Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

27 febrero 2022

Invasión rusa de Ucrania... sí, pero, ¿por qué?





por Tito Andino


Ni el más extravagante partidario de Rusia diría hoy que los rusos no han invadido Ucrania, solo es cuestión de semántica a como lo explican desde Rusia. Abogamos por la solución diplomática y que el mundo unipolar acepte que no puede seguir marcando el destino de la humanidad a sus intereses político-económicos. 


Este no es un blog de noticias, por lo que no "narramos" combates, ni sobre muertos y heridos en la batalla (una persona ha escrito en el mail del blog por el sepulcral silencio de "este sitio prorruso" sobre la invasión...) No soy prorruso, pero si me declaro antinazi, como cualquier ser racional con algo más de dos centímetros de frente. Aquí hacemos investigación histórica y sobre geopolítica mundial, si los siguientes datos de un pasado reciente, fáciles de contrastar, derivan en una presunción "alineada" no debe achacársele al redactor, debería más bien el "afectado" revisar cuáles fuentes son usadas para su "crítica". 

Existe elementos que "moralmente" intentan justificar la invasión rusa a territorio ucraniano, que son medios dentro del ámbito estricto del Derecho Internacional. Al contrario que cientos de energúmenos de extrema derecha, se anhela que este conflicto baje de intensidad y volvamos a la "estabilización" del escenario de los últimos años. Nadie racional en uso de sus sentidos quiere la guerra, a excepción de los mercaderes de la muerte y de quienes especulan en los mercados financieros... y los innombrables energúmenos ya citados.

Este conflicto es una mera disputa económica global que implica aspectos geopolíticos y de seguridad

El hecho real es que al poder económico anglo-estadounidense ahora le resulta difícil competir en los mercados internacionales, no solo con el gigante ruso y sus recursos naturales, en especial energéticos como el gas. Primero fue el sistema Nord Stream (conocido a inicios de siglo como "Northern European Gas Pipeline" (NEGP) o "Baltic Sea Gas Pipeline", un gasoducto submarino de doble vía capaz de transportar gas ruso a través del Mar Báltico que funciona desde 2011. Mas, hoy en día, lo que alarma a Estados Unidos es la conclusión de un similar proyecto, el Nord Stream 2 que afecta el casi monopolio mundial de las transnacionales energéticas estadounidenses; y, para defender el "libre mercado" hay que sabotear a los rusos, que Europa se quede sin gas barato es irrelevante, ante esa emergencia las flotas de barcazas que transportan gas made in USA proveerá energía a Europa a un costo inmenso. ¿Negocio? Claro que sí.

¿Cómo se consigue paralizar Nord Stream 2? GUERRA, Ucrania es el pretexto. El principal socio ruso del gas, Alemania, ya se pronunció por no certificar el Nord Stream 2. ¿Quién gana la guerra? Los Estados Unidos de América... perdón por el desliz, gana la Empresa Mundial S.A. (léase multinacionales energéticas).

El gran rival de los Estados Unidos no es solo Rusia, otra potencia económica oponente está representada por la República Popular de China (que de comunista solo tiene el nombre del Partido que lo dirige), hay que terminar con los mercados chinos porque afectan a las transnacionales norteamericanas. La libre competencia o "libre mercado" solo es válido si la hegemonía la tuviera Estados Unidos, como ya no la tiene, ¿cuál es la solución? GUERRA

En el caso chino el pretexto es la isla china conocida como Taiwán. Y no solo eso, como Estados Unidos está perdiendo los mercados asiáticos y del Medio Oriente, ¿cuál es la solución? más GUERRA. Recuerden que se intenta renacer la RUTA de la SEDA terrestre desde Oriente a Occidente, verdadero libre mercado sin comillas. ¿Quién lo impide? Estados Unidos y el Reino Unido. ¿Por qué? Los anglo-estadounidenses controlan la mayoría del tráfico mundial marítimo. La Ruta de la Seda terrestre acabaría el negocio global monopólico del transporte marítimo de mercancías. ¿Solución? Para variar, mantener las ya existentes GUERRAS en Oriente Medio y crear nuevos conflictos en Asia y Europa Oriental para que sea imposible el renacimiento de la ruta de la seda que se mantendrá bloqueada por las guerras regionales sin fin.

Hemos perdido la cuenta de cuantas veces se insiste con una verdad incomoda, TODAS las guerras son disputas por intereses económicos. ¿Quién gana en una guerra? Las grandes multinacionales, los industriales y banqueros, lo demás es cuento para los fanáticos con sus aullidos patrioteros y saludo a la bandera.

Una guerra no se gana solo en el campo de batalla, sin el sustento de un poder económico combinado con la producción militar-industrial lo hace imposible. Los seres humanos somos solo carne de cañón en esa terrible competencia por apoderarse de los mercados. Desde mucho antes de las guerras mundiales del siglo XX y las que van del siglo XXI, no existe un solo conflicto en que los intereses privados financieros no estén presentes (vengo repitiendo esto en varias entradas).

 

Sistema ruso antiaéreo Pantsir  (foto archivo de Sputniek, Maksim Blinov)

¿A quién conviene que los rusos se extralimiten en sus acciones? ¿Quién quiere una guerra total en Ucrania? 

Los estrategas de la guerra de EEUU/OTAN ya han conseguido la guerra que querían, sin mancharse el uniforme, limpios e inmaculados "denuncian" la locura expansionista de Rusia atacando Ucrania. Siguen anhelando un conflicto total, una invasión a toda regla, bombardeos indiscriminados y matanza de civiles. Los objetivos de Rusia parece ser los que viene señalando por años, que se cumplan los compromisos, no solo los Acuerdos de Minsk, también las promesas de la OTAN de no expandirse hacia sus fronteras... y claro, en vista de las circunstancias, aceptar como parte de la Federación Rusa a las autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk. También los rusos juegan a la geopolítica, por supuesto.


Este primer escenario está rodándose, Rusia ha penetrado en Ucrania, el mundo -al menos los medios- claman contra los bárbaros rusos. Objetivo cumplido. A Rusia no se le puede doblegar militarmente, sin embargo, la guerra económica si que puede perderla. Todo está listo con las sanciones económicas, afectar el mercado bancario y las principales empresas estatales de Rusia, su economía debe ser degradada, congelar sus activos en Europa, prohibir el comercio, etc. No sabemos si la economía rusa resista largo tiempo este tipo de embates. Putin ha previsto esas contingencias, si algo acontece no será parecido al rotundo golpe que se dio a la antigua URSS, Rusia está acumulando grandes reservas de oro y otros metales valiosos como resguardo financiero. 

  

Y, ¿cómo lograron ese escenario? Gracias a Ucrania a quien juraron protegerla, la armaron, la pusieron a vociferar contra los perversos rusos a través de rabiosos grupos de fanáticos neonazis a quienes auspician... luego... luego, a última hora... los abandonan en democracia.


Es que no soy yo quien lo dice, aunque parezca mentira el único ucraniano cuerdo -de los políticos- parecía ser el presidente Zelenski

"Nos hemos quedado solos. No veo quién esté listo para luchar con nosotros...No tenemos miedo a hablar de un estatus neutral (ahora no estamos en la OTAN). Pero, ¿qué tipo de garantías tendremos? Y lo más importante: ¿Qué países, concretamente, nos las darán?", pregunta el presidente de Ucrania al dirigirse a la nación tras la entrada militar rusa en Ucrania.

Recuerden que dos semanas atrás la prensa occidental no daba crédito a las palabras de Zelenski cuando éste les señaló con el dedo, dijo a los periodistas que Rusia no es el principal problema, ES LA PRENSA. Impresionante e inesperado estallido de espontaneidad en que afirmó que los problemas actuales de su país provienen del oeste y no del este.

El otro escenario de tensión bélica está siendo emulado para China. Provocar a China, de igual manera como ha conseguido que Rusia actúe en Ucrania, hay que encontrar el término justo para iniciar una escalada de la crisis, siempre los chinos y los rusos deben tener el rol de agresores. Según la estrategia de Estados Unidos se quiere un conflicto limitado de China sobre Taiwán, los medios de comunicación vienen desde hace mucho señalando a China como el "malo". Estados Unidos presiona a Europa para incitar a China a la guerra por Taiwán, los estadounidense anhelan una guerra limitada, "solo" una pequeña con China. En ese sentido, Estados Unidos trabaja con el Reino Unido y Australia para provocar continuamente a los  chinos, esperan que China dispare primero, el guión está ya preparado: Señala a China como "el matón contra el que el resto del mundo debe unirse". 

El plan es efectivo, hasta el momento funciona bien. Rusia es retratada como el nuevo fascismo contra Europa (con el perdón de los neonazis ucranianos, españoles, etc). Rusia es una potencia agresora y la "cruzada" europea prometida a Ucrania... no vendrá, como no vino en el momento requerido contra Hitler. Los "buenos" no responderán, se lamenta Zelenski. Estados Unidos "comprometido" a ayudar a Ucrania para “defenderla” la armó, entrenó, la envalentonó, provocó a los rusos y luego se fue... La misma historia tuvo lugar en Georgia (2008), por citar un ejemplo.

Digamos lo que digamos, EEUU/OTAN saldrán vencedoras en la guerra informativa y económica. Volver a rearmar Ucrania y toda Europa del Este representará jugosas ganancias debido a que los agresores chinos y rusos no descansan para destruir el mundo. Estados Unidos y Europa Occidental dominan la información global (desinformación) con las principales agencias de noticias, periódicos y noticias en televisión, el 90% del planeta somos marginados.


Su-27 ruso (foto archivo)

¿Cómo y por qué llegamos a la situación actual en Ucrania?

Los hechos históricos nos dicen lo siguiente: *

Febrero 2014, un golpe de Estado derrocó al gobierno ucraniano del electo presidente, Viktor Yanukovich, quien tuvo que huir para salvar su vida. El motivo, enrumbar al país Kiev hacia la órbita de Occidente

Y aquí es incuestionable la mano  de los Estados Unidos, los conocidos John McCain y Victoria Nuland hacen acto de presencia y respaldan las "protestas espontáneas". La propia Nuland (que manejó el golpe de estado) reconoció que su país invirtió (inversión económica) cinco mil millones durante muchos años para conseguir el objetivo. Nuland "rechazó enérgicamente un probable acuerdo de compromiso europeo que habría llevado a un gobierno de compromiso. ´¡Que se joda la UE!´, fueron sus palabras; y el actual presidente Biden fungía de vicepresidente de los Estados Unidos.

El gobierno golpista, respaldado por fuerzas de la extrema derecha, de ideología neonazi, se embarcan en algo absurdo, acosar a los ciudadanos ucranianos de habla rusa. (30% de la población), suprimen la lengua rusa como uno de los idiomas oficiales del estado. Actos de violencia y matanza colectiva están registrados.

El neonazismo, si bien no dirige el gobierno de Ucrania, se permite, a través de Svoboda y otros grupos nacionalistas, "aprobar una legislación que convierte en héroes a los colaboradores nazis mientras retira las estatuas que honran a los patriotas antinazis" y hasta consiguen dividir a la Iglesia Ortodoxa.


Victoria Nuland y el embajador Pyatt (a su lado) junto a los políticos ucranianos Vitaly Klitschko (izquierda) y Arseny Yatsenyuk (derecha)

Foto/ AFP.  El extinto senador norteamericano John McCain en Ucrania apoyando al líder fascista de Svoboda, Oleg Tiagnibok y al ex Primer Ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk


La secesión de Crimea, Donetsk y Lugansk son consecuencia directa del golpe de Estado de 2014. Crimea organiza un referéndum para separarse de Ucrania solicitando la reunificación con Rusia. (Crimea era parte de Rusia desde 1783, dentro de la URSS la administración de Crimea se transfirió a Ucrania en 1954 sin ninguna consulta popular).

Las provincias de Lugansk y Donetsk, fronterizas con Rusia, de mayoría rusa sufrió el acoso del nuevo régimen golpista de Kiev que promulga políticas segregacionistas, las provincias reclaman una administración federal. Ese mismo 2014, las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk declaran su independencia de Kiev.

Los Acuerdos de Minsk de 2014 y 2015 firmados por Ucrania, rebeldes ucranianos, Rusia y autoridades europeas evitan una guerra mayor en el este de Ucrania y garantiza la unidad territorial de Ucrania, con cierto grado de autonomía a Lugansk y Donetsk. Con posterioridad el acuerdo es rechazado por  Kiev y Washington que termina con la decisión de Rusia de reconocer las Repúblicas Populares de Donetsk (DPR) y Lugansk (LPR), el 21 de febrero de este  año.

En el papel declarar la secesión no es un acto jurídico suficiente, pero los Estados Unidos y la OTAN han sido los primeros en promover la desintegración de países como Yugoslavia, la secesión de Sudán del Sur de Sudán, el caso Kosovo y sus frecuentes esfuerzos secesionistas kurdos en Irak, Irán y Siria. Tampoco nos detendremos a analizar las consecuencias de las pretendidas secesiones en el Cáucaso ruso (Chechenia) y otros ejemplos. 

Estados Unidos es el principal instigador del conflicto en Ucrania. No reconocen los compromisos que llevaron a la transición y unificación de Alemania. Se niegan aceptar que la Unión Soviética desaparecía bajo la garantía a Rusia de "ni un paso hacia el Este en la expansión de la OTAN". ¿Qué aconteció? Países Bálticos en la OTAN, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria con bases USA y/o OTAN, incluso algunos de éstos estados acogen bases de misiles balísticos apuntando a... exacto! a Rusia. La respuesta rusa a lo largo de muchos años ha sido relativamente moderada en cuanto al despliegue en sus fronteras de los misiles nucleares, recordemos la reacción estadounidense cuando se pretendió establecer una presencia militar y base de misiles en Cuba durante la década de 1960... 

La promesa de la OTAN de "estudiar" la admisión de Ucrania ha chocado con la firme oposición rusa y las consecuencias están a la vista. Nos dicen los medios que Rusia amenaza a Europa y al mundo porque es el país más grande sobre la tierra, pero ello en vez de ser una fortaleza debilita a la Federación Rusa por la seguridad fronteriza y la manipulación occidental en las repúblicas musulmanas del Cáucaso. Y hay hasta quien se burla de este tipo de explicaciones colocando un mapa en que se aprecia la inmensidad del territorio ruso comparada con el área territorial que ocupa la indefensa Europa. Si, la Imperial Europa "amenazada", aquella que provocó dos fratricidas guerras mundiales, la que se enriqueció brutalmente del colonialismo y la misma Europa que prevalece en el mundo con su poderosa industria y sistema financiero impositivo bajo la tutela anglo-estadounidense.

La OTAN es una alianza de 30 estados miembros. Todos en conjunto cubren una superficie de 24.57 millones de km² y unos 945 millones de personas, el 16.25% de la superficie habitable del planeta y el 12.17% de la población mundial. Restémosle los más de 300 millones de habitantes de los Estados Unidos, los 38 millones de Canadá y hasta Turquía, país que muchos europeos lo consideran asiático y tercer mundista, con sus 84 millones de ciudadanos, que nos deja algo más de 400 millones menos. 

Destaco las estadísticas del párrafo anterior debido a la hipótesis  que afirma que Rusia es una amenaza para Europa y el mundo porque es el país más grande del planeta y seguramente creen que procrean como "chinos" y tienen una urgente necesidad de "espacio vital". Con  una superficie de 17.098.246 km² apenas bordean los 141 millones de habitantes (censo no oficial de 2020), es decir 8,3 habitantes por /km².


Objetivo final: Acabar con Rusia

Reafirmamos estas reflexiones con las siguientes líneas resumidas de nuestro artículo: "Rusia, el caos poscomunista".

La vieja historia de querer aplastar al gigante ruso no es nueva. Rusia y China constituyen y seguramente seguirán siendo una amenaza contra el intento de globalizar la economía mundial. Eso no ha pasado, el mundo actual ya no es un centro unipolar manejado por los anglo-americanos y sus socios de las altas finanzas, y esto tiene un nombre: Rusia y China junto a otras pequeñas naciones regionales que no aceptan y se revelan contra las políticas impositivas que destruyen los estados soberanos. 

La Unión Europea es un instrumento de dominación de USA/OTAN, acercándose a las fronteras de la Federación Rusa con despliegues de fuerzas militares, armamento de última generación y un renovado y modernizado sistema balístico nuclear. ¿Por qué? Intentar doblegar a Rusia mediante la coacción y chantaje económico. 

Cambiando el poder en Moscú el mundo será absolutamente una colonia mercantil donde los Estados Unidos y sus socios impondrán sus reglas.

Las actuales guerras del Medio Oriente no solo son conflictos para destruir a naciones rebeldes como Siria, Irak, Irán, Líbano, etc., son obstáculos para el gran objetivo final: RUSIA. Con el surgimiento económico de China podría ser que el cambio de prioridades haya variado.

Los medios occidentales hablan de agresión rusa, del retorno del expansionismo y el peligro que representan los rusos para Europa y el mundo. Seguramente por eso Estados Unidos y la OTAN se empeñan, no hoy, sino desde hace ya un par de décadas, en rodear a Rusia con bases militares por todos lados de sus fronteras; también la OTAN y sus aliados regionales en el Medio Oriente (Israel y las Monarquías del Golfo) se encuentran encaprichados en su proyecto yihadista para dividir a Rusia y limitar sus áreas de influencia. El terrorismo islamista viene siendo utilizado en contra de Rusia en el Cáucaso. 

Destruyendo naciones y afianzando alianzas con gobiernos lacayos como Ucrania y ex repúblicas soviéticas, paulatinamente, en aparente silencio, se va cerrando el cerco contra el gigante oso ruso.


                    Vladimir Putin en un acto público en 2018 (foto archivo)

¿Cómo destruyeron la Unión Soviética?

Estados Unidos y sus aliados manejaron y manipularon los mercados financieros, abarataron el precio del petróleo, con la complicidad de las monarquías del Golfo, forzaron a la intervención militar en Afganistán, entre las principales razones. Como vemos el mismo procedimiento se aplica contra Rusia por el conflicto ucraniano.

Rusia, tras la caída del totalitarismo soviético, estaba en un K.O. técnico, caos, hambre, pobreza, pero tras todo esto estaban las “instituciones económicas más poderosas, trabajando de la mano con elementos criminales, la mafia, respetables organizaciones filantrópicas, comités de expertos de prestigio internacional, organizaciones no gubernamentales, servicios de inteligencia y las principales entidades bancarias occidentales, iniciaron la empresa de destruir Rusia deliberada y meticulosamente. Los recursos rusos son sinónimo de supervivencia, por lo que desestabilizar Rusia se ha convertido en la clave de la supervivencia futura”, sostiene el investigador D. Estulin, en su libro ‘Los Señores de las Sombras’.

La URSS colapsó en diciembre de 1991, inmediatamente el nuevo “amigo” de Rusia -Estados Unidos- emprendió la tarea de apoyar al extinto sistema comunista para llevarle a una transición democrática y rumbo al capitalismo. Rusia, en algo más de una década dejó de ser un rival o amenaza a los intereses norteamericanos, no tuvieron los medios para oponerse a los Estados Unidos que lograron el control del petróleo y gas del Asia Central

Eso no fue todo, tuvo lugar el mayor saqueo de los recursos de una nación, casi olvidado en la actualidad, nunca difundido por los medios occidentales. La extinta URSS manejaba, sin duda, la mayor riqueza mineral del mundo, petróleo, níquel, platino, oro y otros minerales valiosos, incluso la industria bélica. Se saquearon los abundantes tesoros naturales de Rusia: platino, piedras preciosas, petróleo, madera, materias primas estratégicas, cobalto, cobre, bronce, titanio y todo tipo de valiosa maquinaria fueron a parar a subastas fraudulentas. Casi sin valor en el mercado internacional, fueron repatriados a través de unos 260 bancos controlados por la mafia que surgieron por doquier en el país (Estulin). Según el propio Yeltsin, Rusia se convirtió  en una “superpotencia del crimen, en una mafiocracia” (la Rusia de Yeltsin, por supuesto).

El juego con la manipulación del mercado fue tremendo, se realizaron operaciones colosales de subasta de rublos por cientos de miles de millones a cargo del crimen organizado, dinero que salió de Rusia. Todo iba a ser desmantelado en una operación combinada, pero clandestina, codo a codo entre los servicios de inteligencia occidentales, especuladores financieros e importantes bancos, la Mafia de Estados Unidos y la italiana (Cosa Nostra), más el aporte de los criminales rusos surgidos con el fin de la URSS, la mafia rusa “Vorovskoi Mir” (Mundo de Ladrones) en alianza con viejos oficiales del KGB, ex veteranos de Afganistán y oficiales del ejército retirados, incluso miembros del Partido Comunista también participaron a través del KGB en el robo masivo de propiedades y recursos naturales del Estado, inundando el mercado extranjero de rublos, vendiendo ilegalmente materias primas y blanqueando las ganancias en Occidente. Según Estulin, estos grupos combinados crearon alianzas de conveniencia para impulsar la malversación económica a niveles increíbles. De esa forma (y de otras) dieron la estocada final a un sistema que, siendo objetivos, fue un fracaso político-social-económico, el desplome de la URSS que era evidente aconteció más rápido de lo señalado.

El objetivo secreto de todo esto (claro que esta parte lo desconocían todos los grupos criminales y políticos rusos en ese entonces) era permitir que los gangsters financieros norteamericanos y sus socios se apoderen y controlaran las reservas de gas y petróleo de Asia Central. Brillante y silenciosamente destruyeron la base económica de Rusia. Los expertos concuerdan que se pretendía regresar a Rusia a los tiempos de un país tercermundista, que dejara de ser una amenaza al proyecto estadounidense y  de sus socios europeos.

El siguiente paso, con la connivencia de Yeltsin, fue crear reformas democráticas y un ligero impulso económico, siempre evitando que Rusia resurja como competencia a nivel mundial contra los Estados Unidos. Llegó el FMI y la era Clinton para "apoyar" a la nueva economía y democrática Rusia. Yeltsin hizo lo habitual en estos casos, aceptar préstamos internacionales (la imposición de ‘ayudas’) a cambio  de emitir obligaciones (deuda). Si no pagas pierdes la garantía subsidiaria (que garantiza el préstamo). Las garantías rusas, no está demás decirlo, eran las acciones de las principales industrias estatales. En otras palabras: Préstamos por acciones. Así, si el gobierno ruso no podía rembolsar los préstamos, los bancos tenían derecho a subastar acciones en áreas energéticas, recursos naturales, industrias, etc.

La dorada década de 1990 fue maravillosa para los Estados Unidos, gozó de la supremacía mundial absoluta, controlaba los mercados rusos. Rusia dejó de funcionar como un estado, en graves aprietos para alimentar a su población y con su capacidad militar disuasiva venida a pique... 

Entonces, surgió Putin. Los problemas llegaron, no para los rusos ni para Rusia, sino para los Estados Unidos, para los buitres financieros, para los nuevos oligarcas rusos y la mafia ruso-israelí, todos ellos siguen lamentando el retorno del "totalitarismo" a la Santa Rusia.

----- 

Lecturas consultadas:

Transcripción de la llamada Nuland-Pyatt filtrada

The US Is the Major Instigator of the Ukraine Conflict. The Historical Facts

La prensa "libre" apoya la estrategia militar occidental para la guerra

La negación de la historia. ¿Por qué la OTAN no cumple sus compromisos con Rusia?

LAS GUERRAS DE CHECHENIA: Relatos de un complot

RUSIA, el caos poscomunista

Más notas de prensa internacional de estos días

21 febrero 2022

Países que casi existieron

 


Nick Ottens

Never Was Magazine


Charles-Maurice de Talleyrand propuso dividir Bélgica entre Francia, Alemania y los Países Bajos. Heinrich Himmler fantaseaba con coronarse regente de una Borgoña independiente. Los Aliados en la Segunda Guerra Mundial tenían múltiples planes para la federación de los Balcanes. Irak y Libia impulsaron planes para la unificación árabe.


Lo único que estos esquemas tienen en común es que no resultó nada de ellos. Bélgica todavía existe. Borgoña no. Los Balcanes y el mundo árabe están aún más divididos.

¿Y si la historia hubiera tomado un rumbo diferente? Aquí hay un vistazo a los países que casi existieron.


Estado Libre de Amberes


Propuesta de Charles Maurice de Talleyrand para la partición de Bélgica ( Wikimedia Commons )


Cuando los belgas se rebelaron contra sus amos holandeses en la década de 1830, las potencias europeas inicialmente se mostraron reacias a reconocer una Bélgica independiente. Francia estaba a favor de separar Valonia de habla francesa de Flandes de habla holandesa con la esperanza de anexarse el sur. Esto fue rechazado por las otras potencias que habían unido a la Bélgica, anteriormente gobernada por Austria, con los Países Bajos en el Congreso de Viena en 1815 para crear un fuerte estado amortiguador contra el expansionismo francés.

El estadista francés Charles-Maurice de Talleyrand propuso una anexión menor: Francia tomaría las provincias de Flandes Oriental, Hainaut, el sur de Brabante y el oeste de Namur; el norte de Brabante iría a los Países Bajos; Prusia tomaría todo el territorio al este del río Mosa. Amberes, Gante y el resto de Flandes Occidental se convertirían en un Estado Libre independiente bajo protección británica.

No salió nada de la propuesta. Talleyrand era el tipo de dibujar líneas en un mapa sin tener en cuenta los deseos de las personas que vivían en ese suelo, lo que había creado el matrimonio infeliz de Bélgica y los Países Bajos en primer lugar. En cambio, las grandes potencias decidieron reconocer el estado belga, con Gran Bretaña actuando como garante de su neutralidad. (Cuando Alemania violó esa neutralidad en 1914, provocó la entrada de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial)


Intermarium


Mapa de Intermarium, una federación de Europa Central y del Este.


El Intermarium ("entre mares") fue una propuesta polaca para la federalización de Europa Central y Oriental.


Józef Piłsudski

El líder de Polonia posterior a la Primera Guerra Mundial, Józef Piłsudski, fue el defensor más destacado del esquema, pero se remonta a principios del siglo XIX. Adam Jerzy Czartoryski, líder de la revuelta polaca de 1831 contra Rusia, también la apoyó.


Fuera de Polonia, el plan encontró poca simpatía. Los soviéticos se opusieron porque anhelaban unificarse los estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania y los aliados occidentales estaban en contra, porque asumieron que el bolchevismo eventualmente colapsaría y todavía pensaban en Rusia como un contrapeso a Alemania. Muchos de los posibles miembros de la federación lo vieron como un intento apenas disimulado de resucitar la Commonwealth polaco-lituana.

La Polonia del siglo XXI ha revivido la idea de una Europa Central fuerte que pueda contrarrestar tanto a Europa Occidental como a Rusia en la forma de la Iniciativa de los Tres Mares. (La Iniciativa de los Tres Mares (3SI o TSI), conocida también como la Iniciativa Báltica, Adriática y del Mar Negro (BABS) o simplemente como la Iniciativa de los Tres Mares (en latín, Trimarium), es un foro de doce estados, en la Unión Europea, que ejecuta a lo largo de un eje norte-sur desde el Mar Báltico hasta el Adriático y el Mar Negro en Europa Central y Oriental. La Iniciativa tiene como objetivo crear un diálogo regional sobre cuestiones que afectan a los Estados miembros. En 2016, los representantes de Austria, Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia se reunieron para su primera cumbre en Dubrovnik - Croacia).


Ducado Báltico Unido


Mapa del Ducado Unido del Báltico (Rarayn)


Después de la Revolución Rusa y la ocupación de la Alemania imperial de las antiguas posesiones bálticas del zar, formalizadas en el Tratado de Brest-Litovsk, la nobleza de habla alemana en la región pidió una unión personal con la Corona de Prusia. El duque Adolfo Federico de Mecklenburg gobernaría dos ducados, el de Courland y Semigallia y el de Estonia y Livonia, que constaban de siete cantones.

El emperador Guillermo II reconoció el Ducado Unido el 22 de septiembre de 1918, pero ningún otro estado lo hizo. Cuando Wilhelm abdicó dos meses después, el gobierno alemán reconoció la independencia de Estonia y Letonia. Los alemanes bálticos, apoyados por un Freikorps anticomunista de la propia Alemania, intentaron aferrarse al poder, pero fueron derrotados por la oposición local y una fuerza expedicionaria británica.


República del Ponto


República del Ponto. Mapa de 1917 de la propuesta República del Ponto (Wikimedia Commons)


Mapa de la República del Ponto (Altmaps)


Después del final de la Primera Guerra Mundial, el presidente estadounidense Woodrow Wilson proclamó que todas las nacionalidades del Imperio Turco tenían derecho al desarrollo autónomo. Esto llevó a los griegos pónticos a pedir la independencia.

Los griegos étnicos habían vivido en la costa sur del Mar Negro durante siglos, primero bajo el dominio bizantino y luego bajo el dominio otomano. Cuando Grecia se independizó en 1832, y Ponto no fue incluido, muchos de los habitantes de la región se trasladaron hacia la Georgia ortodoxa y Rusia.

Los que se quedaron sufrieron discriminación y violencia durante casi un siglo. Se cree que cientos de miles de griegos pónticos fueron asesinados durante el período del colapso del Imperio Otomano.

La independencia parecía la única forma en que la gente del Ponto estaría a salvo, pero el gobierno griego en Atenas se opuso. Sintió que una República del Ponto sería demasiado débil para resistir un asalto turco y demasiado remota para apoyarla.

Sin un aliado poderoso en la Conferencia de Paz de Versalles, los griegos pónticos no llegaron a ninguna parte. Posteriormente, los turcos ahorcaron a destacados partidarios de la independencia.

El Tratado de Lausana de 1923, que finiquitó la frontera entre Grecia y el nuevo estado de Turquía, preveía transferencias de población entre los dos países. Unos 200.000 griegos pónticos fueron desplazados. Muchos se reasentaron en la Unión Soviética. Después de su colapso en 1991, muchos se mudaron a Grecia, un país que nunca antes habían pisado y cuyo idioma no hablaban.


Technate Norteamericano


Mapa de Technate de América (Tecnocracia Inc.)


La Gran Depresión dio vida a varias filosofías políticas nuevas. Chile se tambaleó hacia la extrema izquierda. Brasil y Portugal giraron hacia la derecha corporativista. Alemania eligió a los nazis. En Canadá y Estados Unidos surgió el movimiento de la tecnocracia. Propuso reemplazar a todos los políticos por economistas, ingenieros, científicos y empresarios.

El New Deal de Franklin Delano Roosevelt, que también se basaba en el control experto de la economía, quitó el aliento a los tecnócratas. En Canadá, el movimiento incluso fue ilegalizado.


                                                  Howard Scott

El grupo de defensa más destacado fue Technocracy Incorporated, fundado por Howard Scott. No era muy popular y, en lo que ciertamente no era un buen augurio para su capacidad de gobernar, estaba dominado por el faccionalismo.


Su propuesta de mayor alcance fue unir América Central y América del Norte en un "technate", siendo su argumento que los límites naturales y los recursos del área que se extiende desde el Ártico hasta Panamá la convertían en "una unidad geográfica independiente y autosuficiente".

“Major Major”, miembro del foro de Historia Alternativa, imagina cómo podría haber sido un gobierno tecnocrático de América del Norte, no es nada agradable (Ver AQUÍ)


El Estado de Borgoña de las SS


Heinrich Himmler en 1942

Borgoña, ahora una región en el centro de Francia, ha estado históricamente en todo el mapa de Europa occidental. El Reino medieval de Borgoña se extendía a ambos lados de la costa mediterránea. El Ducado de Borgoña, en su mayor extensión, se extendía desde los Países Bajos en el norte hasta el lago de Ginebra en el sur. El Círculo de Borgoña era parte del Sacro Imperio Romano Germánico.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el jefe de las SS, Heinrich Himmler, abogó por la restauración de una Borgoña independiente, fuera del Gran Reich Alemán, que colonizaría el noreste de Francia, pero bajo el dominio nacionalsocialista.

Himmler se imaginó a sí mismo como regente. Se suponía que Léon Degrelle, el líder de los fascistas belgas, se convertiría en el primer canciller del estado.

SS Borgoña abarcaría lo que hoy son las regiones francesas de Champagne, Franche-Comté y Picardía, dando acceso al estado al Canal de la Mancha, así como a la Suiza francesa y las provincias belgas de Hainaut, Luxemburgo y Nevers. Dijon o Nancy habrían sido la capital.

No está claro cuánto apoyó Adolf Hitler el sueño de Himmler. Parece que se invirtió poca planificación seria en este asunto.


Unión Balcánica


Teniente general Bernard Montgomery, rey Pedro II de Yugoslavia y primer ministro Winston Churchill del Reino Unido en 1944


Mapa de los Balcanes de 1941 del fotograma de una película de propaganda alemana de 1941 sobre la invasión de Yugoslavia


Una alternativa al Intermarium, la Unión Balcánica habría visto a Grecia y Yugoslavia a la cabeza en la federación de los Balcanes y Europa Central.

El plan fue ideado por el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña durante la guerra, Anthony Eden, quien convenció a los jefes de los gobiernos en el exilio griego y yugoslavo para que dieran el primer paso. Su esperanza era atraer a Albania, Bulgaria y Rumania, aliados de los nazis, a la unión después de la guerra.

Las monarquías griega y yugoslava se fusionarían al casarse la princesa Alexandra y el rey Pedro II.

El tercer paso habría sido combinar la Unión Balcánica con una Confederación polaco-checoslovaca y crear un enorme estado tapón entre Europa occidental y la Rusia soviética.

El plan se abandonó después de un año, cuando los aliados decidieron apoyar a los comunistas de Josip Tito en su lucha contra los nazis.

Después de la guerra, Tito colocó a Yugoslavia en la órbita de Rusia. El apoyo estadounidense y británico a los realistas en la Guerra Civil griega mantuvo a ese país en el campo occidental.

Alexandra y Pedro, que se casaron, nunca volvieron a poner un pie en Yugoslavia.


Federación Balcánica


Josip Broz Tito en 1961 - Joseph Stalin


Mapa de la Federación de los Balcanes (o Federación Balcánica) (1Blomma)


Los izquierdistas habían estado discutiendo sus propios planes para la confederación de los Balcanes. Las primeras propuestas, para una Federación Socialista que se extienda desde los Alpes hasta Chipre, datan de 1885.

La Conferencia Socialista de los Balcanes de 1910 en Belgrado llamó a la unidad de los trabajadores frente a la guerra que se avecinaba.

Tras la revolución bolchevique, el Komintern de la Unión Soviética promovió activamente una República Federativa Balcánica de Bulgaria, Grecia, Turquía y Yugoslavia.

Lo más cerca que llegó a buen término el plan fue después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los líderes comunistas búlgaro y yugoslavo, Georgi Dimitrov y Tito, acordaron tentativamente fusionar sus países. Esto se interrumpió cuando Tito se peleó con el líder soviético Joseph Stalin en 1948 y Bulgaria se vio obligada a seguir la línea de Moscú.


Plan de la Media Luna Fértil


Detalle de un mapa de Oriente Medio de 1993, que muestra los años en que los países obtuvieron su independencia (CIA)


                             Faisal II de Irak

Gran Bretaña incumplió su promesa de dar a los árabes una patria después de la Primera Guerra Mundial. En cambio, junto a Francia crearon los reinos de Irak y Transjordania, gobernados por los hermanos Faisal y Abdullah, respectivamente, así como la obligada Palestina bajo el directo dominio británico  y Siria bajo los franceses.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Siria cayó bajo el control de la Francia de Vichy, aliada de los nazis. Siria se declaró independiente en 1941, pero los aliados occidentales no lo reconocieron hasta 1944.

Al percibir una oportunidad para la unidad árabe, Irak propuso unir a los cuatro países. Se llamó el Plan de la Media Luna FértilSin embargo, no era popular en Siria, donde había poco deseo de vivir bajo un rey pro-británico.

Los dos reinos hachemitas formaron brevemente una Federación Árabe en 1958, pero Faisal fue depuesto seis meses después y los Oficiales Libres que lo reemplazaron disolvieron la unión.


República Árabe Islámica


Los presidentes Houari Boumedienne de Argelia y Anwar Sadat de Egipto se reúnen con el coronel Muammar Gaddafi de Libia para una conferencia el 8 de mayo de 1972 (Keystone/Getty Images)


El sueño de un solo estado árabe no murió. Muammar Gaddafi pasó sus primeras décadas en el poder intentando unificar la región. Convenció a Egipto y Siria para que se unieran a Libia en una Federación de Repúblicas Árabes en 1972, pero colapsó cinco años después. Entre 1978 y 1987, el ejército de Gaddafi intervino rutinariamente en el vecino Chad con el objetivo de traer a ese país al redil de Libia.


    República Árabe Islámica que comprende Egipto, Libia y Túnez       ( KitFisto1997 )


A principios de la década de 1970, Gaddafi fijó su mirada en Túnez. Al visitar Túnez, el líder libio reunió apoyo para la fusión de los dos estados del norte de África.

Habib Bourguiba de Túnez sospechaba. Al presidente, en el poder desde 1957, le preocupaba que, con Libia en una federación con Egipto, la fusión solo expandiría la influencia de Egipto hacia el oeste.

Por razones desconocidas, Bourguiba surgió en 1974. Ese año firmó una declaración con Gaddafi en la isla de Djerba que comprometía a los dos países a la unificación. El plan era que Burguiba se convirtiera en el presidente de la república conjunta y Gaddafi en el jefe de sus fuerzas armadas combinadas. Los referéndums estaban destinados a ratificar el acuerdo, pero la oposición interna tunecina y argelina echó por tierra el acuerdo en cuestión de días.


Québec


Mapa de la República de Quebec ( xlander684 )


Quebec, de habla francesa, estuvo cerca de separarse de Canadá en 1995, cuando el 49,4% contra el 50,6% de sus residentes votaron por la independencia. Desde entonces, el separatismo ha disminuido, pero Quebec conserva su propia identidad.

El área era parte de la "Nueva Francia" del siglo XVIII, que se extendía hacia el sur a través de Luisiana (llamada así por el rey Luis XIV) hasta Nueva Orleans (por la ciudad francesa de Orleans). Después de la derrota de Francia en la Guerra de los Siete Años, cambió sus posesiones canadienses con Gran Bretaña por Guadalupe.

Los británicos permitieron que los colonos continuaran viviendo bajo la ley civil francesa y practicando su religión católica, gestos que ayudaron a prevenir el tipo de sentimiento revolucionario que se gestaba en las Trece Colonias.

Hoy en día, la lengua francesa y la cultura franco-canadiense están protegidas por la Constitución canadiense.


Cascadia


Mapa de Cascadia independiente ( Pavel Zuk )


No fue hasta mediados del siglo XIX que Estados Unidos comenzó a incorporar los territorios al oeste de las Montañas Rocosas. Algunos de los primeros colonos favorecieron la independencia. Todavía en 1860, se hicieron argumentos a favor de una "República del Pacífico". Un movimiento separatista estuvo activo en Oregón antes de la Segunda Guerra Mundial.

En años más recientes, los estados del Pacífico a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y Canadá han cooperado en asuntos de comercio, política ambiental y transporte.

Las regiones son abundantes en recursos naturales y albergan algunas de las empresas más grandes del mundo, incluidas Amazon, Microsoft, Nike y Starbucks. Combinar la Columbia Británica, Oregón y el estado de Washington crearía una nación viable de dieciséis millones. Las sensibilidades progresistas y ecológicas de Portland, Seattle y Vancouver también irían bien juntas, pero los obstáculos constitucionales para primero separarse y luego combinarse son probablemente insuperables.

Nick Ottens


*****

Nota del editor

Por supuesto que una lista de países que casi existieron puede ser ampliada, pero el trabajo de Nick recoge, sin duda, los de mayor trascendencia. Si hay un tema que es digno de rescatar: La casi desmembración del Imperio Ruso tras la revolución de 1917. 

En medio de la revolución y la guerra civil rusa empezaron a proclamarse diversas repúblicas en territorio del antiguo Imperio. No todas esas "repúblicas" estaban en capacidad de constituirse como tales, bajo la figura jurídica de un estado conforme el Derecho Internacional. Tenemos casos que iban desde meras minorías étnicas en busca de autonomía a casos que se trataban de zonas territoriales dominadas por algún jefe local, algo equivalente al actual significado de un "señor de la guerra", reclamando legitimidad mediante la autoproclamación de un pseudo estado. 

También tenemos el caso de las llamadas repúblicas proto-soviéticas que posteriormente se integrarían a la URSS. Estos, por su corta existencia, suelen ser denominados "Estados efímeros de la guerra civil rusa". El lector puede repasar el MAPA y leer sobre esas repúblicas "efímeras" de manera pormenorizada AQUÍ.


Estados efímeros tras la guerra civil rusa


No obstante, dejamos algunos links de gran interés relacionados con el tema.

Descubre el 'Atlas de países que no existen'

Paises que ya no existen

12 febrero 2022

La huella militar global de Gran Bretaña


Mapa del mundo que muestra la extensión del Imperio Británico en 1886, de Walter Crane. Los territorios del Imperio están marcados en rojo. El mapa fue incluido como un suplemento en la edición del 24 de julio de 1886 del periódico británico ilustrado The Graphic. El inserto pequeño muestra en rojo la extensión de los territorios británicos en 1786


Primera Parte: 

Notas previas del editor del blog


La enigmática isla de Albión a través de los tiempos es muy rica en historia y leyendas. Ha construido y destruido imperios en los últimos siglos; ha creado naciones de la nada con un objetivo: dividir a pueblos hermanos; ha diseñado y rediseñado mapas geográficos con el mismo propósito: divide y reinarás. 


El Imperio Británico ha prevalecido sobre todos, a pesar de la dura rivalidad con otros imperios y naciones. Ese reinado sobre gran parte del orbe duró hasta después de la Gran Guerra (comúnmente denominada Primera Guerra Mundial). Antes del estallido de la segunda conflagración mundial junto a Francia seguían siendo los mayores imperios coloniales del globo. La Gran Bretaña seguía siendo la mayor potencia económica, su moneda era la referencia del comercio internacional (como lo es hoy el dólar).

A raíz de que el Imperio Alemán desatara la guerra en Europa en 1939 su colega imperial, la Gran Bretaña, se vio obligada a bajarse del pedestal cediendo ese privilegio a una nueva, poderosa e infranqueable potencia económica e industrial, los Estados Unidos de América que desde fines del siglo XIX venía haciendo presencia en el contexto mundial.


Mapa del Imperio Británico bajo la Reina Victoria, finales del siglo XIX. Los dominios se refieren a todos los territorios pertenecientes a la Corona.


Si bien es cierto que Gran Bretaña perdió mucho más de lo que ganó producto de la victoria contra el nazismo, hay quienes afirman que el poder económico global sigue siendo controlado desde la City de Londres, compartiendo ese privilegio con Wall Street en New York. 

¿Qué tan cierto es esto? Es algo que se discute con frecuencia. El hecho de que los imperios económicos anglo-estadounidense estén en dura disputa con la emergente potencia que es China y la poderosa Rusia no significa que veamos un cambio trascendental en el equilibrio internacional, al menos a mediano plazo. La astucia y estrategia occidental parece seguirse imponiendo (coercitivamente) ante sus rivales.

Tener muy claro, siempre, que las guerras -todas- son disputas por intereses económicos, lo demás es un saludo a la bandera y falso patriotismo de los señores de la guerra secundados por fanáticos belicistas. ¿Quién gana en una guerra, aún perdiendo el  conflicto? Los industriales y banqueros, si no pregúntenle a los banqueros e industriales nazis que ayudaron a reconstruir Europa luego de la gran matanza que fomentaron.

Esta claro que la especialidad de este blog no es la economía, pero no deja de relacionarse con la geopolítica y los conflictos mundiales. La City de Londres, entre otros territorios británicos sigue siendo un paraíso fiscal. Londres se divide en dos: la ciudad de Londres, propiamente dicha, administrada por su Alcalde  (Mayor of London), y la City de Londres, con su propio alcalde (Lord Mayor of London), en la práctica éste último es el representante y defensor financiero de todo el Reino Unido con amplia facultad para decidir y apoyar los negocios y cuestiones financieras.

Una guerra no se gana en el campo de batalla, una guerra solo puede ser ganada con el sustento de un poder económico combinado con la producción industrial, los seres humanos son solo carne de cañón en esa terrible competencia por apoderarse de los mercados desde tiempos anteriores a la época colonial y con mayor razón durante la primera y segunda guerra mundial. Pasando por todos los conflictos del siglo XX y los que se han desatado en estas dos décadas de lo que va el siglo XXI, no hay un solo conflicto en que los intereses económicos y la explotación de los recursos naturales de las naciones atacadas haya estado presente


Arthur Mees, "Banderas de un Imperio libre", 1910. Cornell CUL PJM 1167 01


En lo económico, lo que muchos denominan hoy "conspiración del sionismo internacional", o lo heredado de los "filósofos" nazis que sigue teniendo rabiosa acogida en la extrema derecha europea, con la tristemente célebre "conspiración judeo-masónica-comunista", quieren ver en los Soros, los Rothschild, entre otros, la evidencia "irrefutable" de tal teoría conspiranoica. 

Los mencionados personajes, a través de grandes corporaciones, son apenas la punta visible de una enorme red secreta de intereses financieros privados, controlados por las principales familias aristocráticas y reales de Europa, centrada en la Casa Británica de WINDSOR. Muy poco se habla del Club de las Islas, edificado sobre los restos del Imperio Británico tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, su sede es Londres, precisamente en la City. Soros y los intereses de los Rothschild prefieren mantener sus vínculos a la sombra, esconden muy bien a sus amigos en la City de Londres, en el Ministerio de Asuntos Exteriores británico, en los círculos financieros estadounidenses y, claro, también en Israel.

La existencia de este círculo fue desenmascarado en 1964 tras la aparición de un polémico libro, "Treason in America" (Traición en América) de Anton Chaitkin. En muchos sentidos, el Club de las Islas mantenía el modelo de la Compañía anglo-holandesa de las Indias Orientales del siglo XVII. Los Rothschild, los Soros y otros son de aquellos que en la Edad Media se denominaban Hofjuden, “judíos de la Corte”, que gozaban de la protección de las familias reales y aristocráticas, ya que el préstamo de dinero era prohibido por la iglesia y los judíos tenían "licencia divina" para negociar. Los más importantes de tales judíos que para nada son judíos, son los Rothschild, familia que impulsó la carrera de Soros. Todos son criados de la Familia Real Británica. (En el caso de George Soros, su identidad judía solo tiene un valor utilitario para él, en lugar de ser una fuente de valores morales, es una persona cínica y ambiciosa, reclutado por la red de inteligencia británica de posguerra).


Cartel antisemita de 1941 creado para la exposición antimasónica celebrada desde agosto de 1941 hasta enero de 1942 en Belgrado, Serbia bajo ocupación de la Alemania nazi. Patrocinada por el Tercer Reich, fue organizada por ex miembros de Zbor (el Movimiento Nacional Yugoslavo, también conocido como Organización del Trabajo Militante Unido) y posicionada como Anti-Masónico. La exposición tenía la intención de deshumanizar e intensificar el odio a los judíos, debido a la presunta Conspiración Judeo / masónica / comunista de dominación mundial,  judíos maniobrando a la masonería, la democracia y el capitalismo. Los diseñadores de estos carteles permanecieron en el anonimato. El cartel de ejemplo presenta una caricatura de un hombre judío que actúa como titiritero con Joseph Stalin y Winston Churchill como marionetas, con una calavera sobre la cabeza del titiritero y varios símbolos en las cortinas: estrella de David, masonería: llave, sol y luna, con una leyenda en serbio que se traduce como "El judío sostiene los hilos en su mano, ¿de quién y cómo? - Encontrarás respuestas en la exposición anti-masónica".


En fin, otros detalles de la City y los banqueros puede revisarse en La City de Londres, Wall Street y la reconquista de Estados Unidos en la era del capitalismo financiero

Es momento de repasar un artículo del Dr. Binoy Kampmark, de quien hemos tomado el título de esta entrada. 


Segunda Parte

Mantener el imperio en funcionamiento

Dr. Binoy Kampmark

Ex becario de la Commonwealth en Selwyn College, Cambridge, profesor en la Universidad RMIT de Melbourne. Sus artículos se publican en Global Research y Asia-Pacific Research.


Algunos tipos nostálgicos todavía creen que la Union Jack continúa revoloteando entre suspiros y reverencias sobre los puestos de avanzada del mundo, desde los trópicos hasta el desierto. Tendrían razón, aunque sólo fuera hasta cierto punto. 

 



Resulta que Gran Bretaña tiene un alcance global bastante expansivo cuando se trata de bases, instalaciones militares y sitios de prueba. Si bien no tiene el peso obeso y la fuerza pesada de los Estados Unidos, lo hace bien. A nivel mundial, el ejército del Reino Unido tiene presencia en 145 sitios en 42 países. Tales cifras concuerdan con la espinosa observación de Ian Cobain en The History Thieves: que los británicos eran las únicas personas "perpetuamente en guerra".

La rica descripción general de Phil Miller sobre la huella militar de Gran Bretaña para Declassified UK muestra que es pesada. “El tamaño de la presencia militar mundial es mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente y es probable que signifique que el Reino Unido tiene la segunda red militar más grande del mundo, después de Estados Unidos”. El ejército del Reino Unido, por ejemplo, tiene presencia en cinco países de Asia-Pacífico: instalaciones navales en Singapur; guarniciones en Brunei, instalaciones de prueba de drones en Australia; tres instalaciones en Nepal; una fuerza de reacción rápida en Afganistán. Chipre sigue siendo uno de los favoritos con 17 instalaciones militares. En África, el personal británico se puede encontrar en Kenia, Somalia, Yibuti, Malawi, Sierra Leona, Nigeria y Malí. Luego vienen los lazos siempre dudosos con las monarquías árabes. 

La naturaleza de tener tales bases es ser amable con tu anfitrión, no importa que sea teocrático, loco charlatán o un déspota anticuado con fetiches. A pesar de las declaraciones a menudo tontas de los políticos británicos de que están en desacuerdo con los autoritarios, abundan las excepciones. El Reino Unido nunca ha tenido problemas con los autoritarios con los que puede trabajar o los déspotas a los que puede mimar. Una mirada más cercana a tales relaciones suele revelar los mismos ingredientes: capital, comercio, percepciones de necesidad militar. El acercamiento a Omán, un estado marcado por el gobierno absoluto, es un buen ejemplo.  

Desde 1798, Gran Bretaña ha contribuido a garantizar el éxito y la supervivencia de la Casa de Al Said. El 12 de septiembre, el secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, anunció que otros 23,8 millones de libras esterlinas se destinarían a mejorar la Base de Apoyo Logístico Conjunto Británico en el puerto de Duqm, triplicando así “el tamaño de la base británica existente y ayudando a facilitar los despliegues de la Marina Real en el Océano Índico”. El Ministerio de Defensa también llegó a describir una “renovación” de una “relación enormemente valiosa”, a pesar de la firma de un nuevo Acuerdo de Defensa Conjunta en febrero de 2019.    

El acuerdo había sido uno de los actos del canto del cisne del enfermizo sultán Qaboos bin Said, cuyo fallecimiento este año fue lamentado genuinamente en los círculos políticos británicos. El primer ministro Boris Johnson lo llamó “un líder excepcionalmente sabio y respetado al que extrañaremos enormemente”. Papers of Record escribió en alabanza de un reformador y desarrollador. “El gobernante árabe que más tiempo ha servido”, observó una columna aduladora en The Guardian, “Qaboos era un monarca absoluto, aunque relativamente benévolo y popular”.    

El mismo sultán, debe decirse, tenía poca afición por la libertad de expresión, reunión y asociación, alentó los arrestos y el acoso de los críticos del gobierno y toleraba la discriminación sexual. Pero él era de la etiqueta de "uno de nosotros": entrenado en la Royal Military Academy Sandhurst, un anglófilo inquebrantable, instalado en el trono por Gran Bretaña en el golpe de palacio de 1970 durante la casi olvidada Rebelión de Dhofar. “Estratégicamente”, nos recuerda Cobain, “la guerra Dhofar era uno de los más importantes conflictos del siglo XX, ya que los vencedores podían esperar controlar el estrecho de Ormuz y el flujo de petróleo”. Los británicos se aseguraron de que su hombre ganara.


Posesiones británicas ultramarinas


Se pueden encontrar menciones públicas de una mayor participación militar británica en teatros extranjeros, aunque rara vez aparecen en las portadas. El negocio de proyectar tal poder, especialmente en el modelo británico, debe ser cuidadoso, considerado, incluso gnómico. Gran Bretaña, por ejemplo, se está uniendo al llamamiento liderado por Estados Unidos para contener el Peligro Amarillo en Asia Pacífico, un buen recordatorio para Beijing de que las viejas fechorías imperiales nunca deberían ser un impedimento para la repetición

El jefe del ejército británico, el general Sir Mark Carleton-Smith, habló en septiembre sobre la existencia de “un mercado para una presencia más persistente del ejército británico (en Asia). Es un área que vio una presencia del Ejército mucho más constante en los años ochenta, pero con el 11 de septiembre, naturalmente, retrocedimos”. Ha llegado el momento de “corregir ese desequilibrio”.

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa del Reino Unido, el General Sir Nick Carter, prefiere ser más enigmático sobre el “futuro de la Gran Bretaña Global”. Para hacer frente a un “contexto estratégico cada vez más complejo y dinámico”, sugiere el “Concepto Operativo Integrado”. Gran Bretaña tiene que "competir por debajo del umbral de la guerra para disuadir la guerra y evitar que los adversarios de uno logren sus objetivos en estrategias de hechos consumados". 


Mapa del Imperio Colonial Británico 

Atrás quedaron los viejos matones imperiales de arrebatar y agarrar (snatch and grab); son evidentes las cuestiones de flexibilidad en términos de competencia. “Competir implica una postura de campaña que incluye operar continuamente en nuestros términos y en los lugares que elijamos”. Esto implica un proceso de pensamiento que involucra "varias dimensiones para escalar y desescalar arriba y abajo de múltiples escaleras, como si fuera una telaraña". El general intenta ilustrar este galimatías con el siguiente ejemplo: "Uno podría restringir activamente el dominio cibernético para proteger la infraestructura nacional crítica en el Dominio marítimo".

En 2017, Johnson, entonces secretario de Relaciones Exteriores, y el secretario de Defensa, Michael Fallon, ya habían murmurado algo más que una mayor presencia británica en Asia-Pacífico. Fallon estaba ansioso por enfatizar las razones de una participación más profunda, enumerándolas a un grupo de periodistas australianos. “Las tensiones han aumentado en la región, no solo por las pruebas de Corea del Norte, sino también por la escalada de tensión en el Mar de China Meridional con el programa de construcción que se ha llevado a cabo en las islas y la necesidad de mantener abiertas esas rutas”.

Con tal charla sobre la amenaza de China, se le podría perdonar por creer que la presencia británica en Asia-Pacífico fue mínima. Pero eso ignoraría, por ejemplo, la base de logística naval en Sembawang Wharf de Singapur, que cuenta con personal militar permanente británico con la vista puesta en el concurrido Estrecho de Malaca. También se puede encontrar una presencia más sustancial en el Sultanato de Brunei, que comprende un batallón de infantería de Gurkhas y una sección del Cuerpo Aéreo del Ejército con helicópteros Bell 212. El Ministerio de Defensa está particularmente interesado en los alrededores, ya que ofrecen "clima y terreno tropicales... muy adecuados para el entrenamiento en la jungla". 

Durante los próximos cuatro años, el ejército del Reino Unido puede esperar obtener 16.500 millones de libras esterlinas adicionales, un aumento del 10 % en la financiación y un cariñoso saludo a los militaristas. “He decidido que la era de recortar nuestro presupuesto de defensa debe terminar, y termina ahora”, declaró Johnson. “Nuestros planes salvaguardarán cientos de miles de puestos de trabajo en la industria de la defensa, protegiendo los medios de subsistencia en todo el Reino Unido y manteniendo a salvo a los británicos”. 

El primer ministro esperaba hacer ese anuncio acompañado de la "Revisión integrada de defensa y seguridad" defendida durante mucho tiempo por su asesor especial principal, ahora fallecido, Dominic Cummings. Cummings podría haber sido expulsado de la arena de gladiadores de la política de Downing Street, pero es poco probable que las ideas de la Revisión vayan en contra de las viejas tendencias imperiales. Como mínimo, habrá una promesa de más bases militares para reflejar una postura que el general Carter describe de manera bastante oscura como "comprometida y desplegada hacia adelante".



Gran Bretaña sigue conservando vínculos con sus antiguas colonias a través de la Mancomunidad de Naciones, Commonwealth, sus miembros representan casi un tercio de la población mundial (2.500 millones de personas), aglutina a 54 países independientes y semi-independientes que guardan lazos históricos con Londres y en la actualidad su membresía es voluntaria, no obliga sumisión a la monarquía británica.


Todo el material gráfico y sus notas a pie son interpuestos por el editor de este blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny