Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta bomba atómica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bomba atómica. Mostrar todas las entradas

01 febrero 2023

¿A 90 segundos o a solo un par de segundos para el Apocalipsis?

El Reloj del Juicio Final 


por Tito Andino
Revista de varias lecturas 

El Reloj del Juicio Final describe lo cerca que está la humanidad del Armagedón nuclear. Las manecillas del Reloj del Juicio Final representa el tiempo que nos queda antes del fin. Pero ¿quién lo creó, cómo leer su tiempo?


El "Reloj del Juicio Final" refleja el riesgo de una guerra nuclear y es "monitoreado" por la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín de Científicos Atómicos, una asociación que defiende (o defendía originalmente) el desarme mundial, fundada en 1945 por Albert Einstein y científicos de la Universidad de Chicago que colaboraron en el desarrollo de las primeras armas atómicas bajo el Proyecto Manhattan. Previamente, en 1939, el físico Albert Einstein y Leo Szilard explicaron al presidente Franklin D. Roosevelt, "sobre una increíble tecnología nuclear que era tan poderosa que podría tener efectos inimaginados en el campo de batalla".

Hace 78 años ese grupo de científicos atómicos en Estados Unidos, a manera de metáfora, razonaron que para la llegada del Armagedón bíblico, es decir el Apocalipsis nuclear, apenas nos quedaban unos pocos minutos para la medianoche. 


1939, los científicos Albert Einstein y Leo Szilard escriben al presidente Roosevelt advirtiendo sobre los peligros nucleares

El Boletín de Científicos Atómicos publica sus conclusiones anuales sobre cuan cerca estamos de la "medianoche". Suele confundirse la manera de "leer" el reloj,  no es estrictamente una función de alertar, se trata de "informar el tiempo que falta para que el planeta desaparezca dentro de una medición estándar; es decir, su función primordial es señalar el nivel actual de riesgo que enfrenta la humanidad y como respondemos a ese riesgo".

Es lógico que en tiempos de gran tensión política internacional, que solo en lo que va de este siglo son demasiadas, altera al mundo ya que aflora la convivencia con las armas nucleares y que cualquier jefe de estado de las potencias nucleares puede activarlas en cualquier momento de crisis. Es "un problema sistemático y que es lo que el Reloj del Apocalipsis trata de medir".

A medida que se multiplica el número y la variedad de amenazas que enfrenta la humanidad, también se multiplica la gravedad de los desafíos para controlar estos riesgos. Desde 2007 el Boletín considera el cambio climático junto con las amenazas nucleares como parte de la medición anual (son riesgos diferentes: un ataque-contraataque nuclear puede ser cuestión de minutos, el riesgo climático va sumándose cada año). A estos factores el Boletín suma "los desafíos que plantean las nuevas tecnologías disruptivas y que ahora también influyen en las manecillas del reloj: Inteligencia artificial, armas biológicas y nanotecnología, así como tecnologías específicas".


Un paréntesis necesario sobre el Armagedón Bíblico 

Como referimos, aquellos científicos, a manera de metáfora, emplearon términos bíblicos para explicar el peligro de las armas nucleares con la llegada del Armagedón, es decir un Apocalipsis nuclear, apenas nos quedan pocos minutos hasta la medianoche. 

No viene al caso, pero es interesante conocer ciertos conceptos reflexivos sobre el fundamentalismo cristiano estadounidense y las doctrinas milenaristas en la historia, que siguen siendo pregonados por los líderes políticos y militares que controlan esa potencia nuclear (resumimos ciertos comentarios de Michael Baigent, Richard Leigh y H. Lincoln autores del clásico libro “El Legado Mesiánico”)




El moderno fundamentalismo en Norteamérica se origina en el puritanismo del siglo XVII y su concepción de que hay gente “elegida” que se complace de tener un “pacto” especial con Dios. Entre los “elegidos” se incluían aquellos personajes que hoy son venerados como “Padres Fundadores” de los Estados Unidos. El cristianismo pasó a ser sinónimo de los valores de la Norteamérica conservadora.


En nuestra historia reciente tenemos un caso muy particular. El fundamentalismo no se apuntala en el dogma de las virtudes cristianas de caridad, perdón y comprensión, se basa en el concepto de la guerra: en una gloriosa e inexistente lucha entre “fuerzas de Dios” y las del “Maligno”


En el gobierno de Ronald Reagan, los fundamentalistas (presidente incluido) estigmatizaron a la extinta Unión Soviética como el “Imperio del Mal”, calificativo que debe ser tomado en sentido religioso y nada metafórico. Para Reagan y otros fundamentalistas el “anticristo” necesariamente tenía que ser la URSS. Algunos estudiosos de las creencias de Reagan afirman estar convencidos que la ideología del Armagedón era la raíz de la política exterior y militar-nuclear de Reagan en relación con la Unión Soviética. Los fundamentalistas de la era Reagan pensaban que estaban  en guerra contra el “anticristo” (encarnado en el comunismo y la URSS).

Para que la gente “piense” igual que Dios, nos tuvo con el reloj del juicio final al borde de una tercera guerra mundial nuclear. Reagan estaba convencido que la batalla final, el Armagedón, se libraría en alguna parte del Oriente Medio. Hubo, aunque no se percibía elocuentemente, un anticipo mesiánico de histeria apocalíptica de lo que llaman “los Últimos Días”. El “anticristo” (URSS o alguien diferente)  luchará contra las “fuerzas de Dios” (Estados Unidos). Como todo está escrito en la Biblia, ya conocemos al ganador de antemano: “Las fuerzas de Dios”, bajo mando de Jesús y Estados Unidos vencerán la partida. 

Existe un mensaje velado en esta amenaza apocalíptica: Si no te arrepientes ahora, si conscientes que te “salven” (los predicadores) y, si das una contribución monetaria a la iglesia, “se te ahorrará toda la carnicería transportándote a un lugar seguro hasta que se haya resuelto el conflicto. En una variante de este tema, ciertos predicadores fundamentalistas hablan de un momento en la generación presente en que los fieles serán "arrebatados”. 

El peligro es que algunos de estos fundamentalistas modernos norteamericanos enquistados en el poder de la nación nuclear más poderosa del mundo, se creen literalmente todo, como fue el caso del presidente Ronald Reagan. Esta clase de personas  se han resignado a que el Apocalipsis sea inminente y esperan tal suceso para salvar su “alma”, proclaman estar listos para ingresar en el selecto club de la eterna felicidad celestial con el milenario “Reino de la Segunda Venida”.

En un artículo del “Post” de Washington, así como en “The Guardian”, Ronnie Dugger, conocido periodista escribía en aquellas fechas: “...los norteamericanos podrían preguntarse con razón si su presidente (Reagan) está predispuesto personalmente, por obra y gracia de la teología fundamentalista, a esperar algún tipo de Armagedón que empiece con una guerra nuclear en el Oriente Medio”. Y añade: “Si se produce una crisis en el Oriente Medio y amenaza con convertirse en una confrontación nuclear, ¿cabría que el presidente Reagan estuviera predispuesto a creer que ve la llegada de Armagedón y que ésta es la voluntad de Dios?”


En la parte izquierda una vista aérea de la colina donde se hallaba la ciudad de Megido, destruida por Tutmosis III. Su nombre en hebreo es Armaggedon, que significa Montaña de Megido. Este escenario fue testigo de otras dos grandes batallas: En 609 a.c. el Reino de Egipto triunfó ante el reino de Judá; y, en 1918, durante la primera guerra mundial los británicos lograron una decisiva victoria sobre el Imperio Otomano, la conquista de Palestina. Es aquí, según el ‘Apocalipsis’, donde se librará la ‘batalla final’, el ‘Armagedón, es decir el ‘Final de los Tiempos’ entre las fuerzas del bien y del mal. Un deseo fervoroso de los fundamentalistas cristianos. Megido y sus ruinas fueron declarados ‘Patrimonio de la Humanidad’ desde el año 2005.


Según el propio difunto Reagan, ciertos “teólogos”, no identificados, le dijeron que en ningún momento antes en la historia del mundo hubo “tantas profecías juntándose unas con otras”. En 1980, durante la campaña para ser nombrado candidato de su partido a la presidencia, Ronald Reagan, en una entrevista que le hicieron en la televisión, dijo: "Puede que seamos la generación que verá el Armagedón".

En 1983, Reagan afirmó que cuando leía a los profetas del Antiguo Testamento y “las señales anunciadoras del Armagedón”, le resultaba difícil no pensar en la probabilidad de que la batalla se librase en la actual generación (su época). Reagan decía que los profetas antiguos habían descrito con precisión los tiempos que ahora estaba experimentando el mundo contemporáneo. Según el “Times” de Washington, James Mills, político californiano, recuerda una conversación durante la cual el presidente habló largo y tendido del Armagedón. Según parece, después de citar las profecías de Ezequiel, dijo: “Todo está encajando. Ya no puede tardar mucho”. En otra ocasión se afirma que Reagan expresó a Jerry Falwell (de la fundamentalista Liberty Federation): “Sí, en efecto. Me dijo, durante la campaña... ‘Jerry, a veces creo que nos dirigimos muy aprisa hacia el Armagedón ahora mismo’ ”...

Como apreciamos, el fundamentalismo religioso, cualquiera sea la religión, solo puede llevarnos a un rumbo, la autoinmolación. Esa ideología (no creencia religiosa) ha logrado que la población devota la acepte como algo irremediable (en término místico - religioso). Hemos apreciado como, moral y teológicamente, el fanático yihadista lo anhela en cientos de casos. Pero, “el fundamentalista cristiano está convencido exactamente de lo mismo, desde un punto de vista diametralmente opuesto. Cada uno de los dos es un reflejo exacto del otro y cada uno de los dos, al verse acorralado, reaccionará de la misma manera. Pero si un hombre tiene un dedo puesto en un botón nuclear, su acto de autoinmolación en nombre de su Dios arrastrará con él a toda la humanidad…”.

Las personas, la humanidad, en general, no concebimos ni deseamos esas cosas de auto inmolarnos en un infierno nuclear. Otros quieren -así ha sido siempre- pensar por nosotros. En el caso de destrucción de toda la civilización, no podemos afirmar que ello será causado por el mismo ‘hombre’, será obra de un grupúsculo de determinados fanáticos con Poder

Si se tolera que la histeria del fundamentalismo norteamericano se convierta en una profecía de esas que por su propia naturaleza contribuyen a cumplirse, una profecía adoptada y aceptada nada menos que por la Casa Blanca, el resultado bien podría ser, de modo harto literal, el fin del mundo. Este fin del mundo no sería el retorno extático de sadoquitas muertos hace siglos y que, cogidos de la mano, darían saltitos por los Campos Elisios, sino la lenta y asfixiante agonía de un invierno nuclear. Si ese es el único sentido que cabe encontrar en la era moderna, verdaderamente la humanidad está en bancarrota y Dios -comoquiera que lo conciban las diversas confesiones- sencillamente habrá malgastado su tiempo”.


Pregunta: ¿quién es más peligroso, el yihadismo intolerante con cientos de candidatos a inmolarse con explosivos; o, el fanático fundamentalista cristiano enquistado en el Poder que puede acceder al 'botón nuclear'?.


Volvamos al presente

Entender el real significado del "Reloj del Juicio Final" es conocer su historia. 

La carta de Einstein y Szilard a Roosevelt llevó al Proyecto Manhattan, en seis años apareció una bomba más peligrosa que la imaginada por Einstein y Szilard luego de las primeras pruebas, tenía la capacidad de acabar con la humanidad, lo que ellos no deseaban, varios científicos del Proyecto Manhattan mantuvieron sus preocupaciones sobre el poder de esas armas que ayudaron a crear, eran conscientes de la profunda interrelación entre la política y ciencia. Algunos se organizaron intentando conservar la tecnología nuclear a salvo, con el tiempo se fue constituyendo un movimiento internacional de ciudadanos y científicos opuestos a las armas nucleares en el mundo.


Investigadores de la Universidad de Chicago iniciaron el Reloj del Juicio Final después de ver los resultados de las bombas atómicas lanzadas sobre Japón en la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, se han realizado evaluaciones anuales del estado de seguridad en nuestro planeta. Foto: Archivo Universidad de Chicago.


El reporte Franck, junio 1945, entendía una futura carrera armamentista nuclear costosa y peligrosa, se opusieron a un ataque nuclear sorpresa contra Japón, sus recomendaciones nunca fueron tenidas en cuenta (Szilard intentó detener el lanzamiento de bombas atómicas sobre Japón). Fue este grupo el que creó el Boletín de los Científicos Atómicos de Chicago, su primera publicación apareció cuatro meses después del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, 

La primera vez que operó Reloj del Juicio Final fue en 1949 cuando la Unión Soviética realizó su primera prueba con una bomba nuclear. El Boletín cambió las manecillas del Reloj del Juicio Final de siete a tres minutos antes de la medianoche. "Al hacerlo, activó el reloj, pasando de una metáfora estática a una dinámica. El reloj evolucionó a ser un símbolo que advierte al público sobre lo cerca que estamos de destruir nuestro mundo con tecnologías peligrosas de nuestra propia creación. Es una metáfora, un recordatorio de los peligros que debemos enfrentar si queremos sobrevivir en el planeta".

En 1953, el Reloj avanzó una vez más, a dos minutos para la medianoche, después de que Estados Unidos y la Unión Soviética detonaran las primeras armas termonucleares. Esa fue la vez que más cerca estuvo de la medianoche durante el siglo XX. Sin embargo, 1962 con la crisis de los misiles en Cuba -momento más nuclear aún - el reloj del juicio final permaneció estático; y, en 1963 al firmarse el acuerdo parcial para la no proliferación de armas nucleares, el reloj se movió hacia atrás, a cinco minutos de la medianoche. Entre 1987 y 1991 la humanidad experimentó el mayor estado de seguridad desde la II Guerra Mundial, el reloj marcaba 14 minutos para la medianoche.

El Tratado de Armas Nucleares de Mediano Alcance prohibió el uso de misiles de alcance intermedio (entre 500 y 5.500 kilómetros) y sacó de circulación cerca de 2.600 misiles, se complemento con el Tratado de Reducción de Armas Estratégica (Start) con el 80% del arsenal nuclear fuera de servicio. El reloj del Apocalipsis marcaba 17 minutos para la medianoche. 

 

En política las cosas no suelen ser a largo plazo... Ahora, enero 2023, según el Boletín, estamos a 90 segundos antes de la medianoche, más cerca del apocalipsis incluso que durante la Guerra Fría.




Nueva realidad: La Junta del Boletín de Científicos Atómicos hace tiempo que dejó de ser una asociación independiente.

El Boletín en la actualidad es controlado políticamente por el gobierno de los Estados Unidos, siendo un excelente medio para atacar a sus enemigos, en especial la Rusia y China del siglo XXI, dos potencias militares y económicas que han desestabilizado a la gran potencia mundial no por la carrera armamentística sino por su incursión en los mercados financieros del mundo.

Ya en 2015, bajo presión política, el Boletín cambió las manecillas del reloj de cinco a tres minutos de la medianoche debido a las frecuentes crisis diplomáticas entre EEUU y Rusia, que han debilitado los Tratados de No Proliferación Nuclear (el Start y New Start). Las potencias nucleares están invirtiendo y  modernizando a gran escala sus arsenales nucleares. Además, la amenaza climática, tantas veces enunciada por las potencias nucleares, no cuenta con un consenso coherente. Posiblemente debido a ello, en 2018 el Boletín movió el reloj a dos minutos de la medianoche.

En 100 segundos a la medianoche es el tiempo que se mantuvo desde 2020 a 2022, el fracaso del Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias, los conflictos bélicos internacionales, el cacareado factor climático, la presente guerra entre Rusia vs. Ucrania/OTAN señalan lo inestable que está el mundo.  


La Junta del Boletín de Científicos Atómicos en anteriores días decidió adelantar las manecillas del reloj diez segundos desde los anteriores 100 segundos para la medianoche. En el comunicado se anuncia: "Un momento de peligro sin precedentes: faltan 90 segundos para la medianoche". Las razones?:

"La guerra en Ucrania puede entrar en un segundo año horrible, con ambas partes convencidas de que pueden ganar. La soberanía de Ucrania y los arreglos de seguridad europeos más amplios que se han mantenido en gran medida desde el final de la Segunda Guerra Mundial están en juego. Además, la guerra de Rusia contra Ucrania ha planteado preguntas profundas sobre cómo interactúan los estados, erosionando las normas de conducta internacional que sustentan las respuestas exitosas a una variedad de riesgos globales. Y lo peor de todo, las amenazas apenas veladas de Rusia de usar armas nucleares recuerdan al mundo que la escalada del conflicto, por accidente, intencional , o error de cálculo, es un riesgo terrible. La posibilidad de que el conflicto pueda salirse del control de cualquiera sigue siendo alta".


La posición política de Rusia se refleja en la tensión mundial, pero su doctrina nuclear no visualiza probabilidad de ese evento para resolver la crisis ucraniana, mucho menos una extinción. Rusia no será responsable de un primer ataque nuclear -conforme su doctrina nuclear- Putin ha señalado en varias oportunidades que su nación no será la primera en usar armas nucleares en ningún conflicto futuro, y aclara que tampoco será la segunda, eso significa que "Rusia liberaría su arsenal nuclear sin esperar a que ningún primer ataque de Estados Unidos impactara en suelo ruso".

Desde Moscú son claros al afirmar que la alarma se debe al involucramiento de la OTAN en su contra, por lo que una política de distensión es impensable a corto plazo. En estos momentos no se practican pruebas con armas nucleares (no hace falta), lo que si se desarrolla y ensaya son nuevos misiles balísticos intercontinentales hipersónicos  capaces de portar cabezas nucleares.




El notable analista estadounidense Scott Ritter critica a la actual Junta del Boletín de Científicos Atómicos por el pronunciamiento de lo que ellos denominan "la guerra de Rusia contra Ucrania" sin analizar el contexto político del momento y los antecedentes que vienen impulsando a Ucrania y al resto de Europa Oriental a sumarse a la expansión de la OTAN hacia las fronteras rusas y la predecible reacción rusa tras el golpe de estado en Kiev que a poco declaró la guerra a la población de etnia rusa en el Donbass. Reacción rusa: Reincorporación de Crimea a Rusia y ayuda a las regiones separatistas del Donbass, vendría la farsa organizada por EEUU/OTAN en los "Acuerdos" de Minsk y la decisión de Rusia de invadir Ucrania a fines de febrero de 2022, sin que por las normas del Derecho Internacional pueda calificarse de agresión, sino el ejercicio legítimo de su "derecho preventivo de autodefensa colectiva frente a la amenaza inminente de agresión por parte del ejército recién entrenado de Ucrania que, por diseño, era poco más que un representante de la OTAN".

La Junta del Boletín de Científicos Atómicos cuenta entre sus miembros a diez premios Nobel que parecen ignorar esta historia, colorea su capacidad para comprender la verdadera naturaleza de la amenaza que enfrenta el mundo hoy, y de dónde proviene esa amenaza, señala Scott Ritter.

Como ejemplo Ritter dice: "Imagínese por un momento que Rusia se embarcara en un plan de acción diseñado para despojar a México de la esfera de influencia de los Estados Unidos y, al hacerlo, promulgara un conflicto cuyo objetivo fuera que México retomara por la fuerza el territorio que abarca los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas. La idea de que Estados Unidos se quede de brazos cruzados frente a tal amenaza es ridícula. También lo es cualquier concepto de que Rusia debería hacer lo mismo".


Breve lección de historia para el Boletín de Científicos Atómicos, por Scott Ritter:

(Scott Ritter, ex oficial de Inteligencia del Cuerpo de Marines de EEUU, sirvió en la ex Unión Soviética implementando tratados de control de armas, en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto y en Irak supervisando el desarme de armas de destrucción masiva. Su libro más reciente es Disarmament in the Time of Perestroika, publicado por Clarity Press).


- Fue Estados Unidos, no Rusia, quien se retiró de los tratados sobre misiles antibalísticos y fuerzas nucleares intermedias.

- Es Estados Unidos, no Rusia, quien ha congelado las conversaciones sobre la extensión del Nuevo Tratado de Armas Estratégicas.

- Es Estados Unidos, no Rusia, quien ha promulgado recientemente una política de postura nuclear que permite el uso preventivo de armas nucleares en un escenario no nuclear.

- Es Estados Unidos, no Rusia, quien ha desplegado una ojiva nuclear de bajo rendimiento (es decir, "utilizable") (la W-76-2) en el submarino Trident, lanzó misiles balísticos y realizó juegos de guerra en los que el Secretario de Defensa ha practicado la procedimientos de comunicación necesarios para lanzar esta arma donde Rusia era el objetivo designado del misil.

- Es Estados Unidos, no Rusia, el que está construyendo un ejército delegado ucraniano diseñado con la intención de poder capturar el territorio que Rusia reclama como propio (las cuatro antiguas provincias ucranianas anexadas por Rusia en septiembre de 2022 y Crimea), sabiendo muy bien que uno de los desencadenantes del lanzamiento de armas nucleares rusas es cualquier fuerza militar convencional que amenace la supervivencia existencial de Rusia.

- El Boletín de Científicos Atómicos tendría que ser sordo, mudo y ciego para no conocer estos hechos subyacentes y no verlos como la verdad.


El Boletín de Científicos Atómicos está fundamentalmente equivocado en su evaluación de que faltan 90 segundos para la medianoche, eso significa que son cómplices del terror nuclear perpetrado por Estados Unidos e indiferentes a las consecuencias del mismo. La verdad es que el mundo está a un segundo de la medianoche, y el reloj puede dar la hora en cualquier momento



Lecturas recomendadas (y fuentes de consulta): 

Scott Ritter 

BBC Mundo

El Legado Mesiánico”.- Michael Baigent, Richard Leigh y H. Lincoln. Ediciones Martínez Roca, 2006. España. 

Diversas notas de prensa de estos días respecto al "Reloj del Juicio Final"

20 mayo 2022

Cómo convertir la Guerra Fría en caliente



 

por Nick Ottens

Historia Alternativa / ficción 


Nota del editor. Dado los tiempos revueltos de la política mundial, una vez más, recurrimos al talento de nuestro amigo Nick Ottens y sus épicas recopilaciones de historias alternativas en la literatura y el cine. Estamos viviendo en una fase muy caliente de la Nueva Guerra Fría en la que los actores son los mismos de los últimos tres cuartos de siglo y lo único que impide el enfrentamiento abierto entre las superpotencias nucleares son precisamente los misiles balísticos que actúan como elemento disuasorio, las consecuencias de su empleo solo llevará a la extinción humana.

Pero la literatura y los guiones cinematográficos, hasta los video-juegos, si que son ricos en la temática, quedémonos con el argumento que explican las razones por las que debemos esperar que esto nunca suceda. 

Nick Ottens de Never Was Magazine desarrolló el siguiente artículo ilustrado. Disfrutad de su lectura.


*****

La mayor parte de la ficción de la Tercera Guerra Mundial no se escribió como historia alternativa. Durante la Guerra Fría, muchos autores y cineastas imaginaron cómo Oriente y Occidente podrían terminar en una guerra (nuclear). Debido a que las dos partes nunca lo hicieron, estas historias se han vuelto contrafactuales.


Una Tercera Guerra Mundial rara vez fue retratada como el resultado de una agresión abierta estadounidense o soviética. Más a menudo, la guerra ocurrió como resultado de un error de cálculo, la escalada de un conflicto de poder o porque los soviéticos sintieron que Occidente no les dejaba alternativa. Estos eran relatos de advertencia y reflejaban el temor, generalizado en ese momento, de que pudiera ocurrir una guerra termonuclear global y matar a miles de millones, sin que ninguna de las partes lo quisiera.

Los videojuegos son una excepción. Normalmente fabricados en Europa o América del Norte, es más probable que conviertan a los soviéticos en simples villanos y le den al jugador el poder de desatar una catástrofe nuclear solo por el gusto de hacerlo.


Error

AY Babilonia - A prueba de fallos - Nombre en clave: Panzers - Guerra Fría


En Alas Babylon (1959), de Pat Frank, uno de los clásicos del género, las tensiones entre las superpotencias del Mediterráneo oriental han ido en aumento. La Unión Soviética se ha aliado con Egipto, Irak y Siria en un intento de acceder al Bósforo. Cuando un avión de combate estadounidense destruye inadvertidamente un depósito de municiones en Latakia, los soviéticos lo confunden con el comienzo de la Tercera Guerra Mundial y lanzan sus misiles en represalia. El libro trata sobre un grupo de sobrevivientes en Florida, que ha sido declarado fuera de los límites por lo que queda del gobierno de los Estados Unidos debido a la alta radiación.

En la película Fail Safe (1964), que se basó en una novela escrita por Eugene Burdick y Harvey Wheeler, el Comando Aéreo Estratégico confunde un avión fuera de curso con un primer ataque soviético y ordena a un grupo de bombarderos despegar y tomar represalias. Aunque pronto se reconoce el error, es demasiado tarde para retirar a los bombarderos. El presidente (Henry Fonda) debe hacer un terrible sacrificio para evitar una guerra nuclear total.

La película fue rehecha como una obra de teatro transmitida por televisión en 2000, protagonizada por George Clooney, Richard Dreyfuss y Harvey Keitel, con una introducción del legendario periodista de televisión Walter Cronkite.

En el videojuego Codename: Panzers – Cold War (2009), un avión de combate soviético choca con un avión de carga estadounidense durante el puente aéreo de Berlín de 1948-49, lo que desencadena la Tercera Guerra Mundial.


Cálculo erróneo

El mundo real estuvo cerca de la guerra nuclear durante la crisis de los misiles cubanos de 1962. Ha inspirado varias historias alternativas.


El vuelo del caballo - Mañana muerta - Día de la Resurrección


En “Death in a Cage” de Larry Niven, publicado en The Flight of the Horse (1973), un viajero en el tiempo de un futuro postapocalíptico crea nuestra línea de tiempo al evitar que la crisis de los misiles en Cuba desencadene la Tercera Guerra Mundial.

En Dead Morn, de Piers Anthony y Roberto Fuentes (1990), la humanidad ha sobrevivido bajo tierra durante cuatro siglos después de que la crisis de los misiles en Cuba desembocara en una guerra nuclear. Un hombre viaja en el tiempo para intentar cambiar la historia.

El día de la resurrección de Brendan DuBois (1999) tiene lugar diez años después de que la crisis de los misiles en Cuba desencadenara una Tercera Guerra Mundial. George W. Romney (el padre de Mitt Romney, quien realmente buscó la nominación presidencial republicana en 1968) es el presidente. La capital se ha trasladado a Filadelfia, pero el país está efectivamente bajo la ley marcial. Estados Unidos se ha retirado de Vietnam. Cuba es un páramo post-atómico. China y la OTAN se han derrumbado. Estados Unidos es culpado casi universalmente por la guerra. La propaganda militar retrata al presidente John F. Kennedy como el agresor. Solo los británicos siguen siendo un aliado. Mantienen su imperio y, junto con Canadá, brindan ayuda económica y humanitaria.

La trama involucra a un reportero del Boston Globe que descubre que no fue Kennedy quien impulsó la guerra, sino sus generales, quienes sabotearon la diplomacia del presidente con el líder soviético Nikita Khrushchev.


Crisis de los misiles en Cuba: las consecuencias -La chica bomba H - Cuando los ángeles lloraron: una historia hipotética de la crisis de los misiles en Cuba


En el videojuego ruso Cuban Missile Crisis: The Aftermath , también lanzado como  The Day After: Fight for Promised Land (2005), la crisis de los misiles cubanos se intensifica de manera similar, pero es culpa de Kennedy. El presidente decide tomar represalias por el derribo del avión espía U-2 de Rudolf Anderson sobre Cuba, en lugar de ignorarlo como lo hizo en el mundo real. El temor es que las consecuencias nucleares del conflicto hagan que el hemisferio norte sea inhabitable. Jugando como una alianza angloamericana, una coalición europea liderada por Francia y Alemania, Rusia o China, debes derrotar a los otros tres bandos para controlar África, Australia y Sudamérica.

En The H-Bomb Girl (2007), de Stephen Baxter, una niña de 14 años observa cómo la crisis de los misiles en Cuba se precipita hacia la Tercera Guerra Mundial desde Liverpool.

Eric G. Swedin explora lo que podría haber sucedido en When Angels Wept: A What-If History of the Cuban Missile Crisis  (2010). El autor consultó sobre dos documentales sobre el escenario: The John F. Kennedy Presidential Library and Museum's Clouds Over Cuba (2012, disponible en línea) y Military Channel's What If...? Armagedón 1962 (2014). Este último asume que Kennedy fue asesinado por Richard Paul Pavlick en Palm Beach, Florida, en 1960 y que Lyndon Johnson habría intensificado la crisis.

En L'apocalypse sur le Texas (2012), el noveno de los cómics de historia alternativa de Jour J, Gran Bretaña y Francia son las últimas potencias nucleares que quedan e intervienen en Texas para defenderlo de una invasión mexicana.


Jour J: Apocalipsis sur le Texas - Comandante-1 -Juego de guerra: escalada europea


En Commander-1 de Peter Bryant (1965), los chinos, en ese momento separados de sus compañeros comunistas de Moscú, detonan armas nucleares fuera de las bases militares estadounidenses para que parezca que fueron atacados por la Unión Soviética. La estratagema funciona: ambos bandos lanzan sus misiles y prácticamente se aniquilan mutuamente. Pero lejos de heredar la Tierra, China está atrapada en el fuego cruzado.

Wargame: European Escalation (2012) presenta cuatro escenarios jugables de la Tercera Guerra Mundial. En uno, Alemania Oriental y Occidental intercambian fuego a través del Telón de Acero y arrastran a sus respectivos aliados a una guerra mundial. En otro, la Unión Soviética interviene en Polonia en 1981. En el mundo real, Moscú deja que Wojciech Jaruzelski se ocupe solo del surgimiento de Solidaridad. En el tercer escenario, los soviéticos confunden el ejercicio Able Archer 83 con una cortina de humo para un ataque de la OTAN. (Realmente casi lo hicieron). En el cuarto, no está claro cómo comenzó la guerra.


Stanislav Petrov

La línea de tiempo de 1983: Doomsday en la Wiki de Historia Alternativa explora lo que podría haber sucedido si el coronel Stanislav Petrov no hubiera estado de servicio en el búnker Serpukhov-15 cerca de Moscú, que albergaba el centro de comando de los satélites de alerta temprana de la Unión Soviética el 26 de septiembre de 1983. Cuando la computadora le dijo a Petrov que un misil balístico intercontinental se dirigía hacia la Unión Soviética, lo descartó como una falsa alarma, argumentando que Estados Unidos no atacaría con un solo misil. Un hombre de menor rango podría haber informado de la alerta a sus superiores, quienes podrían haber ordenado una represalia, incitando a los estadounidenses a lanzar realmente sus misiles.

En el mundo de 1983: Doomsday, dos mil millones de personas mueren casi instantáneamente. Otros dos mil millones perecen en las consecuencias. Tres décadas después, el mundo todavía se está recuperando. Una Australia y Nueva Zelanda unidas y una Confederación Sudamericana son las naciones más fuertes. Europa y América del Norte se han dividido en una miríada de estados sobrevivientes. La Unión Soviética todavía existe en Siberia.


Proxies

Portada de Collier del 27 de octubre de 1957

La revista Collier´s dedicó todo su número del 27 de octubre de 1951 a una hipotética Tercera Guerra Mundial con contribuciones de la corresponsal de guerra Marguerite Higgins, el periodista televisivo Edward R. Murrow, el antiestalinista nacido en Hungría Arthur Koestler y el dramaturgo Robert E. Sherwood (quien propuso la Unión de los pueblos de habla inglesa durante la Segunda Guerra Mundial).

Su guerra comienza cuando las fuerzas del Bloque del Este invaden Yugoslavia en 1952 para impulsar un levantamiento contra Tito. El dictador yugoslavo era comunista pero se negó a recibir órdenes de Moscú, lo que provocó una ruptura con Joseph Stalin. Los Estados Unidos usan armas atómicas contra objetivos industriales y militares en la Unión Soviética según la Operación Dropshot. La Unión Soviética toma represalias contra las principales ciudades de América del Norte y Londres e invade Alemania Occidental, Oriente Medio y Alaska.


Mapa de los ataques nucleares estadounidenses contra la Unión Soviética, de Collier's (27 de octubre de 1951)

Mapa de los ataques nucleares soviéticos contra América del Norte, de Collier's (27 de octubre de 1951)


La guerra inicialmente va mal para Occidente. Japón y Corea son evacuados. Los quintacolumnistas causan estragos en América del Norte y Europa occidental. Los aliados tardan un año en recuperar la iniciativa. Moscú es aniquilada en un ataque nuclear. Un ataque suicida de 10.000 soldados en los Montes Urales destruye el arsenal de armas nucleares que quedaba en Rusia. Los países occidentales arman a los combatientes de la resistencia en las repúblicas soviéticas, que mantienen ocupado al Ejército Rojo. Stalin desaparece. El jefe de la policía secreta, Lavrentiy Beria, toma el poder. Mientras la sociedad soviética se derrumba, las fuerzas lideradas por Estados Unidos llegan a Varsovia y la frontera con Ucrania. Crimea y Vladivostok están ocupadas. La guerra termina con la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ocupando franjas de la Unión Soviética.


En la playa - El juego de guerra - Abajo a un mar sin sol - Hilos


En On the Beach (1957) de Nevil Shute, la Tercera Guerra Mundial comenzó cuando Albania comunista atacó a Italia y Egipto alineado con los soviéticos atacó al Reino Unido y los Estados Unidos. Debido a que sus bombarderos eran de fabricación soviética, Occidente asumió que Moscú debía haber tenido algo que ver con los ataques y tomó represalias con armas nucleares.

En El juego de guerra de Peter Watkins (1966), una mezcla de drama televisivo y documental que la BBC se negó a emitir hasta 1985 (se proyectó en cines y festivales de cine), Estados Unidos despliega armas nucleares tácticas contra las fuerzas chinas cuando invaden Vietnam del Sur. (China armó al norte comunista pero no contribuyó con tropas. El presidente Lyndon Johnson se negó a usar armas nucleares en Vietnam). La Unión Soviética amenaza con invadir Berlín Occidental a menos que Estados Unidos se retire del sudeste asiático. No dispuesto a aceptar, Johnson ordena movilizar preventivamente dos divisiones en Berlín Oriental. Están abrumados y el presidente autoriza el uso de armas nucleares tácticas en Alemania. La guerra se intensifica rápidamente y las principales ciudades son bombardeadas, incluso en Gran Bretaña. La película retrata las secuelas de la guerra nuclear. La mayor parte de la infraestructura ha sido destruida. Hay escasez de alimentos.

En Down to a Sunless Sea (1979) de David Graham, Israel ataca Beirut, El Cairo y Damasco con armas nucleares después de que los estados árabes envenenaron su suministro de agua. La guerra en el Medio Oriente se convierte en un conflicto nuclear global. Un solo avión comercial sobrevive al holocausto atómico y vuela a la estación McMurdo en la Antártida para reconstruir la humanidad.

En la película británica de 1984 Threads, que fue una de las primeras en representar un invierno nuclear, no está claro qué desencadenó la Tercera Guerra Mundial, excepto que tuvo algo que ver con Irán, que en el mundo real había depuesto a su sha prooccidental cinco años más temprano.


Cuenta regresiva para el espejo - Crepúsculo: 2000 - Cold War Hot: Decisiones alternativas en la lucha Este-Oeste - Batman: El regreso del caballero oscuro


La guerra también comienza en el Medio Oriente en la película canadiense para televisión Countdown to Looking Glass (1984). Un ataque terrorista en Riyadh mata al embajador estadounidense en Arabia Saudita. El rey Fahd solicita el apoyo estadounidense para mantener la paz, a lo que los soviéticos responden ordenando a su gobierno títere en Omán que exija un peaje de 10.000 dólares por cada petrolero que atraviese el Estrecho de Ormuz. Los petroleros se niegan y Occidente se ve privado de petróleo. Estados Unidos despliega el grupo de batalla del USS Nimitz con armas nucleares al Golfo Pérsico. Los soviéticos envían submarinos. A medida que aumentan las tensiones, los aviones comerciales quedan en tierra en los Estados Unidos, las escuelas se cierran y las plantas de energía nuclear se cierran, algo que sucedió por última vez durante la Crisis de los Misiles en Cuba. El presidente delega la autoridad de lanzamiento nuclear táctico al comandante del  grupo de batalla del Nimitz  y activa la Operación Espejo, mediante la cual él y sus principales asesores evacuan a un centro de mando aerotransportado.

Un complot de los líderes de Alemania Oriental y Occidental para reunificar el país conduce a una guerra alemana con la Unión Soviética en el juego de rol Crepúsculo: 2000, publicado por primera vez en 1984, que se basa en los Estados Unidos. Francia se retira de Alemania y de la OTAN para evitar involucrarse. Durante dos años, las fuerzas de la OTAN y del Pacto de Varsovia libran una guerra mayoritariamente convencional en Europa con el uso ocasional de armas nucleares tácticas. Los líderes soviéticos finalmente lanzan un ataque nuclear a gran escala contra Occidente, lo que provoca una respuesta angloamericana. Pero la guerra continúa. El Estado Mayor Conjunto se pelea con el gobierno civil de los Estados Unidos, lo que lleva a una guerra civil de baja intensidad. Juegas el papel de una unidad militar varada en Europa Central.

En Batman: The Dark Knight Returns (1986) de Frank Miller, una guerra de poder entre las superpotencias en la ficticia república latinoamericana de Corto Maltese lleva a los soviéticos a disparar un solo misil balístico intercontinental, que Superman intercepta. La detonación aún provoca un pulso electromagnético y un invierno nuclear.

John D. Burtt imagina cómo las armadas estadounidense y soviética podrían haberse enfrentado en el Golfo Pérsico durante la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que las superpotencias respaldaron a bandos opuestos, en "To the Brink: The Middle East, June 1967", publicado en Cold War Hot: Alternate Decisions in the East-West Struggle (2003), editado por Peter G. Tsouras.


Bombas de distancia - Caer - Armisticio


En la trilogía The Hot War de Harry Turtledove (2015-17), la intervención de China en la Guerra de Corea tiene más éxito y el presidente Harry Truman autoriza al general Douglas MacArthur a usar armas nucleares en Manchuria en 1951. (En el mundo real, Truman despidió a MacArthur como comandante de la fuerza multinacional de la ONU que salió en defensa de la Corea democrática cuando propuso el uso de armas nucleares). La Unión Soviética toma represalias en Europa, arrojando bombas atómicas sobre Gran Bretaña, Francia y Alemania Occidental. Estados Unidos responde de la misma manera y se produce una guerra terrestre larga y costosa.


Desesperación soviética

Tras la escasez de ficción de la Tercera Guerra Mundial durante los años de distensión, la década de 1980 vio un renovado interés en el género. La Unión Soviética había invadido Afganistán y Estados Unidos había elegido al anticomunista de línea dura Ronald Reagan como presidente. Varios libros y películas postularon una Tercera Guerra Mundial como el último intento desesperado de un liderazgo soviético envejecido para cumplir su promesa del comunismo mundial.


Tercera Guerra Mundial

En la miniserie de NBC La Tercera Guerra Mundial (1982), los soviéticos invaden Alaska en respuesta al embargo de cereales de Estados Unidos, que en sí mismo fue una reacción a la invasión de Afganistán en 1979. La guerra se limita inicialmente a Alaska hasta que el líder soviético es depuesto y el presidente estadounidense, interpretado por Rock Hudson, no ve otra opción que ordenar un contraataque nuclear.

En The Third World War: The Untold Story (1982) de John Hackett, que está escrita como una historia de no ficción, un gobernador conservador de Carolina del Sur derrota a Walter Mondale en las elecciones presidenciales de 1984 mientras la Unión Soviética pierde influencia en todo el mundo. Los líderes del Politburó deciden que si alguna vez quieren conquistar Europa Occidental, es ahora o nunca.


    La Tercera Guerra Mundial: la historia no contada

Los soviéticos deciden en contra de una ofensiva nuclear, que podría desencadenar una destrucción mutua asegurada. En cambio, envían sus tanques a Alemania y desembarcan soldados en Noruega y Turquía.


Esto coincide con un estudio del Departamento de Defensa estadounidense de 1987 sobre una Tercera Guerra Mundial convencional, que argumentó que el impulso principal de una invasión soviética pasaría por Polonia y luego se dividiría en dos: en el norte, una marcha a través de la llanura del norte de Europa hacia los Países Bajos; en el sur, una inmersión a través de Baviera hacia Francia e Iberia. Se llevarían a cabo ataques secundarios contra Escandinavia y el sudeste de Europa para proteger el flanco norte de la Unión Soviética y aislar a Turquía de los combates en Europa Central.


Mapa de la invasión soviética de Europa Occidental

Mapa de la invasión soviética de Escandinavia - Mapa de la invasión soviética del suroeste de Europa


En la novela de Hackett, los soviéticos esperan mantener a Francia, Irlanda y Suecia fuera de la guerra, pero los tres países finalmente se ponen del lado de la OTAN. Las fuerzas del Pacto de Varsovia invaden Alemania y los Países Bajos, pero no pueden avanzar hacia Francia. Fuera de Europa, Estados Unidos bombardea Cuba, China invade Vietnam y Egipto ataca Libia. Los aliados de la Unión Soviética en África atacan la Sudáfrica gobernada por blancos.

En una demostración de fuerza, los soviéticos detonan un arma nuclear sobre Birmingham. Occidente responde con un ataque nuclear a Minsk. La amenaza de una guerra nuclear total provoca un cambio de liderazgo en Moscú, lo que allana el camino para un alto el fuego.


Caciques - Equipo Yankee - Guerra Futura 198x


La novela de Hackett inspiró a Robert Forrest-Webb a escribir Chieftains  (1982) y a Harold Coyle a escribir Team Yankee (1987), que cuentan la historia desde la perspectiva de las tripulaciones de tanques británicos y estadounidenses, respectivamente, en Alemania.

Hackett también inspiró a Toshio Masuda y Tomoharu Katsumata para hacer el anime Future War 198X (1982). En él, los estadounidenses desarrollan un sistema de defensa antimisiles basado en el espacio, según la Iniciativa de Defensa Estratégica de Reagan (apodada “Star Wars”), alarmando a los soviéticos, quienes lanzan una invasión de Europa occidental con armas convencionales. Llegan hasta París. La mayoría de los líderes soviéticos están satisfechos con poner fin al conflicto allí, pero un ministro de defensa hambriento de guerra arresta a todo el Politburó y ordena un ataque nuclear contra Estados Unidos.


Día de guerra - América - Hombre ala (Extremo)


El miedo a un escudo antimisiles también impulsa a los soviéticos a comenzar la Tercera Guerra Mundial en Warday (1984), de Whitley Strieber y James Kunetka. Primero detonan seis grandes ojivas nucleares en el cielo sobre Estados Unidos, provocando un pulso electromagnético masivo, antes de destruir San Antonio, Long Island y Washington DC, así como bases aéreas y de misiles en Montana, Dakota del Norte y del Sur y Wyoming. Antes de morir en un accidente aéreo, el presidente estadounidense ordena ataques de represalia contra Moscú, Leningrado, Sebastopol y las capitales de las repúblicas soviéticas. Tormentas de fuego y lluvia radiactiva destruyen la mayor parte de Brooklyn, Queens y el suroeste de Texas. Manhattan, Houston y Filadelfia son evacuadas. El hambre y una epidemia matan a millones más. Se restablece un gobierno federal débil en Los Ángeles, pero Texas se convierte efectivamente en un país separado. Azerbaiyán y Rusia Blanca se separan de la Unión Soviética. Gran Bretaña y Japón, que se mantuvieron neutrales durante la guerra, emergen como las nuevas superpotencias

En la miniserie Amerika de ABC (1987), los soviéticos detonan de manera similar cuatro grandes dispositivos termonucleares en el cielo sobre Estados Unidos. El pulso electromagnético resultante paraliza las defensas de la nación y se ve obligada a aceptar los términos soviéticos para rendirse. La serie tiene lugar una década después y se centra en los estadounidenses comunes que viven bajo el dominio soviético.

Un escudo antimisiles juega un papel importante en las novelas Wingman de Mack Maloney. Los soviéticos, temerosos de las represalias estadounidenses, inicialmente no lanzan sus misiles sino que devastan Europa Occidental con gas nervioso. El superior poder aéreo estadounidense hace retroceder al Ejército Rojo, hasta que un traidor de alto nivel apaga el escudo antimisiles y los soviéticos lanzan sus armas.


El día después

Probablemente la película de guerra nuclear más conocida, y sin duda la más vista, The Day After (1983) de Nicholas Meyer, se dice que convenció incluso al presidente Reagan de que el mundo necesitaba evitar la Tercera Guerra Mundial a toda costa.

La película sigue a los estadounidenses comunes en Kansas y Missouri, que deben hacer frente a las consecuencias de un conflicto nuclear. La guerra comienza cuando las divisiones del Ejército de Alemania Oriental se rebelan y los soviéticos imponen un bloqueo en Berlín Occidental. Cuando se niegan a la demanda de Occidente de levantar el bloqueo, las fuerzas de la OTAN invaden a través del cruce fronterizo de Helmstedt-Marienborn para liberar la ciudad. Estalla la guerra naval en el Golfo Pérsico. Las principales ciudades son evacuadas. Las fuerzas del Pacto de Varsovia avanzan por el Rin, donde son detenidas por un ataque nuclear. Los soviéticos responden con un ataque nuclear contra la sede de la OTAN en Bruselas. Luego, ambas partes ordenan una represalia nuclear total.

En Trinity's Child (1983) de William Prochnau, Estados Unidos se ha involucrado en una acumulación militar masiva en un intento de forzar a los soviéticos a un compromiso (similar a la política del mundo real de Reagan, aunque se debate la deliberación de esto). La línea dura en el Politburó presiona al primer ministro soviético para que lance un primer ataque antes de que sea demasiado tarde.

El libro fue adaptado a una película por HBO en 1990, titulado By Dawn's Early Light (La última película de la Tercera Guerra Mundial realizada antes de que la Unión Soviética colapsara un año después). Una diferencia clave es que en la película, el ataque lo llevan a cabo elementos rebeldes del Ejército Rojo.

En escenas que recuerdan a Fail Safe, el líder soviético le ofrece al presidente estadounidense que puede tomar represalias en especie pero evitar la destrucción mutua asegurada. El presidente está de acuerdo, pero luego parece que la Unión Soviética ha lanzado un segundo ataque. Una vez que quede claro que el segundo ataque está dirigido a China, es demasiado tarde para que el presidente rescinda su orden de tomar represalias por completo.


Niño de la Trinidad - Por la luz temprana del amanecer - Tercera Guerra Mundial- Mundo en Conflicto


En el falso documental alemán de 1998 Der Dritte Weltkrieg ("La Tercera Guerra Mundial"), los comunistas de línea dura deponen a Mikhail Gorbachev. Reprimen las manifestaciones en Alemania Oriental, lo que hace que la OTAN refuerce Berlín Occidental. Se produce una escalada de despliegues y contradespliegues, que culmina en un ataque soviético contra un convoy militar estadounidense en el Atlántico Norte.

El nuevo líder soviético, el general Vladimir Soshkin, ordena un asalto anfibio sobre Kiel, en el norte de Alemania. Los tanques del pacto de Varsovia atraviesan el Fulda Gap con órdenes de avanzar hacia el Rin. Inicialmente tienen éxito contra las fuerzas terrestres numéricamente inferiores de la OTAN, pero la alianza occidental puede establecer la superioridad aérea y empujar al enemigo hacia Polonia. Alemania Oriental es abandonada y su gobierno comunista cae. Estados Unidos le dice a Soshkin que la OTAN no presionará al este de Alemania, pero para entonces estallarán manifestaciones populares en todo el Bloque del Este. Temeroso de que Occidente aproveche la situación, Soshkin recurre al uso de armas nucleares.

En el videojuego de 2007 World in Conflict, la Unión Soviética está al borde del colapso económico en 1989 y ataca a Occidente cuando se niega a proporcionar ayuda. Después de una invasión sorpresa del noroeste de los Estados Unidos, las fuerzas soviéticas avanzan hacia Fort Teller en las Montañas Cascade, que creen que es la sede de la Iniciativa de Defensa Estratégica. Los soviéticos no saben que el escudo antimisiles de Reagan fue un fracaso, que Estados Unidos ha mantenido en secreto para disuadirlos de usar armas nucleares.

En la secuela, World in Conflict: Soviet Assault  (2009), juegas del lado soviético.


Arte de Dusty Crosley


Agresión soviética

La agresión soviética absoluta no es tan común en la ficción occidental como podría pensarse. Durante la Guerra Fría, los autores y cineastas estadounidenses y europeos estaban más interesados ​​en advertir sobre los errores de sus propios líderes, que podrían arrinconar a los soviéticos.

Pero hubo ejemplos de líderes soviéticos que buscan la conquista territorial, la victoria mundial del comunismo o la grandeza personal.


Portadas de "¡Guerra atómica!"


¡ En las cuatro guerras atómicas! cómics, publicados entre noviembre de 1952 y abril de 1953 (disponible en Wikisource), los soviéticos destruyen Chicago, Detroit y Nueva York con armas atómicas y lanzan una invasión convencional de Alemania Occidental. Las fuerzas de la OTAN se retiran detrás del Rin. Estados Unidos responde lanzando su primera bomba de hidrógeno sobre Moscú.

video

El general Orlov presenta su plan para una invasión de Europa occidental en la película Octopussy  (Metro-Goldwyn-Mayer) de James Bond. 1983


En la película Octopussy de James Bond de 1983, el general Orlov (Steven Berkoff) presenta a sus colegas un plan para la invasión de Europa Occidental que coincide con el plan de guerra del Pacto de Varsovia "Siete días hasta el río Rin" de 1979, que el gobierno polaco desclasificó en 2005. Perdonó a Gran Bretaña y Francia, que poseen armas nucleares, con la esperanza de que pudieran ser persuadidos de no participar en la guerra, pero, a diferencia de la propuesta de Orlov, que consiste en usar solo fuerzas convencionales, pidió ataques nucleares en ciudades de Dinamarca, Italia, los Países Bajos. Países y Alemania Occidental. Las tropas húngaras estaban destinadas a capturar Viena. Los soldados checoslovacos serían enviados a Munich, Nuremberg y Stuttgart post-atómicos. La ofensiva se detendría en el Rin.

En Octopussy, los colegas de Orlov rechazan el plan. Luego, el general conspira con un príncipe afgano exiliado para detonar una ojiva nuclear robada en una base militar estadounidense en Alemania Occidental. Esperan que la detonación se confunda con un accidente, lo que provocaría llamados al desarme nuclear.

El Cuarto Protocolo de Frederick Forsyth  (1984) tiene una trama similar.


Amanecer Rojo - Tormenta roja naciente - Ejército Rojo


En la película Red Dawn (1984), las fuerzas comunistas de Cuba, Nicaragua (donde los sandinistas respaldados por los soviéticos habían derrocado a un gobierno pro estadounidense en 1979) y la Unión Soviética invaden una América que se ha aislado de sus aliados. El motivo de la invasión nunca se aclara. La película sigue a un grupo de estudiantes de secundaria que forman un movimiento de resistencia guerrillera.

Tom Clancy en Red Storm Rising (1986), los terroristas azerbaiyanos hacen estallar las refinerías de petróleo en Nizhnevartovsk, paralizando la economía soviética. El Politburó decide apoderarse por la fuerza de los campos petroleros del Golfo Pérsico, pero eso conduciría a un enfrentamiento con Estados Unidos. Por lo tanto, primero deben neutralizar a la OTAN.

La Armada soviética logra ocupar Islandia y tomar el control de la brecha GIUK. La guerra terrestre en Alemania no va bien. La OTAN logra rápidamente la supremacía aérea en Europa. Cuando el Politburó considera usar armas nucleares, el Ejército Rojo y la KGB organizan un golpe y hacen las paces con Occidente.


Escena del videojuego Red Storm RisingMapa de la Tercera Guerra Mundial en Europa


Arnold Hendrick y Sid Meier adaptaron la novela de Clancy a un videojuego para MicroProse en 1988. Juegas como comandante de un submarino estadounidense en el teatro Norwegian Sea.


Mapa del Ejército Rojo de Ralph Peters


El Ejército Rojo de Ralph Peters (1989) es otro ejemplo de agresión soviética directa, contada desde la perspectiva de los soldados del Ejército Rojo que invaden Alemania Occidental. Se engaña a la OTAN haciéndole creer que el impulso de la invasión vendrá a través de Fulda Gap en el centro de Alemania cuando la mayor parte de las fuerzas del Pacto de Varsovia realmente ataquen a través de la llanura del norte de Alemania. Después de tres días de lucha, están a punto de apoderarse del valle industrial del Ruhr y el gobierno de Bonn pide la paz. Los soviéticos ocupan toda Alemania al este del Rin.


                               Command & Conquer: alerta roja

En el videojuego Command & Conquer: Red Alert (1996), Albert Einstein viaja en el tiempo, mata a Hitler y, sin darse cuenta, crea una línea de tiempo en la que Joseph Stalin invade Europa del Este, lo que desencadena una Segunda Guerra Mundial alternativa.

El juego te permite jugar como Aliados o soviéticos. Una victoria aliada prepara el escenario para los eventos de Red Alert 2, en los que Rusia, dirigida por un pariente lejano del último zar, desata la Tercera Guerra Mundial en 1972.


Mapa en Alerta Roja 2Mapa de la invasión soviética de Europa 

En la campaña soviética, el Ejército Rojo invade Alemania y empuja a las fuerzas aliadas a la costa del Canal de la Mancha.

En 1949, los planificadores militares estadounidenses, al escribir Operation Dropshot para una guerra preventiva contra la Unión Soviética, habían considerado intentar mantener la península de Cotentin o Bretaña como cabeza de puente para las operaciones en Europa, pero solo como último recurso, dado que ninguno tiene unas fuertes defensas naturales.

En el juego, Stalin empuja a los Aliados al mar y conquista Inglaterra, completando su visión de una Unión Soviética que se extiende de costa a costa.


El muro se alza sobre el Rin: Alemania después de la victoria del socialismo, 1999

La Tercera Guerra Mundial se evita por poco en Die Mauer steht am Rhein: Deutschland nach dem Sieg des Sozialismus de Christian von Ditfurth ("El muro se alza sobre el Rin: Alemania después de la victoria del socialismo", 1999), pero el precio es una Alemania unida bajo comunismo. Gorbachov es derrocado en 1988, marcando el comienzo de un renacimiento neoestalinista. Una década después, Alemania es un caso perdido económico. BMW y Daimler-Benz se han fusionado en VEB Autobau Süd. Wolfsburg, anteriormente VW, tiene largas listas de espera para sus réplicas “Amur” y “Baikal” del Golf y Polo. Helmut Kohl, el último canciller de Alemania Occidental, vive en Austria. Los líderes del partido Björn Engholm, Joschka Fischer y Heiner Geißler intentan montar una resistencia desde Zúrich, Suiza.


Agresión estadounidense 

Alerta roja - Dr. Strangelove o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba - Espías como nosotros


La novela Red Alert (1958) de Peter Bryant es un raro ejemplo de la agresión estadounidense que inició la Tercera Guerra Mundial. Un general paranoico de la Fuerza Aérea, convencido de que un primer ataque soviético ha decapitado al gobierno de los Estados Unidos, ordena a su ala de bombarderos B-52 que despegue y tome represalias.

La novela inspiró a Stanley Kubrick para hacer Dr. Strangelove o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba (1964).

En la comedia de 1985 Espías como nosotros, el ejército de los Estados Unidos conspira para lanzar un misil balístico intercontinental soviético para desencadenar la Tercera Guerra Mundial.


Poco claro

A algunas de las primeras ficciones de la Tercera Guerra Mundial no les importaba particularmente cómo o por qué comenzó la guerra.


Invasión de Estados Unidos - No este agosto - Ataque con cohetes EE. UU.


En Invasion USA (1952), la primera película estadounidense que presenta la Tercera Guerra Mundial, un enemigo anónimo que se supone que es la Unión Soviética invade Alaska y la costa oeste. Se dice que las bombas atómicas, que todavía no se entendían bien en ese momento, se usan contra los aeródromos estadounidenses.

En Not This August (1955) de Cyril M. Kornbluth, Canadá y Estados Unidos han estado en guerra con China y la Unión Soviética durante tres años. Los misiles tierra-aire han hecho que las armas nucleares sean ineficaces. (Si tan solo las defensas antimisiles fueran tan efectivas en el mundo real). Los comunistas controlan Europa Occidental, América del Sur y se están acercando a Texas. Toda la Marina de los Estados Unidos ha sido destruida. Cuando falla un último intento de disuadir una invasión, el presidente pide la paz. China y la Unión Soviética dividen el país por el río Mississippi y juntos forman la República Democrática Popular de América del Norte.

Rocket Attack USA (1958) nunca aclara por qué los soviéticos decidieron lanzar un primer ataque. Afirma que utilizaron su nuevo satélite Sputnik para recopilar la inteligencia necesaria y lamenta la falta de un sistema de defensa antimisiles en Estados Unidos. La película, que recibió malas reseñas, estaba claramente destinada a engatusar a los estadounidenses para que se tomaran en serio la amenaza roja.


El último barco - Teatro Europa - DEFCON


La confusión sobre por qué ocurrió la Tercera Guerra Mundial es parte de la trama de The Last Ship (1988) de William Brinkley, que se centra en un destructor estadounidense que sobrevive al conflicto. El libro fue adaptado a una serie de televisión por TNT (2014-18), excepto que cambia un intercambio nuclear por una pandemia que mata al 80% de la humanidad.

Los videojuegos Theatre Europe (1985) y DEFCON (2006) te permiten iniciar la Tercera Guerra Mundial sin ningún motivo en particular. El primero está centrado en Europa y el objetivo es evitar un holocausto nuclear. Este último, con gráficos que recuerdan a Dr. Strangelove y la película WarGames de 1983, tiene un alcance global y el objetivo es ganar una guerra termonuclear.


Escena de guerra termonuclear global en DEFCON



Otros artículos relacionados aquí publicados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny