Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta CIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CIA. Mostrar todas las entradas

19 diciembre 2022

Tráfico de drogas: ¿Libertad de expresión en los Estados Unidos?



Un homenaje al periodista Gary Webb


El 10 de diciembre de 2004 el periodista estadounidense Gary Webb fue encontrado muerto en su casa, en Sacramento - California. Causa de la muerte: aparente suicidio. Webb murió de una herida de bala en la cabeza, "herida de bala autoinfligida en la cabeza hace dos días", reportó la oficina del forense del condado de Sacramento. Trabajadores de una empresa de mudanzas llamaron a las autoridades al encontrar una nota en la puerta de la casa del periodista, decía: "Por favor, no entre. Llame al 911 y pida una ambulancia”.


Gary Webb, realizó sonados reportajes sobre la CIA y el tráfico de drogas en 1996  publicados en el San Jose Mercury News, Webb demostró que la CIA vendía la cocaína de los traficantes sudamericanos en suelo estadounidense (Los Ángeles-California) y que los réditos obtenidos servían para financiar a la Contra Nicaragüense, allá por los años de 1980. 

Kurt Nimmo (investigador) apuntó a George Bush padre como responsable del suicidio de Gary Webb, y fue tajante en afirmar que otros biógrafos de Bush: Mark Lombardi, J.H. Hatfield, Danny Casalaro (al que se une Gary Webb), se “suicidaron”. "¿Cuáles son las probabilidades de que todas estas personas realmente se suiciden?", reflexionaba, "ahora que Bush tiene su “mandato”, probablemente veremos a otros críticos caer víctimas de accidentes y suicidios". "Asesinato político en Estados Unidos: ¿la CIA mató a Gary Webb?", es el título del artículo de Nimmo en diciembre de 2004, lanzando un dardo mortal: "Las familias criminales suelen tratar con dureza a sus enemigos, al igual que la CIA". (cita reproducida en Investigación Global, 10 diciembre 2022)

Gary Webb, el reportero del San Jose Mercury News obtuvo el Premio Pulitzer en 1990 por su cobertura del terremoto de Loma Prieta. En 1996, estremeció Estados Unidos al demostrar, con pruebas, la participación directa de la CIA en el narcotráfico a través de operaciones encubiertas y la consecuente negación oficial sobre las conexiones entre la CIA y los narcotraficantes. Agentes del DEA habían informado al respecto (participación directa de la CIA en el tráfico de  drogas desde Honduras y El Salvador en la década de 1980), los grandes jefes guardaron silencio. La serie de reportajes se denominaron "Dark Alliance". 

No suele mencionarse la reivindicación del nombre de Gary Webb por parte de los dos informes del Inspector General de la CIA  (1997-1998) y las investigaciones del Congreso. (el crack devastó Los Ángeles en la década de 1980). Medios como L.A. Times (Los Ángeles) intentaron acabar con la memoria y legado de Webb.


En 1998, apareció en libro la investigación de Gary Webb: "Dark Alliance". Y, en 2014 se estrenó la película "Kill the Messenger".


Podríamos explayarnos con esta historia de la relación drogas - CIA - Contras - Irangate - Pablo Escobar, Manuel Noriega, etc., pero son temas que lo hemos analizado anteriormente en este blog.  Por favor, si tiene interés en ello, revise los links de enlaces al final, el tema de hoy se centra en Gary Webb, sus reportajes y supuesto suicidio.

 Tito Andino


*****

La Contra - Tráfico de cocaína: la deuda de Estados Unidos con el periodista Gary Webb. 

 

Gary Webb en 1997, murió en 2004 (presunto suicidio) Foto: Randy Pench

por Robert Parry +

Consortium News

Título original en inglés:  

"The Contra-Cocaine Drug Trade: America’s Debt to Journalist Gary Webb"


El reportero de investigación Robert Parry, fotografía sin fecha. Su trabajo sobre el escándalo Irán-contra de la década de 1980 le valió el premio George Polk. Foto: Diane Duston,  AP.


Robert Parry, fallecido periodista (publicó este artículo por primera vez el 13 de diciembre de 2004 en Consortium NewsEl Consorcio para el Periodismo Independiente). Robert Parry trabajó para de Associated Press (AP) ganó el Premio George Polk por reportaje nacional en 1984, revelando que la CIA proporcionó un manual de asesinato a los Contras nicaragüenses que buscaban derrocar al gobierno Sandinista. Con el mismo reportaje, fue finalista del Premio Pulitzer de 1985 (participación del teniente coronel Oliver L. North, subdirector del Consejo de Seguridad Nacional, en la operación encubierta para apoyar a los Contras con ganancias de la venta clandestina de armas a Irán). Robert Parry publicó muchas de las historias de Irán-Contra en la década de 1980 para Associated Press y Newsweek. Sus libros, "Secrecy & Privilege: Rise of the Bush Dynasty from Watergate to Iraq" y "Lost History: Contras, Cocaine, the Press & 'Project Truth' " (1999).

 

En 1996, el periodista Gary Webb escribió una serie de artículos que forzaron una investigación largamente esperada de un capítulo muy oscuro de la reciente política exterior estadounidense: La protección de la administración Reagan-Bush a los traficantes de cocaína que operaban bajo la tapadera de la guerra de los contras nicaragüenses en 1980.

Por su valiente reportaje en el San Jose Mercury News, Webb pagó un alto precio. Fue atacado por colegas periodistas del New York Times, el Washington Post, Los Angeles Times, American Journalism Review e incluso la revista Nation. Bajo esta presión de los medios, su editor Jerry Ceppos vendió la historia y degradó a Webb, lo que provocó que renunciara a Mercury News. Incluso el matrimonio de Webb se rompió.


El presidente Ronald Reagan (1981-1989) inició y autorizó la guerra de los Contras que duró 8 años y fue su principal defensor público, refiriéndose cariñosamente a los Contras como “luchadores por la libertad”. (Foto y cita tomada del artículo "Crimen Estadounidense Caso #29: Guerra Contra el Terror en Nicaragua 1979-1989", sitio web "Revolution".


El viernes 10 de diciembre (2004), Gary Webb, de 49 años, murió de un aparente suicidio, una herida de bala en la cabeza. Cualesquiera que sean los detalles de la muerte de Webb, la historia estadounidense tiene una gran deuda con él.

Aunque denigrado por gran parte de los medios de comunicación nacionales, la serie contra la cocaína de Webb provocó investigaciones internas por parte de la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Justicia, investigaciones que confirmaron que decenas de unidades Contra e individuos con conexiones con la Contra estaban implicados en el tráfico de drogas. Las investigaciones también mostraron que la administración Reagan-Bush frustró las investigaciones de esos crímenes por razones geopolíticas.

Medios fallidos

Sin querer, Webb también expuso la cobardía y el comportamiento poco profesional que se habían convertido en las nuevas marcas registradas de los principales medios de comunicación estadounidenses a mediados de la década de 1990. Los grandes medios de comunicación siempre estaban tras la pista de algún escándalo excitante —el caso de O.J. Simpson o el escándalo de Monica Lewinsky—, pero los principales medios ya no podían lidiar con los graves crímenes de Estado.

Incluso después de que el inspector general de la CIA publicara sus hallazgos en 1998, los principales periódicos no pudieron reunir el talento ni el coraje para explicar esas extraordinarias admisiones del gobierno al pueblo estadounidense. Los grandes periódicos tampoco se disculparon por su trato injusto hacia Gary Webb. Presagiando la incompetencia de los medios de comunicación que no lograron desafiar el caso de George W. Bush a favor de la guerra con Irak cinco años después, las principales organizaciones de noticias efectivamente ocultaron la confesión de la CIA al pueblo estadounidense.

El New York Times y el Washington Post nunca superaron el “resumen ejecutivo” de la CIA, que trató de darle el mejor giro a los hallazgos del inspector general Frederick Hitz. Los Angeles Times ni siquiera escribió una historia después de que se publicó el volumen final del informe de la CIA, aunque la historia inicial de Webb se había centrado en envíos de cocaína de la Contra conectados al centro-sur de Los Ángeles.

El encubrimiento de Los Angeles Times ahora ha continuado después de la muerte de Webb. En un duro obituario sobre Webb, el reportero del Times, que me llamó para entrevistarme, ignoró mis comentarios sobre la deuda que la nación tenía con Webb y la importancia de los hallazgos del inspector general de la CIA. En lugar de usar la muerte de Webb como una oportunidad para finalmente aclarar la historia, el Times actuó como si nunca hubiera habido una investigación oficial que confirmara muchas de las acusaciones de Webb. (Los Ángeles Times, 12 de diciembre de 2004).




Al mantener el encubrimiento de la cocaína Contra, incluso después de que la CIA admitió los hechos, los grandes periódicos parecían haber entendido que podían evitar cualquier consecuencia por su comportamiento atroz en la década de 1990 o por su negligencia hacia el tema contra la cocaína cuando apareció por primera vez en la década de 1980. Después de todo, los medios de comunicación conservadores, el principal competidor de la prensa convencional, no van a exigir que se vuelvan a examinar los crímenes de los años de Reagan y Bush.

Eso significa que solo unos pocos medios de comunicación menores, como nuestro propio Consortiumnews.com, revisarán los hechos ahora, al igual que solo unos pocos de nosotros abordamos la importancia de las admisiones del gobierno a fines de la década de 1990. Compilé y expliqué los hallazgos de las investigaciones de la CIA/Justicia en mi libro de 1999, "Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth”.


"Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth", Robert Parry, 1999.

Caso Contra-Cocaína

Lost History, que tomó su nombre de una serie en este sitio web, también describe cómo la historia Contra - cocaína llegó al público por primera vez en una historia que Brian Barger y yo escribimos para Associated Press en diciembre de 1985. Aunque los grandes periódicos se burlaron con despreció de nuestro descubrimiento, el Senador John Kerry siguió nuestra historia con su propia investigación innovadora. Por sus esfuerzos, Kerry también se encontró con el ridículo de los medios. Newsweek calificó al senador de Massachusetts como un “aficionado a las conspiraciones lujuriosas”. 

Entonces, cuando Gary Webb revivió el tema de la Contra-cocaína en agosto de 1996 con una serie de tres partes de 20.000 palabras titulada "Dark Alliance", los editores de los principales periódicos ya tenían un poderoso interés propio para abofetear una historia que habían menospreciado por la década pasada.

El desafío a sus juicios anteriores fue doblemente doloroso porque el sofisticado sitio web del Mercury-News aseguró que la serie de Webb causara un gran revuelo en Internet, que estaba emergiendo como una amenaza para los medios de comunicación tradicionales. Además, la comunidad afroamericana estaba furiosa ante la posibilidad de que las políticas del gobierno de EE. UU. hubieran contribuido a la epidemia de crack y cocaína.

En otras palabras, los editores masculinos, en su mayoría blancos, de los principales periódicos vieron su preeminencia cuestionadas al juzgar las noticias por un periódico regional advenedizo, por Internet y ciudadanos estadounidenses comunes que también eran negros. Entonces, aunque la CIA estaba preparada para llevar a cabo una investigación relativamente exhaustiva y honesta, los principales periódicos parecían más ansiosos por proteger su reputación y su territorio.

Sin duda, la serie de Webb tuvo sus limitaciones. Rastreó principalmente una red de Contra-traficantes de cocaína en la costa oeste desde principios hasta mediados de la década de 1980. Webb relacionó esa cocaína con una red de producción de “crack” temprana que abastecía a las pandillas callejeras de Los Ángeles, los Crips y los Bloods, lo que llevó a la conclusión de Webb de que la Contra-cocaína alimentó la epidemia de crack que devastó Los Ángeles y otras ciudades de EE. UU.


Gary Webb, fotografía de Foto Scott J. Ferrell (Congressional Quarterly Getty Images)

Contraataque

Cuando los líderes negros comenzaron a exigir una investigación completa de estos cargos, los medios de Washington se unieron al establecimiento político para dar vueltas a los vagones. Le tocó al Washington Times derechista del reverendo Sun Myung Moon comenzar el contraataque contra la serie de Webb. The Washington Times recurrió a algunos ex funcionarios de la CIA, que participaron en la guerra de los Contras, para refutar los cargos de drogas.

Pero, en un patrón que se repetiría en otros temas en los años siguientes, el Washington Post y otros periódicos principales rápidamente se alinearon detrás de los medios de comunicación conservadores. El 4 de octubre de 1996, el Washington Post publicó un artículo de primera plana derribando la historia de Webb.

El enfoque del Post fue doble: primero, presentó las acusaciones contra la cocaína como noticias viejas —“incluso el personal de la CIA testificó ante el Congreso que sabían que esas operaciones encubiertas involucraban a traficantes de drogas”, informó el Post— y segundo, el Post minimizó la importancia de el único canal de contrabando que Webb había destacado, que no había “jugado un papel importante en el surgimiento del crack”. Un artículo de la barra lateral del Post descartó a los afroamericanos como propensos a los "temor de conspiración".

Pronto, el New York Times y Los Angeles Times se sumaron a la acumulación de Gary Webb. Los grandes periódicos dieron gran importancia a las revisiones internas de la CIA en 1987 y 1988 que supuestamente absolvieron a la agencia de espionaje de cualquier papel en el contrabando de cocaína.

Pero el encubrimiento de una década de la CIA comenzó a resquebrajarse el 24 de octubre de 1996, cuando el inspector general Hitz de la CIA admitió ante el Comité de Inteligencia del Senado que la primera investigación de la CIA había durado solo 12 días, la segunda solo tres días. Prometió una revisión más exhaustiva.

Burlándose de Webb

Mientras tanto, sin embargo, Gary Webb se convirtió en el blanco de las burlas de los medios. El influyente crítico de medios del Post, Howard Kurtz, se burló de Webb por decir en una propuesta de libro que exploraría la posibilidad de que la guerra de los Contras fuera principalmente un negocio para sus participantes. (“Oliver Stone, revisa tu correo de voz”, se rió Kurtz. Washington Post, 28 de octubre de 1996)

Sin embargo, la sospecha de Webb no era infundada. De hecho, el emisario del asistente de la Casa Blanca, Oliver North, Rob Owen, había señalado lo mismo una década antes, en un mensaje del 17 de marzo de 1986 sobre el liderazgo de la Contra. “Pocos de los llamados líderes del movimiento... realmente se preocupan por los muchachos en el campo”, escribió Owen: “ESTA GUERRA SE HA CONVERTIDO EN UN NEGOCIO PARA MUCHOS DE ELLOS”. (Mayúsculas en el original).


El Teniente Coronel Oliver North, En julio de 1987 tuvo que testificar ante un comité de investigación del Congreso de los Estados Unidos, en el interrogatorio admitió haber mentido al Congreso. Defendió sus acciones diciendo que creía poder ayudar a la Contra nicaragüense, a quienes veía como luchadores por la libertad, y que pensaba que la operación ilegal era una "buena idea".


Sin embargo, la picota de Gary Webb estaba en serio. El ridículo también tuvo un efecto predecible en los ejecutivos de Mercury-News. A principios de 1997, el editor ejecutivo Jerry Ceppos estaba en retirada.

El 11 de mayo de 1997, Ceppos publicó una columna de primera plana que decía que la serie "no cumplió con mis estándares". Criticó las historias porque "implicaban fuertemente el conocimiento de la CIA" de las conexiones de los Contras con los traficantes de drogas estadounidenses que fabricaban crack-cocaína. “No teníamos pruebas de que altos funcionarios de la CIA supieran de la relación”.

Los grandes periódicos celebraron la retirada de Ceppos como una reivindicación de su propio rechazo a las historias contra la cocaína. Luego, Ceppos desconectó la continua investigación contra la cocaína del Mercury-News y reasignó a Webb a una pequeña oficina en Cupertino, California, lejos de su familia. Webb renunció al periódico en desgracia.

Por socavar a Webb y a los otros reporteros que trabajaban en la investigación de los Contras, Ceppos fue elogiado por la American Journalism Review y recibió el premio nacional de ética en el periodismo de 1997 de la Sociedad de Periodistas Profesionales. Mientras Ceppos ganaba elogios, Webb vio colapsar su carrera y romper su matrimonio.

Avance de sondas

Aun así, Gary Webb había puesto en marcha investigaciones internas del gobierno que sacarían a la superficie hechos largamente ocultos sobre cómo la administración Reagan-Bush había llevado a cabo la guerra de los Contras. La línea defensiva de la CIA contra las acusaciones contra la cocaína comenzó a romperse cuando la agencia de espionaje publicó el Volumen Uno de los hallazgos de Hitz, el 29 de enero de 1998.

A pesar de un comunicado de prensa en gran parte exculpatorio, el Volumen Uno de Hitz admitió que muchas de las acusaciones de Webb no solo eran ciertas, sino que en realidad subestimó la gravedad de los delitos contra las drogas y el conocimiento de la CIA. Hitz reconoció que los contrabandistas de cocaína desempeñaron un papel inicial significativo en el movimiento contrarrevolucionario nicaragüense y que la CIA intervino para bloquear una investigación federal de 1984 que amenazaba la imagen sobre una red de narcotraficantes con sede en San Francisco con presuntos vínculos con los contrarrevolucionarios. (consulte Lost History: Contras, Cocaine, the Press & “Project Truth” de Robert Parry)

El 7 de mayo de 1998, otra revelación de la investigación del gobierno sacudió las debilitadas defensas de la CIA. La representante Maxine Waters, demócrata de California, introdujo en el Registro del Congreso una carta de entendimiento del 11 de febrero de 1982 entre la CIA y el Departamento de Justicia. La carta, que había sido solicitada por el director de la CIA, William Casey, liberó a la CIA de los requisitos legales de que debe informar el contrabando de drogas por parte de los activos de la CIA, una disposición que cubría tanto a los contras nicaragüenses como a los rebeldes afganos que luchaban contra un régimen apoyado por los soviéticos en Afganistán. 


Jefes de la CONTRA-Nicaragüense, izquierda Adolfo Calero Portocarrero, hombre de negocios y político. En el medio Enrique Bermúdez Varela, un ex militar conocido como "Comandante 3-80" (un tipo despiadado). A la derecha, un comandante que usa un parche de las tropas aerotransportadas del US Army.


Informe de Justicia

Se abrió otra grieta en el muro defensivo cuando el Departamento de Justicia publicó un informe de su inspector general, Michael Bromwich. Dado el clima hostil que rodea la serie de Webb, el informe de Bromwich comenzó con críticas a Webb. Pero, al igual que el Volumen Uno de la CIA, el contenido reveló nuevos detalles sobre las irregularidades del gobierno.

Según la evidencia citada por el informe, la administración Reagan-Bush sabía casi desde el comienzo de la guerra de la Contra que los traficantes de cocaína permeaban la operación paramilitar. La administración tampoco hizo casi nada para exponer o detener las actividades delictivas. El informe reveló ejemplo tras ejemplo de pistas no seguidas, testigos corroborados menospreciados, investigaciones oficiales de las fuerzas del orden público saboteadas e incluso la CIA facilitando el trabajo de los narcotraficantes.

El informe Bromwich mostró que los contras y sus partidarios realizaron varias operaciones paralelas de contrabando de drogas, no solo la que está en el centro de la serie de Webb. El informe también encontró que la CIA compartió poca información sobre las drogas de los contras con las agencias policiales y en tres ocasiones interrumpió las investigaciones de tráfico de cocaína que amenazaban a los contras.

Aunque representa una operación antidrogas más extendida de lo que Webb había entendido, el informe de la Justicia también proporcionó una corroboración importante sobre un narcotraficante nicaragüense, Norwin Meneses, quien fue una figura clave en la serie de Webb. Bromwich citó a informantes del gobierno estadounidense que proporcionaron información detallada sobre la operación de Meneses y su ayuda financiera a los contras.

Por ejemplo, Renato Peña, un mensajero de dinero y drogas de Meneses, dijo que a principios de la década de 1980, la CIA permitió que los contras trajeran drogas a Estados Unidos, las vendieran y se quedaran con las ganancias. Peña, quien también fue el representante del norte de California para el ejército contrarrevolucionario FDN respaldado por la CIA, dijo que el narcotráfico fue impuesto a los contrarrevolucionarios debido a los niveles inadecuados de asistencia del gobierno estadounidense.

El informe de la Justicia también reveló ejemplos repetidos de la CIA y las embajadas de EE. UU. en América Central desalentando las investigaciones de la DEA, incluida una sobre presuntos envíos de Contra-cocaína que se movían a través del aeropuerto de El Salvador. En una conclusión discreta, el inspector general Bromwich escribió: “No tenemos ninguna duda de que la CIA y la embajada de EE. UU. no estaban ansiosas por que la DEA siguiera con su investigación en el aeropuerto”.



Volumen dos de la CIA

A pesar de las notables admisiones en el cuerpo de estos informes, los grandes periódicos no mostraron inclinación a leer más allá de los comunicados de prensa y los resúmenes ejecutivos. Para el otoño de 1998, el Washington Post estaba obsesionado con el escándalo sexual de Monica Lewinsky, lo que facilitó ignorar revelaciones aún más sorprendentes en el Volumen Dos de la CIA.

En el Volumen Dos, publicado el 8 de octubre de 1998, el Inspector General de la CIA Hitz identificó a más de 50 contras y entidades relacionadas con contras implicadas en el tráfico de drogas. También detalló cómo la administración Reagan-Bush había protegido estas operaciones de drogas y frustrado las investigaciones federales, que habían amenazado con exponer los crímenes a mediados de la década de 1980. Hitz incluso publicó evidencia de que el tráfico de drogas y el lavado de dinero se rastrearon hasta el Consejo de Seguridad Nacional de Reagan, donde Oliver North supervisó las operaciones de la Contra.

Hitz también reveló que la CIA colocó a un reconocido lavador de dinero de las drogas a cargo de los contras del Frente Sur en Costa Rica. Además, según la evidencia de Hitz, el segundo al mando de la contra en el Frente Norte de Honduras se habría fugado de una cárcel colombiana donde cumplía condena por narcotráfico.

En el volumen dos, la defensa de la CIA contra la serie de Webb se había reducido a una diminuta hoja de parra: que la CIA no conspiró con los contras para recaudar dinero a través del tráfico de cocaína. Pero Hitz dejó en claro que la guerra de los contras tenía prioridad sobre la aplicación de la ley y que la CIA ocultó evidencia de los crímenes de la Contra al Departamento de Justicia, al Congreso e incluso a la propia división analítica de la CIA.

Hitz encontró en los archivos de la CIA evidencia de que la agencia de espionaje sabía desde los primeros días de la guerra Contra que sus nuevos clientes estaban involucrados en el tráfico de cocaína. Según un cable de septiembre de 1981 a la sede de la CIA, uno de los primeros grupos de la Contra, conocido como ADREN, había decidido utilizar el narcotráfico como mecanismo de financiación. Dos miembros de ADREN hicieron la primera entrega de drogas a Miami en julio de 1981, informó el cable de la CIA.

Los líderes de ADREN incluían a Enrique Bermúdez, quien emergió como el máximo comandante militar de la Contra en la década de 1980. La serie de Webb había identificado a Bermúdez como quien dio luz verde a la recaudación de fondos del narcotraficante Meneses. El informe de Hitz agregó que la CIA tenía otro testigo nicaragüense que implicaron a Bermúdez en el narcotráfico en 1988.


Dos magistrales caricaturas del artista estadounidense Robert "Robbie" Conal, datan de 1988, Conal es conocido por sus representaciones grotescas y retorcidas de figuras políticas estadounidenses, suele distribuir su arte en carteles durante la noche usando su "ejército de carteles guerrilleros voluntarios" (cita de Wiki)


Prioridades

Además de rastrear la evidencia del narcotráfico a lo largo de la década de guerra de la Contra, el inspector general entrevistó a altos funcionarios de la CIA que reconocieron que estaban al tanto del problema de las drogas, pero que no querían que su exposición socavara la lucha de la organización para derrocar al  gobierno sandinista de izquierda.

Según Hitz, la CIA tenía “una prioridad primordial: derrocar al gobierno sandinista. … (Los oficiales de la CIA) estaban decididos a que las diversas dificultades que encontraron no impidieran la implementación efectiva del programa Contra”. Un oficial de campo de la CIA explicó: “El objetivo era hacer el trabajo, obtener el apoyo y ganar la guerra”.

Hitz también relató las quejas de los analistas de la CIA de que los oficiales de operaciones de la CIA que manejaban la guerra de la Contra ocultaron evidencia de la Contra en el tráfico de drogas incluso a la división analítica de la CIA. Debido a la evidencia oculta, los analistas de la CIA concluyeron incorrectamente a mediados de la década de 1980 que “solo un puñado de contras podría haber estado involucrado en el tráfico de drogas”. Esa evaluación falsa se transmitió al Congreso y a las principales organizaciones de noticias, lo que sirvió como base importante para denunciar a Gary Webb y su serie en 1996.


Aunque el informe de Hitz fue una extraordinaria admisión de culpabilidad institucional por parte de la CIA, pasó casi desapercibido para los grandes periódicos.


Dos días después de que se publicara el informe de Hitz en el sitio de Internet de la CIA, el New York Times publicó un breve artículo en el que continuaba ridiculizando el trabajo de Webb, aunque reconocía que el problema de las drogas de hecho podría haber sido peor de lo que se pensaba anteriormente. Varias semanas después, el Washington Post intervino con un artículo igualmente superficial. Los Angeles Times nunca publicó una historia sobre el lanzamiento del Volumen Dos de la CIA.

Consecuencias

Hasta el día de hoy, ningún editor o reportero que se haya perdido la historia contra las drogas ha sido castigado por su negligencia. De hecho, muchos de ellos ahora son altos ejecutivos en sus organizaciones de noticias. Por otro lado, la carrera de Gary Webb nunca se recuperó.

Sin embargo, a la muerte de Webb, cabe señalar que su gran regalo a la historia estadounidense fue que él, junto con ciudadanos afroamericanos enojados, obligaron al gobierno a admitir algunos de los peores crímenes jamás tolerados por cualquier administración estadounidense: la protección de las drogas, el contrabando a los Estados Unidos como parte de una guerra encubierta contra un país, Nicaragua, que no representaba una amenaza real para los estadounidenses.

La verdad fue fea. Ciertamente, las principales organizaciones de noticias habrían sido objeto de críticas si hubieran hecho su trabajo y presentado esta preocupante historia al pueblo estadounidense. Los defensores conservadores de Ronald Reagan y George H.W. Bush seguramente habrían aullado en señal de protesta.

Pero la verdadera tragedia del regalo histórico de Webb, y de su vida truncada, es que debido a la insensibilidad y la cobardía de los principales medios de comunicación, este oscuro capítulo de la era Reagan-Bush sigue siendo en gran parte desconocido para el pueblo estadounidense.


Robert Parry 

Consortium News

También reproducido por Global Research Canadá (dic/2022)


* Nota final adicionada por el editor del blog:

The New York Times, en su edición del 2 de octubre de 2014 publicó el artículo: "Resurrección de un reportero deshonrado" (Resurrecting a Disgraced Reporter, original en inglés). Afirma que Webb, en desgracia, fue expulsado del periodismo y se suicidó en 2004, aunque el NYT intenta rehabilitar el nombre del perseguido periodista, insiste en que su investigación, "Dark Alliance", era "profundamente defectuosa". La nota de prensa del NYT se centra en la película "Kill the Messenger” estrenada el 10 de octubre de 2014, cuya trama obviamente trata sobre las denuncias de Gary Webb. Dice el NYT que Webb "escribió más allá de lo que sabía, pero la película sugiere que dijo una verdad que otros no estaban dispuestos a decir. A veces, cuando David se enfrenta a Goliat, es David quien acaba siendo derrotado"...

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS con la investigación de Gary Webb 

¿Pablo Escobar y la CIA?

La mitificación de Pablo Escobar. Manuel Noriega y la CIA

Manuel Noriega y la Trama Oculta del Poder

17 noviembre 2022

¿Quiénes son los nacionalistas ucranianos?

 

     (RIA, foto archivo)

por Thierry Meyssan

RED VOLTAIRE / noviembre 2022


Nota del editor del blog

Puede ser que este tema ya está suficientemente desarrollado en el ciberespacio; sin embargo, debemos reconocer que, una rigurosa investigación histórica como la que nos presenta el politólogo francés Thierry Meyssan no ha sido planteada. La vida del extremismo nacionalista ucraniano no es una novedad, empezó a revelarse con fuerza incluso antes del Maidán 2014 (golpe de estado contra el legítimo gobierno de Ucrania) que ha desencadenado el separatismo del Donbas y la actual guerra rusa- ucraniana/OTAN.

No es exageración, Ucrania Occidental -desde que se separó de la extinta URSS-  glorifica su pasado nazi, ha llegado a constituir una parte esencial de la cultura política de Kiev y nadie puede rebatir esta verdad. Es cierto que nadie -tampoco- puede negar el derecho de Ucrania de armarse y luchar contra Rusia, incuestionable. Pero, nuevamente, repitámonos la pregunta del millón: ¿Por qué Rusia invadió Ucrania? 

Además, como quedó sentado en el articulo anterior (ONU: A EEUU le "preocupa" la libertad de expresión, por eso vota por el nazismo) debemos ser contundentes en afirmar que las apelaciones políticas en contra de la invasión rusa no pueden mezclarse con los principios del Derecho Internacional que condenan el racismo y otras expresiones intolerantes, entre ellas la ideología nazi y a los actuales neonazis.

Hemos sido muy claros, Ucrania, desde hace mucho que vota contra toda resolución de las Naciones Unidas que condenan el racismo, el nazismo y otras formas de discriminación, eso tiene un nombre: afinidad con la ideología nazi, es tan simple como eso, Kiev emula el nazismo incluso jurídicamente emitiendo leyes raciales y discriminatorias, que originaron la rebelión de la región rusa hablante del Donbass. 

Estados Unidos justifica ese accionar en la ONU alegando que está profundamente "preocupado" por la libertad de expresión... ya que es el paladín mundial de la justicia y la democracia...

Demos paso a la ponencia del señor Meyssan.


*****

¿Quién conoce la historia de los “nacionalistas integrales” ucranianos?, los “nazis” según la terminología del Kremlin. Comienza durante la Primera Guerra Mundial, continúa durante la Segunda, la Guerra Fría y continúa hoy en día en la Ucrania moderna. Muchos documentos fueron destruidos y la Ucrania moderna prohíbe bajo pena de prisión evocar sus crímenes. Queda el hecho de que este pueblo masacró al menos a cuatro millones de sus compatriotas y diseñó la arquitectura de la solución final, es decir, el asesinato de millones de personas en razón de su pertenencia real o supuesta a las comunidades judía o gitana de Europa.


El agente alemán, pensador del “nacionalismo integral” ucraniano y criminal de lesa humanidad, Dmytro Dontsov (Metipol 1883 - Montreal 1973).


Como la mayoría de los analistas y comentaristas políticos occidentales, desconocía la existencia de los neonazis ucranianos hasta 2014. Cuando el presidente electo fue derrocado, yo vivía en Siria, creía que eran pequeños grupos violentos que habían irrumpido en la escena pública para echar una mano a los elementos europeístas. Sin embargo, desde la intervención militar rusa, he ido descubriendo una cantidad de documentos e información sobre este movimiento político que, en 2021, representaba un tercio de las fuerzas armadas ucranianas. Este artículo presenta un resumen.

Al comienzo mismo de esta historia, es decir, antes de la Primera Guerra Mundial, Ucrania era una gran llanura que siempre se había visto sacudida entre influencias alemanas y rusas. No era un estado independiente, sino una provincia del imperio zarista. Estaba poblada por alemanes, búlgaros, griegos, polacos, rumanos, rusos, checos, tártaros y una minoría judía muy grande que se creía descendía del antiguo pueblo jázaro.

Un joven poeta, Dmytro Dontsov, era un apasionado de las vanguardias artísticas, considerando que lograrían sacar a su país del atraso social. Estando inmóvil el imperio zarista desde la muerte de Catalina la Grande mientras el imperio alemán era el centro científico de Occidente, Dontsov eligió Berlín frente a Moscú.

Cuando estalló la Gran Guerra, se convirtió en un agente del servicio secreto alemán. Emigró a Suiza donde publicó, en nombre de sus amos, el Boletín de las nacionalidades rusas en varios idiomas llamando al levantamiento de las minorías étnicas del imperio zarista para lograr su derrota. Es este modelo el elegido por los servicios secretos occidentales para organizar el “Foro de los pueblos libres de Rusia”, este verano en Praga. (1. "Estrategia occidental para desmantelar la Federación Rusa”, Thierry Meyssan, Red Voltaire, 16 de agosto de 2022).

En 1917, la revolución bolchevique revirtió el trato. Los amigos de Dontsov asumieron la causa de la revolución rusa, pero él siguió siendo pro-alemán. En la anarquía que siguió, Ucrania quedó dividida de facto por tres regímenes diferentes: los nacionalistas de Symon Petliura (que prevalecieron en el área que ahora ocupa la administración de Zelensky), los anarquistas de Nestor Makhno (que se organizaron en Novorossia, la tierra que había sido desarrollado por el príncipe Potemkin y que nunca había conocido la servidumbre), y los bolcheviques (especialmente en el Donbass). El grito de batalla de los partidarios de Petliura fue "¡Muerte a judíos y bolcheviques!" Ellos perpetraron muchos pogromos mortales.

Dmytro Dontsov regresó a Ucrania antes de la derrota alemana y se convirtió en el protegido de Symon Petlyura. Participó brevemente en la Conferencia de Paz de París pero, por alguna razón desconocida, no permaneció en su delegación. En Ucrania, ayudó a Petliura a aliarse con Polonia para aplastar a los anarquistas y bolcheviques. Tras la toma de Kiev por los bolcheviques, Petliura y Dontsov negociaron el Tratado de Varsovia (22 de abril de 1920): el ejército polaco se comprometía a repeler a los bolcheviques y liberar Ucrania a cambio de Galicia y Volhynia (al igual que la administración Zelensky negocia hoy la de Polonia la entrada en guerra contra Rusia por las mismas tierras). Esta nueva guerra fue un fiasco. (2. “Polonia y Ucrania”, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 14 de junio de 2022).


Vladimir Jabotinsky, nacido en Odessa, pensador del sionismo revisionista. Para él Israel era una tierra sin pueblo, para un Pueblo sin tierra.


Para fortalecer su campo, Petlyura negoció en secreto con el fundador de los batallones judíos del ejército británico (la "Legión judía") con el administrador de la Organización Sionista Mundial (WSO), Vladimir Jabotinsky. En septiembre de 1921, los dos hombres acordaron unirse contra los bolcheviques a cambio del compromiso de Petliura de prohibir que sus tropas continuaran con sus pogromos. La Legión Judía se convertiría en la “Gendarmería Judía”. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, Petliura no logró pacificar a sus tropas, especialmente porque su socio cercano Dontsov aún alentaba la masacre de judíos. Al final, habiéndose revelado el acuerdo, la Organización Sionista Mundial se rebeló contra el régimen de Petliura. El 17 de enero de 1923, la OSM creó una comisión de investigación sobre las actividades de Jabotinsky.


Simon Petliura se hizo cargo del norte de Ucrania. Protector de los nacionalistas integrales, sacrificó Galicia y Volhynia para luchar contra los rusos.


Petlioura huyó a Polonia, luego a Francia, donde fue asesinado por un judío anarquista de Besarabia (ahora Transnistria). Durante el juicio, este último asumió su crimen y abogó por haber vengado a los cientos de miles de judíos asesinados por las tropas de Petliura y Dontsov. El juicio tuvo un gran impacto. El tribunal absolvió al asesino. Fue en esta ocasión que se fundó la Liga Contra los Pogromos, futura Licra (Liga Internacional Contra el Racismo y el Antisemitismo).

No solo fueron derrotados los nacionalistas, sino también los anarquistas. En todas partes los bolcheviques triunfaron y eligieron, no sin debate, unirse a la Unión Soviética.

Dmytro Dontsov editaba revistas literarias que fascinaban a los jóvenes. Continuó promoviendo una Europa Central dominada por los alemanes y se acercó más al nazismo a medida que crecía. Pronto se refirió a su doctrina como “nacionalismo integral” ucraniano. Al hacerlo, se refería al poeta francés Charles Maurras. De hecho, al principio la lógica de los dos hombres era idéntica: buscaban en su propia cultura los medios para afirmar un nacionalismo moderno. Sin embargo, Maurras era germanofóbico, mientras que Dontsov era germanófilo


La expresión “nacionalismo integral” todavía es reivindicada hoy por los seguidores de Dontsov, quienes se cuidan, tras la caída del Tercer Reich, de refutar el término “nazismo” con el que los rusos lo califican, no sin razón.


Según Dontsov, el “nacionalismo ucraniano” se caracteriza por:

- "La afirmación de la voluntad de vivir, de poder, de expansión" (promueve "El derecho de las razas fuertes a organizar pueblos y naciones para fortalecer la cultura y la civilización existentes")

- "Las ganas de luchar y la conciencia de su extremismo" (elogia la "violencia creadora de la iniciativa minoritaria")

Sus cualidades son: El "fanatismo"; y, la "inmoralidad".

Al final, dando la espalda a su pasado, Dontsov se convirtió en un admirador incondicional del Führer, Adolf Hitler. Sus discípulos habían fundado, en 1929, la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) en torno al coronel Yevhen Konovalets. Este último calificó a Dontsov como "dictador espiritual de la juventud de Galitzia". Sin embargo, una riña opuso a Dontsov a otro intelectual por su extremismo que lo llevó a la guerra contra todos, cuando de repente Konovalets fue asesinado. La OUN, financiada por los servicios secretos alemanes, se dividió en dos. Los "nacionalistas integrales" reservaron la OUN-B para sí mismos del nombre del discípulo predilecto de Dontsov, Stepan Bandera.

Durante los años 1932-33, los comisarios políticos bolcheviques, en su mayoría judíos, impusieron un impuesto a las cosechas, como en otras regiones de la Unión Soviética. Combinada con peligros climáticos significativos e impredecibles, esta política provocó una hambruna gigantesca en varias regiones de la URSS, incluida Ucrania. Es conocido como el "Holodomor". Al contrario de lo que dice el historiador nacionalista integral Lev Dobrianski, no se trataba de un plan de exterminio de los ucranianos por parte de los rusos como sufrían otras regiones soviéticas, sino de una gestión inadecuada de los recursos públicos en tiempos de cambio climático. La hija de Lev Dobrianski, Paula Dobrianski, se convirtió en una de las asistentes del presidente George W. Bush (3. “El Holodomor, nuevo avatar del anticomunismo 'europeo'”. Extracto de "La elección de la derrota", Annie Lacroix-Riz (2010). Hambruna y Transformación Agrícola en la URSS, Mark Tauger, Delga (2017).

En 1934, Bandera, como miembro del servicio secreto nazi y jefe de la OUN-B, organizó el asesinato del ministro del Interior polaco, Bronisław Pieracki.

A partir de 1939, los miembros de la OUN-B, formaron una organización militar, la UPA, fueron entrenados en Alemania por el ejército alemán y por sus aliados japoneses. Stepan Bandera le ofreció a Dmytro Dontsov que se convirtiera en el jefe de su organización, pero el intelectual se negó y prefirió desempeñar un papel de liderazgo en lugar de un comandante operativo.

Los "nacionalistas integrales" celebraron la invasión de Polonia, en aplicación del pacto germano-soviético, como demostró Henry Kissinger, quien no puede ser sospechoso de ser prosoviético. Para la URSS no se trataba de anexar Polonia, sino de neutralizar parte de ella para preparar el enfrentamiento con el Reich. Por el contrario, para el canciller Hitler se trataba de iniciar la conquista de un “espacio vital” en Europa Central.


Desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, bajo la dirección de Dmytro Dontsov, la OUN-B luchó junto a los ejércitos nazis contra los judíos y los soviéticos.


La colaboración entre los "nacionalistas integrales" ucranianos y los nazis continuó con masacres permanentes de la mayoría de la población ucraniana, acusada de ser judía o comunista, hasta la "liberación" de Ucrania por el Tercer Reich en el verano de 1941 al grito de “¡Slava Ukraїni! (Gloria a Ucrania), el grito de batalla usado hoy por la administración Zelensky y los demócratas estadounidenses. En ese momento, los "nacionalistas integrales" proclamaron la "independencia" de la Unión Soviética en presencia de representantes nazis y del clero ortodoxo griego, no en Kyiv, sino en Lviv, siguiendo el modelo de la Guardia Hlinka en Eslovaquia y Ustashas en Croacia. Formaron un gobierno bajo el liderazgo del Providnyk (guía) Stepan Bandera cuyo amigo Yaroslav Stetsko fue primer ministro. Se estima que 1,5 millones de personas los apoyan en Ucrania. Es decir que los "nacionalistas integrales" siempre han sido muy minoritarios.


Celebración de la independencia de Ucrania con dignatarios nazis. Detrás de los altavoces, los tres retratos expuestos son los de Stepan Bandera, Adolf Hitler y Yevhen Konovalets.


Los nazis estaban divididos entre, por un lado, el Comisario del Reich para Ucrania, Erich Koch, para quien los ucranianos eran infrahumanos, y, por otro, el Ministro para los Territorios Ocupados del Este, Alfred Rosenberg, para quien el "los nacionalistas integrales" eran verdaderos aliados. Finalmente, el 5 de julio de 1941, Bandera fue deportado a Berlín y colocado en ehrenhaft (cautiverio honorable), es decir, bajo arresto domiciliario como una alta personalidad. Sin embargo, habiendo asesinado los miembros de la OUN-B a los líderes de la facción rival, la OUN-M, los nazis sancionaron a Stepan Bandera y su organización el 13 de septiembre de 1941. 48 de sus líderes fueron deportados a un campo de prisioneros, en Auschwitz (que no era en ese tiempo un campo de exterminio, solo una prisión). La OUN-B se reorganizó bajo el mando alemán. Fue entonces cuando todos los nacionalistas ucranianos hicieron el siguiente juramento:


"Hijo fiel de mi Patria, me uno voluntariamente a las filas del Ejército de Liberación de Ucrania, y con alegría juro que lucharé fielmente contra el bolchevismo por el honor del pueblo. Estamos librando esta lucha junto a Alemania y sus aliados contra un enemigo común. Con lealtad y sumisión incondicional, creo en Adolf Hitler como líder y comandante supremo del Ejército Libertador. En cualquier momento, estoy dispuesto a dar mi vida por la verdad".


Juramento de lealtad de los miembros de la OUN al Führer Adolf Hitler.


Los nazis anunciaron que se habían descubierto muchos cuerpos en las cárceles, víctimas de "judíos bolcheviques". Asimismo, los "nacionalistas integrales" celebraron su "independencia" asesinando a más de 30.000 judíos y participando activamente en la conducción de los judíos de Kiev a Babi Yar, donde 33.771 de ellos fueron fusilados en dos días, el 29 y 30 de septiembre de 1941 por los Einsatzgruppen de las SS de Reinhard Heydrich.

En este tumulto, Dmytro Dontsov desapareció. En realidad, había ido a Praga y se había puesto al servicio del artífice de la solución final, Reinard Heydrich, que acababa de ser nombrado vicegobernador de Bohemia-Moravia. Heydrich organizó la Conferencia de Wannsee que planeó la "solución final de las cuestiones judía y gitana". Luego, creó el Instituto Reinard Heydrich en Praga para coordinar el exterminio sistemático de todas estas poblaciones en Europa. El ucraniano Dontsov, que ahora residía en Praga con gran lujo, se convirtió inmediatamente en su administrador. Es por tanto uno de los principales artífices de la mayor matanza de la historia. Heydrich fue asesinado en junio de 1942, pero Dontsov conservó su cargo y sus privilegios. (4. “La Conferencia de Wannsee en 1942 y la distopía del espacio vital nacionalsocialista”, Gerhard Wolf, Journal of Genocide Research, Vol 17 N°2 (2015). 


Reinhard Heydrich hablando en el Castillo de Praga. Estuvo a cargo de la gestión de Bohemia-Moravia. Sin embargo, su función real era la de coordinar la "solución final" de las cuestiones judías y gitanas. Dmytro Dontsov se unió a su equipo en 1942 y supervisó las masacres en toda Europa hasta la caída del Reich. El Castillo de Praga fue el escenario de la reunión de la Comunidad Política Europea contra Rusia el pasado mes de octubre.


Stepan Bandera y su lugarteniente Yaroslav Stetsko fueron puestos bajo arresto domiciliario en la sede de la Inspección General de Campos de Concentración, en Oranienburg-Sachsenhausen (a 30 kilómetros de Berlín). Dirigían cartas a sus partidarios y a los líderes del Reich con total libertad y sin sufrir privaciones. En septiembre de 1944, cuando el ejército del Reich se retiró y los partidarios de Bandera comenzaron a rebelarse contra él, los nazis liberaron a los dos líderes y los restauraron en sus posiciones anteriores. Bandera y Stetsko reanudaron la lucha armada, entre los nazis, contra los judíos y los bolcheviques.

Pero ya era demasiado tarde. El Reich se derrumbó. Los anglosajones recuperaron a Dontsov, Bandera y Stetsko. El teórico del nacionalismo integral fue trasladado a Canadá, mientras que los dos practicantes de la masacre fueron trasladados a Alemania. El MI6 y la OSS (antecesora de la CIA) reescribieron sus biografías, eliminando su implicación nazi y su responsabilidad en la “Solución Final”.


Stepan Bandera durante su exilio, celebrando la memoria de Yevhen Konovalets.


Bandera y Stetsko se instalaron en Munich para organizar las redes de apoyo anglosajonas en la Unión Soviética. A partir de 1950 tenían una importante emisora ​​de radio, Radio Free Europe, que compartían con la Hermandad Musulmana de Said Ramadan (padre de Tariq Ramadan). La radio fue financiada por el Comité Nacional para una Europa Libre, una rama de la CIA de la que era miembro su director Alan Dulles, así como el futuro presidente Dwight Eisenhower, el magnate de la prensa Henry Luce y el director Cecil B. DeMilles. El especialista en guerra psicológica y futuro protector de los straussianos, Charles D. Jackson, era el presidente.

Vladimir Jabotinsky, por su parte, tras vivir en Palestina se refugió en Nueva York. A él se unió Benzion Netanyahu (el padre del actual Primer Ministro israelí). Los dos hombres escribieron los textos doctrinales del "sionismo revisionista" y la Enciclopedia Judía.

Bandera y Stetsko se movían mucho. Organizaron operaciones de sabotaje en toda la Unión Soviética, y particularmente en Ucrania, así como lanzamientos aéreos de folletos. Para ello, crearon el Bloque de Naciones Antibolcheviques (ABN) que reunió a sus homólogos centroeuropeos  (5. Los boletines del Bloque de Naciones Antibolcheviques están disponibles en la Biblioteca de la Red Voltaire. ABN Korrespondenz (auf Deutsch), ABN Correspondencia (en inglés).

El agente doble británico, Kim Philby, informó a los soviéticos con anticipación de las acciones de los banderistas. Bandera se reunió con Dontsov en Canadá para pedirle que tomara la delantera en la pelea. Una vez más, el intelectual se negó, prefiriendo dedicarse a sus escritos. Luego se sumió en un delirio místico inspirado en los mitos vikingos de Varangian. Anunció la lucha final de los caballeros ucranianos contra el dragón ruso. Bandera, por su parte, se alió con el líder chino Chiang Kai-Shek a quien conoció en 1958, pero fue asesinado al año siguiente por la KGB en Munich.


Funeral del criminal de Lesa Humanidad, Stepan Bandera.

Chiang Kai-Shek y Yaroslav Stetsko en la fundación de la Liga Mundial Anticomunista.


Yaroslav Stetsko continuó la lucha a través de Radio Free Europe y ABN. Fue a los Estados Unidos para testificar ante el Comité de Actividades Antiamericanas del Senador Joseph MacCarthy. En 1967, fundó con Chiang Kai-Shek, la Liga Mundial Anticomunista (6. “La Liga Anticomunista Mundial, una Internacional del Crimen”, por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 12 de mayo de 2004)

La Liga incluía a muchos dictadores pro estadounidenses de todo el mundo y dos escuelas de tortura, en Panamá y Taiwán. Klaus Barbie, quien asesinó a Jean Moulin en Francia y luego al Che Guevara en Bolivia, fue uno de ellos. En 1983, Stetsko fue recibido en la Casa Blanca por el presidente Ronald Reagan y participó, con el vicepresidente George Bush padre, en las ceremonias de las "Naciones cautivas" (es decir, pueblos ocupados por los soviéticos) de Lev Dobriansky. Finalmente murió en 1986.

Pero la historia no termina allí. Su esposa, Slava Stetsko, asumió la dirección de estas organizaciones. Ella también viajó por el mundo para apoyar cualquier lucha contra los "comunistas", o más bien, si uno se refiere a los escritos de Dontsov, contra los rusos y los chinos. Cuando se disolvió la URSS, la señora Stetsko, viuda, se contentó con cambiar el título de la Liga por el de Liga Mundial por la Libertad y la Democracia, el nombre que todavía tiene hoy. Luego se dedicó a recuperar su equilibrio en Ucrania.

Slava Stetsko se presentó a las primeras elecciones de la Ucrania independiente, en 1994. Fue elegida miembro de la Verjovna Rada, pero al haber sido despojada de su nacionalidad por los soviéticos, no pudo hacerlo. No importa, convocó al presidente ucraniano, Leonid Kuchma, a las instalaciones de la CIA en Munich y le dictó pasajes de la nueva Constitución. Incluso hoy, estipula en su artículo 16: “La preservación del patrimonio genético del pueblo ucraniano es responsabilidad del Estado”. Por lo tanto, la Ucrania moderna todavía proclama la discriminación racial nazi como en los peores momentos de la Segunda Guerra Mundial.


Slava Stetsko inaugurando la sesión de 2002 de la Verjovna Rada.


Slava Stetsko fue reelegido en los dos períodos siguientes. Presidió solemnemente las sesiones de apertura del 19 de marzo de 1998 y 14 de mayo de 2002.

En 2000, Lev Dobriansky organizó una gran conferencia en Washington con muchos funcionarios ucranianos. Allí invitó al straussiano Paul Wolfowitz (antiguo colaborador de Charles D. Jackson) Durante este encuentro, los “nacionalistas integrales” se pusieron al servicio de los straussianos para destruir Rusia  (7. “Ucrania: la Segunda Guerra Mundial nunca terminó”, por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 26 de abril de 2022).


Dmitro Yarosh al fundar el Frente Antiimperialista contra Rusia con los yihadistas. Ahora es asesor especial del jefe de los ejércitos ucranianos.


El 8 de mayo de 2007, en Ternopol, por iniciativa de la CIA, los "nacionalistas integrales" de las Autodefensas Populares de Ucrania y los islamistas crearon un "Frente Antiimperialista" anti-ruso bajo la presidencia conjunta del Emir de Ichkérie, Dokka Umarov y Dmytro Yarosh (el actual asesor especial del jefe de los ejércitos ucranianos). En este encuentro participaron organizaciones de Lituania, Polonia, Ucrania y Rusia, incluidos separatistas islamistas de Crimea, Adygea, Daguestán, Ingushetia, Kabardino-Balkaria, Karachayevo-Cherkessia, Osetia, Chechenia. Al no poder ir allí debido a las sanciones internacionales, Dokka Umarov hizo leer su contribución allí. En retrospectiva, los tártaros de Crimea no explican su presencia en esta reunión, aparte de su pasado al servicio de la CIA contra los soviéticos.

El presidente proestadounidense, Viktor Yushchenko, creó un Instituto Dmytro Dontsov, siguiendo la “revolución naranja”. Yushchenko es un ejemplo de blanqueamiento anglosajón. Siempre afirmó no tener conexión con los nacionalistas, pero su padre, Andrei, era guardia en un campo de exterminio nazi  (8. Андрей Ющенко: "Персонаж и легенда" , Юрий Вильнер, Yuri Vilner (2007). El Instituto Dmytro Dontsov se cerró en 2010 y luego se reabrió después del golpe de Estado de 2014.

El presidente Viktor Yushchenko, poco antes de finalizar su mandato, elevó al criminal de lesa humanidad Stepan Bandera al título de “Héroe de la Nación”.

En 2011, los “nacionalistas integrales” lograron aprobar una ley que prohibía la conmemoración del fin de la Segunda Guerra Mundial porque había sido ganada por los soviéticos y perdida por los banderistas. Pero el presidente Viktor Yanukovych se negó a promulgarlo. Furiosos, los "nacionalistas integrales" atacaron la procesión de veteranos del Ejército Rojo, golpeando a los ancianos. Dos años después, las ciudades de Lviv e Ivano-Frankivsk abolieron las Ceremonias de la Victoria y prohibieron todas las manifestaciones de alegría.

En 2014, los ucranianos de Crimea y Donbass se negaron a reconocer al gobierno golpista. Crimea, que se había declarado independiente antes que el resto de Ucrania, lo reafirmó por segunda vez y se unió a la Federación Rusa. El Donbass buscó un compromiso. Los "nacionalistas ucranianos", encabezados por el presidente Petro Poroshenko, dejaron de mantener allí los servicios públicos y bombardearon a su población. En ocho años, asesinaron al menos a 16.000 de sus conciudadanos ante la indiferencia general.

Es también, a partir del golpe de 2014, que las milicias nacionalistas integrales se incorporaron a las Fuerzas Armadas de Ucrania. En sus reglas de procedimiento, ordenan a cada combatiente que lea las obras de Dmytro Dontsov, en particular su libro maestro, Націоналізм (Nacionalismo).

En abril de 2015, la Verjovna Rada declaró a los miembros de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) “combatientes por la independencia”. La ley fue promulgada en diciembre de 2018 por el presidente Poroshenko. Los ex Waffen SS tenían derecho retrospectivamente a una pensión de jubilación y todo tipo de beneficios. La misma ley criminalizó cualquier afirmación de que los activistas de la OUN y los combatientes de la UPA colaboraron con los nazis y practicaron la limpieza étnica de judíos y polacos. (Publicando en Ucrania este artículo me enviarían a prisión por escribirlo y  a usted por leerlo).



Inauguración de una placa conmemorativa del criminal de Lesa Humanidad Dmytro Dontsov en la fachada de la agencia estatal de noticias Ukrinform. Durante la ceremonia, el director general de Ukrinform aseguró que Dontsov había fundado, en 1918, la primera agencia de prensa ucraniana, UTA, de la que Ukrinform es sucesora.


El 1 de julio de 2021, el presidente Volodymyr Zelensky promulgó la Ley de Pueblos Indígenas de Ucrania que los coloca bajo la protección de los derechos humanos. Por defecto, los ciudadanos de origen ruso ya no pueden invocarlos ante los tribunales.

En febrero de 2022, las milicias “nacionalistas integrales”, que formaban un tercio de las Fuerzas Armadas del país, planearon una invasión coordinada de Crimea y Donbass. Fueron detenidos por la operación militar rusa destinada a aplicar la resolución 2202 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para acortar el calvario de las poblaciones del Donbass.


La viceprimera ministra canadiense, Chrystia Freeland, demuestra su apoyo al presidente Zelensky con miembros de la rama canadiense de la OUN. Hoy, la Sra. Freeland es candidata a la Secretaría General de la OTAN.


En marzo de 2022, el primer ministro israelí, Nafatali Bennett, rompiendo con el “sionismo revisionista” de Benjamin Netanyahu (hijo del secretario de Jabotinsky), sugirió al presidente Volodymyr Zelensky que suscribiera las demandas rusas y desnazifique su país (9. “Israel aturdido por neonazis ucranianos”, por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 8 de marzo de 2022). Ante las reacciones de indignación de sus aliados, desmintió sus palabras. Envalentonado por este apoyo inesperado, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se atrevió a sacar a relucir el caso del presidente judío de Ucrania y dijo: 

El pueblo judío en su sabiduría ha dicho que los antisemitas más ardientes suelen ser judíos. Cada familia tiene su oveja negra, como dicen. Fue demasiado para los israelíes que siempre se preocupan cuando tratamos de dividirlos. Su homólogo de entonces, Yaïr Lapid, recordó que los propios judíos nunca organizaron el holocausto del que fueron víctimas. Atrapado entre su conciencia y sus alianzas, el estado judío apoyó repetidamente a Ucrania, pero se negó a enviarle la más mínima arma. Finalmente, el Estado Mayor decidió y el Ministro de Defensa, Benny Gantz cerró cualquier posibilidad de apoyo a los sucesores de los masacradores de judíos". (NdelE del blog: No obstante hay constancia documental de presencia de vehículos blindados y personal israelí entrenando a miembros de las fuerzas armadas ucranianas)

 

Los ucranianos son los únicos nacionalistas que no luchan por su pueblo, ni por su tierra, sino por una sola idea: aniquilar a los judíos y a los rusos.

-----

Documento adjunto (video)

Según el informe IERES de la Universidad George Washington (2021), la Orden Centuria ya ha penetrado en los ejércitos de Alemania, Canadá, Francia, Polonia, Reino Unido y Estados Unidos.

VIDEO  (Haga click)


Fuentes principales:

El nacionalismo ucraniano en la era de los extremos. Una biografía intelectual de Dmytro Dontsov, Trevor Erlacher, Harvard University Press (2021).

Stepan Bandera, La vida y el más allá de un nacionalista ucraniano. Fascismo, genocidio y culto, Grzegorz Rossoliński-Liebe, Ibidem (2014).

Thierry Meyssan

Red Voltaire

-----

Lecturas relacionadas en este blog:

ONU: A EEUU le "preocupa" la libertad de expresión, por eso vota por el nazismo

La Segunda Guerra Mundial continúa en el Donbass

¿Por qué la Alemania nazi no logró crear un estado títere ucraniano en 1939?

La gran guerra de las flechas. Estrategia rusa en Ucrania

Invasión rusa de Ucrania... sí, pero, ¿por qué?

¿Tendrán los aliados de Washington que ‎morir por Kiev?‎

Los “revolucionarios” del Maidán y la añoranza fascista (2)

Los “revolucionarios” del Maidán y la añoranza fascista (1)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny