Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta nazis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta nazis. Mostrar todas las entradas

27 enero 2023

La rivalidad política de Hitler con Ludendorff


 

Ascenso del nazismo en la Alemania de entreguerras


por Shane Quinn

Investigación Global

Todo el material gráfico es adicionado por el editor de este blog


Introducción del editor del blog

El General Ludendorff y Hitler eran ya socios en la mediata posguerra (inicios de la década de 1920) y juntos marcharon en el "Beer Hall Putsch" (Golpe de la Cervecería 1923) para derrocar a la República de Weimar. Ludendorff, Hitler y otros nazis estuvieron a la cabeza de las unidades paramilitares, la policía respondió a tiros, misma respuesta nazi, disparos contra la policía, 16 muertes en filas nazis y cuatro víctimas entre los policías. Los fascistas huyeron.

El historiador estadounidense y corresponsal de guerra William L. Shirer relata que: “Ludendorff no se arrojó al suelo. Erguido y orgulloso en la mejor tradición militar, con su ayudante el mayor Streck a su lado, marchó tranquilamente entre las bocas de los rifles de la policía hasta llegar a Odeonsplatz. Debe haber parecido una figura extraña y solitaria. Ningún nazi lo siguió. Ni siquiera el líder supremo, Adolf Hitler”. (William L. Shirer, The Rise and Fall of the Third Reich: A History of Nazi Germany. Fawcett Crest Book, 1968  p. 74)


El General Erich Ludendorff junto a Adolf Hitler. A la derecha, una edición del célebre libro de Will Brownell, Denise Drace Brownell y Alex Rovi: "The First Nazi. Erich Ludendorff, the man who made Hitler possible". Counterpoint (Berkeley, CA - USA), 2016.


Apenas seis años atrás, de facto, Erich Ludendorff fue el dictador de Alemania durante la Primera Guerra Mundial, el autócrata militar gobernaba gran parte de Europa y estuvo muy cerca de ganar la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial) contra todo pronóstico, debido, en gran parte, a su excepcional talento militar. En el otoño de 1916 Ludendorff había acumulado prácticamente todo el poder real de Alemania, el Kaiser Wilhelm II era simplemente una figura ceremonial.

Ludendorff durante la Gran Guerra destacó además como un brillante administrador, dicen que más ambicioso que Napoleón, soñaba con colonizar el Este europeo y apostaba por sacar todo el provecho de los territorios ocupados, administrándolos con mano despiadada. Habló sin tapujos sobre "una Patria mayor y de adquisiciones territoriales que compensen al pueblo alemán por sus sacrificios. Si Alemania hace la paz sin lucro, Alemania ha perdido la guerra", afirmó. 

Ludendorff codiciaba apoderarse de las profundidades de Europa del Este, estaba decidido a conquistar una gran masa territorial del Imperio Ruso,  desde el Báltico hasta el Mar Negro, tierras fértiles y ricas en recursos naturales. La misma política militarista seguida por Hitler dos décadas después.

Sin duda Ludendorff humilló al Imperio del Zar de Rusia y luego a los bolcheviques, a quienes aborrecía más. Por esa razón fue su decisión, acatada por los políticos, la de conceder a Finlandia, Polonia y Ucrania su independencia, que formaban parte del Imperio Ruso. Estonia y Letonia fueron ocupadas por el ejército alemán, entre otros cambios territoriales. Sin embargo, a pesar de esos logros Alemania perdió la guerra.

En la posguerra Erich Ludendorff participó en el conocido Putsch de Kapp (golpe de estado contra la República de Weimar) del 13 al 17 de marzo de 1920 para establecer un gobierno autocrático. Ese golpe gozaba del apoyo de una parte del Reichswehr, monárquicos y facciones nacionalistas, pero fracasaron. Y, como es de conocimiento, el general Ludendorff no se quedaría quieto, fue parte de otra intentona golpista derechista respaldando a los nazis en noviembre de 1923, otro fracaso de la extrema derecha alemana. 

Sobre este último capítulo y la relación entre Ludendorff y Hitler, el periodista e historiador Shane Quinn nos brinda sus reflexiones. 

Buena lectura.

T. Andino


*****

Retratos del General Erich Ludendorff


El general Erich Ludendorff, gobernante militar del imperio alemán durante la segunda mitad de la Primera Guerra Mundial (1916-18), hizo un fatídico intento en la primavera de 1925 de recuperar la dictadura de Alemania participando en las elecciones presidenciales. 


La elección tuvo lugar en ese momento debido a la muerte el 28 de febrero de 1925 del presidente Friedrich Ebert, del Partido Socialdemócrata de izquierda, que había sido el líder alemán durante 6 años al frente del gobierno de Weimar. La salud de Ebert se quebró, en parte, por los continuos ataques verbales que tuvo que soportar por parte de la derecha radical de Alemania.

No hay duda de que la intención de Ludendorff era retomar el poder supremo en Alemania, reconstruir el ejército y luego embarcarse en una guerra de conquista en todo el continente europeo para reafirmar el dominio alemán. Sentía un severo desprecio por la socialdemocracia y la República de Weimar. Desde 1919, Ludendorff dijo repetidamente que "nunca debería haberme dejado despedir" por el Kaiser Wilhelm II al final de la Primera Guerra Mundial, y que su deseo era "volver al poder". (Donald J. Goodspeed, Ludendorff: Soldier: Dictator: Revolutionary (Hart-Davis, 1 de enero de 1966, p. 280

El intento de Ludendorff de recuperar la dictadura fue un evento importante en la historia alemana de entreguerras. Si falla y falla espectacularmente, lo eliminaría como el principal rival de Adolf Hitler para la extrema derecha en Alemania, al tiempo que reforzaría la posición de Hitler dentro del Partido Nazi. El propio Hitler animaba activamente a Ludendorff a postularse para la presidencia en 1925, como candidato del Partido Nazi. Ludendorff ya había sido elegido para el parlamento alemán (Reichstag) en diciembre de 1924 como miembro del parlamento (MP) nazi por Baviera, el estado más grande de Alemania en el sur del país.


Una fotografía datada en agosto de 1927 durante el Congreso anual del partido nazi en Nuremberg

En marzo de 1925, poco antes de las elecciones presidenciales, Ludendorff dijo:


“Acabo de tener una discusión ansiosa con Hitler” y “hemos llegado a la conclusión de que debo presentarme como el candidato de los nacionalsocialistas (nazis). Hitler está convencido de que hay que correr el riesgo... Hitler sabe perfectamente que aunque tiene muchos seguidores en Baviera, puede contar con muy pocos votos en el norte de Alemania y el este de Berlín. Por otro lado, el nombre de Ludendorff es muy conocido y respetado en toda Alemania. En particular, los prusianos orientales y los silesios me han estado unidos por la gratitud y la devoción desde la guerra”. (Alexander Clifford, Hindenburg, Ludendorff and Hitler: Germany's Generals and the Rise of the Nazis, Pen and Sword Military, 14 de diciembre de 2021 pg. 109)


Sin que Ludendorff lo supiera, Hitler estaba jugando un juego astuto aquí, enteramente para su propio beneficio y con el objetivo final de tomar la dictadura. Hitler poseía instintos políticos mucho más astutos que la élite militar, y Ludendorff era demasiado temerario e impaciente para convertirse en político.

Alexander Clifford, un historiador que se enfoca en la historia europea de entreguerras, escribió: 

 

“Hitler concibió la campaña presidencial desde el principio como un método seguro para desacreditar a Ludendorff como un rival de liderazgo. Muy consciente de las limitaciones políticas del general... Hitler calculó que una tórrida derrota solo serviría para empañar aún más la reputación de Ludendorff. Al presionar al general para que se presentara como un candidato simbólico, Hitler no perdió nada, pero un pésimo desempeño electoral serviría para alejar a más partidarios nazis de la idea de que Ludendorff era apto para un papel de liderazgo en el partido”. (Alexander Clifford, pg. 108)


Como lo previsto, resultaría ser un pésimo desempeño electoral. De varios candidatos para las elecciones presidenciales de 1925, Ludendorff terminó cómodamente en la última posición. Obtuvo unos míseros 285.793 votos, menos del 1,1% del total nacional. Por ejemplo, el candidato del Partido Comunista de Alemania, Ernst Thälmann, atrajo casi dos millones de votos, más de seis veces más que Ludendorff.

La humillación para Ludendorff se profundizó por el hecho de que su colega cercano del ejército, el mariscal de campo Paul von Hindenburg, ganó la presidencia como independiente de derecha, reuniendo más de 14 millones de votos. Hindenburg, de 77 años, le había suplicado a Ludendorff que no participara en las elecciones, advirtiéndole cuál sería el resultado. Sin embargo, Ludendorff siguió su propio camino (Goodspeed, Ludendorff, pág. 305)

Es irónico que Hindenburg superara a Ludendorff en el ámbito político, cuando en la esfera militar Hindenburg poseía mucha menos habilidad militar que el más agresivo e inteligente Ludendorff, un hecho del que el público alemán no era consciente. Después de que el Kaiser conociera a Hindenburg, dijo que lo sentía como "de madera y sin imaginación", y describió a Ludendorff como "el sargento mayor". (Goodspeed, pág. 188)


Hindenburg, Kaiser Wilhelm II y Ludendorff, enero de 1917 (foto colorizada)


La gran reputación de Hindenburg entre el pueblo alemán se basaba en el mito y la leyenda: que el mariscal de campo había sido responsable de las victorias alemanas en la guerra, como las batallas de Tannenberg y los lagos de Masuria. En realidad, Hindenburg, como el Kaiser, fue una figura decorativa ceremonial durante la guerra. Puede que Hindenburg no fuera un genio militar, pero era una persona más estable y decente que Ludendorff. Según el general Otto von Lossow, comandante general de las tropas alemanas en Baviera en 1923, Ludendorff se había convertido en “un hombre salvaje” con “maldad en la cabeza”. (Goodspeed, pág. 297)

Hitler estaba encantado con el resultado de las elecciones presidenciales de 1925. Se regodeaba en privado de que Ludendorff estaba "finalmente acabado" como su rival político. De Ludendorff, Hitler le dijo a su fiel seguidor Rudolf Hess:


“Me gustaría que su nombre desapareciera si es posible del movimiento (Partido Nazi) porque me hace más difícil ganar a los trabajadores”. Hitler creía que Ludendorff era estrictamente un líder militar, no político, y quería "solo verdaderos nacionalsocialistas" cerca de la cima del Partido Nazi. (Clifford, pág. 106)


La debacle política del general fue un paso adelante considerable para Hitler; pero Ludendorff en realidad estaba acabado como fuerza en Alemania desde 1923, cuando comenzó a asociarse con los nazis en las calles de Munich, la capital de Baviera. Hacerlo destruyó cualquier popularidad que Ludendorff aún disfrutara entre el público alemán, lo que se reflejó en la votación presidencial.

Sin embargo, Ludendorff se vio obstaculizado en su campaña por la presidencia debido a que el propio Partido Nazi apenas tenía dinero en 1925. Algunos funcionarios nazis dijeron que la campaña electoral era un método para desacreditar a Ludendorff. El general tampoco apareció muy a menudo en público, ni pronunció ningún discurso en la preparación de la votación. Ludendorff también había estado perdiendo seguidores en la derecha, debido a sus condenas del catolicismo romano de principios de la década de 1920, al que culpaba de difundir el pensamiento internacional y pacifista en Alemania, y que consideraba un factor en la derrota de su país en la Primera Guerra Mundial. (Clifford, pág. 109

Los pocos nazis influyentes que apoyaron a Ludendorff en su candidatura presidencial, como Ernst Röhm, se inclinaron hacia Hitler tras el resultado de la votación. Como Ludendorff no era una amenaza, Hitler ya no tenía un rival serio en la extrema derecha. (Richard J. Evans, The Coming of the Third Reich,Penguin Putnam Inc., 25 de enero de 2005, p. 202)


Algunos ejemplares de diferentes editoriales y autores sobre el General Ludendorff

Tal vez haya una desgracia subyacente en la desaparición política de Ludendorff. Porque si hubiera reclamado la autocracia alemana, muy probablemente habría impedido el ascenso de Hitler al poder. En 1924 y 1925, la relación anteriormente cálida entre Ludendorff y Hitler se estaba volviendo más fría; y en caso de retomar el poder, Ludendorff, un general, bien podría no haber estado dispuesto a entregar las riendas a Hitler, un cabo.

Parece poco probable que si Ludendorff hubiera recuperado el poder a mediados de la década de 1920, o más tarde, hubiera procedido a hacer lo que hizo Hitler: desatar el genocidio contra las poblaciones judía y gitana de Europa. Los fanáticos más jóvenes que emergen suelen ser peores que sus mayores, una perogrullada que ha resistido el paso del tiempo.

Nacido en 1865, un cuarto de siglo antes que Hitler, Ludendorff pertenecía a una generación anterior de alemanes cuyos años de formación ocurrieron durante los años felices y generalmente prósperos de la cancillería de Otto von Bismarck (1871-1890); cuando Alemania era la nación dominante en Europa continental, lo que siguió siendo hasta el estallido de la guerra en 1914. Si las intenciones de Ludendorff hubieran resultado ser tan malas como las de Hitler, y nuevamente es dudoso, el general probablemente se habría abstenido en cualquier caso de cometer genocidio, por la continua influencia de figuras moderadas como Hindenburg en Alemania.

Ludendorff fue ciertamente un antisemita virulento como lo muestra un artículo que escribió en 1922, donde lamentaba “la fuerte intrusión del pueblo judío dentro de nuestras fronteras”, e insinuaba su expulsión de Alemania (Erich Ludendorff, “General Ludendorff, Sobre la superación de las consecuencias de la guerra perdida 1922"). Un censo de 1925 destacó que la población de judíos alemanes ascendía a 564.973, menos del 1% de la población alemana total registrada ese año. (Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, “Comunidades judías de la Alemania anterior a la guerra”,  Enciclopedia del Holocausto) 

Aunque los puntos de vista de Ludendorff son lo suficientemente maliciosos, Hitler dijo abiertamente en 1922 que cometería un genocidio contra toda la población judía de Alemania si llegara a ocupar un alto cargo. “Si alguna vez estoy realmente en el poder, la destrucción de los judíos será mi primer y más importante trabajo”, dijo Hitler, y para hacerlo tendría “horca tras horca erigida… tantas como el tráfico lo permita” hasta que “Alemania se limpia del último judío”. Estas palabras fueron anotadas por Josef Hell, un periodista alemán, que había preguntado a Hitler qué haría él “si alguna vez tuviera plena libertad de acción contra los judíos”. Los inquietantes comentarios de Hitler, que aparecen en la biografía del líder nazi escrita por John Toland, revelan que Hitler se había convertido en un monstruo incluso cuando era un joven de poco más de 30 años. (John Toland, Adolf Hitler: The Definitive Biography, Primera edición de Anchor Books, enero de 1992, págs. 155-156) 

De Alemania de ese momento, el filósofo y erudito Noam Chomsky dijo:


“Bueno, el mismo Goebbels escribió sobre cómo fue influenciado por el éxito de la propaganda comercial estadounidense. Era la década de 1920, principios de la de 1930. Lo convirtieron en un sistema altamente refinado, que fue muy efectivo. Ahora es bastante notable ver lo que sucedió en Alemania. Te remontas a la década de 1920. Alemania era el país más civilizado del mundo. Fue en el apogeo de la civilización occidental, y las artes y las ciencias, fue considerado un modelo de democracia por los politólogos. Eso era Alemania en la década de 1920. Diez años después, eran las profundidades absolutas de la historia humana (la Alemania nazi). Diez años después de eso, vuelves a convertirte en una sociedad civilizada. Es una ilustración bastante asombrosa de la capacidad de la propaganda organizada para cambiar totalmente a la población, de la más civilizada del mundo a la más degradada de la historia”. (Noam Chomsky, “Dr. Noam Chomsky analiza el nacimiento de la propaganda comercial estadounidense y el arte de fabricar consentimiento”, Propwatch.org,  13 de julio de 2022) 


Adolf Hitler, Erich Ludendorff y otros procesados en el juicio de Munich por el fallido intento de golpe de estado de noviembre de 1923. Curiosamente en la fotografía solo Frick (que sería ministro del interior del régimen nazi) y Hitler visten en traje civil. (Foto: Bundesarchiv Bild 102-00344A, München, nach Hitler-Ludendorff Prozess) (foto colorizada)


Tras la dimisión de Ludendorff como señor de la guerra de Alemania a finales de octubre de 1918, la única forma en que podría haber reclamado el poder era encabezando un golpe de Estado. Participó en dos golpes, el Kapp Putsch de 1920 y el Nazi Beer Hall Putsch de 1923, ambos fueron un fiasco y que Ludendorff realmente no había liderado.

Esos dos golpes, que tenían pocas posibilidades de éxito, se produjeron demasiado pronto después del final de la guerra. Los aliados occidentales, sobre todo Francia, nunca podrían haber tolerado un resurgimiento militarista en Alemania a principios o mediados de la década de 1920. El momento más adecuado para que Ludendorff hubiera instigado un golpe habría sido alrededor de 1930, cuando Francia era más débil y la situación internacional más favorable a un golpe de extrema derecha, ya que la Gran Depresión estaba golpeando duramente a Europa para entonces.

La ruptura total de Ludendorff con Hitler se produjo cuando el líder nazi se negó, por razones políticas, a unirse a las críticas de Ludendorff a la Iglesia Católica Romana. Ludendorff se volvió despreciativo de Hitler y escribió un panfleto en 1931 con el titular, "La traición de Hitler del pueblo alemán al Papa romano".

A estas alturas, Ludendorff se había peleado con casi todos. Se peleó con el príncipe heredero Rupprecht, un mariscal de campo y último heredero aparente del trono bávaro, debido a la creencia del príncipe heredero en el catolicismo romano y sus vínculos con la iglesia. Se peleó con otros miembros de la familia real y con generales alemanes que simpatizaban con el príncipe heredero y, como resultado, 37 generales firmaron un manifiesto que excluía a Ludendorff de sus asociaciones de oficiales. Se peleó con el destacado almirante Alfred von Tirpitz, llamando al partido político (Partido Popular Nacional Alemán) que apoyaba "una banda de renegados perjuros", y el almirante nunca volvió a hablar con Ludendorff. Se peleó con su esposa Margarethe y terminó divorciándose de ella en 1925.

También se peleó con Hindenburg. En el verano de 1925, Hindenburg, el nuevo presidente, le escribió a Ludendorff que ya no podía hacer el viaje para ver a este último en su casa de Ludwigshöhe, cerca de Múnich, debido a las responsabilidades que tenía como presidente. Ludendorff “espumó de rabia” por el rechazo y también se sintió profundamente dolido; a partir de entonces, habló de Hindenburg solo en un lenguaje amargo.

Ludendorff había insistido anteriormente: “Pase lo que pase, a los ojos del mundo, Hindenburg y yo siempre debemos estar juntos y ser y seguir siendo el modelo de la lealtad alemana y la unidad alemana”. Ahora esa unidad se rompió, lo que sirvió aún más a la causa de Hitler. (Clifford, pág. 133) 

A fines de agosto de 1927, cuando Ludendorff asistió a la dedicación del Tannenberg Memorial, creó una escena al negarse a pararse junto a Hindenburg. Enfurecido, Hindenburg se fue antes de que Ludendorff hablara en la ceremonia. Después de la dedicación, Ludendorff fue rechazado por todos sus antiguos colegas militares. Terminó saliendo solo y se dirigió a su automóvil. Ludendorff tampoco causó impresión en Berlín como diputado nazi. Contó como una figura solitaria en el parlamento y su mandato como diputado del Partido Nazi terminó en silencio en 1928. (Goodspeed, pág. 307)


Shane Quinn

Fuente original y Copyright © Investigación Global, 2023

11 enero 2023

La Alemania Nazi como sustitutivo de la fe





RESUMEN DE LA OBRA ORIGINAL:
EL LEGADO MESIÁNICO
AUTORES: MICHAEL BAIGENT, RICHARD LEIGH y HENRY LINCOLN

ACLARACIÓN: La totalidad de las fotos han sido agregadas al presente documento por el redactor del blog (Detectives de Guerra), por tanto, no corresponden a las fotografías constantes en el texto original.


En el estado de incertidumbre y desesperanza es más susceptible despertar el impulso religioso. Es en un vacío semejante donde con mayor eficacia puede introducirse la religión, que brinda un sentido y una coherencia nuevos. El período inmediatamente posterior a la primera guerra mundial pedía a gritos gente que lo interpretase. La humanidad experimentaba el vivo deseo de saber «para qué había sido todo», «qué había significado». Pero la religión organizada no hizo ningún intento serio de afrontar el problema ni de responder a las necesidades de la época. Sencillamente, hizo como si nada hubiera pasado e intentó seguir siendo lo que era desde hacía siglos: una institución cultural, política y social en lugar de un intérprete que confiriese un nuevo sentido. A causa de ello, en el decenio de 1920, la religión organizada se encontró desacreditada en su mayor parte, se encontró con que la consideraban incapaz de llenar el vacío que se había producido en la sociedad occidental.
Y es comprensible que la sociedad, al ver que la religión organizada no podía ofrecer ninguna solución a la crisis de sentido, se volviese hacia otra parte. El resultado de ello fue la aparición de dos principios nuevos que empezaron a suplantar a la religión como institución capaz de abarcarlo todo. De hecho, estos dos principios se convertirían en las religiones -o, cuando menos, las religiones sucedáneas- del decenio de 1930.


Viene de la Parte I 

La Rusia Soviética como sustitutivo de la fe


Parte II

Adolf Hitler como sumo sacerdote




La segunda religión primaria o sucedánea del decenio de 1930 fue el espectro de movimientos totalitarios a los que ahora se da el nombre colectivo de fascismo. En Italia, la versión original del fascismo, tal como la promulgaba Mussolini, en realidad nunca llegó a ser una religión y, quizá más aún que el marxismo leninismo, no pasó de ser una filosofía política, una ideología. El papel tradicional de la religión se dejó, en su mayor parte, a la Iglesia. El resultado parcial fue que el fascismo italiano, sobre todo si lo comparamos con los fenómenos habidos en otros lugares, fue un fenómeno relativamente hueco.

En España, la variante del fascismo defendida por Franco hizo cuanto pudo por alinearse íntimamente con la Iglesia y, por ende, se arrogó una forma de mandato divino. En consecuencia, poseía una energía mucho mayor, un dinamismo mucho mayor, que su equivalente italiano, así como la singular crueldad de la que solo el fanatismo religioso es capaz. En muchos aspectos, al menos desde la distancia de casi medio siglo, hay algo que resulta casi risible en Mussolini. Franco, con el dominio que instauró sobre España y el pueblo español, es, en conjunto, una figura más siniestra.

Con todo, el ejemplo supremo de totalitarismo derechista convertido en religión es la Alemania nazi. A diferencia del fascismo italiano, el nazismo no era sencillamente una filosofía o una ideología. A diferencia de la variante española del fascismo, el nazismo no se alineó con intereses creados de índole religiosa. Al contrario, se propuso, de modo bastante sistemático, suplantar a todos esos intereses y erigirse en religión, una religión totalmente nueva.






Ya han transcurrido cuarenta años desde el final de la segunda guerra mundial (a la fecha de la publicación del libro, 1986). Durante estos años no han cesado los comentarios históricos, los intentos de exposición y explicación del fenómeno de Adolf Hitler, el Partido Nazi y el Tercer Reich. Y, pese a ello, los interrogantes aún no han encontrado respuesta; los misterios siguen sin aclararse. ¿Cómo es posible que un pueblo civilizado y culto –un pueblo que dio al mundo figuras como Goethe y Beethoven, Kant y Hegel, Bach y Heine- siguiera a un embaucador tan perverso y se sumiera en masa en una orgía de destrucción tan monstruosa, tan demoniaca?

Los escritores han procurado dar respuesta a esta pregunta de diversas maneras. El nazismo ha sido explicado como fenómeno social, como fenómeno cultural, como fenómeno político, como fenómeno económico. La culpa de su existencia se ha atribuido al Tratado de Versalles, a la depresión, a la inflación galopante, a la pérdida del amor propio por parte de la nación alemana, al auge del comunismo, al derrumbamiento de la clase media, a otras muchas cosas.

Verdaderamente, todos estos factores y muchos más tuvieron un papel de vital importancia; también es cierto que todos ellos se hallaban interrelacionados. Pero el elemento crucial para entender el nazismo es la medida en que, deliberadamente, activó el impulso religioso del pueblo alemán. Obtuvo una respuesta a la vez emotiva y cerebral que unía, de un modo propio y depravado, tanto los corazones como los cerebros. Se transformó en una religión con todas las de la ley y, como tal, redimió a la Alemania de la primera posguerra del purgatorio de la falta de sentido.

Fue la dimensión religiosa del nazismo la que inspiró el dinamismo, el fanatismo histérico, la energía y la ferocidad demoníacas que tanto trascendían de los movimientos totalitarios paralelos que había en Italia y en España. Cabría argüir que el Tercer Reich fue el primer estado de la historia de Occidente, desde la antigua Roma, que se basó fundamentalmente, no en principios políticos, económicos o sociales, sino en principios religiosos, en principios mágicos. Y más que un político, más incluso que un demagogo, el que se proclamaba su líder era un hechicero.

La ascensión del Tercer Reich no «sucedió» sencillamente, de forma más o menos fortuita, como resultado del carisma maligno de un solo hombre. Al contrario, fue preparada y orquestada cuidadosamente, con meticulosidad. Con un grado aterrador de conocimiento de sí mismo y de sutileza psicológica, el Partido Nazi se propuso activar y manipular el impulso religioso de los alemanes, abordar la cuestión del sentido en su aspecto religioso. La Alemania nazi ofrecía una cosmología, además de una filosofía y una ideología. Apelaba al corazón, al sistema nervioso, al inconsciente, además de a la inteligencia. Con este fin, empleaba muchas de las técnicas más antiguas de la religión: ceremonial complicado, cánticos, repetición rítmica, retórica mágica, color y luz. Las tristemente célebres concentraciones de Nuremberg no eran mítines políticos como los que se dan actualmente en Occidente, sino actos teatrales, astutamente escenificados, del tipo que, por ejemplo, formaba parte integrante de los festivales religiosos de Grecia.
























Todo estaba calculado con precisión: los colores de los uniformes y las banderas, la colocación de los espectadores, la celebración nocturna, el empleo de focos y reflectores, la sincronización. En los reportajes cinematográficos de la época vemos a la gente embriagándose, cantando hasta sumirse en un estado de arrebato y éxtasis utilizando el mantra «Sieg Heil!» y embobándose ante el Führer como si se tratara de una deidad. En los rostros de los asistentes se pinta una beatitud insensata, una estupefacción vacua, embelesada, que es perfectamente intercambiable con las expresiones que aparecen en los rostros de las personas que asisten a reuniones de alguna iglesia revivalista.

No es una cuestión de retórica persuasiva. De hecho, la retórica de Hitler no tiene nada de persuasiva. Las más de las veces, es banal, infantil, repetitiva, desprovista de sustancia. Pero su modo de pronunciarla tiene una energía maligna, un pulso rítmico que resulta tan hipnótico como un toque de tambor. Y esto, unido al contagio de la emoción en masa, unido a la presión de millares de seres apretujados en un recinto cerrado, unido a un ceremonial y un espectáculo deliberadamente eclesiásticos e hinchados hasta adquirir proporciones wagnerianas, produce una histeria de masas, un fervor que es, en esencia, religioso. Lo que presenciamos en las concentraciones hitlerianas es una «alteración de la conciencia» como la que los psicólogos acostumbran a asociar con una experiencia mística.

Y el mismo Hitler se convierte en un Mesías negro que actúa como receptáculo de la energía religiosa que él ha evocado. Como dice un comentarista:

«No transcurrió mucho tiempo antes de que el pueblo alemán empezara a ver a Hitler como un Mesías de Alemania. Los mítines públicos -especialmente la concentración de Nuremberg- adquirieron una atmósfera religiosa. Todas las escenificaciones tenían por finalidad crear una atmósfera sobrenatural y religiosa» (5).

A los alemanes de entonces tampoco se les escapaba la dimensión religiosa de lo que hacía Hitler. Al contrario, no solo eran conscientes de esa dimensión, sino que en algunos casos incluso la recibieron con agrado. Así consta en las crónicas que el alcalde de Hamburgo dijo en cierta ocasión:

«No necesitamos sacerdotes. Podemos comunicarnos directamente con Dios a través de Adolf Hitler» (6). 

Y en abril de 1937 un cónclave de cristianos alemanes declaró:

«La palabra de Hitler es la ley de Dios, los decretos y las leyes que la representan poseen autoridad divina» (7).

Una de las fuentes de información más valiosas sobre el pensamiento de Hitler es un hombre llamado Herman Rauschning, que fue uno de los primeros seguidores del Partido Nazi, al que se afilió en 1926. Rauschning no tardó en convertirse en uno de los colegas y confidentes que mayor confianza merecían de Hitler y, en 1933, fue nombrado presidente del senado de Danzig. En 1935, sin embargo, ya empezaba a sentirse verdaderamente alarmado ante lo que ocurría en Alemania, y huyó, primero a Suiza, luego a los Estados Unidos. Considerando que era esencial prevenir al mundo sobre el Tercer Reich, poco antes de la guerra publicó dos libros en los que reproducía muchas conversaciones del propio Hitler. A juzgar por numerosos extractos que se encuentran en los libros de Rauschning, resulta evidente que Hitler sabía muy bien lo que se hacía, y que la activación del impulso religioso del pueblo alemán formaba parte de un plan meticulosamente calculado.

Parafraseando a Hitler, Rauschning dice:

«Había convertido las masas en fanáticos, explicó, con el fin de transformarlas en instrumentos de su política. Había despertado a las masas. Las había sacado de sí mismas y les había dado sentido y una función» (8).

Acto seguido, cita directamente a Hitler:

En un mitin de masas..., el pensamiento es eliminado. Y porque éste es el estado de ánimo que requiero, porque me garantiza la mejor caja de resonancia para mis discursos, ordeno a todo el mundo que asista a los mítines, donde se convierten en parte de la masa tanto si les gusta como si no, «intelectuales» y burgueses además de trabajadores. Yo mezclo al pueblo. Le hablo sólo como a una masa (9).

Y, además, como el propio Hitler escribe en Mein Kampf (Mi lucha):

En todos estos casos uno se enfrenta con el problema de influir en la libertad de la voluntad humana. Y esto ocurre especialmente en los mítines donde hay hombres cuya voluntad se opone al orador y a los que hay que inducir a pensar de una forma nueva. Por la mañana y durante el día parece que el poder de la voluntad humana se rebela con su mayor energía contra cualquier intento de imponerle la voluntad o la opinión de otro. En cambio, al caer la noche sucumbe fácilmente ante la dominación de una voluntad más fuerte... La penumbra misteriosa, artificial, de las iglesias católicas también sirve este propósito, las velas encendidas, el incienso... (10)

Hitler reconocía que empleaba técnicas religiosas. También reconocía, por lo menos en parte, dónde las había adquirido. «Aprendí sobre todo de los jesuitas. Lo mismo hizo Lenin, para el caso, si la memoria no me falla.» (11). Y, después de uno de sus ataques característicos contra la francmasonería, añade:

[Su] organización jerárquica y la iniciación mediante ritos simbólicos, esto es, sin molestar al cerebro, sino trabajando la imaginación por medio de la magia y los símbolos de un culto..., todo esto constituye el elemento peligroso y el elemento que he adoptado. ¿No veis que nuestro partido debe tener este carácter? Una Orden, eso es lo que tiene que ser..., una Orden, la Orden jerárquica de un sacerdocio secular (12).

El nazismo no se limitó a adoptar los avíos de una religión, sino que también, en su sustancia, se convirtió literalmente en una religión. Una parte de esa sustancia se derivaba de Richard Wagner que, en el siglo XIX, había ensalzado el carácter singularmente sagrado de la sangre germánica y, como dice un comentarista, «creía apasionadamente en el teatro como templo del arte germánico donde ritos místicos podrían redimir» al pueblo y al alma alemanes.

Pero Wagner era solo una de las varias influencias que convergieron para formar la visión del nacionalsocialismo. Hitler también se inspiró en el filósofo Friedrich Nietzsche, y se apropió indebidamente de gran parte de su pensamiento, divorciándolo de su verdadero contexto y tergiversándolo para que se ajustara a sus propios fines. Nietzsche ya había muerto, por lo que no podía protestar. Cuando la jerarquía nazi se propuso entrar también en las obras del poeta Stefan George, éste, que seguía vivo, sí protestó, y lo hizo con dureza y vehemencia. Como gesto de repudio y de desprecio, no tardó en exiliarse en Suiza, pero no sin antes plantar las semillas de la resistencia contra Hitler en uno de sus discípulos más allegados, el joven conde Claus von Stauffenberg que, más adelante, maquinaría el atentado con bomba que el Führer sufrió en 1944. (Ver: Stauffenberg y la “Alemania Secreta”)

Hitler y sus seguidores recibieron también la influencia de varios grupos ocultistas y sociedades secretas -la llamada orden de los Nuevos Templarios, por ejemplo, la Germanenorden u Orden Germánica, y la Thulegesellschaft o Sociedad Tule- que desplegaron sus actividades entre las postrimerías del decenio de 1870 y el período que siguió a la primera guerra mundial (13). En las enseñanzas de estos grupos se advierte una agresiva hostilidad contra el cristianismo y la insistencia en el antiguo paganismo germánico.





Nunca se ha comprobado de modo definitivo la medida en que el propio Hitler estuvo asociado personalmente con grupos ocultistas, y es poco probable que llegue a demostrarse alguna vez. Pero no hay duda de que sí conocía a gente que estaba asociada con tales grupos, y la pertenencia a ellos coincide una y otra vez con la afiliación al Partido Nazi de los primeros tiempos. Se sabe que Rudolph Hess y Alfred Rosenberg, por ejemplo, tuvieron que ver con la Thulegesellschaft. Mein Kampf va dedicada a Dietrich Eckart, poeta loco y de poca importancia que era una de las figuras destacadas, no solo de la Thulegesellschaft, sino también de otras organizaciones parecidas.

Entonces, ¿cuál era la naturaleza de la nueva religión de Hitler? ¿Cómo se las ingenió para reconquistar los corazones y los cerebros que la Iglesia tradicional había perdido? Según un comentarista de las postrimerías del decenio de 1930, «La Weltanschauung nacionalsocialista y totalitaria es una fe pagana que no puede sino considerar al cristianismo extraño y antagónico» (14).

En 1938, el doctor Arthur Frey, jefe del Servicio Suizo de Prensa Evangélica, publicó un libro que todavía es uno de los estudios más profundos del nacionalsocialismo como religión. Desde luego, es cierto que Frey, como cristiano, tenía sus propios intereses creados que proteger y su propio interés personal en el asunto, pero no por ello sus observaciones son menos pertinentes. Según Frey, el Tercer Reich pretendía ser 

«no solo un estado, sino también una comunidad religiosa, es decir, una iglesia» (15). Y «El führer no es solo un kaiser secular que lleva a cabo, en el estado, la tarea de gobernar; es, al mismo tiempo, el Mesías capaz de anunciar un reino milenario» (16).

Esta valoración no es exagerada. De hecho, se hace eco de ella, casi al pie de la letra, Baldur von Schirach, el director de la Juventud Hitleriana y hombre encargado de educar a una generación de alemanes jóvenes:

«... el servicio a Alemania se nos aparece como servicio genuino y sincero a Dios; la bandera del Tercer Reich se nos aparece como Su bandera; y el Führer del pueblo es el salvador que El ha enviado a rescatarnos» (17). 

En cuanto al cristianismo en Alemania, el propio Hitler dijo:
¿Qué podemos hacer? Justamente lo que hizo la Iglesia católica cuando obligó a los paganos a aceptar sus creencias: preservar lo que pueda preservarse, y cambiar su sentido. Desharemos el camino: la Pascua ya no es la resurrección, sino la renovación eterna de nuestro pueblo. La Navidad es el nacimiento de nuestro salvador... ¿Creéis que estos sacerdotes liberales, que ya no tienen una creencia, sino solo un cargo, se negarán a predicar a nuestro Dios en sus iglesias? (18).


  


El doctor Frey resume el credo del nacionalsocialismo de la forma siguiente:

«Para la fe alemana la "sangre" es sagrada... En el transcurso de los siglos..., el secreto creativo de la sangre heredada se da a sí mismo la forma de la raza» (19)

De la importancia de la sangre un ejemplo es la ceremonia nazi que, según el escritor francés Michel Tournier, equivale a «una inseminación de banderas». En esta ceremonia, la bandera original de los nazis -manchada por la sangre de los que marcharon bajo ella la primera vez que Hitler intentó hacerse con el poder en 1923- era preservada y presentada ritualmente. Otras banderas, estas nuevas, eran acercadas a ella hasta tocarla para que pudiera transmitirles -como por medio de una grotesca magia sexual- una proporción de su carácter sagrado. En el pasaje siguiente, uno de los personajes de Tournier describe la ceremonia:

Ya sabéis lo que ocurrió: la descarga cerrada, que mató a dieciséis de los acompañantes de Hitler; Goering herido de gravedad; Hitler arrastrado al suelo por el moribundo Scheubner-Richter y escapando con un hombro dislocado. Luego, el encarcelamiento del Führer en la fortaleza de Landsberg donde escribió Mein Kampf. Pero todo eso es poco importante. En lo que a Alemania se refería, el hombre careció de importancia a partir de aquel momento. Lo único que contaba aquel día en Munich, el 9 de noviembre de 1923, era la bandera con la esvástica de los conspiradores que cayó entre los dieciseis cadáveres y fue manchada y consagrada por su sangre. En lo sucesivo, la bandera de sangre -die Blutfahne- fue la reliquia más sagrada del Partido Nazi. Desde 1933 ha sido exhibida dos veces al año: una el 9 de noviembre, fecha en que se reconstruye la marcha en la Feldherrnhalle de Munich como en un drama medieval de la Pasión; pero, sobre todo, en septiembre, en la concentración anual del partido en Nuremberg que señala el momento culminante del ritual nazi. Entonces a la Blutfahne, como un semental que fertilizara a una infinidad de hembras, se la hace entrar en contacto con estandartes nuevos que buscan la inseminación. Yo he estado presente... y os puedo decir que cuando ejecuta el rito nupcial de las banderas, el Führer hace el mismo movimiento que ejecuta el criador de ganado cuando guía el pene del toro hacia el interior de la vagina de la vaca con su propia mano. Luego, desfilan ejércitos enteros en los que cada hombre es un abanderado y que son sencillamente ejércitos de banderas: un vasto mar, agitándose y ondeando al viento, un mar de estandartes, enseñas, banderas, emblemas y oriflamas. De noche, las antorchas completan la apoteosis, pues su luz ilumina los mástiles de las banderas, las banderas colgadas a guisa de adornos y las estatuas de bronce, y relega hacia las tinieblas de la tierra a la gran masa de hombres, condenados a la oscuridad. Finalmente, cuando el Führer pisa el altar monumental, ciento cincuenta reflectores se encienden de pronto, elevando por encima de la Zeppelinwiese una catedral de columnas de trescientos metros de altura que atestiguan la significación sideral del misterio que se está celebrando (20).
  
Imágenes de los espectáculos de Nurenberg. “La Catedral de la Luz” proyectada por Albert Speer para el festival del Partido Nazi.



Esta ceremonia de «inseminación de las banderas» no era más que una de las diversas fiestas, festivales y conmemoraciones de que se valieron los nazis para revisar y adaptar el calendario cristiano a sus propios fines, que eran específicamente paganos: «... celebramos festivales del sol, del año, del crecimiento, de la cosecha, donde éstos no han sido destruidos por una religión que es ajena al mundo, hostil a la tierra» (21). Un ejemplo importantísimo de esta clase de ritos era un antiguo festival indogermánico del joven dios Sol. En academias especiales donde se entrenaba a los jóvenes, y que eran dirigidas por las SS, la Navidad no se celebraba como el nacimiento de Cristo, sino como el momento en que el «Niño Sol» resurgía de sus cenizas en el solsticio de invierno. No hay necesidad de extenderse en el carácter religioso o específicamente pagano de estos rituales. Lo que representan es, en esencia, una variante en el siglo XX del antiguo culto al Sol Invictus que Constantino suscribiera unos 1.600 años antes. La única diferencia real era que, para el nacionalsocialismo, incluso hasta el Sol, de alguna forma imposible de cuantificar, era singularmente germánico.




Fotografías alemanas de la época del Tercer Reich, los atuendos, los emblemas, abiertamente evocan un aire espiritual. Estábamos ante el nacimiento de una nueva religión o quizá el retorno a la etapa mística del antiguo paganismo. Las fotos corresponden a las celebraciones del Día del Arte Alemán, en Munich entre los años 1937-1938.


Si Hitler era el Mesías de una nueva religión, sus sacerdotes eran la élite vestida de negro: Las Schutzstaffel o SS. 


A Heinrich Himmler, comandante en jefe de las SS, Hitler lo llamaba «mi Ignacio de Loyola», con lo que, implícitamente, trazaba un paralelismo entre las SS y los jesuitas. Y, efectivamente, en muchos aspectos el modelo de las SS eran los jesuitas; además, las SS utilizaban premeditadamente técnicas jesuíticas en esferas tales como el condicionamiento psicológico y la educación. Pero los propios jesuitas habían sacado gran parte de su estructura y de su organización de las órdenes todavía más antiguas, de las órdenes militares-religiosas de caballería como los templarios y los caballeros teutónicos (Deutschritter). El mismísimo Himmler concebía las SS como una orden justamente en este sentido y las veía, de modo muy específico, como una reconstitución de los Deutschritter: el equivalente moderno de los caballeros de manto blanco y cruces negras que setecientos años antes habían encabezado un anterior Drang nach Osten («avance hacia el Este») germánico hacia el interior de Rusia.

Las primeras SS, las de antes de la guerra, verdaderamente eran un cuerpo que se reclutaba, organizaba y ritualizaba tan estrictamente como los Deutschritter medievales. La compleja y mística ceremonia de inducción tenía por fin recordar la investidura de los caballeros andantes. Los aspirantes a entrar en el cuerpo tenían que presentar un árbol genealógico que mostrara sangre «aria» pura desde hacía, como mínimo, dos siglos y medio, o, en el caso de los que aspiraban a oficial, tres siglos. Cada aspirante tenía que pasar por un noviciado de índole religiosa antes de ser aceptado en la orden. De la francmasonería, las SS aprendieron la importancia de las insignias rituales, razón por la cual los anillos y las dagas jerárquicas figuraban en un lugar prominente. También a las runas se les concedía una especial significación. En las mangas de todas las guerreras de las SS había una inscripción rúnica bordada con hilo de plata. Y el emblema de la propia organización, las eses gemelas en forma de dos rayos mellados, recibía el nombre de runa «Sig», esto es, la «runa del poder» que, supuestamente, utilizaban las antiguas tribus germánicas para denotar el rayo del dios de las tempestades: Tor o Donar según algunas crónicas, Odín o Wotan según otras.

Himmler introdujo en la organización dimensiones cada vez mayores de chifladura. Las bodas de los miembros de las SS tenían menos cosas en común con los esponsales cristianos que con las fiestas nupciales de los paganos. Según Himmler, los hijos concebidos en un cementerio estaban imbuidos del espíritu de los muertos que yacían allí. Por consiguiente, se alentaba al personal de las SS a engendrar su descendencia sobre lápidas sepulcrales (de «arios» nobles, huelga decirlo). Eran debidamente recomendados los cementerios en los que, según habían demostrado los investigadores, reposaban los huesos de tipos nórdicos apropiados, y el periódico oficial de las SS publicaba con regularidad listas de esos cementerios (22).

Himmler pensaba montar a su alrededor un cuadro interno de sumos sacerdotes, un cónclave formado por doce Obergruppenführer de las SS (el equivalente en las SS de un teniente general), que constituirían sus propios y personales «caballeros de la Tabla Redonda». Este círculo casi místico integrado por trece miembros –el número recordaba deliberadamente los cónclaves ocultistas, así como, por supuesto, a Jesús y sus discípulos- tendría su cuartel general en la pequeña ciudad de Wewelsburg, cerca de Paderborn, en lo que actualmente es la Alemania Occidental. Aunque las obras de construcción no terminaron antes de acabar la guerra, Wewelsburg tenía que ser la capital oficial de las SS, el centro de su culto. La llamaban «Mittelpunkt der Welt»: el «centro del mundo» (23).



El castillo de Wewelsburg planeada cono futuro centro del mundo y capital oficial de las SS.



«Mittelpunkt der Welt», el «centro del mundo» Mapa de la ubicación del castillo de Wewelsburg



En el centro de Wewelsburg había un castillo y existía el proyecto de que cada uno de los trece altos dignatarios tuviera una habitación en él, que sería decorada al estilo de un período histórico concreto: el que, según la mayoría de los comentaristas, correspondía a su propia, supuesta y previa encarnación. En la gran Torre del Norte, los trece «caballeros» se reunirían a intervalos ritualizados. En el centro exacto de la cripta que quedaba debajo de la citada torre, ardería un fuego sagrado, al que se llegaría por medio de tres escalones, y junto a las paredes se alzaban doce pedestales de piedra; se ignora qué función se pensaba asignar a esos pedestales. Estos números, el tres y el doce, se repiten constantemente en la arquitectura del proyecto de reedificación. El simbolismo era importantísimo: alrededor del castillo, y con la cripta como centro, la ciudad que se pensaba construir formaría un radio hacia fuera constituido por círculos concéntricos meticulosamente proyectados.


La cripta o como otros denominan el Walhalla en el Castillo de Wewelsburg




El propio Himmler acostumbraba a hablar de geomancia, la «magia de la tierra», y de las supuestas líneas de sendas prehistóricas, y le gustaba fantasear sobre Wewelsburg como «centro de poder» oculto parecido (según él se imaginaba) a Stonehenge. La revista oficial de las Ahnenerbe -la «oficina de investigación», por así decirlo, de las SS- publicaba con frecuencia artículos que hablaban de cosas como esas.

Es interesante observar que ninguno de los aspectos «ocultistas» de la Alemania nazi llegó a formar parte de las copiosas pruebas y la documentación que se emplearon en los procesos de Nuremberg. ¿Por qué? ¿Sería porque los fiscales aliados desconocían su existencia en aquellos momentos? ¿Las descartaron por juzgar que no venían al caso o eran detalles circunstanciales? La verdad es que ni una cosa ni otra. Los fiscales conocían sobradamente la existencia de tales aspectos. Y, lejos de menospreciarlos, en realidad temían su potencia, temían las consecuencias psicológicas y espirituales que tendría para Occidente que se hiciese público que un estado del siglo XX se había instaurado y había conquistado el poder basándose en semejantes principios. Según el malogrado Airey Neave, uno de los fiscales de Nuremberg, los aspectos rituales y ocultistas del Tercer Reich fueron calificados deliberadamente de pruebas inadmisibles por temor a dichas consecuencias (24).

El razonamiento lógico en que se basó esta decisión fue que un abogado defensor inteligente, apelando a la racionalidad occidental, quizá podría alegar responsabilidad disminuida a causa de la locura en nombre de los criminales de guerra representados por él.


La Sala de los Obergruppenfuhrer de las SS en el Castillo de Wewelsburg. Nótese en el piso el diseño que representa el sol negro.



Hemos dedicado tanto espacio a examinar los aspectos religiosos de la Alemania de Hitler porque son precisamente esos aspectos los que mayor relación tienen con la actual búsqueda de sentido. La cultura occidental de la posguerra se ha acostumbrado a pensar en el nacionalsocialismo sencillamente como si hubiera sido un partido político extremista, así como a considerar que el Tercer Reich fue un estado gobernado por un reducido cónclave de locos. Puede que, en efecto, estuvieran locos, pero eso no es lo que importa. Lo importante es que lograron transmitir su locura y transmutarla en una forma de energía mesiánica.

El nazismo, como dijimos antes, no era una mera filosofía o ideología política que «engatusó» al pueblo alemán. Era una religión que, si ejerció tanta influencia, fue justamente porque cumplió la tradicional función religiosa de impartir sentido y coherencia a un mundo en el que, al parecer, no existían estos factores esenciales. Es en este sentido que el Tercer Reich ofrece, quizá, la lección objetiva más importante para nuestro tiempo, además de lanzar la advertencia más horrenda.

Actualmente, muchas personas, desilusionadas con el materialismo, abogan por un estado que se base fundamentalmente en principios espirituales. En teoría, es un objetivo válido y no serían demasiadas las personas con cierta responsabilidad dispuestas a discutirlo.

Pero el Tercer Reich demuestra que un estado basado en principios espirituales no es, por ello, necesariamente laudable o deseable. Si los principios «espirituales» se tergiversan, el potencial para la destrucción es, en todo caso, mayor que el del materialismo. El «espíritu», cuando se desmanda, es mucho más peligroso que la simple materia. La «guerra santa» puede ser la menos santa de todas las guerras, tanto si la hacen fundamentalistas islámicos en el Oriente Medio, como si la emprenden fundamentalistas cristianos en Norteamérica.


Epílogo 
La crisis de la posguerra y la desesperanza social

Hitler ataviado de Caballero del Grial. Estos carteles se publicaron en otoño de 1936 y fueron retirados poco después.



Hitler, de una forma propia y perversa, dio al pueblo alemán una nueva percepción de sentido, le confirió una religión nueva y, con ello, lo redimió de la incertidumbre, de la «relatividad de la perspectiva rayana en el pánico epistemológico». Y, aunque parezca irónico y paradójico, con ello dio una nueva percepción de sentido también al resto del mundo. A causa de Hitler y del Tercer Reich, el mundo tuvo sentido, aunque solo fuera durante un tiempo.

La primera guerra mundial había sido una guerra insensata. Lo que la hizo especialmente terrible fue que la locura era a la vez violenta y tan difusa y generalizada como una nube de gas asfixiante. No hubo en ella ni buenos ni malos de verdad. Todo el mundo tuvo la culpa y nadie la tuvo; todo el mundo la quiso y nadie la quiso; y, una vez hubo estallado, el asunto siguió su propio y siniestro curso, sin que nadie pudiera controlarlo. La locura de la primera guerra mundial fue esencialmente informe, y es imposible oponerse a lo que carece de forma. La única solución posible era el desgaste y el agotamiento.

En cambio, la segunda guerra mundial tuvo sentido. No solo fue una guerra sensata; quizá fue la más sensata de todas las guerras de la historia moderna. Fue una guerra sensata en lo que se refiere a las potencias aliadas, precisamente porque Alemania encarnaba, a todos los efectos, la locura colectiva de la humanidad. Al echar sobre sus hombros la capacidad humana para el horror, el ultraje, la atrocidad, la bestialidad, Alemania, paradójicamente, redimió al resto del mundo occidental, le devolvió la cordura. Hicieron falta Auschwitz y Belsen para que aprendiéramos el significado de la maldad, no como abstracta proposición teológica, sino como realidad concreta. Hicieron falta Auschwitz y Belsen para que viéramos las cosas que éramos capaces de hacer y sintiéramos el deseo de repudiarlas.

A diferencia de la contienda de 1914-1918, la guerra contra el Tercer Reich se convirtió en una cruzada legítima, en nombre de la decencia, de la humanidad y de la civilización.

En esta medida, Alemania confirió una renovada percepción de sentido, no solo a su  propio y engañado pueblo, sino, lo que es más válido, también al resto del mundo occidental. No había duda alguna sobre dónde estaba la maldad. Y era maldad, no simple estupidez, ni siquiera una tiranía convencional como la que podía asociarse con el kaiser, Napoleón o incluso Stalin. En pocas palabras, la locura colectiva del mundo adquirió forma al encarnarse en un pueblo concreto; y una vez estuvo dotada de forma, fue posible oponerse a ella. La oposición a esta locura restauró una jerarquía de valores que había desaparecido.

Desgraciadamente, Occidente no sacó de la experiencia las lecciones que habría podido sacar. Al descartar el Tercer Reich como fenómeno social, político y económico, los historiadores no supieron reconocer o admitir las necesidades psicológicas que lo habían engendrado al ser explotadas por Hitler y su camarilla. Y Occidente ha seguido sin percatarse de la realidad y la importancia de esas necesidades.

Nunca se ha hecho un intento de afrontar el problema con verdadera honradez. En consecuencia, sigue acechando en un segundo plano, en el umbral de la conciencia, de una forma subliminal. La Alemania nazi parecía ejemplo de lo irracional. Como resultado de ello, la sociedad occidental desconfió de lo irracional, repudió todas sus manifestaciones, excepción hecha de las pocas horas, circunscritas y contenidas de forma rigurosa, que se dedican a la iglesia los domingos. Incluso se intentó, por medio de versiones sencillas y puestas al día del devocionario y la Biblia, desmitificar el oficio que se celebra en los templos.

Como Hitler había demostrado ser un falso profeta, la sociedad occidental empezó a desconfiar de todos los profetas. Como el Tercer Reich había promulgado sus propios y pervertidos absolutos, la sociedad occidental decidió desconfiar de todos los absolutos. Al final, la desconfianza en los absolutos culminaría, una vez más, con una relatividad generalizada de la perspectiva.

El fenómeno no se hizo visible en seguida. En los años que siguieron a 1945, todavía era posible aferrarse a los valores que habían predominado durante la cruzada: la decencia, la humanidad y la civilización. Terminado el conflicto, los mismos valores aparecían alineados junto a una nueva fe en el progreso material. Después de todo, la derrota de Hitler había sido obra de recursos materiales y, por ende, estos recursos podían percibirse como fuerzas de la «bondad». En conjunción con la decencia, la humanidad y la civilización parecían representar algo en lo que se podía creer sinceramente. Así, en las postrimerías del decenio de 1940, la bomba atómica era considerada como un instrumento de paz, en lugar de como una amenaza en potencia…


--------- 
NOTAS

OBRA ORIGINAL: EL LEGADO MESIÁNICO
AUTORES: MICHAEL BAIGENT, RICHARD LEIGH y HENRY LINCOLN
Publicado originalmente en el Reino Unido por Jonathan Cape Ltd., en 1986. “The Messianic Legacy”. 2005, Ediciones Martínez Roca, S.A. Madrid – España.    

TRANSCRIPCIÓN de los capítulos:
CAPÍTULO 12: Sustitutivos de la fe: la Rusia soviética y la Alemania nazi.
CAPÍTULO 13: La crisis de la posguerra y la desesperanza social.

NOTAS a pie de página:

5. Langer, The mind of Adolf Hitler, pp. 55-56.
6. Ibíd., p. 56.
7. Ibíd.
8. Rauschning, Hitler speaks, p. 209.
9. Ibíd., pp. 209-210.
10. Hitler, Mein Kampf, p. 395.
11. Rausehning, Hitler speaks, p. 236.
12. Ibíd., p. 237.
13. Para la exploración definitiva de estas influencias ocultistas en Hitler, véase Goodrick-Clarke, The occult roots of Nazism. Las ideas de Hitler sobre la raza, la política, el exterminio de los no arios y la fundación de un milenio germánico se derivaban principalmente de la revista Ostara de Lanz von Liebenfels, fundador en 1907 de la orden de los Nuevos Templarios, cuya bandera llevaba una esvástica; véanse pp. 194-195. Véase también Phelps, «Before Hitler came ... ».
14. Frey, Cross and swastika, p. 5.
15. Ibíd., p. 79.
16. Ibíd., p. 78.
17. Manifestado por Baldur von Schirach durante su proceso, Nuremberg, 1946. Véase Trial of the major war criminals..., vol. xiv (mayo, 1946), p. 481.
18. Rauschning, Hitler speaks, p. 58.
19. Frey, Cross and swastika, pp. 85-86.
20. Tournier, trad. Bray, The Erl-King, pp. 261-262.
21. Frey, Cross and swastika, pp. 92-93.
22. Wykes, Himmler, pp. 121-122.
23. La obra definitiva sobre Wewelsburg es Hüser, Wewelsburg 1933 bis 1945
24. Comunicado a Michael Bentine y repetido a nosotros. Véase Bentine, The door marked summer, p.291.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny