Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jacques R. Pauwels. Mostrar todas las entradas

29 julio 2020

El cómo ganaron los Aliados la Primera Guerra Mundial


Título original en inglés:

1918: How the Allies Floated to Victory on a Wave of oil.

Por Jacques R. Pauwels



Nota de introducción por el editor del blog

El Dr. Jacques R. Pauwels es autor de "The Myth of the Good War: America in the Second War World" (El Mito de la Guerra Buena. Los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial) y "The Great Class War 1914-1918" (La Gran Guerra de Clases 1914-1918). Asiduo colaborador de Global Research, ha escrito el presente artículo en inglés para ser compartido a través de ese medio, el cual con toda satisfacción lo traducimos y reproducimos bajo los parámetros de los derechos de autor (Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels, Investigación Global, 2020). 

La portada y el material fotográfico ha sido seleccionado por el editor de este blog de diversas fuentes.

Ya hemos revisado en otros artículos el origen del gran mito alemán de la "puñalada por la espalda", que nació en el seno de las propias fuerzas armadas germanas para justificar su fracaso bélico, ese episodio fraudulento fue aprovechado por la ultraderecha y el naciente movimiento nazi para hacerse con el poder en Alemania.

La siguiente ponencia del Dr. Jacques R. Pauwels recoge y analiza las verdaderas causas del fracaso alemán en la Gran Guerra y el por qué del éxito de los Aliados. Para quienes siguen este blog ya se habrán percatado que el Dr. Pauwels, un gran "desconocido" entre los famosos historiadores del presente, es ese gran investigador que estudia no solo el lado histórico de un acontecimiento, señala de forma crítica las raíces político-económicas y sociológicas de los conflictos, un complemento imprescindible que los "superventas" y afamados colegas no suelen dedicarle mayores líneas. Y esa es la razón por la que el Dr. Pauwels no sea tan "famoso" ni un "betseller" como otros consagrados historiadores, eso tampoco significa que su laboriosa investigación sea desconocida, al contrario, sus obras se han traducido a los principales idiomas del mundo y es, hoy por hoy, un clásico referente en el mundo académico, es el quien es quien de la historia de los conflictos contemporáneos del siglo XX.

No es necesario prolongar, el tema sin duda llenará y satisfacerá la curiosidad e interrogantes que muchos aún siguen planteándose: ¿Cuáles fueron las verdaderas causas por las que el Imperio Alemán capituló en la Primera Guerra Mundial?.


*****


 1918: Cómo los aliados flotaron hacia la victoria en una ola de petróleo

3 de marzo de 1918. Alemania firma el tratado de paz de Brest-Litovsk con la Rusia revolucionaria, gobernada por los bolcheviques, que han llegado al poder gracias a su promesa de sacar al país de un conflicto asesino y aparentemente sin sentido. De este modo, Rusia sale oficialmente de la Gran Guerra, pero está a punto de caer en una guerra civil igualmente terrible. En lo que respecta a Alemania, este tratado ofrece la enorme ventaja de no tener que pelear una guerra en dos frentes. Ahora se puede transferir una gran cantidad de tropas alemanas del frente oriental al occidental: un total de cuarenta y cuatro divisiones, aproximadamente medio millón de hombres. Por primera vez desde el comienzo de la guerra, los alemanes disfrutan de una superioridad numérica en el frente occidental. Incluso la llegada de las fuerzas estadounidenses no hace una diferencia significativa.

En el frente occidental, todo el mundo ahora sabe que pronto se desatará una ofensiva alemana; La única pregunta es cuándo. Los soldados franceses, británicos, belgas e italianos, que ya han experimentado casi cuatro años de infierno, ahora temen que lo peor está por venir. El pesimismo invade sus filas a medida que la inevitable ofensiva alemana se acerca y una victoria aliada parece menos probable que nunca. El número de deserciones y rendiciones voluntarias al enemigo aumenta dramáticamente. Las condenas por intento de deserción o rendición se multiplican; en el ejército belga, se elevan de un total de 28 en el período de 1914 a 1917 a 190 en 1918. A pesar de este pesimismo, la gran mayoría de los soldados de los ejércitos belgas y otros aliados "continúan", ciertamente no debido a sentimientos patrióticos o heroísmo excelente, sino más bien de "resignación mediocre", una mezcla de sentido del deber y fatalismo, "lealtad campesina obstinada" y, por último, pero no menos importante, de "solidaridad con sus compañeros soldados", para evitar dejar a sus camaradas en la estacada (De Schaepdrijver, págs. 209, 211, 242). 




Los soldados esperan que, sea cual sea el resultado, la inminente ofensiva alemana traerá el fin de la guerra, para que finalmente puedan volver a casa, victoriosos o no. La canción "When This Bloody War Is Over", un reflejo musical de estos sentimientos, es extremadamente popular entre los soldados británicos en ese momento:

Cuando esta guerra sangrienta termine 
¡Oh, qué feliz seré! 
Cuando me ponga mi ropa de civil 
No más soldados para mí.


La tensión también aumenta en el lado de los alemanes, que son muy conscientes de que el tiempo está trabajando en su contra. Todos los días, de hecho, llegan más estadounidenses para unirse a sus hermanos de armas franceses y británicos. Bloqueado por la Royal Navy, el Reich carece de todo tipo de productos, incluido material de guerra de importancia crucial, por lo que tienen que arreglárselas con Ersatz, productos sustitutos de baja calidad. Más importante aún, tanto los civiles alemanes como los soldados están desnutridos y hambrientos. Están tan descontentos que se teme que sigan el ejemplo revolucionario de Rusia. Ya a principios de año, Berlín y otras grandes ciudades fueron escenario de manifestaciones y disturbios, así como de huelgas. Además, los aliados austrohúngaros, búlgaros y otomanos de Alemania muestran cada vez más signos alarmantes de cansancio de guerra. 


Se debe lanzar una ofensiva lo antes posible para lograr la victoria que, como un deus ex machina, hará que se evaporen todos los problemas, o eso es lo que se espera. Pero debido a las extravagantes demandas de los alemanes frente a los rusos en Brest-Litovsk, que alargaron las negociaciones, se ha perdido mucho tiempo valioso. Y la ocupación del vasto espacio de Europa del Este que Rusia se ha visto obligada a ceder requiere que aproximadamente un millón de hombres permanezcan allí.

 Estas fuerzas podrían haber sido muy útiles para compensar las enormes pérdidas que la ofensiva en el frente occidental seguramente causará. Finalmente, debido a la devastación causada por la guerra, las regiones ocupadas de Europa del Este son prácticamente inútiles para Alemania como fuentes de materias primas y alimentos que podrían haber servido para mejorar la condición material y mental de los soldados y civiles de Alemania


"Operación Michael", u "Ofensiva Ludendorff", fue la última gran operación militar desarrollada por las fuerzas del Imperio Alemán, inició el 21 de marzo hasta el 5 de abril de 1918. En la práctica fue el principio del fin para las potencias centrales.

La famosa "ofensiva de primavera", una creación del general Ludendorff, tiene el nombre en código "Michael", en referencia al arcángel que mató a Lucifer. La idea es que este será el concurso decisivo con el que el alemán, típicamente apodado "Michael", derrotará al Lucifer franco-británico. El ataque se lanzó el primer día de la primavera, el 21 de marzo de 1918, a las 4:30 de la mañana, después de un gigantesco bombardeo de artillería, una "tormenta de fuego y acero", como lo describirá más tarde el soldado alemán Ernst Jünger. El "teatro" es un tramo del frente de unos sesenta kilómetros en la misma área, la provincia francesa de Picardía, donde tuvo lugar la Batalla del Somme en 1916. Los atacantes logran atravesar las líneas británicas y avanzar rápidamente. Unos diez días después, ya están a más de sesenta kilómetros de sus posiciones iniciales. 

Más tarde en esa primavera, así como a principios del verano de 1918, se producen más ataques alemanes contra los británicos en Flandes y contra los franceses a lo largo del río Aisne en dirección a París, y los resultados son siempre muy similares: encabezados por "soldados de asalto de élite", "los ataques alemanes logran impresionantes ganancias territoriales, pero el gran premio esperado, la victoria total, permanece tentadoramente fuera de su alcance. A medida que avanzan y forjan profundas bolsas en las líneas aliadas, la línea del frente se hace más larga, lo que requiere más recursos alemanes en mano de obra y material para dispersarse en lugar de concentrarse, haciendo que sus ataques sean menos contundentes y sus flancos cada vez más largos, más vulnerables a los contraataques aliados. Su progreso en dirección a París finalmente se detiene durante la famosa "Segunda batalla del Marne", entre mediados de julio y principios de agosto de 1918. 

Pero no es el presunto genio de los comandantes aliados como Haig o Foch, o la sombría determinación de los oficiales británicos y franceses, o el heroísmo de los soldados ordinarios, lo que pone fin al progreso logrado por los alemanes. Tampoco es el hecho de que, a partir del 26 de marzo de 1918, todas las fuerzas aliadas están bajo el mando de un solo jefe, el general francés Foch, aunque esto claramente tiene sus ventajas. 



Soldados alemanes abandonan sus posiciones en el frente, otoño de 1918.

Es más correcto decir que el progreso alemán se agota por sí solo. Los soldados alemanes saben que "Michael" es la ofensiva de la última oportunidad. Las perspectivas de un triunfo decisivo en el frente occidental nunca han sido tan buenas desde el comienzo de la guerra en 1914, y saben que sus comandantes han comprometido todos los recursos disponibles en una apuesta para lograr los objetivos de la ofensiva y así ganar la guerra. Es todo o nada, ahora o nunca. Paradójicamente, el éxito del ataque también es al menos parcialmente responsable de su fracaso. Cuando los soldados alemanes invaden posiciones aliadas, se dan cuenta de que estas están repletas de armas y municiones, así como de existencias de alimentos y bebidas que ellos mismos no han visto en años. Los oficiales a menudo intentan en vano incitar a sus hombres a atacar la siguiente línea de trincheras británica o francesa: 

El ataque exitoso arruinó a las tropas. De esta manera [fue] como una derrota... El espectacular avance alemán finalmente se detuvo en gran medida por esta razón: los atacantes, privados de la vista de "bienes de consumo" por años de eficiente bloqueo aliado, disminuyeron la velocidad y finalmente se detuvieron para emborracharse, dormir y mirar alrededor. Las bodegas de champán del Marne resultaron especialmente tentadoras... A mediados del verano era evidente que el ejército alemán se había destruido atacando con éxito (Fussell, pp. 17-18; también Ferguson, pp. 350-51). 

Esta pérdida de ímpetu de la ofensiva alemana permite a los británicos y franceses reorganizarse, apuntalar defensas y levantar reservas, muchos de ellos soldados estadounidenses, de los cuales más de medio millón están disponibles en la primavera de 1918; A partir de finales de marzo de 1918, aproximadamente cien mil yanquis han llegado a Francia cada mes. Los estadounidenses pueden no ser los mejores soldados, pero aparecen donde sea que se necesite ayuda. Eso desmoraliza a los alemanes, que tienen la impresión de que los Aliados disponen de reservas ilimitadas no solo en alimentos, armas y municiones, en todo tipo de material de guerra, sino también en hombres, en "material humano". Mientras tanto, los atacantes alemanes también sufren pérdidas considerables: 230.000 hombres, supuestamente, durante las primeras dos semanas de la ofensiva, y al menos medio millón, y posiblemente hasta un millón, entre marzo y julio (Ferguson, pp. 311-13, 368-73, 386-87; Piper, pp. 430-31; Miquel, pp. 414-15). Estas pérdidas, que no pueden compensarse, inspiran un famoso poema de Bertolt Brecht, Ballade vom toten Soldaten, "La balada del soldado muerto", que presenta estos versos sarcásticos:

Und als der Krieg im vierten Lenz
Y cuando la guerra, en su cuarta primavera,

Keinen Ausblick auf Frieden bot
Ya no ofrece perspectivas de paz

Da zog der Soldat seine Konsequenz
El soldado sacó la conclusión lógica

Und starb den Heldentod
Y murió la muerte de un héroe

¿Cuántas veces más los alemanes tienen que atacar una posición aliada antes de que el enemigo capitule? ¿Cómo se puede derrotar a un enemigo que tiene reservas inagotables de hombres y equipos? Incluso la vista de los prisioneros que llevan en grandes cantidades desmoraliza a los alemanes y sus aliados. Estos hombres se ven bien alimentados y saludables

Un oficial húngaro, que lucha junto a los alemanes, está muy impresionado cuando se encuentra por primera vez con prisioneros de guerra estadounidenses, y comenta lo siguiente: "Su condición física increíblemente buena, la excelente calidad de sus uniformes, el cuero pesado en sus botas, cinturones y demás, la mirada confiada en sus ojos incluso como prisioneros, me hicieron darme cuenta de lo que cuatro años de lucha habían hecho a nuestras tropas" (Englund, p. 474). 



Foto colorizada. Se observa a soldados alemanes rindiéndose a las tropas francesas en 1918, ya se podía observar el cansancio y el bajo peso de los combatientes, sus raciones habían sido reducidas drásticamente hacia el final de la guerra.

Sin embargo, otro factor juega el papel más importante, y casi definitivamente decisivo, en el fracaso de la ofensiva alemana en la primavera y el verano de 1918. Si una y otra vez los Aliados logran aumentar las reservas en hombres y material que se necesitan para reducir la velocidad y, finalmente, detener al gigante alemán, es porque disponen de miles de camiones para hacer el trabajo. Los franceses, que ya hicieron un buen uso de vehículos motorizados anteriormente, por ejemplo, taxis para transportar tropas al campo de batalla del Marne en 1914 y camiones para abastecer a Verdun a lo largo del voie sacrée, la "forma sagrada", en 1916, poseen un gran número de excelentes camiones, en su mayoría modelos diseñados y construidos por Renault, un fabricante que terminará produciendo más de nueve mil de ellos para el ejército francés durante la Gran Guerra. Los británicos, que comenzaron la guerra sin un solo camión, tienen cincuenta y seis mil en 1918. Por otro lado, como en 1914, los alemanes aún transportan a sus tropas principalmente en tren, pero en muchos sectores del frente, por ejemplo los campos de batalla de Somme son difíciles de alcanzar de esa manera. (En el norte de Francia, las líneas ferroviarias corren principalmente de norte a sur, hacia París, y no de este a oeste, hacia la costa del Canal de la Mancha, que es la principal línea de avance del ejército alemán). En cualquier caso, en las inmediaciones del frente, ambas partes continuarán hasta el final de la guerra dependiendo en gran medida de carros tirados por caballos para transportar equipos. Pero también a este respecto, los alemanes están en desventaja, ya que sufren una grave escasez de caballos de tiro y forraje, mientras que los Aliados pueden importar grandes cantidades de caballos y mulas robustas del extranjero, especialmente de los Estados Unidos (Münkler, p. 682; Breverton, p. 113). 

La mayor movilidad de los aliados, sin duda, constituye un factor importante en su éxito. Ludendorff más tarde declarará que el triunfo de sus adversarios en 1918 se redujo a la victoria de los camiones franceses sobre los trenes alemanes. Este triunfo también se puede describir de manera similar como una victoria de los neumáticos de goma de los vehículos de los Aliados, producidos por empresas como Michelin y Dunlop, sobre las ruedas de acero de los trenes alemanes, producidos por Krupp


Por lo tanto, también se puede decir que la victoria de la Entente contra las potencias centrales es una victoria del sistema económico, y particularmente de la industria, de los aliados, contra el sistema económico de Alemania y Austria-Hungría, un sistema económico que se encuentra hambriento de materias primas de importancia crucial debido al bloqueo británico. 



El poder económico e industrial de los Aliados les permitía tener operacionales a las nuevas flotas de ambulancias para sus ejércitos. 


"La derrota militar y política de Alemania, la superioridad económica de los aliados claramente tiene mucho que ver con el hecho de que los británicos y franceses, e incluso los belgas e italianos, tienen colonias donde pueden obtener lo que sea necesario para ganar una guerra industrial moderna, especialmente el caucho, el petróleo, y otras materias primas "estratégicas"


La Gran Guerra resulta ser una guerra entre rivales imperialistas, en la que los grandes premios que se ganan son territorios repletos de materias primas y mano de obra barata, el tipo de cosas que benefician a la "economía nacional" de un país, más específicamente a su industria, y por lo tanto hacer que ese país sea más poderoso y más competitivo

No es una coincidencia que la guerra sea ganada en última instancia por los países que han sido más dotados a este respecto, a saber, las grandes potencias industriales con la mayoría de las colonias; en otras palabras, que los "imperialismos" más grandes, los de los británicos, los franceses y los estadounidenses, derrotaron a un imperialismo en competencia, el de Alemania, sin duda una superpotencia industrial, pero desfavorecidos con respecto a las posesiones coloniales. En vista de esto, es incluso sorprendente que pasaron cuatro largos años antes de que la derrota de Alemania fuera un hecho consumado. 

Por otro lado, también es obvio que las ventajas de tener colonias y, por lo tanto, el acceso a suministros ilimitados de alimentos para soldados y civiles, así como caucho, petróleo y materias primas similares, solo pudieron revelarse a largo plazo. La razón principal de esto es que en 1914 la guerra comenzó como un tipo continental de campaña napoleónica que se transformaría, imperceptiblemente, pero inexorablemente, en un concurso mundial de titanes industriales. Sus etapas iniciales típicamente evocan imágenes de caballería, más específicamente pinturas de uhlanes alemanes y coraceros franceses, sombreros de piel deportivos o brillantes. Cascos y armados con sable o lanza, que aparecen con orgullo en la escena como vanguardias de ejércitos que caminan por campos abiertos. Sin embargo,  en las fotos tomadas en los campos de batalla en 1918, los hombres a caballo están ausentes y vemos a los soldados de infantería transportados al frente en camiones o avanzando detrás de tanques, armados con ametralladoras y lanzallamas, mientras los aviones circulan por encima. El punto simbólico a mitad de camino de esta dramática metamorfosis fue el 1 de julio de 1916, el comienzo de la Batalla del Somme. Allí y luego, el general Haig supervisó el mayor bombardeo de artillería de la historia, pero también mantuvo a un gran número de jinetes con la esperanza de que, como en la época de Napoleón, la caballería pudiera asestar el golpe decisivo al enemigo.

La característica clásica de lo que comúnmente se conoce como "blitzkrieg" es una forma altamente móvil de infantería y armadura, que trabaja en armas combinadas. (Fuerzas armadas alemanas, junio de 1942. Foto tomada del artículo original en inglés)

En 1914, entonces, Alemania todavía tenía la oportunidad de ganar la guerra, especialmente porque tenía excelentes ferrocarriles para transportar sus ejércitos a los frentes occidental y oriental, que es cómo se logra una gran victoria contra los rusos en Tannenberg. Sin embargo, para 1918 esa oportunidad ya no existe. 

Hitler y sus generales llegarán a la conclusión de que Alemania, con el fin de ganar una segunda edición de la Gran Guerra - o, como algunos historiadores lo ven, la segunda parte de la “guerra de los treinta años en el siglo XX” - tendrá que ganarla rápidamente. Es por eso que desarrollarán el concepto de Blitzkrieg, una "guerra a la velocidad del rayo", seguido de "Blitzsieg", "victoria a la velocidad del rayo". Esta fórmula funcionará contra Polonia y Francia en 1939-1940, pero el espectacular fracaso del Blitzkrieg en la Unión Soviética, en 1941, condenará a Alemania a luchar una vez más una guerra larga y prolongada, una guerra que, al carecer de suficientes materias primas como el petróleo y el caucho, le resultará imposible ganar. (Pauwels) 

El caucho no es el único tipo de materia prima estratégica que los Aliados tienen en abundancia mientras que a los alemanes les falta. Otro es el petróleo, por el cual los ejércitos terrestres cada vez más motorizados, y las fuerzas aéreas en rápida expansión, están desarrollando un apetito gigantesco. 

Durante su ofensiva final, en el otoño de 1918, los Aliados consumirán diariamente 12.000 barriles (de 159 litros cada uno) de petróleo. Durante una cena de victoria, el 21 de noviembre, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Lord Curzon, declarará, no sin razón, que "la causa aliada flotó hacia la victoria sobre una ola de petróleo", y un senador francés proclamará que "el petróleo había sido la sangre de la victoria". Una cantidad considerable de este petróleo proviene de los Estados Unidos. Ha sido suministrada por Standard Oil, una empresa perteneciente a los Rockefeller, que gana mucho dinero en este tipo de negocios, tal como lo hace Renault al producir los camiones que consumen mucho gas. (De todo el petróleo importado por Francia en 1917, Estados Unidos suministra el 82,6 por ciento y Standard Oil solo el 47 por ciento; en 1918, Estados Unidos suministra el 89,4 por ciento del petróleo importado por los franceses).



Batalla de Zonnebeke, Bélgica 1918


Por lo tanto, es lógico que los Aliados, nadando en el petróleo, por así decirlo, han adquirido todo tipo de material de guerra moderno, motorizado y consumidor de petróleo. En 1918, los franceses no solo disponen de cantidades fenomenales de camiones, sino también de una gran flota de aviones. Y en ese mismo año, tanto los franceses como los británicos también tienen un número considerable de automóviles equipados con ametralladoras o cañones, iniciados por el ejército belga en 1914, así como tanques. Estos últimos ya no son los monstruos pesados ​​e ineficaces que aparecieron por primera vez en el frente en 1916, son máquinas de excelente calidad, como el ligero y móvil "tanque para bebés" Renault FT, considerado el "primer tanque moderno de la historia". Del lado de los alemanes, cuyo comandante en jefe supuestamente brillante, Ludendorff, no cree en la utilidad de los tanques, la aparición de estos monstruos a menudo provoca pánico. Si los alemanes tienen muy pocos camiones o tanques, es porque no tienen suficiente aceite para tales vehículos, o para sus aviones solo están disponibles cantidades relativamente pequeñas de aceite rumano (Engdahl, pp. 46-48). 




El bloqueo británico ha estado estrangulando a Alemania lenta pero seguramente, y la ofensiva de primavera de Ludendorff es para el Reich la última oportunidad de ganar la guerra. Pero a pesar de los espectaculares éxitos iniciales, los alemanes no pueden vencer a los Aliados. Tarde o temprano, la ofensiva se está agotando, y esto sucede en el verano de 1918, más específicamente a principios de agosto. La Segunda Batalla del Marne termina en ese momento con una victoria de los franceses, quienes posiblemente se beneficien de una considerable ayuda estadounidense. Sin embargo, simbólicamente, el día en que cambia la marea es el 8 de agosto. En ese día, los franceses, británicos, canadienses y estadounidenses lanzan un gran contraataque y las tropas alemanas son rechazadas de manera sistemática e inexorable. Ludendorff describirá más tarde el 8 de agosto como el día más negro en la historia del ejército alemán.

En el verano de 1918, la situación militar de Alemania se vuelve crítica, no solo por el fracaso de la gran ofensiva de Ludendorff, sino también porque en ese momento los aliados del Reich también están experimentando grandes dificultades. Los austriacos, por ejemplo, lanzan una ofensiva contra los italianos a lo largo del río Piave. Pero debido al bloqueo británico sufren los mismos problemas que los alemanes, a saber, la escasez de alimentos, materias primas e incluso caballos. También en el caso de su ofensiva, el progreso inicial pronto se detiene. Los italianos se reorganizan, contraatacan y la Batalla de los Piave, peleada entre el 15 y el 23 de junio de 1918, termina con la retirada de los austriacos a las posiciones desde las que habían comenzado su ofensiva. Han perdido 150.000 hombres. Las deserciones comienzan a multiplicarse, y los soldados checos, croatas, y otras minorías del Imperio, en particular, se niegan cada vez más a obedecer las órdenes. El ejército austrohúngaro apenas puede continuar la guerra. Por lo tanto, no sorprende que sufra una derrota catastrófica cuando, el 24 de octubre de 1918, los italianos ataquen, logrando una gran victoria en Vittorio Veneto. Esta batalla termina el 3 de noviembre con la capitulación de los austrohúngaros en Villa Giusti, cerca de Padua. En lo que respecta a Alemania, el colapso de su principal aliado contribuye fuertemente a su propia decisión de tirar la toalla. Otro aliado alemán, Bulgaria, ya se rindió antes, capitulando el 29 de septiembre en Salónica (Newman, p. 144). 

La mayoría de los soldados alemanes en el frente occidental se dan cuenta de que la guerra está perdida. Quieren terminar de una vez y volver a casa. No ocultan su desprecio por los líderes políticos y militares que desataron el conflicto y causaron tanta miseria, y no están dispuestos a perder la vida por una causa perdida. El ejército alemán comienza a desintegrarse, la disciplina se rompe y la cantidad de deserciones y rendiciones masivas se dispara

Entre mediados de julio de 1918 y el armisticio del 11 de noviembre de ese año, 340.000 alemanes se rinden atropelladamente al enemigo. En septiembre de 1918, un soldado británico es testigo de cómo los prisioneros de guerra alemanes se ríen y aplauden cada vez que entra un nuevo contingente de prisioneros. Incluso los soldados de élite capitulan en grandes cantidades. De las bajas que sufre Alemania en este momento, los prisioneros representan un 70 por ciento, sin precedentes. Eluden el combate, muchos hombres que son transferidos de Europa del Este al frente occidental cruzan a los Países Bajos neutrales para esperar allí internados el final de la guerra. No menos de 750.000 soldados alemanes supuestamente desertan en ese momento; y casi tantos otros simplemente son reportados como "ausentes" de su unidad. La policía estima que el número de desertores que andan por la capital, Berlín, es de decenas de miles. La epidemia de deserciones, rendiciones masivas y evasivas durante agosto y septiembre de 1918, se describe este estado de cosas como un Kampfstreik, un "ataque militar no declarado" (Münkler, p. 204). Y así es como los soldados alemanes ven las cosas. ¡Los hombres que abandonan el frente a menudo insultan a los que marchan en la dirección opuesta, llamándolos "rompehuelgas" y Kriegsverlängerer, "prolongadores de la guerra"! La influencia de la Revolución rusa en todo esto se hace evidente cuando, en octubre, los marineros estacionados en el puerto de Kiel se amotinan (Münkler, pp. 704-07; Ferguson, p. 352; Hochschild, pp. 330-31, 338; Rousseau, pp. 74-75; Piper, p. 432; Knightley, pp. 110-11). 

El ejército alemán se está quedando sin gasolina, literalmente y en sentido figurado, también se está quedando sin soldados dispuestos a luchar. Otro factor que contribuye a la decisión de tirar la toalla es el hecho de que la situación en el hogar es simplemente catastrófica. Debido al bloqueo naval británico, no ha llegado suficiente comida a Alemania, por lo que los civiles están muriendo de hambre y la desnutrición causa enfermedades y altas tasas de mortalidad, especialmente entre los niños, las personas mayores y las mujeres. Se estima que durante la Gran Guerra no menos de 762.000 alemanes morirán de desnutrición y enfermedades asociadas. El más infame y mortal de estos trastornos es la "gripe española", originalmente llamada "gripe flamenca" porque fue traída a Alemania por soldados que volvían a casa desde el frente en Flandes. 

Este contexto macabro de miseria y muerte es testigo de una intensificación de la polarización de la opinión pública que surgió a más tardar en 1917, a saber, la que existe entre pacifistas con aspiraciones mayoritariamente democráticas, radicales e incluso revolucionarios, y "halcones" que generalmente son leales a El Orden Imperial establecido y aprecia los valores tradicionales conservadores, autoritarios y militaristas. Para el otoño de 1918, los primeros ganan la delantera, ya que la gran mayoría de la gente desea desesperadamente la paz a cualquier precio (Kolko, pp. 146-48). Como en Rusia un año antes, la combinación del cansancio de la guerra y el deseo de un cambio político y social radical entre los soldados y los civiles hace que la guerra se detenga en medio de la agitación revolucionaria. En el contexto del fiasco de la ofensiva de Ludendorff y la contraofensiva aliada, siguiendo el modelo de los soviets rusos, se instalan en muchas ciudades, incluidas Berlín, Munich y Estrasburgo, la capital de Alsacia, que pronto serán restauradas en Francia. 



Hindenburg, el Kaiser y Ludendorff en 1917

Ludendorff, figura decorativa por excelencia del militarismo, el autoritarismo y el conservadurismo, se ve más o menos obligado a renunciar y huye al extranjero. El propio Kaiser abdica y sale sin gloria el 10 de noviembre para exiliarse en los Países Bajos. Un gobierno compuesto por políticos liberales y socialdemócratas se hace cargo y demanda inmediatamente la paz. Al día siguiente, se firma una capitulación alemana incondicional en el vagón de ferrocarril que sirve de cuartel general al comandante en jefe aliado, el general Foch, estacionado en el bosque de Compiègne, en el territorio de la aldea de Rethondes. 

Hasta ese mismo día, los alemanes de alguna manera continuaron presentando una resistencia ordenada y relativamente efectiva. Han tenido que retirarse, y lo han hecho, pero lentamente y en buen orden. Hasta el amargo final, la Gran Guerra ha seguido siendo la empresa asesina que ha sido desde el principio. Durante las últimas cinco semanas de la guerra, medio millón de hombres son asesinados o heridos. Incluso el último día ve fuertes bajas infligidas en ambos lados. Algunos soldados "caen" solo unos minutos antes de que el armisticio entre en vigor el 11 de noviembre a las 11 de la mañana. 

El 10 de noviembre, las tropas británicas y canadienses llegan a las afueras de la ciudad belga de Mons, donde en agosto de 1914 las fuerzas británicas se enfrentaron por primera vez a los alemanes en una batalla. Tarde en la noche, un mensaje llega a los comandantes locales. En el cuartel general del general Foch, se llegó a un acuerdo con emisarios alemanes para dejar las armas ese mismo día, es decir, a las 11 de la mañana. El poeta británico May Wedderburn Cannan saludará este anuncio tan esperado en un poema titulado "El armisticio": 

La noticia llegó por teléfono: 
Todos los términos habían sido firmados: 
la guerra fue ganada 
Y toda la lucha y la agonía, 
Y todo el trabajo de los años se hizo.  

En Mons, sin embargo, la lucha y la agonía aún no han terminado. Los hombres podrían haber disfrutado de un desayuno tranquilo y esperar hasta las 11 antes de pasear por la ciudad; sin embargo, el comandante canadiense, general Arthur Currie, da la orden de llegar a Mons temprano en la mañana, sabiendo muy bien que los alemanes resistirán, causando que fluya más sangre.

"Fue una cosa orgullosa", explicará más adelante, "que pudimos terminar la guerra allí donde comenzamos, y que nosotros, los jóvenes cachorros [canadienses] del viejo león [británico], pudimos tomar el terreno perdido en 1914".

Pero sus subordinados ven las cosas de manera muy diferente. Dos historiadores canadienses describen su reacción: [Ellos] cuestionaron abiertamente la necesidad de avanzar más... Ninguno de ellos quería ninguna parte del show de Mons. Todos estaban refunfuñando para vencer al infierno. Sabían que la guerra estaba llegando a su fin y que iba a haber un armisticio. ¿Para qué demonios tenemos que ir más allá? se quejaron... Al final del día, los hombres estaban furiosos por las pérdidas. 

Estas pérdidas incluyen a George Ellison y George Price, respectivamente, el último Tommy y el último canadiense en "caer" en la Gran Guerra; son muertos unos minutos antes de que se bajen las armas. Descansan en el cementerio de guerra británico-alemán de Saint-Symphorien, a pocos kilómetros de Mons, junto con John Parr, el primer soldado británico en perder la vida en la Gran Guerra, en agosto de 1914. Cientos de otros alemanes, británicos y canadienses perecen dentro y alrededor de Mons en los últimos minutos de esa guerra. El último soldado caído en la Gran Guerra es un estadounidense de origen alemán, llamado Henry Gunther; cae en el pueblo francés de Chaumont-devant-Damvillers, situado al norte de Verdun, solo un minuto antes del final (Hochschild, p. 337, 341; de Schaepdrijver, pp. 251-52; Breverton, p. 250; Persico, pp. 348-50; Black y Boileau, pp. 371-76).

El último día de la Gran Guerra, el 11 de noviembre de 1918, todos los ejércitos combinados sufren 10.944 bajas en el frente occidental, incluidos 2.738 hombres muertos. Esto es aproximadamente el doble del promedio diario de muertos y heridos durante 1914-1918. (También es aproximadamente un 10 por ciento más que las bajas totales que sufrirán el Día D, el primer día de los desembarcos en Normandía, en junio de 1944). Este derramamiento de sangre podría haberse evitado si el comandante en jefe francés y aliado, Mariscal Foch, no se hubiera negado a aceptar la solicitud de los negociadores alemanes de declarar un alto el fuego tan pronto como se firmara la capitulación en la noche, en lugar de esperar hasta las 11 de la mañana.


Los firmantes del Armisticio, 11 de noviembre 1918, Compiégne (Francia).

Con respecto a los minutos finales de la Gran Guerra, merece mencionarse una anécdota pintoresca, aunque pueda ser apócrifa. Poco antes de las 11 de la mañana, en algún lugar del frente occidental, un soldado alemán comienza a disparar su ametralladora con furia. Precisamente a las 11:00 se detiene, se pone de pie, se quita el casco, hace una reverencia y camina en silencio hacia atrás (Persico, p. 378; Black y Boileau, pp. 374-76; Fussell, p. 196).


Postdata: 

El oro negro de la mesopotamia


Imperios y reinos europeos en guerra, 1914

La Primera Guerra Mundial fue una confrontación entre dos bloques de potencias imperialistas. 

Un objetivo principal era la adquisición, preservación y / o ampliación de sus territorios, en Europa y en todo el mundo, considerados de vital importancia para la economía nacional de estas potencias, principalmente porque contenían materias primas como el petróleo. Hemos visto que este conflicto fue finalmente ganado por aquellos poderes que ya estaban más dotados con tales posesiones en 1914: los miembros de la Triple Entente más los Estados Unidos. Es cierto que el tío Sam se convirtió en beligerante solo en 1917, pero su petróleo estuvo disponible desde el principio para la Entente y permaneció fuera del alcance de los alemanes y austro-húngaros durante toda la guerra debido al bloqueo naval británico. 

Gran Bretaña entró en el siglo XX como la superpotencia mundial, en control de una inmensa cartera de posesiones coloniales. Pero esa elevada posición dependía de que la Royal Navy gobernara los mares, ¿no? Y surgió un grave problema cuando los años posteriores al cambio de siglo presenciaron la rápida conversión del carbón al petróleo como combustible para los barcos. Lo que provocó que Albion, rico en carbón pero privado de petróleo, buscara frenéticamente fuentes abundantes y confiables del "oro negro", del cual había muy poco disponible en sus colonias. Por el momento, el petróleo tenía que comprarse a su mayor productor y exportador en ese momento, los Estados Unidos, una antigua colonia de Gran Bretaña, cada vez más un importante competidor comercial e industrial, y tradicionalmente no una potencia amiga; por lo tanto, esta dependencia era intolerable a largo plazo. Persia, ahora Irán, obtuvo algo de petróleo, pero no lo suficiente como para resolver el problema. Y así, cuando se descubrieron ricos depósitos de petróleo en la región de Mosul de Mesopotamia, una parte del Imperio Otomano que luego se convertiría en el estado de Irak, el patriciado gobernante en Londres, ejemplificado por Churchill, decidió que era imperativo adquirir exclusivo control sobre esa parte hasta ahora sin importancia del Medio Oriente. Tal proyecto no era poco realista, ya que el Imperio Otomano resultó ser una nación grande pero muy débil, de la cual los británicos habían sido capaces de arrebatar grandes cantidades de bienes inmuebles ad libitum, por ejemplo, Egipto y Chipre. Pero los otomanos se habían convertido recientemente en aliados de los alemanes, por lo que la adquisición planificada de Mesopotamia abrió perspectivas de guerra con ambos imperios. Aun así, la necesidad de petróleo era tan grande que se planificó una acción militar, que se implementaría lo antes posible. 


La razón de esta prisa: los alemanes y los otomanos habían comenzado a construir un ferrocarril que uniría Berlín a través de Estambul con Bagdad, lo que aumenta la posibilidad de que el petróleo de Mesopotamia pronto se envíe por tierra al Reich en beneficio de un poderoso Flota alemana que ya era el rival más peligroso de la Marina Real. El ferrocarril de Bagdad estaba programado para ser terminado en... 1914.

Ferrocarril alemán de Bagdad (Fuente: Colección de fotografías G. Eric y Edith Matson a través del dominio público. Publicación del original en inglés).


Fue en este contexto que Londres abandonó su larga amistad con Alemania y se unió a los dos enemigos mortales del Reich, Francia y Rusia, en la llamada Triple Entente, y se acordaron planes detallados para la guerra contra Alemania con Francia. La idea era que los numerosos ejércitos de los franceses y los rusos aplastaran a Alemania, mientras que la mayor parte de las fuerzas armadas del Imperio se trasladarían de la India a Mesopotamia, golpearían los pantalones de los otomanos y tomarían los campos petroleros de Mesopotamia; a cambio, la Armada Real debía evitar que la flota alemana atacara a Francia, y la ayuda simbólica para la acción francesa contra el Reich en el continente se presentaría en forma del Cuerpo Expedicionario Británico comparativamente liliputiense (muy pequeño).

En los meses previos al estallido de la guerra, todavía era posible un compromiso con Alemania y algunas facciones de la élite política, industrial y financiera británica incluso lo favorecieron. Sin embargo, tal compromiso habría significado permitir a Alemania una parte del petróleo de Mesopotamia, mientras que Gran Bretaña quería nada menos que un monopolio. Y así, en 1914, imponer las manos en los ricos campos petroleros de Mesopotamia era realmente el objetivo de guerra real de Londres, aunque no hablado o "latente". Cuando estalló la guerra, enfrentando a Alemania y su aliado austríaco-húngaro contra el dúo franco-ruso y contra Serbia, no parecía haber una razón obvia para que Gran Bretaña se involucrara. El gobierno se enfrentó a un doloroso dilema: estaba obligado al honor al lado de Francia, pero luego tendría que revelar que las promesas vinculantes de dicha asistencia se habían hecho en secreto. Por suerte, El Reich violó la neutralidad de Bélgica y por lo tanto proporcionó a Londres un pretexto perfecto para ir a la guerra. En realidad, los líderes británicos no dieron un higo sobre el destino de Bélgica, al menos mientras los alemanes no pretendieran adquirir el gran puerto marítimo de Amberes, al que Napoleón se refirió como "una pistola dirigida al corazón de Inglaterra"; y durante la guerra, Gran Bretaña violaría la neutralidad de varios países, por ejemplo, China, Grecia y Persia. 

Como todos los planes hechos en preparación para lo que se convertiría en "la Gran Guerra", el escenario inventado en Londres no se desarrolló como se esperaba: los franceses y los rusos no lograron aplastar al anfitrión teutónico, por lo que los británicos tuvieron que enviar muchas más tropas al continente - y sufrir pérdidas mucho mayores - de lo planeado; y en el lejano Oriente Medio, el ejército otomano, con la asistencia experta de oficiales alemanes, inesperadamente demostró ser un hueso duro de roer. (Nota del editor: Un análisis amplio del Dr. Pauwels sobre el oro negro de Mesopotamia, puede ser consultado AQUÍ)

A pesar de estos inconvenientes, que causaron la muerte de aproximadamente tres cuartas partes de un millón de soldados solo en el Reino Unido, todo terminó bien: en 1918, el Union Jack revoloteó sobre los campos petroleros de Mesopotamia. O mejor, casi todo estaba bien, porque si bien los alemanes habían sido expulsados ​​de la región, los británicos tendrían que tolerar en adelante la presencia allí de los estadounidenses, y finalmente tendrían que conformarse con el papel de socio menor de esa nueva superpotencia.        


Notas:

Las fuentes de consulta de esta ponencia del Dr. Pauwels pueden ser consultadas en la versión original en inglés.

La fuente original de este artículo es Global Research
Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels. Investigación Global, 2020

09 mayo 2020

Mayo de 1945: la Alemania nazi se rinde, pero ... ¿el 7, 8 o 9 de mayo?




Dr. Jacques R. Pauwels


Introducción del editor del blog

El Dr. Jacques R. Pauwels, sin duda, es de los mejores historiadores en la actualidad, autor del conocido libro "The Myth of the Good War: America in the Second War World", repasa en esta ocasión una variedad de fechas que conmemoran la rendición de la Alemania nazi. Algunos medios en estos días se preguntan por qué Alemania se rindió dos veces, el 7 de mayo en Reims y el 8 en Berlín. En realidad hubo más de dos ceremonias de rendición... Otros prefieren la polémica, si fue realmente el día de la "Liberación de Europa" o si debe festejarse el "Día de la Victoria", la temprana "Guerra Fría" había dado inició aún antes de derrotar al nazismo. 

El 7 y 9 de mayo de 1945, marcan la rendición incondicional de Alemania ante los aliados en Reims, Francia y en Berlín, respectivamente. La "Temprana Guerra Fría" estaba ya presente, nadie, fuera de los grandes protagonistas lo sabían, la mano ideológica en la cuestión era evidente. Es innegable que los Aliados discutieron el asunto en varias reuniones previas al descalabro alemán, al menos del lado occidental lo hicieron "atormentados por los fantasmas de la Primera Guerra Mundial y un futuro comunista incierto, los aliados decidieron cubrir todas las posibilidades" (cita de un artículo de National Geographic).

El 14 de enero de 1944 los Aliados a través de una Comisión de Asesoría Europea proponen que la capitulación alemana debe constar en un único documento de rendición incondicional.​ En otras conversaciones se acordó que el texto de rendición deberá estar rubricado por representantes del Alto Mando alemán, ya que se temía que se repita el armisticio de la Primera Guerra Mundial, firmado por delegados civiles del Imperio Alemán, que desató el mito del "victimismo alemán" (en 1918, el Imperio se derrumba y es remplazado por una república parlamentaria. Matthias Erzberger, nombrado secretario de Estado, concurrió a la firma del armisticio de Compiègne, Alemania acepta la rendición incondicional).

El 28 de julio 1944 los Aliados (EEUU, Gran Bretaña, URSS) se ponen de acuerdo que habrá un texto definitivo. En agosto de 1944, los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Aliadas también abordan el tema de las rendiciones a nivel local (debido a que Europa seguía ocupada en buena parte por las fuerzas alemanas), en todos los casos debería concluir con un acto de capitulación definitiva e incondicional de Alemania.

Por el lado alemán, tras el suicidió de Hitler y nombrado vía testamento su sucesor, el Almirante Karl Dönitz transmitió la orden al General Alfred Jodl para que "negocie" una rendición ante el General Dwight D. Eisenhower, sin que sea aceptado. Los Aliados exigen "Rendición Incondicional". En la práctica, la "herencia" de Hitler al Almirante Dönitz, no está destinada a dirigir una "Nueva Alemania" sino a sepultar el sistema nazi.


Esta es una copia auntenticada por el almirante Karl Dönitz de la ley de capitulación incondicional firmada en Reims, Francia, la copia permaneció en su poder, la nota a pie fue escrita y firmada el 15 de abril de 1977, afirmando: "Este documento fue firmado por mi orden por el general Jodl". Se conserva en el Musée de la Reddition (Museo de la Rendición) en Reims, Francia.

A punto de terminar el conflicto, los Acuerdos entre Aliados no se cumplen, hasta "cuestiones ideológicas" entran en escena. El 7 de mayo 1945, en Reims (Francia), Alfred Jodl junto a representantes del Alto Mando Alemán firman el acta de capitulación militar incondicional y alto el fuego que deberá entrar en vigor el 8 de mayo.


Reims, 7 mayo 1945, El General Alfred Jodl suscribe el acta de rendición incondicional de Alemania.

Ese acto recibió la protesta inmediata de Stalin, la Unión Soviética apenas participa simbólicamente en Reims, con la presencia de un desconocido oficial soviético. Las objeciones de Stalin son claras: Incumplimiento de lo pactado, Berlín debe ser el lugar donde se firme la capitulación; la URSS tiene que estar representada por su Comandante militar más importante y no por un oficial "invitado" (Reims); Stalin argumenta que Jodl no es el oficial militar de mayor rango de Alemania, por tanto, la rendición es ilegítima. Stalin exige reorganizar una nueva ceremonia de capitulación, los aliados occidentales aceptan para que el mariscal de campo Wilhelm Keitel, comandante supremo de las fuerzas alemanas comparezca en persona y ponga su firma en el documento de rendición incondicional. 

El 8 de mayo Eisenhower tuvo que dirigirse a Berlín para reunirse con la delegación Aliada, tal como exigían los soviéticos, a la vez que Keitel acudía a Karlshorst (Berlín), sede de la Administración Soviética para rubricar el documento de capitulación ante el mariscal soviético Georgy Zhukov y la delegación aliada, hecho que sucede a la medianoche de ese día, haciéndose efectiva a las pocas horas, ya entrado el 9 de mayo. 



El mariscal de campo Wilhelm Keitel en la firma de la rendición incondicional ante el mariscal Zhukov, en Karlshorst - Berlín, 8 de mayo 1945.


Al acto en Karlshorst concurren los miembros del Alto Mando Alemán (OKW - Oberkommando der Wehrmacht): Mariscal de campo Wilhelm Keitel, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas alemanas (Wehrmacht) y representante del Ejército alemán; General-Almirante Hans-Georg von Friedeburg, Comandante en Jefe de la Armada Alemana; y, Coronel general Hans-Jürgen Stumpff, representante de la fuerza aérea alemana. Por el otro lado: El Comandante de las Fuerzas Aliadas Soviéticas, Mariscal Georgy Zhukov en nombre del Alto Mando Supremo del Ejército Rojo y de la URSS; y, los representantes de los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña que actúan como testigos de la firma: Mariscal del Aire Sir Arthur William Tedder, como Comandante Supremo Adjunto de la Fuerza Expedicionaria Aliada; General Carl Spaatz, Comandante de las fuerzas aéreas estratégicas de los Estados Unidos, como testigo; General Jean de Lattre de Tassigny, comandante del primer ejército francés, como testigo.

Por razones, que incluye la propaganda, en Rusia se celebra el "Día de la Victoria" el 9 de mayo, mientras en otros lugares, como Europa y Estados Unidos se conmemora el 8 de mayo, ya que ese día -oficialmente- entraría en rigor el alto al fuego (en realidad los combates se mantuvieron en el este de Europa aún entrado el 11 de mayo, los alemanes seguían oponiendo resistencia armada a los soviéticos, quienes respondían, no hubo un alto el fuego efectivo).

Un hecho a destacar es que los Aliados en ningún momento reconocieron la existencia de un gobierno "civil" conforme el testamento de Hitler, es decir el encabezado por el Almirante Dönitz cuya sede se instaló al norte de Alemania en Flensburg, considerando que ese gobierno en funciones era ilegítimo; por tanto, se dejó bien en claro que no negociaron con ese gobierno sino con el Alto Mando Militar Alemán, aunque los jefes militares alemanes si actuaron bajo instrucciones de Dönitz para la rendición de mayo de 1945. Por esa razón, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas Alemanas (Wehrmacht) suscribe el acta de capitulación incondicional. Un par de semanas más tarde (23 de mayo), fuerzas aliadas irrumpieron en Flensburg, Dönitz y otros serán detenidos en calidad de prisioneros de guerra, la mayoría de ellos comparecerán en Nurenberg acusados bajo cargos de conspiración, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. 


Berlín, 5 de junio de 1945: Los comandantes en Jefe de las cuatro potencias ocupantes de Alemania durante la ceremonia de la toma del poder del Gobierno de Control Aliado Occidentales, en sus sectores; De izquierda a derecha: el mariscal de campo británico Bernard Montgomery, el comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa, el general estadounidense Dwight D. Eisenhower, el jefe de personal del Ejército Rojo y el mariscal de la Unión Soviética Georgy Shukov y el comandante en jefe del primer ejército francés, general Jean de Lattre de Tassigny.

A continuación el Dr. Jacques R. Pauwels profundiza el tema (Las fotografías y notas a pie de foto, adjuntas al texto original, corresponden al editor del blog).

*****

En 1943, los estadounidenses, los británicos y los soviéticos acordaron que no habría negociaciones separadas con la Alemania nazi con respecto a su capitulación, y que la rendición alemana tendría que ser incondicional. A principios de la primavera de 1945, Alemania estaba derrotada y los Aliados se preparaban para recibir colectivamente su rendición incondicional. Pero, ¿dónde se llevaría a cabo esa ceremonia de capitulación, en el frente oriental o en el frente occidental?

Aunque solo fuera por razones de prestigio, los aliados occidentales preferían que la Alemania nazi reconociera la derrota en algún lugar del frente occidental. Las conversaciones secretas con los alemanes, que los británicos y los estadounidenses ya mantenían en ese momento (es decir, en marzo de 1945) en la neutral Suiza en violación flagrante de los acuerdos entre aliados, bajo el nombre en clave de Operación Sunrise, prometieron ser útiles en ese contexto. Podrían producir una rendición alemana en Italia, que en realidad había sido el objetivo original de las conversaciones, pero también podrían dar un acuerdo con respecto a la capitulación alemana general y supuestamente incondicional venidera. Detalles intrigantes, como el lugar de celebración de la ceremonia, posiblemente se puedan determinar de antemano y sin aportes de los soviéticos. En realidad, existían muchas posibilidades a este respecto.

La Operación Sunrise fue una serie de negociaciones secretas organizadas a través de intermediarios y facilitadas por la inteligencia del ejército suizo. Se celebraron en marzo de 1945 en Suiza entre representantes de los aliados occidentales y Alemania. Arriba (izq) Allen Dulles, luego Director de la CIA y el General de Waffen-SS Karl Wolff (arriba derecha), conocido como los "ojos y oídos de Heinrich Himmler" fueron las principales figuras involucradas. La reunión principal fue el 19 de marzo de 1945 en una finca aislada en Ascona (cerca de la frontera italiana al norte de Milán), el objetivo inicial era acordar los términos para una rendición alemana de sus fuerzas en Italia.


La Gran Guerra de 1914-1918 había terminado con un armisticio claro e inequívoco, es decir, en forma de una rendición incondicional alemana. La capitulación se firmó en la sede del mariscal Foch en el pueblo de Rethondes, cerca de Compiègne, el 11 de noviembre, poco después de las 5 de la mañana, y las armas se callaron esa misma mañana a las 11. Los negociadores alemanes habían pedido un cese el fuego inmediato, pero esa solicitud había sido rechazada. 


La Segunda Guerra Mundial, por otro lado, debía detenerse, al menos en Europa, en medio de la intriga y la confusión, de modo que incluso hoy en día hay muchos conceptos erróneos sobre el tiempo y lugar de la capitulación alemana. La Segunda Guerra Mundial iba a terminar en el teatro europeo no con uno, sino con toda una serie de capitulaciones alemanas, con una verdadera orgía de rendiciones.

Comenzó en Italia el 29 de abril de 1945, con la capitulación de los ejércitos alemanes combinados en el suroeste de Europa ante las fuerzas aliadas dirigidas por el mariscal de campo británico Alexander. La ceremonia tuvo lugar en la ciudad de Caserta, cerca de Nápoles. Los firmantes en el lado alemán incluyeron al general de las SS Karl Wolff, quien había llevado a cabo negociaciones con agentes secretos estadounidenses en Suiza sobre temas delicados, como la neutralización del tipo de antifascistas italianos para los que no había lugar en los planes de posguerra estadounidense-británico.


Capitulación en Italia. El SS-Sturmbannfuhrer Wenner firma el Instrumento de Rendición mientras el Teniente Coronel von Schweinitz observa. Como resultado de las complejas negociaciones (operación sunrise), el 28 de abril de 1945 en el Palacio Real de Caserta, von Schweinitz y Wenner, en representación del general von Vietinghoff y el general SS Wolff, recibieron el documento de parte del general W.D. Morgan para estudiarlo. Al siguiente día, los oficiales alemanes aceptaron los términos del "Instrumento de rendición", firmándose el 29 de abril de 1945. Los oficiales alemanes estaban vestidos de civil, los términos de la rendición entraron en vigor el 2 de mayo de 1945. En el grupo había un observador ruso.

Stalin se enteró de la "Operación Sunrise" y expresó sus dudas sobre el acuerdo que se estaba desarrollando entre los Aliados Occidentales y los alemanes en Italia, pero al final dio su bendición a esta capitulación. El armisticio se firmó el 29 de abril de pero preveía un alto el fuego solo el 2 de mayo. Esto pretendía dar tiempo suficiente para que las tropas estadounidenses o británicas se apresuraran hasta Trieste, donde las tropas alemanas luchaban contra los partisanos yugoslavos de Tito; este último tenía buenas razones para creer que esta ciudad podría convertirse en parte de Yugoslavia después de la guerra y, sin duda, tenía en mente el dictamen de que la posesión es el noventa por ciento de la ley. Pero los estadounidenses y los británicos querían evitar este escenario. Una unidad de Nueva Zelanda llegó a Trieste "después de una agitada carrera desde Venecia" el 2 de mayo y ayudó a obligar a los alemanes en la ciudad a rendirse al día siguiente, por la noche. Una crónica de Kiwi de este evento relata eufemísticamente que sus hombres "llegaron justo a tiempo para liberar la ciudad junto con unidades del ejército de Tito.


El 4 de mayo de 1945, en Lüneburg (este de Hamburgo), el mariscal de campo Bernard Montgomery acepta la rendición incondicional de las fuerzas alemanas en los Países Bajos, el noroeste de Alemania, incluyendo todas las islas en Dinamarca y todos los buques de guerra en esas áreas. El acto fue firmado en una tienda de campaña e la sede de Montgomery en la colina Timeloberg. La delegación alemana estaba compuesta por el almirante von Friedeburg, general Kinzel y el contralmirante Wagner. 

Muchas personas en Gran Bretaña creen firmemente incluso hoy que la guerra contra Alemania terminó con una rendición alemana en la sede de otro mariscal de campo británico, a saber, Montgomery, en el Luneburg Heath en el norte de Alemania. Sin embargo, esta ceremonia tuvo lugar el 4 de mayo de 1945, es decir, al menos cinco días antes de que las armas finalmente se callaran en Europa, y esta capitulación se aplicaba solo a las tropas alemanas que hasta ahora habían estado luchando contra el 21º Grupo de Ejércitos Británico-Canadiense de Montgomery en los Países Bajos. y en el noroeste de Alemania. Para estar seguros, los canadienses aceptaron la capitulación de todas las tropas alemanas en Holanda al día siguiente, 5 de mayo, durante una ceremonia en Wageningen, una ciudad en la provincia de Gelderland, en el este de Holanda. A los británicos, por supuesto, es importante y gratificante creer que los alemanes tuvieron que suplicar un alto el fuego en la sede de su "Monty"; para este último, el prestigio asociado con el evento proporcionó cierta compensación por el hecho de que su reputación había sufrido considerablemente por el fiasco de la Operación Market Garden, el intento de septiembre de 1944 de cruzar el Rin en la ciudad holandesa de Arnhem, una empresa de la cual había sido el padrino. En los Estados Unidos y también en Europa occidental, el evento en el Luneburg Heath se ve con razón como una capitulación estrictamente local, a pesar de que se reconoce que sirvió como un preludio a la capitulación alemana definitiva y el alto el fuego resultante.



El Teniente General Charles Foulkes (centro izquierda) del I Cuerpo Canadiense (GOC) acepta la rendición de las fuerzas alemanas del general Johannes Blaskowitz (centro derecha) en los Países Bajos, el 5 de mayo de 1945. Lugar: Wageningen, provincia de Gelderland - Países Bajos. El caballero sentado en el extremo izquierdo de la foto (de espaldas) es  el Príncipe Bernhard van Lippe-Biesterfeld que sería el marido de la reina Juliana de los Países Bajos. El príncipe fue el representante holandés en la ceremoniasde rendición.


En lo que respecta a los estadounidenses, franceses, belgas y otros, esta rendición alemana definitiva tuvo lugar en la sede del general Eisenhower, el comandante supremo de todas las fuerzas aliadas en el frente occidental, en un destartalado edificio escolar en la ciudad de Reims, el 7 de mayo de 1945, temprano en la mañana. Pero este armisticio debía entrar en vigencia solo al día siguiente, 8 de mayo, y solo a las 11:01 p.m. Es por esta razón que incluso ahora, las ceremonias de conmemoración en los Estados Unidos y en Europa occidental tienen lugar el 8 de mayo.



El general Alfred Jodl acompañado por la delegación alemana suscribe el acta de rendición incondicional de Alemania, Reims 7 de mayo 1945. En la fotografía inferior los generales Ivan Susloparov, Morgan, Smith, Eisenhower, el mariscal Tedder, brindan después de firmar los documentos de rendición alemanes.

Sin embargo, incluso el evento importante en Reims no fue la ceremonia final de rendición. Con el permiso del sucesor de Hitler, el almirante Dönitz, portavoces alemanes llamaron a la puerta de Eisenhower para intentar una vez más concluir un armisticio solo con los aliados occidentales o, en su defecto, tratar de rescatar a más unidades de la Wehrmacht de las garras de los soviéticos. Eisenhower no estaba personalmente dispuesto a dar su consentimiento para más entregas locales, y mucho menos una capitulación general alemana solo a los Aliados occidentales. Pero apreció las ventajas potenciales que se acumularían en el lado occidental si de alguna manera la mayor parte de la Wehrmacht terminaría en el cautiverio británico-estadounidense en lugar de soviético. Y también se dio cuenta de que esta era una oportunidad única para inducir a los alemanes desesperados a firmar en su cuartel general la capitulación general e incondicional en forma de un documento que se conformaría a los acuerdos inter aliados; este detalle obviamente haría mucho para mejorar el prestigio de los Estados Unidos.

En Reims llegó así a un escenario bizantino. Primero, desde París se trajo a un oscuro oficial de enlace soviético, el mayor general Ivan Susloparov, para salvar la apariencia de la colegialidad aliada requerida. En segundo lugar, si bien los alemanes dejaron en claro que no podía tratarse de una capitulación por separado en el frente occidental, se les hizo una concesión en forma de acuerdo de que el armisticio solo entraría en vigor después de un retraso de cuarenta y cinco horas. Esto se hizo para acomodar el deseo de los nuevos líderes alemanes para brindar a la mayor cantidad posible de unidades de la Wehrmacht una última oportunidad de rendirse a los estadounidenses o los británicos. Este intervalo les dio a los alemanes la oportunidad de transferir tropas del Este, donde los intensos combates continuaron sin cesar, hacia el Oeste, donde después de los rituales de firma en Luneburg y luego Reims ya casi no se disparaba. Los alemanes, cuya delegación estaba encabezada por el general Jodl, firmaron el documento de capitulación en la sede de Eisenhower el 7 de mayo a las 2:41 am; pero las armas debían permanecer en silencio solo desde el 8 de mayo a las 11:01 pm. Los comandantes locales estadounidenses dejarían de permitir que los alemanes escapen detrás de sus líneas solo después de que la capitulación alemana realmente entrara en vigor. Se puede argumentar, entonces, que el acuerdo concluido en la ciudad de Champagne no constituyó una capitulación totalmente incondicional


Reims, 7 mayo 1945, Jodl firma la rendición alemana.


El documento firmado en Reims dio a los estadounidenses exactamente lo que querían, a saber, el prestigio de una rendición general alemana en el Frente Occidental en la sede de Eisenhower. Los alemanes también lograron lo mejor que podían esperar, ya que su sueño de una capitulación ante los aliados occidentales parecía estar fuera de discusión: un "aplazamiento de ejecución", por así decirlo, de casi dos días. Durante este tiempo, la lucha continuó prácticamente en el Frente Oriental, e innumerables soldados alemanes aprovecharon esta oportunidad para desaparecer detrás de las líneas británico-estadounidenses. Sin embargo, el texto de la rendición en Reims no se ajustaba por completo a la redacción de una capitulación general alemana acordada previamente por los estadounidenses y los británicos, así como los soviéticos. También era cuestionable si el representante de la URSS, Susloparov estaba realmente calificado para firmar conjuntamente el documento. Además, es comprensible que los soviéticos estaban lejos de estar contentos de que los alemanes tuvieron la posibilidad de continuar luchando contra el Ejército Rojo durante casi dos días más, mientras que en el Frente Occidental la lucha prácticamente había llegado a su fin. 

Se creó así la impresión de que lo que se había firmado en Reims era, de hecho, una rendición alemana solo en el Frente Occidental, un acuerdo que violaba los acuerdos entre aliados. Para despejar el aire, se decidió organizar una ceremonia de capitulación definitiva, de modo que la rendición alemana en Reims se revelara retroactivamente como una especie de preludio a la rendición final y/o como una rendición puramente militar, a pesar de que los estadounidenses y los europeos occidentales continuarían conmemorándolo como el verdadero fin de la guerra en Europa. 


El mariscal Wilhelm Keitel firma la rendición incondicional de Alemania en Berlín, 8 de mayo de 1945

Fue en Berlín, en la sede del mariscal Zhukov, donde se firmó la capitulación alemana final y general, tanto política como militar, el 8 de mayo de 1945 o, dicho de otra manera, la capitulación alemana del día anterior en Reims fue ratificada por todos los aliados. Los signatarios de Alemania, siguiendo las instrucciones del almirante Dönitz, fueron los generales Keitel, von Friedeburg (que también había estado presente en Reims y en Luneburg Heath) y Stumpf. Dado que Zhukov tenía un rango militar más bajo que Eisenhower, este último tenía una excusa perfecta para no asistir a la ceremonia bajo los escombros de la capital alemana. Envió a su adjunto británico de bajo perfil, el mariscal Tedder, para firmar, y esto, por supuesto, le quitó un poco de brillo a la ceremonia en Berlín en favor de la de Reims.

En lo que respecta a los soviéticos y la mayoría de los europeos orientales, la Segunda Guerra Mundial en Europa terminó con la ceremonia en Berlín el 8 de mayo de 1945, que resultó en la entrega de las armas al día siguiente, el 9 de mayo. Los estadounidenses, y para la mayoría de los europeos occidentales, "lo real" fue y sigue siendo la rendición en Reims, firmada el 7 de mayo y efectiva el 8 de mayo. Mientras que los primeros siempre conmemoran el final de la guerra el 9 de mayo, los segundos siempre lo hace el 8 de mayo. Pero, los holandeses celebran el 5 de mayo, fecha de la ceremonia en la sede canadiense en Wageningen. 



El mariscal Wilhelm Keitel estampa su firma ante la atenta mirada de los presentes. Berlín 8 de mayo 1945


Que uno de los dramas más grandes de la historia mundial podría tener un final tan confuso e indigno en Europa fue una consecuencia, como escribe Gabriel Kolko:

La Primera Guerra Mundial había terminado de facto con el armisticio del 11 de noviembre de 1918 y de jure con la firma del Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919. La Segunda Guerra Mundial llegó a su fin con toda una serie de rendiciones, pero nunca llegó a un tratado de paz à la versaillaise, al menos no con respecto a Alemania. (Los tratados de paz se concluyeron a su debido tiempo con Japón, Italia, etc.). 

El 10 de febrero de 1947, todas las potencias victoriosas se reconciliaron oficialmente en París con los países que habían sido aliados de la Alemania nazi, a saber, Italia, Rumania, Bulgaria y Finlandia. Y los Estados Unidos y casi otros cincuenta países concluyeron un tratado de paz con Japón, pero no la Unión Soviética y la República Popular de China, en San Francisco el 8 de septiembre de 1951; ese tratado entró en vigencia el 28 de abril de ese mismo año.

La razón por la que nunca se firmó un tratado de paz real con Alemania es que los vencedores, los aliados occidentales por un lado y los soviéticos por el otro lado, no pudieron llegar a un acuerdo sobre el destino de Alemania. En consecuencia, unos años después de la guerra, surgieron dos estados alemanes, que prácticamente excluyeron la posibilidad de un tratado de paz que reflejara un acuerdo aceptable para todas las partes involucradas. 

Y así, un tratado de paz con Alemania, es decir, una solución final de todos los problemas que quedaron sin resolver después de la guerra, como la cuestión de la frontera oriental de Alemania, se hizo factible solo cuando la reunificación de las dos Alemanias se convirtió en una propuesta realista, a saber, después de la caída del muro de Berlín. Eso hizo posible las negociaciones "Dos más cuatro" del verano y el otoño de 1990, negociaciones por las cuales, por un lado, los dos estados alemanes encontraron formas de reunificar a Alemania, y por otro lado, los cuatro grandes vencedores de la Segunda Guerra Mundial - Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética - impusieron sus condiciones y aclaraciones a la reunificación alemana, teniendo en cuenta no solo sus propios intereses sino también los intereses de otros estados europeos ​​como Polonia. 

El resultado de estas negociaciones fue una convención que se firmó en Moscú el 12 de septiembre de 1990 y que, faute de mieux (a falta de algo mejor o por no tener nada mejor), puede verse como el tratado de paz que puso fin oficial a la Segunda Guerra Mundial, al menos con respecto a Alemania.



ANEXO DOCUMENTAL
del Editor del Blog

Firmas del Acta de rendición en Reims
7 de mayo 1945



Firmas del Acta de rendición en Berlín8 mayo 1945
Texto en inglés


Texto en alemán


Texto en ruso


Berlín, 8 de mayo de 1945. Acta de rendición militar (Kapitulationserklaerung. Al final del texto las firmas: en nombre del Alto Mando alemán: Friedeburg, Keitel, Stumpf. En presencia de: Bajo la autoridad del Alto Mando Supremo del Ejército Rojo, Mariscal de la Unión Soviética, G. Zhukov. Bajo la autoridad del Comandante Supremo de las Fuerzas Expedicionarias Aliados, Mariscal de Aviación, Tedder. A la firma también asistieron como testigos: Comandante de la Fuerza Aérea Estratégica de Estados Unidos, General Spaats. Comandante en jefe del ejército francés, general Delatre de Tassigny.- Textos en inglés, alemán y ruso.- Texto escrito a máquina.


Dr. Jacques R. Pauwels
Artículo actualizado cuya fuente original es Global Research
Copyright © Dr. Jacques R. Pauwels , Investigación Global, 2020
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny