que Hindenburg tenía poco tiempo. En el otoño de 1916, cuando Ludendorff había acumulado prácticamente todo el poder real en Alemania, el Kaiser Wilhelm II era simplemente una figura ceremonial. El Kaiser nunca disfrutó de sus encuentros con el autoritario "Sargento Mayor", como él llamó a Ludendorff.


Mariscal de campo, Paul von Hindenburg

La dictadura de Ludendorff puede describirse de manera más plausible como una versión más suave que la de Hitler. Los fanáticos más jóvenes que emergen suelen ser peores que sus mayores, y Hitler fue, sin duda, más extremo que Ludendorff por un margen considerable. Mientras el general perseguía políticas imperialistas como señor de la guerra de Alemania, se abstuvo de iniciar actos de aniquilación sin sentido contra los ejércitos dirigidos por Rusia, ni contra los civiles eslavos. Aunque se pudo escuchar a Ludendorff haciendo comentarios antisemitas durante la guerra, no hay evidencia que sugiera que haya considerado ejecutar actos criminales contra las poblaciones judías de Europa, y mucho menos el genocidio.

De hecho, en una conferencia en el Cuartel General, el 14 de agosto de 1918, Ludendorff solicitó un “reclutamiento más vigoroso de los jóvenes judíos, hasta ahora prácticamente abandonados”. Tenía la esperanza, de manera poco realista, de que Polonia prescindiría de las divisiones armadas para reforzar las fuerzas de Alemania. Estas actitudes habrían sido impensables en la Alemania de Hitler.

Cuatro semanas después de iniciado el conflicto, el 23 de agosto de 1914, Ludendorff e Hindenburg, que habían logrado un éxito significativo en la ciudad fortaleza de Lieja en Bélgica, fueron transferidos al frente oriental para rescatar una situación potencialmente grave contra los enormes ejércitos del Imperio ruso. Amenazaban no solo a toda Prusia Oriental, sino que tenían una posibilidad concebible de marchar hacia el mismo Berlín, poniendo así la guerra ante un final temprano. En los meses siguientes, con la llegada de Ludendorff, asistido por su competente teniente coronel Max Hoffmann, las fuerzas alemanas obligarían al zar a retirarse. Los alemanes consiguieron victorias tempranas decisivas contra los rusos, como en la batalla de Tannenberg y alrededor de los lagos de Masuria de Europa Central.

En la primavera de 1915, los alemanes habían conquistado una gran franja de territorio en el este y estaban infligiendo terribles bajas a las divisiones rusas. Después de poco más de un año de guerra, en septiembre de 1915, los rusos habían perdido 1.750.000 hombres.

Antes de la era de la Blitzkrieg, la rapidez de los avances alemanes en Oriente fue "posible sólo porque Ludendorff prestó la máxima atención a los prosaicos detalles administrativos". Puso a trabajar febrilmente a las empresas de reparación de carreteras, mientras ordenaba que el ancho de la línea ferroviaria rusa se cambiara por el ancho alemán más estrecho. Esto permitió la rápida transferencia de soldados y material alemanes al frente oriental. La Primera Guerra Mundial fue en muchos sentidos una guerra ferroviaria. Había creado una necesidad constante de madera, traviesas de ferrocarril y celulosa. Por lo tanto, Ludendorff estableció inspecciones forestales y aserraderos para ayudar a hacer frente a la demanda.


Varias portadas de libros relacionados con el general Erich Ludendorff

Después de menos de 18 meses de lucha, el ejército alemán había capturado áreas terrestres como toda Lituania, Curlandia (oeste de Letonia), Suwalki y Bialystok (ambos en el norte de Polonia) y Grodno (oeste de Bielorrusia). Ludendorff examinó su mapa en el cuartel general con satisfacción y dividió estas áreas conquistadas en distritos separados bajo el dominio alemán. Formó un cuerpo de policía y tribunales de justicia con apelaciones provinciales, junto con un tribunal superior de apelación fundado en Kovno (Lituania central), donde Ludendorff y Hindenburg se establecieron en la nueva sede a partir de octubre de 1915.

Ludendorff emitió monedas locales y percibió impuestos y derechos de aduana. De manera opuesta al neoliberalismo actual, controlaba los grandes negocios en casa y en los territorios capturados. Ludendorff nacionalizó las industrias en masa y las puso bajo su dominio, dejando de lado los argumentos de los gerentes corporativos que vinieron a verlo. Hindenburg, una presencia masiva e intimidante, asintió con aprobación y gruñó con su voz profunda para apoyar las opiniones de su colega.

Goodspeed escribió que


“Ludendorff era al menos un administrador tan brillante como un soldado, y disfrutaba muchísimo usando sus poderes. Más ambicioso que Napoleón, soñaba con la futura colonización del Este, especialmente de Curlandia… Ludendorff, decidido a que Alemania sacaría todo lo posible de los territorios ocupados, los administraba con mano despiadada”.


Ludendorff atrajo más poder cuando creó monopolios de cigarrillos, alcohol, especialmente licores, sal, fósforos y dulces. Fundó una cadena de periódicos y los sometió a una estricta censura, lo que obligó a las poblaciones locales a conocer las noticias que él quería que leyeran. Ludendorff estableció fábricas para producir alambre de púas y erigió talleres para la reparación de equipo militar.

Se modificaron grandes alijos de ametralladoras rusas capturadas para llevar munición alemana. Se construyeron para las tropas alemanas instalaciones hospitalarias de mejor calidad, se proporcionó ropa de invierno; y se adoptaron otras medidas para mantener la salud de los soldados del ejército y sus caballos. Se organizó la licencia y se puso el sistema de entrega de correo para alcanzar los estándares de eficiencia alemana.

Para mantener la moral, Ludendorff creó clubes de soldados, bibliotecas, librerías y conciertos. Intensificó el entrenamiento militar y lo modificó para incorporar las lecciones aprendidas durante la guerra. Se mejoraron los servicios de suministro y se acondicionaron las carreteras para el transporte en cualquier clima, incluida maquinaria mecanizada y caballos. Ludendorff se ocupó de que Alemania recibiera grandes cantidades de chatarra polaca, latón, cobre, pieles y cueros. El ejército alemán dependía en gran medida del caballo, y había una escasez constante de estos animales que alguna vez fueron buscados. Ordenó implacablemente que los caballos fueran reclutados de granjeros y campesinos, a pesar de las penurias que esto acarreaba a la gente de las regiones ocupadas.

En particular, Ludendorff se apoderó del caballo lituano que, según él, "posee grandes poderes de resistencia" y es "un animal muy útil para fines militares"; aunque el general admitió de la propia Lituania, “el país estaba destinado a sufrir severamente como resultado de las continuas y pesadas demandas que se le hicieron, especialmente las constantes recaudaciones de caballos y ganado. Las autoridades administrativas locales a menudo me llamaron la atención sobre este hecho, pero no había más remedio que insistir en estas entregas”. (Erich Ludendorff, Historia propia de Ludendorff, agosto de 1914-noviembre de 1918, The Great War. (Pickle Partners Publishing, 2012)

Ludendorff impuso implacablemente controles estrictos sobre la agricultura en las regiones conquistadas y envió arados a motor, maquinaria agrícola y semillas desde Alemania para aumentar las cosechas de alimentos. Se establecieron empresas alemanas para cultivar las áreas colonizadas, mientras que se realizó un censo del ganado de los campesinos.

Desde el comienzo de la guerra, Ludendorff habló sin rodeos de su deseo “de una Patria mayor y de adquisiciones territoriales que compensen al pueblo alemán por sus sacrificios”. Su punto de vista era que "si Alemania hace la paz sin lucro, Alemania ha perdido la guerra". Por estas razones, Ludendorff,  junto a Hindenburg, comenzó a gozar de una tremenda reputación entre las masas alemanas. (Will Brownell, Denise Drace-Brownell, Alex Rovt, The First Nazi: Erich Ludendorff. Counterpoint 2016)

El 11 de septiembre de 1917, en una reunión del Consejo de la Corona en el castillo de Pless, Silesia, Ludendorff exigió que “los territorios conquistados en el este se dividan en un Ducado de Curlandia y un Gran Ducado de Lituania”. Estas tierras anexadas se colocarían aparentemente bajo la soberanía personal del Kaiser.

Las aspiraciones hegemónicas de Ludendorff para Occidente eran igualmente exigentes. Una vez obtenida la victoria, lejos de considerar la devolución de Alsacia-Lorena a Francia u ofrecer concesiones sobre ella, pretendía que estas provincias se incorporaran plenamente a Prusia, en lugar de administrarlas como una entidad separada. Ludendorff tenía planes para la incautación de todas las propiedades francesas en Alsacia-Lorena, que quería entregar a los veteranos de guerra alemanes como compensación por sus sacrificios a Alemania. Quería la unión económica con Bélgica y una ocupación militar prolongada de ese país.

A finales de 1917, cuando las fuerzas del este de Alemania se preparaban para dar el golpe de gracia al régimen del zar, Ludendorff aumentó sus demandas contra el Kremlin. Sus términos finales de paz con Rusia fueron duros y de audaz alcance, se estaba impacientando con la duración de las negociaciones. Para demostrar lo serio que estaba, Ludendorff ordenó a los soldados alemanes que marcharan hacia las profundidades de Europa del Este a principios de la primavera de 1918, lo que hicieron, casi sin ser molestados. Ludendorff estaba firmemente decidido a labrar una gran porción del Imperio de Rusia, para ser absorbido por el Reich alemán: una masa de tierra que se extendía desde el Báltico hasta el Mar Negro, cientos de millas de tierra fértil y rica en recursos.

Estos objetivos expansionistas fueron fuertemente apoyados por el mariscal de campo Hindenburg. Él y Ludendorff rara vez estaban en desacuerdo en algo, de ahí su perfecta colaboración. El 19 de diciembre de 1917 Hindenburg informó al secretario de Relaciones Exteriores alemán, Richard von Kühlmann, que Alemania necesitaba los territorios bálticos “para las maniobras de mi ala izquierda en la próxima guerra”. (James Joll, Gordon Martel, The Origins of the First World War. Routledge, 3ª edición, 2006, p. 212)

Como más humillación para Rusia, y para demostrar su desprecio por los bolcheviques, Ludendorff concedió a Finlandia, Polonia y Ucrania su independencia, todas antes parte del Imperio ruso, mientras que Estonia y Letonia serían ocupadas por el ejército alemán. También fueron despojados del Kremlin el puerto de Batumi en el Mar Negro y el Óblast de Kars. Ludendorff también dirigió su ira hacia Rumanía. Insistió en que Rumanía se convirtiera en un satélite alemán bajo un régimen títere, en parte como retribución por el hecho de que los rumanos eligieran inesperadamente unirse al bando aliado en agosto de 1916.


Shane Quinn

***

Nota final del editor del blog:


Adolf Hitler, Erich Ludendorff y otros durante el proceso de Munich por el fallido intento de golpe de estado de noviembre de 1923. Curiosamente en la fotografía solo Frick (que sería ministro del interior del régimen nazi) y Hitler aparecen vestidos de civil. (Foto:Bundesarchiv Bild 102-00344A, München, nach Hitler-Ludendorff Prozess)

¿Cómo llegó el Imperio Alemán al descalabro cuando estuvo a un paso de la victoria en 1918? 

- ¿Cuáles fueron las verdaderas causas por las que el Imperio Alemán capituló en la Primera Guerra Mundial? 

Lo hemos explicado en varios artículos del Dr. Jacques R. Pauwels: El cómo ganaron los Aliados la Primera Guerra Mundial y en Gran Bretaña y el oro negro de Mesopotamia; así como las reflexiones de Las verdaderas causas de la Primera Guerra Mundial

Igualmente completando la trilogía de artículos relacionados con el general Erich Ludendorff y la Primera Guerra Mundial de Shane Quinn, tenemos una explicación de la popular "puñalada por la espalda", leyenda urbana de la que el propio Ludendorff fue uno de sus propiciadores y sus vínculos en la posguerra con grupos político-militares de extrema derecha que llevaron de la mano de Ludendorff al ascenso de Hitler. En La República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp entendimos por qué se concretó una alianza entre Ludendorff, grupos pro-monárquicos, militares y políticos de extrema derecha con el cabo "socialista" Adolf Hitler.

Entender la verdadera historia será siempre nuestro cometido.


Fuente original 

Shane Quinn

Copyright © Shane Quinn/Global Research

Artículo recomendado de Quinn

República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp

11 marzo 2021

Colonialismo alemán en Europa central y oriental durante la Primera Guerra Mundial


La carátula ha sido elaborada en su casi totalidad con las portadas de diversos libros sobre el General Erich Ludendorff.

Por Shane Quinn

Título original en inglés: History of World War I: German Colonialism in Central and Eastern Europe and the Fall of Tsarist Russia 

Global Research


Cuando en febrero de 1918, el político alemán Príncipe Max de Baden le preguntó al dictador militar de su país, Erich Ludendorff, qué pasaría si la ofensiva de primavera de éste último fracasaba, él respondió: “Entonces Alemania tendrá que sufrir la aniquilación”.


La respuesta del general Ludendorff, que ofendió los sensibles gustos liberales del príncipe Max, sería repetida casi palabra por palabra por Hitler una generación después, y revela la naturaleza de todo o nada de la autocracia de Ludendorff. Sin embargo, el general sabía que los enemigos de Alemania, todos mismos estados imperialistas (Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos), nunca iban a conceder a los alemanes una paz razonable, como se demostró de manera cruda en Versalles.

A principios del invierno de 1914, Ludendorff ya era uno de los hombres más poderosos de Alemania. A medida que avanzaban los meses, se convertiría cada vez más en el único centro de influencia real en el país, y también en los vastos territorios ocupados donde se extendía su dictadura. Los objetivos bélicos de Ludendorff consistían en establecer lo que sería una Gran Germania, la fuerza preeminente en el continente europeo, y en ese escenario solo superada por Estados Unidos en términos de poder global. Gran Bretaña, anteriormente la nación dominante de la tierra, ha estado en declive desde aproximadamente 1871. Ese año fue superada por Estados Unidos como la economía más grande del mundo, y la brecha se amplió a medida que pasaba el tiempo (Caleb Silver, “Las 20 principales economías del mundo”, 2020).

Con el cambio de siglo, el crecimiento industrial alemán, incluida la producción de acero y arrabio, también había superado a Gran Bretaña. La capacidad industrial del Imperio Alemán era, en 1905, la segunda más avanzada del mundo, aunque todavía apreciablemente por detrás de Estados Unidos. Francia iba muy por detrás: la regresión francesa se remonta a las guerras napoleónicas de principios del siglo XIX, que desangraron a Francia y culminaron con el exilio de Napoleón Bonaparte en 1815 (Donald J. Goodspeed, The German Wars, Random House Value Publishing, 2ª ed., p. 5. 1985)

Los problemas franceses se profundizaron a principios de la década de 1870, cuando Prusia la derrotó decisivamente en la Guerra Franco-Prusiana. Francia fue así despojada de las provincias de Alsacia y Lorena, que el nuevo Imperio Alemán anexó, la máxima humillación para Francia. El ardiente deseo francés de recuperar Alsacia-Lorena fue un factor central en el estallido de las hostilidades a finales del verano de 1914.


Representación de Hindenburg y Erich Ludendorff en la batalla de Tannenberg (pintura de Hugo Vogel). (Dominio publico)


El mariscal de campo Paul von Hindenburg compartió los sueños expansionistas de su socio, el general Ludendorff. Los dos hombres acordaron firmemente en la extensión de las fronteras de Alemania en la medida de lo posible, con la mirada fija principalmente en el Este. Tenían la intención de germanizar y colonizar grandes áreas de Europa central y oriental, como Polonia junto con los países bálticos de Lituania y Letonia. El 19 de diciembre de 1917, Hindenburg dijo que quería las regiones bálticas con fines estratégicos en la próxima guerra.

A medida que la lucha continuaba desde sus primeros meses, las divisiones del este de Alemania estaban capturando importantes trozos de territorio de los rusos, que todavía luchaban bien. Sin embargo, a finales de septiembre de 1915, el Ejército Imperial Ruso había perdido casi dos millones de hombres en menos de 14 meses de lucha. A medida que los alemanes marcharon más hacia el este, a finales de octubre de 1915 Ludendorff y Hindenburg, para estar más cerca del frente, se trasladaron de su anterior cuartel general en Lötzen (noreste de Polonia) a Kovno (Lituania central).

Durante los descansos de la lucha, los lugareños de Kovno podían ver a Ludendorff ocasionalmente caminando por la ciudad, con su atuendo militar y Pickelhaube, el casco con púas, mientras que los pocos vehículos blindados alemanes que patrullaban las calles de Kovno tocaban la bocina a Ludendorff, mientras pasaban junto a él y él les saludaba con la mano. A Hindenburg era más probable que lo vieran en los bosques de Augustovo o Bialoviesa, cazando con su rifle, pero se quejaba de que “los lobos parecían tener preferencia por escabullirse más allá del alcance de mi arma”.


Ludendorff y Hindenburg


Ludendorff, en particular, quería anexar la antigua provincia de Curlandia, en el oeste de Letonia, una tierra baja, fértil, de gran relevancia estratégica y que descansa sobre el Mar Báltico, con Escandinavia un poco más allá. Un servicio comercial alemán en las aguas del Báltico a horcajadas sobre Curlandia era, como escribió Ludendorff, "de suma importancia para nosotros, debido a la importación de mineral de hierro de Suecia". (Erich Ludendorff, Historia propia de Ludendorff, agosto de 1914-noviembre de 1918, The Great War. Pickle Partners Publishing, 2012)

Curlandia tenía una historia de dominio germánico que se remonta al siglo XIII y fue el hogar de decenas de miles de alemanes bálticos. Cuando a finales del verano del 1915 las fuerzas bajo el mando de Ludendorff  capturaron Curlandia del Imperio Ruso le causó una satisfacción considerable. 


General alemán Erich von Falkenhayn (dominio público)


El 27 de agosto de 1916 Rumanía, un país de considerable importancia, declaró inesperadamente la guerra a las potencias centrales de Alemania y Austria-Hungría, provocando algo parecido al pánico en Berlín. Justo el día anterior, el general Erich von Falkenhayn le había asegurado al káiser Wilhelm II que Rumania se mantendría neutral. La declaración de guerra de Rumania fue una indicación segura de que las naciones neutrales, cuyos intereses estaban en juego, creían que Alemania se dirigía a la derrota. Además, Rumania contenía enormes cantidades de aceite y trigo.

Dos años después de la guerra, la decisión de Rumania de unirse a la Entente, de Rusia, Francia y Gran Bretaña, también fue un acto de traición, ya que Rumania había firmado una alianza defensiva el 30 de octubre de 1883 con Alemania y Austria-Hungría. Este pacto, fue hecho a instancias de Rumania debido a su amargura contra Rusia por tomar Besarabia, fue renovado en 1913. Alentados por diplomáticos occidentales, los rumanos querían tomar la famosa provincia de Transilvania de Hungría.

En la noche del 27 de agosto de 1916, alrededor de 750.000 tropas rumanas comenzaron a marchar sobre Transilvania a través de los altos pasos montañosos de los Cárpatos. Unas seis divisiones lideradas por alemanes se opusieron inicialmente al ejército rumano, pero en una semana, debido al trabajo eficiente del personal y las operaciones logísticas, Ludendorff reforzó esta fuerza a 16 divisiones. Los rumanos pronto demostraron no ser rival para los alemanes. A mediados de noviembre de 1916, los restos de las divisiones de Rumanía fueron conducidos hacia el norte hacia la región montañosa de Moldavia, pero escaparon de la destrucción total para luchar otro día. El 6 de diciembre de 1916, el mariscal de campo alemán August von Mackensen cabalgó triunfalmente por las calles de Bucarest en su caballo blanco.


August von Mackensen

La campaña rumana levantó la moral en Alemania, mejoró la posición del país en Europa; y lo más crítico de todo para Ludendorff e Hindenburg, les permitió reanudar la explotación de las materias primas de Rumania; sin el cual los alemanes no podrían continuar la guerra.

En diciembre de 1917, la dictadura de Ludendorff controlaba toda Europa central y la mayor parte de Europa oriental; mientras que Bélgica estuvo mucho tiempo bajo ocupación militar alemana, y los alemanes tenían una posición firme en el este de Francia. Desde el comienzo del conflicto, Berlín había invertido millones de marcos en tratar de fomentar la revolución en la Rusia zarista, una nación que había estado bajo el dominio de la dinastía Romanov durante más de 300 años. En octubre de 1917, la toma del poder de Vladimir Lenin en Rusia marcó el final de la participación del Kremlin en la Primera Guerra Mundial.

La Rusia soviética concluyó un armisticio con el Imperio alemán el 15 de diciembre de 1917, y Ludendorff escribió que “sentí como si me hubieran quitado un peso del pecho”. Finalmente pudo comenzar a dirigir sus recursos militares hacia un frente principal, un gran lujo al que los aliados estaban muy acostumbrados. (Ludendorff, La propia historia de Ludendorff)

Durante tres años, Alemania había sobrevivido a la lucha en dos amplios frentes contra el poder de Rusia, Francia y Gran Bretaña porque, como señaló el historiador canadiense, teniente coronel Donald J. Goodspeed , “durante toda la guerra, los alemanes, y especialmente Ludendorff, otorgaron una prima mucho mayor a los cerebros que los aliados”. Además, el teniente coronel Goodspeed reconoció “la excelencia del ejército alemán, que era una organización muy seria y profesional. No era de ninguna manera el ejército más grande del continente, pero era sin duda el mejor”. (Donald J. Goodspeed, Ludendorff: Soldier: Dictator: Revolutionary. Hart-Davis; 1ª ed. 1966).

General Erich Ludendorff

La verdad a menudo es impopular, y también debe reconocerse que el propio Ludendorff fue claramente el comandante más formidable de la Primera Guerra Mundial. Al final, solo la fuerza combinada de los ejércitos británico, francés y estadounidense lo dejaría en jaque mate. Las doctrinas ofensivas y defensivas de Ludendorff demostraron más imaginación y talento militar en comparación con sus rivales, como el inflexible comandante británico Douglas Haig, quizás apodado injustamente “Butcher Haig”. Sin embargo, envió innecesariamente a cientos de miles de soldados británicos a trampas mortales, donde fueron abatidos por el fuego de ametralladoras y rifles alemanes.

Por el contrario, Ludendorff no tuvo ningún problema en modificar sus tácticas si era necesario, o en reconocer la capacidad de los demás y recompensarla. Tenía buen ojo para el talento y asignó mayores responsabilidades a los oficiales de primera clase, como Max Hoffmann y Georg Bruchmüller. A diferencia de sus homólogos británicos, Ludendorff visitaba regularmente la línea del frente para ver las condiciones con sus propios ojos y entrevistar a los oficiales involucrados en los combates (Donald J. Goodspeed). La posición de Ludendorff se fortaleció al tener a Hindenburg a su lado durante toda la guerra; El papel de Hindenburg pudo haber sido mucho menos pronunciado pero, a diferencia de Ludendorff, casi nunca se irritaba y tenía nervios de acero. En los momentos difíciles, siempre calmaba y tranquilizaba a Ludendorff, que se agitaba más fácilmente.


Hindenburg, Kaiser Wilhelm II y Ludendorff, enero de 1917 (dominio público)


En sus territorios coloniales, los generales británicos y franceses estaban acostumbrados durante mucho tiempo a golpear a las fuerzas mal equipadas y no preparadas, a menudo formadas por grupos indígenas que alguna vez fueron amantes de la paz. La estructura de mando aliada puso demasiado énfasis en el rango y la edad correcta, ignorando la capacidad debido al protocolo militar arraigado y la miopía.

 

No fue hasta el 3 de marzo de 1918 cuando los bolcheviques se vieron obligados a entregarse a Alemania por escrito, mediante un tratado de paz firmado en Brest-Litovsk. Dos semanas antes, el 18 de febrero de 1918, Ludendorff ordenó una invasión alemana en todo el frente oriental, a fin de insistir en su punto de vista sobre Lenin.


El único comandante de la Primera Guerra Mundial que había estado amenazando con igualar a Ludendorff, no venía del Oeste, sino del Este. Era el gran duque Nicolás Nikolaevich, de 57 años, un general ruso popular y respetado, de seis pies y seis pulgadas de alto, ancho de hombros, y que había dedicado su vida al ejército del zar. En agosto de 1914, el Gran Duque fue nombrado Comandante Supremo de todas las fuerzas rusas. En esta posición demostró ser “un oponente despiadado y de voluntad de hierro que había mantenido unidos admirablemente a sus ejércitos y cuyas ideas estratégicas a menudo habían sido atrevidas y brillantes”. (Charles T. Evans, "Notes on Grand Duke Nikolai Nikolaevich -1856 1929-",  Northern Virginia Community College , 2012)

El zar Nicolás II cometió un grave error al año siguiente al despedir al Gran Duque, el 5 de septiembre de 1915, y luego agravó el error al designarse a sí mismo para el Mando Supremo. Cuando la noticia de la destitución del Gran Duque llegó a la sede del Ober Ost alemán en Lötzen, fue recibida con entusiasmo por Ludendorff, Hindenburg y Hoffmann. Con la salida del Gran Duque, el Imperio Ruso no solo fue despojado de su comandante más capaz, sino que, posteriormente, cada derrota sufrida por Rusia podría atribuirse al zar, como sería el caso. El despido del Gran Duque fue un factor en la caída del régimen zarista 18 meses después.

A principios del siglo XX, había un número muy significativo de ciudadanos judíos residentes en Europa central y oriental, como en Varsovia (capital polaca), Kovno (Lituania central), Vilnius (capital lituana) y Grodno (Bielorrusia occidental); ciudades que cayeron en manos de los alemanes a principios del otoño de 1915. La población de estas ciudades estaba compuesta por un 25% de judíos o más, y fueron ocupadas por los alemanes durante tres años. Ludendorff pudo haber sido antisemita pero, a diferencia de los nazis, no ordenó la persecución o asesinatos masivos de judíos o incluso eslavos, lo que pone al descubierto cuánto más extrema fue la dictadura de Hitler.

Ludendorff y Hindenburg se preocuparon principalmente por extraer el ganado y los recursos naturales de los territorios conquistados. Los autores alemanes, Jens Thiel y Christian Westerhoff, observaron cómo una de las principales prioridades de los señores de la guerra de Alemania en las regiones ocupadas, como el Báltico, “era la explotación de los extensos recursos agrícolas y forestales para el esfuerzo bélico alemán”. (Jens Thiel, Christian Westerhoff, "Trabajo forzoso",  Enciclopedia internacional de la Primera Guerra Mundial, 2014 )

En septiembre de 1916, Ludendorff promulgó una ley de trabajo obligatorio. Durante el resto de la guerra, todos los hombres alemanes, de entre 15 y 60 años, fueron empleados al servicio del estado. Aseguró que un porcentaje considerable de mujeres fueran enviadas a trabajar a las fábricas de municiones. La ley laboral alivió la crisis de mano de obra en Alemania, mientras que las trabajadoras de municiones desempeñaron un papel en el aumento de la producción de municiones y armas para la máquina de guerra alemana. Ludendorff estaba trayendo a casa el concepto de guerra total a Alemania. Además, el general implementó planes para elevar la tasa de natalidad, mejoró los estándares de vivienda, redujo la tasa de enfermedades venéreas, alentó el reasentamiento rural y contrarrestó la propaganda aliada efectiva.


Portada del libro de John Lee, "The WAR LORDS" Hindenburg and Ludendorff.

El 13 de septiembre de 1916 y nuevamente el 3 de octubre, Ludendorff ordenó a los gobernadores generales de Varsovia y Bélgica que instituyeran el trabajo forzoso, a fin de ayudar aún más a aliviar la escasez de mano de obra. La utilización por Alemania de lo que era efectivamente trabajo esclavo precedió al ascenso de Ludendorff al poder supremo en aproximadamente un año; pero lo incrementó a medida que el conflicto entraba en sus últimas etapas.

Los trabajadores esclavos consistían principalmente en prisioneros de guerra, junto con "trabajadores auxiliares" polacos y belgas, incluidos algunos miles de hombres judíos de esos países. De hecho, “los judíos estaban sobrerrepresentados en el trabajo forzoso”, pero faltan pruebas de si esto se debió a prejuicios o debido a los altos niveles de desempleo entre los hombres judíos en ese momento. Las condiciones eran deficientes en los campos de trabajo, con graves tasas de enfermedad y mortalidad. Otras potencias coloniales como Gran Bretaña, Francia y Bélgica habían explotado durante mucho tiempo la mano de obra esclava en una escala mayor que Alemania, como en sus colonias africanas, mientras que durante la guerra la Rusia zarista impuso trabajo esclavo a los civiles en la Galicia ocupada.

El castigador embargo naval británico contra Alemania y su aliado Austria-Hungría, se impuso desde agosto de 1914 hasta ocho meses después de la guerra, cuando finalmente se levantó en julio de 1919. Este bloqueo se implementó con la intención de descarrilar la economía de guerra de Alemania y de dañar a los no combatientes. Directamente debido a los efectos del embargo, cientos de miles de civiles alemanes murieron de hambre lentamente, la mayoría de ellos mujeres, niños y ancianos (las cifras de muertos oscilan entre 424.000 y 763.000). El bloqueo británico también mató a unos 467.000 civiles en el Imperio Austro-Húngaro. Quienes menos sufrieron fueron las tropas alemanas y austrohúngaras, que estaban relativamente bien alimentadas en las zonas ocupadas. (Alexander B. Downes, Targeting Civilians in War. Cornell University Press, 2008, p. 87)


"Dos granaderos mutilados", caricatura sobre Francisco José (Imperio Austro-Húngaro) y Guillermo II (Imperio Alemán). Francisco José: "Vamos, Guillermo, a nuestra tierra natal, tenemos la nuestra en la Patria".  © Biblioteca Estatal de Rusia.


El 19 de diciembre de 1917, en una conferencia del Consejo de la Corona en Kreuznach, Alemania occidental, Ludendorff expuso extensamente sus términos finales de paz con la nueva Rusia bolchevique. El ejército ruso estaba ahora terminado como una fuerza de combate adecuada, y sus tropas regresaban a casa en masa. El Kaiser, Hindenburg, el secretario de Relaciones Exteriores Richard von Kühlmann y el canciller Georg von Hertling, de 74 años, escucharon a Ludendorff formular sus demandas contra Rusia.

Ludendorff estaba implacablemente decidido a sacar una gran parte del flanco occidental del antiguo Imperio Ruso, que estaba en proceso de absorber el Reich. Incluía regiones que se extendían desde el Báltico mil millas hacia el sur hasta el Mar Negro. El liderazgo militar alemán codiciaba el petróleo, la madera, los depósitos minerales y el grano de estas regiones, lo que garantizaría que Alemania pudiera resistir fácilmente un bloqueo británico en un futuro conflicto.

Mientras Ludendorff hablaba, el secretario de Relaciones Exteriores von Kühlmann lo interrumpió, protestando contra la severidad de sus términos contra Rusia. Ludendorff tuvo poco tiempo para el culto von Kühlmann, rechazando bruscamente sus argumentos a favor de “una conciliación pacífica con Rusia”. Von Kühlmann se volvió hacia Hindenburg, de 70 años, que se había quedado profundamente dormido en un sillón junto al fuego, al igual que el canciller von Hertling. Von Kühlmann sacudió al mariscal de campo para despertarlo, pero Hindenburg, revolviendo lentamente a sí mismo, respaldó firmemente la opinión de Ludendorff.

Menos de quince días después, el día de Año Nuevo de 1918, después de haber sido persuadido a regañadientes, el exdiputado de Ludendorff, Max Hoffmann, expresó sus puntos de vista al Kaiser sobre "la cuestión polaca", es decir, el alcance de las políticas imperialistas de Alemania con respecto a Polonia. Hoffmann, una figura más moderada que Ludendorff, propuso una frontera germano-polaca no muy diferente a la frontera actual. No veía ningún sentido en obligar a millones de polacos descontentos con Alemania a permanecer en ella, y el kaiser entusiasmado estuvo de acuerdo con las ideas de Hoffmann. (Goodspeed)

A la mañana siguiente del 2 de enero de 1918, en otra reunión del Consejo de la Corona, a la que asistieron Ludendorff, Hindenburg y Hoffmann, el Kaiser entró alegremente en la habitación y señaló con precisión en su mapa dónde debería caer la frontera alemana con Polonia, atribuyendo rápidamente la propuesta a Hoffmann. Ludendorff apenas podía creer lo que estaba escuchando, y luego se enojó mucho. Su rostro se puso rosado, morado, su cuello comenzó a hincharse y las venas se agrandaron en su frente. Hoffmann miraba a Ludendorff con silenciosa fascinación.

Ludendorff protestó con vehemencia contra el hecho de que el kaiser recibiera consejos a través de canales separados, declarando que socavaba toda disciplina militar. Criticó profundamente las sugerencias de Hoffmann e insistió en que fueran rechazadas de inmediato. Ludendorff dijo que ahora quería hacer sus propias representaciones, en relación con las intenciones alemanas a través de Polonia, que eran expansionistas y lo opuesto a las opiniones de Hoffmann. Hindenburg luego asintió con su cabeza gigante con aprobación para reforzar la posición de Ludendorff, y el Kaiser, completamente desconcertado, reevaluó apresuradamente las cosas y aceptó las demandas de los señores de la guerra. Ludendorff nunca perdonó a Hoffmann por ir a sus espaldas y, a partir de entonces, solo se comunicaría con él a través de su Jefe de Operaciones, Max Bauer.


Esta historia de Ludendorff continuará con la posguerra... 


Shane Quinn

Copyright © 

Artículo relacionado del mismo autor:

República de Weimar. 100 años del Putsch de Kapp

14 febrero 2021

Pickelhaube, mon amour

 


Nota de introducción por el editor del blog


Este artículo no va sobre el pickelhaube (del alemán Pickel: pincho y Haube, casco, en general prenda que cubre la cabeza). Creado en el siglo XIX para el ejército prusiano, así como para la policía y cuerpo de bomberos. Es de simple carácter decorativo, su uso se extendió a otros estados alemanes y como sabemos varios ejércitos del mundo adoptaron para actos ceremoniales este tipo de casco (aun en el presente). El Imperio Alemán lo utilizó para su infanteria antes y durante la primera guerra mundial (hechos de cuero), nada prácticos en el combate, no brindaban protección y demasiado visibles, por esa razón desde 1916 el pickelhaube fue lentamente sustituido por el casco de acero (stahlhelm). El pickelhaube permaneció para los actos ceremoniales. 


El Pickelhaube se usó a menudo en propaganda contra los alemanes como en este cartel de la Primera Guerra Mundial (Harry R. Hopps; 1917, Biblioteca del Congreso de Estados Unidos)


Las siguientes fotografías muestran la utilización del pickelhaube desde los aristocráticos oficiales, el Canciller Bismarck, el Kaiser Guillermo II hasta un "cabo bohemio" llamado Adolf Hitler.



Ya lo hemos dicho, este post no va sobre el Pickelhaube, el autor nos trae una interesante y a ratos irónica historia que trata la vida familiar de un aristocrático oficial alemán opositor al führer nazi, el General Paul von Hase que pagaría con su vida el haberse alineado con la resistencia alemana. 

El relato de Fernando Olalquiaga originalmente fue publicado por la revista Jot Down. Como Anexo haremos algunas puntualizaciones (todas las fotografías son interpuestas por el editor de este blog).

Buena lectura.

***

Pickelhaube, mon amour


El General Erich Ludendorff junto a A. Hitler, durante el proceso por el fallido golpe de estado de noviembre de 1923

Fernando Olalquiaga 


Paul von Hase fue el gobernador militar de Berlín durante buena parte de la Segunda Guerra Mundial. Un carguito nada trivial que, a pesar de todo, desde al menos 1938, no le impidió conspirar y conspirar para derrocar a su principal empleador. 


Es bien conocido que entre cierta aristocracia alemana se consideraba poco menos que un castigo muy obsceno el tener que rendir cuentas ante un cabo austriaco. Es algo muy comprensible en una clase social que tenía por costumbre, al cumplir sus pequeños principitos la tierna edad de doce años, año arriba, año abajo, cascarles un monóculo y mandarlos a batirse en duelo por algún asunto importante —como mofarse del color melocotón de unas medias masculinas— para buscar la serie de cicatrices perfecta que les sirviera de salvoconducto hacia las altas esferas del poder alemán. Generalmente nada tenía que ver en esta inquina hacia Hitler el odio al judío que profesaban este mequetrefe y sus camisas pardas y después negras, ni sus ansias por expandir el espacio vital alemán a costa de cientos de miles de vidas consideradas infrahumanas. Ni Treblinka, ni Mein Kampf, ni leches. Un cabo, un rango que no llega ni a la categoría de suboficial, un mendigo, un advenedizo, gritando y escupiendo órdenes a mariscales de apellido compuesto. El fin de Alemania.


General Karl Paul Emanuel von Hase (1885 - 1944)


El padre de Von Hase fue médico de la corte de Guillermo II. Su abuelo dedicó su vida a predicar la fe luterana y a ejercer como historiador en una época en que aún era una profesión respetada, pues significaba que podías dedicar tu vida a leer libros y escribir sobre batallas mientras tu sustento dependía de las rentas que tuvieras a bien o a mal cobrar de los arrendatarios que ocuparan tus fincas, ninguna menor que muchas provincias españolas y algunas que se podrían presentar sin rastro de pudor como pequeños virreinatos. 

Así que con estos ancestros, a Paul no le quedaba más remedio que ponerse muy colorado, casi negro de ira, cada vez que oía hablar de Hitler, y no pudo evitar idear planes locos para, preferentemente, volarlo por los aires en pedazos de dimensiones epsilónicas. Como si Dios existe desde luego tiene muy mala leche, Hitler salió ileso cuando en julio de 1944 le colocaron una bomba literalmente debajo del culo. Y Von Hase, una noche que estaba cenando con Goebbels, fue detenido, juzgado por el tristemente famoso Tribunal del Pueblo del juez Roland Freisler, y ahorcado el 8 de agosto de ese mismo año. Injusticia exprés.


El General Paul von Hase comparece ante el Tribunal Popular por el complot contra Hitler de julio de 1944 (bomba de Stauffenberg)

Antes de volver a la historia de la familia Von Hase, que es significativa para mostrar los grados de insania que la fidelidad a Hitler llegó a alcanzar, resaltemos el cómico final de la vida de Roland Freisler. A veces el buen Dios sí tiene gracia. El 3 de febrero de 1945, seis meses después de condenar a la horca a Von Hase, Freisler dictaba sentencia contra el teniente Fabian von Schlabrendorff, otro implicado en el complot de julio. «Le mandaría directo al infierno», le espetó Freisler, a lo que el teniente contestó: «con gusto le cedo el paso a usted primero». Y antes de que terminara la vista una bomba aliada cayó sobre la sala, y bajo una columna de granito derrumbada el teniente Von Schlabrendorff vio asomar la mano inerte del juez Freisler, que aún sostenía su expediente. Fabian von Schlabrendorff fallecería en 1980 a los setenta y tres años de edad.

Retomemos la saga Von Hase. El hijo de Paul, muy apropiadamente llamado Karl-Günther (Nota del editor: En realidad era su sobrino), tuvo que volver del frente italiano para probar su inocencia. Consiguió demostrarla, pero fue expulsado del Estado Mayor en enero de 1945 y enviado a combatir a un lugar de Pomerania Oriental llamado Schneidemuhl, donde sus probabilidades de sobrevivir a un Ejército Rojo cuyos efectivos solo se podían calcular empleando la notación exponencial rozaban, según todos los cálculos, incluidos los más fanáticamente nazis, el cero absoluto. Aun así, a pesar de su situación familiar, dentro de su cabezota germana no se planteó ningún tipo de dilema y siguió combatiendo «porque yo era un profesional y era mi deber». Parece que habla de meterle un gol a un equipo de fútbol del que formó parte en el pasado, y no de servir a las órdenes de quien colgó a su padre del cuello hasta morir.


Karl-Günther von Hase

Karl-Günther tuvo suerte. Antes de caer en manos de los soviéticos mandó un mensaje por radio pidiendo contraer matrimonio por poderes con su prometida Renata, que en esos momentos no daba abasto recomponiendo cuerpos nazis en un hospital de Turingia. Un hombre como Thor manda, sí señor. Así que Renata acudió al registro civil y contrajo matrimonio con un casco de acero que, según le indicaron, representaba al novio. Posó la mano encima, suponemos que aliviada porque la pica que hasta 1916 coronaba el Pickelhaube ya fuera un recuerdo del pasado, y juró fidelidad y etcétera hasta que la muerte los separara, una fecha que, en lo que concernía a Karl-Günther, parecía bastante cercana. El joven militar, sin embargo, no tuvo manera de enterarse de que el proceso había llegado a buen fin. Cuando sus captores le preguntaron si estaba casado, Karl-Günther contestó: «No lo sé». Ignoramos cómo le habría ido la vida a la joven enfermera Renata de haberse tomado al pie de la letra su matrimonio y compartido cama solo con un yelmo metálico porque, ¡oh, milagro!, Karl-Günther volvió de su cautiverio con vida, como sospechará cualquiera que haya estado atento a las comillas que resaltan la literalidad de las frases anteriormente citadas. Al oír en su celda de la prisión moscovita de Butikri el sonido de los fuegos artificiales que hacían de banda sonora a los sonoros «¡¡Hitler kaputt!!» de sus guardias, metió la cabeza entre sus brazos y rompió a sollozar.

El ansia de salir de dudas respecto a su estado civil quizás fue lo único que lo mantuvo apartado de unas ideas suicidas que, a pesar de no formar parte de la tradición militar alemana —son raros los suicidios cometidos tras la derrota de 1918, por ejemplo— abundaron entre las mentes castrenses de los más altos niveles de la cadena de mando. Algunos encontraron excusas de lo más peregrinas para levantarse la tapa de los sesos. El general Hesleni, al mando del Tercer ejército húngaro, dejó escrito en su nota de suicidio: «Me quito la vida por razones de salud: un estómago como el mío no sobreviviría al cautiverio». (Nota del editor del blog: Después de ser liberado del cautiverio se reunió con la enfermera Renata Stumpff hija del General de la Luftwaffe Hans-Jürgen Stumpff. Se casaron en una ceremonia religiosa el 30 de diciembre de 1949. La pareja tuvo cinco hijas).

Mientras tanto, al otro lado del canal de la Mancha, volvía el buen humor entre quien se lo pudiera permitir. Es decir, entre la alta sociedad. En una de las primeras bodas de postín celebradas tras el fin de la guerra, Henry Channon, que como miembro del Parlamento era conocido como Chips, un apodo que se consideraba simpático o ridículo según las fidelidades que se le profesaran al diputado, intentaba competir en ingenio con Emerald Cunard, la famosa socialite, amiga de Wallis Simpson, y —se sospechaba— amante del novelista George Moore y del director de orquesta sir Thomas Beecham. Señaló a los invitados bien encopetados, cargados de joyas y otros complementos no menos preclaros, y dijo:

Bueno… Por esto es por lo que hemos luchado.

Y ella respondió: —¡No me diga que todos estos son polacos!


Fernando Olalquiaga


Anexo del editor del blog


Karl-Günther Paul Otto von Hase 


En el presente, Karl-Günther von Hase, a sus 103 años, tiene un currículum impresionante, durante la Segunda Guerra Mundial llegó hasta el grado de Mayor, desempeñándose como oficial de Estado Mayor. En la posguerra fue jefe de la oficina de prensa e información del gobierno federal bajo los cancilleres Adenauer, Erhard y Kiesinger. Secretario de Estado en el Ministerio Federal de Defensa. Embajador de Alemania en Londres. Director del ZDF (radio televisión alemana), entre otras funciones de prestigio. Karl-Günther von Hase también es autor y coeditor del libro "The Soldiers of the Wehrmacht".  Desde junio de 2020 es el ex-soldado de más alto rango en las fuerzas armadas alemanas. El teólogo luterano y luchador de la resistencia, Dietrich Bonhoeffer (†1945) asesinado por el régimen nazi era primo de Karl-Günther von Hase (la madre de Bonhoeffer era una von Hase). 

Otro primo suyo, Friedrich-Wilhelm von Hase, hijo del General Paul von Hase, en el 70º  aniversario de la muerte de Klaus von Stauffenberg, presentó el libro "Hitlers Rache. Das Stauffenberg-Attentat und seine Folgen für die Familien der Verschwörer" (La venganza de Hitler. El intento de asesinato de Stauffenberg y sus consecuencias para las familias de los conspiradores), SMC Hänssler, Holzgerlingen, 2014. Una descripción de la herramienta de tortura del nazismo, detalla la detención de su padre y toda su familia, fue llevado a cautiverio para ser "educado" a lo nacionalsocialista en un hogar para niños a los 7 años.



Karl-Günther von Hase junto a la Reina Isabel II de Gran Bretaña y Gustav Heinemann, 1972

07 diciembre 2020

Pearl Harbor y las guerras del Estados Unidos empresarial



 

Por Dr. Jacques R. Pauwels                              

Título original en inglés:                                                                    Fall 1941: Pearl Harbor and The Wars of Corporate America


Nota de introducción del editor del blog

La entreguerra no solo fue una etapa alborotada para las corporaciones internacionales, varias (sino muchas) vieron un horizonte próspero para los negocios y sin recato alguno colaboraron con el régimen nazi instaurado en Alemania en la década de 1930 a través de empresa subsidiarias controladas desde la matriz en Estados Unidos. No vale la pena hablar de un Henry Ford, de General Motor o las empresas petroleras de Rockefeller, ya no es novedad. Pero, debemos tener en cuenta algo simple, no se trataba de simples negocios. Ford, por ejemplo, era un reconocido antisemita condecorado por la Alemania nazi con la "Gran Cruz del Águila Alemana", 30 julio 1938, un distintivo honorífico para prominentes extranjeros, el más alto por cierto, un reconocimiento personal de Hitler, en esos tiempos Henry Ford ya no representaba a la empresa. Al poco, agosto de 1938, la "Orden del Águila Alemana" colgaba del cuello de un ejecutivo de General Motors, James Mooney, por servicios distinguidos al Imperio Alemán (Reich); la empresa subsidiaria de General Motors en la Alemania nazi era Opel Brandenburg. Tanto GM como Ford, por intermedio de sus subsidiarias alemanas (Ford-Werke) controlaban el 70% del mercado alemán del automotor, iniciada la guerra sus funciones variaron conforme las necesidades de la Wehrmacht.


Henry Ford condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana, 30 julio 1938

IBM, ITT son otros ejemplos, ya sabemos que la primera realizó trabajos para las "estadísticas" nazis, ITT no solo era especialista en comunicaciones, poseía el 25% de Focke-Wulf  por intermedio de su subsidiaria, C. Lorenz AG. En asuntos bancarios había parecida "colaboración" con instituciones como el Chase National Bank para el cambio de divisas y manipulaciones financieras. A todo ello sumememos que los Estados Unidos recibió con los brazos abiertos en la posguerra a cuanto ex nazi al que podía sacar provecho (Operación Paperclip).

En fin, estos temas son en la actualidad de amplio dominio público, también lo hemos revisado en otros artículos del blog. Como bien se dice en ocasiones y en diferentes ámbitos: "Nada personal, solo negocios". Pese a que el tema ya no es novedad el siguiente artículo aporta en la comprensión del papel del gobierno de los Estados Unidos y del círculo empresarial en el camino hacia la guerra. 

El Dr. Jacques R. Pauwels escribió "Fall 1941: Pearl Harbor and the Wars of Corporate America" (Otoño de 1941: Pearl Harbor y las guerras de las empresas estadounidenses), cuyo texto traducido viene a continuación.

T.Andino U. 


***

Mito y realidad del ataque de Japón a Pearl Harbor hace 79 años, 7 de diciembre 1941

 

 

Mito: Estados Unidos se vio obligado a declarar la guerra a Japón tras un ataque japonés totalmente inesperado a la base naval estadounidense en Hawai el 7 de diciembre de 1941. Como Japón era aliado de la Alemania nazi, esta agresión hizo que automáticamente Estados Unidos entrara en guerra contra Alemania.


Realidad: Hacía tiempo que el gobierno Roosevelt deseaba entrar en guerra contra Japón y trató de desencadenarla por medio de un embargo al petróleo y otras provocaciones. Como Washington había descifrado los códigos japoneses, sabía que la flota japonesa se dirigía a Pearl Harbor, pero se alegró del ataque porque la agresión japonesa iba a hacer posible “vender” la guerra a la opinión pública estadounidense, la inmensa mayoría de la cual se oponía a ella.

También se suponía que un ataque por parte de Japón, a diferencia de un ataque estadounidense a Japón, evitaría una declaración de guerra por parte del aliado de Japón, Alemania, que estaba obligado por un tratado a ayudar solo en caso de que Japón fuera atacado. Sin embargo, por razones que nada tienen que ver con Japón o Estados Unidos, sino con el fracaso de la “guerra relámpago” de Alemania contra la Unión Soviética, el propio Hitler declaró la guerra a Estados Unidos pocos días después de Pearl Harbor, el 11 de diciembre de 1941.

Otoño de 1941. Tanto entonces como ahora, Estados Unidos estaba gobernado por una “élite del poder” formada por industriales, propietarios y gerentes de las principales empresas y bancos del país, que no suponían sino una pequeña parte de su población. Tanto entonces como ahora, estos industriales y financieros -el “Estados Unidos empresarial”- tenía estrechas relaciones con los más altos rangos del ejército, los “señores de la guerra” (como los ha denominado el sociólogo de la Universidad de Columbia C. Wright Mills, que acuñó el término “élite del poder”) (1) y para quienes años más tarde se erigiría un gran cuartel general, conocido como el Pentágono, a orillas del río Potomac.

En efecto, hacía décadas que existía el “complejo militar-industrial” cuando Eisenhower le dio ese nombre al final de su carrera como presidente y tras haberlo servido muy diligentemente. Hablando de presidentes: en las décadas de 1930 y 1940, de nuevo tanto entonces como ahora, la élite del poder permitió amablemente al pueblo estadounidense elegir cada cuatro años entre dos miembros de su propia élite (uno calificado de “republicano” y otro de “demócrata”, aunque pocas personas sepan cuál es la diferencia) para residir en la Casa Blanca con el fin de formular y administrar las políticas nacionales e internacionales. Estas políticas servían (y siguen sirviendo) a los intereses de la élite del poder, es decir, servían sistemáticamente para promover “los negocios”, una palabra en clave utilizada para designar la maximización de los beneficios de las grandes empresas y bancos que son miembros de la élite del poder.

Como francamente dijo el presidente Calvin Coolidge en una ocasión durante la década de 1920, “el negocio de Estados Unidos (del gobierno estadounidense) son los negocios”. En 1941 el inquilino de la Casa Blanca era un miembro bona fide (de buena fe) de la élite del poder, un vástago de una familia rica, privilegiada y poderosa: Franklin D. Roosevelt, al que se suele denominar “FDR” (por cierto, la riqueza de la familia Roosevelt se creó, al menos en parte, gracias al comercio de opio con China. Como escribió Balzac, “detrás de cada gran fortuna se oculta un crimen”).


Franklin D. Roosevelt en los años 30

Parece que Roosevelt sirvió bastante bien a la élite del poder puesto que se las arregló para ser nominado (¡difícil!) y elegido (¡relativamente fácil!) en 1932, 1936, y de nuevo en 1940. Fue un logro notable ya que los “sucios años treinta” fue una época difícil, marcada tanto por la “Gran Depresión” como por grandes tensiones internacionales que llevaron a la erupción de la guerra en Europa en 1939. El trabajo de Roosevelt (servir a los intereses de la élite del poder) estuvo lejos de ser fácil porque entre las filas de esa élite las opiniones diferían acerca de cómo podía servir mejor el presidente a los intereses empresariales. Por lo que se refiere a la crisis económica, algunos industriales y bancos estaban bastante contentos con el enfoque keynesiano del presiente, lo que se conocía como el “New Deal” y que suponía mucha intervención del Estado en la economía, mientras que otros se oponían firmemente a ese enfoque y pedían a gritos volver a la ortodoxia del laissez-faire. La élite del poder también estaba dividida respecto a cómo gestionar las relaciones exteriores.

A los propietarios y altos directivos de muchas empresas estadounidenses (como Ford, General Motors, IBM, ITT, y la Standard Oil de Rockefeller en Nueva Jersey, ahora conocida como Exxon) les gustaba mucho Hitler. Uno de ellos, William Knudsen de General Motors, incluso calificó elogiosamente al Führer alemán de “milagro del siglo XX” (2). La razón de ello era que el Führer había armado a Alemania hasta los dientes para prepararse para la guerra y muchas sucursales alemanas de empresas estadounidenses se habían beneficiado generosamente del “boom del armamento” de ese país produciendo camiones, tanques y aviones en lugares como la fábrica Opel de GM en Rüsselsheim y la gran planta de Ford en Colonia, el Ford-Werke; y empresas como Exxon y Texaco habían ganado mucho dinero suministrando el combustible que los tanques de Hitler iban a necesitar para circular hasta Varsovia en 1939, hasta París en 1940 y (casi) hasta Moscú en 1941. ¡No es de extrañar que los directivos y dueños de estas empresas contribuyeran a la celebración de las victorias de Alemania contra Polonia y Francia en una gran fiesta en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York el 26 de junio de 1940!




A los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Henry Ford, también les gustaba cómo Hitler había cerrado los sindicatos alemanes, prohibido todos los partidos obreros y enviado a los simpatizantes comunistas y a muchos socialistas a campos de concentración. Querían que Roosevelt tratara de la misma manera a los molestos líderes sindicales y a las personas “rojas” estadounidenses, que todavía eran numerosas en la década de 1930 y principios de los 40. Lo último que aquellos hombres querían era que Roosevelt implicara a Estados Unidos en una guerra al lado de los enemigos de Alemania, eran “aislacionistas” (o “no intervencionistas”) lo mismo que la gran mayoría de la opinión pública estadounidense en el verano de 1940: una encuesta de Gallup de septiembre de 1940 demostraba que el 88% de la población estadounidense quería permanecer al margen de la guerra que asolaba Europa (3) Así que no es de extrañar que no hubiera indicio alguno de que Roosevelt quisiera restringir el comercio con Alemania y mucho menos embarcarse en una cruzada contra Hitler. De hecho, en la campaña para las elecciones presidenciales de otoño de 1940 prometió solemnemente que “(nuestros) muchachos no van a ser enviados a ninguna guerra extranjera” (4).

El hecho de que Hitler hubiera aplastado Francia y otros países democráticos no preocupaba a los empresarios estadounidenses que hacían negocios con Hitler. De hecho, les parecía que el futuro de Europa pertenecía al fascismo, especialmente a la variante alemana de fascismo, el nazismo, más que a la democracia (para variar, el presidente de General Motors, Alfred P. Sloan, declaró entonces que era bueno que en Europa las democracias dieran paso “a un sistema alternativo (es decir, fascista) con líderes fuertes, inteligentes y agresivos que hacían que la gente trabajara más tiempo y más duro, y que tenían instinto de gángsteres, ¡todo buenas cualidades!”) (5). Sin lugar a dudas los industriales estadounidenses no querían que el futuro de Europa perteneciera al socialismo en su variedad evolutiva, y mucho menos revolucionaria (es decir, comunista), se iban a alegrar especialmente cuando aproximadamente un año después Hitler hizo lo que habían esperado mucho tiempo que hiciera, es decir, atacó a la Unión Soviética para destruir la patria de las personas comunistas y fuente de inspiración y apoyo para las personas “rojas” del mundo entero, incluido Estados Unidos.


Libros de Jacques R. Pauwels sobre el tema de este artículo


Mientras que muchas grandes empresas habían hecho jugosos negocios con la Alemania nazi, resultaba que otras ganaban mucho dinero en ese momento haciendo negocios con Gran Bretaña. Ese país, además de, por supuesto, Canadá y otros países miembros del Imperio Británico, era el único enemigo que le quedó a Alemania desde el otoño de 1940 hasta junio de 1941, cuando el ataque de Hitler contra la Unión Soviética hizo que Gran Bretaña y la Unión Soviética se convirtieran en aliados. Gran Bretaña necesitaba desesperadamente todo tipo de equipamiento para continuar su lucha contra la Alemania nazi, quería comprar la mayoría de este material a Estados Unidos, pero no podía hacer los pagos en metálico que exigía la legislación estadounidense “Cash-and-Carry” (pagar y llevar). Sin embargo, Roosevelt hizo posible que las empresas estadounidenses aprovecharan esta inmensa “oportunidad” cuando el 11 de marzo de 1941 introdujo su famoso programa “Lend-Lease” (préstamo-arriendo) que proporcionaba a Gran Bretaña un crédito prácticamente ilimitado para comprar en Estados Unidos camiones, aviones y otros equipamientos de guerra. Las exportaciones “Lend-Lease” a Gran Bretaña iban a generar unos beneficios inesperados, no solo debido al enorme volumen de negocios que implicaban, sino también porque estas exportaciones se caracterizaron por unos precios inflados y unas prácticas fraudulentas como la doble facturación.

Así pues, una parte del Estados Unidos empresarial empezó a simpatizar con Gran Bretaña, un fenómeno menos “natural” de lo que ahora podríamos creer (en efecto, después de la independencia de Estados Unidos la antigua madre patria había seguido siendo durante mucho tiempo el archienemigo del Tío Sam y todavía en la década de 1930 el ejército estadounidense tenía planes de guerra contra Gran Bretaña y de una invasión del Dominio Canadiense, planes en los que se incluía bombardear ciudades y el uso de gases venenosos) (6). Algunos portavoces de estos potenciales votantes pertenecientes al mundo industrial, aunque no muchos, incluso empezaron a apoyar la entrada de Estados Unidos en la guerra al lado de los británicos y se les empezó a conocer como “intervencionistas”. Por supuesto, muchas, si no la mayoría, de las grandes empresas estadounidenses habían hecho dinero gracias a sus negocios tanto con la Alemania nazi como con Gran Bretaña y puesto que el propio gobierno Roosevelt se estaba empezando a preparar para una posible guerra multiplicando los gastos militares y encargando todo tipo de equipamiento, también las grandes empresas estadounidenses empezaron a ganar cada vez más dinero suministrando a las propias fuerzas armadas de Estados Unidos todo tipo de material de guerra (7).


Si había una cosa en la que podían estar de acuerdo todos los líderes del Estados Unidos empresarial, con independencia de sus simpatías individuales por Hitler o Churchill, era lo siguiente: la guerra en Europa en 1939 era buena, incluso magnífica, para los negocios. También estaban de acuerdo en que cuanto más durara la guerra mejor sería para todos ellos. 


Con excepción de los más fervientes intervencionistas pro-Gran Bretaña, también estaban de acuerdo en que no había ninguna prisa en que Estados Unidos interviniera activamente en esa guerra y desde luego tampoco en entrar en guerra con Alemania. Lo más ventajoso para el Estados Unidos empresarial era un escenario en el que la guerra en Europa durara lo más posible de modo que las grandes empresas pudieran seguir beneficiándose de suministrar equipamiento a los alemanes, a los británicos, a sus respectivos aliados y al propio Estados Unidos. Así, Henry Fordexpresó su esperanza de que ni los Aliados ni el Eje ganara (la guerra)” y sugirió que Estados Unidos suministrara a ambos bandos “las herramientas para seguir peleando hasta que ambos colapsaran”. Ford puso en práctica lo que predicaba y dispuso que sus fábricas en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y la Francia ocupada produjeran en serie equipamientos para todos los contendientes (8). Puede que la guerra fuera un infierno para la mayoría de la gente, pero para los “capitanes de la industria” estadounidenses, como Ford, era el paraíso.

.

Conocidos militares estadounidenses prestaban su nombre y prestigio para la propaganda de las grandes empresas. En este caso se trata de publicidad, con enfoque patriótico, del gigante del acero estadounidense "The Timken Roller Bearing Company", que produjo millones de rodamientos para los Jeeps del ejército.


Se suele creer que el propio Roosevelt era intervencionista, pero sin lugar a dudas los aislacionistas eran mayoría en el Congreso y no parecía que Estados Unidos fuera a entrar pronto en la guerra, si es que entraba alguna vez. No obstante, debido a las exportaciones Lend-Lease a Gran Bretaña las relaciones entre Washington y Berlín se estaban deteriorando definitivamente, y en otoño de 1941 una serie de incidentes entre submarinos alemanes y destructores de la armada estadounidense que escoltaban buques de carga con destino a Gran Bretaña llevó a una crisis conocida como la “guerra naval no declarada”. Pero ni siquiera este episodio provocó la implicación de Estados Unidos en la guerra en Europa. El Estados Unidos empresarial se estaba beneficiando espléndidamente del status quo y simplemente no le interesaba una cruzada contra la Alemania nazi. A la inversa, la Alemania nazi estaba muy implicada en el gran proyecto de la vida de Hitler: su misión de destruir la Unión Soviética. Las cosas no habían ido como estaba previsto en esa guerra. Se suponía que el Blitzkrieg (ataque relámpago) lanzado en el este en junio de 1941 iba a “aplastar como un huevo a la Unión Soviética” en un plazo de 4 a 6 semanas, o así lo creían los expertos militares no solo de Berlín sino también de Washington. Sin embargo, a principios de diciembre Hitler todavía esperaba que los soviéticos ondearan la bandera blanca. Bien al contrario, el 5 de diciembre el Ejército Rojo emprendió repentinamente una contraofensiva frente a Moscú y de pronto los alemanes se vieron en un verdadero atolladero. Lo último que Hitler necesitaba en aquel momento era una guerra contra Estados Unidos (9).

En la década de 1930 el ejército estadounidense no tenía planes, ni los preparó, de luchar una guerra contra la Alemania nazi. Por otra parte, sí tenía planes de guerra contra Gran Bretaña, Canadá, México y Japón (10). ¿Por qué Japón? En la década de 1930 Estados Unidos era una de las principales potencias industriales del mundo y como todas las potencias industriales buscaba constantemente fuentes de materias primas baratas como caucho y petróleo, y mercados para sus productos acabados. Ya a finales del siglo XIX Estados Unidos había luchado constantemente por sus intereses a este respecto extendiendo su influencia económica e incluso a veces su influencia política directa por océanos y continentes. Esta política agresiva e “imperialista” (que defendieron incansablemente presidentes como Theodore Roosevelt, primo de FDR) había hecho que Estados Unidos controlara antiguas colonias españolas como Puerto Rico, Cuba y Filipinas, e incluso la hasta entonces independiente isla nación de Hawaii. También se había convertido en una gran potencia en el océano Pacífico e incluso en Lejano Oriente (11).


Aprovechando la fama de prestigiosos oficiales estadounidenses el fabricante de acero "The Timken Roller Bearing Company" envía mensajes patrióticos a la ciudadanía. 

Las tierras de las costas lejanas del océano Pacífico desempeñaron un papel cada vez más importante como mercados para los productos de exportación estadounidenses y como fuentes de materias primas baratas. Pero en la década de 1930 afectada por la Depresión, cuando se hacía más feroz la competencia por los mercados y los recursos, Estados Unidos se enfrentó a la competencia ahí de una agresiva potencia industrial rival, una potencia que necesitaba aún más petróleo y materias primas similares, además de mercados para sus productos acabados. Ese competidor era Japón, la tierra del sol naciente. Japón trataba de hacer realidad sus propias ambiciones imperialistas en China y en el sudeste asiático rico en recursos y, al igual que Estados Unidos, no dudó en utilizar la violencia para lograrlo, por ejemplo, librando una guerra despiadada contra China y creando un Estado cliente en la parte norte de ese país grande aunque débil. Lo que molestaba a Estados Unidos no era que los japoneses trataran a sus vecinos chinos y coreanos como Untermenschen (infrahumanos) sino que convirtieran esa parte del mundo en lo que ellos llamaban la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental, es decir, en un dominio económico propio, una “economía cerrada” en la que no había lugar para la competencia estadounidense. Lo que en realidad hacían los japoneses era seguir el ejemplo de Estados Unidos, que anteriormente habían transformado América Latina y gran parte del Caribe en el patio trasero económico exclusivo del Tío Sam (12).


El Estados Unidos empresarial estaba muy frustrado por haber sido expulsado del lucrativo mercado del Lejano Oriente por los “japos”, una “raza amarilla” a la que los estadounidenses en general habían empezado a despreciar ya en el siglo XIX (13).
 

Se consideraba a Japón un país arrogante aunque esencialmente débil y advenedizo al que el poderoso Estados Unidos podía “borrar fácilmente del mapa en tres meses”, como afirmó en una ocasión el secretario de la Armada Frank Knox (14). Y así ocurrió que durante la década de 1930 y principios de la de 1940 mientras que la mayoría de la élite del poder de Estados Unidos se oponía a la guerra contra Alemania, apoyaba casi unánimemente la guerra contra Japón, a menos que, por supuesto, Japón estuviera dispuesto a hacer concesiones importantes, como “compartir” China con Estados Unidos. El presidente Roosevelt ( que al igual que Woodrow Wilson no era en absoluto el pacifista que muchos historiadores afirman que era) estaba ansioso por librar esa “espléndida pequeña guerra” (una expresión que había acuñado el Secretario de Estado estadounidense, John Hay, en referencia a la guerra hispano-estadounidense de 1898, que era “espléndida” porque permitió a Estados Unidos apoderarse de Filipinas, Puerto Rico, etc.). El verano de 1941, después de que Tokio hubiera aumentado aún más su zona de influencia en el Lejano Oriente al ocupar la colonia francesa de Indochina rica en caucho y, como estaba desesperado sobre todo por conseguir petróleo, obviamente había empezado a codiciar la rica en petróleo colonia holandesa de Indonesia, al parecer FDR había decidido que era el momento oportuno para una guerra contra Japón, pero se enfrentaba a dos problemas. En primer lugar, la opinión pública se oponía firmemente a que Estados Unidos se implicara en ninguna guerra extranjera. En segundo lugar, la mayoría aislacionista en el Congreso podía no apoyar esa guerra por temor a que eso llevara automáticamente a Estados Unidos a la guerra contra Alemania.


El gobierno de los Estados Unidos también buscaba recursos financieros para lo que se denominó "esfuerzo de guerra". Los "Bonos de Guerra" ofrecidos al público estadounidense fue un programa que funcionó muy bien en la economía nacional.
  

Según el autor de un detallado y muy bien documentado estudio reciente, Robert B. Stinnett, la solución de Roosevelt a este problema doble fue “provocar a Japón a cometer un acto manifiesto de guerra contra Estados Unidos” (15). En efecto, en caso de un ataque japonés la opinión pública estadounidense no tendrá más opción que unirse tras la bandera (antes ya se había hecho que la opinión pública estadounidense se uniera de forma similar detrás de la bandera de las Barras y Estrellas, en concreto al inicio de la guerra hispano-estadounidense, cuando el barco de guerra estadounidense Maine que estaba de visita en La Habana se hundió misteriosamente en el puerto de esta ciudad, un acto del que inmediatamente se culpó a los españoles. Después de la Segunda Guerra Mundial se volvería a condicionar al pueblo estadounidense para que aprobara guerras, deseadas y aprobadas por su gobierno, por medio de provocaciones artificiosas, como el incidente del golfo de Tonkin en 1964). 

Por otra parte, según estipulaba el Tratado Tripartito firmado por Japón, Alemania e Italia el 27 de septiembre de 1940 en Berlín, los tres países se comprometían a ayudarse entre sí cuando una de las tres potencias fuera atacada por otro país, pero no cuando una de ellas atacara a otro país. Por consiguiente, en caso de un ataque japonés a Estados Unidos los aislacionistas, que eran no intervencionistas respecto a Alemania pero no respecto a Japón, no tenían que temer que un conflicto con Japón significara también la guerra contra Alemania.

Y así, después de que el presidente Roosevelt decidiera que “se debe ver que Japón hace el primer movimiento abierto” convirtió “el provocar a Japón a realizar un acto de guerra abierto en la principal política que guió sus acciones respecto Japón a lo largo del año 1941”, como escribió Stinnett. Entre las estratagemas utilizadas se incluía el despliegue de buques de guerra cerca de las aguas territoriales japonesas, e incluso dentro de ellas, aparentemente con la esperanza de desencadenar un incidente al estilo del Golfo de Tonkin que pudiera interpretarse como un casus belli. Sin embargo, fue más eficaz la implacable presión económica que se ejerció sobre el Japón, un país que necesita desesperadamente materias primas como el petróleo y el caucho y que, por lo tanto, probablemente considerara que esos métodos eran singularmente provocativos. En el verano de 1941 el gobierno de Roosevelt congeló todos los activos japoneses en Estados Unidos y emprendió una “estrategia encaminada a frustrar la adquisición por parte de Japón de productos petroleros”. En colaboración con los británicos y los holandeses, antijaponeses por sus propios motivos, Estados Unidos impuso unas severas sanciones económicas a Japón, incluido un embargo de productos petroleros vitales

La situación se deterioró aún más en otoño de 1941. Con la esperanza de evitar la guerra con el poderoso Estados Unidos, el 7 de noviembre Tokio ofreció aplicar en China el principio de relaciones comerciales no discriminatorias a condición de que los estadounidenses hicieran lo mismo en su propia esfera de influencia en América Latina. Sin embargo, Washington quería reciprocidad únicamente en la esfera de influencia de otras potencias imperialistas y no en su propio patio trasero, así que la oferta japonesa fue rechazada.

El objetivo de las continuas provocaciones estadounidenses a Japón era hacerle entrar en guerra y, de hecho, cada vez era más probable que lo hiciera. FDR confió más tarde a sus amigos que “este continuo clavar alfileres a serpientes de cascabel consiguió finalmente que este país mordiera”. El 26 de noviembre, cuando Washington exigió que Japón se retirara de China, las “serpientes de cascabel” de Tokio decidieron que ya tenían bastante y se prepararon para “morder”. Se ordenó a una flota japonesa partir hacia Hawaii para atacar a los buques de guerra estadounidenses que en 1940 FDR había decidido estacionar allí de forma bastante provocativa y tentadora para los japoneses. Como habían logrado descifrar los códigos secretos japoneses, el gobierno y los altos mandos del ejército estadounidenses sabían exactamente lo que la armada japonesa estaba planeando, pero no avisaron a los comandantes en Hawaii así que permitieron que ocurriera el “ataque sorpresa” contra Pearl Harbor el domingo 7 de diciembre de 1941 (16).




Al día siguiente a FDR le resultó fácil convencer al Congreso de que declarara la guerra a Japón y, como era de esperar, el pueblo estadounidense se unió tras la bandera, conmocionado por lo que al parecer era un cobarde ataque que él no podía saber había sido provocado, y esperado, por su propio gobierno. Estados Unidos estaba dispuesto a declarar la guerra a Japón y las perspectivas de una victoria relativamente fácil apenas se veían reducidas por las pérdidas sufridas en Pearl Harbor que, aunque aparentemente graves, distaban mucho de ser catastróficas. Los barcos hundidos eran viejos, “la mayoría de ellos reliquias de 27 años de la Primera Guerra Mundial” y estaban lejos de ser indispensables para una guerra contra Japón. Por otro lado, los modernos barcos de guerra, incluidos los portaaviones, cuyo papel en la guerra iba a resultar crucial, no habían sufrido daños ya que por casualidad (¿?) habían sido enviados a otra parte por órdenes de Washington y estuvieron a salvo en el mar cuando se produjo el ataque (17). Con todo, las cosas no salieron exactamente como se esperaba ya que unos días después, el 11 de diciembre, la Alemania nazi declaró inesperadamente la guerra lo que obligó a Estados Unidos a hacer frente a dos enemigos y a luchar una guerra mucho mayor de lo esperado, una guerra en dos frentes, una guerra mundial.

En la Casa Blanca no fue una sorpresa la noticia del ataque japonés a Pearl Harbor, pero la declaración alemana de guerra cayó allí como una bomba. Alemania no había tenido nada que ver con el ataque en Hawaii y ni siquiera conocía los planes japoneses, así que FDR no consideró pedir al Congreso que declarara la guerra a la Alemania nazi al mismo tiempo que a Japón. Es cierto que las relaciones de Estados Unidos con Alemania se habían deteriorado durante algún tiempo debido al apoyo activo de Estados Unidos a Gran Bretaña y el deterioro había llegado hasta la guerra naval no declarada del otoño de 1941. 

Sin embargo, como ya hemos visto, la élite del poder estadounidense no sentía la necesidad de intervenir en la guerra en Europa. Fue el propio Hitler quien declaró la guerra a Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941 para gran sorpresa de Roosevelt. ¿Por qué? Solo unos días antes, el 5 de diciembre de 1941, el Ejército Rojo había emprendido una contraofensiva frente a Moscú, lo que provocó el fracaso del Blitzkrieg en la Unión Soviética. Ese mismo día Hitler y sus generales se dieron cuenta de que ya no podían ganar la guerra. Pero cuando solo unos pocos días después el dictador alemán se enteró del ataque japonés a Pearl Harbor, parece que consideró que una declaración de guerra alemana al enemigo estadounidense de sus amigos japoneses llevaría a Tokio a corresponder con una declaración de guerra contra el enemigo soviético de Alemania, aunque no lo exigiera el Tratado Tripartito.

Con el grueso del ejército japonés estacionado en el norte de China y, por lo tanto, capaz de atacar inmediatamente a la Unión Soviética en la zona de Vladivostok, un conflicto con Japón habría obligado a los soviéticos a estar en la extremadamente peligrosa situación de una guerra en dos frentes, lo que abriría la posibilidad de que Alemania todavía pudiera ganar su “cruzada” antisoviética. Hitler creyó entonces que podría exorcizar el espectro de la derrota llamando a una especie de deus ex machina japonés a acudir a la vulnerable frontera siberiana de la Unión Soviética. Pero Japón no cayó en la trampa de Hitler. Tokio también despreciaba al Estado soviético, pero como ya estaba en guerra contra Estados Unidos no se podía permitir el lujo de una guerra en dos frentes y prefirió poner todos sus recursos en una estrategia “meridional” con la esperanza de ganar el gran premio del rico en recursos sudeste de Asia en vez de embarcarse en una aventura en los inhóspitos confines de Siberia. Solo muy al final de la guerra, tras la rendición de la Alemania nazi, se iban a producir hostilidades entre la Unión Soviética y Japón. En todo caso, debido a la innecesaria declaración de guerra de Hitler, a partir de entonces Estados Unidos también fue un participante activo en la guerra en Europa, con Gran Bretaña y la Unión Soviética como aliados (18).


Carteles propagandísticos después de Pearl Harbor

En los últimos años el Tío Sam ha ido a la guerra con bastante frecuencia, pero invariablemente se nos pide que creamos que lo hace por razones puramente humanitarias, esto es, para prevenir holocaustos, para impedir que los terroristas cometan todo tipo de maldades, para deshacerse de malvados dictadores, para promover la democracia, etc. (19)

Al parecer, los intereses económicos de Estados Unidos o, más exactamente, de las grandes empresas estadounidenses nunca están implicados en esas guerras. A menudo se comparan estas guerras con la “guerra buena” arquetípica de Estados Unidos, la Segunda Guerra Mundial, en la que se supone que el Tío Sam fue a la guerra sin más razón que defender la libertad y la democracia, y luchar contra la dictadura y la injusticia (por ejemplo, en un intento de justificar su “guerra contra el terrorismo” y “vendérsela” a la opinión pública estadounidense George W. Bush comparó rápidamente los atentados del 11 de septiembre con el ataque a Pearl Harbor). Sin embargo, este breve examen de las circunstancias de la entrada de Estados Unidos en la guerra en diciembre de 1941 revela un panorama muy diferente. La élite del poder estadounidense quería la guerra contra Japón y hacía tiempo que estaban preparados los planes para esa guerra. En 1941 Roosevelt organizó diligentemente esa guerra, no debido a una agresión no provocada de Tokio y sus horribles crímenes de guerra en China, sino porque las empresas estadounidenses querían una parte de la exquisita gran “tarta” de los recursos y mercados del Lejano Oriente

Por otro lado, como las principales empresas estadounidenses estaban haciendo negocios maravillosos en y con la Alemania nazi, se beneficiaban generosamente de la guerra que había provocado Hitler y, por cierto, le proporcionaban el equipamiento y el combustible necesarios para su Blitzkrieg, definitivamente la élite del poder de Estados Unidos no quería la guerra contra la Alemania nazi, a pesar de que había muchas razones humanitarias de peso para emprender una cruzada contra el verdaderamente malvado “Tercer Reich”.


Antes de 1941 no había ningún plan de guerra contra Alemania y en diciembre de 1941 Estados Unidos no fue voluntariamente a la guerra contra Alemania, sino que “se vio empujado” a esa guerra por culpa del propio Hitler.

 

 

El gobierno de los Estados Unidos tras la declaración de guerra de Hitler no tuvo más que reconocer que "éste es el enemigo"; en igual sentido, a regañadientas, las grandes corporaciones industriales tuvieron que aceptar los hechos, Hitler era una amenaza para su libertad de comercio mundial, no por ello sus subsidiarias en Alemania dejaron de producir recursos materiales para la guerra de los nazis.

Las consideraciones humanitarias no desempeñaron papel alguno en los cálculos que llevaron a Estados Unidos a participar en la Segunda Guerra Mundial, la "guerra buena" original de este país. Y no hay razón para creer que lo hicieran según los cálculos que, más recientemente, llevaron a Estados Unidos a librar supuestas “guerras buenas” en tierras desdichadas como Irak, Afganistán y Libia, o que lo harían en una guerra que puede avecinarse contra Irán.

El Estados Unidos empresarial desea ansiosamente una guerra contra Irán ya que alberga la promesa de un vasto mercado y gran cantidad de materias primas, especialmente petróleo. Como en el caso de la guerra contra Japón, están preparados los planes para esa guerra y el actual inquilino de la Casa Blanca parece igual de ansioso que FDR de hacer que ocurra. Además, de nuevo como en el caso de la guerra contra Japón, ha habido provocaciones, esta vez en forma de sabotaje e intrusiones por medio de drones, así como por medio del despliegue a la vieja usanza de barcos de guerra justo al límite de las aguas territoriales de Irán. Washington está otra vez “clavando alfileres a serpientes de cascabel”, al parecer con la esperanza de que la “serpiente de cascabel” iraní devuelva el mordisco y justifique así una “espléndida pequeña guerra”. Sin embargo, como en el caso de Pearl Harbor, la guerra que salga de ahí puede resultar ser otra vez mucho más grande, larga y desagradable de lo esperado.


Jacques R. Pauwels


Notas:

1. C. Wright Mills, The Power Elite, Nueva York, 1956.

2. Citado en Charles Higham, Trading with the Enemy: An Exposé of The Nazi-American Money Plot 1933-1949, Nueva York, 1983, p. 163.

3. Robert B. Stinnett, Day of Deceit: The Truth about FDR and Pearl Harbor, Nueva York, 2001, p. 17.

4. Citado en Sean Dennis Cashman, America, Roosevelt, and World War II, Nueva York y Londres, 1989, p. 56; .

5. Edwin Black, Nazi Nexus: America’s Corporate Connections to Hitler’s Holocaust, Washington/DC, 2009, p. 115.

6. Floyd Rudmin, “Secret War Plans and the Malady of American Militarism”, Counterpunch, 13:1, 17-19 de febrero de 2006. pp. 4-6

7. Jacques R. Pauwels, The Myth of the Good War : America in the Second World War, Toronto, 2002, pp. 50-56 (El mito de la guerra buena: EE.UU en la Segunda Guerra Mundial, Hondarribia, Hiru, 2002, traducción de José Sastre). Las fraudulentas prácticas del “Lend-Lease” se describen en Kim Gold, “The mother of all frauds: How the United States swindled Britain as it faced Nazi Invasion”, Morning Star, 10 de abril de 2003.

8. Citado en David Lanier Lewis, The public image of Henry Ford: an American folk hero and his company, Detroit, 1976, pp. 222, 270.

9. Jacques R. Pauwels, “70 Years Ago, December 1941: Turning Point of World War II”, Global Research, 6 de diciembre de 2011

10. Rudmin, op. cit.

11. Véase Howard Zinn, A People’s History of the United States, s.l., 1980, p. 305 ff. (La otra historia de los Estados Unidos, ed. rev. y corr. por el autor, Hondarribia, Hiru, 2005, traducción de Toni Strubel).

12. Patrick J. Hearden, Roosevelt confronts Hitler: America’s Entry into World War II, Dekalb/IL, 1987, p. 105.

13. “Anti-Japanese sentiment”, Wikipedia

14. Patrick J. Buchanan, “Did FDR Provoke Pearl Harbor?”, Global Research, 7 de diciembre de 2011. Buchanan se refiere a un libro nuevo de George H. Nash, Freedom Betrayed: Herbert Hoover’s Secret History of the Second World War and its Aftermath, Stanford/CA, 2011.

15. Stinnett, op. cit., p. 6.

16. Stinnett, op. cit., pp. 5, 9-10, 17-19, 39-43; Buchanan, op. cit.; Pauwels, The Myth…, pp. 67-68. Para la intercepción por parte de Estados Unidos de mensajes cifrados japoneses véase Stinnett, op. cit., pp. 60-82. La cita sobre las "serpientes de cascabel” proviene de Buchanan, op. cit.

17. Stinnett, op. cit., pp. 152-154. 

18. Pauwels, “70 Years Ago…”

19. Véase Jean Bricmont, Humanitarian imperialism: Using Human Rights to Sell War, Nueva York, 2006.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny