Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas

10 octubre 2021

Bonaparte, la "Unión Europea" y la Revolución




Recopilación y resumen de varios textos. 

Viene de la Parte I


Parte II


"La campaña napoleónica fue una campaña de la Unión Europea de la época. Entonces, no estaba unido por un mercado común de mano de obra y capital, sino por un genio que se había arrastrado fuera de la revolución como una víbora fuera del fuego; un genio en el que muchos vieron si no al propio "anticristo", al menos a su precursor".


"Cuando Napoleón cruzó el río Nieman y dijo sobre Rusia: "Que su destino pase", ¿podríamos llamarla agresión a Rusia por parte de una ´Unión Europea´ del siglo XIX?


Como quiera que se quiera llamarlo, con la excepción de los Balcanes, que estaban bajo control de los turcos, todo el resto de Europa había sido arrastrada a esta campaña: Prusia, Austria y Suiza como aliados, y Polonia, España e Italia como vasallos. Eso no deja a casi nadie más. Por supuesto, cuando se escribe sobre historia no se puede usar terminología moderna en tiempo pasado. Pero un polemista puede hacer lo que un erudito no puede". 

Estas interesantes reflexiones las encontramos en "The Forerunner of the European Union" (El precursor de la Unión Europea) ensayo de Andrey Tkachev (2018 - Oriental Review), citaremos algunos extractos a manera de resumen.


La Unión Europea surgió cuando nació y no antes, sobre la base de una unión europea del carbón y el acero tras la segunda guerra mundial. A más del dinero, consiste en unir a la élite industrial europea para beneficiarse mutuamente, se trata que  nunca más tengan que guerrear entre sí

 

"Es una cuestión de élites y de beneficios estupendos de las grandes industrias. Si te cuentan otro cuento de hadas sobre las pequeñas y medianas empresas y los derechos del "pequeño" hombre, no te derritas. Recuerda: primero vienen los combustibles fósiles, luego la fundición y el laminado de metal y otras alegrías industriales que están lejos de ser glamurosas. Solo después de estos vienen peluqueros, maquilladores, diseñadores de interiores, entretenimiento televisivo y veterinarios para mascotas domésticas. Tal es la lógica de la economía. Si hay fábricas habrá centros comerciales, bares y guarderías. Si no tienes el primero, no tendrás el resto, a pesar de la canción y el baile sobre los aumentos presupuestarios y los derechos civiles. Olvídalo".


Si Napoleón fue el precursor de la UE, entonces solo fue un niño en comparación con esta pandilla incolora de burócratas grises, que cantan canciones sobre la igualdad. 

 

A la izquierda, retrato de Napoleón, obra de Hippolyte Delaroche. A la derecha,    retrato de Napoleón, de Jacques-Louis David (1812). Sin duda las dos pinturas representan a Bonaparte en su gabinete de trabajo, en el palacio de las Tullerías.


En el siglo XVI, más precisamente, 1596, fue el año de la Brest Unia. No estaban interesados en las fábricas porque no había fábricas. La riqueza se medía por la cantidad y la calidad de las tierras y la capacidad de trabajo de los sujetos en esas tierras. El verdadero poder en aquellos días se encontraba en la esfera de la ideología. Y la ideología en aquel bendito siglo XVI era religiosa hasta la médula. Así, la Europa católica del siglo XVI con su centro en Roma, más exactamente, en el Vaticano, ofreció a los eslavos orientales una unión (unia, en latín) y dijo:


"Aceptad nuestra fe, porque somos más elevados que tú. Sin nosotros y sin nuestra fe no salvarán sus almas. Sin nosotros serán esclavos y pastores de cerdos. Pero con nosotros, serás tan digno como nosotros, y entrarás en el Paraíso incluso antes de morir. Aceptad nuestra fe y someteos voluntariamente. Si no, entonces te obligaremos a hacerlo, por tú propio bien; porque Dios a través de nuestro Papa nos ha dado el derecho de hacer esto".


Esta fue la Unión Europea del siglo XVI. Ni carbón, ni acero, ni LGBT, ni créditos al consumo, solo la misma arrogancia de un colonizador con respecto a los aborígenes; y el mismo orgullo e impenitencia. Esencialmente es "satanismo" escondido bajo la máscara del cristianismo; y hoy el cansado satanismo se esconde bajo la máscara de la filantropía liberal. Nuestros antepasados incultos no fueron privados ni de sabiduría ni de intuición natural, ni de un sentido de dignidad. En respuesta a las ofertas de tales sindicatos se arremangaron y se prepararon para una lucha. Así fue en aquel bendito siglo XVI, que fluyó de manera uniforme hacia el bendito siglo XVII, llevando consigo sus cuestiones sin resolver. 

En su conjunto, la idea de la Unia sufrió la derrota. Pero no de inmediato y no en todas partes. Logró infectar una parte del cuerpo previamente sano. La Unia ganó fuerza en el oeste de Ucrania y parcialmente en el oeste de Bielorrusia. En estas regiones nació un fenómeno: la fe oriental con una pizca de ritos occidentales y la obediencia a Roma; o, por el contrario, la fe occidental con ritos orientales. Nadie puede averiguar cuál es más correcta.

En el siglo XXI topamos un problema de finales del siglo XVI. La Unia, que ha desgarrado Ucrania más de una vez en la historia y ha llevado a la partición de Polonia. La Unia está en el centro de todos los problemas históricos de Ucrania, como lo ha demostrado todo su pasado y aún más la historia contemporánea, es capaz no solo de provocar peleas, sino también de enfurecer y armar, de encontrar a la ligera enemigos en la persona de los hermanos de sangre y de sancionar el derramamiento de sangre. 

Dicen que todo es a favor de la tolerancia europea, pero en los hechos aboga por la "Kristallnacht"; en palabras, es por amor sin barreras, pero en hechos, por nazificación con todas las consecuencias del procedimiento. Después de varios siglos la gente puede acostumbrarse a cualquier error, o llegar a amar cualquier distorsión. Pero objetivamente hablando, la naturaleza de esta distorsión no cambia. Solo crece en la conciencia de aquellos que están acostumbrados a ella. Sin embargo, la amenaza que conlleva no ha ido a ninguna parte, razona inteligentemente Andrey Tkachev.




Sobre los actos revolucionarios


Una premisa fundamental que no siempre nos resulta manifiestamente obvia son las revoluciones con su inicial y sutil tinte de aparente sinceridad, pocas o ninguna provocan las anheladas reformas proclamadas por los revolucionarios, analiza con toda sinceridad John Kozy, de quien resumimos las siguientes líneas de su ensayo escrito en 2011, "A Revolting World. The Forces of Reaction never rest" (Un mundo repugnante. Las Fuerzas de Reacción nunca descansan).


Por ejemplo, la Revolución Americana. Los Estados Unidos de América nacieron en medio de la violencia revolucionaria, pero esa revolución se deshizo tan pronto como se adoptó la Constitución, es decir, el acto revolucionario violento fue bien visto hasta 1776 (Declaración de Independencia), pero no después de 1789 (año que se aprueba la Constitución). ¡Los mismos revolucionarios se volvieron reaccionarios! (reacción-reaccionario). 


¿Qué dice la Declaración de Independencia de  1776

Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre ellos se encuentran la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. - Que para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus poderes justos del consentimiento de los gobernados, - Que siempre que cualquier forma de gobierno se vuelva destructiva de estos fines, es el derecho del pueblo alterarla o abolirla e instituir un nuevo Gobierno, asentando sus fundamentos en tales principios y organizando sus poderes de tal forma que les parezca más probable... cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo Objeto, muestra un plan para reducirlos al Despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal Gobierno... ”. 


Como vemos se describe las condiciones válidas que originan las revoluciones del presente, no obstante ahora se dice a los oprimidos del mundo que solo deben involucrarse en transiciones “pacíficas”. La Revolución Americana desapareció con el Artículo III, Sección 3 de la Constitución: "La traición contra los Estados Unidos, consistirá únicamente haciendo la guerra contra ellos, o adhiriéndose a sus enemigos, brindándoles ayuda y consuelo". 

¿Quién en Estados Unidos diría hoy que todos los estadounidenses son creados iguales? No se ha establecido la Justicia, ni promovido el bienestar general. "La Revolución Estadounidense, como todas las revoluciones de la historia, se ha deshecho. Parece que se necesitan más que manifestaciones callejeras pacíficas para resucitarlo", afirma John Kozy (ex militar, profesor de filosofía y lógica y escritor de los Estados Unidos en "Un mundo repugnante. Las Fuerzas de la Reacción nunca descansan")


La Revolución Francesa 

 

Tuvo lugar entre 1789 y 1799 durante el cual se produjeron cambios sociales y políticos radicales. La monarquía absoluta se derrumbó y la sociedad francesa experimentó una transformación épica. Los privilegios feudales, aristocráticos y religiosos fueron abandonados debido a la presión de los grupos políticos liberales y las masas en las calles. Las viejas ideas sucumbieron a los principios ilustrados de ciudadanía y derechos inalienables. Los principios republicanos fueron las canciones liberales de la época.


Luego vino la reacción. Cuando la Convención Nacional Francesa buscó exportar la revolución, se formó una coalición militar compuesta por España, Nápoles, Gran Bretaña, Holanda, Austria y Prusia. Las fuerzas republicanas fueron dirigidas por Napoleón Bonaparte y cuando prevalecieron, Napoleón se convirtió en Emperador


Izquierda Napoleón I con túnica de coronación, pintado por François Gérard. (Rijksmuseum de Ámsterdam); Derecha, Napoleón en su trono imperial, por Jean Auguste Dominique Ingres, 1806.

La revolución murió en manos del general a quien se le encomendó protegerla. Cuando el ejército de Napoleón fue finalmente derrotado en Waterloo, el Congreso conservador de Viena revirtió los cambios políticos que se habían producido. La monarquía fue restaurada y Luis XVIII se convirtió en rey. Francia no abandonó la monarquía hasta finales del siglo XIX, un siglo después de que comenzara la revolución. ¿Se restauraron los principios republicanos? Pregúntale a cualquier francés. ¿Liberté, égalité, fraternité? Ni por asomo.



"Es mucho más fácil lograr una revolución exitosa que construir y preservar un gobierno humano y funcional. Las fuerzas de la reacción nunca descansan y han logrado deshacer la mayor parte de las revoluciones populares de la historia. Los revolucionarios deben reconocer que su primera tarea es defender a sus gobiernos recién formados de los reaccionarios, porque una vez que los reaccionarios pongan el pie en la puerta, no se detendrán hasta que se deshaga la revolución", concluye sabiamente Kozy.


Notas explicativas adicionales


Sobre el CÓDIGO NAPOLEÓNICO. Su nombre oficial es Código Civil Francésaprobado por la Ley del 21 de marzo de 1804, vigente en el presente con numerosas e importantes reformas. Creado por una comisión a la que le fue encomendada la recopilación de la tradición jurídica francesa durante el gobierno de Napoleón Bonaparte (Primer Consulado). Antes de este instrumento jurídico Francia no tenía un solo conjunto de leyes; la ley se basaba en costumbres locales, exenciones, privilegios y fueros especiales otorgados por reyes u otros señores feudales. 


 Consagración del emperador Napoleón I 






"Consagración del emperador Napoleón I y coronación de la emperatriz Josefina en la Catedral de Notre-Dame de París el 2 de diciembre de 1804" (título oficial de la obra). Autor: Jacques-Louis David (terminada en 1808). La escena central detalla cuando Joséphine se arrodilla ante Napoleón durante su coronación en Notre Dame. Detrás de él se sienta el Papa Pío VII.
Personajes de la pintura 
1 Napoleón I (1769-1821) está de pie, vestido con túnicas de coronación similares a las de los emperadores romanos. Otros son simplemente espectadores pasivos. En el cuadro actual es posible ver el contorno de lo que se pintó originalmente: Napoleón sosteniendo la corona sobre su propia cabeza, como colocándose sobre sí mismo.
2 Joséphine de Beauharnais (1763-1814) está arrodillada en posición sumisa, como exige el Código Civil francés. Recibió la corona de manos de su esposo, no del Papa. 
3 Maria Letizia Ramolino (1750-1836), madre de Napoleón, fue colocada en las gradas por el pintor. Ocupa un lugar más importante que el Papa. En realidad, ella no asistió a la ceremonia para protestar por el roce de Napoleón con sus hermanos Lucien y Joseph. El padre de Napoleón, Carlo Buonaparte, murió en 1785. María Letizia pidió al pintor que le concediera un lugar de honor. 
4 Luis Bonaparte (1778–1846), quien al comienzo del imperio recibió el título de Gran Condestable, Rey de Holanda, en 1806. Se casó con Hortense de Beauharnais, la hija de Josefina.
5 Joseph Bonaparte (1768-1844), que no fue invitado y no asistió debido a una discusión con Napoleón. Por eso tampoco asistió su madre. Después de la coronación, recibió el título de príncipe imperial. Luego fue rey de Nápoles en 1806 y de España en 1808.
6 El joven Napoleón Carlos Bonaparte (1802–1807), hijo de Luis Bonaparte y Hortense de Beauharnais.
7 Las hermanas de Napoleón. En la réplica, el vestido de la hermana favorita de Napoleón será de color rosa. Este es el único cambio en la réplica a pesar de estar pintado de memoria.
8 Charles-Francois Lebrun (1739–1824), el tercer cónsul junto a Napoleón y Cambacérès. Bajo el Primer Imperio, ocupó el lugar de príncipe-architrésorier. Tiene el cetro.
9 Jean Jacques Régis de Cambacérès (1753–1824), arzobispo príncipe del imperio. Toma la mano de la justicia.
10 Louis-Alexandre Berthier (1753–1815), ministro de Guerra del Consulado. Mariscal del Imperio en 1805. Mantiene el mundo coronado por una cruz.
11 Talleyrand (1754-1836), gran chambelán desde el 11 de julio de 1804.
12 Joachim Murat (1767–1815), mariscal del imperio, rey de Nápoles después de 1808, cuñado de Napoleón y esposo de Caroline Bonaparte.
13 El Papa Pío VII (1742-1823) se contentó con bendecir la coronación. Está rodeado de dignatarios clérigos, nombrados por Napoleón desde el Concordato. Para no poner en peligro el nuevo equilibrio entre Iglesia y Estado, el Papa aceptó asistir a la coronación. El papa fue pintado originalmente con las manos cruzadas sobre su regazo, pero Napoleón, supuestamente alegando que el Papa no estaba presente para hacer nada, ordenó que la pintura lo representara ungiendo los procedimientos.
14 En las gradas también se representa al pintor Jacques-Louis David.
15 También estuvo presente Halet Efendi, embajador otomano. 
16 Dom Raphaël de Monachis, monje greco-egipcio y miembro del Institut d'Égypte está representado entre los hombres del clero, de pie a la derecha del obispo, con barba y capucha roja.
17 La dama portadora de la túnica al frente, justo detrás de Josephine, en el lado derecho desde el punto del visor de imágenes, es Elisabeth-Hélène-Pierre de Montmorency-Laval, madre del político Sosthènes II de La Rochefoucauld. Ella era una dama de la corte de Josephine. (Cita tomada de la Wikipedia)


* "Antes de coronarse emperador, Napoleón buscó la aprobación en un plebiscito amañado en el que 3.572.329 votaron a favor y 2.567 en contra. El plebiscito fue un referéndum nacional, por el cual los votantes no podían debatir los temas involucrados. Napoleón no confiaba en las opiniones de los votantes, por lo que hizo que sus leales agentes contaran los votos para asegurarse de que los resultados fueran los deseados. Además, se registró cada “sí” o “no”, junto con el nombre y la dirección del votante. El ministro de policía, Joseph Fouché, suprimió rápidamente cualquier crítica. La combinación de un estado policial despiadado y elecciones amañadas se convirtió en un elemento básico de los regímenes dictatoriales populistas hasta el presente".


Continuaremos con Bonaparte...


fuentes originales principales:

15 septiembre 2021

¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?


Pacto de no Agresión o Tratado de Amistad germano-turco, 18 de junio de 1941(Ankara)


por Dale Cozort

Nota del editor del blog

Iniciemos con una pregunta: ¿Y si el Pacto de no Agresión, conocido como Tratado de Amistad germano-turco del 18 de junio de 1941 en Ankara, tres días antes de Barbarroja, firmado entre la Alemania nazi (embajador alemán en Turquía Franz von Papen) y Turquía (Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Şükrü Saracoğlu), hubiese abierto las puertas de Oriente Próximo a los alemanes?

El pacto tenía vigencia diez años, mirando el curso de las aguas Turquía rompió sus relaciones diplomáticas y comerciales con Alemania en agosto de 1944 (tras la entrada del ejército soviético en Bulgaria). El 23 de febrero de 1945, Turquía declaró la guerra a la Alemania nazi. 

La siguiente es otra gran especulación histórica publicada originalmente en la página de historia alternativa de Dale Cozort (en inglés) en julio de 1998 bajo el titulo: "Turkey Enters World War II In Early 1941" (Turquía entra en la Segunda Guerra Mundial a principios de 1941). Nuestro amigo Nick Ottens lo publicó hace poco bajo el título: "What If Turkey Had Entered World War II?" (¿Y si Turquía hubiera entrado en la Segunda Guerra Mundial?), con ligeras variaciones. Nosotros reproducimos la versión original de Cozort (traducida al castellano), pero tomamos de Never Was Magazine el material gráfico y notas a pie de foto que carece el original.


***

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía, mariscal Fevzi Çakmak, preside una reunión durante los años de la Segunda Guerra Mundial. Ankara, 1940.

Turquía en la Segunda Guerra Mundial:

Si miras un mapa de Europa y Medio Oriente, probablemente notarás que dos países podrían haberle dado acceso a Hitler al norte de África y Medio Oriente sin demasiada excursión acuática. En el extremo occidental del Mediterráneo, España podría haberle dado acceso a Marruecos y luego al resto del norte de África. En el extremo este, Turquía podría haberle dado fácil acceso al Medio Oriente y luego al norte de África. Las tropas alemanas en Turquía podrían haber entrado en Irak, donde los nacionalistas iraquíes se rebelaron contra los británicos en 1941, luego contra Jordania, Palestina y Egipto. También podrían haber empujado hacia el norte desde Turquía hacia la región del Cáucaso soviético, yendo tras el petróleo soviético de esa manera en lugar de a través de la ruta que conducía a Stalingrado. Tanto España como Turquía se mantuvieron neutrales durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial. He visto varias discusiones sobre lo que podría haber pasado si España hubiera entrado del lado del Eje. No he visto mucho sobre los posibles roles de Turquía.

Lo que Turquía realmente hizo en la Segunda Guerra Mundial: 

Los turcos lucharon en el lado alemán en la Primera Guerra Mundial y perdieron una gran cantidad de territorio. Después de la Primera Guerra Mundial, el anticuado Imperio Otomano Turco colapsó. Los territorios turcos centrales en Asia Menor casi se dividieron en colonias para Italia y Grecia. Un grupo de nacionalistas turcos muy capaces se hizo cargo y unió al país. Se las arreglaron para disuadir a los italianos, luego derrotaron a los griegos y los expulsaron de Asia Menor por completo.

Los nacionalistas turcos estaban decididos a hacer de Turquía una sociedad occidental moderna y secular. Hicieron un gran progreso entre las guerras. Cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, los turcos sabiamente querían mantenerse al margen. Eso se volvió difícil a principios de 1941, cuando los alemanes tomaron Grecia y llegaron a la frontera entre Grecia y Turquía. Los alemanes presionaron mucho a los turcos para que entraran en la guerra del lado alemán. Los alemanes querían atravesar territorio turco para ayudar a los nacionalistas iraquíes que luchaban contra los británicos. Los turcos hicieron un muy buen trabajo de estancamiento, consiguiendo ayuda alemana e incluso armas sin dar mucho a cambio. A medida que los alemanes se debilitaban, Turquía se inclinó cada vez más hacia el bando aliado, y finalmente hizo una declaración de guerra simbólica a Alemania en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

Lo que pudo haber sucedido: 


Mapa de 1919 del Acuerdo Sykes-Picot de 1916, que muestra las ganancias territoriales y esferas de influencia británicas (rojas), francesas (rojas), francesas (azules), italianas (verdes) y rusas (amarillas) en el Medio Oriente (Stanfords Geographical Establishment London)

De hecho, tengo varios escenarios que involucran diferentes puntos de divergencia que llevan a Turquía a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial. 

Escenario I: El núcleo de Turquía se divide después de la Primera Guerra Mundial. 

Como mencioné anteriormente, se suponía que eso sucedería, con Italia obteniendo una gran parte y Grecia obteniendo algunas áreas con grandes poblaciones de habla griega. Las áreas de habla armenia y kurda probablemente se habrían vuelto "independientes" bajo el cuidado de una potencia u otra. Esto no sucedió porque los turcos se recuperaron y demostraron que podían defenderse. Pero, ¿y si eso no sucediera? ¿Qué pasaría si algunas personas clave se mataran en la Primera Guerra Mundial o en el caos que siguió? Si los turcos hubieran pasado un poco más de tiempo peleando entre ellos por el poder en un momento crucial, habrían sido enredados.


Mapa al estilo de The Economist de un Oriente Medio ficticio (moerby08)


¿Qué pasaría entonces? Sin duda, los turcos habrían luchado, ya sea con resistencia pasiva o con revueltas militares. Las potencias ocupantes probablemente podrían controlar eso hasta el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Los italianos podrían haber estado lo suficientemente preocupados como para no intentar conquistar Etiopía, lo que habría tenido importantes implicaciones para la Segunda Guerra Mundial. Dado que esta es una historia alternativa de la Segunda Guerra Mundial, voy a suponer que, en líneas generales, las cosas van más o menos como en nuestra línea de tiempo hasta 1939. Italia sigue siendo fuerte en número de divisiones, pero aún débil en equipamiento moderno, entrenamiento, y finanzas. El territorio turco es financieramente un lavado: cuesta tanto la guarnición como contribuye a las arcas de Italia. Los griegos son un poco más fuertes que en nuestra línea de tiempo, pero esa fuerza está ligada a mantener su control sobre los territorios turcos.

Italia entra en la guerra según lo programado a mediados de 1940. Cuando Francia cae, los italianos parecen dispuestos a apoderarse de toda la posición británica en el Medio Oriente, con grandes fuerzas en Libia, Etiopía y Turquía. Esas fuerzas están mal equipadas, mal entrenadas y mal dirigidas. Avanzan poco contra los británicos durante los próximos meses.

Los italianos exigen que los griegos les permitan enviar tropas y suministros directamente a través de Grecia y el territorio turco controlado por Grecia. Los griegos se niegan y los italianos atacan tontamente a Grecia a finales de 1940, tanto desde Albania como desde la Turquía controlada por Italia. Los británicos aprovechan la situación para atacar las posesiones italianas en Turquía desde Irak. Los italianos sufren derrotas tanto en Albania como en Turquía. Los alemanes rescatan a los italianos, primero enviando la fuerza que en nuestra línea de tiempo se convirtió en el África Korps a Turquía, donde rápidamente empuja a los británicos hacia atrás, luego derrota a los griegos en la Turquía controlada por los griegos. Hace todo esto a pesar de las líneas de suministro extremadamente inseguras. 


1941 Invasión del Eje de Yugoslavia como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia

Los alemanes están decididos a encontrar una ruta más segura. Se apoyan en Yugoslavia para darles paso para atacar a los griegos en Europa, invaden Yugoslavia, luego Grecia en la primavera de 1941. Los británicos envían una fuerza para ayudar a los griegos en su tierra natal. Los británicos son expulsados ​​con grandes pérdidas de hombres y equipo.

Los alemanes que invaden los Balcanes se unen con los italianos y los alemanes en Turquía. Los nacionalistas iraquíes ven a los británicos derrotados en los Balcanes y se rebelan contra ellos. Al mismo tiempo, el Estado kurdo nominalmente independiente esculpido en el este de Turquía después de la Primera Guerra Mundial en esta línea de tiempo decide deshacerse del dominio británico. Los alemanes e italianos rápidamente se apoderan de Irak y Kurdistán, dándoles acceso a grandes cantidades de petróleo. El sha pro-alemán de Irán se aprovecha de la debilidad británica para expulsar a las compañías petroleras británicas de sus campos petroleros, con la ayuda de Alemania. Con líneas de suministro seguras a través de Grecia y Turquía, los alemanes desplegaron rápidamente un ejército capaz de tomar Jordania, Palestina, luego Egipto y Sudán. Los italianos juegan un papel menor en esa conquista.


Mapa de la Europa ocupada por los nazis y las posibles rutas de invasión de Oriente Medio, de la revista Life (5 de mayo de 1941)


La invasión alemana de la Unión Soviética comienza con un par de semanas de retraso, pero los alemanes complementan su invasión principal con un ataque a través de Turquía e Irán a los campos petrolíferos y refinerías soviéticas del Cáucaso. Los alemanes están tratando desesperadamente de armar la logística para manejar sus ataques. Ahora tienen mucho petróleo, pero les faltan camiones para reabastecer sus divisiones. Pueden lidiar con eso hasta cierto punto colocando vías y usando ferrocarriles una vez que las áreas estén aseguradas.

Mientras tanto, con los italianos en control de Etiopía y los alemanes en Irak, los saudíes encuentran prudente cooperar con el Eje. Los británicos luchan por sobrevivir como imperio. Con el Medio Oriente en manos alemanas y con Etiopía en manos italianas, el imperio británico está casi partido en dos, con fuerzas en el lejano oriente y la isla de origen que encuentran muy difícil abastecerse entre sí. Los barcos y submarinos italianos han atravesado el canal de Suez y están atacando la navegación británica en el Océano Índico, al igual que los submarinos alemanes. La pérdida de Oriente Medio también significa la caída del gobierno de Churchill. Eso no significa que habrá propuestas de paz británicas a los alemanes. Los británicos son demasiado tercos para eso.


Arriba: Aviones de combate Mosquito de la Real Fuerza Aérea Británica patrullan el Canal de Suez en 1947. Abajo: Soldados alemanes en el Cáucaso, 24 de septiembre de 1942 (Bundesarchiv)


El imperio británico tiene mucha escasez de petróleo. Eso realmente irrita a la Royal Navy. Estados Unidos compensa parte del déficit, pero existen cuellos de botella en todo el sistema de distribución. Los británicos están demasiado ocupados luchando para sobrevivir como para ayudar mucho a los soviéticos en su batalla con los alemanes.

La invasión alemana de la Unión Soviética toma un curso algo paralelo al de nuestra línea de tiempo al principio. Empieza más tarde, con menos divisiones, pero el frente del Cáucaso ata a las divisiones soviéticas que estaban disponibles en otros frentes en nuestra línea de tiempo. El éxito alemán en el frente del Cáucaso se traduce rápidamente en problemas para la economía soviética. Mientras los alemanes aplastan a los ejércitos soviéticos, los soviéticos necesitan desesperadamente producción para mantenerse en la guerra. El corte de una parte significativa de su suministro de petróleo perturba aún más la producción, que ya ha sido cortada por la pérdida de recursos en la Unión Soviética occidental, y por el proceso de sacar las fábricas y los trabajadores calificados del camino de las fuerzas alemanas.


El plan de Alemania de 1942 para la Batalla de Stalingrado como se muestra en la película de propaganda estadounidense de 1943 Why We Fight: The Battle of Russia


Las pérdidas británicas en Oriente Medio se traducen en menos ayuda occidental a la Unión Soviética. La pérdida del petróleo aprieta el transporte marítimo británico. Eso, a su vez, dificulta mantener abiertas las rutas marítimas hacia Gran Bretaña, y mucho menos enviar grandes convoyes a los soviéticos. En nuestra línea de tiempo, la ayuda occidental fue relativamente pequeña en comparación con la producción soviética, pero llenó vacíos cruciales: camiones, radios, alimentos, vagones de ferrocarril y locomotoras. También ayudó a los soviéticos a mantener ejércitos en el campo durante el período crucial mientras reubicaban sus fábricas. Sin esa ayuda, y con el petróleo del Cáucaso en manos alemanas, los alemanes en esta línea de tiempo podrían tomar Moscú a fines de 1941. El general Lodo y el general Invierno jugaron un papel crucial en prevenir eso en nuestra línea de tiempo, pero también lo hizo la capacidad soviética de continuar lanzando ejércitos contra los alemanes. Voy a decir que los alemanes toman lo que queda de Moscú en diciembre de 1941.

Mientras tanto, Estados Unidos está cada vez más preocupado por las victorias del Eje, y está acumulando fuerzas, probablemente un poco más rápido que en nuestra línea de tiempo. Los alemanes están cada vez más molestos por la interferencia de Estados Unidos. Los japoneses se sienten cada vez más tentados por la debilidad británica en el este. Por otro lado, los británicos se han estado fortaleciendo allí. Con la pérdida del Medio Oriente, el petróleo de Indonesia se ha vuelto más importante para el imperio. El poder de combate que habría ido a Oriente Medio va a Malasia y Singapur.


Un soldado del ejército indio sij sostiene una bandera nazi después de la rendición de las fuerzas del Eje en Italia, mayo de 1945 (Wikimedia Commons)

Algunas de esas fuerzas también van a la India. Las fuerzas alemanas en Irán están completamente cerca de la India para la comodidad británica. Afganistán se ha convertido en un elemento crucial en la guerra, con los alemanes y británicos respaldando a facciones rivales dentro del país. Los alemanes tienen un "Ejército de Liberación de la India" bastante ineficaz, formado por antiguos prisioneros de guerra indios de las derrotas del ejército británico en Oriente Medio. Los alemanes y los británicos pelean a lo largo de la frontera iraní, pero los británicos son demasiado débiles para tomar la ofensiva y los alemanes están demasiado ocupados en otros lugares.

Hitler ahora tiene Palestina. Delega la solución del "problema judío" a las facciones árabes radicales en Palestina.

Con Oriente Medio en manos de los alemanes, los británicos se enfrentan a un dilema. Por un lado, quieren a Estados Unidos en la guerra, y provocar a Japón es la forma más fácil de lograrlo. Por otro lado, el resto del Imperio Británico depende del petróleo de las Indias Orientales Holandesas, y ese petróleo sería un objetivo japonés si Japón entrara en la guerra. En esta línea de tiempo, los británicos trabajan arduamente para evitar provocar a Japón, presionando exitosamente a Estados Unidos para que no imponga un embargo de petróleo a los japoneses a mediados de 1941.


Un soldado japonés observa cómo se quema una de las refinerías de petróleo en Palembang, en la isla de Sumatra, en las Indias Holandesas, del 13 al 15 de febrero de 1942 (NIOD)

En Japón, el debate a mediados de 1941 no se trata de si atacar o no a Occidente. Se trata de la sincronización. Los japoneses preferirían no unir sus fuerzas contra Occidente en un momento en el que podría haber opciones fáciles en la Unión Soviética si las victorias alemanas conducen al colapso soviético. En nuestra línea de tiempo, el embargo de petróleo de Estados Unidos hizo inevitable un ataque japonés temprano en el oeste. En esta línea de tiempo, el petróleo todavía está disponible, aunque la escasez debido a la pérdida de campos de Oriente Medio ha permitido que los precios se disparen. En ambas líneas de tiempo, los japoneses acumularon sus fuerzas en Manchuria y observaron signos de un colapso soviético. En esta línea de tiempo, las señales llegan, ya que los soviéticos retiran fuerzas del Lejano Oriente antes de lo que lo hicieron en nuestra línea de tiempo. Lo hacen porque simplemente se han quedado sin ejércitos para mantener a los alemanes fuera de Moscú.  Cuando Moscú cae de todos modos, el ejército japonés en Manchuria toma eso como una señal para atacar, lo que hacen a fines de 1941.

Un estado soviético sigue luchando a principios de 1942, pero la caída de Moscú es crucial. Es un centro de transporte, además de un símbolo para el país. La caída de Moscú también hace inevitable la eventual caída de Leningrado. El ejército alemán sufre mucho en el invierno de 1941, pero los soviéticos no tienen reservas para aprovechar su debilidad.

Los japoneses encuentran que incluso una Unión Soviética debilitada es un adversario formidable en el este. Los soviéticos tienen la mayor parte de su fuerza restante en el oeste, pero incluso las fuerzas soviéticas mal entrenadas con tanques como BT-7 y T26, que serían casi inútiles en el oeste, son oponentes duros para los japoneses, con sus tanques sub-armados repartidos entre divisiones de infantería. Un puñado de KV1 y T34 soviéticos son devastadores. Los japoneses logran algunos avances, pero a un alto costo. Aprenden algunas lecciones valiosas, apresuradamente mejoran sus tanques medianos para que puedan confrontar al KV-1 y trabajan en un equivalente japonés T34. También aprenden algunas lecciones difíciles sobre por qué es importante concentrar su armadura.


Soldados del Ejército Popular de Mongolia luchan contra las tropas imperiales japonesas en Khalkhin Gol, 1939 (Wikimedia Commons)


En 1942, los alemanes van por el nocaut contra la Unión Soviética. Toman el resto del área densamente poblada alrededor de Moscú, destruyen una gran parte del ejército soviético restante, terminan cortando Leningrado tomando el resto de la costa del lago Ladoga y separan los puertos del norte soviéticos del resto de la URSS. Los soviéticos ahora muestran signos de desintegración. La mayoría de las repúblicas de Asia Central están en rebelión. La comida es muy escasa en todo el territorio controlado por los soviéticos. Millones de rusos han sido trasladados a los Urales, donde no hay suficiente vivienda ni comida para ellos. En la confusión de la retirada de Moscú, la seguridad de Stalin se desliza y resulta gravemente herido en un intento de asesinato. Vuelan los rumores de que está muerto. Eso desencadena una mayor desintegración. Las purgas han dejado mucho sentimiento anti-Stalin en la Unión Soviética. A medida que se esparcen los rumores de la muerte de Stalin, algunas unidades del ejército se rebelan, mientras que otras se separan y se dirigen a casa, tal como lo hicieron al final de la Primera Guerra Mundial. Hitler cambia su énfasis para tratar con el resto del Imperio Británico. Leningrado cae a mediados de 1942.

Los alemanes ahora priorizan la construcción de barcos y aviones. Quieren acabar con la presencia británica en el Mediterráneo, tomando Creta, Malta, Chipre y, finalmente, Gibraltar. A la larga, la posición británica en el Mediterráneo es insostenible. Los convoyes británicos a todas esas áreas, excepto Gibraltar, tienen que atravesar áreas que pueden estar dominadas por aviones con base en tierra alemanes e italianos. También tienen que enfrentarse a la marina italiana. 


Arriba: Una Catalina vuela por el Frente Norte del Peñón al salir de Gibraltar en una patrulla, 9 de marzo de 1942 (IWM), Abajo: HMS Indomitable y HMS Eagle vistos desde la cubierta del HMS Victorious durante la Operación Pedestal en el Mediterráneo, agosto de 1942 (IWM)

En nuestra línea de tiempo, la marina italiana pasó mucho tiempo sentada en el puerto. En nuestra línea de tiempo tenía que hacerlo porque no había suficiente petróleo para salir a luchar. ¿Saldría a disputar el control de las rutas marítimas contra los británicos si se les diera suficiente petróleo para hacerlo? No sé. ¿Sobreviviría si lo hiciera? No sé. ¿Mantendrían los británicos una gran flota de superficie en la región sin el Canal de Suez y sin petróleo? ¿Harían el esfuerzo de reabastecer bases como Creta, Chipre y Malta cuando la isla de origen sufre una grave escasez? De nuevo, no lo sé. A los efectos de esta historia alternativa, asumiré que la posición británica en el Mediterráneo oriental se marchita gradualmente.

Mientras tanto, los italianos han estado presionando hacia abajo en la costa este de África, con ayuda alemana a pequeña escala. La isla de Madagascar, controlada por los franceses de Vichy, se convierte en un campo de batalla, con un pequeño número de tropas alemanas e italianas luchando contra un grupo de tropas de la Commonwealth por el control de la isla. Los alemanes e italianos se han involucrado en las áreas de África controladas por los belgas. Las derrotas británicas han desatado una desconcertante variedad de fuerzas anticoloniales, así como decenas de conflictos entre grupos étnicos africanos.


Francisco Franco 

Los neutrales restantes en Europa se encuentran cada vez con menos margen de maniobra. La España de Franco se encuentra con grandes problemas de oportunidad. Con el petróleo y el transporte marítimo británicos escasos, Franco depende de Hitler para obtener petróleo y muchas otras importaciones. El precio de Hitler por esos bienes es elevado. Quiere paso por España para atacar Gibraltar, y bases en Canarias y Marruecos español. Los españoles no tienen muchas opciones al respecto, aunque Hitler encuentra que pasar por España hasta Gibraltar requiere mucha preparación logística. Las carreteras y los ferrocarriles españoles están en mal estado después de la Guerra Civil Española.

Los alemanes también han estado trabajando en la logística para un gran impulso hacia la India. Eso comienza a mediados de 1942. Le ayuda el sentimiento anti-británico en algunos círculos indios. Los alemanes no se aprovechan mucho de ese sentimiento. Rara vez se molestan en ocultar su desprecio por los indios. Los japoneses notan la dirección del avance alemán y se preparan para su propia ofensiva hacia el sur. Las victorias alemanas contra los soviéticos han hecho que los ataques japoneses contra los soviéticos sean algo más viables, pero un gran número de sus mejores divisiones todavía están atadas a esos ataques.

Los japoneses tienen un dilema. Pueden luchar contra los soviéticos y aún así ganar contra los británicos y los holandeses. No pueden luchar contra los soviéticos y ganar contra los británicos, holandeses y estadounidenses. Al mismo tiempo, Estados Unidos es su adversario potencial más poderoso, y un movimiento contra los británicos puede desencadenar la entrada de Estados Unidos en la guerra. Además, Estados Unidos se está embarcando en una consolidación naval que los japoneses simplemente no pueden igualar.

La guerra contra los Estados Unidos pronto parece necesaria para los japoneses, pero ¿cómo pueden ganarla? En realidad, Estados Unidos es más fuerte en el Lejano Oriente en esta línea de tiempo que en la nuestra. Han tenido seis meses adicionales para acumular. Durante esos seis meses no han enviado armas a los soviéticos porque no pueden llevárselos. Como resultado, el ejército estadounidense en Filipinas es mucho más fuerte. Los británicos también son mucho más fuertes en el Lejano Oriente porque las tropas y armas que habrían estado en el Medio Oriente ahora están principalmente en el Lejano Oriente.

¿A dónde va desde aquí? 

Aquí hay una bifurcación importante en la carretera. Los japoneses podrían seguir adelante y atacar a los Estados Unidos a principios de 1942. Podrían decidir que pueden obtener lo que quieren de los británicos y holandeses sin guerra. A medida que los alemanes avanzan contra la India, los británicos probablemente harían mucho para mantener a Japón fuera de la guerra. Ganar terreno mediante la intimidación militar podría ser más racional que meterse en una guerra que podría traer a Estados Unidos. El ataque japonés en el Lejano Oriente probablemente termine con las partes importantes del Imperio Británico, siendo barridas excepto Canadá, Australia y posiblemente las islas de origen. Los remanentes se convierten en un socio menor de Estados Unidos. Voy a explorar qué sucede si los japoneses deciden esperar hasta que los soviéticos se conviertan en una amenaza menor. 

Si los japoneses no atacan, los alemanes probablemente seguirían devorando la India, dejando sólo Birmania, Malasia y Hong Kong en manos británicas. Esas pequeñas piezas dependerían de los japoneses para su existencia continua en 1942. Los japoneses girarían gradualmente las tuercas hasta el punto en que las colonias restantes están controladas por los japoneses en todo menos en el nombre. Los británicos no tendrían más remedio que dejar de suministrar armas a los nacionalistas chinos a través de Birmania, lo que reduciría rápidamente el poder de combate chino. Los holandeses también se verían reducidos a la dependencia de los japoneses a medida que el poder británico decayera. 


Arriba : Izq. Tropas del Regimiento Indio entran en Malasia en 1941 (IWM); Der. Incursión de ayuda en Singapur en 1941 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos). Abajo: Izq. Aviones de la Real Fuerza Aérea Australiana sobre Malasia en 1942 (Museo Nacional de la Marina de los Estados Unidos); Der. Desfile de la victoria japonesa en Hong Kong, diciembre de 1941 (Wikimedia Commons)


Con la mayor parte de su población e industria en manos alemanas, los soviéticos se convierten en una versión un poco más formidable de la China nacionalista. Los alemanes y los japoneses no pueden ocupar cada kilómetro cuadrado de la Unión Soviética, pero los soviéticos ya no pueden generar un gran poder militar. Su autoridad sobre las áreas desocupadas de la Unión Soviética se ve debilitada por la pérdida de los centros de población. Dentro del territorio ocupado, surgen grupos para resistir a los alemanes, generalmente sin mucha dirección o control de los remanentes soviéticos. Los soviéticos se esfuerzan mucho por poner a esos grupos bajo su control. Tuvieron problemas para hacer eso en nuestra línea de tiempo. En esta línea de tiempo tendrían menos éxito.

Los alemanes no tienen enemigos importantes en el continente de Eurasia. Sin embargo, están muy extendidos. Rápidamente se hacen enemigos en todo el Medio Oriente, la ex Unión Soviética y la India, ya que árabes, rusos e indios descubren rápidamente que han cambiado un maestro por uno mucho peor. En la mayoría de las áreas, los alemanes pueden mantener el control mediante tácticas despiadadas, pero a costa de aumentar el odio en toda su área de control.

Los alemanes ahora han dirigido su atención hacia el oeste. La producción de submarinos se dispara. La Luftwaffe intenta recuperar el control del aire sobre el Canal de la Mancha y la costa de Inglaterra. Los alemanes reanudan la construcción a gran escala de barcos de superficie.

En los Estados Unidos el aislacionismo sigue siendo una fuerza, pero el peligro militar de Alemania y Japón es lo suficientemente obvio como para que EE. UU. todavía esté acumulando material bélico. No es tan grande como el de nuestra línea de tiempo, pero es lo suficientemente grande como para convertir a Estados Unidos en la potencia militar más fuerte del mundo si continúa en ello.

Y ahí es donde irían las historias. 

Hay mucho espacio para la intriga en esta línea de tiempo. Podría tener agentes estadounidenses trabajando en España para tratar de evitar que Franco diera bases a los alemanes. Podría hacer que intentaran contactar con fuerzas anti-alemanas no soviéticas. Podría entrar en guerras coloniales italianas / británicas en África. Podría entrar en el principal conflicto entre Gran Bretaña y Alemania por el control de las aguas alrededor de las islas británicas. Podría involucrarme en intrigas entre alemanes, estadounidenses y británicos para ganar el control de las facciones árabes nacionalistas en el Medio Oriente.

¿Entonces, qué piensa? ¿Es esta una historia alternativa plausible? ¿A dónde cree que iría desde aquí?


Dale R. Cozort

Never Was

26 julio 2021

¿Y si Francia hubiese iniciado la Segunda Guerra Mundial?



por Nick Ottens

Historia Alternativa 


Nota del editor del blog

El argumento sobre Francia desatando la segunda guerra mundial no debería sonar tan descabellado. Contrariamente a su reputación de nación "cobarde" en los medios populares, solemos olvidar que la mayoría de "héroes" de la Gran Guerra fueron franceses, Joffre, Foch, Pétain, Neville, Bullard...

Francia, como la segunda potencia mundial imperial de la época del colonialismo, intentó preservar su Imperio y como cualquier otra potencia europea importante, como el Imperio Británico y el Reich Alemán, pudo haber dado el pistoletazo inicial.  

Ya es una norma de este blog recordar que aunque muchos hechos son mera ficción (ciertos planes existieron pero nunca llegaron a cristalizarse), los temas de historia alternativa seguirán siendo apetecidos por novelistas e incluso por destacados historiadores que la utilizan con cierta frecuencia para demostrar ciertas hipótesis.  

La siguiente historia alternativa, al mejor estilo de nuestro ya conocido Nick Ottens, "What If France Had Started World War II?", es un auténtico deleite de un hipotético escenario, un gran argumento para el género literario de la novela de historia alternativa, además, como está implícito,  también se recuerda episodios de hechos históricos auténticos.

  

***

Es difícil imaginar a Francia comenzando la Segunda Guerra Mundial. Toda su estrategia militar, incluida la construcción de la formidable Línea Maginot, se basó en librar una guerra defensiva. Las únicas personas que alguna vez imaginaron a la Francia de los años 30 como el agresor fueron los propagandistas nazis, y dudo que incluso ellos creyeran lo que escribieron.

 

Para hacer que el escenario sea remotamente plausible probablemente debamos comenzar por cambiar el resultado de la Primera Guerra Mundial. Una paz más indulgente que hubiera permitido a Alemania mantener sus logros en el oeste, incluida Alsacia-Lorena y tal vez Bélgica, podría haber dado al mundo una Francia revanchista en la década de 1920, que a su vez podría haber dado paso a una Francia similar a la República de Weimar en la década de 1930 con la extrema izquierda y la extrema derecha compitiendo por el poder. Cualquiera podría estar motivado para iniciar una guerra.

Pero tal Francia no estaría aliada de Gran Bretaña, y tal guerra no involucraría a los Estados Unidos. Es casi seguro que el resultado sería la derrota francesa.


La Primera Guerra Mundial termina de manera diferente


Mapa ficticio de Prusia en 1924 (1Blomma)

Estados Unidos nunca se une a la Primera Guerra Mundial. Las potencias centrales firman una paz separada con la joven Unión Soviética en Brest-Litovsk, liberando cincuenta divisiones alemanas para el frente occidental, que resultaron decisivas en la ofensiva de primavera de 1918. A principios del verano, los soldados alemanes han llegado a las orillas del río Mosa. Gran Bretaña y Francia piden la paz.


Adolf Friedrich de Mecklenburg


En el este, el territorio de la antigua Polonia se suma a Prusia, el estado alemán más poderoso. El Ducado Unido del Báltico, que surgió independientemente de la Guerra Civil Rusa, es admitido en el Imperio Alemán bajo el gobierno del Duque Adolf Friedrich de Mecklenburg. Finlandia, Lituania y Ucrania se convierten en estados independientes con gobiernos pro-alemanes.

Los imperios austrohúngaro y otomano todavía colapsan. Se crean Checoslovaquia y Yugoslavia. Hungría pierde territorio, pero no tanto como en el Tratado de Trianon.

En el oeste, las antiguas tierras belgas y francesas al este del Mosa se anexan a Prusia como provincia de las Ardenas. En una reversión de la ocupación belga-francesa del Ruhr en el mundo real de 1923-1925, Flandes sigue siendo nominalmente independiente pero bajo ocupación alemana. La elección de un gobierno anti-alemán en 1924 lleva a Berlín también a anexar formalmente Flandes.


Los años 20


Georges Clemenceau - Ferdinand Foch - Raymond Poincaré


Francia se había aliado con Rusia en los años previos a la Primera Guerra Mundial en un intento por contener el poder terrestre alemán. La caída del zar y la renuencia de la Unión Soviética a entablar alianzas con las potencias capitalistas obliga a París a mirar hacia otro lado. Han surgido nuevas repúblicas en el espacio del antiguo Imperio Austro-Húngaro y el rey de Rumania, Fernando I, teme la venganza alemana por traicionar a su familia, los Hohenzollern. (Se alió con Occidente en la Primera Guerra Mundial) En 1920, Checoslovaquia, Francia, Rumania y Yugoslavia forman la Pequeña Entente.

La política francesa de estos años veinte está dominada por Georges Clemenceau, Ferdinand Foch y Raymond Poincaré; tres hombres que en el mundo real abogaron por una paz punitiva en los poderes centrales y la separación de Renania de Alemania. El Cartel des gauches nunca llega al poder. O si lo hacen, el tremendamente popular Foch, que comandó el ejército francés en la Primera Guerra Mundial, podría tener éxito donde Wolfgang Kapp y Erich Ludendorff fracasaron en Alemania.


Los años 30

Una Francia revanchista es una cosa; ponerlo en el camino de la guerra es otra.

La historia nos proporciona un detonante: la Gran Depresión. Sin reparaciones de guerra de Alemania y sin ingresos de la región industrial de Alsacia-Lorena, Francia entra en la década de 1930 más pobre y con más probabilidades de caer en manos de los extremistas.


Cartel de propaganda de la derecha francesa de 1930 que retrata a los líderes del Frente Popular de izquierda como títeres de Moscú (Biblioteca Digital Gallica)


Como en nuestro mundo, el aumento del desempleo alimenta el apoyo a la extrema izquierda y la extrema derecha. Benito Mussolini asume el mando en Italia. Carol II establece una dictadura real en Rumania. La amenaza de una toma de poder comunista en Alemania convence al establecimiento conservador prusiano de hacer un trato con los socialdemócratas, que forman una coalición con el Partido del Centro y el Partido Popular Nacional Alemán. (En el mundo real, el centro-derecha alemán rechazó imprudentemente una coalición con los socialdemócratas y llevó a Adolf Hitler al poder).

Las ligas de extrema derecha en Francia, dirigidas por François de La Rocque (el Jean-Marie Le Pen de su tiempo) se amotinan en París el 6 de febrero de 1934. Los comunistas respaldados por los soviéticos, encabezados por Léon Blum, ganan las elecciones de 1936. Cualquiera podría darnos un camino hacia una Francia agresiva.


La opción comunista


Léon Blum


En realidad, Blum compartió el poder con el centro-izquierda y aprobó reformas económicas pragmáticas, incluida la legalización de las huelgas y la introducción de una semana laboral de 40 horas. Eso ayudó a aliviar lo peor de la Depresión. Blum proscribió a los grupos fascistas, que intentaron asesinarlo, y evitó intervenir del lado de la República en España por temor a importar la Guerra Civil de ese país a Francia.

¿Qué hubiese pasado si, incitado por Moscú, Blum decidiría apoyar a la República española, que se regía por una alianza de centro-izquierda y extrema izquierda?

Sin Hitler, Francisco Franco no habría recibido armas de Alemania. Cualquier apoyo que pueda brindar Mussolini será insuficiente. Cuando finaliza la Guerra Civil española en 1939, es la República la que prevalece.

Consternado por la "traición" de los socialdemócratas en Alemania, que han llegado al gobierno con los conservadores en lugar de los comunistas, y envalentonado por su éxito en España, el gobierno comunista francés - Blum podría necesitar ser reemplazado por un intransigente en este punto - intenta una repetición en Alemania con la bendición de la Unión Soviética.


Tanques franceses en construcción en Issy-les-Moulineaux
 en 1935 (Delcampe)


Es contraproducente. Su apoyo a los comunistas alemanes enciende una insurgencia de bajo nivel que debilita el apoyo electoral a todos los partidos de izquierda y fortalece a la derecha. Para 1940, sin esperanzas de incitar a la revolución en Alemania en las urnas, Francia, España y la Unión Soviética invaden.

Si la República Soviética de Hungría sobrevivía, podría unirse a los agresores. Si Miklós Horthy gobierna el país, es más probable que se mantenga neutral, dado que está rodeado de aliados franceses.

Una invasión de dos frentes es ayudada por quintos columnistas en Alemania. Sin aliados, Alemania no tiene ninguna posibilidad. Aunque sus fuerzas armadas están numéricamente a la par con las de los comunistas, están en deuda con las tácticas de principios del siglo XX y dirigidas por muchos de los mismos hombres que ganaron la última guerra. La muerte de Wilhelm II, el emperador de 82 años, apenas unos días después de la guerra socava la moral alemana. El ejército imperial alemán se derrumba en seis semanas. Los historiadores cavilarán durante décadas sobre esta "extraña derrota".

La Unión Soviética anexa el Ducado del Báltico, Finlandia, Lituania y Ucrania, y ocupa la mitad oriental de Alemania. Checoslovaquia, Rumania y Yugoslavia conservan su independencia, aunque se sentirán presionados para adoptar el comunismo. También lo harán Austria y Hungría.


Caricatura de 1947 que muestra al líder soviético Joseph Stalin asumiendo el control de Europa del Este (Stephen Illingsworth)


El resultado podría ser un gobierno comunista desde el Atlántico hasta el Pacífico, dando paso al mundo de Nineteen Eighty-Four (1949) de George Orwell, en el que toda Eurasia será gobernada desde Moscú y Gran Bretaña es el último puesto de avanzada de una Oceanía dirigida por Estados Unidos en Europa. 

O, si se siente más optimista, la influencia moderadora de los comunistas franceses podría prevenir el totalitarismo en Europa y una federación de repúblicas populares europeas aliadas con los soviéticos voluntariamente.


La opción nacionalista


François de La Rocque


Una forma de llevar a la extrema derecha al poder en Francia es hacer que los disturbios de 1934 precipiten un golpe. Alexander Rooksmoore ha explorado ese escenario en Changing the Times.

Otra es que el Partido Social Francés de La Rocque gane las elecciones de 1936, que prefiero, ya que reflejaría el ascenso democrático de Hitler al poder en Alemania.

Franco todavía pierde la Guerra Civil, excepto que esta vez la República es apoyada por los gobiernos socialistas de Gran Bretaña y Alemania que actúan bajo la autoridad de la Liga de Naciones. Los socialdemócratas y la izquierda republicana gobiernan la España de posguerra. Los comunistas, que no pudieron convencer a Stalin de que intercediera en su nombre, se convirtieron en una fuerza marginal.

La Rocque busca inspiración en la Italia de Mussolini, que se ha recuperado mucho más rápido que Francia de la Depresión. El primer ministro laborista británico, Ramsay MacDonald, teme que el revanchismo de La Rocque provoque otra guerra en Europa y forme una nueva Triple Entente con Alemania y España.

Esto acerca a La Rocque y Mussolini. Hungría, gobernada por Horthy; Rumania, gobernada por Carol II; y Yugoslavia, bajo la regencia del príncipe Pablo, se unen a Francia e Italia en un “Eje” del sur de Europa que suplanta a la Pequeña Entente. Checoslovaquia democrática se niega a unirse a este club de hombres fuertes, pero mantiene su tratado separado con Francia. Rusia, convulsionada por las purgas de Stalin, observa desde el margen cómo Europa marcha una vez más hacia la guerra.


                                       Benito Mussolini - Miklós Horthy                                      Carol II de Rumania - Pablo de Yugoslavia


La Rocque se propone desmantelar gradualmente las victorias de la Gran Guerra de Alemania. Convence a la Sociedad de Naciones de organizar un plebiscito en Bélgica que, como era de esperar, conduce a la restauración de su independencia.

Cuando exige un referéndum similar en Alsacia-Lorena en 1938, se convoca en Estrasburgo una conferencia de cuatro poderes, Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia. Mussolini se pone del lado de La Rocque. Neville Chamberlain, sucesor de MacDonald, cede. Hermann Müller, el canciller alemán, está aislado. Lo que pasará a la historia alemana como la traición de Estrasburgo conduce a la restauración de Alsacia-Lorena a Francia.

La Rocque promete no hacer más demandas territoriales en Europa, pero al año siguiente agita por la "liberación" del Sarre, argumentando que, dada la herencia franca y carolingia de la región, se encuentra dentro de las fronteras naturales de Francia .

La transferencia del Sarre, rico en carbón, también contribuiría de alguna manera a la recuperación económica de Francia.


Soldados franceses miran hacia abajo desde la fortaleza Ehrenbreitstein en la ciudad alemana de Koblenz durante la ocupación de Renania, 1929 (Bundesarchiv)


Esta vez, Gran Bretaña, actuando nuevamente dentro de la Liga de Naciones, traza una línea en la arena. Promete declarar la guerra a su antiguo aliado si Francia intenta tomar el Sarre por la fuerza. La Rocque no se impresiona. Espera que Chamberlain ceda, como lo hizo en Estrasburgo.

El 1 de septiembre de 1939, alegando responder a un ataque alemán contra una estación de radio francesa en Alsacia-Lorena, La Rocque ordena a sus tropas que crucen la frontera. Gran Bretaña y España, honrando su compromiso con Alemania bajo la Triple Entente, declaran la guerra a Francia. Checoslovaquia y el Eje, en honor a su alianza con Francia, declaran la guerra a la Entente. Por segunda vez en veinte años, casi toda Europa está en guerra.


Planes de guerra


El general francés Pierre Héring inspecciona tropas en Alençon en septiembre de 1937 (Narodowe Archiwum Cyfrowe)


Francia y Alemania de entreguerras esperaban que la próxima guerra se librara en Bélgica o a través de ella.

La estrategia francesa inicial, llamada Plan Dyle o Plan D, requería una defensa en el río Dyle al este de Bruselas. El principal comandante militar de Francia, Maurice Gamelin, revisó el plan en el invierno de 1939-40 para pedir un avance hacia los Países Bajos, donde los ejércitos franceses mejor entrenados se unirían con los holandeses para proteger la ruta de suministro de Gran Bretaña a Amberes y poder atacar la ofensiva alemana en la retaguardia.

Más al sur, Francia había construido la Línea Maginot para resistir un asalto alemán directo en su frontera.


Maurice Gamelin - Franz Halder


La estrategia ofensiva de Alemania, Case Yellow, evolucionó con el tiempo, pero todas las versiones propusieron un empuje por el centro de Bélgica, donde se habrían encontrado con los franceses en el Dyle.

Cuando un oficial que portaba el plan fue capturado en Malinas el 10 de enero de 1940, el general Franz Halder, jefe de estado mayor del Alto Mando del Ejército, adoptó un enfoque diferente. La invasión de los Países Bajos y el centro de Bélgica serviría de señuelo para atraer al norte británico y francés, mientras que las mejores tropas alemanas atravesarían las Ardenas. Los franceses habían descartado una invasión a través del denso bosque como inviable y dejaron su frontera allí ligeramente defendida. Cuando reconocieron su error, la mayor parte de las fuerzas aliadas habían sido aisladas en el norte de Francia.

Gamelin apostó y perdió, pero es improbable que en un mundo diferente hubiera tomado la arriesgada decisión de enviar sus propias tropas a través de las Ardenas, donde podrían haberse empantanado fácilmente.


Guerra en el oeste

Lo más probable es que Gamelin hubiera conducido al ejército francés hacia el Dyle y luego hubiera marchado hacia el este en la frontera con Alemania. Allí conocerían la respuesta de Alemania a la Línea Maginot: la Línea Siegfried. Compuesto por grandes búnkeres, pastilleros más pequeños y obstáculos antitanque conocidos como dientes de dragón, se extendía desde donde el Rin entra en los Países Bajos en el norte hasta la frontera con Suiza en el sur.

En el mundo real, la Línea Siegfried fue construida por los nazis en la década de 1930 y no estaba lista para detener a un invasor en 1940. Si asumimos que la construcción comenzó antes, podría haber planteado un obstáculo más formidable.


Mapa de la región fronteriza franco-alemana, de The Illustrated London News (30 de septiembre de 1939); y, Mapa de la frontera de Francia- Alemania


No habría habido forma de evitarlo. Moverse demasiado al norte hacia los Países Bajos dejaría al ejército francés vulnerable a quedar atrapado en una pinza alemana. Los holandeses y los alemanes tendrían tiempo suficiente para preparar una defensa en el Rin.

Es mejor intentar un ataque de dos frentes, con la mayor parte de las fuerzas francesas moviéndose al este de Bruselas, a través del Limburgo holandés, hacia el corazón industrial de Alemania, el Ruhr, y un ataque secundario en el sur, inspirado en la Ofensiva Saar de 1939 del mundo real.

El primero aún puede estancarse. El segundo, si la historia es un indicio, debería tener más éxito y lograr el objetivo declarado de Francia para comenzar la guerra: conquistar el Sarre.


Mapa de la ofensiva del Sarre de Francia


Si ambos ataques salen bien y los franceses rompen la Línea Siegfried, que puede estar ligeramente defendida si los alemanes han desplegado la mitad de sus fuerzas armadas en el este para luchar contra los aliados de Francia, el ejército alemán podría retirarse en busca de seguridad detrás del Rin.

Los franceses harían bien en detener su ofensiva allí. El próximo gran río al este es el Weser, 250 kilómetros tierra adentro. Se podría persuadir a una Alemania debilitada de que entregara las tierras al oeste del Rin en una conferencia de paz; si Francia intentaba conquistar toda Westfalia y partes de Hannover, obligaría a Alemania a luchar a muerte.


Guerra en el este


Mapa de Checoslovaquia, de la revista Life (8 de noviembre de 1937)


La guerra no le va bien a Francia en otros lugares. Las tropas británicas llegan a través de los puertos de Bremen, Rotterdam y Wilhelmshaven para reforzar a los alemanes en el Rin. Austria y Suiza neutrales se interponen en el camino de los refuerzos de los aliados de Francia en el sur y el este, que tienen sus propios problemas. Las fuerzas checoslovacas y húngaras luchan contra los alemanes hasta un punto muerto en Bohemia. Las tropas rumanas no pueden bloquear una ofensiva alemana desde Silesia hacia Eslovaquia que podría atrapar al ejército checoslovaco-húngaro en un movimiento de pinza.


Soldados checoslovacos, alrededor de 1935-38 (Fuerzas Armadas de Checoslovaquia - Tanques Ariete italianos en el norte de África, 10 de junio de 1942 (Wikimedia Commons)


Los españoles invaden la Argelia francesa desde Marruecos. Las tropas italianas, estacionadas en Túnez, son de poca ayuda. El ejército italiano del desierto, sin la experiencia de Abisinia, no es apto para la batalla. El rey Victor Emmanuel III, prometido el regreso de la patria ancestral de su familia, Savoya, es persuadido por los aliados occidentales para deponer a Mussolini y cambiar de bando en la guerra. A Horthy se le promete el regreso de algunos de los territorios de Hungría anteriores a la Primera Guerra Mundial para romper con Francia.


Ocupación


Mapa ficticio de las zonas ocupadas de Francia por los aliados  de Martin23230) - Mapa real de 1945 de áreas de ocupación aliada en Alemania (Atlanta)


Si Francia es derrotada, el resultado podría ser algo como este mapa de "Martin23230", modelado deliberadamente en un mapa inglés-alemán de 1945 de las cuatro zonas de ocupación aliada en Alemania. Los británicos, alemanes, italianos y españoles ocupan la Francia metropolitana. París, como Berlín durante la Guerra Fría, se divide en cuatro sectores. Los belgas ocupan Nord-Pas-de-Calais en el norte y los suizos, por alguna razón, Franche-Comté en el este.


Mapa de una partición ficticia de Bohemia (Marcos Ceia)


Checoslovaquia podría reducirse a un estado checo en Moravia, mientras que las regiones fronterizas de los Sudetes, pobladas por alemanes, están separadas por la Sociedad de Naciones para convertirse en Bohemia independiente. Hungría recibe Eslovaquia como compensación por cambiar de bando en la guerra.

El mapa de arriba, de Marcos Ceia, está modelado deliberadamente de un famoso mapa de 1956 del Plan de Partición de las Naciones Unidas para Palestina de 1947.

Nick Ottens

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny