Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta mapas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mapas. Mostrar todas las entradas

26 abril 2021

Mapas y planes sobre la división de Alemania en la posguerra



Introducción 

Tito Andino

 

Los aliados examinaron varias opciones antes de establecer la división definitiva este-oeste que marcó la Guerra Fría. Pero ese no fue un primer antecedente de planes de partición del Imperio Alemán. Tras el fin de la Gran Guerra ya fue propuesta una "Partición de los pueblos de habla alemana", en ese tiempo un economista francés propuso dividir Alemania justamente para evitarse lo que sería conocido como la Segunda Guerra Mundial. Como todos sabemos el Tratado de Versalles impuso las condiciones de los países europeos vencedores (sin tomar en cuenta los 14 puntos de Wilson).


El Artículo 231, conocido como la "Cláusula de Culpabilidad de la Guerra", obligaba a Alemania aceptar la responsabilidad absoluta del inicio de la guerra. Como tal, Alemania era responsable de todos los daños materiales. Georges Clemenceau, primer ministro de Francia, insistió en imponer enormes pagos de compensación, los franceses eran conscientes que Alemania no podría pagar esa enorme deuda, no obstante temían que Alemania se recuperara con rapidez y planeara una nueva guerra contra Francia. Por esa razón surgieron los planes como el de "partición de los pueblos de habla alemana", el objetivo era evitar cualquier esfuerzo alemán para recuperarse económica y militarmente.

En otros aspectos, también solía ser materia de discusión sobre "qué hacer con Alemania" basándose en aspectos de orden sociológico y hasta tomando en cuenta aspectos históricos como las emigraciones alemanas de siglos anteriores, especialmente del siglo XIX y XX hacia los Estados Unidos donde se estudió muy seriamente la "prevalencia, impacto y asimilación de los estadounidenses de origen alemán". 

Resulta destacable señalar que en la historia de los estadounidenses de origen alemán prevaleció su deseo de integración aun cuando había claras muestras de discriminación y desconfianza, los inmigrantes alemanes nunca dejaron de intentar integrarse. Era notoria la actitud anti-germánica en los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, en esos tiempos era muy común iniciar con asimilar los patrones de nombres y peticiones de naturalización, es decir, los alemanes americanizaban sus propios nombres y los de sus hijos para presentar las solicitudes de ciudadanía estadounidense, jamás se presentaron casos destacables de deslealtad a la nación que los acogió. 

La historia demuestra que los estadounidenses de origen alemán han dejado sus huellas en diferentes facetas de la cultura, desde la ciencia, política, fuerzas armadas, deporte, negocios, etc. Son destacables los alemanes de ascendencia judía alemana o antinazis que huyeron de la opresión hitleriana y que colaboraron en el esfuerzo de guerra contra el nazismo en Europa (la Wikipedia recoge un interesante trabajo sobre los germano-americanos).

Como recordatorio diremos que en la actualidad más de cincuenta millones de estadounidenses descienden de países de habla germánica y en el transcurso de algo más de dos siglos el alemán fue la lengua predominante de los Estados Unidos (del XVII al XIX, incluso inicios del XX (sin que haya sido considerada lengua oficial). Existen mitos y anécdotas sobre el tema, como el "mito de Mulhenerg"; o, recuerdos históricos como el origen de New York, rebautizada así tras adquirir (por compra) los británicos el territorio de New Ámsterdam a los neerlandeses (de lengua germánica). En fin, el alemán seguía siendo la segunda lengua más hablada de los EEUU hasta los primeros años del siglo XX. 1914 y el inicio de la Gran Guerra en Europa lo cambió todo con una ola de histeria anti-alemana, incluso los apellidos germanos debieron adaptarse a una más "suave" pronunciación inglesa. El idioma alemán no pudo recuperar su lugar y fue marginado a secundarias posiciones tras un nuevo sentimiento anti-alemán surgido a inicios de la segunda guerra mundial.

Volviendo a lo principal, tras la devastación de la Gran Guerra se imponen duros tratados a las derrotadas Potencias Centrales, despojándoles de importantes territorios a los imperios alemán, austro-húngaro, otomano y Bulgaria, además de los pagos por compensaciones de guerra. Una consecuencia de la Primera Guerra Mundial fue el total cambio del mapa político de Europa. El Imperio  Austro-Húngaro, el Imperio Ruso, el Imperio Otomano dejaron de existir y hasta el Imperio Alemán (Reich) deja de ser una monarquía pero conservando su denominación oficial -Imperio Alemán- (Deutsches Reich).


Alemania perdió la Primera Guerra Mundial y en el Tratado de Versalles de 1919, perdió además el 13% de su territorio europeo, unos 69.930 km2, un décimo de su población (entre 6,5 y 7 millones de personas) y todas sus colonias.



Parte I

Cómo se dividió Alemania: una historia de los planes de partición

 


Nick Ottens

Never Was Magazine

Titulo original en inglés:

How Germany Was Divided: A History of Partition Plans


La forma en que Alemania se dividió en repúblicas de alineación occidental y soviética después de la Segunda Guerra Mundial no fue un proceso sencillo. Los aliados empezaron a pensar en la posibilidad de desmembrar Alemania en medio de la guerra y cómo hacerlo, para ello consideraron varias opciones.


Algunas, como la solicitud holandesa de compensación territorial, fueron ignoradas. Otros, como la sugerencia del presidente Franklin Delano Roosevelt de una división norte-sur, se transformarían en la división este-oeste de la Guerra Fría.


Plan Monnet


Mapa de Alemania en 1939 de la industria alemana en el apogeo del rearme en 1939, Jerry Muscott de la revista Life (2 de abril de 1945)


Gran parte de la planificación durante la guerra asumió que a Alemania se le debería negar la capacidad de volver a emprender la guerra. De ahí propuestas para internacionalizar sus industrias pesadas en el Ruhr o, en el caso de Francia, para apoderarse de ellas por completo.

Jean Monnet, un funcionario francés que más tarde desempeñaría un papel importante en la creación de lo que hoy es la Unión Europea, redactó un plan que implicaba tomar el área del Ruhr y el Sarre de Alemania. La razón es no solo mantener a Alemania débil, sino también que las industrias del carbón y del acero podrían acelerar la recuperación de Francia en la posguerra.

El líder francés en tiempos de guerra, Charles de Gaulle, respaldó el plan, pero nunca se implementó por completo. El Ruhr estuvo bajo una administración internacional durante algunos años, la Autoridad Internacional del Ruhr, hasta que la Comunidad Europea del Carbón y del Acero lo hizo redundante.

Los franceses consiguieron el Saar, en cierto modo, de 1947 a 1957 fue un protectorado francés. La población votó en contra de la independencia en un referéndum ese año, que las potencias occidentales interpretaron como un deseo de reunirse con Alemania. Pero Francia conservaría el derecho a extraer carbón del Sarre hasta 1981.



1) Mapa de producción de guerra de Alemania. 2) Mapa de producción de petróleo de Alemania. 3) Mapa de la industria siderúrgica de Alemania. 4) Mapa de la industria de la aviación de Alemania.


Venganza holandesa

Las solicitudes holandesas de compensación territorial fueron en gran parte desatendidas. Frits Bakker Schut, un ingeniero civil, redactó varias propuestas en nombre de las autoridades holandesas inmediatamente después de la guerra que habrían aumentado entre un 30 y un 50 por ciento al tamaño del país. El más ambicioso fue la anexión de Aquisgrán, Colonia y Münster, todas importantes ciudades alemanas, así como la deportación de muchos de los alemanes que vivían allí.


Cubierta de "Het Nieuwe Ideaal", un libro neerlandés de 1945 sobre la anexión del territorio alemán (NIOD)


El plan fue controvertido en Holanda. El líder del Partido Laborista y luego primer ministro Willem Drees se opuso rotundamente. Los partidos liberales y protestantes se mostraron cautelosos. Solo los católicos lo apoyaron ya que los territorios a ser anexados eran predominantemente católicos, por tanto, los hubiera ayudado a expandir su participación en las elecciones.

La facción católica tenía un aliado poderoso en la reina Guillermina, quien abrazó el plan, pero un oponente aún más poderoso, los Estados Unidos se opuso.

Al final, los Países Bajos solo consiguieron algunas ciudades fronterizas de los alemanes, casi todas las cuales fueron devueltas en 1963 después de que la entonces Alemania Occidental pagara reparaciones.


Plan Morgenthau


Henry Morgenthau y Franklin Delano Roosevelt en Warm Springs, Georgia, 30 de noviembre de 1932 (Biblioteca y Museo Franklin D. Roosevelt)


Los estadounidenses compartían la creencia francesa de que la capacidad industrial de Alemania debería reducirse para evitar otra guerraHenry Morgenthau, secretario del Tesoro del presidente Roosevelt, sugirió que tanto el Ruhr como el Sarre deberían ser anexados por los vecinos de Alemania o puestos bajo supervisión internacional. Las industrias pesadas en otras partes de Alemania serían desmanteladas, incluso si esto significara obstaculizar la recuperación de la posguerra.


Mapa del plan de Henry Morgenthau para la reconstrucción de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial (TerraMagnus)


Más allá de privar a los alemanes de los medios para hacer la guerra, existía una propuesta expresa de Estados Unidos de castigarlos colectivamente.

Roosevelt no tuvo paciencia con quienes sostenían que no se debería culpar a los alemanes corrientes por los crímenes del régimen nazi. “Al pueblo alemán se le debe hacer entender que toda la nación ha estado involucrada en una conspiración ilegal contra la decencia de la civilización moderna”, argumentó.

Los británicos, el Departamento de Estado y la oposición republicana en los Estados Unidos tenían todas sus dudas sobre el trato tan duro a los alemanes. De todos modos, les preocupaba que la publicidad de tales planes durante la guerra solo fortaleciera a los nazis en su determinación de luchar hasta el amargo final.

El jefe de propaganda nazi, Joseph Goebbels, así lo esperaba. Cuando se filtraron los planes de Morgenthau, los utilizó para tratar de persuadir a los alemanes de que no tenían más esperanza que buscar un Endsieg cada vez más esquivo.

Como el plan de Monnet, el de Morgenthau nunca se implementó en su forma original. No debe confundirse, como hacen algunos neonazis hasta el día de hoy, con el virulento plan anti-alemán de Theodore Kaufman, autoeditado en 1941, para borrar completamente a Austria y Alemania del mapa.


Tres Alemanias


Mapa de 1944. La partición de Alemania propuesta por Sumner Welles, publicada en la revista Life (24 de julio de 1944)


En la época en que Morgenthau desarrolló su plan, Sumner Welles, ex subsecretario de Estado de Roosevelt, publicó su propia propuesta en la revista Life que pedía la creación de tres estados: una Alemania Occidental, incluyendo Hamburgo, Hannover, Sajonia y Westfalia; una Alemania del Sur, que incluye Renania y Baviera y Württemberg, predominantemente católicos; y una Alemania del Este, compuesta por los predominantemente protestantes Brandeburgo, Pomerania y Silesia. Welles propuso ceder toda Prusia Oriental a Polonia.

A diferencia de Morgenthau, Welles no buscó estrangular la economía alemana. Esperaba que dividir los recursos agrícolas e industriales de Alemania más o menos equitativamente entre tres estados evitaría que cualquiera pudiera dominar a los demás y, posteriormente, a Europa.

Su pensamiento era que la centralización había permitido el militarismo alemán, que Welles, como muchos estadounidenses en ese momento dieron por sentado culpando de ambas guerras mundiales.

"Si Hitler no hubiera abolido todas las barreras restantes entre los antiguos estados alemanes", escribió, "el militarismo alemán nunca podría haber llevado a cabo sus políticas con tanto éxito en los años entre 1933 y 1939".

Eso es historia hipotética, pero hay algo que decir de los gobiernos estatales poderosos que pueden actuar como un freno a un centro equivocado. Por eso los Aliados hicieron de Alemania Occidental una federación después de la guerra. Hasta el día de hoy, la educación, la formación laboral, la infraestructura y el transporte son competencia de los Länder o la responsabilidad se comparte entre ellos y el gobierno federal de Berlín.


La división norte-sur de Roosevelt


Mapa de Alemania 1943. Propuesta de Franklin Delano Roosevelt para las zonas de ocupación en Alemania, trazado a lápiz por el propio presidente mientras se dirigía a la Conferencia de El Cairo de 1943. El mapa consta en el libro de Earl F. Ziemke, "El ejército de los Estados Unidos en la ocupación de Alemania 1944-1946" (1975)


La idea de dividir Alemania en una mitad norte y una mitad sur puede no haber tenido su origen en Welles. De camino a las Conferencias de El Cairo y Teherán de 1943, el propio presidente Roosevelt esbozó una propuesta similar. Puso a los predominantemente católicos Baden, Baviera y Württemberg en un solo estado y dividió el norte, en su mayoría protestante, a lo largo de una línea que iba desde Stettin a Berlín, de Leipzig a Bayreuth.

El pensamiento de Roosevelt, escribió el primer ministro británico Winston Churchill en sus memorias, era que Prusia necesitaba ser separada del resto y tratada con "severidad". En este punto, el líder estadounidense aparentemente ya no culpaba a los alemanes del sur y del oeste por la guerra. "Me gustaría verlos vivir de manera tolerable", dijo en Teherán, "y en una generación se sentirían de manera diferente".

Estados Unidos, creía Roosevelt, debería asumir la responsabilidad de la zona noroeste, incluidos Bremen y Hamburgo, así como Berlín. Los británicos tomarían el sur; los soviéticos el territorio restante en el este.


Mapa de Alemania de 1944. Mapa de una posible partición de Alemania, por Robert M. Chapin Jr., publicado en la revista Time (21 de febrero de 1944)


Las zonas estadounidense y británica terminaron al revés, porque la planificación para la invasión de Europa ya estaba en marcha a mediados de 1943. Esto requería que las tropas británicas y de la Commonwealth atacaran desde el norte, a través de los Países Bajos, y los estadounidenses para invadir Alemania desde el sur.

Los británicos estaban interesados ​​en esta división del trabajo, porque significaba que estarían en condiciones de supervisar el desmantelamiento de la flota alemana.

Roosevelt, por su parte, no estaba obsesionado con el sur por ninguna otra razón que la que temía que implicara asumir la responsabilidad de la Francia de posguerra y posiblemente también de Italia, dadas las líneas de suministro y su proximidad. Cuando Churchill le aseguró que este no sería el caso, se convenció.


Enmendaduras anglo-soviética


Mapa del estado de Alemania del Sur. Al estilo de The Economist de la propuesta de Winston Churchill en el sur de Alemania (moerby08)


Churchill siguió en general el pensamiento de Roosevelt y dijo que la idea de una "Confederación Danubiana", compuesta por los estados del sur de Alemania, Austria y Hungría, "siempre le había resultado atractiva". La idea de Winston Churchill (NdE, que no era original suya) era separar Alemania a lo largo de las líneas norte-sur y unir al sur de Alemania con Austria y Hungría para crear la referida Confederación Danubiana. 

Pero cuando se reunió con Joseph Stalin en Moscú al año siguiente, el líder soviético insistió en mantener separada a Hungría"El tío Joe quiere que Polonia, Chequia y Hungría formen un reino de estados independientes antinazis y prorrusos", informó.


*Nota explicativa adicionada por el editor del blog sobre este mapa y la Federación del Danubio.

 

Este mapa profundiza en la idea que fue estudiada por Winston Churchill como parte de los planes para dividir Alemania después de la IIGM. Inicialmente etiquetado como el "Estado del Sur de Alemania". Baviera, Baden y Württemberg (así como el estado de Hohenzollern) debían ser separados del antiguo Reich alemán y unirse con Austria y Hungría. Los territorios restantes debían formar otros dos estados, la Renania y el Estado de Alemania del Norte, que solo se muestran en este mapa como países vecinos. Churchill creía en la necesidad de un poder de equilibrio entre Alemania y la Unión Soviética en Europa Central y, por lo tanto, brindó dubitativo cierto apoyo al plan de resucitar la monarquía austriaca en lo que "oficialmente" sería el Estado del Sur de Alemania, también llamado Federación Danubiana o Federación del Danubio o Confederación Danubiana, considerada sucesora de la desaparecida Monarquía Austrohúngara. Otto von Habsburgo-Lothringen, hijo del último emperador de Austria-Hungría, fue el promotor del plan y calculaba sería invitado a asumir el papel ceremonial de Jefe de Estado como emperador-rey de la Confederación. Las antiguas familias reales y principescas de Baviera, Wuerttemberg y Baden también obtendrían su rol ceremonial como jefes de sus estados miembros. Desde su creación, la Confederación Danubiana sería una monarquía parlamentaria constitucional federal compuesta por cinco estados miembros, cuatro alemanas y una de mayoría húngara. La capital federal, Viena, sería el hogar de las dos cámaras federales de la federación, así como de los ministerios federales. Después de la guerra, la supuesta Confederación a ser establecida por los Aliados, estuvo bajo la ocupación militar del Reino Unido, los Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética. La ocupación real terminó con la firma del Tratado de Estado Austriaco, firmado en Viena el 15 de mayo de 1955, en el que Austria prometía una "eterna neutralidad política y militar" y escapó así a la inclusión en el Pacto de Varsovia y la garantía que no se uniría a la OTAN.


Otto von Habsburg-Lothringen, 1912 - 2011 (Otón de Habsburgo-Lorena (en castellano), hijo mayor de Carlos I de Austria y IV de Hungría, último emperador de Austria y rey de Hungría. Fue sobrino bisnieto del emperador Francisco José I de Austria y del emperador Maximiliano I de México. Otto von Habsburg mantuvo por largas décadas (desde 1922 a 2007) las pretensiones de la Casa de Habsburgo. En sus "dominios" era también conocido como Otto I de Austria, Otto I de Bohemia, Otto II de Hungría y Otto II de Croacia. Renunció a sus derechos dinásticos en 2007 a favor de su hijo Carlos. 

En resumen. Otto von Habsburgo fue el impulsor (no Churchill) de este plan, presentó su propia propuesta para la Europa central de la posguerra, solicitó a los Aliados la creación de una "Federación del Danubio" con gran parte del antiguo territorio del Imperio Austro-Húngaro. El primer ministro británico Churchill parecía apoyar la idea pero, la oposición de Josep Stalin fue inmediata, casi todo el territorio de la federación propuesta estaba dentro de la acordada esfera de influencia soviética. Stalin vetó el plan. El Habsburgo tuvo que conformarse a seguir viviendo en el exilio, criticó la entrega de Europa del Este a los soviéticos, (impedimento para su plan) hecho pactado entre los Aliados, de modo que, incluso si los británicos y los estadounidenses se arrepentían, había poco o nada que pudieran hacer al respecto, el territorio estaba ya ocupado por el Ejército Rojo.

---

(Volvemos con Churchill)

A Churchill se le ocurrió una propuesta similar a la de Roosevelt, excepto que puso la frontera entre las dos zonas del norte mucho más hacia el oesteLos soviéticos lo aprobaron, los estadounidenses estaban horrorizados. Churchill no sólo había quitado la división de Alemania de las manos de los angloamericanos y había incluido a los soviéticos en la ecuación; había prometido a los rusos mucho más territorio que Roosevelt. Eso resultaría imposible de recuperar.

Churchill también se inclinó a respetar las fronteras históricas de los estados alemanes. Mientras que Roosevelt había trazado una línea recta a través de Renania, Hesse y el norte de Baviera, Churchill se aferró con sensatez a las fronteras que los alemanes ya conocían.


Mapa de la división de Alemania en la Conferencia de Yalta en febrero de 1945, trazado a mano. Nota explicativa adicionadaEn la Conferencia de Yalta (4 al 11 de febrero de 1945), Churchill, Roosevelt y Stalin intentaron hacer arreglos para el mundo de la posguerra, especialmente en lo que respecta a Europa del Este, Europa Central y el futuro de las Naciones Unidas. Este mapa dibujado a mano fue diseñado para su uso en el establecimiento de zonas de ocupación en Alemania. Reacio a tomar una decisión apresurada y definitiva sobre este asunto, Churchill dijo que los Tres Grandes estaban "lidiando con el destino de ochenta millones de personas y eso requirió más de ochenta minutos para considerarlo". (Documentos de W. Averell Harriman, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso de los EEUU (223)


Joseph Stalin Winston Churchill en Yalta (Archivo Hulton)


División de cuatro vías

La decisión final de dividir Alemania en cuatro zonas de ocupación (incluida una para los franceses) se tomó en Yalta en febrero de 1945. Pero los líderes aliados no decidieron en ese momento cuáles serían las fronteras de esas zonas, ni si deberían ser permanentes.


Mapa de Alemania, 1947, el mapa corresponde a la revista Life (29 de diciembre de 1947)


Mapa de 1945 de las áreas de ocupación aliadas en Alemania (Atlanta)

No fue hasta la Conferencia de Potsdam, tres meses después de haber terminado la guerra en Europa, que las potencias acordaron la división que persistiría durante la Guerra Fría.

Francia obtuvo el Sarre y parte de Renania. Los británicos tomaron el norte, con los puertos de Bremen y Hamburgo. (Aunque en lugar de hundir la flota alemana, la mayoría de los barcos se dividieron entre los vencedores). Gran parte de Prusia fue cedida a Polonia, que a todos los efectos sería un estado títere soviético. Los rusos tomaron parte de Prusia Oriental para sí mismos y la llamaron Kaliningrado.


Mapa de la "Alemania Occidental", por Robert M. Chapin Jr., de la revista Time (5 de diciembre de 1949)


El acuerdo de Potsdam pedía una expulsión "ordenada" de los alemanes de los territorios del este (que dejó a millones sin hogar) y el desmantelamiento de las industrias pesadas. Los aliados occidentales no tardaron más de unos años en darse cuenta de que había sido un terrible error. Al reprimir a los alemanes occidentales, no solo estaban alimentando el resentimiento alemán; estaban frenando la recuperación económica de toda Europa Occidental.

Cuando esta política se revirtió a fines de la década de 1940, y Alemania Occidental recibió la ayuda del Plan Marshall de los Estados Unidos, allanó el camino para el famoso Wirtschaftswunder que levantó el espíritu de la denominada Europa libre.

Los soviéticos, por el contrario, seguían absorbiendo reparaciones de su Alemania, lo que retrasaría su recuperación por años, si no décadas.


Parte II


    CDU mapa de Alemania 

Niemals Oder-Neisse: La frontera que Alemania se negó a aceptar durante 45 años


Nick Ottens presentó este casi desconocido suceso histórico en diciembre de 2016

Después de la Segunda Guerra Mundial, las potencias aliadas cedieron las tierras alemanas al este de los ríos Oder y Lusatian Neisse a Polonia, creando una disputa fronteriza que duraría durante toda la Guerra Fría.

Fueron los soviéticos quienes insistieron en el cambio. Joseph Stalin quería anexar las zonas fronterizas orientales de la antigua República Polaca, que estaban poco pobladas por polacos étnicos, a Rusia propiamente dicha, al tiempo que ponía un fuerte estado tapón polaco entre él y Alemania. De ahí la necesidad de agregar las provincias orientales de Alemania a la nueva Polonia.

El norte de Prusia Oriental, alrededor de la ciudad de Königsberg, fue cortado para crear Kaliningrado para Rusia, dándole el puerto de aguas cálidas en el Mar Báltico que tanto había codiciado.

Los estadounidenses y británicos sintieron que este desmembramiento de Alemania fue demasiado lejos, pero finalmente cedieron en Potsdam en el verano de 1945 bajo una combinación de intransigencia soviética y presión del gobierno polaco alineado con los soviéticos.

A los aliados occidentales también se les hizo creer que solo había alrededor de un millón de alemanes todavía viviendo en Prusia Oriental, Pomerania Oriental y Silesia. De hecho, hubo millones. Hasta 31 millones de alemanes étnicos y ciudadanos alemanes fueron limpiados de Europa del Este después de la guerra. Entre 12 y 14 millones se reasentaron en Austria y Alemania Occidental. Estudios recientes sugieren que alrededor de medio millón murieron en la expulsión.


Línea Niemals Oder-Neisse


Póster de la CDU de 1947 - Póster del SPD de 1949 - Póster de la CDU alemana de 1949. (CDU Unión Demócrata Cristiana) (SPD Partido Social Demócrata)


Tanto Alemania Oriental como Occidental estaban descontentos con la nueva frontera, pero la primera, bajo la dictadura comunista, fue fuertemente armada por Moscú para que aceptara lo que a medias aceptaría llamar Friedensgrenze ("Frontera de la Paz"). En 1950, la República Democrática Alemana y Polonia formalizaron la frontera Oder-Neisse en un tratado.

No así en Alemania Occidental que insistió en que la Declaración de Potsdam había sido provisional y que las tierras alemanas al este del Oder-Neisse estaban ocupadas "ilegalmente" por Polonia y la Unión Soviética.

Había una ironía en este argumento legalista: La frontera germano-polaca anterior a la Segunda Guerra Mundial había sido trazada por los enemigos de Alemania. En el período de entreguerras, los líderes alemanes habían rechazado el Tratado de Versalles como un diktat inaceptable que dejó varados a los alemanes étnicos en Polonia. Ahora recurrieron a ella para argumentar en contra de una segunda revisión fronteriza, incluso peor.


Motivo politico


Konrad Adenauer, el canciller de Alemania Occidental, en una conferencia del partido conservador en Düsseldorf, el 28 de marzo de 1965 (Bundesregierung / Gerhard Heisler)


Los historiadores todavía debaten si Konrad Adenauer, el primer canciller de la posguerra de Alemania Occidental, creía sinceramente en el Heimatrecht (“derecho a la patria”). Pero hay pocas dudas de que tenía un motivo político para apoyarlo.

En los oscuros días posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los demócratas cristianos de Adenauer protegieron celosamente su flanco derecho para que no surgiera un competidor nacionalista y llevara a Alemania al pasado. Por eso lucharon contra la desnazificación e incluso aceptaron a ex funcionarios nazis en el gobierno de Bonn.

Cuando un nuevo partido político que representaba a los millones de alemanes que habían sido expulsados ​​del Este obtuvo el seis por ciento de los votos en 1953, y porcentajes más altos en algunas elecciones estatales, Adenauer sintió que no podía ignorarlos. A los líderes del Bloque / Liga de Expulsados ​​y Privados de Derechos de toda Alemania se les asignaron puestos relevantes en el gabinete. Se promulgó una Ley Federal de Expulsados, que extendió la ciudadanía a todos los refugiados.

Una vez que la ley estuvo en vigor y la economía alemana comenzó a recuperarse, la causa de los expulsados ​​perdió impulso.

Cuatro años después, el mismo partido no logró cruzar el umbral electoral del cinco por ciento. Se fusionó con los restos de otro partido de derecha en 1961, pero nuevamente no pudo calificar para escaños en el parlamento.


"La cuestión alemana abierta"


El canciller de Alemania Occidental, Willy Brandt, y el primer ministro de Alemania del Este, Willi Stoph, se reúnen en Erfurt, el 19 de marzo de 1970 (Bundesarchiv)


Incluso si parecía haber poca ganancia política en resistir más, y ciertamente no ganó ningún favor a Alemania en otras capitales occidentales, donde sus aliados querían avanzar, los demócratas cristianos todavía se negaban a aceptar la línea Oder-Neisse.

Fue el primer canciller de posguerra del Partido Socialdemócrata, Willy Brandt, quien normalizó las relaciones con el Este en 1970 al reconocer la frontera como la realidad presente y jurar que Alemania no buscaría revisarla por la fuerza.

A los alemanes expulsados ​​todavía no se les permitía regresar a la tierra de su nacimiento, pero las visitas se volvieron un poco más fáciles.

Los demócratas cristianos criticaron esta Ostpolitik y continuaron haciendo campaña sobre lo que denominaron en 1980 como "la cuestión abierta de Alemania".


Reunificación


El presidente estadounidense George HW Bush, el primer ministro canadiense Brian Mulroney, el presidente francés François Mitterand y el canciller alemán Helmut Kohl asisten a la cumbre del G7 en Munich, el 6 de julio de 1992 (Institut François Mitterand)


Cuando cayó el Muro de Berlín en 1989 y la reunificación se hizo posible, los demócratas cristianos seguían siendo ambivalentes. Helmut Kohl, el canciller conservador en ese momento, criticó a sus aliados cuando condicionó la aceptación de Alemania Occidental de la línea Oder-Niesse a las reparaciones polacas para los alemanes que habían sido expulsados ​​en 1945. Una reacción internacional obligó a Kohl a reconsiderarlo.

Las dos Alemanias se unificaron en octubre de 1990. Un mes antes, las antiguas potencias ocupantes - Gran Bretaña, Francia, Rusia y Estados Unidos - habían renunciado a todos los derechos que aún tenían en Alemania en el Tratado sobre el Acuerdo Final con respecto a Alemania: La paz, acuerdo que Potsdam había previsto permitió que las partes alemanas aceptaran la frontera Oder-Neisse en un tratado separado con Polonia ese mismo año.

Los gobiernos de Alemania y Polonia también firmaron acuerdos que reconocen los derechos culturales y políticos de sus respectivas minorías. En ese momento, alrededor de 150.000 alemanes todavía vivían en las áreas que habían sido transferidas a Polonia en 1945, la mayoría en la Alta Silesia.

Desde 2004, cuando Polonia se unió a la Unión Europea, la frontera que alguna vez fue tan disputada ha existido solo en el papel. 670.000 ciudadanos polacos viven y trabajan ahora en Alemania. Otros 2,8 millones de alemanes, o el tres por ciento de la población, tienen raíces polacas.


Fuentes:

How Germany Was Divided: A History of Partition Plans

What if Germany had been divided differently?

Niemals Oder-Neisse: The Border Germany Refused to Accept for 45 Years

Prevalence, Impact and Assimilation of German Americans

Proposed Partition of the German-Speaking Peoples

21 julio 2020

Mapa de la "desmembración" del Imperio Ruso tras la revolución de 1917






Tito Andino U.
Recopilación



Antecedentes: La Revolución Rusa

Oficialmente, el "Imperio Ruso" fue la denominación de los territorios de Rusia entre 1721 y 1917,  también se lo conocía como la "Rusia Imperial", época en que el sistema de gobierno fue, en primer lugar, una Monarquía Absoluta (1721-1905); y, luego, una  Monarquía Constitucional Autocrática (1905-1917). Emperador o Emperatriz de todas las Rusias fue el título oficial utilizado por los zares del Imperio desde 1721 hasta 1917.



Aquel sistema colapsó tras la denominada "Revolución de Febrero" (15 de marzo de 1917) y la "Revolución de Octubre" (7 de noviembre de 1917), (febrero y octubre porque en esos momentos el calendario juliano era usado en Rusia; marzo y noviembre corresponden al calendario gregoriano usado en Europa y en casi todo el mundo). Esas acciones revolucionarias son mejor conocida como la "Revolución rusa" que llevaron al derrocamiento del régimen zarista imperial y a la creación de la "República Socialista Federativa Soviética de Rusia" controlado por un Gobierno Provisional (Revolución de Febrero), dirigido por los soviets o consejos de trabajadores, de tendencia socialista radical con sus respectivas milicias en plena guerra mundial (1914-1918). En otras palabras, el Gobierno Provisional ruso ejercía el poder del Estado; y, los soviets (consejos), liderados por los socialistas controlaban la izquierda política y a las clases populares. 

A pesar del caos reinante en ese periodo el Gobierno Provisional decidió continuar la guerra con Alemania, mientras bolcheviques y otras facciones socialistas clamaban por acabar con la contienda. Los bolcheviques controlaron las milicias obreras y se transformaron en la "Guardia Roja" (de donde surgiría el Ejército Rojo).


Los soviets fueron las organizaciones de masas sin la cual el partido bolchevique no habría conseguido la victoria durante la revolución. 


Llegó la Revolución de Octubre, Vladimir Lenin al mando del Partido bolchevique, junto a los trabajadores y soldados de Petrogrado, derrocaron al gobierno provisional, dando paso a un gobierno bolchevique (el Sovnarkom), claramente comunista. Entre sus primeras acciones fue poner fin a la guerra con Alemania, firmando el Tratado de Brest-Litovsk (marzo 1918); en ese mismo periodo apareció la Checa (organismo político-militar de Inteligencia, una policía secreta, que aplastó cualquier tipo de disidencia). 

En ese convulsionado periodo de guerra civil, las fronteras variaban constantemente, incluso se desató otró conflicto por las delimitaciones territoriales con Polonia que no fueron definidas de forma clara en el Tratado de Versalles (Guerra Ruso-Polaca, 1919–1921). 

Con el apoyo de fuerzas expedicionarias extranjeras provenientes de las potencias coloniales europeas e incluso de los Estados Unidos, una facción conocida como el "Movimiento Blanco" (contra-revolucionarios o anti-bolcheviques) se alzó en armas contra la facción "Roja" (bocheviques), desatándose la Guerra Civil en Rusia que llevaría a varios años de guerra. Finalmente los bolcheviques vencieron abriendo el camino a la proclamación de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS) en 1922. 

Es verdad, en cierto sentido, que los aliados occidentales temían que los bolcheviques pudieran conspirar con los alemanes como resultado de la firma de Brest-Litovsk en plena guerra mundial; aspiraban, a la vez, que las fuerzas "blancas" reanudaran las hostilidades contra el Imperio Alemán, pero los "blancos" no eran una fuerza coherente, ni tenían un mando unificado, ni coordinaban acciones, algunos líderes actuaban como meros caudillos regionales.

En el presente seguimos escuchando la versión de que fueron los bolcheviques quienes provocaron una intevención extranjera en Rusia, ya que personajes como Trotsky habían llamado a la "revolución mundial". La doctrina comunista y el socialismo se difundieron con fuerza por Europa.

En Europa, una de las figuras que apoyaban en 1919 una intervención militar internacional a gran escala contra el nuevo gobierno ruso era el ya famoso Winston Churchill, en calidad de secretario de Estado de GuerraEn marzo de 1919, Churchill se trasladó a París, donde se estaba celebrando la Conferencia de Paz de Versalles, para presionar por más guerra. La contribución británica a la cruzada anti-bolchevique para que los "Blancos" recuperen el poder fue grande, desde municiones hasta los temidos tanques de guerra británicos sumados a las importantes fuerzas de "voluntarios británicos" que lucharon en diferentes frentes. 

Churchill no fue el único que intentó derrocar a los bolcheviques, esos mismos prejuicios fueron la postura para que países como Francia, Japón y los Estados Unidos de América se lanzaran en una campaña militar para destruir a la naciente ideología reinante en Rusia, con el pretexto de que no era admisible que en Rusia haya asumido el poder un "partido proalemán". 


Durante una conferencia en diciembre de 1917, los Estados Unidos, Francia y Reino Unido, se pusieron de acuerdo para repartirse en las famosas "zonas de influencia" a Rusia, para lo cual contaban con la ayuda de los "Blancos". Las potencias occidentales decidieron dividirse Rusia, también para evitar que el Imperio de Japón llegara a ocupar la región. 

Guardando las distancias y los medios políticos de la actual Federación Rusa, el escritor Neil Clark llama a reflexionar sobre esto: "En 1919, el gran "malo" que "amenazó" al "mundo libre" fue Vladimir Lenin. En 2019, es Vladimir Putin. Sólo hay tres letras de diferencia, en cien años". 


Desembarco y desfile de tropas estadounidenses en Vladivostok en 1918 (fotos de Sputnik).


Muy poco se habla sobre el esfuerzo de guerra de los Estados Unidos para acabar con el nuevo gobierno en Rusia. Un excelente artículo de "Sputnik Mundo" nos reseña que "el 15 de agosto de 1918, el Departamento de Estado rompió las relaciones diplomáticas con Rusia y comenzó la invasión estadounidense de la que pocos hablan". 

La intervención militar del US Army se produjo tras el desembarco de 8.000 soldados en la ciudad rusa de Vladivostok, en agosto de 1918 (esa fuerza incluía efectivos de Canadá, Italia y Gran Bretaña). Ha quedado documentado actos de violación de derechos ciudadanos por la violencia desmedida de estas tropas extranjeras. No en pocas ocasiones las fuerzas soviéticas chocaron contra los militares estadounidenses. El final de la ocupación llegó con la derrota del Ejército Blanco. Se había perdido la justificación para la intervención militar extranjera, las fuerzas estadounidense abandonaron la región oriental de Rusia el 1 de abril de 1920.

La Guerra Civil Rusa, sin duda, pudo haber sido más corta y menos sangrienta sin la intervención de las potencias extranjeras, posiblemente el conflicto hubiera terminado alrededor de 1918. 

Y, en medio de la revolución y la guerra civil empezaron a proclamarse diversas repúblicas en territorio del antiguo Imperio Ruso. En realidad no todas esas "repúblicas" estaban en capacidad de constituirse en tales, bajo la figura jurídica de un estado y conforme el Derecho Internacional. Tenemos casos que iban desde meras minorías étnicas en busca de autonomía a casos que se trataban de zonas territoriales dominadas por algún jefe local, algo equivalente al actual significado de un "señor de la guerra", reclamando legitimidad mediante la autoproclamación de un pseudo estado. También tenemos el caso de las llamadas repúblicas proto-soviéticas que posteriormente se integrarían a la URSS.

Nick Ottens, se refiere a éstos "Estados efímeros de la guerra civil rusa", por su corta existencia. 


"Algunos dirán que no todos son estados reales, y ese es el punto. La República de Kuban fue reconocida internacionalmente y tenía embajadores y un gran ejército; Basmachi era una organización muy suelta de guerrilleros, Naissaar era simplemente una banda de soldados corruptos con una bandera extraña y la Ucrania Verde nunca fue declarada independiente de manera adecuada. Muchos otros gobiernos locales se encuentran en algún lugar de la escala móvil entre un consejo regional que imprimió dinero y aprobó leyes y un gobierno independiente real en la escena internacional". 


MAPA




DESGLOSEMOS LA LISTA 

La lista se basa en este mapa creado por un activo lector de la red estadounidense Reddit (al estilo de nuestro conocido "Menéame" en castellano). El usuario "PisseGuri82" es el autor del mapa en cuestión que describe los fugaces estados proclamados durante la Guerra Civil Rusa.

La siguiente lista de "repúblicas" no recoge a todas, dada la gran cantidad que se autoproclamaron como tales es imposible ponerlas en un solo mapa, aquí se mencionan, preferentemente, algunas que nunca habíamos escuchado (que tampoco son pocas). 

Leyendas del mapa





1. República de Uhtua (julio de 1919 a mayo de 1920): los finlandeses de Carelia declararon su independencia en julio de 1919, inicialmente buscando unirse a Finlandia independiente, pero la República fue derrotada por el Ejército Rojo el siguiente mayo. La bandera y el escudo de armas fueron diseñados por el famoso pintor finlandés Akseli Gallen-Kallela.




2. República de Ingria del Norte (julio de 1919 a octubre de 1920): una minoría nacional desde el siglo XVII, Ingrian Finns declaró su independencia en 1919 con la esperanza de unirse a una Finlandia independiente. La República fue invadida por el Ejército Rojo en 1920, y durante las Guerras de Invierno, toda la población fue reubicada por la fuerza en Asia Central.




3. República soviética de soldados y constructores de fortalezas de Naissaar (diciembre de 1917 a febrero de 1918): en el caos de la revolución, alrededor de noventa marineros de un fuerte de la armada rusa declararon su independencia y comenzaron a gravar a la población local de Estonia. Más tarde fueron expulsados ​​por las fuerzas alemanas.



4. Ducado de Curlandia y Semigallia (marzo-noviembre de 1918): después de que las fuerzas rusas se retiraron del Báltico, los nobles bálticos alemanes establecieron un estado dominado por los alemanes y ofrecieron la corona al Kaiser Wilhelm II. Alemania reconoció el país, pero pronto se convirtió en una parte del ducado báltico no reconocido.




5. Ducado Báltico (abril-noviembre de 1918): después del Tratado de Brest-Litovsk, los nobles bálticos alemanes declararon un estado independiente y se ofrecieron a unirse a una unión personal con Alemania. El estado no tenía autoridad y perdió toda legitimidad cuando las fuerzas alemanas se fueron en noviembre.




6. República de Perloja (noviembre de 1918–1923): atrapada en el caos entre las fuerzas rojas, alemanas y polacas, la ciudad lituana de Perloja organizó un gobierno independiente y levantó un ejército de 300 hombres para defender la ciudad. Se mantuvo independiente de facto hasta 1923.




7. República Hutsul (enero-junio de 1919): una parte de habla ucraniana de Austria-Hungría, los habitantes se rebelaron en 1919 y declararon una república independiente con la intención de unirse a una Ucrania occidental independiente. El área finalmente fue admitida en Checoslovaquia, convirtiéndose en parte de Ucrania en 1946.




8. República de Lemko (diciembre de 1918 a marzo de 1920): la minoría de Lemko, que vivía en las tierras fronterizas ruso-polacas-húngaras, vio que los imperios se derrumbaban como una oportunidad para unirse. Deseando unirse a Rusia, el área fue otorgada a Polonia en 1919 y el movimiento fue suprimido.




9. República Popular de Crimea (diciembre de 1917 – enero de 1918): establecida por los tártaros de Crimea, la república fue rápidamente invadida por los bolcheviques, que fueron desalojados nuevamente por las fuerzas ucranianas y alemanas en abril. El país fue invadido nuevamente por el Ejército Rojo en abril de 1919, las fuerzas blancas en junio y finalmente el Ejército Rojo nuevamente en 1921.




10. República de Lemko Oriental (noviembre de 1918 – enero de 1919): también llamada República de Komancza, fue declarada por personas de Lemko que favorecían unirse a Ucrania independiente en lugar de Rusia. La zona se unió a Polonia en 1919 y se suprimió el movimiento pro ucraniano.




11. República Popular de Kuban (febrero de 1918-noviembre de 1919): después del colapso del imperio, los cosacos de Kuban formaron un gobierno militar y obtuvieron el reconocimiento de Alemania y Turquía. Aunque era anti-bolchevique, la república no se alineó con las fuerzas blancas y fue invadida por el Ejército Rojo en 1919.




12. El territorio libre (enero de 1918 a mayo de 1921): un "estado" anarquista constituido por gobiernos locales protegidos por el ejército rebelde de Néstor Makhno. Inicialmente tolerados por el ejército bolchevique, los dos se enfrentaron y Makhno fue derrotado.




13. República de Kars (diciembre de 1918 - abril de 1919): después del armisticio ruso-otomano de 1918, el ejército otomano retrasó su retirada para establecer un estado títere. Las tropas británicas invadieron la república en 1919. Fueron reemplazadas por tropas armenias en 1920, contribuyendo al estallido de la guerra turco-armenia.



14. República del Don (mayo de 1918 - marzo de 1920): en respuesta a la llegada del Ejército Rojo, los cosacos del Don, tradicionalmente soldados de élite, levantaron un ejército de 50.000 hombres, que constituían una parte esencial de las fuerzas blancas del sur. Después de su derrota, la cultura cosaca fue reprimida y purgada.



15. The Mountain Republic (República de Montaña, noviembre de 1917 – mayo de 1919): un estado unido checheno, ingush y osetio dirigido por un barón petrolero local. Aliada con Alemania y los otomanos, la república fue derrotada por los rojos en marzo de 1918, reunida nuevamente por las fuerzas blancas en mayo de 1919.




16. República de Aras (diciembre de 1918 a junio de 1919): después de una propuesta fronteriza británica para dar esa área a Armenia, un oficial azerí retirado inició una revuelta y proclamó una república independiente aliada con el Imperio Otomano. Las tropas armenias tomaron el control en 1919.




17. Emiratos del Norte del Cáucaso (septiembre de 1919 a enero de 1920): establecido como una monarquía anti-zarista, alineada con los otomanos, el pequeño ejército del país pronto se hizo dependiente de la asistencia roja. El territorio se convirtió en una república soviética después de la muerte del emir en 1920.




18. Federación Transcaucásica (abril-mayo de 1918): como el Tratado de Brest-Litovsk cedió gran parte de Georgia a Turquía, se declaró la Federación Transcaucásica, en estado de guerra con Turquía. Sin embargo, a medida que avanzaban las tropas turcas, Georgia, Armenia y Azerbaiyán abandonaron la novata federación solo un mes después.




19. Dictadura militar de Mughan (agosto de 1918 a abril de 1919): un estado pro-zarista de derecha organizado por un coronel blanco y protegido por una fuerza del Reino Unido / Canadá / Australia / Nueva Zelanda. Sucumbió a la revuelta popular y finalmente se convirtió en una república soviética, que a su vez solo duró dos meses.




20. República Soviética de Gilán (mayo de 1920 – septiembre de 1921): un movimiento de secesión anti-real en el norte de Irán ganó algo de fuerza cuando los bolcheviques apoyaron su causa y se declaró una república soviética en 1920. Al año siguiente, Rusia firmó un tratado con Irán y retiró el apoyo. La república fue rápidamente invadida por las fuerzas iraníes.



21. República de Idel-Ural (diciembre de 1917 – marzo de 1918): una patria alemana tártara, baskir, chuvash y volga unida, reclamando una enorme área entre el volga y los urales. A pesar de las promesas de todos los grupos étnicos, los militares de la república solo tenían partes de la ciudad de Kazán. La ciudad fue capturada por el Ejército Rojo en 1918.




22. Autonomía de Alash (diciembre de 1017 a agosto de 1920): un gobierno kazajo que reclamaba un gran territorio, que en realidad estaba en manos de las fuerzas rojas y blancas en competencia. Cambiando de bando con la marea de la guerra, y finalmente dividido en dos facciones, el inestable gobierno se fusionó con la República Soviética de Kazajstán en 1920.




23. Kokand (noviembre de 1917 – enero de 1918): con el objetivo de restaurar el Kokand Khanate, el estado fue boicoteado por los ancianos locales por cuestiones religiosas y, por lo tanto, solo controlaba la ciudad capital. Sin embargo, su arrasamiento por el Ejército Rojo en enero de 1918 encendió las revueltas más grandes de Basmachi.




24. Basmachi (julio de 1916 – c. 1923): comenzando como una revuelta contra el reclutamiento, el movimiento Basmachi estalló en una demanda de soberanía para los musulmanes de Asia Central. Sin embargo, desorganizadas y políticamente divididas, las fuerzas guerrilleras del movimiento fueron derrotadas principalmente por el Ejército Rojo a principios de la década de 1920.




25. República Confederada de Altai (1917 – enero de 1920): Declarado como el primer paso hacia la reconstrucción del imperio de Genghis Khan, el estado nunca se convirtió en una fuerza competitiva en la lucha entre rojos y blancos.




26. La República del Lejano Oriente (abril de 1920 a noviembre de 1922): un estado títere establecido por los soviéticos específicamente como un estado amortiguador contra el expansionismo japonés en Siberia. Cuando los japoneses se retiraron en 1922, el Ejército Rojo capturó Vladivostok y terminó efectivamente la guerra civil.




27. Ucrania verde (abril de 1920 a noviembre de 1922): establecido por los ucranianos siberianos, este aspirante a estado proclamó una unión con Ucrania independiente en 1918 e intentó formar un gobierno varias veces hasta que el Ejército Rojo tomó el control de su territorio en 1922.


Fuentes de consulta:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny