Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Kurdistán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Kurdistán. Mostrar todas las entradas

18 marzo 2019

La anfetamina mágica ya no es solo del yihadismo


La anfetamina conocida como captagon


Nota previa del editor del blog

Hace cuatro años, publicamos un esclarecedor reportaje que explicaba de donde provenía la tremenda valentía del combatiente yihadista en Siria, una anfetamina muy de moda de los países de Próximo Oriente conocida como Captagon. La anfetamina mágica del yihadismo

Haciendo un poco de historia comentabamos que durante largo tiempo el uso de drogas fue uno de los  mejores secretos guardados por los ejércitos en guerra, diversas variedades de drogas sintéticas se distribuían entre la tropa para frenar el hambre y las penurias, así como mantenerlos alertas y despiertos para el combate. En el mundo se van desclasificando miles de archivos por lo que ya no es extraño documentarnos como la Wehrmacht alemana entregaba por diversos métodos, como las raciones de chocolate mezclado con anfetaminas a sus soldados, algo que desconocían las tropas. No solo fueron los alemanes, los otros bandos también escondían su "secreto" para aumentar la moral de las tropas.

Ha transcurrido mucho tiempo desde aquel artículo; sin embargo, la situación parece no haber cambiado en nada en cuanto al uso de narcóticos y sustancias psicotrópicas para "motivar" a los combatientes. Siria e Irak son la mejor evidencia de su uso. 

Solamente recordarles que las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el pasado (y siempre) se financiaron ampliamente con el tráfico de la heroína. La droga, en este caso, extraída de la planta de la amapola constituye el único recurso para financiar movimientos armados a lo largo y ancho de Eurasia.  Otros conocidos traficantes de drogas fueron (o siguen siendo) los albano kosavares del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK), hoy en el poder.

Se debe poner énfasis en estas dos organizaciones nombradas que, supuestamente, reivindican la lucha popular para alcanzar la independencia de un país o región separatista. Los grupos terroristas en Próximo Oriente, absolutamente todos, se financian a través de la heroína. En contra o no de la moral y de los valores que dicen defender, constituye la única forma de financiar la adquisición de armas y sostener otras actividades (a no ser que cuenten, además, con la suerte de contar con mecenas extranjeros, como en el caso de los múltiples grupos extremistas en Siria). 

De dónde sale el dinero para comprar la heroína, a dónde va esa droga? El dinero generalmente proviene de Europa y los Estados Unidos que son los principales consumidores, por tanto, lugar del destino final del estupefaciente. Incluso, desde hace un buen tiempo la heroína tiene como destino Rusia (donde el consumo de drogas ha crecido alarmantemente). En fin, el dinero sale de naciones con poder adquisitivo.

Foto de archivo: Gulfnews. Policía saudí descubre un cargamento de captagon dentro de rollos de  alambre metálico.


Cómo llega el dinero a los terroristas o grupos separatistas? No siempre es dinero en efectivo, existe el intercambio de droga por armas, o mediante sofisticados procesos de tráfico de armas en los que se hallan involucrados servicios secretos de las potencias occidentales que conocen los pormenores del canje. Tenemos las mafias internacionales y hasta grandes empresarios, a la final, el comercio de la droga es un NEGOCIO muy rentable, aunque ilegal. Ya decía nuestro amigo, Daniel Estulin, las "Drogas S.A." son el motor de la economía global que sostiene al sistema capitalista.

Demos lectura al muy interesante artículo publicado en el diario español "Público" (10 marzo 2019). El siguiente reportaje inicia hablando sobre los kurdos pero termina abarcando amplios sectores  y zonas del conflicto.


*****

Foto de archivo: Gulfnews. Policía saudí descubre millones de pastillas de la anfetamina captagon dentro de cilindros de aluminio.


Las drogas que han ayudado a los milicianos a combatir contra los yonquis del ISIS


Ferran Barber
"Público"


Los yihadistas del Estado Islámico no han sido los únicos que se han servido de drogas para hacer frente al miedo y la fatiga en Irak y Siria. También muchos milicianos que han combatido contra el Daesh se han servido de ellas con frecuencia. La más común es un opiáceo conocido como Tramadol, pero existen otras muy populares como la ketamina o una variante de benzodiazepina llamada coloquialmente Zulam.



Un miembro de las SDF se burla del DAESH en Raqqa simulando a un yihadista tomando drogas. 


Son usualmente conocidas como "las drogas de los yihadistas", haciendo especial referencia a una variante de la metanfetamina comercializada como "Captagón" porque los líderes del Estado Islámico se sirven masivamente de ellas para infundir moral a sus combatientes o, llegado el caso, ayudarles a embarcarse en alguna de las acciones suicidas por las que son proverbialmente conocidos.

Lo que se ha ocultado hasta la fecha es que el uso de tranquilizantes y sicofármacos se ha extendido a todos los bandos que intervienen en los conflictos que hoy se libran tanto en Oriente Medio como en buena parte del planeta. 

Es un secreto a voces que también las fuerzas kurdas o árabes que combatieron en Irak y Siria se han servido y se sirven de opiáceos, estimulantes o benzodiazepinas sin fines terapéuticos para hacer frente a la peor de las dolencias que afectan al soldado: el temor a la muerte y el dolor. Los nazis tenían el Pervitin.

La más popular de las drogas a las que han recurrido, entre otros, el Ejército Libre de Siria (FSA), las diferentes unidades de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, según sus siglas inglesas), algunas milicias chiítas de Al Hashd Al Sha-Abi (Fuerzas de movilización Popular) o los Peshmerga de Barzani es una variante en píldora del Tramadol procesada en la India, claro que existen más.

video 



Estas son las drogas que han ayudado a combatir contra el Daesh   

"Benzos" del Tercer Mundo

El uso del Tramadol -popularmente conocido como Trama- u otros opiáceos entre quienes combatían al Estado Islámico o el Ejército Árabe Sirio de Bashar Al Assad no es completamente generalizado, pero sí muy común; demasiado común, de hecho, como para pasar por alto que son muchos los soldados que han regresado del frente enganchados a alguna variedad de opiáceos o de tranquilizantes.

Alguien se ha hecho de oro traficando con las llamadas "pastillas amarillas"

A falta de otras herramientas terapéuticas y en ausencia de verdaderos médicos, en los hospitales de sangre y las enfermerías de los frentes se dispensan a menudo descontroladamente estas drogas farmacéuticas. Y el consumo ocasional ha devenido con frecuencia en adicción. Como consecuencia de ello, los conflictos sirios e iraquíes han enfrentando a menudo a toxicómanos contra toxicómanos; milicianos exaltados por estimulantes o serenados por benzodiazepinas y derivados farmacológicos del opio fabricados en el Tercer Mundo con vistas, esencialmente, a su venta ilegal. Alguien se ha hecho de oro traficando con las llamadas "pastillas amarillas", pese a que su precio en el mercado negro de Oriente suele ser irrisorio, de acuerdo a los criterios europeos (menos de un euro por una tableta de hasta diez píldoras).

El asunto se ha ocultado con frecuencia para no ensuciar la imagen de las milicias que combaten al DAESH. En su descargo hay que decir que el alcance y la extensión de la adicción y las prescripciones no terapéuticas es variable y en ningún caso comparable al de los yonquis del Estado Islámico, junto a cuyos cadáveres se halla con frecuencia, además del cinturón explosivo, un reguero de pastillas de Captagón o Tramadol. De hecho, no pocas de las drogas de origen farmacológico utilizadas en los frentes donde se ha luchado contra los "yihadis" del ISIS u otras milicias islamistas como los mercenarios turcos de Afrin procedían de los alijos incautados al enemigo. A todos los efectos, estos sí pueden ser descritos como una horda de drogadictos.


En todos los bandos

Ni uno sólo de los bandos en el conflicto de Oriente Medio ha impedido su uso. "¿Que si sigo tomando Tramadol?", nos dice esbozando una sonrisa un ex miliciano de las FSA (Ejército Libre de Siria, de acuerdo a sus siglas inglesas), Mohammad A.M., a quien hallamos caminando por el barrio barcelonés del Raval, en compañía de otras dos sintecho catalanas. "Me recetaron las pastillas cuando caí herido en Daraa por una ráfaga de ametralladora, pero después no conseguí dejarlo completamente. Hace que te sientas bien y te da fuerza".

El sirio -oriundo de una población cercana a Kamisli- vive ahora en un squat de Barcelona, mientras busca a algún médico que le extraiga la última bala que todavía alberga entre el corazón y los pulmones. Con el fin de ayudarle a aliviar el dolor intenso que le provocan sus secuelas, ha conseguido que los médicos españoles le sigan prescribiendo Tramadol.

Variedad inyectable del Tramadol utilizada en los hospitales de Siria y Sinyar. Foto por Ferran Barber


"Me suelo tomar tres o cuatro diarias de 50 milígramos", dice mientras hace ademán de abrir la mochila para mostrarnos las pastillas. Pero luego se detiene en seco, como si de pronto sospechara que quizá no sea tan buena idea dejarse fotografiar sosteniendo una tableta. "Las de Siria son mejores, de 200 milígramos. Y me tomaba a veces tres o cuatro al día. Las de aquí, como mucho, son de cien", añade. Cierto.


Matando moscas a cañonazos

La legislación europea prohíbe la comercialización de pastillas de Tramadol con un contenido superior a 100 milígramos. Normalmente, se prescriben como analgésicos para casos de dolor agudo como el de Mohamed que no responden a otros antiinflamatorios. Se sabe que en España se están incrementando de manera muy notable los casos de adicción al Tramadol, pero el problema no reviste la magnitud de una pandemia, tal y como sí está a punto de ocurrir, por ejemplo, en las sociedades de Egipto, Ghana, Afganistán o la propia Siria, donde el consumo se ha extendido a la población civil, y ello incluye a mujeres y niños. En este caso, la gente se prescribe y automedica para sanar del dolor de la indigencia y de la estela de los traumas que suelen dejar atrás las guerras. También en Yugoslavia u otros países devastados por conflictos se dispararon en su día las tasas de adicciones.

A esas razones, más antropológicas y profundas, se suman las grandes campañas de descriminalización de los opiáceos que hace más de una década apadrinaron grandes compañías farmacéuticas como Big Pharma. Si llegara a extenderse el uso de fármacos como el Fentanilo -el asesino de Tom Petty y Prince-, los muertos se contarían por millares.

"Con mis propios ojos vi varias veces como los suboficiales peshmerga repartían entre la tropa Tramadol antes de llevar a cabo alguna acción durante la ofensiva de Mosul", nos confirma otro de los militares españoles que combatieron en la reconquista de esa ciudad. Se da la circunstancia de que tanto en la zona controlada por el Gobierno de Bagdad como en el Kurdistán iraquí se penaliza duramente no sólo la venta, sino el consumo de drogas


Es decir, de una parte los gobiernos castigan el uso y el tráfico de sustancias por parte de la población civil y de otra, se proporciona extraoficialmente drogas a los soldados para incrementar su rendimiento en el combate, algo que, por otra parte, nadie está dispuesto a reconocer.

Basora es el gran centro neurálgico del tráfico de drogas iraquí y la metanfetamina y el Tramadol, por ese mismo orden, las dos sustancias más populares consumidas por la población árabe con fines lúdico-recreativos. En la ciudad kurda de Suleimania, la Asayish (policía kurda) incautó el pasado año varios miles de pastillas de metanfetamina y Tramadol.

No existen datos oficiales del alcance del consumo de drogas en la Federación Democrática del Norte de Siria -conocida popularmente como Rojava-, pero tal y como afirma uno de los voluntarios españoles que se encuentran combatiendo en ese área, "algo debe estar pasando cuando han organizado una campaña en contra del consumo de sustancias y han llenado la zona de carteles". Se sabe igualmente con certeza que en las prisiones de Derik (Rojava) y Erbil (Kurdistán iraquí) hay un número significativo de traficantes de drogas entre los presos políticos y comunes. Recientemente, los kurdos de Siria despenalizaron el consumo.

Entre los árabes, y cuando están en marcha operaciones militares, suele distribuirse un fármaco estimulante conocido como 'Corticol'.

Al igual que otros guerrilleros españoles, el mencionado voluntario de las YPG está dispuesto a hablar de su experiencia personal en las milicias kurdas y yazidíes de las Fuerzas Democráticas de Siria a condición de no revelar su identidad. 


"Creo que entenderás por qué. Admitir que el consumo de drogas es más que significativo y habitual ensucia la imagen de mi unidad, de modo que mantén mi nombre al margen", nos pide, al tiempo que nos aclara: "No es, digamos, masivo si por tal se entiende su distribución sistemática entre la totalidad de la tropa, pero de acuerdo a mi experiencia, lo normal es que en un tabur o unidad de veinte milicianos, al menos cuatro o cinco estén enganchados al Tramadol. Entre los árabes, y cuando están en marcha operaciones militares, suele distribuirse un fármaco estimulante conocido como 'Corticol'. Esto sí se hace de un modo generalizado, y el reparto incluye a los voluntarios extranjeros. Yo nunca lo he tomado, pero tengo entendido que mejora el ánimo y sobre todo, la resistencia de una forma muy significativa".

Corticol y Zulam

El fármaco al que se refiere este miliciano -nos precisa otro de los voluntarios españoles que trabaja en labores civiles, dentro de una unidad militar- es la "corticoliberina", una hormona esteroidea cuya secreción se incrementa de forma natural con el estrés. Ingerido como droga, combate la fatiga y permite resistir al combatiente incluso durante largas marchas nocturnas, aun cuando portan consigo grandes pesos. "Que no salga de mi boca, pero el uso del Trama es muy habitual aquí, desde los mandos a soldados. Todo el mundo te lo pide cuando saben que has de visitar la enfermería", apostilla este miliciano, integrante de una de las unidades afiliadas a las SDF. No cabe ni la menor duda de que, en contra de lo que se venía sosteniendo, las drogas han sido consumidas descontroladamente en todos los bandos que intervienen en los conflictos de Mesopotamia.


Variedad inyectable del Zulam, fotografiada en un centro sanitario de Sinyar. Foto por Ferran Barber

¿Se utilizó también masivamente el Tramadol u otras sustancias entre las fuerzas aliadas kurdo-árabes que combatieron al DAESH en frentes como Raqqa, Serekaniye, Deir ez Zorr o Afrin? Definitivamente, sí. 

"El uso de fármacos potentes está en Siria a la orden del día. Los médicos son lo que son; los facultativos buenos se van a Europa y los que quedan hacen lo que pueden. De hecho, a menudo, ni siquiera son médicos", nos aclara otro de los voluntarios españoles que lucharon en Raqqa y la ribera del Jabur.

Una semana antes de la caída de la ciudad, visitamos la enfermería de Raqqa -otrora capital del califato-, y el personal sanitario -un par de voluntarios árabes pertrechados de buenas intenciones y algunos conocimientos médicos- nos confesaron que el Tramadol es, a menudo, todo cuanto tienen, si no para sanar a los soldados, sí para aliviar su dolor o aplacar sus temores. En los estantes del hospital de sangre ocupaba un lugar especial una variante india de ese fármaco que, en los peores casos, y cuando en verdad se precisa de manera legítima con fines analgésicos, acostumbra a administrarse en su forma inyectable.

"Yo soy el responsable de los servicios sanitarios de esta zona de Irak -nos cuenta otro militar español- y tengo el Trama bajo llave. Sólo puedo autorizar el consumo de los inyectables en casos extremos, aunque es verdad que mucha gente se ha hecho adicta a las pastillas amarillas", la variedad en píldora del derivado opiáceo. "Están tan enganchados a ellas como al tabaco, y piensa que la posesión de una sola pastilla está penada en el Kurdistán con seis meses de cárcel. Que estén dispuestos a correr el riesgo te dará la medida de su dependencia. Además -nos aclara-, suelen echar mano de otras sustancias como la ketamina o una benzodiazapina llamada Midazulam. Los kurdos y los árabes suelen referirse a ella por su abreviatura: Zulam.


Ketamina y Diazepan

La ketamina es un anestésico bien conocido en Europa, donde es ampliamente consumido con fines recreativos. Es comercializado con nombres como ketolar y distribuido por varias firmas farmacéuticas menores. En dosis muy inferiores a las que producen anestesia, proporciona experiencias sicodélicas de gran intensidad. Tanto la ketamina como el Midazulam y las distintas variantes comerciales con las que se distribuye el Tramadol suelen ser introducidos en los frentes a través de países como Libia, a donde a su vez han sido enviados desde la India vía Europa. En junio de 2016, se descubrió un alijo de Tramadol en Barcelona con la ayuda de la DEA, la agencia norteamericana de lucha contra los estupefacientes. Tenía como destino el puerto libio de Tobruk.

El Midazulam viene a ser el equivalente de lo que en España es mencionado con la denominación comercial de Diazepam. Asimismo, es infaustamente conocido porque es uno de los tres fármacos utilizados en el cóctel con el que se quitó la vida al reo estadounidense Clayton D. Lockett. Hace unos pocos años, las farmacéuticas se negaron con diversos subterfugios a proporcionar el Pentotal a los estados norteamericanos que aún mantienen la pena máxima en su legislación, y este fue reemplazado por Zulam, lo que dio lugar a patéticos episodios como la mencionada ejecución del estado de Oklahoma. Treinta minutos después de que se le administrara la inyección letal a Lockett, el condenado aún se convulsionaba y murmuraba. Tal fue el desastre de esta ejecución que reavivó el debate sobre la pena de muerte en Norteamérica, y proporcionó poderosos argumentos a quienes se oponen a ella.

En los frentes de Siria e Irak, el Midazulam suele prescribirse como tranquilizante para hacer frente al estrés que provocan las acciones bélicas, lo que también ha franqueado el paso que conduce de una ingesta justificada a miles de casos de adicciones. Ni siquiera el propio personal sanitario de Oriente Medio ha logrado mantenerse al margen de la droga dependencia. 


Cuanto más sencillo es el acceso, más tentador el consumo de sustancias estimulantes, sicotrópicas o tranquilizantes. Las drogas y los conflictos bélicos han caminado de la mano desde el principio de los tiempos gracias al monopolio que ejercen los estados sobre la definición de "legítimo", "oportuno", "legal" o "moral".

22 enero 2018

¿Nueva guerra en «Rojava»?





I Parte


por: Tito Andino U.


Quién está asesinando a los yihadistas? Sigue siendo “secreto” que unidades especiales de países como Francia, Reino Unido, Países Bajos, incluso Bélgica, se encuentran operando clandestinamente en Siria e Irak. Tienen un único propósito: asesinar a los yihadistas que ostentan las nacionalidades de esos países e impedir que los radicalizados retornen a sus países. En primera instancia, preferentemente anhelan que mueran en combate contra las tropas gubernamentales; si aquello no es posible, se planifica su asesinato selectivo; o, como denuncia este artículo también hay quienes pueden ser “reciclados” para otros escenarios bélicos como Afganistán, el mejor ejemplo, los Estados Unidos han rescatado a miembros del Estado Islámico, es lógico entender que serán desplazados en otros sitios.

Solo como curiosidad histórica, una ola de asesinatos de dirigentes de al Qaeda tuvo inicio en noviembre del 2016, tras anunciarse el triunfo de Trump en los Estados Unidos y su nueva política de cesar la colaboración con el yihadismo internacional; pero, según Red Voltaire, la eliminación física de algunos líderes de al Qaeda no fue ordenada por Trump, sino que fue consecuencia  de la derrota electoral de Hillary Clinton (Trump asumiría el poder en enero del 2017). Es evidente que muchos jefes de los frentes terroristas en Siria e Irak tenían coordinación con los mandos de la OTAN y se sospecha que era esencial silenciarlos como prevención (sabían demasiado, a lo que se sumó el colapso yihadista en Alepo, “rebeldes”, según los USA/OTAN).

Al final, se especuló que esos crímenes fueron desde un ajuste de cuentas entre facciones rivales hasta la hipótesis que la administración Obama intentó o consiguió borrar las huellas de su intervención directa en el conflicto.



Volviendo al presente, se ha denunciado que algunos indeseables de las tropas en desbandada del Estado Islámico están siendo liquidados; no obstante, la mayoría que han sobrevivido mantendrán su empleo y salario, el Mando estadounidense en la región requiere aun de sus servicios, se habla de 10.000 – 15.000 yihadistas que serán incorporados a un nuevo engendro por nacer, que ya tiene nombre “Syrian Border Security Force” (Fuerza de Seguridad de la Frontera Siria), o la SBSF.

En otras palabras, la mayoría de supuestos nacionalistas kurdos, ex marxistas-leninistas, luego anarquistas, después mercenarios al servicio del US Army, serán parte integrante del nuevo monstruo en territorio sirio. Si, hablamos de aquella creación de la CIA que se bautizó como “Fuerzas Democráticas Sirias” (FDS), integrada, a la vez, por kurdos de las YPG/PKK.

Para quien no entienda o quiera negarlo: Miles de ex yihadistas del Estado Islámico formalizarán su clandestina relación con los kurdos bajo mando directo de Estados UNidos (con la mayoría, hay facciones kurdas del YPG/PKK disidentes que rechazan no solo la presencia de los US Army).

Eso demuestra también que no todo lo que se dice de la OTAN es cierto, cada país, sobre todo, cada superpotencia como Francia y Gran Bretaña, manejan su propia agenda, aun en contra de intereses de otros miembros. El señor Tillerson, secretario de estado estadounidense, ha señalado rotundamente que los Estados Unidos van a mantener una presencia militar en Siria para  “evitar” que “retornen” los yihadistas del Estado Islámico…

Red Voltaire concluye que “El Pentágono pretende imponer su propio proyecto de “Rojava”, desechando con ello el nuevo proyecto francés. La intención del Pentágono es crear algo parecido a un Estado, como el Estado no reconocido del Kurdistán iraquí, siguiendo el modelo anarquista de Murray Bookchin. Al incorporarlos a su fuerza de “protección de la frontera siria”, el Pentágono convierte a los ex yihadistas del Emirato Islámico en atlantistas, laicos y anarquistas”.

La realidad suele sobrepasar en muchas ocasiones a la utopía.  



*****


Estando a punto de publicar este artículo se ha dado la intervención turca en la ciudad siria de Afrín (habitada y dominada por fuerzas kurdas del PKK/YPG). 


Por qué los turcos están más preocupados por Afrín y no otros sectores fronterizos donde los kurdos son más fuertes en tropas y armamento?. 

Afrín está un tanto alejada de la frontera turca, su posición geográfica la ubica al norte de Alepo; sin embargo, según el mandatario turco son un peligro para Turquía. Muy cerca está la famosa ciudad de Kobane (Ain al Arab) y al Qamishli.

En este blog hemos insistido -hasta la saciedad- de las traiciones kurdas al estado sirio e iraquí. También hemos dejado aclarado -siempre- que los kurdos no guardan armonía ideológica, que existen diferentes facciones, luchas intestinas entre sí, unos han preferido aliarse a los Estados Unidos. Otros kurdos, a pesar de mantener discrepancias con los turcos, como los que se encuentran en el este del Éufrates –las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS)- son más cercanos a los kurdos iraquíes del ex jefe Massoud Barzani, gente que ha negociado con Erdogan y hasta pueden –si quieren- ser aliados de Turquía, con el apoyo incondicional de los USA. Barzani y Erdogan han sido socios en muchos escenarios, no solo en lo personal sino en nombre de Turquía y la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí. Los kurdos de Afrín son más cercanos política e ideológicamente a la  corriente de Jalal Talbani en Irak, es decir, la corriente kurda iraquí que se opuso al clan Barzani.

Los kurdos de Afrín, -mejor dicho- una facción minoritaria disidente del YPG/PKK, se han mantenido firmes ideológicamente en sus principios constitutivos y no están de acuerdo con la actitud de otros bandos del mismo PYD (brazo político de las organizaciones armadas kurdas) de someterse a las imposiciones del Mando norteamericano asentado ilegalmente en el norte de Siria. Han expresado su intención de respetar la unidad territorial de Siria, no obstante, insisten en un tipo de gobierno federal, de allí que el contacto con el gobierno central sirio sea recurrente, el Ejército Árabe Sirio ha defendido a estos kurdos de las incursiones de los yihadistas y de otras milicias pro-turcas (turcomanos y del supuesto Ejército Sirio Libre –ELS-). También los kurdos de Afrín suelen coordinar sus acciones, en ocasiones, con las milicias iraníes (Hezbolá incluido) y mantienen contacto con los rusos.

Ahora entiende –estimado lector- por qué el señor Erdogan prefiere atacar a los kurdos de Afrín y no a otros que son numérica y logísticamente más fuertes, más peligrosos para Turquía que los kurdos de Afrín?. Nos referimos a las FDS, al otro lado del Éufrates. Ahora, puede usted comprender por qué las fuerzas de la policía militar rusa han tenido que abandonar Afrín para no ser atacados por los turcos?. (Dar repaso al artículo -en este blog- A que juega Turquía en Siria? )

Erdogan es indecifrable, siempre jugará sus cartas. 

Recuerden: “El mejor aliado del turco es otro turco”. 

Si el presidente de Turquía está hoy con los norteamericanos mañana estará con los rusos. Si los kurdos de Barzani (en Irak) le ofrecen alianzas, las acepta hoy pero mañana los destruye (según sus conveniencias). Si hoy quiere, el señor Erdogan, construirá un estado kurdo en el norte de Siria, al cual deportará a todos los kurdos de Turquía, ya lo intentó junto a Francia (Plan Davutoglu-Juppé 2011), pero mañana con el apoyo de los mismos franceses y británicos intentará aplastarlos u oponerse a sus socios de la OTAN.




Dudo que el señor Erdogan prefiera atacar hoy o mañana a las tropas kurdas del FDS, controladas por los estadounidenses, potencia que los fusionará con los remanentes yihadistas del Estado Islámico, para constituir el SBSF “Syrian Border Security Force” (Fuerza de Seguridad de la Frontera Siria), es decir, un monstruo más grande que el pretexto turco para atacar Afrín!

El señor Erdogan prefiere lanzar anuncios por todos los medios de comunicación, dice que luego de Afrín atacará Manbij. “Guerra anunciada no mata gente”. Por el momento, el señor presidente turco prefiere advertir a la policía militar rusa para que desalojen Afrín, pero se abstiene de advertir a los estadounidenses que desalojen todas las bases en las fronteras sirio-turcas que comparten con sus aliados kurdos de las FDS. Es lógico que prefiera desalojar a los rusos –que son más diplomáticos-. En el fondo, Erdogan teme ser depuesto por su socio de la OTAN, los Estados Unidos y no se atreverá a tocar a las FDS.

Esta aventura recién empieza, el famoso Ejército Sirio Libre ha entrado en acción junto a las tropas turcas en territorio sirio. Pero, con Erdogan todo puede cambiar de la noche a la mañana. Con quién estará próximamente?.

El siguiente artículo del magistral Thierry Meyssan tiene mucho que ver con la primera parte de nuestro análisis.
            .
                                                                                                    
                                                                                                                   
                                  
*****

II Parte



El proyecto francés de reconocimiento de «Rojava»


por Thierry Meyssan


La discusión en Francia sobre dónde serían juzgados los yihadistas franceses capturados en Siria es un caso evidente de falso debate, alimentado por una televisora y un periodista que ocultan al público sus vínculos particulares. Y tras ese falso debate en realidad se prepara la eliminación de los posibles testimonios sobre el papel militar de Francia contra Siria. En espera de que lo acepten sus aliados, Francia prepara el reconocimiento de un Estado de opereta, bajo el nombre de «Rojava» y siguiendo el esquema ya utilizado en «Kosovo».



Al ser interrogados en París sobre el apoyo que Turquía y Francia aportaron a los yihadistas contra Siria, el presidente turco acusó al periodista de televisión que hizo la pregunta de hablar como un terrorista seguidor del predicador Fethullah Gullen y el presidente francés se negó a comentar la política de sus predecesores.


El 5 de enero de 2018, el presidente francés Emmanuel Macron recibió en el palacio del Elíseo a su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan.

Desde la perspectiva de Ankara, ese encuentro debía permitir a Turquía fortalecer sus contactos con la Unión Europea, evitando pasar por su interlocutor tradicional –Alemania– en momentos en que las relaciones germano-turcas han alcanzado un alto grado de tensión.

Lo más importante es que Ankara quería ponerse de acuerdo con París sobre sus proyectos futuros. El Reino Unido ha puesto en manos de Turquía el manejo del dispositivo de los yihadistas, ahora financiados por Qatar. El presidente turco Erdogan está tratando de alcanzar dos objetivos en materia de política exterior:

- En primer lugar, obtener el respaldo de los nacionalistas kemalistas aplicando el juramento nacional del antiguo Parlamento Otomano. Es por eso que el ejército turco ocupa ilegalmente el norte de Chipre, el norte de Siria y el norte de Irak [1].

- Continuar las guerras a través de los yihadistas, desplazando los principales combates desde Siria hacia el Cuerno de África y la península arábiga. Es por eso que, durante los últimos 6 meses, Erdogan ha enviado discretamente 1 500 soldados a Somalia y otros 35 000 a Qatar. También está enviando tropas a Sudán y ya se dispone a desplegar fuerzas militares en Yibuti.

Desde el punto de vista de París, el encuentro entre los presidentes Erdogan y Macron debía reactivar los compromisos franco-turcos adoptados en secreto en 2011, con el consentimiento del Reino Unido, por los entonces ministros de Exteriores Juppé y Davutoglu, fundamentalmente para crear en el norte de Siria un nuevo Estado, hacia donde Ankara pudiera expulsar a los kurdos de Turquía [2].

Aquel acuerdo franco-turco fue roto unilateralmente por el predecesor del presidente Macron –Francois Hollande– luego de la batalla de Ain al-Arab –la ciudad siria que la terminología de la OTAN designa ahora como «Kobane». Aquel retroceso de Hollande provocó una dura reacción turca, bajo la forma de atentados perpetrados por el Emirato Islámico (Daesh) el 13 de noviembre de 2015 [3]. Ese proyecto no contradice las opciones actuales del Reino Unido y Turquía.

Consciente de la reticencia del parlamento francés ante esa aventura, el presidente Macron ha optado por hacer que todo eso se haga inevitable… abriendo antes una cuestión secundaria.


El regreso de los yihadistas

Al ser entrevistado en el programa del periodista Jean-Jacques Bourdin para RMC y BFM-TV, el 4 de enero de 2018, el secretario de Estado y vocero del gobierno francés, Benjamin Griveaux, declaró que los yihadistas capturados en Siria por la coalición internacional contra Daesh –o sea, por las fuerzas bajo las órdenes del Pentágono– podrán ser juzgados en el norte de Siria «si las instituciones judiciales son capaces de garantizar un juicio justo» con «respeto de los derechos de la defensa».

Benjamin Grivaux es un ex colaborador de Dominique Strauss-Kahn [4]. Muy vinculado ahora a Emmanuel Macron, Benjamin Grivaux participó en toda la campaña electoral del hoy presidente de Francia. Su esposa, que es abogada, redactó la parte jurídica del programa electoral de Macron.

Poco después, el mismo periodista, Jean-Jacques Bourdin, entrevistaba a Khaled Issa, representante de «Rojava» en París, quien confirmaba que su «gobierno» está dispuesto a juzgar a los yihadistas de nacionalidad francesa. Pero decía de pasada que la decisión de juzgarlos allí o de «extraditarlos» no sería de Francia sino que la tomaría la «coalición internacional», de manera global, para todos los yihadistas en general, independientemente de sus nacionalidades.

Al día siguiente, 5 de enero, el mismo Jean-Jacques Bourdin entrevistaba a la ministra de Justicia de Francia, Nicole Belloubet, quien declara entonces, refiriéndose al mismo asunto, que «no hay Estado reconocido pero hay autoridades locales y podemos admitir que estas puedan proceder a la realización de juicios».

En ninguna de esas tres entrevistas, el periodista Jean-Jacques Bourdin hizo el menor esfuerzo por precisar si los veredictos que se pronunciaran en «Rojava» contarían con el reconocimiento de la justicia francesa (Non bis in idem), sin el cual los acusados serían procesados nuevamente y pudieran ser condenados por segunda vez por los mismos hechos y volver a ser encarcelados –también por los mismos hechos– si volviesen a Francia.

Cuando entrevistó a la ministra de Justicia, Bourdin la interrogó sobre otras cuestiones y sorprendió al público mencionando asuntos sobre los que el gobierno nunca se había pronunciado, sin precisar cómo había tenido acceso a esa información confidencial.

El periodista Jean-Jacques Bourdin está casado con Anne Nivat, corresponsal de guerra, furiosamente anti-rusa y notoriamente vinculada a la DGSE francesa (Dirección General de la Inteligencia Exterior, siglas en francés). BFM TV es propiedad de una firma que pertenece a los hombres de negocios Patrick Drahi y Bruno Ledoux. Este último es además propietario del local que sirve de sede a la representación de «Rojava» en París.

En sus respuestas a Bourdin, Benjamin Griveaux y Nicole Belloubet evitaron cuidadosamente el uso de palabras como «kurdo», «Kurdistán» y «Rojava», hablando simplemente de las «autoridades» (sic) del norte de Siria.


Allanando el camino hacia una violación flagrante del derecho

Si finalmente se decidiese que los ciudadanos franceses pueden ser juzgados en «Rojava», esa decisión violaría:

- El Tratado franco-sirio que reconoce las jurisdicciones de la República Árabe Siria como las únicas legítimas en suelo sirio;

- La Convención Europea de Derechos Humanos, o Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales:

Su Artículo 6 precisa que, para que un juicio sea equitativo, tiene que existir un tribunal establecido por ley y sus decisiones deben tener carácter ejecutorio. Al no disponer «Rojava» de prisiones, sólo dos veredictos serían realmente aplicables: la excarcelación del acusado o su condena a muerte. Por supuesto, nada impedirá se pronuncien otros veredictos y que los condenados sean discretamente “reciclados” enviándolos a luchar en otros teatros de operaciones.

Su Artículo 7 plantea como principio que no hay pena sin ley (Nullum crimen, nulla poena sine lege [5]). Hoy por hoy no existe un código penal kurdo.

- La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, que figura en el Preámbulo de la Constitución de Francia, cuyo Artículo 7 estipula que quienes soliciten, impartan y ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias deben ser castigados.

- La Constitución francesa actualmente en vigor.

Su Artículo 55 estipula que los Tratados bilaterales regularmente aplicados por las otras partes firmantes siguen siendo de obligatorio cumplimiento para Francia, lo cual es el caso de los Tratados entre Francia y Siria.

Su Artículo 68 plantea la responsabilidad penal de los miembros del gobierno y del presidente de la República Francesa por todo «incumplimiento de sus deberes manifiestamente incompatible con el ejercicio de su mandato».


Eliminación de testimonios


Antes de emprender un camino del que sabe perfectamente que contradice a fondo el Derecho, el gobierno francés ha utilizado los medios de prensa para crear un profundo rechazo al «regreso de los yihadistas». Ningún otro país afectado por ese fenómeno ha abierto este tipo de debate sobre ese tema. Nada diferencia a esos individuos de los demás asesinos que comparecen ante los tribunales ya existentes y que purgan normalmente las condenas pronunciadas contra ellos.

Luego de haber cegado a la opinión pública, el gobierno de Francia trata de ocultar su responsabilidad y la de sus predecesores. Al verse acusados, algunos de los yihadistas franceses seguramente mencionarían, en plena audiencia pública ante los tribunales franceses, sus vínculos con la DGSE francesa y el papel del ministerio de los Ejércitos (antiguo ministerio francés de Defensa) en esta guerra.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron y del primer ministro Edouard Philippe sigue así los pasos de sus predecesores [6]. Aún se recuerda, por ejemplo, cómo el gobierno del presidente Sarkozy y de su primer ministro Francois Fillon hizo desaparecer los testimonios de los soldados franceses que Siria capturó y posteriormente liberó al aplicar el acuerdo de paz que aquel gobierno francés concluyó con Damasco a raíz de la derrota del emirato islámico instaurado en Baba Amro. Ningún medio de la prensa francesa publicó esa información, a pesar de que la prensa árabe desbordaba de artículos sobre ese tema en marzo de 2012, cuando los militares franceses capturados por las tropas sirias fueron entregados al almirante francés Edouard Guillaud en la frontera sirio-libanesa. (Nota del editor del blog: Ver el artículo relacionado a este último párrafo: SECRETOS DE LA GUERRA MEDIÁTICA EN SIRIA )


Hacia el reconocimiento de «Rojava»

El principio jurídico de la «cosa juzgada» (res iudicata) hará automático el reconocimiento de «Rojava» como Estado soberano e independiente.


En este telegrama del 5 de enero de 1921, el Alto Comisionado francés a cargo de la colonización de Siria (mandato concedido por la Sociedad de las Naciones) anuncia el reclutamiento, con ayuda de Turquía, de 900 kurdos de la tribu de los millis para reprimir la rebelión nacionalista árabe en Alepo y Raqqa. Esos mercenarios kurdos combatieron como gendarmes franceses bajo la bandera que ahora porta el llamado “Ejército Sirio Libre”. Fuente: Archives de l’armée de Terre française.


Históricamente, los kurdos son un pueblo nómada, como una versión guerrera de los gitanos de Europa. Circulaban por el valle del Éufrates y eventualmente cruzaban el norte de Siria [7]. Al final del Imperio Otomano, grupos kurdos fueron reclutados para participar en el exterminio de los cristianos en general, principalmente contra los armenios [8]. Como pago por sus crímenes, recibieron las tierras de los armenios que habían masacrado y se volvieron sedentarios. Bajo la colonización francesa en Siria, kurdos de la tribu millis fueron reclutados para tratar de aplastar el nacionalismo árabe en Raqqa y Alepo y salieron de Siria al proclamarse la independencia.

La región que los medios han comenzado a designar en los últimos años como «Rojava» abarca tierras árabes donde los kurdos han estado presentes sólo desde la represión desatada contra ellos como etnia en Turquía, durante la guerra civil turca de los años 1980. Las poblaciones árabes musulmanas y cristianas que vivían en esa región fueron expulsadas de allí recientemente, durante la guerra desatada contra Siria, y los kurdos impiden ahora su regreso como ciudadanos sirios.

«Rojava» fue puesta en manos del PYD, un partido kurdo que fue marxista-leninista y prosoviético, súbitamente convertido en anarquista y proestadounidense [9].

A pesar de lo que afirman sus comunicadores, el PYD mantiene una organización jerárquica extremadamente estructurada, un culto totalitario a su fundador y una disciplina férrea. Lo mejor que puede decirse es que aplica la paridad de género para los cargos de responsabilidad, ocupados simultáneamente por un hombre y una mujer. Esa paridad se aplica también a su estado mayor, a pesar de que no abundan las mujeres entre los combatientes del PYD, en todo caso son mucho menos numerosas que en otros ejércitos mixtos de la región, como las fuerzas armadas de Israel y el ejército de la República Árabe Siria.



Publicado por Robin Wright 9 meses antes de la ofensiva del Emirato Islámico (Daesh) en Irak y Siria, este mapa presenta las fronteras de “Rojava” y del “Califato”. Según la investigadora del Pentágono, este mapa corrige el que Ralf Peters había publicado en 2005 para ilustrar el rediseño del Medio Oriente ampliado.


En 2013, el Pentágono tenía previsto apoyar el plan franco-turco en el marco del rediseño del Gran Medio Oriente, o Medio Oriente ampliado. Para ese rediseño, habría organizado simultáneamente la creación de un «Sunnistán», que abarcaría territorios de Irak y Siria, conforme al mapa publicado por Robin Wright. Pero el Pentágono abandonó ambos proyectos cuando el presidente Trump decidió acabar con Daesh, y ahora sólo ve el tema kurdo como una justificación para la presencia de soldados estadounidenses en Siria. Sería por tanto conveniente tratar de lograr que Estados Unidos volviese también al plan inicial.

Por otro lado, dado el fracaso, en 2017, de la creación de otro Estado kurdo, en el norte de Irak y con apoyo de Israel [10], París y Ankara están obligados a anticipar la oposición de Irán, Irak y Siria, e incluso una oposición generalizada de prácticamente todo el mundo árabe.

Ankara, que en 2011 realmente deseaba la creación de un seudo Estado kurdo en el norte de Siria, se opone si la nueva entidad se halla bajo la influencia de Estados Unidos –que ya trató de asesinar al presidente turco Erdogan en 3 ocasiones y que se tomó el trabajo de financiar un partido kurdo para hacerle perder la mayoría en el parlamento turco. 

En su conferencia de prensa común con el presidente francés Macron, el presidente Erdogan trazó claramente su línea roja: impedir a toda costa que el PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán que tanto Turquía como Francia mantienen clasificado como «organización terrorista», logre crear un corredor que le permita importar armas desde el Mediterráneo hacia el sudeste de Anatolia. Se trata entonces de lograr que los conflictos entre el PKK y «Rojava» provoquen una ruptura definitiva y que el nuevo Estado no tenga acceso al Mediterráneo, que era lo previsto en el plan inicial.


Thierry Meyssan




NOTAS:

[1] «La estrategia militar de la nueva Turquía», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 13 de octubre de 2017.
[2] «El inconfesable proyecto de creación de un seudo Kurdistán», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de diciembre de 2015.
[3] «El móvil de los atentados de París y Bruselas», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 28 de marzo de 2016.
[4] Dominique Strauss-Kahn, ministro de varios gobiernos socialistas en Francia, es el ex director general del FMI que tuvo que abandonar ese cargo en mayo de 2011 después de ser encarcelado en Estados Unidos bajo la acusación de haber agredido sexualmente a una camarera en un hotel de Nueva York. Nota de la Red Voltaire.
[5] Para explicarlo de forma rápida, este es el llamado «principio de legalidad» en virtud del cual al no existir ley no puede decretarse que hay crimen ni puede imponerse castigo. Nota del Traductor.
[6] «Militares franceses se entrenan para dirigir Daesh», Red Voltaire, 25 de octubre de 2016.
[7] Sobre los kurdos, ver en nuestro sitio web la investigación (la tercera parte está pendiente de publicación en español) de la autora Sarah Abed.
[8] «La Turquía de hoy continúa el genocidio armenio», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 30 de abril de 2015.
[9] «Las brigadas anarquistas de la OTAN», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 12 de septiembre de 2017.

[10] «Kurdistán, lo que se esconde tras el referéndum», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 26 de septiembre de 2017.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny