Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas

18 octubre 2021

Napoleón entre la guerra y la revolución



por Jacques R. Pauwels

Viene de la Parte II


III parte


La Revolución Francesa no fue un simple acontecimiento histórico, sino un proceso largo y complejo en el que se pueden identificar varios estadios diferentes. Algunos de estos estadios eran incluso de naturaleza contrarrevolucionaria, por ejemplo la "revuelta aristocrática" al principio. Dos fases, sin embargo, fueron indudablemente revolucionarias.


La primera etapa fue "1789", la revolución moderada. Puso fin al "Antiguo Régimen" con su absolutismo real y feudalismo, el monopolio del poder del monarca y los privilegios de la nobleza y la Iglesia. Los importantes logros de "1789" también incluyeron la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, la igualdad de todos los franceses ante la ley, la separación de la Iglesia y el Estado, un sistema parlamentario basado en una franquicia limitada y, por último, pero no menos importante, la creación de un Estado francés "indivisible", centralizado y moderno. Estos logros, que equivalen a un importante paso adelante en la historia de Francia, fueron consagrados en una nueva Constitución que fue promulgada oficialmente en 1791.

El Antiguo Régimen de Francia anterior a 1789 había estado íntimamente asociado con la monarquía absoluta. Bajo el sistema revolucionario de "1789", por otro lado, se suponía que el rey debía encontrar un papel cómodo dentro de una monarquía constitucional y parlamentaria. Pero eso no funcionó debido a las intrigas de Luis XVI, y así surgió un tipo radicalmente nuevo de estado francés en 1792, una república. "1789" fue posible gracias a las intervenciones violentas de la "turba" parisina, los llamados "sans-culottes", pero su resultado fue esencialmente obra de una clase moderada de personas, exclusivamente miembros de la alta burguesía, la clase media-alta. Sobre las ruinas del Antiguo Régimen, que había servido a los intereses de la nobleza y de la Iglesia, estos caballeros erigieron un Estado que se suponía que estaba al servicio de los burgueses.


"Le Paris des sans-culottes Guide du Paris révolutionnaire 1789-1799", del Dr. Jacques R. Pauwels, es la fuente del presente artículo del mismo autor.

Políticamente, estos sólidos caballeros provenían del embrionario partido político de los Feuillants, posteriormente del de los Girondinos (miembros de la burguesía de Burdeos, gran puerto a orillas del estuario de la Gironda, cuya riqueza se basaba no solo en el comercio de los esclavos y del vino). En París, la guarida de los leones revolucionarios, los sans-culottes, y los revolucionarios más respetables pero aún radicales conocidos como los jacobinos.

La segunda etapa revolucionaria fue "1793". Esa fue la revolución "popular", radical e igualitaria, con derechos sociales (incluido el derecho al trabajo) y reformas socio-económicas relativamente profundas, reflejadas en una constitución promulgada en el año revolucionario I (1793), que nunca entró en vigor. En esa etapa, incorporada por el famoso Maximilien Robespierre, la revolución estaba socialmente orientada y preparada para regular la economía nacional, limitando así la libertad individual en cierta medida, "pour le bonheur commun", es decir, en beneficio de toda la nación. Dado que el derecho a la propiedad se mantuvo, se puede describir "1793" en la terminología contemporánea como "socialdemócrata", en lugar de verdaderamente "socialista".

"1793" fue obra de Robespierre y los jacobinos, especialmente los jacobinos más ardientes, un grupo conocido como los Montagne, la "montaña", porque ocupaban las filas más altas de escaños en la legislatura. Eran revolucionarios radicales, predominantemente de origen pequeñoburgués o de clase media-baja, cuyos principios eran tan liberales como los de la alta burguesía. Pero también buscaban satisfacer las necesidades elementales de los plebeyos parisinos, especialmente los artesanos que constituían una mayoría entre los sans-culottes. Los sans-culottes eran gente común, fueron las tropas de asalto de la revolución: la toma de la Bastilla fue uno de sus logros. Robespierre y sus jacobinos radicales los necesitaban como aliados en su lucha contra los girondinos, los revolucionarios moderados de la burguesía, pero también contra los contrarrevolucionarios aristocráticos y eclesiásticos.


La toma de la Bastilla del pintor francés Jean Pierre Houel. En el centro se aprecia el arresto del marqués de Launay.

La revolución radical fue en muchos sentidos un fenómeno parisino, una revolución hecha en, por y para París. Como era de esperar, la oposición emanaba principalmente de fuera de París, específicamente, de la burguesía de Burdeos y otras ciudades provinciales, ejemplificada por los girondinos, y de los campesinos del agro. Con "1793", la revolución se convirtió en una especie de conflicto entre París y el resto de Francia.


La contrarrevolución – encarnada por los aristócratas que habían huido del país, los emigrados, sacerdotes y campesinos sediciosos en la Vendée y en otras partes de las provincias – era hostil a "1789" así como "1793" y quería nada menos que un regreso al Antiguo Régimen; en la Vendée, los rebeldes lucharon por el rey y la Iglesia. En cuanto a la burguesía rica, estaba en contra de "1793" pero a favor de "1789". A diferencia de los sans-culottes parisienses, esa clase no tenía nada que ganar más que mucho que perder con el progreso revolucionario radical en la dirección indicada por los montagnards y su constitución de 1793, promoviendo el igualitarismo y el estatismo, es decir, la intervención estatal en la economía. Pero la burguesía también se opuso a un regreso al Antiguo Régimen, que habría puesto al Estado de nuevo al servicio de la nobleza y la Iglesia. "1789", por otro lado, dio lugar a un estado francés al servicio de la burguesía.


Un retour en arrière a la revolución burguesa moderada de 1789 –pero con una república en lugar de una monarquía constitucional– fue el objetivo y en muchos sentidos también el resultado del "Termidor", el golpe de Estado de 1794 que puso fin al gobierno revolucionario –y a la vida– de Robespierre. 


La "reacción termidoriana" produjo la Constitución del año III que, como ha escrito el historiador francés Charles Morazé, "aseguró la propiedad privada y el pensamiento liberal y abolió todo lo que parecía empujar la revolución burguesa en la dirección del socialismo". La actualización termidoriana de "1789" produjo un estado que ha sido descrito correctamente como una "república burguesa" (république bourgeoise) o una "república de los propietarios" (république des propriétaires).

Así se originó el Directorio, un régimen extremadamente autoritario, camuflado por una fina capa de barniz democrático en forma de legislaturas cuyos miembros eran elegidos sobre la base de un sufragio muy limitado. Al Directorio le resultó insoportablemente difícil sobrevivir mientras se dirigía entre, a la derecha, una Escila monarquita que anhelaba un regreso al Antiguo Régimen y, a la izquierda, un Carybdis de jacobinos y sans-culottes deseosos de volver a radicalizar la revolución. Varias rebeliones realistas y (neo)jacobinas estallaron, y cada vez el Directorio tuvo que ser salvado por la intervención del ejército. Uno de estos levantamientos fue sofocado en sangre por un general ambicioso y popular llamado Napoleón Bonaparte.


Napoleón Bonaparte

Los problemas fueron finalmente resueltos por medio de un golpe de Estado que tuvo lugar el 18 de Brumario del año VIII, 9 de noviembre de 1799. Para evitar perder su poder a manos de los realistas o los jacobinos, la burguesía acomodada de Francia entregó su poder a Napoleón, un dictador militar que era a la vez confiable y popular. Se esperaba que el corso pusiera al Estado francés a disposición de la alta burguesía, y eso es exactamente lo que hizo. Su tarea primordial era la eliminación de la doble amenaza que había acosado a la burguesía. El peligro monárquico y por tanto contrarrevolucionario fue neutralizado por medio del "palo" de la represión, pero aún más por la "zanahoria" de la reconciliación. Napoleón permitió que los aristócratas emigrados regresaran a Francia, recuperaran sus propiedades y disfrutaran de los privilegios impuestos por su régimen no solo a los burgueses ricos, sino a todos los propietarios. También reconcilió a Francia con la Iglesia firmando un concordato con el Papa.

Para deshacerse de la amenaza (neo)jacobina y evitar una nueva radicalización de la revolución, Napoleón se basó principalmente en un instrumento que ya había sido utilizado por los girondinos y el Directorio, a saber, la guerra. De hecho, cuando recordamos la dictadura de Napoleón, no pensamos tanto en los acontecimientos revolucionarios en la capital, como en los años 1789 a 1794, sino en una serie interminable de guerras libradas lejos de París y en muchos casos mucho más allá de las fronteras de Francia


Eso no es una coincidencia, porque las llamadas "guerras revolucionarias" fueron funcionales para el objetivo primordial de los campeones de la revolución moderada, incluidos Bonaparte y sus patrocinadores: consolidar los logros de "1789" e impedir tanto un regreso al Antiguo Régimen como una repetición de "1793".


Con su política de terror, conocida como la Terreur (el Terror), Robespierre y los Montagnards habían buscado no solo proteger sino también radicalizar la revolución. Eso significó que "interiorizaron" la revolución dentro de Francia, sobre todo en el corazón de Francia, la capital, París. No es casualidad que la guillotina, la "navaja revolucionaria", símbolo de la revolución radical, se instalara en medio de la Plaza de la Concordia, es decir, en medio de la plaza en medio de la ciudad en el centro del país. Para concentrar su propia energía y la energía de los sans-culottes en la internalización de la revolución, Robespierre y sus camaradas jacobinos –en contraste con los girondinos– se opusieron a las guerras internacionales, que consideraban un desperdicio de energía revolucionaria y una amenaza para la revolución. Por el contrario, la interminable serie de guerras que se libraron después, primero bajo los auspicios del Directorio y luego por Bonaparte, equivalieron a una externalización de la revolución, una exportación de la revolución burguesa de 1789. Internamente, sirvieron simultáneamente para evitar una mayor internalización o radicalización de la revolución al estilo de 1793.

La guerra, el conflicto internacional, sirvió para liquidar la revolución, el conflicto interno, la guerra de clases. Esto se hizo de dos maneras. En primer lugar, la guerra hizo que los revolucionarios más ardientes desaparecieran de la cuna de la revolución, París. Inicialmente como voluntarios, demasiado pronto como reclutas innumerables jóvenes sans-culottes desaparecieron de la capital para luchar en tierras extranjeras, con demasiada frecuencia nunca regresaron. Como resultado, en París solo quedaba un puñado de combatientes varones para llevar a cabo acciones revolucionarias importantes como la toma de la Bastilla, demasiado pocos para repetir los éxitos de los sans-culottes entre 1789 y 1793; esto quedó claramente demostrado por el fracaso de las insurrecciones jacobinas bajo el Directorio. Bonaparte perpetuó el sistema del servicio militar obligatorio y la guerra perpetua"Fue él -escribió el historiador Henri Guillemin- quien envió a los jóvenes plebeyos potencialmente peligrosos lejos de París e incluso hasta Moscú, para gran alivio de los burgueses adquicios (gens de bien)".



'Retrato ecuestre de Napoleón I', de Joseph Chabord, 1810. 


En segundo lugar, la noticia de grandes victorias generó orgullo patriótico entre los sans-culottes que se habían quedado en casa, un orgullo que debía compensar el menguante entusiasmo revolucionario. Con un poco de ayuda para formar el dios de la guerra, Marte, la energía evolutiva de los sans-culottes y del pueblo francés en general podría así dirigirse a otros canales, menos radicales en términos revolucionarios. Esto reflejó un proceso de desplazamiento por el cual el pueblo francés, incluidos los sans-culottes parisienses, perdieron gradualmente su entusiasmo por la revolución y los ideales de libertad, igualdad y solidaridad no solo entre los franceses sino con otras naciones; en cambio, los franceses adoraban cada vez más al becerro de oro del chovinismo francés, la expansión territorial a las fronteras supuestamente "naturales" de su país, como el Rin, y la gloria internacional de la "gran nación" y –después del 18 de Brumario– de su gran líder, que pronto sería emperador: Bonaparte.

Así también podemos entender la reacción ambivalente de los extranjeros a las guerras y conquistas francesas de esa época. Mientras que algunos –por ejemplo, las élites del Antiguo Régimen y los campesinos–  rechazaron la Revolución Francesa en todo, otros sobre todo jacobinos locales, como los "patriotas" holandeses la acogieron calurosamente, muchas personas vacilaron entre la admiración por las ideas y los logros de la Revolución Francesa y la repulsa por el militarismo, el chauvinismo sin límites y el imperialismo despiadado de Francia después de Termidor, durante el Directorio y bajo Napoleón.


La entrada del emperador Napoleón con su personal el 9 de octubre de 1811 en Amsterdam, obra del pintor holandés Mattheus Ignatius van Bree (entre 1812-1813)

Muchos no franceses lucharon con admiración y aversión simultáneas por la Revolución Francesa. En otros, el entusiasmo inicial cedió tarde o temprano a la desilusión. Los británicos, por ejemplo, dieron la bienvenida a "1789" porque interpretaron la revolución moderada como la importación a Francia del tipo de monarquía constitucional y parlamentaria que ellos mismos habían adoptado un siglo antes en el momento de su llamada Revolución Gloriosa.  

Después de "1793" y el Terror asociado con él, sin embargo, la mayoría de los británicos observaron los acontecimientos al otro lado del Canal con repulsa. Las Reflexiones sobre la Revolución en Francia de Edmund Burke – publicadas en noviembre de 1790 – se convirtieron en la Biblia contrarrevolucionaria no solo en Inglaterra sino en todo el mundo. A mediados del siglo 20, George Orwell iba a escribir que "para el inglés promedio, la Revolución Francesa no significa más que una pirámide de cabezas cortadas". Lo mismo podría decirse de prácticamente todos los no franceses (y muchos franceses) hasta el día de hoy.


Napoleón en la batalla de Austerlitz, óleo de François Gérard (1805). La batalla de Austerlitz tuvo lugar el 2 de diciembre de 1805

Fue para poner fin a la revolución en la propia Francia, entonces, que Napoleón la secuestró de París y la exportó al resto de Europa. Para evitar que la poderosa corriente revolucionaria excavara y profundizara su propio cauce –París y el resto de Francia–, primero los termidorianos y más tarde Napoleón hicieron que sus turbulentas aguas desbordaran las fronteras de Francia, inundando toda Europa, volviéndose así vasta, pero poco profundas y tranquilas.


Para sacar la revolución de su cuna parisina, para poner fin a lo que en muchos sentidos fue un proyecto de los jacobinos pequeño-burgueses y sans-culottes de la capital, y a la inversa, para consolidar la revolución moderada querida por los corazones burgueses, Napoleón Bonaparte fue la elección perfecta, incluso simbólica. Nació en Ajaccio, la ciudad de provincia francesa que resultó ser la más alejada de París. Además, era "un hijo de la alta burguesía corsa", es decir, el vástago de una familia que podría describirse igualmente como alta burguesa pero con pretensiones aristocráticas, o bien como nobleza menor pero con un estilo de vida burgués.

En muchos sentidos, los Bonaparte pertenecían a la alta burguesía, la clase que, en toda Francia, había logrado alcanzar sus ambiciones gracias a "1789", y más tarde, ante las amenazas tanto de la izquierda como de la derecha, intentó consolidar este triunfo a través de una dictadura militar. Napoleón encarnaba a la alta burguesía provincial que, siguiendo el ejemplo de los girondinos, quería una revolución moderada, cristalizada en un Estado, democrático si cabe pero autoritario si fuera necesario, que se permitiera maximizar su riqueza y poder. Las experiencias del Directorio habían revelado las deficiencias a este respecto de una república con instituciones relativamente democráticas, y fue por esa razón que la burguesía finalmente buscó la salvación en una dictadura.


Napoleón cruzando los Alpes, obra de Jacques-Louis David.

La dictadura militar que reemplazó a la "república burguesa" post-termidoriana apareció en escena como un deus ex machina en Saint-Cloud, un pueblo a las afueras de París, en "18 Brumario del año VIII" (9 de noviembre de 1799). Este paso político decisivo en la liquidación de la revolución fue simultáneamente un paso geográfico lejos de París, lejos del semillero de la revolución, lejos de la guarida de los leones de los jacobinos revolucionarios y sans-culottes. Además, la transferencia a Saint-Cloud fue un paso pequeño pero simbólicamente significativo en la dirección del campo mucho menos revolucionario, si no contrarrevolucionario. Saint-Cloud se encuentra en camino de París a Versalles, la residencia de los monarcas absolutistas de la época prerrevolucionaria. El hecho de que se hubiera producido allí un golpe de Estado que dio lugar a un régimen autoritario fue el reflejo topográfico del hecho histórico de que Francia, después del experimento democrático de la revolución, se encontró de nuevo en el camino hacia un nuevo sistema absolutista similar al que Versalles había sido el "sol". Pero esta vez el destino era un sistema absolutista presidido por un Bonaparte en lugar de un Borbón y –mucho más importante– un sistema absolutista al servicio de la burguesía y no de la nobleza.


El golpe de Estado de Saint-Cloud sobre una caricatura británica de James Gillray (Dominio público)


Con respecto a la revolución, la dictadura de Bonaparte fue ambivalente. Con su llegada al poder, la revolución se acabó, incluso liquidada, al menos en el sentido de que no habría ni más experimentos igualitarios (como en "1793") y no más esfuerzos para mantener una fachada republicano-democrática (como en "1789"). Por otro lado, los logros esenciales de "1789" se mantuvieron e incluso se consagraron.


Él estaba a favor de la revolución en el sentido de que estaba en contra de la contrarrevolución monárquica, y puesto que dos negativos se cancelan entre sí, un contrarrevolucionario es automáticamente un revolucionario, n'est-ce pas? Pero también se puede decir que Napoleón estaba simultáneamente en contra de la revolución: favoreció la revolución moderada y burguesa de 1789, asociada con los feuillants, girondinos y termidorinanos, pero estaba en contra de la revolución radical de 1793, obra de los jacobinos y sans-culottes

En su libro La Révolution, une exception française?, la historiadora francesa Annie Jourdan cita a un comentarista alemán contemporáneo que se dio cuenta de que Bonaparte "nunca fue otra cosa que la personificación de una de las diferentes etapas de la revolución", como escribió en 1815. Esa etapa fue la revolución burguesa, moderada, "1789", la revolución que Napoleón no solo debía consolidar dentro de Francia sino también exportar al resto de Europa.

Napoleón eliminó las amenazas realistas y jacobinas, pero prestó otro importante servicio a la burguesía. Dispuso que el derecho a la propiedad, piedra angular de la ideología liberal tan querida por los corazones burgueses, se consagrase legalmente. Y mostró su devoción a este principio al reintroducir la esclavitud, todavía ampliamente considerada como una forma legítima de propiedad. Francia había sido de hecho el primer país en abolir la esclavitud, concretamente en el momento de la revolución radical, bajo los auspicios de Robespierre. Lo había hecho a pesar de la oposición de sus antagonistas, los girondinos, señores supuestamente moderados, precursores de Bonaparte como defensores de la causa de la burguesía y de su ideología liberal, glorificando la libertad – pero no para los esclavos.


Bonaparte ante la esfinge, pintura de Jean-Léon Gérôme, c. 1868.

En "Napoleón", el historiador Georges Dupeux escribió, "la burguesía encontró un protector, así como un maestro". El corso fue sin duda un protector e incluso un gran defensor de la causa de los burgueses, pero nunca fue su amo. En realidad, desde el principio hasta el final de su carrera "dictatorial" fue un subordinado de los capitanes de la industria y las finanzas de la nación, los mismos caballeros que ya controlaban Francia en la época del Directorio, la "république des propriétaires", y que le habían confiado la gestión del país en su nombre. (NdelE. Aquí encontramos otra referencia velada sobre la sinarquía, ¿era Napoleón sinarquista?)

Financieramente, no solo Napoleón sino todo el Estado francés se hicieron dependientes de una institución que era -y ha seguido siendo hasta la actualidad- propiedad de la élite del país, a pesar de que esa realidad se ofuscó con la aplicación de una etiqueta que creó la impresión de que se trataba de una empresa estatal, el Banco de Francia, el banco nacional. Sus banqueros recaudaron dinero de la burguesía adinera y lo ponen a disposición, a tasas de interés relativamente altas, de Napoleón, que lo utilizó para gobernar y armar Francia, para librar una guerra interminable y, por supuesto, para jugar al emperador con mucha pompa y circunstancia.


Napoleón no era otra cosa que el mascarón de proa de un régimen, una dictadura de la alta burguesía, un régimen que supo disimularse detrás de una espato coreografía al estilo de la antigua Roma, evocando primero, más bien modestamente, un consulado y después un imperio jactancioso.

 

Napoleón entrando en Berlín, obra de Charles Meynier (1810).

Volvamos al papel de la interminable serie de guerras libradas por Napoleón, aventuras militares emprendidas para la gloria de la "gran nación" y su gobernante. Ya sabemos que estos conflictos sirvieron ante todo para liquidar la revolución radical en la propia Francia. Pero también permitieron a la burguesía acumular capital como nunca antes. Suministrando al ejército armas, uniformes, alimentos, etc., los industriales, comerciantes y banqueros se dieron cuenta de enormes ganancias. Las guerras fueron excelentes para los negocios, y las victorias produjeron territorios que contenían valiosas materias primas o podían servir como mercados para los productos terminados de la industria francesa. Esto benefició a la economía francesa en general, pero principalmente a su industria, cuyo desarrollo se aceleró considerablemente. En consecuencia, los industriales (y sus socios en la banca) fueron capaces de desempeñar un papel cada vez más importante dentro de la burguesía.

Bajo Napoleón, el capitalismo industrial, a punto de convertirse en típico del siglo XIX, comenzó a superar al capitalismo comercial, creador de tendencias económicas durante los dos siglos anteriores. Vale la pena señalar que la acumulación de capital comercial en Francia había sido posible sobre todo gracias a la trata de esclavos, mientras que la acumulación de capital industrial tuvo mucho que ver con la cadena prácticamente ininterrumpida de guerras libradas primero por el Directorio y luego por Napoleón. En este sentido, Balzac tenía razón cuando escribió que "detrás de toda gran fortuna sin fuente aparente se esconde un crimen olvidado".


El imperio de Napoleón hacia el año 1811

Las guerras de Napoleón estimularon el desarrollo del sistema industrial de producción. Al mismo tiempo, hicieron sonar la sentencia de muerte para el antiguo sistema artesanal a pequeña escala en el que los artesanos trabajaron de la manera tradicional y no mecanizada. A través de la guerra, la burguesía bonapartista no solo hizo desaparecer físicamente de París a los sans-culottes –predominantemente artesanos, comerciantes, etc.– sino que también los hizo desaparecer del paisaje socioeconómico. En el drama de la revolución, los sans-culottes habían jugado un papel importante. Debido a las guerras que liquidaron la revolución (radical), ellos, las tropas de asalto del radicalismo revolucionario, salieron de la etapa de la historia.

Gracias a Napoleón, la burguesía de Francia logró deshacerse de su enemigo de clase. Pero eso resultó ser una victoria pírrica. ¿por qué? El futuro económico no pertenecía a los talleres y a los artesanos que trabajaban "independientemente", poseían algunas propiedades, aunque solo fueran sus herramientas, y por lo tanto eran pequeñoburgueses, sino a las fábricas, sus propietarios, los industriales, pero también sus obreros, los asalariados y, por lo general, los trabajadores de las fábricas muy mal pagados. Este "proletariado" debía revelarse a la burguesía como un enemigo de clase mucho más peligroso de lo que los sans-culottes y otros artesanos habían sido jamás. Además, los proletarios pretendían provocar una revolución mucho más radical que la de Robespierre "1793". Pero esto iba a ser una preocupación para los regímenes burgueses que sucederían al del supuestamente "gran" Napoleón, incluyendo el de su sobrino, Napoleón III, denigrado por Víctor Hugo como "Napoleón le Petit".


Hay muchas personas dentro y fuera de Francia, incluidos políticos e historiadores, que desprecian y denuncian a Robespierre, los jacobinos y los sans-culottes debido al derramamiento de sangre asociado con su revolución radical y "popular" de 1793. La misma gente a menudo muestra una gran admiración por Napoleón, restaurador de la "ley y el orden" y salvador de la revolución moderada y burguesa de 1789


Condenan la interiorización de la Revolución Francesa porque fue acompañada por el Terreur, que en Francia, especialmente en París, hizo muchos miles de víctimas, y por ello culpan a la "ideología" jacobina y/o a la sangre presumiblemente innata de la "población". Parecen no darse cuenta –o no quieren darse cuenta– de que la externalización de la revolución por parte de los termidorios y de Napoleón, acompañada de guerras internacionales que se prolongaron durante casi veinte años, costó la vida a muchos millones de personas en toda Europa, incluidos incontables franceses. Esas guerras equivalían a una forma de terror mucho mayor y más sangrienta de lo que jamás habían sido los Terreur orquestados por Robespierre.


 Obra de Francois Flameng. Napoleón después de la Batalla de Waterloo (año desconocido)

Se estima que ese régimen terrorista ha costado la vida a unas 50.000 personas, lo que representa más o menos el 0,2 por ciento de la población de Francia. Es eso mucho o poco, pregunta el historiador Michel Vovelle, que cita estas figuras en uno de sus libros. En comparación con el número de víctimas de las guerras libradas por la expansión territorial temporal de la grande nación y por la gloria de Bonaparte, es muy poco. Solo la batalla de Waterloo, la batalla final de la carrera presumiblemente gloriosa de Napoleón, incluido su preludio, las meras "escaramuzas" de Ligny y Quatre Bras, causaron entre 80.000 y 90.000 bajas. Lo peor de todo es que muchos cientos de miles de hombres nunca regresaron de sus desastrosas campañas en Rusia. Terrible, n'est-ce pas? Pero nadie parece hablar nunca de un "terror" bonapartista, y París y el resto de Francia están llenos de monumentos, calles y plazas que conmemoran las hazañas presumiblemente heroicas y gloriosas de los más famoso de todos los corsos.


Napoleón retirándose de Moscú, por Adolph Northen (1851)

Al sustituir la guerra permanente por la revolución permanente dentro de Francia, y sobre todo en París, señalaron Marx y Engels, los termidorianos y sus sucesores "perfeccionaron" la estrategia del terror, en otras palabras, hicieron que fluyera mucha más sangre que en la época de la política de terror de Robespierre. En cualquier caso, la exportación o externalización, por medio de la guerra, de la revolución termidoriana (haut) burguesa, actualización de "1789", se cobró muchas más víctimas que el intento jacobino de radicalizar o internalizar la revolución dentro de Francia por medio de la Terreur.

Al igual que nuestros políticos y medios de comunicación, la mayoría de los historiadores todavía consideran que la guerra es una actividad estatal perfectamente legítima y una fuente de gloria y orgullo para los vencedores e, incluso para nuestros perdedores inevitablemente "heroicos". A la inversa, las decenas o cientos de miles, e incluso millones de víctimas de la guerra –ahora llevada a cabo principalmente como bombardeos desde el aire y, por lo tanto, masacres realmente unilaterales, en lugar de guerras– nunca reciben la misma atención y simpatía que las víctimas mucho menos numerosas del "terror", una forma de violencia que no está patrocinada, al menos no abiertamente, por un Estado y, por lo tanto, es tildada de ilegítima.

Me viene a la mente la actual "guerra contra el terrorismo". En lo que respecta a la superpotencia que nunca ha cesado de hacer la guerra, esta es una forma de guerra permanente y ubicua que estimula el chauvinismo irreflexivo y que agita la bandera entre los estadounidenses comunes y corrientes: ¡los "sans-culottes" estadounidenses! – al tiempo que proporcionaba a los más pobres puestos de trabajo en la marina. Para gran ventaja de la industria estadounidense, esta guerra perpetua da a las corporaciones estadounidenses acceso a materias primas importantes como el petróleo, y para los fabricantes de armas y muchas otras empresas, especialmente aquellas con amigos en los pasillos del poder en Washington, funciona como una cornucopia de ganancias altísimas. Las similitudes con las guerras de Napoleón son obvias. ¿Cómo lo vuelven a decir los franceses? "Plus ça change, plus c'est la même chose".


 El regreso de Napoleón de Elba. Pintura de Karl Stenben, 1834


Con Napoleón Bonaparte, la revolución terminó donde se suponía que debía terminar, al menos en lo que respecta a la burguesía francesa. Con su llegada a escena, triunfó la burguesía. No es casualidad que en las ciudades francesas a los miembros de la élite social, conocidos como les notables, es decir, empresarios, banqueros, abogados y otros representantes de la alta burguesía, les guste congregarse en cafés y restaurantes que llevan el nombre de Bonaparte, como ha observado el brillante sociólogo Pierre Bourdieu.

La alta burguesía siempre ha permanecido agradecida a Napoleón por los eminentes servicios que prestó a su clase. El más destacado de estos servicios fue la liquidación de la revolución radical, de "1793", que amenazaba las considerables ventajas que la burguesía había adquirido, gracias a "1789", a expensas de la nobleza y la Iglesia. Por el contrario, el odio de la burguesía a Robespierre, mascarón de proa de "1793", explica la ausencia casi total de estatuas y otros monumentos, nombres de calles y plazas, que honren su memoria, a pesar de que su abolición de la esclavitud representó uno de los mayores logros en la historia de la democracia en todo el mundo.


Napoleón en Santa Elena, por François-Joseph Sandmann.

Napoleón también es venerado más allá de las fronteras de Francia, en Bélgica, Italia, Alemania, etc., sobre todo por la burguesía acomodada. La razón de ello es, sin duda, que todos esos países seguían siendo sociedades feudales, cuasi-medievales, donde sus conquistas hicieron posible liquidar sus propios Regímenes e introducir la revolución moderada, que ya había sido en Francia, de mejoras considerables para toda la población (excepto la nobleza y el clero, por supuesto) pero también de privilegios especiales para la burguesía. Eso probablemente también explica por qué, en Waterloo hoy, no Wellington, sino Napoleón es la estrella indiscutible de la feria turística, por lo que los turistas que no saben mejor podrían tener la impresión de que fue él quien ganó la batalla.


Estatua de Napoleón en Waterloo  y  su escudo de armas

Abdicación de Napoleón en Fontainebleau, por Paul Delaroche (1845).

Dr. Jacques R. Pauwels 

25 junio 2021

80 años de Barbarroja: La Alemania nazi ataca a la Unión Soviética (III)



Viene de la parte II


por Jacques R. Pauwels

extracto del libro "The Myth of the Good War: America in the Second World War", edición revisada, James Lorimer, Toronto, 2015. 


Notas previas del autor

La batalla de Moscú, diciembre de 1941 fue el punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial. La victoria del Ejército Rojo frente a Moscú fue la gran ruptura ...

Claramente, entonces, en algún momento entre fines de 1940 y 1944, la marea había cambiado dramáticamente. Pero, ¿cuándo y dónde? En Normandía en 1944, según algunos; en Stalingrado, durante el invierno de 1942-43, según otros. En realidad, la marea cambió en diciembre de 1941 en la Unión Soviética, más específicamente, en la llanura árida al oeste de Moscú. Como ha dicho un historiador alemán, experto en la guerra contra la Unión Soviética: “Esa victoria del Ejército Rojo (frente a Moscú) fue sin duda la mayor ruptura (Zäsur) de toda la guerra mundial”.

Que la Unión Soviética fuera el escenario de la batalla que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial, no debería sorprender. La guerra contra la Unión Soviética era la guerra que Hitler había querido desde el principio, como había dejado muy claro en las páginas de Mein Kampf, escrito a mediados de la década de 1920. (Pero una Ostkrieg, una guerra en el este, es decir, contra los soviéticos, fue también el objeto del deseo de los generales alemanes, de los principales industriales de Alemania y de otros "pilares" del establecimiento alemán). De hecho, como un historiador alemán ha demostrado recientemente, era una guerra contra la Unión Soviética, y no contra Polonia, Francia o Gran Bretaña, lo que Hitler había querido desatar en 1939.

-----

El 11 de agosto de 1939, Hitler explicó a Carl J. Burckhardt, un funcionario de la Liga de Naciones, que

"Todo lo que emprendió fue dirigido contra Rusia", y que "si Occidente (es decir, los franceses y los británicos) es demasiado estúpido y demasiado ciego para comprender esto, se vería obligado a llegar a un entendimiento con los rusos, girar y derrotar a Occidente, y luego volver con todas sus fuerzas para asestar un golpe contra la Unión Soviética”.


Edición alemana de 1933

De hecho, esto es lo que sucedió. Occidente resultó ser "demasiado estúpido y ciego", como Hitler lo vio, para darle "mano libre" en el este, por lo que hizo un trato con Moscú - el infame "Pacto Hitler-Stalin" - y luego desató la guerra contra Polonia, Francia y Gran Bretaña. Pero su objetivo final siguió siendo el mismo: atacar y destruir la Unión Soviética lo antes posible. Hitler y los generales alemanes estaban convencidos de que habían aprendido una lección importante de la Primera Guerra Mundial. Desprovista de las materias primas, como el petróleo y el caucho, necesarias para ganar una guerra moderna, Alemania no podía ganar la nueva edición prevista de la "Gran Guerra". Para ganar una guerra así, Alemania tendría que ganarla rápido, muy rápido. Así nació el concepto de blitzkrieg, es decir, la idea de guerra (Krieg) veloz como un rayo (Blitz).

Blitzkrieg significaba guerra motorizada, por lo que, en preparación para tal guerra, Alemania, durante los años treinta, puso en marcha cantidades masivas de tanques y aviones, así como camiones para transportar tropas. Además, se importaron y almacenaron cantidades gigantescas de petróleo y caucho. Como hemos visto, gran parte de este petróleo se compró a corporaciones estadounidenses, algunas de las cuales también tuvieron la amabilidad de poner a disposición la "receta" para producir combustible sintético a partir del carbón. En 1939 y 1940, este equipo permitió a la Wehrmacht y la Luftwaffe abrumar las defensas polacas, holandesas, belgas y francesas con miles de aviones y tanques en cuestión de semanas; la blitzkriege, "las guerras a la velocidad del rayo", fueron seguidas invariablemente por la blitzsiege, "victorias a la velocidad del rayo".

Las victorias contra Polonia, Francia, etcétera, fueron lo suficientemente espectaculares, pero no proporcionaron a Alemania mucho botín en forma de petróleo y caucho de vital importancia. En cambio, la "guerra relámpago" en realidad agotó las reservas acumuladas antes de la guerra. Afortunadamente para Hitler, en 1940 y 1941 Alemania pudo seguir importando petróleo de los todavía neutrales Estados Unidos, principalmente a través de otros países neutrales (y amigos) como la España de Franco. Además, según los términos del Pacto Hitler-Stalin, la propia Unión Soviética también suministró petróleo a Alemania con bastante generosidad. Sin embargo, fue muy preocupante para Hitler que, a cambio, Alemania tuviera que suministrar a la Unión Soviética productos industriales de alta calidad y tecnología militar de última generación, que fue utilizada por los soviéticos para modernizar su ejército y mejorar su capacidad militar. Otro dolor de cabeza para Hitler fue el hecho de que los términos de su trato con los soviéticos le habían permitido a estos últimos ocupar el este de Polonia, desplazando así su frontera y sus defensas, unos cientos de kilómetros al oeste, haciendo que la marcha planificada a Moscú fuera mucho más larga para el ejército alemán. (Como la Wehrmacht llegó a las afueras de Moscú a finales de 1941, se puede argumentar que probablemente habrían tomado la ciudad, y quizás ganado la guerra, si hubieran podido lanzar su ataque desde posiciones más al este).

En 1939, Hitler había archivado a regañadientes su plan de guerra contra la Unión Soviética. Pero lo resucitó muy poco después de la derrota de Francia, en el verano de 1940. Unos meses más tarde, el 18 de diciembre, se dio una orden formal para preparar planes para tal ataque, que se denominaría Operación Barbarroja

Para 1940 nada había cambiado en lo que a Hitler se refería: "El verdadero enemigo era el del este". Hitler simplemente no quería esperar mucho más antes de darse cuenta de la gran ambición de su vida, es decir, destruir el país que había definido como su archienemigo en Mein Kampf. Además, sabía que los soviéticos estaban preparando frenéticamente sus defensas para un ataque alemán que, como sabían muy bien, llegaría tarde o temprano. (La idea de que, debido a su pacto de no agresión de 1939, La Alemania nazi y la Unión Soviética eran “aliados” amistosos, es un error irremediable). Dado que la Unión Soviética se fortalecía día a día, el tiempo obviamente no estaba del lado de Hitler. ¿Cuánto más podría esperar antes de que se cerrara la ventana de la oportunidad? Además, librar una guerra relámpago contra la Unión Soviética prometía proporcionar a Alemania los recursos virtualmente ilimitados de ese enorme país, incluido el trigo ucraniano para proporcionar a la población de Alemania, que experimenta escasez de guerra, con abundancia de alimentos; minerales como el carbón, a partir del cual se pueden producir aceite sintético y caucho; y, por último, pero ciertamente no menos importante, los ricos campos petrolíferos de Bakú y Grozny, donde los Panzers y Stukas, que consumen mucha gasolina, podrían llenar sus tanques hasta el borde en cualquier momento. Armado con estos activos, Entonces sería un asunto sencillo para Hitler ajustar cuentas con Gran Bretaña, comenzando, por ejemplo, con la captura de Gibraltar. Alemania sería finalmente una auténtica potencia mundial, invulnerable dentro de una "fortaleza" europea que se extiende desde el Atlántico hasta los Urales, poseída de recursos ilimitados y, por lo tanto, capaz de ganar incluso guerras largas e interminables contra cualquier antagonista, incluido Estados Unidos, en una de las futuras "guerras de los continentes" evocadas en la febril imaginación de Hitler.


         (foto archivo)

Hitler y sus generales confiaban en que la guerra relámpago que se preparaban para desatar contra la Unión Soviética sería tan exitosa como lo habían sido sus anteriores guerras relámpago contra Polonia y Francia. Consideraban a la Unión Soviética como un "gigante con pies de barro", cuyo ejército, presumiblemente decapitado por las purgas de Stalin a fines de la década de 1930, no era "más que una broma", como dijo el propio Hitler en una ocasión. Para luchar y, por supuesto, ganar las batallas decisivas, permitieron una campaña de cuatro a seis semanas, posiblemente seguida de algunas operaciones de limpieza, durante las cuales los restos del anfitrión soviético “serían perseguidos a través del país como un montón de cosacos apaleados". En cualquier caso, Hitler se sintió sumamente confiado y, en vísperas del ataque, "se imaginó a sí mismo al borde del mayor triunfo de su vida".

En Washington y Londres, los expertos militares también creían que la Unión Soviética no sería capaz de oponer una resistencia significativa al monstruo nazi, cuyas hazañas militares de 1939-1940 le habían ganado una reputación de invencibilidad. Los servicios secretos británicos estaban convencidos de que la Unión Soviética sería "liquidada dentro de ocho a diez semanas", y el jefe del Estado Mayor Imperial afirmó que la Wehrmacht cortaría al Ejército Rojo "como un cuchillo caliente en la mantequilla", y que el Ejército Rojo sería acorralado "como ganado". Según la opinión de expertos en Washington, Hitler "aplastaría a Rusia como un huevo".


Himmler inspecciona un campo de prisioneros de guerra soviéticos en los territorios ocupados. 1941

El ataque alemán se inició el 22 de junio de 1941, en las primeras horas de la mañana. Tres millones de soldados alemanes y casi 700.000 aliados de la Alemania nazi cruzaron la frontera. Su equipo consistía en 600.000 vehículos de motor, 3.648 tanques, más de 2.700 aviones y poco más de 7.000 piezas de artillería. Al principio, todo salió según lo planeado. Se perforaron enormes agujeros en las defensas soviéticas, se lograron rápidamente conquistas territoriales impresionantes y cientos de miles de soldados del Ejército Rojo murieron, resultaron heridos o fueron hechos prisioneros en una serie de espectaculares "batallas de cerco". El camino a Moscú parecía estar abierto. Sin embargo, demasiado pronto se hizo evidente que la guerra relámpago en el este no sería el juego de niños que se esperaba. Frente a la máquina militar más poderosa de la tierra, el Ejército Rojo, como era de esperar, recibió una gran paliza, pero, como el ministro de propaganda, Joseph Goebbels, confió a su diario el 2 de julio, también opuso una dura resistencia y respondió muy duramente en numerosas ocasiones. 

El general Franz Halder, en muchos sentidos el "padrino" del plan de ataque de la Operación Barbarroja, reconoció que la resistencia soviética era mucho más fuerte que cualquier cosa que los alemanes habían enfrentado en Europa Occidental. Los informes de la Wehrmacht mencionaron una resistencia "dura", "dura" e incluso "salvaje", lo que provocó grandes pérdidas de hombres y equipos en el lado alemán. Más a menudo de lo esperado, las fuerzas soviéticas lograron lanzar contraataques que frenaron el avance alemán. Algunas unidades soviéticas se escondieron en las vastas marismas de Pripet y en otros lugares, organizaron una guerra partisana mortal y amenazaron las largas y vulnerables líneas de comunicación alemanas. También resultó que el Ejército Rojo estaba mucho mejor equipado de lo esperado. Los generales alemanes estaban "asombrados", escribe un historiador alemán, por la calidad de las armas soviéticas como el lanzacohetes Katyusha (también conocido como "Órgano de Stalin") y el tanque T-34. Hitler estaba furioso porque sus servicios secretos no se habían enterado de la existencia de algunas de estas armas.



El mayor motivo de preocupación, en lo que respecta a los alemanes, era el hecho de que el grueso del Ejército Rojo logró retirarse en un orden relativamente bueno y eludió la destrucción en una gran batalla de cerco, en el tipo de repetición de Cannas o Sedán que Hitler y sus generales habían soñado. Los soviéticos parecían haber observado y analizado cuidadosamente los éxitos de la guerra relámpago alemana de 1939 y 1940 y haber aprendido lecciones útiles. Debieron haber notado que en mayo de 1940 los franceses habían concentrado la mayor parte de sus fuerzas tanto en la frontera como en Bélgica, lo que hizo posible que la maquinaria de guerra alemana los cercara. (Las tropas británicas también quedaron atrapadas en este cerco, pero lograron escapar a través de Dunkerque). Los soviéticos dejaron algunas tropas en la frontera, por supuesto, y estas tropas sufrieron previsiblemente las mayores pérdidas de la Unión Soviética durante las etapas iniciales de Barbarroja. Pero, contrariamente a lo que afirman historiadores como Richard Overy, el grueso del Ejército Rojo fue retenido en la retaguardia, evitando quedar atrapado

 

Fue esta "defensa en profundidad" - facilitada por la adquisición de un "glacis", un "respiro" territorial, en Polonia en 1939 - lo que frustró la ambición alemana de destruir al Ejército Rojo en su totalidad. Como escribiría el mariscal Zhukov en sus memorias, "la Unión Soviética habría sido aplastada si hubiéramos organizado todas nuestras fuerzas en la frontera". 

 

Ya a mediados de julio, cuando la guerra de Hitler en el este comenzó a perder sus cualidades Blitz, innumerables alemanes, tanto militares como civiles, tanto de rango bajo como alto, incluido el propio Hitler, perdieron la fe en una victoria rápida. Y a finales de agosto, en un momento en que Barbarroja debería haber estado disminuyendo, el alto mando de la Wehrmacht (Oberkommando der Wehrmacht, o OKW) reconoció que tal vez ya no sería posible ganar la guerra en 1941. Un problema importante era el hecho de que, cuando Barbarroja comenzó el 22 de junio, los suministros disponibles de combustible, llantas, repuestos, etcétera, eran lo suficientemente buenos para solo unos dos meses. Esto se consideró suficiente porque se esperaba que dentro de dos meses la Unión Soviética estaría de rodillas y sus recursos ilimitados, tanto productos industriales como materias primas, estarían disponibles para los alemanes. Sin embargo, a finales de agosto, las puntas de lanza alemanas no estaban ni cerca de esas regiones distantes de la Unión Soviética donde se podía conseguir el petróleo, el más preciado de todos los productos marciales. Si los tanques lograron seguir avanzando, aunque cada vez más lentamente, en las aparentemente interminables extensiones rusas y ucranianas, fue en gran medida por medio de combustible y caucho importados de los EE. UU., a través de España y la Francia ocupada. 

Las llamas del optimismo volvieron a estallar en septiembre, cuando las tropas alemanas capturaron Kiev y, más al norte, avanzaron en dirección a Moscú. Hitler creía, o al menos pretendía creer, que el fin de los soviéticos estaba ahora cerca. En un discurso público en el Sportpalast de Berlín el 3 de octubre, declaró que la guerra del este prácticamente había terminado. Y la Wehrmacht recibió la orden de dar el golpe de gracia lanzando la Operación Typhoon (Unternehmen Taifun), una ofensiva destinada a tomar Moscú. Sin embargo, las probabilidades de éxito parecían cada vez más escasas, ya que los soviéticos estaban trayendo afanosamente unidades de reserva del Lejano Oriente. (Habían sido informados por su espía maestro en Tokio, Richard Sorge, que los japoneses, cuyo ejército estaba estacionado en el norte de China, ya no estaban considerando atacar las fronteras vulnerables de los soviéticos en el área de Vladivostok. Para empeorar las cosas, los alemanes ya no disfrutaban de superioridad en el aire, particularmente sobre Moscú. Además, no se podían traer suficientes suministros de municiones y alimentos desde la retaguardia hacia el frente, ya que las largas filas de suministros se veían severamente obstaculizadas por la actividad partisana. Finalmente, hacía frío en la Unión Soviética, aunque no más de lo habitual en esa época del año. Pero el alto mando alemán, confiado en que su guerra relámpago del este terminaría a finales del verano, no había proporcionado a las tropas el equipo necesario para luchar en la lluvia, el barro, la nieve y las gélidas temperaturas de un otoño e invierno rusos.


Civiles y soldados se alistan para defender Moscú 

Tomar Moscú se perfilaba como un objetivo extremadamente importante en la mente de Hitler y sus generales. Se creía, aunque probablemente erróneamente, que la caída de su capital “decapitaría” a la Unión Soviética y provocaría así su colapso. También parecía importante evitar que se repitiera el escenario del verano de 1914, cuando el aparentemente imparable avance alemán hacia Francia se había detenido in extremis en las afueras del este de París, durante la Batalla del Marne. Este desastre, desde la perspectiva alemana, le había robado a Alemania una victoria casi segura en las etapas iniciales de la Gran Guerra y la había obligado a una larga lucha que, sin recursos suficientes y bloqueada por la marina británica, estaba condenada a perder. Esta vez, en una nueva Gran Guerra luchó contra un nuevo archienemigo, la Unión Soviética, no habría ningún "milagro del Marne", es decir, ninguna derrota en las afueras de la capital y, por lo tanto, Alemania no tendría que luchar una vez más, sin recursos y bloqueada, un conflicto largo y prolongado que estaría condenado a perder. A diferencia de París, Moscú caería, la historia no se repetiría y Alemania acabaría saliendo victoriosa. O eso esperaban en el cuartel general de Hitler.

La Wehrmacht siguió avanzando, aunque muy lentamente, ya mediados de noviembre algunas unidades se encontraban a solo treinta kilómetros de la capital. Pero las tropas ahora estaban totalmente exhaustas y se estaban quedando sin suministros. Sus comandantes sabían que era simplemente imposible tomar Moscú, por tentadoramente cerca que estuviera la ciudad, y que incluso hacerlo no les daría la victoria. El 3 de diciembre, varias unidades abandonaron la ofensiva por iniciativa propia. En cuestión de días, sin embargo, todo el ejército alemán frente a Moscú simplemente se vio obligado a ponerse a la defensiva. De hecho, el 5 de diciembre, a las tres de la mañana, en condiciones de frío y nieve, el Ejército Rojo lanzó de repente un gran contraataque bien preparado. Las líneas de la Wehrmacht fueron perforadas en muchos lugares, y los alemanes retrocedieron entre 100 y 280 kilómetros con grandes pérdidas de hombres y equipos. Sólo con gran dificultad pudo evitarse un cerco catastrófico.


Batalla de Moscú, diciembre1941

El 8 de diciembre, Hitler ordenó a su ejército que abandonara la ofensiva y pasara a posiciones defensivas. Culpó de este revés a la supuestamente inesperada llegada temprana del invierno, se negó a retroceder más hacia la retaguardia, como sugirieron algunos de sus generales, y propuso atacar nuevamente en la primavera. Así terminó la guerra relámpago de Hitler contra la Unión Soviética, la guerra que, si hubiera salido victoriosa, habría realizado la gran ambición de su vida, la destrucción de la URSS. Más importante aún, tal victoria también habría proporcionado a la Alemania nazi suficiente petróleo y otros recursos para convertirla en una potencia mundial virtualmente invulnerable. Como tal, la Alemania nazi probablemente habría sido capaz de acabar con la obstinada Gran Bretaña, incluso si Estados Unidos se hubiera apresurado a ayudar a su primo anglosajón, que, a principios de diciembre de 1941, aún no estaba en el juego. 

Entonces, se suponía que un blitzsieg, es decir, una rápida victoria contra la Unión Soviética, habría hecho imposible una derrota alemana, y con toda probabilidad lo habría sido. (Probablemente sea justo decir que si la Alemania nazi hubiera derrotado a la Unión Soviética en 1941, Alemania todavía sería hoy la hegemonía de Europa, y posiblemente también de Oriente Medio y África del Norte). Sin embargo, la derrota en la Batalla de Moscú en diciembre de 1941 significó que el blitzkrieg de Hitler no produjo el esperado blitzsieg. En la nueva “Batalla del Marne” justo al oeste de Moscú, la Alemania nazi sufrió la derrota que hizo imposible la victoria, no solo la victoria contra la propia Unión Soviética, sino también la victoria contra Gran Bretaña y la victoria en la guerra en general.

Teniendo en cuenta las lecciones de la Primera Guerra Mundial, Hitler y sus generales sabían desde el principio que, para ganar la nueva Gran Guerra que habían desatado, Alemania tenía que ganar rápido, a la velocidad del rayo. Pero el 5 de diciembre de 1941, se hizo evidente para todos los presentes en la sede de Hitler que no se produciría un bombardeo relámpago contra la Unión Soviética y que Alemania estaba condenada a perder la guerra, si no antes, más tarde

Según el general Alfred Jodl, jefe del personal de operaciones del OKW, Hitler se dio cuenta de que ya no podía ganar la guerra. Y así se puede argumentar, como lo ha hecho un historiador alemán, experto en la guerra contra la Unión Soviética, que el éxito del Ejército Rojo frente a Moscú fue sin duda la “gran ruptura” (Zäsur) del mundo entero.


Un desfile del 7 de noviembre de 1941 de las tropas soviéticas en  la Plaza Roja  representado en esta pintura de 1949 de  Konstantin Yuon


En otras palabras, se puede decir que la marea de la Segunda Guerra Mundial cambió el 5 de diciembre de 1941. Sin embargo, como las mareas reales cambian no repentinamente sino gradualmente e imperceptiblemente, la marea de la guerra cambió no en un solo día, sino en un período de días, semanas e incluso meses, en el período de aproximadamente tres meses que transcurrió entre el (finales) verano de 1941 y principios de diciembre de ese mismo año. La marea de la guerra en el este cambió gradualmente, pero no lo hizo de manera imperceptible. Ya en agosto de 1941, observadores astutos habían comenzado a dudar de que una victoria alemana, no solo en la Unión Soviética sino en la guerra en general, todavía perteneciera al reino de las posibilidades. El Vaticano bien informado, por ejemplo, inicialmente muy entusiasmado con la "cruzada" de Hitler contra la patria soviética del bolchevismo "impío", comenzó a expresar una gran preocupación por la situación en el este a fines del verano de 1941; a mediados de octubre, llegó a la conclusión de que Alemania perdería la guerra. Asimismo, a mediados de octubre, los servicios secretos suizos informaron que "los alemanes ya no pueden ganar la guerra". A fines de noviembre, una especie de derrotismo había comenzado a infectar a las altas esferas de la Wehrmacht y del Partido Nazi. Incluso mientras instaban a sus tropas a avanzar hacia Moscú, algunos generales opinaron que sería preferible hacer propuestas de paz y terminar la guerra sin lograr la gran victoria que parecía tan segura al comienzo de la Operación Barbarroja

Cuando el Ejército Rojo lanzó su devastadora contraofensiva el 5 de diciembre, el propio Hitler se dio cuenta de que perdería la guerra. Pero no estaba dispuesto a que el público alemán lo supiera. Las malas noticias del frente cerca de Moscú se presentaron al público como un revés temporal, atribuido a la llegada anticipada del invierno supuestamente inesperado y / o a la incompetencia o cobardía de ciertos comandantes. Fue solo un buen año después, después de la catastrófica derrota en la Batalla de Stalingrado durante el invierno de 1942-43, que el público alemán y el mundo entero se dieron cuenta de que Alemania estaba condenada; razón por la cual aún hoy muchos historiadores creen que la marea cambió en Stalingrado.


Jacques R. Pauwels

27 diciembre 2020

Primera Guerra Mundial: La tregua navideña de 1914




por  Dr. Jacques R. Pauwels

Extracto de su libro "La gran guerra de clases, 1914-1918"


La situación en el otoño de 1914, después de la "guerra de movimiento" ha dado paso a la infame "guerra de trincheras" estacionaria:

 

Los soldados corrientes desarrollaron cada vez más antipatía e incluso odio hacia sus propios oficiales. Simultáneamente, empezaron a sentir empatía e incluso simpatizar por los hombres que se enfrentaban a ellos en el otro lado de la tierra de nadie. El enemigo oficial, alemanes, rusos, franceses, lo que sea, fue demonizado por las autoridades, pero los soldados tenían poco o nada contra ellos. En muchos casos, apenas conocían a las personas a las que se suponía que debían odiar y matar. Además, pronto descubrieron que tenían mucho en común con “el enemigo”, primero y sobre todo un trasfondo social de clase baja, y segundo, la misma exposición al peligro y la miseria.


Los hombres aprendieron de muchas maneras que el enemigo oficial de hecho no era el enemigo real, que los soldados del otro lado eran seres humanos como ellos. Esta lección podría aprenderse, por ejemplo, leyendo cartas y mirando fotografías que se encuentran tomadas de prisioneros. El desprecio por el "otro", deliberadamente fabricado por los superiores militares y políticos, pronto dio paso al respeto mutuo y al sentimiento de "que todos somos iguales", a un "respeto recíproco e incluso simpatía". En enero de 1915, un poilu francés comentó lo siguiente sobre las cartas que había encontrado sobre un prisionero:


“Lo mismo que de nuestro lado. La miseria, la desesperación, el anhelo de paz, la monstruosa estupidez de todo esto. Los alemanes están tan descontentos como nosotros. Son tan miserables como nosotros".

 

Soldados británicos y alemanes intercambian una alegre conversación - impresión artística de The Illustrated London News del 9 de enero de 1915- Tregua de Navidad en las trincheras opuestas. El subtítulo dice "Sajones y anglosajones confraternizando en el campo de batalla en la temporada de paz y buena voluntad: oficiales y hombres de las trincheras alemana y británica se encuentran y se saludan: un oficial alemán fotografiando a un grupo de enemigos y amigos" Archivo: Illustrated London News - Tregua de Navidad 1914.


Este tipo de lección también se aprendió mediante reuniones físicas con el enemigo. Evidentemente, no se trata de un combate cuerpo a cuerpo, que en realidad era mucho menos frecuente de lo que solíamos creer, sino de encuentros con prisioneros de guerra. Sobre los cautivos alemanes, un oficial británico informó que "eran tipos agradables, que generalmente se comportaban como caballeros". Y en 1916, un soldado escocés, Joseph Lee, expresó su lástima y simpatía por los prisioneros alemanes de la siguiente manera:


Cuando te vi por primera vez en la calle curiosa

Como un pelotón de soldados fantasmas en gris

Mi loco impulso fue todo para golpear y matar,

Para escupirte, hollarte bajo mis pies.

Pero cuando vi como cada alma triste saludaba

Mi mirada sin signo de expresión desafiante

(…)

Sabía que nos habíamos sufrido el uno como el otro,

Y podría haber agarrado tu mano y gritar: "¡Mi hermano!"


La simpatía por los prisioneros alemanes también se reflejó en el poema "Liedholz", escrito por el oficial británico Herbert Read. Pudo haber sido un oficial, pero resultó ser un anarquista convencido. Read capturó a un alemán llamado Liedholz, y ya antes de llegar a las trincheras británicas, "werden de versperringen van formele vijandschap weggenomen", para usar las palabras de un comentarista literario: (Nota del editor. La frase está escrita en neerlandés y significa: "se eliminaron las barreras de la enemistad formal").


Antes de llegar a nuestro alambrado

Me dijo que tenía esposa y tres hijos.

En el refugio le dimos un whisky.

(…)

En francés roto discutimos

Beethoven, Nietzsche y la Internacional.


En "Memorias de un oficial de infantería", publicado en 1930, Siegfried Sassoon debía escribir que, durante la guerra, los ciudadanos británicos generalmente odiaban a los alemanes, pero no, o ciertamente mucho menos, a los soldados británicos. Él mismo, agregó, "no tenía nada en contra de ellos". Innumerables soldados franceses tampoco desarrollaron sentimientos de odio con respecto a sus "vecinos alemanes del otro lado". “No odiamos a los alemanes”, escribió un poilu en una carta que fue interceptada por los censores.


El sencillo soldado del pueblo, británicos rumbo al matadero en la Primera Guerra Mundial.

El soldado francés Barthas pronto sintió simpatía por los prisioneros alemanes que escoltaba en un tren que viajaba desde el frente hasta un campo en algún lugar del sur de Francia, y que fueron abusados ​​verbalmente por civiles en las estaciones de tren. Él y sus compañeros compartieron el vino y las uvas, que esos mismos civiles les habían ofrecido, con sus prisioneros en un gesto de camaradería. "Aquellos que han visto las terribles realidades de la guerra", observa Max Hastings, "retrocedieron ante las demostraciones de chovinismo". 

Los soldados detestaban a los civiles, periodistas y políticos que podían o no entender su miserable destino. Por el contrario, les resultó imposible odiar a un supuesto enemigo que compartía su miseria. “Los soldados de los ejércitos rivales sentían un sentido de comunidad mucho más fuerte entre ellos que con sus pueblos en casa”, escribe Hastings.

La “tierra de nadie” que separaba a los ejércitos se reveló menos ancha que la brecha que separaba a los soldados de los oficiales de estos ejércitos. A finales del verano y el otoño de 1914, dos guerras diferentes habían comenzado a devastar Europa. Primero, una guerra “vertical” muy visible, un conflicto entre grupos de países, en el que todos los uniformados de un lado eran enemigos de todos los uniformados del otro lado. Segundo, bajo la superficie, por así decirlo: una guerra "horizontal", una explosión de conflicto de clases, un conflicto en el que los oficiales de cada ejército eran enemigos de sus propios subordinados, mientras que un alto grado de solidaridad unía a los soldados ordinarios de ambos lados. En la primera guerra, un frente geográfico (o topográfico) separó a amigos y enemigos, en la segunda guerra, una brecha social separó a los antagonistas.


Los verdaderos señores de la guerra, contemplado el armamento que construyen para que otros mueran en su nombre.

En el otoño de 1914, cuando en el frente occidental la "guerra de movimiento" se agotó y dio paso a una "guerra estacionaria", los soldados descubrieron que sus enemigos eran seres humanos como ellos, con los que casualmente tenían mucho en común. Eran abrumadoramente de origen de clase baja y todos experimentaban una necesidad urgente de frenar la masacre mutua tanto como fuera posible. Surgieron prácticas que se han descrito como "vive y deja vivir". Por ejemplo, los soldados a menudo se abstuvieron deliberadamente de disparar sus armas, especialmente durante las comidas, con la esperanza de que el enemigo hiciera lo mismo, como solía ocurrir. Cuando, durante esa pausa, de repente se disparó un mortero, una voz alemana ofreció en voz alta disculpas a los “Tommies” británicos, lo que evitó una escalada de los disparos. Cuando llegaron órdenes específicas de "arriba" para abrir fuego, los hombres deliberadamente apuntaron demasiado alto y el enemigo hizo lo mismo. Los artilleros también abrían fuego a menudo a la misma hora del día, apuntando al mismo objetivo, esto para dar al enemigo la oportunidad de retirarse a un área segura.

Por lo tanto, los sectores tranquilos se originaron a lo largo del frente, áreas donde la tasa de víctimas fue notablemente más baja que en otros lugares. En las cercanías de Ypres, los británicos y los alemanes acordaron dejar que los hombres de ambos lados se sentaran en el parapeto de sus trincheras embarradas y frecuentemente inundadas, a la vista el uno del otro, para mantenerse secos. Otra forma más de “vivir y dejar vivir” consistió en la conclusión de altos el fuego no oficiales, no autorizados por los superiores, después de intensos combates, que permitieron a ambas partes recuperar a los heridos y enterrar a los muertos. Esas oportunidades se aprovechaban a menudo para iniciar una conversación con el enemigo e intercambiar pequeños obsequios como tabaco e insignias, es decir, para "confraternizar". ¡Ocasionalmente, esto incluso involucraba visitas a las trincheras al otro lado de la tierra de nadie! Un soldado alemán recordó más tarde una pausa en los combates en Francia hacia fines de noviembre de 1914: “Los soldados franceses y alemanes caminaban, completamente visibles a la luz del día. Nadie disparó sus armas. Se dijo que algunos hombres valientes incluso visitaron las trincheras enemigas”. El mismo soldado relató cómo incluso más tarde, por ejemplo en febrero de 1915, “se acordó en silencio dejarse en paz lo más posible”. Y un poilu francés,Gervais Morillon, describió en una carta cómo el 12 de diciembre de 1914.

Franceses y alemanes se dieron la mano después de que alemanes desarmados salieran de sus trincheras, ondeando una bandera blanca... Nosotros correspondimos, y visitamos las trincheras de los demás e intercambiamos puros y cigarrillos, mientras unos cientos de metros más allá se disparaban.

En algunos sectores, estas confraternizaciones se convirtieron en una rutina casi diaria. En el área de la ciudad de Pont-à-Mousson, soldados franceses y alemanes comenzaron en noviembre de 1914 a buscar agua diariamente en la Fuente del Padre Hilarion (Fontaine du Père Hilarion), un manantial situado en un barranco en medio de la tierra de nadie. Normalmente, se turnaban para ir allí y no se disparaban mientras se recogía el agua, se llegó con frecuencia a reuniones y conversaciones. Según un informe que parece referirse a ese sitio, franceses y alemanes intercambiaban “pan, queso y vino”, comían juntos, se mostraban fotos de esposa e hijos, se divertían juntos, cantaban canciones, tocaban el acordeón. Esa sociabilidad terminó abruptamente cuando, el 7 de diciembre, estallaron fuertes enfrentamientos en la zona.



Se suponía que los soldados se odiaban entre sí, pero en realidad sucedió algo muy diferente: en ambos lados muchos hombres, aunque hay que reconocer que no todos, desarrollaron una considerable empatía y solidaridad con sus contrapartes del otro lado de la tierra de "nadie"El estallido de la guerra produjo una explosión de nacionalismo y asestó un duro golpe al ideal de solidaridad internacionalista entre los proletarios, exactamente como esperaba la élite. Pero ahora parecía que los caprichos de la guerra hicieron que los proletarios uniformados redescubrieran y apreciaran la solidaridad internacionalista. 


La élite militar no lo aprobó. De la guerra se esperaba que enterrara el internacionalismo de una vez por todas en lugar de resucitarlo. Según Adam Hochschild, un "estallido de solidaridad espontánea entre los soldados ordinarios de la clase trabajadora ... indignó a los superiores y militaristas de ambos lados".


Los soldados ordinarios eran muy conscientes de que sus superiores tenían sus razones para repudiar todas las formas de 'vivir y dejar vivir', aunque a veces resultó posible persuadirlos o incluso obligarlos a participar, como veremos más adelante. Por tanto, es comprensible que estas actividades ocurrieran a menudo cuando los oficiales no estaban presentes, lo que a menudo era el caso en las peligrosas primeras líneas. Las confraternizaciones fueron inmediatamente abortadas cada vez que se señaló que los oficiales estaban en camino. Barthas describe un hecho de este tipo que tuvo lugar en la región de Champagne en el verano de 1916. Los franceses tuvieron que informar a los soldados alemanes con los que estaban socializando que sus oficiales habían comenzado a sospechar, por lo que tuvieron que suspender las reuniones. “Los alemanes estaban profundamente conmovidos y nos agradecieron cordialmente. Antes de que desaparecieran detrás de sus sacos de arena, uno de ellos levantó la mano y gritó: "¡Franceses, alemanes, soldados, todos somos camaradas!" Luego hizo un puño: 'Pero los oficiales, NO'. "Bartha comentó lo siguiente:

¡Dios! Ese alemán tenía razón. No hay que generalizar, pero la mayoría de los oficiales estaban moralmente más alejados de nosotros que esos pobres diablos de los soldados alemanes que están siendo arrastrados contra su voluntad al mismo matadero.




De hecho, los oficiales aborrecieron cualquier arreglo que reflejara la solidaridad entre sus propios subordinados y el "enemigo". Charles De Gaulle, por ejemplo, descendiente de una familia burguesa católica en Lille, un joven oficial durante la Primera Guerra Mundial, condenó cada forma de "vivir y dejar vivir" como "lamentable". Pero también había muchos soldados ordinarios que no aprobaban tales reuniones, ya que habían interiorizado el espíritu nacionalista y militarista de la élite y, por lo tanto, odiaban genuinamente al enemigo. Hitler fue uno de ellos.

Las autoridades condenaron y prohibieron toda forma de confraternización y de “vivir y dejar vivir” en general. Los oficiales a veces ponen a trabajar a francotiradores cuando sospechan que las confraternizaciones "amenazan" con producirse. Sin embargo, las treguas y fraternizaciones espontáneas también reflejaron la necesidad de todos los guerreros de mantener y mostrar una apariencia de humanidad incluso en medio de una guerra bestial sin precedentes. Esto explica por qué los oficiales también a veces optan por participar. El soldado francés Gervais Morillon describió cómo un oficial caminaba a la cabeza de un grupo de alemanes que salían de sus trincheras. A veces participaban superiores con un rango tan alto como el de coronel.

El hecho de que las confraternizaciones estuvieran estrictamente prohibidas, aparentemente las hacía aún más fascinantes y atractivas para los soldados. Probablemente sea así que podamos interpretar un mito que disfrutó de un éxito desmesurado entre los soldados de ambos bandos durante la guerra. Innumerables soldados estaban convencidos de que, en algún lugar de la tierra de nadie, en trincheras abandonadas y preferiblemente en las profundidades del suelo, y por tanto fuera del alcance de los proyectiles y de los oficiales, los desertores bestiales de todos los ejércitos vivían juntos en una especie de estado permanente de confraternización. Por la noche robaban a los muertos y heridos, buscaban comida, etc. Se convirtieron en una amenaza tal para las tropas que finalmente los jefes militares ordenaron que fueran exterminados con gas. Este mito fue un cóctel de muchos ingredientes. Ascendió a una versión moderna del tema medieval del "hombre salvaje" simultáneamente temido y admirado. Pero también fue un comentario de los soldados sobre su propia existencia bestial en las trincheras y una fantasía sobre la desobediencia. Por último, pero no menos importante, reflejaba vagamente la solidaridad de los soldados con los hombres del otro lado de la tierra de nadie, combinada con el ardiente deseo de despedirse de sus propios superiores y de la miserable guerra.




"Un olor anti-establecimiento se adhirió a este mito", escribe Tim Cook, era "una forma de desobediencia". De hecho, los generales podían prohibir las confraternizaciones en el mundo real, pero demostraron su impotencia frente a tal confraternización mítica, esto claramente para satisfacción de los soldados que deseaban creer en este mito. 

En cualquier caso, las autoridades tampoco pudieron evitar la ola de confraternizaciones que se produjo el día de Navidad de 1914. En las inmediaciones de Ypres, el sector del frente occidental que se celebró desde septiembre-octubre de ese año por los británicos y se les conoció como “Flanders 'Fields”, ya comenzó en la víspera de Navidad. Los alemanes decoraron árboles cerca de sus trincheras con velas encendidas y comenzaron a cantar canciones navideñas como Stille Nacht, "Silent Night". Los británicos reaccionaron encendiendo hogueras y cantando villancicos ingleses. Luego, los soldados de ambos lados comenzaron a gritar en voz alta los deseos de Navidad. Los alemanes acordaron entregar una tarta de chocolate a los británicos, acompañada de una invitación para concluir una tregua. Poco después, los soldados salieron arrastrándose de sus trincheras para fraternizar en tierra de nadie y en las trincheras de los demás. Ese tipo de cosas continuó el mismo día de Navidad, y en algunos sectores incluso en el Boxing Day. Se intercambiaron regalos como tabaco, whisky y puros, y los dos lados se ayudaron mutuamente para enterrar a los muertos. En la tierra de nadie también se jugó un partido de fútbol, ​​que los británicos afirmaron haber ganado. Un soldado inglés escribió en una carta que esta era "la Navidad más notable" que jamás había vivido y que "había tenido el placer de estrechar la mano de numerosos alemanes, ... fumar juntos y disfrutar de una charla amistosa". Un tema de conversación favorito era la locura de una guerra de la que ambos bandos habían tenido más que suficiente. 

Entre británicos y alemanes, la tregua extraoficial de Navidad afectó prácticamente a todo el frente de aproximadamente cuarenta kilómetros por los que se enfrentaron. En algunos sectores de ese frente la tregua se prolongó hasta el día de Año Nuevo. Algunos historiadores afirman que las confraternizaciones anglo-alemanas de finales de diciembre de 1914 fueron nada menos que "masivas". Pero el día de Navidad también se produjeron treguas y confraternizaciones similares entre alemanes y franceses. Barthas confió a su diario que, en su sector, la mañana de Navidad fue testigo de “cantos y gritos y el disparo de bengalas” y que no se hicieron disparos. Y se sabe que poilus se reunía con boches para cantar e intercambiar tabaco, coñac, postales, periódicos y otros obsequios en las cercanías de Soissons y en pueblos de Picardía como Cappy y Foucaucourt.

Los boches nos hicieron señas e indicaron que querían hablar con nosotros. Me acerqué a tres o cuatro metros de su trinchera para hablar con tres de ellos que habían salido a la superficie… Me pidieron que nos abstengamos todo el día y la noche de disparar y dijeron que ellos mismos no dispararían un solo tiro. Ya estaban hartos de la guerra, decían, estaban casados ​​y no tenían nada contra los franceses, solo contra los ingleses. Me dieron una caja de puros y un paquete de sigarets, y yo les di un ejemplar de la revista Le Petit Parisien a cambio de un periódico alemán. Luego me retiré a la trinchera francesa, donde muchos hombres estaban ansiosos por probar mi tabaco alemán. Nuestros vecinos del otro lado cumplieron su palabra, incluso mejor que nosotros. No se disparó ni un solo disparo de rifle.




Había muchos otros sitios a lo largo del frente donde grupos de soldados franceses visitaban las trincheras alemanas para disfrutar de una bebida, o donde los alemanes iban a ofrecer puros a los Franzosen. Los villancicos se interpretaron en ambos idiomas, por ejemplo, Minuit chrétien y O Tannenbaum. Belgas y alemanes, que se enfrentaron en las tierras bajas del estuario del río Yser, supuestamente también fraternizaron en la Navidad de 1914. Los alemanes acordaron enviar cartas de soldados belgas a familiares en la Bélgica ocupada. En el frente oriental también llegó a las confraternizaciones. Los rusos se encontraron con sus enemigos austro-húngaros en la tierra de nadie en Galicia e intercambiaron el tabaco habitual, pero también aguardiente, pan y carne.

Los superiores estaban lejos de cambiar las treguas navideñas, pero no pudieron evitarlas. En el lado británico, un oficial se apresuró al lugar con esta intención, aparentemente desde la seguridad de la retaguardia, pero llegó demasiado tarde. Sus hombres ya habían comenzado a socializar con los alemanes en la tierra de nadie. Solo podía resignarse al hecho consumado. Él mismo y un puñado de otros oficiales terminaron uniéndose a sus subordinados y fueron a saludar a los oficiales alemanes. Uno de los últimos ordenó que trajeran cerveza para todos, y los oficiales bebieron cortésmente por la salud de los demás. Un oficial británico correspondió al tratar a los presentes con trozos de un budín de ciruela tradicional inglés. Finalmente se acordó que la tregua no oficial duraría hasta la medianoche, de modo que todos tendrían que estar de regreso en sus propias trincheras a la medianoche.




Cuanto más alto era el rango de los superiores, menos les gustaba este extraño idilio navideño. El comandante en jefe británico, General French, que el día de Navidad disfrutó de una cena gourmet, con sopa de tortuga, con un aguardiente de 1820 ofrecido por los Rothschild como digestivo, emitió una orden específica para cortar de raíz cualquier futuro intento de fraternización. Un año después, se haría que la artillería disparara en tierra de nadie todo el día, comenzando en Nochebuena, para evitar reuniones allí. Sin embargo, resultó imposible evitar que ocurrieran confraternizaciones aquí y allá y de vez en cuando.

En la década de 1980, los extraños acontecimientos de la Navidad de 1914 inspiraron la canción Christmas in the Trenches 1914, escrita y musicalizada por el cantante folclórico estadounidense John McCutcheon. Cuenta con las siguientes líneas:


Era Navidad en las trincheras donde colgaba la helada tan amarga,

Los campos helados de Francia estaban quietos, no se cantó ninguna canción de Navidad,

Nuestras familias en Inglaterra estaban brindando por nosotros ese día,

Sus valientes y gloriosos muchachos tan lejos.

(…)

¡Alguien viene hacia nosotros! gritó el centinela de primera línea

Todas las miras estaban fijadas en una figura solitaria que venía de su lado.

Su bandera de tregua, como una estrella de Navidad, brilló en esa llanura tan brillante

Mientras caminaba valientemente desarmado hacia la noche.

Pronto uno por uno a cada lado entró en la tierra de nadie

Sin arma ni bayoneta nos encontramos mano a mano

Compartimos brandy secreto y nos deseamos lo mejor

Y en un partido de fútbol con bengalas les dimos un infierno.

Intercambiamos chocolates, cigarrillos y fotografías de casa.

Estos hijos y padres lejos de sus propias familias

El joven Sanders tocó su acordeón y tenía un violín

Esta curiosa e improbable banda de hombres.

(…)

Era Navidad en las trincheras, donde la escarcha tan amarga colgaba

Los campos helados de Francia se calentaron mientras se cantaban canciones de paz

Por las paredes que habían mantenido entre nosotros para exigir el trabajo de la guerra

Se había derrumbado y se había ido para siempre.

Mi nombre es Francis Tolliver, en Liverpool habito

Cada Navidad que viene desde la Primera Guerra Mundial he aprendido bien sus lecciones.

Que los que toman las decisiones no estarán entre los muertos y los cojos

Y en cada extremo del rifle somos iguales.


Una cruz, dejada en Saint-Yves (Saint-Yvon - Ploegsteert; Comines-Warneton en Bélgica) en 1999, para conmemorar el lugar de la Tregua de Navidad. El texto dice: "1914 - La tregua navideña de Khaki Chums - 1999 - 85 años - No olvidemos"

Dr. Jacques R. Pauwels

Copyright ©

Fuente original: Global Research 2020

Todas las fotografías, excepto la nota de prensa del "Daily Express" del 28 de abril de 2009 son interpuestas por el editor de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny