Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Siria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Siria. Mostrar todas las entradas

24 agosto 2020

El extraño caso del asesinato de Rafik Hariri. ¿Quién mismo lo mató? (I)




por Tito Andino U.
Recopilación de diversas fuentes

Rafik Hariri, ex Primer Ministro del Líbano de 1992 - 1998 y en 2000 - 2004. Musulmán suní, adinerado hombre de negocios que donó una buena parte de su fortuna para la reconstrucción de Beirut tras el fin de la guerra civil libanesa. Políticamente estaba más cercano a los intereses sirios, pero se opuso a que el General Emile Lahoud, un pro-sirio, sea elegido presidente del Líbano en 1998 (de allí que se apartó del cargo entre 1998 - 2000,  volvió a ser primer ministro en 2000 y renunció definitivamente a su cargo en 2004 al ser reelecto Lahoud como presidente).


Rafik Hariri también tenía sus "secretos".  Eran notorias las acusaciones en su contra por corrupción. Se dice que "su riqueza creció de menos de mil millones de dólares cuando fue nombrado primer ministro en 1992, a más de 16 mil millones de dólares cuando murió". Hariri y sus socios lograron el apoyo de los jefes de las milicias e ideólogos pro-sirios; consintó los sobornos del gasto público para enriquecer a importantes figuras del gobierno. Hariri siempre colaboró con Siria para mantener el orden y el control sobre el Líbano, era notoria la presencia de élites pro-sirias en el gobierno y control económico del país. En ese entonces, el actual presidente de Líbano, Michel Aoun y sus partidarios sufrieron acoso.

El Atentado


El convoy que escolta al ex primer ministro libanés Rafik Hariri, en llamas, el día del atentado que acabó con su vida en Beirut, 14 de febrero 2005. Foto: Mohamed Azakir

14 febrero 2005. Centro de Beirut, un camión que se calcula debía contener alrededor de una tonelada de explosivos estalla al paso de la caravana que transporta a Rafik Hariri, mueren 22 personas (incluido Hariri). Ese hecho desencadena protestas y una crisis internacional pidiendo la salida de las tropas sirias en el Líbano, lo que se consigue. Desde entonces, por todo el mundo, se hace la misma pregunta
: 


¿A quién convenía la muerte de Rafik Hariri, en momentos que no ejercía ningún cargo oficial? La hipótesis de un presunto interés político para perpetrar el crimen es lo que se manejó desde el inicio.

Antecedentes investigativos previo a la constitución del Tribunal Especial para el Líbano.

- 7 de abril del 2005 -Resolución 1595- del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se conforma una Comisión Internacional de Investigación Independiente de las Naciones Unidas para investigar el crimen. Ese mismo año la Comisión presenta dos informes iniciales. En esos informes se señala a las fuerzas de seguridad sirias y libanesas en relación con el asesinato de Rafik Hariri. Las supuestas evidencias incluían un presunto vínculo con el teléfono de Bashar Assad. En posteriores informes -en el décimo, de 2008- la Comisión concluye, sin señalar nombres, que “una red de individuos actuó en concierto para llevar a cabo el asesinato de Rafiq Hariri”.

- La Comisión Internacional de Investigación Independiente de las Naciones Unidas empezó a transferir competencias al constituido Tribunal Especial para el Líbano, tras resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Resolución 1757, 30 mayo 2007), la tarea del tribunal es "procesar a los responsables del ataque del 14 de febrero de 2005". 

De esa forma nace el primer tribunal de carácter internacional para enjuiciar delitos de terrorismo.


 

- Según han ratificado algunas fuentes no oficiales, el Tribunal Especial para el Líbano se constituyó a instancias del entonces presidente francés y amigo de Rafik Hariri, Jacques Chirac. 

- Volviendo al 2005, tras el asesinato de Hariri, tuvo lugar un extraordinario suceso en el Líbano. El fiscal alemán Detlev Mehlis, encargado por la ONU para investigar el crimen solicitó el arresto de los siguientes generales libaneses: General Jamil Al Sayyed; General Mustafa Hamdan; General Ali Hajj y General de brigada Raymond Azar, la medida se cumplió en agosto del 2005. Un borrador del informe del fiscal alemán Mehlis (supuestamente filtrado), acusaba a Sayyed como uno de los autores intelectuales que decidieron asesinar a Rafik Hariri, además, involucraba a otros oficiales sirios de alto rango. No obstante, los informes oficiales no mencionaban las acusaciones contra los generales libaneses que si estaban detenidos en Beirut de 2005 a 2009, fueron liberados por falta de pruebas. (NOTA: Sobre el cuestionamiento al fiscal alemán, Detlev Mehlis, se analizará en la siguiente entrada) 



Parte del convoy que escolta al ex primer ministro libanés Rafik Hariri, en llamas, 14 de febrero 2005.

- También medios de noticias actuaron como "agentes judiciales", por ejemplo, la "Canadian Broadcasting Corporation" fue de las primeras en afirmar, antes de cualquier informe, que el equipo especial de investigación de la ONU habría encontrado pruebas que responsabilizaba a Hezbolá en el crimen.

- Siguiendo esa tónica, en 2011, el juez instructor del Tribunal Especial para el Líbano emitió órdenes de arresto contra los supuestos miembros de Hezbolá que deberían ser procesados en ausencia hasta su detención. La acusación inicial se dictó en contra de: Salim Jamil Ayyash, Mustafa Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra.

- Las audiencias de juzgamiento ante el Tribunal Especial para el Líbano (TEL), inician el 16 de enero del 2014, juicio in absentia (ausencia o rebeldía) de los cuatro presuntos asesinos del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, que pertenecerían a la milicia chií Hezbolá.

- En febrero de 2014, se sumó al proceso la acusación contra Hassan Habib Merhi y dejó de tener vigencia la acusación contra  Mustafa Badreddine, en julio de 2016, tras comprobarse su muerte.

Hezbolá se defiende.




En contrapartida, la organización libanesa Hezbolá acusó del asesinato de Hariri al gobierno de Israel. El grupo chií señaló que el Mossad organizó el asesinato de Hariri para conseguir expulsar al ejército sirio del Líbano, cosa que se logró en ese mismo 2005

- Agosto de 2010, el Secretario General de Hezbolá, Hassan Nasrallah, presenta presunta evidencia, imágenes de video interceptadas por un dron espía israelí, supuestamente involucra a Israel en el asesinato de Hariri.

- Octubre 2010. Hezbolá solicita al gobierno libanés detener la cooperación con el Tribunal Especial alegando que violaba la soberanía libanesa por intromisión directa de gobiernos occidentales. 

- Noviembre de 2010, se corrió el rumor de que Hezbolá planeaba tomar el control del Líbano en caso de que el Tribunal Especial de la ONU emita una acusación contra sus miembros (lo que nunca sucedió).

- Por esas fechas también se afirmaba que la embajada de Estados Unidos era informada de que Siria quería "desesperadamente" detener la investigación del Tribunal. Siria fue acusada inicialmente del asesinato, ese acto provocó lo que siempre querían hacer Estados Unidos/OTAN/Israel, la retirada de las tropas sirias del Líbano, auspiciando duras protestas en el interior del Líbano.

- La lectura de la sentencia (agosto 2020) coincide en un momento en que Hezbolá es objeto de una campaña de desprestigio a través de los medios de comunicación internacionales que ahora intentan vincularlo con la reciente explosión que destruyó Beirut Este. 

Resumen sobre la sentencia del Tribunal Especial para el Líbano


Imagen de los daños causados en un edificio de Beirut por el coche bomba que mató el 14 de febrero de 2005 al ex primer ministro libanés Rafik Hariri, Foto: REUTERS / Mohamed Azakir

Aquí solo daremos los datos técnicos del fallo. Quién esté interesado en profundizar el tema tiene acceso libre a la sentencia.

18 de agosto de 2020, la Sala de Primera Instancia de TEL da lectura a la sentencia en el caso Ayyash et al. (STL-11-01). 

Los Jueces:

David Re, Preside el Tribunal (australiano)
Janet Nosworthy (jamaicana)
Micheline Braidy (libanesa)
Walid Akoum, juez suplente (libanés)
Nicola Lettieri, juez suplente (italiano) 


Los acusados

Cuatro imputados libaneses señalados como presuntos autores del asesinato de Hariri y otras 21 personas.

- Salim Jamil Ayyash 
- Hussein Hassan Oneissi
- Assad Hassan Sabra
-  Hassan Habib Merhi

Los móviles del crimen

Se acusa de motivación política. El Tribunal Especial para el Líbano declara que los autores "tenían razones políticas", que tenían "la intención de provocar un estado de terror, algo que se demuestra en la forma, el lugar y el objetivo del ataque". La presunta demostración de un móvil político para el asesinato es que los acusados pertenecen al grupo chií libanés Hezbolá, pero la sentencia no acusa a esa organización, ni la declara culpable.

La sentencia

La Sala declara por unanimidad al acusado Salim Jamil Ayyash culpable más allá de toda duda razonable de todos los cargos en su contra en la acusación. Además, encontró a Hassam Habib Merhi, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra no culpables de todos los cargos imputados en la acusación consolidada y enmendada.

El proceso inició en 2014, en la ciudad de Leidschendam, Países Bajos, sede del Tribunal Especial para el Líbano, contra los cuatro imputados juzgados en ausencia. En 2011 los fiscales hicieron pública la acusación. Se desconoce el paradero de los sentenciados, no se sabe nada de ellos, los sentenciados jamás tomaron contacto con un abogado, mucho menos con el Tribunal Especial.

Los jueces del Tribunal Especial para el Líbano consideran "probados los cargos" de acusación contra Salim Jamil Ayyash, presunto miembro del Hezbolá por la planeación "con intención homicida" en 2005 para asesinar a Rafik Hariri. Las pruebas de la acusación se basaron en presuntas evidencias circunstanciales, como  los "datos telefónicos y múltiples redes de aparatos móviles que utilizaron los acusados durante los días previos al ataque y el mismo día del atentado para comunicarse entre ellos o con terceros".



La tremenda explosión del 14 de febrero de 2005 causó un gran cráter en la calle del atentado.

El Tribunal considera a Ayyash responsable "secundario" por "conspiración mediante un ataque terrorista" al haber apoyado y preparado el atentado. Dice el fallo que Ayyash "aunque no actuó solo, tuvo un papel importante en la preparación del ataque, por lo que es culpable de los cargos", siendo corresponsable de la "comisión de un ataque terrorista con material explosivo" y el "homicidio intencionado" de Hariri y otras 21 personas.

Hussein Hassan Oneissi, Assad Hassan Sabra, Hassan Habib Merhi, los otros acusados, han recibido absolución ya que no se ha demostrado su responsabilidad en la "conspiración" para la preparación del ataque terrorista del 14 de febrero de 2005, no se puede probar que conocieran la intención última de matar al ex primer ministro. Otro acto motivado del Tribunal en el fallo indica que ninguno de los acusados se hallaba en la cadena de mando ya que no existe una acusación contra nadie por la autoría intelectual del crimen.

Es vital señalar que el Tribunal Especial para el Líbano precisa que "no recibió ninguna prueba de la participación directa" del atentado ya sea del Gobierno de la República de Siria o de algún dirigente del Hezbolá. Sin embargo, señala -sin que ello sea un cargo de responsabilidad- que ambas partes (Siria y Hezbolá) pudieran haber tenido "un interés" en el asesinato de Hariri.

De las evidencias y peritajes forenses se concluye que la identidad del atacante suicida no puede determinarse, pese al análisis de restos de sangre, tejido orgánico, dientes en casi un centenar de restos humanos. Es decir, Ahmad Abu Adass, el joven que se presentó en video anunciando que llevaría a cabo el atentado bajo bandera de un grupo desconocido aun en el presente, "Victoria y Yihad en la Gran Siria", no ha podido ser identificado. Aquí una aclaración adicional: (no corresponde a la sentencia del Tribunal) En 2006, tras un análisis de ADN de las evidencias recolectadas en la escena del crimen se suguirió que el asesinato podría ser obra de un joven atacante suicida (Ahmad Abu Adass). La controversia es que, a pesar de la sentencia, hay dudas sobre la existencia de un atacante suicida (lo analizaremos en la siguiente entrega).


DATOS CURIOSOS 


Saad Hariri

Saad Hariri, hijo de Rafik Hariri, también llegaría asumir el cargo de primer ministro de Líbano en dos ocasiones (2009-2011 y desde 2016 - hasta enero 2020). En noviembre de 2017 anunció su renuncia desde Riad - Arabia Saudí, donde estaba retenido por el poder saudí, lo que provocó una crisis entre las dos naciones, la renuncia fue suspendida luego que Hariri pudo salir del dominio de los Saud, se reincorporó a sus funciones y permaneció en el cargo hasta enero de este año.

Saad Hariri hizo noticia mundial por otro hecho, en noviembre de 2010, en su calidad de primer ministro absolvió a Siria del asesinato de su padre. En una rueda de prensa enfatizo: 'No creo que el presidente Assad tuviera nada que ver con ello" y lo ratificó al diario británico The Times. Al ser preguntado quién cree que fue responsable del crimen, respondió: "Soy el primer ministro. No tengo el lujo estos días de dedicarme a especular... La relación con Siria es importante geográfica e históricamente y yo debería portarme como primer ministro y no como Saad Hariri"


El Informe de Detlev Mehlis

El 10 de septiembre de 2007, el siempre polémico investigador Daniel Estulin plantea una importante hipótesis al analizar los informes del alemán Detlev Mehlis, designado comisario del Comité Independiente de Investigación de la ONU en el asesinato de Hariri, bajo el título de "Asesinato de Hariri lleva la firma del espionaje americano", destaca algunas inconsistencias de los informes Mehlis.

Al menos dos informes diametricamente opuestos sobre el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri fueron presentados por Mehlis. El informe oficial fue entregado al Comité de investigación de las Naciones Unidas en octubre del 2005 por el jurista Detlev Mehlis, que ejercía el cargo de procurador senior de la oficina de Fiscalía General en Berlín. Precisó que “la versión oficial del informe es la que fue elevada al Secretario General y al Consejo de Seguridad. Quiero aclararles que cualquier cambio entre esa versión y borradores anteriores, no se debe a influencia alguna”.

Las siguientes líneas corresponden a la investigación que realiza Daniel Estulin, textual.

"La investigación, que según Mehlis incluye declaraciones de más de 450 testigos y más de 16.000 páginas de informes técnicos, compromete a funcionarios de alto rango de Siria y Líbano en el atentado con explosivos que costó la vida a Hariri y a otras veinte personas más. Sin embargo, la versión confidencial del informe Mehlis sobre el asesinato del primer ministro libanés Rafik Hariri cuenta cosas espeluznantes que directamente implican tanto a los Estados Unidos como a Israel en el atentado



Una interesante fotografía de archivo captada durante las audiencias del Tribunal Especial para el Líbano (TEL). Los jueces observan la maqueta del lugar de la explosión que mató a Rafik Hariri. Foto: (Reuters/Peter Dejong/Pool/Netherlands - Tags: Crime Law Politics)

Mehlis es uno de los preferidos de los neoconservadores de la era Reagan, tanto en los Estados Unidos como en Israel. Fue su investigación del atentado terrorista en 1982 en "La Belle Discotheque" de Berlín occidental que los neoconservadores en la administración Reagan utilizaron como justificación para lanzar un ataque en 1986 contra Libia. Las conclusiones de Mehlis que Libia era el autor intelectual de los atentados de Berlin occidental coincidieron de forma “maravillosa” con la propaganda anti-Libia de los pro-israelitas dentro de la administración Reagan – Richard Perle, Michael Ledeen, Paul Wolfowitz, Jeane Kirkpatrick, Scooter Libby, y unos cuantos más que clamaban por un ataque militar contra Muammar Qaddafi. Lo que pocos saben es que el odio hacia Qaddafi tenía mucho más que ver con la rotunda negación del líder de Libia en dejar a las petrolíferas anglo-americanas el control del sector energético del país que con cualquier asunto relacionado con los derechos humanos.

El informe de Mehlis, fechado en 19 de octubre 2005 explica que “la Comisión se centró en la escena de crimen, aspectos técnicos del crimen, análisis de las intercepciones telefónicas, el testimonio de más de 500 testigos y fuentes, así como el contexto institucional en el cual ocurrió el crimen.”

Sin embargo, la copia confidencial del informe demuestra que la información clave, que directamente implica tanto a Siria como a los funcionarios libaneses pro-Sirios, fue incluida en el último momento, justo antes de la publicación del informe. Uno de los principales ejemplos que supuestamente demuestran la culpabilidad y la implicación de Siria han sido utilizados por la Secretaria del Estado americano, Condoleezza Rice, para promover las iniciativas en contra de Siria, nos serviría para demostrar que algunos de los hechos claves tienen como objetivo primordial de implicar y desacreditar a Siria:

“Construyendo sobre las pruebas y posteriores conclusiones de la investigación de la comisión tanto como en la investigación independiente del gobierno de Líbano, existen pruebas materiales y documentales que señalan tanto a Líbano como a Siria en el atentado terrorista. Es un hecho bastante conocido que la Inteligencia Militar Siria tiene una fuerte presencia en Líbano, por lo menos hasta la retirada de las Fuerzas Sirias según la resolución 1559 de la ONU. Los anteriores oficiales del aparato de seguridad de Líbano ascendieron gracias a ellos. Dado la infiltración de instituciones y de la sociedad libanesas por los servicios de inteligencia sirios y libaneses que trabajan de forma conjunta, sería difícil considerar un panorama por el que un asesinato de esa complejidad y envergadura pudiera prosperar sin su conocimiento”

Allí están las pruebas incontestables.

En 2005, poco tiempo después del atentado, yo denuncié en un programa radiofónico en los EEUU que, según fuentes dentro del aparato de inteligencia de Líbano, el asesinato de Hariri fue llevado a cabo por una célula Siria de inteligencia utilizada por los círculos neoconservadores de Jerusalén y Washington, con el conocimiento de altos funcionarios de la Casa Blanca, entre ellos – Michael Ledeen del American Enterprise Institute y Kart Rove (en ese entonces), el ojo y la mano derecha de George W. Bush.

El informe de Mehlis es más que sospechoso. Aunque Mehlis menciona la llegada en 1976 de fuerzas pacificadoras sirias al Líbano, invitadas por el presidente Suleiman Franjieh y el acuerdo de Taif de 1989 que acabó con la guerra civil. El informe Mehlis hace caso omiso al apoyo, del por entonces presidente Bush padre, a la ocupación militar Siria de Líbano en 1991 como recompensa al apoyo sirio en la primera Guerra del Golfo. A mi, me llamó mucho la atención que el supuestamente imparcial informe del Detlev Mehlis contenga unos cuantos titulares promovidos activamente por los medios de comunicación afiliados a los neoconservadores, entre ellos las prostitutas periodísticas vinculados al imperio de Rupert Murdoch". (Como señalamos, insistiremos sobre Mehlis en la próxima entrada)



Foto de archivo de 2012. Los jueces de de ese entonces del Tribunal de Naciones Unidas creado para juzgar a los responsables del asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri: Janet Nosworthy, Micheline Braidi, Robert Roth, David Re y Walid Akoum (en rojo) Foto: Reuters/Peter Dejong/Pool/ Netherlands – Tags: Crime Law Politics.

Otra fuente:

Irán, (que respalda al Hezbolá) hizo la siguiente afirmación el 14 de julio de 2013CIA asesinó al exprimer ministro libanés Rafiq Hariri. Supuestamente, un ex oficial estadounidense, Wayne Mattson, habría revelado que la CIA asesinó a Hariri, según la cadena televisiva siria Al-Akhbariya. para el cometido la CIA habría utilizado un plan de operaciones secretas, elaborado tras los atentados del 11-M (2001) en New York, para perseguir grupos terroristas, que implicaba operaciones de aniquilamiento de personajes políticos, cuyos objetivos no eran compatibles con los intereses militares y económicos de Estados Unidos. Ese plan de operaciones secreto abría el camino para ultimar a Rafik Hariri, así como al primer vicepresidente de Sudán, John Garang y otras personalidades políticas asiáticas y africanas. Mattson habría confirmado la exactitud de la información, subrayando que fue recogida por la CIA, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (Pentágono). 


Conclusiones:

A pesar de la sentencia, lo único cierto es que la motivación y los intereses políticos mundiales difícilmente permitirán conocer al cien por cien la verdad. En la siguiente entrega publicaremos un valioso análisis realizado hace 10 años, las revelaciones son asombrosas.

Fuentes:

Special Tribunal for Lebanon

Rafic Hariri
El primer ministro libanés, Saad Hariri, absuelve a Siria del asesinato de su padre
CIA asesinó al exprimer ministro libanés Rafiq Hariri
Asesinato de Hariri lleva la firma del espionaje americano'. Daniel Estulin, 10 septiembre 2007, antigua página de Daniel Estulin, ya no disponible en internet (archivos del editor del blog)
OTRAS: Diversas notas de prensa relacionadas con el fallo del Tribunal.

01 marzo 2020

Retorna el sultán turco a el "buen redil"?




Erdogan y la guerra Siria, el mundo unipolar del indescifrable jefe turco. 


por Tito Andino U.

Son ya innumerables los artículos que hemos publicado a lo largo de los últimos años sobre Turquía y el señor Erdogan. El gobernante turco es impredecible -lo hemos dicho- Si hoy está contigo, mañana te da la puñalada trapera, una vieja reminicencia de la época de los sultanes del otrora poderoso imperio otomano que el presidente Erdogan quiere resurgir bajo su égida. 

Dado el mal interpretado nacionalismo, los turcos presumen de tal fervor extremis, característico tanto de sus gobernantes como presente en la esencia cultural del verdadero pueblo. Al fin y al cabo son los simples ciudadanos quienes pueden dar vida -incluso a costa de su vida- a los proyectos megalómanos de su actual mandatario.

Hemos planteado la pregunta -muchas veces- qué busca, qué pretende el señor Erdogan con su intervención militar en Siria, Libia y hasta en Ucrania? (por no mencionar otros rincones fuera de sus fronteras). Está claro que no se trata de combatir a los "terroristas" kurdos que buscan formar un Kurdistán dentro y fuera del territorio turco, no, decididamente no, aquello solo es un pretexto. Apreciando mejor, quién es más "terrorista"?: Los kurdos que se alian con quien quiera con tal de intentar consolidar su proyecto de patria soberana; o, los turcos que invaden y aplican terrorismo contra las poblaciones kurdo-turcas asentadas en territorios como Irak y Siria. 



En ese sentido vemos que los turcos también bailan al mismo son que los kurdos. Los dos, en búsqueda de sus objetivos, se alian, pactan y combaten codo a codo con quien les de la razón (no importa si les mienten o traicionan). Hemos demostrado que incluso turcos y kurdos han combatido juntos en busca de intentar dar vida a algunos planes irrealizables. Turquía (el gobierno) hasta vería con buenos ojos un estado denominado Kurdistán siempre que esté lo más lejos de sus fronteras. De esa forma han pactado diversos proyectos con el ex líder kurdo de Irak (Gobierno Regional Autónomo del Kurdistán Iraquí) Massoud Barzani, contando con el apoyo de potencias europeas como Francia y el Reino Unido. Está demás aclarar  que esos eran planes condenados al fracaso. 

A la final, turcos y kurdos son lo mismo, en origen étnico proceden del mismo tronco genealógico, es decir, comparten los mismos genes, hasta con sus variantes lingüisticas, creencias religiosas, etc. Solo recordar un hecho histórico, Saladino era kurdo y engrandeció al imperio otomano. Acaso no fueron los kurdos la punta de lanza del genocidio armenio ordenado por la naciente Turquía?. La población kurda ha presentando sus históricas reivindicaciones territoriales basados en el lugar que habitaron siempre, el este de lo que actualmente se llama Turquía.

Volvamos con Mr. Erdogan. También ya hemos estudiado la personalidad del señor presidente de Turquía (hay que tratarlo con respeto porque caso contrario le envia unos visitantes a cualquier parte del mundo donde usted se encuentre), sin duda Recep Tayip Erdogan aspira a ser proclamado en el presente o quizá en el futuro como el hombre que volvió a renacer el gran imperio otomano -guardando las distancias del tiempo y las modernas formas de gobierno- incluso hemos demostrado su pertenencia a movimientos extremistas del islamismo político como la ´Hermandad Musulmana´, el verdadero brazo político del yihadismo armado.

El señor Erdogan es impredecible, intratable cuando se trata de "defender" a los verdaderos ciudadanos de Turquía, es el típico político ultra nacionalista (radical) que se rasga las vestiduras invocando a Dios y al pueblo para llevar a cabo sus desventuradas acciones en política exterior. Si hoy está aliado con los rusos, mañana retornará a el "buen redil" y se echará en brazos de los estadounidenses y la OTAN. Pero, es muy orgulloso y cree poder hacerlo todo él solo; rencoroso como es, no olvida (con toda razón) como sus socios del Pentágono quisieron deponerle del poder en 2016 mediante un golpe de estado militar. Seguramente se lamenta que tras la fallida intentona haya tenido que depurar, encarcelar y expulsar a cientos de pilotos de combate (fuerza aérea) que hoy tanto le hacen falta en sus aventuras bélicas. Por órdenes del mandatario -que también controla el poder judicial- decenas de miles de ciudadanos turcos han sido condenados por ser opositores, ya son dos mil personas condenadas a cadena perpetua por la intentona golpista, militares, civiles y hasta periodistas.

El presidente Erdogan corrió a brazos de los rusos para que le proporcionen cobertura aérea (negociación de los sistemas S-400) aun a expensas de enemistarse más con sus colegas de la OTAN, lamentándose no tenerlos operativos (todavía no lo están); y, como ahora está de "rompe de relaciones" con Mr. Putin por la crisis en Siria, vuelve a llamar ´discretamente´ a Mr. Trump para que les proporcione los sistemas defensivos americanos "Patriot". 

A propósito. De quién debe protegerse el señor Erdogan con los sistemas de misiles más avanzados disponibles en el mercado de armas internacional? De los sirios?, de los kurdos?... de quién?. A quién teme Turquía para tal propósito?. Sin duda, todas las naciones del mundo buscan protegerse, tener unas fuerzas armadas sólidas, garantes de la soberanía e integridad territorial, etc, etc., pero el caso turco es diferente, tiene -evidentemente- otros despropósitos. Y, la única explicación posible, fuera de cualquier marco de reflexión lógico en la política y cultura turca, es que el señor presidente de Turquía intenta "reinar" en el mundo islámico; anhela fervorosamente convertirse en un moderno "sultán" al que todos los musulmanes del mundo acudan a reverenciarlo, ponerse bajo su cobijo y escuchar sus órdenes... perdón... sus sanos consejos.



Turquía está en manos de un megalómano. No se trata de defender a la patria de sus enemigos, estamos ante un proyecto imperial al estilo otomano (guardando las distancias con los tiempos actuales). Solo hasta hace pocas semanas era un buen socio de los rusos, ahora sus soldados disparan misiles portátiles contra aviones rusos en territorio sirio y sus secuaces (turcomanos) asesinan oficiales rusos de inteligencia en Alepo; imágenes de satélite y otras fuentes sobre el terreno han comprobado que son los militares turcos quienes dirigen las operaciones del yihadismo. Las fuerzas turcas han desplegado un ejército en la Gobernación siria de Idlib, violando los Acuerdos de Sochi para la separación de los grupos armados, es decir, la supuesta separación de los "opositores sirios" de los yihadistas en Idlib; y, sobre todo impiden que las fuerzas del ejército sirio continúen sus operaciones de liberación del territorio sirio controlado por los radicales yihadistas.

Por qué impide Turquía el derecho soberano de la República Árabe Siria de defender, combatir y liberar de extremistas -la mayoría extranjeros-  su territorio?

La política del chantaje está operativa del lado turco. Por un lado, en el plano militar pide a los EEUU/OTAN desplieguen sistemas defensivos Patriot; y, por otro, claman venganza por los soldados turcos caídos en Siria chantajeando a Europa con abrir las puertas a los refugiados (ya lo ha hecho).

Dialogo? El señor Erdogan tiene el hobby de aparecer en mitines y posar para la foto en las "conferencias" internacionales que intentan apaciguar las crisis, pero nunca ha cumplido sus compromisos. Un nuevo diálogo Erdogan-Putin parece ser posible los primeros días de marzo. Sin embargo, su discurso en casa es otro, siempre beligerante, ya el 5 de febrero 2020 ante los parlamentarios del AKP (su partido) expresó: 


"Todo ataque, terrestre o aéreo, contra nuestras tropas o contra los elementos amigos ‎con los cuales trabajamos recibirá respuesta sin advertencia, sea cual sea el origen del ‎ataque. Nadie puede oponerse a que ejerzamos nuestro derecho a hacerlo ante la ‎incapacidad para garantizar la seguridad de nuestras tropas en Idlib". 

Son precisamente esos "elementos amigos" quienes asesinaron (1 febrero 2020) a cuatro oficiales rusos del FSB. ‎Se debe entender como "elementos amigos" a todos los grupos yihadistas como al Qaeda y otras facciones que ahora se denominan "Hayat Tahrir al-Cham" (Frente de Liberación del Levante) y a los mencionados grupos armados ‎turcomanos, brazo militar fuera de Turquía de la ultranacionalista organización turca "Lobos Grises", en Siria se denominan "Yesh al-Watani as-Sury" (Ejército Nacional Sirio).

La opinión pública internacional parece también haber olvidado el reciente plan turco denominado "Manantial de Paz" que dio origen a la invasión del norte sirio bajo pretexto de combatir al "terrorismo" del PKK/YPG (milicias kurdo-turcas) ante los intentos occidentales de reconocerles autonomía y convertidas en una milicia a órdenes de los EEUU/OTAN‎ en claro reto a Turquía. Aplicando caducos convenios con Siria, Turquía decidió unilateralmente ampliar la ‎autorización para que sus tropas ingresen a Siria a combatir a los "terroristas" a una franja de 30 kilómetros de profundidad  (esa acción militar tuvo lugar entre el 9- 22 de octubre de 2019). 



‎Acuerdos como el de Adana jamás concedieron derecho a los turcos para desplegarse en la Gobernación siria de Idlib. En los Acuerdos de Sochi (Turquía-Rusia, 17 de octubre ‎de 2019, aceptado por Siria) se ‎incluye ese tipo de despliegue, estableciéndose que los grupos radicales, es decir, los "elementos amigos" se retiren de la zona desmilitarizada, ello debía cumplirse ‎antes del 15 de octubre de 2019. ‎Turquía nunca ha cumplido la parte de sus compromisos, las tropas de la ‎República Árabe Siria provocadas y atacadas continuamente por los "elementos amigos" decidieron emprender una ofensiva militar contra el yihadismo reinante en Idlib.
 ‎
Del "compromiso" turco se ha pasado a la "amenaza" turca, el presidente Erdogan lanzó un ultimátum al gobierno sirio para que hasta el ‎‎28 de febrero las tropas sirias se retiren de las localidades que controlaban sus "elementos amigos". Hasta inicios de febrero aún era posible que turcos y sirios se reunan discretamente en Moscú para buscar la forma de implementar ‎un proceso de paz. ‎Por ello, se ordenó el traslado de los yihadistas pro-turcos a Libia, se estimaba transportar 30.000 radicales, la operación quedó suspendida por orden del mando turco, apenas se enviaron refuerzos yihadistas a Libia (vía Turquia) estimados en 2.500 combatientes. 


II parte

Siempre es válido apoyarse con el aporte de eminencias en la materia para respaldar nuestros comentarios sobre la actual situación reinante en el norte de Siria (Gobernación de Idlib). Hace un par de semanas, Thierry Meyssan, analista franceses, docto en conflictos de Medio Oriente, publicaba un artículo titulado "Turquía en busca de poder", el mencionado ensayo es una prueba contundente del juego geopolítico mundial. Leamos sus apreciaciones históricas y la realidad del momento.


Aunque lo ve con regocijo, la prensa internacional interpreta el brusco cambio de posición ‎de ‎Turquía, ahora nuevamente en conflicto con Rusia, como una prueba más del ‎temperamento caprichoso del “sultán” Erdogan. Thierry Meyssan estima, por el ‎contrario, que Ankara da muestras de constancia en su larga búsqueda de identidad ‎propia, adaptándose cada vez a la nueva situación, a falta de saber definir su lugar.‎

El “Palacio Blanco”, el gigantesco complejo presidencial construido en Ankara por órdenes de Erdogan. ‎Turquía trata de compensar su incapacidad para definirse adoptando una forma de delirio de grandeza.


La Turquía actual es heredera, al mismo tiempo, de las hordas de Genghis Kan, del Imperio ‎Otomano y del Estado laico fundado por Mustafá Kemal Ataturk. Esta Turquía rechazó la ‎definición de sí misma que se planteaba en el Tratado de Sevres (1920) e impuso por la fuerza las ‎modificaciones que serían recogidas después –en 1923– en el Tratado de Lausana, pero hoy ‎sigue creyéndose incomprendida y despojada de una serie de territorios griegos, chipriotas, sirios ‎e iraquíes que aún sigue reivindicando como suyos. Esta Turquía persiste en la negación de los ‎crímenes que perpetró en el pasado, como el genocidio contra los no musulmanes.
 ‎
Después de un siglo sin lograr definirse, Turquía aplica una política exterior que se compone de ‎reacciones sucesivas ante las correlaciones de fuerzas regionales y mundiales, con lo cual da la ‎impresión, errónea, de que su voluntad es errática. 
El brusco cambio de posición que Turquía acaba de realizar ante Rusia no es resultado de un ‎capricho momentáneo sino, por el contrario, de la continuación de su continua búsqueda de ‎identidad en un entorno inestable. ‎
1- La desaparición de la URSS (1991)
Turquía, que no había pensado en consolidarse como miembro del bando vencedor de la guerra ‎fría, se vio a sí misma carente de una razón de ser ante la disolución de la URSS, el 26 de ‎diciembre de 1991.
 ‎
El hecho es que Turquía se había planteado modernizarse incorporándose a la comunidad ‎europea, pero los europeos no tenían ninguna intención de aceptarla y se han limitado a prolongar ‎interminablemente las negociaciones, permitiéndole alcanzar sólo el estatus de Estado Asociado a la Comunidad Económica Europea –‎desde 1963– y convertirse en candidato a la membresía –desde 1987.‎

Al mismo tiempo, Turquía tenía ante sí una segunda opción: encabezar el mundo musulmán, ‎siguiendo así las huellas del Imperio Otomano. Pero los sauditas, que presiden la Conferencia ‎Islámica, se oponían a ello. Aparecía entonces una tercera opción para Turquía: restablecer sus ‎vínculos con las poblaciones turcoparlantes de cultura mongola, que se habían hecho ‎independientes en Asia Central. ‎

Demasiado indecisa, Turquía dejó pasar el momento oportuno para la tercera variante. ‎Al ponerse a la cabeza de la Operación Tormenta del Desierto para expulsar a Irak de Kuwait, ‎el presidente estadounidense George Bush padre creó un orden regional estable basándose en el ‎triunvirato conformado por Arabia Saudita, Egipto y Siria. Tratando de ganarse un espacio, ‎Turquía estableció entonces una relación privilegiada con el otro huérfano del Medio Oriente, Israel, que comparte la obsesión turca de reclamar territorios.‎
2- El 11 de septiembre de 2001
Al destruir los dos principales enemigos de Irán –Afganistán e Irak–, el presidente George ‎Bush hijo permitió que ese país volviera a desempeñar un papel en la región. Teherán se puso ‎entonces a la cabeza del “Eje de la Resistencia” (Irán, Irak, Siria, Líbano y Palestina) ante todos ‎los demás países de la región, organizados alrededor de Arabia Saudita e Israel. 

A pesar de las apariencias y contradiciendo la lectura simplista que prevalece en Occidente, no se trataba de ‎una oposición entre proestadounidenses y antiestadounidenses, ni tampoco entre chiitas y ‎sunnitas, sino de un conflicto regional ficticio, alimentado por el Pentágono, siguiendo el ‎esquema que ya había aplicado durante la década de la inútil guerra entre Irak e Irán. Pero ‎esta vez, el objetivo final no era debilitar a los dos bandos sino lograr que las poblaciones de la ‎región destruyeran las estructuras de sus propios Estados, conforme a la estrategia ‎Rumsfeld/Cebrowski.‎

Siendo el único Estado de la región que entendió a tiempo esa estrategia del Pentágono ‎estadounidense, Turquía optó por protegerse manteniendo buenas relaciones con ambos bandos y ‎predicando el desarrollo económico en vez de la guerra civil regional. Así que se distanció ‎de Israel. ‎
Mapa del estado mayor estadounidense publicado en 2006 por el coronel ‎Ralph Peters. En contradicción con todas las previsiones, Estados Unidos se disponía a ‎desmantelar Turquía, considerada “aliado” de Washington, mediante la creación de un ‎‎“Kurdistán libre” que abarcaría vastos territorios turcos.


En 2006, cuando el coronel Ralph Peters publicó un mapa sobre los planes del estado mayor de ‎Estados Unidos, pudo verse que Estados Unidos se disponía a desmembrar Turquía mediante la ‎fundación de un “Kurdistán libre” vagamente basado en el Kurdistán cuya creación se había previsto ‎en 1920. Parte de los generales turcos cuestionó entonces el alineamiento de Turquía del lado ‎de Washington y aconsejó establecer otra alianza. Estos generales tantearon el terreno del lado ‎de Pekín –Moscú no había recuperado aún su lugar como potencia militar mundial.

Algunos ‎dieron un paso, abriendo un canal de discusión con China y comprando algún armamento a ‎ese país, pero fueron arrestados en 2008, junto a los responsables del Partido de los ‎Trabajadores (İsci Partisi, formación política de corte kemalista y maoísta), en el marco del ‎escandalo Ergenekon. Casi todos los oficiales del estado mayor turco fueron condenados a ‎largas penas de cárcel, supuestamente por espionaje a favor de Estados Unidos, antes de que ‎la verdad acabara por salir a la luz, con lo cual se anularon todos los juicios contra ellos.
 ‎
Fue en ese momento cuando Ankara aceptó crear un mercado común con la vecina Siria, para ‎protegerse de un eventual desmembramiento de su territorio, que tendría como pretexto el ‎llevado y traído tema del “Kurdistán libre”. ‎
3- Las «primaveras árabes» (2011)
En definitiva, durante la operación anglosajona de las llamadas «primaveras árabes», que tenían ‎como objetivo poner a la Hermandad Musulmana en el poder en todos los países del ‎Medio Oriente ampliado (o Gran Medio Oriente), Turquía creyó poder aprovechar el hecho que el ‎entonces primer ministro y hoy presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, era miembro de esa ‎cofradía para escapar al caos anunciado. Así que Turquía “despertó” en Libia la tribu otomana de ‎los misratas y ayudó la OTAN a derrocar al líder libio Muammar el-Kadhafi, a pesar de ser este ‎último un aliado de Ankara. Después, Turquía entró en guerra contra Siria… que también era ‎su socio comercial. Pero esas dos aventuras dieron al traste con la hasta entonces floreciente ‎economía turca

Mientras se esconde de los militares turcos que tratan de matarlo ‎por cuenta de la CIA, en julio de 2016, el presidente turco Erdogan se las arregla para ‎transmitir un mensaje a la población a través de un teléfono celular que la presentadora de ‎televisión sostiene ante las cámaras. El 15 de julio, Erdogan logra neutralizar a los golpistas y ‎recupera el control del país.


Cuando Rusia acude en ayuda de Siria y derrota a los yihadistas del Emirato Islámico ‎‎(Daesh), Turquía decide alejarse de las potencias occidentales. Se acerca a Moscú, compra los ‎sistemas antiaéreos rusos S-400 y la central atómica de Akkuyu, se compromete con el proceso ‎de paz en Siria durante los encuentros de Sochi y de Astana. La CIA responde manipulando la ‎organización del predicador islamista turco Fetullah Gulen y financiando el HDP (Partido de las ‎Minorías) contra el AKP (el partido islamista del presidente Erdogan). En resumen, van al historial de ‎la CIA contra Turquía el derribo de un avión ruso de combate Sukhoi-24 en la frontera turco-‎siria, al menos un intento de asesinar a Erdogan, un intento fallido de golpe de Estado y el ‎asesinato del embajador ruso Andrei Karlov, entre otros hechos.
 ‎
Aturdida, Turquía respondió con una extensa cacería de brujas, llegando incluso a encarcelar ‎medio millón de personas por un intento de asesinato en el que estuvieron implicados ‎cuando más algunos cientos de militares. ‎

Turquía se situó entonces a medio camino entre Washington y Moscú, buscando su ‎independencia pero corriendo el peligro de verse aplastada en cualquier momento por algún tipo ‎de acuerdo entre los Dos Grandes. Al mismo tiempo, Turquía se posicionó de tal manera que ‎apoyaba y a la vez obstaculizaba a sus dos padrinos: o sea participó en la guerra contra Siria y ‎simultáneamente apoyó a Irán e instaló bases militares en Qatar, Kuwait y Sudán. 
Además de que no es posible mantener mucho tiempo ese tipo de postura, Turquía se vio ‎dividiendo sus esfuerzos entre cinco frentes al mismo tiempo: la Unión Europea, al firmar con esta un ‎acuerdo sobre los migrantes; el mundo árabe, al cual dice defender ante Israel; Asia Central, ‎que trata de mantener bajo su ala; la OTAN, de la cual sigue siendo miembro; y Rusia, a la que ‎trata de seducir.‎
4- El asesinato del general iraní Qassem Suleimani
El mundo entero creyó –erróneamente– que, extenuado, Estados Unidos se retiraba del ‎Medio Oriente ampliado, dejando el campo libre a Rusia. En realidad, Washington retiraba ‎sus tropas, pero mantenía su intención de conservar el control de la región a través de sus numerosos ‎intermediarios armados y entrenados: los yihadistas. ‎

Ante la voluntad estadounidense de proseguir en el norte de África el plan de destrucción ya ‎iniciado en la parte asiática del Medio Oriente ampliado y estimando que fue involuntariamente el ‎gobierno iraní –no Israel– quien ayudó al Pentágono a concretar el asesinato del general Qassem ‎Suleimani, el gobierno turco volvió a revisar sus planes.
 ‎
Turquía está de regreso en la órbita de Estados Unidos. Después de haber negociado la paz ‎en Siria, el 13 de enero en Moscú, Turquía desafía ahora bruscamente a Rusia con el asesinato, ‎el 1º de febrero, de 4 oficiales rusos del FSB, en la región siria de Alepo. ‎

El ejército turco, la tribu de los misrata (descendientes de otomanos) en Libia y los yihadistas aún ‎atrincherados en la región siria de Idlib –de los cuales al menos 2.500 fueron trasladados ‎en mes y medio por los servicios secretos turcos– ya comenzaron a desangrar Libia, con la colaboración quizás también involuntaria del mariscal libio Khalifa Haftar. El objetivo es que todas ‎las partes se desgasten al máximo.‎

Thierry Meyssan 

Nota: En las etiquetas TURQUIA - ERDOGAN podrá el lector encontrar gran información sobre la política nacional turca y sobre la personalidad del mandatario de ese país.    

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny