Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta nazis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta nazis. Mostrar todas las entradas

10 septiembre 2021

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania




por Tito Andino

EL LIBRO MARRÔN

Criminales de guerra y nazis en la República Federal de Alemania 


No se está cargando contra todo el aparato estatal de la era nazi, millares de burócratas trabajaron como es habitual en cualquier parte, fueron funcionarios en la administración pública. Este artículo no puede referirse a otra cuestión que no sea sobre aquellos individuos que cobijaron el nazismo, vistieron su uniforme y debido a sus cargos (medios y altos) desarrollaron políticas de índole criminal, se adhirieron gustosos al programa nazi y cumplieron fielmente mandatos implícitamente ilegales; pese a ello, éstos "tecnócratas" fueron asimilados en la naciente RFA.


Curiosamente, a pesar de la amplia difusión de material documental sobre los criminales de guerra nazis y los denominados "asesinos de despacho", generalmente burócratas, políticos e industriales, sigue siendo desconocido para gran parte de la población en el mundo que un considerable número de funcionarios nazis de nivel medio y alto jamás fueron perturbados por sus acciones pasadas. No necesitaron huir de Alemania, vivieron con las garantías de seguridad que ofrece el estado y cobraron sus pensiones.

La siempre polémica "obediencia debida" fue su mejor defensa; a propósito la "ley" de obediencia debida es el mejor descargo invocado por los criminales de despacho en cualquier parte del mundo, en cualquier sistema, dictadura o ideología. (La "Obediencia Debida" como "justificante" de los crímenes de guerra fue una de las ponencias presentadas por el editor de este blog para la obtención del título de Doctor en Jurisprudencia). Hecha la aclaración, continuemos con los "queridos" nazis de despacho. 



Hablaremos de un libro -olvidado por los años-, en su tiempo se lo calificó como propaganda comunista al haber sido publicado en la otrora República Democrática de Alemania (RDA), investigación dirigida por Albert Norden: "Braunbuch - Kriegs- und Naziverbrecher in der Bundesrepublik: Staat - Wirtschaft - Verwaltung - Armee - Justiz - Wissenschaft" (título en inglés: Brown Book - War and Nazi Criminals in the Federal Republic: State, Economy, Administration, Army, Justice, Science); en castellano "LIBRO MARRÓN. Criminales de guerra y nazis en la República Federal: estado, economía, administración, ejército, justicia, ciencia" (editorial estatal de la RDA, 2 de julio de 1965). Norden argumenta una directa continuidad entre los gobiernos de Hitler y Adenauer, acusando a más de 2.000 políticos, funcionarios estatales y otras personas prominentes de la Alemania Federal de haber trabajado para el régimen nazi, no solo proporciona nombres y apellidos, rangos en las SS y otros organismos nazis, viene respaldado con documentación oficial. El libro tuvo varias ediciones en alemán y fue traducido a diez idiomas.


Albert Norden fue un comunista alemán, desde su juventud trabajó en ese sentido. Entre 1931 y 1933, fue editor de Rote Fahne (Bandera roja). Exiliado durante el nazismo y la guerra, regresó a Alemania en 1946, donde laboró para el gobierno de la RDA como periodista y profesor de Historia Moderna en la Universidad Humboldt. Integró el equipo de investigación sobre la guerra y los crímenes nazis, en la posguerra colaboró con el abogado de Berlín Oriental Friedrich Karl Kaul, en numerosos procedimientos antinazis en Alemania Occidental (juicio de Auschwitz, Dora, Treblinka). Pero también fue político, en 1955 era miembro del Comité Central del Partido de Unidad Socialista de Alemania (SED) y miembro del Politburó del partido (1958) con diversas responsabilidades de importancia en el gobierno.
 

Previo a su afamado libro que causó estragos en Alemania y Europa, con la ascensión al poder de los nazis, Norden fue parte de la investigación sobre los vínculos del NSDAP en el incendio del Reichstag (parlamento) en 1933, ese trabajo fue ampliamente leído en Europa "Braunbuch über Reichstagsbrand und Hitlerterror", 1933 (Libro marrón sobre el fuego del Reichstag y el terror de Hitler').


"El Libro marrón, el fuego del Reichstag y el terror de Hitler" es un libro publicado en París en agosto de 1933, escrito por Otto Katz (conocido como Andre Simone; Albert Norden colaboró en el trabajo). Expuso la tesis que los nazis habían provocado el incendio del Reichstag, 27 de febrero de 1933. Detrás del libro estaba el comunista alemán Willi Munzenberg. La portada fue diseñada por John Heartfield. Fue publicado en inglés en Gran Bretaña, septiembre de 1933, con prólogo de Dudley Leigh Aman, primer barón de Marley. En general, este Libro Marrón detalla los eventos que estaban ocurriendo en la Alemania de 1933 con respaldado documental: la quema de libros, la destrucción de universidades, los campos de concentración, el trabajo forzado, el uso de la excusa de "disparar mientras intenta escapar" para el asesinato político. Tales eventos llegaban por primera vez a la conciencia pública. En la versión inglesa Lord Marley describió el libro como "una contribución a la lucha contra el fascismo de Hitler. Esta lucha no está dirigida contra Alemania; es una lucha en nombre de la verdadera Alemania". En cuanto a la edición francesa, Ediciones Carrefour, París 1933, era una editorial de Willi Münzenberg militante del Partido Comunista de Alemania. El libro apareció poco antes del inicio del Reichstagsbrandprozess, en el que los nazis querían probar la causa del incendio a través de miembros de partidos de izquierda, en especial del Partido Comunista Alemán. El incendio del Reichstag fue muy conveniente, después del suceso se suspendieron las libertades civiles y se instaló la dictadura nazi. (El lector puede apreciar AQUÍ la obra del artista gráfico John Heartfield, autor de la portada del libro).


Hasta se puede señalar que el libro fue utilizado como medio de propaganda del gobierno de la RDA contra la RFA, pero las evidencias de Norden en el "Libro Marrón" (1965) no pudieron ser contradichas ni rebatidas, el documento no contiene calumnias ni mentiras, unos pocos errores en la lista de altos cargos nazis al servicio de Bonn se debieron a homónimos (sin ser la misma persona). En 2011 el Parlamento Alemán confirmó esos nombres y hasta agregó nuevos nombres de nazis reciclados que sirvieron al gobierno federal. Se debe destacar que gran parte de la investigación para el "Libro Marrón" fue llevada a cabo por Norbert Podewin, estudiante de historia en la Universidad Humboldt. En 2002, Podewin publicó la edición extendida de 1968 del "Libro Marrón".


Braunbuch. 1 febrero 2002, Edición ampliada en alemán de Norbert Podewin y Gerhard Dengler


En su tiempo, el libro de Norden provocó una crisis política y duras críticas a los diferentes gobiernos de la Alemania Federal de los años 60, se convirtió en referencia de la nueva izquierda alemana occidental que cuestionó la historiografía oficial sobre el período nazi. Movimientos políticos y sociales, así como los medios de comunicación, reaccionaron alterados, hubo una profunda conmoción social, ocasionando la renuncia de un gran número de funcionarios y ministros de la república federal

Nadie supuso que la segunda edición del "Libro Marrón" apareciese en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt de 1967, trastornando nuevamente la vida política y social. Un juez del distrito ordenó a la policía la confiscación del libro antes que culminara la exposición aduciendo tratarse de propaganda comunista (como afirmó el afectado canciller Kurt Georg Kiesinger); una espectacular operación de las fuerzas del orden tuvo lugar. Entre otras reacciones, para mitigar el efecto se editó -muy posteriormente-  un libro similar en Alemania Occidental del mismo nombre, pero destacaba el resurgimiento de los nazis en puestos de alto nivel en la RDA.


"Braunbuch DDR", de Olaf Kappelt 2009

Norden expuso su trabajo en 402 páginas (incluye anexos y documentos) con más de dos mil nombres de funcionarios nazis de nivel medio y alto que ostentaron cargos de importancia tanto en el régimen hitleriano como en la posguerra (años 50 y 60) en la República Federal Alemana. La lista comprende al menos 15 ministros y secretarios de estado; casi 900 funcionarios judiciales (fiscales, jueces y autoridades administrativas); 245 destacados miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores; casi 300 altos mandos de la Policía y Servicio de Inteligencia, a más de 100 generales y almirantes de las Fuerzas Armadas. Insistimos que la veracidad de la información incriminatoria se respaldó en detalle con documentos de archivos oficiales, militares y de la Gestapo.

Ejemplos de conocidos personajes de la época: 


Heinrich Lübke, Presidente de la RFA (13 de septiembre de 1959 - 30 de junio de 1969) renunció unos meses antes del final de su mandato debido a las revelaciones sobre su pasado bajo el régimen nazi, él había jurado desde 1945 que había sido un miembro de la resistencia. El "Libro Marrón" destapó su pasado como arquitecto de campos de concentración y gerente de construcción en el centro de investigación del ejército en Peenemünde, y confidente de la Gestapo. 


Kurt Georg Kiesinger, Canciller de Alemania Federal (entre 1966 y 1969), afiliado al partido nazi desde 1933, confidente de Ribbentrop y Goebbels, estuvo a cargo de la propaganda extranjera en los territorios ocupados hasta 1945 desde el departamento de Radiodifusión del Ministerio de Asuntos Exteriores. Entre 1945 y 1946 internado en un campo de prisioneros y liberado por las autoridades aliadas. 


Hans Filbingeren, Ministro Presidente de Baden-Württemberg, (desde 1966 hasta 1978), vinculado al nazismo sirvió como juez naval hasta los últimos días de la guerra, dictando sentencias de muerte que solo se revelaron en 1978. Así como el Fiscal General Wolfgang Fraenkel, responsable de 50 sentencias de muerte dictadas por el tribunal nazi en Leipzig.


Hans Globke, jefe de la cancillería federal de Adenauer, renunció en 1963, antes de la publicación del "Libro Marrón", después de haber sido acusado por las autoridades de Alemania Oriental de participar en la redacción de las leyes raciales de Nuremberg. 

Sonados casos de "compatibilidad" de funciones fueron los del Dr. Theodor Oberländer (afiliado al NSDAP desde 1933)  No obstante su "rico" pasado, Oberländer, ex Gauleiter de Prusia Oriental que fundó el batallón de milicias "Nightingale" (ucranianos que masacraron a miles de civiles en Lviv y otras ciudades de Europa del Este y la URSS) y otros cargos relacionados, sirvió como oficial de inteligencia en el ejército de la RFA, y lo más asombroso es el cargo político que asumió en la posguerra, Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (Segundo y Tercer Gabinete del Canciller Konrad Adenauer de 1953 a 1960 y miembro del Bundestag de 1953 a 1961). Fue despedido de su puesto en 1960, el "Libro Marrón" era contunde. 

Un colega en el mencionado cargo ministerial fue el ex juez de las SS en Polonia, Dr. Hans Krüger, nombrado Ministro Federal para Personas Desplazadas, Refugiados y Víctimas de la Guerra (desde el 17 de octubre de 1963 al 7 de febrero de 1964, Primer Gabinete del Canciller Ludwig Erhard y miembro del Parlamento de 1957 a 1965).


Hanns Martin Schleyer, presidente de la asociación alemana de empresarios, fue miembro de las SS desde 1933 hasta 1945 (SD-Servicio de Seguridad), involucrado en la persecución de líderes estudiantiles de izquierda, desde 1943 prestó servicio en el Protectorado de Bohemia y Moravia como responsable del control y saqueo de la industria en favor de la Alemania nazi. 

El Ministerio de Asuntos Exteriores de posguerra fue prolífero en reciclar a cultos funcionarios nazis de alto nivel, en ese ministerio se discutían los planes de dominación mundial, afloraron proyectos para apoderarse de países de Asia y África bajo control colonial de Inglaterra y Francia. Muchos de esos intelectuales no fueron perturbados y conservaron sus cargos o adjuntos a las misiones diplomáticas en la posguerra. Es curioso que el "Libro Marrón" confirma los parecidos y agresivos objetivos del Tercer Reich y los de Alemania de posguerra para asumir una mayor responsabilidad militar en el mundo, ese tono siguió conservando el viejo discurso de la Realpolitik del Imperio Alemán desde fines del siglo XIX hasta 1945. 

El capítulo del Libro sobre "Los diplomáticos de Ribbentrop en el servicio exterior del gobierno de Bonn" fue incorporado a una investigación en 2010, "La Oficina y el Pasado", de la comisión histórica creada por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los datos fueron confirmados y ampliados. En 1965, no menos de 520 diplomáticos nazis trabajaban para la República Federal Alemana, más de 30 en altos cargos y ex miembros de la Gestapo estaban preferentemente a cargo del departamento de asuntos orientales.

Un caso citado en el "Libro Marrón" es el Dr. Wilhelm Grewe, profesor de derecho nazi que en numerosas revistas políticas clamó por la hegemonía alemana, no solo en Europa sino en todo el mundo: "La lucha es ahora sólo una cuestión de si estamos entrando en un ´siglo americano´, donde la gobernanza del mundo recae en los Estados Unidos, o si prevalece el nuevo orden mundial representado por los poderes del pacto tripartito... Después de 1945, Grewe dirigió el departamento legal y luego el departamento de asuntos políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores en Bonn, después de lo cual se convirtió en embajador de Alemania Occidental en los Estados Unidos y más tarde en representante de la OTAN en París".


Ulrich de Maizière, es un renombrado caso, disfrutó de la confianza especial de Hitler y el liderazgo de la Wehrmacht. Sirvió en el führerbunker como oficial de estado mayor del departamento de operaciones, informaba regularmente a Hitler sobre el deterioro de la situación, organizó la administración efectiva del asediado "puesto de mando" de Hitler. Después de 1945 formó parte de la "Office Blank", predecesora encubierta del Ministerio de Defensa federal, desde la Office Blank se impulsó el renacimiento y rearme del nuevo ejército alemán. Ulrich de Maizière se esforzó por asegurar la participación de generales como Adolf Heusinger y Hans Speidel (que llegaría a ser jefe de las fuerzas terrestres de la OTAN 1957-1963). Ulrich de Maizière es el padre del ex ministro del Interior, Thomas de Maizière (diciembre de 2013 a marzo de 2018, tercer gabinete de Angela Merkel y ocupó cargos ministeriales en el primer y segundo gabinete de Merkel).


Dos caricaturas de los geniales artistas soviéticos Kukryniksy en la posguerra, la Guerra Fría en pleno auge. A la izquierda una postal anti OTAN de 1958, el regreso del general alemán Hans Speidel. A la derecha, la adhesión a la OTAN de la República Federal de Alemania (30 de mayo de 1955)

 

"Todo el sistema está infestado de nazis", afirmó Norden en una conferencia de prensa internacional.


El criticado proceso de "desnazificación" impuesto por los Aliados resultó ser una estafa ya que los criminales de despacho (o de cuello blanco) del nazismo que tuvieron la mala fortuna de ser encarcelados tras el fin de las hostilidades fueron indultados a más tardar en 1951. Los cargos clave del gobierno, la administración del estado, el gobierno y diplomáticos serían ocupados básicamente por ex nazis en contra de lo señalado en la nueva Constitución alemana


Caricaturas soviéticas de la década de 1950. "El Ejército europeo de hoy" (izq) representación de Yuliy Ganf


En general, el "perdón" de los nazis de cuello blanco encarcelados lo otorgó el Alto Comisionado de los Estados Unidos para Alemania, John McCloy y su 'Justicia Aliada' de preferencia para industriales y banqueros nazis que obtuvieron la amnistía general, una vez rehabilitados se les reintegró sus bienes. El indulto incluyó a políticos, militares, profesionales y otros criminales que pudieran ser útiles para la lucha contra el comunismo.  1951 fue el año clave en que todos los criminales de despacho, que todavía estaban encarcelados, recobraron su libertad (si no la habían recuperado antes o si nunca pisaron una prisión).

Tras la fundación de la República Federal, el gobierno de Adenauer comenzó a poner fin al proceso de desnazificación en 1949 sobre la base de que era necesario trazar una línea bajo el pasado nazi (su abolición oficial se dio en 1951). No olvidemos que hasta 1949 Alemania era un país ocupado por las potencias Aliadas y lo seguiría siendo tras el nacimiento de la OTAN.

El gobierno federal dictó leyes de amnistía en 1949 y 1954 que favorecieron sobre todo a cientos de miles de simples militantes del partido nazi (recordemos que hasta se obligaba a los servidores públicos a  afiliarse al NSDAP), el parlamento legisló el denominado Reglamento 131, es decir, "derecho al empleo en el sector público a cualquier persona que afirmara durante los procedimientos de desnazificación haber sido simplemente un compañero de viaje nazi".


Dos  sátiras de los Kukryniksy durante la Guerra Fría. Izq.: "Para el eje de la "hermandad". ¿El visible revanchismo de Bonn aprueba esta alianza?. Exposición Internacional "La lucha de la sátira por la paz". 1969. Derecha: Sobre el rearme de Alemania Occidental (Unión Soviética, 1955)


Hecha la ley, hecha la trampa, esas amnistías hicieron posible el indulto de miles de auténticos criminales nazis de rango medio y alto. Para la redacción de estas leyes, preferentemente fueron convocados ex integrantes del Ministerio de Justicia del Reich al servicio de la ideología nazi, ni que decir de la presencia de varios jueces de guerra y tribunales especiales, justicieros del nazismo. 

Más de medio siglo después de la publicación del "Libro Marrón", los rangos superiores militares y los miembros del establecimiento político alemán aún están controlados por una casta cuyos antepasados estuvieron profundamente involucrados en los peores crímenes conocidos por la humanidad, concluye la investigadora Verena Nees, quien acota: "Estas fuerzas tienen la intención de seguir los pasos de sus antepasados".


La política alemana de posguerra. Arriba: "Licitación en subasta" (1983); y,  abajo: "La gallina y el huevo", póster de 1968. Las dos caricaturas son autoría de los Kukryniksy



DOCUMENTO EN PDF

Haga click AQUÍ para acceder a la versión inglesa del "Libro Marrón" 

Fuente de consulta:


VIDEO

14 mayo 2021

El paracaidista Rudolf Hess llegó a Inglaterra hace 80 años (II)



La desagradable verdad  

Sylvain Laforest


Viene de la I Parte


La guerra


Las cosas parecían estar bien para Inglaterra al principio. Hitler rápidamente llenó el mandato que tenía en la cima de su agenda al invadir el trío colonial de Holanda-Bélgica-Francia en un mes y medio. La complicidad del ejército británico es espantosa en el éxito de la Wehrmacht a la velocidad del rayo. Los cuatro países "aliados" tenían en conjunto 149 divisiones, o 2.900.000 hombres, mientras que la Wehrmacht tenía 2.750.000 hombres divididos en 137 divisiones. Los países aliados tenían más cañones, más tanques, más municiones, pero Francia, un país de 70 millones de habitantes, se rindió en un mes. La historia trató de explicar esta pobre derrota por la imparable blitzkrieg alemana, pero este blitz avanzaba a 15 kms / hora, cuando ya se movía. Uno pensaría que hubo mucho tiempo para apuntar a este ritmo de trote. 

El historiador ruso Nikolay Starikovha examinado detenidamente lo que sucedió en el terreno para encontrar algunas pistas plausibles de la rápida derrota de Francia en junio de 1940, se pueden resumir de manera muy simple: Churchill traicionó a Francia, tan claro como el cristal, al fracasar intencionalmente el plan del general francés Weygand de defensa. Esta gran traición también es una evidencia circunstancial de lo que las naciones autoproclamadas virtuosas pueden hacerse entre sí y que se extiende hasta la destrucción de un aliado para su propio beneficio. Pero Hitler aún tenía que recompensar a Churchill por su gran ayuda en la conquista de Francia, por lo que hizo la vista gorda ante la evacuación del ejército británico en Dunkerque que la historia explica como un “error estratégico” de Hitler. La realidad explica sucesos bastante misteriosos de la guerra que sólo encuentran explicaciones dudosas en nuestros libros.

Otro hecho inexplicable fue el feroz ataque de la Armada británica a la flota de Francia en julio de 1940, presuntamente para evitar que los barcos cayeran en manos alemanas. Resulta que fue otro paso muy positivo para completar la destrucción del imperio colonial francés, al igual que las operaciones del Japón financiado por Rothschild que estaban expulsando a los franceses de Indochina al mismo tiempo

Desde el punto de vista británico, el pitbull de la Wehrmacht dejaría Francia y saltaría a la garganta de la URSS.




En contra de las expectativas de Churchill, los siguientes meses se dedicaron a la Batalla de Gran Bretaña que comenzó con una invasión alemana de las Islas del Canal, desde donde los aviones alemanes podrían comenzar a bombardear Inglaterra. Churchill era malvado, pero no tan estúpido como para no comprender que Hitler había dejado de trabajar para Inglaterra. Cualquiera que sea el trato, la defensa de la RAF definitivamente ralentizó cualquier ventaja que la Luftwaffe pudiera obtener sobre los cielos británicos y después de los horrendos bombardeos mutuos de Londres y Berlín, Alemania decidió el 12 de octubre de 1940 posponer su operación Sea Lion diseñada para invadir Inglaterra con tropas de tierra. Parecía que Alemania e Inglaterra estaban estancadas en el invierno de 1940-1941.

Si está familiarizado con la historia oficial, pensaría que el ataque de Hitler a grandes aliados estadounidenses como Francia e Inglaterra habría motivado a Estados Unidos a entrar en la guerra de inmediato, pero no. Para nada. El presidente Roosevelt incluso declaró el 30 de octubre de 1940 que "sus muchachos no irían a la guerra". Esta política se extendería hasta la primavera de 1941, el gobierno de los EE. UU. no tomó ni un solo movimiento, decisión o sanción que realmente pareciera que había decidido nunca involucrarse en la segunda guerra mundial.

El teatro de la guerra se trasladó al norte de África y Oriente Medio durante el invierno, donde la gente podría matarse y mutilarse entre sí en un clima más agradable y más suave. Con el derretimiento del hielo y la nieve en la primavera de 1941, Hitler se enfrentaba a dos opciones: lanzar Sea Lion e invadir Inglaterra, o dejar Occidente en paz y lanzar Barbarossa contra la Unión Soviética. Ambas eran operaciones importantes que Alemania no podía sostener a la vez y tuvo que tomar una decisión. Hitler sabía que la invasión de Inglaterra habría paralizado mortalmente la influencia de la familia Rothschild en el planeta y allanó el camino para que Wall Street gobernara el mundo a voluntad.

Bueno amigos, fue precisamente cuando Rudolf Hess fue lanzado en paracaídas en Inglaterra el 10 de mayo de 1941. Sin ningún tipo de especulación, ahora parece muy claro que Hitler no quería tomar esta poderosa decisión solo, y no quería que el resto del mundo conociera su dilema.


La propuesta

Según un artículo publicado en mayo de 1943 por la revista American Mercury, esto es lo que el Führer propuso a Inglaterra a través de Rudolf Hess:

Hitler ofreció el cese total de la guerra en Occidente. Alemania evacuaría toda Francia excepto Alsacia y Lorena, que seguirían siendo alemanas. Evacuaría Holanda y Bélgica, reteniendo Luxemburgo. Evacuaría Noruega y Dinamarca. En resumen, Hitler ofreció retirarse de Europa Occidental, a excepción de las dos provincias francesas y Luxemburgo (Luxemburgo nunca fue una provincia francesa, sino un estado independiente de origen étnicamente alemán), a cambio de lo cual Gran Bretaña aceptaría asumir una actitud de neutralidad benévola hacia Alemania mientras desarrollaba sus planes en Europa del Este. Además, el Führer estaba dispuesto a retirarse de Yugoslavia y Grecia. Las tropas alemanas serían evacuadas del Mediterráneo en general y Hitler usaría sus buenos oficios para acordar un arreglo del conflicto mediterráneo entre Gran Bretaña e Italia. Ningún país beligerante o neutral tendría derecho a exigir reparaciones a ningún otro país, precisó.

 


Básicamente, Hitler quería ser socio de un Nuevo Orden Mundial liderado por los británicos al cuidar de Europa del Este. Incluso habló frente al Reichstag sobre la opción de la paz con Inglaterra. El artículo de American Mercury concluyó que estos términos muy probables ofrecidos por Hitler para ser implementados en el lugar fueron rápidamente rechazados por Churchill ya que ninguna de las condiciones sucedió nunca, pero en realidad, eran términos que se aplicarían después de la guerra, después de la destrucción de la URSS por Alemania. Pero el Ejército Rojo tenía otros planes, por supuesto.

No hay duda de que ahora estamos sumidos en especulaciones sobre cualquier propuesta que Hess le hiciera a Inglaterra, pero en realidad, este no era el punto principal de su misión. E independientemente de los términos exactos que se discutieron, lo que iba a suceder a continuación disipa cualquier nube de misterio, ya sea delgada o gruesa.


La desagradable realidad

En una reunión secreta el 14 de agosto de 1940 en el USS Augusta, Churchill le pidió a Roosevelt que se uniera a la guerra, pero el presidente estadounidense se negó categóricamente a discutir este tema. De hecho, Estados Unidos no había dado ningún paso significativo que pudiera haber llevado a su entrada en la segunda guerra mundial, excepto que el presidente estadounidense había intensificado la preparación del Ejército, lo que no pudo afectar la invasión de Inglaterra, ya sea a mediados de -septiembre de 1940 como se planeó originalmente, o en la primavera de 1941. Por lo tanto, el calendario de la segunda guerra mundial se carga con pruebas circunstanciales que demuestran la misión genuina que Hess llevó a cabo en Inglaterra. Roosevelt, quien había prometido oficialmente no involucrarse en la guerra solo unos meses antes, cambió su política exterior de la noche a la mañana, como el Doctor Jekyll se convierte en Mister Hyde, pocos días después de que Hess pusiera su dolorido pie en suelo escocés.


- 14 de junio - 34 días después de Hess: Todos los activos alemanes e italianos en los Estados Unidos están congelados.

- 16 de junio - 36 días después de Hess: Se ordena el cierre de todos los consulados de Alemania e Italia en los Estados Unidos y su personal debe abandonar el país antes del 10 de julio.


Conferencia Atlántica, 10 de agosto de 1941. Churchill - Roosevelt

¿Qué cree que pudo haber desencadenado una reacción estadounidense tan fuerte contra Alemania entre el 10 de mayo y el 14 de junio? Bueno, el 21 de mayo (11 días después de Hess), también se produjo el hundimiento del mercante estadounidense SS Robin Moor por un submarino alemán, que podría ser la bandera falsa más subestimada en la Patria de las banderas falsas, ya que lo último que Alemania quería era empezar a hundir los barcos mercantes de sus principales financiadores. Como en todas las operaciones probadas de bandera falsa, detalles extraños rodean este primer hundimiento de un barco estadounidense en la segunda guerra mundial: el barco mercante se quedó sin escolta de la Armada; el comandante del U-Boat tenía la lista detallada del contenido a bordo del Robin Moor; hizo que evacuaran el barco antes de torpedearlo; A muchos testigos y pasajeros se les prohibió hablar sobre el incidente. El evento asombró a todo el país, y el presidente Roosevelt anunció una "emergencia nacional ilimitada".


- 22 de junio: Alemania lanza la Operación Barbarossa contra la Unión Soviética.

- 26 de junio: En respuesta a la ocupación japonesa de la Indochina francesa, el presidente Roosevelt ordena la incautación de todos los activos japoneses en los Estados Unidos.

- 1 de agosto: Estados Unidos anuncia un embargo de petróleo contra Japón, debido a su ocupación de Saigón en Vietnam.


Y así sucesivamente. Estados Unidos primero estaba enojado con Alemania, luego estableció una moción de sanciones y decisiones que asombró a Japón hasta que bombardeó Pearl Harbor solo siete meses después. A pesar de que EE. UU entró en la segunda guerra mundial en diciembre de 1941, solo luchó contra Japón durante 10 largos meses y dejó que los nazis lograran el máximo de destrucción de la URSS, antes de que ambos países se enfrentaran en el norte de África en noviembre de 1942. Curiosamente, fueron solo unas pocas semanas después de que todos se hubieran dado cuenta de que el Ejército Rojo destruiría al 6º Ejército en Stalingrado, el comienzo del fin del Tercer Reich al que solo le quedaban 2 años.

Los duros hechos históricos llevan a la especulación dado que nada más sucedió en mayo de 1941, ¿fue el paracaidismo de Hess en Inglaterra o el hundimiento de un barco mercante evacuado lo que realmente desencadenó el cambio repentino y radical de la política hacia la guerra por parte de los EE.UU? Si eliges el extraño hundimiento del Robin Moor, también debes creer que esta fue una mejor razón para entrar en la guerra para los estadounidenses que la destrucción de sus aliados europeos más cercanos por los nazis que se desencadenó casi en nada en el otoño de 1940. ¿Cómo? ¿Alguien podría justificar que hubo una urgencia tan repentina de unirse a la guerra en la primavera de 1941, ahora que Alemania había dejado a Occidente solo y se había vuelto hacia la Unión Soviética? De hecho, la misión Hess trae un innegable momento de claridad sobre la segunda guerra mundial.


Más que un gran misterio, el paracaidismo de Hess es mucho más una explicación sobre la realidad histórica que se manifiesta de la forma más evidente, gracias al cambio de 180 grados del comportamiento de Estados Unidos y su implicación en la guerra posterior a ese suceso. 


La Historia oficial no explica, ni siquiera menciona que Inglaterra y Estados Unidos tenían razones totalmente diferentes para financiar los diabólicos planes de Adolf. 


Si bien Inglaterra quería que Alemania aplastara a todos los demás imperios coloniales menores para consolidar el suyo, destruir la peligrosa Unión Soviética y también deportar a todos los judíos europeos a Palestina para crear Israel y finalmente implementar la resolución Balfour de 1917. Los objetivos de los bancos estadounidenses definitivamente no eran los mismos que los del Banco de Inglaterra. De hecho, uno de ellos era diametralmente opuesto: habían financiado a Hitler para aplastar al Imperio Colonial Británico y asumir por completo el papel de los líderes hegemónicos del Nuevo Orden Mundial. Reducido a una fórmula mucho más simple, Wall Street buscó reemplazar a los Rothschild. Al invadir Inglaterra y especialmente la City de Londres, una pequeña parte de la capital que funciona como un estado independiente, Hitler habría destruido el imperio Rothschild. La City de Londres era el centro de poder financiero del mundo y la milla cuadrada más rica del planeta que alberga el Banco de Inglaterra, el Lloyd's de Londres, la bolsa de valores de Londres y todos los demás bancos británicos. Todo apunta al hecho de que los banqueros e industriales estadounidenses habían armado a Hitler hasta los dientes para dar un golpe de gracia en el corazón del sistema financiero del Imperio Británico.

Contra todo lo que nos enseñaron en la escuela, la segunda guerra mundial es en esencia un triángulo de traiciones entre los grandes aliados anglosajones en su búsqueda del dominio económico y político mundial, y su poder alemán. Dado que la historia tiende a repetirse, la guerra en Siria es una réplica de la segunda guerra mundial, con Daesh jugando a los nazis, y la misma coalición occidental que tuvo que poner sus botas en el suelo cuando su ejército proxy comenzó a fallar contra, una vez más, Rusia.

¿Es esto especulativo? Cualquier otra versión de la historia tiene que descartar el significado de los hechos concretos que están disponibles en todos los libros de historia de la segunda guerra mundial, pero esta versión en realidad los explica y los vincula a todos. Además, amplíe el análisis lógico preguntándose si la masiva financiación estadounidense de Alemania fue para ayudar a Inglaterra en su búsqueda de la hegemonía mundial o en beneficio propio. Pregúntese por qué los banqueros estadounidenses dejarían que una familia europea controle la Reserva Federal, los negocios de creación de dinero y la explotación de los recursos del mundo. Pregúntese si Hitler no fue la oportunidad perfecta para someter el Imperio Británico a quienes buscaban el control del mundo

Ahora mire el juego final: el plan estadounidense ciertamente funcionó, ya que el resultado se confirmaría en 1944 con el acuerdo de Bretton-Woods, cuando el mundo decidió que el dólar estadounidense reemplazaría a la libra inglesa como moneda internacional de reserva y comercio. Rothschild no había sido completamente erradicado como se planeó originalmente, pero al conquistar y liberar países éstos se quedaron con docenas de bases militares, Estados Unidos se hizo cargo del Nuevo Orden Mundial. Después de un siglo y medio de un Imperio global que se extendía por más de 17.000.000 de millas cuadradas o un tercio del planeta, Inglaterra se redujo repentinamente a un satélite vasallo estadounidense en 1944. ¿Recuerda cómo Roosevelt y Stalin dividieron el mundo en la Conferencia de Yalta, mientras Churchill se quedó mirando desde el margen? El análisis lógico y la evidencia circunstancial hacen de esta teoría la más probable sobre la misión Hess.


Una misión muy clara



El propósito de este viaje finalmente tiene un perfecto sentido lógico y hacer creer que Hess nunca conoció a Churchill ni a ningún otro representante de los Rothschild en un momento tan importante es ridículo. El adjunto del Führer se había lanzado en paracaídas para decirle a Inglaterra lo que los banqueros estadounidenses esperaban de Alemania, pero también que Hitler estaba dispuesto a traicionar a sus principales patrocinadores en determinadas condiciones. 


El Führer estaba apostando por el Imperio Británico a largo plazo y creía que Alemania debería compartir una parte del Imperio, otro juicio erróneo más del futuro, ya que también había afirmado que el Tercer Reich duraría 1.000 años.

Churchill estuvo de acuerdo con Hess, ya que Alemania atacó a la Unión Soviética el mes siguiente. Si se hubiera negado, no habría necesidad de lanzar en paracaídas a Goebbels en Boston, ya que la única otra opción para Alemania era invadir Inglaterra para cumplir su contrato con sus patrocinadores estadounidenses, con las mismas esperanzas de compartir su versión de la hegemonía. Alemania e Inglaterra continuaron chocando en los siguientes meses, pero fue principalmente una guerra por las ganancias. Destruye ciudades, hunde barcos en medio del océano, explota tanques en el desierto, nada que no pueda ser reconstruido o recomprado, y especialmente nada de importancia estratégica real. Y nuevamente, las cosas solo se pusieron serias entre ellos después de Stalingrado, el punto de inflexión militar de la segunda guerra mundial.

En un mundo tan normal y veraz que a la mayoría de nosotros nos gusta imaginar, la paz entre Alemania e Inglaterra se habría debatido en un tercer país, a través de una reunión oficial entre los dos gobiernos. Sin embargo, la realidad también explica el hecho, de otro modo inexplicable, de que Alemania quería mantener la misión en total secreto. Debido a que Hess aterrizó en una granja remota en Escocia, Estados Unidos rápidamente se dio cuenta de que su primer gran ejército proxy, los nazis, ya no trabajaba para ellos y que si esperaban liderar el Nuevo Orden Mundial algún día, tenían que entrar en la guerra. y ganarla  ellos mismos, rápido.

Está muy claro el por qué de ese fuerte dilema alemán, que estaba a punto de dar forma al mundo hasta el día de hoy, no se podía discutir a través de una línea telefónica, ni escribir en un pergamino que llevaría una paloma, y ​​por qué todos los documentos al respecto se mantuvieron en secreto. Porque demuestra lo traidores que pueden ser los líderes de estos dos defensores morales de los derechos humanos y la democracia, incluso entre ellos. Revelar los documentos también expondría sus mentiras para mantener a todos ignorantes de la historia real, porque la desagradable verdad sobre la misión Hess básicamente cambia toda nuestra percepción de la guerra, pero aún más, de nuestro mundo.


Conclusión

Cuando Hitler se dio cuenta de que todos se habían enterado de la misión, entró en pánico y se convirtió en el primero en declarar que su viejo amigo se había vuelto loco y había escapado de Alemania. La señora Hess tardó muchos años en volver a ver a su esposo cuando se le permitió visitarlo en Spandau durante 30 minutos. Cuando se le preguntó si su esposo estaba loco en una entrevista filmada, ella respondió: “Al leer todas las cartas que me escribió a lo largo de los años, puedo decirte que si Rudolf está loco, yo también lo estoy”.

La segunda guerra mundial dividió la primera y la segunda parte del plan original del Nuevo Orden Mundial establecido en 1773 por Amshel Mayer Rothschild: el Imperio Colonial Británico fue reemplazado por el Imperio Americano. El mismo plan de dominación mundial, pero la familia Rothschild ahora tendría que compartirlo con un puñado de Yankees "Iluminatis".

Cuando Rudolf Hess dijo que había venido a Inglaterra para salvar a la humanidad, ¿podría haber estado hablando de la dominación del supuesto mal menor que el Imperio Británico y Alemania habrían mantenido sobre el mundo, en comparación con el Gran Hermano totalitario estadounidense que ahora es nuestra realidad?


Sylvain Laforest

El paracaidista Rudolf Hess llegó a Inglaterra hace 80 años (I)


Rudoll Hess salta del avión Messerschmitt Bf 110. Uno de los más controvertidos sucesos de la IIGM (gráfica: Hulton Archive)


 La desagradable verdad

por Sylvain Laforest


Notas previas del editor del blog

El autor, Sylvain Laforest es un reconocido director de documentales de televisión y periodista durante casi 30 años. En 2016 publicó "La Déprogrammation" (en francés) sobre la desinformación de los medios; su segundo libro "Wars and Lies" apareció en 2018 (Progressive Press). El presente reportaje apareció originalmente entre el 8 y 23 de agosto de 2018 (en tres partes, aquí las condensamos en dos entregas). La fuente original en inglés de esta investigación corresponde a Oriental Review, versión original: "The Unpleasant Truth About The 1941 Parachuting of Rudolf Hess in England".

Una corta reseña respecto a Rudolf Hess. 2017 debió ser el año definitivo para que salga a luz todos los archivos ingleses sobre el "caso Hess". El dossier permanece clasificado como alto secreto. Esto se ha entendido por el presunto involucramiento de ciertas personas y familias aun vivas, en especial por la seguridad de la nobleza británica y sus primerizas relaciones con el poder nazi en la década de los treinta del siglo pasado. Era notoria la simpatía del rey inglés hacía el nazismo, siendo uno de los velados motivos de su renuncia, fotografías polémicas de la familia real demostraron esa afinidad. 


Algunos documentos desclasificados del dossier Hess

La ley inglesa (como cualquier otra) dictamina que los documentos clasificados pasarán a disposición pública después de determinado tiempo. Por ejemplo, lOfficial Secrets Act (Ley de Secretos Oficiales) del Reino Unido refiere a una serie de leyes que cubren la protección de los secretos de estado, información sensible y otros datos oficiales, sobre todo en cuanto a temas que afectan a la seguridad nacional. En nuestro caso, al tratarse de información confidencial, suele actuar el MI5, organización que desde hace mucho viene desclasificando (a cuenta gotas) documentos relacionados a Hess, sus declaraciones, cartas, algunos documentos interceptados por los servicios secretos ingleses en que se solicitaba reuniones secretas entre nazis y el duque de Hamilton en Lisboa para buscar la paz entre ambos países, entre otros. Por otro lado, es necesario el consentimiento de la Casa Real (la reina) que puede impedir a las instituciones del estado revelar determinada información cuando afecta los intereses privados de la Corona, sin que sea un acto arbitrario (Common Law); para tal maniobra suele utilizarse un procedimiento parlamentario arcano, mejor conocido como el 'consentimiento de la reina' que secretamente influye en la formación de las leyes británicas. Se diferencia del 'asentimiento real' (formalidad por la cual la monarca tiene que firmar todas las leyes aprobadas en Westminster para darles validez).

Dicho esto, lo que podamos seguir diciendo del caso Hess es especulativoEl mercado del libro ofrece interesantes hipótesis. Existen más preguntas que respuestas. ¿Hess cumplía una misión de alto secreto?, ¿fue Hitler quién lo ordenó?, ¿para qué... a firmar la paz?, ¿con quién? O, ¿simplemente Hess emprendió la huida?, ¿había escapado el verdadero Rudolf Hess a la justicia estableciéndose en el extranjero? El propio Hitler se encargó de puntualizar apresuradamente la “locura” de Hess. Los ingleses lo aislaron mientras duró la guerra, Hess interpretó el personaje de un “loco” en los juicios de Nuremberg. Otros autores han sugerido la imposición de un “doble” de Hess basados en los exámenes y reconocimientos médicos al preso No. 7 de la prisión de Spandau, en su tiempo fue una interesante conjetura acuñada por el médico británico de la prisión, W. Hugh Thomas, teoría ya desmontada por análisis de ADN. El gobierno del Reino Unido tuvo que encargar en cuatro ocasiones investigar las denuncias de la denominada "conspiración del doppelgänger" (doble) que persiste a lo largo de los años. Otros se preguntaron ¿para qué crear un doble? Hess ocasionó solo problemas a los británicos hasta el día de su muerte, lo "lógico" hubiese sido eliminarlo una vez capturado e interrogado. 

El objetivo del viaje de Rudolf Hess está esbozado, sin embargo, sigue faltando la parte medular. La oposición a revelar la totalidad de los archivos es fuente de todo tipo de especulaciones reflejadas en cientos de artículos de prensa, libros y documentales con interesantes teorías. 

La historia de la segunda guerra mundial no está completa, este episodio es trascendental para comprender muchas cosas y la hipótesis de Laforest es coherente con la historia conocida, explica las interrogantes que han permanecido allí durante más de tres cuartos de siglo. Solo sabremos la absoluta verdad cuando el “dossier Hess” sea desclasificado completamente por los británicos... si antes no es destruido.

Buena lectura

                                                                               T. Andino


*****

Parte 1


Hitler - Hess en 1934

Debemos tener en cuenta que nuestro conocimiento de la Segunda Guerra Mundial ha sido redactado principalmente por historiadores occidentales que llevaron largo tiempo una idea errada o falsa de la realidad. De manera irónica, esto hace de la historia un tema muy interesante y viva en la actualidad, ya que esta incomprensión general permite a un investigador resolver un evento como el paracaidismo de Rudolf Hess en Inglaterra el 10 de mayo de 1941, que se ha mantenido como un evento envuelto en misterio durante 80 años. Su complejidad y enormes ramificaciones históricas lo convierten en el enigma más interesante que nos queda de la peor guerra que el mundo haya conocido. Si el evento no ocultó información vital, el gobierno británico habría revelado hace mucho tiempo sus documentos clasificados al respecto. Porque el aterrizaje de Hess en Inglaterra no es una simple película de espías de guerra, en realidad está en el corazón de la configuración de nuestro mundo. Y Hess lo sabía. Tras su inicial arresto, el nazi afirmó que su nombre era Alfred Horn, luego, después de su transferencia a manos del ejército británico, reveló su nombre real y agregó: "He venido a salvar a la humanidad".


¿Lo que realmente pasó?


Rudolf Hess


En 1941, Hitler acababa de colocar a Rudolf Hess como el número tres en la jerarquía del Tercer Reich y llevaba el título de Führer adjunto. Hess fue uno de los primeros en abrazar a Hitler para dirigir el Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei; había participado en el fallido golpe de Munich de 1924 que lo envió junto con su amado líder a la prisión de Landsberg, donde escribieron Mein Kampf juntos, la guía de Hitler para el futuro de Alemania y el resto de Europa. (NdE: En 1919, Hess asistió por un breve periodo a la Universidad de Munich, fue alumno del general Karl Haushofer, profesor de geopolítica que influyó con sus teorías sobre política y razas en la psiquis de Hess, los dos desarrollaron una estrecha amistad. Fue la geopolítica de Haushofer la que hablaba del "espacio vital" en el Este -Lebensraum-).

Podría decirse que Hess fue el amigo más devoto y leal que Hitler haya tenido. Por lo tanto, el paracaidismo de este nazi de alto rango en Inglaterra en medio de la segunda guerra mundial no debe tomarse a la ligera bajo ninguna circunstancia. Hess tenía que llevar un mensaje de suma importancia que no podía transmitirse a través de una línea telefónica, un telegrama o cualquier otra forma de comunicación que pudiera ser interceptada por agencias de inteligencia, todas en alerta total las 24 horas del día, siete días a la semana en toda Europa en 1941.

La historia "oficial" tuvo que crear una narrativa bien elaborada para ocultar el verdadero propósito de esta misión. Entonces, dice que Rudolf Hess consiguió un Messerschmitt Bf 110, aprendió a pilotar el avión en unas pocas semanas, luego voló a Inglaterra solo, pudo escapar de la mayoría de los radares volando a muy baja altitud hacia Escocia, pero luego fue visto por el DCA en Escocia y saltó de su avión en paracaídas para ser arrestado por la policía británica. Algunos han disputado esta versión del vuelo, diciendo que Hess no estaba al mando del avión que lo lanzó en paracaídas, e incluso que el avión había sido escoltado por la Royal Air Force en la última etapa del vuelo ya que Hess era esperado por unos pocos iniciados. Sea cual sea la verdad sobre este primer acto, lo cierto es que aterrizó con un tobillo dolorido en suelo británico el 10 de mayo de 1941. Aquí es donde la trama se complica, desde entonces, todas las autoridades aliadas en ese momento juzgaron que la esencia de su misión no debía ser revelada al público. De hecho, si no hubiera aterrizado en una granja a 10 millas de su objetivo previsto en la finca del Duque de Hamilton, nunca hubiéramos oído hablar de la historia.




Muchos historiadores y periodistas se han inclinado sobre la mesa como si estuvieran frente a un rompecabezas, tratando de encajar las piezas para darle algún sentido al loco viaje de Hess a Inglaterra. Si se encuentra entre las pocas personas que todavía están interesadas en la historia y está buscando información al respecto, Wikipedia y muchas otras narrativas convencionales reflejan vagamente lo que aprendemos en las escuelas. Una explicación simplemente dice que Hess se volvió loco de repente y trató de escapar del destino de Alemania en un vuelo en solitario. Otros afirman que Hess buscó recuperar los favores de Hitler negociando una tregua con Inglaterra por su propia iniciativa. También existe la teoría descabellada de que Hess estaba tratando de usar la monarquía británica para derrocar a Churchill del poder.

Las diferentes teorías abarcarán hasta la versión más popular de una misión oficial bajo la orden de Hitler que necesitaba negociar la paz con Inglaterra antes de atacar a la Unión Soviética, que llegaría el próximo mes, el 22 de junio de 1941. En casi todas las teorías, los historiadores coinciden en que Hess había elegido reunirse con el duque de Hamilton, un miembro influyente de la Anglo-German Fellowship Association, ya que hay pruebas abrumadoras de que la Familia Real estaba a favor de los nazis y quería la paz con Alemania, a diferencia de Churchill. La mayoría de las teorías terminarán diciendo que ni el duque de Hamilton, ni Churchill, ni nadie que ocupe un puesto de alto perfil aceptaron reunirse con Hess, antes de que lo enviaran a prisión después de decir lo que tenía que decir. Y sea lo que sea, Hess se había olvidado de él cuando fue procesado en Nuremberg después de la guerra, ya que la amnesia oportuna se apoderó de su cerebro que fallaba repentinamente.

Si alguna de las teorías antes mencionadas fuera cierta, Hess nunca habría sufrido amnesia, ya que todas tienen su buena parte de corrección política y el gobierno británico no tendría ninguna razón para mantener en secreto los archivos de Hess. Cualquiera de estas versiones podría haberse dado a conocer al público, ya que con el tiempo se convirtieron en diferentes explicaciones del viaje de Hess en nuestros libros de historia. Pero las raíces de la mayoría de las teorías no tienen un fundamento lógico y ni siquiera tienen sentido, ya que era Alemania la que estaba atacando a Inglaterra y no al revés. Por lo tanto, si Hess realmente estaba buscando una tregua, solo necesitaba hablar con Hitler. Y si el propio Adolf quería la paz con Inglaterra, simplemente no tenía que hacer nada en absoluto.

Esa repentina amnesia de Nuremberg podría ser la razón por la que Rudolf murió a los 93 años comiendo filetes y langostas todos los días, cultivando flores y viendo televisión en la dorada y cómoda prisión de Spandau en Alemania, en lugar de compartir el destino de la mayoría de sus compañeros nazis cuyas vidas terminaron en una cuerda al final de los juicios de Nuremberg en 1946. Aquí nuevamente, la nube de misterio alrededor de Hess ha creado un aura de duda sobre su muerte oficial por suicidio que muchos juran fue el asesinato de un anciano inválido que sabía demasiado y estaba dispuesto a confesar.


Enero de 1946, Nuremberg - Alemania. Parte de los acusados ​​en el juicio. En primera fila aparecen: Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim Von Ribbentrop, Wilhelm Keitel y Ernst Kaltenbrunner.

 

Bueno, la verdad sobre Hess en Inglaterra es mucho más interesante que todo lo mencionado anteriormente y es una clave maestra para la comprensión completa de las apuestas y los objetivos de la segunda guerra mundial, razón por la cual siempre estuvo oculta bajo las turbias sombras de un enigma histórico. Y su misión era tan importante que ahora podemos apreciar plenamente por qué se ordenó a un funcionario nazi de tan alto rango que la ejecutara.


Especulación histórica

Para confrontar el espectro de narrativas que ofrece nuestra historia oficial, especialmente en el caso de un evento que tuvo lugar hace 80 años, los investigadores independientes tienen que confiar principalmente en la especulación lógica, debido a la falta de acceso a documentación valiosa que se mantiene confidencial en bóvedas cerradas, generalmente por razones de seguridad nacional. En el caso del viaje de Rudolf Hess a Inglaterra, todo ha sido objeto de especulaciones, ya que las autoridades británicas nunca dieron ninguna razón o explicación oficial. Cada teoría que se ha convertido en la corriente principal y aceptada con el tiempo se basa en pura especulación y no tiene absolutamente nada que la sustente. Algunos eran artículos escritos por periodistas en ese momento que afirmaban que tenían información privilegiada que nunca pudo ser verificada, mientras que otras explicaciones estaban respaldadas por simple información inventada y falsa. 

El ejemplo de una supuesta carta escrita por Hess que le había dejado a Hitler, diciendo que estaba haciendo este viaje por su propia voluntad, debe clasificarse con el resto de la propaganda. Matthias Uhl, del Instituto Histórico Alemán de Moscú, descubrió un informe de 28 páginas en el Archivo Estatal de la Federación de Rusia. El documento fue escrito en febrero de 1948 por el ayudante de Hess, Karlheinz Pintsch, quien presenció la reacción de Hitler cuando se enteró de que el Führer adjunto se había lanzado en paracaídas en Inglaterra. Según Pintsch, Hitler no estaba en lo más mínimo sorprendido, ni enojado y tenía pleno conocimiento del plan. Por lo tanto, se puede descartar toda una gama de teorías, ya que Hitler obviamente había ordenado la misión él mismo. Esas teorías solo se mantienen cuando se ignoran los hechos, que es a menudo la forma en que funcionan los medios de comunicación tradicionales.

Tenemos que aceptar que solo una teoría es correcta, pero también que esta teoría no tendrá mucha evidencia sólida para respaldarla hasta que los documentos clasificados se publiquen al público. Por tanto, el objetivo es encontrar la más probable. Tenemos que confiar en el análisis lógico, pero sobre todo, la evidencia circunstancial puede arrojar un rayo de luz mágico y revelar la verdad. Aplicaré este sistema en:


a) La importancia de Hess en la jerarquía y la voluntad de mantener su misión en secreto para el resto del mundo.

b) El cronograma de los eventos de la segunda guerra mundial: lo que sucedió antes y después, y el impacto que tuvo la misión sobre los cambios de comportamiento de diferentes naciones.


He llegado a una conclusión definitiva que nunca antes se había verbalizado. De hecho, nadie estaba ni siquiera cerca de la verdad. Pero es la única que resiste el escrutinio del contrainterrogatorio de las circunstancias. En la base, la iniciativa de una misión clandestina fuera de los canales de comunicación oficiales, para un nazi tan importante, plantea una pregunta crucial: ¿por qué Alemania estaba tratando de ocultar esta reunión al resto del mundo?


El contexto

Un poco de contexto es obligatorio para definir perfectamente el mensaje que llevaba Hess. Los trabajos destacados de investigadores como Anthony Sutton y Charles Highamson son fundamentales en nuestra comprensión del contexto histórico real que rodea la creación de la máquina de guerra nazi. Cuando en 1933 Hitler accedió a la Cancillería del Reich, Alemania estaba en un limbo financiero. Peor aún, la nación estaba en las cunetas de las extremidades. Debía decenas de miles de millones en reparaciones por la Primera Guerra Mundial y su incapacidad para cumplir había provocado una crisis inflacionaria a escala gigantesca en 1923 que redujo la moneda a 1/500 mil millonésima parte de su valor original. Para empeorar las cosas, el país sufrió junto a todos el desplome mundial de 1929. Entonces, ¿cómo demonios pudo Alemania erradicar el desempleo y crear la maquinaria militar más formidable que el mundo haya visto en tan solo seis años? El exceso de logros está infravalorado cuando se trata de explicar el milagro alemán de los años 30.




La primera herramienta que se requiere en la caja de herramientas de nuestra investigación es admitir el hecho muy documentado de que el Banco de Inglaterra, controlado por la familia Rothschild, había estado involucrado en la financiación de los nazis. Se había convertido en un procedimiento común para la rica familia bancaria europea financiar tanto a enemigos como a aliados, con el fin de obtener beneficios de ambos lados de la guerra desde Napoleón. El autoproclamado emperador francés de principios del siglo XIX había sido contratado como apoderado por Rothschild que quería imponer sus bancos centrales privados en los países conquistados. Entonces, los herederos de la familia Rothschild vieron en Hitler a su próximo Napoleón, que sometería imperios coloniales rivales como Bélgica, Holanda y Francia, además de destruir la poderosa URSS, para tomar por sí solo las riendas del Nuevo Orden Mundial. Aunque el Nuevo Orden Mundial suena como una teoría de la conspiración sobrealimentada, es un concepto indiscutible y bastante simple.

Incluso si la infame familia de los banqueros ayudó al Führer, la mayor parte del dinero que inundó Alemania entre 1933 y 1939 no provino de Inglaterra, sino principalmente de los Estados Unidos de América. No del gobierno estadounidense, por decirlo así, sino más específicamente de los banqueros e industrias estadounidenses. A través de esquemas de blanqueo de dinero, a través del recién fundado Bank of International Settlements (Banco de Pagos Internacionales) y mediante inversiones de empresas conjuntas en Alemania con empresas como Standard Oil, GM, Ford, ITT, General Electric o IBM; Rockefeller, Morgan, Harriman, DuPont, Ford y algunos otros multimillonarios fueron los principales responsables de lo que se conoce como el milagro alemán, que ahora se parece más a un sueño americano...

Gracias a las inversiones británicas y estadounidenses, la Alemania nazi pasó del país más pobre de Europa a la segunda economía mundial. Aunque la educación no le dirá nada al respecto, la abrumadora ayuda que Hitler recibió de Occidente nunca se discute porque fue expuesta en numerosas investigaciones de Estados Unidos, comités senatoriales y casos judiciales basados ​​en la Ley de Comercio con el enemigo ajustada por el presidente Roosevelt. en 1933, pero los veredictos siempre llegaban después de la habitual explicación de "no sabíamos qué iba a hacer Hitler a continuación". Como si Mein Kampf, publicado en 1925, no hubiera sido lo suficientemente claro al respecto...


Continuar con la lectura. (Haga click AQUÍ)


Fuente original:

The Unpleasant Truth About The 1941 Parachuting Of Rudolf Hess In England

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny