Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

08 junio 2022

¿Qué serían los EEUU sin el crimen y las armas impulsando la economía?




por Tito Andino

Resumen de varios  artículos


Este tema se ha planteado ya en otros momentos en este blog. Resumimos algunos de esos textos para enfocar las últimas masacres en territorio de la Unión Americana.

 

Los derechos ciudadanos 

Controversial tema sin duda, La Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de América -o Enmienda II-, se propuso en 1789, aprobada en 1791 con el fin de proteger el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas, que forma parte del denominado "Bill of Rights" o Carta de Derechos estadounidenses. 

La versión del texto de la Segunda Enmienda, aprobado por el Congreso en 1791:

A well regulated Militia, being necessary to the security of a free State, the right of the people to keep and bear Arms, shall not be infringed.

"Una Milicia bien regulada, siendo necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar Armas, no será infringido". Con el mismo texto fue ratificado por los otros Estados de la Unión. 

Puesto que la Segunda Enmienda de la Carta Magna siempre se halla sujeta al debate político y judicial. La Corte Suprema de los Estados Unidos en muchas ocasiones ha dejado en claro la interpretación del texto constitucional, confirmando que el derecho a portar armas es un derecho individual para todos. El 28 de junio de 2010 sentenció que ninguna ley estatal o local puede restringir el derecho a poseer o portar armas. "La Segunda Enmienda establece que ni el gobierno federal de los Estados Unidos ni los gobiernos estatales y locales pueden infringir el derecho a portar armas". Pero, la aclaración expresa que ese derecho no es ilimitado ya que se puede regular la producción y venta de armas de fuego o dispositivos similares.




"La Segunda Enmienda fue establecida para prevenir tal desequilibrio de poder. Protege nuestros derechos naturales a vivir libres de dominación y coerción, tanto como individuos como estadounidenses. Porque si no tenemos la capacidad de defendernos, también corremos el riesgo de perder el ejercicio libre de nuestros muchos otros derechos", sostiene AMMO.

Aparte de la muy conocida Asociación Nacional del Rifle, existen miles de intereses privados en el negocio de las armas. En un artículo sobre la secta de "Los Davidianos" citamos a AMMO, una empresa de venta de armas y municiones para uso civil en los Estados Unidos que se declara una organización defensora de las libertades civiles, como la conservación de la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, 

AMMO también declara la protección del "Derecho a saber", es decir difusión de la Ley de libertad de información (FOIA). En su página web encontramos una Biblioteca virtual (Library): "Resistance Library: Arming You Both Physically and Philosophically to Defend Our Civil Liberties" (Biblioteca de la Resistencia: ármate tanto física como filosóficamente para defender nuestras libertades civiles). Entre sus declaraciones de apoyo al porte de armas declaran que tal como "hace más de 200 años, nuestros Padres Fundadores preservaron nuestro derecho a mantener y portar armas en la Declaración de Derechos de la Constitución. Nos unimos a ellos en esa lucha más de dos siglos después mediante el apoyo financiero a organizaciones que continúan protegiendo nuestros derechos de la Segunda Enmienda".

La complejidad del tema del porte de armas debe, ciertamente, analizarse con objetividad. Una pregunta difícil de responder, no solo jurídicamente, entraña un profundo análisis sociológico y psicológico. ¿Por qué millones de estadounidenses, siguen impasivos ante las continúas masacres perpetradas y defienden el derecho a poseer armas? Es inquietante apreciar que miles de ciudadanos exhiben sus arsenales domésticos -que en cualquier país europeo sería calificado como posesión de armas de guerra para posibles actividades terroristas-, en los EE.UU es normal que una sola persona tenga en su domicilio revólveres, pistolas, rifles de asalto (las restricciones son para armamento de uso privativo de las fuerzas armadas). 

Fuera de quienes reclaman por mayores restricciones al mercado local de armas, los partidarios minimizan las matanzas perpetradas por "un enajenado mental". "Un psicópata aislado que no debía acceder a una arma de fuego", mientras los demás mantienen sus arsenales "caseros" para casos de legitima defensa. 




Estados Unidos de América es otro mundo, incomprensible para otras culturas respecto a la posesión de armas. AMMO pregunta:

"¿Qué hace que el derecho a mantener y portar armas sea tan importante? En pocas palabras, el derecho individual a defenderse contra la agresión es fundamental para la sociedad civil. La autodefensa es una salvaguardia natural contra violaciones por parte de individuos u opresión por parte de instituciones, como un gobierno cada vez más poderoso e irresponsable. La historia ha demostrado repetidamente que, en ausencia de esta protección, los gobernantes dominantes usarán la fuerza para subyugar y pisotear los derechos de las personas indefensas. El poder sin control corrompe incluso a los mejores, y las personas que han conocido demasiado poder sobre los demás durante demasiado tiempo se sienten cada vez más cómodas con medidas severas y extremas. Esto es parte de lo que sucede cuando los agentes de policía brutalizan a los ciudadanos que han jurado proteger. El efecto corruptor de demasiado poder es lo que permite a un gobierno matar a sus propios ciudadanos desarmados, como hemos visto demasiadas veces en el siglo pasado".

Puede sonar hipocresía pura tales declaraciones, aún más de una empresa que vende armas y municiones... En fin, recordemos que hablamos de los EE.UU y allí -aunque no lo compartamos- se toman muy en serio estas palabras a pesar de la continua aparición de asesinos en serie. 

El debate se centra en ¿quién o qué es responsable de la violencia armada: son las armas, son sus propietarios o es parte de una cultura de violencia?. La Segunda Enmienda "permite" poseer armas, sí, pero, pasamos por alto algo más importante y consistente en toda la Constitución, no es una simple enumeración de derechos, en realidad tuvo y tiene la intencionalidad de frenar a los poderes del gobierno. Si consideramos el contexto de las prohibiciones contra el gobierno, la Segunda Enmienda se lee como una clara reprimenda contra cualquier intento de restringir la propiedad de armas de la ciudadanía. Como tal, es un ingrediente tan necesario para mantener ese tenue equilibrio entre la ciudadanía y su república como cualquiera de las otras enmiendas de la Carta de Derechos, especialmente el derecho a la libertad de expresión, reunión, prensa, petición, seguridad y debido proceso.

El juez de la Corte Suprema William O. Douglas entendió bien esta tensión. "La Constitución no es neutral", remarcó, "fue diseñada para quitar al gobierno de las espaldas de la gente". De esta manera, las libertades consagradas en la Declaración de Derechos en su totalidad se erigen como un baluarte contra un estado policial".

El debate sobre la posesión de armas tiene poco que ver con la violencia armada en Estados Unidos. Tampoco es cuestión de decir que los estadounidenses necesitan armas para defenderse de cualquier amenaza, incluso del gobierno y fuerzas de seguridad locales. El debate es sobre quién puede tomar las decisiones y controlar el juego (confrontación gobierno - ciudadanía sobre quién llega a ser el amo y quién queda relegado al papel de sirviente).

La Constitución de los Estados posee muchas prohibiciones sobre la extralimitación del gobierno, es clara en este punto en particular. Edmund A. Opitz observó en 1964: 

"Nadie puede leer nuestra Constitución sin concluir que las personas que la escribieron querían que su gobierno estuviera severamente limitado; las palabras 'no' y 'no' empleadas en la restricción del poder del gobierno aparecen 24 veces en los primeros siete artículos de la Constitución y 22 veces más en la Carta de Derechos".

El derecho de la Segunda Enmienda a portar armas refleja no solo una preocupación por la defensa personal, sino que sirve como un control sobre el poder político de las autoridades gobernantes. Representa una advertencia implícita contra las invasiones gubernamentales en las libertades individuales. (citas tomadas de John W. Whitehead)

Estos derechos se han debilitado, erosionado y socavado constantemente en los últimos tiempos, la Carta original vigente data de más de dos siglos atrás (1787) y es evidente su decadencia. 



John W. Whitehead, abogado constitucionalista, fundador y presidente del Instituto Rutherford, en su artículo "The Second Amendment’s Right to Bear Arms: What It Means" (El derecho a portar armas de la Segunda Enmienda: lo que significa) aclara la cuestión: "De hecho, aunque técnicamente sigue siendo legal poseer un arma de fuego en Estados Unidos, poseer una ahora puede hacer que lo detengan, lo registren, lo arresten, lo sometan a todo tipo de vigilancia, lo traten como sospechoso sin haber cometido un crimen, o disparado o asesinado". (Sin embargo, esta misma regla no se aplica a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, que están armados hasta la empuñadura y rara vez reciben más que una palmada en las manos por usar sus armas contra individuos desarmados).

Un ejemplo, los oficiales de policía en 20 estados y en el Distrito de Columbia poseen ya la autoridad para retirar a una persona los derechos de la Segunda Enmienda basados en acusaciones y sin darle al individuo el debido proceso. Estas leyes de "Bandera Roja" son apoyadas por políticos de ambos partidos, incluidos algunos que afirman estar a favor de los derechos del porte de armas.

Una evaluación psicológica también podría usarse para negar los derechos de un individuo de la Segunda Enmienda porque puede participar en el "terrorismo doméstico". Entre los que probablemente serán considerados como potenciales "terroristas domésticos" se encuentran los opositores de la política exterior de los Estados Unidos, de la vigilancia masiva, del impuesto sobre la renta, de la Reserva Federal e, irónicamente, del control de armas.

También hay legislación para restablecer la prohibición de las armas de asalto. Al igual que la prohibición original, que estuvo en vigor de 1994 a 2004, la nueva legislación prohíbe una lista arbitraria de armas de fuego que hará poco para reducir la violencia armada.

Por otro lado, los criminales y psicóticos no van a ser disuadidos por las verificaciones de antecedentes y los requisitos de licencia de obtener un arma de fuego. Habrá un mercado negro para atender a aquellos que no pueden obtener armas de fuego por medios legales. El congresista Ron Paul señala que "al desalentar a los estadounidenses respetuosos de la ley de poseer armas de fuego, estas leyes dejan a millones de estadounidenses indefensos contra la violencia armada. Hay una razón por la cual la mayoría de los tiroteos masivos ocurren en zonas libres de armas". Concluye que "el control de armas, como todos los intentos del gobierno de controlar nuestras vidas, nos hace menos seguros y menos libres". (Ron Paul, Segunda enmienda en la línea de fuego)


La economía y el crimen 

En otro artículo que publicamos hace meses, "How the Economy Works: the Necessity of Crime" (Cómo funciona la economía: la necesidad del crimen) (2012), John Kozy reflexiona: 

"La economía es meramente una suma de dinero y el dinero que compone la suma se valora por igual si resulta de virtuoso o vicioso, bueno o malo, constructivo o destructivo, humano o inhumano, legal o ilegal, prácticas benéficas o malévolas. Que las personas se beneficien o resulten heridas nunca es una preocupación económica. Las personas, como todo lo que no es monetario, son irrelevantes.

La empresa comercial de venta de armas es como cualquier otra empresa comercial. Para beneficiarse, debe crecer; pero para crecer, el crimen debe aumentar. Sin aumentar la inseguridad y la delincuencia, y bajo protección de la II Enmienda el trabajo del  comerciante de armas se atrofia. El crimen se ha convertido en una parte necesaria de la economía. No se puede eliminar; ni siquiera se puede reducir sin afectar negativamente a la economía. A los economistas les encanta. También lo hacen los abogados, legisladores y jueces. ¡Pero no lo admitirán! Hay que alimentar la actividad comercial.




Los fusiles de asalto de venta libre son tecnologías que mejoran la productividad. Hacen que los guardias y los delincuentes sean más eficientes. ¿Y economistas? Bueno, consideremos cómo se mide el PIB, la medida más amplia de la economía. (El PIB es el valor de mercado de todos los bienes y servicios comprados en un período determinado). 

Joseph Alois Schumpeter, el Arnold Alois Schwarzenegger de la economía, lo llamó “destrucción creativa”: las cosas se destruyen para crear productos domésticos. El costo de hacer eso es producto nacional. En cierto sentido, destruir algo lo convierte en un producto. En realidad, el crimen crea una gran cantidad de producto interno. El costo de las armas y herramientas utilizadas por los delincuentes es producto nacional. Si se detecta, el costo del juicio de un acusado es producto nacional. Si es declarado culpable, también lo es el costo de su encarcelamiento. El asesinato de una persona crea un producto doméstico. Hoy la muerte es una fuente de ingresos. Primero se requieren los servicios de un enterrador, luego se debe comprar un ataúd, luego se adquiere una parcela de cementerio y flores para el visionado. La muerte de una persona hace que el producto doméstico crezca y crezca. La economía mejora cada vez más. ¡Absurdo !, dices. Sí, lo es, pero así es exactamente como funciona la economía.

Piénselo. Cuando un psicópata asesina a mansalva a un grupo de personas, se crean productos nacionales. Desde una perspectiva económica, son empresarios que crean empleo. Cuente todas las personas empleadas en la limpieza,  reconstrucción, seguridad, hospitalización, etc. Es un cumplimiento del sueño de Schumpeter, pero debería haberlo llamado "creación destructiva".




Si quiere saber por qué el gobierno (y los estadounidenses) no pueden o no quieren controlar las armas, piense en el sueño de Schumpeter. Los llamados negocios legítimos ganan dinero con la muerte en Estados Unidos. Matar en Estados Unidos es una actividad económicamente creativa. Toma a los seres humanos y los convierte en productos domésticos. El PIB crece con cada crimen. Sin el crimen, el PIB se desplomaría.

Entonces, ¿cuál es la moraleja de esta leyenda? Qué tal; "Si quieres mejorar la economía, sal y mata a mucha gente". No hará mucho por el país o su gente, pero el PIB explotará y los economistas salivarán sobre lo bueno que son los fundamentos de la economía.

¿Te imaginas algo más absurdo? No importa, porque así es como funciona realmente la economía. No tiene ninguna relación con las personas y su bienestar. El dinero obtenido por una actividad destructiva es tan bueno como el dinero obtenido por una creativa. El dinero que se gana robando es tan bueno como el dinero que se gana con honestidad (como todo banquero sabe). El dinero lavado es tan bueno como el dinero limpio. El dinero que se gana matando (aquí o en el extranjero) es tan bueno como el dinero que se obtiene dando a luz. Así funciona la economía. Todo ese lucro es asqueroso. Que las personas se beneficien o resulten heridas nunca es una preocupación económica. La gente, como todo lo que no es monetario, es irrelevante, lo que hace que esta economía sea totalmente inmoral.

 

El Complejo Militar - Industrial 

Una de las mayores fuentes de riqueza -y quizá la favorita- de los Estados Unidos sigue siendo esa prioritaria producción industrial de armamento para la guerra, que según expertos ya constituye la principal fuente de ingresos y de empleo para el país más poderoso del mundo a través del actual Complejo Militar - Industrial que maneja presupuestos enormes y trabajadores bien remunerados.

No debe ser materia de crítica si afirmamos que  gran parte de la economía norteamericana es una economía basada en la guerra, aún en tiempos de paz, y junto al inmenso blanqueo de capitales son los pilares de un decadente sistema que colapsaría sin su aporte.




"El mismo Pentágono es el ejemplo supremo de una burocracia extensa y bien pagada que de otro modo estaría desempleada creando problemas sociales" (Spectator). En EE.UU la construcción y mantenimiento de buques de guerra, portaaviones, tanques, aviones supersónicos de quinta generación, satélites espías, submarinos atómicos, sistemas de misiles, drones asesinos, armamento ligero y municiones, entre muchas otras cosas, aseguran el empleo bien remunerado de decenas de miles de obreros, ingenieros, técnicos especialistas, diseñadores, contables, consultores, etc. 

En política no hay coincidencias, EE.UU, acumula la mayor riqueza del momento, al mismo tiempo es la potencia militar más grande en la historia de la humanidad. Un hecho histórico reconocido y aceptado es que los EE.UU salió de los efectos de la Depresión Económica de 1929 gracias a la segunda guerra mundial y no a las reformas sociales y económicas impulsadas por Roosevelt.

"¿Qué sería de la economía norteamericana si en cierto momento decidiera prescindir de toda su industria militar, abandonando cualquier pretensión de sostenerse como la primera potencia bélica del planeta? Eso sería tanto como preguntarse: ¿qué se va a hacer con todos los ingenieros, obreros, diseñadores, contadores, técnicos especializados, consultores, soldados, oficiales de alto rango, con empleos muy bien remunerados en dólares? La respuesta obvia es que Estados Unidos simple y sencillamente no está preparado, al menos en lo que a la cuestión de su economía respecta, para prescindir de su industria bélica". (Spectator)

Y algo que les gustaría sacar pecho, pero no lo hacen, es el apoyo técnico - financiero estadounidense a la Alemania nazi, una nación que sucumbió en la Gran Guerra, sus recursos agotados y unos términos de rendición (Tratado de Versalles) imposibles de cumplir y con la Gran Depresión de la economía mundial. En medio de ese caos, brotó el "milagro" nazi en la economía, materia de "orgullo" de los "revisionistas" y neonazis del presente. En menos de una década Hitler construyó el Ejército mejor armado y más poderoso que Europa hubiese conocido en su larga Historia. La Alemania Nazi se armó hasta los dientes equipándose con cantidades astronómicas de armamentos que no salieron de la nada, las que envalentonaron a Hitler para emprender sus hostilidades en contra de sus vecinos. Para producir tanto material de guerra se necesitaron muchos obreros, muchos ingenieros, muchos técnicos, muchos científicos, muchos contadores, muchas fábricas. Lo cual vino siendo una gran fuente de empleos bien pagados. La gigantesca expansión del Ejército alemán, con la adición de miles y miles de soldados y oficiales de alto rango, contribuyó también a reducir en forma significativa las cifras del desempleo.

Hitler no estaba tan loco, jamás se habría atrevido invadir Polonia en 1939 con el armamento y soldados con que contaba Alemania al final de la Primera Guerra Mundial, no se habría atrevido invadir Rusia teniendo abierto el frente de guerra occidental si no hubiese contado con suficientes armamentos para llevar la guerra simultáneamente a dos frentes y por largo tiempo. 

Parecería ridículo comparar a los nazis con los actuales mandos estadounidenses, pero debe ser motivo de breve reflexión el preguntarnos "cómo se las habría arreglado Hitler para sostener la recuperación económica de Alemania sin llevar a cabo invasión alguna, al darse cuenta los alemanes que el país contaba ya (para fines de 1938) con un inventario excesivamente grande de armamento sin uso inmediato y sin justificación alguna para seguir construyendo y amasando más material bélico del que ya tenían. Bajo el esquema económico de Hitler, Alemania simple y sencillamente no estaba preparada para una paz a largo plazo, porque su economía no estaba diseñada para ser una economía de tiempos de paz; el armamento que ya se tenía debía usarse a como diera lugar para poder mantener las fábricas de armamento funcionando y las fuentes de empleo seguras. El único uso que se le puede dar a un armamento tan grande es usándolo. O dejar el poder, y heredar a otros el problema de convertir una economía basada en el belicismo en una economía basada en el pacifismo, lo cual no resulta nada fácil".




Y, esto último es lo que acontece con el Complejo Militar -  Industrial de los Estados Unidos  de América, el verdadero poder tras los democráticos cambios cuatrienales en que se relevan los inquilinos de la Casa Blanca, bajo el manto protector del Pentágono y la Gran Finanza.

¿Todavía no está convencido?. Repase otra vez las reflexiones de Kozy (más arriba).       


Volviendo al tema central, el gobierno estadounidense se negará a reconocer que infringe su propia violencia armada a individuos desarmados por parte de equipos entrenados, policía militarizada y agentes burocráticos que disparan primero y hacen preguntas después, no están haciendo que Estados Unidos sea más seguro. De hecho, el gobierno de los Estados Unidos puede ser el perpetrador más atroz de la violencia armada en Estados Unidos, sin excepción. Los defensores del porte de armas preguntan: ¿"nosotros, el pueblo" somos los que debemos ser regulados, restringido y prohibido de poseer un arma?

Los críticos de las armas continúan clamando por la prohibición de las armas de asalto de estilo militar, los cargadores de alta capacidad y las balas perforantes de armadura, cuando es el ejército de los Estados Unidos quien las reparte a las fuerzas policiales nacionales. Según los informes, ahora hay más agentes gubernamentales burocráticos (no militares) armados con armas mortales de alta tecnología que los marines estadounidenses, autorizándolos a hacer arrestos y entrenándolos en tácticas militares.



"Les diré por qué: porque el gobierno no tiene intención de reducir sus armas. El ejército de los Estados Unidos cuenta con armas que el resto del mundo no tiene, y continúa desarrollando aún más armamento, cada uno más mortal que el anterior. No se equivoquen: cada una de estas armas eventualmente regresará a las fuerzas policiales nacionales para ser utilizada contra el pueblo estadounidense", concluye John W. Whitehead. 


Si realmente vamos a tomar en serio la violencia armada, ¿por qué no comenzar por reducir las armas de guerra del estado policial estadounidense?



Reflexiones finales

¿Alguien encontró potencialmente revolucionaria, por tanto, peligrosa la Constitución estadounidense?

Por si el lector no ha caído en cuenta sobre lo expuesto en el primer punto, aquí algunas explicaciones de otra ponencia publicada en este blog sobre la Constitución estadounidense.

John Kozy, en su ensayo de 2011, "A Revolting World. The Forces of Reaction never rest" (Un mundo repugnante. Las Fuerzas de Reacción nunca descansan), explica:

¿Qué dice la Declaración de Independencia de  1776? 

“Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre ellos se encuentran la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. - Que para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus poderes justos del consentimiento de los gobernados, - Que siempre que cualquier forma de gobierno se vuelva destructiva de estos fines, es el derecho del pueblo alterarla o abolirla e instituir un nuevo Gobierno, asentando sus fundamentos en tales principios y organizando sus poderes de tal forma que les parezca más probable... cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo Objeto, muestra un plan para reducirlos al Despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal Gobierno... ”. 


La Segunda Enmienda es demoledora en ese mismo sentido, conforme la interpretan sus defensores.

La Revolución Estadounidense de 1776 -Declaración de Independencia- como todas las revoluciones de la historia quedó desecha en 1789 - con la promulgación de la Constitución - No obstante algo del espíritu revolucionario perduró al describir las condiciones válidas que originan en el presente las revoluciones, pero se necesita más que manifestaciones callejeras pacíficas para resucitarla.

Ahora se dice a los oprimidos del mundo que solo deben involucrarse en transiciones “pacíficas”. La Revolución Americana quedó sepultada con el Artículo III, Sección 3 de la Constitución: "La traición contra los Estados Unidos, consistirá únicamente haciendo la guerra contra ellos, o adhiriéndose a sus enemigos, brindándoles ayuda y consuelo". 

Este tema continúa AQUÍ

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny