Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

29 septiembre 2020

Arte: John Heartfield fotomontaje satírico anti-nazi




John Heartfield (1891 - 1968) es el nombre en inglés que adoptó el artista alemán Helmut Herzfeld. El cambio de nombre se produjo en 1916 como protesta contra el rabioso nacionalismo del Imperio Alemán que denotaba un notorio sentimiento anti-británico durante la Primera Guerra Mundial. Destacamos que éste fino artista fue de los pioneros en utilizar la técnica del fotomontaje, un maestro de ese estilo para su época. 


En 1918 Heartfield se unió al movimiento Dada de Berlín donde estuvo muy activo. Como sabemos, el movimiento artístico conocido como Dadaismo pretendió romper con el sistema capitalista con todo tipo de burlas al considerarlo responsable de enviar a millones de personas a la gran carnicería de la Primera Guerra Mundial, una de las más absurdas farsas disfrazadas de aventura patriótica habidas en la Historia. 


John Heartfield, en la década de los 20 del siglo pasado.

Heartfield se afilió al Partido Comunista Alemán, fue uno de los organizadores, en 1920, de la Primera Feria Dada Internacional en Berlín. En 1919 había sido despedido del servicio cinematográfico de la Reichswehr debido a su militancia y apoyo a la huelga que siguió al asesinato de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. Con George Grosz, fundó Die Pleite, una revista satírica. 

Bertolt Brecht se refirió a Heartfield como:


“Uno de los artistas europeos más importantes. Trabaja en un campo que él mismo creó, el campo del fotomontaje. A través de esta nueva forma de arte ejerce la crítica social. firmemente del lado de la clase trabajadora, desenmascaró las fuerzas de la República de Weimar que se dirigían hacia la guerra ". 


Sin duda Bertolt Brecht influenció en su arte tras conocerlo en 1924, convirtiendo el fotomontaje en una forma de expresión política y artística para dos publicaciones comunistas: el diario Die Rote Fahne y el semanario Arbeiter-Illustrierte-Zeitung (AIZ), este último publicó la mayoría de fotograbados por las que Heartfield es recordado en el presente.


(Hacer click sobre las imágenes para ampliarlas)


Heartfield tenía una visión por delante de su tiempo: Hitler y los nazis eran exactamente lo que eran: una fuerza de maldad diabólica y destrucción masiva. Utilizó el fotomontaje para satirizar a Adolf Hitler y los nazis, subviertiendo sus símbolos como la esvástica con el fin de socavar su mensaje de propaganda. No existió un artista que creara arte mostrando al mundo en imágenes impactantes exactamente lo malvado y destructivo del nazismo. Varias portadas de revistas antifascistas y antibélicas, como AIZ, reprodujeron como carteles el trabajo de Heartfield, esos carteles antinazis se pegaron por las paredes de Berlín para combatir la maquinaria de propagandística de Goebbels. 


El significado de la svástica visto por John Heartfield (Haga click sobre las imágenes para ampliarlas)

Éste valiente oponente de Hitler vivió los años iniciales del nazismo en la clandestinidad dentro de Alemania, luego tendría que exiliarse, retornó a Alemania en 1950, lógicamente al sector que se convertirían en la República Democrática Alemana. John Heartfield fue uno de los opositores más buscados por la Gestapo, el "Top 5" en la lista de los más buscados como elementos "peligrosos para la comunidad nacionalsocialista"En una ocasión se atacó la casa de Hildegard Scharp, conocida del artista, por error la Gestapo la había tomado como su esposa. Heartfield ya había sabido lo que es recibir una paliza de los SA y Gestapo, fue golpeado públicamente y arrojado a los rieles de un tranvía en Berlín tras la publicación del cartel de 1932 "Hitler el superhombre". 




La justicia a la que eran sometidos los opositores al Tercer Reich se aprecian en estos fotomontajes de John Heartfield (y la que le esperaba al artista en caso de ser detenido). En la parte de abajo apreciamos a Hermann Goering, el primer cuadro como el verdugo del Reich tras el incendio del Reichstag. En el segundo cuadro reza la siguiente leyenda: "El juego nazi con el fuego. Cuando el mundo se esté quemando, probaremos que Moscú fue el incendiario".


Otro ejemplo de la justicia nazi. Arriba fotomontaje de Heartfield referente al enfrentamiento judicial entre el líder comunista bulgaro Georgi Dimitrov y Hermann Goering, durante el proceso por el incendio del Reichstag (27 febrero 1933). Fue portada de AIZ, vol. XII, No. 45, 16 de noviembre de 1933, bajo el título "Der Richter - Der Gerichtete" (El juez - El juzgado). Las fotos de Hermann Göring provienen de la cobertura del juicio por el incendio del Reichstag, impresas en la misma edición de AIZ. Göring fue escuchado como testigo de acusación el 4 de noviembre de 1933. Dimitrov (que se defendió por sus propios derechos) disgustó tanto a Göring con sus preguntas que éste último recurrió a los insultos y amenazas: "En mi opinión, eres un sinvergüenza que perteneces directamente a la horca ... Solo espera hasta que te tengamos fuera del poder legal de este tribunal!".
 

John Heartfield se convirtió en refugiado político el 14 de abril de 1933 tras conseguir huir de los pistoleros en uniforme nazi, ese día alredededor de una docena de hombres de las SA y la Gestapo, pistolas  en mano, irrumpieron en su hogar para asesinarlo, Heartfield, que era pequeño de estatura escapó metiéndose en un cubo de basura después de saltar por la parte trasera de su apartamento en Berlín; interrogaron a su esposa durante una hora, ella y sus dos hijos serían sometidos por una famosa ley nazi, la "Sippenhaft" o "Sippenhaftung", en cristiano: la responsabilidad familiar, los nazis establecieron la idea de que una familia comparte la responsabilidad de un crimen o acto cometido por uno de sus miembros, un viejo rezago derivado del derecho germánico de la Edad Media.

John Heartfield, cuyo verdadero nombre alemán es Helmut Herzfeld, en una exposición suya celebrada en Praga alrededor del año 1936

Heartfield logró burlar a la Gestapo y siguió produciendo arte anti-nazi desde Praga... hasta que los nazis llegaron a Checoslovaquia en 1938. Seguía en la lista de los más buscados, apenas cuatro días después de la entrada de la Wehrmacht en Praga, la Gestapo arrestó cerca de ochocientos comunistas alemanes y checos por "ofensas" al Tercer Reich, Heartfield logró una vez más escapar. Una circular del jefe de la policía de Praga, con fecha 5 de mayo de 1939 seguía señalando a Heartfield en el número 5 de los "criminales" más buscados. El 6 de diciembre de 1938, arribó a Londres vía Estrasburgo y París. Hizo algunas exhibiciones y trabajó para algunas editoriales en Londres antes de retornar a Alemania en 1950 (RDA), a pesar de regresar a lo suyo, exhibir sus obras, hacer teatro, no fue reconocido integramente por lo que era. En 1957 recibió el Premio Nacional de Arte y Literatura de la RDA, en 1961 fue galardonado con el Premio Alemán de la Paz. Murió en relativa oscuridad y pobreza el 25 de abril de 1968. 

 

Dos fotografías en la posguerra de John Heartfield, Alemania Oriental (RDA), años 60.

Literatura sobre Heartfield no es fácil encontrar en castellano. Su legado se conserva gracias a los archivos y publicaciones de medios como el semanario Arbeiter-Illustrierte-Zeitung (AIZ) y algunos libros en inglés y alemán. Destaquemos algunos libros: "Heartfield Versus Hitler" de John Willett (Editorial Hazan Editeur; 1997, 199 pp, en inglés), es una visión general sobre la vida de Heartfield y el movimiento Dada en Berlín, presenta los vínculos históricos entre el movimiento Dada, Heartfield, el nazismo y otros artistas del mismo período, con detalles desconocidos sobre la vida del artista. Otro libro: "Deutschland, Deutschland über alles", de Kurt Tucholsky, incluye algunas adaptaciones de John Heartfield, editado por Rowohlt, última edición conocida (20a edición) data de 2008, en idioma alemán (la edición inglesa también tuvo gran acogida). Es importante señalar que Kurt Tucholsky, fue uno de los críticos sociales alemanes más importantes del siglo pasado, haciendo uso incluso de la sátira. Pacifista radical, denunció muy temprano el peligro del nacionalismo militante alemán, ganó notoriedad política al ser uno de los periodistas más agresivos y eficaces durante la República de Weimar. Tras caer Alemania en la barbarie, se suicidó el 21 de diciembre de 1935 en el exilio sueco. Lo último que se ha escrito sobre este artista es el libro "John Heartfield and the Agitated Image. Photography, Persuasion, and the Rise of Avant-garde Photomontage", por Andrés Mario Zervigaon de The University Of Chicago Press, 2012, 344 pp, en inglés.

 

Libros editados sobre la vida y obra de John Heartfield, las ilustraciones de portada, como es lógico corresponden a Heartfield. Las primeras  (a color) hacen referencia a la República de Weimar.


Aunque nuestro interés radica en la obra de Heartfield relacionada con el nazismo existe un amplio trabajo de posguerra en la Alemania Democrática (RDA), solamente como referencia dejamos una muestra.


Izquierda, famoso cartel pacifista de 1960 sobre la guerra atómica. "Atomkrieg". A la derecha, póster titulado: "¡Marchas de racionalización de robots corporativos!" (Die Rationalisierung marschiert!)
 
II

 

Selección de ilustraciones

John Heartfield 


Los siguientes fotomontajes antinazis transmiten un mensaje político, Heartfield optó como pocos, denunciar a través del arte la amenaza de guerra que el régimen nazi representaba para el mundo. En ciertos aspectos es destacable el como aborda temas complejos como la financiación del partido nacionalsocialista  por parte de los grandes industriales y banqueros, que mejor debería haberse denominado "NacionalCapitalismo", aunque sea por hacer honor a la semántica. Un Hitler recibiendo monedas de oro de obesos banqueros en la sombra o disfrazándose con las barbas de Karl Marx para pescar apoyos obreros fueron obras elocuentes de esa relación capital-industria-Hitler. Veamos algunos ejemplos:


En estas imágenes, izquierda la original, la derecha publicación del semanario AIZ, se aprecia al propio Heartfield disfrazando a Adolf Hitler como Karl Marx. Esta ridiculización del líder nazi data de la campaña electoral de 1931, la estrategia de los nazis siempre se basó en buscar el apoyo del sector obrero-trabajador para "aplicar" el "socialismo" en la Nueva Alemania. El fotograbado llevaba como título "Mimikry" (mimetismo).

 

 

Original a la izquierda. A la derecha, el cartel que fue pegado en 1932 por las calles de Berlín denunciando a los financieros del Hitler "socialista", tras la aparición de este cartel Heartfield fue atacado, golpeado y arrojado sobre los rieles de un tranvía. El cartel es conocido generalmente como "Hitler el superhombre". La traducción literal sería: "Adolf, el superhombre, golondrinas de oro y bocazas". Presenta a Hitler haciendo lo que mejor hace: boca abierta, ladrando su discurso al pueblo alemán. Una radiografía de lo que Hitler tiene en su interior: la esvástica nazi en lugar de un corazón humano, sin un sistema respiratorio, sino una alta pila de monedas de oro que corren desde el diafragma hasta la parte superior de su garganta. Heartfield aprecia el hombre interior de Hitler, un diabólico egoísta que despojará al mundo de su riqueza; a cambio, le dará al mundo monedas falsas de mentiras, ilusión y destrucción. Heartfield muestra al Führer realizando un milagro de alquimia política, convertir las contribuciones financieras de los inversores de guerra en tonterías para conmover a la gente. El montaje apareció originalmente en una portada de la revista AIZ. Fue idea de un miembro de la nobleza alemana al reconocer la necesidad de reproducirlo como cartel por todo Berlín bajo la sombra del Partido Nazi. También suele ser conocido este cartel bajo los títulos: "Adolf, el superhombre: traga oro y habla disparates"; o, traducido también como "traga oro y escupe basura".





Izquierda, el original en que se puede apreciar el rostro del hombre "solidario" con la causa nazi. A la derecha, tal como aparece en uno de los ejemplares de AIZ (16 octubre 1932) "Der Sinn des Hitlergrusses: Kleiner Mann bittet um große Gaben. Millionen stehen hinter mir!" (El significado detrás del saludo nazi: el hombre pequeño pide grandes donaciones. Lema: ¡Millones me respaldan!).

 


Fritz Thyssen, el principal magnate del acero de Alemania, fue un partidario financiero esencial de Adolf Hitler. En esta obra maestra de la sátira política, Heartfield logra revelar que Hitler no era "una herramienta en la mano de Dios" sino más bien "un juguete (una marioneta) en la mano de Thyssen".

 



A la izquierda el original. A la derecha, interior (página 224) de la edición de AIZ, vol. XIII, n.° 14, 5 de abril de 1934. Emitida desde Praga - Checoslovaquia. Pie de foto: "La prensa informa que el presidente del Reichsbank, Dr. Hjalmar Schacht, ha solicitado que se le cambie el nombre a Hjalmar Helfersich para fortalecer la confianza de los círculos relevantes. (El entonces presidente del Reichsbank, Helfferich, creó el llamado Rentenmark después del negocio de la inflación). "¡Definitivamente no voy a dejarlo!". Hjalmar Schacht, que había sido presidente del Reichsbank nuevamente desde marzo de 1933, tuvo que admitir en 1934 que las tenencias de oro y divisas del Reichsbank habían disminuido de 396 a 274 millones de RM. Sin embargo, aseguró varias veces que el marco no se devaluará. Ya se había convocado una conferencia entre el Reichsbank y los acreedores extranjeros para abril porque Alemania era, de facto, insolvente.

 


Izquierda, el original. A la derecha portada completa del semanario AIZ, Vol. XII, No. 45, 16 de noviembre de 1933.  Las fotos corresponden a Gustav Krupp von Bohlen und Halbach (presidente del consejo de supervisión de Krupp AG y presidente de la Reichsverband der Deutschen Industrie) y Albert Vöglers (director general de United Steel Works), provienen de un mitin para un referéndum sobre la retirada de Alemania de la Liga de Naciones el 12 de noviembre de 1933. Kurt Schmitt, director general de Allianz Insurance, ministro de Economía del Reich desde finales de junio de 1933, siguió adelante con la cartelización obligatoria de la industria. También se emitió una edición (como en otros números) en miniatura de AIZ para facilitar el contrabando de la revista en Alemania (que se la imprimía en Praga). La edición en miniatura de esta portada fue publicada por AIZ, Vol. XIII, No. 2, 11 de enero de 1934 (edición especial del balance del Tercer Reich de 1933).

 

 
Fotograbados en clara alusión a la planificación de la economía de guerra alemana. A la izq. "Hitler cuenta cuentos de hadas II. Para ayudar, para ayudar estoy en un círculo" (militar-financiero). A la derecha, el montaje hace alusión al trabajo. Traducción: "Líder de los trabajadores del Tercer Reich o la cabra como jardinero". "¡Muchachos, prestad atención! Nuestro Führer ha decidido: Desde hoy YO soy vuestro líder, porque soy vuestro jefe y me embolso los beneficios". "Den Bock zum Gártner machen" significa convertir la cabra en jardinero, en otras palabras, encomendar las ovejas al lobo. La ley para el ordenamiento del trabajo nacional de Hitler prescribía la cooperación entre los sindicatos y el capital, vigente desde el 1 de mayo de 1934. "Jeder Betrieb eine Kaserne" (Cada fábrica un cuartel).



Una de sus piezas más famosas de Heartfield, titulada "Hurray, die Butter ist Alle!" ("Hurrah, la mantequilla es todo!". Se publicó en la portada de la AIZ en 1935. Una parodia de la estética de la propaganda, el fotomontaje muestra a una familia en la mesa de la cocina, donde cuelga un retrato cercano de Hitler y el está adornado con esvásticas. La familia (madre, padre, anciana, joven, bebé y perro) está intentando comerse piezas de metal, como cadenas, manubrios de bicicletas y rifles. A continuación, el título está escrito en letras grandes, además de una cita de Hermann Göring durante la escasez de alimentos. Traducido, la cita dice: "El hierro siempre ha fortalecido a una nación, la mantequilla y la manteca de cerdo solo han engordado a la gente". La sátira sobre las palabras de Goering refiere claramente que "las pistolas son mejores que la mantequilla". A la derecha, Heartfield presenta la "Receta de Goebbels" contra la emergencia alimentaria en Alemania. "¿Qué? La manteca de cerdo y la mantequilla faltan mientras comes?, puedes comerte tus judías".



Esta es una de las más conocidas y divertidas sátiras de Heartfield: "Espejito, espejito en la pared, ¿quién es el más fuerte del país?... La crisis"


Es imposible abordar aquí, de manera explicativa, cada uno de los fotomontajes que hemos seleccionado. En primer lugar, no es nada fácil hacerlo de forma escrita: traducir textos y explicar el contexto político-social-económico de la época para conseguir una visión global de la gráfica, eso implica una larga exposición histórica. En segundo lugar, para la comprensión del lector, que desconoce la obra de Heartfield, se ha optado por fotomontajes exclusivamente relacionados con el nazismo, dado su impacto visual, debería ser suficiente para comprender el mensaje del artista (al menos eso esperamos). No obstante, el lector podrá hacerse una idea de lo que significan los fotomontajes de Heartfield con unas cortas notas (en lo posible) traducidas de valiosas fuentes, como los referidos libros y traducciones de comentaristas.


Abordar temas como la "pax hitleriana" fue un tema recurrente en el trabajo de Heartfield, naturalmente que tal supuesto solo escondía el verdadero anhelo del líder nazi, la conquista mediante la guerra. Aquí algunos ejemplos:


Tres variantes de como apreciaba Heartfield la "paz y el fascismo", la primera, original publicada por AIZ, hace alución al sentido de la paz que emanan de la Liga de las Naciones en Ginebra; en el medio, una versión en la reconocida publicación en inglés "Obras maestras del arte político" (Masterpieces of political art); la tercera imagen fue utilizada posteriormenete como un cartel pacifista titulado "Nunca Más". (haga click sobre la imágen para ampliarla)

Estas tres imágenes son reflejo de la hipocresía del nazismo, encarnado en su líder Adolf Hitler, respecto a la PAZ. En la imagen grande el texto dice: "Quiere gasear el mundo con sus frases. El hombre que evocó la constitución alemana ahora habla de paz. La mantendrá como su juramento". La segunda gráfica (arriba) titula: "Paloma de la Paz de Hitler", es una portada de AIZ, un halcón de ojos grandes con una esvástica como brazalete sostiene una pluma en su pico, no la clásica rama de olivo, como si estuviera presto a devorar una presa. Una moneda que lleva el sello de una esvástica se sujeta a su pierna. El halcón no puede ser controlado, ni siquiera por el manipulador, como lo demuestra la larga y desagradable herida en la base del pulgar del manipulador. John Heartfield captura el espíritu de la paz de Hitler, que, de hecho, es exactamente lo contrario de la paz, ya que el halcón es lo opuesto a la paloma. La tercera imagen titula: "Imagen sin palabras...", la paloma de la paz es atacada a traición por el halcón.

 


La Paix hitleriana sigue con estos fotograbados. A la izquierda: "Y las ofertas de paz de Hitler "inmediatamente" siguieron a sus palomas de paz". A la derecha "¡Esa es la salvación que traen!"

 


Como consecuencia, la muerte acecha a Europa y Alemania, Heartfield nos recuerda en estos tres fotograbados.


El fotograbado superior lleva como título "iPadres e hijos después de 20 años" (1924). El texto de la gráfica inferior (izq) reza: "La muerte marrón en las puertas. La muerte ataca el Sarre, pero está dado en tu poder, que no puedes estrangularlo: ¡Elija el status quo! ¡Protege tu vida!"; y, a la derecha: "Las semillas de la muerte. Donde este sembrador atraviesa la tierra, cosecha hambre, guerra y fuego".



Izq. "Sombras sobre Europa"; a la derecha: "El espíritu del mal"



La industria militar estaba en apogeo durante los primeros años del nazismo, los siguiente fotograbados valen más que cualquier explicación.


Izq. Coro de la industria alemana de la defensa: "Nuestra Ginebra es un castillo sólido" (en alución a la financiación del armamentismo y las reuniones de la Liga de las Naciones en Ginebra contra el armamentismo); a la derecha: "Cuanto mayor es el calibre, mayor es la humanidad" (1934)
 
A la izq. "Preocupaciones de los generales pardos": "Maldita sea, parece que va a salir mal - y eso que hemos preparado el fueguecillo tan bien como el Incendio del Reichstag" (sobre la guerra civil española). El fotograbado de la derecha hace alusión a la producción de la industria militar donde se forjan desde "hojas en plancha" hasta soldados que salen embalados para su uso.
 
"El árbol de roble alemán". El roble representa a Alemania y es regado por la "conciencia ambiental" de Hitler. Sin embargo, lo que produce son bombas y cascos de hierro marcados con esvásticas. Como vemos, un plácido Hitler con regadera en mano cuida del roble con enormes bellotas, cada bellota lleva un casco nazi alemán, un casco antiguo de estilo prusiano o una máscara de gas. Incluso algo tan inocente y vivificante como un árbol, se convierte en militarismo, violencia, muerte y ruina. A la derecha: El insecto como exterminador de alimañas. "¡Ya tendré mi casa libre de parásitos!" AIZ, 7 de septiembre de 1933.


Izq. "Fantasía de dos cazadores por el paquete Oriental" (este de europa, la URSS). Goering, Ministro del Reich al ministro de Relaciones Exteriores polaco Beck: "Déjeme tener el cuello del oso, colega, luego lo dejaré a tí". A la derecha: "Los tres sabios de la tierra de la angustia. Y se imaginan: ¡Continuará durante veinticinco mil años!"



"El Pacto de Venecia" por la "paz"; y, "el superhombre en necesidad", son dos fotograbados que hacen alución a la amistad entre Hitler y el líder fascista italiano Benito Mussolini.

 



El pie de foto: "No tengas miedo - él es vegetariano". El original data de 1936, es una alusión a Francia, Hitler se prepara para matar al gallo francés. Irónicamente se refiere al vegetarianismo de Hitler. En el centro, el ministro francés de Asuntos Exteriores se ve imperturbable ante el afilamiento del cuchillo (después de todo, Hitler no comía carne). Representa los "infundados" temores de Occidente. A la derecha, a la misma gráfica se ha añadido la foto del propio John Heartfield.


La vida social en el Tercer Reich. A la izq. "¡El vino espumoso está libre de impuestos! y esto es: el socialismo alemán" (de los nazis). A la derecha "Todo en perfecto orden", aquí se aprecia a políticos como Chamberlain refiriéndose a Hitler, "escribí un poco sobre él en mi tesis de licenciatura"



En la vida social de la Alemania nazi el régimen ha penetrado en la religión. "El obispo del Reich adiestra a la cristiandad. ¡Eh!, ¡el hombre de allí!, ¡el crucifijo un poco más hacia la derecha!" (Obispo del Reich Müller). A la derecha: Tema sobre la educación: "Nueva cátedra de enseñanza en las universidades alemanas. Observar la profundidad..." (los alemanes tenían que hacerse de la vista gorda para no ver que sucedía en la tierra).


El ministro de propaganda del Reich alemán, Josep Goebbels. Izq. "A través de la luz de la noche" (hace alución a la quema de los libros y del Reichstag). A la derecha Hitler recrimina a Goebbels por el fracaso electoral. "Hitler: "Goebbels, Goebbels, devuélveme mis millones!" (de votos y partidarios).


El desalmado antisemita Julius Streicher también fue objeto de la crítica de Heartfield, editor de la infame revista "Der Stürmer", fue uno de los más acérrimos colaboradores de la política hitleriana.


Julius Streicher "Un pangermánico". A la derecha: "El mejor amigo de Hitler. Streicher, el abusador de Alemania".
 

Los rostros del verdadero fascismo. A la izquierda, "Y sin embargo el mundo se mueve. Poesía libre alemana". Este fotomontaje coloca a Hitler en el cuerpo de un gorila, agachado en lo alto de un globo. El Hitler-simio lleva la esvástica nazi en su brazo derecho, así como el casco nazi con cuernos del diablo y sostiene una espada en su mano derecha. Heartfield retrata a Hitler como el bestial, retorcido y malvado matón que fue. El Mono Hitleriano mira hacia arriba como si estuviera listo para gruñir y agitar su espada a las víctimas de otros mundos. En el fotograbado de la derecha tenemos a Mussolini: "Italia en cadenas. El rostro del fascismo".


Los siguientes fotograbados son protagonizados por el artista, John Heartfield. Como hemos visto en otros fotomontajes solía hacer sus apariciones en las sátiras anti-hitlerianas.


A la izquierda, John Heartfield con una marioneta llamada "El Caballero Conservador" (1919), es una de sus primeras aportaciones conocidas. A la derecha, una muy popular obra "Autorretrato con el comisario de policía Zörgiebel" (1929). Refiere a la sangrienta manifestación del Primero de Mayo de 1929, las acciones salvajes y brutales de la policía de Zörgiebel, el asesinato deliberado y a sangre fría de trabajadores indefensos fueron exhibidos, en parte, en los noticieros (cinema). Entre los presentes estaba Heartfield que observó a algunos reaccionarios de derechas aplaudir las acciones de la policía de Zörgiebel. Heartfield se levantó de un salto de su asiento como si le hubiera picado una tarántula y le susurró al alemán de anchos hombros: "¡Perdillo! ¡Cerdos!". Cuando terminó la actuación, el que estaba al acecho de Heartfield, agarró al hombre pequeño y frágil por el cuello: “Ahora retira tu insulto, rápido, ¿qué dijiste? ¿qué soy yo?" Heartfield, en una abrazadera de hierro, indefenso, apenas respirando: "Eres un cerdo". El hombre lo tiró al pavimento y lo golpeó repetidamente en la cara, exigiendo furiosamente: "¿Qué soy, qué soy?" Él, con los labios apretados: "Un cerdo, un cerdo, un cerdo", hasta que fue liberado maltrecho por una creciente multitud de transeúntes.


Para concluir este relato, Helmut Herzfeld o John Heartfield, al igual que muchos otros contemporáneos, llegaron a la conclusión que Hitler no solo pretendía ampliar el Imperio Alemán mediante la guerra, sino que él mismo aspiraba a ser reconocido tras la victoria como el nuevo Emperador de la Gran Alemania, iniciando el Reich de los Mil Años.


"Kaiser Adolf" tal como aparece en la publicación inglesa "Piezas maestras de arte político". "Kaiser Adolf" es representado como un emperador con su viejo uniforme (el uniforme es de Guillermo II) y el bigote hacia arriba, representa que el poder simplemente había cambiado de manos y que, sin embargo, todo seguía igual en términos "democráticos".


Lea más sobre arte:

Historia de un mal sueño: fascismo y cultura 

KUKRYNIKSY en la Segunda Guerra Mundial (I)

KUKRYNIKSY en la Segunda Guerra Mundial (II)

Arte: Arthur Szyk en la Segunda Guerra Mundial

24 septiembre 2020

Todo el mundo quiere salvar a los tibetanos



Crónicas del Tibet


Introducción por el editor del blog.
Resumen de varios artículos

Durante casi dos décadas después de la toma de el Tíbet por parte de China en 1950, la CIA llevó a cabo una operación encubierta diseñada para entrenar a los insurgentes tibetanos y recopilar información sobre los chinos, como parte de sus esfuerzos por contener la expansión del comunismo en todo el mundo. 

El programa brindó una fuente de apoyo para el Dalai Lama.  pero, en vísperas de la histórica reunión de Richard Nixon con Mao en 1972, el programa se canceló abruptamente.

Los "amigos del Tíbet" y admiradores del Dalai Lama siempre abogan por la no violencia y afirman no saber nada sobre el programa de la CIA. No obstante, Gyalo Thondup, uno de los hermanos del Dalai Lama, estuvo estrechamente involucrado en esas operaciones, Gyalo mantenía informado a su hermano sobre los términos del apoyo de la CIA. 

Según John Kenneth Knaus, ex agente operativo de la CIA, en el libro "Orphans of the Cold War: América  and the tibetan struggle for survival" (Huerfanos de la Guerra Fría: América y la lucha Tibetana por la supervivencia) (1999), a partir de finales de la década de 1950, la CIA pagó al Dalai Lama 15.000 dólares al mes. Estos pagos terminaron en 1974.

El propio Dalai Lama aceptó en una entrevista en 1999 que la operación de la CIA había perjudicado al Tíbet. "Sí, eso es cierto", respondió, sugirió que esa intervención fue dañina ya que se dirigía básicamente a servir los intereses estadounidenses antes que apoyar a los tibetanos de manera duradera. “Una vez que cambió la política estadounidense hacia China, detuvieron su ayuda”, confesó el Dalai Lama, “de lo contrario, nuestra lucha podría haber continuado".


El palacio Potala en Lhasa - Tibet 


El Tibet es un lugar casi aislado con un severo clima debido a su desértica altitud. Sus habitantes no difieren de las etnias mongoles de China. En Occidente tenemos una imagen irreal del Tibet, claro, nunca hemos estado allí y lo que conocemos es fruto de la "sabiduria popular" o de los medios de embrutecimiento pro-occidentales. 

Esa visión impuesta nos "enseña" que el Tibet es "una teocracia legendaria donde un dios reencarnado gobierna sobre un pueblo pacífico que hace girar ruedas de oración en un idilio pastoral" y que la gente se pasa orando ataviado de un ropaje rojizo. Una romántica fantasía que atrae; sin embargo, es un mito que jamás ha existido

La denominada religión tibetana era inseparable del gobierno, un típico método de control de la población, aplicando correcciones drásticas si la religión fallaba (tortura). En realidad -afirma Larry Romanoff - el Tibet fue un oscuro sistema de esclavitud, uno aún más oscuro y atrasado que la Europa medieval. La población era propiedad privada para ser vendida, regalada, utilizada para pagar deudas o intercambiada por propiedades. El Dalai y otros Lamas gobernaron con poder absoluto justificando los privilegios religiosos de criar a voluntad, debido a ello el enfoque en lo "espirirual" y la ausencia de educación.

En "Una breve introducción al Tíbet", Romanoff señala que: "La prensa occidental se refiere eufemísticamente a la estructura social del Tíbet anterior a 1950 como un ´sistema feudal´ benigno, pero no era tal cosa. Cuando Mao entró a limpiarlo, el Tíbet era una colonia de esclavos. Prácticamente todas las personas pertenecían literalmente al Dalai y otros lamas, personas a las que se les prohibía poseer tierras y trabajaban toda su vida sin paga. Los monjes más altos poseían cada uno de 35.000 a 40.000 esclavos.

El nivel de pobreza en el Tíbet (fuera de los monasterios) hasta la década de 1950 no podía ser imaginado por los occidentales; habría que verlo para creerlo. Los tibetanos no podían permitirse ropa de tela y todavía usaban pieles de oveja como lo hacían siglos antes. La vida era brutal, dura y corrupta. La esperanza de vida era de apenas 30 años. Las niñas y los niños más bonitos fueron confinados en los monasterios para sexo. La educación estaba prohibida para todos menos para los monjes porque la educación era cara y los campesinos educados se consideraban peligrosos para el sistema. El Dalai Lama prohibió cualquier desarrollo de la industria porque la riqueza de la población traía la independencia de la religión. Los Lamas, sin embargo, enviaron a sus hijos a escuelas británicas en la India y transfirieron libremente los activos financieros de la provincia a los bancos británicos".



Históricamente el Tíbet estuvo durante siglos bajo el gobierno de China, autogestionado hasta la década de 1950, hecho que ha sido convenientemente omitido. La "invasión" china del Tíbet en la década de 1950 "es uno de los ejemplos más repugnantes de revisionismo histórico promulgado por Occidente". Por estas latitudes nos referimos al Dalai Lama como un líder espiritual, pero no fue más que un jefe de gobierno "sorprendentemente inhumano y represivo". 

"Literalmente no hay nada publicado en los medios occidentales populares sobre el Tíbet que se parezca ni remotamente a su verdadera historia. Cuando la CIA se dio cuenta de su incapacidad para despojar el Tíbet de China, el Dalai Lama cambió su tono a uno de libertad para el pueblo en lugar de independencia de China, pero incluido en esa definición de libertad estaba el regreso al antiguo sistema feudal".

Un ejemplo, la interferencia occidental inició hace más de 100 años, fueron los británicos quienes instigaron una guerra en el Tíbet a principios del siglo XX, luego se jactarían que sus ametralladoras mataron a miles de tibetanos (que solo tenían cuchillos o palos), sin sufrir una sola baja, reflexiona Romanoff. Luego vinieron los "místicos" nazis con su expedición al Himalaya en busqueda del origen de la "raza aria", según los "sabios" nazis la raza nórdica surgió en lo alto de la cordillera más alta del mundo. Recordemos la aventura ordenada por Heinrich Himmler y su interés "arqueológico y antropológico" (expedición de 1938 dirigida por Ernst Schäfer y las SS al Tibet).

Cuando China finalmente tuvo que actuar la CIA diseñó el “vuelo a la India” del Dalai Lama, que T.D. Allman calificó como “uno de los mayores triunfos propagandísticos de la CIA durante la Guerra Fría. Los medios occidentales estaban llenos de espeluznantes informes sobre masacres y profanaciones de reliquias religiosas invaluables". 

Una consecuencia de la política internacional estadounidense es que tanto la CIA y la NED financiaron (y lo siguen haciendo) a todos los grupos de "Tíbet libre" en América del Norte y Europa; es decir, las protestas en Occidente contra China son ideológicas

El budismo tibetano, hábilmente hilado por el Dalai Lama, es un importante punto de referencia de la espiritualidad hedonista de la Nueva Era, que se está convirtiendo hoy en una forma predominante de ideología. "Nuestra fascinación por el Tíbet lo convierte en un lugar mítico sobre el que proyectamos nuestros sueños. Cuando la gente lamenta la pérdida del auténtico estilo de vida tibetano, no les importan los verdaderos tibetanos: quieren que los tibetanos sean auténticamente espirituales en nuestro nombre para que podamos continuar con nuestro loco consumismo" (Romanoff).

"El camino al cielo" es la ruta comercial y de turismo conocido como el "Transtibetano" o la "linea Qinghai-Tibet" que une la meseta tibetana con el centro y norte de China.

En la actualidad, es irrefutable que China invierte en el desarrollo económico del Tíbet: infraestructura, vivienda, educación y salud para sacarla de la pobreza, el tibetano promedio disfruta de un nivel de vida que nunca tuvo. La única diferencia  es que la religión se ha separado de la política. 


II parte

Tibet: Historia y geopolítica. El legado de Mao Zedong
Por Shane Quinn



Soldados chinos marchan en las afueras del palacio Potala, Lhasa - Tibet.

Teniendo en cuenta su tamaño, prestigio y valor histórico, el Tíbet es otra región dentro de las fronteras de China de naturaleza vital para Beijing. El Tíbet, de hecho, tiene una asociación de siglos con China continental; y, en la historia moderna, fue gobernado desde la distancia por las autoridades de China después de la expedición china de 1720 al Tíbet. Esta operación militar fue ordenada por la dinastía Qing, que gobierna desde hace mucho tiempo, para expulsar a los Dzungars mongoles del área y restablecer la autoridad de Beijing sobre el Tíbet.

Durante casi dos siglos a partir de 1720, el Tíbet estuvo bajo el dominio de las autoridades de China, hasta cierto punto. En 1903 y 1904, la intrusión occidental en el Tíbet, desde el Imperio Británico, rompió la influencia limitada de Beijing en el área. Las fuerzas británicas entraron en la capital tibetana, Lhasa, a principios de agosto de 1904, en una campaña en la que sus fuerzas mataron hasta 3.000 tibetanos, que estaban mal armados y equipados.

La dinastía Qing dirigida por los manchúes, que había gobernado China desde 1644, estaba para entonces en dificultades y su colapso completo llegó en 1912. Durante las siguientes cuatro décadas hasta 1949, China entró en uno de los períodos más grandes de declive de su historia, ya que el país estaba dominado por las potencias imperiales de Gran Bretaña, Japón y el más poderoso de ellos, Estados Unidos.


Mao Zedong en su juventud (izq) y como líder de China.


Sin embargo, el poder estadounidense sufriría un duro golpe con la independencia de China en 1949. Desde principios de la década de 1950, la actitud de Mao Zedong hacia el Tíbet y la de sus sucesores no fue erradicar el modo de vida de sus habitantes, ni tampoco colonizar la región. El erudito inglés Prof. Robert Barnett, un notable especialista en historia tibetana, escribió que,

“Si tratamos de visualizar la perspectiva de los funcionarios chinos y el PCCh (Partido Comunista de China) hacia el Tíbet durante los últimos 60 años, lo que vemos en su mayor parte no es un esfuerzo por destruir o atacar la cultura tibetana, como algunos críticos han alegado, sino todo lo contrario: una larga serie de 'regalos', interrumpidos solo por lo que el partido ahora describe como los 'errores' de la Revolución Cultural (1966-1976) ”.

Mao proporcionó ofrendas a los líderes tibetanos y, a cambio, esperaba su obediencia y respeto cuando era necesario, mientras se abstuvo de inmiscuirse directamente en sus asuntos internos. El regalo de apertura otorgado por el gobierno de Mao en el Tíbet, según el profesor Barnett, "fue el de la liberación en 1950". Después de esto, como él describió, vino "el regalo de la lucha de clases y la consecuente distribución de la tierra" en 1959 al campesinado tibetano. Luego, la "autonomía regional" se introdujo en el Tíbet en 1965 (Región Autónoma del Tíbet), y una sociedad sin clases el año siguiente. Después de la muerte de Mao en 1976, se otorgaron más obsequios, pero la naturaleza de los mismos se alteró con el cambio de tendencias ideológicas en la capital de China.


Mao Zedong junto al Panchen Lama (derecha) y el Dalai Lama (izquierda), Beijing. 1954

El experimentado político reformista de Beijing, Deng Xiaoping, se convirtió en el líder absoluto del país en 1978. Al Tíbet se le otorgó una economía familiar en 1980, la estabilidad en 1990, la economía de mercado en 1992 y se promulgaron proyectos de infraestructura en 2006, como los relacionados con la vivienda.


Deng Xiaoping 


Como parte de la Gran Estrategia de Desarrollo Occidental lanzada a principios de este siglo, los gobiernos chinos han tratado de cerrar la brecha entre el este y el oeste de China. En el Tíbet, las autoridades de China han supervisado la construcción y ampliación de aeropuertos, carreteras y ferrocarriles como el ferrocarril Qinghai-Tibet, el más alto del mundo y con un costo equivalente a 4.200 millones de dólares. Conecta la capital tibetana, Lhasa, 1.200 millas al este con el centro de China.

Beijing ha instituido programas educativos y de atención médica a gran escala en el Tíbet, lo que ha llevado a la construcción de cientos de centros médicos, hospitales y escuelas. Tras el acceso comunista al poder, la esperanza de vida media de un ciudadano tibetano casi se ha duplicado, de 35 años en 1950 a 68 años más de seis décadas después. A fines de 2017, según el departamento de educación del Tíbet, había 2.200 escuelas de todos los niveles en funcionamiento en todo el Tíbet; con la asistencia de cerca de 700.000 estudiantes, más del 20% de la población total del Tíbet.

En la actualidad, la población tibetana sigue siendo sorprendentemente pequeña con poco más de tres millones, considerando su estatus como la segunda región más grande de China, detrás de la vecina Xinjiang. Como en todas las provincias chinas, el nivel de vida y la tolerancia cultural han "mejorado extremadamente rápido" en el Tíbet durante las últimas cuatro décadas, impulsados ​​por las iniciativas de inversión implementadas por Beijing. Al menos en términos de PIB, el Tíbet sigue siendo la zona más pobre de China. Alrededor del 80% de los tibetanos residen actualmente en áreas rurales y se ganan la vida con la agricultura, donde los ingresos generales son bajos. Sin embargo, durante la última generación, el ingreso per cápita promedio de un tibetano rural ha aumentado sustancialmente, de menos de $ 100 en 1992 a $ 1.525 en 2017. 

El Tíbet y la meseta que lleva su nombre tienen una enorme importancia planetaria. Más del 25% de la población humana del mundo depende del agua dulce que recibe continuamente de los principales ríos como el Yangtze y el Mekong, cuyas fuentes se remontan a los glaciares de la meseta tibetana. Sin embargo, debido al cambio climático descontrolado, estos glaciares han ido disminuyendo durante décadas, lo que ha resultado en menos agua dulce disponible para los humanos.

La escasez de agua, junto con la mala calidad del agua, ya está teniendo repercusiones para los dos mil millones de personas que dependen de los recursos vitales del Tíbet. Cientos de millones de estas personas afectadas viven en estados con armas nucleares como China, India y Pakistán, con la posibilidad de que estalle un conflicto debido a la escasez de agua. Podría haber una situación en la que el cambio climático induzca una guerra nuclear, las dos mayores amenazas de la humanidad que se combinan para influirse mutuamente. El Tíbet, que contiene la mayor cantidad de agua dulce congelada fuera de los polos, perdió el 27% de su capa de hielo glaciar entre los años documentados de 1970 y 2010.




El Tíbet tiene una importancia estratégica y política considerable, en parte porque comparte una extensa frontera con India, un país liderado desde 2014 por Narendra Modi, un político extremista que ha estado desmantelando la democracia secular india y silenciando las voces críticas. Bajo Modi, las relaciones de India con Estados Unidos y el presidente Donald Trump son particularmente estrechas. Las fuerzas armadas de EE. UU. Y la India han estado realizando recientemente ejercicios militares conjuntos, con la intención de ser una advertencia a China.

No es de extrañar que las relaciones de la India con China se hayan deteriorado tanto. La administración Trump ha brindado un fuerte apoyo público a la India durante las disputas fronterizas del Himalaya en curso, en las que se infligieron bajas tanto a India como a China en junio de 2020. Los dos estados ahora están reforzando sus fuerzas a lo largo de las regiones del Himalaya en disputa, lo que significa que podrían ocurrir más enfrentamientos. La gente del Tíbet solo puede mirar y esperar que no ocurra nada mortal entre las potencias nucleares.

La escasa población humana del Tíbet se debe principalmente al terreno remoto y accidentado de la zona, junto con una altitud media de 4.500 metros sobre el nivel del mar. En cambio, el Tíbet contiene más vida silvestre que cualquier otro lugar de China, hogar de grandes mamíferos, desde lobos del Himalaya y osos pardos hasta linces e incluso tigres de Bengala, que fueron fotografiados en el Tíbet el año pasado por primera vez.



Tibet, como Región Autonómica de China


Los tibetanos étnicos comprenden alrededor del 90% de las personas que residen en la región, con un 8% de la población restante del Tíbet compuesta por chinos han, junto con un número menor de hui, mongoles, etc. La gran mayoría de la población se adhiere al budismo tibetano, que fue introducido por primera vez en el Tíbet en el siglo VIII.

En mayo de 1951, el gobierno tibetano firmó un documento de rendición (Acuerdo de Diecisiete Puntos) en el que consintieron en formar parte oficialmente de China, reconociendo la soberanía de Beijing sobre su territorio, pero el gobierno tibetano mantendría un gran nivel de poder con respecto a sus propios asuntos. El profesor Barnett señaló: “Esta fue una política de excepcionalismo, según la cual el Tíbet debía ser tratado de manera muy diferente al resto de China y recibir el regalo de una gobernanza y una sociedad continuas y sin reformar, con un documento similar a un tratado para confirmar su estatus. No se parecía a nada en la historia comunista china hasta el acuerdo con Hong Kong, 30 años después ”.

En 1951, la administración de Harry Truman ofreció un modesto apoyo militar estadounidense al gobierno tibetano. Los asesores del Dalai Lama rechazaron estas primeras propuestas por ser “demasiado vacilantes y poco fiables”. El Congreso de Estados Unidos, entonces y ahora, considera al Tíbet como una masa continental ocupada por China y que tiene derecho a la autodeterminación, pasando por alto la larga asociación del Tíbet con China continental.


Arriba, el Dalai Lama al frente de sus tropas en 1950. Abajo, grupo armado tibetano auspiciado por la CIA.

El presidente Dwight D. Eisenhower, que sucedió a Truman en 1953, aumentó significativamente el respaldo de Estados Unidos a las fuerzas separatistas del Tíbet. En 1956, la CIA comenzó a brindar asistencia encubierta a los insurgentes tibetanos y, ese mismo año, su incitación ayudó a instigar varias rebeliones en las regiones de Kham y Amdo en el este del Tíbet. Las revueltas fueron finalmente reprimidas por Beijing, pero en Kham los disturbios continuaron hasta 1962. Los métodos de desestabilización de la CIA en el Tíbet, con la ayuda de otros agentes secretos de los servicios especiales de Nepal e India, jugaron un papel en la guerra tibetana de marzo de 1959 apoyada por Estados Unidos. levantamiento contra el control chino, que se convirtió en un fiasco absoluto para los rebeldes.

Mao, enfurecido por lo que percibió como una falta de gratitud por parte de los líderes del Tíbet por su estrategia indulgente, ordenó que se aplastara la rebelión. En el transcurso de solo quince días, todo terminó, lo que provocó miles de bajas para los tibetanos. El Dalai Lama (Tenzin Gyatso), que recibió financiación de la CIA durante años, huyó del Tíbet a la India a finales de marzo de 1959 y todavía vive allí hoy. Cuando las relaciones de Estados Unidos con China mejoraron ligeramente a principios de la década de 1970, todo el apoyo estadounidense a los separatistas del Tíbet terminó rápidamente, dejándolos en la amargura.

Sin embargo, desde principios de la década de 1980 hasta hoy, los gobiernos de Estados Unidos reanudaron y continúan canalizando efectivo a los grupos de oposición tibetanos y organizaciones de exiliados. Parte de este dinero se canaliza a través de la sucursal del Departamento de Estado de EE.UU., la Oficina de Población, Refugiados y Migración, junto con el apoyo del National Endowment for Democracy (NED) financiado por el gobierno de EE.UU. La administración Trump está proporcionando muchos millones de dólares a causas separatistas tibetanas. Solo en el año 2019, Washington prescindió de $ 17 millones para los objetivos de "independencia" del Tíbet, extendiéndose a los grupos vinculados al tibetano con sede en India y Nepal. (Administración Central Tibetana, “El gobierno de EE. UU. Aprueba USD 17 millones en fondos para los tibetanos en el exilio y el Tíbet-2019”, 20 de febrero de 2019)


Fotos que circulan habitualmente por todo el mundo como una campaña mediática anti Beijing, la represión china contra la disidencia tibetana.

Con respecto al reinado de 27 años de Mao, los informes históricos y de los medios occidentales afirman que fue directamente responsable de la muerte de decenas de millones durante el Gran Salto Adelante, que duró de 1958 a 1962, pero faltan pruebas sólidas sobre la pérdida exacta de vidas. Rara vez se menciona que en la Guerra de Corea una década antes, el asalto militar estadounidense a Corea del Norte mató al 20% de sus nueve millones de habitantes. En términos per cápita, esta es una tasa de mortalidad considerablemente más alta que cualquier otra atribuible al Gran Salto Adelante.

También hay circunstancias atenuantes relacionadas con la pérdida de vidas en China, y la influencia de Mao, supuestamente, es la única culpable de ello. A fines de la década de 1950 y principios de 1960, más de un tercio de toda la tierra cultivada de China estaba experimentando la peor sequía en un siglo. Estos cultivos afectados, que ascienden a 100 millones de acres de tierras agrícolas, finalmente fracasaron y la cosecha nacional de granos se desplomó.

En la provincia de Shandong, densamente poblada, en el este de China, ocho de sus 12 ríos principales se habían secado por completo en 1960, una indicación de la asombrosa gravedad de la sequía. El río Amarillo de China, no muy lejos al sur de Beijing, el sexto río más largo del mundo, había caído tan bajo a mediados de 1960 que los hombres podían vadear cómodamente sus tramos más bajos. Esto no se había visto antes. En las afueras de Beijing, la ciudad mejor abastecida de China, la gente se vio obligada a comer corteza de árbol y malezas.

Para complicar las cosas, en 1961 llegaron inundaciones récord a China que arrasaron más tierras cultivables. Otros 50 millones de acres fueron arrasados. Algunas de estas inundaciones en China durante 1961 aún no han batido su récord. Los fenómenos climáticos extremos se sumaron a un número de muertos que habría sido sensiblemente menor, de no ser por estos fenómenos meteorológicos, sobre los que Mao no tenía control ni podía prever. 

Era el sueño de Mao de un aumento universal del nivel de vida del pueblo de China, un proyecto utópico poco realista, que contribuyó a la tragedia que afligió a China a finales de los 50 y principios de los 60.

Otro factor en el desastre humanitario del Gran Salto fue la división chino-soviética, uno de los episodios más importantes de la Guerra Fría, ya que las relaciones personales entre el presidente soviético Nikita Khrushchev y Mao se agriaron, en la raíz de las cuales estaban los desacuerdos ideológicos. En junio de 1960, Jruschov dio el paso de denunciar públicamente a Mao como "un ultraizquierdista, un ultradogmático y un revisionista de izquierda". En respuesta, el primer secretario de Pekín, Peng Zhen, reprendió a Khrushchev por su comportamiento “patriarcal, arbitrario y tiránico”.

Durante gran parte de la década de 1950, el mayor socio comercial de China fue la Unión Soviética. El comercio entre estos vecinos alcanzó su punto máximo en 1959, equivalente a más del 45% de la inversión extranjera de China. En julio de 1960, cuando la sequía y el hambre se afianzaron en China, un rencoroso Jruschov puso fin a toda la ayuda rusa a los chinos, retirando del país a casi 1.400 técnicos soviéticos. Esto dejó muchas fábricas a medio construir en China que los expertos rusos habían estado supervisando, y también se abandonaron otros proyectos de investigación. La pérdida de la ayuda soviética a China se sintió dolorosamente. Short reconoció que “la acción soviética infligió un daño económico enorme en un momento en que China era menos capaz de lidiar con ella”.


"Quemarse a lo bonzo", fue una nueva forma de protesta tibetana contra China desde 2010.

Centrándonos en los programas de atención de la salud, la esperanza de vida media de una persona china en 1949 era de menos de 40 años. A mediados de la década de 1970, los ciudadanos chinos vivían más de un cuarto de siglo más en promedio, llegando a los 66 años. Se ubica entre los aumentos más rápidos de la esperanza de vida promedio en la historia mundial. Esto no fue una coincidencia, ya que de hecho fue posible gracias a los planes nacionales de atención médica del gobierno de Mao, que salvaron hasta 100 millones de vidas en comparación con la India durante el mismo período de 1949 a 1979, abarcando casi la totalidad del mandato de Mao. (dieciséis)

Un estudio independiente reveló cómo, “Mao Zedong promovió agresivamente la mejora de la salud en las zonas rurales, estableciendo la primera de muchas iniciativas 'multisectoriales' para la salud”. Esto incluyó los esfuerzos rápidos y exitosos de Beijing para vacunar a la población de China contra enfermedades mortales como el cólera, la poliomielitis, la viruela, la escarlatina, etc. La viruela, por ejemplo, endémica en China durante siglos, fue prácticamente erradicada durante un período de tres años a principios de la década de 1960, aunque se hicieron avances notables en la mejora de la calidad del agua, el saneamiento y la nutrición.

Durante todo el reinado de Mao, entre el 82% y el 89% de la población de China residía en el campo. Como consecuencia, las estrategias de atención de la salud rural maoísta beneficiaron a las masas de la nación, y a los menos favorecidos, como lo confirman las cifras anteriores. Los proyectos de salud del gobierno de Mao se extendieron a las ciudades de China, con una campaña temprana en la década de 1950 contra la tuberculosis (TB), otra enfermedad mortal, antes de que el esfuerzo para erradicar la tuberculosis se extendiera más tarde a las zonas rurales.


Fuentes en inglés

Shane Quinn
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny